Está en la página 1de 2

Les Carroces de Valdesoto

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
La fiesta de Les Carroces de Valdesoto se celebra en el pueblo de Valdesoto, en el
concejo de Siero en Asturias desde 1950 siempre el lunes siguiente al segundo
domingo de agosto, poniendo broche final a las fiestas de San Félix y verbenas que
comienzan el viernes anterior al día de las carrozas.

Esta celebridad ha sido declarada como Fiesta de Interés Turístico Regional por el
Principado de Asturias el 15 de noviembre de 2002.

Historia

Ganadora de 2014, desfilando en Oviedo durante el Día de América en Asturias


En el año 1950, y procedente de Tiroco, unos vecinos hicieron llegar al prado de la
fiesta un carro del país engalanado, con el que hicieron acto de presencia el lunes
14 de agosto de aquel año en la merienda que tenía lugar allí. Esta era su forma de
ofrecer un aliciente más a la fiesta, debido al entusiasmo con que la gente del
pueblo acogió la celebración de la primera fiesta de San Félix por una asociación
creada al efecto. Pero no fue el único artilugio que se dejó ver por el prado.
También, de otros barrios vecinos, salieron carretillos engalanados e incluso una
bicicleta convenientemente decorada que, con la misma ilusión, se dejaron ver por
el campo de la fiesta. Tal fue el enorme impacto que la aparición de estas primeras
carrozas tuvo entre la gente del pueblo que la Asociación Cultural y de Festejos
“San Félix” de Valdesoto recogió el sentir popular de este y al año siguiente
(1951) convocó oficialmente el primer Concurso Local de Carrozas “San Félix”.

La calidad que atesoraban las carrozas participantes, fruto del entusiasmo


desmedido de los artesanos del pueblo por la reciente recuperación de sus festejos,
hizo que este Concurso de Carrozas adquiriera gran notoriedad, por lo que en el año
1953 el entonces Alcalde de Siero, D. Leandro Domínguez Vigil-Escalera, declaró el
lunes de las carrozas como “Día de Pola en Valdesoto”, pues toda la capital cerraba
ese día para poder contemplar en directo el desfile, y Valdesoto se convertía, por
un día, en la capital del concejo de Siero. Esta distinción sigue manteniéndose aún
hoy en día, aunque dentro de un contexto diferente. Los cambios en los hábitos de
vida de la sociedad, y el desplazamiento de las romerías tradicionales por las más
concurridas fiestas urbanas, ha hecho que este día, laborable la mayor parte de las
veces, el comercio de Pola de Siero no cierre. Aun así, la concurrencia de público
es elevadísima, pues toda aquella persona que pueda desplazarse el lunes por la
tarde a Valdesoto para poder contemplar las carrozas lo hace. La creciente
importancia que adquiría este desfile hizo que el día grande de las fiestas,
originalmente el domingo, en el que se celebraba la procesión religiosa, se
trasladara al lunes, desplazando los actos profanos a los religiosos en la
importancia que estos tenían dentro de los festejos.

Fruto de este crecimiento, en el año 1954 el Concurso de Carrozas se declaró de


ámbito Comarcal, mientras que en 1956 se celebró la sexta edición del Concurso y
primera como Provincial, ámbito que sigue ostentando en la actualidad.

En la actualidad
En nuestros tiempos, este Concurso no tiene comparación con ninguno otro similar
que pueda celebrarse en la provincia. La laboriosidad de las carrozas presentadas,
el nivel de detalle alcanzado, y la original puesta en escena que se realiza sobre
ellas, ha llamado poderosamente la atención, no sólo al público asistente, sino
también a todo tipo de medios de comunicación (prensa, radio, televisión), y a
artistas de toda España que han conocido este evento a través de aquellos. Por
todos estos motivos, el Concurso Provincial de Carrozas “San Félix” ha sido
declarado como Fiesta de Interés Turístico Regional el 15 de noviembre de 2002 por
la Consejería de Industria, Comercio y Turismo del Principado de Asturias. Muchas
de estas carrozas son posteriormente mostradas en el Desfile del Día de América en
Asturias de Oviedo, habiendo participado la primera carroza de Valdesoto en Oviedo
ya en el año 1953, como así queda reflejado en el portfolio de fiestas del año 1954
en el escrito que el entonces alcalde de Siero, D. Leandro Domínguez Vigil-
Escalera, dirigió a todos los vecinos de Valdesoto. Esta primera carroza en Oviedo,
cuya presencia fue ya posible al tercer año de celebración oficial del concurso de
Valdesoto, era la denominada “Cuadro de la Reconquista”.

Este desfile de carrozas tiene una connotación especial en cuanto a su originalidad


y peculiaridad que le diferencia del resto de festejos que se celebran en toda la
geografía asturiana. Pueblos y localidades limítrofes, pero sobre todo, los propios
barrios de la parroquia de Valdesoto, rivalizan y compiten de forma sana,
esmerándose en la creación y puesta en escena de sus presentaciones sobre
verdaderas maravillas rodantes que son las carrozas, pura creatividad de unos
artistas populares y no profesionales que, huyendo de la parafernalia y
sofisticación de los desfiles de cartón-piedra y confetti, con el esfuerzo
económico de sus propios bolsillos, y empleando materiales tradicionales, en su
afán competitivo presentan artilugios de temáticas muy variadas: costumbristas,
populares, irónicas, sociales, de actualidad, etc. Todo ello se desarrolla en un
concurrido desfile que tiene lugar a lo largo de la carretera principal del pueblo,
en un recorrido aproximado de 2 kilómetros en el cual se aglomeran vecinos y
foráneos. El desfile queda enriquecido con la participación de varios grupos
folclóricos asturianos y de otras regiones españolas y/o extranjeras, charangas,
bandas de música y de gaitas, etc. Esto es, en síntesis, la descripción de un
reconocido desfile de carrozas que durante muchos años ha prestigiado los festejos
de Valdesoto.

También podría gustarte