Está en la página 1de 38

“LA PSICOTERAPIA CARACTEROANALITICA” ( POSTREICHIANA)

Una intervención clínica sicosocial

Xavier Serrano Hortelano


Psicólogo clínico(CV-141)Trainer en Psicoterapia caracteroanalítica
y Asistencia preventiva en sistemas humanos.Director de la Escuela
Española de Terapia Reichiana (ESTER) .Profesor de varias
Universidades y Escuelas de Psicoterapia y Psicología aplicada en
Europa y latinoamérica.Autor de varios libros especializados:
www.esternet.org /// www.esternet.org/xavierserrano

INDICE
INTRODUCCION
1.-W.REICH Y LA PSICOTERAPIA CORPORAL
2.-APORTACIONES AL MOVIMIENTO POSTREICHIANO
3.-LA PSICOTERAPIA BREVE CARACTEROANALITICA (PBC)
4.-LA VEGETOTERAPIA CARACTEROANALITICA ESTRUCTURAL(VCE)

INTRODUCCION

Considero que el objetivo principal de la psicoterapia es evitar o reducir


el sufrimiento psíquico y emocional de las personas, causado en gran medida
por la falta de conciencia de sus conflictos internos y por desequilibrios
estructurales provocados por la acción de sus ecosistemas circundantes
pasados y presentes. A través de la psicoterapia ponemos los medios para
que la persona pueda recuperar su contacto interno y la sensación de
pertenencia social y cósmica. De esta manera llegará a ser más dueña de su
vida, tanto en la dimensión personal como en su proyección social, y logrará
una mejor gestión de sus recursos estructurales reales.
Para alcanzar ese objetivo es necesaria una sistemática clínica que
permita aplicar las herramientas técnicas de forma coherente en función de los
objetivos clínicos, del encuadre y de las particularidades de cada persona.
Todo esto dentro de un espacio donde se pueda desarrollar el proceso
psicoterapéutico, cuyo eje principal es la relación terapéutica apoyada en la
sólida base de la deontología profesional.
Como es sabido la praxis de la psicoterapia está vinculada al tipo de
encuadre: atención en crisis, breve o profundo. En nuestro modelo psicorporal
postreichiano englobamos esta práctica dentro de la denominada
“psicoterapia caracteroanalítica” .
Una vez realizadas las sesiones de evaluación con el DIDE ( Diagnóstico
estructural diferencial), siempre que el paciente tenga un buen pronóstico con
nuestro tratamiento, aconsejamos una asistencia focal con un encuadre breve
que denominamos : “psicoterapia breve caracteroanalítica(PBC) , o bien, la
realización de una psicoterapia profunda que definimos como :”Vegetoterapia
caracteroanalítica
estructural(VCE) .
1.-W.REICH Y LA PSICOTERAPIA CORPORAL
W. Reich fue el pionero de las psicoterapias corporales actuales, porque hacia
1930 ejerciendo como psicoanalista en Berlín, influido en cierta medida por otro
psicoanalista, S. Ferenczi, empezó a incorporar herramientas clínicas
somáticas, siendo el foco de atención no sólo lo que decía el paciente sino
también cómo lo decía y cómo respondía su cuerpo mientras lo decía. De esta
forma introdujo aspectos somáticos dentro del insight terapéutico.
En su trabajo clínico fue observando que los mecanismos de defensa psíquicos
que se iban organizando desde la infancia tenían su base somática en las
rigideces musculares crónicas y en una respiración alterada, lo cual provocaba
disturbios neurovegetativos con el consiguiente riesgo de generar
enfermedades sin una causa externa evidente, las “biopatías”, llamadas
enfermedades funcionales o psicógenas. Denominó “coraza
caracteromuscular” o “carácter” (“carácter del yo”) a esa sumatoria defensiva,
evidenciando que se organiza con un orden evolutivo (ontogénico) que
comienza en la vida intrauterina afectando a los sistemas imperantes en cada
momento.
Esto significa que durante nuestro periodo primitivo de vida el distrés,
transmitido inicialmente por el ecosistema materno (el cual a su vez lo genera
por sus circunstancias familiares o sociales), no puede alterar directamente el
psiquismo porque no está todavía maduro y por tanto no puede desarrollar sus
funciones, razón por la cual no puede haber recuerdos ni pensamiento, ni
conciencia, etc. Pero sí altera los sistemas vitales que están ya maduros y
activos, es decir, el sistema neuroendocrino y los sistemas basales esenciales,
incluyendo el sistema inmunológico. Todo lo cual es confirmado posteriormente
por R. Carballo (952, 1984) cuando describe la influencia de la “urdimbre
primaria” en el “proceso epigenético”.
Posteriormente la relación generada con el padre o tutores y con el resto del
sistema familiar será el siguiente eslabón de esa cadena defensiva
somatopsíquica, incorporando las primeras defensas psíquicas a partir de los
dos años de vida. Por lo cual dicho período primitivo, fase oral primitiva y
primaria, es de vital importancia y se convierte en foco de atención primordial
del discurso de Reich, y de la “ecología de los sistemas humanos “(Serrano,
2004, e). Porque es el espacio donde se fundamenta la predisposición a las
enfermedades inmunodeficientes, degenerativas y al desarrollo de la Estructura
Fusional o Psicótica o donde se desarrolla el “yo biológico”, la identidad y el
“si mismo “. Sin que por ello pierda importancia la etapa edípica, más asociada
a la etiología de la Estructura Neurótica y a las somatizaciones, proceso que
continuará hasta la adolescencia determinando una Estructura organísmica,
psicosomática propia.
Conociendo pues, que el inconsciente tiene una base somática, y que los
moduladores del distrés o estrés patógeno producen una alteración libidinal,
energética y una pérdida de contacto con nuestro ser interno y con nuestra
“matriz cósmica”, ofuscando nuestros sentimientos, embruteciendo nuestros
sentidos, nuestra percepción y por tanto limitando aspectos propios del ser
humano, Reich modifica el setting clásico psicoanalítico ,”corporalizándolo”, e
introduciendo nuevas herramientas clínicas.
Todo ello le induce a denominar a su praxis clínica: Vegetoterapia
caracteroanalítica. Porque, si bien el foco de atención se centrará en la
recuperación del equilibrio neurovegetativo, el marco clínico o setting será
caracteroanalítico. Por ello seguía siendo una psicoterapia psicoanalítica pero
que facilitaba el insight o emergencia de material inconsciente y de las
abreacciones (expresiones afectivas emocionales reprimidas acompañadas de
recuerdos olvidados) añadiendo a las técnicas clásicas el análisis de las formas
comportamentales de las rigideces musculares:”Cada rigidez muscular
contiene la historia y el significado de su origen” y de la forma de respirar: “la
inhibición de la plena expiración y la actitud inspiratoria crónica del pecho
demostró ser un fenómeno universal de las enfermedades “psíquicas” (Reich,
1952)
Introdujo algunas técnicas que ayudaban a reblandecer esas rigideces
musculares y vicios somáticos, que eran reflejos de dinámicas psíquicas
inconscientes. Insistiendo en que se realizaran siempre siguiendo la dirección
céfalocaudal, es decir del primer segmento muscular del cuerpo (lo denominó
ocular) hasta el séptimo (pélvico). Abordando a través de lo somático los
conflictos psíquicos.
En 1945, pasó a definir esta praxis clínica como “orgonterapia”, retomando el
concepto de orgón (similar a la libido freudiana o al Chi o prana de los
orientales) que hace referencia a la conexión energética esencial que hay entre
todo lo vivo. El foco terapéutico sería la recuperación de la pulsación
bioenergética, vital, que permite la integración funcional psicosomática en el ser
humano, lo que implica una capacidad de funcionamiento saludable, pudiendo
gestionar nuestra vida cotidiana sin que las dinámicas sociales nos enfermen.
Porque para Reich, la enfermedad, el sufrimiento emocional la “neurosis
caracterial”, es fruto de la interacción entre los condicionantes históricos
(vinculados a lo que Freud denominaba psiconeurosis) y la realidad actual (que
determina lo que Freud definió como neurosis actuales).Por ello cualquiera de
nosotros, en mayor o menor medida tiene su propia neurosis (tendencias
compulsivas, obsesivas, masoquistas, fálicas, ansiedad, trastornos sexuales,
distonía neurovegetativa...), porque tiene un carácter (coraza del yo) que puede
convertirse en trastorno psicopatológico o psicosomático cuando esa
“normalidad” de la neurosis caracterial se disloca y el sufrimiento pasa a ser
evidente y se manifiesta en los síntomas.
Tras la muerte de Reich, en los años 60, junto al desarrollo de la vegetoterapia
en Europa y en Estados Unidos (allí llamada orgonterapia) empiezan a surgir
terapias que retoman algunas de estas técnicas somáticas que Reich utilizaba.
Cada una fue creando su propio modelo, como fue el caso del Análisis
bioenergético de A. Lowen, la corenergética de Pierrakos, el radix de Ch.Kelley,
el grito prima de A.Janovl, la psicoterapia funcional de L.Rispoli o la integración
postural de J. Painter.
Actualmente la “European Asociation for body psychoterapy “(EABP) 1 reúne
a las asociaciones y profesionales de la psicoterapia corporal que existen en
distintos países de Europa, entre ellos España, y que siguen los criterios
curriculares de la EAP antes citada. Es también la institución que reconoce las
distintas especialidades y sus escuelas de formación, entre las que se incluye
la psicoterapia-vegetoterapia caracteronalítica, avalada como modelo científico
por ambas asociaciones (EABP y EAP) junto a otros modelos, como el
psicoanálisis, la biosíntesis, la gestalt y la terapia
sistémica. El Dr.Rafael Estrada, en México, en 1982 potenció la creación del
Comite Científico Internacional para la Terapia Psicocorporal que aglutinó a
líderes de distintas Escuelas de esta especialidad de todo el mundo teniendo
como objetivo la difusión de la obra de W.Reich organizando para ello
congresos internacionales cada 3 años con gran éxito de público

La primera escuela de formación en vegetoterapia


caracteroanalítica se creó hacia 1970 en Italia bajo el auspicio de Ola Raknes,
reconocid ex-psicoanalista noruego, discípulo de W. Reich y uno de sus más
queridos colaboradores. Se trataba de la Scuola Europea di Orgonoterapia
(S.E.OR), de la que fue miembro fundador y uno de sus máximos exponentes
el neuropsiquiatra napolitano Federico Navarro, fallecido en octubre del 2002
(Serrano, 2004,a). Años después sería el presidente honorario de la institución
que sustituiría a la S.E.OR, la International Federation Orgonomic Colleg´s
(I.F.O.C.) 2 la cual agrupa asociaciones y escuelas postreichianas de Europa
y Latinoamérica y donde la ES.TE.R3 , una vez más, fue una de las
instituciones presentes en su acto fundacional,siendo su actual presiedente mi
colega M.Redón.

Escribiendo estos datos me vienen a la memoria escenas de mi experiencia


vital personal que me apetece (o tal vez necesito...) compartir.

W. Reich fue para mí, como para la mayoría de las personas que militaban o
simpatizaban con movimientos políticos radicales durante los últimos años de
la dictadura franquista, en la década de los 70, uno de los principales
referentes teóricos tanto por su textos donde abogaba por la libertad sexual
como por aquellos en los que reivindicaba una política cotidiana basada en el
cambio de las relaciones machistas y patriarcales que imperan en los sistemas
familiares y educativos para que pudiera darse una transformación caracterial
que respaldara los cambios sociales y jurídicos.
Fruto de esa militancia pasé unos meses en prisión que “aproveché” para
continuar con mis estudios de psicología y profundizar en la obra de este
polémico autor, descubriendo su vertiente clínica, que me fascinó. Al recobrar
mi libertad por la amnistía política fui terminando mis estudios universitarios, al
mismo tiempo que me formaba en psicoanálisis, psicodrama, bioenergética y
sexología en Barcelona y París.
De todas esas experiencias docentes destacan dos que marcaron mi dirección
profesional y que se produjeron siendo yo muy joven, cuando terminaba mis
estudios de psicología.
Una de ellas, mi contacto con Eva Reich, ocurrió en 1977 durante su única
visita a España, concretamente a Barcelona y Valencia. Fue un acontecimiento
histórico que pude vivir en primera línea, al ser una de las personas que
organizaban el evento junto con M. S. Pinuaga y el recién formado Instituto
W. Reich de Figueras. Recuerdo todavía emocionado la conferencia que dio en
el aula magna de medicina de Valencia. Más de mil personas abarrotaron la
sala y disfrutaron con la brillante exposición que hizo sobre la obra de su
padre, en un ambiente cálido y muy receptivo. Posteriormente unas cuarenta
personas participamos en su curso, que duró varios días, sobre las
aportaciones clínicas de W. Reich y su propia experiencia como médica rural
asistiendo a partos en casa, transmitiendo con mucha fuerza y pasión la
necesidad de poner los medios para que el niño del futuro no pierda el contacto
con su naturaleza y pueda contribuir al desarrollo de una sociedad más
saludable. Esos días me sentí muy identificado con su visión de la prevención y
desde entonces no la he abandonado. (Serrano1997,b; 2004,b)
La otra experiencia determinante fue el primer encuentro que tuve en París, en
1978, con el neuropsiquiatra italiano y,como he descrito anteriormente,
presidente de la recién formada “Scuola Europea di orgonterapia” (S.E.OR)
Federico Navarro 4 (Serrano 2004). Su exposición sobre la vegetoterapia
caracteroanalítica y sus diferencias con las terapias corporales fue
esclarecedora para mí. La coherencia de su discurso, actualizando el
paradigma reichiano biopsicosocial y dotando su praxis clínica de un esqueleto
teórico y empírico que permitía una línea clara de trabajo, investigación y
profundización, impulsó mi deseo de especializarme en ese modelo
postreichiano.
Siguiendo la sugerencia de Navarro marché a Nápoles para realizar mi análisis
y formación en Vegetoterapia caracteroanalítica con la S.E.OR.
La dura pero estimulante experiencia vivida durante mi proceso analítico, en el
diván de esa habitación del barrio napolitano de Pósilipo, reactivó la motivación
clínica que había perdido durante un tiempo en ese mismo diván al sentir y
comprender, entre otras muchas cosas, mis trampas caracteriales y su
vinculación con mis proyectos profesionales. Los conceptos que había leído en
la obra de Reich empezaron a resultarme palpables, claros y vívidos: la coraza,
nuestra actuación caracterial, nuestro miedo a vivir, al orgasmo, a la muerte,
nuestra tendencia a la sumisión y a la resignación. Todo esto lo descubría con
mi corazón emocionado día tras día y en compañía de un experto guía, R.
Sassone, del equipo de F. Navarro. Cuando terminé en 1982 mi vegetoterapia
caracteroanalítica y el análisis didáctico o de control que realicé con Piero
Borrelli (que fue también mi terapeuta de grupo y de quien guardo un hondo
recuerdo) fui admitido en la S.E.Or como orgonterapeuta. Comencé a trabajar
en Valencia, tanto en el ámbito clínico como en el de la asistencia preventiva,
supervisando durante años con F. Navarro en París. El fue mi didacta principal
y mi psicoterapeuta de mantenimiento hasta su muerte en octubre del 2002.
En unos años, profesores de la S.E.OR pudimos organizar la primera
formación reglada en mi país, a partir de la cual se organizó un colectivo de
profesionales, entre los que se encontraban, M. Redón, Mª Montero-Ríos,
J. Alemany y M. S. Pinuaga... que culminó en la creación de la "Escuela
Española de Terapia Reichiana "(Es.Te.R.), la cual cumplió sus 20 años de
existencia legal en el 2005.

Durante todo este tiempo los cambios sociales han influido


determinantemente en la formación del carácter de las nuevas generaciones.
Por ejemplo, algunas reivindicaciones que ya Reich y su movimiento “sexpol”
demandaban, como el derecho al divorcio, al aborto, a las parejas de hecho, o
a la libre elección de género forman hoy parte de nuestra realidad. Las
relaciones familiares, en general, son menos represivas y autoritarias, la mujer
ha roto con el rol de ama de casa sometida por el “patriarca” y ha vivido una
auténtica revolución, y vivimos en sociedades más tolerantes. Pero al mismo
tiempo observamos una serie de realidades preocupantes: el hombre está
viviendo una fuerte crisis de identidad; los padres han reducido mucho el
contacto con sus hijos (sobre todo las madres con sus hijos hasta los dos años,
ya que sus compromisos laborales las obligan a dejarlos en guarderías o con
personas sustitutas); los partos son cada vez más técnicos y menos humanos;
la lactancia, olvidando su función esencial afectiva y sexual, se sustituye por
biberones con leches artificiales; y se sigue ejercitando con los niños hábitos
compulsivos de la limpieza, el orden de día y de noche, es decir la “calma
emocional” y la adaptación al medio 5 . Quizás sin ser conscientes, se están
sustituyendo unas acciones represivas y “castrantes” por otras, más sutiles e
indirectas.
Sin entrar a analizar ese estado de cosas, sí puedo afirmar que han cambiado
algunos rasgos de carácter y se han ido manifestando Estructuras muy poco
visibles en otras épocas, como es el caso de la denominada “nuclear o
fronteriza”, tema en el que profundizaremos más adelante.Para afrontar el
trabajo clínico asumiendo estos cambios había que modificar algunos aspectos
técnicos, sin perder la coherencia de la praxis clínica.
Como ya escribió Reich, debemos de tener un método de trabajo que nos
permita aplicar nuestra praxis clínica a los nuevos tiempos. Por ello la práctica
actual es diferente de la que se realizaba en la Europa de 1940, o de la del
psicoanálisis de Freud, en la Viena victoriana de principios del siglo XX.
El método actualizado al que Reich se refería, lo hemos ido desarrollando a lo
largo de estos años, contribuyendo personalmente en cierta medida gracias a
que he continuado adquiriendo conocimientos a través del intercambio con
profesionales de otros modelos clínicos que me han permitido enriquecer mi
trabajo tanto en la sanidad pública como en la consulta privada ; he podido
compartir mi vida profesional con un estupendo equipo de colegas ; he tratado
pacientes de muchos lugares de España que han acudido a mi consulta en
Valencia; y he supervisado y participado en la formación de psicoterapeutas de
distintos países de Europa y Latinoamérica, siendo actualmente colega y
amigo de muchos de ellos. Todo esto ha ido modulando mi forma de trabajo y
me ha impulsado a realizar aportaciones que he compartido con mi equipo y
que junto a las suyas se han ido incorporando a la dinámica de la ES.TE.R
creando una identidad Institucional propia.
Quizás una de las cosas más importantes que he aprendido durante todos
estos años es que para poder llevar una dinámica profesional coherente,
satisfactoria y deontológica, debemos cultivar con mucho mimo todo lo que
crece en nuestro campo familiar y social (pareja, hijos, familiares, amigos,
naturaleza).Hemos de nutrirnos con sus frutos para sentirnos satisfechos en
nuestra vida cotidiana. De esta forma también podremos realizar nuestro
trabajo de forma satisfactoria, ejerciendo realmente nuestra función en lugar de
utilizarlo para cubrir nuestras necesidades o intereses personales. Esto cuesta
mantenerlo porque estamos sometidos permanentemente a fuertes presiones
sociales de todo tipo.
En este sentido hay algunas cosas que, desde mi experiencia, pueden
favorecerlo: realizar revisiones psicoterapéuticas personales periódicamente,
mantener un cuidado personal psicosomático (una dieta equilibrada, deporte,
contacto con la naturaleza) y sumergirse cada día en la fuente de la Vida
intentando beber de ella a través de sus caños, a los cuales Reich les puso
nombre: “Amor ,Trabajo Creativo y Conocimiento”.

2.-APORTACIONES AL MOVIMIENTO POSTREICHIANO


Vemos pues, como a lo largo de estos años el movimiento postreichiano ha
evolucionado considerablemente tanto en el plano de la intervención preventiva
en el sistema familiar y escolar como en su praxis clínica.
En este sentido cabe mencionar, entre otros:
- El trabajo con adolescentes desarrollado por G.Guasch ( creador del “Análisis
Reichiano”) en México y de Clorinda Lubrano en Grecia, así como sus
aportaciones a la Vegetoterapia caracteroanalíca
-La aplicación de la vegetoterapia al mundo artístico de M.Valimaki en Finlandia
-La labor divulgativa de H.Volpi y las aportaciones al tema de la Relación
Terapéutica en al vegetoterapia de C.Melo, ambos brasileños
-Las aportaciones clínicas que han realizado B.Blomenthal en Noruega, y
G.Ferri en Italia (dentro del “Análisis Reichiano”).

La sistemática clínica de F.Navarro


-Asimismo debo destacar las importantes aportaciones de Federico Navarro ,
especialmente la sistemática clínica que desarrolló , para poder utilizar de
forma ordenada y funcionalmente, las distintas técnicas de intervención
muscular que Reich empleaba en su praxis clínica con la Vegetoterapia y a las
que Navarró denominaría “acting”:“intervenciones musculares específicas que
provocan reacciones neurovegetativas emocionales capaces de reestructurar
la sana psicoafectividad que ha sido puesta en conflicto a lo largo de la historia
del individuo, dentro de un setting y de una relación terapéutica” (Navarro,
1990)
De hecho muchos de estos movimientos, durante ciertos periodos de
nuestra vida, los hemos realizado de forma espontánea, siendo "señales" de
maduración y de integración funcional psicosomática. Es por ello que a través
del acting podemos acceder a recuerdos y experiencias vividas en ese
tiempo. Por ejemplo, entre otros, practicamos el “acting” de mirar un punto en el
techo y después la punta de la nariz, acción que realizamos de forma
espontánea a los seis meses de vida aproximadamente y que R. Spitz
describe como una señal madurativa del pasaje del “no yo” al “yo”, es decir del
proceso de diferenciación y de identidad. También utilizamos un acting que es
similar al ”reflejo de succión” y otro que consiste en mover los ojos de un
extremo al otro siguiendo el movimiento pendular de algún objeto , y que ponen
al sujeto en contacto con vivencias históricas bañadas po el miedo y la
amenaza,base de dinámicas paranoides, al mismo tiempo que las va
neutralizando.Este movimiento se ha “hecho famoso” porque casualmente es
similar a uno que es utilizado por F. Shapiro (1995) en su terapia “antitrauma”
denominada “Eye movement Desensitization and Repprocessing “(EMDR).
Para que el estímulo neuromuscular sea el adecuado ,su tiempo de
reproducción es de 15-20 minutos repitiéndose durante varias sesiones. Al
mismo tiempo que cumple su función abreactoria, también la forma de hacer el
paciente este movimiento es material de análisis, ya que se trata de una
conducta más, condicionada por su carácter.
Esta sistemática se aplica al setting profundo acompañado del análisis del
carácter y de la relación terapéutica, y también se puede aplicar en el setting
breve, como veremos más adelante, e incluso en la atención en crisis. Pero
realmente su función abreactoria y de reblandecimiento de la coraza la cumple
durante la Vegetoterapia ya que es en el encuadre profundo donde se dan las
condiciones adecuadas para ello.

El diagnostico inicial diferencial estructural (dide)


Por otra parte, dentro del colectivo de la ES.TE.R he desarrollado un sistema
de evaluación inicial Estructural que denominé D.I.D.E (Serrano, 1990 c)
mediante el cual podemos adelantar un cierto pronóstico que nos orienta para
aplicar nuestro método de forma diferencial (en función de la Estructura del
paciente) y elegir el tipo de encuadre más adecuado para cada paciente, bien
sea el profundo (Vegetoterapia Caracteroanalítica) o el breve (Psicoterapia
Breve Caracteroanalítica).
Entendemos por Estructura,"la corporeización de un patrón de organización"
(Prigogine), siguiendo el concepto de W. Reich de "estructura organísmica".
Con este concepto me refiero, pues, no a un rasgo de carácter, o a las
particularidades psíquicas de la persona ni a la nosología psicopatológica,
sino a la realidad global de la persona, a la forma en que se comunican los
distintos sistemas (psíquico, respiratorio, circulatorio, hormonal...) entre sí, a su
forma de percibir, de sentir, de pensar, de expresar sus afectos, sus instintos,
sus pulsiones, y también de la lógica que tienen sus síntomas psicosomáticos.
Es evidente que, influidos por los roles sociales y la educación recibida, las
diferencias de género se plasman de forma significativa en nuestra forma de
sentir, percibir la realidad, actuar, etc. De ahí el éxito del libro:”los hombres son
de Marte y las mujeres son de Venus”. Pero más allá de los géneros y de otras
variables diferenciales, como la clase social o el nivel cultural, hay una
diferencia Estructural individual, establecida fundamentalmente por el tipo de
relación que la persona ha vivido desde su vida intrauterina hasta el final de la
adolescencia y que condicionan el desarrollo de todos sus procesos vitales.
Desde nuestra experiencia (Serrano,1990c) observamos que las personas que
viven en la sociedad occidental en este período de tiempo desarrollan tres
tipos de “Estructura “ con características no sólo psíquicas ( como describe la
escuela analítica francesa de Bergeret) sino también somáticas, emocionales ,
perceptivas y existenciales:
- “ Estructura de Carácter Adaptativa o Neurótica” fundamentalmente
condicionados por la dinámica triangular edípica patógena y con una coraza
organizada
- “Estructura Nuclear o Fronteriza” :fundamentalmente condicionada por la
dinámica oral ambivalente patógena , con un núcleo depresivo o depresivo-
psicótico y con una cobertura caracterial cuya función es mantener una
"normalidad" social evitando la explosión con ese núcleo patógeno, pudiendo
desarrollar una mínima coraza organizada
- “Estructura Mimética o Psicótica” :fundamentalmente condicionada por una
dinámica oral primitiva patógena que provoca una ausencia de contacto y una
incapacidad de relación con el otro limitando casi totalmente la formación de
una coraza organizada, lo que le lleva a desarrollar una caracterialidad
mimética para sobrevivir.

Esta perspectiva no deja de ser una referencia didáctica porque en la práctica


cada persona “es diferente”. Pero por sus particularidades globales y
esenciales esta división vemos que es bastante acertada y que reúne a la
mayoría de la población. Una de sus características principales es que las tres
están separadas por férreas fronteras marcadas por sus propias
particularidades .Por eso es muy difícil que una persona con una Estructura
Mimética pueda ser Adaptativa o viceversa. Porque la Estructura es lo que
configura la particularidad de cada ser. Cada una tiene unas características
favorecedoras en unos aspectos y para algunas experiencias y limitantes en
otras. Por ejemplo las personas con una Estructura Mimética tienen una gran
facilidad para sentir la naturaleza y sentirse integrado, cómodo en ella, teniendo
predisposición para vivir experiencias “espirituales”, energéticas. Cosa que a
una persona con una Estructura Adaptativa le puede ocurrir contadas veces y
las personas con una Estructura Nuclear sólo lo pueden imaginar.

La batería de pruebas que permitiría diferenciarlas constituye dicho


“diagnóstico Inicial diferencial Estructural” (D.I.D.E) el cual por lo que ya he
manifestado es, esencialmente “epistemológico”. Para ello utilizamos pruebas
que nos permiten recibir información de los siguientes factores:
a) La predisposición constitucional.
b) El metabolismo bioenergético
c) Relaciones objetales y rasgos de carácter.
d) Bloqueos y tensiones musculares.
e) Funcionamiento neurovegetativo .perceptivo y somático.
f) Realidad actual, familiar, laboral, afectivo-sexual, síntomas
clínicos...

Desde la experiencia clínica que hemos adquirido con el uso del DIDE hemos
ido aplicando la sistemática de la Vegetoterapia de F. Navarro en función de la
Estructura de cada paciente, definiéndola como “Vegetoterapia
Caracteroanalítica Estructural” (Serrano, 2004 b, d). También ocurre así en la
“Psicoterapia Breve Caracteroanalítica”. Lo que implica que tanto la realización
de los actings como el resto de herramientas psicoterapéuticas se emplearán
teniendo en cuenta, no solo el setting sino también las características propias
de cada Estructura.

.El grupo y la vegetoterapia estructural


También hay que hacer mención de la incorporación del trabajo en grupo como
una herramienta convergente que facilita la consecución de los objetivos
psicosociales de esta psicoterapia profunda, y que he
sistematizado(Serrano,1990,d) dentro de la actividad clínica de la Es.Te.R
Finalmente no hay que olvidar los avances obtenidos en el abordaje de las
Biopatías o enfermedades funcionales degenerativas y sistémicas, al combinar
la Vegetoterapia con otras técnicas energéticas como los oligoelementos, la
homeopatía, la acupuntura, la dieta, la audiopsicofonología, el acumulador de
orgón, etc. En este sentido, junto a las aportaciones de algunos
orgonterapeutas del ACO (Baker, Dew,Konia...), hay que destacar, de nuevo,
la labor de F. Navarro, así como la desarrollada por colegas de nuestro equipo
clínico, como M. Redón o M. Montero-Ríos.
En síntesis podemos afirmar que en nuestro modelo psicoterapéutico,
teniendo siempre presente la Estructura del paciente, a partir del diagnóstico
estructural, comenzaremos nuestra praxis clínica focalizando el objetivo clínico:
asistencia individual, grupal, en pareja o familia, y determinando el tipo de
setting o encuadre clínico: o Psicoterapia Breve Caracteroanalítica ( PBC),
Vegetoterapia Caracteroanalítica Estructural (proceso profundo)Profundicemos
un poco en estos dos encuadres.
3-LA PSICOTERAPIA BREVE CARACTEROANALITICA
En la historia de la psicoterapia hay una serie de aspectos que merecen
nuestro interés en cuanto nos ayudan a entender los orígenes de la
psicoterapia breve y sus características principales.
Sabemos que a partir de su experiencia, o incluso influidos por dinámicas
personales, psicoterapeutas de renombre fueron modificando, en mayor o
menor medida, su corpus teórico y su práctica clínica. Por ejemplo S. Freud
desde la hipnosis pasó a utilizar técnicas sugestivas para posteriormente
aplicar “la libre asociación”, técnica fundamental en la práctica psicoanalítica.
W. Reich desde el psicoanálisis desarrolló la Vegetoterapia caracteroanalítica
y F. Perls también desde el psicoanálisis configuró la terapia Gestalt.
En general, con el paso del tiempo los principales modelos
psicoterapéuticos han ido modificando algunas variables para hacer más
efectiva su praxis clínica. El resultado es que la práctica psicoanalítica en la
actualidad es diferente a cómo era en sus orígenes a principios del siglo XX. E
igualmente lo es la práctica de la psicoterapia reichiana.
Algunos autores plantean la hipótesis de que fueron estos cambios clínicos en
busca de una mayor eficacia los que facilitaron el desarrollo de la psicoterapia
breve.
Pero también sabemos que muchos profesionales tuvieron que
modificar su modelo clínico referencial en función de exigencias laborales
infraestructurales, al trabajar en centros públicos o en centros privados pero
con personas que no podían pagar tratamientos largos. En otros casos la
modificación fue debida a situaciones coyunturales específicas, como la que
describe O. Raknes, que analizaremos posteriormente, de la paciente que tenía
que cambiar de país en unos meses y necesitaba atención clínica.
Una de esas modificaciones tenía relación con el factor temporal. En las
condiciones descritas no se disponía del tiempo necesario para cubrir objetivos
estructurales y profundos por lo que se planteaba la necesidad de diseñar un
encuadre breve que permitiera la consecución de unos objetivos realistas
acordes con el tiempo limitado de tratamiento. Situación con la que
seguramente se encontraron W. Reich y otros colegas en la “policlínica
psicoanalítica de Viena” en un medio social abierto y de bajo poder adquisitivo.
Experiencia histórica pionera en la aplicación del psicoanálisis al campo
preventivo y social, y que Reich continuaría en la década de 1930 en Berlín y
otras ciudades europeas.
De hecho, conforme Freud y los primeros psicoanalistas fueron
observando las dinámicas clínicas que se producían con la emergencia del
inconsciente comenzaron a alargar el tiempo del tratamiento, hasta el punto de
que en 1938, en uno de sus últimos textos, Freud señaló que, en realidad, el
análisis es interminable, si bien el proceso terapéutico debía concluir en un
determinado momento, que en la práctica significaba unos cuantos años a un
ritmo de 3-5 sesiones semanales. Es decir que, para cubrir los objetivos
clínicos del psicoanálisis, como proceso profundo, se veía la necesidad de
utilizar un tiempo amplio, coherente con su objetivo cualitativo y global. Esto,
claro está, era imposible de alcanzar en unas cuantas sesiones, que es el
espacio del que se disponía y se sigue disponiendo para abordar un caso en
los centros sanitarios públicos.
Soy de la opinión de que éste, el factor temporal, ha sido fundamental
para estimular la investigación de las dinámicas clínicas breves, -al que
posteriormente se han ido uniendo otros factores, como el nivel de “insight”-,
más que la búsqueda de la eficacia en el tratamiento, como afirman algunos
autores:”La técnica activa debe emplearse ante la necesidad de abreviar la
cura por razones exteriores, en el tratamiento masivo en el hospital militar o en
la policlínica “. (Ferenczi, 1921)
Si bien también es cierto que, en esa búsqueda de eficacia, algunos
analistas comenzaron una modificación de la técnica del proceso profundo .Por
ejemplo S. Ferenczi y W. Reich describieron que analizar como resistencia el
hecho de que un paciente no hablara en las sesiones o que hablara mucho
pero sin afecto, como un robot, producía repercusiones en el paciente
desconocidas hasta ese momento. Igualmente, la mencionada “técnica activa”
de S. Ferenczi, uno de los psicoanalistas clásicos de la “primera generación”,
que ayudó a comprender, con el tiempo, las consecuencias que tenía que el
psicoanalista dejara de estar detrás del paciente reclinado en el diván
colocándose junto a él , o que el analista le pusiera la mano en la frente o en el
pecho como señal de proximidad o para facilitar una abreacción afectiva ,en
contraste con la norma de la técnica clásica de evitar todo contacto. Ferenczi
en sus escritos ya dejaba claro que: ” el método catártico pretende la
abreacción de afectos bloqueados (fin) mediante el recuerdo, mientras que la
técnica activa permite la descarga de afectos (medio) para acceder
secundariamente al inconsciente”. (Ferenczi, 1921)
En esa línea, W. Reich observó las importantes consecuencias que,
para la evolución de los procesos clínicos de los pacientes, tenía el facilitar la
expresión de sus emociones. Así mismo, impulsó la investigación de la
gestualidad y de las reacciones corporales del paciente en la consulta
incluyéndolas como resistencias dando un paso técnico importante dentro del
psicoanálisis, el cual llevaría posteriormente a la elaboración de la
vegetoterapia caracteroanalítica.
Todos estos aspectos clínicos que acabamos de mencionar unidos a la
observación de que cuanto más directiva y presente era la posición del
terapeuta menos dinámicas regresivas se producían, facilitaron a D. Malan el
camino para asentar en la década de 1960 unas bases científico-clínicas
sobre las que establecer la psicoterapia breve. Años más tarde psicoterapeutas
de otros modelos, como el sistémico o el humanista desarrollaron también un
encuadre focal tomando como base sus propias referencias teóricas. De todas
formas considero que han sido los especialistas de la corriente de orientación
psicoanalítica los que más han contribuido a su desarrollo, tanto desde los
fundamentos teóricos como en la investigación clínica.
En dicha andadura se ha ido forjando un camino por el que se identifica
la ciencia de la psicoterapia breve dentro de su diversidad de modelos y de
encuadres y cuyas principales características comunes serían:
Aspectos coyunturales: La atención clínica consiste en un total de 20 a 30
sesiones de 45-50 minutos semanales.
Relación terapéutica: Las sesiones suelen ser “bis a bis”, es decir sentados
uno frente a otro, con o sin mesa de por medio, con lo cual la relación es más
interactiva y más real, y por tanto menos simbólica y fantasmática. De igual
manera, la actitud del psicoterapeuta deviene más activa y dinámica que en el
encuadre profundo.
Dinámica clínica: la neutralización del síntoma suele ser un objetivo primordial
buscando ser una alternativa al psicofármaco, aunque en ocasiones se
combinen ambas cosas. Se investigará la lógica intrapsíquica y emocional que
subyace al síntoma en cada paciente, centrando la atención en un “foco” de
atención específico, lo que supone elegir un aspecto primordial de todos
aquellos que pudieran surgir de dicha investigación. Se reforzará la dinámica
analítica focal con el análisis de ciertos sueños, de resistencias y de actitudes
del paciente que puedan ser reflejo de la dinámica transferencial, es decir que
puedan ser desplazamientos de afectos de las figuras parentales o relevantes
en su infancia hacia el terapeuta, siempre que no tengan esos afectos una
base objetiva (por ejemplo sentir al terapeuta muy censurador, cuando
realmente es muy tolerante y liberal, mientras que el padre del paciente sí lo
era). Todo eso para evitar que se produzca una emergencia de material
inconsciente profundo con un arraigo emocional e “histórico” del paciente con
el terapeuta (neurosis de transferencia), y por tanto que se mueva un material
que no se va a poder elaborar e integrar de forma adecuada durante el tiempo
del tratamiento. Lo que sí se dinamiza es aquello que, aunque superficial,
pueda influir durante el proceso para restablecer un equilibrio psíquico en el
paciente y lograr que sea más consciente de sus mecanismos conductuales y
como consecuencia pueda neutralizar la acción del síntoma.

Esas características se dan también en nuestro modelo, que yo definí


en su día como: “Psicoterapia breve caracteronalítica” (Serrano 1992). Si bien
tuve también presentes algunas correspondientes al modelo humanista y
sistémico.
Fue trabajando en un centro asistencial público, allá por los años 80,
cuando me surgió la necesidad de investigar este encuadre desde los
conocimientos clínicos incipientes que iba adquiriendo con la vegetoterapia
caracteroanalítica, la cual empecé a utilizar en mi práctica privada al haber
finalizado mi formación como orgonterapeuta en Italia y Francia, en la “Scuola
Europea di Orgonoterapia” (SEOR).
En aquel centro empecé a atender algunos pacientes dentro de los
criterios de la psicoterapia breve analítica introduciendo progresivamente
aspectos caracteroanalíticos, con el fin de ayudar al paciente a tomar
conciencia de las tensiones musculares en su cuerpo, de su forma de respirar,
de sus gestos, de su forma de sentarse, de mirar, los cambios de su tono de
voz en las entrevistas iniciales...Confirmando lo que ya Reich había escrito
hacía décadas : “Si aceptamos el hecho de que la base de una neurosis
sintomatológica es siempre un carácter neurótico, resulta claro que en todo
análisis tendremos que ocuparnos de resistencias neuróticas del carácter, que
todo análisis debe ser un análisis del carácter “(Reich,1936). También fui
introduciendo algunos actings (movimientos funcionales neuromusculares) de
la vegetoterapia como medio para facilitar el insight, empleándolos en función
del encuadre, es decir modificando el tiempo y otras variables, como analizaré
más adelante.
Los resultados obtenidos en poco tiempo fueron alentadores. Las
personas se implicaban más, se iba introyectando el síntoma como algo
vinculado a sí mismos, a la persona, que poseía una lógica y un lenguaje que
había que descifrar, se asombraban de la vinculación entre su angustia y
ciertas rigideces corporales, y se producían cambios cualitativos que permitían
modificar aspectos de su vida cotidiana y de su entorno claramente patógenos.
Recuerdo que, cuando empecé esta línea de trabajo se lo comenté a
Federico Navarro, que ya entonces era mi didacta-supervisor, en uno de los
viajes mensuales que hacía a París para supervisar con él mis casos clínicos.
No le pareció entonces muy buena idea porque él no confiaba en las
psicoterapias breves, pero poco a poco, conforme le iba poniendo al corriente
de los resultados, le fue pareciendo una propuesta muy estimulante, dentro
del terreno preventivo-social, que es como yo lo planteaba inicialmente. Claro
que por aquel entonces ninguno de los dos imaginábamos que aquel conjunto
de técnicas se iría articulando hasta consolidarse con los años en una
sistemática focal con una identidad postreichiana propia.
Ciertamente, la conjunción de años de práctica, seguimiento de los
casos tratados, reuniones clínicas, y supervisión del trabajo clínico de otros
colegas que empezaban a trabajar en esta línea -siempre dentro de la dinámica
clínica de los equipos de la Es.Te.R- me permitió elaborar esta sistemática en
la que se aplican a un marco breve los principios de la vegetoterapia
postreichiana y de la teoría biopsicosocial de W. Reich.
Desde hace algunos años, tanto en nuestra escuela como en otras escuelas
europeas y latinoamericanas, se enseña esta sistemática dentro de los planes
generales de formación de psicoterapeutas y como especialidad clínica propia.
Pasado el tiempo, hace unos diez años, F. Navarro en una entrevista que C.
Inza le hizo en Buenos Aires, se pronunciaba en este sentido:
“Pregunta: Hasta ahora las escuelas psicoterapéuticas han actuado
especialmente a nivel de la práctica privada, a pesar de algunas excepciones
como ciertas experiencias en hospitales públicos. Pero esto no significa que
hayan tenido un impacto masivo sobre la sociedad en su conjunto, entre otras
cosas porque son prácticas caras y a la mayoría de los terapeutas no les
interesan los problemas sociales y políticos, ni siquiera en una dimensión tan
vasta como la que planteaste. ¿Qué pueden aportar el pensamiento y la
práctica post-reichianas a este proceso social?
Respuesta: La primera consideración es que la actual entrada del
psicoanálisis en la institución pública es un bluff del sistema: cambiar algunas
cosas para no cambiar nada, igual que “el Gatopardo”. Y también porque el
psicoanálisis tiene el objetivo de recuperar al sujeto para readaptarlo a la
sociedad, pero la sociedad está enferma. La posibilidad post-reichiana, si es
que tenemos la suerte de entrar en las instituciones, podría estar en el terreno
de terapias no tan ortodoxas, por el tiempo que estas requieren. Tal vez
terapias breves reichianas como las que proponen Xavier Serrano en Valencia
o Gerard Guasch en México. En estos casos sería posible tratar la estructura
energética de cada paciente utilizando también las terapias energéticas
convergentes”. (Inza, 1995)
L a P.B.C. es ,por tanto, una aplicación de la psicoterapia Reichiana
profunda, la Vegetoterapia caracteroanalítica a un abordaje breve. Tomando
como referencia este hecho me pareció coherente denominar a esta
psicoterapia breve, “caracteroanalítica”. Algunos colegas me han hecho el
comentario de que con esa denominación da la impresión de ser un modelo
psicodinámico y no psicocorporal. Y, en parte, tienen razón.
Porque es un modelo analítico, pero que al ser postreichiano incluye
herramientas clínicas “somáticas”, como los movimientos neuromusculares que
denominamos “acting” empleados de forma diferente que en la vegetoterapia, y
no por ello creo que debe emplearse en su definición término alguno
relacionado con el “cuerpo”. Porque fue W. Reich quien, al definir el término
“carácter” como la “coraza del yo”(Reich, 1936), eliminó la disociación
semántica existente a la hora de describir las defensas psíquicas y las
reacciones somáticas. Porque, el disturbio energético, afecta en mayor o menor
medida, tanto al sistema psíquico, como al somático, ya que desestabiliza el
equilibrio defensivo, es decir, el carácter. A sabiendas de que ese equilibrio, o
“neurosis caracterial”, egosintónica implica “per sé” un estado patógeno
asintomático pero que merma el yo, distanciándolo de sus potencialidades: “La
falta de comprensión de la enfermedad no es un indicio absolutamente seguro,
pero sí esencial, de la neurosis caracterológica. El síntoma neurótico se
experimenta como un cuerpo extraño y crea una sensación de estar enfermo.
En cambio el rasgo neurótico de carácter, tal la exagerada tendencia al orden
del carácter compulsivo o la angustiada timidez del carácter histérico, están
incorporadas orgánicamente a la personalidad. Uno puede lamentarse de ser
tímido, pero no se siente enfermo por ese motivo. El individuo no se siente
enfermo hasta tanto la timidez caracterológica se convierte en un ceremonial
compulsivo, esto es, hasta que el carácter neurótico no se exacerba en cuanto
a sus síntomas” (Reich, 1933)
Por tanto con el término “caracteroanalítico” se está manteniendo la
coherencia del discurso funcional reichiano y de la “identidad psicosomática”
sin necesidad de hablar de terapia corporal, psicocorporal, o de somatoterapia,
que de alguna manera están reflejando esa disociación.
“La psique y el soma son dos entidades independientes, mutuamente
interrelacionadas (paralelismo psicofísico).Veo la interacción dinámica de la
psique y el soma como una identidad funcional psicofísica. Parecería un sin
sentido hablar de dos procesos separados y autónomos que obedecen sus
propias leyes, o de una dependencia parcial de uno sobre otro. Más bien,
intentaremos probar que, las funciones psíquicas y somáticas primarias son
absolutamente idénticas, considerándolas como procesos básicos vitales, y
que bajo ciertas circunstancias se dividen en funciones contradictorias -por lo
que debemos hablar de una dualidad funcional antagónica”. (Reich, 1942)
Es por ello una psicoterapia caracteroanalítica con una actuación basada en
el reconocimiento del carácter como clivaje defensivo por un lado y como
resistencia por otro, y no en el síntoma clínico en sí mismo. Veamos la
diferencia entre ambos tipos de praxis analítica con un ejemplo del propio W.
Reich:
“Con fines de orientación y a las efectos de esbozar las diferencias
esenciales entre el análisis del carácter y el análisis de síntomas, permítasenos
suponer dos pares de pacientes, para su comparación. Imaginemos que
tenemos en tratamiento al mismo tiempo dos hombres que sufren de
eyaculación precoz: uno posee un carácter pasivo-femenino y el otro, fálico-
agresivo. También tenemos en tratamiento dos mujeres con una perturbación
digestiva: la primera es un carácter compulsivo y la segunda una histérica.
Supongamos además que la eyaculación precoz de ambos hombres tiene el
mismo significado inconsciente: el temor al pene paterno en la vagina de la
mujer. En el análisis, y partiendo de la angustia de castración que constituye la
base del síntoma, ambos pacientes producen una transferencia paterna
negativa. Los dos odian al analista (el padre) porque ven en él el enemigo que
frustra su placer; los dos abrigan el deseo inconsciente de deshacerse de él.
En otra situación, el carácter fálico-sádico se resguardará del peligro de la
castración mediante insultos, desprecios y amenazas, mientras el carácter
pasivo-femenino aumentará continuamente su pasividad, su sometimiento y
afabilidad. En ambos pacientes, el carácter se ha convertido en una
resistencia: uno esquiva el peligro con métodos agresivos y el otro trata de
evitarlo mediante un sometimiento engañoso. Va implícito en todo esto que la
resistencia caracterológica del paciente pasivo-femenino es más peligrosa,
pues trabaja con medios escondidos: produce abundancia de material,
recuerda toda suerte de experiencias infantiles, en pocas palabras, parece
cooperar espléndidamente. En realidad, sin embargo, disimula un rencor y un
odio profundos; mientras mantenga esta actitud, no tiene el valor de mostrar su
ser real. Si ahora nos concentramos en lo que este paciente produce, sin
prestar atención a su forma de comportarse, ningún intento analítico podrá
modificar su condición. Puede incluso llegar a recordar el odio hacia su padre,
pero no lo experimentará a menos que interpretemos en forma consecuente el
significado de su actitud de disimulo antes de comenzar a interpretar el
significado profundo del odio hacia el padre.
En el caso de segundo par de pacientes, supongamos que se ha desarrollado
una aguda transferencia positiva. El contenido central de esta transferencia
positiva es, en ambas, análogo al del síntoma, vale decir, una fantasía de
fellatio oral. Pero aunque la transferencia positiva tiene el mismo contenido en
ambos casos, la forma de la resistencia transferencia será muy distinta: la
paciente histérica mostrará, digamos, un silencio angustiado y un
comportamiento tímido; la compulsiva, un silencio rencoroso o una conducta
fría, altanera. En un caso se esquiva la transferencia positiva mediante la
agresión; en el otro, mediante la angustia. La forma de esta defensa será
siempre la misma en la misma paciente: la histérica se defenderá siempre con
angustia y la compulsiva, con agresividad, no importa cuál de los contenidos
inconscientes esté a punto de irrumpir. Esto es, en un paciente la resistencia
caracterológica es siempre la misma y sólo desaparece con las raíces mismas
de la neurosis.
La defensa narcisista encuentra en la coraza caracterológica su expresión
concreta crónica. Además de las resistencias conocidas que se movilizan
contra cada nuevo trozo de material inconsciente, debemos reconocer un
factor constante de naturaleza formal, originado en el carácter del paciente.
Debido a este origen, denominamos tal factor de resistencia constante y
formal, <resistencia caracterológica>.
Resumiendo, los aspectos más importantes de la resistencia caracterológica
son los siguientes:
La resistencia caracterológica no se expresa en el contenido del material sino
en los aspectos formales del comportamiento general, en la manera de hablar,
de caminar, en el expresión facial y las actitudes típicas tales como sonrisa,
burla, altanería, excesiva corrección, la modalidad de la cortesía o la agresión,
etc.
Lo específico de la resistencia caracterológica no es lo que el paciente dice o
hace sino cómo habla y obra, no lo que denuncia en un sueño sino cómo
censura, distorsiona, etc.
La resistencia caracterológica es siempre la misma en el mismo paciente, sin
importar cuál sea el material al que va dirigida. Caracteres diferentes presentan
el mismo material de manera distinta. Así por ejemplo, una paciente histérica
esquivará la transferencia paterna positiva en forma angustiada; la mujer
compulsiva, de una manera agresiva.
La resistencia caracterológica, que se expresa formalmente, puede ser
comprendida en cuanto a su contenido y puede ser reducida a experiencias
infantiles e impulsos instintivos, tal como sucede con los síntomas neuróticos
(Mediante la comprensión de este hecho, el elemento formal queda incluido en
la esfera del psicoanálisis, que hasta ahora se centraba primariamente en el
contenido).
Durante el análisis, el carácter del paciente pronto se convierte en una
resistencia. Esto es, el carácter desempeña en la vida corriente el mismo papel
que en el análisis: es un mecanismo de protección psíquica el individuo está
<caracteriológicamente acorazado> contra el mundo exterior y contra sus
impulsos inconscientes”. (Reich.1933)
Esta perspectiva del carácter como resistencia es uno de los puntos de
partida de la P.B.C. pero teniendo en cuenta el setting de un encuadre breve y
sus objetivos nuestra intención será centrarnos en el aspecto del carácter que
está desestabilizando la coraza de esa persona, es decir su sistema defensivo.
Esto, en principio, parece una contradicción, en cuanto no modificamos su
sistema defensivo. Pero en realidad lo que hacemos con esta estrategia es
reblandecer la coraza al fortalecer el yo. Aprovechamos la crisis que implica la
vivencia dolorosa del síntoma para ayudar al paciente a tomar conciencia
emocional de la lógica que subyace al mismo y la relación que tiene con su
conducta. Eso implica ayudarle a tomar contacto con su coraza y con su
carácter, y por tanto tener más capacidad para gestionar sus límites, es decir
su realidad. Lo cual, si se consigue, es un objetivo más que suficiente en un
encuadre breve.
Estos principios analíticos son los que he ido aplicando al encuadre
breve en conjunción con otras variables clínicas.
Como ya he comentado antes, la metodología de la PBC la fui
estructurando a lo largo de años de investigación y de trabajo experimental
con decenas de pacientes .Es en 1990 cuando la presento en un congreso
internacional y en 1992 a través de varios artículos en revistas especializadas.
Desde entonces más de cien especialistas la están utilizando en su práctica
clínica en centros públicos y privados del estado Español, países europeos y
en México, Brasil y Chile. Son , por tanto cientos de casos finalizados con
buenos resultados , y de todos ellos ,tenemos más de trescientos con toda la
información del proceso recopilada y organizada a través de una ficha clínica
modélica propia ( Serrano 1992,) así como el seguimiento de su evolución
durante dos años con sesiones bimensuales .- también cuantificada con una
ficha de evaluación del propio paciente y una ficha de seguimiento-, donde se
demuestra que el 80 % de esos casos mantiene los objetivos alcanzados con la
PBC durante ese período ,lo cual es una muestra holgada que permite avalar
científicamente la eficacia y validez de la P.B.C.

Vemos pues que, utilizando este abordaje clínico, intentamos paliar el


sufrimiento psíquico y emocional, que en muchas ocasiones implica también un
sufrimiento físico. A sabiendas de que es un tratamiento de pocas sesiones y
por tanto ,en algunos casos , no podremos erradicar las causas que lo
provocan, pero siempre facilitaremos medios para que la persona pueda
gestionar de forma más funcional y saludable sus recursos cognitivos,
existenciales, y corporales, tomando conciencia de su enfermedad, de sus
miedos , de su trampa caracterial y de los factores sociales,- así como de
aquellos que forman parte de su vida cotidiana, pareja, familia, trabajo -, que
han influido en su etiología clínica . Como consecuencia se neutralizarán los
mecanismos psíquicos y somáticos que han puesto en marcha sus síntomas y
su crisis, alcanzando una estabilidad emocional, una reducción del distrés y un
mayor bienestar vital.
Si bien la desaparición de los síntomas no siempre será posible porque
responden a una lógica que está en relación con el tipo de estructura que tiene
la persona, (como ya he comentado en textos anteriores). entendiendo por
.Estructura ,"la corporeización de un patron de organización"(Prigogine),
siguiendo el concepto de W. Reich de "estructura organísmica".
. Así, la sintomatología que presenta una persona con estructura de
carácter neurótica (estados de ansiedad, estados de angustia con molestias
físicas como cefaleas, colón irritable, trastornos respiratorios, etc.; trastornos
sexuales, trastornos obsesivos, estados depresivos, anorexia, bulimia,
trastornos del sueño, estrés postraumático, etc.) sus probabilidades de
erradicación serán de un 80%. Del otro 20 %, un 10% se deberá a una relación
terapéutica fallida ,es decir, donde no se ha creado la complicidad y alianza de
trabajo adecuada o al producirse una ingerencia del profesional, y el restante
10 % a factores sociales que limitan o impiden la fluidez del proceso
( influencias de familiares, presiones afectivas de su pareja ,presiones
económicas...)
En el caso de la sintomatología que presentan las personas con una
estructura borderline (estados depresivos, delirios persecutorios, trastornos
obsesivo-compulsivos, ludopatía, drogodependencia, violencia impulsiva ,duelo
patógeno, falta de deseo sexual, eyaculación precoz o trastornos orgánicos
diagnosticados como funcionales o psicógenos ), es algo más complejo ,en
cuanto que su etiología suele ser una manifestación de una crisis de identidad
o de un desmoronamiento del sistema defensivo que deja al descubierto su
débil núcleo yoico que suele ir acompañado a una debilidad del sistema
inmunitario ,de dinámicas depresivas y de una fuerte falta de contacto con su
problemática personal.Por lo que ningún abordaje focal suele ser útil en estos
casos, tampoco lo es ,en este sentido, completamente la PBC. De hecho las
remisiones sintomáticas suelen ser bajas, de un 30 % .Pero, como veremos
más adelante, la PBC en estas personas facilitaría un reblandecimiento de su
defensa narcisista que le permitiría reconocer los aspectos intrapsíquicos que
están influyendo en su enfermedad y por tanto estarían más receptivos para
realizar una psicoterapia profunda, -coincidiendo en este aspecto con Braier , -
que es lo que realmente necesitan cuando emerge la crisis en estas
estructuras. Por tanto, con la PBC estos pacientes conseguirían beneficios
parciales pero no por ello de poca importancia, puesto que reducen su
disociación psicosomática, adquieren conciencia de la enfermedad, relativizan
sus efectos, reducen su miedo a la crisis y, en consecuencia, también su nivel
de distrés y de tensión muscular.
En el caso de personas con una estructura psicótica, la sintomatología
que suelen presentar (crisis de pánico, fobias, estados de angustia
acompañados de confusión y vacío existencial con ideas o intento de suicidio
,trastornos alimentarios -anorexia, bulimia-, adicción al sexo,
drogodependencias , estados crepusculares acompañados de actitudes
sexuales provocativas y exultantes, depresión postparto, delirios
persecutorios ,celotipias ) puede remitir o, al menos perder parte de su
gravedad, tanto en el período de atención en crisis como en las sesiones
posteriores de acompañamiento terapéutico pero sólo en el caso de producirse
una fuerte empatía entre paciente y psicoterapeuta. Porque entonces el
espacio terapéutico pasa a ejercer la función de envoltura psíquica, de útero
secundario, conteniendo, en cierta medida, el proceso de fragmentación yoica
que viven esas personas en los momentos de crisis y que se refleja en la
sintomatología que presentan. Es por tanto, en esta estructura, la forma en que
se establece la relación terapéutica lo que va a condicionar el desarrollo de los
acontecimientos. Con la paradoja de que, al ser un encuadre breve, tendremos
que utilizar esa receptividad y disponibilidad inicial del paciente para ampliar el
espacio clínico a espacios amicales, o sociales que puedan ejercer una función
similar a la descrita. De ahí la importancia de los servicios sociales en este tipo
de abordajes y la necesidad de trabajar de forma interdisciplinaria con un
equipo donde se pueda dar una atención psicofarmacológica y funcional lo
menos yatrogenizante posible, una atención psicosocial con laborterapia,
terapia de grupo, atención familiar, etc. y un espacio psicoterapeútico que sería
el eje entorno al que girarían el resto de herramientas clínicas y cuya función
sería la de acompañar al paciente en su proceso de estabilidad siendo un
encuadre particular tanto en el número de sesiones como en el tiempo y en las
herramientas a utilizar. Más adelante veremos esto con más en detalle.
No tiene sentido hablar de porcentajes para los casos de pacientes con
estructura psicótica porque, evidentemente, la PBC cumple aquí objetivos
distintos al resto de las estructuras, siendo más bien una aplicación de la
sistemática con un encuadre y unas herramientas propias.
En síntesis, vemos que la PBC es una metodología clínica focal
psicocorporal que en pocas sesiones (y por tanto de forma económica), con
herramientas clínicas suaves y sin efectos secundarios ni yatrogenizaciones,
obtiene resultados suficientemente satisfactorios.
Lo cual nos invita a pensar que tanto por su eficacia como por su
economía sería un método clínico que se podría generalizar su praxis a los
centros de salud mental y hospitales, resultando mucho más rentable para la
seguridad social que un tratamiento farmacológico cualquiera (teniendo en
cuenta el coste del medicamento y el coste del posible tiempo de baja laboral
de los pacientes).
Si bien, hay que tener muy presente que este método clínico si bien
estabiliza, también ayuda a que la persona sea más consciente de las
estrategias patologizantes y perversas del sistema social que influyen en el
proceso de su enfermedad y de su sufrimiento y de cómo esas estrategias se
reflejan en el funcionamiento de sus ecosistemas humanos (familia, escuela,
instituciones, empresas) con lo que alimentan, mantienen y reproducen el
sistema social patológico.Retroalimentación entre la enfermedad individual y la
enfermedad social ya fue descrita por Reich en la década de 1930. Y esto
puede no ser “bien visto” por algunas autoridades sanitarias...
Por tanto,en cuanto los objetivos clínicos son limitados , tanto el
encuadre como la técnica tienen que ser coherente y por eso distintos al de
una psicoterapia profunda ,para evitar la ruptura de las defensas esenciales ,
la regresión y la neurosis de transferencia porque no tenemos tiempo para
abordar todo ello, objetivos que sí podemos cumplir con un encuadre
profundo,siguiendo nuestra tradición clínica, y que denominamos
“Vegetoterapia Caracteroanalítica” ( Reich,1942 ,Navarro,1991 )
Concretamente,el psicoterapeuta en este encuadre breve seguirá
manteniendo una posición analítica pero más directiva, evitando la inducción
y trabajando mucho con los señalamientos, los contrastes , la libre
asociación .El paciente pasará un tiempo de su sesión en el “diván reichiano”
realizando actings (movimientos expresivos neuromusculares) para facilitar la
conciencia emocional de sus procesos que combinaremos con otras técnicas
somatocorporales .Esto significa que la PBC es una combinación de técnicas
psicodinámicas y psicocorporales moduladas desde una perspectiva
caracteroanalítica postreichiana.
Las sesiones serán semanales y la duración, que tiene como
media,unas veinte sesiones, estarán prefijadas y acordadas con el paciente
.En la tercera fase de la PBC,las sesiones individuales se pueden combinar
una sesión de grupo al mes de tres horas cada sesión .

4.-LA VEGETOTERAPIA CARACTEROANALITICA ESTRUCTURAL(VCE)


W. Reich desarrolla la técnica del “análisis del carácter” ejerciendo como
psicoanalista didacta en Berlín en la década de 1930. Las circunstancias
históricas adversas por las que atravesó Alemania en aquellos años (toma del
poder político del movimiento nazi) forzaron que Reich se refugiara primero en
Suecia y luego en Noruega, invitado y respaldado por el grupo psicoanalítico
de aquel país, al que pertenecía Ola Raknes. En esos años, oficialmente fuera
del movimiento institucional psicoanalítico y en colaboración con algunos de
sus colegas noruegos, investigó en el instituto de fisiología de la universidad de
Oslo sobre un tema inédito: los mecanismos que producían placer o angustia
(Reich, 1937). Intentó confirmar científicamente, durante cerca de dos años, la
hipótesis ya desarrollada años atrás ( Reich, 1934 b y c) de que ambos eran
fenómenos antagónicos de un mismo proceso vital y que su emergencia era
producida por el predominio organísmico de la contracción vegetativa
( angustia ) o de la expansión ( placer).
El interés por este tema provenía de su época de estudiante de medicina, en
la que conoció los estudios sobre la sexualidad y la teoría de la libido de Freud,
los trabajos vanguardistas de Muller sobre el sistema nervioso vegetativo y las
hipótesis biológicas “vitalistas” de Hraus, Zondek y Hatmann. Todo ello le
llevarían a desarrollar su teoría sobre “la función del orgasmo” (Reich,
1927,1942) según la cual, la capacidad de abandono orgástico (vivencia de
placer total visceral, sin predominio cortical, racional), era el principal
mecanismo regulador biológico del organismo por ser una situación de extrema
expansión.
La experiencia del orgasmo normalmente se confunde con el “acmé” o nivel
máximo de placer en la relación sexual. De hecho el orgasmo se conoce poco
al existir una tendencia en nuestros biosistemas a la contracción y la angustia,
lo cual además genera una estasis energética, libidinal, que influye en algunos
síntomas neuróticos (neurastenia, ansiedad, somatizaciones histéricas),
predisponiendo igualmente al desarrollo de enfermedades psicosomáticas.
Desde esta óptica se puede hablar de “disfunción orgástica” mejor que de
“disfunción sexual” (Serrano, 1989 a).
Lo cierto es que estas fueron las primeras investigaciones, controladas en
laboratorio y con baremos científicos, sobre algunos aspectos de la sexualidad.
En 1966 serían retomadas, desde otra óptica, por Master y Johnson en
Estados Unidos. La diferencia, desde el punto de vista social, es que los
estudios de estos autores fueron “primicia” y referencia mundial , y los de
Reich no son citados ni en los manuales especializados.
En resumen, Reich con estos experimentos
“...demuestra sistemáticamente que el potencial eléctrico de las zonas
erógenas (supuestamente las zonas de mayor excitación sexual) no aumenta,
si no se produce en ellas una sensación agradable, placentera. Así, por
ejemplo, puede haber erección del pezón o del pene sin que se produzca el
respectivo aumento de potencial bioeléctrico que sería necesario para ello. El
cual siempre se va a producir cuando se acompaña de una sensación de
placer” (De Marchi,L.,1970)
Es decir
“... para que la sensación de placer sea perceptible, además de la congestión
mecánica del órgano es indispensable un aumento de la carga bioeléctrica. La
intensidad de la sensación placentera es proporcional a la cantidad fisiológica
del potencial bioeléctrico” (Reich, 1937)
“Las personas con bloqueo emocional o vegetativamente rígidas, como por
ejemplo los catatónicos, no muestran ninguna reacción bioeléctrica frente a los
estímulos, o tan solo una reacción mínima. En ellas el potencial bioeléctrico de
las zonas sexuales no se diferencia en mucho de las del resto del cuerpo”
(Reich, 1942)
Asimismo observó como la respiración profunda facilitaba la carga bioeléctrica,
mientras que la respiración inhibida (la habitual en la población occidental)
disminuye la carga y por tanto la sensación de placer erógeno, aunque pueda
haber respuesta motriz en esas zonas. Por ello Reich concluye que se pueden
asociar los procesos vegetativos expansivos a las dinámicas de placer y
relajación, y los de contracción (influencia del sistema nervioso simpático,
asociado al “distrés” actualmente) a los estados de ansiedad y de angustia. Por
lo cual a mayor predominio de la angustia, mayor inhibición de la respiración,
con el consiguiente predominio del sistema nervioso simpático y la consiguiente
predisposición a enfermedades psicosomáticas. Y, por el contrario, a mayor
predominio de estados internos de placer, relajación y bienestar (con capacidad
de respuesta y de alarma pero en función de la realidad y no como algo
crónico) predominio del sistema nervioso parasimpático, respiración libre y
profunda y por tanto predisposición a un estado saludable.
Las causas de esa tendencia a la contracción y al predominio de la angustia
Reich la concreta en los disturbios libidinales y afectivos que el infante humano
sufre desde el principio de su vida, a partir de lo cual genera la ya descrita
coraza defensiva en forma de “carácter” y de tensiones musculares crónicas,
entre otras cosas. La teoría de la libido psicoanalítica se fundamentaba en una
realidad neurofisiológica. Esa fue una de las grandes aportaciones de Reich.
Pero tuvo un mal recibimiento, no porque se cuestionaran su modelo de
investigación o sus datos clínicos, sino por las consecuencias sociales que
tenía su hipótesis etiológica: gran parte de los trastornos psicopatológicos y de
las llamadas enfermedades psicosomáticas eran consecuencia de la educación
represiva y de unos sistemas familiares y educativos patriarcales, autoritarios,
caducos y carentes de la capacidad de generar organismos humanos maduros
y saludables.
Esta crítica social fundamentada en aspectos biológicos y clínicos (Reich,
1934, 1942,,1949) provocó, en general, el rechazo por parte de una sociedad
en crisis. Sin embargo, décadas después se convirtió en referencia intelectual
de los movimientos revolucionarios de la Europa del 68 (Serrano, 2001).
También años después algunos de sus postulados se vieron corroborados en
estudios realizados por otros científicos como Selye y su teoría del “strés”,
(Selye, H.1978), Laborit con su teoría de la “inhibición de la acción” (Laborit,
H.1979) o el propio Carballo con la “urdimbre afectiva” (Carballo,
R.1952, 1984)
Dicha concepción energética estimularía en Reich su espíritu curioso y de
investigador que le llevaría a adentrarse en algunas ciencias físicas, dando un
nombre propio,”orgón” a la energía vital, esencial, vegetativa, que caracteriza
la realidad del ser vivo. A la cual ya Paracelso denominara “sustancia sutil”; los
alquimistas “spiritus Mundis”; Blondot “rayos N”; Tarusov en 1960 “procesos
energéticos plasmáticos”; Adamenko basándose en la cámara “kirlian”, que
supuestamente fotografiaba “el aura”, afirmó que hay un cuarto estado de la
materia que es el “plasma” y otros investigadores rusos se referirán al
“bioplasma”. De hecho actualmente se está investigando en Estados Unidos un
detector para los aeropuertos basados en esta energía (¿orgónica?).Asimismo
se sabe que el universo está lleno de una radiación, de un flujo energético
(antes se pensaba que estaba vacío), se habla de la “energía del punto
cero”(P.Yam,1998)... Reminiscencias, tal vez, de un saber presente en todas
las sabidurías orientales, descrito como “Ch’i”, “Prana”,”kundalini”, A’kinan” o
“Maná”, en el que Reich también se vio involucrado al observar y sentir esta
“realidad intangible”. 6
No soy especialista en el tema ni tampoco es este un espacio para tratarlo más
a fondo. 7 Pero sí quería reseñarlo porque para los profesionales que
trabajamos con la psicoterapia caracteroanalítica son cosas que vemos y
sentimos todos los días, y que de alguna manera hay que nombrar, aún a
riesgo de “pecar de hereje”.
Retomando el hilo, las investigaciones realizadas por Reich en Noruega
fundamentaron racionalmente sus observaciones clínicas lo que le motivó a
poner un nombre propio a su trabajo clínico, que definió como “Vegetoterapia
caracteroanalítica” (posteriormente “orgonterapia”) y donde se está refiriendo a
una “terapia del Vegetativo” (que no vegetariana, como me han preguntado en
ocasiones).
En este sentido sólo quiero recordar que el sistema nervioso vegetativo
( Muller,1937; Pi Suñer,1947) también llamado “autónomo”, regula las
funciones de los órganos vitales( funciones cardiacas, renales, digestivas,...),
las funciones básicas de la vida en los seres más complejos, como es la
temperatura, la respiración, el flujo hormonal...y también ,a través del sistema
hipotalámico-hipofisario es el canalizador de los instintos y el regulador de los
procesos emocionales y de los estados de ánimo ( del “alma”). Mientras que el
Sistema Nervioso Central se ocupa principalmente del desarrollo de las
funciones corticales, racionales, intelectuales, sensitivas y perceptivas.
Ambos sistemas (SNV y SNC) se interrelacionan a través del sistema
diencefálico (hipotalámico -hipofisario) y también del sistema inmunológico.

Esta perspectiva intersistémica se hace más interesante en lo que respecta al


estudio de los trastornos psicosomáticos con las investigaciones sobre los
neuropépticos descubiertos por Candace Pert (Capra, F.1996) hace unos años.
Al tomar como referencia aspectos que corresponden a otras disciplinas, W.
Reich empieza a realizar una psicoterapia compleja,con todos los retos y
riesgos que ello implica.
En ese período inicial, W. Reich, en un texto publicado con el pseudónimo de
Walter Frank (sin mencionar aquello que era propio del setting analítico,
incluido el hecho de estar tumbado en el diván, porque ya lo daba por
conocido) describiría la práctica de la Vegetoterapia en cuatro fases:
“a) localizar las actitudes musculares propias, que son la expresión somática
del carácter del individuo...
b) que el paciente sienta esas tensiones, experimentando su propio cuerpo...Lo
cual implica tomar contacto con sus sensaciones organísmicas,
c) Disolver dichas tensiones, para lo cual se necesita infinita paciencia,
asistiendo al fenómeno de la abreacción (emergencia del recuerdo del
afecto)....si bien no siempre dará el resultado esperado por lo que tendremos
que recurrir al análisis de las resistencias somáticas, tal como lo hacemos con
las resistencias psíquicas. Para ello, entre otras cosas, intentaremos
restablecer la respiración normal, profunda y libre, lo que puede provocar
episodios de fuerte angustia en el paciente
d) “...al liberar la función respiratoria y desbloquear las paredes abdominales,
aparecerán impulsos diafragmáticos que irán asociadas con el tiempo a
sensaciones de corriente por todo el cuerpo, cosquillas, calor, estremecimiento,
sintiendo el cuerpo como algo vivo hasta que en alguna sesión ese impulso
toma tanta fuerza que, junto a una respiración profunda espontánea, toda la
musculatura del cuerpo desarrolla movimientos expansivos ,incluida la pelvis,
recordando la respuesta muscular que se vive en la experiencia orgástica...el
paciente ,por tanto, permite que se produzca el reflejo del orgasmo, que será
por tanto la expresión de la descarga máxima de energía vegetativa para lo
que se requiere una reducción de la consciencia, sin llegar a perderse...”
(Walter, F. 1942)
En ese mismo texto Reich, intentando dejar claro que su trabajo no pretende la
desinhibición sexual caótica, ni el gobierno de los impulsos sobre la razón, que
eran supuestos y objeciones que se hacían en aquella época a su trabajo,
señala que “realmente la vegetoterapia lo que intenta es liberar a las personas
de sus inhibiciones inconscientes desvitalizantes liberando sus energías
vegetativas y sexuales, para que estén completamente a su disposición
cuando la situación lo requiera y el individuo lo desee, pero solo entonces....No
es el instinto o la energía en libre circulación lo que convierte a la persona en
neurótico o en criminal” (Walter, F., 1942)
Durante algún tiempo Reich se referirá a la teoría que sustenta la
Vegetoterapia como “economía sexual”, porque en el fondo el objetivo es
conseguir un equilibrio libidinal en función de la realidad de cada paciente. Lo
que denomina “reflejo del orgasmo” se convierte en una referencia de la
evolución positiva del proceso terapéutico, con todos los riesgos que ello
implica, porque el paciente lo puede vivir como una “meta” lo cual puede ser
instrumentalizado como una meta articulándose una nueva resistencia que el
especialista tiene que desvelar. Por ello, puede ser una medida “objetivable”,
que si bien no siempre se consigue alcanzar, es válido como referente porque
nos está indicando que “el proceso de desmembramiento defensivo se ha
producido y eso implica que el paciente tendrá más arraigo, más confianza,
seguridad recuperando su capacidad de placer, de amar (orgástica) y de
concentración y creatividad en su trabajo” (Walter, F.1942)
Metas que deberían estar presentes para Reich en toda psicoterapia .A
sabiendas de que los resultados que se van obteniendo durante el proceso son
el resultado de la dinámica propia de la psicoterapia y de los acontecimientos
que vive esa persona en su vida cotidiana. Para Reich el psicoterapeuta nunca
debe perder de vista la actualidad del paciente por dos motivos:
a) por un lado, algunas situaciones que esté viviendo el paciente pueden influir
determinantemente en el proceso psicoterapéutico (muertes o enfermedades
de personas queridas, conflictos laborales, crisis de pareja...) por lo que se
deben abordar en las sesiones
b) por otro, ciertos conflictos que están produciéndose en el espacio clínico y
que generan emociones que el paciente inconscientemente no deja emerger,
pueden desplazarse hacia determinadas personas de su entorno cotidiano y
experimentar dinámicas emocionales que no tienen una relación directa con lo
que está sucediendo. Por ejemplo, la rabia contenida puede desplazarse de
forma “irracional” hacia sus alumnos o compañeros de trabajo sin que haya
motivos “objetivos” para ello, generándole problemas. Que se pueden prevenir
si se detectan y se abordan en el espacio clínico, siendo al mismo tiempo un
aliciente para la buena marcha del proceso.
Otro aspecto importante que deja claro en este artículo es que “Vegetoterapia y
análisis caracterial van tomados de la mano”, de ahí la unión de ambos
conceptos en la denominación de su praxis clínica. Insistiendo en que exige un
setting “profundo”: “varios centenares de horas”, con mucha paciencia y con
mucho cuidado. Porque si el desvelamiento de las defensas psíquicas conlleva
en la mayoría de los casos reacciones adversas y peligrosas, cuando además
se están desmembrando defensas somáticas, el peligro se agrava. De ahí la
necesidad de seguir unas leyes clínicas que se fueron desvelando con la
práctica. Entre ellas llevar un proceso céfalocaudal, es decir ir abordando el
desmembramiento de tensiones y defensas del segmento primero u ocular al
séptimo o pélvico. O la de no forzar el cuerpo, utilizando técnicas “suaves” para
ir disolviendo las tensiones musculares, de la más superficial a la más
profunda, al igual que se hace con las resistencias psíquicas. A sabiendas de
que los objetivos clínicos no pueden ser genéricos, sino adaptados a las
particularidades históricas y actuales de cada persona.
En la actualidad la Vegetoterapia Caracteroanalítica se utiliza en muchos
lugares del mundo. Hay algunas diferencias entre determinadas escuelas que
la representan, pero todas parten de postulados teóricos similares (“paradigma
reichiano” u “Orgonomía”) y de bastantes puntos comunes. Existe un colectivo
que agrupa a la mayoría de estas escuelas de Europa y Latinoamérica, que se
denomina “International Federation Orgonomic College’s (IFOC), y que
históricamente se desarrolla dentro de la S.E.OR.
En cuanto matriz histórica de las llamadas “psicoterapias corporales”, también
tiene puntos comunes, más con unas que con otras, pero es un modelo de
psicoterapia con una identidad propia. Concretamente, en los equipos clínicos
de la ES.TE.R. denominamos al setting profundo de la psicoterapia
caracteroanalítica: “Vegetoterapia Caracteroanalítica Estructural” (V.C.E.) en
cuya praxis se desarrollan los aspectos ya expuestos en este apartado junto a
las particularidades que expongo a continuación de forma sintetizada.8

--Situamos sus fundamentos teóricos en el definido por W. Reich como


“funcionalismo orgonómico” al cual se refiere F. Capra como “un sistema
filosófico con una gran similitud al nuevo paradigma científico, por definición
Ecológico” (Capra, 1996). En ese sentido actualmente utilizamos el término
“ecología de los sistemas humanos”, cuyo objetivo principal es investigar y
aplicar las leyes que permiten desarrollar una armonía y un equilibrio funcional
en la trama intersistémica del ser vivo, en nuestro caso aplicado a los sistemas
humanos. Pensamos que la psicoterapia, y dentro de ella nuestro modelo
clínico, puede contribuir a ello.

--Antes de empezar el proceso psicoterapéutico realizamos un par de sesiones


de evaluación y diagnóstico (individual, o a la pareja-familia en caso de que el
trastorno sea “sistémico”), tomando como referencia el D.I.D.E. (diagnóstico
Inicial Diferencial Estructural), para aproximarnos a conocer la Estructura del
paciente y / o del sistema, y consecuentemente el modelo psicoterapéutico
más adecuado (Serrano, 1990, C). En el caso de que el nuestro sea válido
decidimos el tipo de encuadre que requiere (breve o profundo) y otros
aspectos propios previos al establecimiento del “contrato terapéutico”, como la
combinación de la psicoterapia individual con sesiones de pareja con otro
especialista, o la petición de análisis clínicos en los casos que sea necesario.
Con los pacientes en crisis la atención clínica es inmediata utilizando un
abordaje específico, como veremos posteriormente.

--Si la propuesta de realizar un proceso profundo, aconsejado por el


especialista, es aceptada por el paciente, se establece el contrato terapéutico
entre el paciente y el especialista asignado-elegido, y se comienzan las
sesiones clínicas.

--El proceso con la V.C.E. va a estar condicionado a todos los niveles por la
Estructura de la persona (de ahí el término “diferencial”) y por los aspectos
propios que se articulan en cada una de las tres fases diferenciadas que tiene
este proceso.

--En función de la Estructura del paciente (Adaptativa-Neurótica; Nuclear-


Fronteriza; Mimética-Psicótica) modularemos la relación terapéutica,
sintonizando nuestra posición con el paciente a través de la empatía y de las
referencias clínicas estructurales. En el caso de personas con la primera
Estructura nuestra posición va a ser más formal y neutral con escasas
intervenciones o aclaraciones “pedagógicas”, acercándonos a la forma de estar
del psicoterapeuta en el modelo psicoanalítico clásico en cuanto que la persona
tiene condiciones para experimentar la “neurosis de transferencia”, siendo la
fase más delicada la tercera y última ( reactivación de dinámicas edípicas junto
con el trabajo del 5º al séptimo segmento); en el segundo caso , la fase más
importante va a ser la primera , en cuanto el riesgo de “fuga terapéutica” es
grande por su impronta narcisística. Por ello es muy importante modular una
posición más “pedagógica”, más cortical e implicativa centrando el foco de
atención de la primera fase en situaciones actuales, a través de las cuales se
pueda ir haciendo un ligero análisis caracterial pero suficiente para establecer
la “alianza terapéutica”(Zetzel-greenson,1967) necesaria para garantizar la
continuidad del proceso; por último en el tercer caso desde el principio se debe
articular un espacio clínico “matriz”, a través del cual se pueda establecer una
dinámica vincular (“vínculo transferencial o “psicosis transferencial”,según
Searles) donde la persona se sienta protegida y acompañada pero no
invalidada ni infantilizada, posición que podríamos denominar de “maternage”
y que no es recomendable, por la dependencia tan fuerte que se crea con el
terapeuta , con su consiguiente idealización, que conlleva el riesgo de
introyectar un espacio donde querer compensar su carencia primitiva
ontogénica, su vacío “original” imaginando un espacio clínico que no es el real,
yatrogenizando su proceso.

--Empleamos la sistemática que F. Navarro desarrolló ,con las aportaciones de


otros colegas, para desarticular la suma de defensas musculares crónicas
organizadas a lo largo de nuestra historia “realizando el paciente acciones
musculares específicas (“actings”) que provocan reacciones neurovegetativas
emocionales capaces de reestructurara la sana psicoafectividad que ha sido
puesta en conflicto desde el nacimiento del individuo, dentro de un
espacio( setting) y de una relación terapéutica “(Navarro,1990). Siguiendo el
proceso céfalocaudal que sugería Reich, es decir abordando inicialmente las
defensas del primer segmento neuromuscular (ocular) hacia el séptimo y
último (pélvico).
Un segmento está formado por los músculos anteriores y posteriores del
cuerpo que fueron los ejecutores de las acciones motrices y expresivas
primordiales a lo largo de nuestra historia y esenciales para el proceso de
maduración humano (ontogénesis). Su formación es cronológica (Pinuaga-
Serrano, 1997).Así el primer segmento está formado por la musculatura
vinculada a los telerreceptores, algunos de ellos maduros ya desde la vida
intrauterina. El segundo por los músculos de los labios, mandíbula y zona
occipital que fueron los ejecutores de las funciones “orales “, y así
sucesivamente hasta el segmento pélvico que está formado por la musculatura
que permite la función genital y el encuentro afectivo-sexual con el otro, así
como el arraigo en el mundo: la “potencia” (diferente al poder).
Las características principales de esta sistemática son:
- Permite ir desarticulando las defensas musculares al facilitar dinámicas
abreactorias (expresiones emocionales que han estado reprimidas,
acompañadas, en algunas ocasiones, de recuerdos) siguiendo un hilo
conductor, un orden que sirve de guía clara y segura al profesional y repercute
favorablemente en el paciente. Sería como una “arqueología del cuerpo”,
utilizando la expresión de un colega, en cuanto vamos “accediendo a lo
reprimido a partir de la expresión afectiva” (Gonzalvez L, 1999) siendo la llave
el “acting neuromuscular” repetido un determinado número de sesiones y
combinado con otros para crear una secuencia ordenada y coherente a través
de un recorrido céfalocaudal, reflejo cronológico de nuestra historia. Mi colega
M. Redón los define como”homeobióticos”, porque son movimientos a
pequeñas dosis que en su día fueron vitales. 9

-El paciente reproduce estos actings de forma secuencial: tres actings en cada
sesión. Lo que va unificando segmentos y paralizando procesos defensivos
reactivos. Porque al igual que observamos en la psicoterapia psicoanalítica
como surgen ciertas defensas psíquicas y resistencias como reacción a ciertos
señalamientos o confrontaciones analítica, también lo observamos frente a la
reproducción de ciertos actings o de algunas de sus secuencias. Provocando
aburrimiento, dolor muscular, o “catarsis histeriformes” (Serrano, 1984, b), es
decir explosiones emocionales desorganizadas e impulsivas con el objetivo de
rebajar la presión que podría provocar una abreacción funcional.

-El análisis sistemático de estas respuestas reactivas defensivas o


resistencias ,junto al “análisis caracterológico del acting”, es decir de la forma
peculiar con que cada persona, en función de su rasgo predominante realiza
esos movimientos (de forma ritualística en el caso del compulsivo , disperso en
el caso del histérico...) permite un análisis del carácter radical porque
abordamos desde la misma óptica sus variopintas manifestaciones ( en su vida
actual, en su historia, en la relación terapéutica, en la forma de hacer los
actings...).Por ello solo sugerimos la forma de hacer el acting, no lo mostramos,
ni lo representamos. De esa forma respetamos la espontaneidad de la acción
que permite que se muestre el carácter, y por tanto su desvelamiento.

--La sistemática y la elaboración analítica estará en función de las Estructuras y


no se realizan de forma genérica.

--Utilizando esta sistemática de Navarro, no es necesario “invadir” el cuerpo del


paciente a través de masajes o fuertes presiones sobre sus músculos o su
respiración, como ocurre en otros modelos. En nuestro caso ,el paciente
reproduciendo los actings de forma activa y consciente, a través del ritmo que
le va permitiendo su “yo”,en base a la progresiva reducción del miedo y la
consiguiente fortaleza organísmica y bioenergética, va experimentando y
encontrándose con sus emociones reprimidas: tristezas, rabias, odios,
anhelos, deseos...al mismo tiempo que va articulando su historia y
comprendiendo la lógica de su comportamiento actual, de su forma de percibir,
de comunicar, de vivir , al conocer su carácter .Para desde ahí, ir viendo como
es su propio cuerpo quien ya no reconoce como propio ese comportamiento y
va modificando sus pautas a todos los niveles, desde el cognitivo hasta el
sexual.

-- Esto implica una integración del córtex (razón),el sistema límbico (emoción) y
el sistema reptiliano ( instintos), así como un equilibrio en el funcionamiento del
sistema nervioso vegetativo recuperando la capacidad de sentir ,de amar pero
también de comprometerse y de implicarse responsablemente en los procesos
sociales y vitales, porque forma parte de sus necesidades vitales ya
recuperadas.

-- Para potenciar la recuperación de las particularidades sociales humanas


frenadas por el miedo y la “paranoia” introducimos el “grupo terapéutico” como
herramienta convergente del proceso individual. Paranoia, grabada a fuego en
nuestra piel desde que nacemos violentamente, forzando el desgarro de
nuestros pulmones, nuestros sentidos y desterrándonos al separarnos
violentamente de nuestro “yo” ( cuerpo materno) durante una eternidad
minutos, horas, pero que para la percepción de un recién nacido pueden ser
como años para un adulto. Lo que se afianza durante las tortuosas o carentes
relaciones afectivas con los pechos y la piel de nuestra madre y el cuerpo de
nuestro padre, y que se consolida definitivamente viviendo en una sociedad
amenazante y donde difícilmente cabe la espontaneidad. Definitivamente y
para siempre llevaremos la huella de la paranoia en nuestra piel, fruto de un
mundo violento, insensible y amenazador, que paradójicamente creamos
nosotros mismos.

--Esta sistemática grupal de propia elaboración con ayuda de algunos colegas


(Serrano 1990 d) tiene una duración de dos años con una sesión mensual de 4
horas, siendo todos sus participantes pacientes en Vegetoterapia,
preferiblemente de colegas distintos a los propios coterapeutas de grupo.
Durante ese tiempo se va creando una matriz social que permite experimentar
todos los procesos sociales que participan en la configuración del carácter y
por tanto de nuestra coraza, para poder ir cambiándolos con la ayuda de los
miembros del grupo, aplicando las leyes de la”ecología” al sistema grupal.

--En determinados momentos, para facilitar abreacciones u otras situaciones


funcionales, abordamos el cuerpo del paciente con determinadas técnicas
manuales, siempre de forma puntual excepto en persona con Estructura
Mimética-Psicótica que se utiliza en más ocasiones. Con la misma lógica
clínica abordamos aspectos existenciales (sentido de la vida, el miedo a la
muerte, el destino...) en ocasiones con connotaciones “trascendentales”
(sensación de “comunión” con la naturaleza, entrega amorosa a la pareja,
placer vincular con los hijos...) cuando, en determinados momentos que
aumenta la pulsación vegetativa, la expansión interna, se crean estados de
cierta “alteración de la conciencia”, que es necesario comunicar e integrar en
el espacio clínico.

--Los sueños y otras experiencias oníricas se tienen presentes tanto como


señales que ayudan al “diagnóstico permanente” que realizamos durante el
proceso, tomando más presencia y funcionalidad en la última fase del proceso,
así como en la Estructura mimética-psicótica (Baker,1969)

--En esta evaluación constante, que implica una empatía y una interacción
energética entre paciente y terapeuta, las propias sensaciones y estados
emocionales o procesos cognitivos que experimenta el psicoterapeuta con
cada paciente (contratransferencia general) son una de las variables
fundamentales. Pero para que el uso sea correcto su organismo tiene que tener
esa capacidad de modulación y eso viene facilitado por la propia experiencia en
el “diván reichiano”, con su propio análisis personal, como paciente, porque
todos tenemos nuestro carácter y por tanto nuestra “neurosis”. Dentro de
nuestra formación ese pasaje por el diván es el elemento fundamental, junto a
las supervisiones y seminarios de casos clínicos, que se complementa con los
cursos teóricos y clínicos.
Estas variables necesarias para la formación de la V.C.E. en nuestra escuela,
permiten prevenir, en gran medida, las posibles reacciones
“contratransferenciales negativas” (Racker, 1969 - Reich 1949 c) donde el
psicoterapeuta tiene “puntos ciegos” que le impiden sentir la realidad con el
paciente o en algunos momentos le hacen sentirla de forma distorsionada.

Setting o encuadre de la Vegetoterapia Caracteroanalítica Estructural


Todo lo descrito anteriormente se desarrolla dentro de un marco clínico que es,
realmente, lo que garantiza el desarrollo del proceso y la eficacia en la
consecución de sus objetivos.
Veamos cuales son sus variables principales:

-- dentro del espacio terapéutico, se acuerdan las condiciones coyunturales del


proceso a través del llamado contrato terapéutico, a sabiendas de que será en
las primeras sesiones donde se confirmará la decisión, y siendo por tanto
sesiones abiertas a cambios de terapeuta o de modelo terapéutico. Dicho
contrato se establecerá en base a criterios de “analizabilidad” y al diagnóstico
diferencial. Teniendo presente que las sesiones individuales son de 45 -50
minutos, pudiendo unir dos sesiones (1,30 h.) si se ve conveniente. Y que, en
general, el mínimo necesario es de 6 sesiones mensuales (pudiendo realizarse
de forma sencilla o doble) repartidas a lo largo del mes, aconsejando 8
sesiones mensuales, al menos durante los primeros meses de tratamiento.

-- Los honorarios acordados entre el paciente y el terapeuta forman parte del


contrato terapéutico y por tanto es secreto profesional. El terapeuta planteará
su propuesta económica tomando como referencia la del colectivo profesional
al que pertenezca y aplicándola a cada caso en particular. Una vez ultimados
los honorarios por sesión o la cuota mensual, se deberá respetar el acuerdo,
pudiendo modificarse revisando el contrato y con una nueva resolución común.
Una característica de la profesión del psicoterapeuta es que si el paciente no
avisa con, al menos tres días de antelación, la sesión debe abonarla (excepto
casos particulares), porque son tiempos reservados por el terapeuta para el
paciente y fijados con antelación.

--Como psicoterapia profunda en la Vegetoterapia hay un pronóstico, pero no


se puede predecir exactamente su duración. Existe una referencia estadística
de una media de 350 sesiones individuales y un grupo de dos años en las
personas con Estructura Adaptativa o de Carácter Neurótica. En el resto la
media es de 450 sesiones.

--Las sesiones se desarrollan en el llamado “diván reichiano” que sigue la


tradición psicoanalítica, pero con variaciones propias. Estas consisten en que el
terapeuta está siempre presente y sentado a una pequeña distancia del
paciente, quien generalmente, se colocará tumbado en decúbito supino pero
con las piernas dobladas, los ojos abiertos y el cuerpo relajado y visible. Ya que
los cambios musculares y vegetativos que se producen durante la sesión se
manifiestan en el cuerpo del paciente y el terapeuta debe poder observarlos.
Conscientes de que esta es una variable peculiar, poco corriente culturalmente
hablando, habrá de tenerse en cuenta (posibilidad de utilizar bañador, bikini o
ropa interior), para no violentar la intimidad al facilitar la alianza de trabajo, el
contrato inicial y las dinámicas transferenciales.

--Durante la sesión, junto a las verbalizaciones, espacios de análisis caracterial


y de elaboración, el paciente realizará movimientos neuromusculares
conscientes indicados por el terapeuta con una duración de unos 12-20
minutos. Estos siempre serán descritos de una forma genérica, nunca concreta
ni modélica, para facilitar que su reproducción sea dentro de la línea de la libre
asociación, y por tanto, como respuesta espontánea que permita al terapeuta
vincularla con algunos de sus aspectos caracteriales.
--Al ser un proceso, durante las verbalizaciones los temas se abordarán dentro
de una dinámica analítica evitando consejos, aseveraciones o sugerencias
inductivas.

--Cuando sea necesaria la introducción de herramientas convergentes para


facilitar el desarrollo del proceso se hará fuera del tiempo propio de la sesión
de vegetoterapia. Con relación al uso de las herramientas convergentes será
conveniente que sea otro profesional especializado quien las realice y controle,
dentro del propio marco clínico de dicha especialidad, que incluye sus
particulares tiempos y honorarios, si bien los emergentes que aparezcan
durante el uso de las mismas deberán elaborarse dentro del marco clínico de la
vegetoterapia.

--El espacio terapéutico grupal, dentro de la sistemática es también para


nosotros una herramienta convergente y esto condiciona su empleo. En este
sentido las sesiones de grupo comienzan, de forma similar a cualquier otra
herramienta convergente, cuando el terapeuta individual, al considerarlo
adecuado desde el punto de vista clínico, se lo proponga al paciente y este lo
asuma como parte del contrato terapéutico.Como ya hemos dicho l a duración
del grupo de Vegetoterapia es de dos años con una sesión mensual de cuatro
horas. El grupo estará coordinado por dos terapeutas de distinto género y sin
que existan entre ellos lazos familiares ni afectivos significativos. En algunos
grupos podrá incluirse la presencia de un terapeuta observador, con una
función distinta a la de los coterapeutas.

--Asimismo la derivación de forma puntual a otro terapeuta del equipo se


considera una herramienta convergente, y por tanto, su objetivo será el de
facilitar el proceso individual. El terapeuta que recoge la derivación deberá
actuar de forma coordinada respetando el objetivo clínico, y la demanda y
encuadre del anterior terapeuta.

--Las técnicas convergentes empleadas que aun pertenezcan al campo de la


investigación deberán estar avaladas por el supervisor y por el equipo clínico.
En estos casos el terapeuta deberá proponer al paciente los motivos de su
realización y este aceptar voluntariamente su uso, a sabiendas de que es una
técnica en investigación, modificando el encuadre y las tarifas económicas. En
función de la propuesta, algunas de las técnicas empleadas que estén en
investigación podrán ser gratuitas o se pedirá una cuota simbólica.

--Si durante el proceso individual se ve necesario un trabajo focal de terapia de


pareja o de familia, siempre se derivará a otro terapeuta especializado.
Asimismo si la pareja o familiares del paciente demandan atención clínica el
proceso terapéutico será asumido por otro terapeuta del equipo clínico.

--Para preservar la intimidad y la particularidad del espacio clínico se evitará el


contacto personal entre paciente y terapeuta, incluso de sus familiares fuera de
las sesiones ,así como compartir espacios públicos asiduos ( gimnasios,
academias, escuelas...) o aquellos que impliquen interacción personal ( cursos,
talleres, experiencias de crecimiento personal o espiritual...)
--Durante el proceso, las pulsiones y emociones (tristeza, rabia, excitación
sexual...) que el terapeuta pueda sentir a partir de reacciones o
manifestaciones del paciente, se situarán dentro de la dinámica
contratransferencial teniendo su función dentro del proceso, pero se evitará la
manifestación de las mismas para no perturbar el proceso del paciente. Y si
éstas fueran muy fuertes y periódicas el terapeuta consultará con su
supervisor, terapeuta ad-vitam o equipo clínico para evaluar si existe una
implicación personal excesiva, que pueda dificultar la funcionalidad del
proceso. Y, en tal caso, si no se resuelve de otra forma, se plantearía la
derivación a otro terapeuta lo antes posible y de la forma que se considere más
adecuada.

Este modelo de intervención clínica lo llevamos adelante equipos de


profesionales especializados para poder abordar la problemática del paciente
de forma global y desde una posición coherente, rigurosa y deontológica
.Siendo conscientes de que nuestro trabajo de psicoterapeutas aborda el el
sufimiento psíquico y emocional de las personas cuyas causas ,en muchas
ocasiones son sociales ,las cuales solo se pueden cambiar ,junto a cambios
sociales y políticos, con intervenciones preventivas y culturales que faciltien el
cambio progesivo de costumbres y dinámicas patologizantes de los sistemas
humanos ( educación, familia...) .Junto a nuestra labor clínica realizamos este
tipo de intervención dentro de lo que llamamos “ecología de sistemas
humanos”, y donde la imbricación entre la clínica y la prevención es evidente y
necesaria.

Xavier Serrano Hortelano,


El Puig, Enero del 2007.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
BAKER, (1978) "Orgone Therapy" JO, Vol. 12. American College of Orgonomy. N.Y.
BALINT, M., (1957) “El médico, el paciente y la enfermedad”, Edito. Libros Básicos. Buenos Aires,
1986.
(1972). “Psicoterapia focal”. Gedisa, 1986.
(1979) “La falta básica”. Editorial Paidós, 1982.

BLASBAND, R. A (1973) "The orgone accumulator in the treatment of cancer in mice" JO, Vol. 8
nº 2. 1974*.
BORRELLI, P., (1980) "Significato e scoppi de lla terapia di grupo" ECS (i) Vol. 2 nº 3. 1980.
(1980). "La vegetoterapia de grupo" ECS, Vol. 1, nº 1.
BRAIER, E., (1981) “Psicoterapia breve de orientación psicoanalítica”. Buenos Aires, Nueva Visión,
1981.
(1990) “Tabúes en la teoría de la técnica. Metapsicología de la cura”. Editorial Nueva Visión. Buenos
Aires. Argentina, 1990.
(1997) “Análisis del carácter. Revisión y perspectivas actuales” Revista Energía Carácter y
Sociedad. Vol. 15. (1 y 2). Publicaciones Orgón. Valencia, 1998.
(1998) “La sugestión en psicoanálisis”. Revista Argentina de Psicopatología. Vol. II. Nº 3,
1991.

..CAPRA,F. : (1996) "The web of life".Anchor books.N.Y.


DADOUN, R., (1979) “Cien flores para W. Reich”. Editorial Anagrama.
DAVANLOO, H., (1986a). “Intensive Short-Term Psychotherapy with Higly Resistant Patient I.
Handling Resistance.” International Journal of Short-Term Psychotherapy, 1, 107-133.
(1986b) “Intensive Short-Term Psychotherapy with Higt Resistant Patient. The Course of
and Interview after the Initial Break-through.” International Journal of Short-Term Psychotherapy,
1, 239-255.
(1992)”Psicoterapia breve”. Madrid, Editorial Dorsi. Madrid.

ETCHEGOYEN, H., (1986). "Los fundamentos de la técnica psicoanalítica".Amorrortu. Buenos Aires,


1987.
FRANK, W., (1942) "Vegetotherapy". International Journal of Sex Economy and Orgonomic
Research, Vol. 1, nº 1. Nueva York. Traducción "La Vegetoterapia"en Cuadernos de Orgonomia, nº 1*.
GROTJAHN, M., (1977) "El arte y la técnica de la terapia grupal analítica". Paidós, 1977.
DE MARCHI, L., (1970) “Wilhelm Reich. Biografía de una idea” Ediciones Península. Barcelona, 1974.
FERENCZI, S., (1909) “Introyección y transferencias” Obras completas. Editorial Espasa Calpe.
Madrid, 1981.
(1910) “Cartas a S. Freud”. En: Ferenczi-Freud Correspondance 1908-1914. París: Calamann
Levy, 1968.
(1914) “Ontogénesis del interés por el dinero”. En: Obras Completas, Vol. I. Madrid. Espasa
Calpe, 1981.
(1918) “Dificultades técnicas de un análisis de histeria” Obras completas, Tomo III.
Editorial Espasa Calpe. Madrid, 1981.
(1918,b)”La técnica psicoanalítica”.Obras completas Vol.II.Espasa Calpe,1981
(1919) “Neurosis del domingo”, capítulo XIV del libro “Teoría y técnica psicoanalítica”
Editorial Paidós. 1967.
(1921) “Prolongaciones de la técnica activa en psicoanálisis”.
(1924) “Thalasa. Ensayo sobre la teoría de la genitalidad” Tomo 3º de las Obras completas.
Editorial Espasa Calpe. Madrid, 1981.
(1924b) “Perspectivas del psicoanálisis” Tomo 3º de las Obras completas. Editorial Espasa
Calpe. Madrid, 1981.
(1925) “Psicoanálisis de los hábitos sexuales”
(1926) “Contraindicaciones de la técnica activa” Tomo 3º de las Obras Completas. Editorial
Espasa Calpe. Madrid,1981.
(1932) “Diario clínico” Editorial Conjetural. Buenos Aires, 1988.
(1930) “Principio de relajación y neocatarsis”.
FERENCZI, S.; RANK, O., (1924) “Perspectivas del psicoanálisis” Tomo 3º de las Obras
completas. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 1981.
FERREIRA SANTOS,E. (1997) “Psicoterapia Breve”.Edit.Agora.Sao Paulo.Br.
FERRI, G., (1984). “Apuntes sobre la esquizofrenia”. ECS, Vol. 2, nº 2. Publicaciones Orgón,
Valencia, 1984.
(1985) “Appunti sulla castrazioni” ECS (i) nº 11. 1985.
(1985). “Apuntes sobre el delirio”. ECS, Vol. 3, nº 1. Publicaciones Orgón, Valencia, 1985.
(1991) “La psiquiatría y la psicopatología” ECS, Vol. 9 nº 1. Publcaciones Orgón. Valencia, 1991.
(1993) “La psiquiatría funcionale”. Milan.
FERRI G., CIMINI G., (1991) “El contacto en psicopatología y psiquiatría” ECS, Vol. 9 nº 1.
Publicaciones Orgón. Valencia, 1990.
(1992) “Psicopatologia e Carattere” Editorial Anicia. Roma, 1992.
FERRI, G.; CIMINI, G.; CANFORA, G., (1985) “La paranoia, la visión corpórea”. ECS. Vol 3, nº 2.
Publicaciones Orgón. Valencia, 1985.
FINE, R., (1982) “Historia del psicoanálisis”, Editorial Paidós, 1982.
FIRST, M. B.; FRANCES, A.; PINCUS, H. A., (1995) DSM-IV “Manual de diagnóstico
diferencial” Editorial Masson. Barcelona, 1996.
FORTI, L. y cols. (1975) “La otra locura”. Tusquets, 1976 Barcelona.
FOSSUM, C., (1970) “A caso complicated by a tendency toward acute anorgonia” JO, Vol. 4 nº 2.
1970*.
FOUCAULT, M., (1988) Enfermedad mental y personalidad. Paidós Estudio. Barcelona, 1988.
FOULKES, KADIS, KRASNEN., (1969). “Manual de Psicoterapia de grupo”. F.C.E.
FOULKES, (1975) “Psicoterapia de grupo analítica”. Editorial Gedisa.,1981
FRANCISCHELLI, L., (1985) “Carácter y narcisismo”, Rev. de Psicoanálisis., XLII, 2, Buenos Aíres,
1985.
FRANK, W., (1942) “Vegetotherapy”. International Journal of Sex Economy and Orgonomic
Research, Vol. 1, nº 1. Nueva York. Traducción “La Vegetoterapia” en Cuadernos de Orgonomia, nº 1*.
FRANKL, V., (1946) “Psicoanálisis y existencialismo”.De la psicoterapia a la Logoterapia”.Edit. Fondo
de cultura económica, México,1950
(1978) “Psicoterapia y Humanismo”.Edit.Fondo de cultura Económica, México,1982
(1987). “Teoría y terapia de las neurosis” en Iniciación a la logoterapia y al análisis existencial.
Editorial Herder. Barcelona, l990.
FREEDMAN, A. M.; KAPLAN, H., L.; SADOCK, B., J., (1975) “Compendio de psiquiatría”
Editorial Salvat. Barcelona, 1978.
FREUD, S., (1905) “Sobre psicoterapia”, Obras completas., Tomo I.
(1908) “Carácter y erotismo anal”, Obras .Completas., Tomo II.
(1908) “La moral sexual cultural y la nerviosidad moderna” Obras completas, Tomo II.
Biblioteca Nueva, Madrid.
(1910) “Observaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia autobiográficamente
descrito” Obras completas, Tomo II. Biblioteca Nueva. Madrid, 1973.
(1912) “La dinámica de la transferencia” Obras Completas. Tomo II.
(1912 b) “Consejos al médico en el tratamiento psicoanalítico” Obras completas, Tomo 2.
Biblioteca Nueva. Madrid, 1973. Tomo II.
(1913) “La predisposición a la neurosis obsesiva”, O.C., Tomo II.
(1913) “La iniciación del tratamiento” Obras Completas, Tomo II. Biblioteca Nueva. Madrid,
1973.
(1914) “Recuerdo, repetición y elaboración” Obras Completas, Tomo II. Biblioteca Nueva.
Madrid, 1973.
(1915) “Lo Inconsciente” En: Obras Completas, Tomo II. Buenos Aires: Paidós, 1980.
(1916) “Varios tipos de carácter descubiertos durante la labor analítica” Obras Completas,
Tomo II. Biblioteca Nueva. Madrid, 1973.
(1917) “El duelo y la melancolía” Obras completas, Tomo II. Biblioteca Nueva. Madrid, 1973.
(1915-17) “Lecciones introductorias del psicoanálisis” Obras Completas, Tomo II. Biblioteca
Nueva. Madrid, 1973.
(1918) “Los caminos de la terapia psicoanalítica” Obras Completas, Tomo III. Biblioteca
Nueva. Madrid, 1973.
(1922) “Sobre algunos mecanismos neuróticos en los celos, la paranoia y la homosexualidad”
Obras Completas, Tomo III. Biblioteca Nueva. Madrid, 1973.
(1923) “Psicoanálisis y teoría de la libido”.Obras completas .tomo III.Biblioteca
nueva.Madrid, 1973.
(1923) “El yo y el ello” , O.C., A. E., XIX. Tomo III.
(1924) “Neurosis y psicosis” Obras Completas, Tomo III. Biblioteca Nueva. Madrid, 1973.
(1932) “Sobre la feminidad”.O.C. Tomo III
(1933 [1932]) “Nuevas conferencias de introducción al psicoanálisis”, O.C., A. E., XXII. Tomo
III.
(1937) “Análisis terminable e interminable”, O.C.,). Tomo III.
(1938) “Compendio del psicoanálisis” Obras Completas, Tomo III. Biblioteca Nueva. Madrid,
1973.
FRIGOLA, C.,(2004) “Primeros auxilios emocionales”.Edit.Laertes, Barcelona
FROMM, E., (1971) “La caracteriología psicoanalítica y su pertinencia para la psicología social”
Capítulo del libro: “La crisis del psicoanálisis” Editorial Paidós. Buenos Aires, 1971.
FROMM F., REICHMANN (1939-1957) “Psicoterapia de la psicosis”. Recopilación de artículos.
Editorial Horme, 1962.
(1980) “Principios de psicoterapia intensiva”, Editorial Horme, 1980.
GALLARDO, J. V., (1997a) “Notas sobre Wilhelm Reich” Revista Correo de Pscoterapia y Salud
Mental. Nº 21. Editorial Bio-Psique. Santiago de Chile, 1997.
(1997b) “Diagnóstico Bioanalítico (cuarta parte) Parámetros Corporales” Revista Correo de
Pscoterapia y Salud Mental. Nº 21. Editorial Bio-Psique. Santiago de Chile, 1997.
(1997c) “Reich y Ferenczi” Revista Correo de Pscoterapia y Salud Mental. Nº 22. Editorial
Bio-Psique. Santiago de Chile, 1997.
GAMA, C. M., (1994) “Estudio básico para la somatopsicodinámica” ECS (p). 1994.
GANZ, M., (1972)”A case of a pre-epileptic child” JO, Vol. 6, nº 2. American College. N.Y.
(1974) “Anargonotic paralysis of an a complication of orgone therapy” JO, Vol. 8, nº 1.
American College. N.Y.
GARCIA BADARACCO, J., (1989) “Comunidad Terapéutica psicoanalítica de estructura
multifamiliar” Ed. Tecnipublicaciones. 1989.
GARCIA ARROYO, J. M., (1994) “El locus de intervención en psicoterapia dinámica breve”. Apuntes
de psicología, nº 40 Colegio Psicólogos de Andalucía.
GARCIA, R., (1971) “Psicoanálisis y sociedad: Apuntes de Freudo-marxismo (I) Contribución al
estudio de Wilhelm Reich: a) Breve itinerario cronológico biográfico, b) Bibliografía” Editorial
ANAGRAMA. Barcelona, 1971.
GARMA, A., (1931). “La transferencia afectiva en el psicoanálisis”. Archivos de Neurobiología, 3,
267-273.
(1936) “El psicoanálisis, la neurosis y la sociedad”. Monografía de Suplementos de Archivos
de Neurobiología, nº4.
(1943) “Las neurosis obsesivas”. En A. Garma, Sadismo y masoquismo en la conducta humana.
Nova, Buenos Aires, 1960.
(1971) “El psicoanálisis. Teoría, técnica y clínica”. Editorial Paidós
GARRIDO-ESPINA BARRIO, J., (1995) “Terapia familiar. Aportaciones psicoanalíticas y
transgeneracionales” Editorial Fundamentos.Madrid.
GARRIDO FERNANDEZ, M., GARCIA MARTINEZ J., (1994)”Psicoterapia: Modelos
contemporáneos y aplicaciones” Promolibro, 1994 Valencia.
GAYARTE, M., (1909) “La génesis sexual del histerismo y de las neurosis en general”. Revista Clínica
de Madrid, 1, 65-71.
GEISTER, H., (1982)“Physiologische grundlagen der vegetotherapie”.
Emotion (nº 4. 1982).
GESSELL, A. (1972) “Embriología de la conducta” , Paidós, 1972.
GILLIERON, E., (1983) “Les psychothérapies breves”. París, Editorial PUF.*
GIMINI, G.; FERRI, G.; CANFORA, G., (1985) “La paranoia y la visión corpórea como metáfora
de la inseguridad ontológica” ECS (Vol. 3, nº 2. 1985).
GINER, S.; GINER, A., (1987) “La Gestalt una terapia de contacto” Manual Moderno. Mexico,
1993.
GLASS, M. R., (1981)“Parental nudity and castration anxiety” JO, Vol. 15, nº 1. 1981.
GOLDENBERG, B., (1967)”A case of Trichotillomania in a Two-year-Old” JO, Vol. 1, nº 2. 1967.
(1979) “Symbiosis & Schizophrenia” Energy and Character, Vol. 10, nº 3. Abbotsbury
Publications. UK, 1979.
GONZALBEZ,L. (1999)”Arqueología del cuerpo”.Edit.Lapsus,Montevideo.
GONZALEZ-DURO, E., (1978) “Psiquiatría y sociedad autoritaria en España 1939-1975” Akal
Editorial. Madrid, 1978.
(1996) “Historia de la locura en España”. Tomo III. Editorial Temas de Hoy, 1996 Madrid.
(1991) “La paranoia” Editorial Temas de Hoy. Madrid, 1991.
GREENSON, R., (1967) “Técnica y práctica del psicoanálisis” Siglo XXI, 1976.
GREENACRE, P., (1961) “Trauma, desarrollo y personalidad” Editorial Horme, 1961.
GRINBERG, L, (1979) “Un abordaje a la comprensión de los Pacientes Fronterizos”Revista de
Psicoterapia psicosomática. Volumen 4 ( Boletín del Instituto de Estudios Psicosomáticos
Psicoterapia médica”.Madrid
(1981) “Psicoanálisis.Aspectos teóricos y clínicos”.Edit.Paidos,barcelona.
GRODECK, G., (1973) “El libro del ello” Editorial Taurus, 1973.

HERSKOWITZ, M, (1968,b) "Symptomatic Relief with Orgonomic "FirstAid". Journal of Orgonomy, 1,


No,1 y 2
(1986) "Human Armoring: An Introduction to psychiatric Orgone Therapy" Annals of the
Institute for Orgonomic Science, Vol. 3. n_ 1. Editor Courtney F. Baker, M. D.. EE.UU. September,
1986.
MATURANA, H ( 1999) "Transformación en la convivencia".Edit.Dolmen Santiagode Chile
MILLON, T., (1996) “Trastornos de la personalidad” Editorial Masson. Barcelona, 1998.
MINKOWSKY, E., (1927) “La esquizofrenia”. Editorial Paidós, 1982.
MONTAGU, A., (1971) “El sentido del tacto” Colección Aguilar. Madrid, 1981.
MONTERO-RIOS, I., (1993b) “El cuerpo como medio o fin de terapia” ECS, Vol. 11 nº 1 y 2 .
Publicaciones Orgón. Valencia, 1993.
MONTERO-RIOS, M., (1989b) “Percepción auditiva en el estado depresivo”. Información
Psicológica, nº 40. 1989.
(1993) “Sexualidad estructuración energética e imagen corporal” ECS, Vol. 10 nº 1 y 2. Publicaciones
Orgón. Valencia, 1993.
(1997a) “Escucha, emoción, comunicación” Colección Monografías nº 7. Publicaciones Orgón. Valencia,
1997.
(1997b) “La guerra silenciosa” Colección conferencias. Publicaciones Orgón. Valencia, 1997.
(2004) “Saltando las olas”.Edit. ObStare
MONTERO-RIOS, M,- PAREDES, T., (1991) “La audiopsicofonología en el paradigma reichiano”
ECS, Vol. 9 nº 1. Publicaciones Orgón. Valencia, 1991.
MONTERO-RIOS, M.,- REDON, M., (1991) “Contacto vegetativo y sensación de órgano” ECS, Vol.
9 nº 1. Publicaciones Orgón. Valencia, 1991.
MORENO, J. L., (1978) “Psicoterapia de grupo y psicodrama” Fondo Cultura Económica.
MORGADO GNECCO, A. (1997) “Notas sobre la relación entre Freud y Ferenczi” Revista Correo de
Pscoterapia y Salud Mental. Nº 22. Editorial Bio-Psique. Santiago de Chile, 1997.
MORIN.E. (2001) : “La identidad humana.El método, V”.Edit.Cátedra,2003
MULLER, L., R., (1937) “Sistema Nervioso Vegetativo” Edit Labor. Madrid, 1937.

NAVARRO, F., (1979) “Psicoterapia y psicoterapeuta” ECS (i) Vol. 2 nº 3. 1979.

(1989a). "La Somatopsicodinámica". Publicaciones Orgón. Valencia, 1989.


(1989b) "La vegetoterapia caracteroanalítica" Revista Somathotherapies et Somatologie
Strasbourg, 1989.
(1990). "Metodología de la Vegetoterapia Caracteroanalítica a partir de Wilhelm Reich".
Publicaciones Orgón, Valencia, 1993.
(1997) "La somatopsicodinámica de las biopatías" Publicaciones Orgón. Valencia, 1997.
PINUAGA, M.S.; SERRANO, X., (1997) "Ecología Infantil y maduración humana" Publicaciones Orgón.
Valencia, 1997.
RAKNES, O (1950,) “An tratament brief with orgonterapy". Orgone Energy
Bulletin,vol,2,nº1.Maine.publicado en el volumen 3, nº1 l(1985) en la revista E.C.S.en Español.
Publicaciones orgon.Valencia.
(1970) "W. Reich y la orgonomía" Publicaciones Orgón. Valencia, 1991.
.REDON, M., (1987) "Génesis de la biopatía carcinomatosa" ECS, Vol. 6, nº 2.
REICH, E., (1983) "Primeros auxilios emocionales" ECS Vol. 1. nº 1. 1983.
(1983) "Infancia y prevención de la neurosis" ECS (Vol. 1, nº 2. 1983).
REICH, W., (1925) "Der triebhafte Charakter" Vienna. Internationaler Psychoanalytischer Verlag,
1925
(1927a) "Bericht uber das Seminar für psychianalytische Therapie am psychoanalytischen
Ambulatorium in Wien 1925-1926". Int. Ztschr. Psa., XIII. Citado por O. Fenichel (1938) ob. cit..
(1928) "Uber Charakteranalyse". I.Z.P. International Zeitchrift für Psychoanalyse. Vol. 14.
Incluído en el "Análisis de carácter, 1949.
(1934) "Psicología de masas del fascismo" Edición íntegra de Editorial Bruguera, colección
Pensadores y temas de hoy, de la tercera edición inglesa N.Y. 1946. Barcelona, 1974.
(1934b) "The orgasm as an Electrophysiological discharge" in Pulse of the planet, Journal of the
Orgone Biophysical Research Laboratory. Oregon, 1993. Translated from "Der Orgasmus als
Elektrophysiologische
Entladung" Zeitschrift für Politische Psychologie und Sexualökonomie, I, 1934.
. (1937)"Experimental Investigation of the electrical function of sexuality and anxiety" in Pulse
of the planet, Journal of the Orgone Biophysical Research Laboratory. Oregon, 1993. Translated
from Experimentelle Ergebnisse uber die elektrische Funktion von Sexualitat undAngst, Sexpol
Press, Copenhagen, 1937.
(1945) "La función el orgasmo. El descubrimiento del orgón" Vol. 1. Editorial Paidós. Barcelona,
1977. Traducción de The discovery of the Orgon. The function of the orgasm, Vol. 1. Orgone
Institute press, N.Y.
(1946) "Psicología de masas del fascismo." Editorial Bruguera, 1980.
(1948) "La biopatía del cáncer: El descubrimiento del orgón" Vol. 2 Editorial Nueva Visión.
Buenos Aires, 1985. Traducción The cancer biopathy The discovery of the Orgon. Vol. 2. Orgone
Institute press, N.Y.
(1949a) "Análisis del carácter", de la Tercera edición en inglés. Editorial Paidós. Barcelona,
1980.
(1949b) Children of the nature. On the prevention of sexual patology, Nueva York, Farrar,
Straus & Giroux, 1989.*
(1949c) "Ether, God and Devil" Orgone Institute Press. Rangeley Maine). Incluido en Ether, God
and Devil and Cosmic Superimposition, Farrar Straus & Giroux. N.Y. 1973.*
(1951b) "The Orgonic Energy Accumulator" Institute Press. Rangeley (Maine).*
(1952a) "Reich habla de Freud" Editorial Anagrama, 1970.
REDON, M., (1988) “Génesis de la biopatía carcinomatosa” ECS, Vol. 6, nº 2.
(1989) “La obesidad como biopatía” ECS, Vol. 7, nº 2. Publicaciones Orgón. Valencia, 1989.
(1993) “Aproximación histórica al concepto de psicosomático” ECS Vol. 11 (1 y 2).
Publicaciones Orgón. Valencia, 1993.
(1997a) “Psicosomática de la salud humana” Colección Monografías, nº 8. Publicaciones Orgón.
Valencia, 1997.

SERRANO, Xavier ( 1986) "La Vegetoterapia y las disfunciones sexuales"Revista Energía,carácter y


sociedad, Vol. 4, nº 1 y 2.Publicaciones Orgón.Valencia, 1986.
(1990c) "El diagnóstico inicial-diferencial en la Orgonterapiadesde una perspectiva
postreichiana". ECS Vol. 8, nº 2. Publicaciones Orgón. Valencia, 1990.
(1991c) "El papel de los coterapeutas en la vegetoterapia en grupo".Comunicación en el Congreso
Internacional de Terapia psicocorporal. Castelldefels, Barcelona.
(1992a)"La Psicoterapia breve caracteroanalítica (P.B.C.). ECS.Vol 12. Publicaciones Orgón.
Valencia, 1992.
(1994 b) "Contacto-vínculo-separación, sexualidad y autonomía yoica". Publicacions Orgón.
Valencia, 1994.
(1996c) "Lo existencial y lo transcendental durante el proceso
(1997b) "Ecología infantil y maduración humana" en colaboración con
M.S. Pinuaga. Publicaciones Orgón. Valencia, 1997.
(1997c) "The word use with a borderline structure (coverture narcissistic-histeric-masochist)
during the post-reichian Characteranalytic Vegetotherapy. Actas del Congreso de al Europoean
Associatioon of Body Psychotherapy. Viena, Austria, 1997.
(1997d) "El grupo en la clínica post-reichiana" Actas I Congreso Iberoamericano de Psicodrama.
Salamanca, 1997.
(1997 e) "Wilhelm Reich ,100 años" en colaboración.Publicaciones orgon.Valencia
(200O) “Al alba del sigloXXI". Ensayos ecológicos postreichianos".Publicaciones orgon.VAlencia
(2003) “Análisis psicosocial del amor y el desamor”.Publicaciones Orgón. Colección monografías.
Valencia
(2004 a) “In memoriam. Federico navarro ,pionero del movimiento postreichiano: Un maestro
de la vida”.Revista de la Asociación Española de neurosiquiatría...Número 89.,Enero-Marzo
2004.Pág.187-201.Madrid
(2004 b)”Los trastornos de personalidad desde la psicoterapia caracteroanalítica”.Revista
“Informació Psicologica” Colegio oficial de psicólogos de la C.Valenciana..Número 84.Abril
2004.Pág.56-65.Valencia.
(2004 c) “Conflictos de pareja y conflictos sexuales “.Revista “Informació psicológica”
Número 85-86..Pág.32-38.Valencia.
(2004,d) “El encuadre en la vegetoterapia caracteroanalítica”. Revista “Energía, carácter y
sociedad”.Vol.23 .pág.69-75.Publicaciones orgón,Valencia.
(2004,e) “La ecología de los sistemas humanos”.Revista “Energía, carácter y sociedad”.Vol.23 .pág.69-
75.Publicaciones orgón,Valencia.
(2007) “La psicoterapia breve caracteroanalitica”.Edit.Nueva visión
(2007) “El diván Reichiano.Aportaciones a la psicoterapia caracteroanalítica”Publicaciones Orgón de
la Es.TE.R.( Valencia)
SIFNEOS, P. E., (1967). “Two Different Kinds of Psychotherapy of Short-Duration”. American
Journal of Psychotherapy, 123, 10-69.
(1965) “Seven-year’s Experience with Short-Term Dynamic Psychotherapy”. 6th
International Congress of Psychotherapy; Selected Lectures. Nueva York: S. Karger.
(1968) “Learning to Solve Emotional Problems. A Controlled Study of Short-Term Anxiety
Provoking Psychotherapy”. En R. Porter (comp.) The Role of Learning in Psychotherapy Londres. J.
and A. Churchill. y Press.
(1972) “Short Termn Psychotherapy and Emotional Crisis”. Cambridge., USA: Harvard
Universit
(1987) “Short-Term Dynamic Psychotherapy. Evaluation and Technique”, 2th ed. Nueva
York: Plenum Press.
(1992) “Psicoterapia breve con provocación de angustia”. Editorial Amorrortu, 1993.
SILVIO, E., (1985) “El paciente borderline o la manera narcisista de vivir” Editorial Científica
médica, 1985.

TORRO, J., (1990) “El método del funcionalismo orgonómico” ECS Vol. 8 nº 1. Publicaciones Orgón.
Valencia, 1990.
(1993) “No más caballitos de Troya” ECS Vol. 11 (1 y 2). Publicaciones Orgón. Valencia, 1993.
SZASZ, T.S., (1970) “La fabricación de la locura”. Editorial Kairós,.
.A.Schutzenberger y M.Sauret (1977) “Nuevas terapias de grupo”.Edit.Pirámide,1980.
TABARES, J., (1997) “ Análisis del analista” Revista de Psicoanálisis. Nº 25. Abril, 1997. Asociación
Psicoanalítica de Madrid.
TALLAFERRO, A., (1976) “Curso básico de psicoanálisis”, Editorial Paidós, 1986.
TAUSK, V., (1919) “Trabajos psicoanalíticos” Editorial Granica.
TERUEL,G.(1974) : “Diagnóstico y tratamiento de parejas en conflicto”.Edit.Paidos.
THOME DE PAULA, M. B., (1994) “O ser humano como movimiento energético” ECS nº 3. Imago
Editora. Río de Janeiro, 1994.
(1996) “Contribución para el estudio de casos clínicos según el principio orgonómico” ECS
Vol. 11 (1 y 2). Publicaciones Orgón. Valencia, 1993.
TORRO, J., (1990) “El método del funcionalismo orgonómico” ECS Vol. 8 nº 1. Publicaciones Orgón.
Valencia, 1990.
(1993) “No más caballitos de Troya” ECS Vol. 11 (1 y 2). Publicaciones Orgón. Valencia, 1993.
TORO, J. y VILARDELL, E. (1987). “Anorexia nerviosa”. Editorial Martínez Roca.
TROPP, S. (1949) “The treatment of a mediastinal malignancy with the orgon accumulation” OEB Vol.
1, nº 3. 1949.
(1979) “Tratamento di un tumore maligno del mediastino con ORAC” SO Vol. 1, nº 2. 1979.
TROTTA, E.,E., MARER, M.,S., (1990) “Orgonotic treatment of transplanted tumors” JO, Vol. 24
nº 1. 1990.
TUVERT, S., (1988) “La sexualidad femenina y su construcción imaginaria” Editorial Arquero,
1988.Barcelona, 1994.
URQUIZU, J,. (1987) “La plaga emocional”. ECS. Vol. 5 (1 y 2). Publicaciones Orgón. Valencia, 1987.
URQUIZU, J.; ARIAS, P., (1990) “El análisis bioenergético y la vegetoterapia caracteroanalítica.
Dos caminos diferentes” ECS Vol. 8 nº 1. Publicaciones Orgón. Valencia, 1990.
TROTTA, E. E.; MARER, M. S., (1990) “Orgonotic treatment of transplanted tumors” JO Vol.
24, nº 1. 1990. Pp. 48-79.
UVNÄS-MOBERG,KERSTIN (1997) “Efectos fisiológicos y endocrinos del contacto social”.Annals of
New York Academy of Science,807.pag.146-163

VALDES, M.; FLORES, T., (1985) “Psicobiología del estrés” Editorial Martínez Roca. Biblioteca de
Psicología, Psiquiatría y Salud. Serie Salud 2000. Barcelona, 1985.
VALLEJO, R y col(2004) “Separación o Divorcio: trastornos psicológicos en los padres y los
hijos”.Revista de la Asociación Española de neurosiquiatría (A.E.N.)..Vol.92,año XXIII pág.92-110
VARELA ,F. (2000) : “El fenómeno de la vida” .Edit.Dolmen.Santiago de Chile
VAZ, F.J.; INGELMO, J., (1984) “Una aproximación dinámica al problema de la tristeza y la culpa
en la anorexia nerviosa”, Bol. del Instit. de Est. Psicosom. y Psicot. Med., 1984, 8, pp. 43-53.
VILLAAMIL,TAPIA (1983) ”Psicoterapia breve en un caso de neurosis obsesiva”.Revista de
Psicoterapia y psicosomática. Numero 7.1983 pp.24-39
VILLAMARZO, P.F., (1987) “Características generales del método psicoanalítico” en: Curso general
de Técnica Psicoanalítica, Vol. III, ed. ISEF, Madrid.
(1988) “El método terapéutico en la obra de Freud”, Salamanca, Editorial Universidad
Pontificia de Salamanca.
(1989) Temas metapsicológicos en: Cursos sistemáticos de formación psicoanalítica, Vol. II,
Madrid, Editorial Marova.
(1991) Temas clínicos en: Cursos sistemáticos de formación psicoanalítica, Vol. III, Madrid,
Editorial Marova.
(1995) “Vigencia clínica de Freud. El método terapéutico freudiano como situación cuasi-
experimental” Amarú Ediciones. Salamanca, 1995.
VILLANUEVA, C., (1997) “Reflexiones sobre teoría psicoanalítica del desarrollo”. Revista
Intercontinental de Psicoanálisis contemporáneo. Vol. 2. nº 1. Mexico, 1997.
VILLAR POSADA, F., (1996) “Preocupación por el peso y trastornos de la ingesta: contextualización
evolutiva” Apuntes de Psicología Revista del Colegio Oficial de Psicólogos 1996, nº 46, 39-54.
Andalucía Occidental.
VOGT, C., VOGT, O., (1952) “Alterations Anatomique de la Schizophrenie,” First International
Congress of NeuroPathology, 1: 1952.
WAELHENS, A. D., (1972) ”La Psicosis”. Ed. Morata. Madrid, 1972.
WAAL, N., (1976) “El psicodiagnóstico del cuerpo” ECS. Vol. 1, nº 2. Publicaciones Orgón. Valencia,
1983.
WAAL, N.; GRIEG, A.; RASMUSSEN, M., (1979) “The Diagnosis of Respiration” Energy and
Character, Vol. 10, nº 3. September 1979. Abbotsbury Publications. UK, 1979.
WALENS, A. D., (1972) “La psicosis” Editorial Morata. Madrid, 1972.
WALROND,S-SKINNER(1979) “Psicoterapia de la familia y de la pareja”.Edit.Toray,Barcelona,1982
WALTER,FRANK (1942): “ La vegetoterapia”.”International Journal of sex-economy and orgone
research”.Vol.1,nº 1.N.Y.Existe traducción en castellano en la biblioteca de la ES.TE.R.
WARBURG, O., (1988)”Causa primaria y prevención del cáncer” ECS, Vol. 6, nº 2. Publicaciones
Orgón. Valencia, 1988 .
WATZLAWICK, P., (1967) “Teoría de la comunicación humana”, Editorial HerdeR. Barcelona, 1989.

ABREVIACIONES
- ECS: Energía, Carácter y Sociedad.
- SO: Scienzes Orgonomiques - Scienza Orgonomica.
- IZO: Internationale Zeitschrift für Orgonomie.
- JO: Journal of Orgonomy.
- ECS (i): Energía, carattere e societá.
- WRB: Wilhelm Reich Blatter.
- AIO: Annals of the Orgone Institute.
* Los artículos seguidos de este símbolo se encuentran traducidos en la
biblioteca de la Escuela Española de Terapia Reichiana (ES.TE.R.).
C/República de Guinea Ecuatorial 4, 1º C. 46022. Valencia. ESPAÑA.
http://www..EsTeRnet.org e-mail : reichiana@esternet.org

También podría gustarte