Está en la página 1de 10

JUSTIFICACION:

La finalidad de la presente investigación es conocer sobre la iluminación en el taller mecánico, el


propósito es que nosotros como estudiantes podamos indagar e investigar sobre dicho tema, así
poder aprender como analizar la importancia en el taller de mejorar la iluminación para poder
realizar correctamente nuestra labor.

Por tanto iluminar el ambiente es importante ya que ahí es donde estaremos realizando nuestra labor
y a través de la luz natural o artificial no brinda una visibilidad en la realización de nuestra actividad
laboral, y al hablar de luz artificial nos referimos a la luz que se distribuye por cables eléctricos de
una planta de generación a la red de conductos y luego al edificio donde se encuentra, así mismo las
bombillas o lámparas, ahora que ay variedad de ellas como normales y led.

En un taller el área es importante ya que se necesita un gran espacio, por lo que hemos observado al
realizar la investigación que el área tiene que tener unos traga luces bien distribuidas donde pueda
entrar la luz natural durante el día y durante la noche la utilización de la luz artificial.

Todo ello de igual manera genera un costo al realizarlo por lo tanto tener claro que a través del plan
de inversión de construcción y funcionamiento tener claro tanto los gasto de egresos como gasto de
funcionamiento, y de igual manera la recuperación de inversión, y la iluminación no es ajeno ya que
es parte de la planeación del taller.

Finalizo diciendo que la luminación es un taller es indispensable ya que atraves de ello podremos
tener un ambiente de trabajo mejor iluminado y poder realizar bien nuestra labora en el taller.
LA ILUMINACION DE TALLER DE MECANICA:

La importancia de la iluminación en las reparaciones de automóviles

Los clientes asocian unas instalaciones luminosas con la fiabilidad y la experiencia, y a los
empleados también les es más fácil trabajar en un entorno bien iluminado. Cada zona -la recepción
de clientes, la zona de aceptación de vehículos, la zona de preparación, la cabina de repintado y la
zona de acabado del vehículo- tiene sus propios requisitos especiales que deberían ser cumplidos
por la solución de iluminación correspondiente.

Por norma general, la iluminación ha de satisfacer las necesidades de la tarea visual que se está
llevando a cabo, de los productos que se están procesando y del tipo de espacio. Además, debería
proceder de una fuente de luz sin fluctuaciones y que no deslumbre, para evitar reflejos.

Hasta el 90 por ciento de la información se percibe a través de la vista. Y como la luz sirve como
portador de información, es importante que en el taller se combine el uso de luz natural y luz
artificial. El color de la luz también tiene un impacto directo en los empleados y en su trabajo, ya
que la percepción del color cambia dependiendo del contenido blanco, rojo o azul de la luz
disponible. La luz también es un factor importante a la hora de calcular el coste de una reparación,
para valorar correctamente el daño y la cantidad de trabajo necesario.

El vehículo debe estar iluminado de forma uniforme por todos los lados, evitando las sombras
duras. Pero solo con esto no basta. Para igualar el color con exactitud, éste se ha de reproducir de
forma fiel al original, y ello requiere una luz cuyas propiedades sean lo más parecidas posible a la
luz de día natural. Debería tener una temperatura del color de entre 5.300 y 6.500 Kelvin y una
composición espectral igual que la luz solar. Los talleres normalmente utilizan lámparas
fluorescentes de color 965 (blanco luz diurna). En resumen: un buen sistema de iluminación no solo
ayuda a evitar errores y tener que repetir un trabajo (con el consiguiente coste que esto implica),
sino que además puede ayudar a prevenir accidentes y riesgos para la salud.

La luz también hay que cuidarla

Como muchas otras cosas, los sistemas de iluminación también se deterioran y se les ha de hacer un
mantenimiento periódico. Aunque normalmente no se advierte de forma inmediata, la iluminación
va disminuyendo debido al desgaste natural, la contaminación o simplemente porque las lámparas
se estropean. Para prevenir la pérdida de potencia, las lámparas fluorescentes deberían sustituirse
después de unas 10.000 horas de funcionamiento (aproximadamente cada cinco-diez años). La
calidad de la luz se puede mejorar con unas medidas relativamente sencillas, como usar lámparas
fluorescentes con reflectores. Cuando se usan lámparas portátiles, estas deberían ser de buena
calidad y se deberían revisar periódicamente, ya que también ayudan a determinar el color exacto y
la calidad global de la reparación.

Finalmente, está la cuestión del coste, que es muy importante para cualquier gerente de taller. Es
difícil realizar un cálculo detallado de la rentabilidad, ya que los errores, repeticiones del trabajo,
accidentes y/o problemas de salud ocasionados por una iluminación deficiente no se pueden
cuantificar de forma precisa. Los puestos de trabajo bien equipados se diseñan para garantizar la
seguridad y ayudar a proteger la salud de los empleados y el rendimiento del taller, y al mismo
tiempo reducir los costosos tiempos de permanencia en el taller o el hecho de tener que repetir el
trabajo.

En el sector de la iluminación también han surgido innovaciones, como los balastos electrónicos de
nueva generación, los diseños de lámparas modificadas y las lámparas de mayor eficiencia
energética. Estas innovaciones han incrementado la eficiencia de los sistemas de iluminación, lo
que significa que hoy en día su funcionamiento es mucho más económico que hace unos años.

Iluminación en el taller, la luz adecuada para cada lugar

En cualquier centro de trabajo, uno de los factores que ayuda a generar un buen ambiente es la
iluminación. Una iluminación apropiada repercute en la productividad del taller. Además, ser
eficientes energéticamente hará que los profesionales trabajen con mayor comodidad y que no
tengan que forzar la vista. Con lo que también se evitan posibles enfermedades y lesiones como
consecuencia de una visión deficiente.

La recomendación principal es el uso de iluminación natural, con su evidente ahorro económico.


Pero tiene un hándicap: no siempre se puede disponer de la misma cantidad de luz. Y para un
correcto trabajo en el taller necesitas que la luz sea uniforme y evitar que se creen zonas de sombra.
Si eres capaz de aprovechar adecuadamente la luz natural en los momentos que puedas, tendrás un
buen camino recorrido en eficiencia energética. Recuerda que, en la medida de lo posible, la
iluminación artificial debería ser un complemento de la luz natural.
Lo más conveniente es que utilices la luz necesaria en cada zona. Aunque pueda parecer un
engorro, eso impedirá gastar demasiada luz en áreas que no necesitan tanta o quedarse corto en las
que se precisa de mayor potencia. Lo notarás en la productividad y también en las cuentas: el ahorro
económico es evidente. Para cada zona del taller hay un tipo de iluminación.
Cada zona de trabajo debe tener una iluminación diferente
Pero para saber cuál es la iluminación apropiada para cada lugar, debes conocer dos términos:

Nivel luminoso. Es el nivel de iluminación recomendado para cada espacio.

Lux. Es la unidad de medida del nivel luminoso. Para calcularla hay que medir los lúmenes de las
fuentes de iluminación por los metros cuadrados de la zona. Para que te hagas una idea, una
bombilla halógena de 10W equivale entre 50 y 80 lúmenes.

Una vez conocidos estos dos conceptos, hay unas recomendaciones mínimas para el uso eficiente de
la iluminación, en función de la zona del taller en la que te encuentres:

Áreas de trabajo. Las zonas de trabajo deben tener un buen nivel luminoso. La precisión en los
detalles las hace zonas con mucha necesidad de luz. Se debe considerar un mínimo de 500 lux,
aunque en la mayoría de trabajos se necesita casi el doble. Entre 750 y 1200 lux es la
recomendación. Hay zonas que requieren de mayor luz, como por ejemplo las zonas de pintura. En
ellas, es mejor el uso de luz natural siempre que sea posible.

Recepción y oficinas. Para un trabajo de oficina normal se necesitarán 500 lux, si la iluminación
natural no es suficiente. La recepción debe contar con una luminosidad de 300 a 600 lux.

Zonas de paso. Son zonas con poca necesidad lumínica, pues sirven para desplazarse caminando y
sobra con distinguir el área de tránsito. Un mínimo de 100 lux son suficientes en estas zonas, que
incluyen la iluminación de emergencia.

Almacenes y lugares de archivo. 150 lux. Un poco más que las zonas de paso, aunque no necesitan
de una iluminación continua ni fuerte.
Fosos. Evidentemente, se hace necesario el uso de lámparas de mano, pero deberías pensar en algún
sistema que permita al mecánico tener las manos libres.
Estos son los niveles recomendados, pero debes tener en cuenta que hay algunos condicionantes que
exigen que se aumenten como pueden ser:

Si el contraste de color o luz entre el objeto que se pretende ver y el fondo es débil.
Si existe riesgo de caída o accidente. Por ejemplo, es un riesgo habitual en zonas de reparaciones o
en algunas zonas de paso si no se tienen despejadas.

En todos los casos, la recomendación es buscar iluminación artificial cuya temperatura de color esté
cercana a los 6500 grados Kelvin, que emiten brillo blanco. Es la llamada daylight o luz diurna, que
equivale a la luz solar.

Consejos para la iluminación en el taller

Hasta el 90% de la información se percibe a través de la vista. Una buena iluminación, además de
mejorar la visibilidad, suele asociarse con la fiabilidad. El taller debe combinar el uso de la luz
natural y artificial, según las recomendaciones de Standox. La marca de pinturas destaca la
importancia de una luz lo más parecida posible a la natural, para igualar con exactitud el color de
los vehículos.

Cada zona del taller tiene unas necesidades y necesita una solución de iluminación diferente: la
zona de recepción de los clientes, las cabinas, el espacio dedicado a los vehículos… Es clave que la
fuente de luz no fluctúe ni deslumbre, para evitar reflejos y errores.

Pero una buena iluminación no es suficiente sino que el color de la luz es otro de los factores a tener
en cuenta. Standox señala que la luz debe tener una temperatura del color de entre 5.300 y 6.500
grados Kelvin, una composición similar a la solar.

La mayoría de los talleres utilizan tubos fluorescentes, un tipo de lámparas con una duración media
de 10.000 horas. La calidad de la luz se puede mejorar con unas medidas relativamente sencillas,
como usar lámparas fluorescentes con reflectores.
En el sector de la iluminación también han surgido innovaciones, como los balastros electrónicos de
nueva generación o las lámparas de mayor eficiencia energética que permiten tener una buena
iluminación sin que suba mucho la factura.

Comenzar con un taller mecánico – Iluminación y ventilación Iluminación

La iluminación es muy importante para el correcto desarrollo del trabajo, facilita el trabajo, reduce
el riesgo de accidentes y en consecuencia significa un ahorro económico.

Debe ser uniforme. No se deben crear zonas de sombra.

La luz solar conlleva un aumento de la temperatura, debemos considerar este aspecto en verano
pues el ambiente muy caluroso contribuye a la fatiga.

Si bien se prefiere la luz natural, y es más económica, esta suele ser muy irregular en su intensidad
según las horas, estado atmosférico, etc. Por esta razón muchas veces es mejor la luz artificial,
sobretodo, tratándose de un taller como el descrito en un núcleo urbano, difícilmente la luz natural
podrá cumplir con las necesidades del local, y debemos recurrir a la artificial.

Usaremos luz de tubo fluorescente para la iluminación general, en una cantidad suficiente para una
perfecta iluminación.

En el puesto de trabajo deberemos tener lámparas de mano para iluminar correctamente los
recovecos del motor, con algún sistema que permita dejar libres las manos del operario.

Ventilación

En los talleres, como consecuencia de poner los motores en marcha y los productos volátiles que se
utilizan (gasolinas, etc)y otros materiales (amianto, etc) es facil que el ambiente del local se
enrarezca, además los gases de escape pueden ser muy venenosos ( en especial el CO) y resulta
siempre perjudicial para los operarios que trabajan en ella.

Debemos ventilar el local de manera que haya una corriente de aire permanente que arrastre al
exterior los gases nocivos, esto es lo que constituye la ventilación del local.
En general se efectúa de forma natural a través de ventanas abiertas a los lados del local, pero si
esto no es posible, o en las zonas de gran concentración se hace necesario la ventilación artificial
por medio de potentes ventiladores eléctricos situados en huecos al efecto.
La ventilación la podemos efectuar de dos formas:

Extrayendo el aire: Adecuado para todos aquellos procesos en los que se crean gases que hay que
eliminar.
Introduciendo el aire: Para renovar el aire viciado, adecuado por ejemplo en oficinas.
Otros factores
Entre las correctas condiciones del local debemos considerar también cuestiones como el correcto y
suficiente abastecimiento de agua y electricidad.

Es deseable además contar con insonorización del local para evitar molestias a los vecinos, así
como sistemas de climatización (frío/calor) calefacción y/o aire acondicionado, para mantener una
temperatura adecuada para el mejor rendimiento de los trabajadores (entre 15º y 20º).

Desde RSF Maquinaria les recordamos que pueden empezar con su taller mecanico con nuestra
oferta de maquinaria conjunta con toda la maquinaria que necesita para comenzar, vea nuestra
seccion de ofertas.

¿Cómo iluminar un taller mecánico con LED?

A la hora de iluminar un taller mecánico debemos tener en cuenta una serie de requisitos que nos
permitan elegir unas luminarias capaces de recrear una zona de trabajo completamente segura y
agradable. Al tratarse de un área o zona de trabajo, una óptima iluminación incide en la
productividad, la seguridad y el ánimo de los trabajadores.

La iluminación en un taller mecánico debe aportar una buena luz, que sea cómoda y agradable y
evite a los trabajadores forzar la vista o exponerlos a situaciones de peligro. Por ello, la forma de
iluminación para talleres mecánicos más adecuada es la iluminación LED, ya que no emite destellos
ni reflejos.
Entre las ventajas que presenta la instalación de iluminación LED para talleres se encuentra el
reducido consumo (un 80% de energía menos que las luminarias tradicionales), su larga vida útil y
su escaso mantenimiento. Todos estos aspectos son fundamentales para un taller mecánico, ya que
son áreas de trabajo en las que no hay tiempo que perder ni pueden tenerse espacios inutilizados
mientras se realiza el mantenimiento de las luminarias.

Para iluminar un taller mecánico, uno de los primeros aspectos que debemos tener en cuenta, es la
iluminación natural con la que cuenta el espacio. Ya que debemos aprovecharla y complementarla
con la iluminación artificial. Si bien es verdad, que la iluminación natural no es continua ni
homogénea y no incide por todos los sitios que nos gustaría. Para la iluminación artificial, como
hemos comentado anteriormente, es fundamental escoger iluminación LED.

Un aspecto que no debemos pasar por alto cuando hablamos de la iluminación LED de un taller, es
el índice de protección IP de las luminarias. Unos dígitos que nos indican la resistencia de las
luminarias a la entrada al dispositivo de agentes externos como el polvo y el agua. Los talleres
mecánicos son zonas expuestas al polvo y la humedad por lo que se recomienda instalar luminarias
con un índice de protección IP65.

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta es la iluminación que requiere cada zona de
trabajo, no es lo mismo iluminar un foso que una recepción u oficina. Elegir la iluminación ideal
para talleres te supondrá un ahorro de energía considerable y evitará el desperdicio de la misma.

Ahora bien, para saber cómo iluminar un taller mecánico con LED es fundamental conocer tres
términos relacionados con el mundo de la iluminación: lúmenes, lux/luxes y flujo luminoso. Los
lúmenes son la unidad de medida diseñada para cuantificar la potencia luminosa emitida por la
fuente. Los lux/ luxes son la unidad de medida creada para medir el flujo luminoso y se calcula
teniendo en cuenta los lúmenes y los metros cuadrados de la estancia a iluminar. Por último, el flujo
luminoso es aquel que se determina para una zona o espacio concreto.

¿Con qué tipo de iluminación debe contar cada espacio de un taller mecánico?

Para saber con qué tipo de iluminación debe contar cada espacio de un taller mecánico es
fundamental tener en cuenta que no todos los espacios tienen que disponer de las mismas luminarias
ni de la misma temperatura de color.
Quizás el espacio más importante a la hora de llevar a cabo la iluminación de un taller mecánico es
la iluminación de la zona de trabajo, un espacio que debe contar con un buen flujo luminoso. Ya
que es un espacio en el que se llevan a cabo tareas que requieren mucha precisión. Esta estancia
debe contar con unos luxes mínimos de 500 y deben mantenerse entre los 800-1200 luxes.
En la zona de trabajo destinada a las tareas de pintura se recomienda el empleo de luminarias LED
con una temperatura de color neutra, ya que esta es la más parecida a la luz natural y no distorsiona
los colores.

La zona de bienvenida, la recepción y las oficinas deben disponer de una iluminación con unos 500
luxes. Se recomienda que las luminarias cuenten con una temperatura de color neutra (4000-
4500ºK) o cálida (3200-3500ºK), para que sean ambientes agradables para el cliente.

Los pasillos o zonas de paso deben contar con una iluminación con un mínimo de 150 luxes. Para la
zona de los fosos y los almacenes se recomienda que la iluminación sea algo superior y ronde los
200 luxes, se recomienda complementar con el uso de linternas en el caso en el que sea necesario.

No podemos olvidar tampoco que los talleres mecánicos son espacios en los que hay cierto
movimiento de personas, por lo que deben contar siempre con luminarias LED de emergencias.

¿Qué luminarias LED puedo instalar en un taller mecánico?

Las luminarias LED más recomendadas para instalar en un taller mecánico son como ya hemos
comentado aquellas que cuentan con un índice de protección IP65 y con una temperatura de color
neutra o fría.

En Atrapatuled, te recomendamos las 5 luminarias LED que no pueden faltar para la iluminación de
un taller mecánico:

1. La Campana Industrial UFO LED 150w Philips, una campana diseñada para la iluminación
de grandes espacios con techos altos. Cuenta con un ángulo de apertura de 120º y chip
Lumileds Philips 3030.
2. El Trípode Proyector LED Negro con la instalación de proyectores LED como el Foco
Proyector LED Negro 50w Exterior.

3. La Pantalla Estanca 120cm T8 2 Tubos - PRO+ con la instalación del Tubo LED Cristal T8
18w 120cm PRO+, ya que estos tubos están diseñados para un uso intensivo.

4. El Proyector LED 100w Premium IP65 equipado con un chip LED de alta calidad que
aporta un alto flujo luminoso.

5. Luces de emergencia como Luz de emergencia 150 lm DUAL Superficie, una luz de
emergencia con las mejores prestaciones en relación calidad-precio del mercado. Ya que
puede instalarse de forma permanente o no permanente y cuenta con un driver contra
sobretensiones.

Si tienes alguna duda sobre como iluminar un taller mecánico con LED no dudes en ponerte en
contacto con los profesionales de Atrapatuled, estaremos encantados de asesorarte para que
encuentre la mejor iluminación para tu taller.

Epígrafe:
https://www.infotaller.tv/reparacion/Consejos-iluminacion-taller_0_553444655.html
https://www.lacomunidaddeltaller.es/la-importancia-de-la-iluminacion-en-las-reparaciones-de-
automoviles/
https://atrapatuled.es/blog/como-iluminar-un-taller-mecanico-con-led

También podría gustarte