Está en la página 1de 4

Conozco a bastantes personas que creen que la ley que Dios ha escrito en nuestros nuevos

corazones como creyentes es la antigua Ley del Antiguo Pacto, basado en un analisis bíblico muy
superficial. ¿Por qué Dios escribiría la ley mosaica que lidiaba con el pecado en nuestros
corazones? Todo lo que hizo la Ley fue despertar pasiones pecaminosas (Romanos 7: 5). Además,
Romanos 7: 4 dice que morimos a la Ley a través de Cristo y ahora estamos casados con Él.
Entonces, si no es la Ley Mosaica en nuestros corazones. ¿Qué ley escribió Dios en nosotros?
Según Hebreos 10:16 y escribió leyes (en plural) en nuestro corazón y en nuestra mente. Encontré
4 leyes diferentes mencionadas en el Nuevo Testamento.

1. La ley del amor, Ley Real o Ley de Cristo:

"Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo,
bien hacéis"

Santiago 2:8

"Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también
os améis unos a otros."

Juan 13:34

"Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo."

Gálatas 6:2

Bajo la ley mosaica, el amor fue ordenado para recibir las bendiciones de una larga vida, muchos
hijos y que la vida te vaya bien. El no obedecer este mandamiento del amor obviamente resultará
en no lograr esas cosas. Deuteronomio 6: 5 "Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma,
mente y fuerzas". ¡Esto es imposible de cumplir en nosotros mismos! Nadie puede amar a Dios
con TODO nuestro corazón, alma, mente y fuerzas. Intentamos ... damos lo mejor de nosotros ...
pero eso es imposible en nosotros mismos. Pero, por supuesto, ese era el propósito de las leyes
del Antiguo Pacto ... estaban destinadas a señalarnos a Cristo. Para despertar en nosotros la
revelación de que estamos en nosotros mismos ... en nuestra carne ... no podemos caminar ni
obedecer estas leyes ... necesitamos un Salvador.

Bajo el nuevo pacto de gracia, se te da Amor como un fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22-23) no
como algo que procede de ti mismo (con todas tus fuerzas) sino que brota del Espíritu Santo.
Gracias al amor inconmensurable de Cristo, ahora podemos amar a los demás. Proviene del
desbordamiento de Su amor en nosotros. No es algo que tengamos que trabajar en nosotros
mismos hacia los demás o incluso hacia Dios. Romanos 5: 5 nos dice que el amor de Dios ha sido
derramado en nuestros corazones a través del Espíritu Santo, que nos ha sido dado. Dios derramó
abundantemente Su amor en nuestros corazones dándonos el Espíritu Santo,… el Espíritu de
Gracia. Jesús dijo: "Como yo te he amado", (Juan 13:34) es por Su amor que está en nosotros que
podemos amar. ¿Ves la diferencia entre lo antiguo y lo nuevo? En los viejo Mandamientos,
amabas a los demás porque se temía el castigo…. temía no recibir Sus bendiciones, Sus promesas.
Pero bajo el Nuevo Pacto, amas porque el Amante vive en ti y Su naturaleza es Amor. No puede
ser otra cosa. No es solo un adjetivo que lo describe, es quien es (1 Juan 4: 😎

2. La ley del Espíritu de vida:


"Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la
muerte."

Romanos 8:2

El Antiguo Pacto y su ley era un código escrito que nadie podía guardar (excepto Jesús) y el Nuevo
Pacto es Cristo mismo viviendo en ti. Pablo nos dijo en Romanos 7:24 que tratar de guardar la Ley
Antigua te frustra y te hace sentir miserable… “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará del cuerpo de
esta muerte? Fíjate que no dijo "qué" me rescatará, sino quién ... ¿Quién me rescatará? Y la
respuesta fue… Gracias a Dios, que me libra por Jesucristo nuestro Señor. (Romanos 7: 24-25a).
La vieja ley es un qué, pero la nueva ley es un quién. La ley antigua ministra condenación y muerte
(2 Cor 3: 7-9), pero la nueva ley del Espíritu da vida (Romanos 8: 2). La letra mata, pero el Espíritu
da vida (2 Corintios 3: 6) Entonces, ¿Quién da la vida… Quién rescató de la frustración de tratar de
guardar la Ley? El Espíritu de Cristo dentro de ti.

3. La perfecta ley de la libertad:

"Pero el que mira atentamente a la ley perfecta, la ley de la libertad, y permanece en ella, no
habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz, este será bienaventurado en lo que
hace."

Santiago 1:25

Santiago escribió que “la ley perfecta da libertad” (Santiago 1:25). En contraste, Romanos 7: 6 nos
dice que la ley de Moisés obliga. ¿Cuál es la ley perfecta que da libertad?

Es Jesús, la Palabra viva que nos liberó. La ley perfecta de la libertad describe lo que Jesús ha
hecho (cumplió perfectamente o completó la ley) y el fruto que dará en nuestras vidas (libertad) si
confiamos en él.

Pero quien mire atentamente la ley perfecta que da la libertad y continúe en ella, sin olvidar lo
que ha oído, sino haciéndolo, será bienaventurado en lo que haga. (Santiago 1:25)

Mírate en el espejo de la ley de Moisés y serás miserable, porque expone todas tus faltas ... tus
debilidades al servir a Dios en la carne. Es como ponerte un velo sobre los ojos y no puedes ver
que Jesús cumplió todo no solo para ti ... ¡sino como tú! Mirar la ley perfecta, que es Jesús, te
bendice porque revela su justicia.

Pero también dice: "No solo escuches, sino haz lo que dice (la ley perfecta de la libertad)"
(Santiago 1:22). En otras palabras, permite que el Espíritu de Cristo te convenza de que en Él eres
justo y santo (1 Corintios 6:11). No te alejes de la ley perfecta y olvides quién eres en Cristo. Fija
tus ojos en Jesús. Mira fijamente con el rostro descubierto y transfórmese a su semejanza.

4. Ley de fe

Romanos 3:27 dice ¿Dónde, pues, está la jactancia? Está excluida. ¿por que clase de ley? ¿De
obras? No, sino por una ley de fe. Dios es un Dios de fe.

Sin fe, es imposible agradar a Dios (Hebreos 11: 6), por lo que nuestra relación con el Señor
depende de ello. La fe es lo que trae las cosas que Dios nos ha provisto del reino espiritual al reino
físico (Hebreos 11: 1). Nuestra fe es la victoria que nos permite vencer al mundo (1 Juan 5: 4).
Todo lo que el Señor hace por nosotros se accede a través de la fe.

Y Jesús nos ha dado su fe…. Gálatas 2:20 dice: “Estoy crucificado con Cristo; pero vivo; pero no
yo, sino Cristo que vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe del Hijo de Dios,
que me amó y se entregó a sí mismo por mí ”. Vivimos nuestras vidas por Su fe. Pablo no dijo que
vivió por fe EN el Hijo de Dios, sino por la fe del Hijo de Dios. La medida de fe que tenía Pablo era
la misma medida que tenía Jesús. Fue la fe de Jesús. Si solo hay una medida de fe (Romanos 12:
3), entonces también tenemos la fe de Jesús.

No tenemos que preguntarnos si tenemos suficiente fe para algo ... o tratar de desarrollar nuestra
fe. Él nos da su fe para vivir. ¿Cómo accedemos a esta fe? Romanos 10:17 dice: "Entonces, la fe
viene por el oír y el oír por la palabra de Dios". Accedemos a la fe de Dios a través de Su Palabra.
Cuando escuchamos la Palabra de Dios, el Espíritu Santo la da poder, y si recibimos la verdad, la fe
sobrenatural de Dios entra en nosotros.

Gálatas 5: 22-23 nos dice que la fe es un fruto del Espíritu. La fe se convierte en una parte
permanente de nuestros espíritus nacidos de nuevo. No hay falta de fe en ningún verdadero
cristiano. Simplemente falta saber y usar lo que Dios ya nos ha dado. Filemón 1: 6 dice: "Para que
la comunicación de tu fe llegue a ser eficaz mediante el reconocimiento de todo lo bueno que hay
en ti en Cristo Jesús". Note que Pablo no está orando para que Filemón reciba algo más del Señor.
Estaba orando para que su fe comenzara a funcionar al reconocer lo que ya tenía. La palabra
"acusar recibo" significa "admitir, reconocer o informar la recepción de". Solo puedes reconocer
algo que ya tienes. Ya tenemos la fe de Dios y comenzará a funcionar cuando reconozcamos esto.

¿Por qué querríamos que la Ley del Antiguo Pacto estuviera escrita en nuestro corazón? Es un
ministerio de muerte y condenación (2 Corintios 3). El Nuevo Pacto de gracia y sus leyes que están
escritas en nuestro corazón es un ministerio de vida. El Espíritu de Vida habita en nosotros y nos
enseña todas las cosas. Nos transforma a imagen del Hijo. La antigua ley mosaica quedó
obsoleta…. Hebreos 8:13: "Cuando Dios habla de un "nuevo" pacto, significa que ha hecho
obsoleto el primero." Colosenses 2:14 nos dice que fue clavado en la Cruz. Efesios 2:15 nos dice
que en Su encarnación, Él hizo inútil todo el sistema judío de leyes y reglamentos como medida
para justificar la vida y la conducta humanas. Hebreos 8: 7 dice que si no hubiera habido nada
malo con el primer pacto, no habría sido necesario un segundo pacto para reemplazarlo.

No necesitamos la Ley del Antiguo Pacto para mostrarnos cómo vivir una vida santa. 2 razones:

1. En primer lugar, ya hemos sido santificados: 1 Corintios 1:30, 1 Corintios 6:11. Dios te ha unido
con Cristo Jesús. Para nuestro beneficio, Dios lo convirtió en la sabiduría misma. Cristo nos hizo
justos ante Dios; nos hizo puros y santos, y nos libró del pecado. En Cristo, somos justos, santos y
libres de pecado. ¡Esas son buenas noticias!

2. En segundo lugar, Tito 2: 11-12 dice que la gracia, no la Ley, es lo que necesitamos para
enseñarnos cómo vivir en santidad, porque ha aparecido la gracia de Dios ofreciendo salvación a
todas las personas. Nos enseña a decir “No” a la impiedad y las pasiones mundanas ya vivir una
vida con dominio propio, recta y piadosa en esta era actual. Ahora que Jesús ha venido, ya no
necesitamos la supervisión de la ley. (Gálatas 3:25).
Así que comienza hoy a vivir una vida llena de gracia ... manteniéndose firmes en la libertad por la
cual Cristo nos ha hecho libres, para no volver a enredarnos con un yugo de esclavitud a la Ley y
sus mandamientos. (Gálatas 5: 1).

~ Robin

También podría gustarte