Está en la página 1de 5

Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz

República Argentina
SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

SEMANA DE ADORACIÓN EUCARÍSTICA


La celebración de la SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y LA SANGRE DEL SEÑOR es la ocasión oportuna para que el pueblo
de Dios manifieste su Fe eucarística.
En el Domingo del CORPUS CHRISTI (o bien, en las primeras vísperas de la Solemnidad, el sábado por la tarde)
que la comunidad cristiana realice este acto de adoración al Señor en la Eucaristía. El esquema consta de 7
estaciones o visitas.

→ Para la visita de adoración:

Queridos hermanos/as, reunidos en comunidad somos invitados a adorar al Señor resucitado en el


Santísimo Sacramento de la Eucaristía. Él quiso quedarse en el Pan vivo y celestial para darse por completo
como alimento verdadero, que sacia y que fortalece. Todos unidos formamos un solo Cuerpo en la Iglesia,
por la fuerza pascual de este Sacramento de salvación que celebramos en cada Misa.
Adoremos a Jesús en el Pan vivo bajado del Cielo.
V. Bendito y alabado sea Jesús, en el Santísimo Sacramento del Altar.
R. Sea por siempre, bendito y alabado, Jesús sacramentado.
Dios Padre misericordioso,
que en la Plenitud de los tiempos enviaste a tu Hijo Jesucristo para congregar a tu pueblo disperso,
manifestando claramente tu intención de reunir la comunidad de la alianza,
y así, llevar a cumplimiento las promesas que hiciste a nuestros antiguos padres,
míranos: somos tu Pueblo en adoración frente al Misterio de nuestra Fe.
En la Eucaristía, la Iglesia ha recibido a nuestro mismo Señor Jesucristo, tu Hijo amado,
en quién cumples tus antiguas promesas, porque Tú siempre eres fiel y misericordioso.
A Él lo recibimos no sólo como un don entre otros muchos, sino como el don por excelencia,
porque es don de sí mismo, de su persona y de su obra de salvación por todos los hombres.
Danos tu Espíritu Santo para saciarnos siempre con este Alimento eterno. Amén

Hermanos, roguemos al Señor, para que en la Eucaristía encontremos siempre la fortaleza para la misión,
permaneciendo junto a Él para ser enviados a evangelizar.
Respondemos: En Ti confiamos, Señor
1. Por la Iglesia, para que pastores y fieles busquemos siempre la unidad, sostenidos en el único Pan de la
Eucaristía, del que todos somos saciados. Oremos.
2. Por todos los hombres, para que viviendo en este mundo según el Mandato de Cristo heredemos la Vida
eterna, ya anticipada en cada Eucaristía. Oremos.
3. Por los enfermos, por los que sufren, pasan necesidad o están impedidos, para que el Señor los
reconforte con la Eucaristía que adelanta el consuelo de estar junto a Dios, en el Cielo donde no habrá llanto
ni dolor. Oremos.
4. Por los matrimonios y las familias, especialmente por aquellos que pasan malos momentos, para que
unidos al Señor superen juntos las dificultades. Oremos.
5. Por nuestra Comunidad parroquial: que animados por la entrega generosa de nuestro Señor en el
Santísimo Sacramento seamos también pan de solidaridad, de caridad y de cercanía para con todos.
Oremos.
Concluyamos nuestra Oración uniéndonos a las palabras de Jesús:
Padrenuestro…
Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz
República Argentina
SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

PRIMERA VISITA

Por la santa Iglesia, por el Papa y nuestros Obispos: para que, fortalecidos con el
Pan de Vida, anuncien con palabras y obras el Evangelio.

Lectura bíblica (1Cor 10,16-17)


De la primera Carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Corinto
La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el
pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Ya que hay un solo pan, todos
nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo Cuerpo, porque participamos de ese
único pan.
PALABRA DE DIOS

OREMOS
Señor Jesucristo, que en este admirable sacramento nos dejaste el memorial de tu Pasión, concédenos
venerar de tal manera los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que podamos experimentar
siempre en nosotros los fritos de tu redención. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

SEGUNDA VISITA

Por los sacerdotes y los diáconos, ministros del altar, por los jóvenes seminaristas y
los consagrados: para que conformen sus vidas con el Misterio que celebran para
alabanza de Dios y santificación de los hombres.

Lectura bíblica (1Cor 11,23-26)


De la primera Carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Corinto
Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche
en que fue entregado, tomó el pan, dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se
entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía». De la misma manera, después de cenar,
tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que
la beban, háganlo en memora mía». Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa,
proclamarán la muerte del Señor hasta que él vuelva.
PALABRA DE DIOS

OREMOS
Señor, Dios nuestro, concede a quienes creemos y proclamamos realmente presente en este
Sacramento a Jesucristo, tu Hijo, nacido por nosotros de María Virgen y que padeció en la Cruz,
obtener en esta fuente divina la plenitud de la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz
República Argentina
SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

TERCERA VISITA

Por los matrimonios y por las familias, especialmente por aquellos que pasan
malos momentos, para que unidos al Señor superen juntos las dificultades.

Lectura bíblica (Lucas 24,30-36)


Del Evangelio según San Lucas
Estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces
los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista.
Y se decían: «¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos
explicaba las Escrituras?».
En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron
reunidos a los Once y a los demás que estaban con ellos, y estos les dijeron: «Es verdad, ¡el
Señor ha resucitado y se apareció a Simón!». Ellos, por su parte, contaron lo que les había
pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: «La
paz esté con ustedes».
PALABRA DEL SEÑOR

OREMOS
Señor Dios nuestro, concédenos celebrar con alabanzas a Cristo, el Cordero pascual inmolado por
nosotros y presente en este Sacramento, para que merezcamos contemplarlo, cara a cara en la gloria
del Cielo. Quien vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

CUARTA VISITA

Por Cáritas y por los hermanos que necesitan de nuestra ayuda: para que la Buena
Noticia de la salvación se realice en la caridad de la Iglesia.

Lectura bíblica (Juan 6,32-35)


Del Evangelio según San Juan
Jesús respondió: «Les aseguro que no es Moisés el que les dio el pan del cielo; mi Padre les da
el verdadero pan del cielo; porque el pan de Dios es el que desciende del cielo y da Vida al
mundo». Ellos le dijeron: «Señor, danos siempre de ese pan». Jesús les respondió: «Yo soy el
pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed.
PALABRA DEL SEÑOR

OREMOS
Dios, tú que nos diste el verdadero Pan bajado del Cielo, concédenos que, fortificados por la eficacia
de este alimento espiritual, vivamos siempre en Ti, y resucitemos gloriosos en el último día. Por
Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz
República Argentina
SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

QUINTA VISITA

Por los enfermos de esta pandemia y por los moribundos: para que la Comunión
eucarística sea consuelo y fuerza, y en la agonía, prenda de salvación eterna.

Salmo 34,2-9
R/. ¡Felices los que se refugian en el Señor!
Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios.
Mi alma se gloría en el Señor; que lo oigan los humildes y se alegren.
Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos. R/.

Busqué al Señor: él me respondió y me libró de todos mis temores.


Miren hacia él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán.
Este pobre hombre invocó al Señor: él lo escuchó y los salvó de sus angustias. R/.

El Ángel del Señor acampa en torno de sus fieles, y los libra.


¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en él se refugian! R/.

OREMOS
Señor, ilumina nuestros corazones con la luz de la fe y enciende en ellos el fuego del amor, para que
quienes reconocemos a Cristo, Dios y Señor nuestro, realmente presente en este Sacramento, lo
adoremos con fe en espíritu y en verdad. Quien vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

SEXTA VISITA

Por los difuntos y por quienes mueren víctima de la violencia y la inseguridad: para
que Cristo el Señor, cuyo Cuerpo es el remedio de la inmortalidad, los haga
participar en su Resurrección.

Salmo 23,1-6
R/. El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.
El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.
Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas; me guía por el recto sendero,
por amor de su Nombre. R/.

Aunque cruce por oscuras quebradas,


no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza. R/.
Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz
República Argentina
SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos;


unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida;


y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo. R/.

OREMOS
Señor, concédenos que el Sacramento por el cual te dignaste restaurarnos, llene nuestros corazones
con la dulzura de tu amor y nos permita aspirar a poseer los inefables tesoros de tu Reino. Por
Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

SÉPTIMA VISITA

Por nuestra Comunidad parroquial: para que, al sentarnos a la Mesa del Señor,
cuidando de los hermanos con generosidad, vivamos siempre unidos al Señor y en
comunión con toda la Iglesia.

Lectura bíblica (Juan 6, 51-57)


Del Evangelio según San Juan
Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo
daré es mi carne para la Vida del mundo». Los judíos discutían entre sí, diciendo: «¿Cómo este
hombre puede darnos a comer su carne?». Jesús les respondió: «Les aseguro que si no comen
la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. El que come mi
carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne
es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi
sangre permanece en mí y yo en él. Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene
Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí.
PALABRA DEL SEÑOR

OREMOS
Dios nuestro, que has redimido a todos los hombres, por la Sangre preciosísima de tu Hijo unigénito
conserva en nosotros la obra de tu misericordia, para que, recordando siempre el misterio de nuestra
salvación, merezcamos alcanzar sus frutos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

También podría gustarte