Está en la página 1de 6

Guía de lectura:

“CONSOLIDACIÓN DEL RÉGIMEN ROSISTA (1835-1852)”

Ricardo Salvatore

Estudiante: Jesica Ayelen Tujeiro

Docente: Fernando Gómez

Carrera: Profesorado Universitario en Historia

Materia: Historia Argentina I

Consignas:

1- Explique cómo entendían los rosistas el orden republicano y de qué manera


las prácticas políticas y la cultura política del periodo hicieron creíble ese
“imaginario republicano”.

El autor afirma que el orden político rosista se regía como un gobierno republicano,
ya que la legitimidad del gobierno estaba basado en la voluntad popular, Rosas
representante de este gobierno había sido elegido dentro del marco de las instituciones
de la República. Este orden político se caracterizaba por no ser liberal, ya que no
pretendía defender los derechos de las minorías ni de los individuos, sino que le
interesaba defender el sistema federal y por medio de estos, los derechos adquiridos de
los pueblos. La opinión pública constituía la base de legitimidad y poder del régimen.
Los poderes extraordinarios que se le conceden a Rosas en el segundo periodo de
gobierno, lo interpretan como el “sentir de la opinión pública”, legitimado por las
elecciones anuales en el cual se presentaban una altísima proporción de votantes.
Estos poderes excepcionales, según los rosistas, no negaban los principios
republicanos, sino que defendían el sistema representativo. Ellos entendían al orden
republicano ejercido en el discurso y en la práctica, a partir del contexto histórico que se
presenciaba: la lucha contra la anarquía. Si no se restauraba el orden, las instituciones
no servirían para gobernar, por lo que había que hacer un gran esfuerzo y dejar que el
caudillo llevará adelante sus reformas. Según estos mismos hombres, el federalismo se
presentaba como una continuidad de la república pensada por los revolucionarios de
mayo, solo que se debió adaptar a las circunstancias históricas que les tocaba vivir. El
federalismo, entonces, era una adecuación de los principios abstractos con los que se
crea la idea republicana, pero hundida en la realidad política de la Argentina post
independentista.
El discurso republicano del rosismo estuvo asentado sobre cuatro componentes:
● Un mundo rural estable y armónico. Basado en la difusión de la propiedad
privada de la tierra y en relaciones igualitarias entre los vecinos-propietarios.
● Un enemigo al que se debía combatir: el unitario. La república se veía
amenazada por esta banda conspiradora de clase alta.
● Pensar en un sistema americano, una confraternidad de repúblicas
americanas enfrentadas con las monarquías europeas. Este idealismo y
patriotismo ampliado sostiene que sólo los americanos entendían la
naturaleza de sus propias sociedades y son ellos a quién les corresponde
gobernar.
● Por último, la legitimación del discurso a la práctica. Para que todo lo
anterior funcione, el orden republicano necesita restaurar el orden social,
calmar las pasiones de la revolución.
Para el autor Salvatore, los ciudadanos que apoyaban a Rosas sentían que
estaban viviendo la construcción de un orden repúblicano. Una serie de rituales
públicos llevados a cabo, muchos de ellos, por iniciativa popular, dejan entrever
que ese ideario republicano estaba bastante difundido entre los sectores más
pobres de la población.
2- Analice el funcionamiento del sistema judicial durante el período
rosista teniendo en cuenta: a) las prácticas de los funcionarios
judiciales b) la legitimidad de la ley y la justicia. Compare la
interpretación de Salvatore con la ofrecida por John Lynch.

Hay una fuerte disputa contemporánea acerca del régimen político llevado a cabo
por Rosas en sus dos gobernaciones. Se sabe que a partir de 1820, luego de
recuperar el orden institucional en la provincia de Buenos Aires, se lo describió
como el “restaurador de leyes''. Rosas había restaurado, hacia 1835-1840, no sólo
el orden institucional sino también la confianza de los ciudadanos en la justicia y su
obediencia a la ley.

El régimen rosista se caracterizó por ser un periodo en donde el sistema judicial


funcionaba de manera regular, sostenido por el miedo, y logrando generar el
acatamiento de la ciudadanía. La ley y sus agentes tenían una elevada legitimidad
entre los ciudadanos federales. Rosas prometió interferir lo menos posible con la
administración de justicia. Permitió a los jueces de paz conducir la mayor parte de
los casos civiles o correccionales en la campaña y hacerse cargo de la instrucción
de los casos criminales; dejó casi sin modificar la legislación heredada, leyes
provenientes del periodo colonial y de la experiencia rivadaviana y no introdujo
modificaciones sustanciales en la organización de la justicia. Pero había una forma
de supervisar el sistema judicial, los jueces se guiaban por “instrucciones” y
“manuales” distribuidos entre ellos.

Pero, Rosas sí introdujo cambios en el terreno de la aplicación. El cumplimiento de


las leyes eran imprescindibles para el carácter regulador de las relaciones sociales
entre los individuos y entre ellos y el estado, y los jueces eran los encargados de
preocuparse por hacerlas cumplir. Los jueces de paz era el máximo responsable
de hacer que esas leyes se cumplan, ordenados por Rosas, debían enviar cada
cuatro meses un informe sobre el cumplimiento de estas leyes, decretos y
circulares en su jurisdicción.

¿Cómo la sociedad conocía las leyes? Los jueces daban “reconvenciones”,


advertencias o penalizaban con multas a los que infringen las disposiciones por
primera vez, siempre que se tratara de faltas leves. Para los que volvían a infringir
la ley, los jueces recurrían al castigo ejemplar y público: el cepo, los azotes y los
trabajos públicos. El temor al castigo junto al flujo de información sobre los
delincuentes contribuyó a un aumento de la seguridad de las personas y de los
bienes, para algunos actores sociales. Muchas veces, los vecinos ayudaban a los
jueces en la identificación, arresto y sumario de los delincuentes y muchas veces
también eran estos mismos vecinos los que pedían el arresto de aquellos
sospechosos. Esta cooperación, que demuestra una credibilidad al sistema de
justicia, resulta esencial para la aplicación de la ley en un contexto de grandes
distancias y de reducida fuerza policial.

El perfil de los jueces de paz han sido muchas veces interpretado como tiranos
locales, pero el autor Salvatore cree que pudo haber sido “casi” imposible que los
jueces actúan contra la ley, ya que la supervisión de Rosas era constante y muy
específica con la idea de que todos son iguales ante la ley, por lo cual si había que
actuar en contra de grandes estancieros que hayan incumplido la ley, se debía
hacer. Los jueces eran designados por Rosas, quien pedía recomendaciones a los
jueces salientes para reelegir. Estos sujetos eran los que sostenían uno de los
principios del gobierno rosista: La restauración de las leyes.

Es importante destacar que Rosas llamaba “leyes” al conjunto de disposiciones,


leyes, decretos, circulares nunca codificadas ni ordenadas.Podemos clasificarlos
en administrativas, sobre el cuidado de bienes públicos, obligaciones fiscales de
los ciudadanos y normas que reprimen los delitos contra el Estado. Algunos tipos
de delitos que podíamos encontrar son: deserciones del ejército, viajar sin
pasaportes o papeles de identificación, delito en la propiedad privada (carneo de
vacas o robo de caballos), la vagancia, el disturbio, la ebriedad, los juegos, etc. Es
importante destacar que durante el régimen rosista el nivel de criminalidad fue
bajo, lo que muestra una cierta efectividad del sistema judicial.

Las leyes, el sistema judicial, tenían un alto grado de legitimidad por parte de la
sociedad durante el periodo rosista. Los ciudadanos federales creían que las leyes
se estaban respetando más que en el pasado y que había menos privilegios en la
aplicación de la ley. Rosas era convincente acerca de la igualdad de los
ciudadanos ante la ley. La sociedad popular creía en la justicia, y en el estandarte
que Rosas llevaba acerca de la igualdad frente a la ley, pero sin dudas el autor
afirma que hubo hechos de desigualdad, mirada sobre la criminalidad siempre
presente en los sectores bajos.
3- ¿Qué críticas realiza Salvatore a la interpretación de la historiografía
tradicional hacia las prácticas políticas y la cultura política del rosismo?
Analice las prácticas políticas del periodo y en función de ellas como
repiensa, el autor, el apoyo de los distintos sectores sociales.

Salvatore realiza críticas hacia las miradas tradicionalistas que han presentado
otros historiadores. Según él, estos tienden a reducir el papel de las prácticas
políticas y de la cultura política en la formación del federalismo rosista. Han
presentado a Rosas como el constructor y detentador de un poder sin límites,
como defensor de la soberanía nacional o como representante de una elite
dirigente, estereotipando su representación política. Para el autor estas son
concepciones simplistas y reduccionista del problema, que no tienen en cuenta a la
sociedad civil y política que forma del conjunto rosista. En estas interpretaciones no
había lugar para la masa de ciudadanos creados por la revolución: comerciantes,
labradores, criadores, artesanos, peones y soldados. Las guerras civiles y la
dictadura rosista, servía a la mirada tradicional, para justificar la desaparición del
pueblo urbano y rural como protagonista político.

El autor Salvatore propone refutar esta ausencia o pasividad de la masas


populares, a partir de visibilizar la participación política de estos sectores a través
del voto, de la participación en las milicias y la organización/participación popular
de fiestas patrias. Estas acciones demuestran el acompañamiento de los sectores
populares a un proyecto político. Entonces, el autor señala dos correcciones a la
visión tradicionalista: recuperar el protagonismo de las masas populares (rurales y
urbanas) en la conformación del régimen rosista; y comprender la relación entre
Rosas (y demás líderes federales) con estas masas populares.

Tal como mencioné antes, las prácticas políticas más destacadas de estos
sectores populares fueron: las elecciones, las fiestas públicas y las actividades
asociativas. Según el autor estas acciones no pueden solo reconocerse como
subordinaciones de Rosas, sino que sirvieron para definir las identidades de los
grupos sociales subalternos como morenos, mujeres, peones rurales y pequeños
propietarios.

● Las elecciones: Estas servían más para validar la acción del gobierno, y
para confirmar la popularidad de ciertos líderes, que para elegir
representantes. Tanto las elecciones como los plebiscitos (listado de firmas)
contribuyeron a consolidar el régimen de unanimidad y la hegemonía de
Rosas, pero estos también hacían que los sectores subalternos se
acercaran a la política. Salvatore propone que en vez de rituales de la
dictadura, estas elecciones sirvieron para hacer sentir partícipes a estos
sectores en la construcción de la confederación.
● Las festividades: La política también se localizaba en una serie de
festividades en las cuales Rosas y el pueblo reafirmaban su compromiso de
continuar luchando por la “santa causa”. Hombres a caballo, ponchos y
chalecos colorados eran algunas de las composiciones de estas fiestas.
Según el autor, estas festividades son importantes en la esfera política de la
época, ya que servían para identificar al adversario político , reafirmar las
razones del liderazgo de Rosas y clarificar la naturaleza de la lucha entre
federales y unitarios. Estas fiestas contaron con el apoyo explícito y activo
de una parte importante de la ciudadanía, y en estos eventos la participación
no era coercitiva, sino voluntaria.
● Actividades asociativas: El ejército sirvió para socializar a personas nacidas
en diferentes provincias y crear sentimientos de pertenencia más amplios
que la provincia de origen. Pero el autor propone que las milicias contribuyó
a que los soldados sean más conscientes políticamente, es decir a recibir y
elaborar información sobre los proceso políticos de la confederación.

4- ¿Cuáles son las “formas de ser federal” que analiza Ricardo


Salvatore?

Luego de analizar las prácticas políticas que llevan adelante los distintos sectores
sociales, Salvatore propone pensar las distintas formas de ser federal que se podían
encontrar en la época. En un primer momento, afirma que los federales debían hacer
evidentes sus simpatías políticas en forma continua y en los distintos espacios civiles-
sociales (la calle, bailes, pulperías, etc). Ser federal era una condición de vida, algo
que debía exhibirse.

Hubo entonces diferentes formas de exhibir su posición federal, de ser federal. Los
federales de bolsillo, denominados así por su mera adhesión a la causa federal por
interés, los grandes hacendados y comerciantes; los federales de servicios quienes
se habían unido al federalismo por sus convicciones políticas, que estaban dispuestos
a contribuir a la causa con bienes y empleados, de estos no solo se encontraban a
personas con altos recursos, sino también pequeños criadores, peones,soldados y
viudas que contribuyen con lo que podían a la par de grandes arrendatarios; los
federales de opinión que se expresaban públicamente por la causa federal que
demostraba su adhesión federal frente a la sociedad; los federales decididos quienes
tenían más posibilidad de acceder a los cargos públicos, no solo por adherir al partido
federal públicamente, sino también por “adorar” a Rosas.

El autor afirma que para los habitantes en general, para ser federal bastaba con vestir
y lucir como federal, se esperaba que todos fueran federales de apariencia. Esta
apariencia protegía y ocultaba las opiniones e identidades políticas de la persona. Esta
cuestión de la apariencia, aunque muchos autores no le hayan dado importancia, le dio
oportunidades de canalizar sus resentimientos de clase a los sectores populares.
5 - Describa según el autor los apoyos del rosismo. Explique por qué dicho
apoyo es diferente en los distintos grupos sociales que integraban la
campaña bonaerense.

El autor llega a la conclusión de que las prácticas políticas de la época y las formas de
adhesión/apoyo al régimen rosista fue distinto en los diferentes sectores sociales. Los
sectores medios y bajos forman el sostenimiento de este régimen. Fueron pequeños
productores rurales, labradores y criadores, los miembros de las clases bajas, quienes
atraídos por el discurso de igualdad social rosista apoyaron a Rosas. Mientras que el
compromiso del estanciero fue más circunstancial y condicionado a sus intereses,
como lo demuestra la revolución del sur. Los sectores medios urbanos, aquellos con
educación y capital social, adhirieron de manera pasiva al federalismo rosista.

Los historiadores tradicionales sostienen que los peones rurales respaldaban el


gobierno rosista, algo que para Salvatore es cuestionable, ya que estos sujetos eran
llevados a una vida de servicio militar casi permanente y agraviados en forma
constante por las autoridades judiciales y militares. Para el autor estos sujetos trataron
de mantenerse lo más alejados posibles de los representantes del estado. Mientras
que los pequeños propietarios rurales fueron quienes le brindaron apoyo más sólido y
decidido a Rosas y la causa federal, atraídos por el ascenso a posiciones de relevancia
política y social.

También podría gustarte