Está en la página 1de 20

EVAPORADORES

EVAPORADORES N. J. Mariani, S. D. Keegan, J. A. Alves y O. M. Martínez Unidad de

N. J. Mariani, S. D. Keegan, J. A. Alves y O. M. Martínez

Unidad de Investigación y Desarrollo PROIRQ

Departamento de Ingeniería Química - Facultad de Ingeniería

Universidad Nacional de La Plata

y Desarrollo PROIRQ Departamento de Ingeniería Química - Facultad de Ingeniería Universidad Nacional de La Plata

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

CONTENIDO

I.-

INTRODUCCIÓN

2

II.-

REQUERIMIENTOS DEL SISTEMA

4

II.1.1.-

Comportamiento de la solución

4

II.1.2.-

Propiedades físicas y parámetros de transporte

6

III.-

DESCRIPCIÓN DE LOS EVAPORADORES

6

III.1.-

EVAPORADORES DE TUBOS HORIZONTALES

7

III.2.-

EVAPORADORES DE TUBOS VERTICALES

8

III.2.1.-

Evaporadores verticales de tubos cortos (circulación natural)

8

III.2.2.-

Evaporadores verticales de tubos largos

11

III.2.3.-

Evaporadores tubulares verticales de película de líquido

13

III.2.4.-

Evaporadores de película agitada (wiped film evaporators)

16

III.2.5.-

Evaporadores de placas

17

III.2.6.-

Evaporadores discontinuos

18

IV.-

BIBLIOGRAFÍA

19

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

I.-

Introducción

En general se entiende por evaporación, a aquella operación unitaria que tiene por objeto concentrar una solución evaporando parte del solvente. Hasta llegar a su forma actual, pasando por la caldera de sal calentada a fuego directo en la Edad Media, el evaporador ha sufrido una lenta y continua evolución en pos de optimizar su funcionamiento. En gran parte, los distintos equipos se han desarrollado como un arte, ya que debido al gran número de variables que intervienen, resulta, a menudo, difícil predecir el comportamiento térmico de los mismos. La evaporación como operación unitaria esta involucrada en procesos como la deshumidificación, en la cual sin la presencia de ningún soluto se evaporan pequeñas cantidades de agua, hasta el secado donde se evapora la mayor parte del solvente (en general agua) para generar una masa predominantemente sólida. No obstante, se retiene el nombre de evaporación sólo para la concentración de soluciones líquidas. El libro de Kern (1963) en su versión en español hace una distinción entre los evaporadores químicos destinados a concentrar soluciones y los evaporadores para plantas de fuerza cuando su función es producir vapor para generar energía eléctrica. Entre las numerosas aplicaciones de los evaporadores pueden mencionarse la concentración de soluciones, cristalización de soluciones, revaporización de un gas licuado para su transporte y almacenamiento, su empleo en procesos de separación primaria de compuestos con puntos de ebullición muy distintos y la remoción de solventes orgánicos volátiles. En tal sentido, estos equipos pueden ser encontrados en las siguientes industrias de procesos, entre otras:

Alimenticia (sal, jarabe de maíz, gelatina, jugos o zumos de frutas, azúcar, café, dulce de leche, leche entera y descremada, aceite de soja, caldos)

Pulpa y papel

 

Farmacéutica

Fertilizantes (nitrato de amonio, ácido fosfórico, carbonato de potasio, úrea)

 

Polímeros

(estireno

monómero,

nylon,

acrilatos,

polímero

sintético

de

etileno-

propileno, EPDM)

 

Química inorgánica (soda cáustica, carbonato de potasio, carbonato de sodio, dicromato de sodio, nitrato de sodio, sulfato de sodio)

Química

orgánica

(recuperación

de

isocianatos,

ácido

acético,

glicerina,

etanolaminas y solventes orgánicos varios)

 

Química fina y especialidades (aromatizantes)

 

Como fuente de calor para producir la evaporación se emplea, generalmente, vapor de agua que condensa (vapor de baja-presión inferior a 3 atm) o algún fluido con alta capacidad calorífica que no cambie de fase (agua o aceite). En la Figura 1 se muestra un esquema simplificado de un evaporador y un conjunto de equipos auxiliares. La solución es ingresada al sistema desde un tanque de almacenamiento. A continuación del mismo se ubica el precalentador, cuyo empleo es necesario cuando la solución a concentrar se encuentra a una temperatura significativamente menor que la temperatura de operación del evaporador. Luego se ubica el evaporador propiamente dicho y seguidamente un condensador para tratar los vapores de salida. Resulta usual que los evaporadores operen en condiciones de vacío (una presión relativamente baja permite obtener vapor saturado a una temperatura también baja, ej. a 0,1 atm se tiene vapor de agua saturado a 34,7 ºC).

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

CONDENSADOR TANQUE DE ALMACENAMIENTO SALIDA DE LA SOLUCION CONCENTRADA EVAPORADOR PRECALENTADOR
CONDENSADOR
TANQUE DE ALMACENAMIENTO
SALIDA DE LA SOLUCION
CONCENTRADA
EVAPORADOR
PRECALENTADOR

Figura 1: Esquema simplificado de un evaporador y sus equipos auxiliares

Cualquier evaporador puede ser representado esquemáticamente de la forma mostrada en la Figura 2. En la misma los bloques y las líneas no representan estrictamente una disposición de equipos y flujos.

A

R

Q

V I S
V
I
S

L

Figura 2: Esquema de un evaporador

Bloque I: Representa la superficie de intercambio térmico donde se produce la transferencia de calor (Q) a la corriente compuesta por la alimentación (A) y el reciclo (R) si es que este existe. Bloque S: Representa la etapa de separación entre el vapor formado y el líquido no vaporizado (solución concentrada).

La ubicación de las etapas I y S y de la corriente R depende del equipo empleado. La etapa de "separación" es propia de equipos en los cuales se lleva a cabo una vaporización.

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

Si bien desde el punto de vista del cálculo no se profundiza como para la etapa de intercambio térmico, sino que se recurre a información empírica, la misma resulta muy importante porque debe garantizarse una adecuada separación del vapor producido de la solución líquida remanente. Esta condición es necesaria en algunos casos para garantizar la calidad del vapor producido y, siempre, para obtener una adecuada eficiencia del proceso. En diferentes sistemas las herramientas empleadas para lograr una eficiente separación, no necesariamente no excluyentes, son:

el empleo de un espacio (volumen) de separación significativo, a fin de disminuir el arrastre de pequeñas gotas, la utilización de pantallas, que retienen el líquido y desvían el vapor limitando el arrastre, la utilización de mallas para retener las gotas más pequeñas que a pesar de la implementación de otras herramientas aún pueden ser arrastradas por el vapor.

Las características de V y L dependen de la función para la cual se utiliza el equipo. En aquellos casos en que se busca concentrar una solución el producto deseado es L, mientras que V es un subproducto del sistema; por su parte, en un evaporador destinado a la purificación de agua de mar para obtener agua potable, el producto deseado es V, que luego se debe condensar, siendo L un subproducto.

II.- Requerimientos del sistema

Para la tarea de diseño o verificación de evaporadores el conocimiento de la naturaleza de la solución a procesar constituye un requisito indispensable. Asimismo, resulta necesario estar en condiciones de estimar sus propiedades físicas y parámetros de transporte. Debe tenerse en cuenta que durante la operación la alimentación a los evaporadores puede llegar a sufrir fluctuaciones en su composición que afectarán también a los valores de estas propiedades. Es precisamente la gran variedad de características físico-químicas de las soluciones la que conduce a tratar a la evaporación como un tópico separado entre los procesos de transferencia de calor. Existen algunos puntos relevantes respecto a las soluciones a evaporar que se comentan brevemente a continuación:

II.1.1.- Comportamiento de la solución

a) Tendencia al ensuciamiento (formación de costras)

Algunas soluciones tienden a generar depósitos (o costras) sobre la superficie de intercambio. Los mismos actúan como una resistencia adicional a la transferencia de calor conduciendo a una disminución de la velocidad de transferencia. Dado que este fenómeno avanza con el tiempo, a partir de un determinado momento el equipo debe ser dejado fuera de servicio para su limpieza.

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

b) Formación de espumas

Determinadas sustancias, en especial las orgánicas, favorecen la formación de espuma durante el proceso de evaporación. La misma resulta perjudicial por cuanto da lugar a un arrastre de líquido, y eventualmente, a una mayor disolución de gases en el líquido.

c) Sensibilidad al calor

Algunos productos alimenticios y de química fina tienen propensión a degradarse o a perder alguna de sus propiedades cuando son sometidos a temperaturas moderadamente altas o a temperaturas menores pero en lapsos de tiempo más prolongados. En estos casos es necesario emplear equipos o técnicas especiales para disminuir los tiempos de contacto y la temperatura de operación.

d) Materiales de construcción de los equipos

Para la selección del material de construcción de un evaporador los aspectos más importantes a considerar son básicamente dos. Por un lado, la naturaleza físico-química de la solución a procesar en las condiciones de trabajo, particularmente en relación a su poder corrosivo y erosivo. Por otro lado, la aplicación industrial para la cual está destinado el equipo. Por ejemplo, para las aplicaciones alimenticias y farmacéuticas que demandan condiciones de higiene rigurosas (deben disminuirse al mínimo posible los riesgos de contaminación) se prefieren, en general, equipos de acero inoxidable. Conjuntamente con los aspectos señalados anteriormente, debe llevarse a cabo un análisis de tipo económico. Los materiales frecuentemente utilizados son hierro, acero al carbono, acero inoxidable, cobre y níquel. En la Tabla 1 se presentan algunos ejemplos de materiales empleados en la fabricación de evaporadores para distintos destinos.

Tabla 1. Materiales empleados en la fabricación de evaporadores para distintos destinos

Aplicación

Material empleado

Nitrato de amonio

Acero inoxidable AISI-SAE 304 o 304L

Sulfato de amonio

Acero inoxidable AISI-SAE 316

Soda cáustica

Acero al carbono (libre de tensiones), Monel 1 , aleaciones de Níquel dependiendo de la concentración

Ácido sulfúrico

Plomo, grafito dependiendo de la concentración

Ácido fosfórico

Acero inoxidable AISI-SAE 316

Urea

Acero inoxidable AISI-SAE 316

Productos farmacéuticos

Acero inoxidable AISI-SAE 304, 316, Titanio

Productos alimenticios (en general)

Acero inoxidable AISI-SAE 304 o 316

Jugos de frutas

Acero inoxidable AISI-SAE 316

Sal común

Acero inoxidable AISI-SAE 316L

Productos de azúcar

Acero al carbono, Acero inoxidable AISI-SAE 304 o 316

Lácteos

Acero inoxidable AISI-SAE 304 o 316

1 Monel: aleación de Níquel/Cobre resistente a la corrosión atmosférica, agua de mar y una variedad de soluciones ácidas y alcalinas

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

II.1.2.- Propiedades físicas y parámetros de transporte

a) Viscosidad

Es de todas las propiedades físicas y parámetros de transporte una de las que más incide sobre el valor de coeficiente de transferencia de calor. La viscosidad de la solución puede ser afectada por los cambios en la temperatura y en la composición de la misma. En general, una disminución de la viscosidad genera un aumento del coeficiente de transferencia de calor y por ende una disminución en el área requerida.

b) Elevación del punto de ebullición

La elevación del punto de ebullición de la soluciones respecto del valor para solvente puro resulta significativa solamente en el caso de soluciones altamente concentradas. Por ejemplo, el agua pura a una presión de 0,256 atm (absoluta) hierve a 65,5 ºC y una solución acuosa diluida, a la misma presión, tiene un punto de ebullición de 68,3 ºC, sólo 2,8 ºC mayor.

Del análisis de los aspectos relativos a la solución mencionados en los apartados anteriores (II.1.2 y 2) surge la conveniencia de emplear un tipo específico de equipo. La Tabla 2, que tiene un carácter orientativo, se presenta a modo de resumen en este sentido (las distintas variantes de equipos allí mencionadas serán descriptos a posteriori).

Una vez definida la carga térmica debe procederse a seleccionar la configuración más conveniente. Entendiéndose por configuración al tipo de evaporador a emplear, número de efectos, forma de alimentación y la alternativa de implementar o no recompresión térmica o mecánica. En los apartados siguientes se ahondará en la descripción y el análisis del funcionamiento de los tipos más importantes de evaporadores actualmente empleados en las industrias de procesos químicos.

Tabla 2. Tabla orientativa para la selección de un determinado tipo de evaporador

Viscosidad de la solución

Comportamiento de la solución

Tipo de evaporador

Baja (<20 cp)

Ensuciamiento moderado Que no cristalizace Puede formar incrustaciones

con circulación natural

Baja a moderada (20 a 150 cp)

Ensuciamiento alto a moderado Puede cristalizar Puede formar incrustaciones

con circulación forzada

Moderada (150 a 1000 cp)

Ensuciamiento moderado Que no cristalizace Que no forme incrustaciones

de película delgada

Alta (>1000 cp)

de cualquier tipo

de película agitada

III.- Descripción de los evaporadores

La extensa variedad de condiciones de operación y sustancias que se pueden encontrar en las industrias mencionadas en el apartado I hace que existan también una amplia gama

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

de equipos que se emplean como evaporadores. La mayor parte de los equipos a ser descriptos pueden operar como unidades de un único paso o con recirculación. A los fines prácticos se presentará una clasificación de los mismos que no es de modo alguno absoluta.

Evaporadores de tubos horizontales

Evaporadores de tubos verticales De flujo

o

De tubos cortos

o

De tubos largos

Con circulación natural

Con circulación forzada

De película (ascendente, descendente y ascendente-descendente)

Evaporadores agitados de película fina

Evaporadores discontinuos

Evaporadores de placas

III.1.- Evaporadores de tubos horizontales

El evaporador de tubos horizontales (véase la Figura 3) ha sido extensamente utilizado durante más de cincuenta años. No obstante, hoy en día se construyen muy poco dado que su performance ha sido superada por otros tipos de equipos surgidos posteriormente. El agente calefactor, normalmente vapor de agua, se introduce en una cámara de vapor, que hace las veces de cabezal de cabezal de entrada al mazo de tubos horizontales. El condensado, en general, se purga por el otro extremo del haz de tubos. La solución a evaporar, circula en forma natural por fuera de los tubos, y el nivel de líquido se mantiene ligeramente por encima de la hilera superior de tubos. En general, los evaporadores de tubos horizontales no disponen de ningún tipo de dispositivo dentro del cuerpo del evaporador para mejorar la circulación de la solución a tratar. Al presentar circulación natural el líquido a evaporar, los coeficientes de transferencia de calor resultan bajos, máxime cuando se trata de líquidos viscosos. No es recomendable emplear este tipo de equipos con soluciones que formen espumas, pues no se dispone de ningún sistema para evitarlas, tampoco cuando se trate de soluciones que produzcan algún tipo de incrustaciones que luego resultan difíciles de separar de la superficie externa de los tubos. Las principales ventajas que presenta este evaporador, son su bajo costo y fácil instalación, en especial los modelos pequeños. Su empleo esta especialmente indicado cuando se manejan líquidos poco viscosos, que no formen espumas ni generen incrustaciones.

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

– Fac. Inge niería – Universidad Na cional de La Plata Figura 3 : Evaporador de

Figura 3: Evaporador de tubos horizontales

III.2.- Evaporadores de tubos verticales

III.2.1.- Evaporadores verticales de tubos cortos (circulación natural)

III.2.1.1.- Evaporador Estándar (Calandria)

El evaporador vertical estándar consiste en un recipiente cilíndrico (cuerpo) dentro del cual se dispone el mazo de tubos en posición vertical (véase la Figura 4). En la parte inferior del equipo se ubica una cámara anular a través de la cual circula el vapor calefaccionante. La misma es atravesada por el mazo vertical de tubos por cuyo interior circula el líquido a tratar. La solución ingresa a los tubos desde la parte inferior del cuerpo del evaporador y circula hacia arriba por convección natural venciendo la carga hidrostática. Para volver a entrar en los tubos el líquido desciende por un conducto central (downcomer). La fuerza impulsora se genera a partir de la diferencia de densidad de la solución, y en consecuencia de la presión hidrostática. El conducto central es una zona más fría con relación al interior de los tubos, donde el líquido está más caliente y con menor densidad. Es recomendable que el área del conducto central de retorno resulte entre 40-100% del área transversal del conjunto de tubos para que no se originen problemas de pérdida de carga. En general, por encima del haz de tubos se suelen situar pantallas de choque para separar el líquido y el vapor que salen proyectados desde los tubos. En régimen continuo, el caudal que circula a través de los tubos es mucho mayor que el de la alimentación, por ende, al entrar a los tubos el líquido tiene esencialmente la misma

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

concentración que la solución (concentrada) que sale del evaporador. La velocidad normal de entrada del líquido a los tubos es de 0,3 a 1,0 m/seg. El aumento de entalpía de la solución a medida que la misma asciende a través de los tubos resulta suficiente para alcanzar la temperatura de ebullición, produciéndose vapor al llegar al extremo superior de los mismos (punto de menor presión). El nivel de líquido sobre el mazo de tubos es una variable importante, si el mismo es alto aumenta la presión hidrostática y por ende, la temperatura de saturación; en cambio si es bajo se produce un mojado incompleto en la parte superior de los tubos. Los tubos que se utilizan son relativamente cortos, tienen de 4 a 6 pies (1,2 a 1,8 m) de largo con diámetros entre 1” y 4” de (2,5 a 10 cm). Cuanto menor sea la altura de los tubos mejor resulta la performance del equipo para líquidos con problemas de incrustaciones, pero simultáneamente aumenta el tiempo de operación y se debe recurrir a mayores diámetros de mazo para compensar la disminución de área de intercambio.

mazo para compensar la disminución de área de intercambio. Figura 4 : Evaporador estándar de tubos

Figura 4: Evaporador estándar de tubos verticales

En el evaporador vertical de tubos cortos se logra un adecuado equilibrio entre la superficie de calefacción necesaria y el costo de la instalación. Como ventajas pueden mencionarse su relativamente bajo costo, en particular si se fabrican de acero al carbono. Si bien la velocidad de circulación del líquido no es demasiado alta se obtienen coeficientes de transferencia de calor razonablemente altos para líquidos poco viscosos (viscosidad inferior

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

a 5 cp). Dado que el diámetro de los tubos es relativamente grande la limpieza interior de los mismos se ve facilitada. Sus aplicaciones son muy variadas dando buenos resultados con soluciones poco viscosas. No es recomendable su empleo en el caso de líquidos viscosos debido a que la velocidad de circulación puede resultar demasiado baja y por ende el valor del coeficiente de transferencia de calor. Tampoco resultan aptos para ser utilizados en el caso de sustancias térmicamente sensibles dado que los tiempos de residencia de la solución en el equipo en general son grandes. Si se requieren grandes áreas de transferencia, dado que los tubos son cortos, se necesitarán evaporadores de gran diámetro. Cuando se requiere cristalizar el soluto es usual encontrar equipos con cuerpos de mayor diámetro y que disponen de un agitador (hélice) ubicado en la zona central por debajo del mazo de tubos.

III.2.1.2.- Evaporador vertical de tipo cesta o canasta

El evaporador vertical de tipo cesta mostrado en la Figura 5 posee características constructivas y operacionales muy similares al evaporador vertical estándar.

muy similares al evaporador vertical estándar. Figura 5 : Evaporador de tipo cesta La diferencia entre

Figura 5: Evaporador de tipo cesta

La diferencia entre ambos equipos radica en que el líquido en el evaporador de tipo cesta desciende por una corona circular ubicada entre la cámara de vapor y el cuerpo del

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

evaporador; mientras que, el evaporador estándar posee una cámara de vapor anular y el líquido desciende por el centro. Una ventaja considerable de este equipo esta dada por el mazo de tubos extraíble (removible) circunstancia que facilita notablemente la limpieza.

III.2.2.- Evaporadores verticales de tubos largos

III.2.2.1.- Evaporador vertical de tubos largos con circulación natural

Este evaporador, conocido también con el nombre de evaporador Kestner, se representa en la Figura 6. El líquido circula por el interior de los tubos verticales en forma ascendente por convección natural generándose vapor al llegar al extremo superior. La separación de la mezcla líquido-vapor se facilita ubicando una pantalla de choque a la salida de los tubos.

ubicando una pantalla de choque a la salida de los tubos. Figura 6 : Evaporador de

Figura 6: Evaporador de tubos largos verticales con circulación natural

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

Los tubos tienen típicamente de 2,5 a 5 cm de diámetro y de 3,5 a 12 m de longitud. Por lo general, el evaporador de tubos largos no se emplea con soluciones que formen costras, que generen precipitación de sales o sean muy viscosas. Está particularmente indicado para líquidos espumosos, debido a que la espuma se rompe al impactar a gran velocidad contra la pantalla ubicada a la salida de los tubos. La operación puede ser con recirculación o de un solo paso; en este último caso, el líquido concentrado se separa por la cabeza o cúspide del evaporador. Los coeficientes de transferencia de calor son inferiores a los que resultan para los mismos sistemas con circulación forzada (sección II.2.2.2) pero se elimina el costo de instalación y funcionamiento de la bomba.

III.2.2.2.- Evaporador vertical de tubos largos con circulación forzada

En este evaporador, mostrado en la Figura 7 se emplea una bomba para impulsar el fluido a mayor velocidad a través de los tubos.

el fluido a mayor velocidad a través de los tubos. Figura 7 : Evaporador vertical de

Figura 7: Evaporador vertical de tubos largos con circulación forzada

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

Las velocidades lineales típicas de la solución a la entrada en este tipo de unidades se encuentran entre 2 y 5 m/seg. En general, el líquido recircula en el equipo produciéndose relativamente poco vapor en cada paso. Valores usuales de tasas de recirculación (masa de liquido recirculada/masa vapor producida) se encuentran entre 100-150. La mezcla líquido-vapor, choca al salir de los tubos, contra una pantalla que tiene una forma especial para provocar la coalescencia de las gotas. De la forma de la pantalla, depende el arrastre de gotas de líquido en el vapor. En la práctica, el mazo de tubos puede encontrarse separado del recipiente donde se produce la separación líquido-vapor para facilitar la limpieza. En general, los evaporadores con circulación forzada operan con diferencias de temperatura pequeñas, a menudo del orden de 2-3 ºC, en comparación con otro tipo de equipos. El empleo de un evaporador vertical de circulación forzada es aconsejable en el caso de soluciones que presenten viscosidades moderadamente altas; en una determinada instalación depende, en última instancia, de un estudio económico que involucra el costo de la energía para impulsar el líquido, en comparación con el coeficiente de transferencia de calor que es posible lograr aumentando la velocidad de paso. En la práctica, es usual emplear una turbina de vapor para accionar la bomba, aprovechando el vapor de escape de la misma como agente calefactor en el evaporador. En instalaciones pequeñas resulta más sencillo accionar la bomba por medio de un motor eléctrico.

III.2.3.- Evaporadores tubulares verticales de película de líquido

En este tipo de equipos la solución a concentrar forma una película sobre la superficie de intercambio térmico (pared interior de los tubos) y el vapor generado circula por el espacio anular. La transferencia de calor en la película de líquido se produce esencialmente por conducción, no obstante, también puede haber convección. Se busca que la película resulte delgada para lograr coeficientes de transferencia de calor elevados; en estas condiciones prácticamente no se produce ebullición nucleada y por lo tanto no se observa la formación de burbujas. Físicamente puede asimilarse a una situación análoga al caso de la transferencia de calor en condensación en régimen laminar, aunque obviamente con un sentido inverso de flujo de materia. Los evaporadores verticales de película de líquido presentan diámetros de tubo del orden de 5-20 cm y longitudes de tubo que pueden variar desde 6 a 15 m. Estas características geométricas hacen que este tipo de equipos tenga un menor costo que los de circulación forzada cuyos tubos pueden tener menor diámetro y ser más cortos. Dado que esta forma de operación conduce a bajas pérdidas de carga resultan equipos adecuados para ser operados a presiones por debajo de la atmosférica. Asimismo, dada la forma de operación no resulta conveniente que las soluciones a tratar tengan una viscosidad mayor que 1000 cp; valores mayores conducen a películas de mayor espesor y coeficientes de transferencia de calor menores. Están especialmente indicados en los casos en los que se requiere tratar soluciones sensibles al calor. Ya que, por un lado, tienen la posibilidad de operar con diferencias de temperatura pequeñas (en virtud de los altos coeficientes de transferencia alcanzados) y por otro lado, los tiempos de residencia característicos son bajos, especialmente en el caso de unidades de película descendente (véase el apartado III.2.3.1) Los valores típicos del coeficiente global de transferencia para estos evaporadores resultan (asumiendo que el calor es suministrado por un vapor condensante):

Soluciones acuosas: 2800 W m -2 ºC -1 . Soluciones viscosas (valores cercanos al límite máximo aconsejado): 550 W m -2 ºC -1 . Existen dos arreglos básicos que permiten la evaporación en película, película de líquido descendente o ascendente.

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

III.2.3.1.- Evaporador tubular de película descendente

En esta forma de operación la solución a evaporar circula en forma descendente sobre la pared de los tubos por acción de la gravedad. El vapor producido puede circular en forma ascendente por el centro de la película líquida o verse arrastrado con la película de líquido. La velocidad de la película de líquido resulta mayor que en el caso de las unidades de película ascendente; consecuentemente los coeficientes de transferencia resultan mayores y los tiempos de residencia menores. Dado que en este caso no hay efecto asociado a la carga hidrostática porque no hay ninguna columna de líquido, la diferencia entre la temperatura de la pared y la de saturación de la solución se mantiene aproximadamente constante (Figura 9.a) y el valor factible de ser empleado puede reducirse hasta 3,5 ºC. En el caso de productos sensibles al calor es conveniente operar con velocidades másicas bajas en cada tubo, lo que conduce a películas más finas y coeficientes de transferencia de calor equivalentes con menores gradientes de temperatura. Aunque, esta alternativa presenta la desventaja de favorecer en mayor medida el ensuciamiento. Uno de los puntos más críticos vinculado a esta forma de operación (película descendente) es el de lograr una distribución uniforme del líquido sobre las paredes del tubo para evitar las zonas secas. En este sentido, se han ensayado numerosos sistemas de distribución de líquido, de los cuales pueden mencionarse:

Extender los tubos por sobre el mazo una determinada altura.

Emplear una placa distribuidora de líquido

Implementar una boquilla atomizadora a la entrada al equipo

Una técnica, también utilizada para mejorar la distribución del líquido consiste en precalentar la solución a tratar por sobre la temperatura de operación, de forma tal que se produzca una evaporación instantánea (flash) en el orificio de entrada al equipo. La misma provoca turbulencia y contribuye a dispersar el líquido. Otro punto de importancia a ser tenido en cuenta en los evaporadores de película descendente es el peligro de inundación cuando el sentido del vapor es ascendente. En este caso, debe estimarse el valor del caudal de líquido que genera inundación y operar por debajo del mismo con un adecuado margen de seguridad.

III.2.3.2.- Evaporador tubular de película ascendente

En este caso la solución a ser tratada ingresa al equipo por el cabezal inferior, inundando el correspondiente espacio del mazo de tubos y, circula en forma ascendente acompañada por el vapor generado que fluye en el mismo sentido. A medida que se produce el ascenso del líquido dentro los tubos ocurren los siguientes fenómenos (Figura 9b):

1. El vapor aparece en forma de burbujas.

2. Se forman bolsones de vapor dando lugar a un flujo de tipo slug

3. Se desarrolla la película de líquido ascendente con flujo de vapor por la parte central.

Si la solución no se encuentra adecuadamente precalentada o la velocidad de evaporación es pequeña la película tarda en desarrollarse. En la Figura 9.b se muestra el efecto de la presión hidrostática sobre el perfil de temperatura en un tubo de un evaporador de película ascendente. A medida que la solución asciende se calienta y aumenta su temperatura hasta alcanzar el valor de saturación (T min =T w -T c sat ). A partir de este punto, la temperatura comienza a disminuir por efecto de la disminución de presión, tanto sea por la pérdida de carga en flujo bifásico como por la disminución de la carga hidrostática (columna de líquido). La circunstancia descripta hace que frecuentemente sea necesario trabajar con un valor de T de al menos 15 ºC. Cabe aclarar que para que el evaporador de película ascendente funcione correctamente la zona

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

de formación de la película (Figura 9.b) debe representar sólo una pequeña fracción de la longitud del tubo.

III.2.3.3.- Evaporador tubular de película ascendente-descendente

El evaporador de película ascendente y el de película descendente pueden ser combinados en una única unidad intentando aprovechar las ventajas de ambas alternativas (Figura 10).

aprovechar las ventajas de ambas alternativas (Figura 10). Figura 9 : Perfil de temperatura en un

Figura 9: Perfil de temperatura en un tubo de un evaporador de película

(A) Película descendente (B) Película ascendente (formación de la película)

Cuando se requiere una alta tasa de evaporación (caudal másico evaporado/alimentado) y, paralelamente la solución a concentrar presenta una viscosidad moderadamente alta el mazo de tubos puede dividirse en dos secciones donde la primera funciona como un evaporador de película ascendente y la segunda como uno de película descendente. El flujo de la solución y del vapor producido es en todo momento en cocorriente. Los tiempos de residencia son relativamente bajos, así como la pérdida de carga.

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

El largo de los tubos empleados es aproximadamente la mitad respecto a las unidades de película de descendente o ascendente.

a las unidades de película de descendente o ascendente. Figura 10 : Esquema de un evaporador

Figura 10: Esquema de un evaporador de película ascendente-descendente

III.2.4.- Evaporadores de película agitada (wiped film evaporators)

Cuando la viscosidad representa un serio problema o existe una alta sensibilidad térmica del producto a tratar se emplean los evaporadores de película agitada. En los mismos el líquido desciende por gravedad sobre la pared interior de un tubo vertical de gran diámetro (10 a 125 cm) y es agitado mecánicamente mediante cuchillas rotantes (Figura 11). La longitud del tubo puede variar entre 0 6 a 7 m. En general, estos equipos operan con grandes T razón por la cual no son aptos para ser empleados en configuración de múltiple efecto. Paralelamente, los tiempos de residencia son bajos. Debido a que son mecánicamente más complejos que otros tipos de evaporadores requieren un mayor mantenimiento mecánico; por la misma razón el costo de adquisición de estas unidades resulta comparativamente mayor. Están fuertemente indicados para soluciones líquidas altamente viscosas (viscosidades superiores a 1000 cp y hasta 100000 cp) o que tienen gran propensión a generar ensuciamiento. Como ejemplos de utilización de estos evaporadores se pude citar el tratamiento de pulpas concentradas de frutas, pasta (puré) de tomate, jugos de fruta límpidos y pulposos, mostos concentrados de uva, leche, etc. En todos los casos mencionados, resulta un requisito esencial conservar las propiedades naturales de los productos (color, sabor, contenido vitamínico y proteico).

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

– Fac. Inge niería – Universidad Na cional de La Plata Figura 11 : Evaporador de

Figura 11: Evaporador de película agitada

III.2.5.- Evaporadores de placas

Los evaporadores de placas (Figura 12) son constructivamente similares a los intercambiadores de placas, pero se diferencian en forma de operación. En los evaporadores de placas el vapor generado acompaña en su movimiento dentro del equipo a la solución produciéndose la separación a la salida del equipo en una unidad auxiliar. Del mismo modo que para los otros tipos de equipos el agente calefactor típico es vapor de agua que condensa. Se encuentran disponibles para operar en cuatro configuraciones distintas: película ascendente, película ascendente/descendente, película descendente, circulación forzada con ebullición suprimida y película fina (en este último caso la película delgada se alcanza estableciendo las condiciones fluidodinámicas adecuadas y empleando una geometría de placa particular). Tienen bajo costo de instalación, ventaja especialmente importante, en el caso que sea necesario emplear materiales de construcción costosos como aleaciones de Níquel, aceros inoxidables, titanio etc. Adicionalmente, la relación área de transferencia/volumen del equipo es mucho mayor que en los otros evaporadores. Los coeficientes de transferencia de calor para los equipos de placas resultan, en la mayoría de los casos, más altos que en las unidades de tipo tubular. En general, los fluidos circulan a gran velocidad dentro del equipo, circunstancia que trae aparejada algunas ventajas. Por un lado, a causa de las elevadas velocidades desarrolladas por el vapor y las corrugaciones de las placas, el líquido puede atomizarse parcialmente generando mayores coeficientes de transferencia de calor. Por otra parte, las altas

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

velocidades de circulación de la solución dificultan la formación de costras e incrustaciones

y el crecimiento de colonias de bacterias. Asimismo, dada la facilidad de desarme de estos

equipos la limpieza de los mismos puede realizarse en forma relativamente sencilla. La capacidad de proceso de estas unidades puede modificarse en forma relativamente sencilla mediante el agregado o la quita de placas. Los tiempos de residencia en este tipo de equipos son bajos entre 5 y 15 s, circunstancia que los convierte en especialmente indicados para procesar alimentos.

en especialmente indicados para procesar alimentos. Figura 12 : Evaporador de placas de película

Figura 12: Evaporador de placas de película ascendente-descendente

Como desventaja puede mencionarse la limitación en las condiciones de operación (aproximadamente 10 atm y 200 ºC), impuesta por las características de los materiales que actúan como juntas (usualmente elastómeros, ej. estireno-butadieno). Simultáneamente, las posibilidades de fugas de fluido son mayores que en el caso de los equipos tubulares. El espaciado entre las placas limita el tamaño de las partículas que pueden llegar a ser toleradas en suspensión a aproximadamente 0,25 mm. Las aplicaciones más importantes pueden encontrarse en las industrias alimenticias (producción de concentrados de jugos de frutas, leche, sopa, extractos de café y té, jarabe de maíz, etc.).

III.2.6.- Evaporadores discontinuos

En este tipo de equipos se empleó por primera vez el vapor de agua como fuente de energía para producir la evaporación. Conjuntamente con los evaporadores que aprovechan la energía solar representa uno de los métodos más antiguos para concentrar soluciones. En la actualidad prácticamente no se utilizan, aunque aún pueden encontrarse algunas unidades destinadas a la concentración de jaleas y mermeladas, y a la preparación de productos farmacéuticos.

Los evaporadores discontinuos son recipientes de tipo esférico, encamisados o provistos de un serpentín de calefacción (Figura 13). La solución a tratar se ubica dentro del recipiente

y la resistencia a la transferencia de calor asociada a la misma suele ser la más importante, en los casos que fuera factible es recomendable acudir a la agitación mecánica para lograr diminuirla (aumentar el coeficiente pelicular). En general, no se utilizan grandes fuerzas impulsoras dado que estas pueden producir la degradación de las soluciones a tratar y mayores velocidades de ensuciamiento. Por esta razón, la capacidad de estos evaporadores resulta baja en comparación con la proporcionada por otros equipos, circunstancia que limita considerablemente su utilización.

Evaporadores Cátedra de Tecnología de Calor – Fac. Ingeniería – Universidad Nacional de La Plata

– Fac. Inge niería – Universidad Na cional de La Plata Figura 13 : Esquema de

Figura 13: Esquema de un evaporador discontinuo

IV.-

Bibliografía

Parthasarthy Chattopadhyay, “Boiler Operations. Questions and Answers”, 2nd Edition McGraw-Hill Professional (2000).

D. Kern, “Procesos de Transferencia de Calor”, Compañía Editorial Continental S.A., México DF (1965).

G. Lavis, ”Evaporators. How to make a right choice?”, Chemical Engineering, 92-102, April (1994).

R. V. Schurter, ”Evaporation. Think thin film”, Chemical Engineering, 104-106, April

(1994).

G. F. Hewitt , G. L. Shires, T. R. Bott, ”Process heat transfer”, CRC Press Inc., Boca Ratón, Florida (1994).

“Evaporator Handbook”, 4 th edition, APV Crepaco Inc., Chicago (2002).

D. K. Metha, “Selecting Evaporators” , Chemical Engineering, 56-72, February 3 (1986).

W. L. McCabe, J. C. Smith, P. Harriot, “Operaciones básicas de Ingeniería Química”, 4ta. Edición, Mc Graw Hill, Madrid (1991).

P. E. Minton, “Handbook of evaporation technology”, Noyes Publications, New Jersey

(1986).

S. Kakac, “Boilers, Evaporators, and Condensers”, John Wiley & Sons Inc. (1999).