Está en la página 1de 4

Prestaciones Irrisorias.

Derecho Mercantil II, 2021

Sobre Las Prestaciones Irrisorias


Entender el origen, concepto y comparación de las prestaciones irrisorias en diferentes legislaciones y contextos
históricos

José Daniel Parraga Goya

Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Facultad de Derecho, Derecho Mercantil

Resumen: Las prestaciones irrisorias deben su origen general a un asunto de equilibrio en la contratación, dicha figura es
de carácter innovativo en nuestra legislación. Lo cual complica la genealogía de la misma ya no tiene un origen histórico
propiamente dicho, sino que es una interpretación extensiva de figuras jurídicas o como cláusulas contractuales del
Derecho Romano y Canónico, así como paralelamente parecidos con diferentes desarrollos en otros paradigmas del
Derecho como la Common Law Anglosajona.

Palabras Claves: historia, economía, derecho, genealogía, legislación, constitución, canonistas, escolástica.

Abstract: Derisory benefits owe their general origin to a matter of balance in recruitment, this figure is of an innovative
nature in our legislation. Which complicates the genealogy of it no longer has a historical origin itself, but is an extensive
interpretation of legal figures or as contractual clauses of Roman and Canonical Law, as well as in parallel similar with
different developments in other paradigms of Law such as Anglo-Saxon Common Law.

Keywords: history, economics, law, genealogy, legislation, constitution, canonists, scholasticism.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS:
Una de las influencias más poderosas en el pensamiento y las instituciones legales y políticas del Occidente cristiano
durante la Edad Media fue el derecho romano, derivado de la república y el imperio de la antigua Roma. El derecho
romano se desarrolló clásicamente en los siglos I al III d.C. El derecho privado desarrolló la teoría del derecho absoluto
de propiedad privada y de la libertad de comercio y contrato. Si bien el derecho público romano permitía teóricamente la
interferencia del estado en la vida del ciudadano, hubo poca interferencia de este tipo en la última república y en el
imperio temprano1.
Esto nos quiere decir que el derecho romano en su mayor parte en lo que no se trataba netamente de la res publica (la
cosa pública) permitía el manejo comercial en una amplia parte por sus actuantes(comerciantes) así concibió lo que
llamaría como el precio justo (iustum pretium), lo que se decía era que el precio justo se fijaba en común acuerdo por
parte del oferente y demandante, y surgía un intercambio comercial basado en la voluntariedad de las partes.
Posteriormente, el derecho romano fue interpretado por los escolásticos de la Edad Media Cristiana, debido a las
Teocracias que en esa época surgieron los conceptos de los escolásticos eran útiles tanto para el gobernador como en lo
que se trataría su derecho, lo ocurrido fue lo siguiente, una interpretación teológica moralista de influencia Aristotélica
sobre el comercio lo que genero una repulsión hacia el comerciante, como a los contratos de usura o en general el

1 El Código Teodosiano fue muy claro: cualquier precio fijado mediante negociaciones libres y voluntarias es justo y legítimo,
siendo la única excepción un contrato hecho por niños. La fuerza o el fraude, como infracciones de los derechos de propiedad, se
consideraron, por supuesto, ilegales. El código sostenía explícitamente que la ignorancia del valor de un bien por parte del comprador
o del vendedor no era motivo suficiente para que las autoridades intervinieran y rescindieran el contrato acordado voluntariamente.

|1
Prestaciones Irrisorias. Derecho Mercantil II, 2021

derecho privado romano que seguía en su parte principal una libertad comercial y por tanto contractual.
Dichos principios interpretados del Código de Justiniano fueron: turpe lucrum, laesio enormis2, iustum pretium. El
historiador Económico Murray Rothbard nos dice lo siguiente:
“[C]uando el Código de Justiniano llegó a Bolonia y a Europa occidental a comienzos del siglo XII, el autor francés
del Brachylogus había adoptado el principio de laesio enormis del Código de Justiniano y alterado sustancialmente su
significado. […] Brachylogus en mano, cualquier venta, incluso la voluntaria, efectuada a menos de la mitad de su
«precio justo», daba pie a que el vendedor pudiera presentar al comprador dos opciones: o bien rescindir el
contrato, devolviendo el comprador al vendedor el bien y éste a aquél el pago percibido. […] En torno al año 1150,
una adaptación popular de una Summa boloñesa entonces reciente, Lo Codi provenzal, añadió otra fatal adaptación
de la laesio enormis. […] Según Lo Codi, si un comprador ha pagado más del doble del valor verdadero, o precio justo,
de un producto, el vendedor tiene la opción o bien de pagar al comprador la diferencia entre el precio justo y el de
venta, o bien rescindir el contrato”3
De este breve repaso histórico en cuanto a la funcionalidad de dichos principios se pueden concluir dos cosas, la
primera: la relación de la figura del justo precio y la lesión enorme guardan funcionalidad conjunta, pese a las diferencias
fundamentales en cuanto la naturaleza de cada una. Segundo: el intento de reparar el daño supuesto sobre una posible
elevación del precio de los bienes por encima de su precio justo, entendiendo que a precio justo el código de Justiniano y el
derecho privado romano refería a el precio de mercado, resultado de las transacciones voluntarias, pero los
interpretadores próximos aludieron a una elasticidad terminológica que alteraron su significado original.
A tiempo presente dichos elementos son mantenidos en cierta medida en nuestra legislación actual, y están recogidos
en nuestros distintos códigos como el civil4 y el de comercio5, aunque este último bajo una terminología diferente y en
funcionalidad distinta pero no con un margen contrario. De lo dicho, se puede entender y observar la naturaleza de
dichas figuras, esto es, en un intento de regulación mercantil bajo fundamentación anti comercial, ya que se desprende de
dicho análisis que fueron prohibiciones a la usura de origen aristotélico en sociedades mayoritariamente teocráticas las
cuales fundaban un análisis no económico (en términos productivos) sino moralistas. El justo precio interpretado por los
escolásticos fue influenciado por la idea de igualdad de valor aristotélico en el intercambio (refutado por la teoría
económica de los siglos XVIII, XIX y XX).
Pero así mismo su influencia no solo surge de épocas medievales, y esto como se ha observado la historia no es lineal
sino de curso en zigzag, lo que nos demuestra esto es el recogimiento de estas figuras en diversos momentos y códigos
como nos indica Ornella Saavedra Velásquez6:
“Cuando se analiza el contenido de la disposición de la prestación irrisoria, se puede deducir que esta figura ha sido
influenciada por diferentes instituciones jurídicas de distintos sistemas legales, como:
1. la excesiva desproporción de los Principios Unidroit sobre los Contratos Comerciales; 2. la lesión enorme del
derecho continental y 3. el Inequality of Bargaining Power & Unconscionability Doctrine del derecho anglosajón.”

2 Hay que entender la diferencia entre el código de Teodosio y el código de Justiniano que aunque poseen diferencias en su parte
fundamental respetan el libre comercio y los contratos. El laesio enormis esta textualmente escrito en la constitución del Emperador
Diocleciano, emperador el cual realizó actos contrarios al comercio tales como fijar precios máximos e inflar la moneda.
3 Para un mayor contexto histórico en cuanto el desarrollo del Derecho Romano por manos de los escolásticos véase Murray

Rothbard, Historia del pensamiento económico volumen I, Unión Editorial Argentina, 2012, pp. 68-69.
4 Art. 1829.- El vendedor sufre lesión enorme cuando el precio que recibe es inferior a la mitad del justo precio de la cosa que

vende; y el comprador, a su vez, sufre lesión enorme cuando el justo precio de la cosa que compra es inferior a la mitad del precio que
paga por ella.
5 Artículo 217. Aunque no trata expresamente como en el código civil se puede visibilizar sus leves relaciones con dichos

principios antes mencionados.


6 La incompatibilidad de las acciones frente a la prestación irrisoria según El código de comercio ecuatoriano, Revista Chilena de

Derecho Privado, n.º 35, pp. 195-226 [diciembre 2020]

|2
Prestaciones Irrisorias. Derecho Mercantil II, 2021

ANÁLISIS LEGAL Y COMPARATIVO:


Habiendo entendido el origen histórico y teórico de dichos elementos o clausulas regulatorias en los contratos
mercantiles, y conociendo su fundamento en base al contexto histórico, aportado brevemente se realiza el análisis a
tiempo presente fundamentalmente en el código de comercio y demás normas supletorias. Las figuras antes analizadas,
no son tan distintas sobre la posición actual de las prestaciones irrisorias en nuestro código de comercio, ya que
principalmente trata del equilibrio entre partes, pero si es válido encontrar una distinción para entender lo que el legislador
pretende con dicha norma, ya que sufre de complejidad no en su contenido, sino en su falta de claridad la cual a su vez se
une a poca recolección doctrinaria nacional o internacional de la misma.
El código de comercio dice lo siguiente:
Art. 217.- Se entiende por prestación irrisoria, aquella que es ínfima, inequivalente o desequilibrada en relación a la
contraprestación del otro contratante.
Para determinar si se trata de una prestación irrisoria, ya sea que constituya la totalidad del contrato o una o más de
sus cláusulas, se deberá tener en consideración, entre otros, los siguientes factores:
a) Que la otra parte se haya aprovechado injustificadamente de la dependencia, aflicción económica o necesidades apremiantes de
la otra parte, o de su falta de previsión, ignorancia, inexperiencia o falta de habilidad en la negociación; y, b) La naturaleza
y finalidad del contrato.
Cuando la prestación de una de las partes sea irrisoria en su monto, en consideración a la contraprestación de la otra parte, no
habrá contrato conmutativo o de prestaciones correlativas, y en consecuencia el contrato o cláusula será
absolutamente nulo.
A petición de la parte legitimada para resolver el contrato, el órgano jurisdiccional podrá adaptar el contrato o la
cláusula en cuestión, a fin de ajustarlos a criterios comerciales razonables de lealtad negocial.

Como previamente se observó pese el código mantiene fundamentalmente lo que se llamó como precio justo, meramente
con terminologías distintas, la RAE, denomina irrisorio como adjetivo que fundamentalmente significa burla, o
insignificante por pequeño, dándole significado en Derecho se entendería como una reductio ad absurdo, es decir un precio
sobre un bien o servicio tan absurdo que resulta abusivo. Esto es en un ejemplo simple un contrato de compra venta
sobre un bien inmueble de un predio valorado a precio “objetivo” de $60,000. °° en el cual se pago $10,000. °°. Lo que se
entendería como contradictorio al precio justo.
Los efectos jurídicos tal y como lo menciona el cuarto inciso pueden ser dos primero: el contrato puede ser nulo,
segundo: una clausula será considerada nula, esto es tiene dos efectos nulidad parcial o relativa o nulidad total o absoluta.
De ser el caso de que la parte legitimada esto es, el perjudicado considere pertinente iniciar una acción judicial puede el
Juez ajustar la cláusula abusiva ajustándolos a criterios comerciales cuya figura se denomina comúnmente como adaptabilidad.
CONCLUSIÓN:
La figura de la prestación irrisoria (entendida a tiempo presente) viene fundada en diversos contextos históricos. Que
así mismo fueron materia de debate primordialmente en los siglos XVIII-XIX y refutadas por las teorías económicas del
libre comercio las cuales demostraron que, pese a que originariamente existieron figuras reguladoras en cuanto a los
intercambios, y queriendo encontrar el equilibrio contractual resultó siendo un análisis de teóricos reacios a las operaciones
mercantiles. En todo caso se han basado en lo que se puede llamar dogma de Montaigne, sobre lo que el Economista Ludwig
Von Mises expuso:
Older generations believed that there is an irreconcilable conflict of interests among men and among groups of
men. The gain of one is invariably the damage of others; no man profits but by the loss of others. We may call this
tenet the Montaigne dogma because in modern times it was first expounded by Montaigne 7. It was the essence of

7«Las Viejas generaciones creyeron que hay un irreconciliable conflicto de intereses entre hombres y los grupos de hombres. Que
la ganancia de uno es invariablemente el daño de los otros, pero ningún hombre se lucra de la perdida de otros. A esto le podremos
llamar el dogma de Montaigne porque en los tiempos modernos fue primero expuesto por Montaigne. Era la esencia de las

|3
Prestaciones Irrisorias. Derecho Mercantil II, 2021

the teachings of Mercantilism and the main target of the Classical economists' critique of Mercantilism, to which
they opposed their doctrine of the harmony of the rightly understood or long-run interests of all members of a
market society.
Dicho de otra forma, el entendimiento de las economías desarrolladas ha demostrado que según la ley de uniformidad de
los precios o demás leyes económicas, es un tanto irreal el mantenimiento de las doctrinas del equilibrio contractual, en cuanto
al precio justo y la lesión enorme así como su conexidad con las prestaciones irrisorias. Esto en base a que se entiende
que el mercado tiende a un equilibrio siempre y cuando exista lo que se denomina soberanía del consumidor8. Esto no
significa pues y sería una falacia decir que no debe existir control (ya que de forma general no puede existir coacción y
actos ilícitos), sino que en lo que respecta al negocio legítimo y el bargain es fundamental en las economías desarrolladas
permitir un campo de actuación que no límite con figuras agotadas de épocas remotas sobre un desconocimiento
mercantil.
Para finalizar, nuestro código de comercio en un intento de innovar ha llamado prestaciones irrisorias, a lo que se viene
denominando como un desequilibrio en las obligaciones entre partes (se trate de precio o de un supuesto poder en
conocimientos de bargain de uno de los agentes contratantes) lo que en el fondo sí llega a tener análisis comparativos con
legislaciones internacionales, pero que taxativamente no se denomina como prestaciones irrisorias por lo que el
entendimiento de dicha figura nos remota a doctrinas históricas como así mismo interdisciplinares, ya que el derecho
mercantil guarda una estrecha relación con la teoría económica y esta a su vez con otras disciplinas.

enseñanzas del Mercantilismo y el objetivo principal de la crítica de los economistas clásicos del Mercantilismo, a la que se oponían a
su doctrina de la armonía de los intereses bien entendidos o a largo plazo de todos los miembros de una sociedad de mercado.» Véase
Mises, Ludwig von; Rothbard, Murray. Theory and History: An Interpretation of Social and Economic Evolution (LvMI) . Ludwig von Mises
Institute. Edición de Kindle.

8 En el análisis económico esto tiende a denominarse que los negocios no pueden fundarse en daños al consumidor ya que este
último es quien con sus elecciones entre la oferta valora un bien o un servicio, de lo cual se deduce entonces, que sí existiese un
negocio monopolístico que lesione arbitrariamente mediante contratos desiguales las repercusiones se denostarían en una baja en la
demanda como la correspondiente afectación al nombre mercantil del negocio. Lo cual generaría que ningún agente contrate los
servicios o bienes ofertados. Lo contrario, es decir, el monopolio u oligopolio que manejen a su antojo y no se ven afectados la teoría
económica ha demostrado que se debe a las leyes antimonopolio que perjudican las entradas de mayores ofertas. Véase: Ludwig Von
Mises, la acción humana y Profit and Losses.

|4

También podría gustarte