Está en la página 1de 3

HOY ES EL TIEMPO PARA QUE DIOS LO HAGA OTRA VEZ

Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de
esto preguntarás con sabiduría. Ec. 7:10
para dar unidad al pensamiento algunos interpretan como si el texto quisiera decir: “Me he portado
como un necio, pero antes no era así, intentando una justificación.
La versión NTV dice: “no añores los viejos tiempos, no es nada sabio”
Todos tenemos una historia que contar de nuestra conversión y, a decir verdad, ese tiempo fue glorioso,
el gozo de saber que ahora era hijo de Dios, la alabanza en la iglesia, La Biblia en mis manos, conocer a
otras personas que ahora son mis hermanos en Cristo, el compartir la fe con otros, etc. Pero ese tiempo
pasó, y no fuimos apercibidos de las pruebas, no las comprendimos, fuimos débiles, y para muchos ha
sido un sube y baja en la vida cristiana, pero por alguna razón volvemos a recordar el pasado en
nuestros inicios gloriosos de cristianos… tratando de justificarnos del presente que no termina de
agradarnos, porque ya no sentimos lo mismo.
Pensamientos recurrentes: “Ya no es lo mismo” “me acuerdo cuando construimos el templo todos
contentos” “las hermanas haciéndonos de comer” nos quedábamos hasta bien noche platicando. Y
cantando” “los cultos de jóvenes eran otra cosa, ahora ya no” “los campamentos y salidas como iglesia
al río, que padre” los coros de antes, esos, si eran de bendición” “el pastor hasta me traía el tanque de
gas”
El pueblo de Israel recordó su pasado en Egipto cuando enfrentó su presente con sufrimiento.
Éxo 16:3 Les decían: «Ustedes nos han traído a este desierto para matarnos de hambre. Hubiera sido
mejor que Dios nos quitara la vida en Egipto. Allá por lo menos teníamos ollas llenas de carne, y
podíamos sentarnos a comer hasta quedar satisfechos».
Esclavitud cómoda o libertad incómoda
Preferían una esclavitud “cómoda” o estar satisfaciendo sus deseos sin aspirar a la libertad que Dios les
quería dar.
Vivir en libertad conlleva, cambios, transformaciones, revisión de prioridades, abandonar la vida de
esclavitud con sus deseos y pasiones.
El presente glorioso deseado, te involucra
Vivir un presente glorioso donde podamos experimentar el poder de Dios, el poder del Espíritu Santo,
tiempos de refrigerio espiritual, significa no solo desearlo sin vernos involucrados, sino ser partícipes
activos del avivamiento, tiempos gloriosos en nuestra iglesia, de milagros de salvación, de tiempos en la
presencia de Dios en la alabanza, en la oración, en la evangelización, en la convivencia, en celebrar
juntos las victorias en Cristo.
Jueces 6:13, 14 Gedeón le respondió:
—Perdón, señor, pero si Dios está con nosotros, ¿por qué nos pasa todo esto? ¿Por qué no hace
milagros como cuando nos libró de Egipto? Nuestros antepasados nos han contado las maravillas que
Dios hizo antes; pero ahora nos ha abandonado, nos ha dejado caer en manos de los madianitas.
Dos recursos: tu vigor y la ayuda de Dios
Entonces Dios mismo miró a Gedeón y le dijo: —Pues eres tú quien va a salvar a Israel del poder de los
madianitas. Además de tus propias fuerzas, cuentas con mi apoyo.
Recordamos el pasado glorioso, lo añoramos, lo deseamos, pero no queremos involucrarnos en el
presente, cuando Dios quiere continuar su obra gloriosa con nosotros y a través de nosotros.
Gedeón tenía muy presente el pasado, y quizá lo usaba como un reclamo al estar en sufrimiento, al
experimentar derrota tras derrota contra sus enemigos, pero nunca pensó que Dios quería que él mismo
se dispusiera a estar en el escenario de luchar, de pelear, de guerrear, de planear estrategias de guerra;
que se dispusiera confiar en Dios, de salir de esa rutina, trabajar, recoger, y guardar para sobrevivir,
escondiéndose del enemigo sin enfrentarlo.
Dios le dice: eres tú quien va a salvar a Israel del poder de los madianitas, además de tus propias
fuerzas, cuenta conmigo.
¡¡¡Hermano en Cristo, eres tú, a quien Dios quiere usar para comenzar una nueva historia para tu
Iglesia… una nueva etapa, un nuevo ciclo, un nuevo tiempo e victoria, de cosecha, de avivamiento, de
poder espiritual!!!
De observador a ejecutor
comienzas a observar, las carencias; no hay músicos, somos muy poquitos, el servicio de hoy estuvo muy
aburrido, no hay jóvenes, veo desánimo y desgano, no hay nuevos, no hay eventos que nos animen, etc.
Hermano. Eres tú a quien Dios quiere usar para que todo lo que observas comience a tener un giro
diferente. Si no hay músicos, comienza a orar por músicos comprometidos y consagrados, a prepararte o
preparar a tus hijos, si somos muy poquitos en los servicios, pues asiste no te ausentes intégrate en todo
el programa, no seas indiferente, su el servicio te pareció aburrido busca al Señor, conéctate con el en
Su presencia, abre todos tus sentidos a Dios mientras estas aquí, deja los pensamientos y
conversaciones triviales, o que no importan mientras estamos aquí, si no hay jóvenes, pues vamos a
buscar, si ves desánimo, anímate y anima a otros, si no hay nuevos, vamos a buscarlos…
Gedeón pudo haber seguido escondiéndose, y trabajando, recogiendo, y escondiendo para sobrevivir;
pero escogió salir de su rutina, de los recuerdos, de las quejas, y se puso la camiseta de servicio, se
involucró, se puso en el escenario de batalla, y Dios hizo Su obra.
Levántate, busca al Señor, involúcrate, desecha la queja, lo negativo, hagamos una nueva historia
gloriosa con la ayuda de Dios.
Si se te invita a venir y tener una velada de oración, intégrate, si hay que ayunar no pongas excusas,
esfuérzate a ser puntual, interésate por La Palabra de Dios, ve y anima a un hermano para que vuelva y
siga adelante, proponte hablar a alguien de Cristo, a dar testimonio.
Los días gloriosos de poder y bendición para nuestra iglesia, están frente a nosotros, Dios lo desea una
iglesia avivada y llena de poder, pero tú y yo necesitamos hacer nuestra parte.
Luc 15:17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y
yo aquí perezco de hambre!
Luc 15:18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.
La biblia habla del presente como el mejor tiempo, “hoy es el día de salvación.”

También podría gustarte