Está en la página 1de 1193

ATENCIÓN

Esta es una traducción realizada por fans para


fans. No hay ningún propósito comercial detrás
de ella ya que nuestro objetivo es dar a conocer la
historia.
Animamos encarecidamente a los lectores a
apoyar al autor/a comprando la novela en sus
respectivos sitios legales.

1
Título Coreano: 악역의 엔딩은 죽음뿐

Título Ingles: Villains are Destined to Die.

Autor: 권 겨을

Artista: 무트

Editorial original: D&C Media

Género: Acción, Aventura, Comedia, Drama, Fantasía, Maduro,


Misterio, Psicológico, Tragedia, Josei, Harem.

Capítulos:

279 capítulos (5 VOLÚMENES)


231 capítulos (historia principal completa)
40 capítulos (epílogo completo)
8 capítulos (extras completos)

VOLUMEN IV: Capítulo 171 - Capítulo 231

2
Sinopsis

He reencarnado como una villana en un juego del harem


inverso. Me convertí en Penélope Eckart, la única hija
adoptiva de la familia del Duque Eckart.

Las dificultades en las rutas fueron cada vez peores, todo


lo que hacía me conducía a la muerte.
Se complica cuando estoy en el modo difícil porque debo
conquistar a los principales personajes masculinos y
sobrevivir antes que aparezca la verdadera hija del
Duque.

Uno de ellos me ayudará encontrar la ruta para llegar a


un final feliz. Pero entre las opciones están: 3
Dos hermanos mayores que siempre se pelean conmigo
por cualquier cosa.

Un loco psicópata príncipe heredero cuya ruta siempre


me llevará a la muerte.

El gentil mago que está enamorado de la heroína de la


historia

Y por último, un leal y misterioso esclavo-caballero.

4
¡Primero, tacharé en la lista a los personajes con los que
no tenga esperanza de escapar!

—Viviré mi vida muy tranquilamente de ahora en adelante


que ni siquiera notarás que te preocupas por mí. Así que, por
favor, perdóname esta vez.

Pero, ¡¿por qué tengo que humillarme para poder


aumentar sus intereses en cada situación?!

5
6
~Capítulo 171~

—¡Jaja... jajaja..!
Mis ojos se nublaron por una neblina roja. Me reí
histéricamente sintiendo como si un castillo de arena se
desmoronara.
—Eh, tú…
Reynold me habló mientras me miraba con una expresión
extraña al reír de repente como una loca.
Mi risa grotesca se fue apagando gradualmente.
Como si se diera cuenta de mi extraño comportamiento,
el Duque enojado con Derrick se voltearon a mirarme
asombrados.
Todo fue como esperaba.

7
El Modo Difícil terminó con más que miseria, y todavía
estaba en el juego.
Maldito ... Maldito puto juego.
La mano que sostenía la copa tembló.
Está bien…
Pero, es demasiado pronto para sentirme frustrada.
Todavía me queda un método que aún no he usado.
Bueno, no puedo simplemente sentarme y no hacer nada.
A este paso, ¿no parece que la Falsa Princesa se enfrenta
a la Real?
Por supuesto, no era asunto mío una vez que dejé este
maldito lugar, aunque...
Terminaría como una villana en la historia original.

8
¿No sienten pena por mí, quien ha estado suplicando por
mi vida e inclinando mi cabeza frente a estos tipos todo
este tiempo?
Apreté los dientes y abrí la boca.
—Lo que dijo mi primer hermano es correcto.
Mantuve la cabeza en alto y miré a la audiencia.
Arrogantemente, como la orgullosa Penélope.
Luego fijé mis ojos en la figura de una mujer esbelta.
—Yvonne.
Caminé hacia ella sin dudarlo.
—¡Penélope ...!
El Duque recuperó el sentido posteriormente y me llamó
apresuradamente, pero ya era demasiado tarde.
Bajé de la plataforma y me acerqué a Yvonne.

9
Haciendo caso omiso de la mirada penetrante de Derrick,
le tomé la mano con suavidad.
—Gracias a Dios, mi única hermana ha vuelto a casa.
Yvonne me miró con los ojos muy abiertos.
No solo ella, sino también todos los protagonistas
masculinos y los nobles presentes.
Pero me reí con todas mis fuerzas.
—Mi padre trató de anunciar que Yvonne había
regresado, pero temía que confundieran a los invitados,
así que le pedí que lo anunciara en la recepción.
—...
—Creyeron que traté de esconder a mi hermana pero
supongo que hubo una falta de comunicación con mi
primer hermano. ¿Verdad, Padre?
Volví a mirar al Duque y le pedí su consentimiento.
10
—Viniste a mi habitación esta mañana para hablar de eso.
La mentira salió fácilmente de mi boca.
El Duque se estremeció ante mis palabras, mantuvo la
boca cerrada aunque parecía ansioso por hablar conmigo.
No tuve más remedio que detener el escándalo que estalló
de inmediato.
Un escalofriante silencio escalofriante descendió sobre el
jardín.
La sostuve sin mirar a Derrick, quien puso una expresión
seria.
—Ven aquí, Yvonne.
Se sintió un escalofrío inquietante cuando nos tomamos
de las manos, pero no lo expresé.
La llevé hacia el podio y regresé a mi asiento.

11
Coloqué a Yvonne, que se sentía avergonzada cerca de
mí y empujé la copa de oro.
—¿Me servirás el vino? Ahora somos familia.
—¡Penélope!
El Duque me advirtió con voz severa, pero le supliqué
con una expresión exagerada y hosca.
—Padre, es mi cumpleaños.
—...
Su boca se cerró con fuerza. Sonreí ante su repentino
silencio. Finalmente, hizo una seña al mayordomo para
que trajera otra copa.
En medio del desastre, aclaré la situación con calma y,
sorprendentemente, me mantuve tranquila.

12
Aunque era sutil que la atmósfera estuviera fuera de mi
control, el proceso de la ceremonia de mayoría de edad
se llevó a cabo bajo mi voluntad.
Un rato después, siguiendo las instrucciones del
mayordomo, llegó una doncella corriendo con una copa
de oro.
Casualmente, ella era la criada temporal de Yvonne.
Se colocó una copa similar junto a la copa dorada de
Penélope. Inmediatamente tomé la copa y se lo entregué
a Yvonne.
—Me seguirás, ¿verdad?
Fue cuando. Los ojos de Yvonne que temblaban
impotentes, llenos de alegría.
—¡Por supuesto...!

13
La arrastré hasta aquí, pero inesperadamente recibió la
copa de vino rápidamente. Cogí una de las sencillas del
podio.
—Gracias, Penélope. Y perdón por arruinar tu
ceremonia...
Susurró con cuidado mientras vertía el vino en el
recipiente.
—No digas que lo arruinaste.
Sonreí y acepté lo que me sirvió.
Mientras tanto, cuando le serví el vino en su copa, pareció
emocionada al ver a su benévola hermana.
—No tienes que arrepentirte. De todos modos…
En ese momento, pude sentir una leve vibración en mi
pecho.
*BZZT-!*
14
No solo dejé de hablar, al inclinarme sobre la botella bajé
la mirada.
El collar mágico que no tuve tiempo de quitármelo
hablando con el Príncipe Heredero. La cuenta blanca
central había cambiado de color.
Cambio a un tono amarillo.
Me congelé en mi lugar, me arreglé para levantar la vista
y fijarme en Yvonne.
Tal vez ella no lo había notado todavía debido a la
brillante luz del sol, por lo que respondió con una mirada
curiosa hacia mí, quien fue detenido abruptamente.
[— ¿Por qué de repente me pregunta el camino para ir a la sede?]
En ese momento, la voz de Emily atravesó mi oído.
Pensé en la botella de líquido violeta que dejé en el cajón
de mi escritorio en mi habitación.
15
El método restante que no he usado. Era una forma de
escapar de la muerte.
En el Modo difícil terminaría a la vuelta de la esquina,
eso era todo lo que elegí para salir de aquí.
Incluso, si corro el riesgo de una muerte real.
Le pedí a Vuinter un veneno que pudiera matarme
silenciosamente como si estuviera dormida.
Y originalmente, lo iba a hacer antes de la ceremonia de
mayoría de edad.
Estaba un poco molesta.
Todos me verán caer y morir, veremos si alguien puede
dudar de la protagonista angelical.
Pero, luego cambié mis planes justo antes de que
comenzara mi ceremonia de mayoría de edad.

16
Aunque las palabras de Emily todavía resuenan en mi
oído, mi conversación con El Duque tuvo una gran
influencia en mí.
Quería darle a su hija adoptiva, Penélope, la mejor
ceremonia de mayoría de edad, quién desapareció sin
siquiera tener una celebración.
Cuando pensé en eso, no quise estropear la ceremonia de
mayoría de edad.
Porque el veneno se puede beber en cualquier momento.
De todos modos, quería ver cómo terminaba el Modo
difícil, así que abandoné el plan ordenadamente y lo
guardé en el cajón.
Tenía intención de beberlo tranquilamente sin que nadie
lo supiera después de la ceremonia...
—¿Penélope...?
17
Yvonne trató de llamarme con cuidado porque le pareció
extraño verme congelada durante mucho tiempo.
Moví mi muñeca, que había estado detenida durante un
tiempo, y serví el vino.
La luz emitida en mi pecho se hizo más fuerte.
—E-ese collar...
Por fin, Yvonne también notó que la joya se había vuelto
innegablemente brillantemente amarilla y miró con
asombro.
*Bzzzzzt-!*
Llené el recipiente y lo dejé en la plataforma, luego dije.
—Yvonne.
—¿Eh, eh ...?
Ella mira con asombro mientras quita los ojos del collar.
Mi corazón se calmó ante mi nueva determinación.
18
—Nuestras copas fueron cambiadas.
—Uh, ¿eh?
—Esa es mi copa. Supongo que se confundieron por un
momento porque no había patrones.
Señalé la copa dorada llena de que sostenía.
Era una mentira.
La sirvienta temporal de Yvonne lo había traído frente a
ella para que no hubiera confusión.
—¿En serio? Lo siento mucho…
Le arrebaté la copa a la chica llorosa quien me miró con
vergüenza.
El vino completamente lleno se derramó en el dorso de
mi mano. El líquido rojo goteó como sangre fluyendo por
la muñeca.
*Jadear-!*
19
— Penélope. La bebida se derramó...
—Levanta tu copa.
La interrumpí cuidadosamente antes de que pudiera
hacer un escándalo. Y sin importarme si lo alzará o no,
giré mi cuerpo hacia la multitud.
—¡Atención todos! La invitada de honor de hoy no soy
yo, sino Yvonne.
Mientras hablaba con la audiencia, levanté la copa que le
había quitado a Yvonne.
Una vez más el público susurró por todo el jardín. Dejé
salir una sonrisa brillante.
— Celebremos por el regreso de la Verdadera Princesa.
— ¡Penélope-!
Podía sentir el grito bajo del Duque y la mirada de
Reynold que estaba llena de conmoción.
20
Ya no me importaba si era una escena del juego o una
trampa de Yvonne. Si moría y escapo de este lugar, se
acabaría.
Este es el final.
No lo planeé, pero cuando se trató de esto, me sentí
aliviada.
Al final, terminé así.
No sé de qué tenía tanto miedo.
Finalmente escaneé los rostros de todos los protagonistas
masculinos uno por uno.
Derrick, con los brazos cruzados, mirando fijamente mis
acciones sin expresión.
El Príncipe Heredero frunció el ceño, parece extraño ver
el repentino giro de los acontecimientos.
Y el rostro de Vuinter lleno de ansiedad.
21
Fue un poco extraño ver la barra de medición todavía
flotando sobre su cabeza, pero decidí ignorarla.
Ahora, finalmente era mi último día de mirar esas caras
enfermizas.
—Por la heroína.
Después de un murmullo bajo, tragué la copa que
sostenía.
Tomé todo el líquido dejando vacío.
—¡MiLady!
*¡Kiik, ruido sordo!*
De repente, Vuinter se levantó violentamente de su
asiento.
Su rostro estaba distorsionado. Ahora parecía que había
notado el cambio de color en el collar.

22
Todos voltearon a mirar al Marqués Berdandi, quien de
repente se levantó de su asiento y los sorprendió.
Mientras tanto, lo miré fijamente con mi rostro
inexpresivo.
De repente, sentí una cálida sensación en mi corazón.
Podía sentir mi ritmo cardíaco aumentando
gradualmente.
Y en el repentino mareo, agarré mi cabeza y me tambaleé.
El Príncipe que estaba moviendo los ojos como si hubiera
sentido algo inusual, también se levantó de su asiento.
—¡Llamen al médico! ¡Ahora mismo!
En ese momento, un fuerte ruido brotó de Vuinter, quien
constantemente me miraba con ojos distorsionados.
—Ugh ...

23
Mi corazón estaba ardiendo. Mi visión estaba borrosa
porque sentí un dolor tremendo.
La sensación de ardor debajo de mi garganta y pude evitar
toser un poco.
*Tos-!*
Mi visión se tiñó en rojo. No, era la sangre que brotó de
mi boca.
—¡¡Aaahhh- !!
—¡Penélope-!
Sonaron los gritos de la gente a lo largo y ancho en mis
oídos.
La fiesta se convirtió rápidamente en un desastre.
Y no podía sentirlo mientras mi cuerpo se desmorona a
lentamente.
*Taak-!*
24
En ese momento, sostenida en el borde de la plataforma
mi cuerpo que se desmoronó.
De repente, mi visión nublosa se enfocó en los destellos
blancos.

<SISTEMA>
Misión principal
~ El paradero de los niños desaparecidos ~
[Tercero. Salva a los niños secuestrados de las fuerzas
del mal]
¡Misión y recompensas activadas!

¿Qué demonios?
Pude ver aparecer la ventana blanca a través de mi visión
borrosa.
25
< SISTEMA>
¡Has resuelto una misión difícil!
¿Estás segura terminar ahora mismo?
Como recompensa especial por tu desempeño en el
Modo difícil, tendrás la oportunidad de ver el final
oculto.
1.000.000.000 -> 500.000.000 de oro
[Aceptar / Rechazar ]

¿Final… Oculto?
Incluso, cuando todo parecía tan distante y borroso,
todavía podía escuchar mi conciencia que se elevó en el
destello de un momento.
Luché por levantarme una y otra vez pero se sentí pesada. 26
Entonces, la escritura del sistema cambió.

< SISTEMA>
Tienes fondos suficientes, por lo que se pagará
automáticamente en 5 segundos.

< SISTEMA>
5

<SISTEMA>
4

¡Qué mierda! ¡No! ¡No!


Negué con la cabeza frenéticamente.
Y extendí mi mano para presionar [Rechazar] 27
*¡Uhuk-!*
Pero en ese momento mi cuerpo se sacudió cuando mi
boca arrojó sangre.
—¡Penélope Eckart!
Alguien me abrazó con rudeza. Detuvo mi dedo tratando
de presionar [Rechazar]
—¡Doctor, llamen al doctor! ¡Rápido!

<SISTEMA>
3
<SISTEMA>
2

28
No me importaba lo que estuviera pasando, simplemente
negué con la cabeza desesperadamente clavando la
mirada en la ventana del sistema.
—No ... no ... consigue ...
¡¡No!! Tengo que presionar [Rechazar], ¡así que sal de mi
camino!
Los números cambiaron rápidamente. Luché
desesperadamente para presionar [Rechazar]
*Tos-!*
Pero, nuevamente mi cuerpo se sacudido violentamente
y mi visión se oscureció.
Solo escuchaba los gritos, aullidos, caos, por todas
partes.
¡No, sal de mi camino! ¡No, joder!

29
No pude elegir debido a la innumerable cantidad de
personas que me atropellaron en un instante.

< SISTEMA>
¡Paga [500 millones de oro] para entrar en el final
oculto!
(Fondo restante: 999.999.999+)

Lo último que se reflejó no fue ni El Duque ni a ninguno


de los protagonistas masculinos.
La ventana del sistema que apareció después de que se
completó la cuenta atrás.
Se sintió como un demonio recién salido del infierno.
*Ruido sordo-!*
Hubo un sonido de algo cayendo de mi oído.
30
¡¡Por favor, detente!! Déjame morir ...
Grité en mi mente mientras mi párpados se cerraban.

31
~Capítulo 172~

A pesar de la repentina aparición de la Verdadera hija,


ella se mantuvo tranquila.
Su acción de evitar una atmósfera caótica, prosiguió de
manera calmada, pudo hacer la ceremonia más elegante
y digna que cualquier otro noble.
Parece totalmente fuera de lugar con su apodo, 'La perra
rabiosa de los Eckart'
[—Por la heroína.]
En un tono bajo se escuchó como si estuviera cantando
un hechizo mágico, el tiempo se detuvo para todos en el
jardín.
Mientras tanto, ella levantaba su propia copa bebiendo el
líquido de un solo trago.
32
*Tos-!*
De repente, ella se derrumbó mientras vomitaba sangre.
El cabello de color rosado oscuro cercano del rojo,
colapsó lentamente como una flor cayendo.
Pero Derrick, todavía no pudo averiguar de inmediato
qué estaba mal. No solo eso, sino que todos, Yvonne,
Reynold y el Duque, que estaban parados junto a ella, se
quedaron aturdidos sin darse cuenta de la situación.
Ella logró sostenerse en la plataforma resistiendo a
desmoronarse.
*¡Uhuk-!*
Sin embargo, su cuerpo se sacudió y vomitó más sangre.
—¡¡Llamen al doctor!!
—¡Aahhhhhhh-!

33
Una voz chillona se escuchó después, dejando la
ceremonia en una completa ruina.
—Penelo...
Derrick movió los labios y dio un paso hacia adelante
instintivamente.
Fue cuando.
—¡Penélope Eckart-!
*Ruido sordo-!*
Alguien lo empujó con fuerza.
Mientras se tambaleaba y perdía el equilibrio, Derrick se
preguntó brevemente quién lo empujó, vio el ondulante
cabello rubio.
El Príncipe Heredero, que estaba sentado tranquilamente
en la parte de atrás, corrió frenéticamente hacia la

34
plataforma como si lo hubieran tele transportado y la
abrazó mientras se colapsaba.
No pasó mucho tiempo para que el líquido rojo manchara
su uniforme blanco.
Sólo entonces, Derrick se dio cuenta de que lo que
vomitaba Penélope era sangre. Al mismo tiempo, algo
enorme comenzó a pesar sobre sus hombros. No pudo
moverse. Solo mantuvo los ojos abiertos, solo pudo ver el
ondulante cabello rosa oscuro vacilando en los brazos del
Príncipe Heredero.
—¡¡Médico!! ¡¡Llamen al doctor!! ¡¡Rápido!!
El Príncipe Heredero rugió mientras sostenía temblando
a Penélope en sus brazos.

35
Esa voz atronadora finalmente deshizo la atmósfera
entumecida. Uno por uno, las personas que estaban
congeladas debido al shock, comenzaron a moverse.
—Abre los ojos, Princesa. ¿Eh? No cierres los ojos. Por
favor, por favor...
El Príncipe Heredero la acarició y le susurró a Penélope.
Sin prestar atención a la sangre pegajosa en sus manos.
Había un extraño sentimiento de afecto flotando en el aire
entre esos dos, sobre los cuales circularon varios rumores.
El Duque, que recuperó el sentido tarde, se acercó con el
rostro pálido.
—Yo-Su Alteza…
—Mierda. ¿Por qué diablos no llega el médico? ¡¿No ves
que se está muriendo?!

36
Y tan pronto como abrió la boca, los ojos del Príncipe
Heredero brillaron de ira como si el Duque quisiera
quitarle la mujer en sus brazos.
—¡Yo puedo salvar la vida de la Princesa!
Alguien gritó con urgencia.
—Marqués Berdandi.
No fue otro que Vuinter quien emergió de la multitud.
Rápidamente llegó al lado del Príncipe Heredero, que
sostenía a la Princesa pálida e inconsciente.
—Su Alteza, Príncipe Heredero, permítame verla por un
momento.
—¿Qué puedes hacer?
—Tengo un antídoto que suelo llevar conmigo en caso de
emergencia.

37
—¡Marqués Berdandi! Ju-justo ahora... ¡¿estás diciendo
que alguien intentó envenenarla?!
El Duque reaccionó con sensibilidad. Esto se debe a que
se trata de un tema delicado que podría generar
problemas políticos. Era demasiado pronto para llegar a
una conclusión definitiva con solo una duda
circunstancial.
—Eso... no es algo que me atreva a responder.
Vuinter miró al Príncipe Heredero y a las personas que
rodeaban a Penélope.
—Solo quiero darle primeros auxilios de inmediato.
—¿Cómo puedes estar tan seguro?
El Príncipe Heredero lo miró y abrió la boca
pesadamente.

38
—Incluso si la Princesa bebió veneno, no sabes lo que
tienes y lo que le hará.
—Es un antídoto para un veneno de alta toxicidad.
Vuinter respondió con calma.
—Como no sé exactamente qué tipo de veneno tomó la
Princesa, será difícil desintoxicarlo por completo, pero al
menos servirá como neutralización hasta cierto punto.
—...
El Príncipe Heredero miró al Marqués con los ojos
entrecerrados. Parecía posible confiar en él.
El Duque negó con la cabeza con expresión sombría.
—Su Alteza tiene razón. Todavía no está claro si
Penélope fue realmente envenenada, esperemos a que
venga el médico...

39
—Veneno o lo que sea, si no daña su cuerpo, dáselo ahora
mismo.
—Reynold.
Hasta entonces, Reynold, que estaba paralizado en su
lugar con el rostro en blanco finalmente llamó a su padre
con los ojos inyectados en sangre.
—Pero…
—¿No confías en el Marqués Berdandi, Padre? dijo que
era para primeros auxilios. A este ritmo, va a morir
incluso antes de que llegue el médico.
—...
El Duque que estaba mirando hacia donde Reynold
apuntaba con el dedo, distorsionó su rostro y cerró la
boca.

40
Hasta ahora, el cuerpo de Penélope que constantemente
temblaba y tosía sangre, se había quedado en silencio.
Callisto, que le había rogado que no cerrara los ojos, vio
que ahora estaban finamente cerrados y quietos. El
cuerpo estaba tan frío como un cadáver y la respiración
se fue debilitando gradualmente.
El Príncipe Heredero lo vio y ordenó con voz tensa.
—Hazlo ahora.
—¡Su Alteza!
—Pero si algo sale mal...
A pesar de la disuasión del Duque, él lo ignoró.
—Tendrá que estar preparado, Marqués…
Cuando se le concedió el permiso, Vuinter colocó con
cuidado la mano sobre su rostro, que estaba envuelto en
los brazos del Príncipe Heredero.
41
Frente a los demás podía hablar con calma, pero en
realidad, las yemas de sus dedos estaban temblando,
ocultas a los ojos de la gente.
Trajo el antídoto por si acaso, pero no pensó que
terminaría así.
Esa vez ... debería haberlo rechazado sin importar lo que
dijera.
Un rayo de remordimiento pasó por su mente.
[—La Señorita dijo que si rechazaba la solicitud, debe recordar
pagar la deuda que le debe.]
Pero, cuando escuchó las palabras de la criada, no pudo
volver a decir que no. Para ella era un pecador. Su crimen
fue sospechar y probar imprudentemente a una persona
que no tenía nada que ver con Leila.

42
[—Pero, no deberías haber engañado a otra persona con
mentiras tales como el interés o curiosidad.]
Al mismo tiempo, era culpable de engañarla con mentiras
que ni siquiera reflejaba sus verdaderos sentimientos.
Desde que le dijo que no la contactara hasta que ella lo
encontrara primero, él ha estado constantemente dividido
entre la necesidad de contactarla o simplemente rendirse
y aguantar.
Y cuando finalmente envió a su doncella a buscarlo y él
recibió su mensaje...
Cuando escuchó su petición... fue gracioso que se sintiera
aliviado en lugar de decepcionado. Sabía que era una idea
tan profana, que incluso era difícil de creer.
Sin embargo, mientras preparaba el veneno sin antídoto,
nunca pensó que lo bebería. Sin mencionar que ella no
43
está bebiendo el veneno que él había hecho terminaría
así...
Pero ¿por qué?
Ella sabía claramente que su copa de oro estaba
envenenada porque el color de la cuenta del collar había
cambiado.
Es imposible que no se diera cuenta del color que era tan
vívido, incluso él, que estaba sentado lejos, podía
reconocerlo.
Entonces, ¿por qué lo bebió con esa expresión tan
determinante?
Se sintió mal del estómago debido a la confusión. Y no
era el momento de contemplar la pregunta sin respuesta.

44
Se mordió los dientes y sacó la botella con los dedos.
Abrió la tapa de la pequeña botella que contenía un
líquido de color violeta.
Un pensamiento amargo vino al ver al Príncipe Heredero
que la sostenía. Él fue quien dio la orden, pero sostuvo a
la Princesa con tanta fuerza en sus brazos, como si no
estuviera dispuesto a mostrársela a nadie.
Mientras lo reprimía desesperadamente, habló.
—Su Alteza, el rostro de la Princesa...
El Príncipe lo miró y de mala gana mostró el rostro de la
Princesa.
Se reveló un rostro ensangrentado.
Después de cerrar los ojos por un momento debido a la
conmoción, rápidamente abrió sus labios y con su mano
inclinó cuidadosamente la botella.
45
Una gota, dos gotas, tres gotas.
El líquido que se asemeja al veneno que le dio, le cayó en
la boca.
En un instante, el sonido de la respiración se prolongó
levemente. Afortunadamente, poco después volvió
gradualmente a su estado original. Su tez pálida, que
parecía un cadáver, también comenzó a cambiar.
—¡Su Excelencia! ¡Traje al doctor!
Justo a tiempo el mayordomo llegó con el médico.
Penélope, que había recibido los primeros auxilios de
Vuinter, fue trasladada rápidamente a la mansión.
—Haaa...
Un suspiro de alivio brotó de las bocas de los espectadores
que habían estado conteniendo la respiración.
Excepto por una persona.
46
Derrick.
Dio un paso atrás en medio de un giro repentino de los
acontecimientos y lo observó todo en silencio hasta el
final.
*Bofetada-!*
Fue cuando recibió una bofetada en la mejilla que
finalmente recobró el sentido.
—¡¿Qué demonios estás haciendo?!
Cuando abrió los ojos, vio el rostro de su Padre, que
estaba completamente distorsionado.

47
~Capítulo 173~

—¡Está inventando cosas en presencia del Gran


Chambelán del Emperador, así como de Su Alteza, el
Príncipe Heredero!
El Duque no pudo controlar su ira y estalló en rabia.
Derrick, que ha sido un muy buen hijo desde la infancia,
entendió el 'diez' cuando aprendió el 'uno', y terminaba
los deberes solo sin fallar.
Por eso, a diferencia de Reynold, el Duque nunca levantó
una mano directamente sobre él.
Un chorro de sangre corrió por su boca. Derrick se sintió
extraño ante el poco familiar entumecimiento dentro de
su boca. Además de enfrentar a un Padre tan enojado.

48
Volvió a la cabeza lentamente a su posición original.
Luego, abrió la boca.
—Esto no habría sucedido si no hubieras ocultado la
existencia de Yvonne en primer lugar. Si tan solo no
hubieras demorado en anunciar su regreso antes de
cumplir los caprichos de Penélope...
—¡Bastardo, todavía estás loco!
El Duque volvió a levantar la mano pero tembló en el
aire.
—¡Retrasar el anuncio y ocultar a Yvonne era mi
intención, no la petición de Penélope!...
La familia, que había estado un poco fuera de lugar,
ahora se encuentra en una catástrofe que no se pudo
volver a armar.
El Duque gritó con una voz llena de desesperación.
49
—¡¿No es una ceremonia de mayoría de edad única en la
vida, un momento para ganar más atención que nadie?!
—...
—¡Lo ordené yo mismo porque no quería escuchar
ningún rumor de esos pequeños bastardos a quienes les
gusta hablar de que mi hija adoptiva pronto será
desechada!.
—...
—¡Y sin embargo, esta mañana, me pidió que cancelara
su ceremonia de mayoría de edad ya que Yvonne había
vuelto...!
El Duque, que había estado escupiendo
imprudentemente, respiró con fuerza y cerró la boca.

50
Los ojos azules de Derrick se estremecieron. Sin
embargo, debido a que su mente estaba abrumada, el
Duque no vio el cambio sutil.
El hijo mayor, que era confiable y orgulloso, perdió a su
hermana menor y sus palabras disminuyeron
drásticamente.
Pero ella ha estado aquí por un tiempo, pensó que había
aceptado a Penélope como miembro de la familia hasta
cierto punto.
Fue una ilusión.
Derrick nunca aceptó a Penélope.
Simplemente valoró su posición pública por encima de
sus sentimientos personales y actuó en consecuencia.

51
Lamentó su pasado al descuidar a sus hijos con el
pretexto de estar ocupado. Frotándose la cara con ambas
manos y murmuró con lamentos.
—No sabía que odiabas tanto a Penélope…
—...
—He…he hecho algo terrible. Con todos ustedes ...
La expresión de Derrick cambió sutilmente. Apenas
podía entender lo que decía su padre.
—No es porque la odie.
Nunca, nunca había pensado que odiaba a Penélope.
Solo eso.
—No lo hice por sentimientos tan infantiles, pero hay un
rumor de que estás retrasando el anuncio de que has
encontrado a tu verdadera hija debido a la ceremonia de

52
mayoría de edad, y si se propaga incorrectamente, los
Eckart sería...
—Suficiente. Dejemos de hablar de eso.
Entonces, el Duque levantó una mano para detenerlo.
Un poco menos agitado, se dejó caer en una silla y glosó
con bastante frialdad.
—Ahora, lo que acaba de pasar hoy no fue solo la
ceremonia de mayoría de edad de una Princesa, sino un
caso de envenenamiento dirigido a la Princesa de los
Eckart.
—¿Envenenamiento... dices?
Los ojos azules de Derrick temblaron en ese momento.
Ella, que sonrió brillantemente mientras levantaba la
copa dorada, de repente brotó sangre y cayó.
No recordaba todo lo que había sucedido hace un tiempo.
53
Era como si toda la memoria estuviera en fragmentos,
cortados y pegados, y en algunos puntos, las cosas
estaban en blanco como si estuvieran cortadas.
En su mente solo el cabello rosa oscuro que colapsó como
una flor, cayó en su memoria perdida.
Como si las palabras del Duque sirvieran de disparador,
su pulso comenzó a latir como loco de repente.
¿Qué pasa conmigo?
Embriagado por su conciencia, el sudor corría por sus
manos y detrás de su espalda.
Derrick intentó recuperar la frialdad como lo hizo su
padre.
Lo miró tranquilamente desde un punto de vista
objetivos.

54
Inmediatamente después de beber, vomitó con la sangre
y se derrumbó, por lo que no había duda de que era el
veneno.
Sin embargo, nadie, excepto el Marqués de Berdandi,
estaba convencido. Esto se debió a que el Duque y
Reynold, que bebieron el mismo vino, estaban bien.
Además, ¿quién se atrevería a cometer una cosa tan
imprudente e ir contra los Eckart?
Derrick tenía una mirada seria y movió levemente los
labios.
Como está ahora, ha recuperado la conciencia, ¿qué tipo
de veneno era? Quería hacer las preguntas que estaban
en la punta de su lengua.
—¿Estás seguro... que ha sido envenenada?

55
Pero las palabras que salieron fueron completamente
diferentes. El Duque respondió a un hijo brevemente en
lugar de mirarlo.
—El médico lo confirmó hace un momento.
En ese momento, Derrick sintió que sus palmas estaban
tan húmedas resbalar.
—¿Quién se atreve a ir contra los Eckart ...?
Juntó las manos, más firme para ocultarlas mientras
balbuceaba.
—Puse a una doncella llamada Becky en el calabozo, y a
Yvonne bajo arresto domiciliario en su habitación.
Derrick levantó la cabeza y le preguntó.
—¿Por qué Yvonne…?
—Fue la doncella temporal de Yvonne quien trajo la
copa.
56
—Padre.
—La criada de Penélope testificó. La criada temporal de
Yvonne recientemente le preguntó en secreto cómo llegar
a la calle a la sede.
Derrick se sorprendió por las siguientes declaraciones.
No se sabía que la investigación había avanzado tanto.
Por esa razón, quiso preguntar de inmediato qué sería de
ella.
—Pero Yvonne ... Yvonne no puede hacer eso, Padre.
Pero ahora, era el momento de mirar con calma los
eventos que sucedieron en lugar de sus sentimientos
personales. Eso era lo que se suponía que debía hacer el
Joven Duque Eckart.
Derrick dejó a un lado sus pensamientos confusos y
señaló la duda en las palabras del Duque.
57
—No estoy defendiendo a Yvonne, realmente no tengo
derecho a hacer eso, pero ¿Qué beneficio obtendría
envenenando a Penélope?
—...
—No entiendo por qué el objetivo era Penélope. Tal vez
estaba dirigido a mi padre o a mí.
—...
—O la sirvienta, puede que alguien la haya comprado.
Tal vez alguien del lado del Marqués Ellen. Se ha
informado que ha estado callado últimamente, pero
puede que todavía guarde rencor por la competencia de
caza y se haya mudado en secreto ...
Derrick, quien divagaba sus pensamientos con un rostro
serio, de repente levantó la cabeza.

58
—Iré a interrogar a la criada yo mismo. Cuanto más
tiempo tome, solo le dará la oportunidad de escapar ...
—Derrick.
El Duque lo llamó, quien parecía estar saliendo de la
oficina de inmediato.
Y le avisó en voz baja.
—Esta vez, te apartas del caso.
—¿Dis...culpa?
Tartamudeó indecorosamente mientras le respondía.
—Padre, creo que te escuché mal ...
—Te digo que lo haré yo mismo, así que debes quedarte
quieto.
No lo escuchó mal.
Él ordenó con voz clara.
—No te involucres en este caso.
59
Derrick, que lo entendió, apretó los dientes.
—¿Soy sospechoso porque traje a Yvonne?…
—No es así.
—Si no es así, ¿Cuál es la razón?.
Preguntó de nuevo, luciendo poco convencido.
—Por supuesto que tenemos que comprobar la botella y
la copa, pero también tenemos que realizar una
verificación de antecedentes secreta de todos los invitados
hoy. Sabes que es demasiado para Reynold o el
Mayordomo hacer todo eso.
—El Marqués Berdandi también prestará su ayuda.
Derrick se rió de la respuesta.
—Es el cabeza de otra familia. Así que le vas a confiar los
asuntos más privados de nuestra familia.
—...
60
—Además, es el sospechoso más probable. Nadie se dio
cuenta de inmediato de que Penélope había sido
envenenada allí, excepto el Marqués…
—¡¡Si no fuera por el Marqués Berdandi…!!
*Golpe-!*
El Duque, que escuchaba en silencio a su hijo, golpeó
repentinamente el escritorio con el puño.
—Si no hubiera sido por los primeros auxilios del
Marqués, ¡ya estaríamos preparando para el funeral!
—...
—¡Por qué vomitó sangre!, ¡por qué colapsó! ¡Aún no
sabes si está envenenada o algo más...!
Se encontraba tan enojado que no pudo hablar más y
guardó silencio.

61
Lo mismo le ocurría a él mismo, que ya no dudó de que
se trataba de veneno.
Lejos de dudar, cuando vio caer a su hija, no pudo hacer
nada. Nada más que quedarse allí congelado.
Prometió dar lo mejor ella a pesar que no quería la
ceremonia de mayoría de edad pero fue empujado por su
codicia y terminó siendo el peor.
El Duque se barrió los ojos inyectados en sangre con el
puño que golpeó con fuerza el escritorio.
Su rostro estaba cubierto de una profunda fatiga.
—No es un veneno que mata a la vez, pero es un raro
veneno que el sangrado no se detiene si el antídoto no se
toma a tiempo, entonces conduciría a la muerte…
—...

62
—Al final, fue el Marqués Berdandi quien salvó a
Penélope de morir.
—¿Morir?...
Fue cuando.
Al escuchar la voz temblorosa, el Duque levantó la
cabeza y se quitó la mano que le pesaba en los ojos.
Derrick se quedó allí sin comprender con una expresión
extraña.
Los ojos azules temblaron bruscamente sin enfocarse, su
rostro estaba pálido.
Fue la primera vez que vio a su hijo así.
—Eso... no puede ser verdad.
—Derrick.
Lo miró con ojos perplejos y lo llamó.

63
Sin embargo, como si un hombre no pudiera escuchar su
llamada, extendió las manos que había estado reteniendo
hasta ese momento.
Bajó la cabeza lentamente y se miró las manos sudorosas.
—Ella no puede morir...
En ese momento, algo que había olvidado pasó por su
mente. Fue una escena el sueño de anoche. Yvonne, que
se moría de vómitos con sangre roja en los brazos.
Yvonne, desangrándose en sus brazos.
—¿Derrick?...
Fue extraño. El sueño se invirtió.
Su memoria estaba confusa como si alguien le hubiera
cortado parte de la mente.

64
Si no fuera por la siniestra pesadilla ... Incluso si tomó el
veneno, ¿no se suponía que era Yvonne quien debería
tomarlo?
Penélope habría preparado el veneno pero no era ella la
que tenía que morir.
No sintió sus manos y su espalda estaba llena de sudor
frío.
Derrick volvió a negar con la cabeza y siguió hablando
incoherente.
—No es posible que muera. Si se envenena así misma...
—Derrick, tú...
Asombrado, miró a su hijo y lo instó con voz reprimida.
—Será mejor que vayas a tu habitación y descanses un
poco…
—Pero, el interrogatorio…
65
—Esta es una orden.
Finalmente cerró la boca.
—Entendido...
Después de un rato, salió de la oficina del Duque.

66
~Capítulo 174~

—Joven Duque.
La Jefa de las doncellas que había estado esperándolo
cuando salió de la oficina.
—¿Qué sucede?
Preguntó con la cabeza nublada por los pensamientos.
—Disculpe, pero ¿podría pasar a ver a Señorita Yvonne?
La criada lo miró con expresión preocupada.
—Ella ha estado frustrada y no ha dejado de llorar desde
que fue encerrada en su habitación.
Vaciló al escuchar el comentario. Después de todo, era él
quien había arrastrado a la ceremonia de mayoría de
edad. En ese momento, ella afirmó estar bien y no sentía
resentimiento hacia la familia por su situación actual.
67
Sin embargo, solo miró su difícil situación a través de
lentes comprensivos mientras pensaba en ella atrapada en
su habitación como una especie de criminal.
Como su hermano mayor, ¿cómo se esperaba que hiciera
la vista gorda?
Sin duda, estaba haciendo lo correcto.
Al menos, esa era la idea con la que estaba luchando en
su cabeza.
Pero no podía evitar la idea de que, de alguna manera,
todo parecía estar mal.
El nerviosismo y la ansiedad que había sentido durante
su conversación con su Padre, ahora se extendió por todo
su cuerpo.
—Después.
Dijo finalmente dijo con voz reservada.
68
—Pero ella no ha estado comiendo y sólo pide ver al
Joven Duque.
Suplicó la criada.
—Más tarde. Vendré más tarde.
Respondió secamente.
Luego se alejó, huyendo de la conversación.
Podía sentir que su razón amenazaba con desmoronarse
mientras una inquietud se agitaba dentro.
¿Por qué me siento así?
Pensó mientras continuaba por el pasillo sin rumbo fijo,
sin destino en mente.
Desde el momento en que escuchó que Penélope podría
morir, no pudo deshacerse de este sentimiento de culpa.

69
Todo lo que había hecho era traer a Yvonne, que parecía
tan miserable por la situación actual entre ella y su familia
perdida hacía mucho tiempo.

( Flashback)

—Hermano mayor... ah, quiero decir Joven Duque.


¿Quizás, me conceda algo de tiempo?
Temprano en la mañana, Yvonne se había acercado para
preguntarle si podían tomar el té juntos. Lo miró con ojos
triste forzando una sonrisa y trató de parecer bien ante su
evidente consternación.
Y por una buena razón.
Nadie se preocupaba por ella debido a la preparación para
la ceremonia de mayoría de edad de Penélope.
70
Además, le dijeron que se quedara en su habitación
durante la fiesta, pero a pesar de eso, todavía pidió hablar
con él. Por supuesto, lo estaba pasando mal.
Pero no sabía cómo consolarla.
—Yo… estoy bien. Mi mayoría de edad ya pasó.
Cuando se le preguntó si estaba bien, sonrió como una
niebla que está a punto de desaparecer.
—Es una pena que no pudiéramos pasar el festival juntos
en lugar de la ceremonia. En conmemoración de la
victoria de la guerra, las exhibiciones de los fuegos
artificiales fueron mucho más coloridos y hermosos que
en otras épocas.
—...
—Si me hubieran encontrado un poco antes, podría
haberlos visto con mis hermanos.
71
Esto es lo que había dicho mientras lucía una mirada de
nostalgia. Sus palabras en ese momento también salieron
como un susurro mientras temblaban a través de labios
temblorosos que trabajaban duro para ocultar su
desesperación.
Fue ese encuentro el que provocó que un recuerdo
olvidado comenzará a reproducirse en la mente de
Derrick.
Hace más de diez años.
El día que perdieron a Yvonne.
Dos hermanos y una hermana, a quienes se les prohibió
asistir al festival con la premisa de que era demasiado
peligroso, se escabulleron en secreto a través de un
pequeño agujero hecho por el hombre debajo del muro de
piedra.
72
Todo por su amada hermanita que ansiosamente quería
ver más de cerca los fuegos artificiales.
Al principio, la noche fue animada y los niños
deambularon, asimilando las festividades.
Visitaron muchos puestos, compraron baratijas y
comieron comida caliente de los vendedores. Pronto la
música llenó el aire seguida de risas y vítores de todas las
personas que habían venido a ver la hermosa exhibición
en el cielo nocturno. Los niños, que encontraron que la
noche no era más que emocionante, siguieron el ritmo
que sacudió a la multitud.
Fue entonces cuando el desfile los golpeó.
—¡Hermano!
—¡Yvonne!
Pequeñas manos se estiraron para agarrarse, pero nada.
73
La hermana menor fue arrastrada por una multitud de
gente nueva.
Se pudo ver los grandes ojos azules llenos de pánico a la
distancia. Esos ojos estaban llenos de lágrimas y la mano
que se extendía hacia ella no podía hacer que la creciente
distancia entre ellos fuera menor.
La manita que se extendía hacia él, nunca la alcanzó.
Derrick cerró los ojos con fuerza cuando el recuerdo
resurgió. Su cuerpo se sintió aplastado por una enorme
presión provocada por el pasado.
—¿Hermano?
Cuando abrió los ojos, había visto esos mismos ojos
azules ahora mucho más viejos y llenos de preocupación.
En ese momento, él estaba seguro.

74
La plebeya, que había sido traído por el esclavo, era sin
duda su hermana perdida.
—Lo siento, Joven Duque. Creo que te causé
preocupación porque dije algo inútil. Acabo de recordar
que...
Los hermosos ojos azules tan familiares, le parecieron
como si finalmente se hubieran completado.
—Aún así, realmente te extrañé. Incluso cuando perdí la
memoria, siempre.
Al darse cuenta de las emociones encontradas que
afloraron en el rostro de Derrick, Yvonne se apresuró a
ponerse de pie.
Después del incidente, ella lo consoló y le dijo que no le
tenía resentimiento por haberla perdido.

75
Pero a pesar de que había regresado a casa, él no pudo
decir una palabra ya que estaba completamente invadido
por la culpa. Su hermana perdida que había vuelto a casa,
ahora caminaba por los pasillos con una expresión
solitaria y estaba obligada a ocultar su propia existencia a
puerta cerrada.
A diferencia de la chica del segundo piso.
—¿Hermano mayor?
Por eso, justo antes de la ceremonia de mayoría de edad,
fue a buscar a Yvonne.
A diferencia de Penélope, que estaba en medio de una de
las ceremonias de mayoría de edad más extravagantes de
todo el Imperio, él se compadecía de la pobre Yvonne,
que ni siquiera podía celebrar una ceremonia adecuada
porque vivió entre las personas comunes.
76
El ominoso sueño que tuvo el día anterior también jugó
un papel.
—No importa lo brutal que sea, no será grosera delante
de todos.
Había dicho Derrick con una certeza aburrida.
—Tú también puedes ir.
—¿Qué? Oh, pero la Princesa…
Yvonne se sorprendió por la propuesta de su hermano.
—También eres una Princesa.
Respondió con severidad
—¿No es más ridículo que la Verdadera hija no asista
cuando todos los miembros de su familia inmediata están
presentes?
El rostro pareció iluminarse y estaba complacida con sus
palabras de consuelo.
77
Luego accedió a seguirlo y su dominador se relajó un
poco. Pero mientras se dirigían al lugar donde la
ceremonia estaba con la asistencia total, Derrick no pudo
evitar preguntarse.
Si estaba siendo honesto consigo mismo, realmente no
sabía cómo reaccionaría Penélope una vez que llegara
con Yvonne a su lado.
¿Gritará de rabia? o ¿presionará sus labios en una línea fina y
se quedará en silencio?
Si no…
Otro pensamiento cruzó por su mente.
¿Suplicaría, diciendo que estaba equivocada y que no la
abandone? ¿Me dará una gran sonrisa como cuando recibió una
bufanda de mi parte?

78
Derrick se sorprendió por el repentino pensamiento que
cruzó por su mente.

(Fin del flashback )

—Aquí es...
Derrick miró a su alrededor mientras sus pensamientos se
desvanecían colectivamente.
—¿He venido hasta aquí?
Ahora se encontraba en los últimos escalones de la
escalera central. Pudo ver a un mayordomo y una
doncella de pie en el pasillo, ambos compartiendo una
expresión angustiosa.
El mayordomo dudó por un momento antes de dirigirse
hacia él.
79
—Joven Duque
Sorprendido por la repentina aparición de Derrick.
—¿Ella está… adentro?
Preguntó Derrick, con la garganta seca y sus palabras aún
más secas.
El mayordomo, que pareció tardar un minuto en
reconocer a la ‘ella’ a la que se refería, asintió.
—El doctor la está viendo.
Al escuchar su respuesta, miró hacia la puerta.
—Me gustaría comprobar su estado por un momento.
—Oh, eso es...
Las palabras del mayordomo se apagaron.
Derrick inmediatamente lo encontró extraño, y luego
notó cuán visiblemente avergonzado estaba el
mayordomo.
80
Sin embargo, antes de que pudiera preguntar sobre su
comportamiento, una voz extraña vino desde adentro.
Estaba confundido por esto y volvió la cabeza hacia la
puerta del dormitorio.
—¿Cómo está?
Era la voz pesada de un hombre procedente del
dormitorio.
En ese instante, que obviamente estaba alarmado, agarró
la manija y abrió la puerta de par en par.
—Joven Duque. Es Su Alteza Real el Príncipe Heredero.
El Mayordomo lo detuvo apresuradamente, hablando en
voz baja mientras lo hacía.
El rostro de Derrick se endureció y su agarre en el pomo
de la puerta se endureció.
Pudo ver las siluetas de dos hombres.
81
Con la cama en el medio, el médico y el Príncipe
Heredero de pie.
—Ha superado el estado crítico, pero aún no ha dejado
de sangrar. En cuanto a su despertar...
El médico negó con la cabeza, difuminando el final de sus
palabras. En su mano, sostenía un trapo rojo que parecía
resto de sangre y agua.
Aplastado por las palabras del médico, el Príncipe
Heredero se tambaleó hacia la silla al lado de la cama y
se hundió en ella, obviamente recibió un fuerte golpe.
Se movió para tomar su mano, que estaba extendida de
la sábana, y bajó la cabeza hacia ella.
Un silencio cayó en la habitación.
—He sido cruel contigo todo el tiempo... ¿Es porque me
he burlado de ti? ¿Así que quieres vengarte de mí esta vez?
82
El Príncipe Heredero finalmente habló, sus palabras no
estaban destinadas a nadie más excepto al cuerpo inerte
que yacía en un pesado sueño. Sus murmullos de dolor
salieron en un tono desesperado.
Cuando dejó de hablar, esperó como si le fuera a dar
algún tipo de sonido o respuesta.
Derrick contuvo la respiración y escuchó.
Quizás él también estaba esperando una señal.
—Lo sé bien, en realidad.
Murmuró una vez más.
—Tú no eres la mujer malvada sin sangre o lágrimas
como los rumores te pintan.
Él apretó su mano con más fuerza, su creciente
desesperación se volvió difícil de soportar.

83
—Pero cada vez que te llamaba así, me mirabas con un
fuego tan hermoso en tus ojos. Todo lo que puedo ver es
eres tú sola, y no puedo apartar mi vista de ti.
La voz tensa cuando confesó.
—Por eso seguí haciendo eso pero no era mi intención.
El intrépido enterró su rostro profundamente en la mano
de Penélope.
—Te llaman mujer malvada sin lágrimas y sentimientos.
Pero ¿cómo puedes ser malvada cuando odias tanto la
crueldad?
Derrick, que estaba presenciando esto junto con el
médico presente, continuó en silencio.
—Pero tu sangre sigue fluyendo.
Admitiéndolo.

84
—Odias este tipo de cosas, por supuesto, las odias. ¿Es
por eso que no despiertas?
El toque no sintió calor. El cuerpo estaba frío.
El Príncipe Heredero presionó sus labios contra su mano
y luego llevó su mano a la mejilla, esperando que su
propia calidez pudiera despertar algo de vida en ella.
—Por favor abre los ojos y sácame de este infierno.
Murmuró, con los ojos cerrados y la mente incapaz de
comprender perderla.
—No mueras, Penélope.
—…
—No me dejes en este infierno…
En el momento en que las palabras susurradas llegaron a
los oídos de Derrick, la realidad se derrumbó a su
alrededor.
85
Esto …
La sangre de Derrick corría por su cuerpo, convirtiéndose
en lo único que podía oír.
No quería esto.
Estaba absolutamente abrumado por la emoción.
Solo tenía curiosidad por saber cómo reaccionaría Penélope al
traer a Yvonne, pero nunca quise esto.
Mientras el caos rectificador giraba dentro de él, su
evidente confusión se hizo evidente por la expresión de
su rostro.

***

—Esto estaba en habitación de la criada.


*Plam*
86
Se colocó sobre la mesa una pequeña botella de vidrio que
contenía un líquido transparente.
—Mientras registraba el cuartel general del informante,
descubrí que era el antídoto contra el veneno que tomó
Penélope.
Reynold, que había estado trabajando para sacar las
pruebas, se reclinó en su asiento.
Ahora había cinco hombres con caras pesadas sentados
en el salón.
El Duque, Derrick, Reynold, Vuinter y Callisto.
Se reunieron para encontrar pistas sobre el incidente.
Derrick estuvo ausente del proceso de la investigación
física tal como el Duque había ordenado, pero ahora
estaba presente para lidiar con la situación como
suboficial.
87
—¿Qué dijo la doncella?
Preguntó, el Duque con voz pesada.
Todos los asistentes cobraron vida y tomaron nota del
peligroso hallazgo.
Reynold, consciente de las implicaciones de tal detalle,
hizo una pausa antes de responder.
—Ella había afirmado que Penélope le había dicho que lo
consiguiera y lo usara con Yvonne.
—Entonces, entonces la Princesa, como una idiota
¿Ingirió el veneno que había querido que otra
consumiera?
El Príncipe Heredero escupió sus palabras, era obvio que
no creía en tal acusación.

88
Reynold, que compartía la misma preocupación, todavía
no pudo evitar mirar al Príncipe Heredero después de
escuchar su cortante respuesta.
—Si es verdad puede que haya confundido el vaso con
algo similar.
Intervino el Marqués, ignorando las miradas entre los dos
hombres en la habitación.
La atención del Duque se disparó hacia el individuo de
cabello blanco.
—Marqués, cuidado con lo que dices.
Los ojos del Duque se oscurecieron.
—Si es como dijo la criada.
Vuinter levantó la cabeza y miró a Reynold, que estaba
sentado frente a él.

89
Reynold, que encontró la situación difícil de aceptar pero
no difícil de creer, pronto asintió con gran malestar.
—Fue Penélope quien preparó a propósito vasos
similares y puso el veneno en uno de ellos.
—Pero, la Princesa Penélope no es la culpable.
Vuinter cambió inmediatamente sus palabras, eclipsando
lo que acababa de decir.
Derrick, que había estado en silencio hasta entonces,
levantó la cabeza y respondió.
—¿Cómo puedes estar seguro de eso?.
—Porque ella...
El Marqués Berdandi dejó de hablar, reflejando la duda
en sus ojos pero luego derramó sus palabras como una
confesión.
—Sabía que había veneno en el antes de beber el vino…
90
91
~Capítulo 175~

Todos en el salón estaban paralizados.


—¿Qué?¿Qué significa eso?...
El primero en preguntar fue el Príncipe Heredero.
—Tal como escuchaste.
Vuinter respondió concisamente.
Los tres pares de ojos azules que se abrieron de asombro,
temblaron impotentes.
Como si estuvieran escuchando algo increíble, el Duque
tartamudeó.
—El veneno... Ella lo sabía, pero lo bebió. ¿Qué quieres
decir con eso?
—¿Cómo puede estar seguro de eso, Marqués?

92
Derrick añadió bruscamente continuando con las
preguntas del Duque.
—Bueno...
—¡Dímelo rápido, Marqués! ¿Qué quieres decir con que
ella sabía que estaba envenenado?
—El collar que llevaba...
Al oír la respiración agitada del Duque, Vuinter soltó la
verdad después de una larga vacilación.
—Antes de que la Princesa bebiera el vino, el color de la
joya de su collar cambió.
—¿Qué significa eso?
—El collar es un artefacto mágico que responde a la
toxicidad. Cuando hay una sustancia tóxica cerca, el
color de la cuenta cambia, y vi que el collar de la Princesa
brillaba en amarillo al sostener la copa.
93
Los rostros de los Eckart y el Príncipe Heredero, a
quienes Penélope les había dicho previamente sobre el
collar, se distorsionaron al mismo tiempo.
Entonces, el Príncipe Heredero susurro en voz baja.
—Entonces, ella sabía y aún así lo bebió. ¿Eso es lo que
quieres decir?
—No puedo estar seguro de que hayan visto el cambio de
color en el collar, pero mi suposición aproximada es que
probablemente lo hizo.
—¿Cómo?
—Era un color claro y brillante que incluso yo pude ver
desde lejos.
El Príncipe Heredero resopló y apartó su flequillo con
rudeza.

94
El Duque también levantó la mano temblorosa y se frotó
la cara, mientras Reynold permanecía sentado con una
expresión en blanco, como si la revelación le revolviera la
cabeza.
Solo Derrick tenía un rostro inexpresivo como de
costumbre. Vuinter se sintió extraño cuando su mirada se
posó inconscientemente en él.
—Pero…
Entonces, el Príncipe Heredero abrió la boca. Y Vuinter
giró viendo que aquellos ojos rojos lo miraban
intensamente.
—¿Cómo sabes tanto sobre el artefacto? No parece ser el
tipo de cosa que se use en el Imperio.

95
Los ojos de Vuinter estaban apagados. Los ojos azules del
Marqués brillaron levemente pero era tan sutil que la
gente podría pensar que era una ilusión.
—De hecho, era un objeto raro del Imperio.
Vuinter respondió directamente al Príncipe Heredero con
un rostro inquebrantable.
—También tuve ese artefacto. En el país donde se usaba
comúnmente, hay una costumbre en la que la gente usa
varios elementos en el cuerpo por temor al espíritu
maligno.
—Tienes todo tipo de cosas. Desde antídoto hasta
artículos raros de un país lejano.
—...
—Esa cosa era similar a la pertenencia de la Princesa, qué
coincidencia.
96
El Príncipe Heredero, que miró al Marqués
sospechosamente, inclinó lentamente la cabeza.
—Y, ¿mantuvo fuera al espíritu maligno?
—Por supuesto.
Vuinter, le responde de manera virtuoso, naturalmente se
volvió hacia el Duque.
—Así que el testimonio de la doncella al acusar a la
Señorita Penélope quién ordenó poner el veneno en la
copa para dañar a la señorita Yvonne no coinciden con la
situación real.
—Es exactamente lo contrario…
Alguien más, que había estado en silencio hasta entonces,
abrió la boca.
—Esa plebeya podría haberle enseñado a esa chica
Becky, o lo que sea, qué decir en caso de ser atrapada.
97
—¡Reynold!
El Duque miró a su segundo hijo con asombro.
Pero antes de que pudiera decir nada más, el Joven
Duque le advirtió.
—¿Qué tipo de seguridad te ofrece este lugar para que
puedas hablar con tanta libertad? ¡Cuidado con tus
palabras!
—Ni siquiera se ha demostrado todavía que recuperó la
memoria, quién sabe si quería matar a nuestra hermana
adoptiva.
—¡Yvonne es...!
Ante el provocador comentario sarcástico de su hermano,
los ojos de Derrick se inyectaron en sangre y una vena
espesa apareció en su frente.

98
—Originalmente, se suponía que Yvonne no debía asistir
a la ceremonia de la mayoría de edad de Penélope…
Eran pecadores, su hermana a quien se había perdido
hace más de 10 años debido a un pequeño error.
¿Cómo puedes darle sospechas tan crueles después
regresar? no será suficiente para redimirlas incluso si se
disculparan y le pidieran perdón día y noche.
Las palabras 'No sientas pena por ella', llenó su garganta.
Derrick apenas pudo reprimirse.
—Si no fuera por mí, ella no habría venido al jardín,
¿cómo puede planear envenenarla durante la ceremonia
de mayoría de edad?
—¿No ocurre lo mismo con la Princesa?
Sin embargo, la respuesta que llegó no fue del lado de
Reynold sino del Príncipe Heredero.
99
—Joven Duque, ¿estás diciendo que La Princesa ha
profetizado que tu hermana menor aparecería de repente
en el punto culminante de su fiesta?
—...
Los labios de Derrick finalmente se cerraron al escuchar
la burla de Callisto.
Durante un rato, se instaló el pesado silencio.
—... es una de dos posibilidades.
Después de un tiempo, Vuinter desinfló cuidadosamente
la situación.
—Alguien instigó a la doncella para la Señorita Penélope
o la Señorita Yvonne, o…
El Duque prosiguió con las palabras que no pudo escupir
y quedaron flotando en el aire.

100
—Supongo que Penélope estaba preparando su propio
escenario…
Nadie vio que ella cambió deliberadamente las copas
justo antes de beberla.
Como resultado, la verdadera hija del Duque fue
naturalmente excluida de la lista de sospechosos.
*Clack! Clack!*
El Príncipe Heredero que estaba perdido en sus
pensamientos golpeó con el dedo la silla, de repente
preguntó.
—¿Por qué la Princesa tendría que organizar algo así?...
—Hay suficiente razón para eso.
Derrick, que siempre había estado a cargo de las secuelas
de sus accidentes, respondió en silencio.

101
—Me avergüenza decírtelo, pero Penélope a menudo
buscaba atención de esta manera.
—¿Estás de acuerdo con el Joven Duque?
El Duque y Reynold se limitaron a bajar la mirada con
solemnidad y no dieron otra respuesta a la pregunta de
Callisto.
Las palabras de Derrick no eran ni más ni menos ciertas.
Penélope solía llamar la atención a través de métodos
extraños.
Aunque parece haber crecido recientemente, estaban algo
convencidos de las posibilidades de que fuera un
espectáculo en escena.
El Príncipe Heredero estaba en el campo de batalla en ese
momento, y el Duque había luchado para detener los

102
rumores que se extendían desde el interior de la mansión,
por lo que el Marqués tampoco pudo entender.
Pero la culpa del niño es la caída del padre.
—No creo que Penélope hubiera hecho eso…
El Duque abrió la boca con una expresión pesada.
Reynold asintió rápidamente.
—Mi padre tiene razón. No hay razón para que ella
hiciera eso. Siempre está ocupada jugando y comiendo
con el dinero que le dieron.
—Penélope... Odia el hecho de que Yvonne haya
regresado.
Derrick fue el único que dijo lo contrario, como si creyera
firmemente que el veredicto de este caso concluiría en el
juego de búsqueda de atención.

103
—Los sirvientes decían que cada vez que esas dos se
encontraban por casualidad, Yvonne siempre volvía
llorando.
—¿Qué...?
Reynold se rió con sarcasmo.
—¿Qué clase de ciego eres? Ella no dijo ni hizo nada, ¡esa
plebeya simplemente lloró!
—Sus palabras y hechos son en todos los intentos y
propósitos, indignos de ser mostrados al círculo social.
A diferencia de su atractivo aspecto, era cierto que la
lengua de Penélope era tan afilada como un cuchillo.
Después de ser cortado por ese cuchillo varias veces,
Reynold se quedó sin habla por un momento y pronto
miró a su hermano.

104
—Entonces, ¿estás diciendo que ella habría ido tan lejos
como para envenenarse a sí misma y crear una escena
solo para desviar la atención de la gente de esa plebeya?
—No saltes a esa conclusión. Es solo mi especulación de
que buscar atención fue la razón de su juego.
—¡¡Ambos, deténgase!!
El Duque los detuvo en un ataque de ira.
—No estamos seguros aún si fue obra de Penélope, ¡pero
no hay razón para especular ya! Tenemos que realizar
una investigación.
—Organizado, hecho a sí misma, eso es fácil de decir
para ti.
La pelea entre miembros de la familia se detuvo
abruptamente.

105
El Duque inclinó la cabeza hacia el Príncipe con una
expresión muy desagradable.
—Su Alteza.
—Si la Princesa estuviera realmente detrás de esto, ¿crees
que ella habría planeado todo por su cuenta nada menos
durante su ocasión oficial única su la vida?
—...
—¿No es extraño? ¿La única razón para beber el veneno
es porque quería llamar la atención?
El Duque y sus dos hijos se endurecieron.
Lo que el Príncipe Heredero dio a entender con 'solo' fue
si merecía la pena llamar la atención.
¿O vale la pena arriesgar su vida por no mantener la
atención en sí misma durante toda la noche?
El Duque abrió la boca para responder.
106
Pero, el Príncipe Heredero estaba por delante.
—Además, mientras escuchaba en silencio, parecía que
el Joven Duque estaba tan ansioso por culpar a la
Princesa como la mente maestra detrás de esta
conmoción.
La mirada roja del Príncipe Heredero fue transferida de
El Duque a Derrick.
—...
—¿Siempre has sido tan frívolo con ella? Sin pensar en
encontrar la causa exacta, sino en decidir que todo fue
culparla y terminarlo rápidamente. ¿Es esa la forma de los
Eckart resuelven los problemas?
—...
—¿Eres un gran Duque que dice: — Soy un Duque y tú
no eres nada? Oh, Dios mío…
107
—...
—Es decepcionante.
Ante el murmullo del Príncipe Heredero, el rostro del
Duque y Derrick se distorsionó al mismo tiempo.
El Duque respondió mientras contenía su ira con un
sonrojo de vergüenza.
—Su Alteza, lo siento, pero es un asunto de familia.
Aprecio su preocupación en esto, pero no tiene nada que
ver con el Palacio Imperial.
—Hice una promesa de compromiso con la Princesa.
Dado que trataron de excluirlo diciendo que es un asunto
familiar, el Príncipe Heredero, que es un forastero sin
derecho a hablar, de repente les hizo una declaración
impactante y los dejó sin palabras.

108
Los rostros de los miembros de la familia Eckart se
quedaron en blanco.
—Eso... ¿Qué significa eso?
—Ju-justo ahora ... ¿Qué dijiste?
—Después de la ceremonia de mayoría de edad, me
estaba preparando para presentar una propuesta formal a
la familia para que fuera la futura Princesa Heredera.
—...
—Y, si la Princesa muere así, ya no se tratará solo de tu
familia, Duque.
Callisto miró a todas las personas en el salón, mostrando
una sonrisa llena de dientes.
Sin embargo, a diferencia de su boca que trazaba la línea
con frialdad, sus ojos rojos estaban llenos de cosas
desconocidas. Sonreía con un rostro feroz y cruel, los
109
habitantes del salón se congelaron como si les hubieran
vertido agua fría.
Vuinter, quien mantuvo en silencio durante la atmósfera
sangrienta, logró dejar escapar su voz.
—Tampoco creo que la Princesa lo haya hecho por
atención...
*Golpe-! Golpe-!*
Fue cuando.
Alguien tocó la puerta.
—Su Excelencia, es Fennel.
La aparición urgente del mayordomo rompió el hielo en
la habitación.
—A-adelante.
El Duque tartamudeó mientras daba su permiso. El
mayordomo entró de inmediato.
110
—Lamento interrumpir, pero debo hacer un informe
urgente.
Inclinando la cabeza, rápidamente dio la noticia con el
rostro pálido.
—La doncella Becky, que había sido encerrada en la
prisión subterránea, está muerta.

111
~Capítulo 176~

—¿Qué... qué?
Todos los rostros presentes, incluido el Duque, quedaron
asombrados.
—¿Está muerta...?
El mayordomo informó con una expresión oscura.
—Sí, se suicidó mordiéndose la lengua.
—¿Su-suicidio…? Reynold.
El Duque se volvió hacia su segundo hijo, que había
estado a cargo del interrogatorio.
—¡Eso-eso no puede ser! Ella hizo su testimonio
obedientemente, ni siquiera tuve que usar la torturar, así
que, ¿cómo es que ...?

112
Reynold murmuró como una excusa, su rostro mostraba
incredulidad.
La sirvienta, que insistió en que solo había hecho lo que
Penélope le había dicho, comenzó a temblar desde el
momento en que la trajeron. No había rastro de falsedad
en su expresión. Pero su forma de morir es lo que harían
los asesinos personalizados cuando fallaban en sus
misiones.
La atmósfera rápidamente se volvió seria. Se produjo un
extraño silencio en el salón.
—...En primer lugar, investiga qué estaba tramando la
criada muerta.
Después de mucho tiempo, el Príncipe Heredero ordenó
con voz pesada.

113
—De dónde sacó el veneno, qué solía hacer en el Ducado,
qué hacía antes de la ceremonia de mayoría de edad y
cuándo tuvo contacto con la Princesa.
—...
—Es una lástima que esté muerta, porque realmente
quería saber si era la orden de la Princesa, si este fuera el
caso, es la forma en que solía usarlo en el campo de
batalla.
Aunque se encogió de hombros como broma pero el
rostro de Callisto no sonreía en absoluto.
El Duque lo observó con atención, como si se hubiera
concentrado en alguien que intentaba matar a la Princesa.
—Ella es... la doncella de Yvonne.
—Entonces será mejor que incluyamos a esa perra en la
investigación.
114
—¡Su Alteza!
—¿No está todavía en la fase en la que estás confirmando
si realmente es tu hija o no?
—E-eso es...
El Duque no podía hablar. Era una cuestión de hecho,
incluso si había cierta institución en todo.
Ante la aparición del Príncipe Heredero, que tocó con
indiferencia los delicados asuntos privados de su familia,
el rostro del Duque se arrugó por la humillación.
De cualquier manera, concluyó el Príncipe Heredero a su
antojo.
—Bien por ti. Ahora, hagamos una búsqueda detallada
de esa plebeya, Duque.
—¿A pesar de que fue el Marqués quien declaró que
Penélope bebió veneno, sabiendo que era veneno?
115
Alguien le preguntó con rigidez. Callisto volvió la cabeza.
Fue el Joven Duque, estaba impaciente por acusarla.
—Oh, si.
El Príncipe Heredero asintió levemente y desvió la
mirada, mirando a la otra persona.
—Por cierto, Marqués Berdandi. ¿Por qué crees que no es
el grito de atención de la Princesa?
Preguntó, quien recordó lo que estaba tratando de decir
antes de que entrara el Mayordomo.
—Eso es...
Vuinter no pudo responder de inmediato, sus labios
vacilantes se abrieron y cerraron.
Ciertamente no fue tan simple como hacer un berrinche,
dada la criada muerta. Era porque ella había pedido

116
veneno a su cuartel general a través de su doncella
exclusiva.
Además, antes de beber de la copa, sus ojos se
encontraron con los de él. Seguramente, sabía que el color
del collar había cambiado de su color original.
Quizás lo bebió, sin saber que no era el veneno que le dio.
De cualquier manera, no podía captar ni un poquito de
sus intenciones. En este estado, no podía imaginarse si
sería beneficioso o no, para ella, si le confesaba todo lo
que sabía.
—¿Marqués?
Al encontrar extraño que no respondiera, el Príncipe
Heredero inclinó la cabeza.
Vuinter mordió la carne dentro de su boca bajo la extraña
mirada del Príncipe Heredero y finalmente abrió la boca.
117
—La Princesa ya tiene una sirvienta personal…
Surgió una excusa plausible.
—Dejando atrás a su sirvienta personal, ¿por qué usaría
una diferente? y, de todas las personas, ¿porqué dejaría
que la criada temporal de Señorita Yvonne se encargaría
de ese tipo de trabajo secretamente?
—Entonces, pensamos lo mismo. Eso es exactamente lo
que estoy diciendo.
Los ojos rojos del Príncipe Heredero regresaron a
Derrick.
Derrick replicó.
—Pero si no fue un grito de atención, ¿por qué se
encontró un antídoto y por qué Penélope bebió el vino,
aunque sabía que estaba envenenado?

118
—Eso es lo que investigaremos, Joven Duque. ¿Quién le
dio el veneno a la Princesa? o si ella realmente consumió
el veneno por si misma para llamar la atención.
Dijo con un brillo en sus ojos.
—...
—... O si la Princesa, que se había dado cuenta de la
jugada que alguien más había organizado, estuviera
tratando de detenerla.
—¡E-eso es...!
—Vamos a averiguarlo. ¿Hm?
Tres pares de ojos azules se abrieron ante sus palabras.
Nunca hubieran pensado en eso en lo más mínimo, se
podían ver profundas dudas en sus ojos.
La Penélope, a quien Callisto conocía, era una mujer lo
suficientemente inteligente como para tomar esa
119
decisión. Era comprensible que el Duque y su familia la
consideraran una niña inmadura, tonta e ingenua.
—Investígalo en detalle, Duque.
Callisto miró a los tres hombres alternativamente y apretó
los dientes.
—Ante mí, no como un mero testigo, sino como un
miembro de la familia Imperial, intervengo directamente.

****

Callisto abandonó el salón de la propiedad ducal a paso


rápido. Participó en la discusión para conocer las
circunstancias del envenenamiento, pero incluso tan poco
tiempo lejos de ella, se sintió lamentable.

120
Al ritmo acelerado, por temor a lo que le pudiera pasar a
la mujer que estaba inconsciente. Casi fue corriendo por
el pasillo, justo cuando estaba a punto de subir las
escaleras.
—Su Alteza.
Alguien sentado en el pasillo se levantó de un salto
cuando lo vio correr.
Él giró lentamente su cuerpo.
—¿Qué?
A diferencia de lo habitual, donde habría saludado con
astucia con un 'Oye, Cedric Porter', el Príncipe Heredero
miró a su ayudante con un rostro horrible e inexpresivo,
hasta el punto de provocar que la piel de gallina recorriera
su columna.

121
La expresión del Príncipe Heredero, que estaba viendo
después de unos días, estaba terriblemente demacrada.
En momentos como este, tenía que tener cuidado con sus
palabras y acciones.
Cedric tragó su saliva seca y declaró su asunto.
—Su Majestad ha pedido su presencia.
—¿Por qué?
—Las fuerzas rebeldes de Kronia se han apoderado de la
frontera Norte.
—Jaja ...
Él, que soltó una risa falsa, giró su cuerpo bruscamente
hacia las escaleras.
—Estoy ocupado, así que diles que envíen a otra
persona..

122
—¡E-están acampados en el Norte y gradualmente se
están sumando a los restos de las otras naciones
derrotadas!
Cedric gritó apresuradamente. Su rostro se cubrió de
confusión mientras gritaba.
—El Marqués de Kerthett fue capturado anteayer. Tiene
la orden de ir a someterlos de inmediato.
Entre la frontera Norte, el territorio Kerthett, tenía una de
las barreras más fuertes y soldados bien entrenados. Si
había sido violada, significa que las fuerzas rebeldes ya se
habían reunido en gran número.
—Mierda...
El Príncipe Heredero, que se había agarrado a la
barandilla de la escalera, se volvió hacia su ayudante. Al

123
descender las escaleras con un sonido sordo, la luz en sus
ojos brillaba con un destello rojo.
—¿No hay ningún general en este país además de mí?
¿Tengo que limpiar cada pedazo de basura barata uno por
uno, darles de comer con cuchara y traerles más países
vasallos?
—...
—Durante casi diez años, rodé por el campo de batalla
como un perro. Pero en una situación en la que ni siquiera
sé cuándo va a morir la mujer que amo, ¡jugaré este
maldito juego de guerra!
—Su Majestad dijo...
¡Me va a dar un puñetazo!
Cedric, cuyos ojos estaban cerrados ante la gran mano
que se levantó para golpearlo, gritó.
124
—¡¡Su Majestad dijo que cuando termine esta misión
considerará su compromiso con la Princesa de manera
positiva!!
Luego, abrió los ojos lentamente al persuadirlo con una
voz desesperada.
—Como sabe, Su Alteza... sin el poder de Su Majestad,
el compromiso no se puede realizar.
Eso era cierto. No importa cuánto hiciera la propuesta,
sería inútil que el Duque se negara. Por supuesto, sería
inútil que la Princesa lo rechazara de antemano, pero
estaba seguro. Ahora que sabe lo que quiere. Sea lo que
sea, tenía el poder y la autoridad para otorgarlo. Y, solo
bajo la premisa de que el compromiso será aceptado.
—¡Maldición!

125
Su puño, que se había levantado en alto para asestar un
golpe a Cedric, finalmente se perdió y se dirigió hacia la
barandilla de la escalera.
*Sonido metálico-!*
En la barandilla, un adorno redondo tallado en madera
estaba arrugado.
Cedric tembló imaginando que podría haber sido su
cabeza.
Aproximadamente cuando había comenzado su
pubertad. Lo habían arrojado al campo de batalla. Sin
ninguna experiencia en peleas, sobrevivió arrastrándose
por la tierra como un perro. Cuando regresó a la capital
con la victoria, juró miles de veces que nunca más sería
juguete por la mano del Emperador. Sabía que si aceptaba
ahora, volvería a ofreciéndole a la correa.
126
Pero…
Trató de calmar su respiración agitada y dijo.
—Espera…
—Su Alteza, la situación es urgente.
—¡Maldita sea! ¡Tengo que ir a despedirme!
Callisto, quien de repente gritó, subió las escaleras antes
de que asistente pudiera siquiera atraparlo. Cedric no
logró detener la capa roja que ondeaba como sangre a
borbotones por detrás.
Subiendo al segundo piso, apurado fue directo a abrir la
puerta. La doncella exclusiva de la Princesa, ahora
bastante familiarizada con su presencia, se apresuró a
marcharse sin ningún signo de sorpresa.
*¡Paso, paso, -!*...
Comenzó a entrar en la habitación sin dudarlo.
127
Poco después, un par de zapatos grandes se detuvieron
ante la cama. Rodeándolo, había un denso humo de los
desintoxicantes ardientes. En medio del fuerte olor de las
hierbas medicinales, ella permaneció sin cambios, como
muerta, con los ojos cerrados. Con una tez pálida, labios
agrietados, brotando sangre envenenada, y un cabello
rosado oscuro esparcido que perdió su brillo, parecía
exactamente como un cadáver.
Hace algún tiempo cuando visitó el Ducado, su
apariencia cuando fingió enfermarse para engañarlo, ni
siquiera se acercaba a cómo se veía ahora. Un aspecto
divertido, con un rostro rebosante de vivacidad, labios
ensangrentados cubiertos de polvos que parecen débiles y
párpados pintados de negro.
Era... linda.
128
Una mujer disgustada, que incluso se atrevió a
maquillarse como excusa, porque odiaba verlo. Sin
embargo, Penélope Eckart era hermosa, incluso con esa
apariencia.
—Penélope Eckart…
El Príncipe Heredero extendió la mano y tocó los labios,
pálidos y ásperos.
Ya habían pasado tres días desde que tomó el veneno y
colapsó. A lo largo de esos tres días, notó que ella había
perdido algo de peso. Ni siquiera pudo dormir mucho.
Tenía miedo de que muriera en ese intervalo.
Afortunadamente, se detuvo ahora, pero pensó docenas
y miles de veces cada vez que la veía con los ojos cerrados
y la boca goteando sangre.
¿Quién le hizo de esta manera?
129
Cuando pensó en ello, su cabeza se encendió con la ira
que sentía por dentro. Con los ojos ardiendo con
emociones desconocidas, el Príncipe Heredero la miró en
silencio.
—Quién te envenenó, o si te lo tomaste tú misma porque
querías morir. Eso ya no me importa…
—...
—Mientras esté vivo y con los ojos bien abiertos, no
puedes morir.
—...
—Espérame. Volveré y arruinaré a todos esos cabrones
que te hicieron sufrir. Congelaré sus corazones con
magia, para que no mueran, y romperé sus miembros en
pedazos, uno por uno, tanto como la sangre que has
derramado, luego les arrancaré la boca...
130
Los ojos de un rojo vivo brillaron. Soltando un volumen
cada vez mayor, de repente dejó de hablar. Cuando decía
algo tan cruel, ella normalmente distorsiona su rostro con
el ceño fruncido y lo despreciaba.
[—Si vas a hacerlo, hazlo sin mi presencia.]
Pensó que ella se levantaría y lo regañaría en cualquier
momento. Pero su cuerpo inerte no se movió.
—No, no es...
Sólo entonces, el cuerpo del Príncipe Heredero se arrugó
lentamente.
—No quise decir eso.
Cayó de rodillas junto a la cama y tropezó con ambas
manos para acariciarle el rostro.

131
—Finge que no escuchaste eso hace un momento,
Princesa. Estoy aquí para despedirme. Ahora, tengo prisa
por comprobar algo.
—...
—Vuelvo enseguida. Y, cuando regrese, tendrás que
darme la bienvenida ya despierta. Eso es lo que quería
decir. Eso es lo que ...
Murmullando, de repente distorsionó el rostro con
desesperación. Dobló la parte superior de su cuerpo para
despedirse de su amante. Apretó la boca contra los labios
secos y fríos. Sintió que quería darle su aliento.
—Haré todo por ti.
Y luego, pronunció un pequeño susurro. Un secreto que
nadie debería escuchar. Para que solo ella pueda oírlo.
—Si quieres salir de aquí, te sacaré de aquí.
132
—...
—Te daré amor o lo que sea, te daré todo lo que quieras...
—...
—No mueras...
Una vez más, se tragó los labios secos, suplicando
desesperadamente y rogándole que viviera.
—No te mueras, Penélope.

133
~Capítulo 177~

La luz azul atravesó mis ojos mientras trataba de abrirlos


a la fuerza.
Entrecerrándolos incómodamente, pude ver una luz
tenue de mi vista dividida.
Esto es ...
Giré la cabeza comenzaron a observar mi alrededor.
Estaba de regreso en la enorme caverna debajo de la isla
de Soleil, donde los seguidores de Leila se habían
congregado en secreto.
Tomándome un momento para procesar todo, finalmente
ubiqué la dirección en la que se irradiaba la luz azul.
Seguí el rastro hasta su origen.

134
Inmediatamente, una figura con túnica blanca se
encuentra parada en el altar.
En sus manos sostenía la antigua reliquia, brillando
intensamente.
Al mirar eso, rápidamente la reconocí como Yvonne.
Ella inclina la reliquia hacia abajo, sus rayos apuntando
precisamente a algo.
Fue entonces, al darme cuenta de una pequeña figura
flotando, el cuerpo encogido con fuerza mientras
permanecía en su lugar, congelado bajo la luz.
Lo entendí de inmediato, y los poderosos rayos del espejo
se oscurecían algunos de los detalles, instantáneamente
supe lo que estaba viendo.
Era yo.

135
Estaba tratando de salvar a Ra-on oculta gracias a la
magia de la transparencia activa, que había lanzado
Vuinter.
Mientras tanto, en una esquina, Vuinter yacía
inconsciente y Callisto estaba ocupado rodando por el
suelo, tratando de evitar a los monstruos lagartos
gigantes.
Era como si estuviera mirando un momento congelado
en el tiempo. Este recuerdo pasado se extendía ante mí,
lo observaba como un espectadora.
Y es cuando algo indescriptible empezó a emerger en el
espejo.
Originalmente, había desviado mi mirada con fuerza, al
recordar la advertencia de Vuinter. Por eso, no vi lo que

136
el espejo estaba trató de mostrarme y como resultado, lo
estaba presenciando por primera vez.
También, me di cuenta de algo increíble en ese momento.
A pesar que estaba envuelta con la magia invisibilidad,
Yvonne podía verme claramente.
Con los ojos ligeramente abiertos, eché un vistazo la
antigua reliquia que sostenía.
La luz azul se hizo más fuerte. Pronto, algo se reflejó en
la superficie del espejo que ahora se agitaba
violentamente como olas en un océano.
Ugh.
Abrí los ojos con asombro y respiré hondo. Algo increíble
brilló a través del objeto mágico, y desde ahí pensé que
era mentira.

137
Era yo, pero no mi yo atrapada en la hermosa apariencia
de Penélope, sino mi yo real.
Estaba profundamente dormida en la esquina de la tosca
habitación del semisótano con mi teléfono todavía
encendido.
Era mi yo, antes de quedar atrapada en el juego.
¿Por qué? ¿Por qué estoy allí...?
Me acerqué lentamente al altar donde estaba Yvonne.
A pasos más acerca, a un ritmo más rápido.
Llegué frente al espejo en un instante y, sin pensarlo,
extendí la mano hacia él.
*Auge-! Auge-!*
El área circundante colapsó con un fuerte rugido antes de
que mis dedos pudieran alcanzar la luz azul que emitía.
¡¿Q-qué… ?!
138
En un instante, el altar y las paredes de la cueva
desaparecieron y una oscuridad llenó el espacio.
En el momento, comencé a entrar en pánico y miré a mi
alrededor frenéticamente, un brillo brumoso comenzó a
derramarse sobre mí.
Levanté la cabeza.
El artefacto de Yvonne, que no era más grande que un
cuaderno, era ahora un espejo de cuerpo entero de
tamaño gigante que ocupaba el espacio oscuro.
Eché un vistazo a la escena reflejada, eme miré a mi
misma durmiendo profundamente en la seguridad de la
habitación.
El juego luego mostró 'GAME OVER' flotando en la
pantalla mientras mis dedos todavía sostenían el teléfono.
¡Ahora!
139
Pensé mientras mi corazón comenzaba a acelerarse.
¡Ahora, puedo regresar!
Si toco ese espejo, podré volver a la realidad.
El pensamiento fue casi instintivo, y en ese momento,
corrí hacia adelante hacia el enorme espejo.
Me llenó de esperanza y alegría porque por alguna razón,
realmente pensé que podría cruzar a mi habitación más
allá si me apresuraba de esta manera. Y cuando
finalmente llegué al frente del espejo gigante, salté tan
fuerte como pude.
Incluso, lanzándome creí sin duda alguna que podía
atravesar y regresar a mi propio mundo.
Sin embargo - *¡Clank-!*
—¡Ahhh-!

140
El golpe violento contra la fría de la superficie del espejo
para terminar estrellada contra el suelo.
—Ay, me estoy muriendo...
Sentí un dolor agudo en mi hombro. A pesar de que solo
era un golpe, todo mi cuerpo dolía por el brusco acto.
—¿Qué pasó? ¿Por qué…?
Hice una mueca y lo miré frente a mí.
En ese momento, letras blancas destellaron sobre el
espejo.

<SISTEMA>
Error. [GAME OVER]
No está disponible porque ingresaste a la ruta Oculta.

Lo miré sin comprender y me reí abatida.


141
—No me jodas....
En este juego, ‘Game Over’ se refiere a la muerte de un
personaje.
Quiero decir, la muerte de Penélope a quien he poseído.
Sin embargo, este juego loco me dijo que no era 'Game
Over' incluso después de que elegí morir.
—No voy a salir de aquí incluso estado muerta. ¿¡Qué
diablos es esto!?
Me levanté de nuevo.
Luego corrí hacia el espejo, levantando mis dos puños
con furia.
—¡Eres un loco bastardo! ¿Por qué eres tan cruel al no
dejarme ir?
*Ruido sordo-! Sonido metálico-!*
Grité mientras golpeando el objeto mágico.
142
¡¡Quiero volver.!!
Me sentí mucho más desesperada después de ver la
patética imagen de mí dormida después de estar despierta
toda la noche jugando.
—¡Déjame ir! ¡Déjame ir!

<SISTEMA>
Error. [GAME OVER]
No está disponible porque ingresaste a la ruta Oculto.

*Sonido metálico-! Sonido metálico-!*


Pero no importa cuántos golpees y gritos, solo el texto
escrito volvió a salir por encima de mi reflejo en el espejo,
y no hubo ningún cambio.

143
En ese momento, la cosa tembló como si se hubiera
agotado el tiempo.
—¡No! ¡No! ¡No!
Incluso, mi yo real comenzó a desdibujarse.
Negué febrilmente la cabeza al verme desaparecer y me
arrojé al espejo frenéticamente.
—¡Ya me morí, así que déjame volver!
En lamento. La escena en el espejo se volvió
desorganizada y se desvaneció lentamente a medida que
la escritura en la ventana del sistema se hizo cada vez más
clara.

<SISTEMA>
Error. [GAME OVER]
No está disponible porque ingresaste a la ruta Oculta.
144
Ahora me angustié y me cansé después de ver el texto
repetido de la ventana del sistema.
Fue inútil.
*Jadear-!*
De repente, al abrí los ojos.
El espacio oscuro en el que estaba, se había ido.
En lugar de un espejo enorme, me encontré mirando el
techo de un dormitorio.
—Huff, Huff...
Luché por recuperar el aliento, mis pulmones dolían
como si acabara de correr un maratón.
Instintivamente hice un esfuerzo por sentarme, pero para
mi sorpresa, mi cuerpo no se movió.

145
Puse los ojos en blanco innumerables veces para
comprobar mi entorno. Este espacio familiar era mi
habitación.
No, la habitación de Penélope en el Ducado para ser
exactos.
Entonces, hace un rato, ¿fue un sueño…?
Era tan surrealista verme en realidad a través del espejo,
pero ahora, el espejo y la ventana del sistema habían
desaparecido.
Me quedé mirando al techo durante mucho tiempo y
luego respiré.
El olor amargo de la medicina penetró en mi nariz.
Después de bastante tiempo, finalmente tuve que admitir
por mí misma que había despierto.
Y al rato, ventana apareció brillante ante mi.
146
<SISTEMA>
¡Paga [500 millones de oro] y entra en a la ruta Oculta!

—No me jodas…
Sin saberlo, una palabrota se escapó de mis labios.
¿Es esto una extensión de esta pesadilla?
Tan pronto como recuperé el sentido, me estremecí al
verla como si estuviera ahí esperándome.
Pero, esto no era el final.

<SISTEMA>
A partir de ahora no podrás verificar el nivel de interés
que no sea el color de la barra medidora, pero si sigues
con las misiones, 147
¡serás recompensada con el Final Oculto!

<SISTEMA>
¡Se ha realizado una misión repentina!
¡Guarde la [Pieza de espejo mágico antiguo] en un
lugar seguro!

—Jajajajajaja…
Me eché a reír de asombro.
Ahora, no solo ya no podía ver sus intereses, sino que
ahora ni siquiera tenía la oportunidad de aceptar o no la
misión.
Pero, irónicamente, no me sentía tan mal.
Había pasado el punto de un colapso mental.
Hice eso, pero realmente no estoy muerta…
148
Pensé con amargura.
Luché por levantar mis brazos mientras trataba de
colocar mis manos a la vista, separando mis dedos
rígidamente.
Debido a los efectos del veneno, mis manos que
temblaban estaban muy delgadas, no eran más que
huesos.
Ya sea que lo que acababa de ver fuera un sueño o
simplemente un truco del sistema, terminé sin poder
volver a la realidad.
Aunque no sabía la razón por la cual.
¿Fue porque no logré un final con nadie?, o ¿porque fallé
en el Modo difícil? ¿Quizás fue el pago automático? ¿O
realmente solo había una forma de salir de este loco
juego?
149
¿Quizás mi mayor problema no era pensar en morir antes?
De todos modos, incluso mi método de respaldo falló. Y,
todo lo que queda es para mí, es quedarme nuevamente
en este maldito lugar.
Bajé mis manos temblorosas del aire para cubrir mis ojos
secos.
Pensé que estaba bien hasta hace un tiempo, pero cuando
no pude ver ni un centímetro más adelante, el calor
inmediatamente llenó mi garganta.
—¡Hijo de puta!
Grité y maldije a un enemigo ambiguo. Sacudí y volví mi
cuerpo, que parecía estar paralizado.
Pensé que moriría si no lo hacía.
No pude averiguar cómo dejar de lado la ira y el dolor
que ahora sentía.
150
—¡Ahhhhh!
Mi dura lucha hizo que las suaves mantas y almohadas
cayeran debajo de la cama.
Fue cuando.
*Taak-! Sonido metálico seco-!*
De repente, un fuerte chillido resonó en la habitación.
Dejé de gritar y bajé mis dos manos que cubrían mis ojos.
A través de mi visión borrosa, pude ver a mi propia
doncella mirándome con una cara demacrada. Y una
palangana de hojalata derramada en el suelo.
—Mi-Señorita...
Emily, que estaba llena de conmoción, pronto empezó a
gritar en esa boca.
—¡Oh, Dios mío! ¡Su-Su Excelencia! ¡Mayordomo! ¡Mi,
la Señorita Penélope ha despertado!
151
En poco tiempo, la gente entró corriendo a la habitación
ante el escándalo de Emily.

152
~Capítulo 178~

—¡Penélope!
El Duque, el mayordomo, luego Derrick y Reynold
irrumpieron a la habitación.
Me miraron acostada con los ojos abiertos, y todos de
repente se congelaron en ese momento.
—¡Llama al doctor, busca al doctor! ¡Date prisa!
—¡S-sí!
Grita el Duque, haciendo que el mayordomo se apresure
en llamar al médico. La cama se rodeó rápidamente de
gente.
El Duque me tendió la mano.
—Penélope, querida. ¿Estás bien? ¿Reconoces a tu Padre?

153
Casi me enveneno hasta la muerte. Era bastante
impactante haber sobrevivido después de beberlo y mis
dedos temblaron un poco.
El Duque, incapaz de tocarme se frotó la cara con rudeza
con las manos levantadas.
—Oye,... ¿estás bien?
Reynold habló desde detrás del Duque.
—Perra, ¿por qué diablos bebiste eso ...?
—Reynold.
Lo detuvo bruscamente, quien hizo un fuerte ruido
lanzando sus ojos azules.
De repente, me escoció la mejilla izquierda poniendo los
ojos en blanco, Derrick tenía un rostro inexpresivo pero
su mirada era brillante.

154
Después de eso, más allá de la puerta, pude ver al doctor
vacilando y quitándose el abrigo.
Fui yo quién regresó de la muerte pero todos tenían una
mirada sombría.
Miré a mi alrededor para ver si Yvonne estaba ahí, los
cerré de alivio al no verla.
—¡Pe-penelope!
Escuché que alguien llamarme con desespero pero me
desmayé. Estaba agotada.
Nuevamente, abrí los ojos ante el dolor sin quererlo, el
médico estaba en medio de su reporte médico.
—El veneno... se ha ido.
Dijo el viejo doctor asombrado, que me estaba midiendo
el pulso.

155
—Su pulso era débil hasta ayer pero hoy ha vuelto a la
normalidad. Es... un milagro.
—Y, ¿se ha curado?
—Ella solo necesita tiempo para descansar y recuperarse.
—Gracias a Dios.
El Duque que preguntó por mi progreso, perdió la fuerza
en las piernas y se sentó. El rostro de incrédulo le dio unas
décadas más viejo.
Apagadamente, suspiré en secreto. Era bueno, excepto el
hecho que fue difícil mover mi cuerpo en este momento,
debido que he estado acostada durante mucho tiempo.
Verdaderamente, era un milagro pensando en cómo
había tanta sangre.

156
No pude quitarme la incómoda sensación de que la causa
de una recuperación tan rápida estaba relacionada con el
maldito sueño del sistema al despertar.
—Estoy tan molesta.
A punto de cerrar los ojos de nuevo para deshacerme de
los pensamientos complicados.
—¿Qué es lo que no te gusta?...
Un sonido desagradable llamó mi atención. Los abrí solo
para volver a cerrarlos. Aquellos ojos azules me miraban
directamente.
—Pensé que te encantaría estar en este estado. ¿Qué te
pasa?
Como antes, había un extraño nerviosismo en la
expresión de Derrick. Abrió la boca tan pronto como
hicimos contacto visual.
157
—Te despertaste, así que dime. ¿Por qué necesitas hacer
esto...?
—Derrick, cállate.
—Pero-
—¿Cómo puedes decir esa mierda cuando ella acaba de
abrir los ojos?
Reynold que estaba de pie en silencio, gritó de repente.
—¡Se despertó después de una semana! ¿No puedes
preguntarle si está bien...?
—¡Reynold! Tú también.
—¡No me detengas, Padre! ¿Sabes que has estado raro
últimamente? ¡Has estado bebiendo como si estuvieras en
el alboroto desde que ella colapsó!

158
—Ahora que está despierta, ¿por qué no arreglamos la
situación rápidamente y dejamos de lado los rumores
falsos que se propagan?
La respuesta de Derrick hizo que Reynold actuará como
si fuera apresurarse en cualquier momento. De repente,
la habitación se hizo ruidosa.
—¡Ustedes, bastardos...!
*Kuk-!*
El Duque que era peor que ellos, se puso en pie de un
salto, arrastrando su silla. En el momento en que estuvo
a punto de gritarles a los dos.
—Todo el mundo.
Abrí la boca de mala gana.
—Supongo que no escucharon que soy una paciente que
necesita recuperación.
159
Las tres bocas se callaron al mismo tiempo.
No era realmente asunto mío si peleaban o no, pero no
podía soportar el ruido.
—Me gustaría descansar, por favor...
Casualmente pedí un favor, pero de repente miré los
colores flotando sobre sus cabezas y abrí mi boca
ampliamente.
Faltaba el [Interés]. Ahora la barra medidor del interés
se había ido. Por lo tanto, ya no tenía que mirarlos y
ganarme el favor.
Cambié las palabras que estaba a punto de decir.
—Váyanse ya. Estoy cansada.
En consecuencia, los rostros de los tres hombres.
El Duque se puso solemne, la expresión de Reynold se
distorsionó y Derrick abrió la boca.
160
En el estado de observación y murmuré una petición
silenciosa.
—Lo siento... Estoy de mal genio.
Finalmente, el Duque logró decir lentamente.
—Vamos a parar aquí, así que no te preocupes por eso.
Descansa bien, Penélope.
Con un suave susurro, pronto arrastró a sus dos hijos
fuera de la habitación.
Les di la espalda sin agradecerles como solía hacerlo.
*Tak—.*
Oí cerrarse la puerta a mis espaldas.

***

—Señorita, diga ah…


161
La cuchara que Emily sostenía fue metida en mi boca.
Después de tomar unas cucharadas de sopa, fruncí el
ceño y la escupí.
—No sabe bien.
—Pero todavía tiene que comer. El doctor dijo que es
difícil comer de inmediato porque no has comido durante
mucho tiempo.
¿Pero no es demasiado comerlo sin condimento? Cuando
no terminé la comida, Emily no tuvo más remedio que
limpiar los platos.
Desde que desperté, la actitud de los sirvientes ha
cambiado extrañamente.
No solo Emily, sino también el Duque y sus dos hijos, el
mayordomo y todos los sirvientes que normalmente me
despreciaban.
162
Me trataron como una muñeca de cristal que se puede
romper fácilmente. Era algo gracioso haciéndome torcer
la punta de los labios a menudo.
Y…Ahora.
Le pregunté a Emily, que estaba arreglando los platos, de
la nada.
—¿Cuánto tiempo dijiste que me desmayé, Emily?
—Una semana.
—Una semana...
Fue tiempo suficiente para que Yvonne encantará a toda
la familia.
—¿Cómo ha estado?
—¿Quién? Oh, oh...
Cuando Emily se dio cuenta de por quién estaba
preguntando, se acercó a mí y me susurró.
163
—Después que usted colapsó, ella fue encerrada en su
habitación.
—¿Confinada?
—Sí, el Duque ordenó que no diera un paso adelante
hasta que todos los casos esté resueltos. Se trata de esa
plebeya, ¿verdad?
Emily se rió astutamente ante el comentario. Estaba un
poco aturdida por la inesperada noticia.
No hubo disturbios en sus acciones libres, por lo que
esperaba que toda la casa estuviera completamente bajo
su control.
Esto se debió a que pensé que sería difícil para ella ser
admitida como culpable, aunque fuera por la situación
ambigua y el objeto mágico que utiliza.
—Dime ¿qué más ha pasando?.
164
Emily me contó en detalle lo que había sucedido.
Afortunadamente, el lavado de cerebro no pareció
incluirla.
Entrenándome de todo al estar inconsciente.
Sin embargo, cuando escuché que la doncella llamada
Becky se suicidó ese día, me estremecí de miedo.
—No sabe lo mucho que todos estaban preocupados por
usted, Señorita. ¿Sabe lo preocupada que estaba?...
Después de terminar su informe, Emily se quejó con
lágrimas en los ojos.
Respondí con indiferencia.
—¿En serio? Lo has pasado mal.
—¡Es verdad! De hecho, el Príncipe Heredero sufrió más
que yo...

165
Hizo una pausa, volví a mirar a Emily, escuchando
aquellas desconocida palabras.
—Su Alteza... ¿el Príncipe Heredero?
—¡Sí! No la ha dejado ni un segundo desde que estuvo
inconsciente. ¡Ni siquiera pudo dormir porque tenía
miedo de que murieras en cualquier momento!
—...
—Y, todas las noches Su Alteza le toma de la mano, se
veía lo desesperado y le suplicaba.
—... ¿Suplicó? ¿Porqué?
—No escuché los detalles ... Pero escuché que dijo: te
daré todo lo que quieras, así que por favor no mueras.
En ese momento, pude escuchar la voz de alguien
hablándome en mi mente, ya fuera un sueño, una

166
alucinación o el inconsciente pero permaneció en mis
oídos.
[—Si quieres salir de aquí, te sacaré de aquí.
—Te daré amor o lo que tu desees, haré todo lo que quieras.]
No pude evitar que mi rostro se distorsionara lentamente.
Fue el primer propósito que vine a lograr aquí. Eso era lo
que tanto quería escuchar y, por otro lado, lo que no
quería escuchar.
Pero ahora todo fue para nada. El Modo difícil ha
terminado, e incluso salir de aquí ha fallado.
—Y se dice que Su Alteza pronto le ofrecería una
proposición, Señorita, así que cada vez que nos
reuníamos, ¡dijimos que los rumores debían ser ciertos en
la competencia de caza!

167
Emily, que estaba parloteando salvajemente sin ver mi
expresión distorsionada, me impidió hablar.
—Ay, cometí un desliz, Señorita. Lo siento.
Ella me miró y se disculpó sintiéndose culpable.
Pregunté en voz baja.
—¿Dónde él está ahora?
—Bueno, hay una rebelión en el Norte. Recibió una
orden Imperial y tuvo que irse a toda prisa.
—Entiendo...
Respondí brevemente y cerré la boca.
Cuando no hice más preguntas, la habitación se quedó en
silencio.
—Señorita...
Emily estaba inquieta con un rostro lleno de palabras no
dichas, pronto dijo con una voz decidida.
168
—Realmente... no bebió lo que me ordenó que trajera,
¿verdad? Eso no era cierto, ¿verdad?
—¿De qué estás hablando?
—En la mansión, corre el rumor de que podrías haber
hecho para llamar la atención.
—¿Llamar la atención?...
—Sí. Sí. Dicen que lo hizo a propósito para desviar su
atención de ella.
Entonces, así como resultaron las cosas.
Asentí en silencio y escupí.
—Eso es bueno.
—¡¿Qué quieres decir?!
Emily en estado de pánico, pero lo decía en serio.

169
Tener la atención… Es lindo, ¿no? ¿Qué tan injusto sería si
Yvonne les lavara el cerebro y me acusara de intentar
envenenarla?
Emily, que no tenía forma de saber lo que estaba
pensando, sollozó de dolor.
—Pensé... que ibas a dárselo a ella.
—Cállate, Emily. No deberías decir un comentario tan
vil.
—¡Oh, la villana es ella!
Emily gritó con un rostro lleno de resentimiento ante mi
advertencia.
—Lo sé todo. ¡El veneno que bebiste es diferente al que
pediste...!
—Tú.

170
La agarré del brazo con ceño fruncido. Emily gimió
débilmente como si estuviera enferma.
—Oh, Señorita.
—¿Le has contado a alguien sobre eso?
—¿Q-qué?
—¿A quién le dijiste que te envié al sede central?
—Oh no, no.
Emily negó con la cabeza con un rostro asustado.
—Usted insistió en que nadie debería saberlo. Así que me
callé y dije que no lo sabía.
—¿Estás segura?
—¡Sí, Sí!
Insistí varias veces antes de soltar su brazo que sostenía
con fuerza.
—Haz eso en el futuro, Emily. No se lo digas a nadie.
171
—Pero, entonces, usted...
—No pienses en mí. Solo piensa en tu seguridad.
Tracé la línea con firmeza.
—No querrás que te acusen falsamente de intentar
envenenar a la hija del Duque. ¿Verdad?
Emily lloró y me defendió.
—¿Pero llamar la atención? Eso es calumnia. ¿Por qué
debería la Señorita...?
—Eso no es importante.
No me sentí ofendida por ser calumniada. Lo esperaba y
era cierto que bebí el veneno por mi propia voluntad.
—Si no quieres morir, sigue fingiendo que no sabes nada.
¿De acuerdo?
Ante mis palabras, Emily asintió y se secó las lágrimas.

172
—S-sí. Seguiré ignorándolos, Señorita. Haré lo que me
dice.
Aunque, honestamente no pude creerlo a pesar que me lo
había prometido tantas veces.
Quizás el suicidio de la criada se debió al lavado de
cerebro de la heroína. Así que no estoy segura qué pasaría
si le lavaran el cerebro a Emily.
—Por cierto, ¿puedo mantenerles la boca cerrada y
hacerles saber que no lo hiciste tú misma?
—No te preocupes, yo me ocuparé de ello.
Pensando lo que tenía que hacer, tranquilicé a la doncella
ansiosa.
¿Realmente necesitamos resolver este problema?

173
~Capítulo 179~

Unos días después.


Cuando la amabilidad más suave de Emily me permitió
moverme sola, llegó una llamada del Duque.
Seguí al mayordomo a la oficina del Duque, todos
estaban allí, excepto yo.
Y sentados uno al lado del otro, se encontraban: los dos
hijos del Duque, Vuinter e Yvonne también.
Pero… ¿esta escena estuvo en Modo normal después de la
ceremonia?
La pregunta cruzó por mi mente mientras me dirigía
hacia mi sitio.
En el juego original, Vuinter eligió a Yvonne, por lo que
podría suponer que al menos había una escena como esta.
174
Rápidamente me sacudí la repentina sensación de
incomodidad. Bueno lo que sea. Todo ya estaba
arruinado cuando tomé el veneno.
Al sentarme, un rato después una criada sirvió los
refrigerios.
En medio del silencio, nadie tocó las tazas de té.
—Penélope…
El Duque, que estaba sentado a la cabecera de la mesa,
abrió la boca con fuerza.
—Lamento mucho tener que llamarte justo después de
que te despertaras.
—...
—Pero antes de más demoras, nos gustaría escuchar los
detalles de tu colapso en la ceremonia de mayoría de
edad. Porque esto no debería volver a suceder.
175
Y prosiguió con voz muy cautelosa.
—Entonces, me gustaría hacerte a ti y a Yvonne algunas
preguntas sobre lo que sucedió entonces. ¿Harás eso por
mí?
—Si, pregunta.
Asentí con frialdad. De todos modos, era el momento que
tenía que pasar al menos una vez.
—En primer lugar ... el día de la fiesta, ¿recuerdas haber
bebido el vino?
—Sí, estaba amargo cuando lo bebí y recuerdo haber
vomitado sangre.
Al responder, el interior de la oficina se quedó en silencio.
—Cuando recogí la copa en que bebiste y la examiné, la
parte superior estaba envenenada…
—Entiendo.
176
—¿Sabías que el vaso pertenecía a Yvonne, no a ti?
—Bueno...
Murmuré mientras inclinaba la cabeza hacia un lado.
—Creo que tal vez lo sé, así como tal vez no lo sabía ...
—Penélope.
Las cejas del Duque se hundieron profundamente, tal vez
porque me veía tan frívola.
—Este es un tema muy importante ... Necesito averiguar
qué te llevó a hacerlo, así que piénsalo bien.
—Los vasos eran similares, así que creo que hubo un
poco de confusión.
Respondí apresuradamente y volví la cara hacia adelante
con una réplica.
—¿Y tú, Yvonne?
—¿H-huh?
177
La mujer, que estaba mirando la taza de té frente a mí, se
sorprendió.
—¿Cómo recuerdas esa vez?
—Me sorprendió tanto no saber lo que estaba pasando en
ese momento. Penélope bebió de la copa y luego, ella se
derrumbó.
Los ojos azules de Yvonne repente se llenaron de
lágrimas, al final de sus palabras.
Ella me miró con lástima y con voz temblorosa dijo.
—¿P-por qué hizo algo tan terrible, Princesa? Por favor,
valore su cuerpo.
—Jajaja.
Dejé escapar una breve carcajada por su
comportamiento. Por supuesto que era cierto que tomé el
veneno con mis propias manos pero sus palabras sonaron
178
como si estuviera convencida de que había cometido un
acto creado por mi.
La mirada de Derrick sentado a su lado se volvió amarga
cuando me reí en ese momento.
La conversación se retrasó debido a las lágrimas de
Yvonne.
—Como dijo el Príncipe Heredero, no podemos descartar
la posibilidad de que Penélope detuviera a Yvonne
mientras intentaba hacer una obra de teatro…
Lo miré con sorpresa.
¿No te han lavado el cerebro todavía?
Fue bastante sorprendente que conociera a Yvonne de
antemano y se mantuviera neutral en todo esto.
—¿Y-yo?

179
Yvonne estaba literalmente sin aliento ante los
comentarios de Vuinter.
—Yo, yo no lo hice. ¡No es verdad!
Grandes lágrimas cayeron de los enormes ojos, parecían
un vaso lleno de agua.
—Nunca pensé que iría a la ceremonia. Mi primer
hermano, quiero decir, él lo sabía. Le dije que no iría.
—Es verdad.
Derrick le respondió brevemente.
Es cierto, porque eres un tipo estúpido al que podrían haberle
lavado el cerebro.
Me reí sarcásticamente para mí de nuevo. Derrick, otra
vez me encontró así, volvió a fruncir el ceño.
Si los ojos fueran injustos conmigo, Yvonne soltó sus
palabras como una escopeta.
180
—Y pasé más tiempo con la jefa de las doncellas que con
Becky. Y...
—...
—Becky a veces tenía reuniones con Emily. La sirvienta
de Penélope ...
—...
—Y, supe que Becky era enviada por Penélope. Sabía que
me estabas mirando pero ...
Yvonne lloró cubriéndose el rostro con las manos como
si no pudiera seguir hablando. Hice clic en mi lengua sin
que nadie lo supiera.
Oh, qué chica más aterradora.
Preocupada por que esto sucediera, me había abstenido
de preguntarle a Emily tanto como pude.

181
Se me puso la piel de gallina cuando pensé en cómo le
había preguntado cómo estaba una o dos veces como
máximo.
¡El escenario del juego decía que era como un ángel! Y en
realidad ella es una maldita perra.
Maldije por el molesto juego, afortunadamente, el Duque
se adelantó primero en mi lugar.
—Tu sirvienta temporal fue asignada por el mayordomo,
Yvonne...
—Pero Penélope está cerca del mayordomo. Incluso si no
es...
—...
—Si fuera yo quien realmente lo hizo, como dijiste, no lo
habría bebido.
—...
182
—Bueno, ¿no se limitaría a servir el vino y señalarme la
copa?
Una de las preguntas cerró lentamente la boca. Esto hizo
que las cosas volvieran a la normalidad.
Me quedé mirando en silencio y fijándome en algún lugar
de la mesa.
Con mi elección en ese momento, esperaba que la
situación cambiara de esta manera.
Al principio, pensé en cómo solucionarlo, pero pronto
todo se volvió molesto.
Me alegro de no haberla envenenado como en el juego.
Todavía lo recuerdo vívidamente. Cómo murió
Penélope, quien intentó envenenar a Yvonne.
Habiendo pensado eso, sin darme cuenta volví mis ojos
hacia la taza de té colocada frente a Yvonne.
183
El color del té transparente que se parezca el vino que
bebí.
¿Es demasiado serio? Entonces, lo usaré ...
El pensamiento que vino a mi mente me hizo detenerme
de repente.
Miré a Yvonne, levantando una mirada débil y
temblorosa. Estaba llorando sin saber qué era tan injusto.
Volví a mirar hacia abajo y miré su taza de té. Y luego la
taza de té frente a los demás.
Nada…
En ese momento, un escalofrío escalofriante recorrió mi
espalda.
No había nada en la taza de té de Yvonne. Su imagen, no
reflejada en el agua.

184
—¿Por qué lo bebiste a pesar de que sabías que estaba
envenenado?...
Entonces, alguien me habló. Sacudí los hombros y
levanté la cabeza, luego establecí contacto visual con
Derrick.
—¿Qué sucede contigo?
Me miró de forma extraña, como si estuviera
sorprendido, y luego miró a la mesa, evitándome.
—No, nada...
Negué con la cabeza a toda prisa.
—¿Qué dijiste?
Su hermoso rostro estaba desagradablemente
distorsionado por mi pregunta.
—El collar mágico que usaste.
En lugar de repetirme lo mismo, dijo algo más.
185
—Escuché que si hay una sustancia tóxica a su alrededor,
el color cambiaría. El Marqués de Berdandi testificó que
lo sabías.
—Ah.
Miré de reojo a Vuinter.
Lanzando tanta dureza como Derrick. Cuando nuestros
ojos se encontraron, sus pupilas azules temblaron.
No sabía que revelarías eso.
La última vez que lo vi en la ceremonia de mayoría de
edad fue una sorpresa para mí, como si no fuera un socio
comercial.
Debe haber sido difícil revelar el propósito del collar sin
ser atrapado por el meticuloso Príncipe Heredero.
Y no me sentí muy agradecida.

186
—Escuché que una criada llamada Becky te acusó de
culpable antes de morir.
Al enfocarme a Vuinter y estaba inmerso en un nuevo
sentimiento, Derrick continuó el interrogatorio solo.
—Un antídoto para el veneno que tomaste salió de la
habitación de la criada.
—Derrick, detente. Este no es un lugar para
interrogatorios.
El Duque lo detuvo con voz severa.
—¡Y te dije que no le preguntaras más!
—¿Por qué lo bebiste cuando sabías que era veneno?
Sin embargo, a diferencia del hombre habitual que solía
escuchar las órdenes de su padre, Derrick lo ignoró y
preguntó persistentemente.
—Responde. ¿Por qué hiciste tal cosa? ¿Qué quieres ...?
187
—¿No es esa una pregunta para la que ya tienes una
respuesta?
—¿Qué?...
—Si quieres preguntarme si he hecho mi propia jugada.
Asentí con frialdad.
—Sí, eso es cierto.
No había nada que no pudiera evitar darle una respuesta
tan impaciente.
—Hice que Becky lo hiciera.
—¡Penélope!
—¡Oye!
Reynold se levantó de un salto asombrado. La atmósfera
en la oficina del Duque se invirtió en un instante.
Giré la cabeza, me fijé en Derrick y luego en Yvonne.

188
Parecía que la situación no se había pronosticado de esta
manera. Los grandes ojos azules se tiñeron de vergüenza.
Abrí la boca mirándola claramente.
—No dije nada excepto para conseguir el veneno pero
supongo que la estúpida doncella tuvo una idea errónea
de que lo usaría con Yvonne.
—Qu-, ¿de qué diablos estás hablando?
*¡Explosión!*
El Duque golpeó su reposabrazos con fuerza,
reaccionando con asombro.
—¿De verdad, lo hiciste tú misma? Realmente hiciste tu
propia obra ...
—Pero no hay razón para que la joven deje a una
sirvienta a cargo…

189
Vuinter señaló con calma que era el único que mantuvo
su razonamiento en una situación caótica con la bomba
que escupí.
Seguí lanzando la mentira.
—No confiaba mucho en Emily, entonces, descubrí el
punto débil de Becky y le dije que no hablaría de su
debilidad.
—¿Su debilidad...?
—Escuché accidentalmente que entró a la mansión sin
una garantía adecuada. La amenacé con eso.
—¡Tú...!
El Duque miró a los ojos inyectados en sangre ante mis
palabras, que fluían como un chorro de agua.
Reynold gritó como si fuera a venir hacia mí.
—... ¡¿Por qué?! ¡Tú!, ¡¿qué te pasa?!
190
—Para volver algo de atención de Yvonne hacia mí.
Miré a todos y dije casualmente.
—No quería perder mi asiento como Princesa.
—¡Penélope! ¡Tú ...!
—¿Es ... esa la única razón?
El Duque preguntó sin entender.
Solo voy a centrar mi atención en la gente común, que no
ha sido identificada con seguridad.
—...
—¿Hiciste esto para morir?...
Definitivamente, era él quien quería que admitiera que
hice para llamar la atención desde que abrí los ojos.
Pero cuando dije lo que quería decir, actuó como si
hubiera escuchado algo inesperado.

191
Derrick me miró sin comprender, incapaz de
concentrarse. En un momento, el color sobre su cabeza
era extraño.
Pero no es mi problema.
—Pensé que sería mejor si moría.
—¿Qué...?
Cuando respondí lentamente, él también tartamudeó.
—¿Qu- ... por qué?
—¿Qué?
—¿Por qué veneno? Hay otras formas de llamar la
atención...
—... ¿Necesito una buena razón para beber veneno?
Incliné la cabeza hacia un lado y dije la verdad.
—Simplemente lo bebí. Para ver si moría o no.
—Esta situación no está bien.
192
Entonces, otra vez respondí inmediatamente mis
palabras. Me fijé en Vuinter tenía una mirada
distorsionada en su rostro y me defendió.
—Si lo que dijo Yvonne era cierto, ¿por qué la doncella
muerta puso veneno esa copa a la joven?
—Eso... no lo sé.
Fingí reflexionar con un comportamiento exagerado y
luego junté las manos como si de repente algo me viniera
a la mente.
—Olvidé ponerlo en mi copa, entonces reaccioné y pensé
que tal vez se confundiría con la copa de mi hermana.
—¡¡E-eso no tiene sentido!!
El Duque volvió a enfurecerse con otro golpe en el
reposabrazos. No tenía sentido para nadie. Pero no
importa si tiene sentido o no.
193
Lo más importante es que sigo en este puto juego y aún
viva.
—Lamento haber causado un desastre de todos modos.
He pecado demasiado, y me siento profundamente
responsable por esto. Padre, Joven Duque.
Mirando hacia a la multitud confundida por el caos,
agrego.
—No podemos deshacer lo que ya pasó, así que creo que
solo hay una forma de solucionarlo.
—¿Qué es?
—Por favor, déjame irme.
Voy a salir de aquí.

194
~Capítulo 180~

Silenció el ruido en la oficina en un instante. La tez del


Duque, que había estado furiosa hace un tiempo,
palideció. Tartamudeó, aparentemente increíble.
—A-a... ¿Acabas de decir ahora que eres un chivo
expiatorio, Penélope?
—Si.
Acepté a la ligera.
—¿No me llamaste a este lugar para admitir mis pecados?
—¡No es así! ¡No te llamé para eso!
Él abrió mucho los ojos.
—¡Te lo dije, para evitar que se repitiera! Solo tenía
miedo de que pudiera haber alguien que estuviera
apuntando a los Eckart...
195
—No tiene nada que ver con algún noble.
Detuve apresuradamente sus palabras. Este desarrollo fue
un poco diferente de lo esperado.
La verdadera hija ha vuelto, pensé que el flujo se iría
rápido si lo decía así. Para el Duque no era fácil, si ya se
había lavado el cerebro.
—Ya te lo dije, lo ordené todo. No hay necesidad de
investigar más. Es todo culpa mía, así que me encargaré
de eso.
—¿Cómo…?
—No, no puedes irte
Alguien rechazó resueltamente mi oferta en lugar del
impactado Duque. Cuando volví la cabeza, Derrick
estaba mirando como si quisiera matarme, sus ojos llenos
de sangre antes de que él mismo se diera cuenta.
196
—¿Por qué?
Si hacía esto, pensé que todos lo aceptarían con gusto. No
pude entenderlo en absoluto, así que le pregunté
directamente.
—Como siempre, me has echado la culpa
cuidadosamente, así que es mejor si me voy de casa ...
—¡No vas a ninguna parte!
En un momento, hizo un grito tan fuerte como el Duque.
¿Por qué está gritando?...
Lo miré fijamente.
—Si es uno de tus juegos, es mejor para nosotros dejar el
rumor y cubrirlo. En este punto, ¡no importa lo que hagas
afectará el prestigio de los Eckart!
—....
—¡No te olvides de tu reputación!
197
Derrick dejó de hablar repentinamente mientras sudaba
frío como si alguien lo persiguiera. Sabiendo que estaba
demasiado emocionado, cambió a una voz más suave,
barriendo su flequillo con brusquedad.
—Hay un límite para protegerte si dejas la familia…
—¿Desde cuándo te preocupas tanto por mi reputación?
—¡De verdad...!
Lo que no me gustó tanto de su respuesta, es que su rostro
se volvió horrible. Para mí era lo mismo que esta
situación se volviera cada vez más molesta.
—Derrick tiene razón, Penélope.
Luego, a través de la dura atmósfera, el Duque se
apresuró a interferir.
—Cariño, vamos a calmarnos primero. Incluso si es un
juego hecho por ti, no quiero culparte, ¿de acuerdo?
198
Dijo en un tono dulce como para calmar a una niña
pequeña malhumorada. Cuando las cosas volvieron a la
normalidad, Yvonne dejó de sollozar y miró a Derrick de
manera extraña.
Sentí que era espeluznante, todo era como su pequeño
espectáculo. Todavía no sé exactamente qué está
haciendo. Tampoco cómo había entrado en el Ducado
tan rápidamente.
Cualquiera sea la razón, no había nadie para vencer a esa
puta Leila en este loco juego.
Mientras no pudiera escapar, todo lo que me quedaba era
mantenerme con vida.
Pero sin conocer mis intenciones, esos malditos Eckart
intentaban interponerse en mi camino hasta el final.
—Ahhh...
199
Suspiré profundamente y dije con una voz llena de fatiga.
—No puedes meterme en la prisión. Entonces, ¿qué
quieres que haga?...
—Eh, tú...
Pero, llegó un sonido del otro lado. Era Reynold quien
mantuvo la boca cerrada hasta entonces.
—Acabas de decir que no querías perder el puesto de
Princesa.
—...
—Pero, ¿por qué ... dices tan fácilmente que vas a salir de
casa?
Cuando nuestras miradas hicieron contacto, su rostro
estaba horriblemente distorsionado como cuando
tuvimos una feroz pelea en el ático.

200
No importa lo que diga, Reynold, que ha sido
espontáneo, parece incapaz de aceptar mis palabras en
absoluto. Era obvio. Solo estaba diciendo cualquier cosa
para salir de este lugar.
—Casi me muero, y estoy harta de todo.
Nuevamente, lo que le había dicho una vez. No era otra
mentira. La pregunta se disparó rápidamente.
No de Reynold, sino de Derrick.
—¿Qué...?
—Todo.
Recité difícilmente lo que había preparado como si
estuviera pronunciando las letras coreanas una tras otra.
—Ser una Falsa Princesa, ser tratada como basura. No
solo estoy harta y cansada de estar en esta casa.
—Penélope.
201
—Ahora, Yvonne ha vuelto. ¿Necesito quedarme más
tiempo? Déjame ir después de todo.
—¡No puedo creer que estés realmente ...!
El Duque también gritó obstinadamente a mi súplica,
luego suavizó su tono y trató de persuadirme.
—Penélope, cariño. Tú también eres mi hija, no importa
lo que digan. ¿Qué te pasó antes de la ceremonia de
mayoría de edad, eh?
Teniendo un dolor de cabeza por esta situación que no
funciona como lo esperaba. Suspiré brevemente y me
levanté de mi asiento.
—Entonces, no tenemos que hablar más.
—No hemos terminado de hablar todavía. Siéntese.
—Estoy enferma, Padre.

202
Ignorando las órdenes opresivas de Derrick, volviendo la
cabeza hacia el Duque.
Sabía que era bastante grosera, a diferencia de lo que
había hecho antes. Pero, si me desperté hace un rato
después de tomar veneno, ¿qué pasarán si me faltaba un
poco de modales? Además, la palabra ‘enferma’ no estaba
vacía en absoluto.
Aferrándose a la cabeza cada vez más palpitante, el
Duque lo permitió de mala gana.
—Sí, detengámonos ahora. Puedes ir a tu habitación,
Penélope.
—Pero-
—¡Detente, ella está enferma!

203
Replicó al que refutaba. Si Penélope hubiera muerto, él
habría estado en una posición muy difícil. En ese sentido,
la palabra ‘enferma’ podría ser muy útil.
Pronto, dejé el lugar sin demora. Justo antes de salir de la
oficina del Duque, mis ojos miraron a los protagonistas
masculinos sentados.
Derrick, que todavía me miraba con furia, y Reynold con
aspecto cansado y en blanco. Mientras que el último,
Vuinter mostró una extraña expresión, esa mirada
curiosa en su rostro.
Esto es suficiente, ¿no? No me arrepiento de dejar el puesto de
Princesa, así que déjenme en paz.
Salí apresuradamente de la oficina del Duque y rezando
para que mi sinceridad los alcanzara.
*Crrrech—.*
204
Al mismo tiempo que se cerraba la puerta, el Duque abrió
la boca.
—Reynold, cubre esto por un tiempo.
—¡Padre!
Lo miró con los ojos muy abiertos. Lo mismo sucedió con
el Marqués Vuinter Berdandi, quien guardó silencio en
las conversaciones familiares. Derrick se quejó con su
padre con el ceño fruncido y sombrío.
—¿Quieres decir que lo dejarás pasar incluso después de
escuchar su confesión de haber actuado sobre sí misma?
—¿Estás tan seguro? Por el momento, detén la
investigación por un tiempo y todo lo demás. Hasta que
la salud de Penélope se recupere por completo.
—Todavía queda algo por investigar.

205
Derrick apretó los dientes y replicó, desobedeciendo las
órdenes del Duque.
—Como dijo el Marqués, todavía no hemos registrado la
habitación de Yvonne.
—¡Oh, hermano...!
Yvonne, que miró la situación de manera silenciosa, de
repente abrió los ojos a Derrick, quien la señaló.
—¡Eh!, ¡¿cómo, cómo ...!?
Ella siguió murmurando, mirándolo con una cara
increíblemente sorprendida. A los ojos de los demás,
parecía realmente impactada.
Entonces, Derrick pulió rápidamente, alejándose de ella.
—No podemos descartar por completo la posibilidad de
que la criada fuera provocada por fuerzas externas ...

206
—¿Crees que soy una especie de idiota que ni siquiera
puede investigar?
Y, Reynold gritó molesto.
—He estado investigando las actividades de la criada
muerta con el Marqués, ¡pero no salió nada! ¡Está limpio!
—....
—No tienes la autoridad para investigar de todos modos.
Papá tiene razón, así que detente. No la hagas sufrir.
—¿Qué quieres decir con detener? Aún no se ha resuelto
nada...
—¡Penélope no quiere que se arregle nada!
Reynold estaba enojado, que estaba haciendo un sonido
frustrante.

207
—¡Cada vez que abres la boca, nada sale bien! ¿Qué pasa
si ella está decidida a beber veneno de nuevo? ¿Qué vas a
hacer entonces?
—...
—Como dijo nuestro Padre, déjalo fuera por ahora. Es lo
mejor, no querrás que ella haga un escándalo por salir de
casa ahora mismo.
Cuando terminó de hablar, Reynold gruñó bruscamente.
De repente recordó el rostro de Penélope. Su rostro, que
decía que estaba cansada de todo, era la misma que la
última vez.
Cuando la sorprendió comiendo comida podrida por la
doncella.
[—¿No es eso lo que esperabas desde que pusiste el collar de tu
hermana en mi habitación?]
208
Nunca había pensado que ella conocería toda la historia.
Estaba avergonzado y no se enojó. Incluso cuando corrió
hacia su padre y le confesó todo lo que hizo. Tenía una
mirada inflamada como si estuviera diciendo 'sí' a todo.
[—Pero, ahora estoy cansada de todo.]
Lo mismo sucedió en el ático. En lugar de maldecirlo, le
dijo indiferentemente.
[—Siempre me haces sentir miserable como una basura peor que
un esclavo.]
De alguna manera no podía deshacerse de la sensación
de incompatibilidad de estas palabras no sólo se
relacionaban con él.
Reynold pareció recordar la extraña sensación que había
sentido en ese momento, temblando superficialmente y
murmurando.
209
—¿Crees que dijo eso una o dos veces? ¿Qué pasaría si un
día realmente empacara sus cosas y se escabulle?..
—...
—Y si la llegan a asesinar, no habrá forma de
encontrarla...
Agregando, temía que si la provocaba, ella tenía la
voluntad suficiente para empacar y salir de la casa.
—Cuida tu boca y no la provoques hasta que Penélope se
recupere.
En palabras de Reynold, el Duque se estremeció por
temor a volver a tomar la decisión equivocada.
La atmósfera en la oficina se volvió solemne en un
momento.
—Si quieren...
Entonces, una voz temblorosa rompió la atmósfera.
210
—Bueno, pueden... buscar en mi habitación. Está bien.
La chica de ojos azules brillantes vaciló mirando a la
multitud. El rostro de Derrick se oscureció en ese
momento.
—¡Tú, mantén la boca cerrada!.
Reynold le gritó con irritación, ella dijo:
—¡Hyuk!
De alguna manera, Derrick tampoco tomó partido esta
vez.
Después de las palabras de Reynold, el silencio se calmó
en la habitación. Cada uno de ellos estaba perdido en sus
pensamientos, y nadie vio sus manos temblorosas y
suaves en la arrugada falda.
Fue cuando.
—Siento interrumpir, pero me voy a retirar…
211
Vuinter se levantó tenso en su rostro perplejo,
sacudiéndose la ropa.
—Sí, Marqués. Adelante.
Solo entonces, el Duque, que sabía que había sido testigo
del asunto familiar, lo despido apresuradamente.
Vuinter al retirarse de la oficina. Cruzó corriendo por el
pasillo. Afortunadamente, pudo alcanzar la figura de la
joven que estaba de pie en las escaleras principales.
Debido a que no podía recuperarse por completo,
disminuyó la velocidad.
Rápidamente abrió la boca y dijo:
—Lady Penélope.

212
~Capítulo 181~

Me detuve al subir las escaleras cuando una voz


susurrante me llama. Giré lentamente, encontrándome
con Vuinter
—¿Hay algo que pueda hacer por ti?
—Me gustaría hablar contigo un momento.
—¿Qué debo hacer? Realmente no tengo nada que
discutir con el Marqués.
—Entonces, le diré su Excelencia que la criada a cargo de
la Señorita, que testificó en su contra, no sabía nada sobre
la verdad, y él debe conocer toda la historia.
Fruncí el ceño ante la inesperada amenaza y miré a mi
alrededor. Afortunadamente, no había nadie en el pasillo
excepto él.
213
Bueno, es algo con lo que deberíamos toparnos al menos
una vez.
Hasta el momento en que le pedí el veneno, le dije que lo
usaría para mi conveniencia y que nunca lo volvería a ver
si salía de este puto juego.
Cuando me desperté, lamenté que supiera un poco.
—Sígueme...
Dije suspirando, bajamos por las escaleras
silenciosamente a la derecha.
Lo llevé de la mansión por la puerta trasera porque había
muchos oídos dentro de la casa.
Tengo un poco de miedo de dónde podrían estar
escondidos los sirvientes a quienes Yvonne les lavó el
cerebro...

214
Entonces, dejo de caminar solo después de que llegar al
final del camino.
—Ahora, dime.
Las flores violetas sin nombre revoloteaban con el viento
y desprendían una elegante fragancia.
No hace mucho, parecía que las flores amarillas estaban
en plena floración ...
Parece que fue ayer en que recibí un regalo bastante
impresionante de un hombre aquí, pero cambió de
repente...
La escena del jardín trasero, donde otro hombre estaba
parado frente a mí.
—¿Por qué mentiste?...
Al perderme en mis pensamientos, Vuinter abrió la boca
con voz profunda.
215
Levanté la cabeza suavemente.
—¿Qué?
—El veneno que bebió era diferente al que me pediste que
hiciera.
—...
—Ahora, ¿qué estás haciendo? ¿qué está pasando?
Me sentí avergonzada por un momento porque no sabía
que él me interrogaría tan directamente.
El lugar es tan amplio que nadie nos escucharía, pero
fruncí el ceño con un puchero en la cara.
—Incluso si estamos afuera, esto sigue siendo el Ducano.
¿Por qué no tienes cuidado con lo que dices?
—He lanzado una magia de insonorización.
—Eso está bien. Ahora, por favor, continúe.

216
—Al principio, resultó que la joven buscaba un veneno,
alguien...
Vuinter, que tenía prisa por obtener mis respuestas, de
repente dejó de hablar y se corrigió.
—Me preocupa que pudieras ser incriminada por intentar
dañar a la señorita que regresó, Yvonne…
Dado que la magia de insonorización todavía estaba
activa, parecía estar tratando de ir directamente. Explicó
por qué no pudo presentarse como un mentira.
—Y, hasta que no se despertara, no podía decir la verdad.
Por supuesto, era natural que mantuviera la boca cerrada
debido a su seguridad personal. Porque no era Berdandi
quien se preocupa del negocio conmigo, fue solo por
información.

217
Gracias a su silencio, pude sacar a relucir la historia de
este caso fácilmente.
—Entiendo.
Asentí con la cabeza casualmente, sin perder una
oportunidad, inmediatamente hizo la siguiente pregunta.
—Pero no importa cuánto piense, no lo entiendo.
—¿Qué?
—¿Qué quisiste decir con llamar la atención? ¿Por qué
admitiste eso? La criada que me enviaste no era la criada
muerta, sino otra persona.
—¿Lo hice?
—MiLady.
Incliné la cabeza fingiendo ser ignorante, el rostro de
Vuinter Berdandi se endureció.

218
Habló con más franqueza que hace un rato, ya que yo
parecía tener poca voluntad de participar en la
conversación.
—Por favor, dígame ... tiene otro veneno. Entonces yo
testificaría como jefe del sede central...
—Marqués.
De repente levanté mi mano para detenerlo.
—Por favor, dime una cosa. ¿Te paras frente a mí como
el Marqués de Berdandi, o estás frente a mí como el jefe,
el mago superior?
La boca de Vuinter se cerró. Me quedé mirando los ojos
azules que temblaban por un momento y abrí la boca.
—Si es Marqués de Berdandi, está demasiado interesado.
Gracias por su preocupación, pero yo me ocuparé de ello.
—MiLady…
219
—Si estás parado frente a mí como el mejor mago,
entonces haz un trato conmigo.
Hice una pausa por un momento y respiré hondo. Y
pronto, volví mi rostro como él quería.
—¿No es lo mismo que sospechabas de mí?...
En un cambio repentino de tema, pudo ver a Vuinter
contener la respiración con los ojos bien abiertos.
—Cuando encargué el veneno a través de la criada,
honestamente, ¿qué pensaste?
—...
—Probablemente pensaste que la Falsa Princesa malvada
intentará envenenar a la Verdadera Princesa que ha
regresado.

220
Cuando rompí los pensamientos que podría haber tenido
cuando le pedí el veneno, se estremeció, mientras yo lo
miraba con rostro inexpresivo y continuaba.
—Pensaste que porque era terca, que tenía que cometer
mi rudeza la última vez, así que ahora mismo voy a hacer
lo que quiero esta vez y lo que nunca antes había hecho.
—...
—Aunque pedí un veneno sin antídoto, no hiciste lo que
te pedí.
¿No sabía que incluso se enfrentaría a esto? En ese
momento, el rostro de Vuinter estaba distorsionado. No
fue una gran impresión, pero valió la pena ver que su
hermoso rostro estaba arrugado.
Además, no pude averiguar qué tipo de respuesta quería
de mí. No sé si quiere escuchar que en realidad estaba
221
tratando de lastimar a Yvonne. ¿O quiere revelar quién
tiene el otro veneno?
Pero estaba segura.
—No sirve de nada considerarlo ahora. La cuestión es
que nunca has confiado en mí desde el principio, incluso
ahora. Esto es ...
Levanté mi mano, empujé su pecho que estaba cerca de
mí con mi dedo índice. Vaciló y dio un paso atrás a pesar
de que no puse mucho esfuerzo.
—Es la distancia entre nosotros.
Lo miré fríamente desde esa distancia.
Siempre a un paso, unos de otros. Solo éramos así de
cercanos, así que le estaba diciendo que no se metiera en
mis asuntos.

222
Vuinter parecía un poco aturdido. Pero como es un
hombre sabio pensé que pronto me entendería. Fue
entonces él agarró mi dedo que todavía estaba
presionando su pecho.
—Aunque hubiera predicho que envenenarías a otros,
¿no pensé también que te tomarías el veneno?
Mirándome con los ojos rojos inyectados en sangre, sentí
que algo andaba mal.
—Qué...
—Soy un mago que valora la vida por encima de
cualquier otra cosa.
—...
—He vivido toda mi vida con la misión de demostrar que
soy diferente a Leila, ellos toman la vida de los demás y
los usa como poder. ¡Pero...!
223
—...
—Te he conocido y te he dado muchas cosas para
entender…
Me pronunció una palabra desconocida con su voz
agonizante. La presión sobre mi dedo que agarró se hizo
más fuerte. Traté de estrechar su mano con el ceño
fruncido.
—Si va a poner excusas, ¿por qué no las busca en usted
mismo en lugar de en otros, Marqués?
—Yvonne, esa niña.
Pero no se movió. Aún sosteniéndome, comenzó a
hacerme algunos comentarios inesperados.
—Ella fue quien ayudó a los pobres antes que yo.
—Era-

224
—Era una buena persona que siempre había vivido para
los demás porque tenía que sobrevivir después de estar
perdida. Cuando comencé mi servicio, ella me ayudó y
me enseñó muchas cosas.
Me quedé estupefacta por su decisión de contarme sobre
su viaje y su primer encuentro con Yvonne.
Me reí y dije sarcásticamente.
—¿Y? Debes haber tenido miedo de que matara a un niño
tan bueno ...
—¡¿De qué tenía miedo?!
En ese momento, Vuinter de repente me interrumpió en
voz alta.
—... Fuiste tú quien estaba desesperada cuando ella
regresó al Ducado. ¡Fuiste tu quien me dejaste tal fondo
sin que yo supiera nada!
225
—...
—¡Cuando la hija biológica del Duque regrese, me temo
que desaparecerás con el dinero y ni siquiera me daría
cuenta!
Era ridículo que me hubiera hablado abiertamente hasta
ahora, y contó su vida diaria con una cara muy seria.
—Hice la vista gorda ante la niña que había recuperado
sus recuerdos de la infancia. Aunque sabía que tenía que
llevarla al Ducado, nunca lo hice.
—...
—Después de que me di la vuelta, ella todavía estaba en
los suburbios, y no he dormido ni una sola noche desde
que supe que fue atacada por un demonio.
—...

226
—Porque siento que he cometido un pecado indeleble
que no se puede lavar, siempre que cerraba los ojos, tenía
pesadillas.
Su tez estaba oscura por haber pecado contra Dios.
Vuinter inclinó lentamente la cabeza y puso el dobladillo
de mi mano en su frente.
Y susurró con voz dolorosa.
—Lo primero que me preocupó cuando recibí la
información sobre el regreso de la hija biológica del
Duque fue en usted…
—...
—Pensé que podrías hacer algo terrible después de que
recibí una solicitud tuya sobre el veneno, pero ...
—...

227
Estaba pensando en crear un antídoto para ocultar tu
acción, si realmente ibas a hacer algo.
Después de un barrido apasionado, me preguntó con voz
ronca.
—¿Sigue siendo una cuestión de confianza?...
Me sorprendieron sus inesperadas palabras y no pude
decir nada.
—Ah.
Se oye una voz baja entre su boca abierta. Creo que sé lo
que pasó ahora. Vuinter es un mago que originalmente
estaba programado para llevar a Yvonne a la ceremonia
de mayoría de edad. Sin embargo, debido a sus
sentimientos hacia mí, abandonó a Yvonne.
A pesar de que ya escuché su maldita confesión con mis
propios oídos, todavía no podía creerlo. En el Modo
228
normal, Vuinter es un hombre bueno y amigable que
siempre servía a la heroína.
Él, que debería tener que devolver a la hija biológica al
Duque en la ceremonia de mayoría de edad de Penélope,
había abandonado sus creencias y se había alejado de
Yvonne hace mucho tiempo.
—Por favor, respóndeme, MiLady…¿Sigue siendo una
cuestión de confianza?
Entonces Eclipse, a quien le lavaron el cerebro, trajo a
Yvonne de regreso.

229
~Capítulo 182~

Vuinter me miró con los ojos inyectados en sangre y me


obligó a responder. No, tal vez solo fui yo.
—Ese...
Dudé por un largo tiempo, abriendo y cerrando la boca.
Era ambiguo decir que una cuestión de confianza era la
respuesta correcta. Pensó que iba a matar a Yvonne, pero
trató de ocultar mis pecados.
No. La última vez que hiciste ese escándalo, me trataste como
una villana viciosa, ¿Es una cuestión de confianza?
Después de luchar con el pensamiento, le respondí
porque seguía mirándome.
—Bueno... eso suena como tu personaje.
—¿Te refieres a la personalidad?...
230
—Sí, tu personalidad.
Las pupilas azuladas de Vuinter se agrandaron y al , se
echó a reír como un globo desinflado con un sonido de
'jajaja’
—Es la primera vez que escucho a alguien comentar algo
sobre mi personalidad.
Estaba un poco avergonzada. Señalar la personalidad en
una situación seria, era grosero y absurdo incluso para
mí.
Sin embargo, gracias a su repetida carcajada hizo que la
brecha en nuestra relación que había sido seria se afloja
un poco.
Fue cuando le hice preguntas que me producían
curiosidad.
—¿No dijiste que estabas interesado?...
231
Cuando presentó los términos del contrato del 'encuentro',
¿no dijo que quería satisfacer su curiosidad? No sé cuándo
cambiaría de opinión.
—No lo sé…
Después de un momento de silencio, él murmuró con una
sonrisa.
—Cuando la dejé a su habitación la última vez, cada vez
que lo recuerdo... siempre he pensando en usted.
—...
—Lamenté mucho los días que pude haber pasado con
MiLady porque creo, que los arruine con mis propias
manos.
Dijo eso y lentamente soltó el dedo que sostenía. Me
tragué las dudosas palabras hacia mí, ahora eran
progresivas. Respondí de forma serena.
232
—Lo siento, pero no puedo aceptarlo.
Su amor ambiguo, lo siento, pero ya no lo necesitaba.
Vuinter me entendió con calma.
—No te estoy rogando que lo aceptes. Sin embargo, lo
que quiero decirle es...
—...
—Por favor, no se ponga en peligro.
Vuinter me miró con desesperación y finalmente reveló
de qué quería de decirme.
—Aprovéchese de mí. Yo me encargaré.
—¿Qué?
—Todo.
Me quedé atónita. Aunque el Modo difícil terminó,
todavía hay una barra medidora flotando sobre su cabeza.
¿Qué significa el color púrpura?
233
Tratando de responder a preguntas innecesarias, era
simplemente mi queja por cambiar la opinión de alguien.
—¿Qué pasa si... te quitan la máscara cuando me estás
ayudando?
—Ya me he preparado desde que hice el veneno.
—Uh, ¿y si te pido que conviertas a Yvonne en la
verdadera culpable?
—Prepararé la situación ... con la magia de manipulación
de la memoria.
Me sorprendió su decisión, preguntándome hasta dónde
llegaría.
—¿Y si te pido que la mates por mí?...
La última pregunta finalmente lo dejó sin palabras. Su
rostro, que mostraba que estaba dispuesto a hacer todo
por mí, se puso pálido.
234
—Eso...
Sacudió sus labios y vaciló, finalmente abrió la boca
como si contuviera un grito desgarrador.
—Solicitaré al gremio de asesinos...
—...
—Y me involucraré.
Solo me reí brevemente. Fue una respuesta tan negativa.
¿No habría sido mejor si lo hubiera hecho justo antes de que
terminara el Modo difícil?
Aunque al final de su problema de confianza, Vuinter
originalmente es amigable y atento.
Por esta razón, había planeado usarlo como seguro en
lugar de Eclipse varias veces pero, ahora todo carecía de
sentido.
—Y, ¿qué pasa con los niños que estás protegiendo?
235
Al oír eso, los ojos de Vuinter se expandieron.
—Escuché que hay algunos son descendientes de los
magos, y que todavía pueden ser perseguidos por los
seguidores de Leila en algún lugar.
—Eso es ...
Su rostro se oscureció de repente, como si no lo hubiera
pensado hasta ahora. Es amor o misión. Creyendo en su
misión y en mí, tenía demasiada carga sobre sí mismo. A
mí también me pasó lo mismo. Y lamentablemente, a
diferencia de él, planeo rechazarlo.
Finalmente, decidí dejar de molestar a Vuinter, que se
encontraba casi estaba llorando de la angustia.
—No se preocupe, Marqués. Porque no voy a pedirle que
haga eso.
—MiLady...
236
—No sé si lo creen o no, pero soy pacifista.
Agregué encogiéndome de hombros.
—No pierdas tu misión por mi culpa. No quiero que me
utilicen como excusa por no tener otra opción.
A diferencia de su forma sencilla de hablar, hablé con
tanta frialdad que realmente le dolió. Como pretendía
serlo, seguí hablando sin dudarlo.
—Voy a terminar esto lo más silenciosamente posible,
luego dejaré el Ducano.
—Pero... no es por jugar. Obviamente, alguien la está
apuntando, MiLady. Entonces, ¿por qué estás tratando
de culparse?
De repente, me sentí cansada de las preguntas de este
hombre. Ahora que lo pienso, ha pasado bastante tiempo

237
desde que me paré en el jardín trasero. Suspiré y le dije la
verdad.
—Así es, fue un juego para llamar la atención.
—Pero, el veneno es diferente.
—Bueno, es un juego que he hecho y también que tenía
con este veneno.
—¿De qué estás hablando-?
—Ya había obtenido el veneno a través de mi propia
doncella.
Incliné la cabeza y le di una pista de que todos en el
Ducado no habían encontrado respuesta mientras yo
estaba inconsciente.
—Y, ¿quién ordenó el veneno a través de la criada
muerta?

238
Vuinter respiró pesadamente mientras interrogaba
significativamente.
—Como era de esperar, tú también lo sabías.
*Tep-.*
Vino de inmediato, reduciendo la distancia que había
establecido.
—¿Quién es? MiLady, ¿quién es ...?
Dejó de hablar cuando de repente miró mi rostro
inexpresivo. Como si hubiera notado la respuesta,
preguntó con cuidado, mirándome con ojos temblorosos.
—¿Es la señorita Yvonne?...
—...
—Por favor... contésteme. ¿Ella hizo eso? ¿La señorita
Yvonne quería llamar la atención?

239
No respondí y me mantuve en silencio. Porque no estaba
segura de si me creería o no.
—Dios mío...
Si era difícil de aceptar, Vuinter levantó las manos para
tocarse la cara con fuerza.
Oh, bueno, es difícil aceptar que una heroína angelical que solo
ayudaba a otros hiciera eso.
Entendí por qué él reaccionó así. Después de mucho
tiempo, finalmente murmuró con una voz débil.
—Pero, ¿por qué bebiste el vino a pesar de que sabías que
estaba envenenado? Si no era para la señorita Yvonne,
sino para ti, ¿por qué...?
Vuinter dejó de hablar de repente. Lentamente se quitó
las manos de la cara y luego me miró con lágrimas.
—MiLady, de verdad, ¿planeó morir?
240
Sus ojos de las profundidades del mar brillaron con
impaciencia.
—Es cierto, lo dije cuando me desperté... quería morir...
Él se puso pálido, había estado buscando a tientas la
respuesta con una mirada temblorosa, estaba destrozado.
Antes de que pudiera abrir la boca, de repente se movió
hacia adelante y me agarró por los hombros.
—¡¿Por qué?!... ¿¡Por qué MiLady, por qué ...!?
—Lo escuchaste.
Brevemente. Desde que me desperté, en lugar de fingir
una mentira, realmente había estado tomando mi
camino, de cómo salir de aquí.
— ¿Necesito una buena razón para beber veneno?
Estaba claro si él estaba pensando en lo mismo, y esa
desesperación impregnaba sus pupilas azules oscuros,
241
que estaban tan cerca de mí. Sus manos que tiemblan
hasta el punto de que puede sacudir mis hombros, de
pronto cayeron.
—Ah, ahhhh...
Vuinter se tambaleó y se tocó la frente con una tez
demacrada. Curiosamente, no pude sentir ninguna
emoción por su cambio.
—Yo… ¿qué debo hacer ... Si bebes el veneno que hice,
yo...?
—No hay nada que puedas hacer por mi.
—MiLady....
—Si está dispuesto a hacer algo por mí, me alegraría que
se callara y orara por mi pronta recuperación.
Pronuncié con calma lo que había querido. Sacudiendo
sus ojos sin piedad.
242
—El veneno ... el veneno que le di, aún permanece…
Pronunció un leve susurro, pero de repente gritó como si
tuviera algo que señalar.
—¡¿Quieres beberlo y morir de nuevo...?!
—Eso ya no sucederá.
—¿Cómo puedes garantizar eso?
—Ya lo hice una vez, no puedo hacerlo dos veces.
Respondí frunciendo el ceño. Eso era cierto. Fue una
elección inevitable para escapar, pero ¿si lo volvía hacer
y fallo otra vez?
No quería morir en vano como uno de los personajes de
apoyo de Yvonne.
Si vio una voluntad firme en mi rostro, Vuinter habló en
un tono más sincero que hace un rato.
—Y ... ¿qué va a hacer con el veneno?
243
—Me haré cargo de ello.
—Por favor devuélvemelo. Seguro...
—Marqués.
Quería terminar esta conversación sin sentido, así que lo
interrumpí y cambié de tema.
—¿Crees que Yvonne sigue siendo una niña buena?
—Eso...
No pudo responder de inmediato. Aún parecía
confundido. Tal vez esté midiendo si mis palabras son
ciertas o falsas.
De todos modos, Yvonne, que hizo creer ciegamente que
la sospechosa enferma era una persona buena y amable,
también era genial.
¿Eso también es por el lavado de cerebro?

244
En realidad, no importaba lo que fuera. Iba a salir de este
loco juego. Había preparado al todavía atribuido Vuinter
porque se acabara el tiempo.
—Es suficiente, Marqués.
—MiLady, por favor concédeme más tiempo para volver
a examinar…
—Me gustaría pedirte un favor.
Trató de dar una excusa apresurada, pero lo bloqueé para
que no dijera nada y en cambio lo dije yo misma. Vuinter,
que se mordió el labio inferior, respondió de mala gana.
—¿Qué es?...
—Esa doncella muerta llamada Becky.
—Ah...
—Marqués, por favor recoja con cuidado su cuerpo y
hazle un pequeño funeral.
245
Sus ojos se abrieron, como si nunca hubiera esperado mis
palabras.
—Es eso...
—Ella es tan lamentable.
Murmuré sola, mirando las flores púrpuras sin nombre
que florecían en el jardín trasero.
—Al igual que el personaje solidario, murió en vano
después de ser usada.
Y, me quedé perpleja al igual que Vuinter. ¿Por qué
debería preocuparme por la criada que me quiso convertir
en villana? La ira surgió de repente en mí.
Le pregunté con arrogancia, frunciendo el ceño con la
nariz.
—¿La amable y buena Yvonne le pidió al Marqués que
hiciera algo como esto?
246
—Ella...
En mis palabras, él se perdió en sus pensamientos por un
momento. Si hubiera sido una buena chica que ayuda a
los necesitados, habría cuidado el cuerpo de una doncella
que murió antes que yo.
Pero.
—Ella... nunca dijo nada sobre la criada muerta.
Con una cara completamente caótica, me pregunté por
qué.
—Fue por poco tiempo, pero debe haber estado triste por
estar separados de ella, así que por qué...
—Bueno.
Dije de una manera juguetona, como si tarareara una
canción con una sonrisa.

247
—Pero, ella estuvo a mi servicio por un corto tiempo, así
que ¿por qué debería hacerlo?
Esa era su misión, así que tenía que pensar por él mismo.
Vuinter se quedó helado con el rostro rígido. Dejándolo
en el medio, giré dándole la espalda sin dudarlo.

248
~Capítulo 183~

Después de quedarme dormida, desayuné tarde cerca de


la hora del almuerzo, llamé a Emily y salí de la habitación
lentamente.
Todos los sirvientes que encontré me miraron e
inclinaron la cabeza apresuradamente. Salí por la puerta
trasera de la mansión, ignorando las miradas penetrantes
en la parte de atrás de mi cabeza.
Caminé porque quería dar un paseo. Nadie en el Ducado
ha intentado ofenderme en estos días. Me dijeron que
estarían vigilando, pero no había ninguna restricción
cuando salía de la habitación.
¿Me entendieron o están ocupados interrogando a
Yvonne?
249
Vuinter tampoco vino a la mansión después de nuestra
última conversación.
Cuando no veo los rostros cansados que tuve que
enfrentar estando en Modo difícil, me relajé.
Supongo que tenían miedo de que volviera a beber
veneno.
Miré a mi alrededor, sarcásticamente, luciendo
malhumorada. Cuando salí de la habitación, a veces
sentía sus miradas sorprendidas. Incluyendo las de Emily.
Toda la mansión parecía haber recibido la orden de
vigilarme en caso que hiciera algo peligroso de nuevo. A
menudo me irritaba ser observada como una rata, pero
traté de pensar positivamente.
Bueno, es mejor que ser escoltada por guardias y tenerlos pegada
a ellos.
250
A diferencia de los caballeros del castillo, los sirvientes
me tenían bastante miedo. Solían huir y bajar la mirada
cada vez que cruzaban conmigo.
—¡Hyuk!
La parte trasera de la mansión fue silenciada
rápidamente, ya que algunos torpes sirvientes que
vigilaban fueron expulsados de esa manera. Caminé con
dificultad, mirando alrededor de donde había
desaparecido el ruido.
Llegué al incinerado, justo detrás de la mansión, el lugar
más alejado. Me paré frente a un gran horno y busqué en
el bolsillo de mi falda.
Después saqué una pequeña botella de vidrio y un
fragmento sucio del espejo en la mano.
El veneno y una pieza de artefacto.
251
Los miré, luego extendí la otra mano para abrir la puerta
del incinerador.
Las cenizas y el agua se mezclaron a través del horno
sucio. Coloqué el veneno y el pedazo de reliquia que traje
ahí, luego cerré la puerta de nuevo y giré la palanca
lateral.
El gran horno impulsado por magia drenaba
convenientemente el fuego sin leña. Las llamas rojas
bailaron ante la pequeña ventana lateral de la puerta.
Me puse en cuclillas frente al horno, esperando a que todo
lo que había en él ardiera sin dejar cenizas.
—Jaja...
De repente, surgió una sonrisa, supongo que no era fácil
para mí verme así.

252
Maldición. Decidí dejar la casa de todos modos, así que ¿por qué
debería completar la misión ...?

<SISTEMA>
¡Se ha producido una misión inesperada!
¡Guarda [Pieza de espejo mágico antiguo] en un lugar
seguro!

Después del día en que volví a abrir los ojos, la ventana


del sistema había estado en silencio.
Pero en lugar de esconder la pieza en un lugar seguro,
decidí quemarlas con veneno.
—¿Dónde hay un lugar seguro en este mundo?
En lugar de esconderlo, era mejor destruirlo para que
nunca pudiera ser encontrado.
253
Memoricé mis fallas miles de veces, ignoraría al juego
loco por completo en el futuro, pero estaba haciendo esto.
No se puede evitar.
¿Qué puedo hacer si no funciona en absoluto?
Todavía lo recordé en aquel momento. Fue tan vívido.
Una mujer con túnica blanca, chupó la vida de un hombre
usando el artefacto.
Pensar en eso, me ponía la piel de gallina.
Y, antes de salir de esta casa, tuve que deshacerme de
todas las cosas que me dejarían con algunos problemas.
*Tadak, Tadak-.*
El sonido del alegre fuego se apagó gradualmente,
mientras las llamas consumían todo el contenido.
*Ssa-a-a-a*.

254
Después de un tiempo, el agua enfrió en el interior
caliente automáticamente.
Esperé lo suficiente para que terminara todo el proceso y
finalmente abrí la puerta del incinerador.
Fue una simple confirmación porque era una tarea muy
importante de destruir pruebas. Por supuesto, el fuego
mágico los habría quemado todo y no habría dejado
cenizas...
—¿Qué es…?
Abrí la boca asombrada al mirar en el interior. Entonces,
sólo el veneno que obtuve de Vuinter había desaparecido.
Pero-
—Mierda, ¿por qué sigue igual...?
La pieza de espejo permaneció intacta. Sin una sola
marca chamuscada.
255
Mirándolo aturdida, lentamente extendí mi mano. Tenía
la esperanza de que se viera bien solo por fuera.
Por favor, que se desmorone como polvo tan pronto como lo
toque...
Estuve a punto de apretar la pieza del espejo con mis
manos nerviosas.
*Tadak, Tadadak-. Paso brusco.*
—Maestra…
Ante la voz familiar. Tragué el aliento bruscamente
sobresaltada.
El hecho de que los bordes del espejo sobresalieron con
fuerza de mi palma tampoco era correcto. Giré mi cuerpo
mientras escondía el objeto detrás de mi espalda.

256
Pude ver a un hombre sin aliento con las manos en la
pared exterior del edificio. Su rostro húmedo y sudoroso,
con el cabello grisáceo pegado a él.
Era Eclipse.
—Estabas aquí.
Mirándome a los ojos de forma extraña, se levantó
lentamente enderezando la parte superior de su cuerpo,
porque se había inclinado para recuperar el aliento.
Mi visión viajó al sonido del agua goteando, fruncí el
ceño.
La sangre fluyó de sus manos, dejando una mancha roja
en el suelo de tierra. No solo el dorso de la mano, sino
también las piernas y los pies descalzos, tan sucios llenos
de arañazos.
Lo único que estaba bien de su piel era su rostro.
257
Al igual que…
Mi corazón dio un salto de sorpresa.
Su repentina aparición, la terrible apariencia que
presentaba. Todo fue inesperado.
¿Se escapó de prisión?
Cerré la boca lentamente. El corazón que me latía con
fuerza se desvaneció y se enfrió.
No sé cómo supo dónde encontrarme, pero no era asunto
mío si estaba herido o no.
Rápidamente seguí adelante con indiferencia. Tenía que
volver rápidamente y pensar en cómo deshacerme de la
pieza sin quemarlo.
Sin embargo, el camino estaba bloqueado antes de que
pudiera alejarme del incinerador. Me detuve y miré hacia
adelante, mirando la gran figura.
258
—Hazte a un lado.
—Maestra...
Eclipse me miró con expresión inexpresiva. En sus ojos
grises brillantes, algo se aclaró gradualmente.
Sentimientos como el anhelo, la tristeza, el resentimiento,
las preocupaciones, ahora ya no eran tan deseables.
—¿No escuchaste cuando te dije que estás muerto para
mi?
Él respondió a mi gélida pregunta con un susurro,
lamiendo sus labios.
—Te escuché. Te escuché...
—....
—¿Por qué me miras... tan decepcionada?
—Hmm.
Por su actitud no pareció escucharme.
259
Me miró con gravedad, con una respiración corta. A este
paso, parecía que nunca se alejaría.
Di un paso atrás de él con un suspiro bajo.
—¿Qué pasó contigo? ¿Saliste de prisión?
Estaba frunciendo tanto el ceño, tan severamente
sonrojado, quizás avergonzado de sí mismo.
—Salí de prisión justo después de la última vez que te vi.
Pero en la ceremonia de la mayoría de edad de mi
Maestra terminó estaba en los aposentos ...
—...
—Cuando escuché que la maestra había colapsado...
Intenté venir a la mansión muchas veces pero me
enviaron de regreso a prisión...
Eso significa que escapó de la prisión.

260
Añadió Eclipse, rascándose las uñas con ambas manos
herida, con su mirada cada vez más endurecida.
—Escuché que te despertaste hoy.
—Y, ¿rompiste la puerta de la prisión o algo así?
—....
Había una sentido de positividad en el silencio. Fue
frustrante.
—Creo que es mejor que regreses antes de que te atrapen.
Respondí con frialdad y luego volví a caminar. No tenía
nada más que decir y tampoco no quería saberlo.
—Yo…
Pero antes de poder pasar, volvió a bloquearme.
—Ahora soy bueno con la espada, Maestra.
¿Por qué me dices eso de repente? Intenté respirar
profundamente y reprimir mi creciente irritación.
261
—¿En serio? Felicitaciones.
—Me gané el estatus de plebeyo, no de esclavo.
—Bien por ti.
—Y.... Ahora puedo hacer todo por ti como tu caballero.
—¿Qué?
No entendí, así volví a preguntar.
Eclipse murmuró con algo de timidez mirándome a los
ojos.
—....para vengarte de los que te hicieron esto.
—Jajajaja.
Era natural que me echara a reír.
Qué loco tan inusual. La culpa no fue de nadie, tú eres quien me
hizo esto.
Pero, traté de contenerme.

262
Me hablaba como si no lo creyeras en absoluto. ¿Por qué
debería molestarme en hablar con alguien al que no me
entiende? Simplemente me causa lástima.
—¿Quién crees que se merecía la venganza?
Pregunté, fingiendo no saberlo.
—Yvonne.
La respuesta llegó directamente.
—Y todos los sirvientes y los caballeros que hicieron el
escándalo, el Duque Eckart, Derrick Eckart, Reynold
Eckart, el mayordomo, la criada han hecho sus propias
jugadas.
—....
—Mark Albert, Peter Reiner, Gerick, Hans.
También dio otros nombres. Había alguien a quien
conocía en la lista, y había quiénes no conocía. Pero para
263
mí, el hecho de que memorizara a todas esas personas fue
simplemente espeluznante.
Eclipse, que terminó de memorizar los nombres
murmurados, lentamente se arrodilló frente a mí.
Como la primera vez que nos conocimos, puso su rostro
con cuidado, tomando una mano mía y luego la frotó en
su mejilla.
—He estado pensando un poco…
—...
—Ese día, reflexioné mucho sobre desde que se fue.
—...
—Mi maestra, no quiere escapar de su vida pacífica y su
posición...
Volvió la cabeza y apretó los labios húmedos en el dorso
de mi mano.
264
—Pero yo, como el único caballero, me atreví a decir:
'Huyamos' porque no la comprendí...
—...
—Ahora que he revisado mi plan para poner el Ducado
en sus manos.
—…
—Si deseas, te daré este Imperio en tus manos.
me miró con ojos desesperados y suplicantes.
—Solo dame permiso. Entonces me ocuparé de todo...
—Eclipse.
No pude soportar escuchar más. Lo llamé en voz baja
para que dejara de balbucear.
—Los sirvientes te han dicho que lo hice para llamar la
atención, pero ¿no has oído que bebí el vino sabiendo que
tenía veneno?
265
—¿Eh …?
Él se detuvo.
En un momento, sus vacilantes ojos grises dieron una
respuesta. Todos sabían lo que había pasado.
A diferencia del pasado, cuando lo dejé hacer conmigo
todo lo que quería. Agarré mi mano y le sujete la cara con
rudeza.
—Esta casa, esta gente...
Pero su mano manchada de sangre agarró la mía mientras
me alejaba.
—Todo lo que llevó a tu Maestra a tomar esa decisión ...
—...
—Fue por ti.
—...¿Eh?
—Bebí el veneno por ti.
266
Por supuesto, no era solo por Eclipse, sino por la
compleja razón.
Pero incluso si es una mentira, ¿qué pasa con eso?
No puede ser el único objetivo de captura.
Mirando el rostro aturdido, me reí y le dije cada palabra.
—Me hiciste morir.
¿Cómo te sientes al escuchar que la mujer que amas, está
dispuesta a morir por tu culpa?

267
~Capítulo 184~

Sus pupilas color grisáceo estaban dilatadas hasta el


punto de romperse. Poco tiempo después, el impacto se
intensificó.
—E- es- es...
Eclipse dejó de respirar como si hubiera estado en shock.
Fue muy divertido mirarlo ahora, su rostro que siempre
era inexpresiva como una figura de cera en tiempo real.
—Oh, no viste cómo quise morir, ¿no?
Sentí como si me hubiera derramado el estómago
congestionado. Lentamente incliné la parte superior de
mi cuerpo hacia abajo, puse mi rostro frente a él.
Huu.
Podía sentir la respiración.
268
—Ma-maestra.
Los hombros y los ojos temblorosos.
Estaba feliz y susurré dulcemente.
—¿Has bebido, por casualidad, alguna vez un vino?
—....
—Sabes, cuando bebí la copa... fue solo unos segundos
después que mi corazón ardió como si alguien me
prendiera fuego. Luego, abrí la boca por un momento
porque me estaba asfixiando, y mi sangre salió como una
fuente.
—...
—Me han dicho que lo que bebí fue un veneno que hacía
que mis vasos sanguíneos vomitar constantemente de
sangre. Gracias a eso, derramé un balde de sangre incluso
después de perder el conocimiento.
269
—...
—Estuve tan enferma antes de colapsar, Eclipse. ¿Sabes
todo el dolor que sentí?
—Ah ...Maestra, Maestra.
Puse una expresión triste como una actriz actuando en el
escenario, no pude evitar notar el rostro de Eclipse.
Sacudió la cabeza como si él mismo no lo hubiera creído.
No pensé que estuviera vacía cuando él dijera que me
amaba.
La desesperación, frustración y pérdida que sentí cuando
trajo a Yvonne antes de la ceremonia de mayoría de edad.
Tú también deberías sentirlo.
Borré la mirada de llanto que estaba haciendo justo
ahora. Apreté los dientes y lo escupí con odio.
—Y todo es por tu culpa. ¿Entiendes?
270
—Ah, ah. Maestra, maestra...
—Es una lástima, si hubiera sabido que volvería a ver tu
cara, preferiría simplemente morir.
Seguramente la forma de expresarme fue un gran impacto
para él.
Su rostro, que nunca había expresado sus sentimientos
antes mi, estaba hecho un lío. Sus ojos estaban
desesperados, perdidos y temblorosos.
Tartamudeó, incapaz de respirar adecuadamente como
un hombre que se ahoga con una cara vanidosa.
—Por qué- mi… ama. ¿Por qué quisiste morir ... por qué?
—¿Por qué?
Me reí brutalmente. No, tal vez estoy llorando por dentro.
—Lo sabías. Había una razón por la que te cuidé con todo
mi corazón.
271
—....
—Trajiste a Yvonne para detenerlo, y me pusiste en una
mala reputación, ¿qué pasa con las palabras para los
perdedores que no lograron hacer su propósito?
—....
—Voy a estar en una posición miserable como tú, o voy
a ser como tus compatriotas a los que has traicionado ...
—....
—Solo la muerte.
Levanté lentamente la parte superior de mi cuerpo
doblado y miré por encima de su cabeza.
La barra del indicador de interés sigue ahí. El color rojo
oscuro como sangre.
Eclipse, que me ama hasta la muerte.

272
¿Podría ser que la razón del fallo del Modo difícil se deba
enteramente a Eclipse?
No…
Claramente mi decisión y juicio estaban equivocados en
eso.
Quizás, él sea inocente. Si no lo hubiera elegido para que
fuera mi única forma de salir, no habría llegado tan lejos.
Y estoy demasiado cansada para sentir lástima por él por
haber sido utilizado por mí, recordé mis faltas uno por
uno.
No tenía el poder para enfrentar las historias del juego,
ignorando a la aterradora Yvonne y a la Eclipse con el
cerebro lavado.
No puedo evitarlo.

273
Lo único que le quedaba a un perdedor que no quería
morir era correr.
Fue cuando.
—Pensé… que si traía a la propia hija del Duque, mi
Maestra sería expulsada de inmediato.
—...
—Entonces, pensé que confiarías en mí, y sólo en mí ...
Eclipse, que temblaba con el rostro vidrioso, de repente
abrió la boca y lo pronunció con tristeza.
—Puedo…solo mataré a Yvonne, y dejaré todo como
estaba ...
—¿Matar? Tú eres el que debe morir, Eclipse.
Corté su lloriqueo como si fuera un niño pequeño y le di
una respuesta fría.

274
—Tú eres quien la trajo aquí a tu voluntad y arruinaste
todo.
—No quiero morir.
—¿Por qué?
Vaciló y murmuró en voz baja.
—Porque... no puedo verte de nuevo.
—Jaja…
—A veces, incluso si solo quisiera morir por sed... cuando
pienso en alguien más parado a tu lado, la sangre me
hierve...
—...
—No quiero morir, Maestra.
—...
En ese momento, levantó la cabeza, que se había caído.
—Déjame saber...
275
—¿Qué?
—Cómo puedo volver a estar a tu lado.
Fue solo por un momento que se arrepintió. Sus ojos que
volvieron a la vida brillaron intensamente.
—H-Haré.. lo que m-me digas...
Tartamudeaba usó su otra mano que no sostenía la mía
en su bolsillo trasero.
Sacó algo y lo metió en mi dedo. Sentí un toque frío en
mi dedo índice.
Antes de darme cuenta, el anillo de rubí rojo había sido
colocado.
—Me arrastraré como un perro.
El hombre se estremeció y suplicó devolviéndome el
anillo de rubí que le tiré el otro día,
—Si no te gusta, no volveré a decir 'te amo'
276
—....
—Por favor, no me abandone, Maestra.
Su rostro estaban llorosos y nublados me miraron en tono
rojo y penetrante.
Solo por un momento, me sentí un poco débil. Sin
embargo, la aparición detrás de Eclipse me hizo entrar en
razón.
—Eclipse…
Lentamente saqué la mano que agarraba. Traté de
atraparlo de nuevo, como si fuera el fuego.
Con la mano completamente fuera de su alcance,
lentamente acaricié su cabello gris despeinado. La mano,
que descendió lentamente por la parte posterior de su
cabeza, tocó algo duro.
Hablé con la mirada fija, ubicado frente a mí.
277
—Ya no soy tu dueña.
Al mismo tiempo, un ‘clic’ y un anillo de rubí golpeó el
hueco.
*Tak-*
El cuero negro plateado que tocó el anillo en su cuello
cayó. La gargantilla mágica, que siempre había tenido
alrededor de su cuello por ser un esclavo, finalmente se
soltó.
—¿Maestra?...
Eclipse miró hacia abajo y lo comprobó, como si sintiera
un escalofrío debajo de la barbilla, luego me llamó
aturdido.
Esta fue mi última consideración para mi único caballero,
que me traicionó.
—Ahora, pregúntale a tu nueva Maestra sobre eso.
278
—¿Qué ... qué quieres decir con eso …?
—Hola.
Saludó en voz baja.
—Eclipse.
Entonces, otra voz sonó llamando a Eclipse en el
incinerador mágico.
Al oír, él se volvió lentamente hacia atrás.
Yvonne nos miraba, sus ojos hacia mí y al chico de
rodillas frente a mí.
—Hola, escuché la noticia de que Eclipse se fue, así que
después de tomar el té ...lo traté de buscar ...
Ella comenzó a temblar y poner excusas, estaba a punto
de llorar.
Apreté la palma de mi mano un poco más fuerte y traté
de encogerme de hombros como si nada hubiera pasado.
279
—Menos mal que lo encontraste.
Y pasé por delante de Eclipse.
Normalmente, me apartó del camino para los personajes
principales del juego.
—Maestra, maestra…
Con la vista a Yvonne, Eclipse trató de atraparme
pasando pero antes de que su mano pudiera alcanzarme,
me moví rápidamente.
—Penélope...
—Que la pasen bien.
Antes de dejar el incinerador, comentó con Yvonne, que
se encontraba parada allí, lo más inofensiva posible.
—¡¡Maestra, maestra!!
Pero, gritó con desesperó tratando de ponerse de pie.
—¡Eclipse, espera...!
280
—¡Suéltame!, ¡Maestra..!
—Tengo algo que decirte antes de que la gente se entere.
¡Escúchame!
Sin embargo, gracias a la interrupción de su nueva dueña,
pude escapar sin ser atrapada por él.
Así logré salir del incinerador rápidamente.

***

Un inquieto silencio descendió sobre el lugar.


Yvonne se retiró levemente, mirándolo como vio
desaparecer a Penélope.
—Eclipse.
No le prestó atención ante la llamada. Yvonne lo tomó
del brazo a toda prisa.
281
—¡Eclipse! ¿Qué hay del pedazo de reliquia?
Solo entonces, los ojos del hombre cambiaron.
Unas pupilas huecas de color grisáceo sin vida.
—¿Y la pieza?
—....
—....Te dejé ir para que buscarás la pieza, ¡pero no debiste
haber hecho esto!
Al reconocer su silencio fracaso, el rostro de Yvonne
estaba distorsionado por las lágrimas.
Independientemente de esto, él miró las huellas de
Penélope con expresión vacía, y luego se movió en vano.
—Ya se terminó...
—¿Qué?
—Mi maestra me dijo que me muriera.
—¿Qué...?
282
—Tengo que morir ahora mismo. Para que ella sepa
cuánto la amo.
Eclipse se movió apresuradamente, con el rostro
distorsionado. Fue justo cuando estaba a punto de salir
del incinerador.
—¿Incluso si ella y el Príncipe Heredero están a punto de
comprometerse?
—....
—Incluso si se casan años después y Penélope se
convierte en la Emperatriz y vive para dar a luz a un hijo
de otro hombre.
—...
—¿Puedes morir a pensando en eso?
Los pasos de Eclipse se detuvieron debido a la voz baja
de Yvonne.
283
—Dijiste que querías detener el compromiso incluso si
tienes que matarlo.
Yvonne le miró la espalda y pronunció con su voz
desesperada.
—Yo... he escuchado todo lo que querías. Lo hice ir al
Norte para que el compromiso no continuará así.
—....
—Pero si sigue así, regresará pronto y continuará con el
compromiso. Él es un guerrero fuerte.
—....
—Todavía, ¿quieres morir?
Los apretados puños de Eclipse temblaron un poco.
Sus ojos se volvían del revés con solo imaginarlo.
Murmuró con voz desesperada.
—Quiero tener a Penélope...
284
—...
—¿Qué-qué hacemos ahora? ¿Qué puedo hacer para que
ella me sonríe como solía hacerlo?
—Mírame, Eclipse.
Yvonne se acercó a él con cuidado. Luego extendió la
mano con cuidado y levantó su rostro para hacer contacto
visual.
—Pobre, Eclipse.
Yvonne sugirió un camino con lágrimas en los ojos como
para consolarlo.
—La única forma en que puedes tenerla es tener el
Imperio en tus manos.
—¿Cómo?
¿Cómo puede tener un Imperio tan grande en sus manos,
ahora que acaba de escapar de la esclavitud?
285
Pero, Yvonne sonrió levemente y se lo recordó.
—¿Lo olvidaste? Tú también tienes sangre noble.
—....
—Eclipse Khan Delman. Hijo ilegítimo de Crew Khan
Delman. El último linaje de la familia real.

286
~Capítulo 185~

Eclipse abrió los ojos ante el título familiar que no había


escuchado durante mucho tiempo. Sacudió la cabeza
visiblemente agitado.
—...No, ese no soy yo...
—Tu gente sigue viva y respirando por todos lados. Están
esperándote. Un guerrero no es cobarde por evitar la
guerra.
Al final del susurro de Yvonne, el glorioso pasado de
Delman brilló ante los ojos de Eclipse. De hecho, ella se
colocó frente a él, un espejo rojo azulado.
Los ojos de Eclipse se aclararon lentamente.
Aunque era hijo ilegítimo del rey, no fue discriminado.
Por el contrario, pudo crecer libremente, independiente
287
de sus pesados y deberes, a diferencia de sus otros
hermanos.
Su país de origen con una tierra de vasta extensión,
bosque verde y hermosos prados que se desarrollaban sin
cesar.
Cuando todo eso se puso a los pies del Imperio Inca, su
padre y sus hermanos quitaron su nombre de la historia
familiar y lo disfrazaron como si no existiera en absoluto.
Esta fue la forma en la que pudo sobrevivir dejando atrás
a su familia y a sus compatriotas.
Ya no era un príncipe, sino un humilde esclavo. Pero
ahora, ¿cómo puede devolver ese nombre de nuevo?
—Como dijiste, se acabó, Eclipse. Si no es ahora... nunca
volverás a tener a Penélope.
Yvonne dijo desesperadamente.
288
—Ve al Norte. Ve y ponte en contacto con los rebeldes.
Mata al Príncipe Heredero y serás el gobernante del
Imperio.
—Mi Maestra no quiere tal cosa...
Quizás debido a reliquias incompletas, la presa se resistió
débilmente. Pero cuando el resplandor azulado le cubrió
los ojos, la codicia por tener a Penélope surgió
nuevamente.
Yvonne repitió lo mismo muchas veces con paciencia.
—Penélope quiere una vida pacífica.
—Vida pacífica...
—No es el lugar donde la hija del duque se convertirá en
Princesa Heredera. ¿Crees que podrá soportar semejante
dificultad?
La luz azulada de la pieza se hizo cada vez más intensa.
289
—¿Penélope quiere el puesto de Princesa Heredera?
Cuando Yvonne preguntó, Eclipse pensó por un
momento.
Si quisiera, podría matar al Príncipe Heredero, ocupar su
lugar y hacerlo así. Pero, como la conocía no parecía
realmente que ese fuera su propósito.
Yvonne siguió susurrando.
—Puedes evitar que se vuelva infeliz. ¿No es así?
—...
—... Puedes evitar que sea infeliz. ¿Cierto? Debería estar
feliz. En esta casa, está triste todo el tiempo...
—...
—Entonces, haz lo que te digo, Eclipse.
Finalmente, él asintió obediente.

290
Fue después el plan se completara, las pupilas grises
combinando con la luz azul. Mirándolo así, Yvonne
suspiró. El plan para sacar las piezas de la casa no tuvo
éxito debido a la presa rebelde.
Pensé que podría hacerlo más fácilmente como en el pasado...
No todo fue fácil sucedió mientras estaba fuera. Toda la
situación se invirtió increíblemente.
La Falsa Princesa usa una poderosa magia antigua y la
presa que rara vez queda atrapada en mi red.
Todos ellos están obsesionados con Penélope por una u
otra razón, y para empeorar las cosas, ella se robo la pieza
como una rata.
Estoy segura de que me reconoció. Ese día, el día en que
la isla se derrumbó.

291
Los que se quitaron la máscara hicieron contacto visual,
y las mujeres aparentemente se vieron entre sí y también
su identidad.
Lo sabes todo, pero estás actuando inteligentemente...
Cuando pensé en Penélope se marchaba, me embargaba
una ansiedad frenética.
No había tiempo. Tenía que tirar a la estúpida presa que
está desesperada por no recibir el amor de Penélope.
Ahora, lo único que quedo por hacer es actuar por mi cuenta.

***

—Haaa ...

292
Bajé mi mano que cubría mi boca. La punta de la pieza
apretada se clavó en mi carne pero mi cuerpo congelado
no pudo sentir ningún dolor.
Estaba escuchando justo al lado del incinerador. Detrás
de la pared exterior del edificio donde estaba Eclipse
había un almacén.
No pensé que le ayudaría a recuperar las piezas en
secreto. La última vez que vi a Yvonne lavando el cerebro
a Eclipse, mi juicio de que no debía ir era correcto.
Escuché toda la conversación a través de una pared
delgada y me tomó mucho tiempo salir del lugar.
—¡Oh, Señorita!
Cuando volví directamente a mi habitación, Emily, me
saludó, mientras acababa de terminar de limpiar.

293
—¿Por qué regresó tan tarde?... Señorita, ¿qué le pasó en
la mano? ¡Está sangrando!
—Emily.
La detuve de hacer un escándalo.
—Ve a buscarme un martillo.
—¿Eh? Ah-, pero primero tratemos su mano...
—Ve por el martillo.
—¡Vuelvo enseguida!
Salió de la habitación con los ojos sorprendidos.
Solo entonces abrí la mano y tiré la pieza que sostenía al
suelo.
*Taak-.*
La mano que se rasgó en las esquinas fue dolorosa. Pero
el miedo estaba por delante de mí.

294
La heroína o el monstruo busca la pieza. Y conocía todos
mis movimientos para arrebatármela.
¡Necesito deshacerme de eso rápido!
Afortunadamente, Emily regresó veloz con un gran
martillo.
—¡Señorita! Lo tengo. Pero, por qué el martillo...
—Quédate atrás porque es peligroso.
Inmediatamente tomé el martillo lo sostuve en alto. Y
pronto golpeé con fuerza hacia el suelo al espejo tirado.
*¡Hwiig, Gwaang-!'*
—¡Señorita, aah!
Emily gritó asustada cuando me vio golpeando.
Pero, no paré.
*¡Gwang, lang, Gwaang-!*
Golpeé como loca tratando de convertirlo en polvo.
295
*Gwajig-!*
Entonces, como si hubiera golpeado en el borde
equivocado, el espejo salió disparado y cayó sobre la
barra.
—Huh, Huh ... ¡Por favor-!
Cuando encontré la pieza distante sin una sola grieta,
torcí la cara.
—¡Es una locura! ¿Qué material está hecho ese espejo?
Frustrada por el miedo y la ansiedad, solté el martillo
tirándolo con fuerza.
*Plam-!*
—¡Señorita, por favor cálmese! ¡Por favor, cuide sus
manos...!
Emily tembló y me mantuvo bajo control.

296
Mis palmas estaban todas pegajosas. Algunos chorros de
sangre cayeron de mi mano. Olvidando el corte en mi
palma, lo había martillado con mi mano.
—Emily…
—¿Sí, sí?
Respiré hondo y traté de recuperar la compostura.
—Voy a pedirte que hagas un recado ahora mismo.
—Que-que...
—Toma eso y ve a la oficina del Conejo Blanco y no te
encuentres con nadie tanto como puedas.
Eché un vistazo al resistente objeto.
Emily se movió rápidamente y lo recogió.
—Ve, dile que lo guarde en un lugar seguro que nadie
sepa. Hasta que yo vaya a buscarlo.
No se quemó en el fuego, ni se rompió con el martillo.
297
No importa lo mucho que pensara, no tengo más remedio
que mantenerlo fuera de la mansión ahora mismo.
—¡Sí, sí! ¡Lo haré, Señorita!
—Y una cosa más.
A Emily, quien asintió fielmente, le di otra instrucción.
—Dile que haga otro trabajo que le pedí que hiciera la
noche en que desapareció la isla.
—¡Sí, nunca lo olvidaré!
—Ten cuidado.
Tal vez porque lo había hecho varias veces, ella se
apresuró a salir de la habitación sin preguntar nada más.
Miré la espalda de la criada quien no sabía que era una
petición para borrar su memoria, pronto me mordí los
labios con fuerza.
Necesito salir de aquí ahora mismo.
298
Tengo que ir al Norte.

***

—¡Señorita, ya estoy de vuelta!


Esa noche, Emily regresó después de completar la misión
que le di.
—Fuiste allí sin encontrarte con nadie, ¿verdad?
—Sí, le he dicho todo lo que querías. El jefe de la sede me
dijo que lo mantendría seguro.
—Haz trabajado duro.
—¡No es un problema! ¿Trató la herida de su mano?
Tristemente miré el vendaje envuelto en mi mano.
Contesté con otra pregunta.
—Por cierto, Emily, ¿entregaste las cosas que te pedí?
299
—¿Qué? ¿Qué cosas?
No había mentira en sus ojos interrogantes, que parecían
no tener idea.
Tuve el presentimiento de que Vuinter sólo había borrado
el recuerdo sobre un pedazo de espejo de Emily.
—No, nada. Creo que me equivoqué.
Lo único que quedaba era…
¿Cuándo voy a escapar?

***

El día siguiente...
Después de dar vueltas y vueltas toda la noche, salí de la
habitación desde temprano en la mañana.

300
Para no sorprender a Emily ante mi repentina
desaparición, amontoné las almohadas debajo de las
mantas. Como si todavía estuviera durmiendo.
El brumoso amanecer del día estaba terriblemente
tranquilo. Caminé por el sendero del bosque hasta la sala
de calderas, a través del fresco rocío de la mañana.
Era el tiempo antes del entrenamiento de los caballeros y
el bosque se sentía tan desolado en comparación con la
luz del día.
Me mudé durante mucho tiempo.
La base para huir era asegurar las rutas de escape seguras.
Ha pasado bastante tiempo desde que usé un agujero, así
que necesitaba verificar esta ubicación nuevamente.
Al caminar lentamente para enfriar mis complejos
pensamientos, llegué al terreno familiar.
301
Por el veneno. No pensé que iba a perder la memoria.
Rápidamente me acerqué a él, elogiándome por salvar mi
útil cerebro que aún funcionaba.
Entre los muchos similares, encontré los arbustos
camuflados que cubrían el agujero de escape, recordé las
características restantes. Fue justo cuando lo aparté y bajé
la parte superior del cuerpo.
—¿Qué es eso?
Definitivamente, ya no había agujero. Era solo una pared
que bloqueaba el final de un gran terreno.
Tal vez, me confundí, ¿no?
Miré alternativamente, entre los arbustos que había
empujado y la pared con una mirada perpleja.
¿No es aquí la ubicación?

302
Pensando que la dirección podría acercarse, me agaché y
comencé a buscar debajo de la pared cuidadosamente.
Sin embargo, no importa cuánto busqué entre ellos, no
había ningún agujero en la pared.
Murmuré con una expresión seria.
—¿Por qué no hay ningún agujero ahí? ¿Adónde se fue?
El agujero de escape ya no está allí. Entonces, ¿dónde
está?
—¿Qué vas a hacer con eso?
—Escapar, por supuesto...
Escapar...
Inconscientemente respondí sin darme cuenta...
De repente recobré el sentido. Una sensación de frío
inundó mi espalda.
No me digas...
303
Fue cuando giré lentamente la cabeza en negación a la
realidad.
Un hombre de cabello rosado se paró detrás de mí,
sonriendo como un fantasma, el miedo surgió de mis
sueños.
—Por supuesto, ¿qué?
—¡Ahhhhh!

304
~Capítulo 186~

Me caí después de un breve grito ante la repentina


aparición de Reynold. Quién, frunció el ceño y se tapó los
oídos.
—¡Oye! ¡Por qué estás gritando de repente!
—Oh, ¿por qué estás aquí en la oscuridad?
—¿Hmm? ¡Eh! Que elegante buscando el agujero de
escape al amanecer.
—...
Mi boca se cerró ante su refutación por primera vez en
mucho tiempo.
Oh por Dios, maldita sea...

305
Nunca esperé que Reynold se despertaría mucho antes,
incluso los caballeros entrenados aún dormían al
amanecer.
El hecho de que lo considerara como el personaje al que
la heroína podría haberle lavado el cerebro me puso
nerviosa.
Me mordí los labios mientras pensaba que excusa hacer.
—¿No te vas a poner de pie? Tu ropa está sucia.
Reynold me tendió la mano con un puchero. Lo miré
asombrada por un momento, pronto lo ignoré y me
levanté del lugar.
Me preguntó mientras me quitaba el polvo de la ropa.
—Oye, ¿te vas a ir de casa?
—¿Eh, tú?
—¿Qué?
306
—¿Vas a decirle a papá?
Cuando le pregunté en lugar de dar una respuesta, sus
ojos azules temblaron por un momento. Me miró por un
segundo y abrió la boca.
—Si le digo a papá ... ¿Entonces, no te escaparás?
Su pregunta fue un poco extraña. Si le dice al Duque que
busqué en secreto el agujero, seguramente intentaría
encerrarme, pero entonces, ¿cuál era el punto de mi
recuperación?
—Si.
Imaginé lo peor. El escape fue bloqueado y la pieza
podría ser arrebatada por la aterradora heroína. La idea
de una persona con lavado de cerebro sea conduciría a la
muerte por la villana que atormenta a la pobre Yvonne...

307
Quería intentar morir de nuevo pero no quería morir así
en un maldito lugar.
Ahora que lo pienso, fallé esta vez debido por la aceptación
automática del loco sistema, pero si lo intento de nuevo, podría
escapar…
De repente, este pensamiento era mucho más lejos.
Murmuré para mí misma como si estuviera hablando
sola.
—Moriré de nuevo...
—¡¡Oye-!!
Pero, Reynold gritó.
—¡No debes decir eso delante de tu hermano! ¿Estás loca?
¡Apenas sobreviviste y ...!
—Entonces, no le digas a papá.
Corté sus palabras a la mitad y le di un gruñido frío.
308
—Si no quieres verme morir de nuevo.
—¡Tú ...! ¡Ahhh!
Frunció el ceño y se recogió el cabello con rudeza. Me
estaba mirando con una expresión desesperada en su
rostro, pronto se acercó y agarró mi brazo.
—Sígueme.
—¡Uh ...!
Y volviéndome hacia él, tropecé y me aturdida, no tuve
más remedio que seguirlo.
—¿A dónde vamos?
—...
—Reynold, ¿a dónde vamos?
—¡Ah! Si sigues pegándome, correré hacia nuestro padre
y le contaré todo. ¿Eh?

309
No estaba aplicando mucha fuerza, así que pude caminar
rápidamente, pero no era el camino de regreso a la
mansión. No parecía estar intentando extraditarme
inmediatamente al Duque. Así que le obedecí en silencio.
Después de una larga caminata por el lado opuesto del
camino original, Reynold se detuvo cerca de una pared
desconocida. Debajo de este muro, se amontonado un
montón de paja. Era un lugar donde los caballeros
recogían los restos de espantapájaros utilizados para el
entrenamiento.
Por un momento, eché un vistazo a Reynold, luego bajó
mi muñeca y caminé hacia él.
Levantando la montaña de paja. Un agujero lleno de
baches se reveló poco después de que se abrió.
—Uh ...
310
Era difícil de creer que él me lo hubiera revelado. Miré
fijamente el nuevo agujero y él comentó torcidamente.
—Aquel lugar lo bloquearon por ti. Es por eso los
caballeros te llaman...
Y, dejó de hablar. Se desconoce el motivo.
Me acerqué, sin prestarle mucha atención, y miré a mi
alrededor.
Reynold preguntó con voz muy cautelosa.
—... ¿De verdad te vas a ir de casa?
—No lo sé. Aún no lo he decidido con certeza.
Terminé de memorizar el terreno circundante con una
respuesta casual. Luego volví con Reynold, estaba
increíblemente sorprendida ya que me había enseñado
este lugar.
—¿Puedes ... no irte?
311
—¿Qué?
—Padre dijo que nunca te dejara salir. No pienses en huir
de casa, ¿no puedes seguir viviendo aquí?
—¿Por qué?
Le cuestioné como si realmente no entendiera el motivo
que seguía hablando de eso.
—...
—Me odiabas. ¿No es mejor para los dos si me voy?
—Eso es...
La expresión de Reynold quedó terriblemente
distorsionada ante mis palabras. Fue similar lo que
ocurrió justo después de la pelea en el ático. Como si le
costara escucharme.
No puede ser.
Me reí de la familia divertida cuando pensé en ello.
312
El diablo que empujó cada vez al límite a la original
Penélope, el hombre que estaba delante de mí, no puede
estar preocupado.
—Así es... Realmente te odié esa vez.
Mi risa repentina hizo que mis labios se curvaran y le di
una dura palabra en respuesta.
—No pensaste que Yvonne volvería esta vez.
Fue un sonido de costra. Asentí levemente con la cabeza,
al ver mi reacción, de repente se veía lloroso.
—¡No asientas! Tú... ¿crees que tienes una buena
personalidad? ¡He pasado un infierno por eso!
—Huh. ¿Qué dices? ¿Por qué de repente estás hablando
de esto?
—Estoy tratando de comportarme y llevarnos bien, pero
¿sabes lo horrible que ha sido para mí? ¡Todavía tengo la
313
cicatriz de tu pellizco el día antes de tu ceremonia de
mayoría de edad!
Cuando me vio estupefacta por su repentina queja, gruñó
y se arremangó. Realmente había marcas de uñas en el
interior de la muñeca que sobresalía repentinamente y
que era más oscura que la otra piel.
—Esto es un poco refrescante.
—...
Me reí de alegría.
—Lo siento, ¿de acuerdo?
—¡Ah! Esto es ...
Cuando se estaba enojando, Reynold se golpeó el pecho
un par de veces.

314
Un incómodo silencio cayó entre nosotros cuando cerró
la boca. Ya encontré un agujero, así que no tenía nada
más que ver.
Estaba a punto de decir: —Vuelvo a mi habitación.
Miré el cielo pálido del amanecer.
—En la ceremonia de la mayoría de edad, cuando de
repente caí y comencé a sangrar…
De repente, él habló sobre temas que no quería que
mencionara.
—Al principio pensé que estabas bromeando.
—¿Qué...?
—El día antes de mi ceremonia de mayoría de edad, me
caí de un árbol frente a tu ventana, pretendí estar muerto
y lloraste mucho. Gracias a ti, nuestro padre cortó ese
árbol de inmediato y te volviste loca de nuevo.
315
Reynold agregó con humor.
Guardé silencio porque no lo sabía.
—Cuando ese anciano (Marqués) dijo que podría haber
sido envenenada, pensé que este bastardo había causado
otro accidente. En realidad, no creí.
—...
—¿En qué pensaste honestamente al beber veneno y
hacer esto? 'Compraré todo lo que quiera, haré todo lo que
quiera. Mi padre me echará porque Yvonne ha regresado', tú lo
pensaste, ¿no?
—...
—Durante la semana que estuviste sangrando, llamé a
todos los sirvientes para investigarlos.
El rostro oscurecido de Reynold, que estaba divagando
sobre sí mismo, gradualmente se puso pálido. Era como
316
ver a un hombre asfixiado, que intentaba recuperar el
aliento que había perdido.
—Nadie sabe lo que hacías habitualmente, a dónde ibas
o con quién te ibas a encontrar. Incluso tu propia
doncella.
—...
—¿Cómo pudiste hacer eso? Joder, ¿cómo ella no sabe
nada sobre tu cheque en blanco? estando siempre contigo.
Me preguntó con voz feroz.
Fue una suerte que Emily obediente, fielmente lo que
había ordenado de antemano para ser coherente sin
importar nada. Pero otros no eran de mi incumbencia.
Lo hice de esa manera.
No tuve que repetir lo que había dicho muchas veces.
Ahora que él también lo sabía.
317
—Así es como están las cosas.
—...
—Desde entonces, he estado... Me recuerda lo mal que te
traté.
—...
—Lo sé. El collar de Yvonne, lo puse en tu habitación y
te culpe. Hay muchas más cosas que hice mal.
Reynold lo soltó como un disparo rápido y levantó los
hombros. Sus ojos se enrojecieron antes de darme cuenta.
—Pero, no quería admitirlo. Y no puedo contar mis faltas
en tu contra... y estoy seguro de que no aceptarías mi
disculpa.
—...
—En algún momento ... empezaste a tratarme a mí y a
mi familia como completos extraños.
318
Cada vez que jadeaba superficialmente, su hermoso
cabello rosado se desmoronaba en el aire.
Solo lo miré inexpresivamente. Mis ojos se encontraron
con él, y su rostro estaba tan borroso que lloró mientras
me miraba como el día del accidente.
—He estado pensando en eso docenas de veces estos días.
Si hubiera sido un poco más amable, en lugar de ser tan
idiota...
—...
—¿No pensarías irte lejos?
Yo tampoco lo sabía. No había considerado en algún
momento cuando me estaba tratando como basura en
lugar de como a tu familia.
Pero como él dijo, si hubieras sido un poco más amable
con Penélope...
319
Ella no habría muerto.
Y podría no haber tenido nada que ver con eso.
Le respondí a Reynold secamente.
—Si lo hubieras hecho, podría haber odiado menos este
lugar que ahora.
—Lo... siento, Penélope.
Tartamudeó diciendo estas palabras como un hombre
estrangulado.
—Nunca pensé que estarías tan harta de todo ... y trataría
de morir.
Fue una disculpa tardía. Porque las partes no sabían de
dónde venían las causas. No podía perdonarlo, porque
después de todo no era la original Penélope.

320
Ahora fue el momento en que miré hacia arriba y lo
enfrenté para responder a esas palabras que no tenían
sentido.
Pero, de repente me sorprendió al verlo.
—Reynold…
Con la cabeza gacha, se tapaba la boca con el puño.
—¿Estás ... llorando?
Loco, ¿en serio llorar?
Cuando le pregunté, gritó, aplaudió y se frotó los ojos con
el puño.
Está llorando, está llorando.
Pensé para mí misma, y él gritó como si estuviera furioso.
—¡No lloro!
¿Dije algo?
—¡No lloro!
321
Él me miró con los ojos rojos como un conejo, en
protesta. Un rato después, se relajó y pronunció.
—...No te preocupas por ti misma y dime si tienes
suficiente dinero.
—...
—Cuando salgas, ve al gremio de mercenarios y contrata
unos guardias primero, e incluso si cuesta un poco más
de dinero, usa el hotel en lugar de la posada de mendigos.
Lleva contigo tu ballesta mágica como defensa
personal, tu pergamino o algo así...
—Hermano.
Detuve a Reynold de planear mi fuga y en su lugar me
despedí con calma.
—Adiós.

322
En ese momento, el rostro de Reynold se contrajo de
nuevo. Rápidamente levantó el puño y bajó la cabeza.
Esperé en silencio a que él derramará todos los viejos
sentimientos, sin molestarlo más.

323
~Capítulo 187~

Al regresar a mi habitación, pensé mucho en mis planes


para escapar.
—Las cosas más importantes. Dinero, reliquias y medio
de transporte.
Quería dejar este lugar de inmediato, pero tengo que
prepararme para llegar al extremo Norte.
—Primero que nada, tenemos que encontrarnos.
El amanecer había terminado y ahora el día era tan
brillante como una luz. En el momento cuando estaba a
punto de salir de mi escritorio para finalmente organizar
mis pensamientos. Recibo una de alguien a mi puerta.
*TOC Toc-.*
—Mi Señorita, es Fennel.
324
Justo a tiempo, al que estaba tratando de encontrar vino
a mi primero. Me senté en la silla y dije.
—Adelante.
La puerta se abrió, el mayordomo entró inmediatamente
y se inclinó saludando.
—¿Qué ha pasado?
—Tengo el informe de ventas de la mina de esmeraldas
del mes pasado.
Dejó el pliegue del archivo negro sobre el escritorio de
manera educada. Lo recogí y eché un vistazo al
contenido. A primera vista, pude ver que había recibido
sobre mí una gran cantidad de dinero, pero no estaba
demasiado emocionada.
De todos modos, no podría gastar este dinero.

325
Esto también se debía a que los fondos de mi cartera
estaban bajo control y no confiaba en el mayordomo.
—Se ve bien.
*'Tirón-'*
Luego de cerrar el expediente, ignoré la mirada del
anciano, que tenía algunas expectativas, y hablé con
calma.
—Mayordomo, me gustaría salir por un rato.
—¿Está … hablando de salir? No sé a dónde va…
—No necesitas saber eso.
Después de algunas dudas del mayordomo, volví a
preguntar.
—¿Mi padre entró al palacio?
—Oh, no. Todavía está en la mansión, pero va a llegar
tarde hoy.
326
—¿De verdad?
Pensé que obtendría permiso esta noche solo después del
regreso del Duque, pero fue una noticia inesperada.
—Entonces, ¿puedes ir a preguntarle a mi padre? Quiero
que me permita salir.
De todos modos, estaba en libertad condicional nominal,
así que sería mejor que me asegurara de salir sin ningún
escándalo.
—Está bien, Señorita.
Al cabo de un momento, el mayordomo abandonó la
habitación temblando.
De regreso, trajo buenas y malas noticias.
—Señorita, el Duque le ha permitido salir.
—Gracias a Dios.

327
—Y, también preguntó si podrías acompañarlo a comer
porque es la hora del almuerzo.
—¿Almuerzo?
Pregunté con el ceño fruncido y un sentimiento de duda.
—... ¿Con toda la familia junta?
—No. El Joven Duque y el Segundo Maestro tenían
entrenamiento de caballería, así que ...
El almuerzo era una noticia terrible, pero hubo una
noticia afortunada.
Me ha dicho que me ha permitido salir y ya es hora de
comer.
Respondí con un leve asentimiento.
—Dile que me prepararé y bajaré pronto.

328
Seguí al mayordomo fuera de la mansión, no al comedor.
Fue sugerencia del Duque comer en nuestro invernadero
cuando hacía buen tiempo.
¿Vamos a ir al invernadero?
Quería preguntar pero me detuve.
Cuando llegamos, abrió la puerta y entré. Al instante, el
olor de las flores fragantes me dio la bienvenida. Y lo que
vi primero, el Duque estaba perdido en sus pensamientos,
sentado solo en una mesa en medio del invernadero.
—Padre.
Cuando me acerqué, volvió en sí.
—Oh, ¿has venido? Siéntate.
Di la vuelta a la mesa y me senté al lado. Tan pronto
como llegaron, todos los sirvientes rápidamente
comenzaron a servir la comida. Como era el almuerzo, la
329
mayoría eran alimentos ligeros como sándwiches,
bocadillos y postres.
Aunque la mesa estaba llena, nadie levantó la mano para
empezar. El Duque mantuvo la boca cerrada como si
estuviera sumido en sus pensamientos. Lo estaba
mirando a los ojos en un silencio incómodo y con
cuidado tomé la iniciativa.
—¿Tienes …. algo que decirme?
Él levantó la cabeza ante la repentina pregunta.
—...¿Qué?
—Te pregunté si querías decirme algo.
—¿Qué decir?
Preguntó nuevamente sin comprender. Sentí que estaba
un poco extraño hoy, como si de alguna manera estuviera
distraído.
330
—Sí. Me llamaste al invernadero sin mis hermanos... y
pronto vas a entrar al palacio.
Esto significaba que no había tiempo para tal pausa.
—Oh, sí. Entrar al palacio. Debería...
Murmuró como si nunca hubiera pensado en eso. La
palabra 'entrar' lo emocionó y la luz regresó gradualmente
a sus ojos. Abrí mi boca, examinándolo cuidadosamente.
—Padre, ¿estás bien?
—¿Estás ... sigues enferma, querida?
Él me miró y me preguntó cómo estaba. Como siempre.
—Tu cuerpo. El médico dijo que aún necesitas
recuperarte.
—Estoy bien. Me siento mucho mejor.
—Le dijiste al mayordomo que querías salir...
Finalmente, llegamos al grano. Asentí rápidamente.
331
—Eso es porque es muy frustrante. Creo que esto es
suficiente libertad condicional...
—Eso es cierto. Ha pasado casi una semana.
Asintió con la cabeza. De repente, me pareció divertido
que pudiera decidir mis movimientos y terminar con eso.
Nunca antes había imaginado que podría moverme
libremente sin el permiso del Duque o de Derrick...
—Haz lo que quieras.
Me sentí tan aliviada por el permiso que había caído con
demasiada facilidad.
—Gracias.
—Pero no, sin la aprobación de todos.
Y tan pronto como tuve la oportunidad, vino la siguiente
crisis. Estaba tan molesta por sus repentinas palabras.
—Padre…
332
—Lamento no poder cumplir tu deseo. Y para que
termines tu ceremonia de mayoría de edad en la mansión
de Eckart, debes dejar que toda la familia participe en
esto.
Por supuesto que sus palabras tienen sentido. Todos los
ojos estaban ahora puestos en el Ducado por lo que hice
en la ceremonia de mayoría de edad. Pero pensé que
podría escucharlos decir: —Esperemos a que se calme y
luego procedamos en silencio.
¿Por qué no me dejas ir cuando tu hija ha vuelto?
No pude entender del todo. Fue cuando perdí las palabras
y solo miré la taza.
—Pero si quieres... permitiré que me dejes.
Abrí los ojos de par en par ante las palabras del Duque
añadidas en voz baja.
333
—¿A dónde … crees que voy?
—Donde sea que vayas.
Lo miré con una mirada temblorosa. Me sentí extraña.
No esperaba que me escuchara hasta ahora.
—...Mi Primer Hermano.
Señalé el mayor obstáculo. El hombre al que la heroína le
había lavado el cerebro no estaba dispuesto a dejarme ir
fácilmente.
—Estoy segura de que estará en contra.
—Sigo siendo el Duque, ¿qué puede hacer?
Él arqueó las cejas ante mi comentario. Respondió con
una voz de desaprobación y pronto se le ocurrió una
genial solución.
—Si no quiere dejarte ir, corre hacia mí y le pateare el
trasero.
334
Y sonrió con torpeza. Era una expresión divertida de ver
después de mucho tiempo.
Cuando me dio la ballesta mágica, a menudo mostraba
esa sonrisa desde ese día. En ese momento, me sentí
incómoda con el Duque...
Pero, en la mañana de la ceremonia de mayoría de edad,
mi corazón que pensé que había muerto, comenzó a
retorcerse de nuevo.
Puse ambas manos debajo de la mesa.
—Padre.
—¿Eh?
—¿Cuánto confías en Yvonne?
Sus ojos azules se ampliaron enormemente ante el
inesperado giro de la conversación.
¿Está realmente bien?
335
Pensando así, no pude dejar de mirarlo
desesperadamente.
¿Podría ser que ella...?
Me miró como si estuviera tratando de captar mis
pensamientos. Poco después, bajó la voz para ver si
entendía mi pregunta.
—Lo dices porque... ¿quieres decir que no registramos
bien la habitación? por si todavía queda alguna de
evidencia.
—No, no es eso... Eras tú quien la aseguraste antes de la
ceremonia de mayoría de edad.
—Es…verdad.
El Duque, que tenía una mirada curiosa, pronto aceptó
mis palabras. Y me tranquilizó su mirada de
conocimiento a todas mis preocupaciones.
336
—No lo anunciaré hasta que esté seguro de que su
memoria regrese.
Derrick, quien la trajo a la Ceremonia de Mayoría de
Edad, había hecho su declaración y lo enfatizó
repetidamente con una mirada firme.
Observándolo, luché por abrir la boca.
—Cuando estés con ella... mira el reflejo en la taza de té,
Padre.
—¿La taza de té?
Él puso una expresión en blanco en su rostro.
—¿De qué estás hablando, Penélope?
—No confíes demasiado en Yvonne...
Tragué las palabras con fuerza para terminar mi
advertencia. Ante la desconfianza de si me creería, estaba

337
asustada. La mujer que le lavó el cerebro a Eclipse con un
artefacto incompleto.
Podré estar tranquila si le menciono esto, no permitiré
que le lavaran el cerebro de esta forma. No puedo
apartarlo por completo, pero no puedo contarle todo.
Estaba disgustada conmigo misma por ser cobarde e
hipócrita.
Y, aún así…
—Solo hazlo si tienes la oportunidad.
—¿Qué...?
—He terminado.
*Chirrido-*.
Arrastrando la silla, me levanté de mi asiento.
Llamándome sorprendido, mirando mi plato intacto.
—Penélope.
338
—No me siento bien... así que creo que me retiraré
primero.
No sabía si aceptó mi advertencia, quien estaba muy
sediento como para pronunciar una palabra.
—Sí, te puedes ir.
Pero esta vez de nuevo, me mordí el labio inferior con
fuerza al verlo dándome permiso con facilidad.
Mientras me dirigía hacia la puerta, sus ojos estaban en la
parte posterior de mi cabeza. Fue la última vez que miré
hacia atrás, antes de salir del invernadero. Nos
encontramos mirando uno al otro, él con rostro todavía
preocupado.
Quizás le dio vergüenza captar algo que se asomaba en
secreto, pero el Duque, que se estremecía, levantó la
mano haciendo la señal.
339
Quería decirme que me fuera rápido.
Mordí mi labio inferior suavemente, pronto cerré los ojos
y grité.
—¡Ten cuidado con ella, Padre!
Dejando sus pupilas azules tristes, salí corriendo del
invernadero.
Después del almuerzo un poco antes de lo que pensaba,
volví directamente a la mansión.
Era el momento para ir al encuentro con Vuinter, tenía
que prepararme para salir.
La mansión estaba tranquilo porque todos se fueron ha
almorzaron, subí las escaleras en el centro de la casa.
Entonces cuando crucé rápidamente el pasillo vacío y
agarré la manija de la puerta de mi habitación.
Lo dudé.
340
La puerta solo fue empujada porque estaba ligeramente
abierto.
*Ta-da—. Ta-ak—*.
Había un ruido leve a través de la rendija.
¿Emily está limpiando?
Incliné la cabeza y no pensé en eso. Y tan pronto como
abrí y entré a la habitación.
*¡Taak—!*
Encontré a alguien cerrando el cajón de la cómoda. Con
el uniforme de sirvienta como el de Emily. Mi mente se
congeló de nuevo al verla.
Emily no usa gorros.
Porque los sombreros generalmente solo los usan las
criadas que trabajan en la cocina.
*Ruido, goteo—*.
341
Mientras tanto, la criada abría el segundo cajón del
tocador con una mano ocupada, no se percató de mi
presencia. No parecía un acto de limpieza en absoluto.
¿Es espía de Yvonne? ... ¿O un simple ladrón de joyas?
Reflexioné sobre qué persona sería y miré conteniendo el
aliento para comprobar su rostro. A primera vista, la cara
lateral estaba cubierta con una máscara de tela.
Le pregunté con tono molesta.
—¿Qué estás haciendo?

342
~Capítulo 188~

La mano que pasó por el segundo cajón se detuvo ante mi


pregunta.
El cuerpo quedó inmóvil parecía sorprendido, luego se
volvió rápidamente hacia mí.
—Ah, Señorita.
No pude confirmar su rostro porque estaba cubriendo
todo el rostro.
Sin embargo, los temblorosos de aquellos ojos azules no
se pudieron ocultar con una máscara.
—Te pregunté, ¿qué estabas haciendo.?
Repetí de forma ruda. La criada se encogió de hombros y
confesó.

343
—Bueno, eso es... Emily me pidió que limpiara la
habitación mientras almorzaba. Ella estará aquí en un
minuto.
—¿Eh?
No fue una sorpresa en absoluto. Emily no podía limpiar
esta gran habitación sola todo el tiempo.
La excusa es bastante aceptable.
Pensando así, caminé allí casualmente.
—Hazte a un lado.
Ella se estremeció ante la orden y se alejó del tocador.
Me senté en la silla y la miré por encima del mostrador de
maquillaje, en el cajón que aún estaba abierto. No faltaba
nada.
Eso no era lo que ella buscaba en primer lugar.

344
Mientras fingía comprobarlo, de repente me miré en el
espejo y me mordí los labios por el reflejo.
De lo contrario, pensé que iba a gritar del susto.
Luché por no endurecer mi rígido cuerpo y hablé
lentamente.
—Ya no tienes que hacer eso porque tengo que
prepararme para salir, así que vete.
—Oh ... Sí, entiendo. Señorita.
Se escuchó un crujido a mis espaldas. Parecía que la
doncella se inclinaba y se giraba.
Mirándome al espejo, no podía ver nada, así que no pude
evitar ese pensamiento silencioso.
Sal de aquí, por favor…
Mis manos sobre el tocador estaban empapadas de
sudor.
345
La criada dio un paso retirándose.
Solté un suspiro de alivio en mi corazón.
Fue cuando.
—...Por cierto, Señorita.
La doncella que pensé que estaba saliendo de la
habitación me habló.
—¿Por qué se está... mirado en el espejo todo este tiempo?
Ughh.
Me las arregle para tragarme el grito, pero no pude evitar
la agitación en mis hombros.
Mi respiración estaba sofocada por el miedo.
Cerré los ojos con fuerza. Y poco después de recuperar el
sentido de nuevo, giré lentamente la cabeza.
La mujer se quedó quieta, a solo un paso de distancia.
—....
346
La habitación estaba tan silenciosa que no podía escuchar
ni un solo suspiro.
Incluso cuando me miró a los ojos, ella me estaba
mirando sin ningún movimiento.
No parecía tener la intención de seguir actuando más.
Abrí la boca fingiendo ser casual. Porque eso era todo lo
que podía hacer.
—Porque es asombroso.
Ella inclinó la cabeza hacia un lado.
—¿Qué cosa?
—No eres un vampiro. ¿Por qué no te reflejas en el
espejo?
—....
—Yvonne.

347
En las últimas palabras, sus ojos brillaron ante el
reconocimiento.
Como se esperaba.
La sirvienta, no, Yvonne levantó la mano y se quitó la
gorra de sirvienta.
—Lo sabías, Penélope.
Yvonne sonrió como la ilustración del juego.
Fui yo quien perdió mis palabras y me quedé en blanco al
verla mostrando su rostro con orgullo.
—¿Tú hiciste esto?
—¿Qué?
—Hiciste que mi padre me pidiera de repente almorzar
en el invernadero.
—Si te diste cuenta, deberías haber venido un poco más
tarde, Penélope.
348
Yvonne respondió con una sonrisa ingenua. Su rostro
como de una muñeca, cada vez que tartamudeaba y
lloraba, ahora se veía muy orgullosa.
Apreté mis tensas cuerdas vocales.
—¿Ahora decidiste deshacerte de la pretensión frente a
mí?
—¿Qué hay de ti?
Yvonne le devolvió con otra pregunta, con una expresión
divertida.
—...
—¿Has decidido dejar de fingir que no sabes quién soy
ahora?
—¿No es por eso que estabas parada frente al espejo?
Ella frunció el ceño ante mi respuesta.
—Fue un error. No sabía que volverías tan rápido.
349
—...
—Es realmente molesta que hayas vuelto, no hay nada
yendo a mi manera...
Levantó la mano y se frotó la frente.
Hizo una pausa por un momento como si pensara, y
rápidamente dirigió su mirada hacia mi.
—Pero… Penélope.
—...
—¿Tú también volviste?
Era una pregunta extraña. Pero incluso antes de hablar,
Yvonne murmuró en medio de su frente.
—No, no. Si pudieras volver, habrías hecho un
movimiento antes de que yo llegara aquí. No podía
quedarme sentada hasta la ceremonia de mayoría de
edad...
350
—...
—Sabes lo horrible que he muerto, pero no vas a ser tan
estúpida. ¿No lo crees?
Yvonne, moviendo nerviosamente su boca haciendo
comentarios misteriosos, de repente me preguntó.
Solo podía mirarla silenciosamente.
—Entonces, ¿Quién eres tú? Es tan diferente de la
Penélope que conozco.
Volvió a mirarme con ojos curiosos, ladeó la cabeza con
una mirada extraña.
—¿Por qué? En el pasado, obviamente, no nos
encontramos antes mi aparición en el Ducado... Todo ha
cambiado.
—¿Cómo ha cambiado?

351
Cuando finalmente pregunté, ella respondió sin
problemas.
—Hasta ahora, siempre has estado celosa de mí, gritabas
y tratar de matarme.
—....
—Incluso sin lavarte el cerebro... No soportabas que la
atención de tu familia fuera hacia mí, Penélope.
Me congelé al verla recitando exactamente lo que original
Penélope había hecho.
¿Cómo lo supo?
Mi cabeza estaba muy confundida.
No importa cuán oculta sea la villana, Yvonne no era más
que un personaje en el juego.
Entonces... ¿Yvonne también es... otra persona?

352
Sin embargo, la suposición pronto se bloqueó. Si es así,
no había ninguna razón para decir: '¿Tú también volviste?'
—Gracias al constante alboroto, fue fácil tener el Ducado
en mis manos.
En medio de mi cabeza que rodaba locamente, ella
comentó con un tono dulce con alegría.
Levanté la mirada hacia su dirección. Yvonne volvió a
sonreír dulcemente.
—Fue increíble, tu padre y tus hermanos.
Los escalofríos dominaron todo el cuerpo hacia mi
columna vertebral.
Contuve la respiración. No valía la pena tener miedo.
—Pero ¿por qué?

353
Yvonne me miró sin agitarse y volvió a inclinar la cabeza.
Su cuello no solo estaba inclinado, sino que casi estaba
torcido.
*Pudduck, pudduck-.*
El espeluznante sonido hizo eco una y otra y otra vez.
Yvonne, que se detuvo a poco más de 90 grados.
—Parece que no recuerdas el pasado... pero actúas como
si lo supieras todo.
—...
—Y sigues tratando de evitarme, incluso admites que fue
un juego hecho por ti ...
—Porque vi tu verdadero yo en Soleil.
Respondí rápidamente, soportando mi cuerpo
tembloroso con todas mis fuerzas. De lo contrario, esa

354
mujer parecida a un cadáver que correría directamente
hacia mí y me amenazaría con decir la verdad.
Mi suposición de que Yvonne podría ser otra persona
como yo desapareció por completo de mi cabeza.
Si lo fuera, no se estaría doblando el cuello como un
monstruo.
—Por supuesto, mi identidad fue revelada la última vez.
Como si mi respuesta fuera convincente, Yvonne
parpadeó. Fue solo por un corto tiempo que quiso seguir
adelante.
—Pero tú, ni siquiera pensaste en contarles a nadie sobre
mí, ¿verdad? A diferencia del pasado.
—...
—¿Por qué, Penélope?
—...
355
—No tenías nada que temer... ¿Me tienes miedo esta vez?
Se rió como si supiera todo sobre mí, no pude apartar los
ojos de su horrible ser.
Logré separar mis labios temblorosos con fuerza.
—¿Eso importa?
—¿Eh?
—Te lo dije la última vez. No importa porqué estás aquí.
—Hmm...
Suspiró, como para comprobar si mis palabras eran
ciertas.
Miré aquellos ojos azules sin calor ninguno. Y le dije:
—De todos modos, me voy de aquí, así que haz lo que
quieras. Si el Duque, te ha dejado quedarte o no. No me
importa.
—No.
356
*Puduk, Puduk-*
De nuevo con un sonido espeluznante, comenzó cuando
levantó la cabeza.
No pude soportarlo y aparté la mirada.
—Todo salió mal por tu comportamiento.
—Yo no hice nada...
Estaba impaciente por mantenerme firme.
—Gracias a ti, el lavado de cerebro no funciona.
Yvonne, que había vuelto por completo a la cabeza,
refunfuñó cortando mis palabras.
Su expresión feliz ahora era como de una niña
desconsolada.
—Cada vez que te quitaba a una persona preciosa, era
divertido ver tu rostro distorsionado… pero ¿por qué
ahora todo está fuera de mis manos?
357
—Eso no es asunto mío. No les estoy lavando el cerebro
como tú, Yvonne.
Le di una respuesta dura.
—Prefiero que me dejes en paz que interrumpir todo lo
que sé sobre ti.
—Sí es así...
Yvonne, quien asintió cambió y se volvió diferente. Borró
todas las expresiones faciales de su rostro. Preguntó
fríamente, diciendo:
—¿Dónde está la pieza?
—¿Qué pieza?
—La pieza de mi espejo que robaste.
Mi corazón se hundió en su pregunta directa. Si no la
hubiera detenido buscando entre mis cosas, ¿qué me
habría pasado?
358
Mis ojos estaban aturdidos.
Yvonne me persuadió con un tono suave.
—Devuélveme lo que es mío, Penélope. Y, te dejaré ir.
—No sé de qué estás hablando.
He captado la mentira. No le creí, pero no pensé que sería
un gran alivio dejarla con la intención de quitármelo.
Me miró gélidamente. Al verla como de una serpiente,
abrí la boca apresuradamente.
—Oh. Recogí algo... pero debí tirarlo en mi camino de
regreso. No era para mí.
Me encogí de hombros y levanté las manos.
¿Entendió que no tenía la pieza?
Ella inmediatamente hizo otra pregunta.
—¿Cómo sabes usar la magia antigua?
—¿Magia?
359
—La magia que hiciste.
—Eso no es lo que lancé.
Me la quite incondicionalmente. Era un fenómeno que
nunca podría explicarse, estaba poseído por otra
persona.
—¿No lo hiciste?
—En ese momento, el mago me acompañó. ¿No te
confundes con lo que usé?
—¿Vuinter Berdandi?
La pregunta inquisitiva volvió.
En el X evento. El juego dice que todavía no sabe quién es el
mago...
Levanté las comisuras temblorosas de mi boca con fuerza
y sonreí.

360
—¿El Marqués, Vuinter Berdandi? ¿No, es un pobre
hombre que trabaja en lo alto de la escalera para
organizar el trabajo voluntario?.
—¿Trabajo voluntario? Ajá.
Yvonne aplaudió como si entendiera.
—Así es como sabe...
Murmuró en voz baja. Las puntas de mi cabello estaban
rígidas.
Tengo que ir con Vuinter ahora mismo.
Todo lo que tengo que hacer es salir de la situación. La
miré nerviosamente.
Ella parecía estar perdida en sus pensamientos durante un
rato, me sonrió, en la cuál era constantemente ignorante.
—Bueno, terminemos esto, Penélope.
Y luego sacó algo rápidamente de su bolsillo.
361
—Dee Ah no.

362
~Capítulo 189~

Antes de que me diera cuenta de lo que estaba pasando,


la luz azul penetró en mis ojos.
¡La reliquia..!
Cuando me di cuenta de lo que Yvonne estaba tratando
de hacer, levanté mi mano para cubrirme los ojos.
—¿Qué es esto....?
—No esperaba tener que usarlo en ti pero eres tan terca
que he estado desperdiciando mi energía.
—¡Quítalo! ¡No sé nada!
—Ciertamente, lo hiciste...
Lloré desesperadamente, pero Yvonne no pareció
escucharme en absoluto.

363
¿Qué debo hacer? ¿Qué debo hacer? ¿Me están lavando el
cerebro?
Mi corazón latía como loco. La luz azul golpeó mis ojos
con mucha intensidad, estaba en pánico.
Di un paso atrás para escapar pero ella presionó mis
hombros con tanta fuerza que no pude hacerlo.
Ciegamente, estaba dando vueltas como un insecto
atrapado en una telaraña.
—Mira con cuidado, Penélope. ¿Qué pasará cuando la
sostenga así? y eventualmente volteé las piezas hacia ti...
—¡Uh ...!
Al sujetarme con fuerza, Yvonne me susurró al oído con
una vocecita como si estuviera contando su secreto.

364
—El espejo está completo, y no tendrás más remedio que
mirar con impotencia cómo las personas que te
agradaban son influenciadas por mí.
Al mismo tiempo que sus palabras terminaron, la pieza
pasó frente a mi, era completamente azul. La misma
experiencia como ocurrió en Soleil, las innumerables
visiones, miles de ellas, me comenzaron a marear. Era
difícil ser racional.
—¡No conozco ninguna pieza! Así que déjame...
—Ellos te odiarán, tu nombre será aborrecido, no podrás
escapar a ninguna parte, te harán pedazos y, finalmente
te matarán.
—¡Déjame ir!
—Pobre Penélope... pero antes de que eso ocurra, dime
dónde está la pieza...
365
*Tuk, tuk-.*
Algo pasó ante mis deslumbrados ojos.
Afortunadamente o mala suerte, eso fue todo. Excepto,
por el golpe en mi cabeza, fue más de lo que pensaba.
Mi piel fue tocada por las yemas de sus dedos, que estaba
luchando por zafarme. Me agarró como si fuera una
cuerda.
—Te dije que me dejaras ir.
—Huh.
Abrí mis ojos reflexivamente ante el sonido de un gemido
bajo.
—Ahh ahh....
Estábamos pegadas, agarrándonos por los hombros y las
muñecas.

366
Estábamos enredados, abrazándome por los hombros y
las muñecas. Agarré la muñeca de Yvonne con fuerza y
la levanté, haciendo que la pieza del espejo que había sido
empujada cerca de mi, cayera.
Logré retirar la luz azul que todavía me atravesó con
fuerza pero de alguna manera no importó. Tan pronto
como abrí los párpados, la sensación de estar atrapada
desapareció.
Respiraba con dificultad, sentí que el lavado de cerebro
no surtió efecto en mí y levanté una esquina de mi boca
burlonamente.
—¿Qué vas a hacer? Tu lavado de cerebro no parece
funcionar para mí.
—Oh, ¿no es así?
E incluso de haberme burlado, ella no entró en pánico.
367
Simplemente inclinó la cabeza por un momento y volvió
preguntar.
—Y, ¿a qué le temes? Pensé que estabas aterrorizada de
mi.
—No, mierda.
—No mientas, entonces ¿por qué escondes las piezas de
mi? Si lo entregas, te dejaré en paz.
Hice una pausa cuando no creyó en mi mentira.
¿Por qué escondía las piezas?...
En realidad, no fue particularmente mi idea. El sistema
lo dijo. ¿Era una misión? ...
Si te doy eso... me dejarás en paz, pero ¿por qué tengo que
esconderlo? Sé del final oculto.
No estaba segura si fuera el final, necesitaba salir de este
lugar, y no quiero morir en este escenario del loco juego.
368
De repente, me vino a la mente el pensamiento.
¿Debería simplemente darlo y marcharme? Si tan solo pudiera
encontrar una salida ...
—¿Eh? Contéstame, Penélope.
Yvonne me suplicó con ese rostro angelical.
Volví a mis sentidos. Respire hondo y lo escupí.
—No lo tengo. Te dije que no lo tengo.
—Entonces, ¿cuál es tu muerte más temida, Penélope?
—¿Qué?
—Mira.
Cambió de tema en un instante. Al responder sus
preguntas en un momento de aturdimiento, dejó caer algo
con sus penetrantes ojos azules. La muñeca que sostenía,
el espejo en la mano.
—Aquí está la muerte que tanto temes.
369
La luz azul que se filtraba se desvaneció gradualmente.
¿Era la voz de Yvonne estaba hablando siniestramente?
En el interior de la pieza estaba en silencio, pero
extrañamente un nerviosismo enloquecedor comenzó a
fluir.
—Lo siento, pero no le tengo miedo a nada. Moriré
cuando deba morir.
Miré de reojo la pieza con ojos vigilantes,
fanfarroneando.
Yvonne sonrió mientras movía sus ojos al otro lado ante
mis palabras.
—De ninguna manera. Lo acabo de escuchar.
—¿Qué?
—Tu voz murmurando que no quieres morir.
—¿Qué…?
370
Su rostro se veía como si estuviera conmovida.
¿Cómo sabe de mis pensamientos inconscientemente? ni
siquiera pude darme cuenta.
¿Lo dije en voz alta?
No. Ciertamente no lo he...
¿Se dio cuenta con solo mirarme?
Yvonne bajó lentamente la cabeza y empujó su rostro
frente a mí. Sus grandes ojos se asemejan a la luz azul
emitida por la pieza, me enfocaron.
—Supongo que cometí un error contigo, Penélope.
—Espera...
Susurré incesantemente. Algo está mal.
—Hagámoslo de nuevo desde el principio.
—¡Espera, eso no es ...!
—Dee Ah no.
371
Junto con el sonido del hechizo, mi cuerpo se inclinó y
fue arrastrado salvajemente a alguna parte.
*¡Baam!*
Al mismo tiempo que el fuerte sonido de caer al suelo, la
luz azul brillaron en sus ojos.

***

—¡Huh, hyuk!
Cuando volví a abrir los párpados con un suspiro áspero,
estaba en medio de un espacio familiar.
Miré a mi alrededor con un sudor frío.
—Esto es...

372
Era mi propia habitación. Era el semisótano donde el
primer hijo de puta me consigo una mala pasada hasta el
final.
El lugar donde me acostaba cansada todos los días pero
extrañamente, me sentí como si estuviera de regreso
después de mucho tiempo.
Dudé mirando alrededor de la habitación.
Fue cuando.
*wiiiing, wiiiing.-*
El sonido de las moscas vibraba por todas partes.
En ese momento, un extraño olor de origen desconocido
comenzó a atravesar mi nariz.
—Uh. ¿Qué es este olor?
Olía cómo a pescado y a comida podrida.

373
El terrible olor se hizo cada vez más fuerte mientras
exhalaba. Fruncí el ceño tapándome la nariz,
encontrando la fuente desagradable. Junto, con un
enorme enjambre de moscas.
Estaba en mi colchón.
*waeaeaeaeaeng-.*
Las moscas negras se paraban sobre la manta.
Pero, no solo eso. Por un hueco algo de color amarillo y
de tamaño como del dedo índice, se retorcían...
—¿¡Qué ...diablos!?
Di un paso atrás, disgustada al ver espantosos gusanos.
En ese momento, se escuchó un llanto afuera de la
puerta.
—¡Oh, Dios mío! ¿¡Qué diablos está pasando!?

374
—Es lo que estoy diciendo. La joven que acaba de
ingresar a la universidad ha fallecido.
—Una chica esforzada. Me pregunté si estaba ocupada en
la escuela porque no la he visto mucho últimamente. Oh,
Dios mío...
La última voz le resultó familiar. Era la señora que vivía
frente a mi casa. Solíamos vernos todas las mañanas
mientras salía a comprar leche.
—¿De qué están hablando?
Temblando constantemente. Me quedé mirando el
colchón, donde pululaban las moscas y los gusanos.
A menos que fuera una tonta, no podría no haber sabido
lo que ella quería decir.
—¿Estoy ... muerta?

375
Lo escupí sorprendida y no lo creí. Levanté la mano y
toqué mi cuerpo.
Se siente real, pero estoy... ¿muerta?
Tan pronto como mi pensamiento se volvió loco, negué
con la cabeza.
—No.
No puedo morir. ¿Cómo sobreviví allí? ¡Cómo se suponía
que iba a volver ...!
Eso no era cierto.
Levanté la cabeza y corrí hacia la puerta.
—Tengo que decirle rápidamente a la gente que no estoy
muerta y esto está mal.
Abrí la puerta lo más fuerte que pude para poder salir.
—¡Ah!

376
Sin embargo, en lugar del mundo exterior, el color azul
azulado cubrío mi visión.
Cuando volví a abrir los párpados, estaba de pie en otro
lugar.
Había una gran cantidad de flores de crisantemo. Y estoy
en medio de ellos....
El retrato.
—¿Qué diablos..?
No podía mantener la boca cerrada y mis labios
temblaban.
Mi rostro estaba en un retrato frente a mí, me veía
terriblemente inexpresiva, como si hubiera tomado de mi
identificación cuando entré a la universidad.

377
[Próxima noticia. La hija menor del presidente del Grupo
XX, la señorita Yang... fue encontrada muerta en su
propia habitación hace 10 días.]

De repente, volví la cabeza hacia atrás.


Era el sonido de un televisor procedente de una sala
funeraria vacía.

[...Se fue de su casa luego de ser aceptada en una


prestigiosa universidad ... Como resultado de la autopsia,
la causa de la muerte fue un shock causado por la
desnutrición y el exceso de trabajo. La policía local han
estado investigado de un posible abuso doméstico y
acoso...]

378
La historia de mi muerte apareció en las noticias.
—¡Vete a la mierda, idiota!
En ese momento, alguien maldijo bruscamente apagando
la televisión. Volví la cabeza de nuevo.
¿Segundo hermano?
Mirando hacia atrás, había tres hombres estaban vestidos
con trajes negros de luto.
Era mi familia.
—No hemos estado cerca últimamente. Lleva tiempo que
se fue a vivir sola porque ella lo quiso, y ha muerto como
una mendiga. Una perra.
El segundo hijo de puta tiró con fuerza el control remoto
al suelo, tirándose el cabello con irritación.
El padre frunció el ceño y le dijo unas palabras

379
—Tú, baja la voz. ¿Qué diablos estás haciendo hablando
así?
—No me importa. Nadie vino a presentar sus respetos.
—Siéntate. Hay reporteros afuera.
El primer hijo de puta miró al segundo, advirtiéndole con
dureza.
—Ja, ¿pretenderás ser noble hermano hasta el final?
El segundo hijo de puta miró a su hermano con una
mirada feroz en su rostro.
—Si lo miras, es todo por tu culpa que ella esté muerta.
¿Quién fue el que tomó el dinero que le dio nuestro padre
para ayudarla a conseguirle esa linda habitación y le quitó
las oportunidades?
—Cállate.
—¿Por qué?, ¿dije algo mal?
380
—Si ese es el caso, eres tú quien causó la mayor parte de
su muerte.
—¡¿Qué ?! ¡Qué hice-!
—Ni una vez la viste comer en la escuela, ¿por qué me
culpas …?
—¡¡Ambos, cállate!!
Y, el padre gritó.
—¡No es buen momento de estar peleando! ¡Las acciones
de la compañía están cayendo en picado!
—Si papá no hubiera traído a esa mendigo desde el
principio. Esta mierda no habría sucedido.
El segundo hijo de puta profirió una blasfemia y miró mi
retrato como si estuviera resentido. No hubo palabra,
pero la expresión no fue diferente.

381
Viendo toda la escena, jadeé salvajemente de rabia. Algo
empezó a caer de mi corazón.
—¡¿Te pedí que me trajeras?!
Mis lágrimas cayeron al suelo.
—¡¿Cómo puedes actuar como un perro cuando alguien
está muerto? ¿Sigues siendo humano?!
Estaba tan molesta y enojada que grité y lloré.
Nunca les he rogado que salven mi vida de mendigo. Más
bien, fueron ellos quienes arruinaron mi vida hasta el
final.
—¿Por qué soy la única que sale lastimada?, ¿soy la única
que tiene que soportarlo?, ¿por qué ...?
La ira, la frustración, la desesperación y el vacío, a su vez,
me llevaron al infierno.

382
Estoy tan cansada. Ya no tenía confianza para vivir más
con mi ira.
Quiero morirme...
Lentamente sentí cómo mi fuerza se drenara de mi cuerpo
como si matara mis emociones, contuve la respiración tan
fuerte como pude.
Por favor, deja de hacerme sentir así.
Fue ese momento. Fui cegada por la luz.

<SISTEMA>
¡Peligro! ¡Peligro!
¡Estás bajo [ataque de lavado de cerebro] de [las
fuerzas del mal]!

383
<SISTEMA>
¡Se ha producido una misión inesperada!
¿Quieres usar magia para defender este ataque?
[Aceptar / Rechazar]

384
~Capítulo 190~

De repente, el pensamiento se detuvo y miré en la ventana


del sistema.
A partir de entonces, los recuerdos que desaparecieron
como una niebla comenzaron a fluir.
El juego, Yvonne, piezas del espejo, lavado de cerebro ...
—Loco…
Esto, no era real.
Tan pronto como me di cuenta, la ventana del sistema
comenzó a parpadear como si fuera a desaparecer.
Incluso si fui golpeada con agua fría, la cosa me salvó.
Simplemente presiono [ Aceptar] me limpio las lágrimas
y el goteo nasal quedaron tan descoloridos y pesados.

385
<SISTEMA>
¡Grita los hechizos mágicos con fuerza hasta que la
[barra de medición del cerebro] sea 0%!
(Hechizo mágico: Lacracio)

Una barra de medición en movimiento apareció ante mis


ojos.
Con casi el 90% por ciento del lavado de cerebro. La
escena del juego hizo que mi boca se abriera. Estuve
distraída por esta ridícula situación por un tiempo.
El color de la barra de calibre cambió a color rojo y
brillaba salvajemente.
—Uh, eh...
Al verlo como una barra de medición que se acercaba al
100%, olvidé la frustración y grité el extraño hechizo.
386
—¡Lacracio!
*kuguuuuung-.*
La vibración acompañada de un rugido desconocido
reverberó por todas partes.
90%
La barra, que brillaba en rojo, se fue apagado
gradualmente.
El hechizo mágico realmente funcionó.
—Loco. ¡Lacracio!
Pero, también fue solo un momento de alivio.
Al ver el rápido movimiento de nivel en la barra de
medición tratando de bajar, grité en voz alta el hechizo
sin descanso.
—¡Lacracio!
—¡Lacracio!
387
—¡LACRACIO!.
Como decía la maldita ventana, cuanto más fuerte era el
grito, el número mayor bajaría.
52%
En un instante, las cifras comenzaron a reducirse a la
mitad.
*Pajik, gripjik-!*
La horrible visión de la vida presente ante mí comenzó a
romperse como un trozo de vidrio.
¡Está desapareciendo...!
Mirando alternativamente el número reducido en la barra
de calibre y esta escena, grité, mi voz estalló con una
expresión solemne.
—¡LACRACIOOOOO -!
44%
388
*Kreeekkk-.*
La pantalla que se estaba partiendo en pedazos
finalmente se rompió con un gran ruido.
Los rostros de la familia estaban tallados, se borraron
frente a mí.
Todo fue solo una ilusión...
Sin embargo, en el momento en que vi la figura del rostro
del segundo hijo de puta, el dolor y el sufrimiento que
sentí hace un tiempo fue tan terrible que mi rostro se
distorsionó.
—Tú, tú ... uh, ¿cómo …?
La escena se hizo añicos como si rompiera con un
martillo y desapareció como una nube, revelando la
imagen de Yvonne, con los ojos muy abiertos.
Entonces, volví al juego en la habitación de Penélope.
389
La barra de medición de ‘lavado de cerebro’ todavía flotaba
en el aire. Y cuando vi el maldito rostro manchado de
asombro, mis ojos se volvieron de una forma
completamente distinta.
—Estaba segura de haberlo logrado, pero ¿cómo pudiste
hacerlo tan rápido ...?
Maldita, perra loca.
Apreté los dientes y le grité enojada a Yvonne con el ceño
fruncido.
—¡Te dije que me dejaras!
Tocaste algo que no debiste tocar.
—¡E-espera, Penélope ...!
—¡Maldita seas! ¡¡Lacracio-!!
*Wheeik-, náuseas-!*

390
En algún lugar, salió una bola blanca del tamaño de un
puño volando como una flecha y golpeó directamente los
dientes de Yvonne.
—¡Uhhh!
Sin duda, Yvonne cayó hacia el otro lado con el grito de
la muerte.
*Explosión-!*
Junto con el fuerte ruido, el pequeño cuerpo se inclinó
bruscamente contra la pared y cayó al suelo.
—Coof-!
Yvonne, que se derrumbó como una muñeca
abandonada, tosiendo sangre.
—Dios mío…
Estaba aturdida por el gran poder mágico, así que di un
paso atrás.
391
En ese momento, la 'barra de medición de lavado de cerebro'
que flotaba en el aire desapareció.
¿No tuve éxito? ¿por qué no aparece la ventana?
Esperando, miré al aire alternativamente temblorosa.
—¡Uh ...! Penélope. Uh, Sálvame...
Tosió otra vez derramando sangre en la boca, Yvonne me
rogó que le salvara la vida.
—Lo siento, Penélope... por favor...
Ella se arrastraba hacia mí y fruncí el ceño. En lugar de
sentir simpatía, sentí escalofríos.
Muere, maldito demonio.
Dando un paso hacia Yvonne, lista para lanzar el hechizo
como de una película sobre exorcismo.
Al instante, mis ojos fueron cegados por una luz
brillante.
392
<SISTEMA>
¡Misión inesperada fallida!
¡Has detenido a [Las fuerzas del mal], pero tu mente
ha sido erosionada por [18% de maldición de lavado de
cerebro]!

—¿Qué?
Miré hacia la ventana que había emergido.
—Hice lo que me pediste, ¿Eres idiota?
Sin embargo, incluso antes de la protesta, las letras de la
ventana cuadrada cambiaron.

<SISTEMA>
~ Misión principal: Más allá de la verdad ~ 393
Para levantar la maldición, ve a [la Tumba de la
antigua Leila] y encuentra [El Espejo de la Verdad].

—¿Eh…?
Entonces, en ese momento
*Ruido fuerte-.*
—¡Oh, Señorita!
La puerta se abrió y entraron dos personas.
—Oh, Dios mío... Señorita, pero...
—¡Señorita Yvonne!
Eran Emily y la jefa de las doncellas.
Una de los dos que no pudo hablar al verla en la
habitación se sorprendió, corrió hacia Yvonne.
Oh....es un X evento del juego.

394
Mientras observaba a la doncella correr hacia Yvonne,
que había perdido el conocimiento, me envolví la frente.
La vista de la 'Princesa Real' vomitando sangre y la 'Falsa
Princesa' arrogantemente frente a ella. Si es uno de los
escenarios del juego, iba a tomar la iniciativa en el evento
de hoy, me convertiré en una villana que intimidó a
heroína.
¡Tengo que escapar! ¡tengo que escapar!
Una sirena sonó en mi cabeza. Tuve una corazonada.
El hecho de que si no huía ahora, estaría en problemas.
—¡Señorita Yvonne! ¡Señorita! ¡Despierte!
Ignorando el llanto de la jefa de las doncellas como si
Yvonne hubiera muerto, caminé rápidamente hacia mi
escritorio.

395
Rápidamente saqué mi llave habitual de mis brazos y
cuando di la vuelta a mi escritorio me sentí devastada al
estar frente a los cajones. Porque todos los cajones
cerrados con llave ya estaban abiertos.
Perra aterradora.
Afortunadamente, no hubo necesidad de otros elementos
mágicos excepto la pieza, y nada desapareció.
Me apresure a tomar lo que necesitaba. Recogí el
pequeño bolsillo con monedas de oro, preparado para
una emergencia y el brazalete mágico que cambiaría mi
apariencia.
Entonces, algo brilló desde el interior del cajón.
Extendí la mano de nuevo y lo saqué.
Era un pergamino mágico con un mapa antiguo de Balta
dado por el Príncipe Heredero.
396
La antigua tumba de Leila...
Recordando la misión principal, me la llevé. De todos
modos, es una suerte de tenerlo en esta situación de
emergencia.
Era el momento de ponerlos en una bolsa gastada y salir
de la habitación de inmediato.
La jefa de las doncellas, sostenía a Yvonne la dejó con
cuidado para correr hacia mí, bloqueándome el paso.
—¡Qué sucedió! ¿qué pasó?, ¡Señorita!
—Muévete.
—¿A dónde va? ¡No puede irse! ¡Dejaré que el
mayordomo y el Duque sepan de esta brutalidad que has
cometido ahora mismo...!
*Uf-!*

397
La criada principal que me amenazó con su fea cara se
derrumbó de repente.
*Kudangkwang-.*
Detrás de la figura que cayó al suelo, Emily se encontraba
sosteniendo las patas de un banquito.
—E-Emily...
—Póngase esto y váyase, Señorita.
Me entregó algo. Era ropa que usaban los sirvientes que
trabajaban en la mansión.
—¿Por qué....?
—Si no lo usa, la encontrarán. Yo me ocuparé aquí, así
que no se preocupe, ¡vamos!
Emily, quien me entregó la ropa, rápidamente arrastró a
la jefa de las doncellas colocándola donde cayó Yvonne.
*jjwaaag-*.
398
Colocó a las dos en posición espalda con espalda, rasgó
la manta con un gesto torpe y comenzó a atarlas.
Aun me encontré estática sin comprender y ella gritó.
—¿Qué estás haciendo, Señorita? No tenemos tiempo.
¡Huya!
—Gracias, Emily.
Logré decirle las últimas palabras con dificultad.
Honestamente, no era una buena propietaria para ella si
lo pensaba.
Emily me fue leal, pero siempre dudé de ella.
Así que... realmente no sabía por qué me ayudaba así.
Mi corazón palpitaba. Debería haberlo hecho mejor,
estaba abrumada por los arrepentimientos.
—Lo siento....
—¡No necesitas disculparte! Soy tu sirvienta dedicada.
399
Ella respondió con una sonrisa como siempre, susurró
con una mirada cómica como para tranquilizarme.
—Nos hace parecer villanas, ¿verdad? Acabamos de
atrapar a una verdadera villana.
La sinceridad de sus palabras, me calmaron, fue una
bendición.
—Gracias, me voy.
Todo era aterrador, pero tenía que irme.
Para salvar a Emily de Yvonne que pronto se levantaría
de nuevo.

400
~Capítulo 191~

Me apuré a cambiarme al vestuario que Emily me trajo,


y dejé la habitación después de comprobar una vez más
las cosas que debía llevar conmigo.
Era extraño que tanto el interior como el exterior de la
mansión fueran tan silenciosos, quizás a causa de Yvonne
o porque aún no ha terminado.
Me disfracé con el brazalete mágico que Derrick me dio,
de rápida y fácilmente pasé por el hueco indicado por
Reynold e inmediatamente tomé un carruaje al salir.
—Hemos llegado a la calle superior, Señor.
Mientras miraba nerviosamente a través de la ventana
como si hubiera alguien me persiguiera, el cochero
anuncio que habíamos llegado.
401
Apresuradamente, después de pagar me dirigí al callejón.
Únicamente había sido transportada por el Sistema para
llegar aquí, así que era la primera vez que llegaba en
carruaje, así que me sentí extraña.
Poco después, al final de la calle, la puerta familiar con el
viejo patrón de un conejo apareció. Me apresure a subir
las escaleras y tocar la puerta, temiendo que alguien
viniera detrás de mí.
*Thump thump thump-.*
Incluso con los fuertes golpes, la puerta no mostró signos
de abrirse.
¿Estará trabajando? ¿Tendré que esperar hasta que llegue?
Estaba observando alrededor del callejón vacío, y tome la
manilla de la puerta. Si no abre, iría directamente al Norte
después de Berdandi.
402
*Click, click-.*
Pero, inesperadamente la manilla de la puerta se abrió
fácilmente.
—¿Qué...?
Empujé la puerta sin reparo. Y corrí dentro pasando de la
máscara de conejo frente a la puerta que sobresalía de la
pared.
—Ah, tú...ugh!
Quizás porque estaba sorprendida, la pared rápidamente
estaba cerca.
Él estaba aturdido con la mitad de su cuerpo atrapado en
la pared. Estaba tan impaciente que no fue gracioso. Pero
lo atrapé, rápidamente me acerque a él y susurre.
—Dame algo de dinero.
—¿Disculpa…?
403
—Estoy aquí para tomar algo de mi dinero.
—Que… por favor espera un momento, maldición.
Vuinter murmuro con una maldición baja.
Después de un tiempo solté la puerta y finalmente escapó
de la grotesca posición de estar atrapado en la pared.
—¿De qué hablas MiLady?
Él dejó salir un suspiro mientras que sacudía su ropa
cubierta del polvo de los ladrillos.
Mi mente estaba llena de pensamientos sobre dinero y
planes para dejar la capital, mordí mi labio inferior y
pronuncié.
—Todo lo que tienes que hacer es darme mi dinero.
—Por favor siéntate por ahora, podemos sentarnos y
hablar.
—No, no tengo tiempo…
404
—Tu mano.
Vuinter me interrumpió y señaló mi mano, que sostenía
la perrilla de la puerta.
—Estás temblando como la última vez...
Bajé mi cabeza lentamente. Pude ver las puntas de mis
dedos, estaban blancas y temblaban lo suficiente como
para dar lástima.
Estoy aterrada…
Cuando noté esto, me di cuenta de que mi cuello estaba
húmedo y lleno de sudor frio. El miedo reemplazo a la ira
que se había calmado.
—Cerrara la puerta. Por favor, toma asiento.
Ante las palabras de Vuinter, quien me había ofrecido
sentarme, aproxime mis pasos y camine hacia el sofá.
Él se sentó frente a mí, me miró un par de veces.
405
*Chek, chek-.*
En algún lugar escuché el sonido de una cerradura en el
borde de la habitación y llegaron volando una serie de
refrigerios. No me sorprendió porque sucedía todo el
tiempo.
La tetera hirviendo se vertió en una taza y se colocó frente
a mí.
—Puedes hablar ahora.
Cuando todo estuvo arreglado y servido, Vuinter me
habló con voz amistosa.
Molesta, mi corazón débil se disparó queriendo derramar
todo sobre él. Pero me las arreglé para no hacerlo y
lentamente abrí la boca.
—No es gran cosa. Es sólo, ya sabes, tengo algo que
comprar.
406
—¿Estás huyendo de la casa del Duque?
Inmediatamente dio en el clavo y me dejó sin palabras.
Traté de no decirle todo lo que pude sobre intentar huir.
[ —¡Me dejarás sin saber nada!
—¡Cuando la hija biológica del Duque regrese, ¡estaba
asustado que la princesa desaparezca con el dinero sin siquiera!]
Después de escuchar que pensaba que era una relación
simple, se me ocurrió que tal vez arruinaría mis planes de
escapar.
Sé que era una ilusión excesiva, pero ya he pasado por
esto una vez con Eclipse. Cómo me apuñalaron en la
espalda en situaciones inesperadas.
Ya he tenido suficiente de la horrible y asfixiante
experiencia de no hacer nada y esperar el día de mi
muerte.
407
—¿A dónde vas?... Te ayudaré.
Pero Vuinter habló inesperadamente con normalidad.
Mirándolo atónita por un momento, lentamente recuperé
la razón con sus palabras.
—... ¿Estás guardando la pieza a salvo?
Estaba escapando, pero tenía mucho que decirle.
En lugar de responder, él respondió mi pregunta de
manera breve.
—Lo guardé en un lugar seguro.
—Debe haber sido repentino, pero gracias por hacerme
un favor. Me gustaría eso de vuelta también.
—¿Te refieres a la pieza?
El lavado de cerebro de Yvonne fue más poderoso de lo
que pensaba.

408
Pensé que sería mejor dejárselo a Vuinter fuera de la
mansión, pero cambié de opinión porque Yvonne ya sabe
exactamente quien era el.
—Sí, esa pieza, devuélvela. Yo me la quedaré.
—No.
—¿Por qué?
—No es algo que MiLady deba tener. Es demasiado
peligroso.
—Pero...
—Y, ¿lo trajiste de Soleil?
Mientras trataba de refutar las palabras de Vuinter de que
no podía dárselas, asentí de mala gana ante la voz
inquisitiva.

409
—¿Por qué?, ¿por qué no me dijiste que lo trajiste? ¡Si
hubieras visto lo peligroso que era ese artefacto entonces,
te detendría ...!
Vuinter, contuvo su ira y no pudo terminar sus palabras,
tenía una mirada severa en su rostro.
Tampoco tenía idea de que fuera algo tan aterrador ...
Fue solo una recompensa que me dio el sistema, pero de
alguna manera me sentí como una niña que fue regañada
por tener un accidente.
Mientras miraba a Vuinter con una mirada solemne,
pronto dije con cuidado.
—¿Sabes, qué es el Espejo de la Verdad?
—¿El Espejo de la Verdad? ¿Cómo sabes eso?
Como si lo supiera, las pupilas de Vuinter se expandieron
gradualmente.
410
Le pregunté uno tras otro sobre la apariencia del objeto.
—¿Qué diablos es eso? ¿Dónde está?
—Eso no es lo que puedo decir aquí ...
Vuinter, que me miró con expresión perpleja, negó con la
cabeza.
Entonces, de repente, se levantó de su asiento.
—¿Te gustaría seguirme un momento?
—Solo dame el dinero y la pieza, solo dime dónde está.
No tengo tiempo...
—Te entregaré el dinero y la pieza allí.
No pude decir nada. Lo miré desde lejos y pronto lo seguí
obedientemente.
Ahora que lo pienso, pensé que estaría más aliviada de
estar en un espacio secreto en cualquier lugar que
simplemente estar sentado en la oficina.
411
Cuando me fui acercando a la espalda de Vuinter, quien
se detuvo en la pared. Mis ojos se iluminaron de repente.

<SISTEMA>
¡Se ha producido una misión oculta!
Ha sido invitado al espacio secreto del mago.
¿Te gustaría entrar?
(Recompensa: Algo desconocido).
[Aceptar / Rechazar]

Este maldito juego ...


Después de todo, me dirigí hacia la ruta oculta del juego.
Con la ventana del sistema que apareció de repente, me
sentí desesperadamente miserable.

412
Después de la anterior caída en su favoritismo, me dije a
mí misma que no volvería a entrar en el espacio secreto y
ahora estaba aceptando la invitación.
De pronto, miré curiosa la barra púrpura, cuyo
porcentaje se encontraba oculto.
*Kuong, kuong-.*
La pared se abrió tan pronto como presioné [Aceptar].
—El Espejo de la Verdad es una reliquia hecha por magos
para sellar a los seguidores en la guerra contra la antigua
Leila…
Mientras caminaba por el ancho pasillo en silencio,
Vuinter comenzó a explicar.
—Eso explicaría sobre el Espejo de la Verdad.
Por alguna razón, lo escuché como si estuviera
escuchando el tutorial del juego.
413
—Los seguidores de Leila, que habían absorbido las
innumerables vidas de las personas, perdieron
gradualmente su esencia y se convirtieron en monstruos
diabólicos. En ese momento, ya no pudimos llamarlos
humanos.
—...
—Pierden su esencia y la razón si permanecen como
están, mueren apresuradamente. Entonces, buscan un
anfitrión para mantenerse en forma.
—¿Un… huésped?
Cuando le pregunté de nuevo, asintió.
—Sí, pero si intentas forzar un caparazón que no encaja,
no es perfecto, es un defecto que nunca puede
considerarse humano.
—¿No se reflejan… en el agua o espejos?
414
Vuinter hizo una pausa y me miró sorprendido.
—¿Cómo lo supiste?
Eso es porque acabo de pasar por esa escena aterradora.
Me tragué las palabras y me moví en silencio.
Como no mostré señales de responder, habló en voz baja
después de un rato.
—...A medida que la guerra continuaba, el número de
víctimas humanas de los huéspedes de Leila aumentó
drásticamente. Los antiguos magos, que no pudieron
encontrar otra solución, entonces sacrificaron sus vidas
como último recurso para sellarlos.
Finalmente, llegamos al final del pasillo, Vuinter siguió
hablando.
—Para atrapar el contenedor la naturaleza incorpórea de
Leila.
415
—...
—... Se necesita el Espejo de la Verdad.
Como antes, el espacio secreto era como un museo.
En medio de él, un espejo de enorme tamaño, casi
tocando el techo, está frente a mí.

416
~Capitulo 192~

Me sorprendí al ver el espejo que había aparecido de


repente frente a mí. Además, de estar en el escondite de
Vuinter, la forma del espejo era exactamente el mismo
que...
Es el mismo espejo que he visto en mis sueños.
Me acerqué lentamente hacia del enorme objeto.
—¿Es este el Espejo de la Verdad? ¿Por qué está aquí ...?
Extendí la mano con cuidado e intenté tocarlo.
Tan pronto como toqué la superficie, mis dedos estaban
a mitad del camino. La retiré con sorpresa.
—Es un modelo que hemos construido a partir de los
materiales antiguos. Estamos estudiando si se puede
recrear debido por la aparición reciente de Leila.
417
Vuinter respondió, metiendo el brazo en el espejo.
En algún lugar de la línea, hubo un fuerte ruido —¡Ah!—
Después de que todos mis pensamientos se calmaron,
entrecerré los ojos y miré a mi alrededor.
—... Y, ¿qué pasó con los niños?
—Han sido evacuados a una casa segura.
Ante la breve respuesta, ladeé la cabeza.
¿No es este un lugar seguro?
Pero, quería terminar esto pronto, así que regrese mi
atención al espejo.
—¿Qué es esto?
En ese momento, hubo algo que me llamó la atención.
En el lugar del marco había rasguños alrededor, cortado
desde la esquina derecha del espejo.

418
—Cuando los magos antiguos lo crearon, el clan Leila
tampoco se quedó quieto. Constantemente intentaron
atacar el espejo y lograron dañar una parte de él.
Vuinter, que miró el lugar que señalé, explicó.
—Pero algunos seguidores eran simplemente magos
ordinarios, cuando finalmente los espejos funcionaron,
los seguidores de Leila sellaron el Balta.
—Entonces, ¿algunos de ellos están extintos?
—Se dice en la literatura que se esparcieron por el mundo
en 15 piezas...
La mirada de Vuinter, que se había empañado el final de
sus palabras, se oscureció de repente.
—Recientemente recibimos información de que los
seguidores de Leila lo están usando maliciosamente.

419
—¿Seguidores de Leila? ¿Cómo saben usar los espejos
que fueron hechos por los antiguos magos ...?
—Al usar la naturaleza del espejo, emite una luz brillante
que lava el cerebro a una persona, lo usan para manipular
los pensamientos más íntimos y lo que más temen.
—Ah.
Pude entender lo que dijo inmediatamente después de
haber sido sometida directamente a ello. Esto me dio toda
la información que necesitaba.
Sin dudarlo, miré la reliquia y estando de espaldas a él,
dije.
—Gracias por avisarme. Ahora, dame mi dinero y la
pieza.
Vuinter negó con la cabeza, mirando mi mano con
expresión temblorosa.
420
—Como escuchaste hace un momento, las piezas que usa
Leila son muy peligrosas. No es algo que la Princesa
debería de tener ...
Ante la conversación repetitiva, saqué algo de mi bolso
con un suspiro.
—Esto...
Sus llamativos ojos azules se agrandaron.
Lo que estaba mostrado a Vuinter era la otra pieza que
Emily le había arrebatado a Yvonne y me había
entregado.
—¿Es esto... también de lo que pasó en Soleil?
—No. Se lo quité a Leila hace un rato.
—¿Cómo puede ...?
—Me lavaron el cerebro en la mansión. Me las arreglé
para detenerla y huir en medio de ello.
421
Hubo algunas respiraciones de Vuinter ante mis palabras.
Sus ojos, que se habían endurecido como una piedra,
desmoronándose lentamente.
—Ah... acaso tienes...
Un claro dolor se apoderó de sus ojos azules oscuros. Él
se acercó lentamente a mí.
Luego balbuceó y me sostuvo el rostro.
—Te arrastré a esto y por mi culpa terminaste...
Lo sentí temblar contra mi piel. Un buen hombre que se
sentía culpable por no ayudar a los demás.
Parecía tener mucho dolor porque pensó que era el
culpable de mi lavado de cerebro.
No fue del todo culpa suya. Si lo pienso bien, todo salió
según la historia del juego.
¿Fue acaso porque no confiaba en mí y yo no lo conocía?
422
Las palabras ‘no es tu culpa’ no salieron.
Me quedé mirando a Vuinter, que temblaba
lastimosamente.
—... ¿Quién es?
Después de algún tiempo se calmó un poco y me
interrogó con una voz hueca.
—¿Quién se atrevió a colarse en la casa del Duque?
Dejó de hablar cuando me estaba interrogando. Como si
él mismo se hubiera dado cuenta de la respuesta,
preguntó con una mirada desenfocada.
—¿Es ... la Señorita Yvonne? Esa niña Yvonne, es Leila...
—... He confirmado que no tiene reflejo en el agua o en
el espejo. Si me crees o no, depende de ti.
—Ah.

423
Los ojos de Vuinter bajaron de nuevo ante mis palabras.
Parecía arrepentirse del pasado, cuando tenían dudas
sobre mí.
¿Me habría creído si se lo hubiera dicho antes, no hasta
esta situación extrema?
Cuando lo vi lleno de culpa, me sentí inútil.
Limité este sentimiento y luego hablé con calma.
—Las piezas podrían ser más seguras conmigo al huir.
Porque tú tienes mucho que proteger además de esta
reliquia.
—Yo... me encargaré de todo. Voy a resolver est ...
—No confío en ti.
Hablé con bastante frialdad.

424
—Porque Leila puede lavarte el cerebro, y creías que
Yvonne era más buena y amable que cualquier otra
persona.
Y en Modo normal, Vuinter, que tenía una misión contra
Leila, se enamoró de Yvonne sin mucha dificultad.
Fue solo una distracción temporal de mí como hija
adoptiva del Duque, y no confié en él desde el principio.
La mano que sostenía mi mejilla se cayó sin fuerza.
Después de un momento de silencio, él agarró
cuidadosamente mi muñeca.
—...Ven por aquí, por favor.
Me arrastró a través del enorme espejo y caminó más
adentro.
No mucho después de seguirlo, se detuvo. El centro de un
vasto espacio.
425
Entre las numerosas jaulas de vidrio que contenían
artefactos y materiales, solo había una maceta expuesta
al aire.
Solo había una cosa que crecía en él para el tamaño de
una maceta era bastante grande. Una sola planta con
botones delgados de color púrpura.
—¿Qué es eso?
Tenía una mirada curiosa en mi rostro cuando vi el objeto
que estaba fuera de lugar.
Y, de repente, extendió la mano y agarró el tallo de la
planta. Sacándolo con todas sus fuerzas.
—¡Qué...!
Avergonzada por su extraño comportamiento, cerré la
boca cuando la vi salir con pequeñas raíces.
Era la pieza que le dejé.
426
—Este espacio está conectado a mi mente inconsciente.
—¿Mente inconsciente?
—Si me lavan el cerebro o muero, todo lo que existe en
este lugar también se destruye.
Vuinter tomó el pedazo de espejo de la raíz y devolvió la
maceta en su lugar.
Luego se volvió hacia mí y me dio las flores violetas que
había arrancado.
—Tómalo.
Lo tomé aturdida. Entonces, algo extraño sucedió.
Los botones, que habían estado cerrados hasta hace un
momento, empezaron a extenderse y en un instante
florecieron.
Era una rosa púrpura colorida.
¿Por qué me daría una rosa?
427
No podía entender el significado de eso, así que solo miré
las flores y Vuinter alternativamente.
Miró las rosas en flor y volvió a abrir lentamente la boca.
—Cuando regresamos del trabajo de Soleil... había una
rosa floreciendo en la esquina.
Se planteó la cuestión de cómo era posible, pero de pronto
me convencí.
¿No dijo que este era un lugar donde su inconsciente
estaba conectado?
Sin embargo, no pude entender por qué de repente me
dice esto.
—Y no pude entender cómo florecían las flores. Porque
una rosa generalmente significa amor.
—...

428
—Las rosas púrpuras son aún más ambiguas. Un amor
completo y un amor imperfecto.
—...
—No sabía... por qué florecían las flores o si mis
sentimientos lo hacían también.
Fue cuando. Los pétalos de la rosa que sostenía
empezaron a caer uno a uno.
Miré por encima de su cabeza sin comprender.
A pesar de que el Modo difícil había terminado, la barra
todavía flotaba claramente sobre su cabeza.
—Lo último, me di cuenta después de verte en el Ducado.
—...
—Lo he... arruinado todo.
*Tuk, tuk.*

429
Los pétalos de color púrpura cayeron al suelo, uno tras
otro.
Vuinter soltó mi mano y levantó la máscara de conejo que
llevaba.
En sus mejillas expuestas, las lágrimas fluyeron.
Un hombre que ya no usaba una máscara frente a mí
estaba llorando como un pétalo caído.
—...Marqués.
Lo llamé con dificultad.
Cuando vi su hermoso rostro llorando, mi corazón se
sintió pesado como si fuera un trozo de plomo. ¿Cómo
terminamos así?
—... Incluso si no confías en mí, dejaste aquí la pieza que
me confiaste.
Sin un gemido, dijo en tono bajo.
430
—Ella encontrará la pieza e intentará completar la
reliquia de nuevo. Tal vez sea más prudente distraerla.
—...
—Y... voy a encontrar una manera de neutralizarla de
ahora en adelante, y voy a atacar de vuelta. Su atención
debe estar centrada en ti para que no puedas interponerse
en su camino.
Después de pensar por un momento, pronto asentí
suavemente.
Mientras Yvonne me creyera que la considero como parte
de Leila, sus palabras tenían sentido.
De todos modos, significa que no quiere que ella
complete el artefacto...
En su forma habitual, me preguntó con suavidad.
—... No me vas a decir a dónde vas.
431
—En primer lugar, me voy al Norte.
—Tan de repente, ¿por qué de repente… al Norte?
Debe haber descubierto el por qué, pero preguntó con
irritación.
Lo siento mucho por él, pero he mentido hasta el final.
Por si acaso es golpeado por Yvonne.
Para completar la misión, ella nunca debe averiguar hacia
dónde me dirijo. Después de que todas las misiones
estuvieran terminadas, iría al Norte.
Lo primero que hay que resolver es el problema de mi lavado de
cerebro.
Estaba preocupada por Callisto, pero no va a morir
porque es un protagonista masculino.
Sabía que todo lo que veía era una ilusión, pero todavía
no podía imaginarme qué tipo de lavado de cerebro tenía.
432
Sin embargo, decidí hacer lo que el sistema me dijo que
hiciera. Sea lo que sea que me espere al final.
—...
—Estoy seguro de que dirás que no, si te lo pregunto.
—Tengo que pedirte un favor.
Habiendo recuperado la razón, le dije lo que quería
decirle en lugar de una respuesta negativa.
—Mi criada está en problemas por ayudarme a escapar.
Por favor, cuida de ella.
—... La llevaré a un lugar seguro. No te preocupes.
—Gracias y… lo siento.
Vuinter, que entendió lo que dije, se rió con expresión
triste.

433
Todos los pétalos de las flores se habían caído por
completo. Después de confirmarlo, de pronto se volvió a
poner la máscara de conejo.
Luego sacó su bastón y lo lanzó en el aire una vez.
Apareció un pequeño bolso.
—Guarde algo de dinero y pergaminos mágicos. Cambié
el dinero en monedas de oro para facilitar su uso.
Y me lo entregó.
—Había un límite en el bolso mágico, así que no pude
poner la cantidad total pero aún podrías comprar una isla
o algo así.
—Gracias.
Lo traté como el mejor mago de nuevo una vez que
llevaba la máscara de conejo.
—Me despediré aquí, ten cuidado.
434
Luego me incliné levemente y giré dándole la espalda.
Él no respondió a mi despedida.
Ya era hora de irme, así que dejé a Vuinter allí solo.

<SISTEMA>
¡Misión oculta completa!
Has ganado [La confianza del mago].
Recompensa: [Rosa purpura], [Pergamino mágico de
movimiento], [999,999,999 de oro].

Finalmente me dio su confianza y a cambio perdí su


afecto.
Controlé mi amargo corazón y atesoré las rosas púrpuras
que había recibido de él en mi bolso.

435
~Capítulo 193~

Al salir de la oficina de Vuinter, me moví rápidamente.


No quería tomar por otra ruta, pero decidí ir a otro
callejón y usar un pergamino mágico para evitar posibles
imprevistos.
Pero al momento de salir a un costado del lugar, vi la
armadura con los patrones de Eckart por todas partes.
¡Maldición!
Esta vez estaba segura. No son guardias de seguridad sino
estaban ahí para atraparme.
Oh, ¿qué debo hacer?
Después de pensar un momento, busqué el bolso que me
entregó Vuinter.

436
Dijo que solo colocó unos pocos, pero ¿cuántos fueron
realmente? Había pilas de papeles gruesas.
En el momento, saqué uno y lo abrí.

<SISTEMA>
¿Quieres usar el [Pergamino mágico en movimiento]
para moverte a otra ubicación?
[Si. / No.]

Apareció una ventana cuadrada familiar. Pulsé [Sí].

<SISTEMA>
Despliega el pergamino mágico de movimiento,
gritando el hechizo mágico.
(Hechizo mágico: Piratio) 437
El hechizo irritante provocó en mi un ceño fruncido
reflexivo, pero lo memoricé con calma.
—¡Piratio, Arkina!
*Rip*
Al mismo tiempo, mientras rasgaba el pergamino, el texto
de la ventana cuadrada cambiaba.

<SISTEMA>
Usa [Pergamino mágico de movimiento] para moverte
a Arkina.

<SISTEMA>
¡Error! ¡Error!

438
¡Hay una fuerte barrera mágica alrededor en [Arkina] y
no puedes moverte con el [Pergamino mágico de
movimiento]!

—¡No, tú loco bastardo!


Con la ventana de error repentina, una maldición salió de
mi boca. El pergamino ya rasgado se convirtió en cenizas
en mi mano.
Entonces, ¿cómo diablos se supone que pueda irme?
Mientras volvía a escarbar en el interior de la bolsa,
estaba tratando de controlar mi ira latente.
De repente, percibí que había algo dentro.
—Ah.

439
Cuando lo encontré, dejé escapar un pequeño suspiro.
Pensé que sabía cómo llegar allí, pero no sería un viaje
tranquilo en absoluto.
Este maldito juego ...
Suspiré profundamente y saqué un nuevo pergamino. Y
una sensación ominosa repentinamente pasó por la parte
superior de mi cabeza.
Cuando levanté la cabeza casualmente, me encontré con
unos ojos azules mirándome de cerca. En ese instante, el
rostro de Derrick se distorsionó.
No me digas que, no ... no, no, no hay forma de que él se haya
dado cuenta.
Lo negué y me escondí apresuradamente en el callejón.
Estaba disfrazada con el brazalete mágico en este
momento.
440
Lo usé con Derrick antes pero nunca me reconoció.
Además, estoy segura de que nadie recordaría a un
sirviente con el que se encontró hace días...
Maldición. No puedo hacer esto ¡Tengo que correr por ahora!
Me moví a través del callejón donde se encontraba la
parte superior mientras sostenía el pergamino.
—¡Piratio ...!
Y en el momento en que estaba a punto de romper el
pergamino.
—¡Penélope Eckart!
Una voz inquietante resonó en el callejón. Mi cabello se
puso de punta.
Oh, Dios...
Con los ojos cerrados, me di la vuelta lentamente,
escondiendo el pergamino detrás de mi espalda.
441
De la forma más natural posible.
—Ah, no soy a la persona que buscas...
—Es la pulsera mágica que te regalé pero no soy tan
estúpido como para no reconocerte.
Me olvidé de dar una pista a sus palabras y abrí la boca.
—Oh, ¿... lo sabías?
—Ya me engañaron una vez, pero ¡¿cuánto tiempo tengo
que actuar acorde con tu juego?!
Ante mi estúpida pregunta, el gritó fuerte.
Su rostro estaba tan sudoroso que debió haber estado
corriendo hace rato.
Lo estaba mirando sin comprender. Su barra por encima
de su cabeza era un poco extraña.
Obviamente es diferente a la ceremonia de mayoría de edad...

442
Había un resplandor rojizo. Un color oscuro, no
completamente anaranjado ni amarillo. Pero no era mi
problema.
Lo miré inexpresiva y me alejé.
Era para ganar tiempo suficiente para romper el
pergamino.
Pero, en ese momento.
—No te vayas…
El hombre enojado, que respiraba con dificultad, de
repente distorsionó su rostro y pronunció.
—¿A dónde diablos vas cuando no te sientes bien?
—...
—No te enojes. No te preguntaré nada, así que volvamos,
regresamos y podrás descansar.
—...
443
—Por favor, Penélope...
Como si suplicara, la expresión de Derrick era extraña.
*Ttuk, ttuk.*
Las gotas de sudor que le recorrían por su barbilla
parecían lágrimas.
Lo miré desconcertada y di un paso hacia atrás.
Él gritó a toda prisa.
—¡Ven aquí ahora mismo, Penélope Eckart ...!
—No.
Respondí brevemente con el ceño fruncido ante el fuerte
grito.
—¿Por qué seguiría tus órdenes cuando me voy?
—¡Penélope Eckart!
—¿Por qué?, Derrick Eckart.

444
No tengo un maldito buen presentimiento al respecto, así
que, ¿a qué puedo volver? Sus ojos azules temblaron ante
mi respuesta inmediata.
Como siempre había sido educada, nunca esperó que
fuera así.
No dejé de hablarle informalmente, torcí las comisuras de
mi boca lo más fuerte que pude y reí fríamente.
—¿Una vez no es suficiente? ¿Quieres arrastrarme de
regreso y matarme de nuevo?
—¡Qué...! Matarte. ¿Por qué iba a ...?
—¿Por qué no lo admites, Derrick? Lo viste ese día. No
apartaste la vista de mí ni por un segundo.
Fue un gran error de su parte si pensaba que me callaría
y obedientemente iría hacia él. Ahora simplemente era
molesto y no valía la pena.
445
Al igual que con Vuinter, no tenía expectativas.
—Cambié mi copa por la de Yvonne. Lo viste todo, Joven
Duque.
Las pupilas de Derrick temblaron violentamente.
La sonrisa torcida en mis labios se volvió más oscura.
—No querías admitirlo ante el Duque. Trajiste a Yvonne
y yo traté de suicidarme.
—¡No!
Entonces, Derrick gritó y se humedeció los labios secos.
—Eso no es así. No quise...
—...
—Tú, tú ... ¿por qué, solo yo?
—...
—¿Por qué no me miras?

446
El hombre que tartamudeaba sin cesar vomitó todo como
si se estuviera desmoronando.
—Aunque te enojabas, te di un regalo y tú me devolviste
una sonrisa. No te insulto como lo hice Reynold, quien
pasas peleando de esa manera como un hermano. ¡Pero
por qué ...!
—...
—¿Por qué sigues… distanciándote?
Murmuró como un niño perdido. No tenía idea de qué
estaba hablando. Su puño tembló.
¡Ah! Finalmente pude entender su mente.
—¿Por qué crees?
Y cómo llevar a un hombre así al abismo.
—Porque te odio, Derrick Eckart.
Sonreí como una flor que florecía.
447
Como el día en que le quité la bufanda y sonreí.
Fue entonces cuando empezó.
Su misterioso comportamiento de dar regalos de la nada,
poco a poco me hizo entender.
Ni siquiera sabía, había sido hace mucho tiempo, él
estuvo luchando con una actitud inmutable incluso
cuando me dio un regalo.
Sus pupilas azules temblorosas se detuvieron de repente.
Mientras se debilitaban, apreté los dientes.
—Odio morir tanto como odio verte ahora. Así que ...
—...
—Has tenido a tu hermana en tus brazos toda su vida, y
está muerta, hijo de puta.
*Rasss!*
Rompí cuidadosamente el pergamino frente a su cara.
448
<SISTEMA>
Utilice [Pergamino mágico de movimiento] para
transportarme a Tratan.

—Penelo...
Él recuperó el sentido y corrió hacia mí, jadeando, pero
era demasiado tarde.
Cerré los ojos cómodamente ante la cegadora luz blanca.

***

*Chillido, chillido.*
Abrí los ojos al fuerte sonido de las gaviotas. Estaba de
pie junto al mar que ya había visto antes.
449
A diferencia de la soleada capital, el cielo de Tratan
estaba lleno de ominosas nubes.
Quizás debido al mal tiempo, pude ver barcos anclados
en el puerto y el cielo siniestro, era una buena noticia para
mí.
Me encamine sin dudarlo.
—¡Ay! Trabajaste hoy.
—Ni siquiera puedo pescar hoy. ¿Qué le pasa al clima...?
Cuando llegué al puerto, había algunos hombres reunidos
fumando.
En ese momento, estuve mirando sus ropas desgastadas.
—¿Es la primera vez que ves un barco de pesca? ¿Qué
andas husmeando?
Un hombre con un gran sombrero de pirata me gritó.

450
Afortunadamente, los capitanes de cada barco estaban
aquí.
—No podemos navegar hoy, así que no necesitamos una
mano extra, solo vete.
Agitaron las manos como si estuvieran molestos, como si
me confundieran en busca de trabajo.
Caminé hacia ellos sin miedo y pregunté.
—Por casualidad, ¿hay un barco hacia las islas Arkina?
El ruido de mis palabras se apagó en un instante.
—Puedo ver que está completamente loco…
El hombre que primero peleo conmigo, me miró como si
fuera una criatura extraña y me estudió.
—En estos días, ni siquiera puedo recoger los huesos de
los demonios antes de ir allí a orar por la corriente...

451
—Puedo darte suficiente dinero, ¿no puedes ir allá? En
nombre de Su Alteza.
—¡Oh, no puedo ir! Estoy molesto por no poder salir a
trabajar. ¡Qué idiota ...!
Mucha gente murió cerca, entonces los hombres me
dieron con una mirada feroz.
No pude hacer mucho. Suspiré, caminé más de cerca y
saqué de mi pequeño bolsillo de monedas de oro y las
arrojé.
—Entonces...
*Clang!*
Ante el sonido pesado, los brazos que se negaban se
detuvieron.
—¿Quién quiere venderme un barco?

452
~Capítulo 194~

Después de la feroz competencia entre los capitanes,


compré tanto el barco como la tripulación.
Miré hacia la costa que se encontraba distante con ayuda
del telescopio que alguien me había dado.
Las islas Arkina parecían ser visibles a través de la niebla
donde se encontraban.
Estoy segura de que todo irá bien si voy sola...
Estaba un poco preocupada por los monstruos, pero el
líder estaba en la capital, así que esperaba que no hubiera
sufrido graves daños.
Bajé el telescopio analizando la situación.
—Bien, allí...

453
En ese momento, el antiguo propietario del barco, que
ahora es marinero, se acercó indicándome luego de
arreglar mis asuntos.
—La salida debe hacerse alrededor de las 3 de la
madrugada. Es cuando los monstruos está menos activo
y las olas están más tranquilas.
Asentí en silencio. Entonces el hombre preguntó con
cuidado.
—Pero ¿qué tipo de persona iría..?. ¿Qué esperas
encontrar ese lugar tan peligroso?
Sus ojos miraron codiciosamente la ropa. Los pobres que
probaron el sabor del dinero eran peligrosos.
Por el resto del tiempo, pensé si debería contratar a un
guardia para este trabajo.

454
Podría conseguir un escolta adecuado, aunque la bolsa
estaba bajo el hechizo de no ser abierto a menos que fuera
por mi voluntad.
—¿No hubo un incidente hace unos meses donde se
hundió la isla de Soleil?
Ante mi pregunta, el hombre abrió mucho los ojos y
asintió.
—¡Oh, sí, sí! ¡La isla estaba bien pero en el momento que
desapareció, todos tuvimos en problemas!
—La isla fue utilizada originalmente por los seguidores
de Leila como un puente intermedio para cruzar de
Arkina a Tratan, pero mi amo los aniquiló.
Lo asusté con una mirada severa.
—Ani, ani ... ¿aniquilados?

455
Podía sentir que no solo ese hombre sino también los
marineros que me escucharon estaban temblando.
Fue realmente vergonzoso pronunciar esto, pero no pude
hacer mucho para presionar el botón correcto.
—Bueno, entonces voy a las Islas Arkina...
Agrego mientras asiento fuertemente.
—Ten en cuenta. Mi maestro odia mucho a la gente
molesta.
—¡Sí, sí! ¡Haré todo lo posible para servirte!
Al mirar su rostro aterrorizado, afortunadamente, parecía
que había funcionado bien.
Durante el resto de mi tiempo, compré una máscara y un
abrigo con capucha por cualquier caso, pudiendo
cubrirme la cara correctamente.

456
Usé el dinero para alojarme en el último piso de la antigua
posada.
Quería usar el hotel completo como consejo Reynold,
pero era ridículo que hubiera uno en un pueblo sumergido
en la pobreza y lleno de ladrones.
La noche llegó rápido.
Salí al puerto a tiempo, usando la máscara y el abrigo.
*Ppuuuuu-.*
Con el sonido de la bocina de un barco anunciando su
partida, finalmente partí hacia las islas Arkina.
El mar nocturno estaba en calma.
Sentí un poco de náuseas debido al movimiento del
barco, pero era soportable.
El dinero es ciertamente útil.

457
Sola en la habitación del capitán, me senté y saque el
mapa mágico de la bolsa.
Este era el único camino que me quedaba para llegar a las
Islas Arkina, ya que los pergaminos mágicos de
movimiento no pudieron llevarme allí.
Desafortunadamente, este mapa mágico solo se puede
usar dentro del área señalada.
Lo recordé cuando usé el Mapa Mágico con el Príncipe
Heredero en la cueva.
—Debería haber un punto rojo en el mapa.
Esa era mi ubicación. Por eso compré todo el barco y fui
tan lejos como pude para acercarme al área.
—Oh, voy a tele transportarme de inmediato...
Mirando el mapa que aún no había reportado nada,
rápidamente lo cerré y murmuré nerviosamente.
458
El Modo difícil había terminado, pero este loco juego
nunca ha sido fácil.
Fue cuando.
*Kugugugug.*
Un rugido repentino y tremendos temblores sacudieron el
barco.
—¡Ahh!
Caí al suelo gritando.
—¡¿Qué-qué?!
Me levanté mi cara asustada.
—¡AHHHHH!
Un fuerte grito sonó desde fuera de la habitación.
—¡Mo-mo-mon! ¡El monstruo ha aparecido!
—¡Emergencia! ¡Emergencia! ¡Dale la vuelta al barco,
VAMOS!
459
Al oír el ruido repentino, me levanté, empaqué mi
equipaje y traté de salir por la puerta.
*Chwaaaag!*
Pero, tan pronto como la abrí, un enorme tentáculo de
pulpo cayó ante mis ojos.
—¡Oh, esto está mal!
Grité y salté hacia atrás sorprendida.
*Cheol-bak, bla-!*
Apenas me moví con mis piernas temblorosas.
Tan pronto como fui lo suficientemente fuerte, me las
arreglé para saltar hacia la cubierta.
El lugar ya estaba hecho un desastre.
Un pulpo gigante que solo había visto en películas se
envolvió alrededor del barco usando sus tentáculos.

460
La nueva ola se elevó fuerte esparciendo el agua de mar
como una fuerte lluvia.
—¡Kraken, Kraken, awha -!
Un marinero gritó cuando fue atrapado por la pierna y
rápidamente fue arrastrado por unos de los tentáculos.
Al mismo tiempo.

<SISTEMA>
¡Se ha producido una misión inesperada! ¡Ha
aparecido un monstruo gigante hambriento!
¿Destruirás al [Kraken] invocando hechizos mágicos?
(Recompensa: Vida)
[Aceptar / Rechazar]

—Este loco juego... 461


Me reí histéricamente en vano al ver una ventana
cuadrada que apareció ante mí.
¡¿Maldita sea, la recompensa es la vida?!
Estaba mirando fijamente las letras blancas porque estaba
abrumada.
—¡Capitán! ¡Haga algo, ayúdeme! ¡Elimine al monstruo,
por favor!
El antiguo propietario del barco me gritó, mientras
bloqueaba desesperadamente el tentáculo volador con un
barril de licor.
Irónicamente, lo que dije para asustarlo ahora era cierto.
En ese momento, el lado cercano a mí se oscureció.
*chwaaaag-!*
Un tentáculo de pulpo gigante venía sobre mí, rociando
agua.
462
Como una criatura viviente, se balanceaban y se retorcía.
La parte de atrás de mi cuello se puso rígida y sentí la piel
de gallina por todo el cuerpo.

<SISTEMA>
¡Usa magia para cortar todos sus tentáculos!
(Hechizo mágico: Fire Prashon, Wind Prashon)

~ ¡COMIENZO! ~

'(0/8)'
—¡Odio a los moluscos!
Terminé chillando y gritando.
—¡Fire Prashon!
*hwaleuleuleug-!* 463
Uno de los tentáculos del pulpo que se acercaba estalló en
llamas en un incendio instantáneo.
*¡Koueoeoeogu!*
Si fue doloroso porque soltó un grito monstruoso al ser
quemado, cayó rápidamente al suelo.
La bestia quemada se retorcía frenéticamente.
—¡Ahh!
Salí de la espantosa escena a toda prisa con un gemido.
Y miré apresuradamente hacia el indicador.
'(0/8)'
Sin embargo, el número no cambió a pesar del ataque.
¿Qué es eso? Usé la magia, ¿por qué?
Sin embargo, no hubo tiempo para dudar.
—¡Ay, señor, capitán! ¡Por favor, sálveme!
Otro tentáculo arrastraba al antiguo dueño.
464
Grité a toda prisa.
—¡Wind Prashon!
*hwiiiing-!*
La magia que usé por primera vez cortó el tentáculo con
una ráfaga de viento.
Afortunadamente, el hombre aterrizó bien en cubierta.
Oh, ¿es un ataque bastante bueno?
*¡Koueoeoeogu!*
El monstruo gritó atacado y se contoneó. Gracias a él, el
barco se sacudió violentamente.
Fue cuando miré al aire mientras luchaba con el mástil.
'(0/8)'
Curiosamente, los números todavía no aumentaban.
Pensé que podría resolverlo como con los monstruos
lagartos de la última vez.
465
Seguí atacando desesperadamente.
—¡Fire Prashon! ¡Wind Prashon! ¡Fire Prashon! ¡Wind
Prashon!
En un instante, los cuatros tentáculos del monstruo
quedaron cortadas y quemadas. En total seis tentáculos
habían desaparecido.
—¡Buen tiro, Capitán!
Los marineros supervivientes agrupados juntos en una
esquina del barco y me animaron.
El monstruo disminuyó la velocidad y el temblor
gradualmente.
Y los vítores también fueron muy breves.
'(0/14)'
Los números que flota en el aire han cambiado. Con
progresión geométrica.
466
—....¿Qué?
Ese momento.
*Tsuthat, Tzuzuthat, Puzthat-*
Con un sonido de traqueteo, surgió de los tentáculos
cortados.
Todos miramos la escena sin comprender.
Las piernas del monstruo se dividieron en dos hebras y
rápidamente volvieron a la normalidad.
—Son-son dos ... un tentáculo cortada se convirtió en dos
más.
Tanto como con el doble de tiempo.
—Loco ...
Al ver la escena, estaba literalmente en un estado de
‘colapso mental’.
Los ataques mágicos no funcionan.
467
Pero ni siquiera pude convocar antes un hechizo tantas
veces como lo hice ahora.
Podrían aumentar en tanto los vuelva a cortar.
De ocho a catorce tentáculos comenzaron a bailar en el
aire.
Poco después, dejaron de moverse, los tentáculos salieron
al unísono y comenzaron a aproximarse hacia los
marineros.
—¡Fire Pras...!
No había otra forma.
Tan pronto como estaba a punto de volver a gritar el
hechizo, había un tentáculo que se diría hacia mí y cerré
los ojos con miedo.
—¡Ahhh!
—¡Princesa!
468
Una voz familiar me despertó.
Y en el momento de abrirlos.
En el espacio oscuro, la luz dorada se derramó como
lluvia.
*Stepuck—!*
El tentáculo que parecía haber cortado con una espada,
cayó al suelo sacudiéndose.
—¿Qué estás mirando? ¡Usa el fuego donde acabo de
cortarlo! ¡Rápido!
Me gritó el Príncipe Heredero al verme estando en shock.

469
~Capítulo 195~

La repentina aparición de Callisto me dejó aturdida por


un momento.
Pero, su grito me despertó en el instante.
—¡Fi-fire Prashon!
Olvidé la vergüenza y ataqué rápidamente el tentáculo
rebanado.
*Ssshhhh—.*
La parte cortada estalló en llamas antes de que pudiera
crecer.
'(14/2)'
¡Lo hice!
El número flotando en el aire se elevó.
*¡keuweeeeeg-!*
470
¿Funcionó? El monstruo saltó enojado aún más que
antes.
Los tentáculos saltaron a golpes rápidos, por ello el barco
se rompió y se inclinó hacia un lado.
Muchas cosas fueron rodando y cayeron hacia el mar.
—¡Ahhh-!
Un marinero que fue golpeado por un barril de madera
cayó al mar en un abrir y cerrar de ojos.
—¡Uh, uh ...!
Fue cuando yo también tropecé y comencé a caer.
—¡Princesa!
Y, él me sostuvo.
Con un brazo en mi cintura, subió rápidamente a la
cabina para evitar los objetos que caían.

471
El Príncipe Heredero, saltó al techo y llegó a la parte de
atrás. Pudo cortar los inquietante y grandes tentáculos del
pulpo que habían envuelto el barco.
Mientras tanto, me sentí como un equipaje. Todo giraba
ante mis ojos.
—¡Oh, por favor, bájame!
—¡Grita tus hechizos como lo hiciste antes!
—¡Fire Prashon!
Después de invocar el hechizo, el monstruo se encendió
con el fuego.
*¡Courchan, Kuooh Oh!*
Con el gemido del monstruo derrotado, la nave que hasta
ese momento se encontraba inclinada volvió a un estado
horizontal.
—Buen trabajo.
472
Solo entonces, el Príncipe Heredero me dejó pisar al
suelo.
Sostuve mi cabeza que se encontraba dando vueltas y
miré cuidadosamente la parte cortada de la bestia en
llamas.
Después de cortar más tentáculos, esos no le volvieron a
crecer.
Oh, la misión.
Una vez que tuve una idea de cómo lidiar con eso,
inmediatamente comencé a memorizar hechizos
mágicos.
—¡Wind Prashon! ¡Fire Prashon! ¡Wind Prashon! ¡Fire
Prashon!
'(14/7)'
El número subió en un instante.
473
Podía sentir a Callisto mirándome como si estuviera
avergonzado porque rápidamente recuperé el sentido y
luché sin ayuda.
*¡Kweeek!*
Pero de inmediato fui descuidada, y otra parte nos
golpeó.
—Tch.
Como si el Príncipe Heredero no estuviera satisfecho,
chasqueo la lengua y lo cortó con la espada.
—¡Fire Prashon!
Algunos marineros sobrevivientes empezaron ayudar,
corrieron con las antorchas y quemaron las partes
cortadas.
—¡Wind Prashon! ¡Fire Pishon!

474
Unos minutos después de los últimos hechizos lanzados.
Terminando la misión.
'(14/14)'
—kuuuuuu-.
Por fin, el pulpo se soltó del barco.

<SISTEMA>
¡Una misión repentina
[Eliminación del Kraken Hambriento]
~¡Misión Completa!~

Finalmente, apareció una ventana de búsqueda para


informar el final.
—Ahhh...
Me tambaleé con un suspiro de alivio.
475
El alboroto del monstruo hizo que me empapara todo el
cuerpo con agua de mar.
Temblé porque el interior de la túnica y la máscara
estaban mojados.
Fruncí el ceño.
El cuerpo de Penélope era más pequeña que mi cuerpo
original, me sentí incómoda, quería desabrochar el
brazalete mágico y retirar la máscara de mi rostro.
Me encontraba en un estado de inutilidad mientras
trataba con un monstruo.
Respirando con dificultad, estaba pensando en quitarme
el abrigo para poder respirar aire fresco.
De repente, se escuchó una voz fría como el hielo.
—Penélope Eckart.
Cierto.
476
Solo entonces, me di cuenta de lo que había olvidado.
El hecho de que el Príncipe loco haya venido a por mí
hasta aquí.
Lentamente levanté la cabeza, él, se encontraba
empapado también por el agua de mar, se acercó a mí con
ambos ojos rojos brillando con intensidad.
Ciertamente no le hice nada malo, pero cuando vi su
expresión, sentí que una criminal.
Pero ¿cómo apareció aquí? Estamos en medio del océano.
Tartamudeé porque estaba muy sorprendida por su
repentina aparición.
—Bueno, sabía que estabas en el Norte por la rebelión,
pero ¿qué diablos está haciendo aquí ...?
—¿Importa ahora la rebelión?

477
El Príncipe Heredero, que vino ante mí en un instante,
me agarró por los hombros con una mirada de irritación.
—¡Es peligroso venir aquí sola! ¿Y a quién querías ver?
—E-eso… Su Alteza.
—Cuando me enteré de que habías desaparecido de la
casa del Duque, corrí hacia la capital como un loco y
hasta golpeé al mago del Palacio Imperial.
—...
—¡Pensé que estabas con ese espíritu maligno, y en el
momento en que vi su rostro! ... ¡Yo hice..!
Su rostro, estaba horriblemente distorsionado. Se veía tan
feroz que podía matarme en cualquier momento.
—¿Por qué… eres tan cruel?
Cuando ya no podía hablar e inclinó la cabeza lentamente
hasta tocarme.
478
Era extraño porque al usar máscara no transmitía calidez.
—Ojalá hubiera enfermado el día de la mayoría de edad,
¿por qué me estás volviendo tan loco?
Susurró cansado.
Era la primera vez que escucho su voz así a diferencia a
su habitual tono arrogante y llena de burlas.
No sabía por qué estaba haciendo esto. ¿No me dijo que
no me amaba?
Sin embargo, hizo... que me doliera tanto el corazón que
no pude respirar.
Callisto, que había estado respirando con dificultad
durante mucho tiempo, pronto chasqueó la lengua y
levantó la cabeza.
—Tch. ¿Qué demonios es esta ridícula máscara?

479
No le gustó la barrera entre ellos y me quitó la máscara
con un toque irritante.
La capucha de la túnica, empapada en agua de mar,
también fue despojada por sus manos.
El aire fresco llegó a su cara, respirando más tranquila.
Me sorprendió su repentina aparición y pudo
reconocerme de inmediato con una máscara puesta.
—...¿Cómo supiste que era yo?
—¿Cómo no reconocerte?
Callisto se rió sin rodeos ante la pregunta sin sentido.
—Si está relacionado contigo, ya sea en la sala de
conferencias, en el campo de batalla, donde quieras que
estés, vendré corriendo a ti.
Levantó las manos sosteniendo mis hombros y limpió el
agua de mi rostro.
480
Y entonces, llegó el calor.
Mi corazón latía como loco. Mis ojos de repente se
volvieron borrosos y él me preguntó.
—¿Estás... herida?
Me preguntó, quien en silencio limpió el agua con sus
propias manos.
—No. Su Alteza...
Tan pronto como estaba a punto de preguntarle si estaba
herido, de repente un amargo aroma a sangre golpeó la
punta de mi nariz.
Volviendo mis ojos hacia él, vi un vendaje envuelto en su
mano derecha.
Había sangre que se derramaba por la brecha de su
vendaje.
—¡Esta herido!
481
Agarré su muñeca y grité.
—No fue por pelear con ese monstruo.
—¿Te di los gemelos para que lo usaras como decoración?
—No voy a usarlos porque es un desperdicio.
—¿Cómo...?
Cuando perdí las palabras, él sonrió y volvió a
fanfarronear.
—No hay nada de qué preocuparse, Princesa. Sanaré
pronto en poco tiempo.
—¿Qué tipo de dolor disfrutas? No bromees con todo.
¡Por qué no le prestaste más atención ...!
Fue el momento en que me estremecí y me enojé con el
tipo que seguía diciendo tonterías.
Un rostro feroz fue arrastrado.
¡Ugh!
482
Cuando recobré el sentido con un gemido bajo, estaba
siendo sostenida firmemente en los brazos del Príncipe
Heredero.
—Se siente bien escuchar algo tan bonito después de
tanto tiempo.
Dijo, levantando su barbilla por encima de mi cabeza.
Después de un momento de nerviosismo, luché por salir
de su agarre, dándome cuenta de lo que era.
—¡No, que...! ¡Déjame ir!
—¿Ahora conoces mis sentimientos, Princesa?
—¿Cómo sé los sentimientos de Su Alteza? ¡No lo sé! Así
que déjeme ir...
—No vuelvas a hacer eso.
Cuando susurró profundamente enterrando su rostro en
mi cabello, me quedé atónita y me detuve.
483
—Ahora lo entiendo. Eso es lo que quieres.
—...
—Lo que sea que desees. Haré que todo suceda, ya sea
que renuncies a esta puta posición que te derrotó.
—...
—Así que... No vuelvas a hacer eso delante de mí,
Penélope Eckart.
En ese momento, las palabras de Emily que había
olvidado de repente me vinieron a la mente.
[—Su Alteza no se apartado de tu lado ni un segundo desde que
colapsaste.
—Todas las noches, Su Alteza tomaba tu mano y veía lo
desesperado que te rogaba que no murieras.]
Si hubiera escuchado esto antes del final del Modo difícil,
¿habría cambiado algo?
484
Fue un pensamiento inútil.
Ya es tarde…
Pensando, traté de aparté de él pero no fue posible
lograrlo.
Mis brazos, manos y todo el cuerpo estaban agarrados
con tanta fuerza que no podía respirar.
Pensé que entendía un poco sobre lo aliviado que estaba
ahora.
Me quedé allí sin empujarlo ni mirarlo.
*¡keu, keuheum!*
Fue cuando.
—Oye, oye, Capitán, eso …
Alguien me llamó cerca.
¿Eh?
El tipo miró a la pareja que fueron atrapados en escena.
485
—¡Aahh!
Grité y le di un puñetazo en el pecho al Príncipe
Heredero.
—¡Uf!
Él se alejó tambaleándose con un gemido.
Con sus ojos redondos, los marineros supervivientes
vieron nuestra situación.
Froté mi cara llena de agua, luego me di la vuelta y
pregunté.
—¿Qué?
Le pregunté ferozmente, el dueño del barco que me llamó
respondió con mirada de sorpresa.
—¡Oh, hemos llegado cerca de las islas Arkina!
—¿Eh?

486
Giré mi mirada a lo largo de su mano apuntando hacia
adelante.
Vi una isla realmente grande a poca distancia del pulpo
derrotado.
—¿Estamos aquí? ¿Echamos un vistazo, Princesa?
Preguntó el Príncipe Heredero, inclinándose
torcidamente en el mástil y mirando algo.
—¿Cómo sabes a dónde voy?
Saqué el antiguo mapa de Balta de mi bolso con frialdad.
Fue solo un momento cuando lo abrí.
—¿No vas a las islas Arkina?
El Príncipe Heredero se me acercó con una sonrisa
maliciosa.
Eché un vistazo a la hoja de papel que él sostenía y lo
miré.
487
¿Eh ...?
La realidad me golpeó.
—Esto es…
Dos mapas idénticos y un punto rojo que apareció en el
mismo lugar.
Ahora que lo pienso ... Me perseguiste en Soleil la última vez.
Hubo una leve sensación de dejavú.
Le pregunté con los ojos ligeramente abiertos.
—¿Qué es?
—¿Qué?
—¿Por qué aparece mi ubicación en tu mapa?
—Esta no es tu ubicación, es mi ubicación...
Fue una pregunta que hice sin darme cuenta.

488
Sin embargo, el Príncipe Heredero pareció reconocer mi
expresión, que ya habían sido confirmados como duda,
con una sola mirada.
—Es una réplica.
—¿Qué?
—Una réplica del mapa que te reconoció como
propietario.
—E-entonces la última vez...
De repente, me di cuenta la forma que cada vez me
perseguía como un fantasma.
El Príncipe Heredero presentó una excusa apresurada
ante mí, mientras yo respiraba con dificultad.
—No me malinterpretes, Princesa. El error que ocurrió al
grabar y el mapa te reconoce a ti como única dueña, no
fue propósito...
489
—Tú… acosador pervertido.
¡Huh!
Luego giré mi cabeza y el Príncipe Heredero dijo algo
estúpido de nuevo.
—Oh eh, soy tu amante acosador.
—¿Amante? ¿De quién estás hablando?
—¿Quién, dices? Tú y yo, somos nosotros dos.
—Creo que estás sufriendo de delirios graves. Tienes que
volver al Palacio para ver al médico ahora mismo...
*Tch-.*
Entonces, una repentina oleada tocó mis labios y se alejó.
—Tienes una boca diciendo sólo lo incorrecto.
El Príncipe Heredero parloteó ante mis narices con rostro
amargado.

490
Yo, que no había podido entender lo que acababa de
pasar, inmediatamente me tapé la boca y me alejé de él.
—Tú.. loco, ¡hey! ¡Qué...!
—Oye, ¿qué quieres decir? Como heredero de familia real
me desilusiona escuchar eso, Princesa.
Incluso ante reclamo, el Príncipe Heredero giró
alegremente.
Los labios que estaban cubiertos con mis manos se
sintieron quemados por el fuego.

491
~Capítulo 196~

Mi rostro ardió y se puso roja.


Lo miré fijamente con mi mano cubriendo mis labios,
tratando de no quedar atrapada.
Dijiste que no estabas enamorado. Dijiste que querías tener una
relación sin ataduras. ¿Qué sucede contigo?
Ese tipo está haciendo que mi corazón lata fuerte.
Sin embargo, Callisto, que estaba de pie mirándome, su
rostro sonriente era tan brillante de manera muy cálida.
Mi corazón seguía latiendo con más fuerza.
Terminé quitándome el abrigo nerviosamente mojada, la
máscara ya no lo tenía conmigo.
Debido a que era pesado y húmedo, era probable que
perturbara la carretera.
492
Luego busqué en la bolsa que llevaba. En el interior de
ello, el resto de la cosas estaban intactos.
Saqué un bolsillo de oro y se lo entregué al verdadero
capitán que nos miraba de manera extraña.
—Hiciste un buen trabajo. Regresa y arregla tu nave y
úsala para curar a los heridos.
El hombre abrió mucho los ojos y me estrechó la mano.
—¡Oh, no! ¡No podría! Ha-has salvado nuestras vidas,
Capitán. ¿Cómo puedo ...?
—Algunas personas están muertas, creo que puede servir
como compensación a sus familias.
—....¡Gracias, Gracias!
El hombre no se negó y lo aceptó.
Volviéndome de nuevo hacia las islas Arkina, extendí el
mapa mágico ante mí.
493
¿A dónde debería ir?
En el mapa, había un punto rojo en el borde de la isla, en
la cima de la colina, pero no conocía la geografía, así que
no sabía a dónde ir.
Recordé la última vez intenté tocarlo con mi dedo, el
mapa como si se tratara de una tableta, se amplió el área
directamente.
Sin embargo, cuanto más revisaba dentro de la isla, más
extraño se volvía.
¿Qué es.?
La única isla que parecía tener un gran secreto escondido
era de arena, sin importar cuánto mirara a mi alrededor.
Pensé que los seguidores de Leila estarían en todas partes ...
Era un desierto desolado, no importaba cómo lo mirara.
Fue cuando.
494
—El templo de Leila probablemente esté justo en el
medio de la isla.
El Príncipe Heredero, que me estaba mirando desde un
lado, de repente señaló con el dedo el centro del mapa.
La parte se amplió de inmediato. Pero las únicas dunas
de arena eran las mismas.
—¿Cómo lo sabes?
—Cuando estaba planeando una operación militar,
exploré con los magos una y otra vez.
Añadió.
—Solo he revisado la superficie, no estoy seguro, porque
la barrera es muy fuerte. Aun así, si quieres tomar la
menor dificultad posible, será mejor que tomes en cuenta
el área central.
—...
495
—Porque es un páramo donde no existe una sola brizna
de hierba. Cuando empiezas a vagar, no hay fin.
Sus palabras tenían sentido.
No importa cuántos mapas mágicos tenga, no puede
vagar como una aguja en un desierto espacioso.
Era hora de mirar de reojo a Callisto, quien me brindó
una ayuda inesperada.
De repente, mis ojos fueron cegados por la luz.

<SISTEMA>
Si quieres usar el Mapa Mágico Antiguo, grita el
iniciador, señalando hacia dónde moverte en el mapa.
(Idioma de inicio: Yala Bula Artino)

¿Eso tengo que pronunciar?


496
Fruncí el ceño ante el extraño mensaje entrante.
—¿Conoces la manera de llegar? Entonces, adelante.
El Príncipe Heredero todavía hablaba vagamente,
señalando en el mapa.
Había tenido una nueva idea.
—... ¿Vienes conmigo?
—Bueno, he venido hasta aquí por alguien. ¿Deberíamos
regresar después de cortar los tentáculos del pulpo?
Preguntó de vuelta con los ojos deslumbrantes.
—Esto no es nada. Tienes que volver y detener a los
rebeldes ...
—Si un país no puede detener a un solo rebelde sin mí,
sería mejor que se destruyera.
—Su Alteza.

497
—Esto es más importante para mí. ¿O acaso necesito tu
permiso para ir a las islas Arkina?
Dijo arrogantemente con su mirada feroz.
De hecho, era cierto.
Cualquiera que fuera el propósito, el Príncipe Heredero,
lo que iba a hacer, y yo no lo iba a detener.
—¿No quieres que vaya conmigo?
Simplemente mantuve la boca cerrada porque tenía
confianza en mí misma, pero él agregó apresuradamente,
eclipsando lo que acaba de decir.
—Entonces, ve tú sola. Yo también tengo una copia del
mapa, así que me ocuparé de eso.
Su rostro, mirándome de nuevo, estaba cubierto de
nerviosismo.
Como un niño que no quería que lo abandonarán.
498
—No conoces el hechizo para llegar.
—Mierda…
Cuando señalé con calma su error, se levantó el flequillo
con brusquedad y abrió la boca con calma.
Y entonces.
—Llévame contigo.
Aunque estaba en una posición de solicitud, no parecía
un hombre pidiendo un favor en absoluto de una manera
digna.
Sin embargo, pude ver el final de su oreja, que estaba rojo
al final.
—¿Te estas riendo?
Volvió a arder los ojos.
Fingí no reírme un poco y escupí una frase con una loca
pronunciación.
499
—Yala Bula Artino.

<SISTEMA>
¿Quieres usar el [Desplazamiento de mapa de mago
antiguo] una vez para moverte a tu área?
[Sí/No]

Cuando presioné [Sí.] Sin dudarlo, mis ojos se quedaron


en blanco.
Al abrir los párpados estábamos en medio del desierto,
donde el sol brillaba alto.
Como si estuviera atrapada en medio de vapor, un viento
caliente y abrasador me golpeó la cara.
Para cuando el Príncipe Heredero levantó la cabeza
frunciendo el ceño reflexivamente.
500
—Ahí...
A través de la bruma que se elevaba sobre el distante faro
de arena, el edificio era apenas visible.
Las palabras del Príncipe Heredero eran ciertas. Me sentí
aliviada al pensar que tenía menos problemas.
*Pum.*
Algo cayó sobre mi cabeza.
—Uh, uh...
—El sol está caliente.
En medio de mi desconcierto, el Príncipe Heredero me
envolvió en silencio alrededor de mi cabeza y rostro.
Era su capa roja.
Solo su hermoso rostro alargado quedó expuesto bajo el
sol abrasador.
—Pero ¿Qué hay de ti?
501
Pregunté vacilante.
Entonces, respondió con burla y sonrisa.
—De todos modos, creo que Princesa necesita pensar
más en ratones que en los gatos.
—Pero...
—¿No creo que hayas estado antes en un desierto como
este durante una guerra?
El edificio en medio del desierto no estaba tan lejos, pero
el sol ardiente todavía estaba pesado.
No, me sentí extraña por sus acciones que me priorizaban
Si supiera que esto sucedería, hubiera traído la túnica.
Cuando me deprimió mi breve juicio, el Príncipe
Heredero me animó.
—Deja de pensar. Los desiertos tienen días cortos.

502
Entonces, comenzamos a caminar hacia el lugar. El viaje
era corto.
Llegamos a la cima de la última duna con el templo justo
frente a mí.
Aunque no caminé mucho, mi cuerpo estaba cubierto de
sudor y me se sentía cansada.
—Espera un minuto…
Jadeé superficialmente mientras me arrodillaba.
Sería divertido hacer esto con el destino a la vuelta de la
esquina, pero no pude ver nada cuando estaba sin aliento.
Callisto me esperó en silencio, sin prisa.
Un rato después, cuando estaba estabilicé mi respiración,
pronuncié palabras que me habían estado haciendo
cosquillas en la lengua todo el tiempo.
—¿Por qué no me preguntas nada?
503
—¿Qué?
—Sobre... esto y aquello.
Sabía que, debido a su naturaleza, el Príncipe Heredero
seguramente me aniquilaría con preguntas: Porqué el
veneno, cuál es la razón por la que estoy aquí, cuál es mi
relación con el Marqués...
Sus ojos rojos no pedían nada, me sentí como en una
llanura arenosa.
—Si has estado en la capital, has escuchado las noticias
sobre mí.
—Oh. ¿Te refieres a la Falsa Princesa golpeó a la
Verdadera Princesa en el Ducado y se escapó de casa?
—¿Qué, qué?
—Los ojos del Joven Duque están rojos y te está
buscando.
504
Dijo, naturalmente y frunció el ceño.
Un tipo repugnante. ¿Qué quieres de mí después de toda esa
humillación?
Para cuando me había cansado.
—No te preocupes y haz lo que quieras hacer. Si quieres
atrapar a un demonio, atraparé a Leila, y si quieres
matarla, la mataré.
—....
—Déjame quedarme a tu lado.
Así respondió. Dudé y lo miré.
—No sé por qué Su Alteza está haciendo esto.
Incluso a plena luz del día, su barra de color rojo emitía
su propio color.
En la ceremonia de mayoría de edad, pensé que había
predicho todas las posibilidades emocionales.
505
El Modo difícil había terminado, y ahora todo lo que me
quedaba era la historia del modo normal para el viaje
posterior.
Por qué eres...
—No tienes que saberlo.
El Príncipe Heredero distorsionó su rostro.
—Eres tal cual. No tienes que saberlo. Eso ya no
importante.
—....
—Al final, sin ninguna ayuda, saliste del Ducado por tu
cuenta.
No sé cómo lo supo, pero lo hizo bien.
En un momento, pensé que uno de los protagonistas
masculinos me salvaría y consideré las cifras de interés
como un indicador absoluto de mi escape.
506
Y ahora tanto el interés como las formas de escapar
habían desaparecido.
—Lo que me importaba ahora...
...¿Qué es lo importante ahora?
De alguna manera me volví loca con esa idea.
—Lo importante es que lo que estás tratando de hacer es
lo que yo también estoy tratando de hacer.
Callisto dijo claramente sus intenciones.
—¿Sabes lo que quiero hacer?
—Lo que sea. ¿Estás tratando de despertar a todos los
muertos de Leila y conquistar el mundo?
Preguntó de vuelta a su manera juguetona. Entonces, lo
miré desconcertada.
—Eres el Príncipe Heredero de este Imperio…

507
Yo fui la razón decisiva para rechazar su oferta, juzgando
que no podíamos.
—Querías ser un Emperador perfecto.
—No sé si sea así.
Se encogió de hombros y respondió a la ligera.
—Como soy el Príncipe Heredero, puedo aceptarlo. No
es tan malo que ocupe el Imperio y me convierta en
Emperador.
—No estoy bromeando...
—¿No puedes quedarte a mi lado?
Me interrumpió y preguntó. La misma expresión
nerviosa que vi en el barco antes.
Su rostro, que siempre había estado lleno de confianza,
de repente se había vuelto desesperado.
A Callisto no le lavaron el cerebro.
508
Asentí lentamente como respuesta.
Era un permiso.
Y entonces el hombre recuperó la compostura y se rió.
Pensando que mi corazón se había detenido, comenzó a
latir de nuevo.

509
~Capítulo 197~

Finalmente, llegamos frente al enorme edificio.


—¿Es... un templo?
Era demasiado para ser llamado templo.
El edificio era de color gris oscuro, sin ventanas y de
forma cuadrada, se veía como una prisión de hormigas.
—Así es como lo llaman.
Respondió el Príncipe Heredero, encogiéndose de
hombros.
—Vamos.
Él primero subió las escaleras y me tendió la mano.
Pude observar cuatro agujeros cuadrados detrás de él. Era
la entrada.

510
Mirando dentro de la oscuridad, ni siquiera tenía una
puerta, me sentí un poco aterrorizada.
Dudé por un momento y pronto tomé su mano. Él apretó
mi mano y fácilmente me jaló hacia delante. Después de
eso, entramos al edificio.
No mucho después de caminar por el estrecho pasillo,
había una escalera de piedra que conducía al subterráneo.
—A estos tipos les gustan mucho los sótanos.
Era una tumba misteriosa que parecía el escondite de un
grupo de malvados, considerando el hecho de que se
construyó un altar en las profundidades de la isla de
Soleil.
—Ten cuidado.
*Surneung-.*

511
Callisto, que había sacado la espada, habló en voz baja y
se adelantó.
Lo seguí en silencio.
Las escaleras era lo suficientemente estrechas para que
entrara una persona, el espacio se reducía gradualmente
a medida que bajábamos.
El interior no era tan oscuro como pensé.
Porque había muchas lámparas colgadas por todas partes.
Lo más extraño, era que no había trampas que impidiera
la invasión de forasteros.
Pensé que nos encontraríamos con muchas criaturas
malvadas o los seguidores de Leila.
Bueno, nadie puede venir aquí, así que no tienen que tender
trampas.

512
La enorme isla desierta se construyó en el medio de la
nada.
También usaría el mapa mágico, pero podría haber
quedado atrapada en el desierto.
En el trayecto no apareció nada, sólo subimos y bajamos
las escaleras.
Finalmente, la escalera aparentemente interminable,
terminó con una vasta extensión de espacio.
—Esto...
Nos detuvimos al pie de las escaleras restantes.
Había una montaña de monedas de oro, joyas y tesoros
que brillaban a la luz.
Y los cientos y miles de huesos que salen de estos
elementos y los rellenan.
—Ahh.
513
Di un paso atrás, conteniendo la respiración ante la vista
que se reveló. Eran huesos humanos.
—Seguidores de Leila. ¿Secuestraron a la gente, los
torturaron y escondieron los cuerpos aquí? Hay muchas
cosas sucias.
El Príncipe Heredero frunció el ceño con dureza, tal vez
por los numerosos restos de huesos.
—No.
—¿Qué?
—Aquí, es la tumba de la antigua Leila.
—¿La tumba...?
Callisto preguntó como si estuviera diciendo tonterías,
pero no respondí más.
Sus palabras me marearon cuando vi tantos huesos
tirados, parecían haber sido sacrificados.
514
Pensé que la tumba simbolizaba algo, pero no tenía idea
que daría con la tumba real como una misión.
Juego loco.
Miré alrededor del interior de la tumba, pronto encontré
lo que buscaba en la parte más lejana.
—El espejo.
Era mucho más grande de lo que vi en el escondite secreto
de Vuinter.
Ocupaba un lado de este enorme espacio.
Debido a que el objeto está oxidado y desteñido durante
tanto tiempo, se habría confundido con una pared si no
conocieras su forma de antemano.
Bajé corriendo las escaleras restantes sin dudarlo.
—¡Princesa!

515
Callisto me llamó con asombro. Pero lo ignoré y caminé
sin miedo de tropezarme con mis pies.
El espejo que vi en mis sueños.
Mi reflejo en el espejo.
Una curiosa sensación de ansiedad me invadió.
Tal vez, ¿es una pista importante para regresar al mundo
original?
Rápidamente, se escuchó el sonido de las joyas y los
restos siendo pisoteados bajo mis pies, y no me importó.
Estaba a la vuelta de la esquina.
*keuleuleuleu-.*
Se escuchó un ruido espeluznante en alguna parte.
Cuando me detuve girando la cabeza, algo brilló en el
rincón oscuro y saliendo lentamente.

516
La cabeza tenía cuero con líneas punteadas, la apariencia
era similar al de las hienas. Los dientes anormalmente
largos y una lengua que se partiría en tres ramas.
Era un monstruo.
—¡Khung-!
El monstruo babeante pateó las monedas de oro y fue
corriendo hacia mí en un abrir y cerrar de ojos.
—Uh, uh …
La ventana de la misión no apareció. Me quedé helada
como una tonta.
*peoeog-kkaeaeng!*
—¡Cuidado!
El monstruo que corría hacia mí voló justamente a un
lado debido al golpe. Y cayó pesadamente al suelo.

517
El Príncipe Heredero, pateó al monstruo y lo presionó
fuerte con el pie.
—Es un poco diferente a los monstruos por los que hemos
pasado. Debe haber estado muerto de hambre durante
mucho tiempo.
Como dijo, el movimiento del monstruo era torpe e
impotente.
*Puwook-*
El Príncipe Heredero, cortó al animal fácilmente con su
espada, luego me miró, que aún estaba congelada, y
presionó con fuerza.
—No mires. ¿Por qué estás mirando esto?
Cuando estaba a punto de refutar lo que me dijo, ¿por qué
me haría eso?
*keuleuleuleu-.*
518
Se escuchó el gruñido de otra bestia.
El Príncipe Heredero chaspeó su lengua cuando observó
a otro monstruo arrastrándose lentamente.
—Es otro igual. Adelante. Me desharé de él y te seguiré
pronto.
Si fuera como la otra vez, lo ayudaría pero curiosamente,
la ventana no apareció.
Si estuviera aquí sola, tendría que lidiar con eso yo
misma.
Dejé ir mi enojo por el juego por un tiempo, estuve de
acuerdo con Callisto y entonces me di la vuelta.
—Gracias.
Ahora, frente al espejo de la verdad, era lo primero.
*peoeog, kaeeng-!*

519
Caminé con diligencia, dejando atrás a Callisto, quien
fácilmente los mataba.
—Khung-!
Y finalmente, llegué frente al viejo y enorme espejo.
¿Cuánto tiempo estuvo aquí?
El espejo parecía estar a punto de romperse. La gruesa
superficie polvorienta ni siquiera mostraba mi rostro.
¿Seguirá funcionando?
Levanté la mano y fui cuidadosamente quitando la
suciedad.
Cuando se limpió el polvo espeso, la superficie cubierta
se reveló un poco.
Como era de esperar, mi rostro se reflejó en él que apenas
estaba pegado porque estaba todo roto.
Fue cuando.
520
<SISTEMA>
~ Misión principal: Más allá de la verdad ~
[Encontrar el Espejo de la Verdad]
¡La misión tuvo éxito!

<SISTEMA>
Tiene derecho a saber [LA VERDAD] al haber llegado
a este punto.

La ventana blanca flotó sobre el artefacto nublado.

<SISTEMA>
¿Le gustaría conocer la historia oculta a través del
[Espejo de la Verdad]?
[Aceptar / Rechazar] 521
No quería leer detenidamente.
Sin embargo, parecía ser uno de los desarrollos esenciales
de la ruta oculta, por lo que no fue gran cosa.
Miré hacia atrás, justo antes de presionar [Aceptar].
El Príncipe estaba librando una batalla con su espada,
uno a uno con la bestia como un loco. Bueno, ¿quién se
preocupa por quién?
Me sentí aliviada y pronto volví a presionar [Aceptar].
En ese momento, la luz blanca se derramó como una
explosión en el espejo.
—Ugh.
Cubrí mis ojos reflexivamente con mis brazos.
—¡Princesa -!
Logré escuchar la voz de Callisto llamándome.
522
Al mismo tiempo, frente a mis ojos fueron cegados un
espacio blanco.
*thud. thud. thud.*
Volví a abrir los parpados por el fuerte sonido de un
tambor, me encontré atrapada en un lugar negro.
*thud. thud. thud.Quick bam-!*
El sonido de los tambores seguía a un ritmo solemne.
—¿Qué sucede?
Entré en pánico y miré a mi alrededor.
Era una música que había escuchado de alguna parte.
Si es...
—¿BGM?
Era la música de fondo del juego.
En ese momento, las letras blancas aparecieron
nuevamente al mirar por todas partes.
523
[Al principio, el continente tuvo un período de paz bajo el
gobierno del Dragón Dorado].

—Q-qué...
Estaba nerviosa y tartamudeaba, pero pronto descubrí de
qué se trataba esta escena.
Eran las escenas que solo saldrían en el prólogo del juego.
La descripción de la historia.

[El dragón empujó la oscuridad bajo tierra y la apretó bajo sus


alas. Los ojos del dragón hacen brillar el mundo de oro, y el
grano es abundante en la tierra.]

—¡Salta, salta!
524
Busqué reflexivamente el botón [Saltar], pero no pude
verlo, así que terminé gritando con toda la boca.

[.....]
[El dragón dorado, cuya vida útil se ha agotado, ha desaparecido
del mundo, dejando un colmillo para los humanos restantes.]

Luego, con una abreviatura de palabras por un momento,


el contenido realmente aburrido saltó.

[La oscuridad comenzó a brotar del suelo. Se llamaron a sí


mismos dioses y vinieron a la tierra después de establecer un país
llamado 'Balta' con el fin de masacrar humanos de una manera
brutal y cruel.]

525
[Pero un grupo de personas los detuvieron … ¡Los magos
antiguos!]

—Hugh...
Ahora, algo que sé está comenzando a aparecer.
Suspiré mitad aliviada y mitad molesta.

[Estalló una feroz guerra entre los antiguos magos y Leila.


Sin embargo, los seguidores de Leila que estaban quitando vidas
humanas eran cada vez más fuertes ...]

—¡Omitir! Omiten eso que lo sé.


Murmuré descontenta, y ahora aparece una abreviatura
frente nuevamente.

526
[... Para sobrevivir, Leila atacó el espejo. Después de un feroz
ataque, una esquina del El espejo de la Verdad cayó y se partió
en 15 pedazos.
Los magos restantes escondieron algunas de las piezas en la
tumba del Dragón Dorado para asegurar el futuro.]

527
~Capítulo 198~

—¡Salt …!
Traté de gritar reflexivamente, pero detuve todas las
demandas porque esa información era nueva para mí.
Cuando terminé de leer la narración, la escritura pasó
automáticamente.

[A pesar de tal arrebato, el Espejo de la Verdad se activó. Las


almas del clan Leila quedaron selladas en el espejo. Sin embargo,
había una Leila que no estaba sellada. La joven Leila, escondida
profundamente en el suelo, tragó lágrimas de sangre frente a los
cuerpos de sus hermanos caídos.]

—¡Ahhhhhhhh-!
528
Fue cuando.
En algún lugar, el sonido de alguien gritó se extendió con
fuerza.
El grito de una niña en mi cabeza hizo que mi cuerpo se
sacudiera.
—¿Qué?
Me sorprendí y levanté la cabeza.
En ese momento, se trazó una línea blanca directamente
debajo del texto blanco sobre el espacio negro donde no
había nada.
Era fácil de reconocer porque era una imagen monótona.
Los esqueletos se amontonaron en los pozos y Leila se
arrodilló ante ellos y derramó lágrimas.

529
[La joven Leila acumuló fuerzas para su venganza. A veces un
niño recién nacido, a veces una joven virgen, a veces un anciano
moribundo. Sin embargo, cuanto más robaba la vida de otros,
más perdía su verdadera naturaleza].

—Debo ir al Palacio Imperial y acabar con esto por


completo.

Una voz salió de alguna parte de nuevo. La escritura


había cambiado de nuevo.

[Después de recoger pedazos del espejo que se encontraban


dispersos, deslumbró a sus presas. Afortunadamente, la
maldición dejada por los hermanos se debilitó ante el poder de
los magos, por lo que no fue tan difícil lograrlo.]
530
Se cambió una imagen de líneas blancas debajo de la
letra.
La figura cónica de Leila grande como un sombrero, y
otra Leila que se encontraba estrangulado.
El agua goteaba por los pies de Leila cónica.
Era sangre.

[Viviendo durante mucho tiempo. Un día, la Joven Leila,


encontró un cuerpo apto para ir al Palacio Imperial. Esa Leila,
tomó el cuerpo y se convirtió en una hermosa dama].

Al momento siguiente, cuando leí el texto que surgió, me


sorprendí mucho.
La pintura, que no era más que Leila, comenzó a tornarse
más colorida y compleja, y terminó siendo...
531
—Yvonne...
El rostro de alguien tan claro como una imagen apareció
ante mis ojos.
Era Yvonne.

[Como una araña cazadora, palmeó y le lavó el cerebro a su presa


poco a poco.]

Como para mostrar la ilustración del juego, la sonrisa


bondadosa de Vuinter me atravesó.
La escritura cambió de nuevo.

[Con el tiempo, Yvonne, entró al Ducado con la ayuda de


Vuinter atrapado, llegando a conocer a Penélope, cuya sangre
fluye de un antiguo mago.]
532
—¿La sangre de un antiguo mago ...?
La imagen residual de dos mujeres me vino a la mente en
el espacio negro.
Éramos Yvonne y yo.
La escritura se movió rápidamente al siguiente capítulo
sin piedad por la información que nunca había conocido.

[Penélope desconfió instintivamente de Yvonne. Trató de


matarla, pero falló todas las veces debido a la maldición de ser
condenada al rechazo por la gente. A su vez, Yvonne se aprovechó
de la villana para hacerse cargo de la familia del Duque.
Ocasionando fácilmente la muerte de Penélope.]

533
La imagen residual de Penélope, que murió cruelmente
en prisión, se reflejó brevemente y desapareció.
Leí eso, sin aliento.

[Después de manipular a todas las personas en el Ducado, se


comprometió con el Príncipe Heredero y entró al Palacio.]

[Yvonne, quien se convirtió en un ser inmortal completa al final


de la misión de [el Colmillo del Dragón Dorado].

[Habiendo extorsionado la fuerza vitalidad del contenido de sus


corazones, usó un pedazo del espejo para abrir a sus hermanos y
completar su venganza.
Todos los seres vivos de la tierra cayeron presas de Leila.

534
Así que el mundo se destruyó y todos los magos que intentaron
detenerla fueron derrotados.

~Historia oculta en Modo normal~


El fin.]

Así terminó la historia. Con magnífica música estilo la


'Sinfonía n.° 03 de Beethoven', de fondo y desapareció los
textos.
—¿Qué... es este el final de la historia oculta?
La ventana blanca había desaparecido y solo quedó la
oscuridad. Me quedé mirando fijamente el espacio vacío
que había quedado atrás.
Y, ¿qué se supone que debo hacer?

535
Sabía desde hacía mucho tiempo que Yvonne tenía un
lado oscuro, a diferencia del escenario original.
No quise algo como esto ...
De repente, me enojé.
—¡¿Crees que he venido hasta aquí, en este infierno solo
para descubrir esto?!
Grité hacia el cielo vacío.
—¡No, no soy yo, yo ...!
Grité, pero pronto dejé de hablar.
¿Qué quiero?
La pregunta original permaneció en mi cabeza.
En realidad, no sabía lo que quería cuando llegué tan
lejos.
Lo único que sabía es que incluso si salgo del juego, todo
estará acabado.
536
Fue cuando.
*¡Bam, bam, baram-!*
El BGM, que se había encendido de inmediato, era lo
suficientemente fuerte como para reventarme los
tímpanos y comencé a gritar.
A diferencia de hace un momento, el ritmo era muy
rápido y feroz. Como si hubiéramos llegado a la cima de
la historia.
—¿Qué…?
*hwiiiig-!*
Hubo una ráfaga de viento en algún lugar junto con la
música.
En ese momento.

[¡Pero solo un mago sobrevivió al mundo después del catástrofe!]


537
La ventana blanca apareció de nuevo en el espacio
silencioso en la oscuridad.
Debajo había un hombre con traje de color púrpura.
—¿Vuinter...?
El rostro de ese hombre estaba cubierto por una tupida
barba.
Logré reconocerlo gracias a su áspero cabello plateado y
sus ojos azules oscuros.

[El mago se liberó del lavado de cerebro de Leila, llegó frente al


espejo y exprimió el último poder restante. Miró en el Espejo de
la Verdad y dio cuenta que Penélope fue la única que luchó
contra Leila. Entonces dedicó su vida a regresar al tiempo.]

538
Después de vagar por el desierto, finalmente encontró el
templo para mantener a Leila prisionera.

—Todo lo que pasó por mi necedad ... pagaré este terrible


pecado con mi alma.

De pie frente al [Espejo de la verdad], Vuinter derramó


lágrimas de pesar durante mucho tiempo.
Pronto se puso de pie y levantó su bastón, gritando un
hechizo desconocido.
Un destello blanco salió de sus ojos como un láser. La luz
pintó unas canicas de colores a su alrededor.
El cuerpo de Vuinter comenzó a arder vivo.

539
[El mundo quedó atrapado en la trampa del tiempo debido al
hechizo del mago. ¡La única forma de volver el tiempo era evitar
que Leila destruyera el mundo! Pero debido a la estupidez de
Penélope, el tiempo sigue repitiéndose.]

Penélope murió muchas veces en Modo difícil.


Si había algo diferente del juego, era solo que era tan
vívido como una imagen.
Distorsioné sombríamente mi rostro recordando la
muerte de Penélope en el sistema.
Esto representaba el [Reinicio] que tanto había deseado
al comienzo del juego.

[En el proceso de innumerables muertes, el alma de Penélope se


rompió hasta el final y desapareció como la niebla. Penélope ya
540
no regresó. El mundo se detuvo. El tiempo eternamente... hasta
que un pedacito del alma a reencarnado del otro mundo..]

*Bang, pam-!*
El BGM que fluía se detuvo después de alcanzar su punto
máximo.
Y.

[¡Esa eres tú!]

Me sorprendió el escenario del juego.


—Ja, jajajaja...
Me eché a reír de asombro.
Independientemente de mi reacción, la historia pasó a la
siguiente etapa.
541
[¡Nunca has muerto antes, y eres la verdadera heroína!
¡Sorprendentemente te levantaste de las cenizas para salvar al
mundo de las fuerzas del mal!]

Una nueva ventana flotó sobre mi cabeza.

<SISTEMA>
~ Misión principal: Ruta oculta en Modo difícil ~
[¿Quién es la verdadera villana?]
¿Le gustaría continuar con la misión?
(Recompensa: [Final Oculto],
[Colmillo del dragón dorado])
[Aceptar / Rechazar]

542
Eso fue lo más loco que he leído en todos los escenarios
del juego que he seguido hasta ahora.

543
~Capítulo 199~

—Jaja....
Me reí abatida ante la nueva misión principal y grité
groseramente.
—¡No me jodas.! ¿Por qué yo? ¿Por qué debería hacer esta
maldita misión?
¿Por qué sigo deambulando por el juego cuando terminó
el Modo difícil?
El no poder escapar me hizo rendirme hasta cierto punto
que pensé que me volvería loca.
Incluso si no podía salir de aquí, todo lo que quería era
detenerlo porque me causaba miedo a la muerte.
No quería sufrir el miedo a que el juego me matara.
Así que sólo quería salir del ciclo de la historia.
544
—Ya sea que el mundo esté destruido o no, ¿qué tiene
que ver conmigo? ¡Dáselo a Yvonne o a alguien más,
porque no lo necesito en absoluto!
Entonces, sucedió algo extraño.
Como si entendiera, nuevas letras blancas flotaban debajo
de la ventana de búsqueda.

<SISTEMA>
Una vez que hayas completado la misión principal, el
juego terminará con una recompensa. Puedes salvar la
vida de las personas con esa recompensa [Colmillo del
Dragón Dorado].

Pero, la respuesta del sistema no me consoló en absoluto.


—¿Por qué debería salvar la vida de otras personas?
545
Me estremecí por todos lados y grité maldiciendo al cruel
destino.
—Ya estoy muerta. Me han arrastrado a este maldito
lugar, he pasado por mucho, y ahora no tengo adónde ir.
¡¿Por qué iba a hacerlo?!
Las frustraciones y la desesperación con las que he estado
luchando han estallado.
Aún si no fuera por el lavado de cerebro de Yvonne, lo
adiviné desde el momento en que me vi dormida en mi
sueño después de beber veneno.
Quizás mi cuerpo real ya esté muerto.
Así que ya estaba muerta, desaparecida en la vida real, y
todo esto era una ilusión.
O ser llevada a este infierno y castigada.

546
De lo contrario, Penélope y mi situación serían similares.
¿No eso tan doloroso?
Y si este es el verdadero infierno, ¿qué hice mal? ¿Es un
pecado tan grande jugar toda la noche?
Sentí que todo esto era tan injusto, estaba harta como si
me ahorcaran mi cuello.
Pensé que lloraría indecorosamente a este ritmo, así que
me mordí los dientes para cerrar la barbilla.
Fue cuando.
Las letras blancas de la pantalla desaparecieron
lentamente y un video la reemplazó.
—Ah…
Escuché una voz familiar.
Y dejé de respirar un segundo.
—Ugh....
547
El interior de la ilustración se mostró la habitación de un
hospital.
Podía verme dormida en la cama usando un respirador
cubriendo mi cara.
—... Ah.
Nuevamente, se escuchó una voz familiar. Giré mi
cabeza.
Y junto a la cama donde estaba acostada, había alguien
con la cabeza agachada sosteniendo mi mano con fuerza,
abrí mucho los ojos.
—¿Cuánto tiempo vas a quedarte dormida así, idiota?
Era el segundo hijo de puta.
—....Todos estuvimos equivocados. Te ruego que me
perdones. Por favor, abre los ojos, ¿si?
Rogó con sinceridad, con la frente hundida en mi mano.
548
No entendía la escena frente a mí y no podía creerlo.
Luego, se abrió la puerta y alguien entró en la habitación.
—Hermano.
Apareció el primer hijo de puta. El segundo levantó la
cabeza y preguntó.
—¿Y nuestro Padre.?
—Esta mañana se fue a los Estados Unidos a toda prisa.
Allí hay un médico que ha realizado múltiples cirugías,
ha logrado extirpar un tumor de un paciente en coma. Es
posible que pronto lo traiga.
Después de decir eso, el primero quedó callado.
Hubo silencio en la habitación del hospital durante un
rato.
El segundo dijo en susurro.

549
—Hermano... supongo que nuestra hermana nos odia
mucho.
Aún no soltó mi mano.
—Jo-joder. La hija menor de una familia prestigiosa ...
está en coma a causa por el exceso de trabajo que le llevó
a tener cáncer de estómago.
Murmuró, revolvió su cabello salvajemente con la otra
mano libre.
¡¿Qué-?! ¡¿... estómago, cáncer de estómago?!
Me quedé estupefacta por esa revelación, debe ser una
mentira.
El segundo hijo siguió hablando angustiado.
—Lo lamento. ¿Por qué hice una cosa tan estúpida en la
escuela?

550
—Tú, yo y nuestro padre. Supongo que ocurrió porque
no pudimos entenderla.
El primer hijo respondió brevemente. Fue una respuesta
honesta.
—No dijo que lo haría, pero debería haberlo sabido
cuando fue a la universidad sola.
—¿Sabías que le pediría a nuestro padre que la enviara a
estudiar al extranjero? ... ¿O arqueología?. Eso es lo que
hacen todos los niños.
El segundo hijo se rió de las palabras del primer hijo.
—¿Viste el rostro de nuestro padre cuando pidió la
independencia? Le hizo los preparativos para que pudiera
estudiar en el extranjero como regalo por su aprobación
en el examen de ingreso a la escuela. Sintió aliviado de
ver su rostro.
551
Pero el sarcasmo fue breve. De nuevo hubo un silencio
sepulcral en la habitación del hospital.
—... Hermano... creo que es todo por mí culpa que ella
tuviera cáncer.
—....
—Pensé que después de un tiempo comería con nosotros
si no la dejaba comer como una rata por las noches.
—Entonces, hice lo mismo.
El primer hijo respondió de inmediato.
—Pensé que volvería a casa si le diera esa habitación
parecida a la de un mendigo, ¿Cómo imaginarme después
haría tres rondas de trabajos a tiempo parcial?
Sin embargo, probablemente no sabían nada de mí.
Qué desesperada vivía para no volver a esa casa y no abrir
mi corazón a mi maldito padre.
552
—... Me gustaría quitarle el cáncer de estómago si
pudiera.
Una vez más, el segundo hijo de puta susurró con pesar.
Mi tono oscura y lúgubre, la ira aumentó de repente.
—Es abominable.
Fue tan pronto como abrí la boca para escupir una
maldición.
La pantalla cambió. Mostrando otro escenario.
—... ¡Por favor, sálvala ... por favor!
Pude ver a mi padre biológico. Dijeron que se había ido
a los Estados Unidos, pidiendo ayuda a un médico
occidental.
Después de que las increíbles gotas de agua cayeron de
sus ojos inyectados en sangre, la pantalla desapareció
lentamente.
553
<SISTEMA>
¡Se ha eliminado la maldición del lavado de cerebro
del 18%!

Al ver la ventana, recordé la razón por la que vine hasta


aquí.
—¿Tengo... cáncer de estómago?
Todavía me sentía aturdida, así que tartamudeé.
Mientras trabajaba a tiempo parcial y vivía en la escuela,
pensé que moriría de exceso de trabajo, pero nunca
imagine que iba a tener cáncer.
De repente, recordé la terrible escena que Yvonne me
mostró mientras me lavaba el cerebro.

554
Los miembros de la familia que, después de mi muerte,
fruncieron el ceño de manera molesta e irritada en la
funeraria, maldijeron mi retrato.
Pero el Espejo de la Verdad me mostró que no estaba
muerta. Creí que estaba muerta, pero aún seguía viva.
Ningún miembro de la familia estaban molestos por mi
muerte.
Todo fue un lavado de cerebro.
—¿Por qué ahora…?
Y, algo húmedo goteo sobre mi barbilla. Solo entonces
me di cuenta de que estaba llorando.
—¡¡Por qué vienes ahora, por qué vienes ahora...!!
Grité como si estuviera en agonía, mirando la imagen del
espejo que ya había desaparecido.
—¡¡Todo es por ti!! ¡¡Estoy aquí por ti!! ¡Yo...!
555
Después de todo, ¿por qué viví tan duro?
El desaliento insoportable me golpeó como un tsunami.
Sin embargo, al mismo tiempo, me sentía
desesperadamente miserable, no ayudó ver a mi familia
que no se molestaron verme en coma.
Fue en ese momento.

<SISTEMA>
~ Misión principal: Ruta oculta en Modo difícil ~
[¿Quién es la verdadera villana?]
¿Le gustaría continuar con la misión?
(Recompensa: [Final oculto],
[Colmillo del dragón dorado])
[Aceptar / Rechazar]

556
La misión volvió a aparecer.
Ahora lo sabía. La recompensa por el sistema no fue otra
que regresar a mi mundo original.
Estaba harta del sistema que surgió, pero no tuve más
remedio que elegir.
Lloré y presioné [Aceptar] con un ataque de ira. Y
aparece una nueva ante los ojos.

<SISTEMA>
Para usted que han llegado a conocer la verdad, se les
dará [El Báculo de Espejo de la Verdad] como
recompensa.
¿Le gustaría ser recompensado?
[Sí / No]

557
¿Un báculo del espejo?
Cuando presioné [Sí.], Algo salió del espacio negro.
—Loco, ¿qué es esto?
Cuando vi la recompensa, fruncí el ceño.
Era un báculo mágico con mango de espejo, con una
longitud tan larga como una varilla.
La escritura cambió, el objeto tarareaba y brillaba como
si hubiera encontrado el verdadero hogar.

<SISTEMA>
De ahora en adelante, puedes usar [la Magia Antigua]
usando [El Báculo Espejo de la Verdad]

558
<SISTEMA>
¡Detén a [las fuerzas del mal] y salva al mundo que
estaba al borde de la destrucción!

<SISTEMA>
Sin embargo, ¡la magia antigua requiere mucha
resistencia y fuerza mental! ¡Úselo con cuidado en
momentos importantes!

Luego se agregó nueva escritura.

<SISTEMA>
Finalmente, los espíritus de los magos antiguos te
dejaron una palabra, un mensaje importante.

559
[—Queridos Descendientes, habéis podido mantener el Espejo de
la Verdad con vuestros esfuerzos hasta ahora, ¡gracias!]
—Loco...
El espacio negro comenzó a desmoronarse antes de que
pudiera pronunciar la maldición.
Y una luz explosiva se derramó a través del espacio.
La luz brillante volvió a brillar ante mis ojos.
—¡Princesa-!
Cuando volví a abrir los párpados. Alguien tiró de mi
cuerpo con rudeza.
*Kururung, Kwaang-!*
Y al mismo tiempo, sonó un enorme rugido desconocido.
—Ugh...

560
Cuando recobré el sentido con un gemido bajo, vi al
Príncipe Heredero, que me había arrastrado y rodado por
el suelo.
Giré la cabeza con fuerza y comprobé dónde estaba
parado.
El viejo y roto [Espejo de la Verdad] se encontraba
literalmente reducido a polvo.
—¿Estás bien? ¿Estás herida?
Justo antes de que el espejo colapsara, el Príncipe
Heredero, que logró rescatarme, preocupado revisó mi
cuerpo.
—Tan pronto como tocaste el espejo, tuviste una fuerte
barrera a tu alrededor, así que no pude alcanzarte. ¿Qué
diablos pasó ahí? ¿Qué tienes en las manos?
—Su Alteza...
561
—Mierda, ¿qué pasó? ¿Por qué lloras?
Sentí los ojos húmedos sosteniendo el extraño objeto
mágico.
No podía creer lo que acababa de ver.
Y con el artefacto en mis manos fui tan infantil y cursi,
que lloré.
—¿Qué diablos te pasó, Princesa? No llores. ¿He hecho
todo mal, eh?
Callisto me miró y no supo qué hacer, pero me abrazó.

~Capítulo 200~
El Príncipe Heredero, me abrazó como a un bebé.
Luego de eso, caminamos rápidamente a través de los
restos y las monedas de oro hasta el pasillo donde
entramos por primera vez.
562
Miré a lo largo del camino, los cuerpos del monstruo que
había golpeado con su espada estaban esparcidos por
todas partes.
Loco...
Era un espectáculo tremendo que me hizo llorar.
Subiendo las amplias escaleras, detrás del pilar menos
polvoriento y cubierto de telarañas. Me sentó en su
regazo y no me dejo tocar tierra en lo más mínimo. Él
siguió abrazándome con fuerza entre sus brazos.
Cuando me retorcí en sus brazos, entonces bajé el báculo
del espejo que había sido incómodamente colocada entre
él y yo.
—...¿Te sientes mejor ahora?
Preguntó con angustia.
Sentada en su regazo, no había distancia entre nosotros.
563
Estaba un poco avergonzada de llorar hasta ahora, así
que miré hacia abajo y evité su mirada.
Y, de repente, su mano trató limpiarme las lágrimas.
—No eres una niña, sin embargo, estás llorando.
—¡Yo-yo sé cuidarme!
Me froté los ojos a toda prisa para evitar que sus manos
trataran de limpiarlos.
—No lo hagas. Tus manos están sucias.
Él tomó mis manos sucias con asombro.
Luego chasqueó con la lengua, entrecerrando la frente
mirando mis ojos llorosos.
—Bueno, ya están rojos.
Al final, me agarró de la cara pero evité el contacto visual.

564
A diferencia de mis manos, que estaban sucias por
adquirir el objeto, sus manos ni siquiera tenían un chorro
de sangre.
Él limpió cuidadosamente las lágrimas con la punta de
los dedos.
Y luego, sopló suavemente sobre mis ojos rojos.
Por eso, su flequillo se movió suavemente y me hizo
cosquillas en la frente.
Mi corazón palpitó por su adorable toque como si
pareciera manejar a una niña.
—Te sientes mejor ahora.
Finalmente, quitó la mano que estaba limpiando
cuidadosamente las esquinas del rostro.

565
Su boca, que sonreía suavemente con satisfacción, estaba
justo frente a mí. Me invadió la sensación de llorar de
nuevo.
—No estoy preguntando. No voy a preguntarte nada, así
que ¿por qué no dejas de hacer esa mirada de mierda de
perro masticado?
No sé cómo era mi expresión, pero movió las cejas y
gruñó con irritación.
—...Su Alteza.
Después de mucho tiempo, comencé a abrir la boca
después de escuchar las vulgares palabras.
Fue principalmente un impulso.
—Puede parecer una locura, pero en realidad no soy
Penélope.
—Oh.
566
Expresó con una mirada de sorpresa.
—Eso es lo más absurdo que he escuchado de ti.
—Estoy siendo sincera.
Lo miré fijamente, quien parecía no estar escuchando en
serio, él se calló de nuevo. Pronto bajó la cara.
—... Es una broma. Te escucho, en serio. Continúa.
—...
—Te dije que me equivoque. ¿Si?
Cuando lo vi con su mirada de perrito con los ojos caídos,
me sentí aliviada.
Sabía que estaba siendo suave, pero solo quería decirlo.
Nada y todo.
Mi situación es frustrante y los secretos que he estado
escondiendo.

567
—... Vivía una buena vida en un lugar muy lejano que no
conoces, y luego de la nada me arrastraron aquí.
—¿Por qué de la nada te arrastraron aquí?
—No lo sé. Me desperté siendo la ridícula la hija adoptiva
del Duque Eckart...
—Eso es un poco desafortunado. De todas las cosas, el
Duque Eckart, sólo piensa en sus negocios.
El Príncipe Heredero respondió con una cara divertida
como si estuviera jugando con un niño.
Me sentí un poco incómoda, pero no estaba mal.
Entre muchos personajes del juego, pensé en
innumerables ocasiones por qué era Penélope.
—... Y lo intenté.
—¿Qué?
—Hacer esto y aquello.
568
Para ser exactos, sobrevivir con la historia del juego.
—Espíritus de los magos antiguos o no, sabía si los
escuchaba ellos me enviarían a casa. Así que seguí las
órdenes con mucha atención.
—...
—¿Sabes qué? No pude ver el final a pesar de que hice mi
mejor esfuerzo. Pensé que había terminado, luego
sucedió algo más... y realmente pareció el final, pero llegó
algo nuevo.
—...
—No pude manejarlo, así que traté de resolverlo de otra
manera, pero ahora no puedo.
Ahora sé que voy a morir aquí, no puedo volver a mi
realidad.
Mi cuerpo real está en la cama y en coma.
569
Quizás por eso vine aquí.
De repente, una sensación de desesperanza me golpeó.
—...¿Qué debería hacer ahora?
Le pedí una respuesta a Callisto con la cara perdida.
Pero él no sabía lo que estaba sintiendo, habló
imprudentemente.
—¿Qué debes hacer? Solo vive aquí conmigo.
—Por favor, no digas cosas tan terribles.
—¿Eh? ¿es una idea tan terrible vivir conmigo?
El Príncipe Heredero, que no podía entender mis
sentimientos, pronto entrecerró la frente y preguntó.
—... ¿Por qué estás tratando de regresar?
—¿Qué?
—¿Me has escondido algo? Debe haber una razón para
que regreses.
570
—... ¿Realmente necesito una razón para volver a casa?
So-solo...
Mientras trataba de responder, me hice la misma
pregunta.
¿Por qué quería volver tan obstinadamente?
—...En realidad, la universidad fue una pérdida de
tiempo.
—¿Universidad?
—Estudié tan duro que estaba entre los mejores de la
clase.
—¿Clase?
Me miró extraño. Me sentí un poco mal, así que me
mordí los dientes con fuerza y enfaticé.
—Sí, Primer lugar. Primer lugar.

571
—¿Qué tenías que aprender? ¿Aprender a insultar a la
Familia Imperial?
—No, no eso no. Es Arqueología.
Quizás era una respuesta inesperada, pero los ojos del
Príncipe Heredero se agrandaron y volvieron a la
normalidad.
Murmuré tristemente, pensando en la especialidad de la
que estaba aprendiendo.
—He soñado con ser Arqueóloga desde que era una niña.
—Oh, por eso parecías buena excavando reliquias ...
Asintió en silencio como si estuviera recordando la época
de la competencia de caza hace mucho tiempo.
—¿Por qué querías ser Arqueóloga?
Hice una pausa ante su pregunta.
Mi viejo pasado, del que incluso me había olvidado.
572
Después de vivir en una esquina de la casa, escuchando
lo suficiente de ser ‘niña mendiga’ como para hacerme
costra. El pasado era tan repugnante.
Quería borrarlo. Si pudiera, incluso el recuerdo de mi
miserable madre.
Pero cuando miro hacia atrás, nunca lo había soñado
tanto como esa vez.
—... Vivía sola con mi mamá cuando era joven, en la casa
éramos muy pobre.
—...
—Mis amigos se jactaban de ir al zoológico y a los
parques de diversiones todos los fines de semana ... el
único lugar al que mi mamá podía llevarme era al museo
de la ciudad frente de mi casa.
Agregué, mirando el rostro de Callisto.
573
—La entrada era gratuita hasta que me convertí en
estudiante de primaria...
—Ya veo.
Pensé que sería sarcástico o se burlaría de algo, pero
escuchó mi historia con una mirada inesperadamente
seria.
—... Yo solía tratar de memorizar todos los artefactos en
exhibición cada vez porque temía que mi mamá se
molestara.
—...
—Cuando regresaba a la casa, fui anotando las cosas que
vi, mi madre aplaudió y dijo: ‘Mi hija es la más inteligente
del mundo’.
[—Tan inteligente... podrías ser arqueóloga.
—¿De Verdad? ¡Entonces quiero convertirme en arqueóloga!]
574
Un fragmento de un recuerdo lejano pasó por mi mente.
Incluso si obtuve cero en la prueba, mi mamá siempre me
felicitó.
Me esforcé tanto por ser una hija diligente, y pensé que
solo estaba un paso más cerca...
Pero me arrastraron hasta aquí y se volvió inútil.
Fue en ese momento que recordé mis recuerdos con
amargura.
—Tienes el mismo sueño que yo.
De repente, el Príncipe Heredero abrió la boca. Volví a
mis sentidos.
—¿El mismo sueño?
—Mi madre, que se estaba volviendo cada vez más loca
debido a la actitud frívola de la familia del Barón y al
contacto visual indiferente de mi padre, me había
575
susurrado cientos y miles de veces que fuera un
Emperador perfecto.
Estaba hablando de la antigua reina. Él continuó.
—Voy a subir a la posición más alta como esperaba mi
madre, y destruiré este maldito país.
¡Loco, esa es una historia completamente diferente!
Cuando descubrí por qué Callisto estaba tan obsesionado
con ser el Emperador perfecto, me quedé estupefacta y
escupí mi boca.
—... No pienses en algo extraño como eso.
—Por supuesto que fue antes de conocerte.
El Príncipe Heredero habló con una sonrisa irónica en su
rostro.
—Pensé que estaría bien deshacerme de la posición del
maldito Príncipe Heredero hasta ahora ...
576
—...
—Escuchar tu historia me ha cambiado de opinión. Será
mejor que lo tenga en mis manos.
—...¿Por qué?
—Para que hagas lo que quieras, no habría rastreadores.
Casualmente me dijo su razón.
—Mantendré el cargo de Príncipe Heredero. Haré que
todo suceda. Magia, arqueología. Todo lo que quieras
hacer.
—...
—Entonces... ¿por qué no puedes quedarte conmigo en
lugar de regresar?
Lentamente levantó sus manos a mis mejillas. Sus manos
estaban temblando, lentamente al acariciarme.
—...¿Por qué?
577
Pregunté, podía sentir la expresión de mi rostro
desapareciendo lentamente. Lo dije con voz desolada.
—¿Qué tiene esto que ver con nosotros?
Cuando todo terminó, el juego finalmente llegó a su fin,
no tenía ninguna razón para quedarme aquí por más
tiempo.
No sabía por qué me estaba sacudiendo de nuevo.
Lo interrumpí porque no quería volver a escuchar que era
su compañera adecuada.
—No lo mires como si no fuera nada.
Callisto levantó repentinamente la cara.
—Porque no hay nada entre nosotros.
—...
—¿Olvidaste? Te rechacé antes de mi ceremonia de
mayoría de edad.
578
—... ¿Cómo pude olvidar eso?
Desde que nos volvimos a encontrar, se había convertido
en un hombre dolorosamente sonriente.
—Vi cómo tú ... después de escuchar mi mierda, estabas
decepcionada y… cómo te estabas muriendo.
—...
—Si estabas enojada, deberías haberme abofeteado, ¿por
qué tuviste que beber el veneno?
No fue por él que bebí el veneno.
Pero el rostro de Callisto estaba tan angustiado que se
detuvo un momento.
Me miró con una dulce sonrisa, de repente abrió la boca.
—... Quizás fuiste a una universidad que enseñaba cosas
malas, aprendiste palabras que hieren a la gente como un
cuchillo.
579
—¿Quién diablos dice eso …?
—Ante la dignidad de la Familia Imperial no puedes
hacer cosas groseras frente al Príncipe Heredero. ¿Y por
qué siempre te ves tan malhumorada, tch?
El Príncipe Heredero, que me había interrumpido con
deslumbrantes ojos rojos, murmuró molesto.
Pero a diferencia de sus palabras, acarició mi mejilla con
afecto.
—A pesar de eso ...
Susurró con una leve sonrisa.
—...
—Te amo, Penélope Eckart.

580
~Capítulo 201~

Dejé de respirar ante su repentina confesión.


El Príncipe Heredero me miró y habló.
—No me importa si eres Penélope Eckart o no.
Mi corazón tembló locamente hasta el punto de hacerme
sentir náuseas.
—¿Por qué …?
Arrojé las palabras a través de mi garganta seca.
¿Por qué ... por qué lo dices ahora?
No pude entender lo que dijo. Reflexivamente levanté la
mirada por encima de su cabeza.
La barra de interés de color roja, todavía emitía su propia
luz intensa.
Había recordado claramente lo que dijo.
581
La idea de ser su pareja ideal, el '76% ' estaba grabado en
mi mente, el círculo sobre su cabeza.
Dijiste que aquellas palabras ingenuas no nos conviene.
Dijiste que las emociones sólo son un juego estúpido...
Fue muy fácil apagar las tenues brasas que eran como una
leve fiebre.
Si perdí contra él de todos modos, me pregunto si al final
sería todo lo que puedo decir.
A diferencia de otros protagonistas masculinos, el
Príncipe Heredero no se puso una máscara y no cambió
su actitud hacia mí.
Así que me decepcionó y al mismo tiempo me alivió en
el 76% de su interés.
No fue difícil rendirse incluso si no fuera por sus palabras.
Estaba segura de que lo haría...
582
—Dijiste que era solo una ilusión. Entonces, rápidamente
lo rechacé porque no quería estar equivocada...
—...
—Pero ¿por qué estás haciendo esto ahora?
Murmuré ligeramente.
Callisto torció su rostro, mirándome, pensando en ese
momento.
—...Lo siento. No podía decírtelo.
Él habló con calma, sin dejar de mirarme.
—Tenía miedo.
—¿...Qué?
—El Emperador también dijo que amaba a mi madre.
—...

583
—Mi madre fue engañada por esas palabras y se lo
entregó todo, con eso había sido privada de su herencia,
familia y poder.
—...
—¿Cómo podría haber sabido que traería una concubina
tan pronto como muriera su interés porque había pasado
por todo tipo de dificultades para convertirlo en
Emperador?
Contuve la respiración al escuchar sobre su pasado que ni
siquiera se mencionaba en el juego.
Callisto rió amargamente.
—Siempre me ha lavado el cerebro para desconfiar de los
demás y estar en guardia contra sentimientos temporales.
Así que...
—...
584
—Decidí que una relación contractual sería mejor que
una con sentimientos superficiales. Y cuando dejé salir
todos los sentimientos que he estado sintiendo...
—...
—Y pensar que tendría un final contigo.
Fruncí el ceño como si me hubieran apuñalado en el
corazón. Podía sentir una grieta en mi rostro inexpresivo.
Me dolió tanto escuchar que temía que al confesar sus
sentimientos lo llevaría al final de su relación conmigo.
—¿Por qué haces esa cara tan fea?
Cuando Callisto me vio así, sonrió levemente y acarició
mi mejilla.
—¿Desde cuándo lo has sentido?
Pregunté con voz contenida. Él frunció la frente.

585
—Es un poco vergonzoso. ¿De verdad quieres
escucharlo? Ahora está un poco fuera de lugar.
—No puedes empeorar.
—Eso es cierto.
Ante el comentario franco, asintió con frialdad.
—No puedo empeorar frente a ti ...
Lentamente abrió la boca y soltó las palabras como si
estuviera perdido en sus pensamientos.
—Fue desde el momento en que te vi por primera vez en
el jardín del laberinto, tal vez.
Fue un mal comienzo.
—Cuando pienso en ti, sigo sonriendo. Solía reírme
mucho durante las reuniones y Cedric Porter me miraba
como si estuviera loco.
Y mis ojos se abrieron ante sus siguientes palabras.
586
Al principio, pensé que él ni siquiera quería que nos
viéramos de nuevo.
Callisto me vio fruncir el ceño al pensar en nuestro
terrible primer encuentro, se rió como si se estuviera
divirtiendo.
—Me ponía nervioso cuando rechazabas mis invitaciones
con todo tipo de excusas. Nunca había sentido eso antes,
incluso en el campo de batalla ...
—...
—Quería verte una vez más y hablar contigo, así que hice
el escándalo como un niño.
Suavemente pellizcó mi mejilla y dijo con picardía.
—Es… realmente increíble.

587
Tenía una sensación desconocida en mi pecho. No
esperaba que se sintiera así desde el principio, así que
estaba desconcertada.
Ciertamente tenía sólo un 2% de interés hasta la
competencia de caza.
Así que hice todo lo posible por evitarlo porque no quería
morir en sus manos.
Pero escuchándolo por primera vez. Nunca tuvo ninguna
intención de matarme.
—...Cuando te estabas muriendo después de beber el
veneno.
Añadió el Príncipe Heredero, la sonrisa traviesa en su
rostro de repente se desvaneció, mirándome seriamente.
—Si pudiera, tomaría el veneno docenas e incluso cientos
de veces, en lugar de verte inconsciente.
588
—...
—Sabía que no te gustaría, pero siempre llevé mi espada
cuando estuve en tu habitación.
—... ¿La espada?
¿El Duque lo permitió?
Cuando el frívolo pensamiento vino a mi mente, Callisto
respondió con voz débil.
—Si dejaras de respirar, moriría justo después de ti.
Me quedé helada.
—Que...
Pensé que lo escuché mal, así que lo miré.
Tenía una mirada en blanco en su rostro. Supongo que
no exageró en absoluto.
Agarré su muñeca y le pregunté.
—¿Por qué... por qué pensaste así? ¿Por qué …?
589
—Sólo porque quería.
Ante su simple respuesta, torcí mi rostro.
Si hubiera logrado escapar del juego con el veneno,
¿Callisto se habría cortado la garganta?
Mi corazón se hundió ante el loco pensamiento.
—¡Dijiste que querías ser Emperador! Pero ¡¿por qué
demonios harías una cosa tan estúpida?
—No podría vivir en este infierno sin ti.
Lo confesó sin rodeos.
No podía imaginar qué diablos hacer con este loco, así
que lo miré fijamente en estado de shock.
—No te enojes. Eso quedó en el pasado.
Sabía que estaba equivocado, así que bajó la cara como
antes.
Solo pude mirarlo.
590
—Ya es demasiado tarde...
—...
—Es demasiado tarde, ahora ya no tengo ganas de
empezar nada. ¿Qué piensas hacer ahora?
Fui yo quien lo lastimó, pero mis ojos estaban nublados.
El Príncipe Heredero se rió entre dientes y respondió con
su lengua afilada.
—Bueno, dije que no tienes porque saberlo.
Luego movió sus manos de mis mejillas a mis orejas.
Sus grandes manos cubrieron mis oídos. Era como si
estuviera sumergida.
—Te dije que pensaras en las ratas más que en los gatos,
¿no? Solo haz lo que quieras hacer. Si salimos de aquí,
olvídate de lo que has escuchado.

591
Susurró en voz baja, sujetándome los oídos con fuerza,
para que no pudiera oír.
Aun así, lo escuché todo.
No pude soportarlo más, así que le di un puñetazo en el
pecho y grité nerviosamente.
—¡Maldito bastardo! ¿¡Cómo podría olvidarme de esto!?
—Uf.. Princesa.
—¡No me hables sobre el final! Si haces esto ahora, ¿qué
voy a hacer? ¡Dijiste que querías ser mi pareja! ¿qué
estabas pensando en ese momento...?
Cuando terminé de gritar y golpearlo en el pecho, me tapé
la cara con las manos y lloré.
—Princesa, ¿qué pasa?, ¿por qué estás enojada?
Estaba nervioso como un tonto.
Yo sentía todo tipo de emociones.
592
Odio, resentimiento. ¿Por qué ahora? ¿porque no dijiste
una palabra cuando lo deseabas tanto?
Estoy feliz y frustrada al mismo tiempo. Mi corazón latió
con locura cuando dijo que me amaba.
Y era triste. Ahora que he escuchado el secreto que ha
estado escondiendo, no puedo escapar.
¿No es demasiado lamentable para mí no aceptarlo ni
rechazarlo?
—Todo es culpa mía. Deja de llorar. Si lloras más, te
agotarás más.
Callisto, que no tenía idea de qué hacer, me miró llorando
y me abrazó de nuevo.
Sin embargo, constantemente me limpiaba los ojos y la
nariz.

593
Me sentí triste de nuevo, así que me quedé en sus brazos
y lloré un rato más. Estoy segura de que estoy llorando
porque estoy triste, pero extrañamente me sentía más
ligera cuanto más lloraba.
Derramé mis lágrimas hasta que no tuve más fuerzas,
como él dijo y dejé de llorar.
Aunque su armadura estaba mojada por mis lágrimas,
Callisto no me apartó.
Poco a poco controlé mi respiración, mi rostro enterrado
en su hombro como un bebé.
—... No puedo darle la respuesta que desea, Su Alteza.
—Todo está bien.
No creo que estuviera escuchando. El Príncipe Heredero
respondió demasiado rápido.
Dejé de hablar por un tiempo y de pronto volví a hablar.
594
—Dijiste que harías todo lo que yo quisiera.
—Si.
—Lo que voy a hacer puede ser difícil de entender para
ti.
Fui lo suficientemente valiente para decir esto, pero
escuché una risa baja a mi lado.
—Debo decir que en realidad, no soy una princesa.
—Pero ¡eres real!
—¿Qué estás diciendo? Tch, lo digo enserio, así que no
necesito contenerme.
—¡Ugh! ¡Respira, respira!
Me abrazó con fuerza mientras yo trataba de levantarme
con rabia.
Estaba tan frustrada que golpeé su pecho, pero pronto me
detuve y me acomodé en sus brazos nuevamente.
595
Solo entonces el Príncipe Heredero me liberó de sus
brazos, que me apretaban.
Apoyándome en él, busqué a tientas el suelo.
En poco tiempo, sentí el báculo de espejo a mi alcance.
Lo agarré y se lo mostré a Callisto.
—Ahora ... voy a matar a Yvonne con esto.
—¿Yvonne?
—La hija biológica del Duque Eckart.
—Oh.
Arqueó las cejas y admiró brevemente lo que dije.
—Por cierto, ¿no sería mejor tener un bastón de acero en
el caso que quisieras matarla?
Ante sus palabras, golpeé mis manos contra su pecho de
nuevo.
—¡Auch!, tú también me vas a matar.
596
Lo expresó exageradamente.
Miré al juguetón Príncipe Heredero y escupí mis
palabras.
—Cuando esto termine, es posible que ya no podamos
estar juntos.
—...
—Y... ¿todavía me amarás?
—Eso duele un poco.
Él frunció el ceño.
No podía soportar ponerlo a prueba cada vez.
Al mismo tiempo, temblaba de ansiedad porque no sabía
qué significaba su reacción.
Pero al final, todo fue inútil.
—Está bien. Dondequiera que vayas, te seguiré como
hoy.
597
—...
—Te amo, Penélope Eckart.
Callisto repitió esas palabras con el mismo rostro.
Dejé de respirar de nuevo.
Entonces sentí que mi corazón estaba a punto de
explotar, así que levantó la parte superior de mi cuerpo.
—Ugh ...
Mi cabeza fue empujada hacia atrás por su cara como si
fuera un cabezazo.
Al mismo tiempo, algo suave y cálido tocó mis labios.
Nunca he besado a nadie, así que no sabía qué hacer.
Con los ojos cerrados como una tonta, mi cuerpo se
estremeció cuando sentir sus labios.
Pero fue breve. Un brazo envuelto alrededor de mi
cintura se apresuró hacia arriba.
598
La mano grande agarró la parte de atrás de mi cabeza, y
me arrastró más cerca de él como si quisiera comerme.
El Príncipe Heredero, estaba frenéticamente ocupado
chupando y lamiendo la carne alrededor de mis labios
parecía un hombre que pasó hambre durante días.
Su lengua gruesa y húmeda penetró ásperamente entre
mis labios, enredándose y succionando los míos.
*Chu, chu-.*
Los besos continuaron durante mucho tiempo.
El sabor del primer beso fue tan dulce como todos decían.
Era tan dulce que no pude evitar llorar.

599
~Capítulo 202~

Con el báculo del espejo en la mano, el Príncipe Heredero


y yo escapamos del lúgubre templo, la tumba de la
antigua Leila.
—¡Yala Bula Artino!
Salimos del desierto recitando el hechizo y nos acercamos
a la costa del borde de la isla.
—¿Cómo llegamos aquí?
Mirando el mar infinito, me sentí abrumada.
Estaba tan concentrada en llegar que no estaba preparada
para salir de ahí en todo ese tiempo.
—Bueno, no me importaría vivir aquí contigo.
A diferencia de mí, que estaba preocupada, él sólo decía
tonterías con una mirada tranquila.
600
La sonrisa desapareció de su rostro juguetón.
[—Entonces... ¿Podemos quedarnos aquí en lugar de regresar?]
Me vino a la mente lo que dijo en la tumba de Leila.
Sentí una opresión en el corazón. Sé lo que quiere y sé
porqué lo dice.
—Por favor, déjate de tonterías.
En lugar de cambiar mi expresión, luché con una mirada
malhumorada. Él inclinó la cabeza ante mis palabras.
—¿Por qué es una tontería?
—Mira a tu alrededor. ¿Cómo podemos vivir aquí si no
hay nada?
—No te preocupes. No dejaré que te mueras de hambre.
Soy bastante bueno cazando. ¿Te gusta el pescado?
—¡No!
Le grité, harta de sus palabras.
601
Escuché el sonido de su risa mientras el sonido del viento
soplaba.
En ese momento me sentí muy aliviada. Lo miré,
ocultando mis sentimientos encontrados.
—... Puede irse primero, Su Alteza.
—¿Hmm?
—Vas a ser convocado al palacio en caso de emergencia.
¿Por qué no regresa primero? luego lo alcanzaré.
El hechizo de invocación solo funcionaría a los miembros
de la Familia Imperial, así que no podría ir con él.
Recordé que el Príncipe Heredero había desaparecido
durante el trabajo.
Él puso una expresión de desconcierto en su rostro,
respondió con un '¿qué quieres decir?'.
—No puedo ir.
602
—¿Por qué?
—Te dije que hay una poderosa barrera mágica aquí y
nunca he tenido éxito en infiltrarme. Los hechizos de
invocación solo se pueden hacer rompiendo la barrera.
—Ah.
Cuando recordé ese hecho, hice un ruido estúpido por un
momento.
Mis ojos comenzaron a temblar violentamente ante sus
palabras.
—Y, ¿estamos realmente atrapados aquí?
—Bueno, eso es lo que está pasando. Tu buen amigo aquí
puede organizarte una fiesta de pescado.
Como si realmente fuera a vivir aquí, el Príncipe
Heredero se sentó sobre la arena de la playa.
—¡Ento-entonces sabías eso...!
603
Sabiendo eso ¿me siguió sin decir una palabra?
Ese momento cuando estaba tartamudeando de asombro
por su excentricidad.
—No te quedes ahí parada, siéntate. Me duele el cuello.
El Príncipe Heredero agarró mi vestido y lo estiró junto
conmigo hacia abajo.
Estaba a punto de llorar por esta difícil situación cuando
él estaba sentado tan despreocupado, cerré la boca y me
senté junto a él.
Solo porque no había nada que pudiera hacer.
Siempre que suceda, todo terminará si Yvonne es
derrotada.
Dado que el Príncipe Heredero está aquí, alguien vendrá
a recogerlo.

604
Mientras tanto, no era de mi incumbencia si el Duque
estaba bien o no.
Luego desapareció el nerviosismo y llegó la paz.
*Shoo, shoo.-*
Fijamente mire más allá de la costa escuchando el sonido
de las olas, de repente abrí la boca.
—Su Alteza.
Callisto, que también miraba tranquilo el infinito mar,
volteo hacia mí ante llamado.
—Por casualidad, ¿sabes si los colmillos del Dragón
Dorado están en el Palacio Imperial?
—¿Los colmillos del Dragón Dorado?
El Príncipe Heredero frunció el ceño ante la pregunta
aleatoria.
Me cuestioné si debería preguntar o no.
605
Sin embargo, parecía más prudente preguntar
directamente a una persona del palacio, quien estaba a mi
lado, que buscarlo con otra persona.
Callisto asintiendo con la cabeza
—Es el tesoro del Emperador. ¿Por qué?
—¿El… tesoro del Emperador?
—Sí. Debe tener el ‘Sello del Jade’ para demostrar que el
Emperador del Imperio.
Callisto respondió con frialdad.
—Ah, ¿con que es así?
—Conoces la historia de la fundación del Imperio. Oh,
tal vez no lo sepas porque en realidad no eres de por aquí.
Ya sea que se burlara de mí o no, continuó en un tono
vago.

606
—Al comienzo del Imperio, existe una leyenda nacional
que dice que el Dragón Dorado, que se ocupó de los
humanos del mal, fue enterrado bajo el Palacio Imperial.
Después de todo, se llama la ‘Tumba del Dragón
Dorado’.
Lo había adivinado hasta ahora, asentí en silencio.
—El dragón les dio a sus descendientes sus colmillos
antes de irse a dormir eternamente. Se convirtió en el
primer emperador, y eso es lo que ha estado sucediendo
hasta ahora.
—Ya veo...
—Los colmillos están escondidos en el Palacio Imperial,
el Emperador siempre los lleva porque contienen fuerzas
mágicas. Es un gran secreto que solo la Familia Imperial
conoce.
607
Mis ojos estaban muy abiertos ante la última parte de sus
palabras.
—¿Puedes decirme algo como... eso?
—¿Por qué no? Cuando me preguntaste eso, ¿no tenías la
intención de tomar colmillos y cambiar el Imperio?
Preguntó el Príncipe Heredero llena de diversión.
—No es así.
Respondí frunciendo el ceño.
—Creo que Leila lo está apuntando de alguna manera...
Su Majestad podría estar en peligro, así que lo pregunté.
A una excusa plausible, el Príncipe Heredero respondió
en voz baja.
—Está bien. Entonces mataré al Emperador. Puedes
matar a Leila y tomar los colmillos y convertirte en la
Emperatriz.
608
—¡Su Alteza, por favor!
—Cuando te conviertas en la nueva gobernante, creo que
no es mala idea anotarlo en los registros nacionales.
—¡Solo es posible si salimos de aquí!
Y fruncí el ceño ante las divagaciones de ese hombre.
—Eso también.
Callisto asintió con expresión seria.
—Me siento enferma.
Medio derrotada, le di la espalda y miré hacia la playa.
—... ¿Es esto suficiente?
Fue en ese entonces. En el momento en que él murmuró
un susurro.
*Brrr, brrr-.*
De repente, una vibración fuerte y familiar sonó desde
algún lugar.
609
Sorprendida, miré de nuevo al Príncipe Heredero. Luego,
tranquilamente, tomó algo del interior de su armadura.
Era una bola de cristal con magia comunicativa.
—Cuánto tiempo sin verte, Cedric Porter.
—¡Su Alteza! ¿A dónde diablos fue antes de la misión?
La voz del ayudante, sonó casi histérico por miedo a que
Callisto cortara la comunicación con él.
—¿Cómo…?
Me quedé mirando fijamente la bola de cristal, incapaz
de entender las palabras.
Estoy segura de que dijo que la magia no se puede usar
debido a la barrera.
Pero sin pensarlo un momento, el resentimiento de
Cedric se desbordó.

610
—El ejército rebelde está a la vuelta de la esquina, pero el
comandante desaparece de repente, ¡y todos los soldados
están confundidos! Toda la operación podría haberse
arruinado.
—Entonces, ¿hemos perdido?
El Príncipe Heredero interrumpió a su asistente con una
mirada aburrida y le preguntó por los resultados.
Cedric tuvo que rechinar los dientes y respondió.
—Ganamos...
—Buen trabajo, Cedric Porter. Tenía fe en ti.
—¡Por favor, Alteza! No sé cuándo moriré de un infarto
por su culpa. ¡Tenga piedad de mí...!
—De ahora en adelante, te doy el mando completo.
Ahora no solo pienses en esperarme a mí, hazlo tú mismo
como en esta batalla. Porque estoy muy ocupado.
611
Aquel irresponsable comentario se volvió loco más allá
de la bola de cristal.
Sin embargo, era difícil escuchar lo que Cedric estaba
diciendo porque el Príncipe Heredero lo golpeó muy
lejos.
— Los rebeldes se han retirado a la frontera.
Mucho después, Cedric informó el progreso de la batalla.
Me sentí aliviada al escuchar eso.
—No creo que solo haya hombres inútiles en el Imperio.
—Pero aún no es seguro. Nos estamos quedando sin
recursos en el ejército. Estamos perdiendo contra
Delman...
—Oh, no tienes que reportar todas las cosas inútiles.

612
Sin embargo, el Príncipe Heredero, que había estado
escuchando en silencio el informe de la situación, cortó
abruptamente las palabras de Cedric.
¿Eh?
Una palabra familiar cruzó por mi oído en la última parte.
Pero Callisto no tuvo tiempo de darle la vuelta al tema y
pensar profundamente.
—Llama a los magos y diles que usen magia de
invocación. Para tu información, somos dos. La Princesa
y yo.
—¿Qué dijo, Alteza? ¡Por otra parte, porqué la
Princesa...!
—Bien.
*Ttuk. *

613
Siguió el sonido de los gritos de Cedric, pero el Príncipe
Heredero cortó fríamente la magia de comunicación.
—Regresaremos pronto a la capital.
Le pregunté con una mirada de perplejidad cuando lo vi
levantarse.
—¿Qué pasó? Escuché que no puedes usar magia debido
a la barrera.
—Desde que rompiste el espejo, la barrera mágica de la
isla parece debilitarse.
Me asombró la respuesta que me dio.
—Y ... ¿te has estado burlando de mí hasta ahora?
—¿Apenas te diste cuenta?
—¡Oh, Dios mío...! ¡De verdad!
¡¡Bastardo loco!!

614
Estaba temblando con los puños apretados ante su
sonrisa maliciosa.
Quería golpearlo como lo hice antes, pero
lamentablemente, no era suficiente.
Cálmate, eres una intelectual a diferencia de él.
Estaba tratando de manipularme y reprimir mi ira.
—No te enojes tanto, Princesa.
—...
—No tendremos tiempo para estar solos así cuando
regresemos.
Estaba a punto de responderle.
En ese momento lentamente cerré la boca.
Callisto tenía una expresión tosca en su rostro, que
dibujaba dolorosamente las comisuras de los labios.

615
—Como sueñas con ser Arqueóloga, considera que tuve
el sueño de pasar un rato a solas contigo.
No tuve más remedio que darme cuenta una vez más.
La loca idea de nosotros viviendo aquí y teniendo una
fiesta de pescado, no era una broma.
—Vámonos.
Me tendió la mano.
Miré su mano durante mucho tiempo y lentamente
extendí la mano para sostenerlo.
Y, un círculo mágico dorado comenzó a dibujarse a
nuestro alrededor, lo que significa que la magia de
invocación se estaba llevando a cabo.
Así terminó mi corto viaje con él.

616
617
~Capítulo 203~

Cerré los ojos ante la segadora luz, y al cabo de un rato,


los abrí.
De repente, el mar desapareció por todo el lugar, nos
mudamos de Arkina, y nos quedamos en medio del
pantano donde había manglares por todas partes.
—Uh...
En el mejor de los casos sabía que regresaría a Tratan, me
avergoncé y miré a mi alrededor.
No sabía que comentar al respecto, Callisto también miró
a su alrededor con una mueca.
Fue cuando.
—¡Su Alteza-!

618
Una treintena de caballeros armados desde lejos, se
acercaron cortando las enredaderas con dificultad.
Afortunadamente, un conocido estaba a la cabeza.
—Alteza, ya se encuentra aquí. Ha pasado mucho
tiempo, Princesa.
Cuando el ayudante del Príncipe llegó a nosotros, exhaló
un fuerte suspiro y se inclinó humildemente.
Antes de responder, el Príncipe Heredero preguntó con
fiereza.
—¿Qué es este lugar?
—Es un pantano en el bosque de Bopulia cerca de la
frontera.
—¿Quién te preguntó eso? ¿Por qué nos convocaste aquí,
Cedric Potter?

619
—...¿Qué? ¿No me dijo que hiciera la magia de
invocación?
—Deberías haberme enviado al Ducado cerca de la calle.
¿Cómo pelearé en la guerra así?
—Ahh, pero ... Los magos que permanecen en el Palacio
Imperial son los que están bajo el control de Su Majestad.
—Deberías haberla llevado a algún lugar seguro, como en
una ciudad o algo así. ¿Qué es esto?
Callisto pateó el suelo de barro maldiciendo a la Familia
Imperial con palabras vulgares.
Lo odié y me alejé de él lo más que pude.
—Oh no, eso es ...
Cedric estaba avergonzado por lo que acababa de hacer.
Era como verme a mí misma en los primeros días en el
Ducado.
620
Fue lo peor que he estado.
Mientras miraba su cabello dorado y pensaba eso por
dentro, Cedric se asomó con una cara llorosa.
—¿Cree que los magos sepan hacer invocaciones a largas
distancias, Alteza? están bajo su control.
—Nos encontraron tan pronto como nos mandaron aquí,
y si la Princesa sale lastimada, ¿asumirás la
responsabilidad? ¿Eh?
Y, el Príncipe Heredero respondió con la misma
pregunta.
—¿Qué? ¿por qué así de repente?
Lo miré con asombro.
Cedric abrió los ojos de par en par.
Pero no solo eso, sino que el Príncipe Heredero lanzó la
siguiente bomba.
621
—Oh, ya que todos estamos aquí, te la presentaré. Serás
el guardia para la futura consorte del Príncipe Heredero.
Darás tu vida para protegerla.
Literalmente, abrí la boca.
—¿Qué? Su Alteza ... ¿De repente se casó?
—Esto no es un sueño, ¿verdad?
—Hay una dama noble que acepta a nuestro Príncipe...
Los caballeros que estaban detrás de Cedric se alinearon
al instante.
Y luego, uno por uno, comenzaron a inclinarse.
—¡Saludos, Alteza, Princesa!
—¡Es un honor conocerla, Su Alteza Real, Princesa
Heredera! ¡Hurra!
Mi vista se estremeció frenéticamente ante la loca
situación.
622
A diferencia de mí, el Príncipe Heredero miró con alegría
a sus hombres y volvió la cabeza hacia mí.
—Princesa, estos tipos son los que han estado en el
campo de batalla conmigo durante años. Los verás más a
menudo de ahora en adelante, así que al menos
acostúmbrate a sus caras ... ¡Princesa! ¿A dónde vas?
No pude escuchar más de él, me di la vuelta y hui.
Sin embargo, en un instante, él saltó y me bloqueó de
frente, lo que me obligó a detenerme nuevamente.
—¿Por qué tu cara está tan roja?
Entonces, extendió su mano hacia mi rostro. Golpeé su
mano y dije.
—Hagamos como que no nos conocemos. Si sigues
diciendo cosas raras de nuevo, me iré por mi cuenta.

623
—¿Qué quieres decir con raro? Por tu seguridad, solo di
una lección a aquellos que serían tus subordinados en el
futuro...
—¡Tú, cállate!
Corrí hacia él y bloqueé su boca con mi mano.
Los ojos de Callisto, que habían estado disminuyendo la
velocidad, se abrieron sorpresivamente.
—Oh, ¿era una relación secreta? Lo siento.
—¡¿Cuando yo..?!
—No te enojes. Tendré cuidado con la seguridad de
ahora en adelante. ¿Eh?
—¿¡Qué!?
Me miró lentamente y bajó mi mano que cubría su boca.
Estaba aturdida y seguía estallando de ira.
¡¿Cuándo dije que saldría contigo?!
624
Al contrario, acabo de decir que no podemos estar juntos
cuando todo haya terminado.
—Lo siento, por traerte aquí.
Pero, mientras me miraba enojada, tocó mi mano con
cuidado, ni siquiera pude preguntar cuándo lo hizo.
Mi corazón estaba latiendo.
Entonces me di cuenta de que teníamos miradas extrañas
encima.
—¡Hmm, hmm! De todos modos, ¿cómo vuelvo a la
capital ahora?
Rápidamente saqué la mano que sostenía y me alejé de
él.
—Querida Princesa, ¿Su Alteza la amenazó cuando
estaba sola?

625
Al tanto, Cedric se me acercó, cortó mis palabras y
preguntó.
—¿Eh? ¿qué…?
—Si es así, por favor dame una doble tos. De alguna
manera yo...
—Cedric Porter, deja de decir tonterías y mantente
alejado de mi prometida.
Detrás de mi como si fuera un fantasma, con murmuro
lúgubre del Príncipe Heredero levantando la barbilla.
Lamentablemente, Cedric se apartó de mí, incapaz de
decir una palabra más.
—Primero, informa sobre la situación.
—Recibimos una información ayer por la mañana de que
un suministro masivo de rebeldes iba a pasar por aquí.
—Chicos descarados. Como era de esperar.
626
El Príncipe Heredero asintió, mirando a su alrededor con
ojos penetrantes.
También miré a mi alrededor.
No había nadie para esconderse en el pantano húmedo
que se extendía sin fin.
No encajaba como lugar de combate.
—¿Cómo cortaron las líneas de suministro?
La pregunta pronto se resolvió con las palabras de Cedric.
—Solo dos magos y soldados de élite que pudieron
ejecutar la magia del movimiento, los Delman se movían
y se escondían en un estado de invisibilidad.
—Entonces.
—Después de una operación rápida, regresé al
campamento e intenté convocar a Su Alteza y a la
Princesa. Pero...
627
Cedric agregó nervioso.
—No hemos tenido suministros hace dos horas.
—¿Por qué no volviste directamente al campamento?
Preguntó el Príncipe Heredero con el ceño fruncido.
Cedric respondió en silencio.
—Mientras esperaba que la marcha se retrasara, estaba
cansado de restaurar la magia debido al gran uso de
maná.
—Entonces deberías habernos convocado después de que
regresaste.
—Wow, ¿me diste tiempo para eso?
Cedric apeló con una mirada muy injusta.
—Si no me convocaste en ese mismo instante, hubiera
recogido la arena y el mar y te lo daría como premio
durante toda la guerra... ¿no estás realmente amenazado?
628
—Ek.
Sin embargo, la pobre voz de Cedric se cortó frente la
mirada feroz del Príncipe Heredero.
Lo vi sollozar con una expresión bastante lamentable.
Fui yo quien insistí a Callisto a salir rápidamente de las
soleadas islas Arkina.
Me pregunto por qué seguía hablando con él mientras estaba
lejos...
Estaba amenazando a su ayudante mientras que él tenía
el corazón roto.
Miré sorprendida al Príncipe Heredero, ya que no pude
imaginar si realmente necesitaba agradecerle por dejarme
salir rápidamente.
—...Es un lugar demasiado abierto.

629
El Príncipe Heredero escupió, mirando alrededor de la
zona pantanosa que está tranquila a excepción de
nosotros.
—Es muy probable que en dos horas hayan cambiado de
operación. Prepárese para retirarse.
—Ahh, pero... El tiempo de error estimado es de
alrededor de tres horas. Escuché que las personas
frecuentaban los pantanos... Su Alteza.
Cedric respondió, pero Callisto lo ignoró y se volvió hacia
los caballeros.
Dos jóvenes magos del Palacio Imperial jadearon,
sosteniendo en sus varitas de colores.
—Oye, ¿cuándo puedes volver a usar la magia de
traslado?
El Príncipe Heredero se acercó a ellos sin dudarlo.
630
—Oh, no ha pasado mucho que se usamos magia, pero
hay bastantes personas...
—Entonces.
Su rostro se oscureció instantáneamente y los magos
respondieron apresuradamente.
—Ehh.. creo que solo necesitamos descansar una hora.
—¿Y si hay menos personas? ¿Es posible hacerlo de
inmediato?
—Solo un par de personas...
—Entonces, que sea la Princesa, primero...
—¡Estoy bien!
Predije lo que saldría de su boca, así que primero le pegué
y le grité.
—Puedo esperar alrededor de una hora. ¿Verdad, Cedric?
—¡Por supuesto, Princesa!
631
Pronto, el rostro de Cedric, que había estado pálido por
un momento como si estuviera a punto de desmayarse, se
iluminó visiblemente.
Solo el Príncipe Heredero arrugó las cejas con un rostro
insatisfecho.
—¿Qué estás haciendo? Vuelve primero. Tienes trabajo
que hacer.
—¿Qué quiere decir, Alteza? Si me voy, el resto de
ustedes no podrán regresar.
Respondí sin tregua a sus feroces palabras.
—Podemos ir y traer a otro mago.
Fruncí el ceño al verlo referirse al mago descaradamente
a la cara como si fuera un consumible.
—¡Detente, por favor! Estoy tan avergonzada de
molestarte de todos modos.
632
—¿Qué es tan vergonzoso?
—¡Su Alteza sigue haciendo esas cosas ¡Todos te miran
extraño!
—¿Quién se atreve?
¿Cómo puede un hombre ser tan descarado?
Unas treinta personas lo miraban con ojos extraños pero
parecían que estaban preocupados por mí.
Recité irritada.
—Es solo una hora. Así que quedémonos y regresemos
juntos.
—Oh. ¿Ya estás cuidando a la gente? Tienes dolor de
cabeza, yo lo tengo.
—....

633
Decidí simplemente ignorarlo. Me enfoqué mirando a lo
lejos hacia la montaña, el Príncipe Heredero murmuró
con un rostro más suavizada.
—...No estoy de acuerdo con esto.
—No te preocupes. Puedo cuidarme.
—Si sales lastimada…
Hizo una pausa por un momento, luego dijo de nuevo.
—Creo que voy a estar muy preocupado.
Me quedé sin palabras ante el comentario.
Abrí la boca un poco más tarde.
—...También dijiste que habías cambiado tus planes. No
pasa nada, así que déjalo ir...
Trató de responderme, aún tratando de convencerme.
*hwiiiing-*

634
El sonido del viento había cambiado. Al mismo tiempo,
me sentí un poco extraña.
De repente la sensación de viento cambió como un
movimiento intangible...
—¡Kaaaaah-!
*pudeudeodeog-!*
A lo lejos, al final del pantano, una bandada de pájaros
voló desde el bosque.
*Siinkk-.*
Cada uno de los caballeros fueron sacando sus espadas,
como si hubieran sentido algo inusual.
—No puedo sentir ninguna señal en un radio de 2
kilómetros.
Un caballero informó con expresión tensa.

635
Como dijo, no había nada excepto nosotros alrededor del
vasto pantano.
—Tú, ¿puedes hacer una daga defensiva?
Preguntó el Príncipe Heredero a uno de los magos a su
lado.
—¡Sí, sí! Ahh… pero es difícil que aguante por mucho
tiempo. El Maná...
—Hazlo ahora.
Cortó con frialdad ordenando al mago que lo hiciera
mientras le daba la espalda arrogantemente.
—Lleva a la Princesa al campamento de inmediato.
—¡Su Alteza!
Me sorprendieron sus palabras, quien trajo de vuelta el
tema que acababa de terminar hace un momento.

636
—Yo, debo, debo lanzar un hechizo protector en el
combate...
—No tienes que hacerlo, llévala a un lugar seguro ahora
mismo.
—¡Estoy bien!
—¿Qué estás haciendo? Llévala rápido...
Fue cuando.
—¡Su Alteza!
Alguien llamó urgentemente a Callisto.
—¡Oh, están en el cielo! En el cielo ... ¡Una manada de
caballos o monstruos apareció en el cielo!
El Príncipe Heredero y yo levantamos reflexivamente la
cabeza.
—¡Eso es...!

637
Mi boca se abrió de par en par. Una gran cantidad de
nuevos monstruos galopando como un enjambre de
abejas y el tamaño de un pterodáctilo.
—¡Kiruk, Kiruluk-!
Innumerables sombras llegaron en un instante y pasaron
por encima de nuestras cabezas.
Los nuevos monstruos provocaron un incendio
alarmante.
Sin embargo, las llamas no nos alcanzaron. Fue gracias a
la barrera defensiva.
Volviéndome hacia atrás, vi que el joven mago temblaba
de horror.
Si era cierto que los monstruos no estaban muy lejos, la
barrera se balanceaba cada vez que el fuego la golpeaba.

638
Pero cuando finalmente lograron pasar, los pájaros ya no
dispararon, sino que dieron media vuelta y volaron alto.
—Qué....
En ese preciso instante, todos miraron en el cielo abierto
con una expresión desconocida.
*Piedong-.*
Y, la bandada de pájaros que se elevó tan alto como una
nube de tinta y comenzó a caer como si fuera lluvia.
*sswaaaaa-.*
Una gran cantidad de gotas de lluvia. No, eran flechas
que se asemejan a las gotas de lluvia caían sobre nosotros.
Alguien gritó.
—¡Son los Delman!

639
~Capítulo 204~

—¡Princesa!
Cuando estaba mirando fijamente al cielo, Callisto me
agarró y me abrazó con fuerza.
No podía ver lo que me rodeaba porque él me envolvió
por completo.
*kwag, kwag-ag-!*
Las cientos de flechas cayeron como moscas contra la
barrera defensiva creada por el mago.
El aire se tornó peligroso.
La barrera mágica parecía impedir atravesar el ataque de
las flechas, pero era una ilusión.
Pero pronto la barrera inestable se rompió rápidamente.
Las siguientes flechas la atravesaron.
640
*sswaeaeg-!*
—¡Uf!
*chaeaeng-!*
La mayoría se protegieron rápidamente con escudos y
espadas, pero algunos caballeros que no pudieron
evadirlos fueron alcanzados por las flechas.
—¡Ahh!
El mago, quién lanzó magia, que temblaba a mi lado, le
golpeó con una flecha en su hombro.
Y la magia que nos protegía desapareció en un instante.
Cuando el ataque de las flechas se detuvo, se produjo una
pausa. Pero supe que era solo un breve momento.
*Chang, Chaeng-!*
—¡Mierda!

641
El Príncipe Heredero gritó de nuevo, golpeando las
flechas voladoras.
—¡Ahora, Princesa! ¡Corre con este tipo al bosque! ¡Ve!
Él me empujó bloqueándome con la espalda, colocarme
junto al otro mago sentado acurrucado.
—Tú, asume la responsabilidad y lleva a la Princesa a un
lugar seguro. La prometida del Príncipe Heredero está
colgando de tus manos. ¿Entiendes?
—¡Si si si!
El mago agitó su cono frenéticamente.
—¡Su Alteza! ¡Se están preparando para el segundo
ataque!
Cedric, que logró estar bien, gritó desesperado.
—¡Alineen en orden circular!

642
—¡Sí! ¡Todos los soldados, orden circular alrededor de Su
Alteza!
De hecho, las tropas de élite se movieron sin dudarlo ante
el ataque sorpresa.
En un momento dado, los caballeros reunidos alrededor
del Príncipe Heredero levantaron sus escudos.
Sin embargo, estaba claro que esta línea no duraría
mucho.
No había lugar para esconderse en el pantano abierto, que
no tenía cubiertas.
Además, era difícil moverse rápido debido al profundo
hundimiento de los pies.
Los enemigos disparaban flechas desde arriba. Era una
trampa perfecta para la aniquilación.
—¡Ve, debes irte, Princesa!
643
—…
—¿Qué estás haciendo? ¡Vamos!
No me moví en absoluto. Callisto me gritó, porque
dudaba una y otra vez.
—¿Y tú?
Mi voz bloqueó la garganta.
Con el báculo del espejo, quería ayudar a su ejército, me
dio una pista de que podía usar magia, pero no mostró
ningún signo.
Recité algunos hechizos mágicos que recordé en voz baja,
pero no hubo señales de reacción.
Oh, este loco sistema, los monstruos han aparecido. ¿Por qué no
puedo usar magia?
Estaba inquieta y me retiré cuando el Príncipe Heredero
se fue.
644
Fue cuando.
—¡Su Alteza! ¡De repente dejaron de disparar!
—¡La horda se ha dividido en dos!
—¡kkiluuuug-!
Con una serie de informes de los caballeros, resonó el
grito de los nuevos monstruos.
No sabía lo que estaba pasando porque mi vista estaba
cegada.
Después de que la situación terminó. Sentí que el viento
venía junto con un calor abrasador.
—¡Es fuego! ¡Evítenlo!
No era el momento de que unos pocos monstruos volarán
a una velocidad tremenda, arrojando fuego, causando
que la formación se abarrotaran como una fortaleza de
hierro al ser interrumpida.
645
Los alrededores fueron perforados como si hubiera
ocurrido una explosión.
—¡kkiluuuug-!
A través de las líneas perforadas, otro grupo de monstruos
volaron a toda velocidad, lanzando fuego.
—¡Ahhhh-!
El mago del Palacio Imperial que estaba parado a mi lado
fue atrapado por las garras del monstruo y desapareció en
un instante.
—¡Mierda! ¡Mantén la cabeza baja, Princesa!
*pulsseog-*
La pesada cosa cayó sobre mi cabeza, y mi cuerpo se
inclinó incluso si no quería. Era la capa del Príncipe
Heredero.
—¡Su Alteza!
646
Sorprendida, lo llamé. Me preocupé mucho.
—¡Uf!
Callisto, que logró esquivar al monstruo que se acercó
con garras, cortando sus alas, se subió en la bestia, y mató
al enemigo a bordo.
Afortunadamente, mirando a su alrededor, sus hombres
también estaban luchando y matando a los enemigos.
*¡Chang, chang!*
El sonido del hierro chocando entre sí y los gritos de los
soldados se hicieron eco uno tras otro.
Yo era la única que estaba lejos en medio de un pantano
sangriento.
Sentí una sensación de incomodidad cuando lo miré una
vez más aislando al enemigo del ataque.
Pero ¿por qué dejaron de disparar?
647
Las tácticas que podrían destruirse fácilmente disparando
las flechas desde el cielo se han cambiado a una
desordenada batalla terrestre.
Además, las otras tropas enemigas divididas seguía
esperando en el aire.
¿Es un ataque con lapso de tiempo? Creo que podemos luchar si
matamos a los monstruos...
Mirando a los caballeros reunidos casi unilateralmente,
todos en desorden, murmuré ‘Thunder Bloom’ de nuevo
en voz baja.
Pero fue inútil.
Traté usar el báculo del espejo pero no respondió.
—¡Princesa!
El Príncipe Heredero, que había matado al monstruo
clavando la espada al enemigo caído, abrió los ojos.
648
Huye.
A vista de él corriendo hacia mí a toda prisa con la espada
se volvió lentamente.
Sin darme cuenta, giré la cabeza donde su mirada estaba
enfocada, eran las garras del monstruo las que venían a
una velocidad tremenda.
—Uhh...
Por reflejo sostuve el arma con ambas manos,
bloqueando de frente.
Pero las garras de la bestia, que estaban a la vuelta de la
esquina, se volvieron frente a mí como si yo no fuera el
objetivo.
Y un brazo apareció detrás de la cabeza del monstruo.
*hwiig-.*

649
Quedé atrapada en el brazo como un pájaro y me elevé
por encima de la tierra.
Sorprendida, mi cuerpo fue sostenido con fuerza en los
firmes brazos de otra persona.
—Te encontré.
El susurro bajo y lúgubre sonó a mi lado.
Era una voz familiar. Levanté lentamente la cabeza.
El hombre que me atrapó era uno que nunca esperé que
estuviera aquí.
—..¿E-Eclipse..?
—Maestra...
Sus ojos me capturaron.
—Tú, ¿por qué…?
Debería estar en el Ducado. ¿Por qué él estaba aquí?

650
Un fragmento de memoria pasó por mi mente mientras
trataba de restaurarlo por reflejo.
[—Ve hacia el norte. Ponte en contacto con los rebeldes. Matas
al Príncipe Heredero y serás el nuevo gobernante del Imperio.]
Yvonne finalmente le lavó el cerebro a Eclipse cuando
nos vimos por última vez.
Cuando escuchó eso, se volvió rebelde.
Por eso seguí recordando la palabra 'Delman', pero al
momento que lo vi mirándome, mi estómago estaba
hirviendo de espanto.
—Estás loco.
—...
—¡Déjame ir! ¡Déjame ir!
Luché para que soltara pero no se movió.
—Es peligroso provocar al monstruo si estás luchando.
651
Luego tiró de las riendas, sosteniéndome entre sus brazos.
*huog-!*
Un monstruo que volaba bajo se desvió hacia arriba.
Cerré los ojos un rato por el fuerte viento, y pronto le di
un puñetazo en el pecho y grité.
—¡¿Estás loco?! ¿No fue suficiente para ti apuñalarme por
la espalda?, ahora me estás llevando al infierno.
De ninguna manera. En Modo normal, estuvo al lado
Yvonne y acusó las fechorías de Penélope, pero nunca
pasó a ser el jefe de los rebeldes.
No importa cuánto le hayan lavado el cerebro, ¿no era
esto demasiado?
—No pudiste renunciar a Yvonne, ¿y ahora vas a ser
seguidores de Leila?

652
Tan pronto como estallé en ira, la réplica regresó,
masticando como un pedazo de mierda.
—Me volví loco por tu culpa.
—No pongas excusas de que fue mi culpa. ¿No soy yo la
única que tiene que poner excusas?
—¿Entonces fue por qué domestiqué a estos repugnantes
monstruosos alimentándolos con sangre?
Eclipse, que estaba mirando al frente y conduciendo al
diablo, me miró.
No pude verlo por completo porque estaba cubierto por
la sombra de fuego del monstruo.
Pero sus ojos ensangrentados estaban medio empapados
de locura.
—Desapareciste por la mañana sin decir nada. Para
darme cuenta que me dejaste y me abandonaste...
653
—....
—Me quedé despierto toda la noche durante días, reuní a
los soldados y recorrí el imperio como una rata... Pero tú
estabas en el Norte.
El sonido de sus dientes apretados salió de su mandíbula.
—Me pregunté si estarías triste, dejándome solo, quien ni
siquiera estaba pensando en matar a ese bastardo, en el
mejor de los casos...
Estaba sofocada por su humor inusual.
No pude decir nada cuando miré sus ojos inyectados
como si estuvieran sangrando.
Fue cuando.
—¡Príncipe!
Otro monstruo salió y se acercó al lado del monstruo que
conducía Eclipse.
654
—¡Ellos son más fuerte de lo que pensaba! Si seguimos
con eso, podemos perder a todos los monstruos...
—Encontré el objetivo. Nos vamos de aquí.
—¿Qué? Pero, la operación es...
No respondió más y tiró de las riendas.
¿Príncipe?
Estaba desconcertada por el título desconocido.
¿Qué diablos pasó después de escaparme del Ducado?
Pero al pensar en mí por un momento.
—¡Princesa -!
La voz sonó despejando mi mente.
Al mirar hacia abajo, se encontró el Príncipe Heredero
montado sobre el monstruo a velocidad frenética,
realizando un ataque de espada.
—¡Su Alteza!
655
Pero, otro enemigo lo atacó.
Mientras tanto, el monstruo de Eclipse voló más hacia el
cielo.
—¡Déjame ir!
A lo lejos del suelo, me rebelé vigorosamente.
—¡Déjame ir, hijo de puta!
—Quédate quieta. Maestra.
Susurró Eclipse tirando de mi cintura hacia él.
—Si no te quedas callada, voy a matar a ese bastardo aquí
mismo. ¿Sabes por qué dejaron de disparar?

656
~Capítulo 205~

Dejé de luchar, asustada por sus amenazas.


¿Por qué dejaron de atacar.?
Porque me encontró.
A pesar de estar en una urgente situación, me sentí
abrumada por los verdaderos sentimientos de Eclipse,
quien se encontraba vívidamente relajado conmigo.
Si se hubiera enamorado de Yvonne y hubiera actuado
por ella, no me habría sentido así.
En sus profundos ojos grises, que siempre habían sido
como una muñeca, ahora brillaban con pasiones
incognoscibles.
Miré por encima de su cabeza, temblorosa.

657
La barra del indicador de interés que aún brillaba con un
color rojo oscuro.
Su amor se ha convertido en veneno para mí.
—...Cuando trajiste de vuelta a Yvonne, lo dije y te diré
de nuevo, todo se terminó.
—...
—Pero harás lo que quieras.
—Ni siquiera lo he comenzado, pero ¿cómo terminará,
Maestra?
No me importó mi frialdad, le di la espalda.
—...Has sido así antes.
Asentí lentamente y murmuré en voz baja.
Bajé la mirada y toqué el báculo con ambas manos.
—Es difícil escuchar esas palabras.

658
Desearía ahorcarlo como un favor, sabía que él no me
detendría, pero me dejaría en paz.
Este era el resultado.
—...Si no puedo usar magia, debería usarla para golpear.
—¿Qué…?
El momento en que Eclipse se quedó perplejo con mis
propias palabras.
Al instante, le aplasté la cabeza tan fuerte como pude,
usando el arma mágica que tenía.
*Pam!*
—¡Uf!
Con un sonido sordo del golpe, el poder de su agarre se
aflojó.
¡Tch, Déjame ir!

659
No en vano, el Príncipe Heredero dijo que era mejor usar
uno de hierro para matar de golpes a Yvonne.
Fue un consejo prácticamente útil, mi arma ya estaba
decorados con joyas alrededor del pequeño espejo.
—Maestra, espere ... ¡Uf!
*Pam-!*
Después de girar mi cuerpo y golpearle en la cabeza una
vez más, empujándolo lo más fuerte que pude.
Eclipse no pudo bloquearlo y solo gimió de dolor.
Las gotas de sangre que corrían por su frente hicieron que
me doliera el corazón.
Sin embargo, no hubo tiempo para sentir culpa.
Es el momento en que el monstruo desenfrenado se
estremeció como loco.
—¡Princesa!
660
Justo a tiempo, una voz familiar se escuchó desde abajo.
Mirando hacia abajo, vi que la criatura del Príncipe
Heredero apenas volaba, él estaba prácticamente
estrangulando a la bestia, un poco más bajo del monstruo
de Eclipse.
—¡Su Alteza! ¡Voy a saltar!
Al gritarle, él sacudió la cabeza con vacilación.
—¿Qué? ¡Espera! ¡Si es así..!
Incluso para mí, el Príncipe Heredero parecía tener
problemas sobre la bestia, que estaba dando vueltas y
vueltas frenéticamente para dejarlo caer.
Pero solo había una oportunidad.
—Ugh... no.
Eclipse, que había recobrado el sentido después de recibir
un golpe en la cabeza, se acercó a mí.
661
Me arrojé hacia el suelo justo antes de que me agarrara
por la espalda.
—¡Penélope-!
Eclipse, sostenía su cabeza ensangrentada, se levantó y
estiró el brazo debajo del monstruo.
Podía ver su rostro pálidamente distorsionado entre los
cabellos esparcidos.
Pero él también lo estaba en ese momento.
—¡Penélope Eckart!
Mi cuerpo caía sin poder hacer nada, pero alguien me
atrapó con rudeza.
El Príncipe Heredero, al verme saltar, se lanzó al
monstruo sin dudarlo para recibirme.
Y.
*'Puck-!'*
662
Hubo un poderoso empujón que golpeó todo el cuerpo.
—¡Ugh! ¡Ah, ugh!
Rodamos por el terreno pantanoso, Callisto
sosteniéndome con fuerza entre sus brazos.
Ni siquiera me di cuenta que había perdido mi báculo en
mis manos.
—Ugh, ugh, loca...
Para cuando finalmente cesó el balanceo, Callisto y yo
nos habíamos convertido en las criaturas de barro que
habían salido del infierno.
—Ugh.
El Príncipe Heredero se levantó dolorosamente después
de dejarme ir.
Su hermoso rostro y su cabello dorado estaban cubiertos
de barro pegajoso.
663
Comparado con eso, yo me encontraba realmente bien
por tener su capa.
Esto fue debido el impacto de la caída fue absorbido por
los suaves barros de pantano y el cuerpo de Callisto en su
lugar.
—¡Mierda, de verdad ...!
Agudizó sus ojos rojos hacia mí.
Hice un gemido y rápidamente bajé los ojos. Callisto
suspiró mientras me miraba.
—...¿Estás herida?
—¿Qué... hay de usted, Alteza?
—Gracias a alguien, me siento como si me hubieran
pisoteado.
Bajé la cabeza a la mitad, sentí pena por él.

664
Fue mi error saltar imprudentemente, pero no podía
simplemente ser secuestrada, ¿verdad?
—Puedes confiar en que un sapo que viva por aquí sea mi
amigo. Vamos, levántate.
Hipnotizada, agarró mi brazo y me obligó a levantarme.
Mirando el movimiento, Callisto parecía no tener heridas
importantes al caernos.
Es bueno que el lugar de aterrizaje sea un pantano y no
en una superficie dura.
—¡kkiluuuuug-!
Fue cuando.
Ominosamente, otro grupo de monstruos que esperaban
en el aire empezaron a moverse.
—Tch, van a causar un alboroto.

665
El Príncipe Heredero chasqueó la lengua mientras
observaba el enjambre de monstruos oscuros acercando
violentamente hacia abajo.
—Él no está destruyendo su propio ejército, estaba
tratando de retenerme y secuestrarte.
Después de analizar lo que están tratando de hacer, de
inmediato, el Príncipe Heredero giró la cabeza y me miró
fijamente.
Su rostro lucía un poco cansado, tuvo que luchar sin
descansar adecuadamente.
...Loco bastardo.
Mordí mi labio inferior ante su intensa rojiza, que estaban
clavados en mí como puñales.
Incluso después de que lo golpeé, parecía que Eclipse no
tenía intención de rendirse conmigo.
666
A este ritmo, las fuerzas defensivas, que luchaban entre
sí, serían eliminadas.
—¿Es el chico de ese entonces?
En medio de la prisa, preguntó de repente.
—Cuando fui al Ducado para darte el antiguo mapa de
Balta, él nos estaba espiando desde el bosque.
Me sorprendieron mucho sus palabras, recuerdo
agudamente esos momentos que había olvidado.
La conversación no era adecuada para esta situación en
la que el enemigo estaba a la vuelta de la esquina.
Pero al observarme, le escupía la respuesta de mala gana.
—Él era un esclavo y mi escolta, lo traje de la casa de
subastas.
—Él devolvió la bondad de su amo con venganza.
—Lo siento.
667
Sentí el peso en mi corazón porque parecía haber
sucedido todo esto por mi culpa.
En el momento en que bajé la cabeza en silencio.
—¡Kiruk-!
El Príncipe Heredero inclinó la cintura para evitar las
garras de un monstruo volador, sacó la espada y le cortó
el cuello.
Ni siquiera sabía que el monstruo nos estaba apuntando,
así que me quedé paralizada como una tonta.
Él dejó caer una espada con brusquedad entre los gritos
de los soldados enemigos caídos, se secó la cara alargada
con el dorso de la mano y luego nuevamente le levantó la
espalda.
—No tienes que sentirte culpable. Me alegro que no me
hayas visto con esa mierda.
668
—....
—Me habría hecho sentir peor si estuvieran detrás de ti
para golpearme.
—...¿Por qué?
—Porque eres débil.
Sonrió mientras recitaba casualmente señalando mi
defecto.
Inmediatamente, tomó rápidamente mi brazo con su
mano libre.
—De ahora en adelante, quédate detrás de mí, Princesa.
¿Cómo podemos salir del bosque?
Comenzamos a caminar por el borde del pantano y estuve
justo enfrente de él.
Debido a la caída, estamos bastante lejos del centro de la
batalla.
669
Si voy al bosque con él así, estaré a salvo.
Debido al enorme tamaño de los monstruos, no pueden
volar entre árboles densos.
—...Pero ¿qué pasará con los caballeros?
Le hice la pregunta mientras me empujaba hacia atrás,
preparándose para otro monstruo que estaba volando.
—Bueno, ¿qué quieres que te responda?
*chaeng-!*
Las garras y la hoja de la espada se golpearon entre sí.
Esta vez de nuevo, fácilmente mató al monstruo.
Pero el barro resbaladizo hizo que la espada se le
resbalara de las manos una y otra vez.
—¿Quieres que te diga que eres lo más preciado para mí?
*Chaeng-!*
—O dejo que te lleven, viva o muerta.
670
—...
—¿O sería mejor decirles que mis hombres que han
peleado durante años, estando vivos o no, nunca me
verán siendo arrastrado?
—¡Uf!
Vaciló empujándome hacia el bosque, mientras seguía
cortando a los monstruos.
Me vi obligada a estar a un lado sin poder hacer nada.
Tal vez es por su estado de ánimo que sus movimientos
parecían hacerse cada vez más lento.
Anteriormente recordé, él se había lastimó el brazo.
—¡kkiluuuug-!
Eliminando a otro enemigo.
En la distancia, vimos el enorme monstruo volando hacia
nosotros con un impulso aterrador.
671
—Tch, tal vez tenga que matar a ese bastardo para
encontrar una salida.
Callisto murmuró irritado al notar a la persona montada
en él.
Era Eclipse.
Un hombre con sangre en la frente nos miró, no, me miró
a mí como un fantasma.
Por favor, por favor ... ¡Basta, loco!
Callisto tenía razón.
A menos que tuviéramos que hacer algo con ese loco, la
salida de aquí parecía muy lejana.
Entonces, mi ira se disparó de repente.
Estoy demasiado ocupada con Yvonne, ¿por qué debería estar
rodando aquí así?

672
El barro que goteaba de mi cabeza era irritante y me
volvía loca.
¿Por qué debería estar rodando en medio de un pantano del que
ni siquiera puedo salir? Fue a mi quién me golpearon en la
espalda
Pero lo más irritante era que si me quedaba quieta y
Eclipse me secuestra, la situación sería aún peor.
No. No puedo rendirme. Le pegaré unas cuantas veces más.
¿Dónde está mi maldito báculo de espejo?
Buscando encontré el objeto que perdí.
Mis ojos notaron el arma que sobresalía boca abajo en el
barro.
Fue un momento en el que lo recogí. De repente, me
cegaron.

673
<SISTEMA>
¡Tu ira y tu justicia han llegado a MÁXIMO para
despertar la sangre del antiguo mago!

<SISTEMA>
A partir de ahora, puedes usar magia con [El Báculo
de Espejo de la Verdad].

<SISTEMA>
¡Sin embargo, la [Magia Antigua] requiere mucha
resistencia y fuerza mental!
¡Úselo con cuidado en momentos importantes!

Me golpeó en la ventana blanca que apareció.


—...No. 674
Le dije al Príncipe Heredero, que con la espada preparada
me escondí detrás de él.
—Simplemente, no me preguntes por qué estoy usando la
magia ahora. ¿De acuerdo?
—¿Qué …? ¡Princesa!
Después de dar una pregunta bastante tardía a mi
comentario cercano a la autoayuda, corrí directamente
con el báculo del espejo.
—¡Penélope Eckart! ¡Ven aquí ahora!
Lo escuché llamándome asustado desde atrás, pero no me
detuve.
—¡kkiluuuug-!
Estando sola a una corta distancia, una fuerte ráfaga de
viento golpeó con el grito de un monstruo.
—¡Uf!
675
Instintivamente me arrojé al suelo.
Cuando logré esquivarlo después rodando por el barro
como si me deslizara, algo pasó por encima de mi cabeza.
—¡kkiluuuug-!
Era la garra del monstruo.
Miré hacia arriba y vi que Eclipse aún tenía la intención
de capturarme regresando de nuevo.
—Hijo de puta.
Escupí las malas palabras al limpiarme el barro de la cara
con nerviosismo. Afortunadamente, el deslizamiento
llegó rápidamente al punto de detenerse con el báculo del
espejo.
Agarré el arma frente a mis ojos y tiré de ella con fuerza.
Pronto, la parte superior del espejo se reveló con un
sonido de tierra húmeda.
676
El artefacto estaba sucio y cubierto de barro. No había
forma de encontrar la espléndida y magnífica apariencia.
Sin embargo, mi rostro se iluminó.
Porque las letras blancas flotaban alrededor del espejo en
la parte superior.
—¡kkiluuuug-!
Eclipse fue hacia mí de nuevo con la maldita criatura
volando de un lado a otro entre el cielo y la tierra.
—¡Vete de aquí!
Grité con desesperación.
Y, noté el calor debajo de mi cuello.
Con la extraña sensación que me hervía, cerré los ojos
con fuerza y grité dolorosamente encogiéndome de los
hombros.
—¡DA KANA!
677
*Dudududu*
Hubo una ligera vibración desde el suelo y se escuchó un
sonido extraño.
Pensé que si gritaba el hechizo, un trozo de luz caería del
cielo para destrozar al monstruo.
Pero cuando abrí los párpados, visualicé los cambios que
había hecho en el tranquilo escenario y los alrededores.
—¡kkiluuuug-!
Literalmente enfrenté una situación en la que todo se
detuvo.
A simple vista, los tallos de los árboles de manglares
creciendo espantosamente en medio del pantano,
sosteniendo las patas de todos los monstruos en el cielo.
El Príncipe Heredero, el Ejército Imperial y los hombres
de Delman, miraron con perplejidad y asombro.
678
Ya estaba harta de la naturaleza salvaje de los monstruos
que volaban y me gustó la magia más de lo que pensaba.
El resto del hechizo salió sin dificultad.
—...Novato.
En ese momento, la bandada de bestias aladas, que se
había envuelto alrededor del tallo del manglar, cayeron al
suelo pantanoso al unísono.

679
~Capítulo 206~

*PUH-!*
Al mismo tiempo, sonó una explosión simultánea.
Debido que los veinte monstruos cayeron desde el aire.
—¡Chuck, chuck!
—¡Argh!
El pantano entró en un completo caos en ese instante, los
monstruos atrapados cayendo rebotando y rodando entre
sí, quedaron atrapados en la tierra.
El ejército de Delman parecían desconcertados, observé
a los monstruos.
—¡Skiruk, Kkiruru-mira!
*Stomp, muelle-*

680
Sin embargo, los tallos del manglar no solo atraparon sino
que empezaron a arrastrar las presas en el pantano. Los
rebeldes Delman sacaron sus espadas y empezaron a
cortar los fuertes tallos para liberar a los monstruos.
Pero, el tallo se retorció como si estuviera vivo para atacar
los brazos de los humanos.
—¡Ahhhh! ¡Sálvame!
—¡Lulu-Lulu mira—!
Varios de los soldados se hundieron lentamente en el
pantano, incapaces de moverse como las bestias. El
ejército del Príncipe Heredero estaba hipnotizado por la
terrible escena, donde sus enemigos estaban siendo
tomados.
—¿Qué están esperando? ¡Ataquen!

681
En ese momento, el Príncipe Heredero gritó en voz alta
recuperándose por primera vez del desastre. Ahora era la
oportunidad, con el hechizo impactada a todos los
enemigos.
—¡Ahhh!
Los caballeros que escucharon los gritos comenzaron a
correr hacia el bosque de manglares, levantando sus
espadas.
—¡Mierda!
Los rebeldes horrorizados estaban ocupados cortando los
tallos que seguían retorciendo en sus cuerpos, lucharon
por escapar del pantano. Lo mismo sucedió con Eclipse,
quien fue capturado por el manglar. Era el más peligroso
de todos.

682
Su monstruo atrapado ya había sido arrastrado, en ese
preciso momento él se dirigió hacia mí mientras cortaba
el tallo alrededor de sus pies con una daga.
—¡Penélope-!
Él gritó como si se estuviera muriendo. Pude ver en su
expresión determinado en sus ojos brillantes. No iba de
dejarme ir.
Maldita sea, este tipo ...
Fruncí el ceño al hombre que se acercaba. Eclipse venía
paso a paso para poder atraparme, pero ni siquiera pude
esquivarlo. Quizás debido a mi estado de ánimo, el
báculo del espejo en mi mano se puso cada vez más
caliente.

683
Algo estaba reapareciendo en mi garganta. Apreté los
dientes. Si no lo presionaba, instintivamente sentí que la
magia se liberaría.
Era el momento de pelear.
Tuve que aguantar hasta que el ejército del Príncipe
exterminara a los rebeldes pero a medida que el tiempo
pasaba, mis ojos se nublaron.
—¡Príncipe! ¡Retírate, debemos retirarnos!
En ese momento, el gritó desesperado de uno de sus
soldados del ejército de Delman llamando a Eclipse pero
al no recibir una respuesta, corrió rápido y lo agarró.
—¡Príncipe!
—¡Suéltame! ¡Penélope!
Por su parte, Eclipse rechazó bruscamente al subordinado
y se me acercó. Un espacio de más de tres pasos podría
684
haberme atrapado si hubiera extendido las manos pero
esa era la ruta mágica.
Al mismo tiempo, me vino a la mente la idea de no querer
ser atrapada.
*Crass-.*
Varias enredaderas se levantaron repentinamente del
barro y se enredaron las piernas. Lentamente lo tiró hacia
abajo. Sus ojos grises se volvieron hacia abajo y luego a
mí de nuevo.
—Maestra...
—No vengas, si no quieres morir.
Le advertí, mirándolo dolorosamente ante la penumbra.
—Por favor, mátame.
Pero en vano, llegó una respuesta inmediata.

685
—Si es tu orden, estoy dispuesto a morir. Si quieres que
muera, moriré.
—De verdad...
—Porque no puedo renunciar a ti incluso si muero.
—...
—Rápido antes corta todos estos tallos, entonces lo haré.
Tan pronto como terminaron sus palabras, los hechizos
mágicos dieron vueltas en mi cabeza. Con una palabra,
no sería difícil matarlo llevándolo a lo profundo del
pantano pero no pude escupirlo.
¿Realmente quiero a Eclipse muerto?
Naturalmente, lo odiaba y tenía resentimiento.
Es el principal culpable que me hizo fallar el Modo difícil
y terminar bebiendo el veneno.

686
Y está derramando sangre hasta morir tratando de
atraparme, solo pude suspirar. ¿cómo llegó a este punto
cuando una vez fue un miserable?
—Ya no eres mi esclavo, Eclipse.
Finalmente le puse fin, no para lastimarlo, sino para que
entrara en razón.
—Lamento haber tratado de aprovecharme de ti a pesar
de que conocía tus sentimientos hacia mí.
—Maestra...
—Pero sea cual sea el proceso, nuestra relación ya
terminó. No te amo.
—...
—Así que por favor despierta y vive tu vida ahora. No te
dejes arrastrar por Yvonne. Si vives bien, no te culparé
más.
687
Sus ojos temblaron violentamente ante mis palabras.
Cuando dije que no lo amaba, su expresión se distorsionó
por completo.
Fue el momento.
—¡Penélope -!
Alguien me gritó. Nuestras miradas se rompieron y se
volvieron hacia ese sonido al mismo tiempo. El Príncipe
Heredero, que había destruido a todas las tropas de
Delman, corría a través del pantano hacia mí.
—Es por él.
Un susurro sombrío y oscuro vino de él.
—Yvonne tenía razón. Porque quieres conseguir un
puesto alto...
—...

688
—Si lo mato y tengo el Imperio en mis manos, puedo
tenerte.
—¿¡Qué tontería es esa...!?
Antes de que pudiera responder, Eclipse saltó hacia
adelante.
*Wooddeuk-*
Era tan poderoso que todos los tallos de los manglares
que lo sujetaron fueron cortados, levantando su larga
espada de su mano y corrió hacia Callisto.
—¡Su Alteza!
*Chaeng-!*
Callisto logró detenerlo con su espada. Los sonidos
inquietantes resonaron entre las hojas de las espadas.
Eclipse, no se detuvo y regresó el ataque, lanzando su
arma espantosamente.
689
—¡Heuk-!
Sorprendido por inesperado el poder, Callisto tropezó y
fue empujado hacia atrás.
—¡Di Ha Lek!
Grité sin reservas.
*Woodduck, Chwawak-!*
Los gruesos tallos se elevaron del barro a una altura
impresionante golpeando a ambos hombres.
No eran pequeños, la planta se elevó grande y gruesa. En
medio haciendo que ambos se separaran.
—¡Lulu mira—!
—¡Príncipe!
*Pam!*
En ese momento, con una fuerte ráfaga de viento, un
monstruo voló como un rayo y se llevó a Eclipse. Sucedió
690
en un abrir y cerrar de ojos, como si fuera un tele
transporte.
Parecía que el único propósito era sacarlo rápido del
pantano. Ya sea que esté aniquilado o no, el resto de los
ejércitos de Delman aún permanecieron ahí.
Me quedé mirando fijamente el cielo, donde se alejaba y
de pronto desapareció. Estoy tan frustrada porque fracasé
de esa manera.
...¿Debería haberlo matado de inmediato?
No podía negar que dudé aunque tuve la oportunidad.
Pero no importa cuánto lo piense, sentí una sensación
extraña. Debo matar a uno de los protagonistas
masculinos con mis propias manos...
—¡Princesa!

691
Cuando volví la cabeza ante la llamada del Príncipe
Heredero, que se había cuidado a sí mismo, se acercó
rápidamente a mí con el rostro distorsionado.
—¿Estás bien? ¿Estás herida?
Sostuvo mis mejillas y miró mi cuerpo frenéticamente.
Miré a mi alrededor en lugar de responder.
La mayoría de los monstruos y las tropas de Delman
atrapados por los tallos de los manglares fueron
arrastrados al pantano y murieron a manos del ejército
del Príncipe Heredero.
La batalla parecía haber terminado, entonces la tensión
se alivió.
—Su Alteza…
—¿Por qué? ¿Qué ocurre? ¿Ese hijo de puta te hizo algo?
¿Eh?
692
—Bueno, me siento mareada
—¡Penel ....!
Al final de sus ojos rojos preocupados, mi vista de nubló.

***

*TOC TOC-*
Hubo un sonido de golpe en la silenciosa oficina.
—Adelante.
El Duque Eckart ordenó brevemente ya que ya sabía
quién era el visitante. Se abre la puerta y entra el
mayordomo canoso saludando cortésmente. El Duque
levantó la cabeza del documento que estaba mirando y
preguntó el punto principal.
—¿Cómo le fue?
693
—La doncella de la Señorita Penélope sigue
desaparecida.
El rostro del Duque se ensombreció con la respuesta.
—...¿No hay posibilidad de que alguien esté siguiendo a
Penélope?
—La criada desapareció dos días después de que la
Señorita salió y se disfrazó...
El mayordomo habló con aire de pesar.
Y agregó dolorosamente.
—Y la doncella desaparecida, Leah, era la prometida de
Paul, el mozo de la cuadra que prometió casarse con ella.
—¿Casarse?
—Sí, lo comprobé y nadie ha visto a Paul desde anoche.
Supongo que escapó por su boda.

694
El Duque frunció el ceño mientras escuchaba al
mayordomo. Tanto ha ocurrido en el Ducado en los
últimos días que tuvo que arreglar las cosas.
Una hija adoptiva que se escapó de casa después de
golpear a la hija biológica que regresó y a una criada que
desapareció sin dejar rastro. No solo eso, sino que dos
empleados desaparecieron una mañana.
—...Su comportamiento es extraño. ¿Ni siquiera han
recibido una indemnización por despido?
—Si.
En áreas de la disciplina, la relación entre empleados
estaba estrictamente prohibida dentro de la residencia.
Sin embargo, incluso aquellos que en secreto prometieron
casarse con otros no podían ser obligados a hacerlo.

695
Por lo tanto, solían pagar una gran suma de dinero por el
matrimonio y la indemnización, luego enviados fuera de
la mansión. ¿Pero no es extraño que se fueran sin siquiera
recibir la indemnización?
—...Vamos a deshacernos de él. Miremos sus huellas.
El Duque con una mirada sospechosa preguntó al
mayordomo con cautela.
—Está bien. ¿Qué puedo hacer con los que se han ido
solos?
El Duque negó con la cabeza con facilidad. Estaba más
preocupado de la hija fugitiva y sus hijos que causaban
problemas todos los días que de empleados fugitivos.
—¿Qué está haciendo Reynold?
—Todavía está dormido después de regresar a casa
temprano esta mañana, borracho.
696
—¡¿Qué?!
Después de que Penélope salió de la casa, su segundo hijo
bebió alcohol todos los días.
A veces, en medio de la noche, viene borracho y llora
amargamente y despierta a todos los empleados.
[—Lo siento, lo siento... Por favor, no mueras. Joder... te
compraré un collar nuevo…]
Hubo un terrible rumor entre la servidumbre donde el
Segundo Maestro podría haber tenido el corazón roto.
—Desde que la Señorita Penélope se marchó..., parece
que se ha sentido muy solo.
—Es un bastardo patético…
El Duque chasqueó la lengua como si desaprobara las
palabras del mayordomo.

697
Y no podía golpear al hijo porque sabía quién se había
equivocado, porque el acto de golpearle en la nuca no es
algo bueno.

698
~Capítulo 207~

La noticia del segundo hijo había terminado. Siguiente.


—...¿Derrick, él...?
—...Él tampoco ha vuelto a la mansión.
El mayordomo dudó en revelar la verdad debido a la voz
más pesada de su dueño.
—El informe decía que estaba en un pueblo cerca de la
capital.
—¿Por qué ahí?
—Se dice que fue testigo de la Señorita Penélope...
—¡Maldito bastardo!
*Gwang-!*
Tan pronto como terminaron las palabras, el Duque
distorsionó su rostro y golpeó violentamente el escritorio.
699
—Hay una montaña de trabajo sin parar, ¡pero él todavía
está en eso!
Prefería elegir a Reynold, que estaba bebiendo o jugando.
La casa del Joven Duque Eckart, que nunca había
perdido la frialdad y la razón, había cambiado
extrañamente en algún momento.
Los ojos deslumbrantes se volvieron cada vez más
pintorescos, y desde la desaparición de Penélope, él había
cambiado por completo y se había vuelto loco.
No podía controlar al tipo que tuvo que salir a buscarla
un día, tirando todo el trabajo que tenía que hacer.
—Huuu…
El Duque exhaló un profundo suspiro con la cabeza
palpitante ante las constantes noticias sobre Derrick.

700
Después de que Penélope dejó la mansión, la casa está
hecha un desastre.
—...¿Qué está haciendo esa niña?
En pocos minutos, el rostro del Duque se hizo 10 años
mayor cuando preguntó.
—Ella todavía se encuentra en un estado desolado, pero
creo que está profundamente angustiada porque la criada
que le fue asignada no la cuidó adecuadamente.
Al estar en la posición más ambigua de la mansión, el
mayordomo omitió vagamente el tema.
—Huuu...
El Duque exhaló otro profundo suspiro.
Yvonne, que tenía un hematoma en el estómago con
marcas negras y azules, ha estado enferma durante varios
días sin comer adecuadamente.
701
La jefa de las doncellas, dijo que la golpearon juntas y
aunque no pudo presenciar el asalto en persona, se volvió
loca.
Pero otra testigo que estaba allí, Emily, afirmó ser la
culpable pero desapareció de la prisión al día siguiente. El
caso fue enterrado porque todos los sospechosos habían
desaparecido. Todo lo que quedaba eran rumores de que
ella era una ‘Princesa Falsa’ que se escapó de casa
después de golpear a legítima princesa.
Además, al prestar atención a Penélope, que tuvo en el
lugar recientemente, otra cosa se ha descuidado por
completo. Entonces, el mayordomo informó
nuevamente, lo que recuerda al Duque la cara de llanto
de Yvonne, dice que ella lo extrañaba, le pesaba mucho
en el pecho.
702
—Pero se siente mucho mejor y dijo que hoy desayunó
bien.
—Tengo que ir.
El Duque se levantó de su asiento con un gemido. El
mayordomo miró asombrado.
—¿Lo dice en serio?
—No puedo pedirle a una niña enferma que venga.
El Duque nunca había visitado la habitación desde que
Yvonne regresó a la mansión. Además, se prestó toda la
atención a la reciente serie de incidentes de Penélope, y
ella fue completamente ignorada.
Imaginar el rostro de Yvonne, que había estado llorando
durante mucho tiempo, le pesaba mucho en el pecho.
Poco después de las instrucciones del mayordomo, el
Duque llegó a la habitación, que había instalado en el
703
primer piso de la mansión. Que es un espacio para
invitados.
Cuando se dio cuenta, su suave voz tocó sus oídos.
[—Yo... ¿Puedo echar un vistazo a mi habitación? Todavía me
pregunto si sigue siendo lo mismo…]
Pero el Duque rechazó inmediatamente la solicitud de
alojará en el tercer piso, cuando lo solicitó. Le preocupó
que ella pudiera toparse con Penélope en el segundo piso.
Ha pasado mucho tiempo desde que ella llegó a la
mansión, pero cuando confirmó que todavía se queda en
la habitación de invitados, se sintió remordimiento de
nuevo.
*TOC Toc-*
—¿Quién es?
—Soy yo.
704
—Oh, Padre...No, ¿Duque?
Después de llamar, escuchó una voz asustada desde el
interior.
—¿Puedo pasar?
—¡Sí, sí! ¡Um, espera un minuto!
*Krit-*
La puerta se abrió con un sonido apresurado.
—¡Puede pasar, Duque! Por favor... entre.
Yvonne, que estaba avergonzada, permitió el paso a la
habitación. El mayordomo seguido por detrás.
El Duque se sentó a la mesa frente a la ventana le
preguntó.
—....¿Te sientes mejor?
—Sí, por supuesto. Bueno, estoy bien.

705
Yvonne respondió con una sonrisa brillante. Ha estado
recibiendo informes de que ha estaba lo suficientemente
enferma hasta cierto punto como para alimentarse por
días sola en su habitación, pero su rostro se veía saludable
sin sombras.
—Me alegra.
Sintió aliviado de su ansiedad. Luego hubo un incómodo
silencio entre los dos. Afortunadamente, Yvonne, que
había dudado, se animó y dirigió la conversación.
—Bueno... ¿quieres ...tomar un refrigerio?
—Sí, claro. Mayordomo.
En el momento de escuchar la orden, el mayordomo que
estaba alrededor salió inmediatamente de la habitación.
Pronto se sirvieron sobre la mesa las bebidas calientes y
postres.
706
—Por favor, llámame si necesitan algo más.
El mayordomo, que sirvió los alimentos, evitó la sensata
ocasión la conversación entre padre e hija. Tan pronto
como se retiró, Yvonne miró al Duque a los ojos.
—...No te esperaba. Estoy tan contenta de que hayas
venido, Duque.
El Duque sintió un ligero remordimiento por su reacción.
Sabía que estaba enferma, pero no la buscó. Después de
la ceremonia de mayoría de edad de Penélope, él se
distanció extrañamente de Yvonne. También fue porque
sentía culpa hacia Penélope.
Soy un mal padre.
Todavía no sabía cómo tratar a sus hijas pequeñas.
Además, Penélope e Yvonne eran tan diferentes, que solo
decían lo que necesita cada vez y se iban.
707
—¿Puedo servirle un poco de té?
Yvonne ni siquiera escuchó la respuesta y sirvió té en la
taza. Por lo general, es el trabajo de la sirvienta, pero ella
no tenía una ahora.
—Bien…
Tosió en vano ante el tono suave y dudó en abrir los
labios.
—...¿Hubo algún inconveniente durante tu estadía aquí?
—¿Inconvenientes? Nada en absoluto. Oh, en cambio, a
menudo me preocupa que me estén tratando demasiado.
—No puedo creer que sea demasiado. No digas eso. Es
algo que mereces disfrutar.
Yvonne lo miró profundamente conmovida,
respondiendo con lágrimas en los ojos.
—Gracias por decir eso.
708
—Yvonne...
—¿Si?
El Duque vaciló un momento y luego habló con cautela.
—No culpes demasiado a Penélope.
—Ah...
—Es culpa mía que ella sea así. No te preguntaré los
detalles sobre lo que ocurrió entre ustedes. Aún así, ella
no es una niña de mal genio, así que por favor comprende
un poco.
Aunque sabe que Penélope no lo habría hecho sin razón,
Yvonne fue víctima del asalto. El Duque no pudo mirarla
y bajó los ojos hacia su taza de té.
Y no pudo ver el extraño rostro de Yvonne.
—Duque... Estoy bien.
Poco después, ella respondió con voz acuosa.
709
—Debería haber tenido más cuidado de que Penélope no
me notara... lo siento.
—No, no es algo por lo que debas disculparte.
—No, todo es culpa mía. ¿Ya has... encontrado a
Penélope?
Las lágrimas rápidamente llenaron sus ojos en un
instante.
—Estoy tan preocupada de que le suceda algo. Espero
que vuelva pronto...
—No te preocupes demasiado. Ella es buena para
cuidarse de sí misma.
Esas palabras congelaron los ojos azules de Yvonne. Esta
vez el Duque lo vio. La mirada llena de lágrimas y el
rostro inexpresivo como una muñeca.

710
En ese momento, unos escalofríos atravesaron la nuca.
Afortunadamente, ella rápidamente borró su expresión y
sonrió suavemente.
—Así es. Penélope es una niña inteligente...
—Si...
El Duque intentó ocultar sus sentimientos y cambió de
tema.
—Has estado en tu habitación todo el día, ¿verdad? Dime
si quieres algo.
Hizo una pausa por un momento y continuó.
—¿Qué deseas?
Quizás fue inesperado, porque los hinchados ojos azules
se abrieron mucho.
—Eeh, tengo suficiente, estoy bien. Gracias por tu
preocupación.
711
—¿No es incómodo porque la jefa también se enfermó y
se despidió para que nadie te atienda? Es difícil salir
porque no te sientes bien... No te sientas presionada y
dímelo. O dígale al mayordomo.
—¡No! Tengo a Leah. Uh, Leah es mi doncella desde
hace un tiempo.
Yvonne negó con la cabeza y sonrió.
Esa niña...
El rostro del Duque se ensombreció. Ahora que lo había
oído hace un tiempo, era natural que Yvonne no lo
supiera.
—....Cuando escuché del mayordomo, la criada parecía
haberse escapado de la mansión por la noche.
—¡¿Fu-fugitiva?!

712
Como era de esperar, se sorprendió por la inesperada
noticia.
—¿Por-por qué? Uh, pensé... era extraño que no pudiera
verla desde ayer. ¿Fue porque odiaba ser mi sirvienta?
—De ninguna manera. No es tu culpa, así que no sientas
culpa.
La voz sobresaltada del Duque la calmó rápidamente,
brindándole un incómodo consuelo.
—Estoy buscando una chica decente, y pronto te asignaré
una nueva sirvienta.
—Gracias....
Yvonne expresó triste.
—Pero... espero que Leah esté feliz con Paul allí.

713
—Estoy seguro de que se llevarán lo suficientemente bien
como para tirar su indemnización por despido y huir a
toda prisa.
Fue el momento en que el Duque respondió con una voz
sonriente y el tierno corazón.
Una sensación de incomodidad brilló.
Un momento... ¿Le dije que se escapó con un mozo de cuadra?
El Duque se detuvo para mirarla mientras ella le envolvía
con sus ojos claros.
—¿Qué pasa?
No existía nada parecido a la falsedad o la simulación en
los ojos.
—Probablemente es algo de lo que ya ha oído hablar.
Pensó que tenía los nervios agudos por culpa de ese
Derrick.
714
El Duque intentó desviar su atención con un ligero
ánimo.
—No, nada. El té se está enfriando. Vamos-vamos a
beberlo...
Mientras se apresuraba a ofrecerse a beber el té para
calmar la incomodidad, de repente dejó de hablar en un
momento.
En la taza de té de Yvonne,
No se reflejó nada.

715
~Capítulo 208~

El Duque bajó la mirada reflexivamente y miró su taza de


té. El líquido claro y transparente, se reflejó su rostro
endurecido. En ese momento, la voz de alguien pasó por
su oído.
[—Cuando estés con ella, mira en su taza de té, Padre.]
Ah
Se tragó los gemidos que casi estallaron.
Lo olvidó por completo. Antes de huir de casa, Penélope
había dicho eso.
¿Por qué de repente Penélope me dijo eso?
La confusión se vertió como un maremoto. Él revivió
desesperadamente la conversación en ese momento. Por

716
alguna razón, deseó almorzar con Penélope. Entonces, la
llamó al invernadero y después de eso, se habló sobre...
Una salida.
Sí, mencionó sobre la salida de Penélope. Con el pretexto
de salir, le dijo que la ayudaría incluso si se escapaba de
casa.
No pudo soportar ver a la niña seguir perdiendo peso
todos los días después de la ceremonia de mayoría de
edad, por lo que fue una decisión que tomó después de
mucha consideración durante toda la noche.
Y entonces dijo eso, esto fue lo de repente que mencionó
ella.
Mirar el té.
Algo espeluznante fluyó por la espalda. Si fuera una
persona, no habría forma de que no se reflejará en el agua.
717
Por supuesto, que si fuera una persona ...
...¿A quién diablos tengo frente de mí?
Yvonne había alcanzado la etapa de certeza de que era su
hija biológica a través de innumerables pruebas.
A pesar de que la apariencia se asemejaba a su difunta
esposa. Los secretos, el lunar y los recuerdos que solo él
o ella podrían conocer.
No fueron una mentira.
Si no fuera por Penélope, habría anunciado que su hija
había regresado sin dudarlo.
Penélope.
¿Cuándo se enteró de esto?
¿Cómo era su apariencia cuando dijo eso?
Curiosamente, el recuerdo del almuerzo no estaba claro.
Su cabeza daba vueltas como una tormenta.
718
Y al final, estaba la imagen residual de Penélope,
asustada y vacilante, apenas pronunció las palabras,
escapó del invernadero.
[—Ten cuidado con ella, Padre!]
Fue en el momento en que nos despedimos.
—...Estoy molesta, pero afortunadamente pensé que a
Leah parecía gustarle Paul lo suficiente como para
hacerse notar...
—...
—Los dos ahora están juntos para siempre... ¿Duque?
El Duque se despertó de su recuerdo con su voz
llamativa.
—Ah…
Cuando miró hacia arriba, Yvonne dejó de parlotear y lo
miró con ojos redondos. Era el rostro de la gentil Yvonne,
719
pero de alguna manera un sudor frío corría por la parte
posterior de su cuello.
—Yo... lo siento. ¿De qué estábamos hablando?
—¿Hay objetos extraños en el té?
—....¿Eh?
—Porque sigues mirando el té.
Yvonne no se rió.
El Duque apretó los puños debajo de la mesa.
—Oh... no, no. De repente, recordé algo que había
olvidado.
—¿Hay algún problema? No te ves bien.
—Está bien. Gracias por tu preocupación.
Yvonne rápidamente pareció preocupada.
El Duque se levantó de su asiento, tratando de no mostrar
nada.
720
*Kee-ee-*
—....Tengo algo que hacer, así que tendré que levantarme
primero. Reunámonos en otro momento la próxima vez.
—Pero, ¿ya?
—No es de buena educación retener a una persona
enferma durante demasiado tiempo.
Trató de levantarse de la mesa al final de su comentario.
Pero incluso antes de dar un paso atrás, su manga quedó
atrapada.
—Duque... yo...
Al mirar hacia atrás, Yvonne expresó en su rostro que
tenía algo que decir.
Los ojos del Duque, quedó mirando el dobladillo de sus
puños, se enfriaron por reflejo.
Ella vaciló y abrió la boca.
721
—Tú... me preguntaste si quería algo.
—Oh, lo hice.
Sólo entonces, relajó su expresión severa y sonrió.
—¿Ya pensaste en algo que quisieras?
—No quiero tener nada... pero quiero salir.
—¿Afuera?
—Sí, vine aquí de repente sin despedirme de la gente de
mi pueblo natal. Después de enfermarme, los extraño...
Casualmente, fue el mismo tema que le preguntó
Penélope en la última discusión.
—Aún no te sientes bien. Hay mucho tiempo, cuando te
sentirás mejor irás pronto.
—Ahh, pero... Hay huérfanos de los que cuido. Me
preocupa que hayan muerto de hambre en mi ausencia.
Te lo ruego, ¿Si?
722
Yvonne frota suavemente la mano de Duque. Era una
figura encantadora actuando linda. Pero no pudo evitar
que sus ojos se volvieran hacia la taza de té vacía.
Ella no hizo nada malo como Penélope, pero no puedo pensar en
una forma adecuada de retener a alguien de salir.
El Duque respondió con dureza después de un corto
período de reflexión.
—...Te conseguiré un escolta para que te acompañe.
—No, puedo ir sola, será poco tiempo.
—Pero es peligroso fuera de la mansión, Yvonne. ¿Cómo
puede una mujer estar sola sin un escolta?
—He... vivido fuera de la mansión toda mi vida.
El rostro del Duque se distorsionó cuando entendió las
palabras.

723
Yvonne, que debería haber sido criada de forma preciosa
y abundante más que a nadie en el mundo.
La hija menor de Eckart, que no se enferma cuando está
bajo su cuidado. Imaginar que estaba viviendo en un
lugar sucio y peligroso que no conocía.
Se llevó a Penélope con él en el anhelo de su hija, pero
sus sentimientos de culpa no desaparecieron.
—Estoy bien, Padre.
Como si supiera cómo se sentía, Yvonne le sonrió
alegremente.
El Duque que había observando los cálidos ojos azules
durante un tiempo, pronto abrió la boca.
—...Te daré un carruaje. No te obligaré a nada más que
esto.
—Lo usaré.
724
—Asegúrate de volver antes del atardecer.
—Si.
Yvonne volvió a sonreír.
El Duque miró el hermoso rostro de su hija, que tanto
extrañaba.
—Lo haré, Padre.
Dijo sin dudarlo.
—Prepara la salida de Yvonne.
Al regresar a su oficina, el Duque dio una breve orden al
mayordomo.
—Sí, Su Excelencia.
El mayordomo le respondió fielmente, y luego preguntó.
—¿Tuvo... una buena charla con la Señorita Yvonne?
Se centró su atención en el mayordomo. Los ojos
arrugados brillaban con vagas expectativas.
725
No sólo él y sus dos hijos quienes esperaban a la niña
perdida.
Es cruel para Penélope, pero todos los que recuerdan la
infancia de Yvonne esperaron ansiosamente su regreso.
—Fennel…
En lugar de responder, el Duque llamó fuertemente al
mayordomo.
—Sí, Su Excelencia.
El sirviente leal, que lo había servido durante mucho
tiempo, reconoció rápidamente los signos del
temperamento de su amo, rápidamente inclinó la cabeza.
Habló con voz pesada.
—Pon a alguien y quiero que la sigan…
—Si que…
—Llama a un mago que pueda rastrear magia.
726
Los ojos del mayordomo temblaron.
Pero las palabras no terminaron.
—Y... reúne a todos los magos junto con los soldados de
1ra División detrás de la mansión. Y Derrick, llámalo
rápidamente con la magia de comunicación.
El carruaje de Yvonne llegó frente a la mansión.
Los ojos fríos del Duque miraron por la ventana.
—Hay una emergencia en la mansión.

***

Vuinter Berdandi que entró en el callejón superior al


atardecer. Sintió que su cuerpo parecía estar roto porque
viajó por el país durante todo el día.

727
Sin embargo, no pudo descansar. Entre los documentos e
información recopilados, los útiles debían ser
clasificados, reproducidos e interpretados en caracteres
antiguos.
La magia antigua es lo único que puede derrotar a Leila.
Sin embargo, después de una feroz guerra, los antiguos
magos habían dejado de existir y la magia que usaban
había sido enterrada.
Además, se necesitaba algo más que fuerza para luchar
contra Leila, quien había estado aumentando sus fuerzas
durante mucho tiempo.
Vuinter viajó por todos los países para recoger
documentos antiguos. Decidido a reconstruir el Espejo de
la Verdad.

728
Incluso hoy, subió lentamente las escaleras, agotado por
buscar los materiales que se desconoce que sean
verdaderos o falsos.
Los cuernos de Hydra, las alas de Palot y el agua del lago
Urthus...
Eran trofeos que reunió esta noche.
Su sede oficial, en el lugar más profundo y oscuro de la
calle principal, ya estaba inmerso en la oscuridad.
Agarró el pomo de la puerta e hizo el último hechizo, y
la cerradura se abrió.
*'Clic-'*
La puerta superior se había fundido con magia que nadie
podía abrir excepto el cliente designado.
Esto fue para evitar la situación en la que sus clientes
esperarán o se regresarán en su ausencia.
729
Por ejemplo, la mujer que lo dejó sin corazón, sin
pestañear, e incluso después de recibir rosas púrpuras...
*Clic*
Fue en el momento en que acababa de dar otro paso
agotador, no parecería extraño si se caía de inmediato.
Hizo una pausa y miró fijamente a algún lugar.
—¿Quién es?
Muy adentro más allá de la mesa de dibujo y el sofá.
Alguien salió de la oscuridad.
—Finalmente estás aquí.
*Tep-*
Los pasos se detuvieron abruptamente ante los débiles
límites de luz que entraba desde el exterior.
—Estoy aquí para hacer una solicitud.

730
Una voz débil y tierna no contenía ninguna amenaza en
absoluto. Sin embargo, los ojos brillaron de manera
extraña en el espacio vacío.
—No... no, no, no. Estoy aquí para encontrar mi objeto
perdido.
—....
—Marqués Berdandi.

731
~Capítulo 209~

Un horrible silencio se instaló en la oscura oficina.


Poco después de que llegó el silencio, entró y cerró la
puerta.
Era para bloquear a las personas del peligro.
Afortunadamente, incluso cuando la puerta está cerrada,
la tenue luz de la luna que entra por la ventana es
suficiente para distinguir los objetos.
Sin embargo, solo el lugar donde encontró a Yvonne
estaba oscuro.
Reprimiendo la respiración áspera, dijo con calma.
—¿Cómo… entraste aquí?
—La puerta estaba abierta.

732
Yvonne se encogió de hombros, respondiendo
inocentemente.
No pudo haber sido pero incluso antes de que Vuinter lo
negara, ella estaba por delante.
—Más bien... ¿Podrías devolver mi artículo, Marqués?
—No estoy seguro de qué está hablando, Señorita. Hoy
es demasiado tarde, así que regrese mañana...
—¿Cuánto tiempo más debería estar decepcionada
contigo?
De repente, dio un paso adelante más allá del límite con
la oscuridad.
A la luz de la luna, su rostro estaba nublado y lleno de
lágrimas.
—Has visto lo difícil que es para mí vivir en el pueblo.
Yvonne sollozó lastimeramente.
733
—Y... sabiendo que soy la hija perdida del Duque
Eckart... y... heug.
—...
—¿Cómo puedes permitirte ser tan frío?
Vuinter apretó los dientes en ese momento.
Era su propio pecado, que había sido rechazado
desesperadamente.
Para Penélope, que se sentiría herida cuando la verdadera
hija regresó, ni siquiera dijo nada, sabiendo que Yvonne
era la hija del Duque.
Lo descubrió, sintió que se estaba volviendo distante.
—Cuando fui atacada por un monstruo y casi muero,
Marqués. Me dolía mucho la frente, estaba herida.
—...

734
—Pero lo más doloroso que lastimarme... es que el
Marqués comenzó a distanciarse sin razón.
—...
—¿Por qué no has venido al servicio voluntario desde
entonces? Te estuve esperando.
Eso fue cuando llevó a Penélope a casa justo después de
las islas Soleil.
La rosa púrpura floreció en el espacio inconsciente.
Sin saber por qué florecieron, solo miró a Yvonne desde
la distancia y no la encontró por separado.
—Después de ir al Ducado, reconocí inmediatamente al
Marqués en la ceremonia y estaba tan feliz... ¿cómo
pudiste acusarme de dañar a una mujer falsa?, ¿cómo
puedes hacerme eso…?
—...
735
—...No puedes ser cruel.
Yvonne se arrastró a través del silencioso Vuinter que no
dijo nada. Las lágrimas corrieron por sus mejillas. Y él
cerró los ojos.
Hubo un momento en que quiso escuchar cualquier cosa
cuando vio sus ojos azules llenos de lágrimas.
Pero en algún momento, comenzó a cubrirse los ojos
turquesas.
Aquellos como si ya supiera que nadie la creería, los ojos
que iban más allá de la resignación e incluso la
desconsideración.
Pronto abrió los párpados.
—Probablemente no estés herida por el monstruo, sino
por la magia usada por la Señorita Penélope en Soleil.
Expresó en tono helado.
736
La mirada llorosa de Yvonne temblaron.
—¿Qué? ¿Qué quieres dec …?
—La mayoría de las personas atacadas por el monstruo
tenían grandes heridas y mucho sangrado.
—...
—Comparado con eso, ya se ha confirmado que solo
había un leve hematoma, excepto por una frente
desgarrada en el momento del descubrimiento... Es como
si te hubieras golpeado al cae.
Lo que hizo daño a Yvonne no fue un monstruo.
Con la magia de Penélope, la cueva se derrumbó, y si fue
causado por los seguidores, encajaría.
Después de un nuevo renacimiento de Leila, Vuinter
reanudó su investigación.
Entonces, lo extraño no era uno o dos.
737
Fue atacada por un grupo de monstruos que aparecieron
de repente en una aldea bastante lejana, no en su aldea
natal.
Además, el día del ataque fue justo después de lo ocurrido
en Soleil.
Vuinter habló sin dudarlo.
—Ya sé que compraste veneno a través de una criada
llamada Becky y la trajiste en tu juego personal. El alma
no miente.
Después de la conversación en la mansión del Duque,
consumió una magia enorme y procedió a convocar el
alma.
¿Por qué no le creí antes?
Por el momento, quería revelar este hecho al Duque de
inmediato y absorberla de los cargos falsos.
738
Pero no pudo terminar.
También hubo algunas invocaciones tabú en el Imperio,
pero Penélope no quería que se involucrara en ellas.
Tenía un rostro que parecía morir si no abandonaba la
mansión del Duque.
—¿Tienes algo más que decir?
Vuinter preguntó con una voz tranquila parecida a una
advertencia.
—¡Eso, eso, yo no hice eso.....!
En hechos tajantes, Yvonne grita y da un paso adelante.
Se reveló la otra mitad del rostro, que había estado oculta
en la sombra.
Por un lado, estaba goteando lágrimas y por otro lado era
inexpresiva hasta el punto de helar.
—No, estás engañado.
739
Con su rostro extraño, medio llorando y medio bien,
levantó lentamente la boca.
—Si no te gusta, dejemos de juegos y vayamos al grano.
—...
—Mi artículo, devuélvemelo.
—No sé lo que estás buscando, pero no lo tengo.
Sintiendo el sudor del cuello, Vuinter intentó hablar con
calma.
Yvonne respondió de inmediato.
—Es la misma reacción.
—¿Qué...?
—Penélope. Ella hizo lo mismo todo el tiempo. Luego,
antes de que le lavara el cerebro, escapó con miedo.
[—Me lavaron el cerebro en la mansión. Apenas lo detuve en el
medio y me escapé.]
740
Al final de las palabras de Yvonne, las palabras de
Penélope pasaron de largo.
Una vez más, sus ojos se nublaron. Logró tragar saliva.
—¿Pensaste que no me di cuenta que estuvo aquí al salir
de la mansión? Mi hermano se enterará de que estuvo
aquí. Si vas seguir así.
—...
—Pensé que algo había cambiado, pero sigues siendo tan
tonto como en tu última vida.
—...
—Creo que es suficiente para nosotros cuatro...
Sus ojos brillaron al final de su discurso mientras soltaba
el final de sus palabras.
—Basta, dame mi pieza.
—No lo tengo.
741
—Entonces, ¿qué tal esto?
Ella sonrió y puso una mano en su bolsillo para sacar
algo.
Se reflejaba en la luz y brillaba, y era una pieza del espejo.
—¿Incluso si te lavo el cerebro con esto?
—No funcionará en mí.
Vuinter lo miró y dijo.
Ya había estado firmemente protegido, asumiendo
numerosas circunstancias.
La cabeza de Yvonne se inclinó ante sus palabras.
—¿Por qué?
—Porque el lavado de cerebro que me hiciste se ha ido
hace tiempo.
—¿Cómo está seguro de eso, Marqués?

742
—Ya no siento lástima por ti ni me arrepiento más por ti.
Todo lo que me queda es...
—...
—Disgusto y odio.
La bonita cara de Yvonne estaba ligeramente
distorsionada en cuanto a los comentarios de Vuinter, fue
un shock.
—Así es...
Sin embargo, asintió inesperadamente y aceptó a Vuinter
diciendo que el lavado de cerebro se había liberado por
completo.
Y volvió a sacar la pieza del bolsillo.
Cuando Vuinter, que lo miró entrecerrados y se
estremeció al ver que ella se acercó un paso más.
Inadvertida, solo le quedaban tres pasos.
743
—....Durante cientos de años, hay una cosa con la que los
magos son confundidos.
Cuando al decir esas palabras, Vuinter estaba nervioso.
Leila, fue acortando la distancia paso a paso, se acercó
extendiendo a la mano.
Sacó el bastón por dentro.
—No creo que te laven el cerebro sin un pedazo de Espejo
de la Verdad.
La mirada fulminante de Vuinter fue una reacción
natural.
—Entonces...
—Hablando comúnmente, no tiene sentido usar energía
a través de espejos creados por los magos.
Yvonne sonrió. Él preguntó rápidamente con el rostro
serio.
744
—¿De qué estás hablando?
—Entonces, es cierto... Un pedazo de espejo es más bien
un impedimento de mi poder.
—Eso…
—Porque no puedo controlar el poder de la mente
humana, pero puedo aplastar el cerebro.
De nuevo, ella vino.
Vuinter agarró su bastón.
Los ojos de Yvonne, completamente expuestos a la luz,
brillaban como serpientes apuntando a su presa.
—Pero, Vuinter, acabo de recibir mi alimentación y no
estoy segura de poder controlarla.
—...
—Y, será mejor que me digas dónde están las piezas antes
de que aplaste tu cerebro.
745
Al mismo tiempo, extendió la mano hacia la cabeza de
Vuinter.
Fue tan rápido el ataque repentino que no pudo evitarlo.
En el momento en que sus afiladas uñas tocaron su piel.
*chiiiig-!*
—¡Aghhhhh-!
Yvonne gritó en respuesta.
*'chiiiig, chiiiig-!'*
Hubo un sonido de algo quemándose y rasgándose.
Miró sombríamente a Vuinter, sosteniendo su mano con
humo elevándose.
—¿¡Qué es esto...!?
—¿No dije que es inútil?
Vuinter la miró sin emoción, levantando la mano y
tocándose la frente.
746
El anillo de hierro de aspecto áspero en el dedo índice
brillaba por la luz.
Incluso si no podía usar magia antigua directamente,
tenía poderosos artefactos para protegerlo.
—Es una reliquia dejada por los antiguos magos.
Yvonne, al notarlo respiró hondo.
—Ríndete.
Sin perder el espacio, Vuinter sacó el bastón y preparado
para lanzar el hechizo.
—No puedes tomar nada. Incluso si destruyes este
artefacto y me lavas el cerebro, está diseñado para que la
conciencia desaparezca de inmediato.
—...
—Todavía no es demasiado tarde. Por favor, ayúdame a
no lastimar el cuerpo de la dama con mis propias manos.
747
No creo que sea todo una mentira cuando ayudaste a los
pobres por primera vez.
Trató de persuadir a Yvonne con ojos muy serios.
No puede ser falso el rostro amistoso de la joven, quién
se ha preocupado de los niños con sinceridad, y que
estaba triste por lo absurdo de su estatus social.
No, no podía aceptar fácilmente que los recuerdos de ella
como un ángel fueran todos los trucos de Leila.
Cuando la miraba con la última esperanza.
—Jajajaja...
Yvonne de repente se echó a reír mientras que la punta de
su bastón que la apuntaba.
—Una vez lo hice, pensé que sería más fácil que en el
pasado ... pero será muy divertido.
—...
748
—Tú, que me amaste más que a nadie, ahora estás
tomando la iniciativa y estás bloqueando mi camino.
Vuinter frunció el ceño ante el comentario inesperado. Él
no respondió a sus susurros, que era como la tentación de
un diablo.
Podría haber simpatizado con Yvonne, pero nunca la
amó.
Sin embargo, Yvonne sonrió tranquilamente como si
supiera lo que estaba pasando por su cabeza.
—Oh, ¿no te acuerdas? Tú, renunciaste a todas las
creencias y deberes de mago que habías mantenido
porque me amabas y me juraste que me dedicarías tu
magia hasta la muerte, de repente me traicionaste y
volviste el tiempo atrás.
—...
749
—En el momento en que estuve a punto de poner este
mundo en mis manos, ¿sabes cómo me sentí al ser
arrastrada repentinamente al pasado?
—...
—Eso fue muy, muy sucio, perro.
Yvonne, soltó una palabra tras otra con todo su poder, se
hizo a un lado.
—No sé de qué estás hablando.
Como resultado, Vuinter también caminó hacia el otro
lado sin bajar la guardia.
—Así que esta vez he estado tejiendo una red más
ajustada. Sobre todo, me esforcé mucho en ti, me
traicionaste. Para que no te des cuenta de nada,
lentamente, poco a poco ...
—...
750
—Es verdad, Penélope, ¿qué diablos ha hecho esa perra
para sacar a todos de mis garras?
—Detente.
Vuinter le impidió insultar a Penélope en un instante.
De repente, se encontraron con dos sofás entre ellos.
—Te arrepentirás de haber venido aquí.
La luz blanca que colgaba del extremo del bastón se hacía
cada vez más grande.
No fue difícil someterla, sabiendo que ningún lavado de
cerebro era posible gracias a los artefactos antiguos.
Sonrió fuertemente a Vuinter, quien calculó el tiempo de
ataque.
—¿Por qué no me dejas ponerte un pedazo de espejo al
menos por ahora?
—Incluso si muero, eso no sucederá.
751
—De acuerdo.
Asintiendo una vez con la cabeza, ella inmediatamente
murmuró algo.
Al mismo tiempo, un círculo mágico azul comenzó a
dibujarse en una esquina de la oficina.
Era un hechizo de invocación utilizado por Leila.
¡Invocará a un monstruo!
Vuinter lo notó, gritó el hechizo de inmediato.
—¡Ribeira Vulcan!
Fue cuando.
—Ra-on.
Al mismo tiempo que Yvonne, algo pequeño saltó fuera
del círculo mágico y lo bloqueó de frente.

752
~Capítulo 210~

Después de ver la pequeña figura aparecer de la nada,


Vuinter dejó de respirar.
Se apresuró apuntando su bastón, que estaba colgado por
una masa de luz exponencialmente mayor.
*kwaaang-!*
Al usar magia de ataque, no alcanzó el costado de
Yvonne por un estrecho espacio, golpeó la pared y
provocó un enorme rugido y vibración.
Sin embargo, gracias a la magia reforzada que cuelga de
varias capas del edificio, las paredes no se perforaron.
—¡Ugh...!
La magia que se extendió por la oficina fue devastada
rápidamente.
753
Entre el humo, se revelaron una mujer y un niño pequeño
que llevaba una máscara de león.
—Dije que debí haberlo exprimido.
Yvonne se echó a reír. El rostro de Vuinter frunció el ceño
dolorosamente.
—¡Ra-on!
Era un niño especialmente valioso porque es inteligente.
Los ojos de Ra-on, visibles a través del hueco de la
máscara del león, había desaparecido con una nube de
oscuridad.
—¡¿Cómo diablos conseguiste a Ra-on…?!
—Originalmente, ese día, tú, seguiste a Ra-on como cebo,
renaciste como mi verdadero poder... Se suponía que
debía ser, pero pensaste que tenías el cebo, ¿verdad?
Ella sonrió, revelando su vanidad.
754
No es de extrañar que fuera más fácil controlar el cerebro
de un joven mago que de un mago adulto.
Plantar una pequeña semilla de desgracia fue suficiente
por poco tiempo.
—Oh, ahora que lo pienso, él también estuvo involucrado
por Penélope.
Sin embargo, era inútil ahora que todos los planes que
había hecho en primer lugar estaban mal.
Pensó que lo había tirado, pero tuvo suerte.
Con una sonrisa maliciosa, Yvonne señaló con el dedo a
Vuinter.
—Ra-on, ve a buscar mi objeto que tu amo ha escondido.
—¡Ra-on! ¡Despierta!
Vuinter negó con la cabeza, mirando desesperadamente
la máscara del león y rápidamente gritó el débil hechizo.
755
—¡Spara…!
—Será mejor que no lo hagas, dulce Vuinter Berdandi.
Pero las palabras lo detuvieron antes de que pudiera
terminar su hechizo.
—Busqué en la cabeza de Ra-on, así que fui primero a la
casa segura donde se llevaron a los niños y a Emily.
—¿Como tú..?.
Vuinter miró a Yvonne con ojos temblorosos.
En un breve momento, innumerables angustias se
desataron.
Nunca pensó que ella pondría su mano sobre Ra-on.
Había examinado al niño varias veces desde que regresó
de Soleil, pero no hay señales de lavado de cerebro.
—Ríndete rápido.
—...
756
—Solo dame la pieza del espejo y no tocaré a los niños,
Marqués. No quiero lastimarlos tampoco.
Una pieza o la vida de un niño.
Fue fácil de responder.
El bastón, que la apuntaba se bajó lentamente.
En ese momento, Yvonne murmuró.
—Dach T-Mum.
Luego, una neblina negra y transparente se elevó del
suelo.
—¡Uf!
Sin un momento de sobra, Vuinter fue atado, se golpeó
sus rodillas en el suelo con un ruido sordo.
—No te muevas. Me temo que te dolerá demasiado ver
que te amputen las extremidades.

757
Yvonne, susurró con una voz refrescante, tarareó sus
amenazas sentada en el sofá relativamente fino.
Ra-on encontró fácilmente la puerta secreta escondida en
la pared y la abrió.
El dueño del espacio estaba resignado, por lo que nada
impedía que el niño andar sin dudarlo.
Poco después, Ra-on salió de la pared con una flor que
había sido arrancada.
—Eso es horrible.
Entregando a Yvonne, ella lo agarró en la punta y la agitó
con una breve apreciación.
La raíz de la rosa púrpura que estaba enredada en la hebra
de tierra, como si tratara de ocultar la pieza del espejo que
había recibido de Penélope.

758
Mientras yacía boca abajo en el suelo, Vuinter apretó los
dientes mientras miraba a Yvonne.
—Darme esta pieza en una rosa. De cierto modo, es algo
humano.
Chasqueó la lengua como si no fuera gracioso y lo
arrancó sin dudarlo.
*Wooddeuk-*
Las raíces de la rosa estropeada se marchitó rápidamente
dejando caer sus pétalos.
Ella lo tiró frente a Vuinter como una basura.
Luego, con el pulgar y el índice en la boca, silbó con
fuerza.
Poco después, un monstruo gigante vino al suelo,
rompiendo la ventana.
—¡kkirururuk-!
759
—Ra-on, lleva a este monstruo a la casa segura.
Señalando al demonio de alas ásperas, ordenó Yvonne.
Vuinter abrió los ojos.
—¡Lo prometiste!, ¡Eso no fue la promesa!
—¿Lo prometí? Jaja, esperas mucho de Leila.
—¡Mierda! ¡Ra-on! ¡Alto! ¡Ughh!
Fue engañado.
Mientras gritó desesperado mirando a Ra-on, que
cabalgaba sobre la cima de una antigua tumba.
Sin embargo, no tuvo más remedio que gemir por el
intenso dolor que atravesó sus articulaciones.
—Ra-on, por favor...
—¡kkirururuk-!
El monstruo que llevaba al niño voló sobre la ventana sin
demora.
760
La desesperación y la frustración aparecieron lentamente
en su rostro.
—¡¿Por qué... estás haciendo esto?! ¡Has obtenido las
piezas como querías!
Vuinter gritó con agonía su rostro distorsionado.
Se incorporó del sofá, tocando el espejo.
—Solo que es gracioso.
Ella se agachó, con los dedos levantó la barbilla e hizo
contacto visual.
—Un buen rostro envuelto de culpa.
—....Estás loca.
—Tal vez.
Yvonne asintió fácilmente ante las palabras que Vuinter
escupió con un estremecimiento.
Sobrevivir en una brutal guerra.
761
Contuvo la respiración lo suficiente como para morir en
ese momento.
Y finalmente regresar al pasado justo antes de completar
la venganza.
¿Cómo no volverme loca?
—Fue divertido verte masacrar a los magos restantes con
tus manos cuando no estás en el sano juicio.
—...
—Creo que sería muy divertido ver cómo te vuelve loco,
viendo con impotencia cómo el mundo que has estado
tratando de proteger con tu vida llega a su fin.
—Te arrepentirás.
Vuinter escupió mirándola con expresión espantosa.
Era una imagen extraña que no se había visto en el
pasado.
762
De repente, tuvo la sensación de que ni siquiera podía
entenderlo.
Se preguntó si todo esto era realmente por el mismo tipo
de venganza.
O el odio hacia los humanos que ya no la aman.
—Observa atentamente cómo tu amada Penélope muere
en mis manos, querido Marqués.
—...
—Entonces, adiós.
Cuando se levantó de su asiento, sacudiendo su barbilla,
tomando un pedazo de su mano.
—Fire Pisson.
De la nada, Vuinter lanzó el hechizo.
*Wharreuk- *

763
Se encendió una pequeña llama sobre el tallo marchito de
los pétalos, que se habían esparcido descuidadamente
entre ellos.
—¿Qué…?
En el momento en que ella lo miró sin comprender.
*kwaaaang-!*
Ocurrió una explosión. Al mismo tiempo, el pequeño
cuerpo de Yvonne rebotó como un tiro.
*Currrrrrr-.*
El edificio se derrumbó en un instante.
El lugar cubierto en las llamas y las cenizas ardientes
estaba tan arruinado que no se pudo encontrar la forma
original.
Pero a pesar de esta gran explosión, los alrededores
estaban quietos.
764
Es como si no hubiera explosión, como si nadie fuera
visto ni escuchado.
Durante un rato hubo silencio en todas partes excepto por
el sonido de los fuegos artificiales.
Pero no mucho después, los escombros del edificio
derrumbado se movieron con el ruido de traqueteo, y…
*Quang-!*
Algunos de los escombros acumulados volaron al otro
lado.
—Hah, ugh...
Arrastrándose por un agujero hueco, la figura de una
mujer terriblemente esquelética, tenía el lado de su rostro
derretido.
—¡Maldito seas, Vuinter Berdandi ...!
Yvonne salió de ahí, gritando y jadeando.
765
No solo su piel, sino también su carne que había estado
expuesta a los huesos, ardía de negro.
Era un horrible esqueleto al que los humanos nunca
podrían sobrevivir.
Apartando los ojos de su cuerpo destrozado, Yvonne
destello y escaneó los alrededores.
Estaba tardando mucho en revivir la fuerza que había
reservado, hasta el punto de que era vergonzoso comerse
a dos sirvientes.
No fue bueno matarlos de inmediato, pero tenía que
comerse al menos los bocadillos.
—¡Jajaja!
Pero no se vio ninguna señal al que buscaba, pero los ojos
del hombre severo se encontraron.

766
Su rostro está medio escondido. Era un mago empleado
por el Duque.
—¡Ja! Eres un viejo zorro, tienen una buena rata bien
apegada.
No esperaba que se adjuntara otro rastro porque soltó
fácilmente al jinete.
El mago, que parecía haberse escondido fuera del edificio
esperándola, tembló de miedo.
Quizás era natural.
No solo el edificio por el que entró se derrumbó de
repente, sino que sobrevivió en una explosión masiva que
no era posible para el público, pero aún así estaba viva.
—Ven aquí, mago.
Viéndose como una mujer terriblemente esquelética
saliendo lentamente del edificio.
767
La mitad de su hermoso cabello rosa se quemó con el
fuego.
—¡Huh, ugh!
El mago negó con la cabeza y retrocedió.
Pero en realidad, ni siquiera podía moverse. Yvonne
activó el poder de lavado de cerebro para regenerar su
cuerpo.
—Dios mío...
Los seres humanos siempre han estado buscando a Dios
antes de morir.
Yvonne lo encontró muy divertido.
No había Dios en un Imperio donde se basaba un maldito
dragón.
—De ahora en adelante, yo soy tu Dios.

768
Mientras los ojos del hombre, que estaba temblando de
terror, en los labios rojo oscuro de Leila se dibujó una
siniestra sonrisa.

***

Era casi medianoche cuando llegó al Ducado.


Afortunadamente, todas las luces estaban apagadas,
como si el carruaje vacío fuera arrastrado por la capital y
luego regresará a tiempo.
De la entrada principal estuvo bastante lejos, caminó
lentamente y se dirigió hacia la puerta principal.
Ella estaba pasando por el jardín.
—Llegas tarde.
Había una persona inesperada esperándola.
769
—¿Qué? ¿quién…?
Avergonzada, Yvonne hizo una pausa y preguntó
asustada.
La persona que estaba a la sombra frente a la puerta
principal salió lentamente.
Su rostro se reveló a la luz de la luna.
—¿Du-Duque?
Yvonne se asustó y se enfrentó al Duque Eckart.
Y, levantó la mano.
Sintiéndose como una señal para no acercarse más,
Yvonne inclinó la cabeza con los ojos bien abiertos.
Pero fue una ilusión.
*seuseuseuseusut-.*

770
En el jardín, tan pronto como el Duque levantó la mano,
unas sombras negras comenzaron a aparecer y acercarse
lentamente.
Las luces empezaron a encenderse uno en uno.
A todos los caballeros envueltos alrededor de Yvonne
sacaron sus espadas.
—Est-esto... ¿qué está pasando?
Ella preguntó, mirando a su alrededor con cara de miedo.
No solo el Duque, sino también Derrick y Reynold
estaban junto a él, mirándola con ojos fríos.
Sus ojos temblaron levemente.

771
~Capítulo 211~

—Quiero hacerte algunas preguntas, Yvonne. Me


gustaría que respondieras con cuidado.
—¿Sí? Uh, ¿qué...?
A pesar de su tez cansada, el Duque no soltó su frialdad.
—¿Dónde has estado hasta ahora?
—Me quedé dormida en el bosque mientras daba un
breve paseo después de regresar del aire libre. Así que
estoy en camino de regreso a toda prisa.
—¿Así que has estado en la mansión todo el tiempo?
—Sí, sí, por supuesto.
—Estás mintiendo.
El Duque la hizo sentir escalofríos.

772
—He confirmado con mis propios ojos que el carruaje
vacío ha regresado.
—Es-eso...
En el punto del Duque, Yvonne parecía visiblemente
incómoda.
Pronto dio una dura respuesta.
—De hecho.... este carruaje me dejó atrás primero. Por
eso me las arreglé para conseguir otro carruaje y regresar
a la puerta trasera, Duque.
—El jinete que regresó estaba divagando como un loco.
Como si estuviera bajo el hechizo de la magia psíquica.
En la excusa de Yvonne, el Duque dijo algo de la nada.
El mago contratado negó con la cabeza con una mirada
de consternación, diciendo que no había forma de
arreglar al jinete.
773
Un anciano astuto. El Mago contratado por él, me siguió.
Yvonne apretó los puños ocultos detrás de ella.
—¡Bueno, no lo sé! Te estoy diciendo la verdad.
—Si estás diciendo la verdad, ¿por qué no me lo dijiste de
inmediato?
—No te dije de inmediato…
Ella con los ojos húmedos miró a las personas que habían
sido llevadas hacia ella.
—Pensé que podrías haberme enviado de regreso... así
que si fingí no saberlo, podría quedarme aquí más
tiempo...
Finalmente bajó la cabeza en silencio.
Las finas lágrimas empezaron a gotear por la barbilla.
Alguien que se veía peor que la patética figura trató de
disuadirlo.
774
—Padre, ya es tarde. Ella ha vuelto en buena forma. Es
suficiente. Puede regañarla mañana.
Era Derrick, que no pudo dormir durante unos días y
tenía los ojos inyectados en sangre.
Un profundo cansancio apareció en su rostro porque fue
convocado y tuvo que reunir a los caballeros para
encontrar a la desaparecida Yvonne.
—Hoy, ¿por qué fuiste a la calle principal?
Pero el Duque permaneció inquebrantable. Ella
respondió con una mirada abatida.
—¿La-la calle principal? Ni siquiera sé dónde está…
—Becky, que era tu sirvienta antes de la ceremonia de
mayoría de edad de Penélope, testificó que había estado
preguntando a otros sobre la ubicación de la calle
principal.
775
—¡Padre! ¡Aún no está terminado...!
—¡Cállate, Derrick!
Miró a Derrick, se volvió de nuevo hacia Yvonne y
continuó sus palabras.
—Cuando la jefa de las doncellas preguntó por qué dijo
que era para comprar los productos que se ordenó.
Mientras Yvonne estuvo fuera, el Duque llamó
apresuradamente a la criada para interrogarla.
La criada principal había sido excluida de la investigación
anteriormente debido al foco de atención en la criada
muerta y su lealtad al Duque.
Cuando se agregó su testimonio, el caso se reorganizó.
Penélope, cuyos ojos estaban puestos en Yvonne, la
envidiaba, así que pidió veneno a su doncella muerta e
hizo una obra de teatro hecha por ella.
776
Pero no importa cuánto lo pensó, no tenía sentido como
dijo Berdandi.
¿Por qué dejó a la criada a cargo y ordenó el veneno
sirviendo a Yvonne?
Además, ¿por qué la criada se suicidó repentinamente
durante el interrogatorio y por qué Emily desapareció tan
pronto como Penélope se escapó?
—Tú fuiste quien le dijo a la sirvienta que preparara una
copa de oro con anticipación porque podrías asistir a la
ceremonia. ¿Qué está pasando aquí?
El Duque tenía una cantidad considerable de dudas
reflejado la mirada.
Al enterarse, los rostros de Reynold y Derrick se llenaron
de sorpresa.
—... ¿Es verdad las palabras nuestro Padre, Yvonne?
777
Derrick se detuvo para mirar a Yvonne y preguntar.
—¿Qué?
Reynold, quien murmuró ante las palabras de Duque con
el ceño fruncido, murmuró de la nada.
—Entonces, Penélope no lo hizo ella misma, pero lo hizo
para envenenarse... Oh, no se llevó el antídoto con ella...
Recordó las cosas que había investigado en ese momento.
Luego le dio un dolor de cabeza terrible y dijo: —¡Oh,
mierda!— y se dio un golpe en la cabeza con el puño.
La vista se ha vuelto más clara para ver si funciona.
—Padre... ¿no es que ella estaba tratando de hacer un
juego de sí misma, pero el vidrio había cambiado?, o ¿que
ella fingía ser una tonta?
Preguntó, mirándolo, quien nunca había soltado su
expresión rígida.
778
—¿De Verdad....?
No hubo respuesta.
—¡Wow! Eso, eso...
Finalmente despertado, Reynold no podía hablar porque
su mandíbula cayó por la sorpresa.
Cuando Penélope colapsó, Yvonne le preguntó a
Penélope cómo estaba, a pesar de que lloró, como si
realmente no supiera qué decir.
Ella se ve tan inocente.
Así que se sintió incómodo por dentro cuando se fue a
partir de entonces, y Reynold dijo:
—¿No es Yvonne también sospechosa?
Pero todo eso fue actuar.
—No saque conclusiones precipitadas.

779
Derrick, quien le dio a Reynold un puñetazo, que estaba
estupefacto y mudo como un pez, siguiendo al Duque.
—Yvonne, responde. ¿Es realmente cierto lo que dijo
nuestro Padre?
—¡Yo... No lo sé! ¡Te lo dije!
Yvonne negó con la cabeza y lo negó desesperadamente.
—¿Por qué iba a ir allí cuando ni siquiera sé dónde está la
calle principal? Duque...
Las lágrimas llenaron los ojos azules que goteaban por
sus mejillas.
Sin ocultar su injusticia, Yvonne lloró amargamente.
—Mayordomo.
Y lo llamó.
Ahora que ha vuelto, el mago que la vio debería volver
también.
780
El Duque, escuchó un momento...
El mayordomo, que estaba esperando en la parte de atrás
observando la situación, se acercó apresuradamente y
entregó la noticia en voz baja.
El rostro del Duque se endureció.
El mago, que había estado informando la situación cada
media hora, perdió el contacto con Yvonne después de
informar que Yvonne había estado en lo alto de la calle.
—Yvonne.
Los ojos del Duque estaban vagamente tranquilos cuando
escuchó que la señal de vida del mago había sido cortada
hace un rato.
—Última pregunta.
—Huh, ah...

781
Yvonne miró con rostro asustada, moviendo los hombros
hacia arriba y hacia abajo.
Un hermoso cabello rosa que se asemeja a su difunta
esposa, un signo claro que simboliza a Eckart.
Es obvio que ella era la hija perdida que habían buscado
pero...
—....¿Por qué no se puede ver tu rostro en el agua?
El Duque hizo una pregunta con las comisuras de la boca
temblorosas.
Al tener la posición de Duque, a menudo tenía que
encontrar información clasificada que accidentalmente
ocultaba en el palacio.
Ya sea un documento antiguo y desconocido o un espíritu
pintoresco que apareció solo en un cuento...
—Padre, ¿qué quieres decir?
782
En una pregunta bastante absurda en una situación seria,
Derrick entrecerró los ojos como si no tuviera idea.
Lo mismo con Reynold.
—Y, ¿qué más da si no se refleja en el agua? Ella no es un
fantasma...
—¡Contéstame, Yvonne!
Haciendo caso omiso de las preguntas de sus hijos, le
gritó a Yvonne.
Quería que ella dijera que estaba equivocado y que
intentara mostrar su rostro en el agua incluso ahora.
Sin embargo, solo lloró con la cabeza baja.
—Hugh, hugh, Hugh.
Rompiendo el silencio quieto, solo sonaron sus sollozos
nostálgicos.
Y a partir de algún momento.
783
—Ja, ja, ja.
Pero los sollozos empezaron a convertirse en un sonido
de risa.
—¡Jajaja, jajaja, jajaja!
—...
—Me atraparon.
Yvonne, que tenía la cabeza baja, la levantó ligeramente.
En ese momento, toda la gente en el patio delantero de la
mansión se pusieron rígidos.
El hermoso rostro, expuesto a las lágrimas, sonreía
ampliamente. Una risa increíble.
—¿Por qué no fingiste que no lo sabías, Duque?
—Tú...
—Porque esas vidas mezquinas podrían haber vivido un
poco más.
784
Reynold estaba furioso y gritó enojado ante su risa
histérica.
—¡¿Qué es esta locura?! ¡Oye!, ¿de qué estás hablando ...?
—De Ommenom Harech.
En el momento.
De repente, extendió la mano hacia el suelo murmurando
una palabra desconocida.
Una reacción desconcertada.
*dududududu-.*
El suelo de repente comenzó a vibrar.
Las débiles vibraciones, que se sentían bajo los pies, se
hicieron cada vez más fuertes, y varias personas se
tambaleaban.
—¡¿Qué...!?

785
Los caballeros sorprendidos los rodearon y estaban en
alerta.
Fue cuando.
*kwaang-!*
Algo surgió del suelo en el jardín.
Era un monstruo gigante que apareció entre el polvo
nublado.
La parte superior del cuerpo estaba hecha de verrugas y
la parte inferior estaba hecha de lombriz de tierra.
—keeeeeek-.
La verruga chilló goteando saliva de la boca, parecía
haber encontrado a su presa.
—Mayordomo, no estoy lo suficientemente sobrio... Eso
no es un monstruo, ¿verdad?

786
Ante la negación de la realidad de Reynold, los gritos de
alguien llegaron de inmediato.
—¡¡Aaaahhhhh!! ¡¡Monstruo!! ¡Eviten!
Pero un monstruo no fue lo último.
*Kong, Huang! kwang-!*
Comenzando con el primer golpe, el jardín explotó por
todas partes.
También apareció otras criaturas en el jardín cerca del
invernadero de la mansión donde se encontraban los tres
hombres.
—¡¿Qué es esa perra, Padre?!
Reynold gritó de asombro mientras sacaba
apresuradamente la espada.
Pudo ver a Yvonne sonriendo entre las muchas criaturas
monstruosas que aparecieron.
787
Fueron las semillas que plantó nada más cuando llegó al
Ducado, los paseos que ella se daba en el jardín.
—¡Keeeeek-!
Con un movimiento frenético de la parte inferior del
cuerpo de la lombriz de tierra, los monstruos comenzaron
a cazar.
—¡Todas las tropas! ¡Detengan a los monstruos y arresten
a Yvonne, no, a esa niña!
El Duque dio órdenes, tardó en recuperarse del impacto
de las imágenes de los monstruos que ocupaban la
mansión en ese instante.
Fue después de que Reynold ya hubiera saltado.
—¡Mayordomo, envía un mensaje al Palacio Imperial
ahora mismo! ¡Y quiero que la gente de la mansión salga
de aquí también...!
788
—¡Keeeeek-!
Una sombra gigante golpeó repentinamente la cabeza del
Duque, que se apresuraba a agregar una orden de
evacuación.
Cuando escapó por un pelo.
*Chaengggg-!*
Reynold cortó la pata delantera de una verruga que se
estaba cayendo.
—¡Joder! ¡Hermano!, ¿qué estás haciendo? ¡Despierta y
cubre a nuestro Padre!
Reynold le gritó violentamente a Derrick, quien solo se
quedó quieto en ese peligroso momento.
—¡Hermano-!
Hermano.

789
Al mismo tiempo que la voz de Reynold, la voz de
alguien resonó en los oídos de Derrick.
[—Hermano.
—Hermano, ¿podemos ir al festival?]
En su mente. La imagen de la pequeña hermana de
Derrick fue quien atrapó sus ojos y sus oídos.
[—Te extrañé, hermano.
—Hermano.]
Su pequeña hermana, sosteniendo su mano con fuerza, se
rió hermosamente y dijo:
[—Estoy tan emocionada. ]
—Yvonne
Derrick extendió la mano y avanzó.
No podía oír los gritos de Reynold.
[—¡Hermano-!]
790
Yvonne, que fue arrastrada por una nueva multitud del
desfile, se estaba alejando más.
Una hermana menor llorando desolada.
—No, Yvonne. Ya voy. ¡Espérame..!
De repente, la piel suave de alguien tocó la mano estirada.
—Hermano.
Derrick despertó del trance. Antes de que se diera cuenta,
una Yvonne grande lo abrazó con fuerza.
—Por favor, sé mi rehén hasta que termine la cacería.
Yvonne sonrió con una cara bonita.
Derrick, que ya estaba frente a ella, miró lentamente a su
alrededor.
—¡Aaaahhhhhhh! ¡Ayuda!
—¡Keeeeek-!
*Chaeng, chae-e-e-!*
791
El Duque silencioso estaba sumido en un caos total.
—Esto que...
Un monstruo empuñando sus patas delanteras en forma
de hoz se arrastró rápidamente.
Reynold chilló y corrió entre los caballeros muertos.
Y.
—Padre.
Los ojos de Derrick estaban muy abiertos.
Un monstruo había seguido de cerca al Duque, quieto en
el lugar se movió con la ayuda del mayordomo.
Inmediatamente sacó su espada y trató de correr hacia la
bestia.
Pero su cuerpo no se movió.
Mirando hacia abajo, parecía una neblina negra y todo su
cuerpo estaba inmovilizado.
792
—¡Ugh! Maldita sea, ¡¿qué demonios...?!
Por un momento, Derrick dejó de respirar al ver al
monstruo golpeando al Duque.
—¡Padre!
Fue el momento en que la pata delantera de la bestia cortó
el aire y estuvo a punto de derribar al Duque.
—¡Dekina Levatium -!
*kwaaaang-!*
Desde algún lugar, una gran masa de luz salió disparada
golpeando al monstruo.

793
~Capítulo 212~

***

—¿Tienes que ir ahí?


El Príncipe Heredero hizo la misma pregunta por tercera
vez con una expresión de duda.
A altas horas de la noche, llegamos al norte de la capital,
acompañados de un mago y seis guardias. En este
instantes, nos dirigíamos al Ducado en un carruaje.
Esto se debía a que el mago del palacio, que usaba la
magia de larga distancia, se encontraba agotado.
Di una respuesta amarga, mirando de reojo a su rostro
profundamente fruncido.
—Te dije que la iba a matar.
794
—Quiero decir, ¿tienes que ir ahora mismo? Podrías ir
cuando el día sea brillante.
—Está bien.
—¿Te desmayaste sin darte cuenta, pero está bien....?
Cuando estaba a punto de gritar, pronto suspiró y cerró
la boca.
Al Príncipe Heredero no parecía gustarle mi plan de ir
directamente al Ducado y matar a Yvonne.
Desde el momento en que perdí el conocimiento debido
a la magia contra Eclipse y los monstruos en el pantano,
Callisto me trató como una pluma que volaría cuando
alguien soplaba fuerte.
Tanto es así que cuando volví a abrir los ojos en el
campamento del Ejército Imperial, Cedric le dio al mago
una mirada de disgusto.
795
No está tan mal...
Me sentí avergonzada y con comezón.
Le pregunté en secreto tirando de su codo.
—¿No deberías volver al norte lo antes posible? Todavía
estamos en guerra.
—¿La guerra es el problema ahora? ¿Quién te va a cuidar
si vuelves a caer?
No había nadie en el Eckart que se preocupara por mí,
incluso si estaba muerta.
Eso es cierto, pero ...
Pensé que Yvonne no se movería mucho porque recién
comenzó el Modo normal y ella perdió dos de los
personajes requeridos para el lavado de cerebro.
Así que ahora era el momento adecuado para atacar.
De repente, recordé cosas antes a punto de desmayarse.
796
<SISTEMA>
¡Y, La [Magia Antigua] requiere mucha resistencia y
fuerza mental!
¡Úselo con cuidado en momentos importantes!

La advertencia del sistema no fue una exageración.


Inmediatamente después de usar la magia, me sentí
mareada y perdí todas mis fuerzas.
El Príncipe Heredero merecía hacer un escándalo después
de quedarme dormida durante 3 días como si estuviera
muerta.
No puedo desmayarme cada vez que uso magia.
Es difícil saber cuántos ataques serán necesarios para
matar a esa perra.
797
Puse mi mano en el bolsillo.
Con el sonido de un cristal, la sensación fría de una
botella de vidrio me tocó las yemas de los dedos.
Había un total de cinco pociones para mejorar la salud de
un mago, me los entregaron en el palacio.
Ganaré el tiempo suficiente para terminar antes de agotarlos.
Me encontré con Yvonne antes de huir, y me sentí
mareada después de caer de un antiguo círculo mágico.
Sin embargo, no debo bajar la guardia.
No tenía la menor idea de que este loco juego haría que
fuera tan fácil deshacerse del jefe final.
Fue cuando.
Podía sentir que el carruaje se fue deteniendo.
—Alteza, Princesa, el carruaje ha llegado a la mansión
Eckart.
798
—¿En serio? Dile al Duque que el Príncipe Heredero del
Imperio está aquí.
En el exterior el carruaje solo podía pasar por la puerta
con el permiso del propietario de la mansión.
—Es la señal de oro, el regreso de su hija que golpeó a la
hija real y abandonó la casa. ¿No es así?
Dando las órdenes con arrogancia, me miró y me guiñó
un ojo.
Él parecía querer decir que estaba orgulloso de mi
presencia.
Esperé a que se abriera la puerta, ignorándolo.
—Su Alteza, creo que debería salir un momento.
En lugar del sonido de la pesada puerta de hierro
abriéndose, se escuchó la voz del guardia.
—¿Qué pasa?
799
Salió furioso del asiento con una mirada desagradable en
su rostro.
—¿Vas a decir que el Duque no puede abrir la puerta?
—Es-eso...
Vi las conocidas puertas del Ducado a través de la puerta
abierta del carruaje.
Pero había algo extraño en eso.
La identidad del sentido de incompatibilidad fue
inmediatamente conocida por el murmullo de Callisto de
pie cerca del carruaje.
—No hay porteros.
—Revisé y encontré la puerta está abierta, Su Alteza.
El Ducado, cuyos porteros vigilaban durante las cuatro
estaciones, desaparecieron, el lugar parecía muy
tranquilo.
800
En la atmósfera inusual de la mansión, me pregunté si
diría: —Entremos a la mansión.
Fue el momento.
*kugugugugugung-.*
El suelo vibró débilmente.
—¿Qué…?
El Príncipe Heredero y sus guardias desenvainaron
rápidamente sus espadas.
*keeeeeek…*
Al mismo tiempo, un grotesco grito sonó desde la
distancia.
—Es el sonido de un monstruo, Alteza.
Reveló su identidad de inmediato.
Callisto gritó mientras volvía a subir al carruaje con la
cara rígida.
801
—¡Maldita sea! Siéntate, Princesa. ¡Conduce el carruaje!
¡Regresamos al Palacio Imperial!
Lo miré con una mirada de perplejidad ante la orden
repentina.
—¿De qué estás hablando? Yvonne reveló su identidad.
¡Tenemos que ir a la mansión!
—Ahora no. Hay más de uno o dos de ellos que puedo
sentir.
—Entonces, iré sola. Puedes volver al Palacio Imperial.
—¡¿A dónde vas con ese cuerpo?!
Callisto me atrapó con prisa antes de bajar del carruaje en
movimiento.
—¿Cuántas veces debería decírselo? Me encuentro bien,
Alteza.

802
—¿Cuál es el punto si estás bien ahora? Vas a usar esa
maldita magia de nuevo. Vamos. ¡No dejes el carruaje!
Él gritó afuera con dureza, como si hubiera escuchado el
alboroto en el carruaje.
Sólo entonces el carruaje se movió lentamente.
Todavía miré en silencio, su agarré en mi hombro con
fuerza.
—...Su Alteza, dijo que me dejaría hacer lo que quisiera.
—Eso es también cuando estás en buena forma.
—...
Agregó con una mirada desesperada.
—Y el Duque te hizo parecer un desastre.
—...

803
—Prácticamente están cavando sus propias tumbas. No
importa si van a morir o no. Ni siquiera merecen que te
sientas culpable.
Honestamente, no tenía nada que decir porque tenía
razón.
Pero la muerte de otras personas por Eckart y la
eliminación de Leila fueron muy diferentes.
—....Si me caigo de nuevo, puedes salvarme.
—¡Eso tiene sentido, qué ...!
—Yo también estoy asustada, Alteza.
Sentí que me alejaba del Ducado y le dije cuidadosamente
a mi mente.
No es suficiente encargarme de los extraordinarios y enormes
monstruos, así que tengo que matar al jefe final que evité.
Sin embargo, era inevitable.
804
Después de ver el final del juego, me fui para regresar al
mundo original, y todos estaban muertos a manos de
Yvonne.
Lentamente estiré mi mano hacia la mejilla del Príncipe
Heredero, quien me miraba con una cara distorsionada.
—Estaba tan asustada que ....simplemente renuncié y me
escapé, y tú viniste detrás de mí para atraparme.
Mientras estaba inconsciente, tuve un sueño.
Hace mucho tiempo, soñé con escucharlo en una cueva
en la competencia de caza.
Realmente no pensé que quería decir lo que dijo cuando
dijo que quería ser un Emperador Perfecto para destruir
el imperio.
Como soñé con ser Arqueóloga, quizás él ha soñado con
convertirse en un Emperador ideal y gobernar el país.
805
Quizás sea mi codicia.
Y su sonrisa al crecer en la ilustración fue tan brillante.
—Porque dijiste que estarías de mi lado... Sé que me
protegerías cuando esté en peligro.
En un mundo seguro, quiero que viva como un
Emperador impecable.
—Por eso estoy siendo valiente. No es que fuera a salvar
al Duque y su gente, pero...
Callisto me miró en silencio con un rostro inexpresivo.
Después de mucho tiempo, apoyó la cabeza en mi
mejilla.
Luego cerró los ojos y susurró en voz baja.
—Cada vez que cierras los ojos, me temo que no podrás
volver a abrirlos.
—...
806
—Sabía que te estás quedando sin energía, pero estaba
contando tu respiración y revisando tu boca docenas de
veces sin que tú lo supieras.
—...
—Porque puedo verte acostada sangrando todo el
tiempo.
—Ah ...
No podía entender de qué estaba hablando, pero respiré
un pequeño grito ahogado.
Porque me di cuenta de por qué estaba tan sensible a que
yo cayera.
Callisto se estaba refiriendo en la escena donde yo misma
bebí veneno y luego quedé acostaba.

807
Cuando miré hacia arriba de nuevo, pude ver
presionando desesperadamente el miedo en su rostro
inexpresivo.
Me sentí extraña.
—Esta vez... lo usaré con cuidado.
Presionando el estómago rugiente, lo tranquilicé con
palabras que no podía garantizar.
Sólo entonces, Callisto desató la expresión rígida y
sonrió.
—¿Cómo puedes usarlo con cuidado cuando no puedes
controlarlo?
—Incluso si lo uso con fuerza, no me caeré. Ya conoces
la poción que me dio el mago.
Respondí, haciendo pucheros con los labios.
Luego, chasqueó la lengua y se lamentó.
808
—Tsk, ya ha pasado tanto tiempo desde que di un paso
atrás.
Y ordenó de nuevo.
—Da la vuelta el carruaje.
Un carruaje que cambió de destino y llegó al Ducado
pronto atravesó la puerta de la mansión.
—¡Keeeeek!
—¡Aaaaahhhhhhhh!
*chaeng, chaeaeng-!*
A pocas distancias, llegaron al patio delantero de la
mansión que estaba en ruinas.
—¡Loco! ¡Uf!
Me disgustó ver una verruga como un gusano
retorciéndose en la parte donde se suponía que debían
estar las piernas.
809
¡Odio los moluscos!
Después de bajarse del carruaje, el Príncipe Heredero
rápidamente gritó a los guardias.
—¡Tres escoltan quédense junto al carruaje y el resto me
sigue!
Se volvió hacia mí a toda prisa.
—Princesa, no uses magia todavía, solo quédate en el
carruaje. Están los soldados Eckart, así que intentaré usar
la fuerza para lidiar con el monstruo. ¡¿De acuerdo?!
—Si...
Pero estaba buscando a Yvonne y su consejo no llegó a
mis oídos.
¿Dónde está ella?
En ese momento, estoy visualizando por un jardín lleno
de sangre y carne, que era como un campo de batalla.
810
—¡Duque!
El título familiar de repente me llamó la atención.
A un lado del jardín, el Duque y el mayordomo estaban
siendo perseguidos por un monstruo.
Así que te dije que tuvieras cuidado, ¿por qué no escuchas ...?
Sabiendo que también existía la influencia del lavado de
cerebro, el Duque que hizo esta división fue salvaje.
De todos modos, ni siquiera es mi Padre biológico, como dijo el
Príncipe Heredero. ¿Era necesario salvarlo?
[—Sin preocupaciones.
—Pero, si quieres, te dejaré salir del Ducado.]
Pero en ese momento, la cálida voz del Duque pasó por
mis oídos.
[—¿Prefieres entrar sola que entrar con un anciano?
—Bebé, todo es culpa de tu padre. No llores ¿Si?]
811
Apreté los dientes con dificultad para cerrar los oídos.
Fue cuando.
El mayordomo que corría tropezó con una piedra y cayó.
—Fennel!
El Duque que corría regresó y lo ayudó.
—¡Keeeeek-!
Sin embargo, entregó su cuello al perseguidor que lo
seguía de cerca.
El momento en que el rastrillo de la verruga babeante
cayó sobre sus cabezas como una hoz sobre un cadáver.
Apareció letras blancas flotando en la parte superior del
báculo del espejo que estaba sosteniendo.
En su hechizo de escritura, grité sin dudarlo.
—¡Dekina Levatium -!
Fue cuando sentí que me quemaban la nuca.
812
*kukwaaaaang!*
Con un rugido, de algún lugar se derramó una enorme
masa de luz y comenzó a saltar como una pelota de goma.
Esta magia tenía la ventaja de eliminar una gran cantidad
de monstruos en poco tiempo, sin matar a la otra parte.
Pero la desventaja era que las cosas no pertenecían a la
‘otra parte’
*kong, kong! kuuuung-!*
La luz mató rápidamente a varias verrugas.
Sin duda, había enormes agujeros en la mansión.
Los restos de monstruos fueron despedazados por la luz
y en los alrededores también estaban literalmente
devastados.
Pude ver al Duque, al mayordomo Fennel y a todos en el
patio delantero mirándome con ojos llorosos.
813
Estaba respirando con dificultad.
*Tududuk- *
Algo goteó de mi nariz.
—Oh, dije que no lo usaras. ¡Realmente no escuchas!
Levanté la cabeza al oír la voz enojada.

814
~Capítulo 213~

Alcé la mano y me toqué la nariz. Era mi sangre.


Que demonios. Ni siquiera lloré en toda la noche antes del
examen de ingreso a la universidad...
Irritadamente froté mi nariz y los labios húmedos con las
mangas de mi ropa.
—No toques.
Mientras tanto, Callisto venía corriendo, me obligó a
quitar la muñeca.
Y me sostuvo la nariz con un pañuelo que no sabía de
dónde venía y echó la cabeza hacia atrás, apoyando mi
mentón.
—¿Llevas esto contigo?

815
Cuando le pregunté con voz nasal, respiró y pareció
contener su ira.
—Ya sabes. Lo llevó todo por alguien.
—Estoy bien.
Respondí tímidamente.
Con la cabeza baja, no podía decir qué expresión tenía.
Pero cuando lo convencí de que estaría bien, me
avergoncé porque derramé una hemorragia nasal.
—Te lo dije, no es como si estuviera tomando una
poción...
—Lo tienes, así que no mires a tu alrededor.
Callisto me detuvo y me hizo callar.
—Decidiste hacer lo que querías hacer. No necesitas
excusas. Simplemente derrites parte de mi ingenio.
Dijo que no era gran cosa.
816
Pero no podía entender por qué sonaba tan apretado.
—¡Penélope!
Fue cuando.
Se escuchó una voz familiar.
Cuando levanté un poco la cabeza, el Duque se quedó
mirándome con una mirada perpleja, ayudando al
mayordomo.
—Padre…
Afortunadamente, mi hemorragia nasal se detuvo para
entonces. Me escapé del Príncipe Heredero que estaba
pegado a mí.
—¿Qué diablos está pasando…? ¿Cómo sabes usar la
magia…?
Le entregó el mayordomo a uno de los caballeros que se
le acercó y el ojo del Duque observó mi báculo de espejo.
817
Lo escondí detrás de mí por vergüenza.
—El Duque ni siquiera puede verme, ¿verdad?
Callisto dio su voz rápidamente para que notarán su
presencia.
Sólo entonces los ojos del Duque se abrieron de par en
par cuando reconoció al Príncipe Heredero.
—¡S-su Alteza!, ¿no ha ido al norte para reprimir a los
rebeldes?
—No soy un hombre de sangre fría a quien, a diferencia
de los demás, no le importa adónde ha ido una Princesa
fugitiva.
—¡Su Alteza!
Estaba tan sorprendida que traté de silenciar la boca de
Callisto, que apuntaba al Duque.

818
Pero la tez del Duque se oscureció rápidamente en las
palabras ya derramadas.
De hecho, las palabras del Príncipe Heredero estaban
equivocadas. El Duque se ofreció a ayudarme cuando le
dije que me iba de la mansión.
Si estaba decidido a detenerme, debe haber sido difícil
escapar el día de la batalla con Yvonne.
—Eso... estaba usando magia. Lamento lo de la mansión.
No he podido controlar mi magia todavía.
Tartamudeé con culpa.
Por la dureza de la situación, el Duque parecía conocer la
identidad de esta Yvonne.
De lo contrario, no llamaría a todos los caballeros de la
familia.
—Sin embargo... me alegró que llegáramos a tiempo.
819
Mordí mi labio inferior con fuerza y desahogué
lentamente mi sinceridad.
Si él se sintiera aliviado porque yo parecía ilesa, ¿sería
realmente una presa fácil?
El Duque, que me miró con los ojos temblando sin rumbo
fijo ante mis palabras, de repente levantó la mano y
acarició mi mejilla.
—Estoy tan contento de que estés bien.
—...
—Has vuelto. Cuando estuviste fuera de la mansión
nunca me he sentido feliz a diferencia de hoy.
Me las arreglé para mantener mi rostro húmedo por sus
palabras.

820
A la familia del Duque, con la que tuve que volver y
enfrentarme, Yvonne le lavó completamente el cerebro y
sabía que se mudaría solo por ella.
Incluso si ellos intentarán atacarme, como Eclipse, sabría
qué hacer, imaginé unas docenas de veces durante el
camino.
—¡Oye, Penélope!
Desde lejos pude ver a Reynold corriendo hacia nosotros,
agitando su hermoso cabello rosado.
—Oye, ¿todavía no estoy sobrio? Creo que te acabo de
ver empuñando un extraño objeto mágico y destruyendo
a todos los monstruos.
Un mes después de la fuga, Reynold se golpeó en la
cabeza y dijo cosas estúpidas.

821
—Oh, todavía es demasiado pronto para saludar en esta
reunión.
Fue cuando.
La cabeza de todos se volvió hacia la voz penetrante.
Una mujer esbelta estaba lejos del jardín donde se
encontraba la letrina.
—Yvonne.
Pensé que dejaría que los monstruos se soltaran y
rebotaran pero Yvonne se quedó lejos y lo observó todo.
Oh bien. Todavía tengo una parte.
Tan pronto como me convencí, empujé a la gente frente
a mí y seguí adelante.
Con el jardín cubierto por restos de monstruos y sangre,
finalmente pudimos enfrentarnos.

822
—Pensé que estabas asustada y por eso te escapaste, pero
regresaste, Penélope.
Yvonne se rió ingenuamente.
Junto a ella, Derrick me estaba mirando con los ojos bien
abiertos, los pies atados de algo negro.
Parecía haber sido atrapado, no por su propia voluntad.
Me volví hacia Yvonne de nuevo, fingiendo no verlo.
—¿Te he golpeado tan fuerte, que no has recuperado el
sentido?
—....¿Qué?
—Si yo fuera tú, me sentiría avergonzada y ya me habría
escapado. Sabes que el lavado de cerebro y el poder que
usas ya no funcionan en mí.
Porque tengo acceso al juego a diferencia de la antigua
Penélope.
823
Mis palabras desvanecieron la sonrisa en los labios de
Yvonne.
—Si no funciona en ti, entonces funcionará con otros.
Después de un momento de boca temblorosa, encontró la
compostura y respondió después de un rato.
Fue el momento.
—¡Uf!
Derrick, que estaba de pie junto a ella, de repente soltó un
doloroso gemido y cayó de rodillas.
—¡Derrick!
—¡Hermano! ¡A-oh, esa perra loca!
El Duque y Reynold gritaron asombrados.
—En el pasado, te maté primero, así que no pude
mostrarte la forma en que tu familia, a quien querías

824
desesperadamente ser amada. Fueron devorados por mí
uno por uno.
—¡Mierda! ¡Suéltame!
—Los humanos, jóvenes y fuertes también tienen una
gran vitalidad. Tu hermano será una presa bastante
buena.
Yvonne se inclinó lentamente y acarició el rostro de
Derrick con ambas manos.
Luchó violentamente. Pero, por supuesto, no podía
moverse.
—Te mostraré claramente esta vez. ¿Cómo murió tu
familia frente de ti ...?
—Mátalo.
Respondí incluso antes de que terminaran las palabras de
Yvonne.
825
—Muerto o no, no es asunto mío.
Le dije a Yvonne, pero mis ojos estaban puestos en
Derrick.
Las pupilas azules, que temblaban incesantemente, se
detuvieron de repente.
Él me miró como si lo que acababa de escuchar fuera
increíble.
Sus labios pálidos y blancos revoloteaban.
Lamentablemente, volví la cabeza directamente hacia
ella antes de que lo entendiera.
Porque era la verdad que no me importaba.
—¿Qué? eras una presa tan inútil, ¿no?
Yvonne murmuró con el ceño fruncido y pronto soltó a
Derrick, a quien había tomado.
—¡keueuk!
826
Fue arrojado al suelo como si lo empujaran bruscamente
contra algo.
—Si esto no funciona…
Sin mirar esa torre de perforación, Yvonne me miró y
dijo.
—Entonces, comencemos otra batalla.
Fue al mismo tiempo en que él.
*Ssss, ssssssssssud-*
Los cuerpos de las verrugas horriblemente desgarradas,
por mi magia, comenzaron a revolotear.
Como un teléfono celular vibrante.
—¡¿Qu-qué..?!
Los caballeros, que habían estado aturdidos, volvieron a
estar nerviosos.

827
En ese momento, varios arroyos atravesaron el cuerpo
que se había estado moviendo hacia arriba y hacia abajo.
—¡Keeeeeek-!
—¡M-Monstruos! ¡Han aparecido nuevos monstruos!
Alguien gritó en pánico.
Loco…
Cuando vi a un monstruo que se levantaba de la mantis
muerta como si estuviera bailando en contoneo, lo odié.
Fue cuando.
De ninguna manera. ¡Ni una mirada!
—¡Keeeeeek-!
Los cuerpos que fueron sacados de los monstruos
muertos comenzaron a correr hacia los caballeros al
unísono.
—¡Ahhh! ¡Estoy harto de eso, de verdad! ¡Ataquen!
828
Reynold sacó una espada y tomó la delantera.
Congelada, solo los miré retorciéndose frenéticamente.
Como algo arrastrándose, mi cuerpo entero hizo
cosquillas.
Sabiendo cómo me sentía, me vinieron a la mente letras
blancas en el báculo del espejo.
En consideración a mí, que 'odio' las cosas retorcidas, el
Príncipe Heredero cubrió mi frente con su cuerpo.
—Quédate atrás, Princesa.
—¡Fire Pisson-!
Pero fue después de que ya me había vuelto loca por la
locura.
*Aleteo-!*

829
Tan pronto como grité a todo pulmón, las repugnantes
criaturas que se retorcían y corrían hacia los caballeros
fueron quemadas al unísono.
Los caballeros se detuvieron ante el fuego repentino.
—¡Keeeeeek-!
Con un olor repugnante, los monstruos ardientes se
retorcieron como locos.
Sin embargo, después de un tiempo.
*Tuduk, tuduk-. *
Los lugares en llamas fueron arrancados.
Como la cola de un lagarto, la parte negra quemada se
cayó.
Aunque la mitad de su cuerpo se había caído, el monstruo
todavía se movía y seguía vivo.
—¡Keeeeeek-!
830
A medida que las llamas se apagaron, comenzaron a
entrar de nuevo.
—¿Qué? ¿por qué no se están muriendo? ¡Fire Pisson!
¡Fire Pisson! ¡Wind Pisson! ¡Fire Pisson!
Avergonzada, pensé en el pulpo gigante y sobre cargué
los hechizos.
Pero fue inútil.
—¡La-la magia no parece funcionar, Su Alteza! ¡Princesa
Heredera!
El mago del palacio, a quien el Príncipe Heredero dejó a
mi lado, se estremeció y gritó.
—¿Princesa Heredera...?
El Duque me miró con una cara desconocida, pero yo
estaba ocupada y no pude escucharlo.
—¡Keeeeeek-!
831
—¡Quédate en el carruaje, Princesa!
Como si hubiera estado esperando, el Príncipe Heredero
gritó cortando un tentáculo monstruoso con la espada.
Después de eso, fue golpeado pero siguió atacando con
espada.
—¡Su Alteza tiene razón, Penélope! ¡Mantente a salvo
allí!
—¡Ah, Padre!
Si pensó que era mejor unir fuerzas, el Duque también
sacó una espada y corrió hacia la batalla.
Gracias al Príncipe Heredero, el Duque y Reynold, que
se posicionaron frente a mí, mi entorno se convirtió en
una zona segura.

832
El monstruo tenía un ataque muy bajo en comparación
con el monstruo de aspecto mantis, aunque mi magia no
funcionó, tuve que cortarla físicamente varias veces.
¿Qué? No es gran cosa, ¿verdad? Es bastante bueno.
Las imágenes de los monstruos cortados gradualmente
calmaron mi mente.
Así que no lo sabía.
¿Por qué Yvonne estaba lanzando una batalla?.
Pequeñas secciones del monstruo que habían sido
cortadas comenzaron a amontonarse una a una alrededor
de todos.
Retorciéndose, todavía estaba vivo pero era tan corto que
estaba a punto de morir.
Los humanos pensaron poco en eso.

833
Inadvertido, un pequeño trozo de monstruo se retorció y
tocó el ángulo de otro grupo de partes cortadas cercanas.
Pronto se le unieron secciones transversales, y las marcas
de corte desaparecieron sin dejar rastro y se convirtieron
en una nueva pieza más larga.
Y luego se transformó a una nueva pieza.
Después de algunas repeticiones, las piezas del monstruo
han crecido hasta la mitad de la longitud de un hombre.
Estúpida perra.
Yvonne se enrolló las comisuras de la boca después de
descubrir que sus dientes estaban pegados a la sección
transversal de su cabello.
Una criatura trepó lentamente a un árbol, uniendo
fuerzas entre sí.
Nadie se dio cuenta.
834
Una rama larga colgaba sobre la cabeza de Penélope.
Yvonne estaba encantada de ver que el monstruo acababa
de alcanzar su objetivo.
Ahora, con esto recuperé las piezas. Todo habrá terminado.
No mataría a Penélope de inmediato.
—Pero podría destrozar esa fea cara.
La boca de Yvonne estaba muy abierta.
—Vas a morir de la forma más miserable y dolorosa,
Penélope.
Fue cuando.
*puuk -.*
Con el sonido de algo afilado clavándose en la carne,
Yvonne, que estaba mirándome, de repente sus ojos se
abrieron de par en par.

835
Ella bajó la cabeza lentamente. La hoja de una espada se
estaba poniendo roja.
Al levantar la cabeza y se miró su costado.
—Yvonne...
Ojos azules temblando incesantemente.
Miró a su hermano, Derrick.

836
~Capítulo 214~

Yvonne se tambaleó al ser puñalada.


Sus ojos mirando a Derrick, estaban muy abiertos, como
si fuera increíble.
—Her....Hermano, ¿por qué…?
Yvonne se mordió los labios. Era una voz tan pequeña
como el polvo que pronto se desvanecería.
En ese momento sintió un dolor agudo como si la
hubieran atravesado.
Derrick miró con ojos temblorosos la espada que había
clavado con sus propias manos.
Había apuñalando a su hermana pequeña él mismo.
De repente, las náuseas subieron a su garganta.
—Tú… no eres mi hermana.
837
Rechazó la idea y apretó los dientes temblando la
barbilla.
—¿Quién diablos eres tú?
—Soy Yvonne, hermano. La hermana que perdiste el día
del festival.
Yvonne una vez más despertó la culpa de Derrick con una
mirada desolada, entre sonriendo y llorando.
—Si no soy Yvonne, ¿quién diablos sería?
—¡Cállate!
Pero Derrick ya no fue engañado.
—Yvonne… ¡Yvonne no puede ser tan malvada como tú!
¡Yvonne, esa niña!
—...

838
—Con solo mirar una flor marchita en el jardín, ella
estaría triste, atrapada en la habitación todo el día por
eso.
Miró el jardín en ruinas con ojos desconcertados.
El jardín de la mansión Eckart, se había hecho famoso
por lo que hizo la difunta Duquesa, era el tesoro de
Yvonne.
Cuando se encontraba incluso una sola flor marchita, su
hermana pequeña llora amargamente como si el mundo
se hubiera derrumbado.
Y no habría estado bien haciendo este desastre.
Su mente, que antes estaba nublada, se despejó ahora.
—Entonces, ¿quién diablos eres?
Derrick miró furioso a la mujer que apuñaló.

839
Aparentemente, la mirada de Yvonne decía que tenía
razón...
—Ja, ja... ¿finalmente te diste cuenta?
Un rostro se reveló como un demonio, parecía totalmente
extraña.
—Eso es correcto. Tu hermana me la he llevado hace
mucho tiempo.
—... ¿Qué?
—Pobre Yvonne. Yvonne, Yvonne Eckart.
La mujer tarareaba como si no pasara nada con su cuerpo
profundamente golpeado por la espada.
—Ha sido arrebatada por algo maligno a causa del
hermano que la ha perdido, y morirá por su espada.
—¿Qué?, ¿qué...?
—¿Crees que estoy mintiendo?
840
Se le fue acercando paso a paso, girando de manera
burlona.
Como la distancia entre los dos estaba cerca, la espada en
medio desapareció gradualmente en el cuerpo de
Yvonne.
Finalmente, ella se acercó con la espada de Derrick, de
repente empujó su rostro hacia él como para burlarse del
niño.
—¿Todavía no crees en mí?
Si fuera un ser humano, nunca habría sucedido.
No puede caminar con un cuchillo atravesado en su...
Los ojos de Derrick se enrojecieron de ira.
—¡Loca! ¡Yvonne-!
Gritó el nombre de su hermana al extraño con la espada
perforada.
841
*hwiik-!*
Y en el momento en que trató de tomar alrededor del
cuello.
*Kwadeuk, Poo-wook-.*
Se escuchó el sonido de huesos rompiéndose y
enterrándose en la carne.
Fue un sonido similar hace un momento.
Pero.
—Huh, hugh...
Derrick bajó lentamente la mirada y miró hacia su
cuerpo.
Había otra mano atorada en su pecho izquierdo.
Cuando volvió a mirar hacia al frente, vio el rostro de una
mujer que parecía muy feliz.

842
—Como era de esperar, es difícil controlar el lavado de
cerebro sin la escultura...
Al mismo tiempo, la mano atorada en su pecho se hundió
salvajemente en su interior.
—¡Chiflada!
La boca de Derrick estaba goteando sangre roja.
*Bofetada-!*
Su mano, que había sido levantada en alto, cayó
impotente, sin alcanzar la espada.
Miró a su hermana con los ojos llenos de vida.
—Estás loca...
—¿Cómo reaccionaría Penélope si agarro tu corazón así?
Yvonne susurró con frialdad.
Esas palabras sacudieron sus ojos azules como un
terremoto.
843
Cada vez que veía a un hombre apasionado e
impenetrable arrastrado por su nombre, sentía ira contra
esa mujer.
La estupidez de dejarse engañar fácilmente por los
pensamientos más íntimos era muy agradable, pero a
veces resultaba desagradable que la razón no fuera para
uno mismo como en el pasado.
Era el momento.
—Y aún así, ¿fingirá salvarte? ¿O simpatizará con tu
muerte? Si no ella...
Miró al tonto y tambaleante hombre escupiendo veneno
como si estuviera masticando.
—¿Vas a estar disgustado?
—Detente.
Derrick instintivamente intentó cerrar la boca de Yvonne.
844
Pero con su corazón atravesado por su mano, no podía
hacer nada.
—Derrick Eckart, llevó a su pequeña hermana a la
ceremonia de mayoría de edad de su hermanastra y
finalmente la llevó a suicidarse.
—¡Detente, detente...!
—¿Qué tan terrible sería saber que la verdad es que la
amas y la rompiste por tu lavado de cerebro?
Las crueles palabras salieron de su boca y el disgusto que
había estado ocultando se derramó.
Los ojos de Derrick, temblaban sin cesar, se detuvieron
de repente.
—Tú, tú...
Su rostro se puso blanco como un hombre sofocante.
—Mi pobre hermano.
845
—¡Kuuuuk, detente..!
—Siempre que mencionaban a Penélope, te enojabas
como un hombre celoso y nunca supiste que era amor.
Le acarició su pálido rostro con su fina mano.
—Ahora, descansa en paz.
Ella bajó la cabeza susurrando como una canción de
cuna.
Derrick, que parecía angustiado, nunca pensó en evitar a
la mujer que se acercaba.
Pronto, aquellos dulces labios estuvieron a punto de
tocarlos los suyos.
—¡Wind Pison Prason!
*hwiiiiik-!*
Una sensación de chisporroteo repentinamente la golpeó.
—¡Uf!
846
Yvonne alertó del ataque, logró evitarlo empujando a
Derrick.
Al mismo tiempo, se defendió con un monstruo que la
rodeaba.
—¡Kiak-!
Pero a diferencia de hace algún tiempo, cuando la magia
no funcionó, dos monstruos parásitos fueron atacados y
desaparecieron rápidamente.
*hudududuk-.*
Después de que una tormenta se desvaneciera, los
escombros de las bestias estaban tan finamente divididos
cayeron como lluvia, ni siquiera podían ser regenerados.
Alguien salió de allí.
—Magia mejorada.
—Estás muerta, maldita Penélope Eckart.
847
Expresó Yvonne.

***

Tardó demasiado en cortarla para sobrevivir y estar


completamente terminada.
—Si pudiera cortarla, podría resolverlo.
Fue un momento en que miré al Príncipe y al Duque,
quienes se quedaron atrás blandieron sus espadas sin
cesar.
De repente, las letras blancas del báculo cambiaron a más
hechizos delirantes.
¡Los hechizos locos y combinados me hacen más fuerte!
Era un hechizo demasiado unidimensional para quedar
sorprendido por un momento.
848
—¡Wind Pison Prason!
El hechizo agregado tuvo un efecto definitivo.
Varios torbellinos en un instante barrieron el jardín
frenéticamente, destrozando los monstruos de un solo
golpe.
No sabía que esto pasaría, y la cara de Yvonne quedó
atrapada en mi visión.
Parecía como si Derrick estuviera acostado a su lado,
impotente, pero no era asunto mío.
Ahora está muerto.
Todo lo que quedaba ahora era el jefe final.
—¡Wind...!
Fue tan pronto como me acerqué a ella, soltando un
hechizo.
—¡Slurp -!
849
En ese momento, el grito de un nuevo monstruo, era
familiar, sonó con fuerza atravesando el cielo.
Al mismo tiempo.
*dududududu-!*
El suelo tembló violentamente. Todo sucedió a la vez, así
de loco.
El momento en que todos en la zona gritaban.
*Qua-ang-!*
Algo se elevaba del suelo, por lo que se tragó al Duque de
inmediato.
—¡Pa-padre!
Gritó Reynold.
Era un gusano enorme.
Tenía prisa por gritar un hechizo.

850
Pero la lombriz de tierra que se tragó al Duque
desapareció de nuevo en el suelo sin posibilidad de atacar.
—¡Yvonne!
Me volví rápidamente hacia ella.
Mientras tanto, mirándome desde lo alto, montada en el
nuevo monstruo.
—Eso falló, así que será mejor que lo convierta en un
rehén significativo para ti, Penélope.
Señalando con el dedo a Derrick caído, Yvonne se rió con
malicia.
—Si quieres salvar a tu amado Padre, ven a buscarme con
la pieza del espejo.
Por un momento, mi corazón se hundió.
Pero respondí con calma, tratando de no mostrar todo
tipo de sentimientos.
851
—Solo mátalo, porque de todos modos solo necesito
deshacerme de ti.
—¡Penélope, tú....!
Ante mis palabras, Reynold me miró asombrado.
Me aparté de él y fijé mi visión sólo en ella.
—¿De verdad?
Yvonne inclinó la cabeza ante mis palabras diciendo lo
siguiente.
—¿Crees realmente que tengo solo uno del Ducado?
—¿Qué…?
—Por ejemplo, la criada que robó a través de Vuinter
Berdandi por temor a tu muerte tenía que estar con los
niños escondidos.
¡Emily!

852
En ese momento pasó el rostro de Emily, que había
olvidado.
Una breve pausa.
—Cuanto antes tomes una decisión, mejor. ¡El día de la
luna llena, los usaré todos como comida!
—¡kkirururuk-!
Yvonne junto con el monstruo volador se alejaron
rápidamente.
No.
Abrí la boca para lanzar un hechizo.
—¡...!
Pero no hubo sonido.
Las imágenes que presentaban al Duque, Emily y las
antiguas reliquias pasaron por mi mente una tras otra.

853
Hasta que desapareció completamente de vista, no pude
hacer ningún sonido en absoluto.
—Idiota…
Perdí la oportunidad de acabar con este juego loco con
mis propias manos.
Me invadió una sensación de impotencia y vergüenza.
¿Cuáles son los personajes del juego? ¡Hasta ahora, los rehenes...!
De repente, los sentimientos parecidos a la ira se
dispararon.
Entonces, alguien puso una mano en mi hombro.
—No inclines la cabeza, idiota. ¿No sabes que un Eckart
nunca se arrodilla en ningún caso?
Cuando miré hacia arriba, pude ver su cabello rosado.
Era Reynold.
—No es tu culpa.
854
El comentario finalmente me derribó.
—Ah…
Me di cuenta de lo que sentía ahora.
Era culpa, no ira, por no haberla matado. Era culpa.
Miré claramente sorprendida su rostro a pesar que dije
palabras frías, Reynold entendía todos mis sentimientos.
—Nadie ha muerto todavía. Puedes salvarlos. Así que no
hagas un lecho de muerte, ¿de acuerdo?
Al tono como un hermano, no pude decir nada, pero me
mordí los labios.
Pasó una violenta tormenta y sobrevino una extraña
sensación de agotamiento.
En medio de un aturdimiento, Reynold ocupó
hábilmente los lugares del Duque y el Joven Duque.

855
Bajo la dirección del Príncipe Heredero y su orden, los
heridos fueron trasladados y la ruinosa mansión comenzó
a limpiarse gradualmente.
Fue cuando vi que se llevaban a un Derrick
ensangrentado.
Supongo que aún no está muerto.
Eso pensé, pero al momento de ver su rostro pálido, tuve
sentimientos encontrados.
Él apuñaló a Yvonne, y luego fue atacado.
¿Qué estaba pensando al apuñalar a su hermana tan
horriblemente?
*Taak-.*
Fue cuando.

856
Justo cuando la camilla acaba de pasar. El hombre que
pensé que se había desmayado de repente me agarró la
muñeca.
—¿Qué…?
Miré la muñeca y me sorprendió.
Con mucho esfuerzo me entregó lo que tenía en la otra
mano.
—Tómalo…
Era un artículo familiar. Es exactamente igual al que
tenía Yvonne, el objeto quién fue acusada Penélope de
robar cuando era niña.
Era un collar.

857
~Capítulo 215~

Me quedé mirando fijamente el collar que Derrick había


sacado.
No podía predecir por qué me lo estaba dando de repente.
No creo que sea exactamente el mismo el collar en ese tiempo...
El collar, que se vi a través de los sueños de Penélope, era
pequeño, con un diamante incrustado en el adorno para
una niña.
Pero el collar que Derrick quería entregarme era similar
pero más grande como una réplica.
—Grabé con magia de traslado.
Poco a poco abrió la boca, mirándome, que no estaba
dispuesta a aceptarlo.

858
—Si frota los diamantes tres veces, puedes moverte a
cualquier lugar que pienses, independientemente sea de
la distancia.
La respuesta de regreso fue absurda.
Fue un paso natural que una pregunta saliera de mi boca.
—¿Por qué?
—...
—¿Por qué me lo darías?
Al mismo tiempo, recordó su último grito desesperado.
[—Aunque estabas enojada, te di un regalo y me devolviste la
sonrisa. No insulto como lo hace Reynold, y estar peleando así,
como hermano. Pero ¿por qué--?!]
Es la razón por la que me da regalos.
Los sórdidos sentimientos por la detestable niña que
ocupó el lugar de su hermana.
859
Sabiendo que era una paciente enferma, el interrogatorio
fue incorrecto.
Hablé en nombre de ella, que solo había silenciado sus
labios y no podía decir nada.
—Ahora, me arrojas esto, ¿algo cambiará?
Una vez pensé que su don significaba mejores relaciones.
La relación con el primer hijo de puta, que ha llegado al
final de su vida.
¿No tenía que darle seguimiento al juego?
—Ya que estoy loca por las joyas y los lujos, ¿crees que lo
olvidaré todo si me das un regalo caro?
Pero era un gran malentendido.
Me puse de pie sin siquiera fingir aceptar lo que me había
dado.

860
—Entonces estás completamente equivocado, Joven
Duque.
—...
—Esa miseria que sentí en ese momento, las muchas
humillaciones e insultos que me diste.
—...
—¿Cómo puedo olvidarlos? Este collar es lo que me
volvió loca por las joyas.
Me deshice del collar que había echado de su mano, sin
piedad.
El costoso collar platino se balanceaba en el aire y, en
consecuencia, hubo un temblor en sus ojos azules.
—Ahora, tengo miedo cada vez que me das algo. Me has
estado torturando mucho más y me has dejado caer al
fondo.
861
—...
—Así que no lo aceptaré, Joven Duque. Cualquiera sea
la razón.
—...
—No necesito nada de lo que me des.
Con las últimas palabras, yo, consciente de nuestro
entorno, recité en voz baja, con el cuerpo agachado.
Era la mayor consideración que podía hacer,
considerando que era el Joven Duque.
No quedaba nada que sentir por el hombre cuyo corazón
fue traspasado por su hermana, quien fue arrojado
horriblemente.
No solo siempre he sentido ira, odio, sino incluso
simpatía cada vez.

862
En el momento de levantarse como si nada hubiera
pasado después de susurrar rápidamente.
—Lo sé…
Finalmente abrió la boca ante mis palabras.
—Nada será olvidado, ni desaparecerá.
Me alegra que lo sepas ahora.
Mientras lo miraba insensiblemente, el pálido rostro
estaba horriblemente distorsionado.
—Solo digo ... solo digo eso. *Tos* ...
El hombre que estaba hablando de repente derramó
sangre.
Me sorprendí un poco y apresuré a hablar con los
sirvientes.
—Llévenlo a la mansión. A este paso, el dolor...
—Es peligroso fuera de la mansión.
863
Pero Derrick de repente me interrumpió y volvió a
derramar sangre.
Mi muñeca fue agarrada por su mano.
Podría haberlo ignorado lo suficiente, pero de alguna
manera no pude.
—Porque no puedo mantener mis ojos y mi espada fuera
de alcance, y puedo...
—...
—Cuando te sucede algo mientras estás fuera de casa,
¿cuál es la mejor manera de evitar la posición sin
comprometer el prestigio Eckart?
—...
—Pensé mucho y llegué a una conclusión en
consecuencia.

864
No lo sabía, pero el herido Derrick tenía un don para
hablar tonterías realmente desesperadas.
—Así que, por favor...
Para mí, rígida por la vergüenza, su mano temblorosa
fuera de su collar.
Pronto, sin aliento, terminó rogándome.
—Entonces, ¿podrías... por favor tomarlo?
—Lo siento, pero no puede, Joven Duque.
Fue cuando.
Algo duro me abrazó alrededor de mi cintura.
Antes de que la mano de Derrick me alcanzara, alguien
tiró de mi cuerpo hacia atrás.
—Cuidaré de mi prometida por mi cuenta, sin eso.
—¿Su Alteza?

865
Cuando miré hacia arriba, pude ver el rostro del Príncipe
Heredero con muchos ceños fruncidos.
*¡Tos! *
Al mismo tiempo, Derrick volvía a derramar sangre.
La mano que sostenía el collar flotando en el aire vacío,
cayó. Desde entonces no ha habido ningún movimiento.
—¿Qué están haciendo todos, sin moverlo? En ausencia
del Duque, voy a cambiar su sucesión.
En lugar de mí, que estaba atónita y sin palabras, Callisto
golpeó a los sirvientes.
—¡Lo sentimos, lo sentimos!
La cadena del collar en la mano, que se había salido de la
camilla, se alejó temblando en el aire.
Cuando lo mire irse, me hizo sentir rara.
—...No está muerto, ¿verdad?
866
Al verme murmurar para mí misma en un ataque de
ansiedad, dijo el Príncipe Heredero, chasqueando la
lengua.
—¿Qué pasa si él muere? Piensa en lo que te hizo.
—Pero es... un poco extraño que muera.
—Tsk, eres tan débil de mente. Si fuera alguien más,
habría apuñalado el agujero una vez más, preguntándole
si todavía está vivo.
Estoy segura de que solo eres tú.
Negué con la cabeza ante la personalidad retorcida del
Príncipe Heredero y me escapé de sus brazos.
—¿Se detuvo la sangre? Déjame ver.
Y Callisto, quien me dio la espalda, me agarró por ambas
mejillas y escaneó mi rostro.
—Se detuvo. Es vergonzoso, así que vete.
867
—¿Bebiste pociones?
—No aún no.
—Sácalo y bébelo ahora.
—Estoy bien...
Traté de guardar las pociones, pero no pude evitarlo por
aquellos ojos que miraban.
Saqué una poción de mi bolsillo.
—Déjeme ir, Su Alteza.
Hasta entonces, era el momento en que murmuré
insatisfecha, mirando al Príncipe Heredero, que todavía
sostenía mi mejilla.
—¿Qué estás haciendo?
En algún lugar con gritos atronadores, alguien vino
corriendo como un tiro y nos separó el uno del otro. Era
Reynold.
868
—Oye, ¿estás bien? ¡¿Todo bien?!
Se apresuró a pararse frente a mí y miró al Príncipe
Heredero como un gato en guardia.
—¿Qué está haciendo, Alteza? ¡No toque a mi hermana!
—Eh. Lo que sea que haga con mi prometida, ¿qué te
importa?
—¿Qué quieres decir con tu prometida?, ¿No estabas
persiguiendo a Penélope después de ser rechazado por
ella? ¿quiere ser abandonado de nuevo?
—Entonces te lo haré saber ahora. La Princesa y yo
somos muy especiales. El amante que superó la crisis
estaba al borde de un beso de reencuentro, y ¿quién con
falta de tacto…? Princesa, ¿a dónde vas?
—¡Oye, Penélope!

869
No confiaba en detener a los monstruos de la terrible
pelea.
Me alejé tan lejos de ellos como pude.
Después de un rato, Reynold corrió hacia mí,
preguntándome qué tipo de historia tengo con el Príncipe
Heredero.
—Oye, ¿es cierto que decidiste ir con él, no, Su Alteza?
Era cierto a medias, así que asentí en silencio.
—Voy a volver a buscar a Yvonne. Tengo que salvar a
nuestro Padre.
—Voy contigo.
La respuesta llegó tan pronto como terminé mis palabras,
miré a Reynold con una expresión bastante interrogante.
—¿No te importa?
—¿Qué?
870
—Lo acabas de ver. Tu propia hermana, en realidad es
un monstruo terrible que quiere matarte.
Derrick estaba tan sorprendido por el cambio de
apariencia de Yvonne que se estremeció.
Reynold no parecía tan sorprendido como yo pensaba.
—No me gustó esa perra desde el principio. La penumbra
no era como Yvonne en absoluto.
—Huh.
Resoplé ante la respuesta.
¿Cuándo me atrapas como una rata ...?
Aun así, fue un pequeño alivio que el simple Reynold no
estuviera tan lavado de cerebro como Derrick.
—...Ella secuestró a nuestro Padre. Al tocar un Eckart,
eso significa la muerte.

871
Murmuró para sí mismo, Reynold me preguntó de
repente con un rostro repentinamente rígido.
—...¿Desde cuándo lo supiste?, ¿Sabías todo desde el
principio?, ¿No es así?
Reynold preguntó uno tras otro.
Por supuesto, al principio no lo sabía. No, estaba cerca de
algo en lo que no creía.
¿Cómo puede una buena dama ser un monstruo tan
aterrador en un juego loco?
—Yo tampoco lo supe desde el principio. Después de
algunos encuentros, lo supe porque ella no se reflejaba en
el espejo ni en el agua del té.
He mezclado los hechos con moderación.
Entonces, Reynold frunció el ceño.

872
—¿Por eso te escapaste de casa? ¿Le tienes miedo y estás
buscando un báculo mágico para luchar contra ella?
Para mi vergüenza, señaló con el dedo mi báculo del
espejo.
—Eso no es así...
—¡Pero estoy en lo correcto!
Antes de que me apresurara a negar que no era así, me
cortaron.
—¿Cómo puedes ni siquiera darme una advertencia?
—...
—¡Deberías habérmelo dicho! ¡Deberías haberme dicho
cuando estabas huyendo de casa después de tomar
veneno!
Reynold me miró fijamente a sus ojos.
No podía entenderlo, así que ladeé la cabeza.
873
—¿Cuál es la diferencia si lo digo?
—Oh, ¿cuál es la diferencia? Si me hubieras dicho...
¡habríamos encontrado una solución juntos, idiota!
—...
—No importa si ella era mi hermana real, si me lo
hubieras dicho, no te habría dejado tomarlo todo por tu
cuenta.
—...
—Tú también eres mi hermana.
Reynold dijo enfáticamente.
Era difícil de creer desde mi punto de vista cuando nadie
en el Ducado me creía.
Pero la mirada preocupada de Reynold, su mirada
culpable, no parecía mentira.

874
—...No podía decirlo porque ella estaba lavando el
cerebro. Me temo que si le digo a alguien te lavarán el
cerebro como a nuestro hermano.
Al final le dije la verdad poco a poco.
—Loca. ¿Así que es porque a nuestro hermano le lavaron
el cerebro que actuó como un idiota? ¡Ese loco! ¡Debería
haber puesto más resistencia en su cerebro!
Reynold, ante mis palabras, maldijo a Derrick
asombrado.
Sintiéndome un poco aliviada, agregué con una pequeña
sonrisa.
—Y si le di, la advertencia.
—¿Qué? ¿cuándo?
—A nuestro Padre, que tuviera cuidado. Él finalmente lo
sabe. Sólo fingió.
875
El rostro de Reynold se endureció con mi respuesta.
—¿Por qué no me dices una palabra sobre algo tan
importante...?
Murmuró amargamente.
Sentí más pena por el Duque cuando lo vi actuando
todavía como un borracho.
Fue cuando.
—¡Reynold! ¡Penélope!
Una voz familiar nos llamó de repente. Reynold y yo
giramos la cabeza al mismo tiempo.
Más allá de la neblina y el jardín, en el bosque, había una
figura embarrada.
—¡Estoy de vuelta!
Reynold abrió mucho la boca y lo mismo para mí.

876
No importa lo joven que fuera, era el Duque con una
espada, pero Yvonne acaba de secuestrarlo...
¿Así de rápido?

877
~Capítulo 216~

Fue Reynold quien recobró el sentido primero.


—¡Padre!
Corrió hacia el Duque ambulante.
También lo seguí con una mirada perpleja.
—Padre, ¿qué diablos está pasando? ¿Qué pasó con el
monstruo? ¿La aterradora chica te dejó ir?
Reynold lo sacudió sin darle tiempo para descansar.
—Esto…
Tan pronto como el Duque estuvo a punto de abrir la
boca, jadeando para poder respirar.
—Ven aquí, Princesa.
Al mismo tiempo, la voz fría del Príncipe Heredero me
atrajo y me escondió detrás de él.
878
*Srrrung -*
Y sin un momento que perder, sacó una espada y apuntó
al Duque.
—¡¿Qué estás haciendo?!
—¡Su Alteza!
Gritó Reynold
Me quedé impactada.
El rostro del Duque, que acababa de regresar, se puso
serio.
El Príncipe Heredero, que levantó la espada tan alto,
podía cortarlo de inmediato, pronto inclinó la hoja de
forma oblicua.
Y.
—Es el Duque.

879
Callisto, que parecía haber comprobado algo, pronto dejó
caer su espada pulcramente.
—...¿Qué está haciendo, Su Alteza? No importa cuánto
le pida que no lo haga. Estoy muy disgustado.
El Duque apagó su ira y le preguntó al Príncipe Heredero.
—Dijiste que no se reflejaba en el agua o en el espejo. No
te enojes demasiado, Duque, solo quería asegurarme de
que no eres Leila.
El Príncipe Heredero se encogió de hombros con su
expresión descarada, ocultando su atroz rudeza hace un
momento.
Me hizo entender por qué actuaba así.
Por el momento, me pregunté si tenía buen ojo para la
sangre como en el escenario de un juego.
¡Dijiste que ibas a ser un perfecto Emperador, loco!
880
Afortunadamente, el Duque hizo una mirada perpleja,
como si estuviera convencido.
—Yo... ni siquiera conocí a Leila. Tal vez ella ni siquiera
supo que me he ido del vientre del monstruo.
—¿Cómo regresaste?
Solo entonces el Príncipe Heredero hizo la pregunta
principal.
El Duque se volvió hacia mí en lugar de responder.
Luego sacó algo del interior de su chaqueta y me lo
entregó.
—Tu previsión fue correcta, Penélope.
—Esa...
Reconociendo lo que colocó en la palma, abrí mucho los
ojos.

881
Una forma redonda delgada y descolorida como si se
hubiera quemado.
Era el amuleto que le regalé antes de la competencia de
caza.
—Tan pronto como el ácido del estómago del monstruo
tocó mi cuerpo, el objeto se activó. Y me expulsó en el
bosque de la mansión.
El Duque explicó toda la historia pero no estaba
escuchando.
Más que eso...
—¿Lo... has tenido todo este tiempo?
—Bueno, es un regalo de alguien.
Él respondió como si fuera natural.
Al mismo tiempo, sentí que mi rostro se retorcía de
manera extraña.
882
Lo había olvidado por completo desde entonces.
A diferencia del Príncipe Heredero, que siempre sufrió
muchos intentos de asesinatos, el Duque nunca estuvo en
peligro.
Pensé que lo tirarías o lo guardarías en algún lado.
Eso no es lo que esperaba.
—No lo he quitado de mi cuerpo ni por un segundo desde
que lo recibí, y me alegro de no haberlo hecho.
El rostro del Duque, que miraba el amuleto desgastado,
se llenó de una sonrisa de satisfacción.
—¿Qué era? No me dijiste qué hechizos estaban
grabados, ¿fue traslado? Es mejor que el mío.
El Príncipe Heredero refunfuñó a mi lado descontento.
Ignorándolo, me acerqué lentamente al Duque y le dije:
—....¿Estás herido en alguna parte?
883
—Estoy bien. ¿No te duele más que yo? Tuviste una
hemorragia nasal. ¿Se detuvo?
Él había sido tragado por un monstruo.
Cuando vi al Duque, que estaba ocupado mirándome con
una mirada preocupada, me llené de sentimientos
indescriptibles.
Apenas abrí la boca después de una mente congelada.
—Lo siento…
Los ojos del Duque estaban muy abiertos con una
repentina disculpa.
—¿De qué te arrepientes?
—No sé si lo escuchaste ...me fui de casa sin decir nada
... Y le dije a Yvonne, que no me importa si morías.
Cuando lo volviera a encontrar, tenía muchas ganas de
contarle esto, lo que sea.
884
Tuve que decirlo.
Me armé de valor y tartamudeé.
—No-no quise decir eso, Padre.
Mi corazón se hundió cuando pensé que él podría haberse
rendido después de escucharlo estando en el vientre del
monstruo.
Pensé que no importaría lo que les pasara a las personas
de esta familia.
—No quise decir eso...
Pero cuando verifique su excelente estado, me sentí
aliviada hasta al punto de soltar las lágrimas.
¿No es ridículo?
La forma en que quería reconocer al Duque, que se habría
sorprendido de perder a su propia hija.
No pude enfrentarlo y bajé la cabeza.
885
Entonces.
*Tuk.*
Algo estaba encima de mi cabeza.
—Levanta la cabeza, Penélope.
Susurró con su mano sobre mi cabeza.
Levanté lentamente la cabeza.
—Un Eckart no se inclina en ningún caso. Como
miembro de la familia, hiciste un gran trabajo en
situaciones de emergencia sin entrar en pánico.
El Duque irradiaba toda la dignidad de un gran
aristócrata, aunque estaba manchado de tierra.
—Buen trabajo.
Me acarició gentilmente la cabeza.
A menudo me elogiaba por hacerlo bien, pero era la
primera vez que tenía un contacto cercano.
886
—Desde que recibí esto, se lo mostré a todos los que me
encontré y me jacté de ello. Ahora es tu turno de decirles.
—¿Sí? ¿Qué, qué?
Hasta entonces, mi reputación estaba en su peor
momento.
Me asombró que él hubiera dicho tal cosa a los demás,
que ni siquiera hizo con sus dos hijos.
El Duque se rió de mi respuesta.
—Se rumorea que el Duque Eckart está sobre la cabeza
de su hija a través una pila de accidentes.
Su voz, que ahora era tan pesada como la del jefe de una
familia rota, se fue calentando gradualmente.
—No me importa lo que digan de las chicas rebeldes. Una
niña no sabe nada y puede causar problemas. ¿No crees

887
que debería esforzarme más y convertirme en un padre
que cubra tus faltas?
—....
—No importa lo que hagas, nunca he estado tan
orgulloso de ti como ahora, hija mía.
—Hugh, hugh.
Mis ojos ardieron rápidamente.
No pude soportarlo más y me rompí ahí mismo.
Ni siquiera pude hacer un sonido y solo derramé
lágrimas.
Entonces, el Duque me dio un suave abrazo.
Un sereno silencio cayó en el jardín.
En ese momento, la mirada de los dos hombres también
estuvieron tranquilos.

888
Una variedad de emociones que no se pueden nombrar
claramente me golpearon todo el cuerpo.
Los gritos de la pobre Penélope, mi clamor silencioso, se
fueron apagaron muy lentamente.
Pasó el tiempo y poco a poco volvió la razón.
Comencé a sentirme tan avergonzada por la situación que
estaba con el Duque.
—Está bien, todo está bien ahora...
Era hora de que recobrara el sentido tan pronto como me
calmara.
—¡Su Alteza! ¡Su Alteza!
Justo a tiempo, alguien llamó a gritos al Príncipe
Heredero a toda prisa.
Al volver la cabeza, uno de sus propios guardias corría a
distancia.
889
—¡Es una emergencia!
—¿Qué está pasando?
—Se dice que hace dos días, los rebeldes kronianos
asaltaron el palacio y tomaron el Palacio del Sol.
—¿¡Qué!? ¿Por qué fue entregado hasta ahora?
El Príncipe Heredero de repente abrió los ojos a las
noticias del caballero exhausto.
Pero ese no fue el final del sorprendente informe.
—Se-se supone... que fueron los primeros en atravesar el
Palacio del Sol... y el Emperador está retenido como
rehén.
—¡Jajajaja!
El Príncipe Heredero estalló en una risa aguda y falsa.
Era ridículo que el palacio donde vivía el Emperador del
Imperio fuera el primero en caer.
890
—¿Los magos que quedaron en la guardia y el Palacio
Imperial estaban dormidos cuando los golpearon en ese
momento? Un perro sería más capaz que ellos.
No fue su culpa, pero el caballero inclinó la cabeza como
si estuviera avergonzado.
Furioso, Callisto sabía que estaba perdido en la ira,
inmediatamente comenzó a comprender con calma la
situación.
—Ya es suficiente de esos bastardos inútiles, si el Palacio
Imperial tuviera una barrera defensiva. No podría haberla
perforado.
—Creo que hay una fuerza a través de los rebeldes y eso
ha destruido la línea.
—¿Estás diciendo que hay personas que han conspirado
en nuestra contra?
891
—Antes del ataque sorpresa, las fuerzas del Marqués
Ellen entraron al Palacio de la Reina, y se confirmó que
habían entrado al palacio...
—Está bien, es suficiente. No hay nada más que escuchar.
El Príncipe Heredero, al escuchar el informe, se estrechó
la mano con nerviosismo.
Fue la aparición de la Reina detrás del Marqués Ellen.
¿Qué? Entonces, ¿el Segundo Príncipe se unió a los rebeldes y
cometió traición?
Fue cuando estaba pensando en la causa y efecto a toda
prisa.
—Maldición.
El Príncipe Heredero, que estaba reflexionando como yo,
de repente exclamó las palabras grotescas.

892
—La redada de Delman en ese momento fue un truco...
No es de extrañar que trató de atarnos los pies para esto
cuando dijo que el ataque no era bueno considerando que
tenía monstruos.
Hubo una escena que pasó por mi mente.
[—¡Príncipe!
—¡Son más fuertes de lo que pensaba! ¡A este ritmo, podríamos
perder a todos los monstruos! Tendremos que seguir el plan
original…]
Recordé esas palabras cuando Eclipse intentó
secuestrarme, eran las palabras de un desconcertado
soldado de Delman.
Luego, al final, dijo que la situación actual estaba bajo la
orden de Yvonne.

893
Debería haberlo sabido cuando dijo que iba a tener el Imperio en
sus manos...
El loco logró hacer estallar las cosas.
Eclipse, los rebeldes, el Marqués Ellen, la Reina.
Organicé lentamente mis pensamientos y de repente me
puso la piel de gallina.
Me sentí asustada porque no pude imaginarme hasta
dónde habría llegado Yvonne.

894
~Capítulo 217~

—¿Han informado al Norte?


—Se dijo que el capitán Porter tenía prisa por regresar a
la capital con sus tropas.
Mientras tanto, cuando el informe de situación terminó.
Callisto frunció el ceño violentamente como si le doliera
un hueso.
Incluso si Cedric puso a las tropas bajo su mando, los
rebeldes ya se habían apoderado del Palacio Imperial.
El asedio, que estaba equipado con un sólido marco de
defensa, no pudo haber sido fácil.
Fue cuando.
—La familia Eckart lo apoyaremos, Alteza.

895
El Duque de repente congeló la bomba del barco con una
mirada determinada.
—Padre.
Reynold y yo lo miramos con asombro.
Preguntó el Príncipe Heredero, con los ojos ligeramente
abiertos.
—...¿En serio?
—El país está en problemas y no puedo quedarme quieto.
—Qué sorpresa. No apoyaste al menos con las tropas en
la guerra.
Ante la respuesta del Duque, el Príncipe Heredero
murmuró.
La familia Eckart, que ni siquiera participaron en esta
guerra de conquista, se lo merecía.
El Príncipe Heredero preguntó de nuevo sospechando.
896
—Ahora por los comentarios del Duque, ¿puedo decir
que no me apoyaban?
—Por supuesto que eso no es cierto.
Pero incluso antes de que terminaran sus preguntas,
volvió la firme negación.
—El Marqués Ellen le debe a los Eckart.
—¿Debe?
—Se atrevió a poner una trampa a mi hija en la
competencia de caza... y actuó como una rata.
—Ah.
—¡Cuando pienso en el hecho de que la Reina lo dejó ir
justo en frente a mí....!
El Duque se estremeció con los puños cerrados.
El Príncipe Heredero asintió con la cabeza como si lo
supiera.
897
—Entonces fuiste el primero en desenterrar al Marqués.
Él falló y buscó a un aliado de la corona.
—Gracias a su participación activa, pude quitarle la
mitad de su territorio. Es un agradecimiento tardío, pero
gracias.
No tenía idea de que había una historia de fondo
después de la competencia de caza, así que los miré
alternativamente con solo una cara redonda.
—Tampoco olvidé la deuda... Hay tantas cosas que
quiero hacer después de atrapar a esa rata, pero me alegro
de que haya una familia que no se opondrá a ella en
mucho tiempo.
—¿Qué quieres decir con ‘opondrá’? No lo creo. Eckart
definitivamente se unirá a ti.
—Espero su amable cooperación, Duque.
898
Cuando el Príncipe Heredero extendió la mano, el Duque
levantó el brazo y lo estrechó.
En ese instante, se formó la alianza entre los dos.
Después de terminar aproximadamente una
conversación, el Príncipe Heredero se acercó
directamente a mí.
—Te dejaré un mago y un escolta, así que quédate aquí.
Vendré a recogerte con tu padre después de que haya
limpiado el Palacio.
Sacudí mi cabeza de inmediato.
—Voy contigo. Yvonne también habrá ido al palacio.
—No.
—¿Por qué? Soy fuerte y beberé las pociones.
No podía entender por qué se opuso.

899
No había ningún mago tan poderoso y agresivo como yo.
Aunque era tan vergonzoso decir los hechizos, alguien
debe organizar el ataque con magia antigua.
—No quise decir que eras débil.
El Príncipe Heredero negó con la cabeza en mi expresión
de injusticia.
—Yo sé mejor lo fuerte que es tu magia pero eres
ignorante.
—¿Ignorante...?
—Ahora que los rebeldes están alborotados, el palacio
será como un campo de batalla, ni siquiera sé cuántas
tropas ha escondido el Segundo Príncipe.
—...
—No hay forma de que Leila quede atrapada fácilmente
en esa situación. ¿Qué harías si la trampa fuera para ti?
900
No pude darle una respuesta, quien con calma
comprendió la situación.
Sin duda, tendía a creer solo en la poderosa magia antigua
y solo a estar motivado por ella.
—Hay un límite para protegerte durante una pelea de
perros. Así que cuando terminé con los cabrones, tu
cabeza estará a salvo. ¿Eh?
Lo dijo para consolarme ante mi expresión hosca.
La primera táctica estaba completamente fuera de lugar,
pero sus palabras tenían sentido.
Aun así.
—Pero ¿qué... hay acerca de los rehenes que ella tiene?
Hay criadas y niños pequeños importantes para mí.
El rehén no era solo el Duque.

901
Yvonne, hábilmente, sabía hasta qué punto no me
importaría quién murieran o no.
—Si ella mata a todos los rehenes mientras tú derrotas a
todos los rebeldes...
—Solo porque te muevas de acuerdo con las demandas
de Leila, no hay garantía de que salvarás a todos los
rehenes, Princesa.
El Príncipe Heredero esta vez cortó rotundamente mi
vacilación de nuevo.
Podía sentir mis ojos temblar mirándolo.
Callisto suspiró y me abrazó.
—Hablaré con los operativos y estableceré una operación
de rescate de rehenes primero, así que no pongas esa cara.
Las palabras de consuelo se derramaron a mi lado. Tanto
como sus brazos firmes, su voz era tranquilizadora.
902
Callisto nunca había incumplido una promesa.
Era un buen comandante, aunque sea un poco
maleducado.
Entonces, rescataría a los rehenes y derrotaría a los
rebeldes pronto.
....¿Por qué estoy tan nerviosa?
Una sensación desconocida de incompatibilidad ha
erosionado mis tobillos.
Miré fijamente al cielo, donde el enrojecimiento estaba
brotando, siendo sostenido por él todavía en sus brazos.
—Tch, ya está amaneciendo.
Ya sea que estuviera mirando lo mismo, Callisto de
repente chasqueó la lengua.
Nos quedamos despiertos toda la noche lidiando con
Yvonne y los monstruos.
903
—Te preocupas demasiado. Duerme un poco.
Una palma grande y cálida se sentó sobre mis ojos.
Un cansancio profundo como un sueño pululaba a través
de los nervios que se ponían de pie.
—Cuando te despiertes, todo estará resuelto.
Cavé un poco más en sus brazos en busca de calor.
Como dijo, espero que todo haya terminado cuando abra
los ojos.

***

Callisto se alejó apresuradamente de la mansión del


Duque. Con guardias y un mago hacia el palacio
abandonado.

904
A pesar de que volví a mi habitación después de mucho
tiempo y me acosté en mi cama, apenas podía conciliar el
sueño.
Esto se debía a que seguía pensando que me faltaba algo.
Deslicé mi mano en mi bolsillo y saqué lo que había
dentro.
Un pedazo de espejo tomado de Yvonne, todavía la tenía
conmigo.
Estoy segura de que tienes un buen lugar, ¿no?
Iba a visitarlo cuando regresara a la capital, pero ni
siquiera pude encontrar tiempo para hacerlo porque la
maldita Yvonne de repente reveló su identidad.
Estaba perdida en mis pensamientos, mirando fijamente
el desvaído y raído pedazo de luz.

905
Originalmente era parte del Espejo de la Verdad fue
creado por los antiguos magos.
Pero después de que me mostró La Verdad, se derrumbó
y se aplastó de inmediato.
Lo que tenía en la mano seguía intacto. Eso significa que
el resto de las piezas de Yvonne estaban bien.
Pero, ¿qué hizo Yvonne con esto?
Volví a mirar la pieza en mi mano.
Y recordé la Historia Oculta, que ni siquiera leí bien
porque estaba perpleja.
[Después de extorsionar su fuerte vitalidad al máximo, usa un
pedazo de espejo para abrir a sus hermanos y completar su
venganza.]
Estaba tan avergonzada que no lo pensé profundamente.

906
Seguramente fue un gran problema volver a despertar a
Leila.
Quiero decir, van a agregar algunos monstruos locos como
Yvonne.
En el momento, me puse seria y me senté.
La sensación de perder algo no era una sensación de
incompatibilidad para nada, y era casi un desastre. Era
una llamada cercana.
—Tengo que evitar que el sello se deshaga.
Agarré el espejo que sostenía tan fuerte como pude.
—Por cierto, entonces, ¿dónde están el resto de las
piezas?
Inmediatamente me vino a la mente una Historia Oculta.
[La Leila escondió algunas de las piezas en la tumba del dragón
dorado para asegurar el futuro.]
907
—Debería haber ido directamente al palacio, no
quedarme aquí.
Y tal vez Yvonne encontró las piezas que había escondido
antes de llegar al palacio.
Cuando lo siento por ello.
—Ah.
Al mismo tiempo, hubo una escena que pasó por mi
mente.
Abrí la boca lentamente.
—Entonces, el cadáver que vi en la cueva...
El Círculo Mágico lo vi en una cueva donde fui
perseguida por un asesino junto con el Príncipe Heredero
durante una competencia de caza.
Callisto dijo tardíamente que los restos fueron
identificados como la antigua Leila.
908
Entonces... ¿eso era un pedazo de espejo? ¡Qué diablos!, este loco
juego ni siquiera se le ocurrió una misión aleatoria.
Se me puso la piel de gallina cuando pensé que podría
haber detenido a Yvonne de antemano si hubiera sabido
algo.
—Bueno... entonces, la única pieza que queda es la que
realmente tiene Vuinter, y la mía.
He sido demasiado complaciente.
Pensé que tendría que detener el lavado de cerebro, pero
quedaba una emboscada mayor.
Se perdió una oportunidad ya dada a través de una
búsqueda inesperada, y esto era todo lo que podía creer
ahora que Yvonne había comandado el Palacio Imperial.
—Por ahora necesito ver a Vuinter.
Salté de la cama.
909
Mi mente tenía prisa. No hay forma de que me quede
quieta y deje que ese monstruo, que había hecho todo tipo
de cosas malas, me quitara los pedazos.
Con el báculo del espejo firmemente en mi mano, abrí la
puerta apresuradamente.
—¿Qué ocurre, Princesa?
Tan pronto como abrí la puerta, pude ver a cinco guardias
rodeando el pasillo por orden del Príncipe Heredero.
Me quedé sin palabras con una sensación de Dejavú.
Es un tipo fantasmal.
Dije que sí, pero estoy segura de que sabía que no
esperaría.
Me quedé sin habla ante la minuciosidad de Callisto.
—La... poción es un poco extraña, así que por favor llama
al mago del palacio que vino conmigo.
910
Al final, no tuve más remedio que decir eso y volver a
cerrar la puerta.
Porque ni siquiera me atrevía a vencer a los antiestéticos
caballeros como su maestro.
Poco después, el mago del palacio llegó rápidamente.
—Su Alteza, Princesa Heredera, he venido...
Saludó cortésmente con un título espantoso.
El día estaba ya bastante maduro porque se sabía que
estábamos juntos en el pantano.
—Oye ¿cuál es tu nombre?
—¡Ah!, soy Jean, Su Alteza.
—Sí, Jean. Ahora, puedes usar la magia de traslado,
¿verdad?
Hablé sin rodeos y él abrió mucho los ojos.

911
—¿Eh?, ¿la magia de traslado? Puedo hacerlo a cortas
distancias...
—Esta ocasión en las que vienes conmigo. Por supuesto,
debe ser una misión secreta.
—¡¿Qué?! ¡Ah!, pero Su Alteza se asegura de que no
vayas a ningún lado...
Como esperaba, mi predicción fue correcta.
—Está bien. No está muy lejos. Te pedí que fueras, así
que no me saldré con la mía, me estás prestando magia
por un momento.
Jean lloró ante mis palabras enfáticas con una mirada de
agobiado.
—Pero si Su Alteza se entera... yo seré responsable...
—¿Estás a cargo de eso?
—¡No, no puedo! ¡Lo siento!
912
Jean se negó violentamente como si nunca fuera a
escuchar.
Traté de conciliar suavemente, pero ahora no podía hacer
mucho.
Luego, el rostro del mago se puso pálido cuando apunté
el báculo del espejo que sostenía conmigo.
—Date prisa y haz el hechizo.
Me sentí satisfecha al verlo simplemente recitando el
hechizo.
Las amenazas son la mejor manera.
Y después de un tiempo, el lugar al que llegue con el
mago no era la parte superior del Conejo Blanco, sino una
casa abandonada y derrumbada.

913
~Capítulo 218~

En temprano al amanecer, justo en el callejón donde me


traslade con Jean, el lugar estaba muy tranquilo.
—¿Es el sitio, Alteza?
—Sí, es bueno verlo.
Me sentí aliviada al ver el hermoso edificio.
Todavía pienso que me pillarían robando una pieza de
Vuinter.
—Has tenido dificultades para llegar aquí. Tengo un
negocio que atender, así que deberías regresar.
—¡¿Qué?! Uh, ¡¿cómo puedo dejarla sola...!? ¡La esperaré
aquí!
—¿Qué? lo que sea.
Entonces, tengo suerte.
914
No tengo que pedirle que me lleve hasta Vuinter.
Fue justo cuando di un paso para llamar a la puerta vieja
con el diseño del Conejo Blanco.
—Por cierto, Su Alteza... ¿El edificio no le parece un poco
extraño?
Jean se acercó tímidamente.
—¿Qué?
—Puedo sentir un poderoso maná en este edificio, como
si estuviera a punto de explotar... ¿no puedes sentirlo?
—¿En serio? Ahora que lo pienso, puedo sentir algo.
Por supuesto, no sentí nada.
Pero no tomé en serio sus dudosas palabras.
¿No es natural sentir maná porque es la oficina dirigida por un
mago?

915
Subiendo el resto de las escaleras, pronto llamé a la
puerta.
—Soy yo. ¿Estás dentro?
Llamé a la puerta una vez más, tomando el tiempo un
momento.
—Estoy de vuelta. Tengo algo urgente que decirte, así que
voy a abrir la puerta y...
*kkiiik-.*
Fue el momento. La puerta se abrió débilmente con un
sonido lúgubre.
Y dentro de la habitación, era completamente diferente
del último recuerdo que vi.
—¿Qué…?
La oficina estaba arruinada por todos lados como si
hubiera estallado una bomba.
916
Los techos caídos y los muebles, las paredes estaban
dañados y quemados.
El lugar donde solo quedaban los restos quemados del
edificio, que ya no se consideré un edificio, parecía una
casa desierta.
¿Me equivoqué de lugar?
Un aturdimiento momentáneo, di un paso atrás y bajé un
escalón en las escaleras.
Pero el edificio desde el exterior era el mismo.
—¿Qué demonios es esto…?
Fue cuando miré alternativamente a la pared exterior del
edificio y al interior de la oficina con una mirada perpleja.
—Creo-creo que es una especie de magia óptica.
Jean, que estaba detrás, me respondió tartamudeando.
—¿Magia óptica?
917
—Sí, sí, para que los objetos se vean bien.
Un presagio ominoso de sus palabras se comió el borde
de mi cuello.
¿Yvonne ya vino aquí?
Corrí hacia la puerta a toda prisa.
Jean me llamó por detrás pero no me importó.
Mi corazón se hundió cuando vi el interior, que era muy
diferente de lo que vi antes.
—¡Oye!
Comencé a buscar a Vuinter, corriendo entre los
escombros caídos.
El es un mago fuerte, no podría haber caído.
En otras palabras, un mago superior operando magia ni
siquiera podía derrotarlo así.
No, a menos que fuera uno normal.
918
Entonces, ¿cómo... Yvonne tomó a Emily y a los niños como
rehenes?
De repente, una sensación de incompatibilidad, que se
estaba perdiendo, penetró en mi mente.
Hasta donde yo sé, es una casa segura que solo Vuinter
conoce.
—¡Oye! ¡Marqués! ¿Dónde estás, Marqués?
El título de llamar al mago superior se había vuelto cada
vez más pesado.
—¡Oh, no creo que haya nadie aquí!
Jean gritó, corrió frenéticamente entre los escombros, no
pudo vencerme en dejar de buscar a Vuinter.
Quizás por arte de magia, apareció un bastón en una
pequeña bola de luz.
—....¿Incluso dejo esto?
919
Jadeé salvajemente y le pregunté.
Blandiendo su bastón de nuevo ante mis palabras, negó
con la cabeza lentamente.
—No creo que haya nadie.
—Ahh...
Y solo entonces salió un suspiro de alivio.
Yvonne no se habrá llevado a Vuinter, pero no quería
encontrarlo muerto después de haber sido golpeado.
Ahora, ¿dónde se supone que debo buscar a Vuinter?
¿Tengo que ver al Marqués Vuinter Berdandi en otro
lugar?
Miré alrededor de la oficina una vez más mientras
pensaba en ello.
—Pero, Alteza, la magia en este lugar es extraordinaria.
Jean murmuró con voz tímida.
920
—Parece demasiado peligroso, así que ¿por qué no
volvemos ahora ...?
No sé qué magia sintieron los magos, pero de todos
modos estaba vacío sin Vuinter.
—Sí. Es hora de volver ...
Fue tan pronto como estaba a punto de seguir a Jean con
un asentimiento.
*jiiiiiing-.*
De repente, el báculo del espejo que traje vibró
ferozmente en mi mano.
—¿Qué…?
Cuando levanté los ojos sin darme cuenta, el colorido
mango del espejo en la parte superior brilló con luz
blanca.
Sobre los escombros de un muro interior derrumbado.
921
La luz del espejo dibujó un gran rectángulo en el aire.
—Esto...
De un vistazo, parecía una puerta.
Instintivamente noté que había un pasaje secreto detrás
de la pared que estaba escondido allí.
La luz blanca comenzó a salir del marco de la puerta
completamente pintado como para dar la bienvenida al
interior.
—¿Qué haces? ¿por qué no sales?
Jean preguntó esperándome, ya había salido por la
puerta.
—Vuelve primero a la mansión. Necesito quedarme aquí
un poco más.
—¿Qué? ¿Qué más tienes que ver aquí…?

922
Luego de pedirle brevemente irse, miró a mi alrededor
con expresión de sorpresa.
Sus ojos no parecían ver la 'puerta' brillante.
—Revisaré algo por un momento y vuelvo enseguida.
El rostro de Jean se puso pálido de inmediato.
—Por favor, regresemos Su Alteza... Si le dicen al
Príncipe sobre su paradero, me temo que me matarán por
la aspereza de mis caderas...
No sé de qué está hablando, pero el mago estaba a punto
de llorar, entonces le sugerí de otra forma.
—Entonces, ponme un hechizo de rastreo.
Se me ocurrió la idea basado en el mapa de clonación del
Príncipe Heredero.
—Si lo haces al menos... no te matará hasta que venga
por mí.
923
—Bueno, ¿estás segura?
—Sí. No tenemos tiempo, así que hazlo rápido.
—Me temo que su mano le picará un poco.
Jean asintió apresuradamente y agitó su bastón.
Afortunadamente, la forma en que sugerí estaba bien.
Un momento después, un pequeño patrón dorado fue
tallado en el dorso de mi mano y como él dijo sentí un
ligero cosquilleo.
—¿Terminaste? Tengo que irme ahora.
—Por favor, regrese antes de que Su Alteza se entere...
Jean sollozó hasta el final y regresó a la mansión con la
magia de traslado.
Me volví después de confirmar que había desaparecido
por completo.

924
Aún así, la puerta en el aire me esperaba con un
resplandor brillante.
Miré de reojo a la parte superior del báculo del espejo que
estaba sosteniendo.
Me quedé mirando fijamente la escritura blanca que
había estado dando vueltas por un tiempo y pronto la
recité como si estuviera suspirando.
—...Piratio, lago Fascidor Esphi.
Hechizo loco.
Al mismo tiempo que me alegré de enviarlo, mis ojos
cerraron por la luz blanca.
Cuando volví a abrirlos, miré a lo alto en las escaleras.
Volví a parpadear, miré a mi alrededor.
Era un lugar extraño. Una vasta extensión de espacio
donde se construyeron enormes columnas.
925
—Uh...
No eran otros que los esqueletos que llenaban el piso
debajo de las escaleras.
—La tumba de la antigua Leila.
Los recuerdos de ese lugar pasaron por mi mente.
No hace mucho, vine aquí con Callisto buscando el
Espejo de la Verdad.
Pensé que iba a entrar al sitio secreto, pero ¿por qué estoy aquí
de repente?
Observé el desolado espacio, confundida.
De repente, algo lejano llamó mi atención.
Un marco lo suficientemente grande como para ocupar a
un lado de la pared de este gran lugar.
Una luz desconocida brilló en el aire.
Definitivamente fue un Espejo de la Verdad.
926
—¿Qué? Se supone que estaba roto en ese momento...
Se me escaparon las palabras.
¿Cómo es que el espejo, que fue aplastado después de
darme el báculo, estuviera bien?
*jiiiing, jiiiing-.*
El báculo del espejo que sostenía volvió a vibrar. Como
si resonara con el brillante Espejo de la Verdad.
Caminé despacio el objeto tirándome hacía una
dirección.
*Volcado- *
¿Cuánto tiempo caminé sin importar patear y pisotear los
restos?
Delante del espejo cercano, de repente vi algo extraño.
Algo que revolotea en rojo, llenando el suelo en lugar de
los restos.
927
A cada paso, en cuanto más me acercaba, más y más
claro se volvía.
Sabiendo la identidad de lo que pensaba que era un
semáforo en rojo, dejé de caminar.
Era un enorme objeto mágico de color rojo.
Y en medio, alguien que cayó impotente como una
muñeca sujeto por cuerdas.
*Tatak, Tatak- *
Las chispas sonaron.
Dudé al verlo con mis ojos.
El fuego en forma de estrella.
Aquel cuyos miembros están atados y quemados sin
poder hacer nada.
—¿Vuinter?...

928
929
~Capítulo 219~

A mi llamada, el hombre se volvió lentamente para


mirarme.
—Mi Lady…
La voz familiar me llamó.
Hubo un movimiento violento, revelando su rostro a
medias sobre la máscara de conejo.
—Tú... No, Marqués... ¿Qu-qué diablos es esto?
Tartamudeé de asombro y luego corrí hacia el espejo.
—¡Marqués!
¿Por qué Vuinter estaba ardiendo frente al Espejo de la
Verdad?
No había tiempo para poner esas cosas.

930
Un paso en el Círculo Mágico, envolví el estómago de
Vuinter con las mangas del abrigo que estaba usando.
Esta era la única forma de apagar el fuego que atravesaba
su cuerpo porque no había agua.
*Puck, puck-!*
—¡Ugh, Ugh! ¡Oye, Mi Lady, espera un minuto!
Golpeé su cuerpo con mi manga, mientras él se torcía y
gemía.
Sin embargo, desafortunadamente, las llamas no
mostraron señales de apagarse.
—¡Espera! ¡Apaguemos el fuego primero!
—¡No, Ugh! ¡Espera! ¡Me lastimas! ¡Tú también saldrás
lastimada...!
Gritó con urgencia. Detuve los gestos que lo golpeaban.

931
La máscara de conejo, que ya había sido sacudida por un
golpe repentino, se desprendió por completo.
Su frente expuesta estaba manchada de sangre.
Mis ojos se abrieron de par en par.
—...¿Te lastimaste?
—Un poco.
—Es por este fuego....
—No es por el fuego mágico. Lady Yvonne, no...
Se mordió suavemente el labio inferior y lo corrigió.
—Traté de detener a Leila.
Un mal presentimiento dio en el clavo. Antes de que el
demonio se arrastrara hacia mí, fue hacia Vuinter.
—La pieza, me la quitó.
—Lo siento…

932
Mis palabras ensombrecieron rápidamente el rostro del
Vuinter.
—A Ra-on le lavaron el cerebro.
—¿Ra-on? ¿Cuando…?
—Quizás fue en el Soleil.
Murmuró en tono amargo.
—No pude... guardar nada después de todo.
Una profunda derrota y un dolor agudo pasaron por el
rostro de Vuinter.
Su rostro estaba visiblemente demacrado como si hubiera
sufrido mucho desde que no lo había visto.
A Ra-on le lavaron el cerebro y comprendí de inmediato
por qué se llevaron las piezas y por qué los niños se
convirtieron en rehenes.

933
Aparte de estar enojada con él, sus sentimientos eran
comprensibles.
La impotencia y la desesperación total que sentí cuando
la lombriz de tierra se tragó al Duque.
Me habría hecho sentir aún más miserable.
Porque todo fue culpa suya.
—¿Cómo.... apago este fuego?
La situación era demasiado mala para recoger el agua que
ya se había derramado.
Todavía miraba las llamas ardientes sobre su cuerpo.
Era asombroso que el fuego fuera tan vívido y aún vivo.
¿Tiene un mago una fuerte voluntad de vivir?
—¿No hace calor?
—¿No siente calor, Mi Lady?

934
Ahora que lo pienso, también había saltado en medio de
la intrépida magia ardiente para salvarlo.
Miré a mi alrededor lentamente.
—....No hace calor.
—Yo tampoco tengo calor. Todavía no.
Mientras murmuraba aturdido, Vuinter respondió con
voz tranquila.
—Pero aún tienes que regresar, así que solo dame un
hechizo de riego.
—No será útil.
—¿Por qué?
—Esto no es la realidad, es un futuro que no ha sucedido,
es el pasado.
Reduje el espacio entre mis ojos a sus palabras, que no
sabía.
935
—¿Qué es eso…?
—¿Te encontraste con Yvonne?
Después de dejar de hacer preguntas, Vuinter cambió de
tema.
Asentí con frialdad.
—Estoy de regreso de una pelea.
—¿Tú... te llevaste la pieza?
Sus pupilas azules oscuras temblaron en un instante.
En lugar de responder, saqué una pieza de mi bolsillo y
se la mostré. No pude darle más certeza de seguridad.
Pero en lugar de sentirse aliviado como esperaba, él
extendió sus brazos, estaban atados por el fuego, y juntó
mis brazos, sosteniendo la pieza.
—Nunca debes dejar que Yvonne complete el artefacto.
Es la clave para desbloquear el sello que la antigua Leila,
936
ha quitado partes del Espejo de la Verdad. Esto es lo que
Yvonne está tratando de hacer.
Ya lo sabía porque conocía la ruta oculta que me mostró
el Espejo de la Verdad.
Era bueno saber que también tuviera ese conocimiento.
Pregunté con urgencia.
—¿Cómo la detengo? Por favor, dime cómo.
—Si Yvonne ya ha ido al Palacio Imperial, solo hay una
forma...
Vuinter dijo después de que hiciera todas las preguntas.
Luego de un rato, pronunció unas difíciles y absurdas
palabras.
—No hay forma de detenerlo.
—¿Qué...?
—Toma eso y escóndete.
937
Las siguientes frase fueron aún más sorprendentes.
—¿Me estás... diciendo que me escape?
—Si es necesario.
Pensé que podría haber oído mal, pero respondió con
firmeza.
¿Te volviste loco porque está a punto de arder?
Lo miré impactada.
—Por favor, dime cómo matar a Yvonne. No te culparé
si me lastimo en una pelea.
—No puedes usar magia para matarla a menos que lo
hayas perfeccionado con los colmillos del dragón dorado.
—¡¿Qué?!
Me sorprendió mucho al escuchar eso.
—¡¿Por qué me dices eso ahora?!

938
Inconscientemente, le hablé en un lenguaje informal y el
rostro de Vuinter tembló.
—No te conozco desde hace mucho...
—¡Debería haberla matado antes!
Se encogió ante mis duras palabras pero no le aparté los
ojos.
Si el Duque fue atrapado por una lombriz de tierra
gigante o no, tenía que disparar la magia tal como estaba.
La posibilidad de matarla fácilmente estaban muy lejos,
me sentí loca.
Después de lamentarme una y otra vez, logré recuperar la
razón y pregunté.
—¿Qué pasará... cuando haga que su cuerpo sea perfecto?

939
—Incluso si hay un espejo de la verdad, será tan fuerte
que ya no podrás sellarla. Además, si sostienes esta
última pieza en tu mano se resucitaran los rieles sellados.
—....
—Por eso MiLady no podrá con eso sola. Es mejor que...
tome la pieza y escóndase en un lugar seguro.
La historia volverá a empezar.
No vine por Vuinter solo para escucharlo decirme que me
escapé.
—Y los niños.
Salió una voz lúgubre.
—Le diste la pieza por ellos, ¿por qué no te paras y luchas,
mueras o no?
—Los niños...

940
Efectivamente, la cara de Vuinter estaba distorsionado
cuando toqué el tema.
Iba a hacer esto, pero ¿por qué seguía diciendo cosas que
no quería decir?
—Yo soy quien los llevó a sus extremos. Mi Lady no tiene
nada que ver con eso.
Agregó.
—Si Leila revive, los niños probablemente serán usados
como su presa. Son jóvenes, pero de todos modos son
magos.
—...
—Antes de eso, es más que los niños tengan paz ...
—Ahh. No sabía que eras tan idiota.
Una sonrisa fría apareció en mi boca.
—Mi Lady.
941
Vuinter abrió mucho los ojos ante mis duras palabras.
Lo miré fríamente y respondí con calma.
—...Si sobrevivo con esa pieza.
—…
—¿Cuándo aparecerá Yvonne?, ¿dónde debería esconder
la pieza?, o ¿esperar que me laven el cerebro?
Me han arrastrado hasta aquí y lo han hecho hasta
cansarme.
Y ahora que vi el final.
Había descubierto una manera de terminar con este puto
juego.
—¿Quieres que tiemble toda mi vida?
Apreté los dientes.
— Preferiría beber el veneno que me diste, pero no puedo,
Vuinter Berdandi.
942
Fue una pérdida de tiempo. Preferiría volver con Jean y
averiguar cómo matar a Yvonne.
Mientras lo miraba, que gradualmente se estaba
desmoronando, pronto salté de mi lugar.
—Parece que estás muy lejos de aquí.
—...
—Cuídate tú mismo. Si Leila resucita las docenas o
cientos de veces. Yo me ocuparé de eso.
Ya no era cuestión de saber si el fuego le quemó el cuerpo
o se lo comió vivo.
Me volví desde el centro del Círculo Mágico, levantando
mi báculo del espejo.
Fue solo un momento en el que estaba a punto de dar un
paso atrás.

943
—Justo antes de que Leila se llevara la pieza, hice algo de
magia tabú.
Su voz sonó seca.
—Traté de tocar el tiempo para ver el futuro. Para
encontrar una manera de detener a Leila...
—...
—Pero lo que vi, no fue el futuro. Fue el pasado, el futuro,
lo que ya pasó, lo que podría pasar.
Mis pies, que estaba tratando de moverse
apresuradamente, se detuvieron de repente.
De alguna manera, incluso en la grave situación en la que
sus extremidades estaban atadas al fuego, su rostro
tranquilo era un poco extraño.
Como si supiera que iba a ser así.
Me volví lentamente hacia Vuinter.
944
—¿Tú lo sabías todo?
Frunció el ceño ante mi pregunta.
—Justo antes de que llegaras aquí, tenía mucho miedo de
cuál sería el costo de usar magia tabú.
—...
—Todo fue inútil. En el pasado, he ido tan lejos como
para hacer retroceder el tiempo.
Los ojos azules, que miraban el aire, se movieron
lentamente hacia mí.
—Tienes razón. No puedo salir del círculo mágico a
cambio de tocar el tiempo. De hecho, nunca me he
alejado de él.
—Entonces, el Círculo Mágico...
Cerré la boca tan pronto como noté la identidad del
círculo mágico que lo rodeaba.
945
Logró escapar de Yvonne, que se había apoderado del
mundo, y fue él quien se paró frente al Espejo de la
Verdad.
Dio su vida para volver atrás en el tiempo.
Su imagen brilló ante mí mientras ardía vivo en un
Círculo Mágico.
—No quería obligarte a hacer más sacrificios, pero ¿por
qué te volviste tan amable?
—...
—¿Qué significan para ti todas las personas que te han
hecho morir?
Ahora puedo ver por qué abandonó a los niños y me dijo
que me escapara.
Conociendo todo el pasado, él me miró y se rió como si
llorara.
946
—...No me malinterpretes.
Pero él no parecía saber esto.
Me estaba moviendo no para vivir más, sino para
terminar con estas cosas enfermizas.
—Porque todo se mueve para mí.
—...¿Es así?
A pesar de mis palabras sonaron bastante frías, lo aceptó
inesperadamente.
La simpatía y la angustia por el pasado fueron breves.
Sus ojos distantes volvieron a la realidad.
—¿Todavía tienes la rosa que te di el otro día?
De repente, preguntó algo de la nada. Lo saqué junto con
la pieza que tenía y se lo mostré.
El tallo marchito, sin todos sus pétalos, era solo un palo.

947
Podría haberlo tirado, pero solía llevarlo conmigo porque
no podía olvidar las raíces que estaban envueltas
alrededor de la pieza.
Su rostro cambió bastante cuando vio las rosas.
—Entonces... escúcheme atentamente de ahora en
adelante, Mi Lady.
Sus ojos azules oscuros me miraron directamente.
—Justo antes de que me quitaran la pieza pudiste ver lo
que ocurrió en la oficina antes de venir aquí, hice la
explosión.
—...
—No me deshice de las piezas ... pero hubo una fina
grieta.
—...

948
—Ella no dejará que las reliquias se vayan de sus brazos.
Si la pierdes con otra persona, no podrás controlar a la
Leila resucitada. Solo así...
Me dijo tranquilamente cómo acabar con esta situación.
Después de sus palabras, fue mi turno de sacudir como si
fuera un terremoto.
—¿Qué pasa si fallo?
Le pregunté insegura.
—Si pierdo las piezas y muero en manos de Yvonne, ¿qué
pasa después?
—No se preocupe, Mi Lady.
Dijo en tono sereno.
—Estoy aquí para volver atrás en el tiempo.
Hice una suposición terrible al ver los incendios que
atravesaban sus extremidades.
949
—¿Qué pasa si no vuelvo después de que regreses el
tiempo?
—Entonces, lo repetiré para siempre.
Por mí, sin palabras, sonrió y agregó.
—Piensa en ello como un castigo para quienes te
lastimaron.
Fue cuando.
*Gaiaaa- *
El báculo del espejo vibró.
Al mismo tiempo, una luz blanca cayó desde el espejo del
asa en la parte superior.
—Es casi la hora de partir. Adelante.
Vuinter habló a toda prisa. Me acerqué a la nueva puerta,
asintiendo con la cabeza.

950
Justo antes de entrar por la puerta, me detuve para mirar
atrás.
—Si tengo éxito, ¿podrás escapar?
—Eso... no lo sé.
—Me esforzaré mucho.
—No se exceda.
Había un cliché en la despedida.
Estando frente la puerta.
Recité el hechizo loco, mis párpados se cerraron por el
brillo de la luz blanca.
Así que no escuché el último murmullo de Vuinter.
Los pétalos de rosa púrpura comenzaron a caer al suelo
en su solo espacio.

951
~Capítulo 220~

Al abrir los ojos, la tumba de la antigua Leila se había


desvanecido como una nube de humo.
Estaba un poco abatida al inspeccionar el interior de la
oficina destruida.
Yvonne era el jefe final que tanto ignoré, me di cuenta
que realmente era yo que tenía que ir contra ella.
—Pero era un precioso espacio...
¿Qué sintió Vuinter cuando tuvo que volar este lugar con
sus propias manos?
Oh, así que me lo quedaré.
Vuinter, quien estaba indefenso por Yvonne, se disparó
en ira. La mía se enfrió al recordar la escena del fuego
ardiente.
952
Incluso si tuviera ambas piezas, no habría cambiado
mucho.
Como dijo Yvonne, había más rehenes si lo pienso.
Si se los hubieran llevado a ambos, no habría encontrado
las respuestas.
—Ahh....
Solté un profundo suspiro ante el silencioso lugar.
Era culpa suya estar atado a la magia ardiente.
En el pasado, se dedicó a ayudar a Leila amando a
Yvonne, y se arrepintió de sus pecados justo antes del fin
del mundo entonces retrocedió el tiempo.
Y ahora que recuperó la memoria.
Ha vuelto a hacer los tabúes, aprendió todos sus errores,
y puso en riesgo a su yo del pasado.

953
Volvió el tiempo atrás en el cuando no logró matar a
Yvonne, y Leila se devorará el mundo.
[—Lo repetiré para siempre.]
Su voz permaneció en mi mente.
De todos modos iba a detener a Yvonne y vería el final
de este puto juego.
Sabiendo lo que pasaría si fallaba, me confundí.
Traté de deshacerme de los pensamientos negativos y
caminé hacia la entrada para salir de la oficina.
Era urgente regresar y contarle al Príncipe Heredero que
encontré la manera de derrotarla.
*kkiiik-.*
Abrí la puerta y al salir, caminé por el callejón.
Estaba pensando tomar un carruaje y volver a la mansión.

954
Era temprano por la mañana y las calles estaban muy
tranquilas.
Tendré que esperar un poco para tomar un carruaje…
Respiré profundamente mientras miraba las calles vacías,
a excepción de algunas personas errantes.
Era una escena en se gozaba de una gran paz en
comparación con en el lugar ocupado por rebeldes y
monstruos.
¿Cuánto tiempo tuve que pararme frente al callejón y
esperar un carruaje vacío?
A lo lejos, un carruaje apareció en la calle.
Estaba encantada al verlo y casi me apresuré en llamarlo,
pero quedé devastada al verlo más de cerca.

955
El vehículo era grande y de alta calidad con una docena
de caballos. No era un simple carruaje, sino una especie
de transporte que llevaban los aristócratas.
Tengo que volver a mi habitación antes de que la doncella me
lleve el desayuno.
Fue un momento en el que estaba preocupada por cómo
regresar más rápido a la mansión.
Sabía que el vehículo pasaría a mi lado pero se detuvo
frente a mí.
—¿Qué?
Di un paso atrás y escondí mi báculo del espejo detrás de
mi espalda.
Porque con eso yo parecía una hechicera frente de todos.
Pero cuando vi a un hombre abrir la puerta del lujoso
carruaje y bajar de el, me quedé helada.
956
—Maestra…
No hace mucho, golpeé la frente de Eclipse pero él
mostraba un rostro lleno de emoción.
—Tú, ¿cómo llegaste aquí …?
Pregunté reflexivamente y pronto cerré la boca.
Antes de venir, era obvio que Yvonne ya había vencido a
Vuinter.
—Entra.
Me tendió la mano, mirándome.
No había forma de que pudiera subirme al carruaje sin
poner resistencia.
Miré alrededor del carruaje en busca de algún monstruo.
Afortunadamente, no apareció ningún monstruo extraño
en medio de la calle.

957
En cambio, unos hombres armados con los rostros
cubiertos con máscaras salieron uno por uno y
envolvieron el carruaje alrededor nuestro.
Agarré mi báculo en una mano para evitar que se soltara.
—¿No tuviste suficiente golpes?
Mientras lo miraba y le pregunté, sus ojos se
estremecieron.
—Ni lo menciones…
—...
—Me dolió mucho. Estuve gravemente enfermo porque
la herida se había infectado.
Recibí una respuesta muy patética.
Como dijo, la herida en su frente no parecía haber
mejorado en absoluto cuando lo golpeé en el pantano.
Al golpearte así de esa forma, ¿no es hora de que te recuperes?
958
Desde entonces Eclipse no se veía diferente.
Mi mente estaba perturbada. Dejé escapar un suspiro.
—Pero ¿por qué estás actuando como un perro loco de
nuevo?
—Porque estoy loco por ti.
Me quedé atónita al recibir la respuesta instantánea.
La relación que había sido tensa por mi elección
equivocada no mostraba signos de terminar.
No teniendo la menor intención de subirme al carruaje,
él dijo lo siguiente.
—Tengo a tu doncella y los niños.
Comentó secamente, pero no era más que una amenaza.
Me eché a reír porque estaba estupefacta.
—¿Estás declarando que me traicionarás y servirás a
Yvonne?
959
—No es traición, es protección.
Corrigiendo mis palabras.
—Si Yvonne te hubiera enviado un monstruo o un
ejército que no fuera yo, ya estarían muertos.
Estaba resentida, pero era cierto. Yvonne habría hecho
suficiente problemas.
Y eso no me hace creer a Eclipse.
—¿Por qué tengo que creer en ti?
—...
—¿Crees que no sé que ella ha estado matando a los
magos? ¿Cómo puedo confiar en tus palabras si tú ya
vendiste a tu país?
Se apagó el tono agudo de la voz de Eclipse.
—Hice un trato…
—¿En serio?
960
—Si traigo la pieza del espejo, ella no te tocará a ti ni a
las personas que te rodean.
—...
—Estaré triste si mueres... Porque mi Maestra fue amable
conmigo.
En ese momento, vi un rostro tan distorsionado como si
estuviera llorando.
Me sorprendió por un momento, pero como si lo que
acababa de escuchar fuera una buena idea, y agregó.
—No tienes que creerme. Ya sea que mueran o no, solo
tengo que llevarte conmigo.
Sus ojos grises clavados en mí brillaron a través de su
mirada.
Con esa seriedad, pude ver la tenacidad lograría
arrastrarme sin importar nada.
961
Me pregunté por un momento si podría detenerlo del todo
y huir.
Pero la magia antigua y mi fuerza física limitada no era
algo que pudiera usarse indefinidamente.
Fue una tontería por mi parte relajarme antes de golpear
en serio a Yvonne.
—Dámelo y sube al carruaje.
Me extendió la mano como si se hubiera dado cuenta de
que yo estaba en conflicto aún sosteniendo el báculo con
fuerza.
Bueno, no me dejarás llevar un arma cuando me secuestras.
Lo miré y pronto le entregué el artículo.
Me lo quitó y se lo arrojó al hombre enmascarado que
estaba junto a él.

962
Bajo su mirada, me miró directamente, no tuve más
remedio que obligarme a subir al carruaje.
Eclipse me siguió, se sentó frente a mí y el carruaje partió
de inmediato.
Todo lo que podía creer ahora era la magia de rastreo
grabada por Jean.
Bajé mi manga para cubrí la marca de mi mano, así
Eclipse no se percató.
No esperaba esto y le pedí que se fuera primero...
Recordé el rostro triste del mago que me rogó que
regresara pronto.
E imaginando al cabello dorado, regañándolo.
Se volverán locos si se enteran de que me he ido.
Callisto era muy sensible cuando se trataba de mi.

963
Pensé en él corriendo hacia mí mientras lanzaba
palabrotas por su boca, mi corazón se puso pesado en un
instante.
Fue cuando.
—...Pronto habrá una gran batalla en la capital.
Eclipse me habló.
Lo observé cuando mi mirada había quedado clavada en
la ventana.
Me miró fijamente y sus labios castañeteaban. Como una
persona que está ansiosa por hablar sobre algo.
De repente, me sentí extraña.
Un día, cuando su interés flotaba sobre su cabeza.
Siempre fui yo quien usó todo tipo de métodos para
sacarle respuestas a esa persona cuando salimos solos en
el paseo.
964
De alguna manera, ahora parecía que la posición había
cambiado por completo.
—Mantente a salvo hasta entonces. Y los rehenes
también estarán a salvo.
Un hombre que no era muy elocuente se volvió hacia mí
en busca de qué decir.
—¿Estoy a salvo contigo?
—Sí
Le pregunté porque tenía mucha curiosidad, pero no
estaba segura de si lo aceptaba o no.
—...Es más seguro que ser los primeros en morir.
—... ¿Qué? ¿Qué quieres decir?
—Ya te lo dije. Voy a matar a todos los hombres que te
entristecieron y te deprimieron.
—Tú...
965
—Cuando la batalla comience oficialmente, todos los
soldados de Delman planean atacarlos primero.
Ante las palabras del hombre decidido, el pensamiento se
detuvo.
Al mismo tiempo, lo que dijo en el incinerador el otro día
me vino a la mente con claridad.
[—...Te vengaré de las personas que te hicieron esto.]
Eclipse, se memorizó los nombres de las personas que me
acusaron como la loca.
—Ya he herido a estos idiotas como Mark Albert.
Me sorprendieron las siguientes palabras.
Todas esas cosas que pensé que eran un lavado de cerebro
y un galimatías no eran un farol.

966
—Ahora, solo quedan los principales, como el Duque y
sus hijos. Limpiaré cada rincón de la mansión, cada
grietas de ratas...
—....
—Ahora, ¿puedes perdonarme?
Su rostro angustiado ansiaba mi afecto. Un leve mareo
penetró en mi mente.
—Tú, de verdad...
No supe qué decir, así que balbuceé durante un rato.
Realmente parecía estar listo para hacerlo. Él lo quería.
Por supuesto, hasta ahora no había pensado en lo que
pasaría con los personajes secundarios.
También esperaba que los que me ignoraron y
ridiculizaron como la 'Falsa Princesa' fueran castigados.

967
Pero no necesariamente condujera a formas violentas
como la muerte.
—¿Alguna vez pensaste que pertenecen a las personas
que me rodean y que estarían tristes si murieran?
—¿Quiénes son esos hombres que te rodean?
Respondió bruscamente a mi pregunta y agregó.
—¿Ya te olvidaste de todo? ¿La humillación y la
vergüenza que te dieron?
—Eso no es asunto tuyo. Incluso si me vas a vengar y yo
quiera perdonarlos, no tiene nada que ver contigo.
—Soy tu único caballero y no me importa hacerlo.
¿Así es como una persona habla con una pared?
Estoy cansada de las repetidas conversaciones con
Eclipse.
En lugar de negar lo que dijo, lo miré a la cara.
968
Ni siquiera usó un vendaje, la herida desgarrada era como
una frente fina mal adornada.
En el pasado, hubiera querido hacer cualquier cosa por él
por lo que sentí y lo siento.
—Tú... ¿por qué no me das la oportunidad de sentir
lástima por ti?
Sus ojos se agrandaron lentamente, quizás una respuesta
inesperada.
La vista de tal rostro no me impresionó con ninguna
emoción lo suficiente como para llorar.
—¿Por mí? No por mi nombre o por la gente del Ducado
que me intimidó, sino en tu venganza por esa gente y el
imperio que destruyó tu país.
—Maestra...

969
—¿Cuánto tiempo debo estar sujeto a tu violencia porque
me amas?
Mi voz tranquila resonó en el carruaje.
—¿Violencia...?
El rostro de Eclipse estaba en shock, como si lo hubieran
vertido en agua fría.
—Sí, violencia.
Eclipse constantemente forzaba la venganza, él quería un
corazón y un perdón que yo ni siquiera quería dar.
Si esto no es violencia, ¿qué diablos es?
Apretó los dientes ante mi determinada respuesta.
—Puedes decir eso, pero no es así....
Me distrajeron sus ojos que tenía por un momento.
—...

970
—No me perdonarás, no importa lo que haga. Entonces,
lo haremos a mi manera.
Siempre se había salido con la suya y nunca había sido
capaz de aceptarlo.
—Bájate.
El carruaje se detuvo. Sin demora, se levantó de un salto,
abrió la puerta y bajó.
Me sorprendió la escena desarrollada, como si estuviera
bajo una presión silenciosa.
El lugar al que Eclipse me llevaba secuestrada no era otro
que en el Palacio Imperial.

971
~Capítulo 221~

El carruaje se detuvo frente al hermoso Palacio.


El área geografía del Palacio Imperial apenas lo conocía
porque no había venido desde la competencia de caza.
En el mejor de los casos, solo conocía el camino a la
biblioteca del Palacio Imperial.
Además, el lugar era muchísimo más grande que el
Ducado.
De todos modos, no sería fácil escapar...
Eclipse movilizó a sus hombres que me rodearon para
trasladarme hacia el palacio.
En el interior del desconocido lugar estaba vacío, parecía
mentira que los rebeldes se habían apoderado del palacio.

972
Pensé que me arrastrarían hacia un sótano o me
encerraría en una celda, pero en cambio me encontré en
una habitación espaciosa y elegante que se encontraba
por el largo pasillo.
—Por favor, saca todo lo que tienes en el bolsillo.
Cuando llegó a la mesa en el medio de la habitación, se
volvió hacia mí.
La visión de verlo de pie al lado de un antiguo palacio me
hizo sentir bastante extraña.
Lo miré con frialdad, me metí la mano en el bolsillo y
saqué la pieza y lo puse sobre la mesa.
Es antes de lo que pensaba.
No tuve que sufrir la rudeza de Yvonne de venir por la
fuerza amenazándome con los rehenes. No debería estar
contenta con esto.
973
A pesar de entregarle el artículo, él solo me miró.
—¿Qué?
Respondí torcidamente.
—¿Quieres que hurgue yo mismo en tus bolsillos?
—Puedes quedarte con la pieza.
Él no estaba satisfecho con solo mostrarle el artefacto,
quería todo lo que tenía en mi bolsillo.
Luego inclinó la cabeza hacia un lado y murmuró para sí
mismo.
—...Cuando empiece a tocarte, no estoy seguro de que
simplemente buscaré en tus bolsillos.
—Loco hijo de puta.
Escupí las palabrotas y me metí la mano en los bolsillos
con rudeza.

974
Todo lo que tenía era las cuatro pociones sobrantes y una
rosa marchita.
*¡Explosión!*
Los arrojé sobre la mesa.
—Esto es todo.
Pensé que volvería a insistir en revisarme, así que volteé
los bolsillos del abrigo y se los enseñé.
—Esto...
La mirada de Eclipse de repente se detuvo ante la rosa
marchita.
Ante su mirada interrogante, dije sin mostrar mis
sentimientos.
—Es la reliquia dejado por un mago asesinado a manos
de Yvonne.
—¿Es un objeto… valioso?
975
—Sí. Él era el guardián de los huérfanos que ella tiene
como rehenes. Él fue quien organizó el trabajo
voluntario.
—...
—No puedo evitar sentirme triste por él porque me has
traído hasta aquí.
Estaba atado en el Círculo Mágico, pero lo convertí a un
hombre muerto en este momento.
Lo siento.
Me disculpé interiormente con Vuinter con un ligero
sentimiento de culpa, traté de fingir ser grave.
—Sentiré la miseria de hoy pero en el futuro quedaré
atrapada aquí hasta que me masacres.
—...
—¿Estás satisfecho ahora?
976
¿Funcionó?
Miré a Eclipse y contuve la respiración.
[—Porque esta rosa floreció como un reflejo de mi mente
inconsciente, es como un cristal de mi magia.
—Te lo daré en caso de emergencia, esperando que te ayude …]
Para poder deshacerme por completo de Leila, no tuve
más remedio que entregar la pieza.
Pero devolverlo a Yvonne significaba que podría
terminar en peligro.
En una emergencia, la magia defensiva se activará. Pero...
Estaba en lo correcto cuando Eclipse me quitó mi báculo
del espejo.
Ahora que la espada se había ido, tengo que defenderme
con el escudo para escapar.

977
Eclipse se puso de pie y miró la rosa marchita como
midiendo algo.
En el carruaje, se me recordó impulsivamente que no
tocarían a las personas de mi alrededor.
Para ser honesta, no tenía muchas expectativas.
Un hombre a quien le han lavado el cerebro y le han
rechazado, no puede ser tan emocional como él ...
—Descansa un poco. Te ves pálida.
Pero mi predicción estaba claramente equivocada.
Me dio la espalda, sin tocar nada excepto la pieza.
Dejándome no solo la rosa, sino incluso pociones
mágicas.
Cuando vi alejarse hacia la puerta, me sentí extraña.
—Eclipse…

978
Sin darme cuenta lo llamé. Lo lamenté justo después de
llamarlo.
Deseé que no lo hubiera escuchado, pero el movimiento
hacia el pomo de la puerta se detuvo abruptamente.
Dudé pero luché por abrir la boca.
—Yvonne te está... lavando el cerebro.
—...
—Puedo ayudarte. No es demasiado tarde ahora. Así que
detente.
Si estaba en sus sentidos incluso ahora, las cosas serían
mucho más fáciles.
Los rehenes se salvarían y nadie moriría ni resultaría
herido en los enfrentamientos con los rebeldes.

979
Si unimos fuerzas para eliminar a Yvonne, el monstruo
final, Vuinter no volvería a cambiar el tiempo y este loco
juego no volvería a suceder.
¡Qué final tan limpio y hermoso!
...Si, detente.
Pero eso eran solo ideas mías.
El rostro de Eclipse se volvió hacia mí, como una dura
estatua de piedra.
—Si me detengo ahora, no quedará nada.
Como para interrogarme, su tono de voz se mantuvo
agudo.
—No te quiero ver muerto por odiarte.
—¿No intentaste matarme?
En mi respuesta, él se tocó la frente con el dedo.
—Si hubiera usado mi magia, no estarías aquí ahora.
980
Hablando así, la injusticia se disparó de repente.
—No sabías que me habías salvado.
Podría haberlo matado lo suficiente mientras estaba
atado a los pantanos, pero no lo hice.
Me sentí responsable por el lavado de cerebro de Yvonne.
Y seguí persuadiéndolo.
—Lo sabes ahora. Incluso si tienes éxito en la rebelión
matando al Príncipe Heredero y obtienes el control del
Imperio, no te amaré.
—Entonces ¿¡por qué!?
Fue cuando.
El hombre que me estaba mirando de repente gritó en voz
alta.
—¡¿Por qué no?!
—Eso...
981
—Con todos los problemas que he tenido con los
caballeros he tenido paciencia.
—Eclipse…
—Me esforcé empuñando y blandiendo mi espada día y
noche para ser el caballero para ti. No hubo día en que
mis manos no sangraran.
—....
—¡Aun así, estás tan lejos, que apenas puedo alcanzarte!
¡Por eso salí de la esclavitud para convirtiéndome en un
traidor!
Solo miré con asombro, que estaba derramando su
frustración.
Pensé que había visto todos los aspectos nuevos de él,
pero estaba equivocada.
—Entonces, ¿por qué no merezco tenerte? ¿¡Por qué ...!?
982
Unas gruesas lágrimas caían de sus ojos grises.
Lloró como un niño indefenso con un caramelo en la
mano.
Lo miré distraídamente.
En aquellos días en que hablaba, no podía permitirme el
lujo de mirar hacia atrás y ver cuán profundos eran sus
sentimientos.
Estaba desesperada por sobrevivir día a día, y solo me
derrumbé por su traición.
Y ahora que todo había terminado.
—Porque.... amo a alguien más, no a ti.
Le dije que había otra persona en mi corazón.
Ante mi respuesta, Eclipse se estremeció y gritó.
—¡Simplemente miénteme como solías hacerlo. Dijiste
todo tipo de líneas como '¡Eres el único, Príncipe
983
Heredero o lo que sea, eres el más preciado' y así
sucesivamente!
—...
—¿Sabes qué? Me han engañado esos comentarios, y
podría estar dispuesto a dejar toda esta mierda y morir en
tus manos.
—No quiero matarte.
Lo dije en serio. Quería terminar todo de lo que estaba
harta y seguir adelante.
Y esperaba que Eclipse también lo hiciera. Pero él estaba
atrapado en la ira, la frustración y el corazón roto, era
demasiado joven e inmaduro.
—Por favor perdóname…
No pude secar sus lágrimas como antes. Entonces, me
acerqué a él y toqué su mano.
984
Pero.
*Taak-!*
Sentí un dolor frío de su rechazo. Vi la mano fría y caída.
—Por eso llegué a este punto.
—...
—A diferencia de él, yo no me detendré contra por el
Príncipe Heredero...
Me miró como si estuviera disgustado e irritado por cada
palabra.
—No necesito tu amor. Tendré tu exterior.
—....
—Porque desde el momento en que supe que me estabas
usando, no esperaba ser amado por ti.
Al final del comentario, abrió la puerta y salió de la
habitación.
985
*Gwang-!*
Luego del salvaje rugido, finalmente me quedé sola en esa
habitación desolada.

*. *. *

Estaba literalmente encerrada en un lugar desconocido.


Cuando miré por la ventana para explorar y encontrar
una posible vía de escape, vi a los soldados con armadura,
de pie a intervalos regulares, rodeando el exterior del
palacio.
Hijo de puta. Lo tenías todo preparado.
Cuando llegó la hora de comer, ni Eclipse ni la doncella
del Imperial se aparecieron, solo un soldado trajo el
almuerzo y la cena.
986
Sin apetito, me acosté en mi cama.
Estaba exhausta, por lo que no sería sorprendente que me
desmayara de inmediato.
Sin embargo, no pude dormir, no sabía si era por la
poción mágica o por la desesperada situación.
Di vueltas y vueltas y miré la mano.
Afortunadamente, el hechizo de rastreo que Jean lanzó
por la mañana siguió siendo el mismo.
—Debes estar muy preocupado.
Desaparecí sin decir una palabra, así que cuán enojado
debe haber estado. Sentí lástima por Callisto tardíamente.
Pero era inevitable.
Ahora que estaba aquí tenía que terminar el asunto con
Yvonne.

987
—Espero que no pienses en venir a salvarme, solo
concéntrate en recuperar el palacio...
Mis párpados lentamente se volvieron pesados mientras
pensaba en esto y aquello.
No quería dormir en un lugar extraño, pero no pude
resistir la fatiga que me venció.
Cerré mis ojos por un momento.
*kuung, kung-!*
El repentino y pesado ruido me sobresaltó y pronto mis
ojos se abrieron.
Mi alrededor estaba oscuro. Creí haber cerrado los ojos
por un momento, pero me quedé dormida sin darme
cuenta de que pasó el tiempo.
Me senté sorprendida.

988
La habitación estaba en silencio como si todos los sonidos
fueran solo un sueño.
...¿Qué? ¿Escuché mal?
Fue cuando.
*¡Kung, Kong, kuong-!*
Un ruido sordo volvió a sonar como si no fuera una
ilusión.
Miré a través del cuarto oscuro con los ojos bien abiertos.
*kuung, kung-!*
El sonido se hizo más fuerte y cercano. Gracias a esto,
pude encontrar fácilmente la fuente.
Era el sonido es escuchaba en media de la chimenea.
—¿Qué? ¿qué ...?
¿Yvonne envió un monstruo?

989
Me levanté y encontré algo que podría ser usado como
arma. Tomé el candelabro de la mesa que estaba junto a
la cama.
Nerviosamente sujete el objeto con fuerza y mirando la
chimenea.
*Kong, kuang-!*
En ese instante alguien salió rodando de la chimenea con
cenizas y polvo.
—Uff, joder.
La figura negra mezclada con ceniza, tosió y maldijo con
rudeza.
Era una voz muy familiar.
Mi mano que había sido levantada para balancear el
candelabro bajó lentamente.
—¿Su Alteza ...?
990
Callisto, que tosía ante mi voz perpleja, levantó la cabeza.
—¿Cómo estás, Princesa?
—Su Alteza, ¿por qué ....?
¿Saliste de ahí?

991
~Capítulo 222~

Solo ha pasado medio día desde que lo dejé de ver.


Cuando vi su rostro manchada de ceniza, sentí que lo
había vuelto a encontrar después de mucho tiempo, y
estaba muy feliz de volver a verlo.
—Esto… ¿Qué pasó? ¿Qué hay de la batalla?
—No tenemos tiempo. Hablemos en el camino.
Me apresuró. Asentí con la cabeza y recogí el abrigo que
se había quitado.
No esperaba irme tan pronto de aquí ...
La fuga se esperaba solo después de que comenzara la
batalla a toda regla entre sus tropas y los rebeldes.

992
Tenía que encontrar mi báculo del espejo y luchar contra
Yvonne en medio de la confusión, pero ahora que lo
pienso, era un plan inútil.
—Entra aquí, Princesa.
Tomé las pociones, me levanté con firmeza para irme con
el Príncipe Heredero.
Señaló la chimenea por donde había salido.
—Vas a tener que bajar.
—¿Por ahí...?
Miré el estrecho pasaje con una mirada bastante
aterrorizada.
Estaba tan oscuro y sombrío que no había nada de malo
al menos que hubiera ratas.

993
Por supuesto, Callisto salió arrastrándose de ahí, así que
sabía que solo había una vía de escape, pero la conocía
literalmente solo en mi mente.
—¿Por qué no quieres ir? Está limpio, he barrido todo el
camino hasta aquí. He matado algunas ratas y ciempiés,
así que no te preocupes.
—No, no es eso.
Cuando Callisto observo que no tenía intención de ir,
frunció el ceño por la parte posterior de la nariz y dijo con
picardía:
—No iras sola, estaré contigo.
Para mi sorpresa, me sentí aliviada por las palabras.
Pero…
¡Ciempiés, ciempiés!

994
Me las arreglé para acomodar mi cuerpo con disgusto, me
dejé caer y me arrastré dentro.
Poco después, la oscuridad completa llegó con el ruido
sordo. Fue porque Callisto cerró la puerta del pasadizo.
Afortunadamente, el asfixiante gateo no duró mucho.
Después el pasaje por el nos arrastrábamos se hizo más
ancho y en un momento salimos en un lugar más
espacioso.
—Ven por aquí, Princesa.
Él extendió el brazo tomando algo y me condujo sin un
momento de descanso.
Mientras me conducía por el camino, iluminó el entorno
oscuro.
Era una piedra luminosa. Sólo entonces miré a mi
alrededor y me sorprendí bastante.
995
Había docenas de caminos bifurcados que parecían
laberintos.
Callisto caminó sin vacilar hacia uno de ellos.
Siguiéndolo, le pregunté con una mirada perpleja.
—Su Alteza, ¿a dónde vamos?
—Es un pasaje secreto que solo la Familia Imperial
conoce.
—Ah.
Era un escape en vano, a diferencia del secuestro de una
mañana anterior.
—Estúpidos bastardos. ¿No es natural que haya un
pasadizo secreto dentro del palacio? Bueno, pude
encontrarlos fácilmente gracias a él.
Sabiendo cómo me sentía, habló claramente del
secuestrador.
996
Como una vez dije ‘bastardos tontos’, me sentí
avergonzada y cambié de tema.
—Si tan solo la Familia Imperial supiera... ¿también lo
sabe el Segundo Príncipe?
—No te preocupes, él no lo sabe.
Dio una respuesta aburrida al doblar la esquina.
—Este es el palacio de la Emperatriz. Los hijos de la
concubina no pueden caminar por aquí.
—¿El Pa... palacio de la Emperatriz?
Cuando descubrí dónde estaba encerrada, me sorprendí
abriendo la boca de par en par.
De alguna manera, era demasiado lujoso para un lugar de
detención.
¡Tipo loco!

997
No pensé que el Eclipse me había encerrado en el palacio
de la Emperatriz por nada.
Distraída, el Príncipe Heredero comentó.
—Este el lugar con más cruces de caminos entre los
pasadizos secretos. La primera vez que estuve aquí desde
que falleció mi madre, me perdí por mucho tiempo.
Afortunadamente, el Príncipe Heredero no pareció
pensar mucho en por qué estaba encerrada en el palacio
de la Emperatriz.
—¿Qué fue lo que pasó? ¿Sabes lo sorprendido que estaba
al saber que te habías ido?
Más bien me miró como si se le hubiera ocurrido muchas
cosas en mi desaparición.

998
—Estaba en la sala de conferencias y corrí como un loco
hacia el Ducado. Te dije que mantuvieras la calma, pero
eres como un potrillo que no escucha.
—Lo siento…
Admití mi culpa sin ningún problema porque lo había
hecho mal.
—Fui a ver a Vuin...
Reflexionando, traté de llamar a Vuinter, pero pronto
Callisto también me recordó y me corrigió, diciendo que
lo sabía todo.
—No, fui a ver al Marqués Berdandi, y luego fui
secuestrada por el príncipe Delman, a quien vimos en el
pantano.
—Has estado degradando al Príncipe Heredero y
engañándolo muy bien.
999
—...
Embellecí la situación y me mordí la lengua para
mantener mis palabras.
Me habló como si estuviera hablando solo.
—Pero ¿por qué ese maldito Delman te sigue
molestando?
Esta vez se trató de un problema de Eclipse. Hasta ahora,
Callisto no había conocido la sucia historia entre Eclipse
y yo.
—Debí haberlo matado en el pantano en ese momento...
Su triste murmullo hizo que mi corazón se acelerara
como si me hubieran sorprendido engañándolo.
—Oh, gracias por venir por mí, Alteza.
Decidí hacer un cambio apresurado del tema esta vez.
Me miró y comentó como si nada.
100
0
—Si no fuera por la magia de rastreo, ese mago hubiera
muerto por la ruptura en el ano. Tiene suerte.
—Uh... ¿Por qué tendría una ruptura en el ano?
—Usaría su inútil bastón o algo así. No te gustará saber
al respecto.
No tenía el menor deseo de saber nada al respecto.
Callisto me miró de reojo, al no comentar nada, dejó de
caminar y preguntó.
—¿Eh? ¿Dónde está tu báculo mágico?
—Me lo han quitado…
Estaba avergonzada, así que respondí en voz baja.
—Oh no.
Frunció el ceño y dejó escapar un murmullo.
—Ven acá.

100
1
Entonces, de repente, comenzó a regresar por donde
habíamos venido.
Estaba perpleja, pero solo lo seguí, preguntándome si
había tomado el camino equivocado.
—¿Qué pasará con los rehenes?
—Creo que están en el Palacio del Sol. Eché un vistazo a
la prisión antes de venir, pero no estaban allí.
—Entonces, vayamos por ahí.
Por supuesto, tenía la intención de ir al Palacio del Sol.
—Princesa…
Dejó de caminar de nuevo, llamándome con voz pesada.
—A las doce en punto del día, haremos una incursión por
la puerta oeste con el marco defensivo más débil.
La conversación repentina de la operación me hizo
mirarlo con una mirada perpleja.
100
2
—Tenemos que salir de aquí antes de eso.
—Tendré que darme prisa.
Sus palabras me hicieron sentir impaciente.
¿Puedo lidiar con Yvonne en ese lío?
Honestamente, no estaba segura.
Pero era mejor que no tener ningún plan y estar corriendo
desarmada.
Al menos, estoy con Callisto y él es bueno con la espada.
—Vamos, los niños primero...
—No he terminado de hablar todavía.
En ese momento, cuando tenía prisa por mover mis
pasos, el Príncipe Heredero me detuvo nuevamente.
—Te sacaré de aquí, luego volveré y trataré de rescatar a
los rehenes tanto como pueda.
—¿Qué? ¿Qué quieres decir....?
100
3
—No puedo garantizarte porque habrá dos grandes
batallas: el Segundo Príncipe con el Marqués Ellen y más
Leila.
No entendí por un momento, así que respondí sus
palabras con una mirada interrogante.
Entonces, ahora me estaba excluyendo en todas las
situaciones.
—....Su Alteza, ¿de qué está hablando? La pieza me fue
quitada.
Era como si lo hubiera dado voluntariamente, pero
incluso si estaba hablando de eso ahora, era poco
probable que Callisto escuchara.
—Tengo que ir al Palacio del Sol ahora.
Hablé resueltamente.
—No.
100
4
—¿Por qué?
—No puedes usar magia. ¿Qué puedes hacer?
Solo entonces me di cuenta.
El Príncipe Heredero, quien se volvió directamente
después de escuchar mis palabras de que se habían
llevado el báculo, el plan para rescatar al rehén
rápidamente conmigo acababa de ser revisado.
Sin el báculo de espejo, no puedo hacer nada.
Cuanto más reflexionaba sobre sus palabras, más enojada
me ponía.
—No sabía que mi utilidad se había sido decidido por la
presencia o ausencia del báculo del espejo.
—No saques conclusiones precipitadas y escúcheme,
Princesa.

100
5
Ante mi tono frío de réplica, el Príncipe Heredero suspiró
y sostuvo mi hombro.
—No se sabe si el Emperador está vivo o muerto, las
tropas que han escondido hasta ahora están muy por
encima de nuestras expectativas.
—...
—Hemos atraído a los soldados apresuradamente, pero,
francamente, las posibilidades no son grandes. Habrá una
mezcla de enemistad entre los rebeldes.
—....
—Tal vez debería abandonar el Palacio Imperial y huir
de la capital.
Me sorprendieron las palabras que salieron de su boca.
—¿Abandonar...?
No podía creer que dijera eso.
100
6
—Sí
Pero el Príncipe Heredero me clavó una vez más.
—No es nada. Porque tu seguridad es más importante
para mí que el Palacio Imperial o los bastardos sin
nombre.
—Su Alteza.
Lo llamé fuerte porque me estaba sofocando.
Pudo haber sido nada.
Sabía exactamente cuánto deseaba Callisto ser
Emperador.
Sobrevivió en la guerra para regresar a la capital y al
Palacio Imperial.
Pero ahora fácilmente puso la palabra 'Abandona' en su
boca por mí.

100
7
No podía renunciar el final, los rehenes ni nada, y solo
orar por su seguridad en mi corazón...
Esa emoción desconocida me entristeció. Mordí mi labio
inferior con fuerza.
Pensé que se resolvería pronto al llegar al palacio y vencer
a Yvonne, pero la situación se volvió mucho más
complicada de lo que pensé.
—Cuando comience la batalla, envía a los hombres
adecuados para encontrar tu báculo mágico. Mata a
Leila, lo que sea, pero hazlo.
Callisto habló tratando de darme ánimos.
Pero entonces todo sería demasiado tarde.
Yvonne sacrificaría a los niños y traerá de vuelta a Leila.
¿Es realmente la única respuesta, como él dijo, para evitar y
observa la situación?
100
8
Dudé durante mucho tiempo, me decidí y abrí la boca.
—Mi magia, no está en mal estado en absoluto…
—¿Qué?
—Puedo usar magia defensiva.
Aunque fuera algo de una sola vez. Tenía miedo que
cuando él lo supiera no me escucharía, así que decidí no
decir eso.
—Incluso si no puedo matar a Yvonne de inmediato...
como dijiste, los niños pueden salvarse.
—...
—Son magos a pesar de ser jóvenes, y podrán tele
transportarse si los liberamos.
Ya había visto a Ra-on usar como un experto la magia de
traslado.

100
9
Si puedo liberarlos, tal vez pueda salvarlos más
fácilmente de lo que pensaba.
Persuadí a Callisto, esperando una pequeña oportunidad.
—Los dos ganaríamos tiempo, tu ejército puede invadir
el Palacio del Sol.
—Princesa.
—Por favor... déjame ayudar en esta situación.
Vuinter nunca me dijo que cuidara de los niños, solo me
dijo cómo matar a Yvonne.
¿Pero no es demasiado cobarde darse por vencida sin
intentar nada?
—Si la situación se vuelve complicada y realmente siento
que no puedo hacerlo, seguiré tus instrucciones.
Callisto me miró con ojos mezclados, hablando con
rigidez.
101
0
Pero sabía que al final hará lo que le dije.
Pronto escuché un suspiro bajo.
—Es demasiado para ti dar marcha atrás por tu propio
bienestar.
—....
—No puedo quedarme mirando que tú no puedas
salvarlos, te agarraré como una bolsa y te llevaré de aquí.
Vamos.
Se volvió de nuevo y me condujo en el camino.
Rápidamente cruzamos el pasaje secreto en silencio.
Hacia el Palacio del Sol por los niños e Yvonne.

101
1
~Capítulo 223~

—¡Diosa!
La guerra había comenzado.
Sentada en el asiento más alto y brillante del Palacio del
Emperador, Yvonne miró curiosamente como las
personas inclinaban la cabeza ante ella.
Aquel pueblo del país derrotado iniciaría la guerra en el
interior del Imperio que los había conquistado. Era el
Imperio.
Es irónico que humanos de todo el mundo puedan
reunirse así.
En este momento, un viejo aristócrata le ofreció algo
frente a ella, envuelto en una lujosa tela.

101
2
Cuando se desenvolvió la tela, se reveló un cadáver, la
cabeza con los ojos bien abiertos y junto a él, el tesoro del
Emperador.
—Es la cabeza del Emperador, Diosa.
Habló el Marqués Ellen, alguien pequeño.
Yvonne miró a través de los seres humanos tumbados
más allá de ese salvaje rostro.
Desde un hombre llamado Segundo Príncipe hasta un
aristócrata de alto rango que controla a la Reina y al
Imperio.
A cambio de darles el poder de Leila, cortaron y
entregaron el cuello del Emperador. Así con esas
absurdas palabras se logró engañar a los humanos.
Eso es tan fácil.
*clic-.*
101
3
Yvonne abrió la caja que estaba en su regazo y miró
dentro.
En el interior estaban las catorce piezas.
Y ahora se suponía que incluso la última pieza pronto
estaría en sus manos.
Después de ver cada pieza, el Marqués Ellen mostró un
brillo codicioso en su mirada.
—Querida Diosa, ¿ahora empezarás la ceremonia del
despertar...?
—Aún no es tiempo.
Yvonne respondió con una sonrisa.
—Oh, ya veo.
El anciano se retiró con una mezcla de preocupación y
decepción.

101
4
En el pasado, había hecho innumerables esfuerzos para
llegar hasta aquí.
¿Por qué no pensé en aprovecharme de estos idiotas?
Justo antes de que fueran sellados por antiguos magos, se
predijo que sus hermanos habían escondido las diversas
piezas del Espejo de la Verdad en las profundidades del
palacio del Emperador.
Solo con todos esto, Leila podría renacer.
Sin embargo, el cuerpo robado de esta persona no estaba
completo. Porque el alma de la ‘verdadera Yvonne’ todavía
estaba viva.
Los cuerpos incompletos fueron constreñidos por el uso
de la fuerza.

101
5
Así que buscó las piezas esparcidas y entró ella misma al
palacio del Emperador para tomar su cuerpo por
completo.
Su plan de engañar a los magos, someterlos, matar a esa
mujer que era un obstáculo, convertirse en Princesa
Heredera y entrar al palacio.
Esos fueron los últimos días.
Y aún más exitoso, finalmente tomar el cuerpo
completamente con los colmillos del Dragón Dorado.
También reuniendo las piezas en su poder.
*Tak-.*
Yvonne cerró la caja y levantó la cabeza. Al mismo
tiempo, unos los ojos se encontraron con sus ojos.
—Hiik!
Sus pequeños hombros aleteaba comenzó a llorar.
101
6
Era el niño con la máscara de león que llevó a los amigos
a las extremidades debido al lavado de cerebro.
A diferencia de sus amigos dispersos, el niño atado, lloró
sin cesar parado en la esquina.
El llanto era muy agradable al oído.
Aunque, en el pasado, solía haber un Vuinter Berdandi en ese
lugar...
El hombre que sacrificó a sus compañeros magos y a sus
amados hijos con sus propias manos, en el sacrificio de
Leila, terminó volviéndose loco.
Debido a su desaparición, esta vez no pudo ver el lado
divertido de la escena.
Yvonne se los comió con pesar.
—Yvonne.
Fue cuando.
101
7
Alguien caminó rápido a través del vasto espacio del
Palacio Imperial.
—Bienvenido. Te he estado esperando.
Ando la bienvenida cuando se acercó.
En el pasado, en el momento del colapso del Imperio
había sido el Príncipe Heredero que estaba junto a ella
pero en su lugar otro elegido apareció. Eclipse le tendió
algo en silencio.
Los ojos azules de Yvonne crecieron de sorpresa y luego
sonrió con malicia.
—Como esperaba, sabía que lo lograrías.
Con esto se reunió las 15 piezas.
Yvonne sonrió y puso la última pieza que le entregó
Eclipse en la caja.
Y, de repente, algo llamó su atención.
101
8
—Eso...
—No mires.
Eclipse escondió lo que estaba sosteniendo a sus espaldas.
Era el báculo mágico de Penélope. Iba a quedarse con el
báculo del espejo, y cuando todo terminara, se la iba a
devolver.
—¿Por qué debería prestar atención a Penélope cuando
ya tengo la pieza?
Yvonne sonrió por completo ante el comportamiento de
Eclipse.
Sin embargo, cautelosamente no se alivió.
—Cumple tu palabra, Yvonne.
—A diferencia de Penélope, he cumplido todas las
promesas que te hice, Eclipse.

101
9
Ella se levantó de su asiento. Se reveló la silla dorada del
Emperador con el Dragón Dorado envuelto en esplendor.
—Siéntate. Ahora este es tu asiento.
—Eso no.
—¿Entonces?
—Los rehenes.
Eclipse se volvió y fue hacia los niños atados a un costado
del lugar.
—¿Sabes lo que significa sin tocarlos? Que ni una sola
persona puede salir lastimada.
—Estás tratando de no ser odiado por Penélope, ¿no es
así?
—A cambio puedo destruir todo y entregarte al Príncipe
Heredero.
—Por supuesto.
102
0
Yvonne respondió con una gran sonrisa a la fría
advertencia de Eclipse.
En el pasado, los magos habrían sido necesarios.
Su vitalidad llena de maná era abundante para Leila.
Pero.
—Esta vez... realmente no los necesito.
Murmuró Yvonne, mirando al aire distante.
Leila, que sacrificó y resucitó a los magos, era arrogante
y egocéntrica.
En un mundo donde todos los magos antiguos rivales
habían desaparecido, Leila había recuperado su poder
original matando humanos al azar.
Luego comenzaron a amenazar la posición de Yvonne.

102
1
Ha habido un número de personas que han tratado de
quitarle pedazos del Espejo de la Verdad, el único medio
para controlarlos, y convertirse en líder.
Cuando supo por primera vez que había regresado, estaba
desesperada.
He llegado tan lejos, y finalmente he podido gobernar el mundo
con mis hermanos, ¿¡por qué!? ¿Por qué estoy a la vuelta de la
esquina?
Pero pensándolo bien, no era solo desesperación.
Ella, que tenía colmillos de Dragón Dorado, solo podía
usarlo una vez en su vida.
Sin embargo, en el pasado, el cuerpo y la fuerza que
habían matado el alma de la verdadera Yvonne seguían
siendo los mismos incluso después del regreso.

102
2
Entonces, ¿significaba que los colmillos del Dragón
Dorado se pueden volver a usar nuevamente?
Esta era una oportunidad.
¿Por qué la vida era una repetición infinita de confianza
y traición?
La venganza contra los humanos que mataron a sus
familias y hermanos, así, se desvaneció gradualmente con
el tiempo.
Después de una serie de eventos, finalmente se dio
cuenta.
El mundo que ella quería no era un mundo dominado por
Leila.
—Sí, no los necesito.
Era un mundo que ella misma controlaba.
Yvonne miró al aire y lo repitió como la promesa.
102
3
—¡Príncipe!
Entonces, alguien abrió bruscamente la puerta del pasillo
y entró.
—¡Estamos en un gran problema! ¡El Ejército Imperial
está entrando por la puerta oeste del Palacio Imperial!
¡Parece que van directamente al Palacio del Sol!
El rostro de Eclipse estaba horriblemente distorsionado
por las palabras del soldado.
No fue la cuestión de la defensa lo que salió de su boca
con urgencia.
—¿Qué pasa con la dama?
—¿Qué?
—¡¡Qué le pasó a Lady Eckart en el palacio de la
Emperatriz!!
—Bueno, todavía no he revisado el palacio...
102
4
—¡Maldición!
Eclipse se volvió bruscamente antes de que terminaran las
palabras del soldado.
Luego, de repente, se detuvo frente a los rehenes.
Pasó el báculo mágico que sostenía a uno de los soldados
de Delman y le dijo.
—Tú... arriesgarás tu vida para proteger a los niños. No
deben ser llevados por nadie. Incluso si es Lady Eckart.
¿Entendido?
—¡Sí, sí! ¡Está bien!
Los ojos de Emily, que escuchaban a escondidas la
conversación fingiendo estar desmayada, se abrieron de
par en par.
Eclipse, incapaz de creerle a Yvonne, puso a cuatro de
sus hombres alrededor de los rehenes.
102
5
Luego, llevó al resto de las tropas al interior del Palacio
del Sol y abandonó rápidamente el lugar.
Después de una tormenta de confusión, en el Palacio del
Emperador que estaba lleno de fuerzas armadas, estaba
vacío.
El Marqués Ellen, miró dudoso al girar, se acercó a
Yvonne una vez más.
—Dios-Diosa, ¿qué quieres decir con una sorpresa? Si es
así, ¿cuándo será el ritual de convertirte en Leila…?
Yvonne, que estaba de pie, volvió la cabeza y miró el
trono vacío.
El respaldo de la silla dorada tenía ranuras de formas
inusuales.

102
6
Cuando se inserta y se gira el sello del emperador que
contiene colmillos, se empuja la silla y se revela el lugar
secreto.
En el pasado, fue el secreto de miles de años de historia
Imperial que descubrió en un lío mientras buscaba el uso
del trono.
Yvonne apartó de la silla y se inclinó.
Ella sonrió alegremente, levantando la joya del
Emperador al lado de la cabeza del cuerpo.
—La fiesta acaba de comenzar.

***

—Esa perra loca, comienza la fiesta porque quiere ver


muertes.
102
7
Pasaron por un pasaje secreto detrás de un gran pilar.
Mientras observaban dentro del Palacio del Emperador,
estaba harta de la idea de una fiesta que ella había
comenzado.
El Príncipe Heredero me miró y dijo que era gracioso.
—Es más fácil de lo que pensaba, Princesa.
Miré hacia atrás sorprendida ante sus palabras.
—¿Fácil? Todavía hay mucha gente.
Por supuesto, no sabía cuántos soldados eliminaría
Eclipse, pero unos diez nobles, incluidos el Marqués
Ellen y el Segundo Príncipe.
Todavía era un gran número.
—Ni siquiera vale la pena comer darles de comer una
semana. De hecho, todo lo que tenemos que hacer es
lidiar con esos cuatro hombres.
102
8
—¿Qué hay del Segundo Príncipe? ¿él sabe cómo usar
una espada?.
—Ese bastardo es un #$@
Para mi sorpresa, su respuesta vulgar y resuelta me hizo
sentir a gusto.
—Vamos, toma esto.
Sacó algo del interior de su armadura y me lo entregó.
—Esto...
Me entregó una daga dorada. El recuerdo del otro día, en
su fiesta de cumpleaños, me pidió que le cortara el cuello.
—Voy a salir primero y deshacerme de esos cuatro, así
tendrás tiempo y con eso dejarás que los rehenes se vayan.
Asentí con la cabeza, recordando a los niños que estaban
atados fuertemente con cuerdas.

102
9
—Recoges el báculo mágica y derrota a esa Leila. ¿No
crees que es un buen plan?
—El plan está lleno de lagunas, pero suena extrañamente
perfecto.
Eso era cierto. El plan del que estaba hablando era, en
cierto modo, una aventura salvaje.
Era una exclusión completa de cualquier circunstancia
imprevista que pudiera haber sido causada por el
Marqués Ellen o Yvonne.
Sin embargo, su voz confiada me alivió.
Ahora que lo pienso, Callisto nunca había dejado de
mantener lo que había dicho, así que podía creerle.
—Gracias, por venir conmigo…
Susurré en voz baja.
Sin él, no habría podido superar esta situación sola.
103
0
Sonrió alegremente ante mis palabras.
—Uno, dos, tres, y saldremos.
—Estoy lista.
Con rostro decidido, sostuve firmemente la daga del
Príncipe Heredero.
Luego agarró la puerta del pasaje secreto y dijo.
—Uno, dos.
*Chu-. *
En lugar de ‘tres’, un toque suave tocó y cayó sobre mis
labios.
Luego de quedar sorprendida y endurecida, me susurró.
—Por cierto, moría por ver a mi novia.
*kkiik il-.'*
En poco tiempo, la puerta del pasillo se abrió y Callisto
salió corriendo al Palacio del Emperador.
103
1
Y comenzó su danza de espadas.

103
2
~Capítulo 224~

—¡Argh!
El Príncipe Heredero cruzó el Palacio del Emperador con
sus largas piernas, cortó al que estaba más cerca de él sin
dudarlo.
Me quedé mirando fijamente a Callisto, incapaz de
enojarme por el beso sorpresa.
—¡El intruso!
—¡Def-defiendan!
El Delman, que reconoció tardíamente su presencia, sacó
apresuradamente la espada.
*Chaeng, Chae-Eng-!*
—¡Ahk!.

103
3
Sin embargo, antes de que los refuerzos llegarán incluso
hasta tres veces, la otra se vino abajo. Con la sangre
salpicando como una fuente, el ejército de Delman se ha
reducido a dos en un instante.
¡Hyuk!
—¡Príncipe Heredero!
—¡Ataquen, ataquen!
En las sombras, el Segundo Príncipe, la Reina y el
Marqués Ellen se desvanecieron.
De cualquier manera, el Príncipe Heredero se ocupó
rápidamente del resto de los soldados.
—¡Uf!
Su danza de espada fue como un relámpago, cortó a las
dos personas en sus muslos al mismo tiempo.

103
4
Cuando escapó por poco de dos espadas que se volvieron
hacia él, se enderezó y arrojó la parte superior del cuerpo
del enemigo con una espada.
Y con el rebote, el cuello del otro también fue cubierto
con el filo del arma.
*Kan, Tteolgeuleong-!*
El soldado que sostenía mi báculo del espejo, cayó al
suelo e hizo un ruido sordo.
Su mandíbula se elevó hasta el borde. Los aristócratas se
estremecieron al ver morir en vano a los soldados
Delman.
—¡Uh, aargh! ¡Muere, Príncipe Heredero-!
En ese momento, tres miembros de la aristocracia del
Segundo Príncipe, que se encontraban al otro lado,
sacaron sus armas y corrieron hacia él.
103
5
—Tsk. Los mataría por mi cuenta incluso si me quedo
quieto, pero están perdiendo el tiempo.
Callisto chasqueó la lengua como si estuviera molesto y
corrió contra los nobles que corrían hacia él.
Era cierto que dijo: 'Ni una semana'.
Los nobles fueron cortados uno por uno como una hoja
de papel por el filo que él empuñaba.
En poco tiempo encontró a la Reina y el Marqués Ellen,
arrinconados en las sombras.
—¿Cómo estás, Marqués Ellen? ¡Cuánto tiempo sin
verte!, Madre.
El Príncipe Heredero saludó exageradamente mientras se
acercaba de manera tranquila luego de cortar a otro
hombre.

103
6
— ¡Prin- Príncipe Heredero! ¿Qu-qué estás haciendo en el
Palacio del Emperador? ¿No tienes dignidad?
La Reina gritó sacudiendo la salpicadura en su vestido.
—¡Madre!
—¡Emp-Emperatriz! ¡Quédese atrás!
El Segundo Príncipe y el Marqués Ellen temblaron
mostrando terror en sus rostros.
Callisto ladeó la cabeza.
—Entonces, ¿qué estaban haciendo aquí mi único
hermano y mi madre?
—¡Príncipe Heredero!
—Oh, nuestro Emperador celestial se cortó él solo el
cuello.
—Bueno, eso es...
Sólo entonces, la Reina pálidamente cerró la boca.
103
7
Príncipe Heredero los atrapó por completo porque ellos
asesinaron al gobernante actual del Imperio.
—Yo.. Su Alteza, por favor, cálmese y escúcheme
primero. Si Su Alteza me escucha, puede cambiar de
opinión...
El Marqués Ellen lo disuadió con un rostro servil.
Callisto, acariciando su frente con una mirada de
dificultad.
—Estaba de buen humor hasta hace un momento, así que
te iba a escuchar al final, pero ahora estás bromeando
conmigo.
—¡Bien, Su Alteza!
—Me siento bastante mal por él en este momento.
Miró hacia el trono. Al final estaba la cabeza del
Emperador, que había sido golpeado al azar.
103
8
—¡Oh, no es malo para él de todos modos! Si estuviera
vivo, hubiera hecho lo que tú hubieras hecho algún día,
¡pero...!
—Ese es el problema.
Los ojos del Príncipe Heredero brillaron repentinamente
mientras miraba a la Reina con descarado.
—Mi padre y tu hijo han tomado lo que he estado
anhelando toda mi vida.
—¡Prin-Príncipe Heredero ...!
La Reina se puso pálida, había retrocedido con temor.
*Srrrung-.*
El Príncipe Heredero tomó una espada manchada de
sangre y dio un paso, un paso más cerca de ella.
—Así que eso no es gran cosa. No tengo más remedio que
tomar mi lugar con mis propias manos.
103
9
Él sonrió emocionado al verla asustada. Al igual que la
configuración del juego, era 'El Sangriento Príncipe
Heredero'.
Oh, Cielos. Gracias a Dios. No soy enemiga del Príncipe loco.
Me estremecí mirando al loco Callisto.
Aunque gracias a él, que luchó fielmente por mí, los
alrededores de los rehenes estaban vacíos.
Ahora es la oportunidad.
Al esconderme en el pasaje secreto y espiar la situación,
me di cuenta de que ahora era el momento adecuado.
Sin demora, abrí la puerta del pasillo secreto y salí
corriendo.
Miré de reojo a Yvonne mientras corría pero solo me
miraba con los ojos abiertos sin la menor intención de
detenerme.
104
0
¿Qué? ¿No lo puedes creer?
Fruncí el ceño. Por supuesto, ella había reunido todas las
piezas, así que estaba segura de eso.
Seguí adelante de inmediato.
Llegué al otro lado de los rehenes sin ningún obstáculo.
Una joven exhausta se destacó ante la vista de los niños
pequeños con máscaras de animales.
Saqué la daga de mi cuerpo y corté la cuerda que ataba a
Emily primero.
También le solté la tela que cubría su boca, los ojos de
Emily se abrieron como si estuvieran saliendo.
—¡Señorita! ¡¿cómo hizo…?!
—Emily, no tenemos tiempo. Vamos. Ayúdame.
Rápidamente desaté la cuerda de otro niño sin sentir la
impresión de reencuentro.
104
1
Afortunadamente, mi ingeniosa doncella me ayudó de
inmediato. Sin embargo, no pudo detener el gemido que
se filtraba.
—Pensé que no vendría...
—Lo sé. Tampoco sabía que vendría aquí.
—¡Señorita! ¡Esto es malo!
Hablando en un sentido complejo, Emily exclamó en un
tono de tristeza.
Le devolví la sonrisa.
—Es bueno verte de nuevo, Emily. Ni tú ni yo estamos
muertos todavía.
Sus lágrimas brotaron de nuevo ante mis palabras.
—¡Sí! La verdadera villana debería morir. ¡¿Por qué
deben morir las personas buenas como nosotros?!

104
2
La palabra ‘verdadera villana’ sonó duro en la punta de su
lengua, pero fingí no escucharla para impresionarla.
Con la ayuda de Emily, pude liberar a todos los niños más
rápido de lo que pensaba. Había siete personas en total.
—Emily, cuida de los niños.
—¡Sí, Sí!
—¿Están todos bien?
—Sí, sí ...
Me respondieron los niños como si fuera una extraña.
Excepto por la máscara de león, los niños no saben quién
soy yo sin máscara.
—Pero... Huegg, Ra-on ... Ra-on …
En ese momento, un niño con una máscara de ardilla
agarró mi falda.
Cierto, Ra-on.
104
3
Miré a los niños apresuradamente. No había máscara de
león entre los animales.
Y, ¿dónde está mi báculo?
Era obvio que uno de los hombres de Delman cayó
después de ser apuñalado por Callisto.
Sin embargo, mientras todos eran liberados y tratando de
escapar por completo.
Fue en ese momento.
—Ra-on, mata a todos y ven a mí con el báculo mágico.
Una voz baja sonó desde atrás al otro lado de la
habitación.
Cuando levanté la cabeza, vi una máscara de león erguida
no muy lejos. Apuntándome con su varita mágica en su
mano, mientras sostenía mi báculo del espejo en la otra
mano.
104
4
—¡Yvonne!
Volví mis ojos hacia Yvonne.
Sin embargo, sorprendentemente, ella se deslizó por el
agujero frente a la silla dorada en la que estaba sentada.
¿Qué? ¿A dónde vas....?
Obviamente, era algo que nunca había visto cuando miré
dentro del pasaje secreto con el Príncipe Heredero.
Estaba perpleja porque no sabía qué había pasado.
—¡Maldita sea! Tiene el tesoro del Emperador. ¡Y está
intentando hacer algo bajo tierra!
Con las vidas del Marqués Ellen y el Segundo Príncipe
aún unidas, el Príncipe Heredero de repente corrió hacia
el podio.
—¡Espere, Su Alteza!

104
5
—Iré y la detendré. ¡Ve con los niños y sal de aquí,
Princesa!
—No, ¿qué se supone que debo hacer en esta situación?
¡Hay un niño aquí con una varita apuntándome!
Sin embargo, sin poder decir nada, Callisto siguió a
Yvonne al interior del agujero.
No sabía si debería estar feliz o triste por él porque fue a
perseguir a Yvonne, que estaba huyendo de mí.
Cuando volví la cabeza de nuevo, vi los ojos vacíos de un
niño con una máscara de león.
—...Emily, vete lentamente con los niños.
—¿Por qué no corremos? ¡Él es el motivo por el cual casa
segura ...!
—Shh... No digas eso. Es peligroso.
Advertí a Emily y los empujé detrás de mí.
104
6
—Ra-on ... Heugheug.
Los niños gimieron, llamándolo. Entonces, Ra-on se
quedó paralizado con una voz vacía como para
responder.
—Maestro, por mi culpa mi maestro...
—Ra-on, solo cálmate por ahora.
Calmé al niño con voz suave.
Leila le lavó el cerebro y quizás le esté mostrando cómo murió
tratando de salvarlo, y él se siente culpable.
Los niños eran más fáciles de manipular que los adultos.
Por eso me ha dicho repetidas veces que no debo
provocar culpa.
Abrí la boca tranquilamente pensando en ello.
—Tu maestro no está muerto. No es tu culpa que esto
haya pasado.
104
7
—No. Mi maestro murió en una explosión por mi culpa
... y tengo que escuchar. Así es como puedo salvar a mis
amigos.
—¡Ra-on! ¡Estamos aquí!
—¡Somos nosotros, somos nosotros! ¡Soy tu amigo!
Los niños, que no habían escuchado el murmullo de Ra-
on, gritaron sin tiempo para detenerse.
—... ¿Mis amigos están en una casa segura ahora? Ella
dijo que estaban en un lugar seguro...
—¡Somos nosotros! ¡Nos hiciste venir aquí!
—¡Contrólate!
—¡Chicos, deténganse!
Logré detenerlos pero ya era tarde.
—¡Ah, ah, no! No fui yo. ¡No lo hice! ¡Lo siento! ¡Lo
haré! ¡Uf, haré lo que me dicen!
104
8
De repente agarró su cabeza con ambos brazos y sacudió
la cabeza como loco.
—¡Los mataré a todos! ¡Mataré a todos los espíritus
malignos!
Y, levantó su varita mágica.
Entonces, un enjambre de luz blanca comenzó a
acumularse y el tamaño comenzó a crecer como una bola
de nieve.
—¡Ra-on!

104
9
~Capítulo 225~

Estaba sorprendida.
¿Qué tengo que hacer? ¿Debería correr y tomar el báculo del
espejo?
Afortunadamente, Eclipse no se llevó las rosas marchitas
que le regaló Vuinter.
Pero si lo uso ahora, perderé mi seguro permanente.
Además, me veo obligada a atacar al niño para recuperar
el báculo del espejo.
Mientras tanto, una bola ligera creada por Ra-on, cuyos
ojos estaban en blanco, se hacía cada vez más grande que
una pelota de béisbol.
Cualquiera podría decir que era peligroso ir tras él pero
me decidí.
105
0
—¡Chicos! Todos pónganse detrás de mí. ¡Tengo magia
defensiva...!
—¡Chiri charajou!
Fue cuando.
Alguien gritó el hechizo mágico.
—¡Uhhh!
En ese momento, Ra-on se sacudió como una persona
electrocutada, y pronto cayó con el sonido de *¡pyung!*
El cabello de Ra-on, que sobresalía entre la máscara de
león, estaba rizado como le hubieran hecho un
permanente, el humo estaba saliendo de él.
—¿Eh? Lo he vencido con mi varita.
Volví la cabeza con una mirada perpleja hacia la persona
que lanzó el hechizo.

105
1
Entonces, una niña con una máscara de cerdo extendió
su varita y olfateó con la nariz.
—¡Jeje! Lo escondí en mis bragas antes de que me lo
quitara.
Abrí la boca de par en par ante su rostro orgulloso y
brillante.
Después de un rato recuperé el sentido, me acerqué a Ra-
on, quien se encontraba tendido en el suelo.
—No está muerto... ¿verdad?
—Se ha desmayado.
Me sentí aliviada por el comentario.
—Buen trabajo.
Mientras le acariciaba la cabeza y la felicitaba, la máscara
de cerdo lo olió.

105
2
—Mi maestro nos dijo que no lo usáramos para
atacarnos...
Otro niño comentó con voz temblorosa pero intentó
apartarse.
Le quité a Ra-on el báculo del espejo de su mano.
Solo entonces me relajé al ver de nuevo en mis manos y
estaba manchada de sangre.
Emily se acercó al niño inconsciente.
Hablé apresuradamente para perseguir al Príncipe
Heredero.
—Ahora, vayan a un lugar seguro. Lo más lejos posible
del Palacio Imperial. Sabes cómo hacer magia de
traslado, ¿verdad?
Al mirar la máscara del cerdo, le pregunté y la niña agitó
su varita.
105
3
—¿Está segura de que estará bien, Señorita? Mejor
vayamos juntos, ¿Si?
La voz preocupada de Emily sacudió mi cabeza.
—No. Todavía hay trabajo por hacer.
Mi negativa decidida hizo que Emily sollozara.
—La primavera finalmente ha llegado a mi Señorita...
¿no es así?
Era una pregunta por el Príncipe Heredero, pero sonreí y
no respondí.
—Adelante. Cuida bien de los niños, Emily.
—¡Nos iremos entonces! ¡Gracias por salvarnos, Noble
dama!
Pronto los niños con sus varitas mágicas me agradecieron
con voces alegres.

105
4
Quedé sorprendida cuando la chica de la máscara del
cerdo gritó lo último, no tenía idea de cómo me
reconoció.
—¡Recordamos tanto su forma de hablar como su forma
de comportarse!
Fue la misma respuesta que dio Ra-on aquella vez.
Miré como los niños se marchaban, me alegré de haberlos
salvado. Y antes de terminar la apreciación, me volví con
firmeza. Tenía mucha fuerza en mi mano sosteniendo el
báculo del espejo.
No quise tratar con Yvonne por un gran propósito, pero
extrañamente, mi corazón latía con fuerza.
Todo estará bien.
De pie frente al agujero, lo repetí varias veces como un
hechizo.
105
5
Ahora que había salvado a los niños, es hora de
deshacerme de Yvonne y salvar este maldito mundo.
Bajé los primeros escalones parecía como si no tuviera
fin, luego más allá del agujero, hubo un cambio sutil con
respecto a antes.
*Thud, thud, thud- thud- thuddak-*
Escuché pasos urgentes.
¿Quién es?
Me quedé quieta mirando el lado oscuro, nerviosamente.
Pero era Callisto, estaba ahí sudoroso. Bajé finalmente las
escaleras corriendo hacia él.
—¿Su Alteza? ¿Por qué…?
No sé qué tan profundo era el sótano del Palacio del Sol,
pero fue poco tiempo después de que él entró.
No pudo haber regresado después de matar a Yvonne.
105
6
Como para probar mis dudas, el Príncipe Heredero me
agarró de la muñeca.
—¡Corre, Princesa!
—¿Qué...?
—¡Vamos!
Estaba desconcertada por su actitud.
Fue el momento.
*Kugugugugugugu-*
De repente, el suelo, o todo el palacio, comenzó a vibrar
como loco.
—¿Qué está pasando…?
—¡Más rápido!
Incluso antes de preguntarle qué estaba pasando, el
Príncipe Heredero me instó.

105
7
Fue más o menos cuando estuvimos a punto de llegar en
medio de una gran batalla.
*Cuwa-aa-ang!*
Una tremenda ráfaga de viento sopló detrás de nosotros,
con el sonido del cielo y la tierra abriéndose.
Mientras corríamos, fuimos arrastrados por las secuelas.
En este punto, no pude evitar mirar atrás.
Me aparté el pelo y volví la cabeza.
A través del denso humo, pude ver el piso del palacio se
había caído horriblemente.
No solo el trono, sino también el agujero frente a él y los
cuerpos cercanos eran tan anchos que no se podían ver.
—¡Que…!
—¡Rrwaa-ooh-ooh-ooh-ooh!
En ese momento, sonó el terrible grito de una bestia.
105
8
Mis tímpanos estallaron antes aquel sonido, levanté mis
manos reflexivamente para taparme los oídos.
*Kung, kuong, kuwoong-.*
Tan pronto como el temblor comenzó de nuevo, algo
enorme apareció en el borde del piso derrumbado.
Tenía dos enormes piernas del tamaño que parecía más
grande que mi cara.
*Kkiiig, kkiiig, teog-.*
La criatura se ha estado resbalando un par de veces, pero
pronto se agarró al suelo.
Poco después, hubo una tremenda ráfaga de viento.
Aquellos ojos fríos se cerraron sobre mí.
*Aleteo, aleteo*
Cuando volví a abrir los ojos con el batir de alas, había
una enorme sombra sobre mi cabeza.
105
9
—Eso es... ¿qué es eso?
Era el primer ser vivo que veo en mi vida que emerge
entre los restos caídos.
Una ala era lo suficientemente grande como para cubrir
el techo del Palacio del Sol.
El cuerpo era de color dorado brillante y tenía un mezcla
de escamas rugosas por todas partes como si alguien lo
estuviera contaminando.
Los ojos eran de color sangre recordándome a Callisto, y
una nariz larga cubierta con bigote.
¡Maldita sea!, ¡es un dragón!, ¡un dragón de verdad!.
Callisto me dio una respuesta tardía a mi propia pregunta.
Lo miré medio fuera de mi mente.
—¿¡Dragón...!?

106
0
—Sí, te lo dije antes: el Dragón Dorado está durmiendo
bajo el Palacio Imperial.
—Ja, pero definitivamente es una historia ficticia...
—Yo también lo acabo de descubrir. ¿Había algo así
debajo del Palacio del Sol?
Añadió con una expresión de absurdo que estaba fuera de
sintonía con la situación.
—Ella debe haber llenado el cuerpo vacío con el espíritu
de algo. Son los colmillos del dragón dorado lo que
preguntaste dónde estaban.
Giré mi cabeza junto con su dedo donde señaló, observé
algo brillante en el corazón del dragón.
Y una pequeña figura que acaba de deslizarse por la
cabeza del dragón.

106
1
Era Yvonne, sosteniendo la pieza completa en su brazo
como un espejo.
Este loco juego...
Frenéticamente me recordaba a mí misma el recuerdo en
el Espejo de la Verdad.

[Yvonne, quien se convirtió en una inmortal completa en busca


de Los Colmillos del Dragón Dorado.
Habiendo extorsionado su fuerte vitalidad al contenido de su
corazón, usa un pedazo de espejo para abrir a sus hermanos y
completar su venganza.]

¡Dijiste que ibas a resucitar a Leila y no dijiste que iba a salir un


dragón!
La repentina aparición del dragón me hizo reír.
106
2
—¡Row-oh-oh-oh-oh-oh-oh-oh-oh!
La bestia volvió a sacudir mis oídos con su terrible grito.
Entonces, vi algo extraño. Las escamas negras
incrustadas entre las escamas doradas están expandiendo
gradualmente su alcance.
Está siendo atormentado.
El dragón luchó desesperadamente y bramó.
Cuando miré los temibles ojos rojos que desaparecían, un
repentino y espeluznante presentimiento me recorrió
todo el cuerpo.
¿Cómo despertó al dragón del sueño? No me digas que... ¿El
alma de Leila está en el dragón....?
Como si la ridícula suposición fuera cierta, el espejo que
sostenía Yvonne emitía una siniestra luz azul.
Entonces, el Príncipe Heredero me tiró de prisa.
106
3
—¡Princesa! No tenemos tiempo, ¡tenemos que evitarlo
primero!
—¡Es-espera! ¡Si rompemos ese espejo, creo que podemos
hacer algo al respecto!
—¡No, no creo que sea una muy buena idea! ¡Por ahora,
será mejor que salgamos de aquí....!
Expresó sorpresivamente.
— Rwhoo-hoo-ooh-ooh-ooh-ooh-ooh.
Al mismo tiempo, no sólo había sido un vendaval
cegador, esta vez el viento caliente sopló débilmente.
¡De ninguna manera.!
Giré mi cuello en negación de la realidad.
Las llamas salían de la boca del dragón.
El fuego del dragón, del que solo he oído y visto en las
películas.
106
4
En ese instante aparecía como si estuviera apunto de
estallar.
—¡¡Aaaahhhhhhhh!
El Príncipe Heredero y yo gritamos mientras corríamos
al mismo tiempo.

106
5
~Capítulo 226~

El mar de fuego en la boca del monstruo llegó a una


velocidad tremenda, incendiando todo el palacio.
Sentí el calor como si mi piel fuera a arder detrás de mi
espalda. Naturalmente, correr no podía escapar del
alcance del fuego del dragón.
¡Agua! ¡Agua! O ¡Algo así como magia de hielo!
Miré el báculo del espejo que sostenía a toda prisa pero
no importa qué hechizos mágicos había en la parte
superior, era demasiado tarde para invocar.
Justo antes de que el enorme fuego se acerque a nuestras
espaldas, la bestia abrió la boca con la intención de
tragarnos.
—¡Penélope!
106
6
Callisto tiró de mí con brusquedad. Al mismo tiempo que
la nariz golpeaba con fuerza su armadura.
*¡Shhhrriikk—!*
Las llamas vinieron sobre nosotros.
Grité con los ojos cerrados pero fue extraño. No sentí
calor ni dolor en absoluto.
Al abrir mis ojos con cuidado. Pude ver a Callisto, los
ojos cerrados con tanta fuerza como lo hice hace un rato,
cubriéndome lo más posible con la capa.
*Queerriiik—!*
Detrás de él, las llamas se extendían a ambos lados de
nosotros, astillados en dos ramas como si fuera un
milagro de Moisés.
¿Qué pasó? ¿Por qué las llamas están de esa manera ...?

106
7
Confundida, de repente vi algo flotando en el aire
brillando.
¡¿Cuándo diablos...?!
Era la rosa marchita de Vuinter, que estaba en mi
bolsillo.
[—Sólo una vez en caso de emergencia, se activará la magia de
defensa. Y se activará…
—Cuando grites.]
Inmediatamente después de mi huida, Vuinter me
entregó esta magia defensiva. Ni siquiera pensé en mi
vida, se activaría al instante cuando escuchara mi grito.
Se sintió extraño ver el flujo de rosas flotando erguidas
frente a las llamas omnipresentes. Una flor que floreció
espléndidamente y se marchitó tan pronto como llegó a
mi mano.
106
8
El amor del misterioso Vuinter me salvó.
—Su Alteza, abra los ojos.
Llamé al Príncipe Heredero, que todavía me sostenía sin
aliento. Entonces sus párpados se estremecieron,
abriendo poco a poco.
—¿Qué? ¿ya estamos en el nuevo inframundo?
—Desafortunadamente, todavía no estamos muertos.
Él miró a su alrededor con una mirada perpleja ante mis
palabras. Las llamas, que se desgarraron como el Mar
Rojo, pasaron de lado y no sentía el calor en absoluto.
—¿Cómo ocurrió eso?
—Allí...
Señalé la rosa flotando en el aire ante su pregunta
desconcertada. Se veía muy delgado contra la bomba de

106
9
fuego que caía, pero una membrana transparente de las
flores nos protegía por completo.
—Esta fue la magia defensiva de la que estaba hablando
antes.
—...Es un artefacto mágico defensivo que me entregó…
'pies descalzos'.
Cuando respondí vacilante, Callisto frunció el ceño
pesadamente.
—Bueno, también te dio un collar ... así que tiraste todos
mis regalos, y por eso hiciste mucho de esto y aquello,
¿eh?
Con su voz disgustada como si no le gustara, entonces las
llamas finalmente se apagaron. El dragón loco dejó de
lanzar fuego.

107
0
Al mismo tiempo, la rosa que flotaba en el aire se
convirtió en polvo y desapareció.
El palacio fue ennegrecido y arruinado por una tormenta.
—¡Krrraar—!
Quizás el fuego todavía era peligroso, pero el dragón
saltó, sacudiendo su enorme cuerpo. Antes de darme
cuenta, el humo negro se extendió por todas partes, como
si se tragaran escamas doradas brillantes.
*Kurler-quang—!*
Golpeado el pilar con las patas delanteras. La bestia lo
partió como un palillo de madera y un lado del techo
colapsó. Busqué desesperadamente a Yvonne entre el
caos.
—¡Yvonne!

107
1
El cabello rosa brillaba a lo lejos, en el fondo negro en ese
momento. Yvonne sosteniendo el espejo se deslizaba
rápidamente a través de las grietas que se desmoronaban
en la pared.
—¿A dónde estás huyendo? ¡Dekina...!
Inmediatamente tomé el báculo del y traté de perseguir e
intimidar a Yvonne.
—¡Princesa!
Pero fui detenida por un poderoso agarre.
—Es peligroso. ¡Ese loco con cabeza de dragón va a
derribar el Palacio por completo!
—Crrr. ¡Uhh-oh-oh!
Fue cuando.

107
2
El dragón fue avanzando hacia mí boca abajo,
extendiéndose las alas. No pasó mucho tiempo antes de
que comenzara a soplar el vendaval.
—¡Uf!
Mientras Callisto me sorprendió tambaleándome
impotente, con un tremendo rugido, la bestia voló a
través de mil escombros. El edificio que apenas resistía
comenzó a derrumbarse como un castillo de arena.
Loco…
—¡Salgamos de aquí por ahora!
Corrí a toda prisa con el Príncipe Heredero.
Afortunadamente, la puerta aún estaba intacta y cuando
salimos un pilar cayó cerca de nuestras espaldas
bloqueando la entrada del Palacio del Sol. Fue realmente

107
3
un golpe cercano, y quedamos temblando hasta los
huesos.
—Oh, Dios mío...
El Príncipe Heredero y yo, uno frente al otro con caras
pálidas, respiramos con dificultad.
Estaba tan nerviosa que mis manos estaban llenas de
sudor.
—...Cuando estoy contigo, siento que he tenido muchas
experiencias diferentes. ¿Me entiendes?
De repente, Callisto se echó a reír y agitó la mano que
sostenía la mía. Ante su tono burlón, saqué los labios y le
pregunté vacilante.
—Y, ¿no te gusta?
—De ninguna manera. Eso significa que la vida se ha
vuelto muy divertida.
107
4
Respondió hábilmente. Solo entonces la respiración se
calmó lentamente y la situación exterior me llamó la
atención.
*Chaeng, kaang—!*
Bajo el Palacio del Sol, en el jardín del gran Emperador,
hubo una sangrienta batalla entre el Ejército Imperial y
los rebeldes.
*Whoo-hoo-whoo-ooh-ooh—*.
Una sombra negra lo cubrió de repente. Era lo
suficientemente grande como para que los soldados en
batalla detuvieran las espadas que empuñaban en ese
momento.
*¡Kieaeetech—!*

107
5
Volando por el cielo, el dragón rugió. Ante la ominosa
aparición de la criatura cuando descendía al suelo, miré
apresuradamente alrededor del palacio.
—¿Dónde está Yvonne ...?
—Ahí está ella.
A pesar de la oscuridad de los alrededores, Callisto pudo
encontrar su cabello rosa. Yvonne caminaba
tranquilamente en medio de un campo de batalla
sangriento entre espadas y lanzas. Ella estaba junto al
chapitel un poco más lejos del palacio del sol.
—¡Vete rápido!
Callisto y yo bajamos inmediatamente las escaleras.
—Ten cuidado, Princesa.
—¡Muere, Príncipe Heredero!

107
6
Con una mano sosteniéndome con fuerza, al entrar el
camino algunos de los rebeldes que se apresuraron. No
fueron sólo los rebeldes quienes lo reconocieron.
—¿Su Alteza? ¡Todavía está vivo! ¡Su Alteza, el Príncipe
Heredero!
Fue el momento en que un caballero, que empuñaba una
espada, le dio la bienvenida.
—¡Huck!
Justo frente a mí, el caballero estalló en sangre.
Y después de eso.
—Maestra…
Apareció un hombre con una espada chorreando de
sangre.
—¡Qué mierda!, ¡es este tipo!

107
7
El Príncipe dejó de caminar por el hombre que estaba
frente a nosotros.
—Eclipse…
Me miró después de limpiarse silenciosamente la sangre
salpicada en su mejilla con su mano sosteniendo la
espada.
Tenía aquellos ojos vacíos como cuando nos conocimos
en la subastas de esclavos por primera vez. Abrió la boca
con una mirada de calidad inorgánica como una figura de
cera.
—Corrí como un loco hacia el Palacio de la Emperatriz.
—...
—Tenía miedo de que pudieras estar en peligro debido a
un ataque aéreo, así que traté de llegar a mi maestra ...
—...
107
8
—No te dije que te mantuvieras a salvo en el palacio
porque es peligroso ... pero creo… ¿eso es tan difícil?
Apenas me miró, su visión estaban fijos en alguna parte.
Fue hacia mi mano entrelazada con la del Príncipe
Heredero.
—...Si te hubieras quedado quieta, mataría a Yvonne, el
Duque y te daría a ti todo el Imperio...
El rostro inexpresivo de Eclipse, murmurando como si
hablara para sí mismo, comenzó a distorsionarse poco a
poco.
—Pero ¿por qué le tomas la mano de nuevo?
—¿De qué está hablando?
Callisto refunfuñó irritado.
—Su Alteza.

107
9
Inmediatamente lo detuve porque se estremecía frente a
él, entonces para atacar a Eclipse, y le apunté con el
báculo del espejo.
—Pensé que nuestra charla había terminado cuando me
golpeaste la mano.
—Maestra…
—Es tu última oportunidad. Sal del camino, no tengo
tiempo para esto contigo.
Mis frías palabras sacudieron débilmente los ojos
marrones grisáceos.
—¿Estás con él?
Preguntó con voz mordaz.
—¡Rwhoh wooh oh oh oh!

108
0
Al mismo tiempo, la enorme sombra pasó por encima
como si nos hubiera encontrado, revoloteando
lentamente en el cielo y ladró.
No pude evitarlo.
No tenía tiempo de ocuparme de Eclipse.
Ansiosa, miré su cuerpo ligeramente oscurecido y grité en
voz alta.
—¡Thurder Firum!
*¡Quang—!*
Los destellos de relámpagos lo golpearon del cielo oscuro.
No morirá con un solo rayo. Aquel día, cuando luché
contra la congregación de Leila, solo me desmayé, no
morí
¡Por favor, desmáyate, hijo de puta!

108
1
No estaba segura de volver a mirar a Eclipse, quien fue
alcanzado por un rayo, así que apresuramente le dije a
Callisto.
—¡Váyase, Alteza!
Pero no pensé en eso.
—...Te lo dije, Penélope.
El personaje masculino en el juego era un tipo rudo que
se encontraba bien incluso después de haber sido
golpeado directamente por un rayo.
Eclipse tenía una apariencia grotesca con humo saliendo
de su cuerpo.
—Voy a matar a ese bastardo y conseguiré tu exterior.
Pronto después llegó corriendo con una espada en la
mano.

108
2
108
3
~Capítulo 227~

En el momento dejé de respirar cuando el tipo


espeluznante se acercó rápidamente.
—¡Aléjate, Princesa!
*Chaeng-!*
Callisto recibió su espada con tremenda reacción.
Aunque estaba decidido a correr hacia mí, su objetivo era
luchar con el Príncipe Heredero.
—¡Su Alteza!
Lo llamé asustada.
*Chaeng, Chaeng, Kaang-!*
Y sin dar un momento para responder, la espada de
Eclipse lo golpeó.

108
4
—¡Maldita sea, estoy tratando con todo tipo de chicos
gracias a mi popular amante!
El Príncipe Heredero gritó inquieto, ocupado
defendiéndose de su oponente.
—¡No te preocupes y ve con Leila, Princesa! ¡Yo me
ocuparé de este bastardo y te seguiré!
—¡Oh, ya veo!
Dudé pero luego asentí. Eso era todo lo que tenía que
hacer ahora.
Era hora de alejarse de los dos hombres que
constantemente se golpeaban con las espadas.
—¡Penélope!
Alguien me llamó de la nada. Al girar los ojos, vi al
Duque enfrentando al ejército rebelde al final del jardín.
—¡Oye! ¿Estás bien?
108
5
Junto a él estaba Reynold.
—¿Pa-padre?
Fue entonces, que acababa de aislar al enemigo, corrió
hacia mí.
—¡keuwooooo!
Detrás del Duque y Reynold, un enorme cuerpo voló
repentinamente con una ráfaga de viento.
Era el dragón. Las llamas se elevaban sobre la boca de la
bestia como para eructar de nuevo.
—¡Padre!
Grité asustada.
Acabo de descubrir cuán poderoso era el fuego del
Dragón.
Solo estás tratando de acabar con este lugar. ¡Maldita sea,
Yvonne!
108
6
Rápidamente miré hacia el báculo del espejo, pero solo
recordé el familiar hechizo mágico de ataque.
No había forma de detener esa bomba incendiaria ahora
que había usado las rosas que me dio Vuinter.
*hwiiiiiiing-.*
Mientras tanto, el maldito dragón reunía constantemente
su energía.
El viento caliente comenzó a soplar sobre el jardín del
Emperador.
¿Esto va a funcionar?
Dudosamente miré mi báculo y entonces abrí la boca.
Si funciona o no, tengo que hacerlo para poder sobrevivir.
—¡Di Harck-!
*Udududududu-*
El suelo vibró al mismo tiempo que mi hechizo.
108
7
Miles de flores que florecían en el espléndido jardín
comenzaron a crecer hacia el cielo.
Formando una enredadera de rosas.
Rojo, rosa, negro, naranja, morado y mucho otros colores
en los tallos de flores y se envolvieron furiosamente al
dragón en el aire.
*Pudduck, pudduck.*
El cuerpo del gigantesco dragón estaba envuelto en miles
de flores.
—¿Kwooh ...?
El hocico de la bestia, que había estado medio abierto
para expulsar el fuego, quedó bien cerrado.
Porque la feroz enredadera lo amarró como una cuerda.
Las llamas que se filtraban por la boca desaparecieron.
—Bien...
108
8
Murmuré y suspiré de alivio.
—....novato.
*Quang-!*
Y el cuerpo del dragón como el ramo de flores fueron
enterrado en el suelo.
—Sigue luchando.
Dije torpemente, mirando con frialdad alrededor de mi
entorno.
—¡Guau!
La batalla se había detenido ante mis palabras, se reanudó
de nuevo.
Quizás debido a lo acaba de suceder, la moral del Ejército
Imperial parecía haber aumentado considerablemente.
—Krrrrrrk, Krrrrrr....

108
9
La bestia luchó sin cesar, tratando de escapar las
retorcidas enredaderas.
*jiiiiiing-.*
El báculo del espejo vibró.
Quizás porque estaba usando constantemente magia para
reprimirlo, pude sentir el dolor caliente hinchándose en
mi estómago.
—Ugh
Gemí levemente por el calor del fuego.
—¡Penélope! ¡Espera un minuto! ¡Los magos están
preparando un círculo mágico para atar al dragón!
Debido a la reanudación de la lucha, el Duque ha
empuñado frenéticamente una espada y me ha gritado
desesperadamente.

109
0
Fue un sonido de alivio por primera vez pero el dragón
era demasiado fuerte y no iba a durar mucho.
Y ¿qué pasó con Callisto?
Encontré al Príncipe Heredero sudando mucho, lo olvidé
por unos instantes.
Afortunadamente o desafortunadamente, no muy lejos,
él todavía estaba vivo.
Todavía luchando con su espada contra Eclipse.
*chaeng, chaeaeng-!*
En ese corto período de tiempo, ambos tenían pequeños
rasguños en sus caras y cuerpos.
Eclipse, a quien pensé que fácilmente perdería ante el
Príncipe Heredero, estaba luchando con habilidades
sorprendentemente comparables.

109
1
Pero no fueron solo sus habilidades las que me
sorprendieron.
La espada que sostenía.
A diferencia de la espléndida espada del Príncipe
Heredero, fue aquella espada mágica que le di como
regalo.
Hombre loco, por favor detente...
Estaba harta del uso constante de la magia.
Fue cuando.
En el momento en que las dos espadas fueron golpeadas
de nuevo.
La espada de Callisto se rompió con un sonido estridente
y la espada de Eclipse voló directamente hacia adentro
haciendo que Callisto la bloqueara poderosamente con la
parte restante.
109
2
La hoja de la espada que lo golpeó hizo un ruido horrible
pero en el momento siguiente, Callisto se quedó atrás.
Eclipse realmente vomitó su espíritu de asesino.
La parte superior del cuerpo del Príncipe Heredero, que
se colapsó gradualmente hacia atrás, era menos propenso
a sufrir un golpe en el corazón.
En ese momento, Callisto dio un paso atrás. Luego, dio
un cabezazo a su oponente.
—¡Uf!
Aprovecho eso trató de clavarle la hoja restante de la
espada hacia el cuello del hombre tambaleante.
Estaban del mismo nivel pero eran tan malos que abrí la
boca un poco.
*Chae-ing-!*
El ataque del Príncipe Heredero fracasó.
109
3
Eclipse recuperó el sentido de inmediato, golpeó la
espada.
Para evitar el impacto de la espada restante, el Príncipe
Heredero no pudo resistir y tropezó.
—¡Su Alteza!
Callisto pareció molesto cuando vio solo el mango de su
espada.
Cuando el oponente perdió su arma, Eclipse no tenía
nada por lo que pasar.
Blandía su espada como si un martillo fuera estimulante.
Callisto apenas logró escapar bloqueando su ataque pero
con todos los esfuerzos, los ataques no pudieron
defenderse completamente solo con él. Un chorro de
sangre brotó de su cuerpo.
—¡Callisto!
109
4
Ahora que estaba tambaleándose, olvidé concentrarme
en la magia y me moví para correr hacia él.
Eclipse no perdió la oportunidad.
Su espada se elevó hacia el cielo. El eterno momento en
que la espada apuntó perpendicularmente al pecho de
Callisto.
—¡Prisson Shawn!
Grité el hechizo sin dudarlo.
*Kwaekk一.*
Tres afilados trozos de hielo aparecieron en alguna parte
volaron a través del viento.
Eclipse era muy consciente del peligro que volaba hacia
él y lo bloqueó con la espada cambiando su órbita.
*Chae-ing-!*
Dos trozos de hielo se partieron en dos.
109
5
Pero...
—¡Uf!
No pudo detener el último. Tan pronto como el hielo que
le disparé lo golpeó en el pecho.
*¡Tos!*
Hubo una salpicadura de sangre de mi boca.
Tal vez fue porque ya había usado magia y al mismo
tiempo usando otros hechizos.
Mis ojos estaban dando vueltas. Mi estómago temblaba
con órganos internos heridos.
Duele...
Me dolía el estómago, la garganta y todo el cuerpo.
Tropecé y me tendí en el suelo, pude sentir la fiebre que
se me subía a la cabeza.

109
6
¿Era por eso? La magia que estaba tratando de atacar al
dragón.
—¡Princesa! ¡Cuidado!
No me había percatado hasta después que el frenético
dragón estaba gateando sobre sus cuatro patas y corría
directamente hacia mí.
Solo para salir del dolor, intenté hurgar en el bolsillo de
mi abrigo para sacar una botella de poción y abrí la tapa
de la poción con mis manos temblorosas.
A medida que la respiración se hizo más cómoda, mi
pulso se estabilizó gradualmente.
*kkiiiik..*
Al mismo tiempo, un ruido extraño sonó en mis oídos. El
sonido del ruido trajo de vuelta mi mirada.

109
7
Entonces vi la boca del monstruo abierta de par en par
frente a mí, y la espalda familiar de alguien que me estaba
bloqueando.
—Crrrrrrrrrr.
Muy de cerca la boca de enorme bestia gorgoteó con su
caliente aliento.
*kkiiiik -...*
Y ocurrió un sonido extraño cuando no lo vio llegar.
Era el sonido de una espada alojada entre el hocico del
dragón.
—...Eclipse.
Parpadeé sin comprender, mi boca temblaba de asombro.
El trozo de hielo con el que lo golpeé quedó oculto por
las patas del monstruo y ya no era visible.
*Tududududdudak-.*
109
8
La sangre goteó bajo los pies de Eclipse.
Con el pecho atravesado por las garras del dragón,
Eclipse se volvió hacia mí y preguntó, luciendo miserable
mientras lograba cerrar el hocico con la espada.
—Maestra… ¿se encuentra bien?
—Eclipse. Tú, tú... ¿Por qué....?
—Kuhh...
Tan pronto como pregunté, la sangre salió de su boca.
No pude comprender la situación en absoluto.
Así que no tuve más remedio que preguntar como un
tonta como siempre.
—¿Por qué? ¿por qué....?
¿Por qué me proteges si intenté matarte?
Sonrió levemente como si hubiera entendido todo lo que
dije sin decirlo.
109
9
—Me llamaste violento...
—...
—Yo te amé.
Murmuró.
*Kkiiiik-.*
Su espada, que estaba insertada en el hocico del dragón,
comenzó a doblarse como si estuviera apunto de
romperse.
—Desde el momento en que me diste la espada, ugh.
Una vez más, grité mirando al tipo sangrar por la boca.
—¡Te he dicho que no lo digas! ¡No me digas eso!
—Todos esos momentos en que sonreías como una flor y
me susurrabas que yo era el único caballero que te
protegería.
—....
110
0
—El título, la libertad...Lo quería al principio pero...
—....
—Creo que era a ti a quien quería.
Eclipse apartó la cabeza de mí con el rostro vacío.
—Te amo, Penélope.
Cuando el susurro de su voz pasó por mis oídos.
*Caang, quasik-!*
La espada finalmente se rompe ante la fuerza del dragón.
—keuwooooo-!
Sabiendo lo molesto que la bestia debe de encontrar, el
Dragón volvió a moverse, ladrándome.
El cuerpo de Eclipse fue atravesado por las garras y voló
por los aires.
—¡Eclipse!
—¡Princesa!
110
1
Mientras estiraba mi mano para agarrar el dobladillo de
su ropa, alguien corrió abrazándome con rudeza.
*Quang-!*
Por un estrecho margen, miré como el dragón lo pisoteó
donde estaba.
El polvo se levantó haciendo hundir el suelo.
Cuando el dragón furioso se levantó rugiendo una vez
más, no se encontró nada en el lugar.
Nada.

110
2
~Capítulo 228~

¿Por qué...?
Me quedé mirando fijamente el lugar donde el dragón
había pisoteado.
Mi mente estaba hecha un lío.
¿Por qué Eclipse hizo eso? y ¿por qué Yvonne, con quien
pensé que estaba del mismo lado, lo dejó atrás?
La poción había restaurado mi fuerza, pero mi mente
todavía estaba dando vueltas.
¿Y si el personaje principal no muere? El personaje principal no
morirá sin importar lo que haga.
Ya me había dado cuenta de que esto era realidad en
innumerables ocasiones, pero solo sentir que todas estas
situaciones eran extrañas y desconocidas.
110
3
Hubo una oleada de miedo tardío.
El Dragón que pisoteó a Eclipse se levantó de nuevo,
rugiendo con fuerza.
Lo que era seguro era que todo esto no terminaría hasta
que el dragón y Yvonne fueran asesinados.
—De-Dekina...
Me estremecí y abrí la boca para invocar los hechizos con
el báculo del espejo.
El calor volvió a subir por debajo del mi cuello.
—¡Levati.... m!
Fue cuando.
Justo cuando estaba terminando, alguien me cerró la
boca.
—No creo que funcione ahora, ¡así que guárdalo!
Era Callisto.
110
4
—¡kieeeeek-!
—¡Maldición!
Se dio la vuelta y miró al dragón que comenzó a volar
hacia nosotros, escupió palabrotas y me da una mirada
rápida a su alrededor.
—Su Alteza.
—¡Sé paciente incluso si estás conmocionada!
El Príncipe Heredero comenzó a correr conmigo sin
dudarlo pero me cargó en su hombro como una bolsa.
¿Quién la está tomando como una espada tosca mientras
cruza el denso campo de batalla?
Finalmente, llegamos debajo de la chapitel, cortando al
enemigo con una mano y pisoteando el cuerpo caído.
La vista se puso patas arriba al cargarme como estaba.

110
5
Sintiéndome mareada, pude ver al dragón arrojando
bolas de fuego tan grandes como rocas esta vez en
dirección hacia el suelo.
—¡Uuuugh!
Los gritos y gemidos de dolor resonaron en los hombres
vívidamente.
Me había quedado sin aliento. El Príncipe Heredero me
bajó y tomó mi rostro con sus manos.
—Mírame, Princesa. No puedes perder la cabeza ahora
mismo.
Forzó mi cabeza hacia arriba e hizo contacto visual.
Su rostro brillaba, esa mirada ardían con una luz roja.
—...Su Alteza.
Susurré con tono chillona.
—Estoy asustada.
110
6
Tenía miedo de fallar y él moriría en vano pero fue
entonces una respuesta digna llegó de Callisto.
—Yo también.
—...¿Qué?
—Yo también estoy asustado.
No, ¿no vas a decir palabras de aliento en momentos como este?
Una punzada de desconcierto se apoderó de mi mente.
—Su Alteza ... ¿también?
Cuando le pregunté de nuevo con voz de vacilación, y él
respondió, frunciendo el ceño en la parte posterior de la
nariz.
—Sabía que había algo enterrado debajo de donde crecí,
así que ¿por qué no tendría miedo? Lo estoy conteniendo
porque estoy frente a ti, pero estoy temblando por dentro.
—Estoy realmente... sorprendida.
110
7
Lo dije en serio. En mis ojos, a Callisto realmente no
parecía importarle este tipo de cosas.
—No sé si realmente puedo lidiar con Yvonne.
Cuando me enfrenté a un hombre parado como una
montaña después de ser apuñalado por Eclipse, mi
corazón saltó sin darme cuenta.
—¿Morirá el... dragón incluso si ganamos?
Todo era solo una suposición y no era seguro.
Incluso si rompo el espejo y mató a Yvonne, ¿qué pasa si
el dragón no muere?
Vuinter ni siquiera me contó esta situación. Había una
corriente interminable de desesperanza.
Fue cuando.
—No pienses inútilmente, solo piensa del porqué lo tienes
que hacer ahora.
110
8
El Príncipe Heredero me pellizcó las mejillas como si me
regañara.
—¡Ah…!
—Me dijiste eso en las islas Archina. ¿Eh?
Sus palabras me recordaron vívidamente lo que había
olvidado.
¿Por qué estoy haciendo esto?
Fue para sobrevivir en este infierno y volver a casa. Para
cumplir mi sueño de convertirme en una Arqueóloga
después de la universidad.
Y antes de regresar, quería hacer un mundo seguro para
Callisto, que quería ser el Emperador perfecto.
—Está bien si fallas en todo. Yo me ocuparé de eso.
Callisto dijo en un tono que realmente no era tan grande.
Le pregunté de vuelta en lágrimas.
110
9
—Su Alteza, ¿cómo hará eso?
—Por cualquier medio.
Era el momento de verlo quien respondía con confianza
sin ningún motivo.
—keuwooooo-!
El sonido de los ladridos acercándose haciendo que una
sombra negra los cubrieran.
—Escucha, Princesa. Dijiste que moriría si te deshaces
del espejo, pero creo que es una de las dos opciones.
Callisto, expresó con rigidez mirando hacia atrás.
—Le quitas el espejo, o le quitas los colmillos incrustados
en el pecho del dragón.
—Eso...
Observé al dragón reflexivamente por sus palabras,
recordé algo.
111
0
Se creía que los colmillos del Dragón Dorado incrustados
en el pecho haría revivir a Leila.
El Príncipe Heredero insistía en que debería ser
eliminado.
—¡No, es demasiado peligroso!
Negué con la cabeza a toda prisa pero Callisto respondió
con firmeza.
—Tengo que darte tiempo hasta que te deshagas de Leila
de todos modos. ¿No quedan solo unas pocas pociones?
No podemos seguir lidiando con dragones para siempre.
—P-pero...
—Sube. Estaré justo detrás de ti.
—Su Alteza.
Callisto empujó mi espalda imprudentemente a través de
la entrada de la torre.
111
1
Sabía que estaba bien, pero no podía alejarme fácilmente.
La imagen residual de Eclipse, que sangraba por su
miserable condición, seguía atormentándome.
—No te preocupes.
Callisto sonrió como si supiera todos mis pensamientos.
—Tengo algo que me diste el otro día.
Se dio unos golpecitos en la oreja derecha. Vi un rubí rojo
en el lóbulo de su oreja. Eran los gemelos con magia
curativa que le di como regalo.
Para mi sorpresa, me calmó.
—Iré.
Respondí como si hubiera tomado una decisión.
Mientras esa cosa estuviera allí, no lo mataría si resultaba
herido.
—Cuídate.
111
2
Fue conciso en la despedida. Al final de esa palabra, se
alejó de mí.
También me volví para verlo luchar entre las garras del
Dragón, evitó una bola de fuego que estaba siendo
disparado.
Maldita sea, la chapitel consistía en interminables
escalones de la escalera. Firmemente comencé a subirlos.
Más allá de la ventana en ruinas, pude verlo
balanceándose peligrosamente contra el dragón, pero
luché por mirar solo las escaleras.
La bestia se retorcía y giraba para sacudirse al ser humano
montado en su espalda.
*kwaang, kung-!*
¿Cuánto tiempo ha pasado desde que las gigantescas
garras y su cola rozaron la chapitel estrechamente, la
111
3
pared exterior rompiéndose?, y ¿cuánto tiempo ha pasado
desde que subí las temblorosas escaleras?
Finalmente, logré llegar el final.
Quizás se usó como puesto de guardia, pero la parte
superior del chapitel era solo una habitación pequeña y
vacía.
Yvonne estaba sentada oblicuamente en la ventana
perforada, mirando hacia afuera con una expresión
interesante.
Con un espejo de color azul en sus brazos.
—¿Ya llegaste?
Ella me miró y me saludó con simpatía.
Vine todo el camino hasta aquí con el resto de mi arduo
trabajo, y su apariencia relajada solo me hizo enojar.
Jadeé salvajemente y abrí la boca.
111
4
—Ahh... ¿terminaste de jugar a las escondidas?
—Si estás hablando de la carrera de ratas, todavía está
sucediendo.
Yvonne sonrió y saltó del marco de la ventana.
—Te las arreglaste para llegar tan lejos sin morir,
Penélope. Pensé que ibas a huir como antes pero estoy
sorprendida.
Contuve la respiración por un momento para calmar mi
corazón agitado y pronto pregunté, con una voz gélida.
—¿Por qué mataste a Eclipse?
Al encontrarme a Yvonne, quise preguntarle primero.
¿Por qué mató al personaje principal?
Pero ¿todavía es Yvonne?

111
5
Aunque el final oculto puso fin al mundo. Aún más, ella
fuera la ganadora al tener el amor de todos y matar a la
villana.
Y ¿por qué…?
—¡Ahh! ¿Eclipse?
Pero ante mi pregunta, Yvonne hizo una exagerada
mirada de sorpresa y pronto estalló en una carcajada.
—¡Ah-ja-ja! No, Penélope. No fui yo quien mató a
Eclipse, fuiste tú quien lo mató.
Agregó, secándose las lágrimas de sus ojos que se filtró
por la risa.
—Por tu culpa, fue traspasado hasta la muerte por las
garras del Dragón.
—El dragón estaba controlado por ti. Podrías haberlo
detenido en el medio, pero ¡¿por qué …?!
111
6
—¿Y tú?
Me interrumpió abruptamente y respondiendo de vuelta.
—¿Por qué no lo amaste?, si lo hiciste saltar al extremo
como una polilla.
—...¿Qué?
—Si le hubieras dicho que te gusta incluso si es una
mentira, lo tendrías como quieras. ¿Por qué no seguiste
ese camino tan fácil?
Miré fijamente, pensando que se parecía a la verdadera
Yvonne.
Oh, así era.
Su comportamiento es de Modo normal me vino a la
mente como un panorama.
Ella se aprovechó de los protagonistas masculinos,
susurrando palabras con confesiones falsas de amor, y al
111
7
final, todos mueren cuando su felicidad alcanzó su punto
máximo.
—Porque soy diferente a ti.
La respuesta era sencilla. Aunque podría haber usado
Eclipse, mi causa y propósito eran todos diferentes a los
de Yvonne.
—No quiero mentir hasta el final y matarlo, ¿así que es
natural interrumpirlo?
—Eres tan fría.
Habiendo apretado los dientes, Yvonne se encogió de
hombros y respondió como una broma.
—Bueno, por eso disfruté de la diversión.
—Disfrutas que la gente muera y se lastime, ¿verdad? ¡¿Es
divertido que todas las personas a las que has manipulado
caigan en tus manos?!
111
8
—Por supuesto, eso es gracioso pero...
Ante mi grito agitado, la mujer se rió como si las
comisuras de la boca le tocaran los oídos.
—Creo que es muy divertido que tú, que solías morir tan
fácilmente en el pasado, aún sobrevivas y luches como un
insecto en vana esperanza.
—...
—No conozco a mi presa que está a punto de morir, y me
aferro a otros seres humanos. ¡Qué lástima!
Yvonne tarareó ante la burla.
Estaba claro que tenía la intención de provocarme pero,
curiosamente, mi cabeza se enfrió.
—Tú... eres tan repugnante.
Sabía quién era Yvonne, pero no podía dejarla ir.

111
9
No importa lo que hiciera, la heroína en el Modo normal
recibiría atención y afecto de todos modos pero cuando
dejé de lado ese pensamiento obsesivo, todo se volvió
fácil.
—Está bien. Porque sé que normalmente no eras una
perra loca...
—...
—Así que terminemos con esto ahora.
Determinada al verla no como la heroína, sino como
villana.
—¡¡Lakra Cio!!
Inmediatamente grite el hechizo.
*Whick-!*

112
0
Desde algún lugar, aparecieron varios disparos de luz, del
tamaño de un puño, y rápidamente se dispararon contra
Yvonne.
La magia elegida por el lugar estrecho y mi recuerdo de
la pelea anterior pero incluso entonces, Yvonne se quedó
allí mirándome con una sonrisa extraña y no se movió.
—¡Qué..!
Pronto supe la razón.
Todas las bolas de luz que disparé fueron absorbidas por
el espejo que sostenía Yvonne.
—¿Qué haces? ¿Ya no puedes hacer nada contra mí con
ese antiguo hechizo mágico?
Volvió la cabeza a mi lado y se rió grotescamente.
¿Qué? ¿Por qué la magia ...?
Me quedé helada mente sorprendida.
112
1
Aunque escuché de Vuinter que no sería fácil matarla una
vez que completara el espejo, nunca pensé que el ataque
sería inútil.
El espejo de Yvonne, que absorbió la magia antigua,
revoloteó con una luz azul intensa como las olas del mar
profundo.
Cuando la luz alcanzó su punto máximo hasta el punto
en que tuve que cerrar los ojos.
—...Dirke Rechum.
Yvonne golpeó algo con gravedad.
Una advertencia instintiva de peligro resonó en mi
cabeza.
Con una premonición ominosa, me arrojé a un lado
primero.
—¡Uh Ugh!
112
2
El láser azul salió disparado del espejo mientras rodaba
por el suelo.
*jiiiiing, kukwaaaaaang-!*
Loca...
No pude evitar la sorpresa cuando giré para mirar detrás.
La pared donde se disparó el láser hizo un agujero.
¡Maldita mierda de perro!

112
3
~Capítulo 229~

Fue cuando estaba mirando fijamente el polvo de un


ladrillo que caía.
*Hwikk-.*
De repente, sentí una visión espeluznante frente a mí.
Por reflejo, levanté el báculo del espejo para bloquearlo.
*chaeaeng-!*
—¡Aah!
Un estremecimiento de vibración, con un sonido agudo
de hierro, se sintió en mi mano.
Yvonne sacó la daga y corrió rápidamente hacia mí, y fui
derribada con la magia como un escudo.
Un giro brusco vino esa mujer hacia acá.

112
4
—¡Qué perra eres! Estabas usando magia, ¿y luego
sacaste una daga?
Me atraganté y grité, pero Yvonne sonrió y dijo cosas
terribles.
—Es demasiado aburrido matar con magia a la vez, ¿no?
Solo espera. Te cortaré bastante pero te mantendré con
vida hasta el final.
—Ooh, ¡no me jodas!
Estaba harta, miré de reojo a la parte superior del espejo,
que estaba ligeramente horizontal.
—¿Quién es fácil de vencer? ¡Fire pisson!
*Aleteo. *
Entre nosotras, las llamas se dispararon.
—¡Ahhhh!
Dio un grito estridente y retrocedió.
112
5
Un golpe de fuego se disparó de lado y alcanzó el
hermoso cabello rosa.
Las llamas, que no se apagaron fácilmente, devoró un
lado del rostro de Yvonne.
Me quedé mirándola, se tambaleaba nerviosa aferrando
con ella fuertemente el espejo.
—¡Maldita seas, perra!
Se tapó la cara en llamas como si no estuviera caliente,
pero gritó como un demonio del infierno.
—¡Dach Ti Mum!
Alrededor del cuerpo de Yvonne, se surgieron una
especie de neblina negra.
Parecían como tentáculos transparentes de fuego, y
empezaron a lanzarse directamente hacia mí.
Mis ojos se cerraron provocándome mareos.
112
6
—¡Uh, Freeze Shawn! ¡Freeze Shawn!
Intenté bloquearlo con el báculo y rápidamente grité el
hechizo.
El silencio llegó con un rugido.
¿Lo bloqueé?
Suavemente abrí mis ojos al cerrarlos con fuerza.
Tres tentáculos negros estaban congelados alrededor del
báculo como si estuvieran tratando de quitármelo pero no
hubo tiempo para respirar.
—Te lo dije. ¡No puedes detenerme ahora!
—¡Aah!
Entonces, una daga afilada atravesó el hielo.
*Kang-!*
Los tentáculos congelados se rompieron y el báculo como
la daga chocaron de nuevo.
112
7
Como si el fuego se hubiera apagado en aquel rostro, esa
mujer cambió a un aspecto terriblemente esquelético,
teniendo la cara derretida, volvió a blandir la daga.
—¿Crees que algo cambiará si me matas? Salvar el
mundo, ser elogiada, amada por la gente y por miembros
de la familia que no te han amado en el pasado. ¡Jajaja!
Di un paso atrás y bloqueé la daga con el báculo.
*chaeng, chaeaeng-!*
Yvonne continuó golpeando su daga con una fuerza
monstruosa, en cuánto tiempo resistirá su cuerpo.
—Contrólate. No puedes, ¿sabes por qué no? ¡Porque eres
falsa y yo soy la verdadera princesa!
—¡Hugh!
Busqué otra oportunidad, mientras me alejaba con mi
arma mágica.
112
8
—Fire...
*Kang-!*
Pero el contraataque fue más rápido.
El golpe fue tan severo que perdí el báculo de mis manos.
Y.
*Azotar-!*
Con una ominosa ruptura, la mitad del báculo se rompió.
Mirando los pedazos del báculo roto. En ese instante,
dejé de respirar.
—¿Qué-qué....?
No hubo tiempo para darme cuenta de lo que había
pasado.
La daga que voló hacia mí, lo único que quedó fue
rápidamente retirado del resto de mi arma mágica.
—¡Uf!
112
9
*¡Kang!*
Otro fuerte ataque me golpeó la muñeca.
Yvonne soltó una risa escalofriante y acercó su rostro
quemado hacia mí.
—¿Qué crees que marcará la diferencia si usas algo de
magia antigua?
—Hu, Hugh.
La fuerza descendente fue enorme. No pensé que duraría
mucho.
*Kkiik一*
El sonido de la daga frotando contra el báculo hizo que
se filtrara un gemido.
—Pobre Penélope. Ni siquiera puedes salvar tu vida, y
ahora voy matar.
Burlarse de mí, Yvonne se rió y recitó.
113
0
Rodé mis ojos desesperadamente, pegada a la pared
detrás de mi espalda y su cuerpo presionándome.
Visualicé la pieza del báculo del espejo rota pero estaba
demasiado lejos.
¿Entonces, voy a morir así? ¿Ni siquiera puedo usar los otros
métodos?
La desesperación colgaba ante mí.
No quiero morir. ¿Por qué tenía que ser arrastrada a este maldito
lugar y luego ser asesinada?
Fue entonces cuando algo brilló en mis ojos que se
mantuvo.
Era el espejo que Yvonne sostenía en su mano a pesar de
que '¡crack!' estaba en medio de la superficie.
Hubo una fina grieta en la luz azul.
[—Escúchame atentamente de ahora en adelante, Mi Lady.]
113
1
Al mismo tiempo, la razón por la que le entregué la pieza
a Eclipse revivió vívidamente en mi mente.

[—La explosión ocurrió justo antes de que se llevara la pieza. No


pude deshacerme de él, pero había una pequeña grieta en la
pieza.]
[—El cuerpo de una Leila completa no se puede matar
fácilmente con magia pero voy a poner la mayor parte de mi
poder en el espejo para completarlo y abrirlo.]
[—Si rompes el espejo en ese estado, Leila caerá temporalmente
en un estado en el que no podrá resistir, y ahí es cuando …]

Para romper el espejo en ese mismo momento, no tuve más


remedio que dejar que Yvonne lo completara.
Sólo hay una oportunidad.
113
2
Grabé la línea de movimiento con mucho cuidado.
Al mismo tiempo, no estaba segura de poder realizar
actos tan violentos como Callisto pero tenía que hacerlo.
—Oye, creo que estás equivocada.
Le dije, sin importarme que la daga estuviera cerca de mi
cuello.
Tenía que mantener a Yvonne desprevenida, incluso por
un momento.
—...¿Qué?
Me miró fijamente, preguntándose de la nada.
—¡La razón por la que estoy tratando de matarte no es
porque quiero ser amada!
En ese momento, apreté los dientes e intenté mi último
esfuerzo.
Reuní mis fuerzas y la empujé junto con el báculo.
113
3
—¡Uf!
—¡Es porque te odio!
Y al momento de estallar, Yvonne dio un paso hacia
atrás.
La distancia se ha ensanchado. Era la oportunidad.
—¡Es porque este juego es como una X!
Tomando impulso llevé mi cabeza hacia atrás lo más que
pude, empujé mi frente hacia adelante con todas mis
fuerzas.
*¡Pook-!*
Un tremendo impacto golpeándola.
Haciendo que apareciera estrellas ante mí.
—¡Ahhhh!
Yvonne se tapó la nariz y tropezó. La sangre goteaba por
la hendidura de su mano pero no pude seguir haciéndolo.
113
4
Negué con la cabeza con brusquedad y luego saqué algo
de mis brazos.
¡¿Crees que eres la única que tiene una daga?!
La daga dorada que me dio Calisto.
—¡Aaaahhhhhhh!
Lo sostuve firmemente en mis manos, grité corriendo
hacia Yvonne.
Entonces, la punta de la daga golpeó el lugar donde había
una grieta en el espejo.
El espejo comenzó a agrietarse alrededor del borde de la
daga.
—¡Hugh!
No me detuve y seguí empujando incluso después de dar
en el clavo.

113
5
Yvonne, golpeada por el ataque, fue arrastrada sin poder
hacer nada, en mi estado de locura.
Desde el final de la habitación con escaleras hasta la
ventana opuesta.
Su cuerpo finalmente quedó atrapado en el marco de la
ventana y se detuvo abruptamente.
—¡Ahh!
—Ajá.
Bajé la mirada con un aliento salvaje.
El espejo roto se estaba cayendo en pedazos.
Uno de ellos cayó al suelo rompiéndose.
—Huh, tú , tú....
Como si lo hubiera estado mirando conmigo, Yvonne
quedó impactada.
—Tú, ¿cómo te... atreviste a hacerlo?
113
6
De repente, revoloteó arriba y abajo como un ataque y
escupió sangre.
Algo húmedo me salpicó la mejilla.
La textura cálida y grumosa que corría por la mano.
Miré hacia abajo lentamente una vez más.
—Uh...
Estaba profundamente incrustado en el pecho izquierdo
de Yvonne más allá de la daga, el espejo roto.
*¡Tos!*
Su cuerpo volvió a derramar sangre y se derrumbó en la
ventana.
—¡Uf!
Al mismo tiempo, casi me desplomo al suelo, apenas
agarrándome del marco de la ventana.
—¿Por qué? ¿por qué....?
113
7
Yvonne, recostándose, con la mano temblorosa se aferró
a mi mano, que estaba presionando su cuerpo con la
daga.
—...¿Por qué?
Me sentí nerviosa por si regresaba con el ataque pero solo
abrió la boca y de ella salían burbujas de sangre.
—Solo quería vivir con la gente que amo.
—....
—¡Tenía a todos en mi vida pasada! ¡El Duque y sus
hermanos!
—...
—Pero finalmente fracasé. ¡¡Mi familia biológica, que fue
pisoteada y resucitada con mis propias manos, trataron
de matarme!!

113
8
Yvonne gritó salvajemente, con las venas alrededor de su
cuello.
—Pensé que algo iba a cambiar en esta vida, pero... ¿por
qué te tomaste todo para ti esta vez?
—....
—¿Cómo supiste cómo matarme? ¿Cómo rompiste el
espejo? ¿Fue Vuinter Berdandi? ¿Callisto Regulus?
¿Quién fue? ¡¡Contéstame!!
La miré como divagaba en su último suspiro.
No es exactamente lo que dijo, pero la sangre que corría
por su barbilla me hizo sentir triunfante.
Yvonne que estaba entre la vida y la muerte, me hizo la
siguiente pregunta.
—Dime, Penélope. ¿Qué diablos hiciste para que todos se
obsesionaran contigo?
113
9
Sollozó entre una mirada de risa o lágrimas desconocidas.
—No lo sé.
Respondí de una manera aburrida y seca.
Yvonne, quien eventualmente en el pasado mató a todos,
ahora me pregunta por algo así.
¿Cómo controlé a los protagonistas principales? Era
como si se estuviera volviendo loca porque extrañaba su
afecto.
Pero realmente no lo sabía. En algún momento,
empezaron a quererme.
—¡¡No mientas!!
No estando satisfecha con mi respuesta, Yvonne gimió
furiosamente y gritó.

114
0
—¡¿Por qué?! ¿Tienes miedo de que vuelva con vida? Hm,
ahora que terminaste, dímelo, Penélope. ¿Si? ¿Por qué no
terminaron afectados por mi lavado de cerebro? ¿Eh?
Como si morir fuera injusto, luchó constantemente.
Al momento, el calor se apoderó de mí.
—¿Por qué eres tan injusta?
La Penélope original murió y murió cientos de veces.
Ella se había roto el alma, entonces corrieron a otro
mundo para arrastrarme hasta aquí, donde yo estaba
viviendo bien.
—¡Ojalá hubiera vivido como una verdadera dama
disfrutando del amor de los demás! ¡Tú eres quien se
acercó al protagonista masculino y lo arruinó de nuevo!
¡Nunca quise algo como su amor!
Las quejas de Yvonne se detuvieron ante mis palabras.
114
1
Mirándola claramente con una expresión ligeramente
aturdida, también sonreí con una expresión
distorsionada.
—Pero estoy segura de que hay una diferencia entre tú y
yo.
Respiré pesadamente y escupí.
—Si hay un Dios en este mundo, tú que has tomado todo
el amor y lo pateaste con tus propios pies, y yo nunca tuve
ninguno de estos.
—....
—¿A cuál de nosotras dos tendríamos una oportunidad?
—No, no...
El rostro de Yvonne estaba distorsionado por la
conmoción.
—¡Esta vida fue una oportunidad para mí!
114
2
Sacudió la cabeza y gritó.
—¿Crees que esto es el final? ¡Voy a volver! ¡Empezaré de
nuevo y te venceré! ¡Todos ... Hyuk-huck!
Se vomitó sangre de nuevo.
Lentamente, solté su mano que sostenía la daga.
Agitó la mano en el aire para atraparme.
—¡Ah, no, no....!
—Adiós, Yvonne.
Fue sucio conocerte, no nos volvamos a ver.
Su cuerpo, que había sido empujado por la ventana en
más de la mitad, cayó hacia atrás impotente.
Ella comenzó a caer horriblemente debajo de la torre.
*hwiik-.*

114
3
Miré hacia abajo en silencio hasta que su pupila azul
llorosa y cabello rosa que revoloteaba ásperamente, se
ennegreció.
En ese momento, no pensé en nada.
Me sentí aliviada de haberme librado finalmente del
maldito monstruo y me sentí orgullosa de haber
completado mi última misión.
Tan solo.
Tan solo.
Era el fin.

114
4
~Capítulo 230~

La miré al pie de la torre distante y me di la vuelta.


De repente, algo enorme cayó por la ventana. En un
instante, una brillante luz dorada pasó.
—¡Ahh!
Me incliné hacia la ventana de nuevo.
*Kuu-ung, ou-uh-uh-uh-uh-uh-uh*
El cuerpo del pesado dragón cayó de la torre.
Mi corazón se hundió en ese momento.
—¡Callisto!
Mientras me preparaba como para caer y gritar su
nombre, pero recobré el sentido y corrí hacia las escaleras.
—¡No, no, por favor!

114
5
Le rogaba incesantemente a alguien mientras bajaba
frenéticamente de la torre.
Cuando finalmente llegué a la entrada de la torre y salí de
ahí, me percaté que ya estaba amaneciendo, después de
la noche infernal que pasé.
Giré buscando temblorosa sin rumbo fijo.
Poco después, no lejos de la torre, se encontraba una
enorme masa dorada.
Era el dragón dorado.
—¡Su Alteza!
Corrí al lugar como loca pero el dragón era tan grande
que no pude averiguar por dónde se encontraba.
—Si Callisto está debajo de un dragón, ¿qué debo hacer?
Cuando lo pensé, sentí como la sangre de todo mi cuerpo
parecía correr por mis dedos de los pies.
114
6
—¡Su Alteza! Alteza, ¿puede oírme? Estoy aquí.
Acaricié las escamas de un dragón duro buscándolo
mientras gritaba como un loca.
Fue cuando.
—¡Oh, mierda! Es tan sucio y pesado.
Con una voz familiar, las alas del dragón se agitaron.
Corrí hacia él como una piedra rodante, comencé a tirar
de la ala del dragón.
—¡Su Alteza! ¡Uf!
Traté de sacarlo con toda mis fuerzas que quedaron. Y
logré arrastrarlo hacia fuera.
—¿Cómo estás, Princesa?
Finalmente, el Príncipe Heredero, saliendo de ahí, sonrió
y saludó.
—¡Alteza!
114
7
Dejando las alas de dragón a las que me estaba aferrando.
Lo abracé.
—¡Uf!
—¡Me sorprendiste!
Callisto, que había sido empujado unos pasos hacia atrás
con un breve gemido por mi prisa, pronto me abrazó y
quedamos cara a cara.
—....¿Tuviste éxito?
Después de respirar varias veces con su rostro enterrado
en mi hombro, susurró, asentí salvajemente.
Es un placer, pero de alguna manera me atraganté.
—Ma-maté a Yvonne, la-la apuñalé justo en su corazón
con una daga que me diste.
Respondí tartamudeando.
—Hiciste un buen trabajo.
114
8
Callisto me palmeó la espalda, tratando de calmarme.
—Te lo dije. Puedes hacerlo.
—¿Está herido, Alteza?
Al momento, levanté la cabeza de su pecho y me apresuré
a revisar sus heridas.
¿Fue por las cosas en mi mano?
Y, lo pensé al percibir el olor a sangre vibraba en la punta
de mi nariz.
Quizás por el estado de ánimo, su rostro estaba pálido
pero fue una suposición infundada como de costumbre,
respondiendo casualmente.
—Estoy bien, excepto que me duele un poco porque me
caí.
—Eso es un alivio, de verdad...
Solo entonces dejé escapar un suspiro de alivio.
114
9
—Ten, toma esto.
Me apartó con cuidado entregándome algo.
—Esto es...
Quedé asombrada. Un objeto blanco, grueso y afilado.
El colmillo que estaba clavado en el pecho del dragón.
—¿Sacaste... esto?
—Lo has estado buscando.
Callisto asintió e insistió a que lo recibiera.
—Gracias…
Lo tomé con calma.
Se sintió extraño recibir la recompensa final del juego por
el Príncipe Heredero.
Por supuesto, era necesario para mí.
Tengo que salvar mi cuerpo real por el cáncer de
estómago.
115
0
¿Funcionará esto realmente?
A simple vista, se ve solo un gran diente de una bestia.
Solo había una posibilidad.
Sin embargo, estaba en una situación en la que ya no
podía dudar de la autenticidad del dragón.
Cuando escuché el nombre, me pregunté si habría alguna
recompensa como esta...
Me sentí un poco rara. El momento en el que estaba
mirando fijamente el colmillo que me entregó Callisto.
—Ugh.
Con un leve gemido, de repente, su cuerpo se derrumbó
como su misión con el dragón ya hubiera terminado.
—¡Su Alteza!
Asustada, lo apoyé en el suelo. Entonces, levanté mi
mano alrededor de su cintura y al tocar su espalda.
115
1
Algo pegajoso manchó mi mano.
Lentamente miro para comprobar.
—Hmm, hmm...
El olor a sal no se debía a la sangre de Yvonne en mis
dedos.
Era por su sangre que fluía como agua en ellos.
—¿Qué-qué es esto…? ¡Su Alteza!
La parte superior del cuerpo de Callisto se ha torcido. Su
cara se apoyó en mi hombro débilmente.
Solo entonces vi una terrible herida en su espalda.
El lugar donde las garras del monstruo arañaron
violentamente no lo protegió su armadura.
Se enfrentó a un monstruo salvaje, y ¿qué me hizo pensar
que estaría bien?
—Hah, hah.
115
2
Me congelé y no pude respirar correctamente. Tal vez
sintió mi cuerpo tembloroso, pero Callisto murmuró con
voz fulminante.
—Estoy bien, en serio, uh-uh.
—¡No deberías decirlo! No me digas nada. No digas
nada.
Pero la imagen residual de Eclipse era borrosa y confusa.
No podía creer que esto estuviera pasando.
—No, no. El Príncipe Heredero no morirá. Él es el
protagonista masculino, no, porque es Callisto, no morirá
porque elegí a Callisto, no puede morir…
Murmuré como una loca, inclinándome lentamente sobre
su cuerpo para no tocarle la herida.

115
3
Una vez más, sus heridas, que había visto de cerca,
estaban más allá de toda descripción. Era una imagen
grotesca.
Dijo que estaba bien, pero según todas las apariencias, se
veía terriblemente lastimado. Tal vez se estaba muriendo
o...
—Oh no, ¿qué hago? ¿Cómo puedo...?
—No mires.
Mientras murmuraba como una tonta, Callisto sonrió y
parloteó.
—Odias esta mierda.
—Oh. Si vas a decir eso, solo cállate.
Miré a mi alrededor con urgencia para encontrar algo que
me ayudara pero no pude ver nada porque estaba cubierto
por el enorme cuerpo del dragón.
115
4
Mordiéndome el labio inferior muy nerviosa, entonces
algo me llamó la atención.
El rubí rojo en su oreja.
¡Magia curativa!
Gracias a Dios todavía estaba en sus oídos.
Cuando la razón volvió de nuevo, estaba temblando,
llevándola a su herida.
—¿Por qué?, ¿por qué esto…?
Había tanta sangre que era difícil saber si estaba
realmente curada o no. Miré a mi alrededor desesperada
y grité.
—¡Ayúdenme! ¡Ayúdenme! ¡Su Alteza, el Príncipe
Heredero...! ¡Ah!
—Shhh.. Princesa.
Entonces, el Príncipe Heredero me llamó en voz baja.
115
5
Antes de que me diera cuenta, me estaba mirando
esperando que lo enfrentará.
—Alteza, espere un minuto. Voy a traerlos, aguante por
un segundo...
—¿No es hora de irte ya?
—¿Qué-qué…?
—Querías volver a tu casa.
Fue entonces cuando me detuve un momento ante sus
inesperadas palabras.
La frase me dejó temblando, el frente de mis ojos algo
apareció iluminando en ese momento.

<SISTEMA>
~ MISIÓN PRINCIPAL:
Ruta oculta en Modo difícil~
115
6
[¿Quién es la verdadera villana?]
¡Éxito en la búsqueda!

<SISTEMA>
Obtuviste el [Final Oculto] y el
[Colmillo del Dragón Dorado] como recompensa.

<SISTEMA>
¿Quieres usar la recompensa para
marcar el [Final Oculto]?
[Aceptar / Rechazar]

La ventana del sistema, a la que me había enfrentado


durante mucho tiempo, era de un blanco deslumbrante.
Era el final. 115
7
Es el momento.
Mientras leía letras blancas sorprendida, presioné
[Aceptar] lentamente con mano temblorosa.

[~ Final oculto del Modo difícil! ~]


[La muerte es el único final para la villana]
[¡Eres la verdadera heroína que derrotó a la villana
y salvó al mundo de la destrucción!]

<SISTEMA>
Después de ver el final, te mereces lo que quieres.

<SISTEMA>
¿Le gustaría salir de aquí con la [recompensa]?

115
8
(Sin embargo, la [recompensa] no desaparecerá aunque
quedes aquí.)
[Si. / No.]

—Ugh.
Finalmente, estallé en lágrimas reprimidas frente al final
al que me enfrentaba.
—¿Por qué?, ¿por qué ahora…?
—Es hora de irte, ¿verdad?
Callisto preguntó como si lo supiera todo.
Aparté la vista de la ventana del sistema y lo miré.
—...Su Alteza.
—No llores.
El extendió su mano y lentamente acarició mi mejilla.
—Cuando regreses, olvídate de todo lo que pasó aquí.
115
9
—Ugh.
—Las malas palabras y las cosas que te he hecho desde el
principio, los que te hicieron sufrir...
Era como si ya hubiera predicho de mi partida.
Jadeé ante sus palabras. Su mano tocando mi mejilla, la
forma en que me miraba era tan cálida.
Me dolía mucho el corazón.
Froté mis llorosas mejillas en sus manos y pregunté
dolorosamente con el nudo atorado en mi garganta.
—¿Cómo puedo olvidar esto?
—Hazlo de todos modos.
Todavía era vívido pidiéndome que no fuera a vivir con
él pero parecía haber estado listo para dejarme ir durante
mucho tiempo.
—No recuerdes nada. Y solo, céntrate en la Arqueología.
116
0
—Y, ¿qué hay de ti?
—Te lo dije, dondequiera que vayas, te seguiré.
Distorsioné mi expresión ante sus palabras.
—Tú, tú incluso en este momento. Solo dices cosas que
me dejan ganar.
—Así que... *tos.*
Entonces, tembló. La sangre brotó de su boca.
—¡¡Alteza!!
Lo llamé casi gritando.
—Ve, ve.
Empujándome con la mano, la que no tenía fuerza
alguna.
—Antes de que cambie de opinión y me cuelgue de tu
falda, ve.

116
1
—¡¿Por qué …?! ¡¿Por qué estás hablando así?! ¡Me dijiste
que no me fuera! ¿Por qué …? ¡¿Por qué no me abrazas
más?!
Lloré y grité como una niña. Tenía miedo de que muriera
en cualquier momento. Siento que me voy a morir...
Pero a diferencia de mí, que llora con tristeza, él me
sonrió levemente.
—Se supone que eres la que más me gusta.
—Su Alteza.
—Te amo, Penélope.
Me susurró la palabra de amor con voz moribunda.
—Es solo por un momento que estoy bromeando
rompiendo contigo. Dondequiera que estés, te perseguiré
hasta la muerte... lo haré.

116
2
Levanté la cabeza, frotándome los ojos con fuerza ante
sus palabras.

<SISTEMA>
¿Le gustaría salir de aquí con la [recompensa]?
(Sin embargo, la [recompensa] no desaparecerá incluso
si te vas de aquí).
[Si. / No.]

Todavía había estaba la ventana del sistema brillante en


el aire. Levanté la mano lentamente para tomar una
decisión.
Las yemas de mis dedos temblaron en el aire.
En ese momento, innumerables pensamientos pasaron
por mí.
116
3
La primera vez que vine aquí, estaba frustrada.
De aquellos tiempos infernales, luchando por sobrevivir.
Nada fue fácil. Todo fue espantoso y duro.
Cuando conocí al maldito Príncipe Heredero en el jardín
del laberinto, estaba tan desesperada que tenía muchas
ganas de tirar todo por la borda.
Sin embargo, no puedo negar que pude llegar hasta aquí
porque él comenzó a cavar en mi propio infierno en algún
momento.
Si elijo [Sí.], Finalmente puedo salir de este puto juego,
pero...
¿Puedo volver atrás y olvidarme de todo?
Ahí, un miedo sin fondo ni fin se apoderó en todo mi
cuerpo.
¿Y si Callisto muere?
116
4
Miré al hombre sangrando, él observándome.
¿Cómo podría vivir una vida normal, extrañando el
cariño de alguien que nunca más me volvería a pasar, los
momentos de este lugar como una pesadilla, esperando
ansiosamente a este hombre y nunca llegar a verlo?
No le tenía ninguna confianza. Pero por el cariño, la
atención y la alegría que me había brindado durante un
tiempo en este infierno.
Fue tan dulce que no pensé que podría dejarlo ir.
Ahora... ¿no puedo ser un poco feliz ya?
Lloré mirando la ventana del sistema. No se supo si eran
lágrimas de arrepentimiento o lágrimas de felicidad.
—Uh, Su Alteza.
Lo llamé, goteando gruesas gotas de lágrimas.
—No, Callisto Regulus.
116
5
Nuevamente me corrigió su título, sus bonitos ojos como
el rubí que crecían lentamente.
—Quiero decir… Yo también te amo.
Tomé su mano tan fuerte como pude. Con el extremo
afilado frente a Callisto.
—Pasemos un buen rato con nuestros seres queridos.
Al mismo tiempo, la recompensa final del juego
disminuyó.
En el instante, el colmillo del dragón dorado se hundió en
el pecho de Callisto…
Así que tomé la decisión.

<SISTEMA>
Game Over.

116
6
~Capítulo 231~

El Palacio Imperial fue barrido por la villana y el


devastador dragón.
El cuerpo de Yvonne fue encontrado quemado como una
bola de fuego que escupió el dragón.
Cuando el espejo se rompió, las almas de Leila que
estaban en el dragón también fueron destruidas.
Finalmente, la paz había llegado al mundo.
En las afueras hubo mucho ruido día tras día para
recuperar el cuerpo del dragón, reprimir a los rebeldes
restantes junto al Segundo Príncipe, y restaurar el Palacio
Imperial.

116
7
Solo en el palacio del Príncipe Heredero estaba quieto y
desolado como si hubiera estado atrapado en una isla
remota.
El Ducado de Eckart no escatimó en gastos para
mantener el Palacio Imperial. Se ha dicho que el Duque,
que se había mantenido neutral, pudo haberse vuelto
hacia la facción del Príncipe Heredero.
Y hay muchos chismes sobre mí.
Cuando pregunto algo, en lugar de gritar ante las palabras
de Cedric, quien ocasionalmente pasaba, me lo contaba
como noticia negando con la cabeza.
En medio del caos, el cuerpo de Eclipse nunca fue
encontrado.
A medida que pasaba el tiempo y la barrida de los
rebeldes y del Segundo Príncipe se completaba de alguna
116
8
manera, el Duque vino a visitar el palacio del Príncipe
Heredero.
Fue para recogerme el colmillo del Dragón Dorado y
conservarlo por el momento.
—Penélope.
Su expresión, que no he visto en mucho tiempo, había
envejecido.
—Padre.
Me acerqué a él, seria y me senté. Salvé al mundo al
derrotar a la villana, pero la realidad posterior no condujo
a un final feliz.
Tal vez sea porque hay algo desagradable en matar a su
propia hija. Hubo un momento de incómodo silencio
entre nosotros.
—¿Cómo has estado?
116
9
El Duque fue quien abrió la boca y preguntó primero.
—Sí. Estoy bien. ¿Y usted, Padre?
—Yo también he estado haciendo bien.
—Eso es un alivio.
—¿Estás... todavía aquí con Su Alteza?
—...
No pude responder las siguientes preguntas con tanta
naturalidad como antes.
Asentí lentamente, apretando los puños de mis manos,
que estaban temblando.
Y rápidamente cambió de tema.
—Oh, aquí están.
*Clic.*
Puse lo que sostenía en una mano sobre la mesa.
Era una caja que contenía el colmillo de Dragón Dorado.
117
0
La situación era un asunto de importancia, por lo que no
se podía tenerlos en el palacio imperial. Había mucha
gente que lo quería mientras el Príncipe Heredero estaba
fuera.
El Duque aceptó con gusto la caja.
—¿Cuánto tiempo... has estado en la relación con Su
Alteza?
En el momento que estaba tocando la tapa de la caja,
preguntó con expresión vacilante.
—Uh, uh.
Pensé que se iría de inmediato, pero eso me avergonzó
mucho.
Para él, que no sabía que yo estaba con el Príncipe
Heredero cuando escapé del Ducado, pensé que esta
situación sería bastante absurda.
117
1
—Ha sido un tiempo…
—¿Tanto...?
El Duque murmuró después de mis palabras con una
expresión de asombro.
Bajé el rostro avergonzada evitando el contacto visual.
—Lo siento, no podía decírtelo con anticipación…
—Porque un hombre con una personalidad tan retorcida,
no, no. Debo haber cometido un desliz.
Me reí brevemente al verlo, mirando alrededor y
corrigiendo sus palabras a toda prisa. Porque era
innegable.
Cuando vio mi expresión había cambiado, relajó su rostro
rígido y preguntó.
—¿Te vas a quedar aquí?...
Asentí con frialdad.
117
2
—Hasta que Su Alteza despierte.
Él se sintió visiblemente tranquilizado y que no
continuaría presionando.
—Después de esto...
—Después de eso, me iré de la capital.
Me adelanté e informé primero. Quise decirle que no
volvería al Ducado. Así sus ojos azules se hicieron cada
vez más grandes.
—¡Irte!. ¡¿A dónde vas …?!
¿Fui muy apresurada?
Él gritó a toda prisa pero poco a poco empezó a hablar
con calma.
—Sí, estoy seguro de que todos tienen pensamientos…
—Si.

117
3
Ahora que lo observo, no me detuvo lo que estaba
tratando de hacer, sino que lo aceptó, al instante mi
corazón latío con fuerza.
De hecho, tenía miedo de que me odiara.
—Padre…
Lo llamé con cuidado.
—¿Esta bien?
—¿Qué?
—Yo...
Respiré hondo y logré sacarlo a colación.
—Maté a Yvonne.
Su rostro se endureció como una estatua de piedra pero
me comprendió.
Ahora no podía ver el cuerpo de su hija, a quien la villana
se había llevado.
117
4
Contuve la respiración esperando su respuesta.
Aunque fue un poco doloroso ser odiada de nuevo por
aquellos a quienes me sentía un poco familiar ahora, pero
era algo que debía soportar mientras decidiera quedarme
aquí.
No fue hasta ahora que lo había pasado todo el tiempo, y
no era...
—Ella se ha ido...
Después de bastante tiempo, sus labios estaban
agrietados.
—Ella podrá descansar en paz.
Lo miré asombrada.
Ahora el Duque lo sabía todo, pero ¿no era psicología
humana?

117
5
—No pensé que podría separar fácilmente a Leila de mi
hija. Ahora, Yvonne puede descansar en paz.
Pero aceptó con dificultad la muerte de su hija.
—Gracias, Penélope.
El Duque me dio una apreciación inesperada con un
rostro dolorosamente distorsionado.
Ese fue el final de mi conversación con él.

***

Después de ser golpeado con el colmillo del Dragón


Dorado, el Príncipe Heredero se quedó dormido.
El médico y el mago del palacio dijeron que era por el
veneno del Dragón Dorado.

117
6
Cuando terminaron de revisar el cuerpo del Príncipe
Heredero, dijeron que despertaría una vez que todo el
veneno estuviera fuera.
Al regresar al dormitorio después de despedirme del
Duque, me senté junto a la cama y miré su rostro pálido.
Fingí estar bien frente a los demás, incluso ante el Duque
y Cedric, pero mi nerviosismo me devoraba cada
segundo.
¿Y si llegué demasiado tarde?
¿No había algo llamado 'tiempo dorado'?
Si ya me había perdido el tiempo en salvar a Callisto
porque estaba en conflicto frente a las opciones...
Cuando pienso en eso, me inquieta, no podía respirar y
no estaba tranquila.

117
7
Me levanto de un salto y me acerqué a la cabecera de la
cama.
Y fue el momento en que extendí mi mano y toqué su
nariz.
Los ojos cerrados en aquel hombre se movieron como un
estremecimiento, parecía que era solo una ilusión. Pero,
pronto sus párpados se abrieron y vi sus brillantes ojos
rojos.
—¿Todavía estoy soñando?...
El sonido de su voz era ronca y áspera después de mucho
tiempo.
El tipo que me miró con una mirada confusa,
murmurando con el ceño fruncido.
—Si es un sueño, dolerá un poco.

117
8
Conteniendo la respiración, logré dejar salir las palabras
para preguntarle.
—¿Te gustaría que fuera un sueño?...
—No.
*Tak- *
En ese momento, agarró mi mano, que estaba pegada
debajo de su nariz tirando de ella.
—De ninguna manera.
El mundo se puso patas arriba sin un momento que
perder.
Cuando recobré el sentido de nuevo, estaba acostada
encima de Callisto.
—¡Hey! ¿Qué estás...?
—Ahora siento que voy a vivir.

117
9
Me abrazó con fuerza como si fuera a desaparecer en
cualquier momento.
Enterró su rostro en mi cabello y respiró hondo varias
veces.
Por un momento, me sentí avergonzada por su
comportamiento repentino, y me di cuenta del hecho de
que era un paciente y dejé de luchar.
Mientras tanto, levantó su mano que estaba envuelta
alrededor de mi espalda y tartamudeó mi cabello, y
pronto tocó mi rostro como si estuviera a punto de
romperlo.
—No se siente bien, así que no deberías hacer esto.
Déjame ir.
—Todo está bien.
—¡¿Está todo bien?!
118
0
—Está bien.
Seguía tocando mi cara y oliéndome.
Fruncí el ceño porque no podía entender qué diablos
estaba pasando, pero pronto me di cuenta de por qué lo
estaba haciendo y perdí mi energía.
Callisto se estaba asegurando de que yo fuera real. Podía
sentir sus manos temblando mientras volvía a cuidar mi
rostro. Presionó suavemente el cuello.
—¿Qué pasó?...
Finalmente soltó mi rostro. Con cuidado descendí por
encima de él y me acosté a su lado. No pudo apartar la
vista de mi en cada una de mis acciones, pero lo recitó de
nuevo como si estuviera hablando solo.
—Estoy seguro de que estaba listo antes abrir los ojos.
—¿Listo para qué?...
118
1
—Para enfrentar el infierno sin ti.
Aquel pensamiento me dejó muda. Callisto continuó,
frunciendo el ceño hasta la parte posterior de su nariz.
—Estaba un poco asustado, en realidad. Temía despertar
y después darme cuenta que desapareciste.
—...
—Solo quería morir si no estabas tú frente de mí...
Su monólogo, que parecía estar hablando solo, de repente
me hizo estallar en lágrimas.
¡Hijo de puta! ¿cómo pude haberte salvado?
Sin darme cuenta, levanté mi puño y grité, 'golpeando' su
pecho.
—¡Dijiste que vendrías por mí! ¡¿Por qué cambias tus
palabras?!
—Ugh.
118
2
—Me enamoré y te salvé tanto como pude. ¿Por qué
pensaste eso?
Rápidamente, me dijo.
—Hice mal. No te enojes, Princesa.
La gentil figura de cachorro debilitó mi corazón.
No es hasta que se vuela así...
Me lamenté en mi corazón, dejando caer el puño que
había levantado para golpear una vez más.
Callisto, que me miraba con dulzura, pronto sonrió
ampliamente y preguntó.
—¿Por qué no te fuiste? Querías volver a casa.
Una mirada sutil su expresión, que mostraba claramente
lo que quería escuchar, de repente me despertó un poco
de rencor.
—Simplemente, no quería perder el dinero.
118
3
—¿Qué, dinero?
—Sí, dinero.
Ver su tonta expresión ante mis palabras me hizo sentir
un poco aliviada.
No estoy diciendo nada malo, así que agregué con calma.
—Gracias a las minas de diamantes que me diste, me he
convertido en una persona muy rica. Si no podía gastar el
dinero, sería un desperdicio, y tengo miedo de morir sin
gastar este dinero.
—Eh...
El Príncipe Heredero se rió como si estuviera asombrado.
—Lo he pensado antes, pero... eres un esnob.
—¿Así que no te gusta?
—¿Eh? Es bueno tener una amante rica.

118
4
Lo miré fijamente, quién muy hábil cambió sus palabras.
Incluso con mi apariencia, el Príncipe Heredero sonrió y
extendió su mano.
—Gracias por quedarte…
Podía sentir su calor en mi mejilla pero de alguna manera,
su rostro no se veía muy brillante.
Extendí mi mano y toqué su mejilla.
—¿Qué hay de malo en la expresión del hombre que dijo
gracias?
—Estoy tan contento de que no te fueras. Estoy tan feliz
que puedo llorar...
Tiró de mi mano y puso un beso en el dorso.
Luego bajó su mirada para evitarme, recitando en voz
baja.

118
5
—Me temo que pude haberte hecho abandonar tu hogar
que siempre buscaste…
—...
—Si lloras más tarde de arrepentimiento y quieres volver,
¿qué debo hacer?
Impactada debido a sus inesperadas palabras.
Simplemente pensé que le daría gusto que me quedara,
pero no sabía que se preocuparía por eso.
En medio de esto, me rompió el corazón porque parecía
estar preocupado por mí, pero no tenía ninguna fe en mí.
—Su Alteza.
Suavemente tomé su mano y coloque la mía en su mejilla.
Levantó la cara, haciendo contacto visual.
Mirando hacia a él intenso carmesí que podía escucharme
de nuevo, dije una palabra tras otra claramente.
118
6
—No me arrepentiré, solo hice la mejor opción.
—¿Mejor opción?...
—Sí. Cuál sería la mejor ventaja y cuál sería mejor si yo
estuviera aquí.
Mientras Callisto dormía, lo consideré racionalmente,
excluyendo todas las emociones como fue posible.
Aparte de todo lo demás, mi realidad actual era,
francamente, dura.
Aquí tenía dinero para estudiar y soñar. Podría hacer lo
que quisiera. ¿Podría tener lo mismo si tengo cáncer de
estómago y haciendo tres rondas de trabajos a tiempo
parcial?
Pero no quería que ellos gastaran dinero solo para
después de reconciliarme con las personas de las que se

118
7
arrepentía solo porque me convertí en una persona
vegetal.
Vivan sus vida con arrepentimiento.
Para darles a esos cabrones un último gran impacto. Mi
conflicto, que se había basado en intereses, terminó de
manera más simple de lo que pensaba.
—No importa cuánto lo piense, mi gasto ha crecido tanto
que no creo que pueda manejarlo allí.
—¿Gasto...?
—Sí. Soy una mujer calculadora, muy esnob, como dices.
Cuando le respondí con picardía, me miró como si fuera
extraña para él. Agregó como si no tuviera ninguna duda.
—Y, bueno, además, no sé cuándo volverás conmigo.
Fue entonces cuando el alivio apareció en su rostro.

118
8
—No me importa. No importa cuánto dinero gastes, o
tengas joyas.
El Príncipe Heredero regresó con esa mirada divertida en
su rostro y tomó mis palabras de una manera juguetona.
—Oh, sí, ¿puedo darte la llave del tesoro en el Palacio
Imperial?
—¿Qué? ¿La llave del tesoro?
—Sí, ahora que has matado a Leila, y ahora que tengo el
Sello en mi mano, soy el Emperador. Entonces ¿voy a ser
un villano raro que está desperdiciando dinero del estado
contigo?
—No, gracias. De todos modos, no puedes bromear así.
Retiré mi mano de su rostro y me recosté sobre mi
espalda, después de lo que dijo e hizo.
Después de una breve pausa.
118
9
No mucho después, sentí un calor que abrazó mi cintura.
—Te amo, Penélope...
Al escuchar su susurro tranquilizador desde atrás, cerré
mis párpados.
Fue una pausa larga y esperada que finalmente llegó.

~LA HISTORIA PRINCIPAL HA TERMINADO~

119
0
Créditos de Traducción
~Inglés
Me disculpo si faltan más por agregar. Estos son
todos los usuarios pude conseguir.
Agradezco enormemente sus trabajos en esta
traducción.
biha, the Legendary Frog , Asianpotato13,
Spade_Ladyz, sofi_fdzl , Upsadaisy , bunkbunk1596,
Elyriona, Mercyliana , Lisaa , yaywww, pooptarts ,
adyaa , Kurooof MSilveeline, talon-chan,
catlovestowels, rezetrax, izz_saphire, ikihiromi,
akireatom, grandercapybara, thedoobluhvay13,
aikokiao, beginnerpah, nancie_7, coktavia,
stupid_patato, daren_shan, rose439
119
1
~Español
MissP, NievaK, YinYin, LiGold, Lili, LD, Athena.

119
2

También podría gustarte