Está en la página 1de 5

LESIA Y

UERRA
PIRITU

. Esdras
z
Introducción

Hay dos formas erróneas de abordar la guerra espiritual. La primera es


poner un énfasis exagerado sobre ella y la otra es ignorarla. Por eso hay
quienes dedican gran parte de su tiempo cazando demonios, atando y
demonizan todo lo que ven. Sin embargo, por otra parte, están aquellos
que ignoran las maquinaciones del enemigo, ignoran por completo la
realidad espiritual. Y cuando Satanás logra convencernos de que el no
existe, entonces ha logrado su objetivo, engañarnos.
En tal sentido, respecto a la guerra espirituales hay muchas verdades,
pero también hay muchos mitos. Hay ideas y prácticas que están
arraigas en las escrituras, pero hay otras que carecen de asidero bíblico
y se asemejan más a prácticas de hechicería. De manera que, en esta
nueva entrega vamos analizar que enseña la Biblia sobre la guerra
espiritual y la responsabilidad que tiene la iglesia en este ámbito.
LA GUERRA ESPIRITUAL ES REAL

A veces nos envolvemos en la cotidianidad y olvidamos la existencia de


un mundo espiritual. Perdemos de vista que detrás de todas las voces
que nos invitan a desobedecer a Dios sigue estando Satanás, así como
lo estuvo en el principio. El mundo espiritual es tan real como el mundo
físico. Sobre ese mundo en ocasiones vemos en la Biblia que Dios quita
el velo y nos muestra cómo funciona ese mundo espiritual, como
podemos observar en el libro de Daniel y el libro de Job.

Y me dijo: Daniel, varón muy amado, está atento a las palabras que
te hablaré, y ponte en pie; porque a ti he sido enviado ahora.
Mientras hablaba esto conmigo, me puse en pie temblando.
Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día
que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia
de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo
he venido. Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante
veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes,
vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia. He venido
para hacerte saber lo que ha de venir a tu pueblo en los postreros
días; porque la visión es para esos días.
Daniel 10:11-14

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios,


entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás:
¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De
rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No
has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la
tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?
Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de
balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo
que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto,
sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu
mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu
misma presencia. Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene
está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió
Satanás de delante de Jehová.
Job 1:6-12
EL NUEVO TESTAMENTO

El Nuevo Testamento no pasa por alto esta realidad, pues no de


describe esta guerra espiritual, nos manda a estar alerta y nos
proporcionar las armaduras para vencer al enemigo.

Aspecto Referencia bíblica


Hay una lucha continua entre la Efesios 6:10-20, 2 Ti. 4:7, 1 Ti. 6:12
iglesia y el reino de las tinieblas
Cada vez que la iglesia avanza Colosenses 1:13
está desplazando al reino de las
tinieblas
Debemos estar alerta 1 Pedro 5:8-9

ESTRATEGIA DE SATANÁS

Enganarnos (Juan 8:44).

Apagar nuestra fe (Job 2:9).

Acusarnos (Zacarías 3).

Nos ofrece poder y gloria mundana (Luc. 4:6).

Usar a hermanos en la fe (Mat. 16:21-23).


LAS ARMADURAS DE DIOS
Dios le ha dado a la iglesia los recursos para a hacer frentes a los
ataques del enemigo (Efe 6:13-19, 2 Corintios 10:4-6).
Armaduras Referencias
El cinturón de la verdad El cinturón de la armadura representa la
verdad en nuestra vida: la verdad de la
Palabra y nuestro caminar en integridad a la
luz de la Palabra
La coraza de justicia La coraza de justicia hace directa alusión a
nuestra vida de santidad y da a entender que
la santidad abarca a todo el individuo,
incluyendo su mente, su cuerpo y su voluntad
Calzar los pies con el apresto La razón por la que el cristiano pierde
del evangelio muchas de sus batallas espirituales es
porque sus pies no están calzados con el
evangelio de la paz.
El escudo de la fe Un soldado que no tiene fe es un soldado
que no posee la confianza necesaria para
atreverse a defender su posición y al menor
ataque cederá.
El yelmo de la salvación Para pelear bien esa guerra lo primero que
debemos hacer es proteger nuestra mente y
nuestros pensamientos, ya que estos dan
origen a las intenciones
La espada del Espíritu Esta espada, su Palabra, es la única pieza
ofensiva en todo el equipamiento del
soldado.

ACTITUD CORRECTA DEL CREYENTE FRENTE A LA


GUERRA ESPIRITUAL
Actitud Referencia
Estar firmes y resistir Sant. 4:7
Vivir por fe: Ef. 6:16b
Vivir en Su Palabra Heb. 4:12
Estar alerta 1 Ped. 5:8
No permanecer en pecado Ef. 4:2