Está en la página 1de 10

LA NASA Y LA

BIBLIA
(Extracto de un artículo publicado
en la revista “La Biblia en las Américas”
de las Sociedades Bíblicas Unidas,
Miami, Florida, EE. UU.)
El programa espacial está
encontrando
respuestas a sus dudas en la Biblia.
• Mientras que ciertas novelas y algunos canales
de televisión por cable, por oscuras razones
que van más allá del sensacionalismo, están
gastando millones de dólares haciendo
publicaciones y reportajes donde desacreditan
de manera aparentemente científica y
convincente a la Biblia, la NASA ha encontrado
que “El Libro de Libros” no es tan solo un libro
lleno de inspiradoras alegorías judías...
Es un relato del Sr. Harold Hill,
presidente de “Maquinaria Curtis” de
Baltimore, Maryland, consultor de la NASA.

• La NASA desarrolló un programa


computarizado para saber la posición del
sol, la luna y los planetas en el espacio
en cualquier momento del futuro, para
evitar que éstos cuerpos espaciales
estén en la trayectoria de nuestras naves
espaciales y satélites artificiales, y
colisionen contra ellos.
• Programaron la computadora para hacer
el cálculo hacia delante y atrás en el
tiempo, pero en un momento dado el
programa se detuvo, dando una alerta de
un grave error en el cómputo del tiempo.
• Al revisar el programa, encontraron que
la alarma se refería a la falta de un día
en el espacio del tiempo que ya ha
transcurrido en la tierra.
• Estaban perplejos, pues no tenían
ninguna respuesta a ese problema.
• Un miembro del equipo mencionó que
cuando era niño, en la escuela Bíblica le
enseñaron que una vez el sol se detuvo,
porque Josué le pidió a Dios poder
continuar una difícil batalla y así pudo
ganarla. Le dijeron: “Muéstranos”.
• Buscaron y hallaron Josué 10:12-13 “Y el
sol se detuvo y la luna se paró...El sol se
paró en medio del cielo, y no se apresuró
a ponerse casi un día entero”
• ¡Allí estaba el día que faltaba!
• Verificaron el dato en la computadora,
introduciendo los sucesos del libro
bíblico de Josué.
• Coincidiendo con la afirmación de la
Biblia de que no fue un día entero, el
sistema calculó que la pausa del tiempo
era de 23 horas con 20 minutos. ¿Y los
otros 40 minutos?
• El mismo miembro del equipo recordó
que en alguna parte de la Biblia decía
que el sol había hecho su recorrido al
revés...
• Los científicos pensaron que eso ya era
una locura, pero fueron al Segundo Libro
de Reyes, Capítulo 20, donde se relata lo
siguiente: que el Rey Ezequías, fue
visitado en su lecho de muerte por el
profeta Isaías, quien le dijo que no se
angustiara, porque aún no iba a morir.
Ezequías le pidió una señal de prueba.
Isaías le dijo: “¿Quieres que la sombra
del reloj de Acaz avance diez grados o
que retroceda diez grados?”
• Ezequías contestó “Fácil es que la
sombra decline diez grados, pero no que
la sombra retroceda diez grados”.
Entonces el profeta Isaías clamó al
Señor y Dios hizo retroceder la sombra
los diez grados que había recorrido en el
reloj de Acaz...
• ¡Diez grados del reloj de Acaz son
exactamente los 40 minutos que faltaban
en el cálculo de la computadora, y
completan el día perdido del Universo!
Conclusión
• La religión es algo privado de cada quien, pero si
cree usted que Dios no es un ser mitológico, y
usted es Cristiano católico o protestante, eso
implica que: Nuestro DIOS está vivo, que visitó
éste mundo como Jesucristo Nuestro Salvador,
que hoy manifiesta su presencia en Su Espíritu
Santo, y que está aún haciendo maravillas en el
Universo.
• Unos aficionados que creyeron en el Señor,
construyeron un arca y la llenaron de miles de
animales, y no se hundió...
• En cambio, unos profesionales que creyeron
únicamente en la ciencia, hicieron el Titanic...lo
demás es historia.
• ¡Los invito a compartir esta historia real con sus
corresponsales del Correo Electrónico!
• Si no la comparten, les aseguro que no les va a
pasar absolutamente nada... pero a lo mejor, a
muchos les podría gustar leer este relato.
• Algunos aún creemos en la Biblia más que en las
novelas de Dan Brown, J. J. Benítez y otros...