Está en la página 1de 6

librosparacrecer.

com

Resumen del Libro


Tiende Tu Cama
Por William Harry McRaven
Editorial Planeta
Primera Edición 2017
ISBN: 978-607-07-4511-9
Preparado por
Héctor M. Ibáñez

Introducción
El autor, William Harry McRaven, general del ejército de los Estados Unidos, encargado
de la misión de captura de Saddam Hussein y la captura y muerte de Osama Bin Landen,
graduado de la Universidad de Texas y del adestramiento de la mejor fuerza elite del ejército de
los Estados Unidos, Navy SEALS, nos trae este libro que nos narran por cada capítulo dos
experiencias de Él y nos trae lecciones de vida. El libro surge como respuesta a un discurso que
este dio en su alma mater para los graduandos el 21 de mayo de 2014.

Capítulo 1 - Empieza tu día con una tarea cumplida “Si quieres cambiar el
mundo… empieza por tender tu cama”
En su entrenamiento para Navy SEAL la rigurosidad era el orden del día. Todas las
mañanas sus camas eran inspeccionadas de manera meticulosa y esta tarea no era motivo de
elogio sino algo que se esperaba. Tender la cama era una demostración de disciplina y denota

1
youtube.com/hectormibanez anchor.fm/hector-m-ibanez
librosparacrecer.com

la atención por los detalles y al final de tu día, es un recordatorio de que había hecho algo bien,
una tarea de la cual enorgullecerte sin importar lo pequeño que hubiese sido. Comenta
también cuan gracioso le resultaba en el 2003 cuando capturaron a Saddam Hussein y este no
tendía su cama.

¿Por qué es importante hacer tender tu cama todos los días? La vida diaria necesita un
sentimiento de estructura. Nada puede reemplazar la fuerza y la propia fe pero a veces el
simple acto hacer la cama puede darte el impulso que se necesita para comenzar tu día y
proporcionarte la satisfacción necesaria para darle un final adecuado. Así que si quieres
cambiar tu vida y posiblemente el mundo… ¡empieza por tender tu cama!

Capítulo 2 – No podrás lograrlo solo “Si quieres cambiar el mundo…encuentra a


alguien que te ayude a remar”
Nos cuenta un accidente que tuvo mientras realizaba un entrenamiento como
paracaidista. Este accidente lo mantuvo encamado por dos meses. Toda su vida había tenido la
sensación que era invencible y se había librado de situaciones sumamente peligrosas, pero en
esta ocasión no era así. Postrado en su cama y su esposa sirviéndole de enfermera, solamente
podía sentir compasión de sí mismo. Pero, ¿cuál fue la lección de todo esto? Ninguno de
nosotros está a salvo de los momentos trágicos de la vida. Se necesita de un equipo para llegar
al destino que se tiene en la vida. No puedes remar tu solo. Encuentra a alguien con quien
compartir tu vida, has tantos amigos como puedas y jamás olvides que tu éxito depende de los
demás.

Capítulo 3 – Solo importa el tamaño de tu corazón “Si quieres cambiar al


mundo…mide las personas por el tamaño de su corazón”
Nos cuenta una experiencia que presencio con un compañero, bajito y de poca
compostura en el entrenamiento SEAL. Su instructor, en aquel momento, hombre regio y alto,
le pregunta en torno enérgico y voz fuerte si quiere ser SEAL, luego se le acerca al oído y le dice
algo que El no escucha. Ambos se lanzan al mar y comienzan su entrenamiento. Cuando se
termina el entrenamiento, el autor nota que este compañero había llegado primero en la
prueba. Por curiosidad le pregunta que fue lo que le dijo el instructor al oído, a lo que
responde, “si quieres ser realmente SEAL, demuéstrame que estoy equivocado.”

Otra historia que nos relata que en el trámite de ingreso a SEAL, y mientras esperaba
por hablar con un teniente noto un hombre frágil y de compostura débil mirando asombrado

2
youtube.com/hectormibanez anchor.fm/hector-m-ibanez
librosparacrecer.com

los cuadros en la pared de momentos decisivos en combate. Pensó como ese hombre no reunía
los requisitos para ser un SEAL. Cuando el teniente lo llama a su oficina y estando hablando con
El, el teniente se percata de la presencia de esta persona y la convida también a su oficina y le
presenta al individuo por el nombre, Tommy Morris, quien había sido galardonado con la
medalla al valor por haber cruzado las líneas enemigas en Vietnam y haber salvado la vida de
pilotos que había sido derivados. Además, había sido capturado, había recibido un tiro en el
rostro y había sido dado por muerto hasta que fue rescatado.

Estas dos experiencias le mostraron que lo que importa no es el tamaño de tus aletas,
sino el tamaño de tu corazón.

Capítulo 4 – La vida no es justa, ¡sigue adelante! “Si quieres cambiar al mudo…


olvida que fuiste una galleta azucarada y sigue con tu vida”
El autor nos relata como un castigo en el entrenamiento SEAL era ser arrojado al mar en
contra de las olas y luego tenía que rodar en la arena hasta tenerla por todo el uniforme y el
cuerpo. A esto le llamaban galletas azucaradas. Cuando terminaba el castigo, el instructor le
preguntaba si tenía idea porque era su castigo y El en una ocasión respondió que no sabía. El
instructor le dijo “porque la vida no es justa y mientras más rápido lo averigües, mejor te ira.”
Pasarían años luego de graduado y compartir con este, vería como ese instructor un accidente
de auto lo dejaría en una silla de rueda. Nunca lo oyó quejándose de su suerte. Todo lo
contrario, tuvo una hija, organizo un triálo y se convirtió en un pintor exitoso.

Es fácil responsabilizar a fuerzas externas por lo que te toca en la vida y dejar de


esforzarte por creer que el destino está en tu contra. Puedes culpar a tus padres, el lugar que
naciste o la escuela que asististe, quien determino tú futuro. Nada más lejos de realidad. Todos
nos definimos por la manera que lidiamos con las injusticias. En ocasiones, sin importar cuanto
te esfuerces, sin importar lo bueno o malo que seas, terminaras convirtiéndote en una galletita
azucarada. No te quejes, no culpes a la suerte. Párate derecho, mira hacia el futuro y ¡sigue
adelante!

Capítulo 5 – El fracaso puede fortalecerte “Si quieres cambiar al mundo…no


temas al circo”
Si en el entrenamiento SEAL no satisface los estándares del instructor terminaras en lo
que se conoce como El Circo. En el circo, luego de un día agotador, te imponían más trabajo
físico hasta tarde en la noche. Todos les temían al circo porque era un espiral de muerte al
acumular cansancio extra para el día posterior, era muy probable que cayeras nuevamente en
el circo y así sucesivamente. Muchos salían del entrenamiento SEAL debido a esto. Una vez él y
su compañero cayeron en el circo, pero contra todo pronóstico comenzaron a mejorar en el

3
youtube.com/hectormibanez anchor.fm/hector-m-ibanez
librosparacrecer.com

entrenamiento. El circo realmente los estaba ayudando y fortaleciendo. Con su determinación


y fuerza de voluntad vencieron el circo y el castigo del circo fue un aliciente para seguir. En la
última prueba para graduarse de su clase en terminarla.

En otra experiencia nos cuenta que en el 1983 cometió unos errores que le costó un
relevo del comando y un traslado al exterior del país. Tenía dos opciones; renunciar y seguir con
su vida civil o luchar una segunda oportunidad. Escogió luchar por una segunda oportunidad. Su
determinación le valió llegar a comandar todos los SEAL de la costa oeste de Estados Unidos, en
Afganistán e Irak.

Cada fracaso anterior lo fortaleció. Con cada mala experiencia y fracaso previo hubo
cientos de éxitos. En esos momentos aprendió que nadie esta inmune a los errores y que no
debes temer volver a intentarlo ni tomar decisiones difíciles.

Capítulo 6 – Arriésgate en grande “Si quieres cambiar el mundo…deslízate de


cabeza por el tubo”
En el entrenamiento SEAL había que pasar dos pruebas de obstáculos, pero el autor no
lo hacía en el tiempo requerido. En una ocasión un instructor lo miro con desprecio y le dijo,
“¿Cuándo aprenderás? El campo de obstáculo no lo derrotaras, sino comienza a tomar algunos
riesgos.” Unas semanas después alejo sus temores, supero sus ansiedades y confió en sus
capacidades y pudo pasar la prueba en el tiempo requerido.

Nos relata una historia de un rescate de rehenes en la guerra en Irak en el 2004 de muy
alto riesgo, a plena luz del día. No había otra alternativa a pesar de explorar otras posibilidades.
Se llevó a cabo el rescate según planeado y calculado y fue todo un éxito.

La vida es una contienda y el potencial fracaso siempre estará presente, pero aquellos
que viven con temor al fracaso, a las dificultades, jamás alcanzarán su máximo potencial. Si no
desafías tus límites, si no te arriesgas en grande, ¡jamás sabrás lo que puedes lograr en la vida!

Capítulo 7 – Enfréntate a los bravucones “Si quieres cambiar al mundo…no te


acobardes frente a los bravucones”
En el entrenamiento SEAL había una prueba en pareja de nado que tenían que pasar
donde había tiburones, en especial el tiburón blanco. Ambos tenían como meta ser SEAL y
tenían que pasar la prueba. Entendiendo que su meta era honorable y noble, les infundía valor
que es la cualidad para ser SEAL. Si no tienes valor en la vida otros pueden definir tu destino,
estarás a merced de las tentaciones de la vida. Sin valor los bravucones se encumbran. Pero con
valor puedes alcanzar cualquier meta, enfrentarte al mal y derrotarlo.

4
youtube.com/hectormibanez anchor.fm/hector-m-ibanez
librosparacrecer.com

Nos cuenta cuando se arrestó a Saddam Hussein se invitó a miembros del nuevo
gobierno para que le vieran. El autor no dice como noto que los integrantes del gobierno
sentían temor y respeto aun por Saddam, y este por su parte no se había intimidado en lo
absoluto con la visita. El por su parte, movió a los 30 días a Saddam de prisión y cuando Saddam
lo veía y hacia algún gesto para ponerse de pies, le indicaba que se quedara en el catre.

Capítulo 8 – Ponte a las alturas de las circunstancias “Si quieres cambiar al


mundo…se la mejor versión de ti en los momentos más oscuros”
Uno de los entrenamientos SEAL consistía en nadar dos kilómetros y poner una mina en
la parte más baja de un buque, de noche y donde, según el autor, podías poner la mano en tu
cara y no la veías, y luego tenías que regresar a nado. Solamente tenías el equipo de buceo y
una brújula. En ese proceso podían salir seriamente lesionados o muertos. Antes de salir a la
prueba el instructor les decía “esta noche tendrán que ser la mejor versión de ustedes. Deben
sobreponer sus temores, sus dudas y su fatiga. Sin importar la oscuridad con que se topen,
deben completar la misión. Esto es lo que los distingue de los demás.”

En algún momento de nuestras vidas todos enfrentamos momentos oscuros. En ese


momento de oscuridad busca en lo más profundo de tu interior y conviértete en la mejor
versión de ti mismo.

Capítulo 9 – Dale esperanza a la gente “Si quieres cambiar al mundo…empieza a


cantar cuando el lodo te llegue al cuello.”
La primera semana de entrenamiento SEAL le llaman la semana del infierno. Las pruebas
son extenuantes al extremo, con poco o ningún descanso tratando de eliminar la máxima
cantidad de reclutas que no muestran la rudeza para convertirse en SEAL. El miércoles de esa
semana todos estaban mojados, con frio y hasta el cuello de lodo y pensando que faltaban tres
días más. Un instructor les anuncio que tenía café caliente y caldo de pollo, pero para poder
compartirlo tenían que rendirse cinco soldados. Uno de su compañero empezó a ceder y a
pesar de El tomarle el brazo, en señal de rendirse, pero simultáneamente alguien empezó a
cantar y así se le unieron uno a uno hasta unirse todos incluso quien había pensado rendirse.
Todos pensaron si una persona puede cantar con estas circunstancias, las mismas mías, todos
podemos hacerlo.

También nos relata como en un ataque a un avión habían muerto la tripulación de 38


soldados. Estaba junto a todos los familiares para recibir los cuerpos. Su preocupación era no
tener las palabras correctas, pero notaba como el General Josh Kelly iba familia por familia y
una a una le extendía palabras de consuelo que eran agradecidas y aceptadas. La razón de esto
era que este general había perdido un hijo en combate.

5
youtube.com/hectormibanez anchor.fm/hector-m-ibanez
librosparacrecer.com

La esperanza es la fuerza más poderosa del mundo. Puede levantar al oprimido, puede
aliviar perdidas insoportables.

Capítulo 10 – ¡Nunca jamás te des por vencido! “Si quieres cambiar el mundo…
nunca, pero nunca, toques esa campana”
Comenzaron 150 reclutas en el entrenamiento SEAL contándolo al autor en su clase y el
instructor les recuerda que la mayoría de los presentes no iban a terminar el entrenamiento
completo. Que en los próximos meses iban a tener mucho dolor y que Él iba a garantizarlo pero
que si querían evitarse ese dolor solo tenían que halar la cuerda de la campana tres veces. Pero
también les dijo que si halaban la cuerda tres veces se arrepentirían el resto de sus vidas
porque rendirse jamás facilita nada. Cuando el autor se graduó solo quedaron 33 de los 150
reclutas. No rendirse fue la lección más importante que aprendió en el entrenamiento.

En otro relato nos narra como el soldado Adam Bates de 19 años al pisar una mina en
Afganistán perdió sus dos piernas y sufrió graves heridas. Fue a verlo al hospital y cuando se
estaba marchando la enfermera le pregunta que si quería saber el estado de salud. El autor le
responde que lo notifique cuando esté consciente, pero ella le responde que el soldado herido
está consciente y aunque no puede hablar por las heridas en el rostro, su mama era sorda
muda y él sabe lenguaje de señas. Le entregan un papel con los símbolos de las palabras en
lenguaje de señas y el soldado le dice “voy a estar bien” y luego el soldado continúa
descansando. Un año después cuando estaba en la ceremonia de entrega de comando puede
ver al soldado Adam Bates riéndose, bromeando y sonriendo en su uniforme de gala con sus
nuevas prótesis para las piernas.

La vida está llena de momentos difíciles, pero siempre hay alguien que la está pasando
peor que a tu. Si llenas tus días de autocompasión, de tristeza por la manera que la suerte te ha
tratado tu vida será larga y difícil. Si, por el contrario, te niegas a renunciar a tus sueños y te
quedas firme en aquello que deseas, la vida se convertirá en lo que decidas y podrás hacer
maravillas.

6
youtube.com/hectormibanez anchor.fm/hector-m-ibanez