Está en la página 1de 52

EDICIÓN ESPECIAL | AGOSTO DE 2021

CHEEMS LA REVIMSTA

FOTOGRAFÍA LITERATURA,
FOTOGRAFÍA,
MEMES,
MEMES ILUSTRACIONES,
ILUSTRACIONES
DIBUJOS...
DIBUJOS
edición especial
agosto 2021
Í NDICE
editorial
fotografías
literatura
dibujos y pinturas
memes e
ilustraciones
ESTA PUBLICACIÓN ES GENERADA POR FANS Y AMIX DE
CHEEMS PARA COMPARTIR IDEAS SOBRE LA MASCOTA QUE
SE HA CONVERTIDO EN UNA FIGURA DE CULTO EN
INTERNET Y CON LA CUAL NOS SENTIMOS IDENTIFICADOS
EN MAYOR O MENOR MEDIDA. LAS OPINIONES
CONTENIDAS EN ELLA SON RESPONSABILIDAD DE SUS

@revicheems
AUTORES.

Publicación no lucrativa elaborada con fines de


entretenimiento, reserva para uso exclusivo de
derechos en trámite a nombre de Hugo Chávez
Mondragón a enero 2021. Querétaro, Mex. ISSN en
trámite. Publicación del presente número especial a
02 de septiembre de 2021. www.revicheems.com
B I C H O 1 4 1
R O 1 1
C 1
K 2
3 4

M A 4 1
K Y 2 1
B 3

M I 4
C H 1 4
E 1
E 1 M S 4 1
4

K E V 2
I 4
N 4
B A 3 1
S 1
T 1
I 4
D 1
A 1
S 1
2 1

U 1
G 1
O H 1 4
C H A 1 4 1
V E 2 1
Z 4

V 2
A 1
L 1
E 1
L 1
E 1
O 1
N 4

L 1
E 1
O 1 F 3
L 1
O 1
R 1
E 1
S 1
NOTA DEL EDITOR

La intención de este número es agradecer la compañía, las


reacciones, los comentarios de apoyo y las críticas que durante
estos 8 meses hemos tenido por parte de la comunidad de seguidores
de nuestra Revimsta Cheems.

Los dividimos en cuatro partes y para cada una de ellas se hizo una
convocatoria en nuestra página de Facebook de donde hemos
recuperado los aportes para incluirlos acá.

Esperamos que no sea el único número especial, sino el primero de


muchos. Porque esta es nuestra manera de sentirnos un poquito más
cerca.

Algunas precisiones:
*Por respeto a la libertad creativa en los textos literarios no se
solicitó corrección de estilo.
*Las colaboraciones se convocaron bajo la condición de ser
originales, de modo que sí alguno de los autores no lo hizo así, lo
lamentamos y responsabilizamos.
FOTOGRAFÍA
DIBUJOS Y PINTURAS
Literatura
Hombrecito feliz
Oigo el palpitar de mi corazoncito,
no veo ni escucho otra cosa,
respiro y oigo tu jadeo,
te miro y retumba mi pecho.
Soy un niño junto a su perrita.
Del cielo azul brotan flores de colores,
las olemos, llueve y
esperamos bajo un árbol.
Nos miramos, sonreímos.
Hemos plantado juntos dos semillas:
el ayer y nuestro hoy,
la del mañana está dando frutos,
somos muy felices.
Esta es mi vida contigo,
bonita, siempre bella.
Aka Allghoi
Khorhoi
Rememoro en mi cabeza lo que me llevó hasta esta situación:
En el árido desierto del Gobi, en Mongolia y China se cree que
habita una extraña criatura conocida por los lugareños como
Aka Allghoi Khorhoi o gusano de la muerte. Se dice que mide
más de un metro, es de color rojo, con dientes afilados, escupe
veneno y puede hacer descargas eléctricas contra sus presas.
Los nómadas del desierto le temen profundamente y advierten
a todos los interesados en capturarlo que tengan mucho
cuidado porque tener contacto con éste significa la muerte
instantánea. A pesar de los fuertes rumores que hay entorno a
esta criatura no se ha confirmado su existencia: hasta ahora.
Soy criptozoólogo desde hace veinte años y encontrar a esa
criatura fue la obsesión de mi vida desde pequeño. Tarde años
en reunir el dinero para financiar esta pequeña expedición y
aprendiendo mongol para poderme comunicar con la gente de
esta región. Supuestamente el gusano se esconde en las
profundidades del desierto, pero sale a la superficie en verano;
así pues, me dispuse a llegar a tierras mongolas a mediados de
julio para gastar en dos semanas los ahorros de toda una vida.
Yo solo me fui hasta Mongolia con la intención de encontrar
algunos nómadas que me pudieran servir de guías y me
ayudaran a capturarlo. Sabía de las propiedades tóxicas del
gusano, así que iba preparado con un traje que me protegía del
veneno y de la electricidad. Tras llegar a la capital me fui
directamente hasta el imponente desierto. Ya allí busqué a los
nómadas más experimentados y conocedores del desierto. De
todos cuantos pregunté, solamente dos accedieron a
acompañarme (y por una suma muy elevada) ya que en cuanto
mencionaba lo de mi casería se reusaban a acompañarme.
Alquilé un caballo extra para mí y partimos hacia la aventura.
Durante semana y media estuvimos deambulando por todo el
desierto, durmiendo los tres en una sola tienda de campaña bajo el
cielo más oscuro que jamás había contemplado y buscando en cada
piedra un supuesto animal mortífero. A tan sólo tres días de terminar
la expedición pasó algo…horripilante. Era el medio día
aproximadamente y habíamos parado para almorzar cuando de
repente nuestros caballos empezaron a enloquecer. Imposibles de ser
domados, lograron romper sus amarres y salieron despavoridos a
perderse en el árido paisaje. Ambos guías sacaron sus pistolas (no me
gustaba la idea de que llevaran armas, pero fue una de las
condiciones que me pusieron para acompañarme) y estuvieron
alertas tratando de encontrar qué había asustado tanto a nuestros
animales. No fue sino hasta ese momento que me percaté de una
cosa: el silencio del desierto. Al principio de la expedición el silencio
del desierto era relajante, un descanso al ruido de la ciudad, sin
embargo, cuando estás en medio de la nada, te has quedado sin
medio de transporte y algo pareciera acecharte, te das cuenta de lo
aterrador que puede llegar a ser el no escuchar nada más que el
ajetreado latir de tu corazón.
No sé cuántos minutos pasaron -perdí la noción del tiempo- antes
de que empezara la tragedia. Mis acompañantes apuntaban sus
revólveres a todos lados (especialmente al piso) en busca de ese “algo”
que había perturbado a los caballos. Yo los veía consternado porque
presentía que ese “algo” era realmente peligroso. Entonces, el sepulcral
silencio fue interrumpido por el disparo de uno de los mongoles.
Descargó toda el arma contra un montículo de rocas apiladas que estaba
frente a nosotros. Su miedo e histeria se contagiaron a su compañero
quien también descargó su arma contra éste. Les pregunté el por qué
habían hecho eso, pero ellos me ignoraron y desesperados intentaban
recargar sus armas. No fue necesario una respuesta de sus bocas pues la
razón se manifestó frente a mí al salir rápidamente de detrás de las
piedras. Allí estaba, en todo su grotesco esplendor: el Aka Allghoi
Khorhoi.
El gusano escupió de su boca, llena de horribles dientes puntiagudos,
un líquido venenoso que a entrar en contacto con el primer nómada hizo
que éste se empezara a retorcer del dolor: su piel se hizo amarilla al
contacto con el veneno. Mientras moría retorciéndose por el veneno, el
otro nómada terminó de cargar su arma, pero el gusano se abalanzó
contra él, enrollándose en su pierna izquierda y presionando su cola
contra ésta. Pude ser testigo de cómo el pobre mongol se convulsionaba
por las descargas eléctricas del mortífero gusano. Cayó muerto al suelo
en cuestión de segundos. El gusano se desenroscó y pareció mirarme;
mirarme no con ojos (porque no tenía), sino con su hocico lleno de
afilados dientes.
El traje que tengo para protegerme del veneno y de la

electricidad lo traía puesto en ese momento (a pesar del

calor, nunca me lo quité por temor a encontrarme con el

gusano y no estar preparado), pero nunca se me ocurrió que

necesitaba un casco para proteger mi cabeza: soy un

estúpido. Intenté retirarme lentamente caminando hacia

atrás con la esperanza de no ser atacado, sin embargo, no di

ni dos pasos cuando tropecé con una piedra y quedé a un

metro de distancia del gusano. Y aquí es cuando vuelvo al

principio de mi historia: así es como he llegado a esta

situación. Un disparo de veneno, un toque con su cola o

simplemente que se me lance con sus dientes a mi cara es

suficiente para matarme. No sé por qué no me ha atacado;

pareciera poder leer mis pensamientos y permitirme

rememorar todo mi viaje para encontrarlo. Jamás podré

contarle a nadie mi hallazgo ni poder confirmar la existencia

de este mortal animal. Para colmo los cuerpos de mis

acompañantes y el mío serán olvidados en este desierto y

enterrados por la arena, así como el gusano se enterrará al

finalizar el verano. Aunque quizá hay una esperanza, quizá si

espero lo suficiente se aburrirá y se irá, quizá solo tengo

que…
La nena que
vio cómo sus
alegrías
brotaban de
ella
I
A pesar de que ella sabe mi nombre y yo el de ella, desde la
noche en que nos conocimos, ella me llama “Chico” y yo a ella
la llamo “Nena”. Vive en el número veintitrés de la calle
Imaginación esquina con Creatividad, barrio Ilusión, Ciudad
Fantasía. Usa baterías eléctricas, pero no es cyborg ni robot ni
androide. Sabe de magia y hechicería sin ser bruja. Le gusta:
leer, dibujar, diseñar objetos y palabras. Reciclar colores,
texturas, sonidos, aromas y sabores. Salir a caminar, y más
cuando llueve. Coleccionar imágenes, frases, puntos… y, de
cuando en cuando, cazar Osos de Gomita junto a Coltrane, su
gato gris ojiverde. Su cabello castaño oscuro le llega hasta los
hombros, sus ojos son dos gotitas de miel de maple en forma y
color, su tez es clara, su nariz un poquito ancha y sus labios
sonrientes. A veces huele a vainilla; otras, a canela; y, otras, a
hierba mojada.
Hasta hoy no sé si ella me encontró, o yo la encontré, o sólo
nos encontramos. Cosas del Destino dicen ustedes. Cosas que
nosotros nombramos: Conexión Atemporal Energética. Siendo
válida la interpretación que cada quien le da, para mí lo
importante es que nos encontramos.

La lluvia torrencial, la falta de energía eléctrica y el sonido de


las gotas al estrellarse contra los muros y suelo, daban a la
noche una apariencia incierta, preocupada y desesperada. Sin
embargo, le di poca importancia y me refugié bajo un balcón.
La incertidumbre lleva a la preocupación, la preocupación a la
desesperación y la desesperación a tomar decisiones
impulsivas.

Se oyó un portazo, luego unos pasos. Era ella. Decidí seguirla.


Su andar incierto y las desesperadas chispitas de luz que
brotaban de su cuerpo me preocuparon.

¿A dónde se dirigía? ¿Con qué intención? ¿Una nena


caminando sola en las circunstancias en las que estaba el
ambiente? Si bien Ilusión es tranquilo y seguro, se debe tener
cuidado: los Osos de Gomita siempre están al acecho.

Caminó hasta el final de la calle Imaginación y dio vuelta en la


avenida Motivación. Un elfo pasó a su lado y la saludó. Ella lo
ignoró. Algo pasaba. Algo le ocurría. Algo sucedería…
II

Desperté e intenté levantarme. Ella estaba frente a mí. Me

detuvo. Chispitas de luz brotaban de sus ojos y recorrían sus

mejillas. Coltrane me miraba.

III

Dice que esa noche encontró sobre su cama una nota en la

que estaba escrito:

“Tenemos a tu gato, si quieres volver a verlo, ven al callejón

Insomnio”.

Atentamente: Los Osos de Gomita.

IV

Osos de Gomita la amenazaban con bastoncitos de caramelo.

Me lancé contra ellos. Por curioso el perro perdió un ojo, pero

ganó un corazón.

Ella me tomó entre sus brazos y me dio las gracias. El elfo

desataba a Coltrane.
¡Oh mujer de tierna mirada y de
sonrisa extraviada!,
¿Dónde dejaste aquella ilusión que
tierna mirada! habitaba en tu corazón?
¡Oh mujer de

¿Dónde está el brillo de tus ojos?


¡¿Quién te trato a su antojo?!¿Quién
es testigo de tu delirio? ¡Maldito
martirio!

Hoy buscas entre versos


deshechos, entre frases sin sentido,
entre alaridos enmudecidos el
motivo de un corazón herido.

Hoy solo te acompaña un recuerdo,


pero no un cuerpo.
Ya no contemplarás esos ojos
negros, aquellos que te
enloquecieron.
Aquella melodía que te cantaba,
aquella que ahora ya extrañas.
MEMES &

ILUSTRACIONES
GRACIAS por su apoyo
a la página

Quique AC, Gabriel Kevin González, Dante Váquez, Yiyi Lam, Anibal de la Cruz,
Cesar Antonio Carrillo, Iván Hernández, Anna Metric, Yerry León, Enrique
Becerril, Jeniffer Lara, Joselyne Zaldivar, Joyce Casiano, Sebastián Pérez,
Tsuky Strange, Edgar Daniel Mtz, Fanny Oveja Cheems, Julio César Rueda, Iván
Hernández Sánchez, Naylea Galindo, Patricia BaDal, Flor de Mar, Daisy Smith
EMMANUEL MENDOZA, CESAR AYUB, RUDY SAX PADRINO,
CARLOS MOZENCAHUATZI, ADAHI SANTILLÁN, CARLOS
PORTUGUÉS, CESAR ESTRADA DANELL, ISRAEL AVILA
CASTRO, PEDRO YSRAEL CHAVHERNAND, JULIO E BACILIO,
DANIELA HERZ, CHRISTIAN RUBIO, CARLOS HERNANDEZ
FLORES, SANDY VI HECTOR ARCINIEGA, ROBERT LEÓN
KUCHO GOL, BBX ARMANDO, ITZEL CRBRLC, ADRÉS
CUJILÁN, ABRIL JUAREZ, TADEO MEDINA, ENRIQUE TAPIA
DAVID CORTES GARCÍA, JONATHAN GUTIERREZ RAMIREZ, RICARDO
AYALA, ANA KAREN CHAPARRO, EDUARDO SUAREZ, ANDRY CHAVEZ,
SERGIO PINEDA. GUILIA AMAIA TORROJA, GISELA CARBAJAL, DAVID
MARTIN, LUIS GARCÍA, MARI AVENDAÑO, GABY SUAREZ, ANDY REZA
MARTINEZ, EDGAR ALAN POU, LUIS ANTONIO JIMENEZ LILENY GALICIA,
LAURA DANIELA CAN, VICTORIA OLVERA CRUZ, JESÚS EZEQUIEL
SÁNCHEZ, LUIS TREBILCOCK, DAFNE CUEVAS, LUCIA BUSTOS,

MIGUEL OLVERA, GABRIEL CABALLERO, SERGIO MONTES GÁLVEZ, YUSMARG


MAURICIO SALVAJE, FREDDY BENAVIDES, VTA SALVADOR, LIZZ BETH,
CLAUDIA JEANETH CÁRDENAS, DAVID FERNANDO VARGAS, FRIDDZ
CASTILLO, ZESSAR REEYYEESS, ISELA MORENO, ALBERTO MELCHOR, IVETTE
MEDRANO ARAUJO, GERMÁN LINARES, LUIGI ESCALANTE, VICTOR DURÁN,
SANDRA HERRERA, QUINIK REYES, JOSE MARÍA GONZÁLEZ, ANGEL GAHAN

y a tod@s los demás seguidores

También podría gustarte