Está en la página 1de 1

Texto Aristóteles

La razón de que el hombre sea un ser social, más que cualquier abeja y que cualquier otro animal gregario, es clara.
La naturaleza, pues, como decimos, no hace nada en vano. Sólo el hombre, entre los animales, posee la palabra. La
voz es una indicación del dolor y del placer; por eso la tienen también los otros animales. (Ya que su naturaleza ha
alcanzado hasta tener sensación del dolor y del placer e indicarse estas sensaciones unos a otros). En cambio, la
palabra existe para manifestar lo conveniente y lo dañino, así como lo justo y lo injusto. Y esto es lo propio de los
humanos frente a los demás animales: poseer, de modo exclusivo, el sentido de lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto,
y las demás apreciaciones. (Política, Libro I).
Estamos ante un fragmento del libro escrito por Aristóteles, titulado Política. En este libro expresa sus ideas
políticas en relación a la organización de un Estado ideal. Según él, el hombre es un ser social por naturaleza.
En la Naturaleza todo tiende hacia un fin y, por tanto, esta tiene un carácter teleológico o finalista. La
naturaleza como esencia es aquello que hay de universal de un ser concreto. Por ejemplo, la naturaleza o
esencia del "hombre" es aquello que todos los hombres tienen en común. Así, el hombre es un ser social
porque la Naturaleza le concedió el lenguaje. Compartimos con animales la voz, que sirve para comunicar
sensaciones de dolor y placer, pero el lenguaje es exclusivo de los humanos. Gracias al lenguaje los seres
humanos tienen sentido moral y político. Esta capacidad permite fundar tanto la familia como la ciudad.
Es decir, que, por naturaleza, la ciudad es anterior a la casa y a cada uno de nosotros. Ya que el conjunto
es necesariamente anterior a la parte. Pues si se destruye el conjunto ya no habra ́ ni pie ni mano, a no ser
con nombre equívoco, como se puede llamar mano a una piedra. Eso será como una mano sin vida. Todas
las cosas se definen por su actividad y su capacidad funcional, de modo que cuando éstas dejan de existir
no se puede decir que sean las mismas cosas, sino homónimas. Así que está claro que la ciudad es por
naturaleza y es anterior a cada uno. Porque si cada individuo, por separado, no es autosuficiente, se
encontrará, como las demás partes, en función a su conjunto. Y el que no puede vivir en sociedad, o no
necesita nada por su propia suficiencia, no es miembro de la ciudad, sino como una bestia o un dios.
(Política, Libro I).
Estamos ante un fragmento del libro escrito por Aristóteles, titulado Política. En este libro expresa sus ideas
políticas en relación a la organización de un Estado ideal. Según él, la Ciudad-Estado es anterior a las
familias y a los individuos por naturaleza, porque el todo es anterior a la parte. Menciona el concepto de la
naturaleza, pues esta, como esencia, es aquello que hay de universal de un ser concreto. Por ejemplo, la
naturaleza o esencia del "hombre" es aquello que todos los hombres tienen en com ún. Ningún individuo por
separado es autosuficiente y sólo puede funcionar en un conjunto. Además, un hombre que viva fuera del
Estado no puede ser llamado hombre ya que será más bien una bestia o un dios.
El hombre que vive en la ciudad con leyes y la justicia es el mejor de los animales. A diferencia de este, el
que está apartado de la ciudad es el peor. El hombre gracias a la justicia, la virtud basada en el cumplimiento
de las leyes, tiene garantizada la cohesión social.

La ciudad es la comunidad, procedente de varias aldeas, perfecta, ya que posee, para decirlo de una vez, la
conclusión de la autosuficiencia total, y que tiene su origen en la urgencia del vivir, pero subsiste para el
vivir bien. Así que toda ciudad existe por naturaleza, del mismo modo que las ocho comunidades originarias.
Ella es la finalidad de aquéllas, y la naturaleza es finalidad. Lo que cada ser es, después de cumplirse el
desarrollo, eso decimos que es su naturaleza, así de un hombre, de un caballo o de una casa. Además, la
causa final y la perfección es lo mejor. Y la autosuficiencia es la perfección, y óptima. (Política)

Estamos ante un fragmento del libro escrito por Aristóteles, titulado Política. En este libro expresa sus ideas
políticas en relación a la organización de un Estado ideal. Según él, la unión de varias aldeas es la Ciudad-
Estado que presenta un nivel inmejorable de autosuficiencia o autarquía. Cabe señalar que, aunque el origen
de la Ciudad-Estado haya sido el satisfacer las necesidades primarias subsiste porque garantiza el fin natural
del hombre que es el vivir bien. Por ello, del mismo modo que las comunidades primigenias como la familia
eran naturales porque satisfacían un fin natural como la supervivencia, también toda Ciudad es por
naturaleza pues satisface el fin natural del ser humano que es el vivir feliz. La ciudad donde se alcanza este
objetivo es autosuficiente, un fin y lo mejor.

También podría gustarte