Está en la página 1de 3

Declaración de los representantes del estudiantado de la

Universidad Nacional

En esta hora en que el viejo y caduco Consejo Superior Universitario ha sido


definitivamente arrojado al basurero de la historia y ha ocupado su lugar un nuevo
organismo de gobierno de la Universidad, los representantes elegidos del movimiento
estudiantil a dicho organismo consideramos necesario hacer la presente declaración
pública:

La supresión del viejo Consejo Superior Universitario y la participación actual de


profesores y estudiantes en el nuevo organismo de gobierno es el logro de una
reivindicación universitaria democrática que constituye una derrota de la ultrarreaccionaria
política del gobierno y de su gastada careta de la demagogia.

La participación de estudiantes y profesores en el gobierno de la universidad, ha sido la


bandera principal de lucha del movimiento estudiantil de 1971. Desde marzo del presente
año, en el II Encuentro Nacional Estudiantil, esta reivindicación fue colocada como el
primer punto del Programa Mínimo Estudiantil que sintetiza las demandas principales de
los estudiantes colombianos. Cuando el gobierno habló de "diálogo" el Comité Nacional de
Solidaridad, en representación de los estudiantes, le presentó el Programa Mínimo solo
para obtener la más cínica y rotunda negativa a las exigencias estudiantiles por parte de ese
javeriano charlatán instalado en el Ministerio de Educación.

Lejos de "conceder" la reivindicación democrática mencionada y precisamente para


impedirla a toda costa, el gobierno no vaciló en utilizar el asesinato político, la carnicería
premeditada de Cali, el cierre de 30 universidades, la política "cultural" del sable y la
bayoneta hollando las universidades, los "pacificadores" rectores policías, la expulsión y el
encarcelamiento arbitrario de profesores y estudiantes en todo el país.

Pero con una tenacidad indoblegada que hace a los estudiantes de Colombia acreedores de
la simpatía y la admiración de todo el pueblo, el movimiento estudiantil persistió en la
lucha y el duro batallar no ha sido en vano.

Hoy como resultado de la lucha, el antiguo Consejo Superior Universitario está muerto y
enterrado y los estudiantes de la U. N. jamás permitiremos que las fuerzas del imperialismo
y la reacción resuciten este espectro del pasado.

Hoy, como resultado de la lucha, la arbitrariedad y el atropello ejercido por el enviado


imperial de los organismos norteamericanos, el atentado permanente contra la democracia
universitaria perpetrado por el arrogante mandarín de la rectoría, ha sido paralizada por
nuestra acción masiva.

www.notasobreras.net
Por ello, hoy podemos dar un mentís rotundo a la calumnia oficial contra el movimiento
estudiantil, y al engaño permanente de la opinión nacional; lo que el gobierno reaccionario
de Pastrana Borrero negaba al movimiento estudiantil en abril es lo que estudiantes y
profesores hemos afirmado y demostrado en octubre y noviembre: sin participación de
profesores y estudiantes no puede existir la Universidad Nacional.

Por ello, la reivindicación democrática arrancada al gobierno no podemos entenderla como


resultado de un simple "proceso electoral", de una grandiosa concesión de la demagogia
oficial. Es un triunfo indiscutible de todo el movimiento estudiantil colombiano, del
esfuerzo y el sacrificio de mi-les y miles de estudiantes de Colombia. Por ello, en nombre
de todo el movimiento estudiantil colombiano rendimos homenaje a la memoria de los
camaradas caídos en el combate y hacemos llegar nuestra voz solidaria a los camaradas en-
carcelados.

Exhortamos a los compañeros de todas las universidades del país a exigir perentoriamente
al gobierno el establecimiento en sus respectivas universidades de la participación
democrática de profesores y estudiantes en el gobierno de las mismas.

Saludamos la lucha revolucionaria de los compañeros de las universidades de Antioquia,


Tunja y Cartagena contra los pistoleros y policías instalados en la rectoría de sus res-
pectivas universidades.

En desarrollo de nuestro papel de representantes del movimiento estudiantil de la


Universidad Nacional en el nuevo organismo de gobierno nos esforzaremos al máximo por
estar a la altura de la tarea fundamental de los estudiantes de Colombia: combatir hasta el
fin al imperialismo norteamericano y a sus lacayos hoy representados en el gobierno de
Pastrana Borrero.

En el momento actual el gobierno fragua en el Congreso una reforma contra la universidad


colombiana en cuya elaboración no ha participado un solo profesor o estudiante de
Colombia. Por tal razón, ponemos sobreaviso a la opinión nacional y advertimos al
gobierno de Pastrana Borrero y a sus amos imperialistas yanquis, que si suponen que los
estudiantes vamos a aceptar pasivamente su reformita impuesta, se equivocan de plano: no
se realizará en la práctica ninguna reforma de la universidad colombiana mientras ésta no
sea el producto de la participación y reflexión democrática de profesores y estudiantes. Si
persisten en imponer su reforma, el próximo y los siguientes años serán escenario de
nuevas y más resonantes batallas de los estudiantes colombianos contra la entrega de
nuestras universidades al imperialismo norteamericano.

Reiteramos nuestro programa inmediato de lucha:

1. Renuncia del rector Santiago Fonseca.


2. Levantamiento de sanciones a profesores y estudiantes.
3. Solución al problema de Bienestar Estudiantil y de la represión académica.
4. Libertad incondicional para Marcelo Torres y los demás compañeros detenidos.
5. Luchar contra la reforma proimperialista del gobierno.
Declaramos, asimismo, que consideramos necesario impulsar un programa universitario
anti-imperialista de largo alcance encaminado a: Configurar un sistema democrático de
gobierno a escala nacional; eliminar la injerencia financiera e ideológica de las agencias,
bancos y universidades norteamericanas y establecer la financiación exclusivamente estatal
de toda la Educación Superior en Colombia; poner en práctica un criterio democrático en la
enseñanza, en la escogencia del profesorado y el ingreso a la Universidad; defender la
soberanía nacional en la cátedra y la investigación científica y ejercer el derecho de
organización estudiantil y profesoral con plena independencia y autonomía.

En esta tarea es decisiva la lucha más resuelta, organizada y masiva de todos los
estudiantes colombianos, persistiendo en la línea de hacer nuestra universidad un centro
fundamental de resistencia a la agresión cultural imperialista y un poderoso instrumento de
liberación nacional.

¡¡Compañeros estudiantes de Colombia, únicamente la lucha y sólo la lucha más decidida


contra los imperialistas yanquis y sus secuaces antinacionales, ha puesto en nuestras manos
la reivindicación democrática conseguida: cerremos filas para defenderla y prosigamos el
combate!!

Uriel Ramírez B. Carlos Simancas N.

Juan J. Arango José J. Rodas

Bogotá, Ciudad Universitaria, noviembre 19 de 1971