Está en la página 1de 53

Comisión Diocesana de Liturgia - Diócesis de Maturín

Septiembre, 2021
CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA
EXCMO. MONS. JOSÉ LUIS AZUAJE AYALA
Arzobispo de Maracaibo
Presidente

EXCMO. MONS. MARIO DEL VALLE MORONTA RODRÍGUEZ


Obispo de San Cristóbal
1er Vicepresidente

EXCMO. MONS. RAÚL BIORD CASTILLO


Obispo de La Guaria
2do Vicepresidente

EXCMO. MONS. JOSÉ TRINIDAD FERNÁNDEZ ANGULO


Obispo Auxiliar de Caracas
Secretario General

COMISIÓN EPISCOPAL DE LITURGIA


EXCMO. MONS. MANUEL FELIPE DÍAZ SÁNCHEZ
Arzobispo de Calabozo
Presidente de la Comisión

EXCMO. MONS. ENRIQUE PÉREZ LAVADO


Obispo de Maturín

EXCMO. MONS. CÁSTOR OSWALDO AZUAJE PÉREZ


Obispo de Trujillo

PBRO. JOSÉ ANTONIO DA CONCEICAO FERREIRA


Director del Departamento de Liturgia

Preparación y Transcripción:
R.P. Publio José Díaz Rengifo, OCD
Secretariado de Pastoral Litúrgica de la Arquidiócesis de Mérida
Lcdo. Jesús Bladimir Dávila Contreras
Comisión Diocesana de Liturgia de la Diócesis de Maturín
E-mail: liturgiacev@gmail.com

Diseño y diagramación:
MEGA Agencia Creativa, C.A.
E-mail: megaagenciacreativa@gmail.com
PRESENTAC IÓN
La Comisión Diocesana de Liturgia, de la Diócesis de Maturín ha elaborado este Subsidio
Litúrgico en ocasión de la preparación del Centenario de la proclamación de Nuestra Señora
del Valle como Patrona del Oriente Venezolano y lo presenta como un aporte para que en
toda la región oriental puedan los fieles unirse en un solo corazón y en una sola alma, para
agradecer al Señor por el don de la Santísima Virgen María a la Iglesia.
La Novena ha sido realizada tomando como base alguna de las Catequesis sobre la Virgen
Maria del Papa San Juan Pablo II, de feliz memoria, profundizando así en el conocimiento de
los Dogmas Marianos y en el papel de la Madre de Dios en la vida de la Iglesia.
La invitación es a que las familias, las comunidades cristianas, las parroquias de todas las
arquidiócesis, diócesis y vicariatos apostólicos que en el paso de los años fueron creados en
ese extensísimo territorio que conformaba la Diócesis de Guayana, aprovechen este recurso
para ahondar en su fe, conocer mejor a nuestra Santísima Madre y, por su intercesión, llegar
a tener un encuentro personal y cercano con el Señor.
También ofrecemos algunos formularios de Misas Votivas a la Virgen, los cuales pueden
ser utilizados en las parroquias en las Ferias previas a la Solemnidad de la Natividad de la
Santísima Virgen María, respetando la celebración de las Memorias Obligatorias inscritas en
el Calendario Litúrgico aprobado para Venezuela así como también la letra y la partitura del
Himno a la Virgen del Valle para que pueda ser cantado al finalizar las celebraciones.
Que Nuestra Señora del Valle interceda por nosotros y nos alcance la gracia que más
estemos necesitando, especialmente, el fin de la pandemia del COVID-19 que azota al mundo
entero.

Comisión Diocesana de Liturgia


Diócesis de Maturín

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
4
CARTA PASTORAL C ONJUNTA C ON MOTIVO
DEL CENTENARIO DE LA PRO CLAMACIÓN DE
NUESTRA SEÑORA DEL VALLE, C OMO PATRONA
DE LA DIÓ CESIS DE GUAYANA
27 de julio de 2021
I – Introducción
1. El próximo 8 de septiembre se cumplirán cien años de la solemne proclamación de Nuestra
Señora del Valle como Patrona de la Diócesis de Guayana, que entonces comprendía el
territorio de los actuales estados Bolívar, Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta, Sucre,
Amazonas y Delta Amacuro. Por tal motivo, los obispos de las arquidiócesis, diócesis
y vicariatos apostólicos que en el paso de los años fueron creados en ese extensísimo
territorio, hemos querido publicar esta Carta Pastoral para compartir algunas reflexiones
sobre la importancia y actualidad de este acontecimiento, y la proyección pastoral que él
tiene en la vida de cada una de nuestras Iglesias particulares, en medio de la dramática
situación social y sanitaria que hoy vivimos.
2. La proclamación del patrocinio de la Virgen del Valle sobre la Diócesis de Guayana,
preparada de forma remota ya por la coronación canónica de su imagen diez años antes
(08-09-1911), contó con el apoyo decidido de sacerdotes y fieles, e instituciones de la
vida civil y eclesial de toda la geografía diocesana que suscribieron un documento que
comenzó a circular el día 8 de septiembre de 1.920 y que, con el pleno consentimiento
y regocijo del Siervo de Dios Mons. Sixto Sosa Díaz, entonces Obispo de Guayana, fue
presentado ante la Santa Sede en enero del año siguiente.
3. El 27 de abril de 1921, la Sagrada Congregación de Ritos en nombre del Papa Benedicto
XV confirma la elección realizada, fija su fiesta el 8 de septiembre y le atribuye todos los
privilegios y honores que, conforme a las leyes de la Iglesia, competen a los Patronos
principales. Una Carta Pastoral promulgada el 15 de agosto de ese año anuncia al clero y
a los fieles la feliz noticia.
4. Un testigo excepcional de los hechos los describe así: “En la misa del 8, cantado el
Evangelio, el Pbro. Antonio Arenas, Cura Párroco de Santa Catalina, de Carúpano, dio
lectura a la carta pastoral sobre el Patronato, comentándola después con palabra fácil
y persuasiva … El Sr. Sosa sufría a la sazón graves quebrantos de salud… No los tomó,
sin embargo, en cuenta, en ocasión tan memorable… no pudo asistir a la procesión de la
tarde; pero al llegar ésta a la Plaza cercana al santuario, se presentó revestido con los
hábitos corales… La Virgen se destacaba en simpático trono de rosas blancas. …Lectura
del Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos, accediendo a los votos del Clero y
Pueblo de Guayana… Sermón sobre la grandeza del Patrocinio de María…Al final le
agregué unos gritos que no estaban en el manuscrito… ¡Viva la Virgen del Valle!...”.1


1
PIBERNAT, José María (Mons.). Noticia histórica de la Excelsa Patrona de Oriente, Gráfica Americana, Caracas 1961². p.80-81.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
5
II – La Virgen del Valle: presencia maternal desde los albores de la evangelización.

5. La imagen de la Virgen del Valle ha acompañado la vida de la Iglesia en el Oriente de


Venezuela desde los inicios de la evangelización. Las fuentes documentales nos hablan de
la presencia de una imagen de la “Purísima Concepción”, traída para la Iglesia Parroquial
de Santiago Apóstol en Nueva Cádiz, Cubagua, antes del año 1530. Allí recibiría los
ruegos y súplicas de los vecinos de aquella isla que entonces se encontraba en apogeo
económico por la explotación de perlas22.
6. Tras el despoblamiento de Nueva Cádiz pocos años después, la imagen de la Virgen pasó
a la Isla de Margarita, donde fue instalada para su mayor resguardo en una pequeña ermita
construida en un valle cercano a la Villa del Espíritu Santo, donde recibía el devoto home-
naje tanto de los antiguos pobladores de Cubagua como de los güaiqueríes que siempre
estuvieron muy ligados a su santuario y devoción. Con el paso del tiempo, esta pequeña
ermita se convirtió en lugar de peregrinación para los habitantes de la Isla.
7. Los favores recibidos fueron extendiendo la devoción a la imagen que adquirió como
nombre propio el de la “Virgen del Valle”, por el lugar de su ubicación. Su imagen y san-
tuario se vieron librados de los ataques de los piratas que golpearon a otras poblaciones de
la Isla. La tradición popular atribuye a su intercesión las lluvias en momentos de grande
sequía para la isla y la protección de sus hijos en los avatares de la Independencia. Son
muchos los milagros atribuidos a la intercesión de la Virgen del Valle.
8. La pequeña ermita fue sustituida por un nuevo y hermoso Santuario cuyos trabajos fueron
iniciados el 3 de febrero de 1894 bajo la conducción del Pbro. Br. Joaquín Rivas. Estos
fueron continuados por el Pbro. Eduardo de Jesús Vázquez, quien desde mayo del año
1900 y por cuarenta años fue el Párroco del Valle del Espíritu Santo. Continuó su obra
el entonces joven Pbro. Crisanto Mata Cova, quien luego fue Obispo de Cumaná y Ar-
zobispo de Ciudad Bolívar. Durante el pontificado del Papa Juan Pablo II, y gracias a la
iniciativa de Mons. César Ramón Ortega Herrera, de feliz memoria, el Santuario de la
Virgen del Valle fue reconocido como Basílica Menor, el 7 de junio de 1.995.
9. Los lazos de unión del oriente de Venezuela con la Virgen del Valle no se vieron mermados
al crearse nuevas Iglesias particulares en esta región. Y, aunque en el transcurrir de los años
se estableció en algunas de ellas el patrocinio de la Madre de Dios en otras advocaciones,
la devoción a la Virgen del Valle sigue estando tan firmemente arraigada en el Pueblo de
Dios que no duda en seguir reconociéndola como la Patrona de todo el Oriente y Sur de
Venezuela.
10. La devoción a la Virgen del Valle marca la vida de nuestra región. El significativo número
de parroquias, iglesias, capillas y ermitas, obras educativas y de caridad, que llevan el
nombre de la Virgen, las expresiones de fe en la celebración de su fiesta, y las múltiples
expresiones artísticas y culturales en su honor, nos hablan de un pueblo que sigue encon-
trado en la Virgen del Valle un signo de identidad cristiana, de pertenencia a la
2
Cf. NECTARIO MARÍA (Hno). Un gran santuario de Venezuela. La Virgen del Valle de Margarita, Caracas 1964³, p. 28

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
6
Iglesia Católica y de su compromiso cristiano en su cotidiano vivir. Ese sentir se proyecta
en otros lugares de Venezuela, e incluso más allá de nuestras fronteras, a donde se han
trasladado los hijos e hijas de esta región, y han llevado consigo como uno de sus mayores
tesoros la devoción a la Virgen.
III – La devoción a la Virgen del Valle nos debe llevar al encuentro y unión con Jesucristo.

11. La fe de la Iglesia nos enseña que Dios, queriendo llevar a término la redención del
mundo, cuando llegó la plenitud de los tiempos, envió a su Hijo (cf. Gál., 4, 4-5), que
“por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del
Espíritu Santo se encarnó de María Virgen”. Tal como lo afirma el apóstol, uno solo
es “el Mediador entre Dios y de los hombres… Cristo Jesús, que se entregó a Sí mismo
como precio de rescate por todos” (I Tim., 2, 5-6).
12. Esa unión de la Madre con el Hijo en la obra de la salvación se manifiesta en todo
momento desde su concepción virginal. Ella, redimida de un modo eminente en atención
a los futuros méritos de su Hijo está unida a Él con un vínculo estrecho e indisoluble
vínculo, y está enriquecida con la suma prerrogativa y dignidad de ser la Madre de Dios
Hijo y, por tanto, la hija predilecta del Padre y el sagrario del Espíritu Santo (cf. LG 53).
Por eso la devoción a la Virgen María no oscurece ni disminuye la única mediación de
Cristo, ya que se fundamenta en lo que ha sido el designio divino, brota de los méritos
de Cristo, se apoya en su mediación, y fomenta la unión inmediata de los creyentes con
Cristo (cf. LG 60).
13. Por el don de la maternidad divina con que está unida a nuestro Señor Jesucristo, y por
sus singulares gracias y dones, está unida también íntimamente a la Iglesia. María es
miembro eminente de la Iglesia, ella forma parte del único cuerpo místico de Cristo que
es la Iglesia. Pero a su vez María se constituye también en madre de los miembros de
Cristo. El fundamento de tal afirmación se extrae de la doctrina del Cristo Total. Si María
es la Madre de Cristo, y si el Verbo unió a sí toda la Iglesia desde el momento mismo de la
Encarnación, formándose una unidad entre Cristo cabeza y nosotros sus miembros, es por
tanto claro que María es madre no sólo de Cristo, sino que es también madre del Cristo
total, madre de Cristo y de los miembros de Cristo.
14. Ella es Madre de la Iglesia. Aún más, entre la María y la Iglesia existe una relación tipológica.
La maternidad virginal de María es el signo, la medida y la actuación ejemplarizante de la
virginidad y maternidad de la Iglesia; hay, por tanto, una confrontación y correspondencia
entre lo carnal de María y lo espiritual de la Iglesia. De allí que los Padres de la Iglesia
vean a María como tipo de la Iglesia (Cf. S. Ambrosio, Expos. Ev. Luc., II,7). Si María
es madre virgen, pues lo mismo ocurre con la Iglesia que es madre que engendra hijo sin
perder la virginidad, la integridad de la fe.
15. En el Pueblo de Dios la devoción a la Virgen María, y entre nosotros en particular la
devoción a la Virgen del Valle, es un regalo del buen Dios para acercarnos a Cristo
Redentor. Ella crea un ambiente familiar, de acogida de la voluntad de Dios. La Virgen

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
7
despierta el corazón filial que hay en cada hombre y hace crecer en nosotros la fraternidad:
“María hace que la Iglesia se sienta familia” (DP 295). Por eso, la Virgen del Valle
ha sido misionera que ha hecho posible una fecunda evangelización de los pueblos del
oriente de Venezuela (cf. DP 295; ISMR 98)
IV – El centenario del patronazgo de la Virgen del Valle, debe ser vivido como una
oportunidad de renovación del dinamismo pastoral misionero de nuestras Iglesias.

16. No debe circunscribirse ni agotarse en las evocaciones históricas o en las celebraciones


festivas. Debe ser ocasión para que se promueva en nuestra Iglesias particulares un
renovado dinamismo evangelizador. Desde el mes de septiembre de este año, y a lo
largo del 2022, se llevarán adelante algunas iniciativas comunes que comunicaremos
oportunamente. Para ello contamos con el decidido apoyo de los presbíteros y diáconos,
religiosos y religiosas, seminaristas, y de todos los agentes de evangelización. Por tal
motivo les invitamos a:
17. Profundizar el camino de comunión y sinodalidad. A través del itinerario diocesano y
nacional de preparación de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos
(octubre 2023), y el proceso de preparación de la I Asamblea Eclesial de América Latina y
el Caribe, que se realizará en el venidero mes de noviembre, y que quiere hacer memoria
de lo acontecido en la V Conferencia General en Aparecida.
18. Renovar nuestras parroquias en línea misionera, en la línea de las reflexiones suscitadas
por la II Asamblea Nacional de Pastoral que tiene como lema, “Parroquia misionera en
salida para los nuevos tiempos desde una Iglesia en comunión”, y que se realizará el
próximo año.
19. Reforzar nuestro compromiso con la evangelización de la familia y con la promoción
de la vida, en este año especial del quinto aniversario de la Exhortación Apostólica
postsinodal “Amoris Laetitia”. Ella nos invita a involucrar a las familias como sujetos de
la pastoral, y formar a los laicos, especialmente a los cónyuges y a las familias, para que
comprendan mejor la importancia de su compromiso eclesial.
20. Promover el protagonismo de los jóvenes en la acción evangelizadora. La celebración
de las Jornadas Diocesanas de la Juventud, que a partir de este año se hará en torno a la
Solemnidad de Cristo Rey, ayuda a mantener viva en la conciencia eclesial la urgencia de
caminar con los jóvenes, acogiéndolos y escuchándolos con paciencia, anunciándoles la
Palabra de Dios con afecto y energía.
21. Fortalecer el compromiso de defensa de la dignidad de la persona humana y la ayuda
caritativa a los necesitados en momentos en que Venezuela vive una crisis humanitaria
compleja. Por eso es importante abrir cauces para la formación de los laicos en la
doctrina social de la Iglesia, promover un clima favorable a la participación de cara
a la transformación del país, denunciar situaciones de violencia y de violación de los
derechos de las personas, fortalecer el trabajo que se viene realizando a través de las
Cáritas diocesanas y parroquiales.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
8
V - Conclusión
22. Todos hemos experimentado como la devoción a la Virgen del Valle forma parte de
nuestras familias y comunidades. Hagamos que para ellas este año del centenario sea una
oportunidad privilegiada de encuentro personal con Jesucristo, con su Palabra, con los
sacramentos, con el amor a los necesitados.
23. También para proclamar que la esperanza cristiana sigue siendo posible. Como seguidores
de Jesús, no podemos quedarnos como meros espectadores frente a tantas situaciones
dolorosas. Lo que sucede en nuestra sociedad nos obliga a mirar al presente con el
compromiso y la audacia de aquellos que saben que la salvación se hace presente en
la vida cotidiana, como lo hizo María de Nazaret. Ella será siempre nuestro consuelo y
fortaleza. Con nuestra bendición,

+ Ulises Gutiérrez Reyes + Jesús González de Zárate


Arzobispo de Ciudad Bolívar Arzobispo de Cumaná
+ Enrique Pérez Lavado + Jorge A. Quintero Chacón
Obispo de Maturín Obispo de Barcelona
+ Jaime Villarroel Rodríguez + Fernando Castro Aguayo
Obispo de Carúpano Obispo de Margarita
+ José M. Romero Barrios + Ernesto Romero Rivas, OFM Cap
Obispo de El Tigre Vicario Apostólico de Tucupita
+ Jonny E. Reyes Sequera, SDB Vicario + Helizandro E. Terán Bermúdez, OSA
Apostólico de Puerto Ayacucho Obispo de Ciudad Guayana

+ Gonzalo A. Ontiveros Vivas


Vicario Apostólico del Caroní

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
9
NOVENA EN HONOR A
NUESTRA SEÑORA DEL VALLE
(En base a las Catequesis Marianas de San Juan Pablo II)

ORACIONES PARA TODOS LOS DIAS


En el Nombre del Padre y del Hijo (+) y del Espíritu Santo, Amén.

1. ORACION PREPARATORIA. (Se hace cada día al comenzar la Novena)


Vengo a saludarte excelsa Madre de Dios, Estrella refulgente del mar. Quiero unir mi voz, mi
corazón y mi vida a los himnos con los cuales cantan tu grandeza, tu gloria, y a los cantos con
que la tierra pregona tu amor maternal y la misericordia de tu ternura infinita. Desde el valle
de nuestras limitaciones y debilidades elevamos a ti nuestra súplica durante los días de este
Novenario. Concédenos, la gracia especial que te pedimos en esta Novena, si ha de ser para
mayor gloria de Dios y el bien de nuestra salvación.

2. MEDITACION: Se hace la meditación y la oración correspondiente al día.

3. ORACIONES FINALES:
Acuérdate, ¡oh piadosísima, Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de
los que han acudido a tu protección, implorando tu auxilio haya sido abandonado de Ti.
Animado con esta confianza, a Ti también yo acudo, y me atrevo a implorarte a pesar del
peso de mis pecados. ¡Oh Madre del Verbo!, no desatiendas mis súplicas, antes bien acógelas
benignamente. Amén
V. Ruega por nosotros, Virgen Santísima del Valle
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.
ORACIÓN:
Señor Dios, en tu presencia resplandece toda hermosa la Virgen María, Nuestra Señora del
Valle, tu humilde sierva, gloria de tu Hijo y compendio de virtudes.
Concédenos procurar, como ella, todo lo que es verdadero y noble, para llegar un día ante Ti,
fuente de toda belleza y autor del amor hermoso.
Por Jesucristo, Nuestro Señor, Amén.
En el Nombre del Padre y del Hijo (+) y del Espíritu Santo, Amén.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
10
DÍA PRIMERO:
María, la «llena de gracia»...

Lectura Bíblica: Del Evangelio según san Lucas (Lc 1,26-29)


“Al sexto mes envió Dios el ángel Gabriel a un pueblo de Galilea, llamado Nazaret, a una
virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David. La virgen se llamaba
María. Cuando entró, le dijo: «Alégrate*, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se
conturbó por estas palabras y se preguntaba qué significaría aquel saludo.”
V.- Palabra del Señor. R.- Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación:
María, la «llena de gracia» Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen María
En el relato de la Anunciación, la primera palabra del saludo del ángel -Alégrate- constituye
una invitación a la alegría que remite a los oráculos del Antiguo Testamento dirigidos a la
hija de Sión. Los motivos en que se funda esa invitación: la presencia de Dios en medio de
su pueblo, la venida del rey mesiánico y la fecundidad materna. Estos motivos encuentran en
María su pleno cumplimiento.
El ángel Gabriel, dirigiéndose a la Virgen de Nazaret, después del saludo «alégrate», la llama
«llena de gracia». Esas palabras del texto griego: «alégrate» y «llena de gracia», tienen
entre sí una profunda conexión: María es invitada a alegrarse sobre todo porque Dios la ama
y la ha colmado de gracia con vistas a la maternidad divina.
Así pues, para expresar con más exactitud el matiz del término griego, no se debería decir
simplemente llena de gracia, sino «hecha llena de gracia» o «colmada de gracia», lo cual
indicaría claramente que se trata de un don hecho por Dios a la Virgen. El término, en la
forma de participio perfecto, expresa la imagen de una gracia perfecta y duradera que implica
plenitud. El mismo verbo, en el significado de «colmar de gracia», es usado en la carta a los
Efesios para indicar la abundancia de gracia que nos concede el Padre en su Hijo amado.
María la recibe como primicia de la Redención...
En el caso de la Virgen, la acción de Dios resulta ciertamente sorprendente. No se dice nada
de la conducta de María. Con esa elección literaria, san Lucas destaca que en ella todo deriva
de una gracia soberana. Cuanto le ha sido concedido no proviene de ningún título de mérito,
sino únicamente de la libre y gratuita predilección divina.
Al actuar así, el evangelista ciertamente no desea poner en duda el excelso valor personal de
la Virgen santa. Más bien, quiere presentar a María como puro fruto de la benevolencia de
Dios, quien tomó de tal manera posesión de ella, que la hizo, como dice el ángel, llena de
gracia.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
11
La Iglesia, alimentada por la palabra del Señor y por la experiencia de los santos, exhorta a
los creyentes a dirigir su mirada hacia la Madre del Redentor y a sentirse como ella amados
por Dios. Los invita a imitar su humildad y su pobreza, para que, siguiendo su ejemplo y
gracias a su intercesión, puedan perseverar en la gracia divina que santifica y transforma los
corazones.

Oración:
Dios santo y misericordioso, que te complaces en los humildes y cumples en ellos, por medio
de tu Espíritu, las maravillas de la salvación; mira la inocencia de la Virgen María y danos un
corazón sencillo y humilde, que sepa responder positivamente a todo signo de tu voluntad.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
12
DÍA SEGUNDO:
La santidad perfecta de María...

Lectura Bíblica: Del Evangelio según san Lucas (Lc 1,30-35)


“El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a
concebir en tu seno y a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande,
le llamarán Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará
sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin*.» María respondió al ángel: «
¿Cómo será esto posible, si no conozco varón*?» El ángel le respondió: «El Espíritu Santo
vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra*; por eso, el que va a nacer
será santo y le llamarán Hijo de Dios. “
V.- Palabra del Señor. R.- Gloria a Ti, Señor Jesús
Meditación:
La santidad perfecta de María Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen María
En María, llena de gracia, la Iglesia ha reconocido a la «toda santa, libre de toda mancha
de pecado, enriquecida desde el primer instante de su concepción con una resplandeciente
santidad del todo singular».
Este reconocimiento requirió un largo itinerario de reflexión doctrinal, que llevó a la
proclamación solemne del dogma de la Inmaculada Concepción.
El término «hecha llena de gracia» que el ángel aplica a María en la Anunciación se refiere al
excepcional favor divino concedido a la joven de Nazaret con vistas a la maternidad anunciada,
pero indica más directamente el efecto de la gracia divina en María, pues fue colmada, de
forma íntima y estable, por la gracia divina y, por tanto, santificada. Así, la reflexión doctrinal
ha podido atribuir a María una perfección de santidad que, para ser completa, debía abarcar
necesariamente el origen de su vida.
A esta pureza original parece que se refería un obispo de Palestina, que vivió entre los años
550 y 650, Theoteknos de Livias. Presentando a María como «santa y toda hermosa», «pura
y sin mancha», alude a su nacimiento con estas palabras: «Nace como los querubines la que
está formada por una arcilla pura e inmaculada».
En el siglo VIII, Andrés de Creta es el primer teólogo que ve en el nacimiento de María una
nueva creación. Argumenta así: «Hoy la humanidad, en todo el resplandor de su nobleza
inmaculada, recibe su antigua belleza. Las vergüenzas del pecado habían oscurecido el
esplendor y el atractivo de la naturaleza humana; pero cuando nace la Madre del Hermoso
por excelencia, esta naturaleza recupera, en su persona, sus antiguos privilegios, y es formada
según un modelo perfecto y realmente digno de Dios. Hoy comienza la reforma de nuestra

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
13
naturaleza, y el mundo envejecido, que sufre una transformación totalmente divina, recibe las
primicias de la segunda creación».
De este modo, la reflexión eclesial ha recibido y explicitado el sentido auténtico del título
llena de gracia, que el ángel atribuye a la Virgen santa. María está llena de gracia santificante,
y lo está desde el primer momento de su existencia. Esta gracia, según la carta a los Efesios
(Ef 1,6), es otorgada en Cristo a todos los creyentes. La santidad original de María constituye
el modelo insuperable del don y de la difusión de la gracia de Cristo en el mundo.
Oración:
Señor, Dios nuestro, que nos has dado en la Virgen María el modelo de quien escucha tu
Palabra y la pone en práctica, abra nuestro corazón al gozo de la escucha, y por medio de
tu Espíritu haz que seamos lugar santo en el que tu Palabra de salvación se cumpla hoy. Por
Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
14
DÍA TERCERO:
La Inmaculada Concepción...

Lectura Bíblica: Del profeta Sofonías (Sof 3,14-17)


“Canta, oh hija de Sión; da voces de júbilo, Oh Israel; gózate y regocíjate de todo corazón,
oh hija de Jerusalén. El SEÑOR ha revocado los decretos en tu contra, echó fuera tu enemigo;
El SEÑOR es Rey de Israel en medio de ti; nunca más verás el mal. En aquel tiempo se dirá
a Jerusalén: No temas; Sión, no se debiliten tus manos. El SEÑOR está en medio de ti,
poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti
con cantar”.
V.- Palabra de Dios R.- Te alabamos, Señor

Meditación:
La Inmaculada Concepción Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen María
En la reflexión doctrinal de la Iglesia de oriente, la expresión llena de gracia, como hemos
visto en las anteriores catequesis, fue interpretada, ya desde el siglo VI, en el sentido de
una santidad singular que reina en María durante toda su existencia. Ella inaugura así la
nueva creación. Además del relato lucano de la Anunciación, la Tradición y el Magisterio han
considerado el así llamado Protoevangelio como una fuente escriturística de la verdad de la
Inmaculada Concepción de María. Ya hemos recordado con anterioridad que esta traducción
no corresponde al texto hebraico, en el que quien pisa la cabeza de la serpiente no es la mujer,
sino su linaje, su descendiente.
Ese texto por consiguiente, no atribuye a María sino a su Hijo la victoria sobre Satanás.
Sin embargo, dado que la concepción bíblica establece una profunda solidaridad entre el
progenitor y la descendencia, es coherente con el sentido original del pasaje la representación
de la Inmaculada que aplasta a la serpiente, no por virtud propia sino de la gracia del Hijo.
En el mismo texto bíblico, además se proclama la enemistad entre la mujer y su linaje, por
una parte, y la serpiente y su descendencia, por otra. Se trata de una hostilidad expresamente
establecida por Dios, que cobra un relieve singular si consideramos la cuestión de la santidad
personal de la Virgen.
La absoluta enemistad puesta por Dios entre la mujer y el demonio exige, por tanto, en
María la Inmaculada Concepción, es decir, una ausencia total de pecado, ya desde el inicio
de su vida. El Hijo de María obtuvo la victoria definitiva sobre Satanás e hizo beneficiaria
anticipadamente a su Madre, preservándola del pecado. Como consecuencia, el Hijo le
concedió el poder de resistir al demonio, realizando así en el misterio de la Inmaculada
Concepción el más notable efecto de su obra redentora.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
15
Como testimonio bíblico en favor de la Inmaculada Concepción de María, se suele citar
también el capítulo 12 del Apocalipsis, en el que se habla de la «mujer vestida de sol».
La exégesis actual concuerda en ver en esa mujer a la comunidad del pueblo de Dios, que
da a luz con dolor al Mesías resucitado. Así, haciendo referencia al parto, se admite cierta
identificación de la mujer vestida de sol con María, la mujer que dio a luz al Mesías.
Caracterizada por su maternidad, la mujer «está encinta, y grita con los dolores del parto y
con el tormento de dar a luz». Estas imágenes, aunque no indican directamente el privilegio
de la Inmaculada Concepción, pueden interpretarse como expresión de la solicitud amorosa
del Padre que llena a María con la gracia de Cristo y el esplendor del Espíritu. El Antiguo
Testamento habla de un contagio del pecado que afecta a «todo nacido de mujer». Por eso,
el pecado se transmite «por propagación a toda la humanidad, es decir, por la transmisión de
una naturaleza humana privada de la santidad y de la justicia originales».
Estas afirmaciones no llevan necesariamente a concluir que María forma parte de la humanidad
pecadora. San Ireneo presenta a María como la nueva Eva que, con su fe y su obediencia,
contrapesa la incredulidad y la desobediencia de Eva. Era conveniente que, al igual que
Cristo, nuevo Adán, también María, nueva Eva, no conociera el pecado y fuera así más apta
para cooperar en la redención. El pecado, que como torrente arrastra a la humanidad, se
detiene ante el Redentor y su fiel colaboradora.
Oración:
Oh Dios, que por la Concepción Inmaculada de la Virgen María preparaste a tu Hijo una digna
morada, y en previsión de la muerte de tu Hijo la preservaste de todo pecado, concédenos
por su intercesión llegar a ti limpios de todas nuestras culpas. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
16
D Í A C UA RT O :
La fe de la Virgen María...

Lectura Bíblica: Del Evangelio según san Lucas (Lc 1,39-45)


“En aquellos días, se puso en camino María y se dirigió con prontitud a la región montañosa,
a una población de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto oyó Isabel
el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno; Isabel quedó llena de Espíritu Santo y
exclamó a gritos: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; ¿cómo así viene
a visitarme la madre de mi Señor*? Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo,
saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le
fueron dichas de parte del Señor!»”
V.- Palabra del Señor. R.- Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación:
La fe de la Virgen María. Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen María
« ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»
(Lc 1,45). Esta bienaventuranza, la primera que refiere el evangelio de san Lucas, presenta
a María como la mujer que con su fe precede a la Iglesia en la realización del espíritu de las
bienaventuranzas. El elogio que Isabel hace de la fe de María se refuerza comparándolo con
el anuncio del ángel a Zacarías. Pero la profunda diferencia entre las disposiciones íntimas
de los protagonistas de los dos relatos se manifiesta en las palabras del ángel, que reprocha
a Zacarías su incredulidad, mientras que da inmediatamente una respuesta a la pregunta de
María. A diferencia del esposo de Isabel, María se adhiere plenamente al proyecto divino, sin
subordinar su consentimiento a la concesión de un signo visible.
Al contrario, la aceptación de la voluntad divina por parte de la Virgen está motivada sólo
por su amor a Dios. A María se le propone que acepte una verdad mucho más alta que la
anunciada a Zacarías. Éste fue invitado a creer en un nacimiento maravilloso que se iba a
realizar dentro de una unión matrimonial estéril, que Dios quería fecundar. En estos episodios
se subraya, sobre todo, la gratuidad del don de Dios.
María es invitada a creer en una maternidad virginal, de la que el Antiguo Testamento no
recuerda ningún precedente. La virginidad, que parecía un obstáculo, resulta ser el contexto
concreto en que el Espíritu Santo realizará en ella la concepción del Hijo de Dios encarnado.
La respuesta del ángel abre el camino a la cooperación de la Virgen con el Espíritu Santo en
la generación de Jesús. En la realización del designio divino se da la libre colaboración de la
persona humana.
María, creyendo en la palabra del Señor, coopera en el cumplimiento de la maternidad anun-
ciada. El acto de fe de María nos recuerda la fe de Abraham, que al comienzo de la antigua

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
17
alianza creyó en Dios, y se convirtió así en padre de una descendencia numerosa. Al comien-
zo de la nueva alianza también María, con su fe, ejerce un influjo decisivo en la realización
del misterio de la Encarnación, inicio y síntesis de toda la misión redentora de Jesús. La
estrecha relación entre fe y salvación, que Jesús puso de relieve durante su vida pública ,
nos ayuda a comprender también el papel fundamental que la fe de María ha desempeñado y
sigue desempeñando en la salvación del género humano.
Oración:
Oh Dios, Salvador de los hombres, que por medio de la bienaventurada Virgen María, arca de
la nueva alianza llevaste la salvación y el gozo a la casa de Isabel, concédenos ser dóciles a
la inspiración del Espíritu para poder llevar a Cristo a los hermanos y proclamar tu grandeza
con nuestras alabanzas y la santidad de nuestras costumbres. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
18
DÍA QUINTO:
La Virginidad de María, verdad de fe...

Lectura Bíblica: Del Profeta Isaías (Is 7,10-14)


“Volvió Yahvé a hablar a Ajaz en estos términos: «Pide para ti una señal de Yahvé tu Dios,
bien en lo más hondo del Seol o arriba, en lo más alto.» Respondió Ajaz: «No la pediré, no
tentaré a Yahvé.» Dijo Isaías: «Escucha, pues, heredero de David: ¿Os parece poco cansar
a los hombres, que cansáis también a mi Dios? Pues bien, el Señor mismo va a daros una
señal: Mirad, una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, al que pondrá por nombre
Emmanuel.”
V.- Palabra de Dios R.- Te alabamos, Señor
Meditación:
La Virginidad de María, verdad de fe. Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen
María
La Iglesia ha considerado constantemente la virginidad de María una verdad de fe, acogiendo
y profundizando el testimonio de los evangelios de san Lucas, san Marcos y, probablemente
también san Juan. En el episodio de la Anunciación, el evangelista san Lucas llama a
María «Virgen», refiriéndose tanto a su intención de perseverar en la virginidad como al
designio divino, que concilia ese propósito con su maternidad prodigiosa. La afirmación de
la concepción virginal, debida a la acción del Espíritu Santo, excluye cualquier hipótesis de
partogénesis natural y rechaza los intentos de explicar la narración lucana como explicitación
de un tema judío o como derivación de una leyenda mitológica pagana. Su coherencia no
permite sostener válidamente mutilaciones de los términos o de las expresiones que afirman
la concepción virginal por obra del Espíritu Santo.
El concilio de Calcedonia, en su profesión de fe, redactada esmeradamente y con contenido
definido de modo infalible, afirma que Cristo «en lo últimos días, por nosotros y por nuestra
salvación, engendrado de María Virgen, Madre de Dios, en cuanto a la humanidad». Del
mismo modo, el tercer concilio de Constantinopla proclama que Jesucristo «nació del
Espíritu Santo y de María Virgen, que es propiamente y según verdad madre de Dios, según
la humanidad». Otros concilios ecuménicos declaran a María «siempre virgen», subrayando
su virginidad perpetua.
El concilio Vaticano II ha recogido esas afirmaciones, destacando el hecho de que María, «por
su fe y su obediencia, engendró en la tierra al Hijo mismo del Padre, ciertamente sin conocer
varón, cubierta con la sombra del Espíritu Santo». A las definiciones conciliares hay que
añadir las del Magisterio pontificio, relativas a la Inmaculada Concepción de la «santísima
Virgen María» y a la Asunción de la «Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María».

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
19
En todo caso, la integridad física se considera esencial para la verdad de fe de la concepción
virginal de Jesús. La designación de María como «santa, siempre Virgen e Inmaculada»,
suscita la atención sobre el vínculo entre santidad y virginidad.
María quiso una vida virginal, porque estaba animada por el deseo de entregar todo su corazón
a Dios.

Oración:
Oh Dios, que has constituido a la Virgen María, modelada por el Espíritu Santo, en primicia
de la nueva creación, concédenos abandonar nuestra antigua vida de pecado y abrazar la
novedad del Evangelio, cumpliendo el mandamiento nuevo del amor. Por Jesucristo, nuestro
Señor. Amén
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
20
DÍA SEXT O :
María, Madre de Dios...

Lectura Bíblica: Del Evangelio según san Lucas (Lc 2,1-14)


“Por aquellos días el emperador Augusto promulgó un decreto ordenando que hiciera el
censo de los habitantes del imperio. Este censo fue el primero que se hizo durante el mandato
de Quirino, gobernador de Siria. Todos iban a inscribirse a su ciudad de origen.
También José, por ser de la descendencia y familia de David, subió desde Galilea, desde la
ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, para inscribirse con
María, su esposa, que estaba encinta. Mientras estaban en Belén le llegó a María el tiempo
del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre,
porque no había sitio para ellos en la posada.
Había en aquellos campos unos pastores que pasaban la noche en pleno campo cuidando sus
rebaños por turnos. Un ángel del Señor se les presentó, y la gloria del Señor los envolvió con
su luz. Entonces sintieron mucho miedo, pero el ángel les dijo:
«No teman, pues les anuncio una gran alegría, que lo será para ustedes y para todo el pueblo:
les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Esto les
servirá de señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre».
Y de repente se reunieron con el ángel muchos otros ángeles del cielo, que alababan a Dios
diciendo:
« ¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres que gozan de su amor!»”
V.- Palabra del Señor. R.- Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación:
María, Madre de Dios. Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen María
La contemplación del misterio del nacimiento del Salvador ha impulsado al pueblo cristiano
no sólo a dirigirse a la Virgen santísima como a la Madre de Jesús, sino también a reconocerla
como Madre de Dios. Esa verdad fue profundizada y percibida, ya desde los primeros siglos
de la era cristiana, como parte integrante del patrimonio de la fe de la Iglesia, hasta el punto
de que fue proclamada solemnemente en el año 431 por el concilio de Éfeso.
En la primera comunidad cristiana, mientras crece entre los discípulos la conciencia de que
Jesús es el Hijo de Dios, resulta cada vez más claro que María es la Theotokos, la Madre de
Dios. Se trata de un título que no aparece explícitamente en los textos evangélicos, aunque
en ellos se habla de la «Madre de Jesús» y se afirma que él es Dios. La piedad y la teología
se refieren cada vez más a menudo a ese término, que ya había entrado a formar parte del
patrimonio de fe de la Iglesia.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
21
La maternidad es una relación entre persona y persona: una madre no es madre sólo del
cuerpo o de la criatura física que sale de su seno, sino de la persona que engendra. Por ello,
María al haber engendrado según la naturaleza humana a la persona de Jesús, que es persona
divina, es Madre de Dios.
Cuando proclama a María «Madre de Dios», la Iglesia profesa con una única expresión su fe
en el Hijo y en la Madre. Esta unión aparece ya en el concilio de Éfeso; con la definición de la
maternidad divina de María los padres querían poner de relieve su fe en la divinidad de Cristo.
A pesar de las objeciones, antiguas y recientes, sobre la oportunidad de reconocer a María ese
título, los cristianos de todos los tiempos, interpretando correctamente el significado de esa
maternidad, la han convertido en expresión privilegiada de su fe en la divinidad de Cristo y
de su amor a la Virgen.

Oración:
Oh Dios, que por la maternidad virginal de María, entregaste a los hombres los bienes de la
salvación, concédenos experimentar la intercesión materna de la que nos ha dado a tu Hijo
Jesucristo, el autor de la vida. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos. Amén
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
22
DÍA SÉPTIMO:
La Asunción de María, verdad de fe...

Lectura Bíblica: Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan (Ap 12,1-6a)
“Apareció en el cielo un signo sorprendente: una Mujer vestida de sol, con la luna bajo
sus pies y tocada con una corona de doce estrellas. Está encinta, y grita por los dolores
del parto, por el sufrimiento de dar a luz. Apareció después otro signo en el cielo: un gran
Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, que llevaba sobre sus cabezas siete diademas.
Barrió con su cola la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El
Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto
naciera. La Mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro
de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios y su trono. La Mujer huyó al
desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios”
V.- Palabra de Dios R.- Te alabamos, Señor
Meditación:
La Asunción de María, verdad de fe. Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen María
El primer testimonio de la fe en la Asunción de la Virgen aparece en los relatos apócrifos,
titulados «Transitus Mariae», cuyo núcleo originario se remonta a los siglos II-III. Esto, poco
a poco, llevó a los creyentes a la fe en la elevación gloriosa de la Madre de Jesús, en alma y
cuerpo, y a la institución en Oriente de las fiestas litúrgicas de la Dormición y de la Asunción
de María. La fe en el destino glorioso del alma y del cuerpo de la Madre del Señor, después
de su muerte, desde Oriente se difundió a Occidente con gran rapidez y, a partir del siglo
XIV, se generalizó. Así, en mayo de 1946, con la encíclica Deiparae Virginis Mariae, Pío XII
promovió una amplia consulta, interpelando a los obispos y, a través de ellos, a los sacerdotes
y al pueblo de Dios, sobre la posibilidad y la oportunidad de definir la asunción corporal de
María como dogma de fe.
Después de haber subrayado la fe actual de la Iglesia en la Asunción, la bula recuerda la
base escriturística de esa verdad. El Nuevo Testamento, aun sin afirmar explícitamente la
Asunción de María, ofrece su fundamento, porque pone muy bien de relieve la unión perfecta
de la santísima Virgen con el destino de Jesús. María, perfectamente unida a la vida y a
la obra salvífica de Jesús, compartió su destino celeste en alma y cuerpo. La citada bula
Munificentissimus Deus, refiriéndose a la participación de la mujer del Protoevangelio en la
lucha contra la serpiente y reconociendo en María a la nueva Eva, presenta la Asunción como
consecuencia de la unión de María a la obra redentora de Cristo.
La Asunción es, por consiguiente, el punto de llegada de la lucha que comprometió el amor
generoso de María en la redención de la humanidad y es fruto de su participación única en la
victoria de la cruz.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
23
Oración:
Dios todopoderoso y eterno que has elevado en cuerpo y alma a los cielos a la inmaculada
Virgen María, Madre de tu Hijo, concédenos, te rogamos, que aspirando siempre a las
realidades divinas lleguemos a participar con ella de su misma gloria en el cielo. Por Jesucristo
nuestro Señor que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos
de los siglos. Amén
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
24
D Í A O C TAV O :
La Virgen María, modelo de la
maternidad de la Iglesia...

Lectura Bíblica: Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan (Ap 22,1-5ª)
“Luego me mostró el río del agua de vida, brillante como el cristal, que brotaba del trono
de Dios y del Cordero. En medio de la plaza, a una y otra margen del río, hay un árbol de
vida, que da fruto doce veces, una cada mes; y sus hojas sirven de medicina para los gentiles.
No habrá ya maldición alguna. El trono de Dios y del Cordero estará en la ciudad, y los
siervos de Dios le darán culto. Verán su rostro y llevarán su nombre en la frente. Ya no habrá
noche. Sus moradores no necesitarán luz de lámpara ni luz del sol, porque el Señor Dios los
alumbrará, y reinarán por los siglos de los siglos.”
V.- Palabra de Dios R.- Te alabamos, Señor

Meditación:
La Virgen María, modelo de la maternidad de la Iglesia. Catequesis de San Juan Pablo
II sobre la Virgen María
En la maternidad divina es precisamente donde el Concilio descubre el fundamento de la
relación particular que une a María con la Iglesia (cf. LG 63). En cambio, la Iglesia es madre
en cuanto que engendra espiritualmente a Cristo en los fieles y, por consiguiente, ejerce su
maternidad con respecto a los miembros del Cuerpo místico. Así, la Virgen constituye para
la Iglesia un modelo superior, precisamente por su prerrogativa de Madre de Dios. Estas
palabras ponen claramente de relieve que la fe y la obediencia de María en la Anunciación
constituyen para la Iglesia virtudes que se han de imitar y, en cierto sentido, dan inicio a su
itinerario maternal en el servicio a los hombres llamados a la salvación.
La maternidad divina no puede aislarse de la dimensión universal, atribuida a María por el
plan salvífico de Dios que el Concilio no duda en reconocer. La Iglesia se convierte en madre,
tomando como modelo a María. Además, la Iglesia, contemplando a María, imita su amor, su
fiel acogida de la Palabra de Dios y su docilidad al cumplir la voluntad del Padre. Ahora bien,
la maternidad de la Iglesia no hace superflua a la de María que, al seguir ejerciendo su influjo
sobre la vida de los cristianos, contribuye a dar a la Iglesia un rostro materno.
A la luz de María la maternidad de la comunidad eclesial, que podría parecer algo general, está
llamada a manifestarse de modo más concreto y personal hacia cada uno de los redimidos por
Cristo. Por ser Madre de todos los creyentes, María suscita en ellos relaciones de auténtica
fraternidad espiritual y de diálogo incesante. La experiencia diaria de fe, en toda época y en
todo lugar, pone de relieve la necesidad que muchos sienten de poner en manos de María las
necesidades de la vida de cada día y abren confiados su corazón para solicitar su intercesión
maternal y obtener su tranquilizadora protección. Las oraciones dirigidas a María por los

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
25
hombres de todos los tiempos, las numerosas formas y manifestaciones del culto mariano, las
peregrinaciones a los santuarios y a los lugares que recuerdan las hazañas realizadas por Dios
Padre mediante la Madre de su Hijo, demuestran el extraordinario influjo que ejerce María
sobre la vida de la Iglesia.
Al mismo tiempo, la maternidad espiritual de María sostiene e incrementa el ejercicio
concreto de la maternidad de la Iglesia. Las dos madres, la Iglesia y María, son esenciales
para la vida cristiana. La Iglesia actúa como madre en la predicación de la palabra de Dios,
en la administración de los sacramentos y en particular en el bautismo, en la celebración de
la Eucaristía y en el perdón de los pecados. La maternidad de María se expresa en todos los
campos de la difusión de la gracia, particularmente en el marco de las relaciones personales.

Oración:
Oh Dios, Padre de Jesucristo, nuestro Salvador, que en Santa María, Virgen y Madre, nos
has dado la imagen de la Iglesia, envía tu Espíritu en ayuda de nuestra debilidad, para
que, perseverando en la fe, crezcamos en el amor y caminemos juntos hasta la meta de la
bienaventurada esperanza. Por Jesucristo nuestro Señor que vive y reina contigo en la unidad
del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
26
DÍA NOVENO:
María, Madre de la Iglesia...

Lectura Bíblica: Del Evangelio según san Juan (Jn 19,25-27)


“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de
Clopás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien
amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a
tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.”
V.- Palabra del Señor. R.- Gloria a Ti, Señor Jesús

Meditación:
María, Madre de la Iglesia. Catequesis de San Juan Pablo II sobre la Virgen María
El Papa Benedicto XIV en 1748 (cf. Bullarium romanum, serie 2, t. 2, n. 61, p. 428).
describiendo los sentimientos filiales de la Iglesia que reconoce en María a su madre
amantísima, la proclama, de modo indirecto, Madre de la Iglesia. Los fieles han invocado a
María ante todo con los títulos de «Madre de Dios», «Madre de los fieles» o «Madre nuestra»,
para subrayar su relación personal con cada uno de sus hijos. Posteriormente, gracias a la
mayor atención dedicada al misterio de la Iglesia y a las relaciones de María con ella, se
ha comenzado a invocar más frecuentemente a la Virgen como «Madre de la Iglesia». La
expresión está presente, antes del concilio Vaticano II, en el magisterio del Papa León XIII,
donde se afirma que María ha sido «con toda verdad madre de la Iglesia».
El título de «Madre de la Iglesia», aunque se ha atribuido tarde a María, expresa la relación
materna de la Virgen con la Iglesia, tal como la ilustran ya algunos textos del Nuevo
Testamento. El evangelista san Lucas habla de la presencia de la Madre de Jesús en el seno
de la primera comunidad de Jerusalén. El título «Madre de la Iglesia» refleja, por tanto,
la profunda convicción de los fieles cristianos, que ven en María no sólo a la madre de la
persona de Cristo, sino también de los fieles. Aquella que es reconocida como madre de la
salvación, de la vida y de la gracia, madre de los salvados y madre de los vivientes, con todo
derecho es proclamada Madre de la Iglesia.
El Papa Pablo VI habría deseado que el mismo concilio Vaticano II proclamase a «María,
Madre de la Iglesia, es decir, Madre de todo el pueblo de Dios, tanto de los fieles como de los
pastores». De este modo, enunciaba explícitamente la doctrina ya contenida en el capítulo
VIII de la Lumen Gentium, deseando que el título de María, Madre de la Iglesia, adquiriese
un puesto cada vez más importante en la liturgia y en la piedad del pueblo cristiano.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
27
Oración:
Oh Dios, Padre de Misericordia, cuyo Hijo, clavado en la cruz, proclamó como Madre nuestra
a Santa María Virgen, Madre suya, concédenos, por su mediación amorosa, que tu Iglesia,
cada día más fecunda, se llene de gozo la santidad de sus hijos y atraiga a su seno a todas las
familias de los pueblos. Por Jesucristo nuestro Señor que vive y reina contigo en la unidad
del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén
Se rezan tres avemarías
Oraciones finales

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
28
CELEBRACIONES
EUCARISTICAS
PROPUESTAS

En las Ferias previas a la Solemnidad de la Natividad de la Santísima Virgen María se


propone se celebre cualquiera de estas Misas Votivas a la Virgen, respetando la celebración
de las Memorias Obligatorias inscritas en el Calendario Litúrgico aprobado para Venezuela.

1. La Virgen María, Madre y medianera de la gracia


2. La Virgen María, fuente de la salvación.
3. La Virgen María, causa de nuestra alegría.
4. La Virgen María, amparo de la fe.
5. La Virgen María, Madre del buen consejo.
6. La Virgen María, Madre del Amor Hermoso.
7. La Virgen María, Madre de la santa esperanza.
8. La Virgen María, Madre y maestra espiritual.
9. La Virgen María, Imagen y Madre de la Iglesia (III)

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
29
LA VIRGEN MARÍA,
MADRE Y MEDIANERA DE LA GRACIA
ANTÍFONA DE ENTRADA
Alégrate, santa María, fuente de amor, colmada con la abundancia de todas las gracias, que
llevaste en tu seno virginal al Dios y hombre verdadero.
O bien:
Salve, santa Madre de Dios, por ti recuperamos la vida; tú recibiste al Hijo que bajó del cielo
y engendraste al Salvador del mundo.

ORACIÓN COLECTA

S
eñor, Dios nuestro,
que, por misterioso designio de tu providencia,
nos has dado al Autor de la gracia por medio de la Virgen María
y la has asociado a la obra de la redención humana,
concédenos que ella nos alcance la abundancia de la gracia
y nos lleve al puerto de la salvación eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

A
cepta, Señor, estas ofrendas de expiación y alabanza
que te presentamos en esta memoria de la gloriosa Virgen María, y,
por la acción del Espíritu Santo,
conviértelas en el sacramento de nuestra redención,
que Cristo, supremo Mediador, instituyó para reconciliarnos contigo,
y haz que, por intercesión de la Virgen María, sean para nosotros
fuente viva de gracia y manantial perenne de salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO
El amor maternal de la bienaventurada Virgen María
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
30
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.
A quien, verdadero Dios y verdadero hombre,
constituiste único Mediador,
viviente siempre para interceder por nosotros.
En tu inefable bondad
has hecho también a la Virgen María
Madre y colaboradora del Redentor,
para ejercer una función maternal en la Iglesia:
de intercesión y de gracia,
de súplica y de perdón,
de reconciliación y de paz.
Su generosa entrega de amor de madre
depende de la única mediación de Cristo
y en ella reside toda su fuerza.
En la Virgen María se refugian los fieles
que están rodeados de angustias y peligros,
invocándola como madre de misericordia
y dispensadora de la gracia.
Por eso,
con los ángeles y los arcángeles
y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Ap 22, 17
El Espíritu y la novia dicen: « ¡Ven!» El que lo oiga, que repita: « ¡Ven!» El que tenga sed, y quiera,
que venga a beber de balde el agua viva.

R
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
enovados, Señor, en las fuentes de la gracia,
humildemente te pedimos que,
por la fuerza de la eucaristía
y la intercesión de la santísima Virgen,
vivamos cada día más unidos a Cristo Mediador
y cooperemos con mayor fidelidad a la obra de la redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
31
LA VIRGEN MARÍA,
FUENTE DE LA SALVACIÓN
ANTÍFONA DE ENTRADA CF. Is 44, 3-4
Voy a derramar agua sobre lo sediento, mi Espíritu sobre tu estirpe y mi bendición sobre tus
vástagos; crecerán como sauces junto a las acequias.
O bien: CF. Sal 45 (46), 5-6a
El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada. Teniendo a Dios
en medio, no vacila.
ORACIÓN COLECTA

S
eñor, Padre santo,
al celebrar jubilosos la memoria
de la bienaventurada Virgen María,
por quien nos abriste el manantial de salvación, Jesucristo, tu Hijo,
te pedimos poder ofrecer los frutos abundantes del Espíritu Santo,
bebiendo constantemente de esta fuente de vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

T
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
ransforma, Señor, en sacramento de salvación
los dones que te presentamos con gozo
en esta memoria de la santísima Virgen María,
por cuya intercesión tu Hijo realizó el primero de sus signos,
convirtiendo el agua en vino.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
PREFACIO
La bienaventurada Virgen engendró a Jesucristo, fuente de agua viva
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias,
Padre santo,
siempre y en todo lugar,
y proclamar tu grandeza en esta celebración de la gloriosa Virgen María.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
32
Porque ella, cubierta por la sombra del Espíritu Santo,
concibió de modo inefable a tu Palabra encarnada,
Jesucristo, fuente del agua viva,
donde los hombres apagan la sed de comunión y de amor.
También la Iglesia ofrece a todos los fieles
la fuente santa de la salvación
que brota del costado de Cristo,
fuente que conserva fecunda y pura, en los sacramentos,
para que se llenen del Espíritu
y encuentren a Cristo Salvador los que con fe beben de ella.
Por él,
los ángeles y los arcángeles
y todos los coros celestiales celebran
tu gloria, unidos en común alegría.
Permítenos asociarnos a sus voces
cantando humildemente tu alabanza:
Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 7, 37
El que tenga sed, que venga a mí; el que cree en mí, que beba, dice el Señor.
O bien: Is 55, 1
Sedientos todos, acudid por agua; venid, comprad trigo, comed sin pagar vino y leche de
balde.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

A
l participar, Señor, en el banquete celestial,
hemos bebido con gozo de la fuente del Salvador;
concédenos,
a cuantos celebramos la memoria de la Virgen María,
que el sacramento recibido sea en nosotros
un manantial que salta hasta la vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
33
LA VIRGEN MARÍA,
CAUSA DE NUESTRA ALEGRIA
ANTÍFONA DE ENTRADA. Cf. Lc 1, 28. 30-31
Alégrate, Virgen María; has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a
luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.

ORACIÓN COLECTA

O
h Dios, que, por la encarnación de tu Hijo
has llenado el mundo de alegría,
concédenos, a los que veneramos a su Madre,
causa de nuestra alegría,
permanecer siempre en el camino de tus mandamientos,
para que nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría.
Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

R
ecibe, Señor, los dones de tu Iglesia exultante de gozo,
y a quienes has dado todos los bienes
en Cristo salvador,
nacido de la Virgen inmaculada,
concédenos también participar del gozo eterno.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO
La vida de la Virgen causa de nuestra alegría
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias, Padre santo,
siempre y en todo lugar,
y proclamar tu grandeza
en esta memoria de la Virgen María, tu hija amada.
Su nacimiento dichoso
anunció la alegría a todo el mundo;

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
34
su maternidad virginal
manifestó la Luz gozosa;
su vida humilde
ilumina a toda la Iglesia;
y su tránsito glorioso
la llevó a los cielos,
donde nos espera, como hermana y madre,
hasta que podamos alegrarnos con ella, contemplándote para siempre.
Por eso, unidos a los coros angélicos,
te aclamamos llenos de alegría:
Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 45 (46), 5
El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada.
O bien: Lc 1, 48-49
Me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su
nombre es santo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

D ios todopoderoso, confírmanos en la fe


de estos misterios que hemos celebrado,
y pues confesamos a tu Hijo
Jesucristo, nacido de la Virgen,
Dios y hombre verdadero,
te rogamos que por la fuerza salvadora de su resurrección
merezcamos llegar a las alegrías eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
35
LA VIRGEN MARÍA,
AMPARO DE LA FE
ANTÍFONA DE ENTRADA CF. Sab 18, 3; Ex 13, 21-22
Tú, Virgen María, eres como la columna luminosa que de día y de noche guiaba al pueblo en
el desierto, para enseñarle el camino.
O bien:
Gloriosa Madre de Cristo, porque has creído que el Hijo, a quien concebiste creyendo, muerto
por nosotros, había de resucitar. ¡Oh, piadosa!, tú eres para la Iglesia fortaleza de la fe.

ORACIÓN COLECTA

D
ios todopoderoso y eterno,
que en la gloriosa Madre de tu Hijo
has concedido un amparo celestial
a cuantos la invocan, concédenos, por su intercesión, fortaleza en la fe,
seguridad en la esperanza y constancia en el amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

D ios todopoderoso y eterno,


que hiciste brillar sobre nosotros la luz de la fe,
haz que los dones que ahora te presentamos
y las súplicas que te dirigimos nos consigan,
por intercesión de la santa Madre del Redentor,
permanecer firmes en la fe y generosos en el amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO
Santa María, esperanza de los fieles y amparo de la fe
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
36
Dios todopoderoso y eterno,
por todas las grandes maravillas de amor y de gracia
que has realizado misericordiosamente
en la Virgen, Madre de tu Hijo.
Ella, concebida sin pecado,
no fue contaminada por la corrupción del sepulcro;
pues, siendo intacta en su virginidad,
fue constituida tálamo precioso
del cual salió Cristo,
luz de las gentes y esposo de la Iglesia:
gloriosa en su Descendencia,
es esperanza de los fieles y amparo de nuestra fe.
Por eso,
como los ángeles te cantan en el cielo,
así nosotros en la tierra te aclamamos,
diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Lc 1, 48
Me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

O
h Dios, que de modo maravilloso
multiplicas tu presencia en medio de nosotros,
al darte gracias por este sacramento
con que nos has alimentado,
te rogamos nos concedas,
por intercesión de santa María Virgen,
vivir según el camino de la fe en la tierra
y llegar a contemplarte eternamente en el cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
37
LA VIRGEN MARÍA,
MADRE DEL BUEN CONSEJO
ANTÍFONA DE ENTRADA Sab 7, 7b. 13
Invoqué, y vino a mí el espíritu de sabiduría; la aprendí sin malicia, la reparto sin envidia y
no me guardo sus riquezas.
ORACIÓN COLECTA

S
eñor, tú sabes que los pensamientos de los mortales
son inconstantes e inciertos;
por intercesión de la bienaventurada Virgen María,
en la que se encarnó tu Hijo,
danos el espíritu de tu consejo,
para que nos haga conocer lo que te es grato
y nos guíe en nuestras tareas.
Por nuestro Señor Jesucristo.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

E l Espíritu de consejo que protegió maravillosamente


a la Virgen María, tu humilde esclava,
haga gratos a tus ojos, Señor,
estos dones que te presentamos llenos de respeto.
Por Jesucristo, nuestro Señor
PREFACIO
La Virgen María, madre y maestra, que estimula a sus hijos con amor y los instruye con su
ejemplo
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.
Que llenaste a la Santísima Virgen María
con la plenitud de los dones del Espíritu Santo,
para hacerla digna Madre y asociada al Redentor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
38
Enriquecida de esta manera,
buscó siempre tu voluntad
y la cumplió fielmente;
proclamó con alegría tu gran misericordia,
y se adhirió íntimamente a tu designio divino
de recapitular todas las cosas en Cristo.
Por él, los ángeles y los arcángeles
y todos los coros celestiales
celebran tu gloria,
unidos en común alegría.
Permítenos asociarnos a sus voces
cantando humildemente tu alabanza:
Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Jn 2.5


La madre de Jesús dijo a los sirvientes: «Haced lo que él diga».

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

A
l celebrar la memoria de santa María,
Madre del Buen Consejo,
hemos participado, Señor, de tus sacramentos;
concédenos conocer lo que te agrada y merecer la salvación por tu Hijo,
que nos diste, por medio de la Virgen, como Consejero admirable.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
39
LA VIRGEN MARÍA,
MADRE DEL AMOR HERMOSO
ANTÍFONA DE ENTRADA
Hijas de Sión, salid a ver a nuestra Reina, a la que alaban los astros de la mañana y cuya
belleza admiran el sol y la luna, y celebran todos los hijos de Dios.

O bien: Cf. Ct 6, 10; Lc 1, 42


Todo es hermoso y agradable en ti, Hija de Sión, hermosa como la luna y límpida como el
sol, bendita entre las mujeres.

ORACIÓN COLECTA

O
h Dios, con tu designio admirable,
hiciste que Jesucristo, el más bello de los hombres,
saliera de un tálamo virginal como el Esposo de la Iglesia;
concédenos, por intercesión de María, su Madre,
la alegría y la paz para todos los pueblos
e ilumina nuestros corazones con la luz de tu gracia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

S
eñor Dios,
en tu presencia resplandece toda hermosa la Virgen María, tu humilde sierva,
gloria de tu Hijo y compendio de virtudes;
concédenos procurar, como ella,
todo lo que es verdadero y noble,
para llegar un día ante ti,
fuente de toda belleza y autor del amor hermoso.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

I nterceda por nosotros, Señor,


la gloriosa Virgen María,
que, adornada con los dones del Espíritu Santo,
te agradó a ti y engendró para nosotros a tu Hijo Unigénito,
el más bello de los hombres,
para que, rechazando la fealdad del pecado,
busquemos sin cesar la belleza de la gracia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
40
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

T e pedimos, Señor, que nos sea provechosa


la ofrenda que te dedicamos,
para que, recorriendo con la Virgen María
el hermoso camino de la santidad,
nos renovemos con la participación en tu vida divina
y merezcamos llegar a la contemplación de tu gloria.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO
María es toda hermosa ejemplo
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias,
Padre santo,
siempre y en todo lugar,
y proclamar tu grandeza en esta conmemoración de la santísima Virgen María.
Ella fue hermosa en su concepción,
y, libre de toda mancha de pecado,
resplandece adornada con la luz de la gracia;
hermosa en su maternidad virginal,
por la cual derramó sobre el mundo el resplandor
de tu gloria, Jesucristo, tu Hijo,
salvador y hermano de todos nosotros;
hermosa en la pasión y muerte del Hijo,
vestida con la púrpura de su sangre,
como mansa cordera que padeció con el Cordero inocente,
recibiendo una nueva función de madre;
hermosa en la resurrección de Cristo,
con el que reina gloriosa,
después de haber participado en su victoria.
Por él,
los ángeles y los arcángeles
te adoran eternamente,
gozosos en tu presencia.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
41
Permítenos unirnos a sus voces
cantando tu alabanza:
Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cf. Jdt 11, 21


No hay mujer como ésta en toda la tierra en el aspecto y en la hermosura y en la sensatez de
sus palabras.
O bien: Sal 44 (45),3
En tus labios se derrama la gracia, el Señor te bendice eternamente.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

P
rotege, Señor, continuamente
a los que alimentas con tus sacramentos,
y a quienes has dado por madre a la Virgen María,
radiante de hermosura por sus virtudes,
concédenos avanzar por las sendas de la santidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
42
LA VIRGEN MARÍA,
MADRE DE LA SANTA ESPERANZA
ANTÍFONA DE ENTRADA
Salve, Virgen María, esperanza de los creyentes, tú ayudas a los que desesperan y confortas
a los que acuden a ti.

ORACIÓN COLECTA

O
h Dios, que nos concedes venerar a la Virgen María
como Madre de la santa esperanza,
concédenos, por su intercesión,
orientar nuestra esperanza hacia los bienes de arriba,
cumplir nuestra misión en la ciudad terrena
y recibir un día los bienes que la fe nos invita a esperar.
Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

S
eñor,
tú has querido que la Virgen santa María
brille en tu Iglesia como señal de esperanza segura;
concede a los afectados por el hastío de la vida
encontrar en ella aliento y consuelo,
y a los que desesperan de la salvación
fortaleza para levantarse.
Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

E scucha, Señor, la oración de tu pueblo


y acepta sus ofrendas, de manera que,
por intercesión de la Virgen María, Madre de tu Hijo,
todo deseo sea atendido y toda petición escuchada.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO
Santa María, modelo de esperanza sobrenatural
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
43
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
celebrarte con las más grandes alabanzas,
Señor, Padre santo,
que generosamente entregaste a Jesucristo al mundo
como autor de la salvación,
y le diste también a María
como modelo de sobrenatural esperanza.
Porque tu humilde esclava,
confió en ti plenamente:
concibió creyendo y alimentó esperando
al Hijo del hombre, anunciado por los profetas;
y, entregada por entero a la obra de la salvación,
fue hecha madre de todos los hombres.
Pero a la vez ella, fruto excelso de la redención,
es también hermana de todos los hijos de Adán,
que, caminando hacia la liberación plena,
miran a María como señal de esperanza segura
y de consuelo hasta que amanezca el día glorioso del Señor.
Por eso, unidos a los coros angélicos,
te aclamamos llenos de alegría:
Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Lc 1, 45
Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.
O bien: TI 2, 12-13
Llevemos ya desde ahora tina vida honrada y religiosa, aguardando la dicha que esperamos:
la aparición gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

A
limentados con los sacramentos de la salvación y de la fe,
te pedimos, Señor,
que, recordando con amor a la Virgen María,
Madre de la esperanza,
merezcamos participar con ella de tu amor divino.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
44
LA VIRGEN MARÍA,
MADRE Y MAESTRA ESPIRITUAL
ANTÍFONA DE ENTRADA SAL 33 (34), 12; Cf. Is 2, 3
Venid, hijos, escuchadme: os instruiré en el temor del Señor. Venid, subamos al monte del
Señor, y marcharemos por sus sendas.

ORACIÓN COLECTA

T
e suplicamos, Señor,
que la poderosa intercesión de la Virgen María,
nos ayude y nos haga llegar hasta Cristo,
monte de la salvación. Que vive y reina contigo

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

P or estos dones que te presentamos con alegría


santifica, Señor, a tus siervos,
instruidos en el ejemplo de la santísima Virgen
y amparados por su protección,
para que, cumpliendo fielmente las promesas bautismales,
te sirvan a ti y a los hermanos con un corazón sincero.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO
La Virgen María, madre y maestra, que estimula a sus hijos con amor y los instruye con su
ejemplo
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias,
Padre santo,
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno,
y alabar, bendecir y proclamar tu gloria
en la memoria de santa María, siempre Virgen.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
45
Que, asociada íntimamente al misterio de Cristo,
no cesa de engendrar nuevos hijos con la Iglesia,
a los que estimula con amor y atrae con su ejemplo,
para conducirlos a la caridad perfecta.
Ella es modelo de vida evangélica,
de ella nosotros aprendemos:
con su inspiración nos enseña a amarte sobre todas las cosas,
con su actitud nos invita a contemplar tu Palabra,
y con su corazón nos mueve a servir a los hermanos.
Por eso,
con todos los ángeles y santos, te alabamos,
proclamando sin cesar:
Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Lc 2, 19
María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

F
ortalecidos con el sacramento
del Cuerpo y de la Sangre de tu Hijo,
te suplicamos, Señor,
que la gracia de tu amor
nos disponga a imitar fielmente
las virtudes de la Santísima Virgen María.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
46
LA VIRGEN MARÍA,
MADRE Y MAESTRA ESPIRITUAL
ANTÍFONA DE ENTRADA
¡Salve, santa María, espejo sin mancha! En ti la Iglesia contempla la purísima imagen de su
gloria futura.
ORACIÓN COLECTA

O
h Dios,
por tu poder y tu bondad
la Virgen María, fruto excelso de la Redención,
brilla como imagen purísima de la Iglesia.
Concede a este pueblo tuyo que peregrina en la tierra
que, fijos sus ojos en ella,
siga fielmente a Cristo hasta que llegue a aquella plenitud de gloria
que ya contempla con gozo en Santa María.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Q
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
ue esta ofrenda que hemos dedicado a tu nombre
nos purifique, Señor,
y, de día en día, vaya conformando a tu Iglesia
según aquella imagen de Cristo,
que ya admira y ensalza en su Madre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
PREFACIO
La bienaventurada Virgen brilla como imagen futura de la gloria de la Iglesia
V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.
Porque has dado a tu Iglesia
como imagen purísima de la entrega materna
y de la gloria futura a la bienaventurada Virgen María.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
47
Ella es la virgen
que resplandece por la integridad de su fe;
la esposa,
unida a Cristo con el vínculo indisoluble del amor
y asociada a su pasión;
la madre,
fecunda por la acción del Espíritu Santo
y solícita por el bien de todos los hombres;
y la reina,
adornada con las joyas de las mejores virtudes,
vestida de sol, coronada de estrellas,
partícipe para siempre de la gloria de su Señor.
Por él, adoran los ángeles tu majestad,
alegres por siempre en tu presencia.
Permítenos asociarnos a sus voces
cantando tu alabanza:
Santo, Santo, Santo...
ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cf. Sab 7, 26
La Virgen María es reflejo de la luz eterna, espejo nítido de la actividad de Dios e imagen de
su bondad.
O bien: Lc 1, 31
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

C
oncede, Señor, a tu Iglesia
que, fortalecida con este sacramento,
recorra con entusiasmo los caminos del Evangelio,
hasta que pueda alcanzar la gozosa visión de la paz,
de la que ya goza para siempre
la Virgen María, tu humilde sierva.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
48
HIMNO A NUESTRA SEÑORA DEL VALLE
https://youtu.be/8QwAsGUB4ZY
Coro
Prez y gloria a la Virgen Sagrada
Que del Valle do reina el dolor
A la excelsa y divina morada
Surgió en alas de célico amor.

Estrofas
De terrible martirios emblema
Circundada de célica luz
En su áurea y hermosa diadema
Brilla enhiesta y serena la cruz.
La ama el nauta que el mar atraviesa
Y el labriego en su pobre heredad,
Los que luchan con brava entereza,
Los que sufren con blanda humildad.

El fulgor de su lumbre destella


A través de las nubes y el viento
Ora véspero o alba es la estrella
Mas radiante del vasto elemento.
Es del huérfano triste, clemencia;
Del dolor del proscrito, templanza;
Es del niño, la blanca inocencia;
Del anciano, la dulce esperanza.

Y del ser infeliz del precito


Extrañado de humano consuelo,
Es el faro inocente y bendito
Que lo enrumba camino del cielo.
Caridad es tu nombre más bello,
Fe circunda tu trono de luz,
La esperanza te da en un destello
El amor divinal de Jesús.

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
49
HIMNO A NUESTRA SEÑORA DEL VALLE

Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación


de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
50
Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación
de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
51
Subsidio Litúrgico para la preparación del Centenario de la Proclamación
de Nuestra Señora Del Valle como Patrona del Oriente Venezolano.
52