Está en la página 1de 5

1

ENSAYO

DIOS, UN CONCEPTO Y UNA EXPERIENCIA

DEPARTAMENTO DE SALUD PÚBLICA

CALI

2020
2

DIOS, UN CONCEPTO Y UNA EXPERIENCIA

La reflexión que deja Castillo, J. M. (2012). En su texto. “La humanidad de Dios”,

relatada de la siguiente manera: “Dicho esto entro ya en el contenido de mi

reflexión y empiezo afirmando que, desde mi punto de vista, nunca ha sido

fácil hablar de Dios y, por tanto, hablar de teología. Y más difícil sin duda

alguna es hacer esto en este momento” 1

En efecto, resulta difícil hablar de Dios y mucho más en esta sociedad que

cuestiona diariamente su existencia debido a las situaciones que se dan por

distintos motivos que ocasionan sufrimiento a la humanidad y deja daños que se

consideran irreparables. Sin embargo, cuando entramos en contexto sobre la

pregunta si ¿El concepto de Dios es incuestionable?, resulta necesario ponerlo en

contexto a través de un debate argumentativo si el concepto como tal causa

controversia.

No obstante, aun cuando el interrogante cause controversia, a través de este texto

se quiere tratar dos puntos de vista que permiten percibir que el concepto de Dios

como tal es incuestionable y la existencia de el para que sea incuestionable es

necesario no haber tenido ningún tipo de experiencia que lleve a conocerlo, muy a

pesar de las circunstancias adversas que se presentan en la vida diaria.

1
Esta reflexión el autor la pone en contexto, dado que enseñaba teología en la universidad y es un
espacio en donde el concepto de la existencia de Dios es bastante cuestionable.
3

En ese orden de ideas, acorde a lo planteado por Requena, J. G. (2005). Quien

argumenta que no puede cuestionarse ni el concepto ni el nombre de Dios y lo

fortalece con el primer principio materialista, que dice así: “todo aquello para lo

que hay un nombre es algo y, por tanto, existe. Existe, cuando menos, como

el efecto mismo que la palabra que lo nombra produce en lo real.”; a este

fundamento el autor agrega que es imposible que una nada pueda tener un

nombre, que solo algo puede tenerlo. Por tanto el concepto como tal es

incuestionable y la existencia de ese algo solo se percibe a través de la experiencia

de vida que se tenga con el mismo. Sin embargo decir que algo no existe, tal y

como lo expresa Requena si tiene nombre existe y puede brindar experiencia de

vida.

Luego de argumentar lo incuestionable, es necesario poner en contexto el tema de

la existencia de un ser supremo que todo lo ve, lo conoce y que de una manera

sobrenatural hace parte de nuestro existir. A pesar de ello las situaciones de la vida

hacen que las personas que dudan de su existencia se cuestionen sobre qué tanta

verdad hay en el tema de Dios. Al respecto se puede considerar que muy a pesar

de las circunstancias difíciles que vivimos como seres humanos que nos ponen a

prueba ante ese ser supremo, a Dios sólo se le conoce si se pasa por su

experiencia, si se le "padece", es decir que solo se puede hablar de Dios en la

medida que tengas una experiencia personal con él. Velasco, J. M. (2009).

Todo esto permite que se entienda que las opiniones negativas que surgen de las

noticias que se dan y se viven a diario, ya sea de las enfermedades, de los


4

problemas económicos entre otros, no pueden determinar la no existencia de un ser

supremo que da la libertad de elegir tu estilo de vida y de compórtate, es necesario

que conozcas a través de lo que la experiencia te determine la realidad de la

situación. Claro está que independientemente del conocimiento experiencial, existe

la posibilidad de que esta sea negativa o positiva pero nunca debe decidirse por

situaciones externas sino de manera personal.

Llegando a esta instancia, se puede inferir que los dos puntos aportados guardan

una estrecha relación en la temática de Dios, dado que para tener un conocimiento

experiencial con Dios es necesario que el concepto de Dios no se cuestione y se le

brinde el significado adecuado que solo se sabría por la experiencia que se tenga

con él. Por tanto, de manera personal se considera que Dios es un todo para

construir experiencia de vida asociada a la tranquilidad de saber que a pesar de las

circunstancias adversas, todo pasa y tiene solución, que Dios es un sistema que

tiene un proceso de entrada a través del conocimiento, tiene un proceso que se

fortalece o se debilita en el diario vivir y tiene finalmente una salida que se

evidencian en las consecuencias de los procesos como se lleven en esa

experiencia con Dios.


5

BIBLIOGRAFÍA.

Castillo, J. M. (2012). La humanidad de Dios. Trotta.

Requena, J. G. (2005). Dios. Trama y fondo: revista de cultura, (19), 31-54.

Velasco, J. M. (2009). Hacia una fenomenología de la experiencia de Dios. In Experiencia y

misterio de Dios: Congreso internacional en el 25 aniversario del Instituto Universitario de

Espiritualidad de la Universidad Pontificia Comillas (pp. 63-104). Universidad Pontificia

Comillas.

También podría gustarte