Está en la página 1de 2

Es posible que no tengas síntomas de ateroesclerosis hasta que una arteria se estreche u obstruya

tanto que no pueda suministrar suficiente sangre a los órganos y a los tejidos. A veces, un coágulo
sanguíneo bloquea por completo el flujo sanguíneo o incluso se separa y puede desencadenar un
ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Los síntomas de la ateroesclerosis moderada a grave dependen de qué arterias están afectadas.
Por ejemplo:

Si tienes ateroesclerosis en las arterias del corazón, puedes tener síntomas como dolor en el pecho
o presión (angina de pecho).

Si tienes ateroesclerosis en las arterias que conducen al cerebro, puedes tener signos y síntomas
como entumecimiento o debilidad repentinos en los brazos o las piernas, dificultad para hablar o
balbuceo, pérdida temporal de la visión en un ojo o caída de los músculos de la cara. Estos indican
un accidente isquémico transitorio que, si no se trata, puede evolucionar a un accidente
cerebrovascular.

Si tienes ateroesclerosis en las arterias de los brazos y las piernas, puedes tener síntomas de
enfermedad arterial periférica, como dolor en las piernas cuando caminas (claudicación).

Si tienes ateroesclerosis en las arterias que conducen a los riñones, desarrollas presión arterial alta
o insuficiencia renal.

Cuando alguno de los vasos sanguíneos queda obstruido, puede producirse gangrena. Esta
situación tiene lugar por la interrupción del riego sanguíneo en una zona del cuerpo, como las
piernas. En función de si la obstrucción se produce progresivamente o de forma repentina, los
síntomas se irán presentando de forma más brusca o aparecerán poco a poco. Cuando la oclusión
es progresiva, la falta de un riego sanguíneo óptimo conlleva a que la zona afectada sea más
vulnerable frente a traumatismos. Si la oclusión es brusca, los tejidos mueren, por lo que la zona
afectada va adquiriendo un color azul y se pierde la sensibilidad.

Lo más común es que la oclusión afecte a las arterias el corazón, lo que provoca un infarto
cardíaco o cerebrovascular.

Tratamiento de la arteriosclerosis

1. Controles de los factores de riesgo, eliminar los factores tabaquismo, control de la


hipertensión, de la diabetes, de la hipertencion
2. Tratamiento medico, para impedir que la sangre se trombose dentro de las arterias ya
para frenar la evolución de grasas dentro de las paredes.
3. Por ultimo los tratamientos quirurujicos que son los que restauraran la circulación y
tratamientos dentro de las arterias para ensanchar y permitir el mejor paso de la sangre.

El tratamiento de la arteriosclerosis más efectivo es la prevención mediante la adopción de un


estilo de vida saludable.

Dieta. Se debe llevar a cabo una dieta equilibrada, tratando de disminuir la cantidad de alimentos
grasos que sean propensas al aumento de colesterol y la formación de ateromas en las arterias.
Ejercicio físico. Una buena alimentación debe ir acompañada con una actividad física adecuada,
muy importante para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. No es necesario
excederse con el ejercicio, sino mantener el cuerpo activo saliendo a caminar, ir en bici, o correr
un rato.

Hipertensión arterial. Esta condición genera daños en las arterias que aumentan
considerablemente el riesgo de sufrir arteriosclerosis. Por ello, es importante llevar a cabo un
seguimiento de la hipertensión.

Alcohol y tabaco. El tabaco es uno de los principales factores a la hora de sufrir enfermedades
cardiovasculares. Si además añadimos el alcohol, el riesgo puede aumentar de forma considerable.
Por ello, acabar con el hábito de fumar y evitar el alcohol son uno de los métodos de prevención a
tener en cuenta.

No existe ningún tratamiento específico contra la arteriosclerosis, aunque los fármacos que se
utilizan suelen estar enfocados a tratar alteraciones específicas, como la hipertensión arterial o la
diabetes.

El tratamiento mediante cirugía se ejecuta en los casos en los que se desea eliminar la oclusión de
la arteria afectada. El catérer de Fogarty es una intervención que se lleva a cabo para eliminar
oclusiones en las arterias de la pierna. En el caso de que la oclusión tenga lugar en las arterias
coronarias, la intervención que se realiza es la dilatación de las arterias coronarias mediante un
balón, y la implantación de un stent para que la sangre circule con normalidad. Las intervenciones
quirúrgicas se realizan en aquellas personas cuyos síntomas son intensos o las probabilidades de
sufrir un infarto son elevadas.

También podría gustarte