Está en la página 1de 2

Plan desarrollo Bogotá Le Corbusier

En la década de los años 50 Le Corbusier ideó un Plan para Bogotá, que hiciera de la
entonces pequeña y provinciana capital de Colombia un emblema en Latinoamérica del
movimiento moderno. Algunos de los planos, documentos y fotografías que registraron tanto su
proyecto como la situación de la ciudad en la época, estarán reunidos en dos exposiciones
simultaneas bajo el título Le Corbusier en Bogotá 1947 –1951abiertas desde el 21 de abril en
la Casa de Moneda del Banco de la República (El plan) y en el Museo de Bogotá (La
ciudad).

Charles-Edouard Jeanneret Gris (Chaux-de-Fonds, 1886 – París, 1965), más


conocido como Le Corbusier, es uno de los más polémicos creadores del
siglo XX. Autodidacta, dedicó su vida al aprendizaje de la arquitectura, el
urbanismo, las artes plásticas y la escritura. Con una obra magistral e
inabarcable, revolucionó cada uno de los campos donde experimentó. Es
una de las figuras que transformaron la arquitectura y el urbanismo del siglo
XX, y con unanimidad se lo ha reconocido como maestro en estas ramas del
conocimiento. Sin embargo, su legado ha sido ciegamente venerado y
odiado al mismo tiempo. La exposición Le Corbusier en Bogotá —con sus dos
apartados: La ciudad y El plan— busca continuar la reflexión sobre su obra,
desde la escala de un proyecto en particular.

La ciudad donde habitamos, en sus formas y estilos, en sus trazados y distribución espacial,
fue pensada por alguien, de cuya concepción se partió para materializar y crear, para que de la
nada, de un espacio relativamente desolado, naciera una ciudad donde empezarían a
entretejerse historias y vivencias humanas, cuyo devenir depende en alto grado de las
características del espacio donde ocurren.

Para la capital colombiana, tras la serie de periplos a ella y después de


consultas y análisis técnicos alimentados por otros teóricos europeos –todos
de la línea del Movimiento Moderno de arquitectura, del cualLe Corbusier es
digno representante–, planteó el Plan Piloto (o Plan Director), que proyectaba
una ciudad con características inéditas: un Centro Cívico, cuyo modelo se
reproduciría en los barrios; una red vial jerarquizada, base de la circulación
y de las composiciones intermedias; nuevos parámetros de zonificación, e
ideas de cómo integrar a la ciudad con la región circundante e incluso la
distante.

El Plan Piloto, a cargo de Le Corbusier, serviría de base para el diseño del Plan
Regulador, del cual eran responsables Sert y Wiener, y que profundizaba en
los detalles de ejecución del Plan Director. Es decir, mientras que el
Plan Piloto era el modelo, el Plan Regulador definía en detalle sus formas y
especificaba sus sistemas estructurales.

A pesar de que los planteamientos de Le Corbusier para Bogotá no fueron


cristalizados en su totalidad, su propuesta tuvo alto impacto en la
ciudad porque impulsó el análisis técnico y metodológico de quienes se
encargaron de la planeación urbana que vendría, además de convertirse en
importante fundamento teórico para los círculos académicos de la
arquitectura y el diseño en la ciudad. Fue, en últimas, un instrumento de
desarrollo resultado del examen de las condiciones formales de la
ciudad existente.