Está en la página 1de 6

MATERNIDAD SUBROGADA EN COLOMBIA

INTRODUCCIÓN

La maternidad subrogada en Colombia es una forma de reproducción y es una práctica cada


vez más utilizada en el mundo entero; que se ha incrementado en los últimos años.

También es conocida como alquiler de vientres o fecundación in-vitro y puede tener fines
altruistas, también y posiblemente en la mayoría de los casos puede desbordar en una
práctica comercial y con fines lucrativos. Por esta razón existen muy pocos países en el
mundo que se han atrevido a regularla, ya sea para permitirla o definitivamente para
prohibirla en forma taxativa.

En el siguiente ensayo abarcaremos la forma de concepción del vientre de alquiler o madre


subrogada en Colombia donde miraremos el ámbito en la parte jurídica, social y moral.
La maternidad subrogada, sin lugar a dudas, es una de las soluciones más inmediata que
encuentra las parejas que por diferentes razones son estériles o no pueden tener
descendencia.

Esto se debe a que no son pocas las dificultades tanto jurídicas como sociales y morales que
plantean muchos interrogantes en casi todos los países del mundo y Colombia no es la
excepción, con el agravante que prácticamente en nuestro país no está ni prohibida ni
legalizada.

Es, por tanto, que se considera de suma importancia tener una idea clara de lo que esta
forma de concepción representa en primer lugar para nuestro país y porque no, para las
demás naciones del todo el orbe.

Las mujeres que practican esto pueden decidir sobre su cuerpo, por tanto lo hacen por
voluntad propia, otra parte se considera también que tiene un factor biológico en la que una
pareja o una persona no puede tener a su propio hijo y por esto buscan alternativas
diferentes, sin embargo se podría decir que es un negocio que puede presentarse por
razones como una mala economía, sin duda este es un tema controvertido y ha provocado
un debate entre quienes están de acuerdo o se oponen a esta práctica y sus antecedentes.

Por un lado, encontramos defensores que lo consideran un derecho reproductivo de todos,


con el apoyo generoso de personas que tienen un origen altruista y quieren ayudar a otros a
realizar sus aspiraciones de convertirse en padres. Por otro lado, encontramos a quienes se
oponen directamente a esta práctica porque piensan que es otra forma de explotación de la
mujer cuyo propósito es comercializar sus cuerpos y trascender los derechos humanos de
las mujeres.

Podemos darnos cuenta de que es un tema del cual muy poco se habla y que es importante
conocerlo, por ende que es un tema el cual debería ser más visible en la sociedad, donde
debe hallarse en una conversación abierta y sin tabús, de modo que esto pueda normalizarse
mucho más y verse más representado en las leyes y normas, para que sea un proceso más
justo y seguro en el país; por otra parte es un tema muy importante en cuanto a las mujeres,
debido a que esto también hace parte de los procesos de empoderamiento femenino, la
mujer decide que hacer y qué no con su cuerpo, si ella sufre de recursos creo que en vez de
recurrir a métodos que infrinjan la ley pueden participar de la maternidad subrogada; en
algunos casos cuando no se incurre a trata de personas es una herramienta muy necesaria
para tener el derecho constitucional a formar una familia a diferentes parejas infértiles,
homo parentales, padres solteros o simplemente una madre que no quiera gestar.

Colombia es unos de los países donde el proceso de la maternidad subrogada no está


normatizada ni regulada, por tanto, esta práctica no tiene ningún control y no está
taxativamente prohibida ni permitida, ya que lo único que existe es un vacío legal.
(Montoya Ávila, 2019)

El artículo 44 de la Carta política colombiana establece que “los derechos del niño
prevalecen sobre los derechos de los demás”, es decir que protege en forma especial el
interés superior de los menores. Esta ley se encarga de definir el interés superior del menor
como “el imperativo que obliga a todas las personas a garantizar la satisfacción integral y
simultánea de todos los derechos humanos, que son universales, prevalentes e
interdependientes”

Sin embargo, es claro que, en los antecedentes de la maternidad subrogada en Colombia, el


ente legislador en la carta política de 1991, ya consideraba estos nuevos métodos
reproductivos pues menciona que “Los hijos habidos en el matrimonio o fuera de él,
adoptados o procreados naturalmente o con asistencia científica, tienen iguales derechos y
deberes” (Artículo 42 Carta Política Colombiana. 1991).

Igualmente, la Corte Constitucional de nuestro país, en jurisprudencia, ha determinado que


el interés superior de los menores se debe atender en forma individual y para su
cumplimiento ha fijado unas reglas constitucionales, Jurisprudenciales y legales aplicables
a ciertas circunstancias particulares como son:

Garantía del desarrollo integral del menor: atiende al desarrollo armónico, integral, normal
y sano de los niños en los aspectos psicológicos, afectivo intelectual y ético y la plena
evolución de su personalidad.

Garantía de las condiciones para el pleno ejercicio de los derechos fundamentales del
menor: los derechos del menor deben interpretarse de acuerdo a los tratados internacionales
en que Colombia es parte.

Protección del menor frente a riesgos prohibidos: proteger a los niños de todo tipo de
abusos y arbitrariedades; y de todas aquellas condiciones que amenacen su desarrollo
armónico.

Equilibrio entre los derechos del niño y los derechos de sus padres, sobre la base de que
prevalecen los derechos del menor: en caso de un conflicto, se entenderá siempre que
prevalece el derecho del menor.

Provisión de un ambiente familiar apto para el desarrollo del menor: disponer de una
familia donde los padres o acudientes cumplan con los deberes derivados de su posición.

Por lo anterior, Colombia, está en mora de aprobar una normatividad jurídica clara, que
delimite la maternidad subrogada, encaminada inicialmente a impedir la vulneración de los
derechos no solamente de los niños, sino también de los diferente individuos que
intervienen en el proceso así como también la migración de colombianos hacia otros países
que están igualmente en vías de desarrollo, para alquilar vientres con los potenciales
peligros e inconvenientes que si se masifica esta práctica, pueda traer consigo.

Actualmente la maternidad subrogada no está regulada por temas que se cuestionan todos
los días como la discusión de leyes, factores morales e incluso creencias religiosas. Los
problemas en la concepción van en aumento debido a la propagación de enfermedades
sexuales, el uso temprano de anticonceptivos, la mala alimentación e incluso factores
emocionales, por lo que muchas parejas tienen que recurrir a tecnología médica que pueda
garantizar a sus hijos. Por tanto, es necesaria la existencia de un tercero.

A comparación de otros países tomando como punto principal a EEUU en los años 70,
donde este tema era tomado más en cuenta implementándose leyes, decretos y normas para
regular la reproducción asistida. Pero no solo durante estos años también desde el pasado
como por ejemplo la biblia

_________________________________________________________________________
___________ Frente a esto:

la maternidad subrogada también estuvo presente desde los tiempos bíblicos, pues cabe
recordar la historia de Abraham y su esposa Saraí, quien en los diez años de matrimonio no
le pudo dar un hijo a Abraham, por lo cual Saraí le propuso a su esposo que tuviera
relaciones sexuales con su esclava Agar y que al concebir el hijo fruto de esa relación, ese
niño iba a pasar a ser hijo directo de Saraí, puesto que la ley consideraba que los amos no
solo eran dueños de los esclavos sino también de todo lo proveniente de ellos ( )

Por lo anterior: _____________________________________________________________

_________________________________________________________________________
_

Referencia bibliográfica
Ante esto nos damos cuenta que la maternidad subrogada no solo para Colombia si no para
otros países ha sido muy controversial, ya que el deseo de poder ser padres, de cierta
manera se encuentra limitado para ciertos individuos, y correspondiente a esto encuentras
otras alternativas para este tipo de casos, entre ellas la maternidad subrogada, el tema puede
ser un tanto complejo debido a la relatividad del caso en cuestión ya que lo podemos tomar
desde el punto de vista moral y ético, o tomar con referencia la parte jurídica
correspondientes al país del cual se lleve a cabo dicha intervención, la complejidad radica
en esto hay países como lo es Colombia en donde no están estipuladas como tales leyes, en
donde se especifique este tema, nuestro punto de vista va más encaminado tanto en este
problemática como su concepción donde se desprenden varias vertientes en las cuales
influirán en las decisiones de las personas, desde un punto de vista más objetivo miramos
que es una oportunidad para que las estas personas puedan tener hijos, los procesos no son
muy confiables de que se dé esta oportunidad, acudiendo de esta manera a mujeres terceras
para que gesten un bebé con el material genético de la persona infértil, definiéndolo desde
nuestra perspectiva jurídica como el acto de alquilar la mujer su útero con el objetivo de
que geste un hijo a favor del contratante, he aquí el error a pesar de que se esté dando un
acto jurídico desde nuestra perspectiva, no está reglamentando en nuestro país, planteamos
varias problemáticas en las cuales no están claras la partes del contrato ni derechos del
menor en caso de incumplimiento, dejándonos a su vez varios interrogantes sin que
podamos darle una pronta solución, pero sin duda aquí es lograr proteger los derechos de
los individuos que se encuentran vinculados, en especial si estamos hablando de un menor
de edad, más exhaustivamente nos daremos cuenta que aunque no esté considerado como
delito eso no está permitido, por ahora, en la legislación. Lo cierto es que estas prácticas
son recurrentes en algunos centros hospitalarios de alto prestigio del país y lo
verdaderamente urgente es crear una regulación expresa para cada situación que pueda
afectar a los ciudadanos.

Aún así es verdad que han existido proyectos tales como los senadores del Centro
Democrático, María del Rosario Guerra y Santiago Valencia, presentaron un Proyecto de
Ley Estatutaria para prohibir esta práctica cuando se realiza por dinero. "Lo que se busca es
realzar la dignidad de la mujer y del no nacido. Es prohibir el negocio dado que la mujer
está en condiciones económicas difíciles y hace de su cuerpo simplemente un intercambio",
explicó la senadora María del Rosario Guerra.

Pero con todos estos casos presentes podemos afirmar que nada está estipulado
concretamente al margen de la ley lo cual es un poco lamentable debido a que puede llegar
a ser un tema muy complejo debido a temas como la dignidad de la mujer, o quien se
consideraría verdaderamente la madre así sea independientemente del aporte genético se
tiene como madre la que da a luz, lo cual vuelve más agraviante este asunto, y lo que más
nos preocupa es si podemos considerar esto moralmente correcto, el deseo de ser padres
lleva a extralimitarse en ciertas circunstancias ya que se requiere de terceros que puedan
cumplir este deseo, donde el eje principal aquí es el dinero donde en casos de ser posibles
se realice un contrato donde no tenemos nada en claro.

Conclusiones:

.-

.-

.-

.-

.-

También podría gustarte