Está en la página 1de 6

Actividad 1:

Reconocemos el estado de nuestra condición física


Práctica individual
A continuación, revisa la descripción detallada de las tareas a realizar:

a. Activación corporal. Realiza desplazamientos suaves hasta que sientas que el pulso
(frecuencia cardiaca) se ha acelerado ligeramente. Luego, moviliza todas tus articulaciones con
movimientos circulares. Ahora, practica estiramientos musculares muy suaves. La activación
corporal debe durar de 5 a 12 minutos, aproximadamente.

b. Test de Ruffier-Dickson. Sigue las indicaciones de la lectura n° 2, tómate el pulso en tres


ocasiones y registra la cantidad de pulsaciones en tu cuaderno. Luego, aplica la fórmula y
determina la valoración o resultado en el que te ubicas, según la tabla de resultados. Puedes
considerar el siguiente cuadro:

NOMBRE FECHA REGISTRO DE PULSACIONES RESULTADO


P1 P2 P3

Esta valoración constituye una información objetiva sobre tu condición física y cómo
evoluciona con la práctica de actividad física. Al concluir la aplicación del test, te invitamos a
practicar una actividad física saludable de tipo aeróbico.

c. Actividad física aeróbica. Para ello, selecciona dos o tres canciones de tu preferencia y
mantente en movimiento libremente al ritmo de la música, por un espacio de 10 minutos,
aproximadamente, o lo que dure la música elegida. Puedes hacer diversos movimientos.

d. Para conocer más sobre las actividades físicas aeróbicas busca información en Internet u
observa las coreografías musicales en la televisión.

Terminada la actividad aeróbica realiza actividades de relajación y respiración. Puedes


empezar con ejercicio suaves durante 5 a 8 minutos para que tu estado corporal vuelva a la
normalidad. Mientras haces esto, respira (inhala profundamente y exhala con suavidad) y
relájate cerrando los ojos. Los estiramientos son un tipo de actividad que puedes realizar para
relajarte.

Práctica con la familia


Ahora, que ya tienes experiencia con el test de Ruffi er-Dickson, puedes convocar a los
integrantes de tu familia y orientarlos en su aplicación para que conozcan su condición física.
No olvides que antes debes brindarles la información sobre el propósito del test y su
procedimiento. ¡IMPORTANTE! No aplicar el test a personas mayores o con problemas de
salud.
Recuerda registrar en tu cuaderno las pulsaciones de cada integrante de tu familia, así como
los resultados del test.

Realiza las actividades de calentamiento al inicio y los de relajación al final de la aplicación del
test. También, puedes conducir la rutina de actividades físicas aeróbicas. Para ello, elige un
tipo de música que sea del gusto de tus familiares para que todos, chicos y grandes, se sientan
satisfechos.

Reflexionamos
a. Según los resultados de la aplicación del test de Ruffier-Dickson, ¿cuál es tu condición física y
la de tu familia?, ¿Qué puedes decir acerca de los resultados del test?

b. ¿Qué logros y dificultades has tenido en la práctica de las actividades físicas a nivel personal
y familiar?, ¿qué favoreció estos logros?, ¿cómo superaste las dificultades?

c. Recoge la opinión de algunos de tus familiares sobre sus resultados: ¿qué proponen para
mejorar o mantener una buena condición física?