Está en la página 1de 176

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 3

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 3 CORDILLERA CORDILLERA 2006 Isla Pukú 1ro de Marzo Fulgencio Yegros

CORDILLERACORDILLERA

2006

Isla Pukú 1ro de Marzo Fulgencio Yegros San José Obrero

Nombre:

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 4

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 4 Misiones Universitarias Católicas 2006 "PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO,

Misiones Universitarias Católicas 2006

"PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO, NUESTRA VIDA POR TU MISION"

"Estás con nosotros". El Señor Jesús está siempre con nosotros y camina siempre con su Iglesia, la acompaña

y

la custodia. Buscad siempre al Señor Jesús, creced en

la

amistad con Él, aprended a escuchar y a conocer su

palabra y a reconocerlo en los pobres presentes en vuestras comunidades. Vivid vuestra vida con alegría y entusiasmo, seguros de su presencia y de su amistad, su gratuita generosa y fiel hasta la muerte de cruz.

He aquí, jóvenes del tercer milenio, cuál debe ser vues- tro programa. Es urgente que surja una nueva genera- ción de apóstoles enraizados en la palabra de Cristo, capaces de responder a los desafíos de nuestro tiempo

y dispuestos a difundir el Evangelio por todas partes.

¡Esto es lo que os pide el Señor, a esto os invita la Iglesia, esto es lo que el mundo -aun sin saberlo- espera de vosotros!

Queridos jóvenes, la felicidad que buscáis, la felicidad que tenéis derecho de saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jesús de Nazareth, oculto en la Eucaristía. Sólo Él da plenitud de vida a la humanidad. Decid, con María, vuestro "sí" al Dios que quiere entregarse a vos- otros.

¡Caminemos con Cristo y vivamos nuestra vida como verdaderos adoradores de Dios!

Amén

Papa Benedicto XVI

4 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 5

Misiones Universitarias Católicas 2006

CARTA A UN MISIONERO

Amado misionero:

Te llamé y escuchaste en el silencio de tu alma esta lla- mada que mi corazón te hace. Son tan pocos los que desean caminar con mi llamado y caminar con mis pala-

bras de amor y misericordia para mi un alma!.

¡Si supieran lo que vale

Son tantos los que pierden la pureza por la influencia del ambiente, por la ignorancia, por los medios de comuni-

cación

capaz de hacer por ellos! Y es a través de Tu corazón,

dispuesto a evangelizar, como podré entrar a muchos hogares y a muchas almas.

¡antes de conocerme y saber de lo que soy

Tendrás que abrirte para que el Espíritu Santo te ilumi- ne, por medio de la oración; tendrás que trabajar en la preparación de los temas para ser un mejor instrumento en mis manos. ¡Haz todo por amor, sufre el cansancio,

los contratiempos, todo

amor, quiero valerme de ti para ayudar y salvar muchas almas!

POR AMOR. ¡Trabaja por

Ten presente que yo estaré contigo siempre, si tú lo

deseas. Esfuérzate y cuéntame lo que sientes: tus ale-

grías, tus tristezas, tus triunfos, tus miedos

prendo porque los sufrí y aún lo sigo padeciendo. Ven al Sagrario y cuéntame y verás cómo encontrará con- suelo tu corazón

yo te com-

Te amo intensamente

Jesús

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

5

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 6

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 6 Testimonio de jóvenes misioneros 1. Para mi las Misiones Universitarias

Testimonio de jóvenes misioneros

1. Para mi las Misiones Universitarias es un con-

junto de experiencias que me llenan por

completo. Una experiencia donde aprendí a entregar

mi corazón y a recibirlo más lleno. Es una oportunidad

donde cada misionero tiene la posibilidad de poder ayudar y servir a la gente, de recibir su alegría y su gratitud por sentirse acompañada, con un corazón

abierto a dar sin esperar nada a cambio. La bendición

más grande que pude recibir de Dios es la ser misione-

ra, gracias a ella pude descubrir mi ideal como perso-

na. Desde mi primera experiencia me di cuenta q no iba a misionar si no a ser misionada, a llenarme del amor de Dios por medio de las personas más humildes, y este año volveré una vez más tocando cada puerta y dejando mi corazón en cada casa y por medio de este camino de instrumentalidad pueda hacer que mi vida, hoy y por toda la eternidad sea "En Todo Amar y

Servir"

6 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 7

Misiones Universitarias Católicas 2006

2. Las Misiones Universitarias han sido una de las

experiencias más gratificantes que tuve

en la vida. Es única y si tuviera que aconsejar a todas aquellas personas que siguen dudando en ir o no, les diría que no se imaginan todo lo bueno que pueden conseguir a través de las Misiones, porque en realidad uno tiene la idea de ir a entregarse a personas con menos oportunidades que nosotros, a "llevar algo", pero en realidad son esas personas las que se entregan a nosotros de una forma tan sincera que uno se llena con una sensación de gratitud enorme que no te esperás. Uno se va con la idea de dar y termina recibiendo muchísimo más, y la sensación de paz inte- rior y de emoción simplemente sobrepasan toda expec- tativa.

3. Las Misiones Universitarias son para mí una expe-

riencia única, en donde uno experimenta una trans-

formación personal intensa, un acerca- miento espiritual grandioso. Es acercarse a

Dios de una manera distinta, a través de las personas, del niño, del joven, del pobre, del rico, del enfermo, del sano, del "Paraguayo" tal cual es. Las misiones universitarias que empiezan con una "SEMANA SANTA" no queda sólo ahí, es una forma de vivir, un estilo de vida, con el cual mostramos dia- riamente nuestro compromiso por transformar nuestro país y construir el Reino de Dios en la Tierra.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

7

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 8

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 8 4. Cuando fui a las misiones no esperaba nada. Me

4. Cuando fui a las misiones no esperaba nada. Me fui porque sentía que estaba descuidando un poco mi lado espiritual y quería hacer algo al respecto. La lista de las cosas que terminé encontrando es infinita, me sentí parte de un proyecto en el que creo, pude demostrar lo mejor de mí, recibí el cariño de la gente, me llené espi- ritualmente, hice amigos para toda la vida y me cargué con las energías que necesitaba para enfrentar el año con fuerza. Como jóvenes católicos creo que las Misiones representan una experiencia que no podemos dejar de vivir si es que está dentro de nuestras posibili- dades, y que como toda experiencia intensa es única e irrepetible para cada uno, pero de lo que no cabe nin- guna duda es que Dios actúa a través de ellas en el corazón de cada misionero.

8 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 9

Misiones Universitarias Católicas 2006

índice

ORACIÓN DE LAS MISIONES

11

1.

INTRODUCCIÓN

 

12

 

¿Que es La Misión? Enfoques de la Misión Bases de la Misión Objetivos de La Misión Lema de La Misión Herramientas del Misionero. Frases en guaraní - jopara

 

2.

LECTURAS BÍBLICAS

 

22

 

Parábolas Textos para Oraciones en familia Otras citas.

 

3.

ORACIONES

 

29

 

Para toda ocasión Rosario meditado Para meditar Adoración al Santísimo Vía Crucis

 

4.

PROFUNDIZANDO

 

54

Mandamientos. Sacramentos Dones del Espíritu Santo. Frutos del Espíritu Santo.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

9

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 10

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 10 Las Bienaventuranzas Los Apóstoles Historia de la Virgen de Caacupe

Las Bienaventuranzas Los Apóstoles Historia de la Virgen de Caacupe Partes de la Santa Misa Temas Actuales:

Penitencia o Confesión Dudas Doctrinales de la Iglesia Católica.

5. TEMAS ACTUALES

 

65

6. SENTIDO DE LA SEMANA SANTA

73

¿Cuál es el sentido de la Semana Santa?

7.

MEDITACIONES DIARIAS

89

Martes Santo Miércoles Santo Jueves Santo Viernes Santo Sábado Santo Domingo de Resurrección

 

8.

CANCIONERO

 

103

 

10 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 11

Misiones Universitarias Católicas 2006

ORACIÓN DE LAS MISIONES

Querido Jesús, ayúdanos a irradiarte por donde vaya- mos. Inunda nuestras almas con Tu Espíritu y Vida. ¡Que cuando nos miren, no nos vean a nosotros, sino Solo a Ti! Quédate con nosotros, y entonces podremos ser una luz para los demás. Luz que vendrá sólo de Ti, nada de ella será nuestro.

Que te prediquemos sin predicar, no con palabras, sino con nuestro ejemplo, con la fuerza contagiosa de los que hacemos, con la evidente plenitud de Amor a Ti que hay en nuestros corazones. Amen.

El poder de Dios se muestra, precisamente, cuando parte de la nada para hacer Todo.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

11

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 12

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 12 introducción ¿QUE ES LA MISIÓN? La misión ante todo y

introducción

¿QUE ES LA MISIÓN?

La misión ante todo y como su nombre lo indica es un "Envío". Ser misionero es ser enviado, al igual que Jesús en la tierra. En su oración al Padre Jesús dice:

"Como Tú me has enviado al mundo, yo también los envío al mundo". (Jn. 17, 18)

Somos testigos del Resucitado "Vosotros seréis mis

testigos

el mundo y ANUNCIAD LA BUENA NUEVA a toda la

creación" (Mc. 16,15)

hasta los confines del mundo"; "Id por todo

Un misionero es, ante todo, alguien que se ha encon- trado con Cristo resucitado. Alguien que ha experimen- tado en su vida el Amor de Dios: en el Perdón de sus

propios pecados, en la esperanza de su propia salva- ción y de la vida eterna. Alguien en quien el Espíritu Santo ha sido derramado y lo hace exclamar: "¡Padre!"

y lo impulsa a la caridad, a amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo "como Él nos ha amado".

Para ser más conscientes de este encuentro personal con Dios, es conveniente que antes de salir a misionar reflexionemos y meditemos de nuestros propios encuentros con Dios. Hacer como dice San Agustín: "Un recuerdo amoroso de Dios en tu historia."

12 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 13

Misiones Universitarias Católicas 2006

"Ustedes no me eligieron a mí; he sido yo quien los eli- gió a ustedes y los preparé para que vayan y den fruto, y ese fruto permanezca" (Jn.15,16)

Dios nos llama y nos elige a pesar de nuestra condi- ción, porque la obra la va a realizar Él. "No somos nos- otros los protagonistas de la Misión, sino el Espíritu Santo" como nos recuerda el Papa Juan Pablo II en la encíclica Redemptoris Missio: "no os extrañéis que Dios elija lo débil del mundo para profundizar a los fuertes y lo necio para confundir a los sabios".

(Cor.1,26-31)

ENFOQUES DE LA MISIÓN

La misión se desarrolla teniendo en cuenta estos enfo- ques:

Misión General

Consistente en talleres para jóvenes y niños. El taller para jóvenes está centrado en un encuentro de conver- sación. Para cada encuentro está propuesto un tema que será trabajado de antemano y que estará acorde a la línea general de la Misión. Con esto se busca llevar un hilo conductor entre cada tema acercando la expe- riencia de Cristo a la vida actual de cada persona y de nuestro país. En el Taller de niños se realizan activida- des de catequesis, se enseñan oraciones, se realizan artes manuales de carácter religioso y juegos diversos.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

13

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 14

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 14 Misión Solidaria Este tipo de misión busca poner nuestro aporte

Misión Solidaria

Este tipo de misión busca poner nuestro aporte como universitarios al servicio de la misión. Es utilizar nues- tras carreras como herramientas de servicio y evangeli- zación. Para esto se prepararán Talleres de capacita- ción, elaborados desde una mirada cristiana.

Misión Social

La misión "casa por casa" es sin duda la más impor- tante y tiene un poco de cada uno de los tipos de misión anteriormente mencionados. Consiste precisa- mente en ir casa por casa, de a dos o tres misioneros, visitando a las familias de la localidad, conversando con ellas de sus vidas, de sus encuentros con Cristo.

BASES DE NUESTRA MISION

Las Misiones Universitarias Católicas del Paraguay están marcadas y pinceladas especialmente por la esencia y vida de la "Semana Santa", es la intensidad de experiencias que nos hacen vivir la pasión, muerte y resurrección de Jesús a través del encuentro perso- nal con el pueblo y sus costumbres que nos adentra por entero a acompañar a ese Cristo Hombre que nos invita con su ejemplo a seguirlo radicalmente.

Además fundamentan a esa experiencia de Misión, el encuentro del joven con Dios y con uno mismo que lo lleva también al encuentro con la realidad nacional y despierta en el una conciencia social responsable. Como una opción atractiva para los jóvenes de com- partir una Semana Santa diferente, incluso aunque

14 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 15

Misiones Universitarias Católicas 2006

implique sacrificios, renuncias, y vida austera el Espíritu misionero se ve reflejado en una convivencia de solidaridad, alegría, responsabilidad y un trabajo comunitario caracterizado por la autogestión.

El Espíritu de acogida sentimos desde la invitación de

Cristo que se revela en el misterio Pascual y el llamado de María quien se regala como compañera fiel al pie de

la cruz y nos insta a que seamos fieles a su Hijo, ade-

más lo sentimos cuando la gente sencilla nos abre las puertas de sus hogares y de sus corazones regalándo- nos tanto amor y alegría, y también en la convivencia del grupo misionero donde el espíritu familiar se vive intensamente porque Dios es el Padre quien nos envía

a anunciar su palabra como signo de esperanza.

Empezamos así cada día a conocer y a amar a Cristo, un Cristo que muere, un Cristo que duele en cada niño sin lápices con que pintar, en cada anciana rodeada de soledad.

Pero también empezamos, cada día a conocer ya amar

a un Cristo vivo, un Cristo que resucita en nuestro

corazón joven, que nos regala esperanzas el unimos

con otros hermanos en la Fe.

Por ser nuestro país, un país Mariano, es Ella quien abre las puertas de las casas, quien conquista nuestros corazones, con Ella vivimos esa experiencia de filiali- dad y con Ella queremos acompañar a su Hijo en la Cruz.

La Cruz es nuestro eje, nuestra corona, nuestro emble- ma, donde simbolizamos todo nuestro amor heroico de ser cristianos, que hoy desde nuestro rol de jóvenes

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

15

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 16

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 16 universitarios anunciamos a distintos lugares del país la Buena Nueva.

universitarios anunciamos a distintos lugares del país la Buena Nueva. De esta experiencia algunos frutos pueden ir refleján- dose desde la imagen de un Cristo joven y audaz donde los jóvenes descubren su vocación misionera, se produce un acercamiento de universitarios a la Eucaristía, se forman líderes cristianos y también se fomenta la formación de comunidades juveniles que trabajen por sus pueblos. Además despierta y sensibili- za al joven y lo compromete con su realidad, se rom- pen barreras entre la Universidad y los pueblos, da un sentido diferente a la vida y al estudio y se realiza un acompañamiento a las comunidades misionadas. Las Misiones Universitarias son un momento para for- talecer nuestra fe, de llenarnos del Espíritu Santo para desde el Domingo de Pascua emprender la verdadera misión, la de la vida diaria, sobretodo desde nuestro rol de universitarios y privilegiados dentro el esquema real de país que tenemos, conscientes de que "dones son tareas" nos sentimos comprometidos y anhelamos dejar huellas que caten hondo y dejen un surco de Fe y Fraternidad en el pueblo paraguayo.

Un verdadero misionero es aquel:

> Capaz de sentirse bien en cualquier lugar del plane-

ta sirviendo.

> Capaz de aprender sobre Dios cuando enseña acer-

ca de Él.

> Capaz de escuchar mucho rato antes de comenzar a

hablar.

16 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 17

Misiones Universitarias Católicas 2006

> Capaz de predicar más con la bondad y con el calor

humano que con sus palabras.

> Capaz de jugársela por la Iglesia y sus principios en

el lugar donde esté misionando.

> Capaz de compartir con la gente del sector y descu-

brir la presencia del Padre en sus vidas.

> Capaz de dejarse transformar por Dios como un ins-

trumento suyo.

> Capaz de trabajar y sentirse parte de un equipo,

dando ideas y compartiendo con todos, siempre apor- tando, con su trabajo y sonrisa.

LEMA DE LA MISIÓN

"PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO, NUESTRA VIDA POR TU MISION"

PADRE

Dios es Padre desde el principio del tiempo, Padre de todo lo creado, Padre de todo lo pensado y amado, artista de nuestra vida. Una misión muy grande, la de crear todo lo que vemos a nuestro alrededor, el darnos la oportunidad de vivir a semejanza suya y el de ser nuestro Padre. La vida viene de él. El es el tiempo, el principio y el fin.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

17

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 18

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 18 HIJO El Padre nos envió a su Hijo por medio

HIJO

El Padre nos envió a su Hijo por medio de María, ins- trumento fiel de Dios, lo envió con una misión: ser Hijo, Hermano, Maestro, Profeta, Pan de vida, Amigo fiel, para sanar nuestras heridas, redimir nuestra alma, liberarnos de todo lo que nos ata.

ESPÍRITU SANTO

Al terminar Jesús su misión aquí en la tierra envió al Espíritu Santo para revestirnos de la fuerza y el valor de su Padre para dar testimonio de Jesús. Con la veni- da del Espíritu Santo Dios nos habla a cada uno en diferentes idiomas, en el idioma de nuestro corazón; por eso debemos llenarnos de su Espíritu para poder proclamar su mensaje.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

Estas tres personas se unen porque forman una uni- dad, la Santísima Trinidad y nosotros queremos ser parte de esa misión, queremos también ser artistas y colaboradores de ella, ser instrumentos para construir nuestro Paraguay, donde el verde natural no solo signi- fique la hermosa naturaleza sino también que sea signo de esperanza y de tierra fértil donde cada semilla que plantemos se convierta en buenos frutos. Donde ese misionar sea una comunión entre lo sobrenatural con lo natural, donde el ayudar al prójimo sea realmente una opción verdadera para todos.

18 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 19

Misiones Universitarias Católicas 2006

LAS TRES DIVINAS PERSONAS

"Las tres divinas personas habitan en mí. En todos cuantos viven en gracia. En el fondo de nuestro ser ocurre el divino misterio. El Padre engendra al Hijo por vía del conocimiento. Del Padre y del Hijo, por vía del amor, procede el Espíritu Santo. Me entrego a Ti, Dios Padre; Me entrego a Ti, Dios Hijo; Me entrego a Ti, Dios, Espíritu Santo".

Padre Latasa SJ

HERRAMIENTAS DEL MISIONERO.

Fe Más Fe Si te falta Fe la pides a Dios, y el te lo dará (Santiago 1, 5) Biblia o Nuevo Testamento El rosario para el camino Tu Cruz, tu distintivo Tu manual, para anotar las impresiones de la visita Materiales para dejar de recuerdo El horario y sede de las actividades y talleres Mucho amor y comprensión para todos Se tú mismo al compartir

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

19

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 20

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 20 FRASES EN GUARANÍ - JOPARÁ Estas frases son utilizadas cuando

FRASES EN GUARANÍ - JOPARÁ

Estas frases son utilizadas cuando los misionados no hablan en español

Saludos

Mba'eichapa

Cómo está/están?

Mba'eichapa reiko/reime

Cómo anda?

Mba'eichapa peiko/peime

Cómo andan?

Posibles respuestas

Iporâ

Bien.

Jaiko /Roiko

Andamos.

Aiko porâ

Estoy bien.

Roiko'i/Roiko vai

Andamos mal.

Presentación, motivo de la visita

Oreko, misionero Católico, hina Somos misioneros Católicos. Roju Paraguaygua ha roiko Colegiope Venimos de Asunción y estamos en el Colegio Roime heta estudiantes kuérandi Estamos entre muchos estudiantes. Nañeeporai ava ñeeme, pero añeeha'a No hablo bien el guaraní pero procuro. Ou Tupasy nde rogape Viene la Virgen a su casa.

Posibles respuestas

Ah! Oi porâ Ma'emina Ñandejara pe nde mbo'u

Está bien. Mirá un poco. Dios les hizo venir.

20 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 21

Misiones Universitarias Católicas 2006

Permiso para pasar

Ikatu piko ro hasá Podemos pasar? Ikatu piko roike nde rógape/korapype Podemos pasar a tu casa/patio? Rohasa kuaa nde korapype Podemos pasar a tu patio? Na'i ñaroi pa la nde jagua No es bravo tu perro? Mba'eichapa nde rera Cuál es tu nombre? Ha nde? Y vos?

Posibles respuestas

Ikatu Peike katu Nahaniri Iñaro Che rera ha'e

Si pueden. Vengan entren. No. Es bravo. Mi nombre es

Invitación para rezar

Ikatu pa jañembo'e Ikatu Jañembo'ena Jañembo'e

Podemos rezar? Se puede. Bueno. Vamos a rezar Recemos, si!

Roha'arota ko ka'aru, la seis, Colegiope Te esperamos a las seis en el Colegio.

Oima

Oita petei aty karai ha karai kuña Habrá reunión de Señores y Señoras. Ikatu pio jahapa Podemos ir todos?

Hecho

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

21

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 22

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 22 Oita ave'i aty guazu, Kuñatai ha mita kuimba'e También habrá

Oita ave'i aty guazu, Kuñatai ha mita kuimba'e También habrá reunión de Chicas y Chicos. Mba'e jajapota, mba'e la oikota Que vamos a hacer, qué va a haber? Ñañeeta enteroveteva, pe'ê ha ore avei Vamos a conversar todos, ustedes y nosotros. Domingo pyhareve 7:30, jajotopata Misa hape El domingo a las 7:30 nos encontramos en la Misa.

Jajoecha peve

Nos vemos.

lecturas

Parábolas

Del Sembrador Mt.13, 1; Mc 4, 1; Lc. 8, 4.

Parábola de la mala hierva entre el trigo Mt. 13, 24. Parábola de la semilla de mostaza Mt. 13, 31; Mc. 4, 30; Lc. 13, 18. Parábola de la levadura Mt. 13, 33; Lc. 13, 20. Parábola del tesoro escondido Mt. 13, 44. Parábola de la perla de mucho valor Mt. 13, 45. Parábola de la red Mt. 13, 47. Parábola de la oveja perdida Mt. 18, 10; Lc. 15, 3. Parábola del funcionario que no quiso perder Mt. 18,

23.

Parábola de los trabajadores del viñedo Mt. 20, 1. Parábola de los 2 hijos Mt. 21, 28. Parábola de los labradores malvados Mt. 21, 33; Mc. 12, 1; Lc. 20, 9. Parábola del banquete de bodas Mt. 22, 1; Lc. 14, 15.

Parábola del dinero (de los Talentos) Mt. 25, 14; Lc. 19,

11.

Parábola del crecimiento de la semilla Mc. 4, 26.

22 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 23

Misiones Universitarias Católicas 2006

Parábola del buen samaritano Lc. 10, 25. Parábola de la higuera sin fruto Lc. 13, 6.

Parábola de la mujer que encuentra su moneda Lc. 15,

8.

Parábola del padre que recobra

Lc. 15, 11. Parábola del mayordomo astuto Lc. 16, 1. Parábola del rico y el pobre Lázaro Lc. 16, 19. Parábola de la viuda y el juez Lc. 18, 1.

Parábola del fariseo y el cobrador de impuestos Lc. 18,

9.

Textos Útiles para la Oración en Familia

Familia sin mayores problemas , Jesús luz del mundo Jn. 8, 12. El joven rico: Lc. 18, 18-23. Jesús en casa de Marta y María (Jesús visita a sus ami- gos de Betania): Lc. 10, 38-42. Pedro declara que Jesús es el Mesías Mc. 8, 27-30. Familia afligida por contratiempos Jesús ora en el huerto de Getsemaní: Lc. 22, 39-45. Tú tienes palabras de vida eterna Jn. 6, 67. La resurrección de Lázaro: Jn. 11, 38. Profesión de fe de Pedro: Mc. 8, 27-30.

Familia donde hay un enfermo Visita a la suegra de Pedro: Lc. 4, 38-39. Curación del hijo del funcionario del rey: Jn. 4, 43-54. Curación de la mujer encorvada: Lc. 13, 10-17. Aumentamos la fe Lc. 17, 5-6. Eficiencia de la oración: Lc. 11, 1-13. Familia en discordia Parábolas del hijo pródigo: Lc. 15, 11. La pecadora perdonada que baña con sus lágrimas los pies de Jesús: Lc. 7, f 36-49. El mandamiento principal (supremacía del amor): 1 Cor.

13.

a su hijo (Hijo pródigo)

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

23

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 24

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 24 Familia con niños Las bodas de Caná (obediencia por amor):

Familia con niños Las bodas de Caná (obediencia por amor): Jn. 2, 1-12. Jesús bendice a los niños: Lc. 18, 15-17. Jesús nos deja a María como Madre: Jn. 19, 25-27. Personas con problemas de soledad Jesús visita a Zaqueo: Lc. 19, 1-9. No reconociste el momento en que Jesús vino a Visitarte: Lc. 19, 41-44. Dios cuida de sus hijos: Mt. 6, 25; Lc. 12, 22. Pedid, buscad y llamad Mt. 6, 7; Lc. 11, 9. Familia contenta de tener su casa propia Jesús en casa de Marta y María: Lc. 10, 38-42. Jesús en casa de Simón Lc. 4, 38-39. Familia cristina no católica Jesús y Nicodemo (nacer del Espíritu): Jn. 3, 1-8. Jesús, la luz del mundo: Jn. 8, 12. La primeras comunidades (todas las cosas eran de todos) Hech. 4, 32-35. Milagros por medio de los apóstoles 5, 12-16.

Textos Bíblicos para:

Oración Método: Mt. 6,5-13 Eficacia: Lc. 11,1-4 La Vid: Jn 15,1-8 Jesús Ora: Jn. 17,1-26 Getsemaní: Mt. 26,36-46; Mt. 14,32-24

Eucaristía Pan de Vida: Jn. 6,35-59 Institución: Lc. 22,14-22

Las verdades eternas Velar: Mt. 25, 1-13

24 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 25

Misiones Universitarias Católicas 2006

Talentos: Mt. 25, 14-30 Juicio: Mt. 25, 31-46 Vigilancia: Lc. 12, 35-46

Fe y confianza En la Providencia: Lc. 12, 22-34 Tempestad calma: Lc. 8, 22-25 Camina sobre el agua: Mc. 6,45-52; Jn. 6, 16-21,

Mt. 14, 22-23 Multiplicación de los panes: Mt. 14, 13-21; Mc. 8,1-

9

Poder de la fe: Lc. 17, 5-6 Ciego de Jericó: Lc. 18, 35-43

Pureza de intención y humildad Método: Mt. 6, 2-4 Madre pide puesto: Mt. 20, 20-28 Purifica el templo: Lc. 19, 45-46 Zaqueo: Lc. 11

Caridad Primer Mandamiento: Mt. 22, 34-40 Juicio: Lc. 6,37-42 Perdón ofensas: Mt. 6,14-15 Buen Samaritano: Lc. 10, 25-37 Perdón hermanos: Mt. 18, 21 Familia: Mc. 3, 31-35 Enemigos: Lc. 6, 37-42

Con miedo Salmo 4 Mt. 10, 28 Heb. 13, 5-6

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

25

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 26

Agradecido

Salmo 100

1 Tes. 5, 18

Heb. 13, 15

PÆgina 26 Agradecido Salmo 100 1 Tes. 5, 18 Heb. 13, 15 Actividad Apostólica Buen Pastor:

Actividad Apostólica Buen Pastor: Jn. 10, 1-16 Amigos del Señor: Jn. 15, 9-17 Trabajo de Cristo: Mt. 9, 35-38 Luz: Lc. 11, 33-36 Amargado o en crisis

1 Cor. 13

Salmo 34

Ansioso Salmo 46 Mt. 6, 19-21 Fil. 4, 6

Cansado Salmo 90 Gal. 6, 9-10 Salmo 34

Triste-Sufrimiento Mt. 5, 4

2 Cor. 1, 3-4

1 Pedro 5, 6-7

Enfrentado a una crisis Salmo 121 Mt. 6, 25-34 Heb. 4, 16

26 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 27

Misiones Universitarias Católicas 2006

En oración

Jn. 17

Salmo 4

Salmo 42

Protección - Envío Mt. 10, 16-20 Salmo 121

Falta de Fe Mt. 8, 26 Heb. 2

Desalentado Salmo 23 Salmo 42 Salmo 55 Mt. 5, 11-12

Enfermo o con dolor Mt. 26, 39 Salmo 38

Necesitado de Paz Jn. 14, 1-14 Jn. 16, 33 Salmo 55

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

27

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 28

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 28 CUALIDADES DE DIOS PADRE Clemente Is. 66, 13 Ex. 34,

CUALIDADES DE DIOS PADRE

Clemente Is. 66, 13 Ex. 34, 6-7

Bondadoso Jn. 31, 3 Is. 66, 13

Padre del Perdón Ex. 34, 6-7 Sir. 18, 11-12 Fecundo

Generoso Salmo 27,10 Salmo 128,3 Jesús expresa la

Gn. 12, 2; 22, 17

misericordia del Padre Lc. 15, 20-24

El Padre llama a ser perfectos

El Padre nos da su

Jn. 16, 27

Amoroso

Fecundo en el celibato

Ef. 5, 21-22

amor 2 Cor. 13, 9 Ef. 4, 13 Mt. 5, 48

Rom. 5, 5-8 1 Jn. 3, 1

Rom. 12, 2 Creador Salmo 8

Is. 43, 1-7

Protector de familias Mt. 19, 6

Mt. 19, 12 Lc. 14, 26

Col. 3, 18-21

1 Col.

7, 32-33

Padre humilde y sencillo

María, Hija querida del

Padre Lc. 6, 20-21 Lc. 10, 21 Mt. 18, 5-10 Padre todo poderoso Is. 45, 11-12 Fiel Is. 49, 15-16 Poder del Papa Mt. 16, 17-18 Jn. 21, 17

Lc. 1, 28-35 Lc. 11, 27-28 n. 15, 5-8 Tierno Os. 11, 1-8 Solícito Salmo 138, 2-8

28 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 29

Misiones Universitarias Católicas 2006

oraciones

APOYO PARA LAS VISITAS EN CASOS DE FAMILIAS

Familia en situación irregular (convivientes)

Jesús en la sinagoga de Nazareth: Lc 4, 16-30. Eficacia de la Oración: Lc 11, 1-13. Diálogo con la samaritana: Jn 4, 1-45. Fe y Oración; maldición de la higuera: Mc 11, 20-25.

ORACIÓN: Padre de bondad, Tú no miras a la gente por lo que tiene o aparenta, sino que ves a cada cual por lo que es, con sus defectos y cualidades, sin hacer diferencias. Tú sabes que cada uno de nosotros nece- sita de tu visión. Sin Ti, nada podemos. Tú, que trajis- te un año de gracias a los pobres, los enfermos, los pecadores, los encarcelados, los endeudados, acóge- nos con tu cariño en este día, y ayúdanos a intentar, con fe, una vida nueva, llena de salud, libertad y espe- ranza. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Familia afligida por contratiempos

Jesús ora en el huerto de Getsemaní: Lc. 22, 39-45. Tú tienes palabras de vida eterna: Jn. 11, 38. La resurrección de Lázaro: Jn. 11, 38. Profesión de fe de Pedro: Mc. 8, 27-30.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

29

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 30

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 30 ORACIÓN: Señor, creemos en Ti; pero muchas veces nos hemos

ORACIÓN: Señor, creemos en Ti; pero muchas veces nos hemos preguntado: ¿Por qué sufre el inocente? ¿Por qué existe el mal? ¿Por qué sufre el inocente? Sabemos que Tú comprendes la turbación de nuestro corazón, esperas nuestra pregunta y nos escuchas con mucha paciencia y misericordia. Ayúdanos a comprender la res- puesta que nos das en la Cruz de Tu Hijo amado, Jesucristo. Mirándolo a Él, que sufrió por liberarnos de todo mal, se nos muestra tu amor inmenso y misterio- so. Danos profunda fe para aceptar el secreto de tu mano poderosa. Abre nuestro corazón a la Esperanza, pues tanto nos haz amado que nos entregaste a tu pro- pio Hijo, nuestro Hermano, Amigo y Señor, Jesucristo. Amén.

Familia donde hay un enfermo

Visita a la suegra de Pedro: Lc. 4, 38-39. Curación del hijo del funcionario del rey: Jn. 4, 43-54. Curación de la mujer encorvada: Lc. 13, 10-17. Auméntanos la fe: Lc. 17, 5-6. Eficacia de la oración: Lc. 11, 1-13. ORACIÓN: Señor Jesús, Tú tienes un cariño muy especial por los enfermos. En tu Evangelio apareces sanando y consolando, fortaleciendo y perdonando a muchos enfermos graves. Ten comprensión de esta familia, tan preocupada por la salud de (aquí se nombra al enfermo). Dale paciencia en su enfermedad y si es para mayor bien de esta familia y mayor gloria tuya, ali- via de sus dolores y molestias y sánalo(a) lo más pronto posible. Te lo pedimos con mucha fe, a Ti que vives y reinas en unidad con el Padre y el Espíritu Santo. Amén.

30 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 31

Misiones Universitarias Católicas 2006

Familia con problemas (peleas)

Parábola del hijo pródigo: Lc. 15, 11. La pecadora perdonada que baña con sus lágrimas los

pies de Jesús: Lc. 7, 36-49. El mandamiento principal (supremacía del amor): 1 Cor.

13.

ORACIÓN: Señor Jesús, Tú dijiste: "No son los sanos los que tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los peca- dores, para que se convierten". Ten compasión de nos- otros, que aún te conocemos poco y necesitamos de tanto de Ti. Mira con misericordia a esta familia que sufre penas y vive en dificultades que entristecen la vida. Haz brillar sobre ella la paz, que sólo Tú sabes dar. Te lo pedimos con mucha fe, a Ti que vives y rei- nas en unidad con el Padre y el Espíritu Santo. Amén.

Familia con niños

Las bodas de Caná (obediencia por amor): Jn 2, 1-12. Jesús bendice a los niños: Lc 18, 15-17. Jesús nos deja a María como Madre: Jn. 19, 25-27.

ORACIÓN: Señor Jesús, Tú dijiste: "Dejen que los niños vengan a Mi… de ellos es el Reino de los Cielos". Te damos gracias por la salud de sus niños. Te pedimos que guardes siempre en la unidad a esta familia. Protégelos, y da sabiduría a los padres para que sepan cuidar y guiar a sus hijos en el conocimien- to y amor a tu persona, Señor. Que no falte nunca tra- bajo necesario para el sustento, ni educación y salud de toda la familia. Y que reines Tú, Señor, en los cora- zones de todos y en el ambiente de este hogar. Amén.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

31

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 32

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 32 Personas con problemas de soledad Jesús visita a Zaqueo: Lc.

Personas con problemas de soledad Jesús visita a Zaqueo: Lc. 19, 1-9. No reconociste el momento en que Jesús vino a visi- tarte: Lc. 19, 41-44. Dios cuida de sus hijos: Mt. 6, 25; Lc. 12, 22. Pedid, buscad y llamad: Mt. 6, 7; Lc. 11, 9.

ORACIÓN: Señor Jesús, Tú dijiste a tus discípulos que no los dejarías huérfanos, sino que les regalarías la presencia del Espíritu Santo dado por el Padre a los que creen en Ti. Tú mismo vienes con Tu Palabra a visitarlos. Tu Espíritu Santo ha sido derramado en sus corazones. Te pedimos que ninguno de los que vivan en esta casa se sienta sola solo abandonado. Acrecienta la unidad de esta familia que tanto quieres, y haz que todos se sientan amados y respetados por Ti y por los tuyos. Amén.

Familia contenta de tener su casa propia Jesús en casa de Marta y María: Lc 10, 38-42. Jesús en casa de Simón: Lc 4, 38-39.

ORACIÓN: Bendice y visita Señor, esta casa que nos- otros visitamos en tu nombre. Derrama tu bendición sobre esta familia que con tu esfuerzo ha logrado construir su propio hogar. Te pedimos que los bienes conseguidos no les hagan olvidarse de Ti. Que sean una familia abierta y comprensiva con los más pobres. Que te den gracias de todo corazón a Ti, que eres el cimiento firme sobre el que construye la vida. Que enfoquen espiritualmente una familia sólida en la fe y bella en la armonía del amor, que sólo Tú sabes infun- dir en los hombres y mujeres de buena voluntad. Te lo pedimos con mucha fe. Amén.

32 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 33

Misiones Universitarias Católicas 2006

Familia tolerante no católica

Jesús y Nicodemo (nacer del Espíritu): Jn. 3, 1-8. Jesús, la luz del mundo: Jn. 8, 12. Las primeras comunidades (todas las cosas eran de todos) Hech. 4, 32-35. Milagros por medio de los apóstoles: 5, 12-16.

ORACIÓN: Te agradecemos Señor, la acogida que nos ha brindado esta familia. Tú despiertas en nosotros un gran respeto por todos los que buscan la verdad. Nosotros creemos que Tú eres la verdad. Te pedimos todos los miembros de esta familia para que siempre los alientes en su camino, y descubran en Ti al Señor de la Vida. Tú eres la Vida y el Amor. Que quede en ellos tu Paz. Amén.

ORACIONES PARA TODA OCASIÓN

Padre nuestro

Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre. Venga a nosotros tú Reino, hágase Tú voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

33

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 34

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 34 Ave maría Dios te salve, María. Llena eres de Gracia,

Ave maría

Dios te salve, María. Llena eres de Gracia,

el Señor es contigo,

bendita tú eres entre todas las mujeres

y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

El credo

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen. Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos. Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos. Está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica, la Comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

34 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 35

Misiones Universitarias Católicas 2006

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia. Vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve.

A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva.

A Ti suspiramos, gimiendo y llorando

en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra.

Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos

y después de este destierro muéstranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre. Oh! Clementísima. Oh! Piadosa. Oh! Dulce Virgen María. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Yo confieso

Yo confieso ante Dios todo poderoso,

Y ante vosotros hermanos,

Que he pecado mucho,

De pensamientos, palabras, obras

Y omisión .

Por mi culpa, por mi culpa, Por mi grandísima culpa,

Por eso ruego a Santa María siempre Virgen,

A

los ángeles y a los santos,

Y

a vosotros hermanos,

Roguéis por mí a Dios nuestro Señor.

Amén

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

35

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 36

Oración juvenil.

Jesús, Señor, hermano, amigo, quiero arriesgarme contigo

a vivir mi juventud

siguiendo tu Evangelio.

No quiero ser conformista ni dejarme conducir por criterios egoístas.

ser conformista ni dejarme conducir por criterios egoístas. Quiero jugarme entero por la limpieza del alma,

Quiero jugarme entero por la limpieza del alma, por el amor verdadero, por esa santa belleza del universo creado que nos confiaste a todos para su cuidado.

Y quiero ser caminante, peregrino,

creador humilde, criatura inteligente.

Escojo ir de la mano con los pobres de la tierra luchando por la justicia, por la paz de un mundo nuevo.

Te pido, Señor, tu Espíritu, soplo de tu alegría, presencia de tu amor

y fuente de mi energía.

Con la ayuda de tu Madre María, mujer de esperanza, servidora creyente. Amén.

36 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 37

Misiones Universitarias Católicas 2006

Invocación al Espíritu Santo

Ven espíritu santo Llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu Amor. Envía a tu Espíritu Creador

Y renueva la faz de la tierra

OH, Dios que has iluminado los corazones de Tus hijos con la Luz del Espíritu Santo, haznos dóciles a sus ins- piraciones para gustar siempre del bien y gozar de su consuelo. Por el mismo Cristo, Nuestro Señor. Amen.

Alma de Cristo

Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame. Pasión de Cristo, confórtame. Oh buen Jesús, óyeme. Dentro de Tus llagas, escóndeme. No permitas que me aparte de Ti. Del enemigo malo, defiéndeme. En la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti, para que con Tus santos

Te alabe y te bendiga por los siglos de los siglos. Amén.

Señor mío Jesucristo

Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Creador y Redentor mío,

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

37

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 38

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 38 por ser Tú quien eres, y porque te amo sobre

por ser Tú quien eres,

y porque te amo sobre todas las cosas,

me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente confesarme

a su tiempo.

Ofrezco mi vida, obras y trabajos

en

satisfacción de mis pecados.

Y

confió en tu bondad y misericordia infinita

que me los perdonarás y me darás la gracia para no volverte a ofender. Amén.

Abandono en el Señor

En

ti abandono Señor,

mi

pasado, mi presente, mi futuro;

lo mucho, lo poco;

lo

grande, lo pequeño;

lo

temporal y lo eterno.

Amén.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús

Rendido a Vuestros pies, ¡Oh Jesús mío! Considerando las inefables muestras de amor que me habéis dado y las sublimes lecciones que me enseña

de continuo Vuestro adorabilísimo Corazón, os pido

humildemente la gracia de conoceros, amaros y servi-

ros como fiel discípulo Vuestro para hacerme digno de

las

mercedes y bendiciones que, generoso, concedéis a

los

que veras os conocen, aman y sirven. ¡Mirad que

soy muy pobre, dulcísimo Jesús, y necesito de Vos como el mendigo de la limosna que el rico le ha de dar!.

¡Mirad que soy muy rudo, Oh soberano Maestro, y

38 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 39

Misiones Universitarias Católicas 2006

necesito de Vuestras enseñazas, para luz y guía de mi ignorancia!. ¡Mirad que soy muy pobre, dulcísimo Jesús, y necesito de Vos como el mendigo de la limosna que el rico le ha de dar! ¡Mirad que soy muy rudo, Oh soberano Maestro, y necesito de Vuestras enseñanzas, para luz y guía de mi ignorancia! ¡Mirad que soy muy débil, Oh poderosísimo amparo de los flacos, y caigo a cada paso, y necesito apoyarme en Vos, para no desfalle- cer!. Sedlo todo para mí Sagrado Corazón; socorro de mi miseria, lumbre de mis ojos, báculo de mis pasos, remedio de mis males, auxilio de toda necesidad. De Vos lo espera todo mi pobre corazón. Vos alentasteis y convidasteis, cuando con tan tierno acento dijisteis repetidas veces en Vuestro Evangelio: "Venid a Mí, "

Aprended de Mí,

Vuestro Corazón vengo, pues hoy; y llamo, y pido, y espero. Del mío os hago, ¡Oh Señor!. Firme, formal y decidida entrega. Tomadlo Vos, y dadme en cambio lo que sabéis me ha de ser bueno en la tierra y dichoso en la eterni- dad. Amén.

Pedid, Llamad

A las puertas de

Oración de San Francisco

Señor, haced de mí un instrumento de tu paz. Que donde haya odio, ponga yo amor; que donde haya ofensa, ponga yo perdón; que donde haya discordia, ponga yo unión; que donde haya error, ponga yo verdad; que donde haya duda, ponga yo fe; que donde haya desesperación, ponga yo esperanza;

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

39

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 40

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 40 que donde haya tinieblas, ponga yo la luz; que donde

que donde haya tinieblas, ponga yo la luz; que donde haya tristeza, ponga yo alegría. Oh Maestro. Que no me empeñe tanto en ser consolado como en consolar; en ser comprendido, como en comprender; en ser amado, como en amar; pues dando se recibe, perdonando se es perdonado y muriendo se resucita a la vida eterna. Amén.

Oración al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo y quédate con nosotros. Dígnate entrar en nuestros corazones. Enséñanos lo que debemos hacer y muéstranos a dónde tenemos que ir, para que con tu ayuda, nuestro trabajo te pueda ser agradable. Átanos eficazmente a Ti por el don de tu gracia, para que nos apartemos en nada de la verdad, sino que sigamos siempre los consejos de tu piedad y de tu jus- ticia, conformemos nuestros juicios con el tuyo y reci- bamos en la vida futura la recompensa eterna. Amén.

Al Espíritu Santo

Espíritu Santo, eres el alma de mi alma. Te adoro humildemente. Ilumíname, fortifícame, guíame, consuélame. Y en cuanto corresponde al plan del Eterno Padre Dios revélame tus deseos.

40 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 41

Misiones Universitarias Católicas 2006

Dame a conocer

lo que el Amor Eterno desea de mí.

Dame a conocer lo que debo realizar. Dame a conocer lo que debo sufrir. Dame a conocer lo que, silencioso,

con modestia y en oración,

debo aceptar, cargar y soportar. Sí, Espíritu Santo, dame a conocer tu voluntad

y la voluntad del Padre.

Pues toda mi vida no quiere ser otra cosa,

que un continuado y perpetuo Sí

a los deseos y al querer

del eterno Padre Dios. Amén.

Oración por los enfermos

Oh Dios, que permitiste que tu Unigénito Hijo fuera agobiado por el dolor para demostrar la virtud de la paciencia, escucha benignamente, nuestras oraciones por los hermanos enfermos, fortalece a aquellos que están aquejados por enfermedades y fatigas para que se consideren bienaventurados y unan sus dolores por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Consagración

¡Oh señora mía, oh Madre mía! Yo me ofrezco todo a Ti,

y en prueba de mi filial afecto

te consagro en este día:

mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón:

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

41

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 42

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 42 en una palabra, todo mi ser. Ya que yo soy

en una palabra, todo mi ser. Ya que yo soy todo tuyo, oh Madre de bondad, guárdame, defiéndeme y utilízame, como instrumento y posesión tuya. Amén.

Totus Tuus

Virgen, Madre de mi Dios ¡Haz que sea todo Tuyo! Tuyo en la vida. Tuyo en la muerte. Tuyo en el sufrimiento. Tuyo en el miedo y en la miseria. Tuyo en la cruz

y en el doloroso desaliento. Tuyo en el tiempo

y en la eternidad.

Virgen, Madre de mi Dios ¡Haz que sea todo Tuyo! Amén.

Entrega

Sí, acepto, Madre, Sí, tomar tu mano, Sí, subir al monte, Sí, besar la cruz, Sí, morir con Cristo, Sí, sembrar el mundo, Sí, aunque es de noche, Sí, te estoy mirando, Sí, me voy contigo, Sí, acepto, Madre,

42 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 43

Misiones Universitarias Católicas 2006

Sí, morir por ellos, Sí, Amén.

Oración de Santa Teresa de Jesús

Nada te turbe. Nada te espante. Todo se pasa. Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza. Quien a Dios tiene nada le falta. Solo Dios basta.

Ofrecimiento

Señor Jesús:

Te entrego mis manos para hacer tu trabajo Te entrego mis pies Para seguir tu camino Te entrego mis ojos Para ver como Tú ves Te entrego mi lengua Para hablar tus palabras Te entrego mi mente Para que Tú pienses en mí Te entrego mi espíritu Para que Tú ores en mí Sobretodo te entrego mi corazón Para que en mí ames a tu Padre Y a todos los hombres Te entrego todo mi ser Para que crezcas Tú en mí,

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

43

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 44

Para que seas Tú, Cristo, Quien viva, trabaje y ore en mí.

Oración de entrega (San Ignacio)

Toma, Señor, y recibe toda mi libertad,

mi

memoria,

mi

entendimiento

y toda mi voluntad;

todo mi haber y mi poseer. Vos me diste,

a Vos, Señor, te lo retorno. Todo es Tuyo:

dispón de ello según Tu Voluntad. Dame Tu Amor y Gracia, que éstas me bastan. Amén.

Dame Tu Amor y Gracia, que éstas me bastan. Amén. Oración al Cristo doliente No me

Oración al Cristo doliente

No me mueve mi Dios, para quererte

el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido

para dejar por eso de ofenderte.

Tu me mueves, Señor, muéveme el verte

clavado en una cruz y escarnecido; muéveme el ver tu cuerpo tan herido; muéveme tus afrentas y tu muerte, Muéveme en fin, tu amor de tal manera

que aunque no hubiera cielo yo te amara

y aunque no hubiera infierno te temiera.

No me tienes que dar por que te quiera,

porque aunque cuanto espero no esperara lo mismo que te quiero te quisiera.

44 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 45

Misiones Universitarias Católicas 2006

Al Cristo del Calvario

En esta tarde, Cristo del Calvario, vine a rogarte por mi carne enferma; pero al verte, mis ojos van y vienen de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza.

¿Cómo quejarme de mis pies cansados, cuando veo los tuyos destrozados? ¿Cómo mostrarte mis manos vacías, cuando las tuyas están llenas de heridas?

¿Cómo explicarte a ti mi soledad, cuando en la cruz alzado y sólo estás? ¿Cómo explicarte que no tengo amor, cuando tienes rasgado el corazón?

Ahora ya no me acuerdo de nada,

huyeron de mí todas mis dolencias.

El ímpetu del ruego que traía

se me ahoga en la boca pedigüeña.

Y sólo pido no pedirte nada,

estar aquí, junto a tu imagen muerta,

ir

aprendiendo que el dolor es sólo

la

llave santa de tu santa puerta. Amén.

Oración a Jesús Solitario en el Santísimo Sacramento

¡Oh Divino Jesús! que durante la noche estáis solitario en tanto tabernáculos del mundo, sin que ninguna de vuestras criaturas vaya a visitaros y adoraros. Yo os

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

45

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 46

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 46 ofrezco mi pobre corazón, deseando que todos sus lati- dos

ofrezco mi pobre corazón, deseando que todos sus lati- dos sean otros tantos de amor y adoración. Vos, Señor, estáis siempre en vela bajo las especies Sacramentales, vuestro amor misericordioso nunca duerme ni se cansa de velar por los pecadores.

¡Oh Jesús amantísimo!, ¡Oh Jesús solita-

rio!, haced mi corazón cual lámpara encendida; en caridad se inflame y arda siempre en vuestro amor. Vela ¡oh centinela Divino!, vela por el mísero mundo, por los sacerdotes, por las almas consagradas, las extraviadas, por los pobres enfermos cuyas noches

interminables necesitan tu fortaleza y tu consuelo, por los moribundos y por ésta tu humilde sierva que, para mejor servirte, descansa pero sin alejarse de Ti, de tu

Sagrario

donde vives en la soledad y el silencio de la

noche.

Sea siempre bendito, alabado, adorado, amado y reve- renciado el Corazón Sagrado de Jesús en todos los Sagrarios del mundo. Amén.

SANTO ROSARIO

"El Rosario es mi oración Mariana

Predilecta.¡Plegaría maravillosa! Maravillosa en su sen- cillez y en su profundidad. En esa plegaria repetimos muchas veces las palabras que la Virgen oyó del Arcángel y de su prima Isabel. Y en el trasfondo de las Ave Marías, pasan ante los ojos del alma los episodios

46 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 47

Misiones Universitarias Católicas 2006

principales de la vida de Jesucristo. El Rosario, en su conjunto, consta de los Misterios de Gozo, La Luz, de Dolor y de la Gloria, que nos pone en comunión vital con Jesucristo a través del corazón de su Madre". Juan Pablo II. Se comienza con la señal de la cruz, y a continuación se hace alguna petición. Se dice el misterio y después se rezan 1 Padrenuestro, 10 Ave Marías y 1 Gloria. Terminado el quinto misterio, se añade la oración Salve.

MISTERIOS DEL ROSARIO .

De Gozo (lunes y sábado)

1. La encarnación del Hijo de Dios.

2. La Visitación de la Virgen a Santa Isabel.

3. El nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.

4. La Presentación de Jesucristo en el Templo.

5. Jesús perdido y hallado en el Templo.

De la Luz (Jueves)

1. El bautismo de Jesús en el Huerto.

2. El inicio de la vida pública de Jesús en las Bodas de

Caná.

3. Jesús anuncia el Reino y llama a la Conversión.

4.La Transfiguración de Jesús en el Monte tabor.

5. La institución de la Eucaristía.

De Dolor (Martes y Viernes)

1.La Oración de Jesús en el Huerto.

2. La Flagelación de nuestro Señor Jesucristo.

3. Jesús es coronado de espinas.

4. Jesús carga con la Cruz.

5. La crucifixión y muerte de nuestro Señor.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

47

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 48

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 48 De Gloria (domingo y miércoles). 1. La Resurrección del Señor.

De Gloria (domingo y miércoles).

1. La Resurrección del Señor.

2. La Ascensión de Jesús al Cielo.

3.La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y María.

4. La Asunción de la Virgen María al cielo.

5. La Coronación de la Santísima Virgen, como Reina

de todo lo creado.

El Ángelus:

Uno:

El Ángel del Señor anunció a María.

Todos:

Y ella concibió por la obra y gracia del

Espíritu Santo. (Dios te salve, María

)

Uno:

He aquí la esclava del Señor.

Todos:

Hágase en mí según tu Palabra.

(Dios te Salve, María

)

Uno:

Y el verbo se hizo carne.

Todos:

Y habitó entre nosotros.

(Dios te salve, María

)

Uno:

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,

Todos:

Para que seamos dignos de alcanzar las pro-

mesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Oremos: Te pedimos, Señor infundas tu Gracia en nuestros corazones, para que cuantos, por el anuncio del Ángel, han conocido el misterio de la encarnación de tu Hijo, seamos conducidos por su Pasión y su Cruz a la gloria de la Resurrección, por Jesucristo Nuestro Señor. Todos: Amén.

48 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 49

Misiones Universitarias Católicas 2006

EL VÍA CRUCIS

EL VÍA CRUCIS O EL CAMINO DE LA CRUZ

El Vía Crucis es una serie de 14 cruces, que reflejan los hechos de la Pasión de Cristo y sus consecuencias inmediatas. Cada estación, además del hecho repre- sentado, indica la estación real o lugar del suceso en Jerusalén, en el calvario o en el Gólgota (Lugar donde fue crucificado Jesús).

Primera Estación: Jesús es condenado a muerte. (Mt. 27,15-26; Mc. 15,6-15; Lc. 23,17-25; Jn. 18,38-40, 19,4-16).

Jesucristo, que era de condición divina, se anonadó a si mismo, tomando la condición de servidor y hacién- dose semejante a los hombres. Y presentándose con aspecto humano, se humilló hasta aceptar por obedien- cia la muerte y muerte en Cruz para liberarnos de los pecados.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Segunda Estación : Jesús carga con la cruz. (Jn.

19,17).

Señor tu cargaste con la Cruz en tus hombros, y con ella cargaste con nuestros pecados. Concédenos llevar siempre con alegría la astilla de la Cruz que el Padre nos mande por las circunstancias de nuestras vidas.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

49

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 50

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 50 - Que por tu santa Cruz redimiste al mundo. T

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Tercera Estación: Jesús cae por primera vez.

El peso de los pecados del hombre oprime al Señor y

lo hace caer en tierra. Te pedimos Señor nos concedas

la Gracia para no caer en el pecado y vivir siempre en

amistad contigo.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Cuarta Estación: Jesús encuentra a su madre.

Madre queremos tenerte siempre alado durante nuestro caminar en la tierra. Acompaña e ilumina siempre nuestras vidas por el buen camino hacia la casa del Padre.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Quinta Estación: Simón de Cirene ayuda a Cristo

a llevar el madero de la Cruz. (Mt. 27,32; Mc. 15,21; Lc. 23,26).

Señor queremos ayudarte a cargar con el peso de tu Cruz, cargando cada uno de nosotros con alegría con las nuestras. Enséñame a ser reflejo tuyo cumpliendo siempre como hijo los deseos del Padre.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

50 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 51

Misiones Universitarias Católicas 2006

Sexta Estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús.

Señor queremos limpiar nosotros también tu rostro y que también en nosotros quede impreso tu rostro. Ayúdanos a que nuestros corazones estén siempre lim- pios y que así, puedan los demás ver en nosotros tu rostro.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Séptima Estación: Jesús cae por segunda vez.

Señor ayúdanos siempre y danos las fuerzas necesa- rias para no volver a caer y para seguir avanzando siempre hacia la casa del Padre Dios.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Octava Estación: Jesús encuentra a las mujeres que lo lloran y las consuela. (Lc. 23,27-31).

El señor vuelve sobre nosotros su divina misericordia, aunque este sufriendo a causa nuestra.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Novena Estación: Jesús cae por tercera vez.

Por mas que caigamos muchas veces, el Señor siem- pre nos perdonará mediante el arrepentimiento de los

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

51

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 52

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 52 pecados. Ayúdanos señor a nunca desanimarnos y a levantarnos siempre

pecados. Ayúdanos señor a nunca desanimarnos y a levantarnos siempre con fuerzas cada vez que caiga- mos.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Décima Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras. (Mt. 27,28).

Señor, tan cobijado estás en el corazón del Padre que soportas sin angustia el despojo de tus vestiduras. Enséñanos Señor a conservar íntegros siempre nues- tros cuerpos y nuestras almas y que en ellos se refleje siempre tu pureza.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Undécima Estación: Jesús es clavado en la Cruz. (Mt. 27,33-44; Mc. 15,22-32; Lc. 23,33-43; Jn.

19,17-30).

Cuanto sufres por amor a nosotros Señor y por nues- tros pecados. Concédenos hacer siempre, como tú, la voluntad del Padre Dios.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Duodécima Estación : Jesús muere en la Cruz. (Mt. 27,45-56; Mc. 15,33-41; Lc. 23,44-49; Jn.

19,30).

52 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 53

Misiones Universitarias Católicas 2006

Tanto nos has amado Jesús que has entregado la vida por nosotros. Queremos nosotros también dar nuestras vidas por ti. Ayúdanos Señor a que, en nuestra exis- tencia, pueda realizarse el plan de amor del Padre.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Décimo tercera Estación: Jesús es bajado de

la Cruz y depositado muerto en el regazo de Maria.

Madre queremos entregarnos nosotros también en tus brazos y permanecer siempre fiel como un niño a ti. Ayúdanos a que Jesús viva siempre en nosotros y a que sea yo otro Jesús en la tierra.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Décimo cuarta Estación: Jesús es puesto en el

sepulcro. (Mt. 27,57-61; Mc. 15,42-47; Lc. 23,50-56; Jn. 19,38-42).

Te damos gracias señor por todo lo que has sufrido por nosotros. Prepara mi corazón y haz de él tu casa siempre.

- Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

- Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

53

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 54

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 54 profundizando LOS 10 MANDAMIENTOS Amar a Dios sobre todas las

profundizando

LOS 10 MANDAMIENTOS

Amar a Dios sobre todas las cosas. No tomar el nombre de Dios en vano. Santificar las fiestas. Honrar padre y madre. No matar. No cometer actos impuros. No robar. No levantar falsos testimonios ni mentiras. No consentir en pensamientos ni deseos impuros. No codiciar los bienes ajenos.

LOS SACRAMENTOS SON ACCIONES DE JESÚS

De Él, que quiso estar presente para todos los hombres después de su vida terrena. De Él, que está presente en el ministro que actúa por Él. De Él que da la fuerza y la eficacia divina a los diver- sos signos y gestos. De Él, que está presente aunque sea de diferentes maneras. Algunos sacramentos imprimen carácter y dejan una huella indeleble en el alma que pone Dios, que configu- ra y asemeja a los hombres a Cristo.

54 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 55

Misiones Universitarias Católicas 2006

SACRAMENTOS

Bautismo. Confirmación. Eucaristía. Penitencia. Unción de los enfermos. Orden sacerdotal. Matrimonio.

Penitencia o Confesión:

No hay pecado que no pueda ser perdonado.

Antes del Examen de Conciencia: Ponerse en presencia de Dios y pedirle luz. ORACIÓN: "Dios Mío, estoy aquí de nuevo con el ánimo de recibir el sacramento de la penitencia. Bajo tu mirada voy a examinar mi conciencia. Dame tu luz para ver mis pecados y tu gracia para que me acerque con confianza al sacerdote que está aquí como tu representante. Ayúdame a conocer bien mis pecados y a encontrar en lo posible la causa de éstos. Haz que los deteste y me corrija… Virgen María, alcánzame la gracia de ser sincero en mi confesión y renacer a la Vida de una manera más generosa y entusiasta".

Examen de Conciencia:

Primer Mandamiento Amarás a Dios sobre todas las cosas. ¿Tengo amor filial a Dios? ¿Tengo confianza en Él?. ¿He abusado de su misericordia de su Dios?. ¿He sentido vergüenza de manifestar mi fe católica?

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

55

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 56

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 56 ¿He hablado mal de mi religión? ¿He hecho confesiones y

¿He hablado mal de mi religión? ¿He hecho confesiones y comuniones sacrílegas?

Segundo Mandamiento

No tomarás el nombre de Dios en vano ¿He hecho juramentos falsos o inútiles? ¿Pronuncio con respeto el nombre de Dios?

Tercer Mandamiento

Santificarás las fiestas ¿He oído misa todos los domingos? ¿He vivido los tiempo litúrgicos (Cuaresma, Semana Santa, Navidad,…) con el espíritu y con las obras que recomienda y manda la Iglesia, preparando mi corazón para acompañar a Cristo?

Cuarto Mandamiento

Honrarás a tu padre y a tu madre ¿Obedezco a mis papás? ¿He sido respetuoso con los sacerdotes? ¿He sido respetuoso con mis educadores? ¿Les he obe- decido? ¿He sido respetuoso con mis padres?

Quinto Mandamiento

No matarás ¿Le he pegado a alguien? ¿He guardado rencor? ¿He tenido envidia, odio? ¿Deseado mal a otros? ¿He cuidado la salud de mi cuerpo? ¿He puesto en peligro la vida de los demás? ¿He matado la fama de alguien con mis críticas?

56 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 57

Misiones Universitarias Católicas 2006

Sexto y Noveno Mandamiento

No cometerás actos impuros ni tendrás pensamientos ni deseos impuros. ¿He sido puro en mis pensamientos y deseos? ¿He sido puro en mis acciones? ¿Conmigo mismo? ¿Con los demás? Si estoy casado, ¿he respetado a mi pareja, relacionán- dome con ella con respeto sincero? ¿Le he sido fiel?

Séptimo y Décimo Mandamiento

No robarás ni codiciarás los bienes ajenos ¿He robado? ¿He restituido lo que no me pertenece? ¿He gastado mi dinero o bienes en cosas innecesarias, dejando a mi familia sin los bienes necesarios?

Octavo Mandamiento

No levantarás falsos testimonios ni mentiras ¿He mentido? ¿He hablado mal de otros sin necesidad? ¿He permitido que castiguen a otros por mi culpa? ¿He hecho trampas? ¿Soy honesto en el momento de rendir una prueba o examen?

Pecados Capitales

Soberbia, avaricia, lujuria, ira, pereza, gula, envidia. ¿He sido orgulloso, envidioso, glotón, colérico, perezo- so, vanidoso?

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

57

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 58

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 58 EUCARISTÍA Para recibir la Eucaristía de modo ordinario: Estar en

EUCARISTÍA

Para recibir la Eucaristía de modo ordinario:

Estar en gracia de Dios. Tener una recta intención: no comulgar por rutina, vanidad, compromiso, sino por agradar y cultivar la amistad con Dios. Preparación diligente y acción de gracias. Disponerse a comulgar con fe viva, humildad, confian- za, hambre y sed de Dios.

DONES DEL ESPÍRITU SANTO

Inteligencia: Nos ayuda a entender lo que Dios nos ha revelado. Sabiduría: Nos ayuda a entender, experimentar y sabo- rear las cosas de Dios. Ciencia: Nos ayuda a conocer para qué sirven las cosas creadas. Fortaleza: Nos da la fuerza para convertir en obra lo que Dios nos sugiere, superando los peligros o dificul- tades que se presentan. Nos ayuda a ser héroes de nuestra fe. Consejo: Nos ayuda a descubrir lo que tenemos que hacer en cada momento. Piedad: Nos ayuda a amar a Dios como verdadero Padre y a los hombres como hermanos. Temor de Dios: Nos hace huir del pecado por miedo de perder a Dios.

FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

Caridad, gozo espiritual, paz, paciencia, benignidad, bondad, longanimidad, mansedumbre, fe, modestia, continencia, castidad.

58 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 59

Misiones Universitarias Católicas 2006

LAS BIENAVENTURANZAS

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán con- sulados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justi- cia, porque ellos serán hartados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecuciones por la justicia, porque de ellos será el Reino de los Cielos.

LOS APÓSTOLES

Simón, llamado Pedro Andrés, Santiago y Juan: hijos de Zabedeo Felipe Bartolomé Tomás Mateo Santiago hijo de Afeo Tadeo Simón Judas, el traidor

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

59

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 60

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 60 PARTES DE LA SANTA MISA. Su nombre deriva de la

PARTES DE LA SANTA MISA.

Su nombre deriva de la palabra latina missio, que signi- fica misión. Esta misión, fue encomendada a los após- toles, y la podemos leer en Mt.28,18-19.

Es así como en nuestros días, la Santa Misa cuenta con la siguiente estructura:

¢

Canto de entrada

 

¢

Saludo

 
 

o

Señal de la Cruz

o

Redención

¢

Rito Penitencial (Mt. 5, 23-24)

 
 

o

Yo confieso

¢

Himno de Alabanza.(Lc. 2,8-14)

 
 

o

Gloria

¢

Oración (La dice el sacerdote en nombre de la asamblea.)

¢

Liturgia de la Palabra.

 
 

o

Primera Lectura

o

Salmo

o

Segunda Lectura

o

Evangelio

¢

Homilía (Explicación del evangelio)

 

¢

Profesión de Fe.

 

o

Credo

¢

Oración Universal.

 

60

 

Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 61

Misiones Universitarias Católicas 2006

¢ Liturgia Eucarística.(Mc.14,22-24)

o

Presentación de las Ofrendas.

o

Santo.(Mt. 21,9)

o

Consagración (Mt. 26,26-28)

¢ Padre Nuestro (Lc.11,1-4)

¢ Rito de la Paz.

¢ Fracción del Pan. (1 Cor.10,16-17)

¢ Cordero de Dios. (Jn 1,29)

¢ Comunión.

¢ Acción de gracias.

¢ Bendición.

¢ Despedida.

¢ Canto final.

HISTORIA DE LA VIRGEN DE CAACUPE

La historia sobre Caacupé, trasciende de la siguiente manera, según los relatos que se suceden a través del tiempo:

"Un día antes del año 1603, un indio cristiano, escul- tor de profesión, había ido al bosque en busca de barro. Unos integrantes de la aldea enemiga del indio cristiano, los Mbayaes, en un momento se toparon con éste y lo persiguieron, con la intención de matarlo. Viéndose nuestro indio en un grave peligro, subió a un frondoso y gran árbol, y en casi en la copa, prometió a la Santísima Virgen, que si lo salvaba de aquel peligro, tallaría una imagen de la Virgen con el madero de dicho árbol.

Por obra divina, el devoto indio se vio librado de caer en manos enemigas y, fiel a su promesa, hizo poco después una imagen de la Inmaculada Concepción, que

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

61

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 62

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 62 se destinó primero al culto privado, o pero la Providencia

se destinó primero al culto privado, o pero la Providencia trazó el plan por donde llegase a ser públi- camente venerada, para poder auxiliar a los necesita- dos y enjugar las lágrimas de los afligidos. En el año 1603, se desbordó el pequeño lago Tapaicuá, inundando el valle de Pirayú. Llamaron los habitantes del valle al misionero franciscano Fray Luis de Bolaños, famoso por haber hecho manar una fuente milagrosa con sólo golpear las peñas con un crucifijo.

Éste se presentó en el lugar de la catástrofe y en pre- sencia de la muchedumbre, atónita, mandó a las aguas que se serenasen.

Las aguas bajaron, y el valle recobró su

aspecto anterior. Entonces aquel lago tomó el nombre de Ypacaraí, al cual se lo conoce de esta manera hasta nuestros días.

Y así se hizo

Mientras el santo varón daba las gracias al cielo, gente del pueblo se había acercado a las orillas del lago, y observaron un objeto flotando sobre las aguas, impeli- do por una suave brisa hacia la playa. Uno de los pre- sentes se lanzó al agua y recogió el objeto misterioso, trayéndolo hasta la playa. Era un cofre de cuero, de forma cilíndrica. Lo abrieron, y un grito unísono de júbilo resonó por todo el valle: ¡Una imagen milagrosa!, ¡La Santísima Virgen!. En efecto, del pequeño cofre habían sacado una imagen de la Inmaculada Concepción, de madera, artísticamente tallada.

Se cree que el piadoso escultor se ahogó en las embra- vecidas aguas ya que nunca volvió a reclamar la ima- gen; mientras el cofrecito pudo flotar, y se salvó dicha escultura."

62 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 63

Misiones Universitarias Católicas 2006

Después de haber pasado por varias manos, la Virgencita tuvo por fin su Santuario, que fue construi- do en 1765, y es el que actualmente existe, varias veces ampliado y transformado.

No sólo en la víspera de aquel 8 de diciembre había alborozo: aquel cuadro que hoy se nos presenta, se repite año tras año, y se ha repetido siempre.

Porque todos los años, indefectiblemente, el pueblo

paraguayo, devotamente, va a rendir su homenaje a la Virgen de los Milagros de Caacupé.

Caacupé

es la palabra que significa: "detrás de los

montes".

Recordando así, aquel pedido que hizo el indio cristia-

no, quien después cumplió su promesa, hoy en día, miles de personas también se hacen la promesa, de ir en peregrinaje, hasta la basílica de Caacupé. Para quienes viven en Asunción, se sitúa siguiendo por la ruta 2, a 54 kilómetros de la capital; para otros peregrinantes, también poseen sus caminos y maneras de llegar al cerro de Caacupé. Miles de personas cada año, se encuentran para agra- decer a la Virgen, mantener la fe, cumplir la promesa, y traer buenos recuerdos del lugar. Niños, jóvenes y ancianos, todos ellos, unidos por la fuerza de este día festivo, o también por la tradición, y hasta otras por el perenne deseo de corresponder a la Santísima, asisten religiosamente a las misas y festejos que se celebran.

Caacupé

cientos o miles, y van a venerar a la Inmaculada Virgen, en unas celebraciones religiosas y profanas que se han convertido en una de las fiestas de mayor arrai- go nacional: El día de la Virgen de Caacupé.

es el sitio donde convergen las caravanas,

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

63

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 64

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 64 Oración a la Virgen de Caacupé "Santísima Madre de Dios

Oración a la Virgen de Caacupé

"Santísima Madre de Dios y madre nuestra,

desde vuestro Santuario de Caacupé cubrid con vues- tro manto protector

a vuestros devotos y a todo el Paraguay.

Interceded por nuestros padres y bienhechores, por los desvalidos y todos los necesitados de perdón y misericordia. Proteged a nuestra Santa Madre la Iglesia

y alcanzad luz a los magistrados para

que hagan justicia y haya paz entre los hombres. Después de la gracia particular que os pedimos, alcanzadnos también la gracia mayor de preservar en nuestra Fe

y en vuestro Amor,

para así merecer la realización de la promesa que Nuestro Señor Jesucristo nos hiciera cuando dijo:

"El que persevere hasta el fin se Salvará."

A Vos pues, Madre querida,

clamamos para que nos obtengáis tan singular favor. Amén." (Pídase la gracia particular).

64 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 65

Misiones Universitarias Católicas 2006

TEMAS ACTUALES

María, Siempre Virgen (relativo a los her- manos de Jesús)

Se lee en Marcos 3, 31-35 (también en Mt.12,46-50 y Lc.8,19-21) "Entre tanto llegaron a la madre y los her- manos de Jesús" y en Mateo 13,55 "No es éste el hijo del carpintero, y no es María su madre? no es el her- mano de Santiago, José, Simón y Judas, y no viven sus hermanas también aquí entre nosotros? Por lo que una lectura ligera de estos párrafos podría confundir- nos respecto de la perpetua virginidad de María, pero si María no tuvo hijos con José , a que se refieren estos escritores entonces? En la Sagrada Escritura el término hermano no deter- mina la relación que entre nosotros entendemos por hermanos propiamente tal (hijos de los mismos padres), sino que simplemente entabla una relación a la relación de hermanos bajo nuestro concepto, se "

habla de "Hijos de

Podemos comprobar que Santiago y José que se nom- bran como hermanos de Jesús son hijos de la "otra María" pariente de María madre de Jesús.

Cuando se relata en Mateo 27,56 la resurrección del Señor dice "Entre ellas estaban María Magdalena, María, madre de Santiago y José y la madre de los hijos de Zebedeo (Santiago y Juan)". En San Juan 19,25 leemos "junto a la cruz de Jesús estaba su madre, y la hermana de su madre María, esposa de Cleofás, y María Magdalena. A esta María se le llama también en Mt. 28,1 "la otra María".

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

65

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 66

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 66 Así, la virginidad de María, Madre de Dios, tiene a

Así, la virginidad de María, Madre de Dios, tiene a su vez un sentido esponsal. María, Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y Esposa de Dios Espíritu Santo, guarda íntegra y pura su fidelidad y su consagración total.

Maria, Madre nuestra

La maternidad de María se extiende a todos los hom- bres a los cuales Jesús, su Hijo vino a salvar.

Por que? Porque hasta ese extremo llegó el amor de Jesús, que no queriendo dejarnos huérfanos de su pre- sencia nos regala a la que lleva en su corazón, su Madre, y por Él, también madre nuestra.

Esta relación filial con María se instituye a los pies de la cruz; en San Juan 19,26-27 leemos "Cuando Jesús vio a su madre, dijo a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu Hijo". Luego le dijo discípulo: "Ahí tienes a tu madre".

Por tanto, hemos de querer muchísimo a María, como la gran Madre que es, en primer lugar porque fue Jesús mismo quien nos regaló. Él la amó y confió en que nosotros podríamos encontrar en Ella un camino para llegar hasta Él.

Ella es la nueva Eva (Ave), gracias a quien el verbo se hizo carne y pudo habitar entre nosotros.

66 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 67

Misiones Universitarias Católicas 2006

La Fe

La fe es la virtud teologal por la que creemos en Dios y en todo lo que Él nos ha dicho y revelado, y que la Santa Iglesia nos propone, porque Él es la verdad misma. Por la Fe "El Hombre se entrega libremente a Dios". Por eso el creyente se esfuerza por conocer y hacer la voluntad de Dios. "El Justo vivirá por la Fe".

La Fe Viva "actúa por la caridad". El don de la Fe per- manece en el que no ha pecado contra ella. Pero, "La Fe sin obras está muerta": privada de la esperanza y de la caridad, la Fe no une plenamente el fiel a Cristo ni hace de él un miembro vivo de su Cuerpo.

El discípulo de Cristo no debe solo guardar la Fe y vivir de ella, sino también profesarla, testimoniarla con fir- meza y difundirla; "Todos vivan preparados para confe- sar a Cristo delante de los hombres y a seguirle por el camino de la Cruz en medio de las persecuciones que nunca faltan a la Iglesia". El servicio y testimonio de la Fe son requeridos para la salvación: " Todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos".

El Purgatorio

Si bien Dios nos quiere demasiado, y su único deseo es que entremos en su gozo eterno, no obligará a nin- guno a estar con Él; no lo hizo con los ángeles, tampo- co nos obligará a nosotros. Él quiere que libremente lo amemos y deseemos estar con Él eternamente.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

67

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 68

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 68 Durante toda nuestra vida nos da la oportunidad de encontrarlo,

Durante toda nuestra vida nos da la oportunidad de encontrarlo, nos busca a diario y sin cansarse. Hay quienes dicen "si Dios nos ama tanto, ¿no nos dará una segunda oportunidad?". Cada día es una nueva oportunidad para demostrar a Dios cuanto le amamos; no despertamos cada día por nuestros propios méritos, sino sólo por misericordia de Dios, porque Él quiere regalarnos un nuevo día. No hablamos, entonces, de una segunda oportunidad, sino de oportunidades que se renuevan cada día.

La existencia del Cielo y del Purgatorio, así como del infierno, son muestra del amor de Dios y del respeto que Él tiene por nuestra libertad.

Al cielo sólo entran Santos, el punto es cuándo nos hacemos santos, en vida terrena o después de ésta. Reflexionemos algunas escrituras: Juan 3, 36 "El que cree en el Hijo tiene la vida eterna; pero el que no quiere creer en el Hijo, no tendrá esa vida". En otras palabras, lo que no crean, porque no quieren creer, el Señor no podrá salvarlos, aún cuando éste sea su mayo deseo.

Hay que poner atención aquí también que es el Señor quien nos salvará, no es el hombre el que se salva. Se lee en Mateo "¿entonces quién podrá salvarse?, para los hombres es imposible, pero no para Dios, para Él nada es imposible". Por eso no debemos entristecernos al ver cuánto nos falta para a agradar a Dios, porque de nosotros no provendrá la salvación.

Alguien podría pensar entonces, "yo creo en Dios por tanto independiente de cómo actúe me iré al cielo", sin embargo, a este pensamiento le falta perfección. Se

68 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 69

Misiones Universitarias Católicas 2006

lee en Mateo 7, 21 "No todos los que me dicen

'Señor, Señor, entrarán en el reino de los cielos, sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre celestial", y en Mateo 22, 11: La parábola del banque-

cuando el rey entró a ver a los invita-

dos se fijó en un hombre que no iba vestido con traje de bodas. Le dijo: 'Amigo, ¿cómo has entrado aquí si no traes traje de boda?' Pero el otro se quedó callado. Entonces el rey dijo a los que atendían a las mesas:

te de bodas "

Atenlo de pies y manos y échenlo a la oscuridad de afuera'.

Se leen en muchas partes de la escritura que la fe sin obras es fe muerta; aquél que en verdad cree actúa. San Alfonso dice: 'si se actúa poco es porque se cree poco y viceversa', pero al cielo sólo entran los santos, los que creen mucho, los que fueron revestidos de la gracia de Dios. El Reino celestial es como un banquete de bodas, al que ir bien presentados, como para una fiesta. Aquél que no se haya preparado en la tierra, tendrá que hacerlo en el purgatorio. El purgatorio es el último intento de Dios para salvarnos, para que todos los que aunque creíamos no nos preparamos, podamos remediarlo.

Será nuestra fe, pero también nuestras obras, las que Dios considerará al momento de llevarnos con Él. Nosotros ponemos una parte; Él pone su justicia y su infinita misericordia.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

69

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 70

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 70 Cristo fundó varias Iglesias Cristo no fundó varias Iglesias. Fundó

Cristo fundó varias Iglesias

Cristo no fundó varias Iglesias. Fundó una sola porque quiso que hubiera un solo rebaño con un solo pastor (Jn. 10, 16). Debemos "formar un sol cuerpo en Jesucristo" (Rom. 12, 5) y hay "un solo Señor, una sola fe y un solo bautismo" (Ef. 4, 5).

La palabra de Dios

La Iglesia Católica prohíbe el libre examen de la Biblia,

o sea, que cada uno la interprete según su capricho.

"Ninguna profecía de la Escritura, debe ser interpretada

al gusto de cada quien, porque los profetas nunca

hablaron por su propia voluntad; al contrario, eran hombres que hablaban de parte de Dios, dirigidos por el Espíritu Santo" (2 Pe. 1, 20; Gal. 1, 6-11).

¿Es infalible el Papa?

El Romano Pontífice es infalible cuando, como Maestro Universal de toda la Iglesia, enseña verdades de Fe o principios morales como necesarios para la salvación, porque Cristo prometió a San Pedro y a sus sucesores que la Iglesia que se apoya en la autoridad suprema

que a ellos confirió, no sería jamás destruida (Mt. 16, 18). En materia de fe y de moral nunca se equivoca, y

si lo obedecemos, nunca erraremos.

Fuera de estas condiciones el Papa puede equivocarse, cuando propone opiniones personales o enseña cien- cias humanas que no están necesariamente conecta- das con doctrinas reveladas. Además Cristo no le pro- metió el don de no pecar.

70 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 71

Misiones Universitarias Católicas 2006

Diferencia entre la Iglesia Católica y protestantes

Los protestantes y las sectas no tienen la "Confirmación", que da a los bautizados la plenitud del Espíritu Santo y que administraban los Apóstoles (Hech. 8, 14-17). No tienen la "Confesión", sacramento por el cual la Iglesia por autoridad recibida de Cristo, perdona los pecados (Jn. 20, 20-23). No tienen el "Santo Sacrificio de la Misa", que continúa y aplica la redención de Cristo y no cumplen la orden de Cristo "Hagan esto en memoria mía" (Lc. 22, 14-20; 1 Cor. II, 23-25). No tienen la "Comunión", que nos da como alimento el Cuerpo y la Sangre de Cristo, sin el cual es imposible salvarse. "En verdad, en verdad os digo que, sino coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis de su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tendrá la vida eterna" (Jn. 6, 53-54), y no tienen en sus templos la presencia real de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar. No tienen el "Sacerdocio Ministerial" que reciben por la imposición de las manos, aquellos que han sido llama- dos por Cristo, para renovar en el nombre de Él, el sacri- ficio de la redención y para que alimenten con su pala- bra y fortalezcan con sus sacramentos al pueblo de Dios (Heb. 5, 1-4). Los ministros protestantes y de las sec- tas, son sólo predicadores de la Biblia, y no tienen la potestad ni la misión para hacerlo. No tienen el "matrimonio" que algunos de ellos tienen, no es Sacramento, y cuando admiten además el divor- cio, no es ni matrimonio natural (Mc. 10, 1-12) No tienen a la Virgen, que Cristo nos dejó como Madre.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

71

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 72

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 72 No tienen a los Santos, que nos dan ejemplo de

No tienen a los Santos, que nos dan ejemplo de amor

a Dios y al prójimo y pueden interceder por nosotros porque somos amigos de Dios.

¿Por qué los católicos se confiesan con sacerdotes y no directamente con Dios como lo hacen los protestan- tes y las sectas?

Los católicos se confiesan con los sacerdotes porque así lo ordenó Cristo al decir: "A los que ustedes les perdonen los pecados, les quedarán perdonados. A los que ustedes no ls perdonen los pecados, no les queda- rán perdonados" (Jn. 20, 23).

¿Los católicos adoramos a la Santísima Virgen?

Los católicos no adoramos a la Santísima Virgen, por- que no es Dios. Ella misma se reconoce "esclava del Señor" y dispuesta a obedecer la voluntad de Dios (Lc. 1, 38).

El culto que los católicos damos a la Santísima Virgen

es de veneración, distinto a la adoración, que sólo se debe a Dios. Pero la veneración que damos a la Virgen, es la más grande porque Ella es la verdadera Madre de Cristo, el Hijo de Dios (Lc. 1, 30).

Los ídolos

Una de las primeras cosas que se critican a los católi- cos es que adoran imágenes, siendo que Dios puso en

la ley (éxodo 20, 1-17: Los diez mandamientos) no

tener ídolos ni dioses. Pero que hay de cierto en esto; los católicos, adoramos ídolos?

72 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 73

Misiones Universitarias Católicas 2006

Un ídolo es aquello en que ponemos el corazón, nues- tro tesoro, el centro de nuestro día, algo que ocupa un lugar primordial en nuestra cabeza, y que por tanto se torna el sentido de nuestra vida.

Vivir totalmente centrado en uno inhabilita el corazón para amar a Dios y a los hombres.

Los ídolos son todas aquellas cosas donde se pone el corazón, sin dejar espacios para amar a Dios, perdién- dose por tanto, la verdadera felicidad.

Totalmente distinto es lo relativo a las imágenes, nos- otros no ponemos el corazón en ellas, no vivimos en torno a ellas, no nos levantamos a besarlas antes de dar gracias a Dios por el nuevo día, no nos gastamos

el día limpiándolo, ni se nos acaba la fe si se rompen.

Nuestras imágenes no esclavizan el corazón ni lo cie- rran a Dios; por lo contrario, la usamos de recordatorio

y de ánimo para las cosas de Dios. Permite crear un

ambiente de alabanza a Dios, no a la imagen en sí; favorecen el acercamiento a Dios, dada a nuestra necesidad de los sensible.

semana santa

Principales acentuaciones de la Semana Santa Aquí tienes en tus manos una síntesis de los elemen- tos esenciales que debes tener en cuenta como misio- nero y responsable de la animación y preparación de las principales celebraciones de Semana Santa.

Para ser más concretos nos centraremos en el "Triduo Pascual", es decir, el conjunto de las celebraciones y

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

73

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 74

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 74 los símbolos de la liturgia cristiana católica que vivire- mos

los símbolos de la liturgia cristiana católica que vivire- mos desde la noche del Jueves Santo hasta la Vigilia de Pascua del Sábado Santo, llegando incluso hasta el Domingo de Resurrección. Será un interesante recorri- do sobre los fundamentos de nuestra fe que se hallan en la pasión, muerte y resurrección de Jesús, el Dios Amigo que nos convoca como amigos y nos hace sus enviados en la misión.

Con estas aclaraciones generales pasemos ahora a descubrir cuál es el sentido del Triduo Pascual (Pasión, muerte y resurrección de Jesús - Núcleo de la Semana Santa) en su conjunto y en sus partes. Para tener una mayor claridad nos basaremos en items alfabéticos.

1. El Triduo Pascual

a) No separar la celebración del Triduo Pascual de todo el camino cuaresmal. Tiene poco sentido pretender participar en la celebración del Triduo si no se ha hecho el camino cuaresmal. Para la Iglesia, pues, el camino cuaresmal significa un camino de desierto y austeridad, para llegar, por medio de la penitencia y la conversión, a la verdadera libertad de la Pascua defini- tiva.

En otras palabras: No hay VIDA NUEVA con el JESÚS que resucita si no morimos a la VIDA VIEJA de egoís- mo, pecado y desamor. La cuaresma es el tiempo especial para reflexionar, a la luz de la Palabra de Dios, nuestras vidas y ponerse en campaña de resucitar abandonando todo aquello que nos aparta de la VIDA, de JESÚS; poniendo medios para liberarse, con la ayuda de Dios, de todo aquello que nos mata y separa entre nosotros: el individualismo, la indiferencia, el

74 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 75

Misiones Universitarias Católicas 2006

materialismo, el interés, las injusticias, etc Surgen aquí preguntas muy sencillas como: ¿A quiénes se convoca a las Misiones universitarias y a las cele- braciones del Triduo Pascual? ¿Qué se ha hecho para que los convocados recorran el tiempo de la cuaresma juntos y en perspectiva pascual?

He aquí un criterio básico de participación que invita a reflexionar en algunas convocatorias que andan por ahí y en las que se percibe claramente que los que convo- can; convocan a un hecho aislado. La Pascua es siem- pre punto de llegada y punto de partida pero nunca un hecho aislado. Es el tiempo central de todas las cele- braciones cristianas del año. Su vivencia y compren- sión es clave para nuestra vida cristiana.

b) La unidad del Triduo Pascual. Desde la Cena del

Señor hasta las vísperas del Domingo de Resurrección la Iglesia celebra un solo misterio: "El triduo del crucifi-

cado, sepultado y resucitado", el "Triduo Pascual". Un solo misterio en varios días para dar tiempo a la medi- tación, a la oración y al ayuno. Es tal la densidad del misterio celebrado que necesitamos vivirlo despacio, de manera que el alma se empape de su significado.

c) Ambiente o contexto de todo el Triduo Pascual. Nos

referimos a la seriedad, al silencio, a la oración, al ayuno, a la meditación y oración que deben estar pre- sentes a lo largo de todo el Triduo. Con ello no quere- mos indicar que sean días de tristeza, sino de esperan- za y alegría. No es posible entrar en el misterio sin un ambiente de recogimiento. En algunos grupos, espe- cialmente de jóvenes, se puede olvidar esta dimensión del ambiente. Sin una buena orientación pastoral es muy fácil caer en una "mera convivencia". Hay que

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

75

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 76

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 76 resaltar que nos reunimos para convivir y compartir el Misterio

resaltar que nos reunimos para convivir y compartir el Misterio central del Señor Jesús. Es su misterio el que nos enfrenta a nuestro propio vivir y a descubrir un horizonte nuevo de vida.

d) Acentuación de lo que es importante. La prepara-

ción y organización de las acciones que se lleven a cabo tienen que apuntar a dejar bien de manifiesto qué es lo esencial y qué es lo secundario. Hay grupos que dan más importancia al "lema" elegido que al misterio cristiano celebrado.

La celebración de la Pascua del Señor nos convoca a todos los creyentes a proclamar que nada hay posible que pueda detener el amor de Dios hacia nosotros y su empeño por salvarnos, por liberarnos. Jesús no sólo no se ha detenido ante el dolor y la muerte, sino que ha

asumido y vencido la misma tragedia de la muerte. Dios comienza a actuar allí donde parece que todo se acaba. Dios enciende la luz allí donde parece que ya sólo son posibles la tiniebla y el silencio mortal. Dios es poderoso y su poder está donde acaba el poder del hombre. Quizás necesitamos urgentemente sentirnos pobres para que comience Él a actuar como Dios. Mientras el hombre se crea poderoso y seguro de sí mismo, Dios no puede intervenir. No es posible una celebración del Triduo Pascual al margen de la fe, al margen de una confesión de fe en el Dios en quien Jesús confió hasta el extremo. Por eso lo levantó, lo resucitó y lo sentó a su diestra.

e) La celebración del misterio de Cristo es también la

celebración de nuestro propio misterio, de nuestro pro-

76 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 77

Misiones Universitarias Católicas 2006

pio camino hacia la verdad, hacia una vida de mayor plenitud como hijos de Dios en unión con Cristo. No nos reunimos para celebrar algo que no nos atañe. La pasión, muerte y resurrección de Cristo nos afecta directamente porque estamos en el camino de incorpo- ración a Cristo. O sea, de asemejarnos a El con una vida humana más plena y cargada de luz, esperanza, amor y de una fe en el Dios que resucita y nos invita a vencer nuestro dolor y muerte con Jesús.

Toda postura de celebración pasiva o como meros espectadores, distantes del misterio, lleva en si un vacío, una deficiencia. No sólo celebramos la pascua de Cristo, celebramos nuestra propia pascua. Si la de

Cristo ya fue, la nuestra está siendo. Y para que conti- núe adelante, celebramos, rememoramos y nos unimos

a la de Cristo. No caigamos en esa impresión de cele-

brar algo que nos es ajeno, como si fuéramos cristia- nos que no están empeñados en vivir el misterio de Cristo en su vida ordinaria: el de la liberación del pecado. Esto pide una postura de fe en la celebración.

f) Centralidad de los textos bíblicos que la liturgia ofre-

ce en cada una de las celebraciones. Ellos encierran y

proclaman el misterio que celebramos. Ellos invitan a profundizar, a través de la meditación personal y gru- pal, en la realidad honda de la Pascua del Señor, que es nuestra pascua. Nos podrán ayudar comentarios y acciones catequético-pastorales, pero es indispensable

la labor personal. Los problemas y temas que se abor-

den han de estar en íntima conexión con los textos

bíblicos.

g) La participación del pueblo cristiano es perspectiva

del Concilio en la renovación litúrgica; se debe poner

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

77

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 78

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 78 de relieve de manera especial en las celebraciones del Triduo

de relieve de manera especial en las celebraciones del Triduo Pascual. Es indispensable la preparación cuida- dosa de quienes tengan que intervenir en lecturas, acciones, cantos, etc.

Pastoralmente hay que contar con la dificultad de muchos participantes en la celebración del Triduo Pascual para entender a Dios; dicho de otra manera, hay que contar con la falta de fe honda y verdadera, de muchos hombres y mujeres que quieren celebrar el misterio de Jesús sin creer en Él de manera personal y firme. Se va a celebrar con un determinado conoci- miento de la actuación de Dios más que con una fe personalizada en el Dios que nos salva. Por otra parte, la misma celebración es, en alguna manera, catequéti- ca y puede interrogar en profundidad a los participan- tes.

2. El Jueves Santo

El Triduo Pascual comienza con la celebración eucarís- tica de la Cena del Señor, al atardecer del jueves. Se evoca en ella la última Cena, en la que el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, habiendo amado hasta el extremo a los que se le habían dado, ofreció a Dios Padre su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino. Mandó a los suyos que continuaran esta tradición hasta el final de los tiempos. Este mandato dio origen al sacerdocio, es decir, a la misión que tiene el Pa'i en la comunidad y en toda la iglesia.

La atención del inicio del Triduo Pascual se concentra en los siguientes elementos: la Eucaristía como memo- rial de la pasión del Señor (la Eucaristía como misterio

78 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 79

Misiones Universitarias Católicas 2006

pascual concentrado); la institución del sacerdocio; el mandato del amor fraterno. Existen otros elementos más, como son el lavatorio de los pies, la reserva de la Eucaristía, los donativos para los pobres, las procesio- nes, la adoración de la Eucaristía (también conocida por "Hora santa")

Lo importante en este inicio del Triduo es que la Iglesia comienza la celebración de un solo misterio de salva- ción realizado por Jesús. La Pascua de Jesús es posi- ble desde su entrega total y absoluta hasta la muerte y resurrección. Sin entrega no hay ni amor, ni pasión, ni muerte, ni resurrección. Sin entrega no hay libertad. La disposición de Jesús a la entrega provoca en la perso- na una inquietante pregunta: ¿Qué estás haciendo, tú, quien quiera que seas, con tu vida y de tu vida? Este es el punto de partida para avanzar en el Misterio pas- cual.

La fraternidad (vista como entrega) no es algo añadido a la Eucaristía ni una consecuencia moral que se des- prenda de ella. La fraternidad es Eucaristía porque es actitud permanente de entrega. Pablo define la Eucaristía como memorial del que se ha entregado por todos. Y lo que Él ha hecho, la Pascua que El realizó, es lo que nos manda realizar.

La reflexión que se haga en los grupos y comunidades

deberá apuntar a enfrentar a la persona a esta pregun- ta fundamental: ¿Cómo vivo la entrega de mi vida per-

sonal

trabajo, el noviazgo, etc

rística permanente en la que como creyente vivo?. Eucaristía no es sólo "asistir" a la Eucaristía. Hacer

Eucaristía es vivir eucarísticamente, entregadamente,

?,

en mi familia, en la Iglesia, en los estudios, el

¿Cuál es la actitud euca-

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

79

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 80

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 80 dando gracias al Padre por el amor que ha puesto

dando gracias al Padre por el amor que ha puesto en nosotros y que nos invita a repartir entre los demás.

Dejamos de lado las celebraciones matinales del Jueves Santo: La Misa Crismal (consagración de los óleos que representa la relación que la Eucaristía tiene con todos los demás sacramentos), y el carácter sacer- dotal del día, con la reunión de los presbíteros junto al Obispo y la renovación de su carácter de obediencia al Pastor de la diócesis y el compromiso por el celibato. Ciertamente que son elementos importantes, pero no entran dentro del Triduo Pascual. Además, suelen tener como escenario la Iglesia Catedral, madre de todas las demás parroquias de la diócesis, y esto limita mucho la participación de todo el pueblo de Dios dis- perso.

3. Viernes Santo

Es el día en que la Iglesia se congrega para meditar en la Pasión de su Señor y en su Cruz; al mismo tiempo, descubre su propio nacimiento del costado de Cristo atravesado por la lanza del soldado. Sabe bien la Iglesia que Cristo, dormido en la Cruz, intercede por la salvación de todos los hombres.

El Viernes Santo es un día especial por su estructura litúrgica. La Iglesia no celebra Eucaristía (o sea, no celebra la misa), aunque sí que tiene una liturgia pro- pia. Obsérvese que originariamente no había comunión el Viernes Santo, como no la hay el Sábado Santo. Y sólo se distribuye la comunión durante la celebración, salvo a los enfermos e impedidos que no pueden asis- tir a la celebración comunitaria.

80 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 81

Misiones Universitarias Católicas 2006

La estructura litúrgica del Viernes Santo es el modelo eclesial de lo que es una celebración de la Palabra sin sacramento.

La celebración de la Pasión de Jesús se hace no tanto por la celebración de un sacramento, cuanto por la oración, el ayuno, el silencio, la sobriedad, la medita- ción y, sobre todo, la proclamación de la Palabra. Sólo está permitido celebrar dos sacramentos en este día: la Reconciliación y la Unción de enfermos, si fuera nece- sario.

Cobran especial relevancia la oración de Laúdes (Son alabanzas a Dios. Un conjunto de himnos, Salmos, ora- ciones y peticiones que se rezan por las mañanas en comunión con la Iglesia universal orante) y el Oficio de Lectura realizados comunitariamente.(El oficio de lectu- ra es un conjunto de lecturas bíblicas y otras reflexio- nes que nos ayudan a orar y profundizar los misterios de Dios y la praxis de la vida cristiana)

Una buena educación del pueblo cristiano lleva a los responsables de la celebración a señalar que el ayuno, la abstinencia, la sobriedad, la oración, la escucha de la Palabra, el silencio son en sí mismas formas de cele- bración de la Pasión del Señor. No se trata de algo añadido a la "función" u "oficios" de la tarde. Celebramos durante todo el Viernes Santo la Pasión del Señor al realizar las acciones arriba señaladas.

La mejor hora de la celebración litúrgica es hacia las tres de la tarde. Es una hora incómoda. Es la 'hora de la comida', ordinariamente. Pero, como es el día del ayuno, no estaría mal hacer un esfuerzo por aproximar la celebración a esta hora.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

81

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 82

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 82 La celebración litúrgica comienza "sin principio", es decir, no

La celebración litúrgica comienza "sin principio", es decir, no hay saludo del presidente de la celebración (ni lo tiene que hacer el que dirige las moniciones). En realidad, la celebración de hoy no es distinta de la del Jueves ni de la Vigilia Pascual. Es sólo un momento diferente. Por eso también, al finalizar la liturgia de este día, no se despide al pueblo. Todo queda inacaba- do, en espera, en silencio, en escucha, en fe, en ora-

ción, en vigilia

, resucitar al Hijo entregado en manos de los enemigos.

mientras Dios cumple su palabra de

No es un día de sentimentalismo. Es un día de alegría contenida. No es que los hombres hayan condenado al Justo. Es que el Justo se ha entregado voluntariamen- te a la muerte, en obediencia al Padre. Es que la vida pasa por la muerte. El recuerdo de la muerte del Señor está lleno de esperanza y de victoria.

Hoy hay que recordar que sigue siendo actual la pasión de Jesús en la vida de muchos hombres y mujeres:

miseria, opresión, hambre

el dolor y la pasión de muchos hermanos pobres y

muchísimos niños marginados y excluidos que viven en las calles de nuestras ciudades, indígenas abandonados

a su suerte, también muchos ancianos, mendigos, dis- capacitados, etc

Conviene tener en cuenta

Reunidos al pie de la Cruz, reconocemos que a la vez somos víctimas y cómplices de este inmenso drama padecido por Jesús y vivo en muchos hermanos.

El principal objeto de predicación en el día de hoy es Jesús, y éste crucificado, escándalo para unos, pero, para los que creen, salvación definitiva.

82 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 83

Misiones Universitarias Católicas 2006

Los momentos significativos de la celebración litúrgica son:

1. La postración inicial del Sacerdote que preside y sus

ministros, rito específico del Viernes Santo: sobrecogi- miento del hombre que, ante el acontecimiento de la muerte de su Señor, calla, hace silencio profundo, cae en tierra y se pregunta por su propia identidad y com- plicidad. ¿Cómo mirar a un Dios entregado por amor hasta dejarse clavar en Cruz sin caer por tierra y reco- nocer el cariño del Padre, la entrega del Hijo y nuestra propia realidad?

2. La proclamación de la Palabra. En la Palabra está la

revelación del misterio del amor de Dios.

3. La Plegaria (Súplicas, peticiones) que expresa el

valor universal de la Pasión de Cristo. Éste, clavado en la cruz, es el gran Mediador ante el Padre para toda la humanidad.

4. La adoración de la Cruz. La Cruz se convierte en

signo de salvación y en título de gloria para los segui- dores del Crucificado.

5. La participación en la mesa del Pan y del Vino. Por

la comunión, quedamos invitados todos a vivir sacra- mentalmente la muerte de Jesús.

Son propios de este día, además, algunos ejercicios de devoción popular: es de destacar, en primer lugar, el "Vía crucis"; existen otras muchas tradiciones como las procesiones, el recuerdo de los dolores de la Virgen Santísima, etc.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

83

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 84

4. Sábado Santo

Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 84 4. Sábado Santo Durante el Sábado Santo la Iglesia permanece junto

Durante el Sábado Santo la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, meditando su pasión y muerte, su descenso a los infiernos, y esperando, en oración y ayuno, la resurrección gloriosa de su Señor.

1. El silencio orante es la mejor celebración el Sábado

Santo. Un silencio que tiene un gran contenido: espe-

rar la obra de Dios; esperar que se cumpla la Palabra del Señor; esperar contra toda esperanza la acción de Dios para quien nada es imposible.

2. La Cruz venerada el Viernes Santo sigue siendo el

centro de atención de los fieles. Ante ella, la Iglesia entera espera y calla.

3. La Iglesia se abstiene de la celebración de la

Eucaristía; sólo en caso del viático se puede distribuir la comunión. Al igual que el Viernes Santo, sólo se pueden celebrar los sacramentos de la Reconciliación y de la Unción de enfermos. Esta 'abstinencia sacramen- tal' de la Iglesia tiene que ser entendida como la forma mejor de centrar toda la atención en el silencio y en la oración, así como en el ayuno, aunque éste no sea obligatorio como el del Viernes Santo.

5. Vigilia Pascual (En la noche del Sábado Santo

para el Domingo de Resurrección)

Según una antiquísima tradición, ésta es una noche de vela en honor del Señor en la que se conmemora la noche santa en la que el Señor resucitó. Desde muy pronto se llamó a la Vigilia Pascual, "la madre de todas

84 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 85

Misiones Universitarias Católicas 2006

las santas vigilias". En Vigilia, la Iglesia espera la resu- rrección del Señor y celebra los sacramentos de la ini- ciación cristiana.

Todo lo que se haga y como se haga, debe expresar que la Iglesia está celebrando "la celebración del año". Desde el inicio, la Iglesia celebró con una solemne vigi- lia nocturna la Pascua anual, solemnidad de todas las solemnidades. La resurrección de Cristo es el funda- mento de nuestra fe y de nuestra esperanza. No es el último acto del Sábado Santo. Es "la noche de la Pascua".

La Vigilia Pascual es enormemente edu- cativa y simbólica en sí misma:

Se realiza en la noche, cuando a Dios le ha gustado actuar. En la noche nació y en esta noche santa resu- cita. La Vigilia Pascual no es una misa vespertina más de los sábados o de los días festivos. Es otra cosa:

esperar en la noche la resurrección del Señor.

Es en la noche donde los símbolos del fuego y de la luz van a tener más expresividad. En la noche el pue- blo hebreo esperó el paso del Señor, que debía liberar- los de la esclavitud del Faraón. En la noche Dios actúa derrotando el poder de la muerte y abriendo las puer- tas de la esperanza para todos.

Como encargados de preparar la celebración debemos tener en cuenta: el ritmo de la celebración, destacar los elementos centrales, previsión de todos los deta- lles, participación del pueblo cristiano, ensayo de los cantos, viva proclamación de las lecturas, sobriedad y oportunidad de las moniciones para que los fieles

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

85

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 86

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 86 entren mejor en el sentido de lo que se realiza,

entren mejor en el sentido de lo que se realiza, adorno

y luminosidad del espacio, etc.

De manera especial, la celebración de la Vigilia Pascual tiene que ser realizada en Iglesia. Realícese todo lo posible para que los grupos particulares tomen parte en la celebración común de la Vigilia Pascual, forman- do una única asamblea y experimentando profunda- mente el sentido de pertenencia a la comunidad ecle- sial.

La estructura de la Vigilia Pascual:

1. El lucernario y pregón pascual. Fuera del templo, el

pueblo de Dios es congregado en torno al fuego que es

a la vez destrucción y calor; muerte y vida. Como un

día el pueblo hebreo fue guiado por una columna de fuego, de ahora en adelante, Cristo, vencedor de la muerte, será la Luz que guíe y oriente a quienes se congregan en su nombre. Como el fuego disipa las tinieblas, Cristo está llamado a disipar la oscuridad en que la persona se sumerge por su egoísmo. El fuego bendecido es la evocación viva de Cristo como luz del mundo. Del fuego se prenderá el Cirio (Una vela alta y grande con una cruz y el año actual) que presidirá las celebraciones durante cincuenta días. Tras la luz del Cirio, signo vivo de Cristo, el pueblo celebrante entrará procesionalmente en el templo hasta estallar éste, pro- gresivamente, de luz. El pregón pascual, magnífico poema lírico, presenta el Misterio pascual en el conjun- to de la economía de la salvación.

2. La lectura de la Sagrada Escritura es el segundo

momento importante de la Vigilia. Se proponen varios pasajes bíblicos preciosamente elegidos, que describen

86 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 87

Misiones Universitarias Católicas 2006

los momentos culminantes de la historia de la salva- ción comenzando por la Ley, los Profetas y finalizando con el Nuevo Testamento. Es el tiempo de meditación sobre la acción de Dios desde siempre al lado del hom- bre que Él había creado a su imagen; es la historia de una alianza en la que Dios toma el protagonismo y empeña su palabra a favor de su pueblo. Dios se vuel- ca hacia el hombre con amor paternal. Los responsa- bles no sólo deben elegir bien las lecturas (si juzgan que no es oportuno proclamar todas las que se seña- lan), sino que han de prestar atención para que

3. sean dignamente proclamadas (hay diferencia entre

'leer' y 'proclamar'). Los cantos interleccionales, el silencio reposado (no molesto), la oración personal y

comunitaria forman esta segunda parte. Que queden suficientemente destacados el canto del "aleluya", el evangelio y la homilía que, aunque breve, no deberá faltar.

4. En tercer lugar vienen la renovación de las prome-

sas y la celebración del bautismo de los nuevos miem- bros de la Iglesia. Si a lo largo del año litúrgico hay un lugar propio para el bautismo, es la Vigilia Pascual. Va en aumento, en las comunidades cristianas, prever la celebración bautismal tanto de niños como de adoles- centes y adultos.

5. La Vigilia termina con la celebración de la Eucaristía,

sacramento pascual por excelencia, memorial del sacri- ficio de la Cruz, presencia de Cristo resucitado, culmen de la iniciación cristiana. Quizás algunos grupos prepa- ran con esmero los momentos anteriores de la Vigilia y dejan en la monotonía y rutina de siempre la liturgia eucarística.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

87

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 88

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 88 6. El Domingo de Pascua La misa del día de

6. El Domingo de Pascua

La misa del día de Pascua se debe celebrar con la máxima solemnidad. Es el "día de los días", el día en que actuó el Señor y de la muerte nos libró. Porque existe este día tiene sentido que los creyentes nos reu- namos cada domingo. Porque existe este Domingo de Pascua, existen los domingos de todas las semanas del año. Es el día primero, no el último día de la semana. Los cristianos inauguramos la semana con el Domingo, elemento que se nos pierde de vista fácilmente al incluir el domingo como "el último día del fin de sema- na".

a) Tiene sentido participar en la Eucaristía aunque se

haya asistido a la Vigilia Pascual.

b) Los adornos (flores, luces, ornamentos.,.) deben

indicar que es la "fiesta de las fiestas" (mucho más importante que la fiesta patronal u otras fiestas popu- lares).

c) La Pascua tiene su matiz propio: es el tiempo de los

regenerados por el agua y el Espíritu. Es el tiempo bau- tismal por excelencia. Se aconseja sustituir el rito peni- tencial de inicio de la Eucaristía por la aspersión del agua que nos hace recordar el bautismo recibido,

d) Lo que se dice del día de Pascua vale para toda la

cincuentena pascual. El misterio celebrado en la Vigilia

dura cincuenta días, hasta Pentecostés (Celebración de la venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles. Celebramos el envío desde el Corazón del Padre del Espíritu Santo que Jesús nos había prometi-

do)

88

Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 89

Misiones Universitarias Católicas 2006

meditaciones

Estamos a las puertas de la celebración de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, nos preparamos juntos reflexionando en la Pasión de Jesús, haciendo nacer cotidianamente en nuestros corazones la luz y la espe- ranza nueva que en la gran noche de la vigilia pascual brillará para todo el mundo.

Que el encuentro fraterno entre misioneros, y la gente de la comunidad sea un encuentro verdadero con el Señor.

Martes Santo

Un corazón lleno de la vida de Dios se siente pleno, fuerte, entusiasta, aunque esté en medio de un desier- to.

Lecturas del día Isaías 49, 1-6 Salmo 70, 1-6. 15. 17 Juan 13, 21-33. 36-38

Meditación del día

Seguir el camino de Jesús necesita maduración y con- vencimiento. No se ve el camino de una vez. Se puede creer con facilidad en los momentos de exaltación y fervor, lo difícil, sin embargo, son los momentos de dolor y duda. Toda persona tiene su tiempo propio.

Jesús se lo concede a Pedro, incluso respetando la

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

89

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 90

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 90 necesidad de sus contradicciones. En el camino de fe hay

necesidad de sus contradicciones. En el camino de fe hay menos heroísmo que normalidad. De un discípulo dudoso, el Maestro hará un testigo definitivo, pero todo llega sin forzar a quien por ahora no entiende. La paciencia de Dios es el amor a nuestra vida en camino.

Miércoles Santo

Yo oí la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré y quién irá por nosotros? Yo respondí: ¡Aquí estoy, envíame!

Meditación del día

Música

Oración Querido Padre del Cielo, gracias por este nuevo día, en el que nos invitas a caminar junto a nuestro Señor Jesucristo en el inicio de estos días Santos. La noche ha quedado atrás, así te pedimos cuides e ilumines a nuestras familias que quedaron en nuestras casas. Te pedimos por todas las labores humanas y espirituales a las que nos tengas preparadas; fortalécenos en la pre- disposición y espíritu cristiano en éstas Misiones Universitarias, que este año nos pide traer el fuego de tu amor y gracia a Cordillera. Te pedimos por Isla Puku, Fulgencio Yegros, San José Obrero y 1º de Marzo, que serán el centro de nuestros días de refle- xión. Humildemente te imploramos por estos benditos pueblos y sus habitantes, para vivir de la mano de nuestra Madre María, lo que tu voluntad designe en nuestros corazones para el servicio, la devoción y la fe. Derrama tu bendición a esta Misión y a todo el

90 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 91

Misiones Universitarias Católicas 2006

Paraguay, anhelando que después de estos días, mire- mos nuestras vidas con auténtico espíritu misionero, listos y preparados para forjar de amor e ideales esta Nación de Dios. Buenos Días, aquí estoy Señor Amén.

Lecturas del día

Isaías 50, 4-9 Salmo 68, 8-10. 21-22. 31.33-34 Mateo 26, 14-25

Notas:

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

91

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 92

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 92 Jueves Santo Jesús lava los pies de sus amigos, y

Jueves Santo

Jesús lava los pies de sus amigos, y nos muestra así que la alegría nace en el servicio de los demás.

Meditación del día

"Se acercaba el momento en el que Jesús iba a ofre- cer su vida por los hombres. Tan grande era su amor, que en su Sabiduría infinita encontró el modo de irse y de quedarse, al mismo tiempo".

Los que se despiden de su hogar se cambian un recuerdo, quizás una fotografía, un regalo Jesucristo, perfecto Dios y perfecto Hombre, no deja un símbolo, sino la realidad: se queda Él mismo. Irá al Padre, pero permanecerá con los hombres. Bajo las especies del pan y del vino está Él, realmente presen- te: con su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad.

"Cuando comemos de ese pan y bebemos de esa copa, proclamamos la muerte del Señor hasta que vuelva"¿Cómo correspondemos a ese amor inmenso? ¿Asistimos con fe y devoción a la Santa Misa, encuen- tro pleno con Él?. ¿Nos preparamos bien para comul- gar, con el alma limpia?. (Reflexionemos unos minutos)

Así como nos dejó su cuerpo y sangre, este día Jesús nos deja otro legado, el Servicio. Lavando los pies de cada uno de los discípulos antes de la cena, nos mues- tra como llegar a la plenitud de llamarnos hijos de Dios.

Jesús quiere que como El descubramos el significado de servir, la felicidad que hay detrás de este gesto de

92 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 93

Misiones Universitarias Católicas 2006

una forma desinteresada, sin buscar recompensas ni el

poder, de manera humilde y sencilla, pensando no solo en mi mismo, sino en el hermano que está a nuestro lado.

A través de ello demostrar nuestro amor a El, que ha

venido "no para ser servido, sino para servir con amor

y por amor"

ME PREGUNTO A LO LARGO DEL DÍA…

Me siento verdaderamente instrumento de Dios? De qué manera manifestaré mi vocación de servicio el día de hoy?

Música

Lecturas del día: Ex 12, 1-8.11-14 115, 12-18

Sal

Última Cena: Corintios 11, 23- 26

Jesús Lava los pies a sus discípulos: Evangelio según San Juan 13, 1- 15

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

93

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 94

NOTAS

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 94 NOTAS 94 Padre, Hijo y Espíritu Santo

94 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 95

Misiones Universitarias Católicas 2006

Viernes Santo

Jesús dijo: "Mujer, ahí tienes a tu hijo" "Hijo, ahí tie- nes a tu Madre".

Meditación del día

Hoy está en el aire la tragedia de Jesús. Toda la pasión de Cristo es la condensación del sinsentido, la

muerte, la violencia injusta, la guerra, la enfermedad y

el dolor sin respuesta de toda la humanidad.

La cruz no es un símbolo de aceptación fatalista. No

es un gesto de resistencia pasiva, sino el signo del obrar solidario y fraterno del Hijo de Dios. Jesús se adentra en la miseria suprema del alejamiento de Dios. Se identifica con los sufridores inocentes. El Hijo de Dios está tan a favor de los hombres que comparte lo peor de su destino. Pero la última palabra no es el abandono, la muerte y el absurdo… Entonces, ¿ha fracasado en su trabajo?, ¿sus esfuerzos

ahí está, crucificado, per-

se reducen a nada? Porque diendo su sangre.

Nosotros miramos a Jesús desfigurado y creemos en él. Nosotros, hoy, este Viernes Santo, miramos a ese

Jesús

tener siquiera "aspecto humano". Es la imagen viva del fracaso. Pero nosotros lo miramos, no podemos apar- tar los ojos de él, de su rostro. Si estamos aquí este Viernes Santo es por esto: porque le queremos mirar, porque queremos fijar nuestra mirada en él.

Y esto no lo hacemos simplemente por curiosidad, ni

tan sólo por compasión. Lo hacemos por fe. Nosotros creemos en Jesús. Y eso no quiere decir que sólo

En él "no hay aspecto atrayente", no parece

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

95

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 96

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 96 sabemos cosas sobre él, o que afirmamos las verda- des

sabemos cosas sobre él, o que afirmamos las verda- des del credo, o que llenamos una serie de preceptos que hemos aprendido. Decir que tenemos fe en Jesús, decir que creemos en El, quiere decir que estamos convencidos con todo nuestro corazón que su camino

es el único camino, que su manera de vivir es la única que vale la pena, que en su persona está presente lo más grande que los hombres podemos desear: Dios. Mirar a Jesús nos llega al corazón y nos obliga. Cada año, la celebración del Viernes Santo remueve nuestras entrañas. Nos las remueve porque, gracias a Dios, seríamos incapaces de quedar tan tranquilos ante una muerte tan injusta como ésta. No puede ser que alguien que ha amado tanto y que ha inyectado ilusión en el corazón de muchas personas acabe des- trozado de este modo. Y nosotros, mirando a Jesús, sentimos como nuestro su dolor, y nos duele. Nos remueve las entrañas, también, porque no podemos dejar de pensar en este mundo nuestro, un mundo en

el

que un hombre como Jesús estorba y es liquidado.

El

mundo de la época de Jesús, el mundo que crucifi-

ca a Jesús, es nuestro mismo mundo, marcado por el

mismo mal, por el mismo rechazo de todo lo que rompa la tranquilidad del orden establecido.

Y finalmente, nos las remueve porque mirar el rostro

de Jesús nos obliga a mirarnos a nosotros mismos, sinceramente, sin posibilidad de esconder nuestra pro- pia realidad, nuestros intereses, nuestras perezas, nuestra poca coherencia con la fe en Jesús que ama hasta dar la vida. Aprendamos a ver a Cristo en la persona próxima a nosotros, al Cristo que está en papá, mamá, en mis hermanos, amigos, en mi novio/a y en todas aquellas personas que nos rodean, darnos cuenta que al ofen- derlos o lastimarlos con nuestras palabras, actitudes y

96 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 97

Misiones Universitarias Católicas 2006

gestos, con nuestra indiferencia, estamos dando la espalda al mismo Cristo.

Música

Lecturas del día

Isaías 52,13 -53, 12

Salmo 30, 2. 6. 12-13. 15-17 .25

Hebreos 4,14-16; 5,7-9

Juan 18,1-19, 42

Notas

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

97

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 98

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 98 Sábado Santo En la oración, es mejor poner mucho corazón

Sábado Santo

En la oración, es mejor poner mucho corazón y pocas palabras, que muchas palabras y poco corazón.

Meditación del día

La piedra que tapaba la tumba no fue el punto final. Al morir, Jesús había puesto su persona y su causa en manos de Dios. En la cruz toda su vida se convirtió en un grito a Dios Padre entregándose en sus manos. La resurrección significa que Dios no permitió que la vida de Jesús fuera avasallada y vencida por la muerte.

La resurrección es el sí de Dios a Jesucristo. La afir- mación de que la muerte no venció a la vida de Dios con los hombres. Hoy se siembra la sorpresa definitiva de Dios. El nos introduce ya en la promesa de la vida nueva que ninguna muerte podrá destruir.

Se comprende que pusiesen el cuerpo muerto del Hijo en brazos de la Madre, antes de darle sepultura. María era la única criatura capaz de decirle que entiende per- fectamente su Amor por los hombres, pues no ha sido Ella causa de esos dolores. La Virgen Purísima habla por nosotros; pero habla para hacernos reaccionar, para que experimentemos su dolor, hecho una sola cosa con el dolor de Cristo.

Saquemos propósitos de conversión y de apostolado, de identificarnos más con Cristo, de estar totalmente pendientes de las almas. Pidamos al Señor que nos transmita la eficacia salvadora de su Pasión y de su Muerte. Consideremos el panorama que se nos presen- ta por delante. La gente que nos rodea, espera que los

98 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 99

Misiones Universitarias Católicas 2006

cristianos les descubramos las maravillas del encuentro con Dios. Es necesario que esta Semana Santa -y luego todos los días- sea para nosotros un salto de calidad, un decirle al Señor que se meta totalmente en nuestras vidas. Es preciso comunicar a muchas perso- nas la Vida nueva que Jesucristo nos ha conseguido con la Redención.

Acudamos a Santa María: Virgen de la Soledad, Madre de Dios y Madre nuestra. Ayúdanos a comprender que es preciso hacer nuestra la vida y muerte de Cristo. Morir por la mortificación y la penitencia, para que Cristo viva en nosotros por el Amor. Y seguir entonces los pasos de Cristo, con afán de corredimir a todas las almas. Dar la vida por los demás. Sólo así se vive la vida de Jesucristo y nos hacemos una sola cosa con Él.

Tendríamos que sentir la necesidad de irradiar a todos; más aún con el fuego que ésta noche Dios encenderá en cada uno de nosotros, de manera que podamos arder, e incendiar el mundo. ¡ESTA ES NUESTRA CON- SIGNA!, ¡ESTA ES NUESTRA GRAN MISIÓN!

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

99

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 100

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 100 A LO LARGO DEL DÍA ME PREGUNTO… A partir de

A LO LARGO DEL DÍA ME PREGUNTO…

A partir de hoy, qué haré para poder incendiar los corazones de los que me rodean? Estoy dispuesto a hacer que esa Luz inextinguible que es Dios, pueda llevarla en mi corazón PARA SIEMPRE?

Música

Lecturas del día:

Gn 1, 1.26-31

Ex 14, 15-15,1

Sal

Ex 15, 1-2.3-4.5-6.17-18

Mc

16, 1-7

Notas

100 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 101

Misiones Universitarias Católicas 2006

Domingo de Pascua

Felices Pascuas, Cristo ha venido a la muerte; y su Victoria es también nuestra victoria.

Reflexión del día En este día estamos a punto de terminar esta semana santa, esta semana que aprendimos el significado de la

palabra servicio, pero no cualquier servicio sino el de llevar tu palabra a los demás, aprendimos a amar. Amar a esa maravillosa persona que pones diariamente

a nuestro lado y nunca nos damos cuenta, aprendimos

a amar a las personas que nos confiaste en estas

misiones, pero por sobre todo aprendimos a ser ama- dos, sí Padre aprendí a ser hijo gracias a estas maravi- llosas personas que pusiste a mí alrededor.

Música

"Ustedes, no teman, porque yo se que buscan a Jesús crucificado. No esta aquí, pues ha resucitado tal como lo había anunciado" (Mt 28, 5-7)

Querido Padre Dios:

Queremos agradecerte por este hermoso día que nos has regalado, por este domingo de Pascuas, día en el que con alegría conmemoramos la resurrección de Jesús.

Queremos pedirte por cada uno de los pueblos en los que nos toco misionar en esta semana santa, por Primero de Marzo, San José Obrero, Isla Puku y

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

101

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 102

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 102 Yegros, queremos pedirte que la semilla que en estos días

Yegros, queremos pedirte que la semilla que en estos días fue esparcida en cada uno de estos pueblos caiga en tierra buena y de frutos excelsos.

Hoy es nuestro último día dentro de cada uno de los pueblos, queremos pedirte que nos ayudes e ilumines siempre y que nos des las fuerzas para que esta misión no termine hoy en este lugar, sino que continué por siempre en nuestro día a día, que por los lugares donde nos toque pasar llevemos siempre tu palabra y seamos instrumento de tu Paz, que por donde camine- mos no nos vean a nosotros sino a ti Señor.

Te ofrecemos Señor nuestras vidas, comprometiéndo- nos cada uno a llevarte siempre presente en nuestros días, a predicarte por donde vayamos mediante nues- tras obras y nuestro ejemplo. Te ofrecemos también Señor nuestros corazones y te pedimos que habites siempre en el y que inundes nuestras almas por siem- pre con tu Espíritu y Vida!

Jesucristo nuestro Señor ha resucitado! Felices Pascuas y que la paz del Señor este con cada uno de ustedes! Lecturas del día Hechos 10, 14.37-43 Salmo 117, 1-23 Colosenses 3, 1-4 Evangelio: Juan 20, 1-9 Notas

102 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 103

Misiones Universitarias Católicas 2006

cancionero

04/04/2006 9:00 PÆgina 103 Misiones Universitarias Católicas 2006 cancionero NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN 103

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

103

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 104

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 104 CANTOS DE ENTRADA 1. PRUEBEN QUE BUENO ES EL SEÑOR.

CANTOS DE ENTRADA

1. PRUEBEN QUE BUENO ES EL SEÑOR.

Bendeciré al Señor en todo tiempo y

Mi

boca no cesará de alabarlo

Mi

alma se enorgullece en el Señor,

Que lo oigan los humildes y se alegren.

Prueben que bueno es el Señor Hagan la prueba y véanlo Dichoso aquel que busca en el refugio

Engrandezcan conmigo al Señor Ensalcemos todos su nombre Busqué al Señor y me dio una respuesta Me libró de todos mis temores.

Prueben que bueno

2. UNA CANCIÓN PARA MI DIOS

El rocío de la mañana

me habla de mi Dios.

Y el rumor que viene con la brisa

me habla de mi Dios.

El pájaro que canta y canta

me habla de mi Dios.

Y

canta una canción mi vida

la

canción que hice para Dios.

La

lágrimas del hombre triste

me hablan de mi Dios.

La alegría que en el mundo existe

me habla de mi Dios.

Y

mi amor es brote que renueva

la

canción que hice para Dios.

104 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 105

Misiones Universitarias Católicas 2006

3. CRISTO JOVEN.

Ven hermano y cántale a Cristo,

a ese Cristo Joven que un día nos redimió.

Haz de tu voz una plegaria, un simple canto alegre, que el Señor escuchará

Ven aquí, canta ya no te olvides tu de Cristo, Piensa que, en la cruz por nosotros El se dio.

No te alejes del camino marcado,

que Cristo a señalado para acercarnos a Él Devuélvele con fe inquebrantable

el Amor incuestionable que nos ha ofrecido Él.

Ven aquí

4. CANTO AL DIOS PADRE

Grande es el cariño para con tus hijos

tierno eres Padre con quienes te aman. Tú bien lo sabes de que estamos hechos te acuerdas de que somos tierra. Dios nos sostiene y nos cuida nos protege y nos cobija, con su amor nos regocija en nuestra terrena andanza. El Padre nos va cambiando como alfarero a la arcilla somos su voz, su semilla,

la

tierra de sus amores.

Y

hace que suban al cielo

de la mano de María

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

105

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 106

hombres llenos de alegría de su gracia portadores.

"Vayan e incendien el mundo" es consigna y profecía de la mano de María es misión de fundadores.

y profecía de la mano de María es misión de fundadores. 5. GRACIAS AL DIOS CREADOR

5. GRACIAS AL DIOS CREADOR

Gracias al Dios creador gracias al Dios que es amor porque hizo nacer el amor humano para dar vida para ser luz y camino en su creación. Alégrense mares y montañas, alégrense el cielo y las estrellas, porque el Señor de la vida hizo nacer el amor Cante la vida en la tierra, cante la creación entera, porque el Señor de la vida hizo nacer el amor.

6. JUNTOS COMO HERMANOS

Juntos, como hermanos miembros de una iglesia Vamos caminando al encuentro del Señor Un largo caminar por el desierto bajo el sol No podemos avanzar sin la ayuda del Señor

106 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 107

Misiones Universitarias Católicas 2006

Unidos al rezar, unidos en una canción Viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor

La iglesia en marcha está

a un mundo nuevo vamos ya donde reinará el amor, donde reinará la paz.

7. QUÉ ALEGRÍA CUANDO ME DIJERON

Qué alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor ya están pisando nuestros pies tus umbrales Jerusalén Jerusalén está fundada Como ciudad bien compacta Allá suben las tribus Las tribus del Señor

Según la costumbre de Israel

A celebrar el nombre del Señor

En ella están los tribunales de justicia En el palacio de David

Desead la paz a Jerusalén Vivan seguros los que te aman Haya paz dentro de tus muros En tus palacios, seguridad

Por mis hermanos y compañeros Voy a decir "la paz contigo" Por la casa del Señor, nuestro Dios Te deseo todo bien.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

107

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 108

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 108 8. SALMO DE LA CREACION Por tu océano azul y

8. SALMO DE LA CREACION

Por tu océano azul y las aguas del mar, por todo continente y los ríos que van. Por el fuego que dice como arbusto ardiente por el ala del viento, quiero gritar:

Mi Dios, Tú eres grande y hermoso,

Dios viviente e inmenso

eres el Dios de amor

Mi

Dios, Tú eres grande y hermoso,

Dios viviente e inmenso Dios presente en toda creación.

Y por los animales, de la tierra y el agua,

por el canto del ave y el cantar de la vida. Por el hombre que hiciste semejante a Ti

y por todos sus hijos, quiero gritar:

Por la mano tendida que te invita a la danza por el beso que brota al surgir la esperanza.

La mirada de amor que levanta y reanima

por el vino y el pan, quiero gritar

9. VIENEN CON ALEGRÍA

Vienen con alegría, Señor Cantando vienen con alegría, Señor Los que caminan por la vida, Señor Sembrando tu paz y amor

Vienen trayendo la esperanza

A un mundo cargado de ansiedad

A un mundo que busca y que no alcanza

Caminos de amor y de amistad

108 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 109

Misiones Universitarias Católicas 2006

Vienen trayendo entre tus manos Esfuerzos de hermanos por la paz Deseos de un mundo más humano Que nacen del bien y la verdad.

CANTOS DE PERDÓN

10. CANTO DE PERDÓN

Una vez más rezaré de rodillas me pondré puede ser que una vez más El me perdone.

Le diré que soy humano que pequé que lucho en vano puede ser que una vez más Él me perdone.

Para un Dios que conoció la tentación del amigo la traición yo no dudo me perdone Dios amigo.

11. HOY PERDÓNAME

Hoy perdóname hoy por siempre, sin mirar la mentira, el vacío de nuestras vidas nuestras faltas de amor y caridad.

Hoy perdóname hoy por siempre aún sabiendo que he caído que de Ti siempre había huido

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

109

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 110

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 110 hoy regreso arrepentido, vuelvo a Ti, vuelvo a Ti. 12.

hoy regreso arrepentido, vuelvo a Ti, vuelvo a Ti.

12. SEÑOR TEN PIEDAD

Señor ten piedad de nosotros ten piedad Señor ten piedad de nosotros ten piedad.

Cristo ten piedad Cristo ten piedad Cristo ten piedad

/: Señor ten piedad de nosotros ten piedad:/

CANTOS DE GLORIA (PARA EL DOMINGO DE PASCUAS)

13. GLORIA, GLORIA A DIOS

Gloria, gloria a Dios, alabanzas, Él nos cuida con amor. Gloria a Dios, gloria a Dios

Padre, queremos alabarte, Con Cristo agradecerte la vida juvenil, Imagen de tu ser.

Cristo, amigo siempre joven, Que junto con María, la madre virginal, Compartes nuestro andar.

110 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 111

Misiones Universitarias Católicas 2006

Santo Espíritu de Dios,

Que infundes fuerzas nuevas a nuestra juventud

Y creas el amor.

14. GLORIA A DIOS, GLORIA A DIOS

/:

Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria al Padre:/

/:

A Él sea la gloria:/

/:

Aleluya, amén:/

/:

Aleluya, amén:/

/:

Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria al Hijo:/

/:

Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria al Espíritu:/

CANTOS PARA EL EVANGELIO

15. ALELUYA III

Aleluya, aleluya

Aleluya, aleluya

Padre, Hijo y Espíritu Toda la creación te alaba Porque tu amor llena el cielo y a la tierra

16. BUSCA PRIMERO EL REINO DE DIOS

Busca primero

el

Reino de Dios

el

Reino y su justicia

y lo demás añadido será Aleluya, Aleluya.

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

111

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 112

17. DIOS ESTÁ AQUÍ

04/04/2006 9:00 PÆgina 112 17. DIOS ESTÁ AQUÍ Dios está aquí, tan cierto como el aire

Dios está aquí, tan cierto como el aire que respiro

Tan cierto como la mañana se levanta Tan cierto como que este canto lo puedes oír

AGRADEZCO SEÑOR TU PALABRA

18. MARGARITAS

Margaritas comenzaron a salir

y me anunciaron lo que está por venir.

Como una linda primavera de color, llegan los tiempo que el Señor nos anunció. Serán los tiempos de la hermandad serán los tiempos de la tranquilidad serán los tiempos de la felicidad

y florecerán como Margaritas.

Margaritas comenzaron a salir

Y me anunciaron lo que está por venir.

19. NO FIJÉIS LOS OJOS

No fijéis los ojos en nadie más que en Él No adoréis a nadie, a nadie más que a Dios Porque sólo Él nos sostendrá, Porque sólo Él nos sostendrá, No fijéis los ojos en nadie más que en Él.

112 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 113

Misiones Universitarias Católicas 2006

20. TU PALABRA ME DA VIDA

Tu palabra me da vida Confío en Ti Señor. Tu palabra es eterna En ella esperaré.

CANTOS DEL OFERTORIO

21. EL ALFARERO

Señor yo quiero abandonarme Como el barro en las manos del alfarero Toma mi vida, hazla de nuevo Yo quiero ser, yo quiero ser Un vaso nuevo

22. EL SEÑOR NOS DA SU AMOR

El Señor nos da su amor, como nadie nos lo dio Él conduce nuestros pasos con su fuerza y con su luz Al partir juntos el pan, Él nos llena de su amor Es el pan de la amistad, el pan de Dios

Es mi Cuerpo, que doy a comer Es mi Sangre, que doy a beber Porque Yo soy vida, Yo soy el amor Oh Señor, condúcenos en tu amor

El Señor nos da su amor, como nadie nos lo dio Fue un humilde carpintero como los de Nazareth

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

113

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 114

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 114 Con sus manos trabajó, como todos los demás Conoció los

Con sus manos trabajó, como todos los demás Conoció los sufrimientos y el dolor

EL Señor nos da su amor, como nadie nos lo dio

Y su amor era tan grande que en la cruz llegó a morir

Pero más pudo el amor que la muerte y el dolor De la tumba resucita vencedor

23. EN TU ALTAR

En tu altar Señor,

te ofrecemos hoy día el pan,

te ofrecemos el vino también, pan y vino de amor.

Con esta ofrenda Señor, junto a Ti queremos estar, con tu cuerpo y tu sangre Señor será más fácil llegar.

24. GRANO DE TRIGO

Sé como el grano de trigo que cae en tierra y desaparece,

y aunque te duela la muerte de hoy mira la espiga que crece.

Un trigal será mi Iglesia que guardará mis entregas fecundadas en la sangre de Aquél que dio su vida por ella.

Ciudad nueva del amor donde vivirá el pueblo que en los brazos de su dueño nació sostenida en un madero.

114 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 115

Misiones Universitarias Católicas 2006

Y un día al Padre volveré

a descubrir el secreto

de la pequeña semilla que fiel cobró su herencia en el cielo.

Yo mi vida he de entregar para aumentar la cosecha

que el sembrador al final buscará

y dejará ser eterna

25 .TE OFRECEMOS SEÑOR ESTE PAN

Te ofrecemos Señor este pan Por los niños que habrán de llegar, Por mi hermano que implora piedad, Por el Reino de la caridad

Señor, oh mi Dios

Bendice al Paraguay, Que reine la paz

El amor, y la igualdad.

Por los campesinos y obreros También, por los que sufren hambre y Prisión, por la salud de los enfermos, Por el Reino de la caridad.

Señor, oh mi Dios

26 . LOS CINCO PANES

Un niño se te acercó aquella tarde Sus cinco panes te dio para ayudarte /:Los dos hicieron que ya no hubiera hambre:/

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

115

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 116

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 116 La tierra, el aire y el sol son tus regalos

La tierra, el aire y el sol son tus regalos Y mil estrellas de luz sembró tu mano /:El hombre pone su amor y su trabajo:/

También yo quiero poner sobre tu mesa Mis cinco panes que son una promesa /:de darte todo mi amor y mi pobreza:/

27 . PAN Y VINO SOBRE EL ALTAR

Por los niños que empiezan la vida Por los hombres sin techo ni hogar Por los pueblos que sufren las guerras Te ofrecemos el vino y el pan

Pan y vino sobre el altar Son ofrendas de amor Pan y vino serán después Tu Cuerpo y Sangre, Señor

Por los hombres que viven unidos Por los hombres que buscan la paz Por los pueblos que no te conocen Te ofrecemos el vino y el pan

Por aquellos a quienes queremos Por nosotros y nuestra amistad Por los vivos y por los difuntos Te ofrecemos el vino y el pan

116 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 117

Misiones Universitarias Católicas 2006

28. QUE MISION

Que misión tan grande es ser apóstol, seguir al Señor a donde vaya, anunciar con gozo su Evangelio

y ser para los hombres portadores de su paz.

Tanto nos amó al despedirse, en la Santa Cena aquella tarde, nos dio como pan su propio Cuerpo

y su Sangre como vino de fraternidad.

Tanto nos amó que un Viernes Santo clavado en la cruz Cristo murió,

y en su muerte El nos dio la Vida,

vida de alegría, vida de hijos de Dios.

29. RECÍBEME

Recíbeme,

con toda la miseria que hay en mí

con todos los deseos de seguir por tu camino.

Iluminar es hoy el reto en la oscuridad servicio entrega en fidelidad hasta la muerte

Hoy es tiempo de dar a manos llenas lo que se nos dio brillar, hasta consumirse, iluminar un mundo en penumbras hasta que no quede yo sino Tú

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

117

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 118

No se enciende una lámpara

para ponerla bajo el celemín

No se enciende una lámpara para ponerla bajo el celemín la luz, que pusiste en mí

la

luz, que pusiste en mí

la

ponga yo, en lo alto

y

que María, me ayude a decir sí

30 . RECIBE OH DIOS

Recibe oh Dios el pan que te ofrecemos Luego será el cuerpo de Jesús También acepta nuestro sacrificio Nuestra oración y nuestro corazón

Recibe oh Dios el vino que ofrecemos Luego será la sangre de Jesús También acepta nuestro sacrificio Nuestra oración y nuestro corazón

Recíbelos, Señor por nuestras faltas Por los que están aquí junto al altar Por los cristianos vivos y difuntos Por todo el mundo, por su salvación.

31. SABER QUE VENDRÁS

Por este mundo que Cristo nos da Hacemos la ofrenda del pan

El pan de nuestro trabajo sin fin

Y el vino de nuestro cantar

/:Saber que vendrás, Saber que estarás Partiendo a los pobres tu pan:/

La sed de todos los hombres sin luz La pena y el triste llorar

118 Padre, Hijo y Espíritu Santo

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 119

Misiones Universitarias Católicas 2006

El hambre de los que mueren sin pan Cansados de tanto luchar

Traigo ante Ti nuestra justa inquietud Buscar la justicia y la paz En la patena de nuestra oblación Acepta mi vida, Señor

32. IGLESIA JOVEN

Te ofrecemos, nuestras vidas, nuestra juventud, nuestro ideal, haznos instrumentos en tus manos portadores del mensaje del Señor.

Iglesia Joven arde por tu gran misión, construye con María hoy un Reino de Amor Iglesia Joven arde por tu gran misión, El mundo te espera a Ti. Haznos tus reflejos, que nuestra vida se llene de Ti, juntos de tu mano lograremos construir la familia del Señor.

Iglesia Joven arde

33. TE PRESENTAMOS

Te presentamos el vino y el pan Bendito seas, por siempre, Señor

Bendito seas, Señor Por este pan que nos diste Fruto de la tierra

NUESTRA VIDA POR TU MISIÓN

119

Manual Misiones.qxp 04/04/2006 9:00 PÆgina 120

y del trabajo de los hombres

Bendito seas, Señor Por este vino que nos diste Fruto de la tierra

y del trabajo de los hombres.

nos diste Fruto de la tierra y del trabajo de los hombres. CANTOS PARA EL SANTO

CANTOS PARA EL SANTO

34. SANTO (GRAN GOZO)

Santo, santo, santo

es el Señor del universo, llenos están los cielos

y la tierra de su gloria. Bendito es el que viene en el nombre del Señor hosanna en el cielo al hijo de David.

Un gran gozo se anuncia en el pueblo de Israel Es Cristo Salvador que llega para iluminar.

35. SANTO ES EL SEÑOR