Está en la página 1de 13

Modelo Integrativo

de Evaluación
para Trastornos Adictivos
en un Sistema
MODELO INTEGRATIVO

Terapéutico Comunitario
“Hay días que significan una época”.
Stella Díaz Varín

Dr. Humberto Guajardo S. (Chile) las personas que ingresan a tratamiento. En este
Profesor Titular de Psiquiatría de Facultad de Ciencias trabajo se analizan las características de este proce-
Médicas U. de Santiago de Chile. so desde la perspectiva del Modelo Integrativo Su-
Director Programa de Formación de Técnicos en Preven- praparadigmático, planteado por Roberto Opazo;
ción y Rehabilitación de Personas con Dependencia. así como la aplicación de una Ficha de Evaluación
Subdirector Instituto Chileno de Psicoterapia Integrativa. Clínica Integral (FECI), que permite conocer las alte-
raciones de las personas que ingresan al tratamien-
Ps. Verónica Bagladi L. (Chile) to desde los distintos subsistemas del Modelo y las
Coordinadora Docente Instituto Chileno de Psicoterapia modificaciones que se van produciendo durante el
Integrativa. tratamiento. La extroversión e inmadurez neurológi-
Profesora Escuela de Psicología Universidad Católica de ca serían factores predisponentes biológicos no mo-
Chile. dificables en un tratamiento, en cambio habría alte-
raciones adquiridas en el proceso adictivo en todos
Sra. Diana Kushner L. los subsistemas del Modelo que son modificables en
Antropóloga Social. Directora Programa Ambulatorio un plazo no inferior a 9 meses de tratamiento. A
Comunidad Terapéutica CREA Chile. partir de lo observado se hace un planteamiento
Coordinadora Académica Programa de Formación de etiológico de los trastornos adictivos basado en el
Técnicos en Prevención y Rehabilitación de Personas Modelo Integrativo Supraparadigmático.
con Dependencia a Drogas USACH.
Palabras claves: Adicciones, Droga, Modelo Inte-
grativo Supraparadigmático, Psicoterapia Integrativa.

Resumen

Los trastornos adictivos se han incremen-


tado en forma importante en la mayoría de los
países en los últimos años, constituyéndose en
un grave problema de Salud Pública para los go-
biernos. Una de las posibles soluciones en la re-
habilitación de personas con trastornos adictivos
son las Comunidades Terapéuticas. En este pro-
ceso, ex adictos colaboran en la rehabilitación de

14
INTRODUCCIÓN de Psicoterapia Integrativa y también una Ficha de
Evaluación Clínica Integral: FECI. Esta es una ficha
En el campo de la psicología clínica y la de autorreporte que permite evaluar en cada sujeto
psicoterapia, el último siglo significó una alta dosis los diferentes subsistemas ya mencionados. Esta fi-
de productividad en la génesis de variados enfo- cha ha estado siendo aplicada a diferentes tipos de
ques y escuelas (Opazo, 1997); llegándose a esti- pacientes con el objeto de obtener perfiles de las
mar en más de 500 las escuelas existentes dentro distintas patologías (Rojas y Alliende, 1992).
del campo de la psicoterapia (Karasu, 1986).
En los últimos años ha existido en el mun-
En este prolífero escenario, no obstante, do y específicamente en nuestro país, una creciente
han reinado más los desacuerdos y controversias preocupación por el incremento del abuso y consu-
que los acuerdos. Los clínicos hemos sido testigos mo de drogas ilícitas. Este fenómeno ha resultado
de las fallas de estos enfoques o escuelas para dar común en muchos países Latinoamericanos y tam-
las respuestas globalizantes y acabadas que pro- bién en USA y Europa (Arias, 2000).
metían en sus inicios (Prochascka & Di Clemente,
1992). Es en este contexto, donde crecientemen- Cifras oficiales de organismos de salud en
te ha venido cobrando fuerza la búsqueda de Chile, indican que en los últimos años se ha llegado
una aproximación más Integrativa para alcanzar a niveles de consumo de un 20 a 30% entre los jó-
mejores respuestas y resultados en el campo psi- venes de los últimos años de enseñanza media (CO-
coterapéutico. NACE,2000).
Si bien se han realizado importantes inver-
Un ejemplo de este esfuerzo y bús- siones en áreas de prevención y de rehabili-
queda de integración ha sido el tra- tación, persisten aún muchas dudas
bajo del psicólogo Roberto Opa- e interrogantes sobre la preven-
zo, quien ha propuesto un ción más eficiente y sobre los
Modelo Integrativo Supra- tratamientos que obtienen
paradigmático publicado mejores resultados. No
en el Journal de la SEPI obstante, existen ciertos
y que ha sido desarro- acuerdos en el área;
llado por el Instituto primeramente en el
Chileno de Psicote- nivel de la preven-
rapia Integrativa ción se ha ido lo-
ICPSI. (Opazo, grando un cierto
1992; 1997) consenso sobre la
necesidad de iden-
Este mo- tificar factores de
delo se basa en la riesgo en niños y
investigación científi- jóvenes a objeto de
ca para rescatar los centrar en ellos las
seis paradigmas que acciones de preven-
han demostrado ser ción (Weinberg,
más relevantes y valida- 1999). Por otra parte,
dos hasta la fecha, a sa- en el ámbito de la rehabi-
ber: biológico, ambiental- litación, es claro que ningu-
conductual, cognitivo, afectivo, na orientación terapéutica ha
inconsciente y sistémico (Maturana logrado éxitos definitivos en el tra-
1990, Skinner 1953, Ellis 1977, Green- tamiento de la drogadicción, y cada
berg & Safran 1984, Freud 1948 and Bateson vez hay más consenso de la necesidad de abor-
1972); todos los cuales se organizan en torno al sis- dar el trastorno desde una perspectiva amplia e in-
tema SELF, que sería el punto integrador del siste- tegradora (Mussachio & Ortiz, 1996).
ma psicológico.
Desde hace muchos años, uno de los en-
A partir del Modelo Integrativo Suprapara- foques terapéuticos más completos y prometedo-
digmático se ha desarrollado una forma particular res en cuanto a rehabilitación, es el que realizan
15
❂ Conocer más profun-
damente las característi-
cas psicológicas de los
sujetos adictos.
❂ Reconocer los facto-
res de riesgo para desa-
rrollar la adicción.
❂ Evaluar si el trata-
miento desarrollado en
las Comunidades Tera-
péuticas producía cam-
bios en diferentes áreas
de la personalidad.
❂ Ver si el Modelo Inte-
grativo Supraparadig-
mático podía hacer
aportes que permitieran
enriquecer técnicamen-
te el tratamiento que se
estaba realizando.

las Comunidades Terapéuticas. Uno de los as-


pectos operacionales más interesantes de estas
MATERIAL Y METODOS:
instituciones, es el hecho que ex adictos ayu-
Muestra e Instrumentos
dan a rehabilitar a personas adictas internadas
Se utilizó la Ficha de Evaluación Clínica
en ellas. El postulado básico de las Comunida-
Integral (FECI), que permite analizar los dife-
des Terapéuticas es que se requiere un proceso
rentes subsistemas de la persona (ambiental-
de reeducación prolongado, destinado a gene-
conductual, biológico, cognitivo, afectivo, in-
rar cambios importantes en la personalidad del
consciente y sistémico). Esta tiene aproximada-
adicto. Sólo este profundo cambio podrá ase-
mente una extensión de 50 páginas (ficha
gurar el éxito (Kooyman, 1993, De Leon,
completa en revista Eradicciones Internet). El
1995).
FECI es un instrumento que además de los da-
tos generales de identificación, anamnesis, his-
En nuestro país las Comunidades Tera-
toria de consultas previas, expectativas y moti-
péuticas han sido acreditadas oficialmente por
vación ante el tratamiento, tiene 19 escalas de
el Ministerio de Salud y se ha propuesto su de-
autorreporte. Algunas de estas escalas son de
sarrollo como una forma de enfrentar el pro-
uso internacional como el Cuestionario de Ey-
blema de las drogas. senk, el Test Toronto para Alexitimia y otras ge-
neradas por el ICPSI y estandarizadas con una
El Instituto Chileno de Psicoterapia Inte- amplia muestra de más de 3000 sujetos.
grativa ha desarrollado convenios de investiga-
ción y docencia con la Facultad de Ciencias Todas las escalas entregan resultados
Médicas de la Universidad de Santiago de Chile derivables a valores Alto, Medio, Bajo, siendo
y con la institución CREA CHILE, que cuenta el valor medio el que se considera como espe-
con cinco Comunidades Terapéuticas para la rado para la población promedio. Con el obje-
rehabilitación de hombres con trastornos adicti- to de verificar estos valores, se tomó un grupo
vos. control de 90 personas de sexo masculino, no
consumidores, de edades similares a la mues-
Las tres instituciones decidieron realizar tra, encontrándose valores medio en todas las
un trabajo conjunto, destinado a: escalas. La ficha se administró en los 3 hogares

16
masculinos que la institución tenía en funciona- breve, dando paso a un estado de gran angus-
miento al momento del estudio. Este proceso abar- tia posterior. Las drogas mencionadas son las de
có los meses Septiembre y Octubre del 2000. mayor consumo en nuestro país.
En la tabla N° 3, se observa que la mayo-
Se seleccionó al azar 30 de los 90 residen- rÌa de los sujetos en tratamiento tienen un cuadro
tes que en ese momento tenía la institución CREA de Poliadicción.
CHILE; los que se distribuyeron en tres grupos:
Ingreso: Sujetos que tienen de 0 a 45 días dentro
Tabla Nº 3
de la institución. Este es un período de adaptación y
Tipo de Adicción
motivación para un compromiso de cambio (perío-
N= %
do que podría equivaler a una consolidación de la
Poliadicción a más 23 77%
relación paciente-terapeuta).
de 3 drogas
Grupo avanzado: Sujetos con 5 a 7 meses de tra-
1 a 2 drogas 7 23%
tamiento en la Comunidad.
Grupo de Educadores: Sujetos que tienen sobre 9
meses de tratamiento y que colaboraban en la reha-
bilitación de los grupos anteriores. En la tabla N° 4, se observa el número de
años de consumo. Se aprecia que más de un 90%
RESULTADOS lleva más de tres años de consumo, por lo que
podríamos suponer que se trata de adicciones se-
En la tabla N° 1, se observan las caracterís- veras.
ticas de la muestra que estuvo conformada por per-
sonas de sexo masculino, con promedios de edad
Tabla N° 4
que no superaron los 30 años en ninguno de los
Tiempo en consumo de los sujetos de la muestra
grupos.
N° de años N° de personas Porcentaje
Tabla Nº 1
0-2 2 7%
Estructura de la muestra
3-5 8 26%
Personas bajo tratamiento residencial CREA CHILE
6-9 8 26%
10-12 3 10%
Grupo Grupo Educadores Total
13-15 2 7%
de Ingreso Avanzado
16-20 4 14%
Sexo
21 3 10%
Masculino 0 a 45 días 5 a 7 meses Sobre 9 meses 30
Total muestra 30 100%
N=10 N=10 N=10
Edad
Promedio 23 24 30 27 En la tabla N° 5, se observa que en la ma-
yoría de las personas predominó la “propia deci-
sión” como causa principal de ingreso a trata-
Las drogas por las que ingresaron a trata- miento.
miento se muestran en la tabla N° 2, siendo la más
frecuente la Pasta Base de Cocaína. Esta droga se
caracteriza por ser de efecto euforizante muy Tabla N° 5
Decisión de consulta para ingreso a tratamiento

Tabla Nº 2 Propia decisión Presión familiar Consejos de otros,


Tipo de Droga por la que ingresa a tratamiento Profesionales
N= % 61% 29% 10%
Pasta Base 10 33%
Cocaína 9 30%
Marihuana 7 23% En la tabla N° 6 se registra el antecedente
Anfetaminas 4 14% de tratamientos previos con especialistas del área

17
de la Salud Mental (psiquiatras o psicólogos), que-
dando claro en los resultados que más de un 81% Tabla N° 8
habían tenido tratamientos previos que no dieron Antecedentes de la muestra SI NO
los resultados esperados.
Parto Patológico
(Cesárea, prematuro, fórceps) 63% 26%
Problemas de conducta
Tabla Nº 6
en el colegio 80% 20%
Antecedente de tratamiento previo
Antecedente de trastorno
del desarrollo 70% 30%
Psiquiatra/Psicólogo Sin tratamiento previo
(Déficit de atención, dislexia,
81% 19%
sonambulismo, terror nocturno)

Los resultados de las escalas relacionadas La tabla N° 9 permite observar que la ma-
con el Paradigma Biológico muestran que al inicio yoría de los sujetos de la muestra, estuvieron en
del tratamiento todas las escalas se ubican en los más de tres colegios durante su vida escolar.
rangos altos, permaneciendo sin modificación du-
rante las siguientes etapas del tratamiento las esca- Tabla N° 9
las de inmadurez y extroversión. Sí se observa modi- Colegios en que estudió
ficación en las escalas de neuroticismo, psicoticis-
mo, ansiedad y depresión. Es importante señalar 1 colegio 2 colegios 3 o más colegios
que la escala de psicoticismo sólo se modifica en los 4% 30% 66%
sujetos que están finalizando el tratamiento.
Inmadurez neurológica corresponde a indicadores
de organicidad en el FECI. Neuroticismo, extrover- La encuesta retrospectiva para síntomas de
sión y psicoticismo corresponden a las escalas del Síndrome de déficit de atención (tabla N°10), indica
EPQ de Eysenk. Ansiedad y depresión correspon- que sobre un 70% de los sujetos de la muestra tu-
den a escalas sintomáticas del FECI. vieron antecedentes compatibles con un Síndrome
de déficit de atención durante la infancia.
Tabla N° 7
Paradigma Biológico Tabla N° 10
Grupo de Ingreso Grupo Avanzado Educador Criterios DSM IV para Déficit Atencional

Inmadurez 26 21 17 N %
Alto Alto Alto Tipo combinado 12 40%
Neuroticismo 17 15 11 Predominio Déficit
Alto Medio Medio de Atención 5 16%
Extroversión 15 14 15 Predominio Hiperactividad 6 20%
Alto Alto Alto + Impulsividad
Psicoticismo 9 6 4 Total Déficit Atención 23 76%
Alto Alto Medio No cumplen criterios 7 24%
Depresión 11 8 4
Alto Media Bajo
Ansiedad 10 6 3 En la tabla N° 11 se muestra los resultados
Alta Media Baja de las escalas relacionadas con el Paradigma Con-
ductual-Ambiental. Los resultados indican que los
sujetos ingresan con un bajo repertorio conductual,
En la tabla N° 8 se incluyen algunos ante- reportan una pobre satisfacción de necesidades por
cedentes de la historia de los sujetos de la muestra. el ambiente y una percepción de baja capacidad de
Predominan con alta frecuencia antecedentes de autoeficacia. La satisfacción de necesidades aumen-
dificultades en el parto, problemas conductuales en ta al máximo en las primeras etapas del tratamiento
el colegio y antecedentes de trastornos en el desa- y el repertorio conductual y la asertividad llegan al
rrollo infantil. máximo después de 9 meses de tratamiento.

18
los sujetos ingresan con alta alexitimia, la que mejo-
Tabla N° 11 ra durante el proceso. Además se aprecian cambios
Escalas relacionadas con el Subsistema Conductual-Ambiental positivos en el grado de tolerancia a la frustración y
en autoestima. No hay cambios significativos en la
Grupo de Grupo Educadores escala de perturbación emocional. Los resultados de
Ingreso Avanzado la Tabla N° 14 indican que la mayoría de los sujetos
Satisfacción 29 37 37 reconocen una baja capacidad de empatía al ingre-
Necesidades Bajo Alto Alto so al tratamiento, la que se modifica durante el pro-
Conducta 44 51 54 ceso terapéutico. El 100% de los sujetos al final del
Social Bajo Medio Alto tratamiento ha logrado desarrollar avances en su ca-
Autoeficacia 17 20 21 pacidad empática.
Baja Medio Alta

Tabla N° 14
Capacidad de EmpatÌa de los sujetos de la muestra
En la tabla N°12 se muestra los resultados
relacionados con el Subsistema Cognitivo, donde
Empatía Grupo de Ingreso Grupo avanzado Educadores
los cambios más importantes se logran en la esca-
Mucha 0% 30% 60%
la de Irracionalidad Cognitiva, después de 9 me-
Relativa 40% 70% 40%
ses de tratamiento.
Poca 60% 0% 0%

Tabla N° 12 En las tablas 15 a 19 se pueden observar


Resultados de escalas relacionadas con los datos relacionados con las características de las
el subsistema cognitivo relaciones familiares. En la tabla N° 15 se aprecia
que la relación con las madres, obtiene en pro-
Grupo de Grupo Educadores medio una evaluación superior en todos los
Ingreso Avanzado ítems, a la obtenida por los padres.
Irracionalidad 45 42 36
Cognitiva Alta Medio Baja
Tabla N° 15
Perfeccionismo 51 49 41
Características de la relación con los padres en
Medio Bajo Bajo
los sujetos de la muestra
Autoimagen 28 28 37
Baja Baja Media
Relación con los padres (1: Mala; 5: Buena)
Padre Madre
En las tablas N°13 y 14 se encuentran los
resultados de las escalas relacionadas con el Subsis- Cercana 2,9 4,6
tema Afectivo. En la tabla N°13 se puede ver que Afectuosa 3,1 4,7
Buena comunicación 2,8 4,6
Tabla N° 13 Estable 2,7 4,5
Escalas relacionadas con el Subsistema Afectivo Poco conflictiva 2,9 4,1

Grupo de Grupo Educador


El porcentaje de separaciones de los pa-
Ingreso Avanzado
dres se ubica en un 40% de la muestra.
Alexitimia 42 38 35
Alta Media Media
Intolerancia a la 14 13 8 Tabla N° 16
Frustración Medio Medio Bajo Porcentaje de separación de los padres
Autoestima 34 38 40
Medio Media Alta Separación N= %
Perturbación 52 50 42 Si 12 40%
Emocional Medio Medio Medio No 18 60%
(Gambrill-Ritchie)

19
Sólo un 23% de los sujetos manifiestan de sustancias ilegales se da en edades bajo los
que en su proceso educativo predominaron los 40 años (CONACE, 1994, 1996, 1998, 2000).
castigos. Además, como la muestra se obtuvo en hogares
masculinos, se puede relacionar esta baja edad
Tabla N° 17 con el hecho que los desórdenes adictivos se
Relación premios y castigos en la educación manifiestan primero en varones, probablemente
por factores culturales; sin embargo, hoy en día
N % empieza a verse un fuerte incremento de la fre-
Predominaron los Premios 13 43% cuencia de adicciones tempranas en el sexo fe-
Equivalencia premios 10 33% menino.
y Castigos
Predominaron los Castigos 7 23% La mayoría de los sujetos (90%) tienen
más de 3 años de consumo y un 77% fueron
poliadictos. Esto puede indicar que con el tiem-
En relación a la política educativa de los po las personas van agravando sus niveles de
padres, la mayoría fue calificada como una políti- consumo y del probar una droga, a veces por
ca inconsistente en la formación de sus hijos. curiosidad, pueden terminan con una poliadic-
ción.
Tabla N° 18
Se observa en la decisión de consulta
Política educativa de los padres
para iniciar tratamiento, la propia motivación del
individuo en un 61% de los casos, junto a la
Política N° %
presión familiar en un 29%. Hay poca influencia
Consistente 7 23%
de los profesionales, a pesar que más del 80%
No consistente 23 77%
de los sujetos había tenido tratamientos previos
sin un éxito claro.
Sólo un 3% de los sujetos calificó como
“mala” su vida familiar, previa al ingreso al trata- El análisis de los resultados obtenidos en
miento. las escalas del Subsistema Biológico indica que
todos los puntajes se ubican en los niveles altos
Tabla N° 19 en el momento del ingreso al tratamiento. Sin
Calificación de las características de la vida familiar embargo, es muy importante destacar que hay
dos variables (inmadurez y extroversión) que se
Vida familiar N % mantienen altas durante todo el proceso, lo que
Buena 12 40% implica que son variables constitucionales no
Regular 17 57% modificables durante la terapia; constituyendo
Mala 1 3% características de la personalidad con fuerte car-
ga genética. Es importante precisar que durante
el tratamiento se corrigen los valores de neuroti-
COMENTARIOS cismo, depresión, ansiedad y psicoticismo, lo
que podría dar pie a la hipótesis de que estas
La edad promedio de la características son derivadas del pro-
muestra fue de 27 años. Es- ceso de consumo de sustan-
ta cifra concuerda con cias. No obstante, es
los estudios oficiales fundamental señalar
realizados en que los mayores
Chile que cambios se ob-
muestran servan en el
que la ma- grupo de
yor fre- educado-
cuencia res, des-
de con- pués de 9
sumo meses de

20
tratamiento. Esto es claro, por ejemplo, en el
caso de la variable psicoticismo que sólo se co-
rrige en el grupo de educadores. Los resulta-
dos obtenidos en el Paradigma Biológico nos
permitirían afirmar que en este subsistema, los
tratamientos de extensiones inferiores a 9 me-
ses no consolidarían los cambios de personali-
dad necesarios para el proceso de rehabilita-
ción.

Un aspecto de gran relevancia, al ver


los resultados obtenidos en el Subsistema Bioló-
gico, es que las variables biológicas de inmadu-
rez y extroversión pueden estar relacionadas
con el Síndrome de déficit de atención en la in-

tos datos concuerdan con los resultados de la


tabla N° 9, donde se observa que más de un
60% de la muestra había estado en más de 3
colegios en su edad infantil. Por último, como
se observa en la tabla N° 10, estos anteceden-
tes son concordantes con el hecho de que al
pasar una encuesta retrospectiva sobre Síndro-
me de déficit de atención, un 76% de la mues-
tra entrega valores positivos para este trastorno.
Estos resultados coinciden con investigaciones
que señalan la relación entre Síndrome de défi-
cit de atención y Adicciones (Guajardo, 2000).

De esta forma, los resultados obtenidos


apuntan a que existe un grupo de sujetos de
riesgo, los que siendo detectados precozmente
en el período escolar, pueden ser objeto de ac-
tividades preventivas respecto del consumo de
drogas.

fancia. En este sentido se ha señalado (Guajar- En el Subsistema Ambiental Conductual


do, 2000) que pequeñas dificultades en el pro- (tabla N° 11), se observa que el grupo de ingre-
ceso de embarazo y parto (sufrimiento fetal, par- so tiene una baja satisfacción de necesidades, lo
to prematuro, cesárea, aplicación de fórceps,
etc.) se registran como antecedente de la histo-
ria de individuos que presentan un Síndrome de
déficit de atención. Un 63% de la muestra pre-
senta este antecedente, lo que resulta muy alto
si se considera que en la población normal, no
debiera registrarse en más de un 20% de las
personas. Confirmando nuestra impresión está
el hecho que un 80% de la muestra reporta el
antecedente de problemas de conducta en el
colegio y un 70% de haber tenido un trastorno
del desarrollo del tipo Síndrome de déficit de
atención, Dislexia o Alteraciones del sueño. Es-

21
que resulta concordante con el hecho de que los te el proceso de tratamiento se va modificando la
adictos están alejados de su grupo familiar y en puntuación, lográndose valores bajos de irracio-
muchos casos marginados de amigos reales que nalidad cognitiva después de 9 meses de trata-
los acojan afectivamente (Monti, 1999). El ingreso miento. La escala de Perfeccionismo no está parti-
a una Comunidad Terapéutica les aporta un am- cularmente alterada y tiende a tener algunos cam-
biente cálido, con fuertes componentes afectivos y bios hacia puntajes más bajos, lo cual no resulta
donde reciben cuidado físico y psíquico. La pun- extraño, considerando que en el tratamiento se
tuación baja en repertorio de Conducta busca que el adicto tienda a bajar sus niveles de
Social en el subgrupo de ingre- autoexigencia, a objeto de no incrementar subjeti-
so, apunta a que en los vamente sus niveles de ansiedad. Desde el
adictos probablemente punto de vista Cognitivo, se observa una
no se logró un adecua- mejoría en la valoración de la imagen
do desarrollo de con- personal, la que está deteriorada en el
ductas de interac- momento del ingreso (autoimagen
ción, las cuales se baja).
deterioraron aún
más durante el En el Subsistema Afectivo (tablas
período de N° 13 y 14), destaca que al mo-
consumo. La mento del in-
carencia de greso
conductas
asertivas, les
impide por
ejemplo, re-
sistirse ade-
cuadamente
al asedio de
sus pares con-
sumidores,
buscar alternati-
vas de grupo de
amigos o frecuen-
tar ambientes dife-
rentes. Este bajo ni-
vel de repertorio con-
ductual, concuerda con
los resultados obtenidos en
autoeficacia que resultan bajos
en el momento del ingreso, modifi- los adictos
cándose positivamente en el transcurso del tra- reportan altos ni-
tamiento. Nuevamente se observa, al igual que en veles de alexitimia y muy ba-
el subsistema biológico que los cambios tienden a ja capacidad de empatía. Estos resultados pueden
consolidarse hacia los 9 meses de tratamiento. estar relacionados con el desarrollo de mecanismos
El Subsistema Cognitivo (tabla N° 12), de defensa frente a las críticas del medio y a un
muestra que la escala que mide irracionalidad aumento de los niveles de umbral sensorial produ-
cognitiva puntúa alto en los sujetos del grupo de cidos por la droga; lo que insensibilizaría a las cla-
ingreso. Estos resultados son concordantes con lo ves afectivas generadas por otras personas. La alta
señalado por autores cognitivistas, que plantean alexitimia del ingreso, llega a valores normales, y
que en los adictos se desarrolla un estilo de pensa- la empatía logra, hacia el final del tratamiento, ser
miento con serias alteraciones cognitivas (Beck, alta en el 60% de los sujetos. En los grupos avan-
1993, Kamner & Burleson, 1999). Hay muchas zados se observa que mejora la tolerancia a la
ideas irracionales y pensamientos automáticos que frustración y la autoestima, como la capacidad de
tienden a justificar los niveles de consumo. Duran- quererse a sí mismo.

22
En las tablas N° 15 y 19 se mues-
tran los resultados relacionados con el

MODELO INTEGRATIVO
grupo familiar. En la tabla N° 15, se
observa que la relación con las ma-
dres tiende a ser mejor evaluada
que la relación con los padres.
La mayoría de los ítems, las
muestran como cercanas,
afectuosas y poco conflictivas.
Es necesario comentar que
esta mejor evaluación puede
no tener necesariamente
una connotación positiva,
ya que se ha descrito en la
adicción la existencia del
“co-adicto” (Batlle 1992;
Teichman & Basha 1996),
persona que tiende a favore-
cer inconscientemente los ni-
veles de consumo del adicto, al
sobreprotegerlo y evitarle las con-
secuencias negativas de sus con-
sexo mas-
ductas de consumo.
culino, que in-
gresan a tratamiento
En la tabla N° 16 se registra la frecuen-
a una Comunidad Terapéutica, ha-
cia de padres separados en los sujetos de la mues-
bría alteraciones en todos los subsis-
tra (40%), cifra que no es más alta que lo que se
temas de acuerdo al Modelo Inte-
encuentra en la población general de nuestro país
grativo (Opazo, 1997, 1999, 2000).
(Montenegro,1981). La impresión previa, normal-
Estos antecedentes apuntarían para-
mente, es que la mayoría de estos jóvenes tiene
lelamente, a un pobre desarrollo de
familias de origen mal constituidas.
las funciones del SELF.
Además, se puede afirmar
Cuando los sujetos de la muestra se refieren
que el proceso terapéutico realiza-
a su proceso de educación familiar (tabla N° 17), se
do en una Comunidad Terapéutica,
aprecia que sólo un 23% indican que en su edu-
modifica la mayoría de las escalas
cación predominaron los castigos. Estos resulta-
después de 9 meses del proceso de
dos no concuerdan con frecuentes informes que
rehabilitación; salvo aquellas escalas
asocian el maltrato físico, durante el período de la
de extroversión e inmadurez, que
infancia, en la base de los trastornos adictivos. Los
implicarían rasgos más estructurales
datos anteriores coinciden con los valores obteni-
con cierta determinación genética y
dos en la tabla N° 19, donde se encuentra que
que no se modificarían durante el
sólo un 3% de los sujetos describe su vida familiar
proceso de rehabilitación.
como “Mala”.
Estos rasgos requieren en el
Sin embargo, pareciera ser mucho más determi-
período de post-tratamiento, de un especial y per-
nante el resultado de la tabla N° 18, donde se
manente cuidado de parte del adicto, por cuanto
aprecia que la inconsistencia en las políticas edu-
son factores de riesgo futuro (funciones de auto-
cativas de los padres (77% de los casos), tendrían
control del SELF). Por otra parte, el cambio produ-
mucha más importancia como factor de desarrollo
cido en la mayoría de los subsistemas implicaría
del proceso adictivo.
factores de protección. El tratamiento recibido,
aporta al desarrollo de las funciones de identidad
Un análisis global de los resultados, nos
personal, significación y organización personal del
permitiría afirmar que en los sujetos adictos de

23
SELF; con lo cual la función de autocontrol del
SELF, puede ser parcialmente optimizada du-
rante el proceso terapéutico.

A partir de los planteamientos y resulta-


dos anteriores, se puede señalar que en los
trastornos adictivos están comprometidos los
seis paradigmas o subsistemas del Modelo Inte-
graivo Supraparadigmático y que a partir de él,
se puede hipotetizar un planteamiento integra-
tivo para la etiología y psicopatología de los
trastornos adictivos (figura 1).

el neuroticismo alto y la extroversión facilitan


problemas de estrés que pueden derivar en la
búsqueda de drogas que generen relajación. La
extroversión puede derivar en la facilitación del
contacto con amistades negativas y en una in-
Explicación figura 1: tensa vida social, que posibilite el consumo de
drogas.
El subsistema cognitivo procesa los estí-
El ambiente (E), impacta sobre la perso- mulos del ambiente, generando una serie de dis-
nalidad (P). En el ambiente encontramos mu- torsiones del pensamiento que son característi-
chos factores, tales como: disponibilidad de dro- cas del proceso adictivo, tales como: ideas irra-
gas, influencia del grupo de pares, presión de cionales, negación, minimización y justificación.
los medios de comunicación, etc..., todos los El sistema cognitivo puede ser influído por dis-
cuales al interactuar con la personalidad del funcionalidad en el sistema familiar, inmadurez
adicto afectan los diferentes subsistemas de la neurológica y desde el subsistema afectivo, por
personalidad. emociones y sentimientos conflictivos.
Los estímulos acceden a un subsistema El subsistema afectivo recibe el impacto
biológico, que puede presentar una serie de de los estímulos externos e internos, aparecien-
problemas que facilitan el proceso adictivo, co- do alteraciones en el umbral emocional, que
mo por ejemplo, la inmadurez o disfuncionali- pueden ser previas al consumo y a la vez agrava-
dad neurológica que se expresa por característi- das por éste. Un umbral alto a las emociones
cas conductuales de hiperactividad, dificultad en puede estar a la base de la búsqueda de drogas
el control de impulsos, fallas en la capacidad de estimulantes.
atención y concentración, las que generan serios A nivel del subsistema inconsciente los
déficit conductuales. En el subsistema biológico, estímulos pueden activar muchas emociones y

24
cogniciones previas repri-
midas o disociadas por

MODELO INTEGRATIVO
mecanismos defensi-
vos del individuo.
El sistema
familiar general-
mente presenta
serios trastornos,
desde mecanis-
mos de sobre-
protección, co-
dependencia, in-
consistencia en
los sistemas de
crianza y fallas
en los procesos
de comunicación.
Todos estos
subsistemas conflu-
yen en el Self, el cual
es el centro de la perso-
nalidad, presentando cua-
tro funciones fundamentales
que están alteradas en el adic-
to. La función de identidad, se ma-
nifiesta por la presencia de una mala au-
toimagen y una deficiente percepción de sí
mismo. La función de organización tiene un CONCLUSIONES
importante déficit por la desestructuración ad-
quirida en el desarrollo vital. La función de El planteamiento de un Modelo In-
significación está muy dañada por cuanto es- tegrativo tiene implicancias impor-
tamos frente a una persona que ha vivido tantes para entender elementos
constantes críticas y rechazos, que lo lleva a de prevención y de intervención
interpretar los estímulos en forma agresiva y en los trastornos adictivos. La apli-
descalificadora. Por último, la función de con- cación de una Ficha de Evalua-
trol de impulsos, no ha logrado un adecuado ción Clinica Integral, permite com-
desarrollo por estar interferida desde las dis- prender que en la etiología de los
posiciones biológicas de la personalidad. trastornos adictivos están implica-
dos todos los subsistemas de la
Finalmente los estímulos procesados personalidad, existiendo disposi-
se convierten en estímulos efectivos que gene- ciones biológicas, conductuales-
ran conductas (C) inmediatas de tipo antiso- ambientales, cognitivas, afecti-
cial, limítrofes, consumo de drogas y en gene- vas, inconscientes y familiares.
ral, la conducta que caracteriza el proceso Paralelamente resulta claro en el
adictivo. Las consecuencias mediatas son adic- análisis de este estudio, que el Self de la perso-
ción, pérdida de trabajo o de los estudios y na con adicciones es poco desarrollado. Los
conflictos con su grupo familiar. Las conduc- datos encontrados permiten concluir que a fu-
tas emitidas son nuevamente reprocesadas turo, se pueden desarrollar estrategias preven-
por la personalidad, pero son invalidadas por tivas a nivel escolar para la detección precoz
los componentes defensivos, como: “me ata- de niños de riesgo que presenten alteraciones
can”, “nadie me entiende”, los que terminan en el desarrollo de los diferentes subsistemas
generando nuevas conductas que incremen- de la personalidad, generando intervenciones
tan el consumo. protectoras. Estamos trabajando para enriquecer

25
la Ficha de Evaluación Clínica Integral que en futu- vínculo temprano en las personas que desarrollan
ras versiones incorporará instrumentos de evalua- adicción, por cuanto este factor podría afectar el
ción del Self y del subsistema inconsciente, así co- desarrollo normal de todos los subsistemas.
mo herramientas para estudiar el desarrollo del

Bibliografía

Arias J. A. (2000) Abuso de Alcohol y Drogas. Kooyman M. (1993) “The Therapeutic Commu-
“Psiquiatría del Niño y del Adolescente”. H. Mon- nity for Addicts”. Swets & Zeithinger B.V., Amster-
tenegro y H. Guajardo (Eds.) Editorial Mediterrá- dam/Lisse.
neo. Chile 2da. Edición 406-425. Maturana H. (1990) “Biología de la Cognición y
Bateson G. (1972). “Steps toward ecology of
Epistemología”. Ediciones Universidad de la Fron-
mind”. New York. Ballantine Books.
tera, Chile.
Beattie M. (1992) “Codependent no more”. Ha-
zelden Foundation. Ed. Sirio. Argentina. Montenegro H. (1981) “¿Carencias o diferencias
Beck A.T., Wright F.D. Newman C.F.. Liese socioculturales?” Pobreza crítica en la niñez. Amé-
B.S. (1993) “Cognitive Therapy of Substance Abu- rica Latina y El Caribe. (CEPAL-UNICEF).
se”. The Guilford Press Musacchio de Zan A. & Ortiz Fragola A.
CONACE (1999) “El Consumo de Drogas Ilícitas (1996)”Drogadicción”. Editorial Piados. Argentina.
en población escolar de Chile”. Consejo Nacional Opazo R. (1997). “In the Hurricane’s Eye: A Su-
para el Control de Estupefacientes. Ministerio del praparadigmatic Integrative Model”. Jal of Psycho-
Interior. Chile. terapy Integration Vol 7, N° 1 17-54.
CONACE (1994, 1996, 1998) “Estudio Nacional
Prochaska J. & Diclemente C. (1992) “The
de Drogas en Chile”. Ministerio del Interior. Chile.
De León G. (1995) “Therapeutic Communities for transteoretical approach” . In J. Norcross & M.
Addictions: a theoretical framework”. International Goldfried (Eds). Handbook of Psychotherapy Inte-
Journal of addiction. 30 (12) 1603-45. gration. New York: Macmillan.
Ellis A. (1977).”The basic clinical theory of Ratio- Rojas X., Alliende F. y cols (1992) “Perfil psico-
nal-Emotive Therapy”. In A. Ellis & R. Grieger (Eds) lógico del paciente en psicoterapia”, en: Opazo
Handbook of Rational-Emotive Therapy. New R., Editor Integración en Psicoterpia. Ediciones CE-
York: Springer. CIDEP 187-204.
Freud S. (1948) Obras Completas. Vols I y II Ma- Skinner B.F. (1953) “Science and human beha-
drid: Biblioteca Nueva.
vior”. New York. Macmillan.
Greenberg L. & Safran J. (1984) “Integrating af-
fect and cognition: A perspective on the process Teichman M., Basha U. (1996) “Codependency
of therapeutic change”. Cognitive therapy and Re- and family cohesion and adaptability: changes
search 6, 559-78. during treatment in a therapeutic community”.
Guajardo H. (2000) “Síndrome de Déficit de Substance Use Misuse Apr, 31 (5) 599-615.
Atención”. Montenegro H. y Guajardo H. (Eds) Weinberg N.Z. (1999) “Child Psychopathology
Psiquiatría del Niño y del Adolescente. Editorial risk factors for drug abuse: Overview”. Journal Cli-
Mediterráneo (2da. Edición) Santiago, Chile. nical Child Psychology Sep. 28 (3): 290-7.
Kammer Y., Burleson J.A. (1999) “Psychothera- Westmeyer J. (1999) “The role of cultural and
pies for adolescent substance abusers: 15 month
social factors in the cause of addictive disorders”.
follow-up of a pilot study”. American Journal of
Psychiatric Clinics of North America. Jun (22)
Addiction. Spring 8 (2) 114-9.
Karasu T.B. (1986) “The specificity versus nons- 2:253-73.
pecificity dilemma: toward identifine therapeutic Wolfe B. (1995) “Self Pathology and Psichothe-
change agents”. American Journal of Psychatry, rapy Integration”. Journal of Psichotherapy Inte-
143, 687-695. gration. 5:293-312.

26

También podría gustarte