Está en la página 1de 3

"EL LIDERAZGO TRASCENDENTAL EN MI VIDA UNIVERSITARIA"

El líder ¿nace o se hace? Es la inquietud que usualmente surge cuando se habla sobre
Liderazgo. Los expertos coinciden en que hay ciertas aptitudes y cualidades que facilitan el
desarrollo del liderazgo, como lo son una personalidad llamativa, arrolladora, carismática y
extrovertida. De hecho, hasta ciertas características físicas facilitan generar una mayor
impresión en los demás como el tono de voz, corpulencia, estatura, etc., lo que contribuye a
que se puedan dar más condiciones para ejercer el liderazgo. Sin embargo, cada uno de
nosotros también tiene un líder dentro suyo que busca salir en cualquier momento y lo mejor
de todo ello es que es posible construirlo, de hecho, la sociedad nos ayuda a poner en practica
esas habilidades propias del liderazgo que creíamos estaban dormidas, lo importante es tomar
en cuenta que valores son necesarios adquirir en este camino por qué ser un líder
trascendental busca no solo el liderazgo personal ,sino también e incluso más transformar la
vida de esas otras tantas personas. Con el presente ensayo busco formar una opinión acerca
de qué significa ser un líder trascendental y que tan importantes son los valores que lo
definen. Asimismo, concientizar y permitir al lector reflexionar sobre que modelos están
guiando ese liderazgo que está construyendo y con qué finalidad lo está haciendo.

La raíz de todo líder, es una base fuerte constituida por un ADN, que posee valores por medio
de los cuales formamos identidades. El ADN se puede comprender como el conjunto de
valores por medio de los cuales cada individuo o institución visualizan de forma única al
mundo. De este modo, no es lo mismo ver al mundo desde una perspectiva de igualdad, que,
desde la libertad o desde una unión entre ambos conceptos. Los valores son el factor
determinante para toda nuestra realidad, pues a partir de los mismos no solamente
construimos nuestra realidad, sino que nos formamos y actuamos en consecuencia. En otras
palabras, los valores del ADN son a su vez la partícula fundamental con la que construimos
nuestras identidades, que constituyen a su vez, una vivencia puramente producto de la
experiencia y por ende de nuestra interrelación con los otros. Nuestra forma de ser, con
quienes nos relacionamos, nuestras características, e incluso nuestro nombre e historia en
cierto punto, se encuentran todos determinados por aquellos valores que nos guían en
nuestras acciones, en nuestras relaciones, en nuestras personalidades, y en nuestra
pertenencia a un grupo social específico. Así pues, los valores, que se derivan en nuestras
identidades, son clave para comprender quienes somos, y hacia dónde vamos.
Ahora si nos preguntamos ¿Qué hace a un líder en la práctica? ¿Qué es aquello que lo
diferencia de un/a seguidor/a? o ¿cómo formamos líderes en nosotros/as? .Esas respuestas
podremos encontrarlas en nuestro día a día. El liderazgo es un camino que nos lleva a adquirir
dos partes fundamentales del/a líder: las habilidades, y las herramientas, como el ejemplo
personal, la comunicación efectiva, y el pionerismo, entre otras. Por otro lado, existen
decenas de herramientas que adquirimos directamente como indirectamente (manejo de un
grupo, la oratoria, y el trabajo en equipo, etc.) y que nos llevan a ser líderes. La figura del/a
líder, se construye del día a día con la oportunidad de adquirir aquellas habilidades y
herramientas para desarrollarlas, y así llegar a ser un/a líder trascendental. Los/las líderes se
forman no solamente cuando tienen una causa clara, sino también cuando poseen los medios
para transmitirla y aplicarla en la realidad, haciendo que lo que aprendido realmente sirva en
algo para mejorar y transformar nuestra sociedad. Si bien el camino no es fácil, en lo absoluto
tal vez habrá tropiezos es cierto, pero un líder jamás se rinde y de los errores aprende, la
capacidad de resiliencia es algo que lo identifica. En mi opinión no creo realmente que exista
un camino que sea el “correcto”, sino que cada líder ha de ir definiendo su camino mediante
la experimentación, pero existe un ingrediente que definitivamente los llevará al éxito: la
pasión.
Una vez que el líder logre alcanzar el éxito, tal vez se cuestionara y ahora que pasara, tal vez
pensara ya logre aquello que quería y eso es todo. Para ello es importante saber que el éxito
es tanto un fin como un medio para comenzar de nuevo, e ir a por otro sueño, justamente es
aquel el que debe guiarnos a la hora de plantear nuestras causas y actuar para llevarlas a cabo,
pero no puede ser el punto final al que busquemos llegar, pues siempre podemos ir más allá.
Como líderes, debemos ver a cada éxito como un gran escalón en camino a la construcción
de un mundo mejor, no como aquella instancia donde todo es ya perfecto. Siempre queda
algo para mejorar, y no debemos conformarnos con una victoria individual, sino que debemos
trabajar constantemente para construir el mañana que visualizamos con nuestros valores,
teniendo en todo momento una consciencia social, el hecho de soñar no basta, falta hacer que
aquello sea posible, sin dejar en el camino a otras personas o pasando de ellas sino
levantándolas y llevándolas a perseguir ese sueño común.
En nuestra sociedad actual vemos a distintos tipos de líderes, de hecho, los vemos en distintos
ámbitos ya sea en los medios de comunicación, en la música, en los programas televisivos,
etc y todos ellos influyen en nuestra manera y los valores con que vemos y reflejamos al
mundo, esos líderes terminaran formando otros líderes. ¿Sin embargo, alguna vez nos hemos
cuestionado si a quienes las masas consideramos líderes realmente lo son o si realmente son
un modelo a seguir para tantos jóvenes, niños y hasta adultos que ven en ellos un ejemplo?,
la triste realidad es que estos líderes muchas veces en lugar de ser un agente realmente
inspirador para la superación de sus seguidores terminan convirtiéndose en un obstáculo para
su crecimiento. Frases de celebridades como “Odiaba mi cuerpo, por eso lo lastimaba” (Drew
Barrymore). “Mi cuerpo es un diario de mi vida, todo queda marcado allí” (Johnny Depp).
“Todo lo que me alimenta me destruye” (Angelina Jolie). La frase de esta actriz se ha
convertido en el lema de miles de adolescentes que sufren anorexia y bulimia, e igualmente
sucede con la música que tiene el potencial de ser una gran influencia en la vida de un niño.
Al respecto, la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry advierte que “si un
adolescente se encuentra obstinadamente embebido en música que contiene temas
peligrosamente destructivos, se producen cambios en su comportamiento, tales como
aislamiento, depresión, suicidio, abuso de alcohol u otras drogas”. La música a menudo
glorifica la promiscuidad y la promueve. Por todo ello es que Fernando Savater llama mundo
de los mediocres al mundo de los líderes culturales, claro entre comillas. Frente a esto
conviene ponerse a reflexionar a que líderes seguimos actualmente, ¿realmente queremos
seguir su camino y si están alineados con esos objetivos que queremos alcanzar? Si queremos
realmente transformar y hacer de nuestro país un lugar mejor hace falta deshacernos de
obstáculos como los ya mencionados y de las creencias que solo nos paralizan.
Nuestro Perú requiere jóvenes talentosos y talentosas con ganas de levantarse y seguir,
requiere justamente líderes transformadores, para lograr ese Perú que anhelamos, un país sin
pobreza, discriminación, corrupción y otros tantos males que aquejan nuestra sociedad.
Nosotros podemos desde nuestro actuar diario formar ese Perú que queremos con pequeñas
acciones como ayudar al que sufre, hacer lo correcto no porque te lo digan sino porque
realmente crees en ti y tus principios y eso si nunca perder la esperanza de que es posible
lograr lo imposible.
Finalmente, solo queda decir que un líder más que nacer se crea en el día a día,
desarrollando sus potencialidades y confiando en sí mismo, que es lo principal para lograr
todos sus propósitos. Un líder tiene también sus valores bastante claros y sabe las metas
que quiere lograr, es una inspiración para otros y hace que las cosas sean posibles. Si bien
hoy en día vemos distintos tipos de líderes en nuestra sociedad, es necesario que cada uno
de nosotros evaluemos si realmente son líderes que queremos seguir o son solo simples
ilusiones que actúan como unos anteojos borrosos frente a la realidad que queremos
percibir. Sin más solo queda decir que nuestro Perú necesita más que simple espectadores
que se quejan de la cruel realidad que nos azota día a día, más bien necesita líderes
transformadores y los jóvenes somos quienes podemos hacer ese gran cambio para lograr el
Perú que anhelamos, cada uno desde nuestro aporte como profesionales, cada aporte es un
granito de arena que en un futuro será una montaña. ¿Te animas a lanzarte a la aventura?

REFERENCIAS
Deoteinu, Jaguim Ba Tnua.Deoteinu - blog.(2021).Recuperado de :
https://www.hholamit.org.il/liderazgo-trascendental-como-se-vincula-la-historia-de-
januca-con-el-perfil-del-lider-tnuati/
Leuridan Huys,Johan.(2017).La cultura de la vulgaridad en la época actual. Ensayo del
educador belga johan leuridan huys. Recuperado de
:http://www.crearensalamanca.com/la-cultura-de-la-vulgaridad-en-la-epoca-actual-
ensayo-del-educador-belga-johan-leuridan-huys/

También podría gustarte