Está en la página 1de 2

El Sistema de Salud Universal (SUS en adelante) es un sistema creado en 2019 mediante la

Ley 1152, con el objeto de otorgar a la población que no se encuentra cubierta por la
Seguridad Social De Corto Plazo (a nivel nacional), al acceso a la salud en todos sus
niveles de manera oportuna, igualitaria, pero sobre todo GRATUITA.

Esta iniciativa que en realidad es muy buena, no previno, gastos de logística,


infraestructura, personal de salud, etc. Al buscarse como objetivo principal la gratuidad de
la salud, no se tuvo en cuenta que el sistema de salud que tenía Bolivia hasta el momento de
la incorporación del SUS, no era de los mejores, es más, aún tiene las mismas falencias que
muestran a un sistema de salud precario y escueto.

El problema más grande se da en lo económico, debido a que los demás gobiernos (en
todos los niveles), no invirtieron en salud como era debido, ni como medio de preparación
previo a la implementación del SUS, para aclarar este punto pongo como ejemplo al
sistema de salud canadiense, pues el mismo se considera actualmente entre los mejores
sistemas de salud del mundo, este sistema desde 1993 se basa en priorizar la salud,
mediante un sistema de contribuciones al fisco(impuestos), que en manera conjunta, todos
los niveles de gobierno canadiense deben hacer, además que el nivel central aporta del
ingreso per cápita un 15%, esto deja como consecuencia suficientes recursos económicos
para que todos los servicios de salud puedan ser cubiertos gratuitamente, sin que exista
alguna preocupación de que no lleguen a ser suficiente, tanto así que a todos los extranjeros
que sufran algún accidente en gran medida Canadá paga la mayoría de los gastos de
recuperación.

Relacionando esto a Bolivia, se tiene que hasta la incorporación del SUS se tiene la más
alta inversión en salud, pero la misma fue del 5% de ingreso per cápita, lo que a
comparación solo se invirtió un tercio de lo que hace Canadá, además, que él SUS, ingreso
al mundo de la salud que tiene demasiadas falencias, que aún se vienen arrastrando, como
ser, falta de ítems (varios profesionales de salud no tienen trabajo estable y todos lo casos
mantienen un contrato eventual), infraestructura precaria(la mayoría de hospitales, en los
cuales acude la mayoría de la población, datan de la época de 30’s, tal es el caso del Tórax,
el mismo que aun atiende manteniendo una lúgubre fachada), poca inversión en equipos
médicos (que son vitales para acceder a una atención especializada, pero en la actualidad se
mantienen equipos antiguos, obsoletos). Esto nos deja como conclusión que Bolivia debía
preparar la incursión de este sistema con más tiempo de los previsto, para que por lo menos
se llegue a resolver la mitad de las carencias que se tiene en salud actualmente, la idea es
buena, pero no se supo y aun no se sabe cómo aplicarla, como llegar a que todos o por lo
menos una gran parte de la población se beneficie, es por eso que en estos momentos de
coyuntura actual debemos preguntarnos, ¿tenemos un pueblo sano?, ¿si me enfermo mi
sistema de salud universal me ayudará a curarme eficientemente y de manera gratuita?, mi
respuesta personal es NO, nos falta un largo camino para llegar a cumplir el objetivo del
SUS.

También podría gustarte