Está en la página 1de 24

Regístrese Nuevos Publicar Toolbar Foros Ayuda

Compare precios Consulte a los expertos Recomendar

Recomendamos:
Barra de herramientas gratuita

Buscar: Avanzada

Bajar Trabajo (Descargar)


Agregar a favoritos Recomendar Imprimir

Cuadro comparativo de las características cognitivas del niño en edad preescolar

Introducción
Área de desarrollo cognitivo o cognoscitivo
Procesos cognitivos
Características del área de desarrollo cognitivo
Cuadro comparativo de las edades
Actividades que permiten estimular el desarrollo cognitivo del niño
Conclusiones
Bibliografía
INTRODUCCIÓN.

Por medio de la elaboración de este trabajo pretendemos llegar a conocer un poco más acerca de las
características en relación al área de desarrollo cognitivo que presentan los niños en edad comprendida
entre los 0 y los 6 años.

Las características que se pretenden mostrar en este trabajo investigativo son las más destacadas en los
niños, analizando cada una de ellas para llegar a comprender las diversas actividades y proyectos que
nosotras como futuras docentes podremos llegar a realizar en aula, dependiendo de las edades de nuestros
alumnos.

Esperamos llegar a comprender a profundidad cada una de las características de los niños y el avance que
presentan los mismos a medida que van creciendo y desarrollándose en todos los sentidos, para conseguir
de esta manera un mejor entendimiento del mundo infantil, y ser capaces de guiar a los niños por un
crecimiento sano y adecuado.

CONTENIDO.

ÁREA DE DESARROLLO COGNITIVO O COGNÓSCITIVO:

Es el proceso evolutivo de transformación que permite al niño ir desarrollando habilidades y destrezas,


por medio de adquisición de experiencias y aprendizajes, para su adaptación al medio, implicando
procesos de discriminación, atención, memoria, imitación, conceptualización y resolución de problemas.

PROCESOS COGNITIVOS:

DISCRIMINACIÓN: Mecanismo sensorial en el que el receptor distingue entre varios estímulos de una
clase o diferente, seleccionando uno y eliminando los demás.
ATENCIÓN: Función mental por la que nos concentramos en un objeto. Aunque es un proceso cognitivo
también es un proceso afectivo ya que depende, en alguna medida, de la experiencia que haya tenido el
individuo con lo observado. La atención es el primer factor que influye en el rendimiento escolar.

MEMORIA: Capacidad para evocar información previamente aprendida. Se involucra básicamente las
siguientes fases:

Adquisición de la información: es el primer contacto que se tiene con la información (ver, oír, leer, etc.)

Proceso de almacenamiento: se organiza toda la información recibida.

Proceso de recuperación: es la utilización de la información recibida en el momento necesario.

IMITACIÖN: Capacidad para aprender y reproducir las conductas (simples y complejas) realizadas por
un modelo. En la imitación se involucran los procesos cognitivos, afectivos y conductuales. El niño imita
todo lo que esta a su alcance. En el juego el niño reproduce o representa las actividades de quienes lo
rodean: padres, maestros, hermanos, amigos; le gusta representar papeles más que ser el mismo.

CONCEPTUALIZACIÓN: Es el proceso por el cual el niño identifica y selecciona una serie de rasgos o
claves (características) relevantes de un conjunto de objetos, con el fin de buscar sus principales
propiedades esenciales que le permiten identificarlo como clase y diferenciarlos de otros objetos.

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS: Capacidad que se tiene, de acuerdo a los aprendizajes y las


experiencias, para dar respuestas a diferentes situaciones y conflictos.

CARACTERÍSTICAS DEL ÁREA DE DESARROLLO COGNITIVO:

Comprendemos como área de desarrollo cognitivo aquella que comprende el conocimiento físico en
términos del conocimiento de las propiedades físicas de los objetos y del modo del cómo actuar sobre
ellos (explorando activamente con todos los sentidos; manipulando, transformando y combinando
materiales continuos y discontinuos; escogiendo materiales, actividades y propósitos; adquiriendo
destrezas con equipos y herramientas; descubriendo y sistematizando los efectos que tienen las acciones
sobre los objetos, como por ejemplo agujerear, doblar, soplar, romper, apretar, etc.; descubriendo y
sistematizando los atributos y propiedades de las cosas). El conocimiento lógico matemático definido en
términos de las relaciones establecidas entre los objetos, tales como clasificación (investigando y
descubriendo los atributos de las cosas; observando y describiendo las semejanzas y diferencias de las
cosas, agrupando y apareando las cosas por sus semejanzas y diferencias; usando y describiendo objetos
de diferentes maneras; conversando acerca de las características que algo no posee o la clase a la cual no
pertenece; manteniendo más de un atributo en mente; distinguiendo entre algunos y todos; agrupando y
reagrupando por otro criterio conjunto de objeto), seriación (haciendo comparaciones, por ejemplo: más
alto, menos alto, más gordo, más flaco, menos lleno, etc.; arreglando varias cosas en orden y describiendo
sus relaciones; probando y encajando un conjunto ordenado de objetos en otros conjunto a través de
ensayo y error) y número (comparando cantidades; arreglando dos conjuntos de objetos en
correspondencia 1 a 1 deshaciéndola y reestableciéndola; recitando los números de memoria; contando
objetos; midiendo y comparando material continuo; reconociendo y escribiendo numerales; llenando y
vaciando espacios tridimensionales con material continuo y discontinuo).

También comprende el conocimiento espacio-temporal definido en términos de nociones que alcanza el


niño de su espacio y de su tiempo. En cuanto al espacio se pueden mencionar las siguientes actividades:
encajando, ensamblando y desamblando cosas; arreglando y reformando objetos; teniendo experiencias,
describiendo la posición relativa, direcciones y distancias de las cosas, de su propio cuerpo; teniendo
experiencias representando su propio cuerpo; aprendiendo a localizar cosas y lugares en el aula, centro y
comunidad; interpretando representaciones de relaciones espaciales en dibujos, cuadros y fotos;
diferenciando y describiendo formas; reproduciendo la posición espacial de los objetos en forma lineal,
con objetos del modelo pero colocados de la manera más unida o más separada y en forma inversa. Las
actividades con respecto al tiempo pueden ser: empezando y parando una acción al recibir una señal;
teniendo experiencias y describiendo diferentes velocidades; teniendo experiencias y comparando
intervalos de tiempo; observando cambios de estación (lluvia, sequía, frío, calor); observando relojes y
calendarios que son usados para señalar el tiempo; anticipando eventos futuros; planeando acciones
futuras y contemplando lo que uno ha planificado; describiendo y representando eventos del pasado:
usando unidades convencionales de tiempo, cuando habla de eventos del pasado y futuros; observando,
describiendo y representando el orden secuencial de los objetos.

De la misma manera comprende la representación definidita en términos de la capacidad del niño para
representar objetos, personas o situaciones por otras, ya sea a nivel de índice, símbolos o signo. El
conocimiento social, definido como la comprensión de las claves de la comunidad y la capacidad de
entender y expresas sentimientos y deseos de sí y de los demás.

CUADRO COMPARATIVO DE LAS EDADES:

EDADES
CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO

De 0 meses a 1 año
De 0 a 1 mes se observan básicamente conductas reflejas: deglución, actividad corporal, succión, etc.

Al llegar al mes fija la mirada en objetos por períodos cortos.

De 1 a 2 meses sigue con la mirada un objeto que se mueve dentro de su campo visual.

De 2 a 3 meses si se retira un objeto que el está viendo, continua mirándolo hacia el lugar donde
desapareció, como esperando que reaparezca por él mismo lugar.

A los 3 meses mira el movimiento de sus manos, situadas frente a él en la línea media del cuerpo.
También trata de alcanzar y tocar un objeto suspendido frente a él.

A la misma edad, 3 meses, discrimina a su madre de otras personas.

Entre los 4 y 6 meses descubre los objetos que están parcialmente ocultos.

Alrededor de los 5 y 6 meses, es capaz de quitarse del

De 0 meses a 1 año
rostro, una tela. De igual manera al dejar caer un objeto en frente a él, no mira hacia el suelo al lugar en
donde cae el objeto, sino que fija su mirada en la mano que lo lanza. También puede agarrar y soltar
objetos voluntariamente.

Entre los 5 y 7 meses busca con su mirada objetos que desaparecen, mirando hacia el lugar en el cual
desaparecieron.

Alrededor de los 6 y 8 meses, discrimina personas, objetos y situaciones conocidos y desconocidos. De


igual forma puede imitar ademanes o gestos sencillos en esta edad.

Entre los 8 y 9 meses presenta las siguientes características: es capaz de anticipar eventos (por ejemplo, si
observa que la madre toma su cartera, llora ante el hecho de que prevé la partida de la madre). Lanza los
juguetes desde su cama, esperando que sean recogidos por otra persona. Hala la cuerda de un móvil para
escuchar su música o ver sus movimientos. Aparta obstáculos para alcanzar un objeto. Imita acciones y
gestos.

Alrededor de los 9 y 10 meses es capaz de buscar objetos que estén totalmente ocultos, aunque se observa
una tendencia a buscar siempre en el mismo lugar.
A los 11 meses puede meter un objeto en una caja imitando al adulto.

Entre los 11 y 12 meses empuja tres bloques como si fueran un tren.

Como conclusión en esta edad se puede decir que el niño comienza a coordina lo que ve con lo que oye y
sus ojos con sus manos. Agarra y ve; ve, agarra y chupa; oye, ve, agarra y chupa. Traslada objetos de un
lugar a otro. Es muy explorador.

De 1 a 2 años
A los 12 o 13 meses puede sacar objetos de un recipiente, uno por uno.

Entre los 14 y 15 meses busca y utiliza un objeto que le ayude a alcanzar a otro (palo, cordel, etc.).

Alrededor de los 15 y 16 meses es capaz de hacer pares de objetos semejantes, al mismo tiempo también
puede hacer pares con las ilustraciones de los mismos. En esta edad es capaz, de igual manera, de señalar
el objeto que se le nombra.

De 1 a 2 años
Entre los 18 y 19 meses sigue órdenes que estén relacionadas, por ejemplo: ve al cuarto y trae mi cartera.

A los 19 meses imita lo que ha observado, lo que sus padres o hermanos hacen. Por ejemplo hablar por
teléfono, actividades del hogar, etc.

Alrededor de los 20 y 22 meses, busca en varios sitios un objeto que ha sido escondido, sin él ver. En esta
edad el niño es capaz de armar rompecabezas de dos o tres piezas.

A los 21 meses, cuando el niño imita puede utilizar varios objetos para representar ciertas acciones, como
por ejemplo hacer rodar una caja representado un carro.

Al llegar a los 22 meses el niño dramatiza, abraza muñecos y los mece.

Entre los 22 y 24 meses, imita modelos o situaciones ausentes (que representan experiencias previas). En
esta etapa el niño también puede representarse las acciones antes de ejecutarlas, por lo tanto puede
analizar situaciones sencillas antes de actuar.

Como conclusión se puede decir que el niño es capaz de buscar y buscar cosas que se le han escondido,
puede nombrar y reconocer distintas partes de su cuerpo y relacionarlas con las de otras personas; imita la
conducta de los adultos en especial la de sus padres.

De 2 a 3 años
Encuentra un libro específico que se le pide.

Completa un tablero de formas geométricas de 3 piezas.

Dibuja una línea horizontal imitando al adulto.

Copia un círculo.

Hace pares con los objetos de la misma textura.

Señala "lo grande" y "lo pequeño", cuando se le pide.

Dibuja imitando al adulto.

Asocia colores, estableciendo pares de objetos con idéntico color.

Discrimina semejanzas y diferencias entre objetos que presentan gran contraste.

Coloca objetos adentro, afuera, arriba, abajo, cuando se le pide.


Nombra la acción que muestran las ilustraciones.

Hace pares con una figura geométrica y su ilustración.

Arma rompecabezas de cinco y seis piezas.

De 2 a 3 años
Sabe a cual sexo pertenece.

Establece diferencias entre "uno y dos" objetos, entre "muchos y pocos".

Puede contar hasta tres y cuatro objetos.

Indica su edad con los dedos.

De manera general se puede decir que el niño de 2 a 3 años cuando juega espontáneamente imita
personajes conocidos, imita a los modelos de la televisión y las propagandas; reconoce los colores, los
tamaños de los objetos (grandes, medianos y pequeños) y los conceptos espaciales (arriba, abajo, adentro,
afuera).

De 3 a 4 años
Su pensamiento es egocéntrico, animista y artificialista.

No distingue las experiencias reales de las imaginarias, confundiendo con facilidad la fantasía con la
realidad.

Identifica los colores primarios y algunos secundarios.

No es capaz de hacer correspondencia entre objetos.

Distingue entre objetos grandes y pequeños, pesados y livianos.

Hace clasificación por 1 atributo.

Distingue con objetos concretos los cuantificadores: muchos, pocos, todos, ninguno.

Recuerda la melodía de las canciones conocidas.

Sigue la secuencia o patrón (tamaño, color), que se le da con bloques o cuentas.

Cuenta hasta 10 imitando al adulto, pero no hace correspondencia.

Identifica y nombre objetos que son iguales y/o diferentes.

Identifica por lo menos 3 figuras geométricas (círculo, cuadrado y triángulo).

Representa la figura humana como un monigote.

A ciertas partes de sus dibujos les da nombres, pero varía constantemente de denominación ya que carece
de intencionalidad al hacerlos.

Separa objetos por categorías.

Añade una pierna y/o un brazo a una figura incompleta de un hombre.

Como conclusión de las características de esta edad se puede decir que el niño coloca y nombra la cruz, el
círculo,

De 3 a 4 años
el cuadrado, el triángulo en tableros de encaje. Imita secuencias sencillas con cubos de cuatro colores.
Inventa cuentos siguiendo láminas en secuencias. Le agrada que le lean cuentos e historietas. Añade
tronco y extremidades correctamente a un dibujo de la figura humana. Mete y saca aros de forma
espontánea siguiendo el orden de tamaño.

De 4 a 5 años
Recuerda por lo menos 4 objetos que ha visto en una ilustración.

Dice el momento del día en relación a las actividades, por ejemplo: hora de merendar, hora de la salida,
etc.

Su pensamiento es intuitivo, fuertemente ligado a lo que percibe directamente.

Hace diferencia entre lo real y lo imaginario.

Establece semejanzas y diferencias entre objetos, referidas a los elementos tales como forma, color y
tamaño.

Repite poemas conocidos para él.

Identifica y nombra colores primarios y secundarios.

Nombre la primera, la del medio y la última posición.

Cuenta hasta 10 de memoria, pero su concepto numérico no va más allá de uno dos, muchos, ninguno.

El dibujo típico del hombre lo representa con una cabeza con dos apéndices como piernas, ojos, nariz y
boca (alrededor de los 4 años), observándose una mejor estructuración en la representación de la figura
humana alrededor de los 5 años.

Da nombre a lo que dibujo o construye, y la intención precede a su ejecución.

Identifica nombrando o señalando las partes que faltan a un objeto o ilustración.

Hace conjuntos de 1 a 10 elementos siguiendo una muestra.

Sus ¿por qué? Obedecen más a un sentido finalista que a uno causal.

Maneja correctamente relaciones espaciales simples: arriba, abajo, afuera, adentro, cerca, lejos.

Clasifica por 1 atributo a los 4 años, logrando por 2 atributos alrededor de los 5 años.

Puede seriar de tres a cinco elementos.

De 4 a 5 años
Alrededor de los 4 años responde a la pregunta "¿por qué?" con un "porque si" o "porque no".
Posteriormente, cerca de los 5 años sus explicaciones son más referidas a las características concretas de
los objetos. Por ejemplo; ¿por qué son iguales?, ¿por qué los dos son rojos?

Le gusta mucho hacer preguntas, aunque con frecuencia no le interesan las respuestas.

Su ubicación temporal es deficiente, aún vive más que nada en el presente. Maneja inadecuadamente los
términos ayer, hoy y mañana.

Ordena secuencias con dibujos impresos para formar una historia con relación lógica.

Comienza la noción de lo estético (expresiones de alegría o rechazo al presentarle objetos bonitos o feos).

De manera general se puede decir que el niño en esta edad presenta las siguientes características: clasifica
objetos por lo atributos (tamaño y forma). Hojea el cuento hasta el final. Participa en obras de teatro
sencillas asumiendo el papel de algún personaje de la historia. Arma rompecabezas de 24 piezas y más.
Imita a los modelos de televisión y propagandas.

De 5 a 6 años
Completa un laberinto simple.

Dice el día y mes de su cumpleaños.

Su capacidad de atención aumenta notablemente. Permanece hasta 45 – 50 minutos desarrollando la


misma actividad.

Se interesa por el origen y utilidad de las cosas que lo rodean.

No tiene dominio claro de la concepción del tiempo.

Clasifica por 3 atributos.

Realiza seriaciones hasta de 10-12 elementos.

Coloca varias cosas en orden tomando en consideración algunos de los siguientes criterios: tamaño,
tonalidades de un color, grosor, peso o sonido.

Identifica y nombra: círculo, cuadrado, triángulo, rectángulo, óvalo, rombo, hexágono.

Cuenta por lo menos hasta 20 objetos y dice cuantos hay.

Establece correspondencia 1 a 1, comparando el número y la cantidad de elementos de manera correcta.

De 5 a 6 años
Identifica los números del 1 al 50, y reproduce por lo menos del 1 al 20.

Alrededor de los 5 años responde a la pregunta "¿por qué?" con explicaciones referidas a las
características concretas de los objeto. Por ejemplo "¿Por qué los dos son rojos? Posteriormente, cerca de
los 6 años su nivel es más abstracto, por ejemplo "¿por qué los dos tienen el mismo color?".

Identifica "mas grande que…", "más pequeño que...".

Discrimina semejanzas y diferencias entre objetos tomando como criterio detalles de dichos objetos.

Interpreta relaciones causales en sencillos fenómenos naturales.

Sigue la trama de un cuento y repite con precisión una secuencia de hechos.

Manifiesta un recuerdo claro de hechos y lugares remotos.

Al dibujar o pintar siempre la idea precede a la obra sobre el papel.

Arma rompecabezas de 20 a 30 piezas.

Conocer elementos de tiempo como antes, después, más tarde, más temprano, etc.

De manera global podemos decir que los niños en la edad comprendida entre lo 5 y 6 años ordena cosas
de las más pequeñas a las más grandes y señala cual es la primera y la última. Dibuja cuellos, hombros,
figuras proporcionadas, dos piezas de vestidos y expresión facial. Resuelve los juegos de memoria de
figuras conocidas. Hace comentarios relacionados al cuento que está leyendo. También imita
espontáneamente gestos y posturas de sus compañeros.

ACTIVIDADES QUE PERMITEN ESTIMULAR EL DESARROLLO COGNITIVO DEL NIÑO:


Escoger Recursos (Observar)

Explorar y conocer el ambiente o los objetos del mismo, identificar personas que lo rodean, o materiales
por sus etiquetas (Comunicar).

Conversar acerca del uso de los objetos con los que desea trabajar (Clasificar).

Pensar y comunicar lo que desea hacer.

Realizar dibujos de los objetos que están a su alrededor.

Explorar con todos los sentidos, permitirle que se plantee preguntas, buscando nuevas respuestas.

Interesarse por los hechos y fenómenos que ocurren a su alrededor.

Reconocer características en los objetos tomando en cuenta color, tamaño, peso, temperatura, formas y
texturas.

Reconocer semejanzas y diferencias en diversos materiales (Comparar).

Reconstruir uniendo partes para formar un todo.

Clasificar objetos.

Seriar por ensayo y error.

Comparar cantidades, muchos, pocos.

Establecer correspondencias uno a uno.

Reconocer y corresponder numerales.

Ordenar y establecer relaciones.

Agrupar, clasificar libros o cualquier otro material escrito.

Relatar situaciones de los personajes.

Comentar situaciones ya vividas en relación con los relatos, sucesos escritos.


Anticipar escenas durante los relatos.

Identificar acciones pasadas, presentes y futuras en los cuentos o acciones reales.

Utilizar nociones temporales tales como: primero, luego, al final, antes, después, ayer, hoy, mañana.

Comentar sobre las palabras escritas en los cuentos o cualquier otro material impreso.

Descifrar lo que sucede en los relatos a través de la interpretación de fotografías con lugares, personajes,
animales o cosas reales.

CONCLUSIONES.

Gracias a la elaboración de este trabajo investigativo hemos podido llegar a conocer un poco más acerca
del interesante tema de los niños. Analizamos cuales son las principales características que poseen los
niños con respecto al área cognoscitiva de su desarrollo y dependiendo de la edad de los mismo.

Para poder analizar las características de los niños, en primer lugar estudiamos acerca de que es el
desarrollo cognitivo o cognoscitivo de los niños, cuales son los principales procesos cognitivos y cuales
son las principales características de manera general y global que deben de presentar los niños, con
respecto al desarrollo cognitivo, en la edad preescolar. Posteriormente analizamos cada una de las
diversas características que se pueden presentar en un niño dependiendo de la edad que el mismo posea.

Como dato final comprendimos cuales son algunas de las muchas actividades que se pueden realizar a
nivel docente con los niños, para poder brindarles diversas actividades que estimules su desarrollo
cognitivo.

BIBLIOGRAFÍA.

VERACOECHEA TROCONIS, Gladys:

La Evaluación del niño preescolar.

Segunda Edición. Edición y Distribución OFINAPRO.

Caracas, 2.001.

Guía Práctica de Actividades para niños Preescolares.

Tomo I y II. Grupo Didáctico 2001, C.A.

Caracas, Venezuela.

www.kindergym.cl

Sandra Santamaría

sandy_santamaria@hotmail.com

Ericka Martins
Lia Milazzo

M°Andreina Quintana

Caracas

Volver al inicio | Volver arriba

--------------------------------------------------------------------------------

Términos y Condiciones - Haga Publicidad en Monografias.com - Contáctenos


© 1997 Lucas Morea / Sinexi S.A.
DESARROLLO DEL NIÑO
EL NIÑO DE 0 A 3 AÑOS DE EDAD
Desarrollo
Las cuatro primeras semanas de vida marcan el período neonatal, un momento de transición de la vida
intrauterina - cuando el feto depende totalmente de la madre- a una existencia independiente.
El bebé al nacer tiene características distintivas, cabeza grande, ojos grandes adormilados, nariz pequeña
y mentón hendido (lo que hace más fácil amamantar) y mejillas gordas.
La cabeza del neonato es un cuarto de la longitud del cuerpo y puede ser larga y deformada debido al
amoldamiento que ha facilitado su paso a través de la pelvis de su madre. Este amoldamiento temporal es
posible debido a que los huesos del cráneo del bebé no se han fusionado aún; no estarán completamente
unidos durante los 18 meses. Los lugares de la cabeza en donde los huesos no han crecido juntos- puntos
suaves o fontanela- están cubiertos por una membrana fuerte. Debido a que el cartílago de la nariz del
bebé es moldeable, el viaje a través del canal deja la nariz luciendo aplastada por unos pocos días.
El crecimiento físico es más rápido durante los 3 primeros años que durante el resto de la vida. A medida
que los niños pequeños crecen en tamaño, la forma del cuerpo también cambia. El tamaño del resto del
cuerpo se proporciona con el de la cabeza, la que sigue el proceso en curso hasta alcanzar el tamaño de la
de un adulto. La mayoría de los niños se adelgazan durante los 3 primeros años; el niño de 3 años es más
delgado si se compara con el regordete y barrigón de un año.
En la mayoría de los bebés el primer diente aparece entre los 5 y 9 meses, y al año tiene 6 u 8 dientes y a
los 2 años y medio tiene 20.
Desarrollo psicomotor
Hay un orden definido para la adquisición de destrezas motrices y la habilidad de moverse deliberada y
acertadamente es progresiva. Las habilidades van de lo simple a lo complejo. Primero, el niño alza
objetos relativamente grandes con toda su mano. Luego, gradúa el uso de pequeños movimientos como de
pinza con su pulgar y su índice para alzar objetos muy pequeños. Después de que ha logrado control
sobre movimientos separados de los brazos, manos, piernas y pies, será capaz de coordinar todos estos
movimientos para poder caminar.
La habilidad para caminar y la precisión para agarrar son dos de las habilidades motrices más distintivas
de los humanos, ninguna de las cuales están presentes en el momento de nacer.
Al nacer, el bebé puede voltear la cabeza de lado a lado cuando está acostado hacia arriba y, cuando está
boca abajo, puede levantar la cabeza lo suficiente como para voltearla. Primero domina el elevar la
cabeza mientras que está boca abajo; luego mantiene su cabeza derecha cuando se le sostiene, y después
levanta la cabeza cuando está boca arriba. Durante sus primeros 2 ó 3 meses continúa elevando la cabeza
más alto y, alrededor de los 4 meses, puede mantenerla derecha cuando se le ayuda o cuando se lo
mantiene sentado.
Aproximadamente a los 3 meses y medio, el bebé puede agarrar un objeto de tamaño no muy grande,
aunque todavía tiene dificultad para agarrar cualquier cosa que sea mucho más pequeña. Alrededor de los
7 meses, las manos están lo suficientemente coordinadas como para poder alzar un guisante de la bandeja
de su silla de comer, haciendo uso solamente de un movimiento como de pinza . A los 14 meses puede
construir una torre de dos cubos; alrededor de los dos años pude agarrar una taza y beber de ella;
aproximadamente 3 meses antes de su tercer cumpleaños, puede copiar un círculo, bastante bien.
A los 3 meses, después de un cuarto de año como prisionero de la gravedad, el bebé empieza a rodar
sobre sí mismo a propósito, primero de su estómago a la espalda y más tarde de la espalda al estómago.
Los bebés aprenden a sentarse ya sea levantándose por sí mismos, ya sea cuando están acostados o
dejándose caer cuando están de pie.
El bebé promedio puede sentarse sin apoyo entre los 5 y 6 meses y puede adoptar una posición de sentado
sin ninguna ayuda, dos meses más tarde. Alrededor de los 6 meses aproximadamente, empiezan a
moverse por todas partes en forma muy variada y bajo su propia cuenta y riesgo. Se mueven sobre el
estómago, empujan el cuerpo con los brazos y arrastran con dificultad los pies detrás de ellos. A veces,
sentados, corren rápidamente, empujándose hacia delante con los pies y las manos. La mayoría de los
bebés ya se desenvuelven por todas partes con bastante propiedad alrededor de los 9 ó10 meses.
Alrededor de los 10 meses, después de unos 4 meses de práctica parándose con el apoyo de cualquier
objeto, puede soltarse y pararse solo. Alrededor de dos semanas antes del primer cumpleaños, se pone de
pie correctamente, por sí mismo.
Desarrollo del conocimiento experiencial del mundo
Cuando el niño recién nacido agarra algo, esta acción es un acto reflejo. Es una respuesta ante un
estímulo. Las manos del bebé se desarrollan durante los 2 primeros años de vida, a los 3 meses de edad, el
niño ya empieza a adquirir hábitos o habituación a agarrar instrumentos, utensilios...
Se establecen conexiones en el cerebro para poder realizar movimientos con las manos, este es el primer
paso. El segundo paso, es establecer una relación con el medio. El niño puede percibir un objeto, pero no
puede alcanzarlo. Cuando logra alcanzar algún objeto que quería, se da cuenta que todos sus esfuerzos no
son en vano, y repite la acción continuadamente.
Cuando consiga coordinar el alargamiento del brazo y la mano, conseguirá agarrar aquellos objetos que
quiera, con más precisión. La boca, las manos, son las primeras acciones que se desarrollan en la corteza
cerebral ( conexiones cerebrales).
A los dos años de edad, el niño ya puede tener la habilidad de abrir y cerrar las puertas. Lo más
dificultoso es vestirse y desvestirse, limpieza de dientes...
La percepción de la profundidad es innata o aprendida muy temprano. Sin embargo, la habilidad para
percibir la profundidad no indica un temor a las alturas. El sentido del peligro no se desarrolla sino más
tarde y está relacionado con la habilidad de los niños para moverse por sí solos.
Desarrollo lingüístico
La primera actividad vocal del bebé es llorar. Uno o dos meses después, balbucea, utilizando su lengua de
diferentes formas para moldear los sonidos; alrededor del primer cumpleaños. El niño dice algunas
palabras cortas formadas por sonidos simples; puede producirlas bien y muestra un control sutil y
voluntario de su cuerpo.
El manejo del habla no es únicamente una cuestión de aprendizaje. Es también una función de
maduración. La importancia de la maduración, el desdoblamiento de los patrones de conducta en una
secuencia determinada biológicamente y relacionada con la edad. Estos cambios son programados por los
genes; es decir, antes que el niño pueda tener control completo de todas las habilidades debe estar
biológicamente listo.
Normalmente, alrededor de los 15 meses un niño de cualquier sexo ha dicho diez nombres o palabras
diferentes, y el vocabulario continúa creciendo a través de la etapa de las palabras simples. También hay
seguridad creciente en las palabras, más y más ocasiones inspiran al bebé para decir una palabra o un
nombre.
La edad en que los niños comienzan a combinar palabras varían. Generalmente, lo hacen después de su
segundo cumpleaños. Aunque
Desarrollo cognitivo
A las doce semanas el niño entiende la relación causa-efecto. Han aprendido que llorando puede
conseguir que ocurran cosas, ha aprendido también a saber a escuchar.
A los 6 meses, se es sensible a las diferencias matemáticas, ej: saben diferenciar entre un juguete y dos
juguetes. Para los bebés “más de tres“ es más. Saben diferenciar que un juguete no es igual que dos
juguetes.
A los 15 meses, ya comienzan a experimentar. Descubren que el agua no tiene las mismas propiedades
que el aire.
El pensamiento no sólo es científico, sino también creador. Los bebés 1º aprenden a copiar, después
improvisar y más tarde a crear.
Desarrollo social
El desarrollo emocional depende de muchos factores, algunos de los cuales son innatos y visibles en el
nacimiento y otros sólo aparecen después de un tiempo. Este proceso puede provenir de un reloj
”biológico” en maduración, gobernado por el cerebro, el cual dispara sentimientos específicos en
diferentes etapas. Esta cronología puede tener valor para la subsistencia: expresiones de dolor de niños
indefensos de dos meses pueden hacer que se les proporcione la ayuda que necesitan, mientras que la ira
expresada por los mismos bebés en la misma situación, pero siete meses más tarde, puede ocasionar que
alguien haga algo para ayudarles, por ejemplo a alejar a una persona que le molesta.
Poco después de nacer, los bebés muestran interés, angustia y disgusto. En los meses siguientes van más
allá de estas expresiones primarias para expresar alegría, cólera, sorpresa, timidez, miedo. Pero
emociones más complejas que dependen del sentido de sí mismo llegan más tarde, alguna de ellas el
segundo año, que es cuando la mayoría de los niños desarrollan la autoconciencia: capacidad para
reconocer sus propias acciones, intenciones, estados y competencia y para entender que están separados
de otras personas y cosas. Al darse cuenta de esto, pueden pensar sobre sus acciones y juzgarlas.
Alrededor de los ocho meses, la mayoría de los bebés desarrollan miedo a los extraños, sin embargo no
muestran miedo si el extraño es otro niño.
El logro de la autoconciencia representa un gran salto de los niños en la comprensión y en la relación con
otra gente; pueden colocarse en el lugar de otras personas y así desarrollan el sentimiento de empatía;
además pueden pensar sobre sus propios sentimientos. Cuando se dan cuenta de que nadie más puede
conocer sus pensamientos, desarrollan la habilidad de mentir.
Durante el primer mes, el bebé se aquieta al sonido de una voz humana o cuando la alzan, y sonríe cuando
le mueven las manos y se las ponen juntas para jugar a dar palmaditas. Cada día que pasa, responde más a
la gente- sonriendo, arrullándose, agarrando objetos...
Al nacer, su grito indica incomodidad física; más tarde, posiblemente expresa angustia psicológica. Sus
primeras sonrisas con frecuencia son espontáneas como una expresión de bienestar interno. Después de
unos meses, las sonrisas son, con más frecuencia, señales sociales en las cuales el bebé muestra su agrado
por otras personas.
EL NIÑO DE 3 A 6 AÑOS
Desarrollo
El niño crece ahora más rápidamente que en los tres primeros años pero progresa mucho en coordinación
y desarrollo muscular entre los tres y los seis años y puede hacer muchas más cosas. Durante este período,
conocido como primera infancia, los niños son más fuertes, después de haber pasado por el período más
peligroso de la infancia para entrar en uno más saludable.
Durante los tres y los seis años los niños pierden su redondez y toman una apariencia más delgada y
atlética. La barriga típica de los tres años se reduce al tiempo que el tronco, los brazos y las piernas se
alargan; la cabeza es todavía relativamente grande pero las otras partes del cuerpo están alcanzando el
tamaño apropiado y la proporción del cuerpo se parece progresivamente más a la de los adultos.
Diferentes tipos de desarrollo tienen lugar en el cuerpo de los niños. El crecimiento muscular y del
esqueleto progresa volviéndose más fuertes. Los cartílagos se vuelven huesos más rápidamente y los
huesos se endurecen, dando a los niños una forma más firme y protegiendo los órganos internos. Estos
cambios permiten a los niños desarrollar muchas destrezas motrices de los músculos más largos y cortos.
La estamina aumenta debido a que los sistemas respiratorio y circulatorio generan mayor capacidad y el
sistema de inmunidad, que se está desarrollando los protege de infecciones.
Las exigencias nutritivas de la primera infancia se satisfacen fácilmente. Demasiados niños no obtiene los
nutrientes esenciales debido a que muchas familias se dejan seducir por los comerciales televisados de
alimentos ricos en azúcar y grasas.
Desarrollo psicomotor
Los niños de los 3 a los 6 años logran grandes progresos en la destreza de los músculos gruesos. A los 3
años, el niño puede caminar en línea recta; a los 4 años puede caminar en un círculo pintado con tiza en el
campo de juegos y a los 5 años logra correr al estilo de los adultos, firme y rápidamente.
Entre tanto, la habilidad de lanzamiento del niño se está desarrollando, a los 3 años puede lanzar cosas sin
perder el equilibrio aunque su meta, forma y distancia todavía no tienen mucho que mostrar. A los 4 años
puede jugar a meter aros en una estaca que está a 5 pies de distancia y, a los 5 años, empieza cambiar su
punto de equilibrio dando un paso hacia delante y manteniendo la estabilidad después del lanzamiento.
Estas conductas motrices crecientemente complejas son posibles debido a que las áreas sensoriales y
motrices están más desarrolladas, lo cual permite mejor coordinación entre lo que el niño siente, lo que
quiere hacer y lo que puede hacer. Además, los huesos son más fuertes, los músculos más poderosos y la
fuerza de los pulmones es mayor. La destreza motriz de la primera infancia ha avanzado mucho más allá
de los reflejos de la infancia para establecer las bases de la eficiencia posterior en el deporte, el baile y
otras actividades recreativas, para toda la vida.
Los niños de 3 años realizan avances significativos en la coordinación de los ojos y las manos, y de los
músculos finos. Puede verter su leche en la taza de cereal, abotonarse y desabotonarse la ropa
suficientemente bien como para vestirse por sí mismos.
A los 4 años, el niño puede cortar con tijeras a lo largo de una línea, dibujar a una persona, hacer diseños,
garabatear y plegar un papel en forma de un triángulo. A los 5 años, el niño puede ensartar cuentas en un
hilo, bastante bien; controlar el lápiz, copiar un cuadrado y mostrar preferencia para usar una de las
manos una y otra vez. Casi uno de cada 10 niños son zurdos, y la mayoría de ellos son varones y no niñas.
Los niños de dos años y medio son capaces de hacer garabatos; aunque los adultos tienden a desecharlos
como cosas hechas al azar y sin significado. A los 2 años, el control de las manos todavía no es bueno,
per tampoco es el azar y, en esta etapa primera etapa del dibujo, el niño está concentrado principalmente
en el lugar de sus garabatos.
Alrededor de los 3 años, aparece la etapa de forma. Ahora el niño puede dibujar diagramas con 6 formas
básicas- círculos, cuadrados o rectángulos, triángulos cruces, equis y formas extrañas -. Una vez que
alcanzan esta etapa, los niños pasan rápidamente a la etapa del diseño, en la cual mezclan dos formas
básicas en un patrón complejo. Estos diseños son más abstractos que representativos. El propósito del
niño no es el de pintar lo que ve a su alrededor; más bien, es probablemente un maestro experimentado
del arte autoenseñado.
La etapa pictórica empieza entre los 4 y 5 años. Los primeros dibujos de este etapa tienden a indicar cosas
de la vida real: los posteriores están más definidos. Los niños se alejan de la preocupación por la forma y
el diseño, que son los elementos primarios del arte. El cambio de diseño abstracto a la representación
marca un cambio fundamental en el propósito de la pintura infantil.
Desarrollo del conocimiento experiencial del mundo
A menudo aquellos niños entre los 10 y los 12 meses de edad lloran cuando ven llorar a otro niño;
alrededor de los 13 ó 14 meses, acarician con palmaditas o abrazan a un bebé que llora; y,
aproximadamente a los 18 meses, prestan un tipo específico de ayuda como ofrecer un juguete nuevo para
reemplazar uno roto, o darle una cura a alguien que se ha cortado un dedo.
Es verdad que, a menudo, los niños son egocéntricos en su conservación , hablan sin saber y sin
importarles si la persona a la que están hablando está interesada o si, aunque sea, está escuchando.
En la actualidad, los investigadores difieren acerca de la habilidad de los niños para clasificar. Piaget
identificó tres etapas de clasificación:
-Etapa 1. ( 2 años y medio- 5 años): los niños agrupan objetos para formar un diseño o una figura, por
ejemplo una casa; o los agrupan de acuerdo con criterios que van cambiando como es el agregar un
cuadrado azul a uno rojo porque los dos son cuadrados y después agregar al grupo un triángulo rojo
porque es rojo, como el cuadrado rojo.
- Etapa 2. ( 5- 7 años): los niños agrupan por similaridad, pero pueden cambiar los criterios durante la
tarea, clasificando algunos grupos con base en el color, y otros con base en la forma o el tamaño.
- Etapa 3. ( 7- 8 años): en la etapa de las operaciones concretas, los niños están clasificando
verdaderamente: empiezan con un plan general para agrupar objetos de acuerdo con dos criterios( como
color y forma ), mostrando que entienden entre clases y subclases.
Alrededor de los 18 meses, los niños atraviesan, típicamente, por una explosión de nombres; de repente,
adquieren muchas palabras nuevas para clasificar los objetos. Su interés en nombrar las cosas muestra que
ahora ellos se dan cuenta e que éstas pertenecen a categorías diferentes. Parecen querer dividir el mundo
en dos clases naturales, tanto de palabra como de obra.
Desarrollo lingüístico
A los 3 años y medio, el niño habla constantemente y tiene un comentario para todo. El nuevo lenguaje
que emplea suena más y más como la lengua materna.
A los tres años puede dar y seguir órdenes sencillas y nombrar cosas familiares como animales, partes del
cuerpo y gente importante. Usa plurales y el tiempo pasado, como también los pronombres yo, tú y me,
mi, correctamente.
Entre los cuatro y cinco años, sus oraciones tienen un promedio de cuatro a cinco palabras, y puede
manejar preposiciones como encima, debajo, en, sobre y detrás. Además, utiliza más verbos que
sustantivos.
Entre los cinco y seis años de edad, el niño empieza a utilizar oraciones de seis a ocho palabras. Puede
definir palabras sencillas y conoce algunos antónimos. En su conversación diaria, utiliza más
conjunciones, preposiciones y artículos. Su conversación es completamente gramatical, pero aún descuida
la excepción a las reglas como al escribir “poní” en vez de “puse”.
Entre los seis y siete años, su conversación se vuelve más compleja. Ahora habla con oraciones
compuestas y gramaticalmente correctas, y utiliza todas las partes del habla.
Desarrollo de la conversación social
Edad Características de la conversación
2 y medio Comienzos de la conversación:
la conversación es cada vez más pertinente a las observaciones de los demás.
Se reconoce la necesidad de la claridad.
3 Ruptura en la atención de la comunicación:
el niño toca la forma de aclarar y corregir malos entendidos.
La pronunciación y la gramática mejoran lentamente.
La conversación con niños de la misma edad se extiende en forma patética.
El uso del lenguaje se incrementa como instrumento de control.
4 Conocimiento de los principios de la conversación:
el niño es capaz de cambiar la conversación de acuerdo con el conocimiento del oyente.
Las definiciones literales ya no son una guía segura para el significado.
Las sugerencias de cooperación se han vuelto comunes.
Las disputas se pueden resolver con palabras.
5 Buen control de los elementos de conversación.
Desarrollo cognitivo
En general, en la primera infancia el reconocimiento es bueno, el recuerdo es parcial y los dos mejoran
entre los dos y los cinco años. El reconocimiento de los niños ha mejorado en forma considerable desde la
infancia.
El reconocimiento se mide mostrándole a un niño un número de objetos, guardándolos, y después
mostrándoselos de nuevo, junto con otros que no había visto antes. Luego se le pregunta cuáles no había
visto y después, cuáles había visto antes y cuáles son nuevos. El recuerdo se examina mostrándole al niño
un número de objetos, guardándolos y pidiéndole después que nombre todos los objetos.
EL NIÑO DE 6 AÑOS EN ADELANTE
Desarrollo biológico
La infancia intermedia está entre las etapas más saludables de la vida, a pesar de la frecuencia de gripes y
gargantas irritadas. Afortunadamente, las enfermedades debilitantes son raras. El crecimiento normal
depende de una nutrición adecuada y a una buena salud. Un problema común que va en aumento: la
obesidad infantil.
Los niños de 6 a 12 años se ven diferentes de los de menos edad. Son mucho más altos y la mayoría
delgados pero fuertes, a pesar de que la tasa de obesidad se ha incrementado en las últimas décadas.
Las niñas conservan un poco más de tejido graso que los niños, una característica física que persistirá a lo
largo de la madurez. Hacia el final de la etapa intermedia, generalmente entre lo 10 y 12 años de edad, las
niñas comienzan su esfuerzo extraordinario de crecimiento y, de repente, están mirando a los niños de su
clase con menosprecio.
Los cambios en estatura y peso no son completamente paralelos en niños y niñas. Para cuando las niñas
tienen nueve años, han alcanzado a los niños en estatura, después de haberse rezagado un poco; sin
embargo, con frecuencia se rezagan en peso, hasta cuando los alcanzan a los 10 años las niñas.
Desarrollo psicomotor
Edad Comportamientos seleccionados
6 Las niñas son superiores en la precisión del movimiento; los niños son superiores en actos que
involucren fuerza, menos complejos. El acto de saltar es posible pueden lanzar con equilibrio apropiado.
7 Mantener el equilibrio en un pie sin mirar, llega a ser posible.
Pueden caminar en barras de equilibrio de dos pies de ancho. Pueden brincar y saltar con exactitud en
cuadros pequeños. Pueden ejecutar ejercicios exactos de golosa.
8 El número de juegos en que participan, para ambos sexos, es el más amplio a esta edad.
9 Los niños pueden correr 16 pies por segundo.
Los niños pueden lanzar una pelota pequeña s 70 pies.
10 Pueden juzgar e interceptar el camino de pelotas pequeñas lanzadas desde cierta distancia.
11 Un salto amplio de cinco pies es posible para los niños; seis pulgadas menos para las niñas.
12 Es posible un salto alto de tres pies.
La preferencia para usar una mano más que la otra se llama uso de las manos. A
pesar de que el concepto parece simple, la determinación de usar una de las manos puede ser difícil de
tomar, puesto que no todo el mundo prefiere una mano para cada tarea.
Tanto zurdos como diestros tienen algunas ventajas y desventajas. La gente
zurda sufre más alergias y está más propensa a dislexia y déficit de atención. Pero, asimismo, están más
predispuestos a ser mejores en tareas especiales y a recuperarse más rápidamente de daño cerebral.
Ninguna de las muchas teorías ambientales, anatómicas y genéticas acerca de las causas del uso de una
mano ha sido capaz de establecer el asunto. Un creciente consenso favorece las teorías anatómicas, en
especial las que se refieren a la anatomía del cerebro. La hipótesis parece lógica: el cerebro regula el
comportamiento motor; el uso de la mano izquierda es una característica de este comportamiento; por
tanto, el cerebro regula el uso de la mano izquierda.
Desarrollo del conocimiento experiencial del mundo
El modo de pensar del niño está caracterizado por la habilidad de aplicar principios lógicos a situaciones
reales. Los niños en esta etapa son más lógicos y menos egocéntricos que los de la etapa previa, o sea la
etapa preoperacional de la primera infancia.
Ahora que el niño ha alcanzado la etapa de las operaciones concretas, puede aplicar principios lógicos a
situaciones concretas (reales). El niño utiliza operaciones mentales internas ( pensamientos ) para resolver
problemas situados en el aquí y ahora. Esto significa que puede realizar muchas tareas de un grado más
alto de lo que podía en la etapa anterior. Es mejor cuando:
- Clasifica objetos agrupándolos en categorías similares.
- Agrupa ordenando artículos ( como palitos de distinto tamaño ) en series, de acuerdo con una dimensión
particular.
- Trabaja con números.
- Entiende conceptos de tiempo y espacio.
- Distingue entre realidad y fantasía.
- Entiende el principio de conservación.
Sin embargo, los niños en esta etapa todavía están limitados a situaciones reales, presentes; todavía no
pueden pensar en términos abstractros o hipotéticos, sobre lo que podría ser en lugar de lo que es. La
capacidad para pensar en forma abstracta, que caracteriza el nivel más alto del desarrollo cognoscitivo
según Piaget, no ocurre sino hasta la adolescencia.
Desarrollo lingüístico
La sabiduría popular sostiene que para la época en que entran a primer grado, todos los niños normales
han aprendido un idioma. El niño pronuncia las palabras claras y puede conversar fácilmente acerca de
muchas cosas. Pero todavía hay bastantes palabras que desconoce y muchas sutilezas del lenguaje que no
nota. Los niños son ahora más capaces de interpretar la comunicación y de hacerse entender.
La mayoría de los niños de seis años todavía no han aprendido cómo manejar las construcciones
gramaticales en las cuales una palabra se utiliza en la forma como se hizo prometer en la primera frase,
aunque ellos saben lo que significa una promesa y son capaces de usar y entender la palabra
correctamente en otras oraciones. Para la edad de 8 años, la mayoría de los niños pueden interpretar la
primera frase en forma correcta. Ellos conocen el concepto ligado a la palabra “promesa” y saben como
puede ser usada.
Durante los primeros años escolares, rara vez emplean la voz pasiva, los tiempos verbales que incluyen el
auxiliar haber y las oraciones condicionales con si...entonces.
Hasta los nueve años y posiblemente después, desarrollan una creciente y compleja comprensión de la
sintaxis, la forma como las palabras se organizan en frases y oraciones.
Desarrollo cognitivo
A la edad de 4-6 años, el niño piensa que su propio punto de vista es el único posible. Mientras que a la
edad de 6-8 años, el niño se da cuenta de que otras personas pueden interpretar una situación de forma
distinta de cómo ella ve. Los niños de 8 a 10 años tienen una conciencia recíproca, y se da cuenta de que
otros tienen diferentes puntos de vista y que son conscientes de que él tiene sus propios puntos de vista.
Entiende la importancia de que otros sepan que sus requerimientos no han sido ignorados u olvidados.
A la edad 10-12 años, el niño puede imaginar la perspectiva de una tercera persona, teniendo en cuenta
diferentes puntos de vista. En la adolescencia, la persona se da cuenta de que la comunicación y el
desempeño mutuo de papeles no siempre resuelven disputas sobre valores rivales.
JUGUETES
Son muchas las investigaciones sicológicas que revelan que los juguetes son objetos llamados a cumplir
la función de mantener a los niños entretenidos y felices. Es básico, sin duda, que el juguete sirva para
distraer al niño y proporcionarle muchos ratos de felicidad y alegría, pero los juguetes también son un
excelente método de aprendizaje y adiestramiento. Por lo tanto, los padres deben asegurarse de no
escoger juguetes que resulten muy difíciles para la edad y la capacidad del niño. El juguete demasiado
complejo no logrará enseñarle mucho, si el pequeño aún no está preparado para usarlo en la forma
concebida por su diseñador. Lejos de aprender con el juguete, es posible que el niño, al no acertar a
usarlo, experimente una frustración innecesaria.
Los padres deben además tomar en cuenta el grado real de desarrollo físico, mental y emocional que el
niño demuestre tener, para hacer así una selección más atinada y realista.
Los juguetes diseñados con una finalidad educativa específica no son los únicos que se le deben dar al
niño. Por ejemplo, hay algunos que se proponen ampliar el vocabulario del niño; otros, estimulan su
agilidad mental en los cálculos aritméticos; otros hacen que el niño ejercite su memoria o su habilidad
manual, o aumentan sus conocimientos acerca de los animales y las plantas.
Pero al niño también le harán bien los juguetes ideados con fines menos concretos, que le ofrezcan
diversas posibilidades, incitando y estimulando su imaginación y su capacidad creativa. En esta categoría
entrarán muchísimos objetos que, sin ser propiamente juguete, se prestan a que el niño los utilice como
tales: trozos de madera, cajas vacías de cartón, de madera o metálicas; carretes de hilo vacíos, tapas de
material plástico de diferentes colores, etc.
También hay que mencionar los juguetes que el niño pueda usar colectivamente en unión de sus
amiguitos y compañeros. Estos desarrollan en el niño el sentido de la sociabilidad y el espíritu de
cooperación.
También hay que señalar que al seleccionar los juguetes que se le dan al niño, los padres deben tener en
mente los posibles peligros físicos que puedan derivarse del empleo de los mismos. Es conveniente que se
tomen un poco de tiempo para examinarlo, comprobando que es físicamente seguro y tomar en cuenta
que, en algunos casos, el posible peligro no radica en el juguete mismo, sino en el hecho de que quizá el
niño todavía no tiene la suficiente coordinación visual, muscular y manual para jugar con él sin
lesionarse.
La edad cronológica no es el único factor que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar los
juguetes, pero sí constituye una pauta bastante útil para escogerlos más adecuadamente. Hay que tomar en
cuenta también las preferencias e inclinaciones espontáneas del niño, su habilidad y su grado de
desarrollo mental, emocional y físico.
Para los menores de 1 año
Deben buscarse juguetes de colores vivos, y de formas suaves, para que el niño pueda palparlos y
recorrerlos fácilmente con sus manos. Son recomendables los muñecos y animales rellenos, los que
produzcan algún tipo de ruido cuando se oprimen, las matracas, los sonajeros o chinchines, las pelotas, y
otros que sean irrompibles y tengan superficies suaves. Es preferible que estos juguetes sean lavables, y
que no tengan aristas rugosas ni duras. Se evitarán los que tengan partes separables pequeñas, pues el
bebé podría introducírselas en la boca, nariz, oídos o los ojos.
Para el niño de 1 y 2 años
Le encantarán los juguetes que tengan piezas de tamaño mediano o grande, y que ellos puedan armar y
desarmar con facilidad. Suelen ser excelentes para estimular el mejor desarrollo de la coordinación
muscular, nerviosa y visual de niño y también su habilidad manual. Todavía le seguirán gustando los
muñecos y animales rellenos. También son aconsejables los juguetes que floten en la bañera, los baldes y
las paletas para jugar con arena en la playa, los juguetes provistos de ruedas para que el mismo niño tire
de ellos o los empuje, y los bloques que tengan bordes ligeramente redondeados.
Para el niño de 3 años
Son excelentes los bloques de madera y también las colecciones de animales. En esta época ya es posible
darle al niño pinturas que él puede aplicar con los dedos y también plasticina o arcilla. Las carretillas, los
triciclos y los caballitos de balancín suelen ser ideales para esta edad.
Para el niño de 4 años
Esta es una etapa imitativa. El niño trata de repetir lo que ve hacer a los adultos. Por consiguiente, debe
dársele preferencia a los juguetes que contribuyan más al desarrollo de la imaginación. Se sugieren las
casas de muñecas, los juegos de carpintería y jardinería, los de construcción, etc. Igualmente son
convenientes las piscinas portátiles, desinflables, que los niños pueden disfrutar en el patio de la casa. Sin
embargo, a esta edad, por muy escasa que sea la profundidad del agua, a los niños no ha de dejársele sin
la supervisión de un adulto, ni siquiera por un breve instante.. También pueden disfrutar con los trajes de
disfraz de materiales no inflamables, y se les puede dar trenes de madera o de plástico.
Para los niños de 5 y 6 años
Esta es una época en que el desarrollo mental e intelectual se acelera notablemente. Muchos ya
comienzan a leer y comienzan a disfrutar más de los juegos organizados y compartidos con otros niños. A
las niñas les gustará mucho jugar a las casas de muñecas. Los pizarrones, las pinturas, los juegos de
construcción, los juguetes de acción mecánica sencilla, libros de cuentos, rompecabezas, estimularán
mucho su imaginación, sus facultades creativas y su habilidad manual. Entre los que más disfrutan en
pequeños grupos de amiguitos, debemos mencionar las pelotas, los columpios y toboganes de poca altura.
COLEGIO SUIZO AMERICANO
Educación para el Hogar
B-2
DESARROLLO DEL NIÑO
INTRODUCCIÓN
Conocer cómo debe desarrollarse un niño desde el momento de su nacimiento, es un asunto de vital
importancia, ya que permite a los padres saber si su niño se está desarrollando de una manera adecuada y
tomar las medidas pertinentes si no es así.
Esta investigación nos permitirá saber mucho acerca de esto, desde la importancia de la lactancia materna,
hasta los juguetes apropiados para cada edad. Conoceremos las etapas del desarrollo del niño, no sólo
físicamente, sino también su desarrollo psicomotor, lingüístico y cognitivo.
CONCLUSIONES
• Las ventajas de amamantar al niño recién nacido son muchas, por lo cual no debe privársele de la
leche materna, salvo muy raras excepciones como enfermedades trasmisibles que posea la
madre.
• El crecimiento físico es más rápido durante los 3 primeros años, que durante el resto de la vida.
• El desarrollo emocional del niño depende de muchos factores, algunos de los cuales son innatos
y visibles en el nacimiento y otros sólo aparecen después de un tiempo.
• Entre los tres y los seis años el niño progresa mucho en coordinación y desarrollo muscular.
• El crecimiento normal del niño depende de una nutrición adecuada y una buena salud.
• Los juguetes no sólo mantienen a los niños entretenidos y felices, sino son un excelente método
de aprendizaje y adiestramiento.
DESARROLLO COGNITIVO HASTA LOS SEIS AÑOS. EL CONOCIMIENTO DE LA
REALIDAD. LA OBSERVACIÓN Y EXPLORACIÓN DEL MUNDO FÍSICO, NATURAL Y
SOCIAL. GÉNESIS Y FORMACIÓN DE LOS PRINCIPALES CONCEPTOS.
ESQUEMA RESUMEN
INTRODUCCIÓN.
DESARROLLO COGNITIVO HASTA LOS 6 AÑOS.
Limitaciones que plantean (COLL Y GÓMEZ) a la teoría Piagetiana..
• Se interesa principalmente por la construcción de estructuras mentales y presta poca atención a
contenidos específicos (interrelación entre aprendizaje-desarrollo).
• El conocimiento se produce mediante el diálogo sujeto-objeto. Para VIGOTSKY se genera en
un contexto socialmente organizado.
• Otros opinan que los niños/as son capaces de manejar conceptos y procedimientos antes de lo
que sostiene Piaget.
• Otros (RODRIGO) opinan que es necesario centrarse en lo que el niño/a es capaz de hacer y no
en lo que no es capaz de hacer.
Estadio sensoriomotor (0-2 años).
• Subestadio 1: el ejercicio de los reflejos congénitos (0-1 mes).
• Subestadio 2: las primeras adaptaciones adquiridas y las reacciones circulares primarias (1-4
meses).
• Subestadio 3: reacciones circulares secundarias (4-8 meses).
• Subestadio 4: coordinación de esquemas secundarios y su aplicación a situaciones nuevas (8-12
meses).
• Subestadio 5: reacciones circulares terciarias (12-18 meses).
• Subestadio 6: invención de nuevas coordinaciones de esquemas a partir de sus representaciones
(12-24 meses).
Estadio preoperacional (2-6/7 años).
• Pensamiento simbólico y preconceptual (12-24 meses a los 4 años).
• Transducción
• Yuxtaposición.
• Sincretismo.
• Centración.
• Estatismo.
• Irreversibilidad.
• Egocentrismo:
• Finalismo.
• Animismo.
• Artificialismo.
• Pensamiento intuitivo (4-6/7 años).
• CONOCIMIENTO DE LA REALIDAD.
LA PBSERVACIÓN Y EXPLORACIÓN DEL MUNDO FÍSICO, SOCIAL Y NATURAL.
GÉNESIS Y DORMACIÓN DE LOS PRINCIPALES CONCEPTOS.
Del concepto de objeto.
Del concepto de espacio.
Concepto de tiempo.
Concepto de número.
BIBLIOGRAFÍA.
INTRODUCCIÓN.
Los psicólogos y sociólogos innatistas consideraban que el desarrollo del individuo era consecuencia de
factores genéticos, hereditarios; los ambientalista consideraban que es el ambiente, la experiencia, lo que
determina el desarrollo. En la actualidad, se considera que los seres humanos están influidos y
determinados por ambos genéticos y ambientales.
El desarrollo es un proceso constructivo en el que el individuo interviene activamente en la adquisición de
sus logros cognitivos, motrices, afectivos y sociales. El tipo de desarrollo depende de la interrelación
sujeto-medio, tanto en su dimensión física como sociocultural, y tiene un papel relevante el aprendizaje
entendido como proceso de apropiación-interiorización de los distintos elementos del medio físico y
social.
DESARROLLO COGNITIVO HASTA LOS 6 AÑOS.
LIMITACIONES QUE PLANTEAN (COLL Y GÓMEZ) A LA TEORÍA PIAGETIANA.
Aunque diversas informaciones matizan, reformulan y completan determinadas propuestas de la teoría
Piagetiana, entiendo, que en lo que se refiere al desarrollo cognitivo, sus opiniones sobre el desarrollo
evolutivo aportan una descripción global de las características más peculiares de la etapa que vamos a
considerar, por lo cual me basaré en Piaget en lo que respecta al análisis de la misma.
No obstante plantearé algunas limitaciones que plantean diversos autores (COLL y GOMEZ):
• Piaget se interesa por la construcción de estructuras mentales y presta poca atención a los
contenidos específicos.
• Para Piaget, el proceso de conocimiento es interno e individual, y se produce mediante el
diálogo sujeto-objeto. VIGOTSKY considera que cualquier conocimiento se genera en un
contexto social y culturalmente organizado.
• Otras opiniones sostienen que los niños son capaces de manejar procedimientos y conceptos
complejos antes de lo que Piaget consideraba.
• Autores como RODRIGO opinan que es necesario centrarse en lo que el niño hace en cada
momento y no en lo que falla.
ESTADIO SENSORIOMOTOR (0-2 AÑOS).
Una vez hechas estas apreciaciones paso a describir las características del desarrollo cognitivo hasta los 6
años. Piaget lo dividió en Subestadios:
Subestadio 1 (0-1 mes): reflejos congénitos. Al nacer el bebé tiene unos reflejos (de succión,
prensión,...) que le permiten dar respuestas necesarias para sobrevivir. Éstas conductas automáticas no se
producen siempre igual porque tampoco lo es el estímulo que las desencadena, e irán adaptándose a los
cambios de forma que el esquema inicial se va enriqueciendo.
Subestadio 2 (1-4 meses): primeras adaptaciones adquiridas y reacciones circulares primarias. Se
forman los primeros hábitos. Repite algo que hizo de forma no intencional y le resultó agradable hasta
lograr el mismo efecto; Piaget las denominó reacciones circulares primarias. Empiezan a encadenarse los
hábitos y aparecen las coordinaciones motrices prensión-succión, visión-audición,....
Subestadio 3 (4-8 meses): reacciones circulares secundarias. Es una repetición que intenta reproducir
un efecto atractivo obtenido al azar, pero su esquema es de relación entre conducta-efecto externo. Busca
una meta inmediata.
Subestadio 4 (8-12 meses): coordinación de esquemas secundarios y su aplicación a situaciones
nuevas. Aparece la intencionalidad, característica que indica Piaget para reconocer la inteligencia
propiamente dicha. Las acciones buscan una meta NO inmediata.
Subestadio 5 (12-18 meses): reacciones circulares terciarias. Intencionadamente busca nuevas
relaciones entre medios y fines pero lo logra de forma fortuita. La experimentación y el tanteo le permiten
incorporar nuevos esquemas.
Subestadio 6 (18-24 meses): invención de nuevas coordinaciones de esquemas a partir de sus
representaciones. Los hechos están controlados a priori, por combinación mental. Es la transición entre
la inteligencia sensoriomotora y la inteligencia simbólica.
ESTADIO PREOPERACIONAL (2-6/7 AÑOS).
PENSAMIENTO SIMBÓLICO Y PRECONCEPTUAL (18/24 meses a los 4 años).
Las representaciones sensoriomotrices se van coordinando en un conjunto de símbolos que el niño maneja
junto con sus actos. El pensamiento se va convirtiendo en simbólico. Para RICHMOND esto es porque:
• Empieza a manejar sus antiguas representaciones en situaciones distintas.
• Utiliza objetos sustitutivos para apoyar su manipulación mental simbólica (un palo es un
caballo).
• Divorcia la representación de su conducta de su propio cuerpo y la aplica fuera de él (dar de
comer al muñeco).
Éstas características se observan cuando el niño desarrolla el “Juego simbólico”. Utiliza dos tipos de
símbolos: la imagen mental y el lenguaje. Al principio están disociados pero sobre los dos años la palabra
evoca la imagen simbólica,.... Aparecen los preconceptos, caracterizados por:
• Transducción: implica dos hechos aunque no haya relación entre ellos.
• Yuxtaposición: afirmaciones fragmentarias e incoherentes entre las que no existen conexiones
causales o temporales ni lógicas.
• Sincretismo: percibe por visiones globales.
• Egocentrismo: toma su percepción inmediata como absoluta y no se adapta al punto de vista de
los demás. Se manifiesta mediante:
• El finalismo: cree que todo está dirigido a un fin.
• El animismo: considera todas las cosas vivas y dotadas de intención.
• Artificialismo: cree que todas las cosas han sido creadas por el hombre.
• Centración: selecciona y atiende sólo un aspecto de la realidad.
• Estatismo: incapacidad para manejar representaciones con la misma
rapidez y flexibilidad que le permita comprender las transformaciones.
• Irreversibilidad: incapacidad para ejecutar una misma acción en dos
sentidos del recorrido.
PENSAMIENTO INTUITIVO (4-6/7 años).
Para Piaget el pensamiento intuitivo representa la transición entre el pensamiento preoperatorio y la etapa
de las operaciones concretas. Al compartir experiencias, juegos y actividades y al utilizar el lenguaje, el
niño entiende su relación con los otros como más recíproca que unidireccional.
Hay una progresiva descentración y coordinación interna del pensamiento, los símbolos empiezan a
relacionarse en los modelos de lenguaje, y la “intuición articulada” le permite establecer razonamientos
que todavía están muy ligados a la percepción.
Forma categorías con objetos, los clasifica por sus semejanzas y los ordena por sus diferencias. Adquiere
las identidades (un objeto es el mismo aunque sufra determinados cambios) y las funciones (un
acontecimiento va asociado a otro y si cambia el primero, cambia el segundo). Al final de esta etapa se
alcanza un cierto grado de reversibilidad.
EL CONOCIMIENTO DE LA REALIDAD.
El conocimiento se refiere a contenidos instruccionales, prácticas sociales, desarrollo moral, afectivo,
motor, etc. Pero no todos los individuos conocemos de igual manera. Los conocimientos están influidos
por lo adquirido en el pasado y por el contexto presente en el que se logra el conocimiento.
Habría que hablar de construir una perspectiva satisfactoria de entender lo que percibimos como realidad.
La tarea educativa debe trabajar en que alumnos y educadores desempeñen interacciones cada vez más
ricas y significativas con aquellos contenidos sobre los que se trabaja.
El conocimiento de la realidad, se realiza a través de la observación y exploración de mundo físico,
natural y social, con lo que enlazamos con la siguiente pregunta.
LA OBSERVACIÓN Y EXPLORACIÓN DEL MUNDO FÍSICO, NATURAL Y SOCIAL.
Conocer el medio implica ayudar a los niños a ampliar su experiencia, a analizar la realidad, a situarse y
desenvolverse en los grupos sociales de que forma parte. Cada paso ha de enlazar con el anterior para
ampliar su concepción del mundo y de sí mismo.
Al niño le interesa saber cómo son y cómo funcionan las cosas que le rodean, manipularlas, tocarlas,
descubrirlas,... para reconocer sus cualidades y propiedades, buscar las semejanzas y diferencias,... pero la
exploración conjunta con los adultos le confiere a los objetos su mayor atractivo y una mayor
potencialidad educativa.
Para que empiecen a comprender el mundo que les rodea, es preciso partir de situaciones y objetos
concretos. En esta etapa deben primar los contenidos de actuación sobre la realidad. Observar y explorar
son tendencias marcadas y a partir de ellas construyen sus primeros conocimientos acerca de sí mismos y
del mundo físico, social y natural.
Pero la observación directa, no siempre es posible: fotos, tarjetas, películas,... pueden servir para
descubrir aspectos de la realidad a los que no se tiene acceso directo (animales, plantas, montañas,...) (bits
de inteligencia). Permiten verlas de nuevo, clasificarlas, ordenarlas, secuenciarlas.
La observación presupone una actuación del niño sobre el medio y la constatación del efecto de sus
acciones. El educador, a partir de los intereses y de las iniciativas de los niños, establece los objetivos,
organiza los planes de acción y comprueba los resultados de los procedimientos utilizados.
GÉNESIS Y FORMACIÓN DE LOS PRINCIPALES CONCEPTOS.
GÉNESIS Y FORMACIÓN DEL CONCEPTO DE OBJETO
En los dos primeros estadios del periodo sensomotor no tiene la noción de objeto como algo separado e
independiente de su propia actividad, son imágenes y sensaciones de su propia actividad sobre ellos.
En el tercer estadio, la coordinación de los reflejos va a posibilitar un progreso en la exploración de los
objetos y en la adquisición de la permanencia de los mismos.
En el 4º estadio busca los objetos detrás de los obstáculos donde se escondieron. Esta conducta, que
aparece a los 9 meses, muestra que los niños/as tienen ya una noción del objeto que incluye su existencia
aunque esté fuera de su campo visual.
En el 5º estadio es capaz de tomar en consideración los distintos desplazamientos de los que ha sido
testigo. No obstante, es incapaz de buscarlo cuando los desplazamientos han sido invisibles.
En el 6º estadio, a partir de año y medio, es capaz de buscar los objetos que han sido escondidos mediante
desplazamientos invisibles; en este momento aparece para Piaget la “constancia del objeto”.
GÉNESIS Y FORMACIÓN DEL CONCEPTO DE ESPACIO.
Durante el primer año de vida el espacio se reduce al que abarca con el campo visual.
Durante el 2º año se accede a ciertas relaciones espaciales o de causalidad física.
A partir de los 3 años construye nociones como: dentro/fuera, ir/venir, delante/detrás, izquierda/derecha,
alto/bajo, grueso/delgado,... El concepto de espacio es todavía práctico, el espacio abstracto no tiene
sentido. Los objetos tienen espacio y consumen el espacio que ocupan, la distancia entre los objetos no es
constante, la presencia de otros objetos puede modificar tales distancias.
GÉNESIS Y FORMACIÓN DEL CONCEPTO DE TIEMPO.
En el periodo sensorio-motor empieza a distinguir un ritmo personal temporal de acontecimientos, en el
cual, los que tienen lugar diariamente se suceden en secuencias.
Sobre el primer año, no comprende el futuro, su versión sobre el pasado es muy vaga.
Hacia los 3 años el tiempo se va objetivando, el pasado, presente y futuro equivalen a ayer, hoy y
mañana.
En el periodo intuitivo piensa que el tiempo se incorpora a los hechos y cada hecho tiene su propio
tiempo. La estimación y medida del tiempo se trabajará en relación con situaciones cotidianas (lo que se
hace antes de comer o por la mañana, después de comer, o por la tarde) y con unidades naturales (tarde,
mañana y día).
GÉNESIS Y FORMACIÓN DEL CONCEPTO DE NÚMERO.
Según las investigaciones piagetianas, el niño de educación infantil no sabe contar, aunque desde luego
muchos conocen de memoria los números.
GELMAN Y GALLISTEL investigaron sobre la adquisición de las nociones de cuantificación y su
aplicación a la aritmética. Para ello se basaron en una serie de principios que el niño debería conocer para
saber contar:
• Correspondencia uno a uno, a cada objeto de una colección se le asigna un solo número.
• Ordenación estable, expresar los nombres de los números en un orden constante.
• Principio cardinal, el último número de una secuencia numérica corresponde al valor cardinal
del conjunto.
• Principio de abstracción, define los objetos o fenómenos enumerables.
• Principio de irrelevancia del orden, establece el carácter arbitrario de la asociación entre un
determinado objeto y un número , ya que puede contabilizarse en diferente lugar o posición con
respecto al resto.
Para demostrar si los niños conocían estos principios los sometieron a determinadas tareas de contar, y
observaron:
• Los niños de 2 años asignan un número a cada objeto, lo que indica que conocen el principio de
correspondencia uno a uno, sin embargo son asistemáticos en su elección de las tarjetas
numéricas, las aplican salteadas (2, 4, 6 cuando son 3), de modo que no siguen todavía el
principio de orden estable.
• A los 3 años conocen el principio de ordenación estable y además el de abstracción, ya que
aplican el procedimiento de contar a sus juguetes, caramelos,...
• Entre 4 y 5 años aplican el principio de irrelevancia del orden y por último el cardinal.
Este tipo de nociones se pueden trabajar en Ed. Infantil porque los niños de 2 a 4 años manifiestan cierto
conocimiento implícito de los principios que rigen la cuantificación.
BIBLIOGRAFÍA.
DECRETO 107/92 por el que se establece el currículum de la Ed. Infantil para Andalucía.
DISEÑOS CURRICULARES BÁSICOS.
FLAVELL, J.H., “La Psicología evolutiva de Jean Piaget”. 1968.
GOMEZ, C. Y COLL, C., “¿De qué hablamos cuando hablamos de constructivismo”. Cuadernos de
Pedagogía, nº 221.
LUQUE, A. Y PALACIOS, J., “Inteligencia sensoriomotora”. 1990.
PIAGET, J., “El nacimiento de la inteligencia en el niño”. 1969.
PIAGET, J., “La psicología de la inteligencia”. 1973.
PIAGET, J., “Seis estudios de psicología”. 1973.
RICHMOND, P., “Introducción a Piaget”. 1981.
VIGOSTSKY, L., “Desarrollo de los procesos psicológicos superiores”. 1979.
PLANTEAMIENTO DIDÁCTICO (Temas 5, 6 y 12)
“Proyecto de trabajo: El agua”
• RELACIÓN DEL TEMA CON EL DISEÑO CURRICULAR.
En el Decreto 107/92, en el apartado de orientaciones metodológicas, dice: “La metodología de la
Educación Infantil ha de potenciar situaciones y tiempos donde los niños/as puedan desarrollar sus
capacidades de manipular, explorar, observar, experimentar, construir,... etc proporcionando
experiencias variadas que les permitan aplicar y construir sus propios esquemas de conocimiento”.
“...El trabajo globalizado puede adoptar diversas modalidades dependiendo de la edad de los alumnos,
y de los contextos específicos, tales como centro de interés, proyectos de trabajo, contextos
globalizadores, etc.”.
Con respecto a los objetivos nuestro planteamiento desarrolla el apartado:
Observar y explorar su entorno inmediato, para ir conociendo y buscando interpretaciones de algunos
fenómenos y hechos más significativos”.
Por tanto este proyecto cumple las condiciones apuntadas, ya que el agua es un elemento muy atractivo
para los niños/as, con el que experimentar y reciben un montón de sensaciones y con el que están en
contacto a diario. Suscita en los niños/as curiosidad de explorar e investigar y conocer sobre ella.
Además tiene un gran valor para la vida, por lo que se puede aprovechar el tema para trabajar el medio
ambiente, la higiene, consumo, salud, etc.
• GRUPO DE ALUMNOS A LOS QUE VA DIRIGIDO EL PLANTEAMIENTO.
Son 23 niños de 5 años, forman parte de un colegio de 18 unidades: 6 de Educación Infantil y 12 de
Primaria, por lo que es un colegio de 2 líneas. La escuela está situada en un barrio periférico con nivel
económico, socio-cultural y educativo medio.
Desde el punto de vista evolutivo estos niños se encuentran en el período preoperatorio, y más
concretamente en el periodo intuitivo. Tiene las siguientes características:
• Desarrollo psicomotor:
• Consolida la formación del esquema corporal hasta llegar a identificar
cada una de las partes segmentarias.
• Aparece el galope y el salto sobre un solo pie den sus movimientos y
desplazamientos.
• Adquiere mayor conciencia de sus posibilidades corporales.
• Matiza las posturas y las expresiones mímicas.
• Incrementa en velocidad y fuerza las habilidades motoras.
• Sitúa en el propio cuerpo la izquierda y la derecha.
• Desarrollo cognitivo:
• Muestra una cierta dificultad por diferenciar la fantasía de la realidad.
• Centra su atención en un solo aspecto de una situación.
• Muestra incapacidad para captar que una operación pueda tener una doble dirección.
• Establece relaciones causa-efecto con dos sucesos o aspectos que, en realidad, no poseen dicha
relación.
• Desarrolla la capacidad de comprender identidades y funciones.
• Desarrollo del lenguaje:
• Madura y crece hacia un lenguaje socializado.
• Emite frases habituales más complejas hasta llegar a tener entre 6 y 8 palabras cada una.
• Crece su vocabulario básico hasta llegar a estar formado aproximadamente por 2.000 a 2.500
palabras.
• Utiliza correctamente pronombres personales, plurales, tiempos verbales en pasado y algunas
preposiciones.
• Puede definir algunas palabras y reconocen algunos antónimos.
• Desarrollo personal-social:
• Vive una etapa egocéntrica acompañada de una primera conciencia del propio yo.
• Desarrolla el reconocimiento de su individualidad a partir de la identificación con los adultos.
• Considera las acciones como buenas o malas según sean aceptadas o rechazadas por los adultos.
• Basa su sociabilidad con los demás en la “ayuda unilateral”.
Todas estas características las tendré en cuenta para adaptar las actuaciones que vamos a realizar y
conocer lo que el niño puede realizar.
En este grupo se encuentra un niño con falta de atención, pobreza de conceptos que no es capaz de
agrupar, clasificar, acumular siguiendo mínimos criterios de color, forma, tamaño. Intentaremos que este
tema que es motivador de por sí, le motive aún más, para ello prestaremos especial atención en el
momento de las “ideas previas” de saber con exactitud de qué punto concreto de conocimiento parte este
niño, por si es necesario adaptar algunas de las actividades que realizaremos a su grado exacto de
conocimiento.
• AMBITOS DE ACTUACIÓN EDUCATIVA EN QUE VA A CONSISTIR MI ACCIÓN.
¿Qué vamos a enseñar?- Objetivos.
• Conocer aspectos relacionados con el agua.
• Descubrir la importancia que tiene el agua para los seres vivos, para qué sirve a
las personas, animales, plantas.
• Explorar el medio por placer de jugar y de experimentar sensaciones.
• Desarrollar hábitos de salud e higiene.
• Potenciar valores de conservación del agua.
• Conocer e investigar algunas características de los animales que viven en el
agua.
• Comprender algunos fenómenos climatológicos sobre el agua.
• Realizar experimentos con agua para investigar formulando hipótesis y
haciendo planteamientos.
Contenidos.
• Conceptuales:
• Características más elementales del agua.
• Espacios naturales donde encontramos agua.
• Animales que viven en el agua.
• Importancia del agua para los seres vivos.
• Procedimentales:
• Producción de mensajes orales o no referidos a emociones, opiniones, informaciones,...
• Identificación de las sensaciones y emociones que se obtienen con el cuerpo y el agua.
• Utilización de los sentidos para la exploración.
• Investigar las características de algunos animales del mundo acuático.
• Establecimiento de hipótesis sobre elementos del entorno y el agua.
• Experimentos que impliquen la transformación del agua.
• Comparación de objetos o elementos en relación con el peso, volumen y cualidades.
• Dominio de las nociones básicas relacionadas con el espacio.
• Utilización de la serie numérica para contar elementos y objetos de la realidad.
• Resolución de situaciones de operaciones sencillas verbalizando la transformación, quitar añadir.
• Actitudinales:
• Valoración de la importancia del agua para los seres vivos.
• Adquisición de hábitos saludables de higiene.
• Sensibilización por el problema medioambiental (ahorro de agua, contaminación de los ríos).
• Interés por conocer e investigar datos sobre el tema.
• Planteamiento de hipótesis y resolución de tareas.
¿Cuándo vamos a enseñar?. Temporalización.
El planteamiento forma parte de una unidad didáctica que se trabajará durante 4 semanas.
¿Cómo vamos a enseñar?. Metodología y actividades.
La metodología empleada se basa principalmente en la actividad del niño/a tanto física como mental, que
el niño/a piense y actúe que intervenga y aporte sus dudas, intereses, datos sobre el tema. A través de
suscitar en ellos la curiosidad por buscar, conocer, explorar e investigar. Todos aportamos información y
todos aprendemos de todos.
También la familia tiene un papel importante en facilitar el material a los niños/as para clase. Esta
metodología también implica:
• Comunicación y diálogo, asambleas de debate, de comentarios, selección de datos, etc., pero
sobre todo de respeto a las aportaciones de todos.
• Trabajo en grupo, compañerismo, cooperación.
• Confianza y apoyo para crear un clima afectivo positivo.
• Respeto al ritmo individual de cada niño/a.
Como maestro/a mi papel es el de guía y orientador/a, coordinar el trabajo, hacer aportaciones como los
demás, moderar los diálogos, resolver dudas, plantear propuestas,...
• ACTIVIDADES.
Asamblea para recoger las ideas previas o intereses.
Se puede preguntar a los niños/as en primer lugar cuestiones referidas a sensaciones en cuanto al agua,
para saber sus sentimientos hacia ella, ¿te gusta lavarte?, ¿te gusta que llueva?.
Después se pueden plantear cuestiones para recoger las ideas previas e intereses: ¿qué sabes del agua?,
¿qué te gustaría saber?. Y otras para suscitar curiosidad: ¿qué pasaría si no llueve en mucho tiempo?, ¿de
dónde viene le agua que bebes?, ¿dónde va el agua sucia dela casas?, ¿dónde va el agua que cae en la
tierra?.
Como activación se puede introducir un elemento en clase para iniciar el tema, como un pez en una
pecera,....
Asamblea de lectura y comentario de información.
Los libros y documentos sobre el agua lo aportan los niños/as de sus casas. También hacemos una visita a
la biblioteca del colegio para buscar libros que hablen del agua.
• Exposición de los trabajos que traigan los niños/as de casa.
• Hacer un papel con un mapa conceptual a la vista de los niños/as con los temas importantes
sobre el agua, ilustrado con dibujos y un breve texto explicativo.
• Experimentar con agua para satisfacer las necesidades básicas: beber, lavarse.
• Hacer juegos con agua, carreras de vasos, globos, pompas, ...
• Hacer un cuadrante con un calendario para anotar los días que llueve al mes.
• Hacer un juego con peces imantados en un recipiente con agua y una caña imantada para
pecarlos.
• Hacer un móvil de un pez.
• Hacer experimentos de flotación con distintos objetos. Hacer antes una quiniela para anotar las
previsiones.
• Hacer mezclas con agua y pintura.
• Hacer mezclas con agua y otros elementos: tierra, arena, bolitas de corcho, aceite.
• Hacer mezclas de sabor con azúcar, sal, manzanilla,....
• Hacer experimentos con flores y agua, ¿cuánto duran cortadas?.
• Si ponemos pintura en el agua, ¿cambia de color?.
• Observar la transformación del agua en sólido, líquido, gaseoso.
• Hacer trasvases a recipientes más grandes, más pequeños, haciendo mediciones.
• Hacer juegos de tacto, con los ojos tapados buscar en un recipiente grande objetos hundidos.
• Videos documentales sobre el agua.
• Aprender canciones, poesías, refranes sobre el tema.
• Cuento “la gota de agua”.
• Observar los peces de la pecera.
• Regar las plantas: mucho, poco, nada y observar que pasa.
• Escuchar las noticias del tiempo en la tele.
• Realizar si es posible, alguna visita a uno de estos sitios: aljibe local, pantano, río, lago, parque
de bomberos.
• Observar el agua en le microscopio.
• Hacer un eslogan y pegarlo en el colegio por ejemplo “No desperdicies hoy el agua que nos
puede hacer falta mañana”.
• Hacer un dossier-libro con los trabajos de los niños/as para llevar a casa.
• Hacer composiciones plásticas con gotas de agua de colores con papales de celofán.
Lugar y materiales.
El lugar, según la actividad, será el patio o la clase o cualquier otra dependencia del colegio que nos
pueda servir.
Materiales: como ya hemos mencionado, unos los buscaremos en el colegio y el aula, otros los aportarán
los niños con la colaboración de sus padres.
• EVALUACIÓN.
¿Qué evaluaremos?.
Evaluaremos tanto al alumno como a nosotros mismos:
• Si las actividades estaban bien estructuradas.
• Si la selección de los contenidos ha sido adecuada.
• Si se han cumplido los objetivos.
• Si los recursos utilizados han sido suficientes e interesantes.
• Si ha habido coordinación del Equipo Docente.
• Si se puede mejorar.
¿Cuándo evaluaremos?.
• Evaluación inicial: antes de comenzar la unidad, haremos un sondeo en forma de ideas previas
(ya lo hemos explicado).
• Evaluación formativa: la iremos realizando a lo largo de toda la unidad, nos indicará los
bloqueos, dificultades y progresos que vamos consiguiendo.
• Evaluación final: al terminar la unidad veremos si se han conseguido los objetivos propuestos.
¿Cómo vamos a evaluar?.
Evaluaremos mediante la observación sistemática, directa y continua del niño/a. También nos serviremos
de sus producciones.
Esta evaluación nos servirá para poder orientarnos tanto al alumno como a nosotros mismos de cómo se
desarrolla el proceso.
• ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD.
Lógicamente en clase podemos tener niños con deficiencias que necesiten una adaptación especial, un
trato diferente, una acomodación del espacio,... etc. Para ellos tendremos muy en cuenta las características
y los síntomas más frecuentes de los diferentes trastornos posibles, como pueden ser:
• Niños con deficiencias auditivas. Hay que establecer un constante contacto visual con ellos de
manera que no se sientan abandonados, ni solos. La comunicación oral debe darse marcando
muy bien el punto de articulación sin un tono de voz en exceso fuerte y ayudándonos con gestos
corporales y mímicos.
• Niños con deficiencias visuales. Necesitan actividades de estimulación auditiva. Pero teniendo
en cuenta que la audición (dotada de gran sensibilidad) es su principal vía de aprendizaje,
conviene controlar el exceso de ruidos y sonidos dentro del aula, ya que estos mezclándose con
los del exterior pueden aumentar el nerviosismo del alumno.
• Niños con deficiencias motoras. Acomodar la organización del espacio a sus posibilidades
motrices y de desplazamiento. Sobre todo vigilar que los materiales de psicomotricidad estén
situados de manera que posibiliten la experimentación del reflejo de caídas y de desequilibrios;
es positivo que lo experimenten, pero siempre son un adulto al lado que lo coja de la cintura o de
la mano.
• Niños con deficiencias mentales. Observando diariamente cuales son las limitaciones más
evidentes y frecuentes, se les ofrecerán aquellos juguetes o materiales con los que el niño
muestra estar más cómodo y satisfecho de sus producciones. Se les hablará despacio con frases
cortas anticipándoles con tiempo todo aquello que se va a hacer.

También podría gustarte