Está en la página 1de 3

Página 1

Antecedentes del Juicio de Amparo Directo

El juicio de amparo, como mecanismo de protección de los derechos fundamentales de las

personas encuentra su nacimiento situado, generalmente, en la Constitución de Yucatán del año

mil ochocientos cuarenta y uno; no obstante en las Constituciones Federales anteriores –de los

años mil ochocientos veinticuatro y mil ochocientos treinta y seis– se intentó establecer una

figura similar a ese medio de control constitucional o de la constitucionalidad de los actos de las

autoridades.

El impulso del proyecto que contuvo en sus normas la previsión de lo que hoy conocemos el

juicio de amparo se debe a las aportaciones del entonces gobernador de Yucatán, Manuel

Crescencio Rejón; quien al considerar indispensable la inserción de las garantías individuales en

esa carta política, también juzgo conveniente el que se estableciera la facultad del Supremo

Tribunal de Justicia para amparar en el goce de sus derechos individuales a quien pidiese la

protección contra leyes y decretos de la legislatura contrarios a la Constitución, así como contra

las providencias del Ejecutivo Local que incumplieran dicha norma rectora –siempre y cuando

representara un agravio personal.

Pese a ello, lo que verdaderamente constituyó un progreso en el derecho público mexicano fue

el establecimiento de los derechos del hombre en la Constitución del año mil ochocientos

cincuenta y siete, que comprende las garantías de libertad, de igualdad, seguridad jurídica y de

propiedad; adminiculado a la creación del medio controlar o conservador del régimen

constitucional –o amparo– propuesto por Mariano Otero y Mestas.

En ese tenor, la propia norma rectora sobredicha (supra) señaló, tanto las garantías

constitucionales como la manera en la que debían ser protegidas. Así, expresaba los Tribunales

de la Federación debían resolver toda controversia que se suscitara por Leyes o actos de
Página 2

autoridad que violaran las garantías individuales o bien, que vulnerasen o restringiesen la

soberanía de los Estados o invasión de las autoridades estatales de la esfera federal.

Sin embargo, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos del año mil

novecientos diecisiete introdujo en nuestro sistema de protección de las garantías humanas una

innovación de suma importancia: la institución del juicio de amparo en una sola instancia –o

uniistancial.

Al tenor de la cual el juicio de amparo puede promoverse por una sola ocasión en tanto se

dirija contra las sentencias definitivas – o sea, las decisiones sobre el fondo del asunto– dictadas

en los asuntos contenciosos judiciales, civiles, penales, administrativos y del trabajo, así como

contra las violaciones procesales o trascendentales cometidas durante la secuela del

procedimiento, que afecten la defensa del quejoso y determinen en cualquier forma que el

sentido del fallo le sea desfavorable.

Lo anterior, que incluye los principios básicos de esa innovación, se debe al sistema ideado a

partir de la adición de un segundo párrafo al artículo 102, de la Constitución para la República

Mexicana, a los doce días del mes de noviembre del año mil novecientos ocho, para evitar el

entorpecimiento de la secuela de los juicios comunes, que anteriormente los litigantes maliciosos

obtenían con la promoción irrestricta de amparos sucesivos durante el curso del juicio.

Ahora bien, si bien según del texto originario de la propia Constitución, competía exclusiva y

directamente al conocimiento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en Pleno, a partir del

año mil novecientos veintiocho fue asignado a las Salas de la misma; y, con posterioridad, con

motivo de las reformas del año mil novecientos cincuenta y uno, y mayormente las de mil

novecientos sesenta y ocho, correspondía también a los Tribunales Colegiados de Circuito.


Página 3

Referencias

Bazdresch, L. (1971). Curso Elemental del Juicio de Amparo. Guadalajara, Jalisco, México:

Universidad de Guadalajara.

Covarrubias Dueñas, J. (2011). Antecedentes del Amparo. En M. González Oropeza, & E. Ferrer

Mac-Gregor, El juicio de amparo. A 160 años de la primera sentencia (Vol. I, págs. 327-

359). Ciudad Universitaria, Ciudad de México: Instituto de Investigaciones Jurídicas de

la Universidad Nacional Autónoma de México. Obtenido de

https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/7/3065/13.pdf

Samaniego Behar, N., & Fernández Fernández, V. (Enero-Junio de 2011). El juicio de amparo:

historia y futuro de la protección constitucional en México*. Revista IUS, 5(27).

Obtenido de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-

21472011000100009#nota

También podría gustarte