Está en la página 1de 2

Relación Maestro-Alumno

Los alumnos llegan a la escuela trayendo detrás de ellos una historia ya empezada,
una base sociocultural definida de antemano y además sus propios deseos e ilusiones. La
escuela y sobre todo el maestro, deben de aceptarlos en su totalidad y estimularlos en
todos los aspectos de su formación.

Se enseña a alumnos que para bien o para mal son el producto de la nueva
tecnología. Su mundo es a la vez mas grande y mas pequeño. Conocen mas cosas, pero
entienden menos de las cosas que conocen.

Son consientes de todas las posibilidades estimulantes que hay en el mundo


adulto, pero no tienen mucha idea de cómo construir puentes para alcanzarlas.

Hoy en día, el tipo de niños que vienen a la escuela y se quedan en ella es muy
variado. Muchos de estos niños carecen de ciertos dones de la infancia que los
profesores alguna vez dieron por sentados. Ya que su entorno los ha enriquecido y
empobrecido a la vez.

Además, existe un abismo entre aquellos niños que han tenido experiencias
enriquecedoras en su infancia y aquellos que no han tenido las mismas oportunidades
(cuentos, libros)

(primer clase) Muchos de los estudiantes de hoy vienen de hogares en los que no
reciben el aliento y el apoyo necesarios. Estos niños tienen un potencial para aprender
inmenso, pero llegan al a escuela con su capacidad mermada por la falta de la
experiencia, el apoyo, los modelos y los planes que, cuando entran en juego, hacen de la
educación una de las expectativas fundamentales de la vida.
(segundo clase) Por otro lado, muchos otros alumnos llegan a clase con un nivel de
conocimientos que los sitúa meses o años por delante donde se supone que deberían
estar según el currículum establecido.

La escuela debe de ser por igual para todos estos niños (para las 2 clases). Los
educadores hablan a menudo de la equidad como un asunto que afecta a la primer grupo
mencionado, mientras que la calidad afecta a los últimos (por cuidar a unos se descuidan
a otros, por lo general se encuentran a los alumnos del primer grupo)

El maestro es el encargado directo de transmitir los conocimientos mediante una


pedagogía participativa, pero es también el elemento que ha de juntar al grupo humano
que forma parte de la clase, conociendo, aceptando y armonizando las distintas
personalidades que lo integran.(Incluyente)
El trabajo del maestro requiere de una gran calidad, tanto de los objetivos que se
proponga conseguir como de la metodología que ha de seguir para favorecer el
aprendizaje de cada alumno. Para ello, es fundamental que sepa tener presente en todo
momento la personalidad y situación de cada niño, sus motivaciones y su evolución
individual.(el maestro debe adaptar su trabajo de acuerdo a los alumnos que tenga, no
todos los grupos son iguales)

***cuadros conceptuales

• El maestro entiende que los niños tienen intelecto, emociones y necesidades


físicas cambiantes
• Las clases se distinguen porque en ellas se piensa, se experimenta asombro, se
producen descubrimientos
• Los maestros de clases invitan continuamente a sus alumnos a participar en la
labor docente

Conclusión

Los jóvenes necesitan tener una relación muy estrecha con el profesor para poder
recibir una información clara, una orientación y un apoyo sin reservas, aunque de baja
intensidad, para que sean capaces de desarrollar una personalidad propia que los ayude a
adaptarse al entorno que los rodea.

También podría gustarte