Está en la página 1de 20

Lita Lingán Mendoza

Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo – Perú.


Estudiante de la Escuela Profesional de Sociología.

PERÚ UN LEJANO AMANECER AL MODELO


NEO-DESARROLLISTA

Para desarrollar la siguiente ponencia, un ensayo que explica la trayectoria histórica del
modelo económico y político que se desarrolló desde el imperio incaico hasta la
actualidad de un país, una nación, una sociedad que no tiene una dinámica propia
autónoma, que su situación económica ha dependido y se ha estructurado desde los
intereses de potencias extranjeras. La sociedad también ha sufrido transformaciones en el
transcurso de la historia al igual que la política. El modelo neo-desarrollista está primando
en los países vecinos como Brasil, Argentina. Sin embargo, en Perú a pesar que el
gobernante actual en un primer momento tenía el sueño de transformar el país con un
nuevo modelo de desarrollo económico no ha podido logar, más bien continúa con el
modelo neoliberal, ya que este viene hacer la continuación del proceso económico ya
implementado desde años en Perú. Por ello el Perú está lejos de un amanecer neo-
desarrollista.

LA IMPERIO INCAICA

El imperio incaico fue la civilización más grande de


Sudamérica con el dominio más extenso en la historia
de la América precolombina, su territorio en conjunto
conformo el imperio del Tahuantinsuyo “los cuatro
suyos” (Collasuyo, Chinchaysuyo, Antisuyo y
Contisuyo). El modelo económico inca ha sido
calificado de redistributivo y reciproco cuya base
económica fue la agricultura, desconocieron el uso del
dinero, no estaban organizados por instituciones de mercados ni monedas, la producción
beneficiaba a todos, el trabajo era colectivo, existió una producción de
autoabastecimiento, los intercambios se realizaban en ferias a través del trueque.
El poder no estaba en las manos de un solo hombre gobernante, sino que existía una
Diarquía. Este gobierno dual consideraba que el poder debería dividirse en dos personas,
una que manejaba la vida cívica, política, económica, social, y militar y el otro lo referente
al poder religioso.

Floreció en la zona andina de los subcontinentes entre los siglos XV y XVI, como
consecuencia del apogeo de la civilización incaica. Teniendo como primer gobernante a
Manco Capac y como último a Atahualpa.

LA CONQUISTA

Luego de ser una gran civilización el imperio incaico


fue conquistado el 16 de noviembre de 1532 cuando
un ejército incaico se topó en Cajamarca con los
conquistadores españoles encabezados por
Francisco Pizarro, a poco de haber finalizado la
guerra civil entre los herederos al trono inca,
Huáscar y Atahualpa (hijos de
Huayna Capac). Ciento veinte españoles, armados con caballos y cañones, lograron poner
fin al Tahuantinsuyo. Ese día el Inca Atahualpa cayó en una emboscada en la plaza de
Cajamarca y fue apresado por los españoles.

Cuando murió, entre el 8 de junio y el 29 de julio de 1533, la cohesión política del


Tahuantinsuyo ya se había destruido.

La transformación del imperio incaico en el campesinado indígena actual arranca con el


hecho militar de la conquista. El derecho predial de la conquista y la inserción forzada de
la sociedad andina en el mercado internacional fueron los pilares sobre los cuales ésta se
organizó como sociedad feudal colonial y constituyeron, al mismo tiempo, las palancas
principales que la impulsaron a transformarse en campesinado feudal colonial.

En virtud de ello, el derecho andino quedo prácticamente derogado y la sociedad andina


se convirtió del derecho en una sociedad políticamente oprimida y económicamente
explotada. El feudalismo colonial peruano, cuyo epicentro radicó en la sierra, fue, pues,
predominante minero y sentó las bases del Perú como país productor de materias primas
e importador de bienes manufacturados.
Pasado el periodo de la conquista, se estableció el periodo virreinato una entidad político
administrativo fundada en 1542 tras el sometimiento del imperio Inca. Abarcó, en su
máxima extensión, territorios que actualmente le corresponden a Perú, Ecuador, Bolivia,
Colombia, parte de Argentina y Chile.

EL VIRREINATO

El virreinato vivió cuarenta años de caos


administrativos, fruto del choque de intereses entre
los distintos conquistadores, y el desigual reparto de
la tierra. En el campo administrativo, el virreinato
estuvo constituido por dos audiencias, las de Lima y
Cusco, que fueron sustituidas por audiencias tras las
reformas borbónicas en el siglo XVIII, existían
también organismos tales como corregimientos
cabildos y diversas autoridades indígenas.

En el Perú no se formó una verdadera fuerza de colonización. La población de Lima estaba


compuesta por una pequeña corte, una burocracia, algunos conventos, inquisidores,
mercaderes, criados y esclavos.

Según José Carlos Mariátegui (1928). Los españoles impusieron una estructura
económica feudal y esclavista. Los españoles no buscaron desarrollar una economía sólida
sino sólo la explotación de los recursos naturales. La organización colonial fallaba por la
base. Le faltaba cimiento demográfico. Los españoles carecían de aptitudes para crear
núcleos de trabajo1.

En el ámbito económico, la principal actividad desarrollada en el virreinato era la minería


desarrollado por aborígenes. Es a partir de ese momento en que la minería se consolida
como principal actividad en el virreinato. Los principales yacimientos mineros fueron:
Castro Virreina, Cerro de Pasco, Cajabamba, Contumaza, Carabaya, Cayllama,
Hualgayoc, Huancavelica, Potosí, todas ellas ubicadas en el territorio peruano.
En el ámbito comercial, España aplicó medidas proteccionistas y favoreció al monopolio
de los puertos de Sevilla en España, Veracruz México, Callao en el Perú, Panamá y

1
José Carlos Mariátegui. 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana. Lima: Biblioteca Amauta,
1928
Cartagena en Nueva Granada. Debido a que Panamá y Cartagena eran considerados
puerto de tránsito, el Callao pasó a ser el único puerto autorizado para comerciar en
América, lo cual convirtió al virreinato del Perú en el centro comercial de las colonias
españolas en América.

Tres fuerzas afectaron a la economía peruana. La primera fueron las reformas políticas
mencionadas y el desarrollo de casas portuarias y rutas de transporte alternativas, que
hicieron perder a la capital del virreinato (y su puerto, el callao) sus privilegios
monopolistas sobre el comercio sudamericano, que habían detentado casi dos siglos2. La
segunda, fue el crecimiento demográfico del país, apuntalado principalmente por la
recuperación de la población nativa y el arribo de nuevos continentes migratorios desde
España y África. La tercera, las reformas económicas de la administración borbónica, en
materia de ampliación del mercado, crecimiento de la producción y aumento de la presión
fiscal.

Llegado el siglo XIX, época en el que suceden distintos alzamientos independentistas a lo


largo de todo el continente. Tras la Batalla de Ayacucho en 1824, el Perú también fue
testigo de los alzamientos de Tupac Amarú y Tupac Katari, precedentes de la futura
emancipación Latinoamericana.

LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ

La época de la independencia en el Perú recogió un


elevado costo, porque no solo tuvo que pagar la suya. Las
fuerzas productivas fueron destruidas más que en otros
lugares. Se perdió la flota naviera de los comerciantes del
Callao, las existencias de mulas de las haciendas y los
centros mineros, y muchos esclavos de las plantaciones,
que fugaron o resultaron enrolados en los ejércitos a
cambio de su libertad3.

2
Carlos Malamud (1986) y Margarita Suárez (2001).
3
Muchos de los navíos con que los comerciantes de Lima dominaban la carrera del Pacífico fueron
apresados por la escuadra de Lord Cochcrane, so color de pertenecer a comerciantes realistas. Ver Alberto
Flores-Galindo 1984. Según el censo de 1812, los esclavos en el virreinato eran 40,337, mientras que
cuando sucedió la manumisión de 1855 sólo quedaban 26 mil.
El centro minero Cerro de Pasco, la principal productora de metales en el virreinato,
cambio de manos por lo menos tres veces entre 1820 y 1824, sufriendo en cada una de
estas alternancias la expropiación de sus animales de carga, el saqueo de la pólvora y de
sus caudales, la fuga o leva de sus operarios4.

El Perú, el país más prominente de América del sur antes de la llegada de los españoles
tuvo que transitar en el siglo XIX por el precio de la intervención colombiana en la guerra
de la independencia, la separación del alto Perú, la pérdida de Guayaquil, la guerra de
1829 que, a su vez, significo el primer contraste militar y amenaza sobre Tumbes, Jaén y
Maynas. Como consecuencia de ello, el Perú entró en constantes rozamientos con el alto
Perú, convertido en Bolivia. Sólo después de 1842, se liberó la secuela de dificultades
derivadas de la guerra emancipadora.

Con la independencia del Perú y durante la época de la República, se heredó un territorio,


pero no se construyó una nación para todos, ya que el Perú contaba con poco más de un
millón de habitantes. El 58 % eran indios; el 22 % mestizos; el 4 % eran negros y esclavos;
el 4 % la gente de “color libre”; el 12 % blancos como criollos vivían básicamente en la
costa y en algunas ciudades del Cuzco o Huamanga. Lima tenía unos 64 mil habitantes.
Eran pocos si comparamos con la ciudad de México contaba con 130 mil, pero más que
Santiago de chile con 10 mil y Buenos Aires con 40 mil5 .

Durante todos esos años, el país vivió de espaldas al espacio andino y a sus habitantes,
convirtiendo a los pueblos indígenas y nativos en grupos excluidos al momento de
imaginar la nación y fundar el Estado. Este estado fue débil y represor internamente
mientras era obsecuente con las potencias extranjeras que le proporcionaron el sustento
del que carecía internamente.

El Perú hasta la actualidad sigue siendo un país en formación. La población en su mayoría


se encuentra desprotegida por el estado, no tiene derechos, la desigualdad aumenta cada
vez más.

A través de la historia el Perú se construyó sobre la base de profundos desencuentros, un


abismo social y un estado empírico que impidió la integración social y una convivencia

4
Carlos Contreras Carranza 2010. EL LEGADO ECONÓMICO DE LA INDEPENDENCIA EN EL PERÚ.
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2010‐06580. pp. 8.
5
Alberto Flores Galindo, durante el periodo colonial, en Lima se otorgaron 411 títulos nobiliarios, volumen
lejanamente seguido por los 234 de Cuba y Santo Domingo y los 170 de México.
pacífica democrática de todos los peruanos. Producto de esto fue la aceptación de la
desigualdad como una situación “natural”. La convivencia entre las elites y la mayoría de
los peruanos fue de exclusión, racismo, marginación y profunda desigualdad, esto impidió
que nación y democracia se fusionaran.

LA REPÚBLICA

Según el historiador Jorge Basadre, la época


republicana empieza en 1822, San Martín, bajo el título
de protector convoco por primera vez a la ciudadanía con
el fin que eligiera libremente un congreso constituye, dio
la primera constitución política del país, que estableció
definitivamente el sistema republicano de gobierno, con
sus tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El
inicio de la República no significó mayor cambio en la estructura económico-social.

La vida Republicana en el Perú fue más una negación de la monarquía que una propuesta
positiva de organización estatal. Las élites gobernantes copiaron con ligeras variantes los
diseños institucionales del republicanismo liberal norteamericano de 1787, pero no
pudieron copiar obviamente ni su estructura social burguesa ni su cultura política
republicana, liberal y democrática. Sin embargo, la estructura social peruana era feudal y
su cultura política era patrimonial. El estado peruano del siglo XIX no tuvo un definido
cuerpo organizativo ni una vertebración institucional. Los intereses públicos no estaban
separados de los intereses privados: existía una tensión entre el patrimonialismo de los
caudillos y los poderes feudales del gamonalismo.

El Perú del siglo XIX no tuvo élite vigorosa y unificada ni instituciones políticas y
estatales que reemplazaran a las que habían organizado el orden colonial. Entre 1821 y
1826 no hubo Estado ni gobierno. Reinaba el caos. Este se mantuvo durante la primera
mitad del siglo XIX en medio de guerras civiles y guerras exteriores. Los actores políticos
centrales fueron los caudillos criollos y mestizos que ascendían al poder a través de golpes
sucesivos, convirtiendo al territorio como un país desconectado del exterior e
interiormente fragmentado, balcanizado y refeudalizado.

Sin embargo, en la era del guano, el Perú se reconectó con el exterior y emergió una élite
comercial exportadora que busco cambiar el epicentro de la política de los cuartales de la
sociedad civil. Pero el resultado final no fue alentador. El dinero generado por el guano
fue destinado a rubros casi improductivos: crecimiento de la burocracia, campañas
militares, abolición del tributo indígena y de la esclavitud, pago de la deuda interna,
saneamiento de la deuda externa, el orden político siguió reposando en la coerción y los
actores principales siguieron siendo los caudillos. Solo la construcción de los ferrocarriles
y algunas inversiones en la agricultura costeña (caña de azúcar y algodón para las
exportaciones) escaparon a este desperdició financiero.

El destino de los ingresos por el guano percibidos se destinó: El 29% a la burocracia civil;
el 24.5% a gastos militares; el 20% a obras públicas; el 11.5% a la deuda interna; el 8% a
la deuda externa; el 7% a los indios y esclavos.

En 1870 las reservas del guano se agotaron y el Perú no estaba preparado para este
colapso, cargando como estaba con la deuda más grande de América Latina (37 millones
de libras esterlinas). Pasando de millonario a mendigo, convirtiéndose en un país moderno
con instituciones civiles débiles.

La falta de una clase dirigente; tanto los militares como los civiles surgidos bajo esta
bonanza no pudieron elaborar un proyecto nacional coherente. Arruinaron la escaza
producción nacional o “industria local”. Dirigieron su mirada hacia el extranjero,
apostaron por el libre comercio y compraron todo lo que venía de Europa.

Los civiles no habrían podido convertirse en una “burguesía” decidida, progresista o


dirigente. Aunque, hubo al interior de esta élite gente que, como Manuel Pardo imagino
un desarrollo alternativo para el país. Fundó el Partido civil y en 1872 se convirtió en el
primer Presidente Civil. Pardo en su programa insistió en institucionalizar el país,
fomentar la educación y construir obras públicas. Ya en el poder poco es lo que pudo
hacer: el país se encontraba ahogado en su crisis debido al derroche de los años anteriores.

Durante la bonanza guanera Lima y la costa se beneficiaron. El resto del país vivieron al
margen de esta “prosperidad falaz” continuando en un mundo arcaico, especialmente la
población andina.

UN ESTADO ANTIDEMOCRATICO Y ANTINACIONAL

En la primera mitad el siglo XX la política fue recuperada por la oligarquía que gobernó
el país en alianza con el gamonalismo, apoyándose en el capital extranjero y en las FF.
AA institucionalizadas. La defensa de sus intereses agrario-minero exportadores la llevo
a organizar un estado excluyente, coercitivo y a crear los aparatos burocráticos y el
sistema legal necesario que ayudaran a manejar mejor sus negocios y a su dominio
señorial.

El estado Oligárquico instaurado en 1895 por Partido democrático de Piérola y el Partido


Civil, nunca le interesó construir un bloque social con las clases populares y organizar un
estado hegemónico; sin embargo, el Perú avanzó hacia una cierta centralización de la
autoridad sin lograrla plenamente y promovió una incipiente especialización de algunas
de sus instituciones.

El estado Oligárquico no logro organizar totalmente el monopolio de fuerza coexistiendo


con bandas armadas del gamonalismo. La dominación oligárquica se basaba en la
exclusión de las clases populares, especialmente de las campesinas, tanto cholas como
indígenas, del conjunto de sus derechos, con tendencia de la exclusión total: social, de
género, regional, racial, étnica.

La expansión económica de finales del siglo XIX y de la primera mitad del XX generó las
condiciones para la aparición de los sectores medios y del proletariado rural y minero, las
ciudades crecieron y Lima se desarrolló como región metropolitana que atraía migrantes
desplazados de las zonas rurales.

En la década 1930, los nuevos sectores populares encabezados por la clase media de
profesionales, empleados públicos y trabajadores asalariados, maduraban sus propuestas
políticas.

A comienzos del siglo XX, las luchas de los obreros, campesinos, estudiantes y clase
media buscaron la democratización del Estado. La incapacidad de tomar el Estado desde
afuera y democratizarlo mantuvo la exclusión y la represión; no obstante, las clases
medias, acompañadas por los sectores populares organizados, lo tomaron por dentro y lo
invadieron a través de sucesivas incursiones democratizadoras.

Los programas presentados por los partidos de los 30 y los 50 contienen la atención a las
demandas populares de mejores servicios estatales en forma de salud pública, educación
pública y un marco de seguridad para la vida ciudadana.

En la década de 1950 y 1960 el modelo industrialista sustitutivo de importaciones, basado


en el crecimiento hacia dentro, permitiendo altas tasas de crecimiento. Entre 1950 y 1970
se produjo un cambio político de una enorme proyección histórica.
El Apra, pasó a ser un partido aliado de la oligarquía, y las FF.AA. respaldaron e
impulsaron las reformas. Las FF. AA pretendían que las nuevas élites empresariales y
políticas colocaran a la cabeza de las reformas. Ese es el sentido claro del golpe anti-
oligárquico y anti-aprista de 1962 y el de la elección de Belaunde en 1963.

El gobierno militar impulsó las reformas más importantes que acabaron con el Estado
oligárquico patrimonial, pero no logro construir un estado plenamente moderno y eficaz.
Emprendió asimismo una audaz reforma educativa que amplió la cobertura, pero no
mejoró su calidad.

Las instituciones estatales no lograron funcionar con coherencia y eficacia, como toda
burocracia moderna. El gobierno de Velazco no logró construir una burocracia: racional,
eficaz, objetiva, impersonal, sin embargo, una élite tecnocrática de primera calidad que
fuera capaz de elaborar un agresivo proyecto de desarrollo industrial y de comprometer a
las élites empresariales a realizarlo.

Las grandes reformas transforman la geografía social y cultural del país. Aceleran la
migración masiva del campo a la ciudad, el comercio ambulatorio masivo, la aparición de
millones de micro y pequeñas empresas, la emergencia de nuevos referentes culturales,
políticos y sociales.

La informalidad, inmenso sector socioeconómicos que opta por desarrollarse y funcionar


al margen del estado neo-oligárquico, poniéndolo en crisis y generando una situación de
grave conflicto.

Este Estado sufre un radical remozamiento con las formas neoliberales que impulsó el
fujimorismo durante la década de los noventa, no logra despojarse de su matriz
oligárquica ni ganar en eficacia funcional; al contario profundiza su divorcio de la
sociedad, acrecienta su aislamiento, como también sus rasgos autoritarios y corruptos.

MODELO ECONÓMICO NEOLIBERAL

Perú ha pasado del modelo económico Keynesiano de los años 30 - 70 al modelo


neoliberal aplicado desde el año 90; establecido por el gobierno de Alberto Fujimori y
ratificado en la constitución de 1993.

A lo largo de nuestra historia el poder político ha sido cortado por gobiernos militares
fácticos y gobiernos civiles, sirviendo a las élites sociales y grandes grupos económicos
sin respeto a los derechos del ciudadano como fundamento de convivencia pacífica, a la
separación de los poderes, al orden constitucional, menoscabando el desarrollo
democrático del país.

Recién en los años 90´s, se aplica el modelo neoliberal al Perú, sus principios se basan en
la no intervención del Estado, es decir, que el control de la economía esté en manos del
capital privado y no en manos del Estado y desde esa época se promueve políticas de libre
comercio, con una baja regularización en el mercado, privatización de empresas públicas,
libre flujo de capitales económicos y financieros.

Este tipo de modelo se implantó en los países, porque los creadores afirmaban que los
gobiernos nacionales son muy burocráticos, ineficientes, e impedían el libre
funcionamiento del mercado, por lo que plantearon que el mercado debe regularse por si
solo sin la intervención del Estado.

El colapso económico y estatal producido en los años 80 por Alan García y la crisis de los
partidos políticos abrieron las puertas a los poderes fácticos para reordenar la economía y
el Estado en sus propios términos: La instauración de un modelo económico neoliberal
extremo y de un Estado predatorio a su servicio utilizando los altos mandos de las FF.AA,
como socio y soporte.

El nacimiento de del modelo neoliberal extremo y de un Estado predatorio hermanos


mellizos alumbrados del mismo parto; cuyo objetivo fundamental era destronar al Estado
y entronar al mercado autorregulado.

El modelo neoliberal no está interesado obviamente en forjar un Estado nacional, ni


desplegar, por eso mismo, las adecuadas políticas públicas que satisfagan los intereses,
las necesidades, los derechos y las aspiraciones de las clases populares.

Los pobres reciben las migajas del banquete a través del neopopulismo elemental: reducir
la pobreza con dadivas. La mayor parte de la actividad económica y social se realiza fuera
del control del actual Estado. Excluyendo a la mayoría, dándole la espalda al Perú.

El modelo neoliberal mira hacia afuera y afecta a los mercados internos, cuyo efecto fue
deteriorar las condiciones de vida de la población y aumentar la desigualdad y la pobreza.
Gran parte de los trabajadores públicos fueron desempleados por la privatización, y la
presión de la globalización impidió el crecimiento de los salarios de los trabajadores
privados, la reducción del gasto público afectó la calidad y, por lo tanto, la calificación y
capacitación de los trabajadores.

La consecuencia ha sido situar en los mercados externos la fuente de generación de


demanda e ingresos para sostener el crecimiento, el modelo neoliberal se basa en el cholo
barato. Este estilo de crecimiento no solo tiene débiles conexiones con el resto de la
económica, sino que exacerba la desconexión de la económica moderna con la geografía
y la demografía del país.

Las políticas del consenso de Washington liberalizaron el comercio y los mercados


financieros concedieron con los sectores económicos internos vinculados con intereses de
empresas transnacionales.

La propuesta neoliberal, en la práctica, impidió la creación de un bloque regional al no


considerar que los espacios regionales, en especial el andino, sean para nosotros mercados
internos ampliados y verdaderas plataformas de lanzamiento para que nuestros productos
manufacturados compitan en mejores condiciones en el mercado mundial. El
regionalismo abierto es funcional al modelo neoliberal.

Los tratados de Libre Comercio son asimétricos, la apertura indiscriminada, la reducción


unilateral de aranceles y el liderazgo de las exportaciones en el crecimiento económico
muestra subordinación de las transnacionales.

El acuerdo comercial Perú – EE. UU no es un tratado de libre comercio, sin un acuerdo


asimétrico entre un país desarrollado y grande, que subsidia sus productos, y un país poco
desarrollo y pequeño. El mundo actual es dependiente y subordinado.

Según Francisco Durand el Perú no ha encontrado a las “grandes ligas”, como afirman
algunos entusiastas defensores del modelo, olvidando que también somos notables en
informalidad. El modelo neoliberal no se ajusta a nuestra realidad concreta6.

Fallas del modelo económico actual.

 Privilegia la propiedad privada y dentro de ella a las grandes empresas nacionales


o extranjeras.

6
DURAND FRANCISCO. 2007. El Perú fracturado: formalidad, informalidad y economía delictiva.
Fondo Editorial del Congreso del Perú. p. 284. Lima-Perú
 Hace vulnerables a un shock externo negativo, caída de términos de intercambio
y salida de capitales.

 Poco empleo formal (aprox. 30%) por ser intensivo en capital, lo que favorece la
informalidad.

 Impulsa el consumismo en base a deuda y borrando las diferencias entre


necesidades y deseos, tendencia que afecta principalmente a los más pobres.

 Existe un mercado fuerte, con un Estado fuerte institucionalizado.

 Depredación acelerada del medio ambiente.

 La economía se basa en torno a la minería, la actividad extractiva más destructiva.

 Extranjeriza las principales actividades económicas.

 El peruano es visto como el cholo barato, por los salarios bajos.

El discurso de los últimos políticos que gobernaron el Perú se basa en el incremento de la


inversión extranjera sin condiciones, y un estado que vende y concesiona el país sin
regularizar su funcionamiento, ello ha conllevado a incrementar los conflictos sociales.

Es un poco difícil estructurar un proyecto de nación con el actual modelo neoliberal,


principalmente por que el proceso de descentralización está caminando a centímetros, por
la ausencia de prácticas democráticas, y por qué la élite económica, tiene poder de las
decisiones del gobierno, es por ello que los capitales extranjeros profundizan aún más las
desigualdades.

La estructura productiva por el modelo neoliberal es insostenible. Ésta combina el modelo


primario exportador, con escasa diversificación y contenido tecnológico y de
conocimiento de la producción, con predominancia de empresas de pequeña escala y
bajísimos niveles de productividad más de tres cuartas partes de la exportación sigue
siendo tradicional y más del 55% son minerales.

PERÚ UN LEJANO AMANECER AL MODELO NEO-DESARROLLISTA

El modelo Neo-desarrollista nació como respuesta a la crisis orgánica del neoliberalismo


tanto en Argentina, Brasil. El Estado Neo-desarrollista se constituye como promotor del
desarrollo con una discursiva “nacional y popular”; revalorizara la autonomía relativa del
Estado como instrumento orientador del desarrollo económico capitalista7.

El neo desarrollismo se constituyó en la forma pos neoliberal del desarrollo capitalista en


Argentina y que esa nueva forma de desarrollo es la continuidad en la ruptura del
neoliberalismo. Es decir, si bien se manifiestan algunos cambios en las formas que asume
el proceso de valorización y las políticas públicas que lo acompañan, el contenido del
mismo continúa dentro de los lineamientos establecidos durante el capitalismo en su etapa
neoliberal.

El neo desarrollismo parte del reconocimiento implícito (y muchas veces explícito) de la


existencia de un movimiento social reconfigurado y con una importante capacidad de
confrontación y resistencia. El Estado como forma objetivada de la relación social de
capital, en el neo desarrollismo da cuenta de un movimiento popular que se rearticuló a
finales de los noventa y hoy continúa presentando un cuestionamiento significativo a la
voluntad expansiva del capital. Dado que el Estado expresa la dominación del capital en
la sociedad, sus políticas tienden naturalmente a favorecer su reproducción como relación
social dominante. Esa tendencia esta mediada por la contradicción permanente que
impone sobre él la competencia entre capitales. En efecto, la unidad del Estado no es
siempre unívoca. En particular, los dos ejes de acumulación (superexplotación del trabajo
y superexplotación o saqueo de los bienes comunes) enfrentan periódicamente a los
sectores “industriales” del capital productivo con los sectores “extractivos” del mismo
(Féliz y Chena, 2008)

En el caso de Brasil, un aggiornado desarrollismo, denominado Neodesarrollismo. Por el


lado de la Argentina, un esquema que podría denominarse, con más fuerza desde 2012,
como de Desarrollismo proteccionista. Ambas estrategias de desarrollo, poniendo énfasis
en variables explicativas del desarrollo, como ser el ritmo de la actividad económica
reciente y sus tendencias, aspectos institucionales y de inserción internacional, comercio
exterior e IED, las políticas para el caso de la producción agropecuaria y la agroindustria,

7
MARIANO FÉLIZEMILIANO LÓPEZ: Proyecto neo desarrollista en la Argentina ¿Modelo nacional-
popular o nueva etapa en el desarrollo capitalista? La Plata – Ensenada / 2012. Editorial el colectivo.
y algunas tendencias en materia de sociedad y educación, dos objetivos pendientes hacia
la sociedad del conocimiento8.

¿Por qué Perú un lejano amanecer al modelo neo-desarrollista?

A través de la historia el Perú, ha pasado diferentes etapas económicas políticas y sociales,


poniendo en práctica modelos económicos copiados de países desarrollados, diferentes a
la realidad peruana, el cual no han llegado a desarrollar un estado sólido, ni una economía
burguesa nacional.

El Perú estuvo a dispensas de los países desarrollados, cuyo objetivo desarrollar el modelo
primario exportador, esto, es apoyado por el actual modelo neoliberal que depreda el
medio ambiente, el gobierno es un títere gobernado por poderes económicos fuertes, que
les interesa, es como lucrarse de la riqueza natural que todavía existe. Alberto Fujimori
fue el presidente peruano que abrió las puertas a este modelo, que, a través de los años,
ha traído conflictos en la población peruana.

Pasaron 25 años, desde que Alberto Fujimori en 1990 instauro el modelo neoliberal en
Perú y cuatro gobiernos con distintitos personajes, Alejandro Toledo, 2° Gob. Alan García
y Ollanta Humala, y sigue el mismo modelo económico, siendo actualmente la ideología
dominante en nuestro país.

Debido al fraude que existió en el año 2000. Alejandro Toledo encabezo “La Marcha De
Los Cuatro Suyos”. Ganando en las elecciones del año 2001, A pesar que empezó otro
gobierno el Perú siguió con el mismo modelo económico. En el 2006 Alan García ganó
las elecciones gobernando por segunda vez. También siguió el modelo neoliberal,
matizando el Tratado de Libre Comercio, parte de la bonanza en las exportaciones
peruanas.

8
Para el Neodesarrollismo brasileño ver, por ejemplo, Bresser-Pereira, Luiz Carlos (2003)
Desenvolvimento e Crise no Brasil: 1930-2003. Quinta edicion. Sao Paulo: Editoria 34; Siscú João, Luiz
Fernando de Paula e Renaut Michel (2005), “Por qué um Novo-Desenvolvimentismo?” en Jornal dos
Economistas no. 186, janeiro de 2005, p. 3-5. Instituto de Economia da Universidade Federal do Rio de
Janeiro (IE/UFRJ). También O’Connor, Ernesto (2010). El Neodesarrollismo brasileño como propuesta de
desarrollo para Argentina. Estudios Económicos de Desarrollo Internacional / Economic Studies of
International Development. Volumen 10-2 Julio-diciembre 2010. Universidad de Santiago de Compostela.
España.
En el año 2008, tras la crisis económica mundial en el Perú, se difundieron audios entre
funcionarios del gobierno negociando la entrega de lotes petroleros a una empresa
extranjera, donde se implica el premier Jorge del castillo y al ministro Juan Valdivia
Romero, renunciando cada uno a su cargo.

En el 2009. Los indígenas amazónicos bloquearon la región de Bagua manifestándose en


contra los decretos especiales que habían sido decretados por el Poder ejecutivo, que
regulaba la explotación de las tierras eriazadas para la explotación de recursos naturales
renovables y no renovables. En donde la ministra del interior Mercedes Cabanillas ordenó
que la policía recupere las carreteras tomadas. En el intento de desbloquear fallecieron 34
indígenas y 24 policías. Quedo impregnado en la memoria de todos los peruanos este
incidente llamado “el baguazo”, realizado el 5 de junio del 2009.

El gobierno de Alan García ha llevado hasta el límite la ideología neoliberal. Su discurso


modernizado, se vio resumida en inversión extranjera sin condiciones, exportaciones
competitivas con bajos salarios y un estado que vende, concesiona y alquila “cerros y
tierras del país para ponerlos en valor con compradores o inversionistas extranjeros”,
excluyendo a las comunidades campesinas y poblaciones nativas de la sierra y de la selva
del país.

Después del segundo gobierno de Alan García. El pueblo peruano quedo con cierta
incertidumbre y desconfianza, que, al aparecer Ollanta Humala con un discurso nuevo,
distinto a los demás candidatos. Ollanta Humala género en el pueblo peruano la esperanza
de un cambio en el gobierno.

Ollanta Humala a pesar de tener un discurso con inclusión social, creando el MIDIS, que
desarrolla programas sociales en beneficio de la población, en un primer momento se le
vínculo con Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa y los demás presidentes que han
implementado una política económica del Neo-desarrollista, por el que había planteado
un modelo económico nacional con industrialización que permita en el Perú una
transformación, propuesta que impregnó en su plan de gobierno presentado en al año
2011, el cual trajo suspicacias en la inversión extranjera, quienes en un primer momento,
fueron los primero en oponerse a este.

Ollanta Humala, al llegar al poder en 2011, con un gran apoyo del pueblo peruano, en la
costa, sierra y selva, ya que, su plan de gobierno, llamado “La gran transformación”, un
documento que propone diversos aspectos, como la de una nueva constitución, con una
economía nacional de mercado; recuperación de la tierra, el agua, los minerales, el gas;
revisión y renegociación de los TLC; regulación del estado en la economía; cambio en
contra el modelo neoliberal, etc.

Ollanta Humala en el plan de gobierno presento un modelo económico nacional,


diferentes al modelo económico de los demás países Latinoamericanos como: Brasil,
Ecuador, Argentina, Bolivia y Venezuela en la actualidad han establecido un modelo Neo-
desarrollista.

A pesar que Ollanta Humala presento su plan de gobierno con grandes cambios, al llegar
a gobernar en sus primeros años pasó a la hoja de ruta, en donde redujo al mínimo,
favoreciendo a las grandes empresarias y a la inversión extranjera y las promesas hechas
ante el pueblo peruano; sólo quedaron escritas en un papel y en la mente de todos los
peruanos.

La Hoja de Ruta, no es más que Lineamientos Centrales de Política Económica y Social.


Escrita por los mismos asesores y autores del plan de gobierno. En donde comprometen
al gobierno de Ollanta Humala seguir con la transformación de forma gradual y
persistente; implementado políticas públicas, como los programas sociales: Cuna Más,
Qaliwarma, Juntos, Pensión 65, Techo Propio, Beca 18, Becas de Pos grado, etc

El Perú está lejos de un amanecer al modelo Neo-desarrollista, ya que, Ollanta Humala


ganó las elecciones con su discurso de inclusión social y bienestar del país, en donde
primero presento la “Gran Transformación”, luego la Hoja de Ruta, después, algo
parecido y al final término siguiendo el modelo neoliberal.

Según Sinesio López, existieron tres razones que explican el cambio de rumbo en la
gestión del mandatario: primero, el pragmatismo; es decir, dejar que la economía del
gobierno siga en “piloto automático”, luego hubo mayor fuerza en la derecha que en la
izquierda y en tercer lugar posiblemente la corrupción.

El candidato peruano en campaña dice una cosa para ganar las elecciones y al llegar al
poder hace otra cosa. Esto se debe a la democracia de minorías importada de los Estados
Unidos en las dos últimas transiciones, que piden a los ciudadanos una autorización para
que los elegidos hagan lo que quieran. Carlos Franco repetía que el producto de las
transiciones, strictu sensu, eran gobiernos elegidos y no democracias.
Ollanta Humala como antes Alejandro Toledo y Alan García son un producto de esta
democracia de minorías, que estimule el engaño como forma de gobierno. En la actualidad
quienes protestan contra el engaño, como lo hizo. Ollanta Humala en campaña, son
considerados delincuentes, como Oscar Mollehuanca o Gregorio santos y otros,
señalándose que deben estar presos. Sin embargo, en ningún caso el viraje fue drástico
como con Ollanta Humala.

Humala nació a la política el 2000 con su levantamiento en Locumba y desarrolló las


campañas electorales de 2006 y 2011 con una plataforma similar a la de Evo Morales,
prometiendo defender los recursos naturales y redistribuir la riqueza, sin embargo, llego
al poder e hizo lo contrario. Hoy sabemos que sus virajes iniciales no fueron “tácticos”
sino “estratégicos” y que no le importo traicionar los millones de votos que la llevaron a
está.

Ollanta Humala es el viraje precoz y rápido de un líder débil e inexperto. Que hizo el
viraje todo un record.

Alejandro Zapata dijo: “Ninguna Revolución resiste a un cañonazo de 50 millones de


pesos”. La gran debilidad del gobierno de Humala es que no tiene partido ni operadores
políticos.

El proyecto minero conga, generó un pesadilla o trauma en el gobierno de Ollanta Humala,


este conflicto enfrento a los pobladores Cajamarquinos contra el proyecto minero conga
presentado por Yanacocha de gran envergadura para la empresa, con capital
transnacional.

Los conflictos o reclamos que los pueblos realizan son históricos por parte de las
comunidades que no perciben el beneficio directo de la explotación de los recursos
naturales. Las comunidades no confían en los agentes de gobierno respecto a la protección
que estos pueden brindar frente a los riesgos ocasionados por la actividad minera; la
infraestructura regulatoria sigue siendo débil y carente de recursos.

Los conflictos a nivel nacional involucran a tres sectores fundamentales: gobierno,


empresa y sociedad civil. En cuanto al gobierno este debe incrementar sus capacidades
para asegurar el respeto de los derechos de las comunidades y la protección del ambiente;
el Ministro de Energía y minas no puede seguir siendo “juez y parte” en el sector, el
Ministerio del Ambiente debería adquirir más injerencia en el campo fiscalizador y
regulatorio; deben derogarse los decretos que criminalizan la propuesta social; se les debe
reconocer a las comunidades su derecho al consentimiento previo, libre e informado,
avanzar en el ordenamiento territorial del país.

En cuanto a las empresas, son conglomerados que componen las empresas mineras se
articulan alrededor del objetivo de la implementación del proyecto y de las ganancias
generadas por este. La actuación del Estado en los conflictos muestra su presencia
desigual en los diferentes casos y espacios. Sin embargo, coincide que esta actuación está
más orientada a resolver los problemas generados por los estallidos de los conflictos que
ha solucionar las causas que lo generan. Esto es lo que paso en los diferentes conflictos
mineros como: Conga, Cañarís, Espinar y en estos últimos días Tía María. El cual en cada
enfrentamiento ocasiona muertes de los pobladores el cual se ven desprotegidos por el
estado quien se ofreció y comprometió en que lucharía por los recursos naturales en
beneficio del pueblo, lucharía por el agua.

El Estado se ha inclinado más a la promoción de la inversión que a la regulación y la


redistribución efectiva, donde prácticamente el estado se ha posicionado más a los
intereses de las empresas mineras que de las comunidades o colectividades locales.

El Estado no cumple su rol, la actividad minera no contribuye suficientemente al


desarrollo local generan suficiente desarrollo y las comunidades locales generan
suficiente desarrollo y las comunidades locales a acciones de protesta para hacer
considerar sus intereses.

La sociedad civil o los actores sociales, reúnen su propio universo fluctuante de actores,
en posiciones particulares, en diversos grados de alianza, concertación o negociación, en
su defecto, en tensión y fricción y, eventualmente, en enfrentamiento y oposición abierta.
Las comunidades no confían en los agentes de gobierno. A esto se suma la interacción
entre pobladores y personal de las empresas mineras, que ostentan actitudes desdeñosas,
hasta racistas hacia las comunidades locales.

El ciudadano peruano actual ha perdido la esperanza en un cambio o transformación a un


modelo económico y la ideología política, con redistribución, equidad, sin dominación,
ni discriminación; que el estado se preocupe de los más pobres. En el Perú sigue
predominando el modelo neoliberal, esto hace que el modelo neo-desarrollista se
encuentra lejos de realizarse, a pesar que los países Sudamericanos, tienen similar
geografía; pero cada país tiene diferente visión de gobierno.
Ollanta Humala en inicios fue la esperanza de una transformación. Si mañana hubiera
nuevas elecciones el Perú no tiene una opinión concreta si votar por uno u otro candidato
por que al final seguirán con el mismo modelo económico y las políticas implementadas
por los diferentes gobiernos.

CONCLUSIONES

Al revisar la historia peruana desde el Imperio Incaico hasta la actualidad, el país ha


pasado por diferentes procesos económicos, políticos y sociales. Después de la caída del
Imperio Inca el Perú no ha podido establecer una economía nacional, con una burguesía
propia, ya que los conquistadores llegaron a saquear el oro, plata y todos los minerales
existentes en la época, sin construir nación.

La independencia del Perú tajo una gran crisis económica, que recogió un elevado costo.
Las fuerzas productivas fueron destruidas. El Perú hasta la actualidad sigue siendo un país
en formación. La población en su mayoría se encuentra desprotegida por el estado, no
tiene derechos, la desigualdad aumenta cada vez más.

En la vida republicana que experimento el Perú, estuvo gobernado por militares caudillos
que gobernaban para la oligarquía, gobernó el país en alianza con el gamonalismo,
apoyándose en el capital extranjero y en las FF. AA institucionalizadas. La defensa de sus
intereses agrario-minero exportadores la llevo a organizar un estado excluyente,
coercitivo y a crear los aparatos burocráticos y el sistema legal necesario que ayudaran a
manejar mejor sus negocios y a su dominio señorial.

El neo desarrollismo se constituyó en la forma pos neoliberal del desarrollo capitalista en


Argentina y que esa nueva forma de desarrollo es la continuidad en la ruptura del
neoliberalismo. El modelo Neo-desarrollista nació como respuesta a la crisis orgánica del
neoliberalismo tanto en Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia y Ecuador. El Estado Neo-
desarrollista se constituye como promotor del desarrollo con una discursiva “nacional y
popular”; revalorizara la autonomía relativa del Estado como instrumento orientador del
desarrollo económico capitalista
Finalmente, el Perú está lejos de un amanecer al modelo Neo-desarrollista, porque sus
gobernantes siguen adoptando un modelo neoliberal, no se sabe hasta cuándo. Lo cierto
es que los candidatos que quieren llegar al poder engañan al ciudadano peruano dándole
esperanzas en un gobierno incluyente, con más regulación del Estado a favor de los
pobres.
BIBLIOGRAFIA

 José Carlos Mariátegui. 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana. Lima:


Biblioteca Amauta, 1928
 Carlos Malamud (1986) y Margarita Suárez (2001).
 Carlos Contreras Carranza 2010. El legado económico de la independencia en el perú.
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2010‐06580. pp. 8.
 Alberto Flores Galindo, durante el periodo colonial, en Lima se otorgaron 411 títulos
nobiliarios, volumen lejanamente seguido por los 234 de Cuba y Santo Domingo y los
170 de México.
 DURAND FRANCISCO. 2007. El Perú fracturado: formalidad, informalidad y
economía delictiva. Fondo Editorial del Congreso del Perú. p. 284. Lima-Perú.
 Martín Tanaka y Ludwig Huber – IEP, Bruno Revesz y Alejandro Diez – CIPCA,
Xavier Ricard y José de Echave – CBC Minería y conflicto social1.
 Enrique Fernández Maldonado. De la gran transformación a la gran continuación: la
política laboral a dos años de gobierno. EDICIÓN Nº 5, AÑO 7, NOVIEMBRE 2013
 http://todosobrelahistoriadelperu.blogspot.com/2012/01/la-era-del-guano-1845-
1879el-peru.html#sthash.7FmUBdSZ.dpuf.

 MARIANO FÉLIZEMILIANO LÓPEZ: Proyecto neo desarrollista en la Argentina


¿Modelo nacional-popular o nueva etapa en el desarrollo capitalista? La Plata – Ensenada / 2012.

Editorial el colectivo.
 http://blog.pucp.edu.pe/item/25624/la-independencia-del-peru-el-pais-hacia-1821
 http://www.monografias.com/trabajos57/peru-siglo-xix/peru-siglo-xix2.shtml
 http://departamento.pucp.edu.pe/economia/images/documentos/DDD301.pdf
 http://es.scribd.com/doc/134600929/Economia-y-Sociedad-a-Inicios-de-La-
VidaRepublicana#scribd
 http://www.historiacultural.com/2010/06/sociedad-colonial-virreinato.html
 http://es.wikipedia.org/wiki/Siete_Ensayos_de_Interpretaci%C3%B3n_de_la_Realid
ad_Peruana.