Está en la página 1de 3

Review

Reviewed Work(s): Psicología del pánico by Joost A. M. Merloo


Review by: José Sánchez Cano
Source: Revista española de la opinión pública, No. 6 (Oct. - Dec., 1966), pp. 501-502
Published by: Centro de Investigaciones Sociologicas
Stable URL: https://www.jstor.org/stable/40180734
Accessed: 09-03-2019 17:43 UTC

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide
range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and
facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at
https://about.jstor.org/terms

Centro de Investigaciones Sociologicas is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and


extend access to Revista española de la opinión pública

This content downloaded from 190.144.171.70 on Sat, 09 Mar 2019 17:43:12 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
NOTICIAS DE LIBROS

Joost A. M. Mbrloo: Psicología del pánico. Ediciones Hormé, S. A. E.


Buenos Aires, 1964, 147 págs.

El autor, profesor de Psiquiatría de la de ser hombre. Los traficantes del pá-


Universidad de Columbia, se ha pro- nico pretenden que el hombre se mueva
puesto, al escribir este interesante libro,mediante un conjunto de estímulos don-
mostrar la urgente necesidad que tiene de la inteligencia no se necesite para
planteada el hombre de nuestro tiempo vivir. Si consideramos el uso que de la
de "ver y diferenciar distintos estados guerra psicológica se ha hecho en los
de pánico", como premisa para un in- últimos treinta años, vemos que en casos
tento de comprensión y posterior venci-muy concretos se ha tratado de minar
miento. las soluciones que el hombre ha ido
acumulando para un entendimiento con
El sugestivo tema recibe un trata-
los demás, destruyendo su confianza en
miento, que en sus líneas generales po- los demás.
demos calificar de descriptivo, huyendo
deliberadamente de las implicaciones En Inglaterra se emplea la palabra
teóricas que supongan un acercamiento para indicar estados de "ansiedad indi-
a la "estructura individual del hombre". vidua], perturbación, pavor y sentimien-
Los modernos medios de comunica-
tos de inquietud".
ción de masas actúan a través de la El profesor Merloo analiza las impli-
propaganda, despertando la irracionali- caciones sociales de la palabra, las in-
dad latente en el hombre, y una vez dividuales y los transmisores y creadores
perdida la conciencia, la sociedad go- de pánicos ficticios.
bernada por sus emociones empieza a
sentir el miedo, que dará paso a la des- En el capítulo primero ilustra con
aparición de la racionalidad, a la entro- dramáticos ejemplos cómo se puede con-
nización del pánico. dicionar el pánico deteniéndolo repen-
tinamente y despertando en el hombre
La palabra "pánico" ha perdido su tal grado de preocupación y terror que,
primitivo significado de terror contagiosoante el temor reprimido, se desea el
y temor causado por una instancia su- peligro al repentino vacío.
perior no accesible por medios pura-
mente naturales. En la Europa conti- El pánico latente presupone toda una
nental, desplazada la divinidad, sirve teoría de justificaciones y explicaciones
para expresar emociones colectivas de para explicar el temor y la pérdida de
miedo, angustia, perplejidad, terror y todo sentimiento social. Las defensas in-
horror. La estrategia de los planifica- hibidas, hipertrofiadas, reaccionan gra-
dores del terror y el pánico se basa dualmente y se colocan frente al peligro
esencialmente en la destrucción del es- de forma que la resistencia resulte ade-
píritu del individuo. cuada.

El hombre, a diferencia del animal, El pánico anticipatorio es como un


autocastigo. Se producen todo tipo de
que es pura biología, recibe unos patro-
nes de conducta que lo humanizan. El perturbaciones psicosomáticas y se reac-
hombre necesita de los otros hombres, ciona, según el autor, no para vencer
Así, pues, el hombre tiene mundo cul- sino sólo pan* desahogar el temor acu-
tural y social necesario para su tarea mulado.

501

This content downloaded from 190.144.171.70 on Sat, 09 Mar 2019 17:43:12 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
NOTICIAS DE LIBROS

La cualidad paradójica del pánicoLare- humanidad, concluye el autor, ne-


side, en opinión de Merloo, en que cesita por
revivir nuevamente. La misión de
un lado, el hombre se hace más cruel, estadistas y psicólogos debe concentrarse
incontrolado y destructor; por otro, más en "percibir el impulso de la humanidad
pasivo, inhibido y paralizado.
hacia la catástrofe y sus tendencias
El hombre moderno ha racionalizado
suicidas y combatirlas. De otro modo,
las visiones apocalípticas de la Edad
el mundo esperará resignadamente la
Media y mezclando el fatalismo y el
cinismo dice a menudo: UE1 viejo con- catástrofe que teme y prevé".
tinente está terminado. Estamos en de-
cadencia". José Sánchez Cano.

Stanley Schachter : Psicología de la afiliación. Ed. Paidos. Buenos Aires,


1966, 155 págs.

El presente libro nos ofrece los re- riables puedan ser controladas... y la
sultados de una serie de investigaciones impresionante maestría metodológica
experimentales sobre los determinantes - tan característica de los más desta-
de la tendencia afiliativa. Inicialmente la cados discípulos de Lewin (Fesstinger
problemática que se plantea el autor es: es, quizá, el ejemplo más notorio), que
¿Por qué los hombres prefieren la com- nos muestra Schachter. Porque no cabe
pañía a la soledad? ¿En qué condiciones duda de que su libro es un buen ejem-
prefiere el hombre estar con otros hom- plo de la fecundidad teórica a que pue-
bres a estar solo? ¿Existe una tendencia de conducir la investigación empírica
genérica a estar con otros, o es esta (lo que Merton llama Serendifnty Pat-
tendencia específicamente direccional? tern). Concretamente, al investigar las
Como puede verse, lo novedoso de este relaciones de la ansiedad con la tenden-
libro no es su temática sino la forma cia afiliativa se encuentra Schachter con
rigurosamente experimental de abordar- que una variable que él no había tenido
la. Tanto la sabiduría popular como en cuenta puede explicar gran parte de
otras fuentes del conocimiento han in- la varianza: la posición ordinal del na-
tentado ofrecer soluciones a esta gama cimiento. Tal hallazgo le permite - ade-
de problemas. Sin embargo, son pocos más de un mayor refinamiento teóri-
los estudios sistemáticos que se hayan co - llegar a resultados coherentes con
propuesto llegar a conclusiones por vía los de otros estudios más próximos a la
experimental. Esta escasez está en gran vida real (estudios sobre socialización,
medida justificada, dada la complejidad alcoholismo, psicoterapia, etc.), y de es-
del tema para ser analizado experimen- te modo ampliar el ámbito posible de
talmente. Al lector le resultará patente, su generalizabilidad.
cuando se adentre por las intrincadas Por lo que respecta a los resultados,
páginas del libro de Schachter, la enor- pueden resumirse así:
me sagacidad para el diseño experimen- 1. La tendencia afiliativa está positi-
tal necesaria para reducir todo un po- vamente relacionada con los estados de
sible engranaje de relaciones a unas ansiedad y hambre.
cuantas variables, para crear en el la- 2. La relación entre ansiedad y ten-
boratorio situaciones en que esas va- dencia afiliativa es independiente de la

502

This content downloaded from 190.144.171.70 on Sat, 09 Mar 2019 17:43:12 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms

También podría gustarte