Está en la página 1de 9

Universidad Autónoma del

Estado de Hidalgo

Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería

Licenciatura en Química
Introducción a la Química
Prof. Francisco Javier Zuno Cruz
Grupo 1
Semestre 1
‘’Estequiometría’’

Vicencio Cabrera Teresita

13/05/2021
Estequiometría y Composición Porcentual
Introducción
La química tiene una rama que se encarga de estudiar cuantitativamente los
reactivos y productos en una reacción química, utilizando para ello ‘’unidades
químicas’’ como la masa molecular y el mol. Esta rama es la Estequiometría y
nos ayuda a relacionar mediante la masa a los participantes en una reacción
química, (del griego "stoicheion” (elemento) y "métrón” (medida). Problemas tan
diversos como, por ejemplo, la medición de la concentración de ozono en la
atmósfera, la determinación del rendimiento potencial de oro a partir de una mina
y la evaluación de diferentes procesos para convertir el carbón en combustibles
gaseosos, comprenden aspectos de estequiometría. El primero que enunció los
principios de la estequiometría fue Jeremias Benjamin Richter (1762-1807), en
1792.

A escala microscópica, la reacción química es una modificación de los enlaces


entre átomos, por desplazamientos de electrones: unos enlaces se rompen y
otros se forman, pero
los átomos implicados
se conservan. Esto es lo
que llamamos la ley de
conservación de la
materia (masa), que
implica las dos leyes
siguientes:
1- la conservación del número de átomos de cada elemento químico

2.- la conservación de la carga total Las relaciones estequiométricas entre las


cantidades de reactivos consumidos y productos formados dependen
directamente de estas leyes de conservación, y están determinadas por la
ecuación (ajustada) de la reacción.

Desarrollo

Para entrar de lleno al tema tenemos que hablar y comprender desde los temas
básicos como ‘’mol’’ y ‘’masa molar’’. Para empezar el mol es uno de los más
importantes en la química. Su comprensión y aplicación son básicas en la
comprensión de otros temas. Es una parte fundamental del lenguaje de la
química. Cantidad de sustancia que
contiene el mismo número de unidades
elementales (átomos, moléculas, iones,
etc.) que el número de átomos presentes
en 12 g de carbono 12. Cuando hablamos
de un mol, hablamos de un número
específico de materia. Por ejemplo si decimos una docena sabemos que son 12,
una centena 100 y un mol equivale a 6.022𝑥1023 .

Este número se conoce como Número de Avogadro y es un número tan grande


que es difícil imaginarlo. Si tienes una docena de canicas de vidrio y una docena
de pelotas de ping-pong, el número de canicas y pelotas es el mismo, pero
¿pesan lo mismo? NO. Así pasa con las moles de átomos, son el mismo número
de átomos, pero la masa depende del elemento y está dada por la masa atómica
del mismo.

La tabla periódica contiene las masas atómicas relativas de cada elemento. Las
masas atómicas relativas no tienen unidades dimensionales y simplemente
indican la masa de un elemento comparado con la masa de otro. En química se
ha hecho costumbre agregar unidades de gramos a las masas atómicas listadas
en la tabla periódica, llamándolas masas atómicas expresadas en gramos. Un
mol de un elemento es igual a su masa atómica expresada en gramos.

Para un compuesto químico la masa molar en gramos es igual a la suma de las


masas atómicas de todos los átomos en la fórmula química: masa molar en
gramos de un compuesto = suma masas atómicas de todos los átomos en la
fórmula química. Similar al caso de los elementos, la masa molar en gramos de
un compuesto es igual a 1 mol del compuesto. La masa molar en gramos de un
ion está determinada por los átomos presentes en el ion ya que el hecho de que
haya ganado o perdido electrones no afecta su masa total. Otra definición que
se debe tomar en cuenta dentro de la estequiometría es la densidad, ya que, La
densidad es la magnitud física que relaciona la masa de un cuerpo con su
volumen. Es muy útil para pasar de una medida de la concentración a otras, ya
que relaciona el volumen de la disolución con su masa. Un ejemplo:

Tenemos una disolución de H2SO4 de molaridad igual a 2 y queremos expresar


esa concentración en tanto por ciento en masa. La densidad de la disolución es
d = 1,225 g/ml ¡El único dato que necesitamos es la densidad!

Para esto observamos una ecuación química, la cuál es la descripción simbólica


de una reacción química (es decir, como se representa de forma escrita, por
medio de símbolos, un proceso químico de la naturaleza). Muestra
las sustancias que reaccionan (llamadas reactivos) y las sustancias que se
originan (llamadas productos). La ecuación química ayuda a visualizar más
fácilmente los reactivos y los productos. Además se pueden ubicar los símbolos
químicos de cada uno de los elementos o compuestos que estén dentro de
la ecuación y poder balancearlos con mayor facilidad.
El balanceo de estas ecuaciones químicas es el proceso que permite garantizar
la conservación de la materia. Entonces, solo necesita crear un conjunto de
ecuaciones algebraicas que expresen el número de átomos de cada elemento
involucrado en la reacción y resolverlo. Por lo tanto, este método podría utilizarse
para cualquier tipo de reacción química (incluidas las reacciones redox).

Para la representación de un compuesto químico, también es necesario conocer


2 tipos de fórmulas, la empírica y la molecular.

La primera nos indica los elementos que están presentes y la proporción mínima
en números enteros que hay entre sus átomos. A esta fórmula se le conoce
también como “fórmula mínima” representada con “fe”. Para su obtención es
necesario saber la masa molecular de cada elemento químico y teniendo en
cuenta la masa molecular de cada sustancia, se calcula el número de átomos
relativos de cada elemento químico, por ejemplo:

Por lo tanto la fórmula empírica de nuestro producto es Na2HPO3.

La fórmula molecular es la fórmula real de la molécula y está formada por los


símbolos que son los elementos químicos y unos subíndices que nos indica el
número de átomos que participan en la formación de la molécula. Se representa
por “fm”. Cuando queramos calcular fórmulas moleculares (fm), además de hallar
la fórmula empírica (fe) y el peso molecular de la misma (PMfe), necesitamos
conocer el peso molecular del compuesto final (PMc) y de esta forma poder
aplicar las ecuaciones siguientes y obtener así la fórmula molecular.
En primer lugar tenemos que calcular la fórmula empírica obteniendo el número
de átomos de cada elemento químico y para obtener la fórmula molecular
tenemos que relacionar el peso molecular de ésta (PMc) con el peso molecular
de la fórmula empírica (PMfe) y con la ecuación antes mencionada relacionamos
los dos pesos moleculares.

Unos de los primeros pasos para sintetizar un compuesto nuevo es determinar


su composición porcentual, para lo cual se realiza un análisis cualitativo que
determina los elementos presentes en un compuesto. La composición porcentual
o centesimal indica el porcentaje en masa, de cada elemento que forma parte de
un compuesto. Básicamente se puede definir como: una parte dividida entre
todas las partes multiplicada por 100.
Ejemplo:

a) Calcule la composición porcentual en masa del CO₂.

Solución: El porcentaje es una parte dividida entre todas las partes, multiplicado x
100 (o simplemente las partes por 100).

En el caso del CO₂ quedaría de la siguiente manera (en masa):

Se calcula la masa molar (M) para CO₂ sabiendo que está compuesto por 1
átomo C y 2 átomos O.

La masa molar (M) es la suma de los masas atómicas (A) multiplicada por el
número de veces que aparece en la fórmula.

Las masas atómicas (A) se ubican en la tabla periódica.

A C = 12 g/mol x 1 = 12 g/mol
A O = 16 g/mol x 2 = 32 g/mol +
M CO₂ es de 44 g/mol

La suma de los porcentajes de los átomos de Carbono, C y Oxígeno, O debe


ser igual a 100 % o muy cercano al 100 %.

% C + % O = 100 %

Sustituyendo, tenemos:
27.3 % + 72.7 % = 100 %
Al observar las fórmulas químicas cuándo vemos a la izquierda la flecha de
reacción (→) representan las sustancias reaccionantes o reactantes; a la
derecha de la flecha de reacción están las fórmulas químicas de las sustancias
producidas, denominadas productos.
Los números delante de las fórmulas son llamados coeficientes
estequiométricos. Estos deben ser tales para que la ecuación química esté
balanceada, es decir, que el número de átomos de cada elemento de las
sustancias reaccionantes y de los productos de la reacción sea el mismo. Los
coeficientes deben ser enteros positivos, y el uno se omite. En las únicas
reacciones que esto no se produce es en las reacciones nucleares.
Finalmente (pero no menos importante), se deben agregar (entre paréntesis y
como subíndice) los estados de agregación molecular de cada sustancia
participante: sólido (s), líquido (l), acuoso (aq) o gaseoso (g).
En el ejemplo del agua:

En una reacción química, el reactivo limitante es el reactivo que determina cuánto


producto se va a obtener. A veces decimos que los otros reactivos están en
exceso porque va a sobrar algo cuando el reactivo limitante se haya utilizado por
completo. La cantidad máxima de producto que se puede producir se llama el
rendimiento teórico. El o los reactivos que se consumen parcialmente son los
reactivos en exceso.

Adentrándonos en el rendimiento teórico, tenemos que saber es el número de


moles de producto que se esperarían obtener de una reacción teniendo en
cuenta la estequiometría ideal, ignorando reacciones secundarias, reversibilidad,
pérdidas, etc. El rendimiento teórico se calcula según la expresión:

Rendimiento teórico = (moles de reactivo limitante) x (proporción


estequiométricas de reactivos).

El rendimiento es simplemente el número de moles de producto obtenido dividido


por el rendimiento teórico, y se expresa habitualmente en forma de tanto por
cien:
Rendimiento = 100 x (Moles de producto obtenido) / (Rendimiento teórico)

Dada la naturaleza del cálculo del rendimiento, en general no tiene sentido


especificar más de dos cifras significativas. Por ejemplo, no se debe de dar un
rendimiento de 67,1428%, sino como 67%.
Conclusión

La Estequiometría nos sirve para calcular y conocer la cantidad de materia de


los productos que se forma a partir de los reactivos.
Ahora bien, la Estequiometría es de gran importancia para los procesos
químicos, lo que la hace una herramienta indispensable, pues nos permite
realizar los cálculos necesarios para determinar la masa de cada una de las
materias primas que deben mezclarse y reaccionar, para obtener una masa
determinada de producto. Además, problemas tan diversos, como por ejemplo,
la medición de la concentración de ozono en la atmósfera, el control de la lluvia
ácida, la determinación del grado de contaminación de un río, la cuantificación
de la clorofila de una planta, el análisis bromatológico de un fruto, etc.

También se puede decir que, los gases ideales son sistemas que contienen
números enormes de átomos o moléculas, y la única forma razonable de
comprender sus propiedades térmicas con base en la mecánica molecular, es
encontrar determinadas cantidades dinámicas de tipo promedio y relacionar las
propiedades físicas observadas del sistema con estas propiedades dinámicas
moleculares en promedio.
Bibliografía

 Amaranta Dutti, Monografias.com. (2011, 2 mayo). Estequiometría -


Monografias.com. Monografías.com.
https://www.monografias.com/trabajos87/la-estequiometria/la-
estequiometria.shtml
 Galagovsky, L., & Giudice, J. (2015). Estequiometría y ley de
conservación de la masa: una relación a analizar desde la perspectiva de
los lenguajes químicos. Ciencia & Educação (Bauru), 21(1), 85-99.
 Miskoski, S., Porcal, G., Granero, A., & Grosso, V. La cantidad de
sustancia, el mol y la masa molar.
 Palazuelos, G. I., Millán, G. H., & Ros, A. C. (2019). Masas atómicas
relativas, mol y constante de Avogadro: conceptos esenciales del modelo
atómico-molecular. Alambique: Didáctica de las ciencias experimentales,
(97), 19-26.
 Hein, M., Arena, S., & Hidalgo, C. (2001). Fundamentos de química.
 Torres, E. D. M. (2004). Lo esencial sobre las reacciones químicas.
Madrid: Anaya.
 González Taday, C. D. (2020). El estudio y resolución de ecuaciones
químicas por el método de óxido-reducción en la enseñanza de la química
en la Unidad Educativa María Angélica Carrillo de Mata Martínez, año
2019-2020 (Bachelor's thesis, Quito: UCE).
 Atkins, P. W., & Jones, L. (2006). Principios de química: los caminos del
descubrimiento. Ed. Médica Panamericana.
 Suárez Álvarez, L. D. C. (2017). Aprendizaje basado en problemas en el
ciclo de profundización en química para la enseñanza del concepto
densidad (Master's thesis, Universidad del Norte).
 Verástegui Betalleluz, A. (2018). Formula empírica y formula molecular.