Está en la página 1de 28

1

LOS JESUITAS

ENTRE NOSOTROS
2
ÍNDICE

Los Jesuitas entre nosotros. . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . 1

Los planes actuales de Roma. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4

Roma usará a las iglesias para quitarnos nuestra libertad. . . . . . . . . . . . .5

¿Cuáles son los planes del Papa para la Iglesia Adventista


del Séptimo Día? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

Lealtad a la estructura en vez de lealtad a la verdad. . . . . . . . . . . . . . . . .8

Celebrad, y en medio de la celebración, aniquilad. . . . . . . . . . . . . . . . .10

La estrategia de Roma en Sudamérica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

El cambio de mentalidad en la hermandad: sentimentalismo


en vez del razonamiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13

La estrategia con los jóvenes adventistas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .15

El ataque al púlpito adventista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

Mensajes subliminales satánicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17

Cómo reconocer a un infiltrado católico


en la Iglesia Adventista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

El futuro de la organización adventista nominal . . . . . . . . . . . . . . . . . .23

______________________________
3
LOS JESUITAS ENTRE NOSOTROS

Ante la terrible realidad y enorme peligro que representan los jesuitas en el


mundo, cabe preguntarse: ¿han tenido que ver con la Iglesia Adventista del Séptimo día,
la depositaria de las grandes verdades del tiempo del fin? Lamentablemente, debemos
reconocer que sí, tal cual estaba profetizado por Elena G. De White.
En 1867 E. de White recibió una notable visión sobre la injerencia católico
jesuítica en la Iglesia Adventista, estando en B. Creek. Aparece en el tomo 1 de los
“Testimonios para la Iglesia”, en inglés, en la página 577, y la transcribimos a
continuación:
“... Esa noche soñé que yo estaba en Battle Creek mirando hacia el lado de afuera
de la ventana de la puerta y vi una compañía marchando hacia la casa, de dos en dos.
Parecían severos y decididos. Yo los conocí bien y me volví a abrir la puerta del salón
para recibirlos, pero pensé que debería mirar nuevamente. La escena había cambiada. La
compañía ahora presentaba la apariencia de una procesión católica. Uno sostenía en su
mano una cruz, otro una caña. Y cuando se acercaron, el que estaba cargando una caña
hizo un círculo alrededor de la casa, diciendo tres veces: "Esta casa está proscripta. Los
bienes deben confiscarse. Ellos han hablado contra nuestra santa orden". El terror se
apoderó de mí, y corrí atravesando la casa, saliendo por la puerta norte, y me encontré en
medio de una compañía, algunos de los cuales yo conocía, pero no me atreví a hablarles
una palabra a ellos por temor a ser traicionada. Yo intenté buscar un lugar retirado donde
pudiese llorar y orar sin encontrar ojos ávidos e inquisitivos dondequiera me volviese.
Frecuentemente repetía: "¡Si tan sólo pudiera entender esto! ¡Si ellos me dijesen lo que he
dicho o lo que he hecho! "
“Yo lloré y oré mucho cuando vi nuestros bienes confiscados. Traté de leer
simpatía o piedad hacia mí en las miradas de los que estaban a mi alrededor, y me fijé en
los semblantes de varios de quienes yo pensaba que me hablarían y me conforta-rían si no
temiesen ser observados por otros. Hice un intento de escapar de la multitud, pero al notar
que me estaban vigilando, oculté mis intenciones. Comencé a llorar en voz alta, diciendo:
"¡Si me dijeran tan sólo lo que he hecho o lo que he dicho! " Mi marido que estaba
durmiendo en una cama en el mismo cuarto me oyó llorar en voz alta y me despertó. Mi
almohada estaba mojada con las lágrimas, y una triste depresión de espíritu estaba sobre
mí." Testimonies for the church, T 1, pp. 577 – 578
Los bienes de EGW son indudablemente sus escritos. Ellos “han hablado contra
nuestra santa orden”, obviamente, una orden católica que se apoderaría solapadamente de
la Asociación General (en aquella época, en Battle Creek). ¿Contra cuál “santa orden”
habló E. de White? No hay confusión posible: contra los jesuitas de Roma. Bajo la
inspiración del Espíritu Santo, Elena de White escribió (“habló”) lo siguiente de los
jesuitas de Roma:

“Pasados los primeros triunfos de la Reforma, Roma reunió nuevas fuerzas con la
esperanza de acabar con ella. Entonces fue cuando nació la orden de los jesuítas, que iba
4
a ser el más cruel, el menos escrupuloso y el más formidable de todos los campeones
del papado. Libres de todo lazo terrenal y de todo interés humano, insensibles a la voz del
afecto natural, sordos a los argumentos de la razón y a la voz de la conciencia, no
reconocían los miembros más ley, ni más sujeción que las de su orden, y no tenían más
preocupación que la de extender su poderío. (Véase el Apéndice.) El Evangelio de Cristo
había capacitado a sus adherentes para arrostrar los peligros y soportar los padecimientos,
sin desmayar por el frío, el hambre, el trabajo o la miseria, y para sostener con denuedo el
estandarte de la verdad frente al potro, al calabozo y a la hoguera. Para combatir contra
estas fuerzas, el jesuitismo inspiraba a sus adeptos un fanatismo tal, que los habilitaba
para soportar peligros similares y oponer al poder de la verdad todas las armas del
engaño. Para ellos ningún crimen era demasiado grande, ninguna mentira demasiado
vil, ningún disfraz demasiado difícil de llevar. Ligados por votos de pobreza y de
humildad perpetuas, estudiaban el arte de adueñarse de la riqueza y del poder para
consagrarlos a la destrucción del protestantismo y al restablecimiento de la supremacía
papal.
“Al darse a conocer como miembros de la orden, se presentaban con cierto aire de
santidad, visitando las cárceles, atendiendo a los enfermos y a los pobres, haciendo
profesión de haber renunciado al mundo, y llevando el sagrado nombre de Jesús, de
Aquel que anduvo haciendo bienes. Pero bajo esta fingida mansedumbre, ocultaban a
menudo propósitos criminales y mortíferos. Era un principio fundamental de la orden,
que el fin justifica los medios. Según dicho principio, la mentira, el robo, el perjurio y el
asesinato, no sólo eran perdonables, sino dignos de ser recomendados. siempre que vieran
los intereses de la iglesia. Con muy diversos disfraces se introducían los jesuítas en los
puestos del estado, elevándose hasta la categoría de consejeros de los reyes, y
dirigiendo la política de las naciones. Se hacían criados para convertirse en espías de
sus señores. Establecían colegios para los hijos de príncipes y nobles, y escuelas para los
del pueblo; y los hijos de padres protestantes eran inducidos a observar los ritos
romanistas. Toda la pompa exterior desplegada en el culto de la iglesia de Roma se
aplicaba a confundir la mente y ofuscar y embaucar la imaginación, para que los hijos
traicionaran aquella libertad por la cual sus padres habían trabajado y derramado su
sangre. Los jesuítas se esparcieron rápidamente por toda Europa y doquiera iban lograban
reavivar el papismo.”
“Para otorgarles más poder, se expidió una bula que restablecía la Inquisición.
(Véase el Apéndice.) No obstante el odio general que inspiraba, aun en los países
católicos, el terrible tribunal fue restablecido por los gobernantes obedientes al papa; y
muchas atrocidades demasiado terribles para cometerse a la luz del día, volvieron a
perpetrarse en los secretos y obscuros calabozos. En muchos países, miles y miles de
representantes de la flor y nata de la nación, de los más puros y nobles, de los más
inteligentes y cultos, de los pastores más piadosos y abnegados, de los ciudadanos más
patriotas e industriosos, de los más brillantes literatos, de los artistas de más talento
y de los artesanos más expertos, fueron asesinados o se vieron obligados a huir a otras
tierras.” (CS 249, 250)
5
Pero podría alguien preguntarse: ¿cómo podrían los jesuitas llegar a tomar el
control de la Asociación General Adventista? La respuesta es simple y a la vez
sorprendente para quienes no están familiarizados con los métodos de los jesuitas: LA
INFILTRACIÓN. Esta perversa estrategia consiste en fingirse adventista, ingresar a la
iglesia como cualquier miembro, fingiendo una conversión que nunca existió, y una vez
adentro de la misma, comenzar una tarea sutil e insidiosa, en equipo con los otros
infiltrados, de acuerdo a los objetivos cuidadosamente planeados por el vaticano. Así los
infiltrados católicos, con los jesuitas a la cabeza, van escalando posiciones dentro de la
Iglesia, apoyándose y votándose unos a otros en las diferentes Juntas, tomando control de
las juntas de iglesia, de las Asociaciones, y de todas las instituciones del pueblo
adventista. De esta manera llegarían, poco a poco, al control de la autoridad máxima a
nivel mundial de la Iglesia.
Digamos de paso que esta estrategia satánica no es nueva ni fueron los jesuitas
los primeros en utilizarla. Ya los judíos la utilizaron contra la iglesia cristiana en el
primer siglo de esta era, y los apóstoles la denuncian claramente:
Gálatas 2: 4: “y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas,
que entraban para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para reducirnos a
esclavitud,”
2ª Corintios 11: 13 – 15: “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros
fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el
mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus
ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”
Judas 4: “Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que
desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que
convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a
nuestro Señor Jesucristo.”
Pero la iglesia primitiva supo enfrentar y rechazar a los infiltrados, neutralizando
así su nefasta influencia. Jesús elogió la iglesia cristiana primitiva por esta actitud, de
reconocer, poner de manifiesto y rechazar a todo falso apóstol, a todo infiltrado:
Apoc 2: 2: "Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no
puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles y no lo son,
y los has hallado mentirosos;”
Al tomar control los jesuitas de Roma del liderazgo máximo adventista, lógica-
mente, ocurrirían muchos cambios lamentables dentro de todos los niveles de la iglesia
adventista. Es obvio que, llegado el tiempo del cumplimiento de esta visión, los jesuitas,
junto con todo su equipo de subalternos católicos que también se infiltrarían en la Iglesia
Adventista, no sólo tomarían el control de la Asociación General, sino de todos los
centros adventistas en el mundo (Asociaciones, Uniones, Divisiones, Iglesias,
Instituciones diversas, etc.) No nos olvidemos que tienen muchos recursos, tanto
humanos como monetarios. ¿Podemos encontrar hoy la huellas de su trabajo destructor
dentro de la Iglesia Adventista? Para ello vamos a analizar sus estrategias contra el
6
pueblo adventista, tanto en los Estados Unidos como en Sudamérica, estrategias que
difieren un poco entre sí, de acuerdo a las características de la iglesia en cada lugar, pero
que llevan siempre al mismo fin: hacer desaparecer la verdadera espiritualidad y
consagración entre los adventistas, acercar a Roma lo más posible a la iglesia adventista,
impedir de todas maneras la predicación de los mensajes de los tres ángeles, y finalmente,
preparar a la Iglesia para la aceptación de la obra cumbre del papado: la ley dominical,
con lo cual la iglesia adventista renegará del sábado, tal como también E. de White lo
profetizó (ver la cita al fin del capítulo). También al final del capítulo daremos una lista
de cuarenta características de los infiltrados católicos dentro de la Iglesia Adventista, para
que los podamos reconocer y neutralizar, en la medida de lo posible, su perniciosa
influencia. Digo “en la medida de lo posible”, por la sencilla razón de que a veces los
vamos a encontrar en los más altos niveles de la obra organizada, y nos daremos cuenta
de que será muy poco lo que podremos hacer para frenar su nefasta obra dentro de la
Iglesia Adventista. Pero veamos primeramente lo que han hecho los jesuitas en la Iglesia
Adventista en los Estados Unidos, según el análisis del hermano Frank Geiger:

LOS PLANES ACTUALES DE ROMA Y LOS JESUITAS:


ROMA DIJO “CELEBRAD” Y TODAS LAS IGLESIAS DIJERON ¡AMÉN!
“La liturgia estilo celebración ha estado presente en la organización adventista ya
por varios años y está aprobada por la mayoría de los líderes de la iglesia y también por
aquéllos que conocen la verdad, pero rehúsan tomar una posición en contra de ella.
Hay una evidencia convincente de que el sistema católico dio origen a la liturgia tipo
celebración. Esa misma organización se unió con La Asociación Adventista de Rocky
Mountain en su sistema de asistencia médica del hospital Porter Memorial Hospital en
Denver, Colorado.
Este tipo de adoración fue planeado en el Vaticano II a principios de la década de los 60
para generar afinidad entre las iglesias protestantes, para promover el liberalismo y
ecumenismo que finalmente llevaría a las iglesias protestantes a tomarse del brazo con
la “Iglesia Madre” de Roma. Desdichadamente, nosotros como denominación
adventista del séptimo día hemos caído en esa trampa de la bestia.
No olvidemos el versículo que se encuentra en Apocalipsis 12:17 que dice: “Entonces el
dragón se airó contra la mujer, y fue a combatir al resto de sus hijos, los que guardan los
Mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús” y no seamos tan ingenuos al creer
que no hay forma en que el sistema católico querría y podría infiltrarse disimuladamente
en la organización adventista del séptimo día, ya fuera por verdaderos jesuitas o sus
doctrinas erróneas.
Después de todo, el catolicismo ha tenido casi dos mil años de experiencia en cuanto a lo
que da resultado o no para destruir al protestantismo.

Al sistema católico no le importa si una iglesia se une a los registros de su iglesia. Le


importa más si aceptan o no el error, no importa qué error aun cuando sean pequeños
7
errores como el espiritismo crónico, porque entonces, finalmente la aceptarán como la
“Iglesia Madre” y a su “hombre de pecado”, el Papa. Éste es el objetivo final del
catolicismo. Los que se mantienen firmes a la verdad clara y directa, es decir a la Biblia y
al Espíritu de profecía, no caerán bajo esa trampa de la bestia.
Incluso si algunos no aceptan abiertamente al sistema católico como la “Iglesia Madre” y
al hombre de pecado, pero deshonran las verdades de Dios, en realidad, están aceptándola
con su máximo líder que es Lucifer. El sistema católico es el símbolo de la deshonra y la
apostasía y todos los que deshonran y apostatan se avienen a él y sufrirán también el
mismo destino.
La siguiente información dada en este párrafo y en el próximo, que se titula: “La
celebración de la Eucaristía” ha sido compilada de los escritos del pastor Bob Trefz,
M.Div., M.Th. (ABT) de su ex periódico llamado Freedom’s Ring [Sonido de libertad].
Él y su familia aman al Señor y no tienen temor de exponer la verdad tal como es.
Agradezco al pastor Bob Trefz por permitirme compartir con ustedes esta información.
En este párrafo usted comprobará que el origen de la liturgia liberal de celebración que
está ahora en las iglesias protestantes, incluyendo la iglesia adventista del séptimo día, fue
inventado e introducido por el sistema papal. Notarán también que toda esta información
está documentada por medio de estudios e investigaciones de materiales extraídos de
fuentes fidedignas, innegables y que se pueden encontrar fácilmente:

ROMA USARÁ A LAS IGLESIAS PARA QUITARNOS NUESTRA LIBERTAD


La inspiración declara que los eventos que preceden a la segunda venida de Cristo
serán más misteriosos que la misma venida en sí. Sobrevivirán solamente los que hayan
llegado a ser participes de la naturaleza divina. (Véase 1888 Materials, 332).
Solamente los que obedecen la ley divina podrán reconocer la voz de Dios y
discernir correctamente la verdad. (Véase Patriarcas y profetas, p. 83).
Un conflicto desconcertante y descomunal lucha por las almas de los hombres: el
Papa con su nuevo orden mundial jerárquico, carismático y ecuménico trata de infiltrar,
debilitar y poner de lado la advertencia ‘temed a Dios’ de la escritura y el panorama
eterno del mensaje de los tres ángeles sin disparar un solo tiro.
El propósito de Roma es subyugar bajo su poder a todo el mundo y a cada
individuo. Ésta es su estrategia. Ella intenta controlar a todos los seres humanos, sus
pensamientos y sus acciones. Tiene a su disposición los más experimentados expertos en
intriga, fraude e inteligencia para lograr sus propósitos. Tiene el registro de cerca de 1500
años de lo que ha dado resultado o no.
“El antiguo senado romano mismo no pudo tramar para dominar al mundo con
mayor certeza de éxito (que los jesuitas)” (Malachi Martín, The Jesuits [Los

jesuitas], p. 27).
América necesita comprender cuál es el propósito que gira en torno a la
8
constitución. “El Papa Pío IX, en su encíclica del 15 de agosto de 1854, dice: ‘Las
doctrinas o extravagancias absurdas y erróneas en favor de la libertad de conciencia, son
unos de los errores más pestilentes: una de las pestes más temibles en un estado’. El
mismo Papa, en su encíclica del 8 de diciembre de 1864, anatematizó ‘a los que sostienen
la libertad de conciencia y de culto’ como también ‘a cuantos aseveran que la iglesia no
puede emplear la fuerza’” (Josiah Strong, Our Country [Nuestro país], capítulo 5,
párrafos 2 al 4. El conflicto de los siglos, p. 621).
El plan de Roma es destruir nuestra libertad resguardada por nuestra constitución
y su declaración de derechos. Las mismas iglesias serán su instrumento.
“En nuestro país, que se jacta de la libertad, se acabará la libertad religiosa”
(Maranatha, p. 191).
No hay mejor manera de lograr sus designios que infiltrar a las iglesias para
ponerlas en armonía con las creencias y propósitos de Roma, y luego usar estas iglesias
protestantes infiltradas para dominar y controlar el gobierno. La orden jesuita fue creada
para usar este enfoque y método en oposición a la reforma y lo han usado con éxito una y
otra vez.
Una vez que ha subyugado a las iglesias y a través de éstas al gobierno de los
Estados Unidos, la profecía declara en Apocalipsis 13 que ésta usará las fuerzas
poderosas de los Estados Unidos para subyugar al mundo entero.
Apocalipsis también declara que ella será sumamente próspera en sus esfuerzos, y
tendrá éxito en persuadir a todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no están
escritos en el Libro de la Vida del Cordero. Apocalipsis 13:8.
Las iglesias protestantes han revertido su acariciada postura hacia Roma durante
los siglos XVI al XIX. En las dos últimas décadas hemos visto el desarrollo de una
alianza fenomenal.
Las iglesias fundamentalistas y carismáticas ya demuestran claramente que han
sido infiltradas por su creencia dispensacionalista, una estratagema de interpretación
profética desarrollada por el jesuita Francisco Ribera, en su oposición a la reforma para
destruir el protestantismo.
Una segunda característica importante de su condición es la armonía con Roma
de causa común en asuntos político religiosos. La alianza fundamentalista carismática con
el catolicismo romano y la Casa Blanca está bien documentada por el conocido autor
Lawrence Lader en La Política, el Poder, y la Iglesia.
El movimiento carismático (espiritismo bajo un disfraz cristiano), saltó todas las
fronteras y ha unificado a todas las iglesias. Roma, el protestantismo apóstata y el
espiritismo se han unido a través del vínculo del movimiento carismático que otrora era
una tendencia despreciada. En el movimiento carismático, el catolicismo romano ha
encontrado un instrumento por excelencia para atraer a sí mismo a todas las iglesias.

¿CUÁLES SON LOS PLANES DEL PAPA PARA LA IGLESIA ADVENTISTA


9
DEL SÉPTIMO DÍA?
La perspectiva de Juan Pablo II, de acuerdo a Malachi Martín, experto del Vaticano con
respecto a grupos como los adventistas del séptimo día, es la siguiente: Los adventistas se
formaron, según él, en un contexto de rebelión contra la autoridad y el privilegiado poder
de enseñanza de la iglesia romana.
Habiendo subido a gatas en el “avance de la caravana georreligiosa” de la iglesia papal, el
adventismo ha permanecido donde desembarcó, reteniendo sus profundas objeciones a la
autoridad y a la persona de Juan Pablo.
Al echar una mirada a esta rebeldía, él toma la posición de que el adventismo
“contiene algo de toda la revelación de Dios para su iglesia, la cual puso bajo el cuidado
de Pedro. En el día de recompensa y castigo, que todos estos grupos esperan (incluyendo
los adventistas), cualquiera sea el elemento de la verdadera religión que cada uno
sostiene, sin duda serán integrados en una profesión de completa fe en Cristo” (The Keys
of This Blood [Las llaves de esta sangre], p. 287).
Observando cuidadosamente estas declaraciones desde la perspectiva de la teología
católica romana (que definidamente no tiene la misma trama de los eventos del tiempo
del fin que nosotros) y la manera en que Martín define los términos internos y
contextuales, el Papa Juan Pablo cree que el catolicismo romano absorberá al
adventismo del séptimo día.
Juan Pablo sostiene que los grupos como el de los adventistas, “están destinados a sufrir
una serie de impactos y mutaciones al adaptarse de grado o por la fuerza al nuevo
globalismo que emana de otros grupos más poderosos. Es imposible que cualquiera de
ellos (los grupos que difieren con Roma) pueda mantenerse con fuerza vibrante y
progresiva, a menos que permitan que sus principios se amplíen más allá de los confines
tradicionalmente observados. Los individuos entre ellos podrán por un tiempo
mantenerse restringidos. Pero inevitablemente, como grupo tendrán que enfrentar
alternativas extremas. O se globalizan realmente y por completo y son capaces de
colaborar en edificar la estructura geopolítica o, como grupo, permanecen firmes,
reducidos en números e influencia y finalmente pierden su identidad como parte operante
en el nuevo orden” (Ibíd., p. 291, 292).
¿Qué está diciendo Juan Pablo? El adventismo debe someterse a su nuevo orden mundial
o desaparecer.
Pero el adventismo bíblico no se someterá ni desaparecerá. En medio de las más
encarnizadas persecuciones que jamás se hayan librado, recibirá el poder de la lluvia
tardía, dará el fuerte clamor y andará en la gloria que brilla del trono de Dios.
POR MEDIO DEL MOVIMIENTO CARISMÁTICO, EL ADVENTISMO ESTÁ
SIENDO AFECTADO POR ROMA.
En 1958 el Papa Juan XXIII empezó su pontificado, en el cual empezó una renovada
campaña de infiltración jesuita en las iglesias protestantes. Su primera meta según
el testimonio del Dr. Rivera, era alcanzar a la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
10
El mensaje que se debía llevar a las iglesias era de amor y unidad (absorción hacia
Roma) y esto se debía llevar a cabo por medio del movimiento carismático. Los
caballeros de Colon, Juventud Católica en Acción y la Legión de María fueron dirigidos
por los jesuitas en ese esfuerzo. En la década de los ‘70 el movimiento carismático hizo
un esfuerzo para entrar en nuestras iglesias pero todavía había mucha resistencia. Para el
año 1990 y bajo la apariencia de un movimiento de celebración, ha sido aceptado con
los brazos abiertos.
Junto con la corrupción de la verdad en las doctrinas, vino un diluvio de mundanalidad
que llevó a la ignorancia de la verdadera experiencia del evangelio, resultando en una
pasividad ciega que preparó el escenario para el desarrollo de un ministerio jerárquico,
una maldición dondequiera que se encuentre, que puede controlar fácilmente de arriba
hacia abajo. Esto explica la velocidad asombrosa de propagación del movimiento de
celebración.
“Ignacio (Loyola, fundador de los jesuitas) destinó a su organización a reproducir en su
existencia laboral, los principios jerárquicos según el cual ‘el inferior se somete al
superior’ y donde todos los elementos se unían en reconocimiento a una autoridad
superior, por lo tanto, estaban listos para obedecer... era una autoridad piramidal”
(Malachi Martín, The Jesuits, p. 189). “Pero entre vosotros, no será así”, dijo Jesús
(Mateo 20:26).
El uso del movimiento de celebración en la iglesia local como una fuerza política para
unir los elementos mundanos y desplazar a los fieles, adventistas históricos; el
entrenamiento del liderato en el control de la mente por hipnotismo usando programas
Neurolingüísticos para controlar a las congregaciones y a los individuos; la bien
coordinada promoción del movimiento de celebración por parte de la estructura; los
ataques coordinados de la estructura contra aquéllos que se atreven a expresarse
libremente en cuanto al movimiento de celebración; la fecha escogida para registrar el
nombre de la denominación y para iniciar juicios sobre la marca registrada; el
entrenamiento a nuestros ministros en celebración; nuestra participación como
miembros de la división nacional del concilio mundial de iglesias a la manera teológica
de los jesuitas; adulando o tratando de quedar bien con Roma; todos apuntan a algo más
que una mundanalidad fortuita que ha entrado. Estamos frente a una tentativa
sistemática, bien organizada para borrar lo que todavía queda del adventismo histórico.
Un estudio sobre la historia de Roma revela que ella desearía crear en nuestra iglesia
una estructura jerárquica controlada entre bastidores por influencia jesuita, desde la
posición más encumbrada, armada con las sanciones de la ley civil, cuyas decisiones
mecánicamente lleven a cabo los devotos leales a la estructura, como el medio más
eficiente para exterminar la verdad del mensaje del tercer ángel.
LEALTAD A LA ESTRUCTURA EN VEZ DE LEALTAD A LA VERDAD
Sistemas sofisticados de engaño están disponibles para los jesuitas como los desarro-
11
llados por el católico Dzerzhinsky, fundador de la temible policía CHECA y precursor
del NKVD y la KGB en Rusia. Este sistema fue “ideado y perfeccionado para obtener el
consentimiento de los que están siendo engañados” (The Keys of This Blood, p. 219).
Roma utiliza efectivamente a especialistas en distorsionar la verdad, para hacer
fracasar todo intento efectuado para descubrir su conspiración.
Mientras disminuye el amor por la verdad y la mundanalidad y doctrinas falsas
invaden la iglesia, la lealtad a la estructura de la iglesia suplanta la lealtad a la verdad.
Esa estructura es vulnerable para muchos. Quedan pocos que quieren o que les
importa distinguir entre la verdad y el error. La salvación llega a ser una cuestión de
obediencia a la jerarquía.
Un dogma de la orden jesuita declara que si la iglesia dice que el negro es blanco, a la
sazón negro es blanco. Al seguir este principio, multitudes están promoviendo
inconscientemente la absorción del adventismo por Roma.
La medalla otorgada al Papa, entregada por uno que es ahora el director del Departamento
de Libertad Religiosa; el dogma católico romano; el rechazo de los oficiales de la
Asociación General del libro El conflicto de los siglos y la posición de las Escrituras en
cuanto al Papado y el affidávit jurado de la Asociación General en el caso del pleito
contra Marikay McCleod en el cual la Asociación General declaró que la ex postura
anticatólica de la iglesia ha sido arrojada al montón de basura de la historia; los
artículos de Indianapolis Star [La estrella de Indianápolis] del 13 y 14 de julio de 1990,
en el cual los representantes de la Asociación General declaran que un folleto que
contiene la posición de El conflicto de los siglos en cuanto a Roma, es basura. Y que unos
pocos todavía se adhieren a él como una espina en la carne. El documento BRI:
“Una apelación para la Unidad de la Iglesia” (p. 5) que declara que la iglesia
mundial jamás ha considerado que las doctrinas de la naturaleza de Cristo, la naturaleza
del pecado y la doctrina de la justificación por la fe en el marco del tiempo del fin, son
esenciales para la salvación; el emplear a católicos romanos en nuestras instituciones...
todos apuntan a la eficacia de la interacción de las fuerzas de la mundanalidad y de la
propaganda, influencia, propósitos y política de Roma dentro de nuestra iglesia. Su gran
propósito es absorber al adventismo y a todas las otras creencias hacia el redil de
Roma.
“Habrá espíritus seductores y doctrinas de demonios en medio de la iglesia, y estas
malas influencias aumentarán. Pero mantén tu confianza firme hasta el fin...” (Alza tus
ojos, p. 166).
“Cuando estos engaños espiritistas se manifiesten como lo que realmente son, es a saber,
la obra misteriosa de los malos espíritus, los que hayan tomado parte en ellos serán
como hombres que han perdido el juicio” (Cada día con Dios, p. 313).
“Todos necesitan sabiduría para investigar cuidadosamente el misterio de iniquidad que
figura en forma tan destacada en las postrimerías de la historia de esta tierra... En el
tiempo mismo en que vivimos, el Señor ha llamado a su pueblo y le ha dado un mensaje
para presentar. Lo ha llamado a exponer la maldad del hombre de pecado,
12
que ha hecho que la ley del domingo un poder distintivo, que ha pensado en cambiar
los tiempos y la ley, y ha oprimido al pueblo de Dios que se mantiene firme para
honrarlo y guardar el único verdadero día de reposo, el sábado de la creación, como
santo para el Señor” (Testimonios para los ministros, p. 115).
“Las persecuciones de los protestantes por parte del catolicismo, debido a las cuales la
religión de Jesús fue casi aniquilada, serán más que imitadas cuando se unan el
protestantismo y el papado” (Eventos de los últimos días, p. 151).
Roma organiza su trampa con consumada habilidad. Un mundo a quien ella llevó
a la celebración, pronto sentirá el puño de una furibunda inquisición más encarnizada que
la de la Edad de las tinieblas.
Los documentos del Vaticano II divulgan la estrategia de Roma de usar un servicio
universal de celebración para asimilar a todas las iglesias a su redil. El pueblo de
Dios está frente a una encrucijada. ¿Obedecerá a Dios y disfrutará la resplandeciente
libertad eterna o seguirá a Roma a la esclavitud y a la muerte eterna? Son de Dios
solamente si le obedecen y se visten con la justicia de Cristo purificando sus almas
en obediencia a la verdad.
“La Palabra de Dios ha dado advertencias respecto a tan inminente peligro; descuide
estos avisos y el mundo protestante sabrá cuáles son los verdaderos propósitos de Roma,
pero ya será tarde para salir de la trampa. Roma está aumentando sigilosamente su
poder. Sus doctrinas están ejerciendo su influencia en las cámaras legislativas, en las
iglesias y en los corazones de los hombres. Ya está levantando sus soberbios e
imponentes edificios en cuyos secretos recintos reanudará sus antiguas persecuciones.
Está acumulando ocultamente sus fuerzas y sin despertar sospechas para alcanzar sus
propios fines y para dar el golpe en su debido tiempo. Todo lo que Roma desea es
asegurarse alguna ventaja, y ésta ya le ha sido concedida. Pronto veremos y palparemos
los propósitos del romanismo. Cualquiera que crea u obedezca a la Palabra de Dios
incurrirá en oprobio y persecución” (Seguridad y paz en el conflicto de los siglos, p.
639).

CELEBRAD, Y EN MEDIO DE LA CELEBRACIÓN, ANIQUILAD


Era el 19 de agosto de 1572, cuatro días antes del ataque relámpago. La masacre de San
Bartolomé, el complot para aniquilar al protestantismo en Francia, había sido preparada
en absoluto secreto. Las naciones desprevenidas celebraron con una gran fiesta el astuto
arreglo de la boda entre la hermana del rey y el líder protestante, Enrique de Navarra. La
celebración duró cuatro días. Luego, en el silencio monótono de la noche, sonaron las
campanas. Los soldados comprendieron la señal. Había llegado el momento de tomar la
sartén por el mango. Miles de protestantes dormían tranquilamente en sus hogares
confiando en la promesa del rey. Los soldados forzaron las puertas, arrastraron a los
protestantes y los mataron a sangre fría. El almirante Coligny, un guerrero protestante,
fue horriblemente mutilado. La masacre continuó con una furia inconcebible. Dos meses
más tarde, setenta mil de la crema de la nación había perecido.
13
El Vaticano celebró con tres vivas de Vasari honrando el evento, describiendo el ataque
al almirante, la conspiración para la masacre en el concilio del rey y la misma masacre.
Con una medalla y una estampa como recuerdo ensalzando el evento para que no quedara
en el olvido, Roma no ha olvidado la fórmula eficaz: Celebrad, y en medio de la
celebración, aniquilad.
“El uso de excitación carismática con el propósito de inducir un cambio teológico
y experimental es muy antiguo. Comentando el uso de este fenómeno en las religiones
ocultas de Babilonia, Alexander Hislop nota: “Todo fue concebido como para impulsar
las mentes de los novatos hacia el más elevado grado de excitación que, después de
haberse sometido implícitamente a los sacerdotes, éstos estarían preparados para recibir
cualquier cosa” (Las dos Babilonias, p. 67).
Ambas Babilonias, la antigua y la moderna, ven el papel de excitación emocional
del movimiento carismático (de celebración), como la herramienta psicológica para
someter la voluntad del creyente al ministro del Señor, por medio de la cual se puede
efectuar un cambio práctico y teológico en la conducta en el culto.
Dentro del adventismo del séptimo día existe un punto divisorio crucial entre los
que aceptan ávidamente el movimiento de celebración y los que resueltamente lo
resisten. La abnegación, que es una enseñanza fundamental de Jesucristo, es el punto de
división.
Los que rechazan el principio de negar y crucificar al yo en la vida cristiana y
que se han acostumbrado a ser autoindulgentes (no importa cuan sutilmente), encuentran
que sus almas responden a la dimensión mundana del movimiento de celebración, con
entusiasta aprobación.
Los que han aceptado los principios de Cristo de abnegación y crucifixión del yo,
están horrorizados por lo que está sucediendo alrededor de ellos en el movimiento de
celebración.
El mundo está inundado de autoindulgencia. La cultura que nos rodea, está
completamente saturada de ella. Los que han bebido o aceptado este principio de
autoindulgencia, están entusiasmados con la idea de una religión “celebración” y un
servicio que ya no reprueba la mundanalidad y la autoindulgencia, sino que la apoya y la
incorpora como un elemento fundamental en el servicio a Dios.
Nuestro mensaje debe ser más puntual que el de Juan el Bautista para despertar al
mundo de su autoindulgencia y estupor mortal.
“Por el camino a la muerte puede marchar todo el género humano, con toda su
mundanalidad, todo su egoísmo, todo su orgullo, su falta de honradez y su envilecimiento
moral. Hay lugar para las opiniones y doctrinas de cada persona; espacio para que
sigan sus propias inclinaciones y para hacer todo cuanto exija su egoísmo. Para andar
por la senda que conduce a la destrucción, no es necesario buscar el camino, porque la
puerta es ancha; y espacioso el camino, y los pies se dirigen naturalmente a la vía que
termina en la muerte.
“Por el contrario, el sendero que conduce a la vida, es angosto, y estrecha la
entrada. Si nos aferramos a algún pecado predilecto, hallaremos la puerta dema-
14
siado estrecha. Si deseamos continuar en el camino de Cristo, debemos renunciar a
nuestros propios caminos, a nuestra propia voluntad y a nuestros malos hábitos y
prácticas. El que quiere servir a Cristo no puede seguir las opiniones ni las normas del
mundo. La senda del cielo es demasiado estrecha para que por ella desfilen
pomposamente la jerarquía y las riquezas; demasiado angosta para el juego de la ambición
egoísta; demasiado empinada y áspera para el ascenso de los amantes del ocio. A Cristo le tocó
la labor, la paciencia, la abnegación, el reproche, la pobreza y la oposición de los pecadores. Lo
mismo debe tocarnos a nosotros, si alguna vez hemos de entrar en el paraíso de Dios” (El
discurso maestro de Jesucristo, pp. 117, 118). (íd., p. 22)

Victorious Living Ministries


PO Box 1685 Clifton - CO 81520

LA ESTRATEGIA DE ROMA EN SUDAMÉRICA


En Sudamérica la estrategia de Roma es bastante similar en el fondo a la
empleada en Norteamérica, con ligeras diferencias de acuerdo a las diferencias culturales
de los pueblos. El objetivo es siempre el mismo: reducir la espiritualidad de la iglesia,
acercarla imperceptiblemente lo más posible al sistema romano, y prepararla para la
aceptación de la ley dominical, habiendo anulado el mensaje del tercer ángel y buena
parte de la herencia profética adventista en la mente de la hermandad.
Para ello se ha llevado a cabo una cuidadosa estrategia mediante un equipo de
infiltrados cuidadosamente entrenados. Los jesuitas, por supuesto, están a la cabeza de
ellos. Hay también muchos infiltrados católicos en las filas adventistas que no son
jesuitas, pero están subordinados rígidamente a ellos.
En primer lugar, con el paso de los años se ha ido creando una estructura rígida y
autoritaria, desplazando en la mente de la hermandad la lealtad a Dios, y colocando en su
lugar la lealtad a la estructura de la Iglesia, a sus autoridades humanas, de acuerdo al
modelo católico romano. En Sudamérica esto ha sido relativamente fácil de lograr, debido
a la mentalidad tradicionalmente católica de los pueblos, que se ve reflejada en la
hermandad. Pocos en Sudamérica reconocen que el sistema bíblico de gobierno
eclesiástico es bien diferente del católico jerárquico; solamente aquellos que leen mucho
al Espíritu de Profecía y así adquieren una forma de pensar diferente que la tradicional
sudamericana, acostumbrada a las dictaduras.
Se ha impuesto la idea de que las Juntas son dirigidas por Dios, y que sus
decisiones deben ser respetadas, no importa que vayan en contra de claros principios
bíblicos. Los presidentes de las Asociaciones, cual papas romanos, se envanecen
diciéndoles a la hermandad que, si ellos estuviesen haciendo las cosas mal, entonces Dios
los quitaría de su lugar, ya que sólo a Él le corresponde el juzgarlo. Así obligan a la
hermandad a permanecer pasiva e impotente, mientras ellos realizan toda clase de
injusticias, arbitrariedades y deshonestidades. Las elecciones de las autoridades
eclesiásticas de alto rango, como los presidentes de Asociaciones, se realizan de la
manera más escandalosa, manipulándose los delegados y las Juntas, de tal manera que
15
algunos saben de antemano quiénes serán los nuevos elegidos, ya que todo fue
“cocinado” de antemano por los que realmente tienen los resortes del poder. Las
oraciones pidiendo la dirección del Espíritu Santo en las Comisiones electivas son un
insulto a Dios, porque en su mente cada uno sabe lo que tiene que decir y lo que tiene que
callar, de lo contrario perderá su puesto. Cada uno de ellos son como actores de una pieza
de teatro.
Una vez creada la estructura jerárquica al estilo católico, el resto es relativamente
fácil, porque se colocará a cada persona en el lugar que se desee, para realizar la tarea
encomendada, y a la vez se quitará a quien moleste con relativa facilidad, de manera que
todos se sientan amenazados e inseguros, y se vean forzados a vender sus principios y
callar cualquier cosa abominable que vean, para poder permanecer en su puesto, que en
muchos casos representa su única posibilidad de ingresos económicos. Así la corrupción
en las instituciones adventistas ha llegado a un punto muy grave, que ha escandalizado
aún hasta a los mundanos.

EL CAMBIO DE MENTALIDAD EN LA HERMANDAD:


SENTIMENTALISMO EN VEZ DEL RAZONAMIENTO
Roma necesitaba destruir el mensaje del tercer ángel en la mente de los
adventistas, y para eso dio comienzo hace ya tiempo a una obra paciente e insidiosa para
cambiar la mentalidad de la hermandad, buscando que deje de ser un pueblo lector y
escudriñador de la verdad revelada, para en cambio transformarlo en un pueblo que se
emocione y se guíe por sentimentalismos, y así deje de lado la actitud razonadora y
estudiosa de la verdad. Se ha dejado de lado el sistema antiguo del evangelismo en los
ciclos de conferencias, en los cuales grandes evangelistas del pasado como el Pr.
Cleveland, el pastor Daniel Belvedere, o Rubén Arn, decían la pura verdad a la gente
mediante métodos claros, didácticos y bien comprensibles. Todo eso ya no existe hoy, y
ha sido reemplazado por los famosos “Revives”, donde todo es sentimentalismo y
emoción, y donde se toman decisiones tan frágiles como telas de araña. Nada de profecías
apocalípticas, nada de desenmascarar a Babilonia como antes se hacía, nada del mensaje
del tercer ángel. El Espíritu de Profecía ya predijo este falso sistema de evangelismo en el
capítulo del “Conflicto de los Siglos” titulado en inglés “Modern Revivals” (reaviva-
mientos modernos). El título del capítulo en castellano ha sido cambiado por el de “La
verdadera conversión es esencial”, pero sus palabras son elocuentes. Allí nos dice la
sierva del Señor:
“Pero muchos de los reavivamientos de los tiempos modernos han presentado un
notable contraste con aquellas manifestaciones de la gracia divina, que en épocas
anteriores acompañaban los trabajos de los siervos de Dios. Es verdad que despiertan
gran interés; que muchos se dan por convertidos y aumenta en gran manera el número de
los miembros de las iglesias; no obstante los resultados no son tales que nos autoricen
para creer que haya habido un aumento correspondiente de verdadera vida espiritual. La
llama que alumbra un momento se apaga pronto y deja la obscuridad más densa que
16
antes. Los avivamientos populares son provocados demasiado a menudo por
llamamientos a la imaginación, que excitan las emociones y satisfacen la inclinación
por lo nuevo y extraordinario. Los conversos ganados de este modo manifiestan poco
deseo de escuchar la verdad bíblica, y poco interés en el testimonio de los profetas y
apóstoles. El servicio religioso que no revista un carácter un tanto sensacional no tiene
atractivo para ellos. Un mensaje que apela a la fría razón no despierta eco alguno en
ellos. No tienen en cuenta las claras amonestaciones de la Palabra de Dios que se
refieren directamente a sus intereses eternos.
“Para toda alma verdaderamente convertida la relación con Dios y con las cosas
eternas será el gran tema de la vida. ¿Pero dónde se nota, en las iglesias populares de
nuestros días, el espíritu de consagración a Dios? Los conversos no renuncian a su orgullo
ni al amor del mundo. No están más dispuestos a negarse a sí mismos, a llevar la cruz y a
seguir al manso y humilde Jesús, que antes de su conversión. La religión se ha vuelto
objeto de burla de los infieles y escépticos, debido a que tantos de los que la profesan
ignoran sus principios. El poder de la piedad ha desaparecido casi enteramente de muchas
de las iglesias. Las comidas campestres, las representaciones teatrales en las iglesias, los
bazares, las casas elegantes y la ostentación personal han alejado de Dios los
pensamientos de la gente. Tierras y bienes y ocupaciones mundanas llenan el espíritu,
mientras que las cosas de interés eterno se consideran apenas dignas de atención.” (CS,
pp. 516, 517)
“Dios preferiría que hubiese seis personas cabalmente convertidas a la verdad
antes que sesenta que lo profesasen y no fuesen verdaderamente convertidas.” Obreros
evangélicos, p. 383.
Evangelistas como Alejandro Bullón y Homero Salazar son ejemplos típicos de
este sistema de falso evangelismo. Además, se enseña a todos los pastores de que éste es
el sistema que debe aplicarse, y las administraciones los obligan a aplicar este método
antibíblico, con la excusa de que así se ganarán muchas almas y se alcanzarán los tan
ansiados blancos de bautismos, que todo pastor adventista sabe que debe tomar en serio,
de lo contrario su trabajo corre peligro. Así se crea una hermandad cada vez más débil e
ignorante de las profecías, porque los pastores van detrás del blanco, bautizando y
bautizando sin ton ni son, creando una realidad eclesiástica que prepara el camino para el
cumplimiento de Oseas 4: 6 “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento”.
Ciertamente el pueblo adventista está siendo destruido por su falta creciente de
conocimiento. ¿Quién está detrás de todo esto, sino los jesuitas de Roma infiltrados
dentro de la Iglesia Adventista, moviendo los hilos de un plan hábilmente trazado?
Ahora bien, debemos reconocer que las cosas están cambiando, ya que debido a
los insistentes reclamos de algunos hermanos, y a la voz de amonestación que
fuertemente levantan los movimientos de laicos independientes, la IASD está dejando de
lado los grandes bautismos en los Revives, y es aquí donde notamos la astucia de Roma,
que sabe cambiar su estrategia de acuerdo a las circunstancias, así como el camaleón
cambia su color. Cada vez son más los hermanos que muestran disconformidad
17
con el sistema de los Revives, por lo cual los dirigentes se están viendo obligados a
proponer distintos planes de trabajo a los pastores, para que las denuncias de los
movimientos independientes no puedan tener ya el mismo efecto. Es grande la capacidad
de Roma para despertar a tiempo y cambiar de estrategia, para no ser reconocida y
mantener su engaño, con diferentes disfraces.

LA ESTRATEGIA CON LOS JÓVENES ADVENTISTAS


El Club de Conquistadores.
La dirigencia católico-adventista ha prestado mucha atención a la juventud
adventista. Saben que ellos son el futuro de la Iglesia, y se han apresurado a hacerles un
“lavado de cerebro”. Hace ya muchos años que comenzaron con esta tarea, introduciendo
el llamado “Club de Conquistadores”, hermano del Club de “Boys Scouts” de la Iglesia
católica. El Vaticano creó a los “Boys Scouts” con la finalidad de disciplinar a sus niños y
jóvenes en un sistema militar, para que cuando llegasen a adultos estén acostumbrados a
la obediencia a los hombres de la Iglesia, y pudiera disponer de ellos como un ejército de
soldados obedientes. Con la misma finalidad, los infiltrados católicos crearon el Club de
Conquistadores dentro de la Iglesia Adventista. Se trata mediante el mismo de que los
jóvenes adventistas no piensen por sí mismos, sino que se acostumbren a la obediencia
pasiva a sus autoridades humanas, al estilo católico. Además, se aprovechan las
actividades del Club para destruir en todo lo posible la verdadera espiritualidad,
reemplazándola por diversiones y entretenimientos mundanales, reduciendo al mínimo
posible la aparición de la Palabra de Dios y a nada el Espíritu de Profecía. Se le da al
joven lo que al joven le gusta, con la excusa de que sino “se irán al mundo”. Esta terrible
trampa engaña a los padres adventistas, que piensan que mientras sus hijos estén en la
Iglesia hay esperanza de salvarlos, mientras que se los está llevando a la perdición con las
actividades que la misma Iglesia organiza.

Los encuentros de Jóvenes.


Otro aspecto al que se ha prestado mucha atención es al de los Encuentros, o
Congresos de Jóvenes. En ellos se trata de educar intensamente a la juventud adventista
en la nueva dirección ecuménica que se le quiere dar a la Iglesia. Además de la intensa
mundanalidad y el escaso respeto por el sábado, se van agregando paulatinamente cada
vez más elementos de acercamiento y familiaridad con Roma. Imágenes, mensajes
subliminales, temas de predicación cada vez menos relacionados con el mensaje
adventista, y hasta se ha llegado a realizar los Congresos en predios de la Iglesia Católica,
poniendo a sí a la vista de la juventud, de por sí débil espiritualmente y sujeta a muchas
tentaciones, toda la panoplia pagana del romanismo, y sugiriendo a todos que los líderes
católicos son buena gente, que no debemos temer nada de ellos, que no nos van a
perseguir, o que si algún día eso acontece, no es el tiempo hoy, aún falta mucho. La
música es cada vez más mundana, pareciéndose mucho a la de los lugares de baile. El
18
Rock lento, con toda su infernal influencia, se ha popularizado en la música joven
adventista.
Los programas de la Sociedad de Jóvenes.
Son éstos cada vez más mundanales, y las cosas espirituales son minimizadas,
cuando no tomadas a tono de burla. Juegos, diversiones, piezas teatrales, hechos
divertidos en pleno templo, sonrisas y bromas permean las sociedades de jóvenes
adventistas. Las reuniones sociales se asemejan cada vez más a una reunión mundana
común, con billares, metegoles y todo tipo de competencias. En algunas iglesias, hasta se
coloca de fondo una música mundana suave que incita al cuerpo al baile.
Cualquier manifestación de fidelidad entre los jóvenes es señalada como
fanatismo, y como por lo general ningún joven soporta el verse aislado de su grupo,
termina adaptándose a los que lo rodean, convirtiéndose en un tibio y mundano, de lo
contrario no tendrá aceptación entre el grupo.
Algo parecido ocurre con las Escuelas y Colegios adventistas, que son cada vez
mejores instrumentos del Nuevo Orden Mundial, para mundanalizar a la juventud y
prepararla para el ecumenismo total al cual se dirige con pasos apresurados la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, cuyo nombre ha perdido bastante el sentido. . .

Resultados de esta estrategia.


Los resultados de esta estrategia de los jesuitas para destruir a la juventud
adventista están muy a la vista. Hoy en día casi todos los jóvenes adventistas son tibios
tirando a fríos espirituales, con una carga muy grande de mundanalidad. Muy pocos entre
ellos leen libros del Espíritu de profecía, o se dedican a la obra misionera abnegada. Son
más infelices que los mundanos, porque piensan que Dios no tiene nada más para ellos
que lo que la Iglesia les ofrece. Se sienten frustrados, impotentes para vencer el pecado,
llenos de tentaciones y pecados ocultos. Temen perderse, y por eso mismo no desean oír
sobre la Segunda Venida de Cristo ni sobre temas proféticos, porque les da miedo. Su
condición es realmente penosa. Quiera Dios que alguna cosa ocurra para sacudir a
nuestros jóvenes, y que despierten a su triste realidad antes que sea demasiado tarde.

EL ATAQUE AL PÚLPITO ADVENTISTA


Bien sabe Roma que la hora del sermón es la más sagrada de la semana para todo
adventista. Por eso es que ha realizado un ataque sistemático al púlpito adventista,
eliminando del mismo todos los temas que podrían producir un verdadero despertar entre
el pueblo. Temas como el santuario, el juicio investigador, las profecías, la justificación
por la fe tal como es en verdad, la santificación bíblica, la preparación para la crisis final,
la salida al campo, el Espíritu Santo y la lluvia tardía, amén de la reprensión de los
pecados prevalecientes en la iglesia, han sido o están siendo eliminados del púlpito
adventista, y a los que persisten en predicar estos temas simplemente se les prohíbe el
púlpito, lo cual es muy fácil de hacer con la estructura jerárquica y dictatorial ya
establecida.
19
MENSAJES SUBLIMINALES SATÁNICOS.
Lo que vamos a comentar y mostrar a continuación es por demás elocuente.
Como parte de su estrategia para destruir la espiritualidad del pueblo adventista, Roma ha
introducido, mediante sus muchos infiltrados, imágenes subliminales con mensajes
satánicos o católicos en las imágenes de las revistas y libros adventistas. Esto parece
difícil de creer, pero los hechos están a la vista. Bien saben los jesuitas, siempre muy
estudiosos de la mente humana y de la manera de influir en ella para el mal, que mediante
los mensajes subliminales se puede afectar la mente . . . sin que la persona lo note. Pero
ha llegado el tiempo en que todo debe ser descubierto y expuesto. Veamos sólo algunas
evidencias de los mensajes subliminales, que bastarán como muestra.

Frente, echada
hacia atrás.
Ojos

Nariz

Boca, abierta

Barba

La figura de la izquierda es muy familiar para los adventistas, y es la tapa de uno


de sus libros inspirados más conocidos, “El Deseado de todas la gentes”, tal como se
puede apreciar. El recuadro blanco de la cabellera de Jesús ha sido ampliado a la
izquierda, donde claramente se puede observar un rostro satánico, parecido al de un
simio, mirando hacia el lado contrario al que mira Jesús, y con la boca abierta, como
hablando un mensaje. Si abrimos todo el libro y colocamos la contratapa al lado de la
tapa, notaremos que la gente de todas las naciones está dirigiendo su mirada a Satanás, en
un acto de adoración universal.
20
Podemos decir, además, que este rostro de Cristo es una pintura católica. No es
de extrañarnos, entonces, que contenga mensajes subliminales satánicos. Este intento de
colocar mensajes católicos que dañen la mente en los libros de E. de White no es nuevo;
ya en 1897 hubo una tentativa semejante, que Elena de White denunció y rechazó con su
habitual energía:

“Deseo decirle que me he sentido tristemente defraudada por los recortes


preparados para libros como la Vida de Cristo (El Deseado de todas las gentes).
Considero que si el hermano "A" acepta tales imágenes, sus ojos y gustos han perdido su
agudeza mental. No puede esperar que me agraden dichas reproducciones. Observe
minuciosamente estas figuras y verá que fueron copiadas de diseños católicos o fueron
hechas por artistas católicos. El cuadro de María tiene la fisonomía de un hombre, a
Cristo se lo representa con dos dedos prominentes mientras que los otros están cerrados,
es un símbolo totalmente católico y me opongo a esto. Veo poca belleza en los rostros de
las personas. Los paisajes y escenas de la naturaleza no son censurables pero jamás podría
descansar mis ojos sobre los rostros en el cuadro sin sentir dolor.
“Preferiría no tener ninguna ilustración antes que tener retratos que no son más
que desfiguraciones de la verdad. Ésta es mi opinión. ¿Dónde está el ojo discernidor?
Sería mejor pagar un precio doble o triple para tener ilustraciones que no perviertan los
hechos, si es que hemos de tenerlas. Hubiera preferido que no se esforzaran en poner
ilustraciones, sino más bien que distribuyeran el libro y permitieran que éste hable por sí
mismo. Considero que los rostros en esas escenas están tan pobremente representados que
es una perversión de los hechos.
“Si éste es el trabajo de "A", no puedo aceptarlo como diseñador, y si él puede
aceptar esas representaciones, no puedo respetar ni honrar su juicio. No perjudique mi
libro con desfiguraciones que rebajan los hechos y el contenido que representa. El
hermano "A" necesita santificar sus sentidos para entender la espiritualidad de la verdad.
Es posible que esté estudiando las artes europeas, pero en casi todos sus diseños se verán
rasgos católicos.” Carta 81a, 20 de diciembre de 1897

¿Quién era el “hermano A” que diseñó ese rostro de Cristo y de María con
evidentes tendencias católicas, que causó tal reprobación en el Espíritu de Profecía? Es
muy probable, por no decir casi seguro, de que se trataba de un infiltrado católico, ya que
esta perversa estrategia católica viene practicándose desde hace ya siglos, para destruir la
fe de los hijos de Dios.
Pero si de aquel tiempo podemos decir “muy probable”, en el caso de la tapa del
“Deseado de Todas las gentes” de hoy, sabemos por un lado de que su autor es católico,
pero lo peor del caso es ¿quién autorizó la publicación de esa imagen? ¿Quién la
propuso? Sin duda alguna: infiltrados católicos. Ellos no tiene reparos en ignorar
voluntariamente las advertencias de E. de White. Son agentes de Satanás, y están muy
activos en preparar las mentes de los adventistas de hoy para recibir pronto “la marca de
la bestia”.
21
Veamos ahora otro caso de mensaje subliminal satánico:
Boca abierta y curvada
hacia abajo, en expresión
de ira.
Ojos Nariz

Líneas curvadas, que señalan inconscientemente


hacia el lugar exacto donde está el rostro satánico.
Las imágenes son claras. El recorte de la derecha muestra, dentro del círculo, un
rostro satánico en actitud de ira. Precisamente en otro libro adventista muy importante,
tal vez el más importante y conocido: El Conflicto de los Siglos, o El Gran Conflicto.
¿Quién coloca estas imágenes en los libros adventistas? ¿Gente cristiana? No, jamás un
cristiano procurará que la gente observe a Satanás. Estos son mensajes subliminales,
que a simple vista no se los notan, sino después de una muy cuidadosa observación. El
lector normal no los notará, pero afectarán su mente ciertamente, y harán daño a su
carácter cuanto más mire la imagen, porque nos transformamos a lo que miramos, y
esto es cierto también en los mensajes subliminales, que no son percibidos en forma
conciente, pero sí son recibidos por el subconsciente, que después aflorará en la manera
de pensar y en las acciones diarias.
“Así precisamente es cómo Satanás procura aún la ruina del alma. Antes que el
cristiano peque abiertamente, se verifica en su corazón un largo proceso de prepa-
ración que el mundo ignora. La mente no desciende inmediatamente de la pureza y la
santidad a la depravación, la corrupción y el delito. Se necesita tiempo para que los que
fueron formados en semejanza de Dios se degraden hasta llegar a lo brutal o satánico.
Por la contemplación nos transformamos. Al nutrir pensamientos impuros se le
vuelva agradable” (Patriarcas y Profetas, p. 490)
“Satanás emplea todos los medios posibles para popularizar el delito y los
vicios envilecedores.” (PP 490).
22
Veamos un caso más, muy evidente:

Ojos satánicos
en mirada
amenazante

Esta es una Revista


supuestamente misionera,
que contiene una “breve
exposición de las 27
creencias fundamentales
de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día” . Pocas
personas se detendrán a
leer su contenido, pero
muchas observarán su
tapa, creyendo ver en ella
sólo una bella ilustración
de Jesús, cuando en forma
inconsciente está
penetrando en su mente un
mensaje satánico. ¿Cuál
será el saldo de la
influencia de esta revista?

Rostro satánico dentro del círculo blanco


(el círculo lo señalamos a fin de evidenciar dicho rostro).

Para muestra basta con estos tres ejemplos. Pero cabe decir que hay mensajes
subliminales satánicos y pro-católicos en muchas publicaciones adventistas, así como en
la música adventista de producción más reciente. Sin duda alguna, la infiltración católica
ha alcanzado límites muy grandes, y puede decirse sin exagerar, que la dirigencia
adventista se ha convertido en “habitación de demonios y guarida de todo espíritu
inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible” (Apoc 18: 2).

COMO RECONOCER A UN INFILTRADO CATÓLICO


EN LA IGLESIA ADVENTISTA
23
Daremos ahora cuarenta características de los mismos. Recordemos que están
en todos los niveles de la Iglesia, desde los laicos comunes, hasta los presidentes de
Divisiones y Asociación General. Ya Elena de White lo había sugerido claramente:
“Habrá, aun entre nosotros, mercenarios y lobos con vestidos de ovejas que
persuadirán al rebaño de Dios a presentar sacrificios a otros dioses delante del Señor...
Jóvenes que no están establecidos, arraigados y afirmados en la verdad, serán
corrompidos y arrastrados por ciegos que guían a otros ciegos; y los impíos, los
despreciadores que dudan y perecen, que desprecian la soberanía del Anciano de días y
colocan en el trono un falso dios, un ser de su propia definición, un ser totalmente
semejante a ellos mismos, serán agentes en las manos de Satanás para corromper la fe de
los incautos.” (Mensajes Selectos, T. 3, pág. 454)

1. Al principio se tratan de ganar la confianza de la hermandad; llevan una vida


aparentemente disciplinada y poseen, en general una personalidad atractiva, pero
jamás dan evidencia verdadera de haber nacido de nuevo y experimentado la
conversión bíblica.
2. Rápidamente alcanzan los cargos directivos de la iglesia, apoyados por los otros
infiltrados y por aquellos que consiguen engañar para que los apoyen.
3. Una vez en la Junta de Iglesia, manifiestan sus verdadero objetivos, que siempre
tenderán a disminuir la espiritualidad de la hermandad y la acción misionera.
4. Un principio básico de ellos, por así decirlo, es el maquiavélico de que “el fin
justifica los medios”. Si objetivo es la destrucción espiritual de la Iglesia Adventista;
cualquier cosa que contribuya a ese fin está bien.
5. Se oponen, directa o sutilmente, (depende el ambiente), a la Reforma pro-salud.
Tratan de hacer creer que se puede ser un cristiano ejemplar y seguir comiendo carne,
lo que no les parece importar en lo más mínimo. Tratan de hacer quedar como
fanático al que respeta fielmente la santificación en la forma de comer y beber.
6. Se oponen a la predicación de la santificación bíblica, al nuevo nacimiento, al estudio
profundo y fiel sobre el Espíritu Santo y su obra en nosotros (en especial la lluvia
tardía).
7. Atacan la naturaleza de Cristo y del Espíritu Santo. Sutil o abiertamente, según las
circunstancias, tratan de enseñar que Jesús no era como nosotros, y por lo tanto
nosotros no podemos ser como él, ni vale la pena entonces procurar la perfección del
carácter ni la santificación progresiva. Rebajan el poder y la personalidad del Espíritu
Santo, como si no fuese Dios ni una persona divina.
8. Se oponen a la doctrina del Santuario como originalmente creían nuestros pioneros y
EGW, y al Juicio Investigador; al mensaje a Laodicea, y a todo lo que realmente
produciría un reavivamiento.
9. Son expertos en manipular la mente, tanto en forma colectiva como individual. Para
ello utilizan diversas técnicas neurolingüísticas, y los mensajes subliminales, (por
ejemplo, mediante una frase sorpresiva cuando están hablando de otro tema),
altibajos llamativos, modulación de la voz arrulladora o dictatorial, dependiendo de
24
las circunstancias el uso de alguna de las técnicas neurolingüísticas de manipulación
mental.
10. Saben utilizar los mensajes subliminales también mediante las imágenes y mediante la
música.
11. A pesar de su normal amabilidad, de vez en cuando dejan ver su verdadera
personalidad: fría, implacable y extremadamente dictatorial.
12. Son maestros del engaño. Saben planear bien sus mentiras, de manera que resulta
difícil probar que hayan mentido. Siempre se aseguran de que haya algunos que los
defenderán en sus falsas pretensiones, y cuando sus mentiras son descubiertas, tratan
de confundir la situación lo más posible. Y si son finalmente confrontados con las
evidencias, llegarán a decir: “bueno, finalmente es tu palabra contra la mía”,
porque saben que los otros compañeros católicos que hay en la misma iglesia
mentirán como él para apoyarlos.
13. Cuando trabajan en equipo, suelen fungir estar enfrentados, para alejar sospechas.
14. Siempre se oponen, abierta o sutilmente, a los planes misioneros de la iglesia en su
verdadera misión, en especial a la predicación de las profecías y del sábado como
sello de Dios, la marca de la bestia y los mensajes de los tres ángeles.
15. Tratan de hacernos creer que los católicos son buenos creyentes, que son nuestros
amigos y que podemos confiar en ellos.
16. Para ello nos tratan de relacionar la más posible con las instituciones católicas.
Realzan todo lo positivo que puedan de ellas, y no mencionan nada sobre la
perversidad manifestada históricamente contra los hijos de Dios con horribles
crueldades, persecuciones y crímenes.
17. Saben adular y especialmente manipular los sentimientos; mayormente lo logran con
las hermanas, y a través de ellas llegan a estorbar o detener la obra de sus maridos
fieles.
18. Saben desunir sembrando cizañas de malas opiniones de un hermano contra otro,
hasta lograr que se enfrenten y pierdan el buen espíritu y su utilidad.
19. Sus familias nunca dan evidencia alguna de conversión.
20. Minimizan, desprecian o eliminan totalmente el Espíritu de Profecía.
21. Aunque saben ser corteses y agradables, a veces eliminan sutilmente el ambiente
espiritual de una reunión, con actitudes risueñas, chistes, bromas, o desviando la
atención de los oyentes del tema principal mediante cualquier estratagema sutil.
22. Rebajan lo más que pueden la sacralidad del sábado, hablando sobre cualquier tema
en las horas sagradas y arrastrando a los hermanos a transgredirlo y apartarlos del
necesario clima santo.
23. Saben muy bien cómo decir frases claves que pueden hundir en la desesperación a
alguien a quien desean derribar; saben provocar y llevar a una discusión inútil,
para después señalar el espíritu poco cristiano que tal o cual manifestó en medio de la
discusión, que sutilmente ellos provocaron.
25
24. En tono jocoso o de broma utilizan frases que son como semillas en la mente del
oyente para volvernos al catolicismo. Por ejemplo, “si Dios quiere y la virgen”,
“como dijo el santo padre”.
25. Son maestros de la acusación y de la calumnia destructiva hacia algún siervo de Dios
que desean desacreditar para acabar con su obra e influencia.
26. Siempre aparentan defender lo que en realidad están combatiendo sutilmente, y
viceversa. Poseen doble cara.
27. Son rencorosos y muy vengativos, y buscan hacerse respetar mediante el miedo.
28. Algunos de ellos son espiritistas practicantes, y en ocasiones salen a la luz sus
actividades secretas con los demonios.
29. Atacan y destruyen, si pueden, a la mayor fortaleza del cristianismo: la familia
cristiana. A menudo apoyan el divorcio o la separación de los hogares cristianos.
Provocan conflictos entre cónyuges que se relacionaban bien, hasta lograr separarlos
y enajenarlos uno contra el otro.
30. La destrucción del sistema educativo adventista es uno de sus objetivos básicos. Lo
que más temen es que nuestros niños sean formados en los principios bíblicos;
saben que así se formarán poderosos testigos de la verdad, y desean impedirlo a toda
costa. Hacen todo cuanto esté a su alcance para que se cierren las escuelas
adventistas, o se vuelvan casi católicas.
31. Los niños adventistas son su blanco especial, por el mismo motivo. Los tratan de
conquistar con lo que a ellos les gusta, les ofrecen golosinas, los llevan al Club de
Conquistadores, les tratan de mil maneras de amoldar la mente para que piensen
mundanalmente, y no amen a Dios ni a su Palabra.
32. Jóvenes católicas entran en la iglesia adventista con el fin de seducir y hacer caer a los
siervos de Dios, a pastores fieles u otros hermanos; luego se encargan de ventilar el
asunto y destruir su influencia.
33. Cuando se trata de destruir la influencia de un siervo de Dios, siguen tres pasos: a.
desacreditarlo mediante calumnias bien armadas; b. Tratar de aislarlo totalmente, que
se quede solo, para que se desanime y no pueda cumplir su misión; c. Si todo esto no
da resultado, entonces se lo buscará eliminar de cualquier manera, incluyendo el
crimen.
34. Saben decir frases que serán semillas sutiles que tenderán a la desobediencia de la
palabra de Dios; por ejemplo: “el sábado no te va a salvar”; “estudiar mucho la
Biblia te puede volver loco”; “los que predican profecías se vuelven monotemáticos y
se olvidan de las otras partes de la Biblia”; “no hay que ser fanático con el asunto
de la carne”; “no hay que predicar temas que sean un tropiezo a los hermanos”;
“dejemos que los jóvenes se sientan a gusto en la iglesia haciendo tal o cual
actividad; sino se irán al mundo a hacerlo”; “no hay que adelantar la persecución
predicando profecías que pueden ofender a otras iglesias”; “no tenemos que hablar
mal de los católicos”; etc.
35. Cuando un infiltrado es líder y se descubren sus errores, recurre a frases como: “si yo
estuviese tan mal como dicen, ¿no podría Dios sacarme del cargo que ocupo?”
26
(sutilmente está diciendo: si Dios permite que ocupe este cargo, es porque Él aprueba
mi gestión, y nadie debe entonces cuestionarme).
36. Tratan de hacer de la iglesia un lugar de diversión; siempre procuran arrastrar a los
jóvenes a la insensatez, las bromas y los chistes.
37. Favorecen el teatro en la sociedad de jóvenes, junto con programas para jóvenes
destinados a mantenerlos en la tibieza y mundanalidad,
38. Promueven entusiastamente el Club de Conquistadores; un hábil instrumento creado
por la Iglesia católica (“Los Boys Scouts”), e introducido en la iglesia adventista por
los mismos infiltrados con el fin de rebajar la espiritualidad de los jóvenes creyentes
y reemplazarla por el respeto exagerado a la autoridad humana al estilo militar; así
van acostumbrando a la mente a reemplazar a Dios por la autoridad del hombre. Una
vez organizado el club, promueven reglamentos y actividades que tienden a
transgredir el sábado y las normas bíblicas. Promueven el sensualismo entre los
jóvenes; sutilmente los llevan a los deseos carnales y la promiscuidad. Rebajan la
santidad de la oración y la reducen a un simple requisito frío y formal. Buscan darles
a los jóvenes lo que les gusta a ellos, así se aseguran su apoyo incondicional.
Promueven la música profana que elimina la espiritualidad y alienta el sensualismo.
39. Nunca apoyan el estudio serio de la Biblia o del Espíritu de Profecía; antes bien lo
desalientan todo lo que pueden; en lugar de eso dan al pueblo filosofías y mandatos
de hombres.
40. Promueven con su ejemplo y palabras sutiles una ética de política y conveniencia
mundanal en vez de los principios bíblicos.

EL FUTURO DE LA ORGANIZACIÓN ADVENTISTA NOMINAL


Si bien sabemos que la verdadera iglesia NO CAERÁ, como bien está
profetizado, “Puede parecer que la iglesia está por caer, pero no caerá” (Eventos de los
últimos días, p. 184), recordemos que esto se refiere al grupo de los fieles, no a una
organización nominal. Con respecto a la organización nominal adventista del Séptimo
día, el futuro profetizado es bien diferente: apoyará la ley dominical cuando ésta se
concrete, y pasará a perseguir a los que quieran seguir guardando el sábado,
entregándolos a los católicos. Así lo dijo claramente E. de White:
“El Señor tiene una controversia con su pueblo profeso en estos últimos días. En
esta controversia hombres en las posiciones de responsabilidad tomarán un curso
directamente opuesto al seguido por Nehemías. Ellos no sólo ignorarán y despreciarán el
Sábado, sino que también intentarán mantenerlo alejado de los demás enterrándolo bajo la
basura de costumbres y tradiciones. En las iglesias y en las grandes reuniones al aire libre,
los ministros urgirán al pueblo sobre la necesidad de guardar el primer día de la semana.
Hay calamidades en el mar y tierra: y estas calamidades aumentarán, un desastre seguirá
al otro; y la pequeña hueste de concienzudos observadores del sábado serán señalados
como los que están trayendo la ira de Dios en el mundo por su descuido del domingo.”
Review and Herald, 18 – 03 – 1884.
27
“Yo vi que la iglesia nominal y los Adventistas nominales, como Judas, nos
entregarán a los Católicos para obtener su influencia para luchar contra la verdad. Los
santos serán entonces un pueblo oscuro, poco conocido para los Católicos; pero las
iglesias, y los Adventistas nominales que conocen nuestra fe y costumbres (porque ellos
nos odiaron a causa del Sábado, ya que no pudieron refutarlo) traicionarán a los santos y
los denunciarán a los Católicos como los que desprecian las instituciones del pueblo; es
decir, que ellos guardan el Sábado y desprecian el domingo.” (Spalding Magan
Collection, p. 1).

LA ACTITUD CORRECTA QUE HOY TOMAN LOS HIJOS DE DIOS


¿Qué podemos hacer hoy ante tan triste panorama? El Señor también lo tenía
previsto: romper (“quebrar todo yugo”) con la organización (las “líneas regulares”),
unirse con los fieles, y organizarse para servir a Dios como grupo independiente, pero
muy dependiente del Señor, buscando el prometido reavivamiento, la lluvia tardía del
Espíritu Santo, y preparándonos para dar el fuerte clamor final.
“Dios pide un reavivamiento y una reforma. Las ‘líneas regulares’ no han
cumplido con la obra que Dios desea. Que un reavivamiento y reforma hagan cambios
constantes. Algo se ha hecho en estas líneas, pero que la obra no pare allí. ¡No!
Quiebren todo yugo. Que el hombre se despierte y se dé cuenta que tiene una
responsabilidad individual.”
“Lo que sucede actualmente es suficiente para demostrar a todos los que tienen
un verdadero espíritu misionero, que las ‘líneas regulares’ pueden ser un fracaso y una
trampa. . . . No permitan que el egoísmo y la codicia señalen el trabajo que debe
realizarse para cumplir el gran y noble cometido que Cristo ha dado a cada discípulo.
Él, nuestro Señor y Maestro nos ha dado un ejemplo de abnegación en su vida, de
cómo debemos trabajar para avanzar el reino de Dios”
(Spalding Magan, p. 175).
“Que los que desean seguir totalmente a Cristo salgan a trabajar, aun cuando
eso signifique pasar por alto la autoridad de los pastores y del presidente” (Testimonies,
t. 5, p. 369).
“Los que conocen la verdad serán impulsados por el Espíritu Santo, y no tratarán
de controlarlo ellos mismos. Si se ajustan más las cuerdas, si las reglas se hacen más
estrictas, si los seres humanos siguen sometiendo más y más a sus colaboradores a los
mandamientos de los hombres, muchos serán impulsados por el Espíritu de Dios para
romper las cadenas, y asegurar su libertad en Cristo Jesús” (Review and Herald, 23 de
Julio, 1895).
“Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis
lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e
hijas, dice el Señor Todopoderoso.” (2ª Cor 6 : 17, 18).
28
Cuidado con el peligro de seguir asistiendo a las iglesias donde se enseña el
error. Y el error se puede enseñar no solamente de manera directa, sino más peligroso
aún, de manera indirecta, mediante mensajes subliminales, a través de las imágenes, de la
música, o de palabras muy bien estudiadas, destinadas a causar impresiones en las mentes
para llevarlas al error y al engaño, tal como Roma lo desea. El Señor nos ha advertido de
abandonar a los líderes cuando llevan al rebaño por mal camino: “Dejadlos; son ciegos
guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo”. (S. Mateo 15:
14). Y también se nos ordena no asistir a las iglesias donde se enseña el error, entre ellas,
lamentablemente, hoy también la Iglesia Adventista:
“Me fueron mostrados aquellos que creen poseer el último mensaje de
misericordia y la necesidad que tienen de estar separados de los que están bebiendo
diariamente nuevos errores. Vi que ni los jóvenes ni los ancianos debían asistir a sus
reuniones; porque es malo alentarlos así mientras enseñan el error que es veneno mortal
para el alma, y mientras presentan como doctrinas los mandamientos de los hombres. La
influencia de tales reuniones no es buena. Si Dios nos ha librado de tales tinieblas y
error, debemos destacarnos firmemente en la libertad con que nos emancipó y
regocijarnos en la verdad. Dios siente desagrado hacia nosotros cuando vamos a
escuchar el error, sin estar obligados a ir; porque a menos que nos mande a aquellas
reuniones donde se inculca el error a la gente por el poder de la voluntad, no nos
guardará. Los ángeles dejan de ejercer su cuidado vigilante sobre nosotros; y quedamos
expuestos a los golpes del enemigo, para ser entenebrecidos y debilitados por él y por el
poder de sus malos ángeles, y la luz que nos rodea se contamina con las tinieblas.
“Vi que no tenemos que desperdiciar tiempo escuchando fábulas. Nuestros
pensamientos no deben ser distraídos así, sino ocuparse con la verdad presente y en la
búsqueda de sabiduría, a fin de obtener un conocimiento más cabal de nuestra posición,
para que con mansedumbre podamos dar razón de nuestra esperanza basándonos en las
Escrituras. Mientras que doctrinas falsas y errores peligrosos se inculcan en la mente,
ésta no puede espaciarse en la verdad que ha de preparar a la casa de Israel para que
subsista en el día del Señor”. Primeros Escritos, pp. 124, 125.
¿Qué hacer entonces? Muy simple: lo que siempre han hecho los hijos de Dios a
través de los siglos cuando la iglesia cae en la apostasía: reunirse en las casas, junto con
otros fieles. “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo
en medio de ellos” (Mateo 18: 20). Si está presente Jesús, ¿qué más puede faltar? Y por
otro lado, en un gran templo, con toda la pompa del culto, si no está presente Jesús,
porque se enseña el error y la apostasía, no hay nada que valga la pena, ni razón alguna
para que vayamos allí.
Apreciado hermano/a, que Dios te bendiga mucho y guíe todas tus decisiones en
tu servicio al Señor. Que puedas experimentar pronto el reavivamiento y la reforma
profetizados, recibir la lluvia tardía, y pasar con éxito todas las pruebas finales hasta la
segunda gloriosa venida de Cristo. Y que por la gracia de Dios podamos vernos pronto en
la eternidad junto a Jesús. Amén