Está en la página 1de 357

f

Biografía y nacióen 1948en Génova vivió Burnside Patrick en su juventud el SudTirolitalianoTrascursar como en arquitectura, la décadadel 70 trabajÓ y periodista el diariogenovésll Lavoro en la en trabajo del Gazzetta Lunedi.En la década siguiente en free lancey se especializó la investigación y política asesoróa otrosautoresen y investigaciones sobremafia,masoneria brigadas y con el ocultas rojasy negras, sus relaciones oooer.

Patrick Burnside El escape Hitler de
Su vida invisible en la Argentina Las conexionescon Evita v perón

$

ú o *

ín d ice

Introducción

17

CAPITULOI
U n cura de montaña, C orncl i us S i cher - E l vi .rj c ¡ C hi l e - Las rc l aci ones S i cher-C rnari s 7l

CAPITULOil
P ruebas i nconsi stentes - Testi moni o dc E ri ch H ei z K empk a - E l i nforme Trevor-R oper - La hi srori a ofi ci osa: el sui ci di o de A dol f H i tl cr-Testi moni o de K arnau .......-.................... z8 CAPITULO ilI

Testimonio de I Ieinz Linge - J'estimonio de Otto Gunschc - Orros testi gos Mansfel d y Fl osfbeck - Mi tos de The Last D a y s of I l i tl er - La Lei bstandarte S S A dol f I Ii tl er, su i deol ogía - Otras i nv c s ri geci ones - L)i sti ntos anunci os cl e l a muc¡te dc H i tl er - D ec l arac i ones dc S tal i n - E i scnhow er y otras - S tal i n/Fl i tl er -E l perfi l s i c o l ógi co de I Ii tl cr v dc [:r'.r .. ]) CAPTTULO fV C oncl usi onesde Wi l l i am S chi rer y A l l an B ul i ock - .¡ hr:¡on¡ c ontada por l Ienry Rathenau - La versión de Ivan Klimenko cicl '\ct:rs cjército rojo, r945 - Besymensky, versión oficiosa soviética - Las eutopsias dc los Goebbels, I'litler y Eva - La prótesis dental de Hitler El testigo Mengenhausenn - Difcrcncias enrre testimonios - Nuevas decla¡aciones - Operación Mythos ................ 52

CAPITULOV
Reuniónent¡ellanna Reitsch,llansRudel,Otto SkorzenyyRitter von Greim - Díaszo al z4 de abril en el bunker:Reunióncon H. Rudel.56 cumpleaños I litler. Lleganlos Goebbels Telegrade ma de Hermann Goering- Albert Spcer- Cartade EvaBraunr su herm¡n¡ 67

9

CAPITULOVI El el )1:rs:-1 al z8 de abril:Bombardean Obersalzberg. vuelo deVon BerLos desaparece. ¡usosrodean a I ¡eim v Reitsch Berlín.Fegelein Disrribucióndeveneno fi.re 77 lín. Fegelein ha11¡do. CAPITUTOVII deDiesz8 al 3o de abril:Traicíónde Himmler. M,Iler y Fegelein B. a C¡rtas de los Goebbels su hijo. Llegael sargento srparecen. de Testamento I litler. Matrimonio de Adolf t Iitler y Eva Braun. despede En de Primerdespedida l-iitle¡. busca bencin¡.Segunda a a de dida.Lasúplica MagdaGoebbels Hitler.Trasladan la pareja . . 86 Hitl e r a los jardi n e s

CAPITUTOXI Seentrega tambiénel U-Boote 977- Ladislao Szabó la Ar.::: y da Alemana- El almiranteByrd y su expedición Ladenuncia _ :. David Ef¡on - La Patagonia Lasdenuncias En¡iqueDickman de - Los planesimperialistas ¡lem¡ncs sobreSudamé¡ica La pata_ _ goniachilenr - Loscolonos alemanes .............. 174 CAPITUTOXII Lasprimerasraíces la penetración de nazien Argentina_ Lasescuelasalemanas Chile,Argenrinay Uruguay_ Losnacistas en chilenos - Lasfuerzas armadas chilenas Lasempresas alemanas Argentien na - Lasdenuncias diputadoDickn.ran El informe sobree'ípro_ _ del yecto de anexiónde la Patagonia. Lasacusaciones naziscontraEfron - El ataque Videla Dorma a Dickman y'Iaborda - Comienzala pue_ de rra en Europa- El Grafspeeen el Atlíntico sur _ Langdorff_ LJ in_ tern¡ciónde losmarinos GrefSpee... ...... ....... ............... del ._. :'44 CAPITULOXIII EIpresidenteO_rtiz delegrla presidencia Castillo_ Roosevelr a y la LonterencirIntern¡cionalde Río de janeiro_ Casrilloanula el compromisode Ruiz Guiñ¡zú - Lasprimerashuidasde los internadosdel Gref Spee- Aparece GOU - El lídernacionalista el juan , C a r l o sC o y e n e c h c N o m b r e m i e n t od e l g e n c r a lR J m l r czcr ¡ n 1 ,, m i n i s t ¡ o d c G u e ¡ r a- G o v ¡ ¡ 1 ¡ ¡ ¡ '"t , n l l , , r l i n- ( , r , 1 r , , r - : - , ., - . :.

CAPITULOVIII
Días 3o de abril al z de mayo: El nombramiento de Doeni¿. La tregua para parlam e n t a r . L a c s p e r a .E l su icid io d e lo s Go e b b e ls.Re n d ici ón del gene r a l W e i d l i n g . C o m cn ta r io s tr a s co n d e co r a r ¡ Ru dcl y l e s olic it ud d e I I i t l e r . E l c n t r e n ¡ m ie n to d e Ha n n a Re itsch . E I hel i c ópt ero. L o s ¡ r i l o t o s d i s p o nib le s. Vo n Gr cim n o m b r a d o ie f c de l ¡s f úerz . ls¡ ó r c ¡ s . S c p o n e e n m a r ch a e l p la n d e e va sió n Bo r m a nn v Coebbc l s , p i l a r e s f u n d ¡ mcn ta le s - Ei a b a n d o n o y e l su icidi o dc los Coe b b e l s

97 CAPITULOIX

de El armadode la muc¡te fraguada Los testamentos Hitler - La de referentes casamiento al cartade MasdaGoebbels Razones llitler - La silida de Reitich - Detalles del relato de Gunschecn los últimos minutos - Los r7o litros de bencina- Losrestosdel supiloto Jurpucsto Storchde Reitschy 1ode un Ju 5z - El sargento deteprisione¡a Skorzeny B. gc.n Bosser El ingeniero - Reitsch r o8 rido - Von Greim sesuicida CAPITULOX su lcnzo Z¡nasi - otto Nagel, ar¡iboa Areentinaen submarinol',.r¡l Doenitz,)efede gobierno- KG zoo- El final de Himmlcr - El ::rersch - KGB - El inforrne ruso sobrela huida dc Hitler - Los dc . -.'nr¿rinos Los XXI - El fin de los submarinos Doenitz - El :-:r.r.rntcDoenitz - Le rcndicióndel U-Boote 5jo en la tt¡senat22

A rgenti na, R emírez prosi Jtntc. - I-r:,,:.,.. --:.,.--: cretari o de Trabaj o y P revi si ón - F¡¡ :c. f,i : : r -: si dente y mi ni stro de Guerr¡ - R eunrones en -.i c. hof - Reunión en Estraburgo, Maison Rouge cn el mundo - E mprcsas el em.rnJsen A rgeni i nr ti dos ................

CAPITUTOXTV Cómo empieza Segunda la GuerraMundial - Diplomacia parano clesenc¡dcnarlaNevillc Flenderson Rober iloulond¡e - Los primerosdos añosde guerra- Los prep.rrativos paraun plan de evasión- Ei tenienteWilhelm Can,tris el Dresden- El Dres_ en den en la costapatagónicf, argenrinay chilena - Batallade Co¡onel - Batalla Falkland Lahuid¡ del Dr_.sden Loscolonos alemanesayudanal Dresden- El marino Albert pasels Oelckers cl en fiordoQuintupeu - El Dresdcnen el rrchipiehgode Juan Fcnr.in-

7dez - S u h u n d i m i e n t o e n l a isla ch Rtr b ir r so n Cr u so e - L a in te rnac ión de l o s m a r i n o s d e l Dr e sd e n e n l.i i.l.r tl- u ir iq u in r , Co n cep164 ..............

CAPITUTO XV y F leisch er l:rsfug as - El t es t im onio I i' : : : : ' : r Kr ¡ us e s obr el a huida de Ca na ris- Wie der hold y Bar i) o. ; : . : : l dir ¡ io del p r o fesorStange- El fundo Eggers- El paso I'.: . . ---.rc l.a Sendade r-;lil¿v Argentina lasHer¡aduras- PuertoBaratta- Lr socie'd.-,.: S¡Il - LuisVon Bulow y SanRamón - Niebuhr - ir"-:.'::,r Antonio Mitre - Ei rel:':.,' ,lc ReedRo- Lahusen- El ba¡coPresidente e srs - E l mayor von Bu low del I I I B - El ingr es' - : . C. r t r r r is n c l alemin. tr:llr'¡tc coroncl ts!)iontrje l-l jcfe del ServicioSec¡eto .. ..... r77 \\ rlh c L \ Ic,rl-11 rrr CAPITULOXVI cle Unidos Escucl.l sub.--::s .n trledrid- Can¡risen Estados subm¿¡iltos- Tcrmine ie gucr¡a- Las ::'.-..:rnistas - Coln¡ndantec1e de maniobras Nicolei - La ¡enttnciade Ludertdorff L.rsrtcesión ,1e Groncr Fl ¡,¡rité su pc r iors ec r et o f ' lit ler s c ins c r ibcen e l :. : -i: ::'-':.rrpolí t ic o- Elput s c hdc r gz o K: r p¡ - I ( c r r - t . S asc endido Canar is ingr c s r¡ l Sc ¡ r ' ic i o e i ' -.:-.:- -:n :rris y ::.: - - lncuentro con von Katzener von Bretlorv [1 r'rrice Jadc pon - EI Etappendicnst Lasvacaciones C¡n.rrisct'r -\rgentina .... rS5 - Ei mantlodel Schlesien CAPMUTOXVII El triunfo de los nazisen las elecciones Muc'¡tcrie i Irnclcnburg v Asume Flitler - FranzvonPapenvicecancillc¡C.',:r¡¡is Flcischc¡ jcM¡x votr Sci:lll¡1¡- C:rneris Lafuga cn El Tinto - [,] comandante fe de los Sc¡viciosSecretos Sun Tzu - EI Ab,.i'.':r: I I¡ns Oster \\'-riki¡i¡ - El atent¡suspendido El ¡1:r;-. Fleydrich- Jodl- Caneris - La t9+ dc do a Hitler - Schellembers cletención C rn.r¡is CAPITULO XVIII C¡narisy la Gestapocn Flossemburg Ltrn.liney De Avola - EI dc y encuentrocon Kaltenbrunner- I-¿t-jtcr.rcion Cenaris Bonhoffe¡ - El cli¡rio dc Canrris- El Princi¡r-tlc'M¡cl.ri¡velli El pa205 drc C ornclius Sich cr ..... . . . . . . . .

CAPITUTOXIx Las¡edesde Canaris Argentinay Chile - Lascostas en parago:-.:::. LasListas Negras Losex tripulantes Dresden Hugo Weber- -. del huidade von Schmidt- RicharzShenk- El barcoTinto - Oelckers Flcische¡ El Schlesien la Patagonia perrolera en Asrra - Empresas patagónicas: Lahusen LaAnónima de Braun- Albert pagels Ladey nunciade Fernández Artucio - Lascompañías Lahusen............... 2to CAPITUTOXX Losinternados Grafspee- El capitán del Ascher- Lashuidasdesde Bariloche haciaChile - Lashuid¡s de Kummer, Mumm, Riekebergy Schwebcke Denunciade la Comisión Investigadora El capitánNiebuhr- El c.rpitán Kay - Continúanlashuidasde los internados Gr.rfSpee- El manejode los internados Reabasdel tecimientos subma¡inos El fiordo Quintupeu - IJecky Rende singhoff- L¡ f¡milia Stange- El diputado Santander su docuy mentación - L.r Embajada Alemania en BuenosAires - Las de p,rrtidrs e ¡oker devon Therm¡nn d ,11 CAPITULOXXI Von Thcrmann- y Schaumburg-Lippe Lasrnaniot¡ras Abwehr clel de Canaris la Argenrina Lospagos CachcPiran,Viancarlos, en a von der Becke¡juan Domingo Peróny EvaDuarte- S¿r-rstctle - |Jicbuhr - Me1'nem Schulz l l¡usru¡nn, lil gcner.rl r -:1 F¡ur¡cl I .rl)i(,.i.rr'rr . , C O U - B u e n o s i r e s , t n , . r o l c 1 ¡ ', '¡ . 1 ¡r -t l i ¡ r c : ,, - ,i - .:,::- ..:: ;.c A t tl vertidos- Laspropicdadcs rlem¡n.tsen ¡\rqL-nrin¡ Losr.¿iores comparados Llao-Ll¡oy autosimportados- Losvueloscl¡ndestinos de Rudely Reitsch- EI gcneralPistarini- Ludwig Freude- El collarde brillantes- Gerdavon Arensdorff- EvaDuartc - Silv¡no Santander y Waltervon Simon ................ ................................... 22\ CAPITULOXXII SilvanoSantander Niebuhry susagentes Reidstch por Reitsch - KG zoo - Radicalcs peronistas SirnonWiesenth¡l y el Oro y Nazi - Losdepósitos Suizr - Declaración senador en del Alfonse D'Arn¡to - L¡s cuentas inectivas ElanSteimberg RubénBeraja - Wider y S:rmuels Chile - Eizenstat Slaney El LibroAzul en y - El info¡mc nortc¡mc¡icano EvaDuartey JuanDomingo Perón - Stiebert le baronesrKaulla- Nicol¡i v F¡lrlcin Doktor/lvf,rt.r y I Iari - C¡narisy Ev¡ Du¡rtc
12

7
CAPITULOXXTII LosToldos - Peroniia Nuñez - La madre de Eva,luana Ibarguren - EI padrede Eva,luan Duarte - La joven Eva - LosToldos - Junín - CarlosRosset- Los oligarcas BuenosAires - Radioy teatroy Una muierzuela Abel Posse la hija de Eva- Anne MarieHeinde rich - Imbert - Peróny Eva - La Pródiga- La casa Belgrano...-............244 Ludwig Freude ............ CAPITULOXXVII La búsquedade los submarinos- Faragoy su historia - .:.: : =: math y la SIDE - Freude,Peróny los capitales nazis - La ex: =dición a Caietade los Lo¡os- El U-Boote XXI hundido - La qobernaciónmilitar en Chubut y SantaCruz - La petroleraAitra - Espionaje, entrenamientoy abastecimiento El submarinista Ilerman Wolf - El Waffen SSMaes- Los nazis en Bariloche - El SS E¡ik Priebke- El historiadorRicardoVallmitjana - Bahía Camarones SanCayetano- Estancia península- poppe La y los reabastecimientos submarinos- Finn Olsen - Estancia de SantaElena- La Armada Argentina y el submarino de puerto Huevo - La expediciónordenada por Menem y la investigación C E A N A - P u e r t oH u e v o . . . . . . . . . . . ...................... 287 CAPITULOXXVII DesdeCamarones haciaEsquel- LasPlumas- La ruta 4o - La estanciaSanRamón - La historiade la propiedad- SchaumburgLippe - Von Bulow - Lahusen- SanRamón hoy - Bariloche entonces- Su historia - Los pioneros- El presidentede parques ExequielBustillo - El arquitectoAlejandroBustillo - El hotel LlaoLlao- Aeropuertoen SanRamón - Meiling y Rudel- La Senda de la Herradu¡a- Villa la Angostura - El brazo Ultima Esperanza El testigo Ampelio Riverti - Inalco

CAPITULOXruV
JuanDomingo Perón - Lobos - La familia Perón en Cabo Raso de Puerto Camarones Au¡elia Tizón, primer esposa Perón - Pemilitar en Chile - Muere la señoraPerón- Lamisión rón agregado en secreta la Patagonia El viaje a Europa- Italia y Benito Mussolini - Alemania y el GOU - El generalRamírez - El generalFarrel 255 ...................... - Evay Perón,debuten sociedad CAPITULOXXV Menem y los arde L¡ situaciónestratégica la Patagonia Postner, nazisen l:rArgcntin.r- Hcinrich Do¡gey Richard chivossecretos von Leute- Loscnvíosde oro v divisas- El informe Pujol - Lacoa nexión Freude- Cuentas nombrede Peróny Evita- Los envíos de submarinosde Kaltenbrunner - La estanciaLahusen- Un desembarque Avistajesde submarinos- Detención de Maximiliana Oshats - La estanciaMoromar - Un submarino en SanAntonio Oeste- Otros avistajes Losinformes de la Armada Argentina - Kristénsseny La OperaciónPatagonia El capiún Monasterioy su historia - El mecánicoPaulovsky- La central - Los traslados............ La parejarleYugoslavos "63 CAPITULOXXVI El capitánMonasterio- CaletaOlivir - La tumba deJuanPaulovspatagónicas Los subma¡inosdel golfo SanMaki - Lasestancias de tías - El rescate CarlosMassey- El testimonio de Diego Ginaca - El testimonio de Ma¡io Chironi - Los testimoniosGenaro y Ullú¡, Vidal Pereira GiselaBochi de Paesani El buzo Tony Brodel chadoy la botellade cerveza Dresden- El Seydliz- El testimoWittschtadt - Las nio de Antonio Rivera - El gerentede Lahusen, y filiacionesde los inmigrantes - La estanciala Madreselva testimonio de lrma Stabile- Villa Bremen - La foto del subma¡ino
hundi d o e n C a l e t a d e l os L o r o s - Cr istia n Bu n so w .. ... 275

CAPITULOXXIX
Villa la Angostura- La historiade Inalco- Ei io¡e \ ' S - Ba¡atta r. Capraro- El hijo de Caprarohereday vende Inalco - Enrique GaicíaMerou - Cumelén - ExequielBustillo y Bariloche- El arq.AlejandroBustilloy su historia- Inalcoinaccesible ..................... ?18 GAPITULOXXX El arq.Alejandro Bustillo - La ro¡re estudio y el estilo de Bustiilo - Renunciade ExeqielBustillo - Inalco inaccesible Un reco¡tede Austria en los Andes - El testigoColetti - El testigoSantiago Huaiquil - La pistolade oro - La Sendade la He¡¡adura- El iarro de cervezade Udet y el de Rudel - La pistoladoradade luttner - Los hijos de Eichmanncon lurtner - Inalcohoy - El testigoDomingo
Soto - La comparación Inalco/Berghof

11

15

I

CAPMUTOXXXI Peróninstalaun cuartelen Bariloche Losuniformesnazis- Perón y Eva- La detenciónde Perón- LaRevolucióndel r7 de octubre- El de cerrificado nacimientode Eva- El matrimonio PerónDuarte - El Lib¡oAzul - Perónpresidente Evit¡ r'el estiloErnst - El viajea Eudel ropa - Onassis- Suizay susbanqul'r()s L¡ collf-e¡encia Cenrro
Simon Wiesenthal - El oro nazr

queleto de Boi.nnnn - Soggnees- L¡s siete muert¿ -< : -. casoFar¡so - L¡ S ID E - E 1pasaportc ormann, Un ¡rei t:, ,. B b¡a de I Ii tl er - A dol f I {i tl er, el ti ti ri tero pasó a se r títere ........... :

CAPITULO XXXVT E l O b e r s a l z b c r g E l B e r g h o f - L o s r l u . r a l l c- l .¡ u r b a ¡ r i za ci ó n s Bo¡rn¡nn - L¡ vicl¡ cn cl Obers¡lzberg El m¡l de P¡rkinson- El m ¿ l d e B a s e d o r v S í n t o m ¡ sd e i . rt n f c r m c r l ¡ <l- In ¡ l ¡ o 1 'sur n i croclim.r j ó9 CAPITULOXXXUI Inalcoy sus huéspedes Bariloche, s¡ntuario nazi - Losvisit¡ntes nazisde Bariloche Los h.rbit¿ntr:s nazisde Bariloche [ricl'r PrieLke Leca¡t¡ dc Koops/ Malcr,Arriba Canaris! Un infilt¡a, Co,YaronSvor¡v- Malcry Priebkc El tcstimt¡lrio Colotnbo I Ii tlcr en cl ¡rarquc los Akrces , ll.ltestimoniodc l(osakon'ski,Iidc I tlcr cn Cholil¡ - RurchCrssidvv Sunclance - ll tcstimor-rio Kid clc Brunislav¿ Kitajgrodzki Koscbc.k dc 399

..

.. . 33s

CAPITULOXXXII de Apold y el personaje Evit¡ - L¡s medidrsdemagógicasLapolítica populista - La deudaextern¿ - Lafórmula PerónPerón- Evipresi- El ta enferma- Racliaciones último discurso- Lasegunda denciade Perón - El libro La ¡azón de mi vida - Muere Evita encSilvanoSantander El gobierno"adquiere"laspropiedades y alemanas susactivos Inmigracióncalificamigas- Sociedades y da - Pasaportes cédulas LacomisiónPeralta Los Freude- Los ' 3+6 miembrosde l.rcomisiónde innrigr;rción CAPITULOXXXIII d l-¡ s¡litl¡ d c Euro p:rt lc los ¡ l' lz is Lasor g; r niz r c iones e h u i d a - ODESSA - El\'.rticeno- E) obis poHudal - El inf or m e L a V i s ta -Walter Rauff y su organización Rauff y la DINA - Coloni''r Dignidad -La isla del Delta - Los nazis en el gobierno de Adenauer - Hans Rudel en lf, Argentina - Lascartasde Rudel - KG de 20o-'Rudelen Bariloche- Trayectoria Skorzeny- Gallandy los Pulqui - Los científicosTank y Richter - La estafaatómicf,

CAPITULOXXXVIII
L¡ nruerte dr- lvit¡ L¡ c¡íd¡ dc Pcrcin - Las nrucrtcs clc Dorgc, von Leutc',St,rudt, Irreuclc- El lr.r.rncjode los c:r¡rit.rlcs nezis - Orto Skor zcnyy E vi ta L¡ mtrcrtc dcl htrrn¡no dc E vi ta - [,aA rgenri n¡ s c tl c .rrul nl ..t - L¡ R cvol uci on l -i l .ert.,.dor¡ [l cxi l i o de P c rón - ]l l tes ti nri , ni o dc María F.rl círn el i ^rri ri c I:l tcsti l ¡roni r¡ ri c (' r* .1.1.¡ .i ,-5l .lnr ;.r cl i I dc Lego B l ¡nco - Fl i tl crcl l v{.rrcl cl .rtr - i :l tüsti nr,rni o c 1c .¡n¿n I'i IIc Ancín cn Mar del Plata - Las parejas Pavelic y I litler ..,...........-..... 4o9

.. . CAPITULOXXXTV

3;5

CAPITULOXXXIX
L¡ historia de Antc Pevelic - Licio Gelli y cl gran robo del tesoro yugoslavo - El testimonio de Fclis¡ Alsina Carriho , El tenientc piloto A l brccht B oehme - U n¡ vi si ta de I l i tl er - K G zo c ¡- E l tres l ¿do dc l cuerpo de I{itlc¡ - Rccor¡icndo Ia Patrgonia busc,rndo l¡ última moreda - El lego ArSentino - El C¡l¡f¡te - Ll glaciar Perito Morcno - L¡ estancia La Anit¡ - Alta Vista - Br¡un v Stinicic - El libro de exrr¡n-

E l p r e s i d e n t e M e n c m y la d o cu m e n ta ció n d c 1 o scr im in a l es n¡zi s - El D r . M c n g e l e c n B ar ilo ch e - L o s te stig o s Ca ló - El ce so E l doc y el t e s t i g o A r k o - M e n g e le y Pe r ó n - Eich m a n n e n Ba r iloche - E l M os s a d y s u c a p t u r a - L o s a lto s o ficia le s q u e lle g a r o n a la A rgentina y Fegelein - La DAIA y el Proyecto Testirnonio - Los judios en Arge n t i n a - L a b o m b a e n la e m b a jr d .r y cn l;r AM IA - I- os mi ni s..........371

jeríades:rparccidoMauricioIJr.run Lr hipótcsissuiz.r -

42c'

CAPITULOXXXV
El mistcrioso Martin Borlrt.rnn - Condenado en contumrci.r - ¿[n América del Sur? - La historia cle Besymensky - Se encucntra el es-

CAPITULO Xt
Diílogo co¡r I I¡ns M.rlcr - Entrevista con Wilfred abogado B i enchi - U l ti nro cl i íl o¡l o con Mal e¡ vr¡n C)."'t'n- I :

16

L

p,
e. Conc1u-sioir Conllr::". :.

........................... 443 ... ' .......... ....... 447 ..........-...... ... 475

ln tr o d u cció n

(--. '
¡ qulen : . e n c i a d e l o s r an g o s o ficia le s gr¿fía

477
................. 481

483

Estelibro, si bien nació como el deseoinicial de verisólo una posibilidatl histórica, terminó con la re' :.-.r <:rrode una época;como decíami profesor de litera' . , .{ 1¡hisro¡l.r se Ie pueden añadir nuevos renglones. escribirloparaque lasgeneraciones futuras no l'.Lise , r:'rr.ln aprendiendodesdela escuela otro mito más. La nrstoria,desdela épocade laspirámides,estáplagadade ei l os. Revisar el caso Hitler es relativamente simple dado que sólo ha pasadomedio siglo desdelos hechos, hay muchísima documentaciónsemiolvidada todavíatesy tigos vivientes- No sería difícil corregir oficialmente unos errores. Ser historiador o investigadorno avalapor sí mismo pero no nre un libro. Empecétomando un año sabírtico, al canzó paraacabarmii nvesti gaci ón r' ¡ iler - oiisz. i. r v Cc.rnsrdero que casi mil díasviajando por la Patagonia. lo resultantede estainvestigaciónno seríaútil quedándoserrasun escritorio,rodeadosólo poruna biblioteca, aunquerica en libros y documentos raros, Conduje mi búsquedacomo una investigaciónpolicial, tuve que hacerme detective. Si bien transcurrieron más de cincuentaaños,pude hacerloapoyándomeen lo relatadoy publicado en más de cien libros, algunos de ellos poco o nada conocidos; también me aylrdaron mucho los archivos de prensay sus viejos télex. El visualizare interpretar fotos fue tan importante como la investigación campo,el recorrerparajes alejados e-sv de cuchar viejos cuentos, rastreandoancianostestigoi ¿.
lal

r8

I

Dos dí asdes pués, l te n i e n te g e n e ra lBe d e l lS m i th, e jefe de tropasdel generalEisenhoweren l¡ invasión europea y quien posteriormente fuera director de la CiA, compartió públicamente el pensamiento de su comandante en jefe declarandoqte "ningln serhumano puede decir de forma concluvente que Hitler murió".

En t r e dec lar ac ion e s ,u d a sy s o s p e c h a se l z 9 d e di , d ci e mb r e de r 945, de s d ee i C u a rte l Ge n e ra l d e l ' fercer Ej é rc it o nor t eam er i c a n oe n N ü re n b e rg , s e a n u n c i ó e1 h rl l r z go dc l t es t am e n to e A d o l f H i tl e r y s u ¡c ta d e mad ::i -:',. 1: , ¡ c on I : t ' ¡ Br¡u n , u n ¡ c i rc u n s t¡n c i ¡ h a s t a ese :r: -::r: nt o . les c onoc i d a o r to d o s . p .r,1 siguientelasautoridades ciía publicaronel texto de r¡.nbospapelesy detallaron que en total se trataba de cu¡tro documentos:el testamentoprivado, el testamento político, una nota de Goebbelsy el certificadomatrimonial de Hitler con Eva Braun. Según declaróentoncesun oficial del servicio de inteligenciabritánico, Ios documentos los entregó espontáneamente mensaun jero. Sucesivamente Trevor-Roper aclarará con su estilo tajante: "Fue el gárrulo periodista Lorenz quien con su vanidad e indiscreción, hizo que fuera posible el descubrimiento de tan irnportantes documentos"." L o s inv es t igador e s n g l o a m e ri c a n o smá s q u e al ea , grarseo ironizar, bab¡ían debido preocuprrse,preguntándoseporqgl no fueron entregados antesestosdocumentos, que salieronde Berlín con grandesdificultades y que nunca llegaron a su destino, las manos de Doenitz. Parece más bien que Lorenz los entregó para probar i n d i re c t am ent ela m u e rte d e H i tl e r, e n v i a d o e x p resaq6

-rnente paracotejarlas declaraciones rusasy ponei .-'. . labra fin a las dudrs del último semestrecle1945. Fue una buenajugaday logró el resuitadoque buscrba, era 1o que les faltabapsicoiógicamenre los aliados ¡ occidentalespara seguirnegando las declaraciones rusasy reafirmar el informe británico del cual prensae investigadores aliadosdudaban. Pero en el testamento político se podían leer frases .lel tipo: "No caeré pocierdel enemigo"y'Seh¡ semen brado la semilla que crecerá algún día en la historia de Alemania h¡sr¡ e/ gloriosct resurgintientc¡ del ntavimiento nacio nal so cial ista".tz Durante el procesode Ni,irenberg, que habíacomenzado el zo de noviembre, también habían surgido indiciosde que el ex dictadornazi habíalogradohuir. El nortc¡mericano Torey, ayuciante fiscal Robert Jackson, del habíadeclarado que a su juicio eramuy probableque Hi:ier siguieravivo. Parecidopensantientotuvo el jefe del C onsej o Judi ci al de l os E stados U ni dos, Thom as J. j odd, di j o que entrel os j uecc' s nguno puede¡ f ir nr ¡ r ni está -,r.re muerto. l v{enos un año de:;pues, r7 de r,ctubrede r 946, de cl . Jír siguientede ejecr.rtar rnuerte ¡ los diez condena¡ - ,s,W i l l i am J. H ei ml i ch, ex j efe dei servi ci ode int elien -.ncia de las fuerzasnorteamericanas Berlín, decla' ttu€ estuvo a cargo de determinar lo que le había l: rido a ]-litle¡ y, tras una exhaustivainvestigación, . :'.Jporte fue sintético "No hay evidencias másallá de : r)¡e.s 1)¡¡¿apo¡'ar la teoría del suicidio de Hitler". Los . :!' \porrsal esque transmi ti eron sus declar r ciones - - . :.rron que lo cxpresadopor éstedebíaconsiderarse -..r ¡rorel .rltocargoque ocupaba.Heimlich, tenien:' rnel , ;rbandonósu cargo para desem peñr r un . -:, ci r,' i len el sobi erno rni l i tar cl eB erl ín; ant esh: r -

b ía d ¡dc ' un buen pa n o r.l mad e c ó n ro e s t¡b a nl a s cosas conal decir que 'ningun a conpañía de segurosp agaría como tan tra la presenraciónde garantí¿s insig,nificarttes lasquc sc.¿ducenpara probar que Hitler ha nttterto".t4 F.l3 de enero de r9-¡7poniendo un nuevo eslabóna la cedenade dtidas,llegó otro télex comunicando que "e/ tioctor Karl Brandt, princípal acusado entre los veintitrés rnéclicosnazis que estánrespondiendo ante el tribunal ¡ 1¡¡dode llii renb erg p or susexp eri rn erl ros sádicoscome' DJos e¡r e1¡¡is¡e.men¡ecélebrecarnpo de concentración drlos ,ri.,rve;rsl,.nic,(, escria sc,breIa bar¿ndadel banco cie' dejó lle-i1Hirlei, e¡ lebt i.t siguieitte {rtse en ¿Je¡¡.ín: ¡r¡¡rces'.rrlrr-.; tr,,¡1.¡ I ¡'!.'irz.iIitier, esú r'ruo todav'ía)".t= doc t or Brrn d t, q u i e n h .i b ía s i d o m é di co [:l : nr : ; r r ¡ o . ' r . r i' , - i, -l, ii, ' r v n " ¡i :;i ¿ rd e u mi n i s tro d e S .rn i d¡d, i s . . - . i r.' ,i .i;u -i trr-i P.ristr, r-ri e n dlo di l ig o : .., I .¡1 ,' .:.tr;.,.;o steni el ri .. : . : - ' . . ..- ;.. .r,,1 ,/c 't¡¡¿ l .l l n rt' n fc -.l c¡b¡do . ¡ :- - - : . : - ,. . i. . . . -- i .' .,i i E' ri .r)¡.t" ." ' .\q u e ]ld e cl a¡a,. - l J , r iS ' . 1i' ei\p: r r.1 i i n i c rm c c l c ' l re v u r-R o p c i ,una o c p ¡l re h l ps ic ol ogic r im p c :t a n te c i e is i tl -.u c s tou i ci .li o. s En t t 147t allbién e l c rl i n i s ¿ ri c ¡i l n i n a l i s tad c i .rp ol i c cí¿ir¿ncesaGuillaume f¡c'cnviil¡r .l llerlí¡l í)rr¡ lnvesti g l r l os hec h, r sG uii l ¡ri r:l c .rfi rr¡,,q u e e l c r.i e rp o leFi i . c y tler no había sldo incirr.-lacl¡r cluelos testigos habían el nrentido deliberacl¡,n: ri,. En el nrisrnc,;rciíoi|' orr colegasu-vo, perito forcnel se l ro r (( ' dr lr ui . r r r ..r\ { ¡n s fi ¡i tl , c u n c lu y ú su s i rrv c sti qr ic cioncs ¡.tlr¡rrando: "J;tmás h.r quernalo en el jardín <1e se l.t Cencilleríaningún cüeípo httma¡io v k,.src,srigos lr¡¡r repetido por cierto un¡ lccoórr qt|l.l1es-file e;:.tcr).rci.r ,i' q ue ap ren rJ er o n en su¡;;'ín¿-.1-s bisíc¿s'l i i n c ¡ eí blem ent e, c s ta¡l tu ra ri e l o s h e c h o s ,e n tr e l os a líderesel mís convencicicde la siil.crvivcnci.rcleAJclf 58

f{i tl er segui a endoj oseph S tal i n,l a prensarLLS¡ si '. épocahabl eba emprede 1anri steri osa si desap r r icion- '. Hitler, nunca de 1amuerte Puedepresumirseque Stalin sí sabía 1oc¡rehablade ba porque H i tl er v él eral rcasiri os ai rnasgemehs. [ . os dos habían empezado el i mi nando a sus opo sit or esv l uego a l os j efespol íti cosrevol uci onari os a hs cúpuy l asmi l i t¡rcs v 1os conci en cia illcdos teníansobresu m tresde cornpatriotas de judíos parano tomar en cuen, y tl 1os pri si oneros de guerra rnuertos en cr m pos de concentraci ón. A mbos tambi én habían si do i ntoi erantes,dur os y adictosal imperialismo y los dos habíanaplicadoun rígido despotismo e implant.rdo indirectantenteun culto a l a personal i dad. Cuando sefirmó el pacto de no agresiónen r939, Stalin había dlcho: "Sé cuánto am¡ /¡ nación a/em¿n¿ su ¿ t'íihrer,y quiero pctr lo tanto bebera su s.r1ud".'z FIi, Y tler habí.r dicho de Sralin: 'Es un¿ de 1as fgur.rs e-yrr.r()rdinariasde la historía muncli.tl". H i tl er no consi der¡b¡¡l !íC ,.'sor.i éti co r con r o r ln comuni sta ve¡dadero l o i denti fi caba y con l a R usia de los zares,el bolchevismo sólo era un medio, un disfraz cie Stalin para engañara los pueblos germánicosy latinos. FIabía muchasotrassimilitudes entre los dos: "Uno adrnirabaa Pedro el Grande ntientr,Tsque el otro se consider¿ba herederocleFedeñcoel Grande; arnbos abogaban por l¡ fuerza sinpiedad y operaban hajo ideo]ogíasqtte en 1o e.sc'ncr¿/ se diferenciaban. nc¡ Tanto 1oscorlun¡sr¡ s como losnazis eran f.trisaicos dogm"iticos,'¿mboserantur;tlí.y t.tríos creíanque el fin justiticalos medios 5rque sdntifry :a la injusticiaen nombre del Estado de)proere.so'l's y P or estasrf,zones, ei os l íderesal i ados, t¡ lin c, , , - l cl S rrrás apto para comprencl er H i tl er y el qrrem . r s1- . 1a '

final que le habríapersospech¡doc1c una estratagema mjtido saiir a último momento de Rerlin. Porquese con o c í r ¡ s í m is m o , s a b íaq u e H i tl e r n o h a b ríaa ceptado q co m pr om is osy sa b ía o r e x p e ri e n c i a u e d e l as si tuap cionesmás desesperadas salíacon las solucionesmás se atrevidas. seguro de que Hitler podía haber hecho una Est.rba j ugadat em er ar ia . El líder soviétjcose habíahecho prepararun perfil psicológicoresultando que la actitud demostradauna y otra vez por Hitler erala de huir de los conflictoscuandono podía ganary Stalin, tras ton-larBerlín, estaba segurode que seríaprecisamenteesolo que Hitler habíahecho. 'fambién los norteamericanoshabían preparadoun r.1 l i p er f il ps ic ológic o l.-lrl e r, c o mo re s u l ta d od e un projlr ic i¡ r c lon r.l -ti ,,u t[¡s c ]qPe ¡rl i I¡rb o r. En aque: ve c t , r f l l r c poc i \ V iili¡ nr l )o n o v a n c ra ;' e fe l eu n a o s c u raagenc cia de ia que habíaderivadoel OSS,Oficina de Servicios Especiales. r943 se ultimó el perfil de Hitler, meraEn mente psicológicopara que pudiera tener un valor predictivo. Se reunió un grupo de psicoanalistas se locay l i z ó a per s onasq u e c o n o c i e ra na F { i tl e re n p e r sonr, si bien ocasionalmente. Entrevistándolos variasvecesobtuvieron el mayor detallede sus impresiones.En otoño de 1943 la OSS contaba con un informe final, que terminaba con una exposiciónde ocho posiblesfinalespara Hitler, analizados uno por uno. El informe, hecho público a fines de r945, consideraba como lo menos probablela m¡erte natural, o su captura por los aliados,entre los s[guientes,por orden de probabilidad figuraban: la locura, el asesinato 1ahuiy da a otro país.Más arriba en la escala probabilidadse de ci t aba el der r oc a mi e n toe n u n a i n s u rre c c i ó n ,segui do por la muerte en combate. 6o

El suicidio resultabacomo el final más probabie.i :-'r rcspaidartal afirmación, se exponíanuna seriede r¡zonamientos,segúnel cual Hitler era un psicópatacon :enclencia suicida. Considero que esta solución, fue una decisión pos¡élica de Donovan, antesque la OSSsetransformaraen JIA, una posibilidad que iba parejaa la ecuación:hacer '-estamento= suicidio,y por ende,psisuicidio,casarse= :ópata=sui ci di o. La escal ade l as si ete posi bi l i dadesan t er ior m ent e la :rencionada es correctapsicológicamente, única casi .-.¡ertacia la del asesinrtopolítico por atentado,otra fue ,pción intermedia era la de la huida a otro país.Ya en :us tiempos los latinos decían que en mediunt veritas. La el ecci ón que se hi zo, l a octava,fue por m ot ivos y la -,trlíticos no psicoiógicos, opción suicidio fue eleva-1ra la primera posición despuésde la toma de Berlín, prepoco sentidoen un análisis ::niendo honestamente entre 194r y 1943. -..rrado

Así fue que se tejió deceniotras decenio sob¡eAdolI : i itler y su mujer un mito parajustificar sus suicidios. Desmitificar a Hitler no significadiscutir las eviden:r.rsde la Slroafi,el exterminio, y las responsabilidades :e lo que engendró. I I¡cerlo monstruo como sehizo por cincuent¡ años, .l'idando el hombre, permitió mantener en pie el cas::.lo de naipesque seconsrruyóencima delhombre-Hi:.-:r, que al fin y al cabo tiene pulsacionescomunes y el Por medio siglo se mira' ::Ícológicamente explicables. : rn las ramas y se perdió de vista el tronco. I litler y la Hitlerkriegno son un casoaislado,pasó rl .r' i dooue en l os úl ti mos dosmi l añosfuer on cens¡ cl¡ s
f¡l

mil setecientas guerrasy revolucionesy se estima que seanmás de dos mil desdelos alboresde la historia do_ cumentada. Fueron protagonistasdel lado de los tiranos o de los revolucionarioscientosde Hitler. Los hechosque encabezaronestoshombres,los mancharoncon la sansreder¡amada por millones de nuesrrossemejantes. magLi nitud de los mismos es directamenteproporcional a lás tiempos y a los medios disponibles;como hubo cienros antes que apareciera Hitler y decenasclespués, futu_ el ro parirá por cierto otros.

Sr.rí¡necesario paraentendera Hitler, haceruna bio_ no r : r nr od e 1 oq u e h i z o s i n o d e l p o rq u é y de l o -l : : r 11¡ . ¡:, - itlo ile, , ' ó¡ s c r 1 o q r.re e . Es .rb i o g ra fíato c l avíano fu !:\t s : e. ont plL. t : 1S O l oe n ti e rn p o s re c i e n te s ,en rgg6, , \f ¡¡lis Sreinerr,pr.rblicó I-litler,haciendoun análisisde l¡ infancia y juventud del Füñrer. Resulta una invesri_ gaciónmuy prolija, pero el hecho de que liquida sus úl_ timos días en una página,siguiendo la corriente histó_ ri ca of ic ia' I m e ha c ep e n s a ra d e má sq u e n o q u i so o no , p udo pr olundiz ¡ r l o q u e n o e s c i e rto . Iintenté hacerun resumen de su vivencia, pero esro fue imposible porque no llevaría menos de cincuenta pá$nas y excedería marcosde estelibro. los Resolví,entonccs,realizarun resumldo perfii de Hi_ tler evidenciandosólo un¡s cuantasf¡cetasp.r.o cono_ cidasde su carácter; mi bibliografiahav cient<¡s de_ en de ta lless uelr osy s o b re s a l i e n reÁ l o , q u e c o n a yuda de s psicólogos psiquiarras pueden evidenciarlos rassos y se más importantes del hombre Adolf Hitler.

El ser psicópatano impide ni conrrastacon c --: : ¡i er se di sti ngui ópor su vol unrad,deci sióne inici; : . , Dotado de un narural instinto paraorganizary dirigi: ,-, ios demás;desdesu niñez con,,.i de 1r:"go", guerra, licie_ rrndo chiquilines al airelibre, pasandoporlas-dificultades Je la adolescencia. Superó los obstáculosimpuestos en la oúsquedade su vocación que le hicieron eqúivocarel ca_ n'rinoque siguiósin consejos, enfrentandosolo la vicla, al ro querer seguirla voluntad de su padre. Poseía una sensibilidad artisir peru su talenrocrea_ de ri vo l ri zo que su vi da person¡l fuer¡ bt_ , hem i¡su pr e_ , sunci ón l e hi zo pensarque se l as podría ar r eglarsolo, 'r¡ero la pequeñaherencia sin paterna,h ayudade su ma_ Jre y su siguienteherencia,habría...b.áo de la mane_ r.rmás mise¡able. Su alistarse por conseguirtecho y comiclaseguraasí ;omo Ia experi enci abél i ca,l o ayudarona apar ent ar )a seguridad que exhibió posteriormenrepero fue sólo una t)osturaexterna escondiendo en lo más profundo una i nseguri d.rdatente. l Fueun hombre de pasi onesi anas, ¡ m bjciosociis_ l un frazadode i deal i sta con tendenci ¡ ¡ l ¡ cxeger . r clon; Llil i mpul si vo sobretodo por no saberesperrr :p; ir r eI J. r _ er peraera agotadora, necesitaba agredirinmedi¡tamente, la significabapasividady pérdida de tiempo. {emor1 De Hitler brotabaconstantemente energía, nunca fue el mismo, la suya fue una continua evoluclón, un cons_ t¡nte progresarde sus características hastaextremarlas; ¡l lanzarse haciaun objetivo lo hacíacon todassus ft¡er_ zas,rígido y despiadado. Su testarudezy obsdnación lo llevaron a ser intole_ r¡nte con los clemás, sobre todo porqlie no seguíansu ntmo verri gi noso;su agresi vi dady vi ol e nciabr or ¡ b¡ rnrpulsivamenref¡ltándole entoncesla capacidadpar.r
(' l

6z

¡F=

los y profesionalidadde darsecuenta cic1ainteligencia *'i"?rtn d e mi s. --.rír¡c a cortar raíces'constrln'lo de paciencia llevó persegurr continuameit"l 1:lT *: eiéndoio a mudatse sus fines' le imy dure'a con demasiaa"l-p"t"o'iJ'd

i,áiá...",;s"'111TTá':l,.f i:il:l;lil:,ff]:?i: su circulo íntimo; et et todoconvarosobre
ilol. i" *.t.o p"áur"t amistadls' form¡do sólo por titt"fcl está r''- - 'r.fi¡tl.li*J" i"itJtt"il::::"
rres; no tuvo amigos"* ha,sta los c1e .;tl;t ;t p*d: lj:i,'.lndir' .- ,;.-,1-.cr¡c1c,res, p"ttott¡lidad era artl--..t.'l',:,ncioloo i""ito; 'L ''tnt' unasoia

'

'

.. ...r " r.irrlre fue con acción inr-l):]:: 1" ' " i't; 'lespttó.s :t"t o culpar a nlininizarla --t' tltttt¡b'l

afirmarsesin deattesit'rba acción busc¡ndo -'.' intole-, t"f"ttt' r" j,rrsear-entajt' t"t'oál.' 1es1ltaba "t si esto ocurría por ia r¡ble ser ""i"to"to'iiJJt;;"¿t fu e rz ao P or la as t uc i r' le dieron peligros físicos Las dificultaa"' y ü' 1r¡rttpeligrosas' situaciones e"á"á"" miedo y cuand'o-se t"p:lIl:

: _- -

S u obsti naci ón, domi nada por su vol untad, lo lier,ó a ci ondecl ui sol l egar,l o ayudó ser un buen act or y or¡rdor.por l a capaci dad< i eensi mi smarsecom plet arnente en cual qurer si tu.rci ón, tanto como soldado, i onro cabeci i l a. como l íder o tambi én aca so,cor no i rrófugo, que no l e pesaríaser, si endo un i ndividuo scl l it¿r i o. Aunque p"lrecíahosco y clesanEge fría, era una persoir¡ de c¡rácterr(rstico,un individurlista que p;rraseguir siéndolocieciclió guiar el rebañoanresque seguirlo. l)or cuanto su sabery cultura eranvastostenían el sel.r clelaficionrdo impreso en el1os, dinámico moclo su -ic lrgurnentar dabala impresión de una acopio de co-rocimientosmuv superior ¿ la n-redia, desorientandoa .r-il; interjocutoreshast:rel punto qr.re éstosno encontraadecuad¡. ' ¡i r al r¡omento l a respuesta No aceptaba de sugerencias nadie, en sus decisiones :revoc:rbles tümpocoerapmdente,más bien arriesgrdo. Como soldadcllevaba'.rn có<1igo experienciarclade tl .' ,' t¡ l o tn¡chr¡' ,' ,i 'rrn rr;i 5 i ¿q-]-,erl s,]e })rinr cr( , llt 'a , la ' :.rl ' 4rrndi ¡1,É :i ¡,.,ri .;ri 1¡ i ¡i .i i ,:rl rczL-ri ' ] ; cot ir is, lt Lc' l (()ni
....i-.-, . r \,rLr.rrctsd, cr LrL¡r¡,,,-,l l l .Ll l ri c .i <Iesi Jnes i

f ron t.ri es , j u-

reuniót. t¡"ttt pt" 1""i":it^t^"-y siempre la'scircunstanclas q"" lt ptovid""tit' o mejor'

Creíasólo y elasticidad t"titn"l* de la suerte,tt",*";;;;;*'" aupeor: este instinto de evitar Io mental le permitirían vida' su fue cónstantepor toda todefensay sobrevivencia le gustnbamucho luq"" ft""lüt" También fot "l "'' lmaginadva v T :',ll';;iTl[li'; cirsupersonalidad un empfenolr en elnpezar a""attUt pf tcer hacia un to"tltttión se volvía cuando tati ll"gab' t"tt nuevo objetivo' ^^"üi.t", ^- ^r .rroepñtee interesándose presente uiuió sienrpreen el tt""tdo llegabo a ser actual' en el futuro '¿to 64

ri tl - ' i .,i con r.:i esqt;,¿ ¡el i l l i ,; v pror1oi nmediat o e ins.' i i vc de sus acci ones tuvo éxi to sobre todo cuanclc , r oll ilo convencion¡les, su siendoinrpredecible conl' I-l rnl el )to.

. i ci est¡b¡ a l os cobarcl cs, l os i nseguros a quienes a y ....rban por porodeariassituaciclnes, esodemostraba por las intrigas y los manejos de la di--omprensión ,nraci a. refería poner al adversari ocontra la par ed P :r la evidenciade los hechos;no fue un Bismarckque . orr¡l ¿bapor sus argumentl ci oncs. : Iitler, tras su apariencia sencilla,era un materiaiista ' .intede la buenl vida que logró conseguircon mucho
()j

esfuerzo, tras un avanceconstante,tai vez lento pero siempre haciaadelante. Paraél ei mundo del amor estabatotalmente aparte, diferentede 1oque vivían los demás,su facera senrimental se caracterizó por la facultad de no tener términos medios , Hit ler a m a u o d i a , s i e n d o d o m i n a do por su fuerte sentido de la posesión. Respectoa las mujeres, así declara"satisface tarea la si una chica puede ofrecer algo de lindo. No hay nada nás lindo que la posibilidad de criar a una chica según laspropias ideas, una mujer de dieciocho o veinte años e-s p/asnralrle como la cera,un hombre puede dar Ia pro¡i.r inrprr.rrr.rt cttalquier chica.I',lila mujer pide otro.'\e

' ",:l1

J::'"'.'*ri :rJ*i*"*T,iilt':,i{',"''ü ¿á*l llo,+:
un sujeto de las

;'fi il:.ffi ;TnH:' "r "'

:'-1,üX1 ;:il"T::j*:ti:,'.';i3"ll¡{,"""3if
ilT"tffiH:::"" v i;;;; comparaba a

l':i:,,,,u-p,"ro'i'i?op"1il'J,',",::ililli su geniarid.d,
Hitler fue más que un admiraclorde Bonaparte, inten_

:. perfilar que [ue una mujer tan fiel, --. ::'.-:, -ri.iL.rle :,- . - : ¡ - oir - e¡ t r d al,u c i d ay s e n ti m e n t¡lc o mo a n si osa, r. celosa.egoístay calculadora, deseaba desdesu adolescencia tener una buena vida, no soportabala esperaneces ar ia par a c ons e g u i r l o má x i mo p o s i b l e s i n mucho esfuerzo. Su frescura y esponraneidad,propia de una adolescente,hipnotizó a Hitler, que en 193oempezó con ella una relación de casi quince años, hasta el momento de casarse. hayan permanecido ranro tiempo juntosdeEl muestra que ella se complementabacon é1,siguiéndolo e n t odo. Eva no es un sujero capazde renunciar a sus logros; su vitalidady oprímismo aresriguado ios últimos días en de B er lí n,no la u b i c a n e n u n e s c e n J ri o u e te rmi ne en q un suicidio justo en el momento en que lo tiene todo, incluyendo una esperanza escape. de Siendouna persona que se quería mucho a sí misma tampoco podía desearla desfiguracióny la destrucciónde su cuerpo. 66

lí; I'l' Illru .'l'5 J'l il1*:tT:r*'lf.f f, :''
o s,bn a ,".lHl:"T:T:;; ';lT:..:Hn e aa a, a, #::: Esrafue exactamente
l. úL;;;;"se conocidacleHi_
b:

su regreso, inmediatamentevenció, to, frr"rr., aliadas en ta baral l ade Li env.

Ell not" quedó p.riuo, yr rñ?después r" ctunIe a tr,"t r,r ril,'J,:"fl,";; 'j# """'j,^T:l^1*n o vn

h;*;" n ..d" p#J:'üil,".j::il:fi::,Tii,l l,ii_
rl nadoen l a i sl a de

[!;:::iil:?";::T1

ri. so ;;, il:,:.T"t ¿" uli" ;ffJ iT: ix:,;fl: j':il; Hi5;'"0' #::üffi r,,",* Í.l. ::::: 0" ú;l j.;. i. J, " B.;.;; ;il1#,T,':nil#j] :Ii-l :; ffi :li ;';;".i.', ;::*_ ,*'ffiff :ilH:Il1 " r,o 0,," ", I'p't"ó posi!rem;ffi?:J::',11:,;,;,ff;és
Hirier izo h cualdo to,,-iu.ro, coa se -

mentarios ¡¿¡r'll"-t,, ¿"1

v'"'-i.'l.upitiéncioros. ;; :T:ffi,'¿Tl?l,li' errores t".ltt
Picker, reportóuno, .o-

"

i5

I fi il::;:;

d e q u e h a y si mi tl e r.r epor t adrpor L i n g e .n o c a b ed u d a y en las ambicionesde béiicas 1a,sit,raciones litudes "n grtndeur. r ñ ell sus Hitler tuvo deseosde revanchaque se reflejan sus últimas frases'En pretestamentos políticos y en no dudaríapor Io ,"n.i, d" u.t pla., iisto iara ejecutarse de exiiio tenía su conformenos en inientarlo' .i i"gnt otra midad y todo estabapredispuesto para comenzar vez 1alucha, la que nunca abandonaría'

IV

Nor¡.s I' REICf píg 175' É¿ r.'finc. l.ifc.Ii.orlrbo. TERCER zo8-9' Vol z' págs' DEIIE SS' C '{T'OIi/A : i.ci:iii'rqcr..cr-'Lltl, 99' i )-S i fl l ' tO S D IA SD EIIl T L ER ' pj g I' . i. ' , . i, , . t , , , ' r . I IRA N ()1, (7 1 .: ' , i,l¡ - . . - . . r . . r t.:.i ' ..,,r,. 11 .-i Sr1 5 .9 1 N ISC NO
:1.--,:. ---l.

-

6. I bid.3Y 5/ o\ / 4 s . 7.Ibid.Berlín,zo/o5 '15' '8. Fredericr.,LOSLlI"\'IMOSDIASDE I-lITLER' f Sondcrn, Pí9.153' l.oudon'z6/o6/+s' 9. i;nit"d Press. t3crlín. ro. Reutcr. 57"o:-/45' ;. r r . Unit c JP ¡ ¡ 55 .r,,' i 1 7 ' -1 I IITLER' F r r-.Trevor-Roper, hirih R', LOS LILTIMOSDIAS D E pá9. r88. I Prcss.lerforll'¡ct/tz/45 r3.Asociatcd Bcriín't7/tc>/46' r4. UnitedPress. r5.Reuter' l/oti+l' Washingront5/t/46' Press. r6. Asoci¿tecl partc,pág'7o' Segunda 1it1e¡, f r7.Tolancl, Johr-r, \ iB .I bid'P ág. 6¡ Di I Pickci, Ienry, C(tnvcrsrziotti LlitlerATavda'píg'z9t r9.

estudio sobre la ri.¡aní¿, obras .¡ue repi ten sus hi pótesi s ampl i ándol as con algunos nuevos. -rportes Lasconcl usi ones S hi rerrespecto de al fi n al de Adolf i Iitler son las_ sigu.iente .'Dado qu" no quedó l¿ s: ntenor ¡rs-r¿sol'¡e el paradero del c.tdáv)er qu"rnndo, trasel fi_ :t¿l de Ia guerra corrió el rumo, d" qi" li¡tl"r ru, ,¡r¡r. rigaciones llevadas ribo po,r,"paradopor a i_"iii;].:i*t .Lt\()rictJtes los servicios de de informaciones nortet_ :ttericano y británico nctdejan la menor duda sobreel recrlo real de l.-tmuerre de'Hirler. K;-pl;, el que{ut_ :ho-ferde Hitler, dio ttnaexplic.tci<in ,r[i inur¡trt" ¿,. 't desaparicíó¡-t de Ios restos cle Iitler, c,-tanclo I cliio ,tr.ttc '.tnode ,El oficialesquelo interrogaba: fuiego ininte_ -los :runpido de la arcilleríahizo desiparecer todo rasrro,,,. B ul l ock, por su prrte, escri be:i ,¿.r cues¿i n en st no ó 'crldrta tmporttncia si Ia falta del cadáver de Hitler no luhieseI]evadoa establecer dudassobre autent¡c¡tlad ]a v cíerto es que hasta ahorano ha podí .l::1_"t"*t" ,lo :o serpresentaclaesa pmeba irrefutable de la muerte qtte '..rí¡ e1cadáver". Lo más curioso es que los dos ¡utores _tres, con Tre_ . or-R oper - dan por ci erta Ia muerte de H i tl e r , conr r a_ , iniendo su mis¡ro dcrecho anglosajónque áetermina trc l¡ irnica p.reba de un f¡lleclmieíto l. .r tC J c i l V€f_ ", "*irt"rr.i.
(rr1

caícta y ll;""jl1ll,'u !:t: y Un dit rercerReich el ingrés luan Bullock, Hitler.

Despuésdel libro de lievor_Roper, ei norreamerica_ ro William Shirer,ex corresponsal de la CtsSen Euro-

68

-

i"ñ",.,á"n;"":::ti:t**:'"",n:ffi .:'l..ll;"detenerseen un neurw"-r..t."",
na francés Michell

Diferente Postura

antes tuvieron los soviéticos'

oe

.::' ":x*'ji: i:l;'d*il e iii;'iliff :*'.Tffi"o "
il1ii:i""il.ü ".:* 1?,!au' "e : i::*lt*i ; * l;ilRathn o ;i; l: :i : ' ái;1",1",:""::i i';; : ";;'
por manos faittt' asesinado nieto del ex ministro-¿"t Libresen 1940 tniJá a los Franceses t" terrorist¡s,t" hnt'it o-"

u tt .. .:--rl-rterr¡, r"' fJ'it"'o'ditt i?ro-ufT:o" -',.'' del generrl Koentng'
' ' ' iititt ¿t "ttt¡ce

'l;.i;;;;;ii ' . '. .I',.'.:,,,,., *:Ul""i'.:Hl
,
. ,--,. -- -, '-:ll't cit'r convoc¡da p(

::: ': " '' :..: .: - > a. ] " t " - " ' it " ' o ' '

: - ri"'':;;'''"t*ll'l':::i:tt:t::x;la( h : i: l- r b l e n a b íac o n v o c a d o la
p e ro e n v a n o e s p e ra ron

élv esperar' soviético ""¿Ti""u'.':i""'n.tu ':'"1:? 1.: del bunsaiida halt11a
t"t"'o" Rathenau to-'l"Ji""t

l;;li;;,.:¡*:i5tr"T:ff ;::;1,".::,t",:','l'.1
;;il:i"1';5$'l'i,i;;;""'T:'::,i:ororundidad' y dos larlptt"t"l mantas militares
los tesrigost"""

*Lt"lfl:::i

tros, porque lo' 'ouiétitos

unosdiezmedesde la observaba escena mas' ¡cercarse
no lo deiaban

g"'á; ;::*: :1T:'; 1 "lg'"'ry ):5:H:ffi :;:dáver acurrucaao' ,ombu'íibi" sraso"'. ;; ;;;" desvio que unos minutos Atento fcl q*" "tZdía' y anocadáver' " Ls"t'ttrrtb"tt otro pués los prisioneros 7()

tó mentalmente "este cuerpo no esrabaen cucJj/Jas c sr¡: extendido. En cambio los restos se veían en avanzado estado de descomposición. Se veían huesos completamente limpios, de color amarillento". A este segundo cuerpo, que un soviético describió como "e/ de un hombre", se le tomaron enseguidaias medidas antropométricasy sele sacaron fotos. "Enronces,el teniente coronel Rykov, que estaba mando de al los trabajos,nos dijo por intermedio del intérprete que nos hallábamos en presencia del cuerpr¡ de Hitler, sin la menor duda posi bl e.' \ A Rathenaule pidieron que mantuvier¡ en secretolo que habíavisto, y -sin que el hecho pudiera explicarse satisfactoriemente- el teniente francésacatóla orden soviética. Habíasido el único testigo occidentalde esta"exhumación" a la vez oficiai y clandestina,y por alguna razón el alto mando francésnunca habló de esto ni tampoco hubo comentari os de l os demás servicios que fueron i nvi t¡dos pero no rsi sti e¡on. El relato de estoshechosextraños,que R.rthenauhizo dieciochoañosdespuésque ocurrieran,fue considerado inexplicable. Paracomprenderloshay que leerloscon otra óptica; los soviéticosno teniendo nada en las manos intentrron alinearse paralucir, intencon los angloamericanos tando vender restosanónimos. auibuvéndolos sin n-rás r Hitler y Eva Braun. Los aliadosno quisieron comprometerseen un falso Cescubrimientohabiéndoseya dado cuenta perfectatrente, en enero de ry46, que Hitler se habíaesfumado .r.nte propios ojos. El cuento de un fin cobarde,con sus :iras y cenizas, muy cómocloparacubrir la vergücnfue ' .rdel escl pede H i tl er.
71

que se coll()ciL'rr En febrero de r964, un año después Unión Soviéticase .l ,"i.to del teniente Rathenau'en ia el jefe de ia del editaron las mem<¡rias mariscalTchikov' ,"..i on t iel E jér c it oR o j o q u e to m o .Be rh n ' , escriei En ellas,en un pequerlo pas'rje militar-había Ejércirc de delVIII to: "Afirmo que cuandolos'soldados en el patiode la Cancillerí¿del Reich la GuardiaenÍaron e n l ant añanadelz d e n e y o d e tg ' 1 5 ' v i e ro n u n a ' tl f ornel cadáver calcilr^ t'rurn"^nteen la q" í" encontr¡be n ¿d o de Ht t ler . ' por prlmera vez es I-¡ otrservación importante ya que' se aiineabacon la cle dc:,pt.rés veinte eños,un soviético queda1aimagen de la alfombra ciuclosa ii.,,,ri. .Fici.r1, . t t l' . r l(r . lnl { r ti c r c o c i rl oy a h u ma d o ' ) r " . : r r\ c i l :c ri ttl r i rl i c h l (u b v ' p o r e ncargo e , - - : ' . . - i: . l. u: l l " i l lD c r' S p i c ' l c ' l so c rrp ó -n u e vamenl os a per o t .In rPo c o ' e l l e fu e p o s i b l ea c l a rar i - --: . - . : . S ir . su deestaba .retrliessobrecómo áurió Hitler v donde c s¡o¡ r r ec ido ¡ div er - "E";;t;;en, con.iuyó "EIhombre ntásfotografiado " de v más conocido ert ní""'o tiempo' destparecido 'rnorlo desconocidoen lo descottocicio"' y loPeroel periodisrarecibió nuev¡s informaciones Soviétidirectamenteen Lwow' Unión grá ".rt"uirtar ca , alt enient ec or o n e l l v a n Kl i me n k o ' q u i e n h a b íasi do con e} parade ¿"f grupo soviéticoencargaclo dar "il.f. de Hitler su entorno' dero Y halladocadáveKlimenko te ai¡o a Kuby que éi había pero en fechadistint¡ a [amenctonaresen la Canciilería, á" tnoyo de r945' La agenclaNovostt da por'ithikov, el 4 un "De la úerra asomaba clisiribuyó ia noticia, decíaasí: gris' une mlnr': y p,^, a" piu"^s desnudas, el extremo cle de pronto- pud'imos sacar eseluger los y Cavamos, muy cac]ávereschamuscadosdeunhombreyunamujersemi1t

Je-snud¿. aqué| nton)ento todavía pensában'to. -.. En : ¡.tdáverde Hitler erae} que estabanesrudiandoen €. -r:teñor <le]bunker, en el comedor azul, v no presztmos ningunaatención a los restosque acabábatnos descubrir. de Ordené que volvieran a cubrir los cuerpos". Klimenko agregaba:"AI día siguiente, por la mañana, dese¡trcrrantosotÍe vez los dos cuerpos ntedio calcin¿¡lernanes 'los. envueltos en 1¿nlanta gris. Los guardías que hicintos veitir para que identificalln esos resros, tfirntaron a pie juntillas que teníantos ante nuestÍos ttjos los cadávercsde Í {itler v Eva Braun".3 Kubv, tras su investigación, publicó el libro Zosrusos ¿n Berlín, donde escribió: "Es sabido que los molinos de .\4oscú mue]en con ntucht parsimon'ia.Con tod.a segurídad llegará el dí.t en que conoceremos el texto del cerrificado de autopsia,y también sabrentos dónde perntanecen 1os cadáveresde Hitler y su c.s-pos;r ". Pocosmesesciespués, Lew Besyn-renski, ex agenun te del GRU, el Serviciode InteligenciaMilitar de Staiin, pubiicaríalo que aún se considera versión oficiosasola viética sobrecómo habían sucedidol.rscosas, Como respondiendoa Kuby, el aur<-,r eu-rpticza diciendo: 'De acuerdo con el evangelio del siglo XX, en el principio no fue el verbo sino el docutnento, y por eso comenzafemos nuestra narración con ún acta escritay {irmada en mayo de ry45 por un oficia} y tres soldad.os del Ejército Rojo".+ El texto del actaes el siguiente: "Berlín, Ejército de Campaña. de ntayo de 5 ry45. "Yo, el teniente de la guardia Pannasow, Alexej Alexandrowitsch, v los soldados Tschur.tkow, Ivan Dimirriyevitsch; Olejnik, lewgenij Stepanovirsch y Serouch, Ilja lefrentovitsclt, hemr¡s encontrado y puesto en lugar 7i

h¡ tenido El queniados' ha-llazgo sesirr' : - -'.rdávere's al )ugar de'litter^'

' - ' - :'': ' Cancilterta i'"¡.:n aZi 17n;o y de l'-- . -:"iona".'ua¡"iiá'-n' '"deu"t"s -Goebbels d"l .: no leios ;;;;;" ^ntiaéreo':::!:|: "t hombrey unamuJer. I .;;;t;'"'^n lo' deln ' por d fuego t"Á¡ consumidos : :rerpos sin idenüfi.cación "'uu^i su ': --r'rde todo pun'ui^p"tiUt" e dáv resest ao::
a" :*-¡io antiaéreopriÁáá

¡ ' :on p1 m n'^' iu'I J' ca e ::r:ll^T ;, " Íes-m"uot l:ll^' . i;;;^bomba' aunos Hitler, y cubieftos ligera-

-"1i"!?!olií1J1"' yottasección sido nnn conservldo's o de cuerp
e ;t1;;'- ;;"" "h' d"i z9 ' e Co ntraespional t':f;;:,:i. smersch' en :.tenienre ieledetzo,c..de! ik; so1' e d do o 1 gn ;i;k t;;'L 1'^ o cJ¡o rr n.,.(r,\r'; -sJ' cJ ;:'i: -s
- --_.. -i.

-:. : : ; -r

Se de esta acLA nomqlie en nineún lugar :=-=','--':':= H t:,e r n t -rsu m ujer '

¿ " 1945'el t e n i e n te *ñ de militar del79e cuerpo de la sección d" i"";;';;;;io.n en compañíade cuatro Protección,lttga t üéi''cillería Voss ellos el vicealmirante prisioneros ti"-"''l'-Jt'*

m¡ d n ínte E s sis,elIibro. eeesvro nlsf i :?lil::i:l co e l tu tl :

;"t;

Schneider' llii"r. delgaraje' f'";;l;;']ü'u: Eneljardín,

bunke¡ I9:1:t'del diio que donde seRalóun lugar uno de los prisio""ros y su muier' Los cadáá" Coebbels estabanto' tt"'p* puerta y y po:ttot.t^ol]e una veres fueron l"v"nt"do' regreel qttt todo el gupo iuego cargado' "" tt't;""p "n só a subasede Ploetzensee' 74

Al día siguiente,el 3 de mayo, los soviéticosencontraron en el bunke¡los cuerpos del generalKrebs y de los seishijos de Goebbels,a quienessus padreshabían ordenado envenenar.También estosrestos fueron llevados a ia basey el mismo día junto con Voss, Klimenko regresóa Ia Cancilleríay la registró buscando solucionar el misterio de la muerte de Hitler y Eva Braun. Voss parecíaasustado,estabamuy nervioso y decía cosasininteligibles. Por la noche cuando saiieron a los jardinesentre varios cadáveres señaióuno y dijo que era el cuerpo de Hitler. El cuerpo señaladoestabaíntegro y vestido, en los pies tenía medias remendadas. Pocodespués Voss comenzó a dudar por el estadode las medias que llevabael cadáver pero como ya era muy tarde decidieron regresar postergarla búsquedahasta y ei oro día. EI 4 de mayo Klimenko voivió al lugar con otros seis testigos,pero el cadáverde la noche anterior había desaparecido. En una salade la Cancilleríahabí¡ un cuerpo protegido por un centinelay el grupo lo examinó. De los seis testigos,sólo uno dijo que era el cuerpo de Hitler y los ot ros ci nco l o negaron. Despuésde esto Klimenko volvió al jardín donde había un soldado,Ivan Tschurakov,asomadoal borde de un embudo hecho por una bomba y que estaba lieno de papelesquemados. E l sol dado l e di j o que al l í se veían unas pier nas y ¡uando Klimenko ordenó sacarlos restos advirtieron que eran dos cadáveres, de un hombre y una mujer. el Al mismo Klimenko no sele ocurrió que pudiera tra:¡rse del matrimonio Hitler y ordenó que fueran en'.'ueltos una frazadav seoultadosnuevamenre. en

',)

en que estaba Pocomás tardese enteró que el cadáver tamPocoerael de Hitler, y decidió regresrr la Cancillería ;rlrlia siguienteparacontinurr con susinvestigrciones' En la mañana del 5 de mayo, otra vez en los jardines, ¡e vi só el em budo de b o m b a d o n d e h a b ía n h a i l a d o l os el c¿cláveres clíaanterior y orclenóque los cuerpos fuer¡rn exhumados nuevamente. En esta segunclaoperación pudieron verificar que en el agujerotambién estahailazgo l-¡rnlos cuerpos de dos perros' Fue sobre.este oue se confeccionóel actacitadamás arriba. f Esto s c ¡ c láv er esu e ro n s u m a d o s a l o s d e l a fa m i l i a Co e b h elsr ' ¡ 1 de K r eb s ,h a c i e n d ou n c o n j u n to d e trece ¡i :i ri -r . ) - onc e ir t t l¡ ¡ n o s y d o s d e a n i ma i e s - a l o s que l :! :':.r. t ic ¡ r on aut op s i rs .El e n c a rg a d od e .a n a l i z ar os : .: 's iue un equipo presididopor el médico forensedel Frente Ruso Blanco, el teniente coronei Faust : ::-.e¡ -:i rra vs k ij. L )ees t osc uer pos ,c u e n ta B e s y m e n s k i ,l o s d o s que h rb ía enc ont r adoel so i d a d o Iv a n e ra n i r¡e c o n o c i bl es [,os carbonizados. dos de la parejaGoebporque estaban bels estaban quemados pero fueron perfectamente en y por iclentificaclos variostestigos, ios demásestaban condicionesnaturales,incluyendo ios de ios perros' de Selevantarontreceactas autopsia'una por clda cadáver. La carátula de las actasnúmeros 1l-y 13'son irs irreconocibles' que correspondían a los dos cadáveres que en estasactasentre parentesisios Hay que destacar forensesacla¡an "sepresume que se trate de los cadáveresde Hitler- Eva Braun". En el actanúmero tz, la que corresponderíaal cuerque son restosmuy dañadospor po de Hitler, se declara el fuego; que el muerto mide r,65 metros; que faitr una parte del cráneo;que las quemadurasson más intensas áel lado derecho;que los maxilares están rotos v suel76

tos, y que se encontró en su cavidadbucal un puenre de coronasde oro. En el escrotose pudo hailar sóro er testículode¡echo, contradiciendo los informes d.etres _¿ál.or, que ha_ bían revisadoa Hitler en los úitimos do.".no, y habían enconrradoquc sus órganos genitaleseran normales.s Lt Drazocterecho estabafragmentado (faltabanpartes del antebrazoy de Ia *"r,o;l d"l irqrri".áo sólo había oos terceraspartesy faltabala mano. r,l cuerpo presentabafracturas del fémur derecho y de la tibia de la misma pierna, y rambien áltaba el pie izquierdo. En la boca se-habían en.o",r.Jo" fr.gmentos devidrio que olían a almendras.-;;;;;. En el actanúmero 13que describía los restosde una mujer, también se indicabaque ei cuerpo carbo_ a.tal-puntoque resuliabnl-poriUt"iescribir "rt"b. ¡r-zado su una atrnra de r,5o metros y de_ ::;i::TJi :e.rsignrba rdilr.oa e.l.hallazgo un puente de oro. de tl cadáver teníaheri dasperforantes el t ór ax en pr o_ ducidaspor metralla,.o., d.ño, y en el co_ f"f razon, y otros sei strozos de "" "i esqui rl i s. l"ri"e sr ecuer po rn tambi én habíarestos de vi dri os y,.t otor^. . t m endr as Dichos fragmentos de vidrio se enconrraron :1",t9... también en los otros once cadáveres. Lo más curioso de estos hallazgos era que hubieran aparecidoen la misma tumba dos"cadável",h,rnrn.ro, extremadamentequemadosy cl.rñados, dos perros con cuyos cuerpos estabansin fracturas y hastaconserva_ ban toda su pelambre. Más asombrosofue que uno de los cadáveres huma_ nos tuviera gravísimasfracturas, falta de extremidades y p¡rre del cráneo,v el otro, entero, estuvieraacribilla_ uo con metr¡l l ¡. Como elementcladicional,hav que decir que ambos

de Io de i-tras diez centímetrosmenos ,',iivtlc' :l'.::1-::1 '-'.:. : -r.. .' . - ''':i¡ Hitler y Eva Braun' :-. recosas .::--..nc1ras, que también aparecieron - r : r t od' I slas ot r a sa u to Ps i a s ' cuerpos hubieran tenido -: I riSürrllr que ambos jiferentes, y eso se evidenciaen 1osdistintos - . .. : ::. :Ílumatismos que presentabanY en el disímil -- -le carbonización'

publicafotos borrosasde dos :n su libro. Besvmenski r e s to s n o i d e n ti fi c a b l e sc o mo -. ¡.to n eq u e c ont ienen s y ot r a fo to d e l c a d á v e rd e u n p e rro -uerp o s h u m anos , alemán,perfectamentepeludo e íntegro' --.'rr,o, fotos que ''ii." f."Uteia podido, entre las diecinueve clarae induuna foto inrr...t su libro, hab"' *o't"do y Eva' tal co' de Ios presuntoscadáveres Hitler ,lablede Goebbels'la ni.4l"r,rn Ia autopsiade Heiga ;;;i^;"" junro a suscinco hermanos ña de doceañosenvenenaáa por orden de sus Padres' difundido por.un network A final de julio t997 f.iLe las imágenes un estadounidense vídeo de las autopsias' las autentican á" *.¿"t.".alidad igual que lasfo':^t'1: mismas, siendo los restosno rdentlllcaDtes' ¡ctas de autopLo más llamativo es que de las trece sia,re ci é nlas dos últ im a s c o rre s p o n d a n a l o s s u p u e stos de cadáveres Hitler Y Eva Braun' revestían' no paPor la importancia que estosanáiisis primero a los perros y a los recelógico i,.b", "rtrláiado niños Goebbels. ^"^L; se hubieran q;" podría haber sucedido es que de autopsiade cadá.gr"g"áo ptsteriormente dos actas :8

veresde origen desconocido, cuya edady sexosecori=: pondieran a los Hitler y Eva Braun. Estahipótesisadquiereverosimilitud al compararlas deciaraciones teniente coronei Klimenko a la agendel cia Novosti, y el uso que Besymenskihacede ellasdesP ues. En su libro, el escritorno habla de cadáveres calcinados ni chamuscados, omite del testimonio tres frases y fund¡mental es: * "De la tiena asomaban un par de piemas desnudas", * "Los cadáveres chamuscadosde un hombre y una mujer semidesnuda", * "Desenterramos otÍa vez los cuerpos medio calcinados"En rigor, estas descripciones hechaspor Klimenko coinciden con lasde los cuerposde Joseph MagdaGoebbels, y registradas lasactas5 y 6. Segúnesosdocumentos,amen bos cadáveres estabansemi desnudos.El tenía camisa blancay una corbatade sedanegra,y ella restosde ropa de una tela tricot de color amarilio y marrón, y hasraun chignon del mismo coior rubio rojizo de su pelo. Todosestoselementos, que no sequemaronconfirma que los cuerposestabanchamuscados sólo medio caly cinados.Por otra parte, sobrelasp iemasdesnudas, los en pies de Goebbelsquedabancalcetinesde sedaoscura.

Lo más llamativo en el libro son las fotos de una prótesis dental metálica, presumiblemente de oro y sin dientes, y de un fragmento de mandíbula inferior que -odontólogo forenen r97zel doctor ReinardSoggnais se de la Universidad de California- determinó que correspondíaa la que aparecía las placasde rayos X de en la cabeza llitler. de

Inpública en la SextaReunión Estaevidencialahizo Parael Etlimbttrgo íJ""t"s :ernacional¿" cit"tit' "n t:"::o y que la auestaba Hi¿"t no habíadudas de que hecho en ei por t"t ttltá'*"s se h¡bía practicada topsia cadávercorrecto' 7q74'errun pro'";;;;;;rgo, el t7 de setiembre de can¡cliense11am'rda r';;;;; srama emiddo p"' """'^tRyder Sag.enay' ctrudoctor ZZ'r'i orurnó, el profesor

de u:-Y:l::::oadCañffiJ^?;;i*¿ ¿"Já"iolo$a Angetesopinó de maneradiametralmen1iforniaen Los habíaordenado ñ"-Hitler te contraria'Agregó tilá;' de toá"i,,ltt t-L"^:avos X gue los regrscrost"dJ;;;' dosl o sa l tos c ar gos ' t " t l" y" ttd o l o s s u y o s ' d e i a ray B e rn aseto'' d"'tit'to desconocido' lín en un avión espeti"i identiflcar a ios suPu

:'Jli 1: ffi Jil,; ñ::*,"i:l::::::1",lli:1"::i á" -. i;á;;*." 1':1";:l ff:'iil:;,T:;'J''adíou r nc re iauna
labrevedad,

"T¿'."#: :#: :#lii; J

s^d;";;'*o

aprrece norámica denral- sólo l'a mancha tiene form¡s diente a la prótests pero -"i'itit"' a la foto de la prótesis' definidas y puede p"'"t""" aparecende malos dientes no en la placa de una cabeza El ocurriría en una panorámica' nera muy definida como no estanbien dienteslorque perito no p"ao to*ftrar los por los tc,tl::t^t'::; iefinidos *i"i"tp"rtdo' tt ptttIi"n"tl "xhibl<la y mecant"t dentistat de varias escueias forma base a 1¡r que en cos dentaies, todos confirmaron días

nounaPad" LIitler tomad':l :1-1;v corresponuna mancha

re ;; ;., re

enunos ot"^p""'"t" ii i^,T11:9:afía' delaprótesi' reproducir pueden

alde uabajo y con el o'o "tt"utrio' presencia físiigtt'i tin la go muy ptrecidop"ñ;;;t" cadelosd o.-^ '.'t',",q ..,"p ' "d"' per m it ir ] aoc lus t on dental necesarla' 8<l

que a la prótesisle faltabanios :.-. ' Si consideramos tes cerámicos,hubiera sido igualmente imposible ::.., identificación cierta. Dentro de estahistoria, el capítulo de las dentaduras iba a tener más elementos. El 9 de mayo de r945,los soviéticos habíaniogradoencontrar a dos de los mecánicosdentalesde Hitler y Eva Braun, Fritz Echtmann y Katbe Heusermann; éstosdescribieron de memoria la dentadurade Hitler, quien desde r933lucía "una prótesis más estéticaque los dientecitos de rataque eran las suyos".6Posterio,rmente, dos fueron los trasladosa ia Unión Soviética, mujer fue llevadaa la prila sion Butyrki, en Moscír,de donde no regresómas. Allí le habíanmostrado una cajade cigarrosque contenía una prótesis dentaria, eila admitió que le parecía la de Hitler. Una de sus compañerasde cárcel,Liselotte Spalke,que escuchóestahistoria, la contó en r953,luego de ser liberada. Echtmann, a su vez fue enviado a la cárcel Lubianka, en Moscú, donde quedó detenido nlleve años.Allí, "licilitó un croquis, así como la descripciórt escrite de ia dentadura de Eva Br.¡un (Itabít )techo él nismo su prótesis)y de Adolf Hitler, en la construccíón de cuyaspróresis 1ra co Ltbo r ado".7 bía Este hecho es particularmente significativo porque con un dibujo y detalladasespecificaciones, tomando como baselas radiografías, podría haber reconstruise do la prótesis sin dientes que luego fue mostrada a los prisicneros y que se fotografió solay apoyadaa un fragmento de mandíbuia para que pareciera de Hitler. la También el doctor Helrnut Khuntz, quien había tratado a Hitler por su dentadura,contó la nrisma historia; éste quedó internado en un campo de prisioneros durante diez años.

-

Werner Maser, arrtor dei llbro Apellido f litler, nont' bre Adoif, investigó a fondo esteasunto interrogando a Etch ma n n en 192r . tomadas a Hitler En su libro dice que las radiografías en septiembre v octubre de ry44 por el doctor Errvin Giesing,no corresponden con la radiografíamostrada por los soviéticos. Susconclusiones finalesfueron que jamássehan ensin contrado los restos de Hitier, que ha desapareciclo d e j a r ra st r os ,y que lo m i s m o d e b e rád e c i rs e d e Eva Bra u n . Se n e c es it ¡ ban r e s to sm a x i l a re sc o mp l e to sy o ri los .'- ' - 1. r : Llr rr r er it . rj e e ri o p e ro , s e g ú n c i ta Be sy.,. s - :" -. : i .i-. .-. :...---: : .-.- .ie i ril-liolos rcstosya no exisúan: "l"oúo-. .... ¡.:d¡r-e¡.-. ¡u\'1..rolt ttn fín común: fuero¡t incineradostor:.lnrenrc,r'su-s celuz¡.s esp:trcidas v cotal n¡o informó en lt4oscue) j de junio clctr¡45 el teníente general Wadiss,jefe de l¿ secciónSnre¡scñdel printer A. frente ntso blanco. Debe hacerseconstar que el mistno procedimiento de aventar lascenizasvolvió a usarseun año y medio despttés,en octubre de ry46 en Nvremberg, donde fueron ejecutados en la horca los grandes cri mina]es d e guerra ".8 Pesea esta seguridad,los misrnos soviéticosno daban por cierto que los cadáveres cremadoshubieran sido los de Hitler y Eva Braun, y consideraronoportuno co n ti n u ar las inv es t iga c i o n e s a rae v i trr u n a p o s i b i l i p dad de error. En los últimos díasde la batallade Berlín habíansido más de un centenar los que pudieron salir de los buny que flotabaen Moskers de la Cancillería, la sospecha cú tenía una fuerte lógica: si otros pudieron, ¿por qué Hitler no? preguntarondos Los juecesinvestigadores soviéticos 8z

p,i^.uo,n:Á,;;;,;i",!,2'::i:;;;:i:::;l:,
;: ::;;:;;:f#::;: { "',
."rl.',t *:tj,..1..r;:e¡

,ó-o r":;;;;;"|l

;;r;; i,,:,:a:;!; :;": ; iü,":: ::: :::;: *
rle lltter' r en e/ c.rso que rttera ri;;;;, de l os.re ti gos fuero s n tra duci das al

manosy habían estado s_ h: "P'¡n*,\l,J 0u,,,,uvo *in #ffiiT,{ !;;o:: Hi.

cosas quienes a estaban en

sus

nesdehaber poaiao. i r g t3..naroría ,"t yt qe.;;i;';;; ;;:érea. segund o, o" n:^r:¡a¡"n [¡"i"rtiiio b]¡ndacto del o *, n, "n "i,

J,"i J a u *, J t " " a, "

que,porci erto no l ogr,rron.

:""1'.T _, nj ., :l*# irififi J".H;;: ;1 :, ,..,áo a",;,;;;;:* ;::i::::#ff
Mengeshaus., d".:lli:.l."l.Jo

i. :i:i::i ;; [üiI"[:X'J:i,i]H:ii TJi:,,, *, p"il;#do, siva so, ,1i:TJ;f"'J¿,TI:"I?: conf:?::i:r':jj*

terrog.r,ro r ruer,, ril"",;: j::XJ: :? :::"¡.''in ff rorm¡b¡ delg.upo rrrulprrtc ,o si¡2u.,¿.k;r:;.n"" d" ^
a mitad la Lanciileria, de ¿,,.u"."lijll^t!: r¡ s g", o.ab.'n-áil;;"t i:l ]i I avo s-s Gunschev Linde abrilde re45, cumplía su rurno desdeel mediodía, al atardecer do estab¡ cerc¡ del cuan_ d d" Hitler,

Hitlery EvaB...r.r, que rociaron.on 6"ni.11t-uerpos.de ieron ruego rod. ;,,; ;;;;::ll;YPrend de tancia,,,rrr¿ri".f.í.?1Dte ver a cien merrosde dis_ un díaen quer. lr,,-rljllda.del iardÍny al rtardecer de cubría cenrrodeBeriín. el Como¿il i;rj..ieoa por esosólo ser" .."yó1o;;;ff;as unua tesris nullus _

¡l

que : -: : -:l 'i f ::: lc : : . s ie) uÍ l1i e ¡o n i a s d e c t¡rrc to l l e s ' :'.,::üf, fueron concordantes' los Por eiemplo, respecto a cómo se encontraron diieron: :uerpos de úid"t y iu mujer,los testigos * Gunsche en 1950: sentadosjuntos en el sofá' En echay F-va rqoo ,".otriget ttiilár en un sillón' sentado' d¡ en otro sillón. * Linge: en distintos extremos del sofá' * Keripka: Hitler echadoy Eva sentada'

-

.

- -":' :- :"

"

- l":"1i1' 1CómO

ni os obteni dos- el l ugar donde fue hal l adaia pisr olr que supuestamentesirvió parael suicidio: * Estaba a sr.rs pies. * Estaba sobreel regazo. * Estaba a sr.r lado.

También respecroal objeto en que fueron envueltos l os crdáveres hay tres versi ones: *r E n una saoena_ * En una frazadamilitar marrón. * En ia alfon-rbra manchadade sangre.

S o b rce l s uic idio'di jer o n : + Gunsche 195o'Lt' disparo en ia sien derecha'En "., t 96o n o a P or t adat os . ' * haríaun Linge: disparo en la sien izquierda' como derecha)' ,.rr.do, (ít"ro Éambiadeclaración en sien * KemPka: disParoen Ia boca'

Lo mismo sucedesobre la forma de transportar los cuerpos: It¡ ' V ¡ri os S S ,en dos cami l l as. * Bormann y Linge, a hombro. * Gunschey Kempka, a hombro.

historiadores Lo más incongruente es que ei trío de Shirer y Bullock- dan a la paoficiales-Trevor-Roper, suien el sofá,uno junto al otro' con Hitler ."i" ".ft.¿. cidado por disParoen la boca' sin En lo que haie a Eva,todos la dan como envenenada' visto la decoloraciónen ios labios testigohaya q";;;gú" manera' q.r" uJ.t"rro le hubieraprovocado'D.ecualqrrier "l en que el pelo le cubría la cara' .rtrb"r, todos de acuerdo

También sobre el lugar del entierro hay tres versiones: * A un metro de la salida * A tres metros, en un cono de bomba * ]unto a la pared de la casadonde vivía Kempka.

tampopor Estosy muchos otros autores,to su Parte' al describir -según los testimo.o ," pon"t de acuerdo 3'1

Aunque hayan tantas versionessobre todo lo anterior, nada se sabede los objetospersonales la pareja, de que nunca más aparecieron: pistolas WaltherdeHilas tler y Eva Braun; el reloj de oro de bolsillo de Hitler, el reloj de piatino y diamantesde Eva y su pulserade oro con una esmeralda.

85

De mos t r ando im pot e n c i a , B e s y m e n s k i c o n c l u ye: "Los que verdaderamente sabíanIo ocurrido y podían acordarse de ello, no querían recordarlo y parecían ig^ norar lo más importante. Esto queda claro de modo especial en lasdeclaracionesde Otto Gunsche v Linge. Si más que los demás, tantbien ellos sabíano debían saber poco han hecho tnucho para aclararel asunto después "La que fueron dejadosen libertad".Y agrega'. confusión y falta de concord;tncÍa en lasdeclaracionesdemuestran, sin )ugar;t dudas, que los colaboradoresde Hitler que escaparon del refugio blindado de la Cancillería del Re¡ch tcnían inte¡és en ocuJtarJ¡verdad"."

19S 1 por anóni mos anal i stas. S egún o pina; . . - L . _ " hington algunos especialistas iI análisisde j; :,- . _ en ganda nrsa,a Stalinle interesabamantener a Hit|er r , -., a fin de que estole sirva de excusapaÍa actuaren Europa, Ilegado eJcaso.'¡¡¿Cujl seríala gananciapolítica? No se entiende.Tampoco a posteriori. pues Stalin no lo hi_ zo nunca pesea la Guerra Fría y al marco internacional que habíaimpuesto la guerrade Corea.El revisionismo posterior a su muerte, ocurrida en r953, tampoco d.e_ mostró que se aprovechara políticamentede esretema.

En prácticamenteninguno de los libros pubiicados desdeel final de la guerra se tona en cuenta seriamensoviéticani su inte las dud¿sde Stalin ni la declaración vestigaciónoficial.

Si n e m bar go, en las p ri m e ra s p á g i n a sd e l l i b ro de B e symens k i,hay una p re s L l n tare tó ri c a y c a u te l o s a: "¿Porqué c1propio -S¡.r1in. ¡ri.lnJo s¡ludo al presidente .;--.1,';; Jijo en r¡tedio de la mayor sor¡'. ie fru-¡r.,'n .,.--' i'r:.- i i- .-:-.i::- Je su inte¡Jocutor,que Hitler aún vivía : ,-.-: :i.r ::'tu\-posible que hubiese buscado refugio en t o .,.:.-.:.1 r J t J E s peña ? " .ta

En general,los autoresque opinan que a Stalin le convenía un Hitler vivo para usarlo como un espantapájaros político, siguen la iínea de pensamientolanzadaen 86

P or si fuer¡n pocashs dudas pl anteadas hasr aaquí . más de un cuarro de siglo despuésde publicado su liüro hubo hasta fuentes oficialessoviéticis que desmintie_ ron l o di cho por B esymenski . El z de abril de 1995un despacho ANSA distribui_ de do a sns abonadosdecía: "Nueyo s documento.s secreros y Ltnaentrevista con el ex jefe del KGB en Alemania Oriental, Serghei Konradschov, podrían dar a conocer nuevos detallessobre las tiltimas hor,tsde Hitler. Seg¿Ín lo declarado por Konradschov a SpiegelIV, unap"ri de Ia mandíbula y algunos ñuesos de Hitler están cusrod.ia_ dos en Moscú. Serían los resrcsdel contenido de cinco ca_ jasque en ry7o fueran desentenadasen Magdenburgo, ex Alemania Oriental, en rinazona d.e acceso prohibiio por Ia KGB. El entoncesjefe de la policía secreta soviética, yu_ ri Andropov, habría propuesto al líder del Kremlin, Leo_ nid Breznev, Ia quema del mateial que contenían las ca_ jas.La cremación de los restosde Hitler, Eva Braun y los Goebbels {ue el capítulo final de la Operación MyrhLs de la policía soviética, que había decil¡do verificar lascir_ cunsancias de Ia desaparición del cadáver de Hitler. por_ que Stalin no creía en la tesisdel suicidio". 8t

Pocomás de un mes después,otro despachoagrega:¡ detalles: "'fras la desapariciónde la Unión Sor'¡eric¡, atchivos han quedado a disposición de los ::i1L')oÍtantes Y :)vestigadores. aunquehay algunasfuenfes¡usasque deseanrevolver el tenta, otros han decidido hablar' .r,r :: er capitán del Ejército Roio, Ivan Terechenko, de 71 nto [van B]ashtchuk señalarona 1¡ revisr :i os, v e/ sarge c¡Sternen rg92 que ellos transportaran 1o's :.r¡lernan¡ r-e¡e-s Hitler y Eva Braun. Afirntaron que losllevade ---.r . ,¡'t desde el bunker hasta un cLlartelde las tropas . i iéric¡,sen la ciudad de Magdenbulgo, rrus ser ente' -':-icr-s desenterrados va¡¡hsvecesen laslocalid,tdesde v n'. R.rfien orry Sthendal. Ello s rei teraron' en nume .:'r.:.r cuerpos de ambos reposeron que 10s .- ¡.:selr¡rel¡isras, ': ...r ¡iud¡d del terrircrio de la ex Alent.tniadel Este que etl IgTo fueron tras' ricinco¡nos, h¡s^¡¡ , -.'..:r ','c'r¡l :. ' .. . -. ,-: en ¿r¡s i¿ ioc ] es c ono c ,-1 o N 4 o s c ú " -' a r -..i : -. ::-r p.rrtc del comttnicrclosc dice: "Por su parte, n i,'llrtl ski ratí li có des rior rtl so lJe.s t:. r'es :- : -r . - :..-t li-. ¡lg.r
, ,'.' it"tciíca n d t¡ q u e ftte --. - i-i f i ' : i i r r i l , : . ' , ' ' ' , ¡ l c ¡ b o s. -- j:' - - li.rI t) .\ { ill t icle d e a m --iiti'--l - .....- ' :' ;;jr ' jr ¡ l1 l,1 .S.r lir l¡ ¿ /e -- --:
't -" .' t.- .:' i j- jr ' iltil¿j lllego,.lt.u7-

cort¡ron los .' - .. - :¡ -..r.ld.ldos de , - . i - -Lri.t¡ollen cajas granadas . ' . o. , . , de Be s y me n s É c o n tra d i c e ns u ' -\cribuve a Linge y Bormann los hechos que antes :¡'¡ra atribuicloa Gunschey Kempka. * Dice que los cuerposno estabancalcinados cuando completamentecarbonihabíadicho que est.rban ¡ntes zado s* Ase g u ra que los c uerp o s e s ta b a nd e s p e d a z a d o s S8

cuando anresh¡rbíadicho que estabandeterioradospero enteros. Lo que ciefinitivamentepone en duda todo su trabajo son los nuevos testimonios que indican que los restos no fueron incineradosy esp1rcidos viento en jual ni o de r9-¡;. Respectoal gobierno soviético,que tuviera en marcha una OperaciónMythosenrgTo, hablaa las clarasde las dudas que seguíanteniendo años despuésde ia publicaciónclellibro oficioso de Besvmenski. C ómo se des¡rrol l aronl os hechosfue bi en sinr et iz¡ do por el periociistaalemán Frijof Meyer. La noche entre el 4 y 5 de abri l de ry7o, en Magdenburgoliega un grupo de soldadosfuertemente armado e ingresan en una [i end¿ de campañai nstal adadesdedía s,f r ent e al núnrero 36 de la (ilausenerstrasse. procedieron a deAilí senterrrr caj ones, tarda¡orrmuv poco ti enp o v 1ocar garonen un c¡mi ón. A l a medi a hora el mi smo llegó al monte Biederitz,en el cual se encontrabael cuartel de Magdenburgo-Herrenkrug.Allí fueron incineradostodos l os caj ones, enterrados descl e' r¡cía rño s, esper f , l z5 ron hastaque todo fue cenizas,nunca los diez cadáveres desenterradosfueron extraídos de sus podridos contenedores. último fueron aventadas ceniz¡s, Por las se di ce en el río E l ba. Llamativo es q.ueno se permitiera abrir los cajonesy que estosfueran trasiadados miedo a que los enconpor traran crsualmente,evitando una investigaciónforense por parte de l a D D R , en cuyos funci on¡¡ios ei KG B no confiab¿. La Operación Mythos que involucraría a los ocho integrantesde la familia Goebbelsy a una pareja,supuest.lmente los Hitler, constaen un documento fechadoel t3 de marzo de r97o, enviado por /uri Andropov, en ese ó9

como 655-A, coentoncesal frente del KGB, clasificado pia dei cual se encuentra en posesión de la revista alemana Der Spiegel: "En relación con la posibilidad de obras de construcción o movimienro de tierra en esererreno, que puclieran eJevaral descubrimiento de la fosa, consideraría oportLtno retirer los cadáveresy destruirlos por incineración, la citada medida se Jlevaría a cabo con mayor confidencialidad por el grupo operativo de la sección especial del KGB del Tercer Ejército de choque del grupo de fuerzas soviéticas en Alemania, y deb ería ser correspo ndi entem e nte docum entado ". Dicho documento, que reproduje en parte, lleva el sello "Apruébese" y estáfirmado por ia autoridad suprema de entonces,Breznev,el Primer Ministro Kossigin y Podgorni,presidentedel Sovietsupremo.Se sabe, por cierto, que existeun expedienteoperativocaratulado como 4r-S/z-V/t 'Otros periodistas estuvieron sacandoconclusiones p ar e ci d a s, r e ellos inv e s ti g a ro nKl a s J a n H i n d ri k s , ent CharlesBarrandy Andrea Bedetti.No tengo duda como .ilos, que el 5 de abril de r97o fueron incineradosdiez :!-stoshumanos, queda el misterio de a quién pertene.r . rne n vi d a dos de ellos .

6. An-rsler, HITLER,pig. zz. Jean, 7.B-esymenski, op. cit.,pág.:.:z5. Le,"v, 8. Ibid,pág.r4r. 9.l bi d,pág r+ 3 to. Ludvrig; Bonnín;Fest; Amsle¡;Kempka; TolandySolar. rr. Besyn.renski, op.cit.,pig.t47. Lew, rz.Ibi d,píg.8. Sondern, Frederic LOS ULTIMOSDIAS DE ADOLF. lr., _,-r3. HITLER, pág.r5+. r4. Reurer, S/oS/gS.

DE - : . - -i\. Aiain.IA HISTORIA SECRETA L\ HISTO- : '--'--': r68,/9.
. - . , E. l 7 l . - t o r1 ¡ ">
_ ' / a'

: -- . r:.:rski,Lcw. LAMUERTEDELIITLL.R,págs.z8yss. :. - ...:--: ::.idico cluclo revisófue el módico dcl Ilospital ..:., -:- 3.:-l:'r.inuredi.lt.rmcnte despuós asunir llitle¡ cle ,-:: (-r:o. ;ueron cl Dr. Giesingen 1944,vcl Dr. Morell.

-

V

La historia alternativadel final de Adolf Hitler puede escribirsehoy -más de medio siglo despuésde la caída de Berlín- empezando a utilizar fuentes que hasta ahora no habían sido tomadas en su debida cuenta por restaron importanci¡ v sublos autores clásicos,quienes valuaron el rol de varios personajes'entre ellos los de Hanna Reitschy Hans RudelLasmemorias de ambos publicadasentre fines de los sor:.ñoscr-tlrcnta fines de Ios setentaaportan detal.les v distinta de cómo qtie :-:¡;.iCcntes pueden dar una visión r--1 :'r' : r l- . . ¡ os ¡ s r ' . so b reto d o , o fre c e ro tra h i p ó te ,:--- ' : - : ir . . , ' ..l t i l l ' re ro d c r9 4 5 . e n u n a d e l a s - -,- :,. --...'' - - -,: -u ti tr-¡t-¿ :e u b i c ¡d o e n l a to rrean: :.::: t )' : : = : : , ' . : . ei z o o l ó g i c o d e B e rl ín , e l c o ro n ei i:.:rs - 'rich Rudel habíarecibido visitas. allí R.udelestaba convaleciendode Ia.rmputación de p ir p i e rn a der ec haque l e h a b ía s i d o a rra n c a c l a o r u n a el clía9 dei gri.r.d. en pleno vuelo en su S¡uk¡ luSz' m l smo m es . "Los visitanteseren el genetal de aviacion Ritter von y Greim, la conandante piloto |-lannaRc'ir-sch e} coronel de contandosOtto Skorzeny";'1ohabiado durante l¡ re u n i ón f ue c ont ¡ do p o r H l n n r R c i ts c h : "No podía dejarde pensare imaginarJ¿sir¿r¡cionde Berlín, casi destruidacomo la había vi:;to volando, y poder sobrevolarlaotÍa vez transporttndo hedudaba ya ridos o realizando misiones especiales, qLter¡ctcteía que hubiera sitiosdonde poder aterrizar.Hablé sobre 9z

esrc rcma con el coronel Rudel, quien tenta ¡j--r.: . _ -. na amputada. El pensabasobre todo en eJ uso ;-,.helicóptero, que para el despegue aterrizaje sólo n¿y cesita un lugar muy pequeño siendo suficiente un rc_ cho plano. Tal vez podría serla torre del flakbunker del zoológico"., -fresde estascuatro personaseran consideradas por Hitler como los símbolos del atrevimiento v el heróismo béiico. El coronel Rudel era un as de la aviación v el piloto más condecoradode la Luftwaffe Otro de los presentesen la reunión, Otto Skorzeny, era el comandante del grupo de comandos Oranienburg que dependíadel servicio secrerodel AMT VI de la RSI HA. Susacciones más espectacuiares habíansido, entre otras,el rescate Mussolini en el macizo del Gran Sas_ de so y el rapto del hijo del regentede Hungría, almirante Horth¡ en el castillo de Buda.Era para Hitler, el hombre de las solucionesincreíblesy de absolutaconfianza. En ocasióndel atentadodel zo dejulio de 1944 en un momento en que desconfiaba todos sus oficiales de superioresy ministros- a é1,un Standartenfü.her en_ tonces sólo coronel, había dado la orden de intervenir los mandos y detenera los complotados. Siendo especialista evasiones en clamorosas, no_ en viembre ry44 fue encargadode neutralizar una operación aliadaparecidaa sus hazañas: rapto del maiiscal el Petainque un comando paracaidista aliado transportaría a Córcega,liberada desdeocrubre. Se apostó en Vichy con 2ooo S S y esperó i núti l mente unas sem anas. Al mes siguiente organizó wa brigada americanaunifor_ mando sus comandos como tropas estadounidenses que invirtiendo los letreros en los crucesparalizaron por urrA semanaias operaciones las Ardenas,corrieron voces en

desdeentoncesque Skorzenvtenía la orden de asesinar a Eisenhower. Hanna Reitsch era ia primera capitán piloto de Alemania. Prácticamentevolaba cualquier aparato'Había sido piloto clepruebasde casi todos los aviones a cho..o qtr" fueron producidos en seriey hastahabíavolado .oháte, Vr moáificados. En febrero de r938 fue la primera en pilotar un gyrocópteroy desdesu juventud hainarcasmundiales en vuelo a vela como bía establecrdo cl p ri me r c r uc ede ios A lp e s e n p l :rn e rd o E1generaiRitter von Greim er.tun vetcrrno oe la prlc11 l,-r.r.'g.,"rr" mundial, y con-randaba 19+) una brigavez en En i¡ aéréa. r9z3lle'¿ó un vuelo por prin.rer;r a Hito n rl d e l p o d e r e n y : . et e n u n av ión alquil¿ d o , d e s d el ¡ 5 . i 3 . p o rc inc o años ,f ue e l p i l o to c l c ltri tl ro to r J u n k e r z a . ,.o t-r.ld e t lit ler . E l c om a n d a n teB¡tt¡ i tr s u s t.i tu v ó l \ \ 'ir1iC¿irldorh¡s. : -todel nuevo cuatrilnotor Rrckc' ' . . : :t de ia guerra. s¡la de hose :::.r.j cu;ltropersonJsrcunid.'rs n rq,.rellr H i tl e r y te n ía n ,s e de : : t :i g o za ban la t ot ¡ l co n fi rn z ¡ d e qún Jocumentación r sus nrisn'iosescritos,accesodii. .,o . é 1 aún en c 1 m j s n o B e rg h o f, 1 o q u e H i tl e r considerab¡-.uhog.r¡en ei Obersalzberg'

Hanna Reitsch escribió: "Cuando dejé el hospital, me entrené mucho sobrevolando la zona en cualquier situación climática, hasta que rne sentí segurade poder llegar hastala rcrre, aunque{uera de noche y ninguna luz -pudiera guiarme. De esto también se enteró el general
Vo n G f eln 7 .t

casirodeadapor las tróLa ciudad de Berlín ya estaba y pas soviéticas los lrrelos en la zona eranpeligrosos'En cierta ocasiórren que se disponía a regresara la ciudad q4

l l evandoai secretari o estadoN aumann,la pilor o : = de ci bi ó un l l amado tel efóni co: " A l úl ti mo minur o anr ¿. del despegue,me llegó una orcien telefónica de Hiile: que me prohibió volar a Breslaubaio ningún conceprc". EvidentementeHitler queríapreservar1aintegridad de Hanna Reitsch, aún a cosra de demorar la ilegadaa Berlín de su propio secrerariode E,stado. mujer no La obstante desobedeció la orden del Füh¡e¡. Escribió: "Como yo no dependía directamente de ninguna orden militar, decidí volar igual". A mediados de marzo Adolf Hitler habíaabandonado la Cancillería sehabíamudado al Fíihrerbunker, y segtrn Albert Speer,para dormir tranquilo enel nuevo refugi o que el mi smo arqui tecro había em pezado a construi r en el veranode r944 en l os j rrdi nes der ¡ ás de l a vi ej a C anci l l ería. E l r9 de abri l H i tl e¡ habí¡ convocadoa Ber lí n a Hans Rudel. En los primeros minutos del viernes zo, el día de su cumpleaños número 56, el piloto fue el primero en felicitarloy sedisponíaa regresar su unidad en el frena te checoslovaco despuésde concluir dicha reunión con . el Führer. Cuenran que Hitler le había vuelto a ofrecer el comando aéreode ia defensade Berlín y Rudel que ya sehabíarehusadomesesantes,habíarespondidoal ofrecimiento señalandoque Adoif Galland, ademásde ser un generalal contrario de él que era coronelseguía siendo la personamás indicada para cumplir esatarea. Habían habladode Ia marcha negativade la guerra,y H i tl er l e habí¡ di cho: "A usLcdtodo le parecefácil. Yo estoy tratando ininterrumpid:lrren¿e desde ry43 de hacer la paz, pero )os aliadosno rluicren.Ponen por condición la rendición incondicional. i,Ii ¿Je-.srino personal no tiene ninguna importancia, pero rlo ¡tttcdo aceptarIa rendición incondi.)j

A lasrt.3o de la mañanade esedía, Fiitler fue desperde tado por una andanada proyectilesque era la prime¡a en alcanzarel centro de Berlín, a la altura de la He¡tanto, que mannplatz.Estolo impresionó y desconcertó p o r u n mom ent o c r ey ó q u e l o s s o v i é ti c o sh a b ía n reconstruido un puente de ferrocarril que cruzabaei Oder v estabandisparandocon un cañón de asediocon alcance de ochenta kilómetros. I-uego averiguaríaia cruda verdad: ios proyectiles d p ro ve n ían de una bat e ríap e s a d aq u e d i s p a ra b a e s d e un a d i st anc iade m eno s d e v e i n te k i l ó me tro s , te n i an "Por Loshuérfanosy viudas" inscripcionesque decían'. "l1rr /¡.s/ígrinras derramadas por nuestras mad¡es ". y d s l lr .l L -....e cl ic r t or i¡ s s l- r ¡ c í¡n o s o p e ra d o re s o v i é ti c o s e la bateríaartillerosde la 266a.División del Quinto Ejérc i to d e A s alt o. ' Los soviéticoshabíanconseguidoromper definitivay mente las líneasalemanas, empezabana avanzarcon rapidezhacia Berlín. En el transcursode esemismo día en de Goebbelsparticipaba unl conferencia la calleHer, ma n n G oer ing z o c on s u s c o l a b o ra d o re s y ta m b i én se A desdeallí el cañoneo. Ias12.1S asoellosescucharon maron a una ventana para ver el ataque:la bateríaque a ya disparaba estaba doce kilómetros del centro. llasta entoncesaún funcionaban los medios de tlansporte y los soldadosiban al frente en tranvía.Poco anWalter Hewel le dites de la mpdianocheei emba¡ador io a i{itler: "Faltan cinco segundos paraIa medianoche. ¿Qttiere tontar alguna iniciativa política? Entonces, es este e1momento". Y Hitler había contestado: "¿Política? Yo no hago máspolítica".e El domingo zzpor la mañana,Hitler supo que Zhuk o v h a b í a¡ r v anz ado in c u e n ta k i i ó m e tro s m á s a l l á de c o8

Orani enburg,rebasando compi etament eBer iir : . . fl anconorte, y empezandoa gi rar haci ael sur . No c. . . . ba satisfechocon los informes que recibía.por Ia ta¡c.abri ó su conferenci a si ruaci ónexi gi endo de nor lci¡ ssobre el ataque de Sreiner,cuando el riarisc.rl Keitel e] 1, generalJodl confesaronque aún se estaba organizando, Hitier estalló y comenzó a gritar que todo el mundo ie habíamentido, t¡aicionado,que aún las SSle habíanfallado y que el TercerReich estaba bancarrora. en Exclamó: "Laguerra está perdida'l Fue la primera vez que hi zo estaadmi si ón si n cal i fi cati vos. También Bormann llegó a Ia misma conclusión. Llamó por teléfono a su mujer que estabaen Berchtesgaden, y le dijo que habíaencontradoun magníficoescondite en el Sudtirol parasus nueve hijos. Ella tendríaque hacerse pasarpor la directora de un grupo de niños víctimas de bombardeosen buscade asilo. Saliendode la conferencia, Hitier seencontrócon srls secretarias la cocinera, les dijo: "Todo estaperdiclo: y irremediablemente perdido'1 Les pidió qrrese fuerrn de Berlín,pero todas rechaz¡rorrel peclido.Ll cliio: "Sr¡ni-s generales fueran t.tn valientesconlo usredes... . Otra vez de regresoen la salade conferencias, ordenó a Jodl y Keitel que se fueran a Berchtesga den: "De todos modos -les dijo- todo se estávinieÁdo abajoy yo va no puedo hacer nada. El resto hay que dejárselo a Goering". Un reiato más puntual hecho por fodl pone en boca .1eHitler la siguiente frase: "No se trataahora de lucltar, itorq¿e y¿ no tenemos por qué luchar. Se tratade negoy -'r.rciones, Goering puede llevarlas a término tnucho .'rrt'¡or yo".ro Que E semi smo día, el zz, Goebbel sreci b ió la or den de .':escntarse con sLlfamilia en ei bunker-

A l a s c inc o de la t ard el a s e ñ o raM a g d ai e d i j o ¡ Ia ni ñ e ra q ue pr epar ar a s u s s e i sn i ñ o s p a rav i s i ta r a H i tl er. a Dos Mercedes Benzblindados habían ilegado hasta la casa para transportarl os. "La familia Goebbels había ocupado ambos automóviles. En uno el matrimonio con sLl hija Helga, v en el otro lasotras cuatro niñ¿s con su hermano Helmuth. Práctican'tente llevaron ninno gún equipaje. Lasniñaspodían llevar cadauna un juguete.Helmuth, por supLtesto, también.'\' E,llunes 23poco antesdel amanecer, estadomavor el que debíat¡asladarse sur partió haciaMunich en quinal ce avioneslunker5z. Entre los pasajeros figurrba el general Karl Koller, quien apenasllegadoa Berchtesgaden habló con Goering de lo que estabaocurriendo en Berl ín . L e dijo que Hit ler a ú n e s ta b ac o n v i d a c u a n d o él abandonóla ciudad, que incluso había una o dos rutas de escape que 1acapital podía sostenerse y toclavíapor urr¡ senr¡n¡ m.is. Goering pensó que podía haber llegadoel momento de proponersecomo sucesorde Hitler, en basea los documentos redactados por el mismo Führeren r94r. En estasdirectivasse lo designaba sucesorde Hitler no sólo despuésde su muerte sino también en casode incapecidadpermanente o temporaria de éste para ejercer sus funciones. Pensando esto,mandó a llamar a Hans Lammers, en :\p e rto legaly c us t od i o d e l o s d o c u m e n to s ,p a ra que :¿'chctara cartade intención. El mensajeque redacuna : , crr una obra maestradel tacto. t)ecia'."Mein Führer, en vista de su detemtinación de '' 'i n u.rren su puesro en la fortaleza de Berlín, ¿estáde ' ri/c en que yo tome inmediatan-tentel¿ total direc.., 1¿r.s asun¡os del Reich, con plena Libertadde ac. . .- .-| interior y en el exterior corno sucesorsuyo v

.ir'¡iurrrdo con s!-t decreto del zg de junio de ¡-- : ¡c'ciboresp¿resre antesde lasdiez de .lanoche, c,:= . .ie-q-lrro ha perdido su libertacl de acció¡t,considc:.,qtre r.; cttntplidos todos los requisitos del Cecreto.r¡ácfu.rrc ,'t\me¡c)rqLtesepaen bien de los rnreresesde ¡rtiesr¡c-, rs ¡r.r y de rruestropueblo. \-a conocecu:íles son rl¡s sen¡u.nienrosen esfa hora. la más gratre de su t,id¿.No e¡¡.'uerrr¡o las palabraspara expresarlos.Que Dios lo pro:c'ie pronto Ie veamos de nuevo entre nosotros a pe,s;r .v .ie rrrtlo. Su leal Hermann Goering". -el último que la mác1uiF.nei bunker, esernensaje '¡.r clecodificadora Ultra descifr.rría inglaterr¿ pren :,-cio ofendera Bormann más que a Ilitler, quien exigio ..rej ecuci ónde Goeri ng. I-litier se negó a ilegar tan lejos y en consider¡rción ¿ 'us anterioresservicjos,dijo a Goebbelsque anur-rci¡ra , i¡rrrrensa que la rnala saludhabía obligado a Goering a ,'nunciar a todos sus cargos,incluido el de Maestro de , -.rz¡ del Reich, cargoque mantenía desder9 jo. 'i'estigo estoshechosfue Speer,quien habí,rieqrcde "l'iri pctrulinexplicabiemcntedesdeI"{ambi.rrso. -.rdci :inta vez a Berlín. Los tttotivos que riTe indujeron a h.t,-t'r]ono eran tnás que pretextos. En realidad quent ver ,: Llitler, el cual ejercía todavía sobre mí un poder de : rr ¡cción casimagnético.'\ z Sobreias dificultades del viaje, Speercuenta en sus nretnoriasque salió de i-lamburgoy a novent.r kilóme:ros de ia capital quedó bioqueado por un río de autos q',re ilegabanen sentidocontrario,todos encolumnados h.rci ¡el norte. E ntoncesC eci di ódesvi a r se polí gono al .1e pruebasde la Luftwaffe en Rechlin paraintentar con i ¡qul r un avi ón. D e al l i fue conduci doha st a G at ow e¡ r 1.r periferia de Berlín, donde le consiguieron un¡ avl() llr-taSto¡ch.

- !*

"Hubiéramos po,dido hacermuy bien aquel tÍavecto en auto, pero recoÍÍerlo en vuelo, a baja altura, tuvo Ia que haexcitación de unaaventura.En el Eie Esre-Oesre recorrido con Hitler la noche antesde su cumpleabía ños 56, aterrizamos en la ancharuta poco antes de la puertade Brandenburgo,Provocando sorprest entrelos raÍosautomovilistas. Un auto militar parado ahí nos llevó a la Cancillería.'12 Llegando al Führerbunker, Ia primera persona que encontró fue Bormann. Le dijo: "Es tiempo que Hitler asumael comando del sur. Todavía es posible pero no se puede esperarmás". DespuésSpeerfue ilevado al cuarto de Hitler, donde él mismo "tomó inmediatamente aquel tono de oficina detrás del cuá\ podía esconder cualquier cosa.Me habló de Doenitz, pregunLándome qué pensabade su capacide dad. Tuve la nera sensación que no hací.talusión a ".ta oenitz c¡sua.lmenre D Speerie expresóa Hitler su opinión favorabley él le consultó sobre si debíaquedarseen el bunker o refugiarse en Berchtesgaden."Llsted es el FíJhrer.Si riene que -'¡orir. ¿por qué ir a hacerlo en su casade monnña?", ::.:o n Ci, ¡ , ( neer . '"-r.:. : ,r : : ' . - : ' : : : ' - ' je i l i tl e r- q u i e n l o h i z o n o rmal ' - ' -- -.'r otra vez al día siguiente1. iit : - -: I ' o , : - . - - . . . , -- . - ' :.e rsl , l l e v ó h a s tae l c u a rtod o n ' .' . : - - . : : . - s - r Co n e l l a h a b l a ro n e c o s a s u p e r frd s Goebbelsno los dejó so. . , , .. . :r r,:,rr)ie Sitde Speer, . - : :.: j: :iomento. "Nos separamos en un silencio =.::i:,.¡zoso . Su marido no nos había concedido ni nm' Doco dos minutos paradecirnos adiós." Luegode esteencuentro con los Goebbels,Speerescuchó los gritos de Hitler quejándosepor el telegrama d e Go e r ing. Un ins t an te d e s p u é s ,c o n u n i mp re v i sto
702

cambio de humor, el Fürl¡er dii o: "Por cuanto;:. : . -r , porta, Goering puede continuar conduciendo lasn._:- ciacionesde ]a rendición. Una personavale tanto cornc otr¡. Total. la guerra está perdida...". Esemismo día z3 Eva Braun habíaescritouna cartaa su hermana Gretel,diciéndole: "Aúnhay posibilidades pero, sin embargo, es obvio que no podemos permiür que nos capturen vivos". En éstale pedía que destruyeratodos sus papelesde negociospero las cartasdel Führery sus respuestas debÍan ser empaquetadas l uego enterrad as. y Est a car t a rcrminabacon una esperanzada "Acabode hapostdata'. blar con el Führer. Creo que él también estáun poco más Jptimista que aver".ts Cercade la medianoche Eva habíainvitado a Speera su : Lrrrto. " Eraun cuarto muy agradable. tler ya estaba I{i dur:t'tiendov pudimos asíentretenemostranquilamente(.. .) !:,veBraun erala únic.t en nTostraruna calm.t imperturbaie (...) Parecía distendida, casi alegre.Dijo: ¿qué pensaría u sredsi nos d ijér;tmos adióscon rrn¿botella de chantpaña .';'unos pastelítos? (.. ) p.¡camdrero tta¡o ttna botella de \[t-¡etChandon, du]cesv tore-r..Despttés quedamos solos ..)¿Sabe?, dijo. Usred hizo bien en venir otra vez acá.To-io es f¿n vano... Por poco no nos encontrabamás.'\6 La reunión duró tres horas.A las tres de la madruga-.r, Flitler se levantó y Speerpregunró si podía despe.-r¡sede é1.'iSe va? Hastala vista" -le dijo el Führer. 1",¡hubo otros saludo s-. "Fue mi despedida.Diez mi.: u ros después dejé la habitación del canciller.'\7 Estosdiez minutos en blanco,de los que Speerno da ::.rformación, son misteriosos,es la última vez que ve a :i i tl er pero es como si el encuentro no hubier at enido :.nportancia... hubiera tenido tanta que debíamanteo l erse en secreto.

IL

de Así parecedesprenderse la lectura de sus memocincuenta págia io largo de seiscientas rias, tanto que dos para contar ias últimas ocho horas nas sólo utiliza que pasó en el bunklr, durante ias cualesse reunió dos con Hitler. \¡eces Eseúltimo viaje a Berlin' por tan poco tiempo y apagraves rentententesin ningún motivo, habíaentrañado en su libro io explica de manera casipsiriesgos.Speer justificar coaialíticl, y hacecontorsionesretóricaspara un proyecto de rapto de los más altos cosascalescomo jerarc.rs el magnicidio de Hitler' y ya Estasdecl¡r.rciones las habíahecho en N ürenberg s or pr es ade l o s d e m á se n j u i c i a d o sy l u e g o c.ru s¡n doi. r l;rsescribió.El menos severode ellosfue Goering' qulen lo llamó segpndo Bruto y no faitó quien lo llamara Juiba Estereiudio de sus ex camaradas a favorecerlo cias. y ios histo ri a d o re s ' an te l o s ir t ec es no se sabede qué cosashablaron en Lo clerfo "r'qt " encuentro, pero algo pareceseguro:no haeseúltimo blaron de un suicidio próximo, pues Speer no habla tampoco de esto y ademásno hubo una despedidadralo míti ca , ex J c t J m ent e c o n tra ri o ' que se puede hacer es que Hitler pudo La hipótesis haber enviado a través de Speerun sobre cerrado con un mensajepara Doenitz. El arquitectoreunía la confianza ,,"."r".ii y el propio Hitler había dado pruebas de tene\le un¡ estima muY esPeciai' Menos de un mes antesel 27 demarzo,Speerle había confesadoa Hitler que no habíaobedecidosus órdenes destruir tocloantesque dejerloen manos del enemi<.le que entoncesno podía ¡¡o y Hitler le había respondido el sueldo de ministro' "Hágaseel i"gui. embolsándose ,ifrrrrro o márcheseal extranjero' Yo estaríadispuesto t'rirle dinero.r Espan.l.'ls ¡ t r¿nsl
1a):l

E sta asombrosami seri cordi afue com eni, , - .... mente durante el juicio de Nürenberg, donde 1c',s , tigadoresse preguntabansi detrásde ella no se ocu.'-.ba algo muy importante.

N orR s pá9. r. Rudel,Hans,1I PILOTADI FERRO, 253. FLIE GEN M E/N ¿EBEM¡ríg.3to. z. Reitsch, Flanna. 3.l bi d,pág.3rr.
, D " .1,.1 t I r nc nn .;r ., pág. z 6- ¡ .

pá9.+28. lohn. ADOLFI IITLER, 5.Tol,rr.rd, 6 . Speer, ORIEDEL TERZO RE/C/ pá9.559 Albert,MENI | Gcrald,.5,E6 UNDA GU ERRAM UN D IAL.p ag. z 7 7.Simons,
R I¡ Sr¡nrn:

t+. 9. Oven,Wilfred von, QUIENERA GOEBBLEIPá9. ro. Trevo¡-Roper, H.R.,LOS LIL'tlMOSDIASDE I IITLER, pág. ro9. z-1. rr. Oven,Wilfrcd v()n,op.cir.,p.rg. rz.S pccr, l bcrt.op. ci r..pi g. A s6r. 13. d,píg.S 6S Ibi r4. Ibi d,pág.S 6+ . prg +3q. P¡rtc, Scgunci¡ r5.Toland, n, ADOLFI I\TI"ER, Joh
'A ananr A lh-rt , -t - :tt . prg. 57o nn '

+ -. , _ _/,, 5 .
ct /¡¡

17.Ibid, pág.S7t. iB. Speer,Albert, SPANDAUERTAGEBTCI IER,pá9.286.

VI

El martes z4 de abril, despuésque Speera las cuatro de la mañanaregresara Plon paraencontrarse a con Doenitz, se produjo la caídade Spandau:desdeei sudoeste se encontrabaamenazadoel corazón de Berlín. En los túneles del tren subterráneo combatían ias Waffen SS y los restos de la Volkssrurm contra tropas avanzadas soviéticas. la Cancilleríallegó un teiegraA ma de Schornerinsistiendo a Hitler para que fuera a su cu a rte lgener alde B ohe mi a . Esam is m a noc he, e l F ü ñ re ¡c o n v o c ól a p re s e n c i a ai Führerbunker,enviando radionensajes al generalRitter von G{eim, jefe de la VI Flota Aérea,v al generalKoller, quien h-atíasido jefe de estado mayor de la Luftrvaffe e n l a c apit al per o t a m b i é n te l e g ra fi óc o n v o c a n d oa Hanna Reitsch y Hans Rudel. Simultáneamente.el general Weidling-jefe del 56qCuerpo Panzer era nombrado comandantede Berlín y no tardaríaen descubrir que la situación era aún peor cle1o qr,re había pensado: el plan de la defensade la capital le asignaba vcintidós divisiones,pero en realidadno habíalnás ciecinco disp o n i b l es . Com o r eemp l a z oa l r> s o l c l e c l oc ¡íd o s s ó l o s s podía poner muchachosde la juventr.rcies hitleri¡nrs. Al tiempo que Weidling const.rt.ibr estadr¡máticasitu a ci ó n , losex per t os l C o m i te C o n j u n to d c In re l i g e nde r cia Angloamericaneestim¡b¡11, igual que los so¡,'iétial co s, q u e Hit ler s e enc o n tra b ¡ e n e l Be rg h o f v n o en Be ri ín .A dem ásios es t a d o u n i d e n s ep e n s a b .rn u e c i en s q d i vi si o n esalem anas ta b .rn e s p l e g a d a en l o s v a l les es d s a l p i n o s c ir c undant es ,i n fo rm .rc i ó n e x a q c r.r,l .r e ro h p ro 6

creyeron.Los alemanes, definitiva, eran coni-.: r.i: : en de estassospechas, en una última operación de r;::=y l i genci aseguíanhaci endo todo l o posi ble por coniir marlas. Los analistasde Eisenhower concluyeron equivocadamenteque lasinstalaciones reducto alpino podían del sosteneruna defensapor casiun año, y el generalBradque efecley lo informó así a un grupo de congresistas tuaban una visita de inspección en la zona de guerra. Considerandoque la mansión de Hitler en Obersalzberg podía constituir su cuartel general,los aliadosresolvieron enviar al día siguiente el 6r7eEscuadrónde British Lancaster arrasarel área. a en El miércoles25,a las 9.3o sonó la alarmaantiaérea Berchtesgaden. Media hora más tarde llegó la primera de oleadade aviones,descargaron bombas pesadas quinientos kilos. Pasaronotros treinta minutos y llegó la hubo 3r8 aviones segundaoleada.Entre las dos pasadas que bombardearon ininterrumpidamente por una hora. Aunque las dos incursionesarrasarontodos los edihubo sólo seismuertos porque ficios del Obersalzberg, personas- se refugialos demás-alrededor de '¡,.5oo enron en la kilométrica red de refugios subterráneos, tre ellos,el mismo ex mariscalGoering. Peorle fue a las villas vecinas.Durante los ataques,que soportaron, Ia aldeaalpina de Bad Reichenhall fue la más afectada:murieron 2oo personas. Despuésdel bombardeo, el generalvon Greim llegó y al Obersalzberg encontró allí prácticamentetodas las construcciones ruinas.También el Berghofde Hitler en habíasi do destrui do por l os i mpactos d e las bom bas. Von Greim buscó al general Koller, quien igual que é1 habíarecibido un telegramacon la orden de ir a Berlín. Koller no quiso viajar, se justificó afirmando que tenl,l

miedo de ir ¡ror haberreportado a Goering lo que había comentado su subordinado,el generalChristian, marido de Gerda, secretaria particular de Hitler, es deci¡, la reflexión de Hitler acerca la aptitud del mariscal del de I{eich paranegociary el envío del famoso telegramadel día z3 de abril. Koller no pensó que la convocatoriase realizabapor otro motivo, como tampoco que si Hitler queríaacusar a alguien de soplón, la responsabilidadcaeríaen el gener¿l Christian. Sepuede racionalmentepensarque, como Koller fue hastados díasantesjefe de EstadoMayor de la fuerzaaére ¡ e n B er lí n, Hit le' r lo c o n s i d e ra ra l m á s i n d i c a d o en e línea jerárquicapara ser nombrado comandanteen jefe de la Luftw¡ffe, en lugar del destituido Goering. Von Greifn, qur: buscabatambién a Hanna R.eitsch para volara Berlín, pronto averiguó que ésta se encontrabaen la cercanaKitzbuhel. Cuenta Hanna Reitsch: "AIIí me llegó el z5 Ce abril un mensaje del general von Greim, que me pedía que ft¡era inmedianmente a Munich para llevar a cabo una ntisión secÍeta.En el viaje me enteré que von Greim haIrí.trecibido por radio la orden de ir inmediatamente a la tlancillería del Reich, donde se encontraba Adolf Hitler. Crr.r¡6¡ sabía que Berlín estabatotalmente rodeada por él s ¡usos, y tropas rusasya estabanen la ciudad, él pen' , rtDe podría ilegar a Ia Cancillería 1omás rápidamen',.rle con un helicóptero. El se acordabade mis sis" ',-,.:vuelos de entrenamiento sobre la Berlín ., -'. --r, v sabíaqueme podíaubicarde cualquierma: - '-, 'r ci ¿rdád. Pero,según Ia siruación general,yo i : ..- ¡l r.rr que no íbamos a volver de este vuelo. I : - --.-:rrri;prim ero a mis padÍes,que no dudaron -. .: . ." -: :r-:--. .'r,., cn ro en dar su aprobación ".t --. r']r

E l concepto de mi si ón ," rr" r^' ^íque alucie- , , - . Reitschimplicabaasumir toda la responsabilidad por -.. consecuencias ia misma, y aceptrr -en casode frade caso- que se habíaactuadopor cuenta propia y sin haber recibido órdenes.Así le había ocurrido a Skorzeny en ocasión de la liberación de Mussolini, como cuenta en sus libros, y asítambién parecehaberlepasadoa Rudolph Hess con su misterioso viaje "en l>usca la paz" de a inglaterraque tanto dio a discutir y que todavíano fue ¡clarado. En Berlín,mientras se cerraba cercoalrededorde la el ciudad, el generalHermann Fegelein, representante de l {i mml er y casado con l a hermanade E va ,G r et elBr aun -quien estabaa punto de dar a luz en rlguna parte de B avi era habíadesapareci do momentán eam ent e después de una misión en Furstenberg,de donde habíaregresadoen avión. La noche entre el z5y z6 de abril Hanna Reitsch y von Greim se encontraron en Munich ."El Ju 88 que iba a LLevar al general Greim y a mí a Rechlin, despegó alrededor de lasz.3o de la ntañanadel aeropuerro Ner¡ Bilorg, cerca de Munich. EI avión volab,t con suspropios pilotos. Yo estabaparadaen silencio en el interior angosto del aparato y miraba la noche estrellada que, al contrario de 1oque se podía esperar, estabalibre de las máquinas enemigas que desde hacíasemanas controlaban el espacioaéreoale¡nán. Para estabanechados los dados.El "6 de abril, almí, rededor de lascuatro de Ia mañana,Ileganos a Rechlin. .\llí se encontraba el comando norte de la fuerza aérea.Las noticias que recibimos eranmuy malas.Hacía dos días que ninEjtn avión alemán había logrtdo entÍar en Berlín, .i cru.s¿de ]a fuerte defensa rusa.De los aeropuertos de 1.r c.tpiral,e] único que todavía e-sr¿b¿ manos de ios ¡1.' en iir¡nes eraGatow, que ya estaba rodeeclopor /o-.n:.,- . .

si estababajo el fuego de su artillería. No se sabía la pista de atenizaje contaba con sufrciente campo sin cráterespara pctderaterrizar.EI helicóptero con el cual queríamos baiar de noche delante de la Cancillería del Reich habíasido desmsido en el ínterin en el aeropuerto de Rechlin durante unbombardeo.'\ El heiicóptero mencionado era el Focke Achgelis FA zzj Drachey tras la destrucción de éste "se optó por un Fw t9o, un cazadorde una plaza cuyo compaftimiento de equipaje había sido convertido en un segundo asiento. Era la máquina más rápida que Rechlin tenía en ese nTornento,¡t era la misma con Ia que Speer había entrado y salido dos días antesde Berlín. El piloto de la máquina, sargento 8., que hastaentonces había e{ecruado la mayoría de las misiones sobre Berlín, tenía excelente experienciay conocimiento de las tácticasde los rusos, strsposrcion es de defensay cañonesantiaéreos.Parecía apropíado que él llevara a cabo el vuelo a Gatow, pero después debería volver enseguida con el avión a Recñlin porque sepreveía en cualquier montento la toma de Gatotv por los ¡usos".3 EI FWry o A- 8/U r eraun avión modifi cadoparaentrenamiento, y dado que sus ocupanteseran tres, Hanna Reitsch tuvo que acomodarseen el fuselajede cola. La mujer eramenuda,medíapoco menos de merro y medio y pesaba apenas cuarentakilos, por esopudo hacerlo. Parasubrayarla importancia de esamisión, Reitsch de cuenta que el vuelo fue escoltadopor decenas cazas: "Llenaron el aire con su ruido. No me podía acordar de haber visto tantasmáquinas juntas en el cielo en los últimos meses",escribió.El breve vuelo desdeRechlin a Gatow, costó a la escoltasiete aviones,evidentemente l;rcargahumana transportadatenía que servaliosapara prqar un costo tan alto de flete.

E i avi ón aterri zó poco despuésen el d€r opL. : r : Gatow, Reitschy von Greim se dirigieron a la direc.. aé¡ea, donde despuésde variosintentos lograron hab,:: por teiéfono con el coronel von Below, edecánaéreoen el bunker.Von Below Iesdijo c¡ue Hitler queríahablar a toda costacon ellos, pero creíaque la misión que se les iba a encomendar seríaimposible. Los soviéticos les informó- ya estabanen el centro de Beriíny habíantomado la estaciónAnhalter y la caliePotsdammer. "Llegamos a Ia conclusión de que lo único posible era vctlara Berlín y aterrizar cercade l.t puerta de Brandenburgo con un FieselerStorch. E} priner Storch que quisimos usarfalló antesdel despegue,¿ causade un intpacto de artillería. Recién alrededor de 1asseis de la tarde, el segundo y único Storch que quedabaestaba listo.'+ Volando muy bajo, sobrevolaronel paisajeapacibie de l a zona agrícol ade W annsee,y l uego el panor am a cambió radicalmente.Al acercarse Berlín empezaron a a verse,no sólo lasunidadessoviéticas, sino también ios soldadosque les disparabancon armascortas. Una balaatravesó piso del avión que er¡ de madeel r¡- e hirió a von Greim en una pierna.El generalse desmayó por el dolor, y la piloto tomó los mandos y continuó el vuelo. Berlín estaba humeando y olía a azufre, pero los disparos disminuían porque sobrevolaban barrios en poder de los alemanes, visibilidaderaescasa. la "Ahora me ayudaban mis vuelos de entrenamienro sobre Ber]ín. No tenía que mirar alrededor, cosa que en esasituación podría haber sido peligrosa. Bastabaseguir el runtbo de brujula hastaIa flakbunker. A Ia izquierda Je ést¿ estaba Eje Este-Oeste con la colunna de la Vicel roria. Muy cercade la puerta de Brandenburgo aterricé e} aparato.En el tanque casi había máscombusrible. '" no Hitler estabaesperandoesteaterrizaje,había en\'1.r'

do a su piloto personal,Baur,con un grupo de hombres Este-Oeste. para despejarla improvisadapista en el Ej"e El eje medía novecientos metros de largo y era, desde unos díasatrás,el lugar de aterrizaje.Cuando Baur y su gente estabanesperandoen la columna de la Victoria -que erael iugar habituai de detenciónde los avionessu auto fue aicanzadopor un tiro de artilleríasoviética, y su chofer hericlo en una mano. "Repentinamente se escuchó el traqueteo del Fieseler Storch. Conocía muy bien e] ruido de su motor. pero no eraprecisamente en ese tramo de Ia avenida donde aterrizaban Reitsch 1r Greim sino nás,adelante, en Ia plazoleta frente a la puerta de Brandenburgo.'b R e cién habí a os c ur e c i d o ,c o me n z a b al a n o c h e d el jueves z6 de abril. Lasinstalaciones la defensade tserlíneran improde bloqueavisadas. en Consistían tres anillos de carreteras y dos por toscasdefensas, trincherasen parquesy plazasde la ciudad.Esedía,las dos líneasexterioreshabían si d o ro tas en el nor t e, e s tey s u r, y a p e n a sl a l ín e a m ás interior, la que rodeabalos edificios gubernamentales, el Tiergardeny el parquezoológico,seguía seralcansin zadapor los soviéticos.En total, eran sólo dos kilómetro s y medio c uadr ad o sd e e x te n s i ó n i o s q u e e s ta b an fuera del control del Ejército Rojo. Todos los servicios energéticos habíanparalizado,no habíaluz ni aguay se empezaba escasear comida. a la En el bunke¡se informaban de los avancesdel enemigo llamando a los abonadostelefónicosde las zonas donde había combates.A veceslos interlocutores respondíanen ruso otras veces respondía nadie,y cuanno :o ir respuesta en alemán,quien informaba contanera los -'.t, confusoscombatesque ocurríanafuerateníaa los en -,r,,.i é t ic os s u m is ¡ n ac ¡l l e .

E n estasi tuaci ónH anna R ei tschy von C: . . . . , , ron al bunker. El piloto llegó en camilla ii a1li.= . --..ron la herida que verificaron estabaen el pie dere:.: En eselugar. Reitsch se encontró con Magda Goe: bels, quien se regoci;'aba que alguien pudiera.haber de l l egadohasta al l í. Las muj eres no se con ocí anper o se aDrazaron. Hitler -que parecíadecaído- habló con von Greim e inmediatamente se lo vio reanimado.Tomó a su visitante con lasdos manos y lo designósucesor Goering de como jefe de la Luftwaffe. También felicitó a Hanna I{eitsch: "Valiente mujer. Todavía queda alguna lealtad v algún valor en estemundo'l le dijo. Esenrismo día z6 también aterrizaronen el Eje Este( )esredos lunker 5z cargadosde municiones p¡r¡ tentlr.res. Gatow, el aeródromomás próximo a Berlín,esEn trba por caeren manos soviéticas. El día siguiente,viernes 27,la gente descuartizaba cap¡r¡ tener comida pero incluso asíera difícil aii".rllos :rlentarse porque no habíagas.El transporte público ya :ro [uncionaba,y los berlinesesvivían cn sótanosy re.'.Lqicls anti¿éreos. Cu.rndolas oficinas de telégrafoscerraron,el último 'r'L'nsaje recibido habíallegadode Tokio y decía:"Buena todos". Uno tras otro, los periódicos-incluido -:rL,rfea '-. rrL)rtavoz partido nazl Volkisher Beobachter- dedel :Lr¡.¡ publicarse,y Goebbelseditó un boletín de emerd. i.r quedabansin Los -.-:'.. ¡l que llarnó Panzerbar, cadáveres :'.:.rr;rr, tcndidos donde habíancaído,y los civilesheri. ' r.gr¡niz-aban, a veces, durantedíasenteros. , .-'s tropas soviéticasestabanpor todas partes y, co, ,: lntiguos conquistadores, eran impredecibles. Se . . ' :.rnf:rsci n¡rdos i asmaravi l l as l a ciudad,com o por de que algunosdcs. 'r r -:ri os v l ¡s bonrbi l l asel éctri cas

roscabanpara Ilevarsea casa,convencidosde que producirían aguay luz v que funcionarían a su regresoen cualquier parte. Los soviéticostambién eran primitivos con otros despojos de guerra, aprovechandouna franquicia que había establecidoel propio Stalin: cadasoldado tenía derecho a quince kilos de botín de guerra, y cadaoficial a treinta kilos. Los soldados utilizaban dos frasesen pseudo alenrán: "Uri, uri" (rusificación de uá¡, reloj) y la otra, el preludio a una violación: "Fraukom" (mujer, ve r-r). s t osv iolabanmu j e re s d e to d a s l a s e d a d e s , E meque p: rre c ía n n e r u n a e n fe rme d a d que te :., . rLr uell. t s :. : r - l: r . i: ' : , r 1¡ r i. cOn toe s c .trl a ti n ay e ra c o s tu m bre . , . .: :- . - - - r . , ¡r : . ' : : :- ' . ri r.rIn ¡¡l rl ¡ c f,r.l o n l rp i z l a b i a l pac
I - , : r - , i - :.1 -l t-,r.> \'l Oi ,i Clonts.

i :. : . . . r ; nr r r ier es e ro n v i o l a d .rsh a s ta d o c e n asde fu \,.e.es. una investigaciónordenadaen Berlín al final de la guerra determinó que noventa mil mujeres violadas habíanbuscadotratamiento médico. A los oficialessosiemviéticosesaconductade Ia tropa no los inquietaba, pre y cuando no bajarala moral de combate. Aquel viernes 27,por la noche, el oficial de enlacede Hi mm ler y es pos od e l a h e rma n a d e Ev a B ra u n , H ermann Fegelein,fue encontrado por una patruila de la Feldgendarmerie; vieron una luz en una ventana de la Bleibtreustrassero/11,subieron y lo encontraron tendido en la cama de su departamento,vestido de civil. A su lado tenía un maletín repleto de monedas de oro, francos suizos y joyas,por lo que ios policíasmilitares concluyeron que estaba planeandoescapar. Fegeleinllamó al bunkerpara pedir a Eva que Hitler le solucionarala embarazosa situación, pero la mujer la se negó, y el oficial fue llevado il, Führerbunker. Entonces,según\a historia oficialella sí intercedió,¡rgumen774

tando que su hermanaestaba esperando be: = . . , . un lo degradó, arrancósusinsigniasy la Cruz de C" ie --: . . ro, luegolo mandó a encerrar una habitacióndei \ :. , en bunker. Esemismo día, el coronei Hans Rudel estabaaún en Kummer, en el frente checo,pero ya habíasido convoca_ do a Berlín. "El z5 de abril me llega un telegramadel cuar_ tel generaldel Führer, pero no pLledo leerlo porque está :rlcompleto y mutilado. Sin embargo, llego a entender que debo viajarinmediatamente a Berlín. Telefoneo a mis sttperiores pero el general no me da el permiso de partir, porque eI boletín ofrcial ha comunicado que los rusos han r.ontadoel aeropuerto de Tempelhof, en el cualhay vio_ ientoscombates, no se sabe hay otra pista practicable. y si .\{e expone c}aramentesu opinión: 'Sipor acasousted de_ :.e aterrizar entre los rusos,me cortaría la cabezaDor ha_ :erle dado el permiso de despegar'.Sin embargá, se en:,trgade ponerse en contacto con el coronel von Belor,v :..r¡.rsaber e1texto exacto del telegramay hacerse indicar ,:.,r;r prsrapracticable.No supe más nadañasr.rqrre.a h.. :tcede la noche del z7 de abil, me llama par.1 tr,lnsmjnr_ :r f' /rs insrru ccionesrecibidas. Tengo qtleparrir esa mis'-'-t noche para Berlín con un HE nt, paraaterrizar en Ia avenidadel Eje Este-Oeste.'7 --:.:n \o fue sencillo el despegue, la una de la madruga_ a r iel sábadoz8 de abril, sin luces en la pisra_

::. tvión tomó rumbo a Berlín y pasandolos Sudeti, -=. empezóa ver pueblosincendiados. Cercade la ca_ ' ',.:'-re ¡tacadopor lasbaterías antiaéreas, Vaen Ber_ V ' ::\' uel ta en el humo de l os i ncendi os , eiespect ácu_ .:: :e i e presentófue i nfernal . U n mensajede r . on . .i ' rcci bi doen el avi ón, adverrí¡que er f ,im posib) t

desviar.r Rechlin paradesaterrizareIr el e;e,y ordenaba con el bunker. de allí comunicarse no Sin combustibleRu.del podía liegara eseaeropuerto. A las dos de ia mañana cleiz8 aterrizó en una peqlleña pista a treinta kilómetros de allí. "Una hora después' cercade l,ts rres, llepé a Rechlin. Desde allí hablé con en Berlín por un r¿dioteléfono de onda corta que esraÉ'a coronel von Below'me con)ula oficina del general. El mi presencia en la capital nicó que ya no era necesaria porque e} general Grein, llamado junto conmígo. recibió a tien'tpo el tglegramay aceptó la misión que me era parte, es absolutamente imposible destinada.Pctr oW? aterrizar en Berlín. Adelanto la siguiente propuesta: poen dría aterrizar de día, con un SruJ<a, el Eje Este-Oeste. con un avión de esetipo, v Creo que es posible hacerlo másporque es indispensableque el comando supremo deje Ia ciudad, ya demasiado expuesta para conservar desdeallí el control general de lasoperaciones.'\ H i tler r ec haz ó t al p ro p u e s ta y i e m a n d ó d e c i r por von Below que no fuera en esemomento, especificando que "no puede ahora, en estemomento crítico, dejar la capital".

cl <y encogi i l o, .r con aspectode anci ano. r : - . . - . El clospequerl<;s flascoscon veneno para que. c.:'. ,, (lreim y ella turrieran "en todo nTomentola liber.. .. -, l¿ decisión". [)uranteaquel]os días,en realidad, Hitler le habíad.ro¡ fr¡scos con veneno a todos su entorno íntimo para evitar qLlecayeranvivos en poder de los soviédcos.Habíatomaclola ideade su admiracloFedericoel Grande,quien durlnte la Guerrade los'Iieinta Años lievabacon él la poción q ue le impedjía caervivo en rnanos de susenerrrigos. A mediodía,en la anresala Führer,Bormann, Krebs del ,.-Burgdorf descansaban extendidos en 1assillas y I{i:ier, parapasara su salade conferencias, vio obligado se .-. saltarlosante 1ahilaridad de Eva. De eila relata ramrien Nikolaus von Beiow en sus Memorias, que la vio ::rnquila y nunca demostró tener miedo, si se cruz.rba -.,rról ie preguntaba: "¿Cómo anda la situacíón afitera?", : l'enemos todavía algunaposibilidad?".

l:semismo día las tropassoviétic¡shabían¡lcanz¡c.lo ..rl l eW i l hel m, dondeempezaba zonaclelos m inis1a , -.os, por el sur de Ia C anci l l ería. l nor t e, m ienr r as A ' -.Io. se estaban preparando para el asalto final del : .-h-strs. antiguo edificio legislativo. 'Despu és que el ':r;enrlio de tgjj lo hubiera dejado parcialmente en ' .'r.r.s. nazis -que culparon públicamente a Los Jos conTunistasde haber provocado el incendio -: .' ¡c-s .r.i(rn.rronel edificio y dejaron que acabara dede -- .':r -r.rr\-r', como un síntbolo de la vulnerabilidad ale' ..,.rntc l .t amenazaroj a.' to D ei otro l. iclode la Ko" ¡ trescientos metros, seencontraba Oper.r ia ---:.1.1¿2, rlri"-reh¡hí¡ servido en lugar del Reicñsr.rÁ'en ' ., loro rl¡ra el Darlamentotítere de Alenr¡n:.,. '

en Hanna Reitsch,que estaba el bunker, escribiría: "No teníamos más esperanzasde ver algtna vez Ia htz del día. Como milagro cayó Ia noticia de que un Ju 5z ha' a bíaaterrizado en el Eje,para sacar Greim y a mí de Berlín-fambién Rudel llamó por la misma razón dcsdeRechlin, por Ia última línea disponible. Greim se ¡eÁusó'le Estaúltima frase,que parecefuera de contexto, tenclrásu expiicaciónen los hechosposteriores. i'.n estesegunclodía, z8 de abril, qtte prsabaen el bun(ir. H¡nn¡. Il.eitschse encontró con Flitler. Lo vio páli-

no por su propia voluntad a estaciudad casitoalmente sitiada paracompartir mi destino"L a s eñor aJ ungeen te n d i ó e n to n c e se i p o rq u é d e l a y mesa tan preparada, recordó ias palabrasque Eva había dicho una hora antesa Gerda Christian y a ella misma: ",'les aseguro que esianoche voy a llorarf'' Cuando Hitler acabócon el dictado, ella se retiró para tipear la documentación,¡r el Fiih¡ercontinuó con su programadel día,reuniendo a los invitados en 1asalade ma p a spar aas is t ira la b o d a . m Go e bbels andó a l l a m a r a u n o d e l o s re fu g i o sp róWagner, quien lnteriorrimos ¡l G u¡nrr.'-ieirerWalter ::.:ri . nr hí . r r r bajad o e n e l R e g i s tro C i v i l d e B e r l ín' de e¡¡ r-i:r'rii',rL) G.1uleiter la crpit:tl. Wagner - --- j : : . : a.: . . - , ¡i ,r ¡n o fu n c i o n ¡ri o c i v i l . c '- . . . . , . i , . --,..' . tc i -l to tti .t: ttrma n n , l os i re ll c l l l ' ttc l ¡n te Btrfg dOff, . : : - : : l- : - . :.:.,::-i t-l ...: - : . : . i. : : - . . . .'..: - , -... a tn e r.t v e g e t.rri a n Ma n z i a l i .H i a . . :-.:', = . : . . -i: ' - : ; r lior m e ' ,' i :r' a l l e v a b ae i v e s ti d od e seda ;te g ro c on r os asr os a se n e i e s c o teq u e e ra e i p re fe ri do macielFuhrer,y sobreésteuna capasin mangas.Estab¿ perlas y su reloj de platino quillada y lucía un collar de con brillantes. La salidaa los jardines de su cuñado Hermann Fegeno lein, apenasuna hora ar)t-es, parecíahaber afectado en nada la felicidad de Eva Braun. Como contaraluego Gerda Christian, tenía iagrimasen los ojos pero ella interpretó que "eran de radiantealegría". Trasrellenarlos esLa ceremoniafue brevev escueta. paciosen blancoparainciuir los datos,el oficianteWagn e r o m it ió los nom b re s d e l o s p a d re sd e H i tl e r v l a tech a d e s u m at r im oni o y , d o n d e te n ía q u e e s c ri b i r l os datos del FüJrre¡escribi6 conocido personalmente. D u rant e el t r ám it e h u b o d o s p e q u e ñ o sp ro b i e mas:
722

l os ani l l os eran demasi ado grandes, en el f or n: - . . . . , y impreso que debía ilenar, Eva comenzó a firma¡ cc:----. muchas novi as nervi osas corr S Uapel lido de solt er : "Eva B. .. " Luego tachó la B y escribió "Eva Hitler, nacida Braun". El funcionaric también se habíapuesto nervioso y firmó su nombre con iloble A. Bormann v Goebbeissuscribieron actacomo tesriei gos,y la ceremoniaacabópoco antesde la medianoche. Hitler, del brazo de su flamante esposa,condu;'oa sus invitados para celebrar. Hizo algunasbromas mientras bebía unos sorbos de vino tokayy Eva, que se veía radiante, pidió que trajeranel fonógrafo con el único disco que se mantenía intacto: RosasRo7as. Despuéssalió al pasillo pararecibir las felicitaciones de los demáshuéspedes É,unke4 caballeros bedel los le saron la mano y las mujeres las mejillas.Ella sonreíafeliz a todos, y hasta logró que Hitler -que parecíasonriente y rejuvenecido- brindara con Gunsche y von Below. Algunos se preguntaron si ei brindis se realizaba por ia nueva vid¡ en matrimonio. El seencontraba de buen humor, pero:rbrndonaba regularmentela celebración paracontrolar el dpeo de los testamentos. En las primeras horas del domingo z9 de abril, el funcionario Wagner advirtió que en el formulario del acta de matrimonio Ia fechaoriginal estaba borradapor una mancha,y despuésde controlar su reloj la reescribió.Como ya habíapasadola medianocheescribió: "29 de abril". Terminadassus funciones,Wagner salió del bunker y se lo tragó Berlin: nunca más se lo pudo hallar,a pesar de la búsquedaposterior. A las cuatro de la madrugadaTraudl Jungeacabóde pasarlos testamentospor triplicado, e inmediatamente Hitler, Goebbelsy Bormann los firmaron al pie, luego, también lo hicieron Burgdorf y Krebscomo testigos.

_-)

parael asallas Allí seconcentraban tropassoviéticas por Stalin, quien habíaprometido honoto, motivaclas res a quien tomara el edificio defendido por miles de WaffenSS.

vil

NorRs pá9.317. MEIN¿EBEN, 1 . Reisch,Hanna,FLIEGEN
z Ibid,pág. 3t 4.
J -l

Ibid,pág. 314/1tr. l.l.ici. 3r7 \ ¡rig.
- - .--. :.-,i . l l r)
. ,:r \\ 1 - _. . ¡

.,'irn.QL/IENERA GOEBBELS, Pág.z8 ;. R ud el, FIan s,/l PI1OT.-\ Dl FERRO. pig.267. 8. Ibid , pá g.2 69 .

:

pá9.32+. MEIN ¿lrBEN, Hanna,FLIEGEN 9. Reitsch, GUERRAMUNDIAL, ro. Simons,Gerald, SEGLJNDA Prg .1 33.

E l mi smo sábado28, haci a l as nuev e de la noche. uno de l os ayudantesde Goebbel sl l egó por el pasadi_ zo subrerráneo desde el mi ni steri o áe pr opaganda, l l evando un bol etín de notrci asde l a B BC. La not a cle_ cía que el Reichführer SS Heinrich Himmler, en [_u_ beck, había ofreci do rendi r A l emani a a los aliados oc_ ci dental es. ParaHitler, aquéllafue Ia gota que rebalsóel vaso.El Ftihrer,en un paroxismo de decepción,consideróla ac_ titud como "la más vergonzosa fraición de la historia humana". Poco más tarde, el jefe clela Gesrapo,Hein_ rich Müller, llevó fuera del bunke¡a Fegelein,el repre_ sentantede Himmler. La versión ,,oficiil" esque Hirler ordenó a Müller que lo fusilaraa consecuencia la trai_ de ci ón de su superi or,pero l o ci erto es que d esdeese m o_ mento ambos des.rpl reci eron. La hi pótesi sde l a ej ecuci óncl eFegei e in es cr eí ble no por tres razones:primera. porque en ninguna obra apa_ receque Bormann inrercedierapor él '-que considéra_ he a esehotnbre cotno su único imigo, uia sólida cama_ rtdería ttnía a estosdos hombre.s-.tSegunda, porque t'samisma noche Eva escribióa su hermana crátel, !s_ posr del supuesroejecutado,y no mencionó ni siquie_ ¡¡ su derención;la tercerala citaré más adelante, dánde una fuente atendibley una lógica relativa 'e enconrrará .-.specro su desaparición a y destino final. Esa misnla noche Hitler, mostránclole un maDa a ::rnna R ei t-sch, expl i có l as posi ci onesde le los. l"- r _ ".:'i r' los soviéticos, le dijo: "Estandoasí situación. Ia r¡o_

ll8

demosganai'p<tr ¡renos veinticuatro horas.Cercade lo ut Postdamya se escuclr los disparos de la artillería alemana". También le explicó que un Arado 96 había lorlisponible. grado aterrizar en el Eje y estab;r Los casitres díasque permaneció en ei bunker, Hanna Reitsch había estado compartiendo stl tiempo con Magda Goebbelsy sus seishijos. Cuanclollegó el mome n to de des pedir s e ,o c u rri ó u n a e s c e n ¡ d ra má ti ca: "Llor;tndo nos suplicó la señora Goebl¡els que intentemos lo imposible para lograr una salvación. La responsabílidad noral dependía de Greim".' También estaúltima frase,es misteriosa. la Antes de despedirse, esposade Goebbelsle había una de ellay otra de su marido, dientregadodos cartas, rigida a FIarald,el hijo de su primer matrimolrio que estabaprisionero en Canadá. La carta de Goebbelsempezabadiciendo: "Mi querido Harald. Nos e.nconrr.lmosencerrados en el bunker clel Führer, cn la Cancillería del Reich, y luchamos por nuesrras vidasy nuestro honor. De qué manera va a terminar estalucha,sólo Dios Io sabe.Yo solamente sé que saldremos con gloria y honor, vivos o muertos".3 En esa cartaJosephGoebbels,al contrario de su mujer, aún no había perdido la esperanzade salir vivo, Ios próximos días decidirán por é1. Mientras que Hanna Reitsch recibíalas cartasde los paradespedirse. tomaSe Goebbels, Hitler la aguardaba ron lasmanos y ellacuentaque no encontró las palabras para la ocasión.Hitler, a su vez, sólo le dijo adecuadas en voz baja: "Que Dios la proteja". Cuando el Frihrerse despidió de von Greim los historiadorescuentan que le hizo un encargoinsólito: perseguir a I'"limmler por su traición, y evitar que pudiera sucederlecomo Fiilr¡e¡. Después él v Hanna Reitsch sar1 ()

lieron dei bunker,sedirigeroh haciacl l;:-: de se encontrabe una avionetaArado 96 r.'u:-. , "Haberaterriz,tdo bejoes¿.r.s circuns¿Jnci.1r. .' :.iba cualidades de aviador extraordinari¿s-H.¡bl.t --. - , mismo piloto con el cualhabíamos volailo a Gatov,' . sargentoB.).'1 En eseentoncesTraudl Junge,una de las secret¡ri¡s de Hitler, estaba llegando a los cllartos de éste,a,doncle había sido liamada.Camino ai lugar se preguntabaqué querríadictarle.Pasando por la salade conferencias, antes de ingresaral estudio donde trabajarían, vio que }a mesagranderectangular estaba decorada como parauna fiesta: cubierta con mantel con monogramas, servicir¡ de plata y copasde champagne. Traudl se preguntó: " ¿Pensará celebrar un adiós?'. Cuando liegó a la salay se ubicó delante de la pared de mapas donde estabaHitler, el Füllre¡la sorprendió: "V.imos a escribirnti último testamentopolítico",le dijo. Mientras lo hacía,Traudl pensó que Hitler iba a clictarle,sino una confesión,al menos una justificación.Pero Io que escuchófueron sólo recrimin¿cionesy acusacionesy, parasu sorpresa, empezó a diseñarun nuevo él gobierno. Comenta justamente Allan Bullock que "pa1ab por ra palabra,la despedida del Führer al pueblo alemán habría podido ser tomada de cualquiera de sus discursospolíticos, o de laspáginas de1Mein Kampf. Veinte y rljs años no habían cambiadc¡ Hitler en nada;nc, le habían a enseñadonada". Luego de terminar ei testamento politico, siguió con el privado. Dijo que no habíapodido aceptarla responsabiiidaddel matrimonio durantelos añosde poder,pcro que ahora había decidido "tomar como espos;t;t i.t mujer que despuésde muchos años de leal atnistatl t : -

r

---

a Las copiasfueron entregadas tles mensajeros,lv{eier, Lor ent z , qu i e n e s a l a s o c h o d e l a m¡ñ a n a se Za n d e r v llegar a Doenitz y a Schoerner dispusieron a hacerlas dos mil voiuntarios al mando dei Una hora después, de generalMohnke lograbancontener a los rusos cerc.r la sedecentral de 1aGestapo,¡ unos quinientos metros d e i l ,unk er en line¡ d e a i re . A media m.rñana.pesea los esfuerzosde Mohnke' el círculo tenclidc alrededorde la crudad había comenzasode cu¡ndo iasuniclades ia avanzada do ¡ estrecharse Se ai viétic;rllega.ron parquezoológicodevastado. había la r,isroun le:ónmerodeandoa lo largo c1e Alb¡ecfirs¡¡as\' sc ilrforr¡ó t.rntbien qtle una cebrase encontraba -(r..
; . . -\. . . , , l . i , I , r t ,,¡ tCr i,) CCic,ln o . : - . , - \ i , r . . . . - .r r r ii llt!,r r r t.tt.,t< ,,e l ¡ r se lto a l Re ic hs-

' - - - - . 1 . ' . i\l c¡ i.li¡ n so r iiq .1 1 ¡ ¡ rl' tle n str o ye V nO L ln a e n o r n lc L r l¿ z.t c¡ :il tr in chera . - . -- - . . - . - l r "'t:i¡. ' j . r i . 1 t : l l l q L l e s, p o co m á s a llá e l h istó r ico pal a. r. r-.r r :

:.,-. i eiendi< io por c a s is i e temi l h o mb re s d e to d a s l as e ci ¡d esv donde las v e n ta n a sh a b ía n s i d o ta p i a d asde. jando sólo huecospara las armas. El ataquefue recibido con un terrible fuego desdeel Reichsragy desde el cerc¡no Tiergarten. Cercadel mediodía un ordenanzadespertó a Eva, la saludó llamándola GnadigesFraulein,y eila lo corrigió de buen humor, diciéndole que más correcto seríallamarla F¡au Hitler. que enrreg¡l,iesel. Evale pidió a su mucamapersonal, y ra su rrajede bodasa su mejor amiga,Herta Schneider, lrregole regalóun anillo. Más tarde le regalóa Traudl Junge su tapado de zorro piateado,comenúndole: 'Sientpre me gltstó tener gente bien vestida a mi alrededor". La secretariaestabademasiadoconfundida para darsecuenta de lo que seúasalirde Berlíncon un tapadode zorro. r7a

En esemomento. mientras Eva hacíasus re3j gl obo qrresosteníaa antenade l a radi o del bun, le¡ : _. l derribado por la artilleríasoviética, poco más tard.e y ic.. tres emi sari osque portabanl os testament osde Hit ler abandonabanla Cancillería.Ninguno de ellos, sln ern_ bargo, llegaríaa cumplir a tiempá ia misión de enrrepa que ies habíasido encomendada. A l medi odía,como sucedía ari ame nt e, ler r eu_ di Hit nió a sus colaboradores más cercanosparala conferen_ ci a de si tuaci ónhabi tual .Lasnoti ci as...n p. "o. , r pnn_ tes: no se sabíanada de l a tan espera daof ensiva del generalWenk, y corno las municiones, enviadasahora sólo por paracaídas, resultabaninsuficientes,se decidió envlar ernisarios paratomar contacto con las tropas qlle debíanllegar en auxilio. A las cuatro de la tarde,cuando se realizó la sezunda conferencia,Hitler anunció que él y su mujer moii.i.,.,, excepto que ocurriera algún milagro, y distribuyó pe_ queños fiascoscon cianu¡o a todos 1osde su enrorno. Luego.cuandol l egóun mensaj ede Milán jnf r r r m an_ do que Mussol i ni v su antf,ntehal ¡í¡i nsicloejecr - r t r r los sumari amente por l os parti sanos tal i ;rnosi, er hibiclc, s i como trofeo, Hitler dijo que no queriacaeren manos del enemigo, ni vivo ni muerto. A l as di ez de l a noche se real i zaríal a r er cer ay úit i_ ma reuni ón del día. E l generalW ei dl i n g r esum ió en pocos conceptosla desesperad.r batalla que tenía lugar en l as cal l es, confesóque sus di vi si ones po. o "r . r , ^0, que batal l ones, advi rti ó que l as muni cionei se esr a_ y ban agotrndo. El duro realismo engendróuna discusión con Goeb_ bels,Bormann intervino paracalmarlos ánimos.v el úl_ timo comandantemilitar de Berlín terminó su informe predi ci endoque l a batal l ai ba a rermi nar en veint icua_
r25

una brecha tro horas,rogando que sele permitiera abrir para salir de Berlín' mapa y Hitier, ante el silencio dei resto, le señalóun las marcadas pole sarcásticámente diio que allí estaban essicionesde las tropas conforme a ias informaciones "Permitiré la ."ftt.¿.t por las ,.dlot extranieras' Dljo" salidade grupos pequeños,pero no }a capirulación"' a la reuLu"go,"elFt¡h.".t" despidió de los asistentes de dejar' nión, Áciendo: "No rcngo ninguna intención por lossoviéticos, que me exhibirían como me caPturar ".' unapieza de museo A medianoche en punto, el edecánde 1al-uftwaffe con un von Below y su ordenanza,salierondel bunke¡ de ::'.cns.rie Hitler para el generalKeitel' l'.r h¡bía comenzadoel lunes 3o de abril' la c s \l i e n t r as los t anqu e sp e s a d o s o v i é ti c o s ru z a b a n lasseistov Foxdamerpla¡2, ai¡b¡b¡ de explotarltn¡ de Eva .o.trrn^ére.s .i. l¡ Flak que rodeaban Berlín' ,r", del Vor' Braun reunió a hs muieresen ei salón comedor de esposas oficiaenfermeras, brrn.(erHabíasecretarias, e incluso les,la cocinerade Hitler, la mujer de Goebbels la pared' .lg,r.o, oficiales,quienesse alinearon contra "Hi,l", subió desde el FúJr¡e¡bunkerpor la escaler4 Por que unía ambospisos.Veniaacompañado Bormann' en silencio las manos de quienes-lo É,r" "rtr".hr.rdo a los y aguardaban, contestando con frasesininteligibles a su des,itrrao, de despedida.Cuando acabó,regresó p p rch o ac om pañado o r s u s e c re ta ri o ' Bormann, a las 3'r5 de la madrugada'utiiiEl mismo a zó la antena de emergenciapara enviar un mensaje nuestra Doenitz. Decía: "Doenitz: Cadadía se acenrúa de que las divisiones que debían socorrer impresión varias nerl¡n h^n ertido totalmente inactivas durante jornadas. Todos losinformes que recibimos estáncontz6

trolad,os,alterados modificadospor Keite)-Ense; =.o sólo podemos comunicarnos a través de Keitel. El Ft¡.^. rer le ordena que proceda inmediatamente y sin compasión contra los traidores.Bormann. PD: EI Führer está vivo y dirige la defensa de Berlín".6 Talespalabras sólo no aludían a la proximidad de no un final, sino que en realidadnegabansu inminencia. A lascuatrclde la madrugadaHitler y Eva seretiraron a sus habitacionesdispuestosa dormir y sin duda a vivir el día que empezaba. Por la mañana Hitier se levantó extrañamente descansado,más de lo habitual en lo últimos tiempos. Se afeitó su canosabarbay se vistió con una camisaverde y un traje negro. Relata Linge: "Hitler apareció como a lasdiez de la ntañana,vestido conunifornte nuevo en el que brillaba su insignia de) partido en oro, su Cruz de Hierro y su medalla de los heridos en t914-t8. Sus prime¡as palabrasfueron para mí: 'Linge, ve al teléfono a preguntar cuálesson lasúltimas noticias' ".7 Linge liamó al comandante militar del bunke¡, Mohnke, quien tenía noticias liger.rmentealentadoras. D urante l a noche sehabíal uchadoen B er lí npiedr r por piedray la artillerír soviéticahabíadisminuido su intensidad.La situación prácticamenteera estabie todo esy tabacomo el día anterior. A la conferenciamiiitar del mediodía, asistieronlos qenerales Krebs,Burgdorf, Mohnke y Weidling, y también Goebbelsy Bormann. Weidling, que era el último que habíaestadoen la ca.ie.contó: "Afuera es un día ventosoy húmedo y medio nnbl ado;ademáshay muchísi mo humo" . Luego hizo ,in resumen casiirónico sobrelos defensores Berlín, de .,¡s Waffen SS de las divisiones Handschar, Italien. \ ordland, Wallonien y Charlemagne.
l1-

-.-

Los que defendíancon uñas y ciientesunas cien hecsino bosnios,it¡no de táreas escombros eranalemanes. y franceses hastauna combelgas, hanos,escandinavos, d p a ñ ía de es pañoles e i a 2 4 " D i v i s i ó n W a ffe n SS ' E n con la Cruz de los últimos en ser condecorados "F".ro, dur ant e la p a u s a e n tre l o s c o m b a te s p or el H i e rro de Mohnke, fueron unos de los trescientosfranceses la " D iv is ión, uno ha s tae rau n s u l z o ' 33 Terrninada ia conferencia,uilo de los asístentesse rce rcó a Hit ler y le d i j o : " Q u e d a n to d a v ía d o s c i e ntos ntien'tbrostle le Llideriugend y un carro de contbate' ) l '.'-n rí t . ll; ¡r t s . lr rtf' l( r /e ,tq ü í' l s ' ).' < ¡ , ¡ r : . : l i' r ih¡ c r' i i ¡míl.rGtl t-rs c h e o rd e n ó reu. \' l e : l l tr '..r - . ' ' t lt ¡ s c iellLo si i ro -t d c g ¡s tl i i n ¡ e n c a rg oque llaur se encarl.rngev el conr¡nclalltetrmbien Ken-rpka, g a ría nde c um piir - o b te n i e i l d o e l c o n l b u s ti b l ed e l os to . e es t ac ionados n l o s g a ra j e s Va c i a n c l o d o s l os "u to s tanquesque iba encontr¡ndo, Kempka pudo llenarnueve bidones con un total de r7o litrosHitler había sido exigentecon el cumplimiento de 1a orclen.Le había dicho a Gunsche: "Deberá usted comprobar que lospreparativos han sido hechos de nta¡tera y satisfactoria qtte todo ocürre según le he ordenado"'e Alrededor de las dos de la tarde,Hitle¡ sefue con E'r'a, quien hasta se veía eiegantecon su vestido azul a lunai m re sb lanc os , ediasg ri s e sy z a p a to s ta h ¡n o s ' L a a comen pañó hastael con'redor, el piso de arriba,pero no quiy ,o.orr-r", y volvió a sushabitaciones, más terde comió y solo con sus dos secretarias su cocinera. con El nenú consistíaell es?eÉue¿is salsade tomate animadamente: "Hirle¡ y durante la conrida c<lrlversó 'habla de todo como si;r¿d¡ ocurriera, no dice urta palaParecía bra de Ia guerra, del fin, de su ptopia n1Llerte"''u algo diferente a los perfectameniecontrolado,y si hul.ro rz8

otros al muerzosfue sól o que transcurri óm ás siien¡ r . samente. Al finalizar el almuerzo, [{itler regresóa sus habita_ ci ones,se reuni ó con Li nge prra desped ir se. ie dijo: y "Esposible que nadie en el mundo me conozca tanbien como usted:¿.?c.?so ha sido usted nti sombra d.esde no t935? Quiero que viva. Habrá de oír atrocidadesrespec_ to a ntí. Los vencedo¡e-s se¡án implacablescon mi me_ moria v haráncuanto 1esse¿posible para deshonrarla. Pero h¿bráde pasar tempestad, dento de una o dos la t, generaciones me harájusticia"." se Después.Hitler le dijo: "He d.tdo orden qtte toda es_ r¿ge¡1regue se quedó conntigo en el bunker hasta hoy, salgade Berlín en pequeños grupos. [Jnasea uno de és_ tos e intente ir hacia occidenrc". Cu¡ndo Linge respon dió: "NIein Führer, ¿paraquién renernosque combatir ahora?",Hitler, estrechárrdole la mano le dijo: 'Fur den komntendenMann (por el hombre que vendrá)'l Lucgo, " le contesté ,on ill salttclo na_ z.i despuós y s¡/í'1,-. tambjén se clespirlió él: .,/J¡-s Eva de ta la vista, Linge. Gr.lci¡.s por rod() 1,, 1¡¡,,,¿¡.stc.c1 li.r hccho" .

I Ii tl er se despi di óde qui en l rabíasi do su pilot o per _ son¡1,estrechándol e manos, B ¡ur l e ,o gé , 1r _, " l as "r . . _ f .rranen avión hacial.rArgentina o Japon,diciendo que :cnía listo un lunkersJu 3,goVz, equipadocon seismo:ores podría llegara desririosin ctapas.Hitler, como ha_ ¡í¡ c;curridoantescon otros interlocutores,se negó y a -rL.rnera agradeci mi ento de l e regai ósu que r ido. . t r . t o ,:r-Federicoel Grande, que estabaen su estucliodesde ,spri merosdíasde l a C asaparcl a Munich. en Le estrechónuevamentel ¡ mano, y l e dijo am ar sa_

Itralltf !'i.'..-

tiLliero qLte escriben en n7i tunlbei ".rl -generales',

'-Fue

dante B aur en l as úl ti mas pal abr-as i ntercam bi¡ . .. , l - {i tl et ol on.l o.h'i l .l o 194S " -I-uego,el Füfirerconvocó a otra reunión en el yorbunkerpara despedi rse nuev.l mente.E stabanpr esentes l as dos secretari as, coci l ' rer¡,r sL' cret ar ia Bor l de la mann. el vi ceal mi rrnte V oss, el j efe de 1a gu. r r di. r personalRatenhuber. secretario EstadoNarrmann. de el l os mavoresGunschev K empka,l os gene r ales e. bs Kr v B urgdorfv, por supuesto, Goebbel s B orm ann. y E r' ¡ ¡br¡zo r l rs muj eres;por momentos sonr eí a. Jlitl er estab¡menos rel rj adov, en si l enci o.'est r echó í afr mente l .rsmanos de 1os presentes. espués. last r escle D a l a tarde,se reti r¡ron ¡ l ¡ zorl ¡ pri vrcl .rquc ocup; r br nen el F[ihrerbunker. Luego,Gocbbel sdi o órdenesprra des pejarel ár c. r , tanto :rbaj o l os bunkers,como ¡rri b¡ en los jar dincs en y en l a C anci l l erí¡ de ordenó;rl ej rrse l ¡s ven t ¡ nas;t odos l os nri embrosde i ¡ gLrrrcl i v l os centi nelas m ¡ r ch. r :r se ron. E n el Fi l hrc¡l rrrrrfrerr¡tted.rron ol os. r lt , , rlr lc' r si rl ,rquel l os ci .rl cs ofi :t ¡ Lu\' ()si trvi (' i , rssurt.t ¡¡, '1r r ¡ i, ,- . Gunscl ' re, l a sal ade con[e¡enci ¡, se apost ó en iil en puerta del estudi o de H i tl er paraque nadie lo m olest ¡ ra. E n el cuarto de al l ado,en l a sal ade si tu ación,G oebbcl s,B ormann, K rebsy B l rrgdorfescucha r on pr onde to l os gri tos cl eMagdaGoebbel s. L;rmujer seenfrent¡ba con Gunsche,cluienmedí¡ casi dos metros,e i ntent¡ba entrar ¡l or l a fuer zaal desp; r cl ro dcl Führer.A unquc no l ogró vencers u oposición, l ;rmr-rj er consi sui ó¡l menos quc l :r dcj arap asar . 1l- st r . r r di o de H i tl er. v de-sci¡l l í Gunschetocó 1¡ puer t il ( le l¡ r: s¿l ¡de estar. penetró err /.rhr' Ctr¡ncloel Fiihr¿.r¡brió: "G¿rnsclle
1il

pequeñapaus.len esterelato para reporter -...1,I , nt . . ió. , ined i t¡ re fe re n tet' l l u 3 9 oc i trd o por '.-..':rd¡nte B¡rur'En oportunid:rd de mis ln'"'estiq'rl l l u \ l nu - r ec ogien c l Urtrs tr.rv n ' 1i n fo rn r¡c i ó n \l c enc ont r abaen Mo n te v i d e o b u s c a n d ol i b ro s de rp o cr r ef er ent ea i¡ a c ti v i d ¡d d e 1 o sn a z i s e n e l p ' ri s un elt .r.r.t-t,lo, una librería anticuali¡, el encargado, ta1 e s i i n v e s ti g ¡b ' t l tc n t' rv si esBo ri s K r ¡ llt . nt c pr ee u n to en t¡Li¡ interesado tin hecho clelcual é1fue testigocuancl ocr¿niño. I{e s ult óque el dí a4 d e m a v o d e 1 9 4 5 ,c u a n d oB o ri s v su sus prclresf-estejaban Santo en tlnl esf¡nci¡ de Pave l ...,á ú , pr opiedacde 1 ¡ i ¡m i l i ¡ v o n l v f tz c n ' a te rri z oen s c ¡ts ¡d o l l t-l e u p rtl re e r:tp u t-stero' f l r p rac ler a,r ent e ¡ ' l¡ o u n g i g : r nt es c ¡ v ión tl e s c i smo to rc s ' t¡rrde lo que le relataron los S.t"prdt" ie contó t-¡-l.is d habí ande s p e g rd o c N o ru e g r d o s d i a sa ntes' e vi a dor es : u n p tl e b l o q u e q u e d ' rb rmá s al l i la ci e sd e bas ede B od o , en clelCírculo Pol¡r Artico v tr.lsun¡ escala Villa Cisneh a b ía nl i e e a d oe e s ec a mpo es ro s e n el ex S ahar a p a ñ o l , con 1aArgentina' b¡naclopor el río Uruguay al lín-rite p c a j a s e s rd a sv , tl f,s ti r¡r rl río Des c ir gar onm uc h a s l e l ¡vi ón, lo c r ur ar on a l p rís l i n d e ro l l e v á n d o s e:rcrrg' r' rl o h ttb o p e rs o n ri c smtsp Por I o r c c or d. t do o r B o ri s teriosos dentro de este relrto, n'rehubier:rzust¡do ir el si ti o c on un c let ecto rd e m e t¡l e s p e ro n u n c f, tu ve l ¡ m o o o rt unic l¡ d:c let oc i a s l n e r¡s , c o n fío e n 1 ov e raz cl el p ,"1 .,u. lo s uf ic ient e me n te ro l i j o p rra h i p o te ti z a r que e fu e r:ic l m is m o / r t 39 o ,a | c u rl h i z o re fe re n c i a l c o mant 3C) i: ' i. I D t e .

bitación, captando el últin-to retazo directo de la vida Hitler. Se hallaba de pie frente al retraro de Federico II v junto a su mesa de despacho.Gunsche no vio a Ev't Brauny supuso quese hallaríaen el cuarta de baño,pues oyó {uncionar la cisterna.Hitler miró sorprendido v en "¿Qué muda interrogación a Gunsche" y preguntó: hablarquiere?"."Reipondí queFrau Goebbels deseaba i" urg"nt"-ente. Aparenrcmenteirritado pasó por deen lrntJ d" mi v se dírigió a Frau Goebbels que esraba la antecámara.'\+ L,lla, poder contenerlaslágrimas,apeiópor última sin "'ltli Fiihrer, ¿re,tlmente existeotra solución?',lle,.e2.. no gri.r ¡l¿rnrrtrr¡r Magda. litler la n'tiró tristea losojos' 'No'' I /.1 /-)tl p .i -'.:: .- ' ' . ' : ir ' ; , '. t , - , ' ¡ ¡ -.t,' - É .¡t¡ ras te mp re ' 1 i

Era una hoguerapequeñaparaLrnaciudacie:-.' pero al rededo¡ éstasehi zo hi stori a. de Llamativo,pero no tanto es que cuandosubieron,-, . . jardines,el m.rvorGunschegritó .r Mansfieldque s.r-/ic:. del centinov el guardiase fr-ie rápido de su puestode vigrlrnciaen l¡ rorret¡ de observación cercana la s.rlid¡. a P oco despuésel generalde bri gadaS S Rat t enhuber se dirigió a los guardiasde1áreaqr.re habíansido reunidos. 'les hizo jurar que guard.tríanlos acontecitnienros del Cíacor17o secreto sagrado, un cualquiera que hablase un¿ sol.t palabra de 1o que il'¡an hacer seríafitsilado a i n n'¡ d i atam en te.'\,e

Nor-,ts 15 )' --- . : : . : : : linut os m á s ta rd e ,e n tre i a s 1 5 .3 o l ;rs 45 -. : -. - r pr ot im . r c l¡ m e n te ,d o l f F i i rl e ry E v aBr¡u n ftl eA af : :: :r . r s lac lados u e ra ,a l o s j a rd i n e s ,s u b i e n d ol os ' 14 d p e l d añosde la es c a l e ra e 1 as a l i d ad e e me rg e n c i .r' Allí afuerase encontrabaKempka, quien cuenta que "vio al cuerpo de Hitler a menos de ¡es n'tetros de l¡ entradadel bunker. Sus pantalones esr¡ban recogidos' dobledo haciaadentro, en la posu pie derecho estaba sición que siempre adoptaba en largos viajes de autcmóvil".'6 Por su lado,Eva fue llev¡da en brazosy su melenaclara l e c ubr í a la c ar ap o r c o mp l e to .A fu e ra , c o m o q uedó l d i ch o, los es per aba no s n u e v eb i d o n e sd e g a s o l i na' 'l r as la r endic ión d e Al e m ¡n i a h u b o tre s S S,Mansa field, Karnauy Hoffbek, que declararían los aliadosque una boia de fuego se había ievantado entre los árboles se y de ios jardinesde ia Cancillería, enseguida habíaelevado una oscuracolumna de humo.
1aa

L Zollcr, Albert,DOt..TZE AUPI<ES I17LER, ANS D't pág.4U. :. Rcitsch, H¡nn¡, FLIEGEN-L.{E1N ¿EBÉN, 326. p.rg. Wilf¡cd von, (lLilEN tRA GOF,BREIS. 3. Or-en, pig.,17. .;:; I 1_¡IlI¡/. p.ig. 4. Rcitsch, I¡nn¡, FLIECFN-l\lElN Al¡in, l.A I IISTOfII¡\ SI(.'Rlj-/1.1 t,.\ ]/i.sr-art)t: 5.Dcc.rux, R t4, t.3, píg. r56, 6.Trcvor-R oper,.R .,LOSU LTIMO.S IASDE I I I ''LER, H D prg.17o/71. Alain,IA I IISTORIA SECRETA LA I IISTO7.Dccaux, DE R 1A t.3, píg. r5i i . , 8. Ibi d,pág i 59 9. Solrr,D¡vid, EI ULTIMODIA DE L\ITLER, 245. pig. ro. P crc B onnín, LOS U LTIMOS D IA S DE I llT'LER, pag.zo tr. D cc¡nx,A l ai n,/.,4I IIS TOR IA E C R ETA LA I I I SS DE TOR IA ,t.3, pág. r59. rz.Revista Epoca, o5/65. 9/ parre. r3.Toland, ADOLFLIITLF,R,Scgunch páe. John. 5o9. 14.Pere Bonnín.LOSULTIN'|OS DIAS DE I IITLER. tt oás'
133

piq , rq .O v c n, W ilf r c dv o n Q U /EN ER AGOE BB EL S ' 3r:" p'irtc'P¡S 51r' I II'|LER,Scgundr r6.Tol¡nd,Jol'rn,,'\DOIF D/'-\5DF'rliTLER' I t7.T."uo-Áopc¡' I'R',LOS LjLTINIOS p íg r7 5

vilr

A l rededcr de l as cuatro de l a t¡rde del 3o de abr il, Bormann envió a Doenitz el siguientetelegrarna: "Gran almírante Doenitz: En lug;tr del antiguo meriscaldel Reich Goering el Führer os ha designado,herr Gran Almirtnte. conlo -srr srrcesor. aurorizaciónescríLa r¡ estí en cantino. Tome inmedíatamentetodas lasmedidasque requíerale siruación-BORMANN.'1 El hecho i mportrnte y trascendent¡l de que H i tl er va est ¡ ba muerto no se menci onl en el despl cho. Doenitz replicó ¡ su l/ez con otro telegrlma dirigido e Hitler, .rquien obviamente eírn consideraba vivo: '1,1i Führer: Mi lealt¿dh¡ci¡ u.s¿c'd siempre incondicion¡I. es H:tré todo 1oposible por socorrerleen Berlín. No obsr¡nre -siel destino me obliga ¡ €obern¡r el Reích ¡:onl¿r g¿¡erru sucesorsuvo cotTtinLt¿réh /r.r-st¡ {intl lt¡>nror¡n so v digno de la hert¡íc¿lucht tltl pur'l'1o¡/cnrin. (i¡.in A]mirante Doenitz".' Afr-rer:r. b¡t¡lh por el Reícásr.rgavanzaba haci¡ su lr i nevi tabl efi nal , tras l a baj acl emás cl edos m il com ba ti entes. l as ro.5o de l a noche,dos expl orador esusos, r A Yegorovy Kantaria,arrestrándose el aierodei techo, por cncontraron rlnr estrtll¡ de cobre qr.re prreció indiles c.rci r p,rrr cl ¡v¡r cn el h l a banderaroj a. La est at ur , ir óni c,rnrenl e er,r I.r fi purr rl ctÁ ri c.r nre r^rr ros entJ bJ .l

A l emani ¡. y¡ A brj o. en l r pl .rz-r,os sol d¡rl ossor,i éticos ciur t r l b¡n vi ctori a pero todavír erl prem¡turo: l .rlucha por el histórico edificio aírn proseeuiría hast¡ el ¡manecer del tl i r si gui ente. t¡l i n. en esemomento, ya sabí a S con s{'1i+

4

guridad que no iba a totnar Berlín el re de mavo con-to e r.rnsus des eos . Entr¡d;rla noche.Bormann,v Goebbelsestablecieron -fcl-rikov un contactocon el cuartel del generalsoviético al y enr,,iaron p;rr1an-rent.rrgeneralKrebs, un hombre .r en n-rilitar Mosciry hacluehabír servidocomo agregado b l ¡b a r us o. el Est ablec ier on c o n ta c top o r ra d i o y m a n d a ro na un I mensajeroa preguntar si queri;rn¡t-'cibi¡ r.lnrepresenfue f¡r'or¡ble. v La tente del gobierno ¡1emán. respuesta pl L tre c l o s so v iét ic os onc ed i c ro n l n a g u ¡ r m e d i a n o c h e s ra p e r m it ir a l( r ebs v a s u o rd e n a n z a ¡l i r d e l b u rl ker.v unr c¡lle lleg;rrh.rstael númerc¡r. del Schu/ertburgring, ccrc¡niral aeropuertode Tempell'rof. con un url] ctrta, dtrshojasde papelescritas [.lcv¡tran tipe¡extrJOrtlill,lri(), tic irrir¡ttit't,t t¡nl.rirt., rlc tit¡rr lrtr¡s ci,: usaq d i i[ .1 .,. l. i llr ¡ r r Lr ir r t ' r' c t:t.i l ¡i ie l J i rl e r, u e ta n -rb i én ¡n l I : ' . - , . - \ I r L(i,o s .l o s tc n í¡tr ¡r' i s t¡d é b i l y n o q uemiquinls con lett¡s o¡clcn¡doesas : .',.. . -.- .---. ;t.rbi¡rt superioral clelascorrientes .-:--r:r:¡iir¡no tres veces ) l.¡ c¡rta afirmabaque "Sr.r/inerael printer no elemán al queinforn'tabande la nruerte de Hitler". El coronel gen e ¡¡l c om ¡ ndant een j e fe d e l VIl l Ei é rc i tod e l a g r.rardi a' con clra de jugador de póker, diio: ")i 1osabí¡¡nos" El co n tenido de la c ar ta . n o o b s trn te , fu e c l ei n m e d i ato, a tr¡rn s m it idot elef ón i c a m e n te M o s c ú y c o m u n i cadoa St¡l i n s in ia m enor d i l a c i ó n . de fue Lew Besymenski,qr.rien el encargado traducir esacart¡, comenta en su libro La ntuertede Hitler. "Pu' do deducirse que Hitler se hal'¡íasuicidedo. No quiero y de afirntarque todo el que leyít la carta Goebbels Bor' nr¿nn, en Ia tnañanadel f de ntavo dre;'erJ-sinmis nr rel.lr¡b¡ ".1 nris en la veracidadde lo que en ella-se d d L a shor asa la es pe ra e 1 .r e c i s i ó nd e M o s c u d e r cep136

ta¡ l as condi ci ones propl testas l ¡ cartasob: . - . en del fuego sehacíen ntermj nabl es. asóe l am anec=:. i P m¡ñana, v sól o ¡l medi odía,si n que l os soviét icos . - c¡ si gui eranuna rendi ci ón i ncondi ci onalp or 1anegr t ir ': , de1generalK rebs,el emi s¿ri o ¡l enán y su or den. r nza r,olvieron al bunke¡. A ntes de esteregreso, ormann envió ot r o t elegr aB m¡ ¡ D oeni tz, sl i conteni do seguíasi n adm it i¡ de una maner¡ expl íci ta l a muerte de H i tl er. Su lacónico t el egramase ocupaban' rás que nada cl esu posición per sonal . "Gren Almirante Doenitz: EI testamentoestá pleen no vigor. Me rettniré con usted tJn pronto coirto nle sed posible. Hasta entonces recomiendo aplace publile la cación del tes mento. B o rnlann. "4 ta Krebs regresóal FüAreráunke¡al.r una de ia rarde. A las r5.r8un terccr y último teiegramr fue envi¡do .r D oeni tz por Goehbel s "Gran Almir¿nte Doenitz: MuV sec¡eroy urgente. Oficial. El Fiihrer nturió a.vera 1.rs r5.3o -hor¿s. ¡csr¡, Su Inento de fech,tzr¡ de abril ler rlcsrgrr.r.r ¿r.'¡cr/ c¿llr¡r Ile.si, dente clel Reich.Al lr4inistrodcl Iicich l)¡' (i¿rr'/rlrr.1' .-rrmo Cancil]er del Reich, a/ lleicfiJcire.rl]o¡nt.ur¡l co.¡nrr Ministro del Partido, al lt[inistro Seysslnqu.rrr conlo ,\ /i nistro de N¿'gocio-s Extranjeros.Por orclcndcl f:uhrr,r tl testan)ento ha sido s.rc¡do de Berlín prr.r ser ¿-¡rli.rri .r o IJd.,al Feldntariscel L4¿riscal5cñoerncr p.rr.r.su.onu servacióny publicación el Reichleiter Lk¡rtnannintentará unirse con usted hoy e in{ornl,rrie ¿/c- situación, la nomento y ocasiónr/e h¡cr'¡ c1o¡r.,¡¿¿¡¡1¡1 .tnttncio a la prensey a fts tropas qued.t a su rli-s¡ro-sici Confirmc ón. recepci ó n. Go ebbels ".; A l as zo.3ol a perrade H i tl er, B l oncl i , est . r ba uer yr m ta. Goebbelsh¡bí¡ orden¡do que fnera envener-radr pati 7

ra p ro bar la ef ic ac iade l c i a n u ¡o , c o n e l c u a l e n s e g u i da o rd e n ó env enenar s u s s e i sh i j o s . a R e ciénv eint ioc ho h o ra s d e s p u é sq u e H i tl e r, Go ebbels y su mujer salierona los jardinesdonde se suicidaron, y sus cuerpos fueron desfigurados rociarloscon al g a so l i na. La mayoríadei personalde los bunkers,sabiendoque el único camino que quedabaabierto para ellos era una fu g a h a c ia el nor t e en d i re c c i ó n a Pl o n , d u rm i e ro n 1a mayor parte del 19 mayo preparándose de parala prueba q u e l o s es per aba. ar t i e ro na l re d e d o r e l a s ro d e l a noP d che. Entre ellos se encontrabaMartin Bormann. Es llam¡tivo que durante eseperíodo, duranreei cual to d o s s e quedar on en e l b u n k e ¡ s i n h a c e rn a d a , n a di e cuente que se hayan rendido honores ante el jefe muerto . n i u n, rs im ple m ir ¡ d ¡ p o r c u ri o s i d ;rd Ei.r l rt luqio clej.rron e ¡tr.trs sórlo técnicoque atendía al . -i :... . - ic i s is t c nr ¡dc v e n ri l ¡c i i rr-r,l u i e nd e c i d i óq u ec a -.-: ): i ror ques u nt r qr - ri n rri lc o n d e n s a b e l a g u aq u e n e::srt¡b¡ n los s oldado sh e ri d o s q u e s e a p i ñ a b a ne n l os sistemasde refugiosbajo la Cancillería. "A lasT de la m¿rJan¿ aquel día el general Weídling de se abrió camino hastael puesto de mando de T'chikov. No acudió a jugar el juego de Krebssino a rendir Ia ciudad y detenerla lhsensaracarniceríaFirntó rápidamente el protocolo de Ia rendición. Luego redactó una orden pa¡¿sr¡stropas asegurándolesque su juramento de Iealtad personal a Hitler ya no les obligaba.El 3o de abril el Flihrer, al que todos jurarnos lealtad, nos dejó en 1¡ estacada.'\ Estaúitima frasees muy llamativa, y el conjr.rnto refleja una decepciónv un desengaño, más que sorpresil o ouelo. Otro generaltuvo un sentidodel honor más tradicior? 8

por . . : nal , prusi ano,l (rebssesi nti ó deshonrado tuvo v se sui ci dó.

Hastaaquí sehan relatadolos hechosdocumentados. Ateniéndonos a ellos.hagoahorauna interpretacióndiferente. U na de l as cosassorprendentes ocurridas desdelas r5.3odel día jo de abril, momento cielpresunto suicidio de H i tl er, es que en l as si gui entes nti cu¡ t r o hor asle vei fueron enviadosa Doenitz tres telegramas, só1oel irly timo dabe1¡ notici.r de 1amuerte. Durante eseperíodo, B ormann y l os Goebbel s quedaronen el buir ke¡ sil- i se hacern¡d¡ v como esperando go. al Lo que aguardaban podíln sersólo dos cosas: salircon el /un* erque habíaaterri z¡doei día 28, si las condiciodadas, recibirla confirr.nación nes de despegue estaben y telegráfica con una simpie clavede que Hitler habíallegado a srlvo a la prirneraetapade su evasión.Ilecién entoncescomunic¡r oficialmentel¡rnoticia clesu rn¿¡e'rrc. L' pueses l o úni co cl uepocl rírj nsti fi c;rr ico nr l) or t . r nr iur ic1r t ie to de B ormann y l a f¿mi l i ¡ Goebbe' l s, - ncs f r 'sf r r 'ct i\' p¡rf, esc.rprr :lr! vamente empezaronlos preparativos cidarsedespuésde cuatro horas de haberenviado,en i¡ tarde del clíaprimero de mayo, el úitimo telegrrm.r r L)oenitz.

El plan de Adolf ilitler paraevadirsecleBerlín est¡ba listo a fin de diciembre dery44. Hitler, ei últirno día clel año, lo tenia ya bien ciaro, Speercuenta que "c-onrp;rrri su siru¡ción del nomento con Ia de Iredericoel Grande perelelo equial final de,/.rGue'¡¡.rde los Sjere Años. L,l,l v¿líaa la adntisión de ser inexorablentente vencido. r'¡el3 c)

ro aquel].1verdad llanativa no Jr¡ryesóla ntentede ninguno de nosoLros".,En su as pc c t o en c i .rl ,o n te mp l a b a a a l i d a e l a c¡es c 1 s d p i ta i p o r v í a aér er ,y pa rae s oh a b íaín te n ta d oto n ¡r una me d i da que a m uc hos l e s p a re c i ói n s ó l i ta :p ro h i b i r v ol ¡r a l o s dosm ejor espi l o to s q u e te n íad i s p o n i b l e sH a n, n a Re i t s c hy I { ans Rud c l . A Rudels elo habí ap e d i d o p ri n re ro .El l " d e e n e ro,en su cuartel generalAdler florst, cercade Bad Nauheinr, l c co n runic óper s ona l me n te u :rs c e n s o c o ro n e ly rrrs s J e 'n tre g . r r le m ás ¡ 1t ac o n d e c o ra c i ó n i l i ta r -l a s H o j as l¡ m .lc [].oblecn oro corr brillantes lt espadas, sobre la Cruz ,i.. C¡l¡,ri1ero l¡ Crnz cleFlierro - le habíadicho: "Pecle ( ¡ .'.' .:Jt, , I h. r ! ¡ . t - ( ) ilr ¿,¡.; i r¡¡¡1 ¡--cl.s te c lti e n ec l d e b e r de L ::,!-:i'.tr \ lr r'ri ;1rs.¡ r'r ¡,-¡7ri't ictici.i¡t.rr,t país". el ; r r ¡ir ¡ , - ' 1- t 1 ,,. ,.' .i ,i ¡ ()l t1 s t¡d o : " Mi I:ti h rer, ¡ lr c i c '..r- , ¡ 1, ¡ . r-'Lir.r-. ;r:.r,- i l.rr ()ltdecoñrí óD ¡ti e1 :r c ¡.sc,-'n.so si eso :" . : : . r . . ' : , . r ; ¡ nte v o l ¿ l ' c o n :¡n i a l e " .M i e n tr¡s ¡ unse : ,: . . . -r - : - c ir . lndo m a n o , s u i n te rl o c u to ¡l o mi ¡ó fi l¡ '-ri'.':ilie\ rceptó el reclamo: "Estábien, sigavolando", le dijo. El a l m ir ant eDoenitz , p re s e n te n e l a c ro ,l eh a b íadi e clro a l{udel io que pensaba:"No nie parcce digno de un soldado obligar ¿l Führer a concederle e} pern'tiso de continuar volando. \'o tantbién tenso ntis contandentesde U-Boote que, aúnsicndo enru.si.rsf.rs¡.r or aquel tipo de guerr,r, tuvicron que dejar a otros su /u¡¡ar'1s De s puósde es een c u e n tro ,q u e h a b ía s i d o p o r momentos tenso,Rudel y Hitler seretiraron a un srlón priva d o . c onv er s ar o¡ du r¡n te u n ¡ h o r¡ y m e d i a v e l fl .¡t mante coronelvolvió a clondeestaba unidad. Cuando su e l p i l o t o s e habí ¡ ido, H i tl e r, c a s ij u s ti fi c óa n te l (o l l e r l ¿ entrevistaque ac:rbab;r mantener, diciendo qr-ie de quería encargara lludel el mando de la flota delos lr4ez6z.
r4(f

E l i efe de est¡do m¿vor de Goeri ng esr ¡ b: : - .prendi do por l a el ecci ón, que R udel no sabí a - , , -, ya n: avionesr chorro. el tema fue tajantemente cerrado Á *del es una buena persona, dijo Hitler, todos los dem:-. en la Luftwaf{e son meros actoresy payasos".t El intento de prohibirle volar a Hanna Reitsch había ocurrido un mes y medio más tarde, cuando ya Rudel habíasi do gravementeheri do, perdi endo una pier na. También 1amujer habíasido herida antes,en octubre de 1944, durante un vuel o de prueba,pero a la salidadel hospital de la F1ak, cerca zoológicode Berlín,comendel zó a entrenarsesobrevolandoen heiicóptero el cielo de l a capi tal . A partir de enero de r945, y hastael nomento en que Rudel habíasido herido, Hanna Reitschhabíallegadoa conocera l a perfecci óncadareferenci ry cadaedif icio que le permitieran orientarsesobreia capital del Reich. Como se expiicó antes,a fines de febreroHitler la habí¡ l l ¡mado )' l e h¡bía peci i doque cl ej ara volar ,per o de tambi én el i ¡, como R udel ,se h¡bía nega do.El pedido a ambos pilotos oL¡c.lccí.rr-u'r¡ ¡ irnic-l r¡zt>i.l: Iitlcr debí¡ i preservarlos, porque tení¡n qLle r e,losquicr.res ¡r'use lo daríana escapar B erl ín. de D espués,el acci dentede R udel habíacam biadolas cosasy su susti tuto natural había si do ot r o pilot o de confianza:el generalRitter von Greim. Estereempiazo tendríasu confirmación en la nociredel z4 al z5 de abril, cu¡ndo Hitler convocaraal brrnfter¡ Reitsch,a Rudel, a von Greim y a un cuarto: el generll Karl Koller. pilotos, y Koller un alLos tresprimeros erangrrncles to oficialde estadomf,yor.La utiiidad que estas personls bien clar¡. teníanparael plen de fuga de Hitle¡ estaba Hanna Reitsch había sido la primera en volar un gyrocóptero,el FA 6t habíaido mejoránclose hastaconver14t

tirse en un verdaderohelic.rptero. FA ::.1 Dracfie,un e1 ilpar¡to cledoblc ¡spa.que podí;rllev.rrun qrupo com¡rnd o d e n uev e per s onas . .n¡rb ri ld e r9 4 5 , e I L u { t T i ¡n -sF portestaff'el disponía de tres de esroshelicópteros. 4o El unlco rpilrlto operativo para volar, fue destruido y l o s d o s r es t ilnt es los n írme ro st4 v 5 r- fu e ro n enco n trrd os por los angl o ¡me ri c ;rn o d e s p u é s e l a c a íd¡ s d d e Be rlí n.llit ler opina b aq u e s e p o d ía a l c a n z a r a C anl ci l l e rí¡ únic am ent ec o n e s eh e l i c ó p te ro .d o n d e p o d ría ('.l rq ,l l s u r r r ujc r .s u se c re t.rri o rm¡n n , s u mi n i s t ro r Bo , G r¡cb b elsla es pos a é s tev l o s s e i sn i i l o s . de ll.ittcr von Greim erf,un experroen /unkers.Hrbía si.' . ' ' ' i, l , r ' i, in pt ' r.o n ¡l d e H i tl e r. e l /u 5 :-;M . m.i : ' : . . - . : l - 11 .., tc rg :d c s p e e l b r e n u n p J r al e )p - :-: ut t " iL¡ i, , .t l ¡tstrc s c i e n to s l l tc tro s v a s e l e--.: ' .-, nretros.r.l É.i.' r; É.sre-()e.src se us¡b¡ cociuc ..:. r . r . nt : lc as in( ) v e c te n to s e rn ti ti e n d o té c n i c¡r p --.: .i : . ic s pe- garlos / u a 52. i -l e l ¡ c t a de la c on fe re n c i ae n e l b u n k e r, d e l z 3 de n r.rrzode 19. 15, e lee te x ru ¡l n te n te : " BU R C D OR F : E l s t¡tinistro Goebbels estásolicitando autorizecion part convertir en pistael I:je Este-Oesteparahuir. Sería neces.rrioquir.rr hs lánrplr.ls de la calle. ¡z ensancáare/ 'l'iergarten cada ¿ lado. HITLER: Sí,puede hacerlo,pero n o cre o glr e s c ¿ ¡ r c c e s ¿ ¡i o s r¡n d a rl o . B U R G D O R F: a e ¿l )u e d od¡ r ¡ / nlinis t ro G o e b b e l -s 1c o n -s e n ri n i e n to? HI'l-L.ER: pero no veo el por qué del ensanchamienSí, ¡rr.ly'o vamos a aterrizar un Goliat. Von BELOV¡: Si los lu5z van a aterrizar en l¿ oscuridad,las 1ínrp.rra-s 1¿ cie c¡lle v'¡n¡ c¡r¡-s¡¡problenl¿s. HI'|LER: Estábien en cuantcta las lántparas; puede quire¡l¡s. BURGDORF: Entoncc'-s,yo pur:do p.r-s.rr circuler"."' la L l p edido de G oeLr b e ln o p o d rías e r má s d i re c to v 1¡ s r4 z

sugerencirde von Belorv,oficial de enlacede l¡ i- --.: te es muv cl ara. En la m¡ñana del 26, aterrizarondos /u 5aque desr:--,: g¡ron municionesparatanquesv enseguida despegaron em fueron l os úl ti mos envi ad os. pezansi n probl emas. el ponersepeligrosodescle día siguientepor l,l cerdo .r de Lasentreqas municionessic.rnía l os sovi eti cos. de con otra modal i dad , h¡ ciéndolr s gui eron i gual mente medi antep.rracaídrs. descie Rechlin por enviaclo El z8, otro /u -5:aterrizaba qLreen ese entoncesest abaen el R udel . V on Grei m, a bunker.se nesó en .lmbasf-echas asumir il t".pont.gente. bi l i dad cl etransportar suiciTeníasus motivos: ademásde ser un despegue parasrltelr la puerta de Br.rndenburherido v d:r,estaba go dominrndo cl trimotor le h¡cía f-¡ltaun pie v tod;rsu fuerza. R udcl , qui en va h¡bía si do l l am¡cl oa Ber lí nv no h¡ bía respondi do por probl emas técni cos,f ue llam ado nuevamenteel z7 por l a noche,cuando I'lannal{eit sch en atr¡otrcl os el bt¡rlkcr conlos r lt ' y V on Grei m est,rl t¡n qrrcs.rl i r. tcni mi s qr.re ¡n en z8 E l sábado seencontraba R echl i n,per o csc t . n: : fal tasu i ntervenci óne n el pl; r nr t or mo día ya no hi zo que habíanlogracloaterriz¡r el /ri -5:v un Ar¡do tltr.iiLrdel queríavol ar i gual mentea l a capi t.rlc oll t lno clesus queri dosS tuka,pero H i tl er 1ehi zcl sl ber c1u.\''a no er ¡ necesari o. en en Lo que sobraba Berlínv particuiilrmente el bttn' com<lnlínimo, cl disponibles. ke¡ eran pilotos. Estaban que habír aterriz¡do el z[Jcon el Junkcr tz, el .s¡rgen¡olJ. misma y von Greim' e1l;r mencionadopor HannaReitsch; de ¡vión ¡rersonal Hitler. y B.trrr Betz,pilotos del .rclemás qued.rren Berlín, tení¡n c¡r're Parael plan, B:urry Betz-

porque su ausencia despuésde la rrrue¡rede Hitler hub i e ras ido s os pec hos a . El p r oblem , rno err q u i e n p u d i e r,r p i l o ta r e l /u 5:. ta mp o c o habí auna r a z ó n té c n i c a , o s p a s a j e ro s u e teq l n ía q u e llev ar s um ab a ns o l a m e n tep o c o má s d e n -redi a toneladay el trimotor podía saltear Puertade Brandela b u rg o c on t oda s egu ri d a d .L a ra z ó n e ra o tra , má s q ue p si co l ógic a, des pega c o n e l /u 5 z h a b rías i d o u n s u i ci r d i o ci e r t o y adem ás ,m a s i v o : e l a v i ó n p e s a d o ,¡n c ho, lento y ruidoso, era un bianco fácil, imposible de fall¡r, a p .rrec iendo im a d e i a s c o p a sd e l o s á rb o l e s j,u s to a enc l¡ ¡lturr Ce l¡ cerc¡n¡ plaza del Reic,hsr¡g. miles de Los (luc J . r c r - r P r b l rrn to n c e s , o r c i e rto ,l e d i s p . rr:rru >(rs i, c p :r.rn.o n t odo 1r - , ; po r-ri b l e . lli: Re c or d¡ m osq' le hi b íl s i c i oc o r.l v o c a d¡o B e rl ín otro ¡viador,el generai flarl Koiier,cluicnr.to quiso viajar. Aunclueél no formabaparte del plan, h.rbíasiclocit.ido sólo plra ofrecerlel.rjefatura delra Luftwaf{e,y al no llegrr, el c.rrgo recayóen von Greim, que acepró silencioserel jefe en de una fuerzaaérea que teníalos díascontrdos. L o s his t or iador es u e s e o c u p a ro n d e l te m a e n c onq trrron algoextrañoen esrenombr¡miento, que bien pod ríah a bers ido c om un i c ¡d o p o r ra d i o o p o r te l é fo n o.l -r e xp l i ca c ióndada,que v o n G re i m h a b ías i d o l l a ma do a Berlín para ofrecerleestecargo,es una falsedadideológ i cama s que una hipó te s i s ,p o rq u es e o m i te c o n s i d erar y decir que fueron emitidos contemporine¡mente cuatro te l e gr am as on la r ri s ma o rd e n , y d e l o s d c s ti n ar¡c ri o s R udei er a un c or o n e iy H a n n a R e i ts c hn i s i q u ierr te n i a un gr adom ilit ar . El m c t iv o de la c it a c i ó ne ra o tro : p o n e r e n ma rc h ael p l a n d e ev as iónde Hit l e r.

h¡bi ¡ si do orgl ni z¡d¡ de n, . . . =L.rpl .rni fi c.rci on l ul ar v contempl aba tres etapas. pri me r a er a la s: . . : : . La de Berlín,la segundala de Aiemania, y la tercera,el cie-.' tino final. Cadauna de ellasera conocidapor un número reducido de personas, que a su vez ignorabantodo de 1as otrasdos. La organizaciónde la primera parte del plan tenia todasl ascaracterísti cas l os proyectosat r evidosdel code ronel Otto Skorzeny,quien se había reunido al menos una vez con Rudel, Reitsch y von Greim a fines de febreio en el hospital de l¡ torre de la FJakenBerlín. que serun.rsal i dal i mpi a e i nadver t ida, t essin Tení.r tigos innecesarios. su ve¡sión original contemplaba En el trasl adoen hel i cóptero,que en un vu elo noct ur no, podía alcanzarla frontera con Dinamarcadentro de un ffr.1rco relativamenteseguro,por la protección de l¡ zona norte que ofrecíael centenarde cazas chorro Me z6z a al mando del generalAdolf Galland,quien efectivamente reci bi ól ¡ orden de H i tl er j usto el día zg de cubr ir , especílican.rente, áre¡ cieBerlín y el Nordaum. el ir S i una de l as¡l tern¡ti v¿ser¡ ev¡di r cn i- r elicopt er o. 'r otr¡ eri ll a del /u 52,un:rvi ón ql reI I1r,,1 tle il¡ t . r seglt r iqtte drd. "Lr-spoc.rs vece-s A¡b¡.rlo/¡cJ.,e¡rr'1Ct,¡:ii.r de rentiedo de ciente fabriceción,no h¿bí¡sabido esco¡ldc'r.;u que el tren de aterrizajese trabara.l)escon.6¡iodonto er.t. prc-fería viejo Ju5zcle tren de aterriztie ñro. \' el drde La necesidad uu¡ nráqr,rin;r c:e r-intJño-fuer¡ pu.i i crr i ler '¡ r un gr upo el hel i cóptero el /un,Ler c¡ue o est¡badadapor queel de personas, aunquesi n equi paj e. pl an contempl abatanbi en i a sal i d¡ de su cí r culo í nt imo: E va B raun a l a c¡bez¡, sequi dapo r M ar t in Bor mann, qui en durante l os úl ti mos ci nco años,se habí a convertido en su sombra. Era el ejecutor de sus pensami entos,qui en i mponía l ¡ movi l i dad y el r it m o y el que
145

r+4

que luego el propio Hitler refrentomabalas decisiones daba,a veceshasta sin leer' - 'i .t"p ft indisG oebbelst am b i é n l e h a b ía re s u l ta d o era sóio poder. I'Jo o..rrrfi. duranre rodos los años del al par1" htbi" multipiicado 1osafili¡dos :i;;;;";''r" el FleiJ naz-idesde ,rá"íq". ft.¡ía creado1aparafernalia hasta el tratamiento del Hitler conei brazo "*"ttditlo Me i n Fü hr er ( s ibienen tre e l ]o s l o i i a n ra b a n e ' ]i e fe ).,.H i -. profeta"' escribiri¡ el y tlerera el Mesías, Goebbelssu v p ro fe tr Go e b b e l s eo"ri o á tr r . J am " só' Don n e l l ' Y e 1 iía con familia incluida' cableANSA' feen Muy tnteres.rnte, estaóptica'esun abril de r995' en el cuai ch¡cloen Bonn, Alemani¡, el z c1e sec¡etrrirde Hitler en i:r.tJr 1""4.. ,].ti",t fuerr cntonces a te l e v i s i v o l er cl h r;::'. ' r . lc ?, t ' r iin c lr tó e n t1 nre Po rta j e la orclen rccibió .', l-.',-' - ,.. -,:r.:.-1,- tl.i¡:r IosephCloebbels 'btlnker' "h 'señorr Coebbels ---l:':lli r'ije t'lr el - . : : -: .-' N 'o p u edo t -. l , a , - : . - - :: : : t r i¡ u r i z s e l l e v a ra ¿ l o s n m o -s mis hiios"'Est¡fraseesreveladoliiiuro -sln ,::l ..r:-:-.'--:-con su marido deqlt" , , - .:,-, i¡ nladre se niegaa irse sola es obvio.quele ofrecieron un l l.r-t¿o r.t, ftiios, porla frase iuturo, ir haciaalgosin retorno y sln hUos' si no cómo se Por cierto, no a morir en ia cancillería' r ep o rta d a ' .l i i u sti i i c r r ial¡ f r . r s e p a ra H i tl e r' l o s p i l a re s fu n d aper s on. , Esta s ""tt, pero no tementalesde cuaiquierrefundación nazista' plan que los del nian que estarneces¡riamente¡l tanto incluía. estaDa El Fíihrer'como escribió luego su secretarla' "El esr¿b'r por"ido por el demonio de la desconfi¡nza' 'ronu"nridn no d-eque cualquierade sus colaboradores d e b íat lc onoc er es t ri c ta m e n re l a s c o s a s q L te n o fuesen Nunc't contunipara 'su n'ecesarias eTecurar s funciones' tantode los ni sus inrencloness ecrens nosponía al c¿ba l¿tr

Nunc¡ nos h¿cíaaJusjo¡le's:'':' p/.rne.cque elaborab.r. \' e op eracion s que PreParaba.' Las propi as¡fi rmaci ones de H i tl er sravit abant am bién alie,tádorciela palabran unc¡' Como demostró a lo añosde poder, cu¡ndo emprendíaalgono largo de cloce retiocedía ni cambiabael rumbo: las decisionestom¡das eran irrevocables. guerra, "el principio de Hitler de tener En ios años c1e sec¡et:runa decisiótlronr¡clafiasra ei nlomenfo de stl unl ejecución,eiercía presítrnririnic¡ sobre todo su ener'rn siempreanuni'ric-s torno. Los desplazamientos,\'i rl'¡br de hacer per<tél 'sere-se cíados.nr", i" hacerlos, ''''l sólo al último minu¡o la colTocer horede salida de Hitler una irase Allan Bullock recordaba Tan-rbién ;rl respecto: "Yo tengocomo norm't un vieio principio: a decir solementelo que debe decirse, quiett deba decircuando debadecirse"' se,v solamente Éero dado que el único helicóptero disponible había por sicloalcanzado una bomba y que desdeel z8 eramuv esteltlrtl st.peligroso.1erp"g..con el trimotor, cu¡nc1o frse iln¡1' en .i.bía habcr entr¡cio t-lt su ...rá d" ",r.ri,;n 1¡¡¡' 1 cl bunker,en re¡l i d.rJ.sc (' l l l rr' 1' J1 ¡¡1r : 'r La más afectad¡era Ml gdr Goebl ' el s ¡1111 llsE'. \ it l ¿t 'i su al bunJ< e¡con esposov sus sei shi i os e: "'' t 'r l"r e ; '; ¿- 3qir br zz,y el z3 a l a madrugl da, si n emb¡rgtr' . "'1 dlcc: que l o provectadono i ba J ser t;\n si t' l l fi r ' \ leer :S"ntí'qué el su{rín'tiet't v /¡ sens'tcit'nde 1¡ muerre fo stt-s que pendía.srrbrc lriilos' /'l ¡¡ormenr¡b¿"' vio]ent.t y su dei:rrgLle esposa Speer Goebbeisde r.ro La actitudde posible: hablaranlibremente,tiene un¡ solaexplicación confi.rrsus miedos ai arquitectoy decirla mujer podía detodas m aner as' 1. .or., que él no debí¡ s¡ber'S peer, 1. d,rd., "5ó1o¡1 momento de dejarlame hi.o., qr.redó "'t4 zo senúr rcdo su exrr¡i'ío r17

dos piiotos de El día 26, con la llegac1a los primeros c ttt p re o c u p -a c i o n re c i ó ' y se p..o ,,o d. i h" ii. ópt . io , malana dei z8' cuando von lrof.rndlro aún más la con el/unker' recién aterriá."i- t" t"i-tusóa despegar día, von Greim volvió a nef-. noche del mismo de "¿.. ;;;;;";.r saiir del cerco,v el estado.deánimo ;;; A sus hijos va les quedaban i,r'.ga^ Goebbelsempeoró' D OCaes per anz as . S y s1npoel El día 29, fracasado plan del helicóptero a todos' Hitler dederutilizar el trimotor/u izttrg"ndo m ci d i ó no es P er ar ás . mínimo' dos avionescon lugar parados Le queclabar-r, po' ',..s.-.j. r or , la is iónq u e to mó fu e ' p a raé 1 l a ú n i c a dec t"y d e j e ra to d o s l o s d e má s ' ' - ' lt . c t ¡ nE r ' ¡ B rru n romano s' "Mors tua' lot ::- --:::.-,:l .';r^'ilcrldcres ..-.. s e e n t ero . , - - - - : - - - : - " ' -' n ti c \i ;rg c l l Go e b b e l s r c u l ti mo i n te n to ' C o n -ro i t a ei . ,: ::i l. - : - . : . . , : 1. - 1 ¿ ' l u n "Mi 1,. l: Goebbels, esposa pre.gun-tó-a,l{irler su - .. =Hitler la ni.ui¡e¡. ;realntente no existl otra solución? No"'Unánimemente' 1oshisy en ro triste los ojos, dijo: desespetoriadoresatribuyen a estepedido un intento de que no se suicidara' rado de .o.t,r"n.ét a Hitler de Wi l f r ed v on O v e n -q u i e n h a b ía s i d o a g re g a do en convirtió después su biógraprensadel ministro y se de ¡"ico que áe;aentreverel instinto rnaternal i"". "f condensr los últimos nueve Magda Goebbeli. Su libro l as d ía i en el bunk er en p o c a sp á g i n a s 's o b re v o l a n d o de I{itler y omite decrr el despedidas, presunto suicidio fueron pot q"e los seishiios del matrimonio Goebbels padres' por orden de sus "n.r"rr"rtodos Goebbels esperarorlmás Ce un día en qué los ¿Por una suicidarse?Porquetuvieron hasta últirno momento de esperanza desPegar' 48

¿Porqué no salieron a pie? Porquehabían cre,eran ogrosque mataban: . - . rumores que los soviéticos hizo peniños: en estosúitimos díasel mismo Goebbels gar afichesen la ciudad en los cualesse tachabana 1os soldados soviéticos de hordas rojas sangrientas. Esta fue la gota que colmó el vaso e hizo pasarde la Goebbels un a desesperación la locr.rra: día después,1os a sus hijos y ellos mismos se suicidarían. harían matar La interpretación corriente de estoshechos tendió a simplificarlosy a explicarloscomo un suicidio ritual y masivo tras la muerte del gurú. E l hi stori adorGeorgeB l ond se pregunt a,sin considerar ningrrna otra 1ógica "¿Esposible concebir tamarla nr¡s¿c¡e, semejante horror, si Hitler no hubiera muerto?". Perono hubo tal suicidio masivo: de más de cien perinterconecsonasque habíaen los sistemasde Érunke¡s parte murió cruzando la ciudad; otra tados,una tercera terceracayó en manos de los soviéticosen Beriín, y los 1a a restantcs alcanz¿ron abandonar capitaly frreroncaph¡ ¡ por l os angl oameri canos,veces st ¡ seisnleturados como ocurri ó con A rthur Axm ann, el jesesmás tarde, fe de la Hitlerjugend.

N orR s I i.R.,LOSULTIMOSDIASDE HITLER, r. Trevor-Roper, pil.179. \78/79. z.l bi d,pág. t.ew,IA MUERTEDE HI'|LER,pág.8t. Besymenski, 3. DIAS DE HITLER' I I.R,LOSULTIMOS 4. Trevor-Roper, píg.r8o. 5.Ibi d,píg.r8t. 6. S i mons.Geral d.S E GU N D AGU E RRAM UNDI AL'
119

143. f r .1g. ' |ERZO liElcl l, Prg 397 ]. Sp""t,,'\lbcrt, ivlELlO)llEDEL S. I{uclcl.H¡n", 1l PILo'l'A D1 /üRRo, pigs' ::o 1'ss' pertc,pág' 476' lohn, ADOLF I ll'i LER'Scgur-r'J' 9.1-ol.inc1. Bt-RIlN T'LI¡N'qND NOtV, Prg 53' ro. t.t-Tissicr,Tony, píg :Eo' LIEMORIE DELTERZO RE/C1d Albc TT, rr. Spccr, rz. Zollcr, Albc rt,DO{JZE ANS AUPRESD'í IITI-ER,pÍg' 59 r3. lbid . píg . tro. Albert, lúEMORIE DELTERZO REICIl' pág 5'1 r4. Speer,

IX

E n l a úl ti ma semanade abri l r945, H i tl er habí acomenzado a abandon¡rlascosas que más le gustaban, había del egado di vi di do l os mandos mi l i t¡res y r educiy do ai mínimo el sraffpresente el bunkerparano tener en testigosinnecesarios la ev.rsión. sehabíadesentende v di do total mentede l a pol íti ca. Habíaempezadoa ocuparse sólo de Berlín: estotenía dos expl i crci ones. supervi sar personal men t e pr epr los rati vos en el terreno v arntar,tambi én personelm ent e, su propia muerte fraguada. Stt muerte oficill fue c¡rsiautentic¡d¡rpor todos los al i ados por el mero hechode l a exi stenci a t est am encle tos; la vcrsión del suicidio seoriginó en el trío compuesto por los mavo¡esSS l(en-rpka, Gunschev Lir-rge. P erohacerun tcstamcntono provocal .rrnucr t e¡ nr di e, y mcnos ¡írn qcncraun sui ci di c' r. E stostest¡mentos,qr.re zo H i tl er c) dí; r: 9, - son l er hi real i dad os úl ti mos de tod¡ una seri e.E n vísper as su de l cumpleañ<ls, diez díasantes,cuando el proyecto de evasi ón parecía go más si mpl e,habíadi ctado ot r o. "Enal cargó a un funcionario del partido que lo visitaba, dos mi-siones.'debía transportar toda la reserva de oro de Alemania ¡ une r¡in¡ de s¡/ en Turingia, y poner e salvo un pequete cerrado que Bormann le daría.El paquete contenía los dictados de I Iitler a Bormann. su resr¡nrento pdra Alemaniay para el mundo. El docuntento fue deposítado en h-sca7;ls un bancode Bad Casteinpor el de funcionario, que nlí.s tarde fue arrestado po¡crímr'ircs de guerra v encarcclado, Tcmiendo qtte el testamentoJo
tl t

t50

incrintin,tra más,el funcionario )e pidió a un rmigo.:bogado que lo destruvera."'

En ry76 un documento parecido por los contenidos r,'considerado apócrifofue publicadocomo apéndicede la obra War Hitler ein Dictetor, de Fried¡ich Cristian Prí nc ipe De S c ha u mb u rg -L i p p ey ti tu l a d o c omo I¡s consideracionesfinales de Hider. u E l c ont enido t r a s p a re n ta n d e s e od e re v a n cha " ' en 1a última páginasepuedeleer "Con horror pienso en uI7 Reich despedazadopor los vencedores" v sigue más adeiantecon "Yb mismo no podía respirar en tal {asede transición de Alemania, como la que seguiría a un'['er"Cuanto más habrentos cer Reich vencido" y ar.rspicia evidente el Reich in'tperecedero rede sufrir, nnrc más nacerá". de Perono habí¿sido el único antecedente testanenya que habíahecho antesotros tres.A los 3.1 to poiítico, serir años,el rr de noviembre de r923,presintiendo qLre dejado a Osembergla jefatur,rdel prrarrestado,había tido y nombrado un cuadrunvirato que regiríalos desh¡bía escritinos del NSDAP. El 5 de noviembre de 1937 p o l íti c a y e l te rc e ro 1 o h a b ía h echo en to s u v olunt ad 1 9 38coEn esteúldmo, del z de mayo, también designaba a Eva Braun. Era un texto holómo única beneficiaria grafo, y lo había realizadoporque temía estarenfermo L d e c ánc erde gar g a n ta . e c o s tó e s c ri b i rl o ,p u e s estaba acostumbradoa dictar a un dactiiógrafo,y cuando terminó, descubrió que h¡bía una sentenciaque declaraba n ulos los t es t ame n to sq u e n o fu e ra n h e c h o s íntegrl mente a mano. Como él io habíaescrito en papel menlbretado, esedocumento cra nulo.

C uando l o advi rti ó hi zo l l amar ai minist r o de lus: . cia, Curtner, ,vle recriminó la sentencia, que paraél err i ncreíbl e.E l j uez 1ehi zo norar que eseno er a el único probl ema: además, para que fuese l egal,er a necesar io que su fi¡ma fueselegalizada. En otr¡s palabras, firma del cancillerdel Reich vala lía menos que la de un escribano. Esto lo contó Hitler e1z9 de marzo de ry42,y fue recopi l adopor su estenógrafo personal .' Los tres testamentosde Hitler no difieren mayoritari amente entre sí; en 1938,por l a mi sma épocadel segundo documenro, también Eva Braun había hecho el propio. Así como hacer un testamento no sisnifica morirse después.tampoco di stri bui r veneno. pr r , . r o caer en manos de l¡s lro¡das rojas,es prueba de un suicidio inmi nente. Por otra parte, hay dos ejemplos de Io que él mismo pensaba l os sui ci das. de En r944 la secreraria Hitler habíaadvertido clueel de Fúhrer "compadeci,t srnce¡Jr¡ielrre Lrsper-son.rs.r que a 1.r-s }a desesperaciónempujaba.r-s¿crrse v'o|unnrian'¡enre1¡ rrda.El estaba convencido de que un simple consel un pe o, queño aliento en los momentos críticos,erasufrcientepara hacerretomar confianzaa un desesoerado".3 Los úl ti mos díasde ¡bri l de 1945.cu ando el alcalde de Leipzig se suicidó con su familia, Hitler calificó esta actitud como cobarde.

¿CuándosalenHanna Reitschy von Greim delbunker? E n sus l i bros, FI¡nna R ei tschnunca e s clar ay det al l ¡da, P or ci erto el día z8 a l as 9 de l a noche se encuentra en el Fiihrerbunke¡ cuando Hitler recibe informar 5l

ci ó n Rr - ur c rt ¡ ¡ ns mi ti d a p o r l a BB C d e l a o fre n da de p :rz cir 'i: . m nr ler he c h a .a l C o n d e Be rn a d o tre , como t¡m1' : . . ' .ic .enc ont r a b a re s e n tee n e l mo D e n to e n que p e l l ¿:: ¿ t l. r G es r ap oM u l l e r y e l G e n e r.rlF e g e i e i n, cur :-. ,. ie L. v a r aun s a l i e ro na l o s j a rd i n e s .Y c u a n do se B ...,:.r z ól¡ r eunión p o s te ri o r, e n l ¡ c u a l e l Ge neral .'..r.1J r ng.om o c ue n raJ o h n T o l a n d e n s u l i b ro , sugi c . .,' ¡ Hr t ler que debe ríaa rri e s g a rs e e s c a p a i n medi ay r :.rme nt e ex plic ólo s d e ta l l e s e s u p l a n , e l Gra i . K rebs y d rl l íp res ent e, lo apr o b ó c o m o p o s i b l e ,d e s d eu n p u nro d e vi s r ¡ m ilir ar . Flitler escuchóen silenciov al fin pregr-rntó "¿Quépas¿rí;r tuvieran éxito en la huida?" v se contestó solo si 'iSe supone que yo el Fiihrer vov a dormir en el cantpo abieito o en unr granja y esper,lÍa que tctdo termine?". Lo único documentado es que el día z9 de abril tv{agd ¡ Go ebbels edac t a c o m o s u m a ri d o , u n a c a rtafe char , d a d i rigida a s u hijo H a ra l d ,l a mi s ma re rm i n a " L a carta tiene que salír, Hanna Reirscñ Ia lleva, rreteráde salir en avión.'fe abrazocon mi más¡¡rofundo v maternal amor. Mi querido hijo vive por Alen"tania".a tono general de Ei l a ca rt aes des es per a d op e ro l a s p a l a b ra s a c a rtati ene , l que s.r1írson ajenas, sujeto es Hanna ReitschqLre el rratará de salir v todo lo que llevarátiene que saiir con ella. El h e c ho que s ef ,f ech a d ¡ e l z 9 ta mb i é n p o n e d u d as, o me j or , c onf ir m a ot r a h i p ó te s i s . H anna Reit s c ht en íaq u e e s ra ra l ta n to d e l m ¡rrr i monio de Hitler celebrado ia medianochedel z8 de abrii. en lncreíbiementelruchos historiadoresequiprrrn este a ct oy los t es t am e n to s o n u n a v o c ¡c i ri n d e mu erte, c ca siun pr eiudio al s u i c i d i o ,c u a n d on o rma l m e n re ,¡cto seguidoai matrimonio hay un viaje. De c r - r ; r lquier ¡ n e ra , e ra l ¡ ú l ti n ra o p o rtu n i d ad de m o fi ci ¿ liz ar legalm en te s t¡ u n i ó n , q u e p o d ría te n e r en I 5rl

l a ópti ca ci e1¡ evasi óny un rebrote del Nacion¡ r 1sc, , . l i smo una expl i caci ón raci onal , como ver em os m . - , adel ente.

uno se Leyendolaslagunosas memoriasde la aviadora, pregunta¿será verdadque Hanna Reitschsalióa primer;rs horasdel dí.r29,como corean historiadores? H.ryunas los notas periodísdcas ellapublicadaspor News Chronicle de el día 28, 29 y 3r de diciembrede 1945,donde,seEpndice Trevor-Roper "Hanna Rei¡scñ afirma que ella v Greim ab¿ndonaronelbunker et'tl.tmadrugadadel jo <1e abril. Si testigosde hubiera sido así,habrían sido neces¿rianrenfe hechosacerca los cuales, guardansilencio,si es¿e si/ende cio fiiera deliberado sería nuy significativo".s NieE l hi stori ¿dor consi de¡¡a estoun er¡or de f echa. ga que así fue ¡t declaraque salierondcl refugio ex¡ctrmente z4 horas antes,el zg "como ltapodido comprobarsepor disri¡r¡os conductos". FIannaR ei tsch descri bi óaquel l osdí¡ s en una car t l di ri gi da, en rc.¡46, descl e pri si ón. a su her nr ¡ no. oiisu en ci al de mari na. E sacert¡ fue publ i c.rd:r r 9; S. cl ; r no en c\anteriora su muerte, en su lib¡o Cinl.rsl'.lbi-sn)Lr-s, te ella declaraque despuésque aparecióel libro de Trcvor Roper en el 47 "Le ofreció a ésteel relato de lo sucedido y vivido personalmenre, ¿g¡eéln do el pedido de en rectilicarlo, y.1 que sin dud¿s se l.¡¿s.róe datos erróneo.s".El historiador'I-revor-Roperrechazó su ofrecimiento "arguntentandoque los informes que obraban en su poder provenían del Counter Intelligence Corps éste siempre decía la verd.tcl".(' 1t <1ue bien pudo estaral tanSi esto fuera asícomo parece, to de lasdespedidas Füfi¡erel día 3o. La primera, readel porque probablementein-rrginrlizad¡ a la maclrugada,
155

' r :r. q u e tod. oes t r b: lis t o p a ra d e s p e g a v l a s e g u n d a r h s a l i ó p o c o d e s p u é s ,ese trrd e . p or que ef ec t iv a me n te misn-iodía. Por cierto, Adolf Hitler el 3o de abril se env :o n tra b a t r anquilo, de s c a n s a d o ,i s ti e n d o l o p a n u e va, esposa. al igual que su flamante Hay también que recordar Ia orden de Goebbels de jardínesy las ventanasde despejarel Führerbunke¡,1os la Cancillería.

de Otra cosallamativaes la despedida Evaa Linge,no "Adiós", sino lo contrario "Hasta la vista", como ie dijo si tuvieran la posibilidaden un futuro de verse,l¡s misque Hitier le dijo a Speermenos de una semas palabras m.1n¡ ¡ntes. Subrayable también la última despedidade F{itler es con Blur, donde increíblemente,le dice que "grabenen -su Sin ru.t b¡ que1otraicionaron sus generales". embargo,los siemprea un Hitler queno queúaque :: s:¡¡i¡dores corean enconüaransu cuerpo y menos aun su tumoaEs muy interesantey significativo el relato de Otto Gunsche del último minuto de Hitler en el bunker, el único hecho novedosoreportado a su regresode Rusia. de Se encontrabaen su despacho, pie. mirando el retray su mujer, en ei baño, pues Gunsche to de FedericoII oyó funcionar la cisterna, actitudes, ambas,perr nrdr suicidas,a lo sumo en esperade algo. Por cuanto a mí, me hacesonreírla última vislumbre del ayudanteperson;rlde Hitler, me hacepensJr.n ,t.ti actitud típicamentefemenina, de ir a hacerpis antesde comenzarun virje y ¡quóviaje! Cruzar el centro de Berl ín e n un blindado. Es p e ra rp o r m u c h a s h o ra s e l moy mento bueno para despegar despuésrealizarun peligroso viaje en avión. 156

I os mi nutos i nmedi atosson sospech osos. Hr : . =: A lo llevan envuelto en una ¡lfombra, iomo cuenta la r-e:sión soviética, cierto es que en esosdíasle temblabamucho la mano izquierda y tal vez la pierna del mismo lado, hacerse muerro teníaque seralgomuy dificil para el é1,si aiguien1oveía se daríainmediatamente cuenta de que no lo estaba. Kempka, que lo vio envuelto en los jardines,recuerda otro detal l emuy i nteresante, pi e de r echoest aba su dobladoen la posición que asumíasiemprecuando descansaba el automóvil, raro reflejo en un cadáver, en sobre todo despuésde subi r 44 escal ones e la salidade d emergencia, llevado por los tobillos.

Sospechosa también la idea de envolverlo en una ales fombra. Seismesesantes,Skorzenyrapró asíal hijo del AlmiranteMiklos Hortvvon Nagvbania, la operación en Ratón Mickey, icler clue se le ocurrió tras leer Ce<sar v Cleopatra Sha'"v. de Sintonritico es también que Hitler, rras felicitarai jefe de los comandos,cu¡ndo Skorzenyse levantabaparairse,él lo detuvo y escucharon decirle" Le voy a dar ahorala más impomnte misión de su vida" ,esto ocurrió los primeros díasde octubre dery44. Mr.rchos historiadores quisieron ver en esta frase el ataquea las Ardenas de fin de ry44, pero contemporáneamenteal ataquesorpresi voen l as A rdenas,est áel proyecto de salidaen helicópterode Hanna Reitschy la reuni ón re¡l i zada,unos mesesdespués, n el hospit al e junto al cabezal la camade Hans de la torre anriaérea, de R udel . l usto, todos l os héroesque H i tl er consider aba por arriba de los demás,estabanreunidos.
ta-

i. L st¡ t ' s t : . r : - - ' i) r : r- e l u s o d e l a a l fo m b ra n o fu e neccs.i ¡r.--.,' : :: . ' . nr ujer d e H i tl e r. L l e v a d ¡ e n b ra z o s por i'l ::- :-'- ::,r nrásde una rampa de escalera, quedaral :.- . . . -, . . .riienro,p.'rsa brazo en brazo, y siempre la de : .rrrtapándoleel ¡ostro,facilitándolela tareade '-: : j er r en los jar din e s ,p o r c i e rto ,h a b ían u e v eb i d o- =. :e bencina.Cuando los llevaron,el centinelade tur- , preguntó prra qué er;rn,Kempka, que los habíatraíjo con cuatro hombres, dijo que eran parael gcnerador. Estele contestó que er¡ imposible porque no erf,grsoil. Otra f.risedad Kempka. de Estabenc in¡ de ¡ ut o p o d ía te n e r o tro u s o : l o s m o t ores Argus del Fieseler dcl ,.1r¡do y ¡ceptabaneseoctan¡j c e n l u gar de benc ina ¡r,i c ¡, u c h ¡s v e c e s1 au ti l i z ó en m los diferentes frentes,sólo se reducíanl.rsprcst.rcione-s má xi mas . En su libro, FIannr Reitschsólo declara"que IIegó sin unagota de bencina'1Los r7g litros de combustible recolectadossobrabanpara salrear Berlín y liegar más lejos. Tampocodeclara que la avionetilse encontr¡radañadaai aterrizar, que esaquedrradestruidaes una hipótesis,sufragadasólo por el hecho de que a mediadosde julio de r945, fueron exhibidos los resrosde un Sro¡cfr. Lo encontraroncerc¡ de columna de ia Victoria donde se habíaaccident¡do y fr,re literalmente vendido a la p re n sac om o la de Han n a R e i ts c h ,q u i e n i a h a b íaa re rri za d oínt egr a,c as iun ki i ó me tro m á s a d e l a n ree n l a p h, zoleta frente a la Puert¡ de Brandenburgo. Qu e no puede s er e l mi s mo a p a r¿ tos e e v i d e n c i aen las fotos, el daño estructural que sufrió reflejesu historia. Conocí a un piloto que sufrió un accidentemuv p¡re ci d o ; m ient r as ex ¡ m i n a b a l a s fo to s , me c o n tó c ó n ro habrí¡ ocurrido. rs8

A l ¡terri zar. el É ) 156-D S torchprobab lem enr e . r - . ¡ chó un neumático,o el mismo exploró (en la foto falt.r . se desvi ó i nmedi atamentede l a l ínea de at er r izajeingresando en el '1i-ergarren, esquivrndo unos árboles grandes, adentróen una mata de arbustosy arbolitos; se lasalasse doblaronhaciaatráscomo Llnagolondrinay al pararse haciaadelante, hélicetocó el sueioblando quela brándoseuna sol aaspa.E sto es exactame nt e que se 1o puede apreciaral ver dichas fotos. En lasmismas también sepuede apreciarque la avioneta tampoco estáquemada,fal ta l a l ona del f uselaje, porque al gui en,como ocurríaentonces, e la llevó cos mo -souyenir, teniendo pintada la cruz alemanay la n-rat¡ícul a.E n l as al asqueda todavíal a l ona de ar r ibapor que no l ¡ al canzaron. Otro hecho es que, al haber-^e quebradoun solo aspa de l a hél i ce,l a avi oner¡acabósu vuel o en l a t ier r ablanda: si l o hubi esehecho en l a ¡veni d:r,h hélr ce m adede ra hubi eraquedadosi n aspas.

Hav pruebasfotogríficast¡mbicn respecto¡l destino final de un Ju 52. Sus restos desplom.rdosquedaron en el Eje Este-Oeste, examinandola foto se puedeevidenciar que cayóverticalmentedesdeunos 20 metros de altura,en fasede despegueapuntando hacia la Puerta de Brandenburso, a los dos tercios de la aveniday justo a Ia aitura de la Opera Kroll. El fuselaje estáabiertopor el impacto horizontal, sólo lasaiasquedaronintactas. , E l pi l oto del/u 5z " P atagoni 'a Jul i o A ri et ¡ de Bar iloche, contó que ei único probleme que tenía ei trimotor era el esfuerzoneces¡ri o para despegarlo, a m ucho er más maniobrableque un I)C3. El avión despegaba ágilmente a rzo km/h, por un¡ pi str de menos de 7oo r n
t 5t)

l- c :. -:.-, r - . ir : - , s olina sq u e ro d e a n a Ba ri l o c h e 'A 1 o s lena :-.: ..r.., -''.r 1Sm de altura, si bien aparentaba ' , ' r uidos o, n o s e ríau n p ro b l e ma s a l te a rl a -,,, i, - - 3¡¡ndenburgo, alta s6lo z7 m, 25" de flapssohumana que habríatenido que rrans- :or la carga i u 5z caídoy fotografiadodemuestraque tenía rap : - :) \'o n G r eim : er adem a s i a d o e i i g ro s oP o r s e rb l a n c o las :.-,:ilal sobrepasar copasde ios árbolesfrente a la Kode :'tigsplatz,repleta soviéticos;quien lo intentó sobrei.¡l u ó su s uer t e. Ta mbién s abem osq u e u n b l i n d a d o s e e n c o n tr¡b¡ i g u a rd a dopar a Hit ler , z o o h o m b re s 1 o e s c o l ta ría n , ¡ Vida es' misma Hanna Reitsch en su libro Volar es tni cri b e q ue un biindado l a l l e v ó h a c i ae l l u g a r d e d e s p eg u e , q u e pudo obs er v a re l re c o rri d o , to m a ro n l a c a ll e Vo ssy e n 1aes quinaem b o c a ro ni a c a l l eH e rma n n C o ering, eso significaque salieronpor una de las rampasdel frente de la Crncillerí¡, Jcsde su subterráneo,que discl ta , cru za ndoI os jar dine s .d rl o S p a s o sd e l a s e l i c l a e /o emergenciadei bunke¡. En i a Cor t e de Hono r d e l a N u e v a C a n c i l l e ri as e e nco n tra ro n v ar ios blind ¡d o s 4 x 4 6 x 4 y 6 x 6 , H ;rn n ¡ Il e i tsch t uv o la opor t u n i d a d d e h a b l a r d e l te ma c o n u n o s a m igos , y habló d e o i ro s b l i n d a d o s , u n S d K{z z5or/t, oruga y de un :34, 8 x 8. Según Hanna Reitsch,despeganen el Tiergarteny ^ aterrizanen Rechlin' el díalo omilas3 de la maclrugada y de te, como otrasomisionescapitales trasiados hechos dan la ider de leyendo sus mernoria tan calibracia, c1ue, ser voluntarios. B. Un ejemplo sorprendentees el Sar¡¡enfo En sus tres srllibros de memorias nombra a cientosde peisonajes, vo a uno, lo encubrecon el propósito de no llegara rasr6 o

trearlo fácilmente, como si quisieracubrir algo in-rp.:tante, dificukando su aporretesrimonial. S ó1oen t97z se había publ i cado en una r evisr a su nombre: B osser,T pero sol amente r992,tras leer el lien bro de Victoria Robbins, L.t muerte de Hitler,mis sospechasse fueron acl arando. l sargenropi l o t o lur gen E B ossernos cuenta en un rel atornuy detrl l ado los dí as desdeel z5 hastael z9 de abri l . E l pri mer día había l l evado al general Fegeieinde Laerza B erl ín, h¡ci endo etapafi nal en Gatow, donde tres ilutomóviles carsarona Fegelein lo llevaron hacia y l a capi tal del R ei ch.A l día si gui ente, 26, " A m ediodí a me presenté en la oficina del comanddntey en la misnta encontré al general von Greint, fui interrogado minucio-s¡nrente sob¡e mi últi¡tto vuelo con Fege/ern. l.rs p¡e-gunr¡s se refirieron preÍérentenTente a Ia fuerza de l¿ artillería antiaérea enemigay a las condicionesde aterrizaje en el aeroptterto de Getow. Von Greim quiso s.lóersi-yo creii aún posible llevarle a Catow y le dije r¡ue podí,t ltacerloen-seg¿¡id¡ tirubear, tlecidíntos parttr a si¡t 1ascu.lr¡o de la t¿rcle.Veíntit-tt:ttro.ryiollc-sclec.tz.tprcttegerí¿nnuestÍo vuelo y rro-s.rgulrd.ir¡.1¡l e1.lrr.: ¡ 1.1 c.¡t hora indiceda."s Siguecontandocomo se acomodanen tresen un Focke Wulf r9o y cómo despegan volando a 320o merros y sedirigen haciala periferiade Berlín. "soltred aeropuerto de Gatow.rcele¡éel avión a 6oo por hora v descendí hasn too m.:tros, describiendoun¿ espir.ll e.strecha. En cuanto hubeeterriz,edo, despidierort r,orotro^s c¿se á, /o-s zas de escolta se alejaronen v,uelo¡JsJn¡É._ y B ossersi gue rel atandocómo en aquel mo m ent o se acerc¡ba fuego de artiileríarl campo de aterrizaje cóel y mo sus pasajeros despegaron su vez. "Dado que lasco¡ munic¿cionespor carretera con el centro tle la ciudadno
I6 r

partió en u¡r Fie-seJe¡ e] eral) -\'j l.r.rr.:;.r¿)/es, gerteral en e1Eje Este-Oeste, tal conto ha.rrl-¡rize¡ Storch ir.,':-: EI bí¡ hc;,-r,, \'L)en r'¡rias ocasiones. general eraquien piacompañabanHanna Reitschy un .', /c,¡.r:.r .:rJ¡¡ro. Le
i . ' - ' - - ; ' :-'.-::.

-i i bien es t eúit im o d e ta l l ee s n o v e d o s c ,t¡,m b i én es lo ::rieresente que sigueen referenci¡al día siSriente.17. pilotos voluntarios, que For i.r mañana. "Se buscaban c-sruvier¿ndispuesros a realizar un aterrizaje en la Coinmediatamenlumna de la Victoria. con el fin de sacer a un personajeíndispensable pate del centro de Berlín 5i ra la posterior dirección de lasoper.tcionesbé1ic¡s. se capital, debía realizar un vuelo nun' pretendía llegar a la c¿inÍérior a 5o km por encima de ttn territorio ocupado por lasfuerzas enemigas.Se prese-ilraroncinco pi]otos de cigüeiias(1osaparatosFresele¡Sro¡ch) y yo llevando un Siebelzo4. Ante tododebo reconocerque nunca haStorch,por )o que me dije que bía nanejado un Fieseler también podría cubrirse con una cr5¡tiena si la misión Esteera un avión más rápido, además serviríami Siebel. de tener una mayor capacidad,lo que nos pent'titiría recogeÍa unos diez o doce heridos. Partí mássolo que un perro, las cinco cigüeñas va se encontraban en el aire. Llevaba como observador a un viejo sareento,vetereno conocedor ciemuchos frentes.Despuésde casicinco ntia cr'g'tienasunos 150o nutos de vuelo todavía divisaba1as parecían unasgrandes plude rTletros altitud, las cttales nr.rssuspendid¡s en el cielo. Como mi aparato desarro' 1i¡b¡ un¿ velocidad muy superior a l¿ de los Fieseler S¡o¡ch en loo kilónetros horas pasépor debtjo y con' tinué adelante." del El piloto se extiende en las descripciones acercat6 z

miento a Berlínentrenubes drficulraddo al paíssu,j¡^::.1' "Pronto nos hallamosexactanlente en el centfenorrlbre B, VoI aba baj ísim o p or d ebajo del b orde í n fério r de 1¿ssasí ou e todo esto duró pocos segundos,pueshe aquí que las¡r..rili_ riasaniaérea,srusasde me diano calibre nosprepararon un I espectaculopirotécnico de tales proporciones qLteamena_ zabacon hacer perder la cabeza. inc/u.so.r viejo sareen_ nti to Por todas partesvenían en dirección nuesf¡a lospro_ yectiles de 4 cm. hice una seriede bruscas pero manio br;ts. sin dejar de observarbienla ciudad.ly'o.scpodr.r p"rrrr."n aterrizar,mi observador me insüba a volver Dronro a i¿se_ guridad de lasnubes. 'fome la dirección del aeropuertode L1en, en vistade que Ia misión, aunqueno coronarltpor el éxiro, habí.t quedadocumplida". Al día siguiente,28, su comandanrele orclenóiracer un úl ti mo vuei o a B eri ín;a l assi etecl el a tardele encon_ traron un avión para é1,un Arado no _9ó, se encontrab.r en buen estado,l os ti mones de aterri zaj efuncionaban mal, pero no habíaotro. Despegay "e 1as2o.4ome en_ contraba exJcra¡nenresobre el centr()de Ilerlín y. cos.1 extfaña,sin verntc sonietidoa un i¡l¡ens¿r lr¡err,¡¡l¡l.lc reo. Desde4zoo metros de altitucldivi-s.rb.l ¡,oc¡. co,.r*. partede los nunterososincendios que il¿;le¿b¿n o¿¡_ j.l rlad,el hunto hacíaque/¡ esc¿s¿ viisibilid¡d fuera todavía más precaria.Disponía de dentpo v procedí a descri_ bir Iigeras curtas para orientarme má¡or". S i n sran di fi cul tad aterri za,ya pasadasas zr . oo hs. l en el puesto de mando que exi sríeen l os só t anosde la columna, pidió de avisaral Führerbunkersullegad¡; no funcionando la líne.rtelefónicani la radio, dos soldacios fueron enviadoscomo mensajeros. Alrededor del Tie¡_ garten se estabacombatiendo intensamente. "por lo :a.n_ to e] vuelo de regresose presentab¿ ¿¿Ínmjs clifícil por_ que me vería obligado a volar a lo largo de la línea clel

-

I

a seguir adeh ll fL''l trn {rente.Pero ¡:1.'hallabadispuesto pasajeros'" ra oue -si{r:i.';;a tni muerte)'la de mis ei describiendo encuentrocon von \' . ¡delantesigue quien i : e1msorprendiáo "enoÍn'temenrc que Yo fuera de ¿Y qtté ,.ir,,bi".. p. estado¡s¡carJe aquelberengenal' Arado 96 eraun Mí aptarato hacer 'lipirt^ con'HannaReirsch? fácil"' y llevarla con llosotros no re:;ultabacosa .lo 'Termina a i;r pereja'conforme a el relato llevanclo ya escrito por Hanna Reitschen sus Memortas' ' dír z7 por h es Lo ll.rmativo de estrs págil-rrs que el ma ñ a n¡ , f uer onenv i ¡d a s c i n c o c i g i te ñ ¡i s c o n L rn acap;Iel centro de .":"J á"-,t."sporte de diez prsajeroshaci¡ una Siebelzo4 de igual capacided' c1e Berlín.Ademá's un ve rrl ¡ , ler am is iónc ie s o c o rro ,u n u rg e n te s O s p a rt i óde de su basey Berlín. Y esto el día antesque Rudel salier¡ superfluo repetir lo y;r dio enviarael Ju5z.N considero v rl /u -5:'el cho ¡nteriormente refercnteal helicóptero e n to fnof am iiiar deH i tl e r' n i ñ o s i n c l u i d o s p o d ía fe parBosser' tirse en las cinco cigueñis o en cl Siebclde extraño que no se tomara conoResultasumamente pero me cimiento de estamisión de resc¡tepor décldas; e l mi s te ri o q u e ro d e r al tel l a ma aún m ás la at e n c i ó n y Hanna Reitsch niente que acompañ¡baa von Greim Berlín: nunca se habló de él' .t ,* f...toro u.t"lo hacia y l o s pel i la C ons ider ando p ri s a ,e l me d i o u ti l i z a d o que ese personrie posible cre.er no gros acechantes, es imistuviera haciendo eviostop,éldebiascr realmente en aquellascondiciones' portante para serlleveclo e n ¡v i ó n desel Inv es t iganc lo t e m a d e l a s ¡l i d a H i tl e r que el l)ierio llttstrado de el centio de Berlín, encontré unr á" So.,rl.gode Chile, ei r8 de enero de r948 ¡rublicó his tn u v int c r es ant e to ri ¡' t6 t

Un inmigrante alemánreciénllegadoai paíssudamericano cuenta sobreun amigo ingeni.ero, nombre B., de a qui en conocíadesdehacíavari os años,tai es así que hastaintentó conseguirle1¡ exención dei servicio militar en la SegundaGuerra Mundial. El hecho ocurrió el 3o de abri l de r945, en el centro de B erl ín,a las4. r 5 hs. de la tarde:un Ju 5z aterrizó proveniente de Rechlin, el artillero de este avión era B., tras desembarcar carga su lograron llenar el tanque para dejar Berlín io más pronto posi bl e. En el intervalo parareponer combustible,el ingeniero B. recibióun codazoen lascostillaspor parte del operador de radio, quien 1eindicó mirar en cierta dirección, .r unos cien metros ambos hombres vieron, sin ningtn¡ durl¡, parado delante de un avión turbojet a su comandante supremo, Adolf FIitler, vestido con un trrje gris v gesticul.rndoanimadamente con algr,rnos aitos funcionarios del partido. Durante diez minutos más,mientras secargóel combusti bl e en el /u 5z l os dos tri pul antes obse¡ var onesa y.rl escena redecl or l as4.3o hs. de l ¡ t¡¡cl evolvie¡ c¡ n de ¿ despegar. EI día despuésse sorprendieron extremad.rmente al escucharen el comunicado de Doenitz la frase "der Fíih''. rer istge{al}en Hitler habíacaídogloriosamente,pero la actitud que observaronen Berlín parecía de una ¡nila mada despedida. La nota periodísticahabla de un Me jjz,no obstante un coment¿rrio editorial -mas bien una errat¡- corrige por un Ar¿do zjl.Yo también concuerdoque quien informaba conetió un error técnico: nunca existió un Me 3,j2,código atribuido a un planeadorDFS.Tuvo que ser un Ar 234 Iilitzpor varios motivos. A fines de abril r945 todavíaopcrabanenel |II/KGT6algunos de estos,
r L')

e n to nc es .ac ielant ¡ d o s e rv h a s tl e l fi n a l d e l a g u e rra T nocturnos en el /(omt¡mbién volaron como cazadores del n-tando i¡avor Kurt Bonow. El Ar ziqti-z,nació como tin bonba¡dero comprcto tacrued¡s le permirÍanaterrizaren campos tico, stlsgruesas lumo oolB rurboabiertos,ion susdos motores Junkers más de zoo km/h, su a paradespeg;rr capacitado ierestaba de velocidacl .r.t.ero de 7oo km7'h y su altura de vuelo a prácroooo metros v une autonomí¡ de r65o km lo l-racia tambiénun Peropudo habersido invulnerable. tjcamente Ar'4 qC- t , la últ im ¡ v e rs i ó n d e c u a tro m o to re s BMW Esteavión aítn superiores' con jA o<t turbo je¿ prestilciones convencion¡les respecto¡ los ¡viones ¡et,mui'-rv¡ltz¡rdc¡ hov es ¡li¡closde entonces. compar;rble a un /er Éiecu¡ile' 'fe ní a,adem í s c lep i l o to v c o p i l o to ,a trá sd e e l l o s 'Lrg ¡r e ¡ el f r r s el; r ie r r ' rrJ i l s p o rtl rc o n u rl m ín i mo conp¡ stu'rdardy Sin persorl.l:;. su cargade bt-¡mb¡s ibrt ¡ .1,rs ' co n t¡ nql- r cc lec ¡ r bu ra tl te m e d i o i l e n o , má s q u e sufi ci e n te per a llegar a D i tra m a rc ae n p o c c m á s c i emedi ' r a y h o r¡, s u des pegue v u e l o c o rre s p o n d e rí.rn l n o mbre que lc fuera inrpttesto,Ra.Yo' El hec ho Ces c r itop o r e l i n g e n i e ro B. d c u n ' Führe¡ discutienciov gesticuianclo '-lur¡nte t5 nrinutos con un i g ru po dc . r lt osjer ar c rsIn e p ¡re c ee v i d e n c i a r a n e g ati va N cl e lr¡is m o de c . r r gl r p a s .ri e ro s . o h ¿ b í¡ má s c h ¡nces, , er su cl e c is ión a ir t ev o c a b l e é l s e i b a v s i b i e n h a b ríal ude gar cn el con-t'partimc-nto carga,los denlásse qtledarl.1na su clestlno. En efecto,en ei compartimiento de bombes bien h¿pero o b ri rn podic ioc aberp re c rri a me n te tro s p a s a j e ro s. habúa sisinIA'l'O,cohetes de lanz¡micntos, el despegue que peligroso:creoademá.s paranrado lento y por enclc h¡sta la mediade yor r"g,riiá.d l¡ s¡l;cla Berlínse .rtrasó el desde FühlerbLlnker t'ro.h",hor¡ ciela trcsu¡, solicitada l 6 (r

y que la misma fue pedidaad hoc.Hechoque fhe el di: gulenrecausa motivo de honor y del suicjcliodel gener._,. Krebs;a su retreso dercuarrelso"iéti.o jescub¡ió, cor¡o dijer.r el gener.riWeidling, ¡rr"g" qu" ¡r;a "l Trassal i r de B erl ín,H anna R ei tsch, no r elat aexact a_ mente qué hi ci eron el l a y von Grei m. S ólo cuent ; rque fueron a,plonparaver a Doenit, ,i., la f echa y po5al horas-después "rp".ifica¡ fueron a Dobbln n con K ei tel . S ól o en Ia noche cl el "r,.o.,,.,,.." rqde nta yo cuenr aque escuchópor i e rrdi o que el Fri ñrer h¡bí¡ . . iao y que lo reempl az.rrí¡)oeni tz, si n ntás l coment¡rio. Speeren susmemoriasder.rll¡que cu¡n_ , ^ l,::,1"..io, do .le ue contunic¡do el hecho. f seencontr¡b.r el Cuar_ en tel Gener¡lde D oeni tzv,cl esh¡ci endo l ¡rna ler . ,encuen_ tra la foro con dedjcatoii., i {itI"..1,,..i do rnir,_r,roh¡bí¡ le pedido en oc¡sión de sus años ntenosde sejssc,nt¡n:rs 4o "Cuando saqueílñler.r antes., cl rerratoe_xp/otcí sollr, tn zos, ahc¡r¿ rc,i.tción nti conJ litlcr est,tl.r¿ t,erd¿ctt¡,tnrr,/)¡r, '.1, ac¿ó¡¿/¡, enc.ul¡<r e1 r.otc, l.1rr.,gi, .,lrr-g.,.¿, _v Esto no lo ciijo en Niirerrberg, aon j. se venrlio col¡o rspir.rntemlgnicicr y antihirlerista freucriano, slno lo es_ cnolo vern[e.rr.ros después salirde la cárcel Spandar,. al de [(eitsclry von Greim regresrrou otr¡ vez a plon por poco ti empo, teníaque ser el ci íau de mayo . No r esult ¡ que von Grei m haya habi adocon D .eni i z cr eias ór cle, nes slrpuestas Hitlc.r,en mérito de a que ..Uir traiclor ¡to nre.suced¿ nuncJ conto Fíi hre¡" y h¡.st.r un¡ event ual detenci ónde I Ii mml er, que l e h.bri ¡ ,i .ü.,n. . . g. , a. oc¡si ón de su nr,mbr,rmi ento "n ¡ [\j ¡ri sc.ri elAir e, conl, r cl tampoco el encuentrode él con H i mml er., o

El día 3 von Greim quiere regresara su comrndo en con un Do zr7,en pleno vuelo tuvo lohemia, despegan :na infección. Tüvieron que parar en Koniggratzy pa' s.rr4 días en un hospital. El 7 vuelan en dos avionesse¡¡rados para encontraral Mariscal I{esserling,quien se en encontraba Zell An-rSee.Llegaronel 8 de mryo. Ir crpitulación ya habíasido firmada, la vuelta de von Greim ;l sus tropas ya no tenía sentido. Los dos fueron hechosprisionerospor los norteamericanos.En su libro Cimasy Abismos ella cuentasu cautiverio en Oberursel, cercade Frankfurt. Antes de ser interrogadapor el CIC, hubo una prolongadadieta ¡ base d e so pass in s ai y has tal a p ro h i b i c i ó n d e u s a rj a b ó n parasu i i m piez a per s on a l . Intentaron quebrantarleasí su silencio, frente ¡l c¡, pi tá n C o h n, s obr ela m e s ad e l o s i n te rro g a to ri o s h a b í a co mo p or des c uido un a b a rra d e c h o c o l a te . H a n n a I{eitsch relató "5e me hacíaagua la boca, como ¡ c¿¡41quier ciudadano alemán en aquella época,pero yo me hacíala que no me dabacuenta".El capitán le hizo entender que ella debía declarar,en una conferencia de prensa, sobre 1os últimos días de Hitler en el sentido inapelablede los informes del CIC. Esto ocurrió despuésde la publicación del informe de oficialbritánico,alrededor fines de noviembre o principios de diciembre. Ell¡ rechazó ia propuesta y el oficial igual entregó una declaracióna los corresponsales, Hanna Reitsch jamás ia reconoció al no tener su aprob a ci ó n . De curlquier m¡nera fue demorada largo tiempo al igual que Otto Skorzeny. El Obe¡fth¡e¡fue arrestadoa mediados de mavo de tg45,y fue interrogado por el coronel Sheneque llegó parahacerlopersonalmente.'Fue ¿cus¡do de Versailles r6 8

de h.tber hecho evadir a Hiúer de Berlín el 3o de abr:.. para conducirlo a lugar seguro. Skorzeny logró clisculparse a los ojos de Shene;demostró qu" no había jdo n¡ása Berlín despuésdel to de abril. Cin Iósica hizo no_ tar qLlesi hubiese llevado a Hitler, no hab|ía resresado para entreg.lrse prisionero. El Führer no habríirenun_ ciado a tener a su lado a un hombre como él.,r,ADaren_ temente, le creyeron de inmediato. Pero por más de tres años quedó detenido. ,,skorzeny todavía no fue liberado. Su leyenda era dura a morir, y aquella de la sobrevivencia dá fl¡tler también. Losnor_ teamericanosrcnían necesidad él para de poner al día sus archivos,y lo interrogabanrp"rrr, ," oían voces sobrela existencia del Führer en algún lugar del mundo.,\, Hasraque huyó el z7 de julio de r9ag, como revelaen susmemori as,por tres¡ños l os i nterrogator ios a que lo sometieron los norreamericanosgraviiabrn siempre y obsesi vamente sobreel mi smo .ri rrro, ¿C óm ose ilevó a H i rl er y dónde l o ha ocukado?

El generalRitten von Greinr a quien ,,ofici,tles nor_ teamericanos Io habían Ilevado a Salzburgo bajo trata_ t¡tiento, digantos no muy digno, Io ibana llevar prisio_ nero, ahora que el honor del oficial no valía más natla. te,rmino.su c¡mino que habít entprendido imperturh.r_ blemente fiel t le tradición de su rango en el últinto cumplimiento de su deber".tt De estaLrrr".r, escribe Hanna Reitsch,como un mes después el z4 d,ejuniode , I94S , von Grei m sesui ci da. que aclararque los suicidios por honor de altos -.Hay oficialesen laspostrime¡íasde la gueira son muy pocos e inmedi¡tos a la capitulación,parecemás bien que una cargamoral demasiadopesada dobló, quizá lo h i-.g"r_,
r6c.¡

é e n to n c e s l e l i - . :..¡¡ti ta s de los s eisniñ o s Go e b b e l s ' : :i su i ci dio. "Sin emb.ar' :.rt.. Tr.vor-Roper tuvo que admitirlo defectoso lasinexactttulos iera que sean .-'. cu¡1esqu de Hanna cronoiógicasque hallemos en el rel'ato -.:s con'toun documento de es i:rrsch. prectso considerarlo . \cePcjonr/ i mP ortancia"' en lla n n a Reit s c hes c r ibiótre s l i b ro s d e m e m o ri a s ' En todos se que:')njunto poco menos de mil páginas' ,.rde Trevor-Roper v de Shirer' a quienesacus¡ de usar del CI C ¡ m er i c a n o D i c e q u e e s o sre p o rte s : nota ci o n e s los escribió' cletestigo ocular que le atribuyen nunca y no correspondenen su ,l.incaio, vio, nunca los f-irmó, nrr.vorparte a la verdad' m il páginas ,s ó l o d e d i c a -v e i n tea l o s ú l ti D. "r., d e l s a rmo s se i sdias de aúr il 194 5 , o c u l ta e l a p e l i i d o e n s u -fa m o s o v u e l o c te qento Bo ss er ,no c uent a q u e l e trtid¡ a l l e rl ín es t uv ier apr e s e n teu n d e s c o n o c i d o e n re fe re n c i aa s u s a l i d av t r . l n f,y n o es c lar a, t ' t ipo to r u d csti n o. oesNo disipaninguna de las dudasque segeneraron y.shirerno dicen 1averTrevor-Roper p.,ér' ..,".rt.l qu.e dld , Pe rono dic e c uál es e s av e rd a d ' abril' coSi I-lennaReitschs¡lió de Berlín el día 3o de u n a d e c i a ra c i ó nd e l a m o re l a taT r ev or Roper c i ta n d o e x p e rta d pr i me ra mujer F lug- K ap i ta n e Al e m a n i a ' ¿ l l con un Arado z71y con piloto del rurbo7ertuvoque ver de su u i¡ i ,1 .. a l a es per ade des p e g a r n a h o ra d e s p u é s histó ri co s uic idio? la edición Consiclcr¡ndoel hecho de que e\ copy de d e l a m u e rte d e H a n a qu e see s t ác it andoesde 1 9 7 9 , ñ o úldmas fran¡ Reitsch,hav que d¡r como definitivaslas "Variaslevend¿ssetesessibiiin¡s de su autobiografía: vttelo ¿No podría haber lerrn en torno tle mi úlimo
17C)

escondido tal vez a Hitler en tlgun 1ug¡12"vun ni:::' misterioso interrogante, "Tal v'ez. ¿revel.tnt e1secr.: sospechado?".'+

N o-r¡s r. Tol¡nd,John, Scsund¡ Partc, pág. ADOLF LIITLER. '175. z.Pickcr, Henrv,CONVEIT SAZIONIDILIITLEIT-ATAVOL.\, Píg rz3. Alber D O UZE ANSA UPRES I //TIER,píg.: 3e r, D 3.Zoiler, Oven,Wilfred von, QUIENERAGOEBBEIS, -19. píg. -1. II.R.,LOS UL-t'IMOS DIAS DE I ll'rLt-,R, 5.Trevor-Roper, pág. r3r. 6. Oven,Wilfred von, QUIEN ERAGOFBBI-8.S, :6. pir. DEL CORRIERE, pá9.r5fi. 7. RevistaDOI\,ÍENICA 8. Robbins, Victorie, MUERTEDE I lll-LER. LA Albcrt, NIEMORIE L)EL1-ERZO IlElCl 1, pág ;Z+ 9. Spccr, ro. Rcitlinger, DELLESS, prg. r9r Gcrrlcl, 5TO1i1¡l rr. B:ruer, Eddy, páq. SfORlADELLO SPION,4GG/O, ro(, rz.Ibi d,pág. zo8 r3.R ci tsch,I¡nn¡. FLl t:Gtl N -i \l E 1^' ¿tÉ fN , r : r,.l( , I l ). r4. Ibi d,pí9.33o

X

y a El rqde mayo comenzaba clarear, la evasiónde Hitler va se habíeinici¡do. itaÚn testimonio indirecto lo aportael submarinista en guerr;r, el liano Renzo Zan¡si: cuandoItaliaentraen la en veranocler94o, sealista Ia Marina Reeiy poco después con b¡se en es embarcadoen ios submarinos oceánicos Bordeaux. Francia,destino que tendría dur¡nte los siencuentraen 1aBaseBálticlos ¡Juientes años.En 1943se la de Danzig; cuandocaeel fascismoen julio de ese¡ño' hast¡ que Mussoiini rr-relesretenido allí por los alemanes a Itali¿n¿' i¡ cual seinve al frente clela Repúb/ ica Sociale Fue corporacontinuando la guerraal lado de los alemanes' del misn-ro condecor¡do con la Cruz de Hierro por m¡no Gran Almirante Doenitz. En Kiel se encuentraios últien mos díasde abril,ve como todos los subnrarinos, graTrasescudo de hacerlo,selargany paraél no hay lugar' char el comunicadode Doenitz y viendo llegarel fin, en ropa de paisanose fuga haciaH¡mburgo cruzandolaslíforzaun francés, trabajador .r".s briiíni.as, fingiéndose con el do de la Organizaiión Todt. No tuvo problemrs en y idiom¡ que ya conocía habíaperfeccionado los años por más de un rño, y en de Borde¡ux,sequedoen Francia el otoño de 1946regresoa su casa. En ry47,cuando sere¡ctiva el puerto de Génova,Zacomo tripulante en travesías nasi consiguióembarcarse d e u lt r am ar , y des d ee n to n c e sn J v e g o m u c h rs v e cesa América dei Sur.

H acecasitrei nraañosconocíal hi j o de Renzo Z. - , : . si . E r¡ mi époc.r estudi antede arqui tect ur a, esr . . . _ de él di ¡ba B el l asA rres. D espuésde un ti empo conocí a su prdre ir me fascinóescuchrrsus¡venturJ, desdeenton_ ces.A fi n del verano de r995 fui .r vi si t¿r lopar ahablar de submarinosv de rnis investigaciones. bien seprua_ Si genario,seguía muy activo,f.rntosovelista,contramaes_ tre en el presti gi oso ¡cht C l ub Ital i anode G énova,t o_ Y davíaasoci ado un¡ i mportante fi rma clepr ovisiones en ¡l i mcnr¡ri .rsm,rri ti rn¡sde i ¡ mi sm¡ ci ud ¡ d. E n l e charl aque tuvi mos me contó un as sospech¡ s. que con los años se le'habíanacentuado. l ras h¡cer memori a de l os arl osque vi vió en Danzig K i el , me conró que a pri nci pi os de l a d écadadel cinl ¡r cuentJ encontróen el puerto de B uenosAir es a un t r i_ puhnte de subn-rarinos cluehabíaconocido en Danzig, un tripulante clela YIII IJ-Boore Flortille. FI¡bíasido una cam¿raderesca ¡mistad, más que todo, porqueel ¡lentáneraintérpretey Zanasipodír relacion:rr_ sey habl;rr más tácilmente.Recordaba que;rquclhomb¡e sellamabaorto N¡Eel,iuo ól cluienlo ,..or-,,r,lió mienrr¡s paseaba francosi n rumbo. A nte unf, bot cll¡ clevino de convcrsaronde añospasados como eranatu¡¿1, có_ y, cle mo ambos seencorrtr¡ban la Argentina. en Otto le conró que hrbí¡ s¡lido ,lí. ...rr", que fuera "l emitido cl comunicado r.idi.rlde Doenirz, informanclo la muerte de Hitler. Etrel Sl.rgerrakse formó un convoy de U -B ootesque tomó rumbo hrci a el Mar del Nor r e, cruzó el Atlíntico dirigiéndoseal sur. El convov esr'ab¡ integradopor sumergiblesde los tipos IX y X X l . A l ¡ al tur¡ de l ¡s cosresargenti nas, sandolos pa 4o "rugíc.n ' le di jo res , Nagel, los submarinos se separaron. El suyo continuó unos días más y llegó, tras un viaje de

11-

'/'

I

', díts, ¡ un puerto naturf,i, en el memell.r: ,-r--. ,"'L'ntf, s m d i <,.,'.. . - . : - r . i ásabso l u tad e i a Pa ta g o n i a u r. desembarcado unas personasque el defi..'.. -,..n llluy im por t a n te s .D e s p u é sd e h a b e rh u n d i nt habíansi.: - -ioofe, los tripulantes, por separado. . . .:ios a v¡rios destinos en camiones.Yendo hacia ' -¡e. ei primer pueblo que cruzó iue Rarvson. . -,r io que Otto contó, casi todos se h.rbíanquedado '.:r'i r en S udam ér ic a ,c o m o é i c l u ete l rí;rs u h o g rr en l u i i me s , una c iudad s a té l i ted e B u e n o sA i re s . , A Za nas iia his t or ia l e p a re c i ói n te re s a n tes o b retover Intrigrdo, indo por lo que Negeldejaba entrelíneas. l si sti óen c onoc c rm ás d e ta l l e s , a c a n ti d a dd e s u b m a ri pr c n o s y l os lugar es ec i s o s i o n d eh a b í¡n d e s e mb a rcado. Nagelse negó a seguirhablando:el italiano eraun buen y p ca n ra rada has t ahebías i d o c o n d e c o ra d o o r D o e n itz, p e ro p o r c ier t o no er a n i a l e m á nn i n ¡z i . Estehec ho le h¡ bí a l i a m a d o l a a te n c i ó n :1 ' r ti e mpo a trá sh abí aleí do c ier t a i n fo rm ¡c i ó n e n u n o d e s u s p ri sólo que en el meros viajeshrcia Sudaméric¡,recordaba puerto de Valaparrísolevó una noticia -publicadr en u n p e ri ódic o que no p u d o p re c i s a r- l a c u a i d e c íaq ue Adolf flitier hebÍalogrado sali¡ de Berlín a bordo de un avión que despeg.rra Berlín y que había conseguido de llegara Dinamlrca en compañía, su mujer, ¡terriz¡nde do en lbnder, un pueblito fronterizo. del Estainformación proveníade declaraciones mismo piloto del avión que 1o había transportado,y el comunic¿do acrrbab¡ diciendo que H itler vivír en Améri¡ ca cielSur y hacíamención específica la Pataqoni¡.

.E n l e ci ud;rdde Qui l mes vi ve R ubén N agel,f ¡ ; . - . . . de Otto (ésteera pri mo de su padre).C ont ó que sLi: . riente se alistó en la armadaalemanacomo volunt.rrto, según ei sob¡ino, nunca se pudo reponer de la derrot¡ de A l emani a. C uenta que recordabacon nost algia y bronca la derrota y hechosde su vida en ei submarino. "Por lo que tengo entendido, d1jo, ofició de traductor a bordo de su último submarino." Hasta su fallecimiento Otto Nagel se reunír periódicamentecon otros y camaradas entre el l os se encontrabanhom br es del era Graf Spee. Rubén recuerdaque "en mi casa habitual que ex tripulantes del Graf Speese juntaran a tomrr café casi rodas Jastardes, eran muchachos muy jot'enesj' bien educadosporque eran la élite de las{uerzas armadas alemanas". También contó que "en esosencuentros qLIeconcuparticipabanaltosjefes militares alemanes, rrían t ]as reuniones colt sus tnedallas disinluladas debajo de Ios sobretodos".

e l )e regr es o ot r f ,( e n l p o r¡d ¡ e n l .rArg e n ti n ;r n l p e ce J a btrscara Otto Nagel.
174

Trasel comunicadocieDoenitz, l¡ noche del t! clcnr.'.habíanenvi adoun¡ fl ota .r ér e¡¡ bom vo, l os i ngl eses bardearel puerto de submarinos de Kiel, que en l¡rtlrEst ¡ de del día si gui enteresul tó total mente ar r asado. incursión fue un reflejo tardío de ios británicos,que relos cién decidieronhacerescombros bun,kende U-Bootes, casi como si fuesen avisadosque algo raro estaba ocurri endo. Cierto es que las flotillas del mar del Norte en Bergen y Kristiansand ni siquiera fueron molestadasy siguieron operJti v¡sh¡st¡ cl di ;r7 de mryo. Testigodel bombardeo del puerto Unterseebootfue el mi smo H i mml er, qui en ese día seguíaa la cor t e de D oeni tz en su vi aj e desdeP l on a Fl ensbu r g.Him m ler
t7\

d s e : r.rse s.ablec er sallí ,has tap a rti c i p óe n 1 a s e s i o n e s e l de Doenitz,que discutíalas condicionesde la ,s.rbjnere re n d i ci ón c on el M ar is c a lMo n tg o n l e rv Del mismo gabinete formaba parte Speer,clulen en sus memorias define al nuevo presidentel(arl Doenitz de como "1amente más clara todos nosotros que quedacomc¡yo, fiel a la ideaNacional Socl¿/ist¡', v hasta ba, una de l a s g ra n d e sM e rc e d e sd e H i tl er f ue re cu per ada que Doenitz hiciera ios quinientos metros que separa parabanla sededel gobierno de sus habitaciones' Werner Baumbach,más coEn Plon también estaba aére¡gubercomo Comandantede la escuadrilla nocido con un hidroavión cuatrimotor listo para la namental, huida, como cuenta Speeren sus Memo¡i¡s' Era menos conocido como jefe del Kampfgeschwader el zoo, no fue nunca un Geschwaderen sentídoorglnizlde la Luftwaffe, el KGzoo fue una organiz:rciónque tivo se poclríadefinir una flota aéreaen miniatura que dispocomo variosotros captuespeciales, nía,tanto de aviones radosa los aliadosy utilizados infringiendo el art' z3 de la Convenciónde Ginebra,es decir,usandola banderaeneestuvo al servicio tanto del miga. Esta Luftflotte especial, bien suslazos con Abiehrcomo del Sicáe¡fieitsdienst,si el serviciode C¡n¡ris fueron mis esrrechos. emigraríaa la ArgentiE\ Oberstleu¡nantBaumbach l p e ronis t a unos añ o s d e s p u é sa c a b a d a a Se g u nda na de M undial. c onju n ta me n te¡ o tro s i n te g ra n te s Gu e rra del sr¡ffelde operativosultrasecretos Abwefir' un

E l 6 de mayo D oeni tz escri bi óuna cartaa Hint : - . . . . en la que le decía:"Al Ministro del Interior del Rejc; . Reicñfüñre¡ SS Himmler. Querido Herr Ministro ae. Reicñ: En visra de Ia situación actual,he decidido dispensarle de su labor como Ministro del Interior del Reich y miembro del Gobierno del Reich, como Comandante en lefe del Ejército de Reserva como jefe de y Policía. Considero abolidos todos estoscargos.Le doy las gracias por \os servicios que ha prestado al Reich"; Queda así muy claro que en los encuentros de von Greim con Doenitz no se tocó el tema de Himmler y las supuestasórdenesde Hitler sobre el mismo. El Reicñrtiifire¡todavíasiguió unos díasmás manteniendo un Estado Mayor de r5o hombres,una secciónde radio y hasta una escoltade cuatro autosblindadosparaprotegerlo. Pasólos últimos díasbuscandoconsejosobrequé hacer con su vida. Marchó al fin, vistiendo uniforme de soldado,con los bigotesafeirados, quirándoselos lentes y poni endoseun p.rrche un oj o. en E l no habíapl aneadodónde i r, y se di rigió a uno cle los puestosde control británico intcnt¡ndo cruzarlo,pero l e fue mal : fue reconoci doy l l evado a u n clnr po de prisioneros, donde antes de ser interrogado se suicidó mordiendo una cápsulade cianuro.

un t¡mbién apareció fotósrafode Heinl.n Flensburg par a in m o rt¡l i z ¡r e l trrb a j o d e e s ee fíri ch Hof f m ann me ro gobier no. F . lm is mo a y u d a n ted e D o e n i tz d i rí¡ nrástaide que Ia tragediaterminaba en tragicomedir' 176

En esemismo mes de mayo los investigadores soviéti cos perteneci entes S ME R S H , recopi l a r ont odaslas al inform¡ciones que pudieron recolecrar. tiempo que El empl earon,aparentemente, el mi smo que necesit ó es Trevor-R oper para real i z¡r su i nforme, p er o hr y que consi derar enorme aparato i ci aly de espionr je, el pol casi ci en mi l agcntes, cual el S ME R S H erapar t e.La sidel gl a es l a abrevi atura S merr S pi onam, ellos se def ide y
lV

ul1 :--- : - )n1o servicio clecontrainfiltr¡cio. . d de l S M ER SH d e p e n d ía i re c ta - - - t t t " r al en el cuartel Geencontraba : - -'-'rn S; t;át se la lu'' \ \ - ll, *t " ao d e L a v re n.rjR e ri a e n ' ^f l' ABWEHRalemana' el ' '::':' el "1"q";;;i;;tede n " i a N KV D d e Pe n d ía - - ' je ' " " t " ; ; ; ; ; ' i" ' propianente dicho Sus agenll ei servicio "t'"to t " l o s te rri to ri o s o ri e n ta - . . :si ¡b ¡n inf ilt r ados ' o á o t y h"t'1:l la n'rismaAie.s ocuprdos pt' i;t;i;anes a los KGB el intérprete que interrog¡ba ::-;.1nlf,Erandei 1osatixili¡res de ¿t str ft"il^áot' :trtrsanos la mucama """"il' armeÍieo d'ela Gestapo'hasta ... i"iJg""a rian o s,Y muc nas disse llevaban a'la cama para les superiore' tlt;;;;; i l e g ó a i n tro d u c ir e l KGB t ra e rse .,r pt " t t ' ' J t - ' t ioo ' que en de eitermi1'.t^'llt aparato .;;;;.t fortalecio' "r,ü"t-pos en la posguerrasrgt'riá pie.v 1u1 ¡e. división-lV del SMERSH El mismo Sttli;;t;gáala e l Ma ri s c a l Gu e o rg i Z h u k o v re co p i l ar t l i" f - ; t ; ; E junio'. en'el cual' apartede presentó o tt p'"t" ei 9 de suicidado y que habíaIoaclararque Uitrer-no " t'^Uít g"'tit' tot-tEva Braun a borde de un avión' erado huir ¿" ib, más lejos Y deci'r: que un -subma¡Iil" "Se e'stab'lec n"'''"" indiscutible anrcsde g"il*iJ"'á' rino -i^ de tipo "u^"donó'Ha¡ttburgo lleuando varios pasa' li"g^ai dJ I^' t'op^' brftánicas' figurabaltna-mujer"ylenrarcaba jeros entreln' *ti"' sido puesto en ac'0". a plan de salir cleEurona fa!ía .iór, po. ei iefe cleia Kriegsmartne' E s¡ei nforme sovi éti cono i ue tomado €D cuani: : l ia medida que merecíaen la primera investigaciónbntánica-vpor ios historiadoresque sigpieronla huella. S i bi en l ¡ estructurade i ntel i genci ;r Moscú r eni¡ de atrásun aparrto infbrntativo colosai,el documento fue desechado plano. de E stei nforme tambi én echaríal uz sobrel¡ elección que H i tl er habíahecho en su sucesi ón, s us úit im as en hor¡s en B erl ín.A unque i a desi gnaci ón Doenit z h¡ de bí¡ asombr¡doa l os ¡i em¿nes, qué deci ra los cuadr os ni mi l i tares,a n¿di el e l l amó i a atenci ónque l a d er r ot adel R ei ch hubi er¡ cul mi n¡do no en una sol uci ó n m iiit ar o po)íti ca como seesperaba, no en una sol uc iónsubm ¡ si rina, siendoel Gran.AlmiranteDoenitz el innegableprtrón de estasnaves. que fuer¡ él qui en dom in¡ P rra H i tl er er¡ necesari o ra 1asitueción en aquelloslas críticor, ñ., de asegurar " el éxi to de su sal i da. on l a tácti ca l atori aque Doenit z C di api i cóen 1¡snesoci ¡rci ones prra l a capi tul ac ión, consiguió ganarel tiempo necesariop¿r.r(llle los sutrmarinos que z¡rparon pr.rdi esen cj .rrscde rqn.rsp elier osr s v al conrpli c.rrsu rccuel rtLr. Los pri meros díasde mayo de 1945l os ai em anes estaban¡ún en posesióncletodrs susbases U-Boore side tu¡das en Dinamarcay Noruega,más de trescientos cincuenta U - Bootes tod aví¡ operativos. l-aaseve¡ación informe Zhukov de un¡ salidr por del H ¡mburqo se puedeconsi der¡ratrevi da. om o m e exC piicaronviejos submarinistas, por lascaracterísticas del puerto, se deberecorrer el estu¡rio del Elbapor mís cle setentakrlómetros flotando, y si bier-r noche la nave de puecle indetectable, recorrido es bastantepeligroser ei so por l os bancosde l ocl o. D esde K i el o desdebasesnorueg¡s, en cam bio, se
17()

';.;;;i111*:j:'.'J,thtf^:Ti::#;lJil:'#li:-

VB

no cabela de r,.1e saiir innrediatamenteen inmersión' v s e g u roe n q u e H i tl e r d u< laque el únic o me d i o "-,.n oabandon¡r el continente era un sttbmlrino: tení'l . ruclo ,.rn¡lcancelarguísimo y una inmunidrd prácticamente behcas' acciones ebsolutasi no desempeñaba

disponibles de Lasclases subm¿rinosde largo alcance tres: el tipo lX' en aquel momento eran esencialmente p a rr el ti p o VI I y ei t ipo X X I, to d o s te n ía n a u to n o m ía específica.1...r-.r- ri., ab.rt"a..se- otro continente' n á u ti c¡s me n te el s ur de A m ér ic ¡, a m á s d e 7 mi l n -ri l l a s cledist.rnci¡. El 3o cleene'rode 1943' Kari Doenitz-fue nombrado Krie5l'sGran Álmirante y ComanclanteSupremo de la Una de las ,n^rin","n lugar áel almirante Ericir Re¡der' g" r iior , " , h¡b í¡ s i d o l a c o n s tru c c i ó n d e u n fri -".., é x i to l a l n "u o tipá de s ubm ari n o p a ra c o n ti n u tt:t" h¡bra comenque'en eseentonces guerra subacuática, nuevas defensasaliadrs y i^dn . tener altibajospor l'-rs en los la producción m.rsiv¡ de los buques tipo liberr-v Unic los . Esta d os La convicción de Doenitz era que hrbía que abandoautononar la construcciónde sumergiblescielimitada de submía de inmersión, en favor de la construcción Estos n a ri n os de lr r gr auto n o m í¡ y a l ta v e l o c i c l ¡d ' propulsión' ar'rnuevos modeloi doblabanla fuerza de de acumumentaban el tonelaiey tenían grandesredes energíapara nlotores electrique alruacenaban 1¡clores cos y unt estructurarnáshidrodinámic¡' estil tf,rea¡r Otto de Ñecesitaba homtrres aptos pf,r'1 Me rke r , un em pr c s J ri o q u c c o n s tru i ¡ c l tn i o n e s ¡r' rra io que ftte l',or¡l,eros, un hallazgo En julio de lg43 copió Unidos Henry l('riserfabric¡ndo en h¡cía en los Est¡clos l Str

se¡ielos barcosLibertv, que eran concebidos, preii:: cadosv al macenados pi ezasen pl antasdel int eno; por :rrmados ¡sti i l eroscosteros. en 1,después P arafi nes de r942, en l os E sradosU ni dos se habí an botado casi6oo de esosLibert.y. Eran barcosde r35metros,adaptaciones un carguero de británico;no eranhermosos ni rápi dos,pero sus l íneasl os hacíansencillos v fácilesde constrtiir.y podían llevar lo.ooo toneladas cle carga l r nudos por más cl ezo.ooo ki l ómet r os.En i943 ¡ se bot¿ban r;lo por mes, y el mismo presidenteRoosevelt contempló la botadura del I-ibertyJoseph N. Te¿u. que fue .rcabado sólo diez días. en E n A l emani a,Merker i ntentó hacerl o m ism o: construir en el interior del país sectoresde subm¡rinos, c.l_ da uno compl eto en l a p.rrte mecáni cay elect r icr , y transportarl osh¡ci r l os asti l l eros.E l di rect or del pr o_ yecto fue el al mi ranteTopp, el egi dopor D oenit z. El ll de noviembre de r943 fue presentado modelo en rrilun derade un gran sublnarino de 76 metros v más clet.6oo tonel ¡d.rs. E n r944 ya estrb.rn i stosl < ,s l trrototi posr luer , 'r llr r on hast.r y Japón, desdelos prirnerosdr.rs juiio de ese.rncr de se comenzarona armar a razón de cuarent aunidades por mes, si bi en por efectode l os ataques eos per aér se dió aproximadamenteLrna rerceraparre. Desciefin de setiembrede r944 hasta fin dc abril del siguienteaño, fueron entregados como operativosciento vei nte X X L D e éstosexi steun hi stori ai, si bien incompleto, del destino final que ruvieron. De otra docena que estaban listos prrr serbot¡dos en los últimas dos seman¡s del TercerR ei ch,poco o nada se s¡ be. Unos, damni fi cadosen mtrzo, l os arregl arony l o s bot ar on, otros, no es ci erto que quedaronsi n botarse.Est et ipo de subm¡rino se denontinaba Elekrro Boote.. toclos de

r8r

Mundi ¡l sería, detal l e,6j o hundi dos en c onr 'r '. '. : = en : perdi dospor bon-rbas mi nas, 42 por crusrs descc, : : o ci das,r53rendi dosy capturados por l os al i a dosy sucesivanrente hundidos en 1aoperaci Deadlighry zrSau6n tohundi dos por sus tri pul antes, que no acat ar on la' orden de Doenitz, en la operacií>n Regenbogen. Los archivosde los U-Boorc.s Cuxhavenen Alemade nia informan las coordenadas reportadaspor los tripulantestrassu regreso por radiomensajes o recibidos; el en casoespecífico los zr5 submarinos hundidos adrede de t¡as la renclicióndel TercerReich,nadie puedediscriminar las posicionesverdaderas lasficticias.Podríanse¡ de falsas deciaraciones coordenadas autohundimienlas v de to de r,,arios submarinosv nadie seenteraría iamás.

t iio ssó l o quedahov ei- rc l ía u n o ,e l L J -2 5 1 c -l ,e x p u e s toen de Bremerhaven el Museo Maritlrno Alemán no pudietras ia rendición de Alem'rni¡' Los aliaclos, que el rj de faltantes'tanto ron estimar los submarinos difunM t1e ¡rin¡- de los EE U U lunio el tl"p""til'tnt "5i bien se desse puede leer: ciió un.o,.,-,.r.,,.rá,];;;á. cuetroo seissubm¡rinos 'rieru¡nes conocei¡ sue¡te de sido.l'tundidosPor otra A¡hnrlto'''" t"t que h'rn en e.l alguno' no que':t-h:""c1e pltt" * it* e la segurid'acl

n: 'ol"r, y' enel Adinrico no.es t:'i,"-t-l::l/;-:i:'::t y

p'rr'rl/eglral JePon 'g', ruiiri",lte r'1diode ¡cción porque su ") ¡ln-rirantazgo inglés fue menos oPtin-rist¡ El ofi"No nueclec¡/c¿¡1¿rse que tñ'i"-i"fit vocero af\rn-ró que fakan"' e cialmenret" o;;;;;:;'uÁ^nnoJt"manes ;;;;;;;r"'despuésun'"-,",":'.'J'-:1n¡vaideLondresrede submarinos'ni el Servicio ln¡to qlle sooreei número Secretod"t..vt,,i,.'.ptredeexpresa.rseconseguridad. ale.tr¡n¡sen Din'rmarCuando ol"ptio'' lasb"rses " i o s a rc h i v o sd e i Se rv i c i oSecay Nor uegr v s et oma ro n d e l sero F l e n s b u rg o ,l o s fi c i ¡l e s cre to N¡ v al A l; i; ; ; un cálculcr pttdi"io't hacer vicio de i"t;;;;;;t' d" tt'bmttinos que los aleaproxinrado i" 1t"t'"id'd p"to nada más que un cálcumanes,ttttt''t''li* -"' lo estim¡tivo' re n d i c i ó n d e D o e n i tz ' enb "'p " é' del llam ¡ d o a Ia de Alem¡nia' muchos sttbmerinos toncesI"[t S;;;o se ¡ de acuerci.o ios tr¡tados v n¡vegaron en superticie aliad¡s,r,cro lsyal11lte entreslron u,r,.,iá.¿". navaies se que nLrnca rindió' hundiénqtredó "'' "táo''''otable d o sei nt enc ionalm e n te ' de los r17osubm¡rin-osaleofititt''''t""t"'^tiát"tttl e n l a Se g u n d aGuerra ma n es que f uer on o p e rrti v o s r,3z

Puedesuponerse que ni siquieraDoenitz supo el clestino de esossubmarinos,como tampoco tuvo una parti ci paci ór-r vaen estaparte dei pl an de fugr . si bien acti dio la disponibilidady órclenes indirect¡s necesrrirs1-r;rra armar la p.rrtidadel convoy cie L/-Bc¡orc-s. conto colttara N agel . Doenitz fue pintado, en eseentonces,como un senciilo marino, pero la historia 1omuestra corno implacable, experimentadoy eficientenacionalsocialista. E n l os años de guerra se sabíapoco de é1.Por ejem plo, en agosto de ry42, el periódico suecoSrockfiolms Tidningen se ocupó del entonces viceaimiranre, ¡[irnando que goz:rbrde ia mavor confianzade Hitler y que "entraba y salíadel Cuartel General de Fúhrer como si fuera el hijo de éste". A l año si gui eñte el bri táni co D avi d Mur phvt dijo que D oeni tz era uno de l os hombres mi st er iosos de A l emani a, sospechóhrsta que él fuese en r e¡ lidad el
183

: : -.rstcri osalm ir ant e C¡ n a ri s , a q u i e n n ¡d i e e n to n c es o d : ,;ro cíe e c ar a. o rri e n f uer ¡ en l¡ P r im e raG u e rr¡ M u n d i ¡l u n rtre v i jo comandantede Ll-Boote de la flota de von Tirpitz v comandanteen jefe y sucesorde Hitler' sucesivamente con los demásjefesnazis en el banquillo de los iern-rinó ¡cusadosen Nürenberg. , De to dos los c ondena d o sé l fu e q u i e n tu v o l r m e n o r pe n a : d i e z años de r ec l u s i ó n y u n tra to p re fe re n c i a l , inexplicableen su condición de "Neo Führer". En o cas ión de la s en te n c i ah i z o u n a e s c e n ate a tral p en l a sa l ¡ del t r ibunal pr o te s ta n d o o r l a c o n d e n r " Q u e erasólo de prisión y no de mLtertecomo él deseaba". 'I¡l vez quiso asíjustificarsecon los diez jerarcas cond e n ¡d o s a la hor c a,has tae l i u e z s o v i é ti c oR o m a n R u cl e n kod is ent ió.E l gene ra ls o v i é ti c on o p o c l ír i m a g i n ;rr u n a p e n a t an lev e par a e l e x j e fe d e A l e ma n i a , a i q ue Mo scú i m plic abr en hec h o sd e g ra n re s p o n s a b i l i d a d . D e cualquierm aner r, e l a l n ri r¡n te D o e n i tz c a mb i a r ía r.rd i c alm ent e s Ll po s tu ra v e i n te a ñ o s m á s ta rd e, cuando concedierauna entrevista.A la pregunta sobre cu á l e ra s u opinión r esp e c to a l j u i c i o d e N ú re n b e rg . contestó: "Estosiuicios fueron montados sob¡e una -situación legal enteratnentenltevr que fue contenplada y aprobada por un consejo de Guerra creadaal efecto en agostode t945, es decira posteriori",y aclaró "E/ Tribunal de Nurentberg juzgó solamente a unos solpor pJrticiprr en un,l Suerrr de ag,reJ.¡tios.r/em.¡nes sión; y eso,y nada más, erayo".+

la prensa ntundial sobre u¡r¡ posiblefuga de.i;. ,. : t]er en subn't,trino, apoyaba en une,fnse enrg;::...-. se . ca que habÍa pronunci ado el al mi rante Doenir z ¿, . t94j: 'La flc¡ta subntarir¡aalem.tna'habt¿ diclto, .est.; orgullosa de haber construido un paraíso terrenal, une fortaleza inexpugnable para el Führer en algttna parre del mundo" ' .; E sta decl ¡raci ón de D oeni tz l a encontr é r epor r ada y edi tada a 1ol argo de medi o si gl o por más clem edi¡ docenade autores, entre el l osel escri tori uclí oM ich¡ el B ar-Zohar en l os V engedores.Otro escr it or , el alemán Mattern, reporta una fraseque el Gran Alm ir ¡ n_ te pronunci ó en K i el frente a una cl asede cadet esnaval es que se graci ri aban r944: " La K r ieqsm ¿r ine en tiene a(tn un gran rol que cumplir en el futuro- La arntada,t]emanaconoce todos los lugares secretosclonde puede llevar al Führer, si lo neJesitara. Allí él puede preparar sus últitnas meditlas en ,o-il"t" tranquilidad".

cuando Doenite hizo c-stos ¡nlrncios ltr) pro\ r)cont;t_ yores comentarios,ni siquieracuando asumió el poder ei r" de m.ryo de rg45. Es probable que só1oStalin, asumiendo Doenitz, la tomara en cuentaparaordenari nmedi at¡m ent e las in_ vesti gaci ones S ME R S H . del

El l o d e iuiio de r 94 5 fre n te a l a b ¡s e n a v a l d e Mar dcl Pl a taen A r gent ina s e e n tre g óe l L I-5 j o , e s teh e c ho si b i e n olv id¡ do- f t e n o ti c i a : " L a e s p e c u l a c i ó nde

E l ro de j ul i o de i 945 peri odi stasy fotóg r af osse clirigían desdeBuenos Aires a Mar del plata, recorriendo los cuatrocientoskilómetros que separanla capitalde la principal ciudad balneariaargenrina. E ra una fría mañana de i nvi erno, y el A lm ir ¡ nt ¿z-

rs5

: :ri t¡n i co y el Depar t a m e n to d e M ¡ri n a n o rte a me h : : -r.n o abí an env iado in s tru c c i o n e s u rg e n te s a s u s - - -'- e cri v c , s s r es ados a c re d i ta d o sa n te l ¡s a u to ri d a ¡ . - :: .-r¡g ent inaS . :i U -5 3o, un c las eI X , h a b ía e n tra d o a l p u e rto , s i -, ::e n d o una bar c ¡ pes qu e ra .d e s p u é sd e e m i ri r s e ñ ¡rrlrf e'x pr e s a r q u e e ra u n s u b m a ri n o - - ]rr-¡inncrc , , -.re má e int ent aba r end i rs e ¡n te l a s a u to ri d a d e sa rn : enti n ¡s. F uer on env ir d a s d o s l a n c h a s d e i g u a rd l . os t.rs Belgr ano par a r ec o g e r a l o s tri p u l a n te s . Ei co rnandant eO t t o W e rh mo u tt fu e e l ú l ti mo e n rb:i n d o n ar el s ubm ar in o y e n tre g ó s o l a me n te u n a peq r.re ñ a alet ¡ que c on te n ía l a b a n d e ra d e l a n a v e . m Su e d a d er a c lez 5 año s y s u s e g u n d o . t¡rm b i é n c ¡pitá n d e n av í o, l( ar l S c h u b e rt, e ra má s j o v e n a ú n : te só r -ri :r l o z z . E n gener al, l o s 5 4 tri p u l l n te s e ra n m u y jóve n e s, hoy hom br es s e p tu a g e n a ri o s . In me d i at am ent e ia t r i p u l a c i ó n fu e s o rn e ti d aa u n inte rro g a t or io of ic ial, c l te ma c c n tr¡i e r¡ s i Ad o i i H i v t le r o a l g ún ot r o jer ar c :ic i e lT e rc e r IL e i c hl -ra b ía i a i a do .r b o rd o del s ubur r r il l o . A1 d ía s iguient e s e dc s p e j ó l a i n c ó g n i ta c o n e l c o m u n i c¡d o of ic i¡ l de la A rma d a Arg e n ti n a q u e d e c ía p i 1osig u i e n t e' ." Pr i nt er o. q u e l as i n v e s ti g a co n e -s r¡c t ica d a se s t ablec ennr ¡ ¡ ' c 1 s i ¡b ma ¡i n o ¡1 e m ¡n q u e -se dc' entregó a las;tutar¡rJ¿rles la base de M.tr del Plata, no ftte e1qrre origínó el hundimiento del crucero br¡sileño llahía. Segundo: r1uea bordo cieIe citada nave no )legó ningún políüto ni n'tilirer.rlemin. -l-ercero: q¿re n res c le ent r e{ lat ;e ¡ 1 ¡s a u to ri c l e d e sn o l l e g ti a a persona proceclentr'de la la costa ¿rgelrtin¡ nit¡s-una p entb a rcac ión.Cu¡ r t o: q rre .f.r" -e rs o n J s d e s c m L r¡¡c ¡todes a la tripulacirjn del -s¿lbm¿¡i¡ro das perrenr'cer7 v cuya nóntina se ll¡ i¡c/o e conocer".''
l 8b

Consider.rndo que el comandante,conlo decla¡c.. ir-. bía arroj adoal mar el i i bro cl ebi rácora l ascar r as nr y cle vegaci ón,i ncreíbl emente para el gobi erno ¡ r genr ilt o no habí.rduti as en redactarei comuni caci ocit ado. E n síntesi s,estabamuy cl aro para l as aut or idades, apenasdoce horas despuésde l ¿rrendi ci ón del submari no, l o que nadi e sabíay i o que l os per iodist as y encargadosnti i i tares-angl oartreri canos at aban de tr averi guar. La tri pui aci ón fue trasl adad¿ una col oni. rde vacaI ciones infantil desocr.rpadr, donde fueron son-letidos a un nuevo interrogatorio, cuyo ¡esultacio llegó a pu_ no bl i c¡rse.Lo úni co que se supo es que el subm ar ino había saiido de Noruega v que cuando se conoció a borcl<r la orden de Doenitz de rendi¡se,el comandanteresolvió vi aj arhaci r A rgenti nay entregarse l í. al Una semanadespués gobiernode BuenosAires reel sol vi ó poner .r di sposi ci ón de l os angl oamer icanos el subnr¡¡i no LJ-yo conj untrrnenre con su tripuiación. E l z4 de j ul i o W ashi nsron ¡nunci ír el envío de avione. s de trrnsportc.¡¡i l i t¡r prr;r l )crr.rr.l .-stacl oUnidos los .r s tri pul antese i nforrnó t¡mbi cn cl ueel subnr¡ r ino sr - r i¡ r renroi c¡doh¡sta u¡r puerto norteameri cano . El anuncio resultó extraño.¿Porqr.ré habiatanro apuro en W ashi ngton para trasl adera l os tri pu hnt es en avi ones? o exi stíamoti vo.tpJrenteprr¡ procedert an N aprisa, marinos del Crafspee estuvieronun ¡ño mís los cluelos subm¿rinistasa lr esper.r ser cleportados. cle El z9 del rni smo mes dos ¡vi ones cl espegaron Buenos de A i res, l l evando¡ l a mi t¡d de l os tri pul anresbajo f uer r e custodi a mi l i tar, y al día si gui entel l egaron or r os clos ¡viones por cl resto de l.r tripul.rción. E n uno de estos avi ones l l eeo el capi tín de cor beta J. L. M. l acobsen, de l a arm¿da estadounidense. r 87

qu i e n c on s us hom br e s s e h i z o c a rg o d e 1s u b ma ri n o. \¡d ¡ se s upo des de e n to n c e s d e i a s u n to , a u n q u e es de suponer que 1osmarineros alemanesfueron sometidos a un nuevo interrogatorio. Si fue así,sin embargo, publicadasy tanto Washingno sus declaraciones fr.reron ton como Londresmantuvieron un silenciohermético, sopesea ia actitud de 1aprensamundial que especulaba bre e ste hec ho. Po r c jem plo. el di¡ si g u i e n te ¡ l ¡ re n d i c i ó n , u n comu n i ca do de UP pr oc e d e n ted e L o n d re sa n u n c i a : " Err un cornentario de hoy del diario T'he Star se seli¡1a que los círculos de Wltitehell están desconcertados por el ¿nunci¿r la rendición del subntaríno U-yo a de Ias.tutorirledesdeLpuerto argentino. Tfie St.rr.rgreg.r que por medio de los conductos pertinelites el gobierno clel Reino Ilnido ha pedido ampliay nrinucios.rrn¿cerc/ud¡.s formación y manifiestaque siem¡treá¿¡ir¿r gente much.r ca de la suerre corrida por Hitler, prte-s no Io creyó muerto en la.Cancillería del Reicñ ". Otro c om unic ado d e U P d e l d ía r8 , s i e mp re p ro c edente de Londres dice "En ntlme¡os¿s esfe¡¡s oficia1esde esr¿ capitalse insiste en que el jerarcanazi Hitler desembarcó en Argentina el 3o de junio último, a traído por el U-$o.Se inclinan en es¿s esferas dar crédito a Ia versión por el bote de goma de que se h¿ llaba dotado el subntarino rendido en Mar del Plata, encontrado rliez días antesde lo que se fiia como el de rendición".

N or¡s r. Trevor-Roper, I I.R.,LOS ULTIMOS DIAS DE IIITLER, pág.r93. z. Moyano, MiguelAngcl,"Submarinos alemenes Mar en dcl P l .rt.r" . TOD O E SH /57()R /4.numcro cn 72. 3.Murphy,D evi dJ.," B r¿i nbchi ndthc U -Bo¡ t "" f . 1. . . '^ dc 1943. Comunicado prensa. de 4. DierioELMERCURIO. OD A Jorge, E S S A L S U R ,pi g. Zt . 5.C amarasa. 6. Camarasa, ibid,píg.72. Jorge,

r3 8

r 89

XI

d No h a b ían pas adodos s e m a n a s e l a s s a l i d a sd e i o s -ltimos tripulantes del U-5jo, que un segundosumers rl : iL-l e e m¡n, ei r 7 de ilgostop o r l a m:rñ a n a . e e n tre q ¡. rftrcrz¡snlv ¡ les ¡ r genti n rs fre n te r M a r d e l Pl a ta . "¡ F,st¡vez se tr¡taba del LJ-7V,un cl¡seVII, y su tripulrciól'rsecomponíade 3z hombres al tr¡ndo del teniente de v le fr.rq,rt.r Heinz Sch;reffer. z-1;rños. de strsegundo. de cl tcnientede corbe¡al{arl Reisser. z:. Los tripulantes ,,'los oficialescran aírn más jóvenes que los del U-53o: i¡ rí s d e me diadoc en¡de el l o sten i ¡ s ó l o r9 rñ o s . . r r \i d i :rsi g uient e, S de ag o s to e l M i n i s te ri o d e l a l r,' l ¡r rnaco mu n ic ó que el U- 97 7 h ú ría z a rp a d od e N o ru e g r s e u): dt'm.ry o.dedr r c iéndo sq u e e s tu v otre s .mc s ev me r lio e n ¡l t¡ m ar . La histori:rde lo que siguió es c¡si idéntic¡ a l¡ del Ua ijo: su s tri pulant es f uer o n tra s l ¡d a c l o s l o s Es ta d o s Unid o s e n av iones ,el s ub ma ri n o t¡mb i é n fu e l l e v ¡d o rllá , n o se d ier on a pubiic i d a c l o s i n te rro s ¡¡6 ¡i 6 sr q u e iueron someticlosen Argentinl y t¡mpoco de los pos: c ri o re se n ios E s t adosUn i d o s , y l o ú n i c o q u e s e s tl p o .,-s fueron hunquc en enero de r946 los dos U-Boorc.s . lid o se n e l A t lí nt ic o Nor t e . Respectoa la llegada dcl LI-9V es más transparente l¡ -, Lre d cl U - $o. s u c om ln d a n te a l re n d i rs ee n trc g óto e D n l o s l i b r os v lasc ar t as á u ti c a s . i e z a ñ o sd c s p u é s l -l, r s -'ir i trn d e f r . r qr t ¡ r Heinz Sc h a c ffe p u b l i c óu n e s tu p e n r describiócon rudei:, lil.rc''E./sec¡ero LJ-977áonde dcl , . 'r v p o co rom r nt ic is m o u n a i a rg l n a v c g .rc i ó ns e s e n ta '. ; ri s d í¡s < leinm c r s ión p a rae v i ta r a l ¡ a v i a c i ó ne l i a d ¡,

comi endo pan en mal est¡do y convi vi endo con i. - : - . ci edady sus resi duos. E l capi tánS chaeffer tambi én cuenta cóm o, yr r l se: internado en Argentina y despuésen Est¡dos Unidos r sucesivamente Inglaterra,fue constantementein¡een rrogado; la pregunta era una sola '!Dónde desembarcó usreda Hitler?". Su contestación, era muy elegante, que él no i o habíal l evado,y hastaj usti fi cal os i n t er r ogat ori os, l l amando l a atenci ónque. en efecto.en el bunke¡ no se h.rbíanencontraclo rrstros de Hitler. -lr;rssu liber¡ción volvió ;r1aArgentina donde se est¡blecióa escribi r su l i bro en el Gran B uenosA i res. Siguió flotando el misterio alrededordel U-53o, todos en la BaseBelgranode la armade argentinaen Mar del P l atas¡bían que habíaal go raro, hastaho y se lo r ecuerdan C ésarGenaro,bodegueroen l a ni s m a basey A l berto E spada,tri pul ante del guardrcostaBelgr . r no, que aceptól.r rendición. E ntre l os peri odi strs que estuvi eronpresent es la en rendición y el ciesenb.rrque l.rtripulación clel U-_;;cr cle y que escri bi cronen l os peri < l tl i cos ¡recr-l tilr os. r lc- . , se j trca l o que fue publ i crdo el 16 c1cul i o dc r9- ¡ 5en el dir rio Críticapor LadislaoZs.rbó. P ubl i ci st¡,de ori gen húngaro,habl aba e m ány pual ctro intercambi¡r unas palabras con unos marineros aleulanes.Lesescuchódecir que su destino er¡ la Anrirrida alentana,y lo que publicó después hizo deci¡ al escritor JeanAmsler en su libro Hitler. "Construyó soI't c i n d i ci o s sed uct o res u ¡r.r¿e.sisu.s I : H i tl er e'va i tl o r a tra d de Berlín en avión había llegadc a un¿ lrasede subntarinos, Ltnode ellos lo habít conducido r trn refugrcr-secr.'to situadcs bajo la costadel Antártico, Á¡ci¡ 1oso grado de longítud v 7o de latirud, sob¡e una costt explorarlaen r93ti-39 por )a cxpeclición alentanr Rirscfire¡". t()r

y Zs-rb ópublic ó en un li b ro s u s te o rí¡s e n 1 9 4 7 , p o r plr.\ v¡rios stt :::r.,.lL'ntr.tños hipótesisfue fundamento y "esotéricos",el primero fue Miguel Serr;rno el .'. -:¡,rres fue Edu¡rdo Elías, que la retomó indirectamente -.^',imo - : :r1 9 9 4 . q l -¡s mi s m as palabr as u e e s c u c h óe l p e ri o d i s tr, p o r los : rertol¡s escucharon no¡teeneric¡nos cuandoios ina sumándolas otrasdos evi:crrogarony lasrel.'rcionaron d e 1 9 4 3 .re fe re n ter de lc n ci a s, l a dec lar ec ión D o e n i tz ''una fortaleza inexpugnable parael Führer, en algún lu' de1ntundo" y h expedición polar prebélica'que los -g¡¡ entre t938 y 1939al mando del cr-llcm¡nesef-ectu¡ron, pitán de navío Richter, quien con su barco parr hidroade viones,llegór la tierraoccidental l¡ rein¡ M¡ud, reb¡uNeuschwabenltnd,NuevaSu¡vi¡tiz¡da. entonces. Muchos rutores relacionaronesto y los interrogatoc rios cl el o s s ubm ar inis t a s o n l a e x p e d i c i ó na n tírti c ad e l ¡\ln.riranteBvrd en 1946. Se puede deducir quc a fines dc r9 4 5 l os nor t e¡ m er ic ¡l l o sn o c re i ¡n y r e n l r m u e rte sobresu poc1e Adolf Hitler, sino que tenían sospechas sible paraclero. El h e c ho de que nada s e fi i tra ra d e l ¡s d e c l a ra c i o n es clelos tripulantes del Ll-$o es muy sintomático y explicable.Puedesuponerseque los serviciosde inform¡ción estab¡n sobreuna pista y organizrndo una misión v, corrroZs¡bó, escucharonlas palabrls Antártida alenr¿nJcomo destino de su derrotero. ¡ Pe ro i r y apr es ar Hit l e r c o n i u n ta m e n te r q tti e n l o acompañara cuyo número y armamento seignorab.r va no era una misión de comanclossino que había que ex pel rs¡re n Lr na pedic io n ,y e s toe ra ta re al rrg a y d i fíc i l por el lugar de destino. No se srbe exacttntentecuancioenrpezólr organizrLo ción cleia expeclición.1ntártic¡. cierto es que el 9 de
1()l

novi embre de 1946 l a C asaB l ancaanunci ab a que el al_ mirante Richard Byrd eracondecorado con la Estrell¡ de Oro por misionessecretas cumplidas,y el Departamen_ to de Marina informaba que el almirrnte acababa los preparativospara realizaruna gran expedición a la An_ tártida. C i nco díasmás tarde, el vi ceal mi ranteFo r estSher _ man, subjefede operaciones navales, declaróque el pro_ pósito primordial c1e expedición era adiestiaral per_ la sonal de la armada,explicaciónpoco convincente. Hay que considerarque para efectuarejercitaciones en climas polares1aarmada norteamericanarrodíaentrenatsetanto er1 l ask¡ como en Groenl and . ia. es inA v creíbleqlle a poco más de un año de la rendici¿n de ]apón se pensarahacermani obrasen l a A ntár t ida a m ás de zo mi l ki l órnerrosde navegrci óncl ebasesesr adouni denses,i rnpl i candoademásun cosro mul t im illona_ ri o. Ill ¡sunto qr.rrilómá; ost:uro¡ún cuando se supo que lasfuerzasexpctlir:iurr.,r.i¡:r rL'8,,,r<l h¡bían hecho me,v¡ sesantesej erci t¡r:i oncs cl \rti cc,. err El z de clicie¡.nl¡re ¡9..1,6 ¡ruroridades ¡l¡_. i¡r.. n¡r.ales norteai rteri carr:l s anunci ¡ron al nrundo l a expet lición a l¡ A ntárti d.rconandada por el al mi ranteR yi d, secundado e¡l el manclc-¡ el contraalmirante Cruzen, qr-rien por c,stentab¡ títr.rlo comandantede la Fuerzade Ooe_ ei de raci ones 68. Con ese nombre no se podía disimular el carácter francamente i co de Ia expedi ci ón,de l a qu e f or m abél ban parte el Mont Olympus,crucero de batali¡ insigni.r; dos buques madre de hidroaviones, el pine Islanáy el Currituck;dos destructores,el Browsonv el Henderson; dos guardacosras rompehielos, el No¡r Wind y el Burton Island; dos petroleros, el Capacany Canisteo;
193

Yoy2key' más el dos buques transPorte, eI Metrycky suficiente- tamsubmarino Zenety -como si no fuera bién el portaviones PhilipinesY sea' tuertemenUnahota de navíos de guerra y aviones. tri p u l a c i ó n ' Ei a l t e a rma d os ,c on 4. ooo h J m b re s d e gytd, hablando desde Norfolk antes de paren másimportante expl.oración -"."* tit, J.fr.tá, "Érr^ ",la Pero no tenía semejanza a una la historia de la tierra"' científica, v no pudiendo disimular decla;;;i;;;" militar: ,ó q.r" su expedición era de carácter )IJno d"ios fin", principales de la misma será el de posibles de lasregio' obrcner los datosmis completos propósitos esn", ,"rr"rrr"s y maríúmas visitadas'con 'tr^teg;rot lasactividadesma' de ínteligenciay observar de otras nacionesen Ia y aeronáutiias rítitias, '"í'""'"t inrens iones exAntártida, con el fin de determinar sus ploradoras, científrcasy militares"' . . se encontraSi éstaseran las intenciones' ¿quiénes ban, a fines de 1946 en la Antártida? se encontraSe supo el z3 de diciembre de 1946 que mixta anglonoruegaen la Bahía ba allí una "*p"di.lót' había enMargarita,y que también la Unión Soviética del explorador ui"¿"o,rrr"á*pedición bajo la dirección como las de Voronin,.to.r-rá,de uttasáecenas personas' sucesivosexplorrcioque conformaron en los diez años territorial como la i", .i".ttifi.as o de reivindicación chilena o la argentina. d" Byrd no tenía un carácterintimidai" "xp"di.iZn basesde natorio en eseentonces,potq"" allí no había -sin consideciones extranjeras tot'-'o "tt la actualidad en el que i"" efá.tuad' en un período hrstórico ;t;;;: cargode )apón los ÉstadosUnidos se estaban haciendo mesesanteshabíatermiv de media Europa,donde dos nado el Proceso de Nürenberg' r9 4

En los primeros díasde marzo, tres mesesdespue; ; -' partir, la flota ya estabaregresando. Byrd, en los pocos despachos cablegráficos que fueron difundidos por la United Press,fechadosa bordo dei buque insignia, declaraba que de los 4.ooo hombres sóIo desembarcaron 192,levantandoun campamentoque llamaron Pequeña América. La actividadprincipal consistióen levantarmapasfotográficosde las grandesáreasdesconocidas. Lasmáquinas fotográficasempleadaspor sus aviones funcionaban en combinación con detectores termomagnéticos,aparatos tan sensiblesque podían señalaruna presenciahumana desdediez mil metros de altura, aunqueestuviera adentro de un edificio. Byrd afirmó que fueron sobrevolados millones de kilómetros cuadrados,y se z dijo entoncesque la expedición buscabauranio u orros minerales.Perola técnicaempleadano erala adecuada. Lassospechas aumentaroncuando se supo que el aljaponesas servicio mirante empleó flotas balleneras en de patrullajea los 6oq de latitud, alrededordel contjnente blanco.Los balleneros por sr.rs nipones,acompañados buques madre, salieronprevia autorización del general Douglas Mc Arthur, y la medida provocó comentarios ya que se ignoraba la naturaleza de la misión y se intuía que sólo algo sumamente importante podía obligar a las autoridadesestadounidenses un recursotan extremo. a Pero lo más llamativo de todo es que prácticamente fueron y volvieron de inmediato. Y, por supuesto, no encontraronnada. Si Ia expedición se habíaenviado a causade las palabras dichas por los tripulantes del U-go que se rindió en Argentina y por la misteriosa frase del almirante Doenitz, quien la puso en marcha se habíaequivocado estruendosamente.
195

ni -fras el regresono hubo declaraciones' comentarios en los años sucesivos' sehayan equivocado'nc Peroque los norteamericanos veríclicas' áot tnt*tciones no fueran t,#;.i[i"l.t m e s d e ma rz o d e 1 9 3 9' Ca si s iet e años ant es ,e n e l al docde la AsaciarcdPressentrevistó ;l;;;a "" David Efron, prot'esorde Cultura Latino;rmericana tor d e Bro n x s v i l l e ' N e w J;C"f" glo S ar ahLa w re n c e " ' presentadoa la Comisión "" York City' "En un info""" S""td o le-|os Estadc¡s de Relaciones Exteriore' i"/ 'tlnidosde Norteamérict, en nombre.del CrtnsejoPa' en qrte- e1¡ntt¿denunci;r de namericano la [)emocracia VtO*:1 de laDeutscher rio corresponai"n'") '9 jS se publica un mlpd de la Argenttna' For Argentinien d,"t:::::: allí a Ia Argentína no dividída "" ," pnmlüvas pot las -u""rt, provincias sino cuanáo erahabitada l¿s cualeshoy forman parí¡blre indias,lantavoríade a [in eJ texto que 'rcomp'rnr te dela poblaciÓrtgeneral' un país sal't; d",.,íib' a ]a Argentina como ;;;t;;; por trl,^¡",""ía"trrr'-¡Ilaclc¡ aúny habitadoyll2ente ratando de cs¿i bus .de in¡Jios-'rlt"l¡"' q.ríeAlernani¿ fotoatgitn dí't' Las ilustraciones civiliz¿t o civilizan tnuestran di'l't" ¿nua.i' sólo contenídas ;;;f^t "Á l<.rs primitivos y los co7t, ttrtt de h¿bit;tntes: índios .lolros¡.lemanes' '-'f"rmin"diciendo"Enestemapa'sinembargo'noapJel texto se hacere{e' y recett límites a" nin'g"n'' ')^'"' "n Deuschland"'' region ío'rr,o ln'An-tártica rencia aesra

Hay que evidenciarque quien redactóestadefinicr, no tuvo un error semánticoporque, como se definen los territorios del extremo norte de Europa, Tierras Arricas,en lugar de liamar a esazona Laponia, el redactor, indicando las tierras del extremo sur, al igual las llamó inusualmente Antárticas. Probablemente quiso deno cir explícitamentela palabraPatagonia. El doctor David Efron hizo estasdeclaraciones la a Comisión de RelacionesExteriores del Senaclode los EstadosUnidos en los primeros mesesde r939, cuando aún no soplabanvientos de guerra. Efron aportó más elementos de juicio: "Todo el mundo recuerda Losfamosos mapaspublicados en Berlín y reproducidos en c¿si todos los diarios de América en \os que se tnostraba a Europa con los límites de los países c¿ntbiados, incluyendo a Austria y a la Región Sudesrg esfos rnap¿seran Josdiagramassobre los cualestrabajaban los agentes l-Iitler. Esoslíntites han sido cambiade dos ahora por suspropias tropas". E n su exposi ci ónconti nuabaexpl i candoqr - r e habí a otros mapastomadosde un l i bro sobreS ud am er ic¡ , escrito por una autoridad nazi sobre esteconrinente, E,rnest Otto Paul,donde estaban marcadas con puntos negros importantes zonas de Chile y Brasil definidas conro coloniasalemanas. El doctor Efron evidenciabaque "esto no estámuy lejos de los {amosos mapasrevisionistas de Europa a que a]udi mo s an teri orm ente".' Sus declaraciones fundamentaban en lo editado en se la rnisma Argentina: el libro Argenrlnien de W. Rothuedeck en uso en las escuelas alemanasde BuenosAires y la revista Sudanterkat¡ische Deutschenohatliclte Zeitschifr, comúnmente llamada lasso, sobre todo en su número de abri l de r9j 8. r97

1c )6

ademásdel anuario ya citado En es¡s publicaciones, "se divulgaba la idea de que la Argenti' del mismo año, pobl.adamayor' na.y sobre todo la Patagonia,estaba y algunos alemanes,únícos artífin'r"írc po, indígenas cesde sus logros económicos".3 en de Lasdeclaráciones Efron no tuvieron resonancia donpero llegaronsí a Sudamérica' ]os EstadosUnidos, de unos pocospoiíticos de esaépocaempezarona preocuparseseriamente. U.ro ,le ellos fue el profesor Hugo FernándezArtuun cio, en Uruguay, quien ya en I94o pu-blicó libro depeligro nazi en la región' tras una nunciando ól l.t"ttt" exposición ante el ]uzgado de Instrucción que a su vez in i e n ti v ó la c r eac ióná . ,tt. C o mi s i ó n In v e s ti g a d ora parlamentari¡. El resultadode estacomisión fue el establecimiento ilegalal partido nac1e posición uruguayr, declarando la su neutralidad para ponerse del banzi y lllgando a dejai do de los aliados. Otro político fue, en Argentina, el diputado Enrique Dickman, quien fuera integrante desder938 de la Comisión Pariamentariade Investigacionesde Actividade des Subversivas los Alemanesen la Argentina' Desafortunadamente para su país, al contrario de FernándezArtucio, no logró en Argentina nada de lo que se logró en Uruguay' sino que allí el partido nazi se reforz6 filonazificando la política argentina'

vacías' El plan'Antártida Alemana' no eran palabras política que habíacomenzadoa sino Él producto de una la finalesdel siglo XIX. En r896 von Velserdefendía poy sus idealesde expansiónterrilític¡ coloniJ alemana así: expresándose 'Z¡ América del tori¡l en Sudamérica,
la)ó

Norte penenece a los anglosajones perc en .la.1,,;:_:: -. Iatina debe reinar dentro de go añoi una nuevaA_1e,-:.., _ nia floreciente".a En r9o3 Wilhelm Sievers, profesorde la Universidaci de Giesen,publicó su libro Sudamerika DieDeurs_ Iln chen Inrcressen,donde sostenía: ,,Siel imperio alemán quiere recobrar su amen¿zada posición dé potencia di_ recüva de Ia üerra debe adquirir influencia allí donde aún es posible procurárse,/a,es decir en Ia América del .Sur-Nuncz bajo forma de anexión como ha hecho con Kiar Teheaulo cual nos enemistaría con esospueblos si_ no bajo Ia forma de apoyo económico, induitrial y has_ n nmbién militar si firer¿rreces¿rio ".s En r9o4 Friederichlange expresaba su libro la po_ en lítica que tenía que apiicarel KáiserdeAlemania en Su_ daméri ca: " D ebe esti pul ar con l os d.emásest ados las co tt v en ci o n es ¡teces¡¡j.ts p Jr.t q u e n u es¿ enl igr.r ros n ¡es seanrecibidos en aquellascondicione, qu" r"rpir,ndrr, " lasmiras de nuestrogobíerno. Los estaios interjornlen_ te divididos como la Argentina, Brasil sobre poco y rrl¿-c o menos tod¡s esesrepúblicas ntendig¿sde Sud¿nt.j¡i_ ca de.benserIlev¡d¿s¡tor l.t Jultttr., o"pn, l¡ fuer¿.t .t ,,tr p alabras sign i íi cati vas ".6 Al año siguienteLudr,r,ig Biener,por su parre,sosre_ nía: "No h^y qu" p"rsar en que serí¿ ntalrecib,id¿ por 1osesradoss udamericanosla entrada cle fuerza el Ia v ca_ pital alemán, Ios más discretos acogeríancon rágocijo esteauxi]io moral y material porque-verían en él uÁ ap'o_ yo contra su n.ttural enemigo F.st;tdos ILnidos',.t E n el mi smo orden de i deas,otro escr it oralem án, E. von Lie.bert, aconsejaba conquistarSudarnér.ic¡ me_ por dio de la inmigración. En el romo XXI de ios archivos de ia Deurschen Kolonial Llnd Awsvanderunstolituk, escribía: "H.ty que in{luir sistentáticaÍtente en la inmi_
I9()

habituagr-.?ción ¿lemana para que, aparúndosede 's¿ls esefin dei"r rurrr, se diriji a Ia Argentina y al Brasil' A es¡¡b"r, ,onv"rg"ríodos losmedios de quedispone ei la Ley de ante todo derogar do, pero "iindirp"ntable ,obr" pérdiáa de la nacionalidad reemplazándola ,s)á "' p or di sp osi ciones ntásLib etales ' Coniinuabadiciendo:"Contamoscon6o'ooo'ooode a]mas en el Imperio Alentány con cercr de jo'ooo'ooo maza poderosa qLtenos estáunida en el extranjero, esta aún y por vínculás de sangre su idioma, debe estrechar ^n'tis AIesuslazos con nosotlos y formar el Gran Imperio desde ntán del que viene ltablattdo nllestro emperador l896"-s En rgrr fue publicado GrossDeutschlandque marco s o b rel o s los a ñ o s fut ur os - No hay e x p re s i ó nm á s a l ta Su phnes imperialistasde Alemania sobreSudamérica' libro ediy f,r" btto Richard Tannen-rberg, en su ^,rto, patado en Leipzig proyectabala situación geopolíticr ra e l a ñ o r 95o. ParaTannemberg' las repúblicas del cono sur estay prósban condenadasa transformarse en una vasta l )e u rs c h e pe ra co l onia alem ana q u e s e d e n o mi n a ría Según el artículo XIII de su trabajo' AleSudamerika. esferas mania e Inglateria seentenderíanrespectoa sus "Alemania tonta bajo de influenfia, especificando que su protección alis repúblicasArgentina, Chile' Untguay pafte meridional de Bolivia perte1,i^r^guny,la tercera 'necieÁte y áel Río del Plata la parrc meridioa la cuenca de Brasil,en todas las regionesdonde reinala cultu' nel r¡ ¿lemana".9 a Lo que quedaba del continente sur 1o adjudicaba q u e l os Cr.., B.et " ¡ a, ev idente me n te c o n s i d e ra n d o von Batemberg tenif,n un futuKátiser,los primos de7 L os i,, fi l o a lem án c om o c a s are i n a n te e n In g l a te rra ' ro o

dos uni dos teníanque contrarrestar E st ados a Unido s . que por r95o habría exrendi do su i nfl u encia hast . r C entroaméri ca. En r9r3 el congresodel II Imperio Alemán modificó la Ley de migraciones r87o por orra que permitía a los de súbditos alemanes manrener su nacionalidadde origen ai emigrar, y para los años 3o el proyecto de Tannemberg fue como una espadade Damocles pendiente sobre el sur de América. El mismo Adolf Hirler en rgzT escribirá en Main Kampfque es esencialia conquista de nuevos espacios para establecer una robusta población agrícola, clase de pequeñay media; envidia a los EstadosUnidos que rie_ nen una gran superficie,al contrario de ios países euro_ peos.Haciendoreferenciaa la América meridional evi_ dencia que los emigrantes latinos muchas veces se unieron con los nativosy que le resultaevidentela mez_ cla de razas,pero evidenciaque "e/ ale mán racialmente puro del Continente Americano ha terminado por llegar a sc'rel dueño y tal quedarÁñasr¿ cu¡nd o no llcgar,t a ser víctitn¿ del pecado contr.l la sangrey contra la raza" .' " H aci endocl arareferenci a l as gr.rn des a com unr dades eman¡s al sud¿meri can¡s, rasi l i l l cabeza, B scguido por Chile y Argentina. Lo que era nuevo en el plan Anúrtida Alemana'era la limitación a una parte más reducida, si así se puede decir, que equivalíaa dos vecesla superficie del Tercer Reich en r939, prácticamenre desdelos 4o gradosde latitud sur, o seatodo lo que se denomina patagonia. ¿Qué es la Patagonia? En libros de los años '30 y'40 se evidenciaque nacía al sur del Río Colorado,extendiéndose 786.6zgkilómetros cuadradossólo en territorio argentino, poblados, segúnel censode 1935,con zz8.ooo habi t ant es.El ?o
207

h e c hosv ¡ c . r s iolv i d .rd o .,g t' n tc rc .l l v u b i c ¡b l e , p erson ¡s hones t as que g u a rd a rn n l l sre c u e rd o s o r d écadas. s p : No hubo nr er c e n a ri o sto c l o so frc c i e ro n s u s rel atos e spont ánc am ent e s i n p ro ta g o n i s moc o n u n a acti tud y a b i er . t a f r anc a qu e l e s i ra c eh o n o r. T o d o e i c o nj unto y l rre ¡m it iór elac ic n a r o s e l e me n to s n tre e l l o s ,s i n conse tituir nn desafíoa la lógica,pero sí a la ortodoxia porque lo que aquí voy a contar contradicela versión conocida h¡sta ¡hora del fin de Adolf Hitler. i nc r eiblem ent e ,d e s c l e l fi n d e l a S e g u n d aGuerra e lvfundialtodos los histori¡clo¡essiguieron,prsivamente, las primeras huellas,si bien al prir-rcipio hubo pono co n r í s que una v o z ,l a h i s to ri ad e l s u i c i d i o y l a hoguera surgió como un hecho incr.restionable, pese;rque las prr.rebas aduciclas eran inconsistenrespar;rjrrstificarel dogmatismo que engendró. Los historiadores que seocuparoltde la cuestión¡rlfin ¡l iz ¡ r la S egunda u e rraM u n d i a l n o rd o p ra ro nl a poG sición cautacorrespondienre los elementoscleque disa ponían. lYo también quiero tener ei mismo derecho; al contrario de mis predecesores, atraídopor todrs l¡s ¡noliri ma lí as , anac r onismo s ,c o i n c i d e n c i a sy e n i g mas que abundan en los últimos meses de la Sezunda Guerra Mu n c li¡ l y pos t r im e rí¡sd e l ¡ mi s m¡. Quise averiguar más al respecto,buscando nuevas evidencias, atandolos cabossrreitos reuniéndolosanay líticamente. Los elementosque voy ¡ cit¡r, elt su [rayorír, siempre estuvieron alc¡ncede l¡ m¡no pero no llcgarona llarn¡r ¿l l¡.rtención de los cateciríticos; especirlistas clesenlos se tendieion cleellos,no porqueno los hayanenconrrado sino porque habiéndoloscncontraclo llegarona interpreno tarlos,rn¡iizánciolos en la óptica incorrecta.
2L)

No soy un historiador tradicional,como tampc : ,-¡zadorde nazis,si bien admito la influencia eüe tü', .: :on en mí mi s pri meras l ecturasj uveni l e sa m ediadr ¡ . del -rcl a década 6o: l as de K a-Tzetni krj 5633y la del ar ¡ui tecto S i mon W i esenthal . Si tuviera que definirme ciiríaqlre me convertí en un : ¡streadorde lruellas.Con estaposiciór'r mental, esforzánJome para no tener prejuiciosni partidismo, buscando ier neutral,encontrévariasanomalías evidencirs. y En 1oslibros de mi bibliografía,varios están oividay de -1os hastaresultan desconocidos; cadauno extrilje .o1o1onecesario para dar un cuadro sintéticode los he,-hos: hacermás en un solo libro es imposible, consider¡ndo lo vasto y la envergadr.rra los temas en objeto, de .iempre esforzándomeen ser objetivo, y no caeren los i ugrres comunes que opacarony hasta de f or m ar on la r'.'rcladera imagen de los personrjesy eventos. Loshechosque voy r cont¡r son unívocosy clem ues:r¡n claramenteun clesarrollo histórico. Losperfilesque tuve qlrearmar de Hitler y Ev¡ Rr¡Lttr. >r,tl t' rsí como lasminibiografírsde C¡tt¡ris, L.r'it,r lc¡o11. efectuado i-r¡berl¡s inclispensables me h.rbrí¡ gr.rstrci.o y :r-rís completas,pero eseno es el fin de estelibro. Conro se podrá ver, l¿ suma de infbrmacionesrelatil .rsa aquellospersonajesda como resultadouna here:r.raparente;sin embargo, elios resultan lo que fueron :¡or sus comportamientos y dichos, yo sólo resumí lo . 11e reportan biógrafos e histori¡dores. El lector podrá :.rirr un perfil objetivo en basea los elementosque soy .' :es¡l enen susvi venci as por l a épocaen la cual sedei .tr rol laron. e1 Cor-r rnétodo y la pacienciade un aficionado a los mi :¡,r' r.rpcc¡bez¡s, i do desarrol l ando i n vest igación he ,r:scielos bonies iraciael centro.

7
Aunque sov consciente que aún faitan aigunaspiede zas,esto\¡sequrode que la imagen logradaes correctae inequír'ocr.,,'el resuitado es simplemenreuna historia ¡l tc ¡ ¡ - r t iv aa l. rc on o c i d ap e ro m u c h o má s fu n d amentar..r\'. Dor ser sobre todo lógica, no debe¡íaproducir escá ndalo da¡ m ie d o a c e D ta rl a . ni

¿Quién puede probar honestamente que Hitler se suicidó en Berlín?

La frase de pronto empezó a martillarme en la cabeza aquel día de principios de enero de r98Z mientras recorríamos un polvoriento camino del sur de Chile. El chofer que conducíael auto había soltado el volante un momento paraseñalary habíamostrado un volcán alto y nevado,el volcán Osorno, del que nos habíahecho ver el parecido con el monte Fuji de Japón. Laspalabras habíanactivadomi memoria. La claveestabaen la comparación:el hombre que me habíahablado de Hitler y de su posible supervivencia casi veinte jrnzr con añosantes,también habíarecurrido a esaseme el monte Fuii. Mientras el auto seguíapor aquellaruta solitaria cerré los ojos y tuve la certezade que estabaempezando un viaje que no sabíadónde iba a terminar.

El hombre que me habló por prinrera vez de esahipritesisfue un sacerdote, Cornelius Sicher.Yo lo había collocido en enero de 1969, cuando llegué a su parroquia en una pequeñaaldeade los Dolomitas enclavada cn el Sudtirol. Yo era por entonces un joven estudiante de arquitecla '.ur;rr quien, ademásde la ca¡rera,le interesaba histori r contemporánea.
L3

7
Tambié¡r.rc11egustaba, estaba próximo a cumplir 1os se t c r ) t ..rr ¡ r oi c o n e l l o sl e l l e _ e a ríaa j u b i l a c i ó nv el reln 1 " ' r ' . - ¡ r onc es p o d ri .rd e d i c ¡rm j s ti q mp .rs u p asi ón. ., .:ierelrcia entre nosorros era que él habíavivido las : -s , r s que v o habí al e íd o ;a mí me re s u l ta b a n p erson¿u re suntamenteinteresante. Despuésde acluella primera visita volví a ver muchas veces padreCorneiio.Pocoa poco nos filimos hacienal clormigos, y con el correr del tiempo cornenzóa sincerar s ec onm igoy a c o n ta rmec o s a s u e -m e d i j o- nunq ca ant es habí a c o n ta d o .A q u e l l a h i s to ri ¡ d e l a posi bl e super v iv enc ia Ad o l I H i rl e r e ra Ia q u e má s me había de impresion.rdo dcsdeque sela habí¡ escr-rchado priv por m. ' 1. r c z lr ; il, irqu c d rc i oi n tri g a d o . v I ' . - ' r i r : r , . lr . rl rl ,-':rtl r-. r-' t¡i l e sfe c h ¡s , n o m bres y tl tl , '. :- - - r : . . - - , l , r ,,j o : c rrr¡c l o sv o .l i l n p o d ía verl o
. .- l' ..'..'-. . . - . . . iIu | 1 . .o n su So t.ln .l n e g f a , h ¡ bl andO

Aunque aún me quedaban unos díasparadis:. ,. me l a déci ma I{egi ón, l os recuercl os ocupar one- : . de del tiempo. Empecéa ver lascosas otra manera\' r '-.ner nuevasintuiciones. El paisajedel sur chileno me ayudabacon sus p.rrecidos a la región de Bavariay vo veíaasombradocómo en eseri ncón del fi n del mundo se habl abaen alem án,se y particulares y comían platosalemanes, hastalas casas l.rsposadastenían nombres v arquitecturagermanas. Cuando acabómi viaje -que habíaempezadobajo el sol de la isla de Pascua- regreséa Santiagop¡r¡ tom¡r ya a Por entonces no haei avión que me devolvería case. cía más que contar l as horas que fal taba npar a desem polvar tot¡lmente aquellahistoria y para eso tenír que palavol ver a l eer mi s vi ej asanotrci onesy reconst r uir , bra por palabra,la fantistic¡ convers¡ción gue vo había tenido casiveinte años ¡ntes con Cornelius Sicher.

: - .-.: :::r.-.¡rcs gcstosampulososy diciendo cosascon v r seguridadde quien sabelo que estádiciendo. Aquel viaje a Chile, supe después, a estarlleno de iba sorpresas. Despuésde recorrerlagosy volcanesrumbo ri'sur, díasmás ta¡de de que me asrltarael recuerdo de Sicher,en Puerto Montt hubo otra situación que me recordó a aquel hombre. Cuando ilegué,esaciudad de la Patagonia chilena se preparabapara recibir al Papa)uan Pablo II y, entre los palcosy las banderas que aclornaban calles,colgaban ias retratosdel entoncespresiCente, generalAugusto Pinochet Ugarte y del generalde los Carabineros, policía la militarizada chilena,Rodolfo StangeOelckers,cuya famili¡ era de la z<¡na. Los apellidos de esreúltimo fueron el segundo estímulo qt r e m e llev ó f, re me n ro rrr;rq u e l l .r i e j l h istori a, v p o r que Don S ic he rta mb i é n l o s h a b íam e n c i o n a do. 71

l-o habíaconocidouna tarde heladade enerode r9(rc¡ cie irl estaba ia sacristía su pequeñaiglesia llf oncl¡sen de y me recibió lrrdi¡ltlrr-trte.Le cotrsicoerrel Val di Sole, té lo que me habíallevado hasm alií, un camp¡nrrio rorur.lnico magnífico,y el cura se entusiasmóenseguida. Me habló de la historia de la parroquia --un edificio de iriedraque habíasido levantadoen el sigloXIII sobreun ¡sent¡lniento preromano-y seofreció a mostrarmeunos más abajo. .locumentosque teníaen su c¡sa,dos calles Si los p,rpeles que me mostró fueron útiles, más útil v cntrctenidame resultó su charia.Mientras fumab¡ inaes.rLrtenlente contó importantes momentos de su me vicl¡. l irbí¡ nacicloen el Sudtirol cuando il región pery tcnccí¡,rli mperi o de l os H absburgo dur ant ela pr inr c qlrcrr.rr-:runrli¡l r'.1 habíasido soidado.Le conte qtle ttri'

antepasados, desdela épocade la emperatriz María Te_ resay por variasgeneraciones, fueron oficiales imperia_ les.La hisroria de los imperios cenrraies el desairollo y posterior que acabóen las Guerras Mundiales siempre me habí¿inlcresado. Al cabo de un rato de charlame ofreció un vasito de u n lic or de m anz a n a sq u e é l m i s m o h a b ía d e sti l ado; cuando abrió una vitrina para sacarla botella vl una so_ pera de loza que rebosabade medallasy condecoracion e s m ilit ar esn¡ z i s . Le pregunté medio en broma si eran suyasy a modo d e r es pues t a p e z ó a c o n ta rm e u n a h i s to ri a que me em hizo olvidar del campanarioque habíaido a conocerMe dijo que las condecoraciones había obtenido de los las restosde rna Panzerdivisiona cuyos tripulantes él mis_ mo hrbí¡ .rvudadoal fin¡i de la ¡¡uerrayque lasguarda_ b ¡ p¿ ¡ ¡ los c hic osd e l :r p e rro q u i ac u a n d o h a c l a nreprese nr ¡ : iones' , 's e di s i r.rz ¡rb ad e p rín c i p e so g e n eral es. n Nfe c onr ó que h a b íac o l a b o r¡d oc o n l o s h o mbres de los Panzerdándoles comida, alojamientoy ropasciviies y qtíe ellos habíandejadoallí sus uniformes. -Pero no sólo los uniformes -agregó después_. También los propios ranques. Me dijo que queríamostrarme algo y me llevó afue_ ra, abajode ia casa parroquialhasraun cobertizoque ha_ cíalas vecesde establo.Cuando llegamosseñaióirs co_ lumnas que sostenían techo de chapae hiz<_r gesto el un como tomándome examen. -Columnas de hierro... .-ritubeé yo, que no advertí¡ e n ell¿ sn¡ da r aro . -No -ne dijo divertido el cura_. Son los canones 88 de los Tigre.El resro, los tanques propiamenre cli_ chos, fueron desmantelados por fo, rnres los ocultaronbajoparvasde pasto.Fue lo mismo que hl -o.rtrñases,

ci eron al fi nal de l a pri mera guerra,cuan do \ '€ir - . : l por kilo los transportesv las armasque habían ab¡;:: nado las tropas imperiales austrohúnga¡asdurante .retiradahaciael Brenneroass.

En r97o durante el año siguientea nuestroprimer encuentro, seguívisitándolo regularmenteparaconversar con é1.Me gustabaescucharlo; hablabacomo si me esy tuviese dictando clases era evidente que me habíacobrado af-ecto. Nuestro tema de conversaciónera siempre la historia; el padre Sicher me parecíauna fuente inagotablede detallessorprendentesy conocimientos inusitadosparaun cura de montaña. a Parala Navidad de t97r regresé visitarlo porque terminaba mis estudiosy no estabasegurode haciadónde me iba a llevar mi futuro. Sicherya no estabaen la pairoquia y vivía jubilado sólo con sus recuerdos,hospelíndose en la casade su mucama camino al Mendelpass. El estaba emocionadoy cuando nos sentamosfrente :. Ia estufa me dijo que tenía algo para d¿rme. Me entregóuna recopilación de copiasde docun-ientos del -r'cr€toS Amrreferidos a la invasión de Franciaen . .1o. Contó que se los habíadado el almirante Wilhelm alemány me dijo que -.:nrris,el jefe del ServicioSecreto ' . '.'.1 íbamosa volver a vernos tenía que contarme una no .r.:oriaque sehabíaguardadohastaentonces Ls¡ historia -dijo- eralo más importante que le ha, :,rsldo en su vida; mienüas fumaba y miraba el atar,: ,-'- .rt¡¡vés de una ventana,él empezó a contar y yo a r ' :'.:: notas en lápiz en ei reversode la encuadernación
-: - .l Li C U IT l entO S.

R elat ó que dura n te l a Pri m e ra C i u e rraM u n d i al , en vísperasciela Pascuade r9r8, había siclodestinado a la basenrr'¡l de Cattaro \/ qne unos rnesesmás tarde,una nochede verano,una violentatormenta de lluvi¡ y vienL trl o s or pr endióe n l .rc a l l ec u a n d ore g re s a b ¡ l c uartel . a Don Cornelius contó que habíabuscaclo refrrgiobajo ei alero de uira vieja casa de piedra clue otro hombre -V -co n unif or m e d e c a p i tá n - s e h a b íag u a re c i d oj usto frente a é1. I-acasadonde estaba refugiadoel oficial erauna constru c c ión de la épo c .rd e l a d o m i n a c i ó n me d i e v alvenecianaque habíasido clañada una incursión aérea por ing l es ar - r nos nes e sa n te s ,e l s o l d a d o Si c h e rc o m enzó a r tt.lil.r corl I.reocup¿cióni.tnachimenea que parecíaviI ¡i r r c i) n c l r nic ioc1 eo s tru e n o sV e l s i l b i d o d e l v i ento. l lr,,ilrclrtcrrl¡rlo viclrluela chirnenea bajo la que -'.r' "r-. --.i r - , - . : t - , ' :t.' t,,:i l rr¡i i ts n r< ttc ,tt¡fs c .Gri tópero ..- . : : ' : : : . . .--" .¡:t,ri ' i n p c n s ¡r]rtc i c l s v e c escruzó ...,. ' , , , . ' ¡i¡ c ir r c r ¡ . s el rro j o s o L rrc l s o rp rc n d i d oofi ci al e ios dos rodaron juntos sob¡elos charcosy el barro. f -dijo Sicher- no podía reDe lo que pasó des¡rués corclarnada porque se habíadesvanecidoy recién voivió en sí dos díasmás tarde en una c¡ma cleihospital de la base.El hombre sobreel que se habír ;rrrojrdo estab¡ sentadojunto a él v son¡eíaai verlo reercsaral mundo de los vivos. -Usted nre salvó l.r vida -ie dijo y le contó que una parte de la chimeneay dei alerodel techo habíacaício sobre él fisurándoletres costillasy provocándoleuna leve conmoción cerebral. El hombre se ofrcció a hacerlecompañía,le dijo que se crtraría pronto si no hablaba hací¡ esfuerzosy emni p e z ó a r elat ar lehi s to ri e s p a ra e n tre te n e rl od u rante l a co nv alec enc ia.
l¡i

-S oy el capi tánW i l hel m C anari s-s€ plÉ>: oficial, en cuvo uniforme ostentabala insignia c-=, -. marinista. r:-Durante nn par de díasque a Sicherle p.rrecieron terminables,Canarispasó nruchashoras en el hospit.li junto a su cama atendiendo.rl hombre que arriesgad.icie mente 1ohabíasacado un gravepeligro.De las historias que le fue contando,la que más le interesóa Cornelius fue la de las andanz¡s del crucero liviano Dresclen en los mares del sur de América y la de la fuga fantásti, ca que esteofi ci al habíaprotagor)i zadosolit ar io,cr uzando el continente. -Me contó -dijo Siche¡- que a fines clelverano cle y r9r4 habíarecorrido las costaspatagónicas ei l)resden había quedadovarios clíasescondido en puertos natude rales,a la esperade ser reabastecido carbón.

Durante mesesel buque se escondió clefiordo en fic'rvivi.tn tn ul clrte do ayudadopor los afincadosalenranes r sur de C hi l e, re¿l i zósu ítl ti nro f i ¡j ¡ f r.rci.l. r r sl- i' - ii' ' cl bi nson crusoe,al a 1¡ti tucl eS rnti rqt' '\-r'Slr ii': i1- tt ''- it r por fue buque de re.rprovi si onarni ento, atrap acio los ingieses. Entoncesla misma tripulación hundió el barcov de pi di ó asi l oa l as autori dades C hi l e. fueron internadosen Todoslos marinos, contó Canaris, una isla chilena.EI mismo le dijo a Sicherno resistióser prisionero y unos mesesdespuésse ftrgó y llegó hastael y por alemanes austríasur del país,una región colonizad.r cos. En poco tiempo sus compatriotas lo aytldaron r crttla zarlos Andesy desde ArgentinacmbarcóhaciaEurop:r¡ -Me comentó -di j o el cura- que a cer cándosel Andes, vio un paisajemaravilloso,con vol cruce de los Me di j o que todo er a r lif cr r : n! '- ' canes, agosv bosques. i

7

lasmontañasandinasdiferentesa las de los AIpes y que ni siquieralos árboleseran parecidos.Los volcanesestaban encapuchados nieve y parecíaque estabansode los en medio del paisaje. Uno parecía dedo enguanun tado y otro eramajestuosocomo un cono casiperfecto. Canarishabíahecho el cruce de la cordilleraa caballo por un paso de poco más de mii metros de altura.ya en territorio argentino siguiendo una sendaque usabanlos arreosde mulas habíallegadoa una bahía. -Fue uno de los lugaresmás lindos que vi en mi vida -le dijo al cura--. Un verdaderoparaíso-agregó. Después,en un barco a vela, ei marino fue llevado a travésde un gran lago ramificado en los Andes, grande como el lago Balaton,hasta un pequeño pueblo donde fue hr.résped un b¡¡ón alemán que adminisrrabauna de e rrn pr opiedad. Luego srgr.rió c¡mino atravesando patagoniaen su la ::.-:. :-:t un puerto que tenía nombre de santo,embarcó n.rci¡ BuenosAires y desdeallí regresóa su patria y al final de ia guerra fue ascendidoa comandantede submarinos. El padre Cornelius conró que la amistad con Canaris fue progresando en los pocos meses que duró la guerra. Mientras éstele contabamás detallesde aquel viaje, él le hablabade lo que más tarde se convertiríaen su vocación: la esenciade Dios, la historia de las religionesy la problemáticade la fe. Canarisera un buen conversadory disfrutaba también de estos temas. Cuando se encóntrabanparecían más dos amigosque un oficialy un soldado. Esas primerascharlas iban a convertirseal final en el prólogo de una amistadde casiveinticinco añosprogresivay con características especiales.

Cuando acabóla guerrael padreCorneliusha¡r-. - . '.firmado su vocación y en 1919ingresó al seminarrc .'. donde, ent9z4, salió con las órdenes.Pocosaños después é1y Canarisvolvieron a verse. -Un día aparecióimprevistamente en mi primera paa rroquia. Dijo que me habíaubicado travésde la curia. Comentó que estuvo en lapón. Me preguntó si recordaba y nuestrascharlassobre sus andanzasen la Patagonia, cuando yo le dije que sí,dijo que en Japónhabíavisto desde el barco el monte Fuji que eraidéntico a uno de los volcanespor los que habíapasadoal cruzar la cordillera. Durante aquellareunión Canarisle contó al cura que estaba muy impresionadopor un libro usadoen las academiasmilitares de Oriente. El libro seIlamabaLos cinco anillosy su autor eraun samurai,éstelo habíacopiado de un texto de un antiguo filósofo chino llamado Sun Tzu. El marino le explicó que las teoríasde éstese conen traponíana las de von Clausewitz,enseñadas las academias europeas. . Paravon Clausewitz,explicóCanaris, guerrano er.t la más que l a conti nuaci ónde l a pol íti capor otr os m eclios y un acto de violenciaque teníapor fin dest¡ui¡ l¡s iueral zasenemigas.Sun Tzu en cambio apeiaba hedonisnro y a la razón, recomendandoconseguirel fin con e1ntínimo costo.El oriental -un chino que habíaescrito su obra veinticinco sigios antes- recomendabael uso de los espíasy sosteníala tesisde que el conocimiento anticipado de los eventos era la fuerza que permitía desbarataral enemigo en cadamovimiento. La siguientevez que el padre Cornelius y Canarisse encontraronfue antesdel crackder929. El oficial volvió a visitar la parroquia sin avisary durante la charlale ofreció al cura integrar un círculo de amigos que estabaformando.
ll

3o

Antes de acepterSicherescuchócon atenciónlas explicacioncsde Cauaris.Le hablabade1valor estrategico al dei sudtiroi ocupado por ios italianos y apelaba senauspiciando una prontilniei.¡topatriótico del sacerdote r.-. r,.unificacióna 1amadre patria. l ir-rbo varios encuentrosen los quince años siguienv : . i. unt ¡ uc Can¡ri ss i e mp rel l e g l b e s i n .rn u n c i rrse i atenían 1r-L.is cscribía, más que bienvenido.Laschari.rs era .i r ' l, t . le l¡ s c c ; n v c rs ¡c i o n ee n tre v i e j o s rmi g os y en s ellrs se h¡ilrlab¡r los acontecimientosde la épocay de de que quer ía na n b o s c o mo e l mi s te ri o d e D i os. l rs c os . r s Peio l¡ iiltin-rareunión ibe a ser bien distifite.

i r. . \ ir il. ' . , ie r , 1. : .ti i ,rn < 1 ri Su d ti ro l y a h a b ías i do ane',-.. - r . : - : . 1. . i, ,i ,l . i - i r,rri s v i s i to p o rírl ti m . rvezal donci --: . : . - r . - : . - . r r !r.i .L l rr-.rc O n tritl l v i o l l c l ¡s s i cO 'r , .l S -l = : - . ' ' : - .- . , ^ , : i : .t-i :i c i l ;l Lrr .i I1 r) n L e l l o r. i c h e rcontó . ---r : : . r iir igo es t ¡b ap rc c c u p a c i oS e n ta d ofre n t e a una estufa de cerámicacomeniri que habíaempezrdo el fin; d ent r o de s eism e s e s ,p re d i j o , s e p ro d u c i ríau n e rnvasión aliadaen la Franciatodavía ocupaday se derrumbaríaa la brevedadel f'ercer Reich. con su Aunque C¡¡rarisl'rablaba voz p.iusada, preocupación eraevidente.l.e dijo q',re vez no volvieran a versey ial al despedirse crsi en i; ¡,¡s¡¡¿ volvió a preguntarlesi reya aquellas cuandole h¿rcordaba histcri.rssobrela Patagonia, bía descritovolcanesimponentes y lagosy bosquesmaravillososen una zonaa ia que habíaliamadoel Paraíso. perfectamentc',desCorneliusle dijo que scacordaba v pués de un breve silencio el visitante fue muy directo: -Pues bien: en eseP¡r¡íso yo hice prepararnn ijclén para Hitler y ahoratemo que eso n-re cuesteel infic.rno. Si no nos v em os m ís . p a c i rere c ep o r m í. ,

Aquella historia que me habíacontado el padre Sicher no era la versión conocidade ia vida de Canarisy las vecesque la comenté con quien sabía historia moderna de Ie habíasonadoimprobable por no tener suficientesustento. A 1o largo de dieciocho años estuvo en letargo, apareciendo desapareciendo, y hastaque aquelviaje casual al sur de Chile en r987 la trajo definitivamente a la superficie. Cuandoregresé casa, podía dejarde pena no saren los volcanesy en los lagos,en los bosquesy en los colonos alemanes afincados en esa tierra del fin del mundo -tan lejos de su patria y sin embargo tan propia- y en lo que allí podría haber sucedido. Confiando en mi memoria y en las anotacionesque habíatomado, me dediqué a precisarlos detalles, felas chasv los nombres que habíaescuchado ;urotrdo ¡ro¡ ¡l boca de D on C ornel i o. Fue conro si el cur¡ sc hubicr ¡ vuelto a sentara mi lado y hubierarepetido una vez más su i nteres¡ntehi stori ¡

Antes de tomar cualquier iniciativa de investigación ic campo, habíaun paso que tenía que dar: leer todo lo que encontrarasobre la presunta muerte de Adolf lli'-lcr, convertirme en un experto conocedorde la "histo:i ¡ ofi ci ai " .

L:rhistoria del suicidio de Adolf Hitler y Eva Braun hr-r.r conrenzado escribirse septiembre r945, si 1¡ir:'. a en de

I

el descle final de la guerra, prácticamentedesdeel día siguiente¡ la rendición del 8 de mayo de r945 habíanemPevocessoviéticasque ponían en duda 1a ):,.1o:rescucharse de muertesy abríansospechas que podía de esas ve¡sión existido una fuga de Berlín en ei úldmo momento' hrl.,er 'En septiembre de ry45 los soviéticos hicieron aún jor: sisruvieron queHitler y Eva Braun se escondian me en'Alemania en la zona de ocupación británica con Ia contplicidad del gobierno de Londres. Este últirno con' en testá encargandó un profesor que trabajaba Ia Mili^ Intelligence. el conocido historiador H'R' Trevortary Ráp"t, uni misión oficial de investigación sobre el fin de Hitler. Trevor Roper no empleó ntucho tiempo para recolectarcierto número de testimonios.'\ I-.rinvestigación del m.ryor Trevor-Roper fue más que c :. - , : : J . rt.. r . f ir . t" ,c l eo c tu b rev a e s ta b a o n c l u i dr, y el tt t' tr¡n s mi ti d e a l mu n do por l a .. j : , ' : ' . : t ' . : r ' :J e l c ¡-1 ; -te d e n o m á s d e u n m e s y medi o - ' : : : . : , ' : c s s .E s etrrb a j o d ie iur ¡ c ión. iba a s e n ta rl a s b a s e s e c a s ito d a s1¡si ndagacionesposterioresy seríael caldo de cultivo de errose ies e imprecisionesque después repetiríandistorsionando la realidadde los hechosTrevor-Roper decíaen sus preliminaresque se hrbía interrogado a políticos y militares que estuvieron en el Fiihrerlbunke¡de Ia Cancillería entre el zo v el 3o de de abril, personaldei estadomayor de Hitler, secretarias Hitler, guardiasSS y personasque entraron en el bunker durante aquellosdías. Según el informe, el examen minucioso de todas las pruebasdisponibles incluyendo declaracionesde alguh nos t es t igospr e s e n c i a l e s a b íap e rm i ti d o re construi r casisin dudas los últimos días de Adolf Hitler. a Un detallesaltaba la vista:el propio Trevor-Roperque de hablaríade suicidios y daríapor segurala n-ruerte luego 34

Hitler, ventilabauna posibilidad. "Convencidode c:. ' suerre de Berlín estaba sellada,Hitler pensó en traslai::se en avión a Berchtesgadenel zo de abril con Ia intenston de dirigir desdeallí una última resistencia.Sin embargo al llegar esafecha decidió postergar Ia partida." La información recogidapor ei investigadorbritánico agregaba que en aquellosdías Hitler estabaatravesando un período de postraciónnerviosa,y echabaa todos -sal vo a sí mi smo- Ia cul pa de i a derrot a m ilit ar de A l emani a. El informe decía que el principio del frnhabíacomenzado el zz de abril: desdeesedía Hitler no volvió a salir de su refugio subterráneobajo la Cancilleríay se quedó ¡lií rodeado por ios miembros de su círculo íntinto. algunas El documento del mayor británico resaltaba situacionescuriosas.Confirmaba por ejemplo que todos los que habíanvisto a Hitler despuésdel zz, observJron que esf¡bamucho mi s se¡enopero q ue su nr eioría estabacontrarres\ada por un empeoramiento físico. Lasúitimas fotos de Hitler tom¡das el zr de ¡t¡ril en oc.rsión del encuentro con el GenenifeldntarshalJSchorner desmientenestaaserción,Hitler no pareceparanada ia sombra de sí mismo como todos los historiadorescorean. serápor estemotivo que son poco o nada conocidas. Los úl ti mos días antes de l a caídade Ber lí n habí an sido febriles. El z3 de abril el jefe de las SS, Heinrich Himmler, envió un delegadoa la capital en un último el tsfuerzo por convencera su jefe que abandonara bunkerpero Hitler habíarechazadola petición. Tres días más tarde, el 26, el Fulrrerrecibió al general :e aviación Ritter von Greim y el z9 ordenó ala Lu[ ii-.rffe lanzar un ataqueaéreomasivo sobre las posicio:les soviéticas torno a la ciudad. en "És¿nrisma noche Hitler contraio matrimonio cttt'¡

¡)

Eva Brat:t'ten /r pc'quena salade conferencias de su refugio -subrcrri¡teo." inlnbrc estecasrmiento que fue siempreconsiderado que "esnluy deTrevor-Roperdecía solii¡,.ei comunicado ¡c orble que fueraIa propia Eva Braun quien sugirierala del .-cj.'br.rcrón n'tatimonio;r habríauülizado su influen' ci.rpara convencerlo de que se quedara en la capital"' se Despuésde la ceremonialos recién casados retirlpara una cenade bodas,y "a las ,o., o ,r'rdepartamento z.3o de Ia mañanadeJjo de abril Hitler convocó a unas tieinta personasde los refugios próximos v se despidió manos de los preo{icialmente de ellas estrechando1as el investigador,mientras Hitler se desSegún sentes". otros buscaoedía de ,.rs .ó1.bo..dores más cercanos, doscientoslitros de bencina, él trn d"r"rp"radamente de habíaordenadoque se dejaranen contenedores zo lide l¡ salidadel bunke¡.Después,setros ¡i l.rclomistno grin 1aversión de -frevor-Roper, llegó el final: "Hirler Y a Eva Braun volvieron a reaparecer last4.jo del misno vuelta por las habitaciones del refugio día y dieron una paia compler¿¡ sus despedidas-Seguidamente Hitler y se reúraron una vez mása su cámaraprivada' iu "rpou Una vez "tllí, Hitler sepegó un tiro, probablemente en Ia bocay Eva Braun ingirió una dosismortal de veneno"' h¿bríansido saDespuésdel suicidio, los cadáveres jardín llevados por el ministro de Propaganda .rdos al Jos ephG oebbe l s ,p o r e l s e c re ta ri od e l p a rti d o Marti n Bormann y por otras Personas-"El cuerpo ensangrenndo de Hitler fue env'uelto en rlna sábana." El relato continuaba afirmando que los dos cadáveres habíansidotolocadosjuntos a unos tres metros de la salida del refugio y posteriormenterociadoscon bencin¡' El constantefuego de la artillería soviéticahabría obligado al grupo a retirarse hasta la puerta del É'unke¡v r6

desdeai l í al gui enhabríaarroj adosobrei os cuer p. : . ' trapo empapadocon estecombusti bi eencendidoq - :, 1oshizo arderinmediatamente. Los hombres que habrían participado de la ceremonia fúnebre sehabríanmantenido unos minutos en posición de firme y despuésde hacer un ú1timo saludo a su jefe sehab¡íanvuelto al interior dei refugio. El inforde me decíaque se carecía pruebassobre el tienlpo que que y estuvieronardiendolos cadáveres, señalaba tal vez "los cuerpos carbonizadosáast¡ un grado irreconocible, fueron divididos y enterradosposteriormente". El rqde mayo Bormann telegrafióal aimirante Doenitz diciéndole que habíaque poneren vigor lasdisposiciones testamentariasde Hitler y a estetelegramahabíaseguido después otro de Goebbelsen el que decíaa Doenitz que debíaproclamarsepresidente del Reich, nombrándolo a Inel cancilier, Bormann ministro del partido y a Sevss a Exteriores. quart ministro de Relaciones Trevor-Roperconcluí.i Ei informe oficia]encargado.r "1a-s ebas son complet.ls Per(' -s.rrr pru no diciendo que tc-s con.slsien e rrtclepen.lr.'n positivas,circunsr.rncr¿1c:;, que confirme las hipórcsis res. No hay prueba alguna que han estado circulando últimamente, y que presuponen que Hitler estátodavía vivo.I'odos los rumotes tle ese género de que se han tenido noticias han sido ob' ieto de una minuciosainvestigacióny seha visto que carecíande fundamento". El tono categóricodel final del documento contrasde tebasin embargocon la redaccióncautelosa otrasaseDestacabaque se trataba de un relato re'.'eraciones. construido en basea las prueü'asdisponiblesy que estas pruebasno eran completasni concretas sino merament e circunstanciales. Este informe oficial de Trevor-Roper seríeel punto de partida para un trabajoun poco ill I -

7
I

a yor. Dur¡nte 1q+6,lo desarrollaría nivel oficioso en la "Chri., Churcl'rUniversity de Oxford donde err pro[eso¡ de his t or ia y e n m e n o s d e u n a ñ o ' e l z 6 d e octubre toda la investigacióny publipor cler916. d,aría acabada criír sus conclusionesdefinitivas bajo el título The lasr que iba a convertirse en el primer libro en of d-tt's I Iirle.r, sostener1amuerte por suicidio de Adolf Hitler' Esteprimer trabajo abonó los siguientesy sirvió de basea oiros d.oslibros: Auge y caídadelTercer Reich,de William Shirer, y Hitler. {Jn esrudio sobre la rír'rní¡, de AIlan Bullock. Fueron los primeros frutos que dio aquelírbol' Hoy, d cinc uent a años c l e s p u ó s e o c u rri d o s l o s h e chos,hay c ient osde libr os s o b ree l te m a , e n l a sp ri n c i p a l esrutohallar más de treinta mi1 pistasinformíticas se o'-teden . ¡¡. t r c hes r , lr r ce l t.-' :l r¡. I r c;rsitotrlidacl de est.lsobrasadhierena la llamada parecencopiasde copirs y de tanto repeni:;ron¡ ofrciel, la por alterary hastafalsear realitir erroreshan acabado cometidostienen errores dad.Algunos de los p-rincipales que de que ver con la caracterización ciertospersonajes en aparecerán esle histori¡ y esavrioración equivocada erróneas. conciusiones fue la que llevó a sacar Trevor-Roper pr:biicand o The l,tst days o{ Hit}er, decomo cala ió de le<lo objetividad que le correspondería pági nas tedr át ic ode his to ri a : e n s u o b ra d e d o s c i e n tas a ciasificando su gusdesprc'ciativas senrencias ¡rL.rrnclan D to dec en¡ sde pr o trg o n i s ta sh i s tó ri c o s - a ré s ól o unos p;rraéi Speeres "e1mis in teligentepe' pocrrseienrplos: " un i n", C ¡o ev idenc i. rt lo b l tz d e c o ¡l c J ¿ ¡c ¡.1 a n a ri ses intrigante político, Skorzeny comperenre. trlr ()-sc¿Iro -t' t'ie un ré¡¡o¡i-s¿.r nrjs¡.ifienre de )apeorbanda del Reich' Fegeieirres i-i¡r¡gno¡¡ nte preparador de caballos de c¡rrera y un rufián", Hann¡r Reitsch es una "fanáticahitle38

riana, presuntuosa,vanav t'oluble", a von Grei;'-. . - . fine como "loco". C onsi deraa todos l os perteneci entes ent or no : = al Hitler como una "c¡Ciosacorte de servilismo rastrero. corrompida, fraudulenta y mojiganga". El casamienro de Hitler es oficiacio por esagaviilay lo define como "s¿cfanlento pagano". Con semejanteprofesorde historia varios fueron los que siguieron manteniendo esta actitud, si bien abland¡d¡ con el correr del ti empo. El fallo serepitió en los demás,sobretodo en la definición de testigosy situaciones. Por ejemplo se considera "c-fiofe¡"almayor SSE¡ich Kempka, "guardaespaldas"al mayor SS Otto Gunsche,o "mayordomo" al mayor SS i Icinz Linge y se h¡bl¡ de "destrucción de Ia Cancillería" cu¡ndo no estabadestruida v de "la ínaccesibilidad del bunker "cuanCoen rc'alid¡dno e¡a inaccesible. Lo mi smo ha ocurri do al descri bi r un a inexist ent e "hoguera tvagneri.tit:t relativo entierro en un "e¡rrbr¡"y do de bomba" ,como pÍesuntossui ci di osrit u¡ l: s t r ¡ s l¡ muerte del j efe, por l d t.ntc t¡' 11,r l ust¡r i: of ici. r lpcn1¡ c1e un hilo, soLrrc de tc,lo [rci Ci-'!] r.iz()Ircs: * P c-rr pr)co ti .n)po r¡uc dcnror,,Trcvor - Roper en el ilcgar a s:.¡s conclusiones sobre el suicidio; a f¡lta de su ningún poiicíadel mundo podría aceptar in1.'r'rebrs, ',c:rtigación nlngún juez, selltenci¡rcomo cierto el suiy -rdi r,de H i tl er. ' kP or 1acai i dadde l os testi moni os que ut ilizó, nin¡ui r j urado podría haberl e dado l a razó n: las f uent es que é1menci ona son, como veremos, sospechables r' n sí mi smas y no se puede creer seri ament e,sin que :l ecl i e una i nvesti gaci ón seri a, en l o dicho por esos : csti gos. L¡ historia que contaríaTrevor-Ropery que fue con-

verdad indiscutible, había comenzado a escrisiderad.r birse el rude mavo de 1945. o A l¡ r sz z . z o d e e s ed ía , l a ra d i o e m i s o ra fi c i al al eman¡ h:,bíainterrumpido su programación habitual para ¡nullci.rr que el almiranteKa¡l Doenitz, Comandanteen Jefede la flota del Reich, había reemplazadoen su cargo a A doif I iit le r. A c ont inuac i ó n h a b ía tra n s rn i ti d o l a p rocl ama de aquél: ",4,.1e¡n¡¡res-, hombres y ntujeres, soldadc¡sde la Wehrmacht, el Fiihrer ha caído".Doenitz había conciuiclo su discurso diciendo: "El .jurarnentode obediencia tTrre disreis al Führer me es debido ahora a ní por parte iie c.rrl¡r¡.n.r vosaLros de como el sucesor nombrado por .'JF-¡i ¡ c' -!,r/./.r c1r.,s .r/c¡ll¿n e-s: tu np I Í d co n v u estr o d eir r. c J'¡:-. t'ii.t .i.'1)itss¿r()ilc'1'/c' csr.ir'It peligro". L.r f irl-. .,i¡rii:lt'r-r uotici.lofici¡i r'púbiice que se tuvo sof : . cir c lc s r ¡ - . : rri c i ó n H i tl c r-y h ry q u e re s ¡ltarque no de s e h¡ bla de m ue rte n i d e s u i c i d i o s i n o q u e s e uti l i za el eufemismo el Führerha caído-tampoco es claro en su dis c ur s o:Hit lerp a re c ec ¡íd o e s ed ía y n o e l a n teri or. Só1o dos rneses después caerBerlín surgió por pride mera \¡ezla versión del suicidio, y fue etérer. Cuando tres mesesmás tarcle,en otoño, se pensó er-t investigarno hubo periciasdel arma ni del proyectiluti lizados (porque nunca se los encontró), ni tampoco se r ealiz ar onc ar e o se n tre l o s te s ti g o s ,n i s e c o mpararon entre sí ios datosaport-ados sus deciaraciones en haciendo manifiestassus contradicciones. Además, nunca se hicie¡on exámenes forensesde los cuerpos(porqueni siquierahabíacuerpos)ni se anaiiz¡ron los elementosque pudieron hrber quedadoen el lugar,como rastrosde sangreen sillonesque podrían hab er s e c ot ejadoc o n l o s g ru p o s s a n g u ín e o s del propi o Hitler y de su mujer.porquetampocoses¡bír cuiles eran.
¿O

t:,nrrgor, tampoco aparecióel mobiliario que esrJ_ . cn el bunke¡ni los objetospersonales Hitler y su mu_ cle jer. Aunque puede suponerseque algunosde esos obje_ tos se encuentren todavía en al gún de pósit o r uso, lo irnico que se mostró al público cincuenti años más tar_ cle,fue un uniforme de F{itler y susbotas expuesrosen el museo mi l i ter de Moscú.

¿Qui én habíaechado ¡ rodar esrave r sión r an Doco .onfi ¡bl e?, R especto l as fuentesmenci onadas n la invest isa_ a e ¡i on de Trevor-R operen octubre de r945 los pr inci¡ ! aits testimonios habían sido recogidospor personases_ ::.echamenre ncul adasa Fl i rl er y uni das a él por un vi :Ll rf,mento l eal t¡d. S e puede deci r que el au¡ or int e_ de l :' ct,ualde l a hi pótesi s del sui ci di o fue el m avor SS rcmpk;r. l .a pri mera decl araci ón de K empka r ealizad¡ en ,i crchtesgaden zo de j uni o, si etesem.r nr s t espne, r , el r . 1. .Lrs hechos,fue recogi cl r cn un cl esi r¡jt o il. . l. r i; r r , ¿:;í , ' .J P ress: "SeEjtn una persona que asegura haber presencia<1o (e --()rno incineraban los cadáveresrociados con benci_ ':.t.f 1itler y Eva Braun con quien se había casado dos días .ntes se suicidaron el rj de abril en un compartimento 'ubterráneo de Ia parteposterior de I¡ cancilieríaalenta':.t en Berlín. El rcstigo aludído es el chofer personal de ' i itler, ]lamado Erich Heiz Kentpke, quien-aseguralta'-'r..-'c-¡doel cadáverde Eva Braun de dicho compJrti_ --rt-t'tto poco antesdel amanecercleltj tle abril después .:e f !itler y Eva Braun se dieron muerte con pistolas .','tlrher. Agregó Kempke que también Goebbels stt v iir¿)sJ stticidaron en el mismo compartimento .qc .su!r, +i

---

rcÍráneo en Ia noche del t al z de mavo y luego el recinto fue rociado con bencina e incendiado. Kempke dijo queademás de él fueron testigosde la cremación de Ios cadáveresen la cancillería Bortnann, Goebbels, Otto de Guenschey Heinz Linge, dos edecanes fliüer v otros dos individuos cuyos nc¡mbres no recordaba. Añadió quepoco antesde suicidarseHitler y Eva Braun, el Fühe rer anunció susinrencionesa Guenscfi v }e ordenó que pan que no cayesenen poder de cÍernaralos cadáveres los rusos". no Lo más significativode estadeclaración es el error en la grafíade Kempka sino de la fechadel presunto suici dio: dur ant e lo s q u i n c e d ía s s i g u i e n te sH i tl er v E va y d i b ¡ n ¡ s erv is t osc o n v i d l p o r d e c e n e s e p e rs o n as por si f uc r . rpoc o s L' i b ¡n¡ c ¡s a rrn te te s ti g o se l z 9 de abri l . quizá advertido del error SóLon'r,.ir¡.rosteriorntente, e n que h¡ bí ¡ inc u r¡i d o . Ke mp k as ec o rri g i óy d i j o que el suicidio habíaocurrido el día 3o y que del cadáve¡é1só1ohabíavisto los zapatosy parte de los pantalonesporque el cuerpo estabacubierto por una manta fechadoel día siOtro comunicadode la United Press guiente al anterior, dice "Un miembro de lastropas SS que habíaesr¿dodesentpeñandofunciones policiales frente a la cancillería el t de mayo, Hermann Kantau, en su declaración hecha ante los oficiales del XXI Grupo del Eiórcito NoÍteamericano, afrrmó haber presenciado la incineración de los cadáveresde Hitler y Eva Braun desde el principio hastael fin. Relató su historie en más de una oportunidad y sin contradecirsecomo si hubiera repetido una lección bien aprendida". Karnau sin embargoadmitiría luego que nunca habíavisto de cercalos cadáveres. Dado que a comienzos de julio de r945 Berlín habíaquedadodividida en zonasde ocupaciónintepor pr im e ra v e z l o s c o rre s p o n s a l e d e guerra s ra liadas ,
4Z

norteamericanos inglesesobtuvieron el permiso p...: e recorreren la zona soviéticael lugar del supuestosutci dio y reiterar las historias que contabanios SStestigos. Uno de esoscorresponsales, Percy Knauth de Life, envió un despacho su revistadonde sintetizaba delas a claraciones Kempka y de Karnau. El periodista repede tía lo del 4 de abril, el error de fecha contenido en la declaracióndel mayor SSKempka y agregaba que durante una visita ai bunkerhabíaadvertido una pequeñ¡ mancha de sangreen el sofádel estarde Hitler, donde según Kempka, éstese habíasuicidado.

Sobreestabasey durante parte de rg46 Trevor-Roper trabajóparasu libro, que fundamentalmente esuna versión ampliada a zoo páginas,del informe original, ¡crecentadopor ios dichos de otros supuestostestigos qrle tampoco pruebanla muerte de Hitler.

Norns pág. r. Bauer, SPIONAGGIO, roz Eddy, STORIA DELLO

+)

l

pd*Fndn! ¡Eib¡F Gu$r!¿, Li¡a. t(ñpt¡, on t¡ü.rd¡do p'!sE a12 sdkl¡ d.l fi¡'¡¿¡thl Omr.lú !olü¡t6 M¡Eñdd y Holb<r* d.l¡ L,túEnd'ru ss, diFm h¡bü úsb ¡rd.r úos adrvd! ¡ un8 n.d6 ¡L l¿ eli.l¿ ¡lel bu¡Lrp.rc rc los vnÉñ d. c.re, y ¡o pudreron¡poúr <leEI$ tri pÉli3t6É ci¡IYsvoF Cñosifudau¡.ónf*ióndeiñpoE Ropa .rribiia ¿¡ su libid: gtd¿¡ ÁaanrcEúido r¿ ohJ.dvó fnzl. Al \s!¿l qte Al¿na, quefúe úrcñdo s@dn¿te b,jo el ltho d¿l¡ío B8ú@ úbÉn.Í ¿ ñ.¿.mo úre.L lz Hmúida¿ 6¡A dtmdo ú ú po¿á desúbñno". hs,¡ don¿én1¿te ¡¡.tu¡¿Fo¡rtdstue ennuüosimu¡¡orú¡libro Ddr. C@o qudó di¿ho,d él s. b*ó l¡ m¡yof¡ dd E¡t¡oF*dda.otu¡urc,q'n!Eft !rcn@n!olld¡d. y mpli¡r¡Io los lüs¿E onun¿3, hEt mán¿olo¡.nñnós. Akú.s ¿jemplos 66 hitos: d€ 'E ió K.¡'pb, €/doÉ. H¡tf¡ É.to rqEodr 16 tr¡Bp.cs.t Hidáy d¿s p¿rqu {tondd. Tdbiánb¡üír si.io $ cbof¿.a dix dsioc si.ndo & Fbl <d6uz, porqdpb mlD ¡L s úr. 'i[i@. j.s lo h¡hl¡ ddü.ido m ede 6 u¡ xubd*r¿É', h6É 16 p6c! d. Rú¡3¿¡. sido.l r.L ¿. ' It.iM Iiig¿, ¿l úyot¿úo.}{rbír pcron¡l d¿l Berehofy d¿lá cüilri¡ dd R.ich H¡bh knido ¡ susórd!.es a ochÉiubs nl.nb¡6 ¿. l¡r SS¿erÉrdd:ú. E¡de los ss d¿lp¿6dn ¡ $ dlo h¡bh paFl¿rós, n'1skos, mffi os,d.

D

D6 hombÉ tumnlonás mpotuDE.n h mpli¡.ión d¿l¡ inv¿stt-i¿ni ld n¡yores ss Heinz Li4. y om cü$h!, mbos crFü¡dd por 16 sóvi¡ncd y .iados por l(mpü: úno t6risos. P.r¡ Lin8+ Hnlr seh¿bn dispa¡¡dosu pútoh prbn¡l, trb¡w¡lü¿r 269 PB enl¡ sienrqüud¡, Éhürén h,bló de k¡se¿má¿"y dijo qú iuvi.Fn que¿nvólvmH erenlm h¿z¡da pan oculú¡.1ep¡¡o qu€provoc¡báí cáF d¿sE@da. tu rez Gusc¡e dEl¡ró que Hid* :e hrbtr 3uici. ^ y d¡dó dispr¡ándo* er h sien ¡lé¡echa, que ¡l hi!ño h¡bíálhvado.¡bh-s eEh Btu¿ qum €lp€lol¿.!s.br¿ él &iinp ¡lelosrdos dálap¡Eja Hidea@¡. _,4a9¿¿D¿s É ltwrRopa: ¿é 9E c@¡é ¡rrñó htdn¡d f¿dú@Eí¿2s ¿Db2d¡t y n dttdc haa.illa'a Opú¿e sqcno Éuh. pÉie njng!ü ¿plidián ñDpliorla & Pot¡bh qw hs F¡itutu ínveiczci,,E e llzw z abó.on ln.h<!i¿o dsi bi¿n+ EñeE ¡ los sdiéticos, s .leh. É¡.r .n @nn qusrE ¿l m¡no TFvr-Rop.r.l eft¡'s¡do ¡L cu*che, en.¡rel¿doebRúi:, ¿no@ moh.nro a.8nb qú¿ló5Éos arbo¡iados deld ¿d d.¡po, fu.ro. .nEr¡riñ m et pozo dq¡do po¡ un obús¡ un ñlEo d.1á südl rt¿lbuitc DEpués del.nri{'o, f.l 5ln é1, pozos Ell.nó conti¿ñ q!! fle ¿pEhd¡ (on

oñcúl ite ¡¡3uF ' otu 6ue¡q .lcu¿:6p:/¿r (ü¿p.l-4t ¿eHldf,.uy.s hjmbros 6nre*leaio, mdG dú¿ ¡6 inqr¡n6 d. ¡¡ Libstu¿n¿Tmüá! h¡bí¡si¡iosurra¿rt r.mDt¡Ls¡L1944. H¿yqueÉo¡d{ q!. lo! ds em, en ¿b¡il ¡ler9,lr, SMb:r,/ü¡E¡d! lI 5s y @pondí¡¡ ¡ ld órd¿n¿t diF.E deHidé!d.rd.lE.la,.'ft si¿r¿ diezáño! y L6 nt@! mü¡r s Eñri.m r c¡d6lus¡ftr. el ..r & f,rü! .l ' G*il&r', ¿6¿rr¿¡ Duú ediñc¡o,¡LD¡r¡t Ei¡c ntl tuhs cu¡.lr¿.16,3ólo h¡ú¡ftibido.l lñp*o.L lDü.nh¿& ¡vió! y llm padd. M@, q!.düdo tutu¡h.ú i¡Egn. Tmbiasb¡hl¡b¡d.l¡ ¡LtuiónildrJqu.td!¿i. firi.,ysin éhb¿r36 l¡roEli.trdrt 16lrbol.!h¡bhn qEd¡do h pi¿y¡. h¡bf¡@nfr¿do hsá.1.t¡óo d. Lx rob! ton¡ds.l[ pd !l ussig¡á] cd?3s6lM-

d6¡teMFmsPüovotq¡ffi EtEp.dl, mob si¡ eDb¡ao eh¿ d w it!.üió¡ ¡tr l8ffii y no.n h &rrción d¡|.s sié66 d.l5 inül¿ie ne!. Fu Ed6dbi¿no q r99o¡üs b .dd: d.l mw y iod¡vn q!€d¿he m s inEior ¡lgurcs objctos. ' ,/.¿áudo d€l¿ borÉ¡. Enú Édio demili¡ ne cor :lreddd del¡ slld¡ d. h.r3 ncü del óu¡¡ano h¡bt¡ céq* d¿6ódb¡r D.F d ¡Dd.ñi6 v É6r de ob¡saffi Éiónqu ü¡bhn rido inmpid¡s,.b p¡Ecür¡rlsaF &cin¡.¡6hÉr'¡¡pi6ypd¡,oo fdD.L "[".&ar3 D.@ y0,60 |ffi&pEiDdi d¡d Fndí¡suroh¡hi¡ lu hmEo'Eñliib Fnd¡9 hn ú rcd. F!c.lóñ ¡ l¡ r¡¡¡l¡.h .IFcrb. ' ¡, ñogs@ No s..¡.dEó u lfr elcind:, @¿o In¡lka qu Ic o¡l¡las hldlo qus¡do:. qu ¿nF:li d¡d 3eh¡bía¡en.onÉ¡do m I! ¿!ñj¿,d¡n los dd ni¡isco A.PrDpá€rih co¿bbcLy!u qlpolr M¿sü. Lósffi Dos. ¡lü¡b€rudlEdoun conüu¡dbledh:si¡dorclátil .mo h hqrd!¿ prñ r lDIrñ.IáD, no h¡bíu podÍio loc ¡Dbpruds¿d¡, Lor B4!pr¡s¡d¡ buqmsbüí¡r.tu¿oumb.h¿.ÁrE .l¡6p¿¡¡M rc Fdo b¿hcr¡loE¡t\. n¡! da uc uhdos8n&6, p¡@¡do rólo @rqu.m¿.lllE I¡! wiAicdij@ qrL:ttr @F¿ombiérm .d¡9!Eúi6¡@o¡i.nial6.itrffiülcs Er¡dpdr@ ¡id.t!'loEdd.ñ.did¡r!¿rlo! o.l Dcriord. Ehkúlór o t¡@!. dond.ls ¿t€¡ Mr@hñútiDi.Dú¿l vdond. h¡bhÉablilo.óm busdhla voládlls.oño.¡s¡roil Esx.ddicion 6 no h¿.I¡nqE ¡l rds3.¡ldd¡ñ mp

La w;¿rt-".¡,¡"u 6¡¡¡a "t ¿16 risiunE ¡ m.di¡d,6 d. iutio d. l94r El dn ú ñ! Róm¡to p.r .l pEmiq bnóto.o wGb cbEbiü y eltuiu.rAd¡ñy Ed.n y hH¡r Áa EiEdo F@ nBp.nel6y ñ¡liuÉ, indüdc 16r'nnb6 d.t Crc (couÉrt¡cliFre co4d.d.¡bAi6m Fi ¡bril d. Da7 ñE nosú¡do oc¡ @ púbü(¿mrc al¡ pl.É P¡b útlEs ¡ú¡ *hb¡n h$ int riqlosdutn.sytd obj¿id qú. I uesod*¿p¡ro..¡l:n El r dedi.ienbF d. esé,no fue vohdo .l (ubo d. lá $lid¡ d¿hd8.nch, y

1¡un¿.¡,c¡lól¿

¡L h:s L¿oo , 3m gn¿d Tübié <üreG ¡5íoóonizdB.n IG.ditui.s qu ü:hhn rdo rLúzado5po¡l¿sbonba inendh¡ix d€:vión deltip. ¡eDj6 dond. .l .ó¡imido deálltrE y rósfqo m¿b¡

nnk hs den.i ú. r, z4!¿lhr @nv*i'l2s y 4aI á ¡t2s llvtor z hd.ttpcn ss lón ¿ tts jeIús ¿. n pLt q n 6n qu. in¿ nÉb2n É ¿u@l$ á 16pnncpior Fin¡lDente d¡cért efudloro, % ¡déoJosír l¡5 ss de sett.lvid¿¿¿patqte no h nás zlh ¿elpdndgió dEl¿ d!vo.ió,,ásó¡dE¿u,t,É'l!ErEcoüs¡to¡oe¡rnuvo. Pübüo cóm¿Uo T¡clro,¡n!e! dd n&mÉDto d¿ cftb, h¿bn dAdiró ¡ l¡. rnligms dihú Esnánias ..mo tÉlia*t A¿Ls j.ftl1¡MhnuÉR "^tn .nndo lór¿n t füúc.l t¿mno n ¿q. ae¿át y v.n&LTa stu L É fl .briDáó,t a.r ere sin úb¿tE .nB b |bnm A¿.t¿2¿.. Dosmil úós despuértoe.rp.rimó@. he.¡os p.' st Ly Milsn.n Esdd U¡ids d.ribs hs obn ob.di¿r€ ¡o ¿u¿¡dry, lndicnñn que L ob.dien.iá oe3¡ espropb d. los ¡l.mÁner, En3upróloso,l libF d. sihon wiese¡th¡1, ¿¿r¡sriros.,e¿rosotu, Jo&phWechlhe4esaibe:'U¡ h.nbE.h.se eéh.rc* pE¿. qnituhúnd¿nd, ñro¿ft FqúE .t¿p¿,¿te.Eefehl ¡be¿eül t?¿sór dú6n&rleaa) El Fihmñn¿,bay ét s9 obcd.q,.xpÉran pú e dpo d. .i Lot ¿lr'Jüa.iñq oh.¿¡-¿enil¡üErslhóÉ¡ñ loüdiu E .@ u a .tiw). Et @d p@.h I b.Ímáownn (s ó ¡deÉ M órdM) nuúawet.sEpe¿o an cil@acn zrú¡dE p ü lo s Ei buzL r zlqm6 y 2utuk ó l. Pñ ¿joplifrcaa J con¡Dd¡nÉ déj.¡mpo de*F mi¡io rt¿Aur¡wiÉ, F{dlD¡nd Hó del¿aí¡: "Yód¡ó ¿{Ír nwohl" Lafóhula inDliobr másqu la npkjón d! u¡ o¡den:en l¿sbisión ¿trM vdutrd áj!¡¡ dond¿h propi¡ p{en¿lid¡d y.¿ p¡cidxdd¿@úi. ooueóbúd¿ñnitihmE.l,-

Tód¡ shs i¡forheion* y oa* pl¡8ad* d¿mas óm la qu s. hh ñ.úion¡do ois.n: aú a3umon,osde nihbrcs ¡¡ell ldlüstu¿@ ss AdolfHiir.i un cu.rpo d. óliF @do @tu qR lu.so p8ó ¡ ódituir @ diyicur¿i¡Feiü ,ól de w¡f,.,ss, i¡ /tdo/nn:d¿,.1¡úre ayo 6rüd:É ¡bq tu..mond¿¿.. El snpo orisin¡l h¡bl¡ si.lo fm¡do m 1933 cm.lo s¿ppDFdi.h, cl priñ!¡ rurodió p¿ÉoFl deHjtl!¡, hábhs¿le..rcn¡doldprin*osrohonhr¿sd¿hrSS pn¡ quecuid¡r¡nal nucvo .¡n.iller Rípid¡nen( d ¿ú¿rpo h¿üñqlcido f,nr¡ ld .clmimtos eh.dvos y p4o eé ad inicio d. I¡ g!¿r¡ y¿.on6ba ón 3.ooo uno d¿tu5 conpor.nE. lo d¿Gnnia tuti¡.a!: si¡ ' Er d r,ila2i¿lñ not @ú¡rh m6 @ cn¿n F¡ a.iD dd6¿ sorc/o5¡¡¡i@, pú@6r¡ü¡ñ92n 9¿. hüa6n ñ@rlo qk qthñ-.' LG l€b¡ d. tü ss h¡bl¡n !i.to ¡lci Mi¡o,¿.slt¿m2IüIÉ¿y Nt6@ jwúb é ñd.ljrl2¿pÁpeto ¡ ¿fe üdno, según.Fibió u .rp.cúliú, '?.s¡¡tf¡ sidoindrl.j¿o greéÉtptlzbnart;ataa h e;n d. w y ¿lÁn ñiño ¿f,tlt i¿8. A f,lá de @á die¡ón dzlqdn o Aktua¿ pol¡üc1d. @húa ae qk no hta¿ h eÍu id¿¿úúinz¿cl púi¿o, el t¡l¡¡h.ab¿.aDh@ ¿6smdóny úz ElEión eórtí Eituo'. Y ¡nadn pD qú ¡o qúdún duüs: "¡bru¡a dd.

I I

t

Porsüsol¡ púEnmci¿ aesEgdFó, éros kstisos no eF¡ pe$ons.d6¡bl.s ensínGb¡s y h¡.¿piriónli' ncal de sustsstimonid ponía.n duda l¡ Y.ed¡d d¿ les,nv*iisaciones qG * b¿s¡¡n en.llos . ju_ ¿¿ dseio* ¿1.áDir¿¡ laE*r¿ n¡v¡lMusna@ y bs ná@ss ¡ s Fre ds inroF r¡;1en Pennsilv¡nia, Los soviélic$ m.dsron ¡ ftisti¿¡on enE dimir A.tonoe mfdrmción percÉúltó inúolrlo úérodos&módáiicospqúnosáñ hñh di¿ áñoFconúébdos men ú¡ cdabozon6óvih o en m ed,gsibeñnó. Musun¡¡no 6dibió u¡ lüró Dr?zdtu p, Mich¿¿l en d nÉño, fts ¿n¿lEr lós últinós dis de E nó¡irj que p!r: ¿¿b¿ ?Parnt.Aá d?l¿ r H, e,.(onchy¿ ¿eqúpHt¿er no ñuden eDn¿yó d¿t94s ,ulp¿ su obc nedúró ¡1rermi¡¿¡ 3u invstie¿oó¡, ¿nh dalenEevkú¿lDorcp¿6on¡ldeHitl¿¡,a chofd, ¡ suml.!, *qet¡ios, pilotosy ¿ltosóhcblesq!¿ *d Hd¿i vieF¡ lo! úrúnc dtu m e¡¡úl¿¡o qü¿esos cmbban enu p¡inqmdnenF le ft Lo súhb¡ co¡h¡ente üdE qu insd cuenE d¿que podin h¿bd Déno¡iz¿do tú versión r* Pc$oms Endli¡ cülto ¡ Hrlé¡y $. prs er?ñ¿MirdeÉ¿¡ü a los ksdgos.oi¡cidm d¿¿r modo@no lós interc_ l¡pidÍr¡ g¡dos en su i.v.sris¡ción aledu, $¿ y d,udi.4la olP¡ ¡ los soliéti@selPemi o.lusión, d¡ queHrder sel*sfmr¿. qú Ls nvadg:ciors ali¿&eapma .ñsis!¡{d dijetu s¡mbr¿ y $ cldo y.mtuúua los bsEg.s jrequeó¡his@¡i¡.tul setu ¡on sün¡¡rió reinq y ei3 ilcids diferonEsdelos úldnos díasdeAdolfHider

¿. ¿r¡u¡kery¿ f¡lE deu adívd,.l deB*chscad¿n dedfó m 1956 $

dbun

nemán

L¡dedrmió.sebs¡b¡.nlosesrimmiosde.úE.t¡ p*ón* queen sun¡yori¡ h¿bín sidoss y €de ce* de Hitlei ¡l jú¡ú¿nto de tod6 elos h¿bi¿sido elñism. "rno frat 2 Dio\ ob¿deüinódi.i.,2lmeDé¿A¿alfft¿e. FíhNdelR.kh y¿el pteblo,le ñín, rctu¿¿nesuprno delz tt/ehn¿ehr y npe ño ñi p2l2bn ¿¿sotd1¿óqíe ah,¿fleé ,úpre e$e )urúÚn úbiénanesqo ¿éñ¡vi¿a", E*¡ ñ.lelid¿di.compd'ble y!¡opi¡ de$c6rios vol w¡íá ¡vere décdrsñ:! Drdeen rDn¡ y entosE$ados unid6, dmdo lásjüsdciás esos párss o¡¡¿ntfú dé Enlos¡*:dG Unidd óru¡ió dúrúe elcso mrado conIa inv¿stigrión a h a¡mili¡ ñ¡fi6¡ canbino, .u¿ndos ind¡s,ódunnE años p*o ¡o s püdi*on to Dr enmft¡a tr¿¡{¿cion$ deIo5cpÉ,er EnralE, duanÉ.1 srú proeso il¿ Pálrno á lá fanih Rii na,órmó ¿lsop¡Ecido: nadie.onfi¡b¿m l¿spal¿brs delos pjdbdl Pm r¿.ó.shn lÓsh¿.hósd¿lictivó3 v¿fm sólolasibwsrisacions y láspru.b:s cir$rú .ühr Lo quese?udo dri6ü tue sólos¡{i¿s a unos De ulman¿É3¡mii¡rocuri¿¡onlasc6rsAúFn' te la invsricación a l2 logiab¡sóni.z P2, PtópzEá,¿a DuedeLicioG!Ii.E e*! caso rmpoco s pudieror tóh¡r cono buens l$ declmcior4 ¡lel c¡¡n n¡er üo n¡ h de los denás nienhros de h losi¡. E3* in¡hgrionA duron enó!-y¡óñ¿ses.óDól:i¡vsbg3ción h ñu¿^¿ d¿H itl¿¡- y i'1n asr. de 6daytá hoyno püedcnconsiddre conplerN ¡i los c*os r.-

ComoprÉ lc ss, ¡nb'én pÍ¡ ¡osDafiosa y P¡n lú m*o¡s .s con¡t!.b é¡¡ sinónino ¡h ho¡or y d.

¡ .tdbiR !n si t¡ frü.or¿ ¿nd;¡l h¡bi¡ .o.udo 194s, Dnnq.¡pidlo d¿losú Ador !l septienbrc dr Hidr e iEUr inici¡do Di€, ¿l¿d. n¡yo ¡ls ¡qud ¡ño, rl .I2 siguiene del .onú¡i.¡do d. Do.niE. !s.épd.6 sobF Los!fliéd@ & f,¡btú nñdo I¡ ulncl¡ oñcül T*s, h noricia.ra 6e a¡un.io. Séstn ú¿¡u.E ná iási'¿a y 4 M.sol m hriLren 6 ¡ñF ñx que '21ptóp n |zdree d. Hldd, lotnejs q¿¿ tiln ¿áril Fiiht.r las n..l¡os ¡t¿zh¿ uú Infórhición pü{,dr tu. d¡d¡ h mio F¡n¿ del m6Fno d.Rllúim.s Er d pd m @hmbE ¿¿ rerioÉb únúo, qü.o c¡1i6.ó ro'dl¡ h dedr+ .ión d. DolniE s¿6E "¡r¡ húób d. Hm.l 'üm .l@É h d.¡da d¿A¿tltn" s d¿ AI dh sislimÉ,.1t.t ruyo, prl¿ Edh.rltf¡ FnE he,optu¡ado pórl6 ru3ósb¡ni6s MosílH¡ Fú qu. "GÉót€& s /¡,¡f: su¡oi¿do d.splaé.le hzy da dhs ¿tes ¡ fl¿rpor¡ys¡l'oJ: ó!.¿do reé pu& dtjo qu. unbi¡n "kid.r ,'¿bh muú Pd lrs únlñ ü b s@tls eviédú y I rc 4.nÁw 9ú¿¿ó lústque s.É ¡np&ü¿ ¿¿¿¿stuhrif ! dd cú.1 El 3 de ñ¡yo, uE i.ft)lrffión úüü d.l Spsundo Eiérchobriránio, ¡nu¡.ió qre u¡ cenánl s.¡enl eviériio üzbr¿Évd¡do que los lls h¡bi¡n .núnhrlo Eé. IB tuin¡ de l¡ ancil¿ú u crdáv¿r .n bun e*¡do qúes. @¡sid{¡bá ono.l d. Hid.. sin.nbr8o, ¡úqü úo ¡L ld 3iwierG SS(qui.r diio quese3li¡ él Hid¿ * h¿bh.vadldó d! B.rlfn) *¿

Els€n nl3.u r'n jlf¿hitir{sqi¡o.odeA.dr. Im¿hh¡.r?li.ib 5e .&¿d..n Euú D¡ob..
ábñénE.'Es@ái

rd.4
I n¡L¡ñú.d!@r! @t hftlsúr ion!¡4

@ ¿ eHteF¿

4ée¡Át hrl.f;4.

{e¿!/(i¡3ÚdJ¡{,d,J4o¡bñ¿¿f¡

¿d¿rde]nÉÉÁe¡¿.a@(!nerD!¿¿ 0 Ddú h¡ d n¿ dd¡di & ! .ú¿ú

it

d6FÉ@bd¿¿fuw'44úa&

sobrecodoalemapor ciento eran de origen extranjero' eran Rarvson' Comodoro nes. Los principales centros en 1acostaatlándcav San CarRivadavia' San Antonro los de Bariloche en la cordillera' '" y los pocos estabaprácticamente desierto El i;;t.r comunidades.indígenas' habítantes existentes eran de ";;;;;;.nia posee.elcinco por t:l:11 chllen" '^: v por el contrarlo' en rritorio qie tiene su país vecino' Región y en el extremo su límite norte que esla décima estabapoblada en su mayoría sur en Tierra del Fuego, prácticamente deshabitapor colonos rl"-"t"', 'iendo conjunto patagónico se el soló mediana' En il;;;;;" alemanes' p.JtJ" estimar más de 150'ooo por los naz-is€nestosanos Laspublicacioneseditadas partidario' pero efecdvapr"üJli.* ¿aban sí un cuadro una densidad inferior a o'5 mente estastielras tenían que tampoco es real habitante por kilómetro cuadrado' de cientos de miles de porque hay enormes "*i""uio""t litO*"arot prácticamente despoblados'- . DigesrconsideEn r96r el mismo Áú^nt" ¿" Reader tottu desértica'y en sus rerabaa la Patagoniacomo "tt" poblada hasta indicaba que estaba .;;;t-*p3.iales zona misionera' por indios y q*" "tuo desinformaciones qu-esean' todo Equitocacrones de que "La fantásüca Antártica Deutschland i";;;;"" va se h a b ló, es P ar t ede l e s p a c i o v j ta l a ]e má n y ¡q u é p ar:eI "." de los.geopolíticosale:n.la concepción imperialista los territorios ocupados ::::.::.s de principiot ái tiglo' f'"g*"tttos del espaciovif su plenitud' Es "..--,nori., "1"-""u' 'oá p"'"áIt""'"r tai : -= .\lemania ""t"titt alemán y aún extraeuroel le¡-:s¡¡um exüanacional idea de expansiónirnperiaa una ;;;. ¿:,t..pondiente lista co::-': nunca se dio en la historia'
a^t

El espaciovitai Hitler lo define en fuler.¡r ,(;¡:.-:-.- - : : "Un deber especial por tratarseno de cualquier ii-'r -i -: negros, sino de la madre germánica, de todo lo l'ir-j¿;:que da su forma de civilización en el mundo de hov .

Cuanto se ha descripto hasta aquí fue reafirmado el r7 de enero de r938 por el doctor E. Ehrlich, quien dictó una conferenciaen la Escuelade Altos Estudios Políticos de Berlín, ante los líderesde la juventud hitleriana en el exterior. Durante la conferencia,a ia que asistió el Gauleiter Ernest Bohle, responsablede los alemanesen el exterior, agrupadospor Hitler en el 4r Gau, Ehrlich se refirió a los fines de sus organizaciones el extranjero. en Dijo textualmente, haciendo referenciaal extremo sur de América: "Existen en el Nuevo Mundo grandes territorios poblados casien su totalidad por alemanes, cuya tareadebe consistir en tomarbajo supropio gobierno las tierrascultivadasy trabajadas por ellos y susdescendientes, para ponerla bajo la protección de nuestra maravil]osa y otra vez poderosa patria alemana. Pero Ia organización en el extranjero debe y lo logrará crear una comunidad alemana que no conozcafronteras ni mares 1ejano5"." Los nazis sabíancuán importantes eran los Auslandsdeutschen,losalemanesen el exterior. La importancia que tenían bien la describe Simon Wiesenthal en su libro los asesinos entÍe nosotros: "AI final de Ia Primer Guerra Mundial, mientras Austria y Alemania atÍavesaban Ia crisis política y econórnica que siguió a su derrota, muchas perconas de ambos paísesemigraron a la Argentina y no era de extrañar que en su mayoría los nuevos entigrantes {ueran nacionalistas radicales,que r ol

r--

no querían vivir en la derrotada Alema¡tia, esclavizada de por'las cadenas Versalles'' Con su acostumbrada di-ligencia Ios nuevos inmigrantes erigieron fábricas, esfundaron periódicos y revistasy gay cuelas empresas, influencia política". naron una considerable

xtl

NorRs Artucio, Hugo,NAZ15EN EL URUGUAY' r. Fernández p á g srr8 y tz o . . z. Ibid,pág.rzr. LA Rafael' INFILy Toni Patricia Bolasell, 3. Reid,Pablo, TRACION N A7l. Págs. 74/75. ColoniaAlemana",DIARIO LA VAN4. "La Argentina, GUARDIA,ro de ab¡ilde r938' 5 .l b i d . DEUTSCHUM,pág zo8 REIMES F¡iederich, 6. Lange, DEUTSCH GERMANISCHES 7. Biemer,Ludwig, EIPAN p á g .g s . LAND, DIARIO LA VAN8. "La Argentina,Coloniaalemana", GUARDIA, ro de abril de r938. 9 .l b i d . ro. Hider, Adolf, MEIN LIEBEN,págs'3zr/zz A¡tucio, Hugo, NAZIS EN EL URUGUAY' rr. Fernández pig.tz9. p. DIARIO DESES/ONES CAMARADE DIPUTADOS' 18de mayode 1938.

Enla Argentina,la división exffanjeradel NSDAp ha_ . bía sido creadael lo de mavo de ry31,yse desrgnóa Hans Nieiandcomo su jefe. Anteriormenre, el z áe febrero, éstepublicó un aviso en el periódico de la colectividad, eI Deutsche La PIata Zeirunginvirand.o a parricipar de Ia fundación de una asociaciónnazi. En febrero de 1933se rrasladaa Buenos Aires Willy Kohn, el jefe del parrido designaclo para América Lati_ na, quien anteriormente operaraen SantiagocleChile, paraencargarse personalmentede la organizaciónpolí_ tica de los aiemanesresidentesen la Ar-eentina. Pronto tuvo resuitados.poco más detos neses des_ pués reunió a cincuentay un organismoscon persone_ ría jurídica ya existentes, realizando formalmente la proclamacíón de lealtad a Adolf Hitler. añosdespués, 1932, ocasiónclelcongreso en en . Yno: de ios alemanesen el extranjero iealiz¡cio en Stuttg.rrt entre el z9 de agostoy el 5 de setielnbre,y en preserrcia del ministro de RelacionesExteriores ván Neurath, el GauleiterBohle dijo: "Los germanos en el exrcrior clue no quieren ser nacionalistasconsiderándose ^lemaÁes tienen un nombre 'traidores a Ia patria"'. Sus palabrassurtieron efecto y .r.r*".rrrron los inscriptos ai NSDAP. En esos años había en la Arsentina t66 escuelas alemanas, lascualesconcurríanr3.'roo a tudi antes. "rLos maestros que trabajabanen ellas necesitaban el visto bueno de Ia Unión de Escuelas Alemanas,y fren_ te al embajador\/on Thermann tenían que comprome_

I

zo4

-nflml

2C )5

llilillillil
terse así: "luro serfiel y obedeceral Führer del Reich y del pueblo alemán Adolf Hitler, velando por lasleyes ;, cumpliendo exactamentelos deberesde ni obligación profesional. Que Dios me afude".r Idéntica situación se vivía en Chile, donde el parlamentario Julio Barrenechea agostodel r937habíaaden vertido: "Yo denuncio desde estahonorable cámara,un movimiento sumamente serio, que esú ntinando nuestra soberanía nacional. Me refiero a la infiltración nazi en eI sur de Chile. En esaregión hay una gran cantidad de colegios alemanesenteramente controlados y dirigidos por el ministerio de educación alemanaen Berlín, colegiosen que seprohibe el estudio del idioma y la historia de Chile y se propaga la mentalidad nazi en desa{ío de los principios constitucionales chilenos".' El Director General de la educaciónprimaria chilena, Luis Galdamesformuló declaraciones coincidentes en un reportajeal diario New York Times el z3 de abril de 1939. En Uruguay hubo numerosasdenunciasdemostrando que en las escuelas primarias y secundariashabíauna infiltración nazi, y que en las escuelas regidaspor aiemanes, los maestrosse expresaban tan mal en español que era lógico suponer que no pudieran enseñar Io más mínimo de esteidioma. En las aulas,los adornos se concretabana retratos del Führery banderinesnazis, de manera que nada recordaraa los niños el paísdonde habíannacido y donde vivían. Se denuncia también que las fiestaseran exclusivamente aquellasque tenían relacióncon el nazismo, y que nuchas veceslos maestrossepresentaban con uniforme naziy el brazalete correspondiente. En resumen, algo tan exclusivamente anti uruguayo que todos los denunciantesse sintieron indigrrados. En z o6 z07 noviembre de r939 una maestrauruguaya escribió un¡ carta a un poiíticol denunciando qrrÁ la escuela ale"., mana del Departamentode paysandúdonde concurrían 9o ni ños, en l os días de fi esta se d aban vivas a Hit ler mienrras se repartíanimpresosconteniendolos discu¡_ sosdei Führer, pidió también que se retirara del frente de la escuelael retraro de Hitleiy que se izara la bande_ ra uruguayaen los díasde fiestaen vez de la bandera con la esvástica.

Estoshechoseran comunesen todas lasescuelas ale_ manas,donde en los libros de lectura obligatorios había tírulos como Goebbels conquista Berlíni Salve Hitler, 'A/g se nos regala nadaen la vída"(frase de Hitler).4 En Chile hubo un movimiento nacionalsocialista au_ tóctono, fundado porJorge Gonzálezvon Ma¡ees. Si bien integrado por chilenos, entre ellos el escriror Miguel Se_ rrano, muchos de los jóvenesNaoscaqcomo se hacíanlla_ mar, renían ascendencia_germánica igual que la al mayo_ ría de sus votantes,los alemanes reside"ntes Chile. Én E n l as hebi l l asde s crnturones tenían grabado un rayo. réplica a" lo, sslt El 5 de setiembre de r93g inrentan un golpe de esra_ do que fracasa, dejaun saldo de 6o jóvJnes y muertos. En aquellaépocaei Movimiento Nacionalsocialista con_ cluye un acuerdocon el Frente popular y se asiste a una increíblecoaliciónde socialcomrr.rirt",éon nacionalso_ cialistascontra el candidato conservadorque es venci_ do en las elecciones presidenciales. El presidente Pedro Aguirre Cerda libera a los jefes Nagrsas,yautoriza el renacimiento del movimiento di_ suelro.Se llamaráVanguardia popular,y en las Socialista eleccionesde r94r resultaráun verdadero fracaso: ob_

1,, if

t endr á s ólo ro .o o o v o to s y d o s d i p u t.i d os E l casochi p leno es int e re s a n te o r l a h o s ti l i d a da b s o l utade nazi sy comunistas haciauna derechaliberal v conservadora' Chile no fue tierra fértil parael desarrollodel NSDAP' en quizá porque los alemanes Chile estabanconcentramil kilómetros al sur de la cala décima R.egión, áor "t pital. En documentosdel FBi abiertosen r996 estáncena s adosen el p a íst2 9 .o o o c i u d a d a n o s l e manes. Las fuerzas armadaschilenas tuvieron la influencia c as t r ens ea l e ma n ad e s d e 1 8 8 6 , a ñ o e n q ue el capi tán en E m ilio K órn e r c o m e n z ó a d e s e mp e ñ a rse l a reci én c ons t it uid a Ac a d e m i ad e G u e rra .D e s d e t895, cuando trajo a Chile numerososoficialesalemanesque pasaron a prestar serviciosen el Estado MaYor del Ejército.fuep r ón c ont r a ta d o ss u c e s i v a me n te a rr l a A cademi a de Guerra otros instructores,antesy despuésde ia Primer G uer r aM u n d i a l y e s to s i g u i óh a s tat9 3 5' Su influenci.r fue tal que h.rstahoy adoptó la música nletáiico,el pasode ganmarcial alei¡an.r,el típico c.tsco so y los timbales a caballoen 1osdesfiles. Perolos militares chilenos no pudieron serinfluenciaextrañas,y tras ver el rumbo que todos por ideologías maba la guerra,el NSDAP fue declaradoilegal, definieron su posición sólo en enero de r943, rompiendo las relaciones diplomáticas con el TercerReich. Igualmente 1osSeralemanessiguieron utilizando cuanto havicios Secretos bían implantado allí en los diez años anteriores. Eseperíodo fue bien resumido por la periodista chilena Loreto Dazay publicado en la revista Quépasadel rr de octubre de r997. Daza pasó aproximadamenteun año consuitando documentos rop sec¡erdesclasificados revidel Archivo Nacional de Washington -NARAdel FBI resó más de 65o cajasque conteníaninformes c I ac ionado s o n C h i l e . zo8

Su investigaciónda cuenta de cuán importanre fue l.r i ntervenci ón nazi , tanto que en r 94t , el pr esident ede E stadosU ni dos, R oosevel r ,m uy pr eocupado, ost r ó m en público un mapa secreroy 1opresentócomo prueba de la intención de Hirler de apoderarse la región desde pués de la guerra. En esemismo año Canarisencargóa Ludrvigvon Bolhen dirigir el espionaje lo largo de Chile. Estehabía a nacido en Chile y era un experro en jurisprudencia chilen.r, había si do asesor di rect o dei pr esident e Car los Ibañez del Campo, el dictad.orque gobernó con mano de hi erro hastar93r.E n 1933 von Bolhen r uvo la opor , tuni dad de i ntegrarl a comi sión par a r ehacerel código penal chileno y dejarsu huellaen su sisrema judicial, todavía vi gente. Terni nada e st a t ar ea f ue a Alem ania. donde se convirtió en un funcionario de la Abwehr. R egresó C hi l e el zr de j un io de r 94r , el dí a ant esque a A l emani a i nvadi eraR usi a,su m alet í n diplom át icollevi ba 4oo.ooo dól ares en ef ecr ivo par a f inancir r sus operaciones secretas, unos 6 millones de dóiaresde hov. En Santiagode Chiie, como era cosrumbreen la Aótvehr,asumió un cargode Agregaclo milirar en la embajada.En casitres añosde actividadclandestina. homsus bres no dejaron tarea pendiente, todos los puerros chilenos estabancontroladosy sus organizaciones briilaban, sobre todo en el sur; donde había siete bases abastecedoras ubicadasen las provincias de Valdivia, Temuco, Puerto Montt y Punta Arenas; esteinforme llegó a los ojos del direcror del FBI, Hoover y en marzo de t942, el mismo informó al Departamenro de Estado la existenciade un centro de abastecimientoalemán para submarinos en la sureñaAysen. El director del FBI, muy preocupado,aseguraba que ei controi de los alemanesera tal en la zona que los prozo9

de pios nazis sejactabande que no habíani una estrción .t-r en donde no tuvieran, al meir"r, oficina del correo nos, una person¡ de confianz-a. por el almir¡nte CenaLa organizaciónfuc registrach Abivehrcomo KO, bajo el m¡ndo ris en lo"sanalesclela l os e de v on Bo h l e n y , a s u s ó rC e n e s s t¡ban i nscri ptos también los vicecónsules' con-ro ¡lemanes, consulaclos baio control' Laspoderosasempresas Todo Chile estaba uno en alenanasradicadas esepaísencubrianlos espías' fue responsables Werner Siering' de cuyos principales gerentede la casaBaYer. " fi;lJ ¡ime estimadapor el FBI Exirtí. una red de espías más un centenarde courrrers'apoen treiuta elementos, conocidacomo PYL' que vadaDor una radio clandestina por ' rños' a l o s n o rte a meri canos dier a d o l o ¡ d e c a b e z a por otro equipo clandestino con sigla Fue sustituid.a de PQZ. Von Bohlen fue sustituido, el z9 de setiembre h o m b re d e C a n rri s , B ernardo Ti mmer, g43p o , o tro vivienmann, quien tras terminar la guerra aparecería A rg e n ti n a . do en B a ri l o c h e .

En Uruguay, considerandosu limitada extensión' todo fue.lgo mis compacto:allí el partido nazi pudo armar y completa de asociaciones agrupaciones .,rr. "rtrrr.trrra el Frente Alemán del Trabajo a Veteranos oue iban desde áe Guerray ]uventud Alemana' Habíamutuales alemanas como Clnb Nazi de Esparcimiento,clubesdeporti"l vos y hasta un club de planeadores'No faltabaun grupo ligadas comerciales de las SA, y habíatambién empresas como el Banco Alemán Transatlántico y al oartido nazi, l.ahusen,Staudy Barth' las empresas las grandes firmas como Bayer, Siemens y También Mannesmann esiabanradicadasy relacionadasal N SDAP'
210

La Argentina fue tierra fértil para los rTazis; em, las presasal emanas ertrpe zar on r adicar se a lnasiv¡ nr ent e desde1933. medi adosde 1939casier an zoo, y se poA día estimar,segúnel FBI, en unos 194.ooo ¡ieinanesresidentesen Argentina con pasaportedel l-ercerReich. Sus actividades pasaban para los orno inadverticias ganismospolíticos oficiales. el r8 de mayo de r938 el Ya diputado Enrique Dickman las denunciabaen la cámara por abiertaviolación a la leyes del país.s 7 de julio El de r939 reiteraba denuncia6 ia informando que en la Argentina, entre muchas organizrciones,operrban la Juventud Flitleriana,la Unión Alemana de GuerrerosImperiales,la Organizaciónde Muchach¿s Alemanasy ias Tropas de Asalto SA, la Gest¿pomisma, de la cual e¡a jefe Karl Arnoid. El origen de estaúltima denunciafue un discursodel generaiRitter von Epp publicado en ei diario Deursc,he La Plata Zeitung. "Hasta que Hitler asumió al poder, Alemania dio año por año miles ciepobladores a los paísesamericanos,quienes sirvieron como abono cultur¿L, pero no hentos de tolerar por rnás tiempo l.t inmigr.tción en esa forma. Ahora quercmos esp;cics par.rnuestros compatriotas, territorios que de acuerdc¡con 1anueva división pedida por el general von Epp permanecerán a Ia Gran Alemania".t Esta contundente declaración fue seguida por la publicación, en el diario argentino Noticias Gráficas,eldia 3o de marzo de 1939,de un sorprendente artículo, en cuya parte principal se hacíareferenciaa un documento fechado Buenos aires, de enerode ry37,dirigido por 1r von S hubert, C onsej e r ode la DelegaciónAlem ana, y Alfred lvlueiler, jefe del grupo NSDAP de la Argentina,
all

a la Oficina PolíticaCoionial de la Dirección clelReich e n i a p e rs o n ad e 1AIto C omi si onado del E stadoR i tter von Epp. parareuuna distribución de tareas En él se detallaba patagónicasde nir informaciones sobre las provincias de la Argentina,y ios encargados cumplirlas:irrstituciones como el mismo Partido y la embajadaalemana,su Cámarade Comercio y los bancosgermanosque operade ban en Argentina. También las grandesempresas caellas la pital alernántenían que dar información, entre á" tr.rrtpotte naviero Delfino y la comercial ganadera La.husen. En detalle,las tareaseran de obtención de datos mipuertos' litares,pozos de petróleo,mineralesnaturales, condi ci oa fe rro c a rri l e s , e ró d ro mos,redescami neras, n e s c l i má ti c a sy h a s ta c o mposi ci ón raci al de 1apobl ad c i ó n y d e te rn -i i n a c i ó n e l as zonasdonde l a pobl aci ón de habla alemanaera relativamentedensa. las También destacaba futuras posibilidadesde colonización: "Bajo la suposición teót'icade que se anexe a1 Reichtoda Ia zona".8Estadenunciaderivó en la iusticia argentinay comenzó una investigación con arrestosy allananrientos. El diario socialista La Vanguardia realizí un pormenorizado seguimiento del caso entre los días z y 7 de abril de r939, señalandoel día 2 el arresto del ex mayor alemán Schuker,dirigente de empresa acusadode espionaje, al igual que Mueller el día 3, v el ailanamiento áel Banco Germánico y de otras instituciones el día 5' De esteprocedimiento se ocupabael juez Jantus,con la única prueba que contaba eran unas fotografías de los documentos incriminantes, pero que no eran probatori a s j u d i c i a l l n e n te . M u e l l er reconoci ó l a fi rma como propia, pero desestimóel contenido del documento' En
212

el jr-rzgado quedó la sensaciónde que la copia perrene_ cíaa un documenro fidedigno,y que probaLlementeen eseentoncesel original hacíatiempo que se encontraba guardadoen unos archivossecret;sdÁ Berlín. Los abogadosdefensores Muelier fueron pagados de por la embajada alemanay suscomunicadosdifunáidos por la prensasimpatizante nacionalsocialismo hasdel v ta por el diputado demócratanacionaiVidela Doimr. El 5 de abril fue presenrada oficialmente en la canci_ ilería argentinauna nota escrit¿por el doctor Erik Mei_ nem que decía,en síntesis,io siguiente: ,,El documento publicado en los diarios de la capitsl relacionadocon y supuesfas aspiraciones de Alemania al territorio de Ia Patagoniaes una absurda falsificación i, y concluía que "estacuestión no existe para Alemania". La cancillería argentinadirigida por el Dr. Cantilo res_ pondió con orra nota similar, donde muy diplomática_ mente declaraba que se tomaba conocimiento de la no_ ta anterior, y que en respuesta,el gobierno argentino, habíadispuesto la investigaciónde-l caso. ,,Toáose ha_ rá en terreno de la claridad como las cordialesrelaciones que felizmente exísten en:;:e estos dos países",así ter_ minaba. El combativo dia¡io socialistaLa Vanguard.ia su dio opi ni ón en un edir or ial del r z de abr il: ; , Hem os leí do atentamenrc las dos nons, la de Ia delegación alemana y Ia de Ia cancillería argentina. ConfÁamos nuesÍo asombro y nuestra indignación Nuesr¡o asombro por la inocua nota del gobierno y nuestraindígnación por Ios términos audaces la comunicación Á2i,,. de Paladín de esta cruzada anti nazi fue el diputado Dickman, todo el caso estádocumentado en el Diario de Sesiones de Ia Cámara de Diputados argentina. Por su parte, la prensanazi tanto en Argentina como
114

en A l e ma ¡i i a ,s e h .i b íal a n z a d oc o ntra D i ckman. H abía enrpezadoel 7 de abril el DeutscheLa PlataZeitung, consideranCoque era toda una maniobra sionista desarroliada por los judíos yanquis y ios de ia Argentina. En Alemania el periódico NationalZeirungde Essen, en en su número rz4 del 6 de mayo, se expresaba términos durísimos sobre el tema: "Su padre espiritual es un judío de nacionalidad argentina, el pro{esor David y Efron, que pareceser presidente de la Liga Panamerica dei comité contra Ia propagandanazi en NewYork, consejera íntimo de Los dirigentes de su misma raza en cuesrjonesde la alianza panamericana, acuerdo a la de receta del Secretario de Estado Cordell Hull". Cuanto se ha publicado de¡nuestraque en Alemania fueron tomados por sorpresa por las declaraciones Efron en Nuede va York, referentesa Ia proyectada Antártica Deutschlan d y , s i e n d o l a me j o r d e fe n s ael ataque,tambi én el perióclicodescalificaba afirmado por el presidentede lo ia comisión pariamentariade investigaciones 1as de actividades antiargentinas,Dickman, insinuando que su "padre oraba todavía en Ia sinagoga de Moscú". Enrique Dickman, en respuesta,comentó que sus padreshacíaveinte añosque vivían en la Argentina. EI periódico alemándefinió como quimera la invasión nazi, urdida paraque la Argenrina ofrecierala Patagonia ios judíos a como tierra prometida, acusandoque esteera el fin parael judíosEfrony Dickman y acusaba los cual trabajabanlos a EstadosUnidos y a las democracias general,de invenen y tar leyendas, luego increíblementehacía¡eferencia coal mentario ya citado de von Epp sobre la necesidadde las colonias,sin dejaren clarosi estas palabras también hacían parte de las leyendasque denunciaba. Minimiz¡ba, además,a ia coiectividad alemanaen Argentina,calculándola r3o.ooo personas, en cuandoen 1a
a1^

misma épocala enciclopedia alemanaBrockhaus esrim¡ba los alemanes residentes Argentinaen 1.3oo.ooo. en Un ú1timo repunte hubo en 1939en el parlamentoargentino, el diputado del partido demócratanacionalDaniel Videla Dorma, hombre de confianza del entonces poderoso senadorMaríasSánchez Sorondo,atacódirectamente al diputado Dickman y a su colegaDamonte Taborda, también él miembro de la comisión investigadora. Acusabaai primero de aparentar defenderla soberanía nacional, atacandoa una inocente colonia extranjera, usando documentos fotografiados de origen dudoso, lo acusaba también de acciones confusas,perturbadoras y desprestigiadoras haciaciudadanos nacionesexrranjey ras,le reprochaba acusaciones, nazis,fascistas fasus a y langistas. serenemigosde la nación deseosos apode de derarse Ia Patagonia. de E n l as úl ti mas pal a br as de su discur so, pr áct icamente se dedicó a transformar en acusadoal acusador, sentenci ando: " A mi modo de ver , I asm or alidades que revela el Sr.diputado socialistaDickman en es¡as actuaciones,no hacen más que caracterizarsu triple personalidad: nacido en Rusia, nacionalizado aÍpentino y de raza judía".9

Este affaire, al estallar a la brevedad Ia Segunda Guerra Mundial, cayóen el olvido y sólo en los años'9o fue reflotado en ia Argentina, por unos pocos historiadores iocales,interesados las páginasoscurasde su país. en

E l año 1939sería,en la hisr or ia m undial, un año de transformacionescon epicentro en Europa. En Españaterminaba la Guerra Civil con la victoria
215

d e l fra n q u i s m o . En tre Ita i i a v A i emani a se fi rmaba el pacrc de acero,y.rlamanecerdel rqde setiembreempedanzabala invasión de Poloniapor lastropasalemanas, do inicio asíia SegundaGuerra Mundial. En e l mrr, e n tre e l 3 o d e s e ti embrey el 7 de di ci embre, ocho mercantesingleseshabíansucumbido bajo el fuego de los cañones del Admiral Gra{von Spee,un mode derno acorazado bolsillo. amenazaen el Atlántico sur, fue origen de ia caE,sta ceríaque el comodoro Hardwood encabezócon cuatÍo cruceros,patruilando un triángulo marino que abarcab a d e s d el a b a s ei n g l e s a n l a s Isl asFai kl andhastaR eci e fe en Brasil y Lagosen Nigeria. el El r3 de diciembrede 1939fue avistado corsarioalemán: se encontrabanavegandofrente a ia entradadel estuario del Río de la Plata,entre Uruguay y Argenrina. Comenzó un cañoneode una hora enre lasunídadesinglesas y el acorazado alemán,al cabode la cual en ambosbandos hubo muertos, hericlosy daños ent¡e las naves, el inexplicablemente, navío alemánviró y se Después, adentró en el estuario seguidopor la flota inglesaa una distanciade veinte kilómetros.Todavíaho¡r,a casisesenmilitaresno ta añosde ocurridoslos hechos,losanalistas están de acuerdosobre el origen de estaactitud. Las averíasque pudo sufrir el acorazadoalemán no eran tan gravescomo parajustificar el autoencierroen el estuario. A las zz.5o del mismo día r3 de diciembre, uruguayas, el sin solicitar autorización a las ar-rtoridades comandante Langsdorff atracó el Graf Spee frente a Montevideo. Comenzó un nue.voround,pero estavez diplomátide co, entre los embajadores las dos potenciaseuropeas ante el gobierno uruguayo, que formalmente, era un paísneutrai y firmante de la Convención de La Haya, la zt6

cual estipulabaque se podía repararen puertos neutraies só1o averías que afectaran navegación. la Peroésteno era el casodel acorazado alemán. El embajadorOtto Langmannsoiicitó permiso paraque la nave alemanapudiera quedarsecatorcedíaspara realizar lasreparaciones, el embajador y británicoEugene Millington Drake exigió que no le ororgaranningún plazo. Mienrras sedesarrollaba estadiscusióndiplomática,el comandante Langsdorffempezó a esbozarun plan. Informado por su embajador de que "En la Argentina hay simpatías por Alemaniay que el propio Minisro de It4arina, alntiranteLeón Scasso partidario del E¡e",," el es analizólasposibilidades romper el bloqueoy cruzarei de estuario,recorriendolas roo millas náuticas que separan Montevideo de BuenosAires, pero habíanllegadootros buquesingieses la desembocadura Platay considea dei rando que al Crafspeele quedabanmuniciones sólo para meciiehora de combate,el comandanteLangsdorffenvió un cablecifradoal airo mando alemán. El mensajedecía: "r. Renown y el Arc Royal,lo misno que cruceros y destroyers cerca de Montevideo. Cerrado bloqueo nocturno. Ninguna perspectiva de romperlo y salir mar afuera para conseguir llegar a }a patria. z. Intento llegar al límite de las aguasneutrales.Sr puedo luchar para abrirme camino a Buenos Aires con las municiones que me quedan todavía lo intentaré. 3. Como Ia salida forzada podría resultar la destrucción del Speesin la posibilidad de causaraveríasaI enemigo, solicito instruccionespara saber hundo el barco o me sosi meto a Ia internación".tt El Gran aimiranre Raederen Berlín, quien recibiera ia comunicación,previa autorizacióndel mismo Hitler, di o l a más ampl i a liber t ad de acción al com andanr e Lanssdorff.
277

A l a s 6 d e l a ta rd e d e l r7 d e d i c i embre, i mprevi stamente el acorazadoaiemán se hizo a la mar. Inadvertisus pasos,eI Taconta, mercanun do, otro buque seguía te germano que también se encontraba Montevideo. en marronesdei Lasdos navesseinternaron en lasaguas enfilar hacia1aflota inglerío, y cuando el Speeparecía sa,el corsariocambió rumbo haciendoproa hacia Buenos Aires, pero poco despuésse detuvo en el medio del río. Desde lr4ontevideo los uruguayos observaban ia maniobra, sin conocerel último trabajo de inteiigencia del capitán Hans I-angsdorff:cuando zarpó, el Speetenía sólo el mínimo indispensablede hombres para navegarlo,y el resto de la tripulación habíasido embarcaclo al Tacoma. Detenido el buque, la reducidatripulación abandonó el acorazado, que había sido min¡do y preparadopae1 r a ex p l o trr a i a s r9 .4 o d e i ¡ mi s ma tarde.E n estei nstande de te, ck'sde escoller¡s Montevideo centenares resl¡s tigos vieron'. "una tremenda columna de humo que envuelve e} navío y se elevaa más de 3oo netros, luego comienzan a elevarselucesde todos los destellos,lasllay maradas las explosiones se suceden en cadena,se ven dos cañonesde u" Ianzadosal aire como si fueran escarbaciientes"." Mientras ei Speese hundía, desdela costaargentina, segúnel plan trazado por el embajadoralemán en Buenos Aires, von Thermann, viajabanhacia el lugar de la y explosión dos rernolcadores una chata.La tripulación que se encontrabaen el Tacoma,subió a bordo de esos barcosque hicieron proa haciaei puerto de ia capitalargenti n a . Ya antesde desembarcar, desdeotra embarcación,el embajadoracompañado por miembros de la coloniaalea mana, se acercaron recibir a los tripulantes. z l8

Una vez desembarcados fueron alojadosy a la mañanr siguienteel gabinete nacionalresolvería internar a los r.o55 hombres que llegaron.Treinta y sietehabíansido los muertos en combatey hubo un herido que quedó internado en Montevideo. El zo de diciembre, el capitán Hans Langsdorff se suicidaba.Así fue como la guerra europeay más de mil marinos alemanes que habíanparticipado en ella,llegaron a la Argentina.

N or¡s r. C ¡nr¡ras¡, OD Al5UR, pág. +6. Jorge, ESSA z. Fernández A¡tucio, Hugo, NAZIS EN EL URUGUAY, pi g. r z4.
l1-:..1 ^1^. ^ ru¡ur PdE>. J. ,^/^Á Lz>/ Lw,

"Elpartidon.rcionalista César, alemán Argenen 4. Prieto, rina",TODO ESIIISTORIA. númeror48, setiembre dery79. CAMARA DE DIPUTADOS,tS 5.DIARIO DE SESIONES de mayode 1938.
i ,1- i ^..1. . 9 3 c. *, " César,TODO ES NOTICIA, número r48, setiem7.-Prieto, D r eo e 1 9 7 9 . A T hi .l ,.1.

\

8.rbid. CA 9. D IARIO DESES/ONES MARA DEDIPUTADOS,z3
r]e irrnin.]o r^t^

"El to. Baver, Osvaldo, fin delúltimo corsario", TODO ES HISTORIA,número6. rr.l bi d. rz.Ibi d.

279

lfiilffi
xlll
El presidentede laArgentina, doctor Roberto Ortiz, había declarado1aneutralidad al comenzar la Segunda Guerra Mundial. En junio de r94o delegó su mando al vicepresidente RafaelCastillo, "un consewadordefinido y que apenas disimulaba su simpatíapor Alentania",' por causade una retinitis diabéticaque estaba dejándolo ciego. j E l 7 d e d i c i e m b red e r9 4 r, s e p ro duj o el ataque rponés a PearlHarbor,que obligó a los EstadosUnidos a entrar en guerra.Sietedíasdespués,el presidenteCastiilo declaróel estadode sitio, y 1oaprovechóparaproscribir en a Acción Argentina,una asociaciónpro aliadacreada r 939 , q u e c o n ta b ac o n + o o .o o o s i n rp;rti zantes. se A principios de :94z Iasnacionesamericanas reunieron en la conferenciaInternacional de Río de ]aneiro: las había convocadoel presidente Franklin Delano que ellasayrrdaran los a Roosevelt,porque eranecesario que pudiera salir de ia conEstadosUnidos y esperaba ferenciaun bloque homogéneo proaliado. Ruiz l-uiñaArgentina envió a su canciller Enriqr.re zú. Su misión era encolumnar a los gobiernos1imítrofestras 1a banderade la neutralidad,pero seencontróen se Río con que todas las nacionesamericanas alineaban con los Estados Unidos. Ruiz Guiñazú.pragmáticamencon los te, aprobótambién él 1arr,rptura las relaciones de paí se s e l E j e . d Cuando su decisiónfue comunicadaal presidenteargentino "los gntpos pronazi Io rodearon v tiñeron su administración con sombríos colores v \os sectores milir¡zZO resfavor,tbles al Eje trataron de forzar la poLítica nacional paraoriennrla en el sentido que ellosquerían".' El presidente Castillo obligó a su delegadoa anular el compromiso contraídoy declarar neutralidadargentina. la A l os norteameri ca nos adecisión les cayó com o est un bal de de agua fría. El secr et ar iode Est ado Cor dell Hull fue te¡nrinante: "En una lucha de vida o muerte.los compromisos ¡esu.lran ahsurdos". Fue el propio Roosevelt quien tuvo que suavizarla situación,evitando precipitar los hechos,que hasta podrían llegar a abrir otro frente en su propia retaguardia.

A fines de junio de ry42, de los tripulantes del G¡af Speeinternados casi cien se habíanfugado, tres habían muerto y sól o ocho habí an sido r ecapt ur ados cuando estabanemba¡candoen un buque de b.rndera española. En estasevasionesestabancomprometidos funcionarios de la empresaalemanaSiemensSchuckert. el diEn subsidiariaargentinafigurabannueve alerectorio de 1a manes y dos argenti n os,el gener alPer t inéy el asesor ministerial Urien. De los tripulanres que habían dejado su lugar de internación, dieciocho fueron empleadosen la embajada alemana, gozandode inmunidad diplomática.A mediados de r942, BuenosAires disputabael dudoso privilegio con N{adrid, Lisboay Ginebra de ser capital del espionajeinternacional.AIIí Iasactividades los agentes de personal nazis eran casipúblicas,hastael representante del presidenteCastillo, Osmar Hellmouth, fue denunciado como agentede la Gesrapo. "Los agentesdel Eje operaban desde bases argentinas bajo órdenes del alto mando alemán, reunían datos vitalessobre embarcacióny movintiento de tropas .tlia-

'ilffi

das,armantentosy producción de gaerra norte¡mericana y medídas de{ensiva,s latinoamericanas. Operaban estaciones de radio clandestinasy retransmitían sus hallazgos a Alemania. EI espionaje había dado conto resultado paralos EstadosIJnidos y susaliadosgrandes pérdidas humanasy económicas."3 L o s p ri n c i p a l e sb l a n c o se ran l os buques mercantes que llevaban alimentos hacia Inglaterra,y la flota submarina alenr¡na tenía así precisión sobre su posición. A e s taa l tu ra . l a a c ti tu d d e l os norteameri canos era terminante: no tolerabenla neutralidad argentina. El D e p a rta m e n to d e l T e soro propuso el congel amiento de los créditosargenrinos Washingron y proen hibie¡on las exportaciones haciaBuenosAires, pero est¡s m e d i d a stJ m n o c o s i rv i c r on. El p re s i d e n teC ;rs ti i l od e cl ar¡b.r:" Los E stadosl -)ni dos quieren dictar órdenes a la Argendna pero su presi". dente no cederáa .hspre.sione,s Lo que Castillo ignorabaen eseentoncesera que su gobierno estaballegando al final. Su voluntad de no malquisrarsecon el TercerReich llegó hasta prohibir la exhibición de EI Gran Dicrador, la película donde Charles Chaplin parodiaba a Hitler, consiguiendoque el embajadorvon The¡mann enviara un telegramaa Ber.líndiciendo: "Por lo menos en el seno del gobierno de Castillo no sepuede hablar en absoluto de una actitud hostil hacia Alemania".+ El mandatario argentino esrabatan preocupado por quedarbien que cometió un graveerror, el 17de noviemb¡e de ry4z,al nombrar como Minisrro de Guerra al general Pedro Ramírez. El generalrepresenraba ejércial to argentinoen ebullición. En é1, grupo se destacaba, un el GOU (Grupo de OficialesUnidos):lamentaban pérla dida de prestigio del ejército v predicabanla necesidad
222

de resis¡ir1.rs prtsiones contr¿la rreutralidad rrgentiu.r. R espectoa e st e per í odo hisr ór ico,r ecient esinf or maci ones de ar chivos salidos¿ l¡ luz despuésde m ás de ci ncuenta a ños der nost r ar í ¿n inr er és de Ber lí n ei por i nfl ui r sob r e los acont ecim ient ospoií t icos de la Argentina asícomo vínculos secretos entre BuenosAires y el TercerReich, encabezados por el lider nacional i staJuan C a r losG oyeneche I os m ás ait osjer "ir cas y nazi s. Goyenechehabí a par t ido de Buenos Air es ei 7 de abril de ry42 como agregadocultural destinado a la embaj adaargent inaen M adr id; en su r ecor r ido cur opeo se reuni ó con los m ás im por t ant es lí der esf ascistas de E uropa : Fr ancoen España,M ussolini en I t aiia, Ol i vera S al az ar Por t ugaly Pier r e Lavalen Fr ancia. en Li egaa B erl ín, y ei 3o de noviem br e de r 94z se r eúne con el canci l l erRibbent r op. Goyeneche-que actuabaen nombre del presidente argentino Ramón Castillo- logró, en Berlín, serrecibido tambi én por Him m ler y obt ener una pr om esa de apoyo al gobierno argenrinodel pfopio Adolf Hitler. Las gestionescon el régimen nazi fueron descubiertas por el servicic de raCioespionaje que inrerlvtagic, ceptó cablesenviadospor Goyenechede Be¡lín a la cmbaj ada al eman a en Buenos Air es. Esos despachos debieron ser entregadosal coronel Perón y al teniente Aumann, edecánnaval dei presidenteCastillo. Los cables fueron objeto de un Resumen:el MagicN " 347,redactadopor el coronel Carter W. Clark, del Servicio de InteligenciaMilitar y conservadohastajuiio de r997 en los archivos secretosde la Narion al Security Agency. Otro hecho interesante que Goyeneche es estaba vinculado con el diario Cabildo,periódiconacionaiista que recibió sustanciosos aporresde la embajada alemanaen Buenos Aires, como lo declararaErich Otto Mevnem.

_--)
141

lililililffi
más paíseslatinoamericanospara que no reconocleran a las nuevasautoridadesde facto. E n iuii o d e ry 4 4 , e l D e p a rta me n tode E stadoacusó al preéidenteFatrei de apovar1osinteresesalemanes'E1 NewYorkTimeqque atribuía antisemitismo a los gopidió directamenteIa guerraconbernantesargentinos, tra Argentina, v Rooseveltordenó tomar medidas para evitar un probable ataqueargentino contra Uruguay y Paraguay. Perón se habíaconvertido ya en 1afigura dominante del gobierno en Buenos Aires, v se acentuó la inclinade ción nazifascista la política nacionalargentina'Contra él dirigieron sus dardos el Departamento de Estado norteamericano y el Foreign Olfice británico. E l ¿ de m a rz o d e ry 4 4 ,l o s E s ta d o sUni dos anunci a¡on oficialmenteel no reconocimiento del gobierno de Aires. también declaróduramenteel Secretario llr,renos Hcnry Morsenthru "Toda América del Sur clel I-esoro, l¡scisr.r a treno.e que desarraiguemosesro v? ¿ ror¡rJr-se de ia Argentina".t retiraron su embajador,InglaLos rrorteamericanos terra hizo lo mismo. El z de agostode r9.44,Winston Churchill habió a la Cámara de los Comunes: "Como inglés,me ha de serperdomomento, pensaÍen otro país sudamericanadoen este no, con e] cual tenemos íntjmos vínculos de amistad y desdesu nacimienta a la libertad e indemutuos intere.ses Me L'¡enciencia. refrero a la Argentina, todos sendmos pro' como amigo s de la Argeny tinda ¡sena también ansiedad, épocade pruebaspara lasnaciones,no ha rü1i, clueen ¿-'sfJ rlo rrrrrsir/er.t ad ecu.tclo d eclarars e si n cer a e in equ ív o cani tllrtgitn.¡re-se¡v.l linitación del lado de Ia Iirrc'nre-y.5i1t con el mal. ¡Y no só|o con eI bertadv ha elegiclocoquetear ma],sino con el b¿ndo pertledor!".8 zz6 En esemismo perícdolascosas ibanmal paraAlemania, acosada todos los frentes. en Los angioamericanos hastaalcanzar habíanavanzado casila mitad de Italia,lossoviéticos encontraban frense te a Kaunas,Wilna, Lublin y Lvov v estaban invadir por Rumania. Desde el z3 de enerode r943, cu:rndo Casablanca en se encontraronR oosevel tv Chur chiil,poniéndosede acuerdo paraexi gi ral R ei chexclusiv¡ m ent e capit uuna lación incondicional.a Hitler no le quedómás que intentar un miiagro de orden récnicoindustrial. Paralograrlo contabacon el desarrollo nuevasarde mas revolucionarias, como el nuevo U-Boote XXI y la adopción del Scñno¡che1 de (una manguera ventiiación que aumentaba ¡endimiento de los submarinos inen el mersión, con el cual ios sumersiblesalemanes conse virtirían en submarinos). mejoriasa los ¡viones ciásicos Metog y Dof S,queaicanzaban 7oo ki1ómetrcspor los hora, y al Mez6z, que empezaríaa ser operativo en octubre de r944, l ograndol o s 9oo kilóm et r os hor ar ios. A l mi smo ti empo, comenzar ona lanzar se cohet es los Vr seguidopor los Vz de los cuaiesse fabricaron4.3oo y se lanzaron r.o5o sobreLondres.Si el efecto sorpresa fue aterrador, el estratégicofue nulo. Había otras armasque bien habríanpodido pasarde la fase de estudio a ia de fabricación, pero no fueron priorizadasporqueias industrias alemanas empezaban a sentir la crisis. El z3 de mavo de r944 hubo una primer reunión entre Hitler y los industriales, el mismo Berghod en el en
727

Speercuenta así este encuentro" "Hitler Obersalzberg. posiinvitó analir^i la siruación con todo el realisno ^ si é) quisierafinalmente escucharl¿ desagrable, como de d^t]" uo" de la ierdad y cansado todos los ocultados' falsos optimismos y servilismos abrigados de mentiÍas".9 Terminada ia reunión, que serealizó con un numero Speer' restringido de indusuiales"'Hitler", como dijo aquella de un "nos d"ejóal fin una impresión insólit't, hombre frío. objetivo Y sagaz"' codespués'el 6 de junio' 1as Menos de dos semanas aiiadaen Normandía sasseprecipitaron con la invasión pley veint" díasmás tarcleHitler convocó en reunión Este encuentro lo orí.ria los industrialesalernanes' " su ganiz|en el hotel Platterhof,l unos cien metros de centenarde 1asmás reiesidencia,allí se rcunieron Lln se ¡l i pr es enta ti v a sn c l u s tri a s e ma n a s ' H i tl er, qui en ya dijo que creía muy cansadoy Preocupado, "rrcontr.b. de en la promociOn de ia iniciativa privada como fuente "Si esta guerra culmip.ogr"ro y de evolución, y acotó: n^Á ,on nuesüa viaoriat, el emprendimiento privado de la economía aleman¡ vivirá su gran momento Después continuó diciendo: "No hay ninguna duda no oue si nosotros tuviéran'tos que perder esa guerra' la sombra de una ecoquedaríaen Alen'tania,ampoco la Áomíaprivada ". Y remar c6: "Señores,si perdiéramos que hacer'En gu"rr^, no habrá ningtna'Íeconversión' uno de nosotros sólo nos queZqu"l mo^"nto, a cada reflexionar sobre'la manera' d)rá hacer una única cosa: de su' reconversión' Personal"''o El mismo Speerque cita estaparte del discurso de Hitler admite que para él resuitó oscuray ambigua' julio de Poco menos de un mes después, el zo de Wolfsschanze'su Cuarr944, Hitler se encontraba enla zz8

tei Generaien la Prusiaoriental a catorcekilómcrrcrscle Rastenburg.A las rz.4z, en la barracade n-radera clonde estabareunido con su esradomayor, detonó una bomb¡ de un ki l o de exogeno . Su potenciaexplosivaequivalíaa la de un obús de r5o milímetros, y si la explosión hubiera tenido lugar en el bunke¡habitual sepultadobajo ocho rnerrosdehormigón armado,todos los presentes habríanmuerro. Hitler sal i ó con el pel o chamus cado, pant alones los hecho jirones;a simple vista lo más gravefue una esquimosisen su brazo derechoque aparece una foro tomadael misen mo día, cuando hacíael saludo nazi, per o t am bién el desgarrode l os ti mpanos dejó por un¿s sem ¡ n¡ s a H itler con mareosy malestar. Amén de esto,hubo hasta quien vio, como Karl von Vereiter,a Hirler muerto y sustiruido por un doble. En su libro Yo vi matar a Hirle¡atribuye la fuente a Dieter Zabel . De la polvaredahabíasaiido rambién el mariscalKeitel constatando "Todavía no nos llegó la hora", y el general /odi exclamando "¡No valíala penaquedarseen casa/".Hitler cantabaloas a la Providencia. V ei nte días después,en Est r asbur go, la Fr ancia en ocupada, hubo oÍa reunión secreta con los máximos industrialesalemanes,en un edificio de paredesrojas de Ia PlaceKleber, conocido como Maíson Rou¡e. AIIí, setenta sietehombres que representaban poy el der económi co de l a A l em ania nazi. em Dezar onuna reunión que duró más de dos dias,.uyo t.-, centralfue decidir su propio futuro. Eran conscientes que sólo de se estabatratando de contener el derrumbe del Tercer R ej ch,v que quedaba poc o t iem po. Quienes participaronde ella,tenían un único objetivo: salvarla vida y el dinero de los más altosjefesy bien2"9

d e s u últ im o En c a rg .rd o e n e g o c i o s , n u n extensoi nterrogatorio ante los aliadosel 4 de febrero de r946.

Las simpatíasdel generalRamírez por el GOU pronto fueron advertidaspor Castillo,quien, el 3 de junio de r94 3, quiso separarlo cargo.Al día siguiente,una codel h.rnrna ro.ooo hombres a la orden del generalArtude ro Rarvson avanzó sobre Buenos Aires, desdela cercana basemilitar de Campo de Mayo. el Es¡ misma noche,el generalque encabezó levantaproeje,fue investidocon la banmiento, un nacionalista da de llesidente de la N¡ción. La llamada "Revolución de| 4 de jttnío de ry1j que denocó a Castillo S,acabócon el répor gimen consdnrciona),{ue gestada el GOU, integrado por coroneleE renienrescoroneles, mayoresy c.rpiranes establecerun régimen dictaen actividad, que deseaban torial de basecorporat¡vista. Su filiación fascisr¡ y nacional socialista indudable, ya que en su primer r,'hoyo1es vidada proclama afirma¡'an que su gobierno sería 'una dictadura inflexible cooToen Ale¡nania,para inculcar en las masasel e-spínrunecesario pararecorrer el cantino heroico por el que serán conducidas"'.5 El generalRawson sólo iba ¡ durar dos díasen el cargo, y pasó la banda presidenciaial ex minist¡o, general norteamericanas sintetiz¡ron Ramírez.Lasautoridades s u pos ic ió n , rL -s p L ' c a i o s n -ri l i ta red e l GOU , con est.l to s afirmrción: " Losjefes nllira¡es que sucedieronal prefunciones, se negaron deliberasidente Cestillo e¡r ,s¿ls junto a lasdemás repúblidanlente¡ siru;¡a su naci(¡rt cas americ.tni?scon el fin de proseguir 1a giic'¡lr, se negaron incluso a a€ruaren forma convincent:e contfa Iasautoridadesde espionajey propagrnda. de los enviados del ejedctttro.ie su.spropits fronter¡s".6
224

El GOU fue lideradooriginalmentepor los coroneles Eduardo Avalos, Enrique Gonzilezy luan Domingo Perón; su meta final eraasegurar preeminencia la argentina en América Latinacuandoseprodujerala victoria del eje que ellosdescontaban como segura. r4 de junio, a diez El días dei golpe,implantaron la Ley Marcial,prohibiendo las actividades políricasproaliadas. En octubre, el coronel Juan Domingo Perón, fundador del GOU y Secretariode Guerra, consiguió,con el apoyo de su amigo y superiorjerárquico, generalEdelel mi ro Farrel l ,l a di recci ón del Depar t am enr oNacional del Trabajo,que transformó en Secretaría Trabajo y de Previsión.Copiando ei corporativismo fascistaitaliano y aconsejado por asesores formados en el sindicalismo franquista,logró atraera cierrossecrores sindicales. El zz de diciembre del mismo año fue derrocado el presidentede Bolivia, Enrique Peñaranda, era proaque l i ado, v en su l ugar asumi ó el m ayor Villar r oel. Ei gobierno norteamericanoacusóa la Argentina de expansi oni smo porque se habían ut ilizado, ar m as y f ondos proveni entes l a A rgenti na . de El z4 de enero de ry44 eI generalRamírez rompió las relacionescon los paísesdel Eje, en vista del reciente descubrimiento de una amplia red de espionaje. Esta declaraciónoficial hizo que el GOU retirarasu apoyo a Ramírez, obligándoloa renunciar. EI generalFarrelasumió la presidenciade facto, y su amigo el coronel Perón fue nombrado Vicepresidente y Ministro de Guerra, ademásde conse¡varla Secretaría de Trabajoy Previsión. El nuevo gobierno fue reconocido por Chile, Uruguay y Paragua¡ pero el convencimiento de que el nuevo presidente su vice eran contrariosa una ruptura con y el Eje,hizo que los EstadosUnidos influyeran en los de-

z2s

d hech o re s e l a a g o n i z a n teA l e mani r. E ntre l os presentes seencontrabanEmil Kirdorf, el rey del c¡rt'ón. Kurt el von Schroeder, banquero de Colonia. Fritz Thvssen, ei magnatedel acero,Georg von Tschnitzler,patrón de y la LG.Farber Krupp Von Bohlen, el rev de los cañones. lhmbién participaron los grandesblnqueros. los filos nancistas, empresariosde segurosy'los industriales químicos. La característica 1arelinión se pudo conode cer a rnedias,en la primavera de r946, cuandourr oficial americanoencontró, en un catnpo de concentraciónde osc la SS ,e n E b e n s e e rc ad e Ba d Is c hl .un rJos-si erazul "los /i.¡ncionariospolíticos clel]'túdo habían asis' curr:: de/ rgimiento ¡rl.r¡.'ri¡1e'.s "resu ddo para asentarlasb¿.s.'s determinar.Los r'1¿lg¡i-¡ eir dal'I'erter Reic-h, nrortrr'rr¿(, j n dustri aies l' f , is c nt ¡rrcs.t s. i'-'rl nl i;jc. estaban ani' :.1 J-i,l po¡-ia ¡x>:;ibiltt!,tt-! I'ttli.¡r /,r¡ll.¡;ier..a consercle rlt' J?rr(/o,t ,./.r.sui biclrr:..r'1.¡rne'¡i,-'.s.¡ j tle la ..eg¿raconfisca-s¿/vr-i i-..;;r a sob¡ei'cn¿i¡í¿ I.¡rlei'rota".t' ^,¡t.lc actasfue pubiicadopor Simon f n fi;,¡;rlenl.ode esras y dice: "La dirección del Partido teme que \,'Jiesenthal, .:1g;u.nos niembros seráncc¡ndenadoscomo criminales ce guerra.Losjefes de segundaplana deberán sercoloen diyersas in,ittstrias ciave alemanas, cali:¡Cos en -las disponible a ene'? ertcs. el Partido e-ctá C¡d :le réc¡irrls de sL¡nras iinero a aquellos industriales rrc¡:ar6-randes a la organización posbélica en el exteaue co¡:tnbuyar: rior. A cambio, el P¿rtido pide toCaslas reservasde di' nero que va se ltan transferido al exterior o que puedan de sÉ,r ¡¡:ns¡eirdas*rtse.gtriCa, manera de poder consmtir derrr.tteun nuevo fuerte Reich"." EI misr.i;'spuóstle la :¡ro Wiesenthrl adnite ,1ue"Ios documentos no dicen qr-li€n,sr.'esconde b¡io el término el Partido". Lo que se decidió ell eseentonces,se puso inmediat:mente en operación.

E n r946, el D epar t am ent ode Finanzasd. eios Esr . . r dos Unidos publicó un dossje¡donde se especificab:: "Los industriales alemanes,los jefes nazis transfrrieron parte de susbienes al exterior. Ho¡nbres clepajaa su ser_ vicio montaron empresas abrieron,u"ni^, ban,:arias v secretas. estenodo, los alemanes, De utilizanclo fondos alemanes,crearon en el mundo entero 7So sociedacles: ro2 en España,58 en portueal, 35 en Turquía, 9g en }a Argentina y zg3 repartidas entre Chjle, piraeuav. Uru_ guay, Venezuela, Bolivia y Ecuador, adentás clezr4 Suiza.Pero, es sumamente diÍícii seguir las operaciones "n de transferenciadesde un bancoal ianco de otro pais,,.:t En io que respectaa la Argentin^, [¿1r que .rrb..l,r. que l as 98 empresas sum ar ona ot r as2oo ya pr esen_ se tesanreri ormenre que m uchasde las y 9g, io hiir er cn ¡ ..1a pardr de 1944. Entre estas últimas seenconrraba cre_ na" de las industrias alemanas, como la Tüdor Varta, la AEG, la Beirdori la Bosch,ia Baver,la Agfa, la lJeuu, ia Manesmann,la Merck, la OsrarrL. Reinirrerall, Scheia la ring, la Siemens-Schuckert, Vv'ella ir Zei_"s. la v Peroumbién setienennofi(.lils inr,.e¡sionesdecó de i, sitoshechospor jerarcas ie¡ct_.r riel R:ich. jc,se¡rll Ci¡ebi:,*is colocó, un bancocieBuencsAiies, r.x5c.c.,oo en dolares ¡l;e eseentcnces, unos 2t: millones de dóiares ho1,, nom_ de d bre de u¡r sirnbólico Hans Deutsch,4y no fue el único" Según un informe publicado por lc;snortean.l.rrlca_ ncs en diciembre de rq45, también Hermann Gc,,er1ng, R.obert Ley,Henrich Himmier, joachin von RibbenuJj v ei mismísimo Adolf Flitler disponían de haberesba¡r_ cari os,val uadosen e l conjunt o en r 4. gg3. 16z¡ jó. l¡ r es. 465.ooo l i brasester linas acciones y por ot r as6oo. ooc l i bras,¡5 unos 2tl o millones de dólar eq ¿cr uaies. Comenta Wiesenthal en su libro l.os ases¡ncs ena¡e nosotros que esto ocurría mientras .,tlciudadano cual_
2\1

a quierase condenaba Inuerte si intenaba contrabaná"^, un billere de t dólar". El mismo Wiesenthal estima qtre 'tegún los cálculos de los expertos' lo,sbienes que en nazls escondierott varias partesdel mundo, sul'os maban 75o millones de dólaresy pueden llegar hastat billón. Ei elencode las personasautorizadas a disponet de estosfondos fue defrnido, como el más importante secretono revelado del Tercer Reich".'6 Estos capitalesinr,ertidosen el último período bélic o. equiv aiena má s d e l z b i l l o n e s d e d ó l a resactual es, pero hoy en día, estasinversionesrealizadascon crease estiman mucho mayores' Sólo' .io.r., d" "*p."r.t, los depósitoshechos en cuentasbancariasen Suiza,se calculanen alrededorde 6oo miliones de dólares,siete billones ¡tl cambio de hoy, que están siendo investigados actualmentepor entidadesiudías' con los industresreuniones F.ncien díasserealizaron conp o r c i erro. d L y t r i; r les los f in¡n c i s t¡s . rs p ri m e ra s o s . última y más mistede iaron con la presencia Hitler. En ia en riosa, Ia de Estrasburgo, las actassiempre se menciona el Parndo,que sólo puede seridentificado con el mismísimo Hitler. Es un hecho que rrasestaú1timareunión, fueron invertidos en los paísesneutralesbillonesde dólares' Uno de las principales nacionesfavorecidasfue la Argentina, "en los años4o, un país leiano, de otra lengua, perdida en e} patio traseÍode América, que les retiraría "e} embajador y lesdeclararíala guerra, había rcnido pa' ra Ios ierarcas'ylos{inancistasdel nazismo más explica' ciones r¡ttelas Iner.tmente ecortómicas".Los conferende ciantes "qttízá.s.lbí.r¡r es¡epaís, mucho más que sus podían proyectar en esasúerra un p-ropiosh.rbir,rnte-s,1' rlo .'' tuturo Pr()Inlso

N t rr.\s r. Romero, Luis,BREVE IIISTORIADE ¿A ARGTN_ José 71N,4, pág.83. z. Ibi d. IJarold, ARGENIINA Y LOS ESTADOS ¿A 3. Peterson, LrN ID OS , ro-r96o, rS tomo II. "El . Prieto, Cesar, partidonacionalista alemán Argcnen . J tina", TODO ESHlST-ORIA, núnte¡or4g, serier.nbre r9!. L 5.Christensen. Carlos,I I STORIA AR GENIL\A SiN )uan N {| TOSpág.6rr. , 6. P ctcrson, arol d, ci r. H op. ODESSA SUR,pág.6S 7.Crmarasa, Jorge, AL 8. Ibi d,pi g.6+ . Albe¡r,MEL,IORIE DELTERZO REICH, 9. Speer, pág.4r5 ro. Ibi d,págs.4z9l 3o. rr. C amar¡sa, op. pág . : 8. Jorge, ci r., rz. \.Viesenrhal, Simon,G¿IASSÁSSINISONO TRA NOt pá9. 88. r3.Camarasa, pág.35. lorge,op.cir., t4. Aziz,Philippe, LOS CRIMINALES GUERRA. DE r5.Camarasa, op. pág.35. Jorge, cir., 16.Wiesenrhal, Simon,op. cit,pág.94. r7Camarasl. op. Jorge, cir.p.rg. 32.

232

XiV

ArlcJt Fiiiier no murió en Berlín, su evasiónfue 1afacie sr'inici'il de un plan cuvos preParativos ejecuciónse y ¿i1os medio antes. iniciaron r-los por ei futuro empiezana evidenpieocupaciones S,-:: cialse ya en noviembre de r936, cuando mantuvo un larcon el cardenalFaulhaber,en el Berghof Asi go coláqr,rio io.**na, Speer: "Despuésde esteencuentro,el Führer estuv'olargotiempo sentadoconmigo, enlabaranda del comedor, mientras la ¡'tochebajabasobre las montañas, en de <lespués quedarse siléncio por mucho tiempo, con perdida detrásdel ventanal, me dijo pensatila itit'acia son dos,o realizo complemí tr^o,,,rrtrt'"f'ara los cesos si tnis disenosa itacaso, los realizo, seréuno de ftmenrc grartdespersonajes de la historia, si fracaso, selos más re condenado, aborrecido v maldecido"'' Menos de tres años después,el z3 de agostode 1939, con el embajadoringlés Sir Neville Henderson, habj¡nc1o le comenta: '\'o soy artisa no político' Cuando es]-litler té aneglado el asunto de Polonia, quiero terminar mi vida camo artistay no como agitador de guena"'' EI 3r de agostode 1939,Hitler hizo a Poloniauna proprr*rá tendiente a no precipitar la situación"' "La oferta, "de por palabray hastalos iti puntos,fue repetida palabra ¡r sr bJesexr¡.1 je¡o.s,qu e n o a1en taban senn'mien f os respon h .rciaHitler, quedaronimpresionadospor 1o ¡Je.¡¡¡cl¿,¡e-s confenida. I-ospolacos no pensaron, ni ratonable.Jr's¿¡ la LtD ironlenLi'),acep:;.r propuesta alemana"'3 Itcí Hitle r li invasiórr <iePoionia era sólo un golpe P'.rra
a' ) ^,

rl

para apoderarsede io que consideraba pertenecientc .r Alemania, al igual que lo que hizo con Checoslov.rquia: "Una y otÍa vez, susaL)egados, habían escuchadad.eie cir, en Ia mesade Ia cena:los ingleses dejarán a los polacos en la estacada como hicieron con los checos".+ Aunque Ios informes de Canarisindicaban claramente que era probabie que inglaterray Franciainterviniesen si hubierauna guerra,Hitler hizo casoomiso, porque ios iriformes dela Abwehr "pemtrbabanIa formación de su insu ruición", como declarara ay-rdanteSchaub. Si bien Hitler contabacon un operativomilitar casiperfecto planificado en el más completo secreto,lanzó a Alemania a un conflicto, cuya evolución probabley consecuenciasno fueron juiciosamenteapreciadas, esto a la postre constituyó un factor decisivoparala derrota. Consideracionescomo "La Gran Bretañano habría de reaccionar militarmente", o "Roosevelt no se va a entrometer" o "A Stalin 1o tengo en mis mancs", eviderrcian el convencimiento de Hitler de que se produciría un duelo a primera sangre, decir,un primer combate es para salvarei honor, y luego un acuerdonegociadc. posibleun enfrentamierito Considerando con Frrnci,:, y aun suponiendo que los demáspaíses europeosno reaccionaríanante la acciónmilitar alemana,estaspremis,,s demuesrranel error cometido, pero, aunque parezcairracional, consrituyeron 1a basedel planeamiento estratéqipreco, si bien el ejército alemán,a fines de 1939,no estaba parado para un empeño béiico de gran escaia. "lnglaterra estáhaciendo blufd le había dicho recientemente a su fotógrafo de corte (Hofmann) y luego añadió con una mueca casitraviesa:'Y yo también!'."s En Ingiaterra,ei embajadorpolaco Raczynski se encont¡ó con Lord Halifax, declarando que su gobierno l consi derabaa i nvasi ón alem anay pr et endí aia ; plic: 235

ción del Artículo rudel tratado anglopolacode asistencia mutua. Poco después,Chamberlain sugeríaa su gauna comubinete dar a FIitler otra chance,¡eciactanclo nic ¡ c i ó n o fi c i a l d e ma n e ra q u e n o l a toma¡a como un ultimátum. El V:ticano, por su lado, había estadoejerp c iend o s e c re ta n -l e n tere s i ó n a l g obi erno pol aco para que negociaracon Hitler. Los primeros dos díasde setiembretranscurrieronen tentativasdiplomáticasparaevitar un desenlace beligerante, un funcionario de prensa del Depart4mento de Estado norteamericano comentó a la Deursche National Broadcasting "La forma de conducir Iasnegociaciones fia sido todo lo esrupida que pudo ser". El 3 de setiembre de 1939,Franciae Ingiaterra deciden no aplazarmás la situación, y a las 9 de la mañana Sir Nevile Henderson se presentaen la Wilñelmsrrasse par¡1 presentarel nltin-rátumde su gobierno.Lo recibeei ir.rtórprctcSchn-ridtel cu¿l ",ie carrerava a la Cancilleria donde l-lítler y casifodos sus ministros están reunidos. Lo escuchan en proÍundo silencio, Flitler parecía de piedra y miraba fijamente delante de sí". Goering se dio vuelta y dijo: "Dios tengapiedad de nosotros si perdemos la guerra".6 Tres horas más tarde, cuando el embajador francés, Robert Coulondre ilegaa la Cancilleríaparaentregarsu propio ultimátum, 1aSegunda Guerra Mundial había comenzaclo formalmente. Estanoticia, como informara el corresponsal del Daily Telegrap.h Moscú, "dejó en atónitos a los rusos que esperabanuna transacción". El mismo Hitler parecía creerlo.Mientras se preno paraba para abaridonarla Carrcilleríay subir a su tren presidcncirl Amerika que 1ollevaría al frente, "una de st¡ssecref¡¡ias.GerdaDaranowsky notó que estaba muSt silenciasc, pálido y pensativo, nunca Io había visto asíy zz6

otra de ellas,Christa Schroeder, lo escuchó decir diri'Ahora toda mi obra se derrumba, esgiéndose a .Fless.' cribí mi libro para nada"'.7 Trasla invasión de Poloniay ia intervención de Gran Bretañay Francia,no hubo una blitzkríegconrra estaúlti m¡, si no todo l o contr ar io. Hitier no quería precipitar 1asituación y las dos armadas, la angiofrancesay la alemana, se enfrentaron i nacti vaspor l argos m eses,en sus posicionescont r apuestas, la Línea Maginoty la Línea Siegfrid. Mientras tanto, el Vaticanooperabapara encontraruna solución diplomática que pudiera rerminar con lo que se había i ni ci ado. l.os inglesesestabanen el juego. Al pedido de Churchill, que ia RAFbombardeara sur de Alemania,el miel nistro del Aire británico,SirWood, le contestó:"Oh, no se puede hacer eso, se trata de propiedad privada. Después usted me pedírá que bombardee el Ruhr".8 T¡asla sorpresiva invasión de Francia,Hitler paró las divisionesacorazadas Guderian frente a lasplayasde de Dunkerque, impidiendo que estos acabaran resros los de las fuerzasde intervención inglesaparano comprometer una evenrual salidadiplomática. Pero Ingiaterra no estabadispuesta,y el Ministro de Exterior italiano, el conde GaleazzoCiano, proféticamente declara: '?a¡a que Ia guerra acabe,se necesita que Hitler desaparezcao la Gran Bretaña seavencida".g Los primeros dos años de guerra dieron éxitos aparentes, pero ya el 3r de mayo de r94z se realizíla prime¡a incursión aéreasobre Alemania y fue bombardeada ia ciudad de Colonia. A fines de octubre, en Libia, las tropas inglesasdel generalMontgomery rompen las líneasdei Eje en El Aiamein y las fuerzas aliadas,ei 8 de noviembre, desembarcan Marruecos. en
-.J /

ei Diez díasdespués, t9 de noviembre,los soviéticos las Stalinglaáo,cercando armadasde von Paulus' atacan derrota ionstituve la'"'ueltadecisivade la guerra:a Esta Hit ler la inic i a ti v a y a s e l e fu e d e i a s m a n o s' N o supo. desfartorables, las Jrrteriormente ocasiones aorovechar d" Dnnk"tque hasta fin de 194l' cuando las posiciones M.di,"rráneo estuvieron a Punto de caer' inglesas "r, "l en También cometió errores estratégicos ei trente oneny en Africa, dispersandosus tropas en un vastísimo tal y fr"nt", diiatando ias operaciones haciendoimposibles los abastecimientos. RelataSpeerque: "En enero de ry13,los aliadosoccidentales habían acordadola rendición sin condiciones de Alemania",'oel nismo año Hitler tomó la costumbre de repetirle a Speer: "Vendrá el día en que me queden sólo dosamigos Fraulein Braun y Blondi";' lrio es una frasenueva, porque el mismo Hitler ya anteriormente le había dicho 'No llevaré a nadie conmigo' se¡lo¡ir¡ Brattn.La señoritaBrauny mi perro''\' salvo aJa El semanarioBil d AntSonn ragdel z7 de junio de ry7 r' reDorta las revelacionesde Walter Hohberger, según las cuales,ya a fines de r942, los norteamericanoshabían tomado la iniciativa de acuerdo con el gobierno inglés, pacon Aiemania, pero Churchill ra tratar una paz separada puso como condícíón indispensableque Hitler e Himmier fueseneliminados-Hohberger eradueño de una fábrica de carameiosy conexión, en Suiza,entre Goering y Allen Duiles, quien en Berna era jefe del OSS' Desde eseentonces,Hitler supo definidvamente, que ei mundo ie iba a sermuy pequeño en casode una eventual cierrota.No se puede suponer que no hubiera penun sadoen estabiecer lugar adondepoder dirigirse para seguro.Además queríatener un campo de acsentirse ción. como io revel¿en su testamento político y otros 48

apócri fosatri bui dosa é1en l os últ im os dí asde Ber lí n; también hay que considerar, estaóptica, susúitimas en frases en el bunker. H i tl er no se sentíaderrotadosino ¡ r aicionadoy anhelabauna revancha.Queríaempezartodo de nuevo, al cuandoel fracasode su purscl le obliigual que en 1923, gó a reiniciar la carreracon nuevos métocios;en numerosasoportunidadeshabíacomparadoaquellalucl-ra por el poder en A l emani a con l a l u cha post er ior pcr el domi ni o mundi ai . Como había logrado huir, en 1923.y habí:rsido capturado por no haber tomado precauciones, ciertamente quiso disponer de un refugio seguro para el caso de una derrota que, ya a fines del 42, parecíainevitable. En ese entonces no ignoraba que. en iugar de la cóie 1a moda celda de Landschberg, esperaba horca de los al i ados.

Existenevidencias que Adolf Fiitler hizo preprratide puvos,en eseentonces, par;r estrbiecer rcfrrgiodoncle un dieraretirarse después la guerrapar.rciesrir,rrecer mr:de El jor sistema es el de la aguja en un pajar. Cost¡ri¡ una eternidadubicaria, aún en el casoen que se supiera.rproximadamente el punto donde se encuentra: requeriría y muchos buscadores mucho tiempo, y bastaríael menor en descuido para que la agujadesapareciera un falso movimiento y todo el nabajo rendia que iniciarse atravez. No siendo una agujael objeto de Ia búsqueda, sino un hombre va avisado,encontrarloseríamás difícil aún.

en ¿Dónde se encontraría, aquellaépoca,el pajar necesariopara esconderia aguja?

Existía y aún existe en el mundo un lugar suficientem ent e des h a b i ta d o ,c o n u n a g ra n d ís i m a extensi ón. Descartandoel desiertodel Sahara el desiertodel Goy bi, inhabitables,sólo quedabala Patagonia. Allí, en casi un millón de kilómetros cuadrados,sería casi imposible hallar a Hitler y a sus acólitos, unos más entre los zoo.ooo residentesde hablaalemanaque vivían en el extremo sur del continente americano. Fue así que Hitler se hizo prepararun plan de sobrevivencia y de evasiónhaciala Patagonia. fue una taNo rea larga,técnicamentesólo demandó unos meses. El plan operativo fue ejecutadograciasa una organización ya existente, vez hayaestadoinspiradoen el protal yecto prebélico de anexión de la Patagoniaal Reich y, es de presumir, que hasta mantuviera el mismo nombre. Pero como ya había clicho Abraham Lincoln, "se puede engañara todos durante algún tienpo; sepuede engañar.t algunosc/u¡anretodo el tiempo; pero no esposible engañar todos durante todo el tientpo". a Es necesario,en este punto, sintetizar la historia de quien realizó la planificación y la empezó a ejecutar. Lasexperiencias maduraron durante treinta años,tal es así,que semantuvo por más de medio siglo en secteto.

Itrr'n.fttn,ltltlrto¡nladt

,t¡in¡tn, l,¡ltutl,¡,¡t lun¡i,¡¡¡tfut lrl-ll(x,L(,1¿.\,.\\7. 1..1 Pto\lo lot 1¡¡ a1¡a,l¡¡ paru tlrtvfi,,trl,, t¡¡tt 1,. t,¡t lt,¡,¡t lt,vi, l,']t) lo¡ ¡ub¡n¿¡tntt ,i1,,¡tat¡t: itnít¡t ltt tútttt¡itati,,r,¡t tl jIltritn lrt¡,t tltli,r!ttÚI ttt,üt)tj,til¡iltt).
( ;ta ü a l D tttanta

El 16 de julio de r9r4 el cruceroliviano D¡esden fondea por la mañana en puerto México para embarcaral derrocadopresidenteVictoriano Huerta y a varias familias alemanas próximas. Sus cañonesefectúan salvasde saludo como exige el ceremonial naval.A la tarde, toda Ia tripulación es autorizadaa bajarde franco, todos los gastosque ocasionarenseríancancelados por el depuesto presidente Huerta. Entre los oficialesbajatambién el segundo piIoto del crucero, el teniente Wilhelm Canaris. 240

Rt¡t¡l¿rq

lt

, anttrtlt, ,ltl l--l¡l],0.

r¿n¡li,lo

c¡ h .\r{tntínt¡

tl ltl /lt julit, ,lL lt)1,

{n,

Esado

de la ex\kltción Ritschtt

tLet nlilán

Polar efectuurlu

mtre l9)8 'liara ¡1¿la Pu'ina.lIaud,

¡' 1939. En la

\\'eddel, frente al llar tle rtbautizada entottt¿s \ u sr huoben la nd o N u r-'a Sutt¡'ia.

E/ Admiral Graf Spee sr hunde a 7 hm de i\lontaid¿'o, n el estuaio del Rio de la Pkta, el 17 de ditianba dc l9)9. I;.n 1997 seestutlió la posibilidad de reJlotarlo s( rccupiló una ¡ batnía de cañones.

);i;:i.:i:tj ;¡,: hi;:j:liilt.,t:; :,:i:),1',r:' tt :
,r;li:.t:::: :::: a:::t:: a: :::: :: .i.:1.::iir: ill: l:i :11. .1!:l li..:i:

,

lt+ 59¡8
(|opia rLc rtrnd lln'¡iltt dr alilíartiin tttzt ¡t , oIx¡ (il ltt I\11tl{t)\ta. r¡¡l¡t l0t t ¡ltt¡¡t tttt¡s ttltntt t¡t.s

I:I n¡no\cador Colos<¡ llr¿a a los rnarinüot del Graf Spee n/ puqta de llu1ros .\i r ¿ s¿ l l 7 dr diíenbre dc 1979.

,¡,i:l '.jiü:,"'*ii,j";,-:r :;il)
'1:1í.!.'4;!n+ltjí i1;:..tir!;it::,;::rtl
til!.:aa¡lJtilriit: üii,i¡,,1:,.1rt
:tl,:'f

rs .r9r?,-

b . r ¡ . a t t @ d $ ú ¡ f f i ',

Acorazatlott¿ bolsillol<7mírzl Graf Spee Botado el 6 tle tttno cle I9j6' ulocidad que ímpukad.opor ocho motorcs gqrnaban 64.000 HP' 26 nudos ¿l¿ de'oucro,'12.000 tn tle dtsplazamimto. 185 m de largo ¡ 21 50 n de nonga

Jlarinoos zlal(iai Spce enttrran a sui nutrtos, tras la ¿ntnile.i.jn m la .1r¡;entina.

I.4SqqElL& qf4-!fBé
( r ¡ r /{¡ IYr '( .MUú(&. :;:::- " | '- " sD r

o^^:t n t s p¡ [l ü:Ei x i | ti tS r i !
d Bd Bm F ,. u * - ";:.:'."- ,, ,* fr '! d "ú É. W!,.!, ru t{ ó u r D r '1 \{ u w {\Tt r¡l¡,

/r
k D w }

lt Laltu¡¡¡¡ t l91lt. tn h qut :t i¡tilaio¡tat .\¡t fDi,\r¡ú ¡| tü lju¡1lath¿ tl¿\d( l()l L

I'ublititlad

-. : ( tr .,¿

Lj ¿ q.i l y b

.{cl 0 r ,

-

i .I;_

,t'.1 l l ttt

\ ,'

t|!-tt

1:/DIt'stlcrr l"t¡n¡inrlr.

tn lt i¡lq lt,\1ti.s ¡t'liora t¡ llobi,¡t¡¡n (.¡¡t:tn,. unhipit:lttgr, rlt.lttan (lhi\t, tntLtdo ¿n la llahlq (.u¡tb¿rlrtnd. .lutohunlittt,'tl !i (1. iltaEo tll lqli, \(t.r t (t- n lr lrofundilatl. todq¡,h t.¡t b¡tt¡ttt.tt¡¡ndic¡t,¡tts.

I:j,ütl,,,l¡,. tt,r

lt)l I

.\tio 1911. I.siu Quitiqu itta. ()onrcftción. Ohik. .\ l.r dcr.rlta, rl It¡¡ttn/¿.\lQ¡ \rlt¡¡tidt t a ¡tt httlt¡. t! rtpítút i.iiilcrkt.

(a¡ la tlt ¡ ¡ttLlJulut ¡l¿,¡lt \q¡t Rt¡uón ¿1 j() tlt altttto lt l 9j L

ll l l l I l l r !

rrrr

rrlJj\q\:

r/,/1, nttt¡olaf ns a¡t ap,llt.ll

wotla u¡ ua'suDtiD)

-5t.t DIt D')

fitll
'¡ ) l !)t n 1r .' ) 1t) )l ) ) ¡/ t l u ü 1 Lilt )1 t i 1 )l t

ot-trt¡tP
t )! L l i : )t t !illl )t )t !

aptllt,1l DpDpu¿b 9t6t ,p ¿rl lLLtD¿p 6 ¡.repuop 'l.ttulu,)rsol-4 ¿p uat)t)tllt¿rLo) ap o(wot ¡',1

' u uut c¡ D I D.au¿f) .tr) \t)I\' apDt\7 lrP ¿¡ ¡¡¡ ottt,: tt1 ¡.t¡t fu 'Dlul-\ tul¿4¡1.\\ 'DT¿t¿p Dl l'

,i+rr{!riftrII rtil lliltii

': # l i ¡ ¡ l i ¡ i i r , ¡ ¡ : : , 1

I ,t l"ttt¡, '\ l ) t t t r t i l t l t ) \

t'

,,

t)",11 \,

t,,i,,,,

/; )tt

rI)

t t t ) ) t / j :, i ,

r tt l ,t l r 'tn

\t I t,,tittl)tr¡

t\ l¡tt

D n ) /) tl r ) 1 l tí¡

\tt¡,flt¡¡¡j¡t,l¡o¡tj¡t¡¡i"tl.t¡'tt\lntat;t)¡u\\fl.ilto¡nt,r/tttl¡¡¡L¡lut. I:t)1.0 oú.a d( tl.)s ru\1,)\hu\tiid')\ a Oallu jntl ilu1tt)\ rl¡ [u ¡¡¡ta l¡t ¡¡lt tlt 1t,¡ L¡¡,¡t. a uni\ 1 l,¡ t:,t,,¡,,,i t. tt¡ti,t. tt¡tt u¡1.ü \dtt lto¡¡1,,t¡ttiL, l(i{üilu, ljrt\.¡n l.t r|Íd \ ht¡ tia¡ dtl l/t Ji¡rrtQ¡¡il \1rlo¡1¡r)(r\lr (0¡1 lj.triloth..

.,,,1" ¡¡,¡;,,,r,rrllillilllll

Olrcigrup¡rc nfiilrrcr Hut\ Jull¡to. l4t tlr h SS despuértL GeLlbrg | 1 91) 1 t)1 5t. t "tlesn¡tzif¡ado" en I 950 t reapartu rtt I I): I
p n id \rL. t,tt',.t .t lo\ \p\pnta \ , in'a ,t¡,,,,.

\il¡t li!¡)ttir, a lu r)tlttdt

l()1']

Ptt\tt

il\irk1a unú.

ti¿'lu ¿.'tttt¡ciu.Í.tt ptitrttt I.tri¡ i,t¡¡t []ulotL.

!lrLtLr;, rt mbtilo,

1 1 fLr i! i'aL.Lgottt¡. tll.rrt.Q t¡¡ .\,ut Il4¡'r:n, prittt.r 4(rop¡t?rto ti, litLtlt,lu. ,¡i irtirn[/rr dr ]911i.

L;O[:]tl]l'115. Joreph Prrrrl. Dr, l l i g i -1 1 ¡. l i ¡e n r' l d r: ¡ rn o a ( R s t c c r (,f)ciún¡l 1 brllla¡rtr hü¡nl)ri'
,r(r.¡ r ¡rrul)ltLl(. 9l .rt:()s. .j(thr.f I It{ , :\¡irIr!rrxr l fist'¡rtr r¡. lt¡ rt

t u (Trl t ¡l(r)t ¡ ¡n i 1 3 l t : ty p rc f u n d a
Il., t,r¡ltr,t¡t' rl,, Ict'tfh (,rthhtl: lttl,liturl', l.¡ \aci1)n ,)¡ 1¿l91. l,¡t ,l it¡t,ili¡¡ l¡rirr'rirr) d Ilr,r¡¿r\¡!n¿r ¿rpr!.slot

r¡u l ¡), rn 0 ' l r' , J l J d \ t

Bai l.orhc. | 910. L,stt¡h ttL'¡¡¡attr' t't t 1nn,!a'1't 'tt lqt-,7. Itt 't7¡'t' t.)da|,;a ?\i\ir \ .\ li./i tl jcurlín lt Primo Copraro. btr\i(i¡dú ínJitntt.t ':irl It:;iiittto it.t.\Íi I l'),2 \S iirtcl¡ P¡trl¡h¿.

por el ex npilún

Ba¡tkth¿, 1910. \'i¡tu .1¿Pa .1,'l (.)11r.) Cit,tco t dtl ¡nu.ll. qi¿ L.t(i¡ d! !Ll.tit).

t'iurln l\althtt I'P, l)islo! Patizai. ctlibr¿ 7 6> Lleltuitnlt ltttnal SSllnns lttltu't:

L.i ri I)uurtt

¡ltl0lrrÍt!tttLt)

I-;i ¡rr rrrliga. ntu¡"t, ¡lt l()Ji

\ i't ¡'-'t¡ti,r¡la. llr¡¡t¡u llil:,lt: ll .rnln). t¡t¡ ftnoll ut!1riii)to: tl hr d¿r¡hu. ¡¡t t¡ti)ti1t,,lt,,t!lt.Dt¡tt Ilu¡¡tts \¡¡,¡. ¡,,¡¡ lhr¡n¡¡t¡t\ l.ol.tt)Ditt(l(t rn la.\rlt¡¡liila. ;¡t tl.\ttt,llLt¡ft tk I I l'uIt'¡¡a¡.

cd6

-

xtu:

l. !l'llll

F e t -

*.r. á-bnoo tu¡ ¡bdH¡cnqr, Ccilild P5{k'r¡roq caaRER^S

¿do7"vro 2e l& l/r0 td rcotsoootd DE SNOr

L.i tlu \ l\rt)\.

lrLl

¡ \r .\ntn¡ io d¡ 1 r 151 1,,1( l l ul ¡ r r l r ¡ r c r Ilr ¡ iloche. H u¡ t: fl ¡ t¡ l t[ ¡ i l t4w t¡ t¡ ,¡ tl
\/1, !t \ L t , ¡ t ¡ 1 , l l tt't) ¡ , ¡ , I'i ,,1 ¡ ¡ , ¡ ,t ,1 ,

l'tt\ttttt/tt;t)

lrlirtrlt¡trrllLntl.\,t,tlrttqut'¡l¡l)lr¡tr:.\t¡'¡,1,\d,L[¡rtt' I:.¡tt t¡ir,t fut ttn itstttto![t d¡l It',lt¿.\\ill l \l 'l \ 1tj.

l, 1(.)11

-Foto de Marlin Bormann a los cuarffita años.

Ln¡ ¡tti¡tasdrl Berghof. i,isitarles pro.rsione\le puegrinos Pat
I'kima loto fcchadn onot itLu fu Hitltr. lonada el 2l de alnil tl¿ l.)15. 5e n'dtnriu un desgaste nerDral para \us ainüt.nt( \ \,7\ ¡¡);, \. ,\/ , onu | Irlo ¡,t, , t , I ^ q,,s ¡olr,,qlt, ralo ¡ fino tíltitos de los hipotiraideos.

Lu misnrct foto modiftcadl: así se presentaríadesde juLio tle 191i, con el pelo blanco afe.itodoa máquina 1 sín bigote,tal comolo d¿.soitundno testitaonios que lo liton (ntre 1945 ¡ 1957.

\t,kdua

del B<t¿bt¡f

¿1 jt.) tle ab¡il dc I9)2.

Fue ardenada por el tuni:t¡o en monu¡Icnlo

bú a¡o l\-tlhtl¡¡ Hoepn1 laru que no \¿ Lo contirltta , , ,¡h,¡t.,1, .,, nur{,' ,o¡, ltt\ pú"¡\tútr,'

r r r l r r i i r l i fl ¡ i l r rj r i Ir i ¡ r i i ti i i i j i i i i i i ;i :r l i l ÍÍ¡ i

It¡¡kr¡. lut

l, ' ! u

t t'n t t

ltt /r:¡tt

1 't t ! / l ¡

l / ! / 't , l i t ¡ t i / l

tn

l 't ¡ ( ¡ .

, ¡ t , t tl ,

in, t u2lt t r r d r i

lit ¡ utr¿ ¡¡ti¿t ¡r:¿),,¡¿tl

t),ttt /¡lr/t1 it \t¡ r i li)ll

Despuésde cuarrodías,el Dresdenzarpa haciaJamaica. El ex presidenteviaja con su familia y una comitiva de políticos mexicanosexiliados.Canarisoficia de traductor. todos los huéspedes El z3 de julio desembarcaron en Kingston, allí hubo un cambio de comandantesy Fritz Ludecke toma ei mando del barco para llevarlo de regreso a su base,en Kiei. El nuevo comandantees un buen marino de pocaspalabras. El teniente Canaris asume ei cargo de ayudante del comandante. 3o de julio recalanen la isla de SantoToEl más para embarcarcarbón y provisiones; estando allí, Ilegala orden de movilización para todos los alemanes, tanto en tierra como en mar. Cuatro días despuéscomienza la guerra contra Inglaterra,Rusia,Franciay sus al i ados. El Dresden no volverá a Alemania. El alto mando naval en Berlín, dispone ai navío bordearla costaatlántica de América del Sur.obstaculizandoel comerciomarítimo británico. del Han pasado37 díasdel asesinato archiduqueFernando de Austria y su esposaen Sarajevo.E\ Dresden navegarumbo al Pacíficoacudiendo a una orden de reual nirse a la escuadrade crucerosdel esteasiático, mando del contraalmiranteMaximilian Graf von Spee. Estaflota, enrre las cualesse encontrabael gemelo del Dresden,el crucero Emden, deja la basenaval de TsingTao y comienza a navegarrumbo a la Polinesia. El z7 de agosto de r9r4 cruza el paralelo 40, continuando su rumbo al Atlántico Sur. El fúo aumenta a medida que avanza.Se encuentranen pleno invierno austral. El Dresden era un veloz y moderno crucero de turbinas alimentadas a carbón, que consumía en gran canti dad,necesi tando conti nuam ent er eapr ovisionar 241

s e.M uc h a sv e c e ss e re a b a s te c í¿o n s u s pres¿s; esos c en dí as s e en c o r:trrb ae s c a s o e c a rb ó n y necesi rrbauna, d per o és t a s n o a p a re c ía n . , del La costaparagónica Atlántico estaba la vista.Naa vegabancercade ella, a un andar económico paralograr aún el marimo de distancia.Desconocían totalmente la zona casi deshabitada. quedabanpocastoneladasde Le antracitaa bordo y recalaronen un fondeadero, 1a en ba-. hía de San Antonio, a la esperade los barcosde abastecimiento, prometidos desdeBeriín. Sequedaronmenos de un día,ei lugar eramuy expuesto, tenían muy poca comida y sóio pudieron conseguir cargaralli unos chivos que canjearonhaciendotrueque con unos pobladores. Recibieronun radiogramadel barco de abastecimiento Baden, donde seles informaba que 1oesperaban unos díasde viajerumbo al sur. a Salieronde la bahíade San Antonio el z9 de agosrov al r1í¡sicurenten¡vegaron más al sur, hacia otro puerto natui¡l, S¡nt¡ Elen¡, donde tampoco encontraronel Baden y su cargaciecomida tan necesaria. S aliero nd e a l l í y e i mi s mo c l ía ,d o bl ando cabo D os Bahías,anclaronen GuanacoBay. Era el día 3r de agosto,en ei dia¡io de un tripulante se puede leer: '?J barco auxiliar Baden, sacrifrcóz vaquillas y 4 terneros, nuestras bodegas,ya vacías,recibieron la carne fresca con ansiedad. Eramos muchos los que había que alimentar, también nos entregó carbón y provisi¡.¡nes, estepuerto neutral, estut,imos hastael z de en setiembre, fecha en que nos hicjmos ,t la mar, siguiendo curso]taciael sur.El SantaIsabel, buc1ue apoyo nuestro, fue envi¿rlo a P¿rnra A¡en¿s,a travéscielEstrecho de Magallanes, comprar ropa de abrigo y otros artícu1os. a Nosotros corTtitTurrTTos ñ¡cr'¿el temible Cabo de Hornos y la noche siguientenos cruzamos con un barco de ban-

cleraargentina. hablarel comandanteludeck.' r',,r ,'1 Al capitán, ésteIo saludó cordialmente en nuestro idioi¡t.t. inientras le comunicaba que é1.el primer o{icial v el ingeniero eran contp atrioras n uesf¡os".t¡ El rr de setiembrese encuentran con e1Sanralsabel, que le traía carbón y otros ertículos que hacíanfalta. El diario del marino continúa: "Montones de salchichones qLtehacíatienpo no probáhamos ni veíantos,no los cosino los Bierwurst, esosque tienen cervez.t, ¡l r:-ien¿es. principio pensamos que eran auténticos alemanes, pero, aunque no lo eran,los disfrutamos igjtal.Nuesrro.'^ conpatriotas en PunrJ Arenas,nos enviaron algo im. portantísimo en esa zona, como eran las cartasde navegación de algunos c,tnalesinteriores v otros pasosdifíciles, pararefttgiarnos en casode peligro. El t6 levamos :nc1as,segsidos por el Baden ¡' el SantaIsabel". C onti núa poco despué s "El com andant eLudecke, gran marino, gran perseguido y gran perseguidor, con'tprendió el inmenso valor estratégicode estasregiones". Es de suponer,que su avudanteCanaris,también 1ohabía comprendido. "E] teniente Canaris.conro .(ier¡rprl'en .\¿¡ ,J,-' 1.ró¿,r eyudante del comandante, supen'isa todo, el I'¡uen,inirno que existeentre los oficiales,no disimul,t, la eerteza de lo solos e indefensos que nos encontramos." El z5 de seriembre el Dresden recibe un telegrama en cl.rveconfirmando que la escuadraalernanadei esteasiáy rico esú en camino a la Islade Pascua, que el Dresdenaede ne que unirse a ella. La aipulación no cesaba preguntar al oficial a cargode las comunicacionesy al telegrafistasu destino, "pero el teniente Schmidt telecomunicantey especialista en criptografía, callaba, Ios textos de lasclaves eranconfidenciales. Son buen.rsnoticias,contestabasonriendo, porque comprendía nLtestraansiedad".

L+\

''..t- .,,....'¡ ¡ | r | r {l | | fi ux l | | t| l | | ¡ tttttttl l l l l {

w ,w
.4

:!fr

y El lz de octubre liegan a la Isla de Pascua se reúnen con la flota de von Speeque recién estaballegando. Desde ahí, se dirigen hacia el sur. El rqde noviembre de r9r4, una escuadrainglesa,al mando del aimirante Cradock, se encuentrafondeadaen la rada de Coronel, en el centro de Chile, y al anochecercomienza el combate,a 4o millas de la costa. Los barcosinglesesse perfilan contra el sol, haciendo un blanco perfecto. En pocas horas los acorazados británicosestánaniquilados, paralas 21.3o batallade y la Coronel ha termirrado.La flota alemanales ha cobrado a los ingleses dos cruceros pesadosy ha liquidado el prestigio británico de invenciblesen el mar que ostent an des deh a c e d o s s i g i o s .M i l s e te c i e n tos mari nos i ngleseshan muerto junto con su almirante en jefe, sólo proyectrlestocan al buque insignia alemán y qued<-rs dan levemente heridos dos marinos. Desde Cc¡ronel, flota se dirige al puerto chileno de la Valparaíso,donde llega el r3 de noviembre. En la docena de días que transcurrieron entre la batalla y la llegada al puerto chileno, Canarisescribea su madre dos cartasque son citadaspor su biógrafo, Karl Heinz Abshagen. En la del z de octubre comenta la batalla de Coronel y en la del rz de noviembre destacaque el comandante del D¡esden apreciabasu experiencia en asuntos latinoamericanos, agregando "el comandante me úene toda clase de consideraciones y siempre me trata muy bien, me deja en libertad de acción y en lo profesional conveÍsa conmigo de todos los asuntos". La confianzadepositadaen é1, seguramente obedecía a que tenía el don de 1aobservacióny el instinto de profundizar las cosas. Suscompañerosde marina 1ollamar 14

I

ban Kieka o Kika, proveniente por cierto de Der kiker, 'el observador', como también selo conocía, porque nada parecíaescapar su atención. a En ei viaje de acercamientoa Valparaíso,ei vapor alemán Seydliz lo reabastecióde carbón y víveres. La flota de von Speepor completo toma rumbo al sur,bordeando Chile, nuevamente el Seydliz y el Memphislo reaprovisionan. El z3 dei mismo mes el Seydliz fue transformado en buque hospital, pintándose en su chimenea una gtan cruz roja,fácilmentereconocible la distancia. a Los primeros díasde diciembre llegan cercadel cabo de Hornos, y allí, la escuadrarecibe un telegramaprocedentede Punta Arenas.Ei mensajedice que un vapor llegadode las Falklandafirma que Port Stanley estávacío, v que la escuadraenemiga, al parecer,partió hacia Africa del sur. El almirante von Speepensó que era una buena oportunidad paraocupar lasislas,pero la suya fue una ideaingenuay previsible. Winston Churchill, entoncesministro de Marina británico, 1oconsultó con el jefe de la flota John Fishery con el almirante Sturdee,comandantedel A tl ánti co sur, qui enes resp ondier on casi al uní sono: "Sólo puedo decirle 1o que yo haría, si fuera von Spee: recogería a todos los reservistas alemanesde Chile, conseguiría artillería de costa, hacíendo de lasFalkland otra Helligoland, que pondría en mis manos la llave del Pacífico y del Atlánüco sur. Intemtmpiría los envíos de trigo v came del Río de Ia Plata hacia Europa, detendría el salitre chileno. Dividiría mi escuadra cinco corsariosy con en ellos, exterminaría el tráfrco aliado. Usted olvida a CoroneL,replicó Churchill, en Coronel Von Speeno ganó, noso tro s p erdi m o s, conte stó Fi sh er" } + El comandanteen iefe de la armadabritánica se dirigió enseguidaal aimirante Sturdee, ordenándole zarpar

z4s

íÁ

w ,,ffi
w
H

,..4

I
I I
I

hacia el Atlántico sur, rumbo a las Falkland,para ilegar antesque la escuadra alemanacon la orden de destruirla. Le dijo que iba a recibir instrucciones escritasy su nombramiento de Comandante en Jefedel Atlántico y Pacíficosur. E l 7 de d i c i e m b re l l e g ó a i a s i s l a su n a modernísi ma flota británica de 8 buques y, casi simuitáneamente,la flota de Von Spee,con lo que la batallase tornó inevitable: al día siguientese produjo el encuentro. de Los acorazados bataliainglesestenían un tonelaje hasta cuatro vecesmayor al de los alemanesy estaban más y mejor armados:cadaandanada inglesadisparaba y seistoneiadas media de acero,que comparadas con las de menos de dos toneladasque enviabanlas andanadas alemanas, hacíauna diferencia de casicuatro a uno. parala flota de Von Spee.quien perFue una sorpresa dió la vida junto a sus dos hijos y otros Z9o hombres de su buque insignia,el Scfiarnáosr. Cas i t od o s l o s b a rc o sa l e m a n e sfu e ron hundi dos, y sólo se escapódel desastreel Se,vdiiz, que bajo indicaciones del Dresden, se dirigió al norte, en dirección a las costasargentinas,hasta llegar al puerto patagónico de San Antonio, "aI lugar donde se halla actualmente, el moderno puerto de aguasprofundas de SanAntonio Oeste, pasado el peligro inicial, por medio de lanchas, remitió una comisión a tierra, que hizo contacto con la población de SanAntonio Oeste, en donde existía una importante colonia alemana,preferentemente Iigada a la empresa comercial Lahusen".ts El buque quedó allí internado un año y medio. '5egún el Señor Oscar Frei, vecino de la ciudad y que en tiempos mis recienfes se desempeñó como intendente del pueblo, 1atripulación mantuv? una cordial relación con los residentesy luego, al volver a mar abierto, dejó zt6

,listintos recuerdos de su pasoen el lugar, como agrade,-itniento a la hospitalidad recibida."'6 fide EI Dresdenllegóa 1aescena bataliacuando estaba n¡lizando, y graciasa su velocidad pudo dar r,'ueltay fuq.rrse haciael sur, haciael sureño esrrechode Magallanes. A sí 1o cuenta en su di ar io un m ar ino del D¡ esden; "Nos senríamos culpable del privilegio de nuestro buque,de serel único de la escuadracon turbinas. A pesar de queeso nos daba un mayor andar, una falla en lasmáquinashabría sido fatal, no la hubo, el material respontlió fielmente a Ia velocidad desesperadaque se le imprimía. Siempre al sudoeste,desdeel mediodía anterior habíamos consumido toneladasy toneladas de carbón, los fogoneros eran relevados cadacuatro horas. Avistantos Tierra del Fuego a las5 de la mañana del día 9 de dictemD re.' / Tenían que ir a Punta Arenas para cargarcombustibuscando.El t z pero l a escuadra ngl esaios est aba i b1e, de diciembre llegan lÍnalmente a esepuerto donde, según el diario , "fondeamos a la gira a las4 de Ia tarde.In' mediatamente,el comandanteLudeckecon su ayudante el teniente Canaris,bajó a salud;tral almirante en je{e del apostadero navalde Magallanes,Amtro Cuevas,quien se interiorizó de los daños del Dresden y susnecesidades rnáspróximas. En la visita estuvo también presente el cónsul alemán de estaciudad. Rodolfo Stubenrauch".

En rgrr la armada alemanahabíacreadoel Servicio Secreto de Aprovisionamienrc de la Armada,más conocido como Etappendiensf, cuya misión era recoger información sobrebuquesde guerrav mercantesextranjeros de v colaboraral reabastecimiento los barcosaiemanes. La Kriegsma¡rne entregabaun manual para cruceros
a^1

ll

il,

llllr

de donde habíauna lista secreta los puntos de reunión, y entre otras instruccionesse indicaba también, a dónde y a quién dirigirse en casode necesitarapoyo. Normalmente la tareade contacto estabaa cargo del ayrrdante del comandante. En el D¡esden, se ocupaba de esto el teniente Canaris. y residentesen Punta Los alerhanes austrohúngaros Arenas visitaron el barco y llevaron obsequiosque habían preparadopara entregaren ocasión de la Navidad a la flota del almirante von Spee.Ei r3 de diciembre, al anochecer, despidieron tristemente de los compatriose tas residentes,y comenzó el Dresden a navegarentre los y desconocidos peligrososfiordos fueguinos. Desde Punta Arenas, en su apoyo, fue enviado el 19 de diciembre,como piloto, el experto marino y cazador de focas,Albert Pagels, quien ilegó con su goletaElfriede. Graciasa esehombre el cruceroalemán pudo jugar con ios barcosinglesesque desesperaa ias escondidas damente lo buscaban. Periódicamenterecibía informaciones desde Punta Arenas por el cónsul alemány el cónsul del imperio ausrrohúngaro, el croataJoséBasinovich. Los primeros días de febrero el comandante del Dresden se despidió definitivamente del piloto Pagels,que hacía también de mensajero entre Punta Arenas y los varios escondites que encontr6 el Dresden en Tierra del Fuego. El día lo, el comandanteenvió un mensaje a Berlín, comunicando su pronta partida a mar abierto e inforprecisa,en el Pacífico, manCo una posición geográfica donde esperaríahasta el 5 de marzo algún buque carbonero que le deberíanenviar con urgencia. Lo que sigue es la transcripción de la banda de sonido de un documental sobre del Dresden, hecha por la Televisión Nacional y la Armada de Chile entgTo'. z.¿8

I
!i
l

I

I

I
j

"lJn desperfecto en lasmáquínas, obliga al comantlante Lüdecke a tomar la peligrosa decisión de refugiarse durante una semanaen el peligroso fiordo de Quintupeu, en el Chiloé continental. Personasde la colonia .tlemana de Puerto Montt, se lasarreglan para reparar las piezasmecánicasdescompuestas.Terminadas lasreparaciones que exigieron de susrealizadores el máxímo sigilo, llegó la hora de zarpar de Quintupeu y alcanzar nuevamenrc el Pacífrco. "El señor Enrique Oelkers, hijo de don Carlos Oelkers,conocido armador y dueño de una flota de veleros en ]a zona de Calbuco en esos años, dice recordar perfectamente esosdías,por el ajetreo que significó Ia rápida y secreta reparación de laspiezas del Dresden, en Ia zona de Puerto Montt. Períocioen el que su padre como alemán parti cip ó activamente. "Todo se hizo con mucho sigilo para no perjudicar ni al Dresden ni a \os alemanesque ayudaron. Recuerdo perfectamente haber escuchado decir entonces y posteriormente, que al salir el buque de Quintupeu, dejó una balsacon grandes focos encendidos a batería, simulando que continuaba allí, para despistar a los agentes del bando contrario, que hubieran descubierto el escondite. "Son varios los testimonios de personas que afirman que el Dresden efectivamente estuvo ahí. Algunos recorrieron el lugar al poco tiempo, otros lo escucharon de suspadres o gente de la zona. En lasinvestigaciones de los diarios de tripulantes del Dresden, bitácoras o escritos no ligura, estasemana está sin anotaciones".'8 Estos hechosfueron muy importantes parael teniente Canaris. "En Chile, avanzado ry4, la colonia alemana, especialmentelos fuertesgrupos del sut del país, se oreanizó secÍetamente. Daradefender sus interesesen
249

I
I I

j
[[xtnt0W||ll|||||||ü|||l||||l|||l||||||ll||l|||||||||ll||l|||l|||l|||l|||l||||||||||l||||||liiii

f' I
I

lo que se llamó, el'Deutsch-Chilenischen Bund" que adquirió personalidad definitiva, en una reunión confidencial, en Concepción, en t9t6. Se afirma que, en ese alemanes mismo año y eI siguiente, contaba con 25.322 simpatizantes en todo el país' No cay chilenoalemanes gente siguió con inrerés v preocLtbe duda que toda esta del cadauno de los movimientos de la escuadra pación y Graf Von Spee conoció o avudó a las dotaalmirante ciones de ]os cruceros.Siguieron entonces paso a paso, las aventurasdeLerrante Dresden, sus anr argasexperiencias habían estrechado los eslabones de la solidaridad alemanaa 1olargo del país".tt En rg9z, en una guía de viaje chiiena, editada en ing1és para extranjeros,se puede leer: '81 [iordo de Comau: con caídasde aguay picos nevados a 1o lejos' El crr¡ce -se htce con un transbordador, se ve el Fiordo .t Quintu¡rc'rr la izquierda.En 19r5,lanave de baalla ale.se ió nr.r¡r.r /)re-sderr e-scorrd aquí perseguidapor la flota británica. Los tripulantes fueron protegtdos por la colonia alemanade la región del Llanquihue. Los nombres de algunos marinos del Dresden se encuentÍan aún grabados en lasparedes rocosasdel Fiordo".'o Efectivamente,los crucerosbriúnicos patrullaban las mil millas náuticasde costadesdeCabo de Hornos hasta la isla de Chiloé, frente a Puerto Montt, donde el z7 de diciembre de r9r5 fondearonlos crucerosGlasgowy Bristol,sin encontrar la más mínima señal de la presencia del Dresden. El fiordo Quintupeu se encuentra a unas cincuenta millas náuticasde Puerto Montt, en la décima Región. inaccey Todavíahoy, esun lugar salvaje prácricamente sible sino por barco,y sólo cabesuponer,que el capitán Lúdecke sabíaque en r578 había sido el escondite del corsario Drake y de su galeón Golden Hind. 250

extenI)or su presenciaen esasaguas,los españoles ,l rl ron su domi ni o hasta l a isla de Chiioé, que se enr rL('ntra frente a esefiordo, y la fortificaron para defen,l , r I¡ zona donde habíami n as de or o, y desde donde ,.rl i .rn eones gal con el preci osocar gam ent o. i-l 9 de marzo el Dresden IIegó a la isla Más a Tierra, , , lslade Robinson Crusoenuevamentesin carbón y a la t' sperdde abasteci mi ento. dí a r 4 de m ar zo, a la disEl tres crucerosinglet ,incia,rodeandola isla,aparecieron '.1's que inmediatamente comenzaron a disparar,estos \ü encontrabana tres kilómetros y medio. Con las primeras salvasel Dresden quedó neutraliz.rdo.Como en la bahía no tenía maniobrabilidad y sóIo podía dispararde popa, el comandanteLüdeckeorde¡,ó izar el signo internacional de cese de fuego para quien además y ¡r.irlamentar ordenó al teniente Canaris, también lo hacíaen .[e hablarperfectamenteel español, inglés, dirigirse al crucero Glasgow que se encontraba cerca que hablaracon el comandantey evidenciary n-rás le que el ataqueera un atropello al territorio de un país rreutralcomo lo era Chile. Esto era una maniobra paragan¡r tiempo y autohunclir su barco. Al llegar al crucero inglés, Canarissubió a bordo, io recibió el comandante Luce y explicó 1odicho por su conrandante. El comandante británico fue amable pero contestó que sus órdenes eran destruir el D¡esden donde y cuando lo encontrar a: "Lo demás 1oarreglaráLon' dres y su diplomacia con el gobierno de Chile". Canarisvolvió con la respuestacuando sus camarael dasya habíancomenzadoa abandonar Dresden,y habían abierto las válvulas. En pocos minutos el buque seinclinó haciaproa hasta que sólo se vio la popa y la banderaimperial de Ale25r

mania. Un remolino saladose lo tragó, dejando tablas flotando y más de 3oo hombres en la playa que cantaban juntos ei himno imperial, como homenaje a un compañero caído. Inmediatamente la noricia llegó al puerto de Valparaíso,en Chile. Despuésde tres noches en esaisla casi deshabitada, l8 de marzo, dos buques de guerra chiel lenos conducen la tripulación al continente. Cinco días despuésson internados oficialmente y transferidosen barco hasta la basenaval de Talcahuano,donde son recibidos por el cónsul alemán de Concepción y otros compatriotas de la zona. En una islita en la bahía, tendrían sus alojamienros; se llamaba Quiriquina.

Alberto,PATAGONIA?UNTO CRITIr,. \,loreno. Carlos

op. cit., pág r '. P¿rker Bassi,Marí¿Teresa, de

r¡i lbid, pág.rZ+. EL r,;. Parker Bassi, MaríaTeresa, "HERZOGIN CECIde " Y LA BARCA TINTO, pág.zz. ; t1: :o. TraveiGuide,CHILE,"A RemoteCorneron Earth" I' rg 597

Nor¡s r. Speer, Albert, MEMORIEDELTERZOREICH,pág.rzz. z. Brissaud, André, CANAI?IS, pig. z4o. Toiand,John,ADOLF HITIER, Segunda parte,pág.S6. 3. a. Ibid, páe.gz.
rl ;,l - ru ru , ^4^ ^). t/dE,. y/.

6. DOMENICA DEL CORRIERE. GIORNO DECISMO I DELNOSTRO SECOLO,N'9, Marcelo Cervi,pág.288. 7.Toland,John,op. cir,pág.ro8. 8.lbid, pág.tZ+. I 9. DOMENICA DEL CORRIERE, GIORNO DECISMO DELNOSTROSECOLO, 9, Marcelo N" Cervi,pág.288. . ro. Speer, Alberr,MEMORIEDELTERZORÉ7CH, pág.35o. r r . lbid,p á g .3 6 r.
.rL:J r¿. ruru! -:^ PJB. -^^ r¿u.

r3. Parkerde Bassi, MaríaTeresa, TRASLA ESTELADEL DRESDEN,pá9.72..
r ¡ ^- tIh i rl ^T"¡ io t¡ ¡

252

.t ,i)
#.4

' ffi

El teniente Friedrich Fleischerdel D¡esden,en su iibro Sturntfahrt der Tinto, publicado en Alemania en 1933.cuenta respectoa su internación en la isla Quiriquina lo siguiente: "Los chilencs hacentodo lo posible paraaliviar nuestra situación, sepreocupan de colocarnos en lasacomodaciones de una antigua escue-Ia aspirantes. de Nos dan muy buena alimentación, obtenemos perntiso pan tener caballosy nuestros cornpatriotas de Concepción y 'I-alcahuano sientpre pueden venir a v'isitarnos.Hasta nos permiten, bajo palabraclehonor. salir con permiso por dti.as semanas. o Ha;t dos cosas que no nospueden dar, l¿ libertad y nuestra p,ttria inv.olucradaen úna trentenda guerra que necesita cadauno de sus hombres. a Eso nos preocupa intensamente y obliga madurar planes de fuga". Continíra más adelante "De la embajada alemanarc. nemos noücias constantesde que,las negociacionespaÍa nuestra posible Liberación, están bien encaminadas y una estricta orden de nuestro comandante, nosprohibe tratar de arrancarnospara no echar abajo estosproyectos. E] sabe que haceporque conoce a su gente". lo Termina diciendo: "Bajo Ia enérgica conducción de nuestro siempre fiel von Eckert, los cónsules Gerswein en Concepción y el agente consular Schuvler en'Talcahuano, la coloiia alemana resulta un grin apoyo. Nos proveen de ropa interior y vestimentas v todo lo quese .necesita para l]evar una vida confortable. Los domingos van todc¡slos alem.rnesde la zona a visitarnos a la eui-),+

uno encueDtr.l riquina.ly'os conr-ldene su c¡s.r-v c.?de /'rrenosamigos 1, conocidos que sepreocupan de elLos. l:sro nos hacebien, porque muy pronto descubrintos, ,¡rre-/es negociacionespara liberarnos no tienen futLtra. '\i perder estaesperanza,en nuestras-ho¡asde ocio, se ,'¿.rc¿iv¿ cerebro con unr idea {ij.r: L.t fugt". el

las Así fue que en-rpezaron huidas.Uno de los primeros en fugarse fue el ¡eniente Canaris.Kal Heinz Abscuentaque "1:sperslrrgen,primer biógrafo de Canaris, [)ectivas parallevar a fe]iz fin una difícil elTlpresaeren quien dominaba perfec¡:n buenascomo paraCanaris, ¡.rmenfe el idioma españo|y por lo tanto le era relativarnente fácil pasarinadvertido entre los natunles de la .\mérica del Sur. Pidió y recibió la con{ormidacl de su (omand¿nte, quien le encargó,en el casode triuntir en iu conTetido pÍesentar a lasautoridades superiores en ,\lemania un in{orme preciso sobre los últimos mese's del Dresden y lasrazonesde su hundimiento. "l,a fuga fue una hazaña deportiva de prirnt'r orden. en primer lugar, tuvo que ganer, en bote, la úerr.t {innt ios desde Quiriquina, )uego hubo que atraves.tr Atldes, lo que hizo en gran parte a caballo. LasNat'idadesde t9t5 de lascelebró en tierra argentina, en casa una familia de co]onos a]emanesllamados von Bulow". Los dos biógrafos más acreditadosde Canaris,Abshageny Brissaud,sintetizaronmuy brevementela epopeya del Dresdencon la parte que tuvo el entoncesteniente y liquidan, en menos de media página,la huida de C hi l e haci aA l emani a. de Las experi enci ascasi de sconocidas Canar is son rnuv importantes parami investigacióny merecenalgo más.
255

iir lii ii¡iii¡ililriir iiiliiillilrlflillri¡lrrr iiilri ri il

Iurportante testimonio de la huida de Canaris es el de SofíaBoettiger Krause: "Conocí bastanrca varios marinos del Dresden internados en la Isla Quiriquina. Jorge Becker, Wiswede, agentede la línea alemanade vaporesKosmos en Talcacon mi hermana mayoÍ, Olga Boettihuano, era casado ger. Yo vivía con ellos, pues mis padtes habían {allecido. El comandante Lúdecke, Wilhelm Canarisy otros ofrcialesllegaban a visitarnos Porque tenían cierta liber' tadpara ir a Talcahuano y alrededores, eran muy Íinos y cultosy disirutaban enormemente con la música selec' ta. Canarisera uno de los más asiduosa la "Quinta O)Físicamente lo rectterdo como no muy ga", nuestra casa. alto, de pelo negro, rcz mate y ojos azules' no parecía alemán, nmpoco era buen mozo, pero tenía una persovolver pronto a Aledeseaban nalidad atrayente--1-odos mania, para luchar por su país, pero él en especial, era el más insistente en tratar de lograrlo' Hablaba castellano como un chileno sin ningún acento extraniero' "Mi cuñado, como descendiente de alemán, comprendió su gran inquierud por regresara Ia patria, proporcionándole dinero, su pasaportey 1o necesariopata ir de viaje. No podía decir si alguien esaba dettás de esto"' Cuenta también que "recuerdo bien el día en que se fugó. yo erajoven y no se me comunicaban muchas cops¡s una mañana, él llegó de Quiriquina y todo es' sas, eba como tenso. A mí no me permitieron salir de mi cuarto, por 1o que observé desde la ventana- Vestía su ropa de siempre, no recuerdo si su uniforme o el terno formal con que nos t'isitaba y una maleta' Estuvo un y buen rato dentro de la casa salió luego vestido como un "falte". que era el nombre que se daba a Losvendedo256

que viajabande pueblo en pueblo, vendiendo susbare-s r,ttijas. Ropa muv usada, una goÍra que le cubría gran y ¡ttte de la cara a Ia espalda cargabauna bolsa de lona y t.on suspapeles, efectos personales supongo que algo justificar su disfraz. Su mileta típipara tle tnercaderías c¿alemana de la época, quedó en nuestra czsaa msfan ci¡s de mi hermana para que tuviera mayor movilidad ,'tlcruzar la cordillera de los Andes. Hasta hoy la conserv¿ nti sobrina, OIga Becker de Hyslop".' Lo acompañarona Ia estaciónde rrenesy esperaronque tomara uno que iba ai sur, donde a trescientoskilómetros cmpezabala décima Región, conocidacomo la región alede mana.Era el 6 de agostode r9r5, y después un recorriparadascon el lentísiclode catorcehoras e innumerables rno tren a vapor,bajóen la estaciónde Osorno. Allí, en el andéndel tren, tiritando en pleno invierno Aunque ¡ustral, un señor,también alemán,lo esperaba. personalmente,seubicaron de inmediano seconocían era to. El hombre que aguardaba el cónsul de Alemania CarlosWiederhold. en 1aRegión, Aunque Canaris no lo sabía,Wiederhold tenía una hisroria muy aventurera. En febrero de 1895, a los z8 ¡ños, había cruzado los Andes y llegado a la ribera del hgo Nahuel Huapi en Argentina. Solo, sin ayuda,había cruzado el lago y llegado a un sitio donde terminaban los bosques cordilleranos y comenzaban las llanuras. i\llí construyó su casa,é1fue el primer hombre blanco que se afincó, en lo que es hoy, el centro urbano de la ciudad de Bariloche. En su casaorientó su negocio al ;rcopiode lanasque despuéstransportabaa travésde los Andes, trayendo a su regresomercaderíaparavenderla pobladores. Wiederhold habíallamado la ¡ los aislados a su local, que en pocos años se convirtió en Alemana .entro de reuni ón v comercio.
257

w w
#

"Cuentan queun día un poblador de la zona,lel Litnev' ll¿mado Enrique O'N eyll, escribió un¡ c.l¡r¿a un escocés Wiederhold v un poco por desconocimiento del idionta o simplemente por error en lugar de poner Señor Carlos o Don Carlos escribió SanCarlos.'\ V,liederhold Ie causó y mucha gracia mostraba el sobre riendo a cadacliente, también cambió el nombre de su comercio: Io llamó San Carlos. Así nacióel nombre de la ciudad,al que se le agrecie gó más tarde de Bariloche, paradiferenciar.l.o otros pueblos anbién llamados SanCarlos, haciendo alusíón,enor ortográfi co mediante, a} pasocordillerano de Vuriloche.'' cruzarlos Andes haa Wiederhold le aconsejó Canaris cia el ya reconocidopuebio de Bariloche,que él mismo había fundado hacíaveinte años.Se aioió en la mansión de von Geysoen Osorno, quien le presentóal señorEggers a para que io ayrrdara realizar el cruce de la cordillera y Ie entregó,pan usarlo como Baedeke¡ el diario del profesor primeras Stange,quien fuera uno de 1osintegrantesde 1as Andes por ei pasoPuyehue, que cruzaronios expediciones en el veranoaustraiCer893-94. "Por el diario de Stange, nos damos cuenta de lasdilide cu]tadesdel cruce, susLtncialmente lasque denen que en e)paso' Cercadel límiafrontarlos quehoy seinteman a te divisorio de lasaguas, una altura de 45o m comienzan compuesto de piedra pómez y lava de Ios arenales Lapil)e, de basalto.'\Ei pasoPuyehueseencuenua entre dos antiguos volcanes,el volcán CasaBlancay ei volcán Puyehue, ambos de poco más de z.zoo m de altura. E l c r u c e , e n e s ta z o n a d e l o s A n d e s, se hace a l os r . 3oo m e tro s , c o n s ó l o e i s i e tep o r c i ento de pendi ent e. Hay q u e re c o rre r,d e s d ec u a n d o s e comi enza a subir en C h i l e h a s ta b a j a r e n Arg e n ti n a , unos cuarenta k ilóm et ro s d e s e n d a ,q u e e n r9 i 6 , d esdehacíavei nte d años , t r a n s i te b a nc a ra v a n a s e mu l a s . zs8

l .i l tre seti embre1' octubr e, en esepaso, r ar am ent e r\:ni eve. A ntes decruzar los Andes, Canar isse alojó ' ,'1fundo Eggers. c¡mino a Enrre Lagos, pueblo a la ri'' ,, r'¡ del lago Puyehue. En Chile se llama íundo a una . r,urpropi edad agrícol a ganader a, y que en esaépoca l as ¡,¡,,nredi aban z.ooo hec t ár eas. l .ospri meros díasde octu br ede t 9r 5, r ecor r enen car r,' i r l os setenta ci nco ki l ó m et r oshast aPuyehue, v una , )n.itermal conoci dapor s u balnear iodesdela coloni,ción,hacíamás de sesenta años,y desdeallí conrinuai ,,ri¡ cabal l ol os setenta l ó m et ¡ os que separ an Lago ki el I 'rir,ehue del Nahuel Huapi. Canarisdesdemuy peque; rLr cabalgaba, primer biógrafo ya en 1949 decíaque su rl ri ía, conro di cen l os i ngi eses, se sense. hor l -l egaron recorri endol a vieja sendade los indí genas rr rpuches,usad¡ en el per í odo de la Pr im er G uer r a \l undi al por regul ares c.travanas m ulas. La ilam ada de ,r'rrdade lasHerradu¡as terminaba en ia ribera del la: o Nahuel Huapi, donde habíaurr pequeño puerto nar ri ral , que en eseentoncesse llam aba Puer t o Bar at t a. r i r-'i ugar encantadorcon d os islit as que le hací anco,,' na. A l l í l o esperabaotro com ponent e de la f am ilia . ggerscon un barco a vela, el Estrella.Canaris así cruzi r l as ci ncuenta mi l l as náu t icas que lo separ aban de .,ru C arl osde B ari l oche. En r9r5, el pueblo vivía del comercio de la lana, que r r ¡nsitaba desde Ias estancias los alrededoreshacia de t hile. El comercio estaba prácticamenre monopolizado Chile Argentina, ¡or 1aSociedadCome¡cialy Ganadera . ln'os capitalespertenecíanen su mayoría a alemanes. Canaristomó contactocon un amigo de Wiederhold, , )tro comerciantealemán que se había instalado en Bari l oche en r91t: C hri sti an Lahusen,un ast ut o com er l.1nte que en tres décadas creóun imperio comercialen

zs9

l l l ¡ r Ir i l r i l l r l i l l l ,

en multiplicando su almacénbariiochense la Patagonia, al más de una docenade sucursales sur del Nahuel Huapi, desdeque habíainiciado el acopio de lanasen la zona. No pudiendo hospedario dignamente como estimaba humildemente correspondiera a un oficial del Ka¡ser para que fuera hospedadopor su mahizo lo necesario yor proveedorde lana.Así fue cómo Canarisllegó al casIa co de una gran estanciaalemana, San Ramón, a pocos kilómetros del pueblo. En esaépoca,en la Argentina las estanciaseran al menos diez vecesmás grandesque Ios fundos chilenos. En San Ramón fue huésped dei barón Luis von Bulow, uno de los más nobles linajes alemanes,quien se enconrrabaallí cumpliendo la función de adminisrrador ¡n siru del principado de Schamburg Lippe. A CanarisIo fascinó el lugar y se quedó más de un mes. Se relacionó también con otro aiemán, dueño de un de campo en las cercanías, apeliido Niebuhr. Sus nuevos amigos sugirieron a Canaris que se quedarahasta que terminara el conflicto, pero él no creíaen una Pronta finalización del mismo: quería regresara su patria y ser útil a su país. A mediados de noviembre lo acompañaron de estancia eD estancia,a caballoy carretapor la llamada Línea Sur hasta la terminal del ferrocarril, que se encontraba a en Ingeniero Jacobacci, unos ciento cincuenta kilómetros de sendaque recorría las propiedades, en dirección al OcéanoAtlántico. del por entonces,la cabecera feestaba En )acobacci, rrocarril, que a mediadosde tgrz habíainterrumpido su trazado que uniría Bariloche con el puerto de San Antonio, por motivos financieros.Este era, en esaépoca, la terminal natural de la lana producida en esazona de la Patagonia. z6o

( ..rnaris subió al rren y recorrió los cuatrocientos cuar( nt:rv ocho kilómetros que ya sehabíanconstruido.En rrr('nosde un día,llegó al puerto del Atlántico, uno de la rrrt' tl i ¡docenade puebl osde la Pat agonia, uy im por m r rnte debido al comercio marítimo. Tenía,en eseenton, t's.el doble de habitantesque hoy en día.Lasfirmas conrcrciales radicadasallí, eran alemanas.Lahusen tenía un aimacén que competía con otro, La Anónima de l\4¡uricioBraun. l-acompañíamarítima que hacíaescala esepuerto en t'r¡ la Hamburgo Sudamericana,que hacíaei servicio de t'.rbotaje la costapatagónica,con los buques P¡esidenen t c Mitre y Camarones,su agente en aquella época era la ('mpresaLahusen. En San Antonio Canaris tenía pasajeen el Presidente Mitre, pero no apareció en la fecha esperadaporque cl 3o de noviembre fue prácticamente capturado por el crucero británico Orama, uno de los participantes en la batalla de las Malvinas/Falkland, y conducido como presohastaMontevideo. El motivo de Ia captura no fue nunca aclaradopor los en briúnicos, más de sesenta años después, t978, se publicó una explicacióndel hecho. Los diarios uruguayos de la época,comunicaron que en la cargadel barco seencontraúan elementospara la consfi-ucciónde un submarino, que sin ninguna prueba concreta,seríautilizacio presuntamente por los alemanescontra la navegación inglesa, previo su armado en algún punto de la Patagonia.a Canaris tuvo así tiempo de reunirse con sus compatriotas del Seydliz, que había anclado del otro lado de la fo bahíay semanas despuésse embarcóen el pirósca Camaroneshacia el puerto de Buenos Aires, Uno de ios biógrafos de Canaris,André Brissaud,opina oue el marino cruzó los Andes desde Santiasohacia z6't

["

ü

ffi w
":t.

w
ffi w

w w
V.

w

M endoza a c a b a l l o ,c o s a i mp o s i b i e h asta di ci embre, existiendo en esaépoca sólo e1paso del Cristo Redentor, a 4.2oo metros de altura, al pie del Aconcagua,de casi7.ooo metros y rodeadode montañas que superan los 6.ooo metros; el pasosueleestarrecubiertopor metros de nieve, desde4 hasta r z metros. Cruzar esepaso sólo se podía haceren ei verano auscomo dicen los tral. desdela Inmaculada hastaPascua, lugareños. Había que recorrer por una semanamás de trescientoskilómetros de sendapor una zona que todadonde no hay pastuvía estácompletanrentedesértica, ra y subir pendientes de más del veinte por ciento, naen die lo transitaba r9r5, si no en la épocaen que Canaris ya estabade regresohaciaEuropa. Cuando llegó a BuenosAires, Canaris,bajo la identidad fraguadade un ciudadanochiieno de nombre Reed Rosas,se embarcóusando su pasaportechileno auténdel tico y fidedigno, a bordo el vapor F¡isr'a, Lloyd Holandés con rumbo a Holanda. En el viaje, pronto entró bri en buen a s re l a c i o n e sc o n v a ri o s p a s a j eros táni cos, aprovechandola ocasiónpara refrescarsu inglés. a Al acercarse Inglaterra, el barco fue detenido y ie fue ordenado dirigirse a Plymouth, donde los pasajerosfueron interrogadospor los serviciosde inteligenciaingleses. Canaris pasó este examen sin ningún problema. fueron llevadosa tierra paraser sometiUnos pasajeros dos a interrogatoriosmás profundos,y él inspirabatanta confianza, que un funcionario inglés le pidió su ayuda, para establecer,si otro pasajero que decía ser de Valparaíso,efectivamente hablabael dialecto de allí. Varios compañerosingiesesde aquelviaje lo invitaron para que los visitara. Así el viaje sigr-rió hasta Rotterdam, donde ingresó, siempre con su pasaportechileno, con el que también enz 6z

r r() .rAlemania.Allí sehospedóen Hamburg<¡, casa en de r r r,rD orotheaP opp,v aunq uese. encont r ab¡ nsado, cr , 'ntinuÓsu viajeparapresentarse sussuperiores. a i {eportó todassus experi encias,levaba. consigo I una , rfti l de recomendaci óndel bar ón von Bulow par a su irro, el mavor von Bulow, quien se desempeñaba en 1'r I III-B , el S ervi ci oS ec¡etoalem án.Su sedeoper at iva, , rr B erna,erauna de l a más i mpor t ant es. I-ascentralesde espionajealemán en 1ospaísesneur r.ries, disponían de numerosos efectivosy eran verda, i,-,r¡s fortalezas. aliadosno pudieron nuncaaccionar Los ! ( )ntra ellas.Un agentedel contraespionajefrancés,desdel l,rrcs armisricio,reveló "los miste¡ios de la oficina de '. , ¡n Bulow": "cerraduras especiales,una tTampeen el pi'.o, bajo la alfombra, delante de la mesa de tr;tbajo del jet,'del espionaje alemán, timbres de alarma, sillones ! | rn1pa,micrófonos, mirillas, prácücamente cualquier r tpo de precaución paraparar situacionesindeseables".5 Por su intermedio, Canarisiba a ingresaren el fasciir.rntey peligrosomundo del espionaje.

E l j efe del S ervi ci o S ecret oer a el t enient e cor o¡ r el \Vilhelm Nicolai.El servicio,llamado técnicamenteIill l . dependíadel E stado Mayor G ener al de las Fuer zas \rrnadas,al mando del generalErich Ludendorff. El ill-B habíasustituido al Nachrichtendiemsrcrea,lo por el canciller Bismark y dirigido por el jefe de los ,'spíasprusianos,Wiihelm Stieber,quien liegó a tener .r su servi ci o a más de 40.ooo agent es,y en su car r er a I trecondecorado veintisietevecespor su genio y susserr rci os. E i aparatode espi onaj ey el sist em a policial im plenlentado por el Ministerio del Exterior, en Berlín,le so-

--)

cl,>

F
brevivieron, pero sus sucesoresno tenían el don del Señor de los espías. r9r3, otro genio del espionajereEn construyó el prodigioso edificio levantadopor Stieber: el teniente coronel Nicolai, quien era un ferviente admirador de su obra. Habí ae m p e l a d o e n 1 9 0 4 , c o m o u n joven teni ente, en el EstadoMayor. Nadie conocíaa aqueloficial que vivía sencillamenteen familia, un trabajadorincansable, una persona afablecon todos. Promovido a capitán, empezó a llamar la atención del Estado Mayor con un reporte sobrelos métodos del espionajemoderno. Era un trabajo inteligente que demosrrabauna maduy rez excepcional una gran cultura. Los viejos generales se preguntabande dónde había sacadosus ideas,pero en verdad Nicolai sehabía documentado practicando en el campo,una cosainusual para la época.Y así ingresó al Servicio Secreto. Trasla guerraruso-japonesa, EstadoMayor alemán el quiso formar una misión de observaciónparaenviarlaa lapón, Nicolai fue llamado para integraria. Se preparó cuidadosamente por un año y medio estudió japonés y en el Colegio Oriental de Berlín, pero su misión de espía en Japónno fue llevada a cabo.Su superior,el coronel Lauensteinhabíacambiado de opinión. En estosaños,Nicolai se introdujo en todos los ambientes.Se impuso en las faccionesde la corte imperial y en los partidos políticos, estabaal tanto de todos los secretos. r9rz, profetizó sobrelasgrandesbatallassiEn gilosas del espionajede los tiempos modernos'. "Un gobiemo, en que su Estado Mayor, se organiza de manera de poder prever lasmínimas oscilaciones en el mercado del cobre, del acero, del algodón y de }a lanay registrar los movimientos suplenentarios de los productos alimenticios y de Ia bencina, sobre todo, cuando talesmoz6¿ t it¡tientos vienen ejecutadospor la dirección del cueria t,, ' t7e armada,gana desdeya una batalla".6 Esasideas nunca se habían pronunciado en el Gran I st¿doMayor. El Kaise¡Guillermo II, quien observaba ,rNicolaidesdehacíatiempo, intuyó que teníaen é1a un rlcnio de la guerra secreta, promovió a mayor y le enlo , ,rrgól a j efaturadei S ervi ci o.

,&
ffi T;
& M

*

W"

W
w

N ( )TA S r. P arker de B assi , María Teres a, TR A S LA E S TE LA D E L

w
w
.il'

w

F;,

/ )RESDEN, pág 23. r. Vallmitjana, Ricardo, BARILOCHE PUEBLO,pág.35. MI Martin,TOPONIMIADELPARQUENAJuan t. Biedma, (.tONAL NAHUEL HUAPI, pág.198.
Vedoya,Juan Carlos,"La capturadel PresidenteMitre" -1. l'ODO ES HISTORIA, número 135, agostode r978. 5. Bauer,Eddy, STORIA DELLO SPIONAGGIO, pág.88.

pis.zs. 6.Ibid,

illiiliilliil¡iiiriiriilliiliilliiililliiiilll

XVI
ü

ffi
't;

k,

ffi
,#
%

w w

w w

Canaris,como integrante de la Kriegsmaripe,ingres ó en e l S e rv i c i o N a v a l d e In fo rma ci ón, que dependía del Ministerio de la Marina en Berlín. La mayoría de los historiadoressueleafirmar que la Marina siempre controló al Servicio Secretoalemán,pero en realidadfue lo contrario. Durante la PrimeraGuerraMundial, esteServicioruv o que mo d i fi c a r s u s m é to d o s i n d e pendi entesy fue r obliga d oa e s tre c h a s u s l a z o sc o n e i I Ii -B . d O r g a n i z ó l a s c a c e ría s e l o s b u q u es mercantespor se obr a de l o s s u b ma ri n o s .El c e n tro d e estasacci ones ubicabaen otro país neutral, el cluefue uno de los ma: y or es ce n rro sd e l e s p i o n a j en -ru n d i al E spaña.C anari s fue transferidoa Madrid, que junto con Berna, fue uno de ios puestosmás importantes de observaciónparalos asuntosfranceses. Mientras el agregadonaval cuidabaexclusivemente cleobservarlas fuerzas navalesaliadasy la base de Gibraltar, la tareade Canarisfue la de vigilar el transpot'te marítimo aliadoy neutral y el avituailamiento clandestino de los submarinos v crucerosauxiiiaresalemanes desdecostasy puertos españoles. "La misión principal de Canaris consistía en buscar y prcparar co]aboradores en Jospuertos españoles para ciertas funciones, en relación con Ia marina alemana: hombres que observaranel movimiento. en los puer' tos, de ]os barcos mercantes aliados,o n'tarinos que su' pieran interrogar a los tripulantes que prestaban serviademástenía neutraleso aliadas, cios en embarcaciones 266

,/r/( /)u{c.r¡comerciantesque procuraran los avituallat t )t, !rt| )sy otros implementos navales, como patroasí ,,, , ,1.'antbarcaciones colaboraran abastecimienque al t , , ,1,,lc¡s submarinos ¡r barcosde superficie alemanes, t tt tt t ) L'ricarbón como en petróleo y víveres.'\ L\trs n-lisiones las podía ejecutarel agregado no miL \ r () su personal oficial. En cambio, el chileno Rosas lr r,{} rtr)í¡ probl emas.S u dom inio deI español,su com t,r, rrsi onde 1amental i dad l a t ina y su pacienciaen los ,l ' l ,rz¡mi entos comunesen l os m er idionales, hací an lo ' ' , rl t' rtOpJr¿eS taS si One s. mi lrrcepto el capitánde corbetaretirado von Krohn, su t, l t' crl Madri d, pocos sabíande él en eseent onces, ya ,l rr' no teníacontactocon l a em bajada alem ana. l:n la península Ibéricalos Serviciossecretos alemarr,'s se movía¡r con tal desenvolturaque el gobierno esde ¡' rrrolno sepreocupó.Los ag ent es Nicolaisear r evier,,n hastaa apoyarmovi mi e nt os r evolucionar iospar a I n )l)oner al rey Alfonso ministros pro alemanes.EspaI r era n.luy importante para la economía de Alemania , n tien-rpos guerra. de l )e l a mi na de R ío Ti nto se ext r aí ael volf r am io, m er.rl raro e i nC i spensabl epara endur ecer el acer o ale,ri n. E l S ervi ci oS ecreto nglés,el 4o- O B, hací ade t oi , , prrá l i mi tar Ia l l egada a Alem ania del pr ecioso ,nl l eral .C ansada ver sus car gas adas alt a m ar par de en , hundi das,l a embaj adaal e m ana de M adr id, llegó a r r ,rnsportarloa bordo de submarinos de gran tonelaje, ,l c Ia ci ase D eutschl and, qu e podí an r ecor r er hasr a ' \.ooo mi l l as. Canaris no fue extraño a una de estas empresas.El , nvío cl andesti noparti ó de la I sla de M ader a,per o los .rLbmari nos por bar cosf r anceses el y fueron atacado s ' .,' l frami ocambi ó de dueños.

Canarissehizo cargoen primera personade dos operacionescontra los EstadosUnidos. "Partió desde Espaen ña,en misión secÍeta, los Estados Unidos, unos submafinos alemanes, organizaron un corÍeo regular y clandesüno entre lascostasespañolasy Cuba, donde desembarcaron explosivos destinados a accionesde sabotaje en los Estados Unidos."' En el transcursodel año que permaneció en España, a de las actividades Canarisno escaparon la atención de aliados, aunquea la larga,su disy los ServiciosSecretos Canarisconsidefraz de chileno tenía que descubrirse, rabasu deberservir a su patria activamentey queríaluchar contra las fuerzasnavalesbritánicas. En su período español quedó fascinado con los submarinos, esasnuevas armas,en eseentoncestan desarrolladas tecnclógicamente.Como Canaristenía el deseode comandarun submarino, pidió la conformidad a Berlín, y prontamente le fue acordada. Tras un intento de regresara Alemania, siempre bajo la identida d óel chileno Rosas,que casi Ie cuestaIa vida, consigue embarcarseen Cartagenaen el U-35 el que cruzando el Mediterráneo y subiendo el Adriático, lo llevó a la baseaustrohúnsara de Pola.

En Eckernfoerde,en la Escuelade Submarinos,hizo el curso paracomandantey algunosmesesde entrenamiento. Después,en la primavera del r9r8, recibió el comando de su primer submarino. Zarp6, rodeando el At1ántico y penetró en el Mediterráneo para operar desdela baseaustrohúngaraen la bahía de Cattaro,en el sur de la Dalmacia. Los primeros días de octubre, la situación bélicapa268

r r l .rs.rrmadas l os i mperi o s cent r ales an m ás cluc de er , I rlicrles.Los frentes habíansido rotos en Italia y en los l i ,rl c¡nes, tambi én Ia parte eslavadel im per io aust r oI rrrngaro seestabapor levantar contra 1oque quedabadei r¡ :,¡l nenhabsbúrgi co. l.¿svías de abastecimiento, tanto de gasoil como de rrrriniciones, fueron virtualmente cortadas,y tras una r,'rrnión con los comandantesde la base,se decidió que , ,r.la comandanteintentaría,por separado, dirigirse a la r, r.e -rl emana K i el . de A mediados de octubre Canarisal mando del UB-tz9 v otros U-Bootes zarparon de Cattaro, y tras un viaje \'{-'nturoso, once submarinos ingresaronai Mar Báltico, Ios primeros días de noviembre. El 8 de esemes llegartrn a Kiel, en formación cerraday enarbolandolasban,lcrasde combate. La flota alemanaallí atracada izaba,en cambio,la ban,leraroja de 1ossocialcomunistas, indigCanarisestaba ¡r¡do con esta si tuaci ón pol í t ica y m ilit ar y no se sor ¡rrendiópor la derrota,ya que habíacomprendido antes que nadie la imposibilidad de una victoria. No se había hecho ilusiones con los éxitos logrados cn Franciaesemismo año y no tenía,como sus camara,-[as, odio por los enemigos o por Inglaterra como potencia naval. Por el contrario, tenía una opinión muy elevadasobrela flota británicay la capacidad sus ofide cialesy marineros. Canaristenía entonces3r años,y se sentíasegurode si mismo. En los cinco añosque estuvo embarcadosacó valiosasexperienciasde los contactos que tuvo en sus viajes al extranjero, y aprendió a tratar de igual a igual a l as personas.

26g

E l r ad e n o v i e m b re d e r9 r8 e l re n i enrecoronelN i colai habíallegadosecretamente Kiel. En aquelmomena to observólos gravesdesórdenes que habíanempezado elzT de octubre, cuando ios marineros de la flota imper ial s e h a b ía n a m o ti n a d o ma n i o b ra d ospor agi tadores revolucionarios. La confusión reinabaen la basey Nicolai romó contacto con dos clesusagenres. capitánSiewerty el guarel diamarina Kern, quienesse encontrabana la cabezade ios amotinados.Despuésde esteencuentro, otro arrrot inam i e n to e mp e z ó e n l a p ri me ra y segundaescuadra de la armada,que fuera orgullo de Guillermo II y pasar on a ia re v o l u c i ó no tro s 2 0 .o o o h o m bres. E l co ro n e l h a b íac o n d u c i d o o tra d e sus magi strai es operaciones. poniendo más ieña al fuego revolucionar io que e s t¡b r q u e n rl n d o l .r fi c r¡ i m p eri .i l . El z5 de setiembreanterior Nicolai se había reunido con el mariscalHindenburg, ei generalLudendorffv ofic iales s p o n s a b l ed e l o s S e rv i c i o s re s Secretos el cuaren tel generalde Spaen Bélgica. jefe del III-B declaróenEl tonces: "Es I¿ derrote, pero si no queremos gue és¡J .se resuelva por la Alemania o por el Estado Mayor, único verdadero sostén del país, en una catástrofe definitiva, tenemos que atribuir a oftos y no a los soldados.la¡esponsabilidad del fracaso.Hará falta, si es necesario,sacrifrcar e] emperador y el imperio".3' P r on u n c i a d ae s ta s e n te n c i a ,d e l os presentessól o Hindenburg protestó, Ludendorff no dijo nada y el general von Bartenwierffer y el coronel Baueraprobaron. De cualquier manera, mesesdespuésse confirmaba 1o declarado. el mismo día que Nicoiai llegabaa Kiel, un Y hombre suyo, e1generalWilhelm Groner, sucedía Lua dendorff tras su dimisión. Nicolai habíaimpuesto esegeneral,quien err hrjo de 270

a n .i mpl e subofi ci l l v no per t cneci. r l¡ ¡ r isLocr , r ci, l i L1si .1na. H ubo otra reuni ón en Spa,pocashor as des,' rés de l a abdi caci ón de Guiller m o I I , en ést a Hinl (' nburg afi rmó que se ne cesit abadom ar la r evolurrn, pero Nicolai 1ocorrigió: '.N'ose tratade domar la 'volución sino de aprovechamos de ella". La última paque ocupaba rlrrala teníasiempreé1, un esto significaba ,garmucho más importante que e1que aparentaba por ..Lgrado. Diez díasmás tarde,Nicolai puso en marchaun nue. ,r plrn que comprendíala idea de un pacto entre el go,i(,'rno el flamante comando supremo del ejército.AI v , r ro di a, en Ia noche dei ro al n de noviem br e de r 9r 8, ii¡ndo faltabanveinticuatro horasparael armisticio,se ' i r!:ontraba el casti i l ode Kr upp Von Bohlen, en Esen jef ,' i l . eDuD r reuni ón secret a con los pr incipales esde r Lndustri a pesada emana. al Les dijo: "Hemos perdido la guerra, debemos ganar , t [)rz",y siguió "De ahora en ade]ante ustedesrecibirán , ,,r mi támite, lasinstruccionesde aquellosque rcdat t.tpueden salv,tral país. Huso Stinnes,el rev del acero, .' irritó por lo perentorio de Nicolai. La república daba ,nedo a los capitanesindustriales, pero el coronel con','stó 'la república no seráotra cosaque un espantapája,,s del cual tenemos que servirnos'y dejó el castillo".+ se tlitler, cuandosaliódel hospital de Pasewalk, ente, , c1e huida del Kaiser a Holanda y anotó en su diario: 1e del reció en mi el odio hecialos responsables adveni' tlc\to, supe entoncesmi destino, entfar en política" der()srrandoya desdeentoncesno entenclernadade la gueLi .i secreta sus manioblas. y i--lr: de diciembre, el nuevo presidente de la Repúr,ll.¡, Ebert, promulgó un decreto creandouna guardia , icr republicanay el mismo día, por iniciativa del fiel '
271

w w t:.:
?il

ejecutor de los planesde Nicolai, el generalGroner, hauna oficina de reclutamiento de cía abrir secretamente voluntarios; estaacción fue oficial el 6 de enero de r9t9 cuando se hizo una llamada pública para la formación de un cuerpo de voluntarios. El texto fue firmado por los más importantes sociaidemócratasde Alemania, entre ellos el presidente Ebert y Gustav Noske, quien fuera diputado del Reicñstag.El hombre habíareprimido el amotinamiento de Kiel, fomentado por los agentesde Nicoiai con los cualestenía buenasrelaciones. Con la bendición de Nicoiai, Noske fue propuesto por el generalGroner como Minisrro de Defensa,sereveló como el hombre fuerte del gobierno, dependiente enteramente del Comando Supremo en manos de Nicolai.

E.

En estosdías Cana¡isestabaen Beriín. Como tantos oficiaiesde la marina y dei ejércitc temía la amenazade los extremistasque querian implantar, segúnel modelo ruso, un estadosoviéttco.En Berlín habíaregresado de la GKD, división de cabaliería la guardia,instalándose a mediados de enero en el hotel Edén, que se convirprincipales del gobierno Ebertti6 "en una de las bases Nosfte, [donde] se creatcn ]os primeros cuerpos de voluntarios en los que ¡trestaban servicio, vistiendo uniforme de soldados, centenaresde ofrciales".sEntre ellos también se encontrabaCanaris,quien se habíaalistado enla G K D . Fue enviado en misión al sur de Alemania, allí comenzó su noviazgo con Erika Waag. A fin de febrero Canarisregresódesdeei sur y actuó como oficiai de eny Asamblea laceentre gupos armadosde ciudadanos 1a Nacional que se reunía en Weimar.
t-7,

Trascumplir estamisión Canarisingresóen la brigacl.r ,lc marina Lowenfeld,su oficina fue instaladaen el misrro hotei Edén, que seencontrabamuy cercadel zoológi, o de Berlín.Entre laspersonas que frecuentaron esos en ricmpos el hotel Edén, se contactaroncon Canarisel ex , .rncille¡del Reich, príncipe von Bulow y señora,quienes ,,lli se habíanrefugiado,y ei capitánEhrhardt, jefe de la l,rigada marina que lievabasu nombre. de Mi entras tanto N i col ai cont inuaba con su plan y i rabíareorgani zado el C omit é Super ior Secr et o,que ,' xi stíadesder9r7 y que en rgzo habí aem pujado al conrando supremo al rearme clandest inode Alem ania. Verdadera con poder y mecliosfinansociedadsecreta, , ieros,estabaencabezado.por Ludendorff y compren.lie, bajo la guía de Nicolai, industrialesy banquerosde suma importancia en Alemania entre las dos guerras. Entre ellos los Krupp, Mannesmann, Cuno Warburg, )peyer, von Gwynner y Vbn Bary.Esteúltimo banquero era el hombre de Nicolai, y como representanteofi, rai de la Hamburg- América Linie, fue cónsul generai ,le Alemania en Anversa, Bélgica,antes de r9t4, donde ,rctuócomo agentesecretoa las órdenesdel coronel. Ludendorff inspiró otro reagrupamientonetamente cxtremista, como el ultra monárquico National-Vereini6png. Sus líderes eran el pastor Traut, ex capellán del cmperador; von Jagow,ex jefe de la policía de Berlín, el capitán Pabst, el doctor Kapp y el coronel Bauer, otro irombre de Nicolai. El mismo día en que ia Asambleade Weimar llevaba .r la presidencia a Ebert, Kapp empezaba a planear el ¡lutsch, que iba a estallar en marzo de r9zo. Esemismo día, r6 de setiembrede r9r9, Adolf Hitler se inscribía en el Deursch e Arbeiter Parrei.Sus comienzospolíticostienen origen en el espionaje, fines de noa

w
w

íi
?;

v iemb re d e r9 r8 ; re g re s a n d oa Bavi era,su patri a por adopción,sealista,sobretodo paracomer y tener un techo, como agenteinformador del Departamento Político del ejército. En setíembre del año siguiente recibe la orden de inun alemanes, dagarsobreel Partido de los Trabajadores personasque se reúne en una cervepequeño grupo de ceríaalrededor del herrero Anton Drexler. Entre los pose cos adherentes encuentraun periodista,Dietrich Eckart y un oficial del ejército,el capitánErnst Roehm. Hitler participa de unas ¡euniones y conciuye su investigación aclarandoque allí no se encuentran subversivos,escribiéndoloen su reporte. Pocos días despuésDrexler lo invita a serde ellos. Sedecide,deja de hacerde espíay selanza a la política' En marzo de.r9zo,la primer tentativa ejecutadapor ei III-B, el pursci de Kapp, fracasó,habiendo rehusado su apoyo el ejército y los parlamentarios de de¡echa.Peentre ro los principales conjurados pudieron escapar, coronel Bauer,quien fuera un ayudante de Niellos el colai,y más tarde designadoen Shangaicomo consejero milicar del general Chiang Kai-Shek. Labrigada de marina dei capitán Ehrhardt que contaba con 16.ooo hombres fue la punta de lanza en el putsch. El mismo fue promotor también en la organización para el asesinatodel vice canciller Matthias Erzbergeren agostode rgzt y también en el de Walter Rathenau en junio de rgzz.lJno de sus oficiales, Edwin Kern, hombre de Nicolai en el tiempo del levantamiento de Kiel, donde tuvo funciones como provocador, fue el autor material del asesinato. Ei z4 de juiio de rgzz Kern se despidió de un compañero, von Salomón, y le dijo: "Si Hitler comprende que 274

su hora ha llegado, es justo el hombre que yo pensaba". I I it ler. en aquel tiempo era un pequeño y oscuro agitatlor.pero si Kern ya lo teníapresente, significaque en su cntorno ya se lo tomabaen consideración paraalgo.po,-o después Kern siguió el auro de Rarhenau, lo cercó y lc disparó, su compañero Fisher io ultimó lanzándole trnabomba de mano en el auto descapotable. Rathenau,quien fuera minisro del exrerior y autor cleun plan de saneamientoeconómico,era herederode l¡ AEG, cuyos estabiecimientoseléctricosiluminaban l.rsgrandesciudadesde Europa y también las de América del Sur.Era dueñode43 minas de carbóny r7 de hierro, ademásde otras muchas empresas. Aparentemente su mayor culpa era la de serjudío, los ¡nilitares y los nacionalistasno llo¡aron y menos aún los grandesindusrrialescomo Krupp, Thyssen y Hugenberg.

Wilhelm Canarissintió simpatía por Kapp, pero igual entendió inmediatamente que cualquier cosaque pudiera proyectar estabadestinadaal fracaso. También conoció muybien al comandanteEhrhardr, el hombre clave de tantos hechos sangrientosdesdeel levantamiento de Kiel; otro que se encontrabaallí era un joven cadeteque ingresaba Ia secciónpolítica del en Servicio de Información Naval, Reinha¡d Heydrich, el futuro jefe del SD nazista.Terminabauna era y comenzaDa otra. En rgzo Canarisse casó y tras el golpe de escadode Kapp, terminados los tiempos de los pronunciamientos políticos, lanzó sus energíasal resurgimiento de la armada.Actuó dos años como oficial del EsradoMayor del ;ilmirantazgo en Kiel, participando activamenre en investigacionesteóricas y prácticas en el desarrollo de 275

submarinos, estudianclomodelos de varios países,sobre todo el finlandésVetehinen.En tgzz se embarcóen el crucero Berlinconro primer oficial. - Entre los subtenientes embarcados"se encontraba Reinhard Heydrich. AI año siguienteCanarisfue ascendido a capitán de corbetay terminó sus servicios en el Berlín. El zr de octubre de 19z3fue convocadoen Kiel por el teniente coronelvon Katzener.El oficial era un enviado hombre cercanoa Nicolai, y del coronelvon Schleicher, ambos le preguntaron a Canaris si aceptaríaun trabajo de "documentación militar". pero pidió más precisiones. en No estaba desacuerdo, El l8 de noviembre, Canaristuvo otro encuentro con von Katznery von Bredow, a los cualesexpuso susideas una Alemania fuerte militar y ecopolíticas:él deseaba nómicamente.Sólo al servicio de estosideales,Canaris podría aceptarparticiparen ia organizaciónde una gran red de información. El tenía muchos amigos en América del Sur y en España,y hacersede otros no seríaun problema. "EI 9 de diciembre de ry4, Canaris encontró por frn a von Schleicher y le impuso suscondiciones, se quedaría enla marina y también prepararía la organización so]amente sile garantizaban el secretoy la autonomía; von Schleicher, esrupefacto por aquella desenvoltura, le dio cartablanca.Canarisentonces se concedió cinco meses de esrudio y de reflexión antes de empezar.'6

Los primeros días de mayo de ryz4parrií en misión oficial a Japónpara implementar en esepaísla construcción de submarinos para la armada japonesa.Su viaje profesional,regresóen fue disfrazadocomo enseñanza 276

()ctubredel mismo año. La travesía fue tan larga,que se tl uedó sól o doce díasen J apónr elacionándose con los .rstilleros japoneses Kawasaki. En su viajehizo innumerables escalas le permirie_ que ron reclutar muchos agentes el mismo en Japón,en las In_ ,li¡s Holandesas, Sudáfrica, Egiptoy en en en Grecia.De r egresoa su parria entregómuchísimasinform¡ciones, fue llamado inmediatamentea ser parte del EstadoMa_ vor de la marina en Berlín,en noviembre de 1924. En los años siguientesorganizó redesactivasen Ru_ inania,Polonia,Checoslovaquia, Hungría, Turquía,Es_ plña y también en Marruecos. Ent927, según cuenra en su obra el capitán de la arrnadaespañolaLuis de la Sierra,Canarisse encarsó de i¡ reconstruccióndel Etappendiensrdela primerhue_ rra Mundial, "estableciendonuevamente contacto,den_ rro del más riguÍoso secÍetocon Ios antiguos miembros de aquella organización(...) Sinembargá lascosas 1.le_ se vebana cabo de tal manera que só)o muy contadas peÍ_ .onas, en cadacaso, estabanen el secreto". En el peúodo enfte t9z4y 1928 "Canaris vttelve a visi_ tarla Argenüna pasando susvacaciones seissemanas".T de E l r7 de agostode r9z8 se encuenr r aen Be¡ lí n con_ versand.ocon un grupo de oficiales colaboradores y .omenta la política de Hitler: "El arriesea destruir rc_ ,lo el trabajo que nosotros estamos haci"iendo el exen terior porque Los otros nos tendrán miedo nueva_ nrente ".8 Pocodespués, por remor a que suscontinuos viajester_ rr.rinaran despertarla atención de los ServiciosSecre_ por t os ingleseso franceses, hizo sustituir por su asistenre se v asumió el comando del crucero escuelaScá1esien, pero continuó alistando nuevos agences ca_ 1';rraielamente en rla puerto de cadanación que tocaba ,rr, íi.¡"r. ".,

Nor as K r. Abshagen, aTlHeitv,ELALMIRANTECANARI$ pág'3z Eddy, STORIADELLOSPIONAG GI O' pág'9o' z. Bauer, 3. Ibid,pá9.298. oP. EddY, cit, Pág. 3oo. 4. Bauer, Karl 5.Abshagen, Heinz,op' cit ,p^g'41' oP' EddY, cit.,Pág.9o. 6. Bauer, André, CANAR/S,Pá9.27' Brissaud, 7. oP. EddY, cir.,Pág.9o. 8. Bauer,

XVII

Hastaentonces, parael aito mando, Hitler era sólo un agi tadormani pul adopor el ejér cit o. En setiembre r93o,enuna AlemaniaconT.ooo.ooo de de desocupados al borde de la quiebra,hubo elecciones: y iosnacionalsocialistas obtuvieran6.5oo.ooo votos y 1oZ escañosen el Reicñstag.En eseentoncesel general Kurt von Schleicher, que será,en enero de 1933,el último el cancillerde Alemania antesde asumir Hitler, dijo a Canaris "Los hitlerianos no son peligrosos, por otro lado a aquel Hitler nosotros lo tenemos en un puño". C anari sno l e contestó,y le conf ió a von Kat zener : "Hitler nos hará perder la guerra de simpatía que nosotros intentamos ganar en todo elnundo. Sus amenazas provocarán un rellejo de defensaen Ios aliados,que estrecharánnuevamente el cercoalrededor de Alemania". El coronel Nicolai mientras tanto le preparabala liegadaal poder,favoreciéndolos cuantaocasiónsepreen sentaba. En r932, cuando von Papen era canciller,el NSDAP recibió subsidiossecretosdel gobierno alemán: 4zmíilonescie Reichsmark(unos 75o millones de dólaresactuales),que fueron la carta decisivaque permitió a Hitler triunfar. Estos fondos fueron entregados bajo la presión del EstadoMayor General,ejercidapor su consejeroomnipotente, Wilhelm Nicolai. Tras recibir esecapital y casia modo de agradecimiento, Hitler declara: "Gracias a ellos hago verdaderapolítica,convierto a la gente a mis ideas y me asegurctIa penetación y la influencia en cadapaís".' Medio lustro de 279

278

.,.r,rtrllll

s

#
ffi

t

ü w ffi

$"

fi
F^,

w &

h
.;

políticay Hitler todavíano entendíaias maniobrasy los f-inesde Nicolai, le hab¡ía sido provechosala conclusión del libro de memorias de Nicolai, publicado esemismo ano: "E] fururo pertenece a los Servicios Secreros". Cuando murió e\ FeldntariscalPaul von Hindenburg, el ancianopresidentede Alemania,llególa oportunidad de Hitler, quien supo aprovecharla con ayuda de estos servicios. El re de agosto IIegó a Neudeck, donde vivía ei viejo mariscal y al día siguiente supo de su muerte. Un comunicado oñcial anunció que el fallecimiento de Hindenburg habíaocurrido el día z a las z de la mañana,pero en realidadel mariscal había muerto entre el 3r y el ie. E l ti e mp o tra n s c u rri d o e ra n e c e sari opara preparar la sucesión a favor de Hitler, y, aunque Goebbels,minis t r o d e P ro p a g a n d a , a b ía a n u n ci ado que no había h t es t a m e n to ,d o s s e m a n a smá s ta rd e Franz von P apen traía éste a Berchtesgaden. el documento HindenEn a burg designaba Hitler como su sucesorcuatro díasantes del plebiscito con el cual el pueblo alemán lo llevó a ia presidenciadel Reich. Hitler sabíabien que Franz von Papen, hombre en quien tenía confianzaabsolutae ilimitada, tuvo un pasado importante en el III-B de Nicolai operando en los EstadosUnidos como responsabledel espionajealemán. Canariscolaborócon él en sus misionesen esepaís;desde allí, siempre con el apoyo de von Papen, llegó a Canadá,donde continuó con misiones especiales. Tras la eliminación de las redes de espionajealemanasen los EstadosUnidos, regresóa España. V on Pa p e n re c i b i ó l a O rd e n d el A gui i a R oj a por G uille rm o II e n re c o m p e n s ap o ¡ l os servi ci osprestados . E n e s ee n to n c e s ,b a j o l a d i re c ci ón de N i col ai organizí maniobras en los ambientes políticos para haz8o

,:ernombrar a LuCendo¡ff como jefe del Gran Cuarrel General al emán. En marzo de t9ry, promovído tenienre coronel, fue enviado a Asia Menor y creó en Palestina una red de espionaje político militar enfrenrándoseai coronel Lawrence. Terminada la Primera Guer¡a Mundial fue el hombre de Nicolai en la política,apuntando a la reconstrucción del Reich, fundamentándoseen las ideas nacionalsocialistas favoreciendo[as relacionesentre el y NSDAP y los industrialesalemants. En r93z llegó a ser canciller,si bien por poco tiempo, ya que al año siguiente Hitle¡ asumió el mismo cargo;pero su dobie juego lo llevó a ser en 1933ei vicecanciller. Hitler lo nombró en r934 ministro plenipotenciarioy embajadoren Austria. Se quedó allí hasta1938preparando el Anscñlusg la anexión ai Reich alemán. Inmediatamente despuésHirler lo aleja,como si quisiera quitarse de encima ia pesada sombra de Nicolai. Desterrandoa von Papena Turquía desder939 hastar944, no se dio cuenrade que ya había un reemplazo previsto por el intriganre coronel, ei almirante Canaris.

En t933 Canaristemía que los vencedoresde r9r8 no hubieran tolerado más, por Hitler, el rearme clandestino que habíanconcedidoa la Repúblicade Weimar, pero los hechos demostraron que éstas fueron preocupaciones injustificadas. En otoño de 1934 dejó el mando del crucero Schlesien a un ex camarada del Dresden, Freidrich Fleischer, quien se había fugado de Chile un año despuésque é1, en r9r6. El entonces teniente Fleischer,conjuntamenre a tres colegastambién tenientes del Dresdeny otros z3 marizli r

'.-'"."¡,¡.¿.¿¡¡,xrxu,.s..,t.x.n,.nn*******nrfüilfÍililfililrffilrfilrfilillil,il,rrl

nos de otros barcosalemanes internadosen Chiie, sehabíair fugado embarcándose, diciembre de r9r6 en ei en velero Tinto, zarpando cerca de Puerto Montt en la localidad de Calbuco. Atravesaron el Atlántico con un barco vieio, construido en t852, éste había cruzado el Cabo de Hornos por última vez en r878. Increíblementellegaron a Noruega en sólo lzo días.el z de abril. El comandante reconocido por ellos era el teniente del Dresden, Max von Schmidt, quien formaba parte del Servicio Naval de Información de la Kriegsmarine. Canarisfue nombrado, momentáneamente,comandante de la fortaleza de Swinemunde, una pequeña ciudad en las desembocaduras río Oder. del Allí, pocassemanas después, recibeel nombramiento como nuevo iefe de los ServiciosSecretosalemanes y despuésde variassemanas preparación,ocupa ofide cialmenteel cargo,asumiendoel día de su48qcumpleaños, el r de enero de 1935. Sus biógrafos y muchos historiadores se asombran frente a estenombramiento. Karl Einz Abshagen fue el autor intelectual de este mito desder949, cuando publicó la primer biografía del almirante.En ella dice,respectoa la elecciónde Canaris "por su hoja de servicio se sabía que poseía las cualidades que se requieren para un jefe de in{ormación, tales como su inteligencia penetrante y su agilidad mental, unidas con su capacidad de tratar a la gente, todo Io cual podía sustituir su falta de experiencia en el servicio prop iamente de informaci ón "." Estos,como ya hicieran con su experienciabélica embarcadoen el D¡esden y su huida de la internación, liquidan superficialmente con unas páginas los años anterioresa asumir en 1935el mando del Servicio Secreto z8z

,rlemán, seconcentranen la actividadde Canarisen los y .rñosbélicos de la SegundaGuerra Mundial. Focalizanel personajeen la óptica originadade 1aactuación del tribunal de Nürenberg,en la cual siemprese ha indicado, sin prueba alguna, a Canariscomo perteneciente al movimiento de resistenciaalemán. De allí surgrópor unos la deducción incomprensible,que había saboteado victoria alemana,y por otros, que hasla ta se podía considerarculpablede la derrota. Lahistoria personalde éste,demuestraque siemprefue en primer lugar un alemán y un patriota en senricloliteral y no como antinazi. Su amor a la patria no disminuyó sino que aumentó, y no hay pruebas de lo contrario. Estuvo al serviciode su patria y de su jefe como lo hicieranmillones de soldadosalemanes, aunquecierto es que siempre estuvo convencido de la imposibilidad de la victoria. Estoy seguro, estudiando la vida de Canaris y los idealesque maduró, que é1,como sirvió bajo el Kaiser Guillermo II y despuéspara Hitler, si hubiesesobrevivido habríapuesto su inteligenciay experienciaal servicio del Premier Adenauer.Esto no debe extrañar, para él hubiera sido racional:antes que todo, Alemania. También hay que considerarque su pupilo en la Abr'vehr, general Reinhard Gehlen, se comportó de igual el manera a como lo habríahecho Canarismismo. Se entregó a los norteamericanoscon toda su experienciay para colaborar con ellos pidió tres cosascomo garantía, que todos sus agentesfueran alemanes,que toda la organizaciónnunca pudiera ser utilizada contra los interesesalemanes que, cuando ia Alemania fuera nuevay mente una nación soberana, y sus hombres pasarían él ai servicio del estado germánico. Cosa que de hecho ocurrió al asumir el presidenteConrad Adenauer. 283

E i mi s n ro C i e h l e n , l l a ma d o e l General Gri s oor manteDerscsit'rn¡treen la sombra, ai igual qrr" r.r, pa"dec es o re ser¡ u l l té c n i c o d o ta d o c o m o C anari s.Lo te_ , nía como rclcrL.nre cuando habiabaera imposible no y record¡r l¡ nráxima de orro, el coronel Nicolai. "El Servicio de Inlorrnaciones es un servicio de señores. Cuando se antregaa otros se desmorona'l Y Gehien por ciert<¡fue, como Canarisy Nicolai,un "señor" del espionaje.

I

Una vez que Hitler asume la presidencia,Nicolai logia acabar con su plan en ejecucióndesdenoviembre de r gr 8, cre y e n d oq u e Ai e m a n i a te n ía l a oportuni dad de iesurgir definitivamenre con é1y hacersegrande orra vcz. Sc retir¡, pero sigue el ciesarrollo los hechosdesde rlc su o[icin.ren l.r P¿r¿sd¡nterplatzenBerlín, quedando dctrás clelescenario Wilhem Canarisaccionó como su predecesor, nunca se mosrró públicamente durante los años del régimen hitleriano. Serodeó de misterio y no dejó diarios como tampoco notas de sus actividades. Vivió una vida sim_ ple, no ostenrosa, si alguienlo eiigió,por cierto no fue y el alto mando, que sólo lo recomendó a Hitler, quien finalmente firmó su nombramiento. Canarisera el natural sucesorde Nicolai y parece,analizandolos años anteriores a su nombramiento, por cierto doce años que fuera preparado sólo para ser su heredero. Ambos operaron según la misma filosofía oriental, dictadapor el filósofo Sun Tzu. Nicoiai lo descubrióen ios estudioscursddosen el Instituto Orienral de Berlín, donde tuvo accesoa la primer versión de EI artede Ia glrerra,traducidaal inglésen r9o5, por el capitánCalthrop, quien utilizó Ia versiónjaponesaescriraen el siglo z8+

XVi por el samurai Miyamoto Musashi,con el nombre de EI líbro de los cinco anillos. El núcleo del pensamiento de Sun Tzu, quien vivie_ r a en China entre el VI y V siglo A.C., se puede sinreri_ zar en el principio básico,que él exponeen el plngFa,el nombre chino de su manual, El artede la guerra: "Combatir y ganar cientosde bat¿llas es prueba de ná suprema excelencia: la supÍema valentía conriste en do_ b]ar ]a resistenciadel enemigo sin combadr".3 Sun Tzu demuesrra que la historia del espionajees tan antigua como la militar y la polídca. Veinre siglosan_ tes que Bacon,afirmó que saberes poder. Su manual se divide en rrece capítulos, y el último esú ded.icado al " U so de i os espías" . P ara apl i carl o hay que consider ar lo esencial , , del doble conocimiento de sí mismo y del enemigo. Este conocimiento se constÍuye por grados, tomando en consideración Los factores morales,psicológicos y ma_ teriales,éstos consienten, al líder político o miliíar, de iormarse una visión global de lasfuerzas, en el campo que sea, previa a Ia decisión".+ En estecapítulo seeyidenciala importancia de que las informacionesrecogidas seanuriliz;das sólo por quien "posea una cierta dosis de asrucia ínnata"porqrre '.sin un sutil ingenio de la mente, uno no puede estarieguro de Ia veracidad de los reportes"y considera que '?os espíasson el másimpoftante elemenrc en guerra" pero es sólo un aporte entre muchos, y la suma de todos los facrores,no todos pueden ni esránen grado de utilizar. Lasinformaciones reunidas son un medio y no un fin. El fin es la esrraregia global,y los responsiblesde ésta tienen que orientar las informaciones en función de sus propios oblerivos. En síntesis,el espionaje,según Sun Tzu, no es sólo 285

un insrrumento pasivo que trae informaciones, sino que también es activo, que procede 'desinformando', cosa que Nicoiai siempre hizo y Canaris comenzó a hacer mejor aún, tras su viaje a Japón donde tuvo accesodirecto a estafilosofía.

Cuando Canarisasumió en 1935,encontró el tacto y el tono adecuados para entenderse trarar con Hitler y y su entorno de poder. Hitler no se conformaba con algo similar al Secrer Servíce británico. Pretendía que fuera muy superior y Canarisconvirtió el servicio de espionajeen una organización extensay competente. Después de su ascensión desapareció la Reichswehr para dar lugar a la Wehrmacht, nombre que el Reich hitleriano dio a sus fuerzasarmadas. Una de las primeras cosasque implementó, fue Ia reimplantación del Etappendiensfen los asenramientos alemanesen las diferentes partes del mundo que sentían con la llegadade Hitler el ¡enacerde su patria, sus componentes aceptabanvoluntariamente efectuar servicios. Estos nuevos agenresfueron instruidos al fin de evitar, en lo posible, la utilización del correo, y emplear claves,contacrándose directamentecon las embajadas alemanas,donde se enconrrabael jefe de estaorganizaci6n, que en cada capital solía ser un agregadomilitar. A la vista de una SegundaGuerra Mundial, se preveía que los servicios del Etappendiensr serían más importantes que en la primera, puesto que Alemania había perdido todas sus coloniascon el armisticio. Carecía de basesnavaleso punto de apoyo para sus buques, fuera de sus aguas,y fue prioritaria la organización para el 286

abastecimientode submarinos y buques de guerra ale_ manes. Canaristeníabien presenrelos problemasde abaste_ cimiento de carbón y alimentarios que sufrió con el Dresden,aunque ahorael problema era el perróleo.kin_ cipalmente se comprometió con el personalalemán de las compañíasde navegación,o de petróleo o cualquier firma alemanacon agenteso corresponsalías ei exen tranjero. Estos agentesse podían valer de fondos aparenre_ mente pertenecientes las empresasdonde trabajaban, a y jamás fueron detectadospor el servicio aliado de in_ formación. , Las zonas en que quedó dividido el Etappendienst .fueron cuatro: América del Norte, América de sur. Asia Oriental y España. "Según el jefe de Ia organización, quien fuera a panir de ryg7 el capitán de navío WernerSrop.hasjus. él vor éxito de su funcionamiento t" ,oniiwió en la-^Argentina, donde fue equipado un buen núÁero de petroIeros nodrizas.'\ En el curso de r938 fue creadoel mando supremo de las fuerzas armadas OKW. AI disolverse el Ministerio de la Guerra, quien dirigía los Servicios Secreros, fue creadoel grupo del Servicio de DefensaAbwehr,el cual puede ser definido simplemente como el organismo militar encargadodel espionajey del contraespionaje. Constituía una de las cinco direccionesdel Gran Estado Mayor delaWerhmacár, OKW, su nombre exacto era Amt Auslands Nachrichten LJnd Abwehr, que significa División de las Informaciones del Exteriory de la Defensa.Por estemorivo trabajabaal lado d,elAbwehr una oficina del Ministerio del Exterior. directamente conectada con el ministerio en la Wilhelmstasse: allí Ca287

I

naris reclutó sus hombres de máxima confianza,de ahí provenía su mejor elemento referentea la Argentina, ei conde von Luxburg. mejoCanarissiemprefue una de las personalidades en lo referente a la verdaderes informadas en Alemania Teníaexceextranieros. ra situaciónpolíticade los países con el iefe de la secciónpolítica, von lentes relaciones Weizsaecker.del Ministerio de RelacionesExterioresEl Abwehrtenía su sedeen la Tierpitzufery allí Caen naris trabajaba su modesta oficina. Sobresu mesa de uabajo habíaun modelo dei cruceroDresden,como pilos sapapeles tres monos en bronce ---elsímbolo dei Sery vicio: se debíaescuchar ver, pero callar- y en ia pared jefe del Servicio durante Ia Primer Gueia fotografía del rra Mundial, el teniente coronel Nicolai; completaba1a decoraciónun mapa mundial. directosy directoresde Entre muchos colaboradores Hans Oster. 'Zasrelacionesen' se encontraba secciones tre Oster 5t Canarisno estabanexenfas de una cierta rirantez, el]o se debía a Ia diversidad de suscaracteres,CanaÍis era prudente, pesabacuidadosamente cadapaso que daba,sabíaocultar sus verdaderasintenciones. Osrcr en cambio, avanzabaimprudentemente, a vecesse ]anzabaen una empresa sin cuidado alguno.'$ operativasy una El Abwehrse dividía en rressecciones de administración. La primera erael Servicio de Información propiamente dicho, dividido en siete departamentos. El Abwefircompetía con el Servicio de Seguridadde la Gesrapo,es decir la SD (iniciales de Sichetheitsdienst) de Reinhardt Heydrich, y ambos tuvieron que diferenciar sus funciones mediante un acuerdo. 1a Lo pactado en diez puntos aclaraba competencia de am bos o rg a n i s m o s :s e c o n c e d íaa l S e rvi ci o S ecretoel contraespionaje,mientras que se reconocía ala Gestapo 288

como úni ca competenteen el pr ocesoy cast igor lc lo. , espías. A pesar de el l o, mi entras vivió Heydr ich m ant uvr ¡ una buena relación personalcon é1,hastase podría decir una relación cordial y familiar, intercambiando cenas familiares y tocando música juntos. En dos ocasiones,en febrero Ce 1933y en agosto de y r936 semudaron de casa, ambasveceslo hicieron uno cercadel otro. Cuando asesinarona Heydrich el 4 de julio de 194z en un atentadoen Checoslovaquia, Canarishizo la alocución fúnebre lamentando la pérdida de un querido y viejo amigo. r Lasreiacionesde Canariscon Hitler tenían que pasar por trámite del FeldmariscalKeitel, jefe dei OKW, pero éstemismo, ante el Tribunal de Nürenberg,declaróque Canarishablabadirectamentecon Hitler en lugar de dirigirse a é1,cosaconfirmada por sus colaboradores. personalmentecon Hitler, y si Canarisconferenciaba el jefe del Abwehrtuvo problemas de relaciones,los tuvo sólo con otro intermediario, el jefe del EstadoMayor dela Wehrmarcá, generalJodl, no siendo posible para él establecer puente espiritual entre ellos. un eraun militarista puro y ateoque no concedía es)odl pacio a lo imponderable,y Canaris,un hombre con una cierta sensibilidad, religioso, y que debía sus planeamientos a la intuición. Jodi era el consejerode Hitler en los asuntosestratégicos y hay que responsabilizarlo de mal interpretar las informaciones que recibía de Canaris, como ocurrió cuando los aliadosdesembarcaron Nordáfrica. en Su actitud no cambió tampoco rras el alejamiento del almirante y la misma postura mantuvo con los informes del coronel Hellmuth Meyer, jefe del Servicio de InforzBg

t

ñ
Gl

{ F f

del mación de la XV Armada, que le avisaban inminenen Normandía. te desembarco La SegundaSección del Abwehrestaba estrechamente coneitada con una formación militar especial, Ia de compañía 8oo, encargada realizaraccionesespeciaenemigo. La K trupps en 194o creció i"s .án uniforme convirtiéndose en un batallón. Pertenecer a ella implicabaun riesgo enorme para sus componentes' pues no había duda que de caer en manos enemigas llevando uniformes ajenos,seríanfusilados como espías' eI Al respecto, "Canaris establecía paralelo con Ia guequeno se incurren faltas,cuando un bar,r^ n"u"i, en la co de guerra se presentabajo bandera extranjera, incluso baj o bandera enemiga".T Muchas operacionesfueron llevadas a cabo' El teniente coronel Skorzeny operó con unidades que vestían uniforme americanoy llevaban armasamericanas, y por esemotivo fue procesadoen Dachau por el Tribunil tt¿ilit"t Americano. Su defensor,el coronel Durst, consiguió su absolución porque esta nueva forma de combáte fue adoptada por todos los beligerantes' Pero en g"tt"táI, no se conocen mucho los métodos utilizaba Canaris,ya que cuanto más imde trabajo q-ue y complicados eran los asuntos, operabade portant;s una forma más antiburocrática. "Todo se hacíaverbalmente' sin orden alguna por escrito, ni de Keitel a Canaris,ni de Canarisa sussubordinados tampoco se hacían noüs."8 "Fundamentalmente Canarislo hacía todo, suscolaboradores más íntimos esában informados sólo a medias.Cada uno de ellos sabíaúnicamente una paÍte de Io en que estaba juego." En r94r Hitler trasladó su cuartel general a Prusia Oriental, y Canarisinmediatamente puso una oficina 290

en Nikolaiken, en lascercanías Rastenburg, de donde se encontraba ei OKW, el "Wolfschanze". En esta oficina habíaun cuarto reservado para é1.Cuando el cuartel general de Hitler, en1942, se trasiadó a Winniza, también él semudó rápidamente,instalándose el castilloVoen ronino, no lejos del OKW ailí se hospedaba sus haen bitacionesy siempre contó con un oficial incorporado ¡l OKW de Hitler. Canaris,en sus visitasa Nikolaiken y luego a Winniza, siempre lo hacíaacompañadopor alguno de sus jeies de sección,sobre todo por el jefe de la Secciónde Extranjeros, el capitán de navío Burkner, quien había servidojunto a él en los tiempos de Wilhemshaven. Esto consoiidó el mito de que la Abwehrestaba en manos de la marina, en realidad,tendría que decirseen manos de Canaris. Ya en la primavera de r94o Canaristrató de no comprometersecon uno de sus ayudantes,el generalHans Oster,diciéndoleen tono de advertencia;"¿Esque queréis que me convierta en un traidor a la patria?". Osrer hizo dela Abweh¡uno de los puntos de la resistencia conrra Hitler. Su hijo cayó frente a Stalingrado en ¡royiembre de ry42,y desdeentoncesse lanzó en operaciones clandestinas, hasta que fue suspendido y arrestado en abril de ry43, dieciséismesesantesque Canaris. Desdeeseentonces, jefes de la RSHA empezaron los .i presionar a Hitler para arruinar a Canaris y adueñarse de su Serücio. Poco menos de un año después,Hitler, presionado por Himmler, le pasó a éste el control del Abweá¡con l¡ creación de un Servicio Informativo Unificado. En el mes de febrero de ry44, el brazo de hierro que Canarissostuvocon las SSdesdesu asunción,terminaba con el triunfo del adversario. Canaris fue suspendi291

h,,,,,..

t F

do del Servicio y se entablaron negociacionesentre la Wehrmachty las SSparaconcordarun traspaso. Resoivieron que la SecciónExtranjero pasase ser un grupo a al mando dei ascendidocontraalmirante Bu¡kner y dependiera delaWehrmachr, y las otras secciones fueron unidas y asumieron el nombre de AMT MIL. Después, traspasadas cargo del SS Gruppenrt.i,h¡erWalterSchea llenberg,se disoivió la seccióncentral que habíasido la de Oster. La licencia de Canaris duró muy poco tiempo y pronto recibió un nuevo puesto. Fue nornbradojefe del Cuerpo Especialpara ia Guerra Comercial y Económica,con oficinas en Eiche,cerca de Potsdam;muchos historiadoresse sorprendende que un Canaris aparentemente saído en desgraciano fuera despedidodefinitivamente sino que recibieraun nuevo mando. También subestimaronel roi que Canarispudo tener y ocupando aquel cargo en ias inversionescomerciaies que seimplementaron a partir de ia prieconómicas,las mavera dery44 en los paísesamigos y sobre todo neutrales, tales como Suiza, Españay Argentina. En el verano de ry44 el almirante Canaris en un encuentro con Heinrich Himmle¡, descubrepor boca del Reichfthrerde las SS "que él estabaal ranto de los prepa^ rativos de una conjura contra Hitler, conocia a los jefesy se reservabade accionar en el momento oportuno".g Es curioso constatarla ausenciade Himmler ei zo de julio en la conferencia de Rastenburg,mientras normalmente siempre se encontraba presente. Con el atentado de von Stauffenberg,realizado ese día, los conjurados querían copiar para el putsch el plan oficial preparado para la represión de eventualesdesórdenesen el interior del Reich, el plan Walkiria. 292

El proyecto era de Canarisy fue aprobadopor Hitler rrn persona.El día del atentado,aquél se encontrabaen (;ucasay recibió una llamada dei mismo Stauffenberg r¡uien le comunicó que Hitler había muerto y que una bomba habíapuesto fin a todo. Canaris conresró: "¿Muerto, por amor de Dios?¿euién ha sido,los rusos?"}oA las dé la tarde llegó otra 5 liamaclatelefónica aciarandoque el arenradohab]a fracasado. Canarisinmediatamente marchó a su oficina donde liegó poco despuésde las 6 y se puso a redacrar un teleqrama de felicitació n al *querido FIjhrer". Un par de semanasdespuésde estos hechos fueron descubiertos por la Gesapo, notas y documentos en un ' .irmario de aceroen Zossen con algo referentea trans_ uripcionesde anotaciones Canaris. de La Gestapo,se6¡rn1asdeclaraciones Kaltenbrun_ de ner anre el Tribunal de Nürenberg, trasladóesra documentación al castiilo de Mittersill, en Austria, poco an_ resde la rendición del TercerReich, todo fue quemado los primeros días de mayo de r945. En la tarde de un domingo a fines de agostod.e ry44, como cuenra Waker Scheilenbergen sus memorias: ".Cuando Muelle4 el jefe de Ia Geslapo, le dio la ortlen tle ir a casade Canaris parainformarie quese encontrai>¡ e¡ siruación de arrestadopor orden áfrri^l d" K"lt"n_ Dntnner, tuvo que cumptir ta misión, si bien Io hizo con ciesagrado". Fue a l a casade C anari s,en Ber lí n; él m ism o abr ió l r puerta y cuando se que dar on solos , 'Ca¿a r is m uv jereno me dijo: me figuraba que sería usted. primerirnente, dígame: ¿Han encontrado algún escrito de ese intbécil del Coronel Hausen? ConÁucha franqueza le respondí: Sí, un Librito de notas, en que figuia entre otras, una ]ista de |os que debían ser ejecutad.os, 293

pero nadasobre usted ni sobre cualquier participación por su pafte".tt Ie Schellemberg explicó la situación y cuál era su misión, Canariscomentó que era una verdaderalástima sepor salir del pararse de esta manera '"pero acabaremos pasoy pidió que le procurara una entrevísta persona) con Himmler en los días siguientes". Canarisle aclaróque no tenía intensiones de suicidarse,le confirmó que estabaseguro de sí mismo y que tenía fe en un coloquio con Himmler. Schellembergsecomunicó por teléfono con el ReichFührer y él aceptó encontrarse con Canaris.Cierto es que, como cuenta en sus memorias, este encuenro enrre ellos tuvo que efectuarse "Pues sj no ¿cómo explicar el hecho de que Ca^ narisno fuese condenado a muerte?".tz Lo mismo se preguntarontodos los historiadores. El fue prácticamenteel único, en los díasposteriores al atentado, que nunca fue acusadooficialmente, ni enjuiciado y condenadoen un proceso,como ocurriera a todos aquellos,que de una manera u otra, fueron sospechososde estarimplicados. Un listado no definitivo cuenta4.98o víctimas ciertas a consecuenciadel atentado.

3 lbid, pág.ry7. Eddy,op.cit.,pág.43. 9. Bauer, ro. Abshagen, Heinz,op.cit,pág.246. Karl n. Schellenberg, Walter,LOS SECRETOS SERVICIO DEL : ECRETOALEMAN,pág. 354. rz.Ibi d,páC .356.

Norns r. Bauer, ddy,57OR/A DELLO SPIONAG GI O, pág.267. E K z.Abshagen, arlHeinz,EL ALMI RANTECAN AR/$ pág'65. SUN TZU IARTE DELLA GUERRA, Cornelli,Alessandro, 3. pig'42. 4.lbid, pág.r38. Ka¡l Heinz, op. cit,pág.zz6. 5.Abshagen, 6. Ib i d ,p á g .8 + . 163. 7.Ibid,pág.

29+

295

r

XVIII

En los rz años de poder de Hitler fueron aiusticiados por m ás d e 2 0 .o o o c i u d a d a n o sa l e ma nescondenados por ser cone s c e n c i al mente los t r i b u n a l e se s p e c i a l e s , trarios al régimen, pero Canarisfue una excepción. Cuando se marchó en compañía de Schellembergfue uasladado al cuartel general de la Gesrapoen la calle una celdaparaél solo;sus PúncipeAlberto. Allí ocupaba de que se encontrabaallí, también amigos se enteraron le fue permitido firmar en bianco algunoschequespara por su poder atendersus gastosdomésticos,alcanzados secretaria. que El7 de febrerode r945 sepudo establecer los prisioporrazonesdesconocidas unasdocenas, neros,no más de fueron diüdidos en dos gtuPos. El primero, donde estaban Canarisy Oster fue enviado a Flossenburgyel segundo fue enviado a Buchenwald; una parte de esteúltimo, los primeros díasde abril, también se reunió con Canaris en Flossenburg,un pequeño poblado cercade la antigua frontera bávarobohemia en la latitud de Piisen,un paisaie montañoso como muchos en el sur de Alemania. del Allí, en lasbarracas campo construidopor 16'ooo se amontonabanmás de 6o.ooo Pero "coprisioneros mo otros cainpos de concentración también tenía Flos' senburg además de las banacasde madera, un edificio de un solo piso de celdasconstruido de ladrillos y que en el lenguaje del campamento, se denominaba fortín, en tiempos normales en 1o que sepuede hablar de nor' malidad con instituciones de estaíndole, las4o celdas aproximadamente del fortín servían para encerrar a los 296

,/¿re castigabana reclusión solitaria o a quedarse sin se ,,tnida, ahora se desdnaron a los detenidos especiales, ' t los denominados'prominencias"'.' Entre los reclusosse encontrabael antiguo canciller .rtrstríaco, Schuschnigg, von gozandode un trato especial allí ¡cstaba con su mujer yuna hijita) y variosexrranjeros, ''rltre ellos catorcepiiotos británicos,un teniente coronel ,iel Estado Mayor de Dinamarca, Lunding, quienfue jefe , iel ServicioDanesde Información Militar, y también el qeneralitaliano Francesco GiangregoDa Avola, vicecoi,randantede Ia división Za¡a. Estosdos úitimos fueron los ocupantesde las celdas .ontiguas a la del almirante Canaris.El encierro indivi.luai erauna tortura paraestaspersonasacostumbradas .runa actividad intensa. Ambos testimoniaron que Canaris cuando llegó se ¡onservabafísica y mentalmente íntegro. "No llevaba uniforme de presidiario sino su traje propio de civil de color gris, sobre el cual,cosa típica en é1,acostumbraba r ponerse un abrigo, también gris, cuando abandonaba l¡ celda,aunque sólo fuera para trasladarsea otra habitación del mismo pasillo, donde tuviera que prestar declaraciones.Lunding también observó que a Canarisse )e vio siempre aseado,con camisade cuello blanco y corl'tata, siempre lo mismo hastael día de su último interrogatorio, entonces le faltó la corbata.'\ Por la guardia se enteraron que su vecino recibíauna ración especiales decir, la comida preparadaen las cocinas de los guardias que era más abundante y mejor que 1a los presoscomunes.Canarispudo contactarse de con sus vecinos golpeandoen código las paredesde las ceidas,y Lunding tuvo la impresión de que Canarisno había abandonadola esperanza decíaque la Gestapono y reníaen sus manos prueba alguna.
L.J /

Kaltenbrunner por sietemesesintentó descubrirlos secretos almirante. Durante la segundaquincenade del marzo hizo, él mismo, una extrema tentativa y fue perapurarse: Nola Necesitaba sonalmentea Flossenburg. vena armada americanaestabapor llegar al Rhin al valle de Colonia, mienras la Séptima se estabaacercando a esrerío en dirección de Germersheim. En el patio del fortín, el general de la SSy el almirante marchabanyendo y viniendo, conversandocon mucha animación a juzgar por sus gestos,como contaron los vecincrsde celda de Canaris. "Rara conversación ente el verdugo y la víctima. Raro interrogatorio entre un intelectual muy complejo, que tenía en la espalda 3o años de experiencia en ios Servicios Secretos y un personaje de una sola pieza, privado de fineza e intdigencia, el cual reinaba sobre el Sichereitsdienst, la SD solamente desde enero de g4j. Raro diálogo entre un hombre envejecido, interrogado y torturado desdelargos mesesy unbruto que se mantenía en pie sólo gtacias al cognacy al champagne.'7 no Estareunión con Canarisaparentemente dio ningún resultado -nunca se encontraron notas dei tema objeto de la misma- y el jefe del RSHA regresó a Berlín con las manos vacías. Lunding tuvo la impresión, observando a Canarisa través de una grieta de su pueria, qr:.e"falta mucho para acabar con é1".a Los primeros días de ai:,rilel 3" Ejército norteamericano, al mando del general George Patton, avanzabarápidamente por el centro de Alemania. Hitler no perrnidúa que Canariscayeravivo en Iasmanos de los aliados: como se suele contar, el arquitecto del faraón debe mr:rir para que no se conozcan sus secretosde oficio. En esos días "EI general Buhle dio los diarios I al V y zg8

'.r'iscuadernos 'lnformes de Viaies' a Rattenhuber, los l¡¡bíaencontrado en Zossen en Ia cajafuerte, RattenhuI'cr se los dio el 6 de abril a Kaltenbrunner".s El mayor general SS encargadode la seguridadper',onal de Hitler, quien fue capturado por los rusos mienrrastratabade escapar Berlín el z de mayo, regresóa de el r8 de octubre de r955 y contó al doctor Jo'\lemania Müller que Hitler dio el 6 de abril la orden a Kal'eph t cnbrunner de matar a Canaris. EI biógrafo de Canaris,Brissaud,estima que esto fue el día 5 de abril por la tarde y no el 6. De cuaiquier manera,Hitler no podía permitir que él y su ex colaboracior Oster sobrevivierany fueron inmediatamente suprimidos. Los demás prominentessalvaronsus vidas. "EI 9 de abril, en Flossenburg, cuando la proximidad de las tropas americanasparecía prometer su pronta liberación, cayeran en las manos de los aliados, aunque fuera como objeto de transacción -Canaris sabíademasiado y no se quería que el mundo supiera 1o que él conocía-.'6 Al amanecer del 9 de abríl "al norte", Ia 3" armada se preparaba para cruzar Ia Saale se acercaba Flossenburg y a perc paÍa Canaris era demasiado tarde".7 Los vecinos de celdavieron pasara Canaris,esperaron escucharun disparo porque cuando se ejecutabaa un oficial se le concedía ser muerto de un tiro en la cabeza,pero no se oyó disparo alguno y dedujeron que Canaris habíasido ahorcado. En eseentoncestambién murieron Hans Oster y el pastorDietrich Bonhoeffer,poco antesde que la SD retirara de Flossenburg y los prominenfes restantes fuesen trasladados la isla de Capri por las tropas norteaa mericanas. Canarisy Oster indudablemente murieron por 1oque

encontraronen la cajafuerte en Zosen, por algo copiado de las notas personalesdel Almirante; cierto es que algunasvecessu colaboradorOster copió parasu archiy vo, determinadasreferenciasde planes secretos proyectos. Se puede deducir que no tenía nada que ver con ei atentadodel zo de julio porque si no Canarisy el mismo Oster no hubieran sobrevivido casi nueve mesesy se habrían sumado a la represaliainmediata de Hitler que c o s tóc a s iS.o o o v íc ti m a s . El hecho que fueran muertos antes de la llegadade los confirma que Hitler temía caveranen norteamericanos, manos de los aliados. se El fin de Canarisy de su excolaborador conociósólo t¡as la caídacielTercer Reich y parte durante el Proceso de Nürenberg. probablementese encontraLos motivos verdaderos ban en los diarios que lievaba Canaris, estos fueron puestos en "lugar seguro en el campo, por uno de sus oficiales, más tarde fueron destruidos por la viuda de este liel oficial".s Fueron escritoshasta el verano del 39 por mano del mismo Canarisy despuésa máquina por su secretaria. Con ellossehubierapodido conoceral verdaderoCanaque ris y no lasespeculaciones se hicieran sobreél y que lo desfiguraron. Stefan Zweig lo definió como "e,lMaquiavelo más perfecto de los tiempos modernos", pero equivocó de personaje. El Príncipe de Niccolo Machiavelli fue leído tanto por los nazis como por los antinazis; el gran historiador alemán, Gerhard Ritter, imprimió durante el régimen hitleriano, un libro desafiandola censuracon la intención de revelar los aspectosmaquiavélicosde Hitler. También ?oo

,r¡lin mandó a la muerte a Kamener',quien publicó E/ i'rinclpededicándole prefaciopensandoque eselibro un r',rdíaserúril paradesenmascarar combatir a Stalin. y Si hubo Maquiavelosenlos tiempos modernos, esos I ueron Hitler y Stalin en igual medida. Cuenta en su revisión de estepequeño libro, escrito L'n1j11,, Piero Melograni, "Machiavelli revela algunos de it ts aspectos más asombrosos y sec¡eros del poder del irríncipe. Afirna que el príncipe a Ia ocurrencia debe sai,er ser bestiaademásde hombre, úene que estaren gra,lo de simu]ar y debe poder moverse con conocimiento t'n el reino del mal. Al príncipe se requiere hacer "aquel tluenecesi2 paraganary conservarel podery aún en ca;o de necesidad también matar".e En el Capítulo 17trata de la maldad de los príncipes rlrl€,€Dúltimo análisis,es la consecuencia la maldad de ,le los demás: si todos los hombres fuesen buenos. un ¡rríncipepodría y debeúamantener la palabra dada, "pero visto que los hombres son malvados y no mantentirían confrontándote Ia palabra, tampoco tú príncipe, Jebes mantenerla con ellos". El Capítulo l8 define que la experienciaenseñóa Ma,:hiavellique los príncipesque han tenido en pocacuenta 1apalabradada y engañadola mente de los hombres han sabidocumplir grandesempresas al final -*iempre y ¡rudieronprevalecersobreaquellosque, al contrario, se t,asaban ia lealtad. en

Zw eíg se equi vocó como m uchos ot r os hist or iadores. Trevor-Roper liquida a Canaris con una frase: "un oscuro íntrigante político".ro Por lo menos se da cuenta de que "Contra el almirante Canarisno hubo pruebas defínitivas, sin embargo, fue encerrado en
301

una prisión donde pereció misteriosamente sels mesesdespués".t' En cuanto a Nicolai, "atravesóindemnela rcmpesüd, quedó en Ia sombra y nadie habló más de é1.El gtsto y la ciencia del misterio explican porqué los historiadores no ]e dieron el crédito que merecía"."

6. Abshagen, Heinz,op.cit,pig.z6o. Karl Eddy,op.cit,pig.99. 7.Bauer, 8. Abshagen, Heinz,op.cit.,pág. Karl rr. Niccoló, PRINCIPE,pág.7. IL 9. Machiavelli, ro. Trevor-Roper, Hugh, LOS ULTIMOSDIAS DE HITLER, pá9.30. u. Ibi d,pá9.¡8. rz.Bauer, Eddy,op.cit,pág.267.

Después de analizarbrevemente la vida profesional de Canaris,limitándolaal tema objeto de estelibro, ilego a la conclusión que los historiadoresjuzgan los años r9r4-rg34superficial e incorrectamente; al igual, no me cabeduda, lo hicieron en lo que respectaa los años r935r 945. Verificando las informaciones de Don Cornelius Sicher, el sacerdoteque fuera amigo del almirante, tengo que concluir que él supo más que sus biógrafos. Hoy, despuésde un cuarto de siglo,estoy apenadoporque en esaépoca no averigüé más sobre Canaris, limitándome sólo a lo que él me contaba. Fui a buscara Sichertras mi primer viaje a Sudamérica, pero ya tenía 87 años y no conservabaaquellalucidez de ryTo.Elpadre Sicher continuó gozando de buena salud hasta el z3 de marzo de 1995, al fallecer en Trento a los 94 años ya cumplidos.

NorRs Karl Heinz,ELALMIRANTE CANARIS,pág. r. Abshagen, 252.
^ . r1.;l IJd6. ^- -) . ¿ rur u, ^< ^ ¿)

Eddy,STORIADELLOSHONAGGIO,P^9 97. 3.Bauer, Karl 4. Abshagen, Heinz,op.cit,pág.257. pág.5t6. André, CANARIS, 5.Brissaud,
JVJ

302

XIX

Cuando comenzaron ias hostilidades de la Segunda Guerra Mundial, Alemania, graciasal uabajo de armado que había hecho el almirante Canaris por quÍnce años,disponía de una eficientered de soporte,tanto en la A r g e n ti n a c o mo e n C h i l e . Es ta red estuvo pasi va , m ientra s n o fu e n e c e s a ri ay c u a n do se l a preci só,comenzó a operar rápidamente. Dos eran sus soportes fundamentales:los hombres que Canarishabía conocido personalmentedurante su en experienciasudamericana, la Primera Guerra Muny el trabajode inteligenciarealizadopor el personal dial, alemán de las compañíasde navegación,comerciales,inen radicadas dustriales petroleras, firmas germanas, o de la parte sur del continente, que eran dirigidas por el residente del Abwehr, en la embajada,que contaba,a su en residentes casi todas las pequevez, con subagentes ñas y grandesciudades. desdela latitud En el casoespecíficode la Patagonia, " del OcéanoAtlántico hasta la latitud 4o " del Fací4o fico, se pueden estimar más de 5.ooo kilómetros de líy nea co s te rap u rr, s i n c o m p u ta r p e queñasensenadas fiordos. Un frente costero increíblemente largo, con una Irlanda de los Estadistanciacomparablea la que separa dos Unidos. E s ta sc o s ta s ,e n l o s a ñ o s 4 o , e stabanpobl adaspor unos 5 o .o o o h a b i ta n te s ,re p a rti d osen di ez pequeñas ciudades y algunos caceríosen puertos naturales. Se puede decir que miles y miles de kilómetros estaban completamentedesiertos,y que en todos estoslugares

costeroshabitados,había uno o n-rás puntos de apoyo: eI Etappendiensrresucitado Canarisa mediados de por los años 20, que seríala espinadorsal del ios operarivos secretos emanes. al En el casoespecífico sur de Chile, sólo se pueden del considerarunas tres ciudadescosteras una decenade y caseríos bahíase islashabitadas.En presenciade un en i nteri or i nfi ni tamente más r educido que el sur de A¡ gentina,Canarispodía confiar en dueñosde fundos, comerci antesy empresari os disem inadossó1oen Tier r a del Fuego y l a déci ma R egión, encont r ándose ás de m 2.ooo ki l ómetros de su cost a pat agónicat ot alm ent e deshabi tados, como su i nter ior .

En r942, los gobiernosde los EstadosUnidos y Gran Bretañaprepararonuna lista de personasrepresentativas comercial e industrialmente, ligadas al nazifascismo. Estas "Usras ly'egras"fueron publicadas en Vaiparaíso el 3r de di ci embrede t94z, en un Rol Com er ciale I ndustrial por la CámaraAlemana de Comercio, ia que en su prefacio declara "Ha creído útil confeccionar la presentenómina clasifrcada, segrra de que ella servirá a los ínteresadoscomo gaía de contacto y cooperación".'En estafechaestabani ncl ui dasen ellasr . r 6z nom br es de empresarioscomprometidos con el Eje. Además, en Chile Canaris podía confiar en sesenta tripulantes y un oficial del Dresden quienes tras la internación se quedarona vivir en esanación y participaron activamenteen el transcursode Ia SegundaGuerra lv{undial. El más público de ellos fue Hugo Weber, radioteleerafista de| Dresden Cuando se hundió ei crucero en la 305

i I

304

1.,,.

[*

l
is lade M á s a T i e rra , m e j o r c o n o c i d acomo de R obi nson Cr us o e ,s e e n a m c j ród e 1 ai s l a p ro m eti endo vol ver. E n de c 1931a l o s 4 o a ñ o s ,re g re s ó o n u n a concesi ón terre. no qrle habíalogrado obtener del gobierno de Chile. Al año siguiente,ilegó de Alenania una señorita de nom b re j o a n a c o n q u i e n s e c a s ó .Por más de di ez años vivieron solitariamenteen esta isla semidesierta,donde lo s l u g a re ñ o s l o l l a ma b a n e l S egundo R obi nson. "Dttrante la Segrnda Guerra Mundial, al parecer se )e so' licitó'gentilmente' abandonarIa isla, pues tenía equicon los cuales, indicaba rnovípos de radio y sc'¡ia/es, mientos marítintos v aTadabaa los buques alemanesen zonas.'a estas Efectivamente,Hugo Weber, se fue de la isla en r943 des p u é sd e q u e fu e ra p u b l i c a d o e n l os peri ódi cos " un artículo con un enoÍrne título que decía'Espía Nazi en /asisl¿sde Iuan Fernández"l¡ La prreja se radicó en tierra firme y regresarona Aiemania en los años setenta. Jvlenospúblico fue el caso de Max von Schmicit, quien re g re s ó Al e m a n i a e n r9 4 t. a Su historia olvidadanecesitasercontada.Trasla huida de Canaris,el primero de los oficialesen fugarsede la isla Quiriquina, al año siguientetambién huyeron ei segundopiloto Koppelow y el teniente Otto Schenk,y Abraen octubredel mismo año, otros cuatrotenientes: ham , R i c h a rz , F l e i s c h e ry e l n o mbrado Max von S chmidt. Del plantel de oficialesdel Dresden,a fin de r9r6, sólo quedabael capitán Lüdecke,su vice Wieblitz I' el teniente Bcicker. Los cuatro tenientesse fugaron en compañíade cuadesdeQuiritro subofici¿les. Como sus predecesores, quina tomaron ei tren hacia Osorno y de ahí fueron der iv ad o s a a l e ma n e s re s i d e n te s e n l os al rededoresy e hos p e d a d o s n fu n d o s . El z o d e o ctubre de 1916,K arl 306 ,richarzescribeuna cartaen claveal primer oiicial F.rnsr Viebli¡2, contandoque éi sequedaba Osornoy quelos en )tros tres,al día siguiente,seirían por otro lado. Comuni, .r. su superior que esperaba a recibir un telegramade ios ,ficiaiesque habían huido anteriormente -Schenck y iioppelow- y que necesitaba sabersi habíancruzado a 1a \rgentinasin contratiempos. E n otra carta ci elro de noviem br e de r 9r 6 escr ibe: '[.osotros caba]leros están siempre en Puyehue, en el 3 :,recioso fundo Entrelagos del Sr.Fuchslocher, recién .'sruve de visita por 4 horas. Tengctque decir que en .lhile, he visto tanto y tan distintos paisajesde campo, ,le {orntas tan preciosasy armónicanlerTte unidas, que ,1uncaantes lashabía encontrado )/ jamáscreí que fuera ,,osib.letanta belleza.Mares rodeados de bosques,blan,.'-rs caídasde aguaque salendirectamente, rnontescomy ttlenmente verdes que se zambullen en salvajes ro, ¡ánticas ]agunas,bosquesque a uno le recuerdan Suiza ', en tod,is partes, sobre todo,la cordillera blanca de nie.,'e, muy cerca. Todos estos son cuadros que provocan 'tn¿maravillos.t impresión en cualquier peÍsona aman,e de la naturaleza. \'o me encontré tanpequeño frent¿ : estaitnponente belleze,que senti como que se minirnizaran laspreocupaciones y la tristeza y el miedo se o1, idaron. Aquí, en Porvenir, existe un cuadro muy dis:into, despuésde jo años de colonización, rodeadospor vírgenes, da Ia impresión de un fundo de la al"csgues :.t nobleza prusiana, Ia mayo¡ p¿¡te de Ios suelos están t:mbrados con trigo y en Ia otra parte se cría ganado".+ Al igual que Canaris,en su huida los otros seisoficia;:-sy suboficialesfueron hospedadospor los hacendalos en sus propiedadesde la décima Región, cercadel :)asoPuyehue, cruzado ¿nteriormente en solitario por ; ¡na¡is y en parejapor Schenky Koppeiorv. 307

I I

I

El capitán del Dresden no fue extraño a los planeam ien to s d e l a s fu g a s ; te n ía mu c h a l i bertad de movi miento, hastaviajar a la décima Región' como comunica el diario El Llanquihue de Puerto Montt, del zo de febrerode r916,donde se puedeleer bajo ei rítulo 'Ei comandante del Dresden''. "Antes de ayer Llegóa estaciudadel comandantede\ Dresden, Sr' Lüdecke, quien fue recibido en Ia estación por el vicecónsul alemán don Car|osWiederhold y numerosos caballerosde la colodespuésde almorzar, una numerosa comi' nia alemana, tiva acompañó al Sr. Lüdeckea una excuÍsión alrededor de la isla Tenglo, en vaporcito Arturo, galantemente ofrecido a] ilustre n'tarino, por don Carlos Oelckers"' Cuatro días después.el z4 de febrero,en el diario Ia se Unión de Calbr.rco, publica un aviso que se repitió "Prevengoal constantementeen ics meses sigr'rientes: púbtico que desde estafecha,queda terrrtinantemente prohil>itlo el táfrco dentro de mis terrenos siruadosen La Vega,perseguiré, con arreglo a la \ey, a toda persona qu" tln Ái consentimiento, fuera encontrada dentro de mi propiedad. Carlos Oelckers". Estesignificatjvoclasificado,es el lanzamienrode la gran fuga del Tinto. El barco a vela, de tres palos se eniontraba en la bahía de La Vega,en Ancud, isla de Chisu 1oé.donde el annador CarlosOelckersanclaba flota' sido construiTeníauna eslorade 55 metros y había En do en Liverpool, en 1852. él se embarcaron8 tripulantes del Dresden,l6 cadetes,dei buque escuela.Fie¡zogin Cecilie, que se habían fugado de Coquimbo, y 8 marineros del vapor Gottingen, procedentes de Vaiparaíso. EstoszS internadosen el norte y el centro de Chile se dirigieron hacia el extremo sur del país, donde principalmente residíala comunidad alemana'Y como todos

Ios demás que se fugaron, encontraron cobijo v la ayuda dei cónsul CarlosWiederhold. De los alemanesconocidos,que a1'udaron los oficialesdel Dresdenen sus a huidas,se puede decir que una generacióndespués, varios aparecenen las "listas negras", como Hoffmann, Fuchslocher, Stangey Eggers. ocurrió a esosoficialestras susventurosashui¿Qué
d.as/

Otto Schenck,quien se fugara de la isla Quiriquina el r9 de octubre de r9r6, fue oficial de señalizaciones tey legrafía y agente del Servicio de Información de la Kriegsmarine,donde siguió, rras su regreso,hasta alcanzar el grado de almiranteen la Segunda Guerra Mundial. Friedrich-Wilhelm Fleischersiguió la carreranaval propiamente dicha. Canarisle dejó el mando del Scá1esien,con el cual cumpiió el periplo de Sudamérica,en rg38, tocando todos los puertos patagónicosy manteniendo contacto con todas las comunidades alemanas presentes éstos. en Como cuenta el escritor CarlosAlberto Moreno, en su libro Patagoniapunto crítico, en el mes de enero de r938 el acorazado alemán llegó al puerto de Comodoro Rivadavia,luego de una recorrida que había comprendido a Puerto Madryn y otras localidades costeras atlánticasde la Patagonia. Los alemanescumplieron durante Ios siete días de permanencia en ia ciudad "una intensa campaña de relacionespúblicas, entrevistaÍon a lasautoridades locaIes,como a su vez, a toda la colectividad residente".Pero la visita no se limitó a los contactosprotocolares.La tripuiación en pieno recorrió Ia ciudad y las lanchasdel acorazado "recorrieron toda la costa eD excursiones, asimismo varios marineros pernoctaron en tierÍa, en casa de compatriotas residentes en el Km 8", donde la com309

I

308

AS pañí a de c a p i ta l e sa l e m a n e s T R A tenía su expl otación petrolera desder9r5. "Preponderabaen su plantade personal, el elemento de origen germano y Ia estructura de su campamento, siguiendo un criterio de pequeño'stadt', relativantente autosuficiente, con viviendas parael personal, lugares para esparcimiento y sistemaptopio de seguridad y vigilancia." También visitaron ia empresaLahusen, "la que ruvo su origen y primer asentamiento en ryo6, a raíz de Ia visitadel Señor Christel Lahusen,adquirente del inmueble de Ia firma Birtinar y Niebuhr, que había ejercido Ia representación desde ryoz, de Ia compañía naviera Hamburgo Sudamericana". y instalaciones depósitos, En esaépoca,teníagrandes por todos los territorios austray emporios comerciales les. Contabacon una gran proporción de centros euroy peosen su personal,en sus distintasjerarquías, ya, en r 9r 3, el p ri me r d i a ri o d e i a c i u d a d , L a R epúbl i ca,en l a lugareños,citaba1osiguiente: columna de trascendidos "Lo que se dice: La casaLahusen recibirá, en breve, una partida de alemane¡ en pie de prestar servicios en ésta". También visitaron la SociedadAnónima, importadoasentadadesder9o8. ra y exportadora de la Patagonia, En ese entonces, la compañía liderada por Mauricio Braun tenía "una flota de cabotajemarítimo exrcndida por toda la Patagonia austral,con alrededor de un millar de empleados, tanto en Ia República Argentina como en Chile". El crucero Schlesiencontinuósu viaje. Tras fondear en Punta Arenas, ai extremo sur del continente, subió y recorriendo la costa del Pacíficoen la Patagonia llegó cercade la ciudad de Valdivia, en la bahíade Corral' El 9 ia de febrero de r938 aparece noticia en el diario, El Sur, ?1()

,le Concepción.donde se cuenta: "En este puerto el ca¡titán Max Schmidt, residente en Chile desde t9zo, esansioso a los marinos de guerra de su patria v a ¡teraba '.tt compañero de curso de la EscuelaNaval, del Dresden v' de la huida del brick Tinto, Friedrich Fleischer,que .thorallegaba,al mando del crucero Schleiser. Como inv'itado especial del comandante, viajó con é1,a bordo, ltastaValparaíso,recordando susépocas junros y contándose susvidasy lasde otros amigosy camaradas, des,le que se sepaÍaron". El comandanreFleischer, el período de la Segunen da Guerra Mundial, fue ascendidoa almiranre -en el !¡erano ry42-yluego nombrado almi¡anteen jefe de de i ¡ fl ota del Mar N egro. Max Schmidt de noble origen, rerratenienre Winen deby-Holstein,trasvolver a Alemania al mando del I¡nro y antesde asumir un nuevo cargo,por su linaje recibió una invitación del Kaise¡Guillermo il para asistira una cena,en l a cual , despertóel m ás vivo int er ésde la pri ncesaC eci l i a,esposadel p r í ncipe her eder o,quien también io convidó a aimorzar en su residencia. Con su compañero,teniente Canaris,se inscribió en la escuela de subma¡inos v como é1,egresócomo capitán,tras ser embarcadoen e\ U B - t o 3, comandó el U B - rc 6 conel grado de Kapira nleutnant. En rgzo regresóa Chile, donCese casócon una chica trece años menor a quien habíaconocido en 1915 cuando estabainternado; la visitab¿en el fundo La Aguada de Máximo Puffe, padre de ella, quien, aparrede ser terrateniente, era cuñado de Hans Pochhammer,segunclocomandantedel Gneisenau, la escuadra almide del rante Graf V on S pee,uno de los poquí sim os que se salvaronde esebuque en la batallade las Falklandy autor del lib¡o De Tsing Tao a lasFalkland.Schmidt se que311

I

I dó como adrninistrador del fundo y tras su encuentro con el comandante Fleischer,sintió crecersu espíritu aventurero,comprometiéndoseaún más al empezar ei segundoconfl icto mundial. En r94r regresóa Alemania, desdedonde le organizaron un increíbleviaje de vuelta, vía lapón, rodeando de Siberia.Reincorporado,operó en su especialidad tey, criptográficas ascendidoa Korvet' lecomunicaciones en ten Kapitan,sucesivamente, 1943asumió ei comando de la 8 " flotilla de submarinos con baseen Danzig, cargoque mantuvo hastaabril de r944, justo donde entonces, se encontraban,en la misma fecha, Renzo Zanasi y Otto Nagel. A partir de esemomento, se sabemuy poco, desapaen recey vuelve a reaparecer 1955en ias tierras de su familia. Fallecióel ro de febrero de ry4. Otro del Dresden, que se fugó con el Tinto, fue el suboficial Alois Woli también él especialistaen telecomunicaciones, y siguió a Max Schmidt, pidiendo ser transferido a los submarinos, embarcadopor su especialidad. En la Segunda Guerra Mundial regresó a los submarinos y llegó a serjefe de "envíos importantes".
I I

t

ii
il

a Re s p e c to l a Arg e n ti n a y s u c o sta,que nos i nteresa principalmás,la red informativa de Canarisse apoyaba de mente en la cadenade sucursales la empresacomercial Lahusen,que también operaba,extendiéndoseen en el interio¡ de la Patagonia, casitodos los centrospoblados,entreellosen SanCarlosde Bariloche;desdergrr a t am b i é n te n íaa l l í i n te re s e s g ro p ecuari os. públicamenteel 3o de La firma Lahusenfue denunciada marzo de r939 por el diario de BuenosAires, NoticiasGrácomo parte integrante del proyecto de recolección de .ácas,
a1a J'-

información sobrela Patagonia, presunro plan de aneun xión porparte de Alemania,redactado enry37,del cuaiva sehabló.Planque fue denunciadoen la Cámaraargenrina, por el diputado Dickman, como aparece el diario de seen sionesdel T de junio de 1939, la página en 4oz. La misma firma, también fue denunciada r94o por en e1político Fernández Artucio, en Urugua¡ por estarespecialmenteligada al Partido Nazi. Estaempresaer¡ de Diedrich y Christel Lahusen,naci dos en B remen, qui enesa las post r im er í asde la Segunda Guerra Mundial encabezaban muchos otros emprendimientos desdesus oficinas, que ocupaban siete pisos de su propio edificio, en el microcentro de Buenos Aires, cercade la Casade gobierno argentina.Diedri ch presi día l a " soci edad Anónim a Expor t ador a e Importadora Lahusen"y " C ar boclorS. A. ", y t ení acar gos en muchas otras sociedades anónimas,inclusive en el H ospi tal A l emán. Christel presidía,entre otras,la compañíade seguros " La Germano A rgenti na" y la "sociedad Anónim a de Industrias Ruralesde Río Negro", en la Paragonia era y vicepresidente Ia "SociedadAnónima Exportadorae de Importadora Lahusen","sedalana"y de variasotrassociedadesanónimas, ademásde ser vicepresidentede la Cámarade Comercio alemana. Los Lahusenmaniobraron un verdaderoimperio financiero,con un millar de empleadosen sus empresas manufactureras,industriales, comercialesy agrícolas, que superaban abundantemente las cien mil hectáreas. Si bien en Argentina había muchos alemanes ejerciendo sus actividadesempresariales, aliadosno lo los cuantificaron en una "lista negra" como en Chile. Se puede estimar que, en la Argentina, también hubieran sido más de mi1 y compromeridos de igual manera.
a1a JI)

tl
t

Noras r. Serrano, Miguel,ADOLFHITLER, pág.629. z. Parker Bassi, de MaríaTeresa, TRASLA ES'IELA DEL DRESD¡'N, pág.196. p 3. I b i d , á g 1 9 4 . de MaríaTere EL "HERZOGINCECII sa, 4. Parker Bassi, IE" Y LABARCATINTO,pág. rz6.

:

rl

XX

Aunque Canarisno podía contar con ex tripulantesu oficiales del Dresden, en Argentina tuvo más hombres desdefin de diciembre de 1939,cuando quedó internada la tripulación de to55 marino s del Graf von Spee. Sobre todo, pudo aprovecharlos que se fugaron, en su mayoría ofíci al esy subof icialescalif icados,f igurando entre el l os sei s capi ta nes,veint iún t enlent es, tres ai férezy l os demás subo f icialesde var ios gr ados entre ellos z6 y y de varias calificaciones especialidad, y mecánicosy 8 radiotelegrafistas radiotécnicos. "Según datos oficiales, que constan en el Archivo General de la Armada Argentina, bajo constancia de: Reservado rTrzgR. Los primeros tres fugados fueron el capitán de fragata Ascher Paul, el teniente de navío Bludau Dietrich y eI teniente de navío Dietrich.Flans.'1 Esto ocurrió el r de abril de ry4o. El capitán Ascher,bajo identidad falsificada,probablemente por ser el comandante luego del suicidio de Langsdorff, se evadió cómodamente en un /un.ker 5z de la líneaalemanaCóndor. desdeBuenosAires hastaBrasil y de allí con LATI haciaRoma,luego, siemprepor vía aérea,se trasladó hasta Berlín , "a los pocos días de abril SeñoraSchde ry4o, en la sededel Abwehr,la secretaria rader,Ie infoma a Canarisque el capitán Ascher ha lle' de gado y que estáa la espera ser retibido".' Sus dos compañerosno fueron tan privilegiados,los dos tenientes, con documentación fraguada,acompañados por un agente del Abwehr, viajaron a San Carlos de Bariloche,cruzaron los Andes y llegaron a Chile.
5 ¡)

3r4

Mientrasocurríaesto,en la madrugada de17 abril de de r940, once oficialesmás huyeron. Pocosdías después, cuarro de ellos, Heinz Kummer, Friedrich Mumm, Wolfgang Riekebergy Hans Joachim Schwebcke,fueron rastreadospor la policía de Barilochey estuvieron a punco de ser detenidos,si no hubiera intervenido el agenreresidente, quien conocíaei terreno y los dirigió apresuradamente al crucede los Andes, introduciéndolosa Chile. Confirmando esto,se envíadesdeBarilocheuna nora con fecha octubre 9 de ry4o, dirigida al Señor Gobernador del Territorio: S/D Viedma. qo7c,con la siguiente comunicación:. "En la amplia investigación realizadapor la policía de Bariloche, en el expediente ex tripulantes Graf Spee,violación cláusulas decreto PENN " 58556, techa ú de mano de ry4o. Seha llegado a establecer foren ma cierta, que en los primeros días de agosto del año en curso, clratro súbditos alemanes ofr.ciales mencioex del nado navío, guiados por eLvecino del El Bolsón, Francisco Woitschehosfki, también de estanacionalidad, consiguieron, barlando la vígilancia policial, internarse en la República de Chile por el pasoPuelo".z Unos mesesdespués,estosoficialesque lograron cruzar la frontera, también llegaron a Alemania, exacramente como ocurriera en la Primera Guerra Mundial, cuando fueron protagonistas Canarisy sus compañeros oficialesy suboficiales del Dresden: la diferencia era que esta vez se fugaban desdeArgenrina hacia Chile, para regresara Ia patria los del Graf Spee. Cuando llegabanhacíanlo mismo, se alistabanpara continuar la guerra como comandantes de submarino. "En agosto, Canaris es informado desdeel comando naval, que los llegados recientes, tenientes de navío Heinz Kummer, Rickeberg Wolfgang y Hans Joachim Schwebke, han sido destinadosa las nuevasbases navaj16

i
I

I

:l

Ies en el gol{o de l/iscalla y que con seguridad tendrán. mando en los U-Boote.'+ S egún consta en l os A rchivos U- Boot e de Cuxhaven, de los oficiales del Grafspee que se fugaron desde Bariloche hacia Chile, Wolfgang, comandante del U-652, quedó herido de muerte en un ametraliamiento aéreo,en l a torre de su bar co,el z6 de abr il de 1945 y Schwebke, ai mando del U-7r4, fue hundido por bombas de profundi dad el r4 de m ar zo de r 945. O t r o, R atsch, fue tomado pri si oner o por los inglesesal ser hundi do su submari no y l os dem ás, cont inuar on la guerra hasta el fin, como los capitanes Watemberg, Schiebusch, Mumm, Kummer y Bludau. Continuaron las huidas y siguieronilegándolemensajes a Canaris: "Del Servicio (Ab,,vher) desde Santos (Brasil) le informaba: Marinos acorazado Graf Speefugados dársena norte (Buenos Aires) Bonisch y Raddel clandestinos vapor italiano Neptunia, estamos gesüonando pasaporte".s El Servicioalemánrrabajóaceleradamenre Argenen tina para enviar a sus marinos a Alemania, escoindujo a crearuna Comisión Investigadorapara informar a la Cámara de Diputados. "la Comisión pudo precisar también, que en la fuga de los tripulanrcs del acorazadoAdmiral Graf Spee,ha colaborado activa y directamente, el agregadonaval de Ia Embajadade Alemania, actediada ante nuesto gobiemo, capitán de navío, Dietrich Niebuhr, y auxiliado por Ia cooperación, no menos efrcaz,de una extensa red de agentesde enlace del Tercer Reich, diseminados en el territorio de Ia nación y los de lasrepúblicas limítrofes.'6 El capitán Niebuhr era el jefe dela Abwehren la Argentina e indirectamente dirigía la llamada "Oficina de Administración y Roles Graf Spee".Esta oficina estaba
J'/

inst¡lada en ei BancoGermánico de América del Sur,en la callez5 de Mayo, en el 3 " piso. Tenía dos escritoriosy estabaa cargo del capitán Walter Kay, el segundo comandante del acorazado. Con él trabajabancuarro oficiales y suboficialesdel Graf Spee que por el Decreto 59459 debían estar internados y sujetos a 1avigilancia del M ini s te ri o d e l a M a ri n a . "Más aún. en dos ocasiones,el Ministerio del Interior ecordó al capitán Kay, autorización para realizar giras a} interior del país,Ia primera con fecha 3 de {ebrero de ry4r, por cinco días,y con fecha u de {ebrero, por el témtino de Fe 3,odías,a lasprovincias de Córdoba, San luan, Santa y Mendoza, a los efectos de enterarsede lassituación de las dotaciones,allí intemadase influir sobre el manrenintiento de su disciplina 1t buena conducta. En qué medida han sido eficacesestasgiras,lo demuestra el hecho de que a partir del u de febrero de ry4t, se fugaron de los distintos lugares de intemación, 5r marinos.') La Comisión parlamentariacomprobó también que desdemayo-der94r concurríana Ia extraña oficina diariamente tripuiantes,en un número no menor de quince,a recibir órdenes.Estehecho patenrizabaque los internados mantenían autoridades propias, a quienes obedecían cuyas órdenescumplían. y Así lo relatala Comisión Investigadora la Cámarade de diputados, como resulta del diario de sesionesdel día z8 de setiembre det94z:Esos marinos estaban "ocrpados en distintas actividades,ya sea como empleados u obreros de estab]ecimientos metalúrgicos o químicos de nacionalidad a]emana,registrándosealgunos de estosgrupos de veinte, diez y cinco marinos. Además, cuatro intemados Hans (Cédula de Intemación 4SS), Gertler (C.1.84o), Eakardt (CJ. grc) y Harvemick (C I 9n), presraron servicio en la compañía de aeronavegación Condor, hastael molr 8

pero 1o que mento de cesa¡estaenTpresa actividades, sus ntás sorprencle es e1ernp leo, por }a Enúajada de Alentanie, de los ex tripulantes \'Vagner (C I j5o), Wissenr (C.1. Hirth (C.1.+ZS) 4qr), Waldemar (C.1.45j, Pardst(C.1.q56), v Frirzlen /C I n9t) desconociéndose naturalezade los la sewicios que allí prestan". La ofi ci na de R ol es y A dminist r ación del G r af Spee fue cerradadefinitivamente a fines c1e r943;1osintern¡un dos fueron reparticios nue\¡oscampamentos, cenen so de l os mi smos a fi nes de r ; 44 dabaun t ot al de 9o4 hombres, por lcrtanto faitabanr5r. Pero1aorganización interna de las huidas continuó a zg kilómetros al sudeste de la capitalargentina,en FlorencioVarela,donde en la finca La Beba,a fines de setiembrede ryqq, quedaron concentrados únicos 6 oficialesde Ios 5o originarios los del acorazado que no se habían fugado. A l l í se cumpl i ó l a mi sm¡ t¡ r e; l que ant esr ealizaban en 1as oficinasque tenían en el BancoGermánico.La fuga continuó y otros 3z marinos huyeron. E n l os ci nco años de i nter nación se celebr ar on285 matrimonios en Argentina. A mediados de febrero cie evadido, t946 fueron repatriadoslos que nc¡se h..rbían 8tt hombres. E sto qui ere cl eci rque :44, casiuna cur r lr par t e de l a tri pul aci ón, sobre todo o f iciales y subof iciales,se y habíafugado de l os campament os, apr o>: inr adam enquedó en A rg ent ina, en la clandest inite un sexto se dad, hastael fi n de l a guerra ,oper ando a la ór denesde los que cumplían la función de jefe d.elAbwehr en Argenti na. E l S ervi ci o S ecretode C anar isllegó a t ener 8. ooo agentes oficialesy prácticamenteen cadalegación,consulado,o embajada habíaun agente delAbwehr,ligado, ya seapor radi o, por correo especialo por m edio de la
319

: iiliiillill¡ iliiilliitilllir t ii iIliiiiijl i i t t iirtilltllll i l r l l Milriiiir¡i i r i r , , iit ir riliiiI r iiliit i l t

rllllllllllllllllllllllr

t

valija diplomática, a la central de Berlín enla Tierpitzufer74-6, aledañaal Tiergarten. Canarisen r943 triplicó el presupuestoa más de 3o miIiones de marcos oro, prácticamente3 billones de dólares actuales.A los agentesoficialesse sumaban los informes y la participación de sus "V", inicial de Verr¡auen,es decir confianza,en el número estimado de zz.ooo. Sepuede estimar que, de estos3o.ooo hombres, mínimo un diez por ciento aportó lo suyo en el cono sur de América. Una de las tareasprácticasmás importantes fue el reabastecimientode buquesy submarinos,sobretodo desde el año 1942,cuando las actividades los sumergiblesalede manes en las aguasdel Atlántico, al sur de Freetown, hasta el Cabo Verde y el Cabo Buena Esperanza,tuvo fuerte incremento, iiegandoal máximo con el ingreso de Brasii a la guerramundial, lievando lasmanadasde U-Booresa las y aguassudamericanas atacando flotillas de buquesfriias goúficos abastecedores imperio briúnico. del El sistema implementado era el de llamado Milchkuehe,v acalechera, consistente citas predeterminaen das con w U-Boote o un barco nodriza. Como cuenta el capitán de 1aarmada española,Luis de la Sierra, en su libro Corsarias Alemanes en la Segunda Guerra Mundial, esos "bugues zarpaban apaÍentemente de un puerto para el otro y no regresaban hasta que había transcurrido el tiempo normalmente empleado, en el supuesto viaje, siendo el secreto tan absoluto y celosamenteguardado, que jamás uno de estosbarcos fue apresado al zarpar o recalar en los puertos neutrales, complementando órdenes de Berlín. Desde luego el Etappendienst había colocado fondos suficientes en eI extranjero, antes de la guerra, para que nunca llegasen a escasear Io largo de ella". a -)-"

Estesistemasehabíareveiadobueno, siemprey cuando secumplieraen condiciones calmaen altamar. Cade so contrario, era imprescindibie "recurrir al abrigo de }a costa más cercana.Sin incurrir en un exceso de imaginación sobre el tema, esperfectamente posible suponer que eLlugarmás apto para esetipo de operaciones de repostaje de carburante, como también para eventuales reparacionesu ocu]tamientos de medios o aún de personas, Io constituía ]a desolada costa patagónica, de la cual los mandos de ambas marinas beligerantes, tenían rigurosa información cartográficaanterior a la guerra".8 E fecti vamente, r94r en 1acost apat agónicaopeen ró y se reabastecióel corsario Pinguin y en un punto no identificado del litoral patagónico argentino, hizo contacto con el acorazadode bolsillo Admiral Scheer, otro corsario, que ie proveyó de dotacionesy elementos. E n r94z tambi én fue env iado a est ascost asel cor sario Tño¡. Como cuenta David Mason en SuÉ,ma¡in os,la amenaza secreta,de haberse profundizado la acción submari na o corsari ay bl oquea do el canal de Suez, casi con seguridad las accionesmilitares en la confluencia interoceánicaal sur de Tierra del Fuego, hubieran implicado a la costa del litoral patagónico como plataforma de apoyo para los alemanes, careciendoéstosde bases atlánticas,al contrario de la flota inglesa. "Una consulta a Ia documentación conlidencial de los aliados, la que recién hoy es posible conocer en virtud de su publicación como documento histórico, da cuenta de la preocupación de los mismos, ante un eventua] manotazo nazi en la Patagoniay Ia necesidad de mantenerse alertas,para intervenir en el lugar, con eI fin de evitar que se convirtiera en base al apoyo de las acciones contra la naveeación aliada.'9
321

de y M uy im p o rta n te se ra n1 o s a c i mi e n to spetrol eros Cruz' Code l. proíi.,.ü, patagónicas Chubut y Santa It o..rp..ión preventiva por parte de Inmo ocurrió.r, anglaterrade los yacimientosiraníescielGolfo Pérsico' la i" .tn. posiblá invasión alemana y que determinó asunción de forzada del Sha Rezha Khan y ia "Lái...i¿" Rezha Phalevi, una intervención o un sometisu hiio por parte miento de estoslugaresclave de Ia Patagonia que podían ser á" pot"rr.i", beligerantes,eran hechos realesy no solamenteimaginario-s' se acerHay muchas referenciasde submarinos que como carolla las costaspatagónicas,tanto argentinrs agua de chilenas.donde sereabastecieron combustible' desperfectos' u á. rríu"r"r, y irastahicieron arreglospor eran barraio, prorr""dár"u de los insumos necesarios 1ade Lahusen sobretodo .., á" propi"daclclealemanes, en Argentina. .tro dei sur de Chile, semenciona a August BóErrÉ1 tenia un tadel gei, quien fuera calcierero D¡esden,éste Varase intervino ii*, a^"carpinteríametálica en Puerto San Per"p"r"iiones de submarinos en la Bahía de en "n rrrr. de las pocasplayasdel Pacíficoaccesibles la dro, por Ios LI-Boodécima Regióry visitadaregularmente por repares.Secuentatambién que éstosestacionaban donde se escondió el racionesen ei fiordo Quintupeu, ciela prinDresden,recibiendoinsumos y llrano Ceobra de Puerto h'lontt' cipal ferreteríay taller de fundición pertenecientes,respectivamente,a Heck y Rensinghoff' ^Erto, "lisras tto-bres aparecen.por otro lado' en las Negras". de l a P uer to M o n tt e s e l p u e rto n a tu ra l dei norte como baP at agon i ac h i l e n a , e x p re s a m e n tei n d i cado del vi ce, " nJ r i e n l o s ¿ o s s i e i d e l F B I, a l a s ó r denes del a A bw eht' . ¿ r r r r r l a l e m á n d e l a c i u d a d ' a g e n te
222

A l l í unos testi gos dan corno com pr om et ida a la f a"1jsmilia Stange,que también aparececlasificadaen tasnegras" por i os al i ados .Sobr eést a,en una r eciente i nvesti gaci ón peri odíst ica r ealizadapor un diar io patagónico, se puede \eer'."Mire caballero,ellos querían fundar aquí otta o una Nueva Alemania, no vaciló en señalarlea este diario Alfredo Núñez, un traStange, quien fue consultado baiador del aserradero diario, sobre Ia presencia de nazis que se repoÍ este fusiaron en este sector de 1a Patagonia trasandina' SÁnge es una familia de la derecha chilena, y se asegura que en sus extensasproPiedades, ubicadas en el sur de estepaís, se refugiaron inicialmente varios nazis a] huir áesde Alemania. Actualmente uno de sus miembros, eI general Stange,es el jefe de los Carabineros trasandinos. Yo erajovenzuelo pero me recuerdo que vinieron muchos gringos y ttaían plata, en Osorno querían fundar la Nueva Alemania, asesuró Núñez.'\" Ouo ex trabaiadorde la empresaStange,Alfredo Arrapadredel generalde los caravales,contó que Karl Stange, todos los domingos en riempo de guerrase unibineros, se formabay junto a un grupo de compatriotasdesfilaban, y it".i".t colectas,y con 1orecaudadoenviaban a reunían de Alemania hastabarcoscargados trigo' muy bien organizada alemanaestaba La colettividad Alernacomo contó Núñez, si ganaba v. efectivamente, estabalista para intentar el sepacolectividad ,rir, "r,. ratismo del sur chileno. A fines <le t94z Canaristenía en pie en 1aPatagonia maquinaria, implementada por él misuna bien aceitada en más de quince años; sus vacaciones mo desdehacía que cita su biógrafo André Brissaud,son la Argentina, que hizo en estepaísen oporLasamistades indicativas. 323

''

r l l r r , l t , l i l t i l r t i l i i i t l 'r ,

tunidad de su huida fueron fundamentales en el organigrama del Abwehren estaregión. Más que puro espionaje tenía por ob¡etivo la subv er s ión poi íti c a c o n e l p ro p ó s i to d e mo di fi car el gos bier no loc a l , a fi n d e a s e g u ra rs e u c o n tr ol i ndi recto. De m aner a mu y p a re c i d a o p e ra ro n p a ra l ograrl a sat eliz ac ión d e l o s e s ta d o s d e l a Eu ro p a central , Ios S er v ic ios Se c re to ss o v i é ti c o s y l o s p a rt i dos fi l ocom unis t as . Muchas de las cosasque ocurrieron en la Argentina en los s i g u i e n te s tre s a ñ o s ti e n e n e xpl i caci ón en es t a ópt ic a. E l polí t ic o y p a rl a m e n ta ri o a rg e n ti no, S i l vano S ant ander ,q u i e n h a b ía s i d o i n te g ra n te de 1aC omi sión de Investigacionessobre ia Actividad Nazi, desde 1939, t uvo q u e i rs e d e s u p a ís e n tre s ocasi onesa Uruguay, a la capital por antonomasia, de los exiliados , M ont e v i d e o . En r9 4 5 h a b ía p u b l i c ado un l i bro titulado Nazismo en Argentina. La conquista del ejército, en el cual hacía aportes ilustrativos sobre hechos que arrancabandesde el arlo r943 hasta r945; publicó en el exilio, en julio de r953, otra obra titulada Técnica de una traición, en este libro raro, revela públicamente documentos encontrados en Berlín t r as s u c aí d a . En setiembre de r946 los funcionarios designados por las autoridades de ocupación de los Estados Unidos , M r . W i l l i a m Si d n e y y M r. H e rb e r t S orter, comenzaron a revisar y seleccionar el material encontrado, todo io actuado fue llevado a Washington, en julio de ry47,por el presidente de la comisión, el gene¡al William Draper Jr. E n nov ie m b re d e r9 5 z S a n ta n d e r fu e a B erl ín en bús queda d e e s ta s e v i d e n c i a s q u e c o mprometían a 324

personaj esque, en ese entonces,gober nabanen Ar genti na. Se trataba de informes confidenciales de diplomáti cos y agentesnazi s que ope r abanen Ar gent ina, intercambiadr:sentre el Ministerio de RelacionesExreri ores y e1general W i l hel m Fauper , pr esident e del Insti tuto i beroameri cano. Est os inf or m es sir vier on a l os i nvesti gadores para i nt er r ogar per sonajesque actuaron en l a A rgenti na; e ncabezabala list a el ex embajador Edmund von Thermann, continuaban el ex consej ero de l a embaj ada, pr í ncipe St ephan Zu S chaumburg-Li ppe, Godof r edo Br andt , Ber nhar d von Wolfersdo¡ff, Gerda von Arenstorff, a cargo del espionajefemenino, Wiihelm von Pochhammer,Gert W ei z, H erbert S ens, B ernhar d von Jagow, G er or g H arni sch, ei enl acede H i mmler en la Ar gent ina y Er w i n S . S chri efer, compl etándosecon I os m ilit ar es y mari nos, capi tán D i etri ch Niebuhr y los gener ales Wilhelm Niedenfuhr y Frederich Wolff. Estas personas fueron interrogadas y cada uno de elios aportó i nformaci ones preci sassobr e sus act ividades.Est as decl araci onesconsti tuyeron un volum inoso expedi ente, y sus copi as autenti cadasf uer on enviadas a los gobiernos aliados.Los documentos hallados también fueron distribuidos y archivados en las zonas de B erl ín respecti vas. D e l os i nterrogatori os salió a I a luz que desde el mes de mayo de r94o, en la residencia del embajador al emán en B uenos A i res, se r ealizaban par t idas de póker que no tenían otro propósito, que ei de atraer oficiales y otros personajes argentinos importantes. Participaban de estos encuentros, el mismo embajador y su señora, los cónyuges Meynem, al igual que 1aparej a pri nci pesca S chau m bur g- Lippe, el capit án 325

Niebuhr, jefe de \a Abwehr en Argentina, el agregado de pr en s a y e s p ía ,Sa n d s te d e y l o s empresari osy , financistas Lud"vig Freude, Richard Leute y Walter v on S im on . Por otro lado participaban alternativamente miiit ar es ar ge n ti n o s , e n tre e l l o s l o s g e n e r ai esvon D er B ec k e,P erti n é ,R a míre z y F a rre l ,l o s a l m i rantes S cass o y T eis ai re ,l o s c o ro n e l e sBri c k m a n n , H ebl i n, Mi ttelbach,Taubery otros oficialesmás, entre ellos el cor onel J uan D o mi n g o Pe ¡ó n . T a m b i é n estuvi eron presentes, el abogado jefe del Banco de la Nación Argentina, CarlosIbargureny Miguel Viancarios,jefe de Investigaciónde la PolicíaArgentina. La mayoría de estosmilitares argentinos,si bien llevaban apellidosalemanesy doble nacionalidad,ocuparon muchos cargospúblicos desdeel año r943 y ios demás han sido presidentes, vicepresidentes, ministros e interventores. Segúnlos detallesque se dieron en Berlín en la investigación, los argentinos siempre ganabanlos partidos de póker. La gananciaera de alrededorde $ 5.ooo por noche, aproximadamenteunos U$S Z5.ooo actuales,que los besadospor la suerte se repartían "camaradamente". Von Thermann declaró a la comisión aliada, que siempre los dejaban ganar. También Ia Comisión Investigadorade actividades anti argentinastuvo información de estasreuniones por intermedio de los Servicios de Inteligenciade los aliados: sus informes reportabanque los militares argentinos ironizabansobrela incapacidad los alemanes de oara jugar a las cartas.

N orR s nro Ro GRAFSPEF OPERATIVO r. Laurence, Ricardo, rzr. z. l bi d,pág. 3.l bi d,pág.82. ro8. a.l bi d,pá9. ro9. 5.Ibi d,pág. 6. Ibi d,pág. r33. r39. 7.l bi d,pág. 8. Moreno,Carlos Alberto,PATAGONIA PUNTO CRITIC O,pág.99. 9.l bi d,pag.99. to. DIARIO LA MAÑANA DELSUR,z8dejunio de1996.

326

aa1 J-/

XXI

de a Paralelamente las sesiones juegos,en la embajada alemanatambién se hacíapropaganda frdepor medio de la prensa.En un interrogatorio, ratificado por von Thermann y Schaumburg-Lippe, quedó manifestado que en una semanade junio de ry4o,se habíanpagadoalos diamás de $ 9o. ooo rios argentin os,el Pamperoy Clarinada, y al Deutsche La Plata Zeirung y a\ Der Trommler 5 57. ooo,c as iU $ S 2 .5 0 o .o o oa c tu a l e s .t del por las declaraciones barón emEn el expediente, se bajadory de su púncipe consejero, evidenciatambién los que ellosmanejaban fondbs parael pago de los agentes al servicio delAbweh-r;hay un interrogatorio específico que llama la atención. El documento en cuestión se enconrró en la Canciilería del Reich y dabacuenta de cómo fueron distribuidos de $5oo.ooo en laúltima semana junio de r941.En el documento aparecenmontos que fueron pagadosal Fiscal de Justiciade la Nación, doctor Belisario GachePirán, al iefe de la PolicíaCriminal, Miguel Viancarios, al general Carlos von Der Becke, sobresalepor el monto de $ al 2oo.ooo, unos U$S 3.ooo.ooo actuales, coronelJuan Domingo Perón,pero lo que aún llama más la atención es a ot r o pago de s ó l o $ 3 ? .6 o o , U $ S 5 o o .o o o actual es, nombre de la señorita Eva Duarte. Schaumburg-Lippe, interrogado en referenciaa estospagos,confirmó que estas sumas fueron entregadaspor orden del embajador, quien a su vez recibió órdenespara que asíprocedieran. Si a primera vista esto puede sorprender por los nombres tan conocidosdel futuro presidentede Argentina, 328

P erón, y de su muj er, más co nocida com o Evit a' hr y mucho más en esteinforme norteamericano' En una carta enviada dos meses después,en agosto gede ry 4t,por el entoncesj efe delAbw ehr,Niebhur' al árealatinoameneral fanp"l, quien fuera el jefe para el ricana -fenía su cuartel generalen Españaen el Instide tuto Iberoamericano Madrid- sepuedeleer cómo se ofifugó de Argentina Sanstede,un espía que figuraba la embajada'y cialmente como agregadode prensa en ocatambién como ejecutivo de Ia firma Delfino, y en de unos jepersonal sionesfue, además,representante rarcaspróximos a Hitler. En ús semanasprevias a estacarta' la Comisión Intomando coanti argentinas, de vestigadora actividades citó parainde nociÁiento de las andanzas Sanstede,lo protestó al entonces terrogarlo; la embajadaalemana minis"tro d.eRelacionesExteriores,Enrique Ruiz Gtlien ñazú, quien polemizó con 1aComisión Investigadora a una persona de referenciacon 1anecesidad interrogar sujetaa inmunidad diPlomática' se E n el documento fechado z6 de agost o de r 94l de Relaciones puede entender que ei mismo ministro Exteriores oficiabade consejerode la embajada,y el misl¡ mo Santander exclama "¿Cómo no iban a contar con los nazis, si e} gobierimpunidad pa¡a sus actividades, el Mino'losprotigía, en estecaso,nadamenos que por "'' ni stro de Relaci o n es Exteri o r es? Perolo más llamativo de estacartaesla traduccion1iterai de parte de su texto, "Durante la noche recibimos exde nuestra señoritaEva Dutrte"lrgt'ntin;' siempre sucedíaen Ia Comicelentementeinfotmada de 1o que que, sión Investigadora, investigacionesque indicaban' Ia salida del la Comisiói, a toda costa,quería impedir su y compañero Sanstede había ordenada nuevamente

detención. Posteriormente Llegóa nuestro conocimiento, que la policía había ocupado todas lascallesque conducen al aeropuerto de Quilmes, con la intención de apresaral compañero de partido, Sanstede, en el trayecto. En esto, la señorita Duarte dio buen conseio. Trajo un abrigo del coronel Perón, amigo suyo y nuestro, y vestido, con los atributos de un miembro del cuartel general argentino, pudo el compañero de partido, Sansrede, acompañado de la Señorita Duarte, pasarIa barrera policial sin sermolestado, en un automóvil del Ministerio de Guerra y llegar a tiempo al aeropuerto".3 Esta actuación de Evita tampoco tiene que sorprender. Seencontró otra carta,enviadapor Niebhu¡ eIzTde enero de r943 al mismo destinatario,en la cual seinformaba que el entoncesresponsable Servicio Secreto, del y demasiadoconocido por los serviciosde inteligencia aiiados,tenía que abandonarArgentina a la brevedad. Comenta en la misma, que la va a dejar con tranquilidad porque ningún elemento del personal a su cargo f ue des c ubie rto o s o s p e c h a d o , c l a raq u e C anari s ha a hecho lugar a su pedido de ascensión,y que también había conversadocon él por radio, en referenciaa una investigación uruguaya sobre el espionajenazi en la Argentina apoyadapor el Departamento de Estado de ios EstadosUnidos. que seretira por consejodel minisTambién expresa tro argentino, Ruiz Guiñazú, y ademásnotifica a su superior la última decisión tomada: el reempiazo del agente Schultz-Hausmann, quien estaba en la mira del Servicio de Iniormaciones norteamericano. El capitán Niebhur, pide para él la aplicación de la "c]áusula imperativa" --es decir, la muerte- y agrega que "Nuesrro amigo el coronel Perón, reconoció, a sí mismo, estanecesidady amistosamente, ha tomado a 330

su cargo su directa ejecución".+En efecto, SchultzHausmann fue llevado a la ciudad de La Plata para ser interrogado, y mientras se encontraba alojado en el cuartel de bomberos locales,murió. En los diarios argentinos de Ia épocaias informaciones oficialesexpresabanque se habíasuicidado. Otra cosainteresanteen la cartaes que el coronel Perón, en una reunión en ei cuartel militar de Campo de Mayo, en ia periferia de BuenosAires, expresósu creencia irrevocable en el triunfo de los ejércitos teutones, que en eseentonceseran dueños de la mitad de Europa. En estamisma, decidió pedir al presidentede entonces, Castillo, que mantuviera su política de neutralidad, que era sin ninguna duda favorableal Eje. En estacartahay otra decisiónmuy llamativa de Niebuhr, quien así escribe: "He unificado la dirección del sectoÍ del Brasil y Ia costa sur del Pacífico en manos de la señorita Duarte, muy estimadapor su excelenciaCanaris,a causa su superior trabajo cumplido en Río de de laneiro. Una endiabladamente hermosa, inteligente, encantadora, ambiciosa e inescrupulosa mujerzuela, a quien el coronel Perón ya ha echado el ojo".> P ocosmesesdespués,a mediados de abr il de r 943, cuando ya la guerra en Europa se estabadefiniendo a favor de los aliados,el generalFaupelemprendió un viaje hacia Buenos Aires sobreél fueron interrogadospor los investigadoresestadounidenses, von Thermann y el en Dr. Haggen,secretariodel Instituto Iberoamericano Berlín, quienes así declararon: "El general Faupel acompañado por Sanstede, a mediados de abril de ry49, se embarta en un submarino en el puerto de Cádiz -llegó a la Argentina en Ia madrugada del z de mayo- allí 1o esperaba e] almirante Scasso, un lugar preestablecido. en Fuealojado Faupel en la iglesia evangélica alemana de Ia

calleEsmeralda,de la ciudad de Buenos Aires. EI propósito del viaje, entre otros, eraponer a buen recaudo las fortunas nazis v a los criminales de guerra -entre las personas con quienes conversó Faupel, durante su permanencia en Buenos Aires- figuran los siguientes personajes:conde Luxburg, Ludwig Freude, Reutte, Volberg, los generales Von Der Becker y Pertine, los coroneles Perón, Mittelbach, Brichmann y Tauber, así como los Dres. Frescoe lbarburen. En la noche del 8 de mayo de ry41 Faupel y Sanstedese embarcaron cercade Mar del Plata,en eI mismo submarino que los había conducido desde Cádiz".6 Von Thermann exclamó en ei interrogatorio '?ue unabuena operación". El mes siguiente,el GOU tomó el poder y no fue caanteriores se especisual, porque en las declaraciones "El motivo verdadero de Ia visita de Faupel, ficaba que fue hacer de la Argentina, un centro seguro para el futuro, en ]a certeza de la derrota. Faupel Ie habría dicho a Perón: 'Esposible que perdamos la guerra. En estecaso, usted v susantigos que se han comprometido con nosotros, van a ir a parar a un tribunal internacional acusado por aln traición. La única maneÍa de evitarlo. es apoderarse del poder y mantenerse en é1,cueste lo que cueste"'. Por si hubieran dudas, el conde Luxburg envía un telegrama que fue hallado en el archivo del general Faupel, con fechar7 de junio de r943, dos semanasdespués del golpe de los militares. "Ios amigos argentinos han coronado su empresa con un éxito pleno y seguro". Unos días antes,el rz de junio, Meynem, quien fuera ministro consejerode la embajadaalemanay reempiazante del capitán Niebuhr, escribeuna carta a su predecesorrindiéndole cuenta de las últimas noticias.
, at JJ"

Con una euforia explicable,le cuenta que "el éxito de nuestros amigos ha sido complero", y hasta declaraque "fue el triunfo de nuestro amigo el coronel Perón, contra eI esrupido Roosevelt". le infbrma también "que Ia policía estáen manos de nuestros amigos y por lo tanto también en nuestras manos". En su carta, Meynem agregaque el parlamento está disuelto y el "maldito comité" cla,¿surado, refiriéndose a la Comisión Investigadora, que hay políticos que ya y estánencarcelados, mencionar en éstaque la misma sin suerte siguieron la mayoría de los miembros de la Comisión antinazi. En referencia con la visita de Faupel,escribetextualmente: "Me sorprendió sobremaneraIa noticia que me comunicó la señorita Duarte, relativa a Ia estadía,en ésta, del generalvon Faupel,el mespasado; su visita estuvo, fuera de toda duda, bien organizada, pues imagínese usfed Ja alarma de Los sabuesos angloanericanos de h¿bertenido noticias" Perono es la única vez que cita a la futura Evita en su carta.También dice: "La señorita Duarte me mostró una carta de su amante, en que se frjan los siguientes Lineapara la obra futura del gobiemo revomentos generales, lucionario :'Lo s trabajadores argentinos nacieron anima ]es de rebaño y como talesmorirán, para gobernarlos bastadarles comida, trabajo y leyes para rebaño, que los mantengan en brete', esto es lo que habría dicho el coronel Perón. Si no me equivoco, ya Mussolini empleó Ia expresión animales de rebaño para referirse a los anal{abetos italianos. Perón sigue la buena escuela". previasal golpe del 4 de junio, en Estasdeclaraciones verdad son ia síntesismuy dura de una proclama de los militares argentinos,donde revelan sus intenciones y proyectospara el futuro.

333

.,,.r,,,,.¡Iil¡r',lL'rri,ilrllillll

E l t ex t o de e s tec o mu n i c a d o i n te rn o d el GOU , que fue leído diez tuvo circulaciónlimitada a los actuantes, años después, la Cámarade Drputadoschilena por el en diputado Alegría,cuando Perónvisitó la capitalde Chile, en ia sesióndel 6 de abril de 1953y anotadoen el diario de sesiones. Allí se puede leer que "la lucha de flirler en Ia paz y en ia guerra nos sen'irá de guía" y "así seráen la Argentina, nuestra gobierno será una dictadura inflexible, aunque al comienzo hará lasconcesionesnecesarirspasólidamente, al pueblo se le atraerápero fara afianzarse talntente tendrá que trabaiar,privarst'y obedecer. Tra' bajar másy privarse más que cualquier otro pueblo, sólo asísepodrá lievar a c.tboel programa de armantento indispensablepara la conquisra de1continente".

Al finai del invierno austrai del mismo ano 43, emde pezaron a cuantificarse inve¡sio¡res Ia cruz gan'ra-1as da en la Argentina. Buenos Aires fue usadacomo punt o de lav ad o d e l d i n e ro s a q u e a d o e n l a s naci ones de invadidasde Europa,centenares millones de dó1ares de la épocafueron invertidos por lasmás grandessociedadesindustrialesalemanas,las que comenzaron a radicarseen los últimos años de guerra,taiescomo'fudor Varta, fábrica de acumuladores,AEG, artefactoseléctric os , O t t o De u tz mo to re s , T u b o s Ma n e s m ann, Merk Química, Osram, material eléctrico, por citar sólo los nombres de grandesempresasmundialmente más conocidos. a desciasificadosmeDocumentos norteamericanos, diados de diciembre de r996, indican a la Argentina como "punto focal de lasfinanzasy actividades económicasnazis en el hemis{erio".
J -).t-

Segunesrcsnuevosdocumentos,Hermann Goering, eI ReichFLih¡er,envió veinte millone,s de dólares de su fortuna personal a ia Arsentina; e1mini-stro de Propaganda,JosephGoebbels,envió dos millones de dólares en una val i j a di pl omáti c¡ d esdeSuiza a BuenosAir es, ExteJoachimvon Ribbentrop, ministro de Relaciones ri ores,gi ró qui ni entos mi l dólar esa su pr im o M ar t in, residente orillas del Rio de la Plata, mismo Karl Doea el nitz, jefe de la marina alemana,también envió dinero a la Argentina, a un pariente de nombre Edmund Wagenknecht y Robert Ley, jefe del sindicalismo n¡zi, se en compró una est¿ncra ia zona de BahíaBlanca. Estasinformacionesseencontraronen un documento confidencial,elaboradopor la embajadade los Estados Unidos en Viena, con fechar6 clediciembrede r946. El informe de r4 páginasfue difundido por el titular del Comité de Bancosdel Senadonorteameric¡nc, Alfonse D ' A mato. E¡r otro documento del 14 de abril de 1945 de la embajadanortermericanaen BuenosAires, que fue dado a conocerjunto al anteriormentecitado,seindica que respecto a laspropiedades alemanas Argentina que ellas en pueden estimarsede la si6¡uiente forma: compañíasde seguro $ 4o millones, fincas y haciendas$ 5oo millones,banccs$ r5o miJlones,empresas comerciales 5oo $ mi l 1ones. A ctual i zando estosmont os, se puede decir que ios ministros del Reich, transfirieron rnás de z5o millones de dólaresactualesen dinero persona)t¡ ios estimados de 1aspropiedadesalemanasson aproximadamentei.7 billones de dólares.Es una evaluaciónmuv bajaporque en el año r945 actuabanen la Argentina 9oo empresas de mayor o menor i mportancia. De est ascom pañí as, 2oo eransoci edades anóni m as,algunas ellas,a pesar de

335

no de su apariencia alemana,estabanbajo total dependencia y contralor de capital de esepaís,y las restantes limitada o pri63o eran sociedades responsabilidad de de publicaciones oficiales, vadas, según los informes guíasde sociedades anónimas y boletinesoficiales. Silvano Santanderen r953 estimabaque hasta el año pea r933lasinversiones llegaban 3oo millones de pesos, el final de la guerra,llegaron a suro despuésde r938 hasta mar 3 mil millones de pesosde la época,equivalentesa más de 3o billones de dólaresactuales. que Paramejor ilustración del tema, las356 empresas el boletín oficial al terminar el ejercise publicaron en cio 44-45,nlostraron activospor más de r.roo millones de pes os . I { ay que co n s i d e ra r q u e , e n e s a é p o c a , el peso argentino se equiparabaa ia libra esterlina,por ejemplo: c un hot el de c i n c o e s tre l l a s , o mo e l L i a o - Ll ao,en B ar iloc he, de r z .o o o mz c u b i e rto s , c o s tó ochoci entos m il pes os ,y u n a u to s e d a ni mp o rta d o , c o m o todos l os aut os en la Arg e n ti n a d e l o s a ñ o s c u a re n ta,no l l egaba a c u¿ t r o m i l p e s o s . A m ediad o sd e l o s a ñ o s4 0 , c o m o d e c íaP erón " bastaban trescientos pesos mensualespara vivir holgadam ent e" y s u v a i o r a c tu a l i z a d o ,e n té rm i n os real es,es como mínimo quince veces mayor, lo que quiere decir, que los activosantesmencionadossumaríant6 mil m illones dól a re s . Hay que considerarademás,que en la Argentina de la época,por no decir en la de hoy, dichos acrivosse sub declarabannormalmente a la mitad de su valor. Sepuede afirmar, con toda seguridad,que habíacapitalesaiem¡nestadicadospor 30 mil millones de dóiaresactuales. desde ia toma del Estos comenzaron a establecerse poder de Hitler, a mediados de Ios años 3o, hasta r939; 336

las transf-erencias fueron exclusivamente b¡ncarr¡s, trrmitadas por el Banco Central Argentino. Peroen el período bél i co i as cosascambi aron:se hací anenví ospor medi o de val i j a di pl omáti ca, cieavionesCóndor v de submari nos.

Otra caita significativr es la fechadael zz de mavo de io44, del informe ya citado anteriornente. Estafue eni'iada por el generalFaupela la sedecentral del Instituto Lati noameri canoen B eri ín , en la cual inf or nr a que 'de la Argentina tenemos novetladesmuv agradables. Ramírezy sus camarillasestáncompletamente e-lir¡rin.¡cjos.Nuesr¡o amigo Perón es sin duda el hombre fuerte del gobierno". C onti núaexpl i candoque M ar t in Bor m ann, el poderoso Reichsleire¡deHitler. tiene dos infbrmes, unr¡ cie von Leute,gerentedel BancoAlemán Transatlánticode B uenosA i res y otro. dei gener alde I a Aer onáut icaAr genti na,P i stari ni . En estacarta, Bormann "Urgv ia re;tnucitciónde lcs transportesa Buenos Aires. piil,; .rl¿leneral Gall¿nd tener disponibles, de inntediaro, dos mác¡uirtas, únic¡rnentepara vuelos nocturno e informar a Rudel v Liaünl ¡(etrscn ./ Flsta última cartaes 1amás asombrosaporque anticiuna unión de facto entre los dos piiotos rnás valor¡L,a dos por Hitler, casiun año antesde ios hechos que protagonizaron en Berlín, hechos que fundamentan la pri mera parte de estel i bro y e st edocum ent o no hace más que confirrrrarlos. E fecti v¡mente, en esa época se r ealizaban vuelos transatlánticos clandestinos con el cuatrimotor FW Condor I./KG zoo. Salíande España,con etapa en las
)5/

islas Canariaso Saharaespañol,desdeallí, cruzaban el Atlántico hacia Colombia y luego a Buenos Aires. El generalPistarini fue uno de los hombres más ligados al nazismo.Hizo un viaje a Alemania y en su minisnazis.La unión con terio ubicó a todos los simpatizantes el coronel Perón fue absoluta y estabaen todos los secretos.El moderno Aeropuerto Internacional de Buenos Aires ileva su nombre. O tro documento, fechadoeI zz de noviembre d e g 4 4, entre los pubiicadospor el diputado Santander. aparece Fue enviado al generalFaupelpor Ludwig Freude,que actuabacomo diplomático nazi en la Argentina,a pesarde diplomáque éstaoficialmentehabíaroto las relaciones ticascon Alemaniaen el mes de enerode ry44. del En estacarta se relatala entradaen escena doctor CésarAmeghino, presidente dei Banco Central, quien Exteriores,el ger fuera despuésMinistro de Relaciones quien fuera lv{inistrode Industria y Coneral Checchi, mercio y el coronel de Olano, subsecretariode Indust r ia y C o m e rc i oy l u e g o mi n i s tro . Se puede \eer "Aquí nos dan trabajo,ahora,el problema de ]o bienes alemanesen Argentina, es que tenemos que asegurarnoscontra las pretensiones que, sin duda, van a tener ]os angloamericanos. Luego de conversacionespreparatorias con el Dr. Ameghino, el general Checchi y el coronel de Olano, hemos acordado invenar o fraguar exigenciasargentinas ante el Reich, y para garantizar su cumplimiento embargar todos los bienes alemanesen Argent¡na ". Y continúa estimando que en un par de mesesiban a tener un inventari o de "todos aquellos que por su naturaleza,por su inversión bienes alemanes por su función económica, son identifrcablescomo tao Iesy a los que no esposible argentinizar suficientemente de algunau otra manera". 338

Lo que sigue a estasdeclaraciones una idea de ias da vinculacionesentre Peróny Freude,que tiene todas las caracteústicas un negocio: "Naturalmente retenemos de en nues¿rasmanos el derecho de disposición, debiéndose deducir lascomisiones convenidas en el porcentaje que usted conoce. Sin embargo, hay que tener en cuenta que Perón pretende otros pagos adicionales, de nuestraparte, así como eI empeño activ,ode nuestrasorganizaciones, parala creación de un fundamento estable político interno". El mismo Perón,casia fin de ry44, ya se dabaperfectamente cuenta de que el tiempo se acababa. Freude sigue detaiiando: "Nuesr¡o amigo Perón es extraordinariamente escéptico, con respecto a 1aposibilidad de una paz, por separado,enue Alemania y los aliados occidentales, él insiste en que por 10menoq en el campo de Ia realización de nuestramisión en el embalaje final de }a guerra, nos debemosmantener siempre con una cabezade ventaja". El tono generalde estacartaes muv comercial,siendo Freudeun industrial y un financista,y agrega norificando a éste que "el collar de brillantes llegó con Ia últiÍnaremesa destinado por usted a nuestra amiga Eva. Lo he entregado ya y tengo el encargo que le envíe a usted sus agradecidossaludos".s Freude se había argentinizado,renunciando a sus caralemanas, como en las empresos en la organizaciones s¡s industriales o comerciaiesy había adoptado la ciu,l¡danía argentina. "Aconsejado por Perón paraofrecer ,'l menor blanco posible y a fin de facilitarle la defensa I t' nuestros intereses." ' La respuesta Faupelestáen un radiogramacifrado de (lue da confirmación de recibido y comunica que ha in, l o¡¡1¿¿odi rectamentea l a Canciller í a del Reich. aoo-

339

,,_.*-"*ryqrilrnu$gwfl

Hfl ffiffifl lilllll

yando 1aproposición y pidiendo ratificación de sus poTambién 1eavisaque ha desaparecido deresespeciales. De como probablecarástroíe. cualqurermaneun avión su sintético radiogramaautoriza "pagosadicionara en 1esa su criterio", refiriéndose obviamente a Perón. Como fuera, las grandesmaniobras financierrs empezaronen enero cie1944, tras la ru ptura "oficiosa" entre Argentina y Alemania de Ias reiacionesdiplomáticas.Un ejempio de 1oocurrido 1ocontó Mario Casrglia, tiene setentay dos años ;r trabajó veinticinco años para la Thyssen de BuenosAires. '?oco tiempo antesde que terntinara Ia Segunda Gtterra Mundial, Ia empresa contenzó a serdirigida por una Junta de Vigilancia. Para capiraies,la {irma cambió su den<',mina¡esgu¿¡da¡.cus cion a Ferro Dit't¡e. Desdequá se rotnpieran lasrelacioñ¡sta cttandose firmó la rendición,Ios nesd.iplontinc.r.s a ent¡,1..:sse r:ambiaron ja necionalidad y eleniar¡es,Je.1.t se rr¡¡tsíi-'rnt¡ron tfe un día paÍa otro en checoslovacos T'erminada)a gueri'a,Ios directivos, que sio ti úr¡¡-ar.r,s. guieron sjendo ¿/e¡¡¡¡les', viajaron hacia Europa par;t ccntratar técnicosy trajeron hc¡mbresque fueron milir¿r.¿-s el ejército alemán." en

un¿ cornunlcaciónde marzo de r944 exFue hailad¡. pedida por FreuCe.en ia cuai da cuenta al Gauieire¡Bohle que h,rbía deposrtado titulos por un valor de $ 37.66o.ooo a nornbre de alemanesy argentinosnazis, Henrich Deorge, ex secretariode entre eilos figr'.raba Fliaimar Sciracht,quien iuera presidente del Reicrl Bank '¡ también a nornbre de Richard Leute. achubo muchas rransacciones sucesivos En ios rneses cion¡rias de títulos argentinosque fueron encontradosen Por Europapor ios alemanes. ejemplo: cuando los nazis
?40

invadieronHolanda halia¡onacciones CADE. en-rDrede saque suminisrrabaenergía elécrrica 1a a ciudad de Buenos Aires,por casi5o miliones de pesosque fueron giradosa BuenosAires. Igualocurrió con otros títulos. Gerdavon Arenstorff expresóa la Comisión presidida por el general William Draperlr., que en febrerode ry44 la Embajada Alemania teníaen los bancosde Buenos de Aires, bajo la supervisión del Banco Central, depósitos por 47 miliones de pesosque habíaque hacerdesaparecer,cosaque sehizo con la complicidad del BancoProvincia de BuenosAires que f¡accionóestassumastransfiriéndolasa personas confianzade la embajada. de E n es¡ epoca,l a embaj adaalem anat ení a siet ecajas i uerte en el B anco Germánico donde se guar dabaor o acuñadov platino por un valor de casi zoo millones de dó1ares actual es. l l avese st aban car gode M eynem Las a v Leute,sobreestosval oresn o habí acont r alordel Banco C entraly no exi stenante cedent es. Gerda Von Arenstorff "actuó en }a embajada alemana en BuenosAires hastae} año t94, era un elemento muy valioso para adiestar muje¡es er el servicio de espiontje; entre eL)a el capiún Niebuhr, atrajeron a Eva Duarte pay ra aquel servicio. Así lo declaró Gerda, a la comisión aliada, en circunsfanci'asque fuera intenogada con Losotros integfantes de Ia embajadanazi en Buenos Aires".') El diputado radical Santanderpublicó en su libro /e accusefotocopiasde estosdocumentos,todos menos uno fueron certificados como copiaauténtica por el ]uez de turno del Juzgadode Amtsgerisch-Pancow.Cuando fue absorbidopor el gobierno de Alemania Oriental esejuzgado fle englobadoen el de Stadtbezirksgericht-Pancow. firLa del n-ra juez es Hone y da fe de su autenticidad.Sólo una, l¡ carta de Freude a Faupeldel zz de noviembre dery44, lleva al dorso la siguiente frase'."Fotocopia coincide con
J+r

iiliiiljill¡liiiil

I

original, Berlín-Pancow- Febrero, j de ry9' Bernard Baruchescribano".

XXII

El libro de Santanderfue publicado por primera vez en obviamente,trasla caídade Perón' Argentina,en 1955, Ía al ano siguiente de su publicación, en r956, fue atacadopública-"trr" por un libro titulad o, Santanderba' jo }a lupa,escrito por Walter von Simon, un alemán, tan iigrd" t la embajida nazi, que participabae-nlas famosJspartidasde póker de r94r. El mismo apellido'casualm ent e , s e e n c u e n tra e n l a s " L i s ta sN egras" chi l enas, Susexcepciones por confeccionadas los aliadosen194z'' y partidarias,pero igualmente fueson inconsistentes ron acogidasgratamente por argentinosantisemitas o peronistas.

Nor,cs
r. $: pesos,moneda argentina. z. Santander, Silvano. TECNICA DE UNA TRAICION'

pág.+8. 3. Ibid,pág.47. 4. I b i d ,p ^ 9 .4 9 . 5.ibid,pág.52. 6. I b i d ,p á 9 . 1 . 3 7.Ibid,pág.58. 8. I b i d ,p á g .6 8 . 9. lb i d ,p á g .:8 .

En su primera eleccióndel z4 de febrerode r946, vo_ taron por P erón z.7oo.ooo ar gent inosy se duplicar on en el decenio sucesivoen que el dictador estuvo en el poder. Todavía,cuarentaaños tras su denuncia, Santander fue recordadoen pocaslíneaspor la biógraFa Eva pede rón, Alicia Dujovne Ortiz, en su trabajo rirulado Eyira. "Santander se fundamenta sobre unas hipotéticasforccopias,de chequesemitidos por el embajadoralemán von Thermann, a la orden de Eva Duarte" y continúa "que por el montento, Io esencial las arsamentrctode nesde Santander,es verdadero,pero queñs documentaciones citadas son gÍoseras falsificaciones, que han podido desviaÍ a este escritor honesto, peÍo un poco demasiado pa rti dari o ".l En el libro de Santanderno aparece ninguna fotocopi a del chequeemi ti do por el em bajadora la or den de Evita, el príncipe Schaumburg-Lippele pagó en efectivo; la biógrafade Evita no hojeó siquieraei iibro de Santander. Inexactitudes aparte,reconoce que Santander di ce verdadesi nnegabl es, o lo encasilla, per usando la misma terminología de Waltervon Simon: siguesu estela descalificando una documentacióntan prolija y detal l ada,l l ena de referenci a s hechos y per sonajesde a .rquel l a época,tanto que necesit ar í a hoy un libr o sólo para explicarladetalladamente. Por ejemplo, examinandoIasfotocopiasparciales del protocolo en que constanlas declaraciones embaiadel dor alemánen BuenosAires, von Thermann, y las de su
JT)

5+-

a Schaumburg-Lippe, la comisión aliadaque secretario, d e r9 4 6 . surge que hay un los inv e s ti g ó e n s e ti e n b re elenco de personajesque cobraron dinero en junio de r 94r . A p a re c ee l c o ro n e l Pe ró ny l a s e ñori taE va D uarte, el jefe de ia policía Viancarlosy el ministro de lustici.r GachePirín. En el medio de este elenco hay una linea borrada, muy destacadoapareceque, quien cobro 5o mil pesosargentinosde entonces-75o mi1 dola¡es de hoy- es el generalCarlosvon der Becke,el general El en jefe del ejército Argentino de aquellaépoca- hecho no 1onombre en su traducción que Siivano Santander se debea que probablementeno lo haya podido leer:no tenía una computadora ni una lupa electrónica que le Esteejemplo y otros pocosque voy perrnitieranhacerio. técnicae históricamentelasfotocopias a citar autentican de Santander. enTecnicade una Traición Hay detallesno subra¡rados como los transaños<lespués, comprobados que fueron aéreossecretosmediante Condor FW I./KG zoo, portes como el Cabode Homos, y navales,en buquesespañoles, el Cabo de BuenaEsperanzayeI Monte Alberria. Los navíosmencionadosdebíanalargarsus rutas pasandouna inspecciónbritánica en Trinidad, allí, en más tripulantes de una oportunidad, fueron desembarcados acusadosde ser espíasnazis. EI capitán Niebuhr tenía organizado los enlaces,usandc tres hombres correo y uno en BuenosAires, ninguno de ellos tenía relaciones en con los demás.Los agentes, su estadíaen España,se a confesaren una iglesiade la ciudad de Barcelona, iban lo donde recibíande un sace¡dote que el generalFaupel quería que fuese llevado a la Argentina, incluso Io que debí alu e g o tra n s mi ti rs ea Bra s i l , o a otro país,pasaba primero por BuenosAires. -y por Santander a mi Peroel punto más descuidado 344

entender ei más importante- es la referencia Hanna a R ei tsch. En la página 58 de1libro Técnicade una r¡aición,en la traducción de la cartaoriginal en alemánen facsímil,el escritor cita'. "Pida al general Galland tener disponibles de inmediato dos ntáquinas, únicamente paravuelos nocturnos e in{ormar ¿ Rudel v Hans Reidstch". Esteúltimo nombre no es un error de traducción:es obvio que le resulta al autor inverosímil leeren el texto alemán, que reproduce en copia autenticada, nomun bre de mujer desconocidopor é1. piloto alemana La publicó su primer libro de memorias, Fly is my life, en 1954,en N ew Y ork, por edi cionesPut nam .Sant ander ya habíaterminado y publicado su libro en Uruguay en j ul i o de r953. El político argentinotampoco en aquella épocapudo saber lo que fue e\ Kantp{geschwader zoo y sus misiones secretas utilizando avionesCondor acondicionados para vuel os transoceáni cos con los m ejor espilot os de A l emani a paral as operaci ones as im por t ant es. m S antander,evi dentemen t e, r esolvió consider arel nombre que aparece el facsímil del orignal como un en error de texto y masculinizario; si fueseuna burda falsificaciónhabría aprovechadopara hablarde elia, y habría logrado atraerla atención sobre ésta,más de cuarenta y cinco añosantesque estelibro, cosaque no hizo. De Rudel sí habló algo en su libro, porque en la Argentina de entonces, era conocido por unos hechos que mencionaremosmás adelante.

En los últimos cincuenta años en Argentina, casi 1a mitad estuvo al poder el justicialisrno, partido fundael do por Perón.Desder989, gobiernanlos peronistas, aún

345

abande ra d o s e m i l l o n e s d e d e s p o seídos d que quedan t odav í ae n e l p a ís s u d a me ri c a n o L o que l l ama l a aten. ción son sus orígenesy sus fundamentos ideológicos, recordandoque el nazifascismopor lo generaipredicó ia dictadura de la pequeñaburguesía,impulsando una masificaciónparaarribay no paraabajo,como el comunismo, que quería una dictadura del proletariado. Perón, a falta de io que en Europa eran sus simpatizantes naturales,es decir una baseescolarizada nivel medio, a tuvo que apoyarseen un electoradoque ni siquiera tenía la escuela básica: peronismo fue una suerte de nael zifascismo, que se apoyó en millones de votantes que habríanpodido serbasepara un gobierno comunista.

El justicialismohizo palanca un nacionalpopulisen mo de otro tiempo que todavía atraesimpatizantesdel m is m o e s tra too ri g i n a l ; p e s e a s e r g obernadopor este partido la clasebaja areentinano mejoró su condición social.En juiio de ry97 apareció una líneainterna femenina a la que llamaron Evitismo y fue acuñadauna moneda de un peso con el perfil de Eva Perón, Por todo esto no es extraño que Santanderseaminimizado aún por argentinos, un hombre con más de treinta años de militancia política radical,es decir políricamente afin al conservadorismo británico, anticomunista y antifascista,partido representantede terratenientes, empresarios y burgueses. Fue diputado en múltiples legislaturas ya miembro de la Comisión de y actividadesanti-argentinasen el período bélico; y tras la caídade Perónen 19SS, diplomático.Ei mismo Simon Wiesenthal lo cita en su obra Los asesinos entre noso¡¡os de ry66: "Silvano Santander,que eshoy embajador argentino en España, hizo parte de lascomisión guber346

namenta] encargadade ínvestigar sobre lasactividades nazis en la Argentina, tras la caída de Perón. Una vez, él me mostró un elenco de empresasargentinas financiadaspor los nazis, de cadatransacción se tenía escrupuIosamente,nota".' Simon Wiesenthal pudo comprobar la veracidadde por las investigaciosus primeras denuncias,avaladas nes actualesllevadasa cabopor los CentrosInternacionalesWiesenthal y el Congresoiudío Mundial, en referencia al llamado "oro nazi", tratando de desenredar, cuarenta años después de Santander, la telaraña de transferencias dinero, títulos y obras de arte. de Según el despachode la AFP, fechaCoen Londres el zr de setiembre de r996, "los nazis transfirieron a Suiza, durante la Segtnda Guerra Mundial, obras de arterobadasa los judíos, por un valor estimado de zj ntil millones de dólares, informó el sábado el periódico británico The Daily Telegraph". Ei mismo comunicado aclaraque un número muy pequeño fue recuperadotras el conflicto; que la mayoia de las obraspasaronpor Suizay de las miles que entraron en esepaís,sólo 75 fueron localizadas."Los documentosconservadosen los archivos ofrcialesde Kew. al oeste de Londresy en ]os de Washington, destacanla reticencia suiza, a investigar sobre los objetos de afteo el oro robado por los peticiones." nazis, pesea las reiteradas En referencia con el oro, ya el u de setiembrede r995, 'fara Parker Pope escribió en T¡1eWall Street Journal, ¡firmando que la Alemania nazi depositó en Suizaunos 5oo mi l l ones de dól aresde I a épocaen lingot es or o y que el origen se esfumó cuando los alemanesIo refundieron y produjeron nuevos iingotes selladosy numeradospor el ReichBank,que constituyen en parte ei saclueollevado a cabo por los nazis.

347

::i ,:

S e es ti maq u e m á s d e 7 b i l l o n e sd e d ól aresen mone_ da ac t u a lp a s a ro np o r l o s b a n c o ss u i z os. e n u n a c a j ad e p a n d o ra ,u n o de l os capítui os . Como más oscurosestaríaa punto de abrirse.presionicia por la c om u n i d a d j u d ía , Su i z a e mp e z ó a r asrrear el oro d.e los naz i s .L o s b a n c o ss u i z o s ,g ra c i a s su herméti co a si s_ tema que mantiene en secretoel origen de sus depósi_ tos, fueron el destino predilecto de lás capitales nazis. En el primer semestrede ry97la ABS, Ásociación de BancosSuizos,fue presionadapor la opinión mundial y e^ntidades gubernamentales. Senad^or El repubiicano, Alfonse DAmato, fue uno de los que más presionó pa_ ra que los bancossuizos revelaranius celos,r, secretos, d.eclaró que "en ry62la ABSencontró sólo z millones de dólares,y dijeron que eÍatodo Io quercnían. En t995 en_ contraron 3r.9 millones v que no tenían más di 775 cuentas inactivas desde el fin de la guerra; ahora (zz'd'e julio de ry9) son casiz mil". Efectivamente,a principios de mavo de r996 la ABS , actmltlo,como consecuencia una intensapresión de in_ ternacional,qúeTTScuenras regisrraban no ningún mo_ vimiento desdeel 8 de mayo cte1945,pero en junio de t 997, la A B S a d mi ti ó e n J e ru s a l é n u e hi bía q ¡¡da me_ nos que zo mil cuentasinactivasdesdeque coirciuyó la guerra, el zz de julio de ry97 fue entregaio otro iist¡do comprendiendo r87z nombres correslpondienres a 42 millones de dólaresdepositados tieÁpo bélico, en sees_ tima que el valor acrual alcanzaría los 5áo millones de dólares. El senadornorteamericanoAifonse D,Amato, decla_ ró.91 julio de ry97 qr.re"ccnsideÍa esta lista como 7+de só]o Ia punta de un enornje iceberg". Dos días antes, el vocero del Congreso]udío Mundial, CJM, Elain Steim_ berg, declaró: "en octubre espeÍamosia iuilirarion d" 348

,,r.r/isr¡ importante en lt que se d,trí.tna conocer nt-is It':o mi] nombres, todr¡s ellos suizos que actuaronco: ¡¡ct ínterme diario s". [.ainvestigaciónde dichascLlenras relativa,só]o se es rastrearasía víctimas del holocausto,las cuenl,Lleden r rs nazi , tras termi nar el con f lict o m undial, siguier on ,rP erati vas su mavoría.Fu er on abier t asen per í odo en l ,cl i cocon documentos fragu adosar gent inos,checos, rt¡l i anos,español es hastas uizos.Sólo el azarpodr í a v ¡,rrmi ti r descubri rl as.

judías en Europa y en 1osEstados La organizaciones f jnidos estimaron, en febrero dery97, en unos 66o mii l r¡nes dól ares,7.8oo l l o nes en m onedaact ual,ios de mi rl u€ prs?ronpor l os bancossuizos.E1secr et ar io gener ai ,lc la ONU, Kofi Annan, afirmó que "elcasodel oro na'i podría afectarla tradicional neutralidad Suiza".Yeren¡ Grendel Meier, miembro dei parlamento suizo, cle.l.rró que "debemos reconocer nuestra culpabilidad. Es r) Lt stÍa responsab idad". e il Suizafue invitada a establecer fondo de compenun r¡ción paraindemnizar a los perjudicados duranteia Se.tundaGuerra Mundiai, intervino el Ministro de Econon-ría de JeanPascal la Murarz, calificandode chantajela .Lctitudde las organizaciones judías que presionabana r:rlfi n. En declaraciones diario BaslerZeirung,el direcror al tjecutivo del CongresoJudíoMundiai, Elan Steimberg, c¡lificó las manifestaciones la Muratz de obscenas de y ¡ri di óal gobi erno que se di stanciede ellas,per o el r r de cnero de ry97, el presidentede 1aconfederaciónhelvética, Arnold Koller, afirmó que ei gobierno no va a dist.rnci ¿rse estasdecl araci o nes. de
?Jq

Ya a mediados de noviembre de r996, Steimbergde_ claró en Nueva York que los nazis habían transferidó mil millones de dólaresa la Argentina durante la Sezunda Cuer r a M u n d i a l . En la Argentina, lasinvestigaciones también seileva_ ron a cabo por la Delegaciónde AsociacionesIsraelitas A r gent in a s ,D AIA : te n ía u n a s o fi c i n a sen l a sedede l a AMIA, la mutual israelita,cuyo edificio de ocho pisos fue volado por una bomba el r8 de julio r994. Esrearen_ tado conmocionó ai mundo entero, hubo ochenta y nueve muertos y trescientosheridos. Rubén Beraja,su entoncestitular, declaróa los periódicos argenrinosel Z de diciembrede t996, en un comunicadode pren sa'qute dará fina]mente carácter nacional, a la investieació¡t so_ bre lasposibles actividades, desplegadaspor Iásnazis en Argentína desdeIa décadadel go". En Chile también seextendió la búsquedadel oro na_ z i. Dos r e p re s e n ta n te s e l C e n tro S i mon W i esenrhal d ilegar on- aS a n ri a g oe n b u s c a d e n u e v os i ndi ci os, y l a agenciade prensaAFP, comunicó el r3 de diciembré de r996 que los representantes para América latina de esa organización,SergioWider y Shimon Samuels,direc_ tor de relaciones internacionales la misma, sereunie_ de ron con funcionarios del Banco Central chileno. La investigación que se inició en Europa se concen_ tró en las siguientessemanasen Argentina sobre la ba_ se de que bancosde ese país habían recibido parte del oro, pe-roaunque las huellas parecenestar en Argenti_ na, no hay que descartarotros paísescomo Chile. Ambos representantes declararonque vinieron a abrir una líneade comunicacióny de diálogocon lasautorid.ades chilenas.Segúnantecedenres manejael Cenrro Simon que Wiesenthal, América del Sur habríarecibido remesasde oro portugal y España. provenientesde Suiza,Suecia, 350

En ei mismo período,la agenciaReuter,enun comunicado de Marcus Kabel,el 6 de enero de 1997dice que seformó una comisión parlamentaria Israelencargaen da de estudi arl a cuesti ón.E l pr esident ede la m ism a, Abraham Herschson, deciaró "estamos tratando de poner en evidencia e} mayor robo perpetrado en la historia de Ia humanidad, el cual me recuerda esteversículo bíblico'¿Mataste ademásheredaste?"'. mism¡ noy La t a agregaque "ex altos directivos y agentesde los servicios secretosexternos israelíes(lv,lossad) o{recieron su colaboración a dicha comisión para localizar documentos referentesa Ia cuestión". El 7 de mayo de 1997sepubiicó un duro documento, compilado por once agencias gubernamentales norteamericanas,coordinadaspor el subsecretario comerde ci o, S tuart E i zenstat, el j efe de hist or iador es Dey del partamentode E stado,W i l l i am Slaney. señalóque Se 1os informes estudiadosdemuestranque nacionesneutral es como l a A rgenti na, ac ept ar onor o saqueado de bancoscentralesde paísesocupados y probablemente de víctimas del holocausto, beneficiándose económicamente durante el conflicto por sus lazoscon el régrmen de Adolf Hitler. Según el documento, la Argentina "representabaun problema particularmente difícil, en ténlinos de prevención de intercambios financieros y comercio orientado a la gue¡¡a ". Y continúa en otro párrafo: "la Argentina se resistió a los intentos aliados, para que congelara los bienes nazís, y a frnes de ry47, los {uncionarios norteamericanosllegaron a Ia conclusión de que Ios activos alemanesno eranidentificables". EI informe cita un documento hecho público el mismo día,donde SamuelKlaus,del Departamento del Tesoro,ya en setiembrede ry44, sacóla conclusiónde que 351

"las organizacionesfinancieras de la Españatotalitaria. hacíanposible que los alemanes llegarana acuerdospersonales con amigo'sen el gobierno, pare realizar transferencias entre Españay Ia Argentina",y por eilo agrega que el gobierno de 1osEstadosUnidos consideró,en esaépoca,que la Argentina era "en tnuchosaspectos,la nación más importante del programa SaveHaven, el pro,vecto de Washington paradescubrir los bienes ocultos de los nazis". Al final de 1aguerra.el Departamento de Estadopreparó un informe, resumiendo todos los datos que disponía sobreei apoyoque la Argentina dio a los países del Eje, éstefue conocido como el Libro Azul, en él se dejaba claro que los alemanes encontraronen las normas no f inanc ier a sa rg e n ti n a so b s tá c u i o sp a ra transferi r sus fondos. L,os EstadosUnidos no profundizaron la cuestión,ya que sedispusoa establecer relaciones rnásamistosas con la Argentina en t946. Los capitales nazis fueron utilizados, según ei informe, para actividadescomo la intervención en las eleccionesarg'entinas, propaganda,sobor no de p e ri o d i s ta s , a s í c o m o c o m p ras de materi a pr im a pa ral a s i n d u s tri a sb é l i c a sa i e m a nas, gunasde al las cualespasaronpor España,e inversionesindustria, les y c om e rc i a l e s .

El informe norteamericano fue el producto de más de r 5 m illo n e s d e d o c u m e n to s ,e n c ree l l os,8oo mi l fojas hasta ahora secretas. Eitzenstatsubrayó que los na, z is r ealiz a ro n ,d u ra n te l a Se g u n d aG u erra Mundi al el mayor robo de la historia de ia humanidad, y dijo que está claro que Suiza y otros paísesneutralesparticipar on en el l a v a d od e l mi s mo .
.1) ¿

Se puede sintetizara éste,en sietepuntos: r.- En la SegundaGuerra Mundiai, Alemania depositó oro procedentede los paísesocupadosy también de procedenciaodontoiátricasacados los judíos exrermia nados de bancosSuizos. z.- Españay Portugal acordaroncon las autoridades suizasel trasladodel oro desdeZurich y BernahastaMadri d y Li sboa,a través de u na f lot a de cam ionesde la agenciaoficial Suiza de transporte.Entre mayo de r943 v febrero de ry44, desdeSuiza salieron,al menos, z8o camionescon estemetal haciaEspañay Portugal. de de 3.- En la frontera española Canfranclascajas oro eran examinadaspor la aduanaespañola,camiones de la empresa)usto M. Estelleze hijos, tomaban el relevo y se dirigían a Madrid. 4.- Cuando éstosliegabana Madrid parte del oro era en depositado el Bancode España su oficinaprincipal. en seguí ansu viaje 5.- Los cami ones,sucesivam ent e, hastala frontera de Portugal en Badajoz. 6.- El oro llegabaa Lisboae ingresaba Bancode Poral tugal . 7.-Yiaje a Sudaméricaparte del oro y de las reservas flnancierasdel TercerReich terminaron en la Argentina, valijas diplomáticas con oro nazi se embarcaban en y navíosespañoles portuguesesu otros medios. La olia se destapóparalelamente acabar al mis investigaciones, ahoraes necesario hacerlo que Santander no hizo en su libro y lo que los investigadores historiadoe resdel Departamento de Estadonorteamericano, esen tos días,muy diplomáticamente,no evidenciaron.

¿Porqué pudo ocurrir, para qué y para quién?

353

Es necesario anaiizar primero, quiénes fueron Eva María Duarte y JuanDomingo Perón. Que "Evita" haya estadocomprometida con 1osServicios Secretos alemanes, resulta extraño. no Los tres padresfundadores de dichos Serviciosseapoyaron siempre y sus mayores éxitos los consiguieron usando elementosfemeninos. Son muchas ias mujeres comprometidasen el espionaje, tanto alemáncomo aliado, que dejaron la vida en el Servicioy sus nombres ya fueron olvidados. Stieber, jefe los espías imperio prusiano,udlizó el del entre ios 4o.ooo espías, la llamadabaronesa Kaulla, a de quien graciasa sus relacionesamorosascon el gene;al de Cissey,ministro de Guerra, pudo entregarmuchos de los del secretos EstadoMayor francés. general,quien por El su edadpodía sersu padre,seencontraba muy presionay do por las responsabilidades, descargaba tensiones sus gozandodel placerque encontraba la joven alemana, en con quien no tenía ningún secretoy le confiaba sus programas.Descubierta, paraevitar el escándalo, baronela sa fue expulsadasin resgrardos.Sus informaciones fueron decisivas la guerrafranco-prusiana, en que concluyó con el desfile de las tropas alemanas,el lq de marzo de r87r, bajo el Arco de Triunfo de Pais. S u s uc e s o rmo ra l e n l o s S e rv i c i o sSecretosal emanes fue el teniente coronel Nicolai, quien contaba con 20. ooo es p ía s .U n a d e s u s fi e l e s c o l a b o radoras fue l a señorita Schragmüller, más conocida como Fraulein Doktor, quien llegó a dirigir en Amberes 1amás famos a es c uelad e e s p i o n a j ea l e m á n ,d e d o n d e sal i eron l os mejores agentesdel III-B. La principal asistentede Fraulein Doktor, en Amsterdam, fue Margareth Zelle, quien tenía el número de matúcula Hzr, universalmentees conocida como Mata Hari.
5)+

A ctuó en el espectácul o por t oda Eur opa,con gr an . éxito, era famosapor la danzade los sieteullor, ""hibi_ ción que encantaba atraíahomb¡es ..interesantes". y Fue amanrede militares y políticos,y al contrario de su predecesora, baronesa 1a Kaulla,fue áescubierta fu_ y siladael 15de octubre de ryry,afrontandosu desdnocon gran dignidad. Casualmentefue amanredel encargado mi i i tar ai emán en Madri d, j ust o en el per í odo ". iqr r u Canarisse encontrabaallí.

También Canarispudo, entre sus re_ 3o.ooo agenres, ner una.equivalente, utilizar a Eva Duarte para lograr y llevar.abuen fin un proyecro, y si esto no fue probádo hastahoy, no significaque no haya sucedido.

Noras
r. Dujovne Ortí2, Alicia, EVITA,píg.Sz. z. Wiesenüal, Simon, GLI ASSASSINISONO TRANOI, pág. 82.

355

XXIII

de1sigio XlX' En lo que un anónimo viajante inglés el pueblise r de praderas' levantó."n t89z il;;^;;, que allí hubo to de Los Toldos, nombre que recordaba unat olde ría ,u n c a m p a m e n to d e i n d íg enasC ol i queos' vivía en estepuea mediados de r862. Espíritu Núñez de Evita' Petronila Núfto á"r¿" su fundación,la abuela de Espíritu' o peor' ¡"", ," dice que fue hija ilegítima nacida de otra hija de su Padre' ^ Perón' esta ú1i"gú; Borroni y Vaca en su libro Eva ambulantes nóvendedoras ti-a á"r..rrd ia "dá aquellas ";-;;;;, d9 }as ganas, lol soldados de Ia 'Á^pt¡Á q;" satisfac{an "amada" por un desierto"'Petronila fue del v as c oqu e e ra c a rre ro ,s e l l a ma b a J o a quínl barguren' y ¿ " " r " r " t ..i On n a c i ó J u a n a ' s u p a d re ' c o modi j oTomás

;i;il;;",

á" l"g^r Juana ^ "^ siempre". r rI benedictino suizo' S"2r, el PadreMeinrado Hux' un cuando Juanacreorri"riin"t" historiador de la región' de don luan Duarte. originario de H,"ll"J;li""ri¿" otro pueblo de la gran pampa argentina' ¿;i;ti;;y, en l'os Toldos la estancia La unión' ;;i;;;;"daba madre de Eva' á;;á" trabajabacomo mucama la futura --g.t en r9o8 Duarl-ot fádos' hoy GeneralViamonte' en r9r5 fue alejado t" ft" t o-Urado Julz de Paz, pero fondos' á"i ..tg", Utjo la acusaciónde distraer -"i;;il.rt" casadodesdergot: en Chivilcoy ",ttb" Padre Hux' que tenía su esposay tres hijas' Cuenta-el su hija a don )uan' áoi" p.to"i1a piácticamentevendió 356

tuvo1a"senúleEvira' iibro sanrá "n,tsu apellido' antes de esfumarse Para

cuando ésteeraJuezde Paz,canjeándola por una yegua y un cal esín. D e estauni ón " amorosa"nacier oncinco hijos nat ural es,l apri mera, B l anca, cióen r 9r o, cuandocom enna zó su relación. "Elisaen 1913, JuanRamón en ryt4, Erminda en ryry y Eva María en ryt9, todos, salvo Ia última, fiteron reconocidos por el padre. Cuatro mesesdespués del nacimiento de Eva María,Juan Duarte se marchó de Los Toldos para siempre. Visitó una o dos vecesa Los bastardos,pero con impaciencia, distraído, ansiosopor desaparecer su pasado.'\ de Cuando Eva nació,probablemente madre imaginala ba que con numerososhijos incentivaríaun sentido de responsabilidad su amante,pero no le sirvió de nada. en P aral a soci edadde Ia ép oca,las inst it uciones er an sagradas, tampoco D uarte podí a ser bí gam o; por ot r o l ado, en aquel entoncesel despr eciosociai se volcaba haci a l as muj eres y era bien t oler ado r espect o a los hombres. Los amoresprohibidos y 1ailegitimidad eran cosacorriente en aquel ambiente. Desde el abandono,la pequeñafamilia Ibargurencomienza su lucha por la supervivencia.Se mudó ai puebio, a una casitade ladrillos, con un solo gran cuarto dividido por una cortina, ei piso de la cocina era de tierra pisada.Doña Juanateníauna única propiedad,una máquina de coser Singer,a pedal. Se puso a confeccionar bombachasde campo, pantalón típico de los gauchos, parauna tienda que le entregaba piezasya cortadas. las Pero ella necesitaba protector, y encontró muchos, un el más importante fue Carlos Rosset, un rico terrateniente, quien también era el propietario de la casitade ladriilo. Los cuidabay hastaenviabasu auto Chevrolet, a recogera Ia pequeñaEva a la escueladel pueblo, donde ésta,variasveces,tuvo que leer en la pizarra "No sos

357

.,,'illlllll

una Duarte sos una Ibarguren". Por supuesto,esto a la niña le dolía mucho. CarlosRossetmurió en la cama Pocosaños después, de doña )uana,de donde fue retirado por Alfredo, un hijo de su matrimonio legítimo. En r926, también don vida en un accidentede auto, y las JuanDuarte pierde 1a c os aspa ra s u s h i j o s i l e g íti m o s y l a m a dre se pusi eron aún peor. Pero no existíansó1olos sacrificios.Contrariamente a Eva, doña luana era una muier de carne,los habitanres de Los Toldos dicen, todavía hoy "Todo 1o que hizo,lo hizo por sushiios, obligada por }a necesidad,y la describen como una verdadera leonesaque defiende a suspequeños. Y por 1o que ha hecho, necesidadse enüende: susamores".' por cuatrohijasy un hijo, Juan, La familia, compuesta se muda a ]unín; abandonaronLos Toldos de noche' dejando deudassin pagar.A cientos de kilómetros, en Junín, doña Juanano era conocida,o por lo menos ellaesperabaque fueseasí.Era un típico pueblo de ganaderos, a z5o kilómetros de BuenosAires. Sus hijos ya empezabana ser independientes:Elisa, su hija mayor, tenía un empleo en el correo, Blanca' teren enseñaba una esminados sus estudiossecundarios, a los t6 años e¡a aprencuela reiigiosay el varón, ]uan, diz de cometcio, más bien un recadero;ella siguió con su actividad de costurera y tenía ademásuna fonda, un lugar típico, entre restaurante y comedor de fábrica. Leyendasnegrasvieron en esto la sombra de una caprimaria. sa de citas.Eva continuabala escuela enorme extensión de En estosaños, en la pampa, una la tierras fértiles y húmedas, se desarrollaba mayor inla agropecuaria.En dustria productiva de Argentina, una praderagrande,como Holanda, Bélgicay Suizajun358

tas,secri abanmi l l ones d e anim ales cuva car nev cuer o, como tambi én cereal es, e expor r aban. s Dueños de est a inmensa área,eran poco menos de dos mil afortunados argentinosque habían recibido sus tierras en herencia de sus bisabuelos, quieneslas habíansusrraídoa los in_ dígenasdesdeel siglo XVIIL A esros,en Argentina, los llamaban oligarcas,vivían la mitad del año en la estancia la otra mitad en Europa. y Enla pampa habitaban,en eseentonces, poco menos de-3millones de argentinosque no tenían rierras,como la familia de Eva. Al comienzo de los años 3o la Argentina habíaalcan_ zado un nivel económico elevado,Brr"ro, Aires era la ciudad más grande de América latina y la tercera del continenre, despuésde New york y Chicago.Seguíala i nmi graci ón de i tal i anos m er idionale, y d. "r pr nol", septentrionales atraídospor el milagro argenrino. Tras la crisis del 29, los oligarcasdecidieron romar en la ¡iendas,y en 193o apoyaron el golpe de esta_ T.lo-r do del general Uriburu, cuyos militares"tenían como modelo al ejército alemán y ilevaban todavía el yeimo prusi anocon l a punta encim a. El 6 de mayo de r933,Eva fue una d.e adolescentes Ias que se precipitaron a comprar el primer número de la revista Sintonía, que trataba todo lo relacionado con el ambiente artístico.Las chicasa esaedad se morían por saberla vida de sus arristas,en aquellaépocade radio y ci ne. Así empezó la ambición de Eva,ser acrriz radiofóni_ ca. Palmira Repetto, su maestra,recordó que recitaba con mucho senrimiento, pero tenía una ditción terri_ ble,.pron_unciaba "ojeto" por "objeto', y',amigos de lec_ ter" por "amigos del eter", expresionei rrr-ode la ra_ "rr dio argentina.

359

de Evaegresó la primariacon dificultad,terminó sexto añosy megradoen diciembredel año r933;a los catorce amorosa. Como dio, también tuvo su primer experiencia cuenta Fermín Chavez,en su libro Eva Perón en la histona, junto a una amiga aceptóla invitación de dos jóvenes quienespropusieron a lasdos chicaspueblerinas oftgarcas, un paseoen auto haciael balneariode Mar del Plata. pensaronprobablemente pasear Laschicas, ingenuas, en la ¡ r en a y v e r e l ma r p o r v e z p ri m e r a, nunca se i may ginaron que el auto las llevaríaa una estanciaaislada, que los dos jóvenes intentaríanviolarlas. , Des pu é sl a s a b a n d o n a ría nc o m p l etamentedesnudas,al borde del camino, donde un camionero de paso las recogiódándoiesuna frazadapara cubrirse. E l z de e n e ro d e 1 9 3 5 ,a n te sd e c u mpl i r l os 16 años, deja a la madre 'y a la familiay sube al tren que va hacia BuenosAires, tiene sueñosde adolescente. En Junín habíaconocido al cantantede tango Agust í n M aga i d i , d e 3 4 a ñ o s , fa mo s o e n l o s puebl os de l a pampa, sus afiches lo definían "la voz sentimental de Buenos Aires", éste le había aseguradoque la ayudaría en la capital.En esta ciudad se encontrabasu hermano |uan cumpliendo con el servicio militar, él también le prometió ocuparsede ella. BuenosAires le parecióun escenario donde se representabaun mundo inalcanzablepara ella, y empezó a sufrir por no ser alguien. Sus biógrafos conjeturan que la joven Evita vivió unos díasen casade Magaldi, luego con otras personas no identificadas. Orros, como BenignoAcosano,espropensoa la hipótesis,de que se alojó en la pensión de una prima, cercadel Congreso. Lo cierto es que encontró al fin un modesto empleo en el teatroargentinoy un cuarto en una pensión de úla6o

ti ma categoría. Fue un pe r í odo de vacasf lac¡ s, com i¡ pan y tomaba mate, estayerbabendita que ayudaen caso de miseria extrema;en Argentina la iiaman Ta"costillita verde", esta infusión ayuda a quitar el hambre, engrñando al estómago. Su primer actuaciónen el mundo dél espectáculo, si asíse puede llamar,ia tuvo en marzo de r935.Eva interpretó el roj de una mucama, y tenía que declarar"1aseñora estáservida", pero Io más importante de estaexperiencia teatral,fue enseñarle, que directores,actores y críticos,se aprovechaban lasjóvenes actrices, de aplicando un "ius primae noctis". Tuvo que soportar todo esto, apretando los dientes para no regresar /unín. En diciembre de r936 obtuvo a otra parte, donde su actuaciónmejoró, tenía que exclamar dos frases:una en l a r í n ", 'Fer ebant ! " después y "¡Qué cabezadura tienes!". Siguió pasando de cama en cama, intentando tener mejorespartes;un empresario, que estaba por poner en pie una nueva comedia en el teatro Astral, de nombre Suero,estaba seleccionando aspirantes cuandola vio le y grito "-Deja de molesarme, estoy casado,declaraciones seguidasporuna serie de insultos. Eva replicó con dulzura, que ella buscabasólo un trabajo y aquel hombre tierno y delícado, contestó a su vez. -No estoy obligado a hacerte trabajar sólo porque me encamé contigo".3 Siguió así,hastaque el 5 de marzo de ry37,Iedieron una pequeña parte en la comedia La nueva colonia. Hay biógrafos que dicen que Eva, conoció el destino de mujer perdida. Sin exagerar, puede decir que "durante su pese ríodo artístico, todos sus amantesfueron elegidos según ' un objetivo específico:conseguir una parte, los demás, aquellos que debía encontrar, cuando faltaba el trabajo, estabanal)í sóIo para aJ.udarlaa resistir, hastaque no hu361

biese encontrado otra compañía o una nuevapelícula. Por toda ]a vida, fue incapaz de contentarse con un hombre que la protegie¡a, sjn ayudarla a conseguir el éxito. Para Eva,los hombres no eran un frn sino un medio".a En 1939tenía zo años y se inscribió en un concurso de la revista Estampa. las doce modelos que aspiraDe ban a ser estrella,era la menos linda: era muy delgaday tenía poco pecho. Paraestaoportunidad, fue a tomarse en unas fotos artísticas el estudio de la fotógrafaalemana, Anne Marie Heinrich. El mismo año se presentóen un concurso radiofórrico,y conoció a Emilio Kartulowicz, director de ia revista Sínrcnía,que tanto le había at r ¡ í do e n s u ¡d o l e s c e n c i a . Buscó también en é1un apoyo, uni recomendación, una foto en las páginasde su revista. El listado de sus se amantes,en el ambientedei espectáculo, alargó."Y fuede duda,la condición de amante, menos infamanrc que ra de la casa citas,constituyó para Eva un enorme capital de experiencia, en cuanto a lasrelaciones humanas-'SPara eranaqueuna chicade su condición,los únicosrecursos llos ligados a la profesión más vieja del mundo. Tenía malas maneras,y un ienguaje tan vulgar, que algunoshombres ni siquierala quisieron como amante. El lenguaje que ella usaba,tan desbocadoe indecente, en aquellaépoca1outilizaban sólo las prostitutas. Esto le daba,como dicen unos biógrafos, "una fascinacíóncallejera, desprejuiciada,no era una jovencita, probablemente nunca lo {ue, tambíén en Ia adolescencia da Ia impresión de ser una mujer entera".6 Kartulowicz la gradficó haciéndolatapa de su revista el z5 de octubre de 1939;en esemismo año, la ¡evista Antena publica su foto por dos veces,su editor Blomuna cuyasideas berg encabezaba corrientenacionalista, prefigurabanaquellasdel peronismo. 262

Entre el 39 y el 4o, el nombre de Evita estátambién ligado al nombre de dos jabonesy respectivosdueños. Vacay Borroni en su obra evidencian que estasnuevas relacionesIe permitieron haceringresaral hermano a trabajaren un banco.También posó parafotos publicitarias, donde aparecía cubierta sólo por un trapo, con una mano 1ososteníaen el pecho y con la otra en el vientre. En r94r Eva participó en dos películas.Susbiógrafos Frasery Navarro cuentan que ese año Evita ya estaba alojadaen un departamentodonde podía llevar una vida decentey normal. John Barnesrefiereanálogahistoria y iorge Capsitski en Prehistoria de Eva Perón, cuenta que residía en un hotel de lujo, el Savoy.]usto en la épocaque Santanderevidenciaen los documentos alemanes su compromiso con los nazis. Que fuera reclutada,lo deciarala misma Gerda von Arendorff, y se puede suponer,con lógica,que el único contactocon alemanes tuvo en el estudio fotográfico io de los cónyugesHeinrich. Esto no significaque ellos fueran los que hicieron de aunque es cierto que a su estudio se preentregadores, pasentabanchicasque tenían todas las características y ra ser usadas, E vi ta l as tení a t odas y bien desar r oiladas.Preponderaba ella la ambición, el deseode tener en una revanchaen la vida y una predisposición natural para el nacionalismo. También la rlca remesade Schaumburg-Lippeque a exhibe,tiemediadosdel4r recibeEva,y que Santander ne justificación: su hermano Juan sustrajo fondos del y banco donde trabajaba ella cubrió esemonto. Qué casualidad,sin respaldo de ingresospor trabajo,pasade humildes pensionesy camasajenas,a hotel y departamentos, y le sobradinero. En marzo de ry42, encontramosque vive en el barrio

363

más elegante BuenosAires, en un departamentocerde ca de la Avenida del Libertador. La biógrafa Alicia Dujovne Ortiz, da un detalle inquietante "La gente del mundo del especúculo decíaque en aquel departamento era la garsonier del coronel Aníbal Imbert, quien era un íntegrante, en aquel momento, de }apoderosa 'logia' militar que pasóa llamarse GOU",la que tomó el poder, en la A rg e n ti n a ,e l a ñ o s i g u i e n te . desapaA pri n c i p i o s d e r9 4 3 , Ev a mi s te ri osamente rece, "En su carrera radiofónica hubo una pausa entre enero v setiembre de ry43".7 T amb i é n ,' l o m a s E l o y M a rtín e z , en su l i bro S a¡ra Ev'rra cuenta'. "Durante los primeros sjefe meses de ry43 Ia Difunta desapareció,no actuó en Ia radict ni en e] teatro y las revistas de espectáculosno la nontbran. ¿Qué sucedió en este lapso?". Carmen Llorca en, LIámameEvi¡a,también la da coen mo desaparecida los primeros mesesde r943, y concluye que estabatrabajandoparaun futuro movimÍento peronista. Yo diría que estabatrabajando,sí, pero no artísticamente, ni para los trabajadoresargentinos. Peroen su reciente llbro La pasión segúnEva,el actual embajador argentino en Perú, el escritor Abel Posse,escribe, también é1,que desdeenero de ry43 Evita desapareció durante casiun año, cuenta también, que su confesor, el padre Benítez, envió varios años después a la hermana de Eva, BlancaDuarte de Alvarez Rodríguez, una carta en la que, con estilo de clérigo, la hace co{rade del gran secreto,dice que se trata de "un secretoque jamás se sabráen estemundo, lo ignorarán iasgentes, escapará a la búsqueda de los historiadores, morirá con Ia muene de contadas personas,lade Ud.,la de la chica (otra de las hermanas),la mía y no sé si la de alguien más". \64

entre las versionesde la miste¡iosa desapariPosse, ción de Eva, sugiereque se trata de un presunto embarazo. Considerandoque a fines de r94z a Eva no le estaba yendo bi en en B uenos Air es en su t r abajo com o ¡.ctriz,refloró una viejahipótesis.Inmediatamente,tras salir el libro en marzo de r998 apareció una supuesta hija y una nieta correlativa,se trataríade la hija de un actor argentino de la época, PeciroQuartucci. Efectivamente, E va l o conoci ó ent r e 1938- 39,en su época de acercamientoal ambiente teatral. La familia Duarte inmediatamente contrató un abogado para defender sus intereses,confirmando que lo dicho por el padre Benítezno tení1 que serrelativo a un supuestoembarazo,sino a otro tema. Lasfrasesdel padreBenítez,considerandoque es un secretoconfesional,son muy llamativas y se explican por sí mismas en la óptica de mi investigación. Si el secretofuera un hijo, sus familiares habrían sido informados de su existenciay en las palabras cudel ra, no se haría referencía como a un secretoclamorosoEi supuesto embarazocubre un período en que justo resultaría,según la carta de Niebuhr del z3 de enero por su de r943, que la señorita Duarte, "muy estimada excelencia Canarís",había recibido "un encargo"en ei sectorBrasil y costasur del Pacífico. misma cartanos La dice que, en ese entonces el coronel Perón "le había echado el oío". Borroni y Vaca son muy claros, "Imbert no soportaba el carácteringobernable de Evita y se Ia había presentado a su amigo, el coronel Perón". Orro testimonio 1oenconrramos en el libro Evita, de Alicia Dujovne Ortiz. Allí,lafotógrafaAnne Marie Heinrich cuenta un episodio ocurrido en su estudio fotográfico: "Apold, eLfururo dirigente de propaganda del régimen

36s

a peronista, trabajaba la época,para una compañia clnematográfrca, Argentina Sono Film, sabiendo que Zully (por Zully Moreno, una \inda actril), tenía que ir al esrudio de Heinrich para hacersefotografiar, Apold se presena en compañía de un militar, en alto uniforme, y dice a la fotógrafa: Diga a Zully que la espero para presentarle al coroÁeI o al general X, Anne Marie no tiene en mente ni el nombre ni el grado. CuandollegaZully,la señoraHeinrich ]e comunica el mensaje,Zully reaccionafiiriosamente, coya mo si de semejantemensajehubiese recibido muchos, sélo que quiere, dígalede ir' y diceNunca,nuncamás.Yo por CésarAmadori un célebre se rápido, porque mi César, cosas iastolera. Mientras tanto no director de cine, ciertas por allí escucha, y sin quererlo, el Sr.Heinrich que pasaba entreel militar y }aaprendiz de alcahue' estaconveÍsación rc: ¡Tenemos que convencerla! Necesitaabsolutamente queZully conozcaa Perón.¿Qué podemos hacersi no? Perón seha enloquecido por Evita y debemosímpedirsus ¡elacionesa toda costa". E s t o d e m u e s trad o s c o s a s :q u e e n el estudi o de i os Heinrich habíamovimiento de militares de rangoy chicasrelativamentefáciles,y que para un sector de altos oficiales,había un interés especialen que Perón no se con la seño¡itaDuarte, porque podría comrelacionara prometerlo y no precisamenteen el sentido del decoro. Los primeros díasde junio, el GOU, inspirado por la alta misión de salvara la patria, destituyó al presidente Castillo, dos días después,el 6 de junio, los coroneles del GOU se distribuyeron los principales cargos,Aníbal Imbert fue nombrado Director de Correosy Telecomunicaciones;su tareaera controlar la radio, como un factor de influencia extremadamenteimportante; Juan de Domingo Perón ocupa la subsecretaría Guerra. un hombre de poder en la Argentina de Eva buscaba 366

r943, no podía ser otro más que un militar, pero no podía ser Imbert. Peróneraun viudo de 48 años,a quien le gustaban las mujeresjóvenes,ya manteníauna en su departamento. A é1,E vi ta, con sus z4 a ños,le par ecí a una m uñeca, tenía l a i l usi ón de poder int er pr et ar con ella el r ol del equihombre fuerte y paterno.Por cierto, Perón estaba vocadoporque ios hechosdemostraronlo contrario. Oficialmente, porque también en Ia historia de Evita y Perón hay una historia oficial que estábien radicadadesde más de 5o años,Perónconocióa Evita de orramanera, 1ocuenta en 197oel mismo Perón, al escritorTomás Eioy Il4arúnez,en su exilio madrileño: "La conocí entre laslocurasdel rcrremoto de Sanluan. un sábadosucedióla catástrofe,el t5 de enero de ry44. AI día siguiente movilicé el país entero, en auxilio de la ciudad devastaday mi ofrcina sehabía convertido entonces,en un poderoso ministerio, yo erael SecretariodeTrabajo y Previsión. Despachéavionesy trenesde ayuda, fleté cantiones con víveresy carpas, organicé comisiones de benefrcenciaque recorrían eI país Entre lasruíen buscade fondos, era una terrible desgracia. nasquedaron 8 mil muertos. Los atistts se o{recieron a colaborar desdeel pincipio, muchos sólo para hacerpinta, otros sinceramente se quedaron a trabajar,Eva fue ]a más feworosa. AI sábadosigliente del tenemoto, hubo en el Luna Park un festival abenefrcio de lasvíctimas, alguien }a sentó a mi lado, ella me clavó los ojos castañosprofundos -Gray con dulzura me dijo: Coronel: -¿Qué hija?y e)/,a, por exisür".8 cias Sin hacer ironía, reaimente Eva tuvo que agradecer, por su existencia,si no otro seríasu rumbo. Lo cierto es que desdeeseentoncesse mostraron públicamente, pero esto no significa que no se hayan conocido antes.

367

i

El coronel habitabaen un departamento,en el select o B ar r io N o rte , e n l a e s q u i n a d e A re n al esy C oronel Diaz. Frasery Navarro cuentan que, pocosdíasdespuésde Perón enconconocerseoficialmente, regresandoa casa, habíamudado a su departamento;su rouó que Evita se pa ocupabalos armarlos v sus cremasocupabanmedio baño. Este,ni siquierapudo preguntarlequé habíasido de su mucama-amante,porque Evita le anunció: -La regreséa Mendoza, de donde venía. Perón no dijo una palabra,aceptóla autoridad que le imponía Eva a é1,un coronel golpista. El z4 de febrero de ry t 4 el generalFarrelsustituye ai generalRamírez en la presidenciade facto de la Repúnombra a su mejor blica Argentina, y dos dí;rsdespués, amigo Ministro de Guerra, el cargo más importante al que podía aspirarPerón en eseentonces' Tras esta ocasión, en i¡<lio Belgrano, donde trabajaba Evita, un fotógrafo intentó tomar una foto del nuevo ministro y encuadró: "Perón e Imbert sentados, Evita en pie entre los dos, con los codos apoyados al respaldo de las dos sillas.Perón se da cuenra y grin -¿Qué estáshaciendo?, pará. Y algunos policías rodeaninmediatamente a} fotógrafo, quitándole la película. EI no entiende nacl¿:Pero, ¿por qué? ¿El ministro no vino ofrcialmente a la transmisión de Eva Duarte? ¿Qué tiene que esconder?".e inoportuno el moPerón probabiemente consideraba mento. que coincidía cou la actuación de los golpistas, con la Alemania de romper (oficialmente)las relaciones nazi. En eseentonces,se cerró la embajadaalemanade a regresando Alemania BuenosAires; el personalestaba y quedabaoficiosamente,para actuar como ministro del Reich.Ludwig Freude. ?68

U nos mesesdespri és, m ayo, la r elaciónent r e los en closfue más pública. En una cena de los Machinand.ea_ rena, dueños de los Estudios cinematográficos San Mi_ guel, festejandoel recienreconrraro firÁado con Evita, para que protagonizara La cabalgata circo, conver_ del sandosobreel matrimonio, imprevistamente,Eva ruvo uno de sus ataquesde furia, característicos sus años de futuros, y le gritó "Creo que rc conviene por ciertoca_ sarteconmigo, si no revelaré todo lo qu" ié de ti".'o ¿Qué podía revel arE vi ta que f uer i t r n com pr om e_ I eoorl En el mismo mes de mayo, el generalFaupelescribía ''fy'uesr¡o amigo Perón es sín duda el hombrle fuerted.el gobierno".E1era quien teníamás que perdery ella,has_ tr enronces,bien habríapodido bafarlodel pedesral. P araevi hr el pel i gro l atent e, a f in de año per ón se rrucla a un departamentoen el mismo edificio que Evit.:1. esto le permite satisfacerla viviendo junto, u r"p.r._ ciosal mismo tiempo, no siendo muy áecentepara pe_ rón, qui en ya ocupabatres car gos,com o M inist r o de frabajo, Ministro de Guerra y Vicepresidente. Unos mesesdespués, principios de r945, quieredar a :r E va l o que el l a más quería ,ser la pr ot agonist ade un lllm de gran producción. perón ,".t.rt..ió con el due_ ¡i o de l os estudi os S an Mi gu el, pr om et iéndoie conse_ guirle la peiículapararodar Lapródiga,con la condición de que la parte principal seade Eva. Sepuede decir con seguridad,que para ella fue como una fuenre de inspiración. La pródiga es un personaje rle una novela de pedro Alarcón, es la hisroria de la rá_ dención de una pecadoraarrepentida,que consa€fasu r,idaa ayudar a los humildes y "se dediéaa obrasáe ca_ ridad, Ia gente del pueblo la creecasidivina y Ia llamaLa 5eñora".11 También "Envueltaen los enigmasd.esu pa¡Aa .-, v
.)

,, ,' ,,,,,ti,ilri, ¡ j¡ .,i ,,t,, tti l l ir i ¡r i ll r .t,.i , I il

herma' pobres y de ilamar la madre 'los sado,se hace equivocado del hombre 'la na de los afligidos''" "*''l-"

,; :: ::fi: ll'ffi :J1: :iÍlff íi*: ::::;J, ';,'j detruidas on s i:1?I"" ;;.v..'". ruer
5 ra \*' I i'":: .'ff í;;l ;"" hoJ' ''' Argentina' las tod'as copias' -:li llllt p ódsano'" t'o"*n'i iü ;; :'"^"ú'- ::i1.".t"' r i pudieron
argentinos "1t,-'':L'".rriz diPoquísimos quesevolvera -v unr pr"rnln'rto'io: teatraler¡

il*:it ui:T:,1'T:'::':"Ti::i :*:T :*'i: á' i"'to
a".ilur'jas' fl:::,ffi"".niliX,il*; rindierry t tól_?"1?t rrnaer
je. Ev¡ concedió unr gruntitj

novi enrbre de ry44: cuatro m esesant es de r egr lr r lr mansi ón a E vi ta, Freude,que act uabaen eseent onces como ministro sombra, para ei gobierno del Tercer Reich,le había entregadoei collar de brillantes, envi¡do desdeB erl i n por el generalFaupel. La biógrafa se equivoca,ya que los regaiosfueron hea más un premio que un obsequio, chosa ella,y parecen, públicamente,como la flamante 1aque era considerada desdehaciados semanas. só1o amantedel vicepresidente de los alemanesfuera la de halagara Si la intención Perón,1ohubieran obsequiadoa él personalmentey de otl a manera.

;1'Hl?J;;;"'',i;;'^'t:"",':,:J;:i:::1 ;:T,l';'iffi
N orns -No' metor' ":'": sadts? ""ii'^,^tt"r"oaá'oZ!ií;;,:::;:;:r:'":t:::i:':::?:

Interrumpo acála historia de Evita para continuarla más adelante.Analizaremoscuálesfueron los orígenes de JuanDomingo Perón.

'ff*:;::::xT,-H:;;;:i:llxx!",:"::lJ:!:,^
e xc m^n"' Yru e a :,."iÁ i' i" t"' ^,1 ql^'^" erón haba í '#:;i :üi::;' ; iTil ¡ i' a " P i il aí'
ementeun "encontrado
quesegun ^n'"'¡o'Á'ntJen .'on tunidades, "t "'li^fiaor.vonThermann'

" " " " después opoÍen y Italia

;'il:::i#l"i':il:,:Íi:'.'*1,T,".'-o)é"unhombre

eeoi s: f, dnsco :::Hffi l*:i r; Í:,1Íqji,i d r ecu' e apo d s i;'l'!i.'
J iffJf tffiTi1e t"'
brir, por qué-"1-¡ll'on^'¡á te en io clerto' "*i'Ult't¿o 370

a he.,hosu'muiei';1 o" oormedio ^'""i t''iaio indudablementiltt"""ü"t1tá"*it11a zz de Ei diputad" carta de Faupel del
la

a Peron' alemán quisohalagar

1"a1, ^e¡

t36. Eloy,SANTAEVITA,pág. Tomás r. Martinez, Ortí2,Alicie,EVITA,Pá9.t3 z. Dujovne 3.Ibid.,pá9.4r. a.l bi d,pág.+ ¡. Matilde.EVITA, IMAGEN DE UNA PASION' 5.Sánchez, P ag30' 6. Ibid,pág.28. 7.Ibi d,pág.4o. ON,pág. IA Eloy, N OWLA DEPER Tomás 8.Marúnez, 3oo' DujovneOrtí2,Alicia,op.cit,pig'87. 9. ro.l bi d,pág.88. u. Ibi d,pág.to4. Matilde,op.cit,pág.48. rz.Sánchez, to5. r3.DujovneOrtí2,Alicia,op.cir.pág.

371

, , . . . " , , ' , . , , , , , rl i ri l i l l l

de Argentina con su mujer' Una noche de setiembre e n l a mesa' A urel i a se 1938,mre n tra s s e e n c o n tra b a n muere' el dermtyó y poco después, ro del mismo mes' viudo, en una carta del 7 de Un mes .ntes d" quedar esagosto,ei jefe del espiánajeen BuenosAires' Niebhur' generalFaupei'una cartaen .iibí, , susuperior en Berlín, del Estala cual ,. p,r.d" leer "Nuesr¡o s viejos camaradas indicado que es absoluta' do Mayor argentino,me han púÁ"ntí irai$ensable,lograr unvaelco de,laopinión t"guro queharán depender blicaen nu"stro f^uory áttoy en plena de ello, su colaboraciánactiva"'Elmes después' a diciembre de r938' Peprimavera ausrral,desdeoctubre ión .nmpl" t na misión misteriosa en 1aPatagonta' Parte con el coronei Sanguinetti y el capitán Ferr¿zzaallí' y no', "Llegart en barco a Comodoro Rivadavia desde pot aigunos subopartenín do, vehículosacompañados Una frcialesmotoistas, recoten alrededor de 8'ooo Km' el actualgeneral de nuesffas misiones, explica -Ferrazzano, eratomar fotografrasde lo que nos parecianrcresanexa,"t: Má. tarde,terminadaIa misión, los dos oficiaies ei capián tenía to-doanotado y las fotografías, cada -irrrro.t las referencias cleiada fo'.o "Perón, en cantbio, miró hizo lo mismo que yo' pero foto unos instantesv luego de mentoria,eran 6oo o 7oo fotos"'t que paa En referencia estamisión, sepuede deducir unos meses' Recorrer los camira cumplirla, necesitó eran nos p a ta g ó n i c o se n e s a é p o c a e ra una empresa' Muchas rocay desniveles' L.,y r..iá.t tados,con ripio, La pura huella y otrasparecianarroyossecos' u..á, "r"n éstos fueron consolidados entre ios años mavoría de se de ,9ity't944.En basea los mapascarreteros época' más de r8'ooo kiiómetros p""d" estimar que no había ,939, significa' que los recorrieron todos' d. ,lr,u, "r', cordillera como hacia1acosta' tanto haciala
.t /'+

E stami si ón es oscura, or que ya en esem om ent o el p Automóvil Club Argentino reníaexcelentes maoasru_ teros,al i gual que el Insti t ut o G eogr áf icoM ilir ir y los mapasnáuticos del Instituro Hidrográfico, también es_ tabancompl etos. ¿Qué fueron a inspeccionarde valor esrratésicolo_ gísti co?, o pueden ser,en las cor diller as, sól unJnledia docenade pasosandi nos,y en la cost a,un par de doce_ nas de bahíasproregi das puer r osnat ur aiás. y E n l os mi l es de ki l ómetr os de cosr a,las playaspat a_ gónicasson prácticamenre inaccesibles. generalia lí_ en neacostera una mesetaa pique,con playasque seex_ es tienden por cientos de kilómetros. la algofértily húmedav . .Fxceptuando partepreandina, la líneacosrera que recibeun poco de humedad,práctica_ rnenre toda la Patagonia su interior, es muy pirecida a en la Australiacentral.Sólounos grandes cañadÁes o valles ¡luvionales permiten una explotación agropecuaria. El hecho que sacaronmás de 6oo fotorsignifica que quisieron visualizarpuntos estratégicos, conocidossólo por los mapas disponibles.Esto tampoco implica un Lrso l i tar de l os mi smos por las f uer zasar m adasar _ mi gentlnas,porque no lo tienen, no siendo aprovechables l l r en casode defensa de at aque ni Más bien, pareceuna investigaciónparaun uso espe, , ífico,y necesario paraotro fin, t.nto, .o-o paraencar_ ' ,r l ¡ mi si ón a rresofi ci al es por var ios \b recorú prácricamente - . r ur .en toda la patagonia muchas .portunidades, y pensarlo que hizo peión, casi6o años rt¡ás, con los medios de la época,tiene algode épico.Mi_ It,sde kilómetros desolados,sin almas, rea_ "rr.orrir., l ,¡steci mi entos, con suerte,cadazoo kilóm et r os,esca_ .,'z de aguav en casode inconvenientesconsiderar aue ro g¡i5¡s ninguna clasede auxiiio posible.

J./ )

mecanlccs La mini expedición de Perón contabacon muchos inconvenientes'inl^gual-tuvieron y repuestos. cluyendo rotura de carter' pero tomar Át ig.t.t que é1,yo ton-rémuchas fotos' significaque además'fotogra,.ni.r'.orno hizo Perón' fiaron lo superfluo. la exEn enero de r939, inmediataménte terminada ministro de Guerra' generalMaraña misión, el mismo Márquez conal nuel Rodríguez,encarga generalCarlos él mismo, cuentaestaentrevist¡: uo.rr rl .oórr"l Perón, para enviarme Ia infor':No hry ho^bre más adecuado elíia un lugar parair' Alemania o macióÁ que necesito, veamosme Italia"y condnúa "Pedíz4 horaspara,pensar' al Reich en un reloj perfecdije,fittler había convertido y la in tá. En menos de cinco años' las obras públicas -i"tii^ habían basradopara liquidar la desoa" g"erra, en y cupación, aumentar la reserva de divisas Poner Yo pesada' habíaleído Mein Kampi' n',)rrhnIa industria buenos 1ib¡os y oor lo menos dos veces, conocíaotros doctrina, en lra\ia, después de la ocutrolr" U¡t\"t y st apronaba para invadir Al;^;¿; á"laí¡r¡n¡^, el Duce se 'a^n¡r. Su popularidad y su carismaencendían la imagia.dmitía que nación de i"do Europa' Hitler mismo' Pero 1o que me decidió' a fa,u Mussolini ^^""'o' "r^ mi dominio del idioma"'' vor de ltalia, fue desSu bisabuelo,de apellido Piras,habríaemigrado de la isla de Cerdeña. -. guerraalpina LG; así,a ltalia, donde hizo un curso de asistióa otros en Tuún y Milán' Quedó u"áno, y tuego la "n M"ussoliniy ei fascismo' que consideraba i.t.i".¿"í"r de social más revolucionaria,extraordinaria,experiencia avenSebrelli,en su obra' Eva PerÓn' la historia. JuanJosé rg cita a Pe¡ón: "M anipular a los hombres rurerao militan (Jna técnica' un arte de la es una técnica, técnica del\íder' 376

precisión militar. Yo 1oaprendí en ltalia en r94o. ¡Cispitt, .:q,téLLos que sabíancómo mandar!" sí EJmismo sigue contando lo que hizo en Ios dos años ,lrieestuvo en Europa,y donde, en el segundosemestre ,:r r94o fue agregadomilitar en la Embajadaargentina, -: Roma. "A los pocos meses de Llegaryo, el Duce in::dió Albania y los alemanes firmaron un tratado de no .zresióncon los soviéticos.Laguena se desencadena caYo aproveché para estudiar el frente orien-.nseguida. a . v-iajé Berlín en tren, e}pueblo alemán rabajaba uni'1 j] y ]os enemigos de Hitler, que luego rtteron tantos, no ' veían por ninguna parte. Los oficiales de Ia Wehr'tJcht se mostraron nuy amablesconmigo.'3 Simon Wiesenthal, en los asesinosentre nosotros, laraque Perón, cuando era agregado militar en Roma ' studiaba el alemán para estar en condición de leer el ,ein Kamp{en la edición original". En Alemania "Me llevaron a Ia línea de Loetzen, en la .tsiaoriental, al frente,1osrusos tenían la línea de Kov'-Grodno, los jefes eran amigos entre sí y yo iba de un la a otro con entera facilidad. Me interné bastante por LIníón Soviética en vehículos militares. Ya de vuelta ' Berlín, |eí algunos comentarios malintencionados te los corresponsalesnorteamericanos publicaban en t país.Describían el fascismo y el nacional-socialismo 't¡to sistema tiránico, Io que tal vez {uera cierto, pero ' sedetenían a observar la magnirud del cambio social tc estabanpro duciendo ".+ I try que agregar, cuanto a estaúltima declaración, en e la posición de Perón ya se había suavizadoa los 75 ,,s,siendo ei texto una entrevistade r97o. Ll ¡o de junio de r94o, Italia entra en guerra,y Musrri lo anuncia desdeel balcón del PalazzoVenezia. I 'erón estámezclado enrre la muchedumbre. v llevado

a cantare1ht,*lo frscista por la ola, declaraque se Puso Giovinezza.,,Arrastaaoporaque}}afrebredejúbi]o,can. AI iia' alalá' día.siguiente'a ;;t;;'i;; '"rt¿t "n^, "stof^' "ia' pedí un a audiencia'no me argentina' i" l^ embajada julio";sigue contandoque' cuanl^ a¡rto" sinopaía eI3de de "fuve ganas ;"'d.,p^tho"y 1ovioáe cerca ;.-;;;; contuvo' lunp"ro la'solemnidad dellugar me ;;;';;;i", la vila' en vez de hacerlela y té mis tacos por irniÁ vez en -"""'i^,1" fascista'" mane-ra t"liáé ..onI^ ái'"'r'" en alro' ala '-ltátdrUl.mente, pasion Perón tenía una verdader¡ su muerte "eJ el día que 1einformaron de o"r^ü"rrtli"i' rJn día nece' ';';;;;t; irí"n,in ihiebault di¡o a Petón contestó {ervoy Perón Ie un sitaráhacerle monumento es(Jn monumento sólo' al contario' un¡ rosamente: -irtuaen cadaesquinade calle"'s q.ueregteséde F-nr94r vuelve a Argentina imunarevolución' estaba rr*ií, ,r"t¡ la necesiladde "'Desde habíapreparado por hacerla"'r'lltt' Nadíe se ;:;;;";" Argerttinay' sin enlbar' yo meior que para mandaren la verdes las uvas queaúrt estaban clecía oo or- el instinto me que un gedebía esperar' Neces,itaba cosecha uu" enmi jere'Edel^i i:;V;::;;;;;'pZ, ^i' ,nion,."' p'nsé 'Áiro de deTro-pas Montaña' Era p^o"1, '"'"'1""Áná^bre, guinrra ",,'l'ln'p""ión algo timorato' aficionado a la ni entendimien' Ño"Ie sobrabancuttura ;:í;;:;;;i;; charlas hechoa mi medida'Con unascuanras rc, estaba a la alrurade las quele fui dando'n fuu" máso menos n d ti an en cim a' p er o n o 1e i;; ;; ;; ;;i ; ÁáL' q'u" u t e v e 'o"it" n^á^' parano asustarle"' ^aa^",^' p"á,' mantuvo ia promesa en febre"-;¿;;;.-"r,t", como presidente'Pe,oá"-rga4,cuando Farrelasumió r oc ont l t]u a m o s c o n l a p a l a b ra d e Perón,qui ennos el poder nació el movimiento que tomó :;;,..*o en el verano del 4t' "Mi prédica empezó a dar {rutos rz8

diez o doce coronelesjóvenes, que habían oído nti ultint¿ conferencia secreta,se presentaron er:,Mendoza t me ofrecieron su adhesión. No hemos perdido el tiempl, me dijeron. Hemos organizadoya una fuerza monolític¿dentro del ejército, si usred quiere, podemos tumar el poder en 4 horas. Erael núcleo inicial del GOLJ, Grupo deOficiales Unidos o Grupo de Obra de Unificación, como también se ]]amaba.Por su idealismo, por su pureze,por e] desinterésde susmiras, aquelconjunto de hombres pudo fundar una Argentina indestructible, justiciera, capaz de bastarse sí mism¡. por mil años."6 a E fecti vamente,al i gual que el m ilenar io Reicialemán, io edificadopor Perón,duró exactamenrerz ¿ños. S antander, 1953, en más de quince años ant esdeestas declaraciones, como ya evidenciáramos, hacíapúblico que el 3o de j uni o de r94r, ei cor onel cobr aba, la en embajada alemana, 20o-ooo pesosequivalentes 5oaua tos de lujo, con los cuales,idealy desinteresadamente, Perón empezó a poner en obra el proyecto para el cual fue elegidoy entrenado. Pasandoa ejecutarsu plan, en lugar de Farrel,demasiado pasivo, buscó a otro generai. "Quien se comprometió con nosotros fue el ministro de Guerra, general Pedro Pablo Ramírez, a quien Llamábarnosl>alito por su flacura y su afición al whisky, en los preludios di l¡ revolución Ramírez ubicó a nuestroshombres en puestos de comando y los liberó de las tareas administrativas". Todo estababien encarrilado.Lo confirma JuanJosé Sebrelli,en su obra.El 3 de marzo de ry42, Goebbels escribió en su diario: "LaArgentina podría llegar a sernluf importante paralaulteior evolución de América del Sur". U n gol pe de estadosudam er icanoes una cuesr ión compleja, y tal vez tiene pinta de opereta, donde hay y muchos generales coronelesde por medio.

XXIV

Naci ó e l 8 d e o c tu b red e 1 8 9 5 'e n L obos,en h pampa' como Evita. Como ella,también é1y su hermrno n¿cieron ilegítimos, hasta que su padre, Mario Tomás Perón c s e r esi g n ó a c a s a rs e o n s u c o n v i v i ente, casual mente otra iuina y legar a sus hijos su apellido' Cuando se cadonde cos ó s e f u e .i t,tt, mu d á n d o s e a l a P a t agoni a, menzó a criar oveias DesdeSantaCruz, la familia Perón setrasladaa 1aent onc e s Go b e rn a c i ó n d e C h u b ti t, e n C abo R aso y en Puerto Camaronesobtiene una pequeñay árida estansu cia de 5 mil hectáreas: padre fue nombrado allí Juez de P az . Su hermano mayor, Mario, estudi¡ en BuenosAires, y luan Domingo, muy pronto 1oseguirácomo estudianen permanecerá la capitalducomo cadete; ie y después volviendo en los veranosa Camarante casitodo el año, unido a su familia y a ia Patagonia rones,manteniéndose que siempre amó. ^ Cuando,ya oficiai, desempeñasus primeras funcioa nes en el ejéicito,no pierde oportunidad de regresar Ia Como describeEnrique Pavón en su estanciafamiliar. obra, Perón, el hombre del destino'. "Muchas vecescubre el trayecto,en barcos de laslíneas marítimas Delfino y Mihanovich, la costa australle resultaya familiar' su En-mayode rytz, luce en Puerto Camarones, flamenfestejos de esemes denen por rc uniforme militar. Los la escenario plaza principal de| pueblo, y Juan )ogra,con ,u .ly'egro. ,ibtllo favorito, casitodos los triunfos en las Don M¡rio. su padre' gue en su cJprueb.rsecuestres. 372

rácter de Juez de Paz,preside el jurado que discierne los oremios, decide que su hijo cedalos trofeos a offos com,etidores, para que no se diga que pudo haber existido íavoritismos". Perón es nombrado subteniente de infantería, en 1915, teni enteen 19r9y cap it ánen 1924.En esr eper í oescribe textos de manuales militares en uso en el 'lo, ,.jército, tipo, Moral Militar e Higiene Militar,y publicó par a su sat isf acción ' ambi én, cosasmás i ntere sant es personal,un Tratado sobre los Indios patasónicosMapuche y una monografía geográfica 1apa"tagonra. de En r9z9 se casacon Aurelia Tiz6n. Cómo la conoció . la edad de la chica es conrrovertido y hay muchas ver¡lofl€Sal respecto.Fue un matrimonio sin historia. una rlujer inexisrente.Tomas Eloy Marrínez la describecorno un prodi gi o de medi ocr idad, t ení an una r elación ,rruv formal : A urel i a respet aba ucho a su m ar ido y m 1ollamaba por el apellido, poco le faltabapara 'iempre Ilamarlocon su grado. En 1936la parejase encontrabaen Chile, donde pe.in era agregadomilitar, en la embajadaargentina de ,entiago. Allí, es protagonistade otra historia evocadapor To,ias Eloy Marnnez: "Perón tomó contacto con un oficial hileno, Haitiez, para conseguirunos documentos secreos de su Estado Mayor, para un agregadomilitar se puete considerar, una normal actividad diplomática al espiotaje.Menos normal, es que involucró en estaoperación, t su subordinado capitán Lonardi, enviándolo a la cita, londe hosSewicios de Contraespionaje chileno, lo sor,rendenjunto a Haniez. EstoIe costó caroa perón, en ry 55 '|generalLonardi fue quien encabezara Revolución que la ,¡ clerrocaría". Perón asciendeel año siguiente a coronel. T¡asestaexperienciade espionaje, Perón regresa la a
J/5

, ' i iiiifilriill,lüriiIiItiltiillllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllillllililillilririi

t:iliiii¡illtiriii

"AI prt>ducirsela rebelión del4 de iunio, el ministro de Guerra,general Ramírez, advirtió al presidente Castillo que no podía conar con el ejército.EI GOLJ necesitabauna a figura que asuntieraen apariencia, tal fin eligieron al generalAnuro Rawson,el cual,al frente del Cuartel de Campo de Mayo, avanzó sobre BuenosAires, destiruyó al presidentey asumió el gobiemo. Pero dos días después,los integrantesdel GOu sepercataron de que habíancometi' do un error: el generalRawson no compartía sus ideastollamar a elecciones.'1 talitariasy pensaba El mismo Perón cuenta, en vivo, cómo se acrúaen un en golpe de estado.Ingresaronmedia docenade coroneles la casade gobierno,armadoscon pistolascalibre45 bajo el capote,y echaron materialmente al presidente "los mu' yo chachosinsistieron en queme quedase como presiden' te,pero no fui tonto,les encajé una lección de historia: toda revolución devora a sushijos, y yo estoy demasiada crudo, no quiero quela revolución se indigeste, busquemos a Palilr¡Ramírez. Lo mandé a traer,y le pusela ba¡tda. juramento,le dije. En Mañanalo acompanaremosaprestar qué condíciones, quiso saber. Le respondí que podría nombnr a un sólo civil como ministro, y que debía con' de fiar a Farrel la cartera Guerra.Aceptó de inmediato".s El generalRamírez mantuvo la banda presidencial,hasta febrero de 1944, disintiendo, en eseentonces,en la cuestión que llevó a la ruptura aparentecon el ?'e¡cer Reich. Es sustituido por Edelmiro Farrel,a quien, como dijera Perón,"no le sobrabaentendimiento", y erala personamás apta para ser su testaferro,si las cosasiban mal. Mientras tanto, el cubría el cargo de vicepresidente, ademásde los ministerios de Guerra y Trabajo. Con el cierre de la embaiadaalemana,el embajador norteamericano Braden empezó, ingenuamente, a prepuros y duros, aquellos sionar a Perón. "Los nacionalistas 380

que soñabanun Cuarto Rejci en Argentina y q¿re c()n.s, derabana Perón un taidor, desde cltando hab'ía cortatlo lasrelacionescon Alemania, ahorafrente al cowboy, es_ trecharon nuevamente loslazos con perón. Braden evocabaIos,bienesde origen alemán que el gobiemo argentl_ no tenía que embargar. En una conversación con perón, el embajador estadounidense dijo: Sabecoronelperón, si estosproblemas se pudiesen aneglar enfte nosotros, los EstadosUnidos no verían ningúi obstáculoa una even_ rual candidaruraa la presideniia. Lástima,suspiróperón, alargandolos brazos, desgraciadamente, un proble_ hay ma. ¿Cuál? Acá, quien h,aceestosjueguitos con unapo_ tenciaextranjera,es un hiio de Duta.',e E l embaj adornorreamericano. ás diplom át ico, m . se levantó y se fue sin saiudar.

Ludwig Freude,considerado por el Departamentode Estado norteamericanocomo el testaferio de los capitalesnazis,se aprestaba financiar la campaña a electoral de Perón. "Y además, estabaEvita. Sobre estepunto, los mili_ tares eran categóricos,no podían digerirla. ¿No había, pues osado, el día del nombramienlo de un ministo, apoyar con desenvoltura, el brazo, sobre el respaldo del sillón presidencial? Lasmujeres legítimasgritaron el escándalo,aquel brazo demasiado blanco, dímasiado desnudo, demasiadoenjoyado, aparecía como una semien_ te, que necesitaaplastar, antesque seademasiado tarde. E.vaera la serpienrc. poco faltó que el sillón de Rivada_ t'i.a,primer presidente de los argenúnos, Ilegase a ser idenüficado con el árbol del biei v del A Perón no ie interesaban c-omentarios, -i\."'" en Euro_ los pa faltabaun mes para la caídade Alemania, provec_ él

38r

""',,ii|iiiriirrrlililitllllltlllllllllillllllllliillllllilllllllllllilttittrttriilltiltllilllillrriirriiiirrrrrilr,

,,i,itW¡',,
, t aba pr e s e n ta rs e p ú b l i c a me n te p o r pri mera vez, del brazo de Eva en el tradicional desfile militar del z5 de mayo en 1945, como también, en la galadel teatro Colón, la óperade BuenosAires. Esto ocurría dos semanas antesque Eva hiciera público, que Freudele habíaregalado una c a s a .

XXV

Interrumpo momentáneamenteia historia de Eva y Perón,pararetomarlamás adelante;pero desdeya, hay que evidenciarque, como hice con la historia de Canar is , nad i e re a l i z ó ,h a s ta h o y , u n a s ín tesi sreal de estos personajes. Al contrario de Canaris,del cual hay sólo unas obras, por la parejaPerón,en el úitimo veintenio aparecieron la mayoría de las docenasde sus biografíasy desdeahí, cuanto se condensó. se puede rescatar

No'rRs Enrique,PERON,EL LíOi;tBREDEL r. PavónPereyra, DESTINO,tomo I, pá9.139. Tomás Elo¡ LA NOWIA DE PERON, 15r. z. Ma¡tínez, P.rg. I bid ,p á g .z S 3 . 3. 4. I bi d ,p á g .z 5 g . 5.DujovneOrtí2,Aiicia,EVITA,pág.8:. 256. Eloy,op.cit.,pág. 6. Martínez, Tomás HISTORIA ARGENTINAS/N Christensen, JuanCarlos, 7. MITAS,pág.6tz. 298. Eloy,op.cir.,pág. 8. Martínez, Tomás DujovneO¡tí2,Alicia,op. cit.,píg.tz't. 9. ro. Ibid,pág. u8.

trrndes proyectos de nuestro Führer están ma_ durando, y nos hallantos en víspera "-_'_!ot de grandes acontecimíentos militares. La sinación urrr^rígiro de las costa laúS!n!71,-fueguina se presram^rrvlllor^menrc a Ia instalación de base.s aprovision^_i":Áru de prÍa corsa_ rios S,submarinos.La puestaen ejecucíónde mís planes relarivos a esn cuesrión,depende de lu"'rJnrig^^o, ai_ sipar rápidamente el climi de d"rroif¡^nra fomenndo contÍa nosotros." A sí escri bía, rresmeses de la expediciónpar a_ gónicade Perón,el capitán1 1t 1s Niebuhr ,r'1 .r.r. dirigida "n el Z de agostode r93Sal generalf."p"i, n".fi". SilvanoSantander r953comenta "r, en al respecto:.?os_ teriormente, esasbases.s irvieron también, para que des_ pués de Ia derron nazi,llegaran ,uU_rr¡ios mjsterio_ sos, trayendo cargade personas y cuandososvalores,,., En r99z Gerald posrner,,,.rto. á" Hitler,s children,pu_ biicó en el New york Time un arrículo i,rrrn," la visita delpresidente_argendno CarlosM.n"- p,ái"ra" Ia aper_ tura de los archivossecretos concernientes las relacio_ a nes con el nazismo.El mismo escritor, enrrevistado por Alberto Oliva de la reüsta Somosel ,o ¿" f"U"".o d.e rygz hablade un dossie¡d.e menos-de 3o cm de .ro. qrr" todo 1oque hay desclasificado "rf l. Arg";ri;, y, por ", el contenido irrisorio tiene que "i., ser expurgado,lo que falta cs "la logísricay el contenido, de c¡nro ríbÁ)¡no, tlos a Io largo de las costasargendnas,,. "nrl"_ C omo conteni do esti ma- que hayan descar gado 55o ¡rnzasde oro, 35oo onzas d.áplat iio y +62áonzas de

382

383

miliones de monedasde oro y obrasde arte' cliamantes, según otra En el dossl'erque pudo observar Postner' {J-Boote defr;";", también seirabla de un ex oficial de U -235' e s em bar c a d o n Ma r d e l Pl a tap o r e l s u bmari no en Ascoque compraracasaen ia provincia de Córdoba i'"1 t"tto refiere que' en Ascochinga tuvieron Ái.,g., Heinrich ,"urlo'n", d.eex dirigentis nazis, entre ellos del Dorge y Rirhard VoÁ Leute' esteúltimo presidente quien alemán Transatlánticode Buenos Aires' Ban-coe) enviado informes a Martín Bortnann' En t944' había valores hantisnto habíaorganizadoel envío de oro y de laciaIa ArgentinL El t""to hace alusióna /¿sestancias huseny a Ia Patagonia".' de guerra Phiúpe Aziz-en su libro Los criminales de han establecido cuenta qu" 'do.um entos recientes, la Cancin')anera'formalque fueron transferidos' desde desde llería del Reichpor orden de Martin Bormann' por tvíon' todo m¿rzo de t945' de novientbre ry4 h:.st¿ en fondos extremadamenteimportantes, consisrenres y tírulos de oro, divisas extranjeras,acciones sociedades CIA' llegó a iden' La bursátiles. agencianorteamericana, que tificar,ya desle ryy, los nombres de los aviadores y los número de esíuélot,los bancos ,"il¡Áíon "rtot el Desgraciadamente' gobierno as cuentasbancarias. hoy' estado' hasta no ha desciasificado Árt"^^"rirrno cumentación.La publicación de estasinvestigaciones podría aportar interesantesrevelaciones"' tesoros: Pero no sólo por avionesllegaron cuantlosos parisino le en un extensoaitícuio publicado por el diario quien estuFtgaro,ehqde setiembrede r97o, Allan Pujoi' del Servicio lriEr. ün.t lt ó,oal Deuxieme Bureau'larama sobre Secretofrancésque realizó un estudio exhaustivo "el7 de febrero de ry45' un sólo Ios bienes nazis,ielataba va' [J-Boote efectúael transporte ry-44 de los siguientes 384

lores enmoneda oro: 87.692.4oo marcos,17.V6.5oodolares, 1.682.5oo libras esterlinas,4.876.5oo francos suizos,8379.ooo floines holandeses, ry.z9o.oooílancosbelgas 54.96j.ooo francos franceses. y Además de, 87 kg. de plarino, z.5n Kg de oro y 4.695 carats diamantes". de E ste envío, a val ores acr ualessignif icar í am ás de +.ooo millones de dólaresde hoy; se hizo por medio de Ludwig Freude, quien cumpiía en esteperíodo la función tanto de ministro extraoficial del Reicfi, como agentede conexión en Buenos Aires. fueron depositados en B uenosA i res, en l os bancosG er r nánico, Tor nqui st, S trupp y A l emán Transat lánt ico,en cuenr asa nombre de JuanD omi ngo Per óny Eva M ar í aDuar t e. Pujol describetambién otro enr'ío hecho por submari nos, en l a noche enrreel z8 y el z9 de julio de 1945,de esteno se sabeel detalle del contenido, si bien sí de los contenedores, onesque llevabanla inscr ipción G ecaj heime ReicÁsSage (secretode estado)y que fueron enviados por el general Ernest Kaltenbrunner desdeuna basede submarinos de los Scñlestvig-Holstein. U n i nventari o de i os bi enes de la RSHA hecho en marzo de r945, cayó en manos de los nortearnericanos. Simon Wiesenthal pudo ver una copia, 5o Kg de lingotes de oro, 5o cajasconteniendo cadauna 5oKg en monedasy objetos de oro, z millones de dólaresy z millones de francos sui zos, 5 c ajasllenas de diam ant es y piedraspreciosas una colecciónde estampillas y estimada en 5 millones de marcos.Más de mil millones de dólaresactuales. Los cajones, una vez desembarcados, fueron guardados en dependencias una estanciade la firma Lahude sen,donde habíansido conducidostras cargarlos cinen co cami ones.P ul ol rel ata que dier on f e de t odo esr o varios testigosdel desembarque, entre ellos tres mari-

38s

ner osd e l a c o ra z a d o ra f S p e e ,Wi l l y B renecke, 74o, G c.i quien sefugarade la internaciónen BuenosAires, en febr er o d e r9 4 r, R u d o l p h D e te l ma n n 4g3,escapado de ,c.i la ciudad de SantaFe en abril de.rg4t,quien fuera radiotelegrafistaen el Grafspee y ei caboAifred Scholtz, c.i en 7S 9, y a p ró fu g o d e V i i l a Ge n e ra lB e l grano, C órdoba y r ec ap tu ra d o tra s l a d a d o l a Is l a Martín García, y a vol vió a fugarseen 194r. Por declaraciones posbélicas dichos marineros,yr de regresados residentesen Alemania, ellos habían sido y convocados por ei capitánWalter Kay,junto a otros, para llevar a cabo la operación:fueron rrasladados la paa tagoniaparaprestarun servicioespecial no recuerdan v bien el sitio donde fueron llevadosporque todo se realiz ó en l a o s c u ri d a d . La no c h e d e l d e s e m b a rq u ee l l o s entre otros ayuda, ron a descargar muchos cajones pesados, por lo que pudieron entender,se tratabade una cargavaliosaque venía de Alemania. Tras descargar cajas, ias vieron que en bot es d e g o m a s ,m á s ta rd e ,l l e g a ro na l a costadecenas de personas, unas de eilasmuy importantes por la manera de comportarsey de dar órdenes. E s t e h e c h o o c u rri ó c a s itre s s e m a nas despuésde l a entregadel U-go,en la basenaval argentinade Mar del P lat a, ro d e j u l i o d e 1 9 4 5 . el

Ronald Newton, catedráticoen la Universidad de Columbia Británica,escribió que ya anteriormente "en la primavera de t945, se multiplicaron los rumores de avis, tajes de submarinos, a 1o largo de la costa argentina. En marzo, se informó sobre uno en la Bahía de Samborombón (unos zoo Km al sur de Buenos Aires), en mayo, el ministerio de RelacionesExteriores de argentina, le dijo r,86

a 1o-s itTgleses, variossubmarinos estaban que anrcIa costa,buscandorendjrse,enjunio, la policía Federal ente_ se ro de que un submarino habíasido visto ,"ra a" San luLián(casiz.ooo Km al surde euenos A.irel en h patagonia Sur), SantaCruz en el lejano sur,y d.e qu'e,dos hoÁbru, habían desembarcado. un bo rc áu goÁa,' en i:n j ulío, un tal John Matern, ciudadano n^rur^lir^do, contribuyó con la historja "rtrdouníd"nrL de que dos submarinos alema_ neshabían sido descubiertos,sin tripulantes, cercade Mar del Platay más arde fueron echadás a pirlu". nn oÍa ver_ sión, eraHitler, quien había desembarcaáo,,.i Los periódicosargentinosde esosdías, prensay la La ., N1.ción, recogieroninformacionesdel sur del paísy es_ cri bi eron que l os subma¡inosvist os son m ás d. edos v aseguranque varios pobladoresde Ia zona han podidá ver estostipos de nave merodeando por la patagonia. En efecto,tras la rendjción del U_iS",el mes de julio de r945 registrómuchoshechos."r".á","r..vistajes d.ocumentadosde misteriosos submarinosy desembarques -..po clandesrinosa lo largo de la costaargen;;a. r casi una semana, decenasde tesügosen SanZlemente del Tuyú y sus_aledaños (prácticamentera d.esembocadura der Ríode la PIaa) vieron dos sumergíbles que hacía eI sur, c.uya "r""g^,trn banderano pudieron idánüfrcar.Vales avistajes continuaron en los días posterioresy Ia sjruación, queiba más allá de una supuestapsicosiscoiecdva, d.eterminó que se movi]izaran úopas. avionesy lanchas.,l Un informe de la Subprefeirurade La plaracomuni_ ca ia presenciade un subma¡ino frente, S.n Cl"_e.rtu del Tuyú. Sietefojasenviadaspor el subprefecto Emilio Cabrera,decenasde testigosurrr."uirtáos por el mis_ mo, confirmaron ei tránsito de uno o már rrrb_arinos, el día r8 de julio, frente a las playasa. de veraneo. "rulo.rtidacj

387

:i ¡ l u ¡

desdela costa,fue Al día siguiente,haciendo señales det enidala c i u d a d a n aa l e ma n aM a x i m i l iana Oschaz, quien fue llevada a La Platapara ser interrogada.Duró poco detenida:el día zo fue dejadaen libertad y nunca más se volvió a saberde ella. "A las seisde la rarde, del sábadoz7 de julio de ry45, una contisión policial de Ia Comisaría de Necochea,salió a verificar una denuncia: Una nave estaba haciendo senalesen código morce haciala costay el mensaje era contestado desdela playa. En tresautos particulares,los policías recorrieron e} sector y trashoras de búsqueda, En encontraron al hontbre que respondía las señales. la comisaría se Io identificó como ciudadano alemán, de profesión artesanoy admitió, que la nave era un submarino, que se disponía a desentbarcar. "A la ntadrugada del domingo 28,se inició un rastreo por lasplayas de Losalrededoresde la ciudad.AI promediar ]a mañana, quince kilómetros al norte, una comisión integrada por un suboficial, un cabo, un cabo primero y cuatro agentes, encontró, en la playa, que iban y venían desde Ia costa hastaIa entrada arbolada de una estancia. Había también huellas de lanchaso botes de goma que habían sido arrastrados,y las marcasinequívocasde cajaso cajones muy pesados, que habían sido llevados hastaun lugar, donde había huellas de ruedas de camión. "Ante el hallazgo, el suboficial decidió Llamar al comisario, y cuando la comisión se hubo completado, comenzaron a entrar en 1aestancia. Llevaban recorridos unos dos kilómetros por el camino de entada al casco, arbolado y franqueado por tamarindos, cuando cuatro hombres que hablaban alemán, con ametralladoras en Ia mano, Iesimpidieron seguir y los echaron violentamente. 388

"Como los policías no LLevaban, siquiera, orden de ni allanamiento, decidieron regresara la comisaría y comunícar la novedad a la jefarura de La Plata. Tras dos horas r1eespera, el jefe de la policía prcvincia| Ilamó, personalmente, a Necochea y le dio al comisario una orden precisa:'Deje sin efecto la búsqueda de posibles alemanes,retirándose de inn'tediato de ,laestanci a'. EI artesano detenido, fue enviado a La Plata,t' a los pocos días estaba otra vez en libertad, en Necochea,donde aún sigue viviendo".\

En efecto, a este desembarquesuficientemente documentado se puede agregar detallereportado por el un periódico locai, Ecos Diarios, del día 3o de julio, la estanciaen objeto sellamabaMoromar y el establecimienro agrícolaera de propiedad de ia sociedadde capitales ,rlemanes Safico.

También otros avistajesde submarinos en el litoral argentino quedaron registrados diversos documenen tos de la armada argentina;conseguícopia de los mismos, más de sesentafojasen las cualesresaltaque ya el zz de mayo, el Ministerio de Marina habíaconstatadola presenciade U-Bootes alemanes aguasdel Atlántico en un sur y opina establecer patrullaje en el extremo sur, paracontrolar el paso cercadel estrechode Magallanes, del Atlántico al Pacífico. Tras la rendición del U-53o el ro de j ul i o l os avi staj es guen . si

A setentadí¿sde Ia rendición de Alemania, el r8 de juiio se informaba al EstadoMayor Generalcon un lacóni389

Antonio Este.He dispuesrc co mensaje "Periscopio-San reforzar exploracionesallí". Otro informe del Ministerio de Marina del mismo día dice textualmente "Submarino e atacadocon bomb as hastao scur cer". El 4de julio, el M inisterio de Marina recibeun resumen de los hechosdenunciando que ias noticias anterioresfueron propaladas sin autorizaciónpor una radio uruguaya ei día r9 por ia tarde,en síntesis,un submarino había sido descubiertoy con bombaspor el torpederoMendozaen la zoatacado na de SanAntonio (+t"S - 6+"W), y que luego se había observado una mancha de aceite en el agua, pero que haberlo destruido. El informe (expeno se aseguraba dient e 6- P -3 5 r " 5 " /g + S) te rmi n a d i c i endo que se ha investigado y que la información no salió de manos de los que d e b i e ro n c o n o c e rl a ,q u e i n v e sti garánsi otras secciones costerasque puedan haber interceptado el mensaje dir,rrlgarontal información reservada.

El z3 de julio, según los documentos de la Armada Argentina, hubo avistajesen la zona de Bahía Blanca, Copetonase Ingeniero White y de otro en el áreade Claromecó. Los informes del Ministerio de Marina en mis manos de contienen decenas nombres de testigosy lugaresde avistaje.Lo que es más llamativo es la discontinuidad, a el diaryde julio hay avistajes la altura de los 36' de latitud sur, al día siguientea los 4r' , el z3 a los 39 ". Esto sólo puede significarque los submarinos son mínimo dos, todos los avistajesocupan un período de una semana. Respectoal último, al del díaz3,la descripciónrecurrente de múltiples memorandum (47-48-zj9) e informativos de testigos,es de un submarino gris de uno 7o metros de eslora,navegandoen superficie con proa sur. 390

costa",prácticamente, autorizandoa no molestarlasllegadasde otros IJ-Boofesestimadaspor todos los indici osy testi moni osrecopi l ados com o poco posr er ior es a di cha orden.l a úl dma sem anade julio r 945. Yo, personalmente, hablécon muchos tesrigos hade llazgosen distintas playasde botes vacíos,bidones grabadoscon crucesesvásti cas ot r os objet os,que la m ay rea dej abl en l ¡s costasarg enr inas. Escuchétambién muchos comentariosinteresances, pero no pude siempre cotejarlas informaciones,como esmi costumbre,mínimo dos veces; como por ejemplo, ocurri ó en rel aci ón al cont enido de un libr o llam ado Operación Patagonia. Todo empez6 en t994, t r as leer un r ecor t e de un peri ódi co de B uenos A i re s, El Cr onist a del z de dici embre de ry87, en l a página lit er ar ia, un ar t í culo de CésarMagrini, uno de los críticos más imporrantes de A rgenti na. E n el mi smo daba not icias de un libr o, en ese entoncesreci én publ i cado, escr it o por Jef f Kr istenssen.S u i deacentral era que Hit ler m ur ió en la Ar gentina "K¡jsrenssen, además, certi{ica a cada momento susaseveraciones 1o hace en forma rotunda, y que disipa cualquier suspicacia que ahuyenta la mey nor vacilación, el Libro es también ágil y muy entretenido, salpicadoaquí y allá de sabrosas anécdotas coy mo una caja de soÍpresas, que se fuera amplificando a medida de que se avanza en su contenido, Io deja a

39r

üno am p l ;,tÍri e n te e s tu p e fa c to ,c o n |asrevel ectones que efitfe9:1" la págrnaaparecía foto del 1ata'padel liEn la ta-iu-n dorrde figurab'ala ediiorial lg'r;rlmente' no fue bro en 1994 reasimple eniontrarlo. La editorial ya no exi'stía un y tro p.td., en ningún depósito o librería,encontrar encontré , á1" - pt " . d e l mi s mo . C a s u a l me n te e n r995' qrrien se p".ron, que lo había sólo hojeado pcrque lr.. leyendo y estabade paso io mtstró lo estaba ei l i bro E l det a l l ei n te re s a n teq u e m e c o n tó , era que suerte' puie pertenecíaa un pariente del autor' Tuve que üle coüde localizara estapersona' a Ia cual le pedí liamó ai tactaracon el mismo Kristenssen'El ¡rutorme en Buenos Aidía siguiente al hotel donde me aloiaba reuni ri" r , . i o c tu b re d e 1 9 9 6 .Me d i j o q u e n o podía q ue me envi ¿rír' , " . onr n i g o i n me d i a ta m e n te , p e l o se com ir m " o d ía , e l l i b ro p a l a q u e y o l a l eyera' él "r. después Para conrnunicaría coninigo un Par <iedías v er s ard e i te m a . un soa Efectivamente, la mañanasiguiente'llegó en por el autor"Transcutre un ejemplarde éste,dedicado muv inrrí el día leyendo y subrayandoalgunoshechos teresantes. que coEl libro estabaescrito como una novela más en Llevaba, la contratamo una investigaciónhistórica' pa, una críticaliteraria hecha por el escritor e historiaentre ior Altan Patrick, fechada Londres t977, decia en los pormeotras "A medida queme fui adentrandc" documento excepcional' desnores asombroroi d" "rt" frenrc a un testimonio' que cubrí que me encontraba puede'y debeconmover a }a opinión mundial' Los deta'lles, pre' y lís hechos, Ios personajes elementos reales que las consecuensentados son de tal verasimilitud, que estelibro puedeprovocar, son impredecibles' ciars, 392

n'teaboqué a la tninuciosa ra¡eade comprobar incidentes,revisar archivos, consttltar {uentes fidedignas.La vencidad de 1o que se desarrclla, adquirió proporciones descomunales, los elementospresentadcs son de u-na cr ed ib i l i dad apabul l an te ".6 El autor al día siguientese comunicó conmigo, le peCíuna cita que concordamos parael mismo día.En la vereda, frente al céntrico hotel, me recogió un auto conducido por un señorcanoso,próximo a los setentaaños. y Le conté de mis investigaciones é1se abrió definitivaconmigo, fuimos a su casapara conversar n-rente mejor. Yo Io observabadurante el recorrido, era una persona muy distinguiday manejaba auto nuevo y lujoso que un iredetuvo frente a un palaceteArt Deco, de un barrio re¡idencial de BuenosAires. Era una casamuy bien man:eni da,de fi nesdel si gl oX IX, en est ilo f r ancés, con linios estucosy vitreaux. Nos sentamosen uno de los salones; primera obmi servaci ónfue: --Usted no se llama Kristenssen. A l o que él contestó: -Por supuestoque no, esun seudónimo. mi nombre r.sManuel Monasterio.Soy capitánde navío de la Arma::aArgentina y pronto vov a jubilarme. Encendí mi grabador-como hago siempre- y cotenz,óa contarme cómc nació su novela.

Tal cuai habíasospechado, las doscientaspáginas en su iibro habíaaigo que no surgíade su fantasía, tenía 'e .1úe con una experienciapersonalV alrededorde ésv€r : ' habíaconstruido su novela. Fs un hecho que ocurrió a mediados de 196¡;,en ese riioncesMonasterio se había dado de baiade la arma-

393

dr par a m e j o re r s u p o s i c i ó n . te n i ¡ c a s icuarent¡ años. mujer y un hijo de nueve años. Había aceptadoser comandante de puerto y jefe de operaciones para una c om pañí an o rte a me ri c a n aq u e te n ía q u e desembarcar en el medio de la Patagonianumerososbuques de maquinaria petrolera,para levantar torres de perforación, redesde conductosy todo lo necesariopara explotar el campo petrolero de CaletaOlivia, en SantaCruz. A llí no h a b ía p u e rto , s ó l o u n a p l a y a y un precari o muelle con una vieja grua.Ei operativode desembarque duraríaunos tres mesesy paradirigirlo, Monasterioviajó hastaallí desdeBuenosAires, más de dos mil kilómetros de camino desastroso. Al llegar tenía un soporte del motor de su auto queno lebrado. El pueblo, prácticamente existía,se estaba vantando, en aquei tiempo aquel lugar era muy parecido al fa¡ rvesr. Muchos se ntudaron allí después de descubrirei petróieo,y se levantabancasillasalrededor de los caminos de tierra. parasolucionarei problemade su auLe aconsejaron, to, ir a ver al Gringo, así llaman en Argentina a los rubios extranjeros,ésteteníauna casataller en las afueras esperanzas porque del pueblo.No le dieron demasiadas él no buscaba trabajoy cuandoselo llevaban,si tenía ganas lo hacía,si no se negaba.Su casase encontrabacerque une CaletaOlivia con Comodoro ca de ia carreterf, Rivadavia,muy pronta a la playa del Atlántico. unos cinEra un hombre rubio canoso,aparentaba cuenta y tantos años;el capitán Monasterio fue bien acogido y aceptóarreglarel desperfecto.Hicieron amistad,ei Gringo había llegado hacíaunos años sin que se supiera exactamentede dónde. Le contó de su juventud en Europa, é1habíasido mecánico,y antesde empezar el conflicto se habíaembarcadoen cl acoraza Gra{Soee. do 394

Probablemenre aceptóhacerel trabajo porque el capitán se p¡esentócomo tal. En estos.,-r"r", surgróentre e]losuna corriente de simpatía. En CaletaOlivia tambidn vivía la familia del capiún, muchas vecesse encontraronpara comer juntos, tras ir a las playasa recolectarmariscos.En estas ocasiones er marinero hablabade orros riempos,en los que habíate_ ni do otra cl asede ambi ci o nes d" y per o nunca termi naba un di scurso,y callaba,"r p. r . , dando una idea de misterio. Eramuy buen mecánico:a veces, al desembar_ car piezaspara la industria petroleradescubrían que te_ nían problemas,enroncesel capitán le encargabi arre_ glarlas. Teníamanos de oro. U n día se encontrabanl o s dos ar r iba de una peque_ ña col i na que domi na l a ba hí a, er a un f ¡ io dia de; n_ vi erno, se sentaron a mi rar el océano,el ex m ar ine¡ o empezó a hervi r un j arro de vino con azúcar en un ca_ l entador que l l evabaconsi g o.Le convidó y m uy er gui_ do comenzó a beberv l e di ¡ o - am igo m í á m ir a el ho_ ri zonre, al l á vi ene l a gran ar m adi alem ana, la m ás grande del mundo- y emp ezó a cont ar le cóm o se ha_ bía fugado, y sus años prófrrgo en Argenrina duranre e1período bél i co.E I capi tánÁt aba m , I y int r igado y le daba ri enda.

Ei.exmarinero le preguntó si él eraperonista, éstein_ meotatamentele contestóque sí;ademásquiso saber, si esafue la causade habersido dado de baja en la marina, a lo que él contestó afirmativam"nr", ío era la verdad pero queríasaberdónde iba a parar. El Gringo continuó -hasra cuando estuvo perón . ro_ Oo,lgr fue bien, despuésnos quedamosabandonados, y al final me quedésolo,como un náufrago en estasrie_

3e5

%|W||||||||||||||||lll||||li||i||1l||1lii1l|Il||li||ll||Illlil|Itllil|ll|1l||1l||ll||i1||lliii!]ill1i1]|i]|iIr|il]iilijrl,iii||lliiiii]l

i r l r i r i l r l i l i l l l tr

,

rras. Se lo veíamuy dolorído, con muchas ganasde hablar. Perc tampoco en esta ocasióndijc nada. por terminar; al enterarse<ie La tareadel capitánestaba esto el ex marinero se sintió muy afligido y le dijo éste --quiero decirlealgo que no sabenadie, algo muy importante, que tiene que quedarentre nosotros.Monasterio se sintió aún más intrigado que en otrasoportunidades.Pensabaque podría ilegara serun negociomuy importante, que el Gnngo sabríaalgo relativo al petróleo o a una mina perdida. El capiún secuadró y le dijo -Le doy mi paiabrade ofiun cial.Lo mismo hizo el otro, quien desdehacía tiempo habíatomado la costumbre de llamarlo Mein Kapitan. Este,de un soio aliento ie dijo -\b estuve con Adolf Hitler. Ei capitán quedó asombrado y preguntó -¿En Berlín?,el otro le dijo: -No, acáen la Pat:rgonia. que éi y Y c om e n z ó a c o n ta ri e ,m u y e s c u e t amente, otra decenade marineros del GrafSpee,que se habían fugado de los campamentosde internación, fueron sepor el segundocapitándel acorazado, deleccionados y ¡ivados a las órdenesde un alto oficial de marina, muy conocedorde América del Sur, persona de entera confianza dei almirante Canaris. Este marino había comenzado su carreracubriendo el cargo de oficial junto a Canaris,a bordo del crucero Dresden; el comandante del GrafSpee lo había definido como un oficial cuyos antecedentesno podían ser mejores,ni el hombre elegidomás idóneo. Ei ex oficiai del D¡esde¡, como primer encargo,tenía que volcar todos susconocimientos de Latinoamérica y sus experiencias, la decenade ex marineros del G¡af en Spee.Habiendo sido oficial de marina conocíalas limia tacionesconcernientes la iniciativa personalde los tripulantes.Además, tenía que hacerlessuperarel incon396

veni entedel i di oma, dado que ninguno de t , ll, , . lr , r l, l, r ; ba español . E1marinero recibió una nueva documentacit¡nv r.¡l pezó a trabajaren una empresade reparaciones n¡v.r1,.... como mecánico,allí, tuvo a su cargo las relaciones coll los agentesque viajaban en los bu-ques españoles,qr.re cruzabanel Atlántico Casi al finai de la guerra,el ex ofici¿l del Dresden,le consi gui óempl eo en Ia ci udadde Bahí aBlanca, le pidió que se trasladara y esperara. llegó la noticia dei fin allí Le de la guerra, se encontrabasolo y angustiado,sin amigos,ni esperanzas. n l os pr im er os dí asdel m es de juE lio apareciósu superior y le ordenó prepararseporque tenían que partir al sur. Llegarona la ciudad de puerto Madrvn. donde los esperabandos personas,vi a jar onvar ias hor as de noche por caminos de tierra hasta llegar al cascocleuna gran estancia. Por la mañanavio a los dos individuos que los habíanacompañado con otrasdos personas, expresase ban en alemán. Hablabande un operarivo muy importante, para l l evarl o a cabo h abí andecidido em plearex tripulantesdel acorazado. Ninguno de ellosera cap.rz de identificar el lugar donde se encontraban,pues las precaucionestomadas eran extremas. Cercade fines de julio, en una pista de emergencia, aterrizó un pequeñaavioneta transportando un par de personas,y tras esto,le fue anunciadoque en las próximas 48 horas había que realizarel operativo planeado. Los últimos díasde julio llegarona rierraen boresde goma, desdeun submarino, varias personasy se alojaron en l os gal ponesde Ia esrancia. Algunos no eran simples marineros como é1,le habúa gustadoverlos de cerca, hablarcon ellos,saberqué pasaba, pero la misma noche salieronde ahí.Al hacerse no pudía,

397

', " , , i r i l i r l r i l l l h l l i r l l i l l i l l l i r l l i , , i , ';

do ubicar exactamenteel lugar donde habíaestadoy donde habíasido testigo de un hecho tan importante, tras un día de viaje, lo regresarona BahíaBlanca.

P oc o ti e mp o d e s p u é s re a p a re c i ó el ex ofi ci al del Dr es den ,y e m p re n d i e ro n o tro v i a j e en auto haci a su nuev o de s ti n o , l u e g o d e mu c h a s h o ra s l l egaron al V alle del Río Negro, donde prácticamenteempieza la Pat agonia. ci Des de a l l í, l o s c a m i n o se ra n d e s a s t rosos, entosde k ilóm et ro s d e ti e rra , c ru z a ro n v a l l e s y l ej os empezar on a v e r m o n ta ñ a s , c u y a s c i m a s s e notaban cl aram ent e ne v a d a s .E s p e c i fi c ó ,q u e l u e g o de más de nuev e hor as d e c o n ti n u o a n d a r, l l e g a ro n por fi n, a una es t anc iad e l a p re c o rd i l l e ra . Unos k i l ó m e tro s má s a d e l a n te ,s e d etuvi eron en el c as c ode l a p ro p i e d a d , ro d e a d ap o r gal pones y otras a pequeña sc o n s tru c c i o n e s , l l i s e a c e rcaronotras perio. r . t q,t" s a l u d a ro na i u s o n a z i y c o nversaroncon el ex of ic ia l , q u e l u e g o l o p re s e n tó y l o l i evó a una vi v ienda, d o n d e Io a l o i a ro n . Le c o n tó ta m b i é n a l c a p i tá n M o n asteri o de una central,donde los camaradasque allí se encontraban emprenderían la organizaciín de una nueva Alemania, s u ie fe l e h a b ía d i c h o q u e l o s i n te granteseran l íder esim p o rta n tís i m o s d e l N u e v o Orden, entre el l os, de lo más rescatable 1oque fue el Partido y que le brindabael honor de compartir sus destinoScomo premio por s u co mp o rta mi e n to Y l e a l ta d . T am b i é n d i j o q u e e n a q u e l l ac o muni dad habíauna treintena de personas,de eiios, tres o cuatro eran chilenos y o tro ta n to a rg e n ti n o s ;y d o s d ocenaseran al em anes . 398

A l l i , en l :i central , habíau n jef e absolut o,no t ení a duda al guna, i nmedi atame nt e se pr egunt ó - quién habíasi do en su patri a,qué hizo allí , por qué ahor aer a el l íder-. Tras estudi arl o unos dí as, pr egunt ó al ex oficial de| Dresden si podía asegurarleque no estaba equi vocado que " É 1vívía" y que est abaallí con ellos. , ". S u j efe Ie confi rmó, escuetanlent e"Es E1 E n l a centrai fue testi go de t odo 1oque allí se r ealizaba,movi mi entos de grandescant idadesde diner o para real i zar operaci ones com er ciales a dif er ent es puntos de A méri ca l ati na, Eur opa y M edio O ¡ ient e. Fue partíci pe de l a transacciónde m illones de dólar es que 1oscaudillos de turno exigían al,acentral. E n l os pri meros dos años, t r as el f inal de la guer r a, en l a cenrraltodo se movi l i zó disciplinadam ent e.Su Los ubi caci ónera un secretoque sólo Pocosconocí an. desti nos de mi l es hombres se cont r olabandesdeallí . La mayoríade el l os sabíande la exist enciade ést a,pedónde se ha llabay obedecí ansus ór ro desconocían denes si gui endo al pi e de l a let r a sus dir ect ivas. Haen cían funci onar sus central e s las ciudadesde Eur opa y de Medi o Ori ente, según la ór denesr ecibidasdesde l a gran central ,ocul ta en la Pat agonia. l P ocosaños después, a ma yor í ade los hom br es que habían teni do l a confi anza de Hit ler , se hallaban en sus nuevos puestos. S us or ganizaciones t ení an ya nombre propi o, y cumpl ían una t ar eam inuciosa. E l mari nero ahora acompañabaaI Führ er , conocí a sus gustos, su manera de p ensar , er a un colabor ador muy efi ci ente y estabapen dient e de Hit ler , per o para el ex mari nero esto no s ignif icabaun sacr if icio,al contrari o, era moti vo de feiicidad.

399

P er o l a s c o s a sn o p ro s i g u i e ro n s e g ún l os pl anes.I.r centralya no n¡ndaba, las informaciones que llegaban estabanlejos de coincidir con la realidad,tras una reunión, a principiosclela década 5o, la centralfue abandel donada c o m p l e ta me n tep o r o rd e n e xpresade H i tl er, quien jamásvolveríaallí. En el períodoposterior a Ia muerte de Evita, só1o quedabanunas personascuidando al Führery tras ia Revolución Libertadorase redujeron a dos, el ex m.rrinero y un doctor que se ocupabade la saiud de Hitler, quien va y habíap.rsado sesenta cinco años y, si tras su llegalos da a la Argentina habíamejorado, ahoraempezaba dea clinar. Fueron a vlvir cercade 1oque el ex marinero llamó el lago quizás más grande de la zona más fríamente bella de Argentina;en una propiedadde una parejade ).ugoslav os . Desde cuando se mudó allí, comentó eI gringo al capitán Monasterio,quedaroncompietamenteabandonados . Si cadazo de abril, anteriormente habíavisitas, desde entoncesquedaronabsolutamentea solas.Lasesperas fueron en vano, y las excusas, que llegaron siempre posteriormente,dieron la certezaque todo habíafracasado,Hitler mismo habíacomprendido que todo había terminado y que sólo lo acompañarían hastael final, lo que se habíareducido, de una multitud, a dos fanáticos.

r . D u j o v n e O r t í z z . Alicia,EV77á, pág.rr3. l , N e u 't o n , R o l ¡ n d , EL CUARTOLADO DELTRIANGU( ), p'¡9..r. 4 . C . r m a n s a ,J o r g e ,oDESSAALSUR,pág.73 Ibid. pág 7.1 ' 6. Kristensse Jeff, OPERACI N PAIAGONIA, tapa. n, O

Nor Rs r . S an t.rn d eS i l v e n o , r, I-EC N IC A E U N A TR A IC ION , D P ag. 45. 400

+o1

: r,',i, lli,ilirllrll|ltllllllllihlllrlilllilt',lr',ri , ', , rr rlllrlrlrr lll rlr ,i '

i i ri i i i i i ¡¡i ¡t¡¡l l i ¡!r,i ¡

XXVI

E l c ap i tá nM o n a s te ri o i n s i s ti ó c o n el ex mari no deI y de p G r af S pe e a ra o b te n e r e s p e c i fi c a c i ones l ugares a Hitler, fechasexacno-br.s de quienesacompañaban lo que é1 preferíaasí'paraprot¡s. Derole fue contestado que tan bien io-hrbíanacot"g"r.l capitány a su familia, giáo; le d¡o q"L "todavía era peligroso hablar de esto"' intereseseconómicos' f,ue habíl de por meclioenorn-Ies en 1¡ Argentina; conside1,g..rr" qrr" its nraniobraban , J . . i" t go to , a ú n e n r9 6 5 , h a b l a rd e tal l adamente' Le piciiósu palrbrade honor de que,como mínimo una con nadie de cuanto le do.ert" de aRoso más,no hablaría que estos como ilnico deseo, si contara, bien consiCeraba, públicos de algunamrhechosque él conocía,sehicieran su nera para que no se perdieran ai acabar vida' negativasde trabajosinY así fue. Tras experiencias rh el dependientes, ..pitán Monasterio sereincorporó la épocade mi entrevistase enArmada Argentina y en a .tp"tt de un ascenso vicealmirantey de contraba 1", " s u r et ir o . E n t 97 7 ,a l c u mp l i rs el o s d o c e a ñ o s,preparoun ma.rrrr.rito brr" ,tou"l.do de cuanto le fue contado' En de ocasiónde un viaje de turismo a Londres,por medio Patrick examinó ese docuamistadescomunes, Allan mento. A su regresoempezó a redactar su libro y sólo en r987, a los seienta años' decidió publicarlo en la Argentina,cumPliendo su Palabra' publicaren ia Argentina unos poLamentablemente, a cos ejemplaressignificaque un libro no llegaránunca país sudamericano' fuera del ser accesible
401

Me consideroafortunado de haberconseguidotanro el l i b¡o como l a entrevi sracon el aur or . Q ue, hay que ¿cl arar, una personade bi en, con un cur r í culum des, es tacado; paranombrar un punto, en oct ubr ede r 99r , f ue j efe del operati vo y pi l oro del por t avión nuclearesr adounidense,Kitty Hawlk, ai ingresarioen ei puerto de Mar del P l ata. Fueel egi doen estaocasi ónpor quee1Depar r am ent o de Estadopidió expresamenre la armadaargenrin.l a que ¡l mando estuvi era capi tánd e naví o de m uchaexpeun ri enci a.Monasteri ofue grari ficado cum plir el oper r al ti vo por el mi smo secreta¡i o ia m ar ina de los Est ados de U ni dos. El capitánMonasterio,rrassu estadía la Paragonir, en en r965, nuncamás vol vi ó al l í,ni r am pocoint ent ó ubicar con preci si ón l os l ugaresdescr it ossum ar iam ent e. l denti fi cóel áreade i mpl anraciónde l¡ cent r al, gr acias. r la descripcióndetallada viajeen auro desdeNeuquén del haci ael úni co desti no posi bl e de ia pr ecor diller a,San C arl osde B ari l oche. P or l o tanto, l a pri mer cosaque hice, f ue ir a Calet a Oi i vi a, que ya no era,trei nta añosdespués la est adí a de del capitánMonasterio,un pueblo precariosino una pequeñaciudad petrolera,con casinoy hotel de cuatroestrel l as,rodeadapor mi l es de cigueñas bom beandopet¡ól eo. No hay puerto y todavíaqueda el viejo muelle. A su espaida, colina que domina el pueblo estárodeada la por gigantescos depósitosde petróleo, conectados con una pipe line quelleva ei oro negro haciauna boya flotante, en frente a las playasde la ciudad, donde anclanbuques petrolerospara cargarel crudo. En la colin¡ hay hoy un cementerio,allí descansan los r estosde /uan Paulovsky,quien fuera enterrado,tras su

+o3

I
\

r t i l l l i i itlr irl i i r , ,

k*. ,*"**'**oaiiii$ii
sociaipúbliia asistencia muerte, ocnrrida en 1985,por q u e no ti ene i ncl i cado c a. E n l o s re g i s tro s ,e ' " l ' i n i to 1afechade nacimtento' ."ati"t to"ít""ít, faltando Clivia y sólo pude reEstuve cuatro vecesen Caleta efectivamente' fue.un me cání .r;;;; il. Paulov sky los mecánicospatatodos co clel G¡afSpee,que, como por-muchasente' tenía un só1o ;;;io.,oiiao ;;;;, n me án Cr iitof Regensburger'tambié :;;;,;;.1em desci -i nci ones enrre7rr\' 8o .lnr ) s)r . r m nccor r bicr ble cn l os l i st.rdosofi ci ¡j es de i nte r n¡ cioil quc est án en m is de nlanos. Apareció de la nada v desapareció igual m,rnera. aunquevagas. fueron todascot'ero susrevel¡rciones. rfectas.D e todasmanerasdehem osir pr so a paso. Y a anteri ormente a esta e nt r el'ist a,Ce oct ubr e de rg96, habíarecorri dol ¡s cost ¡ s pr t . r gónicr sen una caclichoslomioneta -1x4,buscandoindicios r' -riguiend-o m c¡l es,i nterrogandopobl rdor es.E; t t n; hr r squeda uyi Ji fi ci l porquc j ¡s est¡nci ¡s cost er r s.eir : ju inJ\ '( )í , , csy tr ti n despobl adas nuy poca s,m ejor ubicada. s, ab; r jan rl míni mo de su potenci al i dad el único uso que pueen
. l n n r p n e r l r e r r . r , i p ( ) v o i , t s \ '.1n ( ) m tr \.' r cn t.l h l c g n l ¡ fa . l¡ costera.
nedi o, \e_ nrrp,l e erti m:r r'rl p c rd: c n!rnc r\ l...- ...-l l o:i . ¡ro_ i i i ,rme _ r __ a-...-_ se encuentran es[ai l cl . rs c e¡c ¡d¡s , \' en s l -rrnav o-

;;t?;;;""t

en to<lavía el taller paterno' Aún ;'tt#;.;abajando hombre que que ál amigo de su padre :t" Yt ;;.;.á." piezas'cadatanreconstruir tenía manos de oro y sabía por 1ogeneraltolo le encargaba imposible; to su padre lo recuerdantrados los que ttenen tatleresmécánicos v sol uci onandol os p bajan c l o a ra e m p re s a sp e tro l e ra s ' de bcmL'eo' á"|ü.tr".r.t de its aparatos anos' fue a vivir a /rlredecior d'elos setenta,vt¿lltos la nlañana del i3 hogar prra tntitno'' donde' cirsf, \1lr.I cruzar 1aruta nacional para de diciembr" a" '945, 'olió en el acto' atropellado' en frente y.titi que pasa -"iit' no hay más huéspedes Despuésde más ae tli"t a;ros v En 1asecretaría direcque lo recuerden' a" ficha a su "ui"i.,grr institución no existeya ción de esta 1nás1na de é1'y si bien recuernombre, como tampoco una foto que como un no alc¡nzi para describiriomás á.n l "tgo, a n o s o , a c h i cado;as pocascosas v anc ia n oc " " to ' u a d o erade arreallí,y de las que ei seufanab¡' ft" t"."".atn era la verdad' po' cierto' glar hasta cañcuesu ""o en los tir¿i, mecánicos que se fugaron "';;;.,.-;t juan Pauloviky qn"d" asíno idenañr¡sde internación, su propia declaración' iin.^Ut", siendo el nárnbre' según el cietodoJos que se fugaron-de1os i.r-*,.i'ig".lque identidad; a falcamparnento,,qt'i"""' asumieronotra de diez años (segúnlas ta de edadcierta se in tt' -ttgtn
404

carlos Roberv hljosJuan u..táo' t"' dos

rí¡. cerrad.rs con candado:visualizar l. t s cosiases asi ¡un n-rás. útrica fo¡ma sela nuy difícil v fotografiarlas per()hav só1o par de ae;-ía alquilancloLrrra un ar,rioneta. que di sponende ta lesm edios v son avicr net as rl rcl ubes, cuyos propi eta r iosno esr áncu¡ ndo uno ¡rrrti cul ares, los necesitr., siempre v cuando seapcsibie voiar a causa dei viento, la visibiljdad y las distancia a cubrir. s m Los l usares ci edesem' n;r 'nr r r' ' ' *ás nr oh¡ hles sc ene ' ""-^'1" """' .l l entran ubi cados,a un mínim o de zoo km de vuelo sobre l a nada más absol l ¡.ta, peor " sobr evolando el o - val \ri ánti co. E sto.con avi oneta s'"'ieias iim it e de la au¡.rnomíano esl a cosarnássalubr e. en b¡ r co o pesquelr 'os, peor, porque tampoco hav disponibies para semetrntes travectos.En la inmensidad de la Patagonir esto 1' scosanormal , en mi s Iarg osvlajes de invest is¡ cir in ,;iemprefur acompañadopor alguien nativo. en parte ,rcrr siemsegurida<l, casode desperiectos en mecánicos
405

r lll,lr '

pay pr e pos ib l e s , p o r o tra , a u n q u ed o mi n o e} español , con los habitantesde la zora tener un melor contacto na, s obr eto d o a n c i a n o s .

a En 1osmesesanteriores mediadosde r996, h¡bír rec c or r ido i a c o s tad e i a P a ta g o n i a e n tra l ;tras estaúl ti ma algo de 1oque esrecorriday las entrevistasefectuadas, prensa iocal, específicataba inveitigando se filtró a ia mente, un submarino hundido en el Golfo San Matías' Est¡ información publicada a nivel regional patagól nic o, pas óa 1 ap re n s an .rc i o n ae n l o s p r i merosmesesde 1997,y tuvo ecosa nivel internacional' Esto no fue un inconvenienteporque me mostró que se levantaronalsunas manos, tras una información con fundamentos' En el ¡eroclul' de Viedma, haceaños,recogíuna voz, que chba por cierto, que un avión .l{eprun de 1aArmada Árg..rti.t^, patrullando la costadesdeest¡ ciudad hacia SanAntonlo, detectóen el Golfo de SanMatíasdos siiueVolviendo a la base'recorrienbailenas. tas que parecían do el mismo derrotero otra vez vio las dos siluetas,no Podían ser ballenasporque estabanen ia misma posición despuésde horas; las dos sombrasnegrasestabanmuy aar." rrat.de otra,a menos de mil metros de la costa,en ei Golfo de SanMatías,en el medio de su recorrido' Informalmente suPeque en la BaseGeneral Belgrano' en Mar del Plata,existíaun expedientede estehecho' en el oxidadosde, presumiblecuai sedecíaque eranlos cascos mente. dos submarinos alemanes.Ei hecho tuvo confirmación poruna investigaciónhechapor la periodistaSanypublicadael 22de noviembrede r996' donde draVística, un se detallauna entrevistaai empresarioCarlosMassev, argentinaque tuvo en sus ex oficial de la prefectura navai manos el expedienteclasificado' ¿ o6

A ctu¡l mente. J\l .rssey ri ge un; r em pr esr cuvJ ¡ ct idi vi drd es de peri taj enaval ,buce ov r escat e. r gost o En; cle 1978fue convocadopor altos jefes de la marin¡ a fin de di señar pl an de acci ónparar ecuper ar dos subm aun los ri nos nazi sque fueron avi stados lascost as agónien pat cas.Massey, eseentonces, r r especialist a buceo en e en el v técni cade uso de expl osi vos, segí r n ex of icialla M ari na, éstetuvo l a certezade qu e los subm ar inosse e¡ lcontraban hundi dos en el Gol f o de San M at í as. [.aspresunci onessobre su l ocalizaciónhabí an sido recogi das comi enzosde l ¡ dec¡ dadel '7o. cuando un a .rvi<in la misma registróen un sobrevuelopróximo .r de l ¡ costa,l as dos si l ueras. step r im er indicio r evelacior E enseñóque a escasos 8oo/r.ooo m et r os de la playasr . encontraban, unos pocos metros de profundidad, dos a si l uetasi denti fi cabl es como rest osde subm ar inos. Seencontraban una de la otra, casiparalelas. cerca No eracasual estarevel aci ón, porquela m isión de1Nepcun eradescubri rsubmari nosen l asaguas er r it or iales los t v avi onesestaban equi pados con det ect or es agnér icos. m E sta fue una de l as pri nci pal esr azonesque per m it ió avistarlas siluetas,ya que el avión patrr.rlló escas¡disa tanci ade l a costa.C onsul tadosobr ela c¡ r act er í st ica de los documentos,CarlosMassey brindó con precisiónalgunos detal l es. Se tratabade una carpetacolor azui, que en su parte superior poseíauna leyendade estrictamentesecretov confidencial,con un centenarde fojasen las que se acumulaban fotografíasaéreas, croquis,dibujos y copiasde ca¡tasnáuti cas l a zona. de Masseycuenta que habíaademásinformes con la firm.r de un alto jefe de la armada,y se reproducíala hora cxactay ias condicionesdel avistaje. información haLa tríasido obtenida en condicionesideales,en baj,rmar, y
+v/

itiHfltlt¡itir,

con e3o,iueron reproriuciii.¡s ei sol en ei z.enit.Dei¡ido ¿t qr-led,eir' unscut.r circulaciírn precisión en r-rrrcillis, p c r it a a' ,ri l o -sc c o s mi e n o r< ¡sd e i ¡ a r n.rda. l l E n e s ee ¡to n c e s .e l e r c ¡ñ c i ah a b íaestucl i a' l o¡ posi 1¡ técnica de irrvección mediante biiidaci ,,lerelict;rrlt>s con tiiial en ArI-a con Sr,r'ro¡ro1. B¡sf. empresaaletnarte quc'm.1nej3bl cieios datcts gentiÍla, iu','o conocimiento en partic;p¡r en sLL la nlarina v se moscróer,.¡trsiastllada rr.scate. adQuiri'ioen tareas i-a expcrienciaque lu'1asse-','había Llnorie ios pocostestigos'iunde iesc;te ie permiuó ser cie sr-lperiores la lrmada. En to con otrcs oliciaiesv it'i-es p.l con\' i i tc e 1 1 ' t-e s . tnl cnte ()c' rdo d . r gos to e i o 7 E .c u ¡n .l o posibiiiri¡cl tle ieijotarlos, descubrió ra opitrar sobi,: i,r que eit el inft,rme se ilidicab¡ i;i latitud y la lon¡rn-,Liétt minutos v secut: expres¿cios pl ccisiónci':g¡a<los, gliti-ld la aérec¡, Maiirra habí¡ clei:.-','istaje grindos y qr.rer, .icienris cle ordenadoel enrríocietina enlbart:acion s¡iyenrentc con no pero cuvabíisciueda habíaarrobuzos profesiona)es, esperados. irdo los resuitados l¡ En reíerenciaal reflote rneciiance técnicade invecreelizó r.inrrápidaconsuita a la en-it'ajaciirn, la Marin.l d¡ de Alemrnia en BuenosAires, la qrre.a travésde sus nriembros,inforr¡í-, de las dihcuitades que una emprela s¡ clc' eseLipo ac.urearí4, reacciónde la marina habí¡i el ciocurnento. sid.ola ciearchivar Ei 16de eneroi.e iggT. oiro iesürironiolue aportadcen Abel Basti,quien en por ei niisnropet-íódico el peric,ciisl¿ de ultr; iilar. I)iego Gin,rca.de 53 trevist.i:1 er-ca¡ritán del estrbaal ¡rrancio añr-¡sl plena grierrade ias Falkl¡r,cis en buque de r7o m de esiora,que llevaba Cantpo I)urán,un argenrina. ¿ combustibie para abastecei ia armacia q u e a i n e d i a dosde mayo de r98z Cu e n ta e l c a p i tá n , aprovisionanio de combustiblea la Fiesu b¡¡co estaba 408

ort r S rnrrci ntt :....-,_..-._

i r¡níi ;,i

i rr hni i ,-,rni Frñ _ r--

l i op ...5-nt!no.quc

ofrecraprotecci ón ¿crea¡nrj- so¡ r i, ienLr aslas nar . es m efectuaban nlaniol)lasde ¿rbasteciir.riento navegando cerca de la costa.lanzola aCvertencia amenaz¡dora."7Je¡rc.. en su popa, conlpañ/a". DesCeel heiicopteror¡ieronun par de siluetas bejo ias aguasdel nrar.con extrerra urgenciamaniobró paradesengancharse, interrumpiendo ei suministro. ya que se cortaÍon ias mangleras.esto ciemuesr¡a premura ante ia la emergencia. Esteirechoocuriiri iueqo cleqr,re cmcero el Belgranoiuera hundido, el z de mavo, por un submarino paraprcr-)cuparse, sucedióen aguas ingiés,habíara.zón esto del golfo SanM¡tías.a escasa Cistancia l¡ costa. de Ei capitán Diego Ginrca fr.iecategórico,no eran ballenasni rampoco sr:bm¡.rinos ingleses.sostieneque el noti vo de i a ai arma fueron los casccsciesr r m er gr bies ¡lemanesque toCavía, permanecenen el fonclodel rnar. "Yo estaba atento a las ¡naniobrasv no a la ubícación e-racra", aseguróal ser consuitaciosobre el sitio exacto dei hecho. No queCaron registradas coordenadas las del ir.rqar" aseguraque luego de la i.ilsaaiarm¡ no intentó v ubic¿rel punto rn¿rí¡imo. "En principio, no rcníamos nin-eun.: intencion de volver a pasarsobre el sitio", reflexionó e} capitán al recordar la incertidurnbre que se vivía luego de la detec,-ion, pero pasadala al¿rmatampoco 1ojntentó \-.rqrle ijra muv difícil volver a navega¡sobre el misrno sitio. préximo a Punta Bermeja, en el meEl lugar esta.ba .lio de zoo km de ccstasdespobladas. por una recorridas ruta arenosa,a provi nci aln 'r , t r azadaen 1q+1 que va l y no transita nadie. Allí se encuentraia Caletade los Lorrrs,en estelugar hay refbrencias un {-LBoofe, que cade i l ¡ tanto, en condi ci onesde excepcionaies bajam arv vientos de tierra, apareceen la superficie.También en

+o9

es t ec a s o . l d i a ri o p ¡ta g ó n i c oL a Ma ñanade1S urpubl i e c ó un i n f o rn l e e n tre s p ¡rl e s , l o s d i .ls r7. r8 v r9 de nov iem bre d e r9 9 6 , p o r e l p e ri o d i s taAbel B ¡sti . Un h o m b re m a y o r d e Sa n An to n i o Oeste,A ntoni o de Riv er a , c o n tó q u e s e e n te ró d e l a e x i stenci a l os restos del submarino por un piloto que lo vio desdeel ¡ire. Lo v i o M a ri o C h i ro n i , n a ti v o d e l m i smo puebl o,volando un Piper PA rr; era ademásel piloto de l¡ eobernación de la provincia de Río Negro. S e 1 oc o n tó e n 1 9 5 2 , o n s i n c e ri d ad.R i vera confesó c que en aquelmomento la historia le interesaba, siempre y cuando hubierasido posibledesguazarlo aprovechar y los m a te ri a l e s e l m i s m o . d Entrevistandoal piioto Mario Chi¡oni, él mismo confirmó que mientras volabasobreel golfo San Matíaspudo avistaruna parte del submarino emergente. F . ls u m e rs i b l e en o d ríav e r ú n i c a m enteen condi ci os de nes excepcionales bajamar y viento de tierra, confiesaque no recuerdala fechaexacta, el día,ni el mes,no ni le dio mu c h a i m p o rtrn c i a e n to n c e s . El mismo periódico recogeen San Antonio Oesteel t es t imo n i o d e Ge n a ro U l l ú a , q u i e n con sus noventa años de edad,esuno de los hombres más viejos de la región. Dijo al periodista de esediario que siemprese habló de l o s s u b m a ri n o s ,p e ro q u e é l n o había teni do i a suerte de verios; el anciano,además, recordó ai crucero Dresden. Comentó que recordabamuy bien al barco alem án po rq u e s e q u e d ó e n Pu e rto Vi e j o. Los al emanes cambiabancosascomida. y Otro testigo,Vidal Pereira, sesenta tres años,que de actualmentevive en Viedma, dijo que a él no se lo contaron sino que dabafe de haberlovisto. El no era de ese lugar,ni sabía que existíaesaciudad,llegóde BuenosAires para trabajaren ia empresaLahusen,en r98o.
470

Recuerd¡perfectlmente que en marzo de eseaño dos amigos le dijeron "hav viento del norte, vamos a ver eI submarino" y fueron hasta1aplayr, no fue ran fácil llegar porque no era bueno e1camino, cuenta "rodeamos un médano, para despuésbajara la costa, nos separamos y yo bajé unos trescientas o cuatrocientos metros, para después seguir por la playa, cuando vi lasfiguras, al principio pensé que eran rocas,pero cuando lasmiré detenidamenrc, me pareció que eran parte de embarcaciones.Al mirar bien, me di cuentJ que e:.rn partes de submarinos, vi la proa y por }a forma triangular que rcnía con la punta redondeada,me di cuenta. Eran dos partes, una normal a Ia playa como encalladay la otra oblicua,,haciaadentro del ntar. Cuando la ola se iba. más -se mostraba la proa. "En el primero que estaba encallado,aparecíaparte de la torreta. Como yo quería ver el cañoncito v no aparecía,me quedé, hastaque LLegó mon)ento en que n7e un retiré del lugar, a mi se me ocurrió, que habían encallado, y que los dejaron ahí por no poder rescatarlos". Pereira, también dijo que mucha gente sabedel submari no hundi do. A cl aró que el cascoest aba oxidado y tenía caracoles. Unas semanasdespués,el mismo periódico, el z3 de noviembre,publicauna entrevistahechapor Adrián Pecollo a una octogenariaque vive en la zona, entre Bahía Creeky Caletade los Loros, muy cercadel mar, ésta recordó haber observadoun submarino, frente a su casa en el Golfo de San Matíasal final de la SegundaGuerra Mundi al . Su vivienda estáinstaladaen una ioma panorámica, donde por la ventana, hacecincuenta años,a mediados de julio, vio un sumergible,GisellaBochi de Paesani vive al l í desdeel año r937,sei sdécadas.
471

I:ue a r¡edia nr,lilrna cuando se acercóa la ventana,v entoncesobse¡r'óel subrn.rriur'¡ ia lindera Caletade en los Loros, estásegurade.'qiLe el final de la guerra en era p la lr pón , h a b íae s c u c h a d o < .,r ra d i o LU zde B ahíaB l anca,laúnic;ren aqueilaépoc;r. que habíaalgopor esas costas y relacion¿rban prest:ncia su con nazis fugitivos. Luego, tras escucharel sonirio de un avión acercándose, e1 U-Bootese siimergió r,'ellale restó importanci¿. E s i n te re s ¿ n te u e i a s e i ro ra n ía como huéspeden q te partidariode 1a casa un alemáni lerman Klaussen, a Alemania nazi; su padre,entonces,era oficial médico en el cuerpo ciesanidacialemín, tan'rbiéntenía rrna radio y pucio escucharque reclbíiirnensajes idiona aiemán. en Al poco tiempo dci i-recho. vino l¡ p.riiciaa su casay se lo liev¡ro¡l .ri¡ comisaríade Viecinra. collcretamenrese ir ¡ bló c l ee s ¡;i o n a j ea c u s ¡c i ó nq u e só1opue< 1e rel ¡. ser c ion¡ rd -r.n l q u e l i o s d ía s .a Io s .rv i s trj es submari nos. e de Dejrdo en lit,ertacia ia breveciad segrinla S¡a. Gisella, fue a vivir a Río -Iirrbio, al extrento sur, en la prov'incia de SantaCruz-

Yo habíallegadomesesantesde estasnotas periodísticasa SanAntonio Oeste,tras un recorte del diario Río Negro del z6 de abril de 19s6 que ne había llamado la atención.El artículohablaba que lbny Brochado,un buzo locai, que coleccionaba botellas entiguasrescatadas en varios lugaresde la costaatlántica,había hallado en el llamado Puerto Viejo una botella de cervezarnexican¡ Co ro n a ,d e o c h e i i t¡ ¡ñ o s ¿ trá s . Como eI Dresden habíaestadopreviamente en México, antesde estacionaren estaslatitudes, es prácticamente imposible que no seacielciucero,en aquellaépoca es impensableque una t,oteiiade un litro de cerveza,
4lz

en lamosa exclusivamente México, se encontraraen esta zona,a más de di ez mi l kilóm et r os de su or igen y en un fondeaderoprecario,casino utilizado en las primeras décadasdel siglo XX, donde amarrabanexclusivamente barcosde cabotaje. El Dresden fondeó allí, a fines de agosto de r9r4, y cuatro nlesesdespués,tras la de¡rota de la flota alemana en l as i sl as Fal kl and, el buque de abast ecim ient o específicas D¡esden,sedidel Seidlia,por indicaciones rigió haciaallí, donde se estacionópor más de un año y rnedio, segúnindicacionesque me dio el mismo Genaro Ullúa, quien en r9t4, siendo un niño de nueve años, vivía en los campos de Punta Villarino, donde cuidaba cabras. Dicho barco estuvo en la llamada Posadao Pozo del Buque. Aún hov, allí permanecenrestosde un antiguo muelle de madera.Comentó que ios prácticosde esazona no se explicaroncómo pudo entrar sin conocerel iugar,evidentementeestabanmuy bien informados. le Los tripuiantes en su estadía comprabanchivitos y parair al pueblo,a unos cincuencaballos él iesalquilaba ta kilómetros. El anciano,con mucha memorir, recuerda que oficialesaiemanesfueron a ceiebrarla iiesta pren tria argentina del z5 de Mayo, en 191S, la confitería Victoria. En el lugar donde había amarrado el Seidliv, el buzo Tony Brochadoencontró una botella antiguade iicor alemán, cuya marca eraJ. A. Gilka, de Berlín. En esaoportunidad conocí allí, entre otros, a Antoy paleoarqueólogo hotenio Rivera, un septuagenario, lero, rne contó que él conocíamuy bien Caletade los Loros porque allí hubo un naufragio, en los primeros deceniosdel siglo XIX y que encontró hacezo añosrestos de la goleta Anne Marie. que contó Rivera fue que en julio Lo más interesante
4t?'

¡ ft¡ ¡ ¡ |{¡ |¡ l l ||l fl l |l l |r i l l i ¡ ¡ i |l i i i l tl i l i i ¡ ,¡ ]!l

de r 945, e i g e re n ted e L a h u s e n ,H e rm a n W i ttschtadt, residenteen SanAntonio, viajó con extrema urgenclaa B uenos A i re s ; é l e ra a mi g o d e s u h i j o , K onrad, había mucha agitación;en las oficinas de 1aempresaLahusen había una radio Telefunken con una antena de creint¡ m et r os , c o n l a c u a l , e n e l p e río d o b é l i co se comuni c¡ban dir ecta me n tec o n Be rl ín ; h a c íam á s de dos meses que la SegundaGuerra Mundial habíaterminado y pocos días despuésocurrió ei avistajey ataquepor el torpedero Mendoza. Desde t9z8 hasta r95o, Wittschtatdt fue gerentede Lahusen;el hotel El Vasquito, de propiedad de Rivera, fue construido en r938, y desdesu inauguración paranazis afiliancon brazaletes ban en éi oficialesalemanes de origen alemány en 1939también redo inmígrantes clutando jóvenes. Así mismo me dijo que en tres oPortunidadesél fue me confió a ver el submarino, proyectando rescatarlo, que una de las primeras informacionesdei mismo la tuvo por el abogadoCampano,ju ez de paz local,quien fue el primero en ubicar el submarino al principio de la décadadel '5o. En r958 hubo una extraordinariabajamar,y con una estanciera 4x4 había llegado casi al cascodel submaricontó que se enconüaba en unos metros de agua,seno, Volvió a verlo en r96z mienterrado en Ia finísima arena. y t966, en esasoportunidades siempre fue acompañaen Rivera, recorría, aquellosaños do por otraspersonas. de los Loros, excavandoasentamienla zona de Caleta reunió 45ooo punta de tos paleoindios;en dos décadas líticos:su colección,donadadey artefactos proyectiles conforma el núcleo básicodei Museo sinteresadamente, la ciudad de Viedma. Paleontoiógicode Don Antonio me dijo que un estanciapróxima a la 414

Caletade 1osLoros, La Primavera,habíasido comprad;i en los años prebélicospor un alemánrelacionadocon 1a empresaLahusen;tras el final de la guerra fue vendida por un estudio legal de Viedma. En una de ias estancias lindera La Madreselva, siede te mil hecúreas,ubicadasobreel liroral atlántico,su actual propi etari a Irma E stabiie,de sesenr a dos años, y contó y mostró unas chapasde metal con ia cruz esvástica grabada, recuperadas latasde aceire, de una de ellas, de un metro de largo por cuarentacentímetrosde ancho que presentacomo única inscripción tres grandescruces esr' áti cas, quedó conver t ida en una r udim ent ar i¡ compuerta de un piletón paralavar ovejas. Otra iata, de menor tamaño, fue rransformadaen un coladorcaseropor los viejos peonesdel lugar rural, ívidos de usar metal en una época,que no era común que abundaraen la desoladaPatagonia."seguro que el mar lastiró a esfascosras"deciaró, recordandoque un peón de l a estanci a, apei l i do R am í r ez,f allecido en r 996, de contabal as hi stori as de l os s ubm ar inosque par abany se quedabanflotando frente al campo unas horas, sus visitaseran periódicas,y desder943 hastacon frecuenci a semanal . La señoraE stabi l etambi én r ecor dó que h esr ancia lindera La Primaverapertenecía aiemanes la relacioa y nó con la empresaLahusen. Las oficinas de Ia empresaLahusense encontrabana doscientos metros del hotel de Rivera, en una casade r9o8, una de lasprimerasdel pueblo,conocidacomo Vi1laBremen, que, por unos años,en la época del Seidlitz, desdeei r7 de febrero de r9r5, hacíaa la vez de administración de la firma y de sucursaldel Bancode Ia Nación Argentina. Por más de cincuenta años, hasta r962, Lahusen es +l

I

"""'-"-"'¡ma¡¡s*r¡xoÉm&ile'eunto,o,'üt0*itffitl#tti{t1ffifiiitf||ifnnütfllilltillti{1f{üi1ifrtfifmffi'

ffifilfi|t|||l||l|lll |l1hili¡ iili|l|lliii||illllillil1ji] li|1|i|lj i i l j i i i i i i i i : ] i ! j l i i l i | l t | | l l : ] i '] i : i | ! : l | l l l ¡ | ¡ ¡ i i l | i ¡ l ]

tuvo presenteen la ciudad como ia empresamás activa en el comercio y acopiode lanas. Conocí también al buzo Tony Brochado,quien trabaja en las instalacionesde Puerto Nuevo y en el Instituto flidrográfico local, me mostró su colección de botellas y me lievó ai museo del pueblo, donde había deiaclo en exposición el envasede cervezaCorona Brochado es uruguayo y allí conoció a Rubén Collado, quien en el Río de 1aPlata,frente a Montevideo, rescató en 1992un tesoroen doblonesde un galeón, El Preciado,naufragadoen el siglo XVI en el estuario dei Río perde la Piata.Colladole habíacomentado que é1sabía fectamente de la existenciade restos de un submarino hundido en la zona y que el día que tuviera tiempo, se daríael gusto de buscario. a Voiví a Ia Patagonia fin de enero de 1998,tras ia Pubiicaciónel año anterioren un periódico regionalde una foto aéreaque mostrabados siluetasen ias transparencias del fondo del mar. Los titulares decían que eran la imagen de dos IJ-Bootes alemaneshundidos f¡ente a Caletade los I-oros. En la ciudad de Viedma pude investigara fondo. La foto en objeto estáen posesiónde Marcelo Ochoa,un fotóla grafoftee lance, obtuvo en ei club de fotografia local, fue tomada los primeros días de octubre r99r, por el Dr. Eduardo Frías,quien sucesivamenteentrevistado contó que "era un día de bajamar extraordinario v alquilé una avionea para ver si los encontraba.Quien me había hablado de lossubmarinosy me habíadjcho donde estabanera CarlosTaborda,presidente del Consejo hovincíal de Edu' cación. Estábamos sobrevolando Ia zona y de pronto los vimos, Ios {otografré, seguimos un poco hacia SanAnto' nio, dimos Ia vaelta y cuando regresamoseI mar ,vahabía crecido, la luz había cambiando y no los vintos más". ¿t6

Perono estodo,a los pocosdías, 9 de octubrede 19,) el r. hubo orro avistaje. Genrile,un mecánjco Viednr.r cie Jorge 1'piloto de carreraOffRoad,alquiiatambiénuna al'ionr' ta pararrisualizarel recorrido de una competenciaque iba a correr el rz de octubre.Teníaque cruzar la zona de <lunas de arenas Caletade los Loros,también él observóaigo de largo y oscuroen e1mar. Quedó sorprendidopor lo qr:e habíavisto y casualmenteio comentó a su veterinario, e1 doctor Fríasque fuera quien habíatomado 1a foto a los restos surnergidos. JorgeGentiie fue rnuv precisorespectoa la fechay la hora,ya que en esacomperencia ganóel campeonato argentino d" 4*+; asípude, con las tablasde marea de la fecha,tener una aprorimación de cuán lejos de la playaseencuentran restos. los Analizando la foto se puede decir que no es e¡r absol uto fai sa,se evi denci andos siluet as,la posición es la misma descriptapor Massey, son dos ballenas, no como tampoco dos submarinos,observandocon lupa detenidamente,parecencorno do s par t esde un único casco, dos terciospor un iado v a 50 metros ei otro tercio, ambos restos aparecenfragmentados y seminterradosen el fondo. Dos manchasoscurasde óxido, en forma de gota por el efecto de la corriente constanteEste-Oeste,impregnan la arenadel áreade hundimiento. Por el estadode los restosno se puede decir hastarevisarlossi fue hundido o autohundido, segúnios informes de la Armada Argentina del r8 de julio de 1945,un submarino fue atacadocon bombas de prcfundidad cerca-deSan Antonio por el torpedero Mendoza, tras el ataque se había observado una mancha de aceiteen el agua, pero creo que por la profundidad en que se encuentra hundido y por la imagen fotográficadebe serun casocie autohundimiento.
417

.-..,-..<4¡...f.irñf4.Í|t|||fril¡i¡|füIü|l|||l||l|||||l|||||||||f||||||||l||il|fl|i||ü||if|l||ll||l|||l||||l|l||üfififm

E n ei p u e b l o d e Sa n R a fa e l ,M e n d o za. todavía vi ve Cr is t ian B u n s o w , e x m e c á n i c od e a ¡m amentosdel U 2529,ur'o de los últimos XXI construido por Blohm & Voss en Hamburgo. Llegadoa la Argentina en enero de r 948, t r a s u n p e ti to ri o a Ev i ta , d e s u tía resi dente:r11í, nunca más regresóa su nativa Estonia. El hundió su U-Boote XXI, el sistemamás eficiente par a que s e ai n u ti l i z a b l e y rá p i d o e n e j ecutarse poes niendo un to rp e d o e n i a c á ma rad e l a nzami entoy poner la espoietaal máximo de tiempo y largarserápidamente. La explosión produciría la separaciónde ia proa y el rruelcolateral del submarino conforme a cuanto apareceen ia foto tomada por el doctor Frías.

Considerandoque los cascos externos clelos submarinos eran de sóio seismiiÍmetros es probableque más de medio siglo hayan desoldadosus partes,haciéndolo parecerdañadopor lasolasexpansivas, devastadoras en aguasbajas. Com o m e c o n ta ro n v i e j g s s u b m a ri ni stas,1arácti ca usadaen bajosfondalesconiistía en bajar,estacionar en la arenay esperara que los atacantes fueran o fallaran se el bombardeo,pero el lugar de hundimiento no es suficientementehondo paraestaúcrica, siendoei fondo, en r945, alrededorde 20 metros en alta mar y 1o metros en baja mar. por la experienciadirecta en fotografia Puedo agregar, aérea, que lasimágenestienen una forma y una escala correctas,correspondientes su conjunto a casi8o m de en largo considerandola altura de vuelo de 5oo merros y ei objetivo de 8o mm de la cámarafotográficausada. Lo llamativo es que el número de partesy sus iongitudes diferentescorrespondenal plano constructivode at9

8 secci ones prefabri cadas das p; r r aensr m blar el U_ us¡ B ¡¡ore ase X I. cl X L.as piezasmás largasson de tamaño poco más gran_ , de de un bus londinense de dos pisos y el peso prome_ di o. di ez vecesmryor. Su ubicación, en el mapa náutico del Golfo San M¡_ tías,correspondi entea l a lí nea d. em áxim a bajam ar es poco más de z mi l l as náuticas, la izquier dade la Cale_ a ta de l os Loros y menos de m edia af uer a,el campo de restosy derramescubre,en la foto, un área - ill, - . . d.e un cuarto de hectárea. Por qué ran cercade la costay la caleta,es explicable sólo en una ópdca de autohundimiento tras un desem_ barqueo, en el casode hundimiento por araque,sr jus_ to se iban de allí o ¡ecién lleeaban. La foto del úldmo avistaf d.er99r correspondea una e bajamarasociadaa viento de tierra qrr" ,...rrp..entó el aguaallí siempre turbia; la profundidad reiarivaera de pocos merros, encontránd ose r est oscasial desculos bi erto, hecho que permi ti ó I a ext r aor dinar ia idez nit de la rmagen.

419

, riiiii¡i¡¡iiriiiriii¡iiiiii¡ill¡itlt;ltililiiiiiiililiitütiiriiril¡r¡¡i,r',

XXVII

arE l dí a z o d e n o v i e mb re 1 9 9 6 ,l a p re n s anaci onal a los degendna empezó a publicar artículosreferentes í"-b..qrr", clandestinos de submarinos' reavivando nazis' antiguasconjeturassobre1ailegadade-jerarcas el exterior: A"lospocos días,lanoticia se difundió en va el zz áe noviembre' la agenciaAFP largó un comunipepor ..do q,r" fue retomado el día siguiente- el mayor que un equlpo riódico chileno El Mercurio, agregando de buzos privados inició la búsquedade un submarino que hundido, el buzo profesionai Tony Brochado dijo Naval,Paracocuenta con 1aautorizaciónde Prefectur¡ Ula menzar iunto a un grupo de colegas búsquedadel Boo¡e alemán. El buzo sostuvo que instalaríaun campamento como base d.eoperacionesen la localidad de Punta Meiillón (rooo Kmal sur de BuenosAires) y agega, que versiones ro .otfir-rdas oficialmente, aseguranque la embajada de Alemania soiicitó precisionessobre ios hallazgos' El z¿ de noviembie, el equipo de buzos emprendió un rastreodel áreafrente a la Caletade los Loros,un recde tángulo de más de roo hectáreas mar' Este, encabeBio,ud"opo, Brochadoy unos colegasdel Instituto de queúa rastrear Almirante Storni' logía Marina y Pesquera rídñho r".táttgulo utilizando un bote inflable semi un buzo' gido que tra;inabaun trineo submarino con y una Á.tt qL" se utilizaron dos de estos y dos buzos el mismo avion"ta para sobrevolarla zona pilotada-por haIv{arioChironi, quien fuera ei primero en localizarlo de metros ce cuarentaaños,rasirearcasi diez millones
42O

cuadradosde fondo marino, turbio por Ia fina aren¡ L.n suspensiónv microalgas,con estosmedios es una eü)presadesesperada. EldiazT de noviembre,como balance la última jorde nada,Brochadodijo que sin incorporar tecnologíamuy sofisticaday financiación no se pueden arülar nuevas de operaci ones rast¡eo. E l 5 de di ci embrede r996, la agencia not iciasEFE, cle desdeWashington, anuncia que el director del grupo SharkHunters lnternatione's,Harry Cooper, interesado en una futura operación de rescate, tenía unas posisobre el nist er io que r odea 1aexisbl es expl i caci ones tencia de la presenciade restosde submarinos nazis en la Patagonia. Explicó el director de la organización especializada en i nvesti garl as acti vi dades los subm ar inos n¡ zis, de que en eseoperativo los submarinosalemanes viajaron desdeEuropaa Argentina, entre ry 4 + y 1945.con tonel adasde oro y tesoros. Citó, que el historiadorLadislas Farago su libro AÉ en termath, publicado enry74, aseguróque los submarinos parti eron de C ádi z hacia dist int as basessecr et as y ubicadasen la Patagonia en Tierra del Fuego. Según Ios documentos consultadospor Farago,Ios submarinosllegaban intervalosde enrreseisy ocho sea manas,y utilizaban basessecretas situadasa lo largo de costaargentina,desdela Bahíade Samborombón, en la la provincia de BuenosAires, hastala de San Sebastián, en Tierra del Fuego. El citado LadislasFarago, origen húngaro, fue code rresponsalextranjero del diario Sunday Chronjcleen l¡ SegundaGuerra Mundial, su conocimiento particul¡r del ejército alemánlo habíallevado hastaWashington, tareasen los Ser viciosde I nt eligcn donde desempeñó

¡ M u [| M | dMutrrüT||i l |d|H |tIM|tl ||üi [fi ü||fl |H |tfi ||t||H ||l |||nffi mm[mmnm|mffi ñffi |n[i l n||[||[||i l i l ms s

que Fue autor de varios besrse/1er-s, cia norteamericano. se convirtieron en famosaspelículas. En los años '6o, hrbía public ado Parton,el juicio de por cuatro meses Dios, vendió cinco millones de copias, estuvo primero en la clasificacióndei Ner,v'Yo¡l Timesy FrancisFord Coppolahizo el guión de su pelícusobreé1, que interpretó GeorgeScott.A la del generalamericano, histórica principios de los 7o revalidó otra investigación con El sello roro, el que sirvió de baseparael guión de Iora Tora To¡a; otro libro millonario que estuvo diecisiete semanasal tope de la tabla del Trmes, f:ueEl /uego de los zorros.EntgTz,Faragopublicó su último libro, el décimo sexto,despertandopolémicas,Afternta¿h,subtítulo Ma¡tin Bormann andTlte Fourth Reicfr. En eseiibro cuenta cómo Perón sehabíatransformaen a do en cu s to d i o d e l a s p ro p i e d a d e s l emanas A rgentina, entre eilas,la de la familia Krupp y cómo cuando terminó la guerra pactó un arreglo con sus legítimos el propietarios.SegúnFarago, presidenteargentino habría cobradodoscientosmillones de dólaresde la época, unos tres billones de hoy, a cambio de protección, otorgamiento de documentos y mediación ante otros p gobier n o sl a ti n o a me ri c a n o s . a raq u e no sepersi gui era a a los nazisexiliados.accediendo recibir cinco milemi' gnntes, doscientosde los cuales,eran criminales perseguidospor los tribunales de justicia interaliados. Es cierto que el libro falla presumiendo una presencia de Bormann en la Argentina, fundamentándoseen documentos que habían sido falsificados por un ex agentede inteligenciaargentinode la SIDE, vendiéndoseloscomo originales,pero las demásinformacionesde archivosde este prolijo investigadory escritorfamoso, sobre todo, cuando se refiere a no se pueden descartar, y de Ludwig Freude,Peróny las ilegadas los capitales je4ZZ

¡l r.r¡c¡s em¡nes en subm ar inos l, r scost ¡ spr l, r gónie ls, a hechosen su conjr.rnto suficientementeprofundizano dos hastaho1'.

En h prinrer;r quincena febreror998 el editor de diade rios argentinoslulio Ramos financió ia búsquedadel UBootedeCaieta los Loros. grupo de ingenieros de ybuUn zosrastrillaron área el con un magnetómenode protones, de remolquesumergible, raído de Californiadesde Flsel her Research Laboratory,especialparabuscarbajo la arena. Susmedicionesde variaciónmagnérica.computarizada fueron analizadaspor el ingeniero JoséVelloria de de quien tambiénparticipóen la Tecno-Accion Bariloche, búsqueda confirmó la presencia y bajo la fina arenamagnética,de agiomerados férreos casi, másde cien tonede o ladascadauno, si no fuesen submarinos tendrían que ser convoyesde locomotorasferroviariasdescarrilados huny didos a 1olargo de una aisladaplaya patagónica. Fue peinado un recúngulo de una milla y media náutica de longitud por media de ancho,paraieloa la playa,ai estede la desembocadura Caletade Los Loros.Dos áreas de específicas dabanpiquesmagnéticos muy altos,una, llamada Zeta y otra, media milla mar afuera,alrededorde la boya 3o A, ancladaa 25metros de profundidad. Zeta resultabadoble:por la distribución de lasmasas fue di vi di do enZ/ryZ/zy el m apa r esult ant et r azado en ia pantalla de una computadora fue coincidente con la foto aéreade r99r.

En la primera quincena de marzo 1998 se repitió la búsqueda con otros integrantes,siguiendo los puntos GPS del mapa magnético se pudo verificar que el Uu a, T'J

'''....-.--..¡fuIri||h¡mfffq|ü¡ü|¡0[Í{||||0|¡||||||||ü[i{||ixt|,,t|fl|||l{l|tt||i||||lt||i|||lt||[t|f|tttff0ürtü|fttHü|füt

,,¡¡i¡ii¡iii¡i i¡iiiiriiiiiilillliiill¡lliflliilllilillii$ll¡ i,,,,,,

Booreestábajo arena.lo único que sepudo ver y fue film ado por e l i e ¿ ¡l -l e a d e rd e l a e x p e d i ci ón, el bari l oc hens e l\ 4 a ri a n oA g u i rre , e s l a c a b e z ad e una bi ta ci e amarra a nivel del fondo de arenay ya casi tapadaen la posición Z/tTambién, a Llnosmetros, fue filmada una estructuraredonrle.rda, parecerel borde de la toldilla, al es decir parte de la cubierta a la altura de la borda. N; r daa l a v i s taa p a re c i ó n l a p o s i c i ó n Z/2. e Ei ptrnto satelitalsacadopor GPS (Global Positioilng S-r.'srem) enZir es4r " o3'125"Sy 6+" o3'2o3"W (el error de posición satelitaldel instrumento es de roo metros). La imagen,bastanteclara,tomada en pienamarde casi ro metros para evitar 1aturbiedad de microalgasflotantes que se condensanen bajamar,muestra un disco de unos zo centímetrosde diámetro. sin incrustaciones debi.io a que el brcnce de las bitas desprendeóxido de cobre venenosopara ias incrustacionesmalacológicas. Dichas bitas, un total de r4, de 3o centímetrosde a1to v zo de diámetro, aparecenen 1ospianos v fotos dei U-Boote XXI confirmando el hallazgo, sólo unos z5 centímetrosde arenacubren el cascofrasmentado. Los submarinos de ias clases VII y IX no tienen esasbitas v sus cascosno se fragmentan debido a su construcción tradicional, monoiítica de quilla y costillas. El acerode las secciones prefabricadas cascointedel rior de r pulgacia espesordel XXI, era de mejor calide dad que el materiaide lassoldaduras ensamblaje. del Las partes prefabricadas por ?2 diferentes fábricasque no tenían experiencia construcciones submarinoscreaen de ron debilidad en el XXI: no podían resistir las grandes presioneso las explosionescercanas cargasde prode fundidad, además, desdelos primeros ejempiares botados se manifestó el problema de ias soldaduras, muen chos XXi hubo filtraciones,el agua saladapenetrabav
A) A

fuera de borda tenía que ser continuamente desalojada por bombeo;' los problemasbélicos del final de h guerra no pudieron mejorar el standardde calidadrequerilos do. Por esto es que deceniosde inmersión separaron son casiesf ér iel ementos;l a mayoríade l as secciones centracas,con una altura de ¡-,7ct metros,las secciones les, ag,egándole torre hidrodinámic¿, tienen un¡ rlla quedaríaninestabies v tura de lr metros, desoldánciose como tarrrbién volcadode costado, tendríanque haberse aparece la foto del aére¡ de r99r. en en Paraexplicarel progresivodesaparecel fondo, ha-v que ver antesque todo el sitio mismo, e1carnpo de dunas fíbrica de fiente ai lugar de hundimiento esuna verdadera justo ailí el frente costeroesú interrumpicio por una arena, brechadonde el viento la levantay Ia depositaaún más en el mar, cuyo fondo seelevaa razón de unos 15centimetros por año.El ambienreesidénricoa ia zonafrancesa Dunde es Allí kerquey el fenómeno de acrecentamiento parecido. en también desaparecieron la arenavariosbarcoshundiclos la retiradainglesa r94o. cle en El mapa náutico locai más recientees de t97o y es copia dei anterior posbélico,la diferenciasóio es que el último indica las profundidadesen metros y el arrterioren brazas(r.83m). Ei mapa del Golfo San Maríasreporta terribies errores en lasprofundidadesque enfrentan lasdunasde Caletade los Loros. Según ei mapa donde yacenlos restosdel UBoore tendúa que haber 9.6 metros en bajamary resuita, ai conrrario,r.6 merros;1adistanciadel punto satelitaldonCeyaceel submarino a ia línea costerase redujo casi media miiia en medio siglo,es decir la plavacreció,conlraprueba es que tomando puntos de ¡eferenciassatelitaies en terrestres, mismos ¡esultancorrectos el mapa. los La confi rmaci ón de que hubo casi8 m et r os de acu+L>

d m ulac ión pr o g re s i v a e a re n al a d a n l o s mi smos ¡vi st¡de v jes v is uales e r9 5 6 -5 8 -6 2 -6 6 -8 o l a i o to aérea l 99r' d d d La pr ogr e s i ó n e i a a c u m u l a c i ó n e s d er945 a r998 es matemáticay progresivapara ctibrir los7.7o metros de bitas, se puealtura del cascoy los z5 centímetrosde 1as e gr < ie af ic ar n l o s p l a n o sd e u n u -B o o te XX I' resul trnrelativos' do correctoslos testimonios de avistajes S i por la b ú s q u e d as e p u d o e s ti m a ru n costo tot¡i de tan 50.ooo dóla re sU S A, l l e v a ru n a s o rb o n aa un l ugar ci nco vem c paraa s p i ra ri a a re n a , o s ta ría ín imo alejado, cesmás, el lugar desérticocomplicaríauna expedición el clemayor envergadura, mar abierto haría peligrar un pont ón ind e fe n s o y l a s ma re a s ,q u e p l o medi an l os 8 metros cadaseishoras,haríanencallarun barco de calado y borrarían cuanto sehubiera realizadoen la obra de horas antes. desguace La iiltima inform.rción pública respecto a Caleta de Los Loros aparecióen el mayor periódico argentino, la Nación,el3r de marzo de r998 y en otros medios inform át ic os . ' Elp e ri o d i s taErn e s toC a s tri l l ó nhi zo una síntesis de cuanto ya se publicaray yo relaté,comunicando que Antonio Rivera y otra pobladorade SanAntonio Oeste,Mirta Vicente, enviaron una cartadocumento al embaiadorde Alemania, Adolf Ritter von Wagner solicitando la concesiónde los derechospara reflotar el UBoote de Caletade Los Loros, fundamentándoseen un y antecedente la disposición jurídica internacionai por la cual los buques de guerra hundidos, independienteal mente del lugar dondeyacen,siemprepertenecen país bajo cuya banderanavegaron.

circunsmo respectoa otro lugar,donde hay evidencias importrnte casicomo el hallazgo tancialesque lo hacen de el Gol fo de S anMati as. kilóm et r os E n 1aprovi nci a del C hub ut , seiscient os de los Loros, se encuentrael Golfo más al sur de Caleta San iorge y el cercanopueblo de Camarones' de E i rztej ul i o de 1945,dos dí asdespués la sor pr eo u - yo al puer t o de M ar del si va l i egadadel submari n por P l ata,ei C onsej o de 1aD efen saNacional,pr esidido 15035/45,instituyendo la Perón, suscribió el decreto parte militar de un territorio que abarcaba gobernaci.ón SantaCruz, dividiéndolo en deáe Chubut y parte de partamentos. pode Casicien mil kilómetros cuadrados superficie' de cincuentamil habitantes' blado por poco más era El Jepartamento 1 era Comodoro Rivadavia' el z estos eran todos era Pico Salamanca, Camaro.te, y el 3 r esLa costeros. gobernaci ónmilit ar , desdeent onces' al ministro de Guerra' tenientecopondía directamente i onel Jurn D omi ngo P erón' la E n el D epartamentonúmer o r se dest acaba com ASTRA, de capital alemán; tenía un pañía de peiróleo personalsuperior a quinientaspersonasy una numeroresidente,en el campamento de disa colonia ,i"-.t. un campo de aviación y una asociacha empresahabía ción de volovelismo. punrc crítico,escritopor el juez En ei libro Patagonia Moreno, que da cuenta de histofederalCarlosAlberto se ri as rel ati vasa l a ci udad d e Com odor o Rivadavia' a ASTRA, que un ex empleapt.d" leer, en referencia el prido jubilado de la empresaSchalchle cuenta que el grupo Corrdorfue un obsemei planeador que tuvo llégadode Alemania, de parte del mismo quio especial, Hitler y el autor sigue:

en Si de mis investigaciones 1azona de San Antonio la prensallegó a tener conocimiento, no ocurrió Io misrz6

+27

"Lasactividadesdel reducido círculo de volovelistas alemanes,fr¿erontambién motivo de disanras suspicacr.rs-, en este casoen especial, por el hecho que a uno de eLLos, Sr. el Enrique /honza, {otógrafo pro{esional,le fueron imputtdasen el marco del Decreto NacionalTo5S/45, 'Vigilancia de exnanjeros', actividades conipÍometedoras, I.tsque sin enbargo, no dieron lugar a ninguna acusaciónformal, ni aún a parcir de merzo de ry45 en que el esado argentino declaró Ia guena al Eje"} Muchasvocesrecogiclas la zona de Comodoro Rien v adav iaapu n ta n q u e d e s d eA ST R A s a l íancami onesy bar c osm ad re p a ra a b a s te c elro s s u b m a rinosal emanes en 1apetroleratenía interesesaccionarios empresario el N{auricioBraun, y además,su hijo Arn-randofue director generalde la mencionadaempresa.

Respectoal departarnento 3, Pico Sal.rmanca, n' que Iinda con la propiedadde ASTRA, en ei mrsmo libro arriba citado se puede leer clue "F'uetambién para esa época, que comenzó a circular el rumor de que los alemanes r¡rse ganizabanmilitarmente y que hacían entrenamiento en ias inmediaciones de Ia costa,el lugar más señaladoera bahía ,Solano, unos cuarentakilómetros de Comodoro Rivadaa via, haciael norte siguiendo la costa del golfo"y conrinúa contando qu e "antesde la guerra,había sido un lugar de esparcimiento al airelibre, conocida como Tltingplatz, escenario de gyandesfestividades al esnlo germánico". lvfás adeiante,sigue relatando que "orras versiones referidas al mismo lugar, han sido más audaces,afirmando que e} mismo, servíade escondite a un faro v un aparato de radio clandestino, con el cual Ios alemanes podían mantener comunicación subrepticia con buques o submarinas, provenientes de las agtas del golfo. E} es428

condite habríaestado en una cavidad abierta, en las esconocidascomo RocasColoradas, tribacionescosteÍas que aún en la fecha,pueden visitarse,a pesarde que han sufrido el deterioro del tiempo y de los posteriores En acampantes. los añosde }a guerra, existió en eI lugar un bungalcxv que enmaÍcabaia cavidad".+ conocíla historia de quien fue el radioCastralmente que cubríael área<ielGolio SanJorge,Wertelegrafista ner Lorenz.' fras asumi r P er ón en r 946, r ecibió m ist een riosamenteuna buenasuma de dinero v seestableció el extremo norte de la Argentina, en la provincia de La R i oj a, en el puebl eci tode V illa Unión. Allí levant ó un en hotel -restaurante, el cua l t odaví aconser va1ar adio con la que se comunicabacon las IJ-Bootes. sucedeal de E l D epartamento n" z, d e Cam ar ones, haci a el nor t e. Em pezabaen el G olf o P i co S al amanca, hastaC a boRaso. S an)orgey l l egaba E n esta zona hav sól o una est anciacost er aque en aqueilaépoca era de un alemán fiionazi. Perón mismr,r tenía el campo de su familia ailí. A demás de esto, si etebuenos nlot ivos m e hicie¡ on apuntar a estesector de la costaargentina. El primero fue instintivo: si en San Antonio estuvo de paso Canarisy e\ Dresdeny, además,se encontraba. mínimo un submarino hundido, con iógica,también esto deberíarepetirse en otra área,más al sur, donde el Dresden se fondeó varios días. EI segundo motivo es que estazona, al sur de Rawson, también fue indicadapor el ex submarinistaitahacon el ex cono Renzo Zanasi,al referir su conversación lega de \a Kriegsmarine, Otto Nagel, quien contó de su a tránsito por Rawson, tras desembarcar fin de julio de r94Sen el sur de l a P atagonia. al por JuanPaulcvsl<i Ei tercero,es 1ahistoria relatada
'f Lt)

c apit ánM a n u e l Mo n a s te ri o , o n d e c l a ramenre i o oue d di tras parar en Puerto Madryn, viajó de noche h¡ci¡ el iur v ar iasho ra s h a s tr i l e g a ra l a c a s ap a tronal de una gran es t anc ia o s te ra a l l í,l o s ú l ti m o s d ía sd e j ul i o, hubo un c , desembarque hay que remarcarque quien lo acompay ñó fue un ex ofici¡l del Dresden. Ei cuarto, es que en los informes de la armadahav algunos referentes un último avistate a confirmado.Cúentan tres restigosdel pesqueroAffaro que cercade los " 39 S-6r" Wvieron, "a lasI horasdel día 4 de julio, un submarino gris de unos 7o metros de eslora,navegando en sttperficie a unos diez kilómetos de la cosü y m:lnteniendo rumbo hacia sur",estoocurrió dos diasdespués al cue fuer.rordenadopor el jefe del EstadoM.vor Ceneral .,/ev ant eI patntll.tje". tr Manteniendo el promedio de roo millas náuricas dia_ ¡ i¡ s , c om o e I U -y o q u e s e ri n d i e rae n M¡r del pl ata,su derroterolo llevaríaen cinco días,el z8 de ju1io.a su destino final. El quinto, es el relatode Alain pujol, publicado por el diario Le Figa¡oel rqde septiembrede ry7o,donde describe un desembarque un lugar desconocidode la patagoen nia sur, el día z8 de julio r945, del operarivo dieron fe nes marineros deI Graf Spee. Tras el desembarque,llevan el contenido de los cajones desembarcados una estancia a Lahusen,bien podúa serla SanRamón en Bariloche. El sextomotivo esuna historia que recogíen SanCarlos de B ari l o c h e , n r9 9 r. Al l í c o n o c íc a sual mente Mae a ¡ía Ester, quien me contó cómo llegó a este pueblo de montaña el z de enero de ry79.Enese entonces,trabajaba par a u n a e m p re s ai n m o b i l i a ri a d e B uenos A i res, quien habíahecho construir un moderno hotel en oleno c ent r o d e l p u e b l o ,i b a a a s u m i r l a g e r enci adel mi smo, que recién se inaugurara. 430

E l hotel habí¡ si doconstruidoen un lot e per t enecient ení te ¡ l l n ¡l em¡n. qui en .rnter ior nr enLe ¡ ¿lli un; r leen queñaconstrucci óndi vi di d a en t r es t iend. : r s, una de haciendoser vil el l asej ercía a acti vi dadde f ot ogr al'í 4, de1 revel adoe im pr esión de post ales ci os fotográfi cos, puebl o,su nombre er.rH erm an Wolf . El negocioinm oque el ático del hotel quebiiiario que hizo contemplaba dara de su exclusivapropiedad y uso. E l se mudó a esel ugar,en esosdí as. E r¡ un honrbre que no l leg. r bra los sesent ¡¡ ños. ¡ ldi muy buen m ozo v com o t am to, canoso, j o, l a testi go, r l bi én di j erl n qui enes o conocier on nt er ior m ent e,m uv muj eri ego. años La entoncesseñoritaMaríaEster,teníaveintiséis e indudablemente,erauna linda mujer, porque hoy aún a l o es.P araacceder su deprr t am ent o,el señorWol[ t e, nía que hace¡l opor medi o d el ¡ scensor y f r ent e a est os sem anasdespuésde se encontrabal a gerenci a .Poc. r s a ¡sumi r el crrgo. seacerca e lla,el nór dico galánla invita a conocersu áti co,que re ciénhabí at er m inado de decorar.Era un piso amplio, con gran balcón don'rinando el puebl o y el l ago,una cocinam uy m oder na,en est ilo se europeo,donde l os muebl esy los elect r odom ést icos uno con el ot r o, i funden con l as paredes, ntegr ándose cosamuy corri ente en E uropa, per o no en Ar gent inr , donde l a muj er, no habíavist o nada par ecido.El est ar era grande,con muebl esmacizosest ilo r úst ico,con ¡ ire ti rol és. Conversaron,Wolf estabaun poco eufórico. prob.rbl emente ya habíabebi do a nt es de l¡ cit ¡ , él cont inuó haciéndolo e intentaba que ella lo hiciera también, con inttanscenun clarosegrrndo Charlandosobrecosas fin. dentesl a muj er i ntentabaganart iem po y lar gar se. éstale conEl le preguntó si ellatambién eraalemana,

+3r

habíanllegadoa princirestó que, sus abuelosF-leffner, pios de siglo, de Konigsberg,en Prusiaoriental v agrede gó que elia,como todos los argentinos,desciende los bar c os , e fi ri é n d o s ea u n d i c h o d e C a rl osFuentes,nor veiista mexicano, quien afirma que él desciendede los de a?-tecas como los peruanosdescienden los incasy los ;rrgentinosde los barcos. él Eic,ctivernente, contestóque ios argentinosson un de crisr¡iclerazas es indudable que desciencien los bar-vc0i.

-Perc¡ de un sub¡narino-drjo. -vorro,yo desciendo ,-.¿l)ontie?-preguntó ella sorprendida. é A lo qL re l i e re s p o n d ró : -Cerca de las 45 " Sur. coir:;uitósi eracierto,como se coLa mujer intrigacla, en mentaba,que habíandesenrbarcado Argentina jerarcasnazis.Y él mu¡,'serio ie corrtestó: -También el jef'etie los naz.isEn estepunro de la coi'rlers¿ciónel señor Herman :;e es t abapo n i e n d o p e s a d o i ' a l l í s " c o rtó i a i nteresante charla, cuando éste ya no supo cotitrolar sus manc)s, consiguiendocomo ¡esuitado que ia mujer se oi-endiede ra, y acto seguidose fuera. Como cotlsecuencia esto, en el año y medio que eiia ocupo ei cargode gerenteen el hotel, eraya mucho. que !:uandose cruzaban,la saluél ciara. Aparentemen[e,eri eseeliconces vivía solo. Poella hech,-'ts secasóy hoy esun¡ exico después estrrs de tosa empresaria. éQuién era Herman V'/olf? Fiacemás de nueve años que rnurió, las primera irisobre é1la pude encontr¿ren formación documentacia el libro de EstebanBuch, pubiicado en ry9t, EI píntor de la Suiza argentina,quien cuenta la vida de Toon Maes, un nazi belga que duianie la SegundaGuerra Mundial 432

fue jefe de Propaganda su país,se dedicó al a¡re tras en su mi graci óna B ari l oche. Segunel historiador Frank Seberechts, llaes esruvo a la orden directa del flamencoJefVan de Wiele, fundador,v líder de le De Vlag, Duits-Vlaamche Arbeidsgem e enscha¡>, sociación de Trabaj G ermano-FlamenA o ca, qui en tení.rque rendi r al jef e de l. r SS que ocup. r ba Bélgica, Berger. lt{aes estatra rambién inscripto en lasSS. Mr.i chos el l osi l egarona S anCar losde Bar iloche. de E ntre l os nazi s de B ari l oche, que el escr it ornom br a, evidencia,en la páginazt "Herr Wold por su psrte,llegó desde un subntarino". Lo que cuenta Buch en su libro en generaies muy interesanre veridico, por eJemy pl o, hrbi a de E ri ch P ri ebke,y su par t icipación en la ma-sac¡e R oma. en marzo de r y44, r r as el ar ent ado de parti sanodel GA i r a i nregran t es sudt ir oleses bat adel l i ón al emánB ozen,en V ía R a selia. Los al em¡nes,por repres;r lia. ejecut lr on ¡ t r escientos treinta y cinco hombres, el coronelKapplerestaba al mando de la operación.y Priebkehacíalas .,'eces rede cepci oni sta, tachando, uno por uno, de l¡ list a ¡ los r ehenes. Lo interesantees que Buch hacepública su participaci ón tres años antes ci eque l a cadenanor t eam er ic¡ na A B C entrevi stara P ri ebke,ei 6 de m ayo de 1994, haa ciéndole d.eclarar participación acrivaen los hechos su y haciendo reccrrer su nombre por todo el mundo. Esto hacemuy atendiblessus notas. Como Priebke, que había reasurnido su nombre v apei l i do verdadero,tambi én io habí a hecho Her m an Wolf. Se movían tranquilarnenteen lo que se considera un santuario de 1osnazis, San Carlosde Bariloche. En el libro Odessa a/5u4 páginar4, se puedeleer,respecto al casoPriebke,que el capitánde las SSpor su leal-

+33

l l ti | i ¡ r ':i

'¡ ,

ri r: l i r

iil

ii

ii

:i;i "

"

l os cumpl erños ¡rl t ad r , Fi d e l i d a d F ü h re r,h a s tafe s te j aba re u n i e n dosecon otros pl oz d" úir l " , c ¡c 1 a o c i ea b ri l ' en el úl ti mo pi so n m inen tt--s e z i e n c ¡s ¡ d e u n ta l W o l f h del c é n trrc o o te l C o l o n i ¡l ' era nacionalsociaÑo h.y clud¡ cleque el señorWolf v c o n 1 o smi s mos i deal es tamt ir ir , y q * " t.n í" a mi g o s habír sido submarinist¡' oo.o h* cludade que "-;;^i.; ot t.t ¿" it"'o" y Rohrver' que trrtan de ude d o s i ó v e n e sc o ma ndantes submeri B oor " , -p n r.cIe n Wolf, uno resultamllerto al hunnos llam¡dos lerm¡n j o v e n teni ente como 1¡ ái*" ,.t n .rv ío y e l o tro e s u n de t945' seenconm ay o ríad e l o s i o m a n d a n te se n a b ril U-9S5' un Vll C' con b:rseen Krist-ri. rl mando del rb¡ndonado por tiansand.EI IJ -Bootef'-tt tnton"tdo británicosen mayo de su tripulación y requisadopor 1os 19, + . 5 información' iid"p.,-taientemente de esta sintética una piezainteresanteen lo que Wolf resultaría H.r;.; ocurrl e x a m i n a n d o :1 oc o n fi rmaríaun hecho ;;;;.t ' 5 o q u e recogíen B ari l oche' á. * " ¿ i ta o s d e l o s a ñ o s " es un historiador que conocemuRicardo Vallmitiana Tiene un amplio .fro ,"U.. esa.iúdad y sus habitantes' l5o años de eslos archivo histórico que abarca últimos primeros exploradota zona de la Patagonia'desdesus también un archivo viviente' con una resy pioneros.Es gr an me mo r' ^ ' , .. l del mi smo Su padre era fotógrafo y tenía-un tt-"g?lt' décadadel 5o' Bariloche empezo ,.,U-'q,r. Wolf. Enla miy abrirseprogresivamenteai turismo' . "tpt"¿i.t. cadatemporadade i., á",ririr.nies ya llejabJt' "" "ttt' v er ¡ n o y d e i n v i e rn o f, e s tep a ri l l so buenr activis.. fátOgtafoprofesional era una muy turistas se habían d.;, ;;; gJr,"r.ü, altos ingresos;1os d e e l l o s ' en aquel l aépoca'no d" . .ti l i .J d o s v n -ru c h o s
't )'f

y personales ut ilizabanI osser vidi sponíande cámaras quienesen los lugaresclavefotografi¡b¡n cios de éstos, a l os vi si t¡ntes. anosy D on R i cardo,en 1954,era un niño de nueve alem anade Bar iloche' 1a cursaba pri mari a en l a escuela que y españo1esuno de los pocosar gent inos E rahi j o de com Y al l í estudi aban. como todos los niños t eniauna novi eci ta,H el g aWolf ' Un dí a' habl¡ ndo pañeracomo le did. .ó-o habíanllegadoa la Argentina suspadres' y jo cándidamenteque ella era muy pequeña'una bebé intras q.r. ,r'rmadre le habíacontado que 11egó lln vi:rje que ésta'por meses' especificando fernal en submarino, rcosno habíapodido lnoversey que tuvo que qued:rrse el vi aj e.A R i cardo est ehecho le quedó en la tada todá cont ó' memorl a por cuarentaaños,hast acuandom e lo ,.r,drí. l a mi sma eda d de Vallt m it jana' nacida La ni ña l os pri meros mesesde r9' 15,o poco ant es' ser fa primer" preguntaque me hice fue quién podía lle,.r p.ár., paraocuparuna posición que le permitiera jerarquía ,r.rr" .,-t.t;..e hijita, tenía que seruna personade cu¡no importante por otra razón' Los niños a est¡ edad' do crr.nta.t algo así,indiscutiblemente dicen i'r verdad' En 1opoco que contó, hay detaliesmuy interesantes' alemán' hablando en Barilochecon un ex submarinista Wolfgang Meckbacm, oficial de máquinas' y sucesivrpáf.ro, de física,entendí el significadode 1odi;;; cho por la niña. el eran muv inestables' capialemanes Lás [.J-Bootes que cuidar muchísimo el equilibrio' nivelantán tenía Me do frente a cualquierdesplazamientoen su interior' una esexplicó que un submarino sumergido es como a elia le pon;, .ttrl"a bañera,cualquier fuerza aplicada que si ir..á p.rd". su punto cleequilibrio, quiere decir r)verse por cualquier motivo ,r.r trip,rl.rrte tiene qu'

43s

equi l i brarl as de s u pu e s to ,h a v q u e , p ro g re s i v a me nte, crj.rsde corrtpensación estap¡rticularidad en El mismo capitánaprovechab;r l c as ode in m e rs i ó n rá p i d a ,d e s p i a z a n doos tri pui antes haciaproa, maniobra que podí.rresultar peligrosasi se en excedíaen e1ángulo de descenso, inmersion. es El sigr-rificado que prácticamentehabía que quedarsé en su puesto oper.ltivo, sin posibilidad de moverse. ellosdebíanqueclarEn casode ller,arunos pasajeros, en seacostados su lugar y sólo,en oportunidad de emers ionesn o c tu rn a s ,p o d ía n to d o s c o m e t y hacersus nefís c es idad e s i c a s ,s i n re c u rri r ¡ to d os l os aj ustes de , baianc e oq u e e s to i n -rp l i c a ríae s to ,u n a ni ña de nueve añosno s el o p u e d ei n v e n ta r. E x ¡ nr i n a n d o u n IJ ' Br¡o teX XI, c o mo el del D eurschesSchíf{ahrtsntuseumen [Jreme¡havenesto es evide dente. En e1museo de Blohm v L'oss, Hamburg, se cuanun IX v ase\rera una seccióninterna de conser!'f, En e1tipo XXI, las coto explicarael profesor de física. saseran un poco mejor, en cuanto a confort, que en un tipo I X, pero ia ley fisicaera la misma. Al señor Vallmitjana ie pregunté más de este señor Woii también él me confirmó que era un mujeriego, que su mujer Gerda,se había ido a vivir con su hija que se había casadoa Temuco, en el sur de Chile, y por ese motivo, en la épocaen que la señoritaMaría 1oconoció, vivía solo.Y me contó otras pequeñashistorias. Ya antesde vender su lote, para edificar el hotel Colonial, sehabíadedicadoa Ia gastronomía,tenia un restaurantemuy conocido por los turistas, El labalí.En los del primeros añosde la década 8o. Herman Wolff sefue e1 a Europapatainstalarun restaurante, padre de Ricardespuésde llegar' do fue tras de é1,pero murió poco A mediadosde abril de 1q88,también Flerman Wolf ¿2,6

muere. Lo curi oso es que W olf nunca cont ó a su lm igo Vallmitjana, que él fuera un submarinistay le contó, refi¡iéndose a su llegadaa la Argentina, que habíaviajado de polizón, en el cuarto de cadenas un barco,hastael de sur de Ia Patagonia. Muy lindo cuento de película,si no fuese que cualquier marino sabeque eso seríauna condena a muerte por los movimientos de las cadenas, el y lugar mismo vacío, es una cámarade tortura donde se puede sobrevivir sólo unos días. El último motivo, el séprimo, que me hizo apuntar específicamente estesectorde la costapatagónica, a donde convergíantociosIos indicios, fue una transmisión televisivaargentinadel 9 de enero1998por el canaiTN, En el camjno, de Mario Markich que cuentahistoriaspatagónicas, el tema dei día eran los desembarques. El periodista entrevistóen calidadde experto a lorge Camarasa, autor de dos libros de investigaciónsobrelos nazisen Sudamérica, quien mostró una foto de un U-Boote reabasteciéndose, contó cómo Ia habíaconseguido casualmentey que tras, hacerverificar el perfil de costapor el Serviciode Hidrografia Naval de la Armada sehabíapodido ubicarla zona donde fue tomada,desdeCamarones hastaPuntaTombo, poco más al norte. Conseguía través de Camarasa copia de la foto donde aparece U-Boote, tipo IX; por la distanciaent¡e la un torre y el cañón de 88, debió haber sido fotografiadoen épocaanterior arg4+, estandoel submarino desprovisto de lasbarandastraseras agregadas fines de r943. a Con iupa seevidenciala presencia una barcaza su de a lado repletade tambores de zoo litros. La foto como fondo tiene un una costa rocosay dominada por un pequeñocerro.Por el conocimiento personal de la zona, sólo en el distrito de Camaronesy más precisamentealrededordel Cabo Dos Bahías,domina-

437

l l l l l l i i ti i l i i i l i r i ti i l ,i ':

.,,

.i ,r i ;¡ ,:r ,:i l r i r ¡ ,,,:.i l

c¡si h¡v cloprorel cerro l.ron-rónin-ro, v.r¡iosltlg'-rres iqu¡' l" , de l ente usrd' r e l. c l el a fo to . d e s c o n o c i e n d o l ti p o ^ d ent onc e s ,u b i c a r e l m i s m o á n g u 1 o e l a toma desdel a m ar es un a c u e s ti ó nd e e z ¡r, d e i g u rl maner¡ se puede se ¡ f lr m ar q u e to d o s l o s p u n to s d e to ma pareci dos eno L.rP enínsnl a . r c nf r : r n e n l :r n ro o i e c l ¡cd e l ¡ e s ta n c i a l es p'rreciclo el en i¡s islas q.t.in tode.n Un fondo lr-rur'' Puerto Huevo' clcl¡ isl:rV.rldés,tomado clesde A fin de enero de 1998,hebíatomrdo rumbo ¡ Camacasizooo kn-r¡l sr'rr tones:el lugar es.le los más:rlejrdos, " c leB uen o sAi re s , c e rc ad e 1 o s .1 5 d e l ati tud sl r¡' en Los pu e b l o smá s p ró x i mo ss ee n c u entr¡tn un ¡adi o de z oo K n . n. Los h i s to ri ¡d o i e s d e I l J ¡e -s d c ' l tu á ni me,' ente' d' rn erl ' C por c ic rto c l i o rtc l e c , e lc i rtc e rce n 1 9 1+ el l tl g:rr'B a6¡,1', Lí" s.,n í-,¡r'et¡lloo GL¡.i¡l.lcrr 5sgrin1ostertc¡s'Sólp¡rece ell un il¡pf, náutico turíslo c1prir,ter noml--,re p , t ic o áe l a p e n i n s r.rhc tr¡tn i n rd a o r e l C abo l )os B ¡hías y no figura en el mrpi llílrticc' Golfo San Jorge' l iLec o rri e n d o a z o n a , t.rn l b i é n¡e c o qívoces' I - r m :i s i n te re s rn tefu e q u e e n trel a s déc¡dasci el ' 3oy a p dei ' 5o l ¿ e s ta n c i ¡L a Pe n ín s u l a e rte necía un al emán d e z5 mi l hectáreas Ia ile epc l l i c l oPo p p e .Ei -r p ro p i e d a d l¡ bahí¡ donde estu\'()el Dresden,escon," "t.rr.rttr^ diéndo s etrrs u n a i s l ¡. d L, n1r o b ra d e l ¡ h i s to ri a d o ra e l c rucer(lal emán'Maa Ba r í ¡ J ' er e s a a rk e rc 1 e s s i ,l a u to rac i ta pasosde un di aP r io de u n ma ri n o C e lc ru c e ro ,a 1re s p ectose ¡ruedel eer: "El día 3t¡ec.r/¿nro-s Gu¿rtacoBay (o BahíaSanCaye' en fi de t't o), d o nd e el barco¡ ¿rx¡1i.r¡.8¡n sacti co d o s v aqu i n bodeeesl'a yaci'¡s¡eci11¡s,vcu.lr¡o retlteio-s.Ni-¡esrr'l-s ad. bieron-l:r ca¡nefiescacon ¿¡rsied Eramos¡nuchos1os qrre h.rbí.r que alin'tent¡¡.T.lmbién ilos etrfregó carbón,1' e-srul'ir¡oshastael z ¡reu¿r¡/ puer-r¿.¡ fn provisiones. e-se

de setientbrc,f-ech¿ que ilos hici-¡lto-'.r 1.rll.r¡, slen ottíencl o.nr;tt h l ri l c/-sttr' .' E n e1puebl o de C amr¡onesr ecogí ,de anci. inospobl adoresi nformaci ón rel ati vaa 1aest ¡ nci¿La Pení nsul a r' ¡ su propi ct.rri oen i .r epoc. rde lr Segund. r Cucr r ¡ Mundi el . P or l o gencr¡l dcfl ni eron r Cr ist i¡ n f oppe com o ull nrzi . rcopi rrl or rl e l .rn¡ p:rrr ios L¡ husen. l\ , le l. l¡ r olt h¡ t¡nrbi en cl ep¡¡1,,.1 ;.r.rs rer1,r st ecit )ent os de sit t r nr ¡ ili r nos el l ti n¡ b¡hi ¡ cl esu e' st¡nci¡ . U n septr-i rqe¡r:rr c1e1 io l ure. irEnr iclueLucer , r , icr ¡ , clr r fu¡r,r i nr.,n(l pnrr,,l ,.l n¡rti { o r ¡ clic¡ l ¡ 6t ecli¡ r 1¡ sle i9s r 8o, fuc nru\' {.l ctl l i rdo en sl l s llt el¡ or i¡ s clel, r epc. crcn qr-le p:rdrefunció ei :ilmrcón cle' sn r¡nros gcner;rles ciel puebl o,cn el cu¡l tod:rr' í¡tr;rb. r jl. Conoci¡ bien .rPo¡rirr.. habí¡ r'rnciiclosu "ruroChcr,,, le rolet nroci,-'kr r,,segr-rrr no h¡bí.i dud¡rs,hLrbo-sritré1. _¡; m¡ri nos ¡b¡,si cci éntl ose l í cur ndo cir jovel, ei ir r g, l' rl er¡ Ii ¡hi .r S rn C resori o. un c¡ llt ino pr edi. r l11cs¡ b¡ r s. li, , t¡r¡l l í r' c¡i l i ones c,rrs¡rC os t ¡ r r i, or es ¡ ¡ : r ib; r b¡ n , 1esde de l as perrol er¡sde C onl odor o l{iv. r t 'r , r vi. r o kiiónt c:; . tros más ¡1 sur. V i .rj .rb;rn l -roche de recor¡i e iidol¡ r r r t enqre in- er e; r ndo en L¡ P cr,ínsl l l ¡ recorrí¡n e l cam ino cost er ot odaví ¡ e>li<icnte. farossepociíanr,erdesdeei pueblo,al otio sus i a.1o go1[o. del in la R¡hí.rS:rnGregorio quedó por años¡lm¡cen.rd¡ un.1gr:rncrnti drd de t¡mbore s alem ¡ nesde : oo iit ios, hastaque un¡ granmarejada dispersópor el golfo. 1os E ste¡cti vi dadsedesarrol l aba uy cer ca la isl; rLeom de nes,cl oncl e hebí¡ un faro I' un. r pequeñodest ¡ c¡ r - nent o de l ¡ arm¡d¡ ¡esi dente,si bi en desde¡ 11í r B¡ hí a S¡ n l. Greeori ocl -ut-d.r _ 1 _ ..'' c¡si fucr¡ de l¡ r 'ist ¡ Lucer om e cont ó - '- 5 "" cón" ro cppetomabl recaudo s, P vendí . rcapones, ovir . r os

43 s

capadosal precio simbóiico de r peso,un precio cuarro vecesmenor al de los comercios,al jefe del destacanrent o. quie n a c a mb i o h ¡c ía l a v i s ta g o rd a. Enry44 Lucerohacíael servicio militar y 1osupo por boca de los mismos marinos, también supo, terminada la guerra,que ios peonesde la estanciaSanJorge,rledeña al pue b l o y d e p ro p i e d a d d e l a l e mán K arl Tschudi , afirmabanque Hitler habíaestadoen Camarones de vis it a en l¡ mi s ma e s ta n c i a . El ex intendente me remarcó también que Camarones fue algo asícomo el feudo de Perón en aquellaépoca, hoy su campo pertenecea Ia familia Fernándezy el de Poppea susprimos Epper.Me aconsejóparaampliar m i inv es ti g a c i ó n a b l a rc o n e l a d mi n istrado¡de La P eh nínsula, Finn Olsen. Me entrevistécon é1,desdehace3z años esráa crrgo de la estancia, cuyo cascoes una mansión muy linda de es t ilo ai e má n ,me c o n tó q u e e x i s tíau n cami no costero desdeel casco haciala costa,hoy en abandonodesdeCabo dos Ba h ía s . No tiene recuerdos de la Segunda Guerra Mundial porque en la épocade Poppe era muy joven y se encont r aba en l a e s ta n c i ad e s u fa mi l i a , c a s i 1oo K m más al norte. en Cabo Raso. Me contó algo muy interesanre. abr.relo Su Erik había emigrado desdeNoruega en r9o6, cuando su padre renía z años.Recuerdaque le habíacontado que en la Bahía SantaElena,parte de su estanciafamiliar, un día de agostode r9r4 habíanllegado rres barcosalemanes, los que fclndearon a la espera. allí Tras unos díasde estadía, rrescañonazos llamaron Ia atenciónde los Olsen,el crucero argentino Pueyrredónesraba invitando a desalojar a los barcosalemanes, cosaque hicieron. A los pocosdíasaparecióun cruceroalemány siguió 440

sin fondear. En el libro Tras la esteladel Dresdenhay también confirmación indirecta de estehecho. EI zr de agosto Ce r9r4 el Baden v dos barcosmás se quedaron y :rrásy sólo diez díasdespués, corto de provisiones carcon sus abastecedores bón, el Dresden se reencontraría poca más al sur en GuanacoBay. ademásme confirEi administrador de La Península. que hasmó indirectamenteotra inforrnaciónreservada i a entoncesno habíapodi ci ocot ejar . La la E n una bahía de l a estancia Pení nsuia Ar m ada A rgenti na,hacemás de 3o años,se t opó, casualm ent e, con un U-Boote hundido, enviaron buzos y en un fondo inferior a los r5 metros encontraronel navío. Cuando me describieronestehallazgo definieron el submarino como "s¡nito-sanito", probablementegraciasa las aguasque casinunca superanIos 5 gradoscentígrados,cercahay pingüinerasy loberías. El informe fue entregadoal capitánde navío Emilio Massera, quien en eseentoncesno habíallegadoa serel almirante tristemente conocido por integrar la t¡íada militar que dominó la Argentina en los años7o. a E l submari noyacería l os 4 5 " 03' S y 65 " 4z' W. una e1 bahíaprotegrdapor la isiaValdés, lugar es alejadoe inmínimo diez hospito, para investigar adecuadamente, y no bucearal azaren aguasmuy frías, de hectáreas mar es rastrear fondo con un ecosonda tareamuy larga,hael expedición equipadacon un sobría que organizaruna nar de barrido lateral.El fondo, de entre By zo metros es rocoso y excluye la posibilidad de entierro en la arena como en Caletade los Loros. Fi nn Ol sen me contó que en r 966 la Ar m ada Ar gentina quiso instalar un radio faro en el isla Valdés, él mi smo tuvo l a vi si ta del ca pit án G unt er Volr iem ds (i a grafíano es ci ert.r),dei servicio balizasd. ela ar m a441

: r{lllllllllillllllllllllrli,||lrlr r"¡¡, ,i , ,

da. J ' r ase s te e n c u e n tro tu v o q L l ev i a j ar a B uenos A i r es p, r r r .l c fi n i r c o n c l c .r¡ri tj n S.rn c h czN l ¡e.rri no l os der ec hosd e p a s o a i ¡ Arr-n a d a Arg e n ti na hasta l a bahí a anóni m a d e l ma p ;r n ru ri c o q u e l o s l ug;rreñosl l anan P ue rto H u e v o , a fi n d e h a b i l i ta rl o para fi nes táct ic os y op e ra ti v o s . Ei administrador la estancia contó que,sin explide rne jantás perfeccion.tron uámites,como tamcaciones, se los poco lasinstalaciones, qr.re las nuncaseconstruveron. E n ef ec to ,c o n fo rme a m i s i n fo rma c iones, br.rque un de la A r m a d a A rg e n ti n a fo n d e .rn d o ,encontró un U B oot e hun d i d o e n l a b a h ía .l a A rm a d ¡ tuvo que l bandon¡ r s u p ro y e c to p o rq u e n o s e p o d ría uti l i zar )' a con barcosde gran calaclo. asunto fue cerrado. El A 1 igua l q u e C a l e tr d e l o s L o ro s ,l a A r madr A rgenri n¡ b""'u¡ r r c l r x trc r¡,r re s e l v ae n e l te m a :;ubmari nosv i o s c .." que s ef iltra e s s ó l o p o r o fi c i a l e s 1 ea m a ri n¿ que sedi ec l r on c ieb. rj av q u e tu v l e ro n c ¡s u ¡l r¡e n te en sus manos doc r ¡ m en ta c i ó nre s e rv a d a C o n e l g o b i erno peroni sta . de la í r lt r m ad é c ¡d aro d o l o re l a ri r.o l a l l egadaen j ul i o a de r 9, ¡ 5 de s u b m a ri n o sa l e rn a n e s p o s i bl esdesemba¡v ques .r es u l tad a n i n o p o l íti c rme n te ,u n avalci el a a¡mada s er í af a ta i . p E n una i n v e s ti g a c i ó n e i i o c l ís ti c a te resada el rein en ma submarinos liunclidos '7arespuesr.r La Naciónpor a altos oficiales de la Arn'tada es que descc¡nocen esr¿,hlstori.t y qLteno tienen conocin'tiento. llo s¡berrros nada -m-sisren - pero no lo descartamos".6 Cas ic o n fi rma n d o e s ae c u a c i ó np o l íri cael di ari o de1 sur patagónicoNorjc-i¡sde le Cost,t zr de enero t998 del titui.rba en primera plana ',\,fen em ordenó buscar el subntarinonazi". Not ic i.rs c c d i or l ¡ i n fo rm¡c i ó n q u e ,trrs Iaspri me¡c rasbirsquecl.rs infructuosas del buzo Tony Brochado,se
t42

emprendi ó un rastri l l aj esec r et opor or den del m ism í si mo presi dente peroni staCa¡ 1os N4enem . Tr¡s l ¡ publ i c;rci ónv el silencio guber nam ent al,el mi smo peri ódi co el r3 de m¡r zo. r epor t ando l¡ ult in'r a búsquedadel equi po de buzos Bar ilochenses julio de R amos, remarcael tema " buzos t áct icosde la ar m ada realizeron una búsqued.1 sec¡etaordenad.tpor el presidente ciela l,'lación Carlos l\fenem, efectuadaa fines de novientbre v princípios de dicientbre del sñopasad<; por e^1 av'rso A.R. A Gurruchaga de la flata de rastreadoresde la marina de guerra argentina,qLtetiene su baseen Puerto Belgrano. 'En esaoporrunidad tal como lo dentuestran las v foros qrreacompañana) presente, estuvo;t cargodel capitán de navío Diego lvÍilles,jefe de Salvantento y Bttceo de ]a Armada Nacional. Junto al barcode guerrap.trriciparon ,7osaviones de la escuadrillaaereonavalde lucha an tisubntari na,aer eo navesairam en fe espe cializa dasen la deteccíón de v'aríaciones n-tagnéticas bajo el ntar. "Cu¡ndo'.1{otjci¡s'pttb}icó hacepoco tienpo atrás la infornación de Iasactir'ídadesde búsqueda ante¡io¡es-, y particularmente la que efectuó la marina de guerra, en el mes de febrero. illegados a los ntedios perioclísricos p o rte ñ o - neu quin o, desmi n ti ero n en div ersas enrisor¡s de Viedma la información, afirntando que no eraciefto lo que "Noticias" habíapublicado sobrela búsquedasecretaorden.tdapor el presidente lv'[enent, poniendo en tela de juicio la información y a su autor, por lo que con Ia publicación de lasfotografías queda palmarr.r1'c.rregóricamente demostradaIa veracid¡d ,.lelo publicado oportunanTente". Informalmente supe que la birsquecl¡de la Armada A rgenti na fracasópor fal ta de m er lios ¿decuados, no di sponi endode un magnetó m et r odr -pr ot onesv t am Ta)

poco de un perfilador de sedimentosno pudieron indiv idualiza rn a d ab a j o i a a re n a .L o s s i s temas mi croonde da, ecosonday detector de meraies,de los equipamient os m ilita re s e m p i e a d o ss o n té c n i c amenteaptos só1o para individualizar algo entie el fondo y la superficie. La preocupacióndel presidenteperonistapara sincerarsedirecta y discretamenteen el tema candentede ia llegadade los nazis a su países demostradatambién en lo publicado por Ia Mañana del Sur el 9 de marzo de r998 titulando "Exclusivo, como buscana \os nazis en Argentina", siguen dos columnas de entrevisra a un miembro del CapítuloArgentino de la Comisión parael Esclarecimiento lasActividades Nazis en 1a de Argentina (CEANA). La titular de una de las ocho comisionesque integran ia CEANA, Carlot.rJackisch, tras escribir El nazismo v los refugiados alemanes en ia argentindenÍe ry33-r945 iue encargada rastrearel paso de los nazis en la A¡de gentina. A la pregunta del periodista: "¿Cuándo se puso en funcionamiento su comisión?"contestó: "EI decreto de Menem por el que se creael Capítulo Argentino de la CEANA es del 6 de mayo pasado. Sin embargo, Ia primera reunión de trabajo recién la tuvimos el z4 de noviembre y en diciembre yo mantuve Ia printeras entrevistas con el Secretario General y el director de Antecedentes de Ia Policía Federal. El zo de enero recibí las listasdesdeAlemania y desdeel 5 de febrero estamos sentados en Ia Dirección General de Antecedentes de Ia Policía Federal recopilando in{ormación". A ia pregunta del periodista'. "¿Cuáles son Ios nombresde los criminales de guerra identificados por su co, misión?", Carlotalackischcontestó "No se 1opuedo decir. He firmado un contrato por el cual esn información 444

pertenece al organismo contratante que es el que dará a conocer los resultados de lasinvestigaciones. Níe imagino que 1o querrá anunciar (d presidente Carlos) MenenTo (e} ministro del Interior Carlos) Corach". a Trasestaambigu;ry reticentedeclaración, ios pocos días el CEANA comunica que quedaríanen la Argentina rastros de diecinueve criminales nazis Y contemPoel ráneamente rz de marzo e1SeñorVíctor JorgeRamos, interventor del Instituo Nacionalcontra la Discriminaci ón de l a X enofobi a y ei R a cism o,r adicadenunciaen el Tribunal Federal,instruyendo la causazlgr/98 enla r. S ecci onal P i dea i nterpoi y al CEANA invest igr rr Edrvard Roschmann, Fridolin Guth y otros. Lástimaque los sujetosdenunciadosdejaron sus últimos rastrosun cuarto de siglo atrás,y en su casitotai i dad hryan muerto hace¡ñ os. E1más conocido fue el llamado carnicero de Riga, Roschmann habría muerto el ro de agosto de ry77, en e Asunción del Paraguav identificado por especialistas La y i ai emanes,srael íes estad ounidenses. cicat r izdejade da por la an-rputación cuatro dedosen su pie derecho en no dej abaduda. La operac iónhabí asido pr act icada R i ga l a noche del B de díci em br e de r 94r , la causaf ue por congel ami ent o. gangrena El menos conocido, Guth, ya absueltopor supuestos crímenes de guerra en Lyon en 1948, habría muerto al del'8o;su hijo Adolfo mandó una carfinal de la década ta documento al Ministerio dei Interior, protestando por la inclusión de su padre en el listado el r5 de marzo de 1998. No vo¡za hablar de todos los incrininados y las pistas qri e conducen a el l os,ya que desde1992,seisaños antesde que fuera creadoel CEANA, su rastro o muerte fue va hechapública ai editarseei libro Los Nazisen

4+5

nffitrHtmmn[flt$ul

la Argentina, de lorge Camaras¡,donde se nombran no s ólo diec i n u e v e i n o m á s d e c i e n a p e l l i dos s sospechosos.

Com o s i e m p req u i s e v i s u a l i z a rl o s lugares,i os úl ti m os dí asd e fe b re rod e t9 9 8 v o l v í a C amaronescon un bot e s em i ríg i d o ,n o c o n s i g u i e n d oe n un radi o de z5o k ilóm et ro s m e d i o s i d ó n e o s . R e c o rrí e l cami no cosrer o de r ierra h a s tal ¡ C a l e taSa ra ,l a má s al e¡' ada, donde se puede botar un trailer, poco más adelante,en Cabo Dos B ah ía s ,e l c a m i n o ru ra l q u e p a rte desde ei casco de l. res r a n c i a a P e n ín s u l a u e d ai n te rr umpi d.o. n l os L q E m apas de l a d é c a d ad e l ' 4 o , é s te s e g u íabordeando el oc éano,l i n d a n d o l a Ba h íaS a n Gre g o ri o,puerto H uev o y S an C a y e ta n o . Llegary v o i v e r e s u n a tra v e s ía e 5 o mi l l as náuri cas, d exponiéndosea cambiosrepenrinosde vientos y condi_ c ionesc li má ti c a s h a y q u e s a l te a r l a sp or horas,y po_ , o ner s et r aj es e c od e b u c e o ,p o r l a d u d a s :uno puedecaer en las aguascasi polares. Los lug a re ñ o s u n c a l l e g a nra n l e j o s,l os paraj es n son incontaminados,tel como cuando los visitó [)arwin en el v iaje de l B e a g l e .El c i e l o s e e n c u e n r ral l eno de aves marinas, petrelesy cormoranesflotan en un mar riquísimo en peces, islasestánpobiadasde coloniasde de_ las cenasde miles de pingüinos, y los islotesde lobos y elefantesmarinos. Lleguéa la BahíaSan Cayetano,donde ei D¡esden se habríareabastecido, un espejode mar protegido por es un is lot e m u y b a j o . L a P u n ta Gu a n a cosl a separade Puerto Huevo, una bahíaaún más protegiday escondida, la isla Valdésla cubre compleramentehaciendo parecer,desdela mar, la costacomo interrumpida. E n la pl a y a d e g ra v a ,u n a m a n a d r d e guanacos parea46

en cía remarc¡r el nonbre que apar ece los cliar iosdel Dresden. E n e1mapa náuti co, el si tio de Puer t o Huevo est i par como fonde.rder o a naví os;ai cont r ¡ r lo cl asi fi cado P de B ahíaS an C ayetano, uert o Huevo t iene casiel dobl e de fondo, unos 13metros en bajam ar .Si yo f uer a ei crpi tan Ludecke,un gran ma r ino, f onde¡ r í ¡ el D¡ esen den de casi tzo metros de es lor ay casi 6 de calaclo P uerto H uevo, ¡l l í se¡i r j nvi sible ] / segur odur ant e los tres díasde su estadía P ero hay un motj vo más: ese puer t o nat ur ¡ l t iene una hi stori a que se remonta a la épocade los conquisal tadoresespañoles, igual que el fiordo Qr-rintupeuen C hi nre ruL Lr rLrüEllU ' LtCl,r - : - '- - ñ- 'l'^ Ent r e los fre el refr--' t ' Plt-tLú UIJNS. !rrrlq. l e \luq años r54o y $67, tras el descubr im ient o del est r echo l de Magal l anes. a costa atl án t icaf ue objet o de exploraci onesbuscandopuertos s egur os.Siendo gober nador de C hi l e GarcíaH urtado de M endoza lleg: enviaei l do a expl orar el sur de i a P at agonia gener . r Jur n de Ladri l l ero,qui en. a l os 45" de lat it ud sur , r elat ant extu¡l mente l os documentos d e la época.echó gent e en pr ti erra para expl orar el i nteri or de 1oque ho1,es 1: r ovi nci a de C hubut. Otro que fue enviadoa recorrerel áreafue Zimon de AlcozobaSotomayor,portugués de nacimiento, pero gentilLa del hombre de la Cámara rey de Casdlla. expedicióndel mismo sedetuvo donde lo cogió el invierno, segúnsuspalabras,la latitud erala misma en dondefondeó Ladrillero. Alcozobala bautizó Puertode los Leones. C onsi derandoque l a bahíano t iene nom br e y la I sl a de i os Leonesse encuentra a m iles de m et r os de la mi sma y todavíamanti ene u na colonia de dichos m amíferos mari nos, se puede ra cionalm ent epensarque ese l ugar y Guanaco B ay seael m ism o f ondeader oy
A a1/ ^1

que el c a p i rá nL u d e c k e ,a p a s i o n a d op or l a hi stori a de los ant ig u o sc a p i ta n e s e g a l e o n e ss a t i .rperfectamen, d . t e que a l o s 4 5 ' d e l a ri ru c is u r e x i s tíau n refugi o, no sólo de la f u ri a d e l A tl á n ti c o s i n o ta mb i é n de l a fl or¡ bri tánica. Es superfluo iecordar que Canarisestaba bordo y lo a memorizó.

N o r¡s r. Bl¡ir, CIw, I-lITLER'S U-BOAT !V'AR. Foreword, págs. X .X I. z.http:/ /t',twrv.lanacion.cog8/ ol/ gt/go7.htm. rn/ CrrlosAlberto, PAT'AG N I A PU NTO CRín O 3.\,foreno, C O,píg.ro8. a.l bi d, pi g.to5/o6. MariaTeresa, TRASLA ESTELA DEL DRESDEM 5 Parker, P ag.7r. 6. LA NACIÓN,6 dejulio de r9.)8.

El fondo es una loza de piedra, hay mínimo ro hectár eas de n -ra r n d o n d e p u e d e e n c o n tr arsehundi do el e submarino y no pareceser casualque en miles de kiióm et r os d e c o s tap a ta g ó n i c a l l u g a r s e ael mi si ¡o de i a e estadíadel D¡esden. Los historiadoresubicaron el fondeo en San Caverano, pero ninguno de ellos fue a investigarel lrrgrr in sifu y, por otro lado, la bitácoradei D¡esden llama al lugar GuanacoBay, eI punto nave en minuros y segundoses prácticamenteel mismo y la Punta Guanacos comun es a las dos ensenadas, todavíasin nombres tanto en el mapa náutico antiguo como en el actual. De regresodesembarqué una playa de la isla Leoen nes, donde todavíaqueda ei viejo faro abandonado,unos r es t os de v i e j a sl a n c h a sd e j a d a sa i l í p o r marei adas me llamaron la atención, enrre ellas anrizuos tambores de carburanres, arosde fundición llÑaban impreso su sus origen alemán, Eisenhu ttenw erk - I'h a/e.Con firmación indir ec t a d e l a h i s to ri a d e l o s ¡e a b a s teci mi entos ancl destinosde U-Bootesen la cercana BahíaSan Gregorio, contadapor el ex intendentede Camarones, EnriqueLucero.

448

449

XXVIII

A f in de j u l i o d e r9 4 5 , i a Se g u n d a u erraMundi al toG dav í as eg u ía n e l l e j a n o o ri e n te .E l d ía 6 de agostoH i e roshima fue bombardeada. P ar ¡ en to n c c s ,y a h a b ía np a rti d o d e sdei a costados automóviles,dirigiéndosehaciael sudoesre, haciaei int er ior de la Pa ta g o n i aE n L a sP l u ma sto maron el cami . no pr ov in c i a l4 o , h o y e n d e s u s o . Respectoa esteparaje,hay un testimonio que confirm ar í a que u n ¡ s e m a n aa n te sd e H i ro s h i ma, H i tl er con un gr upo d e a l e m a n e s a s ó p o r :rl l í,c o n di recci ón r l a p c or diller a ,e n l a z o n a d e E s q u e l ,h a l l a d aa 4oo ki l ómet r os . M ás ad e l a n te a b l a ré e ta l l a d a m e n r e esrehecho. h d de En esteúltimo pequeño pueblo,el camino provincial s e c onec t a b a o n l a R u ta N a c i o n a l4 0 , q ue va paral el a c a los A ndes , e n s u s e s tri b a c i o n e sT o m a r on l a di recci ón . norte, pasaronpor Leleque,que no era más que el casco de una es ta n c i ad e l a c o ro n a i n g l e s a ,h oy perteneceal holding de la familia Benetton. Continuaron cruzando O r quinc ó h rc i a Pi l c a n i y e u . Despuésde cuatrocientoskilómetros Ceruta 4o, camino que aún hoy es sinónimo de destructor de auromóviles, habíancasiilegado. Faltabancincuenta kilómetros de los casimil polvorientos que habíanrecorrido con varios inconvenientes y pinc had u ra s , o mo to d a v íae s c o mú n en esasl ati tuc cles en esas y rutas, que sigueniguales como entorno nat ur al a 194 5 . Lleg; r ro n rrn l u g .rrc e rc rn o¡ B¡ri l o che,a una rípi ca r 450

estanci a l a precordi i l er a, de colinasr ocosas, una lagunita, val l eci tosde pastoreover de donde se podí an cr iar hovi nos v pl l ni ci es aptts p r r a ovejas. A l a vi sta,l a bl ancacord iller ade los Andes,er apleno invierno austrai.Seencontrabanlos primeros árbolesy lasmontañasaparecían oscuras, por su presencia. toEn do su viaje, desdeel Arlántico sólo habíanvis¡o unos arbustosy reci én en l a ruta 4 o habí anpodido divisar los A ndes, encapuchados nieve. de Atravesaron,la que fue liamada por un viejo cronista de fin de siglo, la Australia Argentina, recorrido que en los añoscuarenta,a cincuentakilómetros promedio, podíal l evarcasidos días;t odaví ahoy sepuedenver sólo ñandúes,losavesrruces patagónicás carrncrloqhaly cónidescarroñerosa la espera, ios postesde los alamen brados. La estancia teníacolgado letreroen su portal o tranun guera:San Ramón. Fue el primer campo que se alambró en la zona de Bariloche, r9oz, año de la fundación ofien cial del mismo pueblo.Era un campo de casireinta mil hectáreas, cuyosprimerosdueñosfueron colonos, prola pi edad l e fue asi gnada por el gobier no en el año 19oo, cuandotodavíahabíaindios mapuchesmerodeandopor lascolinascercanas. En el año ryo4lacompra una sociedadcompuesrapor cinco chilenos de Valdivia, para luego venderla a otra sociedadrepresentada el alemánHorn, la CompañíaCopor mercialy Ganadera Chile y Argentina,el z de abril r9o8; en esosañosel pueblode SanCarlosde Bariloche, mil de almas,dependíade ella,de susinversionesycomercios; el administradorfue un ex coronelprusiano, el barón von Reichnacht,quien residíaen la estanciaQuemquemrreu. E ra una soci edadcon un enor m e capit al social de el 47S.ooo libras oro, paracuanrificar, transatlánticoT¡-

45r

rrrilrllllll llltitltllllllllrtilrrli,llttllirllrlltrll,rl¡lr{tirtti r ,, ir, rii.ti,rl,,ilrrii,,t,

riiuiiliiü&iilj{isiiü¡r,¡ ',,,,

j r anic f ue p re s u p u e s ta d o o o .o o o l i b ras oro en aquel m is m o t iemp o . E l 5 de a b ri l d e t9 ro , l a C h i l e y Arg e n ti navendi ó S an Ramón al Dr. Meyer, quien aceptala conpra efectnrda, por trámite del BancoGermánicc de ia Améric¡ del Sud, representado parael Principadode Schaumburg-Lippe, por sLiConsejo cleFIaciend.r. Dicho Principadoenvió a1iípara administrar la propiedaclal barón Ludwig von Bulow, quien se encontraba, s egúnc o n s tap o r c a rta sd e l m i s m o , y a desdemedi ados de r 91 4 . El h o s p e d ó a C a n a ri s e n el cascode l a estancia-que ya no existe más pues se incendió y fue sustituido por oira gran casaen los años '4o. Graciasa la ayudade RicardoVallmitjana, el historiaencontrarla tumba del barón, sidor de Bariloche,pu<1e oestede S.rnRamón, yata en la proximida.l del acceso c e bajo un p i n o c e n te n a ri o , q u e s o l i ta ri o desde una e lom a, aba rc a l p a n o rrm a d e l l a g oN a h u e l H uapi . l a ci udad de Bariloche,que se encuentra a unos treinta kilómetros bordeando el lago, y ia corona de cumbres que enmarcan todo. En la tumba, ia inscripción da por fallecido a von Bulow el rz de diciembre de r9r8, poco tiempo despuésde terminar la Primer Guerra Mundial. Schaumburg-Lippemantuvo la propiedad hastael 8 alemade marzo de ryz6,cuandola vendea ot¡a sociedad de na, la Treuhand Sociedad Adminisrración y Mandatos, por representada el señorFricke,el cual dos añosdespués, Anónim¡ de el z ciemarzo de r928,Ia vende a ia Sociedad por en IndusrriasRurales, Río Negro,representada Don díasde en coincidentemente, aquellos Christel Lahusen; de sus verano australde r928, Canarispasaba vacaciones en seissemanas la Argentina,segúnconstaen la biografía cieAndré Brissaud. 452

L.a soci edad Lahusenmant uvo 1aest ancia hast ar 982, cuandol i qui dó vari asprop iedades em pr esr sen la A¡ y genti na. Hoy, San Ramón es todavíauna de las mejoresesranciasprecordilleranasy tiene ia ventajade tener muy cerca un aeropuerto internacional. último destino,como de Su otrascercanas, terrrrinó siendoun lujo perapocos,a pocos kiiómetros, casilindando con SanRamón, seencuentra1a estancia Primavera,del magnatede iascomunic¡ciones La TedTurner v su mujerJaneFonda. E n S anR amón, entre r94 5 v r 955r esidier onm uchos ¡l em¡nes v en su hi sl ori a.p or c. r si ent a cinco años. ser v tuvo siernprepropietariosy administradores alernanes; ¡demás de von B ul ow . nom br es que quedanaún en la memoria de ancianospobladoresque allí trabajaron, r.rles como Lexkopft, Junkers, B.rumeister,Brokeroff y muchos otros ya ol vi dados. U n puesteroque trl b.rj ó en San R¡ m ón en su juventud, D omi ngo Qui ñenao, de sesent ay cuar r o años, cuenta en su humilde rancho en Pichileufu, cercade la estanciadonde trabajó,qrle en aqueliosañcs los alemanes al l í resi dentes, cuando r ecibí anvisit as,saludaban con el brazo extendi do; recuer cia un t al Lunde y a a Hirst. Por lo que pude averiguar,eran exponentesde la cé1ula NSDAP barilochense. del P ero S an R amón, aunquecon ant ecedent es coney xiones de suspropietariosy administradores con Canaris y el nacionalsocialismo, fue el último destino de no tan largo viaje que empezó cien díasanres. ParaHitler tenía que ser algo especial,algo donde él se sintiera seguro,un lugar inaccesible incógnito. San e Ramón, con sus treinta mil hectáreas garantizabaprivacidad,pero era demasiadoaccesible casode un ataen que por sorpfesa.
+ )5

al La ruta provincial nq z3 cruz.rla propieclad igu:r)que la únic a ií ne ad e fe rro c a rri lq u e u n e , Sa nC arl osde B ari r9 loc he al A t lá n ti c o ,y d e s d .e 3 4 , rm b a s e ri sti an. u s E n la m isma e s ta n c i a ee n c u e n tra n a p equeñr estrconstruida a mediados ción de ferrocarril abandonada, D de los años 3 ,o . e s d es e ti e m b red e r9 4 o y hastamayo e de r y 47, t am b i é n e s ta b a n u s o , e n Sa n Ramón, l a pri d m er pis t a d e a te rri z a j e e Ba ri l o c h e . e La es t an c i a s táe m p l a z a d aa má s d e r5o ki l ómetros de la frontera con Chile y aunque era muy hermosa no p.rr;r 1 le gar ant iz a b a as e g u ri d a dq u e H i tl e r n e cesi taba una lar gaes ta d ía . S an Ramó n e ra p e rfe c ta c o m o b a s e de apoyo y de que Barilochetenía en los control de los únicos accesos años45/55 con el resto del territorio argentino. B ar iloc h ee s c o mo u n a i s l a e n u n g rl n mar, no ti ene de en bosques, su mayoríaárboles palmerassino grandes Airedelos la famiiia de los cipreses, coihuesy laslengas. por dor, en iugar del mar, seencuer-ltran, un lado grandes y desiertas, por semi áridasy prácticamente extensiones inexplorada. el otro una cordilleraprácticamente B ar iloc h e ,e n l o s a ñ o s4 o , n o te n ía n i ci nco mi l habit ant es , lo s p u e b l o s d e ta ma ñ o i n fe ri o r se encontraban a m ás d e tre s c i e n to sk i l ó me tro s , Z a pal a al norte y E s quel al s u r y l o s a s e n ta mi e n to sd e unos centenar es de per s o n a smá s p ró x i mo s , s e h a l l aban a más de c ient o c incu e n ta k i l ó me tro s , a l n o rte S an Martín de los A ndes, y a l s u r E i B o l s ó n , o tra s p o bl aci ones de unas dec en a sd e p e rs o n a ss e e n c o n tra b ana menos de c ien k ilóme tro s , c o mo Vi l l a i a A n g o s tura al oeste y P ilc aniy eu a l e s te . Semejantealejamiento para un pueblo no existió ni en el año 1.o o o e n Eu ro p a .

Ll regi ón dei ¡sent¡mi en t o de Ba¡ iloche, haciar 87o, estaba habi tadasól o por i ndígenas. cuvo jef e,el cacique S ai hueque,ntentabafrenarla penet r aciónde los blani ju cos en l as que consi de¡aba st am ent esus [ ier r as.Per o al N ahuel H uapi , el l o de ab r il de r 88r , llegó el co¡ onel C onrado V i l i egas v tres brigadr . sque com poní an st r fuerzaexpedi ci onari a. l cacique odest o I nacayal uE M t vo que abanclon¡r tierrasque ocupabacercadel I ago, las e i rse más al sur.E n l 88z,l a t r ibu del cacique Cur r uinca tambi én hi zo acto de sumi sión al gobier no,y en el año r 883 se instaló un fortín al esdlo far west. cercadel lago. Al año siguiente,saliendodei FuerteChacabuco, emse prendió una erpedición paralevantarel plano del lago. Era1afrontera interna de Argentina en aqueilosaños, pero no l l egaroncol onospo r m iedo a los indios, el t erritorio esmuy parecidoal Noroestecielos EstadosUnidos y l os mi smos i ndígenasse par ecí ana las t r ibus de aquel l al ati tud. N adi e defendía est¡ zon acuando,en r 889, seest ava bl eci ó frente al FuerteC hac ¡ buco,par aent oncesabandonado,el vaquerotej anoJa r r et iones,quien se convir tiera en ganaderopatagónico,al ocupar,en virtud de la Ley del hogar,tierrasjunto al Limay, a orillas del Nahuel FIuapi.El río Limay es el único afluente del lago.En una de lasriberastodavíaestáia estancia TequelMalal,de ios y SanRam ón. Jones, en l a otra l a estancia En el mismo año se constituyó la Argentine Southern Land Company,de propiedadde 1a coronabritánica,que se dedicaríaa la explotación de tierras aptaspara la ganadería,en unos pocos años se f uer on cr eandolas estanci asLel eque,Mai tén. A l i cur a y Pilcanieu,617. ooo que pasaronen l os años'9o a los Benet t on. hectáreas S ól o en r895, en l o que hoy es ei casco bano de San ur C a¡i osde B ari l oche,se afi ncó el pr im er habit ant e,un

454

,+ 55

"ttüfillllllllllllr,lr,ii¡r,ir,rr,,

alemán de z9 años,su nombre era Karl Wiederhold, de quien ya se habló,como asítambién del impulso que dio al pueblo.

E n r gr o S an C a ri o sd e B a ri l o c h ete n ía rz 5c habi tantes:parallegarhastaallí sóio existíanhuellasparacarros, sin puentes,habíatelégrafoy tambien llegabael correo par pos t asde c a b a l l o stra s re c o rre rmá s d e qui ni entos , k ilóm et r os de s d eN e u q u e n . En rgrz llegaronlos primeros automóviles al pueblo, eran tres grandesMercedesBenz que vinieron para rec ibir a T heodo re R o o s e v e l t,q u i e n l l e g a b aa B ari l oche procedentede Chile, el primer turista de renombre en v is it ar c s t em ¡ ra v i l l o s o p .rra i e . L,n i9z5 regresó\\¡iedcrhoid a Bariloche por última v ez , donde f u e o b s e q u i rd o p o r 1 rs fa mi ]i ¡s al emanas pioner as .E n a q u e l i aé p o c ay a e x i s tí¡ u n a ruta para automotores de Neuquén a Bariloche,quinientos kilómetros que serecorrían,en sólo 38 horas,como deciala publicidad en eseentonces. Por decreto,en r922, fue instituido el ParqueNacional del S ur , c o n u n a e x te n s i ó n d e 7 8 5 .o o o hectáreas, uno de los primeros en el mundo, tras la fundación del Yellowstone ent87z. En r93o llegan otros visitantes ilustres, los hijos dei rey de InglaterraJorgeV, Eduardo y Jorgede Winsdor, Príncipe de Galesy Duque de Kent, quienes sucedieron a su padre.En estemismo año la oficina de turismo publica la primera guíacon mapa del parquenacional,realiz ados por io s m o n ta ñ e s e s Il i l d e b ra n d t y Mei l i ng, quieneshabían inmigrado en esosaños. A l llegar el fe rro c a rri l e n r9 3 4 s e d e fi n e l a vocaci ón turístic¡ de San Carlosde llariloche. 456

En esemismo ¡ño iue nornbrado presidentede Irarques N rci on¡l es, E -' :equi cl ust illo.I st e em pujó el deB sarrol l odel P arqueN aci onaldo r ¡ ndolo de t odaslas infraestructurasv empujando a1turismo como basede la economíade 1azona.S u herm¡ no, el ar quit ect oAlejandro, con sus obras y su arquitecturapecuiiar contribuyó a embel l ecer ari l ochev sus alr ededor es. B E n rg38 se i nauguró el hotel LI ao- Llao.pr cvect ado por el arqui tectoB usti 11o. n gigant esco el de m aU hot dera que intentab.r rivalizar con el hotel O1d Faithful 1nn,del arqui tecto R obert R eam er ,en el Yellowst one P ark,sebuscaba competi r al m ás alt o nivel par : lclpasí tar turi smo sel ectoparaB ari l o che. Entre sushuéspedes puedenombrar al ministro de se l os E stadosU ni dos, el señor Knox, quien dijer l que el panorama desdeel hotel era el más perfecto que había visto en su vida; otro que llegab.r perala pescade saiallí móni dos en esaépoca,fue el minist r o inglés. Ner . 'ille Henderson, el mismo que presentara declaraciónde ia guerra a A dol f H i tl er. I\4ucho -ot r os visir ar on ej l. laos Ll ao durante sus casiseseni a ;rñosde ¡ cr ividad,el últ imo huéspedfamoso en mag'niiicarel lug.rrfr.rc'el presidente estadouni dense B i i l Clint on a m ediados de
nrf r rhro r]o r n^-

En r94o, fue inauguradoel primer servicioregularde avionesentre BuenosAires y Bariloche:el 4 de setiembre, tras dos escaias mil quinientoskilómetros de vuey l o, aterri zóen l a pi sta de l a estancí a SanRam ón , el Ju 5z P atagoni a con di eci si etepasajer os. Casi doce hor as de vi aj es,mucho mej or que i os do s dí asde t r en o los t r es oe auto. En los primeros dí¡s de agostode 1945era pleno invierno austral,aún ia temporada de esquí no existíaen Bariloche,sólo un puñado de fanáticoslocalespracrica-

457

p ban es t edepo rte l i d e ra d o s o r e l e l e m.rnO tto l vl ei l i ng, quien en su casa-refugio el Cerro Otto, cercadei pueen d blo, a c ot al z o o , a b ri ó l a p ri m e ra e s c u e l a e ski ; el l etrepor o de la pr op i e d a dto d a v íaq u e d a ,s el l a m a Bergl tr,f, dr í as erc as u a l i d ¡d i n o fu e s eq u e a l l í e s q u i ór' compi ti o s e Hans Rude1 ,c o mo a p i l re c e n l o s v i e j o s ¡ nu¡ri os del Club A ndino d e r9 5 o v 5 r. tení¡ E n agos t od e i ' 4 5 e l p u e b l o ,q u e e n e s ee n tonces por e unos c uat r omi l h a b i t¡n te s , s ta b ¡c o mo h i bern.rdo, lc-r ger.relrl tod¡s las actividacles made¡er¡sy agrope'cu.rr i¡ isen es r ép o c ;r e p a rrb rn . s E nt onc es i tl e r s ee mb a rc óe n h p l rv a , f rente ¡ 1¡esH s t anc i¡ S ¡ r - R .rmó n v c o n i e n z .ó u v i a j e h a ci a1oque sci r í a, por unos :rñ o s , u re s i c l e n c i a . s

f ) es de nr i n ri m e r v i a íe a B a ri l o c h eh ¡b í a i nrent¡cl ,r e C ubic ardóndep o d íae n c o n rr¡rs e l l u g rr .1 uc rn¡r' i sh¡bí a des c r iptoa l P a d reS i c h e r:e l l .rg oe s i n menso, ti ene . k m ás c let r es ci e n to s i l ó me tro s d e c o s t¡rscon concxi ones c on ot r os d o s l a g c s ,;rd e rn ád e i s i ¡s e j sl i t¡s. S c r¡s m if ic a h¡ c i¡ C h i l e y l a c o rc l i l l e r.r. C haberl l eS egunc u¡n to a n o te r.:\, .rn rri str-u c l n ¡.1uc de gado por la antiguasend¡ de l¡s mui.'.s c¡rq.r,que hacíanel cruceChile-Argentjnr, por el p,rsoPuvehue.L.nel '[oponintia cle] iibro editadopor P;rques\ acion¡les, Lago NahuelHuapi, no.lparece SendacieiasI Ierr¡dur¡s, l¡ Si como tampoco en ei mrpa del Parque. la lógic;rer¡ cohabúaque enconrrecta,ubicanrlodondeéstaterminaba, en trar algo.Teníaque encontrarse Iosbrazosdel norocst e, c es idel lí m i te c o n C h i i e v d e l Pa s o v e h ue. Pn l La únic am a n e ¡i ld e u b i c ¡¡l o e ¡ab o rd e a n do os brrzos del lago n'rás rlejados. ¿ No f ue difÍc i l ; i l e g u éa V i l l a l a A n g o s tL l r a, Foco me -

nos c1e no\¡entakiión-retros Bariloche,ere el mes de de enero de rg9r, boté al aguauna emba¡cación inflable,era y un día de veranoaustral, soleado de aguas quietas. Empecéa bordearl a cost¡,v trasrecor r eruna decen¡c1e ki1ómetros emboquéel 11¡mado azo Ult im r Esper anza, br el mi s ai ej rdo del l rgo. n¡di e sabede donde ileqó ese nombre. E xami nandoel l i bro de la t oponim ia del Par que de JuanMartín B i edmano sem enciona1acausa, no surgen¡ntecedentes cómo sehabí aor iginado. de Me pareci ó prometedor e l nom br e y apr opiadoese 1ugtrr. por dos pequeñ; r s E n un¡ pequeñab¡hía, escondida i sl i tashabíaal goque l l amó i nmediat am ent e a¡ ención la a mi ¡l m¡ de arqui tecto. E l novent¡ por ci entol ascost as NahuelHuapi son del i nh¡bi trd¡s. si n construcci ones donde h¿r ',est in en y muy' buenascondi ci ones, hay casas uy lindas y lujom sas,pero estánconcentrada s las af uer asdel pueblo en de B ari l ocheo cercedel de V illa la Angost ur a. Lo qr.re llamó la atenciónfue un prado con algoen me r-rna lassombrasde los árbolesque parecía viejamansión abandonada. Acercándomea un centenarde met¡os de que erauna gr an casade m ader a, l a pl ayapude apreci ar de buen gusto y arqui tectura,per o que no habí avist o pintura ni ningirn tipo de mantenimiento desdehacía d.écadas, i gual que el ento r no que daba im agen de al aoancono. en D esenrbrrqué l .rphya rr enosrcon nr i ; r com pañr nte de esaocasión,no pudimos hacerdiez nletros que llegaron tres perrosbravosque n os obliear ona r et om arel lagorápidanente, trrs ellosveníaun hombre mayor con una escopeta l a mano.nos a nr en¡ zógr it r ndo quenos en fuéramos,ante sl l s nral ostra t os vo r eaccionér L. spondi endo i nsti nti vamenteen i ta liano.

4s8

¡¡¡f ¡f f r.f ÍÍsÍH,.rMnru$Íu{utof

0||.{ilüütrstst{Iü{sllltHlsllsllflflslll

El hombre carnbió¡adicalmentede postura )'se acercó diciéndo¡n e "¿ncheío sono italiano ", me preguntó e1 por qué de m i v i s i ta ,l e c o n te s téq u e íb a m osde pescay me a c uandov im o s l a c a s a b a n d o n a d a l l a m ó l a atenci ón su arquitectura,y ie solicité visitarla. a El consintio y mierrtrasnos acercábamos la casame contó que eraobra del arquitectoAlejandro Bustillo, efecque seencuentran Bariloche aien tivamentesusobras, v jueson inconfundibles.Su arquitecturaen 1os rededores, gos de techos y revestimientos permiten distinguirlo cie inmediatamente,sin necesidad serarquitecto. [ - ac as a,d e c a s imi l m e tro s c u a d ra d o scubi ertos,de fal e c er c as eenc o n tra b a n p e o re sc o n d i c i o n es, tabantoaún v ¡ das1as ber t u rl s v 1 o s i d ri o s .S u i n te ri o r sehal i aba peor , s e h¡ lr i .rn l l e r' ¿ d cto d o l o q u e s e p odír arrancar, . v c . puer t J S , ¡ le f¡c to re s D l rte s d e l o s s a n i ¡¿ r i os cañerías. resul ' .¡ba.a l P er o igu. ri me n tete n i r rl g o q u e n o !-n e e plant a bajae s e n c i a l m e n te ra u n c o n j u n t o de sal ones, pasillos, entradas,todos con enormes ventanalesal laen go y un par de chimeneas, un aladel edificio una gÍan cocina y en la otra otro cuarto de estar más. "Qué raro gusto, pensé, tantos estar,quién sabequé familia numerosa la había habitado." La casaera de los años '4o, en familias argentinastenían aquellaépocalas acaudaladas mínimo media docenade hijos. El señor italiano, de nombre Ampelio, resultó ser el c us t odio de l a p ro p i e d a d d e s d eh a c íad o s años.H abía llegado desdeBuenosAires y tenía poco más de sesent a y c inc o añ o s .H a b ía e mi g ra d o a l a Arg enti na en l os .primeros vaporesque salieronde Génova enryq7. AIlí vivía muy modestamente,tras una vida de muchos esno fuerzos y de esperanzas cumplidas. Vivía como un eremita, asíme dijo. Fuimos al piso de a¡riba tras subir una gran escalera, ¿ 6o

encontramosun pasi l l c cent r al,dos cu¡ r t it os haciala parte de atrásy entramos a una enorme habit¿cióncon chimeneay una puerta que accedía un gran baño, en el a mismo, otra puerta que dabaa otro vasto dormitorio. P rácti camente, el pi so de ar r iba habí asolam ent e en dos cuartosunidos por un baño, los tres ambientesmiraban al lago. El mayor tenía también una pequeña terraza. La primer pregunta que me vino a la mente fue, quién pudo serel cliente que pidiera semejante barbaridad a un arquitecto v ademásfamoso. Regresando pasillo, ios dos pequeñosdormitorios al traseros parecían más camar ot es que cuar t osy en el aia correspondiente 1acocinahabíauna puerta que comua nicabapor un escalerita con la misma y un pequeñodormi tori o más, arri bade ésta . La otra a1a tenía un acce so independient eext er no a otra habi taci ón de uso como dor m it or io. Explicando mejor, dabaia idea que el personal de servicio durmiera respectivamente arriba de 1acocinay en el otro extremo, arriba de uno de 1osestar.Los dos cuartitos con restos de unos caños de uso sanit ar io, r esult aban m ás oscurosporque eran demasiadochicospar aser cuar t o de huéspedes de hi j os, en senr ejant e ¡ nsión. o nr Le pregunté a Ampeiio por su vivienda, porque ailí era imposible hasta para acampar. Me dijo que vivía en otra construcción,en la loma boscosa que rodeaba cala sa.Le evi denci émi s pensamient os espect oa la ar quir tectura y a la falta de dormitorios para una familia míni ma, tenía que ser un m isánt r opo quien hicier a construirla casa. Arnpelio serió, diciendo "Ustedno vio nada todavía". Salimosy mirando la bahía,casi tapadapor dos islitas, a la derecha,entre los árboles,me llevó a otra construcción de más de cien metros cuadrados, con paredes
4(r r

fHHlltl

que f uer an d e v i d ri o , u n a p l a z o l e tad e p i e dra y l i ndas t er m inac ion e s me d i j o q u e é s ae ral a c a s ade té. A unos , metros, cruzando un puentecito de mader¡ encima 50 al de un arroyo que desembocaba lago, había otril cf,st, er a la de los h u é s p e d e sd e u n ta ma ñ o p a r eci doa l a an, t er ior c ons t ru c c i ó n ,p e ro e n m e j o re s c o n di ci onesque ias dem ásy a v i s ta s . Desdeahí bajamosal otro extremo de la playadonde yo como un Allí desembarcado. habíaun grantechado, habi.r galpón y una rampa que recorriendoa la playase sumergíaen el lago.A mi preguntade qué eraeso,ya que me pagrandeparaserun simple embarcadero, recíademasiado me respondióque erael hangarde un hidroavión. j C c E s t ab¡po d ri d o y e n p é s i m a s o n d i c i o n es. erca,undepósito y talier de to a otras construcciones uso con-ro v ir nos un gra n m u e l l e c o m o p rra b a rc o sde r5/:om de lar go.Rec o rri e n d ol a p l a y a ,to d o e s to e s condi doentre i los ár lr oles p rá c ti c a m e n ten v i s i b l e , h a bíaotrr c¡si t:t v m ás h¡ c í al¡ v e z d e c l s r y u s i n a . ñfe dijo Ampelio que hacia el interio¡ del monte había una pequeñarepresaque cortabael rrroyo perenne elecdonde habíauna turbina que en su época,generaba t r ic idad. Ampeiio nos invitó a su casaa tomar un café,quería conversarsobre Italia. Det r ás de i a ma n s i ó n h a b íau n a p l a y a de estaci onam ient o em p e d ra d ay d e s d ea l l í s u b íau n c ami no también em ped ra d o . E m pez am o sa re c o rre rl o v ¡ ¡ mi t¡d d e crmi no esta, habíaque renlontar un ba sin aliento, curva tras curv.1, c ent enar leme tro s ;ma rc h a n d omi r¡b a l ¡s termi n¡ci oc d nes as om br o s a s e a q u e lc a mi n o ,mu ro s d e contenci ón d en piedr al¡ b ¡a d ai g u a l q u e c a n ¡l e ta s e d e sagi een sus bo¡ des ,c am i n i to s q u e c o rtrb rn l a s c u rv ¡s y escal ones q62

de pi edr;ri gu;rl menteab¡¡ r d¡ t odo com ido por una sell , r' ¡ c1e erbustos pl anti t:rs cuidar desdedéc¡ d¡ s. sin v Llegrn-r..-,s r unf, zon.rplana donde terminabr el bosnrrr. desde.l híno se veí,rni el Llso ni Lr c, r s¡ ¡ llise encontrab¡r-los restosde una gr an const r ucciónquem al da, donde todavía se reconocí r el per ir net r o v su chi mene¡ de l ¡dri l l os todaví a quedabr en pie. Fue un edi fi ci o de dos p):rntas u nos t ¡ escienr os et r os cr lde m unr vi ej aant enade r edio de ond¡ cor bi ertos,¡ su l rdr.,,
*- ^..^J.LLJ LlLrCU.rUd -^l;.--;)UllLrrr rJ.

-E sta eral ¡ di ¡ecci ón-m e dijo Am pelio. -f)e trrré-l e nreorLnté. -D el conj unto. -D el conj unto de qué -volví a pr egunt ar le. -A h, estono l o séy no l o sabe - r adie, pocoen Vir t am l l r l a A ngostur.r. Intri g.rdí sim o. seguí l y. r p; r r ecier on lo otrasconstrucci ones, d e ellasn- r uy andecuvo uso una gr era de est¡bl o,todo en l ¡ m ism a condición de abandono que l a casapri nci pl l . l¡ de Mi gura me i ndi c¡b¡ " ¿c. íe- s¡ . lb¡ f ábr ic: t queso,
.{L ( ¡

- -: lr' UJ ' ( l-*L"'"U .¡ q I IU

L IU V\

"¿í-s¿.r Ll c.r¡. er.r t¡ucción que parecía una capilia,me dil<-r, ni cería" ,no l o podía creer,un m esón de m ir r - nolbl¡ l'lco, ezul ej os, una !' rrr con g , r nchos colgando. su l¡ clo A que enm ¡ r cab¡ n sel evantaban dos l i ndasy iar gas casas una pl azaen medi o de l a cu¡ l habí auna f uent e de piep¡ra usarl¡ como bebedero, dr;rcircrrlar idénticaa lasque se encuentranen l as vi l l as aust r í acas los Alpes. de Tod¡ví¡ sorprendido seguía mi guí.ren el rour, hrbía una i arga construcci ónque par ecí aser par a hospedar peones,una c;rsa grandede dos pisosy otrasmás pequeñas. C onti nuamos el pase o y llegam os a ot r os edif icins ''Ycct Hrhir r eq rrn¡ lt norrerr r¡ie " diin Amnelin nrrfo

''-"

. U¡r

l i ri si e ntl¡uvr ,' ,1 ¡ Sr L ¡ os

un.r rrt' nrreri .l c ui rs -

r *. - -

iente . . ; J a ! u n J p .l r te n l JS r e c.- ,..- , ,]e*,

+6j

trq.trÍ,BuntrtrmrrtrFrrrtrntrtrBilrilrilIl'llilil|l|uüililüllüllllllflnllilflffillllülfllflllllHüÍlllll

c enasde c an i l e s .L o s c l a ro s e n e l b o s q u e terni naban. M ir ando el p a s toe n a q u e lp u n to v i l o s re s rosde un pi s o de poc o r n á sd e u n me tro c u a c i ra d o p a recía pi so , el de una gar ita . -Y los campos¿dóncie están?--1e pregunté. --No hay,la propiedadconstaexclusivamenre cade s i quinient a sh e c tá re rs e b o s q u e-é 1 m e ccnrestócánd didamente. Y qué bosque.penséyo. Arboles de cuarenramerros, c ent enar iosm i n ímo m e c l i ofi re tro d e d i á m erro,i ntpe, netr¡ble por la intrincadavegetación, ejemplo de selun v¡ valdiviana, el bioma de la inexplorad.rfrontera cordrllerana. , E n s u c asa s i e s ís ep o d íal i a ma r¡ u n a d e l asconstruccionesabandonacias, contó más, de é1v del lugar. Su me not ir br eer ; rA rl rp e i i oR i v e rti . p e l u q ' -re rool ro su p,rdre. J emigró a la Argentin.r en 19+7,donde conrinuó con su of ic io par a e n s e g u i d a e j a rl oo c u p á n d o s e m¡nteni d de mientos v refacciones. Cuando le ofrecieron un puesto de mantenimiento se sintió muy feiiz de mudarseal pie de los Andes, habíanacidoen iasestribaciones los A1de pes ,en V ic e n z a . Peroni con manos milagrosasél podrí;rhaceralgo,el saqueoen los añosfue tan graveque refaccionaiel conjunto, considerando costo .rrgentin() el muy inferior de1 europeo, costaría menos medio rnillón de dólares. al Y para qué, me pregunté.Paraconvertirsec.nuna casade veraneoerademasiado grande;tamDocopodría ser una estancia,en verdad se parecía más a un cuartel. Penséque un lugar así no tenía una función clara v que debíaempezara investigario. La única anomalíaque rne inquietabaera que ia propiedades t ab a tra v e s a J e n i o C a s u l o n g i tu d por l r rua a ta que iba al límite con Chile, a unirs treinta kilórnet¡os. 461.

XXIX

l E m l r e c é r i n r : e s t i r : ¡ r d . , . sck:r r n i sn r a Vi L l a i a An g o s l-ur¡r,1rn pi-rehlo ':uricr-icr, rccit:nte erJific¡.ción qtle sri cie e n c u e n r r . l ¡ u n o s r i i e z k i l ó r¡ i e l :r o s. Po r cu a i l to v( i l r e ituntl'br naclie s,rbír. ¡ ii<;.. l-;n 1.rs;l ¡ro;' jo ii lí h:rFí.r,",-,1-rr.l po-bl-Lcior¿s. nte:1i:.ijocde I os,irro s':lo 1i!1i,rr nicl-o ic,r ii ine¡ r'1n., ".¿' ? itii l r r ó e i r i r i r ¡ b . r h i ¡ c i : n . i ¡ - ,l r i g r r a r 1 ¡ ie ti ci .- r '.'e ,- l e ',',,,Í;r l ,:,', rtn r' só]o ¡tis finalizar i¡ grert¡. f ''teÍ)r'olrec.t.tcirr 1c.,tco irol e i ¡ o n c i c i t . l i ¡ r n o I - ) i S ¡ ¡ : q ¡ c ;.si r i r r o p i e C r ci , ti ,¡ i co i r s¡ i t r l i t , '1 , 'i r ¡ . 1r,: r : r n i c i : l ; 1 , i , 'l i " t l r f¡ l l l l r - l .l o . li E n r 9 , ¡ T e t i i p r 'z r i . t \ 'e n ( i €- 'l 'l c,te st' t.5 ( r o l n ''¿ r r r 'j l tt d.:s¡:rii:s¡.t l. rriicz ¡,'lc,s conrenzó a iei'an'i¡.r:e.?rc1.:,-,-ir b í a n l i s c l e c i ¡ 'n h ¡ ¡ r i r : - , , . r ; . i ;r "r "i,- I :i i r ,¡ ,1 i y'.¡ l l ¡ s ¡ r 'r i . ,r r l e n t e S l C t L f a l e 5 . . r l r ', ; ,,1 1 .¡ t r..;¡ , l ;'r ,: t'l i \ l t- r ;fi i :,j ttC .r ,i :i s.
l I u s , r/ J rr¡\ " ¡(! 1

nO n- i ás . Ei l - e

'l ',,r :'¡ .i 1.¡ .,.- :::t j '

.:ii'

1 ' , , ' : , ¡, 1 r

i , l [ J , t ri i (: i (; i rl i i .

i :., : r .,i .1 .'i .1 eo e si o n i e i r : r v m i q t : i ', i r 'i ; ¡ : . - . :- ..:: l ,' : t e . i r r 1 e t j i l . l i l C . , j g , 1 '1 , : ? '; 1 . ,.:l l , l :.,'", c,' i ;- r '','- 'i '\' l ' .l i ',' . , ¡ ,¡ i i , : : t , l r i , . i c , t i . ', i r ', 1 , , . t ; i l t - , i : i t . r i ; í ? i . ¡ r i i ¡ l.¡ r s ; : : , i .:a r ,- ;¡ l i r 's se i e ¡ r ¡ ¿,,r tr ts ..ct:, ',,':tj¡.;r' ¡'u el'r cit.;:t'cir!ios;c,';iilptlcitrn scllc-, i::t.ii,-rD.i. ei :,i: ,' i . l {. ] v 1 - , r h r ''sx o i , l r - 'r ¡ r ¡ s') l i - r i i J.i i ( i }:,l l í:t,n i ¡ t r r ¡ ,':. l ,:i¡, r ¡ , j , 'i i r r r : n o a i 'u i l r ; s i h . r v p r cl - .l e n :¡ L i {'n l ¡ 1 .L i ''r i ',';írr i i , , . i : r i l ¡ d . i e n t r t sv s i u n r e s f r í o se ( o i - i \.j a r tc,r l r l r ( '1 1 i ¡ 1 ;ir: s l u n o r i u É t r e . S ó i o c o n t . . . c i ¡ S)c'fq i .!r .r :.l cr ,,r t',r l 1 r: ,,- i r ,'1 r i t ¡ . r l i o i . - -It'l s s u p e r r F v S 'r t ' i "'t
.r :. r r l .i e r r c i em nr e,,'.. - r Li C tC l l { i . ri i

'

"i l ,',

' . ,,i , ',.. ';.r ',
ii,}fJ

. -l rr: , j

i ' i ' . . l ¡i l ú I l 1

;-li cc)niar hechos ecreclclos llr¡Lsr1e..o : l-1r-)! ¡.:!s. r F t r e r t n r b ú s q u e i l u l r f i J i cr ,l ) ) ;-r .'j -(:) tr o s r l i i so se In PC có h¡ciendn rpvjs¡r lr'l c.sarit,Irrc,s ,li-qt-tnto-s archi\¡í)s ]os
.i!,)

,,,,,i,¡i¡ri¡tüil$lüiiM$ili¡¡¡,,,,,,,,,,

quien ic dic un hi1,l,Frlncilt una :rlemana. C:rs¡clo el e n 1 9 3 4p o r h erencl a l ote n' c is c o,a é 1p a s ó ,i n s c l i p ro g o ¿ ñ rl sc r,l ¿ n d o i e c o n t ó que poco antes n 8, t ení a c a s i de propiedad,un aien-rán apeilido Kains, de vender c:...r Ie Nacion¡lesen i3ariioche, pien que trabajaba Patques que le vendiera el lote [i. dió e Don F r¿ n r:i s c o l 1e s c e n to n c e sq u erl a consc¡ui rri n en hospedajeparapescaciores ei extremo sur dc'su prorico de glancon e1río Correntos<t, piedad, que lindaba u n a fracci ónparaesre . Cespr es a s Qu e ri e n c i o s e rv a rs e te emprenCimiento,hizo chvidir ia propieCaden vatias fracciones. Fn el nrisnro perio.Jo -eil enero cielg'13,los ¿liados ií;¡r sin condiia conco¡ti;ron sc,bre renciic occidentales j ¡ l c rc o c o si i a s. el r7 de enerode p d c ione: ; e A i e n i a n i l i irLrnciscoC.r'prrIg,+-i,:i,i!'ún<locunelltctsde i,,'gistrc. ,.te¡r<i.t: i,arcla Meiou. :,bogrdc rle Bttenos I lllrl-!q'-t*: rc ¡l me. . 1, ir , :l:¿ i rrr:cl ó :, A i i e i ro r:ri l ¡i s .i .' - 1 hectáreas, ., ¡6 (.le n-!€is i¡ vende¡ fracción B de poco despi.ies,le r-rcir; un nlas de 38 hecráreas. F . l: ¡ l i s r¡r¡¡ c ¡g l d c i J re " ' e q ,i e s egírnescri turadel ¡ía ¡b SalvadorViade 19c4,lntc el escri'banc ::r de lrol'ier¡iL,re qlte en el ¡cta h¿cerelevar rie I.r l--ia'.¡. dr'i¿'ci,:deC lat.i. rit'i qlul nu ligLir;r núrile¡c iie do.:timento cieiverldedor,
j I t',;t t: r;.:: u I i.i i-li c.r lnell i r: t'-'o i-li i ¡.

de ¡\rr[es ,je tq^46ito h:rbiaorrirga¡orietiad tetier do1.ls en la Aii-:enli¡ra, tr¡nsferencllrírentaciónp(lt'scltai en ciessetranscri'biar: ia palabra;en todos los documen. - os no¡ a ri a l e :;e x a i n i ri a c i o s s ó l o d espués de asumi r , los drrrantei946, aparecen primePe:ron prr:,iclerrcia. la pro gresiv amente. nt,r ctrn',e s nuinerados ir,rscl<¡ Perón habí.iinstituldo la obligatoriedadpar.rcontroi;rrl r p..rl--!aclcn, los varonesLibretade EnrolamienDaril Li L l t o. pir r :r i s rrru j e re s i L re taC ív i c ¡ 1 tp a ral os casados ¿ 6S

bretade Matri moni oyai os doceaños ;r ) ur ) . r . , r , ¡ 1,r¡,, lo, ( reci bi ¡íansu número de i dent if icación. l) ( ) |( '. , r) ( lu, Ls resul tamuy raro que un ab ogado dier ¡ su nr r nr t 'r , , l, no documento. Averigué que en el Diario de Sesiones de la Cánt¿r.t de Diputados Argentin;t,en la pág.65r correspondiente al r5 de junio de 1939,se denunciaba,entre otros casos de infiltración nazi en la Patagonia, que en Bariloche actuaba señor K ai ns . el Investi guéai abogadoEnr ique G ar cí aM er ou, en l¡ época en que compró el iot e, t ení a cuar ent a y cinco años,se especi al i zaba der echocom er cialy f eder al, en actuabacomo miembro del Banco Central de la RepúblicaArgentina y dei Instiruto de Inversiones Bancarias, presidentede tres sociedades, vicepresidentede una y miembro de directorio de una docenamás. P resi dente síndi co de socieCades y ligadasa lr pr oducción de electricidadconecradas la sociedad¿lemaa na A E G, mi embro del di re cr o¡ iode Sedalana, cuyo vicepresidente Christel Lahusenen la misma épocay era también apareceen el directorio de ia scciedadSafico. propietariade ia estancia Moromar, donde hay resrimonio de haber llegado camiones tras un desembarque clandestinoen U-Bootea fines de julio de r945. Tras el ascenso Perón al poder supremo, fue abode gado del gobierno, de éi poco más se pudo saber,por cierto,era hombre de mundo. Su nombre aparece los en más importantes y selectos círculos:desdeel de Armas. ellockey Club, el Goif Club, el CIub Náutico,el Ror.ving C/uáy es también miembro del Club Argenrino de Bridge y hastadel de Ajedrez, No era un misántropo ni eremita paratener una "casa vacacianes" dos mil kiióde a metros de sus intereses,y que además,como descubrí. eraprácticamente inaccesible cuando é1"fue su dueña".

469

sfiI5

¡

J e c aplr , iic s rro v i n c i a i e s .i l e s tec ¡s o l e c ol respondí.i p e a Neuquér-r. ios;rños4o no existíamunicip;rlici¡,1 ir trn en ¡ \ ns os r ur ¡ v a d e rr:ísi a p ro p i e d a dc l u es c i l :rm¡ Ini l co. i-ro¡lLrie ir,-1íqenr que ,.itnificl cei.c¡clcl f,gLi,i, cst.t ,rnc j¡ v . r d¡ s olir¡ri ¡ e n re rri to ¡i r¡c i e lfJ rrq u eñ;rci c,n¡ll Jr, ht r eli iu, r pi l. . i his t ori i ¡.: e s ta u ro p i e d e d e mp i e za cuanci r¡un elr!19.lanre it.iii,ir-rr,r" I.-eilerico B¿r¿ttaen el rqoo decidió c ini, ; r r c ¿ if c o n d e s ti n o a l \rn L ,íi c ¡,e n l c l ol en B uenc¡s . Aires oi,r rr,,,o adjudicaciónde un iore de las tierr.isq r-re h lorJe¡i:.ru 1rg.r, el tlichosl,>res fbrniat,tn p¡rrte('i*l.rn pro_ de vccL,¡ cr:I,¡nizrciói-r, crren v le adiuclic¡.ron 1jt llno. pa_ r ¡ l t or il¿ rpos e s i ó nd e j mi s n rc ¡ e b íav i a j i r a B ¡i i i t,che. ,l "f,l viajt: ¡;or,tqt-¡sll¡1t firr6rro.:;no er¿ fjci]. la prit,er ÉiJÉr.r rt'.;!t¿.tlta tr.enhasti ( í;_tollefd, el y ailc dej sr, en dn
t:l -t p.trÍ r dt en¿ílii.r,,r; se L¿1.1.j.1/,)r ,.l_tjecit un.l l ' ¡ . . i - i t t , i i r ' r , t - .!¡ ¡ .- ,Jtii1 fit, i r Iir ,: e \i5 ¡ ¡ ¡ ' i ¡ Jr .¡.j p()rfc,S ¿(1e_ lr ljC.s , ' ¡ i , r f i ( ) : - i - ) . ] . 1'e l i¡ ;s1 ¡ u ,; ¿ /t- . { c¡ lfe L ¡ n tL ,r L .,tdefía.s,,. :i r ai S í . 1 1 É l l i r a s i r h i j o i.e o p < r lcio e n u l iib r o d e m e nrr¡¡i ¿s. 'i:1 r;ci¡e .;et1,tdo eru eJ N '' I co¡l ttr.ta su¡;erficie cie 625 /ií¡),¡vclii¡rr'.

.L. . tLl' ij

)q.

.i

.--L-^ lqlllLrl r.

L "- (ig |)

. .. l(,¡. rJ.

gi L l- { -,.,i-. ^UJI lJ

... llrLl'( -.I' ,l.i

.[.,

]ll.

t

i

nuesi¡o ¡r¡e,i-.cis;i1., ¡i lit tlo serur'de pedir.r,sejorpJi-.] i1ro.¡nerrro ¡c¡Lrr/.El ciinta coir.¡ fe dijr.:es -si ¿n;J,l¡:i¿e .ls¡)ec¡rr,c' :it¡ It¿li.t. s¡luci:tble balo todos Jo.s ''1, Srrc:onri'r¡tri,:rl',1-.*-.asirranscrlr¡ierl-'n llec'ó unos at1g5 "t rro c.r¡lto l.:.sco.sl-s t'tabía'¡s¿,1jdo cr:ntt¡ Con f ,ir.irf¡ J.r¡; ntbíaplanificado, en esailusión cle rrt¡tsí'ornlríel s¡i,:r .I l r r r ,'c t.l / r tt s tt¿ l o l tr t;ttl 1 d : a i t ' rt )t t ¡t : i í í r¡¡ V (r; l r; l \ . L i lr

í.n ti¡cción v se treslad,lra t,r,, ¡3rlt]s d': Bariic.cl¡e ¿'ll:;., .'¡ Je nuero-qhorizontes". qitr Srrfr.rc¡so fue el linico,lcsloiesaciiuiij¡1j;rs fr.reno r;] i (l'i'l muv PU.i)s..¡.rlial.í.rncost.l.ric) acijuriica'Laric qLli
: r ( . n r ( ) s n É \ o s ( ( l l l l v t l e n : e ,r l i ' r i l l t''s,1 1 1 ,i o] \ J- .l s L 'tt|].,í.1 )l i'r-ríJn]ento esto iúntr.) a l¿s ent¡rrlles dist¡nci¡s, ¡i ait.ocos\i to de los [ranspLrrtes.v a ]os escasosrecLtrsos<lec.uicl-lcs p o b l r r o n , , q r r e l l r s t j e r l ¡ s . h i ci e r o n q i l e l a co l r ^ ¡ ¡ r ja i ¡ r c,r ) i ,r cllc.l.i.rhuei l-hiapi fra,-;rs.:ri. iJ.¡v que tencr presrllic q:-tt, n1 o ; c n R p r , ', i , * r t , '; ; , , 'r - . {- o r,l h ;lr n .- ,ce i ¡ '., l o i i .tr l l i ,.h r - . l [ ) o r i o : , d c . 'c . i n i c ; l i r . sn o t¡ r i ¿l e s a tt ¡ c¡ o 9 ']e ,l r ;c:i i !,( ,) l r C , a p r a f r ,i . ) C '. 'n i - r i r l i , - , t P l i l t,r r t Ii r U sq u e. c( ,- .¡ i i l r t, o b :,.r I rr; v f , n d c r c l d e s m , ¡ t t t , ; o t : e C ucr l r . i ;¡ : ti c i ) j r '.( ) t') :i i 'l l ,' :I) i l e c i . ) r e . l .E ¡ l i q ¡ . c 1 i - ¡ r )r l L te "t q ttcL !..r ir. - ',;'. i .:i r ; ,' , n B a r ¡ t t ¡ t i i e r . t l a i r r j a r p a r a l e C o m l ,;u i i .r C r i r i ,,'v ,\i :1 'r ',r t i n ¡ , e i c o n t f , L l o r d e l a m i s m a e r a a m i g o d e 'r ¡ 'r o - i i .,i l T . r n g h . r m s .C . r p r r r o , t ¡ m b i é n se r n u d ó a i l a r i i o ch e . i r :n d e l e v a n t ó u n ¡ s e r r a c i e r o , e n i o ¡ ve i n te a ñ o s si l ce si \ u - ; ilegé a ser e1rnás conocido empresario de I¡ zo¡i:r, c.¡ntratjsta en i.1construcción ciei ferrocarrii, clrya c()nstructora aportó durmientes, puentes v coi-rsirl.1ccjór, i¡rcie f¡aestrrrctura. Pero. antes qi.r.e filera terninada la,¡bra se encontró arruinacio por falta de oago por parte Cel est¿do y no qr-reriendo ver ei cierrumbe de veinte f,nos Llf t r r b a j o , e n l o s c u . l l e s h a b i a l e va n t¡ d c, i j te r ¡ i m e n te
t.r r ohl ^ te <r r i ei r l r en r ,

Ise ¡;i¿;ilg¡¿1 ileeó col ],¡ idee cietransicrrn¡.rr b¡s_ el err '-lrie terreno lgrír,oll, pf eVio desinonte.pero no Ducloco11¡r prclj,'ecto, c,rndicionescielsuc.lo ei r-¡¡t:-iu ias i, c iim ¿ hac í atirl s i i mp o s i b l e l a p r,rd u c c i ó naeri col a;-l e_ r ' ; nt . l s í aio,r ¡n r (.ú l )¿ n .l u n o .i c u rra l c s ,t- .rl l ei i l l i tu nl ), ¡ r : : ni. r lr , . li) ü oj e ¡v e n .rc i l i ()si te s r:l i l l r:rt;.Os h.rpt1 i que i,'r tlespei.rcio, i uroi:abiemerrte para.rlimelrt¿run(rsani.. in.rli:s '.r;í¿,r:e-s¡,sc.led.?C, acon;¡,t¿ña,_lo el vie¡¡_ stilci, Dor t'¿,los;lrboiesi' la nit,,e, transcurrie¡.on n-esi.rrgi,salr..,s. i.ctr,tqireilos lienir:os ¡-.iianre¡lía co¡rro,s-; un¡ corrcspani/¡;;.;.¿c.r¡rsus conciutl.ttlanosinteresánciolos la-.: en po.sr&r1rr/;¡-Je-s Je;lsr'elrto I¿ nuer..t ert colonia'. Eienrnlo ,ie e; i. , . s cr ;c .r.i s u :rri i g o p ri n l t-r .n r* " C ;; " llu " ;;;;;;:

el

_^..9.3¿.

h ¿ Cuále s l a v e rd a d e ra i s ro ri ad e In a l co? Unas e x p l i c a c i o n e sa s e n c o n trée n un l i bro edi tadi t i en r 958, p o r F ,x e q u i eBu s ti l l o ,q u i e n fu e presi dentede l P ar ques , tra s e n u n h b ro s o b rel a a rq ui tecturaen l os o Parques Nacionales. donde se hebl¡ de srrhermano Alejandr o.A m b o s h e rm¡n o s e rá n n ru v a mi gosde l a poder os af am i l i a Orri z B¿ s u a l d os u p a l a c i ode B uenosA i res , hov estáocupadopor l.rEmbrj¡áa de Fr¡ncia,clueños de ia es t anc i aH u e mu l , o c u p au n a p e n ín s ul adel i ago N ahuel l{ uap i , rra s s e r h u é s p e d e s l i í e n r 93o, se enamoa ran de la zr:lna. E n s u l i b ro E1 d e s p e rta r d e l Ba ri l oche, E xequi el c llent a qu e e n r9 3 r a d q u i e red o s l o te s d e l a ex col oni a, el r z y ei r 3 . r.z 5 o h e c tá re a s , u n o s to ki l ómetros de a lo que s er áu n l u s rro d e s p u é sVi l l a L a Angosrura. Ll am ó a la pro p i e d a d C u tn e l e n ,e s p e c i fi c rql e .no había en la Angclstur.t nada,absol,ttamente nada",a estoslot es . que d i s ta b a na m á s d e z o K m e n l ínea de ai re del abandonado lore n' 8 de Capraro, llegaba, él como cuen_ t ¿ _, ien d ou n a e ta p ae n l a e s ta n c i aH uemul v desde hac allí en ian c h a , c a s o c o n tra ri o a i q u i l a b aun barco para t r as ladar s e e s d eBa ri l o c h e . d E n r g33 e s tre n ai a c a s ap ro v e c ta d ap or su hermano, quien también vivió al1í, primer ejemplo de su estilo de arquitecturade montaña que se repedráen los diez años sucesivos, reflejándose muchas edificaciones Ba_ en de riloche. El nrismo año va es vocal de la comisión de parquesNac io n a l e se n r9 3 4 p re s i d e n te e i a mi sma comi _ , d sión y luego es nombrado presidentede la Dirección de Parqries Nacionales. Cargoque ntantuvo hascar944. Por diez años fomentó el turismo en Bariloche.oro_ yectó caminos,hizo edificar el Centro Cívico que r;da_ vía es el punto focal del turismo, infraestructurasv hoteies:prácticamentefue é1quien creó Barilochev ie dio 4.70

1aposibilidad de serun hito turístico como 1oes hov. Su hermano, el .rrquitectoAlejandro proyectó casitodo lo que fue ej ecutado. habí auna E n el edi fi ci o de l a D i rección de Par ques oficina técnica "donde, Alejandro hacía el anteprovecto y luego, siempre bajo su conúol y consranre consulta,en la reparrición se confeccionabanlos planos de obra se licitaba y hasta}a adjttdicación y desarrollo de la obra supervision".+ quedtbtn b¿io su consrunre todo',les llegó una lluvia de A los hermanos, h;íce1o acusaci ones nepoti smo.El m ism o Alejandr of ue dede signadopara urbanizar ias playas de N'lardel Piata,Ivliramar )¡ Necoche¡.Allí realizó grandesobrascoino en 1a ciudad de veraneode Mar del Plata,donde proyectó 1a paseoque bordea el Atlántico, rambla, un largo 1,pr.1D edific¿cióny el crsiei hotel Provincial,una gigantesca no, que fue el nrrs gr.rndede Latino.rméric¡. E l hecho era que otro her m ano, JoséM ar í a er a f unde cionario de l¡ Prcrvinct¡ Bttcrlos¡\ires, donde seiocasi l i zaban l as obras ¡ntes nrc'r . lcion¡ d. t s, bien no pude j, I ne ¡ lc¡ , nz. r conocercuJnt o cuanti fi cari os honorari c) p.1ra el como hottorarirrs cobró de su herm¡no Execluiel el m ism o Lxequiel ciice proyecto del hotel Ll ao-Llao, "creo que alcanzó la suma de doscientos treinll ntil pepeso más o menos". sos, El proyecto en cuestiónera de un hotel rie I2.ooo nl2 ochoúientos mii pesos,dieque en r935fue presupuestado valor qr-re tod¡r'ía es cociséismillones de dólaresde ho-v. junro de t 997 p or rrecto; fue vendido los primeros días,-1e en casiel misrno precio.Peroel hecho Ceirabeicobradc, miliones conceptode proyectista,el equivaientede cuatro casi actuales. el z8%de honorarios seiscientos dólares mii del costo proyecto, cuando la costumbre, eraei 5%,significabaque las vocesno eran para nada injustificadas.

47r

E l her ma n o e n s u l i b ro s e d e fi e n d ed i ci endo que é1 "e¡a u¡ia especie de asesorpermanente a título gratuito sin cobrar jamásun sólo centavo en concepto de honoraúos" y agrega "ni siquiera gastos se Ie abonó" y poco después continúa "con una excepción, cobró, creo catorce mil pesospor un par de inspecciones"en r 943. Uno s d o s c i e n to sd i e z mi l d ó l a re sde hoy, como si fuesen migajas.Cierra su arenga,como si ta genreno s upier aha c e rc u e n ta sa c tL l a l i z a d a se s refue mi nepo' tisnto, pÍomover el progreso creando un esúlo arquitectónico regional sin que el erario público desembolsirseun sólo centavo, ésefue el nepotismo ranrasyeces explotado", termina acusando a revistas "como Prír¡teraPlana que se permitieron criticar el casodel LlaoLlao y el de Mar del Plata sin conocer posíblemente la verdatl de los hechos".

rt's daños.Se llegaba casisiempre con el cochesenli desÍozado". se E1deseode mejoresconexiones encuentrJPresente en todo su libro y pidió por años caminos.A mediados del rg4t quería construir un aeródromo y empezó Ia gestión para expropiar el sitio donde actualmentese encuentrael aereaclub de Bariloche,pero por sus misen no mas declaraciones pudo concretarse los años de sl1gestión,por varios añosmás todavíasecontinuó ateS¡ rri zando en Ia pi sta de l a estancia n Ram ón.

Tras mis investigaciones evidenciaque de los dos se he¡ m anos e l p o s i b l e c o mp ro me ti d o c on i os nazi s era Aiejandro. En su libro de quinientas páginas,el presidente de Parques, bien especifica si que en r94o se atribuyó mil quinientos pesospor mes de sueldo,es decir, casiun crlartode milión de dólaresde ho¡ por año,aparerlta más ingenuidad que ei arquitecto. Ei tenía en su corazón a Bariloche. buscabaun futuro para estepueblo tan alejado;é1mismo cuenra "Bariloche dista de Buenos Aires t9oo km, con una uinculación vial casi inexistente, fuera del camino pavimentado hasta Bahi;t Blanca (menos de la miud del cantino) construido en rg38 no e-usd.¡¡r sino algunos tramos pasables dentro del alro valle del No Negro (a dos tercios del camino). EI resto. como en otras partesde Ia Patagonia,eranhuellas de lo m;is primarias y que exponían a los autcmóviles a lospeo.1a1

-foribio En r94o escribíaa un amigo suyo, el doctor de Ayerzade Obras Sanitarias BuenosAires, ".llos quejamos después del abandono de la Patagoniay de )a penetración nazi y chilena".s perfectamenteconsestaba El presidentede Parques ciente de lo que ocurría en la zcna, tanto que el rqde diciembre dery4zescribióuna cettea GonzáiezGouland, un político amigo suyo, donde reflexionasobrela Patagonia afirmando "Conozco el problenta ptt;tg<iníco.ltace años que lo estudio y observo de cercay tal vez' esté por eL\oen mejores condiciones que ntuchosparu -sabcr que nuestropaís no puede mantener por más úenpo en magnitudy de el total abandono un espaciovital de es:.a posibilidades, sin que tarde o temprano tenga un esas disgusto".Entre paréntesisel mismo autor ¿clara"e¡a Ja época del imperialismo nazifascista.E.8.". En una carta escritatras la revolución del GOU al almirante Galindez, ministro de Obras Públicas,el z de octubre de 1943 escribe respecto a una ruta que tenla paraconectarChile con Argentina por el paproyectada so Puyehue "a esasituación debe agregarseeI {undamento indiscutible que, a mi juicio, tiene una ruta que
a/ \

.,,,

..,,,¡rllllllllll

I
en su triple aspecto econón7ico.militar v político, significará para la nación beneficios de proyecciones incal, c ulable s ' ' . Ei mismo describecómo '?-.1Pa¡que Nacionaldel Nahuel Huapí no tenía otra vinculación con Chjle sino a travésde la vía lecustre",en aquellaépocael paso fronterizo pasaba por un camino que cruzabalagosy lagunas,uniendo el lago Llanquihue,ai pie del volcán Osorno, con ei Nahuel Huapi "sin embargo una conexión terrestreno presentaba mavores dilicultades. EI cantíno del Correntoso al Puyehue, casiterntinado del lado chiIeno,solo necesi¡¡h.r consln¡irseen territorio .trsentino unos quinceo veinrckjlomerro.s'. L, n es e e n to n c e s ,1 9 4 4 , P a rq u e sN aci onal eshabía c ons c r u i d o e s d eB a ri l o c h ea i a rro y ' o orrentoso, usto j d C donde cmp e z a l ..r l e x l o te 8 o ri e i n a ri o,un cami no de e tierra pasandopor ia futura Villa la Angostura. "En tnarzo de t94q decidí hacer un viaje entre Correntoso v Puvehue. en parte ]tasta EI Rincón se iba en lancha, despuésa caballo más allá de la frontera y luego en automóvil por el tramo ya consttaido por los chilenos, al que sólo le {ah¿ban cinca kilónterros parallegar al límite internacional. " Lo que habíaque edificaren el conjunto,como él mismo declara.no tenía que tener una extensión superior a treinta v ocho kilómetros y presentaa ias autoridades los planos "el camino a Puyehue,vaera en nuesÍo tiempo una papaen Ia boca,porque de ambos lados se trabajaba con empeño para que esa ruta fuese pronto una reaIidad pero estaba escrito el z de nayo de ry441r ocho días despuésabandonabayo nti cargo,e igual que al camino de BahíaBlancay otras iniciativasva madurasquedó paralizada, creo que recién ahora después de z5 años está por habilitarse".6
A 1. 1 al1

E requi elB usti l l o,ensu i i br o, no seplanier por quélas lutoridades militares que mandabanen aquelmomento y cuyo líder era ei coronel Perón, tenían la intencii.'n los Barilochesin con-rpletar nr¡de mantener inaccesible veci entoski l ómetros de conexionescon Bahi¿Blanc¡ , ni construu un leródromo público y sobretodo,no expa propi ar unas hectáreas, r a t r ansit ar 5 ki1óm et r osde rute, en l os l otesA y B de Inalco. El autor,quien publicó su libro en t968, atestigurque por inaugurrrse l¡ conexión enen aquellaépocaestaba tre l a A ngostura y C hi l e. En ef ect ol¡ s obr ¡ s se habí ¡ r l va i rri ci adounos años antcs,en 1965y a1r ño sigut c': lt e cruzanhabíauna sendade tierr¡ todavíasin consoliCar do Ia cordi l l era. del C i erto es que en i os.tño s en clueiue pr opieclacl sólo se podría Inalcoquedó inaccesible, abogadoGarcía, liegar acuatizandocon un hidro.rvión o en b¡rco. r ecor r erm ás de cinD esdeB ari l cche,se necesit ab¿l inedio dia cieviaje en l¿sl¡nch¿s cuentamillas náuticas, .1eaquellaépoca. E l río C orrentosoera una t r incher a nat t t ial, la f r r r cción C, parte del lote nag que quei.lr;t t'n nl¡nirs cleC¡praro, anortiguaba con un krlómetro y mecliode espesor de bosque i naccesi bleel lí r i- r it ede I nalco, cuyr mansión se encontrabaadentro de 1apropiedad defendida por otros dos kilómetros de selva y protegida por oi ros tantos a su espal da,sin ccnsider ar que ader r iás quedabarodeadapor los deshabitadosbosquescentenarios del parque. est iibr S ól o 1osci en metros de ¡ , 1¡ v.ar enosa : aban es, trprdr por las dos igualmentela vista de esraest.rb¡,--.rsi islitas que la enfrentaban.

I

I
I

+75

No lxs r. Baratta,Leopoldo, ¿¡) -¡NDAS ENTRE LA G O S y M O N -

XXX

rAñAs',pág.13.

n. Baratta,Leopoldo, LEYENDASENTR¿'LAGOS y ,\,IONTHrVAS, pág.r¡. Albcrr, MEIIORIE DEL TERZOREICH,pág.35o. 3.Speer, EL DE '1.Bustillo,Exequiel, DESqERTAR BAprr nrHF 143. P á9. 5.I bid ,p íg .4 5 7 . 6. I bt d ,p i g .4 z 4 .

E l arqui tectoB usti l l o,quien pr ovect óI n¡ ico, lo hizo de maneraque sn hermano no se ent er ar a. Vivía con él en Cunielén, unl mansión muv p.:reciJ.rconro t¡nl rño y esti i o¡ l¡ c: s¡ p, r r r onr lde ln¡ lco. t enía allí un estudio donde podía dibujar rrancpril.rmenre, igual que en las oficinasde la IntendenciacleP;rrques en B ari l oche,donde habíatabier osy dibujant e: rper c no, , no provectóen estosl ugar es; npr óun lot e en 1; aiscor ladapenínsulacleSan Pedroy allí hizo c.¡nstr'.iir por.ius pic:rpedreros que es conocidacomo "/¿ torre de Busla tillo" por el sólo hecho que estuvc) allí por unos rneses para despuésabandonarla. L.ll ug;rren cuesti on se cn( ucnt r . . .t oclr ví r ho1'. sr . cr i naccesi bl e, r¡ei nteki l ómet r os de Bar iloche a dos kia , lómetros de la ruta.que 1leva hotel Ll¿o-Liao. .rq'':eal En lla épocahabíasólo unos poccs colr.nos,en sii rr',a.vori:.. al emanesque tenían " chacr as", lQ t Lr : no: . f i) l( ) s L: i' p, c¡ ;
U nas decenaS de heC táforc f,rc n,-, rl e,-eni ¡,< ' r¡ l :19¡¡ ¡¡¡-

cesiblesólo a caballo. Fn l r nenínsl l l .r dr.S enPedr o . : ; r ir r r r ¡ ', r 'r n, ic. . o: ] e,1 m.l s Ge25 metfos a.--- .dp l¡ c. .r.rD-r-s d,.,.i I ii'. ) .Cr l. ?lC ra. - í. .l o " - -or,^. " rri l .r - - - . . . ¡ . . . - r r una copi a de una torre sarr r cen¡ ,L, . lr i; r r r i,ción cielas torres de avi staj emedi evalesc( . \ nt r ,lc', ir ir . r t as Dr isi m cos.Aún estáintacta r,'escondid¡,r::;al¡:ot-a;r ajeno que asombraa qr:i eni a descub r e, isil¡ t oi¡ lidad de ios hac, bitantes de Bariloched¡:scr,rnr¡ccn existencia.siendo srr visible exclusivamerlf€)¡l.r!'ilq-1.atlo ei lago o por en avión. Fsrj consri trri d,r nor:rn n. ir ': lciení ¡ c: ir r 'leit r cc r ne'l "1"' !! " f

¿=Á
/ "

477

d a r i{ i3( 1¿ i i i l r¡. c o n ú ü a i r-i s c e c l n ' o p o! ' l -l ¡' i i o metl i )5' e i. r plr n ra l ra j ¡, res ti l l tr,trre l c s p e s o¡d' -'l os i i )rl ros. Lr r t con ttll:1ciiinieiurog quince tlletros cu.ld¡¿dos i¡irerlan c l r-i c o l q u e l l e g a ;run pi so de i gr' r' i i , ' 0. , .u. r,' ,u ., " r..l o r. que i'pecltieiiosbalcones; mirarl ll con t.rin.r.no \¡c'Ittanas i.r crrbrieuclo totaiidad del prrroramalacustre'Etrel i¡qo el ,"li-ro, glrite puerie tnir¡r los 36o", v;gilancl'o acceso que la roJea" b'ostiue dei construcSólo un ingenuo puede lells.rr qiie aqr'relir tle como los t-'riSinales ción fitc¡rlunf, cls¿:exactalnente es meciiterrárteas, un punto cicobservación1' cost¿s l¡rs fogatasarrisiglos se encenclían en de ¿1¿rnr¡, ecluellos dr :i: to .." , rri l o s ¡ñ o s + o i S c ,' c o n ul l pequeñorrdi o 5¿ contunicr¡ ¡adialnren¡rcrrírtilririiitar.l bateríase p.ldi.r jo rnien te corrierrclo las rgt risdel lagc, cub¡iendo las iiasqu.' > ü Ii ¡ri b ¡I) i ¡ to ¡rt c o l r l n ' ri c o ' roiar los barcosque llegab'rn c'o¡tt aiii t,.es¡1" .;epo.1í.lrl B , t es áeC l i i l e p o i e i Brrz -,r i e s t,c c m o i os que sal írn de un h B ar ilocl -re ;i c i a l a A n g o s i u ra s u ru mbo seguía delrotelo diferente que iba hacia el fondo del lago donde se encoriirabaln¡rlco'lhmbién se pi,día obsetvar en ll otra ribera dei lago, a uiros nueve kiiórnetros desdeaiií' el camino de tierra lecién construido que iba hacia1¡ Angostura, cualquier nu'bede po.lvoque levantabanlos vehículoso sus f'aros habrian sido det".tados, al igual que en el camino de accesoal pueblc de Bariloche.También los aterrizrjes de ese ¡viones podían ser vistos iiescie lugar' y pociíedeteciarcualquieri iegada moEstecentirleia ,o rp ..i to ro d a n d o u n p re avi sode varrashov ir nien ¡o r¡s a inalco, indepenciienlementecleun confrol previo c lr l¿ c s t¡l l c i aSrn l l .rmó n . tc¡¡e Bustiilo claboróios planos con rodr sei-li '-':t¿ gur t ó; ,i i ,i :1 o sc i eo j o s c u ri o s o s ,e s toy convenci doque
:L,7iJ

¡,,rilo hacerlosin sabeidóncleellosfueron edificados. L¡ i.cvista Nacióndel z9 de agostocle198zpublicó un.rrLa l i cul o conmemorati vo con var iascit as clellr qilit e, - - t o. I i abl ando cl esu esti l o mont anés que se jdent if ic¡ con l',.uil<rche. crrenta "el estilo l<t logrc; ficiimenre, mc él j'¡.rqrne un e's¡r/o rico que ¡nis bien es una técnica cle njs ¡-ttnstrucción,eli un¿ zona ciebosqueshtbí¿ ntucht n¡..t.-lera". l i i ngrrl ares su nl ancr,rde plovect f , r unJ ob, r a. í ¡ cljr
' -.. Jn eríof n 1u.t'gr.in(]eqLteief pro" ,r.ñt1 ,l I inion I ,.,,.r /nano, se pfrJveca Pftlneío con /-¡r'¡rr.r{j¡ración,des¡>uésse h¿cen /os p.latrc,:l"v c-1pecrI1c.r "en su nro:renro io coloc,tré donde cLrit!'eirg¡. ).'í) 'r r i ,- r
").:

r :i c r l ¡ r ..r r ,,

" ..,

:ru¡.ic,rrn¡eCi{icult.td en adaptar ei pl;nr: ¡¡1 ¡-ren¡¡'l ¡e C )bservandoos enpi azanr ient osde inalcoen ; . or ils l
.'e¡fecl .l mer¡fe nl .i r..rs si ¡fi c i ent() 't¡r""'" eq { l r1e oi nrov ec ri .: r

:cpa Quéáreapuedeocup arv ei uso v exig, cnci, r s rc, r dr ri : construcci ón. mpl azar les es asLlnt o eli. E no de es f lccLro que tras 'i¡ renuncia"de [-xequie]Bustilj,,r ¡-ios i,.rs he¡m¡nos ab¡ndon-rna meciiadosdel i94.i ¡;rr; ciemt)rc sus :rcti\¡idades jj¡riloche, nunc¡ 1¡j.-r ,¡i1.r'e;r ¿m :s ' -teron¡l l í V su..nei ai t.rn l- , r -1osit ch'- n. . r r ; l; s i; \ - 1, - : 'ii.r.o su:;rent¿s. de E l porquclde t:n r¡rl i cal ccür por t aD'r jc, n1cllor , 'si: ¡r Itcr creo qur:.-i ¡,uedeentender por sí rnism<1. otrc .l.riio. .,¡cluit-ecto ¡cosi',r mbr'¡d'-r [ar.rónicos a honoiarics co'5ró por Inaico colrlo mínimo ig.ual que por el Llao-Ll¡,r.

en Regresé ig92 a Inalco. A l gunas otras cosasnre h¡ n llam . edcr at encion,lr la mansi ón p;rtronales de mam post er í ¡ , con calef ¡ cción central¡ radi adores ti ene sót ano,ias casas Bar ilt 'de V he carecendel mi smo va que es ¡ r r oblem át ico por ias

d f ilt r ac i, r n e s e b i ri t,e i r c e rc a n íld e l l a g o 1"a 1apendi enrísticaseran muy Sus c.rr¡.cte te del bcsque ilue io roclea. s c os t os es .1 1 3 u e l e c i tc i ó np o r(l u en e c esi trh¡ tr¡er l os 1 un muv iejos',',.. ltrgrr, entonces,in¡cmateriaiesciesde c es ible. r-ie rcvesti(la madera,l¡ l¡is1...r estásin-rplel.irente c;lsa en e p m a t éc nic afu e a p i i c .rd r o r B rrs ú 1 i o n ei Ll ao-Ll ao, rlllen te comple't iic¡ reeCi ción, ¡i cli.ren-iarse sr-r sc'guntla l n t r ¡ s s u ine ,-rg u r¿ c i op ¡rral i n -ri ta r l p o si bi i i daclde i nmiicho l¡ atenr:iónfue cendio. (Jtr.rcosaq1lenle ilar-nó 1anita qtle rlnc ia c¡s¿. sr¡biendoa1conjunt'o cleedific-n inttsliaies rqrtel cotl cios,emp,:cl,rar1,r;r terlninaciones sLibir¡'bajar só1c-' era 1ug.rr, paf.run vehículo qr-re Poclía por nr,rscl e en I nalc o ,n t, e x i s ti u l l d oc o n e x i ó n to c l.i vía v eint c un o s ,c o l t t-tnc ¡mi n o v c h i c u i a ¡. h L. ¡c on fi rn r¡c i ó n e s c ¡.te o f i a n l ¿ n s:onti ene un acl c l. s odií r i c roa 1 rru l a n .rc i o n az i l , tra z .l doen ei bosque. t"rnlir).rción Ai i$lal clueel conrir tierr¡ sin r,itrqun.\ -t rn jur r t o de c o n s tru c c l o n e s :l sl l t;,s , q tte i i cnen l i n Jccesi F.sto ga s o a la m i s ma ru ta rta c i o i l a l p c n a se s bozado. c.¡trtinointerno p:rrasubir nifica'quefue provectrcloun prácticamente prol'istotte.p,iraei peqiledesde1apla'r'a ¡u.is arriba v que tarrbién i¡.rese enclrenl.ra io 1,,ueblo podia servir parebajarlru!- ráPid¡mente,por supl-lesto medro de tr.lnspcrtey ltaberlostlaíteníanque tcner 1,1n do hr s t a a l i í F-nesecotrjuntc rie unos ?ooo rn2 cuiricrrosse podía pei ¿ tra hr , s peda r n q u i l a n re n te m i : C etre t n' ;¡. {onasrebanosen Cecliartos1'' el considerandr-, número siclentes, a i a patronal v 1¡ s v ar ir i c o n s l ru c c i o n c s ,e x c l u y e n d o nivel con]o p¡r'l cuartel ailt:\o9,hay construccion*.iC.e inieriores Y subordina.1etnartdo,oiicialessuireriores, d dos s ólo ti e n e u n i e .l i fi c a c i ó rr e m e n cl i .i nso como p:rr¡ Peones. ,¡ fi t.r
l t\t,1 ti ( ) ¡ t) t i t4 \

.\lapa tlc lu I'rinu'ra Cu¡ru \lundtql. -l Ia ¡aqt!itrr!¿, t;\trt IJr':tn t Tr¿.¡tto, ¿l , tt¡¡u¡tt¡ ¡¡ta¡tI ktYnl cli Solc, ¿ su línal. la )'[,ntlus¡i,r,.

Wi
',:tl'

l t) l t) l t) tn t1 ,!,r | i l

.\tt l t¿l (t l I l

i I

P

_____t

:.1

En la construccióndei cstablose puedencol:ijr, trrnquilamenteuna docenade vacas sus crías, su espalda v a a hav un árer destinada corraiy más atrásun áreasoleada parahuerta,tanlbiénidóneaparaanimaies y protegida de ^-^-:^ I \ úLd> ^tr^ pc¡dían >\rlu ser alim ent adas t if icialar L.r) Bl dlrJd. I 1a men[e, careciendo propiedadde pastizales. que Consider¿rnclo ei galpór-r arriba del establoes un enorme depósito de 5oo mz, bien se podía ailí alm:rcenar forrajev oiros alimentosparalos ¡njrnalescon-lo para 1oshumanos, no al canzan do lugar a pr oducir los el bási cospara l a al im ent ación com o h¡ r ina, el ernentos ¡zúc¡r. paprs. acei tesy otros, que habí aque t r asia, Car desdeBarilocheen grandescanticlacles. el A l rededor de l as construcciones bosque Fuepr r qui zado con l ' ari asespeci es e pinos, ¿bet osy hr ices, d ho¡r,elios casitaprn la vista del bosqueautóctono y dan la icleade un bosque alpino prra ciuiense encuentraen l as casas, esto tambi en es al goanón- r ¡ I o. En r99t. h.rbiecr¡nr.rn viejo poblador que vivia a urlos CeiesteColetti. slroeque kilómetros, en ei iago Espejr,r. ¡luch¡ gente. cincuentaaños atrásen aquel lug:ar irabí.r éi contó que 1oilamaron para<icrnatrrn catrallo, tod¡vía paesun ganchoseptuagenrrioqilc molrta diariamente, ra rastrearla decenade vacasque se rreten en ei bosque del P arqueN aci onai para al i ment ar 3ecolno puedan y que. a su vez,le permiterr sobrevivir cr¡n¡ohizo toda su vi da. Dvro no Le pregunté si sabíaquién era ei prc;pretario io recordaba Crrandoie rnencionti a G¡r,-í¡ \4erou dijo que podúa ser,de cualquiertnartera única cosaque rela cordabaera justamente la írnjca cosaque podía lleg:rra que ias','acas eselrrde interesarle, vacas.Recordaba las a g¿reran ciiferentes l¿sconocidas,eran grises,con orej ¡s ¡edondas ¡nc¡s )' LII)a r ) nr r iz negr a. bl grr +81

, ,...,, ,,¡¡tl¡rLrr,,rrrIIIIIIiIiIIii II

Vacasde razaaipina en los Andes, en un minipobiado estilo alemán,con fuente de granito tirolés y el todo rodeado de pinos. Alguien quiso un recorte austríacoen la Patagonia y no creo que seaun abogadode Buenos Aires, pero hay m ás , A m p e l i o R i v e rti m e c o n tó q u e p oco despuésde haber llegado a vivir a inalco, enconrró en la propiedad a un indio a caballo,llegabade lunín de los Andes, había recorrido doscientos kilómerrospor el camino de los SieteLagos,regresaba un camaruco, de una fiestaritual indígena,vienclo humo en la propiedad abandonada se acercóa mirar, y se encontró con Ampelio. Le dijo que él habíaconocido a 1osprimeros habitant es de I na i c o y q u e te n ía u n d e s a g ra d a bl recuerdo de e elios.Mucho riempo atráscuando no habíacaminos en est.rzonr, est¡barecorriendo una vieja huelia india que cruzabapor Inaico y al llegara las construcciones pa1o raron unos "gringos"y lo hicieron volver amenazándo1ocon un arma. Estainfbnnación me interesómuchísimo, queríasaber más, Ampelio me dijo que no habríaningún problema ya que el indio vivía a unos pocos kilómetros encima cleuna colina. Me acompañó a verlo, era un indígena Mapuche de nombre SantiagoHauiquil. A mis numerosaspreguntas, síntesis, contó los en me detalles de su encuentro con los "gringos". Hablaban en un idioma que no entendía,un peón chileno le dijo que se fuera rápido porque estabapor llegar el administrador y era un tipo muy bravo, no terminó de decirlo cuando apare'ció viejo de pelo blanco,de anteojosy un con pistola en ürano, disparóal aire casia la altura de las orejasdel caballo,éste se encabritó, y en cuanto pudo dorninar a su caballodio media vuelta v se fue de carret 8z

--

rd.

u ld_v dlsu . . quc ^ -,. -l^ -.. I

rluf

rLd

)q

u(\

.. ^ rd ^1 ..:r - - : y c) .- r - r i StOI¡ d e l tqJld I

hombre, era de oro. Esto ocurrió, segúnsus simplespalabras, la época en en que Evita murió, o seaen r952.La gentede campo mide los tiempos por referenciaa hechosconocidose importantes ocurridos en 1aArgentina (cuando murió ..., cuandofue el terremotode ..., cuandofue presidente ...). En referenciaa la pistoia enchapada oro, confieso en que penséque seríala de Hitler, recordéque a Mussolini le habían regaiadouna Be¡era dorada con empuñapedura de nácara semejanzadela Waltherdel Fú,irrer, ro esaes otra hi stori a que se aclar ar í a par de años un después. Interesante fue tambi én l a hist or ia de que la huella india que é1habíarecorrido pasaba por Inalcoy me conPude fi rmó que exi stíaen época de sus ant epasacios. averiguarsóio en momentos en que reciacto estas iíneas, que exi steun vi ej o mapa catast r al los años 5o en la de el Municipalidad de Villa la Angostura. clondeaparece lote de inalco cruzadopor una sendaque muere en el 1ago, su nombre era S endade l a sHer r adur as. 'I . r m bién en esto tenía razón el vie¡'ocura Sicher. En r994 tuve suerte,en pleno centro de BuenosAires, en la vidriera de una armeríaanticuaria,un jarro de cervezame llamó la atención,no tenía nada que ver con las armas,con los nazis,sí. Llevabaesmaltadaun águiia con una cruz gamaday el nombre Generalobersr Ernst Udet de la Luftwaffe,protagonistade la batallade Inglaterra. Menos famoso por haberimpulsado el desarrollo del gyrocópteros Focke Achgelis Fa 6r, Udet fue el primero en volarlo paralelamente Hanna Reitsch.Su vera sión alargadaFa 266 Hornisse proyectadacon'rotransporte civil de seisasientos,para ia Deutsche Lufthansa fue perfeccionada resultando el Fa 24, Drache,un ver,aa +e5

¡ ¡ ;r r ¡ i i i i i i i i i i i i i l l i i l l i l l i i i i i i i i i l i r ti i ¡ r i r r r r ¡ | ,,

dadero helicópterode doble aspa,poderosopor su motor de rooo HP BMW, perfecto como rransportetáctico y rescate. Entré para averiguar más, me lo mostraron, era un homenaje al As por parte del mismo Goering, cuya firma seencontraba atrásen la dedicatoriaesmaltada, preg'.intési tenían otras cosasy me mostraron otro jarro parecido, pero más grande,que habíapertenecidoa Hans Ruclel,agasajo por sus 5oo blancos,tanquesrusos y firm ado p o r e l mi s mo H i tl e r y G o e ri n g . No hice a tiempo a maravillarme, de tan llamativos rastros de personajes históricos, que me mostraron un e-stuche, preguntándomesi yo también estaba inre¡esaoo en alTnas. Al abrirlo quedéestupefhcto, un aWalther PP7.65 era de oro con mango de marfil. No erauna pistolaceremonial, se notabaque habíasido muy usacia, que alguienla llevó por años puestaen una funda y por el cañón, que también habíadisparado. T'enía grabadoel nombre de su propietario, Hans Juttner, ObergruppenfithrerSSygeneraide susfuerzasarmadas,fue el responsable WVHA, la Oficina CenrralEcodel nórnicayAdministrativa de lasSS.Esruvobajo lasdirectas órdenesdel Reicñfrll:rerHimmler, en r945, prácricamente ei número dos de lasSSa la par de poderesde KarlWolff. P or su p u e s toe s ta b ai n te re s a d o ,m ás en su hi stori a que en la pistolay me contaron cómo llegó a susmanos. A mediadosde r96o sepresentóun joven, quiso canjear la po r d o s p i s to l a sn u e v a s ,e ra u n o de l os hi j os de Eichrnann,sellamabaAdolf como el padre,asíme contó Valentín Meneghetti,el dueño de la rienda,mosrrándome la hoja de registro relativa a Ia pistola. Había así ura conexión directa con ia Argentina nazi, no era só1o un objeto pert!.neciente un SS. a 484

Qué conexión pudo haberentre Eichmann y lutrner, pude comprobarloen el periódico La Razóndel z7 de diciembre de r965. En un reportajeconcedidoa un semanario alemán,Klaus Eichmann, hijo mayor del criminal responsable la solución final del problema hebraico de declaró "El día 12de mayo me encontrabaen el andamio de un tejado con un destornillador en Ia mano, cuando mi hermano Dieter llegó corriendo sin aliento y me dijo: ¡Papáha desaparecido! Se me cayó el destornillador de Ia mano. Lo primero que pensé tue: ¡lsraelíes!Dieter y yo reconimos toda la zona situadaentre Buenos Aires v SanFernando. Por el camino acudimos a visitar a un oficial de /as SS cuyo nombre no puedo revelar. Era eI ntejor amigo cie nti padre. Nos dijo que teníamos que serprácricos. Había tresposibilidades: papá había sido cletenido por Ia policía a causade alguna infracción, tal vez, por hallarse en estado de ernbriagtez; habia sufrido un accidente y se encontÍaba herido en un hospital o bien muerto en un depósito de cadáveres,o,la tercera posibilidad, había caído en nlanos de Losisraelíes". Cuando dio su pistola, que seguramente de un gran era valor para é1,por habérselallevado hasta Ia Argentina, ei ¿l¡o oficial tenía setentay siete años, el gesto demuesrra rlue ambos SS,Juttner y los Eichmann no se encontraban financieramente bien para llegar a esetrueque. También es casiimposible que Hans luttner no fuese el mismo adrninistrador con Ia misma pistola en Inalco en 1952,el vice de Himmler era entoncesun anciano de pelo blanco y rnteojos;sin grado en el escalafón nazi, en Alemania,en r 9 5o habíadesaparecido. Respecto ala Walther PP7.65 dorada,le mostré Ia foto ¿ muchos armeros también alemanes todos dijeron y que nunca habían visto algo parecido; sólo en Francia, üno me contó que sabía que un oficial francés había

48s

s ot r ec id o h a c ed é c a c i au n a p i s to l a c on estascar¡cteri sticas,pero nunca había i.isto foto alguna;cree record¡r que en l o s p ri m e ro s a ñ o s 9 o fu e v e n di da en suttastren el hot e l D ro u o t d e P a l ísv q u e p e rte n eci óa Goenng. deE l añ o .rn te ri o r,1 9 9 3 ,Amp e l i o R i verti tuvo qr.te jar su empleo como cuidador de Inalco porque iban a refaccionartoda ia propiedrd, cosaque hicieron. A c t u a i me n te e s u n c e n tro d e e s tudi osvcongresos, iuce casi como cu¿ndo la estrena¡onv resulta aún más de t'ii ni evidente ctue f-ue casade vacactones c.rsco esno t anc ia. que Lasrefacc¡ones se hicieron fueron limitad¡s ¡ cey modi fi caci or r ar entra d a s a b rrrv e n ta n ¿ s u n a s p oc-as , nes iirtern¡s. io irnicr-. cue dernoliercn fut el g,rlpondel l ia hic i¡ orr,ó :r, c o n s e rv a n c l o ra rn p a .L)espr:j arcnos esi pelu c|rr--tió pie la erl c-on],r¡cs l¡ g¡:ln.rs,l queilr¡,.1¡ de acerca e1l os de l ant eür d e r¡l c i i o c o n s e i v ;rro no s c a l r i i es, : por unos , ir . r pe, l u . :.¡ ¡ñ c s a i r¡s ¡i 1 í s e h ¡b ía i nstal ado años un criaderode perrcs San llernardo, aprt>rtechanp s do l. r sin s t¡i a c i o n e s re e x i s te n te y i u egoarrpl i ándol as, cerraron.Los desbarilocherise, trils saturarel tn,,'rcado l c endie n te sc l ea q u e i l o sSrn L l e rn a rdo.c,rracteri zana lode Barilochey los fotógt.rfos plazadel Centro Cíivrco c ¡ lesio s re i ra t¡n j u n to a fri c i e n tc s turi stasbr¿si i eños. 'Ii:.veoptrrtuni<laC recorrer Irrelcorestauradacuancle <1o realizaban c¿sricgdel.:¡,elícuh La vida segunMuel rie1. qtie se i-ilm¡bl ;rlií.en m.rrzo cierq97. ir En aquellaoportunidaCtambién encontréen Vilia La A ngos tu ra a l má s v i e j o p o b i a d o rb l anco,se l l ama I)oc m ingo So rr-., i eo c h e n t¡ v c u a tro a ñ os,fue carpi ntero del mismo arquitecto Alejandro Bustillo. Me contó cos¿sn'Jy 1llteres¿ntes. llegando I1¡.bía ccmenzado a nabajarpara é1en 19,+1, que entonces de L. hi l c v l o h i z o h a s ta1 9 1 3 .R e c o r daba ¿ 86

fi-re cdific.rcla r,r¡-re. l¡ Bustillo por Linequipo d.epic.rpecl reros' !:i 1t(rsl avos i rrscu¡ les.en h, Angost ur ¡ , edi_ con ficó rrn¡ nt¡nsión parl ia serloraS¡ra DemarÍa, El lt,les.srdor, propiedadhov deigobierno cielNeuquénv donde el presi dente l a l .i ¡ci ón sehospeda. lr o. r án de viaj: r es: r a zon.I. Fue'u¡rade l es úl ti n-ras ¡ s de , {lejandr oBust illo. obr i )i ri gi ,,rsu crparazcl ecbr¿ Pedr oLongar et t i, m ism o, ól di cho por don D omi ngo, co t ¡ enzó a const r uirI nelcoen i943, poco más de un año cletral_ra;'o, un numeroso con gru¡re dg chi l cnos; utj l i zo la r n. r der a del bosque ciela prooi cd;rd,nst¡l ando ai l í mis¡ r - r o aser r acler t . i un En el mismo año r943. fue a rr.rbajar paraFrancisco Ca_ prrro, qrrienen su fr-acción linderaa Río Correnroso, co_ rnenzo a ievant.rr hospedaje un paraprescr<1ores.des\i de r94r quería i racerl o ¡> er osólo c, r n l¡ r . ent a de la. s ítr¡ccion,:s v Éiclellote n " 8 ¡..,udo A empezai. obra.inalr_ la cttr¡d.l parci .rl nrcnte i q+? ll) , r nDom inr ¿o .rn e<, nt ir : Lo tr-ibrj.rndo io rlr-rr, \, :r.:\'( i l..r .r¡ ho-Jl crn h p.rren : :., i-: ln :, te de mueb]ería hasrat95j. a.no cjLr:: irriiiio.,i \ill¡, cir ¡r: 1.., rlondescafirrcóe independizr. E l tambi én ¡ecuerrl aque en ln; , lco l. r ab: ;. gr ziieo. s, ' N o i c i nreresaba o quc.ocur r í ?. l kjlóm er r os Cent r i, di. l i,'osque esgrrlchs I-{otelCorrentoso,pero r dei sí recor_ dab¡ un par de a¡' rel l i dcs e m anes. los gue él r jef iní a .rl cie conl o aci mrni straci ores In aico,su gr aliano es cier r a, de ¡ iernran Fiomex y Ctto Fochnich. Recuertlaque f11e a i a propi edadantesde i ndependiza¡ se, f ines cier 953.lo a buscóen el H otel C orrento soel m ism o G ar ciaM er ou, tenía que i r a cambi arui ra ce r r adur a. abcgadole ex_ El plicó que alguienhabíaido a robar,habí¿nináesado con l¡s llavesen la mansión.Todavíaseacuercla, i só su asombroai darsecuenraque alií no habí-".rp.., ni anadie, si qui era cui dador. un
,o+L' /

lllllllltiltiirii

,,;;i¡illillilllillillliillliillilr¡llrir¡,r,,,

Pocosmesesantes,en r996. en Alemania, pude comprobar otra cosa que nie había llamado la atención de I nalc o. L a d i s p o s i c i ó n d e l o s c u a rto s patronal esen i a que hacíapoco más de un mansión. En el Obersalzberg, año habíasido desmilitarizadopor 1osEstadosUnidos, vi los planos del Berghof. La disposición tan anómala de los dormitorios de la casade los Andes coincidíacon la de la casade Hitler en los Alpes. El dormitorio de é1y el de su mujer estaban unidos por el baño y el vestidor. S pee rmi s mo e n s u sm e m o ri a s ,c o mo arqui tectoevi dencia el diletantismo de Hitier en querer proyectarse por sí mismo su casacometiendo erroresde aficionado. E igual que en el Berghof saiones.estar y chimeneas ocupabanla planta baja. ia Perono son las únicas coincidencias, urbanización de edificios y cuarteles que fueron levantados en el en se Obersalzberg, repiten en escala Inalco. Al frente la mansión mira a un panorama intacto de de bosquesy cimas encapuchadas nieve, un bosque en a donla parte de atrástapa las edificaciones su espalda, de se encuentrancuartelesy servicios. A su derecha,la casade Bormann a ullos doscientos metros, exactamenteia misma disposición de las edificacionesen Inalco. de La presencia una mini granjay una casade té tampoco resulta exrraña,porque también existíaen el Oberla salzbergpero desplazadas, primera más al valle y la en otra más al monte. Igual habíapaseos el bosquey miradores. Otra cosaque llama la atención de inalco, fantaseando que seauna estancia,es la extraordinariacalidad de ¿ 88

los edificiosde 1amisma en su toralidad.Es un nivel que no l i ene comparaci óncon n ingun, rot r r est . r ncirpat agónicay tampoco con las más antiguasde la pampa hún-Ieca. En todas lasestancias argenrinas, edificiosJnexos los son de rnala calidad v los alojamientos,más que preca. rios, son miserablespara quien vivía y trabajabatanto en los años4o. como hasrahoy. El conjunto de Inalcoes ,:lararnente residencial jerárquico,segúnel nivel de los v ocupantes. Comparando los edificios presupuesrados detallay dos en el iibro de Bustilio, se puede estimar que Inalco en su conjunto de edificios, agregados parquización, y más su amobl ami ento,term inaciones equipam ient os y interiores,considerando costosargentinosde la épolos ca,no pudo costarmenos de unos cinco millones de dólaresactuales;sin computar la propiedad fondeariay el arquitecto;que probablementedoblaron esacifra. Creo necesariorecordar,otra vez, que los costos de construccióny fondeario argentinosson v eraninferiores hasta cinco vecesa los de Europa.Por cuanro exitoso el abogadoGarcía podíapermitirse semejanre no pr()piedad inmobiliaria para veranear, que hoy en día, se la puede comparar a la casade vacaciones relativo cuary tei de la seguridad1'serviciosdel rey.de Arabia Saudit¡ en iv{arbella.

+89

XXXi
¿Qué hacíanel co¡onei perón v su novia en agcstocie r945, tras ia liegadade irarios (J-Bootesa las cosrasa¡genti nrs? Perónfue muy generosoen lasnegociaciones salari¿_ l es.S u mi ni sreri o hi zo que ios r r ebajador es uvier an obr más de lo que esperaban sus dirigentesescalaron y alt.rs posi ci ones. Los si ndi catosest aban per diendo su aut o_ nomía transformándoseen una organizacióncontrola_ da nomi nal mente por e1est adoper o est aba ealm ent e r en manos de P erón;parasom et erlos gr em ios r ecur r ió ¡ dos car¡ri nos,as conqui s t r s soci, r leiy los sindicat os l úni cos. a este fi n i nsti tuyó var ios f er iadospagosy la obl i gatori edaddel agui na ido; est o ganó el apoyo del puebi ov con él l a i mpl antaciónde un sisr em a ar al est de j ubi l aci ones sc.rvi ci os y asist enciales. Por orro iaci.o engenclróel resentimienro ciequienes vieran aumentarrápidamenree1monto cieios salarios v aportesoci al es que teni .rnq ue p¡ st r . Com o hr zc en su época Mussol i ni , congel ó los alquiier es,ésr ¿f ue or r a medi da demagógi ca que di vidió 1aopinión pir blic. r . El corporati vi smoy l a i nocul t abiet endencianazif ¡ scisr ¡ seguíancreciendo. Ei enrbajador los EstadosUnidos, Spruile Braden, de r:alificóa Perónde serla encarnacióndel conrroi milirar f¿scista la Argentina. de En agosto,el generalFarrellevanto el estadode sitio en la nación y las tensionessociales explotaron.La mecha habíasido encendidapor perón. Ei r9 de seriembre una mani festaci ónde cuatr ocient as ii per sonas. a m par otros de dosci ent¿s l personas,desf iló por Buenos mi A i res pi di endo el restabl ecim ient o la const ir ucióny de del estadode derecho;la encabezaba embaiaclor el Bra-

Paracompletr.rel panoranlil,eri 1osúltimos Inesesde d r 943.e l m i n i s te ¡i o d e G' .re rra i ri g rd opor el cotoneiP er ón. de c i d i ó c o n s ttu i r a d i e z k i l ó me tros del c¡scourbaun c no de B a ri i o c h e , ¡mi n o a l L l a o -L l e o. cuartelcl etrop. r sde rn o n t.rñ ¡.i n ru g u ra d ,rc n c n e ro l g+ + . En el r¡ismo período también Perón h¡bía clecidiclo argenti l )¡s'uni ford c . r r nb i a lro s u n i fc rrm e s e l a s tro J rs s ¡,'provevenrnándolosa semejanzade la l,\'ehrm¿¡c-ñf Era dolesde identico c¿sco. el toque que íaltabr p¡rr que B ar iio c h ep rre c i e rau n p u e b l o a l e m á nde l c' sA l pes. Lo n rá se x trl ñ o e s q u e e l c u a rre ln o si rve prrr det-en¡ler los 1ímitesporque se encuentraa r5o kiiómetros cle i ia f r on te ra ,e n e s ee n to n c e s n a c c e si bl e. tiemilit¡r de montaña,tal cual esho,v, Como escuela ne razón de ser por estarubicadaa un¡ decenaciekilómetros de los meciiosde elevacióncleesquí,existentes en el cerro Crtedrai,pero en el decenio45-i5 era sóio un inírti1,con Lln sexto de los habicuartel aparentemente frente al iatantesdel pueblo,ubic¡cioestrar:<gicanlente go, vigilándolo. como Un anacronismoaparentesi no se 1or:tlnsidera ,¡n opcional de todo un conjunio, un rcgriniento apto sólo para controlar 1oque ocuttía en la zona y listo parr del interveni¡ parabloquear los accesos pueblo en caso v de necesidacl esto en una doble óptica de represión o , de def e n s a p a raa l g o q u e n o e ra e l l indero C hi l e, sepa¡¡ir.r por una cordiilera de casicincuentakilómetros cle entonces,só1opor vía lacustre,por arrchoy atravesable ei pasc P é re zR o s a l e s . 4-90

+9;

.' ,'.,i i ,rrl l i i l l tl l l l l i l l tl ti l l l trtl l ,l l i rti hrt!ri i tl l t,l . l i l ti i i i rrttr,ri l l tl l ri ,,,,r: i thi

t

t\ ll

t

tl
I 1
t

den y dirigentessocialcomunistas,conserl'adores ray dicales;esamezcladesfilaba contra los militares filonazis cantandola Marsellesa. todos los participantesestaban c omu n a d o s p o r u n a s o l a c o s a ,tenían l a pi ei muy blanca,típica de la claseacaudalada económicamente, el gobierno contestó ordenando la detención de sus adversariosy estableciendo inmediato el estadode sitio. de EI 5 de octubre "Los militares que habían bien escuchado ]os discursos antimilitaristas de los señores y de Iasseñoras durante Ia marcha de Ia |ibertad, di jeron basta- Bastacon las putas omnipotentes que proveían a las personas de bien los argumentos para desprestigiar el ejército".1 El 6 de octubre los oficiales encargaron al general Eduardo Avalos comunicar a Perón el disenso de los demás oficiales, encuentrofue caiiente "Por dosvecesEtiel ta exclama No aflojar, no aflojar. Vos sosd jefe. AI frn exhausta,con los nervios a {Iote Lo que deberías hacer es dejar todo e ir a descansar, que se lasaneglen solos. Avalos no puede soportar Ia presenciade aquella mujer. Todo en ella Io molesta: el modo de hacer,la histeria, Ia vulgaridad y el pelo más teñido. Se va desmoronado, Ia cabezaagachada. Decididamente Perón no es más el mismo. PaÍeceembrujado, víctima de un encanto"., El 8 de octubre de 1945Perónfesteja, asísepuede desi cir, su 5o " cumpleaños y se reúne otra vez con Avalos. Sus compañerosle pidieron que dejarala vicepresidencia de la nación, el ministerio de la Guerra y la secretaúa del Trabajo.Los militares contra¡ios querían designar al general Avalos como su sucesor. El mismo día Perón y Eva abandonaronBuenos Aires en auto "En el asiento posterior Juan Duarte y Rudi Freude, el hijo del millonario nazi que había ofrecido a Evita la casa Ia calle Teodoro García".3 de cuerían ocul492

donde r esr t lr ,rtr r r , r r r r de tarseen rl n pr.rebl i to 1aP an- r pa " R udi hi zo unapropLlest a, go, pero ¿por qt r L'r r (/)¡ 'lr / en gi arse l a i sl ade su padre? " Así f ue com o lleg: r r or.rr l Delta del Paraná. Un historiador cuenta que al clíasiguientefue arrest.rla do por Mittelbach, eljefe <ie policía.Al serdetenido 't¿ yó de rodillas pidiendo por su vida".a Pero pareceque eran ya amigos en la épocade los f¡mosos partido de póker. luan Carlos Christenserr,quien escribió Histori¿ Argenrina srn mitos, explica que "5u falta de valcr personal se demostrará nuevamente en IgSS,como vercnlo.sen st¡ nTomento. Eva Duarte tenía el atrajc v el car¿íctet Quc'r e1 le faltabay 1o tratabacon ntdeza como puciierorTrrcstivecinos y quienes la atettdían a ella entr¡nces". ¿?u¿¡sus Lo cierto es que en estaoporrunidad llv¡ Duarte tomando el I'rgar de Perón,buscó ei apoyo .iei diri¡-,ente 3remial Cipriano Reyes,quien movilizó a los trabaja<iorcs dei cono urbano sur de iiuenos Aires a fár'or de Peron, que habia sido llevado preso e1rz de octubre a la isl ,r Marti n García. Susopositoresmilitares y políticos discutie¡on estéconteileron ¡rimente en aquellosdíasy ios entpresarios el el error capitaide anunciarque nc pag.rrían feriadode rl cieOctubre. día del descubrimiento de Arnérica.Essigrrificóla pérdire simpie hecho paraios trabajadores y .ia de todas las conquistassociaies las atribuyeron a la ,.',iída Perón. de Todo fue magistralmente maniobrado por Eva, quien ¡ror medio de su fiel amigo, el coronel Domingo Mar.Jnte, rnantuvo la conexión con Perón. E n sus rel aci onessi ndi caleser a apoyadl por I sabei de en Lrnst, quien trabajaba ia Secretaría frabajo. Hija ,ie alemanes, alta y rubia; unos mesesdespuésllegaráa 'c r 1¿asistentede F,va.

lttri

493

,]],']ri]]rlijiilrl||illilllll|lil|lii||li|lll|li|lli|llllli|l|lill|ill|lliiillilllil||lliili||iliil

jili¡i¡¡,r,,,,, ;i;i¡¡¡¡iiitillil

\ 1 ¡

I I
I

1

El r6 de octubre la ConfederaciónGeneraldel Trabajo -CG1sereunió para concertaruna huelgageneral pidienclo Ia liberación inmediata del coronel. Al día siguiente.no habríauna huelgasino una revoluc ión . A m a n e c i ó e l r7 d e o c tu b re , d e s de l a peri feri a sur, hombres y mujeres de piel oscura,llegadosde las provincias que nunca habían ingresado en el centro de la ciuclaC, dominio de los argentinosde piel clara,cruzó el puente del Riachuelo.Por la mañana los primeros contingenteshabíanllegadoa la Plazade Mayo, la histórica pleza irente al Palaciode Gobierno -la CasaRosadala ciuci¿dparecía desierta,las tiendashabían cerrado. ' Dos Argentinas se enfren taban, una en las calles la y otra, ac1uell.t aquellos que descendíande los eurode peos, a hs ye¡rÍenas. aquello entoncesel pueblo arEra genrino, pensabancon horrof estos últimos detrás de sus per-síana Aqudlo y no el pueblo ideal evocadoen s. el Preá¡nbulo de la Constirución, no el pueblo inodoro, incoloro e insípido soñado por el socialistaAlfredo Palacios. Aqueilo: una masade carnegoteante de sudor y de barba híspida, oscuro conto lo desconocido y negro como ei tníedo. Aquello sabía de transpiración, desuciedad, de alcohol y gritaba vulgaridades. Reíaciescomedidamente, orinaba contra los muros, se lavabalos píe y Ias axilas en Ia fuente de Ia históríca plaza. Ocupación, penetración, estupro, Buenos Aires de una vez Íecordaba a la época de los malones cuando ios indios llegaban ululando y raptaban a lasmujeres blancas."s

Anos más tarde Perón escribió "En Buenos Aires Eva Duarte trabajabapara ní". Un parlamentario, el día siguiente, definió la manifestación como "un aluvión 494

zool ógi co' l " E ¡¡n ci entos de nt iles,un nt ill, t t t . , {) s( ( . nían los secuaces Perón.Por cierto eracasitor[¡ ]¡ n'r.rde sa proletaria de la capital v su periferia: llevaban bonrbos, tamboresque dabana la m anif est aciónun puls. r r interior de quien participabav quien asistía. Los hombresse habíanq uit adolas cam isas por el cael 1or, periódico conservadorIa P¡e¡salos liamará 'descamis¡do s" desprec vrmente. iati Estafue la pelabrasagrada paradesignarla baseperonista, al iguai que en otra épocarevolucionaria,la "sans coulotte". Pero io más llamativo e indicativo del rol de Eva se entiende en la rima que repetían los manifestantes "Ofigarcas oÍa parte. viva el macho de Eva Duarte"; como a si ni siquieraconociesen nombre de Perónv decir que el ella estaba por encima de é1. Por cierto Evita nació aquel día. Ella Io llamó por teléfono a la isia Martín García, donde se encontrabasupino en ia cama.Cuentan que ella 1e dljo "Saldel pijama"y a las once de ia noche apareció en el bal cón de l a C asaR osad a. la plazar epler aal est iio Y oceánicode Mussolini, lo ovacionó. A l día si gui enteen Los Toldos unos habit ant csvieron una luz de linterna en la Municipaiidad. Supieron más tarde que habíadesaparecido certificadode naciel miento de Eva María Ibarguren,contemporáneamente en el archivo municipal de Junín, aparecía certificaun do de nacimiento donde Ia hacíanacer en Junín el 7 de mayo de t9zz. Efectivamente,allí en aquellafechahabíanacido un niño muerto y sehabíaborrado el nombre en el registro para poner en su l ugar el de Eva; o m ejor M ar í a Eva D uarte. E n este casoei nom br e de la Vir gen pr ecedí a aquel de la primera pecadorade la histori a, "sólo una

495

I

podía permitirse el mujer marginada conlo doña Juana chicas de bien gusto de ]Iamar a su hij: Eva Merí¡.1a-s normalmente se llamaban Nfaría Rosa,María C]ara.Ma'
-r fla Elena ' ttA

.'

El gestode quitarsetres añosno 1ohizo por un deseo femenino de parecermás joven, sino para escondetsu itregitimidad.La l'echade nacirniento era Dosterior a 1a mujer legítima de luan Duarte para aParenrnuerte de 1;r tar un nacimiento en una situación de libertad por parte del padre. otra cosaque no falsificaciones, quedaba Hechasestas el c¡s¡rsey a los dos días,el zz de octubre,secelebra macomo soltrin'roniocivil en lunín, donde Perónaparece en terc¡c,-r-inclo verdad era viudo. F - r r.rn ¡s o i a o p e ra c i ó n y e n u n a s ol a semanaconsi .l s guió pc rc i c r-t¡e a ñ o s ,a d q u i ri r e 1n o m bre de su padre, gri c t r n . r p.:l i i .l o .l e ¡s .i d ¡y u n m i l l ó n d e cl escami srcl os pror,-iisorio. ncnrbre por un futuro que parecía t.rntiosr-r 'fras el n.atrimoirio, la cosamás urgente fue borrar su registrosradiofól.rsado, todo fue hecho desaparecer, nicos, fotos y películasdonde hizo pequeñts partes.l.r y Pródiga,yadijimos que desapareció pocos1apudieron ver. E l lo d e d i c i e mb re s e c a s ap o r i g lesi ae i nmedi atamente después,la máquina electoralse pone en movimiento. "Perón Presidente". A fines de febrero de ry46 se reaiizanlas elecciones, durante la campañade Perón, el embajadorde los Estados Unidos originó la pubiicación del libro Azulpubh' cado por el Departamento de Estadoque denunciabael nazismo de Perón,pero de nada sirvió; Perón ganó con el 56%de los votos. estilo fiancés I-aparejaPerón se mudó a un palacete que pasó a ser,desdeentonces,la residenciapresiden496

r rl cl .símbol odel peroni sm o,ei Palacio Unzué f ue, por mi smo moti vof demol ido t r as el golpe de est adode ''l ' , ;5 v iroy se elevaen su sirio la moderna BibliotecaNaio¡r.r1. F.l4 de junio Perón asume1apresidencia, 13 cieseel ' ; :nlbre Ev: ingresa la Secretaría Trabajo,Evano era a de i.i nuevasecretaria trabajo,no teníaningún título, fue de .ri1í representa¡más que a Perón a sí misma. a En esaSecretaría esperaba la IsabelErnst, maquilla, i¡ disc¡etamente,su pelo rubio claro 1orecogíacon un .hignon, siempre vestíaun taileur. Desde esemomen:o ib: a ser su consejera indispensableo inevitable por ,-¡sidos años. C i erto es que l a usó como m odelo, la im agen t r adi,.:i ¡rnal conoci dade E vi ta es la copia m ás t eat r alde su v ,.'iegante .isisrente alenana. En lo que duró su rel.rción,la única díferenciaencre ,:ll.rs que 1aalemanasuperaba Eva en diez cenrímeera a En ma1'ode r946 Ne,"vsWeekpubiicó arrículodeun riniéndola como "1a muier atrásdel trono". Los cornental'iossobreEvita semultiplicaron por sus enernigos, en c-S€ €ntoDC€s ex embajadorBraden en sus memori¿s el cuenta unos chistesque ella habíainspirado, uno pueC edar l a i dea. "Ev¿ subea un ascensor conjuntamenre a un viejo generaljubilado. El ascensorísta mirándola de reojo murmura entÍe dientes 'puta' saliendo del ascensorEva se queja de lo que escuchó al anciano, quíen a modo de consuelo le dice 'No }e haga caso,mire yo soy jubilado desde hacediez añosy todavía me llaman general'." Unos mesesdespués, tras asumir ei mando Perón,el misnro News'weekla definió como "/a presidenta". S i l vano S antander,en c alidad de diput ado r adical,

+97

,,'*¡rl¡ll¡rlitrl¡iii

permitir a lasq'spoDresentóun proyecto de ley parano civiles o militares de gozar I"tá" f"".itn.rio, públicos v tampoco rede los mismos honores de sus cónyuges públicas' Por supueso.tr"r,r.rio, en manifestaciones el proyecto' Y Sani"'i" *.v.tia pro Perón no aprobó t ander s e h i z o a ú n d e m á s e n e mi g o s ' -" presidente d^e Ul ,, de enero de ry47 Eva' designada por el voto a las mu¡eres' 1" comisiór, parlamentaria presentadoel proanunciaa las argentinasque ibt t t"t l a i g l e s i acatol l camuy l ny ec t o po r e l v o to fe m e n i n o ; a c a u sade l as conti nuas hr r y . n, " . l a v e íac o n s o s p e c h a molestapor sus sobresu pasadoy estaba indiscreciones pobres' como si fuesen una .á.,r,.n,"t llamados a 1'os categoría Política. es que un U"n pensamiento común de la argentina exterior' mejor si de Europa' éxito viene del vercladero

no viaia, io hace 1'."t"a. un argentino i-"lti]*,:17 tl:it-Tri
;;;;;;; t.tt'op., casia tomar nose¡ión{e

de ui.;" triunfal pira el verano boreal ;tü;ñ..tn r g47, , daba su primer Ár,,", de partir por el miedo que le a carta-testamento vuelo intercontinental, escribeuna leer' "Cuidado con Perón, entre varias cosasse puede negocios'ysigue con dene que los iuá¡, -r-ni", ^-^ demasiado "Te ju' lo que Rudi hizo en Junín"' Paraterminar son interesantes ro que un^ infamia"' Estos detalles lasfalsi"i Evita quién a demuestran por'qrr" T11".11t"r de n¿cimiento' fue Rudi Freuficaciones .n ,r, p.t"da con Perón' el á". gtiá"","rn".ti", el joven habíahablado aRoy medio despuésdel hecho' un .lrrl ," encontraba, desacrediá. todo vella intenta, obviamente' ;;;:;;;; esanoche' la que hoy es histrrlo, n"grndo lo ocurrido toria conocidael avión,llevaba un guardarropa - El 6 de junio toma 498

gigantesco, queríaaparecer espléndiday lucir como una mi l l onari a, con j oyas de d iam ant esy per lasnegr as. r L. A rgenti naen el 47 no eral a de 5o añosdespués. auno Er de l os países más prósper os,el gr aner o del m undo, la Europaempobrecidanecesitaba prodrrcto. su Ll egaa Madri d, donde fue r ecibidacon gr andeshonorespor el generalFranciscc¡ Francoy, si bien eraverano ilevó, para lucir el 9 de junio, su abrigo de piel de visón; el día r3 hace algo más íntimo, cenaen ei Ritz con una parejaalemana,é1es Hjalmar Schacht,el mago financiero de Hitler, sobreseído el Procesode Nürenen berg,y ellala condesa Westrop, ex amantede Ernst Kaltenbrunner, el jefe de la RSHA. No se necesitamucha imaginación para adivinar su conversaci ón,pudi eron hablar de Heinr ich Dor ge, qui en entoncesmanej abalos capit alesnazis en ia Ar gentinay que fue ex presidentede Bancoindustrial Alemán de B erl ín durante l o s años 1939/ +o v por cinco años,el secretariodel mismo Schacht. Tal vez hablaron del yerno del ilusrre comensal,Otto Skorzeny,todavía preso, el que se evadiráal año siguiente y que también llegaráa la Argentina. Puede ser que las señorascharlaranamistosamente de su difunto amante aiusticiadonueve mesesanresen Nürenbergy del tesoroque él habíaamontonadoen más de 5o cajonesy enviado en submarino a ia Argentina, como lo d-enunciaran décadas dos después\,Viesenthai y Pujol. H onestamente creo que t uvier ar rot r oi ir r t er eses no o ¡mi sradesen común.

En ios dieciochodíasde permanenciaen España, demostró ser un retrato de la diosa de ia prosoeridad.En 499

,,*,rsu&rrllrriillllillii

I

muy empobrecidav Franco eseentoncesEspairaestaba rou¡ con grandesgastos.Muchos tuvo que flnanciar el interpretaron el lujo colrroun insulto a ia pobrezay una ostentación en épocade represión franqrrista. es El z5 de junio toma el avión haciaRoma cicrrde reei d e C ar¡cai l a, ) ocac ibida p o r Pi o X i i . E n i a s ' fe rma s sióri cieun concierto sepresentacon tapadociearminio, pero no pudo sobrevivir a la noche de verano romana y haciendo un bulto 1o depositó en ias rodillas de su vecino, el primer ministro italiano, Alcide De Gasperi. a E l 6 d e j u l i o fu e a d e s c a n s a r l p u ebl o de R apal l o, Italoargentino Alberto Dodero, huésped del armador como Portofino, al visitó lcs lugaresturísticoscercanos, Braun ocho aiios antes. igual io que hiciera Eva estáen la villa turística,ia revista El lo de julio codavía argentina UltimaCiavedel t4 de junio de r97z cuenta que en la casade Dodero, Eva habríaencontrado al alcaldedel pueblo, el commendato¡e Giovanni Maggio, unos días en antesun barco argentino habíaanciaclo el puerto de la alimentoscomo regalopersonal, Génova,llevaba cercana fue a los hambrientositalianos.La cargade 9o toneladas por miembros del consulado argentino, pero controlada entre eila había lingotes de oro, los que debeían ser depositadosenunas cuentassuizascon ia ayudade una persona muy relacionada,el "commendatore". a El r7 de julio regresa Roma paravíajara Lisboa,el zo julio se encuentracon el ex rey de Italia Umberro de de a Savoiaen el hotel La Barraca, quince kilómetros de la Llltima Clave, en su artícuio residencia real de Cascais. del rey y señora,había dos generacuenta que adernás enles italianos Graziarriy Cassiani,y que el objetirro C.el de por su cuenta unas transferencias cuentro era hacer de joyas y dinero a Suiza.l.as conclrrsiones este artícuni 1ono fi¡eron nunca cc-lnfirmadas desmentidas. 500

T l " ag e¡ - ,- ¡ .¡ .¡ 1¡ ¡ q.
r

F ¡ ,- ¡ ,,,, r '.r L r ¡ Xa

r

\

I .¡ tr l 1

tl Il ¡

i r a¡ í s .

.,-¡r'r ,,\;tt.¡nio Salazar,dictador cie ,.laf-ir¡l-rl¡¡ toma el ar,,ión plra ir a

A sti li"sad., . !:r,trtr"e Soir p¡11r1i.5 una foto cie Eva doncieella parec.ia dosnl¡¡la, b"ln un cleseia que apenasle cubría sr¡sparresíntiinas. ".pir" Una pocierosa fami_ Ira aigentina antiperl.n.isra y iur"1ía, Bemberg,ent;_ los gó ai periódico 1¡foto, hrrb,iprorestas rlei parddo comu_ si ndi c,rro.f,.,r I.rv i. it , l. ir que dcf inr cr oncom o l i r,,.rt oe I¡ l asci sta. IE¡ual mostró corno en sus otras visitas, se llegó a No_ tre I)ame escoltadapor coracero-s, luciendo yelrño y plu_ tl ¡s, torl ade hl ancoi ngre sóen la cat er lr al. n. ont . . _ á". ba preserrl e Monseñor Angelo Roncalli, nuncio aposrólicov fururc., JuanXXIIi, quiei.r exclatn ,,¡regre_ 6: só la Emperatriz Eugenia! t)espuésse muda, como las sfa¡s,a Montecarlo don, tle se hospedacon eJ¿rrmador g"n.t I Io_ i)o<jero tel . al l í se encuentrl tanrt , iénRr ist . it eles "r, "i O nassis,ex ciuda.dano arsenrino,muv antigo de perón desde hacía nrásde veinte años. Se habían conocicloen rgz4en la calle Viamonre de BuenosAires, donde Ari reníaun negociro y vendíatanrac,o, e.ra-un fugrtivo de las atrocid.¿"", J"-jrrrtafá Ke,:t11,{ habíallegadoa Ia Argentin, .o., prr"forte falso. A Perónle gustó mucho el tabacogriegoie Eimirna que (lnassis vendía y le prometió iecÁendarlo. perón cuenta esto en una enrrevisrr en r97o y especificaque rras l a toma del poder del GO U lo Á. bi. bi¡ scado:. . en t913 mi telegrama ofreciéndole el ministerío de Hacienrla 1o sorprendió en Nueya york, recib,í unn r"rpu"ru ?enerosay gend| ctente conmígo para tudo pero no pa_ ra.gobernar, vo argenúno. Ari.*Creí que lo'perdería de vistapara siempre. No frte así. ,94á n Ihmó por te_ "n " sot

lé{ono y me preguntó quién podía venderle barcos en Buenos Aires,lo puse eI7contacto con Alberto Dodero que poseía una flota enorlne y con I:ritz L[andl, un {abrica nte ausríaco de armamen to s ".7 Peroigual, amigo o no de Perón "Después tle la ntuerte de Evita, Onassis,coleccionista de nujeres celebres, coüó haberido al¡ cam;!con ellt y que al irse1edejo utt cheque ptr't sus oltr¿'sde carici¡d"'s Eva el 3 de agosto,tras conseguiruna invitrción del gobierno helvético,parte para Suiza.Dos mesesv meáio de s p u é sd e p a rti r d e Arg e n ti n a , transcurreal l í l os cinco días qlre son ios más misteriosos de su viaie' Pasa oor G i n e b ra .N e u c h a te i ,B e ¡n a ,Z u ri ch y S ai nt Mori tz' vocesde visitas a baninmecliatamentese difur-rdieron c os loca l e s . Todavía,despuésde cincuenta años' hay sólo hipót es is ,e n p a rte p o r e i s e c re tob a n c a r i osui zo y en parte en por la manerasecreta que se manejó en esosdíasella Lo púbiico que trascendió,fue que su auto ofi-it-.. cial fue blancoen una ocasiónde piedrasy en otra dL'tomates, y que tuvo una reunión reservadacon banqueros privados suizos ei 7 de aSosto,en el hotel Baur Au l.ac de Zurich, que aún a mediados de ry97 hace cotret tinta. Ya en noviembre de r996 la revista española Inten'iú publicó un interesante artículo, ia noticia fue difundida por la agenciade prensaAiPE. su corresponsalMardn kr"r.rr" ásí la resum e "documentos de la Cla dd 4 de marzo de ry72 señalanque Eva Perón habría tealizado un depósito por varios ntillones de dólares en urt banco sui' ti durnnt" tu viaje pot' EuÍopa en ry47. Es nás, esasfonpor los clo se habrían originado en )os pagos efecruados íerarcasaiemanesdel Tercer Reich para asegurarel ingre' so a Ia Argetitina de alrededor de quince mii nazis".

Corrtiníradiciendo que .,elreportaje afirma quese ha_ ltrí,t utilizad" prt, ,rn"lirr, fon'dos a ta tlue fuerala "rá, llmos¿ Fundacjón Eva perórj, hipótesís que cotnparte F.lan Setiembre,el director ejecutivodel Cángreso Mttndial Judío en New York',.s U na decenade díasdespués, desdeM adr id, llegar on más aclaraciones "la documennción de Ia CIA"cuyr., contenido aún no frie reveladc a la prensa internacional, conrendría pruebas contundent", quu demosftaríanla .tctuaciónque le cupo a Evaperón en relacioncon lo-c dí_ neros nazis, entre ellos se encontrarían recibos por ci_ fras nillonarias ,,,firmadospor la esposa del ei presi_ dente Juan D?2ilCo perón". Continúa especificando cluea canrbio del dinero .,elcontprontiso habríainclui_ do una denominada mrxinta prátección ofiri"l lo, n^zis que buscaron rerttgio en Argentína, " íncluswe varios de eilos. quienes se hibí¡n d"i"-p"n)áo en el gobier_ no de Adoli Hitler, habían conseluído dis:tinros pues_ tÍ.^"t..r1,".r e-n Arqentin,t duranrl el segund.ogobi"roo ue | cron ' (años 19;t/t95;1 . ', . El desarrolioúkimo cleesro desernbocó en una reu_ ni ón pl enari ade l os experr os undiales m en el t em a.En_ tre los clíasz3 v z5 cieiunÍo de 1997,enGinebra se reu_ ni eron expertos de todo e j m undo par a invest igar el tema dei oro nazi, Wiesenthal, .uuo i"rr,ro organizó el meeting, resumió desde Viena lo conferenciJdo criti_ candoal actualgobiernoargenrinoy afirmando que, pe_ se a que se comprometió a crearuna comisión investi_ gadora sob_rea presenci ad e los nazis l en el paí s, los anunciosoficialesen ta1sentido ,,son por ahora prome_ S ol i ci tó tambi én que se invest iguesi exist ier on las cuentasen Suiza de Eva perón, que el investigadorcon_ sideró como "probable',,pidió incluso ,,prohtndizar lo ; o3

j, c"i!" d". :l':"ji,'-'. ::l';: *,., Con tono de 1n01gn i'1,,.'
i

ellsec/¡nde-srill'i Je sublriarlnos referente a }a Jlegatla

,.

"rleltttn

c o hrr derar en es",.,, v'ez pctr rcdas de un¡ i¡¡r'c;tig'rr
" o pi -

I t

"-*rr""iaad ;ñ;;;ñ¿i'

l* "L<.is gobiernt-rs 'rir.rerrllllcs l:1-ry: nó también que ")^"-tÁat n'tzis v les pe,ntüeron h'impuntiad a lus Apuntó el dedo llegar con oro' dinero suiz.c" )/ ambién rrudebe 'rit'"'estlearse Suiza y Argentna qt"-;"1 "i"áe que los nazisno pudiercn cham,is porque es evidínte lrecesrtael murtdo con el dinero ale¡¡tátt' ;;;;;;"'ptr y SLu.zedes¡rtrés ronlavar sus fottdos,lo quelticieron.en Conlinuo aconsese llevaron unaparrc a li Argerttittl"' e-s 'U; burilugn' para en)pe2'a:¡ürr¡esrÉ'r¡ 'jlra;;;; e t' tt t' e,s ionn aro n t'i"" e .q lizand o do cen a s'1 entp r esa " e¡ci'rs de tlinero rea'"1-Árir"ti"., ios e"unnes rr'l¡l-'lb¡ -y origen ¡'a e-ristenres'Juelizadas a las conpañias de ese ';i";;;:;';';;;"-¡á"a"rndusria/einazisenEsrr¿tsbrugo r coü)ei7z¿t s¿c¿¡los fonen ry44, en )a quese decidió t'.t'l'"':i:l:.:: "toclos 1os7-'aíses dorí'.'con L,yó qtt" que stgulo lnLnn to- ion iot nazis salvo ''\rgeritiua' '¡' haciendo ll;tl"' mantenientlo U'"n'-' '"laujor;e's 'on -Á"gorio, a costade lasvíctin¡as'-' ..e:; t¡ue ei,'rdettfe qtic Asimismo Wiesenthai destaco parantzis a hubo ttn cotnitéde recepción "rr'ir["ntina .cieronpasaPort!'s' visasy refugios"' i, [í, ," l".s poirer:l':1t de juicio las Es un nonbl" p"'o td"Íttte íilofascista'invesinversionesnazis en una Argcntina el rol .scuro ce ;tg""á;l,, ll"g"dn'-tl" lo' J-tsuo.."ty Evita. expiicó el por qué y para Pero Simon Wiesenthal no quién de todo ei conjunto' Ginebra' volviendo ai Por úItimo, en eltongresr-"de pareceque el dinero fuetema del viaje de Eva a Europa' 504

siglu i ¡¡'l'r Ir IL I I Lr'{-tlr(' rti e.ho

t il i ra ei ve¡drri e!-r)-fi ,' 1i r,''(ieist e, et ect ivam ent e uvo ir n (.xfr;rl -l e i l l exi :' i L.!l )i c l l l¡ r ¡ l je , si nc, Sei¡ ir a en est a O ;l tÉ ili i .rpti cr. demi s I)u.,.' s , - r r , ir . 1,qr t e ir o, r e le cleciar - ó A L'n vi .rj cofi ci l i . ni eri i ¡i r' rt.rr1i'Í . r eijr L'. : Lant , i nlngt ill¿ r ) \ uVI p.i rte. si hi en no tl l .t¡-ch,:., l. r ' ¡ lc ll lliJeL'st JIon iun de edecanes Per ón, de la to a el l a. todo el ti empci ,C, os y marina y clela reronárrtic.r crlntít siempre co¡ri¡ inesargentinoscielos dt'l,¡s enrltaj¡dc-,res asistenr:ir tir¡-rable países si ta.l os. vi qLlesu mariclo quisieravigilar sus moviEs proi-,ahle mienros, cierto es qriepor r1ncuarto ciesiglointerlttt ¡cno cedera i a cuentacl eE va si n éxit o. F, lla le dejó la clave necesari a. ¡biert,-l¡ fines de r996 por la ClA, el Un clocume'trto j: reporte No. 13 r7lo6i5672del 4/o3/Tzrevela que, a la esna¡g:enrino red¡¡r-ión, "e1e.tpi"esiCente fechade sr-r cle p:tre:iltropiarse n¡illonesde dól¿res ba n'taniobrando suízo,1' L'.yi.sren pruebasque deposirrr/osen rin lr¡¡ic.-¡ ptsr iitertn e¡r¿reg.tdos fugitivos nazis". dicño-sf¡',nclcrs

cn y El ro de ¡gosto Cer945 regresa haceetiip.r Brasil, dc,ndetras su trírnsi¡o,aparecieronietreros decc,i"¡r.ios garnadasy Ia palabra "nazi", al verlos se le con crucL-s congelóla sonrisa.DesdeRío, pasaniiopor Montevideo, llega el zj de egostoa BuenosAires. E l vi aj e l e si rvi ó l nttcho, int er pr et andoel per : onaje se era perfecta, pero su elegancia 1ide gran ,.larna '--asi todavíala traicionaba. mit¡ba a la rop¡, el 1t'ngtraje el de reglesaa Ia SecretaDos c1ías desprrés, 2.5 agostc) ría de' i rabaj o, habíe terminado de apr enderla par t e, ahoraempezrríasu actuación.

XXXII
Ncr,qs
Alic ia' EV' lTA' pig' t z z ' i. Du iov ne O r t iz ' z. lbid, Pig'rz4' rz8 51N 3' Ibid' pág - tarl0s, HIST)RI'A'ARCENT/NA t ]. Chtit'"tttttt' luan

^t'l?:'tlt;:trti¿

ap ¡rticir' cit prs r'ro

E n enero de r9-¡7el peri odist aRaúl Apold f ue nom brado director de Difusión para ia información. Con é1 *tL tU L tJl r L r ú ¡ l l^J:U g r l tl ¡ y!: I - -,1 nr.!- <on¡ sr:!¡/¡yr!'ú nr e f ile ¡ cus¡ do --L-:-' l l siem L por los antiperonistas manejaruna organización de propagandi sta pareci daa l a de G oebbels. ef ect o,r r ¡ s l¡ En caídade Perón, en su cajr fuerte fu-eencontradoun estudio clelministerio de Propaganda TercerReich. del Apold ccrntribr-ryoconstruir el personajede Evita e r i nvenl ó el nombre E v¡ P er óna su r egr esode la gir a por E uropa.E l l al o consi deró siem pr ecom o un nom br e im puesto,un rol soci al .prefir ió Evit a, com o el puebio la lciamaba.Pero era sien-ipre Eva Ibarguren. -fr,rs su regreso l.rgra. Frlnco agulrd.rba trigo rrde el gentino;el dictadorademjs esper:rbr credito.PeroEviun ta sepeieócon el embaiad-or Arreilza,secuentaque 1ol1amó "gtllegode mierda "y no hubo ningun envío de rrigo. Francose quejó "No entiendo por qué aquellamujer nos tomó antipatía",pero susmanerasno cambiaron.A Antonio Cafiero,hoy senadordel partido peronistr, un ciíadel 49 1egritó "Decime, ¿qué tenés en la cabeza, mierda?".Frases parecidas variasvecesresonaron en el pahcio presidencial,1acasarosada,cuyasparedesnunca habíanescrichado semejantes barbaridades. En e1mismo año fue reformada la constitución, englobandolas leyessociales promulgadaspor Perón desde r9-r3y l os derechospara los ancianospedidos por E va. Fl hi srori rdor J rneri odi st ¡ I ndr o M ont ¡ nelli nnien v " .,'* '" " ' '* " " ^ tuvo la oport,:nidad de conocera Eva, escribió una co-

6 .lbi d, Pág :5"' . f1-... t,/\NO\,.ELA DEPEÍ10N'píg 310 6. lbid.ptg r 5o' M:r r in. z . l' - . ' : \ ?l; ] . ' ';i;";; Jrtrz' Alicia. ^ . i, nr p. z r q .

;

-o-11,'".1 ül'l^'-X;7dediccmbedereeo i r ; ""i;:;"1#i t;o' Í:::T:.T;:J; to";-t; ; * i" ]li:li"#ffiff .'q 'll

)"" -¡A

"lr"l¿; Ji' dt ilel lumna en c;casión esrrctr<'r l'r 1r''ir''ir1-r J¡ que ul1r "l';"i'rb-r "nrj Al¡n Parker.cr)rnerl!f, ;;ilp"t eJ ¡''lutiutro v )a otra lía a"iu iotnaclaentrela rnttdisu v p1'rz'rs'est;rltc'sy d Á¡ua la'de'Cicaba pasealPor c'r1les, tat paia deirit-rsf que el p-eintagett, rcatÍos -ion¡r*osu ar:rayente pt'di't rs::¡ur"tt L'dc¡' belieerauit estil, qtle}u -)n, tJe/'rs iqu"t^, potlt:r. Ye"te nlt'lrsa7e' qte las'se¡¡''¡es o, ¿rdil1ielsobte hojue' s'cgt;tic(/il s'l¡cJsrll ,l^r"., "' ^lt^,, f las paraics ,icrc¡nl¡.sa'Jos itarastts trt uTere; l a s i l ra ni obl asucononl l d s Lasm e d i c i ¿ s e rn a g ó g i c av llllnr casde Ia parejaya tilcian t¿nrb¡le'rrArgf su ¿irosr'1e gt'tritit'o se h'rAl iinilizar los primeros o¡"il trlt ¡s t'h''; c pa¡' bían nacronallzaiiti, anr-lt.li ii as ¿sLt lr-t:iui ¡"''ti riltt' las co ' t'¡ni¡¡ l"ro, i \il .r' r'i"s ti c adqui ri r "trrpra,ltliir-ti:¡r<-l' m unica c i o n e s ,rl ¿ sv e i e c ri i t i ' i ;ri
e i n p re S aS,

it'; ''g'r-i''rridt c¿i.Jf , .o-p.nías d'eá€ruIlávcgitr dc",ir'tr "lt-i"rrrsilliliI'al'rit botaj" y,rltr.mo, y ampliacic'ires ierc'iisiii y taresy aeronáuticas muchasnrá""lbcl rs se nit a d rl i i l rj stt¡ci ol lde estas t " z uit c ri te ri o se c o n ó n ri c o s ,l ' i por el despiifarro, ia ine iicretrciay el net"?ál"gti¿ potismo. l as ' - i. Bvi ta ' i l t-t' rc' rel af o h ti .a p o p u i i s tad e P c ró n 1 productiva l¿tr-'rgatiiz'¡"ión .lo.t"t socialesy labcr^i"t' tanttl en ei gov el mecarrisnlo,1" tom.r de decisii>¡lcs' productiv a' úi".rro como en la sociedad "se clecretóque los obletc's irrdusrri¿les lo, "¡"tttplo, a los añcis'lo cu¿l ¡unrentó los cosjubii"rs" podían 55 ju.ieriv¿r a las cajas io. d. prod,tcción y fue treces¿rio bilatorias el z5%de los salaric's' l a a d rn i rri s ti ¡t i ol l pul rl i case mui io" " -p l .J d o r,l " Las ¡i¡ci''rn¿li¿adas grarttiplicabancomo las empres¿s grandes y tlul ¿nlela guerr.a 1r''s áár tut".u.t ¿cumuiaclas se confiscados' habían alemanes empresariaies capitales c o8

se esf¿bietteir r il

lli' t' li

' ii' r !' ' iii i l ;!':) t

l r - r tt'c S ¿ l tl - \"

derretidomalgastándolos empezaba fahar dinero pa_ y a ra manrener a un estadohiper arofiado. Las i nversi onesen arm am ent osy el despilf ar r o en obras fbraónicasde nula rentabilidad y utilidad, impi_ dieron a las empresasde serviciosclefirncionar acepta_ blemente, así ocur¡ió que en la Argenrina faltó dinero parael mantenimiento de los caminos,ferrocarriles, tel éfonos, el ecrri ci dady ga s,t r abando el desar r ollo del país. Perónactuó como quien recibeuna herencrarmoor_ tante,creeque el dinero nunca acabará en vez de admi_ y nistrarcuidadosamente capiral, su acaba comiéndoselo. Esta po1íticahizo que en 1949 se agoraranlas reser_ yis. d: divisasextranjeras. los dos iños siguientesel En deficit empezó a aumentar desmesuradamenre, y esto fue resueltocomo en las demásrepúblicaslatlnoameri_ emitiendo papel moneda y con el siguientealza l.l"r: inflacionariade 1osprecios frusiración dei.s exDecta_ rv tivas del pueblo. La política de perón y Evita consumió también el ca_ pi tal acumui adoen l as caj a sde jubilación y ot r os f on_ dos de reserva.Sus medid.asd.eiacertadas ándeudaron al país,que todavíadespuésde cincuenta añosy rras las tentativas de los gobiernos que siguieron, .rrr.r." h.n po_ dido sanearlo que ellos originará.r,l..r. deuda que superalos roo mil millones de dólares,ni el"*t"irn gobier_ no actualni ei futuro puede llegara pagarsiquieÁ el in_ terésanuai.

Tampoco Perón habíacambiaclo esdio squadrisra, su el escritor Romero Carranza,en el libro Historia Constiruciona] de Ia Argentina, cita unas frases aclaratorias: el z de agostode r946 grita desdeel balcón ,,Eldía oue 509

, , l l i i i l l l i l l l l r r i i i i 'r , , ', , , , '

;'¡ i i ¡ i i i ¡ i i t¡ j ¡ i l i i ¡ ¡ i i j i i i

que se exdespuéses estirp.ldoei misnro' constataron había invadiy el carcinon-r¡ tendía el procesotumorrl do los linfo nudc;:;. cuenta E l bió g ra i b d e Pe i ó n , T o m á s E l o y Marti neTinmovilizada en 'lac¡ma Peorr" "der?e que Ela quedó en Ia se ;;; ¡r,r:, 't ,,u^"o, al Parecer P;raba -Duert¿ ';;;;.á seguía'pÍocur.a' allí v <lesáe le pregunt'tbacón'to 'ba que el cáncerf ueracontagloleios temía ¡raritencrse Aires y en ia so ".'En los nruros de 1¡scrlles cleBuenos Unzué' apareel pr misma ¡esiclencia esiiienciai, paiacicl "Viva t:i Cáitcer"' ció el escrito de 1951votarorl de1 En les elecciones il de noviembre mujeresy una urne electoralfue liepor-fJ""t. vez las r ' ¡ da ¡ s u c ¡b c z a l . balcón de ia a1 ¡i t ¿- hf ar'o i1erq lr lrvit¡ se presentó. discurso'esquesu C¡;a Ros;ri.rpál¿tr)lonuliciar últirno por lasradi¡ciones'El7 de rrrayocumt.,i.,',,y d"rrlid. junio enrpezó el segunotriótrlinta v tres años' el 4 de entró en agonia' áo r,t tt¿rropresidenciaide Perón' ella pesaba37 kilos. "autobiografia"esEn los irl'-imosmeses,revisó una quien abusóen metá.ri,o fo. el ministro Raúl Vfen<ié' puun monumento propagandista' fue foror, "rigt.r-trfo lectura título /.a razón de mi vida' Fue tti."áo ár, "1las escucias y elementales rledias' en -"ir-iig.,-it Hernán Benítez,confesorde Evita' diio "esAip.a." arélenrinrs'rnete lib'ro fue leído por tudas las ntujeres nos una, Eva Perón"' fue embalEl z6 de julii> murió 1' a peclido de Perón Lenin Se encar,r*"dr, proy".t..,do exponerlacomo fiila gó a un cameramancie 'lx Century Fox' que había d'eimariscal Foch' documentar el :;td" 1;;il;;;ales desfiiemortuorio de Evíta' -;i; desfiió puesio encima'le un el araú<i á" "gorro

armón de cañón, paredesde coronasfúnebres,mareas de fl oresy dos mi l i ones de especr ador es, t í t u1ode la el películase llanó EI corezón de Ia Argentinaseparó. Estoes cuanto se puederescarar la historiaargenride na desdeque acabóen mavo de 1945la SegundaGuerra Mundial en Alemania; en siereaños1oque relatanlos librosde historiaargenrina losbiógr¡fosd" EvayJuanDoy mingo Perónes relarivamentepoco. Perohay nucho más que sólo recientemente empieza¡ discutir seriamenre, se como ocurrió en el congresoorganizadopor el Centro Simon Wiesenthala fin de junio de ryg7 en Ginebra. Y a el z3 de j ul i o de r946 f ue pr esent ado por los r adical es i o B usani che S i l vanoSanr ar r der , ia Cám ay Jul en ra de Diputados el proyecto paradesignaruna comisión que continúe la labor iniciada por la Comisión investigadorade actividades antiargentinas, que operarapor la dos años,entre j uni o r94t y junio r 94 j, hast aque f uer a clausuradoel Congreso. La mavoría se opuso tenazmente y se concedió sólo diez minutos para fundamenrar ja iniciativa, la que obviamente no fue aprobada. "En esosbrevesminutos hicimos una síntesis muv ajustada denunciamos que lo capitales y nazi est¿banintactos, demostramos que por orden del Poder Ejecutivo Ia conisión de vígílancia de la propiedad enemiga nombrada por lasnormas establecidasen México, en Ia Conferencia Interamericana, celebrada en febrero de offaspropiedary45, había sustraído al contralor, erTtre des, Ias estancias Lahusen de la Patagonia,cuyo capital ascendíaa más de ochenta millones de pesos,agrcgamos que notorias figuras del nazismo habían llegado al país con la ayui¿ del gobierno argentino y hastaocupaban cargosen Ia administración pública.'3 E fecti vamenre, l as pág inas748 ala 75r del Diar io en
513

la se de Sesic,nes pueile encoillr.lr toda ia acusación, que fue reiteradaen ia sesión <iel3r de julio del ¡nisnro ¡no. E i . 1d e s e ti e mb red e l n i i s mo a ñ o, t946, el canci l l er la iicluiciade propiedadeneBramugliaanunció que scrí.r ,leseabrque denrigl y rcl;rróque el gobierno argL'ntino d s J par L ' z c Je l p a i sto d o r e s ri g i on ¡z i v en est¡ nl i sm¡ Fec ha f u e ro n e x p u l s a d o s a l g u n o s a gentesnazi , con el propósito de acallar1aperm;rnentedemandade la opoU s ic ión y d e l o s E s trc i o s n i d o s . e d Cas ic i n c o rn e s e s e s p u é s , i z 5 d e enero de r9+ 7.el con c.lcu¡i se adP oderEj e c u ti v od i c t¡ e l D e c re to1 9 21, ios quieren en bloque totLos bienesde la propiedadenerti m iga, s i n e s p e c i i i c a rp re c i c rs n ú m ero de empresas. el por decreco, rr de ma¡,;ietnpre iloco iierüIic'después, de de inv.ersti;n cien miil,-:,nes pesospazo s,:¡utoriza 1a ra c',rmplimentaiei ciecretot9zt. y só1o cuarerlta ocho propiedabc deci¡r,rnenc'migas i1es El B¿ n c oC e n t¡a i a c a rg od e l D r. C ésarA meghi no, . d quien fu e rars e s o rd e l o s tra z i s . i ;o que daríaa conocer hizo repero nunca después de el non-ibre lasernpresas, Invirtió los cien millones de pesos específicas. íerencias haya exproq y s e ig n o ra d e ta l l a d a rn e n te u e e m presas piado. E l C o n ri téIn te rn a c i o n a lp a ra e l estudi o cl ei as cuest iones e u ro p e ü sc o n s e d ee n L o n d res,atacóel decreto entre oiras cosasque dei z5 de enero de 1947,ciicierrdo "muchús nazisocupan rcclevíapuestosimportantes en }a Argentinti cia noi,". ,r, Dicc i J n ..l )i e rq ,-l c i r :,l u rd e 1 ¡scurrent¡ y ocho emeneniigassecaiculaen noventa millopresas cteclar¡,ci¿s nes de d ó l a re s .E s to n c ;se v i d e n c i a1acasiequi val enci a de cien rniliones de pesosf, noventr millones de dólares de eseentonces. La realidadera otra. En el af,c r9,45actuabanen ia Ar-

" 1' ntrna 9oo enpresasde m alr oro m enor im por t anct a, r,nf¡oiadas oficiaiizadas y por lrusrsgermanos,clee]las ' -() errn soci edades anón im as,la m ayor í aclecapit ales ri cmanesexcl usi vamen t e or r asbajá y sr r t ot al depen_ rl ' :nci a contral or.Lasrest ant es v 63o er an de. "sponr . _ l cie ' ,rl i cl .rdi mi tada o soci ed ades per sonas E l B ol etín Ofi ci al del e jer cicio 1944_4¡ m uest r a el al en ' ,' crC adero cance el ca m po ¿e los capi_ ". or t¡l es nazi s.S epuedenevi clenciar r O - i. o esas com er 34g em pr : i ¡l es,i ndustri al es, agrop ecuar ias var ias. m ont o cle v El i os acri vosde estas349 so cieclad*i",du 14. ooo m illo_ ri esde dól aresde hov. A falta de balances las otras cle SSoempresasmeno_ re:r. pusds esti maren 5s 3o . ooo r nillonesde dólar esde hor,' elacti vo de l as total i d adde las em pr esas. Sin con_ i iderar qr-re activos,tanto en aquella los épocacomo en l¡ ¡ctu¡lidad, a fines impositivos,i".rlpr" r" subvalúan. L,nr953se esrirnaba que con loo miilones de pesosel gobierno argenrinohabíaexpropiadoun capital de más de 3.ooo mi l l ones de pesos. estoy equivocadoal afirmar que en eseentonces . -No irabía más de 3o.ooo miiiones de clóiares actu.rles in!,er_ ti dos por capi tal i stas empr esar ios y alem anes la Ar _ en gentina,en su mayoría quedaronen ntanos de sus propietariosoriginales,como en el caso de los Lahusen. Lo que quedó en manos gubernamentales tras su venta, financió las iniciativasde ggand.eza perón. de Ei mismo, tras asumir el podei a mediados de ry46, abrió las puerrasa inmigración calificada, especialmen_ te científicos,técnicos,ingenierose ,,instuctores mjlitares".Si bien en el año que rranscurreenrre ei fin de la guerra y ei asumir la presidencia,puede que hayan in_ gresadonazis en la Argentina de forma.ompletám".rt" c!rndestl nas al parecer y con pasapor t es cédulas y poii_

5r5

oe finalizar la ciales.que habían sido entregadasantes Sezunda "-"il*O" Guerra Mundial' julio de t97z' del la revista LJltimaCJave r4 de militar la SS)ohannesvon Leers'agregado .1 ;";;;iá" fue una pieza alemanaen BuenosAires' á""t" "-Ur;.da del trato entre Perón y los nazis' conslfundam"ntal de cé-dul as i denti y z uiendo 8 .o o o p a s a p o rte s r1 ' o o o que la entreSe y selladas' dice á.J"" Uit".o, fir-,itt en Viena' el entoncesembajador-argentino g, i, ,.rli"a de tg44'y a fines Alberto Vignes y que estaentregafue l. ,"lttti¿tt en Estrasburgo del ro de agosto' Jeclclida "ri en el hotei Maíson Rouge' ewltima Clave' Veinticinco años dt'!t"t de lo dicho del tema' el ,o¿*i, se sigue discutiendo en Argentina envi ó í" ,n n e l c e n tro Si m o n Wi esenthal " " .t. y Culto' Gui" t á. .,., fn*.t ministro de RelacionesExteriores de Carlos do di Tella,reclamandoai gobierno peronista que dio Perón a proMenem, que se investiguela ayuda pasapol tes' 2 m inente sn a z i so to rg á n d o l e s ' o o o líneasaún Un año más tarde' mientras escriboestas no Ciá.resPuesta. - ^- hay o q ,t. d e s d er9 4 6 h a s tat9 5z' mi l es de nazi s' " , ellos crimiriaies de guerra ingresaron a la muchos de puerto de BueÁrg;"d"t por ia entrada principal.'.el creadaen 1948 nos A ir e s , p a s a ro nPo r u n a c o mi s i ó n los I¿ encabezaban directores fát "ta."-presidencial' el coronel GonzÁlez' Peralta,Diana y á" -igru.ünes' del GOU y SecretarioGenerai de ia presidenhombie por una c ia en ry 4 6 - L a c o mi s i ó n e s ta b a i ntegrada al .entoncesei u" ir r , " t,í d . m i e mb ro s q u e re p o rta b an Rudi Freude'hiperonistas' fe de los Servicio Secretás jo de Ludwig Freude, ' e i 8 d e a b ¡il de 1946 TheN ew D" " r." ú i i i mo ,e s c ri b e y*1, f¡^",publicando una entrevista realizadapor el 516

, ,rrcsponsai l a U ni ted P r ess hom br e consider ado de al el ' ,,1-'ro nazi nirmero uno en la Argentina. I-uchvi g Freude concedi ó ei r epor t aje en su casade ,,rnC arl osde B ari l oche,l a q ue su hijo aún conser vaa ,l os ¡¡1' del centro del pueblo. -.rros F.n1aruta del faldeo,en Rucali1, Freudepadre e hijo r ,' i :i bi erona P erón ¡r l o hospedar onen la m ansión de y i )l ccl ra madera,esti l o al pi no com o cuent anlos anciar()s veci nosde l a propi edad.

En 1aentrevista Ludwig Freude desmiente todas las rLLlsaciones formuladas por el Departamento de Esta,lo I'contenidasen el Líbro Azul; dijo que era uno de los ' licz hombres más ricos de Sudamé¡icay confirmó ser ,ntimo confidente del presidentePerón, durante el reevi i ' ()rtaj e denci óci ertafrag iiidadde m em or ia r especr() ¡l sus actividadesen la Argentina y todo pasó definir r\'f,nrente olvido cuando Perón dio por terminado el al ,.;Llnro con un decretodel 6 de setiembrede 1946. En la se qne ' ,,i l acci ón puede l eer que el pr esident e "declar a '| ¡r¡ismo (Freude) sep¡un precisurge de las actuaciones ' r¡/a.s ha efectuado actividades contra el estado ni no . ,)ntra Ia seguridad colectiva". Dicho más sencillamenteestableciópor decretoque I Lrrhvig Freudeno eraun nazi. Perón al igual que Hitler por decretos. i r:cutaba Su hijo Rodolfo Eugenio Ludovico, mejor conocido ,,mo Rudi y amigo muy íntimo, iniciaimente de Eva, ,,rrroella misma evidenciaen su carta testamento an, 1's su vuelo a Europa, tras la excesiva de publicidad que ,rr d¡da al padre,lo sustituvó. Perón,además, encarle '' ) sllpervisarla actividadde la comisión Peralta,apelli, i, , tlel entoncesdirector de misraciones.
\1 7

i

Perónmismo, con otro decretopresidencial,le otorgaríaun inusual privilegio,llevabael número 2446-46, iue nombrado subteniente de1cuerpo de infantería de un voluntad presidencial asmarina, recibiópor expresa a oficial, transgreex censo descle conscripto claser9z3 del diendo todasiasdísposiciones ejército,ya que un ascenso cletal magnitud se podía acordarsólo en casoCe guer r ¡ y p o r a c c i ó nh e ro i c a . S i L u d w i g F re u d e fu e re i te ra d a m entevi ncul ado al nazisen calidadde presunto tesdestino de 1oscapitales su hijo t¡mbién tuvo un rol comtaferro de ios mismos, prometido en la comisión Peralta:un equipo que tenía que veriiic.rren las oficinas de migracionesque los eunaa ingresaban Argentina fuer¡n auténticos ropeosclue dignos de confianza (1osdemás inmigrentes zifacistas, de eran obstaculizados mil maneras,ta] es así que mula chos desistieron, casi totalidad eran iudíos). La identidad de todos los miembros siguesiendo ¡oantesde la davíaun enigma, sus actasfueron quen'radas caídade Perón. Sólo tres de ellos han sido individualiMahieu, oficial SSde la división Charlezados:Jacques magne, defensora de Berlín; Branko Benzon, croata, embajadordel gobierno de r\nte Pavelicen Berlín, doctor en medicina, acompañóen el exiijo a Perón en calidad de médico personai; Carlos Fuldner, germano argentino, había sido capitán de las SS,funcionario de la presidenciade la Nación argentinaen la épocadei GOU y espíaen Europa de la misma, en los años posbélicos empresarioy banquero,dio trabajoa Adolf Eichmann y Wilhelm Mohnke,+ detectadoen ]a Argentina en t95o con el aliasPedro Geller,sjefe de la guardiapersonal de F{itler en el l,un.kerdeBerlín. 518

Fuidne¡fue tarnbiéninspiradorde la AsociaclonGer_ r:)rne Argentina de la cual fue presidente en Barilocl_re, r' l ex capi ránS S E ri ch pri e bke.

fi o rxs r. D i ari oLA N A C IóN ,rz deener o de r y97. z. i\tarrínez, Tomás Elo1., NO\,EL óÉ'pfnoN,pág.¡:: LA A Sil,.,ano, 3. Santrnder, TÉcNICA DE uNA rníñé'i, p.i q. r6. 4. Crntrrasa, ODES.SA SUR,pigZg Ior-ee. AL pág. r54. 5.l bi d,

;rg

-

XXXIII

¿ Cómo s a l i e ¡o nd e E u ro p a ,i o s c o mprometi doscon ei régimen nazi? que se preIniciaimente habíavariasorganizacíones de mienrbros sentabancomo organismosde protección de la lVe¡hrmarch, tipo la B¡udersch¡fr del general von de Manteuffel o Ia S¿j1/efii1fe la princesaIsemburg, las por otro tipo de que sucesivamente fueron englobadas en maneracelularv clanque organizaciones, trabajabln o clestina,como la .Secfis¡¡esrrrnl¡ Die Spinne del Obergruppenfüh¡e¡ SS Hausser,que asumió tras absorber¡ las demás,dimensionesnotables,a tal punto que :rlgucrearonune ttueva organización nos de sus n-riembros abier t a me n ted e s ti n a d aa l a e v ¡s i ó n de cri mi nal es de en a guerray asegurar ellosuna cómoda sistematización s,lt. Orgailzation Der Ehemaligen paíseshospitalario SSAngehórigen, más conocidacomo ODESSA. e¡a En r949 uno de sus principales organizadores el Roster. SS Hauprsru rmfúhrerFranz Dur a n te e l p ro c e s oa E i c h m a n n ,e n t96t, el procurador generaldeclaróque esaorganización todavía funcionaba. utilizadosy funPerohabíaotros y diferentescanales insospede organizaciones cionabanbajo la cobertura religiosas. o asociaciones chables,como la Cruz Roja A partir de :947 sepuede hablarhastade un canalvaticano, \a VatikanischeLlilfslinie, que tenía toda una red ya de lugaresde estadía listos, 1osconventos;dos órdelos nes particularmentebien organizadas, iranciscanos en je s u i ta s .S u s e d ec e n tra ls e e n contraba R omr, y los 52()

tenía oficinas propias bajo ia cobertura dela pontificia Comisión de Asistencia su cerebroera el obispo aus_ v tríacoA l oi s H udal , qui en ya enr y37 habí aescr ir ouna :rpol ogía nazi smo edi tando en Leipzigv Viena los del fitndantentos del nacionalsocialisno;el ilismo escri_ bió sus memorias en los Diarios romanos, clonde no duda en admi ti r l a ayuda que pr est ó a los cr im inales prófugos vanagl ori ándosee úaber lesenconr r adoun i retugro seguroen América del Sur, sobre todo en la Ar_ genrina; según é1la ayuda corría por cuenra del Vatica_ no v sostuvoesto hastasLlmuer t e en 196z.En sus últ ir¡os años de vi da fue uno de los m 1s im por t ant es col aboradores l a revi staneonaziDer Wegqle seedi_ de t¡ba en B uenosA i res. No fue el írnico involucrado, "eran tres los altospre_ lados que al final de la SegundaGuerra ltúundial habíen recibido de Pío XII el encargo de reorganizar jos Se¡¡,r_ t'iosSec:¡etos Vaúcano,adaptánciolos del alnueyo esce_ nario internacional: P¡d¡e Fell_rA. lttorlion, que clio rtmbjén el nombre a la nuev.aestj-ttcture (Centro cle In_ Iormaciones Prodeo); /uan BautisteMontíni. futuru l.¿_ ln Pablo VI, que ya se d.esenvolv,ía un ajto carsoen l.t en \ecrenría de Esado; Padre Schn'teider,director arlmi_ nistrativo de los Servjcjos Secreros/esuiras,i, Ot¡os elementosimportantes de la nueva política de i rlel i genci a vati canafueron e n Aust r ia, padie Regent , r, ctor dei col egi oj esui ta; pad r e polaer t en Coblenza, I rrL' ctor l a agenci ade prensacat ólica;padr e pr ese_ de ,, rr,consej erode 1aS ecretarí a Est ado vat icanapor de , 1, , países avosy Monseño r Kr unosiav de Ragono_ esl r, h, consej ero i gi osode A nt e p¡ velich, ex dicr ¡ clor rel asci sta croata,qui en en nom br e de un lnr egr alis' ,,i f ' ' t,' c¡tól i cohi zo masacrar por sus Usr asáas ecien_ set nri l ortodoxos servi os,croat as m usuh¡ anes. v

al se lanceria colgaryo estaré lado de.losque cuelguen"', un año después,el z4 dejunio de 1947, poco menos de s invitó a sus secuace "con un fusil o un cuchillo a matar al que se encuentre'l Unos meses después,el 8 de setiembre democráticamentea viva voz pide "levantemos horcasen todo el paíspara colgar a los opositores"y cael si cuatro años después, 3r de agostode r95r, en el mejor estilo nazi especifica "distribuiremos alambre de enfardar paracolgar a nuestros enemigos".

Entre las novedadesde los años cincuenta se puede evidenciarque Evita cambió de fotógrafa,ahora se enc ¿ r gab¡d e re tra ta rl aGi s e l l eF re u n d , o t ra al emana,¿es qn. n. habíafotógrafosargentinosal igual que secretarios particulares? E l z de a g o s tod e r9 5 r, l a C G T p i d i ó a P erón que se y presentea reelecciones aclaróque el vehementedeseo era que lvita fuese vicepresidente' trabajadores c1e los lanzó la fórmula de de La confederación los trabaiadores Pe ró n -P e ró n . l. r pat r ia: se El zz de agostoun millón de manifestantes reuniedel ministerio de Acción socialpidiendo ron alrededor estafórmula. Perón conscientedel hecho que la viceprede siclencia Evita habría molestado aún más a las fuerzasarmadas,salió al balcón,pero el público la aclamaba a ella, que saliendode la sombra, apareciótambién. Se entrelazó con la masa un diálogo electrizante,la manifestación terminó con una promesa "Yo haré Io que el pueblo pide". Pero en el seno del ejército había disenso,no se queríauna reelecciónde Perón y menos aún a su esposacomo vicepresidente.Nueve días después el 3 r d e a g o s to ,E v a tra n s mi te u n mensaj eradi al donde anuncia su decisión irrevocabley definitiva de 510

renunciaral honor que los trabajadores el pueblo le h.r y bían hecho. Si bien aliviadospor la renuncia, unos oficiaiessiguieron tr¿mandoun levantamienro que intentrron -fr¡casando- ffes semanas después. a Respecto la renuncia, no fue una maniobra poiítica de Perón, es cierto que ya en aquel momento Evita se encontrabaenferma y poco despuéscayóen camay en-rpezó, virtualmente,a morir. El lo de setiembrePerón la condecorópor su renunci a como si fueseun acto he r oico,la úlr im a act uación política de Eva fue ordenarlea sus sindicalistas com1a pra en B él gi cade 5.ooo pi st olas au. r om ár icas t . 5oo v ametralladoraspara distribuirlas enrre sus fieles en ia eventualidadde un goipe.

Sus últimas famosaspalabrasde aquei entoncesfueron "Debemos conseguir la victoria cueste1o que cueste y caigaquien caiga",hasta los niños de 1aprimaria de la clasemedia y culta sabíanque correctamentese decía "cueste]o que costarey caigaquien cayere".En casrelleno, la expresión rige el imperfecto del subjuntivo v no el presenteque empleó Evita. Aún cuando saiió de lunín en r935, aspirantea locutora y actriz, nunca aprendió a hablar. Innumerables son las citasde susbiógrafosdonde seevidenciasu ignorancia y su poco dominio del idioma de Castilla.

El z8 de setiembre el generalBenjamín Menéndez encabezóuna i nsurrecci ónmi lit ar par a der r ibar a Per ón pero fue reprimida sin consecuencias inmediatas. El mismo día sele aplicapor primera vez radiaciones, tras constatarcon una biopsia un cánceral útero. Días
511

en mayo de Por clerto, Vaen un memorandum dirigldo GeorgeMarsde Estadonorteamericano ,9a7 ^lsecretirio militar en Roma Vincent La Vista' se el agregado f,.ií, p.t organizaciónim.ptr,inbr rl i¡.tic^no como 1aprincipal dando pil..dt en el movimiento ilegal de.prófugosnazis' evasión' de á"r.tf"t sobreel funcionamiento de la red -"i"g"" por alf. Vista ia organi zactlnestaba dirigrda sebasaba to, dign.trrios vaticarios'El funcionamiento a los cadenade recomendacionesque permitía antesde "n.t.tá asiio,dinero y documentos ;róftgot conseguir haciaPuertos seguros' ser embarcados en el comporse Lasinvesdgaciones fundamentaban prebélicoy bétamrento de l-aSantaSedeen el período Euti","sis, en la figure del Prpa Pío XI i',nacido iJ", hablaba "" germanóFilo' eenio Pacelli, por cierio i'ue un t1"-att, incluso en sus aposentosde 1a :";i;;;;i" .lndt¿ del Vadcano durante la PriPacellifue Nuncio Papaien Alemania 1929.tuvoalli un G.r"rr" Mundial' y deudt l920 a de -.r. p.r".ido, .,.",'áí"ndo a Secretariode Estado .rtgo casi por entero y PíJXi. Su círculo íntimo era alemán constituido por laicos' casitotalmente estaba errn ia prinÁ.,,., del conflicto, ios EstadosUnidos los fondos llecipal fuente de ingreso de Roma, aunque de-Washington no sab.n ,in orden porque el gobierno donde Euge!tr.U. i""A.t.r.do, ai conrario de Berlín' un impuesto delogró nio Pacellien sus años alemanes Kirchensteuerque fue pagado regularmente nominado por nazis durante la guerra' r , catoalemanes Secalculó que unos rreinta millones de Reichmarkanuales licos conrribuían con rnil miliones de unos cinco mil millones de dólaresactuanor ei impuesto, pago fue enviadoa Roma en diciembre de i;t.;üi;;" 1944.

Ofi ci al mentel a acti tud de Pí o XI I f ue que le pr ir r r , . r . r obligaciónde 1aiglesiaera sobrevivira todaslas prueb.r. que se l e presentarony acatar se ar t í culo z4 de los ai acuerdos Letrán,que prohibía al Vaticanotonrar parde tido entre nacionesen conflicto, pero también la posición papal era que los fieles de cualquier bando tenían que comprometerse con sus r espect ivos í sesy cum pr plir con sus cieberes patrióticos. Más de ci ncuenta años después,el r 5 de m ar zo de r998, el V ati canodi vul gó un d ocum ent o en que l; r iglesi a catól i cai amentó el hol oca ust o,per o se abst uvo de cri ti caral P apaP ío X II. La agencia Reu¿er DPA, dí a sial guientereporta que el gran rabín de Israel,Lav subrayó: "Desde un punto de visa histórico, humanitario, educacionil y moral el Vaticano deberíadisculparseo{icialmente por la vergonzosaactitud del Papade esemotnento".

E l agregadomi l i tar tambi én se habí : rocupr do del obi spo H udal , pero agregaba que habí aot r os veint iún rl tos di gnatari osi mpl i cados , en su m ayor í a de et ni¡ s vugosl avas al emanas, sólo it alianoapar ecia, cr r o un el .l enal S i ri , que tras l a muerte de Pí o XI I , JuanXXI iI v l )rbl o V I fue si empre i ndi cad o com o "papable" en los cónclaves apoyadopor los "derechistas"y por un soy lrlo no llegó a serPapa.Su función fue 1amás importanrc de todas,genovésy obispo en la épocaposbélicade la rnismaciudad portuaria en donde embarcaran prácticanrentetodos los que emigraron hacia1aArgentina. "En Génova erapoderoso un hombre de confianza de l'ío XII, e} obispo Giuseppe Siri. En estaconexión con cl trabajaban veintidós curasdel Servicio Secreto v'atir .1Do, lasórdenesde PadreMorlion."' á 523

E n la m j s m a c i u d a d ,d e s d ej u n i o d e 1945hastar949, "para controlar la buena salidadel conjunto, hospedado por Caritasgenovesr se encontraba el ex jefe de )t Gestapo en Milán, Walter Rauft''.t Walter Rauff, capitánSSque actuó en el SD, implant ó en G é n o v a u n a o fi c i n a c l a n d e s ti nade auxi l i o para embarquesmasivos desdeel invierno de ry47. ¡l norte de la c iu d a d h a b ía o rg a n i z a d o u n c ampo de tránsi to c londe u s c a m a ra d a s s p e ra b a n n o s d íashastaque l es u s e pr ov eí ad e d o c u m e n ta c i ó n ,d i n e ro v p asaj e haci al a A rgent ina . C u mp i i d a s u mi s i ó n , ta m b i én parti ó haci a A m ér ic a d e l S u r,p a s óp o r Bu e n o sA i res v l uego ser¡di có en ei extremo sur de Chile. en Punta Arenas fue ger ent e de u n a p l a n ta d e ¡rro c e s a m i e nto crustáceos, de' uno de ] o s n u r¡e ro s o s e mp re n d i m i e ntos que tenía el empresariolvlaurir:io Braun en Chile ¡r en la Argentina. Ha'; que decir aigomís cieRauff, duranteir querrainv ent ó lo s c a mi o n e s e g a sq u e fu e ro n uti l i zadosparr l ;r d elir njna c i ó nd e j u d ío s e n l o s c a m p o sd e concentraci ón. en víctimas en su interior El invento consistía subir a 1as y asfixiarlas con el gasdel motor. En el juicio de Nüremberg se probó que, sólo entre octubre de r94r a julio de 19+ 2, 97 mi l p e rs o n a sh a b ía n s i d o a sesi nadas esta de l'nanera, atribuyeron ei cargode esto,pero como mule c hos huyó r l a Pa trg o n i a . Sólo cn r96z Rauff fue objeto de un pedido de extradición por parte de Alemania Federal, Corte Suprema Ia de )usticia de Chile denegóia extradición, justificando que en el código d.eesepaís no figurabael delito de geprescribíana los r5 años nocidio y que allí los asesinatos de ser cometidos. Hubo o tro i n te n to d e e x tra d i c i ó n hecho por el gobierno de Israely rechazadoei z de febrero de r984, en plena dictaduradel generalAu¡¡.rstoPinochet:el minis\24

I

t

r r,, 1i ¡ ftsl ¡6i onesE xteri ores , Jaim edel Vajle,r ech¡ zóel porque " resul taríai napr opiado expulsar un 1,,Ll i cl o a ' t ttrlldano que ha vivjdo veinte añosen paz en el país". I )osmesesdespués al ter Rauf f m ur ió, la r evisr ¡ ant i_ W l rrnocheri staFortín Mapocho calif icó esa m uer t e de un ' ,portuna" y evi denci aba cáncerf ulm inant e no de_ r(,crrdotres mesesantesy que habíadiferenciaentre dos l i rE ares donde hab¡ía muerto. Tam bién el sem anar io ,rreguraba nadie,periodistao funcionario, pudo que ver ' I c¡daver. In^ve gacione s po steriores confirm aron que Walter sti li¡uff habríasido nombrado consejero la DINA, el or_ cle !t.lnismode inteligenciadirigido por el generalManuei (.ontreras, apres.rdo encarcelado r996 por atentados y en políticosen Roma, BuenosAires y Washineton. E l trabaj o de R auff consi súaán exam iior la list a de tl eteni dos, escucharasgraba ciones ] os inr er r ogat o_ l de Li osv deri var l os presospol ít icos a cam pos, don"de r l. ur¡vorí¡ desapareci an. U no de l os l ugaresdonde Rauf f enviabaa suspr isio_ nerosera un establ eci mi ento í cola San Fabiánde agr de r\l i có.l l amado C ol oni a D i gn idad, dir igido hast ar 996 por un ex SS,Paul SchaferSchneider. El ¡z de agostode r997seconfirman lasdenuncias el en periódico chileno La Tercera, publicar que el abogado al ,'\lfonso Insumsa solicitó invesrigarmás pórque, segúnel jnforme de 1a AsociaciónVerdady Reconciliación, sus en ¡rchivos de 3ooo desaparecidos, establece 1r2per_ se que sonas nuncamás volvieron de ColoniaDisnidad. Pero1oque hizo Rauff en Chile, rrasefgolpe del rr de setiembrede ry73, donde puso su experienci, al servi_ ci o de l a exrremaderechachi lena,p. r . . " que t am bién 1ohizo en Argentina durante la segundallegadade pe_ rón al poder. 52-5

el ltle'ssaggero, r4 de agosto de El diario romano 11 r 996, r e l a taq u e s e g ú rle l e s c ri to rc h i l e no Lui s S epúl ' u' eda. W alte r R a u ff s e e n c o n tró e n Ba ri l oche con E ri k Priebkey con el fundador de la Triple A (Alianza Antidel Argentina)v consejero generalPerón,Jocomunist.-r ta'mbién aseguraque existe sé López Rega.Sepú1veda una foto que retratajuntos a Walter Rauff, Klaus Barbie y J os ep hM e n g e l e ;e l mi s mo e s c ri to rcuentaque P ri eba k e v Rau ff d i e ro n c o n s e j o s l o s m i l i tares gol pi stasary gent ino ss o b rec ó mo v a c i a rl a sc á rc e l es l os camposde tortura. Tras ia salidade Rauff de Génova, su lugar fue tomado por e i s u d ti ro l é sF ra n z R u ffi n e n g o, qui en estuvo a cargo de una llamada Comisión Argentina de inmigrac ión. S e g ú nu n a i n v e s ti g a c i ó ne fe c tu adapor el peri oen dis t a arg e n ti n oU k i Go ñ i , e s p e c i a l i z ado l as rel aci ones oscurasde Perón,Ruffinengo seincorporó con una designaciónefectuadaoficialmente por el ya entonces presidentede 1arepúblicaArgentina. conSegúnAbel Basti,otro periodistaespecializado, Reinjuntamente al sudtiroléstambién colaboró Hans en hard Maler. Ambos terminaron adquiriendo chacras al sur de la localidadde El Boisón, unos cien kilómetros S an Ca rl o s d e B a ri l o c h e . R u ffi n e n g o en C orti j o del Monte, en el parajeMallín Ahogado y Maler en el Mangrullo, en el parajeLago Puelo. Antes de llegar a Génova los nazis fugitivos se conen centraban Kufstein, Innsbrucky Merano, de estamaner a t r a b a j ó O D ES SA . Si m o n Wi e s enthal cuenta que cada6o/7o kilómetros habíaun Anlaufstelle,una escaque conoci rn la c on[ o rn ra d ap o r tte s o c i n c o p e rs o nJS l más cercanas'a d s ólo las u b i c a c i o n e s e l a s d o s e s c ¡l as y de dond e l l e g ;rb a n Ia s i g u i e n te . LasAnLruÉrellenseencontrabana lo largo de todo el
-oA

i Lr i te de A ustri a y A l emani a;- de la f r ont er . r rr suiz- ¡ ir ae . i ,l l ¡. cruz¡d.rs ¡s fronter:rs. osf ugit ivossedir isi¡ n cn i 1 ,Lrmavoríahaci .rGénova,do nde se em bar caban hacia \r qenti n.r, un¡ mi noría pri vi legir d. r dir igí . rhacieZuse r i c]' r Gi nebradonde por avión se r r asladaban Sudao a rrrcri ca. adi e sabíadónde se encont r ab¿, Ver t eiler N el l ;,tpf,el centrode deri vaci ón . \,V i esenthala medi adosde los años 6o va sospechó , ' Iur' estf,bren l .r A rgenti n¡. Se puede Jr cir qr r epr obll ,l ementeestaba l o ci erto,exist ióun lugar con la caen
I r, ttrriilicr neeecrrir .1."^.p.tra cl ^ . .nr'..lr.;fi.\'.J s l u c.l r v o e sp Jch .l r e n Vl o s

t Ic Q IüpOS

D l Z l S.

A medi adosde r99z l a rel evisión elianaquisoinvesit ri qarl os nazi sen l a A rgenti na .RAI z encar góla invest í r' .i ci ón documental i sta ob er t oPist ar ino: eencon¡l R ésr tró en una i sl a de cuarentay o cho hect ár eas ei Delt a en l ,' l P .rr.rná.r n.rrde hor¡s rio ¡ r r ib¡ de BuenosAir es rn ,l e l a cual ya se habí.rnocupadolos m edlos ar gent inos ,i os añosantes,una mansi ón dc cu¡ t r o plant asde est i, l ' >báva¡o, l amadaE l M j ranta redif ic¡ cl¡en r 942 por un l rn¡tri moni o al emán,l os Tei chm ann. En tiempo de guerraallí fueron sepultadosdos rripr-rl .rntes del Graf S pee al fi nalizar la m ism a. allí , se hav i¡n reuniones con gente que llegabadesdeBuenosAi' res, la mayoríano hablaba españoly evitabanel conracro t on l os otros pobi adores delt a. del Puderecogernumerosas historiasen la zona que con1i¡maríanel uso de Verteilerkopfen estaisla. D esde 1945 a r955 i ngresa r ona la Ar genr ina según unf,presunciónestadística hechapor los investigadores Iqnaci oK l i ch y H ol ger Medi n g, 8o m il alem anes ausy tri¡cos, de los cualesse quetlaronalrededorde zo mi1.A ,' l l os,di cen,hrv que rgregarl os que llegar oncon docunrL-ntos falsosy nombres cambiadosque seríanentre 11
\?7

úl m il y z r mi l m á s .Se g ú ne l l o sd e e s to s ti mos, 8oo er¡n y naz isd e j e ra rq u ía So .p o r c i e rto ,c rimi nal esde guerra. en que sol amente O t r o a u to r.]o h n L o ftu s ,c o n s i d e r a Guelos primeros cinco años de terminada 1aSegunda de r r a M u n d i a l , l l e g a ro n6 o n i l p e rs o n as, l as cual esl a mitad ingresó con papelesfraguados. Cierto es que miles de nazi, entre ellos criminales de guerra,ingresaronen aqueliostiempos a la Argentina y sushistoriales nombresfiguran tanto en los archivosde v q W ies e n th ,rl , trec o n ti e n e nc a s iz 5 .o oo nombres.en su por homicidios y tal vez por genomayoríade acusados cidio,como offos en lasiistasque contienencasizoo ooo nombres de los archivosde Ludwigsburg, donde en la ofide cina centralde justiciasearchivanlos expedientes sospor crímenesnacionalsoci¡list¡s. pechados Concordó con otros autores,estimando mínimo en on ro mil aquellosiiegalesque ingresar legalnen re, en la postri m e ríad e l ¡ g u e rra ,l o h i c i e ¡on baj o fal sonombre y sólo después.en los primeros años 50, en su may or í f ,r e to m rro n e l Pro P i o . q Hay q u e d e c i r,h o n e s ta m e n te , ue de 1osci entosde naci on¡l soc rí menes d s m iles so s p e c h o s oo a c u s a d o s e en su patria y siguiela cialistas, gran mayoría se quedó ron su vida, nadie los molestó, un ejemplo 1o da el gobierno de Konrad Adenauer.El zz de octubre de r95z' el por el diputado Erler lo hizo público, tras serencargado naz-i los en parlamentode investigarsobrela infiltración m inis t e ri o s . Ad e n a u e r m i s m o l o tuvo que reconocer "Er]er ha declarado que n'tás alto se sube en los cargos Esto es verdad' Es del estado,más nazisse encuentran. verdad queel 66% de los funcionarios {ueron mientbros de del Partido Nazi.A mi parecer tendríamos que acabar d;tr la caz;ta los nazis".+ Y así fue "Adenauer introdujo en el círculo de sus
-.4

ntás íntintos colaboradores viejo banquerocL,i o1,, ;tl nia, RobertPferdmen-9es. fueuno cle que losf¡ir.l¡1..¡r¿.¡,, de Hitler; elevó al cargo de secretariode Estado¿ F1.r¡rs NIaríaGlobke, que habtaelaboradola )egislación¿nrilrc breica,mereciéndose )a inscripción en la list,tde los cri_ ninales de guerra; nombró ministro de lospró{ugos y su consejero personal de los proble¡nas deJesre¡ Tñ eo_ dor Oberlander, si bien sabíaque había sido instrucrcr polírico del batallón SSl/achrrg.:11, responsabledel exi_ lio de miles dejudíos polacos.De t9 ministros que corn_ ponían el gobierno de la Alemania del Oesteen r96o. tz ¡esulrab¡n con)prornetidoscon el nazismo". Franco Fracassi ,que i nve st igó el t em a cont inúe. "Franz fosefStrattss,cuando recibió e) encargode re_ consrnri¡J.rs FuerzasArmadas, no ruvo éxito v fue ¡ bu.s_ c.trIo hon-tbresque mejor había sen,ido en la Alemania nazi. Su brazo derecho ilegó a serAdolf Gheusinger. el eual, como je{e de la oficit't¿ope..rtir..,1 OKB de I-lj_ cttl rler,había elaboraclo plan Or.r¡i.r el 1.r de ¡r.rr.r ínv.¿sión Ingl,tterra,e]plan Atila contrr Fr,tncie, ¡>).tn,4lrerc tl ¡u_ t t l t ocupaci ónde S uíz¿, pl t n M . t r it ¿. tcont r . t) ir g, , sel l.tviav el plan de invasión de la LIRSS, Barb,troj.t-i,.¡Je¡n.isfue particularmente activo en la |ucha contre los /)rrrisanosde toda Europa.'\ E steesradode l as cosas pasó desaper cibido el no en ,'\tranjero "con una interpelación a la Cámarade IosCo_ /r unes, el diputado inglés, Zilliacus, pidió et de no_ ry r rc.nrb¡ede ry59 al premier Harold ntacMillan si rcnía tt¡ ttnsión de pedir a Adenauer medidas contra lost.r55 t rt,tgistradosresponsablesde crímenes contra Ia huma_ n i'l:tdque todavía admjnistraban justiciaen 1aRepú_ )a l,lice Federal, triolando los negociados en postdam. Esr,)s /Lrecesy procuradores habían trabajado en el // r\¡enrenre conocido tribunal del pueblo de Berlín o en
52q

que pronttnciaron entre 1933 los tribunalesespeci;rles, 'v y J condenas mtlejr¡econtrJ alentanes ciu1g+5,45 t't'til ocupados".s de d.rc/¿no-s )os países Perotorlo continuó igual, "armbién losdirigenrcsde de la econon'tía guerra,los omniporenfes w''ehrtvl¡rschafts{ührer,regresarona la cabezede }asmega empre' srs, que segitnlos acuerdos clePostdam tenían gue ser y clesirantelados que al contrario,en )aposeuerre' mul' tiplicarott sttpoder. Los dueñosde los colosaleskonzer' por el tribunal de Nuremberg ,rL rl"-rrte, condenados como criminales de guerraregresaron al mando de sus imperios, losKrupp,los Thvssen' losFlick' los Quandt, , loi NIrnn"trann, losHaniel, los Kloeckner" todos gozaron de la financiacióndel plan Marshali pararesurgir' "Los banqueros Abs y Pferdmenges, que habían financiado)os planos cleHider, regresaron a ser símbolo de poderío económico; a la cabezadel conjunto I' G' Far'ben, los regresarort Ter Meer,los Menn' los HaberlandWinnecker, los Ambros,los F¡ usr,que fueranprocesados por contplicidad en el programa de deportación y extirminio áe los internados de Auschwitz' Hastael el doctor Petersen, hombre que habíaabastecidoLos de canTpos extern'tinio de gas tóxico Zvklon B, elemenregresó a su puesrc de de rc eienci.tl<le las cámaras gas, director en la Degussade Frankfurt.'7 El lema Deutschlanduber alles-'Alemania sobre todos"- semodificó en "Alemania sobretodo"' Nadie fue ios investigaclo, archivosfueron olvidados,los ex nazjs ,e .n.ont.aban por doquier; el presidentede Interpol en el deceniosiguientea la captura de Eichmann, épocaen que Ia cazaa los nazi se intensificó' fue Paul Dickopf' núm".o de matrícula n72Sg como Unfe¡snrmbandftjhdel rerSSy Abw ehrofficier,oficial Serviciode InteligenS c ia de C a n a ri s . i mo n Wi e s e n th a l 1oacusó,en r975,de 530

l .r¡rberse empre rehusad o,desdeasum ir su car go en si r968, a ayudar a i a autori dadjudicial alem anaa per seg:r'rir los criminales nazis.También denunció que en la a lnterpol operabanotras SS. Si 1amayoríaquedó en Europa,por cierto, una minoría fue a establecerse Sud América.Ya el zl de julio de en 1949un pedido de informes fue presentado 1aCámaen ra de D i putados argenti na Sepedí a,com o r esult aen el . Diario de Sesiones, aclarar informar respectoal ingree so y posesi onesde carta de ciudadaní ade decenasde ciudadanos alemanes que sedesempeñan las instituen ei onesargenl i nas. t¿mbi en se puecie eer"Si desent pel. ñan alguna {unción dentro de lasinstituciones armadas, el ex coronel aviador alentán Hans U\rich Rudel, Otto Skorzeny, general de la guardia de asaltode Alemania, que rescatara Mussolini de su prisión, ingeniero Willy a Kurt Tank, especialista aviación y el general Adolf en Galland". E fecti vamenteR udel , el as de los S¿ulas,t r as 2S3o misionesen el frente ruso y Soo tanquessoviéticosdestruidos, habíallegadoen r948, bajo el nombre de Emilio Mayer y contratadopor IAME, Industrias Aeronáuticasy Mecánicas Estado,su primer dornicilio fue en del \¿illa Carlos Paz,cercade la ciudad de Córdoba,el 9 de noviembre de r948 pidió un registrode conductor bajo su alias.Só1oel z5 de junio de r95r tramitó en ia policía cordobesa una cédul a de i d ent idad con su ver dader o nombre. Esta formalidad fue hecha con la mayor naturalidadpor lasautoridades argentinas, la solicitud fue en tachadoel nombre anterior y agregadoes y su nombre verdadero.De estamanera se podía leer Emilio Mayer es luan Ulrico Rudel. Poco despuéscon sus nuevos documentos regresóa Alemania; el periódico de BuenosAires l¿ ly'ación, rS el

53r

r¡r¡qttffiilffil{ti:ii,

de abr il d e i 9 5 2 , c i ta b a u n te l e g ra m ade i a A soci ated P¡ess,fechado Kasseliz de abril "el ex coronel Hans [J]' rich Rudel, antigito as de la avjación alemanaparticipó clandesdnamenteen unareunión de ex pilotos de Ia escuadrilla Immelmann, anuncia el diario Die Welt, [J]' rich Rudel se encuentrarefugiado en Ia Argentína donde es conseiero técnico de una fábrica de aviones, a pesar de que se }e negó Ia entada a Alemania occidental el ex corone] de Ia Luftwaffe había logrado reunirse con sus en ex camaradas la pequeña ciudad de Ziegen (Hesse)". el A los pocosmeses, zt de noviembre,el diario Nacht que en una reunión clandestinade neoinforma E.xpre-ss nazis en Berlín, Rudel habíasido proclamado Füh¡e¡. Las autoridadesaliadastomaron medidas y arrestar on a c a s ito d o s l o s q u e p a rti c i p a ro ne n esareuni ón secreta,sin embargo Rudel regresóa la Argentina. Y a las de envió un telegrama adhesióna otra reudos semanas constaen un despachoque distribuyó nión nazi, según de la AssociatedPressy publicado por el diario El País de cliciembrede r95z' Montevideo el r5 "En Lubeck se realizó ayer una reunión neofascista de con Ia asístencia líderes,más de dos mil simpatiz.lntesde losmovimientos de extrema derechaEloque Alemán, Derecha Nacionaly Partido del ReichAlemín, Ilegados de rcdas )as regiones de Alemania occidental, noche en Lubeck a una de las másimporasistieron esta mantenidas en Alemania tantesreuniones neo{ascistas numerosos se destacaban desdery45, entre la asistencia y ex oficiales de Ia Wehrmatch, el coex dirigentes nazis ronel Rudel ex as de la Luftwaf{e y personalidades del ex partido nacionalso cialjsta." Tras la caídade Perónen setiembrede r955una comida sión investigadora cuentade ciertosdocumentoshailados e n l a c a s aq u e e l p i l o to te n ía e n l aqrovi nci a de )-)¿

C órdoba,que no dej an duda acer c¿ su c, r n, lirr , r r r lr ' de militante "Una cartafirmada por e) Adolf I litlt'r ( it rt¡, pe, fechadaen Berlín en julio de ry5r, djce en ¿¡rro rft'su" párrafos:En todo casousted debesaberque la juventrttl alemanaestácon usted y 1oespera. ¿Qué hacennuesr¡o.s otros héroes en la Argentina, el coronel Werner Bauntbachy el generalmavor Adolf Galland?¿Escierro que Baumbachha cambiadode opinión? Si tiene usted oportunidad de encontrarsecon el presidente Perón y su linda esposa, exprésele la admiración que por él sienten nuestrosjóvenes". E sta carta es rel evantetam bién por que cer t if ica1a presencia en Argentina del Obe¡stleutnant Werner Brumbach,el más grandey condecorado piloto de bombarderos de la lufru'a f{e y ex comandante de| Kampfgeschrvader zoo. de Otra correspondenci a j u lio de r 955 t am bién hace rnención al levantamiento antiperonistadel mes anterior 'Sus am igos de aquí 1o l'el.?n a usted al frente de _r'.? un ejército |uchando por el señor Perón a cargo de Ia tviación argentina". interesante una c¡res Enrrelos documentoshallados, r¡ de Oswald Mosley,el jefe del fascismoinglés,que habúa enviado a Perónel z de mayo de 1955, donde sepuede leer textualmente "Su excelencia. Tengo el honor de diri!:lrme a usted con relación a mi amigo el coronel H.U. Ru,lt'\, parapedirle tenga ustednuevamente la amabilidad de posible. Varios tnviarlo a Europa tan pronto como ello sea ,le nosotros tenemos la impresión de que su preseno) e¡ Iiuropa, es del mayor valor para el mantenimiento de la I¡osición de Alemania y de toda Europa frente a los peli!:ros que actualmerttenos enfrentan. Se pttede siempre confrar en é1,para sostenercon habilidad y vigor los ver,l.tderosvalores de Ia civilización, asisridotan srandemen)1 J

mi rerc por la obra propia de V.E'Mis saludosa V'E' con recepción a¡ando por su an'¡able nárrdo agraáecimiento 1.r Argenrin.r'.s esruveen PeEstacartatiene valor documental ai informar que h a b íae n v i a d o a R u d e i a Europa y además' r ón m is m o jefe precisaen la Argentina la presenciaclandestinadel de los nazis ingleses. En la Argeniina la vena literaria del coronel empezó obras t r as s u lle g i d a , p u b l i c ó , e n tre 1 9 4 9 y t953' ci nco alemán por ia editorial Dürer, fundada por editadasJn Ludrvig Freude. de en de Omá detalleinteresante la estadía Argentina SanCarlosde Barisus vacacionesen pasaba Rudel es que Bariloche, figura en el anuario de r95r del Club Andino socio y constatambién, que el 18de agostode loche como en el 1950participó en una cf,rrerade Slalomciasificando bien le faltabala pierna derecha' ,i"" l.tgt., si ' Ruáelvolvió alaArgentina en mayo dery74al regrehonores sarPerón al poder y fue recibido entoncescon por el mismo presidente' en Ia casadegobierno

de De Otto Skorzeny se sabealgo más' A mediados "Llegan informes de BuenosAires que e} general ry53 por el presidente de la Resido encargado ííJtt""itt^ de que reorganicelas-fuerzas choque justipitblica para 'cialist^i, cimo base lasque tenía en acción Ia tomando entidad nacionalistaAlianza Libertadora N acionalista' na.Naru¡aJmenrc que Skorzeny agruparáa )os agentes que han vivido tranquilamente y que tueran tan utlzis lesin el sewicio de esPionaje"'') S e sa b e q u e e l z 7 d e j u l i o d e 1 9 4 8, cansadocomo incuenta en sus libros de la pregunta obsesivaque sus hicieron, "¿One truck minder?" (¿dón1e terrogadores
)J'f

de l 1evóa H i tl er, dónde i o oc ult ó?) Sc lt . r l, r .Irr r r 'r , l,' , I ' i , r y campo de concentraci ón al dí a siguient t ll. r l, r ,ll, '' ', 1, en a B erchtesgaden, donde, m ás de t r es at t os. r r ) l( ", , r Allí transcurrió el invierno. IJnlos ¡, r r habíaentregado. ) meros mesesde ry49 se encuent r aen M unich y I ) ( ) . ( en despuésaparece BuenosAires. El ex Sru¡mbannliiñ¡e¡SS y jefe de los comandosde Oranienburg, si bien todavíabuscado por crímenesde y guerra por 1osgobiernos checoslovaco danés,en Ar'Zas oper aciones. genti napudo organi zarsuss ucesivas financiacionesllegaron de A\emania, fue Krupp. e} industrial másgrande de Hitler a enviarlos, otros llegtron nmbién por parte de su suegro, que bajo el nazismo tue el presidente del Reichsbank,el Banco Cenrral de Aleniania.'\o NanE n l a pri maverade r95o c onsigueel pasapor t e oficialmente ,en reseivadopara apólidesy se establece en Madrid, donde actúacomo hombre de negocioshaste su muelte. En r95z concluyó, entre Alemania y España,uno de de los más grandescontratoscomerciales posguerracode mo representante las IndustriasKrupp. También fue financiero del Círculo de los Amigos, uno responsable de los principalesgrupos nazi de Posguerra. "skorzeny fue enrolado como consejero del ministerio del interior del dictador español Francisco Franco, logrando ser una de lasmentes de la tÍistemente célebre 'Brigada político-social'. Contemporáneamenrc hizo cursos de especíalizaciónsobre técnicasde guerrilla, de y asesinatos raptos. "La actividad y lascapacidadesde Skorzeny, en este punto, eran conocidas a nivel mundial. Después de haber organizado una legión extranjera que combatió al Iado de las tropas LISA en }a guerra de Corea, el ex nazi 535

,,"uu¡r¡lu,tii,tt,iilrllllll

.

r ,'ir ,r ir .tir iffrrl t.i l ,,i l ,l f,r,,t.rtl ,l ti ,l l i rl ,n,

'.+*¡**

fundó la líg.t ¡nticonrunisra de los Pueblos Asiáticos. junto al criminal dc guerrajaponés Ryochí Sasacarva -y ¿dem¡.'-, la liga antico¡rrunrsra mundíal (Wacl) y despues se ocupó de intplan¿areficientes servicios secretospara l.t Ch i n a na cionali sta. "A1 {in adiestró a aquel}os qLle seríanlos pritneros rropasessoldadcts serpartede los'boina t'erde',.l.ts en peci.tlesde los narines que combatieron en Vietnam. Habiendo acumttlado así tantos méritos y erperienci.rs Skorzeny fue premiado con la nómina a jefe de lasopede raciones especia-les la CIA. "Fuerte por la posición adquirida el nazi hizo reclusudanteritar paralos Servicios Secretosde ttnos países canos decenas ex SS.Fueron asícreados lospritneros de núcleos de aquellosque serán añosdespuést¡iscemente fantosos como 'escuadronesde la muerte'.'\' l s S i bi e n to d o s l o s i n v e s ti g a d o re v agenci ase atri buIbéyen el rol de ¡esidenrede ODESSA en l,r penínsu1a r ic a, v a ri a sv e c e sv i a j ó a B u e n o sA i res. E n sus l i bros,él dec lar aq u e v i a j a b am u c h o p o r n e g oci os,A dol f E i chen mann da testimonio de su presencia la Argentina duConfesó que querante su interrogatorio en Jerusalén. riendo escribir sus memorias, Skorzeny Ie presentóen periodista y ex oficial Buenos Ai¡es a Wilhelm Sassen, delas Waffen SS,quien registró el testimonio del criminal de guerra y luego redactó las memorias que ei propio Eichmann corrigió en ios márgenes,sin saberque esto 1oharíacondenara muerte.

serschmidtt to9 E, trassu centésimoavión derrib¡do fue elevado por Hitler a General der /agdfliege¡ en su libro autobiográfico cuentasusanteced.ent*, bái.os, de cómo fue comandantede los cazas chorro en los a últimos me_ ses.de guerrav de cómo desdela Cancillería fue le orde_ nado trasl adarse pragapar ainr er venir a desdeallí en la lucha por Berlín, ofreciéndoieprotección aérea. Los detallesson muy inreresantes, ro de el febrerode r945 forma e\ Jagdverband 41,un ala de combareope_ radaexclusivamentepor Messerschmidt Me z6z$ uni_ dad que es trasl adada ei 3r de m ar zo a M unich_ Riem . Inicialmen_te tenía z5 apararos 5o pilotos, la crema y de It Lu{twaffe. Un mes después,," .g."grrorr' al J 44 tod,os it¡sMe z6zsobrevivientes, except;los pertenecientes al llliJG 7y quedando conformada por casi cien jers, los ' ¡uese transfirierona Salzburg_Maxglam, dondá opera_ r, rrrhastala caídade Berlín, serindie-ron el 3 de mayo de ' r+ s L.lhecho importante es que Galland,el día z9 de abril ,,.¡bi ó l a orden expresa desdeel Führ er bunke¡ de cu_ r,rf con todos sus cazas Me zízBerlinyel Nordraum, , I i ' spaci oaéreohaci a D i n