Está en la página 1de 5

EDIFICAR A LOS CREYENTES

INTRODUCCION
La Biblia emplea la metáfora del niño para describir el estado inicial del
creyente. Un niño es un ser frágil, fácil de manipular y engañar, por eso
requiere del cuidado y la alimentación de sus padres. Además, el niño
no es consciente del peligro, no distingue entre una oveja y un lobo,
entre una serpiente y un conejo. Así es el creyente cuando comienza su
caminar con Jesús, es sencillo en su entendimiento y es una presa fácil
para los falsos maestros. Tiene un deseo profundo de ingerir el alimento
espiritual, sin embargo, carece de la madurez necesaria para discernir
entre la verdad y el error. Por esta razón es tan importante que la iglesia
concentre toda su energía en la edificación de los creyentes.
Pero alguien podría pensar que porque tiene muchos años en la iglesia
no necesita ser edificado, ya que está en un nivel espiritual muy
sublime. Sin embargo, por más santurrón que suene esto, pensar de
esta manera es no pensar bíblicamente, pues crecer en la fe es una
necesidad tanto para los nuevos creyentes como para los más antiguos.
Los creyentes no son productos acabados, sino en proceso de
fabricación, por eso necesitamos ser nutrido constantemente con la
palabra de Dios. Los miembros necesitan ser ministrado por el pastor
para ser edificado en la fe, pero el pastor también necesita que los
miembros lo ministren. Por eso Pablo, siendo el gran apóstol a los
gentiles, en Romanos 1:9 expresó el anhelo que tenía de ir a la iglesia
de Roma para ser consolado por ellos.
En tal sentido la iglesia no se limita solo a conducir a las personas a la
fe en Cristo. La iglesia también tiene la responsabilidad de encauzar a
los creyentes a la madurez espiritual. De manera que, en esta nueva
entrega, hablaremos de la necesidad y la responsabilidad que tiene la
iglesia de edificar a todos los creyentes.
DESARROLLO

EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL SE ESPERA DEL CREYENTE


Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor
y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la
eternidad. Amén.
2 Pedro 3:18

Cuando iniciamos nuestro caminar con Dios somos como niños, pero no
se espera que permanezcamos la vida entera en se estado, sino que
alcancemos la madurez espiritual. En la naturaleza los seres vivos son
organismos que nacen, se nutren, crecen y se reproducen. De igual
manera, aquellos que han experimentado el nuevo nacimiento crecerán,
anhelaran el alimento espiritual y se multiplicaran. Crecer
espiritualmente no es una opción, sino una obligación. Jesús advirtió a
sus discípulos: Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel
que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Por lo que el
crecimiento no es una alternativa entre muchas, sino la única alternativa
J.C Ryle define el crecimiento espiritual como: un crecimiento en
vigor, fuerza, poder y estatura, de las gracias que el Espíritu Santo
ha implantado en el corazón del creyente. Y agrega: Cuando digo
que un creyente crece en la gracia, quiero simplemente decir que
su conciencia del pecado es más profunda, su fe más robusta, su
esperanza más firme, su amor más real, y la espiritualidad de su
profesión de fe más evidente. En tal sentido, el crecimiento espiritual
no tiene techo, pues su finalidad es alcanzar la plena madurez en Cristo.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL?


Aspecto Referencia bíblica
Los creyentes deben crecer en la 2 Pedro 3:18
gracia y el conocimiento de Jesús

Los creyentes deben crecer en la fe 2 Tesalonicenses 1:3


en Cristo

Los creyentes deben crecer en el 1 Tesalonicenses 4:9-11


amor
¿QUÉ PAPEL JUEGA LA IGLESIA EN EL CRECIMIENTO
ESPIRITUAL DE LOS CREYENTES?
Pablo nos llama a trabajar en nuestra salvación con temor y temblor
(Filipenses 2:12). La santificación es fundamentalmente nuestra
responsabilidad, pero en este proceso también intervienen los demás
miembros del cuerpo de Cristo. Tocante a esto el pastor John Piper
dice: La santificación es un proyecto de comunidad. (Efesios 4:11-
16).
Por lo antedicho podemos afirmar que: La edificación de los
creyentes es una función básica de la iglesia local, mediante la cual
contribuye a que los creyentes puedan desarrollar todo su
potencial espiritual. Pablo afirma en Col 1:28 que su fin era presentar
perfecto en Cristo Jesús a todo hombre. El propósito de Pablo no era
solo conducirlo a la fe, sino también a la madurez espiritual.
La iglesia local no es un club social, sino el espacio para crecer en
nuestra relación con Dios. Cuando leemos el Nuevo Testamento vamos
a observar que el crecimiento espiritual está estrechamente vinculado
con la vida de iglesia. La iglesia local es el lugar donde practicamos los
frutos del Espíritu, donde ejercemos los dones espirituales y
expresamos la unidad que tenemos en el Señor.

La iglesia contribuye a nuestro crecimiento de las siguientes


maneras:
Medios Referencias bíblicas

A través de los dones espirituales 1Corintios 14:12-18; 1Corintios 14:26; 1


Pedro 4:10

A través del ministerio de la palabra Hechos 20:32; 2 Timoteo 3:15-17

A través de la comunión con otros 1 Tesalonicense 5:11; 1 Corintios 12:26;


hermanos Rom. 12:9-13;

A través de la disciplina eclesial Gá. 6:2 ; Mateo 18:15-20; 1 Corintios 5:12

A través de las ordenanzas sagradas Romanos 6:4; 1 Corintios 11:23-25


TODO PARA LA GLORIA DE DIOS
El propósito del crecimiento espiritual que experimentamos en la iglesia
local, no es enaltecer a nuestra persona o la iglesia. Cuando la iglesia
asume la responsabilidad de edificar a los creyentes está cumpliendo
con su propósito principal: La Gloria de Dios. Si la iglesia crece y los
creyentes reflejan a Cristo en todas las áreas de su vida, entonces, está
glorificando el nombre de Dios. Jesús les dijo a sus discípulos que si
ellos se amaban el mundo iba a saber que ellos eran sus discípulos
(Juan 13:35-37). Pedro llamó a los creyentes a mantener entre los
incrédulos una conducta ejemplar, a fin de que el nombre de Dios sea
glorificado (I Pedro. 2:12). Jesús también les declaró a sus discípulos:
Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las
buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo
(Mateo 5:16).
CONCLUSIÓN

1. El crecimiento espiritual se espera del creyente


2. La edificación es la forma como la iglesia contribuye a que los
creyentes puedan desarrollar todo su potencial espiritual
3. La iglesia local es el lugar donde practicamos los frutos del
espíritu, donde ejercemos los dones espirituales y expresamos la
unidad que tenemos en el señor
4. La iglesia contribuye a nuestro crecimiento espiritual a través de
los dones espirituales, el ministerio de la palabra, la comunión con
otros hermanos, la disciplina eclesial y las Ordenanzas Sagradas.
5. El propósito del crecimiento espiritual que experimentamos en la
iglesia local, no es enaltecer a nuestra persona o la iglesia, sino el
nombre de Dios.