Está en la página 1de 13

Comienzos de la Educación Jesuita en la Nueva España en el S.

XVI; El Colegio Máximo

¿Qué beneficio podría traerme ganar
el mundo entero y perder mi alma?,
¿Acaso no hay algo más alto reservado para mí?
¿No puedo yo hacer algo como hicieron los
santos por Dios y por mi prójimo?1
San Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola

El pensamiento anterior bien refleja la idea de trascendencia en el otro de Ignacio de
Loyola, habiendo nacido en pleno clima de reconquista (1491) y tras haber servido
militarmente en la corte de los Reyes Católicos Isabel y Fernando, Loyola toma la
decisión de retirarse y comenzar de nuevo su camino por el sendero de la vida. El origen
de este nuevo trecho a explorar serían las meditaciones, la escritura de los Ejercicios
Espirituales, pero sobre todo el reencuentro con Dios. 2 Lo anterior sirvió de base para
la futura fundación de la Compañía de Jesús y su incansable labor como misioneros de
todo tipo, pero sobre todo como educadores en la fe y doctrina cristianas siguiendo un
enfoque revolucionario y humanista en los rincones más apartados del orbe.

Los jesuitas, sus inicios como orden y su incursión en la Educación

1
“What will it profit me to gain the whole World and lose my soul?, “Is there not something higher for me?,
“Cannot I do something as the saints did for God and for my neighbor? San Ignacio de Loyola en Jacobsen, Jerome
V. S.J, Educational Foundations of the Jesuits in Sixteenth Century New Spain, Berkeley, University of California
Press, 1938, 292 p.
2
Cfr. Jacobsen Op. Cit. p. 2

1

existen textos que indican la presencia de laicos en el Colegio de Gandía. 1986. “Para 1556 a la muerte del fundador. Salamanca y París. México. Son las instituciones anteriormente mencionadas las que dan principio a la obra educativa jesuita en la Europa azotada por el protestantismo. A pesar de que el proyecto de educación tiene gran relevancia. actitud que cambiaría de manera radical debido al avance del protestantismo. “Los Colegios Jesuitas” en Historia de la Vida Cotidiana en México. Ignacio de Loyola junto con seis compañeros reclutados en la Universidad de París. 4 Frost. Los colegios de Mesina y Gandía5 (1546) fueron los primeros en ser fundados. no es así en un primer momento. UIA. sino eran entendidos por la Compañía como una especie de internados en los que se albergaría y formaría a futuros miembros de la orden. 402 p. institución que serviría de albergue a jóvenes de origen germánico interesados en el sacerdocio. funda para 1540 la orden religiosa de la Compañía de Jesús que sería aprobada por el Papa Paulo III. sobre todo en universidades. escribe las Constituciones del Instituto de la Compañía de Jesús (1550). 307-336 5 Según Frost. 2 . pero valdría la pena hacer la aclaración de que estos colegios no estaban destinados a la educación de externos. Esteban J. Para 1551 se fundaría el Colegio Romano. entre ellos. el educativo “allí en las Constituciones quedó establecido claramente que el apostolado de la educación en colegios. Comienzos de la Orden Empapado de sentido humanista debido a su educación universitaria en Alcalá. y finalmente en 1552 se da la apertura del Colegio Germánico. Bajo el influjo de la misma corriente de pensamiento Loyola. en que Loyola se mostraba reacio a dedicar gran atención a la educación. que en 1565 sería la Universidad Gregoriana. el éxito de las mismas tendría tal resonancia que para 1572 los jesuitas estarían ya tocando tierra americana 3 Palomera. universidades y seminarios es de capital importancia”3 . La obre Educativa de los Jesuitas en Guadalajara. sus planes y proyectos. lo que constituye el comienzo de la labor educativa jesuita tal cual como se entiende hoy. pero que seguirán sus cursos académicos en el Colegio Romano y la Universidad Gregoriana. la orden tenía ya 35 colegios”4 . Pp. es decir eran una especie de seminarios. en las que plasmaría su organización. ITESO. Elsa Cecilia. Ed.

Ésta parece ser la primera vez que las demandas hechas a la corona por las autoridades civiles y eclesiásticas de traer jesuitas al territorio Novohispano son escuchadas. Historia de la Educación en la Época Colonial. hasta el 67. Yucatán etc…) demandaban la presencia de jesuitas. éste era el nombre con que se designaba a la parte sudoeste de lo que hoy constituye Estados Unidos de América y el norte del Golfo de México.con la explícita misión de introducir en la doctrina a los infieles. 147 3 . Michoacán. Existen peticiones realizadas desde los años de 1541-42. p. y de mantenerla en aquellos que estaban en peligro de perderla. se produjeron en la década de los cuarenta…. 7 Jacobsen Op. 1990. se optó por el envío de un segundo grupo de seis sacerdotes liderados por Juan Segura en 1568. Estos tres padres no corrieron con suerte alguna y tras enviar un reporte de actividades a Roma. locación a la que tanto exploradores sedientos de riqueza y bienestar como misioneros afanosos de nuevas almas católicas se adentraban con la idea de cumplir sus respectivas aspiraciones. pero no sería hasta 1570 que sus demandas serían escuchadas. durante la segunda mitad del siglo XVI. La Educación de los criollos y la vida urbana. Debido a esta situación se da la llegada de tres misioneros jesuitas (cuya base sería la Habana. pasando por el 54.lo que se pretendía. La Compañía de Jesús en América Primeras solicitudes de presencia y llegada a América Habiéndose consumado la conquista del territorio mexicano.p. era sólo que ejerciesen su ministerio sacerdotal”8. 6 Según Jacobsen. Cit. las labores de exploración se extendieron a diversas áreas. tal es el caso de la Florida6. en donde establecerían un colegio) en 1566 por petición de Pedro Menéndez. México. Pilar. pero el resultado en la mayoría de los casos resultaba contraproducente y fuera de encontrarse con un paraíso terrenal de “perlas. oro y ciudades pintadas de brillantes colores”7 tropezaban con dispersas y agresivas tribus nativas por no mencionar las dificultades naturales a las que se enfrentaban. ya que “las primeras solicitudes de jesuitas para la Nueva España. El Colegio de México. en que obispos de distintas provincias de la Nueva España (Chiapas. Ed..59 8 Gonzalbo Aizpuru.

En la Ciudad de México Unos meses más tarde se dio la llegada de Sánchez11 y el grupo a la Ciudad de México.. ya que anteriormente existían solamente instituciones encargadas de la educación de los indígenas en la fe) se tomó la decisión tanto por parte del General Borja como del propio Felipe II de enviar un grupo de quince sacerdotes. lo que les impedía el completo apreciamiento de las instrucciones de gramática. en donde existía la necesidad de educación académica para los hijos de españoles9. Llegada a Nueva España Tras la llegada de una carta a la corte de Felipe II proveniente del cabildo de la ciudad de México en 1570. sino que fue un proceso paulatino debido en gran parte a las instrucciones que se habían encargado al Padre Sánchez desde Roma. Jacobsen Op. 10 Sacerdote perteneciente a la segunda expedición a la Florida y que para ese tiempo radicaba en la Habana. y ante esta negativa hubo también un rechazo hacia la gran comitiva de bienvenida que el virrey les tenía preparada. y la que mejor se prestaba para serlo según sus condiciones de concentración de población (tanto india como española). por lo que el padre Sedeño10 se adelantó a la Nueva España para hacer los arreglos necesarios para el arribo de Sánchez y su grupo. y sobre todo que debía tratar de hacer del colegio cede de alguna provincia. 11 28 septiembre 1572. más que nada para recuperarse del largo viaje. el cual se daría el 9 de septiembre de 1572 en el Puerto de San Juan de Ulúa. 13 Colegios. con el Padre Pedro Sánchez a la cabeza. en donde se impartían cursos de educación superior. p. pero también para realizar oficios educativos (especialmente en la Ciudad de México. entendidos como instituciones que se sostuvieran de rentas propias pero que no constituyeran sedes de enseñanza. de poder político y económico era la Ciudad de México. en la cual se pedía la presencia jesuita para el apoyo de las órdenes mendicantes en la labor de la evangelización.12 La instauración de colegios13 en la Ciudad no fue en acto en lo mínimo inmediato. en donde serían establecidos en el Hospital provisionalmente. 68 12 Tanto Gonzalbo como Jacobsen mencionan la humildad que caracterizó al grupo durante el trayecto al rechazar cualquier tipo de comodidad. 9 Aunque existía la Real y Pontificia Universidad. El virrey Martín Enríquez se encontraba bastante ansioso por la llegada del grupo. 4 . Cit. en las que se especificaba que primeramente debían tener pleno conocimiento tanto de las necesidades de la población como del territorio. era necesario el aprendizaje anterior a los estudios universitarios debido a que los jóvenes que ingresaban contaban con un pobre manejo del latín.

misas y demás ceremonias. y al cabo de dos años. debido a factores como las instrucciones que el Padre Sánchez tenía que obedecer de Borja en las que especificaba que a la llegada de la orden no se establecieran sedes educativas. San Bernardo y San Miguel. que se logró el comienzo del primer proyecto. y donde se llevaban a cabo los ministerios de la orden en materia religiosa. Era también el lugar en donde se impartía el catecismo. por lo que el colegio en sus inicios era sólo una especie de casa-seminario. Fue gracias a la donación de terrenos de Antonio Villaseca. En 1573 se erigió la iglesia del mismo. este colegio fue nombrado colegio de San Pedro y San Pablo. Cit. pero como se especificó anteriormente era más bien una especie de noviciado. y aún más paulatino fue el inicio de su labor educativa. dedicada a San Pedro y San Pablo. Los jesuitas al no tener que pedir permiso alguno para impartir clases en colegios anteriormente establecidos dieron inicio a algunas cátedras en ciertos colegios.. en 1576 existían también el de San Gregorio. un rico minero de la ciudad quien años antes había pedido la presencia de jesuitas en México. 310 5 . Los patrones eran quienes se encargaban de esta primera educación. por lo que algunas reglas eran pasadas por alto. que en realidad no veía posibilidades reales de trascendencia por lo que en el año de 1574 se fundó el colegio de San Ildefonso. y el principio de la labor educativa fue más pronto de lo que los informes del Padre Sánchez alegan. Frost Op. De Borja se había recibido también las instrucción de esperar al menos dos años antes de comenzar alguna labor educativa. es decir. en la que habitaban los miembros del grupo de Sánchez y los que posteriormente llegaron. que llegaría a ser conocido como el Colegio de San Pedro y San Pablo.14 estos colegios no estaban solamente 14 Cfr. El Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo Orígenes La fundación de esta institución no fue un proceso de gran rapidez. cuestión a la que los jesuitas se vieron en ocasiones forzados a ignorar debido a la creciente demanda local de que fueran ellos quienes se encargaran de la educación. p.

En un principio los jesuitas se negaron a la solicitud de estas familias de brindar educación a sus hijos pero después de jugosas ofertas (que ascenderían a los 2400 pesos por patrón) y ordenanzas reales los jesuitas aceptaron. se resolvió incorporarlo al de San Ildefonso. Jacobsen. por lo que desde su culminación en 1574. y el poder cambiaba de manos entre los miembros del cabildo (en ascenso cabe aclarar. la autoridad recaía directamente en manos de aquellos que lo sostenían económicamente. Op. Tras esa simbiosis el colegio pasó a ser conocido como San Pedro. 101 6 .destinados a la formación de futuros sacerdotes sino que jóvenes externos asistían a clases ya fuera de filosofía. teología o bien de latín para prepara su entrada a la Universidad. de donde se escogía al rector. hasta los comienzos de su decadencia en 1589. y tras la ordenanza real de 1612 en la que se concedía a los jesuitas el gobierno del colegio. se dieron diversas disputas sobre quién debería gobernar la institución. p. Desde su fundación el colegio dependió más que nada de donaciones. es decir. esto para evitar la evidente confusión que causaría ya que el aún no completado Colegio Máximo. éstas provenían de familias acaudaladas con intereses en la educación de sus hijos. p. “desde que se fundó dicho Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo dejó de 15 Cfr. el primer enclave jesuita en la ciudad de México.15 y “eran parte del centro en gestación llamado Colegio Máximo”16 El Convictorio de San Pedro y San Pablo y la confusión con el Colegio Máximo El colegio-convictorio de San Pedro y San Pablo fue como se mencionó supra. ya que el alumnado aumentaba de forma considerable con el pasar de los años) y los jesuitas. pasaría a usar el nombre de estos mismos santos. San Pablo y San Ildefonso.. Fueron estas constantes riñas las que provocaron la decadencia del colegio. pero con el tiempo el colegio de San Pedro y San Pablo perdería su nombre. 126 16 Ibid. que ya para ese entonces incluía a los demás colegios mencionados anteriormente. situación diametralmente distinta en los sacerdotes y profesores jesuitas. Cit. En San Pedro y San Pablo regía su propio cabildo o patronato. pero que en realidad no estaban al tanto de las necesidades académicas.

siendo su deseo dar para ese fin y para el mantenimiento de los religiosos que están y estarán comprometidos con el mismo…4000 pesos en oro y plata etc…20 junto con estas generosas donaciones se cumplió el deseo de Villaseca de consagrar el colegio a los apóstoles San Pedro y San Pablo. Dr. Situado en la misma calle que el colegio de San Ildefonso sólo que más al sur. el Colegio Máximo estaba constituido por cuatro patios centrales.. ya desde el viejo mundo “en toda provincia a cargo de la Compañía debería haber un colegio máximo”. p. las oficinas administrativas y las habitaciones para los estudiantes que 17 Cfr. a los costados de la entrada principal se encontraban la cátedra de teología (oeste) y el auditorio (este).149 19 Ibid. Cit. pero sería otra vez gracias a la bondad o bien a la preocupación por la educación del adinerado Alonso Villaseca que para el 29 de agosto de 157619 los jesuitas ya no tendrían que angustiarse más ni en materia económica ni en cuestiones patronales (debido a que los jesuitas se librarían de la necesidad de buscar patronazgos). 142 7 . Pedro Sánchez que lo acepte como fundador del colegio. 311 18 Jacobsen Op. p. p. desde la llegada y la fundación de los primeros enclaves jesuitas el provincial Sánchez tenía en mente un proyecto similar para la ejecución de su labor en el Nuevo Mundo. p.buscando retribuir la grandeza que del Señor ha recibido….. Villaseca habría declarado ante notario público. en la cara oeste estaban la iglesia. y diversas habitaciones destinadas a varios usos.llamarse así el otro colegio. Frost Op.le ruega al Sr. por quitar la equivocación entre los dos colegios.. por ejemplo. la donación de 2000 ducados…. 141 20 Ibid. pero que no había sido posible quizás hasta momento debido a conflictos tanto económicos como de patronato.”17 El Colegio Máximo La importancia de esta institución se remonta a las tradiciones educativas de los jesuitas. dos plantas.18 Esto en la Nueva España no fue distinto. Cit.

siendo los primeros los de retórica. comenzando con la enseñanza del latín que se impartía a niños mayores de siete años. estos últimos estaban más que nada pensados para aquellos jóvenes con intenciones de pertenecer en un futuro a la orden ignaciana. Op. y digo dominado en el sentido de que el alumno fuera capaz de entender y analizar textos clásicos en su idioma original se impartía la materia de filosofía. Frost. siguiendo precisamente por el uso de la gramática de este idioma. Los cursos estaban pedagógicamente planeados en nivel ascendente según la capacidad intelectual presentada. institución encargada de la educación no sólo de futuros jesuitas sino que era una educación gratuita destinada al público en general. estaban basadas en los Ejercicios de San Ignacio. 23 Cfr.. Cit.146 22 Según Jacobsen y Frost. Una vez dominado el latín25. humanidades y gramática23 y los superiores los de teología y filosofía. desde primeras letras hasta estudios universitarios por incluir las cátedras de filosofía y teología. por ejemplo el estudio de la física y la metafísica. Cit. La Ratio eran una especia de reglas que normaban tanto la enseñanza como la vida cotidiana y administrativa de los colegios. Cabe hacer la aclaración de que aunque en el colegio se impartía una educación 21 Cfr.ahí mismo vivían. San Gregorio. la cual específica desde las acciones de los directores como de los alumnos. e incluía estudios de diversos grados. los básicos y los superiores. p. Jacobsen Op. ya que la edad nada tenía que ver “ni existía un tiempo límite para completar los estudios”24. Con una fuerte carga humanística y la firme idea de formar nuevos jesuitas o bien jóvenes educados con nivel preuniversitario la educación en el Colegio Máximo tenía sus bases en la Ratio. la Ratio aplicada a los estudios del Colegio Máximo fue la aprobada para 1599.21 Todo este conjunto arquitectónico aunado a lo que antes se conocía como los colegios de San Ildefonso. mientras que en el lado este se encontraban los salones de gramática. p. El perfecto manejo del latín para estos fines era imprescindible debido a que los autores trabajados en filosofía y las clases de artes como retórica eran en su mayoría autores romanos como Cicerón u Horacio. 312 24 Ibid. La asignatura de filosofía incluía otras materias. 312 25 Según Frost la importancia del manejo del latín no se debe solamente al afán de formar jesuitas mejor preparados sino que al rescatar a los autores clásicos se pretendía fundir la cultura europea con la naciente cultura novohispana. tomando a Aristóteles como fuente principal en este ámbito también. La Ratio22 habla de dos tipos de estudios. San Miguel etc… constituía el Colegio Máximo. p. 8 .

Otro método creado por los jesuitas para el resguardo de la religión fueron las casas vacacionales. p. La disciplina era fundamental y a pesar de que era controlada por las autoridades jesuitas. y para fortalecer aún más el vínculo religioso se implementó la creación de una orden mariana que dependiera directamente del mando jesuita. existían academias de refuerzo académico. el alumno debía residir en la institución educativa ya fuera forastero o local. que a pesar de ser cortos. Frost. los jesuitas creían que era cosa fácil que el alumno olvidara tanto lo aprendido en las aulas como el buen ejercicio del catolicismo durante el periodo vacacional. todo para que la presencia de la religión nunca se desplazara.26 Aunado a estas actividades se implementaban visitas a hospitales. en cada salón se designaba un anuncio con el cargo de “acusador”. 318 27 Aunque en San Ildefonso no se impartían clases en forma. Op. Para impulsar el rendimiento académico los jesuitas utilizaban a mi parecer una técnica muy peculiar a la que Frost denomina “emulación”. que eran una especie de campamentos a los que los alumnos eran invitados por parte de sus maestros durante los periodos vacacionales. así como antes de cada alimento. o bien en los convictorios creados para estos fines. es más los directores del colegio al tener bien en claro sus objetivos formativos para con los estudiantes y siguiendo lo establecido en la ratio hacían oración al comenzar y al concluir cada clase. ejemplo de estos convictorios fue San Ildefonso que sirvió de casa27 a todos aquellos estudiantes que 26 Cfr. se celebraba misa diariamente y la confesión y comunión eran obligatorias una vez al mes. y tutores que brindaban ayuda concerniente a diversos temas a los estudiantes. nunca dejaron de ser una amenaza de tentación. cuyo oficio constaba en delatar las faltas de sus compañeros a las autoridades correspondientes. los jesuitas creían que lo óptimo en estos casos era que el estudiante residiera en el colegio.humanística basada en los clásicos la religión católica jamás era dejada de lado y mucho menos se caía en la confusión del paganismo al leer a otros dioses como los romanos. No podemos dejar de lado la filosofía de la Compañía sobre el modo de vida del alumno. Cit. presos o familiares de difuntos. que consistía en la constante competencia con un compañero en igual condición intelectual para así mantener el nivel de las clases. 9 . Una idea que va de la mano con los cortos periodos vacacionales era la de casi no dejar tiempo de ocio para el alumno durante la semana. es decir. las clases se impartían en turnos tanto matutinos como vespertinos de lunes a sábado y los domingos se convocaban reuniones.

la carga de trabajo se aminoraba por la presencia de profesores que hacían las veces de asesores para aquellos que tuvieran problemas con algún asunto referente al Colegio. 328 30 En la comida al igual que en las otros dos alimentos se daban las gracias a Dios por haberlos recibido. concluido el desayuno acudían a la lección matutina en la que para comenzar se preguntaba de memoria la lección del día anterior. la cual era severamente escuchada por el “decurión”28 y se procedía a la exposición por parte del maestro. se vestía y acudía a tomar un pequeño desayuno al refectorio por el que debían dar las gracias. esta exposición podía tratar diversos temas según el grado de enseñanza en que se encontrara el alumno. la austeridad y la disciplina. p. las actividades diarias de un estudiante del Colegio Máximo estaban regidas por el orden. Terminada la media hora de recreo los alumnos regresaban a la lección vespertina. Pero una particularidad de la hora de la comida era que a los estudiantes se leía en alta voz la vida de alguna persona célebre. para el mismo año se impartían más de doce cátedras por lo que la planta docente forzosamente tenía que haberse multiplicado en los 28 Alumno que por sus logros académicos era designado para encontrar fallas en los demás. terminando la ceremonia se regresaba al aula a seguir con lo que el maestro había ordenado. Op.. Las clases concluían y los alumnos se dirigían al convictorio. La cena se servía después de la hora de la tarea más o menos a las siete de la noche y para cuando el reloj de la catedral tocaba nueve campanadas los estudiantes estaban ya acurrucados en cama. Siguiendo con lo planteado tanto por Jacobsen como por Frost. 168 10 . o bien dedicarle tiempo al estudio de las materias que tuvieran pendientes. para posteriormente alrededor de las dos de la tarde se sirviera la comida30 y se brindara media hora de recreación en la que se podía jugar. ordenaba su cama. en donde se extendía lo que se había enseñado por la mañana y se y se daba el juego de “cartaginenses contra romanos” que era como una especie de “olimpiada del conocimiento”. “Para 1599 habían más de 700 estudiantes en el Colegio Máximo”31. el estudiante rezaba. Comenzando el día al amanecer. p. con esto podemos observar el rápido crecimiento del Colegio y no sólo eso sino la rápida expansión de la estructura del mismo. 31 Ibid. en la que cada ejército hacía preguntas al contrincante. A las diez de la mañana se celebraba misa29 diariamente. 29 Cfr. en donde a pesar del cansancio del largo día tenían que hacer sus tareas. debía reportar estas fallas a su profesor.asistieran al Colegio Máximo. Frost. Cit. pero en su mayoría se llevaba a cabo en latín.

Todo lo mencionado anteriormente acerca del Colegio Máximo es una breve aproximación a la realidad del proyecto educativo de los jesuitas en Nueva España. en el que la educación se impartía en lenguas indígenas. 163 11 . La creciente demanda educativa y la expansión poblacional en el territorio de la Nueva España. desde los generales de la orden que moverían cielo. La importancia que tuvo este Colegio en la constitución del proyecto educativo jesuita fue de vital importancia. obligarían a los jesuitas a establecer distintos colegios a lo largo y ancho del territorio nacional. Jacobsen Op.162 34 Ibid. debido a que constituyó el primer gran enclave en el que se impartía educación tanto para la formación de futuros miembros de la Compañía como educación para externos que quisieran ser en un futuro educados caballeros32. Cit. La incursión de la Compañía de Jesús en la educación de la clase criolla fue reconocida y muy bien valorada desde el momento de su comienzo. Otro gran logro del Colegio fue lograr tener una validez académica equivalente a la de la Real y Pontificia Universidad gracias a la petición del virrey de que los padres Hortigosa y Rubio impartieran sus cátedras de filosofía también en la Universidad33 y a la aprobación de Felipe II por medio de una Real Cédula el 14 de abril de 1579 34. p. El Colegio fue como se puede apreciar en lo expuesto anteriormente la cede principal de la educación para la clase criolla al menos en lo que concierne al siglo XVI. hasta el mismo rey les admiraba su trabajo. Cit. p. esto por todas las autoridades. 32 Cfr.pocos años que llevaba en funcionamiento el Colegio. las locales en las que como ejemplo tendríamos al virrey siempre pendiente de los asuntos que concernieren al Colegio o a los proyectos de los miembros de la Compañía. Jacobsen Op. en la mayoría de los casos los colegios jesuitas estaban como el Colegio Máximo destinados a la educación de la clase criolla pero no quiere decir que no existieran algunas excepciones como el establecido en Tepotzotlán. p. mar y tierra para lograr permisos tanto del papado como del rey o por qué no decirlo. y las autoridades del viejo mundo.158 33 Cfr.

1938. Pilar. 2) Gonzalbo Aizpuru. FCE. Elsa Cecilia. 247 p. La Educación de los criollos y la vida urbana. México. 12 . ITESO. “Los Colegios Jesuitas”. UIA. 1986. 583 p. La ciudad Barroca.Bibliografía 1) Frost.J. La obre Educativa de los Jesuitas en Guadalajara. 5) Palomera. 2005. 3) Gonzalbo. El Colegio de México. 1989. Aizpuru. Jerome V. Educational Foundations of the Jesuits in Sixteenth Century New Spain. Historia de la Educación en la Época Colonial. Esteban J. Tomo II. 395 p. La educación popular de los Jesuitas. México. Pilar. Berkeley. El Colegio de México. University of California Press. 402 p. S. 1990. 4) Jacobsen. 292 p. en Historia de la Vida Cotidiana en México. México. UIA. México.

13 .