Está en la página 1de 5

FACTORES SOCIOECONOMICOS QUE INFLUYEN EN EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS A

MAYORES DE 18 AÑOS, EN TIEMPOS DE COVID 19 – DISTRITO HUARAZ - 2021

FORMULACION DEL PROBLEMA

¿Cuáles son los factores socioeconómicos que influyen en la compra de bebidas alcohólicas a
mayores de 18 años en el distrito de la ciudad de Huaraz en tiempos de pandemia – Covid 19
-2021?

OBJETIVO

Determinar que tanto influye lo factores socioeconómicos en la compra de bebidas alcohólicas a


mayores de 18 años en el distrito de la ciudad de Huaraz en tiempos de pandemia – Covid 19
-2021

UNIDAD DE ANALISIS:

La población utilizada para esta investigación fueron hombres y mujeres mayores de 18 años que
residen en el distrito de la ciudad de Huaraz

TIPO DE ESTUDIO

Se utilizó un diseño descriptivo, con abordaje cualitativo de nivel aplicativo que permitió evaluar el
factor que influye en el consumo de alcohol

VARIABLES:

Las variables son características observables que posee cada persona, objeto o institución, y que,
al ser medidas, varían cuantitativa y cualitativamente una en relación a la otra. Así, son variables
de las personas: contextura, edad peso, sexo, talla, color del cabello, color de ojos, grado de
atención, conocimientos previos, religión, procedencia, clase social, etc.

- Variable independiente: Factores socioeconómicos

El factor social es un factor predominante en el consumo de alcohol; los amigos, los pares más
cercanos, parejas y grupos pequeños se convierten en una influencia dominante que determina el
consumo de sustancias. El consumir alcohol, hace parte de la selección y socialización entre
amigos, puesto que debe existir aprobación por parte de los otros, evitando la exclusión social por
parte de quienes consumen alcohol

Las crisis económicas provocan cambios en las políticas, contexto institucional, desigualdades y
distribución de la renta y estas afectan a la renta individual, desempleo y migraciones, que
consecuentemente se pueden traducir en cambios en la dieta, inversiones, estilos de vida, etc.
Pero sobretodo remarcar el consumo de alcohol como posible consecuencia de los efectos de las
crisis en la salud.
Definición operacional. La variable factores socioeconómicos se medirá con un cuestionario de X
preguntas en escala dicotómica, desarrolladas en base a las dimensiones: factores económicos y
factores sociales

- Variable dependiente: bebidas alcohólicas


Se sabe que la bebida se considera un bien no esencial, que es prescindible, pero durante
la crisis de pandemia la economía bajo y por ello el precio de estas bebidas alcoholicas

MODELO:

Se aplicará un modelo regresión lineal multivariable, el método de mínimos cuadrados ordinarios


los cuales son empleados con la finalidad de adquirir respuestas esperadas a partir de variables
dependientes e independientes.

TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE RECOLECCIÓN DE DATOS, VALIDEZ Y CONFIABILIDAD

Arias (2003) refiere que, para la selección de los instrumentos de recolección de datos,
previamente se tiene que haber efectuado la operacionalización de las variables y que este guarde
relación con el título, el planteamiento de problema, con los objetivos y la hipótesis (todo en
correspondencia) y que estas guarden relación con el tipo y diseño de investigación, como es el
presente caso, así lo refiere

- Técnica de recolección de datos

Encuesta

- Instrumento de recolección de datos

Cuestionario Digital.
Perú es el tercer país que más consume alcohol en la región
La Organización Mundial de la Salud (OMS) prendió las alarmas, luego de su último
informe sobre el consumo de alcohol en América. Para 2010, Paraguay lidera la lista con
33,9% de la población que ha tenido este tipo de episodios, seguido por Venezuela con
24,3% y Perú con 13,5%.

Redacción Gestión
redaccion@gestion.pe
Actualizado el 31/07/2015 05:30 a.m.

La Organización califica estos episodios como nocivos cuando se


consumen cuatro o cinco bebidas alcohólicas, al menos en una
ocasión en los últimos 30 días. En la región, uno de cada cinco
bebedores practica episodios de consumo de alcohol excesivo,
superando el promedio global. Mientras que a nivel mundial la
cifra se ubica en 16%, en América llega a 22%.

Según Maristela Monteiro, asesora principal en abuso de


sustancias y alcohol de la OMS, este aumento se puede deber a "la
alta disponibilidad del alcohol en los países de nuestra región". La
experta también culpabiliza al bajo precio del líquido y a la gran
promoción y publicidad que tiene.

Jaime Arias, médico y presidente de Acemi, aseguró que el alcohol


es un factor de riesgo para enfermedades crónicas. Bajo su punto
de vista, una de las causas del incremento de su consumo es la
mayor capacidad de pago de la gente, que se ha dado con el
crecimiento de la clase media.

La preocupación de la Organización también radica en que, según


el informe, en cinco años (entre 2005 y 2010) aumentó el número
de hombres bebedores que tienen consumos episódicos fuertes. El
porcentaje pasó de 18% a casi 30%, mientras que en las mujeres
aumentó de 4,6% a 13%.

Históricamente, la región no ha salido bien parada en estos


informes. Las personas consumen, en promedio, 8,4 litros de
alcohol por año, 2,2 litros más que el promedio mundial. En las
Américas, más de 81% de las personas mayores de 15 años han
consumido alcohol alguna vez en su vida, lo que le da el título de
tener la mayor cantidad de personas que lo han ingerido.

Anselm Hennis, director del departamento de enfermedades no


transmisibles y salud mental de la OMS, aseguró que "la región
tiene una larga tradición de producción y consumo de alcohol, por
la cual ha pagado un alto costo en salud, recursos financieros y
productividad".

El informe destaca que el uso nocivo del alcohol fue el culpable de


la muerte de cerca de 300.000 personas, en 2012. De estas, dice la
OMS, más de 80.000 no habrían fallecido si la bebida no hubiera
estado de por medio.

[LEA TAMBIÉN: El consumo de tabaco en el mundo y las


iniciativas para frenarlo ]

Con este panorama, la Organización pidió que los países


establezcan medidas para contrarrestrar el crecimiento. Entre lo
que podrían hacer los gobiernos de la región, explica el informe,
está el aumentar los impuestos al alcohol, restringir los horarios y
locales de venta, regular la comercialización e imponer una edad
mínima para su compra y venta. Otro de las acciones que se
pueden tomar es establecer restricciones para conducir en estado
de ebriedad.

Entre los países que lo hacen se destaca Ecuador, junto Colombia,


Brasil, Chile y Uruguay, que han fijado un límite legal de menos de
0,04 g/dl para la concentración de alcohol en la sangre.

Costos económicos por el alcoholSegún las estimaciones de


la OMS el alcohol es el principal factor de riesgo, muerte y
discapacidad para las personas entre 15 y 49 años. La entidad
resalta que esta es la franja en la que se suele ser más productivo
económicamente. "En un estudio realizado en Estados Unidos, en
2006, se estimó que el consumo nocivo de alcohol le costó al país
cerca de US$224.000 millones. De este número, 72% se atribuyó a
la pérdida de productividad en el trabajo. La OMS también
advierte que habría que calcular los costos que genera las
detenciones y pérdidas de puesto de trabajo.
Diario La República de ColombiaRed Iberoamericana de
Prensa Económica (Ripe)

Los trastornos mentales y del comportamiento debido al consumo de alcohol son un conjunto de
eventos psicopatológicos iniciados con la intoxicación aguda y sus diferentes manifestaciones. El
alcohol que a dosis bajas parece tener efectos estimulantes del comportamiento, produce
agitación y agresividad al aumentar la dosis, y a niveles muy elevados da lugar a una clara
sedación. En el país, 4,6% de las personas de 15 y más años de edad que consumió alcohol sufrió
trastornos. La prevalencia fue notablemente mayor en hombres (8,2%) con respecto a las mujeres
(1,1%), y en el grupo 20 a 29 años de edad (7,4%) comparado con el de 50 a 59 años de edad
(3,7%).
La adicción al alcohol es un trastorno progresivo, lo cual significa que con el paso del tiempo se desarrolla una
adicción física al alcohol. Al final, el alcohol altera el equilibrio de las sustancias químicas del cerebro que
afectan el juicio, el placer y la capacidad para controlar el comportamiento. Según Mayo Clinic, cuando este
equilibrio se pierde, a menudo las personas beben para recuperar sentimientos gratificantes o para olvidar las
experiencias y los sentimientos negativos. (Mayo Clinic, 2012)