Está en la página 1de 4

UN CORAZON HUMILLADO ANTE DIOS

Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu


corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras;
y a causa de tus palabras yo he venido. Daniel 10:12  

Daniel un joven judío llevado cautivo a la nación de babilonia, fue seleccionado por
mandato del rey Nabucodonosor, junto con otros compañeros, para estar delante del rey
y servir en su presencia, recordemos que estaban cautivos y en tierras extrañas.

 Para ellos estar ahí, no era fácil, tenían que obedecer el mandato del rey porque si no lo
hacían sus vidas peligraban, era una situación muy dura para ellos.

 Pero Daniel, se propuso en su corazón vivir una vida pura delante de su Dios.       Y Daniel
propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el
vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a
contaminarse. Daniel 1:8.

 Hoy, Dios anda buscando cristianos que propongan en su corazón vivir una vida en
santidad, una vida que agrade y complazca Dios. Cristianos que estén dispuestos a dejarlo
todo por amor a Cristo, que su interés y anhelo sea vivir para Cristo, como dijo el apóstol
Pablo: para mí el Vivir es Cristo, y ya no vivo yo si no que Cristo Vive en mí.

 DIOS BUSCA UN JOVEN CONFORME A SU CORAZÓN.                              

 En estos tiempos que vivos, tiempos de mucho peligro, finales y donde Jesús nos enseñó
en su Palabra, que para estos tiempos el amor de muchos se iba a enfriar. El anda
buscando cristianos que le amen y que su corazón sea agradable a Él, que su corazón
anhele como como David el estar en su presencia cada día para contemplar su hermosura
y bondad.
 Dios busca un corazón como:

 José: Un joven con el Espíritu de Dios.

Y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté
el espíritu de Dios? Génesis 41:38.

 José fue vendido por sus hermanos, llevado a Egipto, el atravesó por momentos muy
difíciles, tuvo que resistir la tentación, pero todo el logro que obtuvo al final de su carrera,
fue debido a que era un joven que tenía por dentro al Espíritu de Dios

 Cuán importante es que tengamos al Espíritu Santo de Dios dentro de nosotros mismos,
la biblia dice: ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en
vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1ra Corintios 6:19.

 Necesitamos estar llenos del Espíritu Santo, porque él nos ayuda en todo momento, nos
da poder para vencer toda tentación del enemigo, nos santifica, nos guía hacia toda
justicia y verdad. No podemos dejar a un lado al Espíritu Santo, es parte importante en la
vida de todo creyente.

 Job: Varón Integro. Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre


perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Job 1:1.

 En la Biblia se menciona a Job como varón perfecto y justo, JOB temeroso de Dios. Fue
hombre que medio de su abundancia, le vino tribulación: perdió su riqueza, su familia fue
destruida y perdió la salud. En todo esto Job tuvo paciencia y firme  confianza en Dios,
aun ante las acusaciones de sus amigos. La aflicción abrumó a Job, pero dice la Biblia que
“bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero” (Job 42:12). Aunque
padeció mucho, fue capaz de decir: “Yo sé que mi Redentor vive” (Job 19:25).
 David: En hebreo David significa “amado”

¡Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos! Anhela mi alma y aun
ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios
vivo. Salmos 84:1-2.

Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos
los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su
templo. Salmos 27:4.

 David un hombre conforme al corazón de Dios, se le conoce así, porque él amaba a Dios y
su Ley. El anhelaba estar en la presencia del Señor, día a día, para contemplar su
hermosura y santidad. Comprendió que no había lugar más bello y precioso que estar a los
pies de Dios.

El Sabia que ahí estaba aquel que podía socorrerle en todas las tribulaciones, él dijo:
aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón. Aunque contra mí, se
levante guerra yo estaré confiado. El estar en la presencia del Señor hay plenitud de gozo,
todos nuestros problemas están a los pies de Cristo, podemos estar seguros y tranquilos.

 CONCLUSION.

A veces es como difícil humillarnos, por lo general el ser humano está lleno de orgullo,
creemos que nosotros mismos podemos solucionar todo. Nos olvidamos que estamos en
pie por su gracia y no por nuestras fuerzas y que solo basta con humillar nuestro corazón y
rendirnos ante Él.

 Se nos complica un poco humillarnos cundo nuestro corazón esta turbado. Pero es bueno
humillar un corazón quebrantado ante su presencia porque, en cualquier circunstancia,
Dios tiene el control. Dios quiere un corazón que se humille, un corazón con una
convicción firme y sincera, dispuesto adorar a Dios en medio del dolor y la alegría. En
medio de la tormenta y la quietud. Un corazón que anhele estar en su presencia. Cuando
eso ocurre, nuestras oraciones tendrán repuesta. Así como a Daniel, el ángel le dijo. Desde
el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte ante la presencia del
Señor, fueron oídas tus palabras.

 Dios busca un corazón Humillado ante su presencia. ¿Eres tú, uno de ellos?

También podría gustarte