Está en la página 1de 2

Vida[editar]

El replicador más conocido es el ácido desoxirribonucleico. El ADN es bastante más complejo que el
replicador original y el proceso de replicación está altamente elaborado.

Los detalles del origen de la vida se desconocen, aunque se han establecido unos


principios generales. Hay dos teorías sobre el origen de la vida. La primera defiende la
hipótesis de la «panspermia», y sugiere que la materia orgánica pudo haber llegado a la
Tierra desde el espacio,78 mientras que otros argumentan que tuvo origen terrestre. En
cambio, es similar el mecanismo por el cual la vida surgió.
La vida surgió en la Tierra quizás hace unos 4000 Ma, aunque el cálculo de cuándo
comenzó es bastante especulativo. Generada por la energía química de la joven Tierra,
surgió una molécula (o varias) que poseía la capacidad de hacer copias similares a sí
misma: el «primer replicador». La naturaleza de esta molécula se desconoce. Esta ha sido
reemplazada en funciones, a lo largo del tiempo, por el actual replicador: el ADN. Haciendo
copias de sí mismo, el replicador funcionaba con exactitud, pero algunas copias contenían
algún error. Si este cambio destruía la capacidad de hacer nuevas copias se extinguía. De
otra manera, algunos cambios harían más rápida o mejor la réplica: esta variedad llegaría
a ser numerosa y exitosa. A medida que aumentaba la materia viva, la "comida" iba
agotándose, y las «cadenas» explotarían nuevos materiales, o quizás detenía el progreso
de otras «cadenas» y recogía sus recursos, llegando a ser más numerosas.
Se han propuesto varios modelos para explicar cómo podría desarrollarse el replicador. Se
han propuesto diferentes cadenas, incluidas algunas como las proteínas modernas, ácidos
nucleicos, fosfolípidos, cristales, o incluso sistemas cuánticos. Actualmente no hay forma
de determinar cuál de estos modelos pudo ser el originario de la vida en la Tierra. Una de
las teorías más antiguas, en la cual se ha estado trabajando minuciosamente, puede servir
como ejemplo para saber cómo podría haber ocurrido. La gran energía de los
volcanes, rayos y la radiación ultravioleta podrían haber ayudado a desencadenar las
reacciones químicas produciendo moléculas más complejas a partir de compuestos
simples como el metano y el amoníaco. Entre estos compuestos orgánicos simples
estarían los bloques con los que se construiría la vida. A medida que aumentaba esta
"sopa orgánica", las diferentes moléculas reaccionaban unas con otras. A veces se
obtenían moléculas más complejas. La presencia de ciertas moléculas podría aumentar la
velocidad de reacción. Esto continuó durante bastante tiempo, con reacciones más o
menos aleatorias, hasta que se creó una nueva molécula: el «replicador». Este tenía la
extraña propiedad de promover reacciones químicas para conseguir una copia de sí
mismo, con lo que comenzó realmente la evolución. Se han postulado otras teorías del
replicador. En cualquier caso, el ADN ha reemplazado al replicador. Toda la vida conocida
(excepto algunos virus y priones) usan el ADN como su replicador, de forma casi idéntica.
Véase también: Origen de la vida

Células[editar]

Sección de una membrana celular. Esta membrana celular actual, es bastante más compleja que la
simple doble capa de fosfolípidos original (la pequeña capa de esferas azules). Las proteínas y
los carbohidratos cumplen varias funciones regulando el paso de materia a través de la membrana y
relacionándose con el ambiente.

En la actualidad se tiene que reproducir materia empaquetada dentro de la membrana


celular. Es fácil comprender el origen de la membrana celular, así como el origen del
replicador, debido a que las moléculas de fosfolípidos que construyen una membrana
celular a menudo forman una bicapa espontáneamente cuando se colocan en agua (véase
«Teoría de la burbuja»).79 No se sabe si este proceso precede o da como resultado el
origen del replicador (o quizás fuera el replicador). La teoría que predomina más es que el
replicador, quizás el ARN (hipótesis del ARN mundial), junto a este instrumento de
reproducción y tal vez otras biomoléculas, ya habían evolucionado. Al principio
las protocélulas simplemente podrían haber explotado cuando crecían demasiado; el
contenido esparcido podría haber recolonizado otras "burbujas". Las proteínas que
estabilizaban la membrana, o que ayudaban en la división de forma ordenada, podrían
estimular la proliferación de estas cadenas celulares. ARN es probablemente un candidato
para un primer replicador ya que puede almacenar información genética
y catalizar reacciones. En algunos puntos el ADN prevaleció el papel de recopilador
genético sobre el ARN, y las proteínas conocidas como enzimas adoptaron el papel de
catalizar, dejando al ARN para transferir información y modular el proceso. Se tiende a
creer que estas primigenias células pudieron evolucionar en grupos en las chimeneas
volcánicas submarinas conocidas como "fumarolas negras";80 o incluso calientes, rocas
marinas.81 No obstante, se cree que de todas estas múltiples células, o protocélulas, solo
una sobrevivió. Las evidencias sugieren que el último antepasado universal vivió durante el
principio del Eón Arcaico, hace alrededor de 3500 Ma o incluso antes.8283 Esta célula
"LUCA" es el antecesor común de todas las células y por tanto de toda la vida en la Tierra.
Fue probablemente una procariota, la cual poseía una membrana celular y
probablemente ribosomas, pero carente de
un núcleo u orgánulos como mitocondrias o cloroplastos. Igual que todas las células
modernas, utilizaba el ADN como código genético, el ARN para transferir información y
sintetizar proteínas, y los enzimas para catalizar las reacciones. Algunos científicos opinan
que en vez de ser un solo organismo el que dio lugar al último antepasado universal, había
poblaciones de organismos intercambiándose genes en transferencia horizontal.82

También podría gustarte