Está en la página 1de 9

a ASEDIO DE PARIS POR LOS VIKINGOS

Ragnar Lothbrok, el notorio vikingo, sigue siendo un misterio histórico velado por los
mitos, o incluso se cree que es un personaje colectivo para varios líderes vikingos
diferentes. Él es el padre de los famosos vikingos Björn Ironside, Ivar the Boneless, Sigurd
Snake-in-the-Eye, Halfdan Ragnarsson y Ubba.

Sin embargo, la historia es más cierta de una cosa. Entre todos los ataques dirigidos por
Ragnar, está la incursión de los vikingos en París en 845. El aventurero vikingo danés
Reginheri después de una serie de ataques feroces sobre la región de lo que entonces era
Frankia y lo que más tarde se conocería como Francia logró capturar la ciudad de París. Sus
pasos fueron seguidos por otros grandes líderes vikingos: Earl Siegfried y Rolf the Ganger.

En ese momento, París, una pequeña ciudad amurallada amurallada en el Sena era la sede
del rey franco Carlos el Calvo. Después del primer asedio de París, los francos continúan
experimentando ataques de los escandinavos, pero se las arreglarían para resistir otro asedio
en 885.

El primer ataque vikingo en París - 845

El año es 845. La ciudad de París, situada en la pequeña isla Île de la Cité, despertará con
los sonidos de la campana de la ciudad. La ciudad estaba siendo atacada por los
escandinavos que han estado hurgando en la zona durante los últimos 4 años, pero que
nunca habían intentado tomar la ciudad de París. Las aguas de manantial del Sena trajeron
más de 120 barcas vikingas transportadas por los 5000 guerreros, bajo el mando del danés
Viking Reginheri. Antes de su llegada, han saqueado la ciudad de Rouen.

Chieftan Raginheri tenía un puntaje para resolver con el líder franco. No hace mucho
tiempo, en 841, el rey Carlos le otorgó tierras en Turnholt, donde los vikingos podrían
construir su asentamiento, pero el cacique danés pronto perdió el favor del rey franco.

El rey Carlos, temeroso de perder la abadía de Saint-Denis ante los daneses que venían
hacia París, reunió a su ejército. El rey Carlos el Calvo reunió a sus hombres, los dividió en
dos guarniciones y les ordenó que se fortificaran en las dos orillas del río Sena. Las tácticas
del líder franco, sin embargo, no dieron sus frutos y los vikingos destruyeron sin esfuerzo
una de las guarniciones e incluso tomaron prisioneros.
Ragnar / Raginheri y Aslaug

Los días 28 y 29 de marzo, los daneses sin mucha resistencia o incluso la necesidad de un
sitio se apoderaron de París. El destino de estas 111 almas que los noruegos capturaron
cuando lucharon contra las guarniciones estaba demasiado sellado. Sus vidas fueron
sacrificadas por el poder del dios de los norteños, el todopoderoso Odín.

El precio de la paz

El rey franco Carlos, temeroso por la seguridad de los ciudadanos de París y su propia piel,
ofreció un tributo a Chieftain Raginheri. La libertad de París valía 7000 libras de plata y
oro. Raginheri quería vengarse de las hazañas del rey franco que pagó la cantidad
sustancial. Después de la retirada de Raginheri de la ciudad, algunas aldeas a lo largo de la
costa fueron saqueadas, incluida la santa abadía de Saint-Denis, que el rey quería proteger
tanto.
El mismo año, el rey vikingo Horik y sus hombres devastaron la ciudad arzobispal de
Hamburgo. El rey de East Frankia envió a su conde Cobbo como diplomático para resolver
el problema con los vikingos e hizo un tratado de paz con el rey danés.

Cuando Raginheri regresó con el rey Horik, que era su superior, explicó la facilidad con la
que entró en la ciudad y sin embargo perdió muchos hombres por la plaga en Saint Germain
en París. El rey Horik, temiendo que la peste fuera una maldición para el ataque de los
vikingos contra la abadía, ordenó la ejecución de los incursores que sobrevivieron y
liberaron al cristiano capturado.

Durante el 860, muchas de las aldeas de los alrededores de París y la propia ciudad
sufrieron nuevamente saqueos y devastadores ataques de los escandinavos. El rey de West
Frankia - Charles murió en 877 y dejó la ciudad en un estado caótico. Como resultado,
varios gobernantes diferentes 'reinaron sin éxito durante cortos períodos y todos fallaron en
crear una defensa contra los furiosos vikingos. Finalmente, en 884, el rey de Alemania e
Italia Carlos el Gordo tomó el trono de Frankia.

Un año más tarde, el río Sena una vez más llevó a los escandinavos bajo el mando de Earl
Siegfried el Sinric. En esa ocasión, los barcos de los norteños trajeron a otro de sus
guerreros más feroces, Rolf el Ganger, o Rollo. Asaltó la región de Neustria desde 877. Las
leyendas decían que era tan grande que ningún caballo podía cargarlo y, por lo tanto,
recibió su apodo de El Caminante.

Esta vez, sin embargo, los francos habían aprendido sus lecciones y pasaron los últimos
años mejorando su sistema de defensa a la espera del próximo ataque de los vikingos. El
conde Odo, hijo de Robert el Fuerte, siguió el ejemplo de su padre y se encargó de
continuar la fortificación de París.

Junto al río, erigió la torre


defensiva Grand Châtelet y dos puentes, ambos con torres defensivas en cada extremo. Por lo
tanto, en 885, la ciudad de París estaba esta vez preparada para enfrentar el ataque de los
vikingos.

El segundo asedio vikingo de París 885-886

El gran ejército de vikingos, posiblemente alrededor de unos pocos miles de hombres, se


reunieron en Rouen bajo el mando de Siegfried el Sinric. Rouen, que aún recuerda la última
incursión de los vikingos, decidió rendirse para evitar cualquier daño.

Los vikingos primero exigieron tributo del conde Odo el Protector de París, que se negó.
Siegfried luego decidió conducir sus barcos por la corriente del Sena. Sin embargo, no tenía
idea de que los francos habían construido los dos puentes bajos, uno de piedra y el otro de
madera, lo que hacía imposible que las barcas de los vikingos pasaran por las torres y
llegaran a la ciudad de París. Las torres estaban fuertemente custodiadas por hombres del
conde Odo, su hermano Robert y algunos otros parisinos parisinos.

A fines de noviembre del mismo año, los daneses pidieron otro tributo, que nuevamente fue
denegado. En respuesta, comenzaron su ataque contra el Grand Châtelet en la orilla
derecha. Los escandinavos usaron mangonels y catapultas para arrojar grandes piezas de
piedra y jabalinas, y comenzaron a trepar por las paredes, pero los defensores vertieron
aceite hirviendo y cera sobre ellos. Al atardecer, los vikingos cesaron sus intentos y se
reagruparon, los parisinos usaron la noche y reconstruyeron su torre. Después de ver la
torre renovada a la mañana siguiente, los daneses se concentraron en derribar las puertas de
la ciudad, nuevamente sin éxito.

Después de la llegada de la noche, los vikingos cruzaron el río e hicieron un campamento


en la orilla opuesta y continuaron construyendo armas de asedio. Al día siguiente,
renovaron sus esfuerzos, lanzando algo similar a las granadas e intentando derribar la torre
e ingresar a la ciudad. El asedio de los vikingos continuó durante 2 meses, durante los
cuales hicieron increíbles esfuerzos y tácticas para entrar a la ciudad y saquearon las tierras
para aprovisionarse.

En febrero de 886, los vikingos intentaron derribar el puente de madera prendiéndole fuego
con barcos incendiados, nuevamente sin éxito. Sin embargo, el soporte debilitado del
puente fue destruido por la inundación y la ruina después de una fuerte lluvia. Con la torre
del puente y sus defensores aislados, era un blanco fácil. Dado que los guerreros parisinos
que estaban fortificados en el interior se negaron a entregarse pacíficamente, los daneses los
mataron una vez que la torre fue asaltada.

Cansados de pararse en un lugar, los vikingos se separaron en grupos, dejando a algunos


para continuar el asedio, mientras que otros continuaron y saquearon las tierras cercanas.
Esto dio al Conde Odo la oportunidad de enviar ayuda, y pronto los Vikingos que todavía
estaban sosteniendo el asedio fueron atacados desde la parte posterior. Earl Siegfried,
sabiendo que sus hombres estaban cansados y debilitados, pidió una vez más un pequeño
tributo de alrededor de 60 libras de plata y abandonó el asedio en abril.
Estatua de Rollo en Falaise

Los vikingos que mantuvieron el sitio fueron Rolf el Ganger y sus hombres. Después de
varios enfrentamientos con los parisinos, los vikingos lograron capturar y matar al conde
Enrique de Sajonia e hicieron otro intento de tomar la ciudad en el verano, pero fueron
nuevamente rechazados. El Ejército Imperial, la esperanza del Conde Odo, llegó en octubre
y rápidamente dispersó a los escandinavos y puso fin al asedio.

El rey Carlos y su ejército imperial en lugar de perseguir a los nórdicos, los enviaron
navegando por Yonne a la repugnante Borgoña y les prometieron 700 libras por lidiar con
la revuelta, que pagó a su regreso en 887.
El comienzo de la dinastía normanda

Los vikingos volvieron a su tierra, pero nuevamente en 911 Rolf regresó a las tierras de
Frankia con la intención de saquear y saquear. Sin embargo, Charles el Simple negoció con
Rolf, lo hizo un conteo y lo casó con su hija Gisela y le dio la ciudad de Rouen. Más tarde
se divorció de Gisela y se volvió a casar con su ex esposa Poppa. El condado de Rouen más
tarde, alrededor del siglo XI se convirtió en el Ducado de Normandía y la dinastía de Rolf
continuó gobernando las tierras y expandiendo sus territorios.
Los vikingos bajo las paredes de París
Publicado el 20 septiembre 2014 Comentarios desactivados en Los vikingos bajo las
paredes de París

El 24 de noviembre de 885 aparecen setecientos drakkars bajo las murallas de París.


Esta es la quinta vez que los vikingos han caído bajo las murallas de la ciudad desde el
año 845. Al amanecer, el jefe vikingo Sigfriđr es recibido en audiencia en el palacio
episcopal por los dos representantes del poder carolingio en la ciudad, El obispo
Gauzlin y el conde Eudes. El danés pide el libre paso de los puentes para que pueda ir
a Borgoña, donde él y sus hombres desean ocupar sus cuarteles de invierno.
Amenazan de lo contrario para reducir la ciudad a cenizas. El obispo y el conde se
niegan. Luego comienza un asedio que dura hasta el otoño de 886, con algunas
extensiones en 887.
Por Joëlle Delacroix

En 888-889, el monje de Saint-Germain-des-Prés Abbon, testigo presencial del asedio,


escribió un poema titulado " Bella Parisiacæ urbis ", " Historia del asedio de París por los
normandos "; que es una de las principales fuentes de este gran asiento.
La ciudad ya ha sido atacada varias veces por los vikingos. En 845, ciento veinte naves
dirigidas por Ragnarr a los Hairy Braies - Ragnar Lođbrók - atracan en Rouen. Ragnarr y
sus hombres suben al Sena, queman el monasterio de La Celle y hacen un centenar de
prisioneros que cuelgan en el bosque. Ante esta visión, los soldados del rey Carlos el Calvo
(823-877) se negaron a luchar y el rey, que se había refugiado en la abadía de Saint-Denis,
se vio imposibilitado de apoderarse de los monasterios de Sainte-Geneviève y Saint-
Germain, así como el saqueo de la Ile de la Cité, desierta por sus habitantes.
En 855, otro jefe vikingo, Sydroc, subió por el Sena hasta Pîtres, donde se le unió otra flota,
comandada por el líder vikingo Björn Côtes de Fer - Björn Járnsíða - uno de los cuatro
hijos de Ragnarr en Braies peludo. Después de despedir a Rouen, los dos ejércitos devastan
las orillas del Sena y empujan hacia Perche y Chartres. Diciembre de 856, están bajo los
muros de París. Todas las iglesias en los suburbios son saqueadas. En enero, los monjes de
Saint-Denis, rescatados, huyen. Entonces, es el monasterio de Saint-Germain el que es
atacado y los siervos de la abadía masacrados. Los vikingos regresan en 861 y saquean la
abadía de Saint-Germain-des-Prés.

Al final de esta nueva incursión, en junio de 861, Carlos el Calvo convocó la súplica anual
general (la asamblea donde él toma el consejo) en la villa real de Pîtres, pidiendo a los
grandes que vengan acompañados por obreros y tanques. Luego ordenó comenzar la
construcción de un puente fortificado que abarca los cursos del Sena y Eure para bloquear
el camino a las flotas vikingas que infestan el valle. Se establecen otros puentes, uno en el
Marne en Trilbardou, otro en el Sena en París. En 865, un ejército vikingo se comprometió
nuevamente con el Sena; tomó el puente de Pists sin terminar y, por cuarta vez, atacó París.
Saquean Saint-Denis y permanecen hasta julio de 866, donde aceptan irse a cambio de la
suma de 4.000 libras y grandes cantidades de vino. En 876, una nueva flota entra al Valle
del Sena y choca con el puente que intenta en vano tomar. No hay otras amenazas hasta el
año 885, cuando las tropas lideradas por el líder vikingo Sigfriđr logran tomar el puente
fortificado y subir a París.

La amenaza del Norte

Un recordatorio es necesario. En primer lugar, se pueden adelantar varios orígenes con


respecto a la palabra "vikingo": los antiguos escandinavos llamaban "víkingar" a aquellos
de ellos que realizaban expediciones de guerra sobre los mares; la expresión "fara í
víkingu" - yendo en una expedición - es común en las sagas; el término vikingo también se
puede aproximar con la palabra "vík" que designa la bahía. El 8 de junio de 793, el saqueo
del monasterio de Lindisfarne (Escocia) marcó el comienzo de un período de dos siglos,
durante el cual los escandinavos, daneses, suecos y noruegos, recorrieron las tierras de
Europa, siguiendo principalmente dos rutas principales de envío. [...]

Eudes
king of Franks
Written By:

 The Editors of Encyclopaedia Britannica

See Article History


Alternative Title: Odo

Eudes, German Odo, (died Jan. 1, 898), count of Paris and the first king of the West
Franks (France) who was not of Merovingian or Carolingian blood.

The son of Robert the Strong, from whom all the Capetian kings of France descended,
Eudes successfully defended Paris against the besieging Vikings (or Normans) in 885–886
and gained election as king as a result. Internal opposition meant that his position was never
secure, however, and between 893 and 897 he had to fight off the challenge of the future
Charles III the Simple, who was supported by Archbishop Fulk of Reims and Count
Baldwin II of Flanders. Although Eudes won a victory over the Vikings at Montfaucon in
888, their depredations if anything became worse during his reign.

https://www.warhistoryonline.com/medieval/vikings-sieges-paris.html

También podría gustarte