Está en la página 1de 48

Universidad de Palermo

Obras Maestras de la Literatura Universal

Profesor: Daniel Del Percio

Odisea de un Naturalista

Marina Serrano

Octubre, 2010.
INTRODUCCIÓN ..................................................................................................................................... 3

SOBRE LAS OBRAS LITERARIAS: .............................................................................................................. 4

ODISEA ....................................................................................................................................................... 4
VIAJE DE UN NATURALISTA ............................................................................................................................. 7

ALMA COMÚN: EL NACIMIENTO DEL HÉROE ........................................................................................ 10

ODISEO, HÉROE GRIEGO ............................................................................................................................... 15


DARWIN, HÉROE DE LA CIENCIA POSITIVA ......................................................................................................... 18
1. SALIDA DEL MUNDO ORDINARIO ........................................................................................................... 20
1.a Mundo ordinario ......................................................................................................................... 20
1.b El llamado de la aventura ........................................................................................................... 20
2. EL VIAJE, LOS VIAJES .......................................................................................................................... 22
2.1 Ítaca- Ithacaia ............................................................................................................................. 22
2.b Los dioses del Olimpo y la ciencia del Mundo Cartesiano ........................................................... 23
2.c Encuentro con un gigante: “El Restaurador” ............................................................................... 26
2.d Animales ¿extinguidos, exóticos, mitológicos? ........................................................................... 31
2.f Fenómenos naturales................................................................................................................... 36
2.g Hospitalidad ................................................................................................................................ 37
3. NOSTOS .......................................................................................................................................... 40
3.1 Memoria e identidad ................................................................................................................... 41

CONCLUSIÓN ....................................................................................................................................... 46

BIBLIOGRAFÍA ...................................................................................................................................... 47
INTRODUCCIÓN

Cuando Charles Darwin se incorporó a la tripulación del Beagle en 1831 contaba


sólo con 22 años y un par de libros como guías: Narrativa Personal, de Alexander Von
Humboldt, y El Paraíso Perdido, de John Milton. Cuando Odiseo fue llamado a la
guerra de Troya, Odiseo, Ulises esposo de Penélope, padre de un pequeño niño recién
nacido llamado Telémaco, fingiría locura en su intento desafortunado por eludir su
destino. A Darwin le restaba convertirse en clérigo rural, luego de haber abandonado
sus estudios en medicina, cuando a causa de extrañas coincidencias embarcó en el HMS
Beagle. Durante los cinco años que permaneció navegando y explorando el mundo, el
más desconocido y asombroso mundo que nace donde Inglaterra termina, Darwin
estudió geología y recolectó una innumerable cantidad de datos y elementos -que utilizó
luego para sus innumerables estudios- descubrió, criticó y experimentó un profundo
reordenamiento de sus creencias. Durante veinte años, Odiseo, hijo de Laertes, luchó en
Troya y su fama se extendió hasta los confines de la tierra, pecó de soberbia, Posidón se
ensañó con él, fue retenido durante años por una diosa, y transpuso numerosas pruebas
para lograr el regreso, pruebas que pusieron en evidencia, una vez más, su astucia,
inteligencia y capacidad para el engaño. Odiseo regresó y tomó venganza. Darwin
regresó y dedicó el resto de su rutinaria, ordenada e intelectualmente ambiciosa vida, a
dar forma a las intuiciones y creencias modeladas durante su personal odisea, su viaje
como naturalista a bordo del Beagle. Estas creencias modificarían irreversiblemente el
destino de la humanidad.
SOBRE LAS OBRAS LITERARIAS:

Odisea

La Odisea, junto a la Ilíada, son obras atribuidas a Homero, un aedo griego,


cantor épico de la antigua Grecia (Del gr. ἀοιδός, cantor). Este, como los demás poetas
de la época, trabajó en base a mitos, (Del griego μῦθος, mythos, cuento). Según Mircea
Eliade, el mito es una historia sagrada que narra un acontecimiento sucedido durante un
tiempo primigenio, en el cual el mundo no tenía aún su forma actual. La figura del aedo
luego pasará a semejarse al trovador medieval, actuando entre el pueblo, viajando de
―polis‖ a ―polis‖. Homero debió vivir entre los siglos IX y VIII a.C. pues fue en el siglo
VI a.C. en la polis de Atenas durante el gobierno del tirano Pisístrato cuando se hicieron
las mejores recopilaciones de la obra de Homero. El autor se introduce a sí mismo en su
propia obra bajo el pseudónimo de Demódoco1, un aedo ciego de la corte de Alcinoo.

A Demódoco hacedme venir, el aedo divino, / a quien dio la deidad entre todos
el don de hechizarnos / Con el canto que el alma le impulsa a entonar2.

La Odisea, y también la Ilíada son dos epopeyas3, subgénero épico, escritas en


un verso formal y elevado; su métrica es el hexámetro dactílico. La epopeya, en general,
consiste en la narración extensa de acciones trascendentales o dignas de memoria para
un pueblo en torno a la figura de un héroe que representa sus virtudes de más estima.
Casi siempre estas acciones son guerras o viajes y suelen ser muy extensas. En ella
intervienen muchas veces los dioses y existen elementos fantásticos, cada vez más
escasos en los cantares de gesta o epopeyas medievales y, ya en el siglo XIX,
absolutamente eliminados en la novela realista o epopeya del héroe vulgar o de la clase

1
(Homero, 2008) Canto 8
2
(Homero, 2008) Canto VIII.
3
Epopeya (Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe)
f. lit. Poema narrativo extenso de tono grandilocuente que relata hechos heroicos realizados por
personajes históricos o legendarios: la epopeya del Cid Campeador es uno de los mejores textos
hispánicos.
Conjunto de estos poemas, que forman la tradición épica de un pueblo: la epopeya griega está basada en
asuntos mitológicos.
Conjunto de hazañas y hechos memorables de una persona o un pueblo: epopeya nacional, del
Descubrimiento.
Actividad que se realiza con mucho esfuerzo y tras vencer numerosas dificultades: la conquista de aquella
cima se convirtió en toda una epopeya.
media que por entonces conquistó el poder político y el prestigio social y reveló en ella
los valores de la burguesía: el individualismo y el materialismo.

Es imposible establecer una distinción entre la Ilíada y la Odisea en el aspecto


estilístico. Sin embargo, resulta fácil comprender por qué, desde la antigüedad, muchos
lectores las han atribuido a dos autores diferentes. La Ilíada habla de las pasiones y
plantea dilemas imposibles de resolver. No hay en ella auténticos villanos; Aquiles,
Agamenón, Príamo y los demás personajes son víctimas de un universo trágico y cruel.
En la Odisea, por el contrario, el mal es derrotado, triunfa la justicia y la familia,
tristemente separada, se reúne de nuevo. La astucia racional, particularmente la de
Odiseo, actúa como fuerza motriz a través de todo el relato. La Odisea es una obra
despareja, en cuanto a estilo, y se enfoca en escenas de la vida doméstica, con sus
detalles, a diferencia del enfoque principal de la Ilíada, centrado en las escenas de
guerra. La Odisea es una obra extensa, su duración recitada se extendía durante tres
días.

La Odisea, bajo su forma actual, se compone de tres conjuntos épicos:

1) La Telemaquia (Cantos I-IV) relata los viajes de Telémaco, el hijo lejano, el


querido que está lejos, en busca de noticias sobre su padre. Contiene el proemio, una
―puesta en abismo‖ que anticipa lo que va a venir, una especie de prólogo donde se
narra la leyenda del regreso de los Aqueos desde la guerra de Troya. También relata la
tardanza de Ulises y la difícil situación creada en Ítaca.

2) Los viajes, (Cantos V-XIII) los relatos en la corte de Alcínoo adonde Ulises
ha llegado en su largo peregrinar. Aquí relata Ulises todas las aventuras de su viaje
desde la caída de Troya, y tiene lugar la decisión de los dioses de acabar con las
penalidades del héroe y dejarle arribar a su patria. En esta narración se encuentran los
elementos más antiguos del folklore primitivo y se encuentra llena de evocaciones
legendarias: los cíclopes, las sirenas, el descenso a los infiernos, las vacas del Sol
devoradas por los compañeros de Ulises, etc. Se cree que estos viajes contienen núcleos
de antiguos cuentos tradicionales.

3) La venganza de Ulises o la matanza de los pretendientes (Cantos XIII-


XXIV). El regreso de Ulises a Ítaca, el regreso de Telémaco, el progresivo
reconocimiento del héroe por sus leales, la actitud insolente de los pretendientes, hasta
llegar, en el Canto XXII, al punto culminante de la acción con la victoria de Ulises,
como un mendigo, en la prueba del arco y la posterior matanza de los que asediaban a
su esposa y su patrimonio. En el Canto XXIII se produce el reconocimiento del héroe
por su esposa, y en el XXIV se describe la llegada de los pretendientes al Hades, la
visita de Ulises a su padre Laertes, y la pacificación de Ítaca cuando Ulises asume de
nuevo el mando.
Viaje de un Naturalista

Viaje de un Naturalista fue un libro originalmente editado luego de cinco años


de expedición (1831-1836) sobre la base de los apuntes tomados a bordo por Charles
Darwin, su Diario de viaje, 1905. El libro, a lo largo de sus distintas reediciones y
traducciones ha sido titulado de maneras diferentes, Darwin lo cita en su autobiografía
como: Journal of Researches, inicialmente editado como parte de los trabajos de Fitz-
Roy.

In 1845, I took much pains in correcting a new edition of my 'Journal of


Researches,' which was originally published in 1839 as part of Fitz-Roy's
work4.

El título de las publicaciones en Inglés fue: The voyage of the HMS Beagle.
Traducido al español, en 1921, se lo tituló como: Diario del viaje de un naturalista
alrededor del mundo. Pero también se utilizaron otros títulos como: Mi viaje alrededor
del mundo.

Su forma literaria es el relato de viaje, género literario en el cual el autor escribe


acerca de uno de sus viajes, de las personas que en él ha encontrado o conocido, las
emociones sentidas o aquello que ha visto o aprendido. Para ser considerado literatura,
el relato debe tener una narrativa coherente y estructurada. No es una simple colección
de fechas, horas y sucesos, como podría ser un diario de viaje o una bitácora de
navegación. Puede además contar aventuras, exploraciones, experiencias o conquistas
que el narrador haya visto o protagonizado personalmente. En definitiva, bien se puede
decir, si lo analizamos concienzudamente, que el tema del viaje es un tópico reiterado
en la literatura universal. La evocación de la travesía vista, vivida y posteriormente
plasmada en algún tipo de escrito o narración, va a seguir acompañando la oferta
literaria por mucho tiempo más.

Este libro, como muchos otros de Darwin, fue muy exitoso en ventas. En su
autobiografía, refiriéndose a este, su primer libro, Journal of Researches, Darwin dirá:

The success of this my first literary child always tickles my vanity more than
that of any of my other books. Even to this day it sells steadily in England and

4
En 1845, tomé gran trabajo en corregir la edición de Journal of Researches, el cual fue originalmente
publicado en 1839 como parte de los trabajos de Fitz-Roy (Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo,
1946)
the United States, and has been translated for the second time into German,
and into French and other languages. This success of a book of travels,
especially of a scientific one, so many years after its first publication, is
surprising. Ten thousand copies have been sold in England of the second
edition5».

Y luego, en el ―Origen de las especies‖ Darwin agrega:

It is no doubt the chief work of my life. It was from the first highly successful.
The first small edition of 1250 copies was sold on the day of publication, and a
second edition of 3000 copies soon afterwards. Sixteen thousand copies have
now (1876) been sold in England; and considering how stiff a book it is, this is
a large sale6.

El libro, Viaje de un Naturalista, consta de XXI capítulos, titulados con los


nombres de sitios principales de anclaje del Beagle, y subtitulados con las fechas y
eventos significativos, aunque el contenido no se rige exclusivamente por los sucesos
acontecidos en dichos marcos temporales.

La intención de Darwin, como él lo aclarará en sus fragmentos autobiográficos,


será la claridad, presentándose el texto exento de ostentación científico-literaria.

En Recuerdos del Hijo, segunda parte del libro Life and letters of Charles
Darwin, Francis, hijo de Charles Darwin, relata la meticulosidad de su padre respecto
de sus notas y resúmenes de obras, los cuales ordenaba prolijamente. Detalla que su
padre escribió de dos formas diferentes, al principio de su carrera, diagramando un plan
general y luego ampliándolo, subdividiéndolo en capítulos, y luego, durante sus últimos
años, redactaba de un tirón una especie de borrador sin dedicar el mínimo cuidado a su
estilo, y luego era revisado y pasado en limpio. ―No escribía con facilidad, y tenía
tendencia a dar vuelta a la frase, ya escribiendo, ya hablando, colocando la parte
calificativa del período antes de que el sujeto a clasificar hubiere sido claramente

5
El buen éxito de ese mi primer hijo literario, halagó mi vanidad más que el de cualquier otro de mis
libros. Aun ahora se vende muy bien en Inglaterra y en los estados unidos, ha sido reeditado en alemán,
en francés y en otras lenguas. Es sorprendente cómo se conserva la acogida entusiasta a un libro de viajes,
sobre todo científico, a tantos años de su aparición. De la segunda tirada se han vendido diez mil
ejemplares en Inglaterra -1876- (Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946)
6
Desde la aparición tuvo un éxito extraordinario. La primera pequeña edición de 1250 ejemplares fue
agotada el mismo día en que se puso en venta, y una segunda de 3000 siguió el mismo camino un poco
después. A estas horas (año 1876) sesenta mil ejemplares han sido vendidos en Inglaterra; y considerando
hasta qué punto el libro es árido y difícil, la cifra parece en verdad enorme.
definido‖ —dirá Francis Darwin— ―Su estilo ha sido muy apreciado; no obstante, por
lo menos un excelente juez me ha hecho notar que no constituía un buen estilo. Su
manera de expresarse era sobre todo clara, directa; una gran simplicidad lindando casi
con lo ingenuo, una total ausencia de pretensión: he ahí las principales características
de su estilo‖.
ALMA COMÚN: EL NACIMIENTO DEL HÉROE

Con ambos libros en mano, Odisea y Viaje de un Naturalista, podemos


vislumbrar fácilmente cómo sus protagonistas recorren un camino similar. En tiempos
distintos, culturas distintas, bajo anteojeras de ―dioses‖ y ―creencias‖ diferentes,
fantasías universales los unen sin duda. Freud, Jung y sus seguidores han demostrado
irrefutablemente que la lógica, los héroes y las hazañas del mito sobreviven en tiempos
modernos7. Darwin y Ulises tienen algo en común: un viaje, una búsqueda, un cambio
hacia formas y sentimientos propios de un nuevo estado, lo que en términos de Toynbee
sería llamado: una transfiguración8. Dirá Darwin en las últimas líneas de su libro9:

Esos viajes ejercitan la paciencia y hacen desaparecer toda traza de egoísmo;


enseñan a decidir por sí mismo y a acomodarse a todo; en una palabra,
proporcionan las calidades que distinguen a los marinos. Los viajes enseñan
también a desconfiar un poco, pero al mismo tiempo se descubre que hay
muchas personas de excelente corazón, siempre dispuestas a prestaros un
servicio, aun cuando no las hayáis visto jamás ni debáis volver a verlas.

Podemos reunir a estos dos personajes, Darwin y Ulises, vivos y fantásticos en la


mente de la humanidad, bajo la figura arquetípica10 del héroe.

Héroe, según María Moliner, significa hijo de un dios o una diosa y un mortal;
como Hércules o Aquiles. También se dice de la persona que ha realizado una hazaña
admirable, para la que se requiere mucho valor. Otra de sus acepciones es, personaje
principal de una obra literaria o cinematográfica, etc.; protagonista.

Etimológicamente, según Corominas, la palabra ha sido tomada del latín, heros,


-ōis, y este del griego: hērōs, ἥρως, semidiós, jefe militar épico. Según el Comendador
Griego, 1499, (también citado en Corominas11) sólo lo emplea explicándolo a
continuación ―héroes se llaman los excelentes e claros varones‖. Además de usarlo
Gonzalo Pérez en su traducción de la Odisea (1553) se hace frecuente desde fines del S.

7
(Campbell, 2010)
8
Transfiguración: Crisis por la cual se alcanza la más alta dimensión espiritual.
9
(Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942)
10
Arquetipo: forma o imagen de naturaleza colectiva que toman lugar en toda la Tierra, que constituyen
el mito y que al mismo tiempo son productos autóctonos e individuales de origen inconciente (Jung,
psicología y alquimia)
11
(Corominas, J. y Pascual J.A. , 1980)
XVI (Herrera, Góngora, Balbuena, Lope, etc.) La acentuación castellana es contraria no
solo a la latina, sino a la italiana, portuguesa y catalana.

Según Campbell, la primera misión del héroe será retirarse de la escena del
mundo de los efectos secundarios, a aquellas zonas causales de la psique que es donde
residen las verdaderas dificultades, y allí aclarar dichas dificultades, borrarlas según
cada caso particular (o sea, presentar combate a los demonios infantiles de cada cultura
local) y llegar hacia la experiencia y la asimilación no distorsionada de las, que C. G.
Jung ha llamado, ―imágenes arquetípicas‖ 12

El héroe, por lo tanto, es el hombre o la mujer que ha sido capaz de combatir y


triunfar sobre sus limitaciones históricas personales y locales y ha alcanzado las formas
humanas generales, válidas y normales. De esta manera las visiones, las ideas y las
inspiraciones surgen prístinas de las fuentes primarias de la vida y del pensamiento
humano. De aquí su elocuencia, no de la sociedad y de la psique presentes y en estado
de desintegración, sino de la fuente inagotable a través de la cual la sociedad ha de
renacer. El héroe ha muerto en cuanto a hombre moderno; pero como hombre eterno —
perfecto, no específico, universal— ha vuelto a nacer. Su segunda tarea y hazaña formal
ha de ser (como Toynbee declara y como todas las mitologías de la humanidad indican)
volver a nosotros, transfigurado y enseñar las lecciones que ha aprendido sobre la
renovación de la vida13.

Según Campbell, la primera gran etapa del viaje del héroe, es la de la


―separación‖ o partida, y consta de cinco subdivisiones: 1) ―La llamada de la aventura‖,
o las señales de la vocación del héroe; 2) ―La negativa al llamado‖, o la locura de la
huida del dios; 3) ―La ayuda sobrenatural‖, la inesperada asistencia que recibe quien ha
emprendido la aventura adecuada; 4) ―El cruce del primer umbral‖, y 5) ―El vientre de
la ballena‖, o sea el paso al reino de la noche. Luego, sigue la etapa de las ―Pruebas y
victorias de la iniciación‖ con sus seis subdivisiones: 1) ―El camino de las pruebas‖, o
del aspecto peligroso de los dioses; 2) ―El encuentro con la diosa‖ (Magna Mater), o la
felicidad de la infancia recobrada; 3) ―La mujer como tentación‖, el pecado y la agonía
de Edipo; 4) ―La reconciliación con el padre‖; 5) ―Apoteosis‖, y 6) ―La gracia última‖.
Esto conforma un círculo: separación-iniciación-retorno.

12
(Campbell, 2010) pag. 24
13
(Campbell, 2010) pag. 26
En otras palabras podemos dividirlo:

1. Mundo ordinario: el mundo normal del héroe antes de que la historia comience.
2. El llamado de la aventura: al héroe se le presenta un problema, desafío o
aventura.
3. Reticencia del héroe o rechazo del llamado: el héroe rechaza el desafío o
aventura, principalmente por miedo al cambio.
4. Encuentro con el mentor o ayuda sobrenatural: el héroe encuentra un mentor que
lo hace aceptar el llamado y lo informa y entrena para su aventura o desafío.
5. Cruce del primer umbral: el héroe abandona el mundo ordinario para entrar en el
mundo especial o mágico.
6. Pruebas, aliados y enemigos: el héroe se enfrenta a pruebas, encuentra aliados y
confronta enemigos, de forma que aprende las reglas del mundo especial.
7. Acercamiento: el héroe tiene éxitos durante las pruebas.
8. Prueba difícil o traumática: la crisis más grande de la aventura, de vida o muerte.
9. Recompensa: el héroe se ha enfrentado a la muerte, se sobrepone a su miedo y
ahora gana una recompensa.
10. El camino de vuelta: el héroe debe volver al mundo ordinario.
11. Resurrección del héroe: otra prueba donde el héroe enfrenta la muerte y debe
usar todo lo aprendido.
12. Regreso con el elixir: el héroe regresa a casa con el elixir y lo usa para ayudar a
todos en el mundo ordinario.

A su regreso se habrá producido un cambio en el protagonista. Vernant14 se


interrogará sobre este punto enfocándose sobre el cambio en la identidad: ¿qué significa
cambiar de identidad en el mundo de Ulises? Dirá que el status social y personal de un
individuo –lo que es a los ojos del otro y a los suyos propios- no es separable de su
apariencia; tal vez habría que decir, mejor, de su ―aparecer‖, o sea, de la manera como
es visto, conocido, reconocido, en los dos sentidos de este último término, ya que el
reconocimiento implica a la vez que se sabe quién es, de quién se trata –su nombre, su
patria, sus padres- y que se aprecia exactamente su ―valor‖, su excelencia: su renombre.

14
(Vernant) pag. 16
El regreso y la reintegración a la sociedad, que es indispensable para la
circulación continua de la energía espiritual dentro del mundo, y que, desde el punto de
vista de la comunidad, es la justificación del largo retiro del héroe15.

Etimológicamente, la palabra ―viaje‖ se encuentra relacionada con trabajo y


dolor. La palabra trabajo, trabajar, según Corominas16, proviene del latín vulgar:
Trĭpaliare, torturar, derivado de Trĭpalĭum, especie de cepo o instrumento de tortura,
compuesto por tres, y palos por los tres maderos que formaban dicho instrumento; en
castellano antiguo y aun hoy en día trabajo todavía conserva el sentido de sufrimiento,
dolor, pena: de la idea de sufrir se pasó a esforzarse y laborar. Travaille, travaglia como
sinónimos de trabajo, existían en francés antiguo e italiano antiguo.

La palabra inglesa Travel, proviene del verbo: ―to journey‖, de travailen (1300)
―hacer un viaje‖, originalmente, ―to toil, labor‖. El desarrollo semántico puede haber
estado por medio de la noción de ―hacer un viaje difícil‖, pero puede reflejar también la
dificultad de ir dondequiera, en la Edad Media. Y Travail17 de ―labor‖, ―toil‖ (faena),
proviene del francés: travail, ―sufrimiento o esfuerzo doloroso, problema‖, de travailler,
―to toil, labor‖ (atrafagar, trabajar) originalmente ―inquietar, torturar, de tripaliare,
torturar‖, de tripalium. El verbo se registra desde s. XIII.

Pathos18 es un vocablo griego (πάθος) que puede tomar varias acepciones. 1) Se


puede utilizar este término para referirnos al sufrimiento humano normal de una
persona; el sufrimiento existencial, propio del ser persona en el mundo y contrario al
sufrimiento patológico o mórbido. Significa también pasión, desenfreno pasional no
patológico pero inducido; 2) Es uno de los tres modos de persuasión en la retórica (junto
con el ethos y el logos), según la filosofía de Aristóteles; 3) En la crítica artística la
palabra pathos se utiliza para referirse a la íntima emoción presente en una obra de arte
que despierta otra similar en quien la contempla; 4) Se puede definir como: «todo lo que
se siente o experimenta: estado del alma, tristeza, pasión, padecimiento, enfermedad»; y
5) Concepto ético referido a todo lo recibido por la persona, biológica y culturalmente.

15
(Campbell, 2010) pag. 41
16
(Corominas, J. y Pascual J.A. , 1980)
17
(Online Etymology Dictionary)
18
Pathos (voz griega) m. Afección, emoción pasión (diccionario enciclopédica Vox a. 2009 Larousse
Editorial, S.L)
El hombre, tal como lo han sostenido Ortega y Gasset, Heidegger y Sartre, no se
define solamente por lo que es, sino, y ante todo, por lo que no es e intenta ser.
Weizsaecker llamará ―lo pático‖ a ese constitutivo padecer del hombre, a su ―pasión‖
por aquello de lo cual carece y hacia lo cual se encamina. El hombre ―es‖ un cuerpo
físico que ocupa siempre, inevitablemente, un lugar, y genera de ese modo la noción de
espacio. Esa es su realidad óntica, su ―naturaleza‖, compuesta por moléculas y átomos.
Pero no menos importante es su historicidad, ya que en ella reside cuanto en la vida nos
importa, es decir: cuanto en la vida nos conmueve19.

Reuniendo estos conceptos: el viaje que realiza el héroe muy lejos se haya de ser
un espacio de tiempo destinado al ocio y al placer. El viaje será un trabajo, una faena,
un esfuerzo doloroso, por seguir su destino.

El héroe como arquetipo representa algo distinto al héroe histórico, aunque


tengan muchos puntos en común. Martín Kohan, en Narrar a San Martín, dice que ―el
héroe inmortal viaja en vida y viaja muerto. Expatriado, repatriado o haciendo patria,
adquiere su esplendor heroico en el doble despliegue de viajar y guarrear. No obstante,
como es bien sabido, no basta con la sola acción para que un héroe se consagre como
tal; precisa al rapsoda que celebre sus hazañas y lo exalte20‖

Si lleváramos esto al plano individual, de autorrealización como héroe, de la


metamorfosis personal en héroe, la voz que celebra al héroe es la voz de los otros:―La
heroicidad no es un dato real, es un acto de significación21‖

19
(Chiozza, Obras Completas - Tomo VII, 2009) p. 194-195
20
(Kohan, 2005)
21
(Kohan, 2005) p. 39.
Odiseo, héroe griego

Ulises es el héroe de la Odisea. Ulises, representa un nuevo modelo de héroe, un


cambio en el sistema de valores griego. Es el héroe de la palabra. El que pone la palabra
por encima de la fuerza y otras virtudes guerreras. Como lo llamará Eurípides, en
Hécuba 131-133: ―...hasta que el de astutos pensamientos / bribón, de dulces palabras,
adulador del pueblo / persuade al ejército, el hijo de Laertes‖.

Ulises será reconocido por muchas de sus facetas: por su astucia, “conocedor de
engaños de toda clase y planes sagaces”22, triunfando gracias a su paciencia, hablando
muy bien y mintiendo bien cuando es oportuno, y su empresa no es en extremo
imposible23; por su carácter de sufridor, el polýtlas, muy sufridor: “En verdad él bebía y
comía, el muy sufridor divino Odiseo, / con avidez; porque hacía mucho tiempo que
estaba ayuno de alimento”24 y como ejemplo de discreción, en el canto 13: ―Por eso a ti
no puedo abandonarte en la desgracia, / porque eres civilizado, listo y discreto‖. Y en:
―cual era Odiseo entre nuestros padres, / que no hizo ni dijo nada inconveniente contra
nadie / en el pueblo‖25. También será llamado: Politropon: el que se adapta a muchas
formas, el Polýmetis, el muy astuto, y polymechanos, el de muchos recursos. Ricardo
López Pérez propone a Ulises como ―el primer pensador creativo del que tenemos
recuerdo‖. El cual, ―transgrediendo prácticas habituales y esquemas consagrados,
propios de su época, introdujo sistemáticamente nuevas formas de enfrentar los peligros
y resolver los problemas‖ (López-Pérez, 2010).

Dante Alighieri, explorador de almas, en su Commedia, no verá a Ulises de la


misma manera. Lo ubicará en el infierno, en el círculo de los fraudulentos, mentirosos y
traidores, debido a su cualidad de ―mal consejero‖ y su ansia de permanecer conociendo
el mundo. El poder de penetración psicológica de Dante no se detiene en el análisis y
esculpe su retrato con trazos vigorosos, rápidos y tajantes26. Y siempre humanísimo:
porque la robustez moral no le impide comprender y aun sentir la fuerza de las pasiones,
incluso culpables; la concepción cristiana no es obstáculo para que aprecie el ardor del
conocimiento y el ansia de verdad ni para que exalte en Ulises la gloria de quien osa

22
(Ilíada 3.202)
23
Prólogo Carlos García Gual a la edición castellana (Homero, 2008)
24
(Homero, 2008) Canto VI.
25
(Homero, 2008)Canto IV.
26
(Sapegno, 1948)
infringir los límites para siempre fijados al progreso del saber. Y Dante hará hablar a
Ulises de la siguiente manera:

Cuando / de Circe me libré, que me ocultara / más de un año no lejos de Gaeta,


/ antes que tal Eneas la nombrara, / ni siquiera el amor, que así sujeta, / a un
hijo, a un padre anciano y a una esposa / tan fiel cual mi Penélope discreta, /
pudo apagar en mí la sed rabiosa / de hacerme, recorriendo el mundo, experto
/ en el vicio y virtud: la humana cosa (Dante, Infierno XXVI 90-99)

Sobre Ulises, dirá Casandra, de Christa Wolf:

Ulises, que conoce a las personas, y hasta cierto punto, cosa rara, también a sí
mismo, Ulises sospechó de inmediato de la información, los dejó con la mujer a
él y a Menelao, a quien todos los griegos veladamente despreciaban por haber
perdido a Helena, siguió sus instintos y encontró a Aquiles en una estancia
apartada, en la cama junto a otro joven. Y dado que el experimentado y
previsor Ulises, había querido evadirse el mismo del enrolamiento
pretendiendo que estaba loco -¿cómo? ¿qué no lo sabíamos? Entonces, ¿qué
sabíamos de nuestro enemigo?-, y como no quería tolerar que otro se saliera
con la suya, mientras él tendría que derramar sangre, literalmente arrastró del
cuello a Aquiles a la guerra27.

Ulises era hijo de Laertes y Anticlea. En el canto IX, él mismo se anuncia: «Soy
Odiseo, el hijo de Laertes, el que está en boca de todos los hombres por toda clase de
trampas, y mi fama llega hasta el cielo‖ Anticlea es hija de Autólico, hijo de Hermes,
por esto dice el canto III:

Mujer, son muy ciertas las palabras que has dicho. / También aquí vino cierta
vez Ulises, de la casta de Zeus, / a causa de un mensaje relativo a ti, junto con
Menéalo, caro a Ares28.

Según Grimal29, algunas versiones sostiene que Anticlea, antes de casarse con
Laertes, habría amado a Sísifo, el más astuto de los mortales y el menos escrupuloso, y
Ulises sería, en realidad, hijo de él.

27
(Wolf, 2000)
28
(Ilíada 3.204-224)
29
(Grimal, 1981)
Odiseo significa ―enojado‖. En latín recibe el nombre de Ulises o Ulixes, palabra
formada probablemente por ―oulos‖, ―herida‖ e ―isches‖, ―muslo‖, en referencia a una
herida que tenía en el muslo causada por el colmillo de un jabalí. Otras versiones del
mito indican que Sísifo habría denominado así al niño porque el propio Sísifo era
detestado por mucha gente. De ese modo Odysseus, en griego, recuerda a ―ser
odioso‖30.

Podemos observar que los pasos de Ulises recorren la senda del héroe de
Campbell, las etapas descriptas en el viaje del héroe: Ulises, inmerso en su mundo
ordinario, es llamado a tomar parte de la guerra de Troya, intentando rechazar el
llamado, fingiéndose loco para eludir el conflicto. Luego Ulises toma parte en la guerra
de Troya (diseñó el caballo) Y su Atenea será su Diosa protectora. La guerra duró diez
años, pero, no quedando en buenos términos con los dioses, demorará diez más en
regresar. Tras largas pruebas y desafíos, Ulises ansía volver a su hogar, la vida sencilla
y su tierra. El héroe será recompensado y logrará volver. Allí ejecutará su venganza
contra los que malograron sus propiedades y retomará su lugar en el trono de Ítaca.

30
(Obstfeld, 2003)
Darwin, héroe de la ciencia positiva

Darwin nació en Shrewsbury el 9 de febrero de 1809. Quinto hijo de Robert


Darwin, médico rural, y de Susannah Potter. Creció en una familia acomodada de
Inglaterra. Durante sus años de estudiante fue un ferviente cazador, y tras haber
abandonado la carrera de medicina y proyectar un destino como presbítero, estudia en
Cambridge. Su maestro Henslow lo incita a tomar parte del viaje del Beagle. Y por dos
acontecimientos casuales, obtiene su puesto como naturalista ad honorem. Enfrentará
lugares nuevos, conocerá diferentes universos de seres, humanos primitivos que
imagina tan distantes al hombre europeo como un animal doméstico y uno salvaje.
Conoce Dictadores y reinas. Sobrevive a terremotos. Recopila un tesoro incomparable
de piezas geológicas y muestras animales y vegetales. Y regresa a Inglaterra, donde ya
se lo espera ansiosamente tras haber leído fragmentos de sus diarios en las sociedades
científicas más destacadas durante su ausencia. Darwin escribirá basado en este viaje la
mayoría de sus grandes obras, entre ellas: Viaje de un naturalista, y El Origen de las
especies, obra que modificará absolutamente el destino de las ciencias.

Hombre metódico, al mejor estilo Kant, y sumamente crítico: “mis hábitos son
metódicos y ello no ha sido de poca utilidad en mi particular clase de trabajo‖31; vivirá
lleno de reglas y autoexigencias. Darwin contará que durante su viaje en el Beagle:

Como materia de meditación y de lectura sólo buscaba aquello que me hiciera


directamente pensar en lo que había visto o probablemente vería. Esta
disciplina mental se prolongó durante los cinco años del viaje32.

Una medida de su autoexigencia puede observarse en el constante reproche por


los días perdidos debido a su enfermedad, reproche rayano a la omnipotencia: “¿Cuánto
tiempo he perdido por enfermedad?‖33 escribe. Cuenta que tan enfermo estuvo, que
incluso cuando murió su padre, el 13 de noviembre de 1848, que no pudo asistir a sus
funerales ni cumplir sus deberes como ejecutor testamentario.

31
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946)
32
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p. 51
33
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p.78
Creo que me he vuelto más hábil para encontrar las explicaciones verdaderas e
inventar experimentos nuevos, pero esto bien puede ser meramente el resultado
de la asidua práctica y de un mayor cúmulo de conocimientos34.

Era reconocida su vitalidad y poder de concentración. Francis Darwin relata que


su padre: ―simplemente decía que era capaz de no perder de vista un objeto o asunto
por espacio de muchos años‖35. Darwin se dedicaba con constancia y empeño a un
asunto, y solía disculparse por su paciencia diciendo que no podía soportar el verse
derrotado. Esto le daba cierto aire de tozudez a la perseverancia de su trabajo. Charles
Darwin afirma en su autobiografía:

Es imposible ser un buen observador si no se es al propio tiempo un teorizante


activo36.

Pero la certeza y el engaño parecen hojas de un árbol común. Darwin describe la


capacidad para el engaño que tenía en su niñez:

¡Oh, todo aquel tejido de embustes que inventé para demostrar cuán partidario
era yo de decir siempre la verdad!37

Debo confesar aquí que de niño era muy inclinado a inventar de propósito
mentiras, siempre por el placer de causar sensación.

34
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p. 96
35
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p. 128
36
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p. 152
37
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946)
1. Salida del mundo ordinario

1.a Mundo ordinario


El mundo normal del Darwin antes de que la historia comience: paseos, caza y
búsquedas de coleópteros. Darwin había cursado dos años escolares, 1825 y 1826, en la
universidad de Edimburgo, y luego prosiguió en Cambridge desde1828 a 1831.
Apasionado por la caza y la vida natural, dice no haberse destacado como alumno
modelo, no obstante se gana la amistad del profesor de botánica Henslow; amistad que
Darwin destacará en su vejez como uno de los eventos más influentes durante este
periodo de su juventud. Darwin contará que recibía por parte del estudiantado de
Cambridge el mote de: ―el que se pasea con Henslow‖. Pero su admiración por algunos
de estos grandes profesores permite filtrar la descripción que Darwin realiza de sí
mismo: ―Debía haber algo superior en mí a la medianía de los jóvenes…‖38. Es un
periodo de crecimiento, liviano, con sitio para el entretenimiento, el canto y la bebida
(actividades que en su vejez considerará: tiempo malgastado). Descubrirá, en este
periodo dos grandes obras que guiaron su despertar científico, ―las más influyentes de
mi vida39‖: Narrativa Personal de Alexander Von Humboldt y la obra de Herschel,
Introducción al estudio de la filosofía natural. Fueron sus años más alegres y contaba
con excelente salud (hecho que tomará relevancia el resto de su vida).

1.b El llamado de la aventura


Al héroe se le presenta un problema, desafío o aventura:

I found a letter from Henslow, informing me that Captain Fitz-Roy was willing
to give up part of his own cabin to any young man who would volunteer to go
with him without pay as naturalist to the Voyage of the Beagle40.

Reticencia del héroe o rechazo del llamado. Darwin menciona que desde un
principio estuvo entusiasmado por aceptar, pero su padre, se oponía al proyecto, y a
modo de fórmula mágica le dijo: ―si puedes encontrar un solo hombre dotado de
sentido común que te aconseje ir, yo te daré mi consentimiento‖. La misma noche

38
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p.54.
39
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p. 55.
40
Encontré una carta de Henslow, informándome que el capitán Fitz-Roy cedería con gusto una parte de
su cabina a un joven que, en calidad de naturalista no remunerado, lo acompañase en el viaje del Beagle
(Darwin F. , 1888) p. 59
Darwin escribió rehusando el ofrecimiento del Beagle. Campbell dice que el héroe en
principio rechaza el desafío o aventura, principalmente por miedo al cambio. Pero este
será uno más de los pasos que el héroe deba dar. A la mañana siguiente, cazando, se
encuentra a su tío, Josiah Wedgwood41, a quien le cuenta del viaje propuesto. Su tío se
ofrece a hablar con el padre de Charles Darwin, oficiando de mentor; una especie de
ayuda natural que aparece ―mágicamente‖ a salvar el proyecto del héroe.

My father always maintained that he was one of the most sensible men in the
world, and he at once consented in the kindest manner. I had been rather
extravagant at Cambridge, and to console my father, said, "that I should be
deuced clever to spend more than my allowance whilst on board the Beagle;"
but he answered with a smile, "But they tell me you are very clever"42.

El viaje había corrido serio riesgo a causa de la forma de la nariz de Darwin. Era
la época de la frenología, y Fitz-Roy era un fervoroso entusiasta de Lavater; Creían
poder juzgar el carácter de un hombre por sus facciones. La nariz de Darwin no hablaba
de un hombre con la energía y determinación necesarias para el viaje. Finalmente, el 27
de diciembre de 1831, desde Devenport zarpa el HMS Beagle; y Darwin cruza el primer
umbral, abandona su mundo ordinario para entrar en el mundo especial o mágico.

AFTER having been twice driven back by heavy south-western gales, Her
Majesty's ship Beagle, a ten-gun brig, under the command of Captain Fitz Roy,
R.N., sailed from Devonport on the 27th of December 1831. The object of the
expedition was to complete the survey of Patagonia and Tierra del Fuego,
commenced under Captain King in 1826 to 1830—to survey the shores of Chile,
Peru, and of some islands in the Pacific—and to carry a chain of
chronometrical measurements round the World43 (Darwin C. , Journal of

41
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p. 58.
42
Mi padre había sostenido siempre que tío Josiah, era uno de los hombres más sensatos del mundo, y por
ende consintió enseguida del mejor grado. En Cambridge yo me había demostrado más bien dilapidador,
y en tren de consolar a mi padre le dije: -sería preciso que fuera endiabladamente hábil para gastar a
bordo del Beagle más de mi pensión. Me respondió sonriente:- Pero se dice que eres muy hábil en efecto.
(Darwin F. , 1888) p. 59.
43
Después de haber sido rechazado dos veces por terribles tempestades del Sudoeste, el buque de Su
Majestad Beagle, bric de diez cañones, al mando del capitán Fitz-Roy, de la Marina Real, zarpó del
puerto de Devonport el 27 de diciembre de 1831. La expedición tenía por objeto completar el estudio de
las costas de la Patagonia y de la Tierra del Fuego –estudio comenzado a las órdenes del capitán King, de
11826 a 1830-, levantar los planos de las costas de Chile, del Perú y de algunas islas del Pacífico, y
finalmente, hacer una serie de observaciones cronométricas alrededor del mundo (Darwin C. , Viaje de un
naturalista, 1942).
researches into the natural history and geology of the various countries visited
by H.M.S. Beagle, 1890).

2. El Viaje, los Viajes

2.1 Ítaca- Ithacaia


Extraña coincidencia. Una vez atravesado el océano, previa escala en Isla Cabo
Verde, el primer pueblo que Darwin mencionará al iniciar su excursión por Río de
Janeiro será Ithacaia.

April 8th… We arrived by midday at Ithacaia; this small village is situated on a


plain, and round the central house are the huts of the negroes44.

No se ha encontrado mención a la existencia actual de Ithacaia, es probable que


haya sido una aldea llamada así en honor a Ítaca, tierra natal de Ulises. Ítaca es una isla
perteneciente al grupo de las islas jónicas. Como lo menciona en el canto IX de la
Odisea:

Soy Odiseo, el hijo de Laertes, el que está en boca de todos los hombres por
toda clase de trampas, y mi fama llega hasta el cielo. Habito en Ítaca, hermosa
al atardecer. Hay en ella un monte, el Nérito de agitado follaje, muy
sobresaliente, y a su alrededor hay muchas islas habitadas cercanas unas de
otras, Duliquio y Same, y la poblada de bosques Zante. Ítaca se recuesta sobre
el mar con poca altura, la más remota hacia el Occidente, y las otras están más
lejos, hacia Eos y Helios. Es áspera, pero buena criadora de mozos45.

Acerca de los cuestionamientos sobre de la correspondencia entre la actual Ítaca


y la Ítaca de la Odisea, existen diferentes teorías. Emilio Suárez de la Torre46, propone
que por lo pronto, que no hay motivo para dudar de que, cuando en los poemas
homéricos se habla de Ítaca, se trate efectivamente de la actual Ítaca. Suárez de la Torre
esgrime como razones: el hecho de la ocupación micénica en Ítaca en fecha que, si no es
simultánea con la guerra de Troya o, mejor dicho, con la intervención micénica en Asia
Menor, sí es poco posterior. Cosa muy distinta sería pretender que Ulises fuera un

44
8 de abril. Al mediodía llegamos a Ithacaia. Esta pequeña aldea se halla situada en una llanura;
alrededor de una morada central se hallan las chozas de los negros. (Darwin, Viaje de un naturalista,
1942)
45
(Homero, 2008)
46
(Torre, 2008)
soberano de Ítaca como los que tenían los palacios de Pilo o Micenas; tremendo error
parece pretender encontrar el palacio de Ulises en Ítaca, antiguo sueño de Schliemann o
Dorpfeld, pronto destruido. La evidencia arqueológica se opone a estas pretensiones.

Pero no importa si se va hacia o se parte de, la circularidad del mito,


simplemente, lo hará funcionar. Quizá Ithacaia funcionó como señal para Darwin, (si
hubiera nacido en otro tiempo) podría haber escuchado aun sin escucharla, esa voz
consejera de Kavafis: ―Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca / debes rogar que el
viaje sea largo, / lleno de peripecias, lleno de experiencias‖. No debería Darwin
entonces sorprenderse de la esclavitud, de los ―negroes‖, de las fazendas, de los
vampiros mordiendo la cruz de los caballos. ―Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha
engañado. / Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia, / sin duda sabrás ya qué
significan las Ítacas47.

2.b Los dioses del Olimpo y la ciencia del Mundo Cartesiano


Las antiguas cosmogonías explicaban el funcionamiento del mundo. La ciencia
del Mundo Cartesiano abolió las explicaciones fantásticas, ilógicas (mejor dicho, a-
lógicas) o mitológicas del mundo, resultando en un similar monopolio del conocimiento
como cosmovisión imperante. Aplicando la concepción chiozziana48: ―la doble
organización del conocimiento en la conciencia‖, religión y ciencia pueden resultar dos
formas distintas de expresar la naturaleza de un existente único. La ciencia, volcada a
pronosticar, anticipar, descubrir fenómenos percibidos como de naturaleza física,
material; y las antiguas cosmogonías, como la griega, explicando el funcionamiento del
mundo a través de la historia, de los símbolos arcanos y universales. Los objetos
protagonistas de ambas, ciencia y cosmogonías mitológicas, pueden generar en el
hombre una fe inseparable de la creencia, una fe-ciencia, una fe-cosmogónica. Un
antiguo texto gnóstico llamado Pistis-Sofía ejemplifica la idea49.

Los griegos de la antigüedad y los europeos decimonónicos giraron en torno a


ideales y fundamentos filosóficos opuestos: los griegos centraron sus pensamiento en

47
(Kavafis, 1976)
48
Luis Chiozza, propone, como respuesta al dilema del cuerpo y la mente, la concepción de doble
organización del conocimiento en la conciencia. Esta noción es amplia y compleja, remitirse a la obra
original (Chiozza, 1998)
49
Vease: La gnosis eterna. Antología de textos gnósticos griegos,latinos y coptos. Volumen II Pístis
Sofía. Edición y traducción de Francisco García Bazán, Editorial Trotta, Madrid, 207, 238 páginas.
torno del hombre50: la forma humana de sus dioses, el predominio del problema de la
forma humana en la escultura, el consecuente movimiento de la filosofía desde el
problema del cosmos al problema del hombre; su poesía, cuyo tema inagotable desde
Homero hasta los últimos siglos es el hombre y su duro destino en el sentido pleno de la
palabra. Como concluirá Jaeger Werner: «El pueblo griego es entre todos
antropoplástico51». Los europeos decimonónicos marcados por las ideas cartesianas
buscaron fundamento causal y racional para los fenómenos observables (luego, las crisis
religiosas comenzarían, la fe en la mecánica, en la lógica y el razonamiento puro haría
sucumbir a la pistis).

Darwin entregó su vida a la ciencia. Estaba convencido: ―yo pensaba que nada
mejor podía hacer en mi vida que contribuir un poco a las ciencias naturales52‖.
Darwin es el representante de la ciencia; en el capítulo VII, apartado 5, Darwin cuenta
el asombro que producían las noticias que el brindaba; habiendo recibido hospitalidad
en una estancia muy importante, cerca del Río Negro, conversando con hombres de
elevada posición social, relata que estos: ―lanzan gritos de asombro cuando les digo que
la tierra es redonda y no quieren creer que un pozo lo suficientemente profundo iría a
salir al otro lado del mundo‖.

They expressed, as was usual, unbounded astonishment at the globe being


round, and could scarcely credit that a hole would, if deep enough, come out on
the other side53.

―Y cuando les digo que nosotros no cogemos a lazo nuestros animales,


exclaman: “¡cómo! ¿Entonces no se sirven ustedes más que de las boleadoras?” No
tenían la menor idea de las costumbres de otro país54. Darwin creerá ver a través de los
ojos de la ciencia, ser un servidor de ella, abandonando progresivamente otros placeres
estéticos.

La inteligencia parece habérseme convertido en una especie de máquina para


extraer leyes generales interpretando grandes colecciones de hechos; pero no

50
(Werner, 2001)
51
(Werner, 2001)
52
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p. 87
53
(Darwin F. , 1888)
54
Upon finding out we did not catch our animals with the lazo, they cried out, "Ah, then, you use nothing
but the bolas:" the idea of an enclosed country was quite new to them (Darwin C. , Viaje de un
naturalista, 1942) p.98.
puedo concebir por qué ello habría causado la atrofia de esa única parte del
cerebro que comprende los gustos más delicados55.

Pero entre las creencias del yo y el hombre hay un mar de desafortunadas


ignorancias. Darwin habla muchas veces como un poeta, enamorado de la naturaleza, un
descubridor de fantasías, creador de fenómenos, historias y símbolos. Francis Darwin
contará sobre la costumbre de su padre de personalizar seres naturales56 y abandonarse a
la inclinación entusiasta de un pensamiento sin temor al ridículo. Viaje de un
Naturalista podría no ser un libro sobre ciencias naturales y, aún prescindiendo de
cualquier conocimiento científico, sería una joya literaria. Frases como estas lo
confirman57:

Estoy, pues, dispuesto a creer

que la fosforescencia es el resultado de la descomposición

de las partículas orgánicas,

procedimiento (casi se siente la tentación de llamarlo

Respiración)

que purifica al océano58.

La esterilidad se extiende

como una verdadera maldición

sobre todo el país,

y el agua misma,

al discurrir sobre un lecho

de guijarros, parece

participar de ese maleficio59.

Toda percepción es una interpretación. Y las interpretaciones se realizan en base


a creencias. ¿Qué vio Ulises? Lo que podía ver. ¿Qué veía Darwin? Lo que podía ver.
En donde Darwin vio y explicó los efectos de la ―gran seca‖ o gran sequía, en el litoral
argentino, del periodo 1827-1832, seguida luego por vastas inundaciones, realizando

55
(Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.98
56
(Darwin C. , Memorias y epistolario íntimo, 1946) p.116
57
Cortes de verso han sido introducidos para facilitar la lectura.
58
(Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.209
59
(Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.225
luego una detallada descripción de los fenómenos y consecuencias, Ulises hubiera visto
el enojo de un Dios, el castigo divino. Ante las costumbres de indios y de gauchos
frente al árbol sagrado de Walleechu, ante el cual se realizaban reverencias, grandes
ritos, suspendiendo de sus ramas hilos de sus ponchos, y realizando múltiples ofrendas,
Ulises habría reconocido un dios más en el panteón, no hubiera dudado sobre el efecto
de las hecatombes y los animales sacrificados, sin embargo Darwin detalla la acción
como un evento nuevo, sin precedentes: “todos los indios, cualesquiera que sean su
edad y sexo, hacen por lo menos una ofrenda; después de esto quedan persuadidos de
que sus caballos serán infatigables y que su felicidad será perfecta”. Y más adelante
completa: “los gauchos creen que los indios consideran al árbol como al mismo dios,
pero me parece mucho más probable que ellos no lo miren más que como al altar del
dio. Sea como fuera, la única razón que a mi juicio explica la elección de una divinidad
tan singular es que este árbol sirve de indicación de un paso muy peligroso”.

Darwin, un hombre pragmático. Ulises, un hombre mítico.

2.c Encuentro con un gigante: “El Restaurador”


Durante gran parte de su trayecto, camino hacia Bahía Blanca y luego a Buenos
Aires, es posible sentir, en los textos de Darwin, la omnipresencia del ―general Rosas‖;
el asombro y la admiración de Charles Darwin ante tan extraño ejemplar. Similar al que
nos provoca el adentramiento en los recodos de la historia grande de la Argentina, el
adentramiento en la historia íntima de Rosas: ―el tirano que vivía sin guardias y con las
puertas de su casa abiertas, sin que a nadie se le ocurriese matarlo‖, dirá Manuel
Gálvez en su Vida de Juan Manuel de Rosas60

La primera descripción que realiza Darwin de él, en el apartado 3 del capítulo


IV, la titulará: ―el ejército del general Rosas‖; describe el avance de Rosas y la forma en
que, luego de haber desalojado a los indios, deja tras de sí postas para asegurar la
comunicación entre el sur y la capital del país. Darwin escucha atentamente las historias
que los gauchos cuentan sobre los salvajes —así es como llaman a los aborígenes de la
zona— y sobre Rosas, a quien pronto reconocerán como ―El restaurador‖. En el
apartado 5 del mismo capítulo, retomará la historia, y dará cuenta de su primer
acercamiento; llegado al campamento del general Rosas, Darwin es requisado por el
comandante de Patagones. Darwin muestra su carta de recomendación del Gobierno de

60
(Galvez, 2007) Prólogo.
Buenos Aires, devolviéndole el general un ―atentísimo mensaje‖. Darwin no lo ha visto,
pero ha comenzado a sentir y escuchar tanto a aliados y enemigos.

Es un gigante, pero no es Polifemo: grande en tamaño, triste en astucia e


infantilmente dependiente de la fuerza paterna. Rosas no tiene un ojo, sino miles, y
camaleónicos. Rosas parece un rey o un semidiós, un Eolo que facilita o impide el viaje,
según la conclusión de sus enigmáticos pensamientos.

Más adelante, Rosas expresa el deseo de verlo, circunstancia que le proporcionó


a Darwin ocasión para felicitarse. Al leer las palabras de Darwin sobre la entrevista no
podemos negar cuan prendado ha quedado de su carisma.

He is a man of an extraordinary character, and has a most predominant


influence in the country, which it seems he will use to its prosperity and
advancement61.

Darwin comprende lo que Rosas representa, al estilo europeo: ―una vida


civilizada‖, un hombre de la ley. Comprende como comprendería un colono a otro
colono. Lo comprende como un igual, pero gigante, y silenciosamente sorprendido ante
su poderío:

He is said to be the owner of seventy-four square leagues of land, and to have


about three hundred thousand head of cattle. His estates are admirably
managed, and are far more productive of corn than those of others62.

Y es sorprendente, como en este marco de comprensión entre iguales, no existen


ciertas preguntas: ¿cómo se ha llegado a tal situación? ¿a quién pertenecieron antes las
tierras y el ganado? ¿Cómo se adquirieron? ¿Por qué los salvajes maloquean? Parece
natural no cuestionar. Rosas representa la ley y el sistema europeo.

He first gained his celebrity by his laws for his own estancias, and by
disciplining several hundred men, so as to resist with success the attacks of the

61
Es un hombre de extraordinario carácter, que ejerce la más profunda influencia sobre sus compañeros;
influencia que sin duda pondrá al servicio de su país para asegurar su prosperidad y su dicha (Darwin,
Viaje de un naturalista, 1942)
62
Posee, según se dice, 74 leguas cuadradas de terreno y alrededor de 300.000 cabezas de ganado vacuno.
Dirige admirablemente sus inmensas propiedades y cultiva mucho más trigo que todos los restantes
propietarios del país (Darwin, Viaje de un naturalista, 1942)
Indians. There are many stories current about the rigid manner in which his
laws were enforced63

Darwin contará luego una curiosa anécdota sobre la rigidez de las leyes de
Rosas, asumiendo que a los gauchos son: ―todos ellos extremadamente celosos de su
igualdad y de su dignidad‖ (¿y por qué no habrían de serlo? ¿son los ideales franceses
acaso valores privativos de un país o cultura?) Darwin contará la historia del facón, para
dar peso a su juicio sobre Rosas.

One of these was, that no man, on penalty of being put into the stocks, should
carry his knife on a Sunday: this being the principal day for gambling and
drinking, many quarrels arose, which from the general manner of fighting with
the knife often proved fatal. One Sunday the Governor came in great form to
pay the estancia a visit, and General Rosas, in his hurry, walked out to receive
him with his knife, as usual, stuck in his belt. The steward touched his arm, and
reminded him of the law; upon which turning to the Governor, he said he was
extremely sorry, but that he must go into the stocks, and that till let out, he
possessed no power even in his own house. After a little time the steward was
persuaded to open the stocks, and to let him out, but no sooner was this done,
than he turned to the steward and said, "You now have broken the laws, so you
must take my place in the stocks64.

Rosas no es un Polifemo, fácil de engañar, un tonto cuya venganza ha de estar en


manos de su padre, no es un cicón. ¿Quién es Rosas? Rosas sorprende, es hombre de
campo y es hombre de guerra, es respetado por los gauchos y por los indios, vive
austeramente y en el seno de la aristocracia: «General Rosas is also a perfect

63
Las leyes que él ha redactado para sus estancias y un cuerpo de tropas compuesto por muchos
centenares de hombres admirablemente disciplinados para poder resistir los ataque de los indios, fue lo
que al principio hizo que todos los ojos se fijaran en él y donde se apoyó su celebridad. Acerca de la
rigidez con que el general hacia ejecutar sus ordenes se cuentan muchas anécdotas (Darwin, Viaje de un
naturalista, 1942) p. 108
64
He aquí una de ellas: él había ordenado, so pena de ser atado a la picota, que nadie fuera armado de su
facón en domingo, ya que, en efecto, en ese día es cuando se bebe y se juega más, resultando de ello
querellas que degeneran en batallas en las que el facón desempeña un importante papel y que termina casi
siempre por muertes. Un domingo, el gobernador fue a visitarle rodeado de gran pompa, y el general
Rosas, en su apresuramiento por salir a recibirle, abandonó su casa llevando como de ordinario su facón a
la cintura. Su intendente le toco el brazo y le recordó la ley; volviéndose inmediatamente hacia el
gobernador, el general le dijo que se hallaba desolado por tener que dejarle, pero que le era preciso
hacerlo a fin de ir a que le amarraran en la picota y que no volvería a ser el dueño de su casa hasta tanto
que le pusieran en libertad. Algún tiempo después se convención al intendente para que fuera a libertar a
su jefe; pero apenas lo había hecho, cuando el general, volviéndose hacia él, le dijo: ―usted , a su vez,
acaba de infringir la ley y va usted a ocupar mi sitio‖ (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.108
horseman»65. Lucio V. Mansilla describirá a Rosas, su tío, en un precioso libro que
busca presentarse como un ensayo histórico psicológico: “Tiene el instinto de los
hombres como el perro el olfato de la presa. El roce con el elemento popular se lo
aguza, y saben bien su nombre, ni más ni menos que el significado de una palabra es
para él preocupación favorita –si tiene sinónimos, particularmente. Los grandes
dominadores han estado siempre en contacto con el pueblo o han mandado ejércitos. En
la multiplicidad se estudia la unidad66‖

―Entusiasmado, lleno de sentido y gravedad‖, así describe Darwin la actitud de


Rosas durante la entrevista. Narra una historia escuchada a uno de sus dos bufones (y
aclara: «for he keeps two, like the barons of old 67» paradójica prueba de la admiración
que el general le provoca) Una historia en la que el bufón concluye diciendo: ―Cuando
el general se ríe no perdona a nadie‖68. Darwin parece haber sentido la misma angustia
expectante, el mismo temor, que el bufón castigado, y respira aliviado al escribir:

My interview passed away, without a smile, and I obtained a passport and


order for the government post-horses, and this he gave me in the most obliging
and ready manner69.

Darwin advierte la popularidad ilimitada que el general Rosas tiene en el país y


como consecuencia, su poder despótico, que llega a límites irracionales, motivo de
crímenes, disputas y pasiones.

Más adelante, Darwin pernoctará en una estancia de Rosas, cerca del Salado y
otra vez se deslumbrará con los poderíos del general:

We slept at one of the great estancias of General Rosas. It was fortified, and of
such an extent, that arriving in the dark I thought it was a town and fortress. In
the morning we saw immense herds of cattle, the general here having seventy-

65
El general Rosas es también un perfecto jinete (Darwin, Viaje de un naturalista, 1942)
66
(Mansilla, 1967) p. 36
67
Tiene dos cerca de él, como los antiguos varones (Darwin, Viaje de un naturalista, 1942) p. 108
68
When the general laughs he spares neither mad man nor sound (Darwin, Viaje de un naturalista, 1942)
p. 109
69
Mi entrevista con el general terminó sin que él hubiera sonreído una sola vez, pero obtuve un pasaporte
y permiso para servirme de los caballos de posta del gobierno, lo que me concedió de la manera más
servicial (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.109
four square leagues of land. Formerly nearly three hundred men were
employed about this estate, and they defied all the attacks of the Indians70.

Pero, como anticipamos, mientras pise tierra sudamericana, la omnipresencia de


Rosas no desaparecerá. Muy avanzado el viaje, en el capítulo VII, regresando Darwin
desde Santa Fe hacia Buenos Aires para embarcar nuevamente en el HMS Beagle, al
llegar a la frontera de Buenos Aires, Darwin cae en la cuenta que es considerado
prisionero. Se encuentra en plena revolución de octubre de 1833, ―La Revolución de los
Restauradores‖, revolución que acabaría en el derrocamiento de Juan Ramón Balcarce y
la confirmación del dominio de Don Juan Manuel de Rosas. No se le permite el ingreso
de Darwin a Buenos Aires, entonces este se dirige a generales, oficiales y soldados (de
los cuales conservará mala impresión) en busca de un permiso. Sabe que el HMS
Beagle abandonará pronto el Plata. Darwin debe sacar un as de la manga, el as de
Rosas.

Having mentioned, however, General Rosas's obliging kindness to me when at


the Colorado, magic itself could not have altered circumstances quicker than
did this conversation. I was instantly told that though they could not give me a
passport, if I chose to leave my guide and horses, I might pass their sentinels. I
was too glad to accept of this, and an officer was sent with me to give directions
that I should not be stopped at the bridge. The road for the space of a league
was quite deserted. I met one party of soldiers, who were satisfied by gravely
looking at an old passport: and at length I was not a little pleased to find myself
within the city71.

Pocos días después de su partida de Buenos Aires le llegará a Darwin una carta
de Don Juan Manuel: el general lamentaba que la paz pública hubiera sido turbada, pero
era de opinión que los rebeldes tenían el derecho de su parte.

Darwin concluirá:

70
Dormimos en una de las grandes estancias del general Rosas. Está fortificada y tiene tal importancia
que llegada la noche la tomo por una ciudad y su fortaleza. Al día siguiente divisamos enormes rebaños
de ganada; el general posee aquí 74 leguas cuadradas de terreno. Antiguamente empleaba cerca de
trescientos hombres en esta propiedad, y estaban disciplinados en tal forma que podían hacer frente a
todos los ataques de los Indios (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p. 158
71
Sin embargo, referí las bondades que conmigo había tenido el general Rosas cuando me encontraba en
el Colorado, y ese relató cambió las disposiciones respecto a mí como por arte de magia. Inmediatamente
me dijeron que, aun cuando no era posible darme un pasaporte, se me permitía rebasar la línea de
centinelas, si consentía en prescindir de mi guía y de mis caballos (Darwin C. , Viaje de un naturalista,
1942).
From these proceedings, it was clear that Rosas ultimately would become the
dictator: to the term king, the people in this, as in other republics, have a
particular dislike. Since leaving South America, we have heard that Rosas has
been elected, with powers and for a time altogether opposed to the
constitutional principles of the republic72.

Fruto de reflexiones posteriores, Darwin agrega en su libro: ―De tales actos


resultaba claramente que Rosas acabaría por ser dictador, porque el pueblo, de esta
república, como el de las otras, no quiere ni oír hablar de un rey. Y en efecto, después
de haber abandonado la América meridional, he sabido que Rosas ha sido elegido con
poderes y por un tiempo en completo desacuerdo con la Constitución de la República‖.
Pero las reflexiones posteriores, suelen constituir una especie de heurístico de
confirmación basadas en impresiones que nunca se tuvieron. Cuando comprendemos
algo, llegamos a pensar que siempre ha estado ahí, que siempre fue posible
comprenderlo. Como la redondez de la tierra. O la planaridad de esta isla del gigante.
Como recomendó fervientemente el gran historiador Manuel Gálvez: «Creo
absolutamente necesario que los argentinos empiecen a comprender a Rosas, porque
Rosas es el más serio problema que nos divide. Pero “comprender” no significa
“amar”, ni siquiera “admirar”».

2.d Animales ¿extinguidos, exóticos, mitológicos?


¿Podríamos afirmar que los muchísimos animales, vivos y muertos, que Darwin
encontró a su paso jugaron un papel distinto al de aquellos seres que Ulises encontró en
sus aventuras? Hombres que se convierten en animales por el hechizo de Circe,
animales que devienen hombres por efecto de la selección natural. No es novedad decir
que Darwin se maravilló siempre de la naturaleza, que buscaba afanosamente nuevas
especies, mirando con el ojo del que cela.

The great size of the bones of the Megatheroid animals, including the
Megatherium, Megalonyx, Scelidotherium, and Mylodon, is truly wonderful.

―El tamaño de las osamentas de los animales megateroideos, comprendiendo en


éstos el Megatherium, el Megalonyx, el Scelidotherium y el Mylodon es realmente
extraordinaria‖, comentará al encontrar numerosos ejemplares en las inmediaciones de
la actual Bahía Blanca. Monstruosos animales, nunca vistos. La traducción castellana,

72
(Darwin, Viaje de un naturalista, 1942)
no hace honor al sentimiento que Darwin expresa en esta frase: no es extra-ordinario, es
verdaderamente maravilloso; del latín mirabilia: cosas admirables, prodigio, divinidad,
admiración, asombro, extrañeza73. Monstruos extraños, quizá Χάρσϐδις Khárubdis,
succionadores, Caribdis. ―El pálido temor se enseñoreó de los míos, y mientras
contemplábamos a Caribdis, temerosos de la muerte, Escila me arrebato de la cóncava
embarcación los seis compañeros que más sobresalían por sus manos y por su fuerza”
(Odisea, canto XII). Darwin se interrogará largamente sobre la forma de alimentarse y
las necesidades de semejantes especímenes:

I confess it is truly surprising how such a number of animals can find support
in a country producing so little food. The larger quadrupeds no doubt roam
over wide tracts in search of it; and their food chiefly consists of underwood,
which probably contains much nutriment in a small bulk74.

Y la universalidad de los miedos, los arquetipos, indiscutiblemente se hacen


presentes. La serpiente y Eva, comparten la misma página. Dos temas diferentes,
aparentemente unidos por efecto del azar.

I do not think I ever saw anything more ugly, excepting, perhaps, some of the
vampire bats. I imagine this repulsive aspect originates from the features being
placed in positions, with respect to each other, somewhat proportional to those
of the human face; and thus we obtain a scale of hideousness75.

¿Por qué tanto espanto en alguien que ama la naturaleza, los animales? El origen
parece estar muy cerca de la conciencia de Darwin, no obstante, no es suficiente. ¿No
tienen los monos, de igual manera, rostro con similar disposición al humano y no
producen espanto? (Nunca mejor aplicada la descontextualizada: no nos une el amor,
sino el espanto) ―La cara de la culebra tiene una expresión feroz y horrible, superior a

73
(Moliner, 2007)
74
Confieso que me pregunto, sin poder hallar solución al problema, cómo puede encontrar con qué
alimentarse un número tan grande de animales. Sin duda los grandes cuadrúpedos recorren cada día
enormes distancias para buscar su alimento y se nutren principalmente de plantas poco elevadas que, en
poco volumen contienen muchos principios nutritivos (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p. 122
75
No creo haber visto jamás nada más feo, a excepción quizá de ciertos vampiros, y a mi juicios, tan
repugnante aspecto proviene de que los rasgos fisonómicos están situados, uno respecto a otro, casi en la
misma situación que los del rostro humano, lo cual produce el colmo de lo espantoso (Darwin C. , Viaje
de un naturalista, 1942) p. 134
cuanto pueda decirse76‖. Darwin entra en el mundo arquetípico de las tentaciones:
comer del fruto del árbol de la ciencia.

¿Qué es lo que nos prohíbe conocer? ¿Nos prohíbe el bien, nos prohíbe ser
sabios?... Semejantes prohibiciones no deben ligarnos...77

Según Carl Jung, en su investigación sobre símbolos gnósticos del sí mismo, la


serpiente es un equivalente del pez; tanto el pez como la serpiente son, en efecto,
símbolos preferidos para designar mociones psíquicas o vivencias que brotan del
inconciente con efecto de sorpresa, terror o salvación78. Simbolizando la serpiente
contenidos y tendencias ―de sangre fía‖, inhumanos, de naturaleza tanto espiritual-
abstracta como animal concreta; en una palabra: lo extrahumano en el hombre. La
serpiente es una presencia aterradora; encontrándola en un lugar inesperado, en el
momento inesperado. Como el pez, representa y personifica lo oscuro y abismal, la
profundidad acuática, el bosque, la noche y la caverna.

If it had been an unnamed species, surely it ought to have been called


Diabolicus, for it is a fit toad to preach in the ear of Eve79.

¿Un sapo digno de hablar con Eva? ¿Quiénes hablan con Eva antes del pecado?
Adán y la serpiente. Darwin describe las exóticas costumbres de este sapo: no vive en
agujeros sombríos y húmedos, sino que se arrastra durante los calores del día, sobre la
arena, por las áridas llanuras. Darwin encuentra uno de estos sapos, y creyendo que le
procuraba gran placer, lo echa en un charco: ―pero no sólo no supo nadar, sino que, de
no haber acudido en su socorro, creo que se hubiera ahogado‖80.

2.e La matanza de los salvajes


―Aquí todo el mundo está convencido de que es la más justa de todas las
guerras, porque está dirigida contra los salvajes, quién podría cree que en nuestra

76
The expression of this snake's face was hideous and fierce (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942)
p. 134.
77
(Milton, 1667) Voz de Eva.
78
(Jung, Aion. Contribuciones al simbolismo del sí mismo, 1976) p. 195
79
Si esa especie no tuviera aun nombre, ciertamente merecería el de Diabolicus, porque es un sapo digno
de hablar con Eva.
80
Not only was the little animal unable to swim, but I think without help it would soon have been
drowned (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p. 134
época se cometieran tantas atrocidades en un país cristiano y civilizado81‖. El Darwin
crítico y reflexivo aparece, aunque aun no alcance a vislumbrar con claridad el
problema. Es la conquista del desierto, la ―civilización‖ que requiere campos para
trabajar, la civilización que considera la tierra de los habitantes originarios: un desierto.

Ya, a poco de pisar suelo Argentino, Darwin escuchaba historias sobre los
indios, e iniciaba el círculo vicioso de la conducta defensiva. En el capítulo 4, menciona
una serie de hechos que lo llevan a reflexionar sobre este malentendido respecto del
―salvaje‖. Siendo guiado por un compañero baqueano hacia Punta Alta para embarcar
en el Beagle, el guía columbra a lo lejos tres personas que cazaban a caballo. En
seguida, echa pie a tierra y examina las huellas: ―Esa gente no monta a caballo como
cristianos y por otra parte, nadie puede salir del fuerte‖ le dice el guía a Darwin. Aquí
empieza una especie de persecución, ambos alistan sus armas: ¿son indios? pregunta
Darwin, y el guía contesta: quién sabe.

I asked, "Are they Indians?" -- "Quien sabe? (who knows?) if there are no more
than three, it does not signify." It then struck me, that the one man had gone
over the hill to fetch the rest of his tribe. I suggested this; but all the answer I
could extort was, "Quien sabe?"82

Darwin se inquieta. El guía da órdenes de conductas evasivas, e incluso por


momentos se hizo que los perros se tendieran y avanzó rastreando sobre manos y
rodillas. Hasta que al fin el guía ríe y exclama: ―¡Mujeres!‖, andaban juntando huevos
de avestruz. Darwin describe con detalle la conducta de este hombre, y luego concluye:

I have described this man's conduct, because he acted under the full impression
that they were Indians. As soon, however, as the absurd mistake was found out,
he gave me a hundred reasons why they could not have been Indians; but all
these were forgotten at the time83.

81
(Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p. 140
82
¿Son indios?, le pregunté. ―quién sabe. Por lo demás si son sólo tres, eso no tiene importancia‖. Pensé
entonces que el hombre que había desaparecido tras de la colina había ido a buscar al resto de la tribu.
Comuniqué este pensamiento a mi guía, pero él me respondió siempre con su eterno ―quién sabe‖.
(Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p. 114
83
He descrito la conducta de ese hombre porque todos sus actos se hallaban dictados por la convicción de
que nos encontrábamos frente a indios. No obstante, en seguida que descubrió su absurda equivocación
me dio cien buenas razones para probarme que no podía tratarse de indios; razones que un instante antes
tenía olvidadas por completo (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p. 114
Darwin monta con los gauchos, duerme bajo las estrellas, toma mate, escucha
sus historias y casi sin darse cuenta agrega nuevos relatos a su diario, donde su sorpresa
por la popularidad de Rosas es manifiesta:

I never saw anything like the enthusiasm for Rosas, and for the success of the
"most just of all wars, because against barbarians." This expression, it must be
confessed, is very natural, for till lately, neither man, woman nor horse, was
safe from the attacks of the Indians84.

Toda la genialidad de Darwin no resulta suficiente para romper las creencias de


la época. Los indios eran salvajes que atacaban los civilizados intentos de europeizar sus
tierras. En un momento comentará: ―se los considera como civilizados; pero lo que han
podido perder en ferocidad lo han ganado en inmoralidad‖85. ¿Moral victoriana?
Darwin cuenta el plan de Rosas para dar muerte a los indios.

General Rosas's plan is to kill all stragglers, and having driven the remainder
to a common point, to attack them in a body, in the summer, with the assistance
of the Chilenos. This operation is to be repeated for three successive years. I
imagine the summer is chosen as the time for the main attack, because the
plains are then without water, and the Indians can only travel in particular
directions. The escape of the Indians to the south of the Río Negro, where in
such a vast unknown country they would be safe, is prevented by a treaty with
the Tehuelches to this effect; -- that Rosas pays them so much to slaughter
every Indian who passes to the south of the river, but if they fail in so doing,
they themselves are to be exterminated. The war is waged chiefly against the
Indians near the Cordillera; for many of the tribes on this eastern side are
fighting with Rosas86.

84
Jamás había visto popularidad tan grande como la de Rosas, ni tanto entusiasmo por la guerra, ―la más
justa de las guerras, puesto que iba dirigida contra los salvajes‖. Hay que confesar que se comprende algo
ese impulso si se piensa en que, aun no hace mucho tiempo, hombres, mujeres, niños y caballos se
hallaban expuestos a los ultrajes de los indios (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.161
85
(Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.99
86
El plan del general Rosas consiste en dar muerte a todos los rezagados y después empujar a todas las
tribus hacia un punto central, atacándolas en él durante el verano con el concurso de los chilenos. Esta
operación debe ser repetida tres años seguidos. Creo que han elegido el verano como época para el ataque
principal, porque durante esa estación no hay agua en las llanuras y los indios se ven obligados, en
consecuencia, a seguir rutas determinadas. Para impedir a los indios el atravesar el rio Negro, al sur del
cual se hallarían sanos y salvos en medi de vastas y desconocidas soledades, el general Rosas ha hecho un
tratado con los Tehuelches, según el cual él les paga cierta suma por cada indio que matan cuando trata de
pasar al sur del río, so pena de ser exterminados ellos mismos si no lo hicieran. La guerra se lleva a cabo
principalmente contra los indios de la Cordillera, porque la mayor parte de las tribus orientales
acrecientan el ejercito de Rosas (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p. 141
Existen ciertos lugares de la historia donde la vida de los otros hombres parece
relleno, desafectadas, números. ¿Cuántos murieron para que Ulises llegara? ¿Cuántos
murieron en Troya por la sombra de una belleza? ¿Cuántos para convertirnos en un país
civilizado o para almacenar certeros conocimientos científicos?

2.f Fenómenos naturales


El hombre se hace pequeño cuando mira el cielo. Y se admira del cielo. Casi
podría llorar, y dispersar su alma en el mundo todo. La maravilla del Fuego de San
Telmo impregna a Darwin:

And the form of the vane could almost be traced, as if it had been rubbed with
phosphorus. The sea was so highly luminous, that the tracks of the penguins
were marked by a fiery wake, and the darkness of the sky was momentarily
illuminated by the most vivid lightning87.

Cada vez que en la Odisea, Homero refiere a un fenómeno de la naturaleza,


algún fenómeno maravilloso, una voluntad divina infundirá su alma. Eolo en los
vientos, Posidón en la furia y la calma de los mares. Pero, bajo este trasluz divino,
aparece el canto a la vida y la maravilla.

Con aquel dulce viento gozándose Ulises divino / desplegó su velamen; sentado
rigió con destreza / el timón; no bajaba a sus ojos el sueño, velaba / a las
pléyades vuelto, al Boyero de ocaso tardío / y a la Osa mayor, a que otros dan
nombre del Carro y que gira / sin dejar su lugar al acecho de Orión; sólo ella /
de entre todos los astros no baja a bañarse al océano88.

Darwin avanza en su camino hacia la comprensión de la vida, de ello guardará


una impresión profunda que no borrará jamás. Una noche, no llegando a destino,
pernoctarán a campo abierto: ―poseemos las cuatro cosas necesarias a la vida del
campo: pastos para los caballos, agua (bien es verdad que en poca cantidad y fangosa)
carne y leña para encender el fuego‖. No son exactamente los cuatro elementos: aire,

87
Casi podíamos distinguir la forma de la veleta, y se hubiera dicho que había sido frotada con fósforo.
La mar esta tan luminosa que los pingüinos parecían dejar tras de sí una estela de fuego, y de tiempo en
tiempo, las profundidades del cielo se iluminaban de súbito al fulgor de un magnífico relámpago (Darwin
C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.71
88
(Homero, 2008) Canto V. 269
agua, tierra y fuego, pero se parecen mucho. ―Los gauchos no caben en sí de gozo a la
vista de tanto lujo, y no tardamos en descuartizar a la pobre vaca. Es la primera noche
que paso al aire libre con mi silla de montar por almohada‖. Darwin se siente feliz,
libre, pero sus convenciones lo harán buscar una explicación razonable, una disculpa a
su placer: ―La vida independiente del gaucho ofrece, sin disputa, un gran encanto;
¿acaso no es nada eso de poder detener el caballo cuando os parezca y poder decir:
Vamos a pasar la noche aquí”? El silencio de muerte que reina en la llanura, los
perros montando la guardia, los gauchos tomando sus disposiciones para pasar la
noche en torno al fuego, todo ello, en esta primera noche, ha dejado en mi ánimo una
impresión que no se borrará jamás89.

Un mundo extraordinario apareció cada día ante los ojos de Darwin: una casa
partida por un rayo, piedras que se mueven, una nevaba de mariposas, granizo que
exterminaba animales de un solo golpe, mares fosforescentes, cielos de fuego, nieves
eternas, puertos del hambre, llanuras infinitas.

One evening, when we were about ten miles from the Bay of San Blas, vast
numbers of butterflies, in bands or flocks of countless myriads, extended as far
as the eye could range. Even by the aid of a telescope it was not possible to see
a space free from butterflies. The seamen cried out "it was snowing butterflies,"
and such in fact was the appearance90

2.g Hospitalidad
“¿Cómo habré de abordarle, Mentor? ¿Cuál será mi saludo?‖91 Pregunta
Telémaco, ante su inminente encuentro con Néstor, el rey domador de caballos. Darwin
contará sobre las costumbres argentinas, desde las más sencillas -el saludo, el permiso-
hasta los términos de la hospitalidad y las ―reglas de etiqueta‖.
89
We here had the four necessaries of life "en el campo," -- pasture for the horses, water (only a muddy
puddle), meat and firewood. The Gauchos were in high spirits at finding all these luxuries; and we soon
set to work at the poor cow. This was the first night which I passed under the open sky, with the gear of
the recado for my bed. There is high enjoyment in the independence of the Gaucho life -- to be able at any
moment to pull up your horse, and say, "Here we will pass the night." The death-like stillness of the plain,
the dogs keeping watch, the gipsy-group of Gauchos making their beds round the fire, have left in my
mind a strongly-marked picture of this first night, which will never be forgotten (Darwin C. , Journal of
researches into the natural history and geology of the various countries visited by H.M.S. Beagle, 1890)
Cap. 4
90
Una noche, a unas diez millas de la bahía de San Blas, hemos visto bandadas de mariposas, en multitud
infinita, extendiéndose tan lejos como la vista podía alcanzar; hasta con la ayuda de un telescopio se hacía
imposible descubrir un solo lugar en que no hubiera mariposas. Los marineros decían que ―nevaban
mariposas‖ (Darwin C. , Viaje de un naturalista, 1942) p.203
91
Canto III (Homero, 2008)
On approaching the house of a stranger, it is usual to follow several little
points of etiquette: riding up slowly to the door, the salutation of Ave Maria is
given, and until somebody comes out and asks you to alight, it is not customary
even to get off your horse: the formal answer of the owner is, "sin pecado
concebida" -- that is, conceived without sin92.

La invocación en el saludo no debería resultar llamativa. “¡Salve, huésped!


Entre nosotros has de recibir amistoso acogimiento. Y después que hayas comido, nos
dirás de que estás necesitado”93, dice Telémaco al recibir a la diosa Atenea. Ave María,
fue el saludo que el ángel Gabriel dio a la virgen María, y el pueblo argentino, devoto
evangelizado (aun los católicos argentinos siguen siendo muy afectos a la virgen) se
apropió de la costumbre, aunque, como en muchos otros casos, no es extraño descubrir
en las raíces de los textos cristianos antiguas tradiciones. Los griegos usaban, para el
saludo, dos verbos: jáire ―alégrate‖ y hygiáine ―ten salud‖ (la salud produce alegría), los
cuales, fueron desgastando su prístino significado directo, hasta quedar reducidos a
meras fórmulas repetitivas de saludo. Los romanos, a su vez, empleaban indistintamente
dos verbos, ave y salve, con valor de ―salud, te saludo, sé salvo o sano, buenos días‖. El
ave se usaba ordinariamente por la mañana, y el salve por la tarde. Cicerón usa la
expresión: ―jubeo te salvere‖ (me alegraré de que estés bien). Asimismo, se utilizaba el
verbo vale, ‗sé fuerte‘, como fórmula de despedida, muy corriente en las Epístolas de
Cicerón. Y Catulo, en un epitafio: ―in perpetuum, frater, ave atque vale‖ (hermano, te
saludo y despido para siempre).94 Estos héroes, separados por 2500 años, mares y
culturas, fueron recibidos casi de la misma manera.

Prosigue Darwin:

Having entered the house, some general conversation is kept up for a few
minutes, till permission is asked to pass the night there. This is granted as a
matter of course95.

92
Cuando un forastero se acerca a una casa, hay que observar algunas reglas de etiqueta. Se pone el
caballo al paso, se dice Ave María y no se echa pie a tierra hasta que alguien salga de la casa y os diga
que os apeéis; lo contrario sería descortesía; la respuesta estereotipada del propietario es: sin pecado
concebida (Darwin, Viaje de un naturalista, 1942).
93
Canto I (Homero, 2008)
94
(Gómez-Ortín, 2008)
95
Entonces se penetra en la mansión, se habla de unas cosas y otras durante algunos minutos, y después
se pide hospitalidad para pasar la noche, cosa que, como regla general, se concede siempre.
Darwin titula uno de sus apartados96: ―la práctica de la hospitalidad considerada
como un deber en tierras argentinas (14 de septiembre)‖. Ya sorprendido por las
muestras repetidas de hospitalidad agrega en su libro una anécdota quizá en tono de
agradecimiento, que vibra con un dejo a pregunta. Darwin cuenta que consultó a su guía
acerca de si las costumbres permitían remunerar de alguna forma a quién le habría
brindado techo, comida y caballos, y su guía contesta, además de una negativa, que el
teniente dirá algo como esto: ―en nuestro país damos carne a nuestros perros; no hay
por qué vendérsela, pues, a los cristianos‖

En los países vastos, desolados, ¿qué empresa sería posible sin la ayuda de los
otros? «Forastero, salud, bien tratado serás, pero antes de explicar a qué vienes habrás
de saciar tu apetito»97 dice Telémaco a Atenea, quien disfrazada en Mentes, se finge
huésped de la casa de Ulises

La odisea está llena de ejemplos.

“Ahora ya será bien preguntar y saber quiénes sean / estos huéspedes nuestros
después que han comido a su gusto”98.

Y Darwin señala que no sólo fue bien recibido por los terratenientes o notables
de la política argentina, sino también por los gauchos más simples y sencillos.

As night came on before we arrived at our journey's end, we slept at a


miserable little hovel inhabited by the poorest people. The extreme though
rather formal courtesy of our host and hostess, considering their grade of life,
was quite delightful99.

Claro es Menelao al expresarse sobre la necesidad y el deber ser hospitalario:

Bien recuerdas que entrambos volvimos a Esparta comiendo / Del manjar que
otros hombres nos daban. De hoy más quiera Zeus / Evitarnos tal pena; mas ve

96
. (Darwin, Viaje de un naturalista, 1942) Apartado 6 del capítulo VI
97
(Homero, 2008) Canto I.
98
(Homero, 2008) Canto III
99
La noche nos sorprende antes de que hayamos alcanzado el objetivo de nuestro viaje, y la pasamos en
una pequeñísima choza habitada por gente pobre, pero la cortesía de nuestros huéspedes forma un
encantador contraste con todo lo que nos rodea (Darwin, Viaje de un naturalista, 1942) Capítulo 8,
apartado 6.
y desengancha ese tronco / Y haz entrar a esos hombres, que vengan conmigo
al banquete100.

3. Nostos

El regreso del héroe consta de tres etapas: El camino de vuelta, donde el héroe debe
volver al mundo ordinario; la resurrección del héroe, que es otra prueba donde el héroe
enfrenta la muerte y debe usar todo lo aprendido; y el regreso con el elixir, donde el
héroe regresa a casa con el elixir y lo usa para ayudar a todos en el mundo ordinario.

El regreso de la Odisea es un nostos. El regreso y la reintegración a la sociedad


son indispensable para la circulación continua de la energía espiritual dentro del mundo,
y que, desde el punto de vista de la comunidad, es la justificación del largo retiro del
héroe, es usualmente lo que ante él se presenta como el requisito más difícil101. Existe el
peligro de que la bienaventuranza de esta experiencia aniquile el recuerdo, el interés y la
esperanza en las penas del mundo; y también que el problema de mostrar el camino de
la iluminación a los hombres envueltos en sus dificultades económicas parezca
demasiado arduo.

Podría interpretarse como el retiro en la bienaventuranza en Ulises cuando es


retenido por Calipso durante 10 años, o los años con Circe, aunque si nos atenemos a la
interpretación del Dante, posiblemente, sea el ansia de conocer lo que retenga a Ulises
lejos de su hogar. Y ¿qué fue lo que retuvo a Darwin durante cinco años en su aventura?
Su ansia de descubrir, conocer, parece un motivo más que razonable y virtuoso para el
pensamiento decimonónico. ¿Qué deidad podría haberse materializado como guía y
protectora de Darwin sino la ciencia misma?

¿Por qué se regresa? Se regresa porque, como diría Chiozza: ―el canto de las
sirenas debe escucharse atado‖. Nuestros propósitos se prolongan, sin duda, más allá de
los límites de nuestra propia vida. La vida de uno mismo es, en definitiva, demasiado
poco como para dedicarle, por entero, nuestra vida. No es posible ser primero ―para

100
Canto IV (Homero, 2008)
101
(Campbell, 2010)
uno‖ y luego convivir. Uno se constituye como uno en el encuentro con los otros. La
única forma de ser es ser con otro102.

¿Cómo se regresa? Lo que ―vuelve‖ no es igual a lo que fue103. Nuestros deseos


y temores son recuerdos. Es verdad, nunca se vuelve al lugar de donde se ha salido. Se
regresa otro. Grandioso, magistral, sublime canta Borges esta enseñanza: “Así mi vida
es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro./ No sé cuál de los dos
escribe esta página‖104.

3.1 Memoria e identidad


―El regreso es individualizado, pensado y recordado: el peligro es que caiga en
el olvido antes de haber sucedido‖. Ítalo Calvino reflexiona así, en Las odiseas en la
odisea, refiriéndose a las experiencias de Ulises con los Lotófagos, quien luego de huir
de Ísmaro, tierra de los Cicones, llega a la tierra de los hombres que sólo se alimentan
de loto:

Les hicieron su fruto comer. El que de ellos probaba / su meloso dulzor, al


instante perdía todo gusto/ de volver y llegar con noticas al suelo paterno; /
sólo ansiaba quedarse entre aquellos lotófagos, dando / al olvido el regreso, y
saciarse con flores de loto105.

Este encuentro implica el riesgo de perder la memoria por haber comido el dulce
fruto del loto. ¿Y qué es lo que no se debe olvidar? El objetivo del viaje. La expresión
que Homero emplea en estos casos es ―olvidar el regreso‖. Un puerto de destino otorga
sentido y dirección a nuestra vida, pero si reflexionamos en lo que el pasado nos ha
dado, vemos que el logro se acumula en la ruta, no se obtiene ―todo junto‖ en la meta; y
en algo difiere, además, del propósito inicial106. ―Olvidar el futuro‖. Chiozza dirá que la
vida transcurre entre la nostalgia y el anhelo. Y no se anhela sino lo que nos falta. Y nos
falta aquello que alguna vez conocimos. La memoria sólo cuenta verdaderamente si
reúne la impronta del pasado y el proyecto futuro, si permite hacer sin olvidar lo que se
quería hacer, devenir sin dejar de ser, ser sin dejar de devenir107.

102
(Chiozza, Obras Completas - Tomo XV, 2009) p. 247
103
(Chiozza, Obras Completas - Tomo XV, 2009) p. 247
104
(Borges, Borges y yo, de Páginas escogidas, 1988)
105
(Homero, 2008) Canto IX, 95.
106
(Chiozza, Obras Completas - Tomo XV, 2009) p. 247
107
(Calvino)
Auge postula que no hay nada más difícil de llevar a cabo con éxito que un
retorno; requiere una gran capacidad de olvido: no conseguir olvidar su último pasado o
el último pasado del otro es prohibirse anexionar el pasado anterior. Ulises sólo
encuentra a su perro; los demás, los pretendientes, siguen estando demasiado presentes,
incluso muertos, y es muy probable que Penélope tenga mayor capacidad de olvido que
su esposo, y también más técnica, puesto que se ha dedicado días y noches a desviar el
curso del tiempo, a hacer y deshacer su labor. Ulises ha vivido demasiado y tiene
demasiado rencor como para que su retorno no sea sobre todo geográfico, como para
que no le resulte difícil introducirse en la continuidad recobrada del tiempo108. Deja
muchas dudas, en este caso, hablar de capacidad de olvido (quizá resignificación o
resignación sean más adecuados) El idioma italiano distingue dos formas de la amnesia:
la palabra scordare se usa para denominar el hecho de arrancarse un recuerdo del
corazón, y dimenticare, para referirse al sacárselo de la mente. La expresión castellana
―me asaltan los recuerdos‖, que generalmente se usa para describir algo que ocurre
durante una parte del proceso de duelo, muestra que los recuerdos ―llegan‖ a la
conciencia, pero ¿a qué se refiere esa diferencia entre llegar al corazón y llegar a la
mente?109

Memoria e identidad se encuentran fuertemente entrelazadas. Borges, en La


memoria de Shakespeare dirá: ―Ya que la identidad personal se basa en la memoria,
temí por mi razón‖110. ¿Qué queda del Ulises que se fue cuando regresa? El
psicoanálisis utiliza el término identidad para referirse al resultado psíquico de un
proceso por el cual nos constituimos en diferentes entre nuestros similares. Una
identidad bien establecida se acompaña generalmente de la capacidad de reconocerse en
la peculiaridad de su propia forma. La identidad es el producto de una particular
combinatoria de identificaciones111.

Una vez llegado a Ítaca, a su hogar, Homero recurre al disfraz en Ulises para
cumplir el simbólico objetivo de la transmutación; nadie lo reconocerá, excepto su perro
Argos, para quien los veinte años transcurridos y la engañosa apariencia no son
obstáculos. ¿Por qué sólo Argos lo reconoce inmediatamente? Argos es el símbolo del

108
(Auge, 1998)
109
(Chiozza, Obras Completas - Tomo VII, 2009) p.33-34
110
(Borges, La memoria de Shakespeare)
111
(Chiozza, Una concepción psicoanalítica del cancer, 2001) p.47
mundo emocional, inconciente, primitivo. El animal reconoce el aspecto animal del
hombre.

Como aspecto fundamental en el desarrollo del proceso (conformación de la


identidad), Chiozza destaca la importancia del recíproco interjuego entre las
identificaciones primarias y las secundarias, es decir, entre lo que el sujeto trae consigo
hereditariamente y aquello nuevo que encontrará en su ámbito sociocultural. El ámbito
sociocultural, en tanto conjunto de mores, costumbres o hábitos, representa
privilegiadamente el terreno de las identificaciones secundarias. Es allí donde,
precisamente, el sujeto encontrará los modelos para llevarlas a cabo, como asimismo el
―espacio‖ para desplegar las cualidades individuales recibidas por herencia112.

Al respecto, es llamativo que después del perro, la primera en reconocerlo, sea


su antigua nodriza Euriclea. Ella lava sus pies y repara en una pequeña marca en la piel
de Ulises, producida durante su niñez:

Al tantear la cicatriz con las palmas de las manos la vieja la reconoció/ al


tacto, y soltó el pie que alzaba. (...) En su mente brotaron a la par / el gozo y la
pena, los ojos se le colmaron de lágrimas y se le quebró/ la clara voz. Y
agarrando de la barda a Odiseo, le dijo: Sí, de verdad / tú eres Odiseo, querido
hijo113.

Respecto de estas marcas (que se encuentran tanto en Ulises como en Darwin)


indagando sobre la naturaleza de la piel; citado por Chiozza114, Portmann (1961)
sostiene que lo que puede presentarse a la vista está construido de otra manera que lo
que permanece oculto, excluido de esta ―presentación‖; la imagen debe representar algo
esencial de aquello ―otro‖, más ―completo‖. Todo organismo, agrega, debe ser visto
teniendo en cuenta tanto su valor funcional como su sentido estético; la forma de un ser
vivo es un elemento portador de señales y, por lo tanto, la ―presentación‖ de la forma
viviente encierra siempre un significado. Y es necesario resaltar el pleno sentido de esta
frase; el mensaje de Ulises, que ante los ojos de su nodriza encierra el significado: este
es Ulises, el mismo que se fue y ahora vuelve. La noticia del mensaje en la piel de
Darwin nos llega por un suceso que él mismo narra en sus memorias, como un evento
aparentemente poco relevante en su vida y azarosamente mencionado:

112
(Chiozza, Obras Completas - Tomo VII, 2009) p. 228
113
(Homero, Odisea 468-477; XIX)
114
(Chiozza, Obras Completas - Tomo X, 2009) p. 178
Hallábame en la sala, sentado sobre las faldas de Carolina115, quien me pelaba
una naranja, cuando una vaca pasó corriendo muy cerca de la ventana. El
susto me hizo dar tal brinco que me llevé una cortadura en la mano, cuya
cicatriz todavía conservo.

¿A quién le habla esta señal en la piel de Darwin? A Darwin. ¿Qué le recuerda?


El amor por su hermana, sus deseos incestuosos, la prohibición. Esa será su marca en la
piel. Y el cambio es siempre psico-físico, y no puede ser de otra manera. Cuando
Darwin se reencontró con su padre, después del viaje, este le dijo: ―¡Pero la forma de su
cabeza está completamente cambiada!”

Jorge Luis Borges, en su poema: ―Odisea, libro vigesimotercero‖, en El otro, el


mismo (1964) nos interroga:

Ya en el amor del compartido lecho

duerme la clara reina sobre el pecho

de su rey, pero ¿dónde está aquel hombre

que en los días y noches de destierro

erraba por el mundo como un perro

y decía que Nadie era su nombre?

Al momento de regresar, Darwin había adquirido ya fama, sus cartas habían sido
leídas en la sociedad filosófica de Cambridge, durante su viaje. Él recordará, que aún en
viaje, cuando recibe el anuncio de Henslow, mencionando esto: ―después de haber leído
aquella carta trepé con paso ágil las montañas de la Ascensión y las rocas volcánicas
resonaron bajo mi martillo de geólogo. Todo lo cual muestra cuán ambicioso era‖.
Darwin regresa y debe pasar una prueba más, poner su ciencia en palabras, darle forma.
Sólo el éxito de sus libros confirmará el éxito de su empresa. De estos tiempos, entre la
vuelta a Inglaterra y su casamiento (1836-1839) él dirá que: ―fueron los más fructíferos
de mi vida a pesar del tiempo perdido por ocasionales enfermedades‖

Luego de obtenido el éxito inicial, decide casarse, y dirá sobre su esposa al final
de su vida:

115
Su hermana Caroline Darwin (1800-1888)
Ella fue también mi más grande bendición y declaro que en toda mi vida no la
he oído jamás pronunciar una sola palabra que yo prefiriera que no hubiese
dicho.

Me maravilla mi buena fortuna de que ella, tan infinitamente superior a mí en


todas sus condiciones morales, haya consentido en ser mi mujer.

Ulises y Darwin regresan, llegan al hogar. Ulises y Darwin completan su forma.


Se convierten en ellos, y al mismo tiempo, entran en la universal repetición del
arquetipo del héroe.
Conclusión

La distancia no existe en el mundo de las significaciones. Para el universo de los


afectos, de los sentimientos, 2500 años no son nada ni cambian las necesidades de la
humanidad: lo que nos emociona y nos conmueve es universal. A través del arquetípico
viaje del héroe y el descuartizamiento arbitrario de la Odisea y de Viaje de un
naturalista se intenta comprender el camino a la realización personal humana, de la
maduración del individuo. Ulises, un héroe clásico, nos cuenta una historia con la cual
nos identificamos. Darwin, es un héroe decimonónico, un héroe que nos representa
porque recorre el camino que nosotros recorremos a diario, nosotros, los que nos
engañamos buscando respuestas a través del conocimiento abstracto y racional,
educados en las mores de la física clásica y el poco aprecio por la sensibilidad; y
Darwin nos deja algo más que su ciencia: nos ilumina con su capacidad de maravillarse,
de hincar las rodillas ante un carancho o una calandria, un coleóptero o un megatherium.
Ulises y Darwin recorren caminos largos y tortuosos, se esfuerzan, se enojan, se
deslumbran, alejandose, para conformarse. Y nos dejan sus odiseas como obras sacras
y pedagógicas. Leerlas, identificarse con sus dolores y padecimientos, es una vía regia
para madurar y comprender esa clase de mundo que nunca cambia.
Bibliografía

Auge, M. (1998). Las formas del Olvido. España: Gedisa.

Borges, J. L. (1988). Borges y yo, de Páginas escogidas. La Habana: Casa de las


Américas.

Borges, J. L. La memoria de Shakespeare. Buenos Aires: Alianza.

Calvino, Í. Las Odiseas de la Odisea.

Campbell, J. (2010). El héroe de las mil caras. Buenos Aires: Fondo de Cultura
Económica.

Chiozza, L. (1998). Cuerpo, afecto y lenguaje. Buenos Aires: Alianza Editorial.

Chiozza, L. (2009). Obras Completas - Tomo VII. Buenos Aires: Del Zorzal.

Chiozza, L. (2009). Obras Completas - Tomo X. Buenos Aires: Del Zorzal.

Chiozza, L. (2009). Obras Completas - Tomo XV. Buenos Aires: Del Zorzal.

Chiozza, L. (2001). Una concepción psicoanalítica del cancer. Buenos Aires: Alianza .

Corominas, J. y Pascual J.A. . (1980). Diccionario crítico etimológico castellano e


hispánico. Madrid: Gredos.

Darwin, C. (1890). Journal of researches into the natural history and geology of the
various countries visited by H.M.S. Beagle. London: John Murray.

Darwin, C. (1946). Memorias y epistolario íntimo. Buenos Aires: Elevación.

Darwin, C. (1942). Viaje de un naturalista. Buenos Aires: El Ateneo.

Darwin, F. (1888). The life and letters of Charles Darwin, including an


autobiographical chapter (Vol. 1). London: John Murray.

Galvez, M. (2007). Vida de Juan Manuel de Rosas. Buenos Aires: Claridad.

Gómez-Ortín, F. (2008). El saludo "Dios te salve" - ensayo histórico-filológico. Revista


Electrónica de Estudios Filológicos , 16.

Grimal, P. (1981). Diccionario de mitología griega y romana. Buenos Aires: Paidos.


Homero. (2008). Odisea. España: Del Nuevo Extremo - Gredos.

Jung, C. (1976). Aion. Contribuciones al simbolismo del sí mismo. España: Paidos.

Jung, C. Psicología y Alquimia.

Kavafis, K. (1976). Poesías completas. España: Hiperión.

Kohan, M. (2005). Narrar a San Martín. Buenos Aires: Adriana Hidalgo.

López-Pérez, R. (2010). Ulises Creativo: Un capítulo de la historia remota de la


creatividad. Revista Chilena de Literatura , Número 76, 151 - 176.

Mansilla, L. V. (1967). Rozas. Buenos Aires: Bragado.

Milton, J. (1667). El Paraiso Perdido.

Moliner, M. (2007). Diccionario del uso del español. Buenos Aires: Gredos.

Obstfeld, D. (2003). Psicoanálisis del mito de Ulises. Buenos Aires: Fundación Luis
Chiozza.

Online Etymology Dictionary. http://www.etymonline.com/index.php?search=travel.

Sapegno, N. (1948). Historia de la literatura italiana. Buenos Aires: Labor.

Torre, E. S. (2008). Ítaca y Ulises.

Vernant. Ulises en Persona.

Werner, J. (2001). Paideia: los ideales de la cultura griega. México: Fondo de Cultura
Económica de México.

Wolf, C. (2000). Casandra. Chile: Cuarto propio.

Obra completa de Charles Darwin: http://darwin-online.org.uk/contents.html