Está en la página 1de 3

EL AMOR ES UN SENTIMIENTO UNIVERSAL.

El amor tiene diferentes maneras de interpretarlo o definirlo, es un sentimiento


para algunos complejos y para otros no tanto, su significado varía de acuerdo a
cada persona y puede estar involucrado las creencias, experiencias, vivencias
ajenas y con base a esto tener una percepción para definirlo. Científicos,
psicólogos, artistas y escritores dedican muchas horas a expresar y entender lo
que puede generar este sentimiento en cada una de las personas, los
comportamientos que pueden tener estos cuando sienten amor por otros y que el
amor no solo se ve reflejado hacia alguien sino también hacia animales y objetos,
siendo entonces este sentimiento muy estudiado por ocasionar una cantidad
innumerable de cascadas neuroquímicas en nuestro cuerpo interactuando
directamente con nuestro estado de ánimo, es decir con nuestras emociones,
llegando a controlar inconscientemente muchas de nuestras acciones a diario, vivir
momentos felices a partir de este e incluso momentos no tan agradables
convirtiéndolo en una de los mejores sensaciones que las personas podemos
sentir.

Al ser este expresado de múltiples formas, ya sea por medio de palabras,


acciones, detalles y uno de los mas importantes el contacto físico considero que
es un sentimiento universal y que todas las personas a lo largo de su vida lo han
experimentado, no importa si no se trata de sentir amor hacia una persona, un
claro ejemplo puede ser el amor entre un perro y su dueño lo cual se puede
observar en muchísimas personas alrededor de todo el mundo siendo esta una
muestra de amor puro y sincero. Es universal porque puede lograr en cada
persona que lo siente paz, compasión, comprensión, ternura, felicidad, tristeza y
mucho más, siendo todo esto inherente a los seres humanos. Si bien es sabido el
amor inspira a mas de uno desde hace muchos años a lo largo de la historia,
evidenciados en poemas, libros, novelas, canciones y estudios que ayudan a
expresar las diferentes sensaciones que nos hace sentir el amor. Cooper y Pinto
(1) en un estudio en jóvenes relacionó la actitud de los jóvenes por edades frente
al amor tomando como referencia: ´´Sternberg (1986), plantea su teoría del
“triángulo del amor”. Esta teoría está formada por tres componentes: la pasión, el
compromiso y la intimidad. Estos componentes son interdependientes entre sí ´´,
el resultado de este estudio nos dice que los jóvenes tienen una tendencia Eros a
un amor apasionado y romántico, demostrando que el amor no importa en la
edades y género, que el amor es proprio a el ser humano e incluso animales, lo
que nos afirma que sigue siendo universal.

Tan importante es este sentimiento que la ciencia se ha visto envuelta en el


estudio de este, ya que existe una relación entre el cerebro con el amor y el
enamoramiento, generando procesos neuroquímicos como liberación de
serotonina y dopamina ayudando a reforzar conductas placenteras cuando sientes
amor hacia algo o alguien. Manrique (2) asegura que el amor es bio-química entre
nosotros, en su estudio expone que existe una liberación de neurotransmisores
como dopamina generando atención, deseo y motivación, motivo por el cual las
personas que sienten amor o enamoradas siempre están atentas, deseosas y
centradas en las personas que aman, hace énfasis en la liberación de la
serotonina como la hormona de la felicidad haciendo que las personas se sientan
como en una adicción con periodos elevados, de caída (desamor) y de
abstinencia.

El amor es y siempre será el sentimiento que todas las personas sin pedirlo
tendrán por algo o alguien, crece espontaneo, se cultiva y lo mas hermoso es que,
aunque bien sabido nos hace pasar ratos amargos también nos llena de
momentos inolvidables, es un sentimiento que, aunque se llame igual se puede
expresar de formas diferentes en cada uno de nosotros y transmitirlo de forma
diferente a familiares, amigos y pareja, lo que lo convierte en un sentimiento
especial.

Bibliografía

1. ACTITUDES ANTE EL AMOR Y LA TEORÍA DE STERNBERG. UN


ESTUDIO CORRELACIONAL EN JOVENES UNIVERSITARIOS DE 18 A
24 AÑOS DE EDAD. AJAYU, 2008, Vol. 6, Nº 2. Cooper, V., y Pinto, B
2. El amor: Hay (bio) química entre nosotros. Revista de Química
PUCP, 2013, vol. 27, nº 1-2. Manrique, R.

También podría gustarte