Está en la página 1de 45

¡lOS

Rosario, 25 de Agosto de 2021.-

AUTOS Y VISTOS: El caso registrado en la Oficina de Gestión Judicia\ de

esta Cámara de Apelación en lo Penal de Rosario, bajo la carpeta judicial N° 21- 08438216-

4, en el que se tramita el "Pedido de Inconstitucionalidad del artículo 27 del Código

Procesal Penal de Santa Fe por parte del Ministerio Público de la Acusación" - Recurso de

Inconstitucionalidad -; causa procedente del Colegio de Jueces Penales y la Oficina de

Gestión de Primera Instancia;

CONSIDERANDO:

El artículo 16 de la Constitución Nacional dice: "La Nación Argentina no

admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni

títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos

sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas

públicas ".

El eje del planteo del recurrente sobre la admisibilidad del recurso se

relaciona con la autonomía provincial y ejemplifica supuestos en donde siguiendo el

criterio del fallo, se podría modificar la forma de gobierno provincial y la elección de sus

representantes y ello sería un desatino sin modificar la Constitución Santafesina.

Efectivamente, ello no podría sostenerse técnicamente desde el derecho constitucional, pero

este Tribunal dejó en claro que la colisión de la norma local señalada por la Fiscalía (el

privilegio de fuero), es con las Declaraciones, derechos y garantías de la primera parte de la

Carta Magna. Por tanto, el argumento tiene un vicio de origen.

Las Provincias tienen las facultades no delegadas en la Nación y en esa faena

pueden dictar sus propios códigos de procedimiento, pero ello tiene un límite: el ejercicio

de esa facultad se encuentra cercenada cuando -en el examen de constitucionalidad- se

encuentre en riesgo la Supremacía de la Constitución Nacional.

1
Así se ha expresado la CSJN hace pocos días (el 12.08.21) y aplica

directamente al caso de autos:

"En tal sentido, esta Corte ha establecido que es facultad no delegada por

las provincias al Gobierno Nacional la de organizar su administración de justicia y, por

ello, ia tramitación de los juicios es de su incumbencia exclusiva. Empero, ha sostenido

que el ejercicio de esta facultad es "desde todo punto de vista, inconstitucional si impide a

los magistrados locales (..) aplicar en su integridad la totalidad del orden juridico del
I
Estado,, en cuya cúspide se encuentra la Constitución Nacional, las leyes que en su

consecuencia se dicten por el Congreso ( ..) a las que las autoridades de cada estado están

obligddas a conformarse, no obstante cualquier di,\posición en contrario que contengan

sus constituciones o leyes" ("Di Mascio", Fallos: 3lJ:2478 ... 8°) Que, de este modo a la
,
luz de! todo lo dicho anteriormente, resulta indiscutible que las provincias se encuentran

facultadas para dictar los códigos de procedimiento con los que hacen aplicación de las

leyes de fimdo en sus re.~pectivas jurisdicciones, y que el criterio, oportunidad y acierto

con que ejercen tales facultades son irrevisables, excepto en cuanto al examen que

corre~ponda efectuar en el marco del control de constitucionalidad destinado a resguardar

la supremacía de la Constitución Nacional ... " (CSJN - Causa 2646/20l5/CS1 "Price,

Brian Alan y otros s/ homicidio simple"- 12.08.2021)

1.- Que el Senador. de la Provincia de Santa Fe, Annando Traferri, con el

patrocinio letrado de los Dres. Osear Romero y Juan Ignacio Murray, interpone recurso de

¡nconstitucionalidad contra la resolución de fecha 05 de julio de 2021, N° 322, TO LV, FO

174/204, dictada por este Tribunal Unipersonal de la Cámara de Apelaciones de Rosario,

integrado para el caso por este Magistrado, que dispuso: 1.- Revocar el fallo apelado N°

199 ro LX, F' 230/235 defecha 30 de marzo de 2021 conforme el análisis efectuado en los

considerando.~'. 2.- Declarar la lnconstitucionalidad -y su inaplicabilidad para el caso


I,

concr~to- del segundo párraf{J del artículo 51 de la Constitución de la Provincia de Santa


I,
2
106

Fe que reza "Sin autorización de la Cámara a que pertenece, acordada por dos tercios de

los votos de los presentes, no puede ser sometido a proceso penal ", y del artículo 27

primer párrafo del Código Procesal Penal de la Provincia de Sanla Fe, por vulnerar el

principio de igualdad (entre iguales) previsto en el articulo J 6 de la Constitución

Nacional, en el entendimiento que permite inmunidades a legisladores provinciales,

("inmunidad de proceso") que no se verifican para los legisladores nacionales en la Carta

Magna, configurando de ese modo una grave inconsistencia con la Constitución Nacional.

3.- Disponer que el Ministerio Público de la Acusación (} las Oficinas de Gestión Judicial,

pueden citar al señor Senador Armando Traferri a prestar declaración imputativa, pueden

formular requerimiento de acusación -si se dan los requisitos- y pueden requerir de la

jurisdicción la apertura del juicio; debiendo abstenerse de disponer su detención o fuerza

pública, el allanamiento de su morada u oficina y la interceptación de correspondencia en

sentido amplio; para éstos últimos supuestos que se corresponden con la "inmunidad de

arresto " deberá requerir un nuevo desafuero a la Honorable Cámara de Senadores de la

Provincia de Santa Fe y 4,- Declarar que la/acultad de llamar a declaración imputativa

(en los términos del artículo 274 dél Código Procesal Penal) en la presente carpeta

judicial, es una facultad exclusiva del Ministerio Público de la Acusación por ser el titular

de la acción penal y ello es ajeno a las decisiones de los jueces -ex ante- de la realización

del acto.

Invoca la causal de procedencia prevista en el inc. 2 y 3 d~l art 1 de la ley

7055. Sostiene la existencia de una manifiesta arbitrariedad por 'incongruencia en el fallo:

1- se resuelve extra petita, 2- se cita jurisprudencia no aplicable, 3- la resolución es

infundada o con fundamentación aparente, 5- la resolución no es una derivación razonada

del derecho vigente, por tanto es inválida. Agrega que bajo el ropaje de la doctrina de

arbitrariedad, existe un caso de "gravedad institucional".

Argumenta que la finalidad del presente recurso es obtener del más Alto

3
I

Tribunal de la Provincia de Santa Fe la anulación, o subsidiariamente la revocación del

fallo recurrido.

En cuanto a los requisitos de admisibilidad, expresa que el recurso ha sido

presentado dentro del plazo previsto en la ley, ante el tribunal competente y con copia del

escrito. A los fines de cumplir con el requisito dispuesto en el arto 5 de la ley 7055,

constituye domicilio legal en la ciudad de Santa Fe. En cuanto a la reserva oportuna de la

cuestión constitucional, alega "arbitrariedad sorpresiva", ya que el vicio surge con el

dictado de la decisión de la Alzada. Agrega que el resolutorio atacado se equipara a

sentencia definitiva al generar un perjuicio de imposible o tardía reparación ulterior, al

levantarle el fuero de inmunidad funcional que tenía hasta la finalización de su mandato,



obligándolo a defenderse de la imputación de un delito. Afinna que lo decidido tiene efecto
,
de cosa juzgada material y no sólo fonnal.

Manifiesta la existencia de gravedad institucional, por lo cual a la hora de


I
evalu4r los requisitos de admisibilidad de este recurso, a los efectos de concederlo, el
I
tribunal estará limitado a considerar la exigencia de sentencia definitiva o resolución
, .
equiparable, el cual ya no sería un obstáculo de procedencia formal, al quedar allanado por

la sitJación de gravedad institucional configurada. Sostiene que aquí no está en juego la


I
situación de un Senador frente a lo que demandan los Fiscales, o lo que acoge el Juez, sino
I
que están comprometidos principios constitucionales que trascienden e inciden en la
I .
autonomía de la provincia frente al estado federal y su capacidad de organizarse en los
I
ténniúos del arto 5 de la Constitución Nacional. Arguye que la resolución judicial constituye
I
una verdadera intromisión en la esfera de competencia propia o privativa de otro poder,
I .
avasallando la inmunidad de proceso reconocida en el texto constitucional, lo que indica
I
estar ¡en presencia de una cuestión institucional de suma gravedad. La gravedad

institucional está dada por la trascendencia del caso, por estar afectada la división de
I
poderes y por estar en juego el ejercicio de la autonomía provincial frente al Estado federaL

4
Seguidamente se refiere a la legitimación procesal y dice que si bien en

ambas instancias ha manifestado, no ser parte en este proceso, lo cierto es que VE. lo ha

hecho forzosamente parte, a pesar de su manifestación previa y la manifestación de la

defensa oficial, nombrada de oficio por V.E, quien señaló en audiencia oral de Alzada que

de ningún modo asumiría su representación. Señala que la resolución cuestionada dcdica

largos párrafos para legitimarlo al sostener que es imputado o sindicado de un supuesto

hecho delictivo, por tanto si la intención de V.E. era esa, no puede ahora desconocerla o

contradecirse. Concluye que además de ambas Cámaras de la Legislatura, es el afectado

más directo con dicha resolución, 10 que le da la condición de agraviado en toda su

plenitud. Argumenta que este recurso es interpuesto a petición de parte interesada que

considera vulnerados sus derechos constitucionales y con la finalidad de que se deje sin

efecto el pronunciamiento recurrido.

Respecto a la cuestión constitucional, arguye que la resolución se encuentra

seriamente cuestionada a la luz de los arts. 51 de la Constitución Provincial y 5 y 121 de la

Constitución Nacional. Refiere que el poder constituyente provincial en legítimo ejercicio

de las atribuciones que le otorgan los artículos 5 y 121 de la CN ha establecido que sea el

Senado provincial quien juzgue de modo definitivo la conveniencia de que uno de sus

miembros sea sometido o no a proceso judicial mientras dure su mandato como legislador.

En el presente el mecanismo resultó infructuoso en diciembre de 2020 y correspondía se

ordene el archivo de las actuaciones tal como establece el arto29 del CPP de la provincia.

Por tanto la pretensión de los jueces provinciales de revisar o modificar dicha decisión final

resulta manifiestamente improcedente, constituyendo una clara invasión en la zona de

reserva y las facultades privativas de otro poder y configura un conflicto de poderes que

hace imperiosa su urgente solución. Entiende que los defectos que justifican la invocación

de la tacha de arbitrariedad de la sentencia apelada son que la misma se aparta del texto

legal provincial sin dar razón plausible para ello y recurre al texto constitucional nacional

5
cuando la norma que debió aplicar es la local.

Concluye que la sentencia provoca un estado de indefensión alannante

respecto de su persona, al soslayar y avasallar el procedimiento constitucional del

desafuero, disponiendo el llamado a la audiencia imputativa, constituyendo el resolutorio

una verdadera intromisión en la esfera de competencia propia o privativa de otro poder,

conculcando la inmunidad de proceso reconocida en el texto constitucional como una

prerrogativa funcional de un senador en ejercicio.

En cuanto a la procedencia del recurso, invocan como primer punto la causal

de procedencia prevista en el inc. 2 y 3 del arto 1 de la ley 7055, es decir arbitrariedad por

haberse cuestionado la inteligencia de un precepto de la Constitución Provincial y por no

satisfacer el acuerdo impugnado el derecho a la jurisdicción consignado por el arto95 de la

Constitución Provincial, al no ser la valoración del sentenciante una derivación razonada

del derecho vigente con adecuación en las constancias del caso. Señalan los siguientes

agravios:
,
,
A- Cuestión constitucional: sostiene que la resolución recurrida involucra

tanto 'una cuestión constitucional en los términos del inc. 2 del arto 1 de la ley 7055
i
"cuando se hubiera cuestü:mado la inteligencia de un precepto de la Constitución de la

Provincia y la decisión haya sido contraria al derecho o garantía fundado en él ", como así

también una arbitrariedad normativa en los términos del inc. 3 del mismo texto 1, cuando

las sentencias o autos interlocutorios mencionados no reunieren las condiciones mínimas

necesarias para sati.~facer el derecho a la jurisdicción que acuerda la Constitución de la

Provincia 'l. Señala que el Juez de Alzada cuestionó precisamente la inteligencia del art. 51

de la, Constitución Provincial y, por los argumentos que expuso su decisión fue

diametralmente contraria al derecho fundado en él. Declaró inconstitucional la Constitución

al confrontar el texto citado con los preceptos de la CN.

Agrega que al declarar la inconstitucionalidad del arto51 de la Constitución

6
IlJf

Provincial, abarcó también el arto27 del CPP.Entiende que el artículo 27 primer párrafo del

CPPSF es plenamente válido y legítimo y se encuentra en un todo de acuerdo con el arto 51

de la Constitución de Santa Fe. Arguye que el Poder Judicial debe tener deferencia hacia las

legítimas decisi~nes del Poder Constituyente local y de la Legislatura local en el ejercicio

de sus facultades privativas ya que una posición contraria importaría que cualquier juez

pueda reformar el texto constitucional, cuando la opción elegida por el convencional

constituyente no resulte acorde a su sistema axiológico, o dejar de lado decisiones

discrecionales finales adoptadas por otros órganos de gobierno, provocando un verdadero

conflicto de poderes incompatible con el Estado de Derecho y el principio de división de

poderes.

a- La inmunidad de proceso como una opción constitucionalmente válida de

las prerrogativas que las Constituciones Provinciales pueden reconocer a sus legisladores:

señala que el arto 51 de la Constitución Provincial consagra en su segundo párrafo la

inmunidad de proceso de los diputados y senadores provinciales. Seguidamente, en el orden

legal, el primer párrafo del arto 27 del CPPSF prevé que, a fin de investigar la posible

comisión de un delito por parte de un legislador, lo primero que debe hacer el MPF es

solicitar su desafuero.

Menciona que las prerrogativas de los legisladores, conocidas como

privilegios parlamentarios, de manera equivocada suelen señalarse como una excepción al

principio de igualdad contenido en el arto 16 de la eN, pero en realidad son instrumentos

destinados a afianzar la solidez y autoridad del Congreso en el ejercicio de sus funciones,

sin quedar en una posición endeble frente a las presiones provenientes del Poder Ejecutivo,

Poder Judicial, de los grupos sociales de presión e interés de los propios individuos.

Cuando una Constitución establece la inmunidad de proceso, quiere que sea la Cámara

legislativa quien evalúe de modo discrecional y definitivo si corresponde o no someter a

proceso a uno de sus integrantes, mientras ellos ejercen sus cargo, es una facultad propia y

7
privativa de cada Cámara legislativa, no revisable en cuanto al criterio de fondo por ningún

otro órgano, incluido el judicial.

b- el federalismo no exige a las provincias seguir necesariamente el régimen

nacional en materia de prerrogativas legislativas: refiere que la eN reconoce la inmunidad

de arresto, más no la inmunidad de proceso, sin embargo ello no es obstáculo para que las

provincias reconozcan y adopten esta prerrogativa para los legisladores provinciales en el

ámbito local. Cita el fallo "Castro" donde la Corte declaró que el privilegio de la exención

de arresto consagrado en las constituciones provinciales para los diputados o senadores de

las legislaturas puede ser invocado aún ante la justicia federaL

Seguidamente hace una comparación entre la inmunidad de los legisladores

en el ámbito provincial argentino y luego en el ámbito internacional, concluyendo que la

mayoría de los países garantizan la inmunidad de arresto para los legisladores salvo

flagrancia.

Posteriormente realiza un análisis de jurisprudencia de la Corte Nacional y

cita entro otros, el fallo "Federación Argentina de la Magistratura contra Provincia de


,
Salta si ace. Declarativa de lnconstitucionalidad del14~Jl-17 a los fines de evidenciar que

no correspondía la declaración de inconstitucionalidad del arto 51 de la Constitución

Provincial, en tanto surge del mismo que la competencia no es originaria como argumentara

la Altada en los considerandos 4 y 5 del fallo, sino que es competencia privativa y


,

excluyente de las provincias establecer los procedimientos de elección y nombramiento de

sus funcionarios, reserva que excluye categóricamente la intervención del gobierno federal

en la integración de los poderes locales, y concluyó que son temas que pertenecen al

derecho público local.

c- conflictos de poderes. gravedad institucional: arguye que la arbitraria e

infundada decisión de la Cámara ha planteado una grave situación institucional de conflicto

de poderes, ya que ha pretendido sustituir la decisión adoptada por el Senado provincial, a

8
qUIen la constitución provincial le reconoce la competencia para resolver de modo

de1initivo sobre el desafuero de sus integrantes. Agrega que conocer y resolver en los

conflictos de poderes que se puedan suscitar entre los órganos de gobierno de la provincia

de Santa Fe, es una labor fundamental que tiene a su cargo la CSJSF, ya que la Constitución

Provincial le otorga esa competencia de modo originario y exclusivo. Se trata de una

atribución específica, diferente de la resolución de las causas judiciales ordinarias que

resulta de vital importancia para el adecuado funcionamiento del gobierno provincial. En

un conflicto de poderes las partes son sus órganos de gobierno y lo que allí se decida tiene

un claro y directo impacto en el diseño de la convivencia institucional y política.

Afirma que en el caso, la actuación del Poder Judicial no se ha ceñido a los

límites de oportunidad que exige la Constitución, ha actuado fuera del marco de un "caso"

o "causa" y ha menoscabado facultades privativas e inmunidades funcionales propias del

Poder Legislativo, lo que lleva a que la medida dispuesta por el Juez de Cámara sea

1 arbitraria y por ende inválida.

B- Arbitrariedad: refiere que cuando un pronunciamiento repugna a la

Constitución Provincial, no reúne las condiciones mínimas necesarias para satisfacer el

derecho a la jurisdicción, en consecuencia estamos frente a una hipótesis de arbitrariedad

manifiesta, contemplada corno causal recursiva en el arto1 inc. 3 de la ley 7055.

a- fallo extra petita: argumenta que el planteo del MPApretendía únicamente

la declaración de inconstitucionalidad del arto27 del CPP, que la jueza de primera instancia

rechazó dicho planteo y sobre ello únicamente se centró el agravio de la apelación.

Reconoce que en cuatro renglones perdidos del escrito final de 21 hojas, el MPA introduce

de manera "subsidiaria el planteo de inconstitucionalidad del arto 51". Por tanto, a V.E. le

estaba vedado ingresar en un planteo que si bien fue inicial, no fue resuelto, ni formó parte

de los motivos de la impugnación de la sentencia de primera instancia; no obstante ello, el

Magistrado falla en el punto 2 de la parte resolutiva declarar la inconstitucionalidad - y su

9
inaplicabilidad para el caso concreto- del segundo párrafo del arto 51 de la Constitución

Provincial, excediendo los límites de su jurisdicción. Resalta que aún, si la apelación

habilitaba la instancia, igualmente V.E. carecía de competencia para decidir en razón de los

fueros parlamentarios.

b- interpretación arbitraria del principio de igualdad ante la ley (art. 16 CN):

sostiene que otro de los argumentos centrales sobre los que pivotea la resolución puesta en

crisis es la de que la "falsa"oposición entre el texto constitucional nacional y provincial,

genera una inequidad con preterición al arto 16 de la CN. La ley debe ser igual para los

iguales en igualdad de circunstancias, es decir entre los que pertenecen a un mismo

colectivo en este caso, los legisladores y cámaras entre sí y no los pares de otra jurisdicción

entre los que hay dispares circunstancias respecto a los locales.

c- invocación de jurisprudencia y normas no aplicable al caso: arguye que la

falta de relación de la plataforma fáctica y el derecho aplicable - con la consiguiente

arbitrariedad, también se evidencia en otros fallo de la CSJN que el Magistrado cita, tales

como Fallos 324:3143 y 327:5118. Las alusiones que hacen esos precedentes al arto 5 de la

CN, no, marcan una doctrina que pueda expandirse a la cuestión de .los fueros, sin hacer

fuera ln la naturaleza de las cosas.

Alega también arbitrariedad ya que la Alzada se aparta y evade precedentes

de la CSJN sin aportar nuevos fundamentos que justifiquen modificar aquel criterio emitido

en su carácter de intérprete final de la Constitución y de las leyes dictadas en su

consecuenCIa.

Solicita finalmente, y prevlO mantenimiento de reservas constitucionales,

que este Tribunal de segunda instancia haga lugar al recurso interpuesto elevando los autos

a la Excma. Corte de Justicia de Santa Fe a sus efectos.

11.- Mediante escrito cargo de fecha 11-08-21, los Dres. Luis Schiappa Pietra

y Matías Edery, fiscales a cargo de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos

10
;1dO

Complejos del MPA, Regional 2° contestan el traslado corrido, solicitando el rechazo del

recurso por inadmisible e improcedente.

Primeramente se refieren a los requisitos de admisibilidad considerados

strictu sensu, manifestando que la presentación ha sido interpuesta en tiempo y forma

oportunos, ante el Tribunal que dictó el fallo impugnado, no encontrándose condicionado el

medio utilizado al estudio de ningún otro.

Entienden también que el planteo fue efectuado por qUIen se hallaba

legitimado procesal mente para recurrir, habiéndose constituido domicilio procesal en la

capital provincial a los efectos pertinentes.

Sin perjuicio de ello, en orden al examen completo de admisibilidad formar,

advierten ciertas exigencias incumplidas que conspiran contra el avance de la impugnación

articulada:

a) No comparten la posición del impugnante de que estamos en presencia de

una resolución definitiva, o auto equiparable a sentencia definitiva: manifiestan que el

pronunciamiento recurrido no constituye una sentencia definitiva, por el contrario, al

importar el decisorio cuestionado, en esencia, la mera habilitación para citar a declarar al

Senador Traferri, debe necesariamente enmarcarse dentro de las etapas iniciales del

proceso, restando aún numerosas instancias procesales donde el recurrente podrá hacer

valer los derechos que resulten eventualmente conculcados.

Por otra parte, tampoco puede ser considerado bajo ningún aspecto "auto

equiparable a sentencia definitiva", al adolecer del elemento esencial que tal categoría

exige, cual es la existencia de un daño actual y concreto, ya que el postulante meramente se

limita a señalar en su profusa presentación recursiva un supuesto, eventual y genérico

perjuicio por el mero hecho de levantarle el fuero de inmunidad funcional que tenía hasta la

finalización de su mandato, y obligarlo defenderse de la imputación de un delito. De hecho,

es el propio recurrente quien reconoce, citando un fallo de la Corte Nacional, que el daño

11
alegado habría de configurarseH en caso de efectivizarse la medida dispuesta por el juez de

instrucción ..", circunstancia que en esta instancia obliga a calificarlo como Habstracto".

Citan jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de

nuestro propio Tribunal Cimero, que han entendido que las resoluciones cuya consecuencia

sea la; obligación de seguir sometido a proceso criminal, carecen del carácter definitivo a
I
los fines del recurso extraordinario (A. y S. T. 159, pág 28, entre otros, Fallos: 308:1667;

310: 1486; 312:573, 575, 577 Y 1503; 314:657; 316341 y 2063). Agregan que excepciones a

dicha regla se dan cuando pudiere provocarse un gravamen de insuficiente, imposible o

tardia reparación ulterior (A. y S., T. 100, pág. 453; T. 110, pág. 83; T. 129, pág. 382; T.

175, pág 61, entre otros; Fallos: 314:377; 316:1943 y 2063); circunstancias que no se

verifican en los presentes, al no hallarse comprometida de manera actual la libertad

ambulatoria del encartado, ni configurarse tampoco un supuesto de restricción o menoscabo

al ejercicio de alguno de los derechos que la Corte ha admitido para sortear la faita de

definitividad referida.

Concluyen que el pronunciamiento recurrido no reviste el carácter de

definitivo que exige la normativa aplicable, ni se han aportado tampoco elementos idóneos

que permitan inferir la existencia de un perjuicio real y concreto de imposible reparación

uiteriQr,que impida la habilitación de la vía solicitada.

b) Afirman que no se cumplió con la oportuna y debida introducción de la

cuestión constitucional: arguyen que el postulante no ha efectuado reserva alguna, de

ningún tipo, con anterioridad a la formulada en el escrito que motiva los presentes. Ni

siquiera por medio de fórmulas genéricas, o simples alegaciones en abstracto, limitándose

meramente a afirmar que" ... la cuestión constitucional que toma procedente este recurso

extraordinario ha surgido recién con el dictado de la sentencia que aquí se impugna ..,",

pretendiendo así justificar tal defecto a partir de una inexistente "arbitrariedad sorprcsiva"

que lo habilitaría a prescindir de las exigencias legales. Lo cierto es que ya desde la citación

12
¡1~I

original a imputativa que se cursara al Senador Traferri, se estableció el alcance concreto

del planteo de este Ministerio Público de la Acusación, interponiendo en dicha oportunidad

la declaración de inconstitucionalidad del arto 51 de la Constitución provincial. Sin

perjuicio de ello, el Senador Traferri no efectuó siquiera una mera reserva formal en sus

presentaciones de fechas 25/02/21 y 26/05/21, en las que no obstante expuso su rechazo

fundado a las pretensiones fiscales, dando cuenta evidentemente de haberse impuesto del

planteo .hoy cuestionado y, por lo tanto, reconociendo que tal oportunidad constituía la

opción idónea para efectuar las reservas correspondientes. Agregan que la deficiencia

referida tampoco fu~ subsanada por el funcionario del Servicio Público Provincial de la

Defensa Penal que intervino en la audiencia de apelación, quien mantuvo una estrategia

procesal acorde a la adoptada por el Senador Traferri. Por tanto consideran que deviene

improcedente la admisión del remedio intentado.

c) Refieren que no se cumplió con el requisito de autosuficiencia del escrito:

en su profusa presentación, el recurrente expone especialmente aquellas cuestiones que le

resultan esenciales y determinantes en el caso a su parte, pero omite prácticamente la

totalidad de fundamentos vertidos en contrario por el sentenciante, quedando

figurativamente formulado como una una mera referencia general de arbitrariedad que en la

realidad no se ha configurado. Citan jurisprudencia al respecto, entre otras: "Excma. Sala

IV de la Cámara de Apelaciones en lo Penal (n" 259, Tomo XIII. Folio 76, "Segovia s/Robo

Calif. - Rec. Inconstitucionalidad")

d) Por otro lado, hacen mención a que el recurrente sostiene que se configura

en los presentes un supuesto de gravedad institucional, circunstancia que eximiría al

tribunal de extremar todos los recaudos que en rigor exige el recurso excepcional, incluso el

de sentencia definitiva o auto equiparable a tal por sus efectos ...". Sin embargo, hace

mención la fiscalía que es unánime y consistente la postura adoptada por la Corte Suprema

de la Nación al respecto, entendiendo que " ...la existencia de aspectos de gravedad

13
institucional ha sido tomada en consideración para superar obstáculos de forma a la

procedencia del recurso extraordinario federal y no cuestiones sustanciales ., " (Fallos:

311: 1490). Por tanto, aún cuando pueda valorarse que la cuestión debatida efectivamente

"excede el mero interés individual de las partes y afecta de modo directo a la comunidad

toda", tal circunstancia no habilita a tener por superados todos los requisitos exigidos para

la procedencia del planteo de inconstitucionalidad, particularmente, cuando tales

deficiencias atañen a cuestiones sustanciales, como son la falta de definitividad del

resolutorio impugnado y la inexistencia de un perjuicio actual, concreto y de imposible

reparación ulterior, que no pueden ser soslayadas, a riesgo de consentir la Excma. Corte

Suprema de la provincia una suerte de "per saltum doméstico", habilitándose una vía de

conocimiento en abstracto, por no encontrarse configurado un "caso" previsto por ley, en lo

que constituye un avocamiento a todas luces ilegitimo y absolutamente arbitrario. Por tanto,

estiman que teniendo en consideración el restrictivo marco que debe regir la concesión de

un recurso de evidente carácter excepcional,' como lo es el presente, corresponde rechazar

el mismo por resultar manifiestamente inadmisible.

e) Procedencia de! recurso: sin perjuicio de lo expuesto, y aún cuando la

falta de cumplimiento de los citados recaudos de admisibilidad impide abordar siquiera e!

análisis relativo a la procedencia del remedio intentado, pasan al análisis de la misma.

f) En relación al planteo de arbitrariedad por incongruencia en el fallo que

invoca e! recurrente, la fiscalía no advierte un caso de arbitrariedad en el pronunciamiento

dictado por cuanto la decisión jurisdiccional constituye una sentencia fundada y

válidamente dictada por un órgano judicial, constituyendo por tanto una derivación

razonada del derecho vigente. Manifiestan que e! juez de! Tribunal de Apelaciones lo que

ha hecho fue dictar un fallo de una lógica y sentido común incuestionable, adecuando el

derecho santafesino interno al derecho constitucional nacional e internacional vigente. Lo

que ha dicho el Juez, es que una norma - fuera del rango que sea. que impida formular

14
cargos a un legislador por considerar que la inmunidad parlamentaria así lo dispone,

repugna al sistema constitucional argentino, pero también ha afirmado que esa inmunidad sí

resguarda a los legisladores de ser privados de la libertad. Ese es el alcance de los fueros

parlamentarios, es decir la tan mentada "inmunidad de arresto". Por otra parte, el fallo

preserva a la provincia de Santa Fe de incurrir en faltas que coloquen al Estado Nacional

ante' eventuales responsabilidades internacionales por los compromisos asumidos en

materia de respeto a los derechos humanos y combate contra la conupción a partir de la

suscripción de tratados y convenciones internacionales. Por lo tanto, nada tiene de arbitrario

y nada tiene de irracional.

Respecto que el Magistrado falló extra petita: sostienen .que ya resulta

pacíficamente aceptada la postura avalada por la Corte Suprema de la Nación a partir del

Fallo "Rodriguez Pereyra c/e! Ejército Argentino", por el cual se admite la posibilidad de

que los Jueces puedan declarar de oficio- la Inconstitucionalidad de una norma cuando,

como ocurre en los presentes, no resulta posible interpretar la misma de ninguna forma que

resulte compatible con la Constitución Nacional, al plantear una solución que no se adecua

a los principios y derechos que nuestra Carta Magna ordena respetar, proteger y realizar.

Refieren que en el mismo sentido se ha expedido el Máximo Tribunal en el

caso "Banco Comercial de Finanzas S.A" - Fallos: 327"3117. Tales argumentos dan por

tierra también con el alegado "conflicto de poderes" que plantea el recurrente, por cuanto la

cuestión relativa al control de constitucionalidad que compete a los diversos órganos de!

Poder Judicial ya ha sido despejada de manera definitiva tanto doctrinaria como

jurisprudencialmente.

Por otro lado, afirman que no puede tampoco sostenerse la imposibilidad de

declarar la inconstitucionalidad de una disposición de la constitución local. Recientemente

la Corte Nacional ha ratificado tal posibilidad en autos "Colegio de Abogados de Tucumán

e! Honorable Convención Constituyente de Tucumán s/lnconstitucionalidad", y también se

15
han declarado inconstitucionales normas de constituciones provinciales por controvertir la

Constitución Nacional, o bien por hacerlo respecto de un derecho contenido en

Convenciones Internacionales con jerarqúía constitucional. La Corte Suprema de Justicia

de la Nación en autos "lribarren, Casiano Rafael c/ Provincia de Santa Fe" (C.S,IN. Fallos:

322-1253) declaró incluso la inconstitucionalidad del arto88 de la Constitución provincial.

Destacan que incluso desde la presentación efectuada en fecha 11/02/21, por

la cual se solicitaba la citación del Senador Traferri a audiencia imputativa, los titulares de

la acción penal plantearon "..en el estado actual de situación de nuestro sistema

constitucional y legal, no podemos menos que sostener que una interpretación de las

normas que rigen nuestro proceso penal (legales y constitucionales) que vede la posibilidad

de imputar cargos, acusar y someter a JUICIOa un legislador contraviene normas

constitucionales de jerarquía superIOr. y por 10 tanto, debe declararse su

inconstitucionalidad". Ante tal circunstancia, se concluía que" ..La interpretación del

instituto de las inmunidades parlamentarias solo es factible si se realiza a partir de las

premisas de'la Constitución Nacional y los Pactos Internacionales de Derechos Humanos.

Esto implica que necesariamente el texto del arto51 de la Constitución Provincial debe ser

analizado a la luz de dichas normas jerárquicamente superiores. Cualquier interpretación

diferente que se pretenda hacer del texto del arto51 tornaría al mismo ipconstitucional por

los misÍno"sfundamentos expuestos anteriormente respecto del arto27 del CPP.".

Agregan que el propio recurrente en su presentación de fecha 25-02-21

reconoce el cuestionamiento de la norma constitucional efectuada por los fiscales, cuestión

que también fue abordada por la Magistrada de baja instancia cuando afirma en la

Resolución N° 199 que "...la segunda cuestión a considerar, dentro de la lógica de la

pretensión de los Fiscales es si la norma de la Constitución Provincial no se adecua a

Constitución Nacional - al parecer por contener una inmunidad más que la prevista en esta

última...". Por otra parte, en su presentación de fecha 12/04/21, por la cual se interpuso

16
Recurso de Apelación contra el Resolutorio N° 199, los titulares de la acción penal

expresamente consignan que ""...en su oportunidad, y al solicitar esa audiencia de

imputación, por las características propias de la misma y la complejidad de la materia,

decidimos fundamentar las razones que nos llevaban a formular esta petición y la

consecuente declaración de inconstitucionalidad".

En definitiva, afirman que no puede desconocerse que ya desde un primer

momento se ha sostenido consecuente y fU!1dadamente la inconstitucionalidad del art. 51 de

la Constitución provincial, desde que su texto importaba una flagrante vulneración de los

más elementales derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional Y en tal

entendimiento, no puede sostenerse seriamente que lo resuelto por el Dr. Mascali constituya

un fallo que excede a 10 peticionado por las partes, debiendo descartarse arbitrariedad

alguna en tal sentido.

g) En cuanto a la interpretación arbitraria del principio de igualdad

consagrado en el art 16 CN: manifiestan que ni el planteo de los fiscales, ni mucho menos

el fallo cuestionado, importan un cuestionamiento de las inmunidades parlamentarias. pero

entienden que corresponde establecer la extensión concreta y legítima que corresponde

atribuir a las mismas, a riesgo de consagrar desigualdades intolerables para el sistema

democrático. Agregan que una interpretación como la propuesta por el recurrente,

importaría también desconocer obligaciones emergentes de Tratados Internacionales de

Derechos Humanos ( arto 75 in. 22) en franca contraposición con normas expresas

consagradas en la CN y a la vez lesionaría disposiciones relativas al alcance del derecho al

trato igualitario ante la ley consagradas en la CN y Provincial.

Hacen hincapié en que no se debe olvidar que a partir de la presente

investigación se encuentra condenado un ex empleado policial de la Policía de la Provincia,

y se ha imputado - entre otros - a un empleado del Poder Judicial de la Provincia de Santa

Fe, al ex-Fiscal Regional de Rosario. Dr. Patricio Serjal y el Fiscal Adjunto del M.P.A, Dr.

17
Gustavo Ponce Asahad, qmenes se encuentran actualmente en prisión preventiva. De

aceptar la interpretación del arto 51 que propugna el recurrente, deberíamos concluir que

otro de los sujetos sindicados en la causa (en este caso, un Senador de la provincia) no

puede ser imputado por el mero hecho de ostentar una función pública, y por tanto, no

resultaría factible desplegar una investigación eficaz y que asegure el deber de la debida

diligencia en la colecta probatoria con el perjuicio irreparable que ello acarrearía y tal

desigualdad resulta ostensiblemente más notoria, y repugnante a los principios consagrados

en nuestra Constitución Nacional, si se pretende sostener que un privilegio semejante

beneficia exclusivamente a un puñado de funcionarios que integran la Legislatura de la

Provincia de Santa Fe, y no a sus pares nacionales o de otras jurisdicciones. Ello atento a

que la doctrina constitucional ya ha zanjado definitivamente la cuestión relativa a los

alcances de las inmunidades parlamentarias previstas en la Constitución Nacional - a partir

de la reforma constitucional y la posterior sanción de Ley de Fueros a nivel nacional -,

establ~ciendo como única interpretación posible que las mismas se circunscriben a la

"inmunidad de arresto".

Agregan que al respecto, tampoco puede soslayarse la influencia de los

Tratados Internacionales de Derechos Humanos y de la responsabilidad adoptada a partir de

éstos por el Estado, a los fines de reforzar las investigaciones en materia de criminalidad

organizada y delitos de corrupción.

Pues es a partir de tales avances que el Estado Argentino adopta finalmente

esta tesitura para disponer reglas que limitan claramente el desafuero a la llamada

"inmunidad de arresto", descartando de plano la inmunidad de proceso. Citan

jurisprudencia al respecto.

Concluyen que de la confrontación de los cuestionamientos formulados por

el recurrente surge que la argumentación ensayada se vincula con el criterio con que el

Magistrado interpretó el caso bajo examen y traduce desde distintas perspectivas, tan solo

18
el cuestionamiento del quejoso a la labor jurisdiccional cumplida por el Tribunal en torno al

tratamiento de tópicos sometidos a su decisión en ejercicio de funciones que le son propias,

pero sin lograr demostrar que en esa tarea éste hubiera desbordado el ámbito inherente a sus

atribuciones.

En consecuencia, resulta evidente que la impugnación extraordinaria

deducida deviene improcedente, habida cuenta que no asiste razón al recurrente en ninguno

de sus planteas, toda vez que se advierte que el pronunciamiento atacado no ha

transgredido las disposiciones legales que exigen que las sentencias sean fundadas y

constituyan una derivación razonada del derecho vigente, manteniéndose incólumes el

principio de logicidad y de razón suficiente (art. 95 C.S.E) y la garantía constitucional del

debido proceso (art. 18 CN), pues claramente VY.EE. no ha abandonado en autos su

posición de tercero imparcial.

Sin perjuicio de ello, y aún cuando resulta evidente que en el caso se ha

I trabado debidamente el contradictorio exigido por la normativa procesal vigente, teniendo

en consideración que no existe norma expresa que regule el trámite respecto de la

declaración de inconstitucionalidad de un precepto de la Constitución Provincial, y atento a

la particular sensibilidad y trascendencia de la materia en discusión, solicitan que, en el

hipotético e improbable caso de concederse el remedio extraordinario intentado y si así lo

entiende pertinente el Tribunal, se sustancien los presentes por vía de audiencia oral, como

medio idóneo a los fines de garantizar los derechos que atañen a las panes involucradas y

brindar la mayor transparencia que el caso amerita. Formulan reservas.

111.- Sustanciado el trámite previsto para la interposición del recurso

extraordinario y vista la resolución recurrida, cabe adelantar que, en principio, no

corresponde admitir la pretensión impugnativa de inconstitucionalidad articulada por el

Senador Provincial señor Armando Traferri.

Comenzando por los requisitos estrictamente formales, se ha cumplido con

19
algu~os de los mismos, tales como el haber sido presentado a término, ante el juez que

dictó la resolución que se recurre, el plazo dentro del cual debe interponerse, con

constitución de domicilio en la ciudad de Santa Fe y acompañamiento de copias.

Pero no se puede receptar de igual forma otros requisitos exigidos por la

norma como los recaudos de la legitimación procesal para recurrir; el que la resolución

impugnada sea una sentencia definitiva o auto equiparable; que la decisión cause un

gravamen irreparable o surja gravedad institucional; no se aprecia que el fallo se muestre

con falta de fundamentación; que se haya decidido extra-petita; ni que se haya dañado la

autonomía provincial ni mucho menos un conflicto de poderes; por último, no existe

oportuna introducción de la cuestión constitucional y autosuficiencia recursiva.

En orden al examen completo de esa admisibilidad formal, pasaremos a

analiz'araquellos requisitos incwnplidos que conspiran contra el presente.

a) Como primer punto cabe señalar que el recurrente no cuenta con

legitimación procesal para presentar esta incidencia. Ello se ha encargado de dejarlo en

claro el mismo Senador Armando Traferri a lo largo de sus presentaciones. Ha manifestado

en su nota presentada, por derecho propio ante este Tribunal, "que su derecho de defensa

de ningún modo podrá ser afectado dado su inexistente e imposible calidad de imputado

que dUo detentar, conforme lo establecido en el artículo 29 del CPP. También, en su escrito

presentado en fecha 23 de febrero de 2021 ante el Dr. Carlos Leiva, ha manifestado que no

es parte en este proceso, puesto que no habilitó el desafuero que solicitaron los fiscales del

MPA. Así podemos ver que a lo largo de su escrito ha manifestado: "...Señor Juez de

acuerdo a la legislación provincial vigente, por ministerio de la ley, contenida en el Código

Procúal Penal, en su arto 29, no tengo ni tendré ningún rol en las actuaciones

mencionadas .... , en otro parte refiere "... es que debe existir una causa judiciable, y en

relación a mi persona, no hay causa alguna ... " en otro pasaje agrega "... En modo alguno

el abogado José Luis Vázquez ha actuado como defensor técnico, concurrió como asesor

20
t!4S

jurídico a una audiencia con los fiscales convocada y fijada para que diera

explicaciones ... " "...nunca he tenido un defensor, pues nunca he tenido un rol procesal en

la investigación que necesitara de esa alternativa... ". A su vez, oportunamente, el

organismo de Defensa Pública puso en conocimiento de este Magistrado que "sus

defensores no se encuentran habilitados a representar a quien ha man!festado su decisión

expresa de no intervenir en el proceso ".

Por tanto, resulta a todas luces contradictorio que ahora argumente que este

recurso es interpuesto a petición de parte interesada que considera vulnerados sus

derechos constitucionales.

El presentante aduce que se realizó la audiencia sin su presencia; justamente

ello ocurrió de ese modo, porque no quiso presentarse a estar a derecho, a sabiendas que no

podría coaccionárselo para tal acto. Y además, no es correcto la mención que hace que en el

falJo impugnado se dispuso "el llamado a una audiencia imputativa" ya que esa es una

función exclusiva del Ministerio Público de la Acusación.

La vulneración del derecho de defensa que alega es imputable a su propia

actividad omisiva, al no utilizar el procedimiento judicial de contestar los agravios en

audiencia, a los fines de contrarrestar la postulación del MPA. El agravio postulado no es

aceptable dcsde que hubo una falta de interés del quejoso al no arbitrar en tiempo oportuno

los remedios procesales existentes, contribuyendo indirectamente a la producción del fallo

contra el cual se agravia.

b) Otro de los requisitos incumplidos es que la resolución atacada no

constituye sentencia definitiva ni auto equiparable, pasible de ser objeto procesal de

impugnación por la vía elegida. Se advierte sin mayor esfuerzo que el auto que decide sobre

tal materia no pone fin al proceso, ni impide su continuación, ni causa un gravamen

irreparable; además de versar sobre una materia cuya interpretación corresponde a los

jueces de la causa y no es revisable por vía extraordinaria.

21
La mera invocación de garantías constitucionales que el recurrente dice

vulneradas, desprovista de total fundamentación en orden a la afectación concreta que en el

caso provoca la resolución cuestionada, resulta insuficiente en pos de evidenciar la

irreparabilidad pretendida.

Frente a la ausencia del requisito de definitividad de la decisión cuestionada

que se deriva del artículo 1 de la ley 7055 y sin que se hubiese acreditado la presencia de

las situaciones de excepción que este Tribunal tiene admitidas, el franqueamiento del

recurso de inconstitucionalidad no encuentra apoyatura suficiente.

Va de suyo que la decisión atacada no finaliza la cuestión; la misma no pone

en Juego la libertad del recurrente y solo habilita a que el Ministerio Público de la

Acusación inicie una investigación y le pueda formular cargos -facultad que es exclusiva de

la fiscalía- más no resulta esa decisión un auto equivalente a definitividad.

"Conforme jurisprudencia del Alto Tribunal de Justicia de la Nación, las

restric~ciones normales que derivan del sometimiento a juicio, no constituyen un perjuicio

de imposible reparación ulterior que autorice a hacer excepción al principio según el cual

las resoluciones cuyas consecuencias sea la obligación de seguir sometido a proceso

criminal no configuran sentencia definitiva. (CSJ Santa Fe, 30.05.01 T. del S.

ASTl72P311 ).

Como se puede advertir la Corte no habilita el acceso a revisión por ella

misma, cuando el caso tiene lugar en el "sometimiento a proceso penal" ya que ello nunca

puede ser equiparable a una sentencia definitiva, desde que en los albores de la

investigación hasta la decisión final, el curso de un proceso penal permite innumerables

acciones de impugnación ordinaria.

c) Por otra parte la exigencia de la previa reserva de la cuestión

constitucional (ausente en la interposición que nos ocupa), y que el recurrente defiende al

manifestar que la tiene por no formulada con anterioridad a la resolución que cuestiona, por

22
;1116

considerar que la arbitrariedad sorpresiva del fallo le imposibilitó hacerlo, tampoco surge

de autos. Contrariamente a lo que sostiene el impugnante, la ausencia de planteo previo

constituye en el caso, falencia que obsta a la admisibilidad.

La ley 7055 exige categóricamente el expreso "cuestionamiento anterior" a

la presentación de este recurso aún en los supuestos de arbitrariedad. "Sin el planteo de la

cuestión constitucional, se ha estimado que el tema resulta traido directamente a la propia

Corte, incumpliendo el requisito del arf 1 in fine de la ley 7055" (Artal, M elAlgodonera

Santa Fe -A y S 144/259 - CSJSF - 11.02.98)

Es de destacar que la resolución del Tribunal de Alzada que se ataca, no se

movió de la base fáctica y de los aspectos jurídicos expuestos en la cuestión bajo discusión,

de modo que no puede sostenerse válidamente que no existiera en la causa "ningún

elemento que permitiera tan siquiera avizorar" que se podía llegar a revocar lo dispuesto en

baja instancia, cuando es 10 que pretendía la fiscalía desde el nacimiento mismo de la

impugnación y que es 10 que, en definitiva, se acoge.

La ausencia de planteo oportuno tal como se ha relatado no puede superarse

con el fundamento de existencia, en el caso, de arbitrariedad sorpresiva en la valoración

hecha por la Alzada, según lo pretende el recurrente. Tal mención genérica a la

configuración de ese supuesto, sin exponer más fundamentos que la circunstancia de que se

interpone este recurso que nace de la resolución de Cámara y que si bien no se planteó

anteriormente ha sido porque no puede exigirse a la parte prever el incumplimiento de las

tareas del órgano decisor por no ser posible prever futuras arbitrariedades y en

consecuencia formular genéricos planteos de inconstitucionalidad, no resulta argumento

válido para su admisión.

Es que esta excepción al planteo del Recurso de Inconstitucionalidad surge

exclusivamente del fallo impugnado, como un desarrollo inédito del autor del mismo.

Obviamente que aquí no se trata de una cuestión nueva, desde que el fallo de primera

23
instancia, apelado por el MPA, trató justamente del tema que fue objeto de apelación y de

su res'olución.

No puede hablarse de arbitrariedad sorpreSlva desde que no existe

contradicción con fallos anteriores, y revocar una resolución de primera instancia está

dentro de las fallos esperables en el trámite de la Alzada; pero además, la temática por la

que gira la cuestión, había sido considerada y resuelta por la Juez Penal de Primera

Instancia, y no fue materia de agravios en la alzada por la sencilla razón que el recurrente,

no quiso participar de la audiencia calificándose corno "no parte o no imputado". Por lo

tanto el tratamiento de esta temática constituyó una contingencia previsible que obligaba al

interesado a anticiparse a ella con anterioridad al fallo cuestionado.

Si nunca quiso participar porque consideró que nada podría causarle

perjuicios, ahora no puede decir que existe la causal de arbitrariedad sorpresiva y que le

causa perjuicios.

Si bien la decisión de pnmera instancia tuvo otra consecuencia jurídica,

pudo y debió prever la posibilidad de obtener lil dictado de un fallo adverso en esta

instancia; puesto que la sola posibilidad que la Cámara revoque una resolución, nunca

puede, presuponer la constitución de lila arbitrariedad sorpresiva. Aún más cuando la

decisión de tacha constitucional vino precedido por la apelación de la fiscalía tanto en su

postulación principal (la inconstitucionalidad del art 27 del CPP) corno en su postulación

subsidiaria (la inconstitucionalidad del art 51 de la Constitución Provincial).

Es pacífica la jurisprudencia del alto tribunal acerca de que "las reservas

deben eji!Ctuarse en forma clara, precisa y concordantemente desde el primer momento en

que se vislumbra la posibilidad de un jallo que afecte garantías constitucionales, sea por

la interpretación o arbitrariedad que se realiza en el mismo. Dicha reserva, si bien no

necesita de fórmulas sacramentales debe ser, a juicio de la Corte, un concreto, explícito e

inequívoco planteo en el cual se demuestre -aunque sucintamente- la vinculación de la

24
}{aranfía consfitucional que se dice ha sido vulnerada, con los hechos o el derecho

dehatido en la causa en la que se la arficula". En efecto, la Corte provincial ha sostenido al

respecto que: "...La exigencia de una adecuada y oportuna introducción de la cuestión

federal en el pleito previsto por la ley 7.055 no responde a un mero ritualismo, ni está

dirigido a lograr genéricos planteas de inconstitucionalidad que comprendan posibles

violaciones constitucionales, sino que tiende a garantizar que .treme a una concreta

violaci6n ya co'?figurada, o al menos normalmente previsible, ésta le sea señalada al juez a

fin de que pueda considerarla y resolverla en las instancias ordinarias de la causa ... " (A. Y

S. 52-421; 55-159; 71-101/103; 72-88 Y CSN Fallos 187-206; 187-409; 187-505; 190-392).

"El planteo de la cuestión constitucional recién en el memorial recursivo

obstaculiza la admisibilidad del remedio, por cuanto imposibilitó su consideración por el

Tribunal A-qua. Ello asÍ, por cuanto, si bien la quejosa resultó gananciosa en primera

instancia en punto a la pretensión indemnizatoriafrente a la empleadora demandada, pudo

prever la posibilidad de obtener el dictado de un fallo adverso; y la sola circunstancia de

que la Sala revoque el fallo de primera instancia no constituye per se arbitrariedad

sorpresiva, ya que el/o constituye una de las posibilidades que se presentan ante un

recurso de apelación. (CSJ Santa Fe, 12/02/03 - Pascual Bias e/Mine"i y Cia -

ASTJ85P368 - Reg Zeus Santa Fe).

La conjetura que se hace sobre lo perjudicial de la medida dispuesta resulta

errada, ya que no hay agravio


, cierto y actual para con su persona, y no hay decisión

jurisdiccional alguna en cuanto 'a su situación procesal penal; lo que ocurra en el futuro,

siempre podrá ser aventado por los medios procesales y jurisdiccionales pertinentes.

Tiene dicho el Alto Tribunal que "...si bien la resolución atacada por vía del

R, l. Local -mediante la cual se confirma la denegatoria de la cesación del encarcelamiento

con base en lo dispuesto en el art 208 del CPP- no es, atento a su naturaleza, sentencia

definitiva ni auto que ponga/in al pleito o impida su continuación, no obstante ello puede

25
constituirse excepCionalmente en objeto procesal de la impugnación extraordinaria en

razón de que, en tanto restringe la libertad del imputado con anterioridad al fallo final de

la causa, le ocasiona un perjuicio que podría resultar de imposible reparación ulterior

sobre uno de los bienes de mayor trascendencia para el derecho cual es la libertad

ambulatoria" (CSJ Santa Fe; 20.02,02 F.F. Y otrosAST 176P375).

En el mismo sentido tiene dicho que las reservas deben efectuarse en forma

clara, precisa y concordantemente desde el primer momento en que se vislumbra la

posibilidad de un fallo que afecta garantías constitucionales, sea por la interpretación o

arbitrariedad que se realiza en el mismo. En efecto, la Corte Provincial ha sostenido al

respecto que: ".;.La exigencia de una adecuada y oportuna introducción de la cuestión

federal en el pleito previsto por la ley 7.055 no responde a un mero ritualismo, ni está

dirigido a lograr genéricos planteas de inconstitucionalidad que comprendan posibles

violaciones constitucionales, sino que tiende a garantizar que frente a una concreta

violación ya c0t"!figurada,o al menos normalmente previsible, ésta sea señalada al juez a

fin de que pueda considerarla y resolverla en las instancias ordinarias de la causa... " (A. Y

S: 52-421; 55-159; 71-101/103; 72-88 Y CSN Fallos, 187-206; 187-409; 187-505; 190-

392).

Dicha reserva, si bien no necesita formulas sacramentales debe ser, a juicio

de la Corte, un concreto, explícito o inequívoco planteo en el cual se demuestre ~aunque

sucintamente- la vinculación a la garantía constitucional que se dice ha sido vulnerada, con

los hechos o el derecho debatido en la causa en la que se articula. El más alto tribunal

provincial sigue al respecto la doctrin~ de la Corte Suprema de la Nación que requiere:

" ..un mínimo de demostración de la inconstitucionalidad alegada y de su atinencia al

caso.. " (CSJSF, A y S. 59-104-106) Y más explícitamente afirma tal doctrina, cuando dijo:

" Para tenerse por cumplido el requisito del oportuno planteamiento de la cuestión

constitucional, no es suficiente anticipar la voluntad de recurrir ante la Corte mediante el

26
remedio extraordinario local -como tampoco la alusión genérica a la violación de

derechos constitucionales amparados- es menester, en cambio, aducir correctamente las

cuestiones que originarían tales vicios. El incumplimiento de tal exigencia frustra la

intención que tuvo el legislador al consagrar dicha carga. ello es, que siendo posible, la

cuestión sea concretamente sometida al tratamiento y decisión de los jueces ordinarios de

la causa, en procura de un pronunciamiento constitucionalmente válido .. " (CSJSF, A. y S.

59-1501152).

Es más, no hubo expresión de agravios en la Alzada por tanto nunca pudo

existir ninguna reserva oportuna de acudir a los remedios extraordinarios.

d) Por otro lado ha mencionado el recurrente -en pos de la admisibilidad del

recurso- que estamos frente a una grave situación institucional de contlicto de poderes:

arguye que hay un "poder invasor", en este caso, un juez provincial de la Cámara de

Apelaciones en lo Penal de la Segunda Circunscripción Judicial, y un "poder invadido", en

este caso el Senado provincial, ya que a través de una decisión judicial, ha declarado

inconstitucional una norma de la Constitución local y del Código penal adjetivo, y ha

pretendido ubicarse por encima del normal ejercicio de las atribuciones que la Constitución

le atribuye a la Legislatura, en el procedimiento de desafuero de un senador.

Resulta erróneo -a juicio de este Tribunal- sostener que el caso constituye un

conflicto de poderes, por 10 que en este caso, el agravio impulsado para lograr la

admisibilidad de recurso no puede prosperar. El fallo impugnado ha dejado en claro que en

el presente, sólo se evaluó técnica y jurídicamente si el arto 27 del CPP (posición principal

del MPA) y/o el art, 51 de la Constitución Provincial (petición subsidiaria del MPA)

detentan inconsistencias con la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales

vigentes.

Asimismo, no se evaluó si la fiscalía tuvo o tiene elementos convictivos de

sospecha como para imputarle hechos al legislador en una audiencia imputativa, corno así

27
tampoco se analizó los fundamentos dados por la Honorable Cámara de Senadores de la

Provincia de Santa Fe al rechazar el Desafuero, por ser tópicos ajenos al Poder JudiciaL

En tal sentido fue expresado a lo largo de los considerandos del fallo que

..No se observa ningún impedimento en el tratamiento del presente caso relacionado con

la División de Poderes del Estado, si consideramos que la función obligatoria de todojuez,

según lo establecido en la Ley Suprema Argentina, es el conocimiento y decisión de todas

las causas que versen sobre puntos regidos por la Constitucional Nacional. Es por ello,

que no solo no altera la División de Poderes, sino por el contrario lo robustece, toda vez

que una de la competencia más importante de la justicia es examinar los puntos regidos

por la Constitución Nacional y con mayor razón cuando hay petición de parte .. ".

Siguiendo con el análisis del caso ha dicho "...Es decir, la denegatoria del

pedido de desafuero no constituye un indicador para impedir la revisión constitucional de

una norma legal; y ello en ningún caso puede considerarse como menoscabo del principio

de separación de los poderes públicos, que se funda en las limitaciones y restricciones que

impiden la desnaturalización de dicha función; por otra parte no se trata de peticiones

relacionadas con cuestiones políticas, como tampoco en el examen de los propósitos que

inspiraron al Poder Legislativo para la sanción de una ley; se trata de un filtro técnico-

jurídico y cuyas decisiones sólo producen efecto hacia las partes, dejando en pie a la

norma, aunque no la aplique en el caso concreto ... " "•.. lo que pretende es la invalidez

constitucional de las normas que le impiden la promoción de la acción penal y no la

revisión de lo resuelto por la Honorable Cámara de Senadores de la Provincia de Santa

Fe: e! análisis de! caso no pretende la revisión del rechazo al desafuero ...••

"...Las provincias dictan sus propias constituciones y ellas no éstán sujetas

a la revisión política por parte del Congreso Federal, pero sí al control de

conslitucionalidad del Poder Judicial, dado que es obligación de las provincias, sancionar

sus constituciones de acuerdo a los principios, declaraciones y garantías de la

28
Constitución Nacional; en este punto se advierte el interrogante acerca de aquellas

constituciones que reconocen derechos mas allá de la declaración efectuada por la ley

suprema... "

"...De la doctrina reseñada se advierte que las provincias pueden dictar sus

propias constituciones y leyes locales sin permisos del Congreso Nacional, pero tienen un

límite y ese es el respecto al piso de derechos básicos de la carta magna; considerado el

caso que nos ocupa, la Provincia de Santa Fe en su Constitución local tiene vigenfe aún y

lo ha seguido el código de procedimiento, inmunidades ampliadas en clara vulneración del

principio de igualdad entre iguales, como se ha desarrollado precedentemente. Ello

confi~TUra
un incremento de derechos de inmunidades que lesiona los principios básicos de

la Conslitución Nacional y crea un perjuicio concreto al apelanfe desde que la primera

interpretación que se realiza de esta norma constitucional establece que el derecho a la

igualdad alli protegido implica que se trate igual a quienes están en igualdad de

circunstancias. Exige tralo idéntico entre quienes caen dentro de la clas{f/cación que

realiza la norma y trato desigual respecto de quienes se encuentren afuera de esa

clas{fieaeión..

"".Es decir que las provincias enfunción al compromiso por ellas asumido

en virtud del art. 50 de la Constitución Nacional, pueden ejercer sus facultades delegadas

-obviamente- pero siempre y cuando sean consistente en darse instituciones republicanas

de gobierno análogas a las del Estadofederal y sin violar la Constitución Nacional. Hacer

lugar a lo pretendido por el apelante, no sign{fica un apartamiento de los criterú)s

fundacionales de la república y elfederalismo nacional, ya que no vulnera la potestad que

tienen las provincias de darse sus propias instituciones... ",

e) También el impugnante en su esfuerzo por lograr la admisibilidad del

recurso, estima que estamos frente a un caso de gravedad institucionaL La invocación y

configuración de hipótesis mencionada tiene su correspondencia al recurrente y en el caso,

29
no ha logrado demostrarlo.

Considera que está dada por la trascendencia del caso, por estar afectada la

división de poderes y por estar en juego el ejercicio de la autonomía provincial frente al

estado federaL En el sub-lite, el impugnante plantea una grave situación institucional de

conflicto de poderes. Afirma que en el caso, la actuación del Poder Judicial no se ha ceñido

a los límites de oportunidad que exige la Constitución, sino que ha actuado fuera del marco

de un "caso" o "causa" y ha menoscabado facultades privativas e inmunidades funcionales

del Poder Legislativo, fijando un peligroso antecedente, el de quebrantar el derecho público

provincial, específicamente lesionando el régimen federal previsto en la CN y ese

quebrantamiento excede cualquier interés personal, comprometiendo prmClplOS

constitucionales que trascienden incluso a la mera cuestión de los fueros parlamentarios, e

inciden en la autonomía de la provincia frente al estado federal, y su capacidad de

organizarse en los términos del arto 5 de la CN. Arguye que en un conflicto de poderes las

partes son sus órganos de gobierno y lo que allí se decida tiene un claro y directo impacto

en el diseño de la convivencia institucional y política.

Debernos decir que la noción de Gravedad Institucional -de creación

pretoriana y de aceptación aislada y restrictiva como causal de apertura de la instancia

extraordinaria- requiere que el conflicto exceda el marco del interés meramente individual

para afectar el de la comunidad toda, circunstancia que el recurrente debe demostrar

configurada en la especie (A. y S. T. 48 p. 293, T. 79, pág. 498; t. 88 pág. 43; T. 100 pág. 2;

1'. 157 pág. 444. Fallos 255:41, T. 288: 177; 307: 770)

Por lo demás la gravedad institucional es un factor que se pondera en cada

caso teniendo en cuenta las especiales circunstancias que lo rodean y no es un genérico

cartabón que se aplica sin más frente a desnudas situaciones jurídicas (A y S, 1. 96,pág.

452).

Puede observarse que el recurrente sólo se limita a fonnular alegaciones

30
genéricas sobre las que concluyen que "comprometen a las instituciones básicas de nuestra

provincia", como así también afirmaciones que carecen absolutamente de asidero con las

constancias de autos, por lo que sólo dejan traslucir su diferencia de criterio con al Alzada,

no alcanzando las razones expuestas para probar que la cuestión debatida revista interés

institucional que supere el de la parte, comprometiendo directamente a la comunidad o

parle de ella.

La posición que esgrime en el sentido que se pone en juego la División de

Poderes, luce irrazonable desde que no aplica a la Cámara de Senadores de la Provincia de

Santa Fe, sino solamente a la intervención de uno de sus miembros al que le atañe una

cuestión personal con la justicia penal; en ese sentido se ha dicho" ...Corresponde rechazar

la queja desde que no se advierte demostrada en la especie la existencia de un supuesto de

gravedad institucional en merito de la investidura del imputado como modo de superar el

ápice formal reputado ausente en el caso (ausencia de definitividad del auto impugnado)

quedando en pie la argumentación esgrimida por el A quo en cuanto a "la existencia en

nuestro país de fueros personales, y a que la iglesia católica, en cuanto institución con

recepción constitucional -art 1 de la CN- no resulta afectada por el solo procesamiento de

uno de sus miembros. (CSJSF - Santa Fe - 26.12.03 M.M.O. AST 194P235).

Siguiendo ese precedente, aquí la institución Legislatura provincial o Poder

Legislativo de la Provincia de Santa Fe no se encuentra afectada en 10más mínimo, sino a

tUl0 de sus miembros, a quien todavía ni siquiera se le ha recibido declaración imputativa.

Hacer lugar a lo que propone el impugnante conllevaría a consagrar un

verdadero contrasentido hermenéutico, en tanto la Constitución Nacional faculta a los

jueces a declarar la inconstitucionalidad de una norma cuando violan la Carta Magna: pero

siguiendo el planteo del recurrente: si los Jueces así lo hacen generan un conflicto de

División de Poderes. Ciertamente un análisis de ese tipo sería un despropósito.

No se ha afectado ninguna atribución de otro poder del estado; el desafuero

31
tratado y resuelto no se pone en crisis, ya que no fue analizado en el fallo impugnado (es

más son desconocidos sus argumentos); la legislatura resolvió lo que creyó conveniente

conforme a sus atribuciones y el poder judicial hizo lo suyo en orden al paradigma de ser el

último intérprete de la Constitución. No se observa que se haya comprometido el diseño

institucional que el ordenamiento jurídico provincial establece ni se ha generado

confusiones al respecto, ya que la inconstitucionalidad de una norma es competencia

excluyente del Poder Judicial.

Por otra parte no se advierte como el caso, que tiene un interés meramente

individual, pueda afectar los intereses de la comunidad, o al menos, ello no fue demostrado

en el escrito impugnatorio.

Tampoco se advierten los presupuestos de la Gravedad Institucional por las

razones que expone en relación a la notoriedad -que dice el recurrente- adquirió en los

medios de comtmicación, ya que ello dejaría a la Corte local dependiente -en cuanto a su

funcionalidad- para resolver por lo que piensan los destinatarios de las noticias en

desmedro de su análisis jurídico; lo cual me dispensa de hacer mayores comentarios.

Sostener que exista una invasión de poder a otr~),significaría que la facultad

indiscutida del Poder Judicial para considerar la constitucionalidad de las normas queda

suprimida, cuando está claro que -en caso de llegar a la Corte- ésta es el "último interprete

de la Constitucional Nacional".

A tales fines puede mencionarse "...a) Por un lado, está el esquema de

revisión judicial o judicial review, por el cual se deja en manos de los jueces que integran

el Poder Judicial la tarea de interpretar y aplicar la ley en el caso concreto, re,~petando en

sus sentencias el principio de la supremaCÍa constitucional. Esfe sistema denominado

difuso confiere a todos los jueces la tarea de control. O sea que fados los jueces son jueces

de legalidad y de constitucionalidad." (Dossier - Sistema Concentrado y D[fuso de

Control de Constitucinalidad por la señora Ministra de la CSJN Dra Elena 1. Highton).

32
Tampoco se erige e! fallo impugnado -como describe e! recurrente- en una

concepción que se ajusta a la escala axiológica de! juzgador, puesto que quedó claro que no

hubo intromisión al mérito o conveniencia de la norma, ya que ello es una facultad

exclusiva de quienes la crearon, sino que se demostró una inconsistencia con la Carta

Magna y se decidió al respecto.

y menos aún, puede aceptarse la indicación que hace e! recurrente -siempre

en su afán por la admisibilidad del recurso- que este Tribunal "soslayó la citación y

participación del Senado Provincial a través del representante legal del Estado provincial".

Hay un error conceptual en la afirmación ya que lo resuelto no afecta las facultades y

decisiones del Estado santafesino, por tanto no cabe ninguna participación defensiva del

señor Fiscal de Estado; la cuestión en este caso no es institucional sino individual según la

fiscalía.

El origen popular de los legisladores no puede ser fundamento para e!

f mantenimiento de ilegítimos privilegios ya que no se encuentran en juego los derechos y

poderes de los legisladores para que puedan actuar en los ámbitos legislativos que resultan

indispensables para su independencia y seguridad. No se observa como puede verse

resquebrajada la función sin esa protección especial llamada "inmunidad de proceso" ya

que nunca está en juego la libertad del funcionario, excepto que la misma Cámara posibilite

una petición en tal sentido. No se ha expresado de que forma se ve afectada la Legislatura

por el contenido del fallo.

La autonomía provincial no se encuentra normada para sostener privilegios,

sino para impedir el avasallamiento del Poder central; y ello de ninguna manera ocurre con

la validez del fallo impugnado.

Efectivamente la. Constitución Nacional establece a las proVInCIaSsu

autonomía absoluta en lo relativo a los poderes no delegados; ello no está en discusión;

aquí no se consideraron los regímenes electorales y la elección de sus autoridades en donde

33
el poder central no puede intervenir; simplemente se concedió a la sociedad -a través del

MPA- la posibilidad de investigar a un funcionario de la misma manera que funciona en

casi todo nuestro país. Tampoco surgen aplicables los casos citados "Marincovich" y

"Federación Argentina de la Magistratura..." ya que los mismos ponderan las autonomías

provinciales para establecer los procedimientos de elección y nombramientos de

funcionarios, de los que no caben dudas pertenecen a la órbita provincial. El primero

haciendo alusión al art 122 de 'la CN y el segundo, en el voto del Dr. Rosatti se menciona

que ".las provincias guardan subordinación con el Estado Federal en los estricto términos

jurídicos de la CN, pero aclara que no se trata de una subordinación indeterminada, sino

limitada a la Carta Magna" (párrafo extraído del propio escrito de presentación del sehor

senador Traferr;).

Repetidamente el recurrente hace alusión -en orden a su postulación de

gravedad institucional- que hay conflicto de poderes y que se ha pretendido sustituir .la

decisión adoptada por el senado provincial. Nada más alejado de la realidad, el fallo se

encargó de afirmar que dicha decisión no fue evaluada ni siquiera conocida por el Juzgador,

siendo absolutamente respetuoso de su contenido ya que fue desarrollado por quienes

tienen facultades propias.

£) Tampoco puede sostenerse la crítica sobre una supuesta falta de

motivación suficiente en el contenido del fallo impugnado. En el mismo no se han utilizado

motivaciones abstractas ni dogmáticas que incurrieran en irrazonabilidad de los argumentos

desarrollados. Los argumentos podrán ser o no del agrado del recurrente, pero fueron

concretos y razonados por imperio de la ley.

"La exigencia constitucional de que las sentencias deben tener motivación

suficiente importa el requerimiento de que la fundamentación sea -bastante- y -apta- o que

los motivos se deduzcan del ordenamiento jurídico vigente y de la prueba de los hechos

presupuestos para la aplicabilidad de cada norma. Existiendo un motivado, respetuoso del

34
derecho de defensa y que trasluce un criterio lógico racional por parte de los juzgadores que

une dc modo congruente y sistemático los hechos con los preceptos jurídicos aplicables, no

cabe sino concluir que el mismo no deviene arbitrario, ni pasible de reproche constitucional

alguno con entidad suficiente como para prosperar un remedio extraordinario" (SCJ Santa

. Fe, Zeus 58, J 245).

Que la decisión haya sido contraria a las' expectativas de! impugnante, no

significa que la mIsma haya sido arbitraria o juzgada según la íntima convicción del

decisor; el fallo cuenta con la fundamentación concreta sobre e! análisis de los supuestos de

inmunidades, de las reglas de la Constitución Nacional y de todas las provincias argentinas

sobre el punto; analiza e! porqué la declaración final, no viola la autonomía provincial; hace

una consideración extensa con doctrina y jurisprudencia sobre los aspectos del art 5 de la

Constitución Nacional; verifica los alcances de la vulneración del principio de igualdad; y

delimita el control de constitucionalidad vigente en nuestro medio.

g) En el escrito impugnativo se deja entrever que -para e! caso- se debió

acudir al sistema de reforma de la Constitución local; más allá que esa puede ser una

opción para modernizarla, ello no desvirtúa la necesidad de que se analice y decida con

anterioridad -de oficio o cuando una parte lo solicita- mediante las facultades que' tiene el

Poder Judicial para declarar la inconstitucionalidad de una norma.

Es más, valga como ejemplo, que una de las profundas modificaciones

implementadas por la reforma constitucional argentina de 1994 .a nivel nacional- al texto

de 1853/60 consistió en la introducción expresa de cuestiones que ya la Corte había

incursionado como fue el nuevo artículo 43; como es sabido, ni el amparo ni e! Habeas

Data estaban contenidos en el texto constitucional,sin embargo nuestro Máximo Tribunal ya

se había expedido al respecto: en relación al amparo en el orden federal, fue producto de

creación pretoriana; basta sólo con mencionar los fallos de la Corte Suprema de Justicia de

la Nación recaídos en los casos "Siri", de 1957 (amparo contra actos de autoridad) y "Kot",

35
de 1958 (amparo contra actos de particulares). Es decir que el Poder Judicial se adelantó a

la reforma cuando consideró que ya era insostenible no contar con esas mandas y lo fijó aún

antes de la Reforma.

Sorprendentemente, siguiendo la postulación de ingresar a la Corte local con

el Recurso de Inconstitucionalidad, el impugnante sostiene que el fallo resolvió extra-petita,

como si la decisión hubiera estado fuera del alcance de la competencia material del

Tribunal o en exceso de lo pedido por la parte apelante.

Sin perjuicio que la declaración de inconstitucionalidad de una norma, puede

ser declarada de oficio por cualquier juez, fue el Ministerio Público de la Acusación quien

postuló en forma subsidiaria tales requerimientos.

La fiscalía en primer termino propuso darle un alcance distinto al artículo 51 de la

constitución local, haciendo hincapié en una interpretación abareativa de la inmunidad de

arresto; pero dejó bien claro que aún cuando se mantenga otro eri.terio, entonces habría que

declarar inconstitucional el arto 51 de la Constitución provincial; culmina diciendo que "no

hay que temer a la declaración de inconstitucionalidad de un artículo constitucional".

Es decir, existió pretensión sobre el punto y entonces, no se entiende cual

sería la extralimitación del fallo sobre lo decidido. Pero además, y aún en el caso que no

hubiera sido de ese modo, con el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la

Nación en el caso "Rodríguez Pereyra", ha quedado consolidado el criterio inaugurado con

"MilI de Pereyra", reiterado en "Banco Comercial de Finanzas", en cuanto al deber de los

magistrados de realizar el control de constitucionalidad de oficio.

IV.- Que si bien el juicio final acerca de la admisibilidad formal del recurso

"de inconstitucionalidad es una decisión privativa de la Excma. Corte Suprema de Justicia,

conforme lo decidió dicho Tribunal en las causas "Cerrutti Armando H" (Juris, 53-101) y

"Nasurdi, Ruben el Nasurdi, Alfredo"; en un primer paso la decisión sobre la procedencia

formal del recurso de inconstitucionalidad concierne a los requisitos de formalidad estrictu

36
A23

sensu o rituales.

En orden al examen completo de esa admisibilidad formal del recurso se

advierte el incumplimiento de aquel que inexorablemente debe satisfacerse respecto a una

aproximación a lo sustancia!. En materia de fallos presuntamente arbitrarios se exige que se

determine en primer término, si el recurrente ha articulado conforme a su propio planteo

una hipótesis que en abstracto pueda encasillarse como un tipo doctrinario jurisprudencial

de arbitrariedad, mientras que un segundo paso en el juicio sobre la admisibilidad del

recurso importa un liminar contacto con el ámbito sustancial pero sin penetrar en éste,

consiste en establecer si la hipótesis de arbitrariedad articulada correctamente en abstracto

por el recurrente, guarda alguna elemental conexión con la realidad del caso, estimada a

través de una apreciación puramente mínima y provisional, no plena y definitiva. En este

último examen, que no ha de desplazarse a la órbita de la procedencia, debe resolverse si la

decisión del litigio depende o no de la cuestión constitucional planteada.

Sentado lo antedicho y aún cuando devenga superfluo al resultar inadmisible

e! recurso por las razones ya expuestas, adentrándonos en el examen liminar de la

admisibilidad sustancial -basado en el arto 10 inc. 30 de la ley 7.055-, que como lo señala

Sagües obliga a realizar una autoevaluación de arbitrariedad (CSJSF, Zeus 980 21 94) debe

estimarse en principio si el planteo de! recurrente tal como éste lo formula, importa un caso

constitucional con apoyo en las constancias de la causa (CSJSF, A y S 87 406/408), ya que

no es admisible la formulación de hipótesis abstractas de afectación constitucional que no

reconozcan un mínimo contacto con la realidad concreta del expediente y del

pronunciamiento que se impugna.

Se observa que el recurso interpuesto expresa divergencias con la resolución

de éste Tribunal por las razones desarrolladas y es obvio afirmar que ellas manifiestan

discrepancias con respecto a la. valoración que se hace, pero estas no constituyen un

fundamento válido para abrir la vía extraordinaria, pues el recurso en la previsión legal, no

37
persigue la finalidad de reproducir el debate ordinario acerca de los hechos litigiosos y el

derecho que los regula, convirtiendo la interpretación de la ley común y, en especial, el

criterio de los jueces en la apreciación de las pruebas rendidas. La jurisprudencia es

pacífica en tal sentido y se ha sostenido que: "".La doctrina de la arbitrariedad no

autoriza a sustituir el criterio de los jueces por el de la Corte en la interpretación de

cuestiones propias de aquellos, pues no tiene por objeto corregir en una tercera instancia

pronunciamientos considerados equivocados por el recurrente, sino que por el contrario,

reviste carácter excepcional y para su procedencia se requiere un apartamiento inequívoco

de la solución normativa prevista o una decisiva falta de fUndamentación. . "(CN Civ. Sala

A 13 de marzo de 1998 D.J. 1. 1999 1 p. 152).

Cabe agregar a lo precedentemente señalado, que también es criterio

reiteradamente expuesto por el más alto tribunal de la Provincia, que si bien es cierto que el
,
deslinde entre las diferentes situaciones que se puedan presentar no siempre guardan la

claridad y precisión que se pueden encontrar en otros temas vinculados a la doctrina de la

arbitrariedad, un reencuadre del recurso extraordinario por interpretación de arbitrariedad

de la norma aconseja reservarlo, conforme con pautas señeras de la Corte, para desaciertos

de gravedad extremas que descalifiquen a la sentencia como pronunciamiento judicial,

precisamente para no abrir una tercera instancia ordinaria donde puedan discutirse todas las

cuestiones equivocadas (A. y S., T. 92, p. 299, T. 150, p. 236/244; T. 151, p. 248/251).

Como quedó antes expresado, la tacha de arbitrariedad no incluye la

discrepancia del recurrente con el criterio utilizado por los jueces de la causa en la

valoración de la prueba (A. y S., 99 102/104; 99 179/181; 100251/260; 101408/411 Y

CSJN, en Fallos 297 29 Y 117 Y 291; 300 1060; 302 1030 Y 1564; 306 143 Y 282; 307 716 Y

234, etc.), ni puede tampoco configurarse como un medio para sustituir a los jueces

ordinarios en la decisión de cuestiones que les son privativas (A. y S. 95 341/344; 100

241/260, etc., en causa "Gómez, Horado Hernán y Bussi, Marcela Viviana s/ Abandono de

38
personas agravado por el vínculo Queja por denegación del recurso de

inconstitucionalidad" del 8 de agosto de 2001. Expte. N°: 161 año 2001).

Puede observarse que el planteo del recurrente -en una análisis puramente

liminar sin adentrarse en la procedencia del recurso- se centra en sostener que la sentencia

dictada en la que resuelve declarar la inconstitucionalidad y su inaplicabilidad para el caso

concreto del 2do párrafo del arto 51 de la Constitución Provincial y del arto 27 primer

párrafo del CPPSF, es arbitraria y contraria a la Constitución Provincial.

Sentado lo anterior, puede advertirse del análisis del memorial recursivo, que

este Tribunal ha analizado y ha dado sobrados fundamentos que le permitieron llegar a la

decisión que se ataca por esta vía, la que se sustenta en razones legales, interpretación

constitucional y no a hecho más que determinar las líneas directrices de acuerdo a los

argumentos traídos a estudio, por lo que la alegada arbitrariedad no puede tener andamiaje a

poco que se confronta el decisorio impugnado con las constancias de la causa.

Es un principio unifonne de la jurisprudencia que la doctrina de la

arbitrariedad tiende a resguardar la garantía de la defensa en juicio y el debido proceso, al

exigir que las decisiones sean fundadas y constituyan una derivación razonada del derecho

vigente con aplicación a las circunstancias comprobadas de la causa. Objeciones de esta

magnitud comprende supuestos de carencia total de fundamentación o un apartamiento

inequívoco de la solución prevista para los mismos (A y S 58:307,59:319,134:294,141 :33.),

pero no en ca,mbio la mera discrepancia del recurrente con la aplicación de las normas

efectuadas por el tribunaL Este tipo específico de agravio no tiene por objeto corregir

decisiones que el impugnante estima equivocadas según su criterio divergente2 (Fallo

292:344,274:462,308:914,313:62,315:575,),

En el mismo sentido los autores, aún cuando reconocen que pueda resultar

una tarea dificultosa o con límites no totalmente definidos, distinguen la sentencia errónea,

la opinable o discutible de aquélla que es arbitraria, que es la que ostenta maxi-errores,

39
vicios inexcusables o de elevada gravedad que los descalifican como acto jurisdiccional

válido, o se presenta cuando el tribunal adopta una interpretación que excede e! abanico de

posibilidades exegéticas que brinda una norma ( Sagües-Mercedes Serra, "Derecho

Procesal Constitucional de la Provincia de Santa Fe" 1998, p.447). Es función de los jueces

diferenciar estas situaciones a fin de evitar que los operadores manipulen este motivo

recursivo amplificando cualquier error o invocando disidencias inconducentes para atacar

por arbitrario un fallo. La exigencia constitucional que los fallos judiciales se motiven no

requiere una fundamentación óptima por lo exhaustivo sino sólo una fundamentación

suficiente (CSJSF "Perret", 18/5/94,Ay S 107:460), que efectúe un desarrollo argumental

elaro, preciso y concreto (CSJSF, "A, M Y otro", 23/4/97, JS W30, p. 107/8). Es por ello

que lo relevante es la calidad de las argumentaciones empleadas corno sustento del

pronunciamiento, dado que ni la motivación suficiente requerida por la constitución se

satisface con la sola presencia de razones en el fallo (CSJSF "Galoppo" 4/9/96, LLLit; abril

1997,p.84/5) ni la parquedad de la sentencia importa falta de fundamentación.

En el subjúdice, se advierte -tal como se adelantó precedentemente- que las

falencias atribuidas no logran traspasar el límite de la mera disconformidad en cuanto a la

valoración de la aplicación de las normas jurídicas, al no haberse demostrado que las

apreciaciones del Tribunal resulten ilógicas o irracionales, en tanto la sentencia contenga

fundamentos jurídicos que impidan su descalificación como acto judicial.

Debemos recordar que el acceso a la jurisdicción consiste en brindar una

respuesta válida a los planteos jurídicos serios, concretos y oportunos de las partes, lo que

obviamente no supone recibir una respuesta afirmativa a las pretensiones que se esgrimen.

El decisorio recurrido no prescinde de analizar y ponderar las circunstancias

de! sub-lite, no pudiéndose avizorar que existan valoraciones absurdas, puramente

subjetivistas, parcializadas o tergiversando el material disponible, más allá del carácter

opinable de la solución en la que discrepa el recurrente, lo que no es materia de revisión

40
extraordinaria y responde -cuando no hay arbitrariedad- a las facultades propias de las

instancias ordinarias.

En este sentido memoramos que "el recurso de inconstitucionalidad no

constiluye una tercera instancia en la que pueden revisarse todas las cuestiones que

plantean las pretensiones de las partes, relacionadas con sus derechos, sino. y solamente,

la oportunidad de lograr el respeto por la Constitución, en cuanto se invoca la lesión de

alguno de los derechos que de ella emergen; ....la doctrina de la arbitrariedad sólo

encuadra en aquellos casos en que media absoluta carencia de fundamentación o un

apartamiento inequivoco de la solución prevista para los mismos. ya que lo contrario

importaria exceder la jurisdicción de esta Corte habilitándola a revisar todos los

pronunciamientos con menoscabo de los limitesfuncionales e institucionales impuestos por

la Constitución y las leyes" (CSJSF; 18/3/14; en "Vita c/Regunaschi", con cita de A. y S.,

P 58, pág. 307; T 59, pág. 319; P 134, pág. 294; yo 141, pág. 330).
O

V.- Privilegios y principio de igualdad: El impugnante sostiene que existen

numerosas circunstancias como para abrir el Recurso de lnconstitucionalidad,- ley 7055 -

dando razones de su postulación.

Se ha encargado de acumular expresiones jurídicas con citas de doctrina y

jurisprudencia para fundar su posición, pero no ha logrado abastecer concretamente cuales

de ellas, son las razones que privan al fallo de validez.

En realidad, lo que que se advierte en el escrito de presentación son

postulaciones dogmáticas y abstractas, para que el recurso sea admitido, tratando de darle

un carácter técnico a su enumeración, sin lograr sostener la admisibilidad para la

invalidación el fallo impugnado.

Lo que está en juego es la validez -en el caso- de un "privilegio ilegítimo"

afincado en fueros para que un funcionario público, no sea sometido a investigación penal

en libertad, para no ser tratado como cualquier persona, erigiéndose como miembro de un

41
grupo o casta (entendida como status personal) distinto al resto, y ello ya no es aceptado

por la sociedad.

También acude a la circunstancia de implicar -indirectamente- a la decisión

del fallo, para avalar su pedido de admisibilidad, como desafiante a un miembro de la

institución a la que pertenece; nada más alejado de la realidad, aquí no se pone en tela de

juicio al señor senador -persona- ni tampoco este tribunal ha valorado su accionar, ya que

como se adelantó los cargos que se le quieren imputar son desconocidos por este Tribunal y

de exclusividad del MPA; hoy la transparencia en las acciones de los funcionarios públicos

tiene que ser el eje de la discusión, y no las expresiones que sostienen los privilegios; para

ello se abren dos alternativas: a) la modificación de la constitución local; ó b) la facultad

que tiene el Poder Judicial para comparar esos privilegios ilegítimos con las Declaraciones,

derechos y garantías de la Constitución Nacional, y si se adviertan notorias inconsistencias;

entonces la norma local debe ceder; y ello no es en detrimento de la autonomía provincial,

ni en desmedro del federalismo, ni en la sujeción de un Poder a otro, simplemente se trata

extirpar válida y constitucionalmente la norma que se encuentra distorsionada con la primer

parte de la Constitución Nacional y con toda la normativa nacional como la ley de fueros; y

como ,la inmensa mayoría de las provincias argentinas.


,

Por ello los ejemplos que menciona, cuando alude a que con este criterio se

podría modificar a forma de elegir a los legisladores, o la forma de gobierno, resulta

equivocado, desde que ello sí se encuentra constreñido a las facultades propias de la

autonomía provinciaL

El impugnante sostiene el agravlO para admitir el recurso en el

debilitamiento de su interés procesal, pero, si bien ello es cierto, el Tribunal tiene que tener,

en cuenta también, el interés de la sociedad que se encuentra representado en esta ocasión

por el Ministerio Público de la Acusación.

La CSJN en el leading case "Caille" (Fallos, 153:67) ha dicho que "la

42
igualdad ante la ley del Art. 16 de la Constitución (...) no es otra cosa que el derecho a que

no se establezcan excepciones o privilegios que excluyan a unos de lo que en iguales

condiciones s~ concede a otros, de donde se sigue que la verdadera igualdad consiste en

aplicar la Ley en casos concurrentes, según las diferencias constitutivas y, que cualquier

otra inteligencia o excepción de este derecho es contraria a su propia naturaleza o interés

social (Fallos, 105:273; 117:229; 132:198; 150:144)". Esta garantía apíicada al proceso

judicial requiere que "todas las personas sean iguales ante los tribunales y las cortes de

justicia" (Art. 14.1, PIDCP); es decir, independientemente de su condición personal, el

tratamiento del imputado no admite diferenciaciones por razones económicas, sociales,

religiosas y/o políticas.

El recurrente tampoco demuestra que las apreciaciones de los magistrados

resulten ilógicas o irracionales. Es por eso que los argumentos de la impugnación no logran

transponer el límite de fa discrepancia hermenéutica como para tener por configurada una

cuestión constitucional idónea para abrir la instancia excepcional peticionada, cuyo

propósito no es el de enmendar posibles errores o soluciones opinables (conf. A. y S. T.99,

pág.i02; T.99, pág.179; T.l00, pág.251; T.I01, pág.408; T.133, pág.66; entre muchos

otros).

En suma, el recurrente no logra cristalizar un reclamo que pueda encuadrarse

dentro de alguno de los supuestos taxativamente previstos en el arto1 de la ley N° 7055.

VI.- Admisibilidad del recurso: A pesar de todo lo expuesto, y de los

múltiples y plurales requisitos inobservados para la aceptación del recurso, se verifica que

el núcleo central del planteo del recurrente, tiene lugar en el cuestionamiento de la

inteligencia de un precepto de la Constitución de la Provincia, y la decisión fue contraria a

sus intereses, por lo que estimo que las características de este caso, que puede sentar

jurisprudencia para el futuro, resulta conveniente que sea revisado por la Excma Corte

Suprema de Justicia de Santa Fe, por la indiscutible supremacía funcional que detenta

43
dentro del Poder Judicial de la Provincia.

Admitir el recurso, a pesar que no cumplimentó ninguno de los requisitos de

admisibilidad que estrictamente requiere la ley 7055, garantizará un análisis mas amplio y

profundo del "alcance de la garantía constitucional" en relación a la aplicación de

"privilegios de fueros" en procesos penales a legisladores en libertad, tornándose

acons:ejable una interpretación clarificadora que pueda hacer en revisión los señores

Ministros de la Excma Corte Suprema de Justicia y el señor Procurador General de la

Corte, de conformidad a los criterios divergentes en la elucidación del caso que tiene que

ver con privilegios injustos e irrazonables que ya fueron descartados por la reforma de la

Consfitución Nacional de 1994.

Al decir de Sagúés, el artículo 60 de la ley 7055 incorpora al Derecho

Constitucional local ."todos los derechos y garantías" de mención en la Constitución

Nacional, otorgado a sus habitantes (Néstor P Sagües - Derecho Procesal Constitucional-

p.439).

Este procedimiento de incorporación normativa, hace que todos los

preceptos constitucionales federales concernientes a derechos y garantías de los habitantes

sean igu~lmente locales, por voluntad expresa del constituyente provincial, y que por ende,

por carácter transitivo, el arto 10 inc 10 de la ley 7055 incluya asimismo los posibles

conflictos entre normas constitucionales nacionales enunciativas de esos derechos y

garantías, y las normas locales inferiores a la Constitución Provincial. A partir del caso

"Strada" que señala la intervención de las Cortes provinciales en temas de derecho federal;

y si la oposición fuese entre la Constitución provincial y una norma nacional (como por

ejemplo la ley 25320 llamada "ley defueros") habría también una cuestión "indirecw" de

por media. esto es, la i1?fracciónal artículo 31 de la Constitución Nacional, que establece

una gradación jurídica por la cual las leyes nacionales, son superiores a las "leyes o

constituciones provinciales".

44
Por último, al pedido fIscal sobre que se sustancie el Recurso de

lnconstitucionalidad por vía -de audiencia oral, como medio idóneo a los fines de

garantizar los derechos que atañen a las partes involucradas y brindar la mayor

transparencia que el caso amerita, tal requisitoria debe ser analizada y resuelta por el

Máximo Tribunal provinciaL

Por ello, este Tribunal Unipersonal del Colegio de Jueces Penales de

Segunda Instancia de la Cámara de Apelación en lo Penal de Rosario, en nombre de la

Provincia de Santa Fe;

RESUELVE:

1.- A pesar de las múltiples y plurales inconsistencias contenidas al presentar

la impugnación, que ameritaría disponer que no se ha franqueado la instancia excepcional,

corresponde admitir el recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la resolución

de fecha 05 de julio de 2021, W 322, TO LV, po 174/204 dictada por este Tribunal

Unipersonal de la Cámara de Apelaciones de Rosario, en orden a los fundamentos

expuestos en el punto VI de los considerandos. (Artículos 6 y 7 de la ley 7055).

2.- Vuelva a la OGJ2 a sus efectos.

Insértese, agréguese copia, hágase saber y elévese a la Excma. Corte

Suprema de Justicia de Santa Fe.

r. JOSE LUIS MASCALI


JUEZ PENAL DE CAMARA
CDL£GIO D£ CAIIlARA Dl AP£LACION fN LO
PE.MAl ,. ~IRUIJSUIP~ION JUDICIAL

45

También podría gustarte