Está en la página 1de 6

Propuesta para curso virtual (Buen Gobierno) Agosto de 2021

Feudalismo-Capitalismo ETF

Parte 1. Problematización

La aparente paradoja que nos formulamos alguna vez en la vida estriba en resolver la
pregunta: ¿por qué somos tan pobres si vivimos en un lugar tan rico…? Esto se cumple
lo mismo en México que en Latinoamérica, o inclusive en casi cualquier lugar del
planeta. Y en efecto, tenemos un tierra productiva y grandes recursos, ademá s de
contar con gente muy trabajadora. O, en otras palabras, ¿có mo llegamos hasta aquí…?

Video 1
url: https://youtu.be/WfxwhaqDhmk
del min. 15:30 al min. 17:06

Parece que la pobreza es un designio natural de la que nadie es responsable… La


inversió n ética de la economía es desaparecer al responsable del pobre para no tener
que hablar de justicia… ¿La pobreza es el “justo castigo”? Así, la política se reduce a
una simple receta de cocina…

Imagen 1. ¿Qué hacemos con los pobres?

La explicació n tiene sus orígenes en el siglo XV, justo en uno de los momentos má s
polémicos de la expansió n europea por el mundo dada la violencia con la que se selló
la circunnavegació n planetaria. Veamos.

Parte 2. Los orígenes del capitalismo

En una línea de tiempo intraeuropea, vemos que el capitalismo viene después de


algunas etapas que se originan desde feudalismo (flecha a en el siguiente esquema).
Sin embargo, en el añ o de 1492 (flecha 1), independientemente de las

1
ye a la “Modernidad/Alteridad” mundial. En la obra de Tzetan Todorov, Nosotros
y los otros23, el “nosotros” son los europeos, y “los otros” somos nosotros, los
pueblos del mundo periférico. La Modernidad se definió como “emancipación”
con respecto al “nosotros”, pero no advirtió su carácter mítico-sacrificial con res -
peto a “los otros”. Montaigne lo vio de alguna manera cuando escribió:
Así, podemos llamarlos
interpretaciones, cambiabárbaros con respecto
toda nuestra a nuestras reglas
comprensió n del de la razón,En América, es otra la
mundo.
pero no con respecto a nosotros, que los rebasamos en toda especie de barbarie24.
línea histó rica (la flecha d); pero, a partir de esta fecha, las destinos quedan unidos
para siempre… ¿Có mo concebir panorá micamente?
Esquema 5
Imagen 2. Transmodernidad y política mundial

En unDosprimer momento
paradigmas de (1) se encuentra la invasió n europea en América; en un
modernidad
segundo momento, se encuentran nuestros días (2). En un futuro, debemos anteponer
(Simplificación esquemática de algunos momentos que codeterminan la
lacomprensión
ética paradeconvivir juntos, una política de la liberació n debe pensar esto.
ambos paradigmas)
[Te invitamos a revisar el texto de Dussel donde habla de este proyecto político futuro
Léase diacrónicamente desde A hacia G y de a hacia i.
que estamos construyendo ahora:
I) Determinaciones más relevantes:
URL: https://youtu.be/WfxwhaqDhmk]
A: Europa en el momento del “descubrimiento” (1492)
B: El presente europeo moderno
Video 2
C: Proyecto de “realización” (habermasiana) de la “Modernidad”
url: https://youtu.be/EtHilvPrhBQ
del min. 7:00 al min. 8:48 (aprox.)
23. Seuil, Paris, 1989.
24. “Des Cannibales”, en Oeuvres Complètes , Gallimard-Pléiade, Paris, 1967, p.208.
Resumiendo las palabras de Dussel, la modernidad comienza en el siglo XVI con la
expansió n violenta de la cultura 51
europea pero también el concepto econó mico de
capitalismo y el concepto político de imperio. Y simbó licamente a esto le llamamos
eurocentrismo, como ideología que gestiona las preferencias y necesidades de casi
todos los seres humanos en el planeta. Y es planetaria dada la circunnavegació n que
cerró las rutas por el Atlá ntico.

Imagen 3. Expansió n violenta

2
Parte 3. La acumulación originaria

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?


Lo que hoy conocemos como capitalismo es un proceso de cará cter acumulativo; esta
es la palabra clave: acumulació n… pero, ¿de qué? Respuesta rá pida: “de capital”… ¿o
sea…, có mo? Veamos có mo se explica desde la perspectiva histó rica.

Cita corta

“El descubrimiento de las comarcas auríferas y argentíferas en América, el exterminio,


esclavizació n y soterramiento en las minas de la població n aborigen, la conquista y
saqueo de las Indias Orientales, la transformació n de Á frica en un coto reservado para
la caza comercial de pieles-negras, caracterizan los albores de la era de producció n
capitalista. Estos procesos idílicos constituyen factores fundamentales de la
acumulación originaria. […]. La violencia es la partera de toda sociedad vieja preñada
de una nueva. Ella misma es una potencia económica.” (KM). CITA LARGA: ANEXO1

Imagen 4. ¿Violencia?

Es decir, antes del capital (en abstracto) hubo una violencia primigenia que supuso el
arrebato de tierras y humanos (en concreto). Las dos fuentes de toda riqueza posible,
nada má s y nada menos. Esto se tradujo en esclavitud sistemá tica.

[Comparació n de imá genes: en la primera solo aparece el “marginado” y en la segunda


la dialéctica “amo-esclavo”]

Imagen 5a. Un factor de la ecuació n.

3
Imagen 5b. No hay uno sin el otro: es dialéctica.

Video 3
https://youtu.be/EtHilvPrhBQ
del min. 15:42 al min. 18:17 (aprox.)

Numeralia rápida para entender la cita…


[Quizá poner imá genes para ilustrar estas cifras…]

Jeff Bezos tiene una fortuna (estimada por Forbes de 177,000 mdd) mayor al PIB de la
mayoría de los países en el mundo (casi 200). (¡si vale la comparació n, desde luego!)
(https://www.forbes.com.mx/jeff-bezos-lista-record-billionaires-forbes-2021/)

Latinoamérica actual (20,038,800 km2) es 40 veces má s grande que Españ a actual


(504,782 km2). Es decir, la metró polis era mucho má s pequeñ a que su provincia, su
primer periferia hacia el siglo XVI.
(consultar la Wikipedia, por ejemplo)

Se estima que hubo una trá fico de esclavos africanos de no menos de 11 millones a
América del norte. (https://www.slavevoyages.org)

A grandes pincelazos…

4
Desde el siglo XVI y hasta el siglo XIX, 11 millones de africanos fueron secuestrados de
sus hogares y traídos a América como esclavos, trabajando sin paga un territorio 40
veces más grande que el reino (ni siquiera era todo el país que hoy conocemos como
España) de donde provenían la gente que configuró (sin saberlo) lo que hoy se conoce
como “acumulación originaria”.

La magnitud de este genocidio viene de la consideració n ética (no econó mica, ni


jurídica) de la posesió n de una persona por parte de otra.

…Bien, bien, bien… Mucho tecnicismo…


Para comprender el capital y su contraparte, el trabajo vivo, escuchemos las palabras
de un sabio de nuestra época…

Video 4
url: https://youtu.be/TxYNRSexC-E
de 0:00min a 2:50min

ANEXO 1
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&& CITA LARGA:
“Hemos visto có mo el dinero se transforma en capital; có mo mediante el capital se
produce plusvalor y del plusvalor se produce má s capital. Con todo, la acumulació n
del capital presupone el plusvalor, el plusvalor la producció n capitalista, y ésta la
preexistencia de masas de capital relativamente grandes en manos de productores de
mercancías. Todo el proceso, pues, parece suponer una acumulació n “originaria”
previa a la acumulación capitalista (“previous accumulation”, como la llama Adam
Smith), una acumulació n que no es el resultado del modo de producció n capitalista,
sino su punto de partida. (891ss).
Esta acumulación originaria desempeñ a en la economía política aproximadamente el
mismo papel que el pecado original en la teología. Adá n mordió la manzana, y con ello
el pecado se posicionó del género humano. Se nos explica el origen contá ndolo como
una anécdota del pasado. En tiempos muy remotos había, por un lado, una elite
diligente, y por el otro una pandilla de vagos y holgazanes. Ocurrió así que los
primeros acumularon riqueza y los ú ltimos terminaron por no tener nada que vender
excepto su pellejo. Y de este pecado original arranca la pobreza de la gran masa –que
aun hoy, pese a todo su trabajo, no tiene nada que vender salvo sus propias personas-
y la riqueza de unos pocos, que crece continuamente aunque sus poseedores hayan
dejado de trabajar hace mucho tiempo. […]. En la historia real el gran papel lo
desempeñ an, como es sabido, la conquista, el sojuzgamiento, el homicidio motivado
por el robo: en una palabra: la violencia. […].
La llamada acumulació n originaria no es, por consiguiente, má s que el proceso
histórico de escisión entre productor y medios de producción. Aparece como “originaria”
porque configura la prehistoria del capital y del modo de producció n correspondiente
al mismo. […].

5
El punto de partida del desarrollo fue el sojuzgamiento del trabajador. La etapa
siguiente consistió en un cambio de forma de ese sojuzgamiento. Sin embargo, los
objetivos que nos hemos trazado no exigen, ni con mucho, al aná lisis del movimiento
medieval. Aunque la producció n capitalista, esporá dicamente, se estableció ya durante
los siglos XIV y XV en los países del Mediterrá neo, la era capitalista só lo data del siglo
XVI. Allí donde florece, hace ya mucho tiempo que se ha llevado a cabo la supresió n de
la servidumbre de la gleba y que el régimen urbano medieval ha entrado en la fase de
su decadencia. (894).
En la historia del proceso de escisió n hacen época, desde el punto de vista histó rico,
los momentos en que se separa sú bita y violentamente a grandes masas humanas de
sus medios de subsistencia y de producció n y se las arroja, en calidad de proletarios
totalmente libres, al mercado de trabajo. La expropiació n que despoja de la tierra al
trabajador, constituye el fundamento de todo el proceso. De ahí que debamos
considerarla en primer término. La historia de esa expropiació n adopta diversas
tonalidades en distintos países y recorre en una sucesió n diferente las diversas fases.
[…]. (895).
La expoliació n de los bienes eclesiá sticos, la enajenació n fraudulenta de las tierras
fiscales, el robo de la propiedad comunal, la transformació n usurpatoria, practicada
con el terrorismo má s despiadado, de la propiedad feudal y clá nica en propiedad
privada moderna, fueron tantos métodos idílicos de la acumulación originaria. Esos
métodos conquistaron el campo para la agricultura capitalista, incorporaron el suelo
al capital y crearon para la industria urbana la necesaria oferta de un proletariado
enteramente libre. (917-918).
El descubrimiento de las comarcas auríferas y argentíferas en América, el exterminio,
esclavizació n y soterramiento en las minas de la població n aborigen, la conquista y
saqueo de las Indias Orientales, la transformació n de Á frica en un coto reservado para
la caza comercial de pieles-negras, caracterizan los albores de la era de producció n
capitalista. Estos procesos idílicos constituyen factores fundamentales de la
acumulación originaria. (939). […]. La violencia es la partera de toda sociedad vieja
preñada de una nueva. Ella misma es una potencia económica. (940).
Marx, K. (1975), El capital, t. I, vol. 3, cap. 24. México: Siglo XXI.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

También podría gustarte