Está en la página 1de 16

El Porfiriato visto por El Alacrán

Claudia Guerrero Sepúlveda


Noviembre 2010

“El Alacrán” es un periódico perteneciente al género periodístico de la sátira política publicado


durante el Porfiriato. Este semanario puso en ridículo a los diferentes actores del gobierno,
señaló las fallas y los abusos cometidos por ellos y describió los problemas y aconteceres que
comentaba la sociedad de entonces. Su nombre metafórico evoca el daño que produce el veneno
de una de sus picaduras, y por esta misma razón, para impedir que sus comentarios hicieran mella
en la sociedad porfiriana, la censura que entonces imperaba impidió lo más pronto que pudo su
circulación. Esta iniciativa generada desde la oposición anti-porfiriana tuvo una vida muy corta,
inicia su publicación en septiembre de 1899 y termina en junio del año 1900. 1

“El alacrán” se auto-describe así. “Se ocupa de todo lo que llame la atención en México, desde los
actos oficiales hasta las mallas de las coristas”, “Información verdad”, “Servicio telefónico de día y
varios servicios de noche”, “Se ocupa de política, Teatros, Literatura y en general, de toda clase de
delitos del orden común”, “Retratos y caricaturas, semblanzas y biografías (No se cobra nada a los
interesados)”, “El alacrán es un periódico moderno”, “Se mete donde no le llaman, no confundirlo
con los semioficiales”. “Se publica los sábados”, “En cuanto lo subvencionen se dará a mitad de
precio, regalando a cada actor una prima para que se divierta”, y “suelto tiene un precio de 10
centavos.”

La mayoría de sus notas las dedica a la crítica política del gobierno de Porfirio Díaz y de su
gabinete, utiliza diferentes formas literarias para apoyar sus ideas de una manera sarcástica,
paródica y humorista, así como imágenes caricaturizadas que detallan el acontecer de la vida
pública y de los principales problemas que sucedían en ese entonces.

1
Paper of Record. N.p., 2010. Web. 16 Oct. 2010. <http://www.paperofrecord.com/default.asp>.

1
Entre los temas recurrentes que el periódico trató encontramos; la libertad de prensa, el frecuente
descarrilamiento de los trenes, las casas de juego, los problemas generados por el drenaje en la
Cd. de México, el estado de la deuda externa, y entre los personajes que menciona
continuamente dentro de la palestra de su crítica encontramos al Ministro de Comunicaciones
Francisco Z. Mena, al Ministro de Hacienda, José Yves Limantour, al responsable de la policía un Sr.
Villegas y al gobernador del estado de Veracruz Teodoro Dehesa.

En las siguientes líneas se presentarán tres temas que aparecen en los números publicados del 3
de septiembre al 28 de octubre de 1899, seleccionados por su recurrencia o por la relevancia que
la nota tuvo, mismas que dan idea del ambiente político y social y de las opiniones que al respecto
tenían quienes no pertenecían al gobierno o a alguno de los periódicos privilegiados.

Acerca de la Libertad de Prensa


Al margen de las publicaciones oficiales como “La
“Libertad” en la que participaban los miembros del
grupo de los Científicos que acompañaron al general
Porfirio Díaz durante su gobierno y de las
publicaciones subvencionadas en El Universal, El
Nacional y El Partido Liberal, surgió el periódico “El
Alacrán” . Mediante el uso del lenguaje y de artificios
literarios tomaba parte en el periodismo de opinión
desde el lugar en el que se encontraban los
gobernados, y curándose en salud tuvo la prudencia
de autodenominarse como gobiernista y aspirante a
ser subvencionado.

A sabiendas de que la crítica abierta y las voces


disidentes eran silenciadas el periódico optó por un
lenguaje velado que era a todas luces comprendido
por las gentes de la época, dando cuenta de las
situaciones que eran parte de la vida diaria y que representaban los puntos flacos del gobierno de
Porfirio Díaz.

Ya desde el primer número del periódico del día 3 de Septiembre de


1899, se encuentra la nota en la que se denuncia al periódico por su
aparición, seguramente sabe su editor, que lo que se atreve a decir
y publicar causará más asombro que cualquier otra noticia, una vez
que se atreve a trastocar el acostumbrado orden de las cosas. En el
segundo número informa que sus oficinas han sido trasladadas
desde el lado oeste de la Alameda, al edificio de Belén, y en la nota
titulada “Ni son todos los que están ni están todos los que son” se
informa que el director y otros dos que no tienen injerencia en el

2
asunto se encuentran encarcelados gracias a la denuncia que presentó el Sr. Mena Ministro de
“in—comunicaciones” quien lo niega, pero al cuál le agradecen el favor de haberlos recluido en la
bartolina, aunque sea en confianza para no olvidarlo en sus oraciones.

En todas las ediciones del periódico hay una sección denominada “Danza Macabra”, en ella se
recrea el diálogo entre uno de los presos en Belén y Margarito el mozo, que lo visita en la celda y
con quien inocentemente a base de preguntas y respuestas desarrolla la exposición de las ideas
de denuncia entre líneas.

El sábado 23 de septiembre después de la celebración de la conmemoración de la Independencia


del sábado anterior el diálogo sostenido entre el preso y el mozo dice:

- ¿Qué dice usted, nomás- exclamó nuestro al llegar de la calle- que dice usted no más que no se habla más que
de puros suicidios por ahí?
- Yo no digo nada. Estoy aturdido por las fiestas. ¿Has visto que popularidad, qué espontaneidad, que
suntuosidad y que discursos?
- Pero señor, si usted estuvo aquí encerrado…
- Pues desde la cárcel es de donde se ven mejor las cosas. En la calle quizás me hubiese entusiasmado porque los
malos ejemplos son muy contagiosos, y aquí he presenciado las fiestas a través del coomarill, esto es leyendo la
revista subvencionado. Es más divertido que ver las fiestas.
- Pues entonces también se habrá enterado de los suicidios
- Naturalmente, hombre, pero no me han cogido de susto. Figúrate que el drenaje nos amenaza con sus obras,
Limantour con volver a México con la Deuda encima, mi lollamarillo con otra novela, los de “Palabra de Honor”
con otra palabra, las empresas de ferrocarriles con otra serie de descarrilamientos, Arbeu con la Queró, los
trenes del Distrito con la electricidad, el Círculo de Amigos con un álbum, las nubes con unos aguaceros, Debe y
Mucio P. con visitarnos, Sánchez Santos con la cólera de Dios… No todos somos espíritus fuertes para resistir
tantas amenazas juntas y esperar á que se realicen. Por eso ha habido…. débiles que se aterroricen….
- Inicua, aún con la terrible probabilidad de que Federico García les dedicase un párrafo. Y ahora están tan
ricamente en el otro mundo, rodeados de sus compatriotas…
- ¡Ah, señor, pero ¿es que hay muchos mexicanos en el cielo?
- Desde Temamatla aquí, figúrate cuántos desastres ferrocarrileros habrá habido.
- Uy, señor, pos ni quien los cuente.
- Pues suma las víctimas de cada uno y …
- Adiós, mi jefe, si yo no sé sumar… Que lo sume el ministro del ramo…
- No sabe más que dividir. Pues como iba diciendo, suma las víctimas de cada desastre y el total te dará el
número de compatriotas que tenemos en el cielo rogando por nosotros y aumentando la lista de mártires. De
modo que el que no pudiendo resistir la actual situación ni la venidera, se suicida y va al cielo, se encuentra ya
la tertulia reunida. Allí se pasan esos individuos la existencia hablando de los yanquis y de las generaciones
próximas ascendentes de las yanquis.
- Y diga usted, señor, ¿qué le parecieron las fiestas así, vistas en el collamarillo ese?
- Extrasuperabuendantemente buenas. Esa pregunta está demás. ¿No ves que soy aspirante a subvencionado y
no puedo decir otra cosa?
- Mucha agua, señor.
- La necesitábamos. El entusiasmo había llegado a ser ardiente, según algunos revisteros, y el agua vino para
conseguir que las fiestas continuaran sin llegar al rojo blanco
- ¿y de los arcos qué dice usted?
- Yo no me he fijado en ellos, porque aquí tenemos bastante con los arcos de Belem. Me han dicho que cada
estado puso uno y hubo gobernadores que los mandaron cubrir de verde, para que estuvieran más sugestivos.
- Ah, que mi jefe, dice que más digestivos…

3
- No confundas, Margarito, que no es mi intención el hacer un chiste. He dicho más sugestivos, porque el verde
es color de esperanza y esperanza es reelección en nuestros días. Así pues, los arcos cubiertos de verde tienen
un simbolismo gubernamental que tú no alcanzas a comprender. Lo malo es que los cubrieron de verde muy
temprano y cuando pasó la comitiva ya estaban secos. He ahí los inconvenientes de no saber poner el verde a
su debido tiempo.
- Pues ya me voy. ¿No se le ofrece a usted nada de la calle?
- ¿Para qué? Todo lo que hay por la calle no compensa la majestuosa tranquilidad que gozamos aquí, donde no
llegan ni los cantos de Parra, ni los olores del drenaje ni nada que pueda molestarnos.
- ¡Algo diera Villegas por gozar de la calma que tenemos aquí! A él todos los días le dan una noticia mala; ya que
vaciaron una casa en Cadena, sin que se dé con los ladrones; ya que se arman escándalos en la calle sin que
aparezca un gendarme para un remedio, aunque en estos casos suele ser peor el remedio que la enfermedad,
ya que los gendarmes no sirven más que de estorbo… El hombre está todo el día recibiendo impresiones
desagradables. En cambio yo, desde la noticia de bien preso no he vuelto a tener ninguna. Ya ves si es
2
envidiable mi situación.

En este plática, se hace alusión a personajes como Limantour, Villegas, Mena, Arbeu, Sánchez
Santos, así como a lo que acontecía en la época en relación a los suicidios, los descarrilamientos –
Temamatla- la esperanza de reelección, la amistad con los norteamericanos, los olores de los
drenajes, los robos –Casa en Cadena haciendo un recuento en una sola nota de todos aquellos
asuntos que estaban sobre la mesa de la conversación social.

El tratamiento de esta nota periodística descubre la situación alrededor de la libertad de prensa. A


través de ella se revela la utilización de la prisión como práctica de control para recluir, confinar y
aislar a los disidentes, quiénes aunque no incurrían en delitos morales o patrimoniales, eran
peligrosos por ser portadores de ideas que podrían perturbar el orden político o económico al
considerarlo injusto o ilegal y por enarbolar ideologías diferentes a las del grupo en el poder.

Mediante la exclusión de los individuos que osaban manifestar libremente lo que en derecho les
había proporcionado la Constitución, al ser enmendado en el año de 1883 su artículo No. 7, y que
declaraba el derecho a la libertad de expresión y la garantía absoluta a la libertad de imprenta, el
régimen porfiriano lograba mantenerlos fuera de la acción social y apartados de la vida pública. El
periódico ilustra esta acción presentando a la Constitución debajo de lo que parece ser una jarra
de “Chocolate Gubernamental”.

A los individuos que actúan en contra del poder y del Estado y que son considerados capaces de
producir su desestabilización, el gobierno los encarcela y los convierte en “presos políticos”.
Mariano Ceballos director del periódico y quiénes escriben e ilustran las imágenes del semanario,
se sienten así. Ellos mismos anuncian que han sido denunciados y encarcelados en la cárcel de
Belén, -una de las más célebres de México- y dentro de ella en la bartolina, que según las
descripciones del conocido disidente político Ricardo Flores Magón, consiste en el espacio más
sucio y más obscuro de la cárcel, sabiendo que quienes te destinan a él, se proponen además del
aislamiento la degradación social del individuo recluido. Por lo general estos disidentes están
dispuestos a sacrificarse, a luchar por la verdad, se niegan a aceptar las condiciones en las que se

2
"Danza Macabra." El Alacrán” 23 Sep. 1899: 2

4
encuentran las cosas y normalmente gozan de simpatía entre la sociedad por compartir
sentimientos e ideas que ella misma no se siente en la libertad de expresar. Los mecanismos de los
que se vale el periódico para incorporar demandas y peticiones son legales, mediante lo irónico o
mordaz traduce su protesta social, haciendo sentir la indignación moral ante las injusticias y la
paradoja entre los discursos de los políticos y quienes detentan el poder.

El periódico dejó de circular antes de cumplir un año, el número 37 y el último, se publicó el


sábado 2 de junio de 1900, finalmente el Estado aplicó el mecanismo de contención y represión
social sobre la libertad de prensa que “El Alacrán” venía denunciando.

Sabemos entonces por el mismo periódico que Díaz ejercía el control de la prensa, censuraba los
periódicos disidentes y encarcelaba a los editores, periodistas, redactores y a cualquiera que
trabajara en él. Evitando la proliferación de las ideas contrarias a su desenvolvimiento como
gobernante y a la del grupo político que lo acompañaba, logra consolidar su poder durante más de
treinta años en el poder.

En la siguiente nota e imagen se detallan las circunstancias en las que “El Alacrán” fue denunciado,
enjuiciado y finalmente clausurado.

- UN don nadie una molécula insignificante de la administración, sin prestigio, sin nombre y sin escrúpulos se siente indignado
porque el periódico le descubre tal o cual enjuague.
- Se pone al habla con un licenciado tan escrupuloso y limpio de conciencia como él, y apoyándose en los artículos tantos y
cuantos.- siempre hay artículos que amparan los pillos –escriben una demanda por difamación, nunca por calumnia, para
que no admitan pruebas…
- Y la presentan en un juzgado correccional. El juez y el ministerio
Público la examinan. Inmediatamente- porque para eso tienen
una penetración extraordinaria, sobre todo si hay consigna- ven
el delito, cojen la demanda!
- Y convienen sigilosamente y con toda clase de precauciones como
si se tratara de un crimen horripilante, la forma en que han de
hacerse las primeras diligencias, atropellado, naturalmente el
Código de Procedimientos.
- A la hora convenida colocan parejas de sabuesos en todas las
esquinas inmediatas al local en que se imprime el periódico.
- Avanza el juzgado sigilosamente rodeando el edificio con gente
armada para que nadie circule, salga ni se mueva, y penetran la
imprenta con todo el aparato que tan interesante argumento
requiere.
- Allí hace un reconocimiento concienzudo: revisa todos los papeles,
aparta todos los ejemplares de los números denunciados y los que
puedan serlo algún día, examina las cajas, las prensas, los libros.
- Y empiezan los interrogatorios, le interroga a los redactores,
empleados, cajistas, prensistas, mozo, vecinos, etc. ¿Quién ha
escrito esto? ¿Quién vino de visita? ¿Cómo andan ustedes de ropa
interior?
- En el acto se procede a dictar autos de prisión como quien dicta
aleluyas. Auto contra el director, por dirigir, contra los redactores,
por redactar, contra los cajistas por componer; contra los
prensistas por imprimir, contra las visitas por ir, contra la manera
por que sí, etc. etc.
- Y ya se sabe: a bartolinas, donde se dejan transcurrir las semanas
y meses.

5
- Mientras el acusador, la molécula insignificante, sin prestigio, sin nombre y sin escrúpulos se pasea orgulloso y satisfecho
haciendo negocios.
- Y esta es la justicia que mandan hacer.
- Vean ustedes un bonito juego en el que estamos metidos la Suprema Corte, los juzgados correccionales y nosotros. El lunes de
una semana cualquiera va el juzgado y cierra nuestra imprenta.
- Acudimos a la Suprema Corte y esta ordena, mes y medio después que el juzgado vuelva sobre sus pasos y abra la imprenta.
- Dos días después –el mismo juzgado, pasándose al Supremo tribunal de la Nación por salva sea la patria, vuelve a cerrar
nuestra imprenta.
- Acudimos de nuevo a la Corte y ésta después de pensarlo otro mes y medio, ordena que la imprenta no debe ser cerrada.
- Dos días después de este acuerdo el juzgado correspondeiente se vuelve a pasar la Suprema Corte por …. Y cierra de nuevo.
3
- ¿Verdad que es un … juego.. y que la … de la justicia queda muy bien parada?

Porfirio Díaz, siempre candidato, siempre electo.

La frontera entre delito y derecho político en ocasiones es poco visible y de


frágil consistencia. En este sentido el periódico aprovecha las sutilezas del
lenguaje que permiten el doble sentido, la ironía, y dicen lo que quiere ser
dicho – necesitamos otro candidato- pero que no se puede decir
abiertamente. Mediante alusiones oportunas e indirectas logra encubrir las
intenciones verdaderas de quienes lo expresan. Por esto en relación a la
demanda del pueblo del ejercicio del derecho político al sufragio libre,
quiénes escriben en el periódico postulan, en todas sus ediciones como
candidato a la presidencia de la República para el próximo cuatrienio al Sr.
Don Joaquín de la Cantolla y Rico, colocando en todas sus segundas páginas
una proclama con su imagen caricaturizada e incluyen además, en otras
secciones del periódico diálogos con el aludido, para manifestarle sus
intenciones y en principio, ir acordando con él los términos de la misma.

El Sr. Don Joaquín Cantolla y Rico es un personaje cuya figura y


personalidad recuerdan al Quijote, entre los habitantes de la Cd. de México
era ampliamente conocido y querido por su trato amable y por sus
espectáculos de globos aerostáticos. En el tiempo en el que se publica el
periódico, no había festividad pública en la que Cantolla no propusiera la
ascensión en alguno de sus globos por suscripción en el periódico y, aunque
algunas de sus actividades tuvieron éxito era más famoso por sus
estruendosos fracasos, como el que sucedió cuando uno de los
espectadores al cuidarle uno de los cables del globo, quedó enganchado y
murió al caer en el techo del Palacio Nacional, otro más en el que él cae a
través del tragaluz de una casa, mientras que la familia se encontraba
comiendo y es gravemente golpeado y una más cuando pierde un ojo por
su exposición a los aires calientes, lo que le obliga a llevar desde entonces
un ojo de vidrio con el que portaba un semblante de mirada ausente.

3
" El Alacrán” 2 Jun. 1900: 2

6
Hablar de este personaje en el tiempo de la publicación del periódico era asociarlo a anécdotas y a
situaciones que se prestan a la chacota y a la guasa.

En la segunda edición del periódico fechada el día 16 de septiembre se comunica que el Sr.
Cantolla acepta la candidatura siempre y cuando se le permita continuar con las ascensiones en su
globo, aún y cuando esto represente el peligro de romperse la crisma. Se le hace de su
conocimiento las razones por las que se le ha elegido como candidato, siendo estas la de
reconocerle su alta posición, su popularidad y ser Rico de familia, y las de haberle encontrado
cualidades especiales de valentía y arrojo. Por otra parte le manifiestan su postura de conservar el
gabinete presidencial actual porque se denominan como gobiernistas hasta la pared de enfrente,
reconociéndolo aún y a pesar de estar en la bartolina a consecuencia de las críticas que
continuamente le hacen y por las cuales se encuentran en esa situación.4

Por otro lado es un personaje que no se encuentra favorecido por ningún partido político o
patronal porque todo sus empresas aerostáticas las hacía por su cuenta y a expensas de sus
modestos recursos económicos, su intención era solamente la de cumplir sus sueños y anhelos de
volar y por si fuera poco se trataba de un verdadero patriota, ya que siempre subía a sus globos
con la bandera mexicana y elegantemente vestido con levita y chistera o de charro. Cuentan que
Porfirio Díaz lo recibió en su despacho cuando le solicitó audiencia para presentarle su proyecto de
crear un segundo piso en la capital mexicana por el que transitaran los globos aerostáticos.

Cantolla aparece frecuentemente en las revistas o en las caricaturas de este tiempo, es tan
célebre que el propio Diego Rivera lo inmortaliza en su mural del “Sueño de una tarde dominical
en la Alameda Central”, junto a la calavera de Posada y otras personalidades de la época de los
años del Porfiriato.

La candidatura de Cantolla es un contrasentido, su personalidad es discordante con aquello que se


esperaría de un presidente de la República en cuanto a sensatez, mesura, formalidad y cautela. Se
trata evidentemente de una suerte de desacierto, de alguien querido y célebre pero que nunca
ocuparía la silla presidencial y ante quien Porfirio Díaz no podría tener alguna clase de recelo o
antipatía.

En la siguiente copla se instruye a Cantolla sobre que es el poder y se aprovecha en la intención de


aleccionar al candidato la de ir haciendo pulla y enviando indirectas a los gobernantes sobre
aquello que no saben hacer.

4
" El Alacrán” 16 Sep. 1899: 2

7
¿Qué es el poder? y en vía de prueba míreme como ando
Dudando, Cantolla, su pura inocencia por una jugada que Morgan fue a hacer
si el mando que ansían es pena ó placer
pretende un consejo de nuestra experiencia Mandar es muy bueno, si mando en la caja
usted que lo ignora. ¿qué cosa es poder? y hacer con impuestos la nivelación:
mandar de esa forma, tallar la baraja,
Dejad el silencio, felices mortales y siempre resulta la combinación
que estáis ocupando un puesto oficial..
y en breves palabras y en frases leales -Mandar en la escena- responde Labrada-
decídmelo al unis ¿qué cosa es mandar? alguna vez que otra resulta muy mal,
pues da uste a una tiple una orden mal dada
Perdona, oh perpetuo pudor de la historia y se gana usté una silba colosal
perdona a mi musa si evoca en tropel
los hombres que yacen cubiertos de gloria: Mandar es ponerse muy bien con el clero
Dehesa, Mercado y muchos como él. y hacer atropellos en nombre de Dios,-
Dejad los palacios, falange dichoso, exclama Teodoro con aire muy fiero,-
dejad vuestras brevas, venidme aquí a hablar Es ir con el Maüser de la prensa en pos.
González Cosío, Villegas, ¿qué cosa?
decid con franqueza, ¿qué cosa es mandar? Mandar en la orquesta- Gazcón dice a voces-
es un ejercicio archi-colosal:
Villegas el fuerte, más bien el bilioso jalones y gritos y gestos y cocos
-mandar es- exclama- mandar a Belen y puños al aire……. Y el juicio final.
Dejar el servicio que siga horroroso
y ahogando a la prensa pasárselas bien- -La esencia del mando está únicamente
en saber hacerlo, -responde Obregón-
Decidme si es fiebre que el alma envenena hacer a los indios espontáneamente
ó si es un capricho que se une al placer ir con los gendarmes a la reelección.
Decídeme si es cosa muy mala o es buena..
Limantour, ¿qué cosa resalta el poder? -Mandar es la dicha- responde la Pata
si en el escenario feliz mando yo,
-Mandar es muy bueno- González Cosío mas si hay otra tiple que me desbarata
Responde en seguida, de muy buen humor- los planes, y es buena, entonces ya no.-
Con tal que yo mande del mundo me río
¡cada tipo pongo de gobernador..! ¿Mandar en vosotros es todo o es nada?
-Mandar es la dicha mejor de la tierra- ¿verdad o mentira, virtud o placer?
Con aire jocoso dice Limantour- dichosa falange del mundo adulada,

Si todo el secreto del mundo se encierra ya que sois tan malos ¡dejad el poder!
en formar tributos, cobrarlos y abur. Inútil camada que todo lo ignora,
ni sabe si mando sufrir o gozar.. .
Más tiene sus quiebres a veces el mando ---ya oyó usted Cantolla, si sabe usté ahora
no crean ustedes que todo es placer… Responda usté mismo ¿qué cosa es mandar?

5
CAMPO AMOR EL ALACRAN

5
"¿Qué es el poder." El Alacrán” 3 Sep. 1899: 2

8
Porfirio amigo agradecido y hermano de los Estados Unidos de América.

Otra de las críticas que se le hacían al presidente Díaz era su inclinación y proselitismo por los Estados
Unidos de América, el periódico cubre en los meses de septiembre y octubre la visita que realiza el
entonces Ministro de Relaciones Exteriores, Ignacio Mariscal a la Feria Mundial de de Chicago en
representación del presidente Díaz en octubre de 1899. En este período se reseña desde la invitación, la
preparación de la visita, el recibimiento, el discurso que dio Ignacio Mariscal, la interpretación del
mismo y los efectos que tuvo, valiéndose tanto de textos como de elocuentes imágenes que analizan el
ambiente político del momento así como del significado y las repercusiones del discurso.

En un principio Díaz realiza preparativos para asistir, el Congreso le otorga permiso y dinero, pero decide
no hacerlo. El periódico publica lo que Porfirio dilucida que podría suceder en su ausencia y también da
indicios de que el gobierno sospechaba sobre la gestación de una conspiración que operaría durante su
ausencia como se detalla a continuación.

Sigue el Sainete
Las autoridades están o deben estar sobre la pista de una terrible conspiración.
Secretamente se tramitará órdenes y contraórdenes
La policía se agita y antes de usarse.
Todo el elemento oficial está con el alma en un hilo. ¿Qué pasa? Se preguntan todos
Se han verificado algunos cateos con todo el aparato consiguiente.
¿Qué ocurre?
¿Qué pasa, qué que ocurre?
¡Friolera! Que lo que se ha dicho por ahí de los yaquis, y de los mayas, y de Chicago, es migas y pan untado si se compara
con lo que al gobierno preocupa y maltrae en estos momentos
El señor promotor fiscal, muy señor nuestro, ha devuelto al juzgado la causa de El Alacrán, para que de nuevo continúen las
6
averiguaciones. Y como si se tratara de un suceso que pudiera turbar la paz y la tranquilidad de la nación

De igual forma informa maliciosamente, acerca de la primicia de la nota en la que se avisa que el
presidente Díaz no asistirá a Chicago, diciendo en la nota que se transcribe a continuación que éste aviso
se conoce primero en Estados Unidos que en el propio país.

Ponemos en conocimiento de nuestros lectores, con honda pena, que ya el amarillo no es órgano oficial del Gobierno. Ahora
es The Mexican Herald. Como que el amarillo, para dar la noticia de que ya el Presidente no cva a Chicago, tuvo que
copiarla del yanque, diciendo que la copiaba por si acaso. De modo que ya no se contentan los yanquis con tener la deuda y
aún los intereses, sino que también tienen la Secretaría.
Y lo más curioso del caso es que la noticia se vino a saber por aquí por un telegrama de Nueva York.
Nosotros hemos puesto otro a esa población preguntando quien hizo la denuncia de El Alacrán. ¡Sí allí no lo saben nos
7
damos por vencidos!

6
“El Alacrán” 30 Sep. 1899: 3
7
“El Alacrán” 7 Oct. 1899: 3

9
En el siguiente conjunto de imágenes que aparecieron entre el 16 de septiembre y el 7 de octubre se
presenta ingeniosamente las situaciones que seguramente comenta la sociedad mexicana.

10
El discurso de Ignacio Mariscal

Antes de hacer cualquier interpretación, a continuación se transcribe el discurso en su idioma original


como fue publicado en su momento en el periódico del New York Times.

Diaz and the Mexican Government toward the United States

“Mexico, gentlemen, as you may know, has fought twice for her independence, which her people really idolize. The first time
was at the beginning of this century, and during eleven years, when no nation could or wished to give us assistance. The
second time, less than forty years ago, we had to battle against Napoleonic intervention, and in spite of our heroic
resistance, prolonged for five long years, we might have succumbed, yielding to force, had it not been for the powerful
influence of the United States, which promptly set tied matters in our favor.”
“That historical fact has not been forgotten by any true Mexican, and we all keep it engraved in our hearts. To-day,
gentlemen, is fairly advancing on the road of a peaceful progress. She is developing her natural resources by means of
domestic and foreign capital, chiefly American, invested in railroads and other great improvements. The Mexican
Government welcomes that capital as well as American industry and all kinds of traffic and honest immigration.”
“Our foreign policy consists solely and simply in cultivating the most friendly intercourse with all the nations of the world
and a real intimacy with the United Sates. Providence made us neighbors and our common interest requires for us to keep
as intimate friends. It is not only vicinity that binds us together; we have adopted your institutions; we have shaped our
political being aftr your model, and the very symbol of our nationality is almost identical with yours – both are the famous
bird of Jove, an eagle. May, then, these two eagles soar forever, flying along parallel lines, the American guiding, the
8
Mexican following always encouraged by the example of her older sister.”

Efectos y consecuencias del discurso.


A raíz de este discurso surgieron numerosas notas en todo el país, una de las que se escribe en El Alacrán
dice así:

Las reputaciones se hacen en un día, ha dicho no sabemos quién; y el Sr. Mariscal es un ejemplo viviente de la gran verdad
que encuentra esta sentencia. En tantos años de desempeñar la Secretaría de Relaciones y de empeñarse ¡vano empeño! En
desempeñarla bien, no había conseguido que se hablara tanto de su persona y de sus hechos y, sobre todo, de sus dichos,
como en estos tres últimos días, con motivo del discurso que, á pesar del catarro, pronunció en la ciudad chicaguense, en el
cual discurso, de la manera más fina y diplomática ha puesto a México nuestro querido Ministro, materialmente por los
suelos, a los pies de MC Kinley, para que este haga uso de él que le convenga.
Fueron muy comentadas en el Congreso las frases del discurso, tales como esa de que México no hubiese podido rechazar la
intervención europea sin la de Estados Unidos, y otro párrafo en que desea Mariscal ver á las dos águilas caminar
paralelas(¿Y para qué?) la yanqui delante para que no se espante. díjose que algunos diputados pretendía elevar en la
Cámara un voto de censura contra el discurso, pero no se hará seguramente, pues ya es sabida la espontaneidad y la
libertad de iniciativa de que gozan aquí los diputados. El caso es que la fama de Mariscal como diplomático y como barbero
por el orbe vuela hoy día y que en toda tierra mexicana es hoy el hombre más popular, más Limantour, que es cuanto hay
que decir. Nosotros, con la inoportunidad que nos distingue, no publicamos hoy el célebre discurso, pero lo publicaremos en
el número próximo con todo el aparato que se interesante argumento requiere y con todos los comentarios precisos para
poner los puntos sobre las íes y para hacer resaltar las brillantes cualidades de nuestro Ministro, las cuales hoy ofuscada, no
quiere reconocer la gente. Nosotros explicaremos al público, sin derecho alguno para ello, las frases culminantes del parto
oratorio para que se vea lo que es canela fina y se rectifiquen juicios apasionados. Nuestro criterio, que aún es nuestro
porque nadie ha querido comprarlo, y nuestra constante tendencia á la subvención, nos imponene el sagrado deber de
9
defender a todos y cada uno de los miembros del Gabinete actual, por muy Mariscales que sean.

8
AT THE CITIZEN'S BANQUET.; Mr. McKinley, Sir Wilfred Laurier, Vice President Mariscal, Secretary Long, and Others
Speak. http://query.nytimes.com/gst/abstract.html?res=9401E7DB133DE633A25753C1A9669D94689ED7CF

9
“El Alacrán” 14 Oct. 1899: 3
11
Y en las siguientes notas vemos como “El Alacrán” aprovecha los acontecimientos para publicar la
noticia, sembrar la insidia y anunciar los productos y los lugares de venta de sus patrocinadores.

El Sr. Benito Juárez, hijo, regresó violentamente de Chicago separándose de la comitiva del Sr. Mariscal. En un principio se
comentó la noticia atribuyéndola a disgustos y diferencias surgidas en el seno de la comisión. El Sr. Juárez ha tenido buen
cuidado de desvanecer esos rumores. Viene a México, porque el Sr. Mariscal no puede dormir en los Estados Unidos, y le encargó
que comprara Camas y Catres de hierro y latón, Tambores de Alambre, Colchones, Almohadas de lana y algodón, Guardarropas,
Roperos, Tocadores, Ajuares de bejuco y otra porción de cosas qu se venden en el gran almacén de Pedro Riestra Hospital Real, 3.

Según los últimos telegramas, el Sr. Mariscal no se encuentra del todo satisfecho en Chicago, porque echa en falta el rico
10
chocolate de LA HABANA Chiquis,4.

Ocurrentemente también usa el formato de telegrama

Telegramas (servicio muy especial)

París, Octubre 24. En todas partes siguen siendo aún muy comentadas las palabras del Sr. Mariscal. Aquí no se sabe aún si son
expresión de lo que piensa él, o representan la opinión pública. De no ser así, todos convienen en que el Sr. Mariscal la ha metido
hasta dentro. Lo de las ágilas paralelas sobre todo, nos ha divertido mucho. Algún periódico de aquí de los que mandan cada mes
sus redactores a la legación, espera que le manden argumentos e instrucciones para defender a Mariscal, pues él no le encuentra
defensa.

Nueva York, Octubre 24- Seguimos siendo recibidos con gran entusiasmo y mucho calor. Mariscal contentísimo. Ya se le olvidó el
brindes. Yo superior. Por donde quiera que vamos van las ovaciones. En verdad que no sé si son a Mac-Kinley o a nosotros, pero
el Ministro de Canadá que marcha delante de nosotros en un coche con cuatro caballos, dos menso que el nuestro, dice que por
nosotros es, indudablemente como tienen este acento, yo no distingo bien si dicen viva Mc-Kinley o viva Mariscal, aunque la
verdad es que aquí no nos conoce nadie, y si nos aclaman será de oídas. En fin que estamos muy agradecidos y muy satisfechos,
digan lo que quieran los envidiosos, y mientras no se nos acabe el dinero votado por la Cámara seguiremos por acá metiéndonos
11
en todas pare. Recuerdos a todos.

Y la explicación de los
Mexicanismos
Dar atole con el dedo.-Significa querer hacer ver a uno lo que no existe, pretender arreglar con mistificación un asunto que no
tiene arreglo.. Puede aplicársele al colamarillo que se ha metido a arreglar por cuenta propia el brindis del Sr. Mariscal, sin
conseguir, naturalmente, más que echar a perder el asunto, porque el público no ha querido tragar el atole. En resumidas c
uentas, que nos ha visto cara de tontos, sin acordarse siquiera de las quiebras que tiene esta manera de juzgar a las personas, y
12
esto no es aludir a lo de Arnulfo Arroyo.

En el siguiente conjunto de imágenes se recuperaron algunas de las aluden al hecho y su interpretación,


que dicho sea de paso indignó a la sociedad mexicana, retrasó el regreso a México de Ignacio Mariscal, e
inspiró la publicación de siete artículos de Fernando Iglesias Calderón, bajo el título de “Rectificaciones
Históricas. El craso error del señor Mariscal”.

10
“El Alacrán” 21 Oct. 1899: 3
11
“El Alacrán” 28 Oct. 1899: 3
12
Idem.
12
13
Porfirio Díaz más allá del progreso y de la construcción de los ferrocarriles
La historia ha reconocido que el presidente Díaz impulsó la construcción de caminos así como de vías
férreas y de instalaciones telegráficas. Cuando se habla de estos hechos se incluyen datos sobre las
líneas, las conexiones, las compañías que intervinieron en su construcción y operación, los kilómetros
construidos, las mercancías que transportaban, etc., sin embargo se habla poco o nada sobre los
accidentes ferroviarios y el recibimiento social de la población.
Particularmente en “El Alacrán” no hay un solo número en el que no se haga referencia a los accidentes
ferroviarios. A decir de ellos, éstos suceden todos los días y la atención que reciben por parte del
gobierno y en particular del Ministro de Comunicaciones, el Sr. Francisco Z. Mena es nula.
Probablemente la consigna del presidente Díaz era la de proseguir con la expansión de las vías aún y
cuando el descontento fuera general y los accidentes vistos como consecuencia natural y parte de los
costos asociados al progreso e industrialización del país.
En los siguientes versos publicados el 23 de septiembre se describen y detallan los problemas asociados
a los ferrocarriles, los descarrilamientos, la impunidad de las empresas, etc. Y en el conjunto de
imágenes, la alta probabilidad de morir en un descarrilamiento, la falta de regulación del gobierno en
las tarifas, el silencio comprado de la prensa oficial, y particularmente la incompetencia del Ministro de
Comunicaciones.

Esos coches del Distrito el grito, no se da un paso


descarrilan cada día, que quien puede hacer bastante
pues no hacen caso malidto no se digna hacer ni caso.
las empresas de la vía Y por esto y por lo otro
Y por un lado está rota nos oblige la empresa esa
y por otro levantada a vivir siempre en un potro
y en todos lados se nota dependiendo de la empresa
más ó menos averiada, Y se da el caso inaudito
Y tienen los conductores de que una gran capital
tan despóticas maneras a los coches del Distrito
que resulta les tenga un miedo cerval,
como que si fueran verduleras, Y que la empresa nos trate
Y se cambian los horarios, con tan despótico trato
se engaña a los pasajeros y a uno atropelle, a otro mate,
y en fin, se hacen otros varios y a l otro le dé un mal rato,
abusos en los viajeros. Y que toda la opiniòn
Y chilla el público todo del pueblo, que tanto pesa,
porque paga, y es muy justo tenga para esta cuestión
que se eche a buscar el modo menos peso que la empresa.
de tener servicio a gasto. Esto ¿en qé parte se ve?
13
Y a sus quejas y a su cuitas ¿dónde hay otro caso igual?
nadie luce caso maldito Lector ¿dónde ha oido usté
y sigue con sus bromitas 5
Que se gobierne tan mal?
esa empresa del Distrito…
Sigue atropellando gente
sin que haya quien la castigue;
como lo hace impunemente
por eso haciéndolo sigue.
13
y aunque la prensa levante “El Alacrán” 23 Sep. 1899: 3

14
15
Cerrando..

La figura de Porfirio Díaz en la Historia de México es asociada por un lado con el autoritarismo y la
antidemocracia y por otro con la paz, el progreso y la industrialización del país. Por la época en la que
transcurre su gobierno, -en la que se consolida el pensamiento positivista y se desencadenan numerosos
avances tecnológicos- y por el tiempo que estuvo en el poder, Díaz consiguió un importante desarrollo
económico y el fortalecimiento de las relaciones con el exterior a través de las inversiones extranjeras y
de la importación de los modelos y estilos europeos en las costumbres de la vida social y cultural.

Sin embargo el deseo de continuar en el poder y el hecho de ejercerlo prácticamente de manera


unilateral, hizo que incurriera en prácticas antidemocráticas y antiliberales como la de permitir el
sufragio efectivo y el encarcelamiento de quienes se atrevieran a criticar el ejercicio de su gobierno. El
periódico “El Alacrán” deja un testimonio fehaciente del descontento popular así como de la necesidad
de que las denuncias se realizaran de una manera velada. Prácticamente no se menciona el nombre del
Presidente Porfirio Díaz, y aunque al buen entendedor pocas palabras, la crítica la logra a partir de un
manejo en mi parecer magistral del lenguaje que le permite ironizar, bromear, satirizar y hacer mofa de
las situaciones y actores políticos y de imágenes elocuentes que en ese tiempo eran el mejor medio para
hacer llegar los mensajes a un pueblo mayoritariamente analfabeta.

A pesar de que para la época en la que aconteció el desliz del Ministro de Relaciones Exteriores en el
discurso que dio durante la visita a la Feria Mundial de Chicago, apenas iniciaba el desarrollo de las
telecomunicaciones, la noticia corrió rápido y caló hondo. El análisis y la interpretación del discurso que
realiza “El Alacrán” ahondó en las consecuencias que las palabras pueden llegar a generar, en el sentir y
en el ánimo de la población mexicana, tanto como en la escritura de la historia, como la caricatura en la
que los héroes de la intervención francesa regresan sus medallas y se cambian las fechas
conmemorativas.

En el recorrido de los números de “El Alacrán” también encontramos otros personajes históricos que
influyeron culturalmente en la vida cotidiana de la capital como Joaquín de la Cantolla, las coristas y los
empresarios teatrales como Arbeu, así como anuncios y la introducción de productos novedosos como el
cinturón eléctrico para adelgazar. Se deja ver el impacto de las notas de suicidios y de las casas de juego,
así como de las visitas de personajes importantes del clero.

A partir de la lectura del semanario se puede inferir la existencia de al menos los siguientes problemas:
la censura y el encarcelamiento de los opositores al régimen porfiriano, la ausencia de actores políticos y
de voluntad gubernamental para el ejercicio democrático del sufragio efectivo, la impunidad de los
Ministros de Gobierno, la condescendencia a las intenciones norteamericanas y europeas, el
ocultamiento de los problemas sociales y accidentes que acaecieron, y la existencia de la prensa
subvencionada que consolidó la imagen y posición política de Porfirio Díaz.

Sin duda las fuentes hemerográficas y la posibilidad de consultarlas, ofrecen a los historiadores una
magnífica oportunidad de reconstruir y contar nuevamente las historias y lo que aconteció en el pasado.
Las evidencias de hechos que en algún momento se pretenden ocultar, o que la sociedad olvida, y que
construye personajes entre la dicotomía de héroes o villanos, aparecen nuevamente en el material
periodístico, la sátira política generalmente desmitifica la construcción del personaje heroico, por su
característica de criticidad, como dijo Michael de Foucault, “Pensar es resistir”.

16