Está en la página 1de 340

Con todo , el país empieza a cambiar de fundamento económico los industria-

les de la plata, aunque hubieran estado guiados por intereses agoistas, algo hicie-
ron por el país: construyeon ferrocarriles. Empezaron pues, a vertebrar el territorio
nacional, y esto es lo que los salva ante la razón para que Bolivia se vinculara más
con Occidente , y en lo que se refiere a las artes plásticas. para que algunos artistas
viajaran a formarse en Europa, adquierndo por ese solo hecho alguna figuracíon.
Nombramos a Antonio Villavicencio, ya citado, Zenón Iturralde y José García Meza
Villavicencio había sido becado por Belzu para viajar a Francia de donde regresa.
según la singular opinión de don Rigoberto Villarroel Claure, con influencia acade-
mista, renacentista y barroca. Iturralde asimila tardiamente el romanticismo francés
(Atala y Chactas, La dama de las camelias) y hace pintura mas o menos realista en
el paisaje. Garica Meza es un paisajista que en alguna forma trae la influencia del
realismo de Barbizon la época en que los tres estuvieron en Francia fue la del esta-
llido del impresionismo. Ninguno parece habrlo percibido. Su aprendisaje es acadé-
mico, imitativo, prescindente de escuelas y movimientos pictóricos. Y es que los tres
llevan a europa un espíritu formado en los ambientes provincianos, parroquiales,
poco menos que incultos. de nuestras ciudades aldea o de las capitales de pro-
vincia, tan cerradas a corrientes modernas. El fenomeno europeo debió parecerles
desconcertantes, com en realidad lo era, pero con un efecto negativo, de rechazo,
de parte de ellos. Su retorno al país pasa desapercibido, salvo en círculos familiares
y amistosos, donde el “viaje a Europa“ es apreciado como una cualidad social sin
trascendencia algun. Pero, con todo, con ellos comienza un que hacer pletórico en
el que ya no hay rastro de la supuesta “herencia española“, que nada tiene que ver
con la pintura (ni tampoco con la escultura) inclinada mas bien a formas francesas,
influencia que ha de verse también en la arquitectura del siglo XX, don lo colonial
o hispanizante cede su lugar de priviligio a formas barrocas francesas - con cierta
preferencia por las mansardas- con las cuales se empieza a reedificar la ciudad de
la Paz.
Aquellos y otros pintores ya se animan a hacer pintura de historia. Mariano Florentino
Olivares hace la muy reconocida copia del paisaje paceño durante el cerco de 1780,
obra primitivista cuyo contenido es sobre todo documental. Iturralde confecciona el
retrato de Murillo, a base de informaciones de diverso orden (49), en una versión
carente de fuerza, sin expresión que nada dice acerca del carácter del héroe. Garcia
Meza pintará la “Ejecución” del Protomaritr, cuadro descriptivo que trata de imitar
las composiciones de Delacroix (50). Ya en el nuevo siglo, Avelino Nogales pintará
“Murillo en prisión“ (1909) cuadro cuyo clarooscuro le confiere un

También podría gustarte