Está en la página 1de 10

CAPITALISMO Y SOCIALISMO

Concepto De Capitalismo:

Sistema económico en el que los individuos privados y las empresas


de negocios llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y
servicios mediante complejas transacciones en las que intervienen los
precios y los mercados. Aunque tiene sus orígenes en la antigüedad,
el desarrollo del capitalismo es un fenómeno europeo; fue
evolucionando en distintas etapas, hasta considerarse establecido en
la segunda mitad del siglo XIX. Desde Europa, y en concreto desde
Inglaterra, el sistema capitalista se fue extendiendo a todo el mundo,
siendo el sistema socioeconómico casi exclusivo en el ámbito mundial
hasta el estallido de la I Guerra Mundial, tras la cual se estableció un
nuevo sistema socioeconómico, el comunismo, que se convirtió en el
opuesto al capitalista.

Características Del Capitalismo

A lo largo de su historia, pero sobre todo durante su auge en la


segunda mitad del siglo XIX, el capitalismo tuvo una serie de
características básicas.

 En primer lugar, los medios de producción —tierra y capital—


son de propiedad privada. En este contexto el capital se refiere
a los edificios, la maquinaria y otras herramientas utilizadas
para producir bienes y servicios destinados al consumo.
 En segundo lugar, la actividad económica aparece organizada y
coordinada por la interacción entre compradores y vendedores
(o productores) que se produce en los mercados.

 En tercer lugar, tanto los propietarios de la tierra y el capital


como los trabajadores, son libres y buscan maximizar su
bienestar, por lo que intentan sacar el mayor partido posible de
sus recursos y del trabajo que utilizan para producir; los
consumidores pueden gastar como y cuando quieran sus
ingresos para obtener la mayor satisfacción posible.

 En cuarto lugar, bajo el sistema capitalista el control del sector


privado por parte del sector público debe ser mínimo; se
considera que si existe competencia, la actividad económica se
controlará a sí misma; la actividad del gobierno sólo es
necesaria para gestionar la defensa nacional, hacer respetar la
propiedad privada y garantizar el cumplimiento de los contratos
Contradicciones

A fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX acompañado de


incendios de fábricas y la destrucción de máquinas surgieron las
primeras luchas de obreros surgieron las primeras organizaciones de
trabajadores llamadas Trade Unions o sea sindicatos, estos sufrieron
serios descalabros y persecuciones por parte del gobierno.

La nueva relación de trabajo entre el capitalista y el proletariado


donde el primero es dueño de los grandes capitales y de los medios
de producción y el segundo que no cuenta con eso tiene que vender
su fuerza de trabajo por lo cual se evidencia un enriquecimiento del
capitalista y un empobrecimiento de la mano trabajadora o el
proletariado, que da inicio a la formación del modo de producción
socialista el cual se basa en la doctrina marxista

El Socialismo

Socialismo:

Término que, desde principios del siglo XIX, designa aquellas teorías
y acciones políticas que defienden un sistema económico y político
basado en la socialización de los sistemas de producción y en el
control estatal (parcial o completo) de los sectores económicos, lo
que se oponía frontalmente a los principios del capitalismo. Aunque el
objetivo final de los socialistas era establecer una sociedad comunista
o sin clases, se han centrado cada vez más en reformas sociales
realizadas en el seno del capitalismo. A medida que el movimiento
evolucionó y creció, el concepto de socialismo fue adquiriendo
diversos significados en función del lugar y la época donde arraigara.

Si bien sus inicios se remontan a la época de la Revolución Francesa y


los discursos de François Nöel Babeuf, el término comenzó a ser
utilizado de forma habitual en la primera mitad del siglo XIX por los
intelectuales radicales, que se consideraban los verdaderos herederos
de la Ilustración tras comprobar los efectos sociales que trajo consigo
la Revolución Industrial. Entre sus primeros teóricos se encontraban
el aristócrata francés conde de Saint-Simon, Charles Fourier y el
empresario británico y doctrinario utópico Robert Owen. Como otros
pensadores, se oponían al capitalismo por razones éticas y prácticas.
Según ellos, el capitalismo constituía una injusticia: explotaba a los
trabajadores, los degradaba, transformándolos en máquinas o
bestias, y permitía a los ricos incrementar sus rentas y fortunas aún
más mientras los trabajadores se hundían en la miseria. Mantenían
también que el capitalismo era un sistema ineficaz e irracional para
desarrollar las fuerzas productivas de la sociedad, que atravesaba
crisis cíclicas causadas por periodos de superproducción o escasez de
consumo, no proporcionaba trabajo a toda la población (con lo que
permitía que los recursos humanos no fueran aprovechados o
quedaran infrautilizados) y generaba lujos, en vez de satisfacer
necesidades.

El socialismo suponía una reacción al extremado valor que el


liberalismo concedía a los logros individuales y a los derechos
privados, a expensas del bienestar colectivo.

Sin embargo, era también un descendiente directo de los ideales del


liberalismo político y económico. Los socialistas compartían con los
liberales el compromiso con la idea de progreso y la abolición de los
privilegios aristocráticos aunque, a diferencia de ellos, denunciaban al
liberalismo por considerarlo una fachada tras la que la avaricia
capitalista podía florecer sin obstáculos.

El Materialismo Histórico

Gracias a Carlos Marx y a Friedrich Engels, el socialismo adquirió un


soporte teórico y práctico a partir de una concepción materialista de
la historia. El marxismo sostenía que el capitalismo era el resultado
de un proceso histórico caracterizado por un conflicto continuo entre
clases sociales opuestas. Al crear una gran clase de trabajadores sin
propiedades, el proletariado, el capitalismo estaba sembrando las
semillas de su propia muerte, y, con el tiempo, acabaría siendo
sustituido por una sociedad comunista.

El socialismo fue un ideal de sociedad justa e igualitaria que debía


importarse en un mundo que sustituyera al capitalismo, comunidad
libre, trabajo común, el producto se debe repartir equitativamente en
relación de armonía y no de dominación. No debe existir clase social,
cooperativas en la educación y fuerza moral el principal moderador de
esta comunidad socialista es Carlos Marx y Federico Engels.

Los sistemas sociales contemporáneos trataron de cambiar el


ambiente necesario para que se mejore la calidad de vida de la
sociedad.

Algunos teóricos del socialismo, consideran que hay una ley de


desarrollo planificado lo cual solo es factible que hace un régimen de
economía centralizada, ya que exige que todas las normas de la
economía se sometan a una dirección única y estructurada por el
estado.

La ley de desarrollo planificado esta' concebida sobre las bases de la


proporcionalidad en la producción y distribución, tanto de los bienes
de consumo popular como de los medios de producción y de la mano
de obra y de las distintas ramas de la economía para establecer las
proporciones que deberá guardase en la economía nacional.
El modo de producción socialista propugna una distribución mas justa
de las riquezas y condenan la propiedad privada de los medios de
producción y de cambio, la base del socialismo se encuentra en la
denuncia de las desigualdades sociales.

Una de las características mas importante de este modo de


producción era la plusvalía que los defensores de esta doctrina decía
que le tenia que pertenecer a los obreros mas no al empresario o
capitalista, o sea una vez comprado la fuerza de trabajo, el poseedor
de dinero tiene el derecho de consumirla, es decir, de obligarla a
trabajarla durante un día entero, supongamos que durante doce
horas. Pero el obrero crea en seis horas (tiempo de trabajo
"necesario") un producto que basta para su mantenimiento, durante
las seis horas restante (tiempo de trabajo "suplementario") engendra
un "plusproducto" no retribuido por el capitalista, que es la plusvalía.

El socialismo es visto por Marx como una etapa entre el capitalismo y


el comunismo.

La Estructura Social.

Carlos Marx, sostiene que la vida social esta determinada por tres
estructuras: Una económica, jurídica-Política y una ideológica.

La Determinación Materialista: La Estructura Económica


Determina La Estructura Social.

La Estructura Económica es la base sobre lo que descansan las de


mas estructuras sociales; Se dice que los movimientos en la
estructura económica generan cambios dentro de la superestructura.

La Estructura Económica es un todo en el que los elementos no se


yuxtaponen, sino se encuentran distribuidos según la organización de
conjunto que determinan la función que desempeñan cada uno de los
elementos dentro de la totalidad.

La Estructura Económica de la sociedad entendida como el conjunto


de relaciones económicas entre los hombres está integrada por dos
elementos

 La fuerza productiva: expresa la relación que existe entre los


hombres, los objetos y la fuerza de la naturaleza empleadas
para producir bienes materiales e intelectuales necesarios para
la subsistencia y desarrollo.
 Las relaciones sociales de producción: dentro de un
proceso económico se establecen algunas relaciones sociales
más o menos estables entre los hombres.
 Esas relaciones se repiten de manera constante a través de una
actividad, hay relaciones SOCIALES-ECONOMICAS que son las
relaciones de producción y las de distribución, estas se
establecen por medio de los objetos materiales que sirven para
la satisfacción de las necesidades.

 La relaciones de producción constituye una parte de cualquier


modo de producción, el carácter de las relaciones dependen de
quienes sean los dueños de los medios de producción y de
cómo se realice la unión de esos medios con los productos;
Cuando en la base, se generan cambios, la forma de producir
se modifica.

La Superestructura1

La tesis básica del materialismo histórico es que la superestructura


depende de las condiciones económicas en las que vive cada
sociedad, de los medios y fuerzas productivas (infraestructura). La
superestructura no tiene una historia propia, independiente, sino que
está en función de los intereses de clase de los grupos (clase/s
dominante/s) que la han creado. Los cambios en la superestructura
son consecuencia de los cambios en la infraestructura. Esta teoría
tiene importantes consecuencias:

 por una lado, la completa comprensión de cada uno de los


elementos de la superestructura sólo se puede realizar con la
comprensión de la estructura y cambios económicos que se
encuentran a su base;

 por otro, la idea de que -en última instancia- no es posible la


independencia de la mente humana, del pensamiento, respecto
del mundo económico en el que están inmersas las personas, lo
que puede fomentar un cierto determinismo.

 la estructura jurídica –política forma parte de la superestructura


de una sociedad, por lo que se refiere a este aspecto, las
normas jurídicas son reglas de observación obligatoria que
conforman o sancionan la conducta de los individuos.

1
En el caso de la filosofía, ello quiere decir que la historia de la filosofía no puede ser una
historia interna del pensamiento (algo así como la historia de cómo unos sistemas filosóficos
dan lugar a otros); es preciso apelar a algo externo a ella misma, como es la economía, para
comprender la propia filosofía. Las teorías filosóficas son consecuencia de las circunstancias
económicas y de la lucha de clases en la que está inmersa la sociedad en la que vive cada
filósofo.
Normas y Derechos: constituye una forma de vida
humana objetivada de carácter normativo y social, cuya
aspiración es que su mandato se base en la justicia y
sean realizados a través de la conducta humana, el
derecho como producto resulta un conjunto de normas
(reales, de conductas, obligatorias) impuesta por la
sociedad a través de sus representantes. Su utilidad es
garantizar la vida social dentro de un marco de equidad,
armonía, paz, seguridad, etc.

El Estado Como Parte De La Superestructura

Al Estado no le caracteriza solo la independencia sino la existencia de


una vida publica indiferenciada y autónoma que encarna una idea de
bien común.

Tradicionalmente, se dice que un Estado es la integración de los


elementos esenciales o fundamentales: pueblo, territorio y gobierno,
donde el Estado se puede definir como un pueblo o sociedad viviendo
invariablemente en un determinado territorio bajo un régimen de
derechos.

Desde el punto de vista económico, el estado puede concebirse como


un ente regular de los agentes económicos para adaptarla o hacerla
compatible con la política de gobierno.

La acción política individual aislada, carecen de profundidad. Para que


sea efectiva, ha de ser colectiva. Es cierto que a lo largo de la
Historia ha habido grandes políticos que crearon sistemas de gobierno
y estados, pero precisamente la dimensión del político autentico se
mide por la influencia y el respaldo que encuentra en la colectividad.

En consecuencia, se entiende por partidos políticos a los grupos de


personas que poseen una organización estable, unos principios
ideológicos comunes y cuyo objetivo es la conquista del poder
político.

En atención a los diversos elementos de tipo ideológico,


organizativos, etc.; de los partidos políticos, pueden establecerse las
siguientes tipologías de los mismos:

La infraestructura

Las tesis marxistas relativas a la infraestructura son las siguientes:

 Es el factor fundamental del proceso histórico y determina -en


última instancia- el desarrollo y cambio social; dicho de otro
modo, cuando cambia la infraestructura, cambia el conjunto de
la sociedad (las relaciones sociales, el poder, las instituciones y
el resto de elementos de la superestructura). Por cierto, esto no
es automático, ni mecánico, ni instantáneo, sino que es un
factor que tiende a establecer paulatinamente condiciones de
irreversibilidad en cada tiempo histórico;

 La componen los medios de producción (recursos naturales más


medios técnicos) y la fuerza del trabajo (los trabajadores).
Juntos constituyen las fuerzas productivas, que estarán
controladas -a veces frenadas- por las relaciones de producción
(los vínculos sociales que se establecen entre las personas a
partir del modo en que éstas se vinculan con las fuerzas
productivas, las clases sociales, por ejemplo);

 Hay periodos históricos en los que la estructura social (las


relaciones de producción) frena el desarrollo de las fuerzas
productivas. La prolongación de esos periodos no significa una
estabilización, ni siquiera un estancamiento, de las condiciones
de existencia social; por el contrario, se verifican retrocesos
más o menos severos, y tienden a reaparecer contradicciones y
limitaciones que al inicio de periodo se consideraban
definitivamente superadas (Ej.: en los inicios del siglo XXI se
verifican crecientes casos de esclavitud y tráfico de seres
humanos, males que a fines del siglo XIX estaban superados en
casi todo el mundo);

El Siglo XX.

El Capitalismo

Durante casi todo el siglo XX, el capitalismo ha tenido que hacer


frente a numerosas guerras, revoluciones y depresiones económicas.
La I Guerra Mundial provocó el estallido de la revolución en Rusia. La
guerra también fomentó el nacionalsocialismo en Alemania, una
perversa combinación de capitalismo y socialismo de Estado, reunidos
en un régimen cuya violencia y ansias de expansión provocaron un
segundo conflicto bélico a escala mundial. A finales de la II Guerra
Mundial, los sistemas económicos comunistas se extendieron por
China y por toda Europa oriental. Sin embargo, al finalizar la Guerra
Fía, a finales de la década de 1980, los países del bloque soviético
empezaron a adoptar sistemas de libre mercado, aunque con
resultados ambiguos. China es el único gran país que sigue teniendo
un régimen marxista, aunque se empezaron a desarrollar medidas de
liberalización y a abrir algunos mercados a la competencia exterior.
Muchos países en vías de desarrollo, con tendencias marxistas
cuando lograron su independencia, se tornan ahora hacia sistemas
económicos más o menos capitalistas, en búsqueda de soluciones
para sus problemas económicos.
En las democracias industrializadas de Europa y Estados Unidos, la
mayor prueba que tuvo que superar el capitalismo se produjo a partir
de la década de 1930. La Gran Depresión fue, sin duda, la más dura
crisis a la que se enfrentó el capitalismo desde sus inicios en el siglo
XVIII. Sin embargo, y a pesar de las predicciones de Marx, los países
capitalistas no se vieron envueltos en grandes revoluciones. Por el
contrario, al superar el desafío que representó esta crisis, el sistema
capitalista mostró una enorme capacidad de adaptación y de
supervivencia. No obstante, a partir de ella, los gobiernos
democráticos empezaron a intervenir en sus economías para mitigar
los inconvenientes y las injusticias que crea el capitalismo.

El Neoliberalismo

El término neoliberalismo, abreviación de neoclassical liberalism


(liberalismo neoclásico), es un neologismo que hace referencia a una
política económica que considera contraproducente el excesivo
intervencionismo estatal en materia social o en la economía y
defiende el libre mercado capitalista como mejor garante del
equilibrio institucional y el crecimiento económico de un país, salvo
ante la presencia de las denominadas fallas del mercado. Se suele
considerar como una reaparición del liberalismo decimonónico,
aunque esta afirmación no es del todo exacta por la ambigüedad
ideológica que presenta como concepto, y por su base teórica
neoclásica. Es usado con el fin de agrupar a un conjunto de ideologías
y teorías económicas que promueven, según sus defensores, el
fortalecimiento de la economía nacional a través de incentivos
empresariales y la entrada en el proceso globalizador, y según sus
críticos, los intereses de grupos económicos corporativo -
mercantilista. Generalmente el neoliberalismo es neutral con respecto
a la libertad individual civil.

El llamado neoliberalismo en buena medida, fruto del trabajo teórico


de economistas de la Escuela de Chicago como Milton Friedman
desde mediados de los años 50 se convirtieron en críticos opositores
de las políticas de intervención económica que se adoptaban en todo
el mundo. A finales de los años 70 sus teorías ganaron amplia
popularidad en el mundo académico y político por dar respuesta al
fracaso del keynesianismo en la gestión de la crisis de 1973. En
efecto, la aplicación de los preceptos keynesianos, no sólo no creaba
empleo sino que además desató una epidemia inflacionaria mundial
(estanflación) y creó un déficit presupuestario insostenible. La crítica
de estos autores tenía tres vertientes: discutían el uso del aumento
de la masa monetaria como instrumento para crear demanda
agregada recomendando mantener fija dicha magnitud;
desaconsejaban el uso de la política fiscal, especialmente el uso del
constante déficit presupuestario, poniendo en duda el multiplicador
keynesiano; y recomendaban una reducción en los gastos del Estado
como única forma práctica de incrementar la demanda agregada.

En aquellos mismos años los trabajos de la Escuela Austriaca, como


los de Friedrich Hayet, Ludwig Von Mises y Carl Menger, empezaron
a tener mayor relevancia; aunque esta escuela discrepa tanto con el
keynesianismo como del monetarismo asociado comúnmente al
denominado neoliberalismo. La mayor parte de los aportes teóricos
fueron rápidamente aceptados poniendo fin a la predominancia que el
keynesianismo había la mayoría de escuelas de pensamiento
económico desde los años 30.

Tanto Margaret Thatcher como la administración de Reagan pusieron


en práctica estas teorías con resultados desiguales. En el Reino
Unido, se realizó una fuerte reducción en el tamaño del sector público
que, si bien tuvo consecuencias negativas en el corto plazo en el
terreno social, reactivó la economía y dio un gran dinamismo al
sector productivo. En los Estados Unidos, similares medidas chocaron
con el aparato político y la vocación militarista del entorno de Reagan
por lo que solo se logró crear un gran déficit fiscal (las iniciativas de
reducción de impuestos prosperaron pero no las de control del gasto
social o del gasto militar que eran las principales partidas).

De estas experiencias y de las dificultades para aplicar esas políticas


a países en desarrollo, nació una división entre los economistas
partidarios de la nueva doctrina. Algunos volvieron a una versión
keynesiana con inclinación monetarista que incorporaba la aversión al
déficit y a la fabricación de dinero pero no al concepto de intervención
pública en la economía (Consenso de Washington) mientras otros
opinaron que la reducción del Estado debía ser aún más drástica
hasta limitarlo a lo completamente imprescindible. En este último
grupo se encuentran los movimientos liberales norteamericanos que
son los que más suelen relacionarse al concepto de neoliberalismo.
Pero, los críticos de la economía de mercado capitalista suelen usar el
concepto como una generalización sobre cualquier posición que o
ponga límites a la intervención de los Estados en la economía o que
amplíe el poder de las empresas privadas multinacionales (según el
origen de la crítica). En América Latina por ejemplo es común
identificar el término neoliberal con las recomendaciones del
Consenso de Washington aunque a nivel académico se considere
erróneo relacionarlas con medidas de mercado abierto. El
neoliberalismo tendría entonces una razón geopolítica antes que ser
la práctica de un mercado libre, razón que explicaría que sea
asociado al corporativismo internacional.

En resumen, el término neoliberal no define una teoría económica


concreta, y se usa más para refererirse al sistema o la
institucionalización del liberalismo económico en el comercio mundial,
tampoco el neoliberalismo es una filosofía política unificada por la
diversidad de escuelas y movimientos que se le suelen relacionar.
Algunos sectores críticos usan el termino neo liberalismo con
frecuencia como etiqueta ideológica peyorativa; mientras que los
defensores de estas políticas rechazan el neoliberalismo como una
una etiqueta falaz creada por algunos sectores de izquierda y de
centro (e incluso de derecha) para descalificar sumariamente a sus
adversarios políticos, mientras prefieren definirse a sí mismos como
"liberales".

También podría gustarte