Está en la página 1de 266

Honestamente, no puedo recordar qué catalizó este deseo.

Todo lo que sé es que he admirado


a los shadowbrokers desde que tengo uso de razón.

¿Fue cierto anime? ¿O fue un manga ... o una película? Eh, supongo que no importa. Yo
estaba a favor de cualquier cosa que presentara una mente maestra, o una eminencia en la
sombra, como me gusta llamarlos. Estos personajes nunca fueron los protagonistas o jefes
finales, sino que fueron relegados a un papel detrás de escena donde hicieron alarde de sus
poderes y se entrometieron en los asuntos de los demás. Siempre he mirado a los hombres en
las sombras. Quería ser uno de ellos.

Piensa en los niños que adoran a sus superhéroes favoritos. Ese era yo, pero con maestros
titiriteros.

Bueno, había una cosa que nos diferenciaba: mi reverencia por ellos no fue de corta
duración. De hecho, se enterró más profundamente en mi corazón, nunca se extinguió y
siempre me guio por la vida. Para ser más fuerte, aprendí de todo, desde kárate hasta boxeo,
desde esgrima hasta artes marciales mixtas. Lo perfeccione durante todas mis prácticas,
ocultando mi verdadero poder al mundo y preparándome para el día predestinado.

En la escuela, jugué el papel de ser agradablemente mediocre, una cara sin pretensiones
entre la multitud. Como un NPC en un juego o como parte del paisaje de fondo. No hice ningún
daño. Pero detrás de esta fachada de normalidad, estaba entrenando a toda máquina. Así pasé
toda mi juventud.

Pero a medida que pasaba el tiempo, una sensación de inquietud comenzó a acecharme:
tenía que enfrentar algo: la realidad.

Sí, es cierto.

Todo esto fue en vano.

Me di cuenta de que nunca me volvería tan poderoso como los comandantes en la sombra
de las historias. No importaba cuánto me entrenara en artes marciales. Claro, podría golpear a
algunos punks... pero eso fue todo. Sería una pelea dura si alguien sacara un arma, y si
estuviera rodeado de soldados en plena marcha, sufriría una paliza, terminaría siendo molido,
y si acaso saldría en las noticias como una víctima lamentable.
La idea de que algunos soldados pisoteen a un Shadowbroker… ¡Ja! ¡Ridículo! Digamos
que entrené durante diez años más... o que me convertí en el mejor artista marcial del mundo.
Aun así, un grupo bien organizado podría conmigo.

O tal vez lograría escapar por la piel de mis dientes o entrenaría lo suficientemente duro
para luchar. Todo está en el reino de las posibilidades. Pero incluso si de alguna manera me
las arreglaba para hacer eso, estos tipos podrían disparar una bomba nuclear y vaporizarme en
un instante. Hay un límite para el cuerpo humano. Eso lo sé.

Dicho esto, mis maestros titiriteros nunca serían derrotados por una bomba nuclear. Lo
que significa que yo también necesitaba ser impermeable a ellas.

¿Qué se necesita para sobrevivir a un ataque nuclear?

¿Es la capacidad de golpear primero?

¿Podría ser un cuerpo de acero?

¿Qué tal una resistencia ilimitada?

Mal, mal y mal de nuevo. Necesitas un tipo de poder totalmente diferente.

Algunos lo llaman magia. Otros, maná. O chi, o aura, o… entiendes el punto. Cualquier
cosa servirá. Necesitaba obtener esta habilidad clandestina. Me las arreglé para llegar a esta
conclusión cuando finalmente enfrenté la realidad de frente.

Intentaré explicarlo. Digamos que alguien está en busca de poderes mágicos. Cualquiera
pensaría que está loco. Demonios, sé que lo estaría. Creo que se habría vuelto loco.

Pero considere esto: nadie en el mundo ha probado que la magia existe… o la ha refutado.

No pude encontrar estos poderes con mi cordura intacta. Tuve que sumergirme en las
profundidades de la locura.

Comencé a entrenar de una manera nueva que era casi imposible.

Después de todo, nadie sabe cómo adquirir magia, maná, chi, auras o lo que sea.

Practiqué la meditación Zen; desafié la ceremonia de purificación de estar bajo las


cascadas; enfoqué todo mi ser hacia adentro; ayuné; domine el arte del yoga; adopte religiones;
busqué espíritus santos; be recé a dios; me até a una cruz. No hubo una respuesta correcta, lo
que significaba que me abrí camino a tientas en la oscuridad y corrí por el camino elegido.
Lo que nos trae aquí. Estoy a punto de comenzar mi último verano como estudiante de
secundaria, y todavía tengo que descubrir la magia, el maná, el chi o las auras...

Ya está oscuro cuando termino mi sesión diaria de entrenamiento.

Recojo y me pongo la ropa interior, que había tirado a un lado, y muevo los brazos por
las mangas de mi uniforme escolar. Todavía tengo que aprender estas habilidades mágicas
secretas, pero creo que últimamente he comenzado a sentir los efectos de mi entrenamiento.

Como ahora mismo.

Puedo ver luces intermitentes apagándose en mi mente y siento que el mundo está girando.

Podría ser magia... o auras... En cualquier caso, siento sus efectos... eso es seguro. Me
enorgullece anunciar que he completado otra sesión con éxito.

Cuando estoy en medio de esto, me arranco cada prenda de ropa y me desnudo en el


bosque. Me hace uno con el universo. Golpeo mi cráneo contra el tronco de un árbol gigante
para expulsar físicamente mis pensamientos mundanos. Además, estimula mi cerebro e insta
a despertar mis poderes latentes.

Sabes, me encanta la lógica cuando se trata de estas cosas.

Sí, todo está empezando a ponerse borroso ahora mismo. Es una sensación comparable a
tener una conmoción cerebral. Salgo del bosque con el más ligero de los pasos, sintiendo que
estoy pisando nubes.

En ese momento, veo luz... dos rayos flotando en el aire y cortando el espacio. Que
extraño. Me están llamando, guiándome a alguna parte.

“¿M-Magia...?” Susurro, yendo de puntillas hacia la iluminación.

Debe ser... ¡Tiene que ser! ¡Finalmente encontré los poderes de lo desconocido!

Me doy cuenta de que he pasado de caminar a correr, tropezar con las raíces de los árboles
y seguir tambaleándome hacia adelante... una y otra vez como una bestia en el bosque.

“¡Magia! ¡Magia! ¡Magia! ¡¡¡¡MAGIA, MAGIA, MAGIA!!!!” Canto, saltando hacia las
luces y listo para arrebatarlas en el aire... “¿Hmm...?”
Mientras un par de faros inundan mi visión con una blancura cegadora, escucho el agudo
gemido de un freno repentino que suena y resuena.

Y luego una colisión. Su impacto atraviesa mi cuerpo... Y mi magia...

En conclusión, pude encontrar poderes mágicos.

Cuando abro los ojos, siento que estoy rodeado por su energía, aunque debo admitir que
se ve diferente a las dos luces. Eh, no es problema.

Ah, y otro pequeño detalle: como efecto secundario, logro reencarnar. Apuesto a que abrí
una puerta a otro mundo cuando encontré magia o algo así. Lo que sea.

En cuanto a ahora, soy un bebé, de unos meses. Recientemente comencé a formar


pensamientos, pero todavía me resulta difícil adivinar cuánto tiempo ha pasado en un momento
dado. Además, no sé las palabras, pero creo que es suficiente reconocer que esta civilización
es más o menos la misma que Europa en la Edad Media.

Pero nada de eso es importante. He adquirido poderes mágicos. Ese es el fin de todo. No
podría importarme menos cómo sucedió o cualquier característica adicional.

Noto la magia tan pronto como comienzo a mostrar destellos de conciencia. A mi


alrededor, puedo ver minúsculos granos de luz flotando y brillando. Me recuerda aquellos
momentos de mi vida pasada cuando retozaba por un campo de flores completamente
desnudo... para entrenar y encontrar espíritus, obviamente.

Resulta que, después de todo, mi entrenamiento no fue un desperdicio total. Quiero decir,
mi capacidad para detectar esta energía es prueba suficiente, y puedo controlarla tan fácilmente
como mis extremidades. Es comparable a cuando até mi cuerpo desnudo a una cruz, un guiño
a Jesús... o tal vez cuando cambié de religión y bailé en oración con mi traje de cumpleaños...
Apuesto a que cada pequeña cosa en mis sesiones de entrenamiento me ayudó de forma
sustancial a largo plazo. Ya me enseñó que puedo hacerme más fuerte.

Además, el tiempo no tiene importancia para un bebé. Estoy listo para usar estos años
para entrenar y convertirme en una eminencia en la sombra, de una vez por todas... Vaya, creo
que la naturaleza siguió su curso.
Lo cual me recuerda. Escuché en alguna parte que los pájaros dejan que sus excrementos
goteen involuntariamente, y creo que los bebés humanos son iguales. Puedo pelear una buena
batalla con la lógica y el razonamiento, pero siento como si mis instintos se hicieran cargo,
susurrándome Solo hazlo, en mi oído.

Dicho esto, estamos hablando de mí. Pasé mis horas de vigilia entrenando en mi vida
pasada. Juntando toda la fuerza de mi cuerpo, aprieto mi esfínter, ganándome algo de tiempo...

“¡Wwwaaaahhhhh!”

... Para convocar a la gente.

Creo que han pasado diez años.

Sabes, la magia es otra cosa. Significa que puedo superar las limitaciones corporales de
los humanos: levantar rocas gigantescas con un solo dedo, correr dos veces más rápido que un
caballo, saltar más alto que una casa.

Dicho esto, no soy rival para las armas nucleares. Bueno, sé que mis defensas aumentarán
con mi capacidad mágica, pero ¿has visto la potencia de fuego de esas armas en la Tierra?
Hubo un tiempo en que contemplé olvidarme de ellas por completo, porque no tenemos armas
nucleares en este mundo.

Pero, ¿de qué sirve un maestro titiritero que se conforma con menos?

No es bueno. De ningún modo.

Eso significa que mi próxima misión es ser lo suficientemente fuerte para vencer a las
armas de destrucción masiva. Después de una extensa investigación y capacitación, encontré
una solución potencial, que he estado incorporando en mis experimentos diarios.

Oh sí. Y parece que nací en una familia noble. Durante generaciones, los miembros de
esta familia se han entrenado para convertirse en caballeros oscuros, que utilizan la magia para
potenciarse y matar enemigos en la batalla. Y como hijo estrella en ascenso de mi familia (…
NO), estoy viviendo mis días como un aprendiz promedio. Después de todo, los
Shadowbrokers deben ser extremadamente selectivos sobre cuándo, dónde y a quién revelar
sus poderes. Sí... Me quedaré esperando hasta entonces.
Sé que no estoy ejerciendo mi verdadero potencial y que estoy tomando atajos, pero
aprendí algunas habilidades como aprendiz que han sido útiles. Como se usa la magia en el
campo de batalla en este mundo. Ha sido una buena oportunidad para reflexionar sobre mis
propias técnicas.

Para ser completamente honesto, para mí está claro que los estilos de lucha de mi vida
pasada eran cien veces más lógicos y refinados que los de aquí. Quiero decir, mira cualquier
batalla de artes marciales contemporáneas. Estos luchadores reprenden los movimientos
innecesarios, extrayendo de varias escuelas de combate y reduciéndolos a la crème de la
crème. Esto crea las condiciones para la pelea “perfecta”. Se basa en las reglas del juego, por
supuesto, pero esta actitud mental se puede utilizar para identificar lo mejor de lo mejor en
cualquier situación.

Y luego considere este mundo. En primer lugar, sus técnicas de lucha se quedan en su
país de origen. Lo que significa que las diferentes escuelas de combate no cruzan fronteras.
Además, hay ciertas habilidades secretas que los países no permitirán salir de su jurisdicción…
no es que podamos difundirlas desde el principio, ya que no tenemos medios de comunicación
disponibles. Esto significa que no podemos combinar técnicas de otras formas de lucha, y
mucho menos rechazar o mejorar las nuestras.

Si tuviera que describir este sistema, en una palabra, lo llamaría sin refinar.

Pero hay una diferencia fundamental entre los dos mundos. Eso es correcto: magia.
Cambia por completo la línea de base del rendimiento físico.

Tome la fuerza física, por ejemplo.

Puedo levantar a alguien con una mano, lo que significa que cualquier conocimiento sobre
el combate cuerpo a cuerpo y la lucha libre, o “lucha en el suelo”, sale volando por la ventana.
Incluso si estamos en una posición de agarre montado, puedo volar por el aire flexionando mis
abdominales. Si tengo mi pie enganchado a un oponente en una guardia ofensiva, puedo
despegarlo activando los músculos de mis piernas. Si. La lucha en tierra está fuera de
discusión.

Es como si los humanos tuvieran su método de combate y llegase un gorila que con un
solo golpe lo supera todo. Y lo dejaré así.
También hay diferencias en la distancia y la velocidad a la que los combatientes
intervienen en sus ataques... lo que significa que es más difícil predecir sus movimientos en la
batalla. Esto puede ser lo más importante. Quiero decir, las artes marciales se tratan de leer a
tu oponente en un rango apropiado. El ángulo, la posición y la distancia de tus ataques lo son
todo.

Me tomó un tiempo acostumbrarme a lo último, especialmente porque estos luchadores


atacan desde lejos. Como a cinco metros de distancia. Quiero decir, supongo que lo entiendo.
Son rápidos como el rayo y dan pasos descomunales, y yo asumí que esta era su forma de
luchar... hasta que me di cuenta de que era para compensar sus malas tácticas de defensa.

Estoy seguro de que todos los artistas marciales pueden relacionarse con esto: aquellos
que no se pueden proteger estarán demasiado lejos de sus oponentes.

Da mucho miedo recibir un golpe. Lo entiendo. Es tentador retirarse a donde su oponente


no puede alcanzarlo. Pero esto da como resultado una competencia en la que un luchador ataca
y el otro se retira, y viceversa, lo que es verdaderamente aburrido. ¿Llamas a esto
enfrentamiento? Inténtalo de nuevo. Este es solo un ejercicio de correr de un lado a otro.

No importa si los luchadores están separados por cinco o cien metros. No pueden
conseguir un golpe decente de ninguna manera. Pueden ser seis, siete o diez metros… es lo
mismo.

Este ha sido un anuncio de servicio público para cerrar la brecha y superarlo.

Pero una vez que cruzas un cierto umbral, un milímetro puede marcar una gran diferencia.
Y se encuentra en el punto exacto en el que puedo asestar un golpe y reaccionar ante un ataque.
Agregue otros factores como el ángulo de mis golpes, y el más mínimo giro puede significar
una ventaja... o una desventaja. El margen más estrecho es el mejor rango entre dos luchadores.

Una batalla no debería consistir en que un combatiente se adentre cinco metros y el otro
retroceda diecinueve.

Supongo que llegué a todo esto con una idea de qué esperar de otros mundos, lo cual,
agravado con mi falta de familiaridad con la magia, me dejó confundido sobre su escena de
combate. Pero, eh, últimamente me he orientado bien. Ahora todo está tranquilo.

Entreno todos los días en casa, donde nuestro padre básicamente nos indica cómo actuar,
y me enfrento a mi hermana mayor. Sé que solo tiene dos años más que yo, pero tiene un
talento natural, según todos los demás. Si sigue así, ella asumirá el cargo de cabeza de familia,
lo cual no es raro en este mundo, ya que la magia puede hacer que las mujeres sean lo
suficientemente poderosas como para convertirse en herederas.

“Vaya, eres tan fuerte...” Lloriqueo todos los días mientras ella patea mi trasero.

Pero no puedo ganar. Si quiero convertirme en un comandante en la sombra, tengo que


establecerme como el más promedio de todos los personajes de fondo.

Así es como he vivido mi día a día. Agregue lecciones sobre cómo actuar como un
aristócrata y salir con la gente para asegurar mi lugar como un extra de bajo perfil, y apenas
tengo tiempo libre durante el día.

Lo que significa que el único momento para entrenar es después de que todos los demás
se hayan ido a la cama, hasta altas horas de la noche. Puede que esté cortando mi hermoso
sueño, pero he estado usando magia para recuperarme súper rápido y meditación para captar
algunas z de nuevas formas. Y ahora, tengo prácticamente el síndrome del sueño corto. Lo
hago funcionar.

Bien, es hora de ponerse manos a la obra. Realizo mi régimen de entrenamiento habitual


en el bosque. Hoy tengo algo especial planeado.

Escuché que los pícaros se han instalado en el pueblo fantasma cercano. Según mi
investigación, es una gran banda de ladrones... y la oportunidad perfecta para probar mi nueva
arma.

Derroto a bandidos aquí y allá. ¿Pero todo un grupo de criminales? Ese es el evento del
año. Y siempre me faltan compañeros de entrenamiento, así que doy la bienvenida a los
malhechores con los brazos abiertos.

¡Oh, por favor, por favor, infesta este lugar con más crimen!

Creo que es estándar que las aldeas intenten lidiar con los delincuentes en sus propios
términos, pero en su mayoría se escapan impunemente. Quiero decir, nuestro sistema judicial
está en la ciudad, por eso he decidido tomar la ley en mis propias manos.

Hoy marca el día histórico de mi primera batalla oficial con mi arma más nueva. He estado
experimentando con él durante meses y lo llamo “slime bodysuit”.
Permíteme explicarte.

Podemos usar magia en este mundo para fortalecer nuestros cuerpos y armas, pero hay
pérdidas de energía cuando se transfiere de una forma a otra. Por ejemplo, si ejecuto cien
corrientes de magia a través de una espada de acero promedio, solo el 10 por ciento de ellas
serán útiles en combate. Se pierde un enorme 90 por ciento. Incluso una espada de mithril, que
se sabe que es compatible con la magia. Se considera de gama alta si funciona al 50 por ciento
de su capacidad.

Fue entonces cuando los slime me llamaron la atención. Un slime es un ser mágico que
usa energía para cambiar de forma y bambolearse de un lugar a otro. Según mi investigación,
descubrí que tienen una conductividad asombrosa del 99 por ciento. Además de eso, están en
estado líquido, lo que significa que pueden cambiar su forma a voluntad.

Comencé a probar gelatinas de slime después de capturar y triturar sus núcleos...


fácilmente más de mil de ellos. De hecho, los empujé al borde de la extinción en mi área al
matar a demasiados y tuve que ir en una expedición para encontrar más.

Para empezar, su gelatina es fácil de manejar y fuerte. Moldeé con éxito la gelatina en un
mono portátil, que es súper-ligera y silenciosa, a diferencia de la armadura. Además, ¿casi
apoya mis movimientos? Y le he dado defensas asesinas, por supuesto.

En cuanto a ahora, estoy envuelto en un traje negro de slime. Es un atuendo simple y sin
lujos que se adapta perfectamente a mi cuerpo, excepto por los ojos, las fosas nasales y la boca.
Soy prácticamente indistinguible del criminal de cierto famoso manga de detectives.

Tal vez quiera pensar en un diseño más adecuado cuando quiera intervenir en un plan
como un shadowbroker en toda regla.

Me las arreglo para llegar al pueblo fantasma hasta altas horas de la noche, pero puedo
ver algunas luces en la oscuridad. Los ladrones parecen estar celebrando un festín para celebrar
el robo de los comerciantes. Vaya, tengo mucha suerte.

Verá, los ladrones no son buenos planeando, e inmediatamente desperdician lo que roban,
lo que significa que solo tienen algo decente justo después de un ataque exitoso. Y el tesoro
de un hombre es el tesoro de otro. Lo que es de ellos es mío. Así es como conseguiré los fondos
para convertirme en titiritero.
De todos modos, rompo su banquete, emocionado como no tienes idea... no con un ataque
sorpresa, porque eso no será una buena sesión de práctica.

“¡Yahoo! ¡Entreguen el botín, cabrones!” Grito en medio de su banquete.

“¡¿Q-Quién diablos es este tipo insignificante?!”

Quiero decir, solo tengo diez años. Como, duh. Es natural que sea bajo.

“¡Ya me oíste! ¡Ahora entrega la mercancía!” Grito, pateando al hombre grosero al otro
lado de la habitación por llamarme pequeño.

Finalmente, los otros ladrones sacan sus armas.

“Hey, sigue así, y que no vamos a contenernos, moco...!”

“¡Toma eso!” Exclamo mientras corto su cuello, separando su cabeza de sus hombros a
mitad de la oración.

Así es. Mi espada está hecha de slime, lo que significa que puedo sacarla de mi traje
cuando la situación lo requiera. Y tiene un montón de funciones ingeniosas.

Número uno. Puede alargarse.

“¡Toma eso! ¡Y eso! ¡Y eso!” Extiendo mi espada y mato a todos los ladrones de los
alrededores.

Estiro el slime en forma de látigo con bordes afilados como una espada. Es la primera vez
que lo utilizo, así que estoy un poco nervioso, pero puedo ver totalmente cómo puede ser útil.

“¡Y esto! ¡Y esto! Y... ¿eh?”

Me doy cuenta de que la habitación se ha quedado en silencio mientras me dejo llevar un


poco por cortar y cortar a mi alrededor.

Espera, ¿solo queda un chico?

“¿Q-Quién eres...?”

“Eh, supongo que serás mi conejillo de indias para la función número dos.”

“¡¿Q-Qué diablos quieres decir...?!”


“Destrozarte, pareces más fuerte que el resto de ellos. Asumo que eres como su jefe o algo
así, ¿verdad? Tus posibilidades de ganar son mínimas, pero si me dejas practicar contigo,
apuesto a que vivirás como dos minutos más. Buena suerte.”

“¡D-Deja de decir tonterías, mocoso! ¡En la capital, soy el…!”

“Eh, tú. Sáltate el discurso y ven a mí.”

“Muere, maldita sea!” Grita el Jefe (o lo que sea) mientras acorta la distancia entre
nosotros, tomándose su dulce tiempo para golpearme, y obviamente… no me muevo.

Su espada se hunde directamente en mi pecho y me arrojan al suelo con el impacto.

“¡Jaja! ¡Eso es lo que obtienes por meterte conmigo! He dominado el método Royal
Bushin y... ¡¿Q-Qué?!”

“¡Ta-daa...! Ni siquiera podrás hacerme un rasguño.”

Me pongo de pie como si no hubiera pasado nada, y ¡woah, no podría estar más feliz con
las defensas de mi traje! Quiero decir, estos ataques débiles como la mierda ni siquiera pueden
tocarme.

“He oído que parece estar de moda en la capital. Muéstrame.”

“¡Maldito seas!” Jura el Jefe mientras me golpea.

Si. Sin sudar. Mientras balancea su espada con todas sus fuerzas, ni siquiera preparo la
mía, moviéndome y agachándome para esquivarlo, no hay problema.

El método Royal Bushin, ¿verdad? Podría entrar en sus formas de blandir la espada.

Quiero decir, no todos los días ves a alguien peleando por algo más que espiritualidad,
estándares pasados de moda o creencias personales en este mundo. Esta era una pelea motivada
por la lógica. Puedo verlo en su torpe conjunto de ataques.

En la duración de un segundo, un pequeño paso adelante.

Lo veo calcular su próximo golpe y adoptar enfoques creativos. Dicho esto, sus ataques
dejan mucho que desear, y en el siguiente momento libre, salgo de su alcance.

“¿P-Por qué... por qué no puedo golpearte?”


“Quiero decir, eres más débil que mi padre. Aunque supongo que eres más fuerte que mi
hermana. No es que signifique nada. Y apuesto a que te golpeará el trasero en otro año.”

“¡Mierdecillaaaaaaaaa!” Chilla, frenéticamente blandiendo su espada en mi dirección.

Paro sus avances al darle una patada leve en la espinilla... moviendo mi pierna hacia
adelante rápidamente como por reflejo.

“¡Gwah, ah! ¿Por qué…?” El Jefe gime, acurrucándose en posición fetal y agarrándose la
pierna.

La sangre gotea de su espinilla y se acumula en el suelo.

Es un truco barato, ¿sabes? Tengo una hoja tan afilada como un pica-hielo que sobresale
de los dedos de los pies.

La segunda característica útil y elegante de la espada de slime es que puedo blandir mi


espada desde donde y cuando quiera. Pensé que esta táctica mostraba el mayor potencial. Todo
lo que tengo que hacer es ponerme frente al enemigo y cortarlo con la espada en mi zapato, ya
que los ataques de la parte inferior del cuerpo son difíciles de bloquear. Paro golpes, bloqueo
cuchillas y le doy una patada a mi oponente. No es nada llamativo, pero hace el trabajo.

“Supongo que hemos terminado.”

“¡E-Espera...!”

“Ni siquiera duraste dos minutos.” Noto antes de patear al Jefe en la barbilla con la hoja
en mi pie.

Muerte por empalamiento.

Se estremece cuando lo hago rodar hacia un lado y hurgo en su botín.

“¿Obra de arte? No puedo vender eso. Alimentos, más de lo mismo. Vamos. ¿Dónde está
el dinero en efectivo, las joyas y los metales preciosos? Dame, dame, dame.”

Hay varias carretas con botín. Y muchos comerciantes muertos.

Les susurro a los cadáveres: “Los he vengado. Ahora pueden descansar, sabiendo que sus
tesoros se aprovecharán. Espero que lleguen al cielo.”

Recojo mi botín y rezo en silencio. Supongo que encontré unos cinco millones de zeni.
Un zeni es más o menos igual a un yen japonés. Todo esto me ayudará a financiar mis
actividades como shadowbroker. Sabes, el mundo sería un lugar mucho mejor si fuera invadido
por criminales. Oh, cómo desearía que la vida fuera como un videojuego y pudiera encontrar
enemigos caminando por la calle.

“Por favor, causa más estragos en tu próxima vida.” Le digo al Jefe, dándole un pulgar
hacia arriba, cuando noto... algo más allá de la punta de mi dedo.

“¿Eso es... una jaula?”

Parece robusto y bastante grande.

“¿Tenían esclavos? Eh, tienen todo lo que no pueda cambiar por dinero en efectivo.”

Pero, ¿y si hay algo valioso dentro? Levanto su tapa.

“Bueno, esto es... inesperado.”

No estoy seguro de cómo describirlo, pero esta jaula contiene... un montón de carne
podrida. Puedo decir que tal vez sea humano, pero no tengo ni idea de su edad o sexo.

Pero está vivo. Espera, incluso podría estar consciente. Miro dentro de la jaula y de repente
la carne se estremece.

Escuché que la Iglesia ejecutó a estas criaturas. Creo que se les llama “poseídos”. Nacen
como humanos normales hasta que su carne se pudre de la nada, destinados a la muerte. Pero
la Iglesia hace todo lo posible por comprarlos, ejecutándolos en nombre de la purificación.
Afirman que están exorcizando demonios, pero en realidad solo están asesinando a los
enfermos. Pero las masas ignorantes los aplauden y alaban por mantener la paz en la tierra. Es
tal como cabría esperar de la Edad Media. Qué maldita decepción.

Apuesto a que obtendría más zeni que todo este botín si vendiera esto a la Iglesia, pero no
tiene sentido decirlo ya que no puedo venderlo.

Bueno, supongo que debería sacarlo de su miseria.

Pongo mi espada de slime en la jaula... cuando noto algo más.

Es decir, este montículo de carne contiene una gran cantidad de magia. He estado
entrenando mi magia desde la infancia, pero esta sobrepasa la mía… es honestamente bestial.
Y esto…

“¿Es esta longitud de onda... los efectos de una sobrecarga mágica?”


Supongo que una sobrecarga mágica debe ser la razón por la que esto se convirtió en un
montón de carne. Ya he sufrido sus efectos de primera mano. Si no lo hubiera tenido bajo
control en ese entonces, podría haber terminado sufriendo el mismo destino.

Sé que la magia tiene ciertos efectos en el cuerpo, lo que sentí muy bien ese día fatídico.
Podía sentir su potencial para aumentar mi tolerancia a la magia y permitirme manejar más,
pero sería demasiado peligroso inducir una sobrecarga mágica. Descarte la idea.

Pero si hipotéticamente hablando tuviera que realizar experimentos sobre un producto de


este fenómeno... puedo acercarme a ser un comandante en la sombra sin ningún riesgo.

“Puedo usar esto...” Digo mientras me acerco a la carne y le infundo magia.

Vaya, ha pasado todo un mes, ¿eh…? Pienso al recordar mi primer encuentro con el
montículo de carne y suspiro, de vuelta en el mismo pueblo abandonado.

Me pregunto por qué las cosas resultaron así.

Todos mis experimentos con la carne iban a la perfección... bueno, hasta hace poco. Pasé
mis días bombeando la carne con energía mágica. Quiero decir, no era mi cuerpo, así que podía
volverme loco con él. Estaba trabajando en mi pequeño experimento, probando esto y aquello.
Honestamente, fue divertido. Después de todos, una de mis mayores alegrías en la vida es
sentir que me estoy acercando a la esencia de la magia y ver crecer mi poder ante mis ojos.
Seguí adelante, avanzando poco a poco hacia los límites de la magia con más precisión, poder
y detalle, hasta que finalmente tuve la sobrecarga mágica bajo la punta de mi pulgar cuando...
apareció una elfa rubia.

Supongo que sería más exacto decir que estaba demasiado obsesionado con mejorar mi
dominio de la magia como para notar que la carne era una elfa rubia hasta ese momento. ¿Eh?
Pensar que ese apestoso montón de carne volvería a su forma original. Traté de decirle adiós
con una alegre despedida... ya sabes, el típico: Eres un elfo libre y Feliz viaje y Tienes un
futuro brillante por delante. Pero ella dijo que no tenía un hogar, insistiendo en pagarme por
salvar su vida, lo cual, eh, en realidad no hice. Todo fue una coincidencia.

Consideré deshacerme de ella antes de que las cosas se pusieran molestas, pero terminé
convirtiéndola en la Subordinada A de Shadowbroker. Quiero decir, no me parece la clase de
persona que me traicionaría, y parece inteligente... Hay algo en ella que me hace sospechar
que tiene demasiado talento.

Y aunque también tiene diez años, es una prueba más que suficiente de que los elfos se
desarrollan mentalmente más rápido que los humanos.

“Y a partir de este día, serás Alpha.”

A o Alpha. Cualquiera funciona.

“Entendido.” Responde asintiendo.

Ella es tu elfa estereotipada… una belleza con cabello rubio, ojos azules y piel clara.

“Y tu trabajo es…” Me detengo a pensar por un momento.

Esto es importante. Su trabajo consiste en ser asistente de un comandante en la sombra.


Ahí no hay errores. Lo que significa que debo preparar la escena respondiendo algunas
preguntas básicas. Como, ¿qué es exactamente una eminencia en la sombra? ¿Y para qué
sirven?

Saber escoger las palabras adecuadas es clave. Quiero decir, si dijera que estoy luchando
para vengarme por perder mucho dinero en el pachinko, no parecería demasiado genial,
¿verdad?

Tengo que elegir sabiamente. Quiero decir, todos mis sueños están llenos de titiriteros
incluso antes de que viniera a este mundo y ciertamente después. Mezclados y combinados
hay miles... no, decenas de miles, de posibles escenarios en mi mente. Y tengo el perfecto para
la ocasión.
“Para esconderse en las sombras y evitar la resurrección del demonio Diablos.”

“¿El demonio Diablos...?” Alpha ladea la cabeza confundida.

“Estoy seguro de que has oído hablar de él. Ya sabes, las historias de hace mucho, mucho
tiempo. Diablos llevó nuestro mundo al borde de la destrucción cuando tres valientes
guerreros... un humano, un elfo y un teriantropo, o una bestia híbrida, se unieron para destruirlo
y proteger el mundo.”

“Oh sí. ¿Pero no es un cuento de hadas?”

“No, realmente sucedió. Pero la verdad es mucho más complicada que eso…” Continúo,
mientras una pequeña e irónica sonrisa aparece en mi rostro. Quiero decir, llegar a mi nivel y
separar un escenario de una leyenda es pan comido. “Justo antes de que los héroes mataran al
demonio, con su último aliento, les lanzó una maldición, que se conoce como la Maldición de
Diablos.”

“¿La Maldición de Diablos? Nunca antes había oído hablar de eso.”

“Oh, pero existe. Es la maldición de los poseídos... y la misma enfermedad que asoló tu
cuerpo.”

“¿Qué? De ninguna manera…” Alpha se queda horrorizada.

“Los descendientes de los héroes han padecido esta enfermedad. En el pasado, la


Maldición de Diablos solía ser curable. Como fue tu caso.”

Nadie creería que Alpha estaba poseído hasta hace poco. Su piel suave y sin manchas es
una prueba que respalda mi historia.

Quiero decir, aunque esto es una gran mentira.

“Es una prueba de que uno es descendiente de los héroes que salvaron el mundo. Ya sabes,
los poseídos solían ser elogiados, apreciados y protegidos... en el pasado.”

“Pero nadie nos aprecia más, y mucho menos...” Alpha deja de hablar, arrugando su
rostro.

“Hay alguien por ahí que tergiversó la historia… borrando la verdad sobre el linaje de los
poseídos y ocultando la cura a la maldición. Lo que es peor, estas personas se convirtieron en
blanco de la vergüenza.”
“¡Ngh…! ¡¿Quién haría algo así?!”

“Aquellos que planean resucitar a Diablos. Eso es porque aquellos con la maldición llevan
el linaje de los héroes y altos niveles de energía mágica. En otras palabras, sirven como una
fuerza militar importante para nosotros. Por otro lado, son una molestia para sus seguidores.”

“Por eso nos llaman poseídos y nos eliminan...”

“Exactamente. Perdiste tu ciudad natal y tu familia... todo porque te acusaron de cometer


un pecado falso. ¿No son despreciables?”

“Si. No hay forma de que no los encuentre absolutamente detestables.”

“El Culto de Diablos. Ese es nuestro enemigo. Solo funcionan detrás de escena, por lo
que también debemos ocultarnos. Acechar en la oscuridad y perseguir las sombras.”

“Supongo que deben ser formidables si tienen suficiente voz para mover los hilos detrás
de escena. Lo que significa que nuestros enemigos ocupan posiciones de poder... y que hordas
de personas bajo su control no conocen la verdad...”

Asiento con seriedad. “Nuestro viaje puede ser peligroso. Pero debemos seguir adelante.
¿Estás conmigo?”

“Si eso es lo que quiere, entonces le dedicaré mi vida. Castigaremos a estos pecadores con
la muerte…” Alpha me mira con sus intensos ojos azules y sonríe desafiante. Su rostro es
hermoso incluso en su juventud y está lleno de determinación y resolución.

Alzo un puño cerrado en mi mente. ¡Whoo-hoo! ¡Esta elfa es súper ingenua!

Obviamente, el Culto de Diablos no existe, lo que significa que nunca los encontraremos.
También me proporciona motivos para acusar y masacrar a cualquier sindicato de ladrones de
la zona por pertenecer al Culto. Y apuesto a que podemos vigilar las batallas entre
combatientes e intervenir como comandantes en la sombra. Y... ¡y podemos decir cosas falsas
y profundas para nuestras palabras de despedida! Como que el final está cerca... O la
resurrección del demonio está cerca... ¡Y sería genial si pudiéramos llegar con el viento al
campo de batalla, diciendo: Ustedes, tontos... Están siendo controlados…, antes de eliminar
por completo a todos...! Whoa. Honestamente, podría seguir y seguir.

Correcto. Casi lo olvido. La parte más importante. El nombre de nuestra organización...


“Nosotros somos Shadow Garden... Acechamos en la oscuridad y perseguimos las
sombras...”

“Shadow Garden. Es un lindo nombre.”

¿Verdad? Es pegadizo.

Este es el momento exacto en que nace Shadow Garden y el mayor enemigo del mundo...
el Culto de Diablos. Me acerco un paso más a convertirme en una mente maestra.

“Supongo que podemos empezar usando nuestra magia y practicando sparring entre
nosotros. Actuaré como el luchador principal en la batalla, pero tienes que hacerte más fuerte
para luchar contra los esbirros descartables.”

“Lo sé. Tenemos un enemigo duro en nuestras manos. Tengo que subir el listón por mí
misma.”

“Correcto. Ese es el espíritu.”

“Y tenemos que encontrar a otros descendientes de héroes y protegerlos.”

“Uh, erm, sí. Todo con moderación.”

Sería divertido jugar al shadowbroker con más personas, ya que eso lo haría sentir más
como una organización legítima. Pero no necesito tanta gente. Sinceramente, no tendría ningún
problema si únicamente fuésemos nosotros dos.

“Bueno, por ahora, centrémonos en volvernos más fuertes.” Sugiero, preparando mi


espada de madera.

Bloqueo el ataque de Alpha, que tiene un impacto inesperado. Pensar que hace poco ella
era solo una novata hasta. Alpha tiene un buen sentido de las cosas y mucha energía mágica,
lo que significa que puedo hacer un buen uso de ella.

Bajo la luz de la luna, balanceo mi espada de madera mientras estos pensamientos corren
por mi mente.
Han pasado tres años desde el establecimiento de Shadow Garden… más o menos. Alpha y
yo cumplimos trece años, y mi hermana mayor Claire, quince.

No hay nada especial en cumplir trece, pero quince es otra historia. Ahí es cuando los
aristócratas comienzan su educación de tres años en una escuela en la capital real. Como
portadora de las esperanzas y los sueños de la familia Kagenou, Claire organizó una loca fiesta
de despedida para ella, organizada por nuestra madre. Como, wow, no puedes ser más cliché
que eso.

Y eso está bien. Bueno, estuvo bien hasta que desapareció el día de su partida. Ya que: se
desató el infierno en la casa de Kagenou.

“La habitación estaba así cuando entré.” Explica mi papá en voz baja y suave. Su rostro
tampoco está mal. “No hay señales de lucha. Pero parece que la ventana se ha abierto. El
culpable debe haber sido hábil para hacer esto sin que Claire y yo nos demos cuenta.”

Toca el alféizar de la ventana y mira con nostalgia al cielo. Un vaso de whisky completaría
la escena.

Ahora, si solo tuviera cabello...

“¿Y?” Responde una voz gélida. “¿Estás diciendo que no tenemos suerte ya que el
secuestrador era experto?”

Esa era mi mamá.

“E-Eso no es lo que estoy diciendo. Solo estaba diciendo un hecho...” Responde mi padre
mientras el sudor frío gotea por sus mejillas.

Hay una pausa.

“¡¡Cállate, calvooooooooooo!!”

“¡Eep! ¡Lo siento! ¡¡Lo siento!!”

Por cierto, es como si fuera invisible. No esperan mucho de mí y no les causo ningún
problema. Estoy tratando de mantener esto en un segundo plano.

Es realmente una lástima que mi hermana desapareciera, ya que era genial y todo. Pero la
agarraron en medio de la noche cuando estaba entrenando en la ciudad abandonada, lo que
significaba que no podía hacer nada para detenerlo. Después de mirar con expresión
preocupada mientras mis padres discuten, entro a hurtadillas en mi habitación y me meto en
la cama.

“Puedes salir ahora.”

“Está bien.” Responde una voz acompañada por el sonido de las cortinas moviéndose
suavemente.

Una chica con un traje negro de slime sale de detrás de ellas.

“Oh, eres tú. Beta.”

“Sí.” Dice una niña, una elfa como Alpha.

Pero mientras que el cabello de Alpha es rubio, el de Beta es plateado, enmarcando sus
ojos felinos azules y el lunar justo debajo de uno de ellos. Ella es el tercer miembro de Shadow
Garden, después de Alpha y de mí. Sé que le dije a Alpha que hiciera las cosas con moderación,
pero lo juro, sigue recibiendo a la gente como si fueran gatos callejeros o algo así.

“¿Dónde está Alpha?”

“Está buscando señales de la señorita Claire.”

“Demonios, ella es rápida. ¿Mi hermana está viva?”

“Es lo más probable.”

“¿Podemos rescatarla?”

“Es posible... pero requiere su ayuda, Shadow-sama.”

Oh, les pido que me llamen Shadow. Es apropiado para el líder de Shadow Garden,
¿verdad?

“¿Alpha dijo eso?”

“Si. Dijo que debemos tomar todas las precauciones en una situación de rehenes.”

“Huh.”

Si soy honesto, Alpha es bastante poderosa por sí misma. Si está pidiendo refuerzos,
debemos estar lidiando con un pez gordo.
“Hace que mi sangre hierva…” Digo, comprimiendo la magia en mi mano. En un instante,
lo suelto, haciendo que el aire se estremezca a nuestro alrededor.

No hay ninguna razón particular para eso. Me encanta hacer un buen espectáculo.

Además, sorprende a Beta, que incluso murmura: “Increíble”. Que agradable.

Últimamente, no me he quedado sin compañeros de entrenamiento con Alpha, Beta y


Delta, pero me gusta cambiar las cosas de vez en cuando. Y estoy obsesionado con interpretar
el papel de una mente maestra, lo que hace que esta sea una oportunidad perfecta.

“Ha pasado un tiempo desde que mostré mi verdadera fuerza...” Murmuro.

En este punto, estoy acostumbrado a emitir una vibra misteriosa. Y con Alpha y Beta
creando un entorno óptimo para el juego de simulación, últimamente he estado muy
entusiasmado.

“Como esperábamos, el perpetrador es miembro del Culto de Diablos... presumiblemente


uno de sus oficiales de más alto rango.”

“Un alto rango, ¿eh…? Pero, ¿qué quieren con mi hermana?”

“Deben sospechar que ella es una de las descendientes de los héroes.”

“Bueno, esos bastardos acertaron...”

Y así es como engrosa la trama.

Además de eso, saca una pila de documentos y comienza a decir todo tipo de cosas
crípticas.

Como: “Después de todo, tu historia era cierta...”

Y: “Los Hijos de Diablos de hace mil años tienen...”

Y: “Este monumento puede ser un signo del Culto...”, pero no lo sé con certeza, porque
no puedo leer textos antiguos. Tengo la sensación de que Alpha ni siquiera puede entenderlos.

Ya sabes, apuesto a que las dos reunieron algunos papeles que parecían apropiadamente
sospechosos para sentir que nos estábamos acercando a la verdad. Sí, eso suena bien.

“Eche un vistazo a este informe. Según nuestra investigación más reciente, la señorita
Claire parece haber sido llevada a este escondite...”
Beta comienza a distribuir una gran cantidad de archivos. Para mí es un completo
galimatías. La mayoría está escrita en un alfabeto antiguo, y los demás son una serie de
números y símbolos sin sentido. Demonios, realmente tienen un don para crear informes
falsos. En este sentido, son mucho mejores que yo.

Ignoro su explicación y tiro un pequeño cuchillo al mapa en mi pared. Apunto a donde se


sienta bien o algo así.

Zing. Se hunde en el mapa.

“Ahí.”

“¿Ahí? ¿Qué es…?”

“Ahí es donde está mi hermana.”

“Pero no hay nada… Espere. ¡De ninguna manera…!” Ella se resiste, hurgando
apresuradamente en sus informes como si se hubiera dado cuenta de algo.

Erm, ah, en realidad es solo un lanzamiento al azar. Pero Beta es una gran actriz.

Déjame adivinar. Vas a decir que el escondite secreto está ubicado justo en la punta del
cuchillo, ¿verdad?

“Después de hacer una referencia cruzada de mis informes, parece que el escondite está
en esa ubicación.”

¿Ves? ¿Qué dije?

“Pensar que interpretó instantáneamente estos documentos y descubrió detalles ocultos...


Nunca deja de sorprenderme.”

“Beta, tienes que entrenar más.”

“Lo haré lo mejor que pueda.”

¡Bravo! Sé que todo es un acto, pero ¡vaya! Tira de las fibras de mi corazón. ¡Oh, Beta!
Me tienes en el borde de mi asiento.

“Informaré a Alpha de inmediato. ¿Intentaremos nuestro rescate esta noche?”

“Si.”
Beta se inclina ante mí y sale de la habitación con los ojos brillantes. Casi puedo sentir
que me respetas totalmente.

¡Salud por su actuación ganadora del Oscar!

Un hombre camina por un túnel subterráneo con poca luz. Parece tener unos treinta y
tantos años, tiene una mirada penetrante y un cuerpo bien formado, y todo su cabello gris está
peinado hacia atrás.

Se detiene al final del túnel, donde hay una puerta flanqueada por dos soldados.

“La hija del barón Kagenou.” Ordena.

“Aquí, señor.” Dice un soldado, haciendo una reverencia a Grease y abriendo la puerta.
“La tenemos restringida, pero es extremadamente hostil. Proceda con precaución.”

“Hmph. ¿Quién te crees que soy?”

“¡M-Mis disculpas, señor!”

Grease atraviesa la puerta y entra en el calabozo de piedra, donde una chica está
encadenada a la pared con cadenas mágicas.

“Debes ser Claire Kagenou.”

Cuando se dirige a ella por su nombre, la chica mira a Grease en respuesta.

Ella es deslumbrante, envuelta en el delicado negligé que se puso para dormir. Cubre
ligeramente sus pechos voluptuosos y muslos bien formados, y su sedoso cabello negro se
corta recto sobre su espalda.

Claire lo mira desafiante. “Te he visto por la capital. Eres el vizconde de Grease, ¿no?”

“Oh, bueno, yo solía ser un guardia real... o me viste en el Festival Bushin.”

“Bien, el torneo. La Princesa Iris realmente te ha destrozado.” Claire sonríe.

“Hmph. Estamos sujetos a las reglas del torneo, lo que hace que sea una excepción. Nunca
perdería contra ella en una batalla real.”

“Incluso así perderías, vizconde Grease... eres un lacayo cualquiera que perdió en las
primeras rondas.”
“Cállate. Una mocosa nunca conocerá las dificultades para llegar a la final.” Grease frunce
el ceño a Claire.

“Lo haré en un año.”

“Odio decírtelo, pero no te queda un año.”

Las cadenas que la atan resuenan ruidosamente cuando ella cierra la distancia entre ellos,
chasqueando los dientes a un cabello de distancia de la nuca de Grease.

Chomp.

Si Grease no hubiera girado un poco la cabeza, le habría cortado la arteria carótida.

“¿Quién de nosotros no verá otro año? ¿Quieres probarlo?”

“No probarás nada, Claire Kagenou.”

Claire está aullando de risa cuando él la golpea en la mandíbula, golpeándola contra la


pared de piedra. Pero su mirada permanece sin cambios y todo el tiempo fija en Grease.

Su próximo golpe no aterriza.

“Y ahora saltas hacia atrás, ¿eh?”

Claire sonríe sin miedo. “Oh, asumí que estabas tratando de golpear una mosca.”

“Hmph. Supongo que no estás dejando que tus fuertes poderes mágicos te abrumen.”

“Aprendí que se trata de cómo se usa la magia, no de cuánto.”

“Tu padre te enseñó bien.”

“Ese calvo no me enseñó nada. Estoy hablando de mi hermano.”

“¿Tu hermano…?”

“Es un descarado. Gano cada vez que peleamos, pero soy yo quien aprende de sus
técnicas, no al revés. Por eso le hago la vida más difícil.” Una sonrisa juguetona se dibuja en
su rostro.

“Mi más sentido pésame para tu hermano. Supongo que esto me convierte en el héroe que
lo salva de su malvada hermana. Basta de chácharas…” Grease hace una pausa, observándola
intensamente. “Claire Kagenou, ¿tu condición física… recientemente te has sentido mal?
Como en, ¿se ha vuelto más difícil de usar y manejar la magia? ¿Has experimentado algún
dolor al usarla? ¿Tu cuerpo está empezando a oscurecerse por la podredumbre...? ¿Tienes
alguno de estos síntomas?”

“¿Me secuestraste para jugar al doctor?” Las comisuras de los brillantes labios de Claire
se elevan en una sonrisa.

“Sabes, yo solía tener una hija. No quiero golpearte más de lo que ya he hecho. Responder
honestamente nos beneficiaría a los dos.”

“¿Eso es una amenaza? Cuando me siento amenazada, tiendo a volverme hostil... incluso
cuando no debería.”

“¿Estás diciendo que no me dirás la verdad?”

“Ya veremos.”

Grease y Claire se miran durante un rato.

Ella es la que rompe el silencio. “Bien. Responderé tu pregunta tonta, ya que no es gran
cosa. ¿Qué era? Sobre mi condición y magia, ¿verdad? Bueno, ahora todo está bien. Si no
estuviera encadenada, lo estaría haciendo bastante bien.”

“¿Qué quieres decir con ‘ahora’?”

“Bueno, noté los síntomas por primera vez hace un año.”

“¿Qué? ¿Estás diciendo que te curaste... sin hacer nada?” Grease nunca ha oído hablar de
un caso que se haya curado por sí solo.

“Sí, no hice nada para… Oh, claro. ¿Qué era? ¿Un ‘estiramiento’? No sé qué significa
eso, pero mi hermanito me pidió que me estirara con él y me sentí mejor después de eso.”

“¿Estiramiento? Nunca antes había oído hablar de eso... pero si tuviste síntomas, eso
significa que no me equivoqué al pensar que eres compatible.”

“¿Compatible…? ¿Qué significa eso?”

“Nada que deba preocuparte. De cualquier manera, pronto te romperás. Ah, y me


aseguraré de investigar a tu hermano...” Antes de que pueda terminar su oración, sufre un
golpe en la nariz. “¿Qué...?” Ladra, tropezando hacia la puerta y mirando a Claire con el ceño
fruncido. Se tapa la nariz ensangrentada. “¡Claire Kagenou, desgraciada...!”
Las cuatro extremidades deberían haber estado atadas, pero de alguna manera logró liberar
su brazo derecho, donde la sangre le corre por la muñeca.

“¡¿Te raspaste tu propia carne y te dislocaste el dedo... ?!”

Estas no son cadenas ordinarias. Están selladas con magia. En otras palabras, desató toda
su fuerza física para cortar la carne de su mano, romperse los huesos y deslizarse fuera de las
cadenas para golpear a Grease. Esto lo desconcierta hasta la médula.

“¡Si le haces algo a mi hermano, nunca te lo perdonaré! Te mataré a ti, a tus seres queridos,
a tu familia, a tus amigos... ¡¿Ngh...?!”

Grease golpea a Claire en el estómago con todas sus fuerzas. No hay forma de que pueda
defenderse de sus ataques, especialmente cuando está atada con cadenas.

“¡Perra...!” Escupe Grease mientras cae al suelo.

En el suelo, hay un charco de sangre rojo oscuro alimentado por un hilo de su mano
derecha.

“Que así sea. Lo sabré cuando haya usado esto…” Murmura, extendiendo la mano para
tocar su sangre cuando un soldado sin aliento abre la puerta.

“¡Vizconde Grease, estamos en problemas! ¡Intrusos!”

“¡¿Intrusos?! ¿Quién demonios son ellos?”

“¡No lo sabemos! ¡Hay solo algunos de ellos, pero no tenemos ninguna posibilidad sin
usted!”

“¡Uf, yo me ocuparé de eso! ¡El resto de ustedes, permanezcan en guardia!” Grease


chasquea la lengua con irritación antes de girar sobre sus talones y salir de la celda.

Para cuando Grease llega a la escena, el área ya está manchada de sangre.

Los soldados que protegen las instalaciones principales no son débiles de ninguna manera,
y algunos incluso rivalizan con la guardia real.

“¿Por qué? ¡Esto no puede ser...!”


Iluminados por una sola luz que entra desde el exterior, innumerables cadáveres ensucian
el suelo del pasillo subterráneo de la instalación.

Cada uno tiene un solo corte... hecho por una fuerza destructiva inimaginable.

“¡Hijo de puta…!”

Grease mira a un grupo de figuras vestidas con trajes negros. Por sus curvas, puede
adivinar que son chicas pequeñas... siete en total. Bajo la tenue luz de la luna, son lo
suficientemente sigilosos como para perderlos de vista sin un esfuerzo concertado. Estas
mujeres están usando una técnica poco común para controlar su presencia mágica, y Grease
reconoce que este grupo podría rivalizar con él en fuerza.

Hay uno que está empapado en sangre, mirándolo bajo la luz de la luna.

“¡Nnr...!”

En este momento, el instinto se apodera de Grease... no por ninguna razón explícita, pero
puede sentir el peligro.

La sangre gotea por su traje y cae al suelo, y deja que su katana se arrastre detrás de ella
con apatía, creando un rastro de sangre.

“¿Quién diablos eres tú? ¿Cuál es tu propósito?” Pregunta, intentando reprimir su


malestar.

Pero se enfrenta a siete rivales tan poderosos como él. Luchar sería una estupidez. Grease
maldice su mala suerte mientras busca una salida.

La chica salpicada de sangre no lo escucha. Ella se ríe, carcajeándose desde detrás de su


máscara ensangrentada.

¡Me va a cazar...! Grease piensa, justo cuando escucha otra voz.

“Retrocede, Delta.”

La niña se detiene en su lugar antes de retirarse sin resistencia. Grease deja escapar un
gran suspiro de alivio.

Otra niña se adelanta para ocupar su lugar.

“Nosotros somos Shadow Garden.”


Si estuvieran en cualquier otro lugar, su voz angelical lo habría fascinado.

“Soy Alpha.”

Se da cuenta de que ella ha revelado su rostro en algún momento, y su piel pálida brilla
bajo la luz de la luna. Ella da un paso adelante.

“¡Nn...!”

Él ve que es una elfa con cabello dorado y una belleza que lo deja sin aliento.

Da otro paso.

“Nuestro propósito... es eliminar el Culto de Diablos.”

No se da cuenta de su espada negra hasta que corta el aire y parte el cielo nocturno. O al
menos, parece crear esa ilusión, y Grease se siente intimidado por la fuerza de su swing y el
viento que lo sigue.

¿Cómo adquirió tal poder a esta edad? Tiembla de celos y miedo… pero más que nada,
está petrificado por su declaración.

“¿Cómo... cómo conoces a nuestro grupo?”

El Culto de Diablos. Grease es una de las pocas personas en la instalación que conoce el
nombre de esta organización.

“Lo sabemos todo. Sabemos todo sobre el demonio Diablos, su maldición y los
descendientes de los héroes. Y… la verdad sobre los poseídos.”

“¿C-Cómo lo hiciste...?”

Grease fue recientemente notificado de esta información ultra-secreta, que no pudo... No,
no debería haber sido filtrada.

“No son los únicos tras la Maldición de Diablos.”

“¡Ksh...!”

Sabe que no puede perdonarlos por tener acceso a información clasificada. ¿Pero matarlos
evitaría que se propague?

No, esto no es nada bueno.


Lo que significa que necesita vivir... sobrevivir para informar al cuartel general sobre estas
chicas, razón por la cual Grease sigue adelante.

“¡¡Aaaaaaaaagh!!” Grita, desenvainando su espada y golpeando a Alpha.

“Qué imprudente.” Señala, esquivando y contrarrestando con facilidad.

Su espada roza su mejilla, donde la sangre brota de la herida fresca.

Y, sin embargo, eso no lo detiene. Continúa buscando la victoria, incluso cuando ninguno
de sus ataques aterriza. Cada vez el filo falla por el grosor de un cabello.

Por otro lado, Alpha se enfoca en eliminar movimientos innecesarios y calcular la


trayectoria de su espada para esquivar los asaltos que se aproximan.

Y mientras tanto, los brazos de Grease están cortados, piernas cortadas, hombros cortados.

Pero ninguna de sus heridas es fatal.

Grease se burla cuando se da cuenta de que ella no lo matará hasta que obtenga
información de él y un nuevo camino hacia la victoria aparezca a la vista. Después de que
corta la nada una y otra vez, finalmente lo cortan en el pecho, lo que lo hace retroceder.

“No perdamos más tiempo.” Dice Alpha.

Grease no responde, se arrodilla y se agarra el pecho herido. Luego, una sonrisa se


extiende por su rostro... y traga algo.

“¡¿Qué estás haciendo?!”

Su cuerpo duplica su tamaño... su tez se oscurece, sus músculos se abultan, sus ojos brillan
en rojo. Y lo más importante, su capacidad mágica aumenta... dramáticamente.

“¡Unnh...!”

La espada de acero de Grease zumba en el aire sin previo aviso, que Alpha logra bloquear
instantáneamente. Pero ella hace una mueca al impactar, usando el impulso para dar un salto
hacia atrás y crear distancia entre ellos.

“Interesante truco.” Señala, sacudiendo su brazo mientras alfileres y agujas lo atraviesan.


Ella inclina la cabeza hacia un lado. “Basado en la frecuencia de onda, supongo que es una
sobrecarga mágica ... que ha sido inducida por la fuerza...”
“Lady Alpha, ¿está todo bien?” Pregunta una voz desde atrás, sorprendida de ver a Alpha
retroceder durante una pelea por primera vez.

“Está bien, Beta. Solo una situación desordenada... ¿Hmm?”

Cuando Alpha vuelve su mirada hacia Grease, no hay nadie a la vista. Bueno, más
exactamente, hay un agujero rectangular en su lugar, que conduce a un nivel inferior de la
instalación... una trampilla.

“…Se escapó.”

“Sí... vayamos tras él.” Responde Beta, lista para saltar detrás de él.

Alpha la detiene en el último momento. “Eso no será necesario. Él se encargará de eso.”

“¿Él…? Ahora que lo pienso, Shadow-sama dijo que se adelantaría a nosotros... De


ninguna manera.”

“Si. Tengo que admitir que me preocupaba que se perdiera cuando corriera por una ruta
diferente.” Alpha se ríe.

“Sabía que esto pasaría... Lo ha vuelto a hacer.”

Sus ojos brillan con respeto mientras miran juntas por el agujero.

“Estoy perdido.” Murmuro para mí mismo en una instalación subterránea vacía.

Todo estaba bien cuando nos infiltramos en el escondite, pero me cansé de luchar contra
la carne de cañón. Pensé en seguir adelante y matar a su jefe, lo cual nos trae... aquí. Que
fastidio. Quiero decir, incluso practiqué lo que diría cuando me enfrentara a su líder y todo.

De todos modos, este lugar es enorme. Tengo la vibra de un grupo de bandidos que viven
en una instalación militar abandonada.

“¿Hmm?”

Siento que alguien corre hacia mí desde el otro lado del túnel. Se necesitan algunos latidos
antes de que la figura también se dé cuenta de mí, dejando un gran espacio entre nosotros.

“Me has estado esperando...” Asume.


Está súper exaltado y sus ojos tienen un brillo carmesí por alguna razón u otra. Se ve...
real y jodidamente genial. Puedo imaginarlo disparando rayos láser con los ojos.

“Pero si eres solo tú, esto debería ser muy sencillo.” Comenta con una sonrisa torcida en
su rostro.

Luego desaparece... bueno, más bien se mueve lo suficientemente rápido como para que
una persona promedio hubiera pensado que desapareció.

Pero paro su ataque con una mano. Mientras pueda detectar el curso del ataque, no me
asusta la velocidad del asalto. Incluso el poder tiene que ver con cómo lo usas.

“¡Nnr!” Grita.

Lo empujo por el hombro y me retiro.

No soy un gran fan de la gente que se vuelve loca con su magia, que se deja embaucar
con hechizos y se mueven a velocidades inimaginables, y no me gusta depender de la fuerza
física. No es que esté tratando de rechazarla. Quiero decir, si me viese obligado a elegir entre
la fuerza y la técnica, tomaría la fuerza en un abrir y cerrar de ojos, ya que las tácticas
avanzadas sin el poder de respaldarlas son inútiles.

Dicho esto, desprecio absolutamente las estrategias a medias que sólo dependen de las
habilidades físicas... como el poder solo, o la velocidad sola, o el tiempo de reacción solo.
Pasan por alto y no tienen en cuenta las sutilezas de la batalla.

Verás, la fuerza es natural, pero el dominio requiere esfuerzo. Un shadowbroker nunca


pierde cuando se trata de habilidad y experiencia. Y quiero ser eso. Mis técnicas reforzarán mi
fuerza. Mi ingenio dictará la velocidad. Mi tiempo de reacción me permitirá detectar posibles
ataques. El físico es importante, pero nunca arruinaría una pelea confiando en él. Eso es parte
de mi estética de batalla.

Para ser honesto, este enorme tipo me está empezando a cabrear.

Démosle una lección... sobre la forma correcta de usar la magia.

“Lección uno.”

Empuño mi espada de slime y camino hacia adelante... un paso, dos pasos, tres.
En ese último, me da un golpe, lo que significa que estoy en su rango de pelea y es mi
señal para acelerar. Tomo la menor cantidad de magia posible, la enfoco en mis pies, la
comprimo y luego la suelto de una vez. Eso es todo lo que hay que hacer, y puedes crear un
impacto explosivo con la menor fuerza mágica.

Su espada corta el aire.

Y ahora está en mi rango.

No necesito velocidad ni poder ni magia. Rozo su cuello con mi katana de ébano, cortando
la capa superior de piel y dejando las venas intactas.

Retrocedo. Al mismo tiempo su espada cubre mi mejilla.

“Lección dos.”

Hago mi movimiento mientras vuelve a preparar su espada. No uso magia, dejando que
sus movimientos sean más rápidos que los míos. Pero no puede atacar y moverse al mismo
tiempo… sin importar su velocidad.

Por eso puedo acercarme y dar un pequeño paso.

Es una distancia demasiado larga para mí y demasiado corta para él.

Hay un momento de silencio que sigue.

Lo veo luciendo inseguro de su próximo movimiento, pero finalmente decide retroceder.

Sabía que iba a hacer eso, basándome en el cambio de energía mágica dentro de él, y
acorté la distancia antes de que tuviera la oportunidad de retroceder.

Esta vez, mi espada raspa su pierna, cortando un poco más profundo que la última
laceración.

“¡Gah...!” Gime de dolor y continúa su retirada.

Yo no lo persigo.

“Lección tres.”

Recién estoy comenzando.


¿Alguna vez me he sentido tan dominado? Grease se pregunta mientras la espada negra
como la tinta continúa rompiendo su piel.

Incluso cuando luchó contra Alpha, la elfa, incluso cuando la princesa reclamó la victoria
en el Festival Bushin, Grease no se sintió débil. De hecho, la última vez que sintió un
desequilibrio de poder... fue cuando era niño. Era la primera vez que sostenía una espada y se
enfrentaba a su mentor... un adulto contra un niño, un campeón contra un novato. Difícilmente
era algo que pudiera considerarse una pelea.

Ahora mismo Grease está experimentando el mismo sentimiento.

El chico frente a él no se ve duro en absoluto. Por lo menos, no emite la misma aura


amenazante que Alpha cuando Grease luchó contra ella. Se desenvuelve con naturalidad total;
su postura, magia y habilidad con la espada parecen surgir sin esfuerzo. De hecho, su fuerza y
velocidad no tienen nada especial, honestamente… nada especial en absoluto. Pero su
estrategia perfecciona su habilidad con la espada. Y se las arregla para enfrentarse a los
poderes de destrucción masiva de Grease solo con eso.

Lo que hace que Grease sienta una abrumadora sensación de derrota.

Sabe que la única razón por la que está vivo es porque el chico lo permite. Si su oponente
lo quisiera, Grease estaría muerto en un instante.

Pero Grease podría regenerar su cuerpo siempre que no sufriera heridas fatales. Por
supuesto, existen límites y efectos secundarios desagradables. Mientras tanto, derramó cubos
de sangre y le rompieron los huesos, le destrozaron la carne, lo que significa que necesitará
más tiempo para recuperarse por completo.

Pero incluso en este momento de crisis, Grease sobrevive.

No. Es más exacto decir que se ha salvado.

Grease deja escapar una sola pregunta: “¿Por qué...?”

¿Por qué me dejas vivir?

¿Por qué somos enemigos?

¿Por qué eres tan fuerte?

¿Por qué?
El joven envuelto en negro mira a Grease. “Acechamos en la oscuridad y perseguimos las
sombras. Esa es la única razón por la que existimos.”

Hay una tristeza distante en su voz.

Y eso es todo lo que necesita Grease para comprender la situación.

“¿Vas a enfrentarte a ellos...?” Él pide.

Hay ciertas personas en este mundo a las que la ley no puede tocar. Grease sabía esto y se
consideraba a sí mismo por encima de ese umbral... concesiones especiales, privilegios y
aquellos con personalidades ocultas. Después de todo, la luz de la ley no brilla hasta el borde
mismo del mundo.

Si bien Grease disfrutaba de ciertos privilegios, fue pisoteado y aplastado por los que
estaban en la cima, lo que lo hizo anhelar más poder... y lo llevó a su caída.

“Incluso si tú… Incluso si tu banda de idiotas se vuelve más fuerte, nunca los derrotarás.
La oscuridad de este mundo… es un abismo más profundo que tus sueños más salvajes.”
Dice… no para advertir al chico sino para expresar sus esperanzas diabólicas.

Grease quiere que el chico se pulverice, lo pierda todo y se desilusione por completo con
la sociedad. Pero, abrumado por la envidia insignificante y el despecho, le preocupa que este
deseo esté fuera de su alcance.

“Entonces nos sumergimos más profundo.” Ofrece el chico sin una pizca de entusiasmo
o ambición.

Pero Grease puede sentir su firme resolución y su inquebrantable confianza.

“No es fácil.”

Inaceptable.

Absolutamente inaceptable, piensa Grease, que está condenado a intentar acabar con ellos
él mismo.

Este es el momento en que decide cruzar la frontera final. Él quita una pastilla del bolsillo
de su pecho y se la traga entera cuando se da cuenta de que no va a sobrevivir. Si ese es el
caso, piensa, usaré esta vida para enseñarle la verdad.

La verdad sobre la oscuridad de este mundo.


El aura que rodea a Grease cambia.

Hasta ahora, su energía mágica había estado arrasando alrededor de su cuerpo, pero
comienza a retirarse, reemplazada por su gemelo densamente comprimido. Sus venas se
rompen y estallan en sangre, sus músculos se desgarran, sus huesos se rompen... pero su cuerpo
se cura instantáneamente. Desafía las limitaciones físicas de una forma humana y alberga una
cantidad inconmensurable de poder mágico.

El Culto llama a esto el “despertar”.

Una vez que uno asume esta forma, no hay vuelta atrás. Pero a cambio… uno recibe una
fuerza hercúlea.

“¡Aaaaghhh!” Grease ruge de una manera bestial antes de desaparecer en el aire.

El sonido sordo del impacto flota en el aire. En el mismo momento, el chico de negro es
lanzado hacia una pared, que patea para mover su cuerpo y aterriza en el suelo.

Pero Grease continúa balanceándose hacia él, empujando al chico hacia atrás nuevamente.

“¡Demasiado lento! ¡Demasiado endeble! ¡Demasiado frágil! ¡Esta es la realidad!” Grease


lo acosa agresivamente.

Con otro thump, el chico es catapultado hacia atrás por más de los ataques de Grease...
rápidos, pesados y despiadados. Todo es porque posee una fuerza abrumadora.

Grease cree que lo tiene todo resuelto: el tigre no tiene que ser astuto para matar una
liebre. Solo necesita fuerza. Al retroceder, al chico le resulta imposible luchar... y está
destinado a desmoronarse.

Pero todo esto está mal.

“¡¿Hgh?!” Grease gime cuando la sangre brota de su pecho.

Se da cuenta de una laceración... una que atraviesa la superficie de su piel. Grease se


detiene en su lugar durante una fracción de segundo, pero se recupera lo suficientemente
rápido como para derribar a su enemigo en el siguiente instante.

“¡Es inútil! ¡¡No puedes atraparme!!” Grita, incluso cuando su carne está hecha jirones
hasta los huesos.

Pero sus heridas comienzan a burbujear y sanar en el siguiente latido.


“¡Este es el verdadero poder! ¡¡Esta es la verdadera fuerza!!” Grease comienza a acelerar,
balanceando su arma en el aire, incluso mientras la sangre brota de su cuerpo.

Aparece como un destello de luz escarlata.

Ébano y carmesí... los dos colores chocan, haciendo que el negro se cuelgue hacia atrás y
el rojo arroje sangre fresca.

Su batalla es demasiado rápida para que el ojo humano la capte, y la imagen residual del
carmesí y los movimientos hacia atrás del ébano son los únicos indicadores de que se está
gestando algo siniestro.

Su escaramuza no dura mucho. Hay un claro desequilibrio de poder, y es fácil adivinar


que la figura de negro sería la que se rompería. Es una pelea que el de rojo no debería haber
perdido... lanzando su espada una y otra vez y pulverizando al otro hasta someterlo con su
fuerza cataclísmica.

¿Pero por qué?

¿Por qué parece imperturbable…?

“¿Por qué ... por qué no puedo golpearte...?”

El chico de negro no ha cambiado desde el comienzo de la pelea. Apenas ha desatado


magia o se ha movido por su propia voluntad, en lugar de eso eligió ir con la corriente y dejar
que Grease lo arrojara. Es como si fuera una hoja caída arrastrada por una corriente rápida.

Excepto que no es completamente pasivo. Utiliza el impulso de estos golpes para asestar
un golpe directo... sin parecer llamativo ni gastar energía innecesaria.

Es natural. Como si supiera que iba a pasar.

“Terrible.” Afirma el chico de negro, mirando a Grease y luciendo como si pudiera leer
sus pensamientos.

“No sabes nada... ¡Nada, bastardo!” Grease vuelve a ladrar, reuniendo toda la magia en
su cuerpo y espada antes de disparar.

Está listo para eliminar a este chico, incluso si le cuesta la vida, ansioso por el mayor
asalto de su existencia.

“No más juegos.”


Grease se corta en dos... con un movimiento sin restricciones de una espada. Se lanza
sobre él con la facilidad de un paseo por el parque. Un golpe singular lo biseca todo... su
espada, sus poderes mágicos mejorados, su físico musculoso.

El vizconde pensó que la razón detrás del avanzado juego de espadas del chico era pura
habilidad... no magia, fuerza o velocidad. Pero está equivocado.

“¿Qué es esto…?”

Es un solo golpe que lo destruye todo.

Grease observa cómo la hoja atraviesa su espada, su magia, su carne y sus huesos mientras
está al borde de la muerte. Es un golpe fortificado con magia impenetrable, fuerza titánica,
velocidad sónica y lo más importante... talento natural.

Es perfecto.

El chico de negro lo tiene todo a su disposición. Pero decidió no usarlo todo hasta ahora.

Nada podía resistir ese solo golpe que contenía cada gramo de su poder.

“Supongo… que esto es...” Murmura Grease mientras la sangre brota de él, y la parte
superior de su cuerpo se cae y golpea el suelo. Hay un latido antes de que su otra mitad se
estrelle contra el suelo.

Grease intenta regenerar la bisección, pero nada se puede salvar. Su carne está pútrida y
podrida, excretando un fluido negro que empapa el área a su alrededor.

El ébano mira hacia abajo. Grease mira hacia arriba.

Habiendo cruzado espadas con el chico de negro, el vizconde comprende que el


temperamento de uno se puede ver a través del manejo de la espada. Su oponente aparece
como un don nadie serio e ingenuo... que se entrenó con sangre, sudor y lágrimas para reinar
victorioso en la batalla.
Pensé que era solo un mocoso que no sabía nada, pero estaba equivocado.

Su enemigo lo sabía todo y aun así había decidido luchar.

Impotente, piensa en sí mismo. Ha sido impotente durante toda su vida. Intentó tener éxito,
pero regresó con las manos vacías, mientras que este chico de negro...

“Mi… llia...” Grease gime, tomando una daga con una joya azul incrustada y cerrando los
ojos.

Cuando la conciencia se le escapa, ve el rostro sonriente de su amada hija que falleció


hace mucho tiempo.

De todos modos, así es como terminamos con la matanza de unos bandidos... quiero decir,
nuestra pequeña misión de rescate.

Encontré a mi hermana totalmente inconsciente, así que desaté sus cadenas y la dejé allí,
lo que contribuyó a su irritabilidad cuando regresó a casa al día siguiente. Pero ella es un hueso
realmente duro de roer... lo suficientemente fuerte como para que la herida en su mano casi se
cure de la noche a la mañana.

Después de una semana agitada de tratamientos hospitalarios e investigaciones de


seguimiento, finalmente mi hermana se dirigió a la capital... aunque me molestó más de lo
habitual durante ese tiempo por alguna razón molesta.

Las chicas de Shadow Garden estaban ocupadas, realizando su propia investigación,


ocupándose de los bandidos restantes y otras cosas. Oh, cierto, no los llamaremos bandidos.
Lo que sea. El Culto. Quiero decir, al final todos son ladrones.

Pero ese viejo de ojos rojos fue sobresaliente. Quiero decir, me inspiró a pensar en
“entonces nos sumergimos más profundo”, que suena como algo que diría un shadowbroker.
Le debo mi agradecimiento. Me hubiera encantado que él desempeñara un papel secundario
en mi papel de eminencia en la sombra.

Esta fue una actuación imperdible. Mi habilidad para improvisar y retratar a un maestro
titiritero estaba fuera de lugar. Es una verdadera lástima que no hubiese audiencia en vivo.
Pero solo tengo que esperar dos años más… que es cuando iré a la capital. Ya sabes a que me
refiero. Es una metrópolis de fama mundial y la única ciudad de este país que alberga a un
millón de personas.

Apuesto a que los protagonistas son un centavo la docena, y también podría haber jefes
finales.

Es probable que haya conspiraciones, rebeliones e incidentes... ninguno de los cuales


sucedería en el quinto pino. Y ahí es cuando la mente maestra irrumpe en la escena... Eh.
Ahora que lo pienso, creo que solo soy un sapo que se siente engreído por golpear a unos
bandidos. En este momento, mi prólogo ni siquiera ha sido escrito.

Y luego, un día, Alpha y las otras chicas se reúnen frente a mí, justo cuando anhelo
volverme más fuerte para la escuela, que es dos años después. Quieren compartir sus informes
sobre el culto y los hallazgos del laboratorio sobre la maldición y todo ese jazz.

Es inusual estar los ocho en una habitación a la vez, especialmente porque parece que
últimamente han estado ocupadas.

Bueno, vayan con calma en la investigación y las deducciones. Quiero decir, al final del
día todo es inútil, pienso mientras escucho sus informes.

Aquí hay un resumen simple de sus hallazgos.

Su primera afirmación es que los héroes que asesinaron al demonio Diablos eran todas
mujeres, por lo que son las que sufren exclusivamente de la maldición.

Qué creativo. Pero odio decirte que todos los héroes eran hombres es la teoría más común.
Oh, espera, apuesto a que se les ocurrió eso, ya que Shadow Garden está compuesto por siete
mujeres aparte de mí.

Su siguiente informe fue sobre cómo la maldición era más común entre los elfos, seguida
de las bestias híbridas y luego los humanos. Según su investigación, tiene que ver con la
esperanza de vida de las respectivas especies. Dado que los humanos viven vidas cortas con
rastros débiles de la línea de sangre heroica, son menos susceptibles a la maldición. Por otro
lado, los elfos tienen una larga expectativa de vida con potentes concentraciones de sangre, lo
que los convierte en los más propensos a ser víctimas de la maldición. Los teriantropos, o
bestias híbridas, están en el medio.
Ahora que lo pienso, soy el único humano en Shadow Garden y nunca he estado poseído.
Además de mí, tenemos dos teriantropos y una pandilla de cinco elfas... y los siete han sido
poseídos. Sabes, hicieron un trabajo estelar con esta historia de fondo.

Y luego proceden a informar sobre un montón de otras cosas, que pretendo absorber.

Pasan a sus informes sobre el Culto, que supuestamente es una organización masiva que
opera a escala global. Fascinante.

En términos de ser poseídos o malditos o lo que sea, me dicen que el Culto los llama
“compatibles”, y supuestamente sus miembros están haciendo un esfuerzo adicional para
localizarlos, adquirirlos y borrarlos de la existencia o alguna mierda.

De todos modos, sugieren que Shadow Garden se esparza por todo el mundo para evitar
que esto se propague. Su plan me dejaría con un subordinado rotatorio, el resto de ellas
dispersándose por todos los rincones del mundo para proteger a los poseídos, investigar el
Culto y sabotear sus actividades.

Cuando sugieren este nuevo plan, me golpea de repente: deben haberse dado cuenta de
que el Culto no existe.

Han terminado con esta estúpida farsa y exigen su libertad. ¿Qué más podría significar la
dispersión por el mundo? Supongo que se sienten en deuda conmigo por curarlas, razón por la
cual se quedarán conmigo de forma rotatoria. Solo tengo que lidiar con eso. Sé que eso es lo
que intentan decirme.

Estoy desanimado. En mi vida pasada, los niños idolatraban a los héroes tanto como yo
adoraba a las mentes maestras... hasta que crecimos, y ni siquiera notaron que se habían
olvidado por completo de sus preciados héroes. Me quedé solo. Supongo que las chicas
también han crecido.

Me siento muy mal, pero acepto esto. Para empezar, nunca planeé tener siete miembros.
Si me dejan como un subordinado, eso es suficiente para mí. Les agradezco y nos despedimos
de mala gana.

Me hago un voto a mí mismo: nunca dejaré de intentar convertirme en una mente maestra,
incluso si eso significa que tengo que enfrentar este mundo solo.
Ya no teme matar a otros.

Beta azota su katana de tinta, salpicando sangre congelada de su espada y en el suelo


ceniciento en una línea limpia. Ella está de pie envuelta en la oscuridad de la noche y rodeada
por un grupo de soldados que yacen boca abajo.

“Acaba con él.” Ordena Beta.

Las chicas con trajes negros perforan sus espadas en el guardia. Una de sus manos en
particular tiembla violentamente, pero eso no impide que la chica clave su espada en su punto
de presión.

“Guh... ¡Gaaaah!” Grita el soldado con su último aliento, haciendo que su espada se
congele en su lugar.

Es el tipo de llanto que la perseguirá mientras duerme hasta que se acostumbre a matar.

Beta envuelve las manos de la niña en el yelmo con las suyas antes de darle un giro brusco
a la hoja. Juntas, sienten que la vida del soldado abandona su cuerpo.

“¡Ah, ahhh...!” Jadea una voz.

Esta vez, los gritos son de la niña.

Beta envuelve su brazo alrededor de los hombros temblorosos de su subordinada y da sus


siguientes instrucciones. “Aseguren el objetivo.”

El grupo se dirige al carruaje y aborda la plataforma de carga. Siguiendo los estridentes


sonidos de una cadena al romperse, las chicas emergen de la carreta con un oscuro montículo
de carne podrida.

Aún respira.

“Vuelvan con Lady Alpha... rápido.”

Arrastran el montículo, cargándolo con ternura, y empiezan a ganar velocidad, seguidas


por el miembro de su orden previamente acurrucado en el pecho de Beta.

Beta entrecierra los ojos ligeramente, mirándolas irse.

Ella las está criando bien.


Estas chicas no sabían nada de combate. Nunca habían empuñado una espada, y no hace
falta decir que nunca habían asesinado a nadie antes de conocerla.

Beta recuerda su propio pasado y los viejos recuerdos comienzan a resurgir.

Todavía recuerda cómo se sintió cuando mató por primera vez... su espada atravesó un
corazón, su mano agarró la de ella. Beta no podía creer la fuerza de su agarre incluso cuando
infringieron una herida fatal.

“Hay un corto período de tiempo en el que las personas pueden moverse después de haber
sido apuñaladas en el corazón. No bajes la guardia. Oye, Beta, ¿estás escuchando?”

Beta estaba escuchando la voz tranquila de Alpha, pero no podía entender lo que
significaba para su vida.

Estaba paralizada por el miedo... incapaz de moverse o pensar.

“Eres imposible.”

La cabeza de su enemigo se elevó por el aire.

Alpha lo había decapitado.

El cadáver cayó al suelo, chorreando sangre que salpicó a Beta, y grandes lágrimas
cayeron de sus ojos.

“Encuentra una razón para luchar.”

Esas palabras sonaron tan frías.

Beta era una niña que tenía problemas para hacer las cosas por su cuenta.

Después de unirse a Shadow Garden, siempre seguía a Alpha. Después de todo, eran viejas
conocidos, y sabía que seguiría el camino correcto si se quedaba al lado de Alpha.

Pero Beta no pudo encontrar una razón para luchar siguiendo los pasos de Alpha... o
entender la importancia de encontrar dicha motivación. Como resultado, no pudo
acostumbrarse a la idea del asesinato, vomitando violentamente después de matar a alguien en
una misión y temblar de miedo todas las noches mientras intentaba conciliar el sueño. No era
inusual que se despertara gritando en medio de la noche.

Una noche en particular, Shadow se acercó a la chica atormentada.


“¿Buscas sabiduría...?”

“¿S-Sí?” Beta respondió nerviosa mientras inclinaba la cabeza hacia un lado.

A sus ojos, él era enigmático y extremadamente poderoso.

“Si buscas sabiduría... te la daré.”

Podría referirse al conocimiento de aliviar mi confusión emocional de asesinar a otros,


pensó.

Beta asintió con grandes expectativas. “Y-Yo quiero sabiduría.” Su voz temblaba.

“Entonces te la daré...”

Shadow comenzó a contar una historia. “Érase una vez, en un lugar lejano, había un
anciano y una anciana...”

Era un cuento de hadas ordinario... sin pizca de sabiduría ni nada más.

¿Qué demonios?

No estaba segura de cómo responder, no es que fuera lo suficientemente valiente como


para oponerse al venerado por Alpha y cerrar su mente para no escuchar su historia. Fue más
interesante de lo que había imaginado inicialmente. De hecho, se dio cuenta de que había
estado tan absorta en la historia que se había olvidado de la hora.

Esa noche, Beta descansó profundamente y en paz.

Y desde entonces, Shadow le recitó un cuento a Beta antes de irse a dormir.

Beta siempre había sido un ratón de biblioteca, pero nunca antes había escuchado ninguno
de sus cuentos. Eran apasionantes y originales para sus oídos. El tiempo pasó volando mientras
los escuchaba, y se quedaría profundamente dormida en poco tiempo... y dejaría de despertarse
a sacudidas en medio de la noche. Sus favoritas fueron “Cenicienta” y “Blancanieves”.

Esto pudo haber sido en el momento en que Beta comenzó a perseguir a Shadow con sus
ojos.

Se dio cuenta de que pasaba más y más tiempo con él. Al principio, ella lo observó con
una mirada tímida. Pero después de un año, Beta estaba pegada a él por la cadera.
Shadow era indispensable para Shadow Garden... fuerza, conocimiento y sabiduría
absolutos. Su incondicionalidad consoló a Beta. Muy pronto, descubrió que él también se
había convertido en una necesidad para ella.

Se dio cuenta de que sus dudas habían desaparecido en algún lugar del camino.

Sin Shadow, Beta habría muerto por estar poseída.

Su familia la había repudiado, la había expulsado de su país de origen, y esta serie de


tragedias hizo que Beta tardara en procesar su nueva situación. Había perdido demasiado para
notar sus ganancias.

Con su escepticismo desaparecido, Beta pudo darse cuenta de algo: Shadow le había dado
una nueva vida y fuerza.

Podía sentir esta verdad hinchándose en su corazón.

Beta había encontrado una razón para luchar.

Comenzó a llevar un diario para escribir sobre él todos los días… para que ella se
mantuviera en contacto con sus recuerdos y sentimientos, para que nunca volviera a dudar de
nada.

Beta había encontrado una razón para vivir.

Al principio, había anotado palabras y adjetivos, pero se dio cuenta de que se habían
convertido en oraciones y en algún momento del camino eso floreció en una historia.

El débil sonido del movimiento devuelve a Beta a la realidad. Desenvaina su espada antes
de acercarse a la plataforma de carga y mira debajo del carro.

“¡Eek!”

Ella mira a los ojos a un joven soldado de su edad. Entra en pánico y se arrastra fuera de
los confines, tratando desesperadamente de escapar.

No sabía nada cuando eligió proteger el carruaje que transportaba a los poseídos... y no
sabrá nada en la muerte.

“¡P-Para...!”

Beta balancea su espada hacia abajo sin dudarlo, y la sangre brota del cuello del joven
mientras corre por su vida.
Se tambalea unos pasos más antes de caer al suelo. Limpiando las salpicaduras de sangre
de su mejilla, Beta mira al cielo nocturno, donde la luna llena se asoma entre las nubes. Bajo
la luz de la luna, sonríe inocentemente... como si fuera una hermosa flor llena de peligro en la
noche.

Beta no tiene dudas.

Si eso lo haría feliz, incluso caminaría por el camino del mal.


Cumplí quince años y comencé a asistir a la Academia de Midgar Para Caballeros Oscuros en
la capital real. Esta academia es conocida como la crème de la crème de las escuelas de nuestro
continente y donde se reúnen caballeros prometedores no solo de esta nación sino de todo el
mundo. Mantuve ni nivel de MEH para mezclarse con la multitud y el ojo a los protagonistas
de mis sueños.

Uno de ellos es la Princesa Alexia Midgar, el pez más grande de todos.

Honestamente, incluso un chimpancé sabría que está en el nivel superior.

Escuché que hay un pez gordo súper famoso llamado Princesa Iris Midgar, pero ya se
graduó, para mi disgusto.

De todos modos, les haré saber que desbloqueé un evento especial con la Princesa
Alexia… err, quiero decir, mi castigo por perder un juego. Sí, lo has oído bien. Estoy a punto
de participar en tu antiguo castigo de confesarme con una chica.

Lo que nos lleva a la azotea de la escuela. Me enfrento a la Princesa Alexia desde la


distancia.

Su cabello platino tiene un corte recto sobre sus hombros, y sus ojos rojos tienen forma
de almendra y, um, ¿bonitos? Y se ve distante con su rostro perfecto. Es como… Sí, sí, ya lo
entendemos. Ella es maravillosa. Sí lo que sea.

Odio decírtelo, pero estoy aburrido de las mujeres hermosas, gracias a Alpha y compañía.
Prefiero un toque de fealdad. Te hace único, lo sabes.

De todos modos, no soy el único retador imprudente que ha ido tras Alexia. Han pasado
dos meses desde el comienzo de la escuela, y más de un centenar de idiotas ya han tratado de
conquistarla.

Y todos se encontraron con una frase amarga: “No me interesas”.

Quiero decir, lo entiendo. Supongo que tendrá un matrimonio político o algo planeado
para ella cuando se gradúe. Apuesto a que está tratando de decir que no tiene tiempo para
participar en un juego de niños.

Dicho esto, los estudiantes aristocráticos enamorados de ella comparten el mismo


destino... matrimonio político y todo. Pero creo que por eso quieren divertirse un poco
mientras aún están en la escuela.
Bueno, no es que me importe. Al final, no es más que la diversión de aquellos que no
saben nada del reino de las sombras.

Y es mi deber como personaje secundario unirme a esta farsa. ¿Ser brutalmente rechazado
por la chica más popular de la escuela? No puedo pensar en un papel más apropiado para un
extra. Si puedo superar este evento y desempeñar el papel de un verdadero perdedor, me
convertiré en mi ideal y daré otro paso para convertirme en un cerebro oculto.

Me quedo despierto toda la noche para prepararme para este momento. ¿Qué debería
decir? ¿Cómo debo confesármele...? Esta va a ser la mayor confesión de un personaje menor
de todos los tiempos.

Elegir las palabras adecuadas es un hecho. Pero doy un paso más al experimentar con la
articulación, el tono y el vibrato. Finalmente domino la confesión definitiva.

En este día, en este mismo momento, estoy en el campo de batalla de mi vida.

Listo, lucha.

Es una batalla trascendental por un personaje de fondo.

Claro, los shadowbrokers tienen su propia forma de combatir, pero luchar como un
personaje secundario crea una raza propia.

Lo que significa que voy a superar todos los obstáculos de una sola vez.

Estoy seguro de mi decisión cuando me vuelvo hacia ella.

Princesa Alexia ... Ella está parada allí luciendo toda alta y poderosa, pero podía
desenvainar mi espada y separar su cuello de su torso en un abrir y cerrar de ojos. Eres un
humano como el resto de nosotros.

Observe atentamente.

¡Les presento, la confesión más grande del mundo!

“Prinshessa AAA... Alexia.”

¿Escuchaste cómo tartamudeé en la AAA? ¿Y ese staccato? Agregué un poco de vibrato,


cambié el tono a mitad de camino y agregué un ceceo a Prinshessa para dar una interpretación
convincente.
“¡Te amo…!” Bajo los ojos para evadir su mirada, asegurándome de que mis rodillas
chocan entre sí. “¿Q-Querría ser mi novia...?”

Elijo ir con tu confesión promedio… cliché, si no aburrida. Pero dejé que mi tono y
dicción se volvieran locos. ¿Y ese ritmo ascendente al final? Demuestra mi total falta de
confianza.

¡Es perfecto…!

Esta es la actuación de mis sueños. ¡Estoy satisfecho! ¡Estoy completamente satisfecho!

“Por supuesto.”

“¿Eh?” Estoy satisfecho conmigo mismo y a punto de irme cuando experimento una
alucinación auditiva. “¿Que acabas de decir?”

“Dije... por supuesto.”

“Um, está bien.”

Algo no está bien.

“R-Regresemos juntos al campus.”

Desde allí, acompaño a la Princesa Alexia a su dormitorio. Después de un “Hasta mañana”


con una sonrisa en mi rostro, me dirijo a mi propia habitación, entierro mi rostro en mi
almohada y grito a todo pulmón.

“¡¿¡¿Cuándo me convertí en el protagonista de una comedia


románticaaaaaaaaaaaaaaaaaa?!?!”

“Es extraño, ¿verdad?”

“Extraño.”

“Absolutamente loco.”

Es el día siguiente. Estoy almorzando en la cafetería y les hablé de ayer a mis dos amigos.
Todos estamos de acuerdo: definitivamente está sucediendo algo extraño.

“No te ofendas, pero la Princesa Alexia está fuera de tu liga. ¿Y ella te dijo que sí? Todavía
creo que es sospechoso. ¿Correcto?”
Ese es Skel, el segundo hijo del barón Etal. Es delgado y alto, y aunque parece que le
importa su apariencia exterior, no tiene estilo. Si lo miras desde lejos, podría engañarte
haciéndote pensar que es atractivo. Erm, tal vez no. Retirare lo dicho.

De cualquier manera, la Princesa Alexia también está fuera de la liga de Skel Etal. Lo sé
a ciencia cierta, porque lo considero mi amigo “personaje secundario”.

“Si Cid es lo suficientemente bueno para ella, apuesto a que yo también lo habría sido.
Gah, realmente debería habérmele confesado antes.”

Ese es Po, el segundo hijo del barón Tato. Es bajo y algo fornido. ¿Sabes que hay un tipo
parecido a una papa en cada equipo de béisbol? Básicamente es él.

No importa si lo miras de lejos, de cerca o desde todos los ángulos. Con su apariencia,
nunca podría estafar a nadie para que piense que es genial. No hace falta decir que no tiene
absolutamente ninguna posibilidad con la Princesa Alexia. Después de todo, él es tu personaje
de fondo frío y duro.

Ah, y, por cierto, mi nombre es Cid. Cuando hago el papel de Cid Kagenou, también hago
el papel de aquella persona promedio que tiene el nombre y apellido más común del país.

“Para ser honesto, es terrible. Tengo la sensación de que tiene un motivo oculto, lo que
me asusta. Además, básicamente vivimos en dos mundos totalmente diferentes.”

“Sí, te escucho. Y a diferencia de mí, no eres bendecido en el departamento de apariencia.


Te doy una semana antes de que ella te termine.”

“Tres días. Solo mira a tu alrededor.”

Escaneo la cafetería y veo a todos susurrando y observándome.

“¡Por ahí! Es ese…”

“¡Estás bromeando! Es súper promedio...”

“Debe ser una especie de confusión...”

“Oh, creo que es muy lindo...”

“¡De ninguna manera!”

Etcétera.
“Escuché que la chantajeó... eso según Skel Etal.”

“Voy a matar a ese hijo de puta...”

“Y haz que parezca un accidente durante la práctica...”

“Si no lo hago ahora, avergonzaría a la humanidad...”

Y similares.

Tengo muy buen oído y he captado casi todo su parloteo. Me tomo un momento para
mirar a Skel.

“¿Hmm? ¿Qué pasa?”

“Nada.”

Supongo que las amistades entre personajes secundarios pueden ser volubles y fugaces.

“Pero en serio, ¿qué hago? Sería extraño si mencionara la ruptura cuando le confesé mi
amor por ella.”

Y rompería mi personaje dejar a una princesa... aunque supongo que en primer lugar la
gente en este papel no saldría con una.

“Vamos, sigue intentando. Si tienes suerte, podrías crear buenos recuerdos.” Anima Skel
con una sonrisa maliciosa.

“Él tiene razón. Digamos que todo esto es un malentendido. Todavía puedes salir con una
princesa. No pierda su tiempo tratando con los matones.” Agrega Po.

“No funciona de esa manera.”

Incluso mientras en este momento perdemos el tiempo, los rumores sobre mí continuarán
circulando por la escuela... lo que significa que me están empujando cada vez más lejos de mi
existencia como un don nadie promedio.

“Pero ahora que ustedes dos van a salir.” Reflexiona Po. “Deben permanecer callados
acerca de perder ese juego.”

“Si. Puedo ver que las cosas se complicaran si se corre la voz. Por favor no digas nada.
Te estoy mirando, Skel.”

“¿Yo? ¡Nunca diría nada!”


“Lo digo en serio.”

Suspiro mientras busco mi almuerzo diario para aristócratas en quiebra... que cuesta
exactamente 980 zeni. Estoy empezando a molestarme con la vibra de este lugar. Voy a comer
lo más rápido posible y largarme de aquí.

Erm, bueno, ese era el plan.

Pero un grupo de sirvientas preparó el almuerzo del asqueroso súper-tonto rico, que cuesta
la friolera de diez mil zeni, en el asiento frente a mí con marcada eficiencia.

“¿Este asiento está disponible?”

Llega Alexia. Uf, sabía que ella estaba aquí. Por eso estaba tratando de devorar mi
almuerzo.
“¡P-P-P-Por favor, hazlo!”

“¡P-P-P-Puedes sentarte aquí! ¡El placer es nuestro!”

Skel y Po responden, básicamente reduciéndose a la nada. Estos son los mismos chicos
que estaban hablando de cómo podrían salir con ella si quisieran. Sí, como se esperaba de mis
amigos.

“Si, seguro. Adelante.” Le digo a la Princesa Alexia, que está esperando mi respuesta.

“No me importa hacerlo.” Responde ella, tomando asiento.

“Que buen tiempo que estamos teniendo.” Parece una forma obvia de llenar el silencio.

“En efecto.”

Nuestra conversación inofensiva continúa, y con el elegante movimiento de su mano,


comienza a comer su extravagante almuerzo.

“Hay tanta comida en el plato de almuerzo asqueroso súper-tonto rico.”

“Si. Nunca podré terminarlo.”

“Que desperdicio.”

“Estaría bien comprando un almuerzo más barato, pero si no obtengo el caro, los demás
pueden sentirse demasiado tímidos para pedirlo.”

“Uh-huh, ya veo. ¿Puedo comerme tus sobras?”

“Sí, pero…”

“Oh, no te preocupes por ser educada conmigo. Quiero decir, esta es la sección para
aristócratas de bajo rango.”

Alexia se ve desconcertada cuando tomo la carne de su plato principal y me la meto en la


boca antes de que pueda pronunciar una palabra.

Oh, es bueno.

“Um...”

“Pásame el pescado.”

“¡Espere…!”
Whoo-hoo, es mi día de suerte. Gracias a la princesa, llego a llenar mi estómago, lo que
es una bendición. Es posible que notes que mi actitud hacia ella ha cambiado desde ayer y que
estoy actuando de manera súper casual con ella.

Y si quieres saber por qué...

Es porque estoy en medio de la Operación: ¡Que te Dejen lo Antes Posible!

“Suspiro... Claro, lo que sea.”

“Gracias por la comida. Te veo luego.”

“¡Detente!”

Maldita sea. Mi plan de comer y correr falla, y de mala gana me deslizo hacia mi asiento.

“Supongo que tomará Royal Bushin para su práctica electiva por la tarde.”

“Yep.”

La academia requiere que sus estudiantes tomen cursos generales por la mañana y
prácticas optativas por la tarde. Lo primero tiene lugar en aulas establecidas, pero lo segundo
es una mezcolanza de estudiantes de todas las clases y grados. Básicamente, se nos permite
elegir una de las muchas clases optativas de artes de armas que creemos que nos conviene
más.

“Yo también estoy en esa clase. Pensé que sería bueno tomarla juntos.”

“Bueno… Quiero decir, estás en la sección uno. Estoy en la sección nueve.”

Las artes Bushin son tan populares que tienen nueve secciones diferentes, con cincuenta
estudiantes en cada una, divididas por nivel de habilidad. Por ahora, me estoy desempeñando
lo suficientemente mal como para estar en la sección nueve, así que puedo analizar las cosas.
Planeo finalmente conformarme con la sección cinco.

“No, está bien. Con mi recomendación, te metí en la sección uno.”

“Eso no está del todo bien. Estoy seguro de eso.”

“¿Prefieres que me inscriba en la sección nueve?”

“No quiero frenarte. Eso me haría quedar mal.”

“Es una u otra. Escoge.”


“No.”

“Esta es una orden real.”

“Me voy a la sección uno.”

Con eso, se acaba el almuerzo. Skel y Po estuvieron completamente quietos de principio


a fin, básicamente fundiéndose en el fondo.

“Este lugar es enorme…” Me maravillo en el momento en que entro al salón de clases


para la sección uno. No puedo evitarlo.

En pocas palabras, parece un gimnasio descomunal. Además del vestuario estándar, está
totalmente equipado con un baño con ducha, una cafetería y una sirvienta que abre la entrada,
lo que técnicamente la convierte en una puerta automática de accionamiento manual.

En cuanto a la sección nueve, nos encontramos al aire libre... llueva o haga sol, caiga
aguanieve o nieve. Ni siquiera hay una puerta para que abra una sirvienta, mucho menos una
sirvienta.

Para evitar ser intimidado por los otros estudiantes, me pongo mi uniforme
apresuradamente y por un tiempo espero a Alexia en la esquina.

“Vamos a relajarnos.” Sugiere tan pronto como entra en la habitación con su uniforme
Bushin.

Piense en un simple cheongsam, uno de esos vestidos ajustados que podría ver en una
película sobre la década de 1920, con una abertura alta en la pierna. Ese es el uniforme de las
chicas. La suya es negra, lo que indica que es una de las luchadoras más fuertes. En Bushin,
cada color representa un nivel diferente de fuerza: el negro está en la parte superior y el blanco
en la parte inferior.

Estoy de blanco, obviamente. Y como soy el único vestido de blanco en toda esta
habitación, sobresalgo como un pulgar adolorido.

Ignoro las miradas de otros estudiantes... 70 por ciento hostiles, 30 por ciento curiosas, y
caliento con algunos estiramientos ligeros.

“Interesante.” Comenta Alexia, reflejando mis movimientos.


En este mundo, es de conocimiento común que es beneficioso relajar los músculos antes
de hacer ejercicio. Pero sin guías prácticas sobre estiramientos cada uno lo hace a su manera.
Quiero decir, si eres un fanático de los deportes, te lastimarás si no te estiras adecuadamente.
He oído hablar de otros que usan magia para obligar a sus músculos a relajarse, pero esto aún
afecta su desempeño.

Alexia está bien versada en ese sentido, lo cual es bueno. Quiero decir, soy un purista de
alto mantenimiento cuando se trata de batalla. Por ejemplo, no perderé ante el esnob
pretencioso promedio.

Nos estamos preparando para cuando comience la clase.

“A partir de hoy, tenemos un nuevo amigo que se une a nosotros.” Comienza nuestro
instructor, presentándome.

“Soy Cid Kagenou. Encantado de conocerlos.”

No hay una pizca de amabilidad en los ojos de mis compañeros de clase.

Ah, sección uno. Un vistazo rápido a mi alrededor y ya puedo ver a algunos VIP. Ese
chico bien parecido de allí es el segundo hijo de un duque, y esa belleza es la hija del actual
líder de los Caballeros Oscuros. Luego está nuestro maestro, que es el instructor de esgrima
del país. Y además de eso, es un joven galán rubio que solo tiene veintiocho años.

“Démosle la bienvenida a nuestra clase.”

Con eso, comenzamos a entrenar, primero suprimiendo nuestra magia a través de la


meditación antes de practicar nuestros balanceos y repasar los conceptos básicos de la espada.

Bien, bien. Estoy a favor de repasar los conceptos básicos. Es importante conocerlos. En
la sección nueve, agitamos nuestras espadas durante unos segundos y jugamos y luchamos
todo el tiempo. Es bueno ver que los luchadores más fuertes valoran sus fundamentos.
Además, todos los estudiantes son expertos. Puedo decir que es un ambiente ordenado... y no
estoy tratando de aguantar ni nada.

Y lo más importante, las técnicas que se enseñan en esta clase son híper-lógicas. Se siente
genial participar en un entrenamiento que no me deja aburrido mentalmente.

“¿Te gusta el método Royal Bushin?” Nuestro musculado y rubio instructor se me acerca.

Creo que su nombre es Zenon Griffey.


“¿Te parece así?”

“Sí, parece que te estás divirtiendo.”

“Supongo que lo estoy.”

El Sr. Zenon sonríe de una manera relajada. “Como saben, el método Royal Bushin es un
estilo de lucha relativamente nuevo, una desviación del Bushin tradicional. Al principio hubo
cierta resistencia entre los partidarios tradicionales y los pioneros. Pero gracias a la Princesa
Iris, ahora está siendo reconocida como la heredera artística de su contraparte tradicional.”

“Y escuché que es uno de los espadachines que ha difundido el arte por todo el país, Sr.
Zenon.”

“Sí, pero mis contribuciones no son nada comparadas con las de la Princesa Iris. En
cualquier caso, el método Royal Bushin prácticamente me crio, por eso me alegra ver a otros
disfrutarlo. Oh, lo siento. No quise interrumpirte.”

Con eso, el Sr. Zenon va a ver cómo están los otros estudiantes. Entiendo totalmente sus
sentimientos. Quiero decir, me mareo cuando Alpha y las otras chicas me ven mostrar mi juego
de espadas. He desarrollado estas técnicas por mi cuenta, lo que me emociona aún más cuando
otros también las adoptan.

“¿De qué hablaron ustedes dos?” Pregunta Alexia.

“El método Royal Bushin.”

“Hmm. Es momentos de entrenar. Vamos a emparejarnos.”

El combate es básicamente una forma de entrenamiento ligero donde revisamos técnicas,


devoluciones y procesos de batalla sin golpear a nuestro oponente.

“¿No eres demasiado fuerte para mí?”

“Estará bien.”

Recogemos nuestras espadas de madera y comenzamos a intercambiar golpes.

Me balanceo y ella bloquea.

Ella golpea y yo vigilo.


No nos golpeamos, nos movemos a un ritmo lento y escatimamos en energía mágica. A
nuestro alrededor, las otras parejas están enfrascadas cara a cara en peleas sin cuartel,
atacándose entre sí con hechizos. Pero para mi sorpresa, Alexia está igualando mi ritmo.

No. No es eso... Esto es normal para ella. Después de todo, el propósito de esta actividad
es revisar nuestras estrategias, lo que significa que la velocidad y la potencia no tienen sentido.
Alexia se centra en este objetivo... y solo en eso. Puedo decirlo por la forma en que maneja su
espada.

Todo este país alaba a la Princesa Iris, la hermana mayor de Alexia... brillante y diabólica,
la combatiente más fuerte del reino. Por otro lado, no tienen mucho que decir sobre Alexia.
Posee magia y técnicas directas, pero es inferior a su hermana. Eso es lo que la gente suele
decir cuando habla de Alexia.

Pero mientras entreno con ella, creo que es buena. Ella se adhiere a lo básico y capta los
fundamentos del combate, aunque no se siente inspirado.

Sí, es común y corriente. Pero ese es el fruto de su trabajo: su manejo de la espada es


pulido, refinado y desprovisto de todo exceso. Esa es la prueba de que domina los conceptos
básicos paso a paso.

Delta, podría aprender un par de cosas de ella, creo, entablando una conversación falsa
con cierta bestia híbrida... una cuya habilidad con la espada encuentro difícil de perdonar.

“Tu juego con la espada no es malo.” Señala Alexia.

“Gracias.”

“Pero no me gusta.”

A ella le gusta levantarme para derribarme.

“Es como si me estuviera viendo pelear. Detengámonos aquí por hoy.”

Ella comienza a empacar, dejándolo así. Se terminó la clase.

Nunca, en mis sueños más locos, esperé pasar esta clase electiva sin problemas. Si pudiera
juntar mis cosas, cambiarme y guardarlas en mi dormitorio, podría ser capaz de...

“Espera un momento.”

Mi burbuja estalla.
Alexia me arrastra por la nuca.

“Supongo que esta es su respuesta.” Observa el Sr. Zenon, que está parado frente a mí por
alguna razón.

“He decidido salir con él.”

“No puedes seguir corriendo para siempre.” Advierte, entrecerrando los ojos.

“Soy solo una jovencita. Esta situación es demasiado adulta para mí.” Responde Alexia,
siguiéndola con una pomposa carcajada.

Esto es suficiente para que me dé cuenta de cómo pude entrar en esta sección y por qué
ella eligió salir conmigo. Al ver cómo se desarrolla la escena me fundo en el fondo, rezo para
que estos dos protagonistas no me arrastren a su drama.

“Sé que el Sr. Zenon es tu prometido y que me estás imponiendo una responsabilidad.”
Me enfrento a Alexia después de la escuela detrás del edificio académico.

“Él no es mi prometido, sólo uno de los pretendientes.” Corrige Alexia, luciendo tranquila
y serena.

“Es lo mismo.”

“No lo es. Sigue presionando el tema como si fuera un trato hecho, y me está estresando.”

“Eso no tiene nada que ver conmigo. Odio decírtelo, pero no tengo planes de ser absorbido
por este lío.”

“Para ser mi novio eres demasiado distante.”

“¿Novio? Vamos. Solo necesitabas una pista falsa para echarme toda la culpa. ¿No es
así?”

“Bien. Pero eso la situación es igual para ambos.” Bromea, una sonrisa tortuosa se
extiende por su rostro.

“¿Para ambos? ¿De qué demonios estás hablando?”

“Te estás haciendo el tonto, ¿eh? Señor me-le-confesé-a-una-chica-como-castigo, Cid


Kagenou.” Su sonrisa se ensancha.
Está bien... espera. Vamos a calmarnos.

“Oh, jugar con el corazón y la pureza de una doncella.” Se lamenta. “Que cruel.”

Dice la chica sin rastro de pureza en todo su cuerpo. Alexia deja caer algunas lágrimas
falsas de sus ojos.

Está bien. Estoy totalmente tranquilo.

“No tengo idea de lo que estás hablando. ¿Tienes alguna prueba?”

Bien, primero la evidencia. Mientras los chicos no me apuñalaran por la espalda, no


importará lo sospechosa que sea de mis intenciones...

“Creo que su nombre es Po. Cuando me acerqué a él, se puso rojo brillante y parloteó
todo, incluidas las cosas que no le pregunté. Ese es un gran amigo.”

Me imagino golpeándolo hasta convertirlo en un montón de puré de patatas para recuperar


la compostura mental.

“¿Estás bien? Tus mejillas se ven todas hinchadas.”

“Estoy bien. Esbozo una sonrisa porque estoy roto por dentro.”

“Oh. Huh.”

“Pero no soy tan malo como tú.”

“¿Hmm? ¿Dijiste algo?”

“Nada. ¿Qué quieres de mi…?"

No tengo más remedio que aceptar la derrota. Mi defecto fatal es elegir a los amigos
equivocados.

“Bueno...” Alexia se cruza de brazos y se apoya contra la pared del edificio académico.
“Por ahora sigamos fingiendo que estamos juntos... hasta que ese hombre se rinda.”

“Soy sólo el hijo de un barón, ¿sabe? No soy suficiente para detenerlo.”

“Lo sé. Solo necesito ganar tiempo. Encontraré algo.”

“Y no quiero que me pongas en peligro. Quiero decir, el tipo es un maestro espadachín.


Si las cosas no funcionan, me pateara el trasero.”
“Deja de lloriquear.” Grita Alexia antes de sacar algunas monedas de su bolsillo y
esparcirlas por el suelo. “Recógelas.” Ordena.

Cada moneda vale diez mil zeni, y cuento al menos diez en el suelo.

“¿Qué? ¿Me veo como si me dejara influir por el efectivo?” Pregunto a cuatro,
recuperando cuidadosamente las monedas una por una.

“Lo haces.”

“Tienes toda la maldita razón.”

Once... doce... trece monedas... ¡Oh, vaya! ¡Encontré otra!

Justo cuando extiendo mi mano para recoger la última moneda, ella la pisa con su
mocasín.

Miro a Alexia y sus ojos rojos se posan en mí.

Puedo ver su falda plisada.

“¿Vas a hacer lo que te diga?” Pregunta con una sonrisa que rezuma maldad.

“Por supuesto.” Sonrío de oreja a oreja.

“Buen perro.”

Alexia me acaricia la cabeza antes de alejarse rápidamente con su falda corta ondeando
detrás de ella. Limpio su huella de la moneda y la coloco suavemente en mi bolsillo.

Incluso mientras asisto a la academia, sigo reduciendo mis horas de sueño para seguir
entrenando, pero este falso noviazgo con Alexia realmente está consumiendo mi tiempo.

“Ven conmigo.”

Con esta orden, me arrastran al salón de clases para los estudiantes de la sección uno en
la clase electiva de Royal Bushin a altas horas de la madrugada. Somos los únicos aquí. El sol
entra a raudales en la habitación y es tranquilo.

Es hora de practicar por la mañana.

Alexia balancea su espada y yo sigo su ejemplo junto a ella.


Ella es muy seria cuando se trata de practicar. Es lo único que no me importa de ella.
Nunca hablamos, solo practicamos en absoluto silencio, y no me molesta pasar tiempo con
ella… por una vez en mi vida.

“Tu juego con la espada es extraño.” Comenta Alexia. “Tienes lo básico. Eso es todo,
pero…” Hace una pausa.

Obviamente estoy restringiendo mi fuerza, magia y habilidades mientras corto el aire. Lo


que me deja con los fundamentos.

“... Pero no puedo dejar de mirarlo.”

“Gracias.”

Puedo escuchar el canto de los pájaros afuera, pero sé que no están silbando una melodía
para ellos mismos. Es un grito de guerra para reclamar su territorio, lo que significa que
realmente están luchando.

“Pero sigue sin gustarme.” Agrega Alexia.

No hablamos después de eso. Seguimos practicando.

Pasan dos semanas más, y de alguna manera me las arreglo para sobrevivir como el
“novio” de Alexia.

De vez en cuando, los otros estudiantes me intimidan, pero no es nada que no pueda
manejar. Me siento aliviado de que el Sr. Zenon no me haya dado una paliza ni se haya valido
de ningún truco rápido y salvaje para borrarme de la existencia.

De hecho, el Sr. Zenon es cortés con nosotros dos durante la clase, instruyéndonos como
si él y yo no tuviéramos problemas entre nosotros. Ya no se me acerca para hacerse notar, pero
yo diría que es un adulto adecuado que puede mantener su trabajo y su vida privada separados.

Y luego está el dolor real en mi trasero.

“Ese idiota me cabrea. Piensa que es todo eso solo porque es bueno manejando una
espada.”

Frente a todos Alexia se porta bien, pero a puerta cerrada, es un tornado de mal habladuría.

“Uh-huh, sí. Lo que digas.”


Me he convertido en una máquina de decir sí. En este punto, sé que estar en desacuerdo
solo es una pérdida de tiempo.

“Pooch, supongo que también viste su engreída, sucia y fea falsa sonrisa.”

“Sí, sí. La vi bien.”

Estamos de camino a casa después de la escuela.

Últimamente, nos hemos acostumbrado a tomar un pequeño desvío por un sendero


tranquilo a través del bosque en el camino de regreso a su dormitorio. Me paso todo el tiempo
diciéndole que sí y rara vez retengo más del 10 por ciento de nuestras conversaciones.

Mientras caminamos a un ritmo terriblemente lento por la carretera se ve el atardecer. En


su totalidad deberíamos tardar diez minutos en caminar, pero siempre nos lleva media hora.

Hay días que tardan tanto en salir las estrellas, pero mantengo la calma. Hay días en los
que tengo ganas de decirle que hable con una pared de ladrillos, pero también demuestro un
poco de autocontrol.

Paciencia, paciencia, paciencia. Pero hay una cosa que siento que tengo que decir.

“¿Hey, puedo preguntarte algo?”

“¿Qué pasa, Fido?” Alexia se sienta en su tocón de árbol favorito y cruza las piernas.

No te quedes ahí sentada. Sigamos caminando, no digo mientras me siento a su lado.

“¿Qué no te gusta del Sr. Zenon? Hablando objetivamente, parece un buen marido.”

“¿Siquiera me has estado escuchando?” Alexia pregunta, un poco molesta. “Odio todo
sobre él. Su misma existencia.”

“Quiero decir, es un espadachín experto y apasionado con títulos, prestigio, dinero… sin
mencionar un buen equilibrio y personalidad entre el trabajo y la vida. Y es popular entre las
mujeres.”

Alexia bufó. “Sí, en la superficie. Cualquiera podría fingir. Tómame a mí como ejemplo.”

“Vaya, de repente estoy completamente convencido.”

Ahora que lo menciona, es súper popular porque es la maestra en usar una máscara frente
a los demás.
“Por eso no juzgo a la gente por su apariencia.”

“Entonces, ¿qué miras?”

“Sus defectos.” Alexia sonríe con aire de suficiencia.

“Qué enfoque tan negativo. Te queda perfecto.”

“Vaya, gracias. Y para que lo sepas, no me importas, aunque no tengas nada a tu favor.”

“Gracias. Nunca he recibido un cumplido que me haya hecho sentir peor.”

Alexia se ríe secamente. “Eres escoria de principio a fin, y me gusta que sea así. También
es por eso que no soporto a nuestro instructor.”

“¿Cuáles son sus defectos?”

“No parece tener ninguno.”

“Suena como un guardián.”

“Ya te lo dije antes: las personas perfectas no existen. Apuesto a que es un gran mentiroso
o está totalmente mal de la cabeza.”

“Ya veo. Gracias por esa respuesta totalmente arbitraria y parcial.”

“De nada, mi pobre pooch. ¡Ahora ve a buscar!” Alexia lanza una moneda al aire y yo me
apresuro a recuperarla.

¡Whoo-hoo! Otros diez mil zeni. Voy a atraparlas todas.

Me meto la moneda en el bolsillo y vuelvo con Alexia, que aplaude de alegría.

“Buen perrito.” Ella frota mi cabeza.

Paciencia, me digo.

“Ooh, veo que en verdad pareces odiar esto.” Observa mientras revuelve vigorosamente
mi cabello.

Aprovecho esta oportunidad para recordar que ella es la peor.

“Puedo ver el disgusto en tu rostro.” Señala Alexia.

“Te dejo verlo.”


Ella se ríe y se levanta. “En fin. Vamos a casa.”

“Sí, sí.”

“Y, Fido, ten en cuenta que mañana voy a clavar mi espada de madera en la cara de ese
maldito instructor. Asegúrate de estar mirando.”

Esto me obliga a hacer otra pregunta.

“¿En serio harías eso?”

“¿Qué quieres decir?” Ella responde, volviéndose para mirarme.

Creo que estoy chocando con algo cuando debería quedarme en mi carril. Pero no puedo
dejar pasar esto.

“El Sr. Zenon es definitivamente más fuerte que tú, pero no hasta el punto en el que no
puedas defenderte.”

Me gusta la forma en que maneja su espada. Sus habilidades evolucionan todos los días
con sus esfuerzos, un paso a la vez. Pero en una pelea real, habría demasiados movimientos
adicionales. Odiaría verlo manchar su habilidad con la espada, especialmente porque creo que
es bueno.

“Lo haces parecer tan fácil. Aunque eres tú el que está vestido de blanco.”

“No me hagas caso. Son solo las divagaciones de alguien que está vestido de blanco.”

“Bien, te haré saber la verdad. No es tan fácil como crees.”

“¿Hmm?”

“No tengo talento. Nací con una cantidad significativa de energía mágica y he trabajado
duro para llegar a este punto. Creo que ahora estoy bien, pero sé que no tengo ninguna
posibilidad contra un verdadero genio.”

“Tal vez.”

“Siempre me han comparado con mi hermana mayor, Iris. Todos esperaban grandes cosas
de mí. Y lo que es más importante, respetaba a Iris y quería estar a su nivel. Pero me di cuenta
de que nunca seré tan buena como ella. Quiero decir, no nacimos en el mismo campo de juego.
Hice lo mejor que pude para hacerme más fuerte. Pero supongo que ya sabes cómo la gente
describe mi estilo de lucha.”
Hay una cierta frase que siempre se pronuncia cuando se comparan las dos hermanas.

“La esgrima de un aficionado.”

“Así es. Y también la tuya. Que desafortunado.” Alexia me lanza una sonrisa torcida.

“No creo que sea desafortunado. Me gusta tu esgrima.”

Alexia reacciona conteniendo la respiración por un momento y frunciendo el ceño.

“Ya me han dicho eso antes. Por Iris… cuando me ganó en el escenario del Festival
Bushin.” Alexia frunce los labios e imita a su hermana: “… ‘Me gusta tu esgrima’. Ella no me
entiende en absoluto. Me sentí patética y ella no tenía ni idea. Desde entonces, siempre he
odiado la forma en que peleo.”

Alexia sonríe, pero no sé por qué. Por lo menos, sé que no está feliz.

Hay algo que necesito decirle. Si no lo digo ahora, me apuñalaré por la espalda.

“Sabes, soy tan apático como parezco. Si hubiera una catástrofe que acabara con un millón
de personas en el otro lado del mundo, no me afectaría. Si enloqueces y te conviertes en una
asesina en serie, no me molestaría… solo digo.”

“Si pierdo la cabeza, serías la primera persona que mataría.”

“Pero hay ciertas cosas que me importan. Puede que sean insignificantes para los demás,
pero para mí, son más valiosos que cualquier otra cosa. Yo vivo esta vida protegiendo estas
pocas cosas. Es por eso que realmente quiero decir lo que estoy a punto de decirte.” Una simple
frase. “Me gusta tu esgrima.”

Después de un breve silencio, Alexia responde: “¿Y qué?”

“Nada. Supongo que la conclusión principal es que me molesta cuando otras personas me
dicen lo que me puede gustar y lo que no. Eso es todo.”

“Ya veo.” Alexia gira sobre sus talones. “Hoy me iré a cada sola.”

Y luego ella se aleja.

“Ha pasado un tiempo desde que los tres comimos juntos.” Comenta Po el Traidor.

“Eso a causa de que cenaba con la princesa todos los días.” Añade Skel.
“Putadas que ocurren.” Digo.

Es la primera vez en mucho tiempo que los tres nos sentamos juntos en la cafetería. Alexia
no está aquí, lo cual es raro.

“Vamos, Cid, anímate.”

“¡Si! Los hombres de verdad no guardan rencor, ¿sabes?”

“Incluso te compramos el almuerzo para aristócratas sin dinero, que cuesta novecientos
ochenta zeni.”

“¡Nuestro regalo! Dejemos que lo pasado sea pasado y volvamos a ser amigos.”

“Supongo que está bien.” Dejé escapar un profundo suspiro.

“¡Sí, ese es nuestro hombre!”

“Gracias por perdonarnos, Cid.”

“Lo que sea.”

“¿Qué tan lejos llegaste?” Pregunta Skel, conteniendo su entusiasmo.

“¿Con que?”

“Bueno, ¿hiciste el acto con la princesa? Has estado saliendo dos semanas enteras, así que
debes haber hecho algo.”

Sé que estamos a punto de tener una conversación tonta, basándonos únicamente en el


hecho de que él dijo “hacer el acto”.

“No hicimos nada. Eso nunca sucedería.”

“Eh. Eres un maldito cobarde. Seguro que habría ido hasta el final.”

“¿Correcto? Al menos la… habría besado.”

“Se los dije. Nuestra relación no es así.” Me desvío y asiento con la cabeza a través de su
conversación con indiferencia mientras mago.

“¿Puedo tener un momento?”

Entra el Sr. Zenon, el galán rubio.

“¡Sí, por supuesto!”


“¡Jamás diríamos que no!”

Con eso, mis dos amigos vuelven a desaparecer.

“¿Puedo ayudarte?” Pregunto, un poco en guardia. Tengo miedo de que pueda hacer algo
mientras Alexia no esté cerca.

“En efecto. Puede que ya lo hayas escuchado, pero desde ayer Alexia no ha regresado a
su dormitorio.”

Esta es la primera noticia que tengo de ello. Supongo que se ha ido de viaje para
encontrarse a sí misma o lo que sea. El momento parece adecuado para su edad.

“La estaba buscando esta mañana cuando encontré esto.” El Sr. Zenon sostiene un
mocasín en una mano.

Es de Alexia.

“Hay evidencia de una lucha cerca. La Orden de los Caballeros está investigando este
caso como un posible secuestro.”

“¡De ninguna manera…!” Grito de tormento mientras cierro vigorosamente un puño en


mi mente.

¡Ja! ¡Te lo mereces, princesa!

“Redujimos al culpable a la última persona que estuvo en contacto con ella.” El Sr. Zenon
me mira directamente a los ojos. “A la Orden de los Caballeros le gustaría hablar contigo.”

Noto que toda la Orden está en plena marcha, de pie amenazadoramente en la entrada de
la cafetería.

“Asumo que cooperarás, ¿verdad?”

Ahí es cuando me doy cuenta.

Esto no es bueno.
Me interrogaron en una habitación comparable a una celda de detención y me dejaron en
libertad cinco días después. Ahora es de noche.

“Vamos. Piérdete.”

Me empujan fuera del edificio y arrojan mi maleta detrás de mí. No estoy en nada más
que mi ropa interior, y hurgo en mi maleta para cambiarme y meter los pies en mis zapatos.
Me toma un tiempo vestirme. Supongo que tiene que ver con el hecho de que me arrancaron
todas las uñas.

Cuando me pongo todo, lanzo un gran suspiro y empiezo a caminar. Me destaco entre la
gente de la calle muy transitada ya que estoy todo golpeado y empapado en mi propia sangre.

Suspiro de nuevo. “Relájate, relájate. No tiene sentido preocuparse por cada pequeña
cosa.”

Me las arreglo para mantener la calma bloqueando los rostros de los caballeros que me
interrogan fuera de mi mente.

“Simplemente estaban haciendo su trabajo.”

Sus puñetazos solo dejaron heridas superficiales en mi cuerpo. Si me apetecía, podría


volver a crecer las uñas que me faltan. Pero no lo hago, porque estoy completamente inmerso
en representar mi papel de don nadie.

“Sí, siempre soy tranquilo y sereno.”

Correcto. Calma.

Dejo escapar otra larga exhalación y mi campo de visión se aclara. Presto atención a lo
que me rodea y siento extrañas sombras acechando detrás de mí.

“Dos de ellos me están siguiendo.”

El secuestrador no ha sido capturado. Lo que obviamente significa que el estado de


bienestar de Alexia está en el aire.

El hecho de que me hayan liberado no significa que todo sea sol y rosas. Simplemente no
tienen pruebas suficientes para condenarme y mi nombre aún no está limpio.

Camino penosamente de regreso a mi dormitorio, pretendiendo colgar la cabeza por el


cansancio.
“Tarde...” Susurra una voz tranquila.

Llega a mis oídos, acompañada del leve aroma de un perfume familiar.

“¿Alfa…?”

Pero no puedo encontrarla en ningún lugar entre la gente de la ciudad que pasa corriendo
de un lado a otro en la carretera principal después del atardecer.

Cuando enciendo las luces de mi dormitorio, la silueta de una chica emerge de la


oscuridad.

“Debe estar hambriento.”

Su traje negro le queda a la perfección, acentuando sus curvas femeninas. Sostiene un


sándwich con una gruesa lonja de atún en la mano de Tuna King, el famoso restaurante de la
capital.

“Gracias. Ha pasado un tiempo, Alpha. ¿Dónde está Beta?”

Estoy hambriento después de no comer una comida adecuada en cinco días, y devoro el
sándwich. Beta es quien se supone que debe estar en rotación para ayudarme.

“Ella me contactó. Que desastre.” Alpha se sienta con las piernas cruzadas en la cama.

Hay una cualidad nostálgica en sus brillantes mechones dorados que se arrastran por su
espalda y esos ojos azules con forma de almendras. Ha crecido desde la última vez.

“Sí.” Me meto el último trozo de sándwich en la boca.

“Allí hay agua.”

“Gracias.” Tomo de un vaso grande. “¡Ahhh! Vuelvo a estar vivo.”

Me quito la chaqueta y los zapatos y me meto en la cama.

“Oye, al menos cámbiese de ropa.”

“Eso es hipocresía. Me dormiré ahora.”

“¿No sabes en qué posición estás?”

“Le dejaré los preparativos.”


Alpha es brillante. Ella preparará el mejor escenario para nuestra actuación si la dejo hacer
lo suyo. Hasta entonces, voy a dormir… quiero decir, ahorraré mi energía.

Alpha deja escapar un suspiro frustrado. “Estoy segura de que ya lo sabe, pero van a
pensar que es el culpable si no hace algo.”

“Eso es cierto.”

Si nunca se encuentra al verdadero culpable, casi puedo garantizar que el próximo


sospechoso en la fila será castigado. Sobre todo, porque esto implica el secuestro de un
miembro de la realeza. Alguien tiene que morir o el caso nunca se cerrará.

Hay que ver cómo me encanta la Edad Media.

“Despierte. Tengo más bocadillos.”

“Estoy despierto.”

Alpha los entrega. “Alguien está tratando de agravar la situación y acusarlo de ser el
culpable.”

“Eh. Así que, ¿incluso si no hago nada resultare ser el culpable?”

“Supongo que quieren resolver este asunto rápidamente, y un estudiante modesto de una
familia noble pobre es el objetivo perfecto.”

“Estoy de acuerdo. Yo haría lo mismo.”

“No podemos confiar en la Orden de los Caballeros.”

“¿El Culto se ha infiltrado en ellos?”

“Sí, sin duda. El secuestrador es miembro del Culto. Su objetivo es obtener altas
concentraciones de la sangre de los héroes.”

Las chicas siguen fingiendo que hay un Culto... para mí. Qué gran grupo.

“¿Sigue viva?”

“Si muere, no podrán extraerle más sangre.”

“Cierto.”

“Aunque no estoy segura de por qué decidió cortejar a la princesa.” Alpha me mira.
“No es así como sucedió.”

“Estoy segura de que tiene sus razones... razones que no puede decirnos.”

No dejo escapar otro pío y aparto los ojos para evitar su mirada. No tengo ninguna razón
real, por supuesto.

“Entiendo. Sé que está luchando con algo en el fondo de su corazón.”

¿Cómo respondo cuando ese no es el caso?

“Pero espero que pueda confiar en nosotras un poco más. Si nos hubiera contado sobre
esto antes, no se habría salido de control. ¿No está de acuerdo?”

“S-Sí.”

“Está bien. Nuestro trabajo es asegurarnos de que esté a cubierto.” Agrega con una
sonrisa. “Una vez que resolvamos este caso, me invitará a un Tuna King. Se suponía que ese
último sándwich era mío.”

“Por supuesto. Perdón por robar tu sándwich, Alpha.”

“No se preocupe por eso.” Insiste, levantándose y dirigiéndose a la ventana.

Una vez que la abre, saca un pie de la habitación, moviendo sus diminutas caderas.

“Me iré ahora. Por un tiempo mantenga un perfil bajo.”

“Entendido. ¿Cuál es nuestra estrategia?”

“Reuniremos un ejército. No hay suficientes miembros en la capital. Y creo que


deberíamos convocar a Delta.”

“¿Llamaras a Delta?”

“Ella quiere verle.”

Gunshot Delta. También conocida como Suicide Weapon Delta. En pocas palabras, es
una tonta que ha gastado todos sus puntos de experiencia en sus habilidades de batalla.

Una pequeña reunión estaría bien, supongo. Ruego que todo salga bien.

“Le haré saber los detalles cuando los preparativos estén completos. Le veo pronto.”
Alpha me lanza una última sonrisa antes de ponerse su traje para ocultar su rostro y
deslizarse por la ventana hacia la noche.

“¿Ese es el final de su informe?” Pregunta una belleza pelirroja.

Su cabello lacio y ardiente le llega hasta la parte baja de la espalda, iluminado bajo las
luces parpadeantes de una vela, y sus ojos rojo vino están fijos en los papeles de investigación
de su escritorio. El caballero informante se sonroja en presencia de su aplomo y encanto.

“S-Sí, Princesa Iris. Continuaremos nuestra búsqueda lo mejor que podamos.”

Iris asiente, indicándole que se vaya.

Cuando la puerta se cierra detrás de él, Iris se queda sola con un hombre guapo de cabello
rubio.

“Marqués Zenon. Gracias por su cooperación.”


“El incidente tuvo lugar en los terrenos de la escuela. Yo era responsable de mantenerla a
salvo y, lo que es más importante, me preocupa su bienestar...”

Baja los ojos y se muerde el labio inferior con frustración.

“Tenías que cumplir con tus deberes como espadachín experto. Nadie te culpa. Y en este
momento no tenemos tiempo para señalar con el dedo. Tenemos que concentrarnos en
recuperar a Alexia sana y salva.”

“Supongo que tiene razón…”

“Otra cosa.” Iris deja de hablar por un momento y cierra el informe. “¿Es cierto que este
Cid Kagenou es probablemente el perpetrador?”

“No quiero creer que uno de nuestros estudiantes pueda ser el culpable, pero según las
circunstancias, debo decir que lo encuentro sospechoso... aunque no creo que sea lo
suficientemente fuerte como para vencer a Alexia en un duelo.” El Sr. Zenon agrega lo último,
eligiendo cuidadosamente sus palabras.

“Lo que significa que o tuvo un cómplice o la drogó. Pero no se quebró durante el
interrogatorio. ¿De verdad crees que es él?” Pregunta Iris.

“No puedo decirlo con certeza. Pero quiero creerle.”

Iris asiente y entrecierra los ojos. “Tengo a mis caballeros de mayor confianza vigilándolo.
Esperaremos el próximo informe.”

“Rezo por la seguridad de Alexia.” El Sr. Zenon ofrece una reverencia antes de despedirse.

Justo cuando abre la puerta, una joven entra en la habitación.

“¡Su Alteza! ¡Por favor, escuche!”

“¡Claire! ¿Qué estás haciendo aquí? ¡Disculpe, nos vamos!”

El Sr. Zenon agarra a la chica de cabello negro, Claire Kagenou, intentando empujarla
fuera de la habitación.

“Marqués Zenon, ¿quién es ella?”

Se detiene. “Ella es...”

“¡Claire Kagenou! ¡Soy la hermana mayor de Cid!”


“¡Claire! E-Ella es actualmente una de nuestras mejores estudiantes, y está siguiendo a
los miembros de la Orden de los Caballeros.”

“Ya veo... Está bien. Escucharé.”

“¡Muchas gracias!” Claire exclama, acercándose a Iris y defendiendo su caso. “¡Mi


hermano nunca secuestraría a la Princesa Alexia! ¡Esto debe ser un error!”

“La Orden de los Caballeros está tomando todas las precauciones en su búsqueda para
evitar errores. No se ha confirmado que su hermano sea el criminal.”

“Sí, pero si nadie encuentra al verdadero culpable, ¡él asumirá la culpa!”

“Nuestros caballeros están investigando cuidadosamente el asunto. Les puedo asegurar


que nadie será condenado injustamente.”

“¡Pero!”

“¡Claire!” El Sr. Zenon advierte, evitando que Claire siga presionando desesperadamente
a Iris. “Cálmate. Sé cómo te sientes, pero cualquier otra cosa sería un insulto a la Orden de los
Caballeros.”

“¡Ksh...!” Claire deja escapar antes de mirar a Zenon y luego a Iris. “¡Si alguien pone una
mano sobre mi hermano, yo...!”

“¡¡Eso es suficiente!!” El Sr. Zenon la interrumpe y la saca de la habitación.

Slam.

Iris deja escapar un suspiro, mirando la puerta cerrada detrás de ellos.

“Eh. Sentimos lo mismo por nuestras respectivas familias…” Murmura Iris. “Alexia,
espero que estés bien...”

Las dos hermanas solían ser cercanas, pero en algún momento del camino, comenzaron a
separarse. De hecho, no han hablado en años e Iris sabe que puede que nunca más vuelvan a
hacerlo.

“Alexia…”

Iris cierra sus ojos rojos vino y deja que una lágrima recorra su rostro.
Cuando Alexia abre los ojos, se encuentra en una habitación con poca luz, sin ventanas y
con una vela como única fuente de luz. Una puerta pesada está incrustada en la pared de piedra
frente a ella.

“¿Dónde estoy…?”

No recuerda nada después de despedirse de Fido en su camino a casa desde la escuela.

Al mover su cuerpo, Alexia escucha el sonido metálico del metal golpeando el metal y
mira hacia abajo para ver sus extremidades atadas a una mesa baja.

“Una restricción mágica...”

Eso significa que su magia está siendo sometida y podría ser difícil para ella escapar por
su cuenta.

¿Quién la trajo aquí y con qué propósito? Describe la lista de posibilidades: secuestro,
chantaje, trata de personas… No hay una respuesta definitiva. Aunque Alexia puede no ser la
heredera al trono, sabe que tiene suficiente influencia como princesa para atraer a los
criminales.

Dicho esto, tiene muy poca información para averiguar la situación actual.

Ella da un paso atrás. Un nuevo pensamiento aparece en su mente.

¿Fido está bien?

Sí, Fido. Su amigo idiota. Pero le agrada por decir lo que piensa sin miedo.

Si lo arrastran a este lío, su vida sería... Alexia se detiene para terminar ese pensamiento,
sacudiendo la cabeza para aclararla antes de escanear la habitación.

Un muro de piedra, una puerta de acero, un candelabro y… algo que parece un montón
de basura negra. Por alguna razón ese montón está encadenado, sentado a su lado.

Alexia lo mira con curiosidad cuando cree que lo ve moverse ligeramente.

Está respirando... algo con ropa hecha jirones.

“¿Puedes escucharme? ¡¿Puedes entenderme…?!”

El ser se vuelve para mirarla.

Es una criatura.
Alexia nunca antes había visto a una tan desnutrido. Apenas puede distinguir sus ojos,
nariz y boca en su rostro negro y enconado. Todo su cuerpo está distorsionado e hinchado, y
su brazo derecho es más largo que las piernas de Alexia. En contraste, su brazo izquierdo es
más delgado y más rechoncho que el de ella, y hay una protuberancia en su cuerpo como si
llevara algo en su estómago.

La criatura está justo al lado de Alexia.

Sus manos y pies están encadenados a la mesa, pero solo está atada por su cuello. Si solo
extendiera su largo brazo, la monstruosidad podría potencialmente tocarla.

Alexia calla su respiración, apartando la mirada para evitar provocarla.

Ella está siendo observada.

Hay una pausa larga que parece congelar el tiempo... y luego sus cadenas comienzan a
traquetear.

Alexia desvía la mirada hacia un lado y la criatura yace boca abajo como si se hubiera
quedado dormida. Ella lanza un gran suspiro de alivio.

No pasa mucho tiempo antes de que se abra la puerta.

“Finalmente. Finalmente te tengo.” Un hombre larguirucho con bata blanca entra en la


habitación.

Tiene las mejillas hundidas, los ojos hundidos y los labios agrietados. Los pequeños
mechones de cabello que le quedan en la cabeza, que adelgazan, se pegan con el aceite de su
cuero cabelludo, del que sale un olor espantoso.

Alexia mira tranquilamente al hombre.

“Sangre real, sangre real, sangre real.”

Sangre real.

Mientras el hombre de la bata blanca repite esta frase, recupera un dispositivo equipado
con una fina jeringa. Tal vez esté planeando sacarle sangre. Antes el médico del castillo la
tomó muchas veces.

Pero ella no sabe por qué este hombre secuestraría a una princesa por su sangre.

“¿Puedo hacerte una pregunta?” Alexia pregunta con frialdad.


“¿Hmm, hmm?” Un extraño gorgoteo emerge del hombre.

“¿Para qué la usarás?”

“T-T-Tienes la sangre de un demonio. La usaré para resucitarlo en la actualidad.”

“Ya veo. Muy buena idea, mis felicitaciones.”

Aunque no puede entender lo que está tratando de decir, es muy consciente de que se ha
vuelto completamente loco y se da cuenta de que debe estar motivado por la religión... o algo
así.

“Oye, me costará mucho seguir con vida si extraes demasiada sangre. No estoy lista para
morir, lo sabes.”

“Je, je, je... L-Lo sé. Quiero toda la sangre que puedas darme. Voy a succionar poco a
poco de ti todos los días.”

“Sí, por favor, hazlo.”

Mientras necesite su sangre, no la matará. Por eso se mantiene dócil y no intenta resistirse.
Por el momento, decide esperar a que la rescaten.

“E-E-Esto no se suponía que sucediera. Culpo a esos idiotas por todo esto.”

“Uh-huh, yo también odio a los idiotas.”

Mira al hombre de la bata blanca mientras murmura entre dientes: “Porque lidiar con ellos
me agota.”

“Destruyeron mi... mi laboratorio. Todo comenzó con ese idiota de Grease.”

“Uh-huh, el idiota de Grease es quien lo inició.”

“Y luego siguieron viniendo y viniendo y... ¡Aaaghh!”

“Es una pena. Siento escuchar eso.”

“¡Sí! ¡Sí, lo es! ¡Mi investigación está casi terminada! ¡Si no la termino pronto, seré
desterrado... desterrado...!”

“Eso suena horrible.”

“¡M-Malditos sean todos ellos! Esos buenos para nada... ¡nada!”


El hombre de la bata blanca se acerca a la criatura encadenada y la golpea hasta donde su
cadena se lo permite. La patea una y otra vez, pisoteando su cuerpo, mientras la criatura casi
se queda quieta, acurrucándose sobre sí misma.

“¿No ibas a sacar mi sangre?”

“Correcto. Correcto. Con tu sangre... Con tu sangre, todo estará completo.”

“Bien por usted.”

El hombre de la bata blanca prepara el dispositivo y coloca la jeringa contra su brazo.

“Con esto... Con esto, estará completo... No seré desterrado.”

“No me hagas daño.”

Me darán ganas de golpearte, agrega Alexia en su mente.

La aguja entra en su brazo, y observa como si la sangre de otra persona fuese la que llenara
el tubo de vidrio.

“Je-je... je-je-je...”

Cuando está lleno, el hombre de la bata blanca lo saca amorosamente de la habitación y


Alexia espera a que se cierre la puerta antes de soltar un profundo suspiro.

He preparado todo para este día.

Dos días después de que me liberaron de los interrogatorios, miro a través de la preciada
colección de mente maestra en mi dormitorio y agarro todo lo que pueda usar.

Estos puros... no son adecuados para mi edad. Pero este vino añejo... una botella de
coleccionista rara que vele novecientos mil zeni de Pordeaux, en el suroeste de Francia. Sí, es
perfecto para esta noche... cuando la luna permanece oculta tras las nubes. Ahora, lo combinaré
con mi mejor cristalería… Este Buitton es el mejor en francés y cuesta 450.000 zeni. Y con
esta lámpara antigua y ese escurridizo cuadro El Grito, con el que me encontré por casualidad,
en la pared… Voilà. Fantástico.

Oh, mi corazón está lleno.

Cacé bandidos y arrodillado busqué monedas con mis manos, todo por esto.
Lágrimas de alegría manchan mis mejillas mientras contemplo mi dormitorio... un
producto de mi colección superior. Todo lo que tengo que hacer es configurar la invitación
que acabo de recibir hoy y esperar.

Esperaré ese momento.

Esperaré.

Esperaré…

¡Y esperaré…!

Entonces... llega el momento.

Murmuro para mí al mismo tiempo que la chica de ébano entra por la ventana.

“Ha llegado el momento... Esta noche las sombras recorren el mundo...”

Si. He preparado todo para este día...

“Ha llegado el momento... Esta noche las sombras recorren el mundo...”

Esas fueron las palabras que usó para saludar a su subordinada, Beta.

Se sienta en una silla con las piernas cruzadas, de espaldas a su subordinada. Puede que
no esté vigilante, pero Beta sabe que está distante y vive en un mundo completamente separado
del suyo.

La copa de vino en su mano brilla a la luz de la lámpara antigua. Incluso para Beta, que
no está muy familiarizada con el alcohol, sabe que está bebiendo casualmente uno de los vinos
más raros e inalcanzables de todos los tiempos.

Beta está atónita no solo por los artículos de lujo que dan color a su habitación, sino
también por la pintura que ve en su pared. La obra maestra inalcanzable El Grito. Ninguna
cantidad de dinero en efectivo podría comprar esta obra de arte. Beta casi le pregunta cómo
llegó a poseer la pintura, pero de repente se da cuenta de que no tendría sentido y se detiene a
tiempo.

Todo cae en sus manos porque él es quien es.

Eso lo explica todo.


Es natural para él ser dueño de El Grito. De hecho, incluso si uno buscara en todos los
rincones del mundo, nunca podría encontrar un dueño más adecuado para esa pintura que
Shadow.

“Un mundo de sombras. Esta noche las nubes caen en cascada sobre la luna. Qué
apropiado. Para nosotros.” Agrega Beta.

Shadow la mira en silencio y coloca su boca en el borde de su copa.

“Estamos listos.”

“Uh huh.”

Él sabe todo. O quizás es su tono omnisciente el que crea esta ilusión. Bueno, la verdad
es que él sabe casi todo lo que Beta está a punto de decir.

Pero de todos modos Beta sigue hablando, como es su deber.

“Bajo el mando de Lady Alpha, hemos reunido a toda la gente de la zona y la hemos
movilizado en la capital. Hay ciento catorce en total.”

“¿Ciento catorce?”

“... ¡Ggh!”

¿Son muy pocos?

Teniendo en cuenta la fuerza de Shadow Garden, imaginó que 114 nuevos miembros
serían más que suficientes.

Pero Beta no tarda mucho en darse cuenta de que no lo entendió.

Después de todo, estas personas son personajes secundarios y menos del 10 por ciento de
ellos están calificados para el trabajo. Es la estrella del programa de esta noche. Como
compinches para sacar a la luz la historia del personaje principal, 114 parece escandalosamente
pequeño en número.

“¡Yo, l-lo siento...!”

“¿Has contratado extras...?” Shadow pregunta, interrumpiéndola, pero esa última palabra
no está en el vocabulario de Beta. “No importa. Solo hablo conmigo mismo.”

“Entendido.”
Beta no pregunta más, porque sabe que sus palabras contienen más profundidad de la que
jamás podría imaginar, y no tiene ni el derecho ni el poder para pedir más detalles.

Dicho esto, no puede dejar de esperar el día en que estará a su lado y respaldará todos sus
secretos. Pero hasta entonces, mantendrá estos sentimientos ocultos.

Ella sigue hablando.

“Nuestra estrategia es lanzar ataques sincronizados contra los escondites de la secta Fenrir
en el Culto de Diablos esparcidos por toda la capital. Al mismo tiempo, buscaremos rastros de
la magia de la Princesa Alexia. Una vez que localicemos su paradero, cambiaremos de planes
y daremos prioridad a su rescate.”

Shadow asiente, animándola en silencio a seguir adelante.

“Gamma manejará los comandos tácticos. Lady Alpha dominará el campo de batalla y yo
seré su asistente. Epsilon liderará el apoyo desde atrás, y Delta los emboscará, marcando el
comienzo de toda nuestra operación. Las tropas estarán formadas por...”

Shadow levanta la mano, deteniendo su explicación detallada.

Tiene una carta en la mano.

“Una invitación.” Agrega, moviéndola detrás de él.

Beta recoge el fajo de papel, que él le pide que lea.

“Esto es...” Se apaga, sorprendida y enojada por el grosero mensaje.

“Envía mis disculpas a Delta... pero en mi recae realizar este preludio.”

“Sí, nos aseguraremos de que eso suceda.”

“Ven conmigo, Beta.” Se vuelve hacia ella. “Esta noche, el mundo descubrirá quiénes
somos.”

Beta tiembla de alegría al saber que luchará junto a él.

La nota de rescate lo llevó a un sendero del bosque en lo profundo del mismo. Shadow
hace su aparición con su uniforme escolar, cerca de donde la Princesa Alexia fue secuestrada,
y Beta acecha encubiertamente a poca distancia de él.
Solo toma un poco de tiempo antes de que sienta que se acercan dos energías.

Algo vuela en su dirección, que agarra con una mano y mira.

“¿Es este... el zapato de Alexia?” Murmura.

Y luego aparecen... dos hombres en el camino.

“Hey, imán de chicas. ¿Qué estás haciendo con el zapato de la Princesa Alexia?”

“Ooh, y contiene rastros de magia. Tú eres el culpable, Cid Kagenou.”

Ambos llevan la armadura de la Orden de los Caballeros. No hay duda de que fueron ellos
quienes lo interrogaron antes.

“Ya veo. Eso es lo que estás intentando hacer.”

Los hombres se burlan descaradamente de las palabras de Cid.

“Si te hubieras roto antes, no habríamos tenido que meternos en este lío.”

“Podrías haber pasado por eso sin arruinarte.”

Los dos empuñan sus espadas y descaradamente acortan la distancia que los separa de
Cid.

Qué estúpidos… Beta no puede encontrar las palabras para describir su idiotez.

“Está bien, Cid Kagenou. Estás bajo arresto por el secuestro de una princesa.”

“No luches. Luchar no te llevará a ninguna parte.”

Uno de ellos se ríe altivamente mientras empuja su espada hacia Cid.

“¿Hmm?”

Pero Cid ha detenido la hoja con dos de sus dedos. Luego, hay un destello de luz cuando
su pie derecho roza el cuello del hombre.

Posteriormente, la sangre brota de ese lugar exacto.

Hay una daga de ébano que sobresale del zapato derecho de Cid.

“AAAH... Agh... ¡¡Augh!!” El caballero cae al suelo, agarrándose el cuello.

Morirá a tiempo.
“¡¡Bastardo!!” Su compañero entra en pánico y trata de atacar a Cid, pero su ataque es
demasiado simple y descuidado.

Cid lo esquiva inclinando la cabeza, luego literalmente le quita los pies al hombre,
dejándolo vacío debajo de las rodillas.

“¡¡Aaaaaaaggghhhhh!!” Grita el caballero mientras la sangre brota de sus muslos, que


agarra. “¡Mis... mis piernasssss...!”

Empieza a arrastrarse lejos de Cid.

“¡N-No creas que puedes salirte con la tuya lastimando la Orden de los Caballeros,
cerdo…! ¡S-Si morimos, tú vas a ser el primer sospechoso!”

Cid pisa tranquilamente el rastro de sangre del hombre y se acerca.

“¡E-Eek…! ¡Se acabó para ti ...! ¡Se acabó…!” Chilla su presa, arrastrándose desesperada
y torpemente por el suelo.

“Cuando amanezca... encontrarán los cadáveres de dos caballeros.”

“¡S-Sí! ¡Cuando venga la mañana, todo habrá acabado...!”

El hombre avanza unos centímetros. Cid sigue el maldito sangriento.

“Pero ya no tienes que preocuparte.”

Es en ese mismo momento que el tonto se da cuenta de que Cid está detrás de él.

“¡Eek!”

Hay un destello de luz en la pierna derecha de Cid.

“Porque cuando amanezca... todo estará hecho.”

La cabeza del hombre se lanza al cielo, y Cid se da la vuelta, la sangre llueve sobre él.
Beta se estremece al verlo.

Pero Cid ya no está con su uniforme escolar.

En cambio, está Shadow, de la cabeza a los pies en ébano. Adornado con un traje de tinta
y botas, sostiene una katana negra en la mano mientras su abrigo se balancea con la brisa. Su
capucha cuelga sobre su frente, ocultando la mitad superior de su rostro. Solo la mitad inferior
ve la luz. Es como si llevara una máscara mágica, donde las únicas partes visibles reales de él
son su boca y los ojos rojos que miran desde la oscuridad.

Después de casi desmayarse al ver su imponente y deslumbrante silueta, Beta rápidamente


recupera Las Crónicas de Shadow-sama de entre sus pechos y dibuja un bosquejo aproximado
de la escena. Junto a él, registra sus declaraciones de ese día. Y voilá. Todo esto toma solo
cinco segundos.

En una nota no relacionada, estos dibujos y listas de sus eslóganes componen el papel
tapiz en el dormitorio de Beta. Escribir una nueva entrada en Las Crónicas de Shadow-sama
cada noche antes de acostarse le brinda una de las mayores alegrías de la vida.

El rugido de una explosión lejana la devuelve a la realidad.

“¿Es Delta…? Nocturne ha comenzado. Vamos, Beta.”

“¡E-Está bien! ¡Vamos!”

Beta se mete la libreta en el escote y corre tras él. Y, por supuesto, Shadow es totalmente
inconsciente de que ella hizo algo de eso en primer lugar.

“Eek… ¿Qué demonios eres? ¡No hemos hecho nada para merecer esto!”

Un mar de sangre.

Eso es lo que es esto. Y hay un hombre gritando en medio.

Eso ha llegado sin previo aviso. Sin previo aviso o sin decir sus razones, atravesó la pared
y comenzó su matanza.

Otro hombre se convierte en presa de su espada katana negra.

Nadie quiere luchar contra eso. Los hombres quieren escapar apresuradamente y nada
más. Pero está bloqueando la única salida.

“¡¿Qué te hemos hecho?! Nada, ¿verdad?”

Se vuelve hacia el hombre y comienza a reír.

“¡Eek...!”

Desde detrás de su máscara de ébano, se ríe con saña.


“¡A-Ayuda...!” Balbucea.

Su cuerpo está dividido por la mitad, cortado desde la parte superior de su cráneo hasta
su entrepierna. La sangre brota de cada lado mientras las dos mitades caen hacia la derecha y
la izquierda.

A medida que sumerge su cuerpo en sangre, atrapa con ternura las gotas que caen. Puede
tener la apariencia de una mujer, pero el temperamento es de demonio.

Al darse cuenta de que solo quedan unos pocos esbirros en la zona, extiende su arma
alargando su hoja negra.

Sin exagerar, la katana se extiende literalmente lo suficiente para atravesar la pared.

Con un poderoso swing...

“¡¡D-Detente...!!”

… Destruye el edificio y todo lo que hay en él.

“Ha comenzado.”

Desde lo alto de una torre de reloj, una seductora elfa observa la aniquilación completa y
la caída de un edificio. Es casi una broma. La brisa revuelve sus largos cabellos dorados, que
brillan en la oscuridad de la noche.

“Oh, Delta... Ella siempre se excede.” Suspira, sacudiendo la cabeza.

Pero no puede deshacer lo que ya está hecho. Alpha mira la capital desde lo alto de la
torre.

Toda la capital comienza a moverse frenéticamente. Todo comienza según lo planeado.


Y la mayor parte de la atención se dirige a Delta, que acaba de destrozar un edificio.

“Tengo que alabar a Delta, ha hecho que a los demás les resulte más fácil empezar...”

Si pudiera ignorar a las víctimas, podría admitir que los movimientos de Delta son
excepcionales.

“Supongo que yo también debería irme.” Murmura.

Alpha esconde su rostro detrás de una máscara de color negro.


Algo está sucediendo afuera.

Alexia abre los ojos por primera vez en horas.

Los únicos que entran en la habitación son una cuidadora y el hombre de la bata blanca,
lo que no le da a Alexia nada que hacer excepto dormir en la misma mesa donde le atan las
manos y los pies. Ni Alexia ni la criatura molestan se molestan entre sí, lo que significa que
se llevan bien. El clamor se intensifica, lo que indica que hay algún tipo de conflicto más allá
de esta habitación.

Alexia sonríe, esperando ser rescatada.

“Me pregunto si se estrellarán contra la pared de forma espectacular.” Murmura sin


ninguna razón en particular.

El estrés debe estarla afectando. Y aunque sabe que no tiene sentido, sacude las cadenas
que la atan.

“Lamento haberte despertado.”

La criatura a su lado levanta la cabeza.

“Pero creo que es mejor permanecer despierto. No querrás perderte la diversión.”

Alexia sabe que no le responderá, pero le habla de todos modos. El aburrimiento puede
tener efectos extraños en la mente.

Toma un tiempo antes de que el sonido de la llave abriendo la puerta resuene por toda la
habitación de una manera nerviosa y aprensiva.

“¡¡Mierda, mierda, mierda !!” El hombre de la bata blanca entra en la habitación.

“Buen día para ti también.”

“Estaba tan cerca! ¡¡Tan cerca!!” Ignora a Alexia, que claramente se está divirtiendo con
todo esto. “Esos bastardos… ¡¡Están aquí!! ¡Esto es el fin! ¡El fin…!”

“Ríndete. La resistencia es inútil. Si me liberas ahora, les pediré que te perdonen.” Le dice
Alexia. “Pero no hay garantías.” Agrega en voz baja.
“¡¡Esos… esos brutos nunca me dejarían ir libre…!! ¡¡E-Ellos matarán a todos… a
todos!!”

“La Orden de los Caballeros no mata sin razón. Si no te resistas y permanece en silencio,
no te quitarán la vida.”

Una voz en su mente interviene diciendo, pero no creo que eso ocurra.

“¿La Orden de los Caballeros? ¡Ellos me importan una mierda! ¡¡Los demonios matarán
a todos, a todos, te lo digo!!”

“¿No estás hablando de la Orden de los Caballeros?”

¿Entonces quién? Alexia no puede imaginarse a nadie más. Pero, de nuevo, sabe que es
completamente posible que se haya vuelto loco.

“De cualquier manera, este es el final para ti. Entrégate.”

“¡¡No, no, no, no, no!! ¡¡N-No hasta que esté completo!!” El hombre de la bata blanca se
agarra la cabeza y dirige sus ojos inyectados en sangre hacia la criatura. “H-Hice un prototipo.
Si uso esto, incluso una mierda sin valor como tú podría ser útil.”

Empuja el dispositivo con la jeringa contra el brazo de la criatura.

“No deberías hacer eso. No tengo un buen presentimiento sobre esto.” Advierte Alexia,
sonando bastante seria.

Pero obviamente él simplemente la ignora, empujando la aguja en su brazo e inyectándola


con un fluido desconocido.

“¡H-He aquí! ¡¡Te doy un vistazo a Diablos!!”

“Oh, qué emocionante.”

La criatura comienza a hincharse, sus músculos se abultan ante sus ojos e incluso su
estructura esquelética comienza a expandirse. Su brazo derecho, que era largo y grueso, se
transforma en una forma malévola y ominosa. De sus dedos brotan uñas tan largas como
piernas humanas. Su brazo izquierdo parece estar sosteniendo algo y permanece pegado a su
cuerpo.

Deja escapar un chillido agudo.

“¡I-Increíble! ¡¡Asombroso!!”
“Esto... es sorprendente.”

Pero las cadenas no pueden soportar el rápido crecimiento de la criatura y se rompen por
sí solas.

“Te dije que era una mala idea.”

Splat.

El hombre de la bata blanca ni siquiera libra un último grito de agonía antes de ser
aplastado por su brazo derecho.

“Entonces…”

Alexia y la criatura se miran a los ojos.

Ella estudia sus movimientos. Tiene las manos y los pies atados, lo que significa que no
puede hacer mucho. Pero puede moverse un poco. Además, no puede soportar la idea de morir
como consecuencia del error de algún idiota.

La criatura balancea su brazo derecho.

Alexia se aparta del camino tanto como puede. ¡Mientras sus heridas no sean fatales,
puede sobrevivir…!

“... ¡Ggh!”

Evita a Alexia y pulveriza la mesa que la ata. El impacto la envía volando contra la pared,
donde se retuerce de dolor.

“¡Augh...!”

Pero no tiene huesos rotos ni heridas visibles y aún puede moverse. Después de
comprobarse si tiene heridas, se pone de pie rápidamente.

Pero la criatura se ha ido, dejando atrás una mesa destrozada y una pared demolida.

“¿Realmente... me salvó...?”

Incluso si no se hubiese movido, su brazo no estaba ni cerca de golpearla. Lo que


significaría... No, no puede ser. Quizás falló.

“Bueno, como sea.”


Alexia saca las llaves del cadáver del hombre y se libera sus ataduras mágicas. Con esto,
su magia puede fluir libremente. Se estira una vez para relajarse, luego se dirige a través de la
pared que la criatura destruyó.

Hay un pasillo largo y poco iluminado frente a ella. Montones de soldados pisoteados
cubren el suelo.

“Me quedaré con eso.”

Alexia toma prestada una espada de mithril de un cadáver. Es endeble, pero hará el trabajo.

Cuando baja por el pasillo y dobla la esquina, ve a alguien.

“No podemos permitir que te vayas por tu cuenta.”

“T-Tú. ¿Por qué estás aquí…?” Los ojos de Alexia se abren de miedo.

¿Qué sucede?

El cabello rojo de Iris se arremolina detrás de ella mientras atraviesa la capital a altas
horas de la noche.

Le dijeron que un edificio había sido destruido. Al principio, pensó que había escuchado
mal la noticia. Pero mientras Iris corre hacia la ciudad, medio incrédula, sus subordinados
siguen recibiendo informe tras informe.

Hay muchas emboscadas en la capital simultáneamente.

No le toma mucho tiempo llegar a esa conclusión. Pero no hay nada que conecte
lógicamente los distintos lugares atacados: empresas, almacenes, restaurantes, casas
particulares de nobles... Los crímenes deben ser premeditados, pero ella no puede descifrar el
objetivo.

Dicho esto, la capital está temblando.

La Orden de los Caballeros se moviliza en estado de emergencia y comienzan a evacuar


a líderes de alto perfil. Aunque es tarde, los residentes abren sus ventanas para ver qué está
sucediendo, y hay más de unos pocos espectadores afuera. Iris les grita a los residentes
serpenteantes, les dice que se vayan a casa, que se apresuren.

Algo extraño está sucediendo. Esto no es de ninguna manera un incidente normal.


Iris puede sentirlo.

Es justo en ese momento cuando un grito llega a sus oídos.

“¡¡M-Monstruo!! ¡¡Ayuda…!!”

Son gritos de la Orden de los Caballeros. No están demasiado lejos. Iris cambia de
dirección y va hacia los gritos de ayuda. Cuando dobla la esquina por una calle secundaria
hacia la carretera principal, ve al monstruo.

Es una bestia colosal y espantosa.

Con un golpe de las enormes uñas empapadas de sangre en su mano derecha, transforma
a los caballeros en montones de carne.

“¿Qué es eso?” Iris murmura mientras corre hacia él. “¡Den un paso atrás!”

Con un movimiento fluido, su espada desenvainada brilla en la oscuridad mientras corta


el pecho de la criatura.

Y la biseca completamente.

Corta su inmenso cuerpo de un solo golpe.

“¿Estás herido?” Iris llama a la Orden de los Caballeros y se olvida de la criatura mientras
cae lentamente al suelo.

“Princesa Iris, ¡nos has salvado!”

“¡Esa es nuestra princesa! ¡Ella mató al monstruo de un solo golpe!”

Los hombres están ilesos. Casi todos los soldados están completamente ilesos. Bueno, al
menos los que sobrevivieron.

“El monstruo mató a ocho de nuestros hombres.”

Un solo golpe los derribó.

Sus ojos color vino tinto tiemblan de pena cuando caen sobre los cadáveres espantosos.

“Reúnan los cuerpos y regresen. Por favor informe al teniente que...”

“¡Princesa Iris!” De repente grita uno de los caballeros.


Él está allí, apuntando a algo detrás de ella, y los otros caballeros intentan levantar sus
voces en silencio.

“¡¿Qué…?!”

Iris gira y golpea sin perder el ritmo.

Su espada choca con el brazo derecho de la criatura.

“¡Ksch...!”

Por un momento, parece que Iris ha sido golpeada hasta que rápidamente libera una gran
cantidad de magia que explota efectivamente su poderoso brazo. Desde allí, se sumerge en su
pecho, le corta la pierna y da un salto hacia atrás para prepararse para un contraataque.

En el segundo siguiente, el monstruo balancea su brazo derecho donde estaba Iris y


recupera algunos mechones de su largo cabello rojo.

“¿Se está regenerando...?”

Las heridas de la bisección desaparecen y la nueva herida en su pierna está comenzando


a sanar.

“Ridículo... ¿Cómo puede regenerarse cuando la Princesa Iris lo cortó en dos...?”

“Esto no puede ser...”

“Quédense atrás.” Llama Iris a los agitados caballeros mientras bloquea su próximo
ataque.

Sus movimientos son rápidos, poderosos y pesados... pero suaves.

“Después de todo, es solo una criatura.”

Iris contraataca sin piedad: le corta el brazo en pedazos, le corta las piernas y lo decapita.
Golpes sucesivos llueven sobre la criatura, como para burlarse diciendo, intenta curarte de
todo eso.

Ella no dejará que tome represalias. Ella es la única que ataca.

“¿Todavía está sanando?

Pero la criatura sobrevive. En el breve momento en que Iris detiene su asalto, recupera su
forma y la golpea con su brazo derecho.
Y luego chilla hacia el cielo nocturno.

Como respuesta, la lluvia comienza a caer del cielo sin luna. Al principio llovizna, pero
rápidamente se convierte en un torrente. El vapor blanco se eleva donde las gotas golpean la
sangre de la criatura.

“Esto podría tomar un tiempo…”

Iris endereza su postura, preparándose para una larga pelea.

No cree que vaya a perder. Incluso ahora, nunca considera que podría ver la derrota. Pero
parece que esta batalla va a requerir más tiempo.

Iris prepara su espada. Cuando el monstruo termina de curarse, ella corre hacia él.

Al momento siguiente, su espada se cae de sus manos, acompañada de un sonido


estridente, y el impacto envía temblores y estremecimientos por su brazo.

Ella mira a un intruso repentino, ignorando el hecho de que su amada espada gira en la
distancia. El recién llegado la mira.

Se miran el uno al otro. El primero en romper el silencio es el intruso.

“¿Por qué no ves que está lastimado?”

El recién llegado no invitado es una chica con un traje de ébano. Iris no puede ver su
rostro, pero nota que su voz suena joven.

“¿Quién eres tú?” Iris mantiene a la vista tanto al intruso como a la criatura.

“Alpha.” Después de pronunciar una sola palabra, la chica le da la espalda a Iris como si
hubiera perdido interés en la conversación.

“Espera, ¿qué planeas hacer? Si planea oponerse a la Orden de los Caballeros, no seremos
fáciles...”

“¿Oponerse a…?” Alpha interrumpe, riéndose condescendientemente de Iris mientras


continúa mirando hacia otro lado.

“¿Qué es tan gracioso?”

“Oponerse… creo que esa podría ser la palabra más ridícula del mundo. Oponerse a un
ignorante no tendría sentido.”
“¡¿Perdona…?!” La magia de Iris comienza a hincharse, transformándose en una ola
masiva que barre la lluvia y forma violentas ráfagas de viento.

Pero Alpha ni siquiera mira en su dirección. Ella se queda ahí inmóvil, de espaldas a Iris.

“Juega tu papel asignado como espectador y mantén tus ojos en el escenario. No


interrumpas nuestra actuación.” Dice antes de acercarse a la criatura.

Desde atrás, parece solemne. Ella ya se ha olvidado por completo de Iris.

“¿Me acabas de llamar espectador...?” Iris agarra sus manos hormigueantes mientras mira
a Alpha.

“Pobre cosa. Eso debe haber dolido.” Dice Alpha, caminando hacia el monstruo. “No
habrá más dolor. No más tristeza.”

Alpha extiende su espada de ébano a una extensión superior a su altura.

“Ya no tienes que llorar.”

Luego, con un paso hacia adelante, corta a la criatura en dos.

Nadie tiene tiempo de reaccionar.

Iris y la criatura solo pueden ver como Alpha la divide en dos. Todo se siente natural. No
hay sed de sangre; es como si esta fuera la única solución razonable.

El enorme cuerpo del monstruo se estrella contra el suelo y el humo blanco se eleva desde
el cuerpo a medida que se marchita gradualmente hasta el tamaño de una niña. Ha caído una
daga de su mano izquierda.

Hay una joya roja incrustada en la daga, junto con un grabado en su empuñadura: Para
mi amada hija, Millia.

“Rezo... que logres la paz en tu próxima vida.”

Con eso, Alpha se desvanece entre el humo blanco.

Un trueno suena en la distancia. Iris está aturdida. Las gotas de lluvia corren por su cabello
y caen sobre su rostro.

Está temblando, pero no sabe por qué.


“Alexia...” Murmura Iris. Siente que su hermana pequeña está en el epicentro de este caos,
y esta premonición la empuja hacia adelante. “Alexia, por favor mantente a salvo...”

Iris toma su espada y comienza a correr. La tormenta continúa.

“¿P-Por qué estás aquí?”

Cuando Alexia dobla la esquina, ve un rostro demasiado familiar.

“Porque esta es mi instalación, por eso. Invertí miles de zeni en ese hombre. Eso es todo
al respecto.”

La confianza se desborda de la sonrisa que se extiende por el rostro de un apuesto rubio.


Es el instructor Zenon.

“Es bueno saberlo. Siempre pensé que sumergido en algo sombrío. Supongo que tenía
razón.”

Alexia da un paso atrás y luego dos. Hay una escalera detrás de él, y ella adivina que es
su mejor opción para escapar.

“Eh. Piensa lo que quieras. Pero no me importa mientras tenga tu sangre.”

“De lo único de lo que la gente habla por aquí es de sangre. ¿Es esta una instalación de
investigación para vampiros?”

“Si eso es lo que quieres pensar. Más o menos.

“Sáltese la explicación. No me gusta lo oculto.”

“Quien lo diría.”

“Estoy seguro de que lo sabes, pero la Orden de los Caballeros estará aquí en cualquier
momento. Este es tu fin.”

“¿Fin? ¿Qué tengo que pueda terminar?” Zenon sigue siendo todo sonrisas.

“Tu título y reputación se arruinarán y, obviamente, serás condenado a muerte. Estaré


feliz de dejar caer la guillotina en tu cuello.”

“Estás fuera de lugar. Tú y yo escaparemos por una ruta secreta.”


“Qué oferta tan romántica. Lástima que no te soporto.”

“Vendrás conmigo. Con mi investigación y tu sangre, estoy destinado a recibir el


duodécimo escaño en los Rounds. Me despediré de mi insignificante posición como
instructor.”

“¿Los Rounds? ¿Es un grupo de locos?”

“Los Knights of Rounds son una reunión de doce caballeros superiores de mi religión.
Convertirme en miembro me aporta un rango, un honor y una fortuna como nunca creería. Ya
han reconocido mi poder. Todo lo que me falta es experiencia, pero mi investigación sobre tu
sangre debería arreglar eso.”

Zenon extiende melodramáticamente los brazos y suelta una carcajada.

“Lo que sea. Estoy harta de toda esta charla de sangre.” Murmura Alexia.

“Hubiera preferido a la Princesa Iris, pero parece que tendré que conformarme contigo.”

“Te voy a matar.”

“Oh. Discúlpame. Olvidé que odias que te comparen con tu hermana.”

“... ¡Ggh!”

Un golpe contundente de la espada de Alexia señala el comienzo de su batalla. Va


directamente a la yugular.

“Oh, qué miedo.” Zenon repele su ataque en el último segundo y bloquea el siguiente.

Las chispas salen de las cuchillas que chocan.

Juzgando esta escaramuza simplemente por la forma en que sus espadas bailan en el aire,
uno podría estar inclinado a decir que sus habilidades están igualadas.

Pero los portadores de las espadas tienen expresiones muy diferentes. Alexia frunce el
ceño con enojo, mientras que Zenon tiene una sonrisa relajada.

Y Alexia es la que arde de ira, seguro. Ella chasquea la lengua con frustración y retrocede.

“Empiezas a usar espadas de mala calidad en el momento en que dejo de verte.”

Zenon se concentra en su arma. Ella lo mira con expresión de dolor. La batalla acaba de
comenzar, pero su espada ya está llena de innumerables mellas.
“Dicen que la elección del arma no debería importarle a un experto.” Alexia hace una
mueca y se mantiene firme.

“Ya veo. Si hablamos de expertos, estoy seguro de que es cierto.” Zenon se burla. “Pero
eres mediocre. Como instructor de esgrima, te lo garantizo.”

Alexia arruga visiblemente su rostro. Por un momento, parece que su impulso de llorar se
ahoga con pura furia.

“Solo mírame. Entonces puedes decir si realmente crees que soy mediocre.”

Con eso, se lanza hacia él con toda la energía que puede reunir.

Alexia lo sabe. Sabe muy bien que no es lo suficientemente fuerte para vencer a Zenon, y
su débil arma no durará mucho. Pero Alexia no ha pasado todos esos días entrenando con la
cabeza en las nubes. En su misión de volverse tan fuerte como su hermana, se dio cuenta de
sus propios defectos y trabajó duro para compensarlos. Más que nadie ella ha observado la
esgrima de su hermana y puede imaginar cada movimiento con una precisión impecable.

Por eso es fácil para ella responder a los ataques.

“¡¡Haaaah!!” Es una reminiscencia que recuerda el estilo de lucha de su hermana.

“¡G…!”

Por primera vez, la sonrisa de Zenon se desvanece. La espada que ha bloqueado está llena
de magia.

Las dos espadas chocan violentamente y se repelen entre sí.

Están igualados...

No.

Alexia podría ser un poco más fuerte.

Una línea roja está grabada en la mejilla de Zenon. Visiblemente sorprendido, mira la
sangre que se limpia de la mejilla.

“Estoy atónito.” No hay ningún significado oculto detrás de sus palabras. “No tenía idea
de que estabas escondiendo tu fuerza.”
Zenon inclina la palma de su mano. La estudia como si comprobara el color de su propia
sangre.

“Voy a hacer que te arrepientas de menospreciarme.”

“Pfft.” Zenon se ríe. “Ciertamente me sorprendió, pero después de todo, eres solo una
pobre imitación. Tienes un largo camino por recorrer antes de que tu habilidad pueda ser
tomada en cuenta.” El niega con la cabeza.

“Me estás provocando.”

“Ya que ambos estamos aquí, déjame darte una muestra de mi verdadero poder.” Zenon
prepara su espada.

“… ¡G!”

El aire cambia a medida que la magia de Zenon adquiere una calidad más aguda y
profunda.

“Déjame decirte una cosa. Nunca le he mostrado mis verdaderos poderes a un extraño.
Estoy a punto de mostrarte las habilidades de un verdadero espadachín... ¡de la próxima
generación de los Rounds!”

El aire late a su alrededor.

“Eso es…”

Esto no está en el mismo estadio que antes.

Alexia nunca había visto un ataque con tanto poder acechando. Sus habilidades son tan
desesperadamente diferentes como un genio y un idiota. Incluso puede rivalizar con su
hermana mayor.

Alexia no tiene los medios para defenderse de la fuerza devastadora de la hoja que se
acerca.

Su reacción es involuntaria, algo que se ha convertido en parte de ella después de muchos


años de entrenamiento.

No siente el impacto.
Las dos espadas chocan, y el arma de Alexia se pulveriza en pedazos de polvo
revoloteando. Se siente como si estuviera viendo estos brillantes fragmentos de mithril pasar
junto a ella desde muy lejos.

En algún lugar lejos de aquí.

Los recuerdos de la infancia de Alexia resurgen en su mente de momentos en los que


blandir su espada no le traía más que pura alegría.

Su hermana siempre está a su lado, y este es un recuerdo lejano que debería haberse
desvanecido hace mucho tiempo.

“Nunca serás tan buena como tu hermana.”

Una lágrima cae del ojo de Alexia.

“Ven conmigo.”

Cayendo de su mano, la miserable empuñadura que una vez fue una espada golpea el suelo
con un sonido metálico seco.

Clic, clic.

Hay un sonido procedente de la escalera detrás de Zenon.

Clic, clic, clic.

Alguien baja las escaleras.

Clic, clic, clic, clic.

Cuando cesa el ruido, hay un hombre con un abrigo de ébano frente a ellos, vestido
completamente de negro. Tiene su capucha levantada y usa una máscara.

El hombre avanza tranquilamente, deteniéndose un paso fuera del alcance de sus armas.

“El hombre vestido de ébano... Así que eres el perro salvaje que se atreve a mordisquear
al Culto.” Hay un brillo agudo en los ojos de Zenon mientras mira al intruso.

“Mi nombre es Shadow. Acecho en la oscuridad y persigo las sombras…” Su voz es tan
profunda y tan oscura como el abismo.
“Ya veo. Pareces tener un ego inflado por destruir nuestras instalaciones más pequeñas,
pero ni siquiera has derribado a uno de nuestros principales luchadores. Eres un cobarde que
se mete con meros secuaces.”

Parece que el hombre que se hace llamar Shadow está en desacuerdo con Zenon. Es una
buena noticia para Alexia, pero no cree que este hombre sea su aliado.

“No importa a quién o qué decidamos destruir. Todo es lo mismo.”

“Estás tristemente equivocado. El ejército principal del Culto está aquí. Hoy me encargaré
de ti con mis propias manos. Este es tu destino.”

Zenon gira su espada hacia Shadow.

“Soy Zenon Griffey, el próximo en ocupar la duodécima silla de los Rounds. Arrebatarte
la vida será mi logro para ellos.”

Con eso, Zenon desata una tormenta de un ataque a Shadow.

Pero Shadow se ha ido y corta el espacio vacío.

“¡¿Que…?!”

Al momento siguiente, Shadow está detrás de él. Solo toma un segundo antes de que
Shadow tome esta posición.

Zenon no puede moverse.

Como si Zenon hubiera perdido la noción del tiempo, detiene su espada, incluso contiene
la respiración, para enfocar cada gramo de su energía en el hombre que está detrás de él.

Nadie se mueve.

Así es. Shadow está espalda con espalda con Zenon, con los brazos cruzados.

Pronuncia una frase: “Bueno, entonces... ¿dónde están las principales tropas del Culto?”

Zenon tuerce la cara en humillación. Luego corta hacia abajo por encima del hombro.

Pero no hay nadie.

“¡Absurdo…!”
Zenon escucha un abrigo ondeando en el aire y mira hacia atrás para encontrar a Shadow
de pie donde apareció originalmente, como si nada hubiera cambiado.

Incluso Alexia ha perdido por completo la pista de Shadow mientras observa desde la
distancia. Si esto no es una artimaña o truco de magia, entonces ella lo consideraría un genio…
No, él es mucho más fuerte que eso.

Reprimiendo su frustración, Zenon se da la vuelta lentamente.

“Parece que he subestimado ligeramente tu poder. Si bien solo destruiste las bases más
pequeñas, fueron varias de ellas.”

Esta vez, Zenon fortalece su magia mientras vigila a Shadow. El aire se ondula por su
poder. Esto es más intenso que el golpe que rompió la espada de Alexia.

Shadow es sin duda un guerrero extraordinario. Pero Zenon es más poderoso que el
soldado promedio. Un chico prodigio una vez célebre, creció para ganar numerosos torneos y
subió los peldaños para convertirse en un maestro espadachín. No hay un caballero en el país
que no conozca el nombre de Zenon Griffey.

“Te mostraré el poder del que se unirá a los Rounds.”

¡Tan rápido…! Alexia apenas logra seguir con la mirada la espada de Zenon.

La imagen residual de la hoja desnuda rasga el aire y se dirige directamente al cuello de


Shadow.

“Ese es un movimiento brusco...”

En algún lugar del camino, Shadow levanta su espada negra y bloquea sin esfuerzo el
ataque de Zenon.

“¡Guh...!”

Están bloqueados en su lugar. Zenon intenta abrirse camino hacia la victoria.

Pero Shadow retrocede, usando el impulso del espadachín para enviarlo a volar.

“¡Je...!”

Justo antes de chocar contra la pared, Zenon logra caer al suelo por poco y reposicionar
su espada. Pero no puede ocultar su malestar.
Ninguno de los dos se mueve.

Shadow ha optado por no moverse, mientras que Zenon no puede. Siente como si todo su
cuerpo estuviera siendo controlado.

“Pensé que me iba a atacar, Sr. próximo a ser un Round.”

“¡Nngh...!”

El rostro de Zenon se pone rojo de furia. Está frustrado con su oponente, pero aún más
consigo mismo.

“¡¡Es suficiente!!” Zenon aúlla mientras ejecuta un ataque de barrido.

Sus empujes son tan penetrantes como una ráfaga de aire.

Sus ataques consecutivos son tan feroces como un fuego furioso.

Pero ninguno aterriza.

“¡¡Aaaaaagghhhhh!!”

Su feroz rugido suena hueco. Es como si un adulto estuviera practicando con un niño.

Alexia está en shock viendo la pelea. Nunca antes había visto a Zenon revelar este lado
de sí mismo. Se ha arrancado su sonrisa tranquila y su máscara de integridad, y es como si
ahora estuvieran fuera de su alcance. La persona más fuerte que conoce Alexia es su hermana
mayor. Aun así, Alexia no cree que su hermana sea capaz de abrumar a Zenon.

Clang, clang, clang.

El escaso ruido de sus cuchillas chocando resuena en el área y parece casi fuera de lugar.
Es el sonido exacto de la luz chocando consigo misma.

La hoja de ébano y su contraparte blanca marcan sus trayectorias a través del aire.

La mirada de Alexia está fija en este encuentro, hipnotizada por la espada negra. Hay una
razón por la que sus ojos no pueden apartarse de ella.

“Que esgrima tan mediocre...”

La figura frente a Alexia pelea de la misma manera que ella.


Cuando Alexia era niña, tenía su propia idea del perfecto manejo de la espada. No se trata
de talento, fuerza o velocidad, sino de construir desde lo básico. Sin embargo, otros siguen
comparándola con su hermana y se burlan de ella por ser promedio, lo que hace que Alexia se
sienta como si hubiera perdido el rumbo de su vida.

Pero a pesar de todas sus luchas, Alexia nunca se rinde.

Y acaba de ser testigo de cómo estos movimientos anodinos matan al genio Zenon Griffey.

“Increíble...” Murmura con admiración.

Al ser testigo de esto, puede ver el camino que ha recorrido en la vida. Es un resultado
directo de sus esfuerzos serios e inquebrantables.

La hermana de Alexia podría tener el mismo pensamiento.

“Iris…”

Alexia siente que finalmente entiende las palabras de su hermana de hace mucho tiempo.

“¡Gaghh... maldita sea...!”

La espada de Shadow arremete contra Zenon. Ha sido golpeado demasiadas veces para
llevar la cuenta.

Zenon respira entrecortadamente mientras mira a Shadow. Sus ojos enfurecidos aún no
han aceptado la realidad.

“¡B-Bastardo! ¡Muéstrame quién eres...! ¿Por qué escondes tu identidad cuando posees
tanto poder?”

Aquellos con la fuerza de Shadow mantienen la riqueza y el respeto al alcance de la


mano... con el potencial de ser conocidos en todo el mundo.

Pero nadie sabe sobre la esgrima de Shadow. Incluso si oculta su rostro, aquellos que
tengan la suerte de echar un vistazo a su esgrima nunca lo olvidarán. Pero esta es la primera
vez que Zenon o Alexia han visto una esgrima tan fenomenal.

“Nosotros somos Shadow Garden. Acechamos en la oscuridad y perseguimos las


sombras. Esa es la única razón por la que existimos...”

“¡Como si eso me importase…!”


Zenon y Shadow intercambian miradas.

Alexia está completamente excluida de este intercambio. Ella no sabe por qué están
peleando o qué están tratando de lograr.

Sangre. Criatura. Culto. Hay muchas palabras clave para recordar.

Pero Alexia no sabe a qué se refieren. Para ella, todo suena como los desvaríos de un loco.

¿Pero que sí…? ¿Y si no son solo tonterías? ¿Qué pasa si hay algo detrás de escena que
Alexia no sabe?

“Bien. Si estás listo para ponerte serio, parece que tendré que responder a tus
necesidades.”

Zenon saca una pastilla del bolsillo de su pecho.

“Con esta píldora, despertaré y superaré todas las limitaciones humanas. Un humano
común se rompería bajo este poder y eventualmente se autodestruiría. Pero los integrantes de
los Rounds son diferentes. Solo aquellos que puedan manipular este poder devastador tienen
el privilegio de unirse a los Rounds.”

Zenon se traga la pastilla.

“Soy el Tercer Despierto.”

Las heridas de Zenon comienzan a sanar instantáneamente. Sus músculos se tensan, sus
ojos se inyectan en sangre y sus vasos capilares sobresalen. Parece como si estuviera siendo
aplastado por una fuerza tremenda.

“Te mostraré el poder de la omnipotencia.” Se jacta Zenon, volviendo su sonrisa tranquila.

En su forma actual, no hay duda de que Zenon es más fuerte que la Princesa Iris.

Alexia cree que Zenon es el ser más fuerte del mundo y retrocede desesperada. No… lo
fuese si nunca hubiera visto la esgrima de Shadow.

No cree que la forma actual de Zenon sea la más fuerte en absoluto. De hecho, ella piensa
que es algo completamente diferente.

“Qué feo…”

“Eso es feo…”
Las voces de Alexia y Shadow se superponen. Después de todo, se esfuerzan por lograr
el mismo tipo esgrima, por eso comparten el mismo sentimiento.

“¿Me acabas de llamar feo?” La sonrisa de Zenon se desvanece.

“No llames omnipotente a esa forma patética. Es una vergüenza para los que lo son.”

“Maldito hijo de puta.”

“Con un poder prestado, nunca caminarás por el camino de la omnipotencia.”

Esta es la primera vez en esta batalla que Shadow intensifica su magia. Hasta ahora,
apenas la ha usado. Es tan excepcionalmente precisa que es imposible de percibir.

¿Pero qué es esto?

Esta oleada de magia se muestra en forma de rayos de luz azul violeta. Hay cientos de
hebras ultra-finas. Estos crean un patrón deslumbrante mientras se envuelven alrededor de
Shadow como venas.

“Es hermoso...” Alexia está hipnotizada por esta vista.

Sin embargo, no está admirando la belleza de las luces, sino la precisión de su magia.

“¿Qué es esto…?” Una vez más Zenon se sorprende.

Nadie ha creado tal belleza a través de la magia.

“Te mostraré el verdadero poder de la omnipotencia... y lo grabaré en tu mente para


siempre.”

La magia se acumula en la hoja de ébano y marca un patrón, comenzando a formar una


gran espiral. Shadow continúa concentrando su poder.

Parece como si esa espiral se lo tragara todo.

Un poder aterrador es absorbido por el arma negra.

“Este soy yo en mi mejor momento.” Shadow prepara su espada en la posición de


arremetida.

Esta postura es solo para derribar a un enemigo.

“D-Deten...”
¿Está temblando el suelo? ¿O el aire? ¿O el propio Zenon?

No, es todo.

Todo se ondula.

Alexia nota que ella también está temblando. Sin embargo, no es por miedo, sino por
alegría.

Esa es su meta.

Esa... esgrima es la más fuerte.


“Observe atentamente…”

Envuelto en luz, la hoja de ébano se retira...

“Técnica Oculta: SOY ATÓMICO.”

… Y ataca.

Todo el sonido se pierde.

Un torrente de luz pasa junto a Alexia y envuelve el cuerpo de Zenon. Penetra todo,
consumiendo las paredes y la tierra, disparándose hacia el cielo nocturno.

Entonces explota.

A medida que los patrones de luz se graban en el cielo nocturno, toda la capital adquiere
un tono azul violáceo.

Desde increíblemente lejos, la explosión demorada recorre la ciudad, barriendo las nubes
de lluvia, sacudiendo el suelo y las residencias privadas, antes de pasar.

Todo lo que queda es la luna llena y el hermoso cielo nocturno lleno de estrellas.

Zenon se ha vaporizado. Ni siquiera deja una mota de polvo.

El gran agujero atraviesa la pared completamente por encima del suelo.

Y luego... Shadow abre su abrigo y se desliza hacia la noche.

Una vez... hubo un hombre que desafió la energía nuclear y entrenó su cuerpo y mente
para perfeccionar sus técnicas.

Pero quedó lejos de su alcance.

Y luego, después de muchas horas de entrenamiento exhaustivo, finalmente encontró la


respuesta.

P: ¿Cómo puedo soportar la energía nuclear?

R: Conviértete en energía nuclear.

De ahí nació la Técnica Oculta: SOY ATÓMICO. ¡Y su poder es ciertamente comparable


al de un arma de destrucción masiva!
¿Cuánto tiempo se detuvo el tiempo? De repente Alexia se da cuenta de que alguien la
llama.

“¡Alexia... Alexia...!”

La persona jadea por aire y grita desde lejos. Es una voz que reconoce al instante.

“¡Iris... Iris...!” Grita Alexia, corriendo por el gran agujero en la pared hacia el exterior.

“¡Alexia! ¡¡Alexia!!” Iris corre hacia ella.

“Iris... Y-Yo... gh.”

Alexia es abrazada antes de que pueda decirle a su hermana que está ilesa. Iris está
empapada de la cabeza a los pies y su cuerpo se siente frío y cálido al mismo tiempo.

“Estoy tan contenta de que estés a salvo... realmente lo estoy.” Iris abraza a su hermana
con fuerza.

Con algunas dudas, Alexia envuelve sus brazos alrededor de la espalda de Iris.

“Lo siento. Debo estar fría y empapada.”

Alexia niega con la cabeza contra el pecho de su hermana. Las lágrimas fluyen de sus ojos
y no dejan de salir.

Dos estudiantes están parados en el techo. Es a principios de verano. Una es una chica
atractiva con cabello blanco plateado. El otro es un chico corriente cuyo cabello es negro.

“Este incidente se ha resuelto en la superficie, pero puedo sentir que algo se está gestando
entre bastidores. Iris se está preparando para enviar una brigada especial y planeo ayudarla.
Así que apenas estamos comenzando.” Dice la chica.

“Todo con moderación.” Agrega el chico.

“Lo que significa que ha sido absuelto de los cargos. Realmente le arrastré a ese lío.”

“No te preocupes por eso.”

Una ráfaga de viento pasa entre ellos y su falda se agita para revelar sus piernas blancas.

“Hace mucho calor aquí. ¿Podemos entrar?”


El sol del mediodía cae sobre ellos y dos sombras se extienden desde sus pies. Pueden oír
las voces distantes de las cigarras cantando.

“Espera. Hay dos cosas que tengo que decir.”

“¿Aquí?”

“Aquí.” Confirma, entrecerrando los ojos y mirando al cielo azul. “Primero, quiero darte
las gracias. Dijiste que te gustaba mi esgrima, ¿verdad? Bueno, sé que llego tarde, pero
realmente lo aprecio.”

“No hay problema.”

“Finalmente me gusta. No es que te atribuya ese desarrollo.”

“¿Realmente tuviste que tirar esa última parte?”

“Es la verdad.”

Se miran a los ojos y él es el primero en apartar la mirada.

“De todos modos, si has aprendido a apreciar tu esgrima, eso suena bien.”

“Sí, lo hace.” La chica sonríe.

“Entonces, ¿cuál es la segunda cosa?”

“Hasta ahora hemos fingido estar saliendo, pero el instructor Zenon murió en ese
incidente.”

“Lo que significa que estoy libre de mis deberes.”

“Pero tengo una propuesta.” La chica parece un poco incómoda mientras busca las
palabras adecuadas. “Si estás de acuerdo con eso ...” Sus ojos rojos se mueven rápidamente, y
su voz se suaviza ligeramente. “¿Quizás podamos hacer esto un poco más?”

El chico le sonríe.

“No, gracias.” Responde él, dándole la espalda.

La chica desenvaina su espada con un movimiento fluido.

Esa noche, un estudiante descubre un gran charco de sangre en la azotea.


A pesar de la atroz cantidad, no hay ningún cadáver en los alrededores. Incluso cuando
los estudiantes y las autoridades escolares investigan el asunto, no hay heridos ni
desaparecidos, y el caso nunca se resuelve.

Posteriormente, esto se denomina el Incidente del Asesinato Sin Cadáver y se considera


una de las siete maravillas de la escuela.

Un día, de la nada, Alexia le pregunta a su hermana mayor algo extraño.

“¿Puedes decirme qué tipo de disculpa garantiza el perdón?”

Iris frunce el ceño cuando escucha la pregunta.

¿Qué espera ella de mí? Ella le dice a Alexia lo obvio: “No existe tal cosa.”

Lo cual es de sentido común, pero todo entra en uno de los oídos de su hermana
descontenta y sale por el otro.

“Para empezar, odio pedir disculpas.” Se queja Alexia, dándose la vuelta, momento en el
que Iris tira la toalla y termina su entrenamiento del día.

Pero Iris está entusiasmada por el sentido del deber de hacer algo para ayudar a su
hermana.

Por lo que deduce, su tonta hermana molestó a alguien cercano a ella. El problema es que
todavía no lo ha compensado.

Iris se da cuenta de que esta es la primera vez que su hermana le pregunta cómo
disculparse.

Alexia siempre pide perdón cuando hace algo mal. Por supuesto, esta es una disculpa
superficial sin emoción real, pero otros que comparten relaciones superficiales con ella no se
dan cuenta. Hasta ahora, Alexia se ha llevado bien con los demás.

Pero si pregunta cómo disculparse, significa que no se refiere a un conocido falso, sino a
un amigo.

Esa hermanita suya ha hecho un amigo.

El corazón de Iris estalla de felicidad, con un toque de soledad y un abrumador sentido


del deber.
Pero contárselo a Alexia solo hará que se rebele. Iris contempla esta situación toda la
noche, pero finalmente no puede encontrar una buena solución.

Para empezar, Iris es muy directa a la hora de conversar, pero casi no tiene gracia social,
a diferencia de Alexia, a quien no le gusta enfrentarse a los demás. Incluso si Iris sugiere algo,
sabe que Alexia no prestará atención, diciendo algo como “Me pone la piel de gallina por
estar tan incómoda”, y eso será el final. En todos los sentidos, las hermanas son opuestas por
nacimiento.

Por eso Iris decide confiar en cierto rumor.

En un raro día en que ambas hermanas tienen tiempo libre, Iris invita a Alexia a una tienda
departamental que ha sido la comidilla de la ciudad.

“Iris, ¿qué es este lugar?”

“Se llama Mitsugoshi. Creo que está de moda en la capital. Escuché que venden algunas
delicias.”

“¿Delicias, quiere decir golosinas? No odio eso, pero...” Alexia no parece divertida.

Al ver la expresión de su hermana, Iris entra en pánico. “O-Oye, escuché que a las chicas
les gusta mucho este nuevo bocadillo llamado chocolate. ¡Quizás quieras dárselo a alguien
como regalo!”

Alexia mira fríamente a Iris.

“P-Por ejemplo, un nuevo amigo. Apuesto a que lo haría feliz.”

Iris es muy mala para insinuar cosas. Es dolorosamente patético verla intentar forzar una
sonrisa.

“Está bien, entiendo la idea. Entremos.” Sugiere Alexia, luciendo terriblemente aburrida.
“Espera, aun no podemos entrar. Solo mira la línea.”

Una multitud se ha formado frente a Mitsugoshi, serpenteando en una larga fila en un


frenesí.

“Causaremos más problemas si nos formamos con ellos.” Agrega.

Como si fuera una señal, un miembro del personal se les acerca inmediatamente.

“Princesa Iris y Princesa Alexia. Gracias por venir. Bienvenidas.”


La mujer con uniforme azul se inclina cortésmente y lleva a la pareja adentro. Un vistazo
rápido muestra que las dos princesas han atraído mucha atención de la multitud.

“Ya veo.” Dice Iris con un movimiento de cabeza. Alexia le suspira a su hermana.

Pasan por las tiendas abarrotadas antes de que los acompañen a un rincón tranquilo del
centro comercial. Según su guía de cabello marrón oscuro, las ha llevado a una boutique
especial para sus clientes más honrados.

Las dos princesas encuentran refrescante la decoración simple, pero de buen gusto de la
boutique, especialmente porque están acostumbradas a diseños y adornos ornamentados. Cada
producto nuevo y único aporta un brillo a los ojos una vez apáticos de Alexia.

Un impresionante elfa de cabello azul aparece ante ellos.

“Gracias por su paciencia. Soy Luna, la presidenta de Mitsugoshi. Aquí está nuestro
producto más nuevo, el chocolate.”

Se coloca un bocado marrón del tamaño de un bocado frente a Iris y luego a Alexia.

“Esto se llama trufa de chocolate. Acabamos de ponerlo en el mercado.”

“¿Una trufa...?”

“No se ve muy apetitoso.” Comenta Alexia, sonando indiferente.

“P-Pero tiene un aroma encantador.” Interviene Iris, tratando de inmediato de enmendar


a su hermana.

“Si quiere, pruebe una muestra.” Responde Luna con una sonrisa de confianza.

“Vaya, gracias.”

“Si insistes.”

En el momento en que se llevan las muestras a la boca, sus rostros se iluminan.

“Esto es... muy dulce. Un perfil de sabor complejo. Siento que podría comerme una
docena.”

“Las notas amargas resaltan su dulzura. Es suave y rico y huele divino, y lo tomaré.”
Iris compra uno de todo, naturalmente. Y, sorprendentemente, Alexia sigue su ejemplo.
Mitsugoshi se encarga de que los artículos se entreguen directamente al castillo. Incluso su
servicio es excepcional.

“Alexia, ¿no deberías pedirles que lo envuelvan para regalo?”

“No hay necesidad.”

“O-Oh, está bien.”

Luna se acerca al dúo mientras se preparan para irse.

“¿Les gustaría ver algunos de nuestros otros productos? Estoy segura de que les harán
cosquillas.”

“Bien…”

Las chicas no tenían la intención de quedarse mucho tiempo, pero tienen demasiada
curiosidad por ver otras ofertas de la compañía que desarrolló el chocolate... incluso es
suficiente para despertar el interés de Alexia.

“Sí, por favor.”

“Maravilloso.”

Con unas palabras rápidas para su personal, Luna presenta un producto tras otro... y no
solo dulces. Tienen té, licores, complementos, mobiliario de uso diario, conservas y gourmet…
Todo rebosa de cualidades novedosas y fascinantes. Los productos básicamente fuerzan
inesperados fajos de efectivo de sus billeteras.

Y luego se coloca un trozo de tela delante de ellas.

“¿Qué es esto…?” Alexia inclina la cabeza, pellizcando el tejido negro de encaje entre
dos dedos.

“Una de nuestras bragas para mujer.” Presenta Luna con una sonrisa.

“Ropa interior.”

“¿De verdad…?”

Iris y Alexia escudriñan la prenda negra en forma de T bordada con encaje blanco.
Pueden saber que es ropa interior cuando la miran de cerca, pero el tamaño de la tela
parece demasiado pequeño. Sus traseros colgarían si usaran estas bragas. Además, algunas de
las partes son transparentes.

“Los llamamos G-strings.”

“¿G... G-strings?” Iris se estremece y se resiste al diseño que esconde lo menos posible.

Si bien es lindo y todo, sus intenciones son demasiado vulgares para que Iris las pueda
soportar.

¿Debería permitirse la existencia de estas bragas?

“En cuanto a los caballeros, parece que les agradan mucho.”

Los oídos de Alexia se animan.

“Iris…”

“Alexia, ¿no puedes hablar en serio...?”

“Estoy segura de la forma de mi trasero.”

“¡¡E-Ese no es el problema!!” Iris tartamudea.

¡¿Qué está diciendo esta chica loca?!

“¡P-P-P-Por favor no uses eso! ¡Una princesa nunca debe ponerse ropa lasciva!”

“Estoy segura de la forma de mi trasero.”

“¡Ya lo has dicho! ¡Es inapropiado! ¡Esta fuera de cuestión! ¡Lo prohíbo!”

“Puede probárselo, si gusta.”

Iris se detiene en el último momento de criticar a Luna para ocuparse de sus propios
asuntos.

“Sí, por favor.” Responde Alexia.

“¡No hagas esto!” Suplica iris.

“Vamos, Iris, solo me las estoy probando.”


“¡Sí claro! Quiero decir, ¡básicamente estás creando una situación en la que tienes que
comprarlas! Vas a actuar indecisa, y luego irás y lo comprarás de todos modos. ¡Sé cómo
funciona esto!”

Alexia, irritada, chasquea la lengua en respuesta.

“Su Alteza, espero que no haya ningún malentendido sobre nuestro producto. Las tangas
están hechas para mujeres.” Luna se pone firme. “De hecho, estoy usando el mismo modelo
en este momento.”

Luna les da la espalda, y el par se concentra en el trasero bien proporcionado debajo de


su ajustado vestido negro.

“Miren. Aunque mi vestido es delgado, no pueden ver las líneas de mis bragas.”

“T-Tienes razón.”

Las líneas de ropa interior siempre son visibles debajo de telas ligeras. Hay chicas que se
niegan a usar ropa interior en eventos formales para evitar que se muestren.

Pero esta tanga elimina ese problema. No se puede detectar debajo de la ropa.

“¿Realmente las estás usando...?”

“¿Le gustaría ver?” Luna pregunta, levantando lentamente su vestido para revelar sus
lechosos muslos.

“¡Estoy bien!”

“Es una broma.” Luna sonríe seductoramente y despliega su vestido. “¿Al menos le
gustaría probárselas?”

“Si.”

“S-Siempre que solo veas cómo se ven…”

El dúo sigue a Luna hacia un gran probador.

Iris observa nerviosa a Alexia deslizarse alegremente de un par de ropa interior a otro.

Alexia tira de su falda hasta la cintura y tira de su par blanco hacia abajo, dejándolas caer
hasta sus tobillos antes de levantar un pie y luego el otro. Después de colgarlas en un gancho
en la pared del probador, extiende la tanga frente a ella.
“Es prácticamente transparente…” Señala Iris, sonando completamente desconcertada.

“Me parece bastante aireado.” Chirría Alexia, divertida.

Alexia se inclina hacia adelante y levanta el pie derecho, deslizando la tanga por una
pierna y luego por la otra. Se la sube por debajo de la falda e inclina la cabeza con curiosidad.

“Se siente un poco raro...” Comenta Alexia.

Iris se queda sin palabras cuando ve a su hermana subiéndose la falda.

“Eso es...” La visión de Iris se vuelve completamente blanca.

“Su Alteza. La tiene al revés.”

“Oh, eso lo explica.” Responde Alexia a Luna, dejando a su hermana estupefacta mientras
se quita la tanga y se la pone de la manera correcta.

“Ooh, se siente bien.”

“Sí, está hecho de nuestra nueva y preciada tela.”

Alexia patea, se agacha y abre las piernas para probarlo.

“Iris, mira esto.”

Eso hace que Iris vuelva a la realidad.

“Mira.” Alexia se levanta la falda para revelar un trasero de forma perfecta que está casi
completamente expuesto.

Su delicada piel blanca brilla a la luz del probador. Alexia se balancea juguetonamente
por la cintura y sus nalgas se mueven.

“¡D-Deja ese comportamiento vergonzoso ahora mismo!”

“¿Ven? No hay líneas visibles en las bragas.” Agrega Luna.

Cuando Alexia se baja la falda, Iris ciertamente no puede verlas.

“Y mira el frente. Es muy lindo."

Alexia se sube la falda de nuevo y se vuelve hacia Iris. El diseño es lindo, pero es...

“A-A-Alexia, es completamente transparente...”


“Se esconde lo suficiente.”

Iris canta tres veces en su mente, No es suficiente, no es suficiente, no es suficiente.

“Tomaré tres de estas y todos los demás colores.”

“Gracias por hacer negocios.”

“¡No puedes! ¡¡Lo prohíbo absolutamente!!” Iris sale de su trance. “Esa… esa ropa
interior es demasiado perversa para las princesas reales de Midgar. ¡¡Simplemente no lo
permitiré!!”

“¡Iris…!”

“¡¡Nuuuuuuuuunca, nunca, nunca!!”

“¡¡Pero son solo un par de bragas!!”

El dúo se mira la una a la otra. Luna casi puede ver el vapor saliendo de sus oídos.

“Bien.”

“Alexia, has entrado en razón.”

“Sabes, quiero escucharte. Siempre me han influido palabras sin sentido y he perdido de
vista lo que importa. Como la vez que me dijiste que te gustaba mi esgrima.”

Con sus bragas transparentes a la vista, Alexia mantiene sus ojos cálidos en Iris.

“Sí, lo recuerdo.”

“Mi esgrima es un símbolo de mi pequeña e insignificante vida. Por eso quiero escuchar
a quienes aceptan eso de mí.”

“Alexia...” Iris se conmueve hasta el punto de temblar. Finalmente están en la misma


página.

“Si no puedes aceptar tangas, no las compraré. Realmente, realmente, realmente quiero
usarlas, pero no lo haré si tú no quieres que lo haga. Así que dime: ¿estás absolutamente segura
de que las G-strings están fuera de discusión?” Alexia perfora los ojos de su hermana, como
si estuviera escudriñando su alma.

Iris vacila. “Um, yo... Bueno, no son totalmente inaceptables...”


“¿No es totalmente inaceptable?”

“… No.”

“¡Entonces voy a tomar varias!”

“¡Gracias por su compra!”

Iris se da cuenta de que la han engañado, pero sonríe y lo deja pasar cuando ve a su
hermana radiante de alegría.
El verano ya casi está aquí.

Balanceo mi espada de madera en un día de finales de primavera. Estoy en medio de mi


práctica electiva. Ahora que estoy libre de las garras de Alexia, me he transferido para estar
con Skel y Po. Y debido a que un grupo de estudiantes abandonó la electiva de Royal Bushin
después del escándalo del Instructor Zenon, todos nosotros en la sección nueve hemos sido
subidos a la sección siete.

“¿Qué pasó contigo y la Princesa Alexia?” Skel pregunta mientras practica a mi lado.

“No hemos hablado desde la ruptura.”

Además, intentó matarme.

“Es una pena. ¿Y nunca la besaste?” Pregunta Po.

“No, nunca.”

Estamos teniendo una conversación tonta mientras agitamos nuestras espadas como de
costumbre. De esto se trata la vida en la sección siete. Aunque es una gran pérdida de tiempo,
este es el camino que debo tomar para mantener mi estatus de personaje secundario.

“Se acerca el Festival Bushin. ¿Se inscribieron para la ronda de clasificación?”

“¡Por supuesto! Si lo hago lo suficientemente bien en el torneo, puedo irme fácilmente a


casa con dos o tres hermosas damas.” Presume Skel. Es virgen, por cierto.

“Oh-ho-ho, con tres, estaría muy ocupado.” Comenta Po, otro gran virgen.

“Cid, no te apuntaste a la ronda de clasificación, ¿verdad?”

El Festival Bushin es un torneo semestral masivo. Además de los luchadores locales,


vienen a participar caballeros famosos de todo el mundo. Hay un grupo especial para los
estudiantes y habrá preliminares para nuestro torneo. Pero un personaje secundario ordinario
nunca se pararía en un escenario frente a todos. Ni en un millón de años.

“No asistiré...”

“¡Pero no te preocupes! ¡Fui y te inscribí! Muéstrame tu gratitu… ¡¡Guhh!!”

De repente Skel se agarra el estómago y cae al suelo.

“¡¡S… Skel!! ¿Qué te ha pasado?” Po llora.


Es un golpe espantosamente rápido. Soy el único que puede verlo.

“Oye. Oye, Skel. Deberías haberte visto a ti mismo. Fue como si alguien te golpeara en el
estómago con un gancho de derecha. ¿Qué pasa contigo?” Pregunto mientras aflojo mi puño
derecho.

“E-Esa es una descripción realmente precisa, Cid.”

“Esto es malo. Se está desmayando. Dame una mano para llevarlo a la oficina de la
enfermera. Oye, ¿sabes si podemos retirar las solicitudes del torneo?”

“Hmm, no estoy seguro. Oh, Skel, estás echando espuma por la boca.”

Nuestro instructor nos da permiso para llevar a Skel a la enfermería por su “ataque
repentino” que lo dejó inconsciente.

Es en el camino que noto algo.

“¿Quién está ahí?” Le pregunto por un grupo de aspecto solemne que ingresa a la escuela.

“Parece que... la Princesa Iris ha venido.”

Alexia también está ahí. Nuestras miradas se encuentran por un momento antes de que
ella se aleje con desprecio.

Todavía no le he dicho a nadie que enloqueció conmigo y trató de matarme salvajemente.


Y no planeo contarle a nadie sobre el incidente en el techo si ella se mantiene a distancia. Con
nuestro tratado de paz, puede matar a quien quiera. Su habilidad con la espada parece haber
mejorado mucho, y creo que es genial que esté tratando de fortalecerse. Bueno, siempre que
no intente matarme, claro.

“Por cierto, escuché que la Princesa Iris vendrá al campus para solicitar algún tipo de
investigación.”

Po no lo parece, pero siempre está al tanto.

La Academia Midgar para Caballeros Oscuros es un edificio enorme que contiene la


Academia de Ciencias Midgar. Escuché que realizan investigaciones y hacen cosas científicas.
O algo así.

“Ya veo.”

Espera, ¿no mencionó Alexia que Iris está construyendo un nuevo ejército?
Después de que Po y yo viésemos a la Orden de los Caballeros entrar en el edificio,
dejamos a Skel en la enfermería y simplemente nos saltamos la clase.

Hay algunas personas que participan en una discusión en una gran sala de recepción.

“Nos gustaría pedirle a usted, el erudito más distinguido del reino, que interprete este
artefacto para nosotros.” Continúa una belleza con mechones escarlatas, Iris, sosteniendo un
gran objeto en forma de colgante.

“Pero solo soy una estudiante.” Objeta una hermosa joven con el cabello rosado
melocotón al echar un vistazo al artefacto en cuestión.

“Todos en el mundo conoce su increíble trabajo. Es Sherry Barnett, la mejor investigadora


en su campo. Nadie podría hacerlo mejor que usted.”

“Pero…”

“Es una buena oportunidad para usted. Debería intentarlo.” Interrumpe un hombre de
cuarenta y pocos años, animando a Sherry.

“Subdirector Lutheran Barnett...”

“Puedes llamarme padre, ¿sabes?” Lutheran le da un codazo suavemente, riendo.

A cambio, Sherry sonríe con torpeza.

“Sherry, es tu momento de adentrarte en el mundo de la investigación profesional. La


petición de la Princesa Iris te acercará al futuro brillante que te espera.”

“Pero yo no…”

“¿No lo digo todo el tiempo? Ten confianza. Sé que puedes hacerlo. Eres la única que
puede.” Lutheran coloca una mano sobre el delgado hombro de Sherry.

“Bien, lo haré...”

Iris le entrega a Sherry el artefacto.

“¿Un alfabeto antiguo? Está escrito en un código secreto.” Observa Sherry.

“Hay un grupo religioso que se autodenomina el Culto de Diablos. Este artefacto estaba
en sus instalaciones. Parece que están investigando sobre civilizaciones antiguas, pero no
conocemos los detalles. Debe haber una conexión entre el código y las civilizaciones
antiguas.” Explica Iris.

“Bueno, ciertamente llegaste a la persona adecuada.” Sherry examina el objeto.

“Quiero que un miembro de la Orden de los Caballeros la proteja.” Agrega Iris.

“¿Qué quiere decir con guardia...?” Pregunta Lutheran.

“A decir verdad, el Culto de Diablos, ese grupo religioso, está detrás de ese artefacto.”

“Eso es inquietante.” Lutheran agudiza su mirada.

“Originalmente obtuvimos esto de sus instalaciones. Por supuesto, este no es el único


artículo que hemos confiscado. Hemos estado almacenando otros documentos y objetos
clasificados en nuestro almacén, pero me avergüenza admitir que el otro día una persona no
identificada quemó nuestro almacén. Este artefacto es todo lo que queda.”

“Oh, he oído hablar del reciente incendio. Lo que me recuerda, Princesa Iris, que después
de eso estableciste la nueva Orden de Caballeros.”

“Sí, pero todavía es bastante pequeña.”

“Creo que se llama Crimson Order, ¿correcto? Veo que ha traído a sus Crimson Knights
aquí.”

“Así es…”

“¿Es usted tan desconfiada de la Orden anterior?”

Iris no responde a la aguda pregunta de Lutheran y lo mira sin cambiar de expresión.

“Hmm. Bien por mí. Aprobaré hasta dos guardias.” Concede Lutheran.

“¿Dos…? Bueno, supongo que eso no será un problema si estoy protegiendo el artefacto.”
Iris parece preocupada.

“El trabajo de la Orden de Caballeros experimentará retrasos si la Princesa Iris está fuera
del sitio.”

El que habla es un caballero de anchos hombros sentado a la izquierda de Iris. Él es


musculoso con una barba espesa como la melena de un león. Una gran cicatriz recorre su
mejilla.
“De hecho... Glen, te dejo la vigilancia a ti.”

“Entendido, Su Alteza.” Dice con una reverencia.

“Iris, yo también ayudaré.” Dice Alexia desde la derecha de Iris. “Si divides a los guardias,
habrá menos caballeros disponibles para responder al Incidente de Ébano.”

Iris se queda en silencio.

“La Crimson Order tiene sus manos llenas, y sé que es él. Soy perfecta para este papel.”

“Pero, Alexia, todavía eres...”

“Un estudiante. Soy una estudiante, pero la edad es irrelevante si tienes habilidad. Tú
misma lo dijiste.”

“No, no lo hice.”

Eso es lo que acaba de decirle a la señorita Sherry. Alexia le sonríe con confianza a su
molesta hermana mayor.

“Y solías ser tan linda...” Murmura Iris.

“Escuché eso. De todos modos, Iris, quiero saber. Quiero saber por qué están haciendo
esto y… si planean oponerse a nosotros”.

“Pero va a ser peligroso.”

“Lo sé.”

Las hermanas intercambian miradas en silencio.

“Bien. Solicito formalmente que únicamente acepte misiones de bajo riesgo y en la


medida en que no interfiera con su trabajo escolar.”

“Gracias.” Alexia sonríe y se inclina.

“Espero que todo vaya bien con el artefacto.” Iris se dirige a Sherry después de dejar
escapar un profundo suspiro.

Esa noche, trato de cancelar mi solicitud para los preliminares después de clases.

“Gracias.”
Me inclino y salgo de la oficina de servicios estudiantiles.

“Bueno, ¿cómo te fue?”

Skel y Po se me acercan fuera de la oficina. Me estaban esperando.

“Dijeron que todos estaban emparejados y que es imposible retirarse.” Suspiro.

“Oye, mira el lado bueno. Si lo haces bien, nadarás en chicas, ¿verdad?”

“¡Si! Dicen que los tiempos difíciles traen oportunidades, si sabes a qué me refiero.”

Niego con la cabeza. “No me importa si gano o pierdo. Simplemente no quiero hacerlo.”

“Cielos, no tienes remedio. Vamos, te voy a presentar esta tienda especial. Deja esa cara
tan larga.”

“¿T-Tienda especial?” Tartamudea Po, respirando entrecortadamente por la nariz.

“Vaya, no es ese tipo de especial. Me refiero al Mitsugoshi, tienda de la que todos están
hablando. Escuché que tienen todo tipo de artículos nuevos, y uno de ellos es un bocadillo
llamado chocolate. Es dulce y supuestamente sabe delicioso.”

“¿Dulces? Me gustaría probarlos.”

“¡Estúpido! No es para ti.” Skel le da una palmada a Po en la cabeza. “Vamos a darles el


chocolate a las chicas. ¡Ya sabes, las mujeres te aman si les das algo dulce!”

“O-Oh, lo entiendo. Hablas como un verdadero profesional, Skel. Siempre me enseñas


mucho.”

“¿Verdad que sí?” Grita Skel, sintiéndose lleno de sí mismo.

“Vamos, Cid. Vámonos.”

“Vamos, Cid.”

Hay un brillo en sus ojos.

“Bien, iré.” Estoy de acuerdo con un suspiro.

Debo admitir que tengo un poco de curiosidad por ver cómo es el chocolate de este mundo.
Skel nos lleva a la calle principal de la capital. Las bulliciosas calles nocturnas están llenas
de gente, y cada tienda en esta área de súper alta escala parece estar llena hasta los topes.
Mitsugoshi está más concurrida que el resto de las tiendas por mucho.

“Vaya, es tan jodidamente genial.”

Un edificio flamante y ostentoso se erige alto en el cielo... moderno hasta el punto que
parece casi contemporáneo. No me he sentido tan fuera de mi elemento desde que entré en una
tienda de lujo en mi vida pasada.

Hay una enorme fila serpenteando desde la entrada. Todas las personas que esperan su
turno parecen ser miembros de familias nobles o sus invitados. Un vistazo es todo lo que
necesito saberlo, estos son clientes especiales y ricos. Al final de la línea hay una mujer en
uniforme sosteniendo un cartel. El tiempo de espera es de aproximadamente ochenta minutos.

“Es una espera de ochenta minutos.” Protesto.

“Estoy seguro de que regresaremos antes del toque de queda en el dormitorio.” Argumenta
Po.

“Ya hemos llegado tan lejos. Vamos.” Insiste Skel.

“Pero he oído que hay apuñaladores sueltos. No quiero quedarme fuera demasiado
tarde...”

“Los tres somos unos malditos caballeros oscuros, imbécil. ¡Nosotros seremos quienes
apuñalemos!” Skel le da palmaditas en la parte baja de su espalda.

“T-Tienes razón.”

“¿Dijiste apuñaladores?” Pregunto, interrumpiendo su conversación.

“Escuché que hubo asesinatos recientes en la capital, ocurridos de noche. Y los han
llevado a cabo luchadores expertos que ya han derribado a miembros de la Orden de los
Caballeros…” Susurra Po.

“Ooh, espeluznante. No quiero que me maten mientras camino por la calle de noche.”

¿Una escena de apuñalamiento? Suena divertido. Anótame.

“¡Rápido-rápido! Si no hacemos fila, no llegaremos a tiempo para el toque de queda.”


Presiona Skel.
Po y yo caminamos penosamente hasta el final de la línea.

“Hola, s-s-s-señorita. Es bonita. ¿Tiene pasatiempos?” Skel intenta coquetearle a la


empleada con el letrero tan pronto como llegamos.

Pero ella le muestra una sonrisa endurecida por mil batallas y procede a ignorarlo antes
de mirarme con una sonrisa alegre por razones desconocidas.

“Discúlpeme señor. ¿Podría tener un momento de su tiempo?”

Es una mujer exquisita cuyo rostro es tranquilo y refinado con cabello castaño oscuro que
combina con el color de sus ojos. Su uniforme de trabajo es un vestido azul marino corto y
sencillo marcado con el logo de Mitsugoshi. Me recuerda a las asistentes de vuelo que vi en
mi vida pasada.

“¿Quien? ¿Yo?” Pregunto, señalándome.

“Si. Participe en nuestra breve encuesta.”

¿Una encuesta? Eso es una rareza en este mundo.

“Seguro, supongo…”

“Gracias.”

“¡Y-Yo también tomaré la encuesta!”

“¡Y-Yo también!”

Skel y Po hacen un último esfuerzo por encantarla.

“Un cliente será suficiente.” Responde, enganchando su brazo en el mío.

Juntos, salimos de la larga fila y nos dirigimos directamente a la tienda. Cuando miro
hacia atrás en el último segundo, puedo ver la decepción en los ojos de Skel y Po.

Sigo a la mujer hasta una boutique que parece excesivamente lujosa. Por lo que se ve
desde afuera el interior no es llamativo, pero puedo decir que cada detalle de la decoración ha
sido cuidadosamente seleccionado y emite un ambiente relajado. Incluso el ojo inexperto
puede decir que está decorado de una manera moderna y elegante.
Ella me escolta a través del piso de ventas a una puerta marcada con SÓLO
EMPLEADOS. Me las arreglo para echar un vistazo a mi alrededor, y cada producto que llena
mi visión es increíble.

Por supuesto, noto el rumoreado chocolate, pero también veo café, maquillaje y jabón. Es
la primera vez que veo alguno de estos en este mundo. Además, su ropa, accesorios, zapatos
y ropa interior están diseñados pensando en la clase y la novedad. Incluso yo sé que estos
artículos volarán de los estantes de este mundo. Es una obviedad.

Este lugar es increíble. Tomará el mundo por asalto. Es solo cuestión de tiempo, estoy
seguro.

Atravesamos la puerta del personal y bajamos por un pasillo hasta una enorme escalera.
Juro que lo he visto en cierta película sobre un crucero de lujo. Subimos las escaleras y
seguimos caminando por un amplio y luminoso pasillo. Al final del pasillo hay una puerta
grande y reluciente tallada con exquisitos grabados.

Dos hermosas damas se paran frente a la puerta. Se inclinan ante mí y la abren lentamente.

Lo que hay más allá es un espacio que parece un enorme salón. Hay pilares altos que se
asemejan a los de los antiguos templos griegos y pisos de mármol que brillan bajo la luz.

Se ha desplegado una alfombra roja que se extiende hasta el fondo de la sala y está
flanqueada por dos filas de atractivas mujeres.

“¿Eh?”

En el momento en que pongo un pie en la habitación, todas se arrodillan simultáneamente.

“Um... ¿Segura que es una encuesta...?”

Se ha colocado una silla enorme en la parte más trasera de la habitación. Una puesta de
sol carmesí se derrama desde el tragaluz y sobre esa delicada obra maestra.

El asiento permanece vacío.

Una encantadora elfa de cabello azul se encuentra junto a él. Es una mujer refinada con
una figura como modelo cubierta por un vestido negro fascinante. Conozco esa cara.

“Hemos esperado mucho tiempo por usted, mi lord.” Otra mujer se inclina sobre una
rodilla con la elegancia de una actriz.
“Gamma…”

Ella es el tercer miembro original después de Alpha y Beta. Cualquiera puede darse cuenta
de que es un genio al echar un vistazo a su rostro inteligente y sus afilados ojos azules. Ella es
Gamma, el cerebro de Shadow Garden.

Gamma es inteligente, eso se lo concedo. Pero tiene un defecto importante.

Su apodo es Gamma la Débil.

A pesar de que es una de las miembros con más años de servicio en las Seven Shadows,
Gamma es la más débil con diferencia. Para dar marcha atrás, las Seven Shadows se refiere a
las primeras siete miembros de Shadow Garden. Elegí ese nombre porque es rudo.
Obviamente.

Cuando se trata de peleas y actividades físicas, los instintos de Gamma son fatalmente
pobres. Si Delta es la luchadora más talentosa de las Seven Shadows, Gamma es la peor.
Personalmente, creo que las dos son similares. Si digo eso en voz alta, apuesto a que Gamma
se enojaría enormemente y Delta temblaría de alegría, pero sé con certeza que son el mismo
tipo de persona.
Aprendí dos cosas cuando les enseñaba a pelear a Gamma y Delta.

Uno: la intuición es un desperdicio en un idiota.

Dos: la inteligencia no significa nada sin la intuición.

En ese momento, decidí intentar darles las mismas instrucciones: “Infundan sus balanceos
con un montón de magia”. Y eso es todo.

Estaba sugiriendo que golpearan físicamente a su enemigo... que es el método brutal que
encuentro absolutamente aborrecible. Así es; mis creencias fundamentales se derrumbaron
ante este dúo sin pompa ni circunstancia. Si siquiera pienso en ese día, me duele la cabeza. Sí,
no vayamos allí. Olvídalo.

“Encantado de verle de nuevo, mi lord.” Gamma camina con gracia hacia mí como una
modelo en una pasarela.

Sus caderas se balancean lascivamente mientras escucho el constante golpeteo de sus


tacones contra el suelo.

“¡ZOINKS!” Ella tropieza y se cae por nada. “E-Estos talones son demasiado altos,
malditos sean.”

Y ella culpa a sus zapatos.

Gamma se agarra la nariz mientras se pone de pie. Mientras tanto, las mujeres a su
alrededor rompen en un torbellino veloz de cerrar sus puños como si celebraran algo.

“E-En ese caso. Venga por aquí, mi lord.” Continúa Gamma como si nada, avanzando
tranquilamente con zapatos totalmente diferentes.

Pero realmente no me importa. Solo hay dos formas de reaccionar cuando una chica se
avergüenza: o finge no darse cuenta o hace todo lo posible y se burla de ella. Aunque estoy en
el antiguo campamento, hay algo que tengo que decir.

“Tu nariz está sangrando.”

Las chicas a su alrededor se apresuraron a limpiar la sangre.

“P-Por aquí, mi lord.”

Miro las mejillas enrojecidas de Gamma. Ella no ha cambiado nada.


Me acompaña a la silla gigante, donde tomo asiento. La vista es... fantástica.

De hecho, toda esta bastante bien.

Hay un espacio grande y abierto donde un resplandor escarlata entra a través del tragaluz
y dos filas de bellezas están arrodilladas junto a la alfombra roja. Es como si me hubiera
convertido en rey... el rey del Shadow Realm. Gamma debe haber gastado una fortuna
preparándome este set.

Mi corazón late. Me conmueve hasta el centro. Cruzo las piernas, apoyo la mejilla en la
mano izquierda y levanto la otra, enfocando mi magia azul violeta en la palma y lanzándola al
cielo.

Casi estalla en el techo antes de disolverse en una miríada de luces que inundan toda la
habitación.

“Recibe tu recompensa...”

Hay un aguacero de luz que cae sobre las muchachas arrodilladas y teñirá temporalmente
su piel de un violeta azulado. Solo repone energía, promueve la circulación mágica y cura
heridas menores… En otras palabras, no es mucho de nada.

“Atesoraré este día para siempre.” La voz de Gamma vacila mientras se arrodilla a mi
lado. Su actuación es muy convincente.

Pero ella no es la única que tiembla. Todas las hermosas damas a ambos lados de la larga
alfombra roja están temblando y algunas incluso lloran. La empleada que me trajo aquí solloza
entre lágrimas. Gamma es la directora perfecta para su grupo de actrices.

“Lo has hecho bien, Gamma. Por cierto, tengo una pregunta sobre esta empresa.”

Sí, volvamos a los negocios. Desde el chocolate hasta los productos en el piso de ventas
y el diseño arquitectónico del edificio… No puedo imaginarlos viniendo de este mundo.

“Pregúntame lo que sea.”

“¿La mercancía de Mitsugoshi se basa en mis historias?”

Por alguna razón Gamma siempre ha estado interesada en hurgar en mi cerebro. Cada vez
que Delta le daba una paliza, me molestaba llorando y me rogaba que le contara una historia.
Fue entonces cuando le conté a Gamma sobre mi Shadow Wisdom, que incluía historias
adornadas al azar sobre el chocolate y otras golosinas en Japón de mi vida pasada.

“Si, mi lord. Solo he recreado una fracción del conocimiento divino que me ha impartido.”

“Y-Ya veo.”

Solo le dije que podía hacer chocolate mezclando frijoles amargos y azúcar y esperando
hasta que se endureciera. Llamar a eso conocimiento es una exageración. ¿Y cómo recreo todo
esto? Eso debe ser lo que significa tener cerebro. Quiero decir, ella es eones más inteligentes
que yo.

Pero eso no me molesta. El mundo tiene una buena cantidad de genios e idiotas. Eso es
todo al respecto.

Pero tengo una pregunta.

“¿Alpha y las demás conocen esta empresa?”

“Por supuesto.”

Oh, ya entiendo.

Han caído en su habitual juerga de dejarme fuera. Entiendo si es difícil para ellas incluir
al único chico aquí en su pandilla de chicas, pero vamos.

“¿Y-Y has estado ganando dinero?”

“En este momento, tenemos tiendas en todas las ciudades importantes tanto a nivel
nacional como internacional. Nuestro negocio se está expandiendo a un ritmo rápido. Pero,
¿cuánto tiempo seremos capaces de escondernos en las sombras bajo la apariencia de una
empresa? Esta es la consideración más importante.”

¿Qué pasa con la configuración cursi y descuidada? Es innecesaria. ¡Ve al grano!

Básicamente, me está diciendo que todo el mundo está ganando dinero gracias a mi
conocimiento. Todos menos yo. Si solo me dieran una pequeña porción, no habría buscado
dinero en efectivo o perseguido monedas como un maldito perro.

Como sea, está bien. Las chicas me han preparado este enorme escenario, así que no puedo
quejarme.

Pero si pudiera tener una pequeña porción del pastel.


“Um, espero que no te importe que te pregunte esto, pero ¿puedo pedir prestados algunos
zeni?”

Algún día le devolveré el dinero... tal vez.

“Sí, lo prepararé de inmediato.” Responde Gamma rápidamente.

Ella le da órdenes a la mujer que me trajo aquí.

Unos momentos después, una carretilla llena de monedas entra en la habitación, tan alta
como una colina. Nunca había visto tantas monedas brillantes en un solo lugar. Esto es
fácilmente más de mil millones de zeni.

“E-Esto es un poco...”

No puedo tomar prestado todo esto. Nunca podría devolverles el dinero.

“… ¡Gh! ¿No es esto suficiente? Enviaré por más...”

“No, está bien.” Detengo a Gamma a mitad de la frase y alcanzo las monedas, haciendo
un gran espectáculo de meter la mano en la colina.

Las monedas tintinean con fuerza.

Ahora tengo su atención fija en mi mano derecha. Me concentro con todas mis fuerzas.

“¡Hmph!”

Tomo unas quince monedas en mi mano derecha y se las muestro a todos en la habitación,
antes de ponerlas lentamente en mi bolsillo derecho. Acabo de volverme un millón y medio
de zeni más rico.

Y también tengo otro millón y medio de zeni en mi bolsillo izquierdo.

Mientras enfocaba su atención en mi mano derecha, agarré algunas monedas en mi mano


izquierda a toda velocidad, metiéndolas en mi bolsillo antes de que nadie se diera cuenta.
Alpha o Delta podrían haberlo captado, pero Gamma nunca tuvo una oportunidad.

“¿T-Tan solo eso? Puede tenerlo todo...”

Verla es muy gracioso para mí. Ella piensa que solo estoy pidiendo prestado un millón y
medio de zeni, ¡pero en realidad me embolsé tres millones!

“Por ahora eso es suficiente.” Digo, conteniendo la risa.


“Está bien. Retiren esto.” Gamma aplaude, y el grupo de mujeres hace rodar la carretilla.

Gamma se arrodilla ante mí. “Mi lord, creo que sé por qué ha venido hoy. Debe ser sobre
el incidente.”

“Si.”

Asiento con la cabeza. ¿Qué incidente?

“Mis más sinceras disculpas. Actualmente estamos investigando el asunto, pero no hemos
encontrado al culpable. Por favor sea paciente. Cazaré al asesino en la capital... a los tontos
vestidos de ébano que fingen estar en Shadow Garden.

“Hmm...”

Esta es la primera vez que escucho sobre esto.

“Hmm...”

Gamma mira a Shadow mientras se apaga y comienza a contemplar. En algún lugar de


sus ojos azules, hay una pizca de inquietud.

Una lágrima cae por el rabillo del ojo sin previo aviso. Ver esos rayos azules violentos le
recuerda su pasado.

La vida de Gamma comenzó con una luz del mismo tono.

Si él nunca hubiera venido, ella habría muerto como un montón de carne podrida. Fue
abandonada por su familia, expulsada de su país de origen, despojada de todo lo que tenía en
su poder. Cayó en un abismo de dolor, miedo y decepción… y quien la rescató fue el chico
que produjo la luz azul violeta. Probablemente nunca olvidaría ese brillo durante toda su vida.
Para Gamma, representa la luz de la supervivencia.

Alpha le dijo una vez a Gamma que había vida en él, y Gamma estuvo de acuerdo, no por
razones lógicas sino instintivas.

No solo curaba las heridas externas... sino una parte mucho más profunda del alma.
Cuando tocó la luz azulada, fue como si hubiera sido liberada de sus grilletes, liberada de algo
que la retenía. Finalmente sintió que había recuperado su identidad.
Ese día, ella renació. En el momento en que recibió el nombre de Gamma, juró dedicar su
nueva vida solo a él.

Si bien sus intenciones eran sinceras, era el miembro menos poderoso de las Seven
Shadows. Fue derrotada y superada por miembros más nuevos, dejada arrastrándose por el
suelo y profundamente humillada. En algún momento del camino, Gamma se dio cuenta de
que no podía vencer a sus compañeras. No importaba lo duro que entrenara.

Ella estaba angustiada. ¿Qué valía ella? Preferiría morir antes que mostrar su estupidez y
afectar a todos. Pero él la llamó al azar el día en que planeaba terminar con todo. Y le impartió
su Shadow Wisdom.

Esa idea le mostró cómo luchar con su inteligencia, y se zambulló de cabeza en sus
caminos. Y como pensó que esta era su única oportunidad de sobrevivir, literalmente arriesgó
su vida para recrear su Shadow Wisdom.

Cuando Gamma mira hacia atrás, está segura de que reconoció su dolor... que compartió
su conocimiento porque sabía que ella estaba sufriendo y había predicho el camino que
seguiría en la vida.

La hizo sentirse triste. La entristeció saber que estaba fuera de su alcance.

¿Shadow-sama me necesita? Se le llenan los ojos de lágrimas cada vez que piensa en ello.
Pero es por eso que necesita secarse las lágrimas y seguir luchando.

Hará que Shadow Garden sea más grande y más fuerte, una organización más adecuada
para Shadow... y ese día, cree que su deseo se hará realidad.

“Ya veo. Muy interesante.” Su voz devuelve a Gamma a la realidad. “Creo que sé quién
hizo esto. Echaré un vistazo alrededor.”

El pecho de Gamma se aprieta cuando escucha su tono omnisciente.

Una vez más ella había fallado en ayudarlo. Podía suponer la respuesta correcta con un
fragmento de información. Incluso si ella moviliza a todos sus subordinados, él fácilmente
podría encontrar pistas que ella nunca podría.

Pero Gamma se niega a rendirse. Un día, seguramente la notará... así que ella tiene que
persistir.

“Nu, adelante.” Gamma llama a la morena que lo trajo aquí.


“Esta es Nu. Ella es la número trece.”

“Woah.”

Mira a Nu con los ojos entrecerrados. Su mirada parece lo suficientemente aguda como
para ver las profundidades de su poder.

“Aunque Nu acaba de unirse a nosotros, incluso Lady Alpha la ha reconocido por su


fuerza. Siéntase libre de usarla como enlace, para las tareas del hogar o lo que quiera.”

“Soy Nu. Es un placer conocerle.” Su voz tiembla levemente por los nervios.

“Te llamaré si surge algo.”

“Entendido.” Ella se inclina y retrocede.

“Supongo que me iré ahora.” Se pone de pie. “Oh, casi lo olvido. Me gustaría comprar
chocolate… el más barato. Si pudieran darme un descuento para amigos y familiares, sería
genial.”

“Preparamos nuestro mejor chocolate disponible.”

“Um... ¿cuánto será eso?”

“Con el cupón de amigos y familiares, será un cien por ciento de descuento.”

“Cien por ciento… ¡Eso lo hace gratis! ¡Sí, es mi día de suerte! En ese caso, tomaré tres
de ellos.”

“Gracias por hacer negocios con nosotros.”

Gamma sonríe cuando lo ve regresar al papel de Cid Kagenou, alguien normal.

“¡No llegaremos al toque de queda!”

“Eso es a causa de que Cid se tomó demasiado tiempo!”

“Dije que lo siento y te di chocolate.”

Los tres corremos por las calles oscuras de la capital.


Definitivamente soy una de las dos razones por las que llegamos tarde. Pero las constantes
preguntas de Skel y Po sobre esa dama son la otra razón. Nu... ¿ese era su nombre? De
cualquier manera, simplemente rechacé su interrogatorio con un montón de quizás.

Dicho esto, nunca habría señalado a Alexia como el tipo de persona que se convierte en
una asesina en serie de la vida real. Si Delta no es la culpable, tiene que ser Alexia. Supe que
era ella en el momento en que me enteré de los crímenes recientes. Ella es una princesa que lo
tiene todo. ¿Qué pudo haberla hecho estallar…?

El corazón de la mujer es un enigma.

Sabes, no desprecio a los asesinos en masa. Esa es una forma de vida. Pero manchar el
nombre de Shadow Garden es una historia completamente diferente. Esas almas
desafortunadas no se saldrán con la suya.

“Oye, ¿escuchaste eso?”

“Nop, nada.”

Skel y Po corren delante de mí mientras hablan entre ellos.

No parece que lo hayan escuchado bien, pero para mí fue muy claro.

Era el sonido de dos cuchillas chocando, lo que significa que hay gente peleando cerca.

Me detengo en seco.

“Oye, ¿qué pasa?”

“¡No llegaremos para el toque de queda!”

El dúo hace una pausa poco después de que yo lo haga.

Señalo un callejón trasero. “Tengo que ir a cagar.” Parece que no pueden creer que hablo
en serio. “Si no lo hago ahora pasara algo malo, siento que va a rodar por mis piernas cuando
corro.”

“Eso es una emergencia.”

“Una cuestión de toque de queda o de orgullo.”

Sus rostros se ponen serios.

“Ustedes sigan adelante. No quiero que nadie me vea...”


“Ew… ¡Lo tengo! ¡No le diré a nadie que cagaste al aire libre!”

“No importa lo que digan... ¡creo que tomaste la decisión correcta!”

“Oof, no puedo contenerme. Dense prisa... ¡Déjame atrás!”

“Cid... ¡Nunca te olvidaremos!”

“Cid... ¡Incluso si haces cagas afuera, siempre seremos amigos!”

“¡Vamos! ¡¡Váyanseeeeeeeeeeeeee!!”

La pareja da media vuelta y se marcha de allí.

Después de verlos alejarse, me dirijo al callejón trasero, siguiendo los sonidos de un duelo.
Cuando lo rastreo hasta su origen, estoy en el corazón del callejón oscuro.

Dos caballeros oscuros se encuentran en medio de una feroz batalla.

No tengo ninguna duda de que la del uniforme escolar y la falda corta es Alexia. Pero el
otro es un hombre enmascarado vestido completamente de negro.

Obviamente algo no está bien. Podría entender si Alexia vestía de negro azabache,
fingiendo estar en Shadow Garden, pero no al revés. Subo a una azotea y los miro de forma
encubierta desde arriba.

“Ríndete ya. No hay forma de que puedas ganar.” Dice Alexia.

Ella parece tener la ventaja. El hombre de negro no es necesariamente débil; simplemente


no puede tocar a Alexia, quien mejoró mucho con su reciente entrenamiento.

Su abrigo negro está roto y hecho jirones, y su sangre tiñe los adoquines de un carmesí
oscuro. Un último empujón determinará al ganador.

“¿Por qué matas a los inocentes? ¿Es por eso que peleas?”

“Nosotros somos Shadow Garden...”

Justo ahora, el hombre de negro azabache definitivamente dijo: “Shadow Garden”.

“¿Eso es lo único que puedes decir? ¿Es eso lo que busca el tal Shadow?

“Nosotros somos Shadow Garden…” Se repite el hombre de negro azabache.

Sin duda, este hombre es el impostor de Shadow Garden.


Perdón por dudar de ti, Alexia. Parece que eres inocente. Mis más sinceras disculpas.

¿Pero por qué este tipo se hace pasar por Shadow Garden?

Ésa es la siguiente pregunta obvia, y conozco la respuesta demasiado bien. Puedo


entenderlo completamente, porque soy quien soy.

La respuesta es adoración.

Este hombre está enamorado de Shadow Garden... y de los genios ocultos. No puedo decir
que lo culpo. Quiero decir, todo mi viaje comenzó porque amaba a los shadowbrokers. Me
enamoré de los comandantes ocultos en las películas, el anime y el manga y comencé a
imitarlos.

Este impostor caminó por ese mismo camino y encontró al Shadow Garden. Sí, es el
primer seguidor de Shadow Garden en el mundo.

Una sensación cálida se eleva en mi pecho. Me alegra saber que un completo extraño nos
acepta a nosotros y a nuestras costumbres. Me alegra saber que he elegido el camino correcto.

Pero esto es imperdonable. ¿Por qué? Porque soy una mente maestra. Si perdono a quienes
manchan el nombre de mi organización, entonces ya no lo soy. En este momento, ambos
podemos llamarnos agentes de la sombra, y no lo toleraré ni me conformaré con eso.

“Se acabó para ti.”

Cuando Alexia frustra su contraataque tirando la espada de sus manos, siento que otra
energía se acerca.

“Se acabó para ti.”

Alexia lanza su espada por los aires, que choca contra la carretera de adoquines.

“... ¡Hngh!” Alexia se tambalea, evadiendo un ataque repentino por detrás.

Bloquea otro golpe rápido, clava el pie en el estómago del agresor y rápidamente
retrocede. Mirando a sus nuevos oponentes, calma su respiración.

Hay dos caballeros oscuros más vestidos de negro azabache.

Alexia chasquea la lengua mientras ve al primer hombre levantar su espada.


Esto hace tres, y ella adivina que también son fuertes.

¿Contra uno de ellos? Ella podría ganar fácilmente. Tiene muchas posibilidades de acabar
con dos. Pero luchar contra tres oponentes es...

“No es muy agradable que tres de ustedes enfrenten a una chica delicada.”

Rezo para que la complazcan con una respuesta.

“¿Qué tal tres batallas uno contra uno? ¿O eso no es bueno?” Ella sugiere.

Lentamente la están rodeando por todos lados. Ella se asegura de que su espalda esté
cubierta a medida que se aleja.

“Oye, mira detrás de ti. La luna es hermosa esta noche.”

Un hombre se acerca a su espalda y ella lo mantiene bajo control con sus ojos. Sus espadas
dan vueltas con pequeños movimientos mientras intentan medir las intenciones del otro.

“Oh, vaya. ¿No vas a mirar? Creo que deberías.” Alexia sonríe. Sus ojos rojos brillan a la
luz de la luna. “Porque hay una dama encantadora detrás de ti.”

“... ¡Ggr...!”

Ella lo atrapa.

Alexia se mueve instantáneamente, balanceando su espada hacia abajo para cortar a su


oponente cabeza dura que se volvió para comprobarlo.

Muere. Ella no lo dice en voz alta, sino que se burla de él. Ella rasga la capa negra,
rociando sangre fresca.

Pero el corte no es lo suficientemente profundo. Solo necesita un golpe más para acabar
con él...

Y en ese momento, Alexia sufre un golpe en el abdomen.

“¡Augh...!”

Una bota negra se hunde en un costado de su cuerpo, y puede escuchar cómo sus costillas
se rompen bajo el impacto. Mientras escupe sangre y blande su arma, para clavarla en la bota
negra.
Pero el enemigo evade su ataque en el último segundo, y su espada rebota en los
adoquines.

Los hombres están demasiado lejos para atacar.

Alexia siente que sangra y se limpia la boca. Su mano está manchada de rojo.

En este punto, logró distraer a dos de ellos, pero queda uno… el que la pateó para evitar
que matara al otro hombre. Alexia lo mira con rencor.

Tres contra uno. Los números no han cambiado.

Pero la situación ha empeorado. Dos de ellos están ilesos y el otro está gravemente herido,
pero es capaz de usar su espada. No puede ignorar al último hombre.

Por otro lado, los pulmones de Alexia están perforados por sus costillas rotas. Me
matarán, piensa. Creo que eso es todo.

Alexia saca una pastilla roja de un bolsillo de su uniforme escolar. Ella recogió la droga
en secreto antes de que el almacén se incendiara. Ella está en contra de una esgrima brutal,
pero lo prefiere a la muerte. Alexia se la lleva a los labios. Mientras reza para que su estrategia
improvisada funcione, se lleva la pastilla a los labios.

En ese momento, algo tintado baja del cielo, aterrizando tan silenciosamente como un
búho deslizándose por la noche.

La hoja negra divide en dos a un oponente, del que brota sangre. El asfixiante hedor a
sangre penetra en el callejón. Con un fuerte golpe, el hombre de ébano, Shadow, salpica la
sangre de su espada en una línea roja a lo largo de la pared.

“Para los tontos que se burlan del nombre de Shadow Garden...”

Este es Shadow, el ser más fuerte que existe. Él es el que demuestra un perfecto manejo
de la espada... y el que ella nunca podría olvidar.

¿Shadow... está luchando contra ellos?

Eso es lo que parece.

“Paguen por sus pecados con sus vidas.” Continúa Shadow.


En el siguiente momento, los hombres de negro azabache se ponen en movimiento,
tomando la decisión instantánea de saltar de los adoquines, saltar de la pared, saltar a la azotea
y huir.

“Qué patéticos...” Shadow se mueve para perseguirlos.

“¡Por favor, espera…!”

Su voz lo detiene en seco. Se vuelve lentamente, fijando sus ojos en ella.

Su espada tiembla violentamente. Se da cuenta... que está haciendo algo estúpido.

“Soy Alexia Midgar, una de las dos princesas de este reino.”

Shadow solo la mira fijamente. Ella sabe que él puede quitarle la vida si le da la gana.

“Exprese su propósito. ¿Por qué está luchando? ¿Contra quién está luchando? Y...
¿representa una amenaza para mi país?”

Shadow le da la espalda.

“Aléjate de todo esto. La ignorancia es grata.”

“¡¿Qué…?! ¡Espera, si estás diciendo que te opones al reino...!”

“¿Y qué harías si lo hiciera?”

Ella está desconcertada por su sed de sangre.

Ante una fuerza insuperable, instintivamente se acobarda. Pero desafiar nuestros instintos
es lo que nos hace humanos.

“Pelearé contigo. Sé que vas a intentar matar a mi hermana mayor y no puedo permitir
que eso suceda.”

Shadow deja que su abrigo ondee detrás de él.

“Entiendo tu esgrima. Puede que no pueda hacerlo ahora, pero algún día...”

“¿Me mataras?” Adivina.

Con esas palabras de despedida, Shadow se desvanece en la oscuridad.

Alexia murmura para sí misma en la oscuridad. “Sí, eso mismo…”


El silencio vuelve a la noche. Desierta y sola, Alexia se agarra el estómago y se acurruca
en sí misma. Su espada cae de sus manos temblorosas. Ella sabe que ha hecho algo estúpido.
Pero ella recientemente descubrió una razón para luchar: proteger las pocas cosas que
aprecia... su única hermana y su única amiga.

“Esto no es bueno...”

Alexia está a punto de desmayarse.

Sabe que le pasará algo malo si se desmaya en el callejón. Intenta usar la pared para
levantarse.

“¡Alexia...! ¡Alexia!” Una voz la llama a lo lejos.

“Oye, Iris… ¡Iris! ¡Aquí!”

“¡¡Alexia…!!”

Los pasos se acercan. Algo suave atrapa a Alexia en el aire antes de que su cuerpo golpee
el suelo.

“¡Alexia! ¡¿Qué has hecho…?!”

“Iris...” Alexia entierra su rostro en el pecho de su hermana.

“Prepárate. Más tarde te pediré que me cuentes todos los detalles.”

“… Bueno.”

“Incluyendo esto.”

“¿Eh...?” Alexia ve las píldoras rojas esparcidas en el camino empedrado, donde las dejó
caer. “Escucha, Iris. No sé nada de eso.”

“Tranquila.”

“No lo sé. Hablo en serio.”

“Esto es imperdonable.”

“Oh, mi cabeza…” Alexia decide dejarse desmayar y dejar estas cosas en el aire.

Dos sombras recorren las oscuras calles de la capital.


A medida que se preocupan por los ataques por detrás, los hombres de negro se desvían
por un callejón y se detienen. Parece que tienen prisa. Colocan sus manos contra la pared,
tratando de calmar su respiración entrecortada. Por unos momentos, solo sus ásperas
inhalaciones resuenan en el oscuro callejón.

Thunk.

Un sonido procede de las profundidades del callejón.

Rápidamente se vuelven para mirar en la oscuridad. Una silueta negra toma forma en las
sombras, acercándose a ellos.

Thunk, thunk.

El sonido de sus botas se acerca.

Los hombres preparan cautelosamente sus espadas. Pero luego, una hoja negra es clavada
en una de sus cabezas, pasando instantáneamente a través del cráneo del alma desventurada
sin previo aviso.

“¡Agh... Aghh... Aghhh...!”

La katana ébano se retira mientras el hombre chilla de agonía, chorrea sangre y cae al
suelo.

El impostor restante comienza a retroceder con miedo cuando la figura emerge de las
sombras y hace su aparición. Con un abrigo negro, posee una espada y oculta la mitad de su
rostro detrás de una máscara.

“¿Te hice esperar?” Su voz es profunda, como si resonara desde las profundidades de la
tierra.

“¡Eek...!” Grita el hombre de negro mientras da un paso hacia atrás.

“¿Por qué tienes miedo?” Él pide. “¿De verdad pensaste… que podrías escapar?

El hombre de negro se da vuelta para huir.

“¿Qué...?”

“Buen trabajo, Shadow-sama.”


Se vuelve y encuentra a una mujer de pie. Ella es atractiva y elegante, con un vestido
corto.

“Aseguro al culpable en poco tiempo. Estoy asombrada.” Comenta.

“¿Eres tú, Nu?”

“Sí.” Responde ella, continuando la conversación con el asesino intercalado entre ellos.

Retrocede contra una pared.

“Por favor, déjeme el resto a mí. Le extraeré información.”

El hombre de ébano baja su espada.

“... No estropees esto.” Advierte.

“Entendido.”

Gira sobre sus talones y desaparece en la oscuridad. La encantadora mujer inclina la


cabeza mientras lo ve partir.

La belleza y el hombre de negro azabache se quedan en el callejón estrecho. Este último


está completamente armado, pero la primera está desarmada con vestido y tacones.

El hombre actúa rápidamente. Con una serie de rápidos cortes, apuñala a la chica
desarmada hasta la muerte.

Al menos... eso es lo que esperaba hacer.

Con el vestido vuelto hacia arriba, desgarra la noche con sus blancas y sensuales piernas.

Ka-chank. La espada del hombre cae al camino empedrado.

Hay un latido antes de que ocho de sus dedos caigan junto a él.

“¡A-Aghh...!”

Es difícil saber si está tratando de recuperar sus ocho dedos o su espada. Con solo los
pulgares restantes, extiende una de sus manos.

Pero está aplastada por un tacón alto.

“¡Gyah...!”
Con eso, una hoja de ébano emerge de la punta de su tacón. La sangre de sus dedos fluye
sobre los adoquines.

“No soy tan amable como Shadow-sama.”

Puede escuchar la amargura en su voz. El hombre mira hacia arriba para encontrar una
mirada lo suficientemente fría como para congelarlo hasta morir.

“No creas que te dejaré morir en paz.”

Con el dobladillo de su vestido ondeando en el aire, le golpea la barbilla con la rodilla


lechosa.

A la mañana siguiente, se encuentra un cadáver espantoso colgando sobre la calle


principal de la capital. Hay un mensaje escrito con sangre en su estómago:

EL SENDERO DE LOS TONTOS.

El rostro del muerto está deformado por la agonía y el miedo.

Acostada en una cama inmaculada, Alexia mira hacia arriba para ver el rostro severo de
su hermana.

“Sé lo que pasó.” Iris está sentada junto a la cama. “Los asesinatos no fueron cometidos
por Shadow Garden sino por imitadores de otra organización.”

“Shadow mencionó eso.” Agrega Alexia.

“¿Shadow, eh…? Todavía no sabemos qué es esa organización.” Iris baja los ojos en
contemplación. “Durante los ataques a la capital, identifiqué la existencia de un caballero
oscuro que puede estar en Shadow Garden.”

“La que se hace llamar Alpha.”

Iris asiente. “Otras fuentes han indicado que Shadow Garden es una organización
extraordinariamente poderosa. Y tu informe confirma su nombre y la existencia de un hombre
llamado Shadow. Pero eso es todo lo que sabemos. Todo lo demás es un misterio. Ni siquiera
conocemos su objetivo.”

“Shadow estaba luchando contra el Culto de Diablos. Quizás su propósito tenga que ver
con ellos.”
“Lo que hace que el Culto sea nuestra pista...” Iris deja escapar un suspiro.

“¿Iris…?”

“Pensé que eran una religión normal que cree en Diablos, el demonio, pero parece que
están moviendo los hilos en más operaciones de las que pensábamos.”

“¿Cómo ese incendio?”

“Está eso. Y el presupuesto de Crimson Order. No puedo obtener el visto bueno, así que
por ahora lo financiaré de mi bolsillo.”

Alexia frunce el ceño. ¿Eso significa que el Culto no solo se infiltró en la Orden de los
Caballeros, sino que también son oficiales civiles?”

“No lo sé. O son miembros del Culto o aceptan sobornos... pero no puedo decirlo con
certeza. Después de todo, fui imprudente al organizar la nueva Orden.”

“Te ayudaré a pagarlo.”

“Es la intención lo que cuenta. ¿Sabes cuántos miembros hay en Crimson Order, verdad?”
Iris sonríe amargamente.

“Ocho.”

“Bien, solo ocho. Con mis contribuciones, podrían sobrevivir fácilmente durante más de
diez años.”

“Entonces, ¿no podemos hacer que la Orden sea más grande?”

“En este momento no tendría sentido hacerlo más grande. Ni siquiera sabemos con quién
estamos luchando.”

“Iris, um…” Alexia mira con aprensión a su hermana. “¿Cuál es el enemigo de Crimson
Order: Shadow Garden o el Culto de Diablos?”

Iris sonríe. “Ambos. Me niego a permitir ningún daño en este reino.”

“Iris... No deberíamos luchar contra Shadow.” Alexia aprieta las sábanas.

“Alexia, déjalo...”

“Iris, no dirías esto si lo conocieras. ¡Sé que viste ese ataque que coloreó el cielo nocturno
en toda la capital!”
“Ya hemos llegado a la conclusión de que fue provocado por las cosas que se estaban
quemando.”

“¡Pero lo vi usar su magia!”

Iris se acurruca cerca de Alexia y mira fijamente sus ojos rojos. “Ese tipo de poder es
imposible de alcanzar para los humanos. Pasar demasiado tiempo en cautiverio ha empañado
tu memoria. Y apuesto a que todas esas extrañas drogas te hicieron alucinar. No creo que estés
mintiendo, pero sí creo que necesitas descansar.”

“¡Iris!”

Iris coloca ambas manos sobre las de Alexia. “E incluso si realmente vino de ese Shadow,
no podemos hacer la vista gorda ante él. ¿Quién protegerá a nuestro país si hago la vista
gorda?”

“Iris…”

Iris acaricia el cabello de Alexia y luego se pone de pie. “Descansa un poco hasta que
estés curado.”

“... Te ayudaré cuando mejore.”

“Eso no será necesario.”

“¿Eh?”

“Oh, estás bajo arresto domiciliario. Debo haber olvidado decírtelo.”

“¡No puedes hablar en serio!”

“Por robar pruebas.” Iris le muestra las pastillas rojas y la mandíbula de Alexia cae al
suelo. “Piensa en lo que has hecho.”

La puerta se cierra de golpe detrás de ella.


Me vigilan.

Siento sus miradas cuando entro a clase. Todos me miran y susurran.

“Ese es él.”

“El que se cagaba mientras corría...”

“Escuché que cagó en la calle para que todos pudieran ver.”

Miro con ojos como dagas a Skel y Po. Sus ojos parpadean nerviosamente por la
habitación.

“E-Eso de ayer fue un verdadero desastre.”

“B-Buenos días. Debe haber sido difícil para ti.”

“Sí, buenas. Y hoy es mucho peor.”

Llevan un par de sonrisas rígidas, y yo respondo con un suspiro.

“D-De todos modos, ¿trajeron el chocolate?” Skel saca una bolsita.

“Traje el mío.” Interviene Po.

“Sí, supongo.” Digo.

“Todo bien. ¡Sera a la hora del almuerzo, comienza la Operación: Entrega un Regalo!”

“¡Ooh, estoy tan emocionado!”

“Sí, lo que sea que digas.”

Lo que nos lleva al almuerzo.

Seguimos a Skel, quien afirma que nos mostrará cómo se hace.

Se para en el pasillo cerca de un salón de clases para los estudiantes de segundo año. Lo
observamos desde la distancia.

“¿Vas por una senpai? Ve, Skel.”

“Sí, lo que sea que digas.”

Después de pasar unos segundos, una linda chica sale del aula.
“Uh, um... aquí.” Skel le tiende el chocolate.

“Oye, ¿tienes algún asunto con mi prometida?” Un par de manos grandes se aferran a sus
hombros.

Hay un senpai bastante molesto detrás de él.

“Oh... yo... yo solo...”

“Llevemos esto afuera. Ya sabes, para hablarlo.”

Los dos ignoramos su mirada angustiada y nos alejamos.

“Vámonos.”

“Sí, lo que sea que digas.”

Puedo oír a Skel gritar detrás de mí.

Po me lleva a la biblioteca. Es un recurso enorme compartido entre las academias de


caballeros oscuros y ciencias. Naturalmente, aquí no es donde se juntan los deportistas de la
escuela. Aunque, por supuesto, tampoco es un lugar para mí.

“Lo que significa que buscas a alguien de la Academia de Ciencias.”

“Si. No estoy adoptando el enfoque de Skel. Mira, hice una investigación a fondo sobre
ella. Conozco a sus amigos; sus comidas favoritas; el número de su dormitorio; qué baño usa;
su talla de zapato y el olor de sus pies; el color de su ropa interior; sus medidas de cadera,
busto y cintura; y conseguí una taza de la que bebió...”

“Está bien, suficiente. Solo vete ya.”

Me arrastre con Po hasta la biblioteca para después alejarme. No veo lo que pasa después.

“¡¡Eeeeeeeeek!! ¡Es ese chico! ¡Mi acosador!”

Casi al instante, escucho gritos detrás de mí.

La bolsa de chocolate se balancea mientras camino por la biblioteca. Por lo general, nunca
vengo aquí. Es agradable.
Hablo con la primera chica de la Academia de Ciencias que paso. “Aquí tienes un poco
de chocolate.”

“¿Eh?” Ella es un bombón con cabello rosa claro.

Le entrego la bolsa de chocolate y me voy.

“¡Espera! ¿Qué?”

Puedo escucharla confundirse. Creo que ya he visto su cara, pero no recuerdo dónde.

“Me pregunto qué es esto.”

Una linda chica con cabello color melocotón en la sala de estudio inclina la cabeza hacia
un lado. Examina los objetos marrones de la caja con ojos relajados. Incluso después de oler
la fragancia de lo que sostiene en su mano, no puede identificarla. Está casi segura de que el
chico lo había llamado chocolate cuando se lo dio.

“Sherry, ¿estás bien?”

Hay un hombre de mediana edad detrás de ella con el cabello peinado hacia atrás.

“Director Asistente Lutheran...”

“Prometiste llamarme padre en privado.”

“Padre adoptivo.” Sherry sonríe incómoda.

“¿Por qué tienes esa caja de chocolate?”

“¿Chocolate? Me la dio un chico de la Academia de los Caballeros Oscuros.”

“No me digas.” Lutheran acaricia pensativamente su barba. “Ese es el refrigerio de lujo.


Todas las chicas han estado hablando de eso. Creo que te lo dio como regalo.”

“¿Qué? Pero ni siquiera lo conozco.”

“Lo llaman ‘amor a primera vista’. Ese es el mejor chocolate del mundo. Puedes hacer
fila toda una noche para comprarlo al amanecer y aun así no es seguro que podrás comprarlo.
Debe haber hecho lo imposible para conseguírtelo.”

“Amor a primera vista...” Murmura Sherry, con las mejillas teñidas de rosa.
“¿Cómo le responderás?”

“¿Responderle…?”

“Debe estar esperando tu respuesta.”

“P-Pero yo...” Su rostro se sonroja de un rojo brillante, y sus ojos van de un lado a otro.

“No estás aquí solo para investigar. Debes aprender a interactuar con tus compañeros.
Para eso es la escuela.”

“… Veré como le respondo.”

Le sonríe gentilmente a Sherry, que ha bajado la cabeza.

“¿Va todo bien con el artefacto?”

“Acabo de empezar.” Sherry sonríe con inquietud, sus mejillas todavía están ligeramente
enrojecidas.

“Eso es totalmente comprensible.”

“Pero sí sé una cosa: está escrito en un código único.”

“¿Un código único?”

Sherry extiende documentos sobre una mesa. “Supongo que fue utilizado por un país u
organización antigua. Y… es casi idéntico al de la investigación de mi madre.”

“Oh, Lukreia... Ella también fue una gran investigadora.” Lutheran cierra los ojos como
si recordara el pasado.

“Necesito descifrar el código que mi madre investigó justo antes de morir.”

El rostro que examinaba los documentos era el de un brillante investigador, sin duda.

“Es el trabajo adecuado para ti.”

“Gracias.”

Cuando Lutheran le acaricia la cabeza ligeramente, Sherry se avergüenza.

“¿Dónde está el artefacto?” Él pide.

“Un caballero lo está protegiendo en la otra habitación.”


“¿No te estás aferrando a eso?”

“Solo si es necesario. Para mí es importante pensar en paz. Además, me pongo demasiado


nerviosa con los caballeros.”

“Ya veo. Tos, tos… D-Discúlpame…” Lutheran se da la vuelta para toser.

“¡Padre adoptivo! ¿Estás bien?” Sherry entra en pánico y frota la espalda de un hombre
esquelético con las mejillas hundidas.

“Estoy bien. Estoy bien.” Lutheran calma su respiración. “Y me sentía bien el otro día.
Supongo que la enfermedad puede ser impredecible.”

“Padre adoptivo…”

“No te preocupes por mí. Más importante aún, recibí otro mensaje de la ciudad
universitaria preguntándome si te gustaría estudiar en el extranjero.”

“La Ciudad Universitaria, Laugus...”

“El académico más brillante del mundo ha reconocido tu investigación. Si estudias en


Laugus, tus habilidades solo mejorarán. Es una oferta fantástica.”

Sherry niega con la cabeza. “No puedo dejarte solo cuando estas enfermo, padre
adoptivo.”

“No tienes que preocuparte por mí, Sherry.”

“Habría muerto si no me hubieras acogido cuando madre falleció. Te voy a ayudar... por
ayudarme.” Afirma con lágrimas en los ojos.

“Sherry... eres una hija maravillosa.” Responde Lutheran con una sonrisa amable. “Buena
suerte en Tu investigación. Y come tu chocolate.”

“… Lo hare.”

Lutheran sale de la sala de estudio. Sherry se lleva el chocolate a la boca.

“Es dulce... es delicioso.”

Ella alcanza una segunda pieza.


Estoy de camino de regreso a casa después de un día sin Alexia, sin Skel, y sin Po.

El campus ha asumido el tono anaranjado del sol poniente. Camino por el campus, donde
no hay muchos estudiantes, cuando de repente se me acerca una chica. Su uniforme indica que
está en su segundo año en la Academia de Ciencias. Su cabello castaño oscuro está recogido
en un moño. Un par de anteojos monótonos cubren sus ojos castaños oscuros.

Pero un extra experimentado puede decirlo: es una belleza discreta que finge ser un
personaje secundario.

“Oye, ¿puedo hablar contigo un minuto?”

Ya he escuchado esa voz.

“¿Nu?” Susurro. Ella asiente en respuesta.

Es una locura cómo un cambio de peinado y maquillaje puede ocultar a una mujer
elegante.

“¿Estás pensando en asistir a la escuela?” Pregunto en voz baja.

“No, solo estoy tomando prestado el uniforme. Me ayuda a mezclarme con los demás.”

“Ya veo.”

No conozco a la mayoría de los estudiantes. Siempre que lleve uniforme, es muy probable
que no la detecten.

“¿Dónde quieres hablar?”

“Vayamos a ese banco.”

No hay nadie cerca de los asientos que dan al campus, y ambos nos sentamos bajo el
resplandor deslumbrante del atardecer.

Nu examina la academia. Detrás de sus gafas, entrecierra los ojos.

Si su vida hubiera sido diferente, habría estado en su segundo año. Hasta el día en que fue
abandonada por estar poseída, siempre creyó que tendría un futuro pacífico y exitoso.

Pero eso terminó siendo nada más que una fantasía.


No sabía que, todo lo que daba por sentado… sus amigos, su familia, la vida misma,
descansaba sobre una delgada torre de hielo. Nu era una niña feliz que no sabía lo qué acechaba
debajo de esa frágil construcción.

Sus ojos observan a los estudiantes con envidia y dolor, y reconoce algunos de sus rostros.

En muchos círculos sociales, Nu era conocida como la hija del marqués y vivía un estilo
de vida acomodado.

Pero ese momento de su vida ya pasó. Ha sido borrada de la historia de su hogar, como si
nunca hubiera existido.

Se pregunta cuántos de sus amigos todavía la recuerdan.

Quizás hablen de ella. Pero ella supone que preferirían difundir rumores de odio.

Eso es lo que les pasa a los poseídos.

No hay razón para que tenga que encontrarse con Shadow en la escuela a la luz del día,
pero no puede renunciar a su último atisbo de esperanza. Quiere creer que tiene un lugar en
un rincón tranquilo de este campus. Quiere disfrutar de este tonto sueño.

Nu sonríe.

No tiene un lugar al que llamar hogar, pero tiene compañeros que comparten el mismo
objetivo. Y junto a ella está sentado... su amado Shadow-sama.

Comenzó a pelear solo. Incluso si fuera el último hombre del mundo, seguiría luchando.
Su existencia es lo que mantiene a flote Shadow Garden.

La gente es frágil y quiere confiar en algo definido. Si Dios es esencial para la Tierra,
entonces Shadow es esencial para Shadow Garden.

Pero ella cree que es mejor que Dios. Si abre los ojos, puede verlo... y si extiende la mano,
puede tocarlo.

“¿Hmm? ¿Qué pasa?”

“Hay algo en usted.” Nu quita un hilo suelto de su hombro y mira su perfil. “Por favor,
no le cuente a Gamma sobre esto. Se enojaría tanto si se enterara de que me colé en el campus
a plena luz del día.”

“Lo tengo. Pero me sorprendió mucho. Ese maquillaje te hace lucir totalmente diferente.”
“Mi cara es blanda, por lo que es fácil para mí cambiar mi apariencia. Siempre he sido
buena con el maquillaje. Supongo que podría llamarlo uno de mis viejos pasatiempos.”

“Wow, ¿y tu personaje de Mitsugoshi?”

“Cuando estoy allí, me hago parecer mucho mayor de lo que realmente soy.”

“Ya veo. Por cierto, ¿qué edad tienes?”

“Es un secreto.” Nu muestra una sonrisa seductora. “Estoy aquí para informar sobre el
incidente de ayer con el hombre de negro.”

“Excelente.”

“Interrogué al imitador, pero no pude sacarle nada. Sospecho que un riguroso lavado de
cerebro destruyó su psique. A juzgar por sus otras características físicas, creo que es un Tercer
Hijo.”

“¿Eh?”

Los Hijos de Diablos.

Si el Culto encuentra huérfanos empobrecidos o ciudadanos jóvenes que posean la más


mínima magia, sus miembros los arrebatarán de las calles y los criarán en una instalación
especial. Allí, los niños se someten a un entrenamiento brutal y un lavado de cerebro. Están
cargados de drogas y se dice que menos del 10 por ciento de ellos logran “graduarse”.

Los Terceros Hijos son aquellos en el 10 por ciento que se consideran inútiles. Solo
existen para ser sacrificados y abandonados. Con mentes demasiado corrompidas para filtrar
información clasificada, estos son más poderosos que el caballero promedio.

Los Segundos Hijos son mentalmente estables. Se dice que los pocos Primeros Hijos que
existen son los mejores guerreros del mundo.

Nu no le dice eso a Shadow, por supuesto. Ella no cree que tenga que explicarle algo de
conocimiento común.

“El Culto claramente está moviendo los hilos en estos incidentes. Me imagino que su
propósito es atraernos.”

“Hmm.”
“Pero ese no es su único objetivo. El otro día confirmamos la existencia de un Primer Hijo
Nombrado en la capital. Se llama Rex, Game of Betrayal. Supongo que se están reuniendo con
un propósito en particular. En este momento, no estamos seguros de dónde está Rex, pero
actualmente estamos investigando el asunto.”

“¿Hmm?”

Los Niños Nombrados.

Son los Hijos de Diablos que han hecho contribuciones extraordinarias al Culto. La
mayoría de los Nombrados son Primeros Hijos, pero hay casos raros de Segundos. Hay
Nombrados que han subido de rango a los Knights of Rounds, por lo que se dice que este título
es la puerta al éxito.

Y un miembro de Shadow Garden solía ser un Primer Hijo Nombrado. Toda esta
información ha sido proporcionada por esa misma mujer.

Pero Nu se salta estos detalles, por supuesto. Ella se imagina que él ya lo sabe.

“Por favor tenga cuidado. El Culto está tramando algo. Seguiremos investigando e
informaremos tan pronto como sepamos más.”

“Hmm.”

El sol de la tarde se hunde bajo el horizonte. Este tenue resplandor del sol convierte las
nubes en bermellón.

Nu abanica su cuello, que está un poco sudado por el calor, y se pone de pie. Después de
estirarse a su lado, Shadow se pone de pie.

Podría haber habido un futuro en el que hablaran como amantes y pasaran sus días juntos
en la escuela. Nu sonríe con nostalgia, imaginando lo que podría haber sido.

E incluso si es un momento de indulgencia...

“Oye, ¿no sabe cómo escoltar a una dama?”

“¿Escoltar? ¿Quieres decir así?”

Él extiende su brazo izquierdo y ella se une a él, camina lado a lado y sonríe.

Este era el futuro que debería haber tenido.


Un estudiante grita desde muy lejos. “¡¡El cagónnnnnnnnnn!!”

Nu chasquea la lengua con enojo.

Ella reconoce al chico que arruina el estado de ánimo. Él es el pedazo de basura que
constantemente le coquetea en los círculos sociales. Ella decide que luego le dará una paliza.

Junto a ella, por alguna razón Shadow mira a su alrededor con nerviosismo. Nu aprieta su
brazo izquierdo.

¿Quién es el caballero oscuro más fuerte de la escuela? Hace dos años, la respuesta habría
sido Iris Midgar.

Después de graduarse, llegaría un momento en el que ningún campeón reinaría sobre la


Academia Midgar para Caballeros Oscuros. Al menos, eso era lo que todos pensaban.

Pero de la nada apareció un campeón.

Una persona inesperada que asumió una forma inusual se elevó a la dictadura absoluta
sobre la academia.

Y su nombre es Rose Oriana.

Ella es una estudiante transferida de la tierra del arte y la cultura, conocida como el Reino
de Oriana, donde es hija de su gobernante, el Rey Raphael Oriana.

El Reino de Oriana y el Reino de Midgar son aliados. Y aunque se esperaba que se


transfiriera a la Academia Midgar para Caballeros Oscuros, nadie imaginó que se convertiría
en la campeona inigualable en la escuela.

Francamente, no importa si se esperaba.

El problema es que Rose Oriana es mi oponente en la primera ronda del torneo preliminar.

Tengo la opción de retirarme.

Skel recibió el amor duro de una senpai que lo noqueo de un único golpe. Po recibió una
acción disciplinaria por colarse en el dormitorio de las chicas. Lo que básicamente significa
que puedo salir de las preliminares si me invento una excusa.
Pero ahora que lo pienso, perder ante la campeona invicta en la primera ronda es
extremadamente normal.

Es apropiado para un personaje secundario… no hay duda.

No me retiraré. Mi misión es participar en la pelea más normie del mundo… ¡por normies,
para normies!

Por eso ahora estoy desenvainando mi espada frente a una gran audiencia.

La princesa Rose Oriana está de pie ante mis ojos.

Con sus mechones de color miel elegantemente rizados, Rose tiene puesto un elegante
equipo de combate y empuña una espada delgada. Las curvas de su rostro son suaves, su figura
es estelar y todo en ella es simplemente elegante. Es lo que uno podría esperar de la princesa
del país de las artes.

Para colmo, Rose también es presidenta del Consejo Estudiantil a pesar de ser una
estudiante transferida en su segundo año. Gracias a su belleza, fuerza y popularidad, la gente
está animando lo suficiente como para sacudir el estadio.

Nadie grita mi nombre. Me gustaría que animaran a un compatriota, pero lo que sea.

Este es el escenario para un personaje secundario. El mejor de todos.

Mi espada tiembla violentamente en mis manos.

Me pregunto si alguna vez me sentí así de nervioso antes de una pelea. Ella podría
reclamar la victoria, cometer un asesinato, vaporizarme sin dejar rastro, pero eso es demasiado
simple. Nadie quiere ver como esquivo. Más que nada quieren verme perder.

¿Cómo se define un comportamiento Normie?

Estoy entrando en territorio filosófico.

Pero no tengas miedo. He dominado la técnica Forty-Eight Hands of Minor Mystery en


preparación para este día.

“¡Rose Oriana contra Cid Kagenou!” Anuncia el juez.

Chispas eléctricas salen disparadas de nuestros ojos... sus iris color miel y los míos
normales.
Hola, Rose Oriana. ¿Puedes mantenerte en pie?

¡Mantente al día en la lucha definitiva con un personaje de fondo!

“¡Que comience la batalla!”

El estoque de Rose comienza a bailar en el aire en el momento en que comienza el duelo.


Dibuja hermosas y afiladas espirales a medida que se acerca a mi pecho.

Si fuera un personaje secundario real, no podría reaccionar a tiempo.

Pero puedo verlo.

Lo veo... y no me estremezco. No puedo dejar que vea una sola reacción.

¿Por qué? Porque así es como actuare.

No me moveré ni un centímetro hasta que el estoque golpee mi pecho. La punta del arma
está roma para esta ronda preliminar, pero eso no significa que salga ileso.

El estoque me toca el pecho.

En ese momento, hago mi movimiento.

Sin mostrar ningún otro movimiento, me lanzo hacia atrás usando la fuerza de mis dedos
de los pies, y uso la fuerza del estoque empujando contra mi pecho para agregar un giro.

De un bolsillo secreto cerca de mi muñeca, abro una bolsa llena de sangre que recogí para
este día.

Todo esto ha tardado menos de diez segundos.

Estoy girando hacia atrás mientras lanzo sangre como una fuente.

“¡¡PLEEEEEEEEEEEEEGH!!”

Como un tornado rubí, creo una hermosa obra maestra de sangre salpicada.

A esto le llamo mi Técnica Oculta Normie: Guardia Giratoria, Tornado Sangriento.

Torpemente reboto en el suelo y me doy la vuelta.

Los vítores de la audiencia sacuden la arena.

“¡Guh... guh... gyaaaaaahhhhhh!” Abro otra bolsa y empiezo a arrojar sangre por todas
partes.
¡Es perfecto!

Todos en este lugar compran totalmente que soy un personaje secundario. Casi muestro
ojos blancos nacarados después de mi actuación de diez perfectos, pero me detengo.

Aún no ha terminado.

Así es. Este no es el final.

“¡¡Gurg, ga-aaah, AAAAAARGH!!” Me pongo de pie, fingiendo que estoy literalmente


a diez segundos de la muerte.

Sí... eso es porque todavía quedan cuarenta y siete técnicas.

¿Cómo puede estar de pie?

Rose Oriana está atónita por el chico que sigue levantándose sin importar cuántas veces
lo derribe.

Está empapado en sangre y nadie puede decir si puede levantar su espada. No parece que
pueda pelear... No, es un milagro que incluso pueda resistir.

Aunque su espada es delgada, su ataque ciertamente no es ligero. La punta de su espada


puede estar desafilada, pero la magia dentro de ella es real. Si ella pudiese darle un golpe, su
oponente dejaría de moverse.

Pero… ¿exactamente cuántas veces lo ha golpeado?

No fue solo una o dos veces. A pesar de que soportó al menos diez golpes, todavía se pone
de pie con implacable vigor.

¿Cómo sigue de pie después de todo eso? Su cuerpo ha excedido sus límites físicos, pero
sus ojos parecen desprovistos de muerte.

Su mirada feroz le dice que todavía le queda algo por hacer.

Así es. Su alma sobrepasa las limitaciones del cuerpo y su alma inquebrantable mantiene
unido su ser quebrantado.

Su valor deja una profunda impresión en Rose. ¿Qué tanto quiere ganar esta batalla y por
qué? Debe tener una razón por la que no puede permitirse perder.
Hay una inmensa diferencia en la habilidad. No tiene ni una posibilidad en un millón, pero
incluso entonces, se niega a darse por vencido.

Sus ojos ardientes miran a Rose.

Aún no ha terminado. Este no es el final.

Rose se conmueve de que el espíritu tenaz de un héroe pueda desafiar a la muerte de cara
a un oponente invencible. Ella le tiene un gran respeto y le ofrece sus más profundas disculpas
por asumir que sería una victoria fácil. Ciertamente no tiene remedio cuando se trata de una
pelea de espadas, pero en cuanto a la batalla de los espíritus, Rose ha perdido por completo.

“Caerás con mi próximo ataque.”

Es por eso que elige terminarlo rápidamente. Si sigue así, se levantará hasta que muera.
Eso y… ella no quería matar a un joven luchador prometedor.

Ya nadie anima en la arena. Todos miran al chico con horror.

Su espada alcanza la cúspide de la magia en este día. El cielo tiembla y la gente de la


audiencia, preocupada, murmura entre sí.

“Parece que no te estás rindiendo.”

Sus ojos brillan cada vez más, ni siquiera un poco temerosos del ataque que se aproxima,
sino que muestran una determinación insaciable de luchar.

Él la deja sin más remedio que desatar todo su poder.

La espada de Rose zumba en el aire.

“¡¡Detente!! Eso es suficiente. ¡Esta batalla ha terminado!”

El árbitro se interpone entre ellos y finaliza el duelo. Considera que sería demasiado
peligroso continuar.

En pocas palabras, Rose se siente aliviada.

Pero el chico se siente diferente.

“¡Vamos! Todavía me quedan treinta y tres...”

Sus ojos están gritando, ¡todavía puedo luchar!


“¡¡La ganadora es Rose Oriana!!”

Un gran aplauso felicita a Rose.

Ella saluda a la audiencia antes de inclinarse profundamente ante Cid, que está en medio
de un gran charco de sangre en el suelo.

Casi me llevan a la oficina de primeros auxilios después de los preliminares, pero me


escabullí cuando nadie estaba mirando.

Eso estuvo cerca.

Si alguien ve que estoy ileso, sería un gran desastre. Si me hubiera quedado más tiempo,
podría haber tenido que empezar a darme golpes a mí mismo.

Salgo por la entrada de participantes y camino por un pasillo vacío.

Supongo que tendré que esperar hasta el próximo año para mostrar el resto de las treinta
y tres técnicas. O apuesto a que tendré una buena oportunidad de usarlas antes.

“U-Umm…”

“¿Hmm?”

Un estudiante desconocido me llama de la nada. No reconozco su voz. No estoy seguro,


pero siento que ya he visto a esta chica de cabello color melocotón con su uniforme de la
Academia de Ciencias.

“¿Estás herido?”

“Apenas he evitado... algo serio... ¿tal vez?” Poso casualmente con mi mano sobre la
herida en mi pecho.

“Me alegra escucharlo. Vi tu pelea.”

“Oh, ya veo.”

“No suelo ver batallas, pero pensé que era genial la forma en que te levantaste una y otra
vez.”

“Er, ¿‘genial’...?”
“Sí…” Sus mejillas se ponen rosadas y asiente.

Pensar que un Normie es genial. Hay que ver, tiene un gusto extraño. Supongo que había
muchos espectadores, así que no es extraño que hubiera bichos raros en el grupo.

“Um, aquí...” Ella sostiene tímidamente una pequeña bolsa.

“¿Qué es esto?”

“Um… te he horneado galletas. A cambio del…”

Debe ser un agradecimiento por hacer un buen espectáculo.

“Gracias.”

Pienso: ¿Por qué no? Y las tomo.

Ella sonríe alegremente.

“S-Si no te importa, me gustaría empezar como amigos.”

“¿Amigos? Por supuesto.”

Mi política general es no avergonzar a las mujeres... con algunas excepciones.

“¡Hurra! Padre adoptivo, ¡he hecho un amigo!”

¿Padre adoptivo?

Sigo su línea de visión para ver a un hombre de mediana edad caminando hacia nosotros.
Tiene el cabello negro peinado hacia atrás con mechones grises. Sé que he visto a este tipo
esquelético antes.

“Director Asistente Lutheran...”

Escuché que el Director Asistente de esta escuela es un maestro espadachín que ganó el
Festival Bushin.

Lo que significa que esta chica que se dirigió a él como su padre adoptivo debe ser...

“¡Sherry Barnett...!”

“¿Si?”

Según mi investigación personal, ella tiene el mayor potencial para convertirse en el


personaje principal de la Academia de Ciencias. Creo que se supone que debe estar en una
posición en la que le da consejos al protagonista, resuelve los mayores misterios y crea
dispositivos poderosos que derrotan a los jefes. Nunca pensé que tendría que pelear con
alguien de la Academia de Ciencias, así que honestamente no me importó y me olvidé de ella.

“Debes ser Cid Kagenou.” El Director Asistente Lutheran se encuentra junto a Sherry.

“Si.”

“¿Alguna herida?”

“M-M-M-Milagrosamente ninguna grave… Oh, sí. ¿Quizás fue fácil conmigo?”

El Director Asistente se acaricia la barbilla, confirmando silenciosamente mi sospecha.

“Sí, creo que Rose se estaba conteniendo. Pero debes acudir a un médico.”

“Si, absolutamente.”

Absolutamente no haré eso.

El Director Asistente Lutheran asiente y coloca una mano sobre el hombro de Sherry.

“Esta chica siempre tiene la vista en su investigación, así que no tiene muchos amigos.”

“¡Padre adoptivo!”
El Director Asistente se ríe alegremente y continúa hablando. “No siempre fui capaz de
reírme así, sabes. Sherry y yo hemos pasado por muchas cosas. Espero que ustedes dos puedan
llevarse bien. Es todo lo que un padre podría desear.”

El rostro de Lutheran es severo mientras Sherry está a su lado con una sonrisa incómoda.

Solo me hago amigo de personajes secundarios... pero no hay forma de que pueda decir
eso.

“… Suena genial.”

“Bueno, dejaré el resto a ustedes, jóvenes.” El Director Asistente me da una palmada en


el hombro y se va.

“Um, es un placer conocerte de forma oficial.”

“También estoy encantada de conocerte.

“¿Entonces qué quieres hacer?” Ella inclina la cabeza. “Correcto. Antes que nada,
tenemos que llevarte con un médico. Lamento haberme dejado llevar.”

Ella sonríe con inquietud.

“No, no te preocupes por mí. Estoy bien.”

“Eso puede ser cierto, pero...”

“No necesito ver a un médico. Iré más tarde. En serio, lo haré. ¿Bueno? Sí, salgamos a
tomar té o algo.”

“Um, ¿estás seguro de que estás bien?”

“Bastante seguro.”

“Los caballeros oscuros son increíbles.”

“Sí.”

Esta chica me lanza una sonrisa. Ella es lo más lejano que se pueda imaginar de un
personaje de fondo.

Después de eso, los dos comemos sus galletas y hablamos mientras tomamos el té. Cuando
terminamos tomamos caminos separados. Aunque al hablar es una chica perfectamente
normal, parece estar inundada de solicitudes de la Orden de los Caballeros, que actualmente
investiga un artefacto sagrado. Hice un esfuerzo adicional y le dije que estaba impresionado.
Ah, por cierto, sus galletas eran simples, pero francamente deliciosas. Ella nunca podrá ser
amiga de un Normie. Pero ella va a la Academia de Ciencias, así que probablemente no nos
volvamos a ver.

Al día siguiente, notifico a la escuela que me tomaré cinco días libres para recibir
tratamiento médico para aliviar sus sospechas.

Cuando finalmente regreso mis compañeros de clase son un poco más amables conmigo.

Desde que Sherry se hizo amiga de Cid, se siente como si estuviera flotando en el aire.

Cid ha estado ausente de la escuela debido a las lesiones que sufrió en las preliminares.

Dijo que se sentía bien después del torneo e incluso se unió a ella para tomar el té, pero
parece que, después de todo, había estado exagerado. Ella está preocupada por su condición.

Ella piensa en visitarlo, pero no quiere ser una molestia. Pero algo la está royendo y
necesita hablar.

“Uf...” Sherry deja de analizar el artefacto y deja escapar un suspiro.

No puede concentrarse en su trabajo. Su cabeza está demasiado lejos en las nubes.

La luz del sol de la tarde penetra en la sala de estudio.

No importa lo que haga, él es todo en lo que puede pensar.

Piensa en el momento en que él le dio el chocolate, en su postura implacable durante las


preliminares, en su conversación mientras tomaban el té... una y otra vez.

Ella piensa en él durante la clase y mientras realiza su investigación, hasta que se acuesta.

“Me pregunto qué me pasa...”

Saca la caja vacía de chocolate de un cajón de su escritorio.

A pesar de que ya se había comido el contenido, no pudo encontrar algo en sí misma para
tirar la caja bellamente decorada.

El dulce aroma del chocolate todavía se adhiere a ella.


Sherry también siente curiosidad por cierto rumor.

Por lo que escuchó, Cid y la Princesa Alexia están enamorados.

Ella no conoce los detalles, pero imagina que el rumor se mantiene para que llegue de la
Academia de Caballeros Oscuros a la Academia de Ciencias.

“¡Mm!” Sherry se estira mientras mira la cortina ondear con el viento. “Bueno. Lo haré.”

Ella no puede concentrarse en nada.

Sherry decide que tiene que hablar en persona.

Toc. Toc.

Sherry da unos golpes rápidos en la puerta del dormitorio de chicas. Ahí es donde la
estudiante en cuestión está supuestamente bajo arresto domiciliario.

“Soy yo, Sherry Barnett, la estudiante de segundo año de la Academia de Ciencias.” Se


presenta por la puerta y espera una respuesta.

“Hola.” Responde una voz al mismo tiempo que la puerta se abre. “¿Hay algo que pueda
hacer por ti, Sherry?”

“Si. Disculpas por la visita repentina.”

“Adelante.” Sugiere la residente de la habitación, Alexia.

Su habitación es espaciosa y serena, mucho más grande que el dormitorio promedio. A


Sherry se le dice que se sienta como en casa y se sienta en el sofá.

“¿Quieres té negro? También tengo café. Recientemente parece ser muy popular.”

“Oh, no necesito nada.”

“No hay problema.”

“E-Está bien. Tomaré un café.”

“Bien.” Alexia comienza a preparar una olla con gracia.

Sherry comienza a ponerse nerviosa. Estoy en mi segundo año y ella solo en el primero.
No hay necesidad de preocuparse, se tranquiliza con una lógica absurda, pensando que todo
está bien porque es la senpai de Alexia. Pero pensándolo bien, Alexia es de la realeza.
Quizás esto no sea tan buena idea.

No, no… ella es la senpai. Tiene que tener confianza.

“Puedo adivinar por qué estás aquí, Sherry.”

Sherry se sobresalta ante esas palabras. “U-Umm…”

“Esto es sobre el artefacto, ¿verdad?”

“Bueno, no exactamente.”

Se oye el clink de una taza de café. Alexia la coloca sobre la mesa en medio de una pausa
incómoda en la conversación.

“Aquí tienes.”

“M-Muchas gracias.”

Alexia toma asiento frente a Sherry.

“Vaya, es amargo...” Susurra Sherry después de tomar un sorbo.

“Es más fácil de beber si le agregas leche y azúcar.”

“E-Está bien.”

Sherry no quiso que Alexia escuchara ese comentario, pero parece que lo hizo. El reflejo
automático de Sherry es agregar toneladas de leche y azúcar y beberlo.

“Oh, es tan bueno.”

“G-Genial… Esos son los mejores granos de café de Mitsugoshi. Me alegro de que te
guste.”

“Mitsugoshi… Oh, el lugar que vende chocolate. Sabes, ese lugar realmente es increíble.
Este café es tan dulce y cremoso.”

“Uh, sí, seguro que lo es...” Comenta Alexia, luciendo como si quisiera decir, porque
básicamente estás bebiendo azúcar y leche. “¿En qué puedo ayudarte?”

“Correcto. Si.” Sherry deja su taza, luciendo un poco dolorida mientras murmura. “En
realidad, me gustaría preguntarte algo.”

“Bien.”
“Um, como... si has tenido novio recientemente y esas cosas.”

“¿Disculpa…?”

“S-Si saliste con Cid Kagenou y si todavía están juntos y esas cosas.”

“U-Um...” Alexia escudriña su rostro para saber si está hablando en serio.

Los ojos de Sherry están recorriendo la habitación y hay una tensión obvia en sus
hombros.

Alexia supone que puede que no sea buena para conversar en general. Ha captado que
Sherry está nerviosa, pero Alexia no puede entender la razón detrás de su pregunta.

“Terminamos.” Alexia habla lo más tranquilamente posible.

“¿De verdad? Uf…” Sherry suena eufórica, como si se sintiera aliviada desde el fondo de
su corazón.

La taza de Alexia tintinea cuando la deja.

“Oh, pero... ¿pero eso significa que realmente saliste con él...?” Su tono cambia
drásticamente y suena incómoda.

“No fue una relación real. Hubo algunas circunstancias que nos obligaron a fingir.”

“Oh, ya veo. Eso es genial.” Sherry se ríe alegremente.

La taza de Alexia suena.

“El otro día me hice amiga de Cid.”

“¿Qué? N-No me digas...”

“Si. No podía dejar de pensar en su relación.”

“Um, ¿fue ese el único motivo de tu visita?”

“¡Sí! Me distrajo tanto que no pude concentrarme en mi investigación. ¡Estoy tan feliz de
saber que ustedes dos no están saliendo!”

“S-Sí, genial.”

Alexia se lleva la taza a la boca con mano temblorosa. Está vacía.


“¡Muchas gracias! ¡Ah, y gracias por el café!” Sherry se despide con una sonrisa
brillante... exactamente lo contrario de la expresión que tenía cuando entró.

En el momento en que sale de la habitación, hay un sonido de algo rompiéndose, pero


Sherry está demasiado extasiada para escucharlo.
Al día siguiente de regresar a la escuela, mi última clase de la tarde termina un poco antes.

“Los candidatos al Consejo Estudiantil y nuestra actual presidenta estudiantil ahora darán
discursos. Todos, por favor regresen a sus asientos.” El instructor se dirige a los alumnos que
intentan esquivarlo para irse.

“De todos modos ¿dónde están los estudiantes de tercer año?”

“Quién sabe.”

Respondo a la pregunta aleatoria de Skel con un bostezo. Está sentado a mi lado.

“Los de tercer año estarán fuera toda la semana para un programa extracurricular…”

Justo cuando Po se vuelve hacia atrás en su asiento para informarnos, la puerta se abre.
Entran dos chicas mientras el instructor sale de la habitación. Conozco una de sus caras. Ella
era mi oponente del otro día: Rose Oriana, la presidenta del Consejo Estudiantil. Siempre me
he preguntado cómo un uniforme escolar normal puede irradiar elegancia cuando alguien a la
moda lo lleva puesto.

“Um, hoy, nuestro instructor nos ha dado este preciado tiempo para contarles sobre las
elecciones del Consejo Estudiantil...” Comienza una chica de primer año con rigidez, como si
no estuviera acostumbrada a hablar en público.

¿Soy el único que siente que este discurso entra por un oído y sale por el otro?

Skel y yo bostezamos mientras distraídos no escuchamos el discurso. Po parece estar


tomando notas.

Espera, estoy bastante seguro de que hice contacto visual con la presidenta. Me
sorprendería que recordara el insignificante personaje de fondo que aplastó en la primera
ronda.

“Oye, la presidenta del consejo estudiantil simplemente me miró.” Dice Skel, arreglando
su flequillo.

“Sip.” Respondo.

“Oye, oye. Ella podría buscarme para el Consejo Estudiantil.”

“Sip.”

“Hey, hey, hey. Estar en el consejo me molestaría. Lo odiaría.”


“Sip.”

Entonces, de la nada, mi magia se siente apagada.

¿Eh?

“¿Qué es esto?”

Estoy entrenando constantemente manipulando partículas mágicas en mi cuerpo, pero


ahora siento que ya no puedo contenerlas. Algo está bloqueando mi flujo mágico.
Probablemente tendré que hacer palanca para hacerme paso o hacer que las partículas mágicas
sean aún más pequeñas para penetrar la barrera.

Mientras estos pensamientos pasan por mi mente, siento que algo se precipita hacia el
aula.

“Está aquí...” Digo siniestramente, sólo porque sí.

En ese momento escucho una explosión. La puerta se sale de las bisagras y mis
compañeros caen en un frenesí. En ese momento, hombres de negro irrumpieron en la
habitación con las espadas desenvainadas.

“¡Todos ustedes, no se muevan! ¡Nosotros somos Shadow Garden y nos estamos


apoderando de esta escuela!” Gritan, bloqueando la entrada.

“¿En serio…?” Mi gemido es silenciado por el clamor que me rodea.

Los estudiantes no pueden moverse.

Tal vez esto sea algún tipo de entrenamiento especial o una broma... o era real. La mayoría
de los estudiantes no pueden comprender que la Academia de Caballeros Oscuros está siendo
atacada.

Soy el único que entiende completamente lo que está sucediendo. Soy el único que sabe
que son serios, que están bloqueando nuestra magia y que lo mismo está pasando en todas las
demás aulas.

“Increíble...” Pronuncio involuntariamente con asombro.

Estos chicos lo hicieron. Quiero decir, realmente lo están haciendo. Están haciendo lo que
todos los chicos del mundo sueñan, lo que llena una página en las fantasías de la adolescencia.

¡Están recreando el escenario en el que los terroristas se apoderan de la escuela!


Estoy tan conmovido, estoy temblando.

No puedo decirte cuántas veces he imaginado esta escena. Cientos, miles… millones de
veces. He pensado en innumerables iteraciones y, justo ante mí, mi sueño se hace realidad.

“¡Quédense en sus asientos! ¡Levanten las manos!” Los hombres vestidos de negro
azabache balancean sus espadas para amenazar a los estudiantes, que poco a poco están
comprendiendo la situación.

Deben ser profesionales de alto nivel con fervientes seguidores. Quiero decir, eligieron
ponerse del lado de los terroristas.

Pero la atención se centra, por supuesto, en los estudiantes protagonistas.

¿Qué harán ellos?

¿Cómo actuarán?

Las posibilidades son infinitas.

“Parece que no tienes idea de dónde estás.” Repite una voz galante a través de la
habitación. Una chica con una espada en la cintura se ha enfrentado a ellos.

“¿Tomar el control de la Academia de Caballeros Oscuros? Debes estar loco.”

Rose Oriana se enfrenta a ellos, completamente sola.

“Creo que le pedimos que bajara el arma, señorita.”

“No.” Ella empuña su espada.

“Hmph. Serás una buena lección para los demás.” El hombre prepara su katana.

Esto es malo.

No se ha dado cuenta de que no puede usar magia.

“... ¿Qué demonios...?” Con su espada lista, su rostro se vuelve de un perplejo tono rojo.

“Parece que finalmente te has enterado.” Se burla detrás de su máscara.

A este paso, esto va a ser muy, muy malo.

“Pero es demasiado tarde.”


La hoja completamente negra cae en picado hacia Rose. No puede defenderse con su
magia contenida.

Pateo una silla y corro.

“... ¡Nnr!”

Detente. No hagas eso. Proceso la situación a una velocidad vertiginosa y el mundo que
me rodea se ralentiza. En este momento estoy exhausto y furioso.

“... ¡Aaaah!”

Si esto continúa, ella será la primera persona asesinada por los terroristas.

Y eso no puede pasar. No dejaré que pase.

“¡¡Aaaaaaaah, AAAAAAH!!”

Ser la primera víctima de estos terroristas... es mi deber ... ¡como extra!

“¡¡Detenteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!” Dejo escapar un aullido


desgarrador mientras salto entre ellos.

Mientras mira la espada acercarse a ella, Rose sabe que este es el final.

Su frágil cuerpo no puede manejar magia. Tampoco puede bloquear ni evadir el ataque.
Intenta girar su torso para aliviar el golpe, pero incluso ese movimiento es frustrantemente
lento.

No llegará a tiempo.

Ha llegado su muerte. Esa es la realidad.

En ese momento, suena un grito que puede sentir en sus tímpanos.

“¡¡Detenteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!”

Algo la empuja fuera del camino.

“¡Aaah...!” Al instante cambia a una postura defensiva mientras se estrella contra el suelo.
Cuando se levanta, sus ojos se llenan de una vista impactante. “¿Qué demonios…?”
Frente a ella... un chico herido yace indefenso en el suelo. Ella puede ver claramente que
el charco de sangre debajo de él crece cada vez más.

Ha sufrido una herida mortal.

“¡¡Nooooooooooooo!!” Un grito reverbera en el aula.

Indiferente a la sangre que mancha su ropa, Rose acuna al chico en sus brazos… el que
recientemente le dejó una profunda impresión.

“Cid Kagenou…” Murmura Rose. El chico abre levemente los ojos. “Idiota. ¿Por qué me
protegiste?”

Solo se conocieron el otro día. Ni siquiera se han hablado correctamente el uno al otro.
No puede imaginarse por qué arriesgó su vida para salvarla.

El chico abre la boca. “¡Gack, kaff!”

Vomita un torrente de sangre.

“¡Cid!”

Su sangre salpica por sus mejillas de porcelana, y él le sonríe… antes de exhalar su último
aliento. Tiene la expresión agonizante de un hombre que completó su misión.

“¿Por qué…?”

Una lágrima cae en cascada por su rostro. Ella se detiene para no llorar mientras lo
sostiene en sus brazos. Cuando mira la cara del chico muerto, siente como si lo hubiera
descubierto todo.

Ella sabe por qué fue tan extrañamente persistente durante los preliminares.

Ella sabe por qué le ardían los ojos cuando la miraba.

Y ella sabe por qué dio su vida para protegerla.

Todo está conectado.

Rose no es tonta. Desde que era joven, ha tenido pretendientes persiguiéndola por ser una
hermosa princesa. Pero nunca antes la habían perseguido con tanto fervor. Ningún
pretendiente la amó nunca lo suficiente como para sacrificar su vida.

“Gracias…”
Nunca podrá decirle cómo se sintió, pero jura vengarlo.

“Que esta sea una lección valiosa para ti.” El hombre de negro azabache se encuentra
frente a Rose.

“... ¡Hh!” Rose se muerde el labio inferior y lo mira.

“Todavía estás pensando en desafiarnos, eh.”

“Tsk... obedeceré tus órdenes.” Rose agacha la cabeza, sabiendo que aún no es el
momento de vengarse.

“Hmm. ¡Diríjanse al auditorio!” El hombre de negro ordena, y comienzan a moverse.

Hacen que los estudiantes se pongan de pie, se pongan grilletes de las manos uno detrás
del otro y los saquen del salón. Nadie se atreve a resistir.

Dos estudiantes al final de la fila se vuelven hacia el aula.

“Cid...”

“Pobre Cid...”

Los chicos miran fijamente su rostro rígido, como si tuvieran más que decir.

“Sigan moviéndose.”

Los terroristas obligan al dúo a salir del aula. El sonido de pasos en el pasillo se vuelve
distante. Todo vuelve a estar en silencio.

Y luego, el brazo del presunto cadáver comienza a temblar.

Cuando confirmo que el salón de clases está despejado, golpeo mi pecho.

¡Golpea! ¡Sigue golpeando, maldita sea!

Me golpeé una y otra vez, obligándome a inhalar aire.

¡¡Arriba y a ellos!!

Hasta que…

“¡Koff, hack, gak!”


Respiro y mi corazón, que alguna vez se detuvo, comienza a latir de nuevo.

Esta es otra técnica oculta, Diez Minutos de Muerte: Heartbreak Mob.

Con esta técnica, dejo que pequeñas partículas mágicas ingresen a mi cerebro desde mi
corazón parado, preservando el flujo sanguíneo y permitiéndome permanecer en un paro
cardíaco durante mucho tiempo sin ninguna consecuencia. Es una técnica arriesgada: un desliz
y me voy al otro lado. Pero a veces tengo que poner en peligro mi vida por el arte de la
interpretación. Y eso es lo que pasó hoy. Nada más y nada menos.

“Oww...”

Reviso el corte en mi espalda. Dejé que me cortara porque sabía que podría ser examinado
de cerca. Evité ser fatalmente herido, por supuesto, pero era lo suficientemente profundo como
para ser convincente.

Intento usar mi magia para curarme. Parece que mi magia puede sortear la barrera si la
proceso en cantidades minúsculas. Alternativamente, si aplico presión y libero magia, creo
que podré quitar la membrana a la fuerza.

“De momento esto servirá.”

Me llevará demasiado tiempo sanar por completo, y estaré en una situación difícil si
alguien me atrapa en el acto. Me curo hasta el punto en que no tengo problemas para moverme,
y con mi confiable rutina de: “Yo, de alguna manera, sobreviví milagrosamente”, debería estar
listo para comenzar.

“Está bien.” Gruñí, poniéndome de pie.

Me aseguro de poder controlar mi cuerpo y mi magia, limpiando la sangre de mi cara y


enderezando las arrugas de mi uniforme escolar.

Las cortinas blancas ondean con la brisa del mediodía que entra por la ventana. A medida
que se agitan y caen, los parches de brillante luz solar y sombras negras cambian de forma.

Las sillas caídas y los escritorios desparramados. La puerta rota y el suelo ensangrentado.
La vista anuncia el final de una vida normal.

Cierro los ojos y respiro profundamente.

“Todo bien. Momento de actuar.”


Salgo del aula y comienzo a caminar por el pasillo vacío y silencioso.

Sherry Barnett está demasiado concentrada en descifrar el artefacto en forma de colgante


como para notar la conmoción de inmediato.

“Esto es…”

Lo levanta y lo estudia de cerca, notando algo y entrecerrando sus ojos rosa claro.

“Esto... no puede ser.”

Su mirada permanece enfocada en el artefacto mientras su pluma comienza a girar sobre


el papel.

Ella no parece consciente del caos que la rodea. Los sonidos explosivos, los pasos en el
pasillo... todo esto está más allá de su alcance de conciencia.

“¿Que está pasando?”

“Alguien está atacando la escuela.”

“No puedes usar magia, así que no seas descuidado.”

Incluso la conversación entre los dos caballeros no llega a sus oídos.

“¿Pero cómo…? No hay forma…”

Ella está completamente obsesionada con el artefacto. Tiende a olvidar su entorno durante
su investigación, pero nunca ha sido tan extremo. Hay algo importante en esa reliquia que ha
captado su atención.

Su pluma hace movimientos nítidos sobre el papel.

Esos ojos de color rosa claro se acercan un paso más a descubrir la verdad.

En ese momento, un hombre vestido de negro azabache entra estrellándose por la ventana
del laboratorio. Los fragmentos de vidrio que vuelan dejan pequeños cortes en la cara de
Sherry.

“¡¿Que…?!”

“¡¿Quién va?!”
Los dos caballeros preparan sus espadas. La sensación de escozor en sus mejillas
finalmente hace que Sherry sea consciente de la situación.

“¿Eh? ¿Qué?”

Agarra el artefacto y se arrastra debajo de su escritorio para esconderse. Después de


tocarse la mejilla, encuentra un poco de sangre en su mano.

“Nosotros somos Shadow Garden. ¿O era Shadow Guardian? Oh, a quién le importa una
mierda. Soy Rex. Rex, Game of Betrayal.” Se burla detrás de su máscara. “Esta cosa es una
molestia.”

Arroja su máscara a un lado, revelando a un hombre frívolo con el cabello rojo apagado,
riendo con los ojos de un perro salvaje hambriento.

“Eek.” La máscara aterriza cerca de los pies de Sherry, lo que la hace retroceder, todavía
oculta.

“Son el Shadow Garden del que tanto he oído hablar...”

“No conozco tus motivos, pero ¿de verdad pensaste que podrías salirte con la tuya
atacando la escuela?”

Rex se ríe. “Supongo que sería demasiado fácil. Oh, Shadow Garden lo tiene difícil. Por
cierto...” Se detiene a mitad de la frase. “Olvidé por qué estamos atacando.

Se ríe malvadamente.

“Deja de tontear.”

“Oh, pero lo digo en serio. Aunque eso no importa. Mi trabajo es adquirir el artefacto.
Una vez que lo tenga, puedes luchar y retorcerte hasta quedar satisfecho...” Rex entrecierra los
ojos bruscamente. “¿Saben dónde está?” Mira a los caballeros.

“... No tengo idea de lo que estás hablando.”

“No sabemos nada.”

Rex sonríe de oreja a oreja. “¡Sus caras me dicen lo contrario...!”

El aire se estremece y su magia domina la habitación.


“¡A…!” Sherry se tapa la boca con las manos para evitar gritar mientras gatea. Está un
poco más lejos de la puerta.

“Entonces, ¿quién quiere ir primero?” La mirada feroz y hambrienta de Rex recorre la


habitación. “Empecemos por la chica.”

Desaparece en el aire.

Ahí es cuando Sherry se da cuenta de que está parado frente a ella.

“¡Aaaaaaahhhh!”

“Despídete.”

“¡No!” Sherry cierra los ojos mientras se cubre la cabeza, acurrucándose.

“¡No te dejaré!”

La espada se lanza hacia ella y golpea el suelo.

Sherry mira con miedo a través de sus ojos cerrados para encontrar a un caballero fornido,
con una barba tan tupida como la melena de un león, de pie frente a ella con su espada lista.

“Ooh, impresionante. Considerando que estás trabajando sin magia.”

“La magia no lo es todo. Si estoy luchando contra un debilucho, puedo esquivar


fácilmente cualquier ataque.”

“¿Debilucho…? Maldito bufón. ¿De verdad crees que eres más fuerte que yo?” Rex
frunce el ceño ferozmente al hombre grande.

“Lo creo.”

“¿Por qué no me dices tu nombre?”

“Soy Glen, Lion’s Mane, Vicecomandante de Crimson Order.”

Otro caballero se alinea junto a él.

“Soy Marco de la Crimson Order.”

“No te lo pregunté.”

En ese último momento, Marco mira a Sherry.

“Corre.”
Con eso comienza la batalla.

Sherry se arrastra hacia el pasillo y procede a correr a toda velocidad. Se tapa los oídos
para amortiguar los espeluznantes gritos detrás de ella.

Entro a la azotea y miro hacia el campus.

Puedo ver a toda la facultad atada al auditorio, que es una sala enorme en la que fácilmente
caben todos los estudiantes. Es donde la escuela alberga sus ceremonias de entrada y la
conferencia ocasional de una figura pública o una representación teatral.

La Orden de Caballeros se ha reunido fuera del campus en respuesta a la conmoción, pero


hay un umbral claro más allá del cual no están avanzando. Ese podría ser el límite de lo que
sea que esté bloqueando la magia de todos. No parecía que quedara ningún estudiante en los
edificios de la escuela, solo hombres de negro dando gritos y buscando a alguien que aún se
escondiera.

Me burlo mientras miro hacia la escuela.

Siempre quise hacer esto.

Observo la escuela devastada, los estudiantes encadenados y la misteriosa organización


terrorista. Puedo tachar esto de mi lista de deseos.

Contemplar el campus desde la azotea. Listo.

Bueno, supongo que me divertiré un poco antes de que oscurezca. La verdad es que me
di cuenta de algo cuando los hombres de negro azabache irrumpieron en clase.

No tienen sentido del estilo.

Imagina una brisa ligera, un cielo azul claro, una tarde soleada... y alguien saliendo al
escenario con una capa larga y negra. Nadie debería hacer lo que ellos.

Inaudito.

Cometieron un grave error. Correcto... Han subestimado la importancia del protocolo, hay
un momento, lugar y ocasión para todo. Si no lo sigues, el sentido de la moda estará totalmente
fuera de control. Su desprecio por el protocolo es de mal gusto. Quiero decir, las capas negras
solo deben usarse por la noche.
Planeo eliminarlos despacio y con calma; el tiempo no es un problema. Prefiero aguantar
y saborear la diversión.

Por eso voy con la estrategia Operación: Slow ‘n’ Steady Till Nightfall.

Estoy pensando en todo esto mientras observo el campus cuando veo a dos hombres
vestidos de negro caminando por los pasillos. ¡Qué asco, vistiendo de negro azabache en un
día soleado? Hablando se cosas poco geniales.

Sí... me dan ganas de jugar al francotirador.

Corto un trozo de slime del tamaño de un pulgar de mi traje. Lo enrollo en una bola, le
infundo magia, lo dejo en la azotea y me preparo para darle un buen movimiento.

“Están en mi línea de fuego, tontos.” Murmuro para mí mismo, luego mando el trozo a
volar.

Whiz. Haciendo zoom en el aire, mi bola de slime atraviesa uno de sus cráneos.

“Augh...”

De la misma manera, traspasé el corazón del segundo hombre. Ya los he derrotado en dos
golpes. Increíble. Estoy desanimado. Estaba de humor para lanzar un trozo más.

“Oh bien. Mi próximo objetivo es...”

Con mi bala de slime lista, cierro un ojo para ver a mi próxima víctima.

En el edificio de la escuela frente a mí, veo a un tonto indefenso.

“Objetivo localizado. Es una chica de cabello rosa claro... Espera, ¿qué?”

Esa es Sherry.

¿Qué está haciendo ella allí? Ella se está delatando a sí misma mirando descaradamente
hacia atrás después de cada paso.

“Sherry, estás arruinando tu tapadera.”

Confirmo que un hombre de negro se abalanza sobre Sherry por detrás. Me fijo en el
objetivo de mi bala de slime... y disparo.

Whiz.
La cabeza del hombre sale volando.

“Misión cumplida.”

Completamente inconsciente de lo ocurrido, Sherry sigue moviéndose hasta que


desaparece de la vista.

Hmm. Me pregunto qué pasa.

Mis sentidos de normie están hormigueando, diciéndome que hay una escena importante
a punto de suceder. Y luego, justo en el clímax, adornaré el escenario como el cerebro detrás
de todo...

Oh, no puedo esperar.

De acuerdo, aquí voy. Infundo mis piernas con magia y salto en el aire cuando nadie está
mirando.

“¡Yahoo!”

Aterrizo con seguridad en el edificio de la escuela al otro lado del camino. Después de
eso, salto hacia abajo, me agarro al alféizar de una ventana y me balanceo hacia el edificio.
Miro alrededor del pasillo... y ahí está.

La chica de cabello rosa claro parece una ardilla.

“Como dije, estás arruinando tu tapadera.”

Hay un hombre vestido de negro azabache detrás de Sherry. Justo antes de que la agarre,
corro hacia él a toda velocidad.

“¿Eh?” Sherry siente que algo se mueve y mira detrás de ella.

Oye un whoosh... pero no hay nadie. Un pasillo silencioso se extiende a lo lejos.

“¿Quizás solo estoy paranoica...?”

Sherry mira con cautela a su alrededor, sus zapatos golpean ligeramente contra el suelo.
Presiona el artefacto contra su pecho.
Hace un momento, los caballeros dijeron que no podían usar magia. Si eso es cierto,
significaría que tiene algo que ver con ella y podría saber qué lo causó. Y en términos del
artefacto...

Una vez más Sherry lo abraza con fuerza.

“¡Tengo que hacer algo al respecto...!”

La imagen de los dos caballeros luchando valientemente para ayudarla a escapar flota en
su mente. Ella sabe que no puede dejarlos morir en vano.

Luchando con estos pensamientos, dobla la esquina.

“¡Ack!”

Hay un hombre de negro. Sherry entra en pánico e intenta ocultarse.

Ella cree que está acabada. Ella jura que se miran a los ojos.

Hay otro whoosh.

“Está bien. Todavía estoy bien... no me han atrapado...” Sherry reza mientras vuelve a
mirar al frente... “Uf, todavía estoy a salvo...”

Su asaltante negro azabache ha desaparecido.

Valiente pero cautelosamente inspecciona el área mientras sus zapatos golpean


rítmicamente el piso.

“¡Oh!”

Otro de los enemigos mira hacia el pasillo desde la ventana del aula.

Sherry trata de esconderse en un frenesí, pero es demasiado tarde. La puerta se abre para
revelar al hombre de negro azabache.

“¡Eep!” Sherry se cubre la cabeza y cierra los ojos.

...

……

Otro whoosh.
“¿Qué?” Al abrir nerviosamente los ojos, descubre que se ha ido. “Uf. No me han
encontrado...”

Sherry se prepara aún más cuando sus pies golpean suavemente el suelo. Revisa cada
centímetro del pasillo, las aulas y, la mayoría de las veces, obviamente, detrás de ella. Sus ojos
parpadean de izquierda a derecha. Ella está inspeccionando el área cuando se tropieza consigo
misma.

“¡Oof!” Ella se estrella contra el suelo, mirando hacia arriba a tiempo para ver el artefacto
girando en el aire. “¡Ahhh!”

Está a punto de estrellarse contra el suelo... cuando alguien lo atrapa. Sherry levanta la
vista para encontrar a su nuevo amigo.

“¡Cid!”

Pero está cubierto de sangre.

“¡¿Estás bien?! Estás herido...”

“No te preocupes por eso. Milagrosamente escapé de la muerte. No es gran cosa.”

Por alguna razón parece agotado y mira a Sherry con los ojos entrecerrados.

“Tengo que decirte algunas cosas. Tienes que dejar de hablarte a ti misma. Y pensar bien
mientras caminas. Y debes cuidar tus pasos.” Deja escapar un profundo suspiro. “Y tu tap-tap-
tap en el pasillo es súper fuerte. Empecemos por quitarnos los mocasines.”

Sherry asiente en respuesta.

Vigilo a Sherry mientras nos dirigimos al final del primer piso hacia la oficina del Director
Asistente. Ah, y en secreto mato a cinco más en el camino.

Abrimos una puerta gruesa y entramos.

Hay un salón de buen gusto en el centro de la habitación y toda una pared llena de libros
de gran tamaño. Los archivos están apilados en un escritorio en la parte de atrás. La luz del
sol entra suavemente por la ventana norte. Obviamente, es un espacio que puede albergar
adultos.

Sherry se sienta en un escritorio que parece conocer bien y hurga en los cajones.
“Trata de no hacer tanto ruido.”

Su cabello de color rosa claro se balancea mientras ella asiente obedientemente.

“Uf.” Me acuesto en el sofá de dos plazas y respiro hondo.

Estoy exhausto.

Sé que Sherry es el personaje principal, pero no hay forma de que esto funcione. Ella no
podrá vencer al Jefe Final. En estas circunstancias, es normal que el personaje principal tenga
un compañero, pero no siento ningún aliado por aquí. Es un escenario defectuoso.

Pero después de una consideración significativa, he decidido intervenir como el personaje


de fondo del tipo salvador. Soy un extra que nunca actuará donde otros puedan ver... nunca
jamás.

“Lo encontré.” Sherry regresa del escritorio con una pila de documentos y los extiende
sobre la mesa de café.

“¿Qué es esto?” No sé nada sobre estos extraños alfabetos, accidentes geográficos o


fórmulas.

“Este artefacto se llama el Ojo de la Avaricia. Creo que esto es lo que actualmente bloquea
nuestra magia.”

Ella me muestra un boceto de una esfera de aspecto siniestro que es del tamaño de una
pelota de ping-pong.

“El Ojo absorbe y recolecta la magia que lo rodea. Cuando está activado, es más difícil
refinar la magia en el área.”

“Pero los hombres de negro no tuvieron problemas para usar magia.”

“Deben haber programado el Ojo para reconocer su longitud de onda mágica. Ya he


confirmado que no consume magia pre-registrada. También tiene dificultades para absorber
partículas microscópicas con energía poderosa, pero en primer lugar ninguno de nosotros
reconocería eso.”

Oye.
“Y como si eso no fuera lo suficientemente preocupante, también pueden usar la magia
almacenada en su interior. Supongo que originalmente planeaban usar este artefacto como
arma, pero no puede almacenar magia durante largos períodos. Creo que está defectuoso.”

“Pero es eficaz a corto plazo, incluso si no puede almacenar energía por mucho tiempo.”

“Correcto. En este momento, hay cientos de caballeros oscuros retenidos como rehenes
en el auditorio. En teoría, si liberaran la magia del artefacto... podrían destruir la escuela.”

“Whoa...”

“Fui la primera en decodificar el Ojo con mi investigación. Cuando me di cuenta de sus


peligros potenciales, lo mantuve alejado del mundo académico y le pedí al reino que lo
almacenara para su custodia... Oh, ¿por qué sucedió esto?” Sherry me mira con ojos tiernos.

“Es una réplica o fue robada. ¿Hay alguna forma de operarlo?”

“Si.” Sherry asiente y saca un gran colgante.

“Es un colgante muy turbio el que tienes allí.”

“Esto parece controlarlo. El Ojo no puede operarse por sí solo; creo que solo se puede
usar cuando está conectado a este dispositivo. Cuando actúan juntos, el artefacto ya no es
defectuoso y se limita a almacenar magia a corto plazo.”

“¿Podrá mantener la magia por más tiempo?”

“Tendría que juntarlos y experimentar para estar segura. Pero sí, creo que es posible.”

“Huh.”

“Este dispositivo tiene el poder de desactivar temporalmente el Ojo. Deberíamos poder


liberar a las personas en el auditorio en ese momento.”

“Suena bien. ¿Y entonces?”

“Bueno, no he terminado de examinar el artefacto, así que me gustaría darle prioridad.”

“Ya veo.”

“Después de interpretarlo, podemos acercar el artefacto activado al Ojo.”

“¿Cómo?”
“Um... están patrullando atentamente el nivel del suelo, así que creo que podríamos tener
que acercarnos por debajo.” Sherry sonríe algo nerviosa.

“¿Por debajo, a través del suelo?”

“Si.” Sherry toma algunos libros de la estantería y se balancea hacia atrás para revelar una
escalera que conduce a un nivel inferior.

“Comprendo.”

Amo este tipo de trucos.

“Todavía quedan algunos túneles de escape ocultos en algunas de las instalaciones del
campus, pero nadie ha usado este pasaje en un tiempo.”

Hay una pizca de tristeza en sus ojos.

“Las escaleras están polvorientas… y no hay huellas. Ojalá mi padre adoptivo hubiera
escapado, aunque aquí...”

“Ah, el Director Asistente Lutheran. Él te adoptó, ¿verdad?”

“Solía ayudar a mi madre con su investigación y me ha cuidado desde que tengo uso de
razón. Incluso después de que madre murió y yo no tenía adónde ir, él me tomó bajo su
protección y me crio como si fuera su hija.”

“Suena como un gran tipo.”

“Sí, realmente lo es. Él siempre es el que me salva... y esta vez, quiero ser yo quien lo
salve.” Dice Sherry.

“Espero que esté bien. Después de acercarnos más bajo tierra, ¿qué debemos hacer?”

“Oh, um... atravesamos los túneles y arrojamos el artefacto activo al auditorio.”

“¿No se romperá?”

“Incluso si lo hace, todavía desactivará el Ojo temporalmente. Todo lo que necesitaremos


es que los caballeros oscuros nos echen una mano...”

El clímax suena un poco débil, pero podría condimentarlo si me convierto en Shadow y


hago un alboroto. A decir verdad, estoy agradecido de que me preparó una gran escena para
mostrar lo que puedo hacer.
“Fantástico. Vamos a hacerlo.”

“¡Excelente! Me apresuraré y terminaré de descifrar esto.”

“Me duele la espalda, así que no puedo ayudar demasiado. Pero buena suerte.”

Me alegro de que tenga una táctica decente. Supongo que después de todo no tendré que
ser el personaje secundario salvador.

“Cid, no te excedas. Haré lo mejor que pueda. Nunca he podido ayudar a nadie, pero ahora
es mi turno de salvar a mi padre adoptivo y a todos los demás.”

“Sí, tienes esto. Oh, vuelvo enseguida... tengo que ir al baño.”

Dejo a Sherry con su investigación para que yo pueda salir a jugar.

Con los ojos salvajes de un perro hambriento, Rex abre las puertas del auditorio y se pasea
audazmente por la habitación. Le sigue un grupo de hombres.

Los estudiantes se ven obligados a permanecer en sus sillas, agachando la cabeza cuando
el grupo se les acerca. Hay tres pisos en el enorme auditorio con corrientes de aire, y todas las
salidas están vigiladas por hombres envueltos en negro azabache. Los estudiantes están siendo
monitoreados y no se les permite hacer un solo pío. Una sonrisa insincera juega en el rostro
de Rex mientras se desliza fuera del auditorio y se dirige hacia una sala de espera.

“¿Cómo estuvo?” Pregunta un hombre de negro tan pronto como Rex cierra la puerta.

Su voz es profunda y digna. A pesar de que oculta su rostro con una máscara y está vestido
como los demás, su superioridad es reconocible al instante.

“No pierde el tiempo, ¿verdad, Sir Gaunt? Nos hemos apoderado casi por completo de la
escuela. La Orden de Caballeros está haciendo un escándalo afuera, pero ni siquiera vale la
pena nuestro aliento.”

“Irrelevante. Te pregunto si has obtenido el artefacto.”

“Oh, el artefacto. Sobre eso…” Rex se encoge de hombros mientras mira a Sir Gaunt.
“Estoy bastante seguro de que está en posesión de esa joven. Ya sabe, la que tiene el cabello
color melocotón.”

“¿Estás diciendo que no pudiste recuperarlo?”


Rex se rasca la cabeza y desvía la mirada. “Bueno, supongo.”

“Deja de joder.” La magia de Sir Gaunt aumenta y el aire circundante se ondula bajo su
presión.

Las mejillas de Rex se ponen rígidas al sentir la sed de sangre del caballero. “Tómalo con
calma. He asegurado su ubicación general y lo recuperaré pronto.”

“Tus payasadas están interfiriendo con mis planes. La próxima vez que lo arruines, te
quitaré la cabeza. ¿Entiendes eso?”

“Está bien, lo entiendo.”

Los ojos penetrantes de Sir Gaunt siguen a Rex, que se dirige hacia la puerta con las manos
levantadas por encima de la cabeza.

“Oh, casi lo olvido.” Rex se detiene antes de salir. “Puede que tengamos problemas.”

Mira hacia atrás para ver la reacción de Sir Gaunt y recibe la señal para continuar.

“Un grupo de Terceros ha sido asesinado. Dos de los Segundos están muertos. A un
hombre le rompieron el corazón y al otro le hicieron una pequeña incisión en los puntos de
presión. Mi mejor suposición es que este último fue apuñalado con un estoque. Todos ellos
fueron golpeados una sola vez. El enemigo parece diestro.” Comenta Rex, riendo como un
lobo hambriento.

“Bueno, bueno… quizás sea Shadow Garden. El cebo finalmente ha funcionado.”

“Eso parece. Es posible que desee cuidar su espalda.”

“Keh-je… ¿Crees que un hombre como yo debe ser cauteloso?”

“Oh, creo que estará bien, Sr. Ex-Rounds.”

“Hmph. Asegúrate de traer las cabezas de Shadow Garden junto con el artefacto.”

“Sin duda alguna.” Rex sale de la habitación con la esquina de sus labios curvada en una
sonrisa.

Sir Gaunt se burla de sí mismo. “Finalmente, todo encajará en su lugar...” Saca el ominoso
artefacto del bolsillo del pecho y lo mira con recelo.

“Esto marcará mi regreso a los Rounds.”


El hombre continúa riéndose para sí mismo de forma escalofriante.

Cuando Rex y sus subordinados caminan por el pasillo, algo extraño los ataca
repentinamente mientras buscan el artefacto. El subordinado de Rex desaparece ante sus ojos.

“¿Que…?”

Rex escanea el área para determinar qué era, pero no hay sombras sospechosas a su
alrededor. El único indicio que tiene es un whoosh en el aire.

Buzz, zip. Un sonido atraviesa el espacio.

“¡Nng...!”

Y el lacayo junto a Rex se ha ido.

Pero esta vez, logra vislumbrarlo. Había un chico con uniforme escolar… empapado en
sangre. Usando la palma de su mano, el chico golpeó al hombre y se lo llevo.

Rex se prepara, intensificando su visión hasta el límite y enfocando su mirada. Solo


entonces podrá detectar estos movimientos rápidos.

“¡Manténganse alerta! ¡Enemigo!” Rex grita, vigilando el área. “… ¿Oh?”

Se queda quieto, desconcertado.

Los subordinados que estaban a su espalda se han ido. Antes de que se dé cuenta, está
parado solo en el pasillo.

Luego hay un whiz.

Al escucharlo, Rex canaliza inmediatamente toda su fuerza para proteger su corazón.

“¡Guh...!”

La palma de la mano de alguien golpea su brazo.

Crack. La fuerza rompe los huesos de Rex y lo envía volando hacia atrás.

“¡¡Arg... pedazo de mierda!!” Rex rápidamente restablece su postura y blande su espada.

Pero no hay nadie. Chasquea la lengua con frustración.


Un solo golpe con la palma ha roto los huesos de su brazo izquierdo, que había estado
protegiendo con magia. Su corazón podría haberse hecho añicos si no se hubiera protegido
cuando lo hizo.

Whish. Rex se mueve con el ruido, sintonizando la presencia detrás de él y balanceándose.


Su sincronización es perfecta.

¡Ese maldito... se está volviendo más rápido! ¡Cómo se atreve! Rex apuñala en el aire
detrás del chico, rápidamente reanudando su postura con el único objetivo de proteger su
corazón.

“¡Agh...!”

Sufre un golpe en las costillas.

Rex salta hacia atrás para reducir el impacto mientras sigue al chico con los ojos. Apenas
puede distinguir su imagen residual.

“Ts…” Rex escupe una mezcla de saliva y sangre y se pone a la defensiva.

Es casi imposible detectar al enemigo, y contraatacar está fuera de discusión. Solo él está
sufriendo daños. Desde un punto de vista objetivo, no hay una situación más grave. Pero...
Rex tiene una gran experiencia en salir de entre la espada y la pared.

Porque él es Rex, un Nombrado.

“Eso que estas usando es un artefacto útil.” Comenta Rex para que su enemigo pueda
escuchar.

Ha descubierto el truco del enemigo.

No le toma mucho tiempo reconstruirlo. Su oponente se mueve más rápido de lo


humanamente posible, lo que significa que requiere un poder extraordinario para mantener el
ritmo.

“A primera vista, tengo la desventaja. Pero no puedes engañarme. Te estás esforzando,


¿verdad?”

Con una velocidad inhumana viene el sacrificio. Ya ve las huellas de eso.

¡¿No sabes que tu uniforme está cubierto de sangre?!


Sí… Rex resolvió el acertijo cuando vio el uniforme rojo: su oponente usó el poder del
artefacto para lograr velocidades que desafían la lógica. Y a cambio, lo está desgastando. Está
claro por los ríos de sangre que brotan de su enemigo. El chico llegará a su límite. Si Rex
puede aguantar hasta entonces… la victoria es suya.

Ese es Rex, Game of Betrayal, un Nombrado, que puede exponer completamente a sus
víctimas con una mínima información.

“Supongo que te quedan algunos golpes. ¡Ahí es cuando habrás alcanzado tu límite!” Rex
declara con una voz poderosa.

Pero su enemigo no responde. Ha estado en silencio y quieto desde que Rex comenzó su
pequeño discurso.

“Supongo que he dado en el clavo.” Las comisuras de los labios de Rex forman una
sonrisa siniestra.

Puede ver su victoria. Pero… no es tan fácil como Rex lo hace parecer. De hecho, todavía
tiene que evadir el golpe indetectable de la palma de su enemigo unas cuantas veces más.

“Oye, ¿por qué estás tan callado?” Rex comienza a sentirse confiado, negándose a mostrar
ningún signo de debilidad.

Esta batalla es una de... intensa guerra psicológica.

“¡Sal, gallina!”

Whoosh.

Justo cuando el sonido se precipita por el aire, Rex evade el ataque usando solo sus
instintos, girando la parte superior de su cuerpo para evitar la trayectoria de su mano.

¡¿Así de rápido?! Utiliza su brazo derecho como escudo en el último segundo.

“¡¡Gaaaah!!”

Se defiende en todos los lugares posibles. Él retrocede, reteniendo su agarre en su espada


por pura determinación.

Y, sin embargo, su oponente persiste. Rex solo ha visto los movimientos más básicos del
enemigo y se está acercando.

En otras palabras... este es el punto de inflexión en su batalla.


“¡¡Ven conmigooooooo!!” Rex grita mientras protege sus puntos débiles.

Su enemigo ha llegado a su límite. Si Rex puede soportar este golpe final, la victoria es
suya.

Segundos después, una palma golpea su estómago.

“¡¡Gah!! ¡¡Aaaaaghhhh!!”

Rex vomita un chorro de sangre mientras lo arrojan hacia atrás. Atraviesa la pared y entra
en un salón de clases, cayendo sobre escritorios y sillas antes de estrellarse contra el suelo.

“¡Kah-kah...!” Agarrándose el estómago, tose sangre. Sus costillas desgarran sus órganos
internos.

Pero... está vivo. Protegerse con todas sus fuerzas valió la pena.

“Je-je...” Los labios ensangrentados de Rex se curvan en una mueca de desprecio mientras
levanta la cabeza.

Ahí es cuando los ve.

“¿Qué diablos es esto...?”

Los cadáveres yacen amontonados en el aula.

Todos ellos son hombres de negro. Está claro que apenas tienen heridas; cada uno fue
asesinado con un solo ataque.

¿Ese chico mató a todos estos Nombrados él solo...?

Tap, tap, tap.

Oye a alguien caminar hacia él en el pasillo.

Tap, tap.

El sonido de pasos cesa en el umbral.

Silencio.

Rex nota que la palma que sujeta su espada está anormalmente sudada.

Clic. El pomo de la puerta gira y rompe el silencio.

Entonces... se abre la entrada.


No hay nadie ahí.

Con un whish, el brazo derecho de Rex se hace pedazos.

Otro whish y le arrancan el brazo izquierdo.

Whoosh.

Whish.

Whish.

Y así continúa.

Cada vez que hay un sonido, Rex pierde más carne.

“AAAAAAGH... Aaaaaaaghhhh... aghh...”

Justo antes de que su cabeza gire en el aire, Rex se da cuenta de que el chico posee una
cantidad infinita de poder.

“Lo estás haciendo genial.”

Esa es la frase que escucha Rex cuando muere.

En el laboratorio saqueado, Nu mira hacia un cadáver. Con ojos marrones oscuros y


cabello a juego, Nu usa un par de lentes desaliñados y el uniforme de la Academia de Ciencias
como un disfraz para mezclarse, pero no puede ocultar su sensualidad.

“Eres Glen, Lion’s Mane, de Crimson Order.”

El cadáver mira al espacio, con una expresión angustiada. Parece haber sufrido
profundamente. Sin magia, aquel cuyo nombre se conoce en toda la Orden de Caballeros es
débil.

La atención de Nu se dirige a otra parte. Hay un caballero más en la habitación y todavía


respira.

“Marco Granger. Te uniste a la Crimson Order.”


Nu reconoce su rostro, que es guapo con un maravilloso cabello azul. No solo es uno de
los caballeros oscuros más fuertes, sino que también se rumorea que será el futuro comandante
de la Orden. Ella recuerda que él tenía un fuerte sentido de la justicia.

Se suponía que Marco era el marido de Nu en su matrimonio concertado.

Se enviaron muchas cartas y fueron pareja de bailes en banquetes. Pero al final, él no era
más que el hombre que sus padres eligieron para ella. Ella nunca supo cómo se sentía él por
la situación, pero nunca se atrevió a amarlo.

Pero ella no necesariamente lo odia. Puede que ella no lo haya amado, pero pensó que era
amable. A ella no le habría importado casarse con él algún día. Se imagina que casarse con un
hombre respetable le habría llevado a un futuro brillante.

Un camino arreglado, un socio arreglado, un futuro arreglado.

Nu nunca solía tener mucha opinión. En el pasado, se ajustaba a los valores de quienes la
rodeaban y vivía según sus dictados. En ese momento a ella no le importó. Pero ahora al mirar
atrás, encuentra ese estilo de vida terriblemente limitado.

Mientras lo mira a la cara, de repente recuerda el baile. Nu sonríe con ironía cuando
recuerda haber mostrado el atractivo rostro de Marco a su alrededor como una especie de
accesorio.

De alguna manera, los recuerdos siempre se quedan con nosotros cuanto más tratamos de
olvidarlos.

“¿Qué pasa, Nu?”

Oye una voz detrás de ella y se vuelve. Que ella no lo haya sentido no la sorprende. Ella
lo conoce por su voz.

“Shadow-sama...”

No se dio cuenta de que un chico de cabello negro de apariencia normal había entrado en
el laboratorio. Pasa junto a Nu y abre un armario tras otro.

“Este solía ser mi prometido arreglado.”

“Oh. ¿Qué harás?”

“Personalmente, no tengo ninguna razón para matarlo o mantenerlo con vida.”


“Y eso está bien.” Responde, hurgando en los gabinetes y continuando su búsqueda.

Nu deja el lado de Marco y se para al lado del chico. “Shadow-sama, sé que es un poco
tarde, pero tengo algo que informar.”

“Adelante.”

“Shadow Garden se ha infiltrado en el campus. Estamos en modo de espera y nos


moveremos a sus órdenes.”

“Entendido.”

“Pero luchar cuando nuestra magia está bloqueada conlleva un riesgo. Solo Seven
Shadows pueden operar a su velocidad habitual, pero la única de ellas en la capital es Lady
Gamma. Y… bueno, este tipo de cosas no es su fuerte...”

“Este no es su terreno.”

“Um… correcto. En cuanto a mí, solo tengo la mitad de mi fuerza normal...”

“Ya veo.”

“Actualmente Lady Gamma dirige toda la organización. Ella sugirió que no controlarán
nuestra magia por mucho más tiempo y que deberíamos esperar hasta entonces.”

“Perfecto.”

“Los hombres de negro azabache están encerrados en el auditorio y no se han movido.


Por el momento, parece que no tienen ninguna demanda. La Orden de Caballeros tiene el
campus rodeado, pero Iris Midgar y los otros comandantes son los únicos lo suficientemente
fuertes como para enfrentarse a ellos. Dado que no nos querían en tiempos de paz, no creo que
nos echen una mano.”

“Bueno.”

“Shadow-sama. Nos quedaremos en espera hasta recibir nuevas órdenes.”

“Bien.”

“¿Está todo en orden?”

“Lo está... Oh, espera un segundo.”

“Por supuesto.”
“Estoy buscando algunas cosas. Necesito pinzas de mithril, polvo de huesos de dragones
terrestres y piedra de ceniza encantada...”

Nu recupera cada artículo del armario.

“Gracias. Vaya, me salvaste el trasero.”

“El gusto es mío. ¿Puedo preguntar para qué sirven?”

Sostiene los diversos elementos en ambos brazos. “Oh, ¿estas cosas? Voy a usar esto para
alterar el artefacto.”

“Alterar el artefacto, ¿eh?” Nu repite.

Ella no podría haber adivinado en un millón de años que él estaba tan bien versado en
artefactos, pero no sería extraño para él saber tales cosas. ¿Por qué querría alterarlo en esta
terrible situación?

“Algo llamado el Ojo de la Avaricia está obstaculizando nuestra magia. Actualmente


estoy haciendo los ajustes finales a un artefacto diferente para deshabilitarlo temporalmente.”

“Increíble... Nunca nos decepciona.”

Ella está atónita. No solo ha identificado la fuente que bloquea su magia, incluso se está
preparando para anularla. Además, desactivar un artefacto poderoso requiere un conocimiento
extraordinario. Sin la sabiduría de una de las mentes más grandes de la nación, esto es una
hazaña imposible. Ella se estremece en presencia de su mente ilimitada.

“Debería terminar alrededor del atardecer.”

“Entendido. Estaremos listas para movilizarnos cuando esté completo.”

“Sabrás cuando sea el momento.”

“Si.”

Nu lo observa salir de la habitación con sus artículos antes de comprobar si su ex


prometido todavía está consciente.

Ella pasa su hoja de ébano por la nuca de su cuello.

Su respiración y pulso son normales… estables. Está vivo, pero claramente inconsciente.

“Te perdonaré la vida.”


Nu deja un corte superficial en su cuello y desaparece.

“Volví.”

Al ver a Cid regresar con los ingredientes, Sherry sonríe, los recupera y los alinea en su
escritorio.

“Muchas gracias. Ahora debería poder terminarlo.”

“Buena suerte.”

Sherry rápidamente se pone a trabajar en el artefacto. Cid está acostado en el sofá, leyendo
un libro.

Está en silencio por un rato.

La luz que entra por la ventana lentamente se vuelve bermellón.

Cid de vez en cuando se levanta para ir al baño. Cuando Sherry le ofrece un medicamento
para aliviar su malestar estomacal dadas sus frecuentes visitas, lo acepta con una expresión
complicada.

Pasa el tiempo y el sol comienza a ponerse. El tono rojo se intensifica y las sombras se
oscurecen. Cuando Sherry enciende la linterna, todo se vuelve un poco más oscuro fuera de la
habitación. Finalmente se acerca al final de su tarea al atardecer.

“He terminado.” Sherry levanta el colgante y se lo muestra a Cid.

“Es asombroso.”

“Gracias. Es lo mejor que pude hacer.”

“Sí, y es bueno que sea justo después del atardecer. El futuro de la escuela depende de ti.”
Cid se pone de pie y le da una palmada a Sherry en la espalda. “No puedo ayudarte más. Debes
salvar el mundo con tus propias manos.”

“Yo… haré mi mejor esfuerzo.” Dice nerviosamente, levantando la linterna y mirando


hacia las escaleras. “Mi más sincero agradecimiento. Gracias a ti, podré rescatar a mi padre
adoptivo.” Una vez más Sherry le devuelve la mirada, luego baja la cabeza.

“No fue nada. Espero que te vaya bien.”


“Gracias.” Sherry sonríe y da una breve reverencia.

Después de un largo viaje por la escalera húmeda, llega al final. Aquí abajo el aire es
completamente diferente. Los túneles oscuros están iluminados por la luz de su linterna, y los
caminos comienzan a bifurcarse: un movimiento en falso y nunca llegará a su destino.

“Erm...” Sherry saca su mapa para confirmar el camino hacia el auditorio. “Tengo que
seguir recto y luego girar a la izquierda en la tercera bifurcación...”

Al principio, ella corre tímidamente por el camino.

Pero luego recuerda haber caminado por estos túneles con padre adoptivo. A pesar de que
ella lo molestó mientras él trabajaba, de todos modos, él bajó a jugar con ella. Este es un
recuerdo increíblemente precioso para Sherry.

La joven no recuerda a su padre biológico. Murió poco después de que ella naciera. Y el
recuerdo de su madre se ha desvanecido casi por completo de su mente. Su madre fue
asesinada durante un robo una noche cuando Sherry tenía solo nueve años.

Sherry recuerda la sombra negra que vio a través de la rendija entre la puerta del armario.
En ocasiones, sus sueños se veían plagados de los gritos de su madre y el sonido de una risa
espantosa.

Durante muchos años después del incidente, Sherry no pudo hablar. Ella rechazó a quienes
la rodeaban, en lugar de eso eligió trabajar en el artefacto que su madre dejó atrás. Como si
siguiera sus pasos, Sherry se dedicó a la investigación.

Su padre adoptivo fue su salvador. La acogió, apoyó su investigación y le dio una familia
amorosa. A través de eso, finalmente Sherry recuperó su voz. Casi todos sus recuerdos de
familia son de él.

Toda su vida ha sido apoyada por su padre adoptivo. Y ahora es el momento de pagarle.

“Tengo que seguir adelante.”

Sherry camina sola por el sendero oscuro. Sus pasos ya no son asustados ni tímidos.

No pasa mucho tiempo antes de que ella llegue.

“Creo que estoy debajo del auditorio...”


El camino único se dividió en muchos: el camino al primer piso, luego al segundo, luego
al segundo piso...

Ella sigue su mapa.

“¡Oh…!”

Ella lo encontró.

Es una pequeña salida de aire que corre entre el segundo y tercer piso. Si bien una persona
no puede, hay mucho espacio para que ella arroje el colgante por dentro.

Sherry mira furtivamente a través del respiradero para ver qué está sucediendo.

Recuerda las palabras de Cid: Cuando te escondes, es importante liberar la tensión en el


cuerpo… respirar despacio y relajarse.

Hay cientos de estudiantes sentados en el auditorio y algunos instructores. Luego hay un


puñado de hombres de negro. Sherry cree que todos los rehenes pueden escapar una vez que
su magia sea libre.

Ella esta lista.

Primero, se aleja del respiradero y saca el colgante. Cuando lo conecta a la piedra


encantada, una luz blanca y letras brillantes flotan en el aire.

Sin dudarlo, Sherry arroja el colgante brillante a la rejilla de ventilación.


Rose observa a los hombres de negro con sus ojos color miel.

Han pasado varias horas desde que la llevaron al auditorio. El sol ya se ha puesto y la
cálida luz del techo ilumina el auditorio.

Se cortó las ataduras de los brazos con un pequeño cuchillo oculto. Manteniendo la
apariencia de estar atada a su silla, le pasa el cuchillo a una chica del Consejo Estudiantil,
quien luego se lo pasa al siguiente estudiante en la fila.

Rose puede moverse en cualquier momento, pero es plenamente consciente de que actuar
ahora sería un desperdicio.

Sus enemigos pueden ser pocos, pero todos son demasiado poderosos para no tratarlos
como se merecen. Además, son terriblemente eficientes. Del grupo, un hombre conocido como
Rex y su oficial superior, Sir Gaunt, son inmensamente más fuertes que el resto. Los profesores
que los subestimaron y se opusieron a ellos han sido asesinados sin poder hacer nada. Incluso
si los rehenes pudieran usar magia, sus posibilidades de ganar serían cuestionables.

Afortunadamente, Rex no ha vuelto en un tiempo. Ella espera que la Orden de Caballeros


lo haya masacrado afuera... pero sabe que un guerrero feroz no puede ser derrotado tan
fácilmente. El pensamiento honesto de Rose es que necesita mejorar la situación de alguna
manera antes de que él regrese.

Mientras Sir Gaunt pasa la mayor parte de su tiempo en la sala de espera, de vez en cuando
aparece en el auditorio para buscar a Rex, a quien maldice en voz baja por su prolongada
ausencia. A juzgar por su apariencia y densa magia, Rose cree que puede superar a un luchador
experto. Incluso podría derribar a Iris Midgar... no es que ella quiera creerlo. Si eso es cierto,
las posibilidades de Rose de derrotarlo, incluso si recupera su magia, son notablemente bajas
o nulas.

En cualquier caso, Rose sabe que aún no es el momento adecuado para moverse. Pero la
verdad de la situación es que no tiene tiempo.

A medida que pasan los minutos, Rose puede sentir que la magia se escapa de su cuerpo.
Ella no sabe el motivo, pero su mejor suposición es que está relacionado con el fenómeno que
lo bloquea. Aunque Rose está lejos de sentirse débil, los estudiantes con menos magia
comienzan a sentirse enfermos. En unas pocas horas más, algunos de ellos pueden incluso
sufrir de deficiencia mágica, lo que significa que perderán la oportunidad de defenderse para
siempre.

Hay una figura que siempre reprimió el pánico y la inquietud cuando subió a su pecho.

Cada vez que Rose recuerda la postura heroica del chico que se sacrificó para salvarla,
una sensación de ardor surge en su cuerpo. No dejará que se olviden sus deseos. Mientras se
repite esta promesa, espera que llegue su momento.

Y justo entonces, inesperadamente, llega el momento.

El auditorio se ilumina de forma repentina con una luz blanca radiante.

Rose no sabe qué es, pero reacciona antes de poder pensar.

No podía importarle menos de dónde venía. Sus instintos le dicen que esta es su última
oportunidad.

Mientras todos están cautivados por la luz cegadora, Rose entrecierra los ojos mientras
corre hacia uno de sus captores. En el momento en que ella envuelve sus manos alrededor de
su cuello desprotegido, Rose se da cuenta.

¡Puedo usar magia! Ella le corta la cabeza con la mano.

Rose no sabe por qué puede volver a usar la magia, pero no importa. Ella arrebata la
espada de la cintura del hombre sin cabeza.

Levantándola, aúlla. “¡Hemos recuperado nuestra magia! ¡Todos, levántense! ¡Este es


nuestro momento de contraatacar!”

El auditorio estalla en movimiento.

La chica del Consejo Estudiantil se pone en movimiento, cortando las ataduras que sujetan
a los estudiantes, y los liberados comienzan a luchar. El aire late con la excitación colectiva y
febril de los estudiantes.

Rose derriba a un hombre al liberar una oleada de magia sobre él.

Todo por la victoria. Eso es lo que tiene en mente.

En ese momento, Rose se da cuenta de que ella es el símbolo de su insurrección.


Si ella sigue luchando, ellos también lucharán. Seguirá mostrándoles una victoria
indiscutible. Rose balancea su espada a máxima potencia sin concentrarse en cómo está
distribuyendo la magia en su cuerpo.

“¡¡Sigan a la presidenta del Consejo Estudiantil!!”

“¡Usen sus espadas!”

Ella es objeto de atención, odio y aplausos mientras mata a multitudes de enemigos y


libera a multitudes de estudiantes, todo mientras continúa luchando.

Todo el mundo admira y aspira a su valentía.

Pero su estilo de combate también es imprudente, y no le da ni un segundo pensamiento


a su regulación interna mágica. Su poder puede ser inmenso, pero está abandonando su cuerpo
y se está acercando rápidamente a su límite. Puede sentirlo mientras vigila tranquilamente su
resistencia. Su magia se está escapando, haciendo que su esgrima se vuelva lenta a medida que
su cuerpo se vuelve pesado.

Los asesinatos de un golpe se convierten en dos golpes, luego en tres.

Ya casi termino... Solo unas pocas más..., piensa. Pero Rose puede sentir cómo se acercan
a ella.

Solo necesito matar a uno más. Se da cuenta de algo mientras se acerca a su punto de
ruptura.

El celo de los estudiantes ha consumido el auditorio. Incluso si Rose es derrotada, no


dejarán de luchar.

El chico le ha transmitido su deseo a Rose, quien se lo ha distribuido a todos. Mientras se


pierden innumerables vidas en la batalla, alguien continúa llevando su antorcha.

No ha sido un desperdicio.

Su muerte, y la que le espera, no ha sido en balde.

Rose del reino de las artes tiene sus razones para estudiar la espada. Ella nunca le ha
contado a nadie sobre ellos; no es más que un sueño tonto que tuvo cuando era niña. Y, sin
embargo, es un sueño que persigue con seriedad. Espera estar un poco más cerca de realizarlo.

Mientras esos pensamientos corren por su mente, da su último golpe.


Está casi desprovisto de magia... sin mencionar que es débil y lento.

Pero decapita al enemigo con el golpe más hermoso de su vida.

Es la mejor sensación que ha experimentado. En ese momento, siente como si finalmente


hubiera adquirido una preciosa conciencia de algo.

Y sin embargo... le duele saber que ha logrado esto cuando el final está cerca. Rose
observa cómo las espadas caen sobre ella por todos lados, deseando poder vivir solo un día
más.

Y luego se hace realidad.

Un torbellino de ébano atraviesa a los enemigos, provocando que arrojen galones de


sangre y sean eliminados en un instante.

El silencio se instala en el área, como si todo el tiempo se detuviera.

En el ojo del huracán hay un hombre vestido con un abrigo de ébano.

“Asombroso. Eres alguien que posee una hermosa esgrima…” Le dice a Rose con una
voz que parece resonar en las profundidades de la tierra.

Parece estar elogiando la forma en que manejó su espada. Su cumplido la afecta más de
lo que las palabras pueden expresar.

“Mi nombre es Shadow.”

El hombre que se hace llamar Shadow... es nada menos que aterrador.

“Y-Yo soy Rose. Rose Oriana…” Su voz tiembla. Está demasiado asustada para ponerse
de pie.

Su habilidad con la espada es muy superior a la de ella. Sus habilidades son el resultado
de un entrenamiento asiduo, de eliminar los excesos, de afilar, de integrar técnicas variadas.
Rose siente como si el tiempo se hubiera detenido. Ella nunca había visto una esgrima tan
perfecta como esta.

“Venid a mí... Mis leales servidores...”

Shadow libera magia con un tono azul violeta en el cielo. Mientras Rose se baña en esa
luz, un grupo vestido completamente de negro cae al auditorio.
Oh no, ¿es este el respaldo enemigo…? Rose se pregunta.

Pero sus temores son infundados.

El equipo aterriza con gracia y entra en acción.

Esto no puede ser una disputa interna... Pero tampoco parecen ser de la Orden de
Caballeros. Tras una inspección más detallada, se da cuenta de que la tropa está compuesta en
su totalidad por mujeres. Y encima de eso…

“Son tan fuertes...”

Cada una de ellas es dura... una fuerza de la naturaleza.

Cortan a los captores en un abrir y cerrar de ojos.

Las mujeres poseen las mismas técnicas de esgrima que Shadow. Estas valientes guerreras
están bajo su mando.

“Shadow-sama, me alegro de que esté a salvo.”

“Ah, Nu.”

Una mujer vestida de negro se acerca a Shadow con una reverencia. “Su líder ha
incendiado el campus, huyendo del área.”

“Qué patético... Déjamelo a mí.”

“Entendido.”

“¿Cree que puede escapar...?” Shadow deja escapar una risita.

Abriendo su abrigo, abre las puertas del auditorio con un solo golpe de su espada. Como
beneficio adicional, los oponentes en su vecindad se convierten en montones de carne inmóvil.

Está imitando ligeramente la esgrima de Rose, agitando su arma como si quisiera hacer
alarde de ella antes de desaparecer tranquilamente en la noche.

Cada uno de sus movimientos es un ejemplo perfecto para Rose.

“¿Estás bien?” La chica conocida como Nu se acerca a ella.

“Si…”
“Esas fueron algunas técnicas fantásticas.” Comenta Nu, preparando su katana de ébano
y saltando a la pelea.

Su esgrima es extraordinaria. Corta a los hombres vestidos de negro azabache, dejándolos


boca abajo en el suelo.

Rose puede sentir su sentido común... no, su sentido común como caballero oscuro,
rompiéndose en pedazos. La habilidad con la espada exhibida por estas guerreras no encaja en
ningún molde preexistente.

Es un arte completamente nuevo en sí mismo.

¿De dónde vino este poderoso grupo y metodología? Rose está sorprendida de no haberlos
conocido hasta ahora.

“¡Fuego! ¡Hay fuego viniendo por aquí!”

La voz hace que Rose vuelva a la realidad. Puede ver las llamas que se elevan en la parte
de atrás del auditorio.

“¡Escapen si están cerca de la salida!” Rose grita, dirigiendo a los estudiantes. Gracias al
grupo de mujeres, pueden evitar sacrificios innecesarios.

Se acerca el final de la batalla.

Rose escolta a los heridos hasta la salida.

"¡¡La Orden de Caballeros se acerca!!”

Todos se sienten aliviados por ese mensaje. Rose libera la tensión en su cuerpo y casi se
derrumba, pero se las arregla para recomponerse de su nerviosismo.

Los estudiantes están siendo evacuados del auditorio uno por uno. El fuego se intensifica
y los hombres de negro son exterminados.

Antes de que Rose se dé cuenta, la pandilla de mujeres vestidas de negro se ha ido.

Desaparecieron hábilmente sin ser detectadas, sin dejar rastros, como si nunca hubieran
estado allí.

Rose ayuda a cada estudiante a salir del auditorio hasta que no queda ninguno y mira hacia
atrás a las abrumadoras llamas que consumen la estructura.
“¿Quiénes son…?”

Un fuego distante arroja un tenue resplandor sobre la oficina del Director Asistente en la
noche.

Una silueta se mueve en el cuarto oscuro, tirando varios libros de los estantes y dejándolos
arder en el piso.

Los libros son consumidos por el pequeño fuego que ilumina ferozmente la habitación.

La figura es la de un hombre escuálido vestido de negro azabache.

“¿Qué haces vestido así, Director Asistente Lutheran...?”

La sombra negra tiembla. Debería ser el único aquí, pero antes de que se diera cuenta un
chico logró entrar.

El chico se sienta con las piernas cruzadas en el sofá, leyendo un libro. Tiene una
apariencia promedio con cabello negro… como una moneda de diez centavos que no se
distingue de sus iguales. Pero ni siquiera mira las llamas que se extienden desde la sombra. En
cambio, su mirada se centra en un libro grueso. El sonido de pasar las páginas resuena por
toda la habitación.

“Qué perspicaz de tu parte.” Señala el hombre, quitándose la máscara para revelar un


rostro de mediana edad.

De hecho, es el Director Asistente Lutheran, luciendo mechones grises en su cabello


peinado hacia atrás.

Lutheran arroja su máscara al fuego. Luego se quita la ropa negra y la incinera. La luz se
intensifica.

“Para mi referencia, supongo que me dejará preguntar cómo lo averiguó, Cid Kagenou.”

Lutheran toma asiento frente al chico.

“Lo supe en el momento en que te vi.”

Cid mira a Lutheran por un segundo antes de regresar a su libro.


“Lo sabías con solo mirarme, ¿eh? Tal vez sea mi forma de caminar o mi físico... De
cualquier manera, tienes buen ojo.”

Lutheran mira a Cid, que está concentrado en su libro.

Sus dos sombras tiemblan bajo la luz de las llamas.

“¿También puedo preguntarle algo como referencia?” Cid pregunta mientras mira su
libro.

Lutheran lo insta silenciosamente a continuar.

“¿Por qué lo hiciste? No pareces del tipo que disfruta este tipo de cosas.”

“¿Por qué? Bueno, empezó hace mucho tiempo.” Murmura Lutheran, cruzando los brazos.
“Estaba en el apogeo de mi carrera. Incluso antes de que nacieras.”

“Escuché que ganó el Festival Bushin.”

“Sí, pero ese no es mi momento de mayor orgullo. La altura de mi carrera fue mayor que
eso. No lo entenderías si te lo dijera.”

Lutheran sonríe. No parece estar hablando en broma, sino que parece algo cansado.

“Poco después de alcanzar la cima, me enfermé terriblemente y me vi obligado a


retirarme. Después de años de lucha, todo mi honor se evaporó instantáneamente Mientras
buscaba una forma de curar mi enfermedad, encontré potencial en una investigadora de
artefactos llamada Lukreia.”

“Lo siento. ¿Es esta historia va a tomar mucho tiempo?”

“Un poco. Lukreia era la madre de Sherry, una mujer desafortunada odiada por aquellos
en su campo por ser demasiado inteligente para su propio bien. Como investigadora, poseía
un conocimiento incomparable, y la encontré beneficiosa para mí. Apoyé su trabajo y reuní
artefactos para ella, y ella se centró en su investigación, que luego utilicé. Ella no estaba
interesada en la fama o la fortuna, así que nos llevamos muy bien. Y luego me topé con el Ojo
de la Avaricia. Era el artefacto que había estado buscando. Pero verás, Lukreia... esa estúpida
mujer afirmó que no era seguro, y estaba a punto de pedirle a la nación que lo guardara. Por
eso la maté. Después de cortarla desde las extremidades hacia adentro, empalé su corazón y
retorcí mi espada.”
El libro de Cid permanece abierto mientras cierra los ojos y escucha la historia de
Lutheran.

“Adquirí el Ojo, pero la investigación estaba incompleta. Fue entonces cuando conocí
convenientemente a otro investigador... Sherry, la hija de Lukreia. Ella era ingenua y
desconocida, atendiendo todos mis caprichos. Ella nunca supo que yo era el enemigo, esa
dulce y estúpida chica. Gracias a madre e hija, ahora el Ojo está completo. Todo lo que tenía
que hacer era preparar el escenario para reunir magia y preparar el camuflaje perfecto. Hoy...
será mi mejor día, cuando todos mis sueños se hagan realidad.” Lutheran se ríe con rencor.
“¿Eso te sirve cómo de referencia?”

En respuesta, Cid abre los ojos. “Creo que entendí la mayor parte. Pero... hay una cosa
que no entiendo.”

“Pruébame.”

“Dijiste que mataste a Lukreia y usaste a su hija. ¿Eso es realmente cierto?” Cid aparta
los ojos del libro y fija su mirada en Lutheran.

“Por supuesto que lo es. ¿Eso te enoja, Cid?”

“Nunca lo sabrás... puedo separar claramente lo que es importante para mí y lo que no lo


es.” Cid baja levemente los ojos.

“¿Puedo preguntar por qué?”

“Lo hago para mantenerme concentrado. Tengo este sueño que siempre quise lograr y
solía parecer inalcanzable. Por eso seguí eliminando cosas de mi vida.”

“¿Oh?”

“Todos pasamos por la vida acumulando cosas que apreciamos. Adquirimos amigos y
amantes y trabajos... y seguimos adelante desde allí. Pero, por otro lado, elimino cosas de mi
vida. Decidir lo que no necesito. He descartado tanto. Al final del día, todo lo que queda son
las cosas sin las que no podría vivir. Eso es todo por lo que vivo, y realmente no me importa
lo que suceda fuera de eso.”

Cid cierra el libro de golpe. Se pone de pie y lo arroja al fuego.

“Me estás diciendo que el destino de una madre e hija tontas no te importa.” Pregunta
Lutheran.
“No. Dije que realmente no me importa, pero eso no significa que no me importe en
absoluto. En este momento, me siento un poco... perturbado.” Cid blande la espada en su
cintura. “Creo que ya es hora de que empecemos. Alguien podría irrumpir si tardamos
demasiado.”

“Si. Lamentablemente, debemos separarnos.”

Dos espadas desnudas brillan en las llamas y la batalla termina instantáneamente.

La espada de Lutheran atraviesa el pecho de Cid, del que brota sangre.

Cid choca contra la puerta, arrojado al pasillo en llamas. En un instante, su cuerpo queda
oculto por las llamas carmesí que lo envuelven.

“Adiós, jovencito.”

Lutheran retira su espada. El fuego en el pasillo ha entrado en la habitación, cada vez más
intenso, y gira sobre sus talones, a punto de salir de la oficina.

“¿A dónde crees que vas?”

“¡Nnr...!”

Como si rebotara en las profundidades de un abismo, una voz profunda resuena detrás de
Lutheran. Cuando mira hacia atrás, encuentra a un hombre vestido de ébano que lleva una
máscara, una capucha y un abrigo de ébano de un rojo brillante. El recién llegado no presta
atención a las llamas mientras revela su espada.

“¡Maldito seas…!” Lutheran prepara su arma.

“Mi nombre es Shadow. Acecho en la oscuridad y persigo las sombras...”

“Así que es usted de quien he oído hablar...” Lutheran sostiene firmemente su espada.

Agarrando sin apretar la empuñadura de su katana, Shadow lo confronta.

La pareja se mira a los ojos por un momento. Lutheran es el primero en apartar la mirada.

“Veo que eres bastante fuerte.”

“Hmm...”
“También he vivido con mi espada. Puedo entender casi todo una vez que me enfrento a
mi oponente… incluso el hecho de que en este momento estoy en desventaja. Lo siento, pero
debo luchar con todas mis fuerzas.”

Lutheran saca una pastilla roja del bolsillo de su pecho y la traga antes de sacar el Ojo de
la Avaricia y su dispositivo de mando.

“El verdadero valor del Ojo se hace evidente cuando se combinan los elementos. Me gusta
esto.”

Los dos artefactos hacen ruido cuando se unen, emitiendo una luz radiante que se forma
en una hélice de letras brillantes de un alfabeto antiguo. Lutheran se ríe mientras sostiene los
artefactos contra su pecho.

“Aquí y ahora, renaceré.”

Se hunde en su pecho, ropa y piel, como si se sumergiese en agua.

“¡¡AAAAAAAAAaaaaaaaaaah!!” Lutheran ruge mientras se agarra el pecho.

Las brillantes letras antiguas se juntan a su alrededor y se graban en su cuerpo. Una


luminiscencia cegadora tiñe la habitación de blanco.

Entonces la luz se atenúa y Lutheran se encuentra arrodillado en un humo blanco.

Se pone de pie a paso lento. Cuando mira hacia adelante, una serie de letras pequeñas y
brillantes se ha grabado en su rostro como un tatuaje.

“Fantástico... Increíble... ¡Mis poderes están regresando y mi enfermedad se curará!”

Lutheran se encuentra en medio de un torpedo de llamas que ondean bajo la fuerza de su


poderosa magia. Las letras brillantes no solo están grabadas en su rostro, sino también en sus
manos y cuello.

“¡Nunca podrás sondear mi fuerza frenética! ¡Esta magia ha superado con creces todas las
limitaciones humanas!” Lutheran se burla. “Probémoslo contigo.”

Y luego desaparece.

Al momento siguiente, Lutheran da un gran golpe a Shadow desde detrás. Hay un eco
agudo y el aire entre ellos se ondula por el impacto.

“Oh, que parada más impresionante.”


Tras la inspección, Shadow ha bloqueado el ataque con su espada de ébano mientras
continúa mirando hacia adelante. Lutheran usa todas sus fuerzas para luchar contra él, pero el
arma de su oponente no se mueve.

“Te subestimé. ¿Pero cómo es esto?”

Lutheran desaparece de nuevo.

Esta vez, hay ruidos estridentes en sucesión.

Uno dos tres.

Cada vez, la hoja de Shadow se ajusta ligeramente, su movimiento es el más mínimo


posible.

En el cuarto, Lutheran aparece ante él.

“No pensé que pudieras bloquear eso. Reconozco tu fuerza.” Mira a Shadow y sonríe con
calma. “Para honrarte adecuadamente, ahora revelaré mi verdadero poder.” Lutheran cambia
de postura.

Enfoca una cantidad devastadora de magia en la espada levantada sobre su cabeza.

“En la otra vida, puedes enorgullecerte de hacerme desatar mi poder.”

Ese único golpe llega a Shadow con el poder y la velocidad para aplastarlo y reducirlo a
pedazos.

Pero la hoja de ébano lo detiene con facilidad.

“¡¿Qué?!”

Una explosión de chispas vuela entre la hoja negra y la espada de luz.

“¡¿También te atreves a bloquear eso?!”

“Así que este es tu nivel... espero que no.”

Los dos se miran el uno al otro desde una distancia peligrosamente cercana.

“Ksh... ¡Acabo de empezar!”

La espada de Lutheran corta rápidamente, dejando una hermosa trayectoria de post-


imágenes blancas en el aire.
“¡¡RAAAAaaaah!!”

Mientras Lutheran ruge, la hoja ébano repele todos sus ataques.

“¡¡AAAAAaauugh!!”

Los golpes blancos se estrellan contra la hoja ébano, las dos chocan con fuerza como si
estuvieran componiendo una canción. Agrega otra capa a la noche ardiente.

Pero eso está por terminar.

Con un golpe de la hoja ébano, Lutheran es lanzado hacia atrás, chocando contra los
escritorios y cayendo al suelo.

“¡Gak...! ¡Imposible...!”

Lutheran agarra su cuerpo dolorido mientras se pone de pie. Sus heridas sanarán
rápidamente, pero parece que el texto antiguo se está oscureciendo.

“No pensé que esto sería una lucha. Je, estoy impresionado. Pero no importa lo fuerte que
seas, acabaré con todos ustedes.”

“¿Qué quieres decir…?”

“Bueno, he arreglado para que los incidentes parezcan obra de Shadow Garden. Desde las
pruebas hasta los testimonios… todo está preparado. Independientemente de tu fuerza en la
batalla, al final solo sufrirás.”

Lutheran se ríe, arrugando su rostro antes de observar la respuesta de Shadow.

Pero Shadow se está riendo. Una carcajada espantosamente profunda sale de él.

“¿Que es tan gracioso?”

“Es divertido cómo piensas que algo tan insignificante podría acabar con nosotros.”

Lutheran deja de sonreír. “Simplemente tienes miedo de admitir la derrota.”

Shadow niega con la cabeza como diciendo: No sabes nada.

“Desde el principio, no hemos recorrido el camino de la justicia ni del mal. Caminamos


por nuestro propio camino.” Shadow extiende su abrigo de ébano ardiente. “Hablas en grande.
Acusándonos por los pecados del mundo. Los aceptaremos como propios, pero nada cambiará.
Seguiremos haciendo lo que se supone que debemos hacer.”
“¿Dices que no temes oponerte al mundo? ¡Muy arrogante de tu parte, Shadow!”

“Entonces aplástame.”

Lutheran se lanza, su espada desnuda golpea a Shadow desde arriba.

Pero Shadow evade el ataque, justo antes de que su cabeza se parta en dos.

“¡¿Qué?!”

Hay un chorro de sangre fresca.

La hoja ébano ha sido clavada en la muñeca derecha de Lutheran, e inmediatamente


cambia su espada en su mano izquierda y comienza a retirarse.

“¡Imposible!”

Esta vez, la espada le atraviesa la muñeca izquierda. Mientras Lutheran retrocede, la


katana de Shadow se lanza hacia él.

“¡Guh... gah...!”

Lutheran se está manchado con su propia sangre al no contrarrestar los rápidos cortes que
sus ojos ni siquiera pueden percibir. Sus muñecas, pies, brazos y muslos son apuñalados
cientos de veces.

La siguiente serie de ataques se concentra en su corazón.

“Corta desde tus extremidades hacia adentro...” La voz profunda de Shadow resuena entre
cada puñalada. “... Y girar mi espada en tu corazón, ¿creo?” Confirma, a la vez que hunde su
espada en el pecho de Lutheran.

“¡¿Qué...?!”

Incluso cuando la sangre le entra en la boca, Lutheran agarra el arma encajada en su


corazón y se resiste. Sus ojos se encuentran con la mirada del chico detrás de su máscara.

“No puede ser. ¡Eres Ci...!” En el momento en que está a punto de terminar su oración, la
hoja se retuerce. “¡Ga… agh... aghh...!”

Cuando se saca, un río de sangre sale de su pecho. La luz en los ojos de Lutheran y el
texto antiguo comienzan a desvanecerse. Todo lo que queda es el cadáver de un hombre de
mediana edad demacrado.
Y luego está el suave repiqueteo de pasos.

“¿Padre adoptivo…?”

Salpicado de la cabeza a los pies en sangre, Shadow se da la vuelta para ver... a una chica
con el cabello color melocotón.

“¡Padre adoptivooooooo!!” Ella pasa corriendo junto a Shadow y acuna el cadáver.


“No… ¿Cómo…? ¡¿Por qué…?!”

Se aferra al cuerpo demacrado y llora. Su padre adoptivo no se mueve más. Shadow


observa cómo sus lágrimas caen y humedecen el rostro del cadáver antes de darse la vuelta.

“Es mejor que no sepas...”

Y luego desaparece en las embravecidas llamas rojas, dejando sus gritos detrás de él.

Ella escucha que el chico con una lesión importante en la espalda está siendo protegido
en la escuela.

Cuando la noticia llega a Rose, no puede evitar apresurarse a ir a la carpa de primeros


auxilios en la escuela que arde en la oscuridad de la noche.

Los estudiantes e instructores con manos libres ayudan con una brigada que busca apagar
el incendio.

La Orden de Caballeros toma medidas para tratar a los heridos y localizar a Shadow
Garden.

Y Rose finalmente llega a la tienda después de maniobrar entre la multitud nerviosa.

El chico en tratamiento es un caballero oscuro de primer año con cabello negro, y tiene
las mismas características que el que ella busca.

Pero debería haber muerto … aunque no era como si ella revisara sus signos vitales. No
había tenido el tiempo ni la compostura para eso.

Lo que significa que tal vez, solo tal vez, podría estar vivo. Él podría ser el que está dentro
de esa tienda.

Rose no puede abandonar ese tenue rayo de esperanza.

Su mente niega la perspectiva mientras su corazón espera que sea verdad. Rose se da
cuenta de lo débil que la está volviendo esto.

Dentro de la tienda huele a sangre y alcohol. El equipo de primeros auxilios tiene prisa y
está ocupado atendiendo a los pacientes. Rose se abre paso a través de la tienda, revisando
cada rostro... hasta que encuentra al chico de cabello negro.
Está acostado boca abajo en una cama, siendo tratado por su herida en la espalda.

El doctor le habla.

Está consciente… tal vez.

“U-Ummm... ¿Eres Cid Kagenou?” Rose suena como si quisiera pedir un favor.

“¿Si…?” Se gira para mirarla. Es el rostro de ese mismo chico heroico.

“Estoy contenta... tan contenta...”

“Espera... ¡¿eh?!”

En algún momento, ella abrazó a Cid, aferrándose a él con fuerza mientras su cabeza se
retorcía contra su pecho. Rose promete no volver a perderlo nunca.

Algo caliente le sube al pecho.

“Um... Estamos en medio del tratamiento...”

“¡Oh! Correcto.” La voz tímida del médico saca a Rose de su aturdimiento y libera a Cid.
“¿Y cómo están sus heridas?”

“El corte en su espalda es profundo. Es un milagro que no dañara sus nervios ni sus
órganos internos. No es fatal.”

“¡Oh, qué maravilla! ¡¿De verdad?!”

“Sí, en serio.”

“¡Whoa! ¡Eso es genial!” Todo su cuerpo se estremece de alegría.

“Um, sí, entonces creo que inconscientemente esquivé un ataque fatal. No, me desmayé,
así que realmente no lo sé, pero así es como sobreviví.” Por alguna razón insondable Cid suena
a la defensiva.

“Debes haber actuado por reflejo, gracias a tu entrenamiento persistente. Asombroso.”

“Um, no exactamente.”

Rose se arrodilla ante él y lo mira a los ojos. “No, eso es. Tus incansables esfuerzos y
pasión dieron vida a este milagro.”
Acaricia la mejilla de Cid mientras lo mira, de pie lo suficientemente cerca para que él
casi sienta su aliento.

“Um...”

“No tienes que decir nada. Acepto absolutamente tus sentimientos.” Sus ojos se llenan de
lágrimas mientras lo mira, y sus mejillas se ponen rojas como una rosa.

“Está bien si estás convencida de que sobreviví milagrosamente. Pero luego no digas que
fue una anomalía extraña.”

“Está bien. Por ahora, descansa un poco.”

“Eso hare. Buenas noches.”

Rose lo observa con cariño cerrar los ojos y quedarse dormido. Su corazón nunca ha
corrido tan rápido en su vida.

Bu-dump, bu-dump, palpita.

Hasta este momento, solo había oído hablar de este sentimiento, pero ahora finalmente lo
está experimentando de primera mano.

“Ya que me salvaste la vida... te daré mi corazón...”

Acaricia el cabello de Cid y permanece a su lado hasta el amanecer.

“¿No crees que hicieron un buen trabajo?” Pregunta una elfa rubia alarmantemente
atractiva, presentando una hoja de papel.

Con un vestido de ébano que la hace parecer la oscuridad misma, está en el edificio
Mitsugoshi a altas horas de la noche.

Gamma toma el papel que le entrega la belleza y murmura: “Lady Alpha... Um, no sé qué
decir.”

“Lo siento. Es una pregunta difícil de responder.”

Alpha se ríe para sí misma. El papel que le entregó es un cartel de Se Busca que contiene
un dibujo de Shadow con su abrigo de ébano.
“SHADOW: ENEMIGO DEL REINO REAL. BUSCADO POR ASESINATO EN
MASA, INCENDIO, ROBO, SECUESTRO... Que hombre tan malo.”

“También estás en el cartel de Se Busca para Shadow Garden, Lady Alpha. Aunque solo
menciona su nombre.”

“¿Dónde?”

Gamma saca otro papel para que Alpha lo lea.

“Shadow Garden... Qué organización tan horrible.”

El resplandor de la chimenea ilumina su perfil y su belleza sobrenatural irradia desde la


oscuridad.

“Pero es una pena. No puedo creer que nos apresuramos a volver aquí para encontrar todo
casi terminado.”

Alpha arroja el cartel de Se Busca al fuego, murmurando para sí misma mientras observa
las llamas lamiendo y el carbón negro arrastrarse por los bordes del papel.

“Acúsanos por los pecados del mundo. Los aceptaremos como propios, pero nada
cambiará. Seguiremos haciendo lo que se supone que debemos hacer. Qué hermoso…” Alpha
observa cómo el cartel se convierte en cenizas. “En el fondo, solía pensar que estaba del lado
de la justicia. Pero él no pensaba así.”

La luz y las sombras en su rostro seductor cambian con las llamas oscilantes. A veces,
tiene el aspecto de una diosa, y otras, el de un demonio. El fuego cambia caprichosamente
entre ambos aspectos.

“Está preparado y debemos seguir su ejemplo.” Alpha se vuelve hacia Gamma, quien
traga saliva nerviosamente al ver su rostro. “Reúne a todos los miembros disponibles de Seven
Shadows.”

“Lo hare. Inmediatamente.” Gamma inclina la cabeza. El sudor frío baja por su cuello y
se desvanece entre sus pechos.

Después de que un viento helado de la tarde sople a su lado, Gamma levanta la cabeza.
No hay nadie ahí.

Todo lo que queda son las llamas de la chimenea parpadeando violentamente.


“¡Perdón…!”

Al escuchar a alguien llamarlo frente al campus medio carbonizado, el chico normal de


cabello negro se vuelve.

“Oh, discúlpame. Estaba totalmente distraído. ¿Qué pasa?”

“Escuché que podría encontrarme contigo si esperaba aquí. Hay algo de lo que quiero
hablarte…” Admite una chica de cabello color melocotón, mirándolo.

“Por supuesto. De todos modos, pasará un tiempo antes de que las autoridades me
interroguen. Además, las clases van a ser canceladas por un tiempo.”

“Um ... gracias por lo del otro día.” Ella inclina ligeramente la cabeza. “Realmente me
salvaste, Cid.”

“No fue nada.”

“No podría haberlo hecho sin ti.”

“Está todo bien. No te preocupes por eso.”

“Además, hay algo más que tengo que decirte. Um, he decidido estudiar en el extranjero.”

“Oh, eso explica todo ese equipaje.”

Hay montones y montones de bolsas a su alrededor.

“Si. Tomaré un carruaje hacia Laugus.”

“Así que vas a ir a la ciudad universitaria... Vaya, eso es genial.”

“Hay algo que debo hacer. Tengo que irme porque no puedo hacerlo con los
conocimientos que tengo ahora.”

“Comprendo. Te deseo lo mejor.”

“Y porque... ya no hay una razón para que yo esté aquí.” Se vuelve tristemente hacia la
escuela. “Ojalá hubiéramos podido hablar más, Cid...”

“Lo mismo digo. Pero nos volveremos a encontrar algún día.”

“Sí, lo espero con ansias.” Ella sonríe y pasa junto a él.


“Oh, espera un segundo.”

“¿Si?” Se detiene al oír su voz y se vuelve.

“¿Puedo preguntar qué es lo que tienes que hacer?”

La chica sonríe inquieta. “Es un secreto.”

“Ya veo.”

“Pero cuando todo haya terminado... ¿escucharás mi historia?”

“… Por supuesto.”

La pareja sonríe antes de alejarse el uno del otro.

Mientras se separan, las ondulantes nubes bloquean el sol de verano y la brisa tibia lleva
el olor de la lluvia.

“Lo prometo…”

Y el viento lleva su susurro a sus oídos.

Parece haber escuchado todo el sentimiento... una serie de palabras no deseadas para sus
oídos. Él se vuelve para mirarla mientras ella se hace cada vez más pequeña, más y más lejos
de él.

Pequeñas gotas de lluvia caen del cielo, humedeciendo su cabello rosa claro, y él sigue
caminando como si nada.

Y ninguno se vuelve hacia atrás.


Las Crónicas de Shadow-sama

Versión Completa: Volumen 1

Por Beta

Acechar en la oscuridad y perseguir las sombras. Ese es el camino que ha elegido Shadow-
sama. Por eso los frutos de su labor permanecerán ocultos en las sombras y olvidados sin
reconocimiento.

No importa qué malvado mate, cuántas cosas proteja o si salva al mundo... nadie lo
elogiará. Este es el camino que ha elegido Shadow-sama.

Es por eso que escribiré sobre sus batallas, sus creencias, su viaje... con la esperanza de
que el mundo algún día lo reconozca y lo recompense.

Cuando el Shadow-sama era un niño, aprendió la verdad sobre el Culto de Diablos y se


entrenó durante años para derrotar al poderoso enemigo él mismo. Después de entrenar
interminablemente, finalmente adquirió un gran poder e inteligencia en las sombras.

Pero me pregunto cuánto tuvo que sacrificar a cambio. Perder los sueños de la infancia y
el futuro feliz. Tirar amigos y familiares y amantes y todo lo demás. Debe haber sido un
camino infernal de recorrer... Sacrificó su felicidad para salvar a otros. Así es como Shadow-
sama me salvó. Nos ha dado a aquellos de nosotros que fuimos rechazados por estar poseídos,
que fuimos dejados para morir al borde de la desesperanza, una nueva oportunidad de vida.

Decidimos luchar contra el Culto de Diablos y queremos hacer todo lo que podamos para
ayudar a Shadow-sama. Creemos que la caída de este culto le otorgará la verdadera felicidad...

[Contenido omitido]

Y ahora, relataré dos de las primeras batallas de Shadow-sama.


El primer incidente ocurrió cuando un miembro de la familia real fue secuestrado por el
malvado Culto de Diablos para resucitar el poder del demonio Diablos. ¡La víctima era una
hermosa princesa con cabello plateado y gritaba ***** y luego el Shadow-sama vino al rescate
de la princesa!

Apareció galantemente en la escena justo cuando la hermosa princesa estaba en peligro y


mató al asesino del Culto, Zenon. A pesar de que el hombre era el mejor instructor de esgrima
del país, no podía ponerle una mano encima a Shadow-sama. Ese es el alcance del poder
aterrador de nuestro líder.

Shadow-sama sacó su mejor técnica para exterminar a ese tonto de Zenon. ¡Ese solo golpe
coloreó el cielo, hizo volar las nubes de lluvia y la todopoderosa majestad de Shadow-sama se
mostró al mundo entero!

El segundo incidente fue cuando Lutheran, un ex miembro de los Rounds en el Culto de


Diablos, atacó tontamente la escuela de Shadow-sama. Lutheran usó un artefacto para sellar
la magia de todos sus estudiantes, ¡pero eso obviamente nunca detendría a Shadow-sama!
Mientras los estudiantes fueron tomados como rehenes, Shadow-sama eliminó a los terroristas
desde las sombras, uno por uno.

Usando su shadow wisdom, Shadow-sama no tuvo problemas para liberar la magia sellada
en el artefacto. Apuesto a que Lutheran se quitó el sombrero por ese hecho heroico. Dicen que
no es su abrumador poder lo que le da miedo... sino su cerebro. Después de liberar a los
rehenes, Shadow-sama tendió una emboscada al líder de la operación que trató de huir y
destruyó sus siniestras ambiciones. Y cargó con la carga de los pecados de Lutheran, eligiendo
salvar a una chica por su cuenta...

Muy bien ... ahí es donde lo dejo para el Volumen 1. No hay suficientes páginas para
describir sus espléndidas batallas.

Pero tenga la seguridad de que prometo la segunda parte en el Volumen 2.

¡En la próxima entrega, descubriremos si un guardia del santuario se atreve a bloquear a


Shadow-sama!

Al colarse en un santuario para desentrañar el misterio del demonio Diablos, Aurora, la


Bruja de la Calamidad, aparece ante él. Mientras avanzan juntos por el santuario, hay alguien
bloqueando su camino: ¡el héroe que luchó contra el demonio en el pasado! ¡¿Qué les espera
al final de su batalla?!

¡Y también descubriremos qué malicia acecha en el Festival Bushin!

Shadow-sama sube al escenario en el Festival Bushin mientras oculta su verdadera


identidad. ¿Cuáles podrían ser sus motivos…? ¿Chocará Shadow-sama con el Culto de
Diablos mientras mueve los hilos detrás de escena? Y al final de su pelea, ¿qué pensará…?
¡¿A quién rescatará?!

¡Una visita obligada para los fanáticos de Shadow-sama! ¡¡Seamos testigos de estas
espectaculares y destacadas hazañas!!

¡¡Y estén atentos a la versión completa de las Crónicas de Shadow-sama en el


Volumen 2!!
Palabras del Autor

Gracias por leer el Volumen 1 de The Eminence in Shadow.

Este libro es una novela de una serie web que he subido a Shousetsuka ni Narou. Aunque
inicialmente envié la serie solo por diversión, comencé a pensar que Quizás me tomaré un
descanso después de terminar con el primer capítulo... después de que prácticamente no recibí
respuesta. Pero poco después, mi historia comenzó a escalar en la clasificación y cambió
drásticamente hasta acabar siendo este libro.

Y eso llevó a mucha gente a leer mi trabajo y darme sus pensamientos, lo que me dio
alegría y me hizo pensar: ¡quiero escribir más! Luego, gracias a todo su apoyo, me pidieron
que escribiera la serie mientras la escribía, y ahora está publicada en forma de este primer
volumen. Mi novela se perdió en el mar de historias en línea, pero gracias a ustedes, todos los
lectores que apoyaron mi trabajo, mi historia se ha convertido en un libro. Muchas gracias.

Ahora que estoy en una posición en la que puedo escribir la sección de mis palabras, me
he dado cuenta de que nunca antes había leído unas correctamente. Me pregunto cuántas
personas que lean este libro completo también leerán esto. Esta es solo mi propia estimación,
pero supongo que menos del 10 por ciento. Pero sé que esa gente definitivamente encontró mi
libro interesante. Quiero decir, si están dispuestos a leer esto, ¡deben haberlo estado! ¡Y eso
es un hecho!

¡Lo que me lleva a usted, el querido lector que ha leído todo el camino hasta este punto!
¡Eh, tú! ¡Tengo un favor que pedirte!

¿Le importaría contarle a otras personas sobre este libro? Pueden ser sus amigos en la
escuela, sus colegas, sus amigos de Internet o personas que comparten los mismos intereses.
¡La industria editorial parece haber sufrido una caída, y mi novela no es la excepción! ¡Apenas
aguanta! Mi próximo libro va a ser muy emocionante, por lo que significaría mucho si pudiera
tener su apoyo. Si todos los lectores corrieran la voz, realmente ayudaría a llevar mi libro a
diferentes públicos. ¡Incluso decir recomendaría este libro sería genial! ¡Espero que no sea
demasiado problema!

Voy a terminar aquí, pero antes de eso, me gustaría agradecer a mi editor, que me ayudó
cuando no sabía nada sobre el mundo editorial. Y extiendo mi gratitud a Touzai por las mejores
ilustraciones que podría esperar, a Araki en BALCOLONY por los increíbles diseños que
colorean este libro, ya todos mis lectores por su apoyo. Gracias de nuevo desde el fondo de mi
corazón.

¡Volvamos a encontrarnos en el Volumen 2!

Daisuke Aizawa
Palabras del Traductor

Hola, es Ferindrad. Antes de expresar mi opinión hagamos lo acostumbrado, primero déjenme


agradecer a S y su continuo patrocinio, es gracias a su persona que esta novela se está
traduciendo, y también a quienes continuamente leen mis otras traducciones, a todos ustedes:
Gracias. Espero seguir contando con su presencia.

Este fue el volumen 01 de las maravillosas aventuras de Shadow-sama, esta historia va a


lo que va y no pide perdón ni permiso. En un día donde se dice que todo está escrito lo
importante ya no es el “que” sino el “como” siendo un hecho que, aunque el mismo
protagonista haga lo que hace nunca se lo toma en serio y todo le salga bien sea completamente
disfrutable y supremamente gracioso a la vez que gratificante.

Aunque Cid intente por todos los medios ser un personaje secundario su grandísima
magnificencia lo hace destacar de las maneras más curiosas para tener a todas las chicas a sus
pies.

Toca hablar del proceso de traducción, luego de cómo mil retrasos la novela por fin salió
al inglés y pude abocarme a trabajar en ella. Las imágenes no resultaron un problema, pero
tuvieron su desafío habitual, y el texto en si se fue trabajando en paralelo con otros dos
proyectos, pero debido al disfrute mientras traducía y las ganas que sé que tienen muchos por
leer esta obra pude terminar más rápido de lo que creí, y espero que hayas disfrutado.

A todos los enemigos de Shadow les van a faltar manos para pelarle la… ustedes saben.

Esperando con ganas los próximos triunfos de Shadow, sin más nos leemos (?) en otra
ocasión.

Para todos de Ferindrad.


Las grandes cosas exigen que se hable de ellas con
grandeza, es decir, con cinismo y con inocencia.

FRIEDRICH WILHELM NIETZSCHE.

Filósofo y poeta alemán.

(1844-1900)

Hasta la próxima.

También podría gustarte