Está en la página 1de 21

Perón en el siglo XXI.

indd 3 17/8/2021 15:32:18


GABRIEL RUSSO

Perón en el siglo XXI.indd 5 17/8/2021 15:32:19


Russo, Gabriel

Perón en el siglo XXI : y el secreto del 53 / Gabriel Russo. - 1a ed. - Ciudad


Autónoma de Buenos Aires : Fundación CICCUS, 2021.

128 p. ; 23 x 16 cm.

ISBN 978-987-693-868-6

1. Narrativa Argentina. 2. Peronismo. 3. Novelas Fantásticas. I. Título.

CDD A863

Primera edición: septiembre 2021

© Ediciones CICCUS - 2021


Medrano 288 - CABA (1179)
(54 11) 4981-6318 / (54 11) 2127-0135
ciccus@ciccus.org.ar
www.ciccus.org.ar

Hecho el depósito que marca la ley 11.723.


Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este libro en
cualquier tipo de soporte o formato sin la autorización previa del editor.

Impreso en Argentina
Printed in Argentina

Ediciones CICCUS re- Ediciones CICCUS ha


cibió el Diploma de sido merecedora del re-
Honor Suramericano conocimiento Embajada
que otorga la Fundación de Paz, en el marco del
Democracia desde su Proyecto-Campaña “Des-
Programa de “Formación en Valores pertando Conciencia de Paz”, auspicia-
en el Mercosur y la Unasur”. do por la Organización de las Naciones
Círculo de Legisladores, Unidas para la Ciencia y la Cultura
Honorable Congreso de la Nación. (UNESCO).

Perón en el siglo XXI.indd 6 17/8/2021 15:32:19


A todos aquellos que siguen luchando contra la pandemia, en
especial médicos y enfermeros. Y a aquellos que, desde su puesto
laboral, comprendieron que lo colectivo vence a lo individual.

También a esos amigos que en breve encontraremos para tomar


un café: Marcelo Mattar, Gabriela Insúa, Andrés Asato,
Carlos Marcogliese, Norberto Quinteiro, Carlos Marcarian,
Ricardo Mantovani, Edgardo Miller, Susana Martino,
Héctor Haiek y Pablo Cigliutti.
A todos ellos, gracias por estar.

El agradecimiento a Gladys Manzato y Yazmin Pizzio


por su aporte a esta obra literaria.

Perón en el siglo XXI.indd 7 17/8/2021 15:32:19


Perón en el siglo XXI.indd 8 17/8/2021 15:32:19
Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

NOTA DEL AUTOR

Perón en el siglo xxi constituye mi quinta novela y el libro número


trece que lleva mi autoría. Sintetizo de esta forma mi atrevimiento
para presentarme en la sociedad literaria. Es el día de hoy que no me
interesa explicar si la novela que terminé cumple con los cánones for-
males y normales teóricos de este formato literario. Acabo de escribir
una ficción futurista o, quizás, usted crea que es un relato o narración,
usted me dirá. Convencido estoy de haber logrado una historia apa-
sionante, entretenida, con rasgos históricos, y para mí es suficiente.
Esta novela es una excusa para difundir el peronismo y sus trage-
dias. En esta ocasión se presenta una ficción que se desarrolla en el
2045 y que cuenta cómo será la vida política en nuestro país con los
adelantos tecnológicos de la época. En la historia podrá usted saber
cómo será la vida dentro de 24 años; para ello, se investigaron los
proyectos que realizan universidades de países desarrollados. Segu-
ramente no me creerá, pero podemos probarlo en unos años, hoy no.
Hoy es una cuestión de fe.
Ese es el ambiente donde se desarrolla la historia, dos muchachos
peronistas que tratan de resolver el momento político de ese año vol-
viendo a Perón. En el medio, una tragedia peronista que quizás no
recuerde, pero estas páginas están para hacer memoria. Usted podrá
visibilizar un hecho de tanta injusticia que pasó al olvido, pero que
aquí se rescata, y es el secreto de 1953.
Los nombres y apellidos de algunos protagonistas han sido distorsio-
nados por razones legales, pero pertenecen a la reciente historia argentina.
Esta es mi cuarta novela escrita en tiempos de pandemia y, quizás,
una de las más logradas por la investigación realizada. Podrá decir
que es fantástica, fantasiosa, ficticia, pero cuando culmine su lectura,
habrá comprobado que no tardará mucho tiempo en ver y vivir lo
escrito. Gracias por encontrarnos nuevamente, y hasta la próxima.

Perón en el siglo XXI.indd 9 17/8/2021 15:32:19


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

PRÓLOGO

Por Jorge Rachid

Estoy leyendo un excelente libro de anticipación futurista, anclado en


la historia misma de la Patria: es una novela que tiene tanto de escep-
ticismo como de nostalgia, pero un realismo extremo que conmueve
a pensar desde otro lugar, desde una mirada del “estar situado” de
Rodolfo Kusch, parado frente a la demanda del “ser alguien” euro-
céntrico hegeliano.
Un libro que dispara estas reflexiones ya de por sí está justi-
ficado. Es una convulsión traducida en letras que nos lleva a la
reflexión sobre nosotros mismos cuando definimos nuestros pro-
yectos de vida, cuando aproximamos al presente con lo inevita-
ble resignado; pero esta obra nos demuestra la irrupción siempre
imprevista de nuevas realidades que no forman parte de nuestras
preocupaciones actuales.
No es casual que se haya elegido para el desarrollo de la novela la
situación geopolítica de un mundo por venir, como la descripción aca-
bada de procesos futuristas nacionales, que nos llenan de angustias,
pensados desde el hoy. Más aún, un mundo cibernético dominado con
máquinas en las familias pudientes, y su convivencia con los siempre
postergados sectores humildes y desprotegidos de la sociedad.
¿Si el peronismo tenía su razón de ser en la eliminación total de la
pobreza, su compromiso pleno con el pueblo y la Patria, si el Perón
filosófico no vertebró en políticas que cambiasen la ecuación brutal y
despiadada del mundo neoliberal, que solo se transformó maquillán-
dose para otros colonizadores más modernos y brutales, es que fraca-
samos como movimiento histórico de construcción de una sociedad

11

Perón en el siglo XXI.indd 11 17/8/2021 15:32:20


Prólogo

más justa, más libre y soberana? Es la pregunta que parece emerger


del autor, en un presente proyectado a un futuro incierto y dramático.
El juego de anticipación que nos propone el autor nos lleva a un
esfuerzo de abstracción sobre las circunstancias actuales y los escena-
rios que, se supondrán, abrirán las conductas de hoy cuando llegue el
futuro. Es que los mecanismos de construcción de Patria reproducen,
sin dudas, las mecánicas de construcción de poder en cada etapa his-
tórica, en la cual el protagonista, el único sujeto histórico que cambia
los paradigmas, es el pueblo argentino. Si no es así, quienes constru-
yen modelos autoritarios son las élites del poder, perennes y pétreos
en la historia.
Entonces el autor, en un notable esfuerzo anticipatorio, nos lleva
a imaginar un mundo tecnológico robotizado, una mirada geopolítica
diferente a la actual, ubicando a la lucha por la hegemonía mundial
en parámetros novedosos. Relata una sociedad fragmentada, en fun-
ción de regiones y clases sociales, por acceso a las tecnologías nuevas
o en ausencia de las mismas.
El giro interesante del libro —que no contaré para que lo lean— se
adquiere cuando un déjà vu aparece en la historia, con las fuerzas vi-
vas del Perón filosófico redivivo, ubicando la historia en el año 2045,
aquí cerca en términos históricos, pero que permite una reflexión
profunda sobre nuestros propios pasos.
No puedo dejar de mencionar la bibliografía propuesta por el au-
tor para consolidar su narrativa, con referencias claras al pensamien-
to nacional, a su permanencia en el consciente colectivo del pueblo
argentino, que se puede complementar con las ediciones completas
de los escritos de Perón, publicadas por el Instituto de Investigacio-
nes Históricas Juan Domingo Perón en 8 tomos imperdibles.
En definitiva, estamos ante un autor brillante y prolífico que nos
entrega su pasión con valentía al escribir una novela que siempre es
un desafío de magnitud; que sortea con la solvencia propia de las con-
vicciones profundas que estallan en la escritura con una fuerza vital
que nos conmueve y sacude intelectual y volitivamente en aquello que
constituye la esencia de nuestras vidas, donde el pueblo y el compro-
miso fueron y son referencias diarias.
El título del libro nos propone, desde el inicio, un camino de ima-
ginación y reflexión, de ubicar el campo de batalla político en cada
tiempo, identificar al enemigo del pueblo y de la Patria, más allá de

12

Perón en el siglo XXI.indd 12 17/8/2021 15:32:20


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

cualquier escenario epocal, que se repite históricamente, y que el ene-


migo llama ‘grieta’ cuando gobierna y nos acusa de tiranía cuando go-
bernamos. En realidad, es la vieja lucha entre civilización o barbarie
sarmientino-mitrista, entre los que vienen de afuera (lo civilizatorio)
y nosotros (los bárbaros), cambiando la ecuación grecorromana de
los bárbaros siempre de afuera; no puede repetirse en el futuro, sólo
puede asentarse en el Perón Filosófico que propone el Perón Vuelve
del autor.

13

Perón en el siglo XXI.indd 13 17/8/2021 15:32:20


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

CAPÍTULO UNO
Año 2045

El tiempo siempre se presenta y pasa con dobleces inesperados,


mientras permanece. Pasa, transforma y envejece, pero siempre di-
fumina sus colores para quedarse. Así acontece en Calafate, en estos
duros días invernales del 2045, donde el viento gélido “convence” a
la gente de perdurar en sus hogares. Si es muy necesario dejar el lar,
el habitante recorre las modernas aceras para concluir en las rutas
tubulares. Caso contrario, opta por transportarse en vehículos vola-
dores solares.
Hoy, la mayoría de las ciudades, y Calafate es una de ellas, son or-
ganismos inteligentes de gestión del espacio físico, en los que la vida
y la eficiencia artificial se orientan para garantizar la sustentabilidad
del modelo.
En la actualidad, se han fusionado la inteligencia artificial, robots
y humanos. La Argentina de hoy, a pesar de la pobreza producto del
actual desgobierno, tiene una esperanza de vida del habitante prome-
dio de 142 años. El territorio ha cambiado. Es un ejido con banqueros
sin bancarios, con ingenieros pero sin albañiles, sin plomeros y sin
talentos. La riqueza se sigue concentrando en pocas familias. El brillo
en el arte y la cultura, propio del siglo xx, está ausente y con aviso.
Calafate es la ciudad que originó su nombre en un fruto pequeño y
morado que nace de un arbusto del mismo nombre y que es dueña de
la leyenda de esa princesa tehuelche, tan bella como noble. Es la ciu-
dad de la leyenda, donde las nubes entorpecen la vista de los bosques
que quedan, y en cuyo lago se halla dicha ciudad.
Este lugar es el sitio en el mundo de la familia Kisner. Aquí donde
el cielo aprieta el resto del día y donde el frío es constante pintando
de blanco el territorio todo.

15

Perón en el siglo XXI.indd 15 17/8/2021 15:32:20


Capítulo uno: Año 2045

La residencia todavía conserva algunos rastros de su génesis. En


el frente permanece la piedra Mar del Plata con esa pátina de co-
lor marrón claro y gastado de los años ochenta, limitando con el
resto de la construcción donde se aprecian metales transparentes,
con materiales biométricos1 en el fondo y al costado de la vivienda.
Vista desde arriba, es una enorme K mayúscula. En el interior se
destacan los metamateriales, esos que surgieron hace veinte años
y son capaces de ser invisibles al ser sometidos a una determinada
longitud de onda.
El quincho principal de la casa construido en los años noventa hoy es
víctima de modernas refacciones. La idea del jefe de familia es utilizar algo
no tan novedoso como la biohidrometalurgia. Un sistema que solo tiene
diez años de antigüedad. Por ejemplo, colocar microrganismos que disuel-
ven metales por reacciones de bioxidación y biolixiviación. A pesar de la
introducción de algunos materiales contemporáneos, la familia abreva en
la nostalgia de la construcción primitiva. No piensan lo mismo los hijos
de Maximiliano, quienes poseen propiedades donde la mayoría de las co-
modidades respiran ese vaho automatizado propio de estos tiempos… El
software que se ejecuta en esas viviendas se hace cargo de la energía, el
agua, los alimentos y los suministros de consumo y reposición.
En semejante inmueble se mantiene vivos pesares íntimos. Sus
huéspedes ríen, lloran, juegan, dormitan, gritan, viven rodeados de
afecto y un calor impropio de esta gélida región. La familia la encabe-
za Maximiliano, de 68 años; a su lado están su esposa, hijos, herma-
na, sobrinos y su madre y gran abuela, Kristina.
El clan, luego de la última presidencia de Maximiliano, se es-
tableció definitivamente en la ciudad santacruceña. Hoy, y desde
allí, planifican el retorno al gobierno para desalojar del mismo a la
familia Makri, que con Antonieta ubicada en el sillón de Rivadavia2

1 Materiales biométricos: Son aquellos que imitan otros generados por la naturaleza
por sus geniales propiedades; por ejemplo, las baldosas autolimpiantes basadas en
la cáscara del caracol y los tejidos basados en la hoja de loto por sus propiedades de
repelencia al agua.
2 El llamado sillón de Rivadavia, donde se sientan los presidentes argentinos, es ape-
nas una metáfora. En verdad, aquel asiento ya no existe. El Museo de la Casa Rosada
exhibe, en cambio, un sillón que perteneció a Santiago Derqui. En la Catedral Metro-
politana puede verse un asiento que efectivamente era de Rivadavia, y lo han utilizado
los presidentes de la Nación, desde Bartolomé Mitre hasta la fecha, cada vez que asis-
ten a un Tedeum. Véase Diego Zigiotto (2008), Las mil y una curiosidades de Buenos
Aires, Editorial Grupo Norma, Buenos Aires, p. 193.

16

Perón en el siglo XXI.indd 16 17/8/2021 15:32:20


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

rememora el desatino de su padre cuando el siglo cumplía quince


años.
Las hojas que dibujaban el otoño dejaron paso al frío y seco invier-
no. Pequeños copos de nieve ilustran los techos de las viviendas como
en un cuento infantil. El cielo establece su tristeza y asume el rol de
ser un techo de viejos olmos que en primavera tendrán hojas nuevas.
Calafate se presenta en este 20453 como una de las pocas ciudades
que llegaron a la tecnología de punta. Esos caminos, esas rutas que
eran parte del paisaje para el rodar de los vehículos, han dejado de
existir. Hoy los viejos autos eléctricos y los no tan recientes solares
avanzan sobre las nubes.
Algunas callejuelas recuerdan otros tiempos. Todavía queda un
barrio lejos del centro donde se aprecia algún rastrojero de los años
sesenta, la Brava 68 o un Fiat 600 violeta, adaptado para correr en
el viejo autódromo que se dejó de utilizar para los grandes eventos.
De acuerdo con su sana costumbre, el tiempo pone y quita en la
memoria colectiva. De todas maneras, la Argentina sigue con la des-
igualdad histórica inherente a sus clases sociales. Así como Santa
Cruz, Córdoba, caba, Tierra del Fuego y Buenos Aires avanzaron en
la tecnología que caracteriza al desarrollo de los grandes países, el
resto del país sigue viviendo como en los primeros años del siglo. En
el norte todavía encontramos carreteras de asfalto. Escasos drones y
androides que solo son utilizados por las familias poderosas. El pai-
saje diario de la mayoría de las provincias es el mismo que en el año
de la pandemia, en los inicios del 2020.
Mientras las rutas tubulares demuestran que Santa Cruz avan-
zó tecnológicamente, algún pasaje de un barrio lejano de la ciudad

3 En un artículo firmado por el escritor José Andrés Gómez se puede leer: “‘Y al día
siguiente no murió nadie’. Así comienza José Saramago su libro Las intermitencias
de la muerte, una novela en la que un 1 de enero de no se sabe qué año los humanos
dejaron de morir, planteando un problema de tremenda magnitud para la sociedad
y un desafío demográfico difícil de imaginar. Pues bien, ese momento que un día vis-
lumbró Saramago ya tiene fecha: ‘En 2045 el hombre será inmortal’. Así lo afirmó
José Luis Cordeiro, profesor y asesor de la Singularity University, una institución aca-
démica norteamericana creada en 2009 por la nasa y financiada por Google, que ha
participado en el encuentro ‘Inteligencia artificial y porvenir de la especie humana’ de
la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. Ni el sida, ni el cáncer,
ni el hambre. Nada. En poco más de 30 años, ninguna enfermedad podrá acabar con
la raza humana porque, según dijo, ‘el envejecimiento es una enfermedad curable’”.
Véase José Andrés Gómez, “En 2045 el hombre será inmortal”, en El Mundo, 22 de
julio de 2014.

17

Perón en el siglo XXI.indd 17 17/8/2021 15:32:20


Capítulo uno: Año 2045

patagónica recuerda otros tiempos. En esos lugares todavía la gente


practica el amor como en otras épocas, realiza las actividades caseras
sin ayuda mecánica y visten sus paredes con cuadros de los próceres
lugareños como Néstor Kisner y Kristina.
El clima, a pesar del deterioro causado por el egoísmo humano,
permanece frío y seco. Calafate con toda su historia ya no es la ciudad
que fue. Hasta el año 2022 supo ser ese paisaje ubicado al borde del
campo de hielo patagónico por donde se accedía al Parque Los Gla-
ciares. Hoy perdió el encanto del hielo, del glaciar y del turismo. De
todas maneras, la escenografía en el interior de la ciudad no es igual.
A pesar de los gobiernos populares que la dotaron de progreso, no
pudo resistir el embate de los últimos años donde la derecha llegó al
poder para la entrega y el empobrecimiento del país, o sea, su tarea
histórica. Aquellos hoteles de la década del 90 del siglo pasado se
han reconvertido en pequeños negocios. Acompaña a esos locales un
conglomerado de viviendas donde solo se destacan el frío gélido y el
gris de las mamposterías.
A metros del centro cívico se halla la mansión de los Kisner. En
este crudo clima polar solo se aprecian copos breves y blancos de nie-
ve que rodean la gran casona otorgándole un tono pastel.
El inmueble contiene amplias habitaciones que destacan el con-
fort muy propio de estos tiempos. Cada espacio se nutre con toda la
modernidad, y esta se ubica al servicio de cada huésped. La nostalgia
se puede advertir en el exterior de la vivienda y en la habitación de la
gran abuela. El mediodía o la hora de la cena resultan un mojón en
la jornada, ya que todos se reúnen para ingerir alimentos en el gran
comedor, ubicado a la derecha de la sala Néstor, donde se armó un
museo con los logros y los afectos de la familia.
Cada integrante tiene un rol en la política, donde el conductor es
Maximiliano y, Kristina, la biblioteca viviente y consejera.
A pesar de sus años, la que fuera presidenta dos veces tiene enor-
me peso en la familia. La morocha sigue avanzando con sus sabios
consejos. Se sigue tiñendo el cabello recordando su juventud. De to-
das maneras, cuando promedia el mes aparecen esos cabellos que se
pintan de blanco. Va camino a los 90 y ya la piel se viste de arrugas
y los ruidos se hacen sordos y, aunque impresione con su vitalidad,
hoy los paseos con sus bisnietos se hacen lentos. Ya cumplió con su
labor como madre, ahora su tarea es el consejo familiar y las alegrías
diarias con los más pequeños.

18

Perón en el siglo XXI.indd 18 17/8/2021 15:32:20


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

La vida en el sur es más tranquila que en la capital. La mejor ca-


lidad de vida la hallamos en la región patagónica, donde se observa
cierta heterogeneidad cuando prevalece el verde matizado de rojos y
anaranjados.
En el paraíso argentino, el clan Kisner determinó una metodolo-
gía de trabajo para llegar al gran objetivo, el bienestar general. Dia-
riamente la rutina pasa por el trabajo político de la familia más la
conservación de la residencia que en cada rincón recuerda a Néstor.
Mientras pequeños drones de última generación realizan la limpieza
general de la residencia, Maximiliano estudia cuáles son las herra-
mientas adecuadas que se deben utilizar para reconquistar el poder.
Hoy permanece en la edad en la que lo gobierna la culpa y no las
ganas. Camino a los setenta, su aspecto sigue siendo el de un chico
grande, ese que supo y sabe escuchar y que le pone la voz a un rostro
que los más necesitados precisan oír. El humo de un cortado doble
esconde sus ojos que vislumbran en cada mañana la lectura política.
La infusión, una medialuna y toda su atención al servicio de releer,
clasificar y subrayar, con un viejo lápiz rojo y azul de marca Faber,
discursos de sus padres y del general Juan Domingo Perón. Arturo
Jauretche, José Hernández Arregui y José Pablo Feinmann también
resultan necesarios en las lecturas mañaneras. Para su placer, la lec-
tura está acompañada por música de los años 80. Sus costumbres de
estudiante siguen intactas. Para su ilustración, sigue recurriendo a
los libros antiguos, los anillos del saber4 no son de su gusto y perma-
necen arrumbados en un módulo cuyo perímetro es la biblioteca.
Dorotea es su mucama robot. Para ser más precisos, es un androi-
de, o sea un robot con rasgos humanos. Siempre al servicio de la fa-
milia, ordena los drones para la limpieza. No pierde detalle alguno
sobre la conservación de la casa. El gastronómico es el rubro donde
construyó su especialidad, convirtiéndola en imprescindible para la
familia. Atenta a cada pedido, siempre surge una sonrisa de su metá-
lico cuerpo. Las agujas del antiguo reloj marcan las 12 cuando Doro-
tea toma la carne cultivada5 para realizar la parrillada. Cosecha una
tira de asado, dos cortes de vacío, un enorme trozo de lomo, mollejas,

4 Anillos del saber: Libros modernos en forma de anillos metálicos. Parte de la ficción.
5 Carne cultivada: Carne realizada en laboratorio. La primera experiencia tuvo lugar
en 2013 con la hamburguesa y, en 2021, en Singapur con el pollo cultivado. La carne
tomó estado público en 2021.

19

Perón en el siglo XXI.indd 19 17/8/2021 15:32:20


Capítulo uno: Año 2045

chinchulines, chorizos y morcillas. El asado de laboratorio es la estre-


lla principal del almuerzo. El plato preferido de la familia. La nueva
tecnología permite saborear carnes asadas sin humo y sin necesidad
de matar a un vacuno con lo cual, hasta Flor, la hermana de Maximi-
liano, abandonó el vegetarianismo.
Todavía en cada parrillada se recuerda cuando Bill Gates diseñó
una fábrica de carne en Uruguay, allá por 2022. Los hacendados re-
convirtieron su negocio y la matanza de vacas disminuyó ostensible-
mente, hasta quedar prohibida en casi todo el país.
Hoy en la Argentina existen tantos pobres como en la época de la
presidencia de Mauri Makri. Su hija Antonieta es la titular del Ejecu-
tivo y, con sus primeras medidas, rescató aquella vieja frase de María
E. Vital, “el futuro es el pasado”.
En dos años eliminó toda la gama de derechos que el peronismo
supo conseguir. Antonieta llegó al gobierno en 2039 y, gracias a los
nuevos medios de comunicación, logró la reelección con su padre
como vicepresidente. Mauri –ahora con 86 años– no deja sommier
sin probar, tal como en sus años presidenciales.
Desde la vicepresidencia de Kristina, allá por 2019, el país ha mu-
tado. La pandemia del 2020 hizo estragos en el planeta. Millones de
muertos a través de cuatro olas del Covid-19 devastaron Europa y los
Estados Unidos. También Sudamérica sufrió el embate, aunque con
menos víctimas, salvo Brasil que generó un millón de muertos.
El imperio yanqui luego de sufrir la fantasía llamada Donald
Trump comenzó a derrapar y el Covid-19, subestimado por el empre-
sario-presidente fue el principio del fin.
De todas maneras, el Covid ya había sido anunciado por Bill Gates
cinco años antes y en el mismo año 2019 realizó el evento 201 en los
Estados Unidos. En octubre de ese año relató ante cien empresarios y
dos docenas de políticos europeos las consecuencias de este virus que
se presentó en sociedad dos meses después.
En 2016, durante el primer gobierno makrista, hubo una voz en el
sur de América Latina que advertía un futuro funesto. En un medio
escasamente importante se podía leer:

Un grupo de científicos ha empezado a detectar que estamos


cruzando ya el umbral del no retorno con respecto a una heca-
tombe de gran envergadura. La explosión demográfica, final-
mente se convirtió en la bomba más peligrosa de todas, conti-
nua estallando día a día. La tasa de natalidad es casi el doble de

20

Perón en el siglo XXI.indd 20 17/8/2021 15:32:20


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

la tasa de mortalidad. A este ritmo no habrá comida, ni agua, ni


trabajo, ni vivienda para los más de 7 mil millones de personas
que pueblan el planeta. Y el número crece minuto a minuto.

Las consecuencias de esa explosión se miden en la contamina-


ción ambiental, en el exterminio de la biodiversidad, en el cam-
bio climático. Además, los virus y las bacterias parecen sentirse
cada vez más cómodos con esos cambios, y están empezando a
pasar a otra comodidad de una especie a otra. La Organización
Mundial de la Salud vive permanentemente en alerta con las
gripes, el ébola, el zika, pues sospecha que en cualquier mo-
mento una epidemia grave se puede convertir en una pande-
mia global que arrasará con gran parte de la población.6

Tres años más tarde el planeta acusó recibo. El virus surgió de


China para contagiar a todo el globo terráqueo. Uno, dos, tres y cua-
tro olas del Covid-19 cambiaron la geopolítica de un universo acos-
tumbrado a bailar al son de potencias que ya no lo son. Millones de
muertos y economías desorganizadas diagramaron un mapa parecido
a la actualidad. No hay que olvidar que dos guerras después de la pan-
demia determinaron cambios sustanciales en la geopolítica. Las cor-
poraciones supranacionales usufructuaron los conflictos. A la reali-
dad que había que enfrentar, le sumaron los medios de comunicación
como tanques en guerra. Ellos, más los laboratorios que diseñaban
vacunas como misiles aire-tierra, destrozaron una buena parte del
mapamundi.
España cedió Cataluña, Estados Unidos perdió el poder de antaño
por su caída económica y, más tarde, por el paso a retiro del dólar
como moneda central del planeta. La Unión Europea se transfor-
mó en una reunión de conservadores que vivaban las órdenes de las
nuevas potencias y Sudamérica pudo mantenerse con la pobreza a
cuestas para resurgir en el 2029, retorno que hizo recordar los inicios
del peronismo en el gobierno, allá por 1946. Lamentablemente para
el pueblo todo, la alegría vivida en este gobierno culminó cuando la
derecha retornó en 2039, durante el primer gobierno de Antonieta
Makri.
De todas maneras, las epidemias prosiguieron. Desde 2022, cuan-
do se “normalizó” el planeta, hasta el día de hoy pasaron epidemias
regionales y una pandemia en la década del 30 con varios cambios

6 Fragmento de El libro de las revelaciones (2017), de Mario Mendoza.

21

Perón en el siglo XXI.indd 21 17/8/2021 15:32:20


Capítulo uno: Año 2045

geopolíticos en el globo terráqueo. Pero, por esas cosas del destino,


no hizo mella en la Argentina, pues el operativo sanitario mejoró el de
la pandemia anterior y se pudo superar el evento virósico.
Revisando la historia, el gobierno de A. Fernández, de dudoso pe-
ronismo, dejó como herencia la fórmula integrada por Tomás Massa y
Maximiliano Kisner. El dúo continuó el sendero trazado por aquel en los
primeros tiempos. Pero hubo modificaciones, ya que, en el tercer año de
gestión, la impronta peronista reapareció en la política argentina.
El doctor Tomás Massa asumió en un planeta donde todavía se
recordaba la pandemia del 20 y el asteroide del 6 de mayo del 2022
que provocó varios tsunamis en el norte de Ecuador causando miles
de muertos en la franja que va de Haití a Nueva York. El imperio se
hallaba en caída libre y China cumplía un rol preponderante en el
tablero del poder.
Luego de un mandato aceptable, los comicios del 2027 llevaron al
triunfo a la fórmula Maximiliano Kisner-Tomás Massa con más del
53% de los votos. El 30 de octubre la dupla opositora integrada por
Antonieta Makri y Diego Santillo sufrió, así, una dura derrota.
Para el año 2030, en pleno gobierno de Maximiliano, se produjo la
cuarta guerra. La tercera, promocionada por el Papa Francisco con-
sistió en ataques bélicos por parte de China después de la pandemia
del 2020, que no llegaron a equipararse con los de las anteriores gue-
rras mundiales. La cuarta empezó con un conflicto bélico en Ankara,
Turquía –país aliado de Estados Unidos–, tras un ataque armenio
cuya excusa fue el genocidio de 1915.
Como si el evento estuviese en su agenda, inmediatamente China
salió a cuidarle las espaldas a Armenia y luego se sumó Rusia. Esta-
dos Unidos no tuvo alternativa y debió movilizar el envío de submari-
nos y la séptima flota a la zona de conflicto.
China y Rusia tenían preparada su alianza. Armenia, Palestina y el
apoyo logístico de casi toda América –menos Brasil, Chile y Uruguay–
cuidaban las espaldas del gigante amarillo y la Federación Rusa. El
triunfo quedó en manos de la alianza comandada por China que, ade-
más de su mayor poderío militar, se valió del empleo de bacterias que
provocaron una epidemia en el enemigo y obligándolo a la rendición
total el 30 de diciembre de 2030. Millones de muertos por el poderío
militar y un nuevo Covid fue el saldo de semejante tragedia.
La guerra permitió un mayor crecimiento de la Argentina. Maxi-
miliano aprovechó el momento político para sanear deudas dejadas

22

Perón en el siglo XXI.indd 22 17/8/2021 15:32:20


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

por el gobierno de Makri del año 2015, impulsó la obra pública y la


justicia social y fue protagonista del final de su primer mandato que
sirvió para su relección. Sin embargo, en 2031 nuevamente venció a
la derecha, esta vez representada por Diego Santillo y Laura Alfonso.
El hijo de Néstor gobernó hasta 2035 en medio de la alegría popular.
Tiempos en los cuales cualquier hombre por poco dinero podía llegar
a acceder a la secuenciación de su genoma. Podía conocer qué rela-
ción guardaban enfermedades como el cáncer o el Alzheimer con sus
genes y llegar, así, a prevenirlas.
Malena Galmarino e Ivar Kisner integraron la fórmula que sucedió
a Maximiliano hasta 2039. Ya los añejos ordenadores eran tema de
charla de los nostálgicos. Para ese tiempo, había computadoras con
más transistores que neuronas tenía el cerebro, hoy una antigüedad.
Durante ese gobierno, los commodities bajaron sus precios y Eu-
ropa, con la venia de China, comenzó a resurgir. El país ya no crecía
a tasas chinas como en el último período de Maximiliano. De esta
manera, Antonieta resurgió y se posicionó de manera tal que arreba-
tó el primer puesto al peronismo. El movimiento nacional que había
saneado las deudas y el desastre provocado por Makri en 2015, cayó
derrotado en 2039 a manos de Antonieta, acompañada esta vez por
su padre en la vicepresidencia.
Otro período oscuro se repetiría en la Argentina. La derecha, como
es su costumbre, llevó al país al endeudamiento y, con ello, a la extrema
pobreza para la mitad de la población. Nuevamente la marginalidad y
la indigencia marcaban a fuego el gobierno impulsado por Antonieta
Makri. En los medios solo se resaltaba la tecnología de punta con la
que contaban los habitantes de algunos hogares de la Capital Federal.
La televisión, los diarios, las radios y las revistas constituían un ele-
mento de culto a los que solo los melancólicos tenían en cuenta. Hoy
los medios son los ultramodernos portales, la transmisión telepática,
Netflix con su noticiero comentado por el fosilizado Jonan Vitale y la
telepresencia de los periodistas en cada hogar en los que observan sus
redacciones desde sus casas. El teletrabajo se impuso en la pandemia
del 2020 y con ello la modalidad patrón-empleado cayó en desuso. Hoy
los dueños abonan honorarios, los sueldos con sus respectivos dere-
chos son historia antigua. Durante el gobierno de Maximiliano retor-
naron, pero Antonieta los eliminó, decreto mediante, además de dar
por tierra con el 90% de los derechos de los trabajadores que pasaron a
ser una versión actual de los esclavos del siglo xix.

23

Perón en el siglo XXI.indd 23 17/8/2021 15:32:20


Capítulo uno: Año 2045

Lamentablemente para nuestro país, fueron reelegidos y hoy en


día la pobreza consume al pueblo todo. Por eso, en la residencia k el
único tópico que están discutiendo es cómo volver.
Maximiliano, con sus 68 años, ya está retirado de la posibilidad
de ocupar un cargo, pero sigue escuchando los consejos de Kristina
quien diariamente se presenta en una telepresencia modo hologra-
ma. Ella permanece la mayor parte del tiempo en su departamento
de Recoleta.
El cargo presidencial no es de la preferencia de Maximiliano. Su
interés pasa por la derrota de los Makri para que el peronismo vuelva
a poner de pie a la Argentina, tal como lo hizo cada vez que heredó un
desastre producido por la derecha.
Ivar, su hijo, ya fue vicepresidente, y en la actualidad es diputado
nacional. Emily es miembro de la Cámara Alta, y el menor de su des-
cendencia, Domingo, enseña geopolítica y conducción política en el
Colegio Militar de la Nación.
Mientras Maximiliano se comunica telepáticamente con su ma-
dre, Antonieta acaba de aumentar los impuestos al dron, la medicina
preventiva y a las píldoras viajeras. Al mismo tiempo, la hija del fósil
Mauri produjo una catarata infernal de ajustes. Elevó los precios de
los microchips, la carne cultivada, el Omega 3 y el pasaporte para
transitar por los tubos que conectan ciudades. De todas maneras,
gran parte de la población todavía no accedió a la tecnología por lo
cual no afectó en gran medida su poder de compra. Los jubilados en
la actualidad pagan sus remedios, siguen siendo una carga para el fmi
y se estudia aumentar la edad para ser pasivo a los 85 años. En este
contexto, donde Estados Unidos dejó de ser potencia por haber sido
derrotado en manos de China, los Kisner planean volver al gobierno.
Mientras Maximiliano continúa concentrado, su hijo Ivar envía
un holograma para poder charlar con su padre en su estudio. Emily,
por su parte, llega en modo presencial, no quiere perderse el asado
cultivado, uno de los manjares que suele preparar Dorotea. Impre-
vistamente llega Kristina y reemplaza a su holograma, tampoco quie-
re perderse los chinchulines cultivados. En la mesa espera Domingo
junto a sus sobrinos, los hijos de Emily.
Mientras el holograma de Ivar discute con su padre, Kristina char-
la con su nieta Emily. Ambas mujeres se sientan cómodamente en
sillas de color celeste pastel limitando con una mesa chica en el cen-
tro, sendos muebles construidos con un material muy de moda luego

24

Perón en el siglo XXI.indd 24 17/8/2021 15:32:20


Perón en el siglo xxi - Gabriel Russo

de la última guerra. Materiales biométricos componen la mesa y las


sillas de manera tal que el plástico que recubre la estructura es auto-
limpiante. La gran mesa en el comedor y las sillas de la Sala Néstor
estaban construidas con los mismos materiales. Todas las baldosas
de la casa también respondían a la misma técnica. La gran abuela
estaba de charla, y los bisnietos, molestos con Dorotea, pues el asado
no terminaba su cocción.
—Y abuela, ¿cómo la trata la vida?
—Ahora bien. Ya tengo 89, pero por suerte con la medicina pre-
ventiva soluciono muchas nanas. Gracias a Dios que desde el 2030 el
cáncer no nos afecta debido a la selección de embriones que nos apli-
camos. Además, con mi adn puedo detectar cualquier enfermedad y
curarla. Fijate vos lo que inventaron el año pasado, las bioimpresoras.
—¿Qué cosa?
—Las bioimpresoras, nena. Con ese elemento podés fabricar cual-
quier órgano que precises y lo podes cambiar; por ejemplo, podes te-
ner un corazón más resistente. Eso le viene bien a los “contreras” que
no tienen corazón alguno. En fin… Emi, vamos a lo nuestro, o sea tu
vida en la Cámara. Mirá que tenés que hacer carrera, te quiero vice-
presidenta, por lo menos, en un par de períodos.
—Tranqui, abue, todo llegará. Lo primero es sacar a estos mucha-
chos que están demoliendo el país como en sus mejores tiempos. No
hay caso, son lo peor.
—Decímelo a mí, querida, que los padecí y antes no tenías un robot
que te ayudara como ahora, ni una píldora viajera que vaya por tu cuer-
po informándote de tus nanas y, menos, el holograma. Te imaginás yo
con un holograma, Bonadío se hubiera pegado un tiro. Pobre, si hubie-
ra resistido, hoy se hubiera curado el cáncer. En fin...
—Vamos, abue.
—¿Adónde?
—¿No escuchó? Llamó Dorotea a comer. O sea, asado cultivado
con vegetales para todo el mundo. Después la seguimos. Métale, por-
que si nos perdemos la parrillada te encaja esas algas con el verso de
que contienen omega 3 y celebramos otra vez “San estómago mártir”.
Al término del opíparo almuerzo, Domingo se quedó conversando
con su padre en el living. Mientras los hombres de la casa charlaban,
Kristina y Emily junto con los chicos fueron a visitar la bóveda de Néstor.
Cada integrante de la familia disponía de su tiempo libre mientras
Dorotea ordenaba un dron para acicalar el living en la planta baja y

25

Perón en el siglo XXI.indd 25 17/8/2021 15:32:20


Capítulo uno: Año 2045

otro para que ordenara la planta alta. El otro androide que servía en
la casa hoy no funciona. Mañana lo llevarán al service. En estos tiem-
pos las máquinas han superado a la inteligencia humana. En el living,
Maximiliano, sentado en el sillón preferido de su padre, se colocó una
lentilla biónica para averiguar la hora, la temperatura y si tenía men-
sajes pendientes. Por suerte todas las redes sociales y conexiones son
gratuitas gracias a la ley que el Congreso votó en su último gobierno.
En la conversación entre padre a hijo el tema fundamental es la
política. Aunque Domingo es profesor de Geopolítica en el Colegio
Militar, tiene el conocimiento, la tranquilidad y la sabiduría que
Maximiliano precisa para seguir estableciendo coordenadas en su
plan de retorno. Ya pasaron las épocas del “luche y vuelve”, “operati-
vo retorno”, “clamor” y demás consignas emblemáticas del siglo xx.
La tecnología ha avanzado a pasos agigantados y el sentimiento y la
lucha han quedado afuera de la política. No obstante, Maximiliano
confía en que los ciclos se repiten, por tanto, es hora de buscar en las
fuentes para organizar la vuelta al poder.
—Viejo, yo no sé si le sirvo para estos tiempos. Creo que es hora
de volver a los viejos liderazgos. Como Perón, el abuelo, la abuela, me
parece a mí.
—Creo que estás en lo cierto, pero no encuentro el líder. Tus her-
manos son inteligentes, despiertos, pero no encarnan el liderazgo de
otrora.
—En una de mis clases en el colegio hay un pibe que maneja la
clase, que es muy vivo, tiene carisma pero es algo soberbio. Si quiere
se lo traigo, a lo mejor le sirve para su proyecto.
—¿Cómo se llama?
—Juan, el apellido ahora no me acuerdo, pero sé cómo ubicarlo.
—Ubicalo y vemos cómo resulta. Bueno, antes de que venga la
abuela, le pedís a Dorotea que traiga pan y un par de longanizas y
quesos cultivados, así nos damos flor de panzada. No es igual que
cuando era chico, pero al menos conservan el olor y el formato.

26

Perón en el siglo XXI.indd 26 17/8/2021 15:32:21

También podría gustarte