Está en la página 1de 269

Twin Dragons Light Novels - Kikuslirus Project

Una obra de:

Historia Original: Mizuki Shoutarou

Ilustraciones: Souichi Itō

Traducido al Castellano:

Traducción Inglés-Castellano: Lestat L Lamperouge

Corrector y Editor: Esteban108

Cleaner: tonijua

Redrawer: darkhellsing - Esteban108

Agradecimientos Especiales:

Traducción Japonés-Inglés: Js06

Edición-Corrección Inglés: Rukiabankai


6
7
Prólogo

Sus primeros recuerdos estaban llenos de su hermano


mayor.

Debido a su gran diferencia de edad, su hermano la


había adorado. Había hecho todo lo que ella quería. Él la había
complacido tanto como podía y había puesto a su hermanita
antes que a sí mismo.

Naturalmente, eso por sí solo no sería suficiente para


que los recuerdos de su hermano fueran tan fuertes.

Él había muerto cuando ella llegó a la edad en la que se


volvió más consciente del mundo a su alrededor.

Ella constantemente había querido recordar a su


hermano, por lo que había comenzado a asociar a su hermano
con cualquier recuerdo agradable del pasado. Eventualmente,
comenzó a fabricar recuerdos convenientes para este propósito.
Comenzó a confundir al hermano en sus recuerdos con su
imagen del hombre ideal, por lo que creó una imagen mental de
su hermano fuerte, elegante y amable.

8
Todo el mundo fabrica recuerdos de esta manera, pero
no causan problemas porque rara vez salen a la superficie. Sin
embargo, ella vio sus mentiras desmoronarse de una manera
bastante intensa. Y sucedió cuando era una joven sensible.

Ella pertenecía a una antigua familia bien conocida. Iba


a asistir a la prestigiosa Academia de Magia Constante y
aprender la verdad sobre su hermano según la “costumbre
familiar”.

- Fujiko, debes convertirte en la cabeza de la familia


Etou. ¡Debes tomar el lugar de ese patético hermano tuyo que
falló y perdió la vida!

Etou Fujiko sintió que algo estaba terriblemente mal


respecto a las frías palabras de su madre.

¿Pero no era mi hermano el tesoro de nuestra familia?


¿No tenía excelentes calificaciones pero murió en un
desafortunado accidente? ¿No era que madre nunca lo
mencionaba porque era demasiado triste?

Tenía varias preguntas, pero en lugar de responderlas,


su madre le había agarrado la mano en silencio y la había
llevado al sótano de la mansión. Siempre le habían dicho que
nunca entrara al sótano. Ella había tratado de entrar por
curiosidad un par de veces en el pasado, pero siempre había
estado cerrado.

9
Su madre había sacado una vieja llave y abrió la puerta
del sótano. Escapó aire frío, pero el sótano no había estado
siquiera un poco polvoriento. Obviamente había sido utilizado
de forma frecuente muy recientemente.

Lo que había visto allí había sido un espectáculo cruel


para una chica que estaba a punto de entrar en la secundaria.

El cadáver de su hermano había estado sellado en una


caja de cristal. A diferencia del hermano en sus recuerdos, él
parecía delgado y poco confiable. Esto era parcialmente debido
a lo mucho que Fujiko había crecido desde la muerte de su
hermano, pero tenía más que ver con lo mucho que había
idealizado su imagen de él. Ella no había sentido miedo, pero
un cadáver seguía siendo un cadáver. Había parecido estar
solamente durmiendo, pero la expresión de su rostro
claramente no había sido la de un humano vivo. Fujiko había
sido incapaz de acercarse a él. En pocas palabras, ella estaba en
una edad sensible y obsesionada con la limpieza, por lo que
había encontrado el cadáver “sucio”.

- No debes decirle a nadie lo que te diga aquí. Nunca


debes decirle a nadie. - dijo la madre de Fujiko después de
moverse detrás de su espalda.

Fujiko se había dado la vuelta y miró a su madre. Vio


una expresión que no era ira y no era tristeza. Nunca había
visto esta expresión antes. Su madre había llevado una esfera
de luz mágica en su mano izquierda y proyectó sombras
profundas sobre su rostro. Su rostro se había torcido del miedo

10
y su madre apretó violentamente la mano derecha que sostenía
el hombro de Fujiko.

- ¡No debes llorar! ¡Debes mirarlo!

Fujiko había comenzado a temblar sin decir ni una


palabra. El agarre de su madre en su hombro se había aflojado,
pero su madre siguió hablando con la misma expresión en su
rostro.

- Cada generación de la familia Etou tiene una posición


como un explorador Muleet. Ser un explorador es un trabajo
importante para un seguidor del dios Muleet. Un explorador es
un aventurero que viaja a muchos lugares diferentes y provee a
nuestro dios con un informe de la situación en esos lugares. Y
sin embargo él…

Su madre había vuelto la esfera de luz mágica hacia el


ataúd de cristal. El joven corazón de Fujiko había sentido que
era cruel referirse a su hermano como “él” en lugar de por su
nombre.

- Mientras excavaba unas ruinas en la academia, él vio


algo allí. ¡Se asustó tanto que abandonó su trabajo y huyó! No
sé qué es lo que encontró. Sin embargo, probablemente no era
nada más que un monstruo común o alguna ilusión provocada
por una trampa… Patético. Él realmente era patético. Fracasó
al final en excavar las ruinas. Fue obligado a asumir la
responsabilidad y utilizaron nigromancia sobre él durante un
juicio oficial. ¡Eso normalmente solo se realiza para que un

11
criminal confiese su pasado! Afortunadamente nos salvamos de
tener que ir al juicio… pero parece que realmente solo vio una
ilusión causada por una trampa. Siempre había sido un chico
tímido. Siempre jugaba contigo y tus muñecas… Tu entrada a
la academia es el juicio final. También será el momento cuando
finalmente podamos dejar de almacenar su cuerpo en nuestro
sótano.

Las palabras de su madre habían terminado allí. Fujiko


había levantado la vista y vio lágrimas corriendo por el rostro
de su madre. Ella no podía comprender las complicadas
emociones de un adulto. Su corazón había estado lleno con
nada más que miedo, crueldad, e irracionalidad.

Mi hermano era patético, pero amable. Era una triste


excusa de hombre, pero murió debido a su debilidad. Esta
escuela debe ser un lugar aterrador, pero esto es lo que sucede
si pierdo. Si soy débil, algo horrible me va a suceder. Mi
hermano era amable… no, patético, pero sin importar lo
patético y débil que puede haber sido, esa no es razón para
que muriera. Incluso los dioses nos traicionan. Si soy débil,
madre me tratará de la misma manera… Debo ser fuerte. Debo
ser fuerte… aunque sea una chica.

A partir de entonces, Fujiko siempre había tenido esos


sentimientos caóticos en lo profundo de su corazón.

Una vez que había entrado a la academia de magia,


nunca le mostró sus verdaderos sentimientos a nadie. Ella había
actuado modesta y graciosa (porque su educación de clase alta

12
le había dicho que así era cómo actúa una mujer “fuerte”), pero
había sido secretamente entusiasta en sus estudios tanto de
magia normal como de magia negra. Al aprender por su cuenta
nigromancia y robar una parte del cuerpo de su hermano, ella
había revivido exitosamente su cabeza. Eso le había enseñado
de nuevo que lo que su madre le había dicho era verdad, pero
esto ya no la desanimó. Con el tiempo, Fujiko llegó a ser la
madonna de la escuela y el miembro más fuerte de los
delincuentes. Si no hubiera sucedido nada fuera de lo ordinario,
ella podría haber influido en la historia tanto como una
exploradora y una espía de los magos negros.

Sin embargo, su destino cambió mucho cuando ese rey


demonio llegó a la escuela.

13
14
Capítulo 1: ¿Te gusta el Confinamiento Solitario?

Parte 1

Sai Akuto estaba teniendo problemas con el


entrenamiento práctico de magia inicial. Los estudiantes
formaban parejas en el patio de la escuela y jugaban atrapando
bolas de mana, la base de todo tipo de poder mágico. Sin
embargo, no era lo que tenía que hacer lo que le estaba
causando problemas a Akuto. Él estaba solo en el patio de la
escuela y nadie se le acercaba.

Supongo que mi mala reputación no va a desaparecer


en una noche.

Akuto no estaba seguro de qué expresión tomar en un


momento como este y terminó con una de amargo disgusto. Él
era muy atractivo, pero tenía una mirada maliciosa natural en
sus ojos que le daba un aspecto malvado. Su expresión estaba
dificultando más el que alguien se acercara a él que su
reputación, pero no se dio cuenta.

15
Ha sido así desde que se predijo que me convertiría en
el rey demonio. Honestamente, ¿no hay ninguna ventaja en
esto en absoluto?

Su mala suerte había comenzado cuando una predicción


que se dice que tiene 100% de precisión había dicho que se
convertiría en el rey demonio en el futuro. A partir de ese
momento, todos los estudiantes de la escuela lo odiaban y le
temían al verlo y cometían todo tipo de malentendidos acerca
de él. Incluso estaba bajo la observación del gobierno.
Naturalmente, no estaba viviendo una vida escolar normal.

Aun así, Akuto tenía un amigo: Miwa Hiroshi. Él era un


chico con un aspecto travieso y elogiaba a Akuto como su
“Aniki” a pesar de ser de la misma edad. Sin embargo, hoy
Hiroshi había dicho, “Aniki, estoy muy lejos de ser digno de
ser tu compañero…”, antes de salir corriendo.

¿Qué quieres decir con “lejos de ser digno”? Sin


embargo, no puedo depender de Hiroshi para todo. Tal vez
pueda encontrar un compañero de reemplazo.

Con ese pensamiento optimista, Akuto comenzó a mirar


alrededor. Todos sus compañeros alineados en el patio miraban
hacia otro lado cuando se volvía en su dirección. Sin embargo,
vio a dos personas discutiendo algo por el rabillo del ojo. Era la
representante de la clase, Hattori Junko, y su maestra asesora,
Torii Mitsuko. Las dos estaban muy enérgicas… o más bien,
no se estaban conteniendo… así que Akuto pudo escuchar su
conversación desde una buena distancia.

16
- Sai Akuto-kun tiene que aprender a controlar su magia,
¿le vas a ayudar? -preguntó Mitsuko-sensei.

Ella era alta, tenía pelo rebelde, y llevaba gafas


redondas. Obviamente era una mujer sociable.

- No, no lo haré. - se negó rotundamente Junko.

Ella tenía una belleza fresca y noble, pero a menudo


tenía una mirada penetrante en sus ojos y podía ser muy terca.

- Pero no puedo pedírselo a nadie más. Eres la


representante de la clase, ¿recuerdas? También eres poderosa
por tu cuenta.

Mitsuko-sensei no retrocedió, pero Junko no estaba


dispuesta a rendirse tampoco.

- Incluso mi fuerza tiene sus límites. ¿Quién escogería


ser su compañero de entrenamiento mágico?

- Pero es su primera vez y esto es algo que tiene que


experimentar eventualmente. ¿No crees que sería bueno si tú
fueras la primera? - dijo Mitsuko-sensei en broma.

El rostro de Junko se puso rojo.

- ¿¡No tiene vergüenza, sensei!? ¿¡Por qué está diciendo


algo tan indecente!?

- Vamos, estaba hablando de la lección de hoy. ¿Qué


creíste que quería decir?

17
- Sé de lo que estaba hablando. Por favor, solo deje de
bromear…

Junko bajó rápidamente la voz a un susurro y miró


hacia Akuto. Él la saludó y ella se enfureció de repente.

- ¡No nos espíes, Sai Akuto!

Pero estaban hablando lo suficientemente alto para que


todos oyeran…

Akuto mantuvo ese pensamiento para sí mismo y


lentamente bajó su mano.

Junko se acercó a él a grandes zancadas.

Akuto se preparó para una queja molesta, pero Junko


apuntó directamente a su cara y gritó:

- ¿¡Si nos escuchaste, entonces por qué te quedas


parado!? ¡Date prisa y prepárate!

- ¿Eh?

- ¡Dije que te prepares!

Cuando Junko habló mientras miraba a los otros


estudiantes, Akuto finalmente lo entendió.

- G-Gracias.

Akuto estaba tan agradecido que tomó las manos de


Junko. Esta era la patética escena del chico sin amigos estando

18
muy emocionado por una chica que le muestra un poco de
amabilidad, pero Akuto era tan alto que los otros estudiantes
solo podían pensar que estaba seduciéndola.

Los estudiantes que observaban susurraron entre ellos.

- El rey demonio lo hace de nuevo…

- Supongo que la representante de la clase realmente ha


caído completamente bajo su control.

Junko debe haberlos escuchado ya que se sonrojó y


sacudió sus manos del agarre de Akuto.

- ¡Dije que vayas a prepararte!

- Está bien. Y lo siento. Eso no es lo que quería que


pasara.

Akuto también había escuchado las voces de los otros


estudiantes, por lo que retrocedió preparándose para su
entrenamiento mágico.

- Oye, espera. - gritó Junko.

- ¿Qué pasa?

- Tengo que advertirte, así que escucha. Esta lección es


para enseñar control suave sobre el mana lanzando una bola de
mana de ida y vuelta. Esta es realmente la más básica de las
lecciones y el resto de nosotros la dominó en la secundaria. Sin
embargo, todavía puede ser peligroso si no lo tomas en serio o

19
dejas de concentrarte. Y el peligro cae sobre tu compañero en
lugar de sobre ti mismo. Espero que entiendas eso.

Akuto asintió en respuesta a la advertencia de Junko.

-Entendido. Yo nunca te haría daño. - respondió con


una expresión seria.

Junko se sonrojó una vez más.

- ¡Creí haberte dicho que dejaras de decir cosas tan


presuntuosas!

Solo estaba diciendo lo que sentía honestamente…

Akuto se quejó en silencio y se alejó de Junko. Se


volvió hacia ella a una distancia de alrededor de una docena de
metros.

- Aquí voy. - dijo Junko mientras levantaba su mano


derecha.

Una esfera de luz del tamaño de una pelota apareció en


su mano.

La magia funcionaba controlando el mana que llena el


aire. Una instalación generadora en el centro de la capital
imperial envía energía a la tierra misma. Esa energía se hacía
resonar con el mana, por lo que el mana y la energía a menudo
se consideraban lo mismo. El mana entonces se acumulaba en
los cuerpos de los seres vivos y la energía podía ser extraída de
allí. Diferentes personas tenían diferentes cantidades de mana y
20
era más fácil afectar el mana en la atmósfera con más mana
dentro del cuerpo de uno. La voluntad humana se transformaba
en electricidad en el cerebro, esa electricidad controla el mana
en el cuerpo, y eso resuena con el mana externo. Eso significa
que el nivel natural de mana interno y la habilidad para
centrarse era lo que más importaba al usar magia. Esta lección
era para entrenar la habilidad de los estudiantes para centrarse.

- Atrápalo.

Junko movió ligeramente su muñeca derecha. La bola


de mana voló en una suave parábola hacia Akuto.

Él levantó su mano derecha. Junko debe haber


dominado este nivel de control ya que ni siquiera tuvo que
ajustar su mano. La bola de mana aterrizó suavemente en su
mano.

- Imagina lanzar ligeramente una pelota. Ahora lánzalo


de vuelta. Recuerda, bien y lento.

Junko extendió su mano derecha para coger la bola.

- ¿Así que solo tengo que hacer lo que tú hiciste? -


preguntó Akuto y Junko asintió. - Bien entonces.

Akuto movió ligeramente su mano derecha.

Solo un ligero movimiento de muñeca…

Como se dijo anteriormente, con cuánto más mana


nacía alguien, mayor efecto se tenía en el mana en la atmósfera.
21
Y eso significaba…

Con una tremenda explosión, la bola de mana cortó el


aire. Casi parecía que le había disparado con un rifle a Junko.

- ¡Ee!

Junko dejó escapar un grito, pero ella era conocida


como la más fuerte en su año. Extendió sus manos en un
intento de parar la rápida bola de mana. Sin embargo, se movía
tan rápido que probablemente rompería sus brazos y luego la
enviaría volando hacia atrás.

¡Esto no es bueno!

Akuto sabía que tenía que hacer algo antes de que la


bola de mana se estrellara contra Junko.

Y sus pensamientos se transfirieron inmediatamente a la


bola de mana.

La bola de mana explotó en todas las direcciones


cuando Junko intentó atraparla.

Un gran destello de luz envolvió a Junko antes de


convertirse en una perfecta nube con forma de hongo en medio
del patio de la escuela.

Sus compañeros empezaron a murmurar entre ellos una


vez más.

22
Una vez que el humo se disipó, se pudo ver un pequeño
cráter.

Junko estaba sentada en el suelo en el centro del cráter.

- ¿Qu…? ¿Qu…?

Los ojos de Junko estaban muy abiertos con ira y


sorpresa. Parecía ilesa. Eso tenía que ser un efecto secundario
del fuerte deseo de Akuto de no hacerle daño.

- ¡Es por eso que no quería hacer esto! ¡No tienes ni


idea de cómo contenerte!

Junko se levantó y apuntó acusadoramente hacia Akuto.

Y luego se congeló en su lugar.

Cada centímetro de la piel de Junko se puso rojo cuando


se vio a sí misma.

Su uniforme se había caído en pedazos.

- ¡Hy-hyaaah!

Junko estaba completamente desnuda, así que envolvió


sus brazos alrededor de su cuerpo y se agachó.

Los chicos de la clase dieron sus comentarios:

- ¡¡Ohh!!

- ¡Miren eso!

23
Y luego las chicas dieron comentarios totalmente
diferentes:

- ¡Pobrecilla!

- Los chicos son tan horribles.

Akuto corrió hacia Junko diciendo: “Lo siento.”

- ¡Idiota! ¡Eres un idiota! ¡Quédate atrás!

Junko sacudió violentamente su cabeza.

- Pero no puedo simplemente dejarte así…

Akuto se quitó el chaleco de su uniforme y lo colocó en


su espalda. Era lo suficientemente grande para cubrir todo su
cuerpo.

Junko lo miró con sorpresa.

- G-Gracias… - dijo ella, dubitativa. Pero una vez que


tomó el chaleco para cerrarlo por delante y se puso de pie, su
expresión se tensó y fulminó con la mirada a Akuto. - No,
espera. ¿¡Por qué estoy agradeciéndote después de lo que
pasó!?

- Tienes razón. Esto fue mi culpa.

Akuto bajó la cabeza honestamente. Ya sea que


estauviera frustrada o avergonzada, Junko apretó los dientes y
se sonrojó aún más.

24
- ¿¡Por qué te disculpas tan fácilmente!?

Junko no podía apartar sus manos del chaleco o se


abriría, por lo que comenzó a patear a Akuto en lugar de darle
un puñetazo.

- Porque realmente lo siento. Esto solo sucedió debido a


mi falta de control.

Akuto bajó la cabeza y dejó que Junko lo pateara.

Después de unas seis patadas, Junko se enfadó aún más


porque no se estaba resistiendo.

- ¿¡Por qué estás dejándome patearte!?

- ¿Cuántas veces tengo que decirlo? Esto fue mi culpa.


Además…

Akuto señaló a Junko. Cada vez que lo pateaba, la parte


inferior del chaleco que llevaba se levantaba y exponía sus
atractivas piernas.

- Si me muevo a un lado, todos serían capaces de ver


tus piernas. - dijo Akuto manteniendo su voz lo más amable
posible.

Durante unos segundos, Junko tuvo el aspecto de


alguien atrapado con la guardia baja. Y luego siguió pateando a
Akuto con sus mejillas teñidas con el color de la vergüenza.

25
- ¡Deja de hacer eso! ¿¡Por cuánta humillación tienes
que hacerme pasar!?

- Espera. Realmente deberías dejar de moverte tanto…

Sus compañeros estaban viéndolos a los dos desde la


distancia. Ellos no podían escuchar la conversación, por lo que
solo podían especular lo que estaba pasando.

- Wow… Ese es el rey demonio para ti. Esto es cruel.


La engañó para hacerla bajar la guardia ya que es una lección
de magia inicial y luego destruyó su ropa.

- Y después de desnudarla, le da su chaleco…Tiene que


estar jugando con ella.

- ¡Y él solo pone una leve sonrisa mientras la


representante de la clase intenta resistir! ¿Debe estar tratando
de hacer que los ayude a enderezar su rumbo?

Solo hasta que Akuto mencionó a los demás Junko se


dio cuenta de que sus compañeros estaban extendiendo una
especie de rumor acerca de ellos.

- N-No me digas que todo esto es parte de un plan


diabólico para humillarme aún más.

Junko parecía asustada y retrocedió mientras cruzaba


las manos delante de su cuerpo.

Akuto lo negó inmediatamente.

27
- No, por supuesto que no. Como he dicho antes, me
preocupo mucho por ti. Quiero protegerte tanto como pueda de
esos rumores que……

Antes de que pudiera terminar de hablar, la expresión


de Junko se distorsionó y brotaron lágrimas de sus ojos.

- ¡Idiota! ¿¡Por qué tienes que actuar así!? ¿¡Eres bueno


o malvado!? ¡Elije un lado y adhiérete a él! Y si de verdad de
preocupas por mí, tú……

Junko se detuvo, apartó la mirada de Akuto, y salió


corriendo rápidamente. Él ni siquiera tuvo tiempo para tratar de
detenerla.

- ¿Q-Qué se supone que haga ahora?

Parte 2

Mientras Akuto estaba allí confundido, se le acercó


Hiroshi quien se había negado a entrenar con él. El chico
estaba asintiendo como hacía siempre que admiraba algo.

- Oh. Muy buena, Aniki. Estoy realmente impresionado.

- ¿De qué estás hablando?

28
- Jugar con tu mujer así es tan rudo. E incluso en esta
lección inicial, lograste mostrarle tu poder a toda la clase. Solo
me negué a ser tu compañero porque pensé que podrías intentar
algo así.

Hiroshi no trataba de halagarlo. Estaba sinceramente


impresionado. Sus ojos brillaban con una luz pura.

- Hay muchas cosas que quiero decir sobre eso, pero no


estoy seguro de por dónde empezar siquiera. - se quejó Akuto.

Entonces notó a Mitsuko-sensei acercándose. Ella puso


sus manos en sus caderas y mostró una sonrisa que parecía más
divertida que amarga.

- Tienes que controlar tu mana correctamente.


Especialmente con todo el poder que tienes. - Mitsuko-sensei
ajustó sus gafas y miró en la dirección en que Junko había
desaparecido. - Probablemente no asistirá a sus clases por un
tiempo. Ella puede ser muy inocente.

- Lo siento.

Akuto bajó la cabeza honestamente.

- Disculparse conmigo no va a ayudar. Tienes que


entrenar tu mente para asegurarte de que esto no vuelva a
suceder.

- Sí, ¿pero no era esta la lección inicial para hacer eso? -


preguntó Akuto.

29
Mitsuko-sensei miró hacia arriba y dijo:

- Sí, lo era… ¡Oh! ¡Sé de una medida bastante drástica


que podrías tomar! Sí. Es un poco peligroso, pero vale la pena
intentarlo.

Mitsuko-sensei debe haber pensado que esta era una


excelente idea porque golpeó el hombro de Akuto pareciendo
muy feliz.

- ¿Por qué se ve tan emocionada? - preguntó con recelo.

Los ojos de Mitsuko-sensei brillaron mientras respondía.

- ¡Esta escuela tiene una técnica de entrenamiento


mental que ningún estudiante ha realizado en años! ¡Se detuvo
después de que salió mal para unos pocos estudiantes!

- Tengo una pregunta rápida.

- No te preocupes. No es físicamente peligroso ni nada.


Cuando dije que fue mal solo quise decir que salió mal.

- Esa no era mi pregunta. Quiero saber por qué parece


tan emocionada.

Cuando Akuto lo señaló, Mitsuko-sensei se limpió la


baba de la boca con una mirada de comprensión.

- N-No es nada. No es como que alguien hubiera


muerto por esto en el pasado ni nada.

30
- Espero que eso sea cierto…

Akuto le dio una mirada fría a Mitsuko-sensei.


Sospechaba que quería matarlo de una manera legal. Apreciaba
que lo entendiera hasta cierto punto en vez de temerle
ciegamente como lo hacía la mayoría de los estudiantes, pero
ella estaba interesada en sus poderes como rey demonio y
parecía que quería lanzar nigromancia sobre él después de su
muerte para realizar experimentos.

- Entonces ¿qué tipo de entrenamiento es? - preguntó.

Mitsuko-sensei asintió y respondió.

- Es conocido como el Salón de Entrenamiento Mental.


Es similar a la meditación Zen realizada por los seguidores
Suhara.

Las palabras de Mitsuko-sensei parecieron sorprender a


Hiroshi.

- ¿¡Eh!? ¿¡El famoso Salón de Entrenamiento Mental de


la Academia de Magia Constante!?

- ¿Es peligroso? - preguntó Akuto con curiosidad.

Hiroshi parecía como si estuviera contando una historia


de fantasmas mientras continuaba.

- Sí. Hace años, un estudiante murió mientras estaba…


Mgh.

31
Hiroshi fue interrumpido cuando Mitsuko-sensei le tapó
la boca.

- Eh Hehehehehe. No te preocupes. Vas a estar bien. No


hay ningún problema en absoluto.

Ella se echó a reír, pero ni siquiera Akuto era tan tonto.

- Creo que voy a pasar…

Pero Mitsuko-sensei añadió rápidamente:

- Oh, um, dije que era como la meditación Zen realizada


por los seguidores Suhara, ¿cierto? Si Hattori-san sabe que has
terminado este entrenamiento, ella podría perdonarte.

Esto no era nada más que un intento desesperado por


convencer a Akuto, pero fue suficiente.

Ya veo. Ella podría estar en lo cierto…

- En ese caso…

Akuto regresó a su dormitorio después de la escuela.


Una expresión de disgusto apareció en su rostro cuando vio a la
chica acostada en su cama.

Tenía pelo suave verde, una cara hermosa con la


perfección de una muñeca, y un cuerpo tan ideal que uno
pensaría que lo había esculpido un artista. Sin embargo, ella

32
estaba acostada en la cama y leyendo una revista de manga
mientras comía ningyou-yaki de una bolsa que yacía a su lado.
A pesar de su belleza, estaba actuando como un ama de casa de
mediana edad o una joven sin empleo.

Ella era un humano artificial conocido como L’Isle-


Adam y su nombre era Korone. Era un observador enviado por
el gobierno. Después de que se hubiera determinado que Akuto
se convertiría en el rey demonio, ella había sido enviada a vivir
en su dormitorio para observarlo en todo momento.

- Así que estás de vuelta. Parece que no sucedió nada


fuera de lo ordinario. - dijo Korone sin siquiera mirar hacia
Akuto.

Akuto no pudo evitar molestarse. Korone originalmente


lo había seguido por todas partes 24/7, pero últimamente
desaparecía de vez en cuando. Y a pesar de ser una humana
artificial que nunca se cansa, siempre la encontraba saltándose
sus deberes en esos momentos.

- ¿Al menos me estás observando? Creo que lo que


sucedió en clase califica como fuera de lo ordinario.

- No te preocupes. Nadie resultó herido. - declaró ella.

- ¿Lo viste? - preguntó dubitativo, pero Korone no


vaciló.

- Sí. Ahora puedo vigilarte de forma remota y puedo


llegar al instante sin importar donde esté.

33
Mientras hablaba, Korone llevó otro ningyou-yaki a su
boca. Esto molestó a Akuto bastante.

- Esos son ningyou-yaki, ¿verdad? Específicamente,


¿los de algas de la capital?

- Sí. ¿Quieres uno?

- No, gracias. Más importante, ¿un humano artificial


puede comer?

- Puedo. Un cambio químico dentro de mi cuerpo lo


convierte en energía. Aunque solo una cantidad insignificante.

- No tienes que hacer eso, ¿verdad? Entonces ¿por qué


estás comiendo eso?

- Porque son deliciosos.

- ¿Esa es la única razón?

- Sí. Y no voy a subir de peso sin importar lo mucho


que coma.

- Bueno, eres una humana artificial. ¿Subir de peso te


molestaría?

- No, y por eso no voy a subir de peso.

- ¿Eh? ¿Eh?

Hablar con Korone a menudo dejaba confundido a


Akuto. A ella le gustaba burlarse de las personas con una

34
actitud apática. Akuto decidió ignorar a Korone y comenzó a
buscar lo que necesitaba para su entrenamiento.

- ¿Qué estás haciendo? - preguntó Korone.

Akuto no tuvo más remedio que contarle sobre el Salón


de Entrenamiento Mental del que Mitsuko-sensei le había
hablado. Korone inesperadamente dejó de agarrar más
ningyou-yaki y habló.

- Iré contigo.

- ¿Eh?

- Voy a ir contigo como tu observador.

- ¿Por qué?

- Porque suena divertido.

Parte 3

- … ¿A pesar de que siempre estás saltándote tus


deberes?

- ¿Eso es un problema?

35
- … No, no realmente.

Akuto reunió su equipo. Todo lo que necesitaba era una


cantimplora de metal y una bolsa impermeable. Mitsuko-sensei
le había dicho que necesitaría ambos.

Después de poner la cantimplora en la bolsa


impermeable, se dirigió al lugar que Mitsuko-sensei le había
indicado. Korone lo siguió.

- Este lugar parece estar relativamente deshabitado.

Korone tenía razón. Le habían indicado a Akuto que


fuera a la zona más allá de un estanque cerca del edificio de la
escuela. Había sido transformado en un jardín para que los
estudiantes se relajaran, pero el denso follaje que rodeaba la
zona y la humedad del estanque mantenía lejos a la mayoría de
la gente. Estaba envuelto en la misma atmósfera que el jardín
mal atendido de una mansión en una zona rural en declive.

- Sí, no creo que mucha gente quisiera venir aquí.

Akuto separó el follaje con sus manos y caminó por la


hierba desordenada. Eventualmente, llegó a un edificio
cuadrado con paredes de yeso. Cada lado solo era tan ancho
como la longitud del brazo de alguien. La puerta era tan
pequeña que tendría que agacharse para pasar y probablemente
solo podría sentarse dentro.

36
- Ya veo. Realmente no hay mucho en lo que pudieras
utilizar esto además de para entrenamiento mental. - dijo Akuto
con una extraña admiración.

Se agachó y colocó su mano en la puerta. La perilla se


iluminó y habló una voz artificial.

“Una vez que entres por esta puerta, se cerrará y no


podrá ser abierta desde el interior durante 12 horas. Prepara un
medio de contacto de emergencia y luego entra bajo tu propio
riesgo.”

- Así que así es como funciona. - comentó Korone.

- Eso parece. Supongo que te veré en 12 horas. Te


contactaré con la comunicación de mana de mi manual del
estudiante en caso de emergencia.

Akuto asintió hacia Korone y abrió la puerta. El espacio


rodeado por paredes de yeso no contenía nada más que tatamis
en el suelo. Entró en el aire frío y viciado y luego cerró la
puerta.

- ¿Por qué necesitarías contactarme en caso de


emergencia?

- Para que puedas abrir la puerta para dejarme salir. -


dijo Akuto antes de darse cuenta que algo andaba mal. Se
volvió a un lado y se encontró con Korone. Y la puerta se había
cerrado totalmente. - ¿¡Qué estás haciendo aquí conmigo!?

37
- Dije que vendría contigo como tu observador. - dijo
ella con calma.

Akuto suspiró. Era un pequeño espacio para dos


personas. Dudaba que pudiera entrenar mucho su mente así.

Y realmente estaba esperando pasar algo de tiempo a


solas aquí.

Ninguna luz exterior podía entrar, por lo que la única


iluminación era un poco de mana tenuemente brillante que
cubría el techo. Akuto miró a su alrededor y notó una pequeña
escritura que cubría cada centímetro de la pared frente a la
puerta. Miró más de cerca y pudo ver que un largo texto había
sido tallado allí. Cuando concentró mana en la punta de su
dedo para producir un poco de luz y leyó un poco, se dio
cuenta de que era una parte de la constitución imperial.

Así que toda esta pared está cubierta en el preámbulo


de la constitución. Para leer todo en esta oscuridad, necesito
controlar mi mana para producir luz. Esa debe ser la forma en
que entreno mi mente.

- Estaba un poco preocupado, pero no veo cómo podría


morir alguien como resultado. Aunque debe ser agotador.

Sintiéndose aliviado, Akuto se sentó en los tatamis.

- Sí. Parece haber algunos rumores extraños, pero todos


deben ser infundados. Ni siquiera los seguidores Suhara
modernos usan esta antigua técnica de concentración mental.

38
Esta habitación puede haberse convertido en leyenda después
de que la gente dejó de usarla.

Con ese comentario, ella también se sentó. El área era


tan pequeña que las rodillas de Akuto y Korone estaban
apretadas entre sí. Korone ajustó su posición, pero no había
otra opción más que sentarse justo al lado de Akuto.

- Um…

- ¿Sí?

- Este lugar es pequeño.

- Sí, lo es.

- Me estaba quejando.

- Tu queja no volverá esta habitación más grande o a mí


más pequeña.

-…

- Por favor no te quedes en silencio. ¿No viniste aquí


para entrenar? Sigue adelante y lee la constitución en esa pared.
Debe ser tedioso, pero esto es entrenamiento.

Korone sonó bastante desagradable. Y por supuesto


permaneció inexpresiva.

39
Akuto miró a regañadientes a la pared y se concentró en
controlar la luz de mana, pero luego notó a Korone acercando
lentamente su cuerpo al suyo.

- Um…

- ¿Sí?

- ¿Podrías alejarte un poco?

- Estoy ayudándote con tu entrenamiento. Debes ser


capaz de concentrarte incluso en este tipo de situación.

Korone apretó su cuerpo contra el suyo. Ella era una


humana artificial, pero la suave sensación era idéntica a la de
un humano real. Akuto no pudo evitar distraerse. Miró hacia
Korone, pero ella solo le devolvió la mirada. La situación no
podría haber sido más extraña. Miró hacia abajo y se dio cuenta
de que todo el movimiento de Korone había dejado su falda lo
suficientemente desordenada para que sus bragas se volvieran
un poco visibles. Ahora no tenía ni idea de qué hacer.

- ¡No necesito tu ayuda!

Akuto se arrastró de rodillas por los tatamis para


alejarse de Korone. La habitación era pequeña, pero había
suficiente espacio para dejar una pequeña brecha entre los dos.
Sin embargo, también sintió un cuerpo femenino en la
dirección en que huyó.

- ¿Rodeaste al otro lado?

40
Akuto se volvió para quejarse más, pero no había nadie.

- ¿?

Se dio la vuelta confundido; pero Korone seguía en el


mismo lugar que antes.

- No di la vuelta.

- ¿Eh?

Akuto extendió una mano con cautela hacia el espacio


vacío. Sintió algo suave como una bolsa de cuero llena de agua
pero un poco más firme.

- ¡Ahhh!

Un grito salió del espacio vacío.

Mierda, tenía razón.

Después de haber descubierto lo que estaba pasando,


Akuto miró el espacio vacío.

- Keena, ¿qué estás haciendo aquí?

Una voz muy larga contestó:

- Porque escuché que te quedarías aquí tú solo, A-chan.


Pensé que necesitabas un bento.

Akuto miró hacia arriba y vio algo flotando en el aire.


Era un bento envuelto en tela.

41
- Pero, ¿por qué entraste conmigo? - se quejó.

La chica que le hablaba desde un espacio aparentemente


vacío era Soga Keena. Ella era una mala estudiante que no era
muy buena en la magia, por lo que siempre se saltaba las
lecciones de magia. Sin embargo, de alguna manera se
especializó en invisibilidad y vuelo, lo que requiere una
cantidad excesiva de atención para la gente normal. Por esa
razón ella tenía la costumbre de volverse invisible y flotar por
ahí.

- Porque la puerta se me cerró. - se quejó Keena


mientras se volvía visible.

Su pelo color rojo ardiente era su característica más


notable. Llevaba el pelo recogido y algunos mechones se
levantaban como antenas. Su cara podría ser llamada suave o
vacante según su opinión sobre ella. Solo mirarla tenía una
manera de inducir somnolencia.

Sin embargo, la característica más notable al momento


no era su cara, era su falta de ropa. Los pequeños pechos de
Keena flotaban totalmente expuestos justo en frente de los ojos
de Akuto.

- ¡E-Espera un segundo!

Akuto entró en pánico y luego Keena se dio cuenta de


lo que había hecho.

- ¡Kyaahh!

42
Dobló sus brazos y sus piernas para cubrirse.

Keena solo podía hacerse invisible ella misma. Tenía


que desnudarse antes de desaparecer, pero a menudo se
olvidaba de su estado de desnudez cuando se volvía visible de
nuevo.

- Está oscuro aquí, así que no puedo ver nada con


claridad. - dijo Akuto mientras miraba alrededor.

No podía encontrar nada más para que usara Keena, por


lo que se vio obligado a quitarse su propia camisa y dársela.

- Tengo la sensación de que voy a perder toda mi ropa


en poco tiempo. - se quejó Akuto.

- Mi uniforme sería demasiado pequeño. - dijo Korone.


Luego miró entre Akuto y Keena antes de hablar. - Esta
habitación es muy pequeña.

- ¿Cómo puedes estar tan tranquila? Esto es algo así


como un gran problema. Todos estamos atrapados aquí durante
12 horas.

Akuto sostuvo su cabeza entre sus manos. Los tres


habían estado en el interior desde el principio, pero se sentía
mucho más estrecho ahora que podía ver a Keena.

Sin embargo, Korone se mantuvo en calma.

- No es ningún problema para mí.

43
- Por supuesto que a ti no te molesta. - dijo Akuto con
un poco de ira mezclada.

- Cálmate. - dijo Keena con dulzura. - No te enojes, A-


chan. Ten, te pones de mal humor cuando tienes hambre.

Keena le tendió el bento envuelto con solo una camisa


sobre ella.

- No creo que tenga nada que ver con el hambre esta


vez. - discutió Akuto, pero Keena no estaba escuchando.

- No te preocupes. Te olvidarás de todo una vez que tu


estómago esté lleno.

Keena sonrió. Akuto no estaba seguro de cómo


responder. No era que ella lo hubiera convencido. Tenía más
que ver con la forma en que la tenue luz le permitía ver
vagamente a Keena usando nada más que su camisa.

-No… um… voy a comer más tarde.

Akuto desvió la mirada.

- Tienes que entrenar. Tienes que enfocar tu mente. -


dijo Korone intencionalmente en un mal momento.

- ¡Cállate! - gritó Akuto.

Pero luego calmó su mente y pensó.

44
Ahora que lo pienso, esto realmente es una buena
oportunidad para enfocar mi mente. Tengo que trabajar en
este entrenamiento.

Si se concentraba demasiado en los dos cuerpos


presionándose contra él por ambos lados, nunca haría nada.
Akuto decidió centrarse en las pequeñas palabras de la
constitución. Encendió una luz de mana en su dedo y pegó su
cara contra la pared.

Ahora, entonces. Es hora de empezar a leer. No tener


escape en realidad podría ayudar.

En solo unos minutos, Akuto logró centrarse


completamente en el texto. Pero después de algunos minutos,
sintió a alguien picando su costado.

- Ugh… ¿Qué pasa?

Como era de esperar, Keena estaba picándolo.

- Oye. ¿No tienes hambre?

- No.

- … ¿No tienes hambre?

- Dije que no.

- …… ¿No tienes hambre? - preguntó Keena inclinando


la cabeza.

45
- Bien, lo entiendo. Quieres comer el bento, ¿verdad?

Akuto suspiró y alejó su cabeza de la pared. Por alguna


razón, tenía una debilidad cuando se trata de Keena. Aunque no
era particularmente fuerte cuando se trata de otras chicas, no
podía resistirse en absoluto cuando se trata de ella. Siempre
cedía sin importar lo que ella hacía. Akuto supuso que tenía
que ver con conocerla desde sus días en el orfanato. Algo sobre
Keena le impedía oponerse a ella.

Keena abrió el bento. Contenía varias bolas de arroz


blanco.

- ¿Qué es esto? - preguntó Akuto mientras apuntaba


hacia una que estaba en la orilla.

- ¡Una bola de arroz! - respondió Keena felizmente.

- Ya sé eso, pero de qué tipo.

- ¡Una excelente pregunta! ¡Esta es de la marca con más


de 1,000 años de tradición: Akitakomachi! - anunció Keena
con fuerza.

- Bien, esa es la marca del arroz. Pero ¿qué hay dentro?

- Ya te lo dije: Akitakomachi.

- ¿Eh?

- Tiene arroz Akitakomachi dentro. La bola de arroz es


de Koshihikari.

46
- Oh… ya veo.

Akuto perdió toda voluntad de resistirse y le dio un


mordisco a la bola de arroz. Si solo piensa de ello como una
bola de arroz simple, era lo bastante buena.

- ¡La combinación del arroz es la mejor parte! ¡Cambiar


la proporción puede convertirlo en un alimento totalmente
diferente! Por ejemplo…

Keena comenzó a ensalzar las maravillas del arroz


blanco, pero Akuto estaba acostumbrado a esto. Volvió a leer
la constitución mientras solo la escuchaba a medias. Muy
extrañamente, tener a Keena divagando en el fondo actuaba
como música de fondo y hacía más fácil concentrarse.

Ya veo. La concentración mágica no es nada especial.


Me puedo concentrar de la misma manera que lo hacía en mis
trabajos a tiempo parcial cuando era pobre. Iba a ir con todo
porque esto era magia, pero supongo que estaba pensando
demasiado en ello.

Mientras estaba perdido en sus pensamientos, un grano


de arroz voló desde detrás de él y se pegó a la palabra que
estaba a punto de leer. Se dio la vuelta y vio que Keena había
notado que no estaba escuchando su entusiasta discurso. Ella se
comió una bola de arroz mientras se quejaba en voz alta.

47
- Después de decir todas esas cosas, deberías ser más
cuidadosa con tu arroz. - dijo mientras quitaba el grano de
arroz de la pared.

El grano de arroz se había pegado a la pared como


pegamento, pero no debería haber sido difícil de remover. Sin
embargo, Akuto notó algo extraño. Parecía que una parte de la
pared se desprendió con el grano.

- ¿Qué?

Miró más de cerca a esa parte de la pared. Parecía que


un trozo de papel había sido pegado a la pared y luego las
palabras de la constitución que lo cubría habían sido escritas
sobre ella para ocultar la existencia del papel.

Akuto despegó el papel. Era pergamino. El papel


normal podía encontrarse en cualquier lugar, por lo que el
pergamino era utilizado raramente.

El pergamino tenía un mapa y un poco de texto en él.


Todas las líneas habían sido grabadas en el pergamino con
magia. Habría sido más rápido escribir a mano, así que alguien
se había esforzado para asegurarse de que duraría. Alguien lo
había colocado aquí con la esperanza de que alguien lo
encontrara eventualmente.

- Esto sería un gran esfuerzo como para ser una simple


broma. - comentó Akuto.

48
Los ojos de Keena brillaron mientras miraba el
pergamino en la mano de Akuto.

- ¿¡Oye, ese es un mapa del tesoro, A-chan!? - dijo


emocionada.

- No seas tonta. Esto no es… ¿eh?

Parte 4

Akuto leyó la escritura y, para su sorpresa, realmente


era un mapa del tesoro. Debajo del mapa bien dibujado,
estaban escritas las siguientes palabras:

“Al valiente que ha encontrado este mapa. El tesoro


sellado se revelará cuando las tres llaves ocultas sean reunidas
de las tres ubicaciones marcadas en este mapa. Pero no lo
olviden: cualquiera que sepa lo que es el tesoro siempre lo
buscará. Solo aquellos con un corazón desinteresado y aquellos
dispuestos a arriesgar su vida deben buscar el tesoro. Aquellos
sin esos requisitos solo encontrarán la muerte. Esta no es una
amenaza. Es mi última petición mientras me dirijo a mi muerte.
–K”

49
La “K” al final era una firma. A quienquiera que le
perteneciera esa inicial no parecía estar bromeando, pero nada
de la información más importante era mencionada.

- ¿Qué es esto? - dijo Akuto confundido.

- ¡Ah! - dijo Keena. - ¡Este es un mapa de la escuela!

- ¿Eh? ¿Lo es?

Akuto comprobó el mapa. Él era tan nuevo en la


escuela que no se había dado cuenta al principio, pero parecía
que los terrenos de la escuela estaban dibujados en el mapa.

- Puede ser difícil de decir por lo grande que son los


terrenos, pero este es el edificio de la escuela, este es el bosque
de atrás, y esta es la montaña que se puede ver desde el techo.

Keena señaló varios puntos en el mapa, pero todavía no


tenía sentido para Akuto porque nunca había recorrido los
terrenos de la escuela completamente. Y entonces Korone
finalmente habló.

- La escala del mapa es arbitraria, pero muestra un área


de aproximadamente 40 kilómetros de diámetro. Tomaría dos
horas con magia de vuelo o medio día a pie.

- Ya veo. ¿Qué tan viejo es el pergamino? - preguntó


Akuto.

- Si estás preguntando cuándo fue hecho el pergamino,


es bastante viejo. Tiene alrededor de 50 años. Si estás
50
preguntando sobre la escritura, no puedo decirlo ya que el
cambio fue hecho con magia. - analizó Korone al instante.

- Así que no más de 50 años. Y no sabemos nada más


que eso.

- Puede haber sido escrito ayer o hace 50 años.

- Hm. Es un poco interesante, pero en realidad no me


importa. Podría haber estado aquí durante años ya que nadie
utiliza este lugar, pero alguien podría haberlo puesto aquí hoy
como una broma al escuchar que lo usaría.

Con ese comentario bien pensado, Akuto intentó poner


el mapa de nuevo donde había estado. Sin embargo, Keena se
lo arrebató.

- ¡Este es un mapa del tesoro, A-chan!

Keena parecía como si estuviera soñando.

- Lo sé. - le respondió directamente.

- Los tesoros están llenos de sueños. Solo imagínalo.


Piratas de tiempos antiguos probablemente pasaron toda su
vida reuniendo este tesoro.

Keena juntó sus manos delante de su pecho y miró en


una dirección extraña.

- Esta ha sido una región sin costa por más de 4,000


años. - señaló Akuto, pero ella no estaba escuchando.

51
- ¡Ahh, si solo fuera un chico! ¡Me gustaría salir y
enfrentar cualquier peligro! ¡Lucharía contra los monstruos que
protegen las llaves y los derrotaría! Pero no los mataría. ¡Si los
mato, perdería el derecho de tomar el tesoro! ¡Ahí es donde
todos los fuertes aventureros antes de mí fallaron!

Akuto había olvidado que Keena no podía ser detenida


una vez que caía en uno de sus delirios. Si le sigues la corriente,
no tendría fin. Él se había creído uno de sus delirios cuando se
conocieron y había pagado por ello.

- Sí, eso estaría bien. - dijo Akuto casualmente y volvió


a su entrenamiento.

Pero recibió una respuesta inesperada.

- A-chan…

Keena de repente se había vuelto dócil y se movía


inquietamente. Akuto no pudo evitar encontrar esto extraño.

- ¿Qué pasa?

Keena temblaba como si tratara de soportar algo.

- Tengo que orinar.

- Espera, espera, espera…

Akuto no estaba seguro de qué hacer. Miró a su


alrededor y vio la cantimplora y la bolsa impermeable que
había traído con él.

52
- ¡Así que para eso es la bolsa!

La cantimplora contenía agua. Pasar 12 horas sin agua


era peligroso. Y si estaba atrapado aquí durante 12 horas…

- Ten, usa esto.

Akuto le tendió la bolsa impermeable.

- ¿¡Ehh!? ¡No! ¡Eso es muy vergonzoso! - argumentó


Keena.

- ¡Es mejor que orinarte encima! ¡Solo vuélvete hacia


otro lado!

- ¡No!

- ¡Es vergonzoso para mí también! ¡Puede que yo no


sea capaz de contenerme tampoco en algún momento!

- ¡No quiero eso tampoco! ¡No quiero verte hacer eso!

Mientras Akuto y Keena discutían, Korone habló de


repente.

- Si necesitas un medio para disponer de tu orina, puedo


beberla.

53
Como era de esperar, la discusión de Akuto y Keena se
congeló cuando ambos escucharon eso.

- ¿Eh?

- E-Espera…

Pero Korone solo dijo con calma:

- No se preocupen. Un cambio químico dentro de mi


cuerpo la convierte en energía. Aunque solo una cantidad
insignificante.

- ¡Ese no es el problema aquí!

- ¡Waaaahhhhn! ¡No! ¡Déjame salir! - gritó Keena.

Cuando Korone vio eso, ella solo se encogió de


hombros con apatía.

- Eso fue una broma. Para empezar, no tiene un buen


sabor.

- ¡Como sea, eso no resuelve esta situación! ¿Y cómo


sabes cuál es su sabor?

Después, Akuto no podía recordar lo que había


sucedido entonces. Simplemente asumió que de alguna manera
resolvieron el problema con magia.

55
Cuando Akuto despertó a la mañana siguiente, recuperó
el mapa de Korone que estaba acostada en el estante cubierto
cerca del techo. Si lo hubiera dejado fuera, Keena
probablemente lo habría tomado, así que lo había dejado con
Korone. Él, por supuesto, no tenía ninguna intención de hacer
nada con él. Para evitar cualquier problema, planeó discutirlo
con la presidenta del consejo estudiantil.

Después de llegar a la escuela, Akuto se detuvo en la


sala del consejo estudiantil antes de las clases. La presidenta
siempre tenía una reunión con los otros oficiales antes de que
empezaran las clases y él fue invitado a entrar alegremente.
Akuto era el oficial encargado de la moral pública, por lo que
su posición requería una estrecha coordinación con el consejo
estudiantil.

- ¿Qué pasa, Sai-kun? - preguntó la presidenta


sociablemente.

Ella llevaba su usual sombrero elegante que parecía ser


su símbolo. Era bajita y tenía una apariencia juvenil. Casi
parecía una preadolescente, pero en realidad era de tercer año.
A pesar de su aspecto, era extrañamente intimidante. Akuto no
había oído nada acerca de lo poderosa que era, pero ya que era
la presidenta del consejo estudiantil en una escuela que estaba
tan obsesionada con utilizar magia en situaciones relacionadas
con el combate, probablemente era muy hábil.

Akuto le mostró el mapa. Cuando le explicó cómo lo


había encontrado, los ojos de la presidenta se abrieron

56
ligeramente. Pero entonces miró entre Akuto y el mapa sin
interés.

- Probablemente es una broma infantil.

- Yo también lo creo, pero algunos de los estudiantes


podrían tratar de intentar una búsqueda del tesoro si esto se
sabe.

La presidenta sonrió ante eso.

- Tienes razón. Voy a tomarlo entonces. Por favor


mantén esto en secreto.

La presidenta entonces miró a los tres oficiales. Ellos se


reunieron alrededor del escritorio de la presidenta.

- Lo siento, pero siempre tenemos mucho trabajo por la


mañana. - dijo ella con un movimiento de despedida.

Akuto hizo una reverencia y salió de la habitación.


Mientras lo hacía, pudo oír a los tres oficiales hablando en voz
alta.

- Presidenta, ¿no es esto un mapa de la escuela, gya?

- Creo que lo es, guga.

- Algunas de las áreas abandonadas durante la guerra


están marcadas, arinsu.

57
Por las extrañas formas de hablar, Akuto decidió que
todos debían ser personas extrañas, pero ya no pudo oírlos en
cuanto salió de la sala. Parecían estar utilizando algún tipo de
magia para evitar que sus voces llegaran al exterior, pero a
Akuto no le importaba.

Junko no asistió a clase y Keena estaba saltándosela


como siempre.

Keena es una cosa, ¿pero qué está haciendo Hattori-


san?

Para cuando la primera clase terminó, Akuto se sostenía


la cabeza con preocupación, pero entonces notó una conmoción
en el pasillo. No era a menudo que se encontraba con una
conmoción que no tenía nada que ver con él. Salió del salón de
clases y se encontró a una multitud de estudiantes reunidos
alrededor de la pared.

¿Qué es esto? ¡Espera, no puede ser!

Akuto se acercó a la pared y los estudiantes reunidos


allí se movieron a un lado para hacerle un camino con una
velocidad tremenda. Sin embargo, Akuto no tenía tiempo para
preocuparse de lo mucho que le temían. Una copia del mapa
había sido colocada en la pared.

¡Keena!

58
No podía pensar en ninguna otra posibilidad. Mientras
Akuto estaba allí estupefacto, Hiroshi corrió hacia él.

- ¡Aniki! ¿Qué pasa con este mapa del tesoro? Keena-


chan ha estado poniéndolo por todas partes. ¿Esto es una
broma? - preguntó Hiroshi.

Akuto ahora no tenía dudas de que Keena fuera la


responsable. Ella tenía la habilidad de hacerse invisible, por lo
que habría sido capaz de robar el mapa en algún momento,
copiarlo, y luego regresarlo.

- Esto no es una broma. - dijo Akuto levantando la voz.

Quería que todos a su alrededor lo escucharan. Hiroshi


decidió levantar su voz también.

- ¿¡No es una broma!? ¿¡Entonces es un juego que tú


has preparado, verdad!? ¡Ya veo! ¡Escondiste el tesoro y luego
colocaste monstruos en cada uno de esos puntos! ¡Entonces vas
a aceptar a cualquiera que complete el juego como tu seguidor!

La suposición de Hiroshi causó un revuelo entre los


estudiantes circundantes. Akuto entró en pánico. No quería que
otro rumor se extendiera.

- Eso no es lo que es. - lo negó.

Sin embargo, Hiroshi solo alzó la voz aún más.

- ¿¡Entonces es un mapa real que encontraste, Aniki!?

59
- No. No tengo ni idea de si es real o no.

Trató de negarlo, pero le resultaba difícil encontrar las


palabras cuando él mismo no sabía nada de los hechos.

- ¿Qué se supone que debo hacer? - murmuró.

Ya se había extendido, por lo que suprimirlo era una


causa perdida. Tuvo un mal presentimiento cuando sus
compañeros estaban extrañamente emocionados aún cuando
comenzó la clase, pero no había nada que pudiera hacer.

Solo espero que esto realmente sea solo una broma.

Sin embargo la situación dio un giro extraño después de


eso.

Hacia el final de la hora del almuerzo, una camilla


cargando a alguien pasó volando delante de Akuto cuando
regresaba al salón después de almorzar con Hiroshi. El
dispositivo volador era usado para llevar a los heridos a la
enfermería. Esta escuela producía muchas heridas y este
dispositivo era usado para transportar a cualquiera demasiado
malherido como para moverse por su cuenta. Esta camilla
llevaba a un estudiante varón. Estaba consciente, pero su rostro
estaba horriblemente pálido y murmuraba: “Un monstruo…”

- No me digas… - dijo Akuto.

- Probablemente fue en búsqueda del tesoro. - respondió


Hiroshi.

60
Hiroshi salió corriendo, encontró a un amigo del chico
herido en la multitud de curiosos, y le preguntó lo que pasó.
Hiroshi actuaba rápidamente con este tipo de cosas.

- ¡Algunos de los estudiantes que son especialmente


buenos para volar fueron en la búsqueda del tesoro y volvieron
con heridas graves! ¡Esta cosa es auténtica!

Hiroshi sonaba emocionado.

No, esto no es normal.

Akuto cruzó los brazos en silencio mientras pensaba.


Debe haber tenido un aspecto bastante serio ya que los
estudiantes a su alrededor escaparon con miedo y Hiroshi se
regocijó porque había tomado algún tipo de decisión. Sin
embargo, el propio Akuto no notó nada de esto.

Parte 5

Akuto no fue el único que sintió algo extraño sobre este


mapa del tesoro.

Etou Fujiko también lo sintió.

61
En la superficie, ella era la mayor belleza de la
academia, tenía las mejores calificaciones, era la jefa del
dormitorio de las chicas, y era el objeto de admiración de
chicos y chicas por igual. Sin embargo, en secreto era un mago
negro que encontraba gran placer en controlar a otros. El otro
día, había elaborado un plan para hacer suyo a Akuto, pero se
había vuelto contra ella de una manera extraña.

Fujiko actualmente estaba escondida lejos de las


miradas indiscretas en el sótano. Ella había tomado una
habitación en el laberinto subterráneo utilizado durante la
guerra y lo remodeló para su investigación de magia negra.
Siempre lo usaba cuando quería estar sola, pero hoy estaba allí
por una razón diferente. Fujiko siempre mantenía una cabeza
cortada embotellada en la habitación. Había usado la
nigromancia, la magia prohibida, para reanimar a su hermano
mayor. Normalmente no era bueno para nada más que una
charla trivial, pero él era la razón por la que estaba aquí hoy.

La sombría habitación estaba cubierta de terciopelo y


Fujiko estaba mostrándole una copia del mapa del tesoro a la
cabeza cortada en el recipiente de cristal.

- Esta es tu letra, ¿no es así?

- No, nunca he visto ese mapa antes. – respondió


inmediatamente su hermano.

- No es posible que no sepas nada sobre esto. - negó


Fujiko, pero se quedó en silencio inmediatamente después.

62
Ella entiende que la nigromancia no resucita realmente
a los muertos. No era nada más que un sistema que proporciona
una respuesta estimada en base a los registros almacenados de
su pasado. Y eso significaba que un espíritu no podía mentir.

- Pero sé que esta es tu letra…

No podía estar equivocada sobre la letra de alguien tan


querido para ella. Sin embargo, la regla de que los espíritus no
podían mentir era absoluta.

Casi todas las personas en este país habían sido


bautizadas en una religión u otra. Ese bautismo significa que
uno estaba bajo el control de ese dios. Cuando la gente dice
que su dios estaba observando, no era una metáfora. Los dioses
usan mana para registrar cada acción que realizan los humanos.

- ¿Así que realmente no tienes ningún recuerdo de los


lugares en este mapa?

Fujiko cambio la pregunta.

Su hermano respondió que no.

Él se graduó de la academia, por lo que es imposible


que no tenga ningún recuerdo de ello en absoluto.

¿Era posible que alguien hubiera borrado los registros?


Los dioses tratan a todos por igual. Eso significaba que el
camino a las bendiciones de los dioses (es decir, la habilidad de
usar magia) estaba abierto para todo el mundo. Sin embargo,

63
era imposible hacer algo que afectara a los dioses. El sistema
fue hecho de modo que los propios dioses rechazarían
cualquier acción que les afectara.

- Oye, Onii-sama. Me está dando un dolor de cabeza,


así que discúlpame.

Sintiendo algo peligroso, Fujiko volvió a la superficie


usando un pasadizo subterráneo oculto. Realmente le estaba
dando un dolor de cabeza. La contradicción revivida desde el
fondo de su corazón estaba causándole algunos problemas.

Una vez que apareció en los pasillos normales, el


comportamiento de Fujiko se había transformado en el de la
chica de clase alta perfecta. Los estudiantes que charlaban entre
sí durante la hora del almuerzo volvieron sus ojos con
admiración en su dirección. Cuando bajó la cabeza en señal de
saludo, todos la saludaron como si estuvieran festejando.

Ese saludo era normal, pero Fujiko se congeló en su


lugar cuando vio a cierta estudiante. Fujiko era la líder del
dormitorio de las chicas, por lo que había memorizado la
apariencia de todas las chicas de la escuela. Aunque no pudiera
recordar de inmediato algunos de sus nombres, ella las
reconocería. Sin embargo, no reconoció a esta chica.

Esta chica tenía largo pelo verde atado en una cola de


caballo. Su uniforme no estaba puesto completamente de forma
correcta, por lo que daba una impresión de desorden. La chica
tenía rasgos faciales claros y sin duda era hermosa, pero algo

64
en ella parecía fuera de lugar. Fue solo después de saludarla
por reflejo que Fujiko se dio cuenta de que era debido a los
ojos de la chica y su expresión general que mostraba sus
emociones muy claramente.

- Buenos días. - dijo Fujiko con una reverencia.

Los ojos de la chica se abrieron y puso una expresión de


profundo interés.

- ¿Buenos días? ¡Tú sí que eres interesante!

- ¿Oh? ¿Lo soy? - Fujiko respondió con una sonrisa y


sintiendo peligro.

En lugar de solo ser descortés, esta chica tenía algo que


ponía a la gente incómoda.

La chica se rió con fuerza y habló.

- ¡Lo eres! ¡Después de todo, no eres ese tipo de


persona! Puedo saberlo con solo mirarte. Eres una bruja cruel
en el fondo y no hay salvación para alguien como tú.

- Q-Qué grosera.

Fujiko apenas logró mantener la compostura, pero


seguía siendo superada por esta chica.

- ¡Ah hahaha! ¡Si vas a mentir, no puedes entrar en


pánico cuando alguien lo descubre! ¡De lo contrario, no es
divertido, Etou Fujiko!

65
Con ese comentario poco sofisticado, la chica extendió
los brazos y dio vueltas en el lugar.

- ¿¡No eres una estudiante de esta academia, verdad!?

Fujiko estaba segura de eso ahora, por lo que


rápidamente se preparó para disparar una bola de mana de su
mano derecha. Sin embargo, la chica saltó hacia atrás
demasiado rápido para ella.

- ¡No soy una estudiante, pero tengo permiso para entrar


en la academia! Etou Fujiko, si ocultas la verdad de esta
manera, solo harás más enemigos. ¡Como yo por ejemplo!

Después de ese comentario de la chica, incluso Fujiko


tuvo problemas para mantener su expresión tranquila. Terminó
su ataque y permaneció sonriendo mientras observaba a la
chica irse. La chica salió corriendo con bastante rapidez.

- Onee-sama, ¿quién era esa chica?

Los estudiantes que habían oído la conmoción se


reunieron preocupados en torno a Fujiko. Ella desempeñó el
papel de la chica de clase alta colocando una mano en su
mejilla y eligiendo las palabras de una víctima.

- No lo sé. Una chica extraña debe haberse colado en la


escuela. Tenemos que informar a los profesores.

Durante un tiempo después, mantener la fachada


requirió un poco de esfuerzo.

66
Mientras tanto, Junko estaba sola en su habitación
después de que Akuto hubiera hecho estallar su ropa y ella
hubiera huido. Por supuesto estaba avergonzada de ser
despojada de su ropa delante de toda la clase, pero había
pasado una noche desde entonces y había sido consolada por
sus amigas en la cena de la noche anterior. Se había calmado
casi totalmente sobre eso. Sin embargo, una extraña sensación
se apoderó de ella cuando estaba sola y no sabía qué hacer.

- ¡Ese idiota! ¡Ese idiota! ¡Ese idiota!

Había pasado todo el día en su futón, pero no podía


evitar mover sus miembros sin sentido cada vez que veía el
chaleco de Akuto encima de ese futón. Podría haberlo colocado
en algún lugar más distante, pero Junko se había convencido a
sí misma de que no tenía otro lugar donde ponerlo.

Tengo que pensar en devolvérselo. Por supuesto tengo


que darle las gracias, pero él solo se burlará de mí si sueno
como una idiota cuando lo haga. ¿Y cómo se supone que se lo
devuelva de todos modos? ¿Lo lavo primero? Es solo un
chaleco y no está sucio, así que debería estar bien como está.

Junko lo recogió para buscar manchas en el interior.


Allí era donde había tocado su piel desnuda, por lo que sería
vergonzoso si hubiera alguna mancha allí.

No, espera. ¿Es el olor lo que es el problema?

67
Preocupándose de repente, Junko acercó el interior del
chaleco a su rostro.

Este es su…

Con esa súbita comprensión, la cara de Junko enrojeció


explosivamente y alejó el chaleco de su rostro. Después de
poner su respiración bajo control, se levantó de su futón. Luego
corrió alrededor de todos los rincones de la habitación agitando
sus brazos por todas partes.

- ¡Soga! ¡Soga Keena! ¿¡No estás espiándome, verdad!?

Acababa de recordar que Keena una vez se había vuelto


invisible y la observó en su habitación. Después de asegurarse
completamente de que no había nadie más en la habitación,
Junko finalmente pudo relajarse. Se aseguró de que la puerta
estuviera cerrada y luego se sentó al estilo seiza en el futón.

Recogió el chaleco de Akuto con manos temblorosas,


cerró los ojos, y lo envolvió a su alrededor como si estuviera
abrazándolo. Entonces acercó lentamente el interior del chaleco
a su rostro.

Ah…Este sentimiento…

Y entonces sonó su manual del estudiante.

- ¡Hyaaahhh!

Junko gritó y saltó un metro en el aire. Se aseguró


frenéticamente de que nadie estuviera mirando, pero parecía
68
que no había nadie. Recogió su manual del estudiante y vio que
tenía un mensaje de su familia. Junko tomó una respiración
profunda para calmarse y luego lo leyó.

Se tranquilizó perfectamente en un instante. A primera


vista, el mensaje parecía bastante inofensivo, pero era un
mensaje codificado del tipo utilizado por la familia Hattori.
Una vez decodificado decía lo siguiente:

“Un miembro de la familia Teruya ha tomado medidas.


Espera una reunión en el lugar determinado.”

¿Es ella?

Una mirada severa entró en los ojos de Junko. Esa era


una familia con la que la suya tenía una larga historia.

69
70
Capítulo 2: ¿Quién es esa Chica?

Parte 1

Akuto tenía un mal presentimiento. Sin embargo, esto


no era un presentimiento vago, era una predicción justificada.
Y su predicción desagradable resultó dar en el blanco. Mientras
descansaba en el dormitorio una vez que cayó la noche, más y
más estudiantes heridos fueron llevados al comedor. Solo el
turno nocturno estaba en la enfermería, así que no podían tratar
las heridas de todos allí.

Akuto había estado bebiendo una taza de té nocturna


con Hiroshi y Korone, pero más y más mesas tenían que ser
sacadas del camino para acomodar a los estudiantes que
estaban alineados como atunes gigantes en un mercado de
pescado. Y si esto fuera un mercado, los pescadores deben
haber tenido una excelente pesca. El número de heridos siguió
creciendo. Los estudiantes que eran seguidores de Ko Ro y

71
esperaban ser médicos corrían alrededor realizando primeros
auxilios.

- Todo esto es debido a que fueron a la búsqueda del


tesoro, ¿verdad? - preguntó Akuto.

- Así es, Aniki. - respondió Hiroshi.

- ¿Por qué sienten la necesidad de resultar heridos por


algo tan infantil como una búsqueda del tesoro?

Tan pronto como Akuto dijo eso, la atmósfera del


comedor se congeló de repente. Los otros estudiantes pensaron
que estaba insultando a los heridos. Miradas de ira y odio se
reunieron sobre él. Después de todo, los estudiantes aquí
valoran las acciones imprudentes y ven las conmociones como
esta como una virtud.

Mierda.

Sorprendentemente, Akuto era sensible a ese tipo de


atmósfera. Se puso de pie y se acercó a un estudiante de
primero que trataba las heridas de uno de segundo año. Puso su
mejor sonrisa mientras hablaba.

- Realmente soy un seguidor de Ko Ro también. Si me


dices cómo realizar magia curativa, puedo ayudar. E incluso si
no lo haces, puedo ayudar de alguna otra manera.

Las caras de los dos estudiantes palidecieron en un


grado aún mayor a que si fuera un médico charlatán que sin

72
duda mataría al estudiante herido. Ambos solo podían sacudir
sus cabezas temblorosas.

- No tienen que tener miedo de mí. No voy a hacerles


daño.

Akuto se agachó y el estudiante de primero que


realizaba la curación gritó y salió corriendo. El estudiante de
segundo gravemente herido gritó: “¡Estoy curado! ¡Estoy
curado! ¡De verdad!”, se bajó de la mesa, y se alejó saltando en
su pierna buena.

- D-De acuerdo, lo siento. Solo me quedaré fuera del


camino.

Akuto retrocedió y volvió a su asiento.

- ¿Puedes ayudarles a atender a los heridos? - le


preguntó a Korone.

- Sí. Se me ha ordenado actuar de acuerdo a los deseos


de mi objetivo.

Korone comenzó a caminar alrededor de los diferentes


estudiantes heridos. Ella era muy popular. Todos los
estudiantes heridos agitaban frenéticamente sus manos para
atraerla hacia ellos mientras ella sacaba un dispositivo de
curación de su bolso.

Mientras Akuto observaba a Korone sanar a los


estudiantes, decidió que esto haría más fácil hablar con los

73
heridos. Se acercó a un chico cercano y le hizo una pregunta lo
más gentilmente posible.

- ¿Así que fuiste atacado por algo?

El chico pareció sorprendido, pero respondió con un


aspecto casi de mal humor en lugar de quedarse en silencio.
Era un enorme estudiante de primero que probablemente se
sentía orgulloso de su fuerza.

- Sí. Fui atacado antes de saber lo que estaba pasando.


Esa cosa era poderosa.

- ¿Estás seguro? - preguntó Akuto.

El chico de primero y todos los demás se volvieron


hacia Akuto. La delicada atmósfera que se había ido
temporalmente cayó de nuevo sobre el comedor.

Ya veo. Tomaron eso como si quisiera decir que


cualquiera que perdiera fuera débil. No estaba seguro de qué
decir, así que simplemente estaba preguntando si esta cosa
realmente estaba allí.

Al darse cuenta de eso, Akuto se aclaró la garganta y


eligió sus palabras cuidadosamente.

- Mis disculpas. Estaba preguntando si este monstruo


realmente existía. Después de todo, mira cuántos de ustedes
han sido heridos. Si todos ustedes atacan juntos, seguramente
podrían manejar incluso a un monstruo poderoso.

74
- No atacamos juntos. Todos estábamos separados. -
dijo el estudiante de primero en un tono de voz contundente
pero molesto.

- ¿Entonces todos atacaron en diferentes momentos?

- No atacamos en absoluto.

- Oh, así que los atacó. Pero con tanta gente, ¿no
podrían haberse unido entonces?

Akuto preguntó esto porque estaba legítimamente


curioso, pero la respuesta del estudiante de primero estaba llena
de irritación.

- Uno no va a la búsqueda de un tesoro en un grupo


grande. Todos fuimos por nuestra cuenta. Ningún equipo era
más grande que dos personas.

- ¡Oh, es cierto! - dijo Akuto en voz alta cuando


finalmente lo entendió. - ¡Estaban buscando un tesoro! ¡Todos
querían llegar antes que los demás! Mis disculpas una vez más.
¡Me olvidé por completo de eso! ¡Si no hubiera sido por ese
egoísmo, este gran número de personas nunca habrían
resultado heridas!

El comedor se congeló y se quedó en silencio.

Oh, mierda. Dije otra cosa que podría tomarse de la


forma equivocada.

75
Akuto alzó la voz para que todos pudieran escuchar
mientras trataba de suavizar las cosas.

- No, yo solo quería decir que habrían tenido mejores


resultados si hubieran trabajado juntos. Todos en esta escuela
son guerreros valientes, ¿verdad? Si tuvieran un excelente
comandante, serían capaces de producir bastante poder.

El estudiante de primero debe haber estado tan irritado


que ya no le importaba porque su próxima frase estuvo llena de
desprecio.

- Cállate. No tenemos a nadie que actúe como líder.

- ¿Qué hay con el sistema de clasificación? Si dejan que


la persona clasificada en la cima los comande…

En ese momento, Akuto se dio cuenta de algo. No se le


había ocurrido hasta que ya había hablado.

Oh, no. ¡Yo soy el que derrotó a las personas en la


cima de la clasificación!

Akuto no estaba seguro de qué decir ahora.

Los estudiantes alrededor estaban murmurando entre


ellos.

- ¿Está diciendo que esto habría salido mejor si él nos


dirige?

76
- Está diciendo que deberíamos ceder ante el gran rey
demonio.

- Espera, ¿así que el rey demonio preparó todo esto?


¿Estaba planeando esto?

- Ahora que lo pienso, él fue quien encontró el mapa y


fue su chica la que lo difundió.

La situación había dado un giro para peor. Las miradas


que se reunieron en Akuto ahora eran una mezcla de miradas
frías y temibles.

Akuto sacudió la cabeza y se levantó.

- ¡Eso no es lo que pasó! ¡No ganaría nada haciendo


eso! ¡Lo único que he hecho es señalar sus debilidades! Sin
embargo, no tenía intención de criticarlos. ¡Simplemente dije
que deberían trabajar juntos! Por ejemplo, si todos comparten
su información acerca de lo que los atacó, deberían poder
elaborar una estrategia para luchar contra ello.

Una de las mayores debilidades de Akuto era su mala


costumbre de tratar de hacerse quedar bien en momentos como
este. Sin embargo, tenía un argumento decente aquí, por lo que
los quejumbrosos estudiantes heridos comenzaron
gradualmente a intercambiar información con los que estaban a
su alrededor.

- Se convirtió en una niebla, así que mis ataques no


funcionaron.

77
- Eso es lo que me pasó a mí también. Y estaba
demasiado oscuro para asegurarlo, pero creo que había un
montón de insectos volando alrededor. No podía encontrar por
dónde atacar.

- Es cierto. La niebla era el cuerpo principal que atacaba


controlando esas cosas parecidas a insectos. No había nada que
pudiera hacer.

Mientras hablaban, eventualmente comenzaron a


discutir cómo derrotar a este enemigo. La discusión se avivó
mucho, lo que estaba bien, pero rápidamente pasó a ser una
pelea por el papel que tendría cada uno.

- Como he dicho, el señuelo solo tiene que alejar a los


insectos.

- ¿¡Sí, pero quién actúa como el señuelo!?

- Alguien que sea bueno en escapar.

- No seas estúpido. El señuelo siempre ha sido el tipo


con la armadura más gruesa.

- ¿Qué? ¿Estás diciendo que estoy equivocado? Y no


me llames estúpido.

- Ese no es el punto. Tu forma de pensar significa que


tendremos que cambiar a quien tome el mando.

- Es cierto. ¿Quién tomará el mando de todos modos?


¿Vamos a tener un torneo para decidirlo?
78
- Si lo hiciéramos, terminaría siendo una pelea sobre
quien se lleva el tesoro al final.

- Bueno, ¿qué hay de malo en eso? Entonces sabríamos


quiénes son los verdaderamente fuertes.

Una intención asesina comenzó a llenar la sala. Akuto


había sido el que creó esta situación, por lo que levantó su voz
para ponerle fin.

- ¡Todos cálmense! No tienen que pelear por esto. Ni


siquiera saben si existe este tesoro. E incluso si existe, parece
haber sido dejado allí por un largo tiempo. ¿Qué tal si solo
asumen que no hay nada allí? Eso traerá todo de vuelta a como
era antes.

Pero sus palabras solo avivaron innecesariamente las


llamas.

- ¡Tú eres el que encontró el mapa!

- ¡Esto ya no es sobre el tesoro! ¡Vamos a luchar contra


ese monstruo para tomar nuestra venganza!

Los estudiantes heridos comenzaron a hacer un


escándalo. A Akuto le molestó la forma equivocada en que
habían cambiado a un objetivo de venganza. Sentía que no era
más que esconder sus propias debilidades.

- ¡Entonces por qué no vuelven por su cuenta y pierden


otra vez! ¡No puedo hablar con tontos que se niegan a enfrentar

79
su propia debilidad! ¿¡Por qué se niegan a trabajar juntos!? -
gritó molesto.

Su voz era tan fuerte que todos en la sala se congelaron


en su lugar.

Lo he hecho otra vez…

Sin embargo, ya era demasiado tarde para parar ahora.


Era en el mejor interés de todos si utilizaba esta situación para
poner fin a la búsqueda del tesoro.

- ¡Los incompetentes no deberían seguir arriesgando sus


vidas solo para lucir bien! ¡Si quieren ir, háganlo después de
probar su poder! ¡No se escabullan por su propio interés si no
tienen las agallas para hacer eso! ¡Eso es todo lo que quiero
decir!

Akuto finalizó su discurso estrellando sus manos sobre


la mesa. Comenzó a sudar de vergüenza y arrepentimiento,
pero después de ese desafío, podría ser atacado mientras
dormía si intentaba echarse atrás ahora. Enderezó su espalda,
miró con fuerza a través de toda la sala, y salió valientemente
del comedor.

Hiroshi lo siguió derramando lágrimas de pasión.

- ¡Ese es mi Aniki! ¡Estuviste tan genial!

- Eso no es lo que buscaba.

80
- ¡No seas tan modesto!… ¡Oh, lo entiendo! ¡En vez de
conquistar la academia por la fuerza, planeas conseguir que
todos te veneren naturalmente! ¡Y estas enseñándoles cómo
tomar decisiones valientes por su cuenta! ¡Tienes una gran
visión! ¡Siempre aprendo mucho de ti!

- Bien… Eso es bueno…

Akuto no tenía la energía para discutir con Hiroshi, así


que él continuó tan enérgico como siempre.

- ¡Sí! ¡Estoy tan contento de quedarme contigo! ¡Y por


supuesto utilicé un Altavoz para transmitir ese discurso a través
de los dormitorios!

- ¿A los dos dormitorios?

- ¡Por supuesto! - respondió Hiroshi con gran


satisfacción.

Ya puedo decir que esto se va a poner mucho peor…

Akuto sintió un dolor de cabeza en camino. Pronto se


dio cuenta de que preocuparse por esto no ayudaría, por lo que
dejó de pensar en ello.

81
Parte 2

Al día siguiente, Akuto recibió una citación temprano


por la mañana. Era de la presidenta del consejo estudiantil.
Akuto se levantaba tan temprano que ya estaba despierto
cuando ella lo contactó, pero la misma presidenta sonaba
cansada. Una vez que llegó a la oficina del consejo estudiantil,
la presidenta estaba descansando sus hombros en su escritorio
y parecía que estaba a punto de quedarse dormida.

- Perdón por llamarte aquí tan temprano. Um, escuché


ese discurso de ayer. Ese emocionante discurso.

Akuto no podía decir si estaba disgustada o


simplemente cansada, así que no estaba seguro de cómo
responder. Ella era una chica, pero parecía un chico
extrañamente intimidante, por lo que su expresión era difícil de
leer.

82
- Eso fue vergonzoso. - dijo Akuto mientras inclinaba la
cabeza.

- No, está bien. A mí también me dolía ver a todos esos


heridos. La razón por la que te he llamado aquí es para que
puedas usar tu autoridad como líder encargado de la moral
pública para dar una orden oficial prohibiendo la búsqueda del
tesoro. Puedes hacerlo en la asamblea matutina. - explicó la
presidenta con un bostezo.

- ¿Una orden oficial?

- Sí. El comité de moral pública tiene la autoridad y


puedes castigar a los estudiantes que desobedezcan. Hacerlo
con demasiada frecuencia podría convertir esto en un régimen
de terror, por supuesto. En cualquier caso, tu discurso de ayer
más o menos dijo que cualquier persona fuerte podría ir. Sabes
lo peligroso que es eso, ¿verdad?

- Tiene razón. Me disculpo por decir todo eso sin


permiso.

- Nnn, no es realmente un gran problema. Y si vas a


pedir disculpas, debería ser por romper tu promesa de no
decirle a nadie sobre ese mapa.

- Lo siento por eso. Debí haberlo vigilado con más


cuidado.

-No, está bien mientras te disculpes. Y para ser honesta,


podría haber salido de aquí.

84
La presidenta se rió ligeramente.

Cuando Akuto pensó en ello, él había dejado el mapa


con Korone y ella no habría bajado la guardia. Eso significaba
que Keena tendría que haberlo robado de la oficina del consejo
estudiantil. Sin embargo, no vio ninguna razón para señalar eso.

- Voy a asumir la responsabilidad anunciando la orden


oficial. - prometió Akuto antes de mirar alrededor de la oficina
del consejo estudiantil. - ¿Las tres oficiales no están con usted?

- No. Tenían algunos asuntos menores de qué


encargarse. Volverán a tiempo para la asamblea matutina.

La presidenta entonces condujo a Akuto fuera de la


habitación para poder anunciar la asamblea matutina especial.

Una hora más tarde, todo el cuerpo estudiantil estaba


alineado en el patio del colegio. Tanto la secundaria como la
preparatoria estaban allí, así que era todo un espectáculo.
Akuto y la presidenta del consejo estudiantil estaban de pie
frente a todos. Una criatura artificial conocida como Altavoz
estaba flotando en el centro del podio colocado en el patio, por
lo que las palabras de quien estuviera en el podio podrían ser
escuchadas por todos los presentes.

Parece que no están aquí.

85
Akuto se dio cuenta de que Junko y Keena no estaban
en la línea de los estudiantes de la clase 1-A. Entendía que
ninguna de las dos quisiera enfrentar a Akuto ahora mismo,
pero todavía le molestaba que estuvieran ausentes.

Mientras pensaba en eso, la presidenta del consejo


estudiantil terminó su saludo desde lo alto del podio. Sin
embargo, Akuto no había estado perdido en sus pensamientos
durante mucho tiempo. Todo lo que la presidenta había dicho
fue: “Buenos días a todos. Ahora, el líder encargado de la
moral pública tiene algo que decirles.”

Akuto subió frenéticamente al podio. La mayoría de la


gente estaría nerviosa al estar de pie frente a todo el cuerpo
estudiantil de la escuela, pero Akuto no era una de esas
personas. Juntó las palabras en su cabeza, dio un breve saludo,
y comenzó a llegar al tema en cuestión. Pero lo que pasó
después incluso evitó que Akuto continuara.

- ¡Sai Akutooo! Solo tengo que probar que soy


poderosa, ¿no? ¡Entonces eso es lo que voy a hacer!

Lo siguiente que supo Akuto, una chica había saltado de


las líneas de los estudiantes. Tenía un largo pelo verde atado en
una cola de caballo. Después de saltar varios metros en el aire,
la chica giró con su pelo ondeando, extendió su pierna derecha,
y luego comenzó a deslizarse directamente hacia Akuto.

- ¡Gooo! ¡Patada Explosiva Aérea Triangular! - gritó


ella mientras centraba mana en su pie derecho.

86
Mientras ese pie comenzaba a brillar, se disparó
directamente a la cara de Akuto.

Esto no es bueno.

Akuto dio un paso a la derecha arriba del podio. Tenía


suficiente tiempo para evadir fácilmente la patada. Sin
embargo, Akuto rápidamente se dio cuenta de que había sido
demasiado ingenuo. La forma en que la chica había estado
deslizándose por una trayectoria antinatural a través del aire
mostró que estaba volando a gran velocidad en lugar de caer.
Se estaba moviendo a una velocidad tremenda, pero aún podía
controlar su vuelo. Y como prueba, la chica inmediatamente
redirigió su patada hacia su rostro.

¿Debería desviarla con mi mano? ¡No, entonces


perdería el control de mi mana!

Akuto no estaba seguro de qué hacer. No podía


permitirse perder el control de su mana y causar una explosión
aquí. Sin embargo, no podía desviar esta patada sin usar mana.

¡Eso significa que tengo que esquivarla en el último


segundo!

Akuto se decidió casi al instante. Si se movía a un lado


ahora, el pie de la chica simplemente lo seguiría. En ese caso,
tendría que mover su cabeza fuera del camino justo antes de
que la patada conectara.

87
- ¡Toma esto! ¡Justo en el blanco! - gritó la chica con
confianza.

Sin embargo, los reflejos de Akuto eran mejores de lo


que la chica había esperado. Giró su cabeza hacia un lado en el
último momento como si apartara la vista de ella. Apenas logró
evitar su pie brillante.

- ¿¡Fallé!? - gritó la chica.

¡Lo hice!

Akuto se dio ánimos internamente.

Pero en el instante siguiente…

Con un ruido de aplastar que sonó tonto, Akuto sintió


algo suave en su cara. Su visión se volvió completamente negra.
Por un instante, no estuvo seguro de lo que había sucedido. Sus
mejillas estaban fuertemente atrapadas entre dos objetos suaves.
Se sentía como si una tela suave estuviera cubriendo su cabeza.

- ¡Kyaahh! ¡Espera! ¡No!

Al escuchar ese grito desde arriba de su cabeza, Akuto


finalmente se dio cuenta de lo que había sucedido.

La chica estaba a horcajadas sobre su rostro. Él seguía


de pie, por lo que era algo así como un paseo sobre los
hombros inverso.

- ¡Wah! ¡Espera!

88
Akuto no podía simplemente sacudirse a la chica, así
que no tuvo más opción que permanecer de pie donde estaba.

Debe haber sido un espectáculo ridículo para cualquiera


que lo viera. Y había un montón de gente mirando.
Básicamente, Akuto estaba parado verticalmente con la cabeza
metida en la falda de una chica y su rostro presionado contra su
entrepierna mientras todo el cuerpo estudiantil observaba.

- ¿¡Qué estás haciendo, Sai Akuto!?

La chica debe haber sido incapaz de concentrarse lo


suficiente para controlar su mana ya que no salió volando de
nuevo. Se quejó con Akuto mientras trabajaba para mantener
su equilibrio.

- ¡Tú eres la que trató de patearme!

- ¡Hyaah! ¡No hables! ¡Hace cosquillas!

- Oh, lo…

- ¡Dije que no hables! ¡No te muevas!

- ¡No lo hare, así que bájate!

- ¡Hyah! E-Estoy atorada. ¡No puedo moverme! ¡Me


voy a caer!

- Entonces no te muevas. Te voy a bajar.

89
Akuto anduvo a tientas hasta que tuvo sus manos
alrededor de la cintura de la chica, la levantó para retirar sus
piernas de sus hombros, y luego trató de bajarla casi
abrazándola. La chica lentamente se deslizó hacia abajo con
sus piernas envueltas alrededor del cuerpo de Akuto.

Pero cuando la había bajado lo suficiente para que su


cara estuviera frente a la suya, la chica apretó sus piernas
alrededor de su cuerpo de modo que no pudiera bajar más.

- Date prisa y bájate. - dijo Akuto.

La chica frente a él tenía rasgos faciales claros y era


muy hermosa, pero parecía mostrar sus emociones con
demasiada claridad así que parecía un poco fuera de equilibrio.
Esta era la misma chica que había desafiado a Fujiko el día
anterior.

- ¿Qué pasa? - preguntó Akuto confundido.

El rostro de la chica estaba a solo unos 10 cm del suyo.


Su aliento le hizo cosquillas.

- Eres aún más apuesto de cerca. - dijo ella mientras


envolvía sus brazos alrededor de su cuello.

Sus piernas todavía estaban envueltas alrededor de su


cintura, por lo que ahora ella estaba colgando en frente de él.

- Gracias, ¿pero podrías bajarte de mí? - dijo Akuto


fingiendo calma.

90
La situación puede haber sido tan extraña que sus
sentidos se habían entumecido, pero ni siquiera él estaba
seguro. También era posible que su extraño deseo de lucir bien
le impidiera perder la calma frente a los demás. De cualquier
manera, mantuvo su espalda recta y reaccionó con frialdad
mientras esta chica lo abrazaba.

- ¡Eres muy interesante! Oye, ¿por qué esquivaste mi


patada de esa manera?

La chica tenía una sonrisa similar a un niño que había


encontrado un nuevo juguete.

Con la esperanza de que se bajara rápidamente, Akuto


respondió a su pregunta mientras miraba hacia otro lado.

- Si trataba de bloquearla, habría perdido el control de


mi mana y hubiera causado una explosión gigante. Tengo
demasiado poder. Ya que obviamente estabas controlando tu
camino, decidí esquivar en el último segundo. Pensé que
podrías haber volado detrás de mí y lastimarte a ti misma si
hubiera ido al otro lado. Si entiendes, entonces por favor baja.

Sin embargo, parecía que las palabras de Akuto solo


habían divertido más a la chica.

- ¡Eres increíble! ¡Pensaste todo eso en solo un instante!


¡Solo he conocido a otro chico como tú! ¿En mujer de cuál
debería convertirme? Si quieres, podemos hacerlo aquí y ahora.

91
La chica comenzó a empujar sus caderas contra Akuto.
Su entrepierna estaba en la posición perfecta para presionarse
contra las caderas de Akuto, por lo que sin duda era una acción
muy obscena.

- Quítate de encima.

Akuto comenzó a ponerse un poco nervioso y retiró los


brazos de la chica de su cuello. Sin embargo, las piernas de la
chica eran tan fuertes que podía colgarse sin sus brazos. Y una
vez que vio una oportunidad, la chica envolvió sus brazos
alrededor de su cuello otra vez.

¿¡Qué pasa con esta chica!?

Akuto miró a su alrededor con la esperanza de


encontrar ayuda. La presidenta del consejo estudiantil solo
puso una extraña sonrisa amarga y giró su brazo para decirle
que se diera prisa e hiciera lo que vino a hacer aquí. Mientras
tanto, los profesores estaban demasiado atónitos para hacer
algo y los estudiantes se habían convertido en un mar de
murmullos.

- Espera, espera. ¿Qué está pasando…?

- No me digan que van a hacerlo delante de todos…

- Creo que ya podrían estar haciéndolo.

- No puedo decirlo con la falda en medio, pero ¿no lleva


bragas debajo de eso?

92
- Pero aunque él sea el rey demonio, ¿no está
demasiado tranquilo para eso?

- No, ¿no que los villanos pueden tomar a una mujer sin
siquiera cambiar su expresión?

- T-Tienes razón… Pero ver esto me hace sentir que he


perdido contra él como hombre…

- Lo está haciendo frente a todo el cuerpo estudiantil…


No hay manera de que podamos igualar eso…

¡Esperen! ¿¡Qué demonios está pasando aquí!?

Akuto estaba completamente confundido, pero era


incapaz de ponerse demasiado rudo con una chica incluso en
una situación como esta. Se aclaró la garganta con calma y
gritó lo más fuerte que pudo.

- ¡Silencio!

Su voz fue amplificada por el Altavoz, por lo que


resonó por todo el patio del colegio con un poco de ruido.
Después de reunir la atención de los estudiantes, se aclaró la
garganta una vez más. El patio estaba cubierto de silencio
mientras la atención de todos estaba dirigida hacia él.

- ¡Escuchen todos! Ayer, dije que deberían probar su


fuerza antes de buscar el tesoro. Parece que ella tomó mi
palabra y me desafió. Sin embargo, deben pensar en eso como
esfuerzo desperdiciado.

93
Akuto había renunciado a retirar a la chica y en su lugar
habló con ella todavía aferrándose a él. Su declaración causó
que otra ola de murmullos se extendiera a través de los
estudiantes.

- Ya veo. Está diciendo que le hará lo mismo a


cualquiera que lo desafíe.

- Debe haber utilizado algún tipo de magia para


seducirla.

- ¿Hizo algo cuando tenía la cara presionada contra su


entrepierna?

Esas voces temerosas se propagaron a través de los


estudiantes.

No, lo malentendieron… Pero supongo que no puedo


culpar a ninguno de ustedes. ¡Hay algo seriamente mal con
esta chica! ¡Por favor entiendan eso!

Mientras Akuto gritaba internamente, sabía que nunca


resolvería la situación. Tenía que llevar a cabo su deber y luego
bajar del podio lo más rápido posible.

- ¡Estoy usando mi autoridad como encargado de la


moral pública para prohibir que cualquiera intente buscar el
tesoro! ¡Cualquiera que desobedezca debe esperar ser
castigado! Eso es todo lo que…

94
Cuando Akuto trató de concluir su declaración, fue
interrumpido por los estudiantes. Todos estaban abucheando su
prohibición.

En una situación normal, podría haberlo expresado de


alguna manera que contuviera su descontento, pero no puedo
convencer a nadie de esta manera.

Akuto estaba preocupado, pero entonces escuchó una


voz cerca. La chica estaba hablando para que el Altavoz
recogiera su voz.

- No puedes volver atrás en tus palabras. Si crees que no


somos lo suficientemente buenos, entonces hazlo tú mismo.

Los estudiantes aplaudieron ante eso.

Algunos de ellos comenzaron a gritar su apoyo a la idea.

- ¡Es cierto! ¿¡Por qué no vas a buscar el tesoro!?

- ¡Si crees que somos débiles, entonces tú deberías


asumir la responsabilidad!

- ¡No tomes todo el tesoro para ti mismo!

Akuto no estaba seguro de cómo manejar esta reacción


hostil, así que se volvió hacia la presidenta del consejo
estudiantil. La presidenta hizo un movimiento con la mano
como si dijera que podía hacer lo que quisiera.

95
Bueno, al menos ya no van a arriesgar sus vidas más
estudiantes.

Akuto tomó una decisión.

- Entendido. Iré. Sin embargo, el resto de los


estudiantes tienen prohibido acercarse a menos de un kilómetro
de los lugares marcados en el mapa.

Con ese anuncio, Akuto bajó del podio. Una vez que lo
hizo, la chica finalmente se paró sobre sus propias piernas.
Akuto la señaló para preguntarle a la presidenta quién era la
chica, pero la presidenta solo se encogió de hombros.

- ¿Quién eres tú? - preguntó Akuto.

La chica sacudió su cola de caballo y respondió.

- Teruya Eiko. Solo quería molestarte, pero parece que


podríamos llegar a conocernos entre nosotros mucho mejor.
Valdría la pena recordar mi nombre.

96
Parte 3

- Solo trata de hacer algo al respecto durante el fin de


semana a partir de mañana. Y si fracasas y tratas de ocultarlo,
al menos ocúltalo bien.

Por su actitud, era claro que la presidenta del consejo


estudiantil no aprobaba que Akuto fuera en busca del tesoro.
Después de ese discurso, ella lo había llamado a la oficina del
consejo estudiantil para darle un sermón.

- Lo siento. Y solo tengo que averiguar lo que es este


monstruo, ¿no? Voy a tratar eso como mi objetivo. - respondió.

Las tres oficiales (vicepresidenta, secretaria y tesorera)


habían regresado y estaban dándole miradas resentidas a Akuto,
por lo que había estado tratando de defender su caso.

Sin embargo, las miradas duras de las tres no


desaparecieron. Todas eran chicas de tercer año con una
intensidad extraña. La vicepresidenta tenía cejas audaces y
daba una impresión salvaje. La secretaria era bastante alta para
ser una chica y siempre parecía estar sin emoción. La tesorera
era esbelta y hermosa, pero su piel iba más allá del blanco y se
acercaba a ser enfermizamente pálida.

Akuto podía saber instintivamente que ninguna de las


tres eran chicas normales y no quería disgustarlas, pero parecía
que su estado de ánimo no iba a mejorar.

97
- No se preocupe. No voy a causar ningún problema
para ustedes. - dijo Akuto una vez más.

- Oh. - comenzó la presidenta como si tuviera algo que


decir. - Um, si fracasas, no le vamos a decir a nadie, así que
puedes simplemente regresar. Sí, eso está bien. Eso estaría
perfectamente bien.

Parecía estar de acuerdo vagamente con él, pero…

- Lo hace sonar como si quisiera que fracase. - dijo


confundido.

Ella asintió y dijo:

- Puedes tomarlo de esa manera si quieres. Solo


queremos olvidar que algo de esto sucedió.

- En ese caso, debería haber detenido a esa chica


extraña. Como la presidenta del consejo estudiantil, no debería
simplemente ignorar algo así. - protestó Akuto con un poco de
molestia.

- Sí, bueno… ya sabes. No quería interrumpir mientras


te estabas divirtiendo. - dijo vacilante.

- No me estaba divirtiendo. ¿Qué está pensando


siquiera? ¿Y quién es esa chica de todos modos? Desapareció
después mientras no estaba viendo. - dijo Akuto mientras
presionaba a la presidenta en busca de una respuesta.

98
La mejilla de la presidenta tembló ligeramente y colocó
un dedo en el ala de su sombrero. Akuto no entendía lo que
significaba esa acción, pero claramente asustó a las tres
oficiales.

¿Eh?

A Akuto le pareció extraño, pero la presidenta


inmediatamente retiró la mano de su sombrero. Dio unos
golpecitos con su dedo en su escritorio en su lugar mientras sus
mejillas se tensaban con fastidio. Dijo:

- Puede que ella haya estado usando uno de nuestros


uniformes, pero no es una estudiante. No puedo decir nada más.
Hay ciertas cosas que no se me permiten decir debido a mi
posición como presidenta del consejo estudiantil. Pero hay algo
que quiero decirte. No estoy segura si debo llamarlo una
advertencia o una petición, pero no dejes que esa chica haga lo
que le plazca. Y trata de tener algo de criterio. Hay algunas
verdades que no deben ser traídas a la luz.

Akuto no podía entender a la presidenta o a su actitud.


Pero después de que se lo dijo tan llanamente, no tenía más
opción que obedecer.

- Entendido.

Incluso después de que Akuto salió de la oficina del


consejo estudiantil, la declaración de la presidenta lo dejó con
sentimientos de desconfianza.

99
Tengo que hacer mis preparativos.

Akuto abrió la mochila que había tomado prestada de


los suministros de viaje de la escuela y luego la puso en el
suelo de su habitación, pero las dos personas paradas a cada
lado de la mochila lo molestaban más que lo que iba a poner en
su interior.

No le había pedido a Korone o Hiroshi que fueran con


él. Korone no era un problema porque era su observador y
podía ser confiable en un apuro. El problema era Hiroshi.

- ¡Voy a ir contigo, Aniki! ¡Estoy preparado para dar mi


vida si estás en peligro!

Hiroshi continuó expandiendo su determinación, pero


Akuto pensó en calma en vez de escucharlo.

Va a venir conmigo sin importar lo que diga, por lo que


decirle que no sería inútil. Pero con esa chica Teruya y todo lo
demás, hay demasiados aspectos extraños en esto. Podría ser
útil en ese aspecto de las cosas, pero no estoy seguro de que
pueda protegerlo si nos enfrentamos a la criatura. Podría salir
herido fácilmente en todo esto.

Mientras Akuto pensaba, finalmente llegó a una


decisión.

100
- ¿Podrías llenar esta mochila con algunos suministros?
Tengo algo más de lo que debo encargarme. - dijo Akuto.

Hiroshi parecía profundamente conmovido de que


confiara en él, así que salió corriendo a conseguir comida del
comedor casi llorando.

Ahora bien…

Después de reunir un poco de coraje, Akuto sacó su


manual del estudiante y comenzó una conversación telepática.

Media hora más tarde, Akuto esperaba tranquilamente


en una habitación del laberinto subterráneo de la academia.
Había estado allí una vez antes. Originalmente era un búnker
utilizado para realizar estrategias durante la Gran Guerra.
Estaba separado del laboratorio secreto de Fujiko por una sola
pared.

- Ciertamente tienes agallas. ¿Cómo te atreves a


mostrarte ante mí? - dijo Fujiko mientras aparecía ante Akuto
con una mirada de disgusto.

- No te habría culpado si no hubieras venido, así que


gracias por mostrarte.

Akuto se levantó de su silla y bajó la cabeza.

Los recuerdos del incidente del otro día habían sido


borrados de todos los otros estudiantes, por lo que solo Akuto y
Keena eran conscientes de la verdadera identidad de Fujiko. Y

101
era porque ella sabía este hecho por lo que había respondido a
su petición.

- ¿Planeas amenazarme?

- No, no cederías a eso de todos modos. Por no


mencionar que nadie me creería si tratara de revelar tus
intenciones. - respondió Akuto inmediatamente.

- ¿Entonces qué asuntos tienes conmigo? No he


renunciado a convertirte en mi esclavo. - insistió Fujiko con
una expresión dura.

Sin embargo, Akuto simplemente respondió con


honestidad.

- Lo sé. Pero creo que deberíamos tener una relación


más normal. Una relación como estudiante de un curso superior
y estudiante de un curso inferior.

- Sabes. - Fujiko se cruzó de brazos molesta y miró a


Akuto. - Preferiría que no vieras mis ambiciones como mago
negro tan a la ligera. Para un mago negro, el rey demonio es el
símbolo de la liberación, pero tengo la intención de
convertirme en alguien aún más grande que el rey demonio.

- Entonces no tienes nada de qué preocuparte ya que no


tengo ninguna intención de convertirme en el rey demonio.

Esa afirmación decisiva dejó a Fujiko pareciendo


decepcionada.

102
- ¿Q-Qué quieres decir? Viste a través de mi plan y
creaste una trampa para mí…

En lugar de señalar que habían sido las extrañas


acciones de Keena las que habían hecho eso, Akuto
simplemente miró a Fujiko directamente a los ojos.

- ¿Q-Qué pasa? - preguntó ella.

- Senpai, quiero que me enseñe cómo usar la magia en


combate. Todavía pierdo el control de mi mana y no sé cómo
usarlo correctamente. Y mis lecciones oficiales no son
suficientes por ahora.

Akuto habló de una manera realmente seria, lo que dejó


a Fujiko sorprendida.

- ¿Así que vienes a mí?

- Sí. Pensé que la persona que supiera que está más


acostumbrada a luchar sería mejor.

Fujiko mostró una sonrisa cruel ante eso.

- Podría llevarte a una trampa.

- Espero que lo hagas, pero sigo pensando que aprender


de ti sería mejor.

Estaba hablando de corazón, por lo que su expresión se


mantuvo seria mientras decía eso. Fujiko parecía
completamente confundida.

103
- ¿Q-Qué tan amable puedes ser? ¿O estás tratando de
mostrar lo buena persona que eres?

- No, no estoy clamando ser nada. Saco mi irritación


sobre otros a veces. Sin embargo, siento que puedo confiar en
ti.

- Eso es lo que estoy diciendo que te hace amable.

- No, no es así. Eres un terrible ser humano. Eres


egoísta, y confías y abusas del poder, pero manipulas a otros
para seguir tus metas. Eso te hace paranoica. Es por eso que te
escondes en el miedo.

-¿Qu…?

Fujiko se quedó sin palabras.

¿Fui demasiado lejos? Pero estoy bastante seguro de


que todo esto es cierto.

Lamentándolo en silencio, Akuto trató de arreglar las


cosas con sus siguientes palabras.

- Como dije antes, por eso puedo confiar en ti. Después


de todo, alguien que nunca confía en los demás siempre va a
trabajar para sus propios intereses. Así que mientras te dé algo
a cambio, podemos hacer un trato. En cuanto a lo que te voy a
dar a cambio de ser enseñado a usar magia, ¿qué tal si prometo
no hacer ningún tipo de ataque en tu contra? Con lo mucho que

104
te gusta planear las cosas, creo que debes encontrar esto
razonable.

Mientras Akuto presionaba a Fujiko por una respuesta,


ella estrelló sus manos sobre la mesa con fastidio.

- ¡No actúes como si supieras lo que pasa en mi cabeza!

Ella insiste en que es una villana, así que trataba de


elogiar su lado malvado…Tal vez no debí haber tratado de
llevarme bien con ella después de analizarla hasta ese punto.

Akuto se cruzó de brazos con un aspecto preocupado,


pero sabía que nunca resolvería nada. Inclinó su cabeza y dijo:

- Me disculpo por ser tan grosero. Pero vine aquí


sabiendo los riesgos. Y tú quieres hacerme tu esclavo. Esto me
haría tu estudiante, lo que es similar.

- ¡N-No lo digas así! - gritó Fujiko con una voz aguda


mientras golpeaba la mesa otra vez. - ¡Bien entonces! Te
enseñaré lo que quieres saber. ¡Te enseñaré cómo luchar! ¡Pero
no puedes quejarte si te ataco mientras duermes ahora! ¡Eres un
demonio! ¡Tú eres el rey demonio!

Tengo lo que quería, pero parece que la enfurecí.

Akuto se encogió de hombros.

- Oh, y una cosa más.

- ¿¡Qué!?

105
-Um… ¿Podrías dejar de llamarme rey demonio?

- ¡No! ¡Puede que no lo aceptes, pero tienes el


potencial!

Fujiko golpeó la mesa por tercera vez.

Parte 4

Fujiko le dijo entonces que abriera su manual del


estudiante. Iba a tomar notas en él.

- La magia se refiere a cualquier fenómeno causado por


el mana atmosférico reaccionando a tu mana interno. Sabes
todo eso, ¿correcto? Tu mana interno reacciona a los impulsos
eléctricos en tu cerebro. Eso es simple también. Ahora, son los
dioses los que deciden cómo se comporta el mana. La energía
es liberada en la tierra desde la instalación central de
generación, así que esto es algo más que energía. Se podría
decir que esto es como la programación del mana.

Akuto sabía todo eso, pero el resto de lo que ella dijo


eran cosas que solo sabía vagamente.

- Los dioses deciden cómo se comporta el mana. El


mana parece ser omnipotente y eso lo ata. Esto causa un

106
problema para los dioses. Ellos monitorean constantemente los
contenidos de los cerebros humanos a través del mana y
registran todo lo que ven. Esta es la forma más simple de
explicarlo. Puedes pensar en los dioses como computadoras o
como personajes que se convierten en el blanco de adoración.
Debido a que monitorean los sentimientos de las personas,
pueden dar diferentes bendiciones a diferentes personas en base
a las acciones individuales de esas personas. Los registros
mismos no se hacen públicos, pero se podría decir que utilizan
la conveniencia de la magia para obligar a la gente a hacer el
bien. El dios Ko Ro ve la caridad como una virtud y el dios
Suhara ve el heroísmo como una virtud, así que hacen más fácil
de usar la magia necesaria para tales acciones.

La gente normal solo adoraba a su dios, pero los niveles


superiores de la sociedad lo habían transformado en un sistema.
Sin embargo, no se ocultaba que esto es lo que eran los dioses.
Simplemente era que muchas personas no querían pensar en
ello demasiado. Cualquiera relacionado con lo académico lo
sabía y la mayoría de los intelectuales decidían seguir el
procedimiento de ser religioso a pesar de saberlo bien. Hacerlo
les permitía la conveniencia de la magia, así que bien valía su
tiempo.

- Es por eso que muchos graduados de esta escuela


últimamente esperan convertirse en sacerdotes que puedan
influir en el “sistema” de los dioses. Y son los magos negros
los que deciden oponerse a ese sistema. En otras palabras, nos
oponemos a estar atados a él y queremos restaurar el libre

107
albedrío. O al menos, esa es la meta de los magos negros
organizados. Es cierto que hay muchos que son simplemente
criminales de poca monta.

Akuto interrumpió allí.

- ¿Entonces cómo encaja un rey demonio en todo esto?

- ¿No lo sabes a pesar de que tú eres uno? Aunque


supongo que nadie te lo habría dicho. Todos los niños nacidos
en este país son bautizados, ¿verdad? Ese bautismo es un
contrato con un dios y no se puede usar magia sin él. Sin
embargo, aquellos que no están bautizados no son capaces de
vivir como seres humanos normales. El anterior rey demonio
cuestionó ese hecho. Esta información no se mantiene
exactamente en secreto tampoco. Solo parece que a nadie le
importa.

- ¿Y qué tiene que ver esto en el uso de la magia?

- Ciertos tipos de magia requieren ciertas cualidades o


su uso es considerado un delito. Sin embargo, esto no significa
que es imposible utilizarlas para aquellos sin las cualidades.
Por ejemplo, uno normalmente necesita una licencia para usar
magia de vuelo, pero se les enseña a todos en esta academia.
Este tipo de magia es conocida como un hechizo prohibido.
Incluso si no puedes usar el hechizo sin las cualidades, puedes
usarlo si engañas a tu dios para que piense que estás calificado.
Las personas que hacen esto son conocidas como magos negros.
Sin embargo, el dios todavía ve que usaste el hechizo prohibido.

108
Puedes engañar a tu dios para que piense que estás calificado
para usar el hechizo prohibido, pero tu dios te castigará por ello
después. En otras palabras, entre más a menudo usas magia
negra, más débil te vuelves.

- ¿Entonces tiene algún sentido ser un mago negro?

- No si esa fuera la única opción. Es por esto que los


magos negros tenían su propio dios. Un dios de libertad. Un
dios que no prohibía nada.

- ¿Y dónde está este dios?

- Ya no existe. Fue destruido durante la guerra. Es el


sueño de todos los magos negros recrearlo. Por eso que algunos
magos negros están trabajando para corromper a un sumo
sacerdote. Solo un sumo sacerdote y aquellos a su alrededor
tienen el conocimiento necesario para crear un dios.

- Ya veo. - asintió Akuto.

Fujiko había cubierto brevemente lo que se aprendería


en las clases de primer año.

Pero a mí me parece que los magos negros también


están siendo egoístas. Si pienso diferente a ellos, tal vez
realmente evite ser el rey demonio.

Fujiko entonces finalmente llegó al verdadero propósito


de la lección.

109
-Ahora, sobre la lucha. Expliqué todo eso ya que el tipo
de magia en que te especializas naturalmente viene de qué dios
recibiste el bautismo y cómo funciona tu mente.

Fujiko se acercó al manual del estudiante de Akuto y


dibujó un diagrama. Dibujó cuatro líneas cruzándose para crear
una forma de estrella. Era una matriz con ocho puntos al final
de las líneas. Y escribió una palabra en cada uno de los puntos
como los números de un reloj.

“Ilusión”, “Sanación”, “Telequinesis”, “Explosión”,


“Espiritual”, “Control de Herramientas”, “Religioso”, y
“Transformación”.

- Estos son los ocho tipos de magia en que uno puede


especializarse. Como este diagrama sugiere, nadie puede
especializarse en dos tipos opuestos entre sí. Alguien que se
especializa en magia de ilusión tendrá dificultades con la magia
espiritual. Usar ese conocimiento es un truco para mejorar tus
habilidades.

- ¿En qué te especializas?

- Magia de transformación. Puedo cambiar la


composición de los materiales usando mana. Aquellos con esta
especialidad pueden crear pociones e incluso cambiar su forma.
Mi especialidad es más del lado de la creación de pociones, sin
embargo. Lo que importa por ahora es que tengo dificultades
con la magia de explosión. Practicamos todo tipo de magia en
nuestras lecciones, pero es mejor evitar usar tu tipo opuesto en

110
una pelea porque será ineficaz. Tú obviamente eres lo opuesto
a mí. Claramente te especializas en magia de explosión.

- Eso significa que debería centrarme en eso, ¿verdad?

- Sí. Una vez que sabemos todo eso, el siguiente paso


normalmente sería practicar hasta que entiendas el truco, pero
no tienes tiempo para eso.

Fujiko colocó una gran pistola sobre la mesa.

Akuto la miró confundido.

- ¿Qué es eso?

- Es un pistola de encantamientos que permite que el


mana sea colocado dentro de las balas. El mana se coloca en
las balas de antemano y los efectos del mana se muestran una
vez que se dispara. Cualquiera puede utilizar el arma, pero
alguien que puede controlar su mana bien puede producir
muchos efectos diferentes regulando la bala por adelantado.

Fujiko colocó algunas balas en frente de Akuto.

- ¿Siempre llevas esto contigo?

- Sí, ¿es eso un problema?

- Para empezar, creo que es ilegal.

- No en esta academia. Todos aquí pueden usar magia


aún más peligrosa que esta.

111
Fujiko abrió el cilindro del revólver y le mostró cómo
utilizarlo.

Un hueco apareció en la conversación allí. Algo que


había estado molestando a Akuto flotó en el fondo de su mente.

- Tú eres la líder del dormitorio, ¿verdad?

- Sí.

- ¿Entonces conoces a una chica llamada Teruya Eiko?

- No, no la conozco… ¿Por casualidad estás hablando


de la chica que estaba pegada a ti en la asamblea matutina? -
preguntó Fujiko mientras su expresión se tensaba.

- ¿Sabes algo sobre ella? La presidenta del consejo


estudiantil dijo que ella no sabía, pero parece estar escondiendo
algo. Incluso me advirtió que tuviera cuidado a su alrededor.

Una expresión pensativa apareció en Fujiko.

- Esa chica me confrontó por alguna razón también y


había estado molestándome.

- ¿Ella te atacó?

- No, ella solo me confrontó. Y lo único que se me


ocurre que nosotros tenemos en común es el mapa del tesoro.

112
Fujiko había dicho esa última declaración perdida en
sus pensamientos, pero rápidamente se calló a sí misma como
si hubiera dicho demasiado. Y Akuto no lo pasó por alto.

- ¿Qué quieres decir? ¿Sabes algo sobre el mapa?

La expresión de Fujiko se nubló.

- N-No…solo había sospechado que mi difunto


hermano podría haberlo hecho.

- Entonces…

- E-Estaba equivocada. Mi hermano me dijo eso.

- Uh… pensé que habías dicho que estaba muerto.

- Usé la nigromancia. Soy una maga negra, ¿recuerdas?

Fujiko parecía que solo estaba poniendo una fachada


fuerte mientras decía eso. Su arrogante exterior simplemente
había desaparecido.

- Si recuerdo bien, los espíritus de los muertos creados


con la nigromancia no pueden mentir. Lo siento. Debe haber
sido duro para ti para usar nigromancia para hablar con tu
hermano.

Después de ver la expresión del rostro de Fujiko, Akuto


había intentado disculparse, pero ella levantó la voz mientras se
ponía un poco molesta.

113
- ¡Para nada! ¡Él fue una horrible persona! ¡Deshonró a
mi orgullosa familia! ¡Tengo un montón de recuerdos de él
estando conmigo cuando era pequeña, pero eso probablemente
significa que era un asqueroso pedófilo! ¡Si estuviera vivo
actualmente, estoy segura de que se habría convertido en un
gran degenerado!

Si estás preocupada por deshonrar a tu familia, ¿por


qué eres una maga negra?

Akuto mantuvo ese pensamiento para sí mismo y optó


por cambiar de tema en su lugar.

- Bueno, esta Teruya Eiko me molesta. Pero tengo


problemas con ser lo bastante contundente cuando se trata de
las chicas…

Fujiko miró a Akuto con resentimiento en sus ojos.

- Ciertamente fuiste contundente conmigo.

- Sí, pero tú eres malvada. No puedes esperar


exactamente que te muestre amabilidad. - replicó Akuto
reflexivamente.

Fujiko extendió la pistola de encantamientos hacia


Akuto y habló con voz temblorosa.

- Odio a los que se oponen a mí y a los que me


obedecen pero son débiles.

- Lamento que te sientas así.


114
Akuto tomó respetuosamente la pistola de
encantamientos que le tendió.

Parte 5

Akuto intentó disparar la pistola de encantamientos en


el bosque detrás del edificio de la escuela y parecía estar
funcionando bien. Había colocado latas de acero a una
distancia como blancos y rápidamente descubrió cómo volarlas
en pedazos con precisión. Podía controlar la trayectoria de las
balas y el tiempo de la explosión solo con su voluntad, así que
era muy fácil de usar. Y a diferencia de cuando usaba su propia
magia, el poder era restringido a un rango fijo. Akuto se sintió
aliviado de finalmente tener un arma que podía controlar.

Y parecía que Hiroshi había terminado de empacar las


provisiones. El chico apareció detrás del edificio de la escuela
con una mochila gigante en su espalda. Korone estaba con él.

- ¡Aniki! ¡Solo para estar seguros preparé suficientes


provisiones para que nos duren toda una semana!

- Gracias… Pero deberías haber dividido las


provisiones en dos bolsas.

115
- ¡No puedo hacer que lleves las provisiones, Aniki!
¡Solo déjamelo a mí!

- Puedes llevar todo si quieres, pero no quiero que lo


intentes demasiado y gastes todo tu esfuerzo a causa de ello.

- ¡No te preocupes! ¡Siempre gasto todo mi esfuerzo!

- Oh, ya veo… Bien entonces. Ahora, vamos. - dijo


Akuto.

Pero Korone lo interrumpió para decir:

- Pero es tarde. Pensé que íbamos a salir por la mañana.

- Vamos a empezar antes. Quiero salir mientras nadie


está mirando. No podemos dejar que nos vean.

Una voz desde arriba respondió a la declaración de


Akuto.

- ¿¡A quién no puedes dejar que te vea, Sai Akuto!?

Akuto levantó la vista sorprendido y vio a Teruya Eiko


parada en un árbol. No parecía importarle que pudiera ver sus
bragas. De hecho, estaba inflando su pecho con orgullo
mientras abría sus piernas para que pudiera ver mejor.

- ¿Qué estás…?

Antes de que pudiera terminar su pregunta, Akuto vio a


las bragas acercándose a él rápidamente. Eiko había saltado.

116
Torció su cuerpo en el aire para aterrizar perfectamente sobre
Akuto como si él la estuviera paseando sobre sus hombros.

- ¡Prometiste llevarme contigo! - gritó Eiko con un


aspecto emocionado.

- No recuerdo haber prometido nada.

- Voy a ir contigo aunque no me hayas prometido nada.


¿Entendido?

Eiko comenzó a frotar sus caderas contra la parte


posterior de la cabeza de Akuto.

- Oye… - Akuto comenzó, pero fue Hiroshi quien


empezó a protestar seriamente.

- ¡Aléjate de Aniki, prostituta!

- ¡No uses un lenguaje tan sucio! ¡Y soy libre de


subirme a sus hombros si quiero!

- ¡No, no lo eres! ¡Aniki es mío!

- ¿Eres gay? Incluso si lo eres, él sin duda no lo es. Ve


lo roja que está su cara. Mira, mira.

Eiko siguió apretando sus caderas contra la parte


posterior de la cabeza de Akuto.

Los oídos de Akuto estaban atrapados entre sus suaves


muslos y definitivamente podía sentir sus mejillas enrojeciendo.

117
- B-Bájate de mí.

Como de costumbre, Akuto aún no era capaz de usar la


fuerza en momentos como este. De la misma manera, Hiroshi
continuó protestando pero ni una sola vez tocó a Eiko.

- Por favor llévame contigo. Por supuesto, voy a


seguirte incluso si te niegas.

- ¡De ninguna manera! - gritó Hiroshi.

- Pero podría ser peligroso. - argumentó Akuto.

- ¡Vamos!

Después de que todos discutieron durante unos minutos,


Korone habló de repente.

- Discutir no va a resolver nada. Y el sol ya se ha puesto.


¿Qué tal si acampamos aquí esta noche?

Y así lo hicieron.

Espera un segundo. ¿Por qué estamos acampando en el


bosque detrás de la escuela?

En el momento que Akuto se dio cuenta de eso, ya


estaba acostado en su tienda. Eiko había desaparecido en algún
momento, pero claramente estaba observándolos. Cuando trató
de escabullirse de su tienda y escapar de ella en la noche, Eiko
había aparecido de repente de detrás de un árbol.

118
Así que está vigilándonos. No es un humano artificial,
entonces ¿ha sido entrenada en cómo permanecer despierta
toda la noche? Honestamente, ¿quién es ella?

Akuto eventualmente se dio por vencido y se fue a


dormir.

Akuto despertó a Hiroshi muy temprano la mañana


siguiente para comenzar su viaje (y porque se habría sentido
como un completo idiota si algún otro estudiante los viera
acampar en el bosque justo en la parte de atrás), pero Junko
estaba regresando a la academia al mismo tiempo. Regresó
después de haber sido llamada por su padre.

Su padre le había dicho que Teruya Eiko se había


infiltrado en la escuela como un espía oficialmente designado.
No tenía conocimiento con respecto a su misión o para quién
estaba trabajando.

Las familias Hattori y Teruya tenían una larga historia.


Ambas seguían la religión Suhara, pero a menudo entraban en
conflicto por diferentes interpretaciones de las doctrinas de la
religión. La familia Hattori había elegido ayudar al gobierno en
tiempos de paz en la defensa nacional, mientras la familia
Teruya consideraba eso como debilidad y veía el dedicar la
vida a perfeccionar la propia fuerza militar como una virtud.

119
Si uno de ellos se ha infiltrado en la escuela, su objetivo
debe ser…

Junko naturalmente pensó en Akuto. Había regresado a


la escuela incluso antes de que los autobuses voladores
estuvieran funcionando para poder llegar a la ventana de la
habitación de Akuto lo más rápido posible. Sin embargo, una
mirada fue suficiente para decirle que no se encontraba. La
cortina estaba abierta y la cama estaba perfectamente hecha.

- ¿Está fuera? ¿Tan temprano por la mañana?

Junko se dirigió al dormitorio de las chicas y llamó a la


puerta de Keena. No recibió respuesta, pero Keena no había
cerrado la puerta. Junko giró la perilla y entró.

La habitación estaba llena de animales de peluche y


bolsas vacías de comida y Keena estaba profundamente
dormida.

120
- Me siento mal por hacer esto tan temprano por la
mañana.

Junko sacudió a Keena que estaba hablando dormida.

- No puedo comer más Koshihikari…

- ¿Qué?

- Pero todavía puedo comer más Reina Láctea.

- ¡Despierta Keena!

Junko la sacudió más fuerte y Keena finalmente se


sentó y se frotó los ojos.

- ¿Ya es de mañana?

- Es temprano. Lo siento, pero la situación es urgente.


¿Dónde está Akuto?

- ¿Hm? A-chan se fue.

- ¿Se fue a dónde?

- A buscar el tesoro.

- ¿Qué? ¿Es tan tonto? - respondió ella debido a su


ignorancia de los eventos que habían ocurrido durante los días
previos.

122
- No. Es real. Un tesoro pirata está escondido en algún
lugar de la academia. Solo un aventurero verdaderamente
valiente puede conseguirlo.

- ¡¡Basta!! ¡Dime la verdad!

- Estoy diciendo la verdad. Debe ser el tesoro del


Capitán Kidd. Han pasado 50 años desde que se dijo que su
gran viaje terminó en esta academia, pero todavía no ha sido
encontrado.

- ¡Esto siempre ha sido una región sin costa! - gritó


Junko.

Decidió que había sido un error preguntarle a Keena,


por lo que salió para encontrar a alguien más digno de
confianza para preguntar. Sin embargo, no consiguió ninguna
información real hasta el desayuno.

- Ese idiota fue en esa búsqueda del tesoro para asumir


la responsabilidad.

- Sí, con esa chica rara. No Keena, sino esa chica con el
largo pelo verde. Nunca la había visto antes. ¿Realmente es una
estudiante? ¿O es una graduada?

- ¿Importa? Sin embargo, parecían muy cercanos.

- Sí, después de lo que hicieron en la asamblea


matutina… ¡Hahaha! Oh, es difícil decirlo.

- Vamos, dilo. ¡Hicieron eso!


123
- Y en la asamblea matutina. ¡Todavía no puedo
creerlo!

Las chicas no se contuvieron en su conversación sin


chicos presentes, pero lo que dijeron fue simplemente
demasiado para Junko. Casi se desmayó.

¿¡Qué estás pensando, Akuto!? Y no me digas que es


Eiko con quien estás.

Junko entonces adquirió una copia del mapa del tesoro,


hizo sus preparativos, e ignoró la prohibición del encargado de
la moral pública mientras se dirigía a perseguir en secreto a
Akuto. Para cuando lo hizo, ya era bien pasado del mediodía.

124
125
Capítulo 3: Las Tres Llaves

Parte 1

Todos los estudiantes que fueron en busca del tesoro


habían ido al mismo lugar porque lo único inmediatamente
identificable en el mapa del tesoro era la cripta subterránea.

- ¿Así que los otros dos lugares marcados cubren un


área demasiado grande?

- Así es. Este se encuentra en el bosque y este en la


ciudad antigua. - explicó Hiroshi mientras Akuto comparaba el
mapa del tesoro con una imagen aérea de los terrenos de la
academia en su manual del estudiante.

- Creo que esta cripta es lo bastante grande para saber a


qué está señalando. Solo espero que no tengamos que buscar en
las otras dos áreas.

126
Akuto señaló la ubicación de la cripta. Había un
pequeño parque sobre el suelo. El parque tenía una entrada que
conducía bajo tierra que la gente utilizaba al realizar una
ceremonia para llorar por los perdidos durante la guerra.

- También está este texto.

“Para Yamato Bouichirou.”

Eso estaba escrito en letras pequeñas debajo de la marca


en el mapa. Los otros dos lugares marcados no tenían nada
escrito junto a ellos, así que claramente este era el primer lugar
para investigar.

- ¿Este Yamato Bouichirou es uno de los soldados que


murieron en la guerra?

- La cripta está llena de tumbas que contienen urnas


funerarias. Si podemos encontrar su tumba, podría tener algún
tipo de pista. - dijo Hiroshi.

Eiko comenzó a rugir de risa ante eso.

- Esa es una idea estúpida. Podrías entenderlo si lo


piensas un poco.

- ¡No podemos saber hasta que lo comprobemos! - gritó


Hiroshi.

Esos dos habían estado así todo el tiempo. Le estaba


provocando un dolor de cabeza a Akuto.

127
- ¿Pero qué tal si Bouichirou no está muerto?

- Ahora suenas estúpida. Si no podemos encontrar las


cenizas de este tipo, solo tenemos que asumir que la pista
significa algo más.

El argumento de Eiko y Hiroshi no mostraba señales de


terminar, por lo que Akuto señaló hacia adelante.

- Miren, puedo ver el parque.

Llegaron a su primer destino justo antes del mediodía.

Pasaron por la puerta. No parecía que el parque fuera


limpiado regularmente. La hierba cubría el camino de ladrillos
en algunos lugares y las ramas de los árboles se extendían por
todas partes, dándole al lugar una atmósfera sombría. Había
una zona de descanso compuesta por un banco debajo de un
techo, pero dudaron en usarlo por lo mucho que había pasado
desde que fue limpiado.

- Parece que solo limpian el área en preparación de la


ceremonia. - dijo Hiroshi.

- La guerra fue hace más de 100 años, así que en


realidad no los culpo. - respondió Akuto.

Esta vez, Hiroshi señaló adelante. Había visto un


edificio que estaba un poco más ordenado aunque tampoco
había sido limpiado durante un tiempo. Las palabras “Edificio
Memorial de la Guerra” estaban grabadas en un lado y un

128
vistazo por la ventana mostró que estaba lleno de pinturas,
uniformes militares, y otros objetos de la época de la guerra.
Parecía ser limpiado al menos una vez al año.

- La entrada a la cripta está ahí. - dijo Hiroshi ya que


había participado en la ceremonia en el pasado.

Tomó el liderazgo y abrió la puerta del edificio


memorial. Giró a la derecha directamente al entrar en la sala de
exhibición y siguió recto hasta que llegó a una gran puerta.

- Hay una escalera detrás de esta puerta.

- Entonces podría haber peligro inmediato del otro lado.


Debemos tomar precauciones.

Akuto le dijo a Hiroshi que dejara sus provisiones allí y


estaba a punto de decirle a Eiko que se quedara esperando, pero
ella se agarró de su brazo antes de que pudiera.

- Voy contigo, obviamente.

Esto hace que sea difícil para Akuto discutir con ella.

- Bien, pero al menos deja de pegarte a mí. Hay una


buena posibilidad de que este lugar sea peligroso.

No puedo simplemente dejar que esta chica se ponga a


sí misma en peligro, pero parece que no tengo muchas
opciones.

129
Todavía inquieto, Akuto metió la mano en su bolsillo y
agarró la empuñadura de su pistola de encantamientos. Utilizó
su otra mano para abrir la puerta.

La escalera que conducía bajo tierra era lo bastante


amplia para que cinco o seis personas caminaran lado a lado y
tenía luces instaladas a intervalos fijos. Se sentía menos como
ir bajo tierra que el camino al laberinto subterráneo de la
escuela. Pero siguieron bajando por un largo tiempo, por lo que
Akuto supuso que la cripta tenía que estar bastante abajo.

En el fondo de las escaleras había un vasto espacio.


Parecía tan grande como un estadio. El techo era muy alto. Un
edificio de cinco pisos probablemente cabría dentro de la
habitación. Había luces instaladas en el techo, pero no eran lo
suficientemente brillantes como para iluminar completamente
el suelo. El otro extremo del espacio era demasiado oscuro para
ver bien. El suelo parecía césped artificial. Pequeñas cajas
cuadradas se alineaban sistemáticamente para llenar el espacio.
Eso era todo lo que ocupaba el lugar. Mientras caminaban a
través del césped artificial en forma de rejilla que corría entre
las cajas, se volvió claro que esas cajas eran lápidas de plástico.
Cada una solo tenía 30 cm de lado, lo que significaba que
muchos muertos habían sido puestos a descansar aquí. Cada
lápida tenía un nombre grabado en ella. Parecían estar
organizados en orden gojuuon 1.

1
Es un tipo de orden para organizar los caracteres del alfabeto japonés.

130
- Hay muchos de ellos, pero deberíamos poder
encontrar el nombre que queremos aquí.

Con ese comentario, Akuto comenzó a buscar el


apellido “Yamato”. La fila vocal estaba cerca de la entrada, por
lo que la línea de la “Y” estaría cerca del lado opuesto.

- Si la confrontación realmente es inevitable, supongo


que sería más adelante.

Akuto comenzó a caminar con Eiko y Hiroshi detrás. A


medida que avanzaban más, comenzaron a notar manchas y
cicatrices en el suelo que no habían sido visibles desde la
entrada. Algún conflicto claramente había tomado a lugar aquí.
Algunos pedazos de tela ensangrentados habían caído al suelo
en algunos lugares.

- Es una pena que este lugar fuera violado. ¿Ya nadie


respeta a los muertos? - murmuró Akuto, pero Eiko gritó en
total sorpresa.

- ¿¡Ehhhh!? ¿Qué quieres decir? ¡Tú eres el rey


demonio! ¿Por qué hablas de respeto como si te importara?

- Yo no soy y nunca seré el maldito rey demonio. –


respondió él inmediatamente y Eiko negó con la cabeza.

- No puedes ser tan aburrido. ¿Por qué insistes en tomar


todo en la dirección menos interesante?

- No me gusta vivir solo para el presente de esa manera.

131
A Akuto tampoco le gustaba ser criticado tan fríamente.

- Si insistes en comportarte así, me veré obligada a


retirar mi amor por ti. ¡Podría terminar traicionándote!

Eiko saltó delante de Akuto, se dio la vuelta, y estiró su


boca como si estuviera de mal humor. El gesto era tan infantil
pero tan serio que Akuto se quedó desconcertado.

¿Traicionarme? Pero ella nunca estuvo de mi lado en


primer lugar. De hecho, tengo la sensación de que ella ha
estado manipulándome desde el principio. ¿Qué se supone que
haga con ella?

- ¿Por qué estás tan preocupada por lo que hago? - le


preguntó.

Eiko se enfadó de repente y dijo:

- ¡Porque estoy enamorada de ti!

- Ahora, espera un segundo. Apenas nos conocemos.

Esta declaración repentina e inesperada de su llamado


“amor” fue impactante en todo sentido.

- ¡Así es! ¡Nos conocimos durante esa asamblea


matutina! ¿Cuál es tu punto? ¿¡Nunca has oído del amor a
primera vista!?

- Puede ser, pero lo estás haciendo de la manera


equivocada.

132
- ¡No puedes preocuparte sobre si algo está bien o mal!
¿Por qué insistes en eso?

- Porque creo que es importante siempre trabajar para


asegurar la paz. Esto está mal porque es inapropiado. - dijo
Akuto en modo completamente diligente.

Esto irritó a Eiko aún más y comenzó a hacer un


escándalo como un niño.

- ¡No lo entiendes! ¡Vine aquí porque escuché que tú


eras el rey demonio! ¿¡Por qué tienes que ser tan bien
portado!? - gritó Eiko, pero Akuto no respondió.

Él había visto una sombra moviéndose detrás de Eiko.

- ¡Cuidado! ¡Detrás de ti! - advirtió Hiroshi mientras


apuntaba detrás de ella, pero el entusiasmo de Eiko no se calmó.

- ¿Estás seguro de que no me quieres a tu lado? ¡Quiero


dedicar mi vida a un hombre de verdad y estoy diciendo que he
tomado un gusto por ti!

- Podemos discutir esto después.

Akuto levantó su pistola de encantamiento.

Una sombra con forma humana se estaba acercando


detrás de Eiko. Su delgada figura se movió lentamente. Eso fue
todo lo que podía decir.

- No te muevas o dispararé. - advirtió.

133
La sombra aceleró inmediatamente, por lo que Akuto
disparó la pistola de encantamientos.

Un ruido seco sonó cuando disparó. Akuto controló la


bala para perseguir a la sombra que trató de evadir. Tan pronto
como la bala se acercó a la sombra, detonó a un nivel regulado
para hacer volar a la criatura.

Una bola de luz del tamaño de una pelota de baloncesto


se hinchó. Incluso si la presión solo era suficiente para derribar
a un humano, el impacto de un golpe directo habría sido
demasiado para soportarlo.

Pero la sombra se dispersó en el centro del orbe


brillante. Una vez que la esfera desapareció, un agujero
definitivo podía ser visto allí. Era como si la esfera hubiera
golpeado un objeto suave y lo perforara directamente. Sin
embargo, ese agujero se llenó rápidamente. La sombra parecía
estar compuesta por muchas partículas pequeñas y Akuto tenía
la sensación de que podía cambiar su forma libremente sin
importar lo que se enviara en su contra.

Esto es exactamente de lo que hablaban los otros


estudiantes. Tenía la esperanza de poder dispersarla con la
explosión.

Akuto cargó la siguiente bala mientras trataba de pensar


en un plan, pero Eiko se interpuso entre él y la sombra.

- ¡Fuera de mi camino!

134
Eiko rápidamente sacó una espada corta del interior de
su uniforme. La sostuvo al revés y giró para hacer un corte
horizontal.

Al igual que con la explosión, la sombra fue cortada


pero se regeneró tan pronto como saltó hacia atrás.

Akuto estaba más sorprendido por las acciones de Eiko


que por la regeneración de la sombra.

Claramente ella no es una persona ordinaria.

Pero aún así, no podía permitirle permanecer en la


primera línea. Dudo sobre si debería ordenarle retroceder, pero
al final decidió que no lo escucharía aunque lo hiciera. En su
lugar, se movió hacia adelante.

Pudo ver el cuerpo principal de la sombra. Era delgado


y vestía de negro. No podía decir si era hombre o mujer. Su
rostro estaba cubierto por una máscara blanca, pero parecía un
ser humano. Cuando Akuto se acercó, la sombra habló.

- Váyanse y nunca regresen. Si ignoran mi advertencia,


no puedo garantizar su supervivencia.

- Me alegro de que podamos comunicarnos. Y en


realidad estaba pensando lo mismo.

Akuto hablaba en serio y los hombros de la sombra


parecieron caer por la decepción al afirmar sus intenciones.

- Entonces váyanse y nunca regresen a este…


135
La sombra dejó de hablar ya que fue interrumpida por
un grito repentino.

- ¡Kiiiaahhhh!

Eiko saltó y agitó su espada corta hacia la parte superior


de la cabeza de la sombra.

Akuto pensó que la máscara de la sombra se rompería,


pero entonces incluso la máscara se transformó en niebla. ¿La
máscara era parte del cuerpo de la sombra, podía convertir los
objetos cercanos en niebla también, o esto no era nada más que
una ilusión?

Pensarlo demasiado no va a darme ninguna respuesta.


Tengo que detenerla.

- ¡Alto! ¡Retrocede!

- ¡No!

Eiko ignoró las instrucciones de Akuto y siguió


lanzando cortes a la sombra. No parecía tener ningún efecto,
pero la sombra retrocedió como si los cortes de Eiko estuvieran
dañándola. Puede que sea agotador convertir su cuerpo en esa
niebla.

Eso significa que no es una ilusión. ¿Puede convertir su


cuerpo y cualquier objeto cercano en niebla y reconstruirlos?
Si es así, este hechizo debe estar drenando su mana.

Akuto decidió que esa era la única conclusión.


136
¡Y una vez que la sombra se canse, se verá obligada a
confiar en la ofensiva!

- ¡Dije que retrocedas! - repitió Akuto, pero como era


de esperar, Eiko no le hizo caso.

- ¿¡Por qué me estás dando órdenes!? ¡Nunca seguiré


las órdenes de alguien que no amo!

¿¡Qué pasa con esta chica!?

Y entonces los temores de Akuto se hicieron realidad.

La sombra extendió una extremidad similar a un brazo


que se transformó en niebla. Al instante siguiente, se
reconstruyó en la forma de una afilada cuchilla plateada. El
cambio había sido tan inesperado que Eiko no pudo reaccionar
a tiempo. No pudo evadir totalmente el ataque de la cuchilla
recién formada.

- ¡Kyaahh!

Eiko fue lanzada hacia atrás y cayó al suelo. Parecía


que había logrado levantar su espada corta y bloquear el golpe,
pero una línea de color rojo había aparecido en su brazo.

- Se los advertí a ti y a tus compañeros, chica. - dijo la


sombra en voz baja mientras parecía deslizarse hacia Eiko.

Continuó su asalto sobre Eiko con la cuchilla.

137
Eiko rodó hacia un lado y lo bloqueó con su espada
corta para lograr sobrevivir de alguna manera.

¡Si tiene que solidificarse para atacar…!

Akuto intentó repetidamente disparar una bala en el


instante exacto que la sombra atacó a Eiko, pero la sombra
volvía una parte de su cuerpo en niebla para neutralizar la bala
o la desviaba rápidamente con la cuchilla.

Akuto entonces eligió otra bala y rápidamente cargó la


pistola. Esta bala tenía magia que causaría un pequeño tornado.

Disparó la bala cuando la sombra intentó atacar a Eiko


una vez más. La sombra asumió que la bala tendría el mismo
efecto que antes, así que trató de evitarla convirtiéndose en
niebla. Sin embargo, la bala causó un torbellino que envolvió a
la niebla que componía el cuerpo de la sombra. Akuto utilizó
su poder para aumentar la intensidad del torbellino. Al instante
se convirtió en un pequeño tornado dos veces más alto y
mandó a volar a la sombra.

No es muy poderoso, pero es muy útil si puedes


controlarlo.

Akuto corrió hacia Eiko.

- ¿Estás bien?

Le tendió la mano donde estaba tirada en el suelo, pero


lo lamentó un instante después. Eiko lo miró con un rubor en

138
sus mejillas. Akuto recordaba haber visto a algunas chicas
mirarlo así durante sus días de secundaria. Y la situación nunca
había resultado bien.

¿Qué se supone que debo hacer? No sé por qué, pero


las chicas siempre se enojan mucho o se ponen a llorar cuando
trato de explicar la situación y solucionar el malentendido.

- ¡Me salvaste! - gritó Eiko emocionada.

- Habría hecho lo mismo por cualquiera en tu posición.

Akuto trató de retirar su mano extendida, pero Eiko la


agarró antes de que pudiera.

- No seas tímido. ¡Necesitas ser más honesto!

Eiko parecía estar de muy buen humor.

Akuto desvió la mirada y llamó a Korone quien había


estado observado desde atrás todo el tiempo.

- Oye, ¿puedes sanarla?

Pero Korone señaló en silencio detrás de Akuto.

- ¿?

Se volvió y vio a la sombra reformándose. Akuto de


alguna manera podía decir que la sombra estaba enojada. No
sabía si esto era debido a que este enemigo tenía emociones

139
humanas o si simplemente estaba leyendo emociones humanas
donde no había ninguna.

Estamos en problemas si nos ataca de manera más


activa.

Akuto cargó otra bala tornado, pero la sombra no se


acercó ni retrocedió. Simplemente se paró a una distancia y
lentamente extendió sus brazos.

Akuto tenía un mal presentimiento que resultó ser


justificado.

Escuchó el sonido de alas revoloteando que venía desde


arriba.

Miró hacia arriba y vio lo que parecía una nube negra


flotando cerca del techo.

La nube estaba retorciéndose mientras producía el bajo


ruido sordo de innumerables alas de aves o insectos.

- Tienes que estar bromeando. - gimió Akuto.

Una vez había visto una parvada de aves migratorias.


Esa parvada había sido de cientos. No sabía si se trataban de
aves o insectos, pero esta parvada o enjambre era igual de
grande a pesar de estar en un espacio subterráneo cerrado.

Akuto descubrió de nuevo con que tipo de monstruo


casi habían muerto luchando los otros estudiantes. Esta parvada
o enjambre obviamente estaba siendo controlado por la sombra.
140
- ¡Corre! - Akuto le gritó a Eiko.

Pero Eiko se mantuvo obstinada.

- ¡No! ¡Mi Akuto no es del tipo de persona que huye!

Eiko levantó su espada corta al revés. Pensaba seguir


luchando contra la sombra.

¿Por qué está tan obsesionada?

Eiko le parecía más terca que loca a Akuto. Había


sentido que había algo más de lo que se veía en este incidente,
pero parecía que Eiko sabía algo que él ignoraba. Sin embargo,
no tenía tiempo para pensarlo.

La nube negra bajó desde arriba. Era un enjambre de


murciélagos. Esos animales negros y ominosos atravesaron su
campo de visión una y otra vez. Los sonidos de sus chillidos y
el batir de sus alas llenaron toda la habitación.

Akuto disparó repetidamente su pistola de


encantamientos, pero sin importar lo mucho que controlaba la
trayectoria y la explosión, solo pudo derribar a uno o dos a la
vez. Y fue atacado desde sus puntos ciegos todo el tiempo.

- Mierda.

Los arañazos en sí eran ligeros. Sin embargo, el número


de arañazos era ridículo. Sus ropas se rompieron y la sangre
comenzó a filtrarse de su piel desgarrada. Si esto continuaba
por mucho tiempo, la mutilación era inevitable.
141
Eiko y Hiroshi estaban en la misma situación. Eiko
estaba cortando con precisión los murciélagos que volaban
delante de ella, pero no podía mantenerse frente a tal cantidad.
Mientras tanto, Hiroshi solo pudo acurrucarse en una bola.

- ¡Korone! - gritó Akuto.

- ¿Sí? Por favor no me pidas que te salve. Esta situación


obviamente es por tu propia culpa, por lo que salvarte no se
alinearía con mi misión de observar si te estás convirtiendo en
el rey demonio y alejarte del daño innecesario. - respondió
Korone tranquilamente.

Ella estaba de pie en un área más allá de donde los


murciélagos se agitaban.

- ¡Sí, como sea! ¡Solo toma a Hiroshi y sal de aquí!

- Eso puedo hacerlo.

Korone empezó a rebuscar en su bolso. Sacó unos


zapatos con pequeñas ruedas unidas y los puso en los pies
después de levantarlos en el aire por alguna razón. Básicamente
eran patines, pero parecían ser alimentados de alguna manera.
Korone aceleró a un ritmo tremendo todavía agachada. Llegó al
lado de Hiroshi en un instante, lo agarró del cuello
bruscamente, hizo una esplendida vuelta en U que dejó atrás el
olor a neumáticos quemados, y salió disparada en otro instante.
Todo eso tomó solo un par de segundos.

142
Probablemente debería reconocer sus habilidades allí,
entonces ¿por qué no siento ningún deseo de hacerlo?

Después de asegurarse que Korone había escapado,


Akuto se volvió hacia la sombra. Estaba casi seguro de que
estaba controlando a los murciélagos. Todos y cada uno de los
murciélagos era artificial. Eso era bastante obvio por los
cadáveres dejados cuando los derribaba. Se movían en base a
un sistema simple, pero habría sido difícil para alguien
controlarlos. Podría ser apropiado decir que la sombra los había
domesticado. Y la sombra probablemente también había creado
a todos. Si esta sombra era un humano, él o ella tenían un
tremendo talento. Este no sería un oponente fácil de derrotar.

Pero Akuto comprendió que no serviría de nada si


escapaban. También sintió que la sombra estaba evitando
deliberadamente cualquier golpe fatal. Aun así, seguía atacando
sin piedad a Eiko quien se negó a retroceder obstinadamente.
La situación solo estaba escalando. Mientras el tiempo pasaba,
el número de pequeños cortes y rasguños en Eiko siguió
aumentando. Era posible que eventualmente se quedara sin
fuerzas.

- No hay otra manera. Realmente no tengo remedio - se


quejó Akuto.

Un mal hábito de Akuto era el cómo pensaba con tanta


calma en momentos como este.

144
Había pensado en una forma para resolver la situación.
La peor parte era que sentía que realmente podría ser capaz de
hacerlo.

Al final, se vio obligado a seguir el ritmo que Eiko


había establecido. Ella trataba de lograr algo y estaba dispuesta
a arriesgar su vida para hacerlo. No sabía si se basaba en las
expectativas de ella para él o en el tamaño de su objetivo, pero
Akuto sentía que tendría que encontrar el tesoro ahora.

Por supuesto, todavía era demasiado peligroso


simplemente hacer lo que quería Eiko. Ella claramente estaba
planeando algo. Sin embargo, Akuto prefería saber por qué
estaba siendo utilizado y luego elegir su propio camino en
lugar de ser usado sin nunca saber la razón.

Akuto le gritó a la sombra.

- ¡Lo siento, pero he cambiado de opinión! ¡He decidido


encontrar lo que sea que estás protegiendo! ¡Voy a tratar de no
herirte muy seriamente, así que por favor no te contengas
contra mí!

La sombra pareció sorprendida ante ese anuncio y la


concentración de los murciélagos alrededor de Akuto aumentó
repentinamente. Sin embargo, Akuto se mantuvo en calma.

Puedo usar esto.

Akuto sacó uno de los cartuchos de viento que había


utilizado antes. Utilizó sus dedos para sacar la bala real en la

145
punta del cartucho. Activó la señal mágica almacenada en su
interior, lo cual creó un pequeño torbellino en su mano.

Pude controlar el viento cuando lo disparé. Pero mi


mana es tan inestable que no puedo controlar el mana cuando
está cerca de mí. En ese caso…

Akuto se preparó y luego fortaleció el torbellino en su


mano.

El ruido del viento se volvió tan fuerte que sonó como


una explosión. Era como si un tifón se hubiera materializado de
repente. El viento que giraba violentamente se expandió
alrededor de Akuto.

Todos los murciélagos fueron tragados por el viento. El


césped artificial en el suelo fue arrancado en pedazos y fue
arrojado al aire. Las lápidas de plástico se convirtieron en
polvo y las urnas funerarias en el interior salieron y dispersaron
sus cenizas por todas partes.

- ¡Eeee!

La sombra dejó escapar un grito humano.

El viento se expandió en forma de cuento con Akuto en


el centro. Obviamente él ya no podía controlarlo y arrasó con
todo en la cámara. El viento rugió a su paso por todos los
rincones de la habitación. Ya fuera niebla o no, la sombra fue
tragada y arrojada.

146
Eso debería ser suficiente.

Con ese pensamiento, Akuto intentó suprimir el mana,


pero rápidamente se dio cuenta de que había fracasado. En
medio del rugido del viento, escuchó un fuerte crujido extraño.
Levantó la vista y vio grietas extendiéndose a través del techo.
Antes de que pudiera reaccionar, el techo comenzó a ceder.

Un gran estruendo y un temblor sacudieron la tierra.


Las piedras y los objetos almacenados en el edificio memorial
cayeron y fueron lanzados por el viento.

Después de un momento más largo, Akuto finalmente


logró suprimir el viento. Sin embargo, el Edificio Memorial de
la Guerra había sido destruido por completo en ese momento.
Akuto y Eiko, quien había caído a su lado, estaban ilesos
debido a que estaban en el centro del viento, pero estaban
rodeados por nada más que escombros tendidos en una espiral.
El techo se había desintegrado por completo y el cielo del
mediodía era claro como el cristal.

Pensé que podía hacerlo, pero esto no es lo que


esperaba.

Akuto lamentó sus acciones, pero ya era demasiado


tarde.

Sin embargo, Eiko se puso de pie a su lado y habló


encantada.

- ¡Wow! ¡Eso fue increíble! ¡Realmente lo hiciste!

147
- No estoy orgulloso de lo que he hecho. ¿Qué es lo tan
condenadamente divertido de la destrucción? - respondió
Akuto con disgusto.

- Es divertido. ¿Realmente necesitas una razón para que


sea divertido?

Una sonrisa apareció en el rostro ensangrentado de Eiko


y parecía que no le importaban sus propias heridas.

- Como sea, ¿por qué me condujiste aquí en primer


lugar? - preguntó Akuto con toda seriedad debido a que esto no
era cosa de broma.

Eiko comenzó a responder sin dejar de sonreír, pero la


expresión seria de Akuto no se desmoronó. Ella finalmente
dejó caer la sonrisa antes de hablar.

- ¿Qué quieres decir? - preguntó malhumorada.

- Sé que me estás ocultando algo.

- Bueno, sí. Pero creo que todo esto será para tu


beneficio.

- Eso no importa. Tú quieres que realice esta caza del


tesoro sin importar qué. Hasta ahora, pensé que podría ser una
broma, pero estabas dispuesta a arriesgar tu vida por esto. ¿Qué
es este tesoro?

Cuando Akuto preguntó eso, Eiko se quedó en silencio


y desvió la mirada.
148
Pero entonces Eiko se acurrucó en el suelo. Parecía que
sus lesiones eran demasiado para ella después de todo.

Akuto puso en silencio una mano sobre ella. Intentó


curarla como ese estudiante de primer año hizo en el comedor
antes. Solo estaba imitando las acciones de otra persona, pero
no perdió el control de su mana. La curación probablemente no
entraba en la categoría de la magia en que se especializaba,
pero aún así funcionó bastante bien.

Eiko pareció sorprendida por la curación, pero entonces


le habló a Akuto de repente.

- Oye, si te digo, ¿me vas a querer?

- Tal vez si decides hacer algunos cambios. - respondió


mientras monitoreaba el progreso de la curación.

El rostro de Eiko se iluminó.

- No te preocupes. Ya soy decente.

- No, no lo eres. - le respondió inmediatamente.

El rostro de Eiko se nubló y dijo:

- Entonces solo tengo que volverme decente de ahora en


adelante, ¿cierto?

- Así es. - aceptó Akuto.

149
Después de revisar sus cortes por última vez, Akuto
retiró su mano. Eiko pareció decepcionada, pero empezó a
hablar indiferentemente sobre algo muy alarmante mientras
comprobaba su estaba.

- El tesoro es propiedad del Rey Demonio anterior.

- ¿Qué? ¿Dónde escuchaste eso?

Incluso Akuto se sorprendió al escuchar su respuesta.

- No puedo decirte. Pero quiero que te conviertas en un


hombre al adquirirlo.

- Adquirir una de las posesiones del rey demonio no me


haría un hombre. Eso es ridículo. ¿Eres un mago negro o algo
así?

- Por favor no me compares con ellos. No pienso tan


formalmente como esas personas.

- ¿Entonces por qué?

- Es tu destino. Eso es a lo que se reduce todo.

- ¿Mi destino?

- Sí. Alguien a quien he jurado lealtad lo dijo. Entre tú y


él, uno de ustedes será destruido y el otro tendrá el destino del
mundo en sus manos.

- He tenido suficiente de tus estúpidas bromas.

150
- Esto no es una broma. Él nunca se ha equivocado
hasta donde sé. Y se parece mucho a ti. Es por eso que me
enamoré de ti.

- Entiendo. Así que para resumir, alguien en algún lugar


podría pensar algo sobre mí. - dijo Akuto con fastidio.

Eiko resopló como un niño mimado.

- Hablo en serio, idiota.

- Si estás hablando en serio, ¿por qué estás midiendo a


dos personas diferentes entre sí? Y si realmente estoy destinado
a tener esta cosa, ¿por qué te molestas en hacer algo?

La expresión de Eiko oscureció de repente.

- Los chicos que no entienden cómo funciona el


corazón de una chica son simplemente patéticos.

- Lo sé. Parece que tengo mala suerte con las chicas.

Akuto comenzó a caminar de puntillas por las pilas de


escombros para evitar esta conversación. Sin embargo, Eiko lo
siguió y continuó hablando.

- Oye, ¿quieres que te lo diga?

- No te molestes. Ahora que sé las circunstancias, no


eres más que una molestia.

- No seas malo.

151
Mientras Eiko hablaba malhumorada, Akuto vio algo a
sus pies.

- Yamato Bouichirou…

Encontró una placa grabada con ese nombre. Tan


pronto como dijo el nombre, se dio cuenta de que no debió
haberlo hecho, pero era demasiado tarde. Eiko se puso de
cuclillas a sus pies.

- ¿¡Es aquí, verdad!?

Eiko ya había abierto la lápida a la que estaba pegada la


placa.

No contenía una urna funeraria. En su lugar, contenía


una vieja muñeca de un personaje. Era lo bastante pequeña para
caber en la mano de una persona.

- ¿Una muñeca?

Eiko la recogió y parecía ser en realidad un llavero con


la forma del personaje en lugar de una muñeca.

- Tiene que haber un botón en la parte de atrás.

Eiko le dio la vuelta y apretó el botón. La espalda de la


muñeca tenía un pequeño altavoz. Una voz salió de él.

“Ve al estante en el fondo del laboratorio de equipos de


caballeros… Una vez que reúnas los tres, reproduce este
mensaje…”

152
Eso era comprensible, pero la grabación fue seguida por
algo así como estática aguda. Eiko le entregó el llavero a Akuto.

- Este es un llavero grabadora para niños, ¿pero qué fue


ese último ruido?

- Parte del lenguaje utilizado para programar


inteligencias artificiales. Cualquier mago inteligente puede
producir el ruido con su voz.

Esa explicación había llegado de repente desde atrás de


Akuto. Se dio la vuelta y vio a Korone.

- No me asustes así.

- Me pareció difícil escapar cuando el techo colapsó


repentinamente. ¿Eso fue obra tuya?

- Bueno… eh… Eso fue defensa propia. - respondió


Akuto. Luego empezó a hablar del llavero para evitar más
preguntas. - Así que alguien grabó esto y lo escondió aquí.

- Eso es obvio. Voy a aceptar que esto fue en defensa


propia, pero los otros estudiantes sin duda asumirán que
estabas profanando los restos de los que murieron en la guerra.

- Me temo que voy a tener que estar de acuerdo contigo.

Es solo una cuestión de tiempo.

Akuto miró al cielo sin tener idea de qué hacer a


continuación.

153
Parte 2

Fujiko estaba observando los eventos en la cripta con la


bola de cristal en su laboratorio. Estaba completamente atónita
ante lo que vio.

¡Ese llavero!

La imagen mostraba a Akuto y los demás desde arriba.


Fujiko había incorporado un dispositivo de rastreo en la pistola
de encantamientos que le había dado a Akuto. Luego había
enviado un Monitor, un pequeño transmisor volador que
seguiría esa señal.

- No puedo creerlo… ¡Pero él no puede salir de esta!

Fujiko recogió el recipiente de cristal que contenía la


cabeza de su hermano y le mostró las imágenes de la bola de
cristal.

- Hablas de mí “saliendo de” esto, pero realmente no


tengo ningún recuerdo de ello. Sin embargo, sé que ese llavero
es mío. A menudo dejaba mensajes usándolo. Madre dijo que
te gustaba más cuando usaba eso en lugar de una carta vídeo
cuando estaba lejos de casa durante largos períodos de tiempo.

154
- ¡No te atrevas a mentirme! Si sabes todo eso, ¿cómo
es posible que no tengas recuerdos de dejar ese mensaje? ¿Tus
recuerdos son fabricados? ¡Nunca te extrañé cuando estabas
lejos! ¡Sé eso bastante bien ahora!

Fujiko se despeinó el pelo mientras gritaba confundida.


Su hermano frunció el ceño, pero solo intentó consolarla.

- Por favor no te enojes, Fujiko. Esto es mi culpa.

- ¿¡Cómo puedes decir eso tan a la ligera!?

- Porque como un espíritu, solo puedo contestarte con


honestidad. - le dijo.

- ¡Eso no es lo que quiero decir! ¿No ves lo molesta que


estoy? ¡Si tu pasado no fue lo que siempre he creído que fue,
entonces lo que siempre he creído son…!

- No llores, Fujiko.

- Pero esto significa que no eras un cobarde débil y


patético que abandonó descaradamente su deber. Si tú
preparaste todo esto, entonces…

- Fujiko, yo era débil y patético y abandoné


descaradamente mi deber.

- ¡Eso es suficiente! Cómo puedo saber a ciencia cierta


quién es el verdadero…

- ¡Kyaahh!

155
Fujiko oyó un grito y algo derrumbarse detrás de ella.
Se dio la vuelta sorprendida y se encontró con Keena enterrada
bajo los libros que habían caído de la estantería.

- ¡Soga Keena! - gritó Fujiko.

- Hehehehe… - se rió Keena.

- ¿¡Cómo entraste aquí!? ¿¡Cuánto tiempo has estado


observándome!?

Keena saltó del susto cuando Fujiko levantó la voz,


pero las lágrimas llenaron sus ojos rápidamente y se arrodilló
ante Fujiko con las manos juntas en actitud de súplica.

- ¡Lo siento! ¡Mi bola de arroz cayó por un agujero y


rodó! ¡Terminé aquí mientras la perseguía! No estaba tratando
de interrumpir.

Fujiko se rascó la cabeza con fastidio.

- Honestamente… eres una mala mentirosa.

Pero entonces Fujiko vio una sucia bola de arroz por el


rabillo del ojo. Estaba cubierta de tanto polvo que debe haber
rodado por las escaleras hasta allí. Después de verla, Fujiko
sintió que enojarse más la haría parecer una tonta.

- Bien. Ahora que lo pienso, tú ya sabías sobre este


lugar. Solo vete lo más pronto posible. Estoy muy ocupada.

156
Cuando Fujiko hizo un movimiento para alejarla, Keena
se lanzó rápidamente sobre la bola de cristal.

- ¡Oye, es A-chan! ¡Hola, A-chan!

- ¡Deja eso! ¡Aléjate de ahí!

- ¡Oye, Onee-sama! - dijo Keena mientras miraba de


repente a Fujiko.

- ¿Q-Qué pasa? ¿Y acabas de llamarme Onee-sama?

- ¡Por favor déjame llamarte Onee-sama! ¡Oh, y puede


ser grosero mencionarlo ahora, pero he estado queriendo
disculparme por el otro día!

Keena tenía una expresión extrañamente seria en sus


ojos y Fujiko fue absorbida por su ritmo.

- ¿Eh?

- ¡No espero que me perdones! ¡Pero por favor al menos


deja a A-chan fuera de esto! Todavía debes guardar rencor si lo
estás observando aquí.

- B-Bueno, sí. Por supuesto que lo hago.

- ¡Bien! Puede que no seas capaz de perdonarlo


tampoco, pero A-chan no quería hacer ningún daño. ¿¡Ahora
qué tal si vamos a ayudarlo!?

- ¿Ayudarlo?

157
Fujiko ni siquiera había considerado esa posibilidad.

- ¡Así es! ¡Vamos, Onee-sama! - repitió Keena.

Nada de esto tenía sentido, pero fue suficiente para


sorprender a Fujiko. Seguramente había querido ir por su
cuenta y Keena rogándole para hacerlo lo hizo más fácil.

- Bien. Si insistes. - dijo Fujiko en voz baja.

Keena aplaudió de alegría y dijo:

- ¡Sí! ¡Entonces hagamos nuestros preparativos de


inmediato! ¡Necesitaremos arroz y equipo para cocinar al aire
libre! ¡Espérame en el árbol de confesiones en el bosque de
atrás! ¡Ahora podrías descubrir la verdad sobre tu hermano!

¿Eh? Espera un segundo.

Fujiko intento preguntar lo que Keena quería decir con


eso, pero la chica ya había salido de la habitación.

Parte 3

- Ya decidí que voy a ir. Voy a volver a la escuela e


informar al consejo estudiantil.

158
Akuto era insistente. Le habló con firmeza a Eiko
mientras bebía té de un contenedor en la estufa portátil. Ya
habían levantado el campamento para pasar la noche.

Eiko no parecía haber renunciado, pero cuando Akuto


fue tan lejos como para amenazarla, ella se quedó en silencio y
puso mala cara.

El área había oscurecido y era casi hora de dormir.


Akuto llamó a Korone y le pidió que vigilara a Eiko toda la
noche antes de meterse en su propia tienda. Habían armado tres
tiendas individuales. Una para Akuto, una para Hiroshi, y una
para Korone y Eiko.

Siempre tengo problemas con chicas como ella.

El sueño cayó sobre él mientras se quejaba en silencio.

Pero cuando se despertó a la mañana siguiente, se dio


cuenta de que el campamento estaba extrañamente silencioso.
Salió de su tienda y encontró que la tienda de Hiroshi había
desaparecido.

¡No me digan…!

Entró en la tienda de Eiko y encontró a Korone en una


pose como si fuera un abrazo. Sin embargo, estaba sola y
congelada en su lugar. Parecía una escultura surrealista.

- ¡Maldición! Se escapó.

159
Korone claramente había sido desactivada. Eiko debe
haber convencido a Korone de abrazarla y luego tiró del
interruptor de la humana artificial.

Para asegurarse que Korone no se cayera al activarla,


Akuto la abrazó, metió una mano a su falda, y buscó a tientas
su cola.

Esto siempre es tan embarazoso.

Mientras trataba de tocar su suave trasero lo menos


posible, extendió su mano hacia su cintura y agarró su cola
redonda. Tiró de ella y la luz volvió a los ojos de Korone con
un leve zumbido.

- ¡Ahora, date prisa! Dame el ningyou-yaki especial…


¿eh? ¿Dónde está Teruya Eiko? - dijo Korone sorprendida a
pesar de no mostrar ninguna emoción.

- Fuiste desactivada.

- Ese es un problema. Y supongo que esto significa que


no utilizaste magia para cambiar de lugar con ella y jugar con
mi cuerpo.

- Eso no es gracioso. ¿Por qué siquiera consideraste


eso?

Akuto se alejó de Korone.

- Entonces, ¿dónde está?

160
Korone miró alrededor de la tienda. Una carta había
sido dejada encima de una pequeña mochila. Akuto la recogió
y vio que era de Hiroshi.

“Aniki, me he dado cuenta de que solo dijiste que


volverías para probar a los que te rodean. Encontraremos el
tesoro por nuestra cuenta.”

Akuto sostuvo su cabeza entre sus manos.

- ¡Esa mujerzuela! Lo engañó.

- Qué tonto. - declaró Korone.

Esto no era diferente de tomar un rehén. Akuto abrió la


pequeña mochila y encontró suficiente comida y agua para él.
Se puso la mochila en la espalda, salió de la tienda, y comenzó
a doblarla.

- ¿Vas a seguirlos? - preguntó Korone.

Akuto asintió.

- No tengo opción. El siguiente destino es el laboratorio


de equipos de caballeros. ¿Sabes dónde está?

- Está listado en algunos registros viejos.

- Entonces vamos.

Akuto comenzó a caminar. Los otros probablemente


tenían una ventaja de varias horas y su ritmo probablemente

161
sería similar, por lo que él y Korone llegarían exactamente en
el mismo tiempo que ellos.

- Probablemente habrá alguien más protegiendo el


tesoro.

- Lo sé.

- Parece que esa chica realmente quiere que me


convierta en el Rey Demonio. Dijo que era mi destino.

- Esta forzando las esperanzas de quienes te rodean


sobre ti.

- Por favor, basta de bromas.

Había asumido que era una broma porque Korone había


hablado igual que siempre, pero ella lo negó.

- No, esto no es una broma. Ese es un tipo de esperanza


que la gente tiene.

- Pero yo no quiero ser el Rey Demonio.

- Esto no tiene nada que ver con lo que quieres. Es


simplemente una cuestión de ti mismo.

- No lo hagas más complicado de lo que ya es. Quiero


traer la paz al mundo y creo que actualmente lo estoy haciendo
bien en lo que a mí respecta.

162
- Mucha gente cree eso, pero no siempre resulta tan
bien. Eso es lo que significa ser humano. Nosotros los humanos
artificiales envidiamos eso de ustedes.

- ¿Envidian el hecho de que las cosas no siempre salen


como queremos?

- Sí.

- Hmm…

Después de eso, los dos caminaron en silencio por un


largo rato. Después de salir del descuidado camino de la
montaña, una ciudad abandonada finalmente apareció. Había
sido dejada como estaba después de haber sido quemada en la
guerra. Akuto nunca había visto a toda una ciudad en ruinas
antes, era casi demasiado inquietante.

- ¿Por qué simplemente dejaron la ciudad así?

- Por la falta de presupuesto. Se encuentra en los


terrenos de la academia, así que cualquier reparación o
demolición tendría que ser pagada por el presupuesto de la
escuela.

- Oh. Así que solo fue abandonada.

Akuto comenzó a caminar por la calle principal de la


ciudad. La guerra sin duda fue la causa de la destrucción
masiva, y se sintió aliviado de no encontrar ningún rastro de los
muertos.

163
- Dos fuerzas militares se enfrentaron aquí después de
que los residentes fueran evacuados. - explicó Korone. - Las
tropas del Rey Demonio atacaron la ciudad debido al
laboratorio de los caballeros, así que los caballeros evacuaron a
los residentes y lucharon utilizando el edificio al que nos
dirigimos como su base.

- Ya veo. - respondió Akuto justo cuando escuchó un


ruido sordo y sintió la tierra temblar como si fuera un
terremoto. - Parece que mi presentimiento era cierto.

Akuto puso su mochila en el suelo y empezó a correr.


Korone siguió y continuó con sus explicaciones.

- Como probablemente has adivinado, ese ruido provino


de la dirección del laboratorio de equipos de los caballeros.

- Sí, me imaginé eso.

Giró en la esquina y se encontró a sí mismo en una calle


importante. En el centro de la plaza visible más adelante, vio
un edificio de cinco pisos medio derruido. Era un viejo edificio
de concreto que se consideraba muy valioso en tiempos
modernos. El techo sobre la entrada había colapsado y un gran
vestíbulo podía verse más allá. Un monstruo se encontraba allí.

Tienes que estar bromeando.

Lo que Akuto vio fue un gigante de metal. Esta figura


humanoide estaba cubierta con una armadura gigante, parecía
tener unos treinta metros de altura, y se movía. Vio una luz

164
atravesar ocasionalmente la superficie de su cuerpo, pero fue
solo después de escuchar los gritos de Eiko que se dio cuenta
que los destellos fueron causados por el gigante siendo atacado.

- ¡Kyaahh!

Su grito de batalla fue acompañado por un ruido


metálico y chispas volando de la superficie de la armadura.
Eiko podía ser vista revoloteando en frente del gigante cada
vez. Estaba saltando alrededor mientras atacaba con su espada
corta.

Eso no está funcionando en absoluto.

Akuto no pudo evitar quedarse estupefacto por esta


escena. No podía pensar en ninguna forma de resolver la
situación, pero tenía que salvar a Eiko de todos modos.

- ¿Qué se supone que haga contra un monstruo como


ese? - se quejó con nadie en particular mientras levantaba su
pistola de encantamientos.

Cuando lo hizo, el gigante de repente dejó de moverse.

¿Eh?

Akuto encontró difícil de creer que el gigante lo había


oído, pero obviamente lo había notado. El gigante se dio la
vuelta y comenzó a caminar hacia la entrada derrumbada. La
entrada era demasiado pequeña para su gran cuerpo, por lo que
el gigante salió como si expandiera la entrada con sus hombros.

165
Siguió caminando ignorando los fragmentos e concreto que
caían sobre él y la nube de polvo que se extendió.

Akuto se asustó porque el gigante hacía que el suelo


temblara con cada paso.

Tenía treinta metros de altura y estaba totalmente


blindado. El guantelete en su mano derecha era inusualmente
grande y sostenía un hacha tan larga como un ser humano.

Oh cielos. ¡No puedo enfrentarme a ese monstruo!


¡Pero si al menos puedo detenerlo temporalmente, los demás
podrían aprovechar la oportunidad para escapar!

Akuto disparó su pistola de encantamientos. Por


supuesto estaba apuntando a las brechas en la armadura. El área
detrás de las rodillas contenía un espacio para permitir que el
gigante se mueva. El área detrás del protector de rostro del
gigante era demasiado oscura para ver lo que había dentro, pero
atacar a la parte trasera de la rodilla causaría un daño decente
ya sea que hubiera un humano o una máquina en el interior.

Controló la bala para golpear al gigante directamente en


la parte trasera de la rodilla. Pero justo antes de que impactara,
el gigante torció su rodilla para detener la bala con la placa
delantera de la rodilla.

-¡!

166
Akuto se sorprendió de que un gigante así pudiera
moverse con la rapidez y sutileza suficientes para bloquear la
bala en el último segundo de esa forma.

¿Siquiera es posible que algo tan grande tenga una


agilidad tan notable?

También se dio cuenta de que había oído una especie de


murmullo bajo. Derribar las defensas de este gigante iba a ser
más difícil de lo que pensaba.

- ¡Kyaaahhh! - gritó Eiko una vez más.

Saltó desde el edificio y cortó al gigante por detrás. Sin


embargo, el gigante no pasó por alto este ataque. Eiko había
estado apuntando a una brecha en la armadura, pero el gigante
alteró magníficamente donde el ataque aterrizó.

El gigante, entonces, agitó su hacha como si estuviera


irritado. Eiko lo esquivó fácilmente saltando hacia atrás.
Parecía que el gigante no podía exhibir la misma sutileza en
sus ataques. Agitó su hacha contra Eiko una y otra vez, pero la
chica saltó y evitó todos los ataques.

Eiko solo se centró en evadir y parecía que ni siquiera


consideró retirarse. Akuto comenzó a pensar en la posibilidad
de dejarla inconsciente y llevársela, pero esa idea rápidamente
se volvió sin sentido.

Alguien más salió corriendo desde el interior del


edificio.

167
Era Hiroshi. Akuto no podía imaginar lo que estaba
pensando, pero Hiroshi tenía uno de los bastones
electromagnéticos que los caballeros modernos utilizan a
menudo. Estaba tratando de obligar al gigante a la sumisión.

- ¡Ahhhhh!

Oh, vamos. ¿Qué diablos está pensando?

Mientras trataba de averiguar qué hacer, Akuto disparó


su pistola repetidamente para llamar la atención del gigante.

Ya fuera que las balas le parecían una molestia o que ni


siquiera consideró a Hiroshi como una amenaza, el gigante se
volvió hacia Akuto justo como había planeado.

Pero entonces el gigante comenzó a caminar hacia él y


aceleró rápidamente. Akuto consideró huir, pero no podía
correr lo suficientemente rápido para escapar de la velocidad
que las enormes piernas del gigante le daban. Ahora era Akuto
el que estaba acorralado.

¿¡Estás bromeando!?

El gigante se acercó ante sus ojos. Akuto entró en


pánico mientras pensaba en un plan. El gigante utiliza un hacha.
Eiko la había esquivado fácilmente, pero el hacha solo era lenta
a la hora de apuntar. Su hoja era demasiado grande para
esquivarla con solo moverse a un lado ligeramente después de
que el gigante había comenzado a dejarla caer con un gran

168
estruendo. Cuando se reducía a ello, Akuto no tenía la
velocidad necesaria para evitarlo.

En ese caso…

Akuto cargó su pistola de encantamientos con el


cartucho de explosiones más fuerte que tenía. Si controlaba el
mana para crear la explosión más poderosa que pudiera, supuso
que sería capaz de volar al gigante.

Levantó la pistola de encantamientos. No se molestó en


apuntar. El gigante solo metería su armadura en el camino de
todos modos.

Sin desacelerar su carrera, el gigante levantó su hacha.


Esto causó un violento sonido cortante.

¡!

Akuto apretó el gatillo.

Este cartucho solo era para ser utilizado en peleas en la


escuela. Sin embargo, Akuto lo llenó de mana atmosférico en
el instante que impactó. La explosión se extendió varias
decenas de veces más grande de lo normal.

Con una tremenda explosión, una esfera de luz se


hinchó en el pecho del gigante.

Esa luz siguió expandiéndose y consumió al gigante.

169
La onda de choque se extendió y una ola de vibración
sacudió toda la ciudad abandonada por un instante.

Contemplando la vez que había volado el salón de


clases, Akuto había investigado la presión de la explosión que
había creado. La respuesta había sido de 5 a 7 kilogramos por
centímetro cuadrado. Sin algún tipo de defensa, la presión de la
explosión era suficiente para casi matar a alguien. Incluso si la
explosión se había dispersado por estar en el aire, recibir eso en
el pecho al menos debería haber lanzado al gigante al suelo.

¿¡Qué demonios!?

Akuto se quedó sin palabras.

Cuando la esfera de luz desapareció, el gigante estaba


de pie, ileso. El único cambio fue el humo que flotaba desde el
metal caliente de su armadura.

- Esto no es muy bueno.

Akuto entró en pánico.

El gigante ya había levantado su hacha una vez más.

Había perdido su oportunidad para escapar.

El hacha rugió mientras bajaba. Su trayectoria se dirigía


directamente hacia Akuto.

Esa hacha rugiente golpeó a Akuto.

170
Y cuando el acero golpeó la carne, el sonido de sangre
brotando se pudo oír.

- ¡Aniki! - gritó Hiroshi mientras corría detrás del


gigante.

- ¡Kyaahh! - gritó Eiko mientras miraba la espalda del


gigante.

Sin embargo…

Oh, entiendo. Así que es eso. Hay cosas en las que me


especializo naturalmente y cosas en las que no. Debería haber
escuchado más atentamente lo que senpai dijo.

Akuto había llegado a una nueva comprensión de lo que


eso significaba.

Había tirado la pistola de encantamientos a sus pies.


Luego había detenido el hacha del tamaño de un humano con
sus propias manos. Juntó sus manos por encima de su frente
con la hoja del hacha atrapada entre ellas.

Maldición. Soy del tipo racional, así que nadie pensaría


que me especializo en la fuerza bruta de esta forma.

Los músculos de los brazos de Akuto se habían


hinchado tanto que eran evidentes incluso a través de su ropa.
Había bombeado mana en sus músculos. Eso había
multiplicado su fuerza varias veces.

171
¡Y a diferencia de con otras magias, realmente puedo
decir que tengo total control sobre este poder!

Akuto miró hacia arriba.

El gigante estaba obviamente confundido. Estaba


moviéndola violentamente de un lado a otro como si tratara de
empujar o tirar del hacha. Sin importar lo fuerte que se había
vuelto Akuto, su peso real no había cambiado. En otras
palabras, el gigante solo debería haber necesitado el poder para
levantar su cuerpo. Sin embargo, Akuto había clavado sus pies
en el suelo y estaba usando su fuerza ahora sobrehumana para
agarrarse de la tierra entre sus pies.

- Por favor no te resistas. - dijo Akuto mientras torcía el


hacha.

El gigante trató de torcer el hacha al otro lado, creando


una comparación entre su fuerza.

Sin embargo, la competencia terminó rápidamente. El


gigante se negó a soltar el hacha, por lo que el giro del arma
torció sus brazos e hizo que todo su cuerpo cayera a un lado.

Esto causó que un temblor gigante recorriera la tierra.


Hiroshi y otras cosas que yacían en el suelo fueron lanzados al
aire por un instante.

Akuto le arrebató el hacha al gigante. La arrojó al aire,


la dejó girar, y la cogió por el mango. Luego la hizo girar
fácilmente.

172
El gigante no habló, pero se arrastró lejos de Akuto, se
levantó, y se alejó dándole la espalda a Akuto y los demás.
Parecía menos que estuviera huyendo y más como si hubiera
aceptado cordialmente su derrota.

¿Por qué los guardianes del tesoro son tan diferentes


entre sí?

Le molestó a Akuto, pero sus pensamientos fueron


interrumpidos cuando Hiroshi corrió a su lado.

- ¡Eso fue increíble! ¡Debería haber sabido que harías


algo así!

Akuto tiró el hacha a un lado y sintió la necesidad de


regañar a Hiroshi.

- Este no es momento para el reconocimiento. Pensé


que había dejado claro que quería que te pusieras a salvo.

Hiroshi no pareció entender la gravedad de la situación.

- ¿Eh? ¡Pensé que tenía que volverme más fuerte ya que


soy tu primer seguidor!

¿Por qué demonios está molesto?

Akuto sintió que era irrazonable, pero decidió no decir


nada ya que no parecía que Hiroshi estuviera muy enojado.

- Bien, pero realmente no entiendo la importancia de ser


fuerte. - dijo encogiéndose de hombros.

173
Luego buscó a Eiko. Ella estaba mirándolo con una
expresión aún más emocionada que Hiroshi.

- ¡Realmente lo hiciste!

Akuto ignoró a Eiko mientras se acercaba corriendo.


Pasó junto a ella y se dirigió al laboratorio.

- Vas a involucrarme sin importar lo que haga. En ese


caso, voy a ver esto hasta el final. Pero ten en cuenta que no
voy a perdonarte por poner en peligro a mi amigo.

- ¡Deja de actuar! ¡No puedes ser una persona tan


buena!

Eiko habló mal de él enojada.

Por esto no puedo soportar a esta loca mujerzuela.

Entró en el laboratorio medio destruido. Estaba un poco


interesado en lo que habían estado estudiando aquí, pero todo
había sido limpiado. Fue a cada una de las habitaciones de la
sala principal, pero todas estaban vacías. Lo único que quedaba
estaba en la habitación del fondo.

Ahora que lo pienso, el llavero solo mencionó el estante


en el fondo.

La habitación no tenía nada más que estantes de acero


vacíos para documentos. Abrió todos los cajones de los
estantes, solo para encontrar una placa del tamaño de un bloc
de notas. La recogió y vio que era un viejo juguete electrónico.
174
Podía mostrar las fotografías tomadas con él y podía dibujarse
con el lápiz adjunto.

¿Otro juguete?

Akuto fue abrumado por una sensación extraña cuando


activó la placa. Mostró la entrada de una cueva rodeada de
árboles.

Algo había sido escrito en la orilla de la fotografía de la


cueva.

“Revisa el santuario interior. Una vez que tengas los


tres, utiliza esta placa para fotografiar tu mano para la
autorización.”

Akuto puso la placa en su bolsillo.

¿Por qué tengo un mal presentimiento sobre esto?


Dudo seriamente que esto sea solo una búsqueda del tesoro.

- “¡He encontrado agua subterránea!” - anunció Korone


mientras levantaba dos varillas de metal dobladas que había
sacado de su bolso. - Puedo medir el flujo del agua subterránea
ahora.

Korone sostuvo una de las varillas en cada mano y


caminó delante de los demás. Las varillas de metal se movían
de un lado a otro, pero se pegaron en una dirección específica
después de haber caminado una cierta distancia. Ella insistió en
175
que el dispositivo detectaba mana, pero Akuto no podía evitar
ser escéptico.

- Hemos estado vagando por el bosque desde hace un


tiempo. ¿Estás segura de que esto está funcionando? - preguntó
Akuto preocupado, pero Korone asintió.

- No hay complicaciones. Solo tenemos que seguir el


flujo del agua subterránea.

Ninguno de ellos había reconocido el lugar en la


fotografía, pero Hiroshi había especulado que era la cueva de
piedra caliza que se decía que existía en lo profundo del bosque.

- Las cuevas de piedra caliza no pueden formarse sin


agua subterránea, así que encontraremos la cueva si seguimos
el agua subterránea en la ubicación marcada en el mapa hasta
que llegue a la superficie. - aseguró Hiroshi.

- ¿Por qué hay rumores sobre esta cueva de piedra


caliza?

- Dicen que tiene aguas termales. Algunas de las


personas que entran en la cueva encuentras las aguas termales y
otras no, por lo que se conocen como las aguas termales
fantasma.

- ¿La gente que las encontró no podría mostrarle a los


demás donde estaban? ¿O solo está en un lugar demasiado
inconveniente para querer volver?

176
- Debe ser. Pero no hay rumores de monstruos. El
bosque en realidad podría ser más peligroso.

- Dices que no hay monstruos, pero tiene que haber un


guardián.

- Aniki, ¿qué pasa?

- Piensa en ello. No tiene sentido que esta cueva haya


tenido un guardián todo este tiempo.

- Ya veo… ¿Entonces el guardián solo apareció cuando


se encontró el mapa?

Hiroshi parecía confundido.

- Como sea, la situación ha escalado sin mi


participación, pero los estudiantes pensarán en alguna razón
para culparme.

Cuando Akuto se quejó, Korone levantó la vista y dijo:


“Ah.”

- ¿Qué pasa?

- La he encontrado.

Korone señaló hacia la escena exacta mostrada en la


fotografía. Era la entrada de una cueva enterrada en los árboles.

- Nunca pensé que realmente la encontrarías. - dijo


Akuto sin pensar.

177
Korone sostuvo las varillas de metal en frente de la cara
de Akuto.

- Estas varillas son herramientas mágicas muy


confiables que se utilizan incluso al colocar tuberías.

- Oh, lo entiendo. - respondió Akuto mientras bajaba su


mochila.

Llamó a Hiroshi e hizo que conjurara luz para ellos.


Luego miró hacia Eiko. Como era de esperar, ella obviamente
intentaba ir con él. Akuto había renunciado a tratar de detenerla.

- Vamos.

Luego tomó la iniciativa mientras entraban en la cueva


de piedra caliza. La entrada era tan pequeña que tuvo que
agacharse, pero el techo se elevó poco después. La piedra bajo
sus pies estaba húmeda y resbaladiza. Era muy húmedo y
parecía haber agua fluyendo en su interior.

- Esa es una escena interesante. - dijo Hiroshi con


admiración.

Estaba iluminando un túnel lo bastante grande para que


un autobús pasara por él. Las paredes estaban brillando. Agua
corría por el techo bajando por las paredes. Pedazos de roca
que habían caído del techo erosionado se habían reunido
debajo.

- ¿Este es el único camino?

178
Mientras continuaban, el camino parecía bajar. Vieron
un agujero negro más adelante que no alcanzaba la luz. Cuando
llegaron, vieron que conducía a una gran caverna.

Hiroshi amplificó la luz para poder ver toda la caverna.


Era del tamaño de un gimnasio escolar. Estalactitas colgaban
del techo como carámbanos y estalagmitas grandes y pequeñas
se elevaban del suelo como hormigueros. Más dentro, pudieron
ver hendiduras circulares en la roca. Estaban llenas de agua.
Esto creó una fila de varias piscinas pequeñas.

Caminaron alrededor de las paredes de la caverna.


Tenían varias hendiduras, pero sin agujeros que llevaban fuera.
Parecía que esta caverna era el final de la cueva.

¿Realmente estamos en un callejón sin salida? Todavía


no hemos encontrado el santuario. Espera un minuto. Esas
piscinas podrían ser más profundas de lo que parecen. Podrían
llevar más adentro.

Akuto se acercó al borde de la piscina más lejana y se


agachó. Como esperaba, la pared que había parecido ser un
callejón sin salida tenía un agujero en ella dejando un espacio
varias docenas de centímetros sobre la superficie del agua.
Podían avanzar más lejos pasando a través de la piscina.

Akuto puso una mano en la piscina. Estaba caliente. Tal


como decían los rumores, eran aguas termales.

179
- Parece que no tenemos más opción que nadar. - dijo
Akuto, pero Hiroshi estaba demasiado asustado.

- Tengo miedo de entrar allí.

- Tienes razón. Es peligroso. Bueno, puedes esperar


aquí con Korone.

Akuto se desvistió quedándose con sus boxers y tomó la


esfera de luz de Hiroshi. Si decía algo innecesario aquí, Hiroshi
podría insistir obstinadamente en “volverse más fuerte” de
nuevo, así que entró en la piscina sin decir nada más. El agua
era sorprendentemente superficial. Tuvo que agacharse y
arrastrarse con solo la cabeza fuera del agua. El agujero no fue
muy lejos. Después de solo un par de metros, el techo se abrió
de nuevo y se encontró en una caverna diferente.

Era mucho más grande que la anterior y la luz entraba


por el techo. Parecía que el techo aquí se había erosionado por
completo ya que podía ver una parte del bosque a través de él.

Una parte de las aguas termales en las que estaba Akuto


era de piedra caliza, pero cambió a una roca más dura más
adelante. Pasado ese punto, se parecía más a las aguas termales
de bosque estándar. Diferentes fuentes estaban divididas por
zonas de rocas. Los animales probablemente calmaban sus
heridas en ellas también.

Este lugar es realmente relajante. Pero no es momento


de tomarlo con calma.

180
Con ese pensamiento, Akuto se puso de pie para buscar
el santuario donde estaba escondido el tesoro, pero entonces
alguien se agarró de él por detrás.

- ¡Ahh!

Sin embargo, Akuto no había bajado la guardia


demasiado. Fue solo Eiko quien lo atacó. Aunque Eiko
aparentemente era experta en espiar, tenía más que ver con
Akuto no queriendo prestarle ninguna atención a ella.

Akuto sintió sus suaves pechos apretados contra su


espalda. Él no tenía camisa, así que podía sentir la piel
pegándose a la piel de su espalda.

- ¿¡Qué diablos crees que estás haciendo!?

Akuto trató de escapar, pero ella estaba aferrándose a él


por detrás.

- Por fin estamos solos. ¿Qué tal si tenemos un poco de


diversión?

Eiko tenía sus brazos firmemente envueltos alrededor


del cuerpo de Akuto. Gradualmente lo llevó al agua como un
fantasma arrastrando a su víctima.

- ¡Suéltame!

- No. Si te suelto, vas a escapar.

- ¡Por supuesto que sí! ¡Estás desnuda!

181
- Nadie entra a las aguas termales con su ropa puesta.

- ¿Te desnudaste en la otra caverna para perseguirme?

- Soy rápida, así que los demás no se dieron cuenta. He


estado esperando por una oportunidad como esta. - dijo con
una voz cautivadora.

- ¿Una oportunidad para hacer qué? ¿Matarme?

- ¡No! Realmente no lo entiendes, ¿verdad?

- ¿Entender qué?

- ¿Cuántas veces tengo que decirte que te amo? Y eso


significa que es natural que te persiga tan violentamente.

Eiko apretó su cuerpo contra Akuto, tomó su mano por


atrás, y la guió hacia su propio cuerpo.

- ¿Q-Qué estás haciendo? - preguntó nerviosamente.

- No me hagas deletrearlo para ti. - dijo Eiko mientras


apretaba su mano contra su pecho.

Los dedos de Akuto se tensaron y Eiko bajó su mano


gradualmente. Su mano se deslizó hasta su estómago y luego
aún más abajo…

182
Parte 4

Necesito entrenar más a menudo.

Junko finalmente se volvió muy consciente de ese


hecho. Ella había rastreado a Akuto y su equipo de la cripta
subterránea a la ciudad abandonada, pero perdió su rastro una
vez que entraron en el bosque.

Un espía de alto nivel debería ser capaz de hacer esto


con facilidad. ¿Estaba tan llena de pensamientos impuros que
apresuré las cosas?

Los “pensamientos impuros” que Junko mencionó eran


sus imaginaciones relativas a si Akuto y la chica misteriosa con
él estaban haciendo algo indecente. Lo hizo bien mientras se
centraba en rastrearlos, pero su mente vagaba rápidamente.
Cuando esos pensamientos impuros salían a la superficie,
Junko gritaba a pesar de estar sola. Entonces miraba a su
alrededor para asegurarse de que nadie la escuchaba.

Contrólate, Junko. Si esta chica realmente es Teruya


Eiko, él podría estar en peligro.

- Pero ahora he perdido su rastro.

Junko estaba vagando por el bosque. Justo cuando


pensó en dejarlo para coger el rastro desde el principio una vez
más, encontró un manantial que brotaba en el bosque. Metió su

184
dedo en él para ver si era potable y descubrió que estaba
razonablemente caliente.

Ahora que lo pienso, no he tenido la oportunidad de


bañarme en tres días. Tal vez debería tomar algo de tiempo
para relajarme.

Dejó sus cosas, examinó sus alrededores, y luego se


quitó la ropa. La dobló, la puso sobre su cabeza, colocó su
espada envainada encima como una tapadera, y lo ató todo a su
cabeza usando la cuerda en la vaina conocida como sageo. Este
era un hábito suyo que le permitía reaccionar en caso de ser
atacada cuando se bañaba.

Después de comprobar una vez más que nadie estaba


viendo, Junko estiró su cuerpo desnudo y se metió en la fuente.

Ahh, suspiró, luego se sonrojó frotándose consigo


misma.

Soy bastante durable gracias a mi entrenamiento en


artes marciales. Me pregunto si él prefiere pechos suaves como
los de Keena…

Después de pensar eso, sacudió la cabeza


frenéticamente.

No, no, no. ¿Qué estoy diciendo? ¡El entrenamiento


constante es el deber de mi familia para evitar que otros digan
que nos hemos vuelto débiles después de elegir el gobierno
sobre la guerra!

185
- Pero…

Junko llevó su barbilla y su boca bajo el agua y sopló


unas burbujas, pero entonces sintió la presencia de alguien.
Sacó su boca del agua en silencio y buscó esta presencia aún
agachada.

Entonces escuchó a alguien gritar por la sorpresa


seguido por un chapoteo.

Hay dos.

Junko se acercó sigilosamente hacia los sonidos. Era del


otro lado de una gran roca. Ella podía oír la voz de alguien.

- Por fin estamos solos. ¿Qué tal si tenemos un poco de


diversión?

¿¡Qué…!?

El tono de esa voz sugería que se trataba de un juego


previo sexual entre un chico y una chica.

Tal vez debería irme.

Junko se dispuso a irse mientras su rostro enrojecía por


una razón diferente al agua, pero su curiosidad pudo más que
ella.

- Suéltame.

- No. Si te suelto, vas a escapar.

186
- Por supuesto que sí. Estás desnuda.

¡Reconozco esa diligente pero contundente voz!

Junko se sorprendió cuando escuchó esa voz familiar


tan claramente. Sacó su espada y la metió más allá de la roca
para poder utilizarla como un espejo para observar.

¡!

Akuto estaba desnudo y una chica lo abrazaba por


detrás. Akuto luchó, pero la chica frotó su cuerpo contra él con
más fuerza.

Junko fue abrumada por la vergüenza, la confusión, y la


ira. Volteó la muñeca de la mano que sostenía la espada para
levantar la hoja y saltó al aire en un instante.

- ¡Yaaaaaaaahhh!

Parte 5

Akuto podría haber detenido a Eiko si lo intentaba, pero


sabía que tenía problemas moderándose. Si no tenía cuidado,
terminaría lanzando a Eiko a través de la caverna. Pero cuando

187
se calmó, se dio cuenta de que sería peor si la ponía en un
estado de ánimo aún peor.

Por el lado bueno, podría ser capaz de extraer


información útil si le sigo la corriente… por otra parte, no soy
exactamente experto en la seducción, así que no estoy seguro
de si sería capaz de mantener la calma. Y ciertamente no
puedo llevarlo hasta el final.

Akuto al final se negó a dejar que Eiko llevara su mano


más lejos y la dejó pegada contra su vientre. Tenía que
encontrar una manera para prolongar la conversación.

- Espera un segundo. Actúas como si eligieras entre mí


y tu maestro actual.

- ¿Qué hay de malo con escoger a ambos?

- No creo que estaría cómodo con eso.

- Trata de tener una mente abierta.

- No lo creo. Verás, estoy interesado en qué clase de


persona es este otro hombre.

Akuto vio esto como un intento de verse bien mientras


le seguía el paso a Eiko, pero ella lo aceptó.

- Oh, entiendo a dónde vas. Él…

Eiko dejó de hablar debido a una voz que llegó desde


arriba.

188
- ¡Yaaaaaaaahhh!

Akuto miró hacia arriba.

Junko estaba cayendo desde arriba desnuda y con su


ropa sobre su cabeza. Tenía las piernas completamente abiertas
mientras sostenía su espada por encima de su cabeza.

- ¡Espera! ¿¡Qué estás haciendo!? - gritó Akuto sin


pensar.

Su comentario pareció haberle recordado finalmente a


Junko su desnudez.

- ¡H-Hyaaahhh!

Ella hábilmente cruzó sus brazos y piernas para hacer


una bola en el aire y luego cayó al lado de Akuto y Eiko. Con
un fuerte chapoteo, un pilar de agua se disparó. Akuto y Eiko
se alejaron el uno del otro para poner distancia entre ellos y
Junko.

- H-Hattori-san… ¿qué estás haciendo aquí? - preguntó


Akuto.

Junko sacó su cabeza y su espada de la ola que había


creado. Su cara estaba de un rojo brillante, pero su tono era
muy agudo.

- ¡Akuto, no puedes confiar en ella! ¡Ella es un espía


oficialmente designado!

189
- ¿Oficialmente designado?

Akuto miró a Eiko. Ella se quedó de pie sin siquiera


tratar de cubrirse. Akuto desvió la mirada y ella se rió.

- Así es. Tú tenías tus sospechas, ¿no es así?

- Sí, pero no habría supuesto que fuiste oficialmente


designada. Eso significa que trabajas para el gobierno.
¿Entonces alguien importante del gobierno está involucrado en
todo esto?

- ¡Así es! Él quiere saber si realmente eres un hombre


que se enfrentará al destino. Y me envió para acelerar el
proceso. Te encuentras en una encrucijada peligrosa. Si no
haces algo al respecto, podrías morir en el instante que
adquieras el tesoro.

- ¿Morir?

- Sí. Necesitas las cualidades adecuadas, pero hasta


donde puedo ver, careces de ellas en este momento.

- Me niego a tomar esta prueba, así que no tiene sentido.

- Bien, lo voy a simplificar: elígeme. Si me amas, te


convertiré en un hombre. - declaró Eiko.

Junko interrumpió entonces.

- ¡Espera! ¡No sé de lo que estás hablando, Teruya, pero


sé que estás trabajando para el Comité de Seguridad Pública

190
Imperial! ¡Esa es la organización supervisora de los caballeros,
pero también es una facción radical a favor de subyugar a los
magos negros!

Esta revelación solo enfureció a Eiko.

- ¡Estoy harta de ser llamada una radical! ¡Si


permitimos que cualquiera utilice la magia libremente, todo el
imperio se desmoronaría! ¿¡Por qué no puedes entender eso!?

Junko respondió enojada.

- ¡Eso es lo que llamamos ser radical! ¡La familia


Teruya siempre lleva las cosas a esos extremos! ¡Tú no estás en
posición de hablar después de no pasar nada más que técnicas
de asesinato!

- ¡La familia Hattori se ha vuelto débil y ha olvidado


cómo pelear después de trabajar para el Ministerio Imperial!

- ¡Silencio! Si estuvieras siguiendo las leyes del


gobierno, solo estarías observando a Sai Akuto. ¿¡Por qué estás
interfiriendo e intentando llevarlo a las posesiones del rey
demonio!?

- ¡El Comité de Seguridad Pública sigue la ley! ¡Y mi


querido Akuto ha llegado hasta aquí por su propia voluntad!

- ¡Entonces vete! ¡Aléjate de él! - gritó Junko.

Eiko se relajó entonces.

191
- Ohhh, así que es eso. En ese caso… - Eiko una vez
más se apretó contra Akuto. - Entonces, ¿quién será cariño, ella
o yo?

- ¿Qué?

Akuto no estaba seguro de qué decir.

- Trabajamos solo para nuestro maestro. Junko puede


ser leal a ti ahora, pero si me aceptas y la rechazas, ella pierde
todo derecho a quejarse sin importar lo que hagamos.

Eiko llevó sus labios hasta el oído de Akuto, pero


intencionalmente habló lo bastante alto para que Junko
escuchara. Él sentía que no tenía mucho sentido, pero parecía
que era la forma en que funcionaba con los espías. Una mirada
a Junko fue suficiente para decirle que al menos lo aceptaba
como cierto. Ella se mordió los labios con frustración y miró a
Akuto.

No estoy del todo seguro de qué diablos está pasando,


pero no puedo elegir exactamente a Junko. Ella es muy fácil de
enojar y nunca me aceptaría como su maestro.

Akuto estaba preocupado, pero Junko no esperó su


respuesta. Ella gritó para concentrarse y atacó a Eiko.

- ¡Basta! ¡Esto es entre nosotras dos!

Junko saltó del agua, pero Eiko volvió la cabeza de


Akuto en su dirección.

192
- ¡No!

Junko se sumergió en el agua.

Cuando se dio cuenta de que no podía salir del agua


porque le molestaba que él la viera, Akuto habló vacilante.

- E-Está bien. No estoy viendo, así que descontrólate.

- ¡Mentiroso! ¡Obviamente estabas viéndome! ¿¡Y qué


quieres decir con “descontrólate”!? ¿¡Estás esperando algún
tipo de espectáculo!?

- ¿¡Realmente este es el momento!?

- ¿¡Por qué no solo te vas de aquí!?

- Oh, tienes razón. Lo siento. ¡Espera! ¡No puedo


moverme! - gritó Akuto cuando notó un cierto hecho.

Sin embargo, ni Junko ni Eiko estaban escuchando.

- ¡Esta es una oportunidad perfecta! ¡Podemos


encargarnos de nuestros años de resentimiento!

Eiko se movió con gracia hacia Junko. Ella trató de


defenderse, pero no podía moverse a toda velocidad y cubrirse
al mismo tiempo. Su espada fue expulsada de su mano por
Eiko en un instante.

- ¡Oh, mierda!

193
- ¡Ahahaha! ¡Debe ser difícil ser tan pura! - gritó Eiko
mientras su cuerpo vacilaba.

De repente, dos copias de Eiko aparecieron a sus lados.


Esta era la misma técnica en que Junko sobresalía.

- ¡Si pierdes tu vergüenza, ya no serás considerada una


dama!

Junko creó copias de sí misma. Varias Eikos y Junkos


se gritaron entre sí mientras luchaban.

- ¡Yo te enseñé esa técnica cuando éramos niñas!

- ¡No lo recuerdo así! ¡Es la técnica estándar de nuestro


pueblo!

- ¡Lo hice porque nuestro maestro estaba enojado


contigo!

- ¡Solo estaba enojado porque mezclaste veneno en su


comida y lo hiciste parecer que yo lo hice!

- ¡Cállate, virgen!

- ¡Cállate, zorra!

No era nada más que un argumento infantil patético,


pero al incluir varias versiones de las dos participantes saltando
alrededor de una fuente termal, Akuto no podía moverse. Y
aunque Junko estaba haciendo un esplendido trabajo ocultando
sus partes importantes con sus brazos y piernas, él aún tenía

194
problemas encontrando a dónde ver cuando estas dos chicas
desnudas estaban cruzando frente a él mientras luchaban. Sin
embargo, cuando Akuto afirmó no ser capaz de moverse, él
estaba preocupado por otra cosa.

Una par de ojos habían estado mirándolo desde hace un


tiempo. No eran humanos. Y estaban mirando desde un árbol.
Akuto no estaba seguro de si los ojos eran caninos o felinos,
pero parecían ser salvajes.

Eran los ojos de un lobo gigante. No parecía haber sido


simplemente alterado por la exposición al mana. Cuando Akuto
intentó manipular el mana dentro de la bestia, sintió un poder
resistiéndose a él.

Así que esto es lo que protege este lugar. No parece


tener una voluntad humana como los demás, sin embargo.

Los otros guardianes habían tenido personalidades


claras, pero este era salvaje. Y encima de eso, Akuto no sabía
cómo atacaría este oponente.

Junko y Eiko no se habían dado cuenta, por lo que


siguieron luchando de manera uniforme. Sin embargo, parecía
que Junko estaba siendo empujada hacia atrás ligeramente.

195
¿Qué debería hacer?

Akuto mantuvo un ojo en la bestia mientras miraba


alrededor de la zona. Vio un pequeño santuario debajo de la
bestia. No lo había notado antes porque estaba enterrado en las
hojas.

Así que atacará a cualquiera que se acerque a ese


santuario.

Tan pronto como Akuto se dio cuenta de eso, un par de


Junkos y Eikos comenzaron a acercarse al santuario mientras
luchaban.

- ¡No es bueno!

Akuto corrió hacia adelante. Había visto a la bestia


comenzar a moverse por el rabillo del ojo. Corrió entre esas
Junko y Eiko.

- ¿¡Qué estás haciendo!?

- ¡Fuera del camino!

Las dos chicas gritaron, pero no pudieron seguir


hablando por mucho tiempo. Una bestia dos veces el tamaño de
un humano saltó hacia Akuto.

Akuto recibió el golpe y lanzó a la bestia detrás de él.


La bestia parecía tener algo de fuerza física, pero no era
suficiente para igualar a Akuto. Sin embargo, la bestia giró en

197
el aire y aterrizó a salvo en una roca. No había recibido ningún
daño.

- ¿Un lobo? - dijo Junko.

- Esto es peligroso, así que…

La bestia ni siquiera le dio a Akuto la oportunidad de


terminar de hablar. Casi tan pronto como aterrizó, saltó una vez
más y apuntó a la cara de Akuto con sus garras.

- Oh.

Akuto de alguna manera logró evitar el ataque, pero la


bestia aterrizó en otra roca y de inmediato saltó de nuevo hacia
Akuto.

No fue capaz de evitar este ataque. Un pedazo de la piel


de su hombro fue arrancado.

- ¡Uhh…!

Akuto sostuvo su hombro y se agachó, pero la bestia no


le dio la oportunidad de ver cuánto daño había hecho. Pasó a su
siguiente ataque con el mismo ritmo que antes. Saltó por
tercera vez con sus garras extendidas.

Y entonces todas las copias de Junko y Eiko atacaron a


la bestia desde todas las direcciones.

- ¡Yaaahhh!

198
- ¡Kiaaahhh!

Copia tras copia cayó sobre la bestia desde izquierda y


derecha, pero todas aterrizaron después de perder de vista a su
objetivo.

- ¿?

Expresiones confundidas aparecieron en varios rostros.


Y luego todas fueron mandadas a volar. La bestia estaba justo
en frente de Akuto.

La bestia se había deslizado a través del ataque de cada


copia y luego las destruyó a casi todas en un instante. Junko y
Eiko habían utilizado la mayor parte de su energía, por lo que
se dejaron caer exhaustas a ambos lados de Akuto. Cualquier
daño a sus copias fue enviado de vuelta a sus cuerpos al
consumir su energía. Las dos estaban completamente agotadas.

Podríamos estar seriamente en problemas esta vez.

Con toda seriedad, Akuto se preparó para su muerte.


Los guardianes anteriores habían evitado los ataques mortales
con el fin de simplemente alejarlos, pero este era
completamente salvaje. No parecía contenerse en absoluto. Si
no hubiera sido por ese primer ataque, Akuto podría haber sido
capaz de reunir todo su poder para golpear a la bestia cuando lo
golpeara, pero no podía lograr eso ahora que había sido herido.

La bestia dio otro salto.

199
Junko y Eiko se le acercaron asustadas.

Akuto se cubrió el rostro. Instintivamente lanzó su


cuerpo sobre las dos chicas para protegerlas.

Apretó los dientes para soportar el dolor inminente de


las garras de la bestia atravesando su cuerpo.

Pero…

No ocurrió nada.

Solo escuchó un chapoteo desde directamente en frente


de él.

Abrió los ojos con cautela y encontró a la bestia


flotando en el agua. Parecía estar dormida.

Bueno, parece que hemos sido salvados.

Akuto se puso de pie lentamente dudando en creer que


esto era real. Entonces se dio cuenta de que sostenía a Junko en
sus brazos. Ella estaba temblando y aferrándose a él
desesperadamente.

- Oye. - dijo Akuto y ella abrió los ojos.

Después de mirar de un lado a otro entre Akuto y la


bestia que flotaba, todo su cuerpo se relajó.

- G-Gracias a dios…

Cuando se relajó, se apoyó en el cuerpo de Akuto.

200
- O-Oye, espera…

Akuto entró en pánico y Junko finalmente se dio cuenta


de lo que estaba haciendo. Dejó escapar un grito sin sentido,
saltó hacia atrás, y se sumergió en las aguas termales.

- Así que es eso. - dijo una voz irritada.

Fue Eiko. Ella estaba de pie en el lugar donde había


estado acurrucada un poco lejos de la espalda de Akuto.

- ¡Las acciones tomadas por reflejo no mienten! ¡Junko!


¡Parece que Sai Akuto te ha elegido! - declaró Eiko. Entonces
una sonrisa malvada apareció en su rostro mientras su voz llena
de ira continuaba. - ¡En ese caso, puedes morir en lo que a mi
respecta! ¡Espero que encuentres esta reliquia y entonces
mueras a causa de ella!

Eiko caminó por las aguas termales hacia el santuario.


Metió la mano en él, sacó algo, y lo arrojó hacia Akuto.

Akuto lo atrapo por reflejo. Era una llave que cabía en


su mano.

¿Una llave?

Estaba confundido, pero Eiko se arrojó de nuevo a las


aguas termales sin decir nada. Nadó a través del agua y
comenzó a regresar a la caverna de la que ella y Akuto habían
venido.

Maldición. ¿Qué está pasando?


201
Akuto se quejó en silencio antes de finalmente
comenzar a sentir el dolor en su hombro.

- Ow, ow, ow.

Cuando agarró su hombro y se agachó, Junko se acercó.

- ¿Estás bien?

- No me va a matar. - respondió Akuto mientras


desviaba la mirada de Junko. - Lamento que esto se haya
puesto tan raro.

Junko se sonrojó ante sus disculpas y negó con la


cabeza.

- N-No me importa. Si solo me hubiera dado cuenta de


que ella iba a venir aquí antes…No, espera. ¡No me di cuenta
porque estaba encerrada en mi habitación y me encerré en mi
habitación porque tú me desnudaste en medio de la clase!

El tono de Junko cambió al de un abogado en un


interrogatorio mientras hablaba.

- Lo siento. Tienes razón. - admitió Akuto fácilmente.


Pero entonces respondió con una pregunta que se le ocurrió de
repente. - ¿Tienes una larga historia con esa chica?

- Como estoy segura de que pudiste captar, siempre


hemos sido rivales. Ella nunca piensa en nada más que sus
sentimientos en el momento.

202
- Me di cuenta de eso. - acordó Akuto y Junko pareció
sorprendida.

- ¿¡Qué pasó entre ustedes dos!? No, espera. No quiero


decirlo de esa manera…

- No te preocupes. Ella solo era una molestia.

- Eso es bueno. Ella es del tipo que cambiará la forma


en que vive su vida por un chico. Y se equivoca al nivel
fundamental de pensar que tiene que servir a alguien. Así
que… um… esa charla sobre tú siendo mí maestro solo fue su
imaginación. Además, ella dijo que me elegiste, pero eso no es
lo que pasó, ¿verdad?

Junko siguió hablando completamente nerviosa.

Akuto pensó por un momento antes de responder.

- En realidad, si tuviera que elegir, te escogería a ti.


Pero…

Junko no escuchó nada de lo que dijo más allá de


“pero”. Ella se encontraba en tal estado de confusión que
sacudió sus manos alrededor, lanzando salpicaduras de agua
por todas partes.

Además, Akuto no pudo seguir hablando porque


escuchó una voz que sonaba tonta desde arriba.

- ¡A-chaaan! ¡Junko-chaaan!

203
Era Keena.

Akuto miró hacia arriba y vio a Keena bajando desde el


cielo. Estaba en una posición como si estuviera acostada boca
abajo pero tenía sus brazos y piernas colgando sin fuerzas
debajo de ella. Sorprendentemente, Fujiko estaba sentada de
lado sobre su espalda.

- ¿¡Por qué gastas tanto tiempo hablando sin preguntarte


por qué esa bestia se quedó dormida!? ¿Y qué ibas a hacer si
yo no hubiera venido? Además, perdiste esa pistola en tu
camino hacia aquí, ¿verdad? ¡No fue fácil encontrarte!

Fujiko estaba jugando con una botella de medicina en


su mano. Parecía que ella había esparcido algún tipo de droga
en el aire para poner a dormir al animal.

- ¡A-chan, estás herido!

Keena flotó hacia Akuto.

- Estoy bien. Solo necesito hacer que Korone la trate y


luego tengo que ponerme mi ropa. Um, y también Hattori-san.

- ¡N-No tienes que señalar eso! - gritó Junko.

204
205
Capítulo 4: La Ira de la Presidenta del Consejo
Estudiantil

Parte 1

Después de que Akuto fue curado, todos se reunieron en


el bosque sin saber qué hacer. Nadie entendía la situación.
Según Korone y Hiroshi, Eiko había regresado, se puso su ropa,
y luego se fue enojada. Eso dejó a nadie que supiera toda la
historia. Estaban teniendo problemas discutiendo el asunto.
Akuto insistió en que debían regresar a la academia mientras
Fujiko insistió en que debían activar las llaves aquí. Los otros
no estaban seguros de quién tenía razón. De todos ellos, solo
Keena siguió alegre. Parecía que estaba teniendo un picnic.

Sin embargo, Fujiko parecía estar actuando de manera


extraña para Akuto.

- Así que ese es el estado actual de las cosas.

Mientras Akuto explicaba la situación, Fujiko se movía


inquieta y se mordía las uñas. Una vez que terminó su
explicación, ella habló.

206
- ¿Puedo ver esas llaves?

Akuto no quería que tomara ninguna acción innecesaria,


pero luego recordó cierto hecho.

Ahora que lo pienso, esto está de alguna manera


relacionado con su hermano.

No tenía una razón particularmente lógica, pero se


sentía un poco mal por Fujiko. Así que colocó las tres llaves en
frente de ella.

La primera era un llavero con forma de una persona que


podía grabar audio.

La segunda era una placa del tamaño de un bloc de


notas que podía tomar fotografías y podía dibujarse sobre él.

La tercera era un objeto que se veía exactamente como


una llave de una puerta.

Fujiko las colocó en su mano, las llevó a su cara una a


la vez, y las analizó con cuidado.

Ella ya no tenía el aspecto de la chica perfecta de clase


alta o el aspecto de la reina malvada. No parecía nada más que
una chica tratando desesperadamente de buscar en su memoria.

- ¿Son tuyos, senpai? - preguntó Akuto.

Fujiko no respondió, pero la forma familiar en la que


sostuvo el llavero y la placa dio una afirmación tácita.

207
- Dijiste que tu hermano era una persona horrible, ¿pero
qué hizo?

Cuando cambió la pregunta, Fujiko negó con la cabeza.

- No lo sé. Sin embargo, siento que tengo que saber la


verdad.

Diciendo eso, Fujiko jugó con la tercera llave que no


parecía ser suya. Cuando giró la cabeza de la llave, hizo un
chasquido.

La llave entonces emitió un rugido seguido por una luz.

- ¡Esto es…!

Todos miraron a la llave.

Comenzó a dibujar un círculo mágico de unos 5 metros


de diámetro en el aire a su alrededor.

- Este es un círculo mágico de teletransportación. - dijo


Korone.

Keena pareció confundida y preguntó:

- ¿Qué significa eso?

- Cualquiera dentro del círculo, y que lo desee, será


transportado a una ubicación preestablecida. El espacio se
retuerce para abrir un agujero por el que es arrojado el objetivo.

208
El objetivo no es descompuesto y transmitido, por lo que es la
variedad más segura de teletransportación. - explicó Korone.

- ¿Cualquiera que lo desee? Entonces…

Akuto comenzó a hablar de su temor, pero su miedo se


volvió realidad en el instante siguiente.

Fujiko desapareció. Y ella seguía sosteniendo las tres


llaves.

- ¡E-Espera! ¿Qué pasa si las llaves desaparecen? -


preguntó Akuto frenéticamente.

- No te preocupes. Por razones de seguridad, el círculo


mágico no desaparecerá inmediatamente. Desaparecerá en un
minuto y puede ser utilizado para viajar hasta entonces.

- ¿Entonces tenemos que decidir si la seguimos en el


próximo minuto?

- Sí. Sin embargo, no habrá ningún problema si estamos


dentro del círculo mágico cuando desaparezca. Simplemente
nos quedaremos aquí.

Lo entiendo.

Akuto se decidió. Miró a los demás y solo vio


expresiones de personas intentando seguir con esto hasta el
final. Una vez que cedió mentalmente a su intención de
transportarse, su cuerpo de repente pareció volverse más ligero.
Al instante siguiente, sintió como si estuviera cayendo. Parecía
209
que realmente cayó. Sintió como si hubiera caído sobre el
pavimento de piedra desde una pequeña altura. Se preparó y se
encontró en un lugar desconocido.

Miró a su alrededor. Era un área subterránea incluso


más grande que la cripta. Solo suponía que estaba bajo tierra,
pero no vio ninguna posibilidad de que eso fuera incorrecto con
lo distante que estaba el techo sobre él. El área era lo bastante
alta como para que un edificio entero encajara en el interior.
Era grande en las otras dos dimensiones también. Creyó que
toda una ciudad podría caber dentro.

Y una puerta se encontraba justo en frente de donde


habían aparecido Akuto y los demás.

¿Un palacio?

Akuto se quedó sin palabras. Los otros parecían estar


mudos por la sorpresa también. Las espléndidas puertas ante
ellos estaban adornadas con oro. Akuto y los demás parecían
estar de pie junto a una pared. Esa pared tenía una puerta
gigante. Más allá de la puerta había un camino empedrado de
unos 100 metros de largo con un altar en el extremo.

- Hay un altar allí. - dijo Akuto antes de que una figura


apareciera frente a la puerta.

Esta figura estaba imponentemente de pie en su camino


como evitando que pasaran a través de la puerta. La figura no
era muy alta, pero era extrañamente intimidante.

210
- Hola, hola. - dijo la figura levantando el ala de su
sombrero ligeramente.

- La presidenta del consejo estudiantil… - dijeron todos


sorprendidos.

- Esta es la meta. Fue un juego divertido, ¿no es así?

La presidenta sonrió y las tres oficiales aparecieron


detrás de ella. Una chica delgada estaba vestida completamente
de negro, una chica alta se quitó su armadura de tres metros de
alto, y una chica musculosa parecía somnolienta y todavía tenía
los brazos y piernas de una bestia.

Esas tres… La idea había cruzado por mi mente, pero


nunca pensé que sería cierto.

Akuto observó con cuidado a las tres oficiales.

No había error. Los tres monstruos que protegían los


tesoros definitivamente habían sido ellas.

- ¿Un juego? - dijo Junko con disgusto.

- Ahahaha. - se rió la presidenta. – Sí. Esta fue una


pieza de entretenimiento organizada por el consejo estudiantil.
Era un juego de caza del tesoro. ¿Lo disfrutaron? El premio
es… vamos a ver. ¿Qué tal un beso mío en la mejilla?

La presidenta sonrió ante eso, pero ella y Keena, quien


estaba gritando “¡Yay! ¡Un beso, un beso!”, eran las únicas dos
sonriendo. Las tres oficiales miraron con rencor a Akuto.
211
Cuando se dio cuenta de esto, la presidenta se volvió hacia las
tres.

- ¡Vamos, estoy haciendo lo mejor que puedo!


¡Sonrían! ¡Sonrían! ¡Emociónenlos!

- ¡Ah… Ahahahahaha!

- ¡Don, don, pafu, pafu!

- ¡Esto es muy divertido, gya! ¡Esta es la presidenta!


¡Ella es un genio celebrando juegos, gya!

Las tres oficiales se forzaron a reír, pero esto solo


emocionó a Keena.

- No hay manera de que sea eso. ¿Puede explicar por


favor lo que está pasando? - preguntó Junko.

- Como he dicho: es un juego. Me aseguré de que ese


mapa fuera encontrado, envié a mis tres oficiales a meterse en
el camino, y recompensaré a la primera persona en llegar aquí.

La sonrisa de la presidenta desapareció.

- Me niego a creer eso. - insistió Junko, pero Akuto


intentó detenerla.

- No, esto está bien. Y fue un juego divertido, ¿verdad?

Cuando Akuto estuvo de acuerdo con ella, la sonrisa


forzada de la presidenta regresó.

212
- Sí, sí. ¿Cierto? Fue divertido, ¿verdad? Ahahahahaha.

- Ahahaha.

Akuto se rió secamente.

Pero esas risas cambiaron a sonidos secos de sorpresa.


Fujiko, quien había sostenido en silencio las llaves hasta este
punto, de repente comenzó a correr.

- ¡Tengo que pasar por aquí! - gritó Fujiko.

Sacó un frasco de medicina de su bolsillo y lo tiró al


suelo donde estaba la presidenta del consejo estudiantil. Humo
salió disparado y les robó su visión a todos en poco tiempo.

- ¡Oh, no! - gritó la presidenta en pánico.

Fujiko saltó en el humo. Las tres oficiales trataron de


detenerla, pero ella se deslizó por la puerta antes de que
pudieran.

Lo siguiente que supieron, fue que Fujiko estaba


corriendo por el camino empedrado hacia el altar.

- ¡Senpai!

Akuto trató de perseguirla, pero la aguda voz de la


presidenta lo detuvo.

- ¡Alto! ¡Es demasiado peligroso!

213
El tono inusual de su voz detuvo a Akuto. Se dio la
vuelta para mirarla.

- Este no es un juego, ¿verdad?

- Todos ustedes ya sabían eso. Te agradezco por tratar


de leer el ambiente, sin embargo. De todos modos, esto
obviamente no es un juego.

La presidenta negó con a cabeza resignada.

- ¿Hay una posesión del antiguo rey demonio más


adelante?

- Sí. Este es el nivel más bajo del laberinto subterráneo


de la academia. La batalla final se libró bajo tierra y esta era la
base del rey demonio.

- ¿Por qué sigue aquí?

- Lo entenderás en poco tiempo. Pero déjame decirte


una cosa: no pasen por esta puerta.

La presidenta miró a Akuto mientras hablaba. Su


mirada estaba llena con una intensidad extraña.

Sin embargo, Akuto no iba a caer tan fácilmente.

- ¿Por qué? - preguntó mientras la mirada directamente


a los ojos.

214
Hiroshi e incluso Junko se alejaron instintivamente de
los dos.

- Porque… Sin importar lo que pase ahora, no te


muevas de ese lugar. El que pases a través de esa puerta no
sería bueno para cualquier persona involucrada.

La presidenta habló con una voz tranquila pero grave.

Parte 2

Fujiko se había dado cuenta de que la tenue luz que


salía de la llave estaba apuntando hacia el altar. Y estaba
segura de que esta luz revelaría su pasado. Ella creía que esto
resolvería todas las contradicciones que había sentido durante
tanto tiempo.

Corrió a través del pavimento de piedra. Nadie la siguió.


Cuando se acercó al altar, bajó su ritmo y comprobó el llavero
y la placa.

Tengo que confirmar mi mano con la placa y


reproducir esa voz con el llavero. Este altar debe tener algún
sistema mágico en él y ese es el proceso para abrirlo.

215
Revisó el altar. Estaba hecho de metal y era del tamaño
de una cama doble, por lo que parecía una plataforma para
sacrificios humanos. Había escritura tallada en un relieve.

“El sello permanecerá hasta que alguien calificado para


salvar a toda la humanidad aparezca. Los no calificados
recibirán la muerte.”

Una cerradura se ubicaba al lado de esa escritura y


Fujiko tenía la sensación de que la llave que sostenía encajaría.

- Tengo que usar esto…

Insertó la llave. Un ruido sordo se pudo oír.


Rápidamente se dio cuenta de que el altar mismo se había
activado.

La placa en su mano se iluminó. Era solo un juguete,


pero tenía la habilidad de detectar comunicaciones con mana.
Después de recibir la señal, mostró “Escanea tu mano”. Tomó
una fotografía de su mano y la devolvió. Una respuesta llegó de
inmediato. “Introduce oralmente la contraseña codificada”.
Apretó el botón del llavero. La voz de su hermano sonó,
seguida por la contraseña vocalizada.

Escuchar el sonido nostálgico de la voz de su hermano


llevó lágrimas a sus ojos. Esas lágrimas cayeron al altar justo
cuanto este comenzó a levantarse.

“Contraseña aceptada. Reiniciando el sistema.”

216
Cuando Fujiko escuchó sonar esa voz, se alejó del altar.

Mientras se levantaba, se abrió desenredándose como


una caja de madera entrelazada. Un agujero que conducía bajo
tierra se abrió. Ese agujero se extendió hasta cubrir todo el
pedestal del altar.

Finalmente, un cilindro plateado se levantó del agujero.

Era de diez metros de diámetro y se detuvo cuando


sobresalía a una altura de unos cinco metros.

Una grieta apareció entonces a través del lado del


cilindro. Comenzó a abrirse lentamente hacia la izquierda y
derecha.

- ¿Qué va a pasar? - interrumpió Akuto.

Detrás de la presidenta del consejo estudiantil, un


cilindro plateado estaba levantándose más allá del camino
empedrado.

- Bueno, has cometido un delito por el que debes pagar.


- dijo la presidenta mientras sacudía la cabeza lamentablemente.

- ¿Un delito?

- Tú desenterraste esto. Tratamos de detenerte.


Entiendes eso, ¿verdad?

- Lo entiendo. No querías que nadie encontrara esto.


Ahora lo entiendo.

217
- Lo que quería era mantener el status quo. O, tal vez,
debería decir preservarlo. En todo caso, el gobierno quería
fingir que esto no existía.

- ¿Debido a que pertenecía al rey demonio?

- Sí. Nosotras por supuesto trabajamos para el gobierno.


Estamos estudiando para un día convertirnos en burócratas. Y
una vez que te vuelves el presidente del consejo estudiantil, ya
estás trabajando para el gobierno. Sin embargo, el gobierno no
es una entidad sólida. Somos parte de la facción principal que
desea dejar en paz las reliquias del rey demonio. No sabemos
lo que pasaría si las destruimos y podría causar una gran
destrucción si se aprendiera cómo usarlas. Ni siquiera los
magos negros quieren tocar estas reliquias del rey demonio. En
la mayoría de los casos, parece que ciertas cualidades son
necesarias para utilizarlas y no sabemos cuáles son. Si te
acercas a ellas descuidadamente, morirás.

La presidenta explicó todo esto con indiferencia, pero


sus palabras hicieron jadear a Akuto.

- ¿¡Morir!?

- Sí. Etou Fujiko-kun puede estar acabada. Sin embargo,


permitir que esto suceda es el castigo que debes enfrentar. No
sé lo cercanos que eran ustedes dos, pero recuerda que este
sacrificio es tu culpa.

218
- Fui conducido aquí por Teruya Eiko… - dijo Akuto
antes de quedarse en silencio de la manera más fea.

Sin embargo, la presidenta no pasó por alto esto.

- Patético. Ella probablemente estaba trabajando para


los radicales en el gobierno. Ellos desean purgar a todos los
magos negros. Incluso desean empezar una guerra para hacerlo.
Esto puede haber sido parte de su preparación para ese fin. O
puede que hayan sabido que no poseías las cualidades y por lo
tanto estaban atrayéndote a tu muerte. En cualquier caso, no sé
qué es exactamente lo que esa gente espeluznante está
planeando, pero sin duda irán más lejos que la facción principal
del gobierno.

- Entiendo. ¿Así que me estás pidiendo que me quede


aquí mirando?

- Sí. No pienses en tratar de salvarla. Esta reliquia del


rey demonio no hará nada más que matar a la persona no
calificada. No saldrá de ese territorio. - explicó la presidenta.

Pero eso no le cayó bien a Akuto.

- ¿Cómo puedes saber eso?

- Después de que el rey demonio perdió la guerra hace


100 años, los magos negros sellaron sus posesiones en varios
lugares. Algunas de esas reliquias ya han sido encontradas.
Tanto los magos negros como el gobierno han tratado de
activarlas. Algunas personas hábiles encontraron los medios

219
para activarlas y los probaron a costa de sus vidas. Y esta es la
reliquia descubierta más recientemente.

- Entonces su hermano mayor fue…

- Eso parece. Nosotras no sabemos los detalles tampoco,


pero simplemente queremos dejar que esta reliquia descanse en
paz. Tú nos diste el mapa y la ubicamos aquí. En otras palabras,
tuvimos éxito en la búsqueda del tesoro mucho más
rápidamente que tú. Cuando le preguntamos al gobierno si
deberíamos disponer de ella o no, nos dijeron que
preserváramos su estado actual. Pensándolo bien, puede haber
habido algunos tratos y argumentos entre la facción principal y
la facción radical en ese momento. Pero voy a obedecer mis
órdenes de todos modos.

La presidenta levantó un dedo y trazó una línea


imaginaria en frente de la puerta.

- No mostraré piedad si cruzas esta línea.

El cilindro plateado comenzó a abrirse ante los ojos de


Fujiko. Humo blanco salió del interior. Parecía haber estado
enfriando el interior.

Cuando el cilindro se abrió totalmente y Fujiko pudo


ver el interior, habló sin pensar.

- ¡Esto es…!

220
Una bestia negra gigante estaba acurrucada en su
interior.

¡Un dragón!

Su cuerpo negro estaba cubierto de escamas de acero


negro. Su cuerno era un tornillo gigante de acero. Tenía una
silla de montar plateada brillante en su espalda. Este era el
legendario dragón que se decía que el rey demonio montaba en
la batalla.

Estaba acurrucado con su cola presionada contra la


cabeza, pero se removió y comenzó a moverse. Se deslizó fuera
del cilindro con una velocidad impropia de su tamaño. Tenía
unos 15 metros de largo. Extendió sus alas plegadas como si
estuviera estirándose. Parecía tener control sobre un espacio
más grande que su tamaño físico.

- Así que han pasado 100 años desde que me quedé


dormido.

Habló. Su rostro parecía de un dinosaurio o un lagarto,


pero su voz contenía una gran inteligencia. Sus ojos dorados se
abrieron y miraron a Fujiko.

- Pero recuerdo ser despertado solo una vez. Fue una


activación imperfecta, sin embargo. Creo que han pasado 10
años desde entonces. Sin embargo, no me alegra ser despertado
sin ningún propósito.

221
El dragón solo hablaba consigo mismo, pero fue más
que suficiente para asustar a Fujiko.

- T-Tú eres… el legendario…

- ¿Están hablando de mí en leyendas? Trata de no


hacerme sentir viejo. Fui creado para servir a la humanidad y
aproximarme a todos con imparcialidad, pero se me dio una
personalidad. Y priorizo actuar de acuerdo con mi personalidad
a seguir mis deberes.

La voz del dragón retumbó profundamente.

- D-Disculpa, pero ¿q-qué quieres decir con eso? -


preguntó Fujiko con voz temblorosa.

- Que soy egoísta.

El dragón extendió su cabeza hacia Fujiko como


amenazándola. Fujiko gritó y cayó hacia atrás. El dragón dejó
escapar una carcajada.

222
- Me duele ser temido de esa forma. Y no hay necesidad
de tener miedo por más tiempo. Asumo que tú eres la que me
activó y no estás calificada. Aquellos no calificados son
incapaces de hacer pleno uso de mí. Y si mi poder es utilizado
sin cuidado, le causaré daño a la humanidad. - dijo el dragón.

- ¿Q-Qué quieres decir ahora? - dijo Fujiko con voz


temblorosa.

- Cuando una persona no calificada me activa, debo


responder matando rápidamente a esa persona. - respondió el
dragón tranquilamente.

Y entonces el dragón abrió la boca en dirección a


Fujiko.

Parte 3

- ¡Presidenta! - gritó Akuto.

Todos habían oído lo que el dragón había dicho.

La presidenta del consejo estudiantil respondió con una


voz amarga.

- No me hagas repetirlo.

224
El ambiente se volvió tan pesado como el plomo. Nadie
dijo una palabra hasta que Keena habló.

- ¡A-chan! ¡Tienes que salvar a senpai!

- Ya lo sé… pero…

Akuto estaba frustrado por el hecho de que no podía


correr al frente. No era que estuviera siendo retenido por el
miedo, la pereza, o la malicia. Fue porque entendía que
abandonarla era la decisión correcta desde el punto de vista del
gobierno.

¡El mundo no puede mostrar que el poder del rey


demonio sigue siendo tan fuerte!

Una parte de él sentía lo mismo. Además, él había


venido a la academia para trabajar con el gobierno. Por esa
razón, solo podía decir que la decisión de la presidenta era la
correcta.

- ¡No tengo más opción que estar de acuerdo con la


decisión correcta! - rugió Akuto.

Keena entonces alzó la voz para ahogar la de Akuto.

- ¡A-chan, idiota! ¡No sabes cómo se sentía senpai por


todo esto!

Tan pronto como Keena gritó eso, Akuto sintió un


extraño entumecimiento extenderse por todo su cuerpo. No
sabía lo que era, pero todos a excepción de Keena tenían una
225
extraña expresión en su rostro. Parecía que todos estaban
sintiendo la misma sensación.

¿Eh?

Sintió algo fluir de repente al fondo de su mente. Se


sentía como soñar estando despierto o que los recuerdos de
alguien más entraran en su mente.

Estaba corriendo.

Estaba siendo perseguido.

Estaba lleno con una impaciencia y miedo intensos.

Esta era la pesadilla de alguien… no, era su experiencia


real.

Escondió una llave en ese santuario de las aguas


termales. Anotó algo en la placa de juguete y tomó una
fotografía de la entrada de la cueva. Había prometido tomar
una fotografía con la placa y mostrársela a su pequeña hermana.
Nunca había imaginado que la usaría de esta manera.

Alteró el paisaje del bosque para deshacerse de sus


perseguidores. Esta era magia de alto nivel que le había sido
concedida por Muleet, el dios de la tierra de la nación. Él había
recibido la protección divina de Muleet más que nadie. Sería
imposible perder completamente a sus perseguidores, pero le
daría tiempo.
226
Luego entró en las ruinas del laboratorio de equipo de
los caballeros. Escondió la placa en un estante en el fondo. Su
razón para esto era simple: estaba siendo perseguido por los
caballeros. Esperaba que esto revelara sus crímenes.

Él siguió corriendo. Esto revelaría sus crímenes.


Cuando reflexionó sobre ese hecho, se dio cuenta de dónde
escondería la última llave. Corrió.

Tenía que decirle a alguien sobre ese hombre a toda


costa. Tenía que revelar la verdad sobre el hombre que le había
mentido.

El sello de la fortaleza final del rey demonio había sido


roto y él había sido enviado a explorar la zona a pesar de ser un
estudiante. Fue entonces cuando ese hombre había hablado con
él.

- ¿Podrías investigar la manera de romper el sello en ese


dragón? Solo necesitas investigarlo. Solo entre nosotros dos,
parece que el siguiente rey demonio ha despertado. El gobierno
planea volverlo a sellar después de que la exploración se
complete, pero yo preferiría destruirlo por completo.

¿¡Quién habría pensado que había sido una mentira!?

Sabía que él era el único que podría romper la


contraseña de la más difícil de las reliquias del rey demonio. Si
solo tenía que romper la contraseña y no el propio sello, podría
lograrlo. Había hecho una investigación de la historia de ese

227
hombre. El hombre no era un mago negro. Era uno de los
líderes del Comité de Seguridad Pública. Era natural confiar en
él.

Pero eventualmente se dio cuenta de que el hombre en


realidad estaba comenzando un plan aterrador.

Apenas podría creer lo que ese plan implicaba.

Entró en la cripta. Después de enterarse de ese plan,


había hecho más investigación sobre el hombre. Había
descubierto algo increíble: ese hombre se creía que había
muerto en la guerra. Eso fue hace 90 años. ¿Quién era este
hombre?

Abrió la caja y buscó las cenizas. Naturalmente, no


encontró nada.

Yamato Bouichirou.

Usaría la tumba con ese nombre para ocultar el llavero


de juguete con la grabación de la contraseña.

Le entristeció que se viera obligado a sobrescribir la


grabación de la voz de Fujiko. Ahora no sería capaz de
escuchar su voz justo antes de morir.

Pero lo mejor era dejar atrás el método para retirar el


sello del dragón para la siguiente persona que viniera.

228
Escuchó la voz de Fujiko una vez más, la grabó en el
fondo de su mente, la sobrescribió con la contraseña, y lo
colocó en la caja.

Luego creó el mapa.

“Al valiente que ha encontrado este mapa…”

Si era posible, quería que un mago negro encontrara el


mapa. Ya no podía confiar en nadie más que ellos. Eso era algo
extraño. Había tenido tal prejuicio contra ellos antes, pero
ahora era en el gobierno en lo que no podía confiar.

El único lugar en la academia en el que podía pensar


que un mago negro iría era el Salón de Entrenamiento Mental.
Los había investigado a fondo por su prejuicio, así que el era el
único no mago negro que sabía que utilizaban ese lugar para
comunicarse.

Pegó el mapa en la pared.

Luego dejó una pista sobre qué crímenes estaba


tratando de sacar a la luz. Escondió el mapa sobre la parte de la
constitución que aprobó la creación del Comité de Seguridad
Pública Imperial.

Dudaba que alguien con el talento suficiente para


romper el sello del dragón apareciera por varias décadas. Nadie
en el gobierno podría romper el sello además de siguiendo las
pistas que había dejado atrás. Y si todo iba bien, la contraseña
caería en las manos de los magos negros que trabajaban en

229
secreto. Incluso si eso no sucedía, el mapa causaría suficiente
conmoción como para ser visto por la facción principal del
gobierno y la gente normal antes que sus enemigos. Si eso
sucedía, sería imposible para ellos monopolizar el dragón.

Y con eso completo, quedaba otra tarea.

Tenía que borrar sus recuerdos de la propia contraseña


y de ocultar el mapa. No tardaría en ser capturado. Una vez que
lo fuera, sería asesinado y lanzarían nigromancia sobre él.
Tenía que borrar los registros de sus recuerdos de su dios
Muleet mientras seguía vivo.

Utilizó su autoridad como un sacerdote asociado para


invocar a su dios. Borró los registros apropiados de sus
recuerdos. Se vio obligado a borrar la mayor parte de su vida
escolar. Esto probablemente sería difícil para su familia
después de su muerte.

Su trabajo estaba completo ahora.

Ese hombre estaba frente a él. El hombre era


desagradablemente apuesto. Daba una impresión alegre y
refrescante, pero era diferente en el interior… o tal vez no lo
era. Puede haber sido ese lado alegre y refrescante lo que lo
había llevado a trabajar tan duro hacia su objetivo.

- ¿En serio? ¿¡Borraste tus recuerdos!? ¡Eso nos impide


adquirir es dragón! ¡Bien hecho! Esto retrasará nuestro trabajo

230
bastante. Pero esto solo significa que tengo que pensar en otro
método.

El hombre se encogió de hombros. Se lo merecía.

Pero no podía hacer frente a ese hombre.

Pronto sería asesinado.

El hombre extendió su mano.

Hubo dolor.

Y poco después, solo oscuridad.

- ¿¡Qué fue eso!? - dijo Akuto.

Todos los demás tenían la misma expresión que él.

Korone explicó con calma.

- Esos fueron recuerdos registrados por el dragón. Ese


dragón está conectando y guardando ilegalmente los recuerdos
de todos los ciudadanos imperiales.

- ¿¡Así que es el dios de los magos negros!? - preguntó


Akuto sorprendido.

- Parece que esa función ha continuado incluso mientras


dormía. Nadie fue capaz de utilizarlo en ese momento, pero
después de cien años, es utilizable una vez más.

231
A pesar de la explicación de Korone, había una cosa
que Akuto todavía no entendía.

- ¿Por qué esos recuerdos fueron enviados a todos


nosotros?

- Creo que alguien actuó como intermediario. No sé


quién fue, sin embargo.

Akuto miró a Keena. Ella solo le devolvió una


expresión en blanco. Parecía que ella tampoco sabía.

No importa quién fue. Lo hemos visto ahora. Eso es


todo lo que importa.

Akuto sonrió en dirección a Keena.

Cuando se dio cuenta, ella le devolvió la sonrisa.

232
- ¡Bien!

La presidenta del consejo estudiantil entendió


fácilmente esa atmósfera.

- Esto no significa nada. No me voy a contener. - dijo


ella antes de hacer movimientos para alejar a Hiroshi y Keena.

- Korone. - instruyó Akuto.

Korone se puso los patines a los que parecía haberles


tomado el gusto, se lanzó, tomó a Hiroshi y Keena con cada
uno de sus brazos, y se alejó.

- Hattori-san. - gritó Akuto.

Junko negó con la cabeza y dijo:

- Un seguidor Suhara no se retira.

- No puedes hacer esto. No hay ninguna razón para que


te fuerces. Esta es mi responsabilidad por meter la cabeza
donde no debía.

- No, tengo que pagarle a Teruya Eiko por lo que hizo.


También creo que tomaste la decisión correcta. Y… y… -
Junko se detuvo, se sonrojó, y siguió en voz baja. - Y tú me
elegiste, así que yo…

- ¿Eh? ¿Qué fue eso? - preguntó Akuto porque no pudo


oírla.

234
- ¡Idiota! Lo que quiero decir es… - gritó Junko.

Sin embargo, Akuto una vez más fue incapaz de


escuchar lo que decía. Antes de que pudiera terminar, todo el
cuerpo de Akuto fue lanzado hacia atrás por un impacto.

¿¡Qué…!?

Se estrelló contra el suelo antes de que siquiera supiera


lo que estaba pasando.

Lo mismo le sucedió a Junko. Y parecía haber recibido


más daño que él. Ella gimió y no pudo levantarse.

- ¿Qué…?

Akuto levantó la vista y trató de decir “¿qué hiciste?”,


pero otro impacto lo golpeó desde un lado.

Sin embargo, Akuto logró ver qué lo había golpeado


esta vez.

El brazo de la presidenta del consejo estudiantil había


crecido. Puede haber creado momentáneamente más del tejido
que creaba su brazo o puede haber sido un ataque creado
exclusivamente de mana como las copias de Junko. De
cualquier manera, la presidenta había golpeado a Akuto desde
un lado todavía de pie a diez metros de distancia.

- El gong suena en el instante que decides luchar. -


declaró la presidenta. Y entonces hizo una adición
desinteresada. - Vi esos recuerdos al igual que tú. Entiendo
235
cómo te sientes. Pero no puedo permitirte pasar por el bien de
lo que creo.

- Entonces… - Akuto se puso de pie. - Basta de ataques


sorpresa. Tengamos una pelea agradable.

- Parece que te gusta luchar aún más de lo que tu


apariencia deja ver. Entonces tengamos una pelea agradable.
Ha pasado un tiempo desde que nos conocimos, pero todavía
no me he presentado, ¿verdad? Mi nombre es Lily Shiraishi.
Tengo un poco de mal genio.

Lily extendió su brazo derecho una vez más. Akuto


torció su cuerpo en un intento de esquivarlo. Y entonces un
ataque llegó desde la dirección opuesta. Akuto fue golpeado
directamente en la mandíbula. Lily había estirado su brazo
izquierdo desde abajo.

- Al menos espera una finta. No debes estar tan


acostumbrado a luchar como dejas ver.

Akuto sacudió la cabeza para aclarar su mente confusa.

- Su juicio fue incorrecto, presidenta. Yo odio luchar.

- Ahora que lo pienso, estas tres mencionaron eso.


Dijeron que dudaste mucho a pesar de tu ridícula fuerza.

Lily usó su barbilla para señalar a las tres.

- ¿En serio? Bueno, fueron bastante amables. Evitaron


hacer cualquier herida mortal. Es decir, excepto por la última.
236
- Cuando ella se transforma, se vuelve realmente salvaje.
Ahora, suficiente charla. Yo soy conocida por ser muy amable
también. Me gustaría dejarte inconsciente lo más rápidamente
posible.

Mientras Lily decía eso, señaló a su espalda.

El dragón disparó algo desde sus fauces abiertas. Las


leyendas dicen que los dragones respiran fuego, pero este
dragón lanzó una barra de metal en forma de un tornillo.

Esta barra de metal de un metro de largo se clavó en el


suelo con un gran estruendo. El pavimento de piedra se
desgarró entre las piernas de Fujiko donde todavía estaba tirada.
Luego giró como si se atornillara en el suelo.

- Creé eso dentro de mí, por lo que es una parte de mi


cuerpo. Los proyectiles son cobardes, así que uno debería
desgastar su propio cuerpo. Así es como pensaba el anterior rey
demonio. Ahora, chica. Ponte de pie y enfréntame. Le otorgo
incluso a los no calificados una oportunidad para luchar. El
anterior rey demonio me dijo que priorizara mis sentimientos
sobre mis deberes y así lo haré. - dijo el dragón.

Fujiko se puso de pie con piernas temblorosas.

Sin embargo, esos recuerdos que había visto seguían al


acecho en el fondo de su mente.

237
Hermano…

Había descubierto la verdad. Todos los sentimientos


que había tenido por diez años se habían basado en mentiras.
Esto la hizo sentir que todo sobre ella no tenía sentido.

- Así que te has puesto en pie. Pero no puedes hacer


nada con un equilibrio tan inestable. - declaró el dragón con
frialdad.

- Ahí lo tienes. - Lily se encogió de hombros ante las


palabras del dragón. - Sería mejor si estuvieras inconsciente.
No quieres ver un taladro atravesando el cuerpo de una chica,
¿verdad? Una vez que mate a Etou-kun, el dragón volverá a
dormir. Si luego destruimos la contraseña grabada, todo habrá
terminado. Todo llegará a su fin mientras duermes.

- Estoy frente a ti porque no puedo aceptar eso.

Akuto miró directamente a Lily.

- ¿Entonces qué vas a hacer? ¿Vencerme y luchar


contra ese dragón? - dijo ella burlonamente. - Hacer eso sería
lo mismo que elegir ser un rey demonio.

Ella tenía razón en eso, así que Akuto no sabía qué


decir.

- S-Solo necesito hacerlo de una manera que no me


haga un rey demonio.
238
Lily se echó a reír.

- ¡Hahaha! ¡Excelente! ¡Realmente no puedo dejar que


alguien pase si ni siquiera está preparado para hacer lo que se
tiene que hacer!

Q-Quizás sea cierto que no estoy preparado…

Akuto se dio cuenta que sus sentimientos estaban


vacilando. Tenía la mala costumbre de tratar de quedar bien,
por lo que tenía la sensación de que había llegado tan lejos por
nada más que un impulso.

Sin embargo…

- ¡No te preocupes! ¡No te preocupes por eso, Sai


Akuto!

Escuchó una voz.

Junko se había levantado.

Akuto levantó la vista.

Junko alzó su voz mientras le hablaba a Lily y Akuto.

- ¡Puede que tú no estés preparado, pero yo sí! ¡Si te


conviertes en el rey demonio, yo te mataré!

Esas palabras trajeron claridad a la mente de Akuto. Él


también se puso de pie.

239
- Cielos… Si dices eso, no tengo más opción que
levantarme. - Akuto miró a Junko. - Yo sé lo problemática que
puede ser mi personalidad.

Junko se sonrojó mientras la miraba.

- ¿Q-Qué quieres decir?

- Quiero que todo salga bien tanto en el presente como


en el futuro. Me hace indeciso y carezco de resolución. Pero si
tú me vas a matar, entonces tal vez pueda aceptar lo que podría
suceder.

Akuto sonrió.

Junko desvió la mirada y habló.

- E-Eres patético.

- Ahí lo tienes, presidenta.

Akuto se volvió hacia Lily. Su expresión era de


admiración.

- Eres todo un casanova. Serías un gran gobernante.

- ¿Eh? Nunca he pensado en ello de esa manera.

- Ya veo. Así que ni siquiera te das cuenta.

Con ese comentario, los brazos de Lily crecieron una


vez más. Sin embargo, se extendieron hacia Junko en lugar de
Akuto.

240
- ¡Kh!

Junko de alguna manera logró detener el golpe con su


espada, pero los golpes continuaron sin cesar. Al final no pudo
soportarlo todo y fue expulsada.

- ¡Hattori-san! - gritó Akuto.

Junko gimió después de haber sido lanzada al suelo otra


vez.

- Uhh… estoy bien, así que…

- Entendido.

Entendió la resolución de Junko dolorosamente bien, así


que se volvió hacia Lily.

- Aquí voy.

Akuto recordó el tornado amplificado que había


utilizado en la cripta. Si podía recordar ese hechizo de viento,
podría reproducirlo sin la bala. Recordó el pulso del hechizo
que había causado la bala. Movió los dedos de modo que creó
las mismas señales en su cerebro y utilizó el lenguaje para
seguir adelante con esas señales.

- ¡Transforma esta agitación en mi corazón en viento!

Un torbellino apareció en la mano de Akuto e


inmediatamente se expandió a un tornado que se acercó a Lily.

241
Este tornado rugiente tenía varias docenas de metros de altura,
pero Lily lo recibió con una expresión indiferente.

- Esto no es nada más que viento con mana. El flujo de


mana puede ser detenido con más mana. Esa es una lección que
necesitas aprender.

Lily creó viento en su mano también. Este viento


también se convirtió de inmediato en un tornado. Cuando
chocó con el tornado de Akuto, los dos vientos desaparecieron
como si nunca hubieran existido.

- Los ataques de mana a distancia son eliminados


fácilmente controlando el mana. La forma en que una vez
rompiste los brazos y piernas de tus enemigos con la presión
del mana sería imposible sin una gran diferencia de poder. El
poder de uno se debilita considerablemente con la distancia. -
explicó Lily.

- Gracias por la lección. Asumiré que eso significa que


una pelea cuerpo a cuerpo es el mejor plan. Eso lo reduce a una
simple cuestión de cuánto mana interno tenemos. Con tu
pequeño cuerpo, debes estar en desventaja. - dijo Akuto.

Lo había dicho como un comentario casual, pero las tres


oficiales que estaban viendo se pusieron rígidas como si
hubieran sido golpeadas.

¿?

242
Lily comenzó a actuar extrañamente. Ella bajó la
cabeza y empezó a temblar mientras su mano se arrastraba
lentamente por el ala de su sombrero elegante.

Las tres oficiales comenzaron a entrar en pánico.

- ¡Esto no es bueno, gya!

- ¡Nada bueno viene de la presidenta tocando su


sombrero!

- ¡Gaah!

Todo el cuerpo de Lily estaba temblando.

- ¿Mi pequeño cuerpo?

Cuando Lily levantó la cabeza una vez más, su


expresión estaba llena de ira. Agarró el ala de su sombrero y
tiró de ella a un lado para invertir la dirección del sombrero.

- ¡Ahh! ¡Ella finalmente giró su sombrero!

- ¡No puede ser detenida una vez que hace eso, gya!

Las tres oficiales se abrazaron entre sí y temblaron de


miedo.

- ¡Muereee! – gritó Lily.

Sus dos brazos desaparecieron de su cuerpo.

¡Ah!

243
Akuto se sorprendió. No, ni siquiera tuvo tiempo de
estar sorprendido. Golpes llovieron sobre su cuerpo desde
todas las direcciones.

- ¡Waaah!

Mientras era golpeado por todas partes, Akuto vio que


todas las direcciones a su alrededor por varias docenas de
metros estaban llenas con puños.

El torrente de golpes arrojó el cuerpo de Akuto al aire y


se negó a dejarlo caer. Los puños bailando en el aire parecían
una esfera de varias docenas de metros de diámetro. Y Akuto
estaba en el centro flotando como una pluma en el viento.

Después de ver que Akuto ya no se movía, Lily


finalmente puso fin a los golpes. La mirada en sus ojos
finalmente había vuelto a la normalidad.

- Así que finalmente estás inconsciente.

Después de ver a Akuto caer al suelo, Lily devolvió su


sombrero a la normalidad y revisó detrás de ella.

Fujiko parecía estar evitando de alguna manera los


ataques del dragón. Sin embargo, ella se especializaba en
fabricar medicinas, así que no podía manejar los combates a
corta distancia. Había sido empujada contra una esquina.

244
- Pobrecita. Pero me aseguraré de tomar venganza por ti.
- murmuró Lily demasiado bajo como para que Fujiko
escuchara.

Pero entonces…

- Esto aún no ha terminado. - se oyó la voz de Akuto.

Lily se dio la vuelta sorprendida.

Akuto estaba cubierto de moretones, pero se puso de pie.


Se movió hacia adelante con piernas temblorosas.

- ¿¡Quieres más!?

Lily lanzó golpes intensos con ambos brazos. Ella no


había perdido la calma esta vez, pero todavía lanzaba golpes
con precisión a los puntos vitales de Akuto con la misma
fuerza que antes.

Sin embargo, Akuto no dejó de caminar hacia adelante.

- Haha. Realmente eres amable, presidenta. Te desviaste


de tu forma de ser para enseñarme a luchar. Lo entiendo ahora.
¡Si sabes lo que viene, no hace daño! Ese es el truco. -
murmuró Akuto.

- Ahahaha… ¡Así que lo has entendido!

Lily rió con valentía, pero en realidad estaba medio


llena de miedo. La presidenta del consejo estudiantil era
conocida como la más fuerte de la escuela. Sus puños una vez

245
habían destruido a todo un grupo de caballeros que la habían
llamado pequeña. Sin embargo Akuto siguió adelante a pesar
de recibir esos golpes.

- ¡Ustedes tres! - Lily le gritó a las tres oficiales.

- ¡Bien!

Las tres oficiales se enderezaron e inmediatamente se


prepararon para la batalla. Una endureció su ropa de un color
plateado, una se puso una armadura, y una se transformó en
bestia.

- ¡No se contengan! ¡Atrápenlo!

Las tres oficiales mostraron una formación


perfectamente coordinada. Atacaron a Akuto desde tres
direcciones al mismo tiempo. Una cuchilla plateada llegó desde
arriba, los colmillos de una bestia llegaron desde la derecha, y
un hacha tan alta como él llegó desde la izquierda. Cada uno de
esos ataques le había dado problemas antes y ahora no tenía
forma de evadirlos.

Sin embargo…

Akuto no dejó de moverse hacia adelante.

Cogió la cuchilla plateada con los dientes, agarró las


garras de la bestia con su mano derecha, y tomó el hacha con la
mano izquierda a pesar de que la hoja se clavó en sus dedos. Y
siguió adelante arrastrando a las tres oficiales con él.

246
Lily continuó la lluvia de golpes, pero Akuto no se
detuvo.

Finalmente, Akuto llegó justo en frente de Lily. Sacudió


su cuerpo para deshacerse de las tres oficiales con una fuerza
sorprendente. Volaron unos diez metros por el aire.

- ¡Waaah!

- ¡Gnyaaah!

- ¡Ohhh!

Las tres dejaron escapar diferentes gritos cuando se


estrellaron contra el suelo. Se deslizaron por el suelo
produciendo un gran escándalo.

Lily detuvo sus golpes. Mientras el sudor brotaba de su


frente, levantó la vista hacia Akuto.

- Esto no es una broma. ¿Por qué tienes que ir tan lejos?

- Solo tengo un presentimiento. Se me ocurrió una


manera de resolver todo esto bien, así que quiero probarla. No
he pensado mucho en las consecuencias, pero tengo la
sensación de que va a funcionar.

Akuto bajó la vista a Lily con su cara golpeada.

Lily se encogió de hombros.

247
- ¿Eres estúpido? Si estás dispuesto a poner tanto
esfuerzo por una razón así, ya ni siquiera me importa. Iba a
mostrarte mi mejor ataque, pero no importa. Tú serás asesinado
por el dragón o por Hattori, pero esto te matará de cualquier
manera.

Cuando Akuto se dio cuenta de lo que quería decir, se


quedó sin aliento.

- Entonces…

- Cállate. No perdí. No puedo molestarme en seguir


luchando.

Lily señaló detrás de ella.

- Gracias. - dijo Akuto con una reverencia.

- Deberías darle las gracias a Hattori. Esto se basa en mi


confianza en lo que ella dice. Sigo convencida de que lo que
estás haciendo aquí está equivocado.

Lily utilizó su barbilla para apuntar hacia Junko. Akuto


se dio la vuelta y vio a Junko finalmente poniéndose de nuevo
en pie. Se agarró su mejilla herida con vergüenza y agitó su
mano para instar a Akuto a seguir.

- Voy a llevar todo esto a un final feliz. ¿De verdad


crees que estoy equivocado? - Akuto le preguntó a Lily.

Lily levantó un lado de su boca y respondió.

248
- Es porque te equivocas que te llamamos rey demonio.

Akuto trató de pasar al lado de Lily, pero ella lo llamó


como si hubiera recordado algo de repente.

- Espera un segundo.

- ¿?

Akuto se detuvo y Lily le ordenó que se agachara.

No lo entendía, pero lo hizo de todas formas. Lily se


estiró.

- Olvidé darte la recompensa prometida.

Lily entonces besó a Akuto en la mejilla.

Parte 4

Fujiko tembló de miedo cuando una barra de metal se


estrelló en la pared como una estaca junto a su cara.

Ya no tenía ningún medio para resistir. Había agotado


todas las medicinas que tenía. Sin mencionar de que no estaba
segura de que esas medicinas funcionaran en dragones.

249
Incluso al ser conducida contra esa pared, Fujiko seguía
pensando en su hermano.

Durante mucho tiempo, había visto a su hermano como


deshonesto. Sin embargo, resultó que su hermano había sido
honesto y fuerte. Su imagen de él de la infancia había sido
exacta. Pero ya era demasiado tarde para lamentarse. Aun así,
no pudo evitar sentirse frustrada de haber tomado una dirección
tan extraña para su vida. Ella siempre había querido amar a su
hermano y lamentó suprimir esos sentimientos. El esfuerzo que
había puesto en la creación de su rostro externo había sido para
nada y los medios cobardes que había usado para crear su
rostro secreto no habían sido más que un engaño sin sentido
puesto por alguien sin el talento de su hermano.

Pero seré libre de todo esto cuando muera. De acuerdo


con las creencias religiosa comunes, supongo que iré a unirme
a mi hermano.

Fujiko pareció perder la razón con ese pensamiento y


una sonrisa apareció en sus labios.

Y cuando sonrió, el dragón abrió sus fauces


ampliamente. Un olor metálico brotó de lo más profundo de su
garganta. Fujiko se sintió mal del estómago.

Y entonces…

- Está bien ahora, senpai. Me encargaré de esto.

Escuchó la voz de Akuto.

250
Fujiko se volvió hacia él.

Su alta figura había pasado la puerta. Estaba


directamente detrás del dragón. A pesar de estar claramente tan
golpeado que apenas podía estar de pie, estaba hinchando su
pecho con orgullo.

El dragón giró su cabeza para verlo también.

- La mayoría de los humanos que actúan tan duros en


realidad son muy superficiales. Que los no calificados actúen
como si estuvieran calificados solo me irrita.

Mientras el dragón hablaba fríamente, abrió su boca


hacia Akuto y disparó una barra de metal en forma de espiral a
una velocidad tremenda.

Era de casi un metro de largo y causó un tremendo


estruendo al girar.

Sin embargo, Akuto no la evadió.

- ¡Ryaahhh! - gritó mientras reunía toda su fuerza.

Lanzó su puño derecho hacia la barra de metal giratoria.

Mientras giraba y volaba por el aire, la barra de metal se


estrelló con su puño.

El doloroso sonido de metal raspando metal resonó por


toda la zona.

251
- ¿¡Qué!? - gritó el dragón sorprendido.

El puño de Akuto detuvo la barra de metal en el aire.


No dejó de girar, pero su punta no abrió un agujero en el puño
de Akuto. Chispas saltaron del puño y la punta giratoria de la
barra de metal, y la barra finalmente dejó escapar un gran ruido
mientras giraba. Con un sonido seco, la barra de metal cayó al
suelo.

- Realmente no sé cómo luchar, así que este es el único


método que conozco.

Akuto sacudió su mano derecha como si le doliera.

El dragón habló con una voz interesada.

- ¡No sé si estás calificado o no, pero han pasado 100


años desde que conocí a alguien como tú!

- Eso es porque has estado durmiendo durante los


últimos 100 años. Estás sobrevalorando eso.

Sin esperar a que Akuto terminara de hablar, el dragón


agitó su cola hacia un lado. Su cola era tan gruesa como un
tronco, pero Akuto la detuvo con su puño.

Chispas volaron de entre las escamas del dragón y el


puño de Akuto. El dragón empujó su cola hacia abajo para
estrellar a Akuto contra el suelo.

253
Sin embargo, Akuto se mantuvo firme y empujó de
vuelta la cola del dragón. Cubierto de sudor y respirando con
dificultad, agitó su mano una vez más.

- ¿Qué estás haciendo? - preguntó el dragón confundido.

- Pensando en cómo poner fin a esto para que no tenga


que matarte y tú no nos mates ni mí ni a senpai. Creo que una
pelea anticuada sería lo mejor. Incluso si somos de diferentes
tamaños.

Akuto parecía ser completamente serio, por lo que el


dragón dejó escapar una carcajada.

- ¡Hahahaha! ¡Nadie me ha dicho eso nunca antes! Bien.


¡Tengamos una pelea maravillosa!

El dragón y Akuto estaban frente a frente y lanzaron


barra de metal contra puño y cola contra puño. Ambos lograron
contar 20 golpes, pero estaban demasiado cansados para seguir
contando más allá de eso.

Y…

El dragón puede haber decidido que este sería el golpe


final porque lanzó su cabeza hacia Akuto. Mientras esa cabeza
se acercaba con un rugido, Akuto lanzó su puño.

El sonido de metal chocando y luego rompiéndose


resonó.

254
Una vez que ese ruido se apagó, el humano y el dragón
se desplomaron lentamente sobre el suelo al mismo tiempo.

Mientras Fujiko veía esto desarrollarse frente a ella, no


podía comprender lo que había sucedido. Aun así, ella sabía lo
que tenía que hacer.

Fujiko corrió hacia Akuto.

- ¿Cuál es tu nombre? - preguntó el dragón de donde


yacía junto a Akuto.

Tirado boca abajo en el suelo, Akuto estaba harto de


todo pero sentía que tenía que responder.

- Sai Akuto.

- Qué nombre tan horrible.

- Me dieron ese nombre en el orfanato. Déjame en paz.


¿Qué hay de ti?

- Peterhausen.

- Qué nombre tan horrible.

- Mi amo muerto me lo dio. Tenía un sentido terrible


para los nombres, pero me gusta.

- Suena como que tenías una buena relación con tu amo.

255
- Era un excelente hombre. Y espero que esa relación
pueda continuar.

- ¿No está muerto?

- Con mi nuevo amo.

- Oh, eso es bueno. Felicitaciones.

- Eres un tonto, Sai Akuto. Me refiero a ti.

¿Qué?

Akuto se sentó instintivamente.

- ¿Qué quieres decir?

- Una vez que despierto, necesito un amo. De lo


contrario mataré a todos los que me despierten.

- ¿Pero no tengo que estar calificado?

- Derrotarme es parte de eso.

- ¡No, espera un segundo! ¡Me niego! ¡No quiero esto!

- ¿Estás seguro? Si te niegas, debo regresar a matar a la


gente que me rodea.

- ¡No, espera! ¿Entonces qué responsabilidades tengo


que asumir si me convierto en tu amo?

256
- Ninguna. Sin embargo, mi amo generalmente es
conocido como el rey demonio.

Oh, no… no pensé en las consecuencias otra vez…

Akuto se sostuvo la cabeza entre las manos.

Y de repente Fujiko llegó corriendo y lo abrazó.

- ¡Wah! ¿Qué estás haciendo, senpai?

- ¡Por favor deja de llamarme así!

Fujiko lo miró con los ojos llenos de lágrimas.

Esto no es bueno. ¿Su personalidad cambió debido al


shock de lo que vio?

- No, senpai. Cálmese…

- ¡Te dije que dejes de llamarme así! ¡Oh, mi rey


demonio! ¡Te serviré por el resto de mi vida como un mago
negro!

Fujiko empujó a Akuto al suelo.

- ¡E-Espera!

Esto va a volver mi sueño aún más difícil de lograr…


Yo quería ser un nacional… ¿qué era?

257
258
Capítulo 5: El Conspirador Alegre

- No estoy seguro de qué pensar de esto. - se quejó


Akuto.

Peterhausen insistió en que Akuto debía vivir aquí si él


era el amo del dragón.

Estaba sentado dentro de una sala del palacio


subterráneo. La habitación fue hecha para parecerse
exactamente a la sala de audiencias de un rey de un libro de
imágenes. Estaba cubierto por una alfombra roja y contenía una
silla increíblemente alta. Akuto estaba sentado en esa silla,
pero parecía hacer que le picara el trasero.

- Además, desde la perspectiva de un extraño…

- ¿Desde la perspectiva de un extraño? - preguntó


Peterhausen confundido.

- Desde la perspectiva de un extraño, creo que me vería


como un completo villano. - continuó Akuto.

La silla alta estaba decorada con calaveras. Akuto se


sentó con las piernas cruzadas. Alguien estaba sentado en el

259
apoyabrazos hacia el exterior apoyándose contra Akuto. Era
Fujiko, quien había jurado lealtad a Akuto después de despertar
realmente como una maga negra. Keena estaba sentada en el
regazo de Akuto y divirtiéndose. Junko estaba de pie junto a la
silla con una expresión de disgusto y la mano en su espada. La
escena se completó con Peterhausen, el dragón de 15 metros,
acurrucado detrás de la silla y Hiroshi y Korone esperando en
el fondo de las escaleras que conducen a la silla.

- Viéndolo así, solo puedo asumir que estás tratando de


conquistar el mundo. Tal vez debería tomar una fotografía y
ponerla en el periódico escolar. - dijo Lily medio sorprendida y
medio en broma desde donde observaba un poco a la distancia.

Las tres oficiales estuvieron de acuerdo con su


sugerencia.

- ¡Por favor denme un descanso! ¡Voy a regresar a mi


dormitorio! ¡Quiero tener una vida escolar normal! - gritó
Akuto.

- Realmente no sabes cuándo rendirte, ¿verdad? - dijo


Lily encogiéndose de hombros.

En una zona de la capital imperial se encontraba un


cierto edificio. Un hombre estaba dentro de una oficina allí. Era
increíblemente apuesto, pero tenía una extraña carencia de
desagrado. En su lugar, emitía una impresión refrescante que

260
hacía que cualquiera creyera que podía hablar abiertamente con
él.

El hombre, Yamato Bouichirou, miró al jardín de estilo


japonés fuera de la ventana. Parecía estar contemplando algo y
también parecía que tenía un entendimiento tan profundo de
ese jardín que podía verlo durante horas y horas sin cansarse de
él.

Y entonces una figura entró bruscamente en el jardín.


La expresión de Bouichirou se nubló, pero la chica que había
entrado tan rudamente al jardín no mostró ningún signo de
darse cuenta. Ella abrió la ventana, se metió en la habitación, y
simplemente vertió sus sentimientos en Bouichirou.

- ¡Oye! ¡Tienes que atormentar a Sai Akuto y Hattori


Junko! - gritó Eiko arrojándose a los brazos de Bouichirou
mientras él permanecía sentado.

- Atormentar a alguien no es una forma gentil de hacer


las cosas.

- ¡Pero están completamente locos! ¡Tienen que morir!

- Eso es cierto. Pero Sai Akuto no murió al final… -


dijo Bouichirou como si recordara ese hecho.

- Sí, eso fue extraño. ¿Qué pasó con eso?

- Las predicciones del futuro no son más que


predicciones. Cuando el problema se vuelve muy complejo,

261
esas predicciones pueden estar equivocadas. Sin embargo, aun
así esto fue un poco extraño. Después de todo, Sai Akuto
debería haber muerto cuando liberó el sello.

Bouichirou se llevó pensativo una mano a la barbilla y


Eiko asintió vigorosamente.

- ¡Así es! ¡Eso es lo que dijiste!

- Por cierto, parece que otra persona liberó el sello y Sai


Akuto la salvó. El secreto de lo que cambió la predicción puede
estar allí.

- ¿Qué quieres decir?

Eiko se subió al regazo de Bouichirou y envolvió sus


brazos alrededor de su cuello. Bouichirou acarició su cabeza
mientras respondía.

- Él ha crecido en un período de tiempo


inesperadamente corto. Además, el control del mana está
fuertemente ligado al estado mental de uno. Algo debe haber
hecho que tomara todo más en serio.

- ¡Increíble! ¿¡Tú realmente sabes todo, no es así!? -


exclamó Eiko como un niño emocionado.

Bouichirou sonrió tímidamente.

- No he vivido tanto tiempo para nada. Ahora, ¿no


tienes que proporcionarle a tu familia un informe sobre tu
trabajo?

262
Con ese comentario, Bouichirou golpeó ligeramente a
Eiko en el trasero. Ella meneó su cuerpo juguetonamente y
luego salió corriendo de la oficina.

Con Eiko fuera, Bouichirou dejó escapar un largo


suspiro. Agarró un pendiente que tenía en el cuello y jugó con
él en su mano. El pendiente fue convertido en un relicario.
Cuando lo abrió, una fotografía holográfica de una hermosa
mujer rubia apareció.

Se limpió el regazo como si Eiko lo hubiera ensuciado


al sentarse ahí, ajustó su posición en la silla, y miró a la
fotografía.

- Ha pasado tanto tiempo… Me estoy cansando. Ya es


hora de que finalmente arregle las cosas de una vez por todas
con ese rey demonio. - murmuró Bouichirou a nadie en
particular.

263
Notas Finales

En primer lugar, soy Mizuki Shoutarou. ¿Cómo se


encuentran? Yo estoy bastante bien.

Como sea, este es el Volumen 2. Y aquí están las


segundas notas finales. Debería empezar por mencionar las
notas finales de la última vez. No recibí una pila gigante de
información sobre comida horrible en todo el país (no que
realmente lo esperaba), así que estoy feliz de ver que los
japoneses tienen un sentido del gusto adecuado. Sin embargo,
esto significa que no puedo continuar con el mismo tema. Esto
tiene sentido ya que los malos restaurantes normalmente van a
la quiebra.

En cualquier caso, no hay ninguna posibilidad de que


mi personalidad retorcida cambie pronto, por lo que discutiré
algo similar. Lo que ha estado interesándome últimamente es el
término 善行. No estoy hablando de Zengyou, el área de Kanto.
Quiero decir Zenkou, el término que significa “buenas obras”.
Esto podría ser repentino, pero recientemente me di cuenta de
que las personas siempre se jactan de las cosas malas que han
hecho en el pasado, pero nunca se jactan de las cosas buenas
que han hecho. Si jactarse de eso se vuelve popular entre los
delincuentes que pasean por las ciudades, Japón se convertiría

264
en un lugar mejor. Ahora, simulemos cómo sonaría una
conversación así.

- Puede que no lo parezca ahora, pero solía ser muy


buena persona.

- ¿En serio, senpai? No lo parece en absoluto.

- ¿Ves lo que quiero decir? Pero yo era un voluntario


muy conocido en mi ciudad natal.

- ¿En serio? ¡Eso es increíble!

- Cuando era más joven, estaba satisfecho solo con dar


dinero a la caridad, pero realmente me enojé cuando me enteré
que esas cosas no les da el dinero a la gente que realmente lo
necesita.

- Sí, algunas organizaciones de beneficencia solo


utilizan el dinero para administrar su organización. Son
patéticos.

- Sabes mucho sobre organizaciones de beneficencia.


¿Solías dar dinero?

- No, yo no soy como usted, senpai. Yo no era nada.


¿Sabe cómo puede donar dinero para patrocinar a un huérfano
extranjero? Estoy seguro de que alguien como usted ha oído
hablar de ello, pero eso es lo que hice. Solo podía pagar
alrededor de 10,000 yenes, así que realmente no era nada…

265
- ¿Pero, ves? Realmente tienes un lado bueno.

- Vamos, no soy nada comparado con usted, senpai.

Estoy seguro de que pueden decir que esto nunca se


volvería popular. Simplemente no puedes jactarte de las buenas
obras. Las buenas obras son difíciles y aburridas. No estoy
seguro de que haya algo más difícil para jactarse que las
buenas obras. Incluso si envían sus buenas obras a redacción,
no serán mencionadas en unas futuras notas finales.

Bueno, sobre la novela.

Esta fue otra novela que realmente no necesita mucha


explicación o comentarios. Solo diviértanse leyéndola. Puse
mucha energía al escribirla, así que espero que todos ustedes
pongan mucha energía al leerla. Mientras la leen, intenten
gritar tan fuerte como puedan en medio de la noche cuando no
haya nadie más alrededor. En cualquier caso, parece que
realmente voy a tener que sacar más y más de estas novelas, así
que sigan leyendo más y más de ellas. Seguiré haciendo mi
mejor esfuerzo.

A los agradecimientos.

266
Primero, mi ilustrador, Itou Souichi-san. Creo que Itou-
san intenta ser de clase mundial. Cuando vi los bosquejos para
este volumen, me sorprendí completamente. Personalmente,
creo que la presidenta del consejo estudiantil es perfecta. Esta
es la primera vez que vez que he visto un personaje que no me
gustaría como amiga, amante, o conocida, pero todavía creo
que es genial. Esto fue inesperado incluso para mí, el que
diseñó su personalidad.

A continuación, mi editor, Ohashi-san. Una vez más,


gracias por todo tu esfuerzo. Espero poder terminar el siguiente
con más tiempo de sobra. Cuando la gente me pregunte si
pienso decir eso una y otra vez, voy a responder que no.
Curiosamente, sin embargo, el trabajo siempre toma mucho
tiempo en completarse. Seguiré trabajando mientras rezo para
que llegue más rápido a ello.

Y finalmente, les doy las gracias a todos los demás


involucrados.

¡Ahora bien, parece que podemos disfrutar de esto


juntos aún más a partir de ahora!

267
268
Twin Dragons Light Novels

Kikuslirus Project

“Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos


consiguiendo lo que estamos consiguiendo.”

269

También podría gustarte